Está en la página 1de 19

Ulaca.

Oppidum de Ulaca (Solosancho. Ávila)

Tras nuestras visita al castro de Las Cogotas nos dirigimos a visitar el que quizá sea el castro más conocido
del mundo vetón: Ulaca.

Este oppidum de 60 ha se localiza a 23 km de la ciudad de Ávila. Se sitúa en las estribaciones


septentrionales del macizo de Gredos, en el arranque de la Sierra de la Paramera, y con una situación
estratégica sobre el Valle de Amblés.

En la localidad de Villaviciosa de la Sierra, población de refrencia para la visita, se conserva un verraco 1


procedente de las inmediaciones del castro, situado frente al pequeño castillo del siglo XV que lleva el
nombre de la localidad.

Desde sus murallas se tienen unas vistas espectaculares de la Sierra de la Paramera, en cuyas estribaciones
este emplazamiento vivió su máximo apogeo a finales de la Edad del Hierro (siglos III-I a. C). Su
abandono se produjo, como en el caso de muchos otros emplazamientos de las poblaciones prerromanas,
durante el proceso de conquista de Hispania por Roma. Lo más probable es que su población fuera obligada
a abandonar el oppidum para trasladarse a las zonas llanas, práctica habitual de los romanos con las
poblaciónes indígenas para su mejor control, y poder evitar rebeliones.

En las inmediaciones de Ulaca se han localizado tres verracos. Estas esculturas zoomorfas (seguramente
con finalidad protectora o de demarcación del territorio) son las expresiones más características del pueblo
vetón, por lo que también es conocido como cultura de los verracos.

Verraco. Villaviciosa de la Sierra

Ulaca tiene interés no sólo por los restos arqueológicos, sino también por su privilegiada situación. Situado
a una altitud de 1500 metros ocupa un lugar visible y de dominación del territorio circundante, además de
ofrecer una buena defensa.
2
Sierra de la Paramera

Para acceder al castro hay que dirigirse a las afueras del pueblo, por una pista en buen estado. Tras unos 500
metros se localiza el cartel informativo que indica el inicio del sendero de acceso a los restos. Tendremos
que enfrentarnos a un kilómetro de camino empinado por un sendero bien señalizado. Durante el ligero
ascenso podemos disfrutar de la excelentes vistas de la Sierra de la Paramera y el Valle de Amblés, lo que
nos dará una idea de la situación estratégica del oppidum de Ulaca.

En este magnífico yacimiento podremos acercarnos a varias estructuras que nos permitirán hacernos una
idea de la vida en el oppidum:

 Sistema defensivo: muralla, torres y accesos.


 Altar de los sacrificios o santuario.
 Sauna.
 Viviendas.
 Canteras.

Acceso y muralla noroeste

Los primeros restos que localizamos son las potentes fortificaciones artificiales. Las murallas de granito
rodean el cerro con un perímetro de 3.000 metros y un espesor que llega hasta los 2 metros. Se adapta a la
morfología del terreno aprovechando las afloraciones graníticas como defensas naturales e interrumpiendo el
trazado en los puntos en los que no es necesaria una defensa adicional.

La muralla dispuso de varios accesos, los mejor conservados son las puertas noreste y noroeste. Por esta
última accedemos al oppidum. En este sector encontramos una triple defensa. Un primer lienzo más
deteriorado al que se llega por un camino aparentemente enlosado.
3
Primer lienzo. Camino de acceso

En este punto localizamos un panel informativo, los encontraremos a lo largo del recorrido lo que facilita la
visita, en el que se hace referencia un posible lugar de culto en las inmediaciones de un gran bloque de
granito conocido como Gran peña caballera.

Gran peña caballera. Zona norte. Ulaca

En pocos metros llegamos a una segunda estructura defensiva, en este caso restaurada. La tercera línea
defensiva, la muralla propiamente dicha, tiene forma de embudo, de manera que entre la segunda y tercera
línea defensiva se delimitaba un gran espacio pensado para "encerrar" a los posibles enemigos y poder
acosarlos.

Sengunda línea defensiva. Acceso noroeste. Ulaca


El acceso noroeste se encuentra escoltado por potentes torres que flanquean el paso hacia el interior del
oppidum.

Acceso noroeste. Ulaca

Zona de hábitat. Viviendas

Por fin nos encontramos dentro de la zona de hábitat. Ahora podemos hacernos una primera idea de las
dimensiones del emplazamiento. En el oppidum se diferencian dos zonas, una en la parte más elevada, a
modo de acrópolis, donde se localizan las viviendas de mayor calidad; y una segunda en la zona más baja.

Se han localizado dentro del recinto unas 250 viviendas cuyas dimensiones oscilan entre los 50 y los 250
m2, todas ellas de planta ractangular. Los cálculos estiman una población aproximada de 1.500 habitantes.

A lo largo de la visita se pueden localizar gran cantidad de estas estructuras delimitadas por los bien
conservado zócalos de piedra. Solamente dos de estas viviendas han sido excavadas y restauradas (situadas
junto a una de las canteras).

Vivienda restaurada
5
Viviendas adosadas

Restos de vivienda

Altar de los sacrificios

Siguiendo el recorrido marcado uno de los primeros lugares que vemos es también uno de los más
espectaculares y conocidos: el conocido como altar de los sacrificios o santuario, uno de los res edificios
públicos localizados en el yacimiento.

Altar de los sacrificios. Ulaca


6
Altar de los sacrificios. Ulaca

Es un pequeño recinto parcialmente excavado en la roca que se compone de dos parte. La primera es un
recinto excavado en la roca. La segunda es una peña de granito en la que se puede ver, en su lado norte, una
doble escalera tallada que dan acceso a una pequeña plataforma superior con varias cavidades excavadas y
comunicadas entre sí. Se ha interpretado como un lugar de realización de sacrificios, tanto de animales como
humanos (documentados en las fuentes clásicas, como un testimonio del historiador romano Plutarco).

Recinto excavado. Altar de los sacrificio

Doble escalera y cavidades. Altar de los sacrificios


Sauna

Nuestra visita nos lleva al segundo edificio público del recinto: la sauna (también conocido como "la
fragua"). Se trata de una construcción semihipogea excavada en roca de planta rectangular. Se ha
interpretado como una sauna ritual, asociada a ritos de iniciación de cofradías de jóvenes guerreros (estos
ritos fueron documentados por Estrabón entre los lusitanos).

En la estructura se pueden apreciar tres partes bien diferenciadas: un horno para el fuego, con una abertura
en forma de arco de medio punto; una cámara con dos asientos para recibir los baños de vapor; y una
antecámara.

Horno. Sauna ritual. Ulaca

Antecámara. Sauna ritual. Ulaca


Sauna ritual. Ulaca

La interpretación realizada de esta construcción se basa en algunos paralelismos con estructuras similares de
la cultura castreña del Noroeste peninsular (las conocidas como pedras fermosas), pero es una
interpretación discutida.

Canteras

Si seguimos el itinerario marcado llegaremos a las viviendas reconstruidas. En sus inmediaciones se


localiza una de las numerosas canteras existentes dentro del oppidum. Se interpreta que los bloques
extraídos de esta cantera eran utilizados para la construcción de las viviendas cercanas.

En esta cantera podemos distinguir de manera sorprendentemente clara las diferentes fases de extracción de 8
los bloques de granito. Hay bloques esbozados mediante "cuñeras" a intervalos regulares y en línea recta.

Bloque esbozado con "cuñeras". Cantera. Ulaca

También se pueden observar grandes bloques separados de la roca pero sin trocear. Y, por último, se
distinguen, bloques terminados, pero no transportados. Dado que se puede hacer un seguimiento de toda al
cadena de extracción y trabajos posteriores, se puede afirmar que todo el trabajo se realizaba in situ.

Bloques sin trocear. Cantera. Ulaca


9
Bloques sin transportar. Cantera. Ulaca

Muralla sur

A partir de este punto el sendero se vuelve confuso. Nos dirigimos hacia la parte alta del cerro para
contemplar la panorámica y disfrutar del entorno. Durante el ascenso numerosos amontonamientos de
bloques nos indican la localización de las numerosas viviendas que inundan las zonas más protegidas.

En el punto más elevado, a 1500 metros de altitud, las vistas son magníficas. La Sierra de la Paramera
dibuja el horizonte hacia el sur. Y el viento azota con fuerza el granito.

Zona alta del Cerro de Ulaca

Recorremos con detenimiento cada rincón. Buscamos la muralla sur, pero el sendero no está muy marcado.
Parece que este punto, el más alejado respecto del acceso noroeste, no es tan visitado. Por fin, desde el punto
más elevado, vemos el trazado de la muralla.

La vertiente sur incialmente carecía de muralla ya que debido a sus condiciones, fuerte pendiente hacia el
río Picuezo, la hacía innecesaria. Pero en algún momento, seguramente por una aumento de la inestabilidad
en la zona, se hizo necesario potenciar las defensas del oppidum. La muralla sur no llegó a finalizarse.
Estaba puesta una primera hilada e incluso hay bloques preparados para ser colocados, pero se interrumpió
su construcción de manera abrupta.
10
Muralla sur, Ulaca

Muralla sur, Ulaca

A pocos metros se localizan una cantera donde se puede observar el trabajo de extracción en diferentes
fases y cuyos bloques de granito, con toda probabilidad, eran utilizados para la construcción de la muralla
sur, dada su proximidad.

Cantera junto a la muralla sur. Ulaca


Torreón

Descendemos ahora hacia la vaguada que se abre hacia el noreste. Desde la altura a la que nos encontramos
se percibe un gran derrumbe que nos indica la situación del tercer. y último, edificio público: el torreón.

11

Derrumbe del torreón. Ulaca

Se trata de un edificio de grandes dimensiones en planta e importante altura, si nos atenemos al derrumbe
existente, construido en la parte alta del castro, en el límite entre la acrópolis y la zona más baja. Su
construcción se realizó con grandes sillares cuadrados y rectangulares.

Sillares del torreón. Ulaca

Aunque su función no esta clara, sus grandes dimensiones hacen pensar en una función relacionada con las
élites del opiddum, ya sea esta pública o privada.

Acceso y muralla noreste

Terminamos nuestro intenso recorrido abandonando el yacimiento por el acceso noreste. Esta acceso, bien
conservado, presenta una puerta de esviaje, es decir, dos tramos de muralla que adoptan posición paralela.
12
Acceso noreste. Ulaca

Este acceso daba paso a un camino enlosado, recorrido en parte por el sendero de regreso al punto de inicio,
y que daba acceso a las tierras del valle para su cultivo.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
INFORMACIÓN ADICIONAL:

 Antes de visitar el yacimiento es aconsejable hacer una breve visita al Centro de interpretación de
la cultura Vettona.
 También hay algo de material procedente de este yacimiento en el Museo de Ávila.
 Castilla y León tiene una página web donde se hace un inventario de los yacimientos arqueológicos
existentes en la comunidad.
 Hay disponible una Guía del castro de Ulaca (pdf, 1,58 Mb)

BIBLIOGRAFÍA:

 FABIÁN GARCÍA, J.FRANCISCO. Ruta de los castros vettones de Ávila y su entorno.


 RODRÍGUEZ-HERNÁNDEZ, JESÚS. 2012. Los procesos técnicos de la cantería durante la
Segunda Edad del Hierro en el occidente de la Meseta. Zephyrus: Revista de prehistoria y
arqueología. 70, PP. 113-130.
 ALMAGRO-GORNEA, MARTÍN; ÁLVAREZ-SANCHÍS, JESÚS. 1993. La 'sauna' de Ulaca:
saunas y baños iniciáticos en el mundo céltico. Cuadernos de arqueología de la Universidad de
Navarra. 1, PP. 177-254.

http://arkeologica.blogspot.com/2017/02/oppidum-de-ulaca-solosancho-avila.html
https://www.prehistoriadelsur.com/2014/07/santuario-de-panoias.html

13

Santuario de Panóias
Publicado 3 enero, 2017 | Por Pascual

El Santuário de Panóias, también llamado Fragas de Panóias, se localiza en Vale de Nogueiras, en el


concejo de Vila Real, Portugal. Está a algunos kilómetros de la ciudad. Su construcción se remonta a finales

del siglo II-principios del siglo III d. C.


El Santuario de Panoias en la región de Vila Real está situado en el interior del noreste de Portugal y se
encuentra a una altitud promedio de 460 metros, 85 kilómetros al este del océan

14

o Atlántico.

El origen de Vila Real se pierde en el tiempo, pero sabemos que el área ya estaba habitada en el Paleolítico.

Santuario de Panóias, situado en los alrededores de Vila Real, es uno de los casos más enigmáticos de la
arqueología portuguesa.

Existen evidencias de los asentamientos celta Ibérica y romana (pagano Santuario de Panóias).

Durante las invasiones bárbaras y árabes fue abandonada la región. En el siglo XII los pueblos poco a poco
comenzaron a establecerse, pero fue sólo en 1289 el rey D. Dinis presentó la ciudad con su carta.

Distribución

El santuario es un recinto donde se encuentran tres grandes rocas, donde fueron abiertas varias cavidades de
varios tamaños, en las que también se construyeron escaleras de acceso. En la roca situada en la entrada del
recinto fueron gravadas varias inscripciones – tres en latín y una en griego, describiendo el ritual celebrado,
los dioses a quienes era dedicado y quien dedicaba – , una de ellas fue destruida el siglo pasado, pero fue
reconstituida a partir de lecturas y registros anteriores.

Inscripciones
La inscripción desaparecida, en latín, estaba 6/7 metros al Este de la segunda inscripción, al lado derecho del
camino por donde se entraba al área sagrada. El texto estaría orientado para la roca situada en la entrada del
recinto y dice lo siguiente:

DIIS (loci) HVIVS HOSTIAE QVAE CA / DVNT HIC INMOLATVR / EXTRA INTRA QVADRATA
/ CONTRA CREMANTVR / SANGVIS LACICVLIS IVXTA / SVPERE FVNDITVR

15

“A los Dioses y Diosas de este recinto sagrado. Las víctimas se sacrifican, y se matan en este lugar. Las
vísceras se queman en las cavidades cuadradas en frente. La sangre se vierte aquí al lado para las pequeñas
cavidades. Lo estableció Gaius C. Calpurnius Rufinus, miembro del orden senatorial.”

Para la roca de la entrada, se sube por unos escalones, y antes de subir, a la izquierda, se encuentra la segunda
inscripción:

DIIS CVM AEDE / ET LACV M. QVI / VOTO MISCETVR / G(neus) C(aius) CALP(urnius) RUFI /
NVS V(ir) C(larissimus)

(la primera traducción es de António Rodríguez Colmenero, y la segunda de Geza Alföldy)

“A los dioses, con la aedes y el estanque, el pasaje subterráneo, que se junta por voto.”

“G. C. Calpurnius Rufinus consagró dentro del templo (templo entendido como recinto sagrado), una aedes,
un santuario, dedicado a los Dioses Severos.”

Quedan los vestigios de uno de los pequeños templos existentes en el recinto. Subiendo las escaleras y pasando
al otro lado de la roca, se encuentra la tercera inscripción:
DIIS DEABVSQVE AE / TERNVM LACVM OMNI / BVSQVE NVMINIBVS / ET LAPITEARVM
CVM HOC TEMPLO SACRAVIT / G(neus) C(aius) CALP(urnius) RVFINVS V(ir) C(larissimus) / IN

16

QVO HOSTIAE VOTO CREMANTVR

“A todos los dioses y diosas, a todas las divinidades, especialmente a las de los Lapiteas, dedico este estanque
eterno, con este templo, Gaius c. Calpurnius Rufinus, varón es

clarecido, en el que se quemam víctimas por voto.”

“A los Dioses y Diosas y también a todas las divinidades de los Lapitaes, Gaius C. Calpurnius Rufinus,
miembro del orden senatorial, consagró con este recinto sagrado para siempre una cavidad, en la cual se
quemam las víctimas siguiendo el rito.”

Esta inscripción revela que el recinto está dedicado no sólo a los Dioses Severos sino también a los dioses de
los Lapitae, dioses de la comunidad indígena que existiría en la región. Delante tenemos la cuarta inscripción
(en griego):

Y’l’ICTw CEPA PIDI CYN KANqA Pw KAY MYCTOPIOIC C. C. CALP. RVFINVS V|C.

“El esclarecido varón Caio Calpúrnio Rufino, hijo de Caio, consagró, junto con un estanque y los misterios,
(un templo) al más alto dios Serápis.”
“Al altísimo Serápis, con el Destino y los Misterios, G. C. Calpurnius Rufinus, claríssimo.”

El senador consagró el recinto sagrado a la divinidad principal de los dioses del Infierno, el Altísimo Serápis,
incluyendo una gastra y misterios. Gastra, una cavidad redonda, se encuentra inmediatamente detrás de la
inscripción. Su función en el ritual sería la de asar la carne de la víctima, que era consumida en el lugar, en
frente del nombre de la divinidad. La quinta inscripción indica el acto final:

DIIS SE(veris) MAN(ibus) DIIS IRA(tis) / DIIS DEABVSQVE (loca) / TIS (hic sacravit lacum et) /
AEDEM (Gneus Caius Ca) LP (urnius Ru) FINVS (Clarissimus Vir)

“A los dioses infernales airados que aquí viven, (dedicó) Gaius c. Calpurnius Rufinus, varón esclarecido.”

“A los dioses, G. C. Calpurnius Rufinus, claríssimo, con este (templo) ofrece también una cavidad para que 17
se proceda a la mezcla.”

En este sitio, el iniciado se purificaba con sangre, manteca y aceite con lo que se había ensuciado.

Descripción del lugar

Esta interpretación sobre Panóias es de Geza Alföldy. Con base en sus estudios, podemos hoy decir que
tuvimos en el lugar un ritual de iniciación con un orden y un itinerario muy precisos – la matanza de las
víctimas, siempre animales y nunca humanas, el sacrificio de sangre, la incineración de las víctimas, el
consumo de la carne, la revelación del nombre de la autoridad máxima de los infiernos, y por fin la
purificación. En la segunda roca del recinto la iniciación se repetía en un grado más elevado, y en la tercera
roca, la más elevada, había un pequeño templo, donde ocurría el acto principal de inicición – la muerte ritual,
el entierro y la resurrección.

Hoy en cualquiera de las tres rocas tenemos vestigios de los pequeños templos que eran parte integrante del
recinto. Quedan también las diferentes cavidades rectangulares que servían para quemar las vísceras, una
cavidad redonda – gastra, para asar la carne, y todavía otra donde se procedía a la limpieza de la sangre,
manteca y aceite. Otras cavidades estaban relacionadas con los pequeños templos existentes, y se destinaban
a guardar los instrumentos sagrados usados en los rituales.

Existen por tanto en Panóias testimonios de un rito de iniciación de los misterios de las divinidades infernales.
Las prescripciones se identifican como partes de una ley sagrada, pero aplicadas a un lugar concreto y preciso.
La elección de este lugar no fue hecha por casualidad, sino como fruto de criterios específicos y previamente
establecidos. La topografía del lugar desempeñó aquí un importante papel.

18

El ritual

La primera piedra contiene las escaleras, y al lado, el “lacus” y el “laciculus”. Es visible el rebaje hecho en la
roca granítica, para construir un templo, y dentro del mismo, abiertos a pico, los “lavacra” purificatorios donde
los “mystae” se limpiaban antes de ofrecer las víctimas, o los depósitos donde los sacerdotes guardaban los
instrumentos de sacrificio.

En la segunda piedra existe un orificio que serviría para un poste de hierro o de bronce, apoyado en dos
puntales, donde se ataban los animales a sacrificar, que venían adornados con guirnaldas. Los sacerdotes, con
vestiduras blancas y coronas hechas de ramas de laurel/roble/acebo/hiedra/parra, conforme al dios al que se
destinaba el sacrificio, traían en las manos la patena, una especie de platos redondos de metal. Después, venían
los “victimarii”, armados del “securis”, hachita utilizada para el descuartizamiento de las víctimas.

Cuando todo estaba preparado, un heraldo imponía silencio y los profanos abandonaban el lugar sagrado. Los
sacerdotes rociaban a la víctima con la “mola”. Los presentes bebían un poco de vino, con el que también
hacían la libación derramando un poco en la cabeza del animal. Se encendía el fuego en el respectivo “lacus”
y se quemaba el incienso. Ahí, los “Popae”, desnudos de la cintura para arriba, conducían la víctima al altar,
donde era herida de muerte con un hacha por los “Cultrarii”, que le cortaban el cuello. La sangre era recogida
en la “patera” y derramada en los “laciculi”. La víctima era colocada en la mesa “anclabris”, desollada y
descuartizada. De acuerdo con un epígrafe hace décadas destruido, se quemaban las vísceras de la víctima en
honor de los dioses y el resto de la carne era asada y comida por los presentes, en confraternización con las

19

divinidades.

En esta piedra es visible también un conjunto de “lavacra” (los referidos estanques purificatorios), así como
los cimientos de un segundo templo, cuyos sillares se encuentra en las actuales paredes de las casas de la aldea
vecina, principalmente en el suelo de la iglesia.

Un poco más al norte, en la dirección que seguimos, nos encontramos con un lacus, donde se ven las ranuras
que sostenían las barras de hierro que soportaban la parrilla donde era asada la carne de las víctimas, y el
laciculus, donde se derramaba la sangre.

Cerca de veinte metros, del lado de levante, se conservan todavía, en una pequeña roca, los restos de un altar
pre-romano constituido por diversas covachas unidas entre sí por surcos, donde los Lapiteas llevarían a cabo
el culto a sus dioses, como a Reva Marandiguius, divinidad que vivía en las alturas del Marão, e,
hipotéticamente, a las serpientes y a los jabalíes. Siguiendo en dirección norte, por una escalera excavada en
la roca, se da con otro altar de los Lapiteas, constituido por covacha y surco.

Publicado en Otros | Etiquetado Antigüedad, Construcción, M