Está en la página 1de 1

Noticia

Estoy aquí, en el centro de Cafarajípera, donde hay un caos total debido a la gente, que
desesperada, busca todos los medios posibles para conseguir comida, abrigo y refugio, luego
de que la situación que se viene sucediendo hace ya más de dos meses, se volviera casi
insostenible.

Por si lo olvidaron, les recuerdo que falta un par de semanas para que ya sean tres meses
desde que se desató la tragedia más extraña y terrible del último tiempo, con la cual la
población entera de esta ciudad, de manera progresiva se viera sumida en una ceguera blanca
sin precedentes ni explicación alguna.

Los ciudadanos arguyen que el conflicto llegó a estos extremos sólo comparables con el
vandalismo, debido a que el gobierno no se ha hecho cargo del asunto como debiera. Y, en
cierto modo, tienen razón, ya que los esfuerzos de las autoridades, en vez de agotarse en el
intento de solucionar el problema actual, se han enfocado en prevenir lo que vendría siendo la
futura tragedia política que éste raro fenómeno acarrearía en un largo plazo.

La absurda actitud del gobierno se respalda en la observación que hizo la ministra de cultura
María Chucena en una de las primeras reuniones cuando recién comenzó la catástrofe. Dicha
observación hacía referencia a la similitud que tenía el extraño suceso, con el evento narrado
por el premio nobel de literatura, José Saramago, en su novela Ensayo sobre la ceguera. El
diputado Roque señaló al respecto que, según los resúmenes que se había leído de este libro y
del que le sigue, al gobierno no le preocupaba este evento, ya que, como todo se venía dando
del mismo modo que en el libro, confiaban en que acabaría igual, es decir, con la ciudad
sanándose tan súbitamente como se enfermó. Por lo mismo, dijo el diputado, sería absurdo en
innecesario gastar las energías y los fondos en un problema que ya tiene solución, cuando se
viene a largo plazo una tragedia peor que, en definitiva, sería una amenaza total para la salud
del sistema y la política. Es por eso que todos los esfuerzos por detener la plaga se han
desplazado al intento de prevenir el suceso futuro, con minuciosos estudios sociológicos que
analicen y desmenucen muy cuidadosamente el comportamiento de los ciudadanos de esta
localidad durante las elecciones de los últimos años.

Así es como Saramago se ha vuelto una especie de Nostradamus, no quiero ni pensar qué
sucederá si luego en las excavaciones para la ampliación de un centro comercial hicieran un
hallazgo arqueológico relacionable con La caverna. Y mejor me retiro, Isabel, no vaya a ser que
con tanto tiempo de exposición vaya a contagiarme de esta ce… No veo.