Está en la página 1de 56

CURSOS ON-LINE

Material Didáctico Base


INTRODUCCIÓN A LA
COOPERACIÓN AL
DESARROLLO
Manos Unidas es una Organización No Gubernamental para el Desarrollo (ONGD),
católica y de voluntarios, cuyo fin es la lucha contra el hambre, la pobreza, el
subdesarrollo y las causas que lo provocan. Desde su creación en 1960, todo su
trabajo se ha centrado en dos actividades complementarias:

Sensibilización de la población española para que conozca y sea consciente de la


realidad de los países en vías de desarrollo.

Apoyo y financiación de proyectos en África, América, Asia y Oceanía para colaborar


con el desarrollo de los pueblos del Sur.

Está presente en todo el territorio nacional, a través de 70 Delegaciones.

Sus fondos proceden de las cuotas de socios, una colecta anual en parroquias,
aportaciones de colegios, empresas, donativos esporádicos y financiación de
organismos públicos.

Editor: Manos Unidas. Área de Educación para el Desarrollo. Madrid.


Edición Digital: Nosatec Consultores, S.L.U.
Coordinación: Montserrat Pantoja Zarza (Coordinadora de Formación On-Line de
Manos Unidas).
Fecha Publicación: Noviembre 2012
Autor: Carlos Botella Calatayud. Carlos Botella es licenciado en Ciencias
Económicas por la Universidad de Valencia y máster en Política y Gestión Públicas por
la Universidad de Londres (SOAS-CeFIMS). Es responsable del Programa de Políticas
de Desarrollo en el centro de estudios CeALCI de la Fundación Carolina. Ha trabajado
en la AECID en temas de apoyo presupuestario. Tiene varias publicaciones sobre
innovación para el desarrollo, así como sobre nuevos instrumentos de cooperación. Es
docente en varios posgrados de cooperación al desarrollo.

Agradecimientos: A todas las personas que han colaborado en la preparación y


revisión de este curso on-line, en especial a Montse Pantoja, María Menchero y
Jessica del Olmo del Departamento de Educación para el Desarrollo de Manos
Unidas.

A los voluntarios de Manos Unidas que han contribuido con sus aportaciones al fondo
fotográfico de Manos Unidas, del que hemos obtenido imágenes para este curso.

Esta publicación forma parte de un proyecto financiado por la


Agencia Española de Cooperación Internacional para el
Desarrollo (AECID). El contenido de esta publicación es
responsabilidad exclusiva de “MANOS UNIDAS” y no refleja
necesariamente la opinión de la AECID
INDICE

INTRODUCCIÓN ................................................................................. 1
BREVE HISTORIA DE LA COOPERACIÓN................................................. 3
Breve recorrido: del desarrollo como crecimiento económico…......................... 4
…al desarrollo humano… ...................................................................... 5
… y sostenible ................................................................................... 6
El Enfoque de Género .......................................................................... 7
El enfoque de derechos ........................................................................ 7
Los ODM: el referente en la actualidad ...................................................... 8
El 0,7% ............................................................................................ 8
CARACTERIZACIÓN DE LA AYUDA OFICIAL AL DESARROLLO ................... 10
Pero… ¿Qué incluye la AOD? ............................................................... 13
EL SISTEMA INTERNACIONAL DE AYUDA .............................................. 16
Mejorar la eficacia de la ayuda: el objetivo de donantes y receptores ................ 18
El Papel de la Sociedad Civil ................................................................. 20
Países emergentes y sector privado ........................................................ 21
ACTORES E INSTRUMENTOS DE LA COOPERACIÓN ................................ 23
Instituciones ..................................................................................... 24
Tipo de ayuda ................................................................................... 24
Instrumentos .................................................................................... 25
SECTORES Y ÁMBITOS DE COOPERACIÓN ............................................ 28
Servicios sociales básicos .................................................................... 28
Sectores transversales ........................................................................ 30
LA COOPERACIÓN ESPAÑOLA .............................................................. 32
Breve recorrido histórico ...................................................................... 32
Cooperación descentralizada ................................................................ 33
Mapa de los actores de la cooperación española ........................................ 34
La AOD española .............................................................................. 36
Compromisos de ayuda ....................................................................... 37
LAS ONGD ........................................................................................ 39
Las ONGD y el enfoque asistencialista ..................................................... 39
Las ONGD y los movimientos sociales ..................................................... 40
¿Qué hacen las ONGD hoy en día? ........................................................ 40
AOD y ONGD ................................................................................... 41
Principales instrumentos de financiación de las ONGD ................................. 42
La importancia del voluntariado y la profesionalización del sector ..................... 43
EL TRABAJO DE MANOS UNIDAS.......................................................... 45
Recursos de Manos Unidas para la implementación de proyectos de cooperación
para el desarrollo ............................................................................... 46
Trabajo en red y alianzas en la Cooperación para el Desarrollo desde Manos Unidas
.................................................................................................... 48
Dinamismo de la cooperación al Desarrollo en Manos Unidas ......................... 48
INTRODUCCIÓN

Las lacras de la pobreza, la


desigualdad y el hambre vienen
azotando al ser humano desde hace
muchísimos años. Para luchar
contra ellas, la comunidad
internacional diseñó una herramienta
conocida como cooperación al
desarrollo con la que se buscaba
apoyar a aquellos países con
situaciones de menor desarrollo.

Paralelamente, el interés en la
cooperación al desarrollo ha ido
creciendo en las sociedades como la
española desde distintos puntos de
vista. Así, la cooperación se ha
mostrado como importante vehículo
de participación social, como un
sector generador de empleo y,
también, como campo de estudio y
formación, además de una
herramienta estratégica de política exterior.

La evolución mundial en los últimos años, gracias a la aparición de los países


emergentes (como China, India, y Brasil) y a la globalización, tiende hacia la
conformación de un mundo multipolar e interconectado donde Estados Unidos ya no
es la única potencia mundial, reequilibrándose el reparto del poder y la riqueza.

Este escenario refuerza aún más la necesidad de una cooperación internacional coordinada
para afrontar los problemas del planeta: pobreza, desigualdad, hambre, cambio climático,
guerras, etc. Se debe apoyar el desarrollo de las personas más pobres que también suponen el
principal colectivo perjudicado por las hambrunas, por los enfrentamientos bélicos y por las
consecuencias del cambio climático (sequías, desertización, inundaciones, etc.).

1
Para acercarnos, de una manera introductoria y general, al ámbito de la cooperación al
desarrollo, en este curso repasaremos sus principales elementos, desde su origen y
evolución a los agentes que operan en los diversos campos de actuación, para
posteriormente centrar el foco en la cooperación española y, más concretamente en
las ONGD como Manos Unidas.

Los objetivos de este curso introductorio se centran en la transmisión de los conocimientos


básicos del ámbito de la cooperación y en la búsqueda de mecanismos para concienciar y
activar la participación social de cada uno de nosotros.

Este curso se estructura en torno a ocho capítulos:

El primer capítulo analiza el origen y


evolución de la cooperación al
desarrollo; el segundo expone las
principales características de la ayuda;
el tercero describe el sistema
internacional de la ayuda; el cuarto
enumera los distintos instrumentos y
actores de la cooperación; el quinto
muestra los diferentes sectores y
ámbitos en los que se realiza la
cooperación al desarrollo; el sexto se
adentra en el sistema español de
cooperación; el séptimo se centra en
las papel de las ONGD y, finalmente, el
octavo presenta el trabajo que realiza
Manos Unidas.

Deseamos que los usuarios del presente curso lo encuentren ameno, relevante y
pueda despertar en ellos la curiosidad por ampliar sus conocimientos, sería también
un importante logro la transmisión de algunos valores indispensables para comprender
y actuar en un ámbito como el de la cooperación al desarrollo: la solidaridad, el
compromiso y la justicia social.

2
BREVE HISTORIA DE LA COOPERACIÓN

El origen de la ayuda, tal y como


la conocemos en la actualidad, se
suele fijar en los años cuarenta
del siglo XX, tras la segunda
Guerra Mundial. Estados Unidos
lanzó el Plan Marshall para la
reconstrucción de sus países
aliados en Europa, que habían
sido gravemente afectados por la
contienda bélica.
Hotel Mount Washington, en Bretton Woods,
donde se realizó la histórica Conferencia de 1944. Fuente: wikipedia

En este contexto, en julio de 1944, nacieron también las instituciones de Bretton


Woods. Entre ellas, destacamos el Banco Mundial1 y el Fondo Monetario
Internacional2, instituciones que fueron creadas con el fin de impulsar el desarrollo
mundial, así como de contribuir a la estabilidad financiera y monetaria. Estados Unidos
fue el gran precursor de estas instituciones y no hay que olvidar que, en ese momento,
también estaba inmerso en la política de bloques de la Guerra Fría.

1
Es uno de los organismos especializados de las Naciones Unidas, que se define como una fuente de asistencia
financiera y técnica para los llamados países en desarrollo. Su propósito declarado es reducir la pobreza mediante
préstamos de bajo interés, créditos sin intereses a nivel bancario y apoyos económicos a las naciones en desarrollo. Está
integrado por 186 países miembros. Fue creado en 1944 y tiene su sede en la ciudad de Washington, Estados Unidos.
2
El FMI también forma parte de los organismos especializados de las Naciones Unidas, siendo una organización
intergubernamental que cuenta con 187 miembros. Fue planteado el 22 de julio de 1944 durante una convención de la
ONU en Bretton Woods, New Hampshire, Estados Unidos; y su creación como tal fue en 1945. Sus estatutos declaran
como objetivos principales la promoción de políticas cambiarias sostenibles a nivel internacional, facilitar el comercio
internacional y reducir la pobreza.

3
Breve recorrido: del desarrollo como crecimiento económico…

El marco conceptual de la ayuda en aquel momento se centraba en la posibilidad de


complementar el escaso ahorro interno en los países en desarrollo, así como en suplir
las imperfecciones del mercado internacional de capitales que impedía el acceso de
estos países a la financiación necesaria para impulsar su crecimiento.
Por lo tanto, la idea detrás de estos fines era que el subdesarrollo era una cuestión
ligada a la falta de capital para el crecimiento económico.

En los años 60, se produjo un proceso general de independencia de antiguas colonias


europeas y durante años se buscó un nuevo orden económico internacional más justo
con los países en desarrollo. Las crisis del petróleo de mediados y finales de los
setenta acabaron con este movimiento. En el año 1980, una comisión internacional -
llamada Comisión Independiente para los Problemas del Desarrollo Internacional-
presidida por el político alemán Billy Brandt, publicó el informe: “Norte-Sur: un
programa para la supervivencia”, donde se ponía sobre la mesa la creciente
interdependencia de los países del mundo. En él se abogaba por el diálogo Norte-Sur
y la colaboración en materias de interés común, buscando principalmente el
entendimiento económico, para que recogiese las demandas de los países en
desarrollo.

Sin embargo, en los años 80 y 90, la ayuda estuvo muy marcada por el paradigma
neoliberal, conocido como el Consenso de Washington, un listado de diez políticas
económicas que tenían como finalidad la liberalización y desregulación de los
mercados y la minimización del Estado, plasmado en los planes de ajuste estructural
(PAE) que las instituciones financieras internacionales (FMI y Banco Mundial)
imponían a los países en desarrollo. En ese tiempo se asistió a varias crisis de deuda
externa que asfixiaron a los países en desarrollo.

Así, los años 80 se conocieron en América Latina como la década perdida, ya que esa región no
consiguió mejorar su situación de desarrollo a lo largo de diez años.

Las duras exigencias de los PAE obligaron a muchos países a acabar con el gasto
social, lo que terminaría en una necesidad de ayuda para paliar el deficitario acceso a
los servicios sociales básicos, como la salud o la educación. Además, ni siquiera
existe una evidencia clara de que estos los PAE favoreciesen el crecimiento
económico, que era su objetivo declarado. En ese contexto, la sociedad civil tuvo que
hacer un esfuerzo suplementario para cubrir la retirada del Estado de la provisión de
algunos servicios sociales.

4
…al desarrollo humano…

A finales de los años 90 surgió un nuevo enfoque


del desarrollo, que va más allá del estricto
crecimiento económico, conocido como Desarrollo
Humano3. Las aportaciones del economista y
premio nobel Amartya Sen, se encuentran en el
origen de este concepto. Sen, en su publicación
Development as freedom, traducida al castellano
como Desarrollo y libertad, establece el desarrollo
humano como el proceso de aumento de las
capacidades y las libertades del ser humano para
que todas las personas puedan elegir libremente lo
que desean ser y hacer.

Amartya Sen.
Premio Nobel de Economía en 1998

Este cambio de paradigma tiene implicaciones de gran alcance para la estrategia


global de desarrollo. Las personas pasan a ser el centro del desarrollo: pasan a ser
tanto el objeto de las políticas de desarrollo como el elemento fundamental para que
se produzca el desarrollo.

El concepto de desarrollo humano se ha difundido y consolidado a través de los


Informes sobre Desarrollo Humano del Programa de Naciones Unidas para el
Desarrollo (PNUD). El primero de ellos vio la luz en 1990 y en él se encuentra ya lo
más relevante de esta nueva visión.

En base a este profundo cambio, el Informe pasa a medir el desarrollo humano, no


según el criterio de ingreso únicamente (crecimiento del Producto Nacional Bruto-
PNB), sino mediante un índice compuesto que incorpora elementos de desarrollo
social y económico.

3
Es un proceso de cambio progresivo en la calidad de vida del ser humano, que lo coloca como centro y sujeto
primordial del desarrollo. Es aquel que se construye a partir del protagonismo real de las personas y fomenta un tipo de
crecimiento económico con equidad social, así como la transformación de los métodos de producción y de los patrones
de consumo que se sustentan en el equilibrio ecológico y dan soporte a las formas de vida de acuerdo a los valores de
las personas según su espacio.

5
Este es el Índice de Desarrollo Humano (IDH), es un índice combinado de desarrollo social y
económico que recoge un componente de educación, otro de esperanza de vida al nacer, y
otro de riqueza de cada país.

Según el IDH que resulte, los países ocupan un lugar en la lista que clasifica a los
países en alto, medio o bajo desarrollo humano alto. Este listado se publica cada año
en el Informe de Desarrollo Humano y es clave para definir a los receptores de la
ayuda.

… y sostenible

Por otro lado, el concepto de


sostenibilidad empieza a emerger
también esos años.

A raíz de la publicación del informe


elaborado en 1987 por la Comisión
Mundial de Medio Ambiente y
Desarrollo (Informe Brundtland4), se
acuña el término de desarrollo
sostenible.

Éste se define en dicho Informe como aquél desarrollo que satisface las necesidades del
presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones de satisfacer las propias.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo


(celebrada en Río de Janeiro en 1992 y conocida por ello como la Cumbre de Río)
contribuyó a consolidar el concepto de desarrollo sostenible.

4
Aunque el título general del informe era Nuestro futuro común, es llamado así porque esta Comisión estaba
encabezada por la entonces Primera Ministra de Noruega, Gro Harlem Brundtland

6
Como síntesis de estas dos corrientes, podemos encontrar el paradigma de Desarrollo
Humano Sostenible que es el imperante en la esfera de la cooperación internacional
en estos momentos.

El Enfoque de Género

Otro tema presente en la agenda de la


cooperación es el papel de la mujer en los
procesos de desarrollo y la construcción de
relaciones de género equitativas.

Esto conforma la denominada perspectiva de


género, que recoge la dimensión analítica del
género, así como su potencial político y
transformador.

El enfoque de derechos

Por otro lado, entre las más recientes aproximaciones al desarrollo destaca la del
“enfoque de derechos”.

Según este enfoque, el fundamento de la reducción de la pobreza ya no deriva


únicamente del hecho de que los pobres tienen necesidades, sino del hecho de que
tienen derechos que dan lugar a obligaciones legales por parte de los demás. Esto
supone la conversión del beneficiario de la ayuda en ciudadano o ciudadana sujeto de
derechos.

Este enfoque ha derivado en resoluciones cruciales, como la declaración del derecho


al agua potable y el saneamiento como un derecho humano esencial para el pleno
disfrute de la vida y de todos los derechos humanos por parte de Naciones Unidas en
2002, por poner un ejemplo.

7
Los ODM: el referente en la actualidad

En el año 2000 tuvo lugar la


Cumbre de Naciones Unidas del
año 2000, en la que 189 Jefes
de Estado y de Gobierno
firmaron la Declaración del
Milenio, a partir de la cual se
fijaron los ocho Objetivos de
Desarrollo del Milenio (ODM),
una serie de objetivos que se
han de cumplir desde la Cumbre
de 2000 hasta 2015 para reducir
la pobreza, el hambre, las
enfermedades, la mortalidad
materna e infantil y alcanzar la
educación primaria universal y la
sostenibilidad ambiental.

Estos ocho objetivos se han convertido no sólo en una herramienta para la inclusión
del desarrollo en la agenda internacional y para el manejo de metas e indicadores
comunes para todos los actores de cooperación, sino en el referente global para la
toma de decisiones que afecten a los países empobrecidos.

El 0,7%

Desde el punto de vista del volumen de fondos dedicados a la ayuda al desarrollo, es


necesario hacer referencia a la promesa internacional del 0,7%.

8
Teniendo como antecedentes el mencionado Plan Marshall5, la Comisión sobre
Desarrollo Internacional, convocada por el Banco Mundial a finales de 1960 acordó
que los países donantes debían asignar el 0,7% de su Producto Interior Bruto (PIB)
anual a partir de 1975 en concepto de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD). Este objetivo6
no se ha cumplido a nivel global, y sólo algunos países del Norte de Europa lo
alcanzan en este momento.

5
Fue el principal plan (denominado oficialmente European Recovery Program) de los Estados Unidos para la
reconstrucción de los países europeos después de la Segunda Guerra Mundial, que a la vez estaba destinado a contener
un posible avance del comunismo. La iniciativa recibió el nombre del Secretario de Estado de los Estados Unidos,
George Marshall.
6
El 0,7% se ha convertido en un indicador a nivel internacional, fruto de la movilización ciudadana

9
CARACTERIZACIÓN DE LA AYUDA OFICIAL AL
DESARROLLO

Es complejo describir el concepto de ‘cooperación al desarrollo’ ya que no existe una


definición universalmente aceptada. Una definición válida podría ser la de Gómez y
Sanahuja (1999: 17):

“Conjunto de actuaciones, realizadas por actores públicos y privados, entre países de diferente
nivel de renta con el propósito de promover el progreso económico
y social de los países del Sur, de modo que sea más equilibrado
en relación con el Norte y resulte sostenible”.

La cooperación al desarrollo es parte


integrante de la política exterior, y es
un elemento estratégico que ayuda a
conformar la imagen y la percepción
que se tiene de un país en el
extranjero. Sin embargo, existe el
riesgo de que la cooperación al
desarrollo se convierta en un mero
instrumento de la política exterior. Así,
existen una serie de intereses
comerciales, políticos, económicos,
migratorios, culturales, etc. que
pueden distorsionar el fin último de la
cooperación que es, y debe ser, la
lucha contra la pobreza.

10
Muy relacionado con la cooperación al
desarrollo, coexiste el concepto de ‘ayuda
al desarrollo’, que se entiende como:

El apoyo en dinero o especie que los países


desarrollados –sus administraciones públicas,
su sociedad civil o sus empresas- realizan a
distintas instituciones o individuos de los
países en desarrollo.

Si nos centramos en la parte de la ayuda


que proviene de los fondos públicos de los
países del Norte, nos encontramos con la
noción de ayuda oficial al desarrollo
(AOD).

Según la definición que figura en el Glosario del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD)
de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) la AOD
comprende donativos o préstamos destinados tanto a los países y territorios incluidos
en la lista de beneficiarios del CAD (países en desarrollo) como a organismos
multilaterales (como las agencias y fondos de la ONU, tales como el PNUD, la FAO o
el PMA).

SUBVENCIONES Y PRÉSTAMOS DE LA AOD

Son otorgados por el sector público.

Tienen como objetivo principal la promoción del desarrollo y el bienestar económicos.

Se otorgan en condiciones financieras concesionales (los préstamos deben tener un elemento


de donación del 25 por ciento como mínimo).

11
La AOD es el parámetro de referencia internacional sobre las actividades de ayuda y
la que utilizaremos como base de los análisis de este curso.

Si observamos el volumen de fondos totales dedicados a la AOD por los donantes


internacionales (véase gráfico a la derecha) podemos destacar el crecimiento
observado en las décadas de los 70 y 80 para atravesar después una etapa de
estancamiento en los noventa. Desde el inicio del siglo XXI, la tendencia de
crecimiento de la AOD se ha mantenido, resistiendo incluso el complicado contexto de
los últimos años marcado por la crisis económica internacional.

Sin embargo, como muestra el gráfico, el porcentaje del PIB de los donantes destinado
a la ayuda no ha cambiado mucho en las últimas décadas y se encuentra lejos de
alcanzar el 0,7%.

12
Pero… ¿Qué incluye la AOD?

Ya hemos visto la definición formal de AOD pero, ¿qué incluye ésta en la práctica?

Se incluyen dentro de la AOD acciones como el apoyo presupuestario directo (dinero


inyectado directamente en los presupuestos generales de los países empobrecidos), la
asistencia técnica, las subvenciones a ONGD, las becas de formación e investigación,
las contribuciones a fondos y agencias de naciones unidas, los fondos a instituciones
financieras (como las entidades de microcréditos), pero también acciones como la
condonación de la deuda externa o algunos gastos derivados de misiones de paz.

A la hora de establecer criterios para determinar si unos fondos pueden contabilizarse


como AOD, se deberá tener en cuenta si la acción financiada tiene como objetivo
principal la promoción del desarrollo y el bienestar económico. Por tanto, nos
encontramos aquí con un criterio basado en una cuestión de intención, sujeta a
interpretación.

13
Por ello, el CAD estableció algunos límites7 entre los que destacamos los siguientes:

Ayuda militar: el suministro de equipos y servicios militares y la condonación


de las deudas contraídas con fines militares no pueden declararse como AOD.
Sin embargo, los costes adicionales causados por la utilización de las fuerzas
militares del donante para entregar ayuda humanitaria o prestar servicios de
desarrollo sí pueden considerarse AOD.

Mantenimiento de la paz: los aspectos relativos a la ejecución del


mantenimiento de la paz no pueden declararse como AOD. Sin embargo, la
AOD incluye los costes bilaterales netos para los donantes de desarrollar las
siguientes actividades dentro de operaciones de paz administradas o
aprobadas por la ONU.

Trabajo de policía civil: los gastos en formación de policía son AOD, a menos
que la formación se refiera a funciones paramilitares como el trabajo de
contrainsurgencia.

Antiterrorismo: las actividades para combatir el terrorismo no son AOD.

Sin embargo, los gastos derivados de la


guerra de Irak, principalmente, y de
Afganistán por parte de Estados Unidos y sus
aliados fueron incluidos, en el desembolso de
AOD en 2005, distorsionando las cantidades
finales de ayuda.

Así, la AOD que percibían ambos países no


llegaba al 1% del monto mundial en el 2000,
sin embargo en 2005 lo que percibieron era
casi del 25%8.

7
DCD/DAC/STAT(2001)8
8
SEGIB, 2007.

14
La AOD, puede plasmarse en forma de donaciones (cooperación no reembolsable) y
en forma de créditos o préstamos (cooperación reembolsable). Esta última debe
gestionarse con cautela para que no suponga un aumento excesivo de la deuda de los
países en desarrollo, especialmente de los de renta más baja.

Por otro lado, la inclusión de las operaciones de alivio de la deuda distorsionan las
cifras de la AOD. Las condonaciones de deuda suelen suponer cantidades importantes
de fondos que se contabilizan en el año en el que se llevan a cabo y hacen crecer
mucho la AOD de ese ejercicio, aunque no supongan una inyección de fondos
adicionales para la cooperación. A modo de garantía del destino adecuado de los
fondos liberados por las condonaciones, los donantes han condicionado el perdón de
la deuda a la aplicación de los fondos a programas sociales. Estas acciones se
denominan programas de canje de deuda por educación, o por salud, dependiendo del
sector al que se condicionen los fondos.

El problema de fondo es, para muchos, que la deuda de los países en desarrollo es,
en buena parte, ilegítima. Esto se debe a que las deudas de los países en desarrollo
se contrajeron en momentos, sobre todo a finales de los años 70 y durante los 80
(véase su evolución en el gráfico), en los que imperaban regímenes no democráticos
en dichos países. Además los intereses que guiaron la contracción de dicha deuda
estaban más condicionados por intereses personales de los dictadores y de los países
desarrollados que por las necesidades de las poblaciones de los países en desarrollo.

15
EL SISTEMA INTERNACIONAL DE AYUDA

En 1944 se diseñaron las instituciones de Bretton Woods que incluyen al Banco


Mundial y al Fondo Monetario Internacional. Estas instituciones financieras
internacionales han dominado la escena de la ayuda al desarrollo durante décadas.

Junto a estas instituciones financieras, cabe destacar la creación en 1945 de las


Naciones Unidas como una organización de Estados soberanos que, en este
momento, engloba a la gran mayoría de los países del mundo.

Dentro del sistema de Naciones


Unidas se crearon programas,
fondos y agencias especializadas
para impulsar el desarrollo
internacional y la lucha contra el
hambre. Entre ellas podemos
destacar el Programa de Naciones
Unidas para el Desarrollo
9
(PNUD) , el Programa Mundial de
Alimentos (PMA) o la
Organización de las Naciones
Unidas para la Alimentación y la
Agricultura (FAO).

Fuente: www.un.org

Posteriormente, la ayuda fue adquiriendo una cierta complejidad institucional, así


surgieron las agencias de cooperación de cada país o foros de coordinación como el
Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE que engloba a los principales
donantes.

9
El PNUD fue creado en 1965, pertenece al sistema de Naciones Unidas y su función es contribuir a la mejora de la
calidad de vida de las naciones. El PNUD promueve el cambio y conecta a los conocimientos, la experiencia y los
recursos necesarios para ayudar a los pueblos a forjar una vida mejor. Está presente en 176 países.

16
El CAD10, creado en 1961, desempeña un papel importante en la elaboración de las
políticas de cooperación bilateral al desarrollo.

No es por lo tanto, sólo un centro de información, documentación o asesoramiento de


los gobiernos, sino que diseña las directrices de la ayuda oficial al desarrollo de los
países que lo componen. Asimismo, en el seno del CAD se produce un ejercicio de
revisión de los sistemas y políticas de cooperación de sus miembros.

Otro de los pilares de la ayuda al desarrollo internacional es la Unión Europea (UE).


EuropeAid es la dirección general de la Comisión Europea responsable de diseñar las
políticas europeas de desarrollo y cooperación de la UE y del suministro de ayuda en
todo el mundo.

Los organismos de la UE y sus estados miembros suministran el 60% de la AOD mundial y más
de dos tercios de las donaciones, convirtiéndose así en el primer donante mundial durante la
última década.

10
El CAD es una organización multilateral, inserta en el sistema de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo
Económico (OCDE) que se dedica al seguimiento y la evaluación de las políticas de desarrollo de los países integrantes.
Los miembros del CAD son los siguientes: Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, Estados
Unidos, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Irlanda, Italia, Japón, Corea del Sur, Luxemburgo, Noruega, Nueva Zelanda,
Portugal, Suecia, Suiza, Reino Unido, y Comisión Europea.

17
Si se analiza el volumen de fondos que manejan los principales países donantes se
puede observar quiénes ocupan las primeras posiciones de la lista y, por ello, tienen
un importante peso en las decisiones del sistema internacional de la ayuda. Así,
Estados Unidos, Reino Unido y Alemania son los países con mayor volumen de fondos
destinados a cooperación.

Sin embargo, si analizamos el porcentaje de AOD respecto a su renta nacional la


clasificación sería otra, liderada en esta ocasión por Noruega y Luxemburgo y con sólo
cinco países alcanzando el 0,7% -los dos comentados más Suecia, Dinamarca y
Holanda- que fue comprometido por la comunidad internacional hace más de medio
siglo, como ya hemos comentado.

Mejorar la eficacia de la ayuda: el objetivo de donantes y


receptores

Tras años de evolución, los resultados de la AOD en términos de disminución de la


pobreza siguen siendo limitados. La dispersión de la ayuda y su desvinculación de las
prioridades y mecanismos de actuación de las políticas públicas de los países
receptores están entre las causas.

Por ello, en la década del 2000 cobró un impulso decidido la apuesta por mejorar la
eficacia de la ayuda11. Así surgieron los foros de Alto Nivel sobre la Eficacia de la
Ayuda que han tenido las siguientes ediciones: 2003 Roma, 2005 París, 2008 Accra
(Ghana) y 2011 Busan (Corea del Sur).

Estos foros, especialmente la Declaración de París de 2005, suscrita por los asistentes
al Foro sobre la Eficacia de la Ayuda en París, entre los que se encuentra el estado
español, consolidaron un enfoque, unas prioridades y un lenguaje de cooperación que
se plasmaron en cinco principios:

11
Disposición de la planificación, administración e implantación de la ayuda que sea eficaz, reduzca los costes de
transacción y tenga como objetivo resultados de desarrollo que incluyan la reducción de la pobreza.

18
Armonización: mejorar la coordinación entre los donantes para evitar la
duplicidad de acciones.

Alineamiento: basar la cooperación en las políticas y los sistemas del país


socio para mejorar su eficiencia, capacidad e implicación.

Apropiación: reforzar el liderazgo de los países en desarrollo para que sean


ellos quienes marquen sus prioridades y protagonicen su desarrollo.

Mutua responsabilidad: donantes y receptores asumen compromisos y


tareas. Los donantes, por ejemplo, se comprometen a cumplir con la cantidad
de ayuda prometida y los plazos de desembolso estipulados. Los receptores, a
ejecutar la ayuda con la eficacia y transparencia necesarias.

Gestión orientada a resultados: reforzar el seguimiento de la eficacia de las


acciones de cooperación para que se logren los propósitos de desarrollo de la
misma.

19
Estos cinco principios recogidos en la Declaración de París suponen un cambio
transcendental en la forma de hacer cooperación para el desarrollo: se refuerza el
liderazgo de los países receptores y se avanza en los esfuerzos de rendición de
cuentas para garantizar que la AOD se emplea de manera eficiente y transparente.

La Declaración de París estaba muy orientada a la actuación de los gobiernos y muy


enfocada al trabajo en los países menos adelantados, dado que éstos reciben una
gran cantidad de ayuda y sus sistemas de planificación y gestión pública son más
débiles. Por ello, en estos países el nivel de urgencia para ordenar la gestión de la
cooperación es muy alto. Posteriormente, los sucesivos Foros sobre Eficacia de la
Ayuda han ido completando el papel de los diferentes actores del sistema internacional
de la ayuda.

Fuente: Elaboración propia a través de wordle.net

El Papel de la Sociedad Civil

Tras la Declaración de París, la Agenda de Acción de Accra, consensuada en el Foro


sobre Eficacia de la Ayuda de Accra (Ghana) en 2008, pasó de un contenido
solamente técnico, muy enfocado a los donantes oficiales, a una visión más amplia
donde la sociedad civil y los parlamentos de los países en desarrollo aparecen como
actores relevantes.

20
Países emergentes y sector privado

Por último, en el reciente foro de Busan (Corea del Sur) de 2011, una de las
novedades consistió en tratar de integrar en el enfoque de la eficacia de la ayuda a un
mayor número de agentes como los países emergentes (tales como Arabia Saudí,
China, Turquía o India cuyo volumen de ayuda se muestra en el gráfico 6), las grandes
fundaciones, los fondos globales y el sector privado.

Asimismo, en Foro de Busan se aboga por el progresivo traslado de la responsabilidad


de la coordinación de la ayuda internacional hacia un “Partenariado Global para una
Cooperación Eficaz al servicio del Desarrollo” con una participación más amplia de
actores y países que la del CAD de la OCDE.

21
En el actual contexto de crisis económica internacional y recortes presupuestarios, la
cooperación al desarrollo puede verse afectada. Sin embargo, la solución de los
grandes problemas del mundo, lo que se conoce también como provisión de bienes
públicos globales, hace que la solidaridad y la cooperación deban estar presentes en
la agenda internacional.

Bill Gates: “No se puede olvidar a los más pobres por la crisis mundial”

La financiación y gestión de la lucha contra el cambio climático y el deterioro


ambiental, las crisis alimentarias, la estabilidad económica emplazan a la comunidad
internacional a cooperar con los países en desarrollo para lograr estos objetivos
comunes. La cooperación al desarrollo ha sido, hasta el momento, la única política de
redistribución en el ámbito internacional y, por ello, el germen de posteriores
actuaciones frente a retos globales.

Las personas, por su parte, actuando tanto de manera individual como colectivamente,
también pueden producir modificaciones en el orden económico mundial, por ejemplo
a través del consumo responsable, de sus compras de comercio justo, o de la
participación en las organizaciones que promueven cambios globales (como las
ONGD).

22
ACTORES E INSTRUMENTOS DE LA
COOPERACIÓN

El sistema internacional de cooperación está formado por un gran número de


organizaciones. Entre ellas, podemos destacar: las instituciones públicas de los países
donantes y receptores, los organismos internacionales, el sector privado, las ONGD y
otras organizaciones de la sociedad civil (fundaciones, órdenes religiosas, etc.).

Este sistema, construido principalmente alrededor de la AOD, se compone de actores


del Norte (N) y del Sur (S), tanto públicos como privados, que pertenecen a la esfera
bilateral de los países o al ámbito multilateral de los organismos internacionales como
muestra el cuadro de la derecha.

Si se analizan los varios tipos de ayuda que existen, se pueden encontrar distintas
clasificaciones en función de los diferentes criterios que se tomen para llevar a cabo
esta ordenación.

TIPOS DE ACTORES DE LA COOPERACIÓN AL DESARROLLO

ACTORES PÚBLICOS (N y S) ACTORES PRIVADOS (N y S)

Organismos multilaterales: vinculados al


ONGD (Asociaciones y Fundaciones).
sistema de NNUU, de carácter financiero, UE.

Estados: Ministerios, Agencias de


Empresas.
Cooperación, otros.

Administración Autonómica y Local . Sindicatos y otros colectivos sociales .

Universidades y otras entidades .

Fuente: Calabuig (2011)

23
Instituciones

Así, atendiendo a quienes son las instituciones que realizan la AOD, tenemos:

La cooperación multilateral, es la que realizan los organismos internacionales


y se ejecuta mediante:

Préstamos: a través del Banco Mundial y de los bancos regionales de


desarrollo como el Banco Interamericano, el Banco Africano o el Asiático.

Donaciones: principalmente, a través de las agencias de Naciones


Unidas.

La cooperación bilateral, que es la que llevan a cabo los países donantes,


bien directamente hacia los gobiernos de los países receptores o bien a través
de otras instituciones (como las ONGD).

Tipo de ayuda

Por otro lado, si el análisis se centra en las


condiciones de entrega de la ayuda, ésta
puede ser ligada o desligada; la primera se
compone de préstamos o donaciones que
deben utilizarse para la adquisición de
productos o servicios del país donante.
La ayuda desligada, por el contrario, no está
sujeta a ningún tipo de condicionalidad y es
la recomendada por el CAD de la OCDE12
para mejorar la eficacia de la ayuda.

12
La OCDE es una organización de cooperación internacional, compuesta por 34 estados, cuyo objetivo es coordinar
sus políticas económicas y sociales. Fue fundada en 1960 y su sede central se encuentra en París (Francia). Se considera
que la OCDE agrupa a los países más avanzados y desarrollados del planeta, por lo que la apodan «club de los países
ricos».

24
Los donantes más avanzados (tales como Suecia, Noruega o Reino Unido)
emprendieron hace años un proceso para desligar su AOD. España también ha
realizado un esfuerzo por desligar su ayuda pero, así se pone de manifiesto en los
exámenes del CAD a los que es sometida la cooperación española13 al igual que el
resto de donantes, todavía está lejos de desligar toda su ayuda, sobre todo con los
países más pobres.

Instrumentos

Por lo que respecta a los principales instrumentos de la ayuda oficial al desarrollo, se


puede establecer una clasificación que agruparía a la gran mayoría de ellos:

Preferencias comerciales, es decir, la eliminación de barreras comerciales


para los países en desarrollo

Ayuda financiera, que busca mejorar el acceso a distintas fuentes de


financiación por parte de los países socios. Pueden incluirse aquí el apoyo
directo al presupuesto del estado o los microcréditos.

Cooperación económica, para potenciar el sistema productivo de los países


en desarrollo, tales como acuerdo sobre transferencia de tecnología, sobre
regulación de la inversión y la creación de redes empresariales.

Cooperación científico-técnica, con universidades, empresas y


administración pública para potenciar la I+D+I en los países socios.

Asistencia técnica, que provee de conocimientos y técnicas específicos al


país socio para mejorar su gestión y formar a sus recursos humanos.

Ayuda alimentaria, o sea, donación de alimentos o de fondos para adquirirlos.

Ayuda humanitaria o de emergencia ante desastres naturales o conflictos


bélicos para reducir los impactos en las población local. Puede ser en especie,
financiera o técnica.

13
Los últimos exámenes entre pares sobre la cooperación española son de 2007 y 2011.

25
Educación para el desarrollo, sensibilización y estudios para el desarrollo,
que buscan mejorar el conocimiento sobre los procesos de desarrollo y hacer
patentes las causas y consecuencias para cambiar conciencias en los países
del Norte.

Entre estas acciones se encuentra la incidencia política, que es un conjunto de


acciones de acuerdo a una estrategia diseñada para influir en el enfoque de
desarrollo de las acciones políticas y económicas.

Otros instrumentos que se pueden utilizar para mejorar la situación de los países del Sur,
son el comercio justo (que cumple unos estándares económicos, laborales y ambientales)
y las finanzas éticas (que canalizan sus inversiones teniendo en cuenta
su impacto en términos de desarrollo).

Los instrumentos de cooperación se suelen plasmar en intervenciones llamadas


proyectos y programas (cuando son de mayor duración). Para elaborar estas
intervenciones, se acostumbra a utilizar el enfoque del marco lógico (EML). El EML es
una herramienta analítica, desarrollada en los años 70 por la agencia alemana de
cooperación, la GTZ, para la planificación de la gestión de proyectos orientados por
objetivos.

26
A los instrumentos tradicionales de la cooperación se han añadido en los últimos años
algunos nuevos instrumentos tales como el apoyo presupuestario (sectorial o general)
y los fondos comunes. Estos instrumentos buscan mejorar la eficacia y la gestión de
los servicios públicos de los países en desarrollo a través de desembolsos a los
presupuestos de los estados y de mecanismos de coordinación en el terreno entre los
donantes y con los países socios.

Los principales beneficiarios de estos nuevos instrumentos de cooperación


internacional para el desarrollo han sido los países menos adelantados, más
dependientes de la ayuda y con un gran número de donantes trabajando en su
territorio. Entre ellos podemos mencionar a Mozambique, Tanzania, Ghana, Burkina
Faso y Vietnam. Sin embargo, también podemos encontrar beneficiarios de los nuevos
instrumentos entre los países de renta media como la India que recibe de la
cooperación británica una elevada ayuda a través de apoyo presupuestario sectorial.

27
SECTORES Y ÁMBITOS DE COOPERACIÓN

Las intervenciones de cooperación internacional se llevan a cabo en una amplia


variedad de sectores que abarca desde la salud o la educación, pasando por el
medioambiente, la agricultura o la justicia.

Servicios sociales básicos

Si analizamos la distribución sectorial de los fondos de cooperación del conjunto de


donantes, (véase gráfico) comprobamos que los sectores sociales se llevan la mayor
parte de los mismos.

28
Esto se debe a que los sectores sociales básicos, como educación y salud, han ido
adquiriendo una creciente preponderancia en la lucha contra la pobreza.

Conviene recordar aquí, que el concepto de desarrollo humano incluye el grado de


acceso a la salud y la educación, y que los ODM incluyen indicadores específicos en
esas áreas.

Esto ha supuesto por parte de los donantes, un esfuerzo en la reorientación de la


ayuda hacia dichos sectores sociales.

En esta misma línea conviene destacar la iniciativa 20-20, un compromiso por el que el
20% tanto de la AOD como de los presupuestos de los países receptores se debe
destinar a servicios sociales básicos. Este compromiso se adquirió en 1995 en la
Cumbre Mundial de Desarrollo Social de Copenhague, impulsada por el PNUD.

Para poder contabilizar los fondos de la ayuda al desarrollo en función de su sector


de destino, el CAD de la OCDE creó el sistema CRS (Creditor Reporting System)
con el que los donantes reportan el detalle de su ayuda de una manera homogénea,
en un claro esfuerzo por cumplir con el principio de mutua responsabilidad
y rendición de cuentas para una ayuda eficaz.

29
Una de las deficiencias detectadas en el modo habitual de hacer cooperación al
desarrollo es el elevado número de intervenciones que cada donante realiza en una
gran cantidad de sectores. Esto se debe, en buena medida, a que las necesidades de
los países en desarrollo son muy variadas y se encuadran en diferentes sectores, así
como otras inercias internas por parte de los donantes.

Sin embargo, la búsqueda de una mayor calidad y eficacia de la ayuda deberían llevar
a cada uno de los donantes a reducir el número de sectores en los que interviene y a
concentrar sus esfuerzos en un número menor en los que el impacto de sus acciones
será más significativo. Esto llevaría consigo una mayor especialización de los
donantes, de sus sistemas de cooperación y a la necesidad de mayor coordinación
entre ellos, otro de los principios para mejorar la eficacia de la ayuda recogidos en la
Declaración de París de 2005.

Sectores transversales

Además de los sectores específicos en los


que se enmarcan las acciones de
cooperación, existen unos ámbitos llamados
transversales que, debido a su relevancia,
deben impregnar todas las acciones de
cooperación independientemente del sector
en el que se lleven a cabo. Entre ellos
podemos encontrar el medioambiente, el
género y el respeto a los derechos
humanos, etc.

Si analizamos las prioridades sectoriales de


la cooperación española, recogidas en su
principal instrumento de planificación el Plan
Director 2009-12 encontramos con una
serie larga de áreas de actuación:

30
Gobernabilidad democrática
Desarrollo rural y lucha contra el hambre
Servicios sociales básicos: Educación
Servicios sociales básicos: Salud
Servicios sociales básicos: Agua y saneamiento
Crecimiento económico para la reducción de la pobreza
Sostenibilidad ambiental, lucha contra el cambio climático y hábitat
Ciencia, Tecnología e Innovación para el Desarrollo Humano
Cultura y desarrollo
Género en desarrollo
Migración y desarrollo
Construcción de la Paz

Llama la atención que la cooperación española no haya alcanzado el mínimo del 20%
que hemos mencionado que se acordó a nivel internacional.

Así, en 2010, como muestra el gráfico, se quedó en un 15% de la AOD destinada a


servicios sociales básicos.

Actualmente, los actores de la cooperación española (entre ellos la ONGD Manos


Unidas) están iniciando el proceso para el diseño del IV Plan Director 2013-2016.

31
LA COOPERACIÓN ESPAÑOLA

Según la propia Ley de Cooperación Internacional para el Desarrollo de 1998, la


política española de cooperación internacional expresa la solidaridad del pueblo
español con los países en desarrollo y se basa en un amplio consenso político y
social. La política española de cooperación se guía por principios como el respeto a
los derechos humanos, el impulso del desarrollo humano sostenible con igualdad de
género y el respeto de las decisiones de los organismos internacionales en la materia.

Breve recorrido histórico

Un dato que conviene tener presente es que España fue país receptor de ayuda hasta
1981. Antes de abandonar la lista de países receptores, ya encontramos los primeros
movimientos que comienzan a perfilar la cooperación española, como la creación del
Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD)14 en 1976, con el fin de impulsar la
internacionalización de la empresa española y el desarrollo de los países receptores.

Posteriormente, a finales de la década de los ochenta se crea la Agencia Española de


Cooperación Internacional (AECI, luego AECID al incorporar en su nombre la
especificación “para el Desarrollo”), y a principios de la década de los noventa, España
se incorporó al CAD de la OCDE.

En 1998 se aprueba la Ley 23/1998 de Cooperación Internacional para el Desarrollo


que rige el sistema español. Esta ley define los principales instrumentos de
planificación de la cooperación española como el Plan Director cuatrienal o el Plan
Anual de Cooperación Internacional.

14
El FAD ha sido sustituido recientemente por el Fondo de Promoción del Desarrollo (Fonprode) con objetivos de
cooperación y el Fondo de Internacionalización de la Empresa (FIEM) para la expansión empresarial en el exterior.

32
El primer Plan Director comprendió el período 2001-2004. En la actualidad, el III Plan
Director 2009-12 se encuentra en el último tramo de su período de vigencia.
Actualmente se encuentra en fase de elaboración el IV Plan Director.

Cooperación descentralizada

Una de las características de la cooperación española es que es un sistema complejo


con multitud de actores.

Sin embargo, como vemos en el gráfico, gran parte de los fondos provienen de la
Administración General del Estado (AGE), seguida muy de lejos por las Comunidades
Autónomas (CC.AA.), las Entidades Locales (EE.LL.) y las Universidades.

33
Mapa de los actores de la cooperación española

El sistema español de cooperación ha ido sufriendo diferentes variaciones a lo largo


del tiempo. En la actualidad, tras la remodelación de principios de 2012, las principales
instancias del sistema español de cooperación serían:

El Congreso, que aprueba el Plan Director. Asimismo, existe una Comisión


Parlamentaria de Cooperación Internacional para el Desarrollo en el Congreso
de los Diputados, para el seguimiento de la política de cooperación.

Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC), que se encarga


de dirigir la Política de Cooperación Internacional para el Desarrollo. En él se
encuentra la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional y para
Iberoamérica (SECIPI) de la que depende la Secretaría General de
Cooperación Internacional para el Desarrollo.

De ahí depende la AECID, que es el principal órgano ejecutor de la política de


cooperación y que se reformó con un nuevo Estatuto en 2007, así como otros
organismos asociados como la Fundación Internacional y para Iberoamérica de
Administración y Políticas Públicas (FIIAPP) o la Fundación Carolina15.

Dentro de la administración General del Estado (AGE), hay otros ministerios


que tienen programas de cooperación relevantes y departamentos en su
estructura que se encargan de su seguimiento.

Por otra parte, la mayoría de las comunidades autónomas han ido creando sus
propias instituciones de cooperación, como direcciones generales o agencias,
que han hecho depender habitualmente de las áreas Presidencia o Asuntos
Sociales.

Asimismo, las entidades locales han ido creando instituciones de cooperación


propias (en el caso de las grandes ciudades) o compartidas (como es el caso
de los Fondos de Solidaridad que engloban a varios ayuntamientos).

15
La Fundación Carolina es una institución para la promoción de las relaciones culturales y la cooperación en materia
educativa y científica entre España y los países de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, así como con otros países
con especiales vínculos históricos, culturales o geográficos.

34
Universidades, que tienen proyectos de cooperación con otras universidades
de los países socios o con otros actores. En estos proyectos puede haber
implicación de los propios estudiantes así como de los docentes y
organizaciones sociales.

Agentes sociales, como sindicatos u organizaciones empresariales que realizan


proyectos y participan en las decisiones de la política de cooperación.

ONGD, que se analizan con detalle en el próximo capítulo.

Empresas que directamente o a través de sus fundaciones llevan a cabo


proyectos de cooperación.

Otros actores como las organizaciones religiosas o los partidos políticos.

Para coordinar a estos actores se crearon algunas instancias:

El Consejo de Cooperación al
Desarrollo, órgano consultivo de
la AGE en el que también
participan los agentes sociales,
expertos, organizaciones no
gubernamentales especializadas
e instituciones y organismos de
carácter privado presentes en el
campo de la ayuda al desarrollo.

La Comisión Interministerial de
Cooperación Internacional es el
órgano de coordinación técnica
interdepartamental de la AGE en
materia de cooperación para el
desarrollo.

La Comisión Interterritorial de
Cooperación para el Desarrollo
es el órgano de coordinación,
concertación y colaboración entre
las Administraciones que
ejecutan la AOD.

35
La AOD española

Si se analiza el volumen de fondos destinados a cooperación en la última década,


destaca la época de crecimiento sostenido tanto en términos de porcentaje sobre la
renta nacional como en volumen total de fondos (véase gráficos) hasta 2008-2009.

36
A partir de ahí, los recortes presupuestarios asociados a la crisis económica han
hecho que se invierta la tendencia y que caiga la ayuda total y su porcentaje sobre la
renta nacional. De cualquier manera, en ningún momento ha alcanzado el 0,7% de su
renta y alcanzarlo en 2015 –como se comprometió la Unión Europea- aparece como
un reto de considerables dimensiones.

La cooperación española ha ido escalando posiciones en la clasificación de donantes


alcanzando –como se observa en gráfico del capítulo 2- el séptimo puesto en cuanto al
volumen de fondos destinados a AOD y el undécimo en porcentaje sobre la renta
nacional. Su importancia es significativa en América Latina -donde es el segundo
donante tras EE.UU.- y a esa región pertenecen la mayoría de los principales países
receptores de la ayuda española como muestra el gráfico.

Compromisos de ayuda

Un hito reseñable en la cooperación española es el Pacto de Estado contra la Pobreza,


impulsado por las ONGD aglutinadas en la Coordinadora de ONGD-España, y firmado por todas
las fuerzas políticas con representación parlamentaria en 2007.

37
En él se aboga por la consolidación de la política de cooperación tenga continuidad,
independientemente del partido político que en cada momento ejerza la acción de
gobierno, y con ella por el aumento de cantidad y calidad de nuestra AOD y de la
coherencia del conjunto de políticas de España (migratoria, comercial, económica,
etc.) en relación a los países en desarrollo.Este pacto comprometía a destinar el 0,7%
de la Renta Nacional Bruta (RNB) en 2012.

Un año antes, en 2006, los representantes de los 27 Estados miembro de la Unión


Europea (UE) firmaron el Consenso Europeo sobre Desarrollo, mediante el que se
comprometían a, entre otras cosas, destinar el 0,7% de la RNB para Ayuda Oficial al
Desarrollo (AOD) en 2015.

Como ya se sabe, debido a la crisis económica internacional y las reformas y ajustes


aplicados en Europa, los objetivos relativos a los montos de ayuda no sólo no se van a
cumplir, sino que se alejan de las cifras comprometidas.

A pesar de estos momentos complicados de crisis económica que atraviesa el país, la


sociedad española parece estar mayoritariamente de acuerdo en la continuidad de la
cooperación al desarrollo.

Así se refleja en el gráfico siguiente que se extrae de una encuesta llevada a cabo por
el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) para la Fundación Carolina.

38
LAS ONGD

Las Organizaciones no Gubernamentales para el Desarrollo (ONGD) son un agente


fundamental en el sistema de cooperación. Promueven el desarrollo surgido de la
voluntad colectiva, que requiere la participación y el uso democrático del poder de los
miembros de una comunidad, poseen apoyo y presencia social y son agentes de
cambio y transformación social. Su labor permite canalizar la participación y
movilización de la ciudadanía –tanto en los países desarrollados como en desarrollo-,
formar y sensibilizar a las sociedades desarrolladas sobre las cuestiones que afectan a
los países del Sur y llevar a cabo una labor de incidencia política para que las grandes
cuestiones de la cooperación tengan la atención política adecuada. Además, son
ejecutoras de proyectos cuyos fondos suponen una parte relevante de la AOD y a los
que se añaden otras contribuciones privadas.

Las ONGD y el enfoque asistencialista

Durante los años 80, los estrictos Planes de Ajuste Estructural (PAE) que las
instituciones financieras internacionales (BM y FMI) impusieron a los países en
desarrollo tuvieron consecuencias como la minimización del Estado y la reducción del
gasto público, lo que afectó directa y negativamente a sectores clave de desarrollo,
como la salud o la educación. En este contexto, el peso de las ONGD en los países
del Sur aumenta ya que, en muchos casos, adopta el papel de “implementador de
políticas sociales”16.

Esta responsabilidad con la que cargaron las ONGD en esta década hizo que gozaran
de una gran aceptación social y, por tanto, se legitimaron como representantes de la
sociedad civil y de la ciudadanía en sus demandas y luchas por la justicia social.

16
Diccionario crítico de Ciencias Sociales (Universidad Complutense de Madrid.
http://www.ucm.es/info/eurotheo/diccionario/index_b.html

39
Las ONGD y los movimientos sociales

Las ONGD, junto a otros movimientos


sociales, tuvieron un auge durante
finales de los 90 y principios del siglo
XXI con el crecimiento de las
corrientes antiglobalización. Algunos
hitos en este proceso fueron las
protestas contra la reunión de la
Organización Mundial del Comercio en
Seattle en 1999 y la celebración del
primer Foro Social Mundial en
Portalegre (Brasil) en 2001.

En España, este proceso vino a


reforzar el movimiento iniciado unos
años antes, en 1994, con el que la
ciudadanía exigió que el 0,7% de la
renta nacional fuese destinado a la
ayuda al desarrollo. Para ello se
hicieron acampadas de protesta por
todo el país y se impulsaron
plataformas y manifiestos. En esa
época se crearon una buena parte de
las ONGD que ahora existen en España.

¿Qué hacen las ONGD hoy en día?

El Código de Conducta de las ONGD, consensuado por las ONGD agrupadas en la


Coordinadora de ONGD-España, define los ámbitos de actuación de las ONGD, que
se puede clasificar según se desarrolle en el Norte o en el Sur:

Las ONGD trabajan en el Sur a través de programas y proyectos, ayuda


humanitaria y emergencia.

40
Las ONGD trabajan en el Norte a través de la Educación para el Desarrollo y
sus cuatro ámbitos de actuación: sensibilización, formación, investigación e
incidencia política.

En los últimos tiempos, las ONGD, como actores de desarrollo incluidos en el sistema
internacional de cooperación, han iniciado un proceso para adaptarse a las nuevas
demandas de una sociedad cada vez más global y en proceso de cambio. Además,
estas organizaciones están tratando de adaptar su práctica y su lenguaje a los nuevos
requerimientos de la agenda de la eficacia de la ayuda, donde están realizando
esfuerzos notorios, sobre todo en lo que se refiere a transparencia, comunicación y
participación de la base social.

AOD y ONGD

Por lo que respecta a las cifras del volumen de fondos de la cooperación española que
gestionan las ONGD, en 2010 se situó en el 14 % del total como nos muestra la Tabla
16. “AOD neta española por instrumentos y modalidades (2010)”. SEGUIMIENTO
PACI 2010.

Por comparar, la ayuda a través de instituciones multilaterales (sumando las


contribuciones a instituciones multilaterales y la cooperación bilateral a través de estas
instituciones) supuso más del 50% de la ayuda española de ese mismo año.

La tabla 33. “Participación de las ONGD en la canalización de la AOD bilateral bruta


(2010)” SEGUIMIENTO PACI 2010, por su parte, nos proporciona otra información
interesante: las ONGD reciben más financiación desde la cooperación descentralizada
(autonómica + local) que desde la administración general del estado.

No es de extrañar, por tanto, que los fondos destinados por las comunidades
autónomas a las ONGD suponen un 67% del presupuesto autonómico de cooperación.
Por ello, las reducciones actuales en los presupuestos de cooperación de las
administraciones autonómicas y locales están afectando mucho al tejido de ONGD
españolas.

41
Principales instrumentos de financiación de las ONGD

La AECID -que canaliza la mayor parte de la AOD correspondiente al MAEC- diseñó,


junto con las ONGD, los principales instrumentos de financiación por el que se dan las
subvenciones17 a las ONGD: los proyectos y los convenios.

Los convenios AECID suponen un paso más en la búsqueda de la eficacia, pues son
intervenciones ambiciosas de carácter plurianual con varios objetivos específicos en
uno o varios países y responden a un procedimiento de negociación y estrategias
comunes de la ONGD y la AECID.

Sólo las ONGD calificadas, entre las que se encuentra Manos Unidas, pueden acceder
a los convenios. Las ONGD calificadas son socios especiales de la AECID en la
ejecución de la política de cooperación, con la que comparten el diseño de las
intervenciones y suscriben convenios para abordar actuaciones de largo alcance, por
su duración y por el volumen de fondos de que disponen.

17
La AECID publica cada año un informe en el que desglosa las subvenciones a ONGD.

42
La importancia del voluntariado y la profesionalización del
sector

El grado de complejidad que han ido


alcanzado las políticas y acciones de
desarrollo en pos de una ayuda realmente
eficaz y que contribuya de manera efectiva al
desarrollo humano, ha hecho que las ONGD
necesiten de personal técnico y cualificado
que acompañe al voluntariado, de tal modo
que las acciones de las ONGD tanto en el
Norte como en el Sur no podrían ser viables
sin ambos perfiles.

Según la ley del 98 en la gestión o ejecución


de programas y proyectos de cooperación
para el desarrollo a cargo de entidades
públicas o privadas españolas, sin ánimo de
lucro, podrán participar voluntarios.
Asimismo, añade que son cooperantes
quienes a una adecuada formación o
titulación académica oficial, unen una
probada experiencia profesional y tienen
encomendada la ejecución de un
determinado proyecto o programa en el
marco de la cooperación para el desarrollo.

En 2006 se aprobó el Estatuto del Cooperante, que equipara los derechos de los
cooperantes que trabajan para organizaciones de desarrollo y humanitarias a los del
resto de la población laboral española.

De acuerdo al informe 2009 de la Coordinadora de ONGD-España, en el año 2008 el


sector de la Cooperación para el Desarrollo ha aglutinado más de 4.800
trabajadores/as entre sus plantillas laborales. Si les sumamos el personal contratado
en terreno, la cifra supera los 8.000. En el cuadro siguiente vemos dónde trabajan.

43
Fuente: Informe 2009 Coordinadora ONGD-E

44
EL TRABAJO DE MANOS UNIDAS

Manos Unidas es una Organización No Gubernamental para el Desarrollo (ONGD) católica,


de voluntarios, que desde 1960 lucha contra la pobreza, el hambre, la malnutrición,
la enfermedad, la falta de instrucción, el subdesarrollo y contra sus causas.

La institución nació como una campaña puntual contra el hambre y a partir de 1978
adquirió plena personalidad jurídica, canónica y civil, como organización, pasando a
denominarse "Manos Unidas". Para cumplir su objetivo financia proyectos de
desarrollo en los países del Sur y realiza campañas de sensibilización en nuestro país.

De acuerdo a sus estatutos:

1. El fin de Manos Unidas es la lucha contra el hambre y las causas que lo provocan, de forma
que la persona sea “capaz de ser por sí misma agente responsable de su mejora material, de su
progreso moral y de su desarrollo espiritual” (Populorum Progressio, 34).

2. Luchar contra el hambre es luchar contra la deficiente nutrición, la inseguridad alimentaria,


la miseria, la enfermedad, el subdesarrollo y la deficiente educación, producidos entre otras por
las siguientes causas; la injusticia, la falta de solidaridad en el reparto de los bienes y las
oportunidades entre las personas y los pueblos, la ignorancia, los prejuicios, la insolidaridad,
la indiferencia y la crisis de valores humanos y cristianos”.18

Las acciones de desarrollo de Manos Unidas son, por tanto, proyectos de desarrollo
integral, sostenible, que tienen al ser humano como centro, comunitario,
contextualizado y local.

18
Cfr. Estatutos, (Cap II: Fines, art. 5).

45
Así, las acciones de Manos Unidas se concretarán en proyectos de desarrollo agrícola,
sanitario, educativo y social, y de promoción de la mujer, y en acciones de emergencia y de
ayuda humanitaria cuando las circunstancias excepcionales así lo demanden.

Manos Unidas entiende el desarrollo


como un proceso participativo,
protagonizado por los países
empobrecidos. Esta concepción
encaja con lo recogido en la
Declaración de París sobre Eficacia
de la Ayuda en 2005, refrendado
después en Accra en 2008, sobre
apropiación, alineamiento y
corresponsabilidad.

Manos Unidas apuesta por la idea


de un desarrollo participativo, que
remite a la toma de decisión en
común. Empieza con la
concertación, pasa por la
negociación (de los enfoques,
problemas, principios de soluciones),
acaba con la toma de decisión y la
acción.

Recursos de Manos Unidas para la implementación de


proyectos de cooperación para el desarrollo

Manos Unidas adopta el modelo de la cooperación en el proyecto del otro según el


modelo de autonomía, por tanto, las propuestas que se formulan pueden pertenecer a
cualquier sector de la cooperación y conllevar distintos niveles presupuestarios.

46
Para dar respuesta a esto, la
estructura organizativa cuenta
con la red de Delegaciones
Diocesanas, que hacen presente
a Manos Unidas en todo el
territorio nacional, denunciando la
existencia del hambre y del
subdesarrollo y reuniendo medios
de financiación, y los Servicios
Centrales, que trabajan en dos
líneas fundamentales de acción:

1. Área de proyectos

2. Área de Educación para


el Desarrollo

1. Área de proyectos

Esta área está dividida en Departamentos, Continentes (Manos Unidas financia proyectos de
desarrollo en Asia, África, América Latina y Oceanía) y Cofinanciación, lo cual permite una
eficaz distribución de los proyectos para su estudio, según criterios de urgencia, de cuantía o de
convocatoria de organismos públicos.
En el año 2010, financió 641 proyectos de desarrollo en 55 países del Sur por un valor de
51.250.356,95€.

2. Área de Educación para el Desarrollo

Esta área es la encargada de promover la formación y sensibilización sobre Desarrollo Humano


no sólo en la Sociedad española sino en todos los territorios beneficiarios de la actividad de
Manos Unidas. En efecto, no se trataría sólo de financiar proyectos, sino de alentar también
una profunda reflexión sobre el sentido del verdadero Desarrollo Humano por parte de los
propios beneficiarios. La Educación para el Desarrollo pretende influir en los dos grandes focos
donde residen las causas de la injusticia: nuestros comportamientos individuales basados en
valores y actitudes contrarias a la solidaridad y el comportamiento de las instituciones que
conforman las estructuras injustas que generan pobreza y exclusión.

47
Trabajo en red y alianzas en la Cooperación para el Desarrollo
desde Manos Unidas

La Cooperación para el Desarrollo no puede realizarse hoy desde la soledad, tanto por
la amplitud y complejidad de la tarea como por la multiplicidad de ONGs existentes,
algunas incluso con un carácter transnacional.

Todo ello marca la necesidad de crear, a diferentes niveles, alianzas que limen las
diferencias y establezcan por ejemplo códigos de conductas; acuerdos sobre
estrategias de trabajo; uniones en torno a la presión política, etc.

Consciente de esta situación, Manos Unidas participa en una amplia red de


instituciones y organismos directa o indirectamente al servicio de Tercer Mundo.

Por eso, además de estar estructuralmente vinculada a la Comisión Episcopal de


Apostolado Seglar (CEAS), es miembro del Consejo Pontifico “Cor Unum”, del Foro
General de Laicos y del Consejo Nacional de Misiones. Asimismo, pertenece a la Red
CIDSE (Cooperación Internacional para el Desarrollo y la Solidaridad) que engloba a
las organizaciones europeas y norteamericanas de ayuda al Tercer Mundo
dependientes de sus respectivas Conferencias Episcopales; es miembro de la
Fundación Sur, junto con Cáritas Española y los Padres Blancos para impulsar el
desarrollo y ayuda al continente africano; pertenece como miembro fundador a la
Coordinadora de ONGs para Desarrollo (CONGDE) tanto a nivel estatal como
autonómico. Con ello, Manos Unidas pretende participar en amplias mayorías en torno
a esas principales transformaciones sociales que exige la justicia social.

Dinamismo de la cooperación al Desarrollo en Manos Unidas

En este apartado veremos los tipos de intervenciones que realiza Manos Unidas y el
procedimiento de análisis de las propuestas.

48
TIPOS DE INTERVENCIONES EN LA COOPERACION PARA EL DESARROLLO
EN MANOS UNIDAS

Acciones Programadas de Desarrollo

El Proyecto, considerado El Programa, mayor que el El Convenio, considerado


como herramienta Proyecto, tanto en tiempo de como el mayor tipo de
paradigmática de la ejecución como en intervención, que aglutina
Cooperación para el Presupuesto, ya que varios objetivos generales
Desarrollo, descansa sobre descansa sobre un objetivo con la idea de conseguir el
un objetivo general, general que aglutina varios desarrollo integral de un
concretado normalmente en objetivos específicos, todos ámbito más amplio (local,
un objetivo específico. de gran calado, y con una regional, o interregional).
secuencia lógica interna.

Intervenciones de Urgencia y Excepcionalidad

La Intervención de La Ayuda Humanitaria, de La Ayuda para la


Emergencia, entendiendo carácter más amplio que las Rehabilitación, muy cercana
por tal un conjunto de emergencias, ya que además a la Ayuda humanitaria,
actuaciones encaminadas a de salvar vidas y aliviar el aunque incluya sobre todo
proporcionar con rapidez, y sufrimiento inmediato de las intervenciones orientadas a
ante situaciones de desastre, personas, ante una situación restablecer, para los
aquellos bienes y servicios de desastre, tanto natural colectivos afectados, las
que resultan esenciales para como derivado de un condiciones de vida
la supervivencia inmediata de conflicto armado, pretende existentes antes del desastre,
las personas. Lo definitivo no ofrecer soluciones más especialmente los servicios
es la búsqueda del desarrollo, estables aunque no formen básicos.
sino garantizar la éstas parte de una línea de
supervivencia de las desarrollo en sentido
personas. estricto.

49
En cuanto al segundo aspecto, Análisis de los Proyectos de Cooperación para el
Desarrollo, en Manos Unidas, el ciclo de un proyecto de Cooperación para el
Desarrollo sigue las pautas del EML:

Una fase de Identificación, marcada por el análisis de la realidad, la


identificación de los problemas a resolver, así como una reflexión sobre
soluciones y estrategias.

Una fase de Formulación, que implica un análisis detallado de la idea del


proyecto: (objetivos, resultados, medios, actividades, etc.), un análisis de las
prioridades y potencialidades del proyecto, un análisis de los elementos
transversales (Género, Infancia, Medio ambiente), una elaboración de un
presupuesto riguroso del proyecto, con la máxima incorporación de los
recursos humanos y materiales locales, una delimitación de las funciones a
desempeñar dentro del proyecto.

Una fase de Financiación, que contempla una determinación creíble y


ajustada de los costes del proyecto, una determinación creíble y ajustada del
aporte local sin el cual no habría proyecto de desarrollo, una información veraz
sobre viabilidad, tanto técnica, económica, sociocultural y ambiental.

Una fase de Ejecución, que contempla el respeto de un cronograma, el


cumplimiento de las funciones establecidas en la formulación y una rápida
capacidad de identificación de dificultades en el desarrollo del proyecto y
agilidad en las soluciones.

Una fase de Evaluación, que mire el Balance de realizaciones e informe sobre


los distintos impactos del proyecto.

50
BIBLIOGRAFÍA

ALBURQUERQUE, F. (1991). Cooperación para el desarrollo. Agencia


Española de Cooperación Internacional-CEDAL: Madrid.

ALONSO, J.A. y MOSLEY, P. (Eds.) (1999).La eficacia de la cooperación


internacional al desarrollo: evaluación de la ayuda; AECID, ICEI, UIMP y
Civitas; Madrid.

CALABUIG C. y GÓMEZ-TORRES M. (coords.) (2010).La cooperación


internacional para el desarrollo; Cuadernos de Cooperación para el Desarrollo
Núm. 1; UPV; Valencia.

COMISIÓN MUNDIAL PARA EL DESARROLLO Y EL MEDIO AMBIENTE


(1987).Our common future; Oxford University Press; Oxford.

CONGDE (2012).Detección de necesidades de formación en el sector de ONG;


CONGDE y Fundación Tripartita; Madrid.

GÓMEZ GALÁN, M. y SANAHUJA J. A. (1999).El sistema internacional de


cooperación al desarrollo. Una aproximación a sus actores e instrumentos;
CIDEAL; Madrid.

FUNDACION CAROLINA / CIS (2010).Barómetro 2010 América Latina y la


cooperación al desarrollo en la opinión pública española- Avance de
resultados; Madrid.

HEGOA (2000).Diccionario de Acción Humanitaria y Cooperación al Desarrollo;


Icaria y Hegoa; Barcelona.

MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES Y COOPERACIÓN


- (2009): Plan Director de la Cooperación Española 2009-2012; MAEC;
Madrid.
- (2011): Seguimiento del PACI 2010; MAEC; Madrid.

PNUD (1990).Informe sobre Desarrollo Humano 1990, Mundiprensa, Madrid.

SANTANDER, G. (2011).Introducción a la cooperación internacional para el


desarrollo. Aclaración de conceptos; Codespa; Madrid.

51
SEGIB (2007).Informe de la Cooperación en Iberoamérica; Estudios SEGIB- Nº
2; Madrid.

SEN, A. (2000).Desarrollo y Libertad, Planeta, Barcelona.

TRUEBA, I. (2006).Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD).Sistema de Naciones


Unidas; en “El fin del Hambre en 2025”, FAO;Roma.

Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo:


http://www.aecid.es

Ayuda Eficaz: http://www.ayudaeficaz.es

Comisión Europea, área de desarrollo:


http://ec.europa.eu/europeaid/index_es.htm

Comité Ayuda al Desarrollo: http://www.oecd.org/dac

Coordinadora de ONG para el desarrollo-España: http://www.congde.org

Diccionario sobre cooperación de Hegoa: http://www.dicc.hegoa.ehu.es/

Foro AOD: http://foroaod.org/

Fundación Carolina: http://www.fundacioncarolina.es

Fundación Intl. y para Iberoamérica de Admón. y Políticas Públicas:


http://www.fiiapp.org/

Instituto Universitario de Desarrollo y Cooperación:


http://www.ucm.es/info/IUDC/

Instituto Complutense de Estudios Internacionales: http://www.ucm.es/info/icei/

Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo: http://www.undp.org

Real Instituto Elcano: http://www.realinstitutoelcano.org

Unión Europea, política de desarrollo: http://europa.eu/pol/dev/index_es.htm

52