Está en la página 1de 4

Exploración y Producción Costa Afuera

La exploración y producción (Petróleo - Gas Natural) en las regiones Costa Afuera


(offshore) son operaciones mas complejas que las de Tierra Firme, las estructuras costa
afuera deben soportar condiciones climáticas extremas, al mismo tiempo, dependiendo de
sus dimensiones, las plataformas tienen que albergar con un nivel razonable de comodidad,
entre 25 a 200 trabajadores. Aunado a lo anterior, estas instalaciones necesitan una serie de
equipamientos de control y comunicaciones, de anclaje o posicionamiento, generadores
eléctricos, salvavidas, equipamiento para prevenir y apagar incendios, apoyo de
helicópteros, almacenamiento y gestión de desechos humanos.

En la etapa preliminar, la operadora debe obtener los permisos correspondientes por parte
del Estado para poder desarrollar la actividad, una vez obtenida esta aprobación, la
operadora puede básicamente perforar tres tipos de pozo según sea su necesidad, los cuales
deben aparecer en las solicitudes hechas previamente:

· Pozos de exploración.
· Pozos de delineación.
· Pozos de desarrollo.

Los pozos de exploración son perforaciones hechas para confirmar la existencia de


hidrocarburo bajo tierra, al confirmar la existencia del mismo, se realizan pozos de
delineación cuya finalidad son determinar la dimensión y características de los yacimientos
para luego determinar si es factible o no la inversión. Si los datos son positivos, la
operadora empieza a perforar un pozo de desarrollo. Los sistemas de perforación costa
afuera (offshore) son extremadamente complejos y muy costosos aunque hayan sido
desarrollados de sistemas de extracción de hidrocarburos en tierra. Los tres tipos de
plataformas comúnmente utilizadas para estas tres etapas son:

I. Las plataformas “Jack-Up”: Utilizadas en aguas poco profundas, hasta cien metros de
profundidad. Son habitualmente en forma de barcazas triangulares o rectangulares y
remolcadas a la región de perforación. Una vez colocadas en el sitio, las tres o cuatro
soportes de la plataforma son hundidas en el agua hasta que establecen contacto con el
fondo del mar, para de esta manera brindarle estabilidad a la estructura (Ver fig. 1).
Figura 1. Fotografía de Plataforma Jack-Up.
Fuente: Seminario de Gerencia ambiental en el desarrollo petrolero y Gasífero Costa
Afuera en Venezuela.

II. Plataformas Semi-Sumergibles: Plataformas enormes, utilizadas en profundidades de


mar entre setenta y mil metros, donde se amarran con sistemas de anclas, y si la
profundidad del mar es de un poco más de 1000 metros, se amarran con un sistema de
posicionamiento dinámico. Estas plataformas pueden ser remolcadas al sitio o pueden ser
capaces de trasladarse con su propia propulsión (Ver fig.2).

Figura 2. Fotografía de Plataforma

Semi-Sumergible.

Fuente: Seminario de Gerencia ambiental en el desarrollo petrolero y Gasífero Costa


Afuera en Venezuela.
III. Barcos Perforadores (Drill Ships): Son unidades de perforación movibles y operan en
profundidades de mar entre 200 y 1000 metros, utilizando un sistema de anclas, y en aguas
más profundas de mil metros utilizando un sistema de posición dinámica. Son básicamente
grandes barcos instalados con un sistema completo de perforación. Son particularmente
útiles en áreas lejanas puesto que necesitan un apoyo limitado. La perforación se efectúa
por el medio de una gran apertura en el fondo del casco (Ver fig. 3).

Figura 3. Fotografía de Barco Perforador (Drill Ship).


Fuente: Seminario de Gerencia Ambiental en el Desarrollo Petrolero y Gasífero Costa
Afuera en Venezuela.

Durante estas etapas de perforación y producción, las operaciones costa afuera requieren un
sistema de apoyo considerable. Esto incluye el mantenimiento de la plataforma, transporte
de la tripulación o trabajadores, evacuación de emergencia, barcos que realizan actividades
de manejo, transporte y tratamiento de los desechos generados ( en caso de ser necesarios),
barcos remolcadores, barcos que manipulan anclas y cables, helicópteros y unidades
flotantes de almacenamiento. Estos sistemas de apoyo deben ser descritos a detalle en la
presentación del proyecto, ya que forman parte esencial del mismo y a su vez es necesario
conocer todos y cada uno de los componentes del proyecto, para de esta manera poder
realizar una evaluación a profundidad de las implicancias de los mismos en la generación
de posibles impactos.

Una vez declarada la comercialidad de un campo petrolero, la empresa operadora puede


llegar a perforar decenas o cientos de pozos, es decir, los impactos de un pozo se
multiplican por el número de perforaciones, después de descubierto y determinado el
tamaño del yacimiento, los pozos exploratorios podrán, en muchos casos, volverse
productores.

También existen, los Pozos de desarrollo, se utilizan de dos maneras:

Pueden ser pozos productores para extraer hidrocarburo.

Pozos a través de los cuales se inyecta agua, gas o vapor a las formaciones productoras,
para aumentar la energía del yacimiento y así incrementar los niveles de producción de
hidrocarburo.

Uno de los problemas más significativos durante la extracción de hidrocarburos, es el agua


de formación. La cantidad de agua aumenta a medida de que el pozo empieza a declinar. En
los últimos niveles de producción la cantidad de agua puede ser varias veces mayor que la
del hidrocarburo extraído, oscilando entre 2 y 10 barriles por cada barril de crudo extraído (
en el caso de la producción de petróleo). La composición del agua de producción varía de
acuerdo a las características del campo, pero en términos generales contiene hidrocarburos,
materiales radioactivos presentes en forma natural, químicos de producción, sales
inorgánicas, sales metálicas y sólidos disueltos, los cuales se detallarán mas adelante.

En cuanto a los químicos utilizados durante el proceso de cementación del pozo, es


importante indicar los distintos grados de toxicidad de los mismos, siendo los más
importantes el limo y la arcilla. A estos se añade otros aditivos, para acelerar (cloruro de
sodio, silicato de sodio y carbonato de sodio) o retardar (lignina, lignosulfanato de calcio y
derivados de celulosa) el proceso de cementación. Se añaden además agentes que prevén la
pérdida de fluidos (derivados de celulosa), dispersantes, controladores de densidad
(bentonita, barita, arena, entre otras), antiespumantes (ésteres fosfatados, ácidos grasos y
alcoholes polioxilatados), entre otros, cada uno con distintos grados de riesgo para el
ambiente y la salud.