Está en la página 1de 2

21 Laguna de Las Carrizas (León)

Atrapada en la incertidumbre
rina (Natrix maura) o la culebra
de collar (Natrix natrix).
Por otra parte, la comuni-
dad de aves reproductoras está
integrada por, al menos, cua-
renta y dos especies. Entre las
aves dependientes de la laguna
pueden citarse: el azulón (Anas
platyrhynchos), la gallineta co-
mún (Gallinula chloropus), el
ruiseñor Bastardo (Cettia cetti), el
carricero común (Acrocephalus
scirpaceus) y el buitrón (Cisticola
juncidis).
A las que habría que añadir
una nutrida representación de
especies dependientes del bos-
quete de ribera que rodea al hu-
Conocer para defender

medal, entre otras y por citar sólo


algunas: autillo, pito real, pájaro
moscón, agateador común, cho-
chín, mirlo, zorzal común, peti-
rrojo, ruiseñor común, zarcero co-
1 mún, curruca capirotada, curruca

E
mosquitera, mosquitero ibérico,
n el alfoz de la ciudad de Antonio (Epilobium hirsutum), la (Euonymus europaeus). Rosales jilguero, verdecillo, verderón, pin-
León existe un humedal lisimaquia común (Lysimachia silvestres, majuelos, zarzamoras o zón vulgar y escribano soteño.
conocido como laguna vulgaris), la salicaria (Lythrum brunos, entre otras especies, en- Además, la laguna y su entorno
de las Carrizas localiza- salicaria) o el lirio amarillo (Iris riquecen este ecosistema, en lo son utilizados como comedero
do en la vega fluvial del pseudacorus). Rodeando al que representa el elemento vivo por aves urbanas diversas.
Río Bernesga. La presencia de carrizal una barrera natural de de los lindes de unos prados que Especial mención merece la
esta laguna, muy próxima a la especies arbóreas y arbustivas en torno a la Presa del Bernesga abundancia y diversidad de odo-
llamada presa del Bernesga o del ha actuado como elemento de forman en conjunto un corredor natos (libélulas y caballitos del
Infantado, da nombre al paraje protección, proporcionando al biológico de gran valor. diablo), constituyendo laguna y
(El Carrizal) y, a su vez, al barrio mismo tiempo refugio y alimento El humedal se caracteriza por presa zonas privilegiadas para su
(Las Carrizas) perteneciente ya al a numerosas especies de fauna ser un lugar extraordinario de re- observación durante los meses
Ayuntamiento de San Andrés del vertebrada e invertebrada. producción de anfibios, con pre- de verano.
Rabanedo. La biodiversidad se ve favore- sencia de especies como el tritón
Nos encontramos ante un cida por el buen estado de con- jaspeado (Triturus marmoratus), La amenaza
extenso espadañal de unos servación del soto fluvial que el sapo común (Bufo bufo), el de la urbanización
sesenta mil metros cuadrados la rodea: sauces (Salix atroci- sapo corredor (Bufo calamita), Una imparable periurbanización
donde junto a las eneas (Typha nerea, S. fragilis, S. salviifolia), el sapo de espuelas (Pelobates está provocando el cuarteo y la
latifolia) abundan cárices (Carex chopos (Populus nigra), negril- cultripes), el sapillo pintojo ibé- desestructuración de los espa-
spp.), juncos (Juncus spp.) y otras llos (Ulmus minor) y alisos (Al- rico (Discoglossus galganoi), el cios naturales situados en el área
herbáceas propias de prados en- nus glutinosa) se ven acompa- sapo partero común (Alytes obs- metropolitana de León. La brutal
charcados como la hierba de San ñados por una gran diversidad tetricans), la rana común (Rana presión urbanística ha conducido
de arbustos como el aligustre perezi) y la ranita de San Antón a que en el Plan General de Orde-
Texto: Andrés Martínez (Ligustrum vulgare), el cornejo (Hyla arborea). Destaca igual- nación Urbana del Ayuntamiento
García, Ecologistas (Cornus sanguinea), el mundillo mente la presencia de culebras de San Andrés, limítrofe al de la
en Acción de León (Viburnum opulus) o el bonetero acuáticas como la culebra vipe- capital, la laguna de Las Carrizas

58 Ecologista, nº 64, primavera 2010


pase ahora a ser clasificada como suelo turismo ornitológico, etc. razón por la cual
urbanizable dentro de un sector global- podría ser objeto de ayudas europeas para
mente residencial. Evidentemente los su conservación y utilización ambiental.
valores naturales de esta laguna, acredi- Por lo que se refiere a las medidas de
tados con varios informes científicos, son restauración ambiental a adoptar, la la-
incompatibles con la calificación de suelo guna no requiere de grandes actuaciones
urbanizable, aun dentro de la categoría de y sólo con la mejora del nivel hídrico se
Sistema General de Espacios Libres (zonas conseguiría aumentar ya notablemente la
verdes donde se admiten construcciones presencia de aves. En cuanto a la Presa del
diversas, equipamientos, mobiliario urba- Bernesga, un proyecto de recuperación
no, incluso aparcamientos). Este humedal de la misma (sobre todo en lo relativo a la
no puede quedar reducido –en el mejor calidad de las aguas) podría convertirla,
de los casos– a un simple parque, sino junto al soto que la rodea, en un activo no 2
que es exigible el máximo respeto a su sólo ambiental sino también cultural, ha-
integridad y naturalidad. bida cuenta de la presencia a lo largo de su
La amenaza se extiende igualmente al recorrido de antiguos molinos harineros.
mosaico de prados y sebes que la rodean. Pero para ello el requisito principal es
Pese a que una concepción moderna de que laguna, presa y soto sean protegidos
la ordenación del territorio y de la planifi- de la urbanización mediante su clasifica-
cación urbana exigiría mantener las vegas ción en el Plan General de Ordenación
fluviales en el alfoz de las ciudades como Urbana como suelo rústico de protección
elementos naturales de sutura entre los natural.
diferentes núcleos urbanos, la realidad, Se ha solicitado igualmente a la Direc-
en cambio, es que cada vez se clasifica ción General de Medio Natural de la Con-
como urbanizable más superficie de las sejería de Medio Ambiente de la Junta de
mismas, con las consecuencias que esto Castilla y León la inclusión de este hume-
tiene en términos de destrucción de suelo dal en el Catálogo de Zonas Húmedas de 3
fértil y desaparición de estos valiosísimos Interés Especial (Decreto 194/1994, de 25
ecosistemas. de agosto), catálogo pendiente de revisar
Es conocida la importancia que para los y cuya última ampliación con la incorpora-
anfibios tienen los pequeños humedales ción de nuevas zonas húmedas se realizó
de carácter temporal: presas, albercas en el año 2001. La inclusión supondría
para el riego, prados inundables, huertos automáticamente su consideración como
periurbanos, etc. Se trata de hábitats frá- suelo rústico de protección natural.
giles con un alto valor ecológico, máxime Alternativamente, podría acudirse a
teniendo en cuenta que muchas especies otras formas de protección como puede
podrían acercarse a la extinción tras pro- ser la de zona natural de esparcimiento,
longados periodos de sequía. La urba- figura esta utilizada para otros espacios pe-
nización en la periferia de las ciudades riurbanos similares, pero siempre bajo las
es una importante causa de pérdida de premisas de respeto máximo a la naturali- 4
hábitat para los anfibios por lo que sería dad del espacio y mínima intervención.
necesaria una planificación urbanística El tiempo nos dirá el futuro que aguar- 1. Imagen panorámica del espadañal.
y ambiental adecuada que permitiera da a esta laguna. La ausencia de una 2. Bonetero (Euonymus europaeus) en el soto
seguir conservando estos hábitat clave y verdadera voluntad de conservar, pero fluvial.
su interconexión. también una manifiesta falta de instru- 3. Sapo común (Bufo bufo).
Por otra parte, muchas especies de mentos adecuados de regulación y control 4. Lisimaquia común (Lysimachia vulgaris).
Fotos 1 a 4: Autor.
aves, como el autillo o el ruiseñor común, ambiental, en particular una evaluación
5. Carricero común (Acrocephalus scirpaceus),
se están viendo afectadas por el deterioro ambiental estratégica incapaz de tener
una de las aves que se reproducen en la laguna.
de estos pequeños sotos fluviales debido verdadera incidencia en la planificación
a la progresiva desaparición de viejas urbanística, está conduciendo al deterioro
paleras y sebes. medioambiental de nuestras ciudades.
El caso es paradigmático dentro de una Paradójicamente, lo que es una progre-
tendencia general que pone sobre la mesa siva condena medioambiental se presenta
la amenaza que supone la urbanización en cambio por parte de los ayuntamientos
tanto para humedales como para sotos y implicados como un ejemplo de “desa-
bosquetes de galería. rrollo urbano sostenible”, expresión esta
que se repite una y otra vez de forma
La necesidad de su conservación ritual en los Planes Generales. Convendría
Debe destacarse que nos encontramos sin embargo no llamarse a engaño: se
ante un espacio natural periurbano al que trata tan sólo de un ejercicio de retórica
es posible atribuir junto a los valores clási- legitimadora para permitir, con todos los
cos de conservación de la biodiversidad, parabienes, que se sigan destruyendo
valores añadidos de alta rentabilidad so- más y más estos modestos pero valiosos
cial: recurso para la educación ambiental, espacios naturales. 5

Ecologista, nº 64, primavera 2010 59