Está en la página 1de 4

Cuando el Barco se Dirige a la Tormenta

Publicado: 10 noviembre, 2013 en Sermones - Bosquejos, Uncategorized


1
Cuando el Barco se Dirige a la Tormenta

Como pasaron muchos días sin que aparecieran ni el sol ni las estrellas, y la
tempestad seguía arreciando, perdimos al fin toda esperanza de salvarnos.
Llevábamos ya mucho tiempo sin comer, así que Pablo se puso en medio de todos
y dijo: «Señores, debían haber seguido mi consejo y no haber zarpado de Creta;
así se habrían ahorrado este perjuicio y esta pérdida. Pero ahora los exhorto a
cobrar ánimo, porque ninguno de ustedes perderá la vida; sólo se perderá el
barco. Anoche se me apareció un ángel del Dios a quien pertenezco y a quien
sirvo, y me dijo: “No tengas miedo, Pablo. Tienes que comparecer ante el
emperador; y Dios te ha concedido la vida de todos los que navegan contigo.” Así
que ¡ánimo, señores! Confío en Dios que sucederá tal y como se me dijo. Sin
embargo, tenemos que encallar en alguna isla.» (Hechos 27:20-26 NVI)

I. INTRODUCCIÓN

El Apóstol Pablo se dirigía hacia Roma, pero esta jornada la haría como un
prisionero. Pablo sabía que el viaje que le esperaba no era uno fácil, se acercaba el
invierno, y los barcos no navegaban en este tiempo. A pesar de su consejo de
permanecer en el lugar donde se encontraban, el Centurión decidió continuar su
viaje. El viaje se convirtió en uno sumamente peligroso a causa de los fuertes
vientos huracanados que enfrentaron casi de inmediato.

En la vida uno a menudo enfrenta vientos de tormenta, fuertes y dominantes. Pero


aquí comparto 6 elementos importantes para cuando uno esta enfrentando una
tormenta en nuestras vidas.
II. CUERPO

1. CUANDO TOMAS DECISIONES SIN CONSIDERAR EL BUEN CONSEJO, EL


PRINCIPIO SIEMPRE SERÁ BONITO. PERO CASI DE INMEDIATO ENFRENTARAS
LOS VIENTOS AZOTANDO TU VIDA PARA HACERTE DESVIAR O HUNDIRTE.

Cuando comenzó a soplar un viento suave del sur, creyeron que podían conseguir
lo que querían, así que levaron anclas y navegaron junto a la costa de Creta. Poco
después se nos vino encima un viento huracanado, llamado Nordeste, que venía
desde la isla. (Hechos 27:13, 14 NVI)

El viento suave proviene de Satanás. Siempre tratara de engañarnos para


hacernos creer que la desicion que tomamos era la correcta. Pero si no vivimos
guiados por el Espíritu de Dios, tomaremos desiciones equivocadas que nos
llevarán a enfrentar los fuertes vientos huracanados que vendrán para desviarte de
la voluntad de Dios.

2. CUANDO ENFRENTAS LA TORMENTA, TIENES QUE ESTAR DISPUESTO A


SUFRIR UNA PÉRDIDA

Pero ahora los exhorto a cobrar ánimo, porque ninguno de ustedes perderá la
vida; sólo se perderá el barco. (Hechos 27:22 NVI)

En ocasiones hay que aprender a perder para poder ganar. Dejar ciertas cosas ir
es parte de la libertad que necesitamos para poder experimentar la Bendiciones de
Dios.

3. ALGUNAS VECES EL BARCO SE DIRIGE A LA TORMENTA POR CULPA DE


NUESTRAS PROPIAS DECISIONES
Se había perdido mucho tiempo, y era peligrosa la navegación por haber pasado
ya la fiesta del ayuno. Así que Pablo les advirtió: «Señores, veo que nuestro viaje
va a ser desastroso y que va a causar mucho perjuicio tanto para el barco y su
carga como para nuestras propias vidas.» (Hechos 27:9, 10 NVI)

Hay tormentas que enfrentamos que son auto provocadas, las malas decisiones y
ignorar el llamado de Dios para nuestras vidas provocara situaciones y eventos no
muy cómodos.

4. CUANDO EL BARCO ESTÁ EN LA TORMENTA HAY QUE RECORDAR QUE JESÚS


ESTÁ A BORDO TAMBIÉN

Anoche se me apareció un ángel del Dios a quien pertenezco y a quien sirvo, y me


dijo: “No tengas miedo, Pablo. Tienes que comparecer ante el emperador; y Dios
te ha concedido la vida de todos los que navegan contigo.” (Hechos 27:23, 24
NVI)

El Señor jamás nos a abandonado, no importa cuán grande, difícil o complicada


sea tus dificultades, Dios jamás nos dejara enfrentar las solas.

5. AÚN SI EL BARCO ES GOLPEADO EN LA TORMENTA, NO PODEMOS


ABANDONARLO.

En un intento por escapar del barco, los marineros comenzaron a bajar el bote
salvavidas al mar, con el pretexto de que iban a echar algunas anclas desde la
proa. Pero Pablo les advirtió al centurión y a los soldados: «Si ésos no se quedan
en el barco, no podrán salvarse ustedes.» Así que los soldados cortaron las
amarras del bote salvavidas y lo dejaron caer al agua. (Hechos 27:30-32 NVI)
La manera fácil de solucionar los problemas es abandonando el barco, pero sólo
los valientes permanecen y confían en el Señor, porque estos han depositado toda
su confianza en la palabra de Dios.

6. HAY QUE SER AGRADECIDO

Dicho esto, tomó pan y dio gracias a Dios delante de todos. Luego lo partió y
comenzó a comer. (Hechos 27:35 NVI)

La clave de salir victorioso de la tormenta de tu vida es estar agradecido de lo que


Dios ha hecho, esta haciendo y continuara haciendo. Sí Dios esta con nosotros,
quien contra nosotros.

III. CONCLUSIÓN:

Uno de los textos más tristes de la Biblia aparece en esta historia:

“Y no apareciendo ni sol ni estrellas por muchos días, y acosados por una


tempestad no pequeña, ya habíamos perdido toda esperanza de salvarnos”
(Hechos 27:20).

Nunca pierda la Esperanza, nunca pierdas la esperanza, el día que pierdas la


esperanza, pierdes todo lo que Dios ha prometido para ti.

También podría gustarte