Está en la página 1de 2

José García de León y Pizarro

José García de León y Pizarro de ascendencia noble del Ducado de Frías, por parte materna
y del Marquesado de Pizarro por parte paterna, nació en Madrid en 1770 y murió en 1835.
Era hijo de José García de León y Pizarro, (Motril, 1726), quien había sido Presidente de la
Real Audiencia de Quito en 1778-1784; y sobrino de Ramón García de León y Pizarro,
Marqués de Casa-Pizarro, quien fundó la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán en
América. Su madre, María de Frías del Ducado de Frías, dama de la reina, fue la responsable
de desmantelar la conspiración de Malaspina contra Godoy, Príncipe de la Paz.
Fue un importante político y Secretario de Estado durante el reinado de Fernando VII en 1812
y 1816-1818, momento este último en que tuvo que llevar a cabo acciones diplomáticas -
fracasadas- para intentar evitar la emancipación de las colonias españolas en América.

Jaime de Zudáñez
Jaime de Zudáñez (Chuquisaca, 1772 - Montevideo, 1832) fue un prócer de la independencia
americana que se destacó como uno de los líderes de la Revolución de Chuquisaca que dio
inicio a la Guerra de Independencia Hispanoamericana y luego como combatiente y político en
el Alto Perú (actual Bolivia), Chile, Argentina y Uruguay.

Biografía
Se recibió de abogado en su ciudad natal, y ocupó los cargos de defensor de naturales y
abogado oficial de la Audiencia.
En 1809 fue arrestado a raíz de la agitación pública causada por el paso por la ciudad del
general José Manuel de Goyeneche, doble agente de la Junta de Sevilla y de la
princesa Carlota Joaquina de Borbón. El motín inicial del 25 de mayo estalló para liberarlo a él
de la cárcel, pero al día siguiente los hechos se hicieron cada vez más violentos, hasta obligar
al gobernador Ramón García de León y Pizarro a renunciar. Eso dio origen a la Revolución de
Chuquisaca, que en cierto sentido dio inicio a la Guerra de Independencia Hispanoamericana.
Zudáñez intentó formar una Junta de Gobierno, pero la mayor parte de la población prefirió la
solución intermedia que se había encontrado, nombrando gobernadora a la Real Audiencia.
De todos modos, influyó lo suficiente en ésta como para mantener la provincia fuera de la
obediencia al virrey del Perú. También dirigió el envío de delegados a las demás provincias
del Alto Perú (actual Bolivia); sólo los enviados a La Paz lograron algo, pero eso fue mucho
más de lo que esperaban: allí estalló una revolución con fuertes objetivos sociales y
democráticos, la que llevó al gobierno a la Junta Tuitiva.

Juan Manuel Lemoine


Biografía
El día en que estalló la revuelta, para convocar al pueblo se tocó a rebato las campanas de las
iglesias principales: Juan Manuel Lemoine forzó sable en mano la resistencia de los frailes del
Templo de San Francisco y consiguió acceder a su campana que tocó hasta rajarse, la cual es
denominada por esa razón y desde entonces "Campana de la Libertad",1 en tanto que el
francés José Sivilat y un sirviente de Jaime de Zudáñez hicieron lo propio en la catedral. Al
sonido de las campanas acudió aún más gente y Mariano Michel Mercado, trabuco en mano,
envió a los jóvenes a tañer las campanas de las restantes iglesias. y eso fue lo que paso
Tras el éxito del movimiento se organizaron cuerpos armados en su defensa al mando
de Juan Antonio Álvarez de Arenales. El III regimiento de Plateros fue puesto al mando de
Juan Manuel Lemoine) mientras que el I, Infantería, al mando de Joaquín Lemoine, su
hermano.
Con el objetivo disimulado de fomentar la independencia y el formal de transmitir sus leales
intenciones para con Fernando VII y llevar a cabo tareas encomendadas por la Audiencia se
enviaron emisarios a distintas ciudades, entre los que se contaba Joaquín Lemoine quien
con Eustaquio Moldes partió a Santa Cruz de la Sierra. Fracasado el levantamiento, Juan
Manuel Lemoine pudo evitar las posteriores represalias y se refugió finalmente en Santa Cruz
de la Sierra.

Revolución libertaria de Chuquisaca


Luego de la situación europea con la invasión de Napoleón a España, el apresamiento de la
familia real, y la llegada de Goyeneche a Chuquisaca con cartas de la Corte del Brasil,
enviadas por Carlota Joaquina, hermana de Fernando VII, con las que pretendía gobernar las
posesiones españolas de América, mostraba la doble cara de Goyeneche, como emisario de
la junta de Sevilla y al mismo tiempo mensajero de Carlota.

Se produjo una ruptura entre el Presidente Pizarro y la Audiencia ocasionando un vació de


poder, la situación se hacía insostenible y Pizarro decidió solicitar ayuda a Francisco de Paula
Sanz. A partir del 24 de mayo se produjo el levantamiento popular en La Plata, el tumulto se
inició con los gritos de Zudañes en su detención pidiendo apoyo de la sociedad, consiguiendo
su libertad. Una descarga hecha desde los altos de la presidencia terminó de exasperar los
ánimos del pueblo. Que entre los vítores de vivas a Fernando VII, gritos de traición no faltaron
vivas a la nueva república. Estos hechos promovieron ante la Audiencia la dimisión del
Presidente.