Está en la página 1de 3

PLURICULTURALIDAD, CONVIVENCIA SOCIAL Y VALORES

Por: Carolina Bermudez de Sierra Diseñadora pedagógica en Universidad de La


Sabana | Jueves, 09/04/2015 08:55 AM

En el Contexto Internacional se viven momentos difíciles producto dela crisis de valores, por la
que atraviesan los pueblos de distintas latitudes, son muchas las razones, el consumismo, el
capitalismo, los medios de comunicación, desintegración familiar, la falta de conciencia, entre
otros, de allí, que la educación tiene un inmenso desafío, como lo es contribuir con la
transformación del ciudadano, no es una tarea fácil porque son tantos los anti valores
trasmitidos a través de los medios de comunicación, que la escuela y la familia a pesar de sus
múltiples esfuerzos muchas veces pasan a ocupar espacios de poca relevancia a nivel formativo
e informativo ante sus hijos o representados

Sobre esta interesante temática, Venezuela no escapa a esa terrible realidad, cada día son
innumerables, la carencia de valores en muchas familias, lo que trae como consecuencia
disgregación, sufrimientos producto de la profunda crisis social. En los diferentes estados del
país se observa, las constantes violaciones a las normas Constitucionales, en la diferentes
comunidades existen familias de mal vivir, ciudadanos y ciudadanas que no aplican las más
mínimas normas de convivencia, lo que produce constantes enfrentamientos entre vecinos,
todo lo contrario al planteamiento de Ordoñez (1997) quien afirma; "en una sociedad
democrática deben fomentar la integración de la familia, la comunidad y las asociaciones que
hacen vida en el lugar… La acción educativa vincula a la vida comunitaria, al trabajo". Esto
implica, que debe construirse una acción conjunta que pueda involucrar a los padres y
representantes en cada aspecto de la educación y desarrollo de sus hijos, hijas, desde el
nacimiento hasta la edad adulta, puesto que es la familia el primer centro educativo donde la
persona adquiere valores y hábitos, que serán reforzados en la escuela. La formación del niño
debe ser un compromiso más allá, de la institución educativa. Es necesario subrayar, el alto
sentido de la corresponsabilidad plasmada en nuestro texto constitucional que agrupa la
trilogía familia, escuela y sociedad, lo que funcionaría como un proceso constante de
adquisición de conocimientos y valores, con mucho énfasis en el reforzamiento que cada sector
involucrado pueda aportar en función de los constantes cambios que se producen en la
sociedad, lo que indica que si no se trabaja en equipo en la formación, y la familia no refuerza,
los conocimientos obtenidos en la escuela y encontramos un entorno con debilidades,
difícilmente avanzaríamos en una educación efectiva difícilmente podamos construir un
sistema de convivencia a tal efecto, Da Costa, (2003: P.28), expresa que la propuesta inicial de
construir un sistema de convivencia en la escuela, puede surgir como iniciativa de cualquier
actor y/o grupo institucional, pero la responsabilidad de instaurarlo en primera instancia, es de
la conducción (equipo directivo / consejo asesor. Esta propuesta se comparte con el resto de
los adultos - docentes - y posteriormente con los alumnos. Se podrá constituir una comisión o
consejo por elección y/o delegación con representantes de los distintos sectores, que será el
responsable de planificar las diferentes acciones, sin ignorar la comunidad, cuando en una
escuela se convoca a participar a todos para mejorar los vínculos y la vida institucional en
general, se produce una gran movilización que se expresa a través de proyectos, actividades,
diálogo, que obligan a concretarlo. Es ésta, una responsabilidad de la conducción de la escuela
si desea emprender la construcción de un sistema de convivencia institucional.

Desde esta concepción, es importante que la institución-comunidad promuevan, en la acción,


el aprendizaje de normas; lo que implica enseñar al alumno a conocerse a sí mismo, a
valorarse, a aprender como interactuar con los otros y el entorno; tomando en consideración
los diferentes tipos de relaciones que se generan en el ambiente escolar: Docente-Alumno;
Alumno-Alumno; Familia –Institución; Escuela-Comunidad, con la finalidad de que se formen
sujetos capaces de analizar críticamente y aportar en el mejoramiento del mundo que lo rodea
desde el conocimiento, actitudes y comportamientos que posibilitan su desarrollo integral en
un clima de convivencia armonioso.

Sobre la convivencia, creo conveniente puntualizar algunos elementos teóricos, para mayor
profundidad del tema. Según DRAE (2007), Convivencia es la acción de convivir (vivir en
compañía de otro u otros). Indica que convivencia procedente del latín convivere – significa
"acción de convivir", definiendo convivir a su vez como "vivir en compañía de otro u otros,
cohabitar. En su acepción más amplia, se trata de un concepto vinculado a la coexistencia
pacífica y armoniosa de grupos humanos en un mismo espacio. Convivencia es un concepto
surgido en Hispanoamérica para resumir el ideal de una vida en común entre grupos social,
cultural, o políticamente muy diversos. Una de las características fundamentales de vivir en
sociedad es la convivencia. Convivir implica la aceptación recíproca de algunas normas sociales
que pueden cambiar con el transcurso del tiempo y la evolución de las culturas y hacen posible
el ejercicio de los derechos de cada persona, haciéndolos compatibles con los derechos de los
demás. La convivencia es la base del progreso humano y elemento esencial para una sana
interacción entre los ciudadanos, es una forma de asumir de manera consciente los cambios
sociales adaptados al desarrollo de sociedades modernas y socialmente desarrolladas, donde
las comunidades organizadas se constituyen en la base principal para alcanzar objetivos
comunes como vivir en paz, aprender a convivir pacíficamente compartiendo proyectos
comunes con otras personas en un mundo diverso y plural respetando religión, cultura y
posturas políticas. En la actualidad algunos autores estudiosos de la convivencia han hecho una
especie de taxonomía la cual solo comparto desde el visón teórico, esta clasificación
comprendo que va a depender de la visión o temática la describen en niveles o tipos de
convivencia entre los cuales se mencionan a continuación la convivencia social; que consiste
entre el respeto mutuo entre las personas, las cosas y el medio en el cual vivimos y
desarrollamos nuestra actividad diaria. Decimos de la importancia de las leyes para que éstas
regulen y garanticen el cumplimiento de esa convivencia social. La convivencia familiar, es
aquella que se da entre los miembros de una familia. La convivencia escolar, es la interrelación
entre los miembros de un plantel escolar, la cual incide de manera significativa en el desarrollo
ético, socio-afectivo e intelectual del alumnado y de las relaciones que establecen entre sí y
con el personal docente y directivo. La convivencia humana, es aquella que se vive en toda la
raza humana sin tener ningún vínculo de ningún tipo. La convivencia ciudadana, es la cualidad
que tiene el conjunto de relaciones cotidianas que se dan entre los miembros de una sociedad
cuando se armonizan los intereses individuales con los colectivos y por lo tanto los conflictos se
desenvuelven de manera constructiva. Y por último convivencia democrática, que no es más
que vivir "con" el que piensa distinto o que tiene distinto idioma, cultura, raza, religión en
armonía sin que los derechos de una persona avancen sobre los derechos de los demás. Para
respetar la convivencia democrática hay una obligación moral y subjetiva, que es la que nos
cabe como integrantes del género humano y que está basada en que todos los seres humanos
deben tener un trato igualitario sin importar las diferencias de origen

Ahora bien, en consecuencia que las reflexiones anteriores, existe la imperante necesidad que
desde la universidad a través de las diferentes investigaciones, se puedan construir
herramientas que coadyuven a disminuir la agresividad presente en las instituciones
educativas, en otras palabras; es preciso entonces, elaborar las pautas necesarias para que
éstas satisfagan al conjunto de individuos que coexisten en un ámbito geográfico, donde la
ciudadanía sea el concepto que agrupa al conjunto de derechos y deberes establecidos para la
coexistencia en una determinada sociedad. Al respeto campos (2006) señala:

La convivencia es vista, como un elemento indispensable en todas las sociedades humanas


para que ésta alcance las metas que se han propuesto, en función de lo cual puede afirmarse
que educar para y en convivencia, es educar en valores y vivir en sociedad, donde exista la
posibilidad de ir construyendo una sociedad cada vez mejor que se vincule fuertemente con lo
que se puede adquirir dentro del ámbito escolar" (p56).

Comparto planamente la posición del autor, si logramos educar en valores, estaríamos


próximos a recuperar parte de esa sociedad que ha caído en la oscuridad y rescataríamos un
elemento esencial de la Venezuela de antaño la paz, la paz trae consigo la justicia y por ende el
buen vivir que se traduce en el vivir viviendo.

Convivencia el camino hacia la paz.

También podría gustarte