Está en la página 1de 2

IV. LINEAS DE ACCION.

50. “Conocer las nuevas tecnologías en profundidad para usarlas después de una manera adecuada”
(CF. 486 a)
51.- En el proceso de formación y uso de tecnologías es importante que no falte el oportuno y
necesario apoyo del acompañamiento de los formadores. ‘’ vigilar las motivaciones que nos llevan
a establecer y mantener nuestras relaciones virtuales’’
52. Es necesario conocer y aplicar las normas del orden moral para el recto uso de estos medios ya
que la formación sigue ese bien.
53. En el proceso enseñanza-aprendizaje por parte del profesor como del alumno es necesario
integrar las nuevas tecnologías de manera sabia, prudente y oportuna, sumándolas a los recursos
didácticos tradicionales de tal manera que favorezcan la enseñanza, el aprendizaje, la reflexión, el
análisis crítico, el trabajo en grupo y el encuentro personal comunitario.
54. Es importante considerar la calidad de los contenidos que circulan en nuestras redes
55.- No es la tecnología la que determina si la comunicación es auténtica o no, sino el corazón del
hombre y su capacidad para usar bien los medios a su disposición.
56. “Es necesario advertir la educación sexual, tomen distancia de todo lo que desfigura su
capacidad de amar” (AL 281)
Es necesario velar y custodiar la privacidad, el pudor, la belleza de la intimidad, “de la valoración del
cuerpo en su feminidad o masculinidad (AL 285)
57.- Un compromiso claro que se ha de cuidar es el de ‘’ respetar la dignidad y el valor de la persona
humana’’.
58. las redes sociales han llegado a ser un pizarrón donde las ideas, juicios u opiniones llegan a
destruir lazos de amistad o familiaridad. El cristiano debe hacer crecer la comunión y sanar las
relaciones dañadas.
59. <<Fake news>> Generalmente alude a la desinformación difundida online o en los medios de
comunicación tradicionales. El antídoto más eficaz contra la falsedad es dejarse purificar por la
verdad.
60.Los dispositivos electrónicos aunque sean para jugar no son juguetes
61.- Cultivar la ascesis del deseo de comunicar, para evitar la precipitación de compartir emociones,
sentimientos, juicios, información o contenidos superficiales e infundados que faltan a la verdad y
a la dignidad humana. Privilegiar con todos nuestros sentidos los contactos reales y después, los
virtuales.
62.Los padres de familia reglamenten los medios de comunicación en el hogar
63 Los integrantes de Institutos de Vida Cristiana es decir cada uno de nosotros, estamos llamados
a habitar en este ámbito digital, pero no como uno más, sino que debemos habitarlo con
responsabilidad
64. Estamos llamados a habitar el ámbito digital con responsabilidad, es decir necesitamos llenarlo
de sentido y significado.
65.- Procurar vigilar no refugiarse en la tecnología, ya que podemos llegar a encerrarnos en nuestra
habitación, aislándonos de nuestro prójimo.
66. Las comunidades religiosas tienen que revisar periódicamente los espacios dedicados a la
clausura, ya que los medios permiten tener una invasión en estos espacios.
67. Se ha de hacer también, reconociendo su inmensa riqueza, de la clausura en su sentido
profundo, es decir, de la evocación de “aquella celda del corazón donde cada uno es llamado a vivir
la unión con el Señor”
68. Al joven que desea comunicarse constantemente en las redes sociales, será bueno preguntarnos
si algo no ha encontrado en el encuentro real en el Seminario.
69.- El deseo de conexión virtual puede presentarse también bajo el fenómeno de estar pronto en
la habitación y encerrarse por la ansiedad de estar conectado al internet y esto provocará falta de
atención, de aprendizaje y de relaciones interpersonales.
70. Dar testimonio coherente en el propio perfil digital
71. Debemos sumergirnos en este mundo digital, creando nuevas y creativas formas de transmitir y
dar testimonio de la fe católica. Puesto que la mayoría de la gente, participa de este mundo digital.
72. “La pastoral en el mundo digital debe mostrar a las personas de hoy que Dios está cerca” (Ap
3,20)
Comunicar significa tomar conciencia de que somos humanos, hijos de Dios [...] No basta con pasar
por las calles digitales, es decir simplemente estar conectados: es necesario un verdadero
encuentro.
73.- Procurar una relación entre el silencio y la palabra: dos momentos de la comunicación que
deben equilibrarse.
74. Breves mensajes pueden formular pensamientos profundos.
75. “La confianza en el poder de la acción de Dios debe ser superior a la seguridad que depositemos
en el uso de los medios humanos”.