Está en la página 1de 23
LA VIDA COTIDIANA EN LA PROVINCI A DE VALLADOLID DURANTE LA GUERRA CIVIL María Silvia

LA VIDA COTIDIANA EN LA PROVINCIA DE VALLADOLID DURANTE LA GUERRA CIVIL

María Silvia López Gallegos

Doctora en Historia Contemporánea. Universidad de Valladolid.

Nuestra comunicación analiza la vida cotidiana de la provincia de Valladolid durante la Guerra Civil. Desde fecha muy temprana, la provincia de Valladolid se sumo al bando nacional lo que, a raíz de la documentación hasta la fecha inédita estudiada, no evitó la violenta represión que los grupos socialistas y leales a la República sufrieron durante el conflicto a manos del bando nacional, especialmente aquellos que intentaron que el alzamiento militar fracasará, así como la dramática situación socio-económica de la provincia durante todo el conflicto.

1. El contexto socio-cultural de Valladolid durante la Guerra Civil

A la altura de la Guerra Civil, Valladolid no había experimentado grandes cambios desde principio de siglo, seguía siendo una pequeña provincia castellana esencialmente agraria. La ciudad constituía el centro cultural y económico de referencia, no sólo de la provincia vallisoletana, sino de toda Castilla la Vieja. Dionisio Ridruejo, nos describe la situación durante los primeros momentos de la guerra:

“El Valladolid del 37 no ofrecía, salvo por el relativo trastorno de su vida un aspecto

Valladolid era en 1937 una ciudad pequeña que no se

había decidido a cabalgar su río y lo mantenía al margen y a alguna distancia, aunque muy ameno de arboladas. De lo viejo quedaba bastante pero en dispersión. Piezas aisladas como la Universidad, la Antigua, San Pablo o San Gregorio, Capitanía, los colegios, la mal lograda catedral y unas cuantas casonas y pandas de soportales 1

muy diferente al del 24. (

)

Desde el punto de vista demográfico Valladolid había experimentado un ligero crecimiento desde principios de siglo, así, la población pasará en la provincia de 244.023 habitantes de hecho en 1857 a 278.561 en 1900, 301.571 en 1930 hasta los

1 Ridruejo, D., Casi unas memorias, Editorial Planeta, Barcelona, 1976., pág. 73.

332.526 de 1940 2 . Crecimiento que, por otra parte, se verá afectado por el

332.526 de 1940 2 . Crecimiento que, por otra parte, se verá afectado por el estallido

de la Guerra Civil.

GRÁFICO I: EVOLUCION DE LA POBLACION CASTELLANOLEONESA (1900-1950)

3500000

3000000

2500000

2000000

1500000

1000000

500000

0

3500000 3000000 2500000 2000000 1500000 1000000 500000 0 1900 1920 1930 1940 1950 zamora valladolid soria

1900

1920

1930

1940

1950

zamora

valladolid

soria

segovia

salamanca

palencia

leon

burgos

avila

Fuente: Informe del II Consejo Industrial de la Provincia, OSE, Valladolid, 1962

Aunque durante la Guerra Civil se destruyeron algunas carreteras e

infraestructuras, la ciudad se mantuvo en general bien comunicada contando con dos

paradas de autobuses de línea que la comunican con Zamora y los pueblos más grandes

de la provincia y por medio de las cuatro estaciones de tren: la F.C. del Norte – con líneas

a Madrid, Irún, Bilbao, Coruña, Vigo, Zamora, Salamanca y Portugal-, la llamada de Ariza

(MZA) a dicho pueblo pero también con enlaces a Zaragoza y Barcelona y las de Campo

de Bejar y San Bartolomé pertenecientes al FC económico de Valladolid a Medina de

Rioseco. También contaba con el Canal de Castilla que era utilizado por algunas fábricas

de harinas y como medio de transporte de mercancías a través de barcazas.

Entre los lugares de ocio y esparcimiento de los vallisoletanos durante la guerra

destacan el pinar, los jardines del Campo Grande, los paseos en barca por el Pisuerga y

las piscinas en la temporada estival – como las piscinas Samoa que constituía un caro

divertimento de los vallisoletanos- o, en invierno, los bulliciosos cafés y bares como el café

del Norte o el Royalty, casinos, plaza de toros, estadio municipal, campos deportivos o a

los numerosos salones de baile. Los más privilegiados podían acudir al teatro o admirar las

actuaciones de la Masa Coral de la ciudad. Pero sin duda el punto de encuentro y

diversión de la mayoría de los vallisoletanos lo constituía el cine.

2 Anuario Estadístico de España, Presidencia del Gobierno, Instituto Nacional de Estadística, Año XXI, 1944- 1945, Madrid, págs. 46 y 47.

A pesar de la Guerra Civil, Valladolid representaba una provincia llena vitalidad en el plano

A pesar de la Guerra Civil, Valladolid representaba una provincia llena vitalidad en

el plano cultural, educativo y artístico gracias a su importante Universidad, al Colegio

Mayor de Santa Cruz, a las Facultades de Medicina, Derecho, Historia y Ciencias, con

centros artísticos de relieve como el Museo Nacional de Escultura o el de Historia Natural,

Institutos de segunda enseñanza y a la Escuela Normal de Maestros y Maestras. También

en el plano educativo existían en Valladolid varios grupos escolares y escuelas

municipales, colegios dedicados a la enseñanza incorporados a los institutos y 25 colegios

privados para niños y 42 para niñas y 24 para párvulos atendidos fundamentalmente por

el

clero 3 .

A

esta oferta educativa debemos sumar la labor de algunas congregaciones o

asociaciones que impartían clases gratuitamente. La matrícula de todas estas escuelas de

congregaciones o asociaciones oscilaba en 1936 en torno a unos 2326 niños, 4306 niñas

y 2375 párvulos en 31 escuelas de niños, 48 de niñas y 28 de párvulos. La proliferación

de centros educativos y culturales se debió a la actividad de la República que se propuso

favorecer la extensión de la Escuela Nacional Primaria financiada por el Estado 4 .

Otras iniciativas culturales desarrolladas durante la República fueron los cursos

para obreros que se impartían dentro de la Universidad o la actividad desarrollada por

otros centros como el Ateneo Universitario o el Instituto Italiano de la Cultura. También

durante este periodo se crearon un importante número de bibliotecas que sumaban un

total de 122 en la provincia con 15.380 volúmenes con seis salas de lecturas. Algunas de

las más importantes bibliotecas serían la de la Casa de Cervantes, Universidad,

Ayuntamiento, Escuela Normal del Magisterio, de los ayuntamientos de pueblos como

Olmedo, Peñafiel o Valoria la Buena u otras mas pequeñas formadas en las escuelas

primarias. Todo ello tuvo un efecto positivo al acelerar la reducción de la tasa de

analfabetismo de la provincia vallisoletana.

Sin duda, el centro cultural más importante será la Universidad de Valladolid. Ya

durante la República, la Universidad se convirtió en el foco de conflicto de las diferentes

ideologías. Así, antes de la guerra diferentes programas políticos, como el falangista,

habían planteado la necesidad de una reforma universitaria. En este sentido, Ramiro

Ledesma insistía en la necesidad de la colaboración con la Universidad y en la

intensificación de la cultura de masas utilizando los medios más eficaces. Igualmente, José

Antonio Primo de Rivera había afirmado que “la Universidad no ha de ser considerada

3 De ellos funcionan en la capital 15 para niños, 27 para niñas y 16 para párvulos. Archivo del Gobierno Civil de Valladolid (en adelante AGCI): Informe sobre la cultura en Valladolid tras la Guerra Civil. Inspección de Primera enseñanza de la Provincia, Agosto 1938. 4 Fruto de la oferta educativa existente en la provincia se logró que en 1954 existiera sólo un 6,02 por ciento de analfabetismo. La Industria hacia el campo, Terceras Jornadas Sociales Católicas de Arquitectos, Ingenieros y Técnicos, Euroámerica, Madrid, 1959, pág. 421

como una oficina de expedición de títulos, sino como un organismo vivo de formación total”

como una oficina de expedición de títulos, sino como un organismo vivo de formación

total” 5 . No podemos olvidar que la Falange se nutre de la Universidad de donde surgirían

muchos de sus seguidores; estudiantes universitarios menores de 21 años definidos por

Payne como “un grupo alegre, deportivo, de elevado espíritu, idealistas poco aficionados

al estudio, emborrachados con la retórica de José Antonio y sedientos de acción directa”.

Estos jóvenes se afiliarán a partir de su creación al SEU 6 . El SEU dio a conocer sus

puntos esenciales a través de Haz en 1935 donde afirmó que su objetivo era convertirse

en un “sindicato único” por medio del cual poder adquirir representación legal para luchar

“por una España grande y una universidad imperial” 7 . Esta toma de posición llevó al SEU

a entrar en permanente conflicto con la organización mayoritaria republicana FUE 8 .

Además, también durante estos años previos al conflicto, los miembros del SEU

organizaron diferentes actividades culturales y deportivas.

A diario la población vallisoletana vivía muy al margen de los lentos cambios que se

producían así como de los enfrentamientos que conforme avanzamos en la República

comenzaron a ser mas frecuentes entre falangistas y republicanos. La mayoría de los

habitantes solamente conocían las disputas políticas, que en muchos casos acababan de

forma violenta, a través de los medios de comunicación: emisoras de radio y como

periódicos locales más relevantes cuenta con El Norte de Castilla, Diario Regional y

Libertad.

Por último, merece la pena insistir en como Valladolid se había ido consolidando

como una zona de cierto atractivo turístico en determinadas épocas como, por ejemplo,

durante la celebración de la Semana Santa. Sin embargo, este flujo turístico va a verse

afectado por la Guerra Civil y la durísima posguerra.

2. La vida cotidiana en Valladolid durante la Guerra Civil

Aunque desde muy pronto la provincia se sumó al “glorioso alzamiento” 9 la vida

cotidiana esta marcada por las penurias propias de la guerra: la represión que ejercen los

5 Boletín Nacional de la Sección Femenina, Noviembre 1950. 6 Su acto fundacional “oficial” tiene lugar el 20 de enero de 1935 momento en que su Junta Sindical esta compuesta por Luis Alonso Otero, Anselmo de la Iglesia, Víctor Fragoso del Toro, y José Manuel González. Años más tarde, se convertirá en el único sindicato de estudiantes universitarios gracias al Decreto de 23 de septiembre de 1939 que obligaba a integrarse en el SEU a las Asociaciones Escolares de la Comunión Tradicionalista y las que pertenecían a la Confederación de Estudiantes Católicos de España. Archivo Universitario de Valladolid (en adelante AUVA), Leg. 6567, 1939.

7 Haz, 9 de abril de 1935.

8 FE, 1 de febrero de 1934 y 19 de marzo de 1934.

9 Archivo Municipal de Valladolid. Leg 508-35. Caja 382-35. 1936.

vencedores 1 0 , la destrucción de los centros e instituciones republicanos 1 1 o

vencedores 10 , la destrucción de los centros e instituciones republicanos 11 o el número

elevado de bajas ocasionadas, además aquellas localidades que intentaron resistir al

ejercito nacional sufrieron una violenta represión.

El control de la ciudad se realizó con una relativa rapidez como se deducen de los

testimonios de los trabajadores del Ayuntamiento quienes afirman que todo se redujo a

unos disparos y algarabías el día 17 porque “se estaba quemando la Iglesia de San

Esteban y los bomberos no querían salir apagar el fuego”. Esa misma noche los tumultos

eran sofocados.

Si el control de los poderes locales – Ayuntamiento y Diputación-, fue

relativamente rápido, más difícil fue someter algunos centros socialistas, como la Casa del

Pueblo de la ciudad, situada en la céntrica calle Fray Luis de León.

La Casa del Pueblo socialista estaba ubicada en la que fuera la antigua Casa de

los Marqueses de Verdesoto durante S. XIX 12 que, más tarde fue adquirida por la

Federación Local de Sociedades Obreras de Valladolid 13 para construir, sobre ese terreno,

el edificio que en 1928 sería habilitado como “Casa del Pueblo” 14 .

Ya, conservamos diferentes noticias sobre los continuos enfrentamientos y

ataques que se desarrollaban entre fuerzas socialistas y jonsistas durante la Segunda

República, donde en 1934 llegó a aparecer una bandera jonsista colgada en la fachada del

edificio a modo de provocación. Con un tono similar, en marzo desde las páginas

falangistas de Libertad se recomendaba que “todo el que pueda tener debidamente pistola

la tenga” y el que no que lleve “un instrumento cortante cuyo manejo resulte rápido y

10 La represión en Valladolid fue especialmente sangrienta tal y como señalan algunos autores en relación a la actividad de la Falange vallisoletana. Preston, P., Las derechas españolas en el S. XX, autoritarismo, fascismo y golpismo, Editorial Sistema, Madrid, 1986, pág. 131.

11 Encontramos la descripción del Alzamiento y de la “toma” del Ayuntamiento y de la Casa del Pueblo sita en la calle Fray Luis de León en la obra Liébana, M. y Orizana, G., El movimiento nacional, Talleres tipográficos Francisco G. Vicente, Valladolid, s.d. págs. 165-172. También sobre el conflicto militar en nuestra provincia y la represión han sido publicados los estudios de Ignacio Martín La guerra civil en Valladolid (1936-1939) Amaneceres ensangrentados, o, la obra bastante mejor documentada de J.Mª. Palomares La guerra civil en Valladolid, publicada por el Ayuntamiento de Valladolid en 2001.

12 Nomenclator de calles de Valladolid. Valladolid. 1960. págs. 180-181. 13 Archivo Histórico Provincial de Valladolid (en adelante AHPV), Organización Sindical, Caja 808:

documentación de bienes marxistas, 1943.

14 López Gallegos, Mª.S.,"La labor desarrollada por el Departamento de Incautación de Bienes Marxistas de la Asesoría Jurídica en Valladolid (1936-1951)", en VII Congreso da Asociación de historia Contemporánea, Santiago de Compostela-Ourense, 21-24 setembro 2004, (Edición electrónica). Palomares describe como el proyecto socialista pretendía albergar oficinas y secretarías de las treinta sociedades que componían la Federación junto con la cooperativa de consumo, café, salas de recreo y teatro, la universidad “Pablo Iglesias” y la biblioteca ambulante. Palomares, J.Mª., El socialismo en Castilla, Partido y sindicato en Valladolid durante el primer tercio del S. XX, Universidad de Valladolid y Caja de Ahorros y M.P. de Salamanca, Valladolid, 1988, pág. 111 y sucesivas.

fácil” 1 5 .Y nuevamente, a partir de 1935, encontra mos muertos y heridos en

fácil” 15 .Y nuevamente, a partir de 1935, encontramos muertos y heridos en las cercanías

de la Casa del Pueblo fruto de los enfrentamientos entre fuerzas falangistas y socialistas.

Tras el estallido de la Guerra Civil, la Casa del Pueblo se resistía heroicamente a

ser sometida. De hecho, sólo pudo ser controlada por las fuerzas falangistas después de

sufrir un incesante bombardeo que destruyó una parte importante de las instalaciones y

que segó la vida de muchos de sus miembros que se habían atrincherado en su interior 16 .

Tras su caída, también fueron ocupados otros edificios republicanos y socialistas

ubicados en el centro urbano de Valladolid caso de la propiedad del Círculo Republicano de

la calle Leopoldo Cano nº 26 que sería habilitado provisionalmente como la Escuela de

Artes y Oficios Artísticos 17 .

La violencia contra estos centros socialistas y republicanos se inicia desde el

primer momento del Alzamiento. Gracias a las fuentes documentales conservadas

sabemos que inicialmente Milicias de Falange, la Guardia Civil o incluso las corporaciones

municipales saquearon los centros sindicales 18 y cerraron las sedes socialistas y

republicanas e incautaron provisionalmente sus propiedades 19 . Los registros iniciales

fueron a todas luces fruto de la improvisación y del afán revanchista y estuvieron

marcados por dos premisas: la destrucción de los antiguos bienes socialistas y la

búsqueda de libros de registro 20 o de otros testimonios que hablasen de los afiliados y

propiedades de estas organizaciones 21 . Sin embargo, en muchas localidades, las

15 Libertad, 8 de marzo de 1934, pág. 1. 16 Datos extraídos de la Tesis Doctoral de María Silvia López Gallegos:

Cambios Sociales y transformación en el asociacionismo durante el primer

franquismo en la provincia de Valladolid (1936-1945)” en el Departamento de

Historia Moderna, Contemporánea y de América, Facultad de Filosofía y

Letras, Universidad de Valladolid, 2005.

17 AGCI DA- 94: Quejas del director escuela artes y oficios artísticos de esta capital, 15 febrero de 1944.

18 En el mismo momento en que estalla la Guerra Civil es frecuente que grupos falangistas o de la propia Guardia Civil quemen la documentación que se conservaba y saquean centros socialistas y republicanos caso de la Sociedad de Obreros Agricultores de Berrueces, del Sindicato Profesional de Oficios Varios de Nava de Rey o de la Agrupación de Trabajadores de Unión de Campos. AHPV, Organización Sindical, Caja 5166 y sucesivas:

expedientes de asociaciones canceladas, varios años.

19 Como sucedió con la Unión de Trabajadores de Trigueros del Valle donde la Guardia Civil de Valoria incautó los libros y documentos que fueron transferidos junto con el mobiliario temporalmente a la Falange. AHPV, Organización Sindical, Caja 268, 1948.

20 Caso de los expedientes personales recopilados durante el informe realizado sobre la Sociedad de Socorros Mutuos de Serrada: “La Paz Social”; donde se manifiesta como en la Junta Directiva previa a la guerra casi todos sus miembros estaban afiliados a UGT o afiliados a la Izquierda Republicana. AHPV, Organización Sindical, Caja 3760: Informe de la asociación la paz social de Serrada, 1944.

21 AHPV, Organización Sindical, Caja 1989: Correspondencia, 1967.

organizaciones socialistas se disolvieron con el inicio de la guerra y sus afiliados huyeron ante

organizaciones socialistas se disolvieron con el inicio de la guerra y sus afiliados huyeron

ante el temor certero de la dura represión falangista.

A la altura de 1940, todos los centros socialistas y republicanos que se conocían

habían sido incautados y transferidos a la Organización Sindical falangista con el fin de

facilitar la expansión de la nueva red sindical en la provincia.

TABLA I: BALANCE DE BIENES INCAUTADOS (1936-1964) 22

 

Localidad

Dirección

Anterior propietario

 

Fecha de

Nuevo uso

incautación

Castronuño

General Mola, nº 8

Casa

del

Pueblo

de

20

julio 1937

 

UGT

 

Castronuño

Capitán Nolla, 12

Local de Trabajadores

   

de la Tierra

 

La Seca

Ángel

Partido socialista

 

20

julio 1936

Primero Cuartel

Cantalapiedra, 17

sociedad

 

la

 

de Flechas y

emancipación

de

La

luego almacén de

Seca

la Hermandad de

Labradores

y

Ganaderos

Mayorga de

Primo de Rivera

Sociedad

 

de

4

septiembre

Vendido

a

Campos

35

trabajadores

de

la

1937

Francisco

tierra

“la

flor

del

Alejandro

campo”.

 

Chamorro, por

 

11700 en 1956

Medina del

San Martín 14

Edificio

denominado

2 agosto 1937

Vendido

al

Campo

Casa

del

Pueblo,

ayuntamiento el

pertenecía

a

las

30 de agosto de

sociedades:

La

1946,

por

Emancipación

de

3883,50 ptas.

Agricultores, La Unión

de

Obreros

en

Madera, y la Unión de

Albañiles vinculadas a

UGT.

22 Elaboración propia a través de datos manejados procedentes del AHPV, Organización Sindical, Cajas: 226, 231, 263, 268, 808, 810, 814, 1431, 1416, 1425, 1450, 1451, 1455, 1454, 1456, 1495, 1989, 1990, 2935, 4543, 4571, etc. y del AGA, Sindicatos Caja 4110.

Medina del San Martín 18 Centro Obrero de UGT 19 agosto 1943   Campo  

Medina del

San Martín 18

Centro Obrero de UGT

19

agosto 1943

 

Campo

 

Medina Rioseco

Román Martín 22

Circulo Artesanos de Medina de Rioseco

 

Destinado

a

las

oficinas

de

la

 

Delegación Sindical Comarcal

y

Hogar

del

Productor

de

la

O.S.

de

Educación

y

Descanso.

Medina Rioseco

Lienzos 46 y 48

Federación Local de Sociedades Obreras de medina de Rioseco vinculada a UGT

 

Usado como Casa Sindical y luego vendido a Servilio Pino Ortiz, por 30.000 ptas.

Montemayor de

José Antonio, nº

Cooperativa Agrícola

   

Destinado para la venta.

Pililla

39

 

Nava del Rey

José Antonio 12 y

La Aurora: Sociedad

22

julio 1937

Vendido

al

13

de resistencia de obreros agrícolas y similares de Nava del Rey

 

ayuntamiento:

12.938.95 ptas.

Pozaldez

china 1º

Sociedad Obrera Casa

1 agosto 1945

En los primeros años destinado a

del

Pueblo

de

Pozaldez

depósito

de

chatarra y luego

matadero

 

municipal.

Renedo de

Castillo nº 19

Sociedad de Socorros Mutuos “la Luz” afecta a la Casa del Pueblo de Valladolid

24

noviembre

Fue

ocupado por

Esgueva

1936

la

Organización

Juvenil

como

cuartel de flechas

 

y

luego

        desocupado por temor de ruina. Rueda Santísimo cristo Casa del Pueblo
       

desocupado por temor de ruina.

Rueda

Santísimo cristo

Casa del Pueblo

24

noviembre

Vendido a Juan

71

1936

Bayón Clemente por 4000 ptas.

Rueda

Santísimo cristo

Casa del Pueblo

24

noviembre

Vendido a Daniel

27

1936

Capellán López por 35.373,60 ptas en 1959;

San Román de Hornija

Ronda del Carmen

Casa del pueblo

8

agosto 1936

 

Serrada

Plaza España, 2

La

Constante,

16

agosto 1937

Vendido a Félix Sanz Martín, por 850 ptas, el 9 de marzo de 1955

Sociedad

de

 

Trabajadores de la Tierra de Serrada afecta a UGT

Simancas

Barrera 1

Sociedad de Obreros Agricultores y Similares de Simancas vinculada a UGT

22

julio 1937

Vendido

a

Blas

 

Cuadrado

Vaquero

por

9250

ptas.

en

 

1958

Simancas

Barrera 4

Sociedad de Obreros Agricultores y Similares de Simancas vinculada a UGT

22

julio 1937

Vendido

a

Juan

 

Pascual

Fraile,

1350 ptas.

Tordesillas

   

3

agosto 1937

Ocupado por la

Arcipreste Don Juan Fernández,

23

Sociedad de Obreros Agricultores y Oficios

Varios de Tordesillas vinculada a UGT

Organización Juvenil quien realizó mejoras y luego cedido gratuitamente a

la

Jefatura

Provincial del Movimiento el 9 de julio de 1948

Torrecilla de la

Onésimo Redondo

Sociedad de Obreros

3

julio 1937

Fue

empleada

Orden 39 Agricultores vinculada   como Delegación a UGT Sindical Local y   cuartel

Orden

39

Agricultores vinculada

 

como Delegación

a

UGT

Sindical

Local

y

 

cuartel

de

flechas.

Desde

1941

desalojado

por

su

estado

ruinoso.

Luego

vendido a Víctor

Capellán

 

por

4500

ptas

en

1956

Trigueros del

Carrera 5

Sociedad de Obreros y Similares vinculados a

8

septiembre

 

Valle

1937

UGT;

según

testimonio particular propiedad de Alejandro Gutiérrez, desde 5 de mayo de

1934

 

Tudela de

Calvo Sotelo 25

Sociedad de Obreros Agrícolas y Similares vinculados a UGT

1937

Hogar

del

Duero

Productor y luego

enajenado

a

 

favor

de

la Caja

Rural

Provincial

el 13 de junio de

1967

por

la

cantidad

de

120.606,40 ptas.

Villabañez

Magdalena 4

Sociedad de Socorros

24 mayo 1937

Ningún destino

 

y Pensiones vinculada

8

mayo 1937

 

a la UGT

   

Villabañez

Plazuela 4

Sociedad de Socorros

8

mayo 1937

 

y Pensiones vinculada

 

a la UGT

 

Villacid de

Queipo de Llano

Casa

del

 

Inicialmente

fue

Campos

Pueblo/Partido

ocupada

por

el

    socialista   Frente de Juventudes Villalón de Almendra 25 Casa de Trabajadores
   

socialista

 

Frente

de

Juventudes

Villalón de

Almendra 25

Casa de Trabajadores

22 agosto 1937

Vendido por 1600

Campos

ptas a Santiago

Gil Llorente

Villavaquerín

Calvo Sotelo

Casa del Pueblo

23 agosto 1937

Vendido

al

ayuntamiento por

6187,50

Igualmente, algunas localidades de la provincia trataron de resistir y su control sólo

fue posible, a través del empleo de la fuerza y de una violenta represión tal y como

describen algunos testimonios:

“(

improvisada en los hangares en los que se guardaban los tranvías en reparación

o fuera de uso, y están situadas en las proximidades del Hospital Militar, en la

calle Filipinos. Al estar llena la cárcel, los calabozos de los cuarteles, de la policía

y de los juzgados, a alguna mente preclara se le ocurrió la idea, y los viejos

tranvías se han habilitado como dormitorios de reclusos. La totalidad de los

encarcelados en esa inhumana penitenciaría son presos políticos ( )

Coincidiendo con la derrota italiana Guadalajara, una mañana un avión de los

nuestros bombardeó Valladolid. Fue únicamente un simulacro de ataque aéreo,

pues no creo que cayesen más de tres proyectiles en la ciudad, pero hubo un

muerto, junto a la Academia de Caballería. Y los grupos de acción terrorista

decidieron dar un escarmiento a los rojos por su atrevimiento. Uno de estos

grupos se presentó en cocheras con una camioneta, y con un escrito, siempre de

origen incierto (

El documento indicaba indefectiblemente que eran libertados

y se les llevaba, en el coche a sus domicilios. Era el proceder habitual, bautizado

como el paseo, (

)

Todo el mundo sabe que en Valladolid que las cocheras son una prisión

)

)

23 ”.

De hecho, en la misma ciudad, meses después de producirse en estallido de la

Guerra Civil, siguieron circulando por sus calles panfletos, pintadas y propaganda contraría

23 Quemada Sisniega, J.Mª., Luis Q. Cirujano de guerra, Ediciones Fuente de la Fama, Valladolid, 2001, págs. 128 y 129.

a las nuevas autoridades y algunas institucione s académicas y podere s militares sufrieron diversos

a las nuevas autoridades y algunas instituciones académicas y poderes militares sufrieron

diversos ataques.

Por este motivo, Falange rápidamente pondría en marcha en la provincia una doble

política que combinaba la represión con la propaganda. Esta doble política, represión y

propaganda sería la causa de que a partir de 1937 comenzará a crecer el número de

afiliados a Falange y a la Organización Sindical y su población colaborase más activamente

con el bando nacional. Dicha colaboración se produce tanto por parte de las instituciones

oficiales como por parte de la población civil.

En este sentido, la Universidad cedió sus clases a los militares y enfermos 24 y para

constituir en ellas el “taller del soldado”, entregó sus equipos médicos a militares 25 ,

organizó cursillos 26 , fomentó la incorporación como voluntarios de sus alumnos 27 etc. De

una manera testimonial se recoge en los libros de actas de la Universidad como

“El Sr. Rector da cuenta al claustro del objeto de su reunión, diciendo con gran

emoción que la gloriosa conquista de Santander libera totalmente el distrito

Universitario de Valladolid y ante este hecho de importancia para la España

Nacional y de excepcional interés para Castilla, la Universidad no puede quedar

indiferente sino que, por el contrario, está en el patriótico deber de exteriorizar

solemnemente su fervoroso entusiasmo por tal acontecimiento.

La Universidad de Valladolid, sigue el Sr. Rector, que desde el primer instante

estuvo al lado del glorioso Movimiento Nacional, organizando equipos quirúrgicos

salidos de su facultad de Medicina, contribuyendo con el material de sus

laboratorios de esta Facultad y de la de Ciencias, donde se vienen haciendo

trabajos en relación con las necesidades de la guerra y que dio y esta dando la vida

de sus escolares, que luchan por Dios y por la Patria, debe mostrar su satisfacción

por los recientes triunfos obtenidos por nuestro glorioso Ejército y Milicias,

expresando sus sentimientos en tal sentido, por un acuerdo de su claustro, que

bien pudiera ser el de nombrar Rector Honorario de la Universidad de Valladolid al

Jefe del Estado y Generalísimo de los Ejércitos” 28 .

24 AUVA, Leg. 6560: Correspondencia, 1937. AUVA, Caja 6560: Solicitud de aulas de la escuela de comercio por la Guerra Civil, 24 agosto 1937.

25 AUVA, Caja 6561 y 6564: Correspondencia, 1937 y AUVA, Legajo 2901, 1938.

26 AUVA, Caja 6559: Correspondencia, 8 de febrero de 1937.

27 El profesor Vicente Gay describe el ambiente de 1936 “en las calles de Valladolid me paraban mis alumnos, los de ahora y los de antes, abrazándome porque creían sonada la hora profética y el triunfo de mis predicaciones. Don Vicente, Don Vicente, ¡queremos armas para combatir a los marxistas, para ir a la guerra¡, y con ellos fui al parque donde me canse de distribuir fusiles que días después se disparaban en el frente”. Diario de Burgos, 10 de septiembre de 1936.

28 AUVA, Leg. 1541: Libros de Claustro, 1936-1937.

Esta ocupación de la Universidad afectó a las clases y cursos de veranos impartidos durante

Esta ocupación de la Universidad afectó a las clases y cursos de veranos impartidos

durante todos los años de la Guerra Civil. En este sentido, la documentación se hace eco

de como los alumnos que se matriculen en los cursillos de verano de la Faculta de

Medicina aún, en 1939, tendrán problemas para la realización de las prácticas de

laboratorios y clínicas porque “el hospital clínico sigue destinado aún en su mayor parte a

servicios destinados de la guerra” 29 .

Tras el triunfo de la guerra, la Dictadura sometió a la Universidad a una drástica

depuración de sus miembros, impuso la sindicación obligatoria de los estudiantes al SEU,

reformó los planes de estudios con la inclusión de nuevas asignaturas como la formación

política 30 o censuró los contenidos de otras como la historia 31 , así por ejemplo, en un

artículo de la revista femenina Consigna podemos leer

“Un desgraciado a quien se le enseña que la “raza catalana” es la descendiente

más directa de la “raza ibérica”, está condenado a morir de mala manera, si ha

tomado eso en serio.

) (

La verdad, es que la Historia hay que entenderla desde las pocas grandes

naciones que han sido portadoras de Historia, sujetos de la Historia. Existe la

Historia de España, o de Francia, o de Alemania, o de Italia. Pero no existe la

Historia de Cataluña, de Eslovaquia ( )

32

Además de las depuraciones, otro efecto de la Guerra Civil sería el retroceso

intelectual y educativo que sufrió la provincia. La mayoría de las bibliotecas populares

sufrirán una importante depuración de sus fondos como consta en los informes

conservados en el Archivo del Gobierno Civil en donde podemos leer “la cifra de

volúmenes de estas bibliotecas era mayor antes del Glorioso Movimiento nacional, pero se

han retirado bastantes (unos 3000) cuyas doctrinas podían ser perjudiciales para sus

29 AUVA, Caja 6565, 14 julio de 1939

30 Consiste estas en una hora semanal para curso de la facultad que son impartidas en el curso de 1945-1946 por el Sr. Del Moral e Ibáñez y en años sucesivos por D. Juan Bautista Serrano y D. Fernando Uribe. Aunque los programas fueron cambiando, en general todos seguían el mismo esquema: se impartían para el primer curso nociones sobre patria, causas históricas y el desarrollo de la nacionalidad española; en el segundo curso sobre el desenvolvimiento económico, la labor social del movimiento y las reivindicaciones de tipo internacional y en un tercer curso el esbozo general de las doctrinas económico-sociales en el que se estudiaban las bases y estructuras de la Organización Sindical. AUVA, Leg. 1551. Varios años.

31 Desde el plano formal algunos autores como Beneyto interpretaban “la historia de España, al igual que Maeztu, como una “sinfonía interrumpida” desde 1700, fecha desde la que el curso histórico había devenido entre la copia de lo extranjero y la pura reacción” . Citado de Rivaya, B., Op. cit. pág. 48. Estas ideas son desarrolladas en las obras La educación en España. Bases para una política educativa nacional, MEC, 1969 o Mayor Pérez, Alejandro Historia de la educción en España. Breviarios de Educación IV, Nacionalcatolicismo y educación en España de la Postguerra I-II.

32 Tovar, A., Consigna, “La asignatura de Historia”, nº 10, (1941), págs. 8-9.

probables lectores 3 3 ”. Tampoco se salvarían de la depuración el resto de centros

probables lectores 33 ”. Tampoco se salvarían de la depuración el resto de centros

educativos de la provincia.

El control y la represión se sucedieron en otros centros de poder de la provincia. En

el caso del Ayuntamiento, es sometido rápidamente por el bando nacional quien realiza

una depuración de sus miembros colocando personas fieles al nuevo poder 34 . Muchos de

ellos eran grandes propietarios, profesores, abogados, procedían del Ejército o “tienen su

origen y asiento en los sindicatos 35 ”. Por ejemplo de la Comisión de 1939 formada por el

Alcalde D. Luis Funoll y Mauro y los Gestores: D. Isidro Rodríguez Zarracina, D. Eleuterio

Gaite Campo, D. Felinio Ruiz del Barrio, D. Luis Inglada Ors, D. Jesús Rodríguez Crespo,

D. Mariano Tobalina Espinosa, D. Luis Martín Alonso, D. Javier Bustamante, Jesús Zaera

León, Joaquín Pérez Villanueva, Tomás Vega Villalonga, Vicente González Sanz, José

Elecheiguerra Moro, José San José Gómez, Mariano Sacristán, Antonio Moratinos Pérez,

Félix Garrido Arnaiz y Marcelino Caballero Peña 36 ocuparan un cargo en los sindicatos al

menos cuatro de sus miembros: D. Isidro Rodríguez Zarracina 37 , D. José Elecheiguerra

Moro 38 , Félix Garrido Arnaiz 39 y D. Mariano Sacristán 40 . Igualmente, algunos miembros de

otros poderes locales como la Comisión Gestora de la Diputación Provincial entre 1936-

1939 tiene miembros procedentes de los sindicatos, entre ellos, Eusebio Rodríguez

Fernández Vila (presidente) y Elías Iglesia Gómez (gestor) 41 .

Al igual que en el caso de la Universidad, la colaboración entre el Ayuntamiento y el

nuevo poder se manifiesto en la cesión del Ayuntamiento de algunas de sus estancias para

asentar los órganos de censura o de Prensa y Propaganda o “el Cuartel General del

Ejercito del Norte que ocupó el despacho del Alcalde que hubo de trasladarse para ceder

su mesa al llorado General Mola 42 ”, como colaboró en la organización y celebración de

homenajes de soldados nacionales o en la “fiesta de la victoria”, etc.

33 AGCI: Informe sobre cultura tras la Guerra Civil. Inspección de Primera enseñanza de la Provincia, agosto

1938.

34 Conservamos los expedientes de algunos miembros del ayuntamiento que fueron procesados en el Archivo de la

Real Chancillería de Valladolid, Sección de Responsabilidades Políticas de la Audiencia Provincial de Valladolid , leg. 11, 1941.

35 AMVA, Libros de Actas del Ayuntamiento, 1939.

36 AMVA, Actas municipales del Ayuntamiento de Valladolid. Sesión extraordinaria del día 1º de diciembre de

1939. pág. 7.

37 AHPV, Organización Sindical, Caja. 2002: Lista de Delegados Provinciales de Valladolid, s.d.

38 AHPV, Organización Sindical, Caja. 2002: Lista de Delegados Provinciales de Valladolid, s.d.

39 AHPV, Organización Sindical, Caja 1402: Secretario del Sindicato de la Construcción de CENS. Mandos, varios años.

40 AHPV, Organización Sindical, Cajas 1045 y 2019: Profesor mercantil, Mariano Sacristán Repiso y Jefe del

Sindicato de Vidrio y Cerámica entre junio y diciembre de 1943.

41 AGCI DA-9: Comisión Gestora Diputación Provincial.

42 AMVA, Actas municipales del Ayuntamiento de Valladolid. Sesión extraordinaria del día 1º de diciembre de

1939. pág. 8.

Por su parte, desde fecha muy temprana las mujeres afiliadas a los sindicatos falangistas (CONS)

Por su parte, desde fecha muy temprana las mujeres afiliadas a los sindicatos

falangistas (CONS) estaban obligadas a trabajar en la retaguardia en el Taller del Soldado

y otras dependencias cosiendo prendas para aquellos que luchan en el frente 43 . Así

leemos en la propaganda como las mujeres "para ser doblemente españolas y cristianas y

ser dignas de estos hombres, hemos de sacrificarnos, ayudándoles a forjar esta imperial

patria que nos brindan” para ello se las recomendaba que enviaran los recortes y hilos

sobrantes de sus prendas al taller de este sindicato de CONS (Francisco Zarandona 12 2º)

porque con ellos se podría elaborar “ropas ya limpias y arregladas de nuestros

combatientes y heridos 44 ”. Más tarde, otras mujeres vallisoletanas seguirían su ejemplo a

través de las otras instituciones como el Auxilio Social y la Sección Femenina.

3. Los efectos de la Guerra Civil en la provincia vallisoletana

La ciudad pronto sufrió los rigores de la Guerra Civil como la falta de alimentos,

materias primas, desempleo y los problemas de abastecimiento; problemas que se

prolongaran hasta comienzos de la década de los cincuenta.

En 1938 los informes realizados por la Central de Empresarios Nacionalsindicalista

se hacían eco de la gravísima situación que atravesaba la provincia

“Valladolid - decían -, está abocado a una falta de subsistencias elementales, como

son patatas, alubias, tocino, leche, carbón, paños, huevos, café, etc. etc. de

algunos de los cuales se carece ya. En plazo más o menos corto ocurrirá lo mismo

con otros, debido a iguales causas. Si a esto se añade la previsora reducción del

sacrificio de ganado, y que está próxima la temporada en que se recibe menor

cantidad de pescado, es indudable que surgirá un grave conflicto, hoy ya latente,

muy acrecido por el sensible aumento de población flotante 45 ”.

43 Esta correspondencia entre la Delegada Provincial y la Jefe Local de la Sección Femenina de Valladolid detalla como “aparte de las voluntarias, envía una relación de madres, huérfanas, mujeres de los caídos, refugiados de Madrid u obreras de la CONS a las que se les daría 1,25 Ptas. por camisa que hicieran”, AHPV, Sección Femenina, Caja 945, 1937.

44 AHPV, Organización Sindical, Caja 1366: Propaganda, 1938. o AHPV, Organización Sindical, Caja 1402:

Donativos con destino al taller de combatiente instalado en CONS, 1937.

45 AHPV, Organización Sindical, Caja 1424: Informe sobre la provincia remitido por el Delegado Provincial de CENS, 1938. Sobre el estado de la economía durante el primer franquismo hay numerosas obras interesantes como García Delgado, J.L, El primer franquismo. España durante la segunda guerra mundial. Siglo XXI, Madrid. 1989 o Fontana, J., España bajo el franquismo, Crítica, Barcelona, 2000.

No debemos olvidar que Valladolid es una provincia esencialmente agraria, vinculada al cultivo de cereal,

No debemos olvidar que Valladolid es una provincia esencialmente agraria,

vinculada al cultivo de cereal, lo que en principio mitigó el hambre, sobre todo en los

pueblos. No obstante, la guerra supuso un brusco “frenazo” de la economía vallisoletana

que al no poder exportar sus productos agrícolas, carece de medios para adquirir otros

productos. La consecuencia fue que la provincia sucumbió a situaciones de acaparamiento

o al estraperlo 46 y que llegase un momento en que la población prescindiese de todo

aquello que no era absolutamente necesario. Esta situación fue especialmente grave para

los obreros industriales de la ciudad que contaban con salarios bajísimos y que, en

muchos casos, se ven obligados a comprar sus alimentos en el mercado negro a precios

muy superiores a los oficiales. El informe del Gobierno Civil de 1938 describe el que, sin

duda, fue uno de los años más duros para la provincia:

“La provincia de Valladolid en general no produce los principales artículos de

primera necesidad que precisa para su consumo. A excepción de los cereales y sus

derivados, los artículos que se consumen, han de venir necesariamente de otras

provincias. La población esta desabastecida de garbanzos, alubias, patatas,

huevos, que constantemente solicitan de las regiones productoras. Lo mismo

Los precios de los artículos de primera necesidad han

sufrido algunos aumentos, con relación a los que regían en 18 de julio de 1936 ( )

ocurre con la carne (

)

los que han experimentado grandes elevaciones son los artículos de vestido, uso y

calzado. 47

Tras la guerra, la situación fue denunciada incluso por los diferentes mandos

sindicales ya que afectaba a la productividad de los trabajadores:

el problema es grave, aquí escasea todo pero de lo que se puede decir en su

totalidad es la carne; el delegado en sus mejores deseos nos dijo (fui con el

alcalde) que viéramos a los ganaderos, y nos diera el deshecho, estos Srs. si todos

los años lo hacen en un 15% ahora dicen no tienen nada o un cuatro y medio y

esto es terrible, pues sin exageración los obreros no pueden trabajar, y comen

cosas que da hasta vergüenza decirlo, ( )"

"

(

)

48 .

46 AHPV, Organización Sindical, Caja 1424: Correspondencia del informe sobre la provincia remitido por el Delegado Provincial de CENS, 14 abril de 1937.

47 AGCI: Memoria del Gobierno Civil sobre la situación de 1938.

48 AHPV, Organización Sindical Caja 1367: Correspondencia del Delegado Sindical Provincial al Delegado Provincial de Abastecimientos y Transportes, 1939.

Falta de alimentos que produjo una drásti ca subida de los precios de productos básicos,

Falta de alimentos que produjo una drástica subida de los precios de productos

básicos, problemas derivados del trabajo –aumento del paro y escasez de los salarios-, y

el problema de la vivienda, serían las grandes lacras que la ciudad sufrirá durante la

Guerra Civil y buena parte de la década de los cuarenta. La situación tardaría en remitir

hasta el punto de que aún en 1945, encontramos una descripción muy significativa de los

obreros encuadrados en el Sindicato del Azúcar realizada por los propios mandos como

“una masa de hombres muy cerca de la depauperación, mal alimentados y

miserablemente vestidos, que habitan viviendas infrahumanas, carentes de

entusiasmo y huérfanos de esperanza, para quienes no ha habido un sitio en las

conquistas revolucionarias del nuevo Estado 49 ”.

También el escritor vallisoletano Francisco Umbral describe en alguna de sus

obras esta situación de posguerra:

“España tiene la inspiración del hambre y los españoles de los años cuarenta

hicimos del hambre una obra de arte, una forma de vida, una mística que se llamó

estraperlo, y que tenía la variante de comprar en el pueblo unos kilos de patatas y

venderlos en la ciudad, entre los vecinos de la propia casa, tres pesetas más caros,

o bien cambiar esas patatas por leche condensada para el niño, medicinas para la

abuela, bicarbonato para el marido o vitamina para la niña 50 ”.

Por otra parte, la drástica subida de los productos básicos que no remitirá sino

hasta la década de los cincuenta,

TABLA II: ÍNDICES PARCIALES DEL COSTE DE LA VIDA

AÑO

GASTOS DE LA

GASTOS DE USO Y

GASTOS DIVERSOS

CASA

VESTIDO

1922-26

100,0

100,0

100,0

1927

100,8

103,8

85,7

49 AHPV, Organización Sindical, Caja 2264: Informe del Sindicato del Azúcar, 1945.

50 Umbral, F., Memorias de un niño de derechas, Destino, Barcelona, 1972, pág. 38.

1928 98,7 101,6 85,0 1929 98,3 100,0 89,8 1930 99,0 102,1 90,7 1931 99,8

1928

98,7

101,6

85,0

1929

98,3

100,0

89,8

1930

99,0

102,1

90,7

1931

99,8

104,6

94,2

1932

97,6

101,2

99,1

1933

98,0

96,5

102,6

1934

99,1

92,3

101,0

1935

99,6

93,1

105,3

1936

99,5

87,8

107,9

1937 51

105,2

109,6

120,2

1938

134,7

170,3

133,3

1939

118,2

129,9

185,0

1940

153,8

206,4

232,5

1941

164,8

225,7

248,2

1942

181,7

269,2

258,5

Diciembre

190,6

283,7

260,5

Fuente: Boletín Oficial de comercio e industria de Valladolid. Año XXIV, nº 167, (Febrero

de 1944).

El aumento del paro fue otro de los problemas que sacudió al Valladolid de posguerra.

En 1939 el informe de la Dirección General de Seguridad informa de cómo se ha producido

un “ligero aumento de paro agrícola (

notablemente consiguiéndose no sólo la ocupación a todos los parados sino hasta la

posible necesidad de obreros de otras provincias para las labores de recolección 52 ”. De

esta manera, si prescindimos de la cínica visión de las autoridades sindicales que ya desde

mediados del año 1940 empiezan a afirmar “que el paro obrero había desaparecido 53 ”, de

las manipuladas cifras de parados que recogen en algunos de sus informes o de

declaraciones como que “no existe paro en esta población, ya que buen número de

parados lo son por su ineptitud para el trabajo o poca afición al mismo 54 ”, lo cierto es que,

a principios de la década de los cuarenta, el problema del paro en Valladolid se convirtió

en uno de los más difíciles de erradicar.

esperándose que en sucesivos disminuya

)

51 Índices de la zona nacional. 52 Informe sobre el paro realizado por la DGS (1939), extraído de Fundación Nacional Francisco Franco, Documentos inéditos para la historia del Generalísimo Franco, Tomo I, Azor, Madrid, 1992, pág. 452.

53 AHPV, Organización Sindical, Caja 1426, 1942.

54 Ibídem.

Un último problema de gravedad en nuestra provincia es el de la vivienda acrecentado en

Un último problema de gravedad en nuestra provincia es el de la vivienda

acrecentado en los años de posguerra por el aumento de la emigración rural, crecimiento

de la población y la falta de materiales constructivos.

Otro efecto de la Guerra Civil en la provincia, además, de las muertes y represiones

que han sido analizadas por algunos autores, fueron las destrucciones provocadas por la

Guerra Civil de infraestructuras y el efecto negativo que ejerció en la economía local.

Sobre todo en muchas localidades de la provincia que trataron de resistirse al Alzamiento.

Durante la guerra se reduce el número de empresas en todos los sectores de la

economía. Este cierre de empresas lleva consigo el descenso del número de

trabajadores y, por tanto, el aumento del paro. La recuperación de los parámetros

anteriores a la guerra va a ser un proceso lento, que estará marcado por la escasez de

materias primas, la deficiencia en el suministro eléctrico y del agua, y por la

destrucción de las redes comerciales e infraestructuras. Así, por ejemplo, en 1938

existían un total de 53 empresas de producción pero esta es insuficiente hasta el punto

de que quedan 6764 habitantes sin suministro eléctrico en 23 pueblos y se caracterizan

además por

“las elevadas tarifas empleadas, lo que impide que de la energía eléctrica se

pueda hacer uso en las múltiples aplicaciones modernas en usos domésticos,

siendo causa a la vez de no permitir el desarrollo conveniente a las industrias en la

provincia establecidas” 55 .

Solamente aquellos sectores que cubren las necesidades básicas de la población como

la alimentación, construcción y la metalurgia constituían el grupo de empresas más

numerosas y que mejor resistirán este período tan crítico.

En este sentido, según los datos aportados por los informes de la Organización

Sindical en 1942, el panorama industrial revelaba el siguiente panorama. Destacan en el

sector de la metalurgia las empresas de Talleres de Miguel de Prado S.A. con 109 obreros,

talleres Fundición Gabilondo con 220 obreros, una empresa de envases con 52 obreros y

diversos pequeños talleres repartidos por la provincia 56 .

55 AGCI. Informe y estadística industrial, 1938. Por otra parte, tal y como se desprende de la documentación, el abastecimiento de fluido no mejoró en los primeros años de la década de los cuarenta.

56 En una provincia eminentemente agrícola como Valladolid, era corriente que en todos los pueblos de la provincia existiera un pequeño taller dedicado a las reparaciones de la maquinaria del campo. También existían industrias importantes en la ciudad, Medina de Rioseco y Casasola de Arión, a parte de las fábricas de envases de Viana y Tudela de Duero que componen un total de 24 industrias que dan trabajo a unos 265 obreros. AHPV,

En el campo textil, existen seis fábricas de algodón con 320 productores; en la prensa,

En el campo textil, existen seis fábricas de algodón con 320 productores; en la prensa,

papel y artes gráficas trabajan 232 obreros repartidos entre diferentes empresas entre

las que destacaría “zigzag” con 125 obreros mientras que existen en la provincia 21

fábricas de curtidos que dan trabajo a 82 trabajadores y 320 en industrias varias –

como la fábrica de guantes o marroquinería-, más otros 32 industriales en el campo de

la madera y el corcho.

Las industrias químicas están representadas por algunas empresas de

manufacturas de productos químicos así como por alguna fábrica de jabón.

Industrias de mayor importancia económica y social en la provincia son las

relativas a la alimentación y construcción. Existen en Valladolid cinco fábricas de

conservas (con 75 obreros), 1 de azúcar (que puede llegar a dar empleo a 234 obreros

pero que fijos contabiliza la no desdeñable cantidad de 129), 53 fábricas de harina (que

emplean a 544 trabajadores) y otras industrias relativas a la alimentación que emplean a

un total de 586 obreros; dentro del campo de la construcción destaca “la cerámica” con

140 trabajadores y tres empresas porlandistas que en total suman otros 40 empleados.

Por último, debemos referirnos a las empresas dedicadas al suministro de agua

como la Sociedad Industrial Castellana - que da ocupación a 93 obreros-, gas -caso de

Gas Madrid S.A. con un total de 40 obreros-, y Electra Popular Vallisoletana - con 232

productores- que como su propio nombre indica se ocupaba de producir energía eléctrica

para la capital y pueblos próximos.

Por tanto, podemos concluir como el tejido industrial vallisoletano se encuentra

asentado en la ciudad y se centra esencialmente en el sector de la alimentación seguido

de la industria metalurgia, textil o cerámica. Todos estos sectores se vieron afectados

negativamente por el estallido de la Guerra Civil, así como, otras actividades caso de la

construcción que a causa de las destrucciones y de la restricción de materiales producida

por el conflicto también va a experimentar un retroceso.

También a nivel agrario, la excesiva atomización, la falta de abonos y maquinaria

así como las destrucciones provocadas por la guerra tendrán un efecto negativo en la

producción agraria de la provincia

TABLA III: PROMEDIO DEL RENDIMIENTO DE PRODUCTOS AGRÍCOLAS

ENTRE 1936 Y 1940 57

Producto

1936

1937

1938

1939

1940

Trigo 889.963 1.208.900 898.444 1.852.000 867.381 Cebada 446.212 615.400 330.682 872.900

Trigo

889.963

1.208.900

898.444

1.852.000

867.381

Cebada

446.212

615.400

330.682

872.900

428.880

Centeno

11.488

16.200

12.500

22.500

55.824

Avena

86.158

131.700

75.540

122.200

234.300

Garbanzo

10.387

20.000

9.140

16.100

34.705

s

Habas

2.800

2.580

1.110

1.400

1.824

Guisantes

15.192

14.260

5.166

15.740

14.855

Judías

2.200

2.530

1.894

1.408

2.140

Algarroba

133.043

91.600

47.643

56.000

64.828

s

Yeros

78.056

33.550

10.800

23.600

41.400

Lentejas

4.500

4.800

4.800

3.400

4.900

Almortas

11.007

13.750

5.500

14.820

25.020

Patatas

234.000

100.000

81.520

88.000

88.500

Remolach

752.000

752.000

388.000

318.000

1.355.60

a

0

azucarera

Viñedo

308.300

218.000

274.750

144.450

203.950

Fuente: AHPV, Organización Sindical, Caja 1426, 1942.

La provincia vallisoletana fue rápidamente controlada por el bando nacional pero esto no impidió que los grupos socialistas y republicanos, intentarán oponerse al Alzamiento Militar y fueran violentamente reprimidos. De hecho, las autoridades desde fecha muy temprana conjugaron una doble política de represión y propaganda de los nuevos valores, sobre todo, entre las mujeres y clases trabajadoras para asegurarse el control de la población civil hasta el final de la contienda. El clima de terror que se adueño de la provincia junto con la llegada de las fuerzas militares y una rápida depuración de todos los poderes públicos propició que el nuevo Ayuntamiento, Diputación y una parte de la población civil se mostrase proclive al bando nacional y comenzará a colaborar con falangistas y militares. En algunos casos por convicción ideológica pero en otros muchos por temor a las represalias. Esta colaboración no evitó las represalias, las destrucciones y las lacras propias de una Guerra Civil que tuvieron un efecto negativo a nivel social y económico el cual la provincia solamente comenzaría a superar a partir de la década de los cincuenta.

22
22
Fotografía 1: Manifestación falangista durante el año 1939 en la provincia de Valladolid. Fuente: Edición

Fotografía 1: Manifestación falangista durante el año 1939 en la provincia de Valladolid. Fuente: Edición especial de la publicación del Sindicato de Prensa y Artes Gráficas de Valladolid.

del Sindicato de Prensa y Artes Gráficas de Valladolid. Fotografía 2: Planos de la antigua casa

Fotografía 2: Planos de la antigua casa del Pueblo de Nava del Rey incautada por la Organización Sindical para rehabilitarla como su sede en la localidad (1937-9). Fuente:

Archivo Histórico Provincial de Valladolid.