Está en la página 1de 310

Blanca

Blanca
Los 5 combustibles
de la revolución
Blanca
Hugo Moyer Agostini

Los 5 combustibles
de la revolución
Fundación Fondo Editorial Simón Rodríguez

Los 5 combustibles de la revolución


© Hugo Moyer Agostini
hugomoyer@gmail.com

1ra Edición, 2007

Reservados todos los Derechos


© Fondo Editorial Simón Rodríguez
© Fundación Escuela Latinoamericana y del Caribe
de Ciencias y Ténicas de Gobierno (ESCOLAG)

Cuidado de los textos:


José “Cheo” González (†)
Rocío Castellano

Diseño y diagramación y cuidado de la edición:


José Gregorio Vásquez

Impreso en:
Producciones Editoriales C.A.
produccioneseditoriales@yahoo.com
Mérida, Venezuela

Hecho el Depósito de Ley:


Depósito Legal LF42320063203399
ISBN:

Fondo Editorial Simón Rodríguez


Telf. 0276-3400150/3400109
Av. Libertador, Las Lomas. Edif. Lotería del Táchira,
planta baja, San Cristóbal, estado Táchira.
editorialsimonrodriguez@yahoo.es

Fundación Escuela Latinoamericana y del Caribe


de Ciencias y Ténicas de Gobierno (ESCOLAG)
escolag2006@cantv.net / escolag@gmail.com

Impreso en Venezuela
ÍNDICE GENERAL

PRÓLOGO POR EDUARDO MARAPACUTO .....................................................13


PRESENTACIÓN .........................................................................................17
DECÁLOGO BOLIVARIANO .........................................................................21

PRIMER COMBUSTIBLE
DECIR LA VERDAD Y SER LEAL AL LÍDER Y AL PUEBLO

DECIR LA VERDAD Y SER LEAL AL LÍDER Y AL PUEBLO ................................25


DISCURSO PRESIDENCIAL ..........................................................................27
LA VERDAD POR DELANTE ........................................................................31
NO NOS ESTÁ PERMITIDO ARAR EN EL MAR ................................................33
PÓNGASE CABEZA ABAJO Y VERÁ TODO AL REVÉS .......................................37
PALABRA CLAVE: ¡OFENSIVA! ..................................................................41
SU ANGUSTIA ES LA NUESTRA ...................................................................43
AL PRESIDENTE CHÁVEZ LE MIENTEN .......................................................45
NO OCULTAR LA VERDAD ES DE VALIENTES ................................................47
LA TRAICIÓN ES NUESTRO ENEMIGO ...........................................................49
IGUALDAD DE CONDICIONES Y OPORTUNIDADES ..........................................51
VIVIENDAS: ¿METAS AMBICIOSAS? ...........................................................53
EL SOL DE LA TRAICIÓN ...........................................................................55
¡CHÁVEZ CUMPLE ACUERDOS INTERNACIONALES! .......................................57
CHÁVEZ SIN “CHAVISMO” .........................................................................59
EMULEMOS A CHÁVEZ .............................................................................61
RÉPLICA A EMETERIO GÓMEZ ..................................................................63
CHÁVEZ, ¡SECRETARIO GENERAL DE LA OMPU! .........................................65
¡CREO EN HUGO CHÁVEZ FRÍAS! .............................................................67
¡POR AMOR! VOTEMOS POR CHÁVEZ .........................................................69
OTROS PUNTOS DE VISTA ..........................................................................71

7
SEGUNDO COMBUSTIBLE:
PULVERIZAR LA BUROCRACIA Y LA CORRUPCIÓN

PULVERIZAR LA BUROCRACIA Y LA CORRUPCIÓN .........................................81


¿SOMOS NUESTROS PROPIOS ENEMIGOS? ....................................................83
EL VIRUS DE LA CORRUPCIÓN ....................................................................85
NO NOS HAGAMOS LOS SORDOS .................................................................87
BUROCRACIA Y MÁS BUROCRACIA .............................................................89
EL LÁTIGO DE LA REVOLUCIÓN .................................................................91
VISCOSIDAD BUROCRÁTICA .......................................................................93
BREVE HISTORIA DE UN FIDEICOMISO .........................................................95
PACIENCIA, PACIENCIA Y MÁS PACIENCIA…................................................97
LOS “REVOLUCIONARIOS” TAMBIÉN SE APELMAZAN ....................................99
OTROS PUNTOS DE VISTA ........................................................................101

TERCER COMBUSTIBLE:
ELEVAR LA CAPACIDAD DE GOBIERNO DEL GOBIERNO

ELEVAR LA CAPACIDAD DE GOBIERNO DEL GOBIERNO ................................111


LOS GOBERNANTES NO SABEN QUE NO SABEN ...........................................115
ES NECESARIO CREAR UNA ESCUELA DE GOBIERNO ...................................119
IMPORTANCIA DE LA AGENDA PRESIDENCIAL .............................................123
¡ADIÓS MAESTRO! .................................................................................127
LA AGENDA PRESIDENCIAL DE TRANSFORMACIÓN ......................................131
CREATIVIDAD PARA GOBERNAR ................................................................135
LOS CINCO EQUILIBRIOS DEL PLAN NACIONAL .........................................139
DESCENTRALICEMOS Y DESCONCENTREMOS EL PODER ...............................141
CRASOS DE LA MAYOR CRASADURA .........................................................143
PLAN NACIONAL 2001-2007 .................................................................145
EL PLAN ES UNA APUESTA ......................................................................147
¿CUÁLES SON LOS PROBLEMAS PRIORITARIOS? .........................................153
RECTIFIQUEMOS Y GOBERNEMOS CON EFICIENCIA .....................................155
TODOS SOMOS CORRESPONSABLES ...........................................................157
PENSANDO EN LATINOAMERICA Y EL CARIBE ..........................................161
A MI QUERIDO MAESTRO ¡CARLOS MATUS! .............................................163
ACTA COMPROMISO DE CREACIÓN DE LA ESCOLAG ....................................165
EL TIEMPO: UN RECURSO MUY ESCASO ....................................................169
DIFÍCIL PREDECIR EL FUTURO INCIERTO ....................................................173
GOBERNANTES A LA ESCUELA .................................................................175

8
ANÁLISIS DE VIABILIDAD INTEGRAL .........................................................177
O PLANIFICAMOS O IMPROVISAMOS ..........................................................179
APRENDAMOS A GOBERNAR ....................................................................181
NO PERDAMOS TIEMPO ...........................................................................183
CONTINUIDAD: ¿NECESARIA Y POSIBLE? ..................................................185
CORRIGAMOS A TIEMPO NUESTROS HERRORES ...........................................187
JURAMENTO DESDE EL TACHIRA ..............................................................189
SOLAPAMIENTO ENTRE MINISTERIOS ........................................................193
¿GABINETES O MINISTROS MÓVILES? .......................................................195
INTERCAMBIO DE PROBLEMAS .................................................................197
INAUGURACIÓN IMPREVISTA ....................................................................199
TUPAC CATARI HA VUELTO ......................................................................201
ISLA NEGRA Y MICHELE BACHELET .......................................................203
¡BUEN TRABAJO EN EQUIPO! ...................................................................205
SELECCIÓN Y ROTACIÓN MINISTERIAL .......................................................207
ELECCIONES EN AMÉRICA LATINA ..........................................................209
¡NO NOS ENCALAMOQUEMOS! .................................................................211
¿CÓMO FINANCIAR A INDOAMÉRICA? ......................................................213
MÁS Y MEJORES GOBERNANTES ..............................................................215
VIVIENDAS: ¿UNA MISIÓN IMPOSIBLE? .....................................................217
EL TRIÁNGULO DE GOBIERNO ..................................................................219
¡MUCHAS GRACIAS, RONALD! ................................................................221
EL JUEGO TRIÁDICO NACIONAL ................................................................223
TRIÁNGULOS DE LA VICTORIA SOCIALISTA ................................................225
OTROS PUNTOS DE VISTA ........................................................................227

CUARTO COMBUSTIBLE:
GOBERNAR CON, POR Y PARA EL PUEBLO

GOBERNAR CON, POR Y PARA EL PUEBLO .................................................235


PARTICIPACIÓN Y PLANIFICACIÓN COMUNITARIA ........................................239
LA EXTINCIÓN DEL ESTADO ....................................................................241
GOBERNANZA: ¡GOBIERNO DEL PUEBLO! ................................................243
PROYECTOS VS FINANCIAMIENTO .............................................................245
HACER Y HACERLO BIEN .........................................................................247
ASAMBLEA NACIONAL: ¡A LA CALLE! ....................................................249
CONSTRUYAMOS EL PODER POPULAR ........................................................251
OTROS PUNTOS DE VISTA ........................................................................253

9
QUINTO COMBUSTIBLE:
DISMINUIR LA POBREZA Y AUMENTAR LA FELICIDAD DE LA SOCIEDAD

REDUCIR LA POBREZA Y AUMENTAR LA FELICIDAD SOCIAL ........................265


¡POR LA FELICIDAD DEL PUEBLO! ............................................................269
¿INDICADORES DE FELICIDAD? ................................................................273
¿PODEMOS DERROTAR LA POBREZA? .......................................................277
SUPEREMOS LA POBREZA Y LA MISERIA ...................................................279
SUEÑA QUE ALGUN DÍA SE HARÁ REALIDAD ..............................................281
INDICE DE FELICIDAD DEL PUEBLO ...........................................................285
CONSEJOS PARA UN BUEN GOBIERNO ........................................................287
LAS DISTINTAS CLASES SOCIALES ............................................................289
DEMOCRACIA REVOLUCIONARIA SIN POBREZA ...........................................291
OTROS PUNTOS DE VISTA ........................................................................293

HOMENAJE A:
LUIS GÓMEZ DE LA VEGA

YO SOY MUCHO MÁS QUE YO ..................................................................303


DESPEDIDA DE UN DISCÍPULO AGRADECIDO ..............................................307

10
Con admiración y compromiso a:

Luis Gómez de la Vega Henao *


Patriarca de la Trialéctica Integralista

* Venezolano y caraqueño ejemplar. Creador del Integralismo Trialéctico, la Filosofía


de los Sistemas Sociales Integrados y la Prospectoría Integral, que dio origen a
las Salas de Inteligencia Operativa y el Laboratorio de Gestión. Con él se fue,
quizás, el más revolucionario e importante secreto jamás develado del código real,
en tiempo y espacio real, con flujos de energía e información, a partir de causas
conocidas y desconocidas, que él esperaba fueran capaces de generar efectos de
alta velocidad de composición que frenaran los procesos de descomposición, a los
que estamos sometidos en el planeta, para bien de la sociedad y la convivencia
humana. El autor de este libro, se siente orgulloso y honrado de haber compartido
sus enseñanzas y haberlo tenido hasta ayer, de compañero de luchas por un mundo
mejor, en la Escuela Latinoamericana y del Caribe de Ciencias y Técnicas de Go-
bierno (ESCOLAG), donde coordinaba, en el Convenio con la Universidad
Bolivariana de Venezuela (UBV), el Programa de Prospectoría Integral e
Integralismo Trialéctico. Con él y con todos sus familiares, amigos y discípulos,
tenemos el compromiso de hacer realidad dos de sus sueños: el Congreso Mundial
de Interdisciplinariedad y Transdisciplinariedad (ver: www.comindes.org) a reali-
zarse el 21 de septiembre del 2009 y hacer de la población de Chiguará, en el
Estado Mérida, un punto de referencia mundial de la aplicación de sus teorías,
métodos y ejemplo de trabajo en comunidad y de lo que soñamos para la humani-
dad. Ese es nuestro reto y nuestro compromiso con Don Luis.
Blanca
PRÓLOGO

No hay duda que la democracia venezolana constituye hoy en día


una referencia importante para los pueblos latinoamericanos y un ejem-
plo para los movimientos revolucionarios en el mundo. Efectivamente,
los cambios radicales y la transformación de lo político, social, econó-
mico, militar, territorial, internacional y ético, dan cuenta que estamos
inmersos en un proceso revolucionario que promueve no sólo la modifi-
cación de las estructuras de poder, sino también el nacimiento de la
patria socialista.
Es un gran reto. Aspirar la construcción socialista en Venezuela
implica, necesariamente, desmontar el estado capitalista que todavía te-
nemos; sin embargo, no bastan ni las buenas intenciones, ni los gestos
románticos, necesario es actuar. Precisamente, nuestro país viene dando
pasos importantes que apuntan en esa dirección y donde el gobierno
nacional, junto con el pueblo vienen impulsando una nueva visión de lo
que es y constituye la democracia.
La democracia como sistema de gobierno debe estar al servicio de
todos, particularmente de los pobres, los más necesitados y excluidos.
Puede decirse entonces, que enmarcado en esa visión paradigmática, y
con el propósito firme de lograr el desarrollo político, económico y so-
cial, el gobierno venezolano viene ejecutando un conjunto de proyectos
y desarrollando una serie de acciones, que responden a una clara inten-
ción de transformar el estado y la sociedad venezolana.
Nadie puede negar que a partir de 1998, Venezuela logra renovar
su democracia y con ello devolverle la esperanza a un pueblo que aspi-
raba a un modelo participativo. Esa es la democracia que se viene im-
pulsando, de carácter solidario, que rompe con los esquemas del
puntofijismo y marca pauta en una nueva práctica de gobierno. Tampo-
co nadie puede negar que después de ocho años, todavía estamos inmersos
en ese proceso de ruptura, de transformación del sistema político que

13
pretende crear las bases del nuevo estado socialista para avanzar hacia
la nueva Venezuela. De allí que el desafío más apremiante sea acelerar
el proceso para consolidar la democracia revolucionaria y el gobierno
socialista.
Para alcanzar esos niveles de desarrollo revolucionario, es necesa-
rio acelerar los motores. Es importante que cada venezolano y venezo-
lana conozca el contenido de los “motores” de la revolución bolivariana,
que son verdaderos instrumentos democráticos mediante los cuales se
van a construir las bases de la nueva sociedad venezolana, guiada por
los valores del socialismo del siglo veintiuno. El primer motor referido
a la Ley Habilitante, va a permitir la reforma tanto de las viejas y las
nuevas leyes, así como la sustitución de las leyes desfasadas del tiempo
revolucionario que vivimos. De igual manera, impulsada por este pri-
mer motor, y en el marco de la Constitución, se van a promulgar nuevas
leyes “para desarrollar aún más los mandatos constitucionales”.
El segundo motor, apunta hacia la reforma constitucional, y en ese
sentido señala el Presidente de la República “vamos rumbo a la Repú-
blica Socialista de Venezuela y para eso se requiere una profunda refor-
ma de la Constitución Nacional”. La actual Carta Magna “nos presenta
un primer piso para la construcción del socialismo, pero para avanzar en
mayor amplitud y dimensión, se requiere de un conjunto de reformas”.
Moral y luces y la educación con valores socialistas, constituye el
tercer motor, que busca impulsar una revolución ética y moral para te-
ner una mejor sociedad. Y de allí la importancia de la educación y la
moral, para que haya ciudadanos solidarios, conscientes y defensores
de la República. Y para avanzar hasta allí, es necesario un ciudadano
preparado. No hay tiempo para las excusas, “siempre hay que buscar
tiempo para escribir y mucho para leer, reflexionar y estudiar. Un lucha-
dor un revolucionario, tiene que estudiar todos los días de su vida, todas
las noches de su vida, tiene que estudiar la teoría y la praxis; navegar en
las aguas de la dialéctica”.
El cuarto motor está centrado en la nueva geometría del poder, que
apunta hacia el reordenamiento socialista de la geopolítica de la nación.
Así, “es necesario una nueva manera de distribuir el poder político, eco-
nómico, social y militar sobre el espacio”. Es vital mirar el territorio y
determinar cómo están distribuidos esos poderes y cómo deberían estarlo.
El quinto motor del proyecto socialista revolucionario comprende
la explosión del poder popular, para profundizar la democracia
protagónica, revolucionaria y socialista. Siguiendo al presidente Chávez
Frías, este motor es el que tiene mayor fuerza, “pero esta explosión,

14
creadora del poder comunal va a depender para su desarrollo y éxito del
resto de los otros cuatro motores”. Encender este motor es una tarea
urgente porque “el poder popular es alma, nervio, hueso, carne y esen-
cia de la democracia bolivariana, de la democracia revolucionaria, de la
democracia verdadera”.
Ahora bien, en palabras de Hugo Moyer, “sin combustible no fun-
cionan los motores”; de allí su propuesta de Los cinco combustibles de
la revolución, recogidos en este denso libro. El primer combustible, se
refiere a la necesidad de decir la verdad y ser leal al líder. Dice Moyer:
“estamos obligados, a pensar, decir y actuar con la verdad por delante,
si en realidad creemos y nos sentimos revolucionarios, como Cristo, el
Che, Gandhi y la Madre Teresa de Calcuta”. En Ronald Blanco La Cruz
encontramos esa lealtad, cuando señala: “…en nuestro corazón no hay
sino tiempo para la victoria, para la lealtad, para el compromiso revolu-
cionario”.
El segundo combustible, plantea la necesidad de pulverizar la bu-
rocracia y la corrupción, que según Moyer, son como un “veneno mor-
tal que corre por el torrente sanguíneo, de la sociedad y el Estado”. La
salud de la democracia revolucionaria siempre estará amenazada si no
se combaten con firmeza estas dos células cancerígenas.
El tercer combustible, apunta a elevar la capacidad de gobierno del
gobierno, es decir, el esfuerzo y la práctica gubernamental deben estar
orientados hacia la eficiencia, un gobierno con capacidad de respuesta
inmediata a las demandas de los diferentes sectores, particularmente de
los más pobres.
Si la democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el
pueblo, entonces hay que gobernar con, por y para el pueblo. Esa es la
premisa fundamental del régimen democrático y el cuarto combustible
refinado por Hugo Moyer para avivar la llama de la revolución. Para
lograr ese gobierno del pueblo, es fundamental darle poder a las comu-
nidades y abrir los espacios de la participación. Es de esa manera como
se construye el verdadero poder popular.
El quinto y último combustible de la revolución propuesto por
Moyer, de “disminuir la pobreza y aumentar la felicidad de la socie-
dad”, no sólo acelera los motores, sino que refresca, oxigena y fortalece
el sistema democrático. Parafraseando a Thomas Kuhn, la naturaleza de
las revoluciones lleva implícita transformar las sociedades y condu-
cirles hacia las llanuras de la felicidad.
De acuerdo con el autor, los cinco combustibles que se esbozan
en este libro, “se explican y desarrollan, mediante una selección de

15
artículos escritos y/o publicados, desde el 6 de diciembre de 1998,
fecha en la que ganó Chávez la presidencia, para llenarnos de esperan-
za por el futuro de Venezuela, hasta el más reciente artículo, publica-
do en marzo del 2007”.
Esa es la enseñanza que nos deja Hugo Moyer en esta obra que
recomendamos para el estudio y comprensión de esta nueva etapa de
la revolución bolivariana, ahora en dirección al socialismo del siglo
veintiuno.

Eduardo Marapacuto
San Cristóbal, marzo de 2007

16
PRESENTACIÓN

En general, sin combustible no funcionan los motores. Así sean


motores constituyentes, se necesitan carburantes adecuados. Debemos
estar conscientes, que el combustible o la mezcla que seleccionemos, no
deberá afectar a la naturaleza; por esta razón, no recomendamos utilizar
combustibles fósiles, que incomodan al ambiente y pueden convertir el
futuro de la especie humana en una pesadilla, que debemos evitar, antes
de que haga de las suyas: la lluvia ácida, el deshielo de los casquetes
polares, el efecto invernadero, la destrucción de la capa de ozono, el
recalentamiento y la desertificación de inmensas extensiones del plane-
ta. Si es que estamos a tiempo de evitar el porvenir apocalíptico que
anuncian los científicos y religiosos.
Y, ¿Cuáles pueden ser estos combustibles? Después de pensarlo
mucho nos permitimos sugerir los siguientes:

1. Decir la verdad y ser leal al líder y al pueblo.


2. Pulverizar la burocracia y la corrupción.
3. Elevar la capacidad de gobierno del gobierno.
4. Gobernar con, por y para el pueblo y
5. Disminuir la pobreza y aumentar la felicidad de la sociedad.

Estos combustibles pueden ser utilizados solos o como una mezcla


de ellos. Las características del motor que deseamos encender y el con-
texto, lo determinará. A veces, resultará difícil usar todos a la vez y, es
posible que sólo pueda usarse sólo uno. En ocasiones, se podrá combi-
nar o mezclar, según las circunstancias, uno o varios de ellos. Con pre-
dominio de alguno que calce con las características del motor e incluso
con la distancia a recorrer y otras variables e imponderables. Podemos
también añadir, para darle fuerza, a alguno de los combustibles, uno o
varios aditivos complementarios. Eso sí, insistimos, sin combustible no

17
arrancará ningún motor, a menos que empujemos el vehículo corres-
pondiente o utilicemos una fuente de energía, no convencional, que sus-
tituya los combustibles elegidos.
Y, ¿Por qué cinco combustibles?
Porque cinco, como el pentágono norteamericano o la figura
geométrica que forma una estrella de mar, es el número cabalístico de la
revolución bolivariana. Estoy convencido de esto, desde hace mucho
tiempo. Cinco, porque estamos decididos a triunfar: pacífica, acelerada,
integral, equilibrada y proporcionalmente. Cinco, como el de la V Re-
pública, los cinco poderes constituidos y las cinco naciones que ayudó a
liberar Simón Bolívar. Cinco, son los combustibles, no contaminantes,
que recomendamos a quienes se le ha asignado la elevada responsabili-
dad de prender, salvaguardar y mantener ajustado estos cinco motores.
Para encender los motores se requiere, entonces, adecuados com-
bustibles. Y tener, además, el tanque lleno, no vacío. Varíen o no, los
costos en el camino. Le echemos o no, plomo parejo, como pudiera ser
la intención de la contrarevolución, que no termina de entender lo que
está pasando en el país.
Pero, para encender los motores se necesita la chispa que favorez-
ca la combustión. El pueblo organizado, consciente de su poder y de su
sabiduría, a través de los Consejos Comunales y las diversas formas de
participación democrática, protagónica y corresponsable, pueden servir
de instrumento de ignición o de catalizadores del proceso de arranque
de los cinco motores constituyentes, propuestos por Chávez: Educación
basada en principios morales y éticos, leyes habilitantes, reforma cons-
titucional, geometría del poder y una verdadera “explosión comunal”,
que permitan acelerar los procesos de cambio y trasformación que se
requieren para construir la patria socialista. Al presidente Chávez, le ha
tocado pasar el suiche y apretar el acelerador. Porque los motores no se
encienden solos. Alguien tiene que prenderlos.
Y, repetimos: Sin combustible no funcionan los motores constitu-
yentes.
Aunque los exhibamos y los jorunguemos. Podemos anunciarlos,
presentarlos, examinarlos, analizarlos, evaluarlos o desarmarlos, pero,
no prenderán en el corazón y en las mentes, de los venezolanos y vene-
zolanas, si no se usan buenos y adecuados combustibles. Estos cinco
que ahora sugerimos, lo sabemos, no son los únicos. También pueden
usarse otras fuentes de “energías limpias” que se asemejen a la eólica, la
solar, la eléctrica, la proveniente del nitrógeno e incluso, si es necesario,
la energía atómica. Y, por supuesto: ¡energía humana!

18
Ahora bien, hay quienes piensan, o dicen, que la revolución
bolivariana nunca se ha encendido y otros expresan con dolor, que está
detenida, desde hace tiempo. También se rumora que no nos movemos
en la dirección correcta. Incluso, hay quienes reclaman, que estamos
dando marcha atrás y no se sabe si es para coger impulso y lanzarnos
hacia adelante. Si este fuera el caso, deseamos que el flameante encen-
dido de los cinco motores, con el uso de los cinco combustibles que
recomendamos, nos ayude a marchar con celeridad y profundidad, por
el camino que nos lleve hacia el paraíso terrenal, si, como creemos,
puede existir aquí en la tierra o, por lo menos, que nos permita viajar
hacia el cielo luminoso de la patria buena, si la vida nos coloca en un
vuelo de alguna ruta popular y podamos entonces viajar sonrientes, en
una trayectoria que nos eleve a la majestuosidad de la caída del Salto
Ángel y mucho más allá, con dirección al Sur de América, remontando
el amazonas hacia el río grande y la patagonia, en búsqueda de integra-
ción y de emociones compartidas.
Los cinco combustibles, que esbozamos en este libro, se explican,
mediante una selección de artículos que fueron escritos desde el 06 de
diciembre de 1998, fecha en la que Chávez ganó la presidencia de la
República, para llenarnos de esperanza por el futuro de Venezuela, has-
ta el más reciente artículo, publicado en marzo del 2007.
Este libro constituye una modesta contribución al proceso de cam-
bios y transformaciones que se desarrolla en el país y en Indo-América,
con la propuesta, bien intencionada, del Presidente Chávez, de los cinco
motores constituyentes. Falta ahora llenar de razonamientos, creativi-
dad y acciones prácticas, el juicio intuitivo de nuestro indiscutible líder:
el pueblo, que hoy habla a través de Hugo Chávez Frías.
Deseamos colaborar, con todas nuestras fuerzas, para que los cin-
co motores se enciendan; esperanzados en que no se recalienten, no
pistoneen, ni pasen aceite, en el camino. Para no tener que cambiarlos o
desecharlos, sino por el contrario, para que se mantengan entonados y
permitan los cambios de velocidad necesarios y no haya que arreglarlos
o apagarlos, antes de tiempo. Para poder así, llegar con éxito a nuestro
destino socialista y bolivariano.
Lo que aquí está escrito, en distintas fechas y, en distintos contex-
tos, tiene la cualidad de servir para hacer una mezcla de combustibles,
que ayude a mantener prendidos y ajustados los cinco motores constitu-
yentes y nos ayude a darle sustentabilidad y sostenibilidad al proceso
revolucionario. En forma sostenida.

19
Estamos convencidos que, si así procedemos, y se usan o se mez-
cla adecuadamente los combustibles que sugerimos, en los respectivos
motores, estaremos evitando ruidos y explosiones innecesarias, tanto de
un lado como de otro, para bien de todos los venezolanos y extranjeros
que deseamos cohabitar, con alegría, en la República Bolivariana de
Venezuela.

Hugo Moyer Agostini


San Cristóbal, marzo de 2007

20
DECÁLOGO BOLIVARIANO

Definitivamente, en el arsenal del pensamiento y la acción de nuestro


insigne Libertador Simón Bolívar podemos encontrar, en breve síntesis,
las orientaciones fundamentales para hacer la Revolución Bolivariana
Venezolana y Continental. El quid del asunto, está en asumir a Bolívar
como modelo de vida. Seguir su ejemplo. Pocos hombres y mujeres
hemos estado dispuestos a hacerlo. El día que todos nos decidamos a
practicar al pié de la letra su pensamiento, el bolivarianismo y la revolu-
ción bolivariana y latinoamericana cantaran la verdadera canción de la
patria buena. He aquí plasmado, en tinta indeleble, un posible decálogo
a seguir por los bolivarianos:
1) “EL TALENTO SIN PROBIDAD ES UN AZOTE”: Necesitamos estar bien
preparados y, a la vez, ser probos, honrados, pulcros…para no ser el
infortunio de nuestros pueblos. Preparados en todos los ámbitos. En
especial, en las ciencias, en las técnicas y en el arte de gobernar.
2) “MORAL Y LUCES SON NUESTRAS PRIMERAS NECESIDADES”: Se ratifi-
ca el mandato. La moral, la ética, los valores trascendentes así como la
virtud, son, al lado de nuestros conocimientos, los aspectos prioritarios
de un buen revolucionario. Primero la moral y luego las luces. Por su-
puesto, no es sólo la moral o la probidad la que hace falta. Hace falta
luces, talentos, conocimientos, preparación…para hacer grande la pa-
tria. Con una sólida moral, es imposible ser desleales, traidores o envi-
diosos. La corrupción disminuiría e incluso desaparecería.
3) “HE TRABAJADO CON DESINTERÉS ABANDONANDO TODA MI FORTUNA”:
No hay mejor ejemplo de desprendimiento y desinterés que el de Bolí-
var. Abandonarlo todo a favor de la felicidad de la patria. Renunciar a
bienes materiales y comodidades por entregarse por entero a sus sueños
e ideales.
4) “NUESTRA PATRIA ES AMÉRICA”: Nos indica que no sólo debemos
luchar por nuestro país, Venezuela, sino que debemos extender las lu-

21
chas a todo el continente americano. Ser solidarios con las luchas de
otros pueblos por su libertad. Lo que otros llaman internacionalismo
proletario, está previsto hace años en el pensamiento y en la acción de
nuestro padre Libertador. Sino, ¿Cuánto hubieran tardado Colombia,
Ecuador, Perú, Bolivia y otros países latinoamericanos en lograr su li-
beración del yugo del imperio español?
5) “EL MEJOR SISTEMA DE GOBIERNO ES AQUEL QUE GARANTIZA LA MA-
YOR SUMA DE FELICIDAD, LA MAYOR SUMA DE SEGURIDAD SOCIAL Y LA MAYOR
ESTABILIDAD POLÍTICA”: Bolívar deja claro cómo identificar, no sólo al
buen gobernante, sino al mejor sistema de gobierno.
6) “UD. FORMÓ MI CORAZÓN Y MI ESPÍRITU PARA LA LIBERTAD”: Ser, y
luchar por ser libres, y ayudar a liberar a los otros de las cadenas que los
oprimen, es una orientación fundamental del Libertador.
7) “ME SENTIRÍA UN HOMBRE INDIGNO SI FUERA CAPAZ DE ASEGURAR LO
QUE NO ESTOY CIERTO A CUMPLIR”: Primero, la verdad por delante. Sin
demagogia. Sin falsas promesas. Sin mentir. Cumplir con lo que nos
comprometemos. Decir y defender nuestra verdad, cueste lo que cueste.
8) “HE ARADO EN EL MAR”: Nos alerta sobre la necesidad de re-
flexionar antes de actuar, para no hacer por hacer o improvisar y nos
recuerda que no siempre lograremos ver realizados nuestros ideales en
nuestro tiempo humano, que es diferente al tiempo histórico. Lo que
hoy nos parece una “derrota”, puede ser sólo un “triunfo diferido” ¡Al-
gún día será útil y posible arar en el mar!
9) “CUANDO CESEN LOS PARTIDOS Y SE CONSOLIDE LA UNIÓN YO BAJARÉ
TRANQUILO AL SEPULCRO”: Es un llamado póstumo a la unidad de acción.
A evitar la anarquía, las divisiones y el caos. Una exigencia de respetar
nuestras diferencias y mantenernos unidos a pesar de ellas. En la unidad
está la fuerza. El enemigo lo sabe: divide y vencerás.
10) “MIS ÚLTIMOS VOTOS SON POR LA FELICIDAD DE LA PATRIA”: En la
lucha permanente por el logro de la felicidad de nuestros pueblos se
resume todo el ideal bolivariano.
Entonces, para ser verdaderamente bolivarianos requerimos ser:
Talentosos, honestos, altruistas, solidarios, buenos gobernantes, libres e
independientes, virtuosos, perseverantes, unificadores y felices. Para ser
bolivarianos ¡Sí! Como fue ¡Bolívar!

08 de julio de 2005

22
PRIMER COMBUSTIBLE

DECIR LA VERDAD Y SER LEAL AL LÍDER Y AL PUEBLO


“Simón Bolívar, el Libertador de Suramérica y líder inspirador de la revolu-
ción que en estos tiempos se ha desatado en Venezuela, un día soñó, en su delirio por
la justicia, haber subido a la Cumbre del Chimborazo. Y allá, sobre las nieves
perpetuas del espinazo de Los Andes, recibió un mandato del señor Tiempo, anciano
sabio y de larga barba: “Anda y di la verdad a los hombres”. Hoy, he venido aquí,
como portaestandarte de aquel sueño Bolivariano, para clamar junto a ustedes:
¡Digamos la verdad a los hombres!
Y diría más: para decir la verdad a los hombres, necesario es descubrir la
verdad de los hombres. La verdad —dijo el filósofo hindú Jiddu Krishnamurti— no
es un punto fijo, no es estático, se mueve constantemente por muchos caminos. He
aquí el sentido que queremos traer a esta reunión cuando hablamos de “la verdad”.
Tomamos, dos caracterizaciones fundamentales ya aceptadas para definir “la
verdad”: La primera, “es algo que se vive en el momento”; y la segunda, “expresa
nuestra vinculación con el todo”. Creo entonces que esta impresionante Cumbre del
Milenio constituye una extraordinaria ocasión para dejar atrás verdades que fueron
válidas solo para momentos pasados... Nuestro Secretario General y el equipo
preparatorio de esta Cumbre, han apuntado bien en la inicial visión de la verdad
que nos une en el actual momento histórico. En efecto, han propuesto unas ambicio-
sas y justas metas para orientar los esfuerzos en los próximos años. Voy a referirme
solo a algunas de ellas, pero que ya constituyen un inmenso desafío: Reducir a la
mitad, para cuando este siglo haya cumplido 15 años, la proporción de personas de
todo el mundo (actualmente el 22%) cuyos ingresos son inferiores a 1 dólar diario.
Quiere decir esto, que para cumplir con la meta en los 15 años señalados, tendría-
mos que elevar el ingreso a niveles dignos y justos a 140 mil personas cada día de
cada mes y de cada año, desde hoy hasta el 31 de diciembre del 2015.
Lograr, para la misma fecha, que todos los niños y niñas del mundo puedan
terminar todo el ciclo de enseñanza primaria, y que las niñas y los niños tengan
igual acceso a todos los niveles de enseñanza.
Ante estas precisas metas, la gran pregunta, la gran incertidumbre, la gran
verdad que aún no vislumbramos es esta: ¿cómo vamos a hacer para lograrlo?
¿Cuáles son los mecanismos, cuáles son los planes, cuáles las estrategias? La
verdad pudiera surgir de esta Cumbre, de sus Plenarias, de sus mesas de trabajo, de
sus torbellinos de ideas. Para ello, sin embargo, debemos hablar sin temores de
ningún tipo, sin la doble moral que muchas veces invade nuestros espacios. Debemos
destapar con mucha franqueza nuestras verdades,
agregando una buena dosis de audacia y coraje”

Hugo Chávez Frías


Cumbre del Milenio. Nueva York - USA,
08 de Septiembre de 2000
DECIR LA VERDAD Y SER LEAL AL LÍDER Y AL PUEBLO

Ser leal a un líder o a un pueblo, que es leal, es cosa fácil. Decir la


verdad, y asumir el costo de decirla y mantenerla, en un contexto, donde
predomina la mentira, la falsedad, la envidia, la zancadilla, el mal poner
y las estratagemas maquiavélicas, como política de defensa darwiniana,
de verdad verdad, no es cosa sencilla.
Se necesita, como en las matemáticas, una relación biunívoca o
bidireccional. Como quien dice: “Amor con amor se paga”. Dando y
dando, pues. Pudiéramos decir, haciendo uso de las técnicas de negocia-
ción y manejo de conflictos, apelando al concepto de juego triádico, que
se trata de jugar ganar-ganar-ganar, frente a la posibilidad de un juego
suma cero, en el que unos ganan y otros pierden, o un juego en el que
todos salgamos perdiendo, como en las guerras. Si no hay una relación
de mutua confianza y de reciproca sinceridad, como las que se requiere
en las relaciones de pareja, es posible que cuando alguno de ellos, en
“secreto”, traiciona al otro, tarde o temprano, sale a flote, como los de-
sechos humanos, la verdad. La verdad que, aunque tarde siglos en salir,
iluminará con su fuerza, donde estaba la razón.
Estamos obligados, a pensar, decir y actuar con la verdad, por de-
lante, si en realidad creemos y nos sentimos revolucionarios, como Cris-
to, el Che, Gandhi y la Madre Teresa de Calcuta, o como Pedro, Juan,
María y Lucía, hombres y mujeres corrientes, sencillos y anónimos del
pueblo, que han sido capaces de bregar con la contradicción entre ser
auténticos y sinceros consigo mismos o traicionarse y vivir de mentiras y
falsedades.
Se trata de decir la verdad, aunque el líder y el pueblo, en un mo-
mento dado, no nos crean. Y no tienen por que creernos siempre, y a cada
instante, porque pueden dudar de nuestra verdad. Incluso, nosotros mis-
mos, podemos dudar de ella. Es más, nuestra verdad hoy, puede variar
mañana. Aunque sigamos defendiendo la verdad. Porque la verdad, es

25
capaz de cambiar en el tiempo y, sin embargo, no dejar de ser verdad. Lo
importante y lo trascendente, es que nunca traicionemos la verdad en la
que creemos y, mucho menos, seamos capaces de ocultarla por conve-
niencia o por temores. Otra cosa, es, sin lugar a dudas, que no queramos
compartirla, deseemos ocultarla, o nos neguemos a decirla, por integri-
dad. Como ocurrió con tantos revolucionarios, que nunca traicionaron
sus principios y sus ideales y algunos se fueron felices de hacerlo; sin
confiar a nadie los secretos y verdades que guardaban en su mente, en sus
pensamientos, en sus corazones y en sus espíritus libertarios.
No pudieron, las fuerzas del mal y de la contrarevolución, con el
“Pica” Chirinos, que aún vive entre nosotros como ejemplo de honesti-
dad y valentía frente al enemigo, ni pudieron con Jorge Rodríguez, que
fue vilmente asesinado por las fuerzas represivas que son esencia del
Estado. Ellos prefirieron entregarnos como herencia su decoro y digni-
dad. Hombres y mujeres, como tantos que fueron sometidos a la tortura
psicológica y física y nunca delataron a sus camaradas y compañeros de
lucha. Sólo, en momentos como estos, no se puede decir la verdad, por-
que, paradójicamente, decir la verdad es traicionar al líder y a nuestro
pueblo. O, como me enseñara, en “el nuevo mundo”, en el Ávila, el poeta
de Galipán, Gonzalo Barrios, padre consanguíneo de Zoez: “sólo una
causa noble puede justificar no decir la verdad”
Muchas son las situaciones incómodas y disparatadas que, muchas
veces, tenemos que soportar. Y nos provoca salir en carrera y renunciar a
la lealtad que guardamos al líder y a nuestro pueblo. Si nuestra lucha y
nuestros ideales, son adquiridos de reciente data, o nunca se sedimenta-
ron y solidificaron en nuestra conciencia, es probable que lo hagamos. Si
ellos han sido aprehendidos e internalizados en nuestra moralidad y han
madurado lo suficiente para ensamblarse como parte de un todo único,
en nuestro espíritu y en nuestro ser, ¡jamás, podrán ser traicionados!, por
una circunstancia o una eventualidad, aunque ella provenga de una in-
justicia o de un error de parte del líder o de nuestro pueblo. Aunque por
cualquier circunstancia, se alejen de nosotros y no nos apoyen en algún
llamado o proyecto que estemos planteando. Pueden estar confundidos,
heridos o malhumorados ¿Vamos por eso a ser desleales o mentir desca-
radamente? ¡Nunca, jamás!
Pase lo que pase, si decimos la verdad y mantenemos la lealtad al
líder y al pueblo, ella se revertirá, más temprano que tarde, a favor de
nuestros ideales y en la dirección, de los principios por los que luchamos,
salvo que ellos no merezcan prevalecer como contribución a la vida en
sociedad porque son falsos e inhumanos o porque son contra natura.

26
DISCURSO PRESIDENCIAL*

Señor Presidente, usted es del Magallanes, pero quien ha ganado


es el Cardenales de Lara. Este es el equipo que nos representará a todos
los venezolanos. Podemos, sin embargo, nutrirnos del Magallanes, pero
también de lo mejor de los Leones del Caracas, de las Águilas del Zulia,
de los Tigres de Aragua y del Pastora. En adelante, Venezuela es un solo
equipo, un solo sentimiento nacional, una sola esperanza, un solo cora-
zón. El manager es uno solo. Son sólo nueve “innings”. Las reglas del
juego son conocidas y, salvo excepciones, serán respetadas. Todos los
ojos del mundo estarán puestos en los resultados del juego. Sobre todo
en América Latina y el Caribe. Algunas veces hemos ganado el cam-
peonato, otras, lo hemos perdido, pero siempre con dignidad. Que esta
vez no sea la excepción. Ojalá no tengamos qué decir: “hemos jugado
como nunca y perdido como siempre”, como lo dijera aquel manager
que fue entrevistado por los periodistas después de un excelente parti-
do. No basta jugar bien. El plan es sólo una apuesta en un contexto
cambiante, dinámico y pleno de incertidumbres. Es necesario, en un
juego suma cero, que nos preparemos para la derrota o para la victoria.
No basta declarar la guerra. Es necesario hacerla. Sobre todo si esta
guerra está planteada contra enemigos poderosos, muchas veces ocul-
tos, que son como el azogue. Presidente, no se olvide nunca, que sus
actos de habla abren y cierran posibilidades. Usted, que gusta de citas
bíblicas, recuerde lo que dice el evangelio según San Juan: “En el prin-
cipio era el verbo, y el verbo era con Dios, y el verbo era Dios… Y
aquel verbo fue hecho carne y habitó entre nosotros”. No se olvide nun-
ca lo que ha dicho y lo que dirá a partir de ahora, pues ya se acabó el
tiempo del ¡por ahora!, ahora es: ¡ya!. Bolívar, Rodríguez, Zamora y el
soberano, no le perdonarán nunca que los defraude y no cumpla sus
compromisos. No puede haber marcha atrás. Como decía Bolívar: “Va-

27
cilar es perderse”. Recuerde que Usted anunció que: “el verdadero go-
bernante será el soberano pueblo de Venezuela.”
Por eso, señor Presidente, si yo fuera usted, hoy, dos de febrero de
1999, día de su juramentación como Jefe de Estado, le diría a la nación:
Compatriotas todos. Pueblo de Venezuela, pido disculpas por las cir-
cunstancias que ocasionamos un grupo de militares y civiles rebeldes el
histórico 04 de febrero de 1992, ahora, llegó el momento de la verdad,
pues, entre más nos comprometemos con la verdad, mayor tensión
creativa se produce. La verdad es la fuente de la que emana la trascen-
dencia. La verdad es histórica y situacional. Pero siempre habrá una
verdad. Y como dijera Gandhi, si tenemos que cambiar nuestra verdad
para alcanzarla, lo haremos. Basta de máscaras y falsedades. Primero la
verdad. La verdad ha sido la mayor virtud de todos los revolucionarios
del mundo en todas las épocas. La verdad es revolucionaria en sí misma.
Por la verdad han muerto muchos hombres y muchas mujeres. Por la
verdad murió Cristo. La verdad es luz en la oscuridad. Tenemos que
decir la verdad y nada más que la verdad. Así nos duela. Estamos obli-
gados a decirle la verdad a nuestro sufrido pueblo. La verdad es la mejor
herramienta con la que cuenta un estadista, que desea crear la confianza
necesaria para exigirle a todos y contribuir con los retos planteados. La
verdad es objetiva, pero también es subjetiva, porque no existe ninguna
verdad fuera del sujeto que la genera y se la apropia. Prefiero decirle la
verdad al pueblo venezolano, antes que lanzarme de nuevo en una aventu-
ra, de la que arrepentido, tenga que pedirles perdón al final del periodo
presidencial. Me someto a la voluntad del soberano y al referéndum
revocatorio de acuerdo a las leyes que soberanamente diseñemos y apro-
bemos en el proceso constituyente, para sellar nuestro moderno contrato
social, así como las nuevas reglas del juego colectivo nacional. Invente-
mos nuestro juego y también las reglas que lo regularán. Ojalá juguemos
a ganar-ganar, con alegría y con felicidad. El pueblo lo que necesita es la
verdad de un compromiso, de un juramento sincero, que permita enarbo-
lar su dignidad, mancillada por politiqueros y corruptos de oficio.
Por ello, con la mente y la conciencia tranquila, con el corazón y
los afectos brotando, con la sensación de estar acompañado por la divi-
na providencia, me comprometo con el soberano pueblo de Venezuela
que al finalizar mis primeros cinco años de mandato, haré todo lo huma-
namente posible para que no exista un solo niño de la calle, para que un
porcentaje elevado de venezolanos pueda contar con una vivienda digna
y con los servicios básicos resueltos. Me comprometo a crear las condi-
ciones favorables para que disminuya significativamente la inseguri-

28
dad, para que bajen sustancialmente los índices de analfabetismo, de
deserción estudiantil y, en fin, a mejorar con creces la cantidad y calidad
educativa. Juro que la medicina preventiva prevalecerá sobre la medici-
na curativa. Cualquiera que sea el escenario, que las circunstancias in-
controlables nos depare en el futuro. Asumo que haremos todos los
esfuerzos para que exista una verdadera y real democracia, en la que
podamos tener la certeza de que nadie, absolutamente nadie, ni un solo
día, pase hambre, ni aún los más pobres entre los pobres. Aunque, como
sabemos, es más importante la riqueza del espíritu, por cierto, de la que
carecen muchos ricos y poderosos que no podrán nunca disfrutar de
todo lo que materialmente tienen. Me comprometo, en síntesis, a dise-
ñar un modelo de desarrollo y un conjunto de acciones creativas con la
etiqueta “Hecho en Venezuela”, que nos permitan tener un elevado ín-
dice de estabilidad política y de estabilidad social y, por encima de
todo, un elevado índice de felicidad del pueblo.
Este será mi mejor compromiso con el pensamiento bolivariano y
con el soberano pueblo de Venezuela. Compatriotas todos. Llegó la hora
de la verdad. Me comprometo a ayudarles a que el gobierno que hoy
ustedes emprenden, como verdaderos gobernantes de este país que pre-
sidiré a partir de hoy, sea exitoso.
No es tiempo de discursos.
Pues, como dijera Martí: “la mejor manera de decir, es hacer”.

01 de febrero de 1999

* Este artículo debió salir publicado, exactamente, el 02 de febrero de 1999, fecha en


la que tomaba posesión el Presidente Chávez, ante el Congreso Nacional de en-
tonces, por razones que no nos fueron explicadas nunca, el Diario La Verdad, de
Maracaibo, no lo publicó el día convenido con su jefe de información, el ahora
Dr. Orlando Villalobos, por lo que el autor, molesto, decidió no continuar escri-
biendo y publicando más, hasta el año 2001, cuando retomó esta difícil discipli-
na. Si se lee el discurso del Presidente Chávez, que realizó ese día, tanto en el
Congreso Nacional, como el que dio en Los Próceres, se encontrarán algunas
coincidencias, a veces, incluso textuales ¿casualidad?

29
“…mi condición de lealtad extrema a Chávez, enfrentando a mucha gente desde
Miquilena en la ANC, aumenta esa actitud negativa hacia mí y la gestión que lidero
por mandato de los merideños. No soy, ni he sido y aspiro jamás serlo, amante de
protagonismos, ni de los escenarios mediáticos, lo que entre tantas cosas adereza mi
autopercepción contradictoria de ser antipolítico… discutí con el Presidente. Le dije
(en una discusión bien dura que tuvimos con ocasión de su visita para inaugurar los
Juegos Deportivos Nacionales Andes 2005 el 07 de diciembre de 2005 en Mérida) que
él era el principal responsable por la abstención de las elecciones del 4-D porque
siendo el gran elector, el gran motivador, el gran movilizador, se desentendió de ese
proceso. Critiqué duramente al CTN y Chávez me reprendió y le dije que no hablaba
como gobernador, sino como miembro del CTN que soy, incluso me reclamó la actitud
de gobernadores y alcaldes que lo que hacen –según él– es pedir más y más dinero y
que por tanto, nos iba a “meter la lupa”, a lo que irreverentemente le dije que lo
hiciera, que lo retaba a comparar mi gestión con cualquiera de sus ministros para que
se diera cuenta de la ineficiencia que lo rodea y que entendiera, de una vez por todas,
que la mayor parte de los logros se debe precisamente al trabajo
y pelea de gobernadores y alcaldes…
Te imaginarás la rabia de Hugo, a quien, como bien sabes, no le gusta que le
lleven la contraria (el edecán y el conductor del vehículo estaban con los pelos de
punta), y al final le dije que no era el momento para hablar de ello, pero que ya que él
había sacado el tema a colación, entonces yo le pedía permiso, no apoyo, sino
permiso, para que en el momento de las elecciones internas del MVR, me lanzaría por
el medio de la calle para enfrentarlos a todos: a Ameliach, Diosdado, Nicolás, Willian
Lara, Cilia, a todos ellos, sabiendo que me pueden reventar, pero que si era por
elecciones de base (como creo debe ser), estoy seguro de derrotarles. Esa y otras
cosillas por el estilo fueron los aderezos de mi última discusión con Chávez (ya he
tenido varias con él). En abril de 2004 le dije que mi mayor satisfacción era que lo
bueno o lo malo, lo poco o lo mucho que se había hecho en Mérida lo había hecho yo
solo, porque su gobierno no me había ayudado, peor aún, muchas veces me había
saboteado. Y que no estaba pidiéndole apoyo, sino que estuviese claro de la situación,
que yo iba a volver a ganar y que si íbamos a referéndum él ganaría y en su reelección
arrasaría, pero que su gobierno no había hecho nada al respecto….Yo le he reiterado
al comandante, que el gobernador más leal que tiene soy yo, sin ninguna jactancia,
sino por convicción, pero que jamás me verá en Miraflores ni en ningún otro lado
haciéndole lobby ni a él ni menos a ninguno de sus ministros, que ni me había visto ni
me vería en Aló Presidente aplaudiéndole sus chistes malos y sus canciones, sólo para
que me vieran. Él sabe cómo soy y que mi amistad, admiración, lealtad y compromiso
con él y con el pueblo es enemiga de la adulación y que en privado le he criticado y
reclamado algunas cosas, por lo que es posible que yo mismo me haya aislado un
poco, pero que igual contara conmigo sin ninguna duda…”

Florencio Porras Echezuría


Gobernador del Estado Mérida
Carta dirigida a Miguel Salazar y publicada en,
“Las Verdades de Miguel”. N° 119, del 18 al 24 de agosto 2006
LA VERDAD POR DELANTE

Ya no es posible callar. Es el tiempo de La Verdad y de asumir con


valentía los riesgos necesarios que implica defenderla con todas nues-
tras fuerzas. Es tiempo de salvaguardar los principios y los valores en
los que creemos. Es el tiempo de los compromisos verdaderos. Hoy, se
hace inaguantable guardar en nuestra mente y en nuestros corazones,
tantas razones, sentimientos y emociones escondidas. Ya basta de que
estemos a la retaguardia de las exigencias históricas que nos demanda la
realidad. Es tiempo de razonar con el corazón iluminado y de emocio-
narse con el alma, la mente y la inteligencia, siempre bien erguidas. De
allí que, con hidalguía, no le tengamos temor al atrevimiento de lanzar
al viento nuestras propias verdades. El camino es un caminar perma-
nente acompañado de compromisos solidarios y sinceros. Más que un
camino de llegadas, es un camino de partidas imborrables. Tenemos que
ayudar a construir nuestro propio camino: Hecho en Venezuela.
Ya lo decía José Martí, refiriéndose a la libertad y a la honradez:
“Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado y a pensar
y a hablar sin hipocresía...Un hombre que oculta lo que piensa o no se
atreve a decir lo que piensa, no es un hombre honrado”. Por ello, com-
prometido como lo estoy con el proceso de cambio y transformación
que se vive ahora en Venezuela, he considerado mi deber ciudadano,
expresar con absoluta libertad, algunas ideas, pensamientos, críticas y
recomendaciones, que aspiran contribuir al debate y la discusión que se
ha generado en el país, en relación a las posibles rectificaciones del
gobierno, del cual formo parte.
Debo decir, que comparto la intencionalidad y buena parte de las
propuestas del Presidente Chávez y su equipo de gobierno. Creo en su
sinceridad y en su buena intención. Confío en su liderazgo. A la vez, se
me presentan serias reservas sobre el método y el estilo con el que se
pretende darle concreción a su Proyecto de Gobierno. Como también,

31
tengo fundadas dudas sobre la capacidad de gobierno de muchos de los
funcionarios que lo acompañamos en esta difícil tarea. Existen contin-
gencias y factores incontrolables (económicos, políticos, sociales...),
tanto a nivel interno como externo, que afectan seriamente el nivel de
gobernabilidad, tan necesario para garantizar el éxito del Plan Nacional
de Desarrollo y el Programa de Gobierno que fue sometido a la conside-
ración del electorado. En condiciones de incertidumbre, dinámicas y
cambiantes, el plan es una apuesta. Es un cuerpo propositivo e intencio-
nal, que alcanzará sus metas o resultados, sí y sólo sí, se cumplen ciertas
condiciones. Es más, no se establece ninguna garantía que, haciendo
exactamente lo que indica el plan, logremos alcanzar eficazmente los
resultados esperados. Por tanto, necesario es reconocerlo: el plan es una
apuesta que ganaremos no sólo con voluntad y buenas intenciones. El
plan, como expresión del Programa de Gobierno, será más o menos
viable, dependiendo de la capacidad para gobernar y de la gobernabilidad
que se tenga de los complejos procesos que enfrenta todo gobernante.
Carlos Matus decía: “Nuestros gobiernos fracasan no tanto por el
contenido de sus propuestas, sino por la debilidad de las herramientas
de gobierno que dominan. Es el estilo de gobierno el que está en
crisis...Los problemas del futuro requerirán equipos de gobierno excep-
cionales para enfrentarlos, o la democracia será imposible”. Por eso, si
queremos salvar esta naciente democracia participativa y protagónica,
dispongámonos, cuanto antes, a formar y a actualizar a nuestros gober-
nantes y funcionarios públicos, con el apoyo y sustento de las modernas
y potentes Ciencias y Técnicas de Gobierno. Ahora, aquí mismo, en
Venezuela y en América Latina.

24 de febrero de 2002

32
NO NOS ESTÁ PERMITIDO ARAR EN EL MAR

El país depende, hoy más que nunca, del carisma, la voluntad y la


inteligencia de un solo hombre: Hugo Rafael Chávez Frías.
Dependemos de sus pensamientos, de sus gestos, de sus actos de
habla, de sus acciones, de sus estratagemas, de su intuición, del apoyo
popular con el que cuenta, de la magnitud del respaldo que le brindan
las fuerzas armadas nacionales, de su capacidad para responder con acier-
to a la compleja situación que vive el país, en fin, dependemos de la
manera sabia y valiente con la que él decida enrumbar los procesos de
cambio y transformación que se han desatado en el país después de
aquel memorable ¡por ahora! y especialmente, luego de la aprobación
en referendo, por parte de la mayoría de nuestro pueblo, de la Constitu-
ción de la República Bolivariana de Venezuela.
En el pesado ambiente político que vive hoy Venezuela, la oposi-
ción, más recalcitrante, incluyendo los que han sido llevados manipula-
da o ingenuamente a esta postura, declaran todos los días que “el país
depende de la renuncia del Presidente Chávez”, que “si Chávez se va,
Venezuela podrá encontrar un camino de paz, armonía y reconciliación”,
sin darse cuenta de que estas palabras activan un juego peligroso de
lucha por el poder, de encuentros ponzoñosos entre bandos y de derra-
mamiento de sangre.
Es decir, Chávez es la piedra en el zapato. El obstáculo a vencer.
Todo lo malo que ocurre en el país se lo debemos a Chávez. El futuro de
la nación depende, en definitiva, según la oposición, de Hugo Rafael
Chávez Frías.
Por su parte los chavistas, los come candela y los que siempre han
sido excluidos de los beneficios de la riqueza nacional, manifiestan, con
la potencia de un huracán, que Chávez es la salvación y la esperanza de un
pueblo, que él representa la posibilidad cierta de un mejor futuro para
todos los venezolanos. Que Chávez es la reencarnación de Bolívar y está

33
blindado por espíritus superiores y por la fuerza telúrica de Maisanta. Y
es que Chávez, en el imaginario popular, lo es todo. Y representa bondad,
ternura, humildad, solidaridad, honradez y autenticidad.
Mi abuela materna, María Sansón, que es una fanática del Presi-
dente, dice con la luz de sus ochenta y ocho años, que: ¡A Chávez no lo
tumba nadie! Todos los días, como muchos otros creyentes, ella reza
por la salud y la buena gestión del Presidente Chávez.¡Chávez es la
salvación de la patria! me ha dicho una y otra vez.
Conocí personalmente a Chávez en la Casa de la Asociación de
Profesores Universitarios de la Universidad del Zulia (APUZ), en
Maracaibo, recién salido de la cárcel, en 1994. Fui el único profesor que
asistió a la cita. Me invitó la socióloga y cantora popular Pilar Luengo,
a quien le había dicho que sólo hablaría con Chávez, que ya estaba can-
sado de que me utilizaran los subalternos de los líderes políticos, apro-
vechando mi desprendimiento total por la causa de la revolución. Pocos
querían saber de Chávez, en ese momento. Era el ambiente propicio
para “aprovechar” y agarrarse del oportunismo para escalar posiciones
o sacarle partido al ascenso del que se vislumbraba como un gran líder
político. Allí le hice entrega a Chávez de mi libro sobre “Conceptos
Básicos de Planificación Estratégica Situacional”, publicado por
EDILUZ, en julio de 1989. Ese día, fui a buscar a mi casa, a solicitud
suya, un ejemplar de la Constitución Nacional, de la hermana Repúbli-
ca de Colombia, de donde acababa de regresar, después de participar en
varios eventos en Desarrollo Social Comunitario y también venía de
Coordinar y organizar el “I Encuentro Binacional Colombo-Venezola-
no de Desarrollo Comunitario”, en el que conocí a Arias Cárdenas, quien
asistió como ponente, en una actividad que realizamos en Santa Rosa de
Agua. Chávez y yo convinimos en que lo ayudaría con su Tesis de Gra-
do, que tenía pendiente en la Maestría en Ciencias Políticas en la USB,
cuyo tutor era el Dr. Jorge Giordani. Nunca pudimos concretar esta so-
licitud. Tiempo después y aún, hasta el presente, lo he ayudado a reali-
zarla de manera práctica y concreta. Varias veces recibí la llamada de
sus emisarios y amigos comunes, para que participara en reuniones, antes
y después de involucrarse en los procesos electorales. Para ser honesto,
nunca atendí sus llamadas. Tenía dudas sobre lo que se podía estar tra-
mando tras bastidores. En mi obstinada posición abstencionista y en
mis dudas sobre el papel de los militares en los procesos revoluciona-
rios, no voté por Chávez. Así se lo hice saber, en Diciembre de 1998,
cuando, comandados por Ronald Blanco La Cruz, le presentamos en la
Viñeta, nuestra propuesta para la selección por concurso, de aquellos

34
que ocuparían los cargos de dirección, desde Ministro a directores de
organismos descentralizados en el país, que asumirían a partir del 02 de
febrero de 1999. Y también lo expresé públicamente, con sinceridad,
más tarde, en presencia de Luis Reyes Reyes, Wilmar Castro Soteldo y
William Fariñas, cuando estos me invitaron a colaborar con la creación
del Ministerio de Infraestructura y el Diseño del Plan PAIS, que más
tarde se convertiría en el Plan Bolívar 2000.
Sé que decir esta verdad, me ha costado, desconfianza y dudas
sobre mi compromiso con el proceso revolucionario y con Chávez, como
me seguirá costando mantener firme mi sinceridad. Lo asumo. Para mí,
decir la verdad, es una cuestión de principios irrenunciable.
El 20 de diciembre de 1998, por casualidad, nos encontramos nue-
vamente. Y, allí le manifesté mi alegría por su triunfo y mi sincero deseo
de ayudarlo, incondicionalmente, sin esperar nada a cambio. Como le
consta a Ronald Blanco La Cruz, cuando me pidió que le hiciera llegar
mi curriculum para presentarlo como potencial Ministro de Educación,
o cuando me pidió que lo acompañara al Ministerio de Infraestructura
para ayudarlo en la Dirección de Administración, en un cargo importan-
te que tampoco acepté.
Ese día, 20 de diciembre de 1998, me sorprendió la buena memo-
ria de Chávez al recordarse de mi “loco libro” sobre Creatividad, de
Pilar Luengo y de los cantores populares del Zulia. Después de despe-
dirse de todos, se regresó y me preguntó por ellos. Ronald quedó sor-
prendido de que yo lo conociera antes. No había querido “chapearlo”
con eso. A lo mejor, se hubiera empeñado, aún más, de que fuera Minis-
tro y no era mi deseo, además: ¿Había alguna posibilidad real? Creo que
como mínimo, hubiera sido Viceministro o Director de Planificación y
Presupuesto del Ministerio de Educación. Pero ni yo, y, creo que al
final, cuando me conocieron, el propio Ronald y otros, no quisieron que
así fuese y no me arrepiento. Creo que fue mucho mejor así.
Hoy, puedo decir con seguridad, después de haber participado vo-
luntariamente, en funciones de gobierno, como colaborador, asesor de
INPARQUES (1999), Director de Planificación, Proyectos y Presupuesto
en la Gobernación del Estado Táchira (2000) y ahora como Presidente
de Corpoandes (2001-2002) y sobre todo, después de vivir, sentir, oler,
auscultar y percibir la realidad social, estoy convencido, de que el Pre-
sidente Chávez es un hombre de bien, lleno de buenas intenciones y
animado por los mejores sentimientos de amor a la humanidad. Un líder
como pocos ha existido en América Latina. No me quedan dudas. Su
peor error y el de aquellos que lo rodeamos, es que sencillamente, no

35
nos habíamos preparado para gobernar situaciones complejas, dinámi-
cas, cambiantes, plenas de incertidumbre y de poder compartido. Que
no tomamos en cuenta que una cosa es ganar elecciones, conspirar,
movilizar a la gente, organizar marchas y llamar a paro o huelga y otra
muy distinta y compleja es saber gobernar. Esa misma debilidad la han
tenido los líderes de la oposición. Por eso, apoyado en el sabio refranero
popular: “más vale malo conocido, que bueno por conocer”, debemos,
pase lo que pase, acompañar al Presidente Chávez hasta el final. Para
que no se pierda la esperanza. Para no tener que escuchar, desde el más
allá, la voz quebrada de El Libertador en su laberinto, exclamando nue-
vamente: “He arado en el mar”. Y, a nosotros, no nos está permitido arar
en el mar.

08 de diciembre de 2002

36
PÓNGASE CABEZA ABAJO Y VERÁ TODO AL REVÉS

El año que culmina ha estado lleno de contradicciones y confron-


taciones. Hemos vivido, en nuestro país, florecidas incongruencias, ac-
ciones sin sentido, palabras absurdas y frases extravagantes. Mensajes y
hechos incoherentes, rarezas, incongruencias, inconsistencias, en fin,
ha sido el año de las paradojas y los acertijos.
Un gobierno participativo, democrático y tolerante, es calificado
de dictatorial, tiránico y despótico. Un claro golpe de estado y una rebe-
lión militar se convirtieron, de la noche a la mañana, en un vacío de
poder y sus protagonistas fueron absueltos o dejados libres. Tuvimos
cuatro Presidentes de la República, en menos que canta un gallo: Chávez,
Carmona, Diosdado y otra vez, Chávez. Y nadie pidió, como antes,
¡Muerte a los golpistas!, al contrario, uno de ellos, el más audaz, respe-
tándole todos sus derechos, fue puesto preso en su propia casa e instan-
tes después, el Plan Colombia lo saca del país y quienes lo favorecen y
apoyan le niegan, mas tarde, la visa norteamericana. El Tribunal Supre-
mo de Justicia ha tomado decisiones trascendentes que no han favoreci-
do, ni al uno ni al otro bando sino, todo lo contrario. El Presidente Chávez
renunció y a la vez, no renunció. Los medios privados de comunicación
llaman todos los días al paro cívico, pero ellos trabajan las 24 horas del
día, sin parar. Los que están de paro civil, son los primeros en ocupar las
largas colas de las gasolineras y entidades bancarias, cuando deberían
ocuparlas los que están generando riqueza con su laborioso trabajo. Es
un paro obligado, no consciente. Por primera vez, los trabajadores, due-
ños de la fuerza de trabajo, se unen a los empresarios, dueños del capi-
tal, para resolver sus contradicciones. Los partidos políticos se aprove-
chan de las organizaciones sociales y económicas y son estas: CTV,
Fedecámaras y “PDVSA” quienes asumen las funciones de aquellos.
Los altos mandos militares fascistas, esos mismos que masacraron al
pueblo el 27 de febrero de 1989, que han sido entrenados y preparados

37
para la violencia, la guerra y la confrontación armada, sorpresivamente
piden a gritos y hacen críticas al uso de la represión y la fuerza, en
contra de la sociedad civil indefensa. Mientras militares civilistas y re-
publicanos ayudan en los megamercados, integrándose a la solución de
los principales problemas del país, otros: empresarios, sindicalistas y
petrogolpistas, asumen roles políticos que no les corresponde y se auxi-
lian de extranjeros y vendedores privados de armas para contratar
francotiradores y agentes suicidas como el de la Plaza Altamira, para
crear terror y anarquía en la población.
¿Cómo podemos empeorar mas una situación ya difícil? ¿Cómo
podemos conseguir la derrota cuando la victoria está cerca? ¿Cómo
paralizarnos en nuestra posición actual y pedirle al otro que ceda? Estas
pareciesen ser las paradójicas interrogantes que se formula la oposición
para buscarle “salidas creativas” a la crisis. Por nuestra parte, debería-
mos respondernos: ¿Cómo convertir el paro en victoria? ¿Cómo apro-
vechar las fortalezas de los oponentes? ¿Cómo lograr la paz enfrentan-
do la violencia de los otros? ¿Cómo fortalecer a PDVSA aprovechando
el criminal saboteo?
Después de más cuarenta años de saqueos, de malversación, de
corrupción, de carraplana y de hipoteca al erario y al patrimonio nacio-
nal, ahora resulta que Chávez es el culpable de la miseria y la pobreza
de los venezolanos y de todos los males que vivimos, es como si alguien
nos culpara en Corpoandes de la quiebra de sus empresas, del incumpli-
miento de su misión, de la falta de pago oportuno de los pasivos labora-
les y de la injusticia laboral cometida con sus trabajadores desde 1983
¡Qué riñones!
Mientras la nómina mayor y ejecutiva de PDVSA, gana entre 300
y 800 millones de bolívares anuales, un alto porcentaje de la población
venezolana no gana siquiera el salario mínimo. Mientras ellos están de
paro, destruyendo instalaciones y sistemas informáticos y automatiza-
dos, secuestrando barcos y poniendo en peligro la vida de millones de
compatriotas, ellos, los emperifollados mitocráticos, no han dejado de
cobrar un solo día de su salario, a pesar de haber sido expulsados de sus
cargos. Antes se rasgaban sus vestiduras y mostraban con orgullo su
filosofía de gestión, ahora, junto con los barcos de todos los venezola-
nos y los mercantes traidores, fondearon sus valores y principios y los
echaron por la borda. Ya no les importa la continuidad de los procesos
técnicos, la calidad total, la reingeniería de procesos, el just time, el
bechmarking, el cero defectos, el desperdicio, la eficiencia, la excelen-
cia del servicio, ni la marca mundial ¡No¡ nada de eso les interesa ya.

38
Prefieren castigarnos, todos los días, con partes de guerra, en los que
anuncian lo mal que nos va y las nefastas consecuencias que tendremos
producto de su patriótica decisión de sabotear y detener el corazón de la
economía de nuestro país.
Y todo por la terquedad de salir de Chávez, como si destruyendo la
casa sacamos al inquilino o hundiendo al barco ahogamos al capitán.
Razón tenía el Libertador: “El talento sin probidad es un azote”.
Paradójicamente, quienes piden con insistencia y obstinación que
el Presidente Chávez se vaya del gobierno, que señalan con descaro que
él es el único que sobra en el país, resultarán ser, en contrasentido, los
primeros en irse a disfrutar de la dolce vita en Miami o cualquier otra
ciudad del extranjero, porque ellos, que si estorban, tienen todas las
facilidades para huir del país, en caso de que el escenario les sea desfa-
vorable. Los inteligentes empresarios y pedevecos se embrutecieron y
los pobres ¡por fin! enriquecen todos los días sus esperanzas, bajo el
liderazgo indiscutible del Presidente Chávez. Estas son las paradojas de
la criollísima y vernácula, creativa e innovadora Revolución Bolivariana
que hoy vivimos en Venezuela.
Son las paradojas de este año que termina.
Es como si nos colocáramos cabeza abajo y viéramos todo al re-
vés, a como es en realidad.

29 de diciembre de 2002

39
“Compatriotas:
Esta será seguramente la última oportunidad en que pueda dirigirme a ustedes.
La Fuerza Aérea ha bombardeado las torres de Radio Portales y
Radio Corporación. Mis palabras no tienen amargura, sino decepción
y serán el castigo moral para los que han traicionado el juramento que hicieron:
Soldados de Chile, comandantes en jefe titulares y el almirante Merino,
que se auto designó, más el señor Mendoza, general rastrero, que solo ayer
manifestara su fidelidad y lealtad al gobierno...
Ante estos hechos, solo me cabe decir a los trabajadores: Yo no voy a renunciar.
Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo...
Trabajadores de mi patria: Quiero agradecerles la lealtad que siempre tuvieron...
...mi recuerdo será de un hombre digno que fue leal a la causa de los trabajadores...
Trabajadores de mi patria: Tengo fe en Chile y su destino.
Superarán otros hombres de Chile, este momento gris y amargo donde la traición
pretende imponerse... Estas son mis últimas palabras. Y tengo la certeza de que mi
sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que por lo menos será una lección
moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición”

Salvador Allende
Últimas palabras pronunciadas al pueblo chileno,
el 11/09/1973, durante el criminal
y sanguinario golpe de Estado, transmitidas por Radio Magallanes
PALABRA CLAVE: ¡ OFENSIVA !

Miraflores, una de la madrugada. Es febrero 26 de 2003. Los alre-


dedores del viejo palacete, símbolo del poder en Venezuela, se consa-
gran de una límpida y apacible tranquilidad. Afuera, una tenue y fresca
brisa mece las hojas y palmas de los bien cuidados jardines.
En su sitio de mando, el Presidente Chávez muestra en su rostro
una honda preocupación, una angustia creativa por los destinos de los
conflictos económicos, políticos y sociales que sacuden las entrañas de
nuestro país. Se muestra decidido, pleno de coraje, determinado, valien-
te, empeñado. Es de una sola pieza. Es un pilar de concreto armado. Es
un águila, un pájaro guardián. Ahora sabe con profusión que si envaina
la espada, lo envainan.
¡Y a usted, no lo envainará nadie, Señor Presidente!
Hemos sido convocados a su despacho para discutir los aportes de
la nueva PDVSA a la Agenda Bolivariana de la Economía Productiva y
al Plan Nacional de Desarrollo.
Presentes con Chávez, entre otros: Félix Rodríguez, Gerente Ge-
neral de PDVSA Occidente, Luís Marín, Gerente General de PDVSA
Oriente, hoy miembros de la nueva Junta Directiva; Marlene Yadira
Córdova, Ministra de Ciencia y Tecnología y este humilde cronista, que
decidió dar un paso al frente para cooperar en esta inédita y originaria
gesta de conquistar y coronar una verdadera nacionalización de la in-
dustria petrolera venezolana.
La discusión es vehemente, apasionada, y a la vez razonada y abun-
dante en propuestas novedosas e impregnadas de un profundo carácter
de vanguardia, de soberanía e independencia. Se impone un modelo
económico y social nacional de desarrollo endógeno sustentable y sos-
tenible.
El Presidente Chávez es una mole. Su intensa actividad, la contun-
dente agilidad de sus movimientos, su vigoroso trabajo en equipo, ali-

41
mentan la ya legendaria creencia popular de que este hombre no duer-
me. No pega los ojos.
Luego de llegar al escrutinio unánime de unos acuerdos estratégi-
cos, y de asignar las respectivas responsabilidades, tareas y compromi-
sos, y de fijar otra cita para evaluar la continuidad del trabajo, Félix
Rodríguez se dirige al Presidente para preguntarle por los asuntos capi-
tales que caracterizan los difíciles, complejos y exigentes caminos por
los cuales hoy transita el país.
- ¡Carajo Félix!, ¡tamaña pregunta para esta hora culminante de la
madrugada!-, le retruca el Presidente.
Entonces, levantando del libro que recoge estos artículos semana-
les: “En una palabra, Andinidad”, le sugiero a Chávez: “Presidente, res-
póndale en una palabra”.
Mirándome fijamente a los ojos, el Presidente toma aliento para
acatar la sugerencia y espetar sin ninguna clase de titubeo la palabra que
lo resume todo: “¡Ofensiva! “.
La ofensiva de su acción diaria que no admite ni tiempo ni espacio
para el descanso.
¡Si!, la ofensiva de su verbo ágil y punzante, que no otorga medias
tintas, ni dobleces ni entrepituras blandengues. Todos, solicitan y exi-
gen que esa lanza de la palabra presidencial no se doble, desfigure o se
desdibuje en tolerancias de bajo nivel.
Y esa es, precisamente, la espada del Presidente: su palabra, su
verbo ardiente, más venezolano que nunca: A plomo limpio ¡Ni un vaso
de agua a los traidores de la patria!
Son las cuatro y treinta de la madrugada. Debemos retirarnos a
descansar. Mientras tanto, el Señor Presidente continuará su apretada
agenda y su indetenible ofensiva ¡ Hasta vencer ¡

07 de marzo de2003

42
SU ANGUSTIA ES LA NUESTRA

Su mirada de águila, refleja la portentosa angustia del realizador.


Su alma andariega y aventurera del espíritu, proyecta el resplandor
de la imagen del trabajo constante y sin pausas, en el espejo del país,
con toda la inminencia del forjador de ideas, del creador y del criador e
impulsor de proyectos de elevado vuelo, y en el ímpetu de su gesta co-
tidiana de gran líder, el generador vital de una acción tras la otra, que
sólo comporta el objetivo supremo de sacar a Venezuela del laberinto.
En su infatigable paso, en su endiablado ritmo de labor, se percibe,
en Miraflores, la impaciencia, la intranquilidad y toda la tensión del
hacedor constante, del productor que no tiene descanso, del autor que
quiere construir y organizar los destinos de una patria, del hombre que
instaura y quiere asegurar el bienestar material y espiritual de nuestro
pueblo y que de pecho en pecho, de mano en mano, de abrazo en abra-
zo, de palabra en palabra, de acción en acción, lucha por garantizar la
mayor suma de felicidad posible a todos los habitantes de nuestra queri-
da y morena República Bolivariana de Venezuela.
En este momento de dura dificultad, Venezuela no puede darse el
lujo de lucir un Presidente de la República hecho para el descanso y la
holgura recreacional de un largo fin de semana y de una vacacioncita
que se estira entre puente y puente.
Necesitamos un hombre de talla firme. Una mole de alta tensión.
Un hombre con una estructura física y orgánica fraguada en concreto
armado. Un hombre con pulso de guaya. Con alma de acero pretensado.
De mirada tierna y puño de hierro. Que no se doblegue ante el poder de
los que siempre lo detentaron. Que hable como sólo sabe hablar la gente
de la calle. Que sude con su pueblo. Que coma y beba las sazones y los
jugos que la gente de la tierra profunda de nuestra patria, sólo sabe
deleitar. De corazón amplio y generoso para con los niños y los hom-
bres y mujeres desposeídos y que nunca participaron de las riquezas del

43
petróleo. Y que golpee duro, muy duro, de un solo mazo a los que pre-
tendan secuestrarle la alegría a nuestra gente. ¡Ese hombre lo tenemos!
¡Y que aguante! Todo lo que venga. Con la derecha y con la iz-
quierda. Que vuele como una mariposa y pique como una avispa. Por-
que lo que viene es candanga con burundanga.
En Miraflores, de nuevo, a altas horas de la madrugada, hemos
trabajado con el Presidente Chávez y todos sus Ministros. Vi en él la
angustia del estratega, la ansiedad del formador, la inquietud del instau-
rador, la preocupación del fraguador, el tormento del artista que crea,
que intuye, que moldea, y cuya única misión en este suelo y en este
cielo, es fundar, parir, procrear, originar, alumbrar una nueva república
que sea el sostén de nuestras necesidades de desarrollo.
Vi muy angustiado al Presidente. Pero lo vi vital, en plena camara-
dería con sus Ministros, en justa y cordial relación con sus asesores.
Tuvimos una pequeña diferencia, le hice algunas observaciones, el Pre-
sidente me escuchó con mucha atención y cuando al final, terminé mi
exposición, el Presidente preguntó: “¿Ya terminaste Hugo?”. Y luego
vino, de su parte, el señalamiento adecuado, las correcciones debidas.
Mientras tanto, no dejaba de prestar interés y especial dedicación a las
participaciones de todos los presentes. Es que el Presidente tiene un
muy buen entrenado ejercicio de la concentración y del dominio de la
discusión múltiple para esta elevada tribuna del país, que es la Presiden-
cia de la República de Venezuela.
Vi al Presidente sometido al padecimiento de una angustia, que es
la angustia del creador. Del hombre que no se está quieto: el protagonis-
ta de la intranquilidad.
Al final, al filo de la madrugada, sólo tuve tino para manifestarle a
Chávez:
“¡Presidente, me encanta su angustia!”

03 de abril de 2003

44
AL PRESIDENTE CHÁVEZ LE MIENTEN

Prefiero mantenerme callado e izar la bandera del silencio antes


que pronunciar una mentira. Fácilmente soy descubierto cuando he
mentido. Me irrita que alguien diga una falsedad u oculte una verdad,
especialmente si lo hace sin pestañar, con descaro y a conciencia. En
eso, y en muchas otras cosas, soy definitivamente cristiano. Pues como
dice nuestro pueblo: Por la verdad murió Cristo.
¡Claro está! No hay verdades absolutas, aunque hay quienes así lo
creen. Todo, a decir verdad, es relativo. Incluso el contenido de este artí-
culo es una verdad autoreferencial, pudiera decir: una verdad situacional.
Hay leyes de la naturaleza y de la sociedad, que se consideran ver-
dades absolutas, con independencia del actor, fuerza social o personaje
que explica la realidad. Sin embargo, más de uno se ha llevado una
sorpresilla a descubrir que: “no todo lo que brilla es oro, aunque brille
por oro lo que es cobre”. Por supuesto, cada uno es dueño de su verdad.
Y aunque otros nos juzguen falsos, mentirosos, embusteros, engañosos
y troleros, somos el auténtico juez de nuestras verdades. Por eso, el más
intolerable e imperdonable error es engañarnos a nosotros mismos.
Mentirnos y creernos la mentira, sabiendo que no es verdad.
La mentira es contrarrevolucionaria.
Todo esto viene a cuento porque he notado, con demasiada fre-
cuencia, que se mienten a si mismo, le mienten al pueblo venezolano,
no sólo los medios de comunicación social, la oposición, sino que, la-
mentablemente también le mienten con desparpajo algunos “servidores
públicos” que actualmente ocupan cargos de elevada responsabilidad
gubernamental y hasta mienten a su feligresía, uno que otro Siervo de
Dios, violando los sagrados mandamientos de su religión. Y mienten
también algunos universitarios contrariando “la búsqueda de la verdad
y los valores trascendentes del hombre”, establecido en la Ley de Uni-
versidades.

45
Al presidente Chávez, y lo digo con toda responsabilidad, le mien-
ten o le filtran información relevante algunos de sus asesores, allegados,
Ministros y Vice-Ministros. Le mienten con desfachatez. Le ocultan o
le tergiversan la verdad porque les da miedo decirla, o porque, en el
mejor de los casos, se la escamotean para no causarle más preocupacio-
nes. Otros y otras, le mienten por ignorancia. No lo piensan un instante,
para decirle lo que les conviene. Para hacerle creer al Presidente que lo
están haciendo muy bien, cuando en verdad está fallando. Lo hacen
temerosos o temerosas y en ocasiones fría y calculadamente para “sal-
var” su pellejo o su cargo. De continuar así, le haremos un flaco servi-
cio, no sólo al Presidente Chávez, sino al proceso revolucionario, al
pueblo latinoamericano y sobre todo a la conciencia moral y al bastión
ético que es lo que nos hará verdaderamente libres.
Cuenta Gabriel García Márquez en el prólogo del libro: “Mañana
será demasiado tarde” que Fidel dirigiéndose a uno funcionario cubano,
le dijo con molestia: “Me ocultan verdades por no inquietarme, pero
cuando por fin las descubra me moriré por la impresión de enfrentarme
a tantas verdades que han dejado de decirme”. Ojalá aprendamos de los
errores de la Revolución Cubana. Ojalá aprendamos también de la dolo-
rosa experiencia del once de abril del 2002.

26 de marzo de 2004

46
NO OCULTAR LA VERDAD ES DE VALIENTES*

“No sólo de pan vive el hombre…” También vive de recuerdos, de


esperanzas, y, aunque parezca mentira, vive de sacrificios. Si no ¿cómo
podríamos vivir la vida?
Sin sacrificios no hay vida. Nos lo trae a la memoria esta Semana
Santa, cuando vemos sacrificarse en la Cruz a quien tenía todo el poder
para evitarlo y no lo hizo, como expresión sublime de entrega a favor de
la humanidad.
Sacrificio es, entonces, amor. Amor a la vida, a la naturaleza, al
inmenso universo, a nuestros ideales, a la familia, a nosotros mismos, a
los sueños y querencias de nuestros hijos… Sacrificio es la palabra cla-
ve que ha acompañado a los grandes hombres y mujeres que han dejado
huella trascendente en nuestra historia universal.
Por eso admiro, respeto y me agrada Jesse Chacón. Porque tuvo la
valentía de renunciar por haberle “mentido” u “ocultado” información
relevante al Presidente de la República. Este hecho confirma mi artículo
anterior “Al Presidente Chávez le mienten”, que salió publicado ante-
riormente con el título: “Mentiras”.
Al Presidente Chávez, y lo digo nuevamente, con toda responsabi-
lidad, lo engañan, le mienten y le ocultan información allegados, aseso-
res, ministros y vice ministros, entre otros. Y eso sí es un problema de
Estado. De altos kilates.
El Presidente Chávez no tiene el tiempo ni los recursos para verifi-
car, comprobar, validar, analizar y evaluar la información que le llega a
través de sus “filtros”. Ninguna Sala Situacional ó de Análisis Estraté-
gico, y menos si está mal diseñada, le resolverá este problema. Ni a él,
ni a ningún Jefe de Estado. Lo de Irak y muchos ejemplos en el mundo
lo confirman. Las mentiras le pudieran costar, probablemente, la reelec-
ción a Bush.

47
El mayor patrimonio que tiene un Jefe de Estado, un líder ó un
buen Político (con mayúsculas) es su credibilidad: el grado de confian-
za que se tiene en lo que dice y hace. Por eso hemos advertido, en
nuestros artículos, desde hace mucho tiempo, que el Presidente Chávez
debe cuidar sus actos de habla, y como lo ha dicho y reclamado pública-
mente él mismo: ¡Hay que decir siempre la verdad!
Por la verdad murió Cristo. La verdad es Revolucionaria. La ver-
dad, como el sacrificio, es inherente al amor. La verdad es la garantía
del éxito de éste y de todos los gobiernos.
Hay quienes por ignorancia y desconocimiento, sin querer, le mien-
ten al Presidente Chávez. Hay otros y otras que no se atreven a decirle la
verdad, porque le tienen miedo ó con el pretexto de no llenarlo de pro-
blemas, quizás con el sano propósito de aligerarle la carga. Los más
dañinos son aquellos que sin escrúpulos, con malvada intención, con
premeditación y alevosía, le mienten descaradamente y, lo que es más
grave aún, el Presidente Chávez se lo cree, confiado en ellos, aunque
después tenga que rectificar.
Estamos en tiempo de sacrificios. Esta Revolución, si es verdade-
ra, y si de verdad queremos ser como el Che, Cristo, Simón Rodríguez o
Bolívar, tenemos que decir y actuar con la verdad por delante, por enci-
ma de cualquier circunstancia, y debemos asumir sus consecuencias.
Esto es lo que nos diferencia de los contrarrevolucionarios, de los es-
cuálidos, de los fariseos y oportunistas.
Por eso Jesse, públicamente te felicitamos, y donde quiera que te
encuentres recibe nuestro agradecimiento sincero por haber dado el ejem-
plo de quien tiene dignidad y es capaz de reconocer sus errores, asu-
miendo sus consecuencias con la frente en alto.
Ojalá, para bien de la patria, otros y otras, influidos por la exigen-
cia del pueblo, el sacrificio de Jesús de Nazareth, y de tu valentía, hicie-
ran pronto lo mismo. Amén

09 de abril de 2004

* Este artículo salió publicado con el título “Sacrificio”. Luego, el Presidente Chávez,
asumió la responsabilidad de lo que dijo y eximió a Jesse Chacón de su supuesta
falla. Chávez ratificó a Jesse Chacón, en el cargo y no le aceptó la renuncia.
Incluso, más tarde, lo nombró Ministro de Interior y Justicia y, actualmente es,
Ministro del Poder Popular para las Telecomunicaciones.

48
LA TRAICIÓN ES NUESTRO ENEMIGO

No somos un dechado de virtudes. Somos imperfectos. Cohabitan


en nosotros, en un juego de final abierto, la bondad y la maldad. El
diablo nos guiña y a veces naufragamos en el mar de las tentaciones:
incumplimos agendas, rompemos dietas, defraudamos al amigo o mira-
mos de reojo lo ajeno. Por eso no es de extrañar que alrededor del Pre-
sidente Chávez, de su equipo de gobierno y de altos funcionarios públi-
cos, estén enquistados en diferentes instancias del Estado
individualidades y organizaciones políticas, económicas, militares y
sociales que, lamentablemente, conforman una variopinta de oportunis-
tas, arribistas, pantalleros, incapaces, carroñeros, infelices y hasta
pandilleros dispuestos a traicionar en cualquier momento, sin desparpa-
jo, los principios éticos y morales, los ideales y esperanzas de esta diná-
mica de cambio y transformación que vivimos en Venezuela.
La infidelidad, la falsedad, la felonía, la deslealtad, la inconsecuen-
cia y el salto de talanquera, con cualquier pretexto o justificación, es
una de las mayores y mas graves debilidades que han mostrado algunos
“revolucionarios patria o muerte”. Es el talón de Aquiles de este proce-
so. Abundan por doquier los judas iscariotes, mentirosos e ingratos que
son capaces de entregar su alma al diablo y darle muerte a Florentino
con tal de verse beneficiados. Los hay de todos los tamaños, sexo, colo-
res, razas, credos, profesiones e ideologías. Están en todas partes. Don-
de menos lo pensamos salta la liebre. Se disfrazan de ovejitas hasta que
las circunstancias les obliga a quitarse la máscara para mostrar orondos
sus dientes afilados y ensangrentados.
La coordinadora democrática, el imperialismo yanqui, las
transnacionales, los medios de comunicación, los paramilitares, los capos
de la droga, la CIA y el Departamento de Estado, los Sionistas y el
Mossad israelí, son unos muchachos de pecho frente al gran adversario
interno que hay que identificar para controlar y derrotar. Y ese rival se

49
llama traición. No tiene otro nombre. Aunque se disfrace de inconse-
cuencia, debilidad, frustración, cansancio y orgullo. Tarde o temprano
podemos oler su perfume nauseabundo y ver al trasluz su verdadera
esencia. Al traidor se le descubre por su incapacidad para ser coherente
entre lo que piensa, dice y hace. La dificultad para mantener firme y
acerada sus convicciones contra viento y marea. La imposibilidad de
enarbolar en alto la bandera de la dignidad a costa de grandes sacrifi-
cios. La duda, el miedo, la cobardía y la inseguridad los lleva a darse
golpes de pecho en público para pecar luego en la oscuridad. Tenemos
que detectarlos a tiempo. Para arrinconarlos, extirparlos de raíz y poner-
los en su justo lugar. Para evitar que nos envenenen a todos y se extienda
la epidemia. ¡Claro! No siempre es fácil identificarlos, pues se muestran
solidarios, voluntariosos, comprometidos, afanosos, honrados, inteligen-
tes, capaces y amigotes. Confunden pues. Razón tiene el refranero po-
pular: “las apariencias engañan”. No son visibles a primera vista. Quien
iba a pensar que al mismísimo Libertador lo traicionaran sus “amigos”
y a Jesucristo uno de su apóstoles. Quienes antes eran paladines de cau-
sas justas y sueños colectivos, son ahora sus calumniadores. Salvador
Allende fue traicionado por Pinochet y sectores de la Unidad Popular.
Lenin y la Revolución Rusa fueron traicionados. Hasta los dioses del
Olimpo fueron apuñalados. Adán y Eva vivieron también su traición. Es
el gran pecado capital que persigue a la Humanidad durante siglos. Esta
herencia contenida en el ácido desoxirribonucleico de cada ser humano
es el gran enemigo a derrotar. Si algo pone en peligro al referendo rati-
ficatorio es sencillamente la traición. Por eso, estamos obligados a regu-
lar y mantener a raya las tendencias a la traición para evitar que el 15 de
agosto no nos llevemos una sorpresa y seamos derrotados en la Batalla
de Santa Inés.

22 de junio de 2004

50
IGUALDAD DE CONDICIONES Y OPORTUNIDADES

Sin andarlo buscando, he sido privilegiado durante este gobierno.


Las circunstancias y algunos de sus actores claves, entre otros: el Presi-
dente Chávez, el Ministro de Energía y Petróleo Rafael Ramírez, el
Ministro de Planificación Jorge Giordani, el actual Presidente de CITGO
Félix Rodríguez y el Gobernador del Táchira Ronald Blanco La Cruz,
me han dado la oportunidad de serle útil a Venezuela. Sinceramente, les
estoy muy agradecido. Nunca me imaginé que luego de jubilarme, en
mayo de 1997, como profesor Titular de la Universidad del Zulia, ten-
dría la oportunidad de poner al servicio de mi país mis modestos cono-
cimientos, experticias y el cúmulo de relaciones humanas e institucionales
cultivadas durante años. He tenido la oportunidad de aprender como
nunca, las ciencias y el arte de gobernar. He conocido numerosas perso-
nas que han ocupado y ocupan puestos claves en el gobierno nacional,
estatal y municipal. He tenido oportunidad de relacionarme con emba-
jadores, diplomáticos, directivos y asesores de organismos internacio-
nales, aunque no he tenido la oportunidad de viajar fuera del país como
si la tuve, muchas veces, mientras me desempeñé como profesor univer-
sitario. Lo que si he tenido es la oportunidad de viajar como nunca den-
tro del territorio nacional, he podido así conocer las hermosas bellezas
escénicas y naturales que poseemos y también las inmensas carencias
de nuestro pueblo. Durante este lapso me he desempeñado como Asesor
de Comisiones Presidenciales y de Inparques, Director de Planificación,
Proyectos y Presupuesto de la Gobernación del Estado Táchira, Presi-
dente de Corpoandes, Gerente del CIED y de Desarrollo Social de
PDVSA-Occidente y Coordinador Nacional de los Núcleos de Desarro-
llo Endógeno del MEP-PDVSA. En fin, no me quejo. He sido un privi-
legiado. No tengo dudas. Reconociendo estas oportunidades, mi con-
ciencia me obliga a hacer públicas algunas reflexiones: Recientemente,
en el marco del II Encuentro de Empresarios Venezolanos-Cubanos,

51
escuché al Sr. Presidente de la República decir que: “lo fundamental no
es tener igualdad de oportunidades sino tener igualdad de condiciones
para poder competir y trabajar”. No es lo mismo que los países llama-
dos subdesarrollados compitan con los países desarrollados en igualdad
de oportunidades que hacerlo en igualdad de condiciones. No es lo mis-
mo el ALCA que el ALBA. Como no es lo mismo Sr. Presidente, que la
evaluación de la gestión de los funcionarios públicos se haga como si
las condiciones, las circunstancias o el contexto fuera el mismo. No es
lo mismo compañero Presidente, exigirle que cumpla determinados ob-
jetivos a CORPOZULIA plena de recursos y condiciones, que exigirle a
CORPOANDES que apenas si ha tenido condiciones para sobrevivir,
aunque se le hayan dado numerosas oportunidades. Como tampoco es
lo mismo que se exijan resultados, en los Núcleos de Desarrollo
Endógeno del MEP-PDVSA, si se hubiera dado cumplimiento a su man-
dato de asignar 60 millardos para los mismos. Pues aun hoy, estamos a
la espera de que se cumpla este compromiso. ¿Sabe Ud. esto Sr. Presi-
dente? Como se lo expresó valientemente en ese evento la Sra. Elvira de
Paris, de Fedeindustria: “Parece que hay algunas personas que no quie-
ren que a usted le llegue la verdad”. Usted necesita con urgencia de un
equipo de profesionales, como se lo hemos alertado en muchos de nues-
tros artículos, que tengan la honestidad y el coraje de decirle la verdad,
por muy dura que esta sea. Aunque agradezco las inmensas oportunida-
des que me ha brindado este gobierno, no puedo decir lo mismo con
relación a las difíciles e inexplicables condiciones en las que he tenido
que trabajar. No es justo Señor Presidente. Ojalá llegue a sus manos el
clamor de este llamado. Para decirlo tal como usted suele recordarnos:
“El que tenga oídos que oiga…” Para decidir y decidir bien. Justo en su
momento.

19 de abril de 2005

52
VIVIENDAS: ¿METAS AMBICIOSAS?

Trabajar con el Presidente Chávez no es nada fácil. Él mismo lo ha


reconocido. Chávez es sumamente exigente, no admite errores, no tran-
sige fácilmente, es terco y persistente cuando se propone algo. Proyecta
en los demás lo que él trata de ser. Suele creer que los que le acompañan
poseen sus mismas cualidades, niveles de conciencia y compromiso.
Angustiado por tantos problemas sin resolver, tanta miseria y tanta po-
breza, a veces, lanza al tiempo expresiones críticas como las que dijo en
el pasado “Aló Presidente” número 230, cuando reiteró con molestia y
evidente inconformidad lo mismo que hemos venido alertando a través
de nuestros artículos semanales: no estamos satisfechos con los logros,
avances y resultados de nuestro gobierno, del cual somos copartícipes y
corresponsables. Sin negar los triunfos obtenidos en materia política,
salud y educación, no podemos ocultar que a seis años de gobierno
bolivariano hay numerosas promesas incumplidas. Hemos sido brillan-
tes para organizar marchas, mítines, eventos de todo tipo y ganar cuanta
elección se nos presente, pero hemos sido incapaces de derrotar, con
eficiencia, algunos de los problemas sociales que nos conseguimos en
febrero de 1999. El tema de la vivienda es uno de ellos. Quizás, uno de
los más fáciles y paradójicamente más difíciles de resolver. ¡Y tenemos
que resolverlo a como de lugar y ahora!
En el país existen todas las condiciones para solucionarlo adecua-
damente, incluso con rapidez. A la vez, nos encontramos con: una cul-
tura y una práctica de trabajo donde priva la lentitud, esquemas menta-
les en los que predomina el “no se puede” y una pesada burocracia que
nos impide avanzar con creatividad, celeridad y calidad.
Esa contradicción, tiene su nudo gordiano, principalmente, en la
baja capacidad de gestión de quienes han tenido la responsabilidad de
atender este problema. Estas fallas de dirección impiden enfrentar, con-
jugar, armonizar y neutralizar, según el caso, los distintos actores y las

53
numerosas variables en juego. El asunto no es sólo cemento y cabilla.
Ni pegar ladrillos o hacer aceras y brocales. Ni dar créditos. Ni siquiera,
es tener una adecuada organización popular comunitaria o suficientes
cooperativas de construcción. El asunto clave, estemos claros, es mu-
chísimo más intrincado.
La tarea encomendada al Ministro Julio Montes y a su equipo es
titánica. Casi imposible de cumplir. Máxime, por las ambiciosas metas
propuestas de 120 mil viviendas para 2005 y muchas más para los próxi-
mos años. Necesitamos satisfacer el elevado déficit de viviendas que
supera los dos millones y que tiende a incrementarse cada año. Y resul-
ta difícil lograrlo porque: el Ministerio de Hábitat y Vivienda, recién
creado, nace con fallas estructurales y organizativas; las reglas de juego
aún están en elaboración; algunos actores relevantes, afectados en sus
intereses por las nuevas políticas, juegan al fracaso; no existen suficien-
tes proyectos habitacionales integrales que cumplan con las condicio-
nes técnicas requeridas y sean de bajo costo; existen dificultades de
coordinación interinstitucional por falta de voluntad y hasta por envi-
dia. Además, los supuestos recursos asignados no se tienen realmente
disponibles ¡Claro! Hay quienes dicen que el problema no es el dinero.
Nos gustaría verlos resolviendo problemas como el de la vivienda, con
escasos recursos, para ver si de verdad son eficientes. Porque la eficien-
cia es hacer mucho y bien con muy poco. No es solventar las cosas a
realazos, con el apoyo gratuito, real e irrestricto de actores fundamenta-
les. Así cualquiera lo resuelve. El quid es tener la capacidad de “disol-
ver” e “intercambiar” los problemas y transformar la realidad de mane-
ra constructiva aún en presencia de oponentes y de múltiples obstáculos
y limitaciones. Este es el reto que tiene el Ministro Montes. Estoy segu-
ro que Julio comparte con el Presidente y el Che que: “La revolución no
debe estar reñida con la eficiencia”. Mucho menos con la verdad.

07 de agosto de 2005

54
EL SOL DE LA TRAICIÓN

Días antes del 11 de abril de 2006, la National Geographic mostró,


para sorpresa mundial, la historia de unos documentos inéditos denomi-
nados los “Evangelios de Judas”, en ellos, parece demostrarse que, Ju-
das Iscariote, sólo cumplía órdenes del propio Jesús de Nazareth. Al
igual que el polémico Código Da Vinci, este descubrimiento, que ha
resistido la prueba de autenticidad del carbono 14 y el estudio de espe-
cialistas, estará seguramente sometido al análisis crítico por mucho tiem-
po. Cualquiera que sea el desenlace, será difícil borrar, del imaginario
colectivo, la creencia según la cual, Judas, representa al miserable ser
humano que es capaz de traicionar sus principios y a su maestro por un
puñado de monedas. La historia de la humanidad, está llena de numero-
sos ejemplos en los que algunos de quienes rodean, adulan y se mues-
tran incondicionales al líder, luego, traicionan su confianza. Así fue
traicionado en Argelia, Ben Bella, al ser derrocado en 1965, por su Mi-
nistro de Defensa, Huarin Bumedien. También son traicionados los pue-
blos, cuando sus gobernantes venden su alma al diablo para favorecer
los intereses de una minoría imperial o lacaya que manipula, domina,
explota, maltrata y reprime sin piedad ni contemplación a la población.
La historia de Venezuela y de América Latina está llena de ejemplos
patéticos. Las luchas por el poder económico, político o militar llevó, a
destacados proceres de nuestra independencia, a traicionar sus ideales y
a sus compañeros de lucha. Recordemos las palabras de Bolívar cuan-
do, al encargarse de la Dictadura del Perú, exclamó: “¡Peruanos! en
cinco meses hemos experimentado cinco traiciones y defecciones…” Y
también, nos lo recuerda Cipriano Castro, “…el traidor Gómez y sus
secuaces no han sido sino instrumentos y Venezuela, la desgraciada
Venezuela, la víctima”. Muchos años después le tocó al Presidente Allen-
de, ser engañado por su alto mando militar, aquel fatídico 11 de sep-
tiembre de 1973, ese día, con dolor expresó: “Trabajadores de mi patria:

55
Tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres de Chile, este
momento gris y amargo donde la traición pretende imponerse...”. Por
eso: “Entre tanta traición, la crisis es la verdadera aliada de nuestras
justas e irrenunciables causas”, como lo afirmara Fidel Castro en el
Encuentro Internacional contra el Terrorismo, por la Verdad y la Justi-
cia, celebrado en la Habana, en junio 2005. Inaceptable entonces bajar
la guardia, sobre todo aquellos que están obligados a ser vigilantes de
quienes conforman el círculo más cercano y el cordón de seguridad del
Presidente Chávez, pues como lo que expresara Romero Anselmi, en el
Semanario Temas de octubre de 2005: “El enemigo nunca traiciona,
hace lo suyo; son los “amigos”, esa gente que lo marca y lo aísla y lo
cunde de falsedades…” Esos que venden sus ideales y su espíritu. Ya
sabemos con Anselmi que, “el imperialismo y sus secuaces no duermen
y recurren a todo sin el menor reparo pues Chávez es su objetivo priori-
tario en este hemisferio. El peligro crece porque la contrarrevolución es
constante y avanza sin tropiezos. Su labor de zapa es arrechísima: mina,
socava, obstruye, demora, desvía, falsea, jode en todo lugar y momento,
es una Medusa o una hidra.” En cambio, Chávez, ha sido leal a su pala-
bra desde que fue juramentado como Jefe de Estado, el 02 de febrero de
1999, cuando señaló: “Dios me perdone, prefiero la muerte antes que la
traición” Desde entonces, el Presidente, ha demostrado con evidentes
hechos que él no ha traicionado ni traicionará la voluntad y la confianza
del pueblo, como si lo hicieron otros que lo engañaron y lo traicionaron;
por eso, en retribución a su irrenunciable rectitud, el pueblo venezola-
no, especialmente el que estuvo excluido de la renta petrolera, le ha sido
incondicional y ha jurado lealtad al Presidente Chávez aun a costa de su
vida, porque: Amor con amor se paga.

11 de abril de 2006

56
¡CHÁVEZ CUMPLE ACUERDOS INTERNACIONALES!

Pocos son los gobiernos en el mundo que hacen esfuerzos sosteni-


dos por cumplir acuerdos internacionales. El de Chávez es uno de ellos.
Nuestro país, no ha hecho otra cosa que tratar de cumplir con las de-
mandas y exigencias que claman nuestros pueblos. Basta revisar las re-
soluciones y acuerdos de algunas Conferencias Mundiales antes de 1998.
Veamos: Cumbre Mundial a favor de la Infancia (1990, ONU), se apro-
baron siete metas para su aplicación en todos los países, entre ellas,
reducir las tasas de: mortalidad materna y de lactantes, la malnutrición
y el analfabetismo, así como el acceso al agua potable apta para el con-
sumo humano, la educación básica y la finalización de la enseñanza
primaria. Cumbre para la Tierra (1992, Brasil), la Declaración de Río
sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, establece principios para el
ordenamiento de los bosques y la erradicación de la pobreza como con-
dición para alcanzar el desarrollo sostenible. Declaración de Viena (1993,
Austria), demanda la necesidad de relaciones económicas equitativas y
que los Estados propicien la participación activa de los pobres en los
procesos de toma de decisiones. Se reconoce que la extrema pobreza y
la exclusión social constituyen “una violación de la dignidad humana”.
Conferencia de la Población (1994, El Cairo), se acordó: ofrecer servi-
cios de planificación familiar y reducir tasas de mortalidad, potenciar a
las mujeres y niñas proporcionándoles oportunidades y acceso a la edu-
cación, salud y empleo. Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social (1995,
Dinamarca), los gobiernos de los países participantes apoyaron políti-
cas que promuevan un desarrollo social y de justicia, centrado en el ser
humano. Diez fueron los compromisos, entre ellos: Crear un entorno
económico, político, social, cultural y jurídico que posibilite un verda-
dero desarrollo social, erradicar la pobreza como imperativo ético, pro-
mover el pleno empleo, especialmente, el empleo productivo, fortalecer
el espíritu de coparticipación y cooperación internacional. Conferencia

57
Mundial sobre la Mujer (1995, China), en la que se ratificaron e hicie-
ron llamados a la incorporación y participación de la mujer, en igualdad
de condiciones, en la vida económica, política y social. Cumbre Urbana
(1996, Turquía), aprobó el Programa de Hábitat, que es un instrumento
para la creación de asentamientos humanos sostenibles. En la Declara-
ción de Estambul los gobiernos convinieron en ocuparse de las personas
que carecen de viviendas, el desempleo, la falta de infraestructura y
servicios básicos, la creciente inseguridad, el aumento de la violencia y
la vulnerabilidad ante los desastres. A la vez, se planteó a los países
industrializados que revisaran y modificaran sus insostenibles patrones
de producción y consumo. Cumbre Mundial sobre la Alimentación (1996,
Italia), en la que se aprobó la Declaración de Roma y el Plan de Seguri-
dad Alimentaria Mundial, los gobiernos adquirieron los siguientes com-
promisos: aumento sostenible en la producción y acceso de suficientes
alimentos, contribución del comercio a la seguridad alimentaria, inver-
sión en desarrollo rural, en capacitación y capacidad productiva sosteni-
ble. En 1997, la ONU elaboró un documento en el que se establecen las
prioridades para el siglo XXI, allí se plantea: que el desarrollo debe
centrarse en los seres humanos, promover la más amplia participación
de la gente, priorizar inversiones en salud, educación y capacitación,
evitar la exclusión y respetar la diversidad, promover una mayor coope-
ración, acelerar el ritmo de crecimiento económico sostenido y un desa-
rrollo sostenible. Ahora bien:
Como se expresa en el informe de la Comisión del Sur (1990) “las
aspiraciones del Sur no se cumplirán sin una lucha difícil y prolonga-
da”, por ello necesitamos “movilizar al sur hacia una mayor coopera-
ción entre países en desarrollo”.¿No es lo que Chávez ha intentado ha-
cer desde 1999? ¿Por qué nos negamos a reconocerlo? Señores:
¡Chávez es Venezuela!

04 de mayo de 2006

58
CHÁVEZ SIN “CHAVISMO”

“....A Chávez: Ojalá no sea tarde cuando se dé cuenta


de los traidores que lo rodean”
Frase final de la supuesta comunicación dirigida por el magistrado
Luís Velásquez Alvaray, el día 08/06/2006.
Cuando decidió no asistir a la interpelación
en la Asamblea Nacional acusado de corrupción.

Lo que le está haciendo daño a la revolución bolivariana no es


Chávez, es el “Chavismo”(entre comillas) Uno de los principales obstá-
culos a vencer, en este inédito y trascendente proceso de cambios y trans-
formación que vive el país, es, sin lugar a dudas, el “Chavismo” ¡Sí, el
“Chavismo”! Al fin y el cabo, todos los “ismos”, generalmente, son
peligrosos. ¿Y qué es el “Chavismo”? Nos atrevemos a definirlo, en una
primera aproximación, como: un movimiento o conjunto de personas,
militantes o no de partidos u organizaciones sociales, que aprovechando
el liderazgo del Presidente Hugo Rafael Chávez Frías y teniendo directa
y activa participación en el proceso, hacen todo o casi todo lo contrario
a lo que dice y hace el Presidente Chávez, llegando incluso a creer, y a
tratar de convencer a los demás, de que es Chávez quien piensa, habla y
actúa como lo hacen ellos. Ahora bien: ¿Cómo se expresa el “Chavismo”
en la realidad cotidiana?
Si Chávez dice que debemos extirpar de raíz la burocracia y la
corrupción, y que la principal batalla que tenemos que dar es en el terre-
no ético y moral, entonces los “chavistas”, que forman parte del
“Chavismo”, se dedican a sembrar como monte: ineficiencia, malversa-
ción, dolo, peculado y deshonestidad, sin ningún tipo de rubor.
Hay célebres personajes, pertenecientes al “chavismo”, que son
más chavistas que Chávez, se atreven a pedir, por ejemplo, que Chávez
mande indefinidamente y hasta son capaces de hacer grandes “sacrifi-
cios” para ocupar cargos de relevancia o que se les asigne cualquier

59
contrato multimillonario pero son incapaces de dar la cara ante las acu-
saciones de corrupción e ineficiencia. Uno de ellos, se dio el tupé de
decirle al Presidente que revisara su entorno, porque lo están traicionan-
do, como si no fuera traición a Chávez y al mismo proceso, lo que ellos
y otros como ellos, le han hecho, le hacen y ojalá, no le sigan haciendo
al país. Para amigos así, como dice el refrán popular, no se necesitan
enemigos.
Si Chávez hace un llamado a la paz y a la armonía social, el
“chavismo” promueve los enfrentamientos y fomenta la violencia: pre-
valece Chimpancé y Maquiavelo sobre Gandhi.
Si Chávez dice que hay que ser humilde, amoroso y atentos con la
gente, los del “Chavismo” duro, son déspotas, engreídos, autoritarios,
mal educados y están dispuestos a maltratar al primero que se consigan
en el camino. No se han leído el artículo 51 de la Constitución, por eso
no responden llamadas, no dan audiencias, saludan de lejitos y nunca
dan respuestas oportunas a comunicaciones recibidas. Dizque, “para no
comprometerse”.
Si Chávez demanda sacrificios y austeridad, el “Chavismo” es bo-
tarate, manirroto, ineficiente y hace gala de flamantes vehículos y de
sopotocientos choferes y guardaespaldas. Algunos, sólo toman whisky
de 18 años con agua Perrier y disfrutan de restaurantes D´Kch. Viajan al
exterior, con cualquier pretexto, pero a los barrios ¡Nunca!
Si Chávez les pregunta en algún acto público, sobre algún tema
que es de su competencia y no saben responder, inventan cifras, datos y
estadísticas. A veces, se llevan las mentiras preparadas para que no los
traicionen los nervios. Asumen compromisos públicamente y no cum-
plen sus promesas ¿No es esto una forma de impunidad, señor Fiscal?
Si Chávez recomienda que se lean a los Miserables de Víctor Hugo,
el Quijote de Cervantes, Desarrollo Endógeno de Vásquez Barquero,
Planificación Situacional o el Líder sin Estado Mayor de Carlos Matus
Romo, ellos, si es que llegan a leer algo, apenas, hojean los periódicos y
una que otra revista de chismes. Atrás quedó la lectura del Manifiesto
Comunista y El Capital. No leen nisiquiera la Biblia. No ven ni escu-
chan, y mucho menos cumplen, las directrices que Chávez nos traza en
“Aló, Presidente”. Por eso, hay que jugárselas con Chávez y no con ese
“Chavismo” que tanto daño nos hace ¿No les parece?

12 de julio de 2006

60
EMULEMOS A CHÁVEZ

Nos sentimos muy orgullosos y bien representados cada vez que el


Presidente Hugo Chávez Frías sale al exterior en nombre de Venezuela
¡Esa es la verdad! Chávez, no sólo enarbola y ondea la bandera de la
dignidad de nuestro pueblo, sino la dignidad y el derecho a la vida que
todos los pueblos oprimidos y esperanzados del mundo tienen. La po-
breza y la miseria no tienen nacionalidad. Como no tienen fronteras
quienes planifican y ejecutan sus tropelías en el mundo, a nombre del
capital, la propiedad privada, el neoliberalismo y la globalización. Nue-
vamente, comenzamos a sentir y a estar conscientes que, la dignidad de
los pueblos y de los líderes verdaderamente identificados con sus aspi-
raciones y esperanzas: ¡Se respetan y exigen respeto! Chávez alertó en
la ONU, y lo compartimos plenamente, que: “debemos entender que
hay problemas que ya no tienen solución nacional: ni una nube radioac-
tiva, ni los precios mundiales, ni una pandemia, ni el calentamiento del
planeta o el agujero de la capa de ozono son problemas nacionales…
Ahora más que nunca necesitamos un nuevo orden internacional”
Por eso, es evidente que no habrá éxito sustentable en las revolu-
ciones nacionales, como la nuestra, sin que paralelamente se logre rea-
lizar la necesaria revolución en otros países. Definitivamente, el carác-
ter de la revolución de hoy es mundial. Para decirlo con palabras de
moda: hay que globalizar la revolución ¡Esa es la verdad! Así le duela a
Mr. Danger y a sus secuaces. No podemos continuar callados, tragándo-
nos tantas mentiras, humillaciones e injusticias y aceptar que sólo nos
llamen para pedirnos disculpas y decirnos “hakunamatata”, como si todo
estuviera resuelto ¡No, hermanos y hermanas! Llegó el momento de que
los pobres del mundo, y quienes lo representan, se hagan sentir en todo
el planeta, para demandar no sólo a los Estados Unidos y sus aliados,
sino incluso a la OPEP y a las transnacionales, tanto o más que a la
ONU, que estamos obligados a resolver “por las buenas” los graves pro-

61
blemas que agobian a la mayoría de la humanidad y que ponen en peli-
gro la sobrevivencia de nuestra especie. De lo contrario, tendremos que
hacerlo “por las malas”. Porque como bien lo dijo el Presidente norte-
americano, John Fizgerald Kennedy, en el proyecto Apocalypsis: “Los
que imposibilitan la revolución pacífica, hacen inevitable la revolución
violenta”. Ahora bien: Si el mayor consumidor de petróleo es Estados
Unidos ¿Por qué la OPEP, así se disparen los precios, no baja
sustancialmente la producción petrolera y nos obligamos a racionalizar
y hacer más eficiente el consumo energético? Ya lo dijo Chávez: “Para
el 2020 la demanda diaria de petróleo será de 120 millones de barriles,
con lo cual, incluso sin tener en cuenta futuros crecimientos, se consu-
mirían las reservas petroleras en 20 años, una cifra similar a todo el
petróleo que ha gastado la humanidad hasta el momento, lo cual signifi-
caría, inevitablemente, un aumento en las emisiones de dióxido de car-
bono que, como se sabe, incrementa la temperatura de nuestro planeta.
Katrina ha sido un doloroso ejemplo de las consecuencias que puede
traer al hombre ignorar estas realidades” La verdad es que todos somos
corresponsables de lo que ocurre y pueda ocurrir en el planeta. Buena
parte de la responsabilidad de los pueblos y gobiernos oprimidos del
mundo, es que han validado con su silencio y su conformismo lo que los
poderes mundiales han decidido. Por eso, nos sentimos orgullosos y
complacidos de que el Presidente Chávez desenmascare, constantemente,
la farsa de quienes temen lo que ya es inevitable: La rebelión y la revo-
lución de las masas hambrientas y empobrecidas del mundo, incluso la
de la propia naturaleza, que se ven amenazadas por modelos destructivos
e insostenibles de desarrollo. Emulemos pues, la rebeldía y el compro-
miso de Hugo Chávez y abracemos la verdad, para ser dignos de un
futuro mejor para la humanidad.

27 de julio de 2006

62
RÉPLICA A EMETERIO GÓMEZ

“No todo lo que brilla es oro, aunque brille por oro lo que es co-
bre” Esta amarga verdad, pudiera orientar el debate para desentrañar las
verdades ocultas y las medias verdades que nos plantea, el economista
Emeterio Gómez, en su artículo: “Trueque, escasez y valor de cambio”,
publicado en “El Universal”, el 20/08/2006, en el que, de un solo
guamazo, reduce todo a que “el valor depende de la escasez” y que los
bienes siempren tendrán algún precio, “porque éstos lo único que ex-
presan es la escasez relativa”. Con esto justifica, seguramente, la famo-
sa “Ley” de la oferta y la demanda, el neoliberalismo salvaje, el precio
de una botella de Whisky, por qué la naturaleza nos regala el aire, y
seguramente, el alto precio que adquiere en el mercado el amor, la sen-
sibilidad social y el afecto fraternal de algunos líderes mundiales, pues
“escasea” en sus mentes, su espíritu y en sus corazones. Si no, ¿cómo se
justifica tanta barbarie en Irak y en el Líbano, tanta miseria y pobreza en
medio de una naturaleza superbondadosa? Gente como la Madre Tere-
sa, el Ché, Martin Luther King, Gandhi, Jesucristo o el propio Chávez,
han tenido, por el contrario, sobreoferta de amor para dar, pero han co-
metido el “error” de no intercambiarlo por dinero sino, por amor al pró-
jimo. Todo viene a cuento, porque Chávez ha expresado la necesidad de
ensayar e impulsar los principios de la economía solidaria, del inter-
cambio de bienes y servicios en espacios de libertad y cooperación que
él ha llamado: “mercados comunitarios”, en los que no aparezca el “vil
metal”, como mercancía de intercambio comercial, sino la voluntad y el
interés de los productores o “propietarios de bienes y servicios” de rea-
lizar un trueque con otros productores, a los cuales les “escasea” otros
bienes y servicios, que satisfagan sus necesidades (naturales, creadas,
sentidas o inventadas). Esto es críticado por Emeterio, quien se lamenta
de tener que escribir su artículo para rebatir y argumentar contra el true-
que y la pretensión de eliminar el valor de cambio después que ha “gas-

63
tado su vida estudiando economía”. Mire hermano, perdone que le diga
esto, si algún profesional ha enredado la explicación de la realidad eco-
nómica han sido los propios economistas, sobre todo los economistas
que ayer, como Carlos Blanco y Gerver Torres, entre otros, nos enseña-
ban, con emoción incuestionable, la Teoría del Valor Trabajo, de Carlos
Marx y luego, sin arrepentimiento alguno, cual revisionistas que reco-
nocen sus errores juveniles, se pasaron para el extremo contrario ¿Ud.
fue uno de ellos? Con razón dicen que los extremos se tocan y que la
economía es algo tan serio, que no podemos dejarla en manos de los
economistas. Por ello Chávez, con su “ignorancia”, nos ha puesto a bai-
lar en la punta de la uña, el trompito de la solidaridad y la cooperación,
por encima de la académica discusión sobre la distinción entre valor de
uso y valor de cambio, entre precio y valor, entre mercado de libre com-
petencia y competencia imperfecta, etc. Usted se pregunta, y nos re-
cuerda, “un complejísimo problema que a la humanidad le llevó milenios
en resolver”: ¿Qué determina el valor de los bienes? Pues, vuélvase a
leer “El Capital” de Carlos Marx, pero con calma y sin apasionamiento
y lea, sobre todo, el capítulo referido a la Teoría del Valor y el Socialis-
mo, del enjundioso libro de Federico Engels, “Anti-Dürinhg”, allí en-
contrará una “clara explicación” a su inquietud. Por mi parte, ya hace
tiempo resolví el asunto. El valor viene dado por la energía que tienen
incorporado los bienes y servicios, por eso he sostenido la Teoría del
Valor Energía de la que espero hablar otro día. El precio, lo determinan
múltiples factores: la escasez, -es verdad-, pero también: la especula-
ción, el monopolio, los gobiernos (PVP), la percepción y subjetividad
humana, etc. Por eso Chávez se pregunta, hermano: ¿Cuántos cambures
me das por esta tremenda cachama? porque ¡La solidaridad y el amor
valen mucho y no tienen precio!

24 de agosto de 2006

64
CHÁVEZ, ¡SECRETARIO GENERAL DE LA OMPU!

El Presidente Hugo Chávez, con sus intervenciones en la Organi-


zación de las Naciones Unidas(ONU), ha demostrado, que le queda pe-
queño, su indiscutible liderazgo en Venezuela y en América Latina.
Chávez, es, sin ninguna duda, un carismático líder mundial. Su última
intervención, el 20 de septiembre de 2006, así nos lo confirma. Por eso,
aunque muchos admiradores y admiradoras del señor Presidente, desea-
mos que Chávez continúe gobernando nuestro país, sería muy mezqui-
no y egoista de nuestra parte, que nos quedáramos con él, hasta el 2030,
como nuestro Presidente, cuando el mundo, reclama hoy un liderazgo
creativo, humano, honesto, sincero, independiente y sensible a los pro-
blemas mundiales. No un liderazgo tradicional, mentiroso, falso,
genuflexo y maluco como el de aquellos que empujan al planeta hacia la
guerra, la destrucción y la maldad. Por ello, me permito el atrevimiento
de proponer la idea de que Chávez, sea el nuevo Secretario General, de
una renovada estructura, que me voy a permitir llamar la Organización
Mundial de los Pueblos Unidos (OMPU). Y exhorto, a todos los vene-
zolanos, a que nos dispongamos, desde hoy mismo, no sólo a trabajar
para que Chávez sea reelecto, nuevamente, el próximo 3D, como Presi-
dente de Venezuela, sino para que logremos, que los países que integran
el MERCOSUR, CARICOM, La Liga Arabe, La Unión Africana, la
organización de los paises no alineados y otros países del mundo, no
sólo voten a favor de Venezuela para integrar el Consejo de Seguridad
de la ONU, que pronto deberá desaparecer, sino para que el Presidente
Chávez, sea quien sustituya a Koffi Annan, en el cargo de Secretario
General, en esa nueva organización mundial. Que permita refundar y
aplicar reingeniería, a la ONU, de una vez por todas. Para contribuir a
sacar al Diablo de los Estados Unidos de Norteamérica y exorcizar, en
su mismo patio, sus nefastas pretensiones de dividir al mundo para ven-
cer. Para que no sea posible aplicar en el mundo su maléfica receta y

65
evitemos que imponga su dictadura mundial y la falsa democracia de las
elites. Para que el espacio de reflexión que pudiera ocupar la OMPU, no
sea un lugar para discursos, palabras huecas, llenas de muy buenas in-
tenciones ¡No! Para que sea un espacio convivencial de libertad, en el
que se identifiquen, seleccionen, procesen y se ayuden a disolver, los
principales y prioritarios problemas a escala mundial. Un espacio, don-
de la ciencia, la técnica y la tecnología sean una herramienta de libera-
ción para enfrentar los graves problemas de hambre, pobreza y miseria
de nuestros pueblos. Para continuar dando la batalla desde adentro, con
voz independiente, a favor de las grandes mayorías del mundo. Para
contrarrestar la hegemonía y el control mundial de los EEUU, del sio-
nismo mundial y sus aliados. Chávez, ha demostrado, tener las esféricas
bien puestas y suficiente inteligencia racional, emocional, creativa y
práctica para poner en orden este desorden mundial, que nos conduce,
de continuar las tendencias actuales, hacia una destrucción del planeta
y la desaparición definitiva de la especie humana. Tenemos la oportuni-
dad de torcer el curso de los acontecimientos mundiales ¡Ahora o nun-
ca! Los problemas nacionales están glogabilizados. Lo que ocurre en el
más recóndito lugar del mundo influye en cada uno de nosotros. Es el
efecto mariposa en plena acción. Aprovechemos, los seres humanos, y
colaboremos a detener esta locura que estamos viviendo. No perdamos
un minuto más. Influyamos, en las Naciones Unidas, para que más tem-
prano que tarde, podamos refundar la ONU y podamos crear, la Organi-
zación Mundial de los Pueblos Unidos (OMPU), para salvar cuanto an-
tes al planeta. Para salvarlo de la amenaza anglo-americana. Para que
podamos nosotros, y nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos, vivir en
un mundo de paz, con una armónica y respetuosa relación entre las
naciones, a favor de la vida en el planeta ¡Chávez Presidente! Y, sobre
todo: Chávez, ¡Secretario General de la OMPU!

20 de septiembre de 2006

66
¡CREO EN HUGO CHÁVEZ FRÍAS!

Creo en Hugo Rafael Chávez Frías, no por lo que ha hecho, sino,


por lo que está por hacer. No, por lo que ha dicho, sino por lo que ha
dejado de decir. Creo en él, por los sentimientos de bondad que anidan
en su corazón y, porque estoy completamente seguro que Chávez hará,
en adelante, mucho más que lo que ha hecho hasta ahora.
Creo en Chávez, porque despertó de nuevo en mí y en muchos
compatriotas, la esperanza de un mundo mejor. Porque revivió el espíri-
tu solidario que enarboló Alí Primera cuando brotaba de su garganta el
gloriosos himno nacional y la poesía latinoamericana, al lado de los
cantores de la patria herida; siempre unidos, alrededor de la Canción
Bolivariana.
Creo en Chávez, porque ha despertado conciencias y ha animado
espíritus dormidos, que creían pérdido el porvenir de la nación venezo-
lana. Creo en Chávez, porque ha revivido las andanzas, por toda Améri-
ca, de la espada luminosa de Bolívar y de los próceres de la Independen-
cia, no para agredir y violentar la vida, sino para asegurarles pan y tra-
bajo al hambriento y agua cristalina, límpida y olorosa de libertad, al
sediento.
Yo, que fuí un católico empedernido, que no podía faltar un do-
mingo a misa y rezaba todas las noches para encomendarme a los guar-
dianes espirituales, decidí en el camino asumir el ateísmo, como “nueva
religión”, porque no creí en quienes pregonaban la palabra de Dios y
ahora Chávez, sin saberlo, me ha hecho “ateo creyente”. Ateo, pues no
le quito tiempo a Dios para resolver muchos de mis problemas, cuando
sé que él está ocupado resolviendo los suyos. Y, creyente, porque sólo le
pido que me ayude, cuando no consigo cómo resolver problemas que
escapan a mi capacidad y voluntad.
Por eso, ¡Creo en Chávez! Porque él nos ha hecho repensar que
¡Dios y Alá existen!

67
Que el Socialismo del Siglo XXI es posible y que Marx y Cristo se
encuentran, ahora unidos, en el amor, a favor de la gente pobre, los
explotados y los excluidos de la Tierra.
Como le dije a un jurado, en agosto del 2000, en el Táchira, cuan-
do acudí al llamado del Gobernador Ronald Blanco La Cruz, para con-
cursar como su Director de Planificación, Proyectos y Presupuesto y me
preguntaron: ¿Qué piensa usted de Hugo Chávez Frías? Ipso facto res-
pondí y, así lo sostengo públicamente, seis años después de haberlo afir-
mado, apoyado en mi dignidad y credibilidad: ¡Hugo Chávez y yo so-
mos una misma persona!
Creo en Hugo Rafael Chávez Frías porque creo en mí.
Creo en Hugo Chávez, porque ¡Amor con amor se paga!

12 de octubre de 2006

68
¡POR AMOR! VOTEMOS POR CHÁVEZ

Amo a Chávez, porque Chávez es la expresión inequívoca de la


bravura, la solidaridad y la generosidad de nuestro pueblo. Amo a Chávez,
porque su esencia es la mía y, también, la de millones de venezolanos y
venezolanas, que nos cansamos de esperar que esos otros se “atrevie-
ran”, de verdad verdad, a untarse de pueblo. Y ahora vienen a “atrever-
se”, para poner la cómica y llenar de frustración, una vez más, a sus
seguidores, y lo peor, para seguir mintiendo y queriendo acobardar a un
pueblo bravío que viene hecho de batallas en las venas fulgurantes de la
patria. Ojalá nos equivoquemos y prevalezca la prudencia y la cordura y
esa gente respete las reglas de juego y los resultados electorales. Chávez,
es la herencia ancestral del negro y del indio, del zambo y del mulato, de
la mezcla de orígenes, dispersos por la inmensa territorialidad de nues-
tros corazones. Por eso amo a Chávez; por que él le habla directo, sin
falsas poses y palabras rimbombantes a la sabiduría de un pueblo que
entiende con facilidad su lenguaje transparente.
Amo a Chávez, porque se ha curtido y vivido, en carne propia,
innumerables deslealtades y traiciones y, sin embargo, pleno de magná-
nima gallardía y de prístinos sentimientos, su espíritu bondadoso le ha
permitido perdonar, sin guardar rencor y sin que se le envenene su alma
y su noble corazón de combatiente esperanza.
No hay mitin, marcha, concentración o programa televisivo, don-
de no se oiga con fuerza decir a un niño, una mujer, una viejecita o a un
adolescente y, por qué no, a recios hombres militantes como yo: ¡Chávez
te amo! Amamos a Chávez, y es que amamos el alma libre de los hom-
bres, amamos su pensamiento convertido en acciones infinitas hacia su
pueblo, amamos la cordura, la resistencia, la decencia y, sobre todo,
amamos la gallardía de un hombre que ha sabido defender con tesón las
bondades del pueblo venezolano.

69
Por amor a Chávez, este 3D, desde todos los rincones de nuestra
patria, alzaremos las banderas de la dignidad, bien tempranito, para con-
firmar con nuestra voluntad, que la soberanía de la nación reside en el
pueblo y ella es intransferible e irrenunciable.
Por amor a Chávez, estamos dispuestos a defender, incluso a ries-
go de nuestras vidas, los logros y avances de un proceso político, econó-
mico y social, que ahora es cuando comienza a dar sus frutos. Y, “por
sus frutos los conoceréis”.
Que ni uno sólo de nosotros sea invadido, la noche del 3D, por
sentimientos de culpa o de tristeza, por no haber ido a estampar su hue-
lla en el óvalo que nos unirá para siempre, en esta nueva fase de integra-
ción y unidad latinoamericana, que nos hermana con Correa en Ecua-
dor, Evo Morales en Bolivia, Kichner en Argentina, Lula en Brasil,
Bachelet en Chile, Tabaré en Uruguay, Daniel Ortega en Nicaragua y
Fidel Castro en Cuba.
Ni uno solo de nosotros verá los toros desde la barrera, porque
todos iremos a acompañar a nuestro líder fraterno, al compañero Presi-
dente, para que se devele, de una vez por todas, el secreto, bien guarda-
do, que nos hemos regalado en estas Navidades.
La patria es grande, e inmensa también su esperanza de llegar a ser
la primera en los corazones de todos los venezolanos... El 3D nuestra
patria pide vida, continuidad, independencia, libertad, regocijo y ale-
gría. Estamparemos juntos, entonces, el voto por la grandeza humana y
social, por la vida que hoy tan dignamente nos pertenece. Y esa daga
libertaria, y ese pensamiento de Bolívar, se revertirán en baños de ale-
gría, en espumas ondeantes de esperanza y en lluvias de sonrisas victo-
riosas con sabor a pueblo venezolano, porque sabremos, de una vez por
todas, que el pueblo siempre obtiene la victoria.
Hoy y por siempre ¡Por amor a Chávez! Que es nuestra patria.

30 de noviembre de 2006

70
OTROS PUNTOS DE VISTA
Blanca
“En una ocasión, fue en la Cumbre de Canadá, yo dije lo que quería decir,
que creía que tenía que decir a nombre de mi Gobierno y después de discusiones en
Caracas, entre otras cosas dije que Venezuela no puede firmar eso del 2005, el
ALCA, en primer lugar porque esta Constitución -y la saqué también, algunos se
retorcieron muy duro, creo que se rompió la silla de alguno- esta Constitución dice
que todo asunto de trascendencia nacional deberá ser sometido a referéndum
popular, yo no puedo tomar una decisión por 23 millones y no sólo por 23 millones,
por 100 millones de los que van a nacer en el siglo XXI, hay que consultar a sus
padres, a sus madres, a los maestros, a todos, a ver si están de acuerdo con esto del
ALCA, así que como voy a afirmar yo que Venezuela firmará antes del 2005. No, yo
no puedo firmar eso. Y luego algunos buenos amigos me decían: Chávez, qué bueno
lo que dijiste. Y yo les decía ¿y por qué tú no lo dijiste también?”
Hugo Chávez Frías,
Refiriéndose a la necesidad de atreverse a decir la verdad
y hacer las cosas que tenemos que hacer hoy y no seguir postergándolas

“El Capitán René Gimón dio alerta el 03F a gente del gobierno de lo que
estaba planeado para el 04F… En el caso del 27N-92, se produjo la traición del
Capitán Manrique Padrón … La gente del 27N no aceptaban subordinarse a
nosotros y por ello Visconti promovió el anti 04F… Visconti estaba comprometido
con el 04F, sólo que participó al final … Algunos llegaron a llamarlo traidor, porque
Visconti, cuando se dio cuenta al amanecer que habíamos fracasado en la captura
de Pérez y no había comunicación, llamó por teléfono al alto mando y se puso a la
orden … Visconti fue quien dio la orden de volar contra nosotros. Y eso fue tomado
por sectores nuestros como una traición. Yo nunca lo asumí así… Sin embargo, a él,
cosa que me manifestó cuando hablamos en el año 94,
le mostraron un informe forjado y lo convencieron de que yo había
declarado contra él. Por ese motivo justifica su reacción…
El pensaba que lo habíamos delatado. Más allá de eso está también el aspecto
político, la propuesta política nuestra es revolucionaria, y yo creo que ellos no
manejaron esa concepción y la actitud posterior que han asumido indica esto…
esa corriente anti 4F, decía y sigue diciendo que nosotros estábamos conectados
con la extrema izquierda, y que eso era contrario a la formación militar…
pero creo que había de todo, de lo personal, político, militar, etc…
El mismo Arias se contagió … Y de ese sentimiento se impregnaron
algunos oficiales nuestros del 04F, que llegaron a creerlo…
Después de esa derrota (27N) se apuntaron los cañones sobre mi de manera
implacable”
Hugo Chávez Frías
“Habla el Comandante”

“Y voy a hacer una exigencia. Aunque no puedo destituir a alcaldes ni a


gobernadores, sí puedo hacer otras cosas ¿no? Quiero que sepan que en esta nueva
etapa el que está conmigo, está conmigo, el que no está conmigo está contra mí. Así

73
dijo Cristo un día y yo lo repito aquí. No acepto medias tintas: que yo tenga un pie
por allá y un pie por acá, ya es tiempo de que dejemos eso atrás. El que no se sienta
verdaderamente consustanciado con este proyecto revolucionario, dígalo, sea
gobernador, sea alcalde o lo que sea y asuma las consecuencias, pues. Asuma las
consecuencias, de la cara y dígalo. Si alguien de los que han sido reelectos o electos
o electas estuviera invadido por ese perverso modelo de ser y no ser, de querer estar
bien con Dios y con el diablo, cosa que es imposible pues, que se defina de manera
determinante.”
Hugo Chávez Frías
En el Taller de Alto Nivel: “El nuevo Mapa Estratégico”
Fuerte Tiuna, 12 Noviembre 2004

“… varios diputados electos bajo el alero de MVR, ahora están contra el


gobierno. Hay que tener en cuenta que en un proceso de cambios profundos la gente
cambia: se radicaliza el proceso y te vas dando cuenta que hay diputados
que se van quedando atrás … He debido ser mucho más exigente
de lo que fui en la campaña electoral a la hora de opinar sobre las
candidaturas a diputados. Hoy, algunos de los que llegaron a la Asamblea
Nacional con nuestro apoyo, son enemigos del pueblo, de la revolución, y trafican-
tes de puestos. Y lo mismo ocurre con los gobernadores y los alcaldes.
Mira lo que ha ocurrido con el alcalde mayor de la Región Metropolitana,
Alfredo Peña, por ejemplo, que salió electo con mi apoyo y que hoy
es uno de los principales opositores; el pueblo de Caracas se siente traicionado.
Y eso ocurre también en otras partes del país. El pueblo votó por unos señores
que salieron a la calle bajo el sable de Bolívar y con una camiseta del Movimiento V
República, y después, a los pocos meses, estos señores cambiaron de posición”
“Hugo Chávez Frías: Un Hombre, un Pueblo”.Pág. 79
Entrevista de Marta Harnecker al Presidente Chávez.

“yo recojo lo que dijo alguna vez


alguien de que, las revoluciones se tragan a la gente:
se pueden tragar a sus propios hijos y a sus propios gestores.
Fidel dijo que las revoluciones son como una ola
que toca cabalgarla, pero también puede arrollarnos”
Entrevista a Chávez por periodistas del
diario, “El Espectador”, de Colombia

Intervención especial en el Panel Sin Cultura no Hay Libertad Posible,


Coloquio Internacional Memoria y Futuro: Cuba y Fidel;
La Habana, 29 de noviembre de 2006.
“Bolívar lo dijo en Santa Marta ocho años después del encuentro de acá, allá
frente al Caribe, dijo: “He arado en el mar” y el sueño de la América se hundió y
henos aquí hoy, ciento ochenta años después dominados, empobrecidos, fracturados
y muy lejos del sueño aquél de Bolívar y de San Martín del sueño de Guayaquil.”
Hugo Chávez Frías
Palabras con motivo de la ofrenda floral ante el Monumento de Bolívar
y San Martín, Guayaquil, Ecuador, viernes 26 de julio de 2002

74
“Somos revolucionarios, no podemos ser alcahuetas
de algunas cosas que están destruyendo este proceso de cambio,
cuando las instituciones que dicen ser chavistas están fallando
de esta manera”
Declaraciones de Henry Mariño a nombre de “Milicia Cero”,
al denunciar que Fundabarrios atenta contra el Cooperativismo.
“El Nacional”, Domingo 22 de mayo 2005.

“Yo mismo creía, el 11 de abril, que eran dos o tres los traidores, y resulta que
salieron más de 100 oficiales de alto grado comprometidos … oí los intentos del
Presidente de comunicarse con el general Rosendo … Rosendo no le contestaba.”
Jorge Luís García Carneiro
Para la época General de División de las FAN, de Venezuela
General en Jefe (Ej.)

“Sólo le pido a Dios,


que lo injusto no me sea indiferente,
si un traidor puede más que unos cuantos,
que esos cuantos no lo olviden fácilmente”
Joan Manuel Serrat
Canción: “Sólo le pido a Dios”

“A Sucre, no lo mataron los fusiles, espadas, ni cañones del imperio español por él
rendido en Ayacucho aquel 9 de diciembre de 1824; ¡No!, lo mató una bala dispara-
da (en Berruecos el 04 de junio de 1830) por quienes se suponía eran sus propios
hermanos de causa. A Bolívar, El Libertador, el que se empinó siempre por
encima de las adversidades, lo mataron también sus propios hermanos, no con una
bala, sino con el puñal de la traición, de la intriga y la envidia”
Hernán Gruber Odremán
“¡Ay, balazo!”. Diario Vea, Sábado 04/06/2005

“Emiliano Zapata lo único que no perdonaba era la traición.”


Grafito en una pared en una ciudad de México

“Bolívar no defendió con tanto fuego el derecho de los hombres a gobernarse por sí
mismos, como el derecho de América a ser libre,
los envidiosos exageraron sus defectos.
Se les debe perdonar sus errores, porque el bien que hicieron fue más que sus faltas.
Los hombres no pueden ser más perfectos que el sol. El sol quema con la misma luz
con que calienta. El sol tiene manchas. Los desagradecidos no hablan más que de
las manchas. Los agradecidos hablan de la luz.”
José Martí en su estudio
sobre los Tres Héroes: Bolívar, San Martín e Hidalgo

“… el traidor Gómez y sus secuaces no han sido sino instrumentos y


Venezuela la desgraciada, Venezuela, la víctima “
Cipriano Castro
“La Verdad Histórica”

75
¿Quién derrocó a Ben Bella en Argelia?
“En 1965 fue derrocado por un golpe de estado, encabezado por su compañero
de luchas Ministro de Defensa, Huari Bumedien”
Ruptura II Época Nº 5
Agosto-Septiembre 2005

“Los grandes espíritus siempre han encontrado


la oposición violenta de las mentes mediocres”.
Albert Einstein

“Revolución es no mentir jamás”


Fidel Castro

“Nada convence más que la verdad”


Felix Hurtado
Artículo en Aporrea, 12/10/06

“La Verdad no es el lenguaje del cortesano;


solamente surge en labios de aquéllos
que no confían ni temen a la potencia ajena”
Giuseppe Mazzini.

“Ni Bolívar ni Artigas araron en el mar,


y sus voces suenan todavía
–y vaya si hoy suenan más fuertes– que siempre.”
Tabaré Vázquez

“…quiero decir que el cacique Lautaro, Tupac Amaru, Simón Bolívar, José de
San Martín, Antonio José de Sucre, Bernardo O’Higgins,
José Artigas, Augusto Sandino, José Martí, Fidel Castro,
forman en la fila de los grandes grandes grandes.
No sembraron en el desierto ni araron en el mar,
y están de nuevo, como siempre, en marcha,
a la orden del día, convocando a los pueblos
de nuestra América a tomar en sus manos
la tarea de completar la faena.”
Volodia Teitelboim

“¡Peruanos! en cinco meses hemos experimentado


cinco traiciones y defecciones;
pero os queda contra millón
y medio de enemigos catorce millones
de americanos que os cubrirán
con el escudo de sus armas.
La justicia también os favorece; y cuando
se combate por ella, el Cielo no deja de conceder la victoria.
Los desastres del ejército y el conflicto de los partidos

76
han reducido al Perú al lamentablemente estado de ocurrir al poder tiránico
de un dictador para salvarse. El Congreso constituyente
me ha confiado esa odiosa autoridad,
que no puedo rehusar por no hacer traición
a Colombia y al Perú íntimamente ligados
por los lazos de la justicia, de la libertad y del interés nacional...”
Simón Bolívar
Al encargarse de la dictadura del Perú. Citado por Miguel Tejera
en “Venezuela Pintoresca e Ilustrada”. Tomo I. Pág. 137-138

“He arado en el mar”


Simón Bolívar, antes de morir.
En Santa Marta, Colombia

77
Blanca
SEGUNDO COMBUSTIBLE:

PULVERIZAR LA BUROCRACIA Y LA CORRUPCIÓN


“Pero la lucha es dura hermanos; la lucha es dura hermanas. Y tiene que ser
dura, tiene que ser muy dura, ¿qué no se puede dormir? Pues no se podrá dormir.
¿Qué no se puede descansar? Pues no se podrá descansar. Pero se trata de la vida
de una patria, de la vida de los hijos, del futuro, del sueño de todos nosotros. Pero
debe ser casi obsesiva la acción nuestra, del Vicepresidente, de los ministros, la mía
en primer lugar, en el seguimiento de las decisiones y en la búsqueda de las solucio-
nes a los problemas que se van a presentar todos los días y todas las noches. Es
como una guerra. Esto es una guerra, sólo que gracias a Dios no es una guerra
militar armada, pero es una guerra contra mil demonios que amenazan por todas
partes. El de la corrupción es uno de ellos; la corrupción se convirtió aquí entre
nosotros en un antivalor, con una fuerza que se ataca como la hidra de mil cabezas,
se le corta una cabeza y te saltan 20, te saltan 40 o se reproduce, amenaza. He
hablado algunas veces de los vampiros, gente honestas que es mordida por vampi-
ros, las tentaciones, la dolce vita, el materialismo y las ganas de dinero, el mal
ejemplo de muchos años a veces desmorona la fuerza moral
de individuos y de grupos.”

Hugo Chávez Frías


Acto de juramentación de Willmar Castro Soteldo
como Ministro de Turismo
PULVERIZAR LA BUROCRACIA Y LA CORRUPCIÓN

Hubo algún momento en la humanidad en el que brotaron, de men-


tes lúcidas, dos conceptos que han permitido explicar dos “enfermeda-
des” sociales que han sido imposibles erradicar hasta ahora. Ni siquie-
ra, las hemos podido eliminar, a pesar de vivir en un mundo
postmoderno y cibernético. Nos referimos a las categorías socio-eco-
nómicas y socio-políticas: burocracia y corrupción.
No se ha descubierto, ni se ha podido inventar, ningún antídoto
potente para contrarrestar las consecuencias del veneno mortal que
corre por el torrente sanguíneo, de la sociedad y del Estado, cuando
ambos son mordidos por estas dos maléficas y mortíferas serpientes.
Ningún Abel ha podido sobrevivir a los golpes inmisericordes de estas
mandíbulas que trituran con su muelas el verdor de la esperanza. Son
duras de roer. Parecen competir con las cucarachas en su capacidad de
sobrevivir en el planeta. Ni Mandrake, el mago, ha podido hacer des-
aparecer esta maldición que pende sobre la humanidad como espada
de Damocles.
Venezuela y sus gobiernos, no han podido escapar a estas dos crea-
ciones del género humano. Y parece mentira, cada día, en lugar de
avanzar, pareciese que retrocedemos en el combate contra estos dos
enemigos declarados, convictos y confesos, de la destrucción moral y
las buenas costumbres republicanas. Ellas dos, como el camaleón, asu-
men distintas formas y tonalidades de colores. Numerosas veces, cuan-
do se ha intentado ponerlas de rodillas con algún “medicamento”, los
efectos secundarios asociados, han permitido corroborar que, a veces,
es peor el remedio que la enfermedad.
Recordemos que uno de los principales nudos críticos, por los que
insurgieron y se rebelaron algunos militares como el presidente Chávez,
el 04 de febrero de 1992, fue la percepción dolorosa, dentro y fuera de
las fuerzas armadas, que nuestro país se desangraba y había que poner

81
un torniquete para detener tanta burocracia y corrupción. Quince años
después, de aquel valiente llamado a la sociedad para que despertara
de su letargo y a ocho años de haber asumido el gobierno, con el com-
promiso de cortar, desde sus raíces, ese nudo gordiano, es necesario e
ineludible preguntarse: ¿Hemos reducido o incrementado la burocra-
cia y la corrupción? Y, si, en realidad, no hemos logrado reducirla,
como existe la sospecha para algunos de nosotros, estamos obligados a
responderle a nuestro pueblo, a la historia y sobre todo a nuestra con-
ciencia: ¿Por qué no hemos avanzado en la dirección del cambio ofre-
cido? ¿Qué fuerzas sociales, ideas, métodos, creencias, praxis políti-
cas, estructuras mentales o prácticas de trabajo gubernamental, han
impedido nuestro avance? ¿Qué condicionamientos históricos aún in-
fluyen, de manera determinante, en nuestra manera de actuar frente a
estos dos flagelos sociales? ¿Qué factores del entorno nacional e inter-
nacional, favorecen o inhiben su crecimiento en nuestro país? ¿Quié-
nes se han beneficiado y quiénes se han perjudicado?
No tenemos a la mano pruebas contundentes para decir que he-
mos mejorado o empeorado, pero, cuando oímos a Chávez decir lo que
dice, pensamos, que es tiempo de que más que leyes habilitantes y refor-
ma a la constitución, necesitamos, con urgencia, cambiar nuestras acti-
tudes, nuestras formas de pensar y de actuar sobre lo público. Por eso,
como ningún Adán ha podido resistirse a Eva, cuando le dan a comer
estas dos manzanas de la perdición, aunque estén podridas, deseamos
que Adán Chávez, a través del Consejo Presidencial Moral y Luces,
quien tiene la elevada responsabilidad de coordinar el tercer motor
constituyente, pueda revertir esta mala fama de su homónimo y logre,
conseguir y aplicar con éxito, alternativas que den al traste, de una vez
por todas, con estos dos enemigos de los procesos revolucionarios que
dejan en entredicho la decencia y la eficiencia gubernamental.

82
¿SOMOS NUESTROS PROPIOS ENEMIGOS?

El gran Olafo, Olof u Olav (I-II-III y IV), como se le quiera llamar


a los varios reyes de Noruega, que desde el año 1000 hasta las postrime-
rías de 1957, condujeron con pasión vikinga a ese país escandinavo,
uno de ellos, de seguro aturdido por la incomprensión e incertidumbre
de la guerra, en la soledad de su propia confrontación, sólo atinó a decir:
“Al fin descubrimos al enemigo: somos nosotros mismos”.
Esa guerra es la misma incertidumbre de hoy. Es el mismo con-
flicto de la incomunicación, del diálogo entre sordos. Es la falta de en-
tendimiento del decir en una sola dirección, sin capacidad para la res-
puesta precisa, pertinente, oportuna y necesaria, que garantice la viabi-
lidad política y la factibilidad técnica a la resolución de los ingentes
problemas nacionales y regionales. Esa es la perversidad del decir
unívoco que niega mecánicamente el ejercicio pleno de la interlocución
bidireccional.
Es lo que pasa algunas veces con las reuniones y encuentros de
trabajo que periódicamente tenemos que sostener con algunos Minis-
tros, Viceministros, Directores de Dependencias Centrales y con otros
altos funcionarios del gobierno nacional y también, porque no decirlo,
en la cotidianidad de nuestras relaciones con los trabajadores y sindica-
listas de Corpoandes: es que las cosas muchas veces no se dan porque,
sencillamente, el enemigo, está entre nosotros, somos nosotros mis-
mos. Y mire que la mayoría estamos en el mismo equipo. Compartimos
el mismo proyecto político revolucionario que se empeña por los cuatro
costados en enrumbar a nuestro pueblo por los senderos benefactores
del progreso espiritual y material de nuestra población desamparada. Y
mire que sentimos el mismo abrazo solidario de quienes se entregan a la
difícil tarea del servicio público sin pausa y sin descanso; como tiene
que ser en este duro pero estimulante oficio de actuar como facilitadores
del bienestar comunitario.

83
Pero muchas veces en algunos de esos sitios capitalinos donde se
bate el guarapo del país y también en Corpoandes, así de simple, no nos
quieren entender, se resisten, frecuente y parsimoniosamente a escu-
charnos, a oírnos. Rechazan a mirarnos a la cara, a procesar nuestras
quejas y las inquietudes y necesidades, que son, así de simple, las nece-
sidades, quejas e inquietudes de nuestras gentes: las dolencias de nues-
tro pueblo, las angustias de los corpandinos.
Por eso, desde esta tribuna, invitamos a los que moran en esos
sitios y que, cotidianamente se niegan a mirarnos a los ojos, a todos
ellos les solicitamos oficialmente, a ayudar, auxiliar, apoyar, coadyuvar,
secundar, reforzar, colaborar, cooperar, contribuir, acompañar y conlle-
var las aspiraciones y clamores de nuestros petitorios, que así de senci-
llo, son los mismos lamentos de nuestro pueblo.
Para así, de manera conjunta, amparar, aliviar, favorecer, socorrer,
proteger, sostener y remediar las viejas heridas de nuestra gente.
Para que así, la gente de nuestro pueblo, deje de pensar y de ratifi-
car que, sencillamente sus verdaderos enemigos, los más acérrimos, son
los que moran en esos sitios inaccesibles del poder político nacional y
hasta en nuestra misma propia casa en Corpoandes.

09 de septiembre de 2001

84
EL VIRUS DE LA CORRUPCIÓN

Si algún mal caracteriza a la administración pública y, en muchos


casos, a la administración privada, en América Latina y en buena parte del
mundo, es la ineficiencia, el robo descarado, la malversación, la venali-
dad, la degradación, el soborno, la corruptela y el dolo inescrupuloso de
los bienes y derechos de un país, es decir: la corrupción.
Este mal, que carcome a la humanidad desde hace muchos siglos,
hoy pone a tambalear gobiernos y democracias, regímenes y poderes, de
norte a sur y de este a oeste del planeta. Venezuela no escapa a esta enfer-
medad, propia de las sociedades en las que el efecto demostración, el
consumismo exacerbado, el individualismo y las relaciones de produc-
ción, de dominación y explotación, siguen prevaleciendo como valores y
principios de una supuesta democracia donde se pretende que impere, por
obra y gracia de la mano invisible del mercado regulador y el Estado
librepensador, la justicia y la libertad total, incluyendo la “justa y libre”
voluntad soberana de saltear, exprimir, expoliar, desangrar, absorber, sa-
quear, desvalijar, acumular e incluso distribuir lo que no le pertenece.
Muchas y variadas son las manifestaciones y mecanismos a través de
los cuales funcionarios públicos y empleados de la empresa privada, desde
presidentes y ministros hasta los más modestos trabajadores, se hacen de
dineros públicos, se apropian de bienes y servicios, acumulan riquezas y
convierten en recurrente el virus de la corrupción. Virus más mortal que el
Sida. Virus epidémico y pandémico. Virus cambiante, cuya metamorfosis
hace difícil y casi imposible su eliminación. Hay quienes han pensado que
la corrupción es un mal necesario: son las bacterias y virus propios de cual-
quier ser vivo, que es capaz de soportar la presencia de estos
microorganismos, siempre y cuando no pasen los límites permisibles des-
pués de los cuales, el organismo puede desmedrarse e incluso perecer.
Así las cosas: bueno es el cilantro, pero no tanto. Parece que hay
niveles de corrupción aceptables dentro de una sociedad decente y se-

85
ria, pero es inaceptable que aquellos que deban dar el ejemplo no lo
den, es inamisible que quienes tienen que pagar por sus fechorías termi-
nen celebrando jubilosos la impunidad, quienes esperan que se haga
justicia quedan decepcionados y desesperanzados: Comisiones, tráfico
de influencias, mordidas, sobreprecios, doble contabilidad, transferen-
cias de dinero, malversación, peculado, robo descarado, manipulación
del signo monetario, manejo discrecional de los dineros públicos, uso
personal de información confidencial, testaferros, parodias, fraudes,
desfalcos, timos, simulaciones, hurtos, sustracciones, usurpación de
poderes…hasta golpes de estado y rebeliones militares y civiles, cuyos
participantes se convierten, de la noche a la mañana, en inofensivas
ovejitas que salieron a defenderse del lobo feroz para garantizar la paz y
la armonía social.
En Corpoandes, arrastramos ejemplos de ineficiencia y dolo admi-
nistrativo de gestiones pasadas, ojalá podamos contribuir a develar es-
tos actos y enjuiciar a quienes corresponda: El Complejo de Fundición
del Táchira, impresionante empresa en la que se han cometido saqueos
y posibles fraudes a la nación; la Industria Maderera del Caparo
(Imadelca), ejemplo de desidia y complicidades gubernamentales, que
contribuyeron con la destrucción de amplias reservas forestales y la ilu-
sión de cientos de trabajadores; el Hotel Las Palmeras (HOCOSA), donde
directivos de CVS festejaban y ventaneaban con gastos pagos y a dis-
creción, todos los fines de semana; la Finca Mistajá, donde se dieron
banquetes y se entregaron en comodato caprinos traídos del exterior;
Carbo y Fosfasuroeste, empresas en quiebra con elevado potencial eco-
nómico... y paremos de contar.
El pueblo venezolano ha tenido la esperanza que algún gobierno
serio, honesto, comprometido y verdaderamente patriótico, meta de una
vez por todas entre rejas a quienes traicionaron sus ideales, falsearon a
sus copartidarios y engañaron su conciencia ciudadana. A quienes han
envilecido y pervertido la majestad de la imagen presidencial y del buen
funcionario público. Por ello, no podemos continuar dejando pasar esta
histórica oportunidad para poner cada cosa en su justo lugar y darles
duro, de una vez por todas, a los corruptos que hoy quieren abanderar la
lucha por una Venezuela honesta y decente. No lo permitamos. Ya bas-
ta. El pueblo trabajador y honrado, no nos lo perdonará jamás. No per-
mitamos que corrompan y nos roben, una vez más, nuestros sueños.

25 de agosto de 2002

86
NO NOS HAGAMOS LOS SORDOS

Dice un refrán popular que: “No hay mejor sordo que el que no
quiere oír”. Muchos de los sordos nacen con esta limitación, sin embar-
go, casi todos al menos ven y sienten. Lamentablemente, en buena par-
te del gobierno nacional y de los gobiernos estadales y municipales,
existen funcionarios o “servidores públicos” que no sólo son sordos, a
los clamores y demandas de la gente, sino que además, parece que no
quieren ver ni sentir los dolores, las angustias, las frustraciones y las
necesidades más sentidas por la población.
Estos funcionarios, que dicen llamarse camaradas, compañeros, com-
patriotas, ciudadanos de la esperanza, amigos del cambio y hasta revolu-
cionarios; que militan en diferentes partidos y organizaciones de base del
llamado polo patriótico o simplemente son independientes que dicen apo-
yar al Presidente Chávez y/o al proceso de transformación que se vive en
Venezuela; le hacen el juego a los quinta columnas enquistados en el go-
bierno a contribuir a sabotear, obstaculizar, impedir, frenar y oponerse a
los necesarios e inevitables cambios que requiere el sistema. Son muros
de contención a las legítimas aspiraciones de la gente que incrementan el
elevado coeficiente de fricción burocrático que se ha acumulado, durante
muchos años, en la administración pública venezolana.
Muchos de estos funcionarios son de modesta posición, pero exis-
ten incluso Presidentes y Gerentes de Institutos Autónomos y de Em-
presas del Estado, Directores y Juntas Directivas en pleno, y hasta Vice-
Ministros y Ministros, que parece que no han leído o no han comprendi-
do, en su esencia, el alcance del Artículo 51 de la Constitución de la
República Bolivariana de Venezuela que a la letra dice: “Toda persona
tiene el derecho de representar o dirigir peticiones ante cualquier autori-
dad, funcionario público o funcionaria pública sobre los asuntos que
sean de la competencia de éstos o éstas, y de obtener oportuna y adecua-
da respuesta”.

87
Personalmente he constatado la flagrante violación y el reiterado
incumplimiento de este mandato constitucional que nos obliga, a quienes
somos funcionarios del Estado, a responder con diligencia, prontitud, efi-
cacia y sentido de responsabilidad ciudadana, a las peticiones, reclamos,
exigencias o demandas de cualquier persona y, con más razón, de cual-
quier institución, asociación civil u organización comunitaria.
Me consta que son numerosas las solicitudes y comunicaciones
dirigidas a distintas instancias gubernamentales que nunca tienen res-
puesta. Pareciese que no fuese con ellos. No oyen y menos escuchan.
Paradójicamente, a algunos de estos funcionarios y funcionarias se
les “premia” con cargos de mayor status, más estables o de superiores
ingresos. Cuando debería aplicárseles, sin contemplación, la ley y los
procedimientos disciplinarios correspondientes, tal como lo establece
el propio Artículo 51 anteriormente señalado: “ Quienes violen este de-
recho (el de obtener respuesta oportuna y adecuada) serán sancionados
o sancionadas conforme a la Ley, pudiendo ser destituidos o destituidas
del cargo respectivo”.
Por eso, haciendo uso de la libertad de expresión que existe en
Venezuela y con el ánimo de contribuir a la crítica y autocrítica cons-
tructiva que nos permita mejorar la acción de gobierno, hago un llama-
do público a quienes tienen funciones de responsabilidad gubernamen-
tal para que cumplan y hagan cumplir las leyes de la República y las
responsabilidades inherentes a sus cargos ¡Por Dios y la Patria!
“El que tenga oídos que oiga...”, pues necesitamos aprender a oír
hasta el sonido de las cacerolas, para que evitemos que nos tome por
sorpresa lo que hoy es un escenario previsible, con muchas variables
que aún están bajo nuestro control. Señoras y Señores, no permitamos
que muera la esperanza. Oigamos los latidos del corazón de nuestros
pueblos, antes que se eleven los decibeles de la protesta social.

29 de octubre de 2003

88
BUROCRACIA Y MÁS BUROCRACIA

Lo impide todo o casi todo. Es hija del Estado clientelar y


paternalista. Impregna los intersticios de todas las instituciones, parti-
cularmente las públicas. Se expresa en las prácticas anquilosadas de
trabajo y en las estructuras mentales salpicadas de desconfianza e
ineficiencia. Por eso he venido sosteniendo con insistencia en varios de
mis escritos desde diciembre de 1998 (Ignorancia, La Verdad) que, para
enfrentar ese mal heredado, necesitamos elevar nuestra capacidad de
gobierno. Así se lo traté de expresar al Presidente Chávez y a quienes
nos acompañaban, aquella inolvidable noche del 20 de Diciembre de
1998 en la Viñeta, época en la que merodeaban en los alrededores del
Círculo Militar una variopinta de oportunistas, arribistas y advenedizos,
locos por ponerle la mano a los cargos para estar así “a donde hay” y
quitar al otro “para ponerme yo”. Algunos de ellos con títulos honorífi-
cos, incuestionables grados militares, elevadas credenciales académi-
cas, numerosas publicaciones y amplia experiencia en la lucha electoral
y político-social pero, sin la más mínima experticia para gobernar y
mucho menos para hacerlo con eficiencia, probidad y rectitud. Les ayu-
daba el enorme caudal electoral que inesperadamente elevó la
gobernabilidad del recién electo Presidente. Si la capacidad personal de
gobierno no les favorecía mucho, aún menos les ayudaba la capacidad
institucional de gobierno a la que tuvieron que enfrentarse. Allí se en-
cuentra parte importante de las causas de las ineficiencias del proceso
bolivariano.
La Constituyente, y muchas otras contiendas electorales, requirie-
ron el uso del elevado capital político acumulado por Chávez, quien con
su carisma, liderazgo, intuición y sabiduría popular, aunado a una bue-
na dosis de aprendizaje de gobierno y de suerte, ha logrado superar los
obstáculos y remontar cuestas peligrosas que se le han venido presen-
tando. Aquella noche del 20 de Diciembre de 1998, al iniciar mi inter-

89
vención, sentencié con fuerza a Chávez: “Sr. Presidente, no quisiera
estar en su pellejo, me imagino las presiones a las que estará sometido”.
Pues sabía lo que se le avecinaba a quien, con la mejor buena intención,
se proponía conducir los destinos de la patria sin estar, para ese momen-
to, suficientemente preparado para el exigente y complejo ejercicio del
gobierno. Por eso, he saltado a rabiar de alegría, al ver el pasado Do-
mingo 19 de Septiembre, en el “Aló Presidente”, como el Sr. Presidente,
con la mayor humildad y sinceridad, en una actitud autocrítica manifes-
tó, de viva voz, lo que he tratado de alertar desde aquellos días: ¡Nuestro
principal enemigo somos nosotros mismos!. Por nuestra incapacidad
para conducir procesos creativos, complejos, dinámicos, cambiantes y
plenos de incertidumbre. No es Bush, ni el imperialismo. No es lo mis-
mo ganar elecciones que gobernar. Se requieren conocimientos, actitu-
des, competencias, pericias, habilidades y destrezas que sólo se pueden
garantizar con una buena experticia en ciencias y técnicas de gobierno.
Y también se necesita humildad, creatividad y disposición para apren-
der de los errores, que nos permita apropiarnos de un método correcto
para enfrentar con éxito los problemas que se nos presentan. A pesar
del elevado coeficiente de fricción burocrático que persiste en la admi-
nistración pública nacional, estadal y municipal, la burocracia puede y
debe ser derrotada. Pues, como lo señalara Lula en Manaos: “Chávez,
sino derrotamos la burocracia no será posible la integración de América
del Sur”. Y tiene razón, porque de no derrotarla no serán totalmente
exitosos ni siquiera los proyectos políticos que ambos encarnan. Para
gobernar y hacerlo bien, se requieren cualidades que tanto Lula como
Chávez poseen. A la vez, es imprescindible armarse de un Método de
Gobierno adecuado, que oriente la acción pública y permita derrotar la
burocracia, de lo contrario, se nos hará muy difícil cumplir a cabalidad
nuestros compromisos electorales y existenciales.

26 de septiembre de 2004

90
EL LÁTIGO DE LA REVOLUCIÓN

Levanta la zurda. Monta el brazo hacia atrás para redoblar la fuer-


za de la muñeca y la articulación del codo, lo estira hacia delante en
dirección a su objetivo y ¡zuásss! con la fuerza indetenible de su estelar
lanzamiento que él llama la rabo e’cochino, la trayectoria incandescen-
te de esa bola de humo, deja en la mascota de su catcher, el látigo
hirviente de su verbo. Así lo ha hecho, últimamente, una y otra vez.
Algunas veces el proyectil da en el blanco y sentimos cuánto duele el
fulminante de ese zurdazo. Otras veces, la esférica apenas roza la piel
del bateador y se desvanece en el aire agitado del parque. Su brazo siem-
pre está montado, listo para volver, una y otra vez, a la carga. Es como si
no quedara otra alternativa. Ha sido obligado por los cientos y miles de
errores, falencias, vacíos, fallas, equívocos y desaciertos, que han co-
metido y continúan cometiendo, quienes asumieron la elevada respon-
sabilidad de acompañar al Presidente Chávez. ¡Sí! El Presidente, por
obra y gracia de la exigente realidad, se ha transformado en el personaje
del béisbol que él siempre ha admirado: ¡el Látigo Chávez!
Levanta la zurda y sin que le tiemble el pulso ni la palabra, Chávez,
en sus últimos discursos y en su acostumbrado programa dominical “Aló
Presidente”, ha reconocido públicamente algunos de sus errores y las
pifias de algunos de sus ministros, viceministros, gobernadores, alcal-
des, asesores técnicos y demás miembros de su equipo de gobierno. Ha
hecho un dramático llamado a la disciplina, al combate sin cuartel con-
tra la burocracia y la lentitud en el manejo de los procesos administrati-
vos. Ha pedido a sus allegados que no duerman, que estén siempre
alertas, que redoblen sus esfuerzos contra la corrupción y la malversa-
ción del tiempo y del erario público. Ha insistido en la imperiosa nece-
sidad de elevar los niveles de eficacia y eficiencia en la gestión guberna-
mental. Ha demandado, una y otra vez, el trabajo en equipo y la alinea-
ción y articulación necesarias en los planes de acción. ¡Látigo y látigo!

91
¡Zurdazo y zurdazo! Látigo y zurdazo con los truhanes, malhechores,
sinvergüenzas, hipócritas, incompetentes, ineficientes e insensibles fun-
cionarios públicos que le hacen quedar mal ante un pueblo que ya está
cansado de tantas promesas incumplidas. Entonces, sin pepitas, Chávez
se afinca en su reflexión autocrítica:
“A la revolución le hace falta todos los días el látigo de la revolu-
ción, nuestro propio látigo. No esperemos que vengan los
contrarrevolucionarios a darnos latigazos como nos dieron el 11 de abril y
en el sabotaje petrolero. Pelemos por nuestro propio látigo, el látigo de
nosotros mismos y ese látigo debe ser más implacable hacia dentro, por
dentro y desde dentro. Hace poco, para aprovechar las lluvias, yo aprobé
50 mil millones de bolívares y lo escribí con mi puño y letra: ministro tal,
busque los recursos… bueno hace apenas 2 semanas, me informa el mi-
nistro responsable que no le han dado ni un bolívar ¿cómo que no te han
dado ni un bolívar?… llegaron unos burócratas de esa burocracia que no
sirve, y dijeron que esos recursos no se pueden dar porque no son
retornables, ¿qué me importa a mí que sean retornables o no?: Si no retor-
na en dinero, entonces retorna en felicidad del pueblo…Ahí es donde yo
saco mi látigo… ¡zuásss! El látigo de la revolución”.
Por supuesto que no es a latigazos como se debe gobernar. El
látigo es un medio, no un fin en sí mismo. Los latigazos son la expresión
de la angustia y la impotencia del Presidente Chávez, que siente que no
se avanza con celeridad. Ante tanta parsimonia, pereza y morosidad, se
hace inevitable que en las tribunas, frente a cada latigazo del Presidente,
así le responda el clamor de millones de venezolanos: ¡Así, así, así es
que se gobierna!

25 de octubre de 2004

92
VISCOSIDAD BUROCRÁTICA

Las matemáticas no fallan. Los que fallamos somos nosotros que


dividimos cuando hay que multiplicar y restamos cuando hay que su-
mar. No entendemos que para avanzar hay que unir y acumular fuerzas.
En primaria, mi recordada maestra Nelly, me enseñó que si dividía una
cantidad (numerador) por otra (denominador) y la multiplicaba por cien,
obteníamos un porcentaje. Luego, cuando estudié ingeniería, aprendí
un concepto llamado viscosidad, que es también un cociente que mide
la resistencia que ofrece un fluido al movimiento relativo de sus molé-
culas. Así descubrí que el petróleo o crudo pesado, como el de la Faja
del Orinoco, tiene una elevada viscosidad. Es decir, una alta resistencia
a fluir, asociada a un alto coeficiente de fricción, pues, el fluido, que es
espeso, se mueve con mucha lentitud. A muy baja velocidad.
Algo parecido descubrió en estos días el Presidente Chávez, con
los recursos del FIDES y de LAEE. En propia piel se enteró que hay que
esperar un mundo para que los recursos financieros fluyan y “bajen”
para poderlos utilizar en beneficio del pueblo. Sucedió en el reciente
“Taller para Construir el Nuevo Mapa Estratégico del País”, realizado
en la Academia Militar, en Fuerte Tiuna. Allí, en presencia de goberna-
dores, alcaldes, ministros y presidentes de diferentes instituciones del
Estado, el Comandante Chávez se sorprendió al conocer que apenas se
había ejecutado un bajo porcentaje del presupuesto del FIDES. ¿Sabe
usted, Señor Presidente, que numerosos ministerios e instituciones fi-
nancieras del Estado tienen una elevada viscosidad burocrática? Y aun-
que usted no lo crea, tenemos que decirle que esa cruda realidad ¡tam-
bién se verifica en la Nueva PDVSA!
En el gobierno, en el Estado, todo está regido por una pasmosa
lentitud. Es el burocratismo corrupto e ineficiente haciendo desastres.
Es la flojera y el desconocimiento haciendo de las suyas. Señor Presi-
dente, tal parece que estamos en presencia de una macerada confabula-

93
ción para contravenir sus órdenes y hacerse los locos para incumplir sus
instrucciones. El caos y la anarquía reinan entre nosotros. Cada quien
hace lo que le viene en ganas. Da dolor decirlo, pero esta es la verdad:
funcionarios de distintos rangos y niveles, que dicen estar con usted y
con el proceso y, de mil maneras, hacen lo indecible para impedir los
cambios y las transformaciones necesarias. Sencillamente, no cumplen
con su responsabilidad. Lo que debería tardar horas, días o semanas, se
tarda meses y hasta años, ¡si es que se hace!
El coeficiente de fricción burocrático, o mejor aún, la viscosidad
burocrática, es quizás la herencia más perversa que nos ha dejado la
cuarta república y el capitalismo de Estado. Tenemos que lidiar con ese
mal, dentro y fuera de la pretendida nueva institucionalidad de la Repú-
blica. Sepa usted que este es un problema cultural y difícil de resolver,
pues tiene que ver con las estructuras mentales, los hábitos y prácticas
de trabajo con las cuales los funcionarios públicos se amparan para ha-
cer sus negociados y obtener “ganancias” de cuello blanco. Siempre a
cuenta del retraso y el marasmo. Se ha llegado a la nefasta práctica de
algunos burócratas que prefieren engordar el dinero en los bancos ga-
nando intereses, antes que cumplir con las órdenes del progreso.
Si algún nudo crítico hay que enfrentar con firme voluntad y deci-
sión para dar respuestas efectivas a la pobreza en Venezuela, es lograr
disminuir al máximo la viscosidad burocrática y la corrupción: nuestros
dos máximos y verdaderos enemigos en esta etapa del proceso. Concen-
trémonos entonces en bajar la viscosidad burocrática de tan enquistado
y pesado fardo, antes de que detone la estampida del descontento social.

16 de diciembre de 2004

94
BREVE HISTORIA DE UN FIDEICOMISO

Fiducia significa: “fe y confianza”. El fideicomiso, en nuestro país,


se administra a través de contratos regulados por una ley clara y segura.
Existe fideicomiso cuando una persona (fideicomitente) le transmite la
propiedad fiduciaria de determinados bienes a otra (fiduciario), quien
se obliga a ejercerla en beneficio de quien se designe en el contrato
(beneficiario), hasta que se cumpla un plazo o condición. El fiduciario,
quien maneja los bienes, deberá actuar con la prudencia y diligencia del
hombre honrado, sobre la base de la confianza depositada en él, en defen-
sa de los bienes fideicomitidos (ya que se comporta como el nuevo “pro-
pietario”) y los objetivos del fideicomiso. Si no es así, el fideicomitente o
el beneficiario pueden exigir la retribución por los daños y perjuicios cau-
sados. El fideicomiso es un mecanismo que permite formalizar las opor-
tunidades de éxito económico existentes y ampliarlas a inversores que
antes no participaban.
Se sabe: los fideicomisos que ordena y aprueba el gobierno nacional
del Presidente Chávez, están amparados por un elevado principio de con-
fianza, una muy bien definida función social y sobre todo, una justa parti-
cipación protagónica de las comunidades, porque, en definitiva, el mayor
y primer beneficiario, es el pueblo, que antes no participaba de la distribu-
ción de las fabulosas ganancias que generan nuestras riquezas naturales.
Por eso, ahora y más que nunca, hay que aligerar el lento, pasmoso
e incomprensible proceso que permita darle cabal cumplimiento, a tra-
vés de los fideicomisos, al financiamiento de las actividades de pre-
inversión e inversión, para impulsar el desarrollo de los núcleos
endógenos y proyectos de desarrollo endógeno, y así asegurar que los
recursos petroleros lleguen eficazmente a las manos de la gente más
necesitada.
Lamentablemente, no siempre ocurre así. En el caso de los Nú-
cleos de Desarrollo Endógeno del Ministerio de Energía y Petróleo y

95
PDVSA, el Sr. Presidente de la República, Comandante Hugo Chávez,
en un punto de cuenta fechado el 10 de mayo del pasado año 2004, con
el respaldo de la Junta Directiva de PDVSA y del Ministro Rafael
Ramírez, aprobó la cantidad de 60 millardos de bolívares, que serían
destinados a los primeros once núcleos.
Es la fecha y esos recursos todavía soportan una pesada madeja
burocrática que obstaculiza, de manera perniciosa, los vivificantes ob-
jetivos sociales de todo buen fideicomiso respaldado por el gobierno
nacional. Estos recursos fueron aprobados con retraso, pues inexplica-
blemente, se negaron a firmar esas providencias a favor de la felicidad
de nuestro pueblo. A casi un año de la precisa instrucción de Chávez,
los dineros continúan sin llegar. ¡No! No aparecen en las cuentas del
pueblo, no han servido para aplacar las penurias de los últimos benefi-
ciarios de ese fideicomiso que son las comunidades, las cooperativas y
la gente esperanzada que lo necesitan.
Aquí, bien caben, sin rodeos, las siguientes preguntas: ¿Por qué se
violaron las instrucciones del Sr. Ministro, Ing. Rafael Ramírez, la deci-
sión de la Junta Directiva de PDVSA y las Instrucciones del Sr. Presi-
dente Chávez? ¿Por qué ese fideicomiso no se firmó antes? ¿Quién o
quiénes asumen la responsabilidad por el retraso? ¿En qué se invirtieron
los diecisiete millardos de bolívares faltantes? ¿Quién autorizó esos gas-
tos? ¿Quién faltó a la confianza del Presidente Chávez y del pueblo de
Venezuela?
Y quien tenga que responder, que responda, pues, nosotros no es-
tamos para cubrir verdades sino para decirlas, y como nos lo recuerda
insistentemente el Presidente Chávez, hoy hablamos porque: “el que
calla otorga”.

18 de marzo de 2005

96
PACIENCIA, PACIENCIA Y MÁS PACIENCIA…

Todo se resuelve en nuestros días con mucha, muchísima pacien-


cia. Parece que hay que esperar cinco, seis y hasta diez generaciones
para que los graves problemas de la gente se resuelvan ¿Se resolverán
con paciencia? 300, 400 …500 años de calma ¿no bastan?
¿Quién nos ayudará a parir la patria para que se ponga bonita?,
preguntaba Alí.
En Venezuela, en América Latina y en el mundo, todo parece ne-
cesitar paciencia.
La UNICEF acaba presentar a la luz pública unas espeluznantes
cifras: “existen en el mundo más de mil millones de niños y niñas en
condiciones de miseria”: ¡Paciencia!
El gobierno norteamericano tiene instalada una base en Guátanamo,
Cuba desde hace muchos años. Invaden países a su antojo. Mienten sin
rubor en el caso de Irak. Tergiversan la realidad y la ajustan a sus pro-
pios intereses. Deciden quienes deben tener bombas atómicas y cuales
son verdaderas democracias. Controlan y chantajean a la ONU y a mu-
chos de sus organismos internacionales. Promueven y exportan su cul-
tura, sus valores y sus creencias y se niegan a respetar la idiosincrasia de
los pueblos. Mientras tanto, buena parte del pueblo norteamericano no
comulga con este proceder pero no actúan: Paciencia hermanos. Tenga-
mos paciencia, es la consigna.
¿Tendremos que detener al mundo para tomar conciencia de que
los graves problemas sociales, ambientales, económicos, políticos o
militares no se resuelven con paciencia?
Recalentamiento del planeta y destrucción de la capa de Ozono:
¡Paciencia! Millones de niños y niñas hambrientos, sin escuela,
mugrientos y desnutridos: ¡Paciencia! Guerras sin sentido en pleno si-
glo XXI: ¡Paciencia! Riquezas del planeta en pocas manos: ¡Paciencia!
Posibilidad del efecto ártico: ¡Paciencia! Millones de seres humanos en

97
condiciones de pobreza extrema y de miseria: ¡Paciencia! Explotación
del hombre por el hombre: ¡Paciencia! Intercambios comerciales inter-
nacionales desiguales a favor del imperio: ¡Paciencia! Plan Colombia
en acción: ¡Paciencia! Hacen lo que les venga en gana con nuestras
riquezas naturales y materias primas: ¡Paciencia! La conspiración mili-
tar y petrolera acumula fuerza: ¡Paciencia! Viene el coco: ¡Paciencia!
En la calle El Corozo, al lado de un rancho destartalado hay niños
famélicos, calles intransitables, no hay agua potable, la familia está
desempleada y no tienen como enviar sus hijos al colegio. Enjuagan sus
caritas con lágrimas. Sus ojos no duermen. Sus esperanzas andan al garete.
Sus sueños fueron enterrados hace muchos años. Su modo de vida es el
hurto, el asalto y practican hasta el robo, armados de paciencia.
He alertado en varios de mis artículos. Si algún enemigo hay que
vencer es el elevado coeficiente de fricción o viscosidad burocrática.
Pudiéramos llamarlo también, el “efecto malthusiano” (permítanme
bautizarlo así), el cual consiste en que mientras los problemas y las ne-
cesidades de la población y del planeta crecen de manera geométrica o
exponencial, la capacidad personal, institucional, estatal o mundial para
resolverlos crece de manera aritmética o lineal. Es decir, la lentitud con
la que resolvemos los problemas y satisfacemos las necesidades de la
gente, hace que estos sean cada vez mayores, más difíciles y complejos
de resolver. Yo he vivido en el gobierno esta amarga realidad, y lo he
venido diciendo, con angustia, en mis anteriores escritos. Lo acabo de
decir en “Fideicomiso”. Tengo muchos ejemplos, en los que hemos te-
nido que armarnos hasta los dientes de Paciencia, para poder resolver
los problemas.
¿Hasta cuándo debemos esperar para que las cosas se solucionen
oportunamente?
Señor Presidente Chávez, en el “Año de la Aceleración y el Salto
Adelante” le recomendamos tener paciencia, paciencia y más paciencia
para hacer patria. No se desespere. Deje eso en nuestras manos. Usted
está obligado a ser paciente, nosotros no.

27 de mayo de 2005

98
LOS “REVOLUCIONARIOS” TAMBIÉN SE APELMAZAN

Hay palabras que parecen sacadas del genio creador de los neolo-
gismos. Palabras inventadas o venidas a cuento en la inmediatez o la
improvisación. Suenan rimbombantes y melodiosas cuando son dichas
por grandes señores. Si lo dice Juan Bimba o Perico de los Palotes pue-
den ser clasificadas de palabras rebuscadas o hasta “malas palabras”.
Recuerdo que a mi abuela paterna, Rita Elena, quien murió de pobreza,
a pesar de haber trabajado como cocinera en Miraflores en tiempos de
Eustoquio Gómez, en varias oportunidades, cuando niño, le oí decir que
le había quedado apelmazada la deliciosa comida que hacía con sus
diestras y habilidosas manos de servidora presidencial. Al principio no
entendía lo que me quería decir, pero luego me fui dando cuenta que
ella le decía apelmazado al funche, al fororo, al majarete o a cualquier
otra comida cuya consistencia le hubiera quedado muy espesa y por
tanto, difícil de revolver en el recipiente donde los cocinaba. Apelmaza-
do era para ella algo viscoso, denso, amazacotado o poco fluido, que se
resistía al movimiento.
Pues bien, para sorpresa mía, en estos días (agosto 2005) leyendo
el semanario “Quinto Día” (pág. 13), me consigo la palabra apelmazada,
en una entrevista que le hacen a José Rojas, ex Ministro de Finanzas y
candidato a la reciente elección para dirigir el Banco Interamericano de
Desarrollo (BID). Bajo el título: “Esos reales se perdieron”, el caballero
Rojas, quien se quedó con los crespos hechos en la elección del BID,
plantea su preocupación por la ineficiencia del gobierno de Venezuela y
el BID, motivando su denuncia a la “falta de velocidad en la ejecución
de los programas y proyectos” señalando con molestia que “eso es muy
dañino” y que, tanto el país como el BID son instituciones que: “se han
quedado un poco apelmazadas…porque hay grandes ineficiencias en
nuestras administraciones.” ¿Venezuela y el BID apelmazados?

99
Inmediatamente vino a mi mente lo que he venido alertando en
mis artículos semanales con relación al alto “coeficiente de viscosidad
burocrática”, y el inconcebible caso de los 60 millardos de bolívares
aprobados en mayo 2004 para los núcleos de desarrollo endógeno de
PDVSA que, parece mentira, ¡aún no se han podido ejecutar! ¿Esos
reales se perdieron?
¿Y por qué vino esto a mi mente de analista crítico y a la vez lucha-
dor en la práctica concreta? Por dos razones: Primero, que con los 60
millardos también se puede decir que ha habido ineficiencia, que es una
forma de corrupción, al atrasarse la asignación, para su ejecución, de
los recursos aprobados por Chávez. Allí quedaron apelmazados 60
millardos de bolívares, al no dársele cumplimiento a la decisión de la
Junta Directiva de PDVSA, de la cual formaba parte José Rojas como su
Vicepresidente de Finanzas.
En segundo lugar, resulta que el señor Rojas, y asumo plena res-
ponsabilidad de lo que voy a decir, pues se tienen pruebas que lo avalan,
fue uno de los que contribuyó, junto con otros miembros directivos, a
que se apelmazaran estos recursos en PDVSA.
¿Por qué se apelmazó tanto el “revolucionario” señor Rojas, cuan-
do fue Ministro de Finanzas o representante de Venezuela en el Directo-
rio del BID para denunciar oportunamente la ineficiencia o
apelmazamiento de los recursos que el BID ha destinado para financiar
programas en salud que, no se utilizan y por los cuales hemos perdido
más de 20 millardos de bolívares? ¿Por qué lo hace ahora cuando es
derrotado en el BID? ¡Tarde cantaste pajarito! Retrasarnos en el cumpli-
miento de nuestros deberes, no hacer las denuncias oportunas o dejar de
dar la alerta temprana, contribuye también, señor Rojas y queridos com-
patriotas, a apelmazar a Venezuela.

07 de septiembre de 2005

100
OTROS PUNTOS DE VISTA
Blanca
“Una de las fallas de mi gobierno, de lo que me siento insatisfecho,
es que no hemos podido derrotar la corrupción...
voy a dedicar, personalmente, más tiempo
a atacar ese flajelo que nos corroe”
Hugo Chávez
Entrevista con José Vicente Rangel
en su programa dominical Hoy con José Vicente Rangel

“...La corrupción es parte del modelo capitalista...”


Hugo Chávez Frías

“Debemos estar pendientes del burocratismo...


porque esto en lugar de disminuir ha venido creciendo...”
Hugo Chávez Frías

“Por allí dicen que debemos andar lento pero seguro,


yo pienso que hay que andar rápido y seguro.
Para eso es la revolución, para que las cosas se hagan rápido.
Por eso comparto la protesta de los muchachos
que exigen que se termine la Universidad
¡Yo protesto contra Chávez!,
porque la Universidad Bolivariana en
Maturín se haga rápido”
Hugo Chávez Frías
“Aló Presidente”, Maturín, 12/06/2005

“Lucha a muerte todos los días


contra la corrupción y las mil maneras de disfrazarse”
Hugo Chávez Frías
Aló Presidente Nº 226

“A mí me ha pasado, de repente creo que alguien es un revolucionario de los


más embraguetados y uno los coloca en un cargo y de repente se vuelve loco, como
se dice vulgarmente, no aguanta dos pedidas para embolsillarse unos millones y
cambiar el estilo de vida”
Hugo Chávez Frías
Teatro Orinoco de Venalum el 20/09/2005 en el Estado Bolívar
Acto para la Promoción, Estímulo
y Desarrollo de las Empresas de Producción Social

103
“… el problema venezolano no es meramente económico, no…
El problema madre aquí, la madre de todos los problemas es moral, ético.
Ahí está la raíz, a esa raíz tenemos que atacar”
Hugo Chávez Frías

“Nosotros tuvimos la osadía de fundar un movimiento dentro


de las filas del Ejército Nacional de Venezuela, hastiados de tanta corrupción...”
Hugo Chávez Frías
En el acto en su honor realizado en Universidad de la Habana, Cuba
14 de diciembre de 1994, “El Encuentro”. Pág. 111-112

“Aquí se acabaron las comisiones, la corrupción...el proceso será transparente”


Hugo Chávez al referirse a la práctica de la IV Repúlica,
Evento realizado en el Teresa Carreño, Octubre de 2005
con motivo de entrega de créditos para viviendas a la Clase Media.

“Bush llegó a la oficina oval con una profunda combatividad


hacia la burocracia … pero el resultado no ha sido un gobierno
menos burocrático y si un gobierno definitivamente más inepto”
The New York Times
Septiembre de 2005

“La burocracia es un círculo del que nadie puede escapar.


Su jerarquía es la jerarquía del conocimiento.
La cúspide confía la comprensión
de los detalles a las capas inferiores, mientras que
los niveles inferiores confieren a la cúspide
el conocimiento de lo general, y de esta forma
todos comparten la decepción”
Carlos Marx, Contribución a la Crítica de la
“Filosofía del Derecho” de Hegel

“Te confieso que a veces escucho algunos relatos


sobre la Venezuela actual y siento un poco de temor, porque creo que van muy bien
pero muy rápido. Esta realidad provoca en mí un cúmulo de incertidumbres”
Conversación de Yahvé Álvarez con Toni Negri,
docente e investigador de la Sorbona en Paris III.
Publicado en el Semanario “Temas”, Octubre 2005. Pág. 11

“Sólo el pueblo organizado y con conciencia política podrá vencer


a este monstruo de mil cabezas que es la burocracia”
Jesús Vivas
“La burocratización” Aporrea 02/01/2007

“No basta con ser honesto. Hay que demostrarlo.


Ante los demás pueden haber dudas y esas dudas acrecientan la corrupción”
Juan Pablo Pérez Alfonzo

104
“El Gobierno de Chávez es corrompido como pocos en nuestra historia
moderna, porque lo integran unos izquierdistas sin moral ni principios”
Domingo Alberto Rangel
Artículo: “Colombia, Venezuela y el Sistema”
Panorama, 04 de junio de 2006

“Éste es un régimen integralmente corrupto.


La palabrería revolucionaria tiene una capacidad de engaño muy grande”
Gabriel Puerta Aponte
Dirigente de Bandera Roja

“No basta con la voluntad de Chávez para vencer la corrupción”


José Vicente Rangel
Vicepresidente de la República

“Como vicepresidente de la Comisión de Contraloría, ¿cuáles son los casos


más emblemáticos de corrupción que ustedes investigan?
Son varios pero el más emblemático es el del Fondo de Desarrollo
Agropecuario, Pesquero, Forestal y Afines (Fondafa); es un caso muy grave no
solamente por la cuantía de los recursos que están a riesgo de perderse sino
también por el daño moral y social que implican para el cuerpo de la nación debido
al desorden económico de las políticas públicas financiadas por el Estado...Fondafa
tiene herido de muerte al prestigio de las cooperativas, éstas se han convertido, no
en términos absolutos, pero sí en gran medida, en instrumentos alarmantes de
corrupción con la finalidad de estafar al Estado
y la complicidad de funcionarios.
-¿Por qué existe esa situación cuando el presidente Chávez ha repetido en
numerosas oportunidades que su gobierno declaró la guerra la corrupción? Por lo
visto, los funcionarios públicos hacen lo contrario...
El Presidente está bien acompañado para algunas cosas, pero casi solo y mal
acompañado en la lucha contra ese mal y contra la burocracia, tanto desde el alto
gobierno como de la dirección política. El problema es demasiado grave y debemos
tomarlo como elemento de análisis para concluir en otro mayor, las fallas del
proceso revolucionario. Éste se encuentra en transición y hemos hablado de guerra
a la corrupción, al latifundismo y a la burocracia, y se ha declarado la revolución
dentro de la revolución, pero no se dice quién o cómo lo van a hacer. Mientras el
Presidente expresa un discurso sincero con contenido ideológico y social, nadie
asume ese perfil como línea programática. Aquí, muchos están pendientes es de sus
intereses particulares, grupales o partidistas. Ahora bien, hay que tomar en cuenta
que esto corresponde a la lógica de un proceso que nació con muchos defectos de
origen, ya que el presidente Chávez llegó sin una vanguardia y sin un partido con
un programa de país bien acabado”
“-Sectores del chavismo han asegurado que hacer denuncias en estos momen-
tos, año electoral (2006), es “hacerle daño al proceso y darles armas al enemigo”,
que lo prudente es “esperar al próximo año” para encarcelar a los
ladrones del erario público.

105
-Pienso todo lo contrario; lo que fortalece al Estado es atacar a fondo y sin
contemplaciones las irregularidades administrativas; da más votos poner preso a un
gobernador o alcalde corrupto, que perdonarlo...”
Entrevista a Eustoquio Contreras, Secretario General del MEP y Vicepresi-
dente de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, realizada por
Fernando Olivares Méndez, publicada en el semanario “La Razón”
Domingo 11 de Junio, Pág. A-7

“Si el Comandante ordena que el pueblo tiene que organizarse en Consejos


Comunales, saltan cuatro pillos a querer controlarlos...Si el Comandante ordena
que la alimentación del pueblo es una prioridad y que los Mercales deben funcionar
a todo tren, no faltará quien desvíe unos cuantos kilos
de harina hacia el comercio privado”
Mario Silva García
La Hojilla, publicado en “Los Papeles de Mandinga”
Caracas, 13 al 19 de julio de 2006. Año 2. Nº 50

“En este gobierno hay más corrupción que en ningún otro


y mire que antes había corrupción”
Marcel Granier
Declaraciones a los periodistas después de ser interpelado
en la Comisión de Ciencia, Tecnología y Medios de la AN
Viernes 03 de marzo de 2006

“ La corrupción es un problema estructural que se ha acumulado y complica-


do en el pasar de los años, así es que no se le puede achacar la responsabilidad a un
ministro porque se pongan en evidencia tales vicios. Yo nunca me presté para
ocultar irregularidades y gracias a eso hay una gran cantidad de expedientes en
fiscalía para castigar a los responsables...Pido a Dios que las nuevas autoridades
del despacho sean iluminadas por el Espíritu Santo para que puedan dar continui-
dad a los planes emprendidos y para que los funcionarios sean librados de las
tentaciones de la corrupción”
General Rafael Oropeza
Ex -Ministro de Alimentación
Declaraciones a “El Nacional” Viernes 24 de Febrero 2006

”Compañero Presidente, usted tiene toda la intención de combatir


la corrupción, pero dice la expresión popular:
los deseos no preñan.
Se requiere pues una posición definitivamente firme y tajante frente a quienes
saquean las finanzas públicas. No basta con un tirón de orejas”
Miguel Salazar
Semanario “Las Verdades de Miguel”
Año 2. Nº 76, 23 al 29 de septiembre de 2005.

“Una de las causas fundamentales de la supervivencia de Acción Democrática


y de que este partido pudiera criar en su seno dos
generaciones de relevo y superar el terror de la dictadura perezjimenista,

106
radica en la honradez ejemplar de los hombres que cumplieron
funciones de Gobierno durante el trienio 1945-1948…
La honradez fue orgullo y divisa de aquel partido …”
José Agustín Catalá
“Bolívar contra la Corrupción”

“Al no caer Emiliano Zapata en corrupción,


se convirtió en icono de esperanza de la Revolución Mexicana”
Francesco, Cineasta Mexicano

“¿Dónde falla más el Gobierno Bolivariano?


Su mayor defecto es la corrupción y falla,
inexplicablemente, en la comunicación...”
Julio Romero Anselmi
“Respuestas a uno mismo”
Publicado en el Semanario “Temas”
Del 28 de octubre al 3 de noviembre de 2005, Pág. 23.

“Todo aquel que fuera convencido de haber defraudado los caudales


de la renta nacional de Tabaco, o vendiéndolo clandestinamente fuera del
estanco, o dilapidándolo con robos y manejos ilícitos,
será pasado por las armas, y embargados sus bienes para
deducir los gastos y perjuicios que origine…
Sufrirán las mismas penas todos aquellos jueces o personas
a quienes por su parte toque aplicar o ejecutar esta ley, siempre que,
conforme al modo sumario y breve indicado, se les pruebe
haberla mitigado a favor de los delincuentes por connivencia,
parcialidad u otra cualquier causa.”
Simón Bolívar, 1813.

“Todo funcionario público a quien se le convenciere en juicio sumario


haber malversado o tomado para sí de los fondos públicos
de diez pesos para arriba, queda sujeto a la pena capital…
Los jueces a quienes, según la ley, competa este juicio, que en su
caso no procedieren conforme a este decreto, serán condenados a la misma pena”
Simón Bolívar
Lima, Perú

“Todo empleado de Hacienda pública, que tomare parte de los fraudes


que se cometen contra ella, bien sea interviniendo como principal,
bien sea sabiendo el fraude y no delatándolo,
quedará sujeto a la pena capital que se le aplicará irremisiblemente…
Todo ciudadano tiene derecho a velar sobre la hacienda nacional.
Su conservación es de un interés general.
Los que la defrauden son enemigos capitales; y en este caso,
la delación lejos de degradar al que la hace, es una prueba
de su ardiente celo por el bien público”
Simón Bolívar, 1814

107
“Todo individuo que se aprehendiere robando,
será pasado por la armas, previo un consejo verbal”
Simón Bolívar, 1815

“Yo no busco más que la capacidad y la honradez…


Yo he mandado a buscar el mérito oculto para conocerlo
En el tribunal, he solicitado con esmero a los que profesaban
modestamente el culto de la conciencia: la religión de las leyes…
Yo no he exigido más que probidad de los candidatos …”
Simón Bolívar
Citado en “Bolívar las ideas y los pueblos”
J.L Salcedo-Bastardo, (pág. 23-24)

“He trabajado con desinterés abandonando toda mi fortuna”


Simón Bolívar

“Moral y Luce son nuestras primeras necesidades”


Simón Bolívar

“El talento sin probidad es un azote”


Simón Bolívar

108
TERCER COMBUSTIBLE:

ELEVAR LA CAPACIDAD DE GOBIERNO DEL GOBIERNO


“Marta Hamecker: ¿Qué enseñanzas sacas de este proceso
de lucha institucional que puedan ser útiles para la izquierda,
para la gente progresista?
¿Qué no harías de nuevo y qué harías de otra manera?
Hugo Chávez: Yo creo que un movimiento como el nuestro debería haber
tenido ya seleccionados y preparados, cuando ganamos
las elecciones de 1998, a buena parte de los nuevos funcionarios
que debían ocupar los cargos del Estado y no lo teníamos.
Producto de eso ha habido mucha improvisación y,
como consecuencia de ella, hemos cometido muchos errores
como el nombramiento de personas no siempre las más adecuadas.
Yo creo que un partido que tenga un proyecto como el nuestro y
que tenga además opciones reales de acceder al gobierno,
al mismo tiempo que realiza la campaña electoral, la búsqueda
de recursos para el futuro gobierno y otras tareas,
debería llevar adelante un proceso de preparación de los cuadros
que deberían asumir tareas de gobierno para que éstos puedan
ocupar eficientemente estos espacios.
Este debe ser un proceso meticuloso, realizado con tiempo,
que incluya capacitación, cursos, etcétera…
En esto nos faltó a nosotros previsión, planificación y todavía tenemos
grandes deficiencias en la formación de los empleados públicos.
Necesitamos una buena escuela para la formación del funcionario público”.

Entrevista de Marta Harnecker:


“Hugo Chávez Frías: Un Hombre, un Pueblo”. Pág. 77-78
ELEVAR LA CAPACIDAD DE GOBIERNO DEL GOBIERNO

Sería un atrevimiento, una aventura y un gran riesgo navegar en


altamar, si hay vientos huracanados en el horizonte o se presagia mal
tiempo; sobre todo, con un capitán y una tripulación, que no saben leer
la carta de navegación y que apenas saben lo que tienen que hacer,
pues no han acumulado suficiente experiencia ni experticia. Mucho más
complicado, si cada uno habla idiomas distintos y tienen que apelar a
señas para comunicarse. Así sucede cuando, en un equipo gubernamen-
tal, la formación de sus miembros en disciplinas técnicas verticales o
especializadas con escasa experiencia administrativa y/o política, limi-
tan la posibilidad de la interdisciplina y, aún más, de la transdisciplina,
pues ésta exige una formación integral, sistemática y horizontal que per-
mita el manejo de un metalenguaje común, que pueda ser decodificado y
entendido por todos los miembros del equipo de gobierno.
Esto es lo que nos sucede, en América Latina y el Caribe, cuando
nos encontramos con Presidentes y Ministros recién electos y obligados
a ejercer el difícil arte de gobernar. Sobre todo, cuando estos no se han
formado, e incluso no saben, que existen ciencias, técnicas y tecnolo-
gías, capaces de ayudarles a cumplir, con mayor eficiencia y celeridad,
sus compromisos electorales para poder así garantizar, la sobrevivencia
de los ideales democráticos de bienestar y felicidad social, a favor de
una convivencia pacífica, armónica y equilibrada. Esta incapacidad,
crea conflictos políticos, económicos y sociales, que pudieran haberse
evitado; nos limita, además, a alcanzar mayor velocidad y profundidad
en la dirección de los cambios y transformaciones necesarias. Es una
camisa de fuerza, que nos pone en posición desventajosa frente a quie-
nes dominan los secretos del poder político, económico y sacral. Res-
tringe nuestro ámbito de acción e impide hacer uso adecuado de los
mecanismos institucionales y sociales para lanzarle la piedra, con con-
tundencia y éxito, al Goliat de nuestros enemigos internos, como la

111
burocracia, la corrupción y la traición, así como de los oponentes exter-
nos, como el imperialismo anglo-judeo-norteamericano. No nos permite,
además, tener la suficiente fuerza para mantener en el tiempo un creci-
miento sostenido de victorias tempranas, hacia la conquista de la satis-
facción plena de las vitales necesidades de nuestros pueblos. Fallamos
una y otra vez, por ignorantes. Pues no sabemos que no sabemos.
Los actuales gobernantes y quienes aspiren a serlo, están obliga-
dos, entonces, a investigar, estudiar, reflexionar, aplicar, hacer segui-
miento, reinventar, adaptar, innovar, recrear, ampliar y profundizar, so-
bre cuadros de referencias, teorías, conceptos, métodos y metodologías
de alta potencia explicativa y de trasformación de la realidad.
Eso es lo que hemos estado tratando de decir y hacer, desde la
Escuela Latinoamericana y del Caribe de Ciencias y Técnicas de Go-
bierno (ESCOLAG), proyecto que heredamos de un visionario intelec-
tual chileno, como lo fue el, Dr. Carlos Matus Romo. Para ello nos
hemos basado en su enfoque estratégico situacional y de planificación
pública, mejor conocido como Método PES, mismo que nos obliga a
investigar, pensar y actuar sobre los problemas prioritarios de la po-
blación y del gobierno, como condición para poder construirle viabili-
dad a sus potenciales soluciones, a través de proyectos de eficacia
direccional y procesal.
Ahora, sus planteamientos se han visto reforzados, con los aportes
de otros pensadores y creadores latinoamericanos, como el Brasileño,
Dr. Waldemar De Gregori, con su propuesta del proporcionalismo
trialéctico y la gubernética social, que nos pone a pensar sobre el juego
triádico de la vida en sociedad, en 14 subsistemas, en el que lo político,
es apenas uno de ellos. Él nos ha dado nuevas luces sobre el gobierno
comunitario, la convivencia humana, las características y estrategias
para enfrentar a los grupos oficiales sean de derecha, centro o izquier-
da. Y nos ha llamado la atención acerca de la necesidad de controlar la
tendencia maximocrática de los distintos grupos o clases sociales en
pugna, en el juego social.
También nos acompaña el venezolano, Dr. Luis Gómez de la Vega*,
quien con su sabiduría, nos coloca en la frontera del conocimiento a
través del Integralismo Trialéctico y la Prospectoría Integral, al resu-
mir, en 12 sectores y en el juego básico del ser, el poder y el poseer, una
metodología que nos permite realizar un continuo, permanente y com-
pleto seguimiento y control, a través de la Sala de Inteligencia Operativa
y el Laboratorio de Gestión, a múltiples variables relevantes, que nos
facilitan, promover y estimular la psico y socio motivación comunal,

112
así como el logro de resultados tangibles a partir de nuestro potencial e
inteligencia creativa y práctica.
Son tres latinoamericanos, de muchos otros que existen, que pue-
den contribuir a elevar la capacidad de los gobiernos latinoamericanos
y caribeños, si los equipos de gobierno y los líderes políticos, con hu-
mildad y voluntad, se deciden a superar las limitaciones propias de su
anterior y restringida práctica económica, política, social e incluso,
militar.

* A quien dedicamos este libro. Para la fecha de escribir este texto aún mantenía viva
su esperanza y sus sueños, hoy lo asumimos nosotros.

113
“Los gobernantes son victimas de la misma escuela que ellos no han podido
renovar. Cuando niños sufrieron el amaestramiento de la escuela tradicional:
transmisión atosigante y autoritaria de conocimientos, a veces obsoletos, raciocinio
determinístico, teorías en abstracto con olvido de la teorización sobre la realidad en
que vive su familia y comunidad, excesivo respeto por los paradigmas vigentes,
privilegio de lo cuantitativo sobre lo cualitativo e identificación de ciencia con los
modelos bien estructurados con variables medibles. No le enseñaron a aprender,
sino a aprender lo que le enseñaron.
La escuela básica desaprovecha el potencial de inteligencia, creatividad y
personalidad que encierra una mente joven y vigorosa, llena de interrogantes sobre
el mundo. Cuando el futuro gobernante ingresa a la universidad, encuentra allí una
fabrica de profesionales departamentalizados en facultades. En la universidad,
recibe una carga de unidimensionalidad tecnocratica que no puede criticar. Su
formación previa en la escuela mató su capacidad de crítica creativa. Ya es un
seguidor en potencia de una ciencia o una disciplina que se asila de las otras y se
desarrolla fuera de contexto. Pero los departamentos de la universidad no existen en
la práctica y los problemas de la práctica social no están en la universidad. La
medicina, la economía, la biología, la ingeniería, la arquitectura, las disciplinas
jurídicas aportan conocimientos parciales que el gobernante debe aplicar a
problemas de salud, económicos, educativos, organizativos, de regulación social, de
gerencia publica, de conducción política, de diseño urbano, etc. Y estos problemas
cruzan todos los departamentos de la universidad, son multidepartamentales y
transversales. En esa práctica se gesta el primer choque entre su capital cognitivo y
los problemas con que debe lidiar. El partido político completa su formación. Allí
debe abordar o eludir problemas para los cuales no está preparado. Allí recibe el
impacto de una práctica signada por la competencia electoral y los pequeños
intereses. En el partido nadie lo prepara para gobernar. Pero, es ahí donde refuerza
su ego y su individualismo, aprende a atacar y defenderse, y a usar a la gente para
sus propios objetivos. En la práctica partidaria, crea su círculo de amigos que mas
tarde serán sus guardapuentes de acceso a su gabinete. Algunos distinguen entre su
ambición personal y el proyecto para su país.
Otros refuerzan su proyecto personal y se olvidan de sus ideales de juventud.”

Carlos Matus Romo


“Gobernantes a la Escuela”
LOS GOBERNANTES NO SABEN QUE NO SABEN *

Carlos Matus, otrora Ministro de Economía de Salvador Allende,


se ha convertido, a mi modo de ver, en el Neruda de la planificación en
América Latina, no sólo porque, como vecino de Neruda en Isla Negra,
Chile, recibió el influjo de su poesía y de su amistad: sino porque ha
venido elaborando, de manera rigurosa, creativa y casi artística, su pro-
puesta alternativa de planificación, conocida en los ámbitos académicos
y políticos como la Planificación Estratégica Situacional o Método PES.
Matus ha mantenido la tesis de que: nuestros gobiernos fracasan no tan-
to por el contenido de sus propuestas, sino por la debilidad de las herra-
mientas de gobierno que dominan. Es el estilo de gobierno el que está
en crisis. La universidad, por su parte, está de espaldas a los problemas
de las ciencias y técnicas de gobierno. ¿Dónde está la falla?. Obviamen-
te en las universidadades. Más del ochenta por ciento de los políticos
han pasado por la universidad. Posiblemente sea exagerado el plantea-
miento, pero no hay lugar a dudas que la triste realidad de nuestros
países tienen como causa fundamental (nudo crítico) la baja capacidad
de conducción de nuestros gobernantes. Baja capacidad, que se refleja
en los resultados obtenidos hasta ahora: pobreza crítica, desempleo y
subempleo, inseguridad social, corrupción, hambre, deficiencia de los
servicios educativos y de salud, inestabilidad política y, en definitiva,
baja calidad de vida e infelicidad de nuestros pueblos. ¿Por qué enton-
ces los políticos se resisten a elevar su capacidad de gobierno? ¿Será
que no saben cómo hacerlo? ¿Será que no existen centros de formación
y actualización sobre ciencias y técnicas de gobierno? ¿Será que las que
existen no cumplen acertadamente con su misión? ¿Qué papel les tocará
jugar a las universidades del país en esta materia?. Son algunos de los
temas que iremos desarrollando en próximas entregas. Por lo pronto,
compartimos la idea del Dr. Matus, que con insistencia, ha señalado en
sus cursos de Alta Dirección, sobre Teoría de Gobierno y el Método

115
PES, que importantes políticos en América Latina, tienen una ignoran-
cia elevada al cuadrado, pues, “no saben que no saben”. No saben por-
que, muchas veces, son gobernantes gobernados por las circunstancias,
conductores conducidos por los acontecimientos que le marcan a su
gobierno un rumbo y un destino distinto al deseado. No saben que care-
cen de métodos potentes, como el Método PES, para procesar con éxito
los problemas a los que se enfrentan. No saben que una situación de
poder compartido, plena de incertidumbre, cambiante, dinámica y ne-
bulosa, es una inadecuada forma de pensamiento que se traduce de
manera tradicional, ya sea lineal, parcial o determinística. No saben
que en situación de crisis o austeridad, son tres y no uno, los cinturones
del gobierno que deben ser “apretados”, con distintos grados de intensi-
dad y de manera compensatoria según la situación. No saben que son
tres los balances que deben ser equilibrados armónicamente: el
macroeconómico, el político y el de la vida cotidiana de la gente. No
saben que es peligroso administrar un solo recurso, pues en la realidad
social existe, es un vector de recursos escasos: económicos, políticos,
organizativos, cognitivos, etc. No saben qué tan dañinos son los barba-
rismos tecnocráticos, como los barbarismos políticos. No saben esta-
blecer el equilibrio adecuado del triángulo de gobierno: proyecto de
gobierno, capacidad de gobierno y gobernabilidad. Hablan de
gobernabilidad y no saben qué significa esta palabra. Por eso escucha-
mos expresiones como esta: “nos hemos reunido para garantizar la
gobernabilidad del país en los próximos seis años”. Como si la
gobernabilidad dependiera sólo de la voluntad o del acuerdo político. Si
así fuera, nuestros países dejarían de ser ingobernables con relativa faci-
lidad. ¿Saben los políticos cuáles son las variables relevantes que influ-
yen en la gobernabilidad del sistema democrático? ¿Qué grado de con-
trol tienen sobre estas variables? ¿Qué peso tiene la capacidad de con-
ducción de los gobernantes sobre la gobernabilidad de su proyecto de
gobierno?. Son algunas preguntas que requieren respuestas para poder
hablar y actuar con propiedad sobre la gobernabilidad del sistema. En
fin, son muchas las cosas que ignora un gobernante. Por ello, la univer-
sidad, como rectora de la formación y actualización de los profesiona-
les, que asumen circunstancialmente funciones de gobierno; como el
Alma Mater que ayudó a formarlos, tiene una gran responsabilidad en
esta ignorancia elevada al cuadrado, pues, muchos políticos o gober-
nantes, y lo que es más triste, muchos de sus asesores técnicos: “no
saben que no saben”. No saben que es más fácil llegar al gobierno, que
saber gobernar. De allí que, cercanos como estamos a la elección del

116
próximo presidente de la república, y de la reciente elección de gober-
nadores, hago público el ofrecimiento que le formulé a comienzos de
año al rector de la Universidad de Los Andes, Ing. Felipe Pachano, de
organizar, el próximo año, un Encuentro de Rectores y Gobernantes
Latinoamericanos, para intercambiar ideas sobre la posibilidad de crear
la Escuela Latinoamericana de Ciencias y Técnicas de Gobierno
(ESCOLAG), y promover todas aquellas iniciativas en materia de for-
mación, investigación y extensión, relacionadas con las necesidad de
elevar la calidad de la menguada capacidad de gobieno de nuestros go-
bernantes. Este evento, permitirá contribuir a hacer cierto aquel pensa-
miento de Simón Bolívar que dice: “El sistema de gobierno más perfec-
to, es aquel que garantiza la mayor suma de seguridad social, la mayor
suma de estabilidad política y la mayor suma de felicidad posible”.

06 de diciembre de 1998

*Publicado en el diario La Verdad, Maracaibo, el 06 de diciembre de 1998 bajo el


título: Universidad, y Gobierno (I), justo el día en el que ganó Chávez la Presi-
dencia de la República

117
“El arte de la política y el gobierno supone dotes personales. Aunque, en
buena medida, tales dotes son potencialidades que pueden ser desarrolladas y
alimentadas mediante el conocimiento de métodos y técnicas apropiadas. Precisa-
mente, la propuesta de la Escuela de Gobierno se fundamenta en la hipótesis que es
posible estimular las dotes personales de la dirigencia política mediante la forma-
ción en ciencias y técnicas de gobierno. Esa formación no puede sustituir ni crear la
dosis de arte que requiere la política, pero es un camino para profesionalizar y
potenciar el arte del político y mejorar la calidad
del estrato tecnopolítico que le brinda soporte.
El diseño de la Escuela de Gobierno debe tener como espina dorsal de su
actividad formativa el desarrollo de las ciencias y técnicas de gobierno a fin de
superar la mera interdisciplinaridad que se expresa en una simple “oferta de
supermercado” de cursos, que muestra, al gusto del consumidor, toda una variedad
de disciplinas del mundo. Sin
perjuicio de reconocer que también son indispensables para elevar la
capacidad de gobierno, también se debe superar la idea bien arraigada que es
suficiente con la formación de planificadores del desarrollo económico y de gerentes
y administradores públicos. Es el momento de rescatar la idea original de la escuela
de Gobierno, pues desde que el Profesor Carlos Matus difundió
por Latinoamérica su propuesta, muchos
proyectos de esta naturaleza fueron implantados, algunos fracasaron y otros
sobreviven sólo de nombre, pues en el mejor de los casos no pasan de buenos
programas de postgrado en administración pública.
La propuesta de la Escuela de Gobierno destaca la idea de crear capacidad
de gobierno mediante una formación adecuada de los líderes, y sobretodo del
estrato políticotécnico de la sociedad. Los líderes políticos se hacen en la práctica
según las exigencias de la competencia política democrática. Pero el estrato
político-técnico de una sociedad se forma en escuelas y, a la larga, eleva las
exigencias de la competencia política con el
consiguiente efecto positivo sobre la misma formación práctica de los líderes.
Por esta razón, la creación de equipos político-técnicos de alto nivel teórico y buena
experiencia práctica estimula el ascenso del nivel
y calidad de los políticos y de la acción política.
Desgraciadamente, el nivel tecnopolítico es un estrato muy poco desarrollado
en América Latina..”

Carlos Matus y Carlos Burbano Z.


ES NECESARIO CREAR UNA ESCUELA DE GOBIERNO*

Conocí al maestro Carlos Matus a principios de la década de los


80, cuando me disponía a culminar la Maestría en Macroeconomía y
Planificación del Desarrollo. Con él conocí el Proyecto de la Escuela
Latinoamericana de Gobierno (ESCOLAG). Fue la primera vez que oí
hablar de la necesidad de “Crear capacidad de Gobierno mediante una
formación adecuada de los líderes, y sobre todo del estrato político-
técnico de la sociedad”. Allí, él expresaba que: “Los líderes políticos se
hacen en la práctica según las exigencias de la competencia política
democrática. Pero, el estrato político-técnico de una sociedad, se forma
en las escuelas, que, a la larga, eleva las exigencias de la competencia
política con el consiguiente efecto positivo sobre la misma formación
práctica de los líderes. Por esta razón, la creación de equipos políticos-
técnicos de alto nivel teórico y de buena experiencia práctica, estimulan
el ascenso del nivel de calidad de los políticos y de la acción práctica”.
Este proyecto, propuesto por Matus, tenía como propósito, crear una
Red de Escuelas de Gobierno en un lapso de cuatro años, que en princi-
pio, comenzaría el 01 de junio de 1987, con el apoyo del PNUD, según
los siguientes pasos: 1) Estudio del pénsum del Sistema ESCOLAG:
Especialmente del post-grado. Comple-mentaría el análisis de algunas
Escuelas del Gobierno y del Sistema de Entrenamiento de la Rand
Corporation. Paralelamente, se aspiraba a realizar cursos cortos experi-
mentales, destinados a promover el Sistema ESCOLAG, así como otras
iniciativas. 2) Creación de la Escuela Experimental de Ciencias y Téc-
nicas de Gobierno de alcance latinoamericano. 3) Seminario de análisis
de la experiencia de la Escuela Experimental; revisión del pénsum y
extensión del sistema a varios países latinoamericanos. Por cierto, el
actual Instituto de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES),
del cual me correspondió el honor de ser su primer director ejecutivo,
fue una idea de Matus en esa dirección. Esta propuesta partía de una

119
necesidad esencial: la inexistencia, en toda Latinoamérica, de un centro
de formación de alto nivel para jóvenes que desearan desarrollar, cientí-
ficamente, su vocación política o político-técnica. Matus argumentaba
que: “no existe, en toda América Latina, un centro donde los actuales
dirigentes políticos puedan recogerse a renovar sus experiencias y co-
nocimientos. No tenemos a nuestro servicio una Escuela Latinoamérica
de Ciencias y Técnicas de Gobierno. No tenemos un centro donde los
latinoamericanos puedan reunirse para que estudien y desarrollen, en
común, las ciencias y técnicas de gobierno, un centro donde puedan
fortalecer sus valores democráticos y donde renueven su identidad y
personalidad cultural. No existe un solo lugar donde los latinoamerica-
nos se aproximen a los complejos problemas de gobernar procesos
creativos e inciertos, al estudios de situaciones difusas sobre las cuales
tenemos poca información, a estudiar la planificación estratégica bajo
incertidumbre y, considerando la actividad de fuerzas y oponentes, al
análisis de situaciones integrales, a los problemas de seguridad y defen-
sa. No hay un solo lugar donde los latinoamericanos puedan abordar
en forma consistente la profundización de la democracia, donde conoz-
can de relaciones exteriores, de las técnicas de negociación, de juegos y
simulación humana de procesos, de la naciente teoría moderna de la
organización y de muchas otras disciplinas que el político moderno,
debería dominar, para no ser una víctima ciega de Ministros y asesores
tecnocráticos, muchas veces deformados por ciencias parciales que
aplican, desconectados de los intereses y necesidades políticas. Tampo-
co existe un lugar donde nuestros jóvenes políticos y técnicos creen
lazos de amistad y valores comunes, que posibiliten, más tarde cuando
asciendan a posiciones de poder, el entendimiento y la confianza entre
ellos, relación ésta tan necesaria para emprender objetivos regionales e
internacionales comunes para América Latina, como la integración eco-
nómica, la integración cultural, la solidaridad democrática internacio-
nal... Pero, para hacer esto, con la dirección y el alcance necesarios,
tenemos que tecnificar la política y politizar a los técnicos. Tenemos
que rescatar la política del estadista frente a la micropolítica... Tenemos
que desarrollar la imaginación y la voluntad al servicio de la creación de
un futuro distinto. Tenemos, a lo menos, que dar tanta importancia a la
tecnología para gobernar como la que le otorgamos a la de ganar elec-
ciones o conquistar el poder por la fuerza. ¡Tenemos que formar nues-
tros líderes, con la ayuda de las universidades y los gobiernos de Amé-
rica Latina!. Así de fácil es nuestro reto, el reto de los gobiernos que
aspiran a mantenerse en la conducción del juego social; es una exigen-

120
cia para nuestras instituciones de educación superior y, en especial, una
exigencia a las universidades; es la sentida necesidad de quienes aspi-
ran construir una auténtica y profunda democracia, porque, como se
señala en el proyecto ESCOLAG: “Los problemas del futuro requeri-
rán equipos de gobierno excepcionales para enfrentarlos, o la democra-
cia será imposible. Podemos perderla por desilusión sobre sus verdades
o desesperarnos por transformarla”. Matus lo dice con meridiana clari-
dad: “Nadie atribuye las deficiencias de nuestra democracia a las herra-
mientas de gobierno”. Por lo que poco se piensa en formar y capacitar a
los gobernantes, para que gobiernen con eficacia y efectividad. Preferi-
mos achacarle nuestros males al golpismo, a la rebelión militar a la in-
surrección popular, al FMI, al comunismo, a algún fenómeno natural, a
los astros, y no a nuestra incapacidad para gobernar situaciones creativas,
plenas de incertidumbres, de poder compartido, cargadas de crisis, difu-
sas e ingobernables. He allí una oportunidad para los gobiernos y las
universidades del país: Contribuir a formar, con adecuadas herramien-
tas de gobierno, a nuestros gobernantes.

12 de diciembre de 1998

*Publicado en el diario La Verdad, Maracaibo, el 12 de diciembre de 1998 con el título


Universidad y Gobierno II.

121
Blanca
IMPORTANCIA DE LA AGENDA PRESIDENCIAL*

Al Presidente electo le esperan tiempos difíciles. Numerosos con-


tratos colectivos vencidos; inmensos pasivos laborales acumulados; in-
soportable déficit fiscal; ineficiencia del aparato del Estado; baja pro-
ductividad económica y alta dependencia de menguadas divisas petro-
leras; elevado servicio de la deuda pública e injusta deuda social que
espera ser cancelada; deterioro en los servicios de salud y educación;
alta tasa de desempleo y pobreza galopante; hambre y miseria... son
sólo algunas de las condicionantes históricas, acumulaciones o expre-
siones desfavorables del modelo político, económico y social que here-
damos, y que aún penden como espada de Damocles sobre el destino
del próximo gobierno. Como dice Fausto Maso: “La única promesa in-
mediata viable del chavismo es sangre, sudor y lágrimas”. Máxime, si
como lo expresa Chávez, “llegó la hora del nacimiento de la patria bue-
na... llegó la hora de la verdad... yo he venido aquí, delante de ustedes, a
proclamarlos a ustedes... yo he sido proclamado. Ahora, yo proclamo al
pueblo de Venezuela como el dueño de su destino. Hugo Chávez Frías
será el Presidente de Venezuela a partir del 02 de febrero... pero, una cosa
es ser presidente y otra es ser gobernante. Yo seré el Jefe del Estado y el
Presidente de la República, pero, el verdadero gobernante de Venezuela a
partir del 02 de febrero, será el soberano pueblo de Venezuela”.
Presidir un gobierno cuyo gobernante es el bravo pueblo de Vene-
zuela, no será tarea fácil. Grupos de presión, fuerzas y actores sociales
abiertos y soterrados; factores externos no controlables; contingencias
económicas y naturales, imprevista incapacidad institucional y personal
para gobernar, serán, posiblemente, algunas de las variables relevantes,
que obstaculizarán al nuevo gobierno.
Difícil, pero no imposible, será superar este reto. Nuestro próximo
Jefe de Estado, quien aspira co-gobernar con el pueblo soberano, ha
demostrado liderazgo, entereza, dignidad y capacidad para enfrentar si-

123
tuaciones difíciles y complejas. Ojalá estas mismas cualidades adornen
a los que serán miembros de su equipo de gobierno. Falta demostrar si
él y su equipo tienen adecuada capacidad para Gobernar (con mayúscu-
la). Si este gran batallón de hombres y mujeres tienen capacidad para
darle cumplimiento al proyecto de gobierno que proponen, y ganar, día a
día, mayor capacidad de intervención sobre la realidad, con el propósito
de transformarla constructivamente en la dirección del cambio esperado.
chavez y su equipo de gobierno deben demostrar su capacidad para hacer
gobernable lo ingobernable. En fin, falta demostrar si poseen capacidad
administrativa y política para cumplir con la palabra comprometida du-
rante todo el proceso que se inició el 04 de febrero de 1992.
Para gobernar exitosamente, se necesita no sólo honestidad, vo-
luntad, coraje y decisión. Se requiere equilibrada dosis de juicio racio-
nal y juicio intuitivo y, sobre todo, método para gobernar. Un método de
gobierno que esté fundamentado en una potente teoría explicativa del
juego social. Sin método de gobierno adecuado, es posible apostar que
estaremos destinados al fracaso. Por ello, el pueblo soberano, el Presi-
dente y su equipo de gobierno, requerirán de métodos potentes de go-
bierno si quieren gobernar con éxito. Ese método de gobierno debe con-
tribuir, de manera decisiva, a elevar los niveles de responsabilidad per-
sonal y colectiva. Hay que pasar de una práctica irresponsable y corrupta,
a una en la que predomine la transparencia y la responsabilidad. Hay
que demostrar, tal como se plantea en la propuesta de “Hugo Chávez
para transformar a Venezuela”, que, “gobernar es rendir cuentas”.
La incertidumbre y la dinámica de cambio de la realidad, así como
la incapacidad para aprehenderla en toda su riqueza, dimensión y com-
plejidad, nos obliga a apostar hacia el futuro. Pero en una apuesta se
gana o se pierde. Entonces el programa de gobierno es una apuesta. Es
necesario demostrar, que se es capaz, no sólo de cumplir con el progra-
ma de gobierno ofrecido, sino además, de evaluarlo y realizar los ajus-
tes necesarios para lograr los resultados esperados. Por supuesto que la
probabilidad de acertar depende mucho de asumir, responsablemente,
la construcción de nuestro propio destino y de armarse de herramientas
modernas para gobernar.
Es por ello que considero que el nuevo gobierno, tiene la obliga-
ción de hacer suyo los tesoneros esfuerzos que se han realizado en la
reflexión teórica, elaboración metodológica y la aplicación práctica de
modernos métodos de gobierno, como el Método PES, sobre el que me
he referido en artículos anteriores (La Verdad 06 y 12 Dic. 98).

124
Una de las herramientas de este método es el “triángulo de hierro”,
que contempla la agenda del gobernante, el sistema de petición y rendi-
ción de cuentas y la gerencia por operaciones. Es inevitable reflexionar
sobre la agenda del Presidente y, en general, sobre el uso que puede
darle a uno de los recursos más escasos con los que cuenta: el tiempo.
Es posible que el Presidente electo, logre incrementar los ingresos del
país y con la Constituyente, reordene el juego de poder; es probable que
pueda modernizar y mejorar la capacidad de respuesta de los organis-
mos del Estado y, si sabe escuchar a sus asesores más inteligentes y a la
“voz de Dios”, que es la “voz del pueblo”, no tengo lugar a dudas que él
y su equipo de gobierno, ampliarán y profundizarán sus conocimientos
sobre la problemática que les tocará enfrentar, pero, dificulto que el
Presidente Chávez pueda cumplir con su ofrecimiento de trabajar sin
descanso durante más de veinticuatro horas. Eso es humanamente im-
posible. El tiempo no puede incrementarse, sólo administrarse. Todos,
incluyendo al Presidente, tenemos sólo veinticuatro horas al día. Lo que
haga o deje de hacer en esas veinticuatro horas marcará, en los próxi-
mos años, su destino y, en alguna medida, el nuestro. El Presidente ten-
drá veinticuatro horas para dormir, levantarse, orar, amar, abrazar a sus
hijos, bañarse, vestirse, leer la prensa, hojear libros y reportes confiden-
ciales, hacer y recibir llamadas, trotar, comer, trasladarse a Miraflores,
reunirse con sus asesores y ministros, recibir delegaciones políticas, fir-
mar documentos, conceder entrevistas a periodistas, compartir con ami-
gos y familiares, escuchar música, dar declaraciones, juramentar minis-
tros, atender embajadores, viajar al exterior, pronunciar discursos y asistir
a actos protocolares, culturales y militares, etcétera. Sólo en 24 horas al
día. De allí que hablar de la agenda presidencial es un tema ineludible.
¿Quién elabora la agenda del Presidente? ¿Cómo se compadece su agenda
con el programa de gobierno? ¿Qué orden de prioridad se establece y
con qué criterios? ¿Tendrá tiempo de visitar las escuelas, los hospitales,
las fábricas y las universidades como lo ha ofrecido? ¿Tendrá tiempo
para pensar en lo importante y trascendental? Son algunos de los temas
sobre los que debe reflexionar, inevitablemente el Presidente, y sobre
los que volveremos la próxima vez.
18 de diciembre de 1998

*Publicado en el diario La Verdad, Maracaibo, el día 18 de diciembre de 1998 bajo el


título Agenda Presidencial (I).

125
“Recuerdo bien una conversación con Pablo Neruda, mi vecino de Isla Negra,
sobre este tema. Rara vez hablábamos con profundidad sobre problemas del
Gobierno del Presidente Allende, y siempre la conversación derivaba hacia cuestio-
nes parciales y contingentes o sus proyectos sobre Isla Negra. Pero, aquella vez. El
toco el tema con preocupación ¿Por qué no marcha bien el Gobierno, Carlos? No me
hable de la oposición ni de los Estados Unidos. Hábleme de nosotros... Cuando
llegué al punto de los métodos y herramientas de gobierno, especialmente grave en
su partido, él siguió de largo, sin darle importancia. Y conste que Pablo Neruda no
sólo fue un gran poeta –remarcó Matus-, sino un hombre muy agudo e inteligente.
Me di cuenta de inmediato que su obsesión estaba en el contenido de la acción
gubernamental, no en las herramientas para concebirlas y administrarlas … Las
ciencias y técnicas de gobierno casi no existen, están subdesarrolladas y son poco
conocidas. Nuestro problema, le dije, no está en la esencia, en lo que hacemos o
dejamos de hacer, sino en las teorías, los métodos y las técnicas que guían nuestro
razonamiento para ver como vamos, y hacer lo que hacemos y transformarlo en
práctica de gobierno con las deficiencias que usted advierte. La mano del gobierno
está guiada por una mente y esa mente explica y hace según la potencia de los
conceptos que maneja. No podemos corregir nuestros defectos sin corregir nuestro
vocabulario, los conceptos y los métodos con los que trabajamos”

“El Método PES”. Entrevista a Carlos Matus


realizada por Francisco Huertas. Pág. 129
¡ADIÓS MAESTRO!*

¡Maestro querido!:

Justo en el momento de mayor requerimiento, cuando más se esti-


maba el valor de su presencia, usted ha decidido viajar a otros paisajes.
Y ha partido en vuelo eterno, justo en la hora de mayor exigencia,
cuando más se le necesitaba para formar y asesorar a muchos de aque-
llos que “no saben que no saben”, como usted solía decir y quienes, con
muchos desaciertos, han dirigido y asesorado los destinos de nuestras
adoloridas patrias. De esa patria buena y herida que nos pintaba Alí
Primera, ya quien hoy recordamos con alegría, porque, estamos seguros
que con su desaparición física, vuelve a hacerse presente el pensamien-
to del poeta cantor: “Los que mueren por la vida, no pueden llamarse
muertos…”.
Carlos Matus, como lo conocemos en el medio académico y polí-
tico, y a quien nos hemos atrevido en llamar El Neruda de la Planifica-
ción en América Latina, tuvo el honor de acompañar al extinto Presi-
dente de Chile, Salvador Allende, como Presidente del Banco Central y
Ministro de Economía de su gobierno. Docente e investigador profun-
do. Logró sus momentos más felices en el impulso de la Fundación
ALTADIR.
Nuestro Maestro publicó importantes y trascendentes libros: “Es-
trategia y Plan”, “Planificación de Situaciones”, “Política y Plan”, “Po-
lítica, Planificación y Gobierno”, “El Método PES,” “Chimpancé,
Maquiavelo y Gandhi”, “Los Tres Cinturones del Gobierno”, “El Líder
sin Estado Mayor”, “El Plan como apuesta”, “Adiós, Señor Presidente”,
este último dedicado con emoción y sabiduría, a quien, como Salvador
Allende, vivió duras experiencias que hoy deben ser tomadas en cuenta
por quienes asumen la conducción del país.

127
El Maestro Matus, siempre incansable, creativo y sensible a los
problemas de las grandes mayorías, tuvo en vida la oportunidad de ha-
cer realidad muchos de sus sueños. Otros, como la Escuela Latinoame-
ricana de Gobierno (ESCOLAG), no tuvieron, en su oportunidad, la
debida viabilidad a pesar de que algo se avanzó en esta dirección.
Quiero hoy, amado Maestro, este día en que despedimos sus re-
tos, comprometerme con Usted, a través de su familia, entre lágrimas,
recuerdos y con un nudo en la garganta; comprometerme repito, a llevar
a feliz término algunos de sus proyectos, sueños e ilusiones. Usted me
enseñó a ver el mundo de otra manera. Me enseñó, que en Amerita La-
tina los gobiernos fallan por carencia de adecuados y potentes métodos
de gobierno, como el método PES; método que usted, después de mu-
chos años de estudio, reflexión y confrontación con la práctica, nos ha
aportado para el bien ser y estar de la humanidad.
Me comprometo públicamente, que no daré descanso a mi mente
y paz a mi alma, hasta no ver realizado su sueño de tener en América
Latina, aquí en Venezuela o en otra parte de América, un lugar de en-
cuentro de jóvenes y experimentados políticos y técnicos, que bajo la
guía orientadora de sus ideas y su pensamiento, se entrenen y capaciten,
con verdadero propósito de servicio, en modernas ciencias y técnicas de
gobierno.
Usted, Maestro, me encomendó en Isla Negra, Chile, varias ta-
reas, una de ellas está en marcha, financiada por el Programa de las
Naciones Unidas para el desarrollo (PNUD). Responsabilidad que us-
ted solicitó asesorar y supervisar personalmente en forma ad-honorem y
sin remuneración alguna. Me refiero al Manual para el Diseño y Eva-
luación de Operaciones (DISEOPER). Puede confiar, insigne Maestro,
que haré todo lo humanamente posible, para que el producto final esté a
la altura intelectual y el rigor científico de su elevada exigencia.
Maestro, otro de sus mandatos, y sus palabras resuenan hoy en
mis pensamientos con la fuerza en un “acto de habla” imperativo, esta-
ba referido a organizar, con el Dr. José Rubens, Rector de la Universi-
dad de San Carlos, Brasil, un Encuentro Latinoamericano de Rectores,
para que tomaran unas horas fuera del ajetreo diario y pudieran reflexio-
nar, en un ambiente propicio, sobre la importantísima responsabilidad
que tienen las universidades latinoamericanas, de contribuir a la forma-
ción de lideres y gobernantes, con la firme intención de incrementar y
mejorar su capacidad de gobierno.
Ya lo decía nuestro Libertador Simón Bolívar “el sistema de go-
bierno más perfecto es aquel que garantiza la mayor suma de estabili-

128
dad política, la mayor suma de estabilidad social y la mayor suma de
felicidad posible”. Y esto sólo será posible si tenemos más y mejores
gobernantes. Es por ello que hoy, en el día de su despedida material y
física, por todas sus enseñanzas, por todas sus lecciones y por todo lo
que me brindó, ofrendo a Usted un reconocimiento de gratitud y una
caricia de amor fraterno e infinito, siempre en el empeño y en el com-
promiso de hacer realidad esta hermosa idea suya. No puedo olvidar sus
palabras, en el momento de la despedida: “Moyer, para mi es tan impor-
tante que las universidades estén a la altura de los nuevos tiempos en
materia de Ciencias y Técnicas de Gobierno. No importan los compro-
misos que yo pueda tener. Me informa el lugar y la fecha del encuentro.
Allí estaré presente”.

22 de diciembre de 1998

* Artículo escrito como homenaje póstumo al Dr. Carlos Matus Romo, quien falleció
el 21 de diciembre de 1998.

129
“El sistema de Dirección Estratégica debe tomar en cuenta:
1) La conformación de la agenda del dirigente. Este sistema se preocupa de la
asignación del tiempo y el foco de atención del dirigente.
2) El procesamiento tecnopolítico, cumple el rol de sistematizar el procesa-
miento tecnopolítico de los problemas y las propuestas para enfrentarlos en el día a
día, como paso de última instancia antes de la decisión.
3) El manejo de crisis, ofrece métodos especiales para todos los sistemas en
casos de emergencia, en los cuales se crea el riesgo de pérdida de control del
tiempo para el dirigente y se gestan climas de tensión situacional que amplifican la
ceguera situacional de los actores envueltos en conflicto.
4) La planificación estratégica, concentrado en el procesamiento
tecnopolítico de un conjunto seleccionado de problemas a mediano y corto plazo.
5) Centros de gran estrategia, cuya función es pensar creativamente a muy
largo plazo y crear opciones direccionales.
6) El presupuesto por programas, que formaliza la asignación de recursos
económicos presupuestarios a los módulos de planificación (operaciones, acciones
y subacciones) que requieren de ellos y establece la correspondencia entre módulos
presupuestarios y los módulos del plan.
7) El monitoreo, básico para hacer el seguimiento de la situación, de la
marcha de los planes y de los efectos de las acciones de intervención y corrección.
8) La petición y rendición de cuentas por desempeño, que exige el cumpli-
miento de los compromisos asumidos y válidamente declarados.
9) La gerencia por operaciones, que asume la ejecución de las propuestas y
directivas generales y las transforma en acciones. Es el frente que da la cara ante
la población que demanda servicios y obras.
10) La Escuelas de gobierno, centro de entrenamiento en Alta Dirección
para la formación del cuerpo dirigente.”

Carlos Matus Romo


“El líder sin Estado Mayor”
LA AGENDA PRESIDENCIAL DE TRANSFORMACIÓN*

Todos, incluyendo al Presidente, tenemos sólo veinticuatro horas


al día. Lo que haga o deje de hacer en esas veinticuatro horas marcará,
en los próximos años, su destino y, en alguna medida, el nuestro. El
Presidente tendrá veinticuatro horas para dormir, levantarse, orar, amar,
abrazar a sus hijos, bañarse, vestirse, leer la prensa, hojear libros y re-
portes confidenciales, hacer y recibir llamadas, trotar, comer, trasladar-
se a Miraflores, reunirse con sus asesores y ministros, recibir delegacio-
nes políticas, firmar documentos, conceder entrevistas a periodistas,
compartir con amigos y familiares, escuchar música, dar declaraciones,
juramentar ministros, atender embajadores, viajar al exterior, pronun-
ciar discursos y asistir a actos protocolares, culturales y militares, con-
trol médico, etcétera. Sólo en 24 horas al día. Para el Presidente cada
año tendrá aproximadamente 7300 horas si le dejamos cuatro horas dia-
rias para dormir y descansar. De allí que, hablar de la agenda presiden-
cial es un tema ineludible. La agenda diaria de un presidente es uno de
los instrumentos más importantes que debe ser considerado si se quiere
garantizar el éxito real de la gestión del gobierno residencial. Así como
existen gobiernos reactivos, que responden casi de manera “epiléptica”
a los estímulos del entorno que presionan al Presidente; existe, asociado
a este, lo que podríamos llamar la agenda reactiva del gobernante. Es
una agenda en la que prevalecen actividades imprevistas, respuestas no
pensadas ni procesadas con rigor, acciones de inevitable cumplimiento,
a pesar de los deseos e intereses del gobernante y de su equipo de go-
bierno. Muchas de ellas serán decisiones trágicas, que no dejan otra
alternativa. Puede ser una llamada imprevista de un Jefe de Estado, para
plantear una situación de soberanía o terrorismo; quizás un familiar o
amigo muy cercano que requiera con urgencia la atención del Presiden-
te; puede ser un informe de última hora de los servicios de inteligencia;
el toque de puerta de un ministro que requiere una audiencia para infor-

131
marle con “urgencia” de un asunto “importante”; un programa de tele-
visión donde se tergiversa el mensaje del señor Presidente, y su secreta-
rio privado le sugiere dedicarle “un instante”, o bien, la invitación ines-
perada para dar un mensaje a la nación por circunstancias no programa-
das; puede ser un grupo de presión que molesta los oídos presidenciales
y exigen tiempo en su apretada agenda. En una cultura presidencialista:
Todos quieren hablar con el Presidente. En fin, es un conjunto de he-
chos políticos, económicos, militares, sociales, familiares o personales
que requieren, inexorablemente, el foco de atención en la agenda del
Presidente, a pesar de que éste quisiera eludir tal exigencia. Algunos de
ellos no serán temas vitales, importantes y trascendentes, pero requie-
ren el cuidado del Señor Presidente, pues no puede delegarlos. Son asun-
tos sobre los que el Presidente, muchas veces, no tiene consciencia ni
control, salvo, claro está, que cuente con un equipo de asesoría tecno-
política de alto nivel, que filtre y sirva de sistema de alerta a favor de la
agenda presidencial. Para ello, se requiere un verdadero equipo de tra-
bajo, consustanciado con el proyecto de gobierno, que tengan visión de
totalidad, una elevada calificación y formación profesional en distintos
ámbitos de competencia, un buen tino en el juicio político y una bien
desarrollada capacidad intuitiva, que permita asesorar acertadamente y
en forma oportuna, al señor Presidente. Para formar parte de este equipo
asesor, que le ayude a elaborar y monitorear su agenda, se necesitan
condiciones físicas, mentales, emocionales, espirituales e intelectuales
excepcionales. Se necesita alta formación política, estado anímico salu-
dable, mucha confianza, lealtad y buena comunicación con el Presiden-
te. No es fácil conseguir quienes reúnan estas características, pero no
hay otro camino si se quiere profesionalizar y elevar la capacidad de
gobierno del Presidente y su equipo de gobierno. Es una necesidad de
Estado. Es un imperativo, si se desea que la agenda presidencial esté en
la dirección del programa de gobierno y contribuya de verdad, a servir
de catalizador de procesos de animación, coordinación, organización y
motivación de esa gran empresa, de esa compleja y dinámica organiza-
ción que es un país.
Asociado al concepto de gobierno de administración, existe una
agenda que podemos llamar agenda presidencial de rutina y, asociada al
concepto de gobierno de transformación, como el que se pretende reali-
zar en Venezuela a través del soberano pueblo, existe lo que pudiéra-
mos llamar la agenda para la transformación, que es una agenda
sistematizada, bien pensada, con pre-procesamiento de problemas y
oportunidades, en la que la innovación y la creatividad juegan un papel

132
de primera línea, por ello es necesario responder: ¿Quién elabora la
agenda del Presidente? ¿Cómo se compadece su agenda con el progra-
ma de gobierno? ¿Qué orden de prioridad se establecerá y con qué crite-
rios? ¿Tendrá tiempo de visitar las escuelas, los hospitales, las fábricas
y las universidades como lo ha ofrecido? ¿Tendrá tiempo para pensar en
lo importante y trascendental y no en lo urgente y poco importante?
¿Cómo diferenciar con claridad sobre lo importante? ¿Cómo conciliar
la agenda reactiva, con la agenda de rutina y la agenda para la transfor-
mación? Son algunos de los temas sobre los que debe reflexionar, inevi-
tablemente, el Señor Presidente y su equipo de asesores.

25 de diciembre de 1998

*Publicado en el diario La Verdad, Maracaibo, el día 25 de diciembre de 1998 bajo el


título Agenda Presidencial (1I)

133
“...sobre la necesidad de contar con gobiernos que sí sean capaces de
responder efectivamente a las demandas de bienestar de los ciudadanos...,
que no es más que el reto de hacer buenos gobiernos…
No obstante, para lograr dichos buenos gobiernos en la práctica, es oportuno
romper algunos paradigmas sobre lo que significa gobernar y, más aún, ganar a los
altos dirigentes para la referida idea, lo cual implicaría, necesariamente, una
revolución educativa…
Matus (1996), principal propulsor de las llamadas Escuelas de Gobierno,
afirma que éstas son centros de formación de alto nivel para jóvenes que deseen
desarrollar su vocación política o tecnopolítica, donde de igual manera los actuales
dirigentes políticos puedan recogerse
a renovar sus experiencias y conocimientos; donde los individuos puedan
reunirse para estudiar y desarrollar en común las Ciencias y Técnicas de Gobierno,
fortaleciendo sus valores democráticos, así como renovar
su identidad y personalidad culturales.
En síntesis, las Escuelas de Gobierno, en concordancia con ese nuevo
liderazgo que deben asumir ante la crisis económica, social, cultural, pero princi-
palmente política que atraviesan la mayoría de las naciones latinoamericanas,
deben tener como misión principal elevar la capacidad de gobierno, es decir, el
caudal de conocimientos, herramientas, técnicas y experiencias que conformen la
experticia necesaria para una gestión de éxito en todos sus niveles (local, regional y
nacional), a través de la formación y capacitación de los altos cuadros dirigentes en
Ciencias y Técnicas de Gobierno, para lograr mejores ejercicios públicos por el
bien de la ciudadanía No obstante, no todos los gobernantes tienen la oportunidad
de prepararse para el cambio y menos aún, disponer de tiempo suficiente para, una
vez instalados en su despacho público,
acceder a programas, seminarios, cursos, talleres y eventos científicos de
diversa índole, que les permita tomar conciencia de la inmensa responsabilidad que
tienen sobre sus hombros, de responder adecuadamente
a las expectativas de sus ciudadanos.
Por eso, una de las ideas que ha ganado terreno en los últimos tiempos,
ha sido la de unir esfuerzos con las universidades, que son instituciones que
han sido especialmente creadas para formar los recursos humanos del futuro, de
manera que, coordinadamente con las escuelas de gobierno, sirvan de medio de
cultivo de las capacidades y aptitudes que los dirigentes deberían tener…
En este sentido, es fundamental que las instituciones de educación superior
comprendan el papel que la Sociedad les está demandando asumir definitivamente,
en la conducción de los destinos del país.”

Lucrecia Morales García, 1997


“Las escuelas de gobierno y las universidades”
Publicado en la Revista Educación Superior y Sociedad, Volumen 8,
Número 1, de la UNESCO (CRESALC), Caracas, 1997. págs. 111-118
CREATIVIDAD PARA GOBERNAR

¿Está usted de acuerdo con las cadenas de televisión a las que nos
tiene habituado el Presidente Chávez? Mucha gente está molesta. Él
mismo reconoció, en una de esas cadenas, que las mujeres estaban re-
clamando porque no se les dejaba ver con tranquilidad sus novelas pre-
feridas. Algunos otros, han dicho que están incómodos porque no pue-
den ver sus programas de opinión al mediodía y varios periodistas con-
trarios al gobierno, se encargan de recordárnoslo a cada rato. Chistes de
todo tipo han surgido. Hay quienes le han recordado al Presidente la
letra del Himno Nacional: “abajo cadenas gritaba...”. Yo por mi parte
estoy feliz. Es más, me incomodo cuando por alguna razón no puedo
ver “la cadena” o la sintonizo tarde. Hasta las grabo en mi VHS. Me son
útiles para mi trabajo profesional como planificador. Incluso pienso que
la oposición debería hacerlo, pues podrían luego “criticar” al Presidente
si no ha cumplido con lo ofrecido. Para mí, esa es una de las funciones
de toda buena y constructiva oposición. Servir de órgano “contralor”
ciudadano para que el gobierno rectifique o quede desenmascarado frente
a la población y si falla, ésta se encargue de bajarle la cadena para que
vaya a otro lado con sus cuentos. Curiosamente en una de estas cadenas,
el señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, apelando
a sus espontáneos chistes, anécdotas o comentarios a algún detalle o
personaje cercano, manifestó que era significativo que en la historia
patria hayan ocurrido varios eventos importantes durante el mes de Fe-
brero. Hacía referencia al 27F de 1989, al 4F de 1992 y a otros eventos
relevantes de la vida nacional. Decía el Presidente: “Qué cosa tan curio-
sa, siempre Febrero nos trae acontecimientos importantes...” Inmediata-
mente vino a mi mente, que mi vida personal también ha estado íntima-
mente, casi inexorablemente, ligada al mes de Febrero: Nací un 24 de
Febrero, me gradué de Ingeniero Químico un 18 de Febrero, me casé
por primera vez un 27 de Febrero, mi primogénita Ingrid Margarita na-

135
ció un 11 de Febrero y parece curioso que después de tantos años de
abstinencia electoral, por fin, abuela María, decidí inscribirme en el
Registro Electoral permanente del Consejo Nacional Electoral el día
16/02/2000, fecha en la que murió hace ya quince años el cantor del
pueblo: Alí Primera. Fecha además en la que nació, justo un año des-
pués de su desaparición física, Sol Libertad, otra de mis hijas. Febrero,
siempre Febrero. Persistentemente algo importante, generalmente posi-
tivo, ronda mi vida en Febrero. Por supuesto, en mi vida han ocurrido
cosas importantes en otros meses, como el nacimiento de mis otros hi-
jos. Pero muy pocas asociadas a eso que llaman “emblemático”. Por
ejemplo, de mis tres libros el que más valoro y al que presenté con todos
los hierros, ayudado por mis leales amigos, fue el que titulé: “Compila-
ción documentada sobre Creatividad...”, el cual, casual o causalmente
presenté el 01 de Febrero de 1995. Por cierto, libro esté que envié a
Chávez a través del coronel Alfonzo Dávila, quien fuera Presidente del
Congreso Nacional y Ministro del Interior. Y en cuya dedicatoria, fe-
chado en el año 1996, cuando aún muy pocos apostaban por él, recuerdo
que le escribí algo así, palabras más, palabras menos: “Para Hugo Chávez,
quien algún día será Presidente de Venezuela, para que cuando gane, rea-
licé con creatividad su gestión de gobierno” ¿Premonitoria la dedicato-
ria? No lo digo por lo de predecir o desear que fuera Presidente de la
República, sino por lo de la creatividad de su gestión. Así valoro yo estas
cadenas de televisión, que algunos consideran fastidiosas. Creo que la
lectura del libro en algo debió haber influido en él, pues la última vez que
nos vimos en la Viñeta el 20/12/98, al despedirse de quienes allí estaban,
para sorpresa mía, me saludo con mucha efusividad y me preguntó: “Mira,
¿cómo están los poetas y los cantores del Zulia? ¿Cómo ha estado la venta
de aquel libro “loco”, todo al revés, que tu escribiste?” – refiriéndose a mi
libro sobre Creatividad, que quien lo conoce sabe que se lee al revés,
patas pa`rriba, diría Cheo González.
Se despidió enviándole saludos a Pilar Luengo quien me lo presen-
tó en Maracaibo. En la dedicatoria que le hice a Chávez, le hice referen-
cia de la entrevista que incorporé en mi libro sobre Creatividad, de
unas declaraciones de nuestro querido Simón Díaz sobre el tema de
“Gobernar con Creatividad”. Texto éste que aparece en la página 285
del libro “Compilación sobre Creatividad y otras Notas Desinteresa-
das”, publicado por EDILUZ, en 1995. Allí, bajo el título: “¿Qué es
Gobernar con Creatividad?” Simón Díaz, ante a una pregunta de la pe-
riodista de “El Nacional” (09/10/94) y refiriéndose al gobierno de Ra-
fael Caldera declara:

136
“Mira. Lo que el Presidente Caldera tiene que hacer es presentarse
en televisión, pero no en esas cadenas tediosas y almidonadas, sino en
una reunión de Consejo de Ministros delante de las cámaras. Frente a
los venezolanos. Y abordar los problemas más graves del país con su
gabinete en pleno. Dime Ciro – le dirá entonces Caldera al ministro de
Agricultura y Cría- ¿cómo está el campo? Y entonces él le respondería:
“Bueno, presidente está en estas condiciones...” Pero, insiste Caldera ¿y
cuántas son las aspiraciones de ustedes? Y el hombre le contesta: “Bue-
no, tantas hectáreas...”¿Y por qué no las ha conseguido? “Porque son
muchos los intereses que hay que pagar” Y tú no crees – le diría el
presidente- que si les decimos que a mayor producción, menores serán
los intereses que pagarán, ellos se incorporarán en pleno, con optimis-
mo, a levantar la agricultura...Bueno – le dirá el presidente, dándole
unas palmaditas a su ministro de Agricultura – trabaja esa idea y comu-
nícaselas a los productores y agricultores, que mientras más produzcan
a final de año, menos son los intereses que le vamos a cobrar...Y así
hablando con los demás ministros y solucionando cada problema …
Eso es lo que yo llamo creatividad para gobernar”
No sé si la lectura de mi libro ha influido en el Presidente Chávez.
De ser así me gustaría que lo dijera públicamente, para que se difunda
como se difundió: “El oráculo del guerrero”, cuando él lo comentó en
su Programa Aló Presidente y en la Asamblea Nacional. (O más recien-
temente, el libro de Noam Chomsky, titulado: “Hegemonía o Supervi-
vencia: El dominio mundial de Estados Unidos” que, cuando Chávez lo
mostró y recomendó su lectura ante las Naciones Unidas, se vendió como
“pan caliente”, pasando a ocupar el primer lugar de ventas en los EEUU)
Como lo he señalado en otros artículos, necesitamos no sólo elevar
la capacidad de gobierno de los gobernantes, sino que debemos exigir-
les que gobiernen con creatividad e innovación.
Temeroso, no me vayan a echar la culpa a mí de estas cadenas
cuando lean este artículo, no me queda más que decir, parodiando a Alí
Primera: ¡Qué sería de nosotros sino existiera Simón!

14 de mayo de 2002

137
“Francisco Huertas: Profesor, ¿cómo le explicaría usted a un niño el concepto
de plan? Le agradecería una respuesta si no le parece infantil mi pregunta.
Carlos Matus: Su pregunta es infantil en el mejor sentido de la palabra. Los
niños sólo hacen preguntas inteligentes y difíciles que van al fondo de los proble-
mas. Si el experto no sabe contestar esas preguntas infantiles quiere decir, simple-
mente, que no domina el tema o el interrogante del niño apunta a las fronteras de las
ciencias. Esto último ocurre con frecuencia, y las preguntas infantiles disparan al
blanco preciso de lo desconocido. Siempre son difíciles las preguntas de los niños
porque ellos son creativos, imaginativos, con una personalidad auténtica y virgen
porque aún no están amaestrados por nuestros malos sistemas educacionales.
Bueno, quizá le respondería al niño con otra pregunta : ¿qué quieres ser tu cuando
grande? Si estás dispuesto a pensar en eso y exploras posibilidades para decidir tu
propia vida, entonces haces un plan y ello te permite luchar por un objetivo. Si, en
cambio, respondes que quieres ser lo mismo que papá o lo que Dios disponga,
entonces escoges el camino de imitar a alguien o ser lo que las circunstancias te
impongan. Creo que este es un buen punto de partida para entender la planificación
como herramienta de libertad. Yo gano libertad en la medida que pienso y enumero
posibilidades futuras, porque me libero de la ceguera o la prisión de no saber que
puedo escoger o, al menos, intentar escoger. En cambio, si estoy inconscientemente
dominado por la única posibilidad que hoy me permite ver el presente, la cual me
parece obvia, seguiré ese camino como el único que aprecio posible e imaginable.
En el primer caso, soy capaz de crear mi futuro; en el segundo, acepto con resigna-
ción y pasividad lo que el destino me depare.”

Entrevista con Carlos Matus: El Método PES


Francisco Huertas
LOS CINCO EQUILIBRIOS DEL PLAN NACIONAL

Ahora, el espejo de la realidad nacional está configurado en el polo


concéntrico de cinco equilibrios.
Allí se refleja primero la gente: el hombre, la mujer, los niños.
No se trata de precisar acá la cantidad de toneladas métricas de
cemento y cabillas.
Hablemos del bienestar espiritual y material de nuestro pueblo.
Detengamos nuestras pupilas en la mirada dulce y brillante de nuestros
hijos, cuando sienten, sobre la tersura de su piel y de su futura forma-
ción, las caricias de un uniforme nuevo, los consejos de una maestra
linda e inteligente, las bondades de un colegio hermoso y organizado, y
las virtudes de la fragancias maderables de un lápiz Mongol 480 No. 2.
Hablemos de los cinco puntos concéntricos y a la vez
multirelacionados, multifocales, como cinco polos de equilibrio de un
pentágono interpretante de la compleja realidad venezolana; equilibrios
que fueron expuestos por el Presidente Chávez desde la Asamblea Na-
cional y donde queda expresamente dispuesto, como en el territorio de
nuestro propio espejo venezolano, que “los objetivos estratégicos del
proyecto nacional deben ser diseñados tomando como base las necesi-
dades humanas”.
Esos cinco equilibrios son todos uno y cinco a la vez. Y todos
cinco con mucho movimiento de vinculación, ritmo y armonía. Y cuan-
do en el Ministerio de Planificación y Desarrollo escuchamos con aten-
ción los planteamientos de Giordani, el Vice Buenaño, y Yajaira de
Briceño todo su equipo de asesores, entendemos entonces la pasión y la
vehemencia que le pone el Presidente Chávez a la defensa verbal de su
tesis de postgrado, lista para ser aprobada por el pueblo venezolano, en
un 30 por ciento, en los próximos siete años.
Esos cinco equilibrios se expresan diáfanamente para tratar de en-
derezar, a corto, mediano y largo plazo, un país que fue recibido en
muletas, desequilibrado, con una pierna de menos, con un ojo al revés,
sin una oreja. Sin sabor. Sin olores. Sin sonrisas: infeliz.

139
Estos son los cincos equilibrios que soportan el lugar de Chávez en
la historia contemporánea de Venezuela. Uno: el equilibrio económico
y la reactivación del aparato productivo son requisito indispensables
para una mejor distribución del ingreso. Para que las rentas petroleras
sean efectivamente de todos, para que nuestro petróleo sea un buen com-
pañero de viaje en nuestro propio territorio venezolano. El logro del
equilibrio económico no se alcanza por sí solo, ello demanda la justicia
social. Lo económico afecta lo social, y, a la inversa, y tal dinámica se
da entre los cinco equilibrios debido a sus múltiples relaciones.
Y entonces, allí, el equilibrio social, que se encuentra orientado,
no sólo a corregir las enormes distorsiones sociales, con su gran carga
de exclusión e injusticia, sino también a potenciar el pleno desarrollo
del ciudadano en los aspectos relacionados con el ejercicio de la demo-
cracia. Aquí se propone acercarse directamente a los excluidos, a la
erradicación de la pobreza, y, por ende, a alcanzar el bienestar colectivo.
Con el equilibrio territorial, no podemos decir más que esto: no
hay patria posible sin territorio. El modo de ser y hacer y amar en Vene-
zuela tiene un fuerte anclaje en el espacio que habitamos.
El equilibrio internacional descansará en la reafirmación de la
vocación integracionista del país. Hablamos de una relación planetaria
equitativa y mutuamente respetuosa, de cooperación y solidaridad, que
permita ubicar, con dignidad y orgullo, nuestra identidad en la regia
figura de Venezuela, en el mapamundi.
Y en el equilibrio político, se trata, ni más ni menos, de construir
nuestra propia democracia, para edificar un sistema político que funcio-
ne en la fronteras de un estado democrático, de derecho y de justicia
que, mediante su ordenamiento jurídico y su acción, garantice a sus
ciudadanos la vida en libertad, donde impere la justicia, la igualdad, la
solidaridad la democracia, la responsabilidad social y, en general, el
pleno ejercicio de los derechos humanos. Soñamos un país que sude
con nosotros, que camine con nosotros, que coma, que baile, que hable
y que perfume el andar, sólo como nosotros sabemos perfumar nuestras
aceras y nuestras casas. Perfumar nuestra vida.
Cinco puntos del equilibrio de un espejo que se retrata en el terri-
torio de la realidad nacional, para decirle a la gente: ¡vengan!... ¡vean!
Cómo se ven, cómo se reflejan ustedes aquí en este Plan de Desarrollo
Nacional...
¡Vengan!...
¡Vénganse a buscar ustedes mismos!....
¡Vengan!..
07 de octubre de 2001

140
DESCENTRALICEMOS Y DESCONCENTREMOS EL PODER

Llueve en Caracas. La ciudad, en su cotidianidad, ha sido desbor-


dada por la crisis: buhoneros que desfiguran las aceras al andar, picho-
nes de patiquines que se preparan desde temprano a cultivar el fragor de
su desdén burocrático, cauchos y zapatos sucios salpicando el charco
que deja sobre la mancha negra de la calzada, el goteo incesante de la
lluvia. Cunde la zozobra. Los transeúntes viven azorados, sólo se ha-
blan para intercambiarse el dejo angustiante de algunas advertencias:
“¡quítate ese reloj!”... ¡guarda esa cadena!... ¡cuidado con el maletín!”.
No hay otra: Es que los ladrones y delincuentes permanecen al acecho.
A este escenario de anarquía y desafueros, tenemos que venir, pe-
riódicamente, los hombres y mujeres de la provincia de Venezuela, de
los más recónditos lugares, y que por alguna razón del destino, hemos
asumido la responsabilidad y el compromiso de elevar la calidad de
vida de sus comunidades, de su pueblo y de su gente, sí, acá tenemos
que lidiar los de tierra adentro cuando decidimos aceptar, en toda su
dimensión ética, el trabajo político, el trabajo de gobierno. Y aquí esta-
remos, y regresaremos las veces que sean necesarias, hasta hacer valer
nuestros derechos.
¡Que conste!: No venimos a rendirle culto al centralismo. Mas bien
venimos a desmontar su ignominiosa estructura en todo su injusto y
nefasto andamiaje. Venimos armados de paciencia. De coraje. De la fuer-
za que nos imprimen nuestras propias comunidades. Venimos a fajarnos,
con voluntad y decisión, por conquistar mayores y mejores recursos
para Corpoandes, para garantizar el bienestar espiritual y material de
nuestros trabajadores. Nuestra presencia acá en Caracas obedece a nuestra
obligación contraída con nuestro personal: Luchamos, en el restrictivo
escenario nacional por un mejor presupuesto para el año 2002, por unos
aguinaldos que sean cancelados a tiempo, por dar cumplimiento al Con-
trato Marco, por el pago oportuno de sus pasivos laborales, en fin, por la

141
elevación de la dignidad de todas las personas que nos acompañan en
esta titánica tarea de colocar a nuestra Corporación en la línea de pro-
greso que requiere el desarrollo de la Región de Los Andes. Y lucha-
mos también por adecentar las empresas adscritas a nuestra organiza-
ción, ubicadas en Barinas, Mérida, Táchira y Trujillo, todas llevadas a
una situación casi de quiebra. Adecentarlas, rescatarlas, reorganizarlas,
reestructurarlas y reactivarlas de ser posible. Es un reto institucional
que llevamos a cabo con mucho temple y decisión, para que esas empre-
sas sean más autónomas, y puedan generar los ingresos propios necesa-
rios que, por un lado, permitan conquistar el bienestar de nuestra gente,
y a la vez, impidan que podamos ubicarnos en este lamentable estado
de mendicidad a que nos ha obligado el centralismo y los malos gobier-
nos que nos han antecedido.
Y tenemos que embraguetarnos de manera robusta, consolidada,
valiente y tratar de desestructurar y desenraizar esa poderosa red de
enmarañamientos y trabamientos que dificultan la concreción de uno de
los anhelos más trascendentes del ejecutivo nacional como lo es, im-
plantar en Venezuela un modelo político, económico y social donde
impere una verdadera descentralización desconcentrada.
¡Y no es fácil! ¡no! ¡no es tarea pequeña! ¡no!: Hay que acabar de un
solo tajo con los viejos métodos de hacer gobierno. Aniquilar vetustas y
anquilosadas prácticas que desconfiguran y acuchillean a nuestros adoloridos
territorios y maltratan la justificada, decente y definitiva asignación de los
muy necesarios recursos que reclaman y exigen nuestras provincias.
En esa gesta por coronar la autonomía administrativa de las regio-
nes no andamos solos. Claro, hay mucha gente sorda, guapetona y
encasquillada en la aniquilante metralleta del centralismo. Pero tene-
mos también muchos aliados: Un Presidente revolucionario; tenemos
tambien: Ministros consecuentes; Viceministros atentos, condescendien-
tes y organizados; Directores Generales Sectoriales de elevado vuelo
descentralizador; Gobernadores que siempre están a nuestro lado, en la
misma lucha; Alcaldes, Directores y Secretarias, muchas secretarias in-
teligentes, bondadosas, bien plantadas, perfumadas, solidarias, alegres,
y siempre con una sonrisa en el corazón de la púrpura de sus labios,
siempre dispuestas a brindarte un cafecito, una limonada, un tesito, cuan-
do la cosa se pone dura, cuando te dejan esperando o cuando te pospo-
nen la cita; y también la misma sonrisa y la celebración pertinente cuan-
do un funcionario de alto nivel atiende tus proyectos, te recibe, te felici-
ta y te otorga los recursos que tanto anhelan las gentes de tu provincia.
21 de octubre de 2001

142
CRASOS DE LA MAYOR CRASADURA

Vinieron y le dieron al país con todo: con sus crasos errores, con su
crasa incompetencia, con el craso desdén de su opulencia.
Y el país noble, los aguantó. Fueron rapaces, impíos, vampiros,
depredadores, devoradores, pillos, corruptos. Su voracidad duró más
allá de lo que lleva nuestra democracia.
Han sido más de 40 años de saqueos y desmanes, que en menos de
ese tiempo les permitió arrasar con la inmensa fortuna venezolana, 18
veces mayor de lo que invirtió USA en el Plan Marshall, para la recupe-
ración de Europa, después de los estragos de la segunda guerra mundial.
Y el país manso, los aguantó. Le dieron a Venezuela con todo y
acabaron con todo... o con casi todo: petróleo, hierro, carbón, madera,
leche, carne, frutas, gas, paisajes naturales... Y sólo dejaron miseria,
pobreza, estupor, incertidumbre, sobresaltos, contaminación, desempleo,
angustia.
Nos referimos a una clase política que nunca leyó un libro comple-
to, que siempre se conformó con hojear los periódicos por encima, pero
que siempre, también, se ufanó por mostrar los signos exteriores de la
infame desnaturalización de su riqueza.
Ahora es otro tiempo, otra historia, otro país: ya no somos mansos.
Tenemos que formar y educar a nuestros gobernantes en las Ciencias y
Técnicas de Gobierno. Cultivar a nuestros dirigentes. Erigir la nueva
clase política. Por todos los medios tenemos que configurar una nueva
relación de Etica y Poder, para establecer una educación empeñada en
dilucidar las difíciles herramientas de la Ciencia y el Arte de Gobernar.
Una educación que promueva una nueva conciencia ética y científica en
el proceso de formación de los nuevos dirigentes que exigen las ingen-
tes complejidades del país. Para que, definitivamente, se gobierne para
la justicia, la libertad y la democracia. Para estructurar la nueva clase
política que sea la que nos gobierne. Y que sea sensible, sencilla, estu-

143
diosa, inteligente, plural, preocupada, honrada, pulcra, proba, transpa-
rente, honorable, digna, diversa.
Y para conquistar esta titánica tarea, estamos proponiendo desde
Corpoandes, conjuntamente con la Gobernación del Estado Táchira, la
UNET, y otras instituciones, la creación de una Escuela de Gobierno,
para que se constituya desde la sede del Hotel Las Palmeras, en San
Juan de Colón, en el epicentro de las necesarias discusiones, en donde
se procese todo el andamiaje científico y técnico que hoy ameritan nues-
tros gobernantes, que se convierta en una actividad académica perma-
nente que tenga asidero en nuestra compleja realidad, que se transforme
en un proyecto nutrido de fortalezas, perdurable, sostenido, constante y
no sea una experiencia espasmódica y saturada de contratiempos.
Esto se lo queremos explicar a la Comisión Permanente de Partici-
pación Ciudadana, Descentralización y Desarrollo Regional, de la Asam-
blea Nacional, que preside el Diputado Wilfredo Febres, y al Diputado
Héctor Gaester Presidente y demás miembros de la Subcomisión de
Desarrollo Regional quienes fueron designados para realizar una inves-
tigación al respecto.
¡Claro que se lo vamos a explicar!.
Contamos con el valiente, oportuno y decidido apoyo del goberna-
dor Ronald Blanco La Cruz y del Viceministro de Turismo Omar Ovalles,
para rescatar la valía del Hotel Las Palmeras, enclavado en estas depri-
midas poblaciones del Municipio Ayacucho del Estado Táchira, y
reactivar sus instalaciones con el Proyecto de la Escuela de Gobierno,
hasta colocarlo como modelo de la práctica de Turismo de Convención
o anfitriona de estudios universitarios, similar a las exitosas experien-
cias de la “Cité” francesa o española, o de otras tan cercanas a nosotros
como las de México y Cuba.
Para que vengan a Colón turistas de fino tipo. Para que Colón
recobre vida económica. Para que habiten y disfruten del hotel Las Pal-
meras. Para que se acerquen dirigentes de todo el país y de otras latitu-
des de América Latina a confrontarse y a confrontar las especificidades
de sus propias realidades, para que vengan y se descubran en una nueva
relación de ética y poder.
Para que en este país se acabe la crasadura y nos ilumine, por siem-
pre, la esperanza.

28 de octubre de 2001

144
PLAN NACIONAL 2001-2007

En Corpoandes somos invitadores. Queremos discutir, acordar,


convenir, evaluar, sopesar, reflexionar e intercambiar opiniones, alegatos,
posiciones y adherencias, sobre, en este caso ahora, el Plan de la Nación,
que en Mérida será presentado el próximo jueves 08 de noviembre en
nuestro centro vecino Mucumbarila, en nuestro Parque La Isla.
El Ministro Giordani ha sido claro y tajante cuando afirma: “La
ecuación de la planificación primero tiene que tener dirección y des-
pués viabilidad”.
Tenemos servido sobre la mesa un documento de trascendencia
vital para la patria de estos días. Es el Plan de Desarrollo Económico y
Social de la Nación 2001-2007, que el Presidente Chávez ha presentado
recientemente ante la Asamblea Nacional y ante las Cámaras de T.V.
¡Expectativas!.
La gente tiene que conocerlo. Tocarlo. Olerlo. Sentirlo. Andar
con él. Sudar con él. Caminar con él. Querer con él. Las comunidades
tienen que manejar y acariciar este texto como a la harina de maíz que
hace de la arepa el pan venezolano de cada día. Es que su contenido
tiene que ser la arepa de todos nuestros hogares. Para hacer realidad los
objetivos del Plan. Y tratar de convencer hasta a los más incrédulos, en
un esfuerzo ciudadano e institucional fundado a través de la razón y no
de la coacción y de la represión.
Con un porte académico que nunca abandona, el ministro quiere
abundar primero en ese preciso aspecto de la direccionalidad del Plan.
Es contundente: “¡Fijate!: al principio decían que no teníamos política
económica. No sólo tenemos una política económica muy clara, sino
que tenemos un proyecto de país construido en esos grandes lineamientos,
en esa gran direccionalidad, que no sólo tiene que ver con lo económi-
co, sino fundamentalmente con lo social”.
Y de la dirección, a la viabilidad del Plan. Giordani, el siempre
profesor que es de la U.C.V., es franco y didáctico. No titubea: “hay

145
que agregar a todos, en un diálogo permanente y necesario en términos
de construcción de futuro. Es la búsqueda del máximo consenso por
intermedio de la argumentación y del razonamiento. Hay que ganar la
mayor adhesión posible. Tenemos que edificar un consenso erigido en
torno a la voluntad del pueblo, sobre la gran mayoría de la población.
¡Sí!, tenemos que convencer a todos los sectores específicos de la socie-
dad venezolana. Justamente, ahora hay un proceso de alinear en esa
dirección, o sea, de ganar voluntades, fuerza política, siempre hacia allá,
en dirección de la esperanza, en el camino que pretende perfeccionar la
realidad por la vía del conocimiento. Siempre tenemos que buscar lo
que se quiere, como en este caso, porque el Plan tiene que ser política-
mente viable”.
Y en eso andamos, profesor Giordani: en Corpoandes andamos
buscando, integrando, juntando, organizando, estudiando el Plan, así,
en reuniones y jornadas de trabajo intensas y bastante agradables por-
que nos codeamos con las comunidades de nuestra región de Los An-
des. Y también, palmo a palmo, con nuestros gobernadores, alcaldes y
autoridades de estas montañas que nos bañan de progreso. Y también
andamos invitando a un evento central que tendrá lugar el próximo jue-
ves 08 de noviembre, en el Centro de Convenciones Mucumbarila,
en donde intentaremos aportar todos nuestros esfuerzos intelectua-
les para tratar de dilucidar el Plan Comunicacional del Plan de Desa-
rrollo Económico y Social de la Nación. ¡Ojo!: No hablamos de cual-
quier otro Plan de Desarrollo Nacional que hacía puro énfasis en lo
económico. Acá nos referimos a un Plan de la Nación integral, deci-
didamente montado sobre cinco equilibrios, centrifugados en los vita-
les aspectos de lo económico, pero también sobre lo social, político,
territorial e internacional.
Acá sentimos nuestros propios problemas. Pero acá, también sen-
timos la nueva brisa que nos traen las noticias buenas del Plan Nacional
2001-2007. En esta congregación de Los Andes que nos rejunta, agre-
gamos más pan a la mesa, más arepa venezolana a la esperanza, a los
sueños y a la utopía de consolidar para el futuro un país fuerte, grande,
alegre y poderoso.

04 de noviembre de 2001

146
EL PLAN ES UNA APUESTA*

Este evento que hoy nos congrega, es una apuesta.


Y una apuesta es una puerta a la vida. Una postura. Una jugada.
Una firme y determinante decisión.
Sí, en el estricto y amplio sentido de la palabra, esta exigente rea-
lidad organizacional que hoy nos cobija en este estupendo escenario, es
una apuesta. Una apuesta en el juego social en el cual participamos.
Una apuesta también representa un riesgo. Un pacto. Un convenio.
Un adversario. Un aliado. Una confrontación honesta y respetuosa al
acto supremo de la competencia.
Y en esta apuesta se nos puede ir la vida o podemos coronar con
alegría el nacimiento de una verdadera República. Y así, entrar como
lo dice nuestro querido Presidente, a la década de plata, que le dé paso
a una sociedad, a un país, a una nación, que sea respetada en el mundo
por su independencia y soberanía. Que nos permita ingresar en el año
2010, todos mediante, a la década de oro que tanto anhela nuestra patria
buena y herida, a la que tanto le cantó nuestro padre cantor: Alí Primera.
Con esta intensa actividad y todas sus expectativas, como venezo-
lanos, como andinos, estamos apostando por nosotros mismos. Es que
con las repercusiones de este evento, conoceremos y reflexionaremos
sobre las Líneas Generales del Plan Nacional de Desarrollo Económico
y Social 2001-2007. Acá intentamos armar una profunda reflexión y
una interpretación sobre el futuro del país y de los andes venezolanos.
El futuro de los Merideños, de los Tachirenses, de los Trujillanos. Sobre
el futuro de Venezuela y quizás, sobre el porvenir de América Latina.
Estamos apostando que si nos unimos, nos juntamos, cooperamos
y resolvemos inteligentemente nuestras diferencias, a través del diálogo
y la negociación cooperativa, podemos lograr alcanzar, con visión de
futuro, objetivos colectivamente compartidos. Estamos apostando que a
pesar de nuestras divergencias y de la pluralidad de criterios y de intere-

147
ses que existen entre los habitantes de nuestra inmensa y rica territoria-
lidad, podemos, hermanados, avanzar en la construcción de un mejor
país. Para beneficio y felicidad de nuestros hijos y los hijos de nuestros
hijos. Para nosotros y para los otros. Para el aquí y ahora y también para
el porvenir.
No hay otra: es una apuesta, porque a pesar de nuestros esfuerzos,
de nuestras cotidianas luchas, la realidad avanzará inexorablemente ha-
cia su propio destino. Podemos ser conducidos y gobernados por las
circunstancias hacia una situación indeseada, podemos ser sepultados
por las buenas intenciones, pero también podemos ser dueños de nues-
tro anhelado habitat comunitario, si decidimos diseñar en conjunto, res-
petando siempre nuestras diferencias, un destino y un camino que nos
permita construir con voluntad, inteligencia, constancia y perseveran-
cia, una nueva realidad que coincida con nuestros sueños y esperanzas.
Estamos apostando que es posible, al calor de la lucha política e ideoló-
gica, de la lucha de intereses y aún en medio de las desigualdades so-
ciales, económicas y políticas, andar entrelazados hacia la construcción
de una auténtica Revolución Bolivariana.
En estas Líneas Generales del Plan de Desarrollo Económico y
Social, cuyos objetivos y sub-objetivos estaremos conociendo y anali-
zando en el día de hoy, igualmente estamos apostando que podemos
lograr en el plano económico: desarrollar una economía productiva para
alcanzar un crecimiento sostenido y diversificado de la producción que
nos aleje de la alta dependencia que tenemos de los ingresos petroleros.
Estamos apostando que los precios del petróleo se mantendrán entre los
límites de nuestras aspiraciones. Apostando que el signo monetario no
se devaluará y lograremos estabilizar el tipo de cambio. Apostando que
no habrá volatilidad macroeconómica. Apostando que podemos, con el
concurso técnico y profesional, con la anuencia de la voluntad política
nacional y el apoyo decidido de las fuerzas sociales, lograr concretar, en
corto plazo, internalizar los hidrocarburos y crear, entre otras, la indus-
tria del gas libre. Estamos apostando a alcanzar sostenibilidad social y
desarrollar una vigorosa economía social que contribuya además, a con-
quistar la tan deseada equidad social que nos garantice a todos los vene-
zolanos y venezolanas, disfrutar de los derechos sociales de forma uni-
versal y equitativa. Estamos apostando porque en los próximos años se
mejore la distribución de los ingresos y de nuestras inmensas riquezas,
y apostando que lograremos disminuir sustancialmente los elevados ín-
dices de desempleo y de pobreza. Estamos apostando que a pesar de los
obstáculos y dificultades, de las oposiciones abiertas y soterradas po-

148
dremos aprobar y aplicar con efectividad la nueva Ley de Tierras y
lograr por ésta, y otras vías, democratizar la propiedad de la tierra, Esta-
mos apostando que a través del desarrollo de las redes sociales, la pro-
moción de organizaciones de base, la acción contralora y el fomento de
la corresponsabilidad ciudadana, podemos lograr fortalecer la partici-
pación social y generar un poder ciudadano que dé al traste con el triste
y lamentable espectáculo que han dado, hasta ahora, los partidos políti-
cos en Venezuela. Estamos apostando a edificar y erigir una sólida de-
mocracia bolivariana que nos permita contribuir al establecimiento de
la democracia participativa y protagónica. Estamos apostando que si
logramos diseñar e implantar un Sistema Nacional de Planificación y
fortalecemos la capacidad de negociación del Poder Ejecutivo Nacio-
nal, podremos consolidar la estabilidad política y social de Venezuela.
Del mismo modo, hemos estado apostando que la formulación y apro-
bación de nuevas leyes, nos permitirá desarrollar el nuevo marco jurídi-
co-institucional que requiere la nueva República. Estamos apostando
por el equilibrio territorial, por la necesidad de ocupar y consolidar el
territorio, a través de la estrategia de descentralización desconcentrada,
que nos remita al hecho de aumentar las actividades y la población en
áreas despobladas, incrementar la superficie ocupada y mejorar la infra-
estructura física y social para todo el país. Y en definitiva, estamos apos-
tando en el plano internacional, a fortalecer la soberanía nacional y a
promover un mundo multipolar, a través de la promoción e impulso de
la integración económica y política de Latinoamérica y el Caribe, así
como por intermedio de las múltiples, plurales, diversas y soberanas
relaciones internacionales que mantiene nuestro país con los distintos
países del planeta.
Estamos apostando que lo que surja de esta consulta, será tomado
en cuenta por los altos niveles del gobierno nacional, estadal y munici-
pal. Apostando que el Señor Presidente de la República Bolivariana de
Venezuela, hará ciertas sus palabras, pronunciadas en Febrero de 1999,
cuando frente a la sede del Consejo Supremo Electoral, después de ser
proclamado como Presidente, manifestó: “Yo he sido proclamado hoy
Jefe del Estado, pero del 02 de febrero de 1999, el verdadero gobernan-
te será el pueblo de Venezuela”. Estamos, entonces apostando, que el
pueblo jugará cada vez más un papel protagónico en la conducción del
gobierno que lo haga verdadero dueño de su destino. Apostando que se
hará realidad en Venezuela eso que llamamos la democracia participativa
y protagónica. Este evento es, en ese y en otros sentidos, una apuesta.
Estamos apostando que si asistimos a este encuentro, y si escuchamos

149
las intervenciones de los distinguidos y calificados invitados que tene-
mos en el presidium, y si tenemos la posibilidad de intervenir para hacer
nuestros aportes en las mesas de trabajo, si somos escuchados y nues-
tras ideas son plasmadas en un conjunto de propuestas que alimenten y
mejoren los lineamientos del Plan Nacional que esta mañana merideña
nos convoca, si hacemos todo eso, tal como esperamos que lo hagamos
en este evento, entonces, nos sentiremos no sólo complacidos de haber
participado en este proceso de construcción colectiva hacia una socie-
dad más justa y humana, sino, lo que es más importante, estaremos sin-
tiendo, que aunque sea por un instante, estaremos dejando de lado nues-
tros egos e intereses particulares, y asumir para sí y para los otros, un
compromiso con el cambio y la transformación social, y lograr contri-
buir a hacer realidad el sueño de Bolívar de que la acción de gobierno
debe estar dirigida a garantizar “la mayor suma de felicidad posible” a
nuestro pueblo. Apuesto que así será. Como también estamos apostan-
do que los productos y resultados que surjan de este importantísimo
evento, marcará un hito en el fulgurante destino que nos espera.
Este evento, que forma parte de un proceso que se inició hace mu-
chos años y que se ha venido gestando en el vientre de la patria bienhe-
chora que hoy vemos renacer, es una apuesta. Y así es, porque no tene-
mos control absoluto sobre variables relevantes del proceso. Porque así
como tenemos innumerables aliados, tenemos detractores de alto vector
de peso, que se resisten al cambio, algunas fuerzas y organizaciones
sociales que no comprenden que el siglo XXI ha llegado reclamando
justicia social para nuestros adoloridos pueblos. Es una apuesta porque
no estamos solos en el juego social que nos ha tocado vivir, porque hay
otros actores sociales con distintas explicaciones a las nuestras, con di-
ferentes objetivos y otros modos y maneras de querer construir el cami-
no. Es una apuesta, porque no podemos garantizar resultados, sólo anun-
ciarlos y comprometernos con todas nuestras fuerzas, a luchar por al-
canzarlos en el menor tiempo posible, porque ya nuestros pueblos no
aguantan más dilación, más decepción, más frustración. Por ello, los
Lineamientos del Plan que discutiremos hoy, en nuestra humilde opi-
nión, son una apuesta. Porque el proceso de planificación es un proceso
de poder compartido con otras fuerzas con las que hay que dialogar,
conversar y encontrarse, para acordar, concertar, convenir, convencer,
persuadir y respetar. Este evento es una de esas oportunidades que este
hermoso proceso revolucionario y pacífico que vivimos en Venezuela,
nos ofrece para comprobar, una vez más, que la planificación participativa
constituye una herramienta para el consenso y la concertación. Esta es o

150
debe ser una planificación de poder compartido que reconoce la exis-
tencia de los otros que divergen de nosotros, pero que establece que, por
encima de todas nuestras diferencias, está la inmensidad del hombre y
la necesidad de hacer ciertas las palabras y el sueño del Libertador, quien,
hace muchos años, desde el Congreso de Angostura, reclamó que si
queremos buenos y perfectos gobiernos, entonces debemos garantizarle
a nuestros pueblos estabilidad política, estabilidad social y la mayor
suma de felicidad posible.
A pesar de todas las dificultades y los obstáculos que la vida nos
presenta en el camino, quiero finalizar estas palabras con un poema que
nos invita a continuar adelante con tesón, optimismo y esperanza. Pues,
estoy seguro, que con la ayuda de ustedes, con la participación activa de
todos, incluso de los más renegados opositores, lograremos, todos me-
diante, ganar esta apuesta. No podemos darnos el lujo de fallar. Estamos
obligados a acertar. A dar siempre en el blanco. Tenemos el compromi-
so con los más humildes, con los más pobres, con los excluidos de esta
parte de la geografía del país.
Queremos tener la alegría y la felicidad de quien se gana una apuesta
con su esfuerzo, su inteligencia y su trabajo productivo, y no sólo por
azar. Apuesto a mi equipo, a mi equipo de trabajo: todos están aquí:
profesionales, técnicos, empleados, obreros: Todos. Ellos también, des-
de que asumimos este compromiso, sé, fehacientemente, que apuestan
por el éxito de esta hermosa aventura del espíritu. Miren su cara de
satisfacción por la lealtad del deber firmemente ejecutado. Miren sus
ojos brillantes de orgullo institucional. Miren el cielo limpio y transpa-
rente de su sonrisa: allí se retrata el firmamento azulado de estas monta-
ñas que nos bañan de progreso. Esta apuesta, que representa este Plan,
que hoy contribuimos a diseñar colectivamente, para conformar esta
República que hoy hacemos realidad, y configurar estos sueños que hoy
fluyen en nuestras mentes y en nuestros corazones, sí, esta apuesta tene-
mos que ganarla. Y coronarla de manera elegante y contundente. Vir-
tuosa. Por ello quiero terminar con este poema que alguna vez le escu-
ché decir a mi amigo, el Dr. José “Cheo” González, otro del equipo que
me acompaña como asesor en esta dura apuesta que nos ha resultado
sacar adelante los destinos de esta corporación, quien, en uno de esos
recorridos por los empinados senderos de los Andes, y celebrando la
exhuberancia narrativa del gran poeta cubano Lezama Lima, de su libro
Paradiso, me recitó:

151
“Si las cosas son difíciles, ¿para qué hacerlas fáciles?
Sólo en la coronación de la dificultad, está la conquista del ver-
dadero placer”

¡Muchas Gracias!

08 de noviembre de 2001

(*) Discurso pronunciado, por el Ing. Hugo Moyer Agostini como Presidente de la
Corporación de Desarrollo de los Andes (Corpoandes), en el acto de Difusión y
Consulta de los Lineamientos del Plan Económico y Social de la Nación 2001-
2007, realizado en Mérida el 08 de noviembre de 2001

152
¿CUÁLES SON LOS PROBLEMAS PRIORITARIOS?

¿Bastará con seleccionar un buen equipo de gobierno para resolver


los difíciles y complejos problemas con los que tiene que lidiar un go-
bernante en situaciones de poder compartido?. Mi Maestro Carlos
Matus, me enseñó que: “Ningún gobierno es mejor que la selección que
hace de sus problemas”. Si aceptamos esta tesis, el gobierno nacional,
los gobiernos estatales y los gobiernos municipales, deberían detenerse
a pensar, sobre cuáles son y qué prioridad tienen los principales proble-
mas a los que están obligados a enfrentarse para garantizar el éxito de su
gestión.
Todo Gobierno está obligado a identificar y seleccionar los proble-
mas prioritarios que tiene que enfrentar, atendiendo a la direccionalidad
del cambio que espera al final de su gestión. En Venezuela habría que
decidir qué es lo más importante a resolver en las actuales circunstan-
cias: por un lado, los altos niveles de pobreza, el cáncer de la corrup-
ción, el desempleo, la inseguridad, la cobertura y calidad de la salud y
de la educación, el déficit habitacional, la concentración poblacional, el
doloroso drama de los niños, jóvenes y adultos que descansan su mise-
ria por las calles, el abuso y la conspiración mediática, la integración
latinoamericana y, en particular, la relación con Norteamérica, Colom-
bia, Brasil y Cuba. ¿O acaso será más importante hacer esfuerzos por
mantener en niveles aceptables: el índice de inflación, las reservas inter-
nacionales, el crecimiento del producto interno bruto, la tasa de cambio,
la balanza de pago o la balanza comercial?. Tenemos que decidir qué es
lo más relevante para la sociedad venezolana del presente. ¿Son los
problemas económicos, los políticos, los sociales, los territoriales o los
internacionales? ¿Los micro, macro o mega problemas?. Tenemos que
descubrir cómo se relacionan estos problemas y la mejor manera de
convertirlos en oportunidades. Y sobre la base de esta decisión, acerta-
da o no, es necesario definir y analizar los principales problemas selec-

153
cionados, a fin de tener claridad de cuáles son sus causas (feno y
genoestructurales), sus consecuencias (actuales y potenciales) y cuáles
son las condicionantes históricas que los han determinado, así como los
factores del entorno nacional e internacional que los afecta. Es decir, se
hace necesario procesar sistemáticamente con rigor los problemas prio-
ritarios seleccionados, a objeto de identificar sus causas claves (nudos
críticos), el vector de definición del problema (descriptores e
indicadores), los actores relevantes o influyentes y las variables claves
que permitan construir escenarios y analizar oportunamente las even-
tuales sorpresas a sortear, con el objeto de diseñar los planes de contin-
gencia pertinentes. Todo, con estricto rigor científico y técnico. Y a la
vez, con la pasión y la emoción por ver convertidos en realidad y en
resultados tangibles los sueños y esperanzas de un pueblo, que ha sido
engañado, manipulado y excluido durante muchos años.
Tenemos que descubrir, develar, explicar y además, reformar, cam-
biar y transformar radicalmente la actual situación que vive el país.
Conscientes de que lo hacemos desde nuestra perspectiva, desde nues-
tra inserción en la realidad: con nuestros valores, nuestras creencias,
nuestras teorías explicativas, con nuestros niveles de información, nues-
tros intereses, motivaciones e intenciones. Con nuestra propia inteli-
gencia, nuestra propia capacidad y nuestros propios recursos. Ya bas-
ta de estar dando lástima. Somos lo que somos y también lo que que-
ramos ser. Y nuestros problemas, podemos y debemos: identificarlos,
seleccionarlos, procesarlos y disolverlos nosotros mismos, sin
interferencias de ningún tipo ¿Estamos todos dispuestos a hacerlo?.
Por eso, amigos de PDVSA, militares activos y en retiro, periodistas,
universitarios, curas, intelectuales, humoristas y disidentes. Ayude-
mos al gobierno del Presidente CHAVEZ a seleccionar, priorizar, pro-
cesar y enfrentar con eficacia, eficiencia y efectividad; nuestros pro-
blemas: los heredados y creados. Dejen la conspiración y pongámo-
nos a trabajar por una patria bonita y un final feliz. Y si no, atengámo-
nos a las consecuencias por venir.

03 de marzo de 2002

154
RECTIFIQUEMOS Y GOBERNEMOS CON EFICIENCIA

La corrección es la última de las artes del hombre. Es el rehacer del


hacer. Es buscar en el detalle, de manera incesante, la inmaculada pre-
sencia creadora. Y corregir es rectificar. Es retroalimentarse: aprender
de los errores. Rectificar es ajustar nuestras acciones para ser más efica-
ces, eficientes y efectivos. Rectificar es un acto de humildad y sabidu-
ría. De humanos es errar. De sabios rectificar. El mejoramiento conti-
nuo y la reingeniería social son ejemplos de ello.
Hace tiempo aprendí de mi maestro Carlos Matus que quienes ac-
ceden al gobierno, y en algunos casos al poder, no están preparados para
gobernar. Y esa es nuestra gran debilidad. En América Latina necesita-
mos con extrema urgencia elevar la capacidad personal e institucional
de gobierno. Gobernar es un problema muy complejo. Y lo es más
gobernar en democracia. Y mucho más, si ese gobierno pretende trans-
formar las estructuras del sistema social, político y económico prevale-
cientes, a través de un proyecto de gobierno ambicioso, en un contexto
de escasez de recursos y baja gobernabilidad. Por eso, como lo expresa
Matus: “Los problemas del futuro requerirán equipos de gobierno ex-
cepcionales para enfrentarlos, o la democracia será imposible. Podemos
perderla por desilusión sobre sus bondades o desesperación por trans-
formarla”.
Es necesario entonces, rectificar. Estamos obligados a corregir.
Debemos y podemos hacerlo, pues están en juego la vida de muchos
seres humanos. El Alto Gobierno o la Dirección Superior del Gobierno
tiene la mayor responsabilidad de aprender, de formarse, de conocer y
de aplicar los más elementales avances en ciencias y técnicas para hacer
realidad un buen gobierno. Es decir: el diseño y manejo de la agenda del
líder, el procesamiento tecno-político de problemas complejos y
cuasiestructurados, el arte de gobernar procesos abiertos, creativos e
inciertos, el correcto uso de la sala situacional y el manejo de crisis, el

155
diseño y automatización de la oficina del gobernante, el análisis estraté-
gico de los actores y fuerzas sociales (especialmente de los oponentes),
la aplicación de un sistema de petición y rendición de cuentas por resul-
tados, las técnicas de negociación, el estudio de situaciones difusas e
integrales, el uso de juegos y simulación humana de procesos, el uso
adecuado de los recursos de poder, la administración eficiente del tiem-
po, la utilización responsable y oportuna de los actos de habla, el presu-
puesto y la gerencia por operaciones, el monitoreo y el control de la
gestión pública, el análisis de escenarios y los estudios prospectivos.
(Véase mi libro: “Universidad, Gobierno y Felicidad”).
Para gobernar bien, no sólo se requiere arte y juicio intuitivo, sino
una dosis creciente de juicio racional, en ciencias, manejo de técnicas y
métodos de gobierno. El Presidente Chávez, luego de los lamentables y
dolorosos acontecimientos promovidos y ejecutados criminalmente por
sus adversarios, está obligado, por las circunstancias, a rectificar. En-
tonces, es ineludible elevar la capacidad de su gobierno y la capacidad
institucional del Estado para enfrentar con acierto los problemas priori-
tarios del pueblo venezolano, cuyos objetivos pueden resumirse en el
logro del ideal bolivariano: estabilidad política, estabilidad social y el
máximo de felicidad posible. Para ello, el Presidente Chávez necesita
seleccionar acertadamente, formar o actualizar, a través de un aprendi-
zaje dinámico y acelerado, al equipo de gobierno que le acompañará en
adelante, so pena, como dijera el maestro Matus, de “ser una víctima
ciega de Ministros o asesores tecnocráticos, muchas veces deformados
por ciencias parciales, en muchos casos superadas, que éstos aplican,
desconectados de los intereses y necesidades políticas”. Por supuesto,
se requiere no sólo talento, también probidad, pues como lo dijera el
Libertador: “el talento sin probidad es un azote” .
La corrección, vale decir la rectificación, tiene que llegar al fondo
de la conciencia de los venezolanos, para evitar que vuelva a ocurrir
esta nefasta sorpresa que nos dejó a todos estupefactos y anonadados.

21 de abril de 2002

156
TODOS SOMOS CORRESPONSABLES

Todos, sin excepción, somos corresponsables de lo que aconteció


el 11 de abril del 2002. Y esta corresponsabilidad tiene, en nuestro país,
rango constitucional desde que fue sancionada nuestra carta magna. En
sus Principios Fundamentales, Título I, artículo 4 se establece con meri-
diana claridad que, dentro de los principios que regirán la República
Bolivariana de Venezuela está el de la corresponsabilidad, especialmen-
te en el artículo 132, cuando expresa que “Toda persona tiene el deber
de cumplir sus responsabilidades sociales y participar solidariamente
en la vida política, civil y comunitaria del país…”. De manera que la
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela nos exige ser
corresponsables de los principales asuntos políticos, sociales, económi-
cos, ambientales, territoriales e internacionales del país.
Reflexionando crítica y autocráticamente sobre ello, debemos re-
conocer, de una vez por todas, que lo que ocurrió el pasado 11 de Abril
es responsabilidad de todos. De los de allá y los de acá. De los patriotas
y de los realistas. Del oficialismo y de la oposición. De los conspirado-
res, intrigantes y traidores, como también de los leales, comprometidos
y partidarios al régimen. De los revolucionarios y de los reaccionarios.
De los pro y de los contra. Todos, de alguna manera: antes, durante y
después de los dolorosos acontecimientos somos corresponsables de lo
que aconteció. Por acción o por omisión. Por supuesto, unos son más
responsables que otros.
Después de escuchar a los interpelados, no sólo hemos desenmas-
carado como se han caído algunas caretas, sino que, se han develado
paradojas, contradicciones, absurdos, incongruencias, incoherencias,
contrasentidos, rarezas: Se presume que el Presidente Chávez tuvo la
intención de renunciar, a la vez, al no ver satisfechas sus exigencias no
lo hizo. Los de Chuao no estaban autorizados para ir a Miraflores, a la
vez, instigados y enardecidos marcharon provocadoramente hacia la

157
confrontación. El General en Jefe, dijo lo que dijo, a la vez, después se
dio cuenta que lo que dijo era una verdad relativa, que fue aceptada por
los militares y la mayoría del pueblo como una verdad absoluta. Hubo
un vacío de poder, a la vez, se dio un golpe de Estado. Carmona fue
Presidente, como lo fue Diosdado, sólo un instante. Posiblemente hubo
francotiradores y civiles armados, de lado y lado, así como hay milita-
res que son opositores y otros adeptos al régimen. Algunos ministros,
gobernadores y funcionarios públicos mantuvieron su lealtad a la Cons-
titución y al Presidente y otros lo traicionaron abiertamente. Algunos
salieron a protestar y a manifestar, y otros se quedaron en sus casas y en
sus “conchas” esperando los desenlaces. Los simpatizantes pusieron y
ponen su alma, mente y corazón a favor de la restitución del hilo cons-
titucional y otros concentraron y concentran su energía y sus pensa-
mientos en la salida del Presidente y de su gobierno. Algunos lloraron y
otros celebraron con alegría. Se dio la orden de suspender a las televisoras
que promovieron la conspiración mediática y fue cuando todo el mundo
las pudo ver encadenadas, mientras que Venezolana de Televisión que
tenía permiso de pronto, salió inesperadamente del aire.
Presidente Chávez, amigos Alcaldes y Gobernadores, Señores Mi-
nistros, Compatriotas: Tenemos que reconocer que nos equivocamos. No
escuchamos. Uno: Que hemos cometido errores. No escuchamos. Dos:
Que nos comprometimos y no cumplimos. No escuchamos. Tres: Que el
pueblo sabio y paciente nos ha dado varias oportunidades y no las hemos
sabido aprovechar para acumular fuerzas e incrementar nuestro vector de
peso y nuestro vector patrimonio. No escuchamos. Y cuatro: Que es posi-
ble que como Caballo Viejo ésta sea nuestra última suerte.
¡No dejemos que muera la esperanza! Escuchemos las críticas que
se nos hacen y tomemos las medidas pertinentes. Fortalezcámonos a
través del diálogo constructivo, la organización comunitaria y la partici-
pación protagónica y corresponsable al lado de nuestro pueblo.
Por su parte, los conspiradores deberían reconocer que han abusa-
do de la tolerancia, de la verdadera democracia, de la libertad y de la
generosidad. Que han violentado los derechos humanos, que han usur-
pado poderes constituidos que nos hemos dado libre y soberanamente.
Que no han sabido asumir un liderazgo capaz de encontrar soluciones
creativas, pacíficas, civilizadas, honorables, incuestionables, contunden-
tes, para que conseguir sus inocultables objetivos políticos.
Ahora pienso y repienso que todos hemos sido corresponsables.
Ellos y nosotros. Quizás perdonándonos y reconciliándonos
corresponsablemente podemos ser verdaderamente libres.

158
Pues de lo contrario, si no asumimos nuestra corresponsabilidad
ciudadana, es posible que estemos destinados a mayores enfrentamientos
verbales, físicos y espirituales, que nos pueden llevar a situaciones de
las que nos arrepentiremos siempre.
El futuro de Venezuela es de nuestra entera corresponsabilidad.

26 de mayo de 2002

159
“En América Latina, necesitamos con extrema urgencia elevar la capacidad
personal e institucional de quienes acceden al gobierno, pues, lamentablemente,
éstos no están preparados para gobernar … Los problemas del futuro requerirán
equipos de gobierno excepcionales para enfrentarlos o la democracia será imposi-
ble. Podemos perderla por desilusión sobre sus bondades o desesperación por
transformarla … Se hace importante seleccionar, formar y actualizar acertada y
aceleradamente a los miembros del equipo de gobierno, so pena de ser víctima ciega
de Ministros o asesores tecnocráticos, la mayoría de las veces deformados por
ciencias parciales, en muchos casos superadas, que éstos aplican, desconectados de
los intereses y necesidades políticas”

Carlos Matus Romo


Ministro de Salvador Allende
Presidente del Banco Central de Chile
PENSANDO EN LATINOAMERICA Y EL CARIBE

¡ Alerta! , ¡Alerta! , ¡Alerta! que camina,


la espada de Bolívar, por América Latina.

Latinoamérica es lluvia, baile y fantasía. Lanza y corazón. Despe-


cho y reconciliación. Sones y sabores. Fuerza y esperanza. Colores
vivos que estallan ante el radiante sol que nos baña. Cadencia de cade-
ras y palmeras empapadas de luz. Olor a café y cacao. Sabor amargo del
mate. Encuentros caudalosos del agua dulce con el mar, en las
inmensidades insólitas del Orinoco, del Río Grande, del Amazonas, del
Paraná y del Magdalena. Ritmo de boleros, vallenatos, joropos, tangos,
rancheras y guarachas. Canción comprometida y libertaria de Mercedes
Sosa, Facundo Cabral, Rubén Blades, Víctor Jara y Alí Primera. Y asi-
mismo de Felipe Pirela y del poeta Agustín Lara: “Mujer, mujer divina,
tienes el veneno que fascina...”
Latinoamérica también es dolor, tristeza y agonía. Desempleo y
pobreza. Violencia y hambre. Deforestación y contaminación. Historia
maldita de traficantes y conquistadores que nos trajeron desolación.
Arremetidas de dictaduras crueles y tiránicas. Enquistamiento de
corruptos e ineficientes gobernantes, dedicados a saquear nuestras ri-
quezas y a humillar el decoro y la dignidad de nuestros pueblos.
Somos un cruce de razas y de civilizaciones únicas en el planeta.
Tenemos un propio rostro particular, el de la morenitud. El mismo can-
tar de la Lengua de Lorca. Los matemáticos y astrónomos aztecas esgri-
mieron el cero e iniciaron con precisión, el arte singular de medir el
tiempo. Acá, en nuestra América, se inventó el balón que hace girar el
mundo del fútbol y por eso, con Brasil a la cabeza, llevamos la delante-
ra. También creamos el mejor invento para el descanso: la hamaca. El
maíz y la papa, que aplacan las hambrunas mundiales, son de estas se-
rranías abonadas de ensueño. Podemos ser, según la gran visión
Anfictiónica de Bolívar, un solo destino y una sola emoción sin fronte-

161
ras: Guirnaldas del Salto Angel, arquitectura fantástica de Machu Pichu
y puerta abierta al universo desde el Lago Titicaca. Latinoamérica es el
legado indoamericano de nuestra estirpe aborigen. Herederos de la civi-
lización maya, azteca, chibcha e inca. Somos de la gallardía de
Guaicaipuro, Tupac Amaru, Manco Cápac y Moctezuma. Nos sintoni-
zamos en el temple de nuestras valientes mujeres como: Manuelita Sáenz,
Frida Kahlo, Gabriela Mistral, Chabuca Granda y Josefa Camejo. Y de
aquéllas que aún batallan por los derechos de los pueblos indígenas,
como Rigoberta Menchú y Nohelí Pocaterra. Somos la poesía compro-
metida de Neruda, Vallejo y Andrés Eloy Blanco. Somos las palabras
sencillas de nuestra gente, girando en el mundo en las páginas de Cien
años de Soledad, Doña Bárbara y Pedro Páramo. Somos amorosos e
irreverentes como el Gabo, Asturias, O. Paz, Cortazar y Borges. Somos
incontables tugurios, fabelas y ranchos donde palpita una legión de más
de 400 millones de corazones, en espera de mejores condiciones de vida.
Tenemos Himno y Escudo de Armas en todas nuestras patrias, que enar-
bolan sus Banderas en un solo estandarte, en los territorios liberados
por Bolívar, O’Higgins, Artigas, Sucre, Morelos y San Martín.
Pensando entonces en América Latina y el Caribe, como concierto
de naciones que requieren con urgencia auténticos estadistas y mejores
gobernantes, que sean capaces de interpretar y transformar semejante
realidad, dotados de una elevada sensibilidad y formación ética y cien-
tífica, para ejercer el gobierno personal e institucional que nos permita
garantizar un mejor destino para nuestros pueblos, la Corporación de
Los Andes, CORPOANDES, conjuntamente con la Universidad de Los
Andes, la Universidad Nacional Experimental del Táchira, la Universi-
dad Nacional Experimental de los Llanos Ezequiel Zamora, la Univer-
sidad Latinoamericana y del Caribe y el Instituto de Altos Estudios Di-
plomáticos Pedro Gual, estaremos firmando el próximo 09 de julio, la
creación de la Escuela Latinoamericana de Gobierno, que llevará el nom-
bre de un intelectual excepcional, el Dr. Carlos Matus, quien fuera Mi-
nistro del asesinado Presidente Salvador Allende. Este trascendental
evento se realizará en las instalaciones de la Casona del Parque La Isla,
en Mérida, hermoso y colonial espacio, que de ahora en adelante, por
decisión de su Directorio, se conocerá como: “La Casa de América La-
tina y el Caribe”.

30 de junio de 2002

162
A MI QUERIDO MAESTRO ¡CARLOS MATUS!

“Un verdadero Maestro, es aquél que


habla a través de sus discípulos”.
Anónimo
Querido Maestro Carlos Matus:
Después de nuestro íntimo encuentro en su hospitalario hábitat en
Isla Negra, Chile, recuerdo hoy la proclama de nuestra determinación y
el juramento de compromiso personal que le hice el día de su último
adiós, de no descansar hasta generar un esfuerzo colectivo para confor-
mar en América Latina, un espacio de confluencia donde jóvenes y ex-
perimentados científicos sociales, académicos, intelectuales, gobernan-
tes y políticos, puedan tener la oportunidad de reflexionar, investigar,
intercambiar ideas y experiencias, en materia de Ciencias y Técnicas de
Gobierno. Este espacio vital, se hace realidad hoy con la Escuela Lati-
noamericana de Gobierno, que estaremos inaugurando el próximo mar-
tes 9 de julio en nuestra acogedora sede de CORPOANDES-Mérida.
Con esta iniciativa hacemos cierto su sueño de gran poeta, escul-
tor, pintor, escritor, pensador de presencia emblemática, leal compa-
ñero y ministro del Presidente Salvador Allende. Insigne Maestro,
amigo de todos.
Algunos de sus discípulos, que hoy ocupan cargos relevantes en
todo el país, estarán presentes en este acto para manifestar su apoyo y
aportar sus ideas y así contribuir a divulgar, recrear, aplicar y enseñar,
de manera sistemática, su obra y pensamiento, en América Latina y el
Caribe.
En nuestros artículos anteriores, siempre hemos hecho alusión de
sus lecciones y advertencias. Valga este botón en la flor del ejemplo:
“Nuestros gobiernos fracasan no tanto por el contenido de sus propues-
tas, sino por la debilidad de las herramientas de gobierno que dominan.
Es el estilo de gobierno el que está en crisis”. (24/02/02)

163
Apoyados en su incisivo pensamiento recordábamos su tesis, se-
gún la cual: “Ningún gobierno es mejor que la selección y procesamien-
to que hace de sus problemas” (03/03/02)
“En América Latina, necesitamos con extrema urgencia elevar la
capacidad personal e institucional de quienes acceden al gobierno, pues,
lamentablemente, éstos no están preparados para gobernar … Los pro-
blemas del futuro requerirán equipos de gobierno excepcionales para
enfrentarlos o la democracia será imposible. Podemos perderla por des-
ilusión sobre sus bondades o desesperación por transformarla … Se hace
importante seleccionar, formar y actualizar acertada y aceleradamente a
los miembros del equipo de gobierno, so pena de ser víctima ciega de
Ministros o asesores tecnocráticos, la mayoría de las veces deformados
por ciencias parciales, en muchos casos superadas, que éstos aplican,
desconectados de los intereses y necesidades políticas”.(21/04/02)
Recordando el 11S de Chile; el 23E, el 4F y el 11A en Venezuela;
la tragedia de Argentina; la conflictiva Colombia y los dolores del Perú,
Nicaragua, El Salvador y otros países hermanos. Viendo los rostros in-
quietos y escuchando los latidos acelerados de corazones comprometi-
dos, reafirmamos, una vez más, la importancia de divulgar, enseñar y
aplicar en Venezuela, América Latina y el Caribe, la Teoría del Juego
Social y el Método de Planificación Estratégica Situacional (Método
PES), conocimientos que usted nos legara como instrumento funda-
mental para elevar la Capacidad de Gobierno de nuestros Gobernantes
y para tener éxito en los necesarios procesos de reforma y moderniza-
ción de nuestras maltrechas instituciones. Por eso, Maestro, como que-
remos salvar esta naciente democracia, participativa y protagónica,
nos disponemos con decisión y entusiasmo, a contribuir a formar y
actualizar a nuestros gobernantes y funcionarios públicos, con el apo-
yo y sustento de las modernas y potentes Ciencias y Técnicas de Go-
bierno. Ahora, aquí mismo, en Venezuela y en América Latina. Y lo
haremos acompañados de Universidades e instituciones de excelen-
cia, como fue su deseo.
Este es nuestro irrenunciable compromiso, nuestro juramento de
vida, con Usted.

02 de julio de 2002

164
ACTA COMPROMISO DE CREACIÓN DE LA ESCOLAG

Allí, en la hermosa y vieja casona del Parque la Isla en Mérida,


estaba nuestra gente ofrendando su más grata y gentil sonrisa, lo más
distinguido de la gala institucional de la que somos capaces de brindar
aquí en Corpoandes.
Se cumplía un viejo sueño. Después de mucho trabajo y dedica-
ción, con persistencia, con ahínco, con labor conjunta y en equipo, con
mucha versatilidad, pluralidad, coherencia y alegría, finalmente, se le
otorgaba un definitivo toque de realidad a la creación de la Escuela La-
tinoamericana de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG) “Dr.
Carlos Matus”, y a la inauguración de la Casa de América Latina y el
Caribe, en la mañana brillante y hospitalaria del pasado martes 9 de
julio, con una casona consagrada de sede jubilosa y festiva de este pro-
yecto; primorosa.
Ese afinque empeñoso de hacer realidad-real una entrañable uto-
pía, ha tenido la certeza-cierta de construir, además de los muros y
techos y puertas y ventanas de una Casa-Escuela, repetimos, ha tenido
la trascendente misión de estructurar un concepto, una metodología,
una noción, un arte, una propuesta, una línea de acción del pensa-
miento humanístico, un sendero de investigación y de búsqueda en el
complejo universo de las ciencias sociales, un estilo de vida, un estilo
de hacer política, siempre basados en la transparencia académica, en
la confrontación de las ideas, en la discusión de los diversos puntos de
vista, siempre cabalgando en el exigente oleaje de la honestidad y de
la ética científica.
Se ha tratado y se trata de un gran esfuerzo científico y técnico,
que permita dotar a nuestros líderes de opinión y a nuestros dirigentes
de la gestión pública, de las herramientas necesarias e imprescindibles
para que sepan, como es debido, defender la democracia; para que su
desempeño, en general, no sea desilusionante y frustrante. Simplemen-

165
te aspiramos que nuestra clase política apunte y dé en el blanco de los
problemas y sus respectivas soluciones. No queremos más divorcio entre
Universidad y Gobierno. Pretendemos que los intelectuales sean verda-
deramente operantes en funciones de gobierno. No deseamos, jamás ni
nunca, que nuestras democracias en América Latina, sean conducidas
por los “curanderos” de la política, porque según lo establece el propio
Matus, la competencia por ser el brujo de la tribu ha llegado a ser más
importante que la capacidad de curar. No queremos más que los políti-
cos nuevos se conviertan en viejos para autosatisfacerse con la droga
del poder. Queremos que la cabeza de nuestras democracias siempre
tengan cabeza para gobernar, para desterrar el hecho cierto de que en
nuestros países, siempre, desde la izquierda hasta la derecha, se gobier-
na sin métodos, a pulso, y con una total “ceguera” para distinguir lo que
va bien de lo que va mal.
Allí, en una casona resplandeciente de inteligencia y de buen esti-
lo, se firmó el acta compromiso de creación de la Escuela Latinoameri-
cana de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG), en homenaje a
ese hombre hermoso, pensador, estudioso de la planificación y extraor-
dinario humanista y asesor principal, emblemática figura y presencia
del gobierno del extinto Presidente Salvador Allende.
Firmantes: Cap. Florencio Antonio Porras Echezuria, Gobernador
del Estado Mérida; Ing. Hugo Enrique Moyer Agostini, Presidente de la
Corporación de Los Andes; Dr. Filinto Durán Chuecos, Rector de la
Ilustre Universidad Latinoamericana y el Caribe y miembro del Parla-
mento Latinoamericano; Ing. Trino Gutiérrez, Rector de la Universidad
Experimental del Táchira; Dr. Freddy Arraez, Rector de la Ilustre Uni-
versidad de los Llanos “Ezequiel Zamora;” Dr. Gabriel De Santi, Rec-
tor de la Ilustre Universidad Experimental Sur del Lago “Jesús María
Semprún”; Dr. Luis Bigott, Director del Centro de Estudios de Gestión
del Conocimiento y Análisis de Políticas de Integración del
ParlamentoAndino; Dr. Leandro Area, Director del Instituto de Altos
Estudios Diplomáticos de la Cancillería “Pedro Gual.” Muchos otros
firmantes y personalidades presentes. Todos con el mismo principio de
participación activa y solidaria , para llevar este proyecto hasta el clima
perfumado de la satisfacción y del éxito.
La ESCOLAG, tendrá como objeto: la formación, capacitación,
investigación y asesoría en el ámbito de la tecnopolítica, teniendo como
fundamento La teoría del Juego Social y el Método de Planificación
Estratégico Situacional, paradigma creado y difundido en América La-

166
tina y el Caribe por el Dr. Carlos Tulio Matus Romo, con el fin de elevar
la capacidad de líderes políticos y comunitarios y sobre todo, del estrato
político-técnico de la sociedad Latinoamericana y el Caribe.
Lo demás es continuidad y seguimiento. Nuestras democracias y
nuestros pueblos estarán pendientes.

14 de julio de 2002

167
“En la política de Venezuela, la ignorancia nos hace audaces...
El que tiene poco bagaje va adelante, porque tiene un argumento
de poder superior a todo: yo quiero llegar.”

Antonio Paredes, siglo XIX


Citado por R.J. Velásquez en entrevista publicada en
“El Nacional”, Lunes 07 de noviembre de 2005. B-10
EL TIEMPO: UN RECURSO MUY ESCASO

Todo, sin excusa de ningún tipo, tiene su tiempo. Tiempo para amar.
Tiempo para nacer. Tiempo para morir. Tiempo para reír. Tiempo para
llorar. Tiempo para continuar la singular danza de la existencia. Tiempo
para caminar a la luz del día. Tiempo para disfrutar solo, o en compañía,
la inigualable penumbra de la noche. Somos esencialmente tiempo que
se va consumiendo sin saber, exactamente, cuando se acabará. Todos,
sin excepción, somos tiempo que se agota. El tiempo, viéndolo bien, lo
es todo. Es la energía correteando el universo a la velocidad de la luz. Es
el tictac del reloj mecánico, transformado en cuarzo digital. El tiempo
es historia, es presente tangible y vivible y también es futuro y porvenir.
El tiempo lo ocupa todo. En el comienzo de la vida el tiempo se hizo
verbo y habitó entre nosotros. Por eso verbo, tiempo y hombre son una
misma cosa.
Si algún recurso es escaso, particularmente para los gobernantes,
es el tiempo. Ningún gobernante puede estirar, alargar o acumular tiem-
po, sólo puede administrarlo con eficacia y con eficiencia. De allí que la
agenda de un dirigente, sobre todo si es de alto rango o elevado nivel de
responsabilidad, es uno de los puntos focales y primordiales de aten-
ción en un buen sistema de dirección superior. Si un gobernante no uti-
liza adecuadamente su tiempo, está destinado a fracasar. Este es, sin
objeciones, el recurso más escaso con el que cuenta. Si la agenda de un
gobernante no está focalizada y bien distribuida, estaremos en presen-
cia de la mayor estafa, el mayor dolo, la más cara malversación y el más
imperdonable acto de corrupción. ¡Sí! Hacer mal uso de un recurso es-
caso como el tiempo, es un acto de corrupción.
Por ello estamos obligados a ser celosos guardianes de nuestro tiem-
po. Pues como lo dice el refrán popular: “el tiempo perdido, hasta los
santos lo lloran”. No hay vuelta atrás. Podemos recuperar confianza y
credibilidad; podemos acumular y tener disponibles, nuevamente, re-

169
cursos económicos y financieros; podemos saldar e incrementar nueva-
mente el costo o inversión política, pero nunca, léase bien, nunca, pode-
mos recuperar, acumular o incrementar el tiempo invertido o utilizado.
Lo pasado pasó. El gobernante, el líder, el dirigente, el partido, la insti-
tución, la persona…que no supo cómo aprovechar su tiempo, que no
supo sacar partido a este invalorable recurso y no aprovecho las oportu-
nidades que la vida le presentó, está predestinado a lamentarse.
Es doloroso ver en el país como despilfarramos el tiempo. Obser-
var la lentitud de todo en todo. Razón tenía el Dr. Carlos Matus: “En la
administración pública existe un alto índice de coeficiente de fricción
burocrática” Es decir, aquel que se mide dividiendo el tiempo que debe-
ría tardarse normativamente un proceso o procedimiento, entre el tiem-
po que verdaderamente se tarda. Así nos encontramos que la respuesta a
una comunicación, a una solicitud o a un pedimento que debería tardarse,
por ejemplo, una semana, en la realidad-real se tarda seis meses, un año
y hasta una eternidad, porque nunca recibimos respuesta. Esta es nues-
tra experiencia institucional y personal: diez meses para nombrar el Di-
rectorio de la Corporación; cinco y hasta siete meses para recibir el
primer doceavo del año para cancelarle a los trabajadores; meses, años
y aun no hemos recibido respuesta a la solicitud de un derecho de pala-
bra o punto de cuenta al Ministro de Planificación y Desarrollo; lleva-
mos más de dos años y no hemos logrado respuesta del MARNR a nuestra
solicitud del Plan de Corta de Imadelca y Emallca; trece años para reci-
bir, incompletos, los montos adeudados por concepto de pasivos labora-
les; cuatro meses de atraso llevan ya sin recibirse los recursos que fue-
ron asignados por Corpoturismo a la Ruta de la Campaña Admirable y
paremos de contar. Por eso mi querida y apreciada, Vice Ministra de
Minas del MEM, me angustia, me incomoda, me molesta ¡Perdone us-
ted! que a pesar de todos nuestros esfuerzos y los del equipo técnico que
le acompaña, para sacar adelante las empresas CARBO y Fosfasuroeste
para ponerlas al servicio del desarrollo regional, la generación de em-
pleo productivo y la creación de riqueza real, por un cambio de Ministro
tengamos probablemente que esperar meses y años para resolver algo
que puede resolverse en días, si hay voluntad política e institucional y si
está en las prioridades de ese Ministerio.
Las empresas privadas no se quedan atrás: Cajeros que no funcio-
nan y horas para recibir una chequera como me ocurrió en estos días en
un Banco Privado, aviones que te castigan si llegas con retraso, pero que
no indemnizan al pasajero si el vuelo se retrasa, aunque pierdas tus co-
nexiones. Ni la comida rápida, es a veces tan rápida. Todo es un retraso.

170
El país, las instituciones públicas y privadas, particularmente el gobier-
no y quienes le acompañamos tenemos que pensar seriamente en los
elevados costos económicos, políticos y hasta espirituales que tenemos
por no dar oportuna y efectiva respuesta a los requerimientos
interinstitucionales y sobre todo a las demandas y necesidades de la
población. Tenemos que reflexionar y hacer un cambio cultural para no
seguir pensando que si una reunión esta programada para las 8 a.m. es
porque comenzará a las 9 a.m. o decir que terminaremos a las 5 p.m. y
terminamos a las 7 p.m.
Es necesario tener conciencia del valor del tiempo.
Duélale a quien le duela, es imperioso decir esto, pues como lo
dijera una consigna estudiantil que se hizo una idea-fuerza en los años
70: “Es tiempo de atreverse”.

21 de julio de 2002

171
“Hoy en el mundo existe más terrorismo,
más miseria, mucha más pobreza y
más peligro de que el planeta se nos escape de las manos,
que hace diez años, cuando asumí la Secretaría General de la ONU …”

Kofi Annan
Entrevista a una televisora española

“Me voy convencido de que hoy la ONU hace más que nunca
y que lo hace mejor que nunca.
Sin embargo, nuestro trabajo está lejos de completarse,
de hecho, nunca terminará”

Kofi Annan
Al salir de la Secretaría General de la ONU
DIFÍCIL PREDECIR EL FUTURO INCIERTO

La confianza en el país, en las instituciones y en nosotros mismos,


no se ejerce, así nada más, a la blanca y bella. La garantía de que el
futuro será como lo proyectemos, no es una cuestión de quiromancia y
de las caprichosas posiciones de nuestros astros. El optimismo necesa-
rio para hacer realidad nuestros sueños y esperanzas, no se decreta o se
impone de un solo porrazo. ¡No!, nuestro porvenir, se construye y re-
construye, todos los días, así, con nuestra palabra, nuestros pensamien-
tos, nuestra voluntad y con nuestra praxis cotidiana. No son sólo de-
seos, sino también, posibilidades.
Por eso me angustia, me preocupa y me da escalofríos, cuando leo
en la prensa u observo en la televisión, a altos funcionarios del gobier-
no, del cual formo parte, y a gente de la oposición, anunciando con
plena seguridad y certeza, lo que ocurrirá en el país en los próximos
meses. Unos asegurando, con mirada imperturbable, cómo se moverán
y qué valor exacto adquirirán variables macroeconómicas relevantes
como: la inflación, la tasa de cambio, el precio del petróleo, el producto
interno bruto, la balanza comercial, el déficit presupuestario o el ingre-
so por concepto de impuestos. Otros, los de la oposición, con su cara
muy lavada y anunciando, sin tapujos, que el gobierno y el Presidente
Chávez tienen sus días contados, señalando el día y la hora de su salida
o de su renuncia y más recientemente, atreviéndose a precisar, no se
sabe si como un estratagema para asustar a la población, que: “con la
inocua venida de Gaviria, se hace inevitable una guerra civil”. Una cosa
es anunciar un hecho o circunstancia como posibilidad o como parte de
un escenario para tratar de evitarlo o promoverlo, y otra cosa muy dis-
tinta es, garantizar su concreción como opción inevitable en la realidad.
Con ello, reconocemos nuestra ignorancia del concepto de “escenario”,
tan mal utilizado últimamente. Es no saber diferenciar, entre opciones o

173
alternativas que implican variables controlables que están dentro de
nuestra capacidad de intervención o gobernabilidad, y aquellas varian-
tes o invariantes, que son variables que están fuera de nuestro control
¿Cómo entonces se atreven a asegurar estos señores que ocurrirán acon-
tecimientos que están fuera de su control o capacidad de intervención?¿Es
que no saben, que en situaciones cuasiestructuradas, no siempre los sis-
temas siguen leyes sino que son sistemas creativos capaces de generar y
crear nuevas leyes o normas de comportamiento? ¿No se percatan de la
íntima relación y los efectos que se producen entre lo económico, lo
político, lo social, lo territorial y lo internacional? ¿Será que no saben
distinguir entre lo futurable y lo futurible?
Pierde credibilidad quien asegura algo que después no ocurre. Es-
tos agoreros iluminados, pronosticadores y clarividentes de oficio, orá-
culos, brujos, hechiceros y pitonisos de toda estirpe mediática y de poca
monta y mucha, mucha elucubración nigromante, contribuyen a la in-
certidumbre, a la desconfianza, a la duda y al pesimismo. Por eso, duda-
mos y no creemos en las afirmaciones de algunos personeros del gobier-
no y de la oposición. Somos incrédulos de lo que dicen muchos medios
de comunicación: ya nos fastidian algunos canales de televisión y me-
dios impresos que manipulan y tergiversan la información, la
distorsionan, la descontextualizan y anuncian cosas que después no ocu-
rren. ¿A quién vamos a creerle si continuamos así? Debe prevalecer el
imperio de la verdad y el juicio racional.
Definitivamente, el futuro, especialmente el de nuestro pueblo, no
está predefinido, escrito y sellado por estos peregrinos ambulantes
del vaticinio. ¡No!, si así fuera, indudablemente que no habría nada
qué hacer, salvo cruzarnos de brazos y esperar que la historia trans-
curra a pesar de nuestra voluntad, nuestros pensamientos y de nues-
tras acciones, pues, a pesar de ellos, estaríamos condenados a un fu-
turo inexorable.
El porvenir nos pertenece y podemos, si así lo deseamos y trabaja-
mos con ahínco para ello, ser dueños de un futuro mejor. Dejemos de
predecir y pronosticar el futuro y dispongámonos, en lugar de ello, a
ayudar a construirlo en paz para beneficio de todos.

03 de noviembre de 2002

174
GOBERNANTES A LA ESCUELA

¿Que nuestra gente merece gobiernos mejores? Eso es tan cierto


como las cifras de pobreza y endeudamiento latinoamericano que ma-
nejan las Naciones Unidas o el Banco Mundial; o cuando vemos las
caras de angustia de las personas que, colmadas por situaciones extre-
mas, deben buscar auxilio en los basureros de nuestras ciudades.
¿Que nuestra gente merece gobiernos mejores? Eso es tan innega-
ble como el divorcio existente entre las ciencias políticas, las técnicas y
la política que se practica en los gobiernos de los países de América
Latina, o cuando vemos que los métodos y técnicas que fundamentan
los gobiernos y el juego social, son inadecuados e inadaptables al cam-
bio protagónico y decisivo de las sociedades latinoamericanas.
Nuestra gente, efectivamente, merece gobiernos mejores, gobier-
nos que permitan el enlace armónico entre la capacidad de gobierno, un
proyecto de gobierno, y una gobernabilidad del sistema sobre el cual se
actúa.
La política, como lo señala Manuel Castells “está agotándose en sí
misma, en un puro juego de poder entre grupos de intereses específicos,
mientras los procesos estructurantes de la vida de la gente, se generan y
desarrollan en otros ámbitos, fuera del control social y de la gestión
política de las instituciones del Estado”. Evidentemente las prácticas
políticas han creado sus propios problemas, y estos problemas son, en
gran medida, ajenos a las complicaciones de la gente, implantándose,
así, una cultura política primaria que produce resultados pobres y, la
ineficacia macropolítica se revierte en el menosprecio de la gente por el
político, por la política y por la democracia.
La territorialidad política, económica, social y cultural de nuestras
comunidades, donde se blande la felicidad espiritual de nuestro pueblo,
constituye un verdadero disparate. Nuestros ámbitos y hábitat para la
coexistencia, son un descomunal pandemonium. La cosa no es fácil: Es

175
que en esas localidades, donde vive la gente, no se sabe gobernar. Hay
una crisis espantosa de capacidad de gobierno que afecta a la
gobernabilidad. Las ciencias políticas van por un lado y la exigente rea-
lidad humana va por el otro. Ya es un chiste de muy buen corte surrealista
el del político-gobernante en campaña, que promete la construcción de
un puente para cruzar un río, y cuando, sorprendidos, los electores de la
comunidad, le alertan de que en ese poblado no hay río; entonces, nues-
tro político en campaña, sin inmutarse, y sin ningún asomo de vergüen-
za, impávido, profiere y relanza la promesa de gobierno: ¡Entonces,
también les hacemos el río!.
El problema es, por consiguiente, mayor. Las repercusiones de se-
mejante ingratitud de la capacidad de gobierno, se pierde de vista en los
vericuetos de las ciencias sociales. Ahora, la interpretación se tiene que
realizar por el lado de la ética. Por el tenor de La Ética Política, donde se
asuma la verdad como un compromiso, como un hecho ineludible de la
realidad humana.
También se debe realizar por el lado de la sensibilidad y del domi-
nio pulcro de los sentidos cuando están en función del servicio público
de gestión gubernamental.
Para erradicar las nefastas consecuencias de este purgatorio y para
tender hacia la real y exigente modernización del Estado, es necesaria y
urgente la formación de personal especialmente educado y entrenado en
el dominio de las ciencias y técnicas de gobierno.
Hoy, la ESCOLAG, impulsada por Corpoandes y otras institucio-
nes, se dedicará a la educación de profesionales en el ámbito de la
tecnopolítica y a la creación de los nuevos cuadros técnicos que reque-
rirá el aparato público del futuro. Es por ello que, dentro del marco de
acción de la ESCOLAG, este lunes 18 de noviembre, en la sede de
Corpoandes, en el Parque La Isla, en el estado Mérida, se dará inicio al
Seminario de Actualización en Ciencias y Técnicas de Gobierno con el
fin de proporcionar a todos los participantes, los conocimientos necesa-
rios para contribuir a elevar la capacidad de gobierno, promoviendo una
gestión pública eficaz, productiva y comprometida con la sociedad, con
el firme propósito de ayudar a los políticos y gobernantes a cruzar el río
infinito y caudaloso de las artes y ciencias de gobernar los destinos de
un pueblo.

17 de noviembre de 2002
ANÁLISIS DE VIABILIDAD INTEGRAL

El hombre no puede dejar de soñar. Hay sueños que acompañan


nuestros sueños y hay sueños que defendemos a la luz del sol hasta con
nuestras propias vidas. Para que un sueño se haga realidad hay que co-
menzar por soñarlo. Soñar no cuesta nada, dice el refranero popular. Sin
embargo, todo sueño que queremos hacer realidad tiene su precio y al-
gunos son tan costosos que se hacen inalcanzables. Especialmente, si
ese sueño es un sueño colectivo convertido en utopía y, muchas más, si
es un sueño intensamente acariciado desde siempre por la historia de la
humanidad. ¿Cuántos no han soñado que algún día volverán ha encon-
trarse con sus seres queridos más allá de la muerte? ¿Será esto posible?
No hay lugar a dudas que todos, o por lo menos las grandes mayorías,
desearíamos que desapareciera la miseria y la pobreza en el mundo. No
por casualidad, las naciones unidas en su muy conocida Declaración del
Milenio han planteado el reto de reducir en un 50% los niveles de po-
breza antes del año 2015. Las tendencias indican que llegaremos a esa
fecha sin poder cumplir esta meta. Muchas son las causas que explica-
ran mañana este incumplimiento de las naciones del mundo. Como
muchas han sido las justificaciones para no haber logrado la aspiración
de lograr Salud para Todos en el año 2000. No es fácil entonces conver-
tir deseos en posibilidades reales. Una cosa es lo que piensa el burro y
otra el que lo va a montar.
Es frustrante para cualquier persona no cumplir con lo que se pro-
pone. A veces, no tenemos conciencia de nuestras limitaciones y aspira-
mos lograr más allá de lo que nos proponemos. ¡Claro, siempre hay
excepciones! Sobre todo, si hemos sido conservadores, no hemos con-
fiado en nuestras capacidades y potencialidades o cuando por casuali-
dad ocurre una sorpresa favorable. Pero en general, tendemos a soñar
mas allá de nuestras verdaderas y reales posibilidades ¡Tenemos que
soñar! Pero tenemos que soñar despiertos, con los pies sobre terreno

177
confiable, sólido, firme. Si no queremos perder la esperanza. Si no que-
remos que el futuro nos alcance con la mirada lejana buscando en el
pasado las causas de nuestros fracasos. No podemos dejar de soñar ¡No
señor, sigamos soñando! Hagámoslo, eso sí, no sólo con el corazón des-
pierto y la pasión necesaria. Hagámoslo con la razón y la sin razón en
una dialéctica permanente que nos libere de objetivas subjetividades y
nos haga enredar las sinapsis de nuestra reflexión antes de la acción
transformadora. Para que el “deber ser” se convierta en “poder ser”.
Para que lo que nos propongamos sea viable técnicamente pero también
políticamente. Viable organizativa, jurídica y cognitivamente. Viable
ecológica y socialmente. Ojo, no sólo viable económicamente, porque
lo económico no es siempre el único y más importante recurso escaso.
Muchas veces es la voluntad y el compromiso sincero lo que hace via-
ble un proyecto de vida.
Por ello, quienes nos identificamos y trabajamos todos los días a
favor del liderazgo del presidente Chávez y de su equipo de gobierno, y
luchamos hasta el cansancio por hacer realidad el contenido programático
y las líneas generales de este proceso de transformación cuya meta final
es lograr la mayor suma de felicidad posible al pueblo, tenemos como
obligación necesaria plantearnos, en nuestros espacios de creación co-
lectiva, lo que nos gustaría lograr o hacer para lograrlo, a la vez, tene-
mos como obligación necesaria estudiar la viabilidad o posibilidad real
de lo que nos proponemos, so pena de convertirnos en seres indignos al
estar ofreciendo lo que no estamos cierto a cumplir, como lo expresara
contundente, alguna vez, El Libertador.
En tal sentido, ofrecer créditos o contratación a cooperativas, ga-
rantizar empleos productivos y estables, garantizar en breve plazo po-
breza cero o la eliminación de los niños de la calle, comprometerse a
reducir la inseguridad personal o no reprimir manifestaciones, entre otros
compromisos, pueden convertirse en un boomerang, si no hemos anali-
zado y evaluado previamente la viabilidad integral de estos actos de
habla que pueden descapitalizar el vector patrimonio y la credibilidad
de un líder o de quienes le acompañan en el proceso. Sobre todo, si
consideramos el elevado coeficiente de fricción burocrático del Estado
venezolano que ahoga cualquier iniciativa, por más noble que esta sea.
No permitamos entonces que la falta de análisis de viabilidad, entierre
una vez más las esperanzas de un pueblo.

16 de marzo de 2004

178
O PLANIFICAMOS O IMPROVISAMOS

Para decirlo con palabras robinsonianas: O inventamos o erramos.


La otra cara de la planificación es la improvisación. La planificación es
el acto racional y conciente que nos obliga a pensar antes de actuar. Es
el cálculo permanente y sistemático, técnico y político, que hacemos
sobre la realidad para que los hechos evolucionen y se transformen en
una dirección determinada, a la velocidad y con la profundidad que que-
remos imprimirle al cambio deseado, aun en presencia de obstáculos
naturales o de actores políticos y fuerzas sociales que se oponen. La
planificación, es, en definitiva, un profundo y meditado acto de reflexión
antes de la acción transformadora. No debemos confundirnos: el plan
no es el proceso. La planificación no son escritos, esquemas, gráficos,
libros, discursos, arengas o lineamientos estratégicos. Es mucho más
que eso. Dependiendo del enfoque a utilizar podemos hablar de planifi-
cación: normativa o tradicional, corporativa, cibernética, compleja, ad-
ministrativa, comunicativa, estratégica o situacional, entre otras. Cada
uno, con ventajas y desventajas, con limitaciones y diferentes niveles de
complejidad y utilidad; por eso, hay que tener cuidado en seleccionar el
más adecuado o saberlos combinar.
El Dr. Carlos Matus Romo, miembro del equipo de gobierno del
extinto Presidente chileno Salvador Allende, después de su amarga ex-
periencia el 11/09/1973 y a partir de análisis teóricos y de vivencias
prácticas en América Latina, creó el enfoque estratégico situacional de
la planificación, que luego dio origen al Método de Planificación Públi-
ca, mejor conocido como PES (Planificación Estratégica Situacional).
Método que utiliza la Sala Situacional como herramienta para el mane-
jo de crisis y el monitoreo del cambio situacional. Idea muy populariza-
da y lamentablemente mal utilizada por quienes no conocen a profundi-
dad este método. El Método PES y su Teoría del Juego Social, permitió
al Dr. Matus dar origen al Método Altadir de Planificación Popular

179
(MAPP) e ir construyendo y aportando, sobre bases sólidas, categorías
de análisis para las llamadas Ciencias y Técnicas de Gobierno.
Por eso nos complace que el Presidente Chávez, citando algunos
de los libros de Matus, en diferentes momentos y escenarios, haya veni-
do insistiendo en la necesidad de valorar y aplicar el proceso de planifi-
cación situacional y el concepto de triángulo de gobierno.
Nos desconsuela, y lo decimos con toda responsabilidad, que los
principales oponentes a su permanente exigencia a planificar con rigor
han estado en algunos de sus allegados: asesores, ministros y
viceministros, en gobernadores y alcaldes aliados y en quienes han diri-
gido los partidos que le acompañan. Así de sencilla es la verdad.
¿Por qué? Porque muchos de ellos aún no están preparados para
gobernar con eficacia y eficiencia. Porque poseen baja capacidad perso-
nal de gobierno. Y no están preparados para planificar procesos conflicti-
vos, complejos, dinámicos y llenos de incertidumbre. En fin, no conocen
y no saben cómo aplicar los más potentes enfoques de planificación.
Señor Presidente, feliz como estoy de su llamado a planificar con
calidad y monitorear lo planificado; consciente de su formación en esta
área tan vital para alcanzar el buen gobierno, le exhorto públicamente
a la creación e impulso de numerosas Escuelas de Gobierno y a concre-
tar la Fundación “Escuela Nacional de Gerencia Pública”, creada se-
gún decreto Nº 1623, en Gaceta Oficial 37.394 del 28-02-02, que per-
mita la actualización, capacitación, formación, entrenamiento o re-apren-
dizaje de quienes ocupan o potencialmente puedan ocupar elevadas res-
ponsabilidades de gobierno local, estadal o nacional. Especialmente en
materia de Planificación Pública y el Método PES. ¡Antes de que se
haga tarde!

01 de octubre de 2004

180
APRENDAMOS A GOBERNAR

Gobernar no es tarea fácil. El acto de gobernar con éxito es una


actividad muy difícil. Se puede gobernar o GOBERNAR. Una cosa es
ser Presidente y otra muy distinta es llegar a ser un verdadero Estadista.
Ganar elecciones, o alzarse y dar un golpe de Estado, es muchísimo
más fácil que Gobernar como Dios manda. Organizar mítines, marchas,
espectáculos y eventos electorales es tarea sencilla frente al reto y la
complejidad que implica el buen gobierno. El gobierno no es una perso-
na, es un sistema en el que se conjugan intereses y motivaciones, insti-
tuciones, reglas, valores, creencias, teorías e ideologías. Ya lo decía nues-
tro Libertador: “el mejor sistema de gobierno es aquel que garantiza la
mayor estabilidad política, la mayor estabilidad social y la mayor suma
de felicidad posible”.
Si los bolivarianos queremos hacer un buen Gobierno, estamos
obligados a cumplir con el mandamiento del padre de la patria. Y eso
requiere conocimientos, habilidades y destrezas fundamentales en cien-
cias, técnicas y tecnologías del llamado “Arte de Gobernar”. No hay
mejor práctica que la que está soportada en una buena teoría: esto es lo
que diferencia la experiencia de la experticia en el oficio de gobernar.
Por eso, aprovechando la alusión que ha hecho el Presidente Chávez,
en sus dos últimos “Aló Presidente”, al concepto de triángulo de gobier-
no, creado y desarrollado por el Dr. Carlos Matus, reitero la necesidad
vital e impostergable de formar y actualizar a nuestros líderes y militan-
tes políticos y comunitarios en modernas teorías, metodologías y prácti-
cas en ciencias, técnicas y tecnologías de gobierno, para contribuir a
hacer un gobierno de calidad y de excelencia. Desde esta modesta tribu-
na, insistimos en la creación y consolidación de la Escuela Latinoame-
ricana y del caribe de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG),
como una necesidad impostergable para ser aperturada en los días próxi-
mos y en los espléndidos espacios de nuestro país. Para formar gober-

181
nantes con capacidad para gobernar procesos dinámicos, cambiantes y
plenos de incertidumbre.
Hacer un programa o un plan de gobierno puede ser tarea fácil. Lo
difícil, es cumplirlo. El plan es una apuesta. Su cumplimiento no depen-
de sólo de nuestra voluntad, aunque ella es importante. Ya lo decía el
Dr. Matus: “Realizar un plan de gobierno exige producir una secuencia
de operaciones con impacto directo sobre los objetivos, los cuales, en-
tremezclados con acciones tácticas que facilitan las primeras, combinan
su efecto para convertir la propuesta normativa del plan en una realidad
viable. Tal realización demanda: a) el uso de la voluntad política si la
viabilidad ya está dada, o b) la creación de la voluntad y la viabilidad en
el horizonte de tiempo de un plan, si hoy éstas no existen”.
Por eso, para hacer realidad el Proyecto Político Nacional conteni-
do en nuestra Constitución, el Plan 2001-2007 y el Programa de Go-
bierno, necesitamos con urgencia, no sólo continuar incrementando nues-
tra gobernabilidad (ganando control y espacios políticos-económicos),
sino que requerimos elevar y acumular experticia y capacidad de go-
bierno para garantizar eficacia y eficiencia en nuestra acción. Aprender
a Gobernar y a hacerlo bien, es una imperiosa necesidad, si queremos
llegar al 2021. Llegar, vivificados, no en el poder, sino con la satisfac-
ción de haber cumplido con las expectativas y necesidades y nuestros
compromisos con el pueblo.
Esto se hace más necesario, si como lo dijo el Presidente Chávez,
la Revolución Bolivariana no hará concesiones en su Programa de Go-
bierno. Pues, la gobernabilidad, no depende sólo de nosotros. En cam-
bio, la capacidad personal e institucional sí puede incrementarse, si se
seleccionan líderes capacitados o se hace un esfuerzo sostenido por apren-
der a gobernar. La Capacidad de Gobierno no se decreta, resulta de un
proceso largo de reflexión y de práctica político-social, y a veces, de
largos años de maduración.

05 de septiembre de 2004

182
NO PERDAMOS TIEMPO

¡Por ahora!,
no hemos logrado los objetivos
que nos propusimos...
Hugo Chávez Frías

A más de ocho años de esta frase lapidaria, que dio la vuelta al


mundo y catapultó a Chávez a la palestra pública, conviene preguntarse,
¿Cuáles son los objetivos que se propusieron los jóvenes militares del
4F, que no se han cumplido? Si el propósito era: Sacar del poder a Car-
los Andrés Pérez, crear un movimiento político importante como el MVR,
llegar a la Presidencia de la República, eliminar el Congreso y tener
mayoría en la Asamblea Nacional, decretar el proceso Constituyente y
convocar a elecciones, discutir y aprobar en referéndum una nueva Cons-
titución Nacional e iniciar el proceso de construcción de la V Repúbli-
ca; ganar Gobernaciones, Consejos Legislativos y Alcaldías; diseñar y
aprobar Leyes Habilitantes; crear organizaciones populares para la de-
fensa del proceso revolucionario, como los Círculos Bolivarianos; tener
el respaldo popular y la capacidad de movilizar al pueblo en caso de
peligro. Todo esto se logró. Entonces:
¿Qué objetivos faltan por lograrse? ¿Han cambiado después de estos
años los objetivos iniciales? ¿Han surgido nuevos objetivos? ¿Cómo po-
demos saber si se lograron alcanzar los objetivos propuestos? Son algu-
nas de las interrogantes que debemos respondernos quienes tenemos la
inmensa corresponsabilidad de conducir este proceso de transformación.
No deben quedar dudas ahora, que es mucho más fácil ganar pro-
cesos electorales que gobernar con eficacia, eficiencia y efectividad para
resolver los recurrentes, complejos, dinámicos y cambiantes problemas
del país. Ganar elecciones, aun con amplio margen, no es la garantía de
hacer un buen gobierno, sólo puede dar mayor probabilidad y más am-
plios grados de libertad para hacerlo. El logro de los objetivos conteni-
dos en el Programa de Gobierno va a depender fundamentalmente de la

183
Capacidad personal e institucional de Gobierno, así como del grado de
Gobernabilidad que se tenga en un momento dado.
No es fácil, y menos a corto plazo lograr resolver problemas y
alcanzar objetivos y metas importantes tales como los siguientes: Dis-
minuir los altos niveles de pobreza y de desempleo productivo, incre-
mentar la cobertura y la calidad en materia de educación y salud públi-
ca, incrementar el salario real y la capacidad adquisitiva de la pobla-
ción, aumentar sustancialmente los niveles y la calidad de vida, cons-
truir viviendas dignas y accesibles, transformar las relaciones sociales
de producción hacia formas solidarias y cooperativas, disminuir
irrefutablemente los inaceptables niveles de corrupción de la adminis-
tración pública, lograr un equilibrio y una distribución territorial ade-
cuada, mantener buenas relaciones diplomáticas y comerciales con paí-
ses contrarios al proceso de transformación, persuadir a los sectores de
poder económico y mediático sin entregarles nada a cambio, exigirle
disciplina y obediencia a militares que ven afectados sus intereses; lo-
grar que los meritocráticos de PDVSA, guarden lealtad patriótica y re-
nuncien a sus privilegios. Definitivamente, no es fácil lograrlo, cual-
quiera que sea el poder político acumulado. Salvo que usemos ese poder
político para aplastar nuestras propias convicciones, principios y valo-
res, para convertirnos en sanguinarios, represivos, violentos, brutales,
crueles y autoritarios. Como lo han hecho en el pasado verdaderos tira-
nos y dictadores de la libertad y la democracia. ¿Estamos prestos a caer
en esta tentación? ¿Sabremos resolver nuestras disputas y los proble-
mas que nos agobian con inteligencia creadora? ¿Podremos lograrlo en
paz, sin tener necesidad de apelar a la violencia?
No hay lugar a dudas que se nos están acabando las reservas de
capital político necesarias para enfrentar las difíciles circunstancias eco-
nómicas, políticas y sociales del país. Giramos al Banco de la política y
consumimos buena parte de nuestros ahorros de poder. Ahora, nos toca
apelar a nuestra capacidad, inteligencia y liderazgo; a las reservas mo-
rales y a la fuerza imbatible del amor profundo que nos llevaron a levan-
tar las banderas de la dignad a favor de nuestro pueblo. No habrá otra
oportunidad. Por muy peliagudo que sea alcanzar los objetivos que nos
falten, estamos obligados por el compromiso asumido, a lograrlos aho-
ra. Pues como dice Spiderman, el Hombre Araña: “Un gran poder, con-
lleva una gran responsabilidad”. Por eso, no dejemos para mañana lo
que podemos hacer hoy.
14 de abril de 2005

184
CONTINUIDAD: ¿NECESARIA Y POSIBLE?

No siempre es recomendable que las cosas continúen como van.


Necesario es cambiarlas o transformarlas. A tales fines, hay quienes
usan herramientas de reingeniería de procesos, condimentadas con bue-
na dosis de creatividad, para inventar, innovar y crear nuevas realidades
y avanzar con celeridad ¡como si todo comenzara de cero! Muchas ve-
ces, tenemos que destruir para poder construir. No hay otra. Hay que
olvidar el pasado y mirar hacia el futuro. Otras veces, necesario es mirar
el retrovisor, aprender de los errores cometidos, así como de los aciertos
y encontrar, en las enseñanzas de la historia vivida, las claves para con-
tinuar avanzando. Se requiere mantener la marcha de lo existente, e in-
cluso, se debe profundizar, mejorar, ampliar o complementar lo que en-
contramos. Ahora bien, algo pasa entre nosotros que lo que no nos gusta
o no comprendemos, aunque sea bueno, positivo, valioso, constructivo
o aceptable, tenemos la tendencia a quererlo modificar para imprimirle
nuestro propio sello. Suele pasar así, cuando nos identificamos plena-
mente con una ideología, un enfoque, una práctica, una doctrina, una
filosofía o un punto de vista diferente. Le ponemos una camisa de fuer-
za a la amplitud y volvemos añicos la tolerancia. Asumimos una postura
rígida, dogmática e intransigente. Nos colocamos gringolas.
Recientemente, se cumplieron los primeros 25 años de haberse crea-
do la Dirección General de Planificación Universitaria (DGPU) de la
Universidad del Zulia. Con motivo de este aniversario, fuimos convoca-
dos todos los que tuvimos la honrosa responsabilidad de dirigirla, para
que expusiéramos nuestras experiencias. Me toco exponer el período
88-90. Comencé mi exposición con este pensamiento de nuestro siem-
pre recordado Maestro, Dr. Carlos Matus: “Si el hombre, un gobierno o
una institución renuncian a conducir y se dejan conducir, renuncian a
arrastrar y son arrastrados, por los hechos, entonces renuncian a la prin-
cipal libertad humana, que es intentar decidir por nosotros y para noso-

185
tros a donde queremos llegar y cómo luchar para alcanzar esos objeti-
vos. La planificación, es así una herramienta de las luchas permanentes
que tiene el hombre desde los albores de la humanidad por conquistar
grados crecientes de libertad”. Con ello ratificaba, una vez más, la nece-
sidad y la importancia de la aplicación del enfoque estratégico situacional
en el medio universitario, como fue propuesto en noviembre de 1990,
en las III Jornadas Nacionales de Planificación de la Educación Supe-
rior, bajo el título: “Hacia un Plan de Desarrollo Estratégico de la Plani-
ficación Universitaria”, documento que constituyó junto a “Planifica-
ción Participativa por Problemas”, soporte fundamental para el diseño
de los planes universitarios que asesoramos a través de los Núcleos de
Autoridades Universitarias, adscritos al Consejo Nacional de Universi-
dades. Proceso al que, lamentablemente, no le dimos continuidad. Como
tampoco se le dio continuidad a la vinculación que en aquella época
tuvimos con el Consejo Zuliano de Planificación (Conzuplan), para el
diseño del V Plan de Desarrollo Regional. Como tampoco lo hicimos
con lo recomendado en el documento “Hacia un Plan de Desarrollo Es-
tratégico Institucional” de LUZ. Por ello, sentimos en el alma y con
dolor, la frase final con la que culminó su exposición, el apreciado eco-
nomista y profesor universitario, Emilio Moreno Peinado, “¡Qué lásti-
ma! : hoy estamos iguales o peor que hace 10 años”
¿De quién será la culpa? ¿Será de la vaca?

06 de mayo de 2005

186
CORRIGAMOS A TIEMPO NUESTROS HERRORES

Como vien lo dise el refran: “De savios es erarr, de umanos


rreptificar” ¡perdón! “De umanos es asertar y de zabios correjir” ¿Lo
escribí bien?... Creo que me equivoqué. El dicho, verdaderamente sen-
tencia: “De humanos es errar, de sabios rectificar” Bueno, cualquiera se
equivoca. Sobre todo si está sometido a elevadas presiones físicas o
psicológicas o no está preparado para la tarea que le asignan. Todos los
humanos hemos errado alguna vez. Herrar, es otra cosa. Los humanos
cometemos muchos errores. Pero nos hemos percatado que podemos
aprender a remediar nuestras fallas y desaciertos. Aunque cometamos el
mismo error muchas veces. Pues, con paciencia, disciplina, voluntad,
práctica y mucho estudio, podemos ir corrigiendo nuestras falencias e
inexactitudes. No podemos detenernos y paralizarnos. Ya lo decía nues-
tro recordado maestro Simón Rodríguez:”El que nada hace nunca yerra,
más vale errar que dormir” Es preferible equivocarse y tener la valentía
de remendar entuertos, que quedarse como muerto y no hacer nada.
Tampoco podemos vivir de equívoco en equívoco. Sería muy grave ha-
cerlo, sobre todo si los cometemos desde una posición en la que pode-
mos afectar la dignidad y el futuro de muchos seres humanos. Por cier-
to, el error no siempre es malo o dañino. Muchos de los grandes descu-
brimientos e inventos de la humanidad se lograron por traspiés.
Sorpresivamente, de un desliz brotó la respuesta acertada.
El Presidente Chávez, que no es infalible, ha cometido en su vida y
durante su presidencia muchos errores. Esa es la verdad. Conociendo su
actitud crítica y autocrítica, estoy seguro que en su intimidad y hasta en
público, como lo ha hecho muchas veces, es capaz de reconocerlo. To-
dos debemos recordar aquella etapa vivida en nuestro país en la que se
le solicitaba a Chávez que rectificara o aquel memorable 14 de abril de
2002 cuando, reconociendo parte de sus errores, Chávez llamo a todos a
rectificar. En muchos programas de “Aló Presidente” hemos visto y oído

187
al Señor Presidente cometer errores garrafales y también, con toda hu-
mildad, a veces con disgusto y hasta con vergüenza, ha reconocido que
sus fallas.
Ojalá, Señor Presidente, no estemos equivocados en muchas cosas
que hemos estando haciendo o pensamos hacer en adelante. Porque a lo
hecho pecho. El pasado ya pasó. Aunque con el tiempo tengamos que
rehacer, cambiar y modificar lo que hemos venido haciendo mal. Inclu-
yendo a ciertos voceros. No me queda lugar a dudas. No todo es color
de rosas en el gobierno. Ni calvo ni con dos pelucas. Estamos obligados
a decir la verdad. Aunque duela. Está en juego la vida de mucha gente.
El futuro de la patria.
Aunque no compartimos la forma y el estilo que usted utiliza para
regañar y exigir en público a su equipo más cercano, con el látigo en la
mano, que no cometa errores, estamos de acuerdo que lo exija con fuer-
za. Es de vida o muerte. Aunque nos de pena ajena. Es necesario exigir-
le al equipo que lo rodea que evite en lo posible cometer errores, sobre
todo si son asuntos esenciales. Porque de ello depende, no sólo la con-
fianza, la credibilidad y el apoyo que le da el pueblo, sino que, corremos
el riesgo de estar en el poder hasta el 2021, sin que hayamos logrado
resolver los más graves problemas de millones de venezolanos: la po-
breza y la miseria. Para citar sólo una de las razones fundamentales por
la que hemos luchado para llegar al poder. Sino, ¿qué sentido tiene tan-
tos sacrificios individuales y colectivos? De que valen los aciertos y
logros obtenidos por nuestro gobierno, que han sido muy importantes,
si al final de cuentas los errores cometidos reducen su impacto. Por eso
coincidimos con usted: Hay que hacer y hacerlo bien. En la dirección
correcta ¡Y ya! Antes que sea haga tarde para corregir errores. Pues:
“El tiempo perdido hasta los santos lo lloran”

20 de mayo de 2005

188
JURAMENTO DESDE EL TACHIRA*

Este será el último artículo que escriba como Coordinador Nacio-


nal de los Núcleos de Desarrollo Endógeno del Ministerio de Energía y
Petróleo y PDVSA. En adelante, continuaré escribiendo desde otra trin-
chera de lucha. Esa que no cesará ni aun después de transformarnos en
otra forma de energía viviente. Porque esa brega la asumimos desde
hace muchos años con el mayor compromiso. Y éste, precisamente,
será el título de nuestro próximo libro: “Compromiso”. Es decir: testi-
monio, promesa y juramento. Esperamos que salga publicado en los
próximos meses. Con una presentación del Ministro y Presidente de
PDVSA, Rafael Ramírez Carreño. En él, aparecerán compilados todos
los artículos que hemos escrito y publicado, en distintos medios de co-
municación social (Panorama, Aporrea, La Nación, Frontera, Vea, De
Frente, El Tiempo y Diario Los Andes), desde enero de 2003, cuando
salimos de Corpoandes y llegamos a PDVSA. El libro comenzará con
“Patriotas” y terminará con este “Juramento”. Nace este nuevo libro,
justamente, cuando culmina una nueva etapa en mi vida, que es este ir y
venir de entregas. Sin descanso. Pleno de esfuerzos ofrendados con ale-
gría. Deseoso de ayudar a hacer viable la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela y contribuir a la paz y la felicidad de la huma-
nidad y de nuestro pueblo.
Hace 200 años, El Libertador Simón Bolívar, juró en el Monte
Sacro, ante su Maestro, Don Simón Rodríguez que no daría descanso a
su brazo y tranquilidad a su alma hasta ver liberado a Venezuela de las
cadenas que nos atan al imperio español.
Hoy, me toca a mí ratificar el ofrecimiento de amor que le hice a
mi padre un día antes de morir, cuando me pidió que ayudara a Ronald
Blanco La Cruz y al Presidente Chávez. También estoy obligado por las
circunstancias y por voluntaria decisión, a reafirmar y hacer público el
juramento que hice ante el féretro de mi Maestro, el economista chile-

189
no, ex-ministro de Salvador Allende, Don Carlos Matus Romo, aquella
dolorosa noche en la que nos encontramos los dos, en solitario, el 21 de
diciembre de 1998. Era casi de madrugada. Aprovechando que todos
habían partido a descansar, me acerqué al cuerpo extendido y solemne
del Maestro y hablé largamente con él. Le agradecí todo lo que me brin-
dó en vida. Lloré como un niño y di rienda suelta a mis emociones
contenidas. Pensé que era el momento oportuno para expresarle todo lo
que lo amaba, lo feliz que me sentí siendo su discípulo. Le agradecí que
me hubiera dado la oportunidad de asistir y filmar varios audiovisuales,
que atesoro con amor, como herencia invalorable. Son las magistrales
intervenciones de sus dos últimos cursos, sobre: “Planificación y Go-
bierno” y “Teoría del Gobierno”. Cátedras dictadas por él en un mágico
y poético lugar en el Quisco, Isla Negra, Chile. Era vecino de Pablo
Neruda. Al final de su vida, Matus, compartió conmigo intimidades y
me honró con su confianza y su sincera amistad. Por eso, ese día de su
partida, no pude detener mis impulsos y juré que no daría descanso a mi
espíritu y tranquilidad a mi intelecto, hasta ver realizado con éxito uno
de sus sueños más anhelados: la Escuela Latinoamericana de Gobierno
(ESCOLAG). He decidido entonces, regresar al Táchira para ayudar a
Ronald Blanco La Cruz, y hacer realidad una parte de esa utopía con-
creta: crear la Escuela Latinoamericana y del Caribe de Ciencias y Téc-
nicas de Gobierno (ESCOLAG). He aceptado, además, el ofrecimiento
que me ha hecho la Universidad Latinoamericana y del Caribe (ULAC),
adscrita al Parlatino, de dirigir el Centro Latinoamericano de Altos Es-
tudios de Gobierno (CELAEG). Con el respaldo de universidades y el
favor de Dios todopoderoso, aferrado al recuerdo de mi amado padre y
evocando siempre al Maestro Matus. Juro, que es un hecho su hermoso
y necesario proyecto. Por encima de cualquier obstáculo burocrático, y
aún a pesar de la mezquindad y la miseria humanas que vilmente nos
rodean. Aunque la naturaleza o Maquiavelo se opongan. Lo juro.

05 de junio de 2005

(*) Hemos venido cumpliendo nuestro juramento, poco a poco, lentamente, para nues-
tro gusto. La viscosidad y el coeficiente de fricción burocrática es muy elevado.
La falta de apoyo, incluso de quienes se han comprometido a hacerlo, es una
contradicción de este proceso, en el que se supone debe prevalecer la solidaridad
y la cooperación. Paradójicamente, los que menos tienen, han dado mucho mas.
A pesar de todas estas visicitudes, estamos seguros que ¡Venceremos!
Al final de cuentas el libro “Compromiso” ha tenido que esperar casi
dos años, desde que está listo para su publicación. He tenido que armarme de

190
paciencia, como nunca. Lamentablemente, ni el Ministro Ramírez, ni el ex -
Ministro Dr. Alí Rodríguez Araque y ni siquiera mi colega profesor Gastón Pa-
rra Luzardo, actual Presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), respon-
dieron a mi solicitud de escribir unas líneas de presentación. Tal vez, no le pres-
taron importancia, no tuvieron tiempo en sus apretadas agendas o no supe insis-
tir lo suficiente para que escribieran, al menos, una cuartilla ¡Qué lástima! Así,
quizás, sin estarlo buscando, evite el efecto San Mateo (ver página 173 donde
aparece el artículo “Difícil predecir el futuro incierto”) y ahora, todos los méri-
tos me los llevaré yo.
Debemos aclarar que, por diversas circunstancias, no fue posible con-
cretar, a través del CELAEG, el cual tuve el honor de dirigir por un año, adcrito
a la ULAC, el proyecto del Maestro Matus. Por eso, decidimos retomar el pro-
yecto original de la Fundación Escuela Latinoamericana y del Caribe de Cien-
cias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG), que habíamos iniciado en julio de
2002, en Corpoandes y que dejamos pendiente, mientras atendíamos las exigen-
cias de la realidad política y social, que nos fue desbordando. Como dijera Ronald
Blanco La Cruz, cuando firmamos luego (29/09/2006) el Convenio
interinstitucional entre la Universidad Bolivariana de Venezuela y la ESCOLAG:
“Hugo, no es que no queríamos que funcionara la ESCOLAG, es que teníamos
que salvar primero la Revolución, porque sino no había Revolución y tampoco
Escuela, ahora hay ESCOLAG y tenemos Revolución…”
De todos modos, el libro reposa en la Editorial de la Universidad del
Zulia (EDILUZ), desde hace un año, esperando por ser publicado. La burocra-
cia, a paso de morrocoy, hace estragos en nuestras vidas. Rezo, oro, pienso, re-
flexiono y actúo, hasta donde las fuerzas me alcanzan, para que mis hijos y los
hijos de mis hijos, no sufran las consecuencias de estas amargas verdades de la
vida que me ha tocado experimentar. Seguiré adelante, hasta el final de mis días,
aunque estoy consciente que muchas cosas importantes escapan a mi
gobernabilidad, y seguiré, aunque después de tantos esfuerzos sea poco lo que
ocurra a mi alrededor ¡Lo juro!, una vez más. Sobre todo ahora que tenemos
además un compromiso con la memoria del Dr. Luis Gómez de la Vega.

191
“No habrá revolución sin desempeño exitoso de la economía… Necesitamos
un Estado moderno, ágil y eficiente, con interlocutores creíbles en todas las áreas
del Gobierno, que se comunique con la sociedad presentando hechos cumplidos. Por
eso se requiere un reforzamiento del equipo gubernamental, con funcionarios
probos, preparados técnica y gerencialmente, pues en buena medida allí reside la
falta de sincronización entre el ritmo de las decisiones del Presidente y la ejecución
de las políticas públicas”

Alejandro Armas
Artículo: “Decálogo para la Revolución Económica”
“El Nacional”, 12 de agosto 2001
SOLAPAMIENTO ENTRE MINISTERIOS

Es poco inteligente continuar con este maniqueísmo del ser o no


ser. Es absurdo pensar que sólo existe el negro o el blanco. Sabiendo
que existe la morenitud y numerosas tonalidades de grises. “O estás
conmigo o estás en mi contra”, es una expresión muy común para arrin-
conarte en las cuerdas. A veces, es necesario hacerlo pues, como lo dice
la sentencia popular: “no se puede estar con Dios y con el Diablo”.
Aunque hay quienes pretenden estar con ambos a la vez. Por supuesto,
cuando se llega a determinadas circunstancias, el juego trialéctico se
convierte en dialéctico y entonces se hacen evidentes dos fuerzas o ten-
dencias que se convierten, por arte de magia, en dos polos opuestos e
irreconciliables. En ese instante, se es o no se es. Se está o no se está.
No hay término medio. Pero, sólo en ese instante. Pues bien, escuchan-
do las diversas opiniones sobre la creación del nuevo Ministerio de “De-
sarrollo Social y Participación Popular”, nuevamente nos encontramos
con dos posiciones extremas: Quienes piensan que esto es una incon-
gruencia o un contrasentido a lo prometido inicialmente por el gobierno
de reducir el número de Ministerios y, quienes se complacen, avalan y
aplauden su creación y no ven ningún problema en que estos crezcan
como monte. Estoy con este proceso, resteado con el Presidente Chávez.
Esto no me exime de criticar o dejar de reconocer los desaciertos que
comete el gobierno. Como se lee en un aviso publicitario: “Un verdade-
ro amigo te dice de frente su verdad”. Callar en estos tiempos y no
alertar a quienes apreciamos, es un peligro que no debemos correr. Pre-
ferimos asumir los riesgos de hablar con sinceridad. Por eso, comparti-
mos el criterio de que es un exabrupto la creación de tantos Ministerios.
Mucho menos si estos solapan y entorpecen los esfuerzos y funciones
de otros existentes. Los Ministerios no deberían ser la suma ni la divi-
sión de otros ministerios, instituciones u organismos existentes. Y mu-
cho menos, ser creados para resolver problemas coyunturales, burocrá-

193
ticos o clientelares. Tampoco se trata de reducirlos a como de lugar. Los
Ministerios como expresión organizativa del Estado y de la Administra-
ción Pública centralizada, deben responder a los planes, programas y
proyectos que acuerde el ejecutivo nacional. Es el plan del Estado el que
debería orientar la organización del Estado. Si el problema fundamental
a resolver es la miseria y la pobreza de millones de venezolanos, debe
examinarse con rigor: ¿Cuáles son sus causas? ¿Qué proyectos u opera-
ciones tácticas y estratégicas se emprenderán? ¿Quiénes serán los res-
ponsables de cumplirlas? Contestando estas preguntas pudiéramos acer-
carnos mejor al número y naturaleza de la organización que requiere el
Estado. Para evitar tanta ineficiencia y burocracia. Un nuevo Ministerio
genera costos, traumas, retrasos, angustias e incertidumbres, que no siem-
pre son compensados. Hay que evitar agudizar los juegos internos de
poder y las contradicciones cívico-militares.
Nos satisface que el General García Carneiro, a quien reconoce-
mos su sensibilidad social y compromiso institucional haya sido nom-
brado por el Presidente para ocupar este importante cargo. No negamos
que pueda hacer falta un Ministerio para impulsar programas sociales y
promover la participación popular, pero ¿Cómo evitar solapamientos
con otros Ministerios como el Minep o con Palmaven, que es la encar-
gada de Desarrollo Social en PDVSA? El Viceministerio de Desarrollo
Institucional del Ministerio de Planificación y Desarrollo, está obligado
a asesorar al señor Presidente y a su equipo de gobierno para que el país
cuente con organizaciones dinámicas, fluidas, eficientes y dispuestas al
aprendizaje permanente. Una de nuestras fallas ha sido no atender ade-
cuada y oportunamente la reestructuración del Estado. Hoy más que
nunca se requieren Escuelas de Gobierno que formen y actualicen a
nuestros gobernantes y a sus asesores en “Ciencias y Técnicas de Go-
bierno”, que permita que ellos dominen potentes y modernos métodos.
Mientras tanto, como dijera Carlos Matus: “los gobernantes dan
palos de ciego con reformas institucionales y organizativas de conteni-
do inapropiado y carentes de estrategia para cambiar las prácticas de
trabajo del aparato público”.

13 de julio de 2005
¿GABINETES O MINISTROS MÓVILES?

Recientemente dos noticias nos han hecho reflexionar sobre la im-


portancia de que el Presidente cuente con un “Estado Mayor” que, ar-
mados de buen método de gobierno, le permita cumplir sus ofertas elec-
torales y compromisos cotidianos. Una de esas noticias surgió de un
ingeniero en vialidad, como consecuencia del lamentable accidente vial
ocurrido en la Autopista Nacional del Centro, que motivó su cierre por
más de quince días y en el que se descubrió la falta de continuidad de
los trabajos de mantenimiento de las carreteras y autopistas de nuestro
país. Resulta que, según explicó el especialista, en el Ministerio de In-
fraestructura, que ayer se llamaba Ministerio de Obras Públicas (MOP),
luego Ministerio de Desarrollo Urbano (MINDUR) y ahora Ministerio
de Infraestructura (MINFRA), más de 40 profesionales han ocupado el
cargo de Ministro desde su creación, con rotaciones casi anuales de di-
chos ministros. ¿Cómo podemos, entonces, garantizar la continuidad de
las políticas públicas y la solución de los problemas de esta manera?
Por cierto, este Ministerio no es una excepción a la regla ¡No! Es
la regla. La excepción es que un Ministro o Ministra se mantenga du-
rante todo el período presidencial. Ejemplos hay algunos. Muy escasos
por cierto ¿Por qué y cómo se mantienen?
La segunda noticia provino del Señor Presidente de la República
el pasado 07 de agosto al ir a depositar su voto en las elecciones para
concejales y miembros de las juntas parroquiales. Interpelado por una
periodista, Chávez volvió a ratificar lo que ha dicho en los últimos tiem-
pos: el actual gabinete de ministros y ministras, es el mejor y más com-
pacto que ha tenido durante los seis años de gobierno revolucionario.
Poniendo en duda la cualidad e idoneidad de sus anteriores ministros y
ministras y de los gabinetes ministeriales. Reafirmó, ese día, el jefe del
Estado, que él se atrevía incluso a comparar y a calificar al actual gabi-
nete como el mejor de toda la era democrática. Poniendo en entredicho

195
no sólo a quienes le han acompañado en su difícil gestión sino además,
a los ministros y ministras (supongo que no a todos) de los gabinetes
ministeriales anteriores al gobierno bolivariano ¡Bueno!, la verdad es
que no es fácil conformar un gabinete ministerial de alto desempeño,
que haga conergia, sea emprendedor, esté automotivado, tenga talento y
probidad y posea formación técnica y política.
De modo que la mesa está servida para el Presidente Chávez, ya no
debería haber excusas para cumplir sus compromisos y promesas elec-
torales, salvo que nos inventemos pretextos o surjan naturales enemigos
externos como la CIA, el Departamento de Estado, el imperialismo yan-
qui, el mossad, la naturaleza, Bush o qué sé yo. Hemos recuperado a
PDVSA y cada vez más está al servicio del pueblo. Las fuerzas armadas
han elevado su nivel de conciencia y compromiso político-social. No
hay en el país huelgas o marchas. Se han detenido los saboteos y se
tienen controladas las conspiraciones, incluso las mediáticas. Hay una
imagen internacional positiva. Las reservas internacionales están en uno
de sus más altos niveles históricos. Los precios del petróleo se
incrementan y los ingresos del presupuesto nacional aumentan, ayuda-
dos por la elevada recaudación de los impuestos. Las inversiones ex-
tranjeras se acrecientan. La producción agrícola y nacional despunta y
se diversifica. El desempleo, al igual que la inflación, disminuye. Los
poderes públicos y los espacios políticos se han consolidado y en ellos
existe una correlación de fuerzas cada día más favorable. ¡No hay excu-
sas! Con el mejor gabinete del mundo y con la esperanza de que no sea
removido en los próximos tiempos, para garantizar la continuidad de las
políticas públicas, deberíamos, entre este año y el próximo, reducir
sustancialmente los índices de pobreza y de miseria en nuestro país.
Sino lo hacemos ahora ¿Cuándo lo haremos?

17 de agosto de 2005

196
INTERCAMBIO DE PROBLEMAS

No es fácil entender la realidad económica de un país. No sólo


para quien la vive, todos los días, sin estar formado en la materia. Es
difícil, incluso, para quienes manejamos teorías y conceptos aprendidos
en sendos estudios de pre y postgrado ¡No es fácil! Son muy diversas y
complejas las variables que participan en el juego económico. Mucho
más si están interrelacionadas con variables políticas, sociales, tecnoló-
gicas y hasta religiosas. Y ni hablar, si tratamos de vincular lo
macroeconómico con lo microeconómico o la economía local con la
regional, nacional e internacional.
Los índices de inflación, las tasas de interés activas y pasivas, el
precio del petróleo, la balanza de pagos, la balanza comercial, el pro-
ducto interno bruto, la renta y el valor de la tierra, el precio promedio de
determinado bien o servicio, las reservas internacionales, la tasa de cam-
bio, el PVP de las caraotas, los impuestos municipales, el IVA y el IDB,
el costo por barril de petróleo, el índice de precios al consumidor, la
productividad en la producción de un determinado producto agrícola, el
salario de los trabajadores y pare usted de contar, conforman un madeja
de temas interrelacionados que resultan incomprensibles. Nos cuesta
entender cómo es que funciona la economía y si de verdad existen leyes
del mercado que nos permitan conocer y regular el libre juego de la
oferta y la demanda, o por el contrario, si es posible predecir y pronos-
ticar el futuro de la macro y la microeconomía con sólo establecer polí-
ticas públicas en materia económica desde el Estado. Por eso no nos
sorprende que, mientras el Ministro de Alimentación, con intenciones
de garantizar un adecuado abastecimiento de productos alimenticios al
consumidor, a bajos precios, proponga sin titubeos la importación de
determinados rubros, por otra parte, el Ministro de Agricultura y Tie-
rras exija, en aras de incentivar al productor nacional y garantizar el
impulso a nuestro sector agrícola, que no se continúe importando deter-

197
minados rubros alimenticios, planteamiento que inmediatamente entra
en contradicción o en conflicto con el de su colega ministro ¿Quién
tiene la razón? No es fácil opinar, sin tener mayores elementos a la mano.
Lo que si podemos asegurar, es que este impasse, es un típico ejemplo
de un problema cuasiestructurado (que no sigue leyes o normas), cuya
solución no es única, ni válida, ni totalmente compartida por todos los
actores involucrados. El productor nacional, cuya cosecha posiblemen-
te se pierda, pues su precio no compite con el del producto importado,
estará de acuerdo en no importar el producto que él cosecha (ni loco que
fuera), mientras que la mayoría de los consumidores, si se le garantiza
mejor o igual calidad del producto, a mejores precios, estarán de acuer-
do con la importación. Estamos pues, frente a una situación en la que el
tomador de decisión (Presidente, Consejo de Ministros u otra instancia)
debe evaluar la situación en su contexto, sobre la base de parámetros
técno-económicos y tecno-políticos, y tomar una decisión que no será
más que un intercambio de problemas. Es decir, una decisión que de-
penderá, en parte, de la circunstancia en la que tomamos la decisión.
Debemos decidir, entre garantizar la seguridad alimentaria (como lo hi-
cimos en la época del saboteo petrolero) o la soberanía alimentaria (para
no depender y ser vulnerables a factores externos e impulsar un desa-
rrollo autónomo, endógeno y sustentable). Por ello, insistimos, en la
necesidad de formar a los servidores públicos en métodos de gobierno
que contribuyan a tomar decisiones en circunstancias que algunas veces
son trágicas, complejas y difíciles, pues cualquier decisión que se tome
tendrá algún impacto (político, económico, militar, ambiental, etc), aun-
que no siempre estemos conscientes o podamos prever los costos, y
menos si sus efectos son a mediano y largo plazo. Por eso, las solucio-
nes de hoy, suelen ser los problemas del mañana. Controlar la tensión
arterial, tiene sus ventajas, a la vez, tiene unos efectos secundarios y
unos costos económicos que tendremos que asumir. Esta es la ley del
intercambio.

13 de noviembre de 2005

198
INAUGURACIÓN IMPREVISTA

Desde aquellos días en el que Jesucristo murió crucificado, por


amor a la humanidad, se ha propalado la idea de que: “nadie es profeta
en su tierra”. Yo puedo dar testimonio de esto. Parece mentira, el Presi-
dente Chávez es quizás más valorado en el mundo y en particular, en
América Latina y el Caribe, que en su propio terruño. Aunque hay quie-
nes juran que en Sabaneta de Barinas lo adoran ¡No sería extraño! Él
siempre voltea la tortilla.
Yo que nací en la calle El Recreo, en el céntrico Saladillo, y que
estoy orgulloso de ser maracucho y zuliano raspao. He recibido los más
importantes reconocimientos y homenajes fuera de mi ciudad natal. Los
Andes, con sus bellezas naturales, sus hermosas mujeres, su acendrada
cordialidad, sus nacientes de agüita refrescante, sus inacabables tradi-
ciones y expresiones culturales y la neblina que arropa el calor de la
gente, me han dado, en esta mi segunda juventud, sorpresas que nunca
imaginé conseguir cuando decidí venir a acampar por un tiempo, como
todo un “caballero de la inquietud”, en estas santificadas tierras. Doy
gracias a Dios, a la vida, al universo creador y a la energía luminosa de
los cielos, todo lo que he recibido, del cínaro en el que se ha convertido
la flor de los andes. La última ofrenda la recibí, el Domingo 11 de di-
ciembre pasado, de las voces generosas del Gobernador del Táchira, mi
hermano de luchas, Ronald Blanco La Cruz y del ingenioso compatrio-
ta, Arnoldo Uribe Patiño, actual Presidente del Desarrollo hidroeléctri-
co Uribante-Caparo (DESURCA), filial de CADAFE. Ambos, sin pro-
tocolos, con la fuerza y la convicción de que andamos por el camino
correcto, inauguraron informalmente con su presencia y sus palabras de
compromiso, la sede principal del Centro Latinoamericano de Altos
Estudios de Gobierno (CELAEG), institución adscrita a la Universidad
Latinoamericana y del Caribe (ULAC), creada por iniciativa del Parlatino.
Allí funcionará también, la Fundación “Escuela Latinoamericana y del

199
Caribe de Ciencias y Técnicas de Gobierno” (ESCOLAG). Ambas ins-
tituciones funcionarán, a partir del próximo año, en un lugar mágico y
destellante que es un “tesoro escondido”, donde turistas europeos se
van con la certeza de que han visitado “el Mónaco de América”. ¡Si! En
el Complejo Ecoturístico Uribante-Caparo, ubicado en el Municipio
Uribante, del Estado Táchira, en lo que antiguamente eran las instala-
ciones de la Gerencia de Cuencas de DESURCA, y en los Campamen-
tos Siberia y La Trampa, a tres horas de San Cristóbal y a sólo dos horas
del Aeropuerto de Santo Domingo, vía Barinas, estaremos recibiendo
con alegría a docentes, investigadores y alumnos de toda la extensa y
portentosa geografía de América Latina y el Caribe. Pretendemos ayu-
dar a renovar, actualizar y potenciar la experticia de los actuales gober-
nantes, para elevar su capacidad de gobierno; sobre todo, aspiramos
formar, capacitar, entrenar y habilitar, a más y mejores líderes y conduc-
tores de procesos sociales, económicos y políticos. Siento, que con la
concreción del CELAEG y al retomar la ESCOLAG, estoy cerrando el
ciclo más importante de mi vida, esa que ha estado aferrada, desde aque-
llos sueños de mi primera juventud, al ideal Bolivariano de hacer realidad
la integración y la unidad americana que, nunca como hoy, bajo el liderazgo
indiscutible e incuestionable del Presidente Chávez, ondea en el horizon-
te con la fuerza telúrica y los ecos que aún se escuchan, de las voces
libertarias de quienes entregaron todo por la independencia y la libertad
de nuestras naciones. A ellos, y a quienes como el Dr. Carlos Matus
Romo, nos han inspirado y estimulado en este difícil transitar, van dedica-
dos nuestros modestos esfuerzos por formar, en este paradisíaco y apaci-
ble lugar pleno de arboledas, cascadas y lagunas, a miles de latinoameri-
canos y caribeños, dispuestos a asumir, como un apostolado, responsabi-
lidades de gobierno, a favor de la estabilidad social, el equilibrio político
y el desarrollo integral, armónico, endógeno y sustentable de América, a
fin de evaporar, cuanto antes, la más mínima gota de pobreza y miseria de
nuestros pueblos e incrementar, al infinito, el bienestar colectivo, la cali-
dad de vida y la felicidad humana. Que así sea.

15 de diciembre de 2005

200
TUPAC CATARI HA VUELTO

Más de 500 años han transcurrido desde que los europeos se insta-
laron en estas tierras americanas e hicieron a este continente “suyo”.
Desde entonces, la historia de América Latina y el Caribe es contada a
través de los ojos de quienes, a la fuerza y sin piedad, usurparon el
poder perteneciente a nuestros verdaderos antepasados originarios: los
indígenas. Hoy la Historia de América Latina comienza a contarse dife-
rente y es que, la apertura en el juego político-diplomático de esta parte
del mundo, que hasta hace poco tiempo dominaba Estados Unidos, ha
permitido el afianzamiento de una nueva manera de hacer, que trascien-
de las fronteras en pro del desarrollo humano integral y social, por lo
que, coincidentemente o no, la proliferación de partidos políticos de
izquierda de tendencia verdaderamente socialistas, ha dado pie a la con-
solidación de gobiernos contrarios al sistema capitalista, instalado en
nuestra región. Este hecho, ha permitido que los pueblos, que antes eran
apabullados por gobiernos imperialistas, hoy se levanten en viva voz
para mostrarse y mostrar al mundo, las riendas de una verdadera y más
justa opcion de gobierno.
Bolivia es un caso ejemplar. El 90% de la población boliviana, es
indígena. Como aparece en el primer número de la Revista PAX, en Boli-
via: “existen dos naciones, la Aymará y la Quechua, con 40 etnias con
idiomas diferentes, de la que el 10% de la población que tiene el 46% de
la riqueza es en un 90% de origen blanco…la inversión social es conside-
rada como baja por la CEPAL, menor al 9% del PIB, donde la diferencia
entre ricos y pobres es de 270 veces y el ingreso mensual no supera los
200 dólares…donde la mayoría no ve una salida a su estado de pobreza y
atraso y generalmente los desvalidos son reprimidos, son defraudados por
sus dirigentes, son dejados a la vera del camino una y otra vez.”
Esta situación hizo que Bolivia levantara sus ojos al pasado. Hoy,
este país, cuenta con el primer Presidente de la República de origen

201
indígena, después de 500 años. Un gran paso para la verdadera emanci-
pación de nuestros pueblos. Recordando a Tupac Catari, quien se pro-
clamó “Salvador del pueblo Aymara”, podemos decir que él ha vuelto a
través de Evo hecho millones de indígenas que luchan por su dignidad
y mejores condiciones de vida.
Pero, al igual que los demás gobiernos latinoamericanos, Boli-
via debe comenzar a estructurar las herramientas y los instrumentos
que le ayudarán a gobernar con eficacia y eficiencia en una sociedad
cuya dinámica exige la solución de problemas reales y efectivos en
tiempos verdaderos. Sin un potente método de gobierno cualquier go-
bierno fracasa.
En este sentido, el asunto es aún mayor. Bolivia debe contar con
personal adecuado y preparado en el arte, las ciencias y en modernas
técnicas de gobierno, para complementar su sabiduría ancestral y
milenaria que les obliga a no mentir, no robar y no ser flojos.
De allí que, desde la Escuela Latinoamericana de Ciencias y Téc-
nicas de Gobierno (ESCOLAG), hoy convertida en un sueño hecho rea-
lidad, estamos a la orden del Presidente Chávez, para que, además de
los apoyos ofrecidos en la reciente visita del Presidente boliviano a nues-
tro país, le ofrezca, ipso facto, a nuestro hermano Evo Morales, los cur-
sos, especializaciones, doctorados y maestrías que le permitirán a su
Gabinete Ministerial, contar con potentes herramientas en la construc-
ción de una nueva sociedad, de “una Bolivia digna, soberana y produc-
tiva para vivir bien…donde existan principios de equilibrio, de justicia
y equidad”, como lo dijera Evo Morales en la entrevista que le hiciera
Miguel Ángel Méndez y Humberto Márquez en la Revista PAX. Pues,
al final de cuentas, nuestra gente merece mejores gobiernos y ello re-
quiere mejores gobernantes. Así evitaremos que las fuerzas del mal
derroten de nuevo al espíritu encarnado de Tupac Catari.

05 de enero de 2006

202
ISLA NEGRA Y MICHELE BACHELET

El poeta Neruda, Premio Nobel de Literatura, de la vida y la amis-


tad, compartió vecindad con mi recordado maestro Carlos Matus Romo,
en una montaña de piedra y arena reseca con mirada al septentrional y
anchuroso mar, allá, en la inolvidable e impresionante Isla Negra. En el
Quisco, Chile. Lugar, donde hoy, millones de turistas y admiradores de
“20 poemas de amor y una canción desesperada”, disfrutan de las ex-
centricidades humanas, del buen gusto y del cálido y creativo espacio
que albergó las fantasías, los sueños y esperanzas de uno de los más
importantes juglares de la Unidad Popular y la Revolución Pacífica y
Democrática Chilena que lideró y dignificó el compañero Presidente
Salvador Allende, ejemplo de quien compromete su vida a través de su
palabra. Esa que aún resuena en nuestros corazones: “… Trabajadores
de mi Patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres
este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse.
Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo
se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para
construir una sociedad mejor”. Nunca olvidaré estas palabras aprendi-
das de memoria, desde aquellos dolorosos días, en los que nuestros
hermanos chilenos fueron bombardeados por la barbarie del imperio, la
CIA y sus lacayos. Son esos recuerdos y emociones como estos, los que
nos pueden hacer transformar utopías en realidades concretas. Claro,
eso no basta. Es condición necesaria, pero no suficiente, ni aún la vo-
luntad, la fe y la convicción de que lo lograremos. Es imprescindible
apropiarnos de saberes científicos, métodos, técnicas, herramientas y
tecnologías de anticipación y transformación de la realidad que nos per-
mitan construir en nuestro consciente colectivo escenarios futuros a los
que podamos construirle viabilidad, para evitar, que por error u omi-
sión, por desconocimiento o ignorancia, otros, nos impidan avanzar con
la celeridad, la dirección y la profundidad deseada. Eso es parte de lo

203
que aprendí de quien fuera Ministro y Presidente del Banco Central de
Chile, el Dr. Carlos Matus Romo, desde finales de la década de los se-
tenta, cuando llegó exilado a Venezuela a instalarse en el CENDES y
luego en nuestras mentes y en nuestros corazones. Tajante lo dijo y lo
publicó en varios de sus libros: “En Chile, no estábamos preparados
para gobernar, cuando llegamos al gobierno” De modo, que el asunto no
es sólo “tomar el poder” o asumir el gobierno (que son dos cosas distin-
tas), sino que hay que saber dominar las Ciencias y Técnicas de Gobier-
no y tener la capacidad no sólo de “obtener”, sino también de “contro-
lar” y regular los inevitables juegos de poder humano. Desde Isla Ne-
gra, el maestro Matus, trató de ayudar a formar y capacitar, a los futuros
gobernantes de América Latina y el Caribe. Allí estuvimos, en noviem-
bre de 1997 (Planificación y Gobierno) y en Marzo de 1998 (Teoría del
Gobierno y del Juego Social), compartiendo con el maestro sus dos úl-
timos cursos, antes de su silencio final (21 de diciembre de 1998). Allí,
en Isla Negra, conocimos de cerca a Chile, a través de los gestos solida-
rios de una familia de campesinos, acariciadores de frutas, que me al-
bergaron y me llenaron de afectos en el Quisco, mientras leía, medita-
ba y soñaba con un Chile y una Venezuela reivindicada. Con ellos aprendí
que Chile, no es sólo Neruda, Allende o Matus. Que Chile, no es sólo
Bernardo O´Higgins, Miguel Enriquez, Francisco Bilbao, Luis Emilio
Recabarren o Marmaduque Grove Vallejo. Chile, es también su gente
trabajadora y estudiosa, culta y decente, que en el anonimato, sueña y
trabaja por un mundo mejor. Al pueblo chileno dedique mi primer li-
bro. Ahora, a sus hombres y mujeres, a la sonrisa de sus niños y sus
niñas, a su poesía, al recuerdo del canto de Victor Jara, a Pedro y María,
a todos y todas ellas, y en especial a Michelle Bachellet, Presidenta
electa de Chile, les deseo profundamente el mayor de los éxitos.

19 de enero de 2006

204
¡BUEN TRABAJO EN EQUIPO!

Se cumplieron las metas trazadas. Las promesas y los compromi-


sos, fueron cumplidos oportunamente, a cabalidad, con una puntualidad
sorprendente y con una limpieza ejemplar, a pesar de los detalles pen-
dientes. Es un ejemplo a seguir y una demostración palpable de que sí
podemos lograrlo. Se demostró que, si fluyen los recursos necesarios y
trabajamos en equipo y coordinadamente, podemos conseguir metas
ambiciosas. El juramento de abrir la carretera en el tiempo previsto por
el Ministerio de Infraestructura, fue asumido a total plenitud por el
Gobierno Nacional. Con un envidiable trabajo en equipo. Con una coor-
dinación ministerial que bien merece el aplauso y el reconocimiento de
todos nosotros. Hoy Vargas y Caracas vuelven a comunicarse
fluidamente. La apertura de la autopista, el domingo 26 de febrero, hizo
que miles de vacacionistas activaran, nuevamente, la economía de este
estado del litoral central, que la historia ha golpeado tan duramente en
varias oportunidades. A las 11 a.m, de ese inolvidable día, el titular del
Minfra, Ramón Carrizalez, junto con el Alcalde Metropolitano; el Al-
calde del Municipio Libertador; el Ministro de Interior y Justicia y el
Ministro de Comunicación e Información, inauguraron la tan esperada
vía en cuya realización se invirtieron 23 mil 200 millones de bolívares,
participaron 260 obreros y 40 empleados dedicados a los trabajos du-
rante las 24 horas, en dos turnos. Los organismos ejecutores de la obra
han garantizado la estabilidad del terreno sobre el cual se asienta la vía
y la seguridad en todos sus puntos. Éste es un verdadero y tangible triunfo
para el pueblo de Venezuela. Aquí venció el compromiso, la organiza-
ción y la voluntad de alto nivel, que permitió llevar este proyecto ade-
lante, para bien del pueblo, para beneficio de las mayorías y para satis-
facción de muchos. El Gobierno Venezolano ha logrado demostrar, nue-
vamente, la eficacia y la eficiencia del trabajo en equipo. Con un tren
ministerial que en momentos de contingencia, se sabe constituir y cono-

205
ce el sentido de la obligación y la responsabilidad en conjunto. Así es
como debemos trabajar en todos los ámbitos de la administración públi-
ca, sin competencias desleales y envidias institucionales, conscientes de
la trascendente responsabilidad que tenemos por delante. Algunos me-
dios de comunicación, durante la ejecución de este arduo trabajo, juga-
ron al fracaso de esta iniciativa que beneficia a la población, sin embar-
go, le dimos una estocada al complot comunicacional que aún se man-
tiene en Venezuela. No pudieron, ni podrán, derrotar la vocación a favor
del pueblo que impera en el Gobierno Nacional. Por ello, desde aquí,
desde estos paisajes parameros de Uribante Caparo, en el estado
Táchira, que recogen nuestros esfuerzos en la construcción de lo que
será la “autopista de la planificación y el gobierno” en lo que es ya la
Escuela Latinoamericana y del Caribe de Ciencias y Técnicas de Go-
bierno (ESCOLAG), celebramos junto a Chávez y felicitamos al ma-
gistral equipo gubernamental que le acompañó en este trabajo, por la
excelente coordinación, la exacta administración del tiempo, el engra-
naje perfecto de esfuerzos, la suma de voluntades, la correcta y justa
repartición de corresponsabilidades, la cabal información y la diligen-
te inmediatez con que se realizaron y culminaron los trabajos que con-
siguieron aperturar la vía alterna que comunica a la ciudad capital con
el estado Vargas. El pueblo venezolano, hoy más que nunca, sabrá
reconocer el esfuerzo que hizo todo un equipo de trabajo para lograr ¡a
tiempo! tan ardua tarea. Si continuamos así, dando ejemplo de compro-
miso con nuestro pueblo, convirtiendo los sueños, planes y proyectos en
realidad y oportunamente, seguro lograremos nuestra ambiciosa meta:
¡Pobreza cero antes del 2021!

20 de febrero de 2006

206
SELECCIÓN Y ROTACIÓN MINISTERIAL

Hace poco se produjo un nuevo cambio ministerial. A pesar de


que, para el propio Presidente Chávez, ese era el mejor equipo que él
había tenido en sus siete años de gobierno. No podemos asegurar que
este sea el último nombramiento de ministros y ministras. Si algo ha
caracterizado a muchos gobiernos nacionales y regionales en América
Latina y el Caribe, es la alta rotación del equipo de gobierno que acom-
paña a los Presidentes, a los Gobernadores e incluso a los Alcaldes. El
gobierno venezolano no es la excepción. Aunque sería deseable lo con-
trario. En una estructura del Estado rígida, paternalista, presidencialista,
burocrática y altamente corrompida, esto es muy grave, pues le resta
eficiencia y eficacia a la acción de gobierno e incrementa sus costos
económicos y políticos. Existen países en los que la rotación guberna-
mental no es relevante pues su impacto es insignificante, dado que la
genoestructura política, administrativa e institucional es sólida y esta-
ble. No es nuestro caso. Lo estamos experimentado con Chávez. De-
pendemos, casi exclusivamente, del carisma, la inteligencia, el humor,
la intuición, el juicio racional, la creatividad y en resumen, de la capaci-
dad personal del Presidente ¿Qué sería de Venezuela sino existiera
Chávez? Pienso que no debemos hacer depender, un proceso tan impor-
tante como el que se vive, de una sola persona, por muy inteligente o
bondadosa que sea. El propio Chávez asi lo ha reclamado, cuando reco-
noce que sin organización y poder popular en movimiento, esta revolu-
ción no irá para el baile. Extrapolando esta apreciación, tampoco debe-
ríamos depender en los Ministerios de una persona, si existiera estabili-
dad, fortaleza y capacidad institucional de gobierno. Ahora bien, ¿exis-
te elevada capacidad institucional de gobierno en Venezuela? Me atrevo
a asegurar que no. Por razones que he expuesto en otros artículos, estoy
convencido que existe una baja capacidad personal, institucional y mi-
nisterial de gobierno y así no se puede gobernar bien. Máxime, si no

207
existe un buen método de gobierno ¿Acaso es importante el método?
¡Claro que sí! Sin un potente método de gobierno, tendremos menos
probabilidad de dar en el blanco para lograr: pobreza cero antes del
2021. Por ello, debemos revisar con detenimiento y con rigor ¿cuáles
han sido las causas de la alta rotación ministerial y cuáles sus conse-
cuencias? Recomiendo al señor Presidente y al equipo de asesores que
lo acompañan, que reflexionen sobre: ¿Cuáles son los criterios que uti-
lizan para cambiar y para seleccionar a un ministro? ¿Quién o quiénes
deben evaluar y hacer seguimiento a la gestión de un ministro y con qué
criterios de evaluación? Pienso que son cinco las áreas de evaluación,
de un ministro o ministra, para poder “gobernar con los mejores”. Aun-
que asumamos criterios de amistad, género, filiación partidista, grado
e influencia militar, capacidad retórica o habilidad para estar en el sitio
y en el momento oportuno. Debería tomarse más en cuenta parámetros
como: adecuada capacidad técnica en el área, alta competencia Política
(con mayúsculas), demostrada honestidad y lealtad, elevada calidad
humana y capacidad para trabajar duro y aguantar el tren de trabajo de
Chávez. ¿Los ministros salientes satisfacían estos criterios? o ¿Fueron
desleales, insensibles, ineficientes, flojos, robaban o mentían? No lo sé.
Ojalá Chávez evite la rotación y los enroques de sus ministros. El traba-
jo en equipo y la continuidad de una política es importante. Por nuestra
parte, nos disponemos a ayudar a formar con buenas teorías y métodos,
a través de la Escuela Latinoamericana y del Caribe de Ciencias y Téc-
nicas de Gobierno (ESCOLAG), a más y mejores gobernantes a favor
del verdadero poder popular. Ojalá contemos con el apoyo consciente
de los beneficiarios.

06 de marzo de 2006

208
ELECCIONES EN AMÉRICA LATINA

Según muchos especialistas, los latinoamericanos comenzamos a


definir un nuevo modelo para la región. El año 2006, es un año electoral
para muchos países de América Latina y, en efecto, ya eligieron presi-
dente y nuevos parlamentarios, los países de Bolivia y Chile. Pronto lo
harán Colombia, Ecuador, México y Venezuela. Como podemos ver, un
año con una intensa agenda electoral que da señales diversas respecto al
rumbo de Latinoamérica. Y es que los cambios políticos y el realce de
aspectos sociales en los gobiernos electos, han generado un nuevo pa-
norama. Por ello, cabe preguntarse si en Latinoamérica se señala una
nueva tendencia izquierdista. Dando una mirada al panorama electoral
de la región, vemos que las consecuencias del manejo político y social
de los gobiernos con tendencias capitalistas, han inclinado la balanza de
las proyecciones electorales hacia la apertura de una nueva visión so-
cial, producto, a su vez, del agotamiento de dicho modelo económico, y
al no haber dado solución a los problemas de crecimiento y desarrollo
de los países tras haberse ampliado los índices de pobreza a nivel latino-
americano. Esto, ha marcado la diferencia en las distintas elecciones
que se han llevado a cabo en América Latina, con una propensión que
señala la vocación del electorado por la reestructuración política, social
y económica de los planes de gobierno, de manera que conlleven a la
creación de nuevas y mejores oportunidades de desarrollo para los paí-
ses Latinoamericanos.
En el Perú los procesos electorales, más que definir las preferen-
cias de la población y establecer gobiernos representativos, han abierto
aún más las heridas causadas por las enormes desigualdades y
disconformidades. Una y otra vez, los períodos electorales han resulta-
do ser épocas traumáticas en las que la violencia y la exclusión han
definido el carácter de las contiendas. El retorno de la democracia en
1980 y la apertura del voto a los analfabetas, si bien significó la acepta-

209
ción de la ciudadanía formal para todos, no han sido la cura para el mal
de la violencia política.
En el proceso actual, en el que Perú encamina su rumbo tras la
decisión electoral, cabe seguir proponiendo, desde esta tribuna llamada
Escuela Latinoamericana de Gobierno, y al igual que como lo hiciéra-
mos con el hermano Evo Morales, la formación en técnicas y ciencias
de gobierno, que coadyuven al mejoramiento de las capacidades de go-
bierno, en tiempos en los que se debe gobernar en una sociedad tan
cambiante y compleja. Propuesta que se mantiene en cualquier escena-
rio, dada la necesidad que tenemos, como gobernante y como pueblo,
de elevar significativamente los niveles de eficacia y eficiencia de los
proyectos de gobierno y de la gobernabilidad de nuestros dirigentes.
Cuando se acabe el ciclo de las elecciones que arrancaron en el
último trimestre del año 2005 y que van a terminar el 3 de diciembre en
nuestro país, prácticamente el 80% de la población latinoamericana ha-
brá ido a elecciones, con un fortalecimiento de las directrices izquier-
distas que vienen asentándose en muchos países. Un mejoramiento en
las cifras económicas de la región que celebraron un crecimiento por
encima del 4% en 2004, han generado ciertos consentimientos para que
gobiernos como los de Venezuela y Brasil disientan abiertamente con la
Casa Blanca sin tener repercusiones financieras, como antes hubiera
sucedido. América Latina reclama, hoy más que nunca, madurez políti-
ca y, con la aprobación de Washington o no, los latinoamericanos empe-
zaron a definir un nuevo espectro de la región. El desempeño de los
nuevos gobernantes es lo que determinará si los flagrantes escenarios
serán sinónimo de prosperidad y desarrollo.

06 de abril de 2006

210
¡NO NOS ENCALAMOQUEMOS!

En mi tierra natal, cuando alguien anda confundido o enredado,


suele decírsele: “estáis encalamocao”, para hacerle ver que debe clarifi-
car mejor lo que dice, piensa o se propone hacer. Pues bien, ahora que
estamos a punto de entrar en el climax de la lucha política y en el terre-
no del juego electoral o en el cuadrilátero de pelea al que quieren llevar-
nos los tres mosqueteros, debemos tener cuidado, los que aspiramos
seguir gobernando a favor de las grandes mayorías excluidas, de no de-
jarnos encalamocar por los “adversarios” internos y mucho menos, por
aquellos que quieren dividirnos y dirigirnos desde el exterior, con la
intención de lograr un “knock out” en medio de la refriega ¿Por qué
hago este alerta?
En una entrevista que le hiciera Marta Harnecker a Chávez, publi-
cada hace años, en el libro “Un Hombre: Un Pueblo”, el Presidente
reconoció: “Yo creo que un movimiento como el nuestro debería haber
tenido ya seleccionados y preparados, cuando ganamos las elecciones
de 1998, a buena parte de los nuevos funcionarios…hemos cometido
muchos errores como el nombramiento de personas no siempre las más
adecuadas. Yo creo que un partido que tenga un proyecto como el
nuestro…debería llevar adelante un proceso de preparación de los cua-
dros que deberían asumir tareas de gobierno para que éstos puedan
ocupar eficientemente estos espacios. Este debe ser un proceso meticu-
loso, realizado con tiempo, que incluya capacitación, cursos,
etcétera…En esto nos faltó a nosotros previsión, planificación y toda-
vía tenemos grandes deficiencias en la formación de los empleados pú-
blicos. Necesitamos una buena escuela para la formación del funciona-
rio público”.
Por eso, ya que tenemos asegurado el triunfo electoral. No nos
distraigamos en peleas subalternas. Establezcamos prioridades. Selec-

211
cionemos y formemos rápido y con calidad al nuevo servidor público y
diseñemos el Programa de Gobierno con la participación popular.
La Cibernética, palabra que varias veces Chávez ha mencionado y
explicado, es una palabra de origen griego, cuyo significado original es
timonel. Se refiere a persona experta en controlar y coordinar remos,
timón y velas. Más tarde fue recreada por Norbert Wiener, uno de los
científicos más importantes del siglo XX, quien rescató la palabra para
denotar lo que él definió como “la ciencia del control y la comunicación
en la máquina y el animal”. Pues bien, necesitamos apropiarnos de los
conceptos de Cibernética en sus múltiples usos y en especial, el que
tiene que ver con su aplicación a las llamadas “Ciencias y Técnicas de
Gobierno”, en las que han aportado sus conocimientos insignes intelec-
tuales como Carlos Matus, Waldemar de Gregori y Yekezl Dror, entre
otros. ¿Y por qué debemos hacerlo pronto? Porque si investigamos con
detenimiento la historia de las revoluciones en el mundo, ellas han fra-
casado no tanto por no poder “tomar desde arriba” o “construir desde
abajo” el poder gubernamental, sino por la debilidad en la formación
teórica e ideológica y en la incapacidad tecno-política, de quienes han
dirigido los procesos revolucionarios. Comencemos pues, junto al pue-
blo, a preparar gente honesta y leal que acompañe al Presidente a partir
del 2007. Para que no tenga que verse nuevamente forzado a cambiar de
funcionarios a cada rato, creando discontinuidades innecesarias. Para
que podamos cumplir bien, con las ofertas electorales y el proyecto de
transformación revolucionaria. Estamos motivados a ayudar, desde la
Escuela Latinoamericana y del Caribe de Ciencias y Técnicas de Go-
bierno (ESCOLAG), para contribuir a formar equipos de gobierno de
alto desempeño. Nos negamos a continuar participando en esos juegui-
tos electorales y de lucha por cargos y carguitos, que lo que hace es
reproducir la lógica y los valores de la sociedad inhumana e injusta que
queremos transformar. El talento sin probidad es un azote. La probidad
sin talento, también es una pena. Moral y luces son nuestras primeras
necesidades.

27 de abril de 2006

212
¿CÓMO FINANCIAR A INDOAMÉRICA?

El Presidente Chávez, acaba de sugerir la constitución de una Con-


federación de Países, Movimientos y Organizaciones Indígenas a favor
de la Indo-Andinidad. Esto me hizo recordar lo que ha venido plantean-
do el Dr. Waldemar de Gregori, sociólogo e intelectual brasileño: “Más
que un movimiento latino-americano y caribeño, deberíamos promover
un movimiento Indoamericano que construya la Quinta Amerindia”.
Recordamos entonces, la intervención del Cacique Guaicaipuro
Cuauhtemoc ante la reunión de Jefes de Estado de la Comunidad Euro-
pea al cumplirse los 500 años del “descubrimiento”. Allí, con altiva
reciedumbre y legítima e inocultable autoestima ancestral, expuso: “Aquí
pues yo, Guaicaipuro Cuauhtemoc, he venido a encontrar a los que ce-
lebran el encuentro. Aquí pues yo, descendiente de los que poblaron la
América hace cuarenta mil años, he venido a encontrar a los que la
encontraron hace solo quinientos años. Aquí pues, nos encontramos
todos. Sabemos lo que somos, y es bastante…El hermano aduanero eu-
ropeo me pide papel escrito con visa para poder descubrir a los que me
descubrieron. El hermano usurero europeo me pide pago de una deuda
contraída por Judas, a quien nunca autoricé a venderme. El hermano
leguleyo europeo me explica que toda deuda se paga con intereses aun-
que sea vendiendo seres humanos y países enteros sin pedirles consen-
timiento. Yo los voy descubriendo. También yo puedo reclamar pagos y
también puedo reclamar intereses. Consta en el Archivo de Indias, pa-
pel sobre papel, recibo sobre recibo y firma sobre firma, que solamente
entre el año 1503 y 1660 llegaron a San Lucas de Barrameda 185 mil
kilos de oro y 16 millones de kilos de plata provenientes de América.
¿Saqueo? ¡No lo creyera yo! Porque sería pensar que los hermanos cris-
tianos faltaron a su Séptimo Mandamiento ¿Expoliación? ¡Guárdeme
Tanatzin de figurarme que los europeos, como Caín, matan y niegan la
sangre de su hermano! ¿Genocidio? Eso sería dar crédito a los calum-
niadores, como Bartolomé de la Casas… ¡No! Esos 185 mil kilos de oro

213
y 16 millones de kilos de plata deben ser considerados como el primero
de muchos otros préstamos amigables de América, destinados al desa-
rrollo de Europa. Lo contrario sería presumir la existencia de crímenes
de guerra, lo que daría derecho no sólo a exigir la devolución inmedia-
ta, sino la indemnización por daños y perjuicios…Tan fabulosa exporta-
ción de capitales no fueron más que el inicio de un plan
“Marshalltesuma”, para garantizar la reconstrucción de la bárbara Eu-
ropa, arruinada por sus deplorables guerras contra los cultos musulma-
nes, creadores del álgebra, la poligamia, el baño cotidiano y otros
logros superiores de la civilización. Por eso, al celebrar el Quinto Cen-
tenario del Empréstito, podremos preguntarnos: ¿Han hecho los her-
manos europeos un uso racional, responsable o por lo menos producti-
vo de los fondos tan generosamente adelantados por el Fondo
Indoamericano Internacional? Deploramos decir que no. En lo estraté-
gico, lo dilapidaron en las batallas de Lepanto, en armadas invencibles,
en terceros reichs y otras formas de exterminio mutuo, sin otro destino
que terminar ocupados por las tropas gringas de la OTAN, como en
Panamá, pero sin canal. En lo financiero, han sido incapaces, después
de una moratoria de 500 años, tanto de cancelar el capital y sus intere-
ses, cuanto de independizarse de las rentas líquidas, las materias primas
y la energía barata que les exporta y provee todo el Tercer Mundo. Este
deplorable cuadro corrobora la afirmación de Milton Friedman según
la cual una economía subsidiada jamás puede funcionar y nos obliga a
reclamarles, para su propio bien, el pago del capital y los intereses que,
tan generosamente hemos demorado todos estos siglos en cobrar. Al
decir esto, aclaramos que no nos rebajaremos a cobrarle a nuestros her-
manos europeos las viles y sanguinarias tasas del 20 y hasta el 30 por
ciento de interés, que le cobran a los pueblos del Tercer Mundo. Nos
limitaremos a exigir, la devolución de los metales preciosos adelanta-
dos, más el módico interés fijo del 10 por ciento, acumulado solo du-
rante los últimos 300 años, con 200 años de gracia…” Con todo esto
que nos adeudan, los países europeos y ahora los del norte, podría fi-
nanciarse la ¡Confederación de Pueblos Indoamericanos hacia la Quin-
ta Amerindia!

29 de mayo de 2006

214
MÁS Y MEJORES GOBERNANTES

Cuando nos preguntan: ¿Qué pretendemos con la Escuela Latinoa-


mericana y del Caribe de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG)?
Inmediatamente respondemos, sin dar muchos rodeos hermenéuticos,
epistemológicos, prosopopéyicos o paradigmáticos, que el propósito
fundamental es: “Contribuir a formar más y mejores gobernantes”. In-
mediatamente brotan en las mentes de nuestros interlocutores y también
de nosotros mismos, numerosas interrogantes: ¿Qué significa gober-
nar?, ¿Qué caracteriza a un buen gobernante?, ¿Por qué y para qué ne-
cesitamos más y mejores gobernantes?, ¿Cuántos gobernantes tene-
mos y cuántos se necesitan?, ¿Puede el pueblo llegar a ser su propio
gobernante o siempre necesitará que otros lo gobiernen?, ¿Cómo ha-
cer para mejorar la capacidad de gobierno de los actuales gobernantes
y para formar nuevos y mejores gobernantes?, ¿Es posible formarlos
con ciencias, técnicas y tecnologías “hechas en Latinoamérica” o es-
tamos obligados a importarlas del extranjero?, ¿Es posible gobernar
mejor que como lo hacemos hoy?, ¿Qué criterios utilizar para selec-
cionar o elegir a los candidatos a ser buenos gobernantes?, ¿Qué ca-
racteriza al buen gobierno?
Gobernar, según el Pequeño Larouse, es una palabra que proviene
del latín, gubernare: gobernar una nave. Es decir, está asociada a la idea
de dirigir, manejar, conducir, guiar una embarcación. Suele referirse a
la acción de: “Administrar y tener el mando de un territorio o una colec-
tividad”. Gobernar, también está relacionada con la palabra griega:
kybernan. Cuya traducción es Cibernética, es decir: “Ciencia que estu-
dia los mecanismos de comunicación y de control en los sistemas elec-
trónicos y en los seres vivos”.
Gobierno, vendría a ser la acción de gobernar, administrar, diri-
gir, guiar, conducir…Y Gobernante, resulta ser “la persona que go-

215
bierna un país o forma parte de un gobierno” y un Gobernador o Go-
bernadora, es, sencillamente, quien gobierna. Por supuesto, estos son
significados restringidos y parciales de estas palabras sobre las que
hay que profundizar.
De todos modos, esto nos da una primera aproximación de lo que
pretendemos con la ESCOLAG: Formar más (suponemos que faltan) y
mejores gobernantes (aspecto cualitativo) para que aprendan y acumu-
len conocimientos, habilidades y destrezas, a través de la activación
neuronal de todo su cerebro, que les permita: conducir, dirigir, guiar,
administrar un territorio, un proyecto o un colectivo.
Pudiéramos razonar entonces que, un buen gobierno y un buen go-
bernante es aquel que es capaz de conducir una nave a puerto seguro. Ese
puerto es una direccionalidad que nos la da el Programa o Proyecto de
Gobierno ofrecido, que debe ser traducido luego en un Plan viable de
acción, en el que deben quedar explícitas las coordenadas del puerto al
que nos hemos propuesto llegar (objetivos, metas o vector de resultados).
Estamos convencidos, de que es necesario y posible gobernar me-
jor en América Latina y el Caribe, y además, en el mundo. Venezuela,
viene dando ejemplo de ello, aunque aún le falta mucho por mejorar. No
es lo mismo gobernar, con vientos desfavorables, sin visibilidad, sin
combustible y sin bastimentos, que hacerlo en medio de la bonanza, con
cielo despejado y en favorables condiciones. Los elevados precios del
petróleo y de recaudación de impuestos, las torpezas de la oposición
(incluyendo la del exterior), el liderazgo indiscutible del Presidente
Chávez y de algunos miembros de su equipo de gobierno, el despertar
de la población que ha asumido su rol protagónico e incluso, la suerte
que nos ha acompañado, pueden estar ocultando una imperceptible rea-
lidad: No estamos gobernando con eficiencia. Lo podemos hacer mu-
chísimo mejor. Necesitamos elevar, cuanto antes, la capacidad personal,
comunitaria e institucional de gobierno. No basta mantener y adminis-
trar el poder.
Hay que gobernar mejor, para no continuar arando en el mar. Para
lograr un alto índice de felicidad del pueblo, estabilidad política y social.
Si no lo hacemos ahora, la corrupción y la burocracia nos devorarán.

21 de junio de 2006

216
VIVIENDAS: ¿UNA MISIÓN IMPOSIBLE?

Existe, según cifras oficiales, un déficit cercano a dos millones de


viviendas. La única manera, según la Cámara Venezolana de la Cons-
trucción, de garantizar “Viviendas para todos” es lograr una meta de
200 mil viviendas por año durante un período de 20 años. Es decir,
cumpliremos alrededor del 2030 con la satisfacción de esta aspiración,
si, y sólo si, logramos y mantenemos este ritmo de crecimiento sosteni-
do. De lo contrario, según la mayoría de los analistas, será imposible
lograr un déficit cero. Por ello, sostuve en diciembre de 1998, en el
equipo de trabajo, coordinado por Willmar Castro Soteldo y William
Fariñas, al que me invitó a participar Luis Reyes Reyes, que el tema de
la vivienda era uno de los retos más importantes del gobierno que se
iniciaba. Pasé por necio, radical, imprudente e impertinente, al querer
hacerles ver, a un grueso número de “expertos y especialistas”, que no
resolveríamos nunca el tema de la vivienda en Venezuela, con el Méto-
do FODA o DOFA o definiendo la Misión y la Visión del nuevo Minis-
terio de Infraestructura o la nueva organización que se quería diseñar
para el abordaje del tema de la Vivienda. Me pidieron un nombre para
dirigir INAVI y no sólo les di nombres, sino que, con nuestros propios
recursos y dejando atrás familiares y compromisos laborales, fuimos a
Caracas a ponernos a la orden, voluntaria y solidariamente, para contri-
buir a la solución de una de las causas que impiden derrotar la pobreza
y la miseria en nuestro país. Por los resultados obtenidos, hasta ahora,
hemos avanzado muy poco.
Expresamos, a quienes después dirigieron desde distintos cargos,
al Ministerio de Infraestructura y a las organizaciones relacionadas con
la vivienda, que el problema no era sólo construir viviendas, que el asunto
era hacerlas en un entorno adecuado (hábitat), que el reto era hacer vi-
viendas para seres dignos, o viviendas dignificantes, que permitieran
elevar la dignidad de sus habitantes. Dijimos que había que procesar

217
adecuadamente el problema de la vivienda y darle prioridad como polí-
tica de Estado, identificando con precisión los actores y fuerzas sociales
que participan en el juego, que son los que determinan, en última ins-
tancia, el resultado final del mismo. Sugerimos, en esa inolvidable ex-
periencia, que había que determinar el vector de definición del proble-
ma y el vector de resultados en los próximos 50 años; que estábamos
obligados a identificar y enfrentar los nudos críticos (la escasez de
insumos básicos y la fluidez de recursos financieros parecen ser sólo
dos de ellos), para poder diseñar proyectos estratégicos y operaciones
que “disolvieran” este problema, dijimos que había que estar claros y se
debía alertar, al recién electo Presidente, de las consecuencias actuales
(de la época) y las potenciales (que ahora vivimos y otras que vendrán),
que debíamos analizar las condicionantes históricas y los factores
exógenos que influyen de manera directa e indirecta sobre el problema.
Los invitamos a hacer un ejercicio prospectivo, a diseñar escenarios y
planes de contingencia frente a eventuales sorpresas.
Como venía de realizar un Master Internacional en Creatividad,
me pareció necesario hacerles ver que teníamos, y tenemos, que inven-
tar, adaptar, innovar, recrear, imaginar y visualiza nuevos métodos cons-
tructivos, uso de materiales, etc. Dijimos, dijimos, dijimos ¡Y como si
no fuera con ellos! Hace poco, traté de acercarme a Julio Montes y lue-
go a Luis Figueroa para alertarlos y, lamentablemente, no corrí con suerte.
Estoy convencido, que muchos de los problemas y necesidades del país,
sólo se resolverán hasta que el Presidente Chávez y su equipo de Go-
bierno, incluyendo sus gobernadores y alcaldes, así como las directivas
de los partidos y las organizaciones sociales que lo apoyan, se armen,
no de fusiles Kalashnikov o aviones Sukhoi, sino de potentes métodos y
técnicas de gobierno, que nos permitan gobernar para la felicidad, no
para la guerra, la destrucción y la miseria.

13 de julio de 2006

218
EL TRIÁNGULO DE GOBIERNO

No es sólo la capacidad individual, institucional y colectiva de


gobierno, la que determina, en última instancia, los resultados favora-
bles o desfavorables de la gestión de un gobierno. Frente a un programa
o proyecto de gobierno ambicioso o revolucionario, necesitamos alta
gobernabilidad y elevada capacidad de gobierno para hacerlo realidad.
Poco podemos lograr, si es baja la gobernabilidad y la capacidad para
gobernar procesos complejos, dinámicos, cambiantes y plenos de incer-
tidumbres. Existe una íntima relación e interconexión, entre estas tres
variables: Proyecto de Gobierno (PG), Gobernabilidad (G) y Capacidad
de Gobierno (CG). En buena medida, el PG y la CG dependen, muchos
más que la G, de nuestra voluntad y decisión. Somos los arquitectos,
ingenieros y constructores de la obra que ofrecemos cumplir. Podemos
diseñar los programas, proyectos, operaciones o acciones, así como los
objetivos o metas que aspiramos alcanzar, pues ellos dependen, en gran
medida, de nuestra decisión. Los podemos hacer solos o acompañados.
Podemos diseñarlos junto a un grupo de especialistas y/o pulsar la opi-
nión de numerosos profesionales, comunidades organizadas, empresa-
rios, militares, universitarios, etc. Podemos someter a la consideración
del pueblo una idea o podemos escucharlos para sacar nuestras propias
conclusiones y traducirlas en un PG. Lo que no depende sólo de nuestra
voluntad, es que el PG se cumpla según lo planificado. El PG es una
apuesta a futuro, que se cumplirá o no, en un contexto o escenario sobre
el cual no tenemos total control. Éste, dependerá, en gran medida, de la
CG y de la G. Y, de estas dos variables, será la CG, la que determinará,
en última instancia, los resultados del PG. Si poseemos elevada CG,
tendremos mayor probabilidad de garantizar elevada G. Es decir, a ma-
yor CG, existe mayor probabilidad de controlar variables relevantes.
Aunque, muchas veces, esas variables podamos controlarlas por azar o
casualidad. Ejemplo de ello es: el incremento o disminución sorpresiva

219
del precio de un producto de exportación, como el petróleo; la incapaci-
dad y desaciertos de quienes se oponen a nuestro PG; las conspiracio-
nes, saboteos, movilizaciones u otras acciones que desvien nuestro foco
de atención y los esfuerzos institucionales y colectivos a favor del PG.
Lamentablemente, la mayoría de los políticos, que se forman sólo en la
práctica político-social, sin formación ideológica y teórica ni en el Arte,
las Ciencias y Técnicas de Gobierno, terminan siendo unos ignorantes
al cubo, es decir: no saben que no saben de lo poco que saben. Dicho de
otro modo, tan pronto “toman el poder” o asumen un cargo y se acos-
tumbran a sus privilegios y se rodean de aduladores y genuflexos, ter-
minan creyendo que todo lo saben. Hasta el más mínimo detalle del
conocimiento científico, intuitivo o esotérico. Incluso, lo que es más
grave aún, terminan pensando que son expertos en Gobernar. Todo se
desmorona, cuando les toca evaluar con rigor los resultados de su ac-
ción de gobierno. Entonces se apela a los productos intermedios para
tratar de ocultar, el fracaso de su gestión. Vamos a estar claros, no es
solamente la ganancia o perdida de unas elecciones la que determina el
éxito de una gestión. A veces, podemos hacerlo bien y, sin embargo,
perder una justa electoral. Por el contrario, podemos haber jugado mal y
podemos volver a ganar unas elecciones. De modo que, nuestra valora-
ción del éxito o fracaso de una gestión no depende sólo del éxito o
fracaso de unas elecciones, aunque este sea un indicador importante. El
éxito dependerá, de cuanto hemos logrado avanzar en la dirección del
cambio que nos habíamos propuesto en nuestro Programa o Plan de
Gobierno (PG). Se justifica, moralmente, llegar y permanecer como
gobernantes, sólo si se garantiza que se cumplan los sueños y esperan-
zas de nuestro pueblo.

07 de noviembre de 2006

220
¡MUCHAS GRACIAS, RONALD!

–¡Aló!– Te habla Ronald Blanco La Cruz, un amigo común me dio


su teléfono y muy buenas referencias suyas, queremos proponer a Chávez
su nombre como posible Ministro de Educación. –¿Cómo dice? –Pre-
gunté sorprendido– Me temblaban las piernas y no encontraba qué de-
cirle y entonces, volví a la realidad, y le dije: “Agradezco que usted me
esté llamando. Disculpe, no me siento capaz de asumir semejante res-
ponsabilidad. Además, si queremos hacer algo serio y trascendente, no
soy la persona más indicada. Le prepongo, para ese elevado cargo, a la
Dra. Imelda Rincón, quien fue Rectora de LUZ. Me ofrezco, eso sí, para
ayudar a formar redes sociales y organizar a las comunidades con el
Método Altadir de Planificación Popular (MAPP) y transferir mis mo-
destos conocimientos para formar a los nuevos gobernantes en el Méto-
do de Planificación Pública o Situacional del Dr. Carlos Matus”. Así,
con este diálogo, conocí a Ronald, teniendo como promotor a mi amigo
del alma, el Ing. Willmer Sánchez. Al otro día, por insistencia de Ronald,
salí para Caracas a encontrarme con él para incorporarme a un equipo
de trabajo que presentó, el 20 de diciembre de 1998, en la Viñeta, al
recién elegido Presidente, una propuesta para que se seleccionaran to-
dos los miembros directivos y funcionarios públicos, por concurso pú-
blico y en forma transparente y democrática: “Para que Chávez, gobier-
ne con los mejores”, exclamabamos Ronald y un equipo en el que parti-
cipaban: Iván Freites, Ramón Moreno y Edgard Hernádez Beherens.
Luego, por instrucciones de Ronald y decisión mía, no participé en la
Comisión Nacional de Enlace del Ministerio de Educación, sino que lo
ayudé a elaborar el Proyecto de la Oficina de Atención al Ciudadano,
que hoy entiendo que funciona en Miraflores y en la Gobernación del
Táchira. Más tarde, fui a formar parte del equipo que creó el Ministerio
de Infraestructura, después me pidieron que los acompañara al Fuerte
Tiuna, para iniciar el vínculo entre los militares y los civiles, a través del

221
Proyecto País, que luego se convirtió en el Plan Bolívar 2000. Justo, en
agosto de ese año, vine al Táchira para concursar como su Director de
Planificación y Presupuesto, luego acepté la Presidencia de la Corpora-
ción de Desarrollo de los Andes (Corpoandes) Y, durante el saboteo
petrolero fui a PDVSA para acompañar a Félix Rodríguez y al Ministro
Rafael Ramírez, hasta que se dio una circunstancia que permitió regre-
sar al Táchira para hacer realidad mi verdadero sueño: La Escuela Lati-
noamericana y del Caribe de Ciencias y Técnicas de Gobierno
(ESCOLAG). En todo este transitar, Ronald Blanco La Cruz, ha sido
para mi un ejemplo a seguir, por su honestidad, compromiso patriótico,
sensibilidad social, espiritualidad y perseverancia en los ideales en los
que cree. Ha sido el principal apoyo moral y político para hacer reali-
dad este sueño. A él debo, en buena medida, no haber desistido de la
idea. A él le debemos, todos venezolanos, mucho más de lo que cree-
mos. Cuando se escriba la historia, que aún está por construirse, sabre-
mos que al lado de Chávez, gente como Ronald han arriesgado su vida
y han entregado su tranquilidad para trabajar, sin descanso, a favor de la
felicidad de nuestros pueblos. Por eso, el pasado 29 de septiembre,
cuando firmamos por la ESCOLAG, el convenio entre la Universidad
Bolivariana de Venezuela (UBV), junto a su excelente Rector, Andrés
Eloy Ruiz; agradecí la presencia de Ronald y ahora quiero hacerlo pú-
blicamente ¡Muchas Gracias, Ronald! Dios te bendiga y te siga ayudan-
do en tu titánica labor de buen gobernante.

15 de octubre de 2006

222
EL JUEGO TRIÁDICO NACIONAL

La trialéctica y el manejo adecuado del juego triádico, entre fuer-


zas y actores sociales, entre países y fuerzas transnacionales, algunas de
ellas ocultas, definirá, inexorablemente, el futuro de Venezuela en los
próximos años. De eso no tenemos la menor duda. Tres tendencias se
disputan el movimiento constante de la “realidad”, entendida ésta como
un proceso de cambio fenoproductivo y fenoestructural y, de transfor-
mación genoestructural, constante, permanente y persistente, en todos
los ordenes conocidos. La tendencia al desorden, hacia la muerte o
entropía. La tendencia hacia el orden, hacia más vida o neguentropía y,
la tendencia al equilibrio dinámico, la armonía, la belleza o la homeostasis
del sistema. Esto es válido tanto para sistemas que siguen leyes, como
para sistemas capaces de generar, creativamente, nuevas leyes de desa-
rrollo. El pensamiento monádico y único, así como el diádico o dialéc-
tico, está siendo superado, en su comprensión y aplicación, cada vez,
con mayor velocidad, por el pensamiento y la acción trialéctica, de los
múltiples y diversos sistemas humanos y sociales, que condicionan y
determinan, en la realidad real, la jugada triádica de los jugadores del
juego social, que es el que define, en última instancia, la dinámica com-
pleja del movimiento tenaz e inalterable, tanto de la vida en comunidad,
como de la vida en el planeta. Desde las micropartículas, los fotones y
los quarks, hasta el macrocosmo, pasando por la fisión nuclear, la vida
en familia y en sociedad, las trinidades religiosas y las troikas políticas,
hasta los agujeros negros y el big-ban; todo, parece estar impulsado,
por fuerzas energéticas triunas, de variado signo, que se expresan en
tres tendencias, que pugnan por la desproporción o la proporcionalidad,
que nos arrastran y nos gobiernan, a pesar de nuestros deseos y de nues-
tra intencionalidad. Somos conductores conducidos, gobernantes go-
bernados, por leyes de un juego universal.

223
Hoy, tres tendencias se disputan en Venezuela, el liderazgo, el go-
bierno, el poder y la conducción de nuestra nación. Una tendencia regi-
da por la violencia y la maldad oculta, por la ineficacia, demostrada en
el pasado, el engaño y la mentira disfrazada de cientos de estratagemas.
Defendiendo una minoría que se resiste a perecer y apuesta su última
jugada. Son los disociados que juran y rezan ante Dios, pero no pueden
cumplir sus mandamientos porque están secuestrados por el Diablo. La
otra, es una tendencia que deja que las cosas sean decididas por las otras
dos, no desean meterse en nada y cambian de opinión de un día para otro,
confundidos y alienados por la televisión y otros medios de comunica-
ción que les lavan sus cerebros; piensan que la vida es sólo bonchar, pa-
rrandear y divertirse; les fastidia y les molesta tener que comprometerse
con su país, con sus vecinos y hasta con su familia. No asumen la vida con
seriedad y, al final, son los más golpeados por las otras dos tendencias
que, como un sándwich, los aplastan por oscilantes e indiferentes.
Finalmente, hay en Venezuela, una tercera tendencia regida por el
amor y la bondad, sincera y palpable, que busca dar amor y mantener
sustentable y con alegría la vida, en nuestro país y en el planeta. Son
revolucionarios y practican la democracia directa: participativa,
protagónica y co-rresponsable. Sus partidarios, cumplen sus compro-
misos, reconocen sus fallas y las corrigen, impulsados por los verdade-
ros dueños del país. Es una energía colectiva impregnada de la fuerza y
de los poderes creadores del pueblo.
Esta es la enseñanza de dos Maestros de la convivencia humana: el
Dr. Luis Gómez de la Vega, venezolano y el Dr. Waldemar de Gregori,
brasileño. Con ellos, estaremos en la UBV-ESCOLAG, ayudando a
empujar a los gobiernos comunales, municipales, regionales, naciona-
les y aquellos que surgen del espíritu de integración de los Pueblos del
Sur, para que se imponga la justicia triádica, a favor de la vida y la
felicidad humana en el mundo.

23 de noviembre de 2006

224
TRIÁNGULOS DE LA VICTORIA SOCIALISTA

Son variados y no sólo uno, los triángulos que garantizarán la vic-


toria de Venezuela como país líder y vanguardista de los cambios y
transformaciones en el ámbito mundial. Nuestro país, bajo el liderazgo
de nuestro pueblo y el mandato, indeclinable e impostergable, asignado
por voluntad popular, al señor Presidente Hugo Chávez Frías, ha resuel-
to empuñar de nuevo las banderas de la dignidad y la conciencia univer-
sal, para defender, hasta con nuestras propias vidas, la sobrevivencia de
la especie humana y la sustentabilidad y sostenibilidad del planeta, a
favor de las generaciones presentes y futuras. Luchando y, a la vez, dis-
frutando las bellezas y oportunidades que la vida nos regala, antes de
que llegue el Apocalipsis o se autocumplan las profecías de quienes,
tras bastidores, mal gobiernan al mundo llevándonos a un punto de no
retorno en el planeta.
Por eso, nos complace que Chávez, haciendo uso de su inteligen-
cia y responsabilidad histórica, nos llame al debate de tres temas de
vital importancia: 1) La reestructuración del Estado 2) la reforma o ajuste
de la Constitución Bolivariana de Venezuela y 3) la posibilidad de un
Partido Socialista Unido de Venezuela. La primera es una discusión
postergada durante años, con el peligro de hacer inviable el proyecto de
transformación nacional; la segunda, es una necesidad perentoria de ajus-
te de la CRBV, al nuevo contexto y a la experiencia adquirida, conscien-
tes que de nada servirá si no se analiza y se entrelaza, jurídica y política-
mente, la sistemática constitucional implícita y si no se complementa
con leyes, normas y procedimientos ágiles, de fácil aplicación. Por últi-
mo, llegó la hora de unir esfuerzos partidarios y voluntades políticas a
favor de un nuevo concepto de socialismo: Bolivariano, Cristiano y
Robinsoniano, como lo ha declarado Chávez. Desde la Escuela Lati-
noamericana de Gobierno (ESCOLAG), hacemos pública nuestra pro-
puesta triádica del Socialismo Integralista, Proporcionalista y

225
Situacional, que llene de contenido y direccionalidad al llamado Socia-
lismo del Siglo XXI. Este es un original e innovador modelo concep-
tual, que da respuesta gnoseológica, teleológica, hermenéutica,
epistemológica y paradigmática (tecnicismos propios de la complejidad
cognitiva y vivencial de la época) a los retos que tienen planteado los
tres mundos.
El presidente Chávez, quien ha hablado del Triángulo de Gobierno
del Dr. Carlos Matus: Proyecto de Gobierno, Capacidad de Gobierno o
Eficiencia de Gobierno y Gobernabilidad, el 15/12/06, nos habló del
Triángulo de la Victoria Socialista: a) la Política, que marca la dirección
del cambio al definir objetivos y metas, b) la Estrategia, que nos indica
el camino a seguir y c) el Poder, que resuelve la incógnita ¿con qué
recursos lo lograremos? Pues bien, es posible que el Presidente Chávez
y muchos de sus asesores y seguidores, no sepan que él, con su particu-
lar intuición, ha llegado al meollo y a la esencia que rige los fenómenos
de la vida, el Paradigma Trialéctico: contundente raciocinio que regirá
las acciones del siglo XXI. El pensamiento superador del razonamiento
monádico, único, universal e imperialista. Pensamiento crítico de la
abstracción que ha gobernado y dominado hasta ahora las cabezas
irreverentes y cuestionadoras del pensamiento lineal, es decir: la dialé-
ctica materialista y fenomenológica, sustentadora del controversial pa-
radigma mecanicista y determinista, del materialismo histórico y del
fracasado “socialismo real” con sus secuelas de confrontaciones diádicas,
expresadas en la lucha entre sólo dos clases. Ignorando, el III Tomo de
El Capital, en el que Marx habla de la trinidad de las clases sociales
¡buscadlo!
Hoy, a través de la UBV-ESCOLAG, contribuiremos a este debate
ideológico y también científico, político y también económico, humano
y también ambiental. Sustentados en numerosos triángulos develados y
trabajados, durante 50 años, por tres excepcionales intelectuales lati-
noamericanos, de la talla de los Dres. Waldemar de Gregori (Brasil),
Luís Gómez de la Vega (Venezolano) y Carlos Matus Romo (Chileno)
¡Qué orgullo!

16 de diciembre de 2006

226
OTROS PUNTOS DE VISTA
Blanca
“Gobernar no es esquivar
los problemas sino resolverlos”
Jorge Eliécer Gaitán

“Clave resultó para este fin, la asesoría del profesor Carlos Matus.
Matus me formó a mi y a mi equipo de gobierno en las principales herramientas
de un sistema de dirección estratégica y nos dotó de herramientas básicas
para mejor comprender y abordar la realidad de un sistema tan complejo como la
gobernación del Estado Zulia”
Francisco Arias Cárdenas
Ex-Gobernador del Estado Zulia
Representante de Venezuela en la ONU
Citado por Jennifer Fuenmayor y Haydee Ochoa en artículo
Publicado en la Revista Venezolana de Economía y Cs. Sociales., UCV. 2003

“…aumentar la capacidad del Estado mediante


la revitalización de las instituciones públicas.
Ello comprende los siguientes elementos:
establecer normas y controles eficaces para poner fin
a las medidas estatales arbitrarias y luchar contra la corrupción arraigada;
exponer a las instituciones estatales a una competencia mayor a fin de
incrementar su eficiencia; mejorar el desempeño de las instituciones estatales
mediante el aumento de las remuneraciones e incentivos, y hacer que el sector
estatal responda más eficazmente a las necesidades de la población,
cerrando la brecha entre gobierno y pueblo mediante
una mayor participación y descentralización”
Banco Mundial, 1997

“La capacidad de gobierno tiene tres componentes liderazgo,


experiencia y conocimiento, que viene dado por el capital cognitivo que
adquirimos en la universidad (que es un conocimiento vertical) organizada por
departamentos y facultades, que podemos llamar las ciencias verticales (economía,
ingeniería, política, arquitectura, etc.), que representa una compartimentalización
vertical... esas ciencias no permiten una relación directa con la práctica (un
economista que se entrene en teoría económica no está en capacidad de hacer
política económica, un buen medico no está entrenado

229
para hacer una buena política de salud..)…La capacidad de gobierno,
se refiere al acervo de técnicas, métodos, destrezas y habilidades de un actor
y su equipo de gobierno para conducir el proceso social hacia objetivos declarados,
dadas la gobernabilidad del sistema y el contenido propositivo del Proyecto de
Gobierno. El dominio de técnicas potentes de planificaciónn es una de las variables
más importantes en la determinación de la capacidad de un equipo de gobierno, la
cual se expresa en capacidad de dirección, de gerencia, de administración y control.
La capacidad de gobierno se verifica por los resultados de su gestión en
relación a la dificultad del proyecto de gobierno que acomete y el grado de
gobernabilidad del sistema en que actúa.”
Carlos Matus Romo
“Teoría del Juego Social”

“Nuestro sistema divide a la población en gobernantes y gobernados de una


manera tajante y absurda...unos tienen la cultura de que tienen que resolver los
problemas y los otros de que tienen que pedir que les resuelvan los problemas,
así no puede funcionar la democracia...en la democracia, la participación
popular es un engaño ... por ello se requiere promover el gobierno vecinal...
la idea de un gobierno vecinal, es crear una cultura de gobernantes,
es decir una cultura en donde todos, sin excepción,
son gobernantes en algún nivel”
Carlos Matus Romo
“Método Altadir de Planificación Popular” (MAPP)

“El estilo Chimpancé: Es el modo más primitivo de hacer política cuya


caricatura es la lucha por dirigir la manada hacia ninguna parte. La manada debe
obedecer mientras el jefe la guía a su capricho e instinto. El proyecto es el jefe y el
jefe es el proyecto. El jefe es superior por su fuerza y todo le está permitido. Se trata
de un juego suma cero donde el poder cambia de mano cada vez que surge un jefe
más fuerte y no existe proyecto social. Este estilo se caracteriza por: i) el individua-
lismo extremo de la competencia por el poder, ii) el alto valor de la rivalidad como
criterio de superioridad y elección del jefe, iv) el alto valor de la amenaza del otro
en un sistema altamente competitivo, v) el valor cero del proyecto social, vi) la
reconciliación como una manera de reparar el daño causado al derrocado y
estabilizar el sometimiento al jefe, y vii) la generación de alta tensión en la comuni-
dad al pesar del uso de la reconciliación... En el estilo maquiavélico, el chimpancé
se alfabetiza, desarrolla su inteligencia, acomoda sus valores a la lucha despiadada
y construye un proyecto para el grupo. Es el paso desde el objetivo personal al
proyecto social. En este estilo la acción del jefe se subordina a la guía de un
proyecto que los trasciende. Lo que importa es el objetivo y éste es superior al
individuo; los medios y la ética deben acomodarse a ese propósito. El jefe está al
servicio del objetivo, pero se encarna en él de un modo tan íntimo que se confunde
con el proyecto. El jefe no es el proyecto, pero el proyecto parece imposible sin ese
jefe. Las alianzas pueden ser tácticas e instrumentales, pero al servicio transitorio
del propósito estratégico. Las reglas de ética no se justifican por le beneficio del
jefe, sino por su eficacia para el fin perseguido. Este estilo se caracteriza por:
i) alto valor de la competencia por proyectos conflictivos,
ii) alto valor de la amenaza del otro,
iii) alto valor del proyecto en relación al individuo y al jefe,

230
iv) el uso de la violencia en defensa de objetivos considerados superiores,
v) la total subordinación de los medios a la superioridad de los fines,
vi) la desigualdad en el ejercicio de los derechos individuales y personales.
El poder es fuente de privilegios. En el estilo Gandhi, El chimpancé está en
proceso de humanización, aunque ya tiene consciencia de lo que es ser humano. Los
valores y la ética pasan a primer plano y se reconoce que el hombre tiene derechos
que abarcan al oponente, el cual no deber ser tratado como enemigo. El avance del
proyecto está supeditado al consenso, la cooperación y a los medios pacíficos...En
vez de derrotar hay que ganar al oponente. Yo estoy después del proyecto, el
proyecto está después de la convivencia y la convivencia exige la igualdad de
oportunidades basada en la igualdad de la educación y la cultura.
Este estilo se caracteriza por:
i) la credibilidad de la palabra sustentada en el ejemplo personal del líder,
ii) bajo valor de la rivalidad individual por la jefatura,
iii) bajo valor de la amenaza del otro,
iv) prohibición de la violencia y el engaño,
v) abolición del concepto de enemigo,
vi) alto valor del proyecto, iv) alto valor del consenso y la cooperación,
vii) el dominio de la fuerza de los valores humanos y las grandes mayorías y
viii) el líder es el primero entre iguales, sólo proclama lo que practica”.
Carlos Matus Romo
“Chimpancé, Maquiavelo y Gandhi: Tres estilos de hacer política”

“El mejor sistema de gobierno es aquel que garantiza,


La mayor suma de estabilidad social,
la mayor suma de estabilidad política y
la mayor suma de felicidad posible”
Simón Bolivar

231
Blanca
CUARTO COMBUSTIBLE:

GOBERNAR CON, POR Y PARA EL PUEBLO


“Yo he sido proclamado como Presidente de la República y Jefe de Estado,
pero a partir del 02 de febrero de 1999, el verdadero gobernante
será el pueblo de Venezuela”

Hugo Chávez Frías


Al pueblo reunido frente al Consejo Supremo Electoral,
en la Plaza Caracas, en diciembre de 1998.
GOBERNAR CON, POR Y PARA EL PUEBLO

Gobernar con, significa: al lado de o acompañado de. Gobernar


por, significa: a causa de o motivado a. Gobernar para, significa: a
favor de o en beneficio de. Es decir: gobernar con, por y para el pueblo,
supone, de inmediato, que asumimos una forma de gobierno popular,
llámese o no populista, cuyo actor social principal es el pueblo. Es una
decisión firme y convencida, de que es posible gobernar no sólo por y
para el pueblo, sino, sobre todo, acompañado, untado, oloroso, mez-
clado y combinado con el pueblo. Porque el pueblo, como dijera el pre-
sidente Chávez, en diciembre de 1998, cuando fue proclamado por el
Consejo Supremo Electoral (CSE) de entonces, puede llegar y debería
ser su propio y mismísimo gobernante. El autogobierno popular en pe-
lota, pues. Sin maquillaje, ni disfraz, ni papel celofán que lo envuelva
como un regalo para los dioses del Olimpo. Sino que lo muestre en su
verdadera esencia organizada a favor de sí mismo. Sencilla y llana-
mente, el pueblo conduciendo su propio destino, el pueblo decidiendo
su constitución, sus leyes, sus normas de funcionamiento, los caminos a
seguir, evaluando opciones y alternativas democráticas y participativas
de gobierno, co-gobierno o autogobierno, asumiendo responsabilida-
des para reclamar no sólo sus derechos sino, fundamentalmente, para
cumplir con sus deberes de cohabitante y conciudadano de una nación,
un país e incluso, de un planeta, de cuyo futuro somos, ineludiblemente,
corresponsables. Para que no estemos echándole la culpa al tirano, al
dictador, a la mafia gobernante, al demócrata investido de mandatario,
al jefe del Estado, al cacique de la comarca, al empresario devenido en
político, al rey, al príncipe o, a Don mandón ¡No, señor! Por el contra-
rio, para que seamos responsables de nuestro porvenir y asumamos, de
una vez por todas, hacia dónde queremos conducir la historia cotidiana
antes de que otros u otras, lo decidan por nosotros, en nombre de noso-
tros y, supuestamente, a favor o en beneficio de nosotros, cuando en
realidad, siempre somos los últimos beneficiarios.

235
Ahora bien, gobernar, es antónimo o contrario a obedecer, recibir
ordenes o morir callado. Gobernar, sobre todo si es con mayúscula, es
sinónimo de: dirigir, administrar, regir, mandar, cuidar, presidir, condu-
cir, encabezar y, en definitiva: mandar. Por eso el slogan que se hizo
popular, “Con Chávez manda el pueblo”, aunque lo correcto sería decir
que “Con el pueblo gobierna Chávez”, es decir, hacer uso del con, como
una preposición, que enjunta, que unifica, solidifica e identifica, plena-
mente, al líder con la masa popular. Pueblo y líder, fundidos en una mis-
ma emoción de libertad, en un mismo sentimiento de amor a la vida, en
una misma esperanza por trascender y diluir los problemas y necesida-
des de la cotidianidad del obrero, del campesino y del que labra la tierra,
del ama de casa, del poeta, del intelectual, del militar patriota, del cura
verdaderamente comprometido con la palabra de Cristo redentor, del
buhonero que se confunde con el que suda y trabaja en los semáforos
llamando nuestra atención, del niño y niña que deambula sin destino en
la calle, del hambriento, en fin, de esos hombres y esas mujeres que con-
forman el conjunto extensivo que llamamos ¡Pueblo!
Porque, ¿Qué es el pueblo? Muy sencillo: todo aquello, aquel o
aquella, que no es pueblo. Es decir, todos los pobladores de una nación,
excepto, aquellos que al verlos desfilar por la prensa, la televisión, los
clubes, las playas, los yates, los aviones, los trasatlánticos, los burde-
les, los casinos, los super e hipermercados y hasta cuando van a llorar
a los cementerios, a cualquiera de nosotros le costaría creer, que esos y
esas bichitas, son parte de esa expresión tan maltratada y, a la vez, tan
sublime y hermosa, que llamamos PUEBLO.
¿Es algo subjetivo? ¡No, que vá! Es algo que viene de la
intersubjetividad, porque, como dice el refrán popular: “el mono, aun-
que se vista de seda, mono se queda”.
Venezuela, tiene actualmente la oportunidad, como nunca otro país
la ha tenido en su historia patria, de ser gobernada por los de abajo,
los “pata en el suelo”, los “cotizuos”, los “hediondos”, los comuneros,
los cooperativistas, los excluidos … ayudados por los que han com-
prendido que, viniendo de esa “clase social”, están obligados, como
buenos hijos, a ser agradecidos.
Por eso señores Alcaldes, Gobernadores y Diputados, preparen a
su pueblo y prepárense ustedes mismos, para ser gobernados y para
gobernar, al ladito del pueblo, a través de los consejos comunales o
cualquier otra expresión del poder popular. Para que gobierne verda-
deramente el pueblo ¡Pueblo!.

236
Eso sí, para ello se hace indispensable, previamente, entrenar, for-
mar y capacitar al pueblo en el arte, las ciencias y las técnicas del buen
gobierno. Sino, estaremos promoviendo la democratización de un po-
der oficialista que, mas tarde, se resistirá a perderlo, como hoy se resis-
ten los Alcaldes, los Gobernadores, los Diputados, los Concejales y
perdone usted que se lo diga, con toda sinceridad, hasta el propio Pre-
sidente Chávez, que se sonroja y se alegra en su intimidad, cuando aplau-
dimos su posible reelección hasta el 2000 siempre, o como dice la gente
del pueblo: “hasta que se muera”, como Fidel, los Reyes y el Papa.
Por ello, “todo el poder para el pueblo”, es una consigna válida,
siempre y cuando se planifique bien esta transferencia, de lo contrario,
podría reinar luego la anarquía al multiplicarse los jefes, los presiden-
tes de comunas, los voceros con autoridad suprema y paremos de con-
tar. Aparecerían nuevos caudillos, jefes militares, guapetones de la co-
marca, en definitiva, grupos oficiales, con gorras y charreteras de ofi-
ciales, con ansias y deseos de mantenerse en el poder, como todo buen
representante del grupo oficial y, por supuesto, con las características
propias del oficial. Y, como todo en la vida, frente a una acción, surgirá
una reacción y con ello brotará del mismo pueblo organizado el “anti-
oficialismo”, con deseos de derrotar, tumbar, derrocar y hacer suyo el
trofeo oficialista. En medio de ambos, aparecerá, como siempre, una
masa retraída, acomodaticia, oscilante y hasta indiferente de pueblo,
esperando pasiva y pacientemente a favor de quien se resuelve el juego.
De ser así, estaríamos haciendo un flaco favor a nuestro pueblo, si no
lo educamos, previamente, para aprender y aprehender a manejar inte-
ligentemente el juego triádico social que surge entre la dinámica del
ser, el poder y el poseer, como ha descubierto el Dr. Luis Gómez de la
Vega, y el que se produce, inevitablemente, entre el grupo oficial, que
comanda los procesos de conducción, el grupo anti-oficial que se le
opone y el grupo oscilante que juega según las conveniencias, como nos
enseña el Dr. Waldemar De Gregori, en Gubernética Social.
Estamos obligados a enseñarle a nuestro pueblo, con suficiente
antelación, como ha sido nuestro deseo, desde que llegamos al gobier-
no, como se expresa y se manejan en la realidad social, el juego del
poder basado en el modelo tricerebral. Porque la conducción y la admi-
nistración, así como el arte (cerebro derecho), la ciencia (cerebro iz-
quierdo) y las técnicas y tecnologías (cerebro central operativo) del
buen gobierno, deben y tienen que ser previamente dominadas por la
población humilde y sencilla. De lo contrario, multiplicaremos por mil,

237
nuestros malos e ineficientes gobiernos. Pasaríamos de Guatemala, con
el permiso de nuestros hermanos guatemaltecos, a Guatepeor. Y, eso,
no es lo que quiere Chávez y tampoco, muchos de nosotros. Por eso
alertamos, corriendo el riesgo de ser tildados de “contrarevo-
lucionarios” o conservadores, a quienes tienen la elevada responsabi-
lidad de hacer realidad la construcción sólida e indestructible del Po-
der Popular, en el que creemos. Para que no se produzca, en el sentido
literal y no figurado, una verdadera “explosión comunal”, que luego
no sabríamos como detenerla, como no es posible detener, los efectos
de una bomba atómica, una vez que ha iniciado la reacción en cadena..
Recordemos que, una cosa son los deseos del “deber ser” y otra muy
distinta es el poder ser del deber ser, como nos enseñó, nuestro querido
maestro Carlos Matus Romo, hace casi treinta años.

238
PARTICIPACIÓN Y PLANIFICACIÓN COMUNITARIA

La amplia y activa participación del pueblo en el proceso de iden-


tificación, selección y procesamiento de los principales problemas que
los afecta, así como de los proyectos, operaciones y acciones para
enfrentarlos, comienza a ser nuevamente revalorizada en nuestro país,
especialmente desde 1999. La planificación local pública, la democra-
cia participativa y el protagonismo de la comunidad organizada, son
mandamientos constitucionales de la República Bolivariana de Vene-
zuela, como expresión de una auténtica profundización de la democra-
cia representativa.
Por ello, la Carta Magna, en su Artículo 182, establece la creación
de los Consejos Locales de Planificación Pública, concebidos para dise-
ñar, ejecutar, evaluar y controlar las acciones del gobierno municipal, a
través de la participación ciudadana en el proceso de formulación y eje-
cución de la gestión pública, así como en el seguimiento, monitoreo y
evaluación, tanto de las ejecutorias como de los resultados obtenidos.
Estos entes de planificación local, tienen la imperiosa tarea de satisfacer
las necesidades locales y están comprometidos a enfrentar, en equipo,
los problemas de los municipios, sin menoscabo de cualquier otra fun-
ción conferida a estas jurisdicciones locales. Los Consejos Locales de
Planificación Pública tienen la obligación de recopilar, procesar y
priorizar las propuestas de las comunidades organizadas. Deben impul-
sar, orientar y presentar los proyectos de inversión para ser incorporados
al presupuesto municipal y les corresponde el diseño de las acciones orien-
tadas a la atención de las necesidades de la población, del desarrollo equi-
librado del territorio y del patrimonio municipal. Tienen la obligación de
impulsar la celebración de acuerdos de cooperación entre los municipios
y los sectores privados. Deben promover el plan de seguridad de personas
y bienes y en fin, están comprometidos a colaborar en la elaboración y
evaluación de los planes locales. Les corresponde impulsar las redes

239
parroquiales y comunales para ejercer el control social sobre estos planes
de acción y deben elaborar el estudio técnico para la fijación de los emo-
lumentos de los altos funcionarios y funcionarias del municipio.
La planificación local pública, que es el fundamento primario de
los Consejos Locales de Planificación Pública, permitirá darle
direccionalidad al desarrollo integral del municipio, permitiendo que
cada entidad local evolucione y se consolide como la unidad política
primaria más importante dentro de la organización nacional. Los Con-
sejos Locales de Planificación Pública son los máximos representantes
de la formulación del presupuesto municipal. Estos entes planificadores
deben orientar la inversión municipal hacia el desarrollo humano, el
progreso social, el rescate cultural y la estabilidad económica del muni-
cipio, tomando en cuenta las variables socioeconómicas de la comuni-
dad. Están obligados, por ley, a incluir en el presupuesto, los proyectos
prioritarios que presenten las comunidades organizadas, los proyectos
generales sobre urbanismo, infraestructura, servicios y vialidad y crear
el fondo de emergencia, para atender desastres naturales, calamidades
públicas e imprevistos.
Es necesario consolidar la creación de los Consejos Locales de
Planificación Pública. Y Corpoandes, como organismo planificador, coor-
dinador y promotor del desarrollo en la Región Andina, dirige todo su
esfuerzo para fortalecer la estructura municipal, con la participación de la
sociedad civil y de las comunidades organizadas o por organizarse, a fin
de insertar y consolidar el concepto de la participación ciudadana, como
el medio conducente a una verdadera y real democracia.
Con este propósito hemos iniciado un proceso amplio e integral de
capacitación y formación de facilitadores y multiplicadores, en la apli-
cación de la Metodología de Planificación del Desarrollo Integral Mu-
nicipal, MEPLADIM, en toda la Región Andina, con la intención de
apoyar el fortalecimiento del gobierno local y dar inicio a los planes
integrales de desarrollo a nivel municipal.
En Corpoandes, entendemos que es necesario gobernar con la gen-
te, que se debe democratizar el poder, que todo el pueblo debe participar
en la toma de decisiones y que todos tenemos el deber de comprometer-
nos y responsabilizarnos en la gestión municipal. Apoyamos decidida-
mente los Consejos Locales de Planificación Pública, por que ellos se
convertirán en el espacio por excelencia de la participación protagónica y
corresponsable que nos permitirá escuchar la voz de todos, especialmente
de los dolientes de la realidad que deseamos transformar.
15 de septiembre de 2002

240
LA EXTINCIÓN DEL ESTADO

Hay palabras que nos persiguen en la cotidianidad de la vida. Mu-


chas de ellas son polisémicas, pues tienen distintos significados según
quien la diga, la intencionalidad con la que la utilice o de acuerdo a la
territorialidad donde la exprese. A veces, las pronunciamos y las escri-
bimos sin saber con precisión cual es su verdadero significado.. Pues
bien, una de esas palabras que expresa uno de los temas más peliagudos,
difíciles y complicados de nuestra vida en sociedad y “que ha sido tan
embrollado y sobre aquel en el que más confusión sembraron los erudi-
tos, filósofos y escritores burgueses”, como dijera en 1919 en la Univer-
sidad de Sverdlov V.I. Lenin, es, nada más y nada menos, que la pala-
bra: Estado. Legítimo es entonces preguntarse: ¿Qué es el Estado? ¿Cuál
es su esencia? ¿Cuál es su origen? ¿Cómo se manifiesta en la realidad?
¿Es posible que algún día muera o se extinga el Estado? ¿Qué relación
guarda el Gobierno y el Estado? ¿Cuándo es estadal o estatal, para refe-
rirnos al Estado? ¿Puede hablarse del Estado Mundial, Nacional, Re-
gional o Municipal?. Hay quienes han pretendido adjudicarle al Estado
un origen divino. Piensan que es algo sobrenatural, que es una fuerza
externa que con independencia de la voluntad del ser humano, nos im-
pone sus reglas y sus designios. Es el Estado omnipotente y omnipre-
sente. Federico Engels, en su famoso texto “El origen de la familia, la
propiedad privada y el Estado”, nos recuerda que no siempre existió el
Estado. Es más, hubo un tiempo en la historia de la humanidad en la que
no había Estado, en el que las relaciones y los vínculos societarios, la
organización y la disciplina se mantenían por la fuerza de la costumbre
y la tradición, por la autoridad y el respeto de la que gozaban los ancia-
nos del clan o las mujeres. En esa época, no había una categoría especial
de personas que se especializara en gobernar a los otros. Todos se go-
bernaban o auto gobernaban. El Estado surge, en la Historia Universal,
cuando aparece la división de la sociedad en clases y en grupos de per-

241
sonas que se apropian y benefician del trabajo ajeno y hacen suyo y
acumulan el plusvalor generado por la fuerza de trabajo, creadora de la
riqueza de las Naciones, como apuntara Adam Smith y Carlos Marx
hace muchos años.
Cuando aparece esta odiosa e inhumana división, surge un aparato
de coerción, de sujeción, de violencia y de represión para someter por la
fuerza y dominar la voluntad de los dominados, a la del grupo, clase o
sector social dominante. Esta es, nos guste o no, la verdadera esencia
del Estado. El Estado Mundial, Nacional, Regional o Local es y seguirá
siendo violento mientras existan las injusticias sociales, las divisiones
de clases, las diferencias entre países ricos y pobres, los privilegios y los
beneficios indecorosos e injustos de unos pocos en detrimento de las
grandes mayorías, mientras haya inequidad, predominio y abuso de la
propiedad privada sobre los medios de producción y relaciones sociales
y económicas de explotación, mientras persista el capitalismo salvaje y
el social imperialismo, continuará danzando a sus anchas por el mundo
el fantasma de la guerra, la cachiporra, los perdigonazos, las bombas
lacrimógenas, las zancadillas, las torceduras, los empujones, el cohetazo,
la bala y los balines, el rugir de los tanques, el estruendo de la artillería,
las barricadas de la oposición, las metras en el aire, las granadas y sus
esquirlas, la muerte… Si queremos que esto desaparezca y que se ex-
tinga el Estado, hoy más que nunca, tenemos que luchar por la igualdad
y la justicia social. ¿No les parece?

16 de marzo de 2004

242
GOBERNANZA: ¡GOBIERNO DEL PUEBLO!

Aquí, el mandato del pueblo tiene trono y señorío. Dominio y ju-


risdicción. Autoridad.
Aquí se gobierna en Democracia. El timón de mando lo tiene la
gente llana de las comunidades y, ténganlo por seguro, así nomás, no lo
va a devolver, no lo va a regresar a esas viejas, cacareantes y destartala-
das cúpulas de los partidos políticos de viejo cuño que, en una racia de
más de cuarenta años, se ocuparon de devastar la anchurosa economía y
territorialidad venezolanas, así con la misma fuerza que es capaz de
desplegar un mitin de huracanes, de esos que ahora nos azotan y sólo
nos dejan desolación, destrucción y muerte.
No, ahora el gobierno tiene guía y autoridad: el pueblo organizado.
El Comandante Chávez es el conductor, pero el respaldo, la garan-
tía, la fianza de esa jefatura, corresponde a la gobernanza popular. Des-
de el primer día, el Presidente ha sido muy categórico. Dijo: “Yo he sido
juramentado como Jefe de Estado, pero a partir del dos de febrero de
este año 99, el verdadero gobernante será el pueblo de Venezuela”.
Es el cargo de la gente. Es el gabinete de las cooperativas que na-
cen y se multiplican en esos extensos y extraordinarios confines de la
patria. Es la estricta y a la vez alegre disciplina para gobernar con el
consentimiento de las Asambleas Populares, que definen y conjugan las
particulares y específicas características de una población y el estilo de
sus habitantes.
Aquí hay tutela, regencia y gerencia de la participación:
¿Ustedes no han asistido a alguna de esas Asambleas Populares?
¡Vengan y vean! ¡Vengan y sientan en lo más profundo del alma
venezolana, en el corazón de nuestro ser colectivo, vengan para que
sientan en sus fibras nacionales el resplandor, el temblor y el estremeci-
miento que produce en nuestro fuero nacional, el hermoso acto del go-
bierno compartido, eso que llaman el co-gobierno, eso que las ciencias

243
políticas denominan la autogestión, eso que en los papeles públicos se
nombra como el protagonismo de los hombres llanos de las localidades,
cuando se deciden a defender la gobernabilidad de su entorno. Por eso,
a través de la Coordinación Nacional de los Núcleos de Desarrollo
Endógeno M.E.M.-PDVSA, con toda nuestra energía, nos proponemos
impulsar el programa “GOBERNANZA”, destinado a constituir una
escuela de gobierno que permita formar a los gobernantes y líderes que
hoy se reclaman en la exigente realidad de nuestras comunidades. Allí,
en esos espacios de fulgurante debate, con gente de sonrisa sincera y
mirada brillante, se encumbra un escenario de nítida y profunda discu-
sión. La crítica y la autocrítica refulgen de gallardía. El abrazo es sono-
ro. Las espaldas son lingotes de concreto armado. Nadie se cansa. Y
nadie se levanta hasta tanto no se haya encontrado la solución o los
caminos de la solución a los múltiples problemas que tienen que enfren-
tar nuestras comunidades, otrora olvidadas de los programas y planes
de gobierno del poderío de turno. Allí no tienen cabida ni los demago-
gos, ni los estafadores de pueblos, ni los consuetudinarios pedigüeños
del voto popular. Allí no cabe la máscara. Allí ya no puede entrar el
antifaz.
Es que ahora, de la dirección colectiva se nutre el consenso popu-
lar para delinear o asumir los lineamientos económicos, sociales y polí-
ticos que luego tendrán que ver con la mayor suma de felicidad posible
de los venezolanos, con el bienestar material y espiritual de nuestra gente.
¡Y eso, a ciencia cierta, el pueblo lo sabe!
Lo sabe. Lo SABE. LO sabe. LO SABE. Lo SaBe. LO sabe. Lo
SAbe. Lo sabe. Lo sabe. Lo sabe. Lo sabe. LO sabe. Lo sabe. lo SabE.
LO SABE Lo sabe. Lo SABE. LO sabe. LO SABE. Lo SaBe. LO sabe.
Lo SAbe. Lo sabe. Lo sabe. Lo sabe. Lo sabe. LO sabe. Lo sabe. lo
SabE. LO SABE.

19 de septiembre de 2004

244
PROYECTOS VS FINANCIAMIENTO

En el país, ahora todo es un proyecto. Hay quienes están convenci-


dos que sin proyectos no podemos resolver los graves problemas que
tiene el país. Para las instituciones macro o micro financieras, si no hay
proyecto: no hay reales, ni cobres, ni dólares, ni bolívares, ni vida. Todo,
o casi todo, requiere de un sustentado proyecto. Nada, o casi nada, se
puede financiar, sino se presenta un proyecto según las normas, la meto-
dología o los dictámenes de algún organismo financiero. Cuando revi-
samos la literatura existente sobre procesos para formular, diseñar, cons-
truir, elaborar, presentar, evaluar, monitorear, controlar, hacer seguimien-
to, o para financiar un proyecto, nos encontramos con la sorpresa de que
existen, no sólo diferencias conceptuales y teóricas, sino que incluso
conseguimos divergencias en las metodologías, métodos y técnicas para
enfrentar el asunto. Muchas veces ocurre que, aunque tenemos recursos
¡parece mentira! no encontramos, por ningún lado, el bendito proyecto.
Otras veces, tenemos el fulano proyecto y por esas cosas inexplicables,
no aparece quien nos ofrezca una mano generosa para hacerlo realidad.
Todo parece una contradicción, un contrasentido, una ridiculez: una
paradoja. Por un lado tenemos importantes proyectos esperando
financiamiento, incluso desde hace años, y por otro lado, tenemos fon-
dos, fonditos y fondotes financieros, que no encuentran qué proyectos
financiar. Así las cosas, nos preguntamos: ¿Cómo resolver esta incom-
patibilidad?, ¿Cómo garantizar que, cuando haya financiamiento, apa-
rezcan inmediatamente los proyectos o cuando tengamos buenos pro-
yectos, aparezca, como por arte de magia, el financiamiento?
Se hace necesario tener la garantía de que el impacto de los pro-
yectos sea el deseado. Pues, ¿de qué vale elaborar y financiar un pro-
yecto si éste, al ser ejecutado, no cumple con el efecto previsto o su
costo es mucho mayor que los beneficios que genera? Estas son realida-
des e interrogantes sobre las que tenemos que reflexionar si queremos

245
de verdad ayudar a construir un nuevo y mejor país, en el que se reduz-
ca, hasta llevar a cero, los elevados y alarmantes índices de miseria y
pobreza y si en realidad, queremos contribuir con el ideal bolivariano de
lograr la mayor suma de estabilidad política y social y sobre todo, al-
canzar el mayor índice de felicidad posible.
Junto al tema de la identificación, elaboración, financiamiento y
evaluación de los proyectos, en el que tenemos que garantizar la activa
participación de las comunidades, debemos detenernos a analizar y eva-
luar los resultados políticos, sociales y ambientales de los proyectos.
Un proyecto debe ser rentable económicamente, a la vez, debe ser via-
ble política, social y ambientalmente. Debemos comprender que los pro-
yectos no sólo requieren recursos económicos, sino un vector de recur-
sos: políticos, cognitivos, organizativos y legales. No podemos conti-
nuar con el mito de la inversionitis, que nos hace creer que todo se re-
suelve a realazo. El financiamiento de los proyectos no es la única y la
más importante forma de resolver los graves problemas del país. Hay
que apoyarse en los poderes creadores del pueblo: Creatividad e inno-
vación popular.
Además, requerimos evaluar la viabilidad de la trayectoria o se-
cuencia temporal del conjunto de proyectos de un plan. No podemos
permitir que nos ocurra lo que le sucedió al manager de un equipo que
al ser entrevistado al final del juego, tajantemente respondió: “Jugamos
como nunca y perdimos como siempre” Necesitamos producir resulta-
dos positivos y favorables. Debemos coordinarnos para unificar crite-
rios. Máxime, cuando hay buena disposición y colaboración entre los
distintos entes financieros del Estado: Bandes, Fondemi, Fides, Banco
del Pueblo, Banco de la Mujer, Inapymi y otros. ¡Trabajemos todos uni-
dos para lograrlo! ¡En la unión está la fuerza!

09 de diciembre de 2004

246
HACER Y HACERLO BIEN

Que se diga pero que se haga. Que se haga pero que se haga bien:
¡No hay otra! El pueblo, en el ristre jubiloso de sus conquistas, no acep-
ta otra manera de ser y de actuar. Ahora, la mejor manera de decir, es
hacer. Y hacer bien. Alegre y en equipo. De la mano del otro. Organiza-
dos. Juntos. Hay que motivar y potenciar el entusiasmo de las comuni-
dades, para la conquista del supremo acto de coronación de su papel
protagónico en la hechura de su propio destino.
Es un imperio salir del inmediatismo. Es un mandato producir el
estelar salto hacia adelante y dirigir todo el potencial del talento reque-
rido hacia el impulso y consolidación de programas y planes
operacionales, con el fortalecimiento de proyectos principalmente
agroproductivos, con un marcado empeño en la generación de empleo y
con programas que vigoricen la organización comunitaria, asociativa y
de las cooperativas, hoy diseminadas en lo más anchuroso de nuestras
bondades naturales.
El cambio de visión es esencial. Es vital comenzar a ver y concebir
el desarrollo como una red de articulaciones, que permita el intercam-
bio real entre los ciudadanos y las instituciones, entre las empresas pri-
vadas y públicas y las universidades; entre la fuerza laboral y las organi-
zaciones científicas y tecnológicas; entre las distintas instancias del go-
bierno nacional, regional, municipal y local y la gente común y llana de
los pueblos; todos entre sí para que, entre todos e interrelacionados,
podamos conformar la unidad de fuerza necesaria que permita construir
el nuevo modelo económico que amerita nuestro portentoso país.
Las acciones a ejecutar para la operatividad de los proyectos que
se cruzan en el camino, deben ser adecuadas y oportunas y las volunta-
des, tanto del Ejecutivo Nacional como de las comunidades, deben ser
contundentes para la verdadera fortificación de ese inédito y auspiciador
modelo económico que regirá las bases de la nueva Venezuela

247
participativa y protagónica, corresponsable de la dirección que pueda
tener la esperanza en ese, nuestro futuro tan prometedor.
Los planes, programas y proyectos que se formulen en esta nueva
etapa deben afianzar, de manera directa, los objetivos estratégicos bien
definidos por el Presidente Hugo Chávez, en el llamado “Salto Hacia
Adelante”, en el marco de la Nueva Etapa de la Revolución Bolivariana,
en cuyo caso, la premisa principal es la de acelerar la construcción del
nuevo modelo productivo, rumbo a la creación del nuevo sistema eco-
nómico, a través del desarrollo de la economía popular, el fomento del
autoempleo y la creación de empresas, la integración y articulación del
sistema de financiamiento y el fortalecimiento de los sectores potencia-
les de cada región en las áreas de Petroquímica, Gas, Metalúrgica y
Forestal. Y sobre todo, el auge del sector Agropecuario, que permita
superar los rigores de nuestra frágil seguridad alimentaria.
La tarea es hacer. Crear. Forjar. Fundar un trabajo en conjunto con
la comunidad para llegar a feliz término. ¡No hay otra! Es una misión
permanente y necesaria el llevar adelante cada uno de estos planes, en
acompañamiento, en verdadera participación y con la autoría de los prin-
cipales protagonistas de este nuevo proceso, de este nuevo modelo de
desarrollo que se enraíza en las almas de nuestras territorialidades fe-
cundas.
El pueblo no está solo y el pueblo lo sabe. El pueblo sabe de su
gobierno de servicio público que preside el Comandante Chávez. El
pueblo sabe, definitivamente, que las páginas de la Constitución de la
República Bolivariana de Venezuela, no están escritas con letras de oro,
¡No!... esas páginas están escritas con el pulso, el temple y las esperan-
zas del glorioso pueblo de Venezuela. En esas páginas se escribe nues-
tra historia presente. En esas páginas se construye nuestro mejor siste-
ma de felicidad posible.

31 de enero de 2005

248
ASAMBLEA NACIONAL: ¡A LA CALLE!

“El Poder Legislativo es una pieza clave en la construcción de un


ordenamiento jurídico que no solo haga referencia a los derechos hu-
manos, sino que también otorgue a los ciudadanos las herramientas
para su efectiva protección”. Este es un derecho fundamental expresa-
do en nuestra Carta Magna, y quienes de ahora en adelante ocupen los
curules de la Asamblea Nacional, tendrán que imprimir el mayor empe-
ño por hacer de esta premisa constitucional, la columna vertebral de las
actuaciones de este órgano público.
Bien sabemos que entre las funciones principales de la Asamblea
Nacional está la de legislar sobre las materias de competencia nacional
y sobre el funcionamiento de las distintas ramas del Poder Nacional,
pero también es cierto que la Asamblea Nacional debe ejercer el control
sobre el Gobierno y la Administración Pública Nacional, de conformi-
dad con lo establecido en la Constitución Bolivariana. Por ello, hoy con
más fuerza que antes, el Poder Legislativo materializado en la Asam-
blea Nacional, debe y tiene que ser conciente de la necesidad de ejercer
sus funciones en concordancia con los proyectos de desarrollo social,
económico, político, territorial e internacional de Venezuela. La tarea es
aún mayor. La conciencia debe reinar en cada uno de los diputados y
diputadas electas(os), para que intereses individualistas o partidistas, no
solapen las actuaciones en pro del desarrollo y la prosperidad de nuestro
pueblo, para que se afiance el verdadero cambio de acción que hará de
éste, el país próspero que todos queremos, y para que cada organismo
nacional y las instituciones gubernamentales, logren concentrar todo su
potencial en el ataque frontal a la miseria y a la pobreza, y en la
estructuración de una planificación estratégica y situacional acorde con
las verdaderas necesidades de Venezuela.
En el período de la Aceleración y el Salto Adelante y del modelo
de desarrollo endógeno de esta política de gobierno, la verdadera con-

249
solidación del poder se ubica en las instancias expresadas en la Consti-
tución Bolivariana. La médula del poder está en los consejos locales y
comunales de planificación pública, en las asambleas de ciudadanos, en
la contraloría social, en los cabildos abiertos y en los gobiernos comuni-
tarios. Por lo tanto, esta nueva Asamblea Nacional pasa a ser el canal
para conformar la construcción de un nuevo Estado: el Estado del poder
popular.
Y, establecer el poder popular y combatir por su institución, de-
manda la identificación plena con el pueblo venezolano, la convicción
ideológica de un nuevo sistema político, económico y social, la respon-
sabilidad con el proceso revolucionario y la razón de servicio al princi-
pio emancipador.
Todos los partidos políticos y a su vez, todas las regiones del país,
todos los estados y todas las etnias existentes en Venezuela, tendrán que
verse representadas en este organismo público, por lo que, la tarea de
quienes ejerzan esta gran responsabilidad, debe verse reflejada, no sólo
en su trabajo consecuente y sincero para con quienes hayan ejercido su
voto, no sólo en su aptitud para resolver problemas específicos que com-
peten y comprometen a la Asamblea Nacional, sino también con su ac-
titud para mantener la unidad dentro de la diversidad antes que la verda-
dera oposición salga de nuestras propias filas. Tenemos que aprender a
manejar los conflictos y las contradicciones que inevitablemente surgi-
rán del juego triádico y la dialéctica del poder. Ahora toca formar con
rapidez los nuevos diputados electos, para que cumplan a cabalidad sus
funciones.

08 de diciembre de 2005

250
CONSTRUYAMOS EL PODER POPULAR

Tenemos que ingeniárnosla para construir el poder popular. La re-


volución, el socialismo y el poder del pueblo, no se decretan, se cons-
truyen. La palabra comprometida del Presidente Chávez es condición
necesaria, más no suficiente. Los actos de habla de los líderes abren y
cierran posibilidades, es verdad; también es cierto que, es el ejemplo
vivo el que cambia actitudes y forja voluntades. Por eso, es imprescindi-
ble reflexionar y aplicar creativos e innovadores métodos y enfoques
que nos ayuden a construir el poder popular. Porque, como dijera Martí,
la mejor manera de decir es hacer. Los intelectuales, los políticos y los
académicos tradicionales somos especialistas en pensar, hablar y opinar
por los demás. Nos la sabemos todas y conocemos de todo. Somos filó-
sofos e historiadores del poder popular. Discurseamos en nombre del
pueblo. Y ya tenemos “la respuesta” al complejo problema del partido,
el socialismo y la revolución. Para escuchar la voz del pueblo y mien-
tras termino de escribir mi próximo libro, acepté la invitación de los
profesionales y técnicos del comando miranda del estado Trujillo. Y
así, en Valera, comenzamos respondiéndonos en el Taller: ¿Quiénes so-
mos cada uno de nosotros y cuál ha sido nuestra trayectoria revolucio-
naria? Esto nos permitió conocernos y “romper el hielo”. Después, tres
preguntas orientaron nuestras reflexiones: ¿Revolución? ¿Socialismo?
¿Partido? Con la ayuda de la técnica de mapas mentales y dinámicas
grupales, comenzaron a brotar ideas, desde adentro, porque esa es la
verdadera educación liberadora, la que es capaz de “sacar de adentro”
toda la “propiedad cognitiva individual”, que llevamos internamente,
para compartirla con los demás y hacerla colectiva. Del cooperar, sur-
gieron conceptos, definiciones, ideas fuerza, palabras claves ¿Revolu-
ción? Es un proceso, generalmente, acompañado de violencia, de cam-
bios y transformaciones radicales y aceleradas, en las estructuras eco-
nómicas, políticas y sociales. Sin embargo, compartimos la esperanza

251
de que podamos hacerla de manera pacífica y verdaderamente democrá-
tica. ¿Socialismo? Una doctrina o filosofía, de vida en sociedad, que
busca la equidad y la justicia social a favor de la felicidad humana. ¿Par-
tido? Un instrumento organizativo para hacer la revolución socialista
¿Características del Partido? Disciplinado, donde se promueva la parti-
cipación protagónica y corresponsable, que más que un club electoral
sea un centro de formación integral y permanente, basado en principios
bolivarianos, en valores éticos y morales, policlasista, de masas, anti-
imperialista, que surja de las bases, no cupular y cogollérico, que prac-
tique la contraloría social ¿Perfil de sus integrantes? Claros en sus idea-
les bolivarianos, humildes, honestos, colaboradores, con profundos va-
lores familiares, emprendedores, dispuestos a escuchar, con sensibili-
dad social y formación política-ideológica, desprendidos, leales,
creativos, reflexivos y situacionales ¿Quiénes lo deben integrar? Todos
los ciudadanos que se sientan convocados, en especial, las comunidades
y líderes comunitarios ¿Quiénes lo deben dirigir? Quienes tengan poder
de convocatoria, capacidad moral, visión progresista de avanzada, de
amplia aceptación mayoritaria, con visión política integral, electos en
asamblea popular de base, carismáticos, emprendedores y seguros de sí
mismos ¿Qué nombre podría llevar el nuevo Partido? Partido Bolivariano
Socialista de Venezuela, Partido Socialista Unido Bolivariano Revolu-
cionario, Partido Socialista Bolivariano, Partido Revolucionario
Bolivariano, e incluso, hubo quien propuso eliminar el término Partido.
De este modo, en un clima de camaradería, respeto mutuo y apertura
mental; lúdico, relajante y colmado de espiritualidad, aprovechamos el
potencial creativo de los participantes y vimos, cómo militantes y
exmilitantes del PCV, LS, PRV, MEP, OR, MAS, MIR, MVR, creyentes
y ateos confesos, se unían, a favor de la construcción del poder popular
¡Qué emoción!

11 de enero de 2007

252
OTROS PUNTOS DE VISTA
Blanca
“Con Chávez el pueblo es el gobierno”
Slogan publicitario

“La esencia de la revolución es la intervención directa de las masas en


los acontecimientos históricos”
León Trotsky

“Estas enormes limitaciones de las estructuras dentro de las que Chávez debe
llevar adelante el proceso, así como la urgente necesidad de satisfacer las expectati-
vas de la gente, hizo que tuviera que recurrir a las fuerzas armadas … De hecho, la
ejecución del Proyecto Bolívar 2000…termino siendo entregada a la Fuerza
Armada, porque los ministerios no reaccionaron a tiempo … La Fuerza Armada ha
asumido con mucho entusiasmo este proyecto y gracias a él se han acercado a los
problemas que vive la gente más desvalida. Ese contacto ha contribuido a crear
conciencia y compromiso social en la oficialidad joven que tuvo a su cargo su
aplicación. Ha habido, sin embargo, una arista no del todo feliz y es que los
militares, acostumbrados a una disciplina férrea y muy verticalista se han compro-
metido más a lograr las metas que a promover la participación y el compromiso de
la gente, que suele contemplar pasivamente cómo se van resolviendo sus problemas”
Marta Harnecker
“Los desafíos de la Izquierda”, (pág. 36-37)

“Ahora, a gobernar, con y para el pueblo. Nos esperan horas de intensa labor,
no es sencillo lo que tenemos por delante. Pero...con que fuerza, con que alegría con
la que asi nos aprontamos a cambiar el país. Ese otro Uruguay, el otro proyecto, el
de avance, defensa y profundización de la democracia hacia una Democracia
Avanzada. Todos somos necesarios, porque al igual que repetimos en tantos
momentos: con el pueblo todo, sin el pueblo, nada. Levanten esas banderas, las que
nos entregaron los de ayer, las que hoy flamearon de lejos, para que todos las
vieran, las que seguirán erguidas, majestuosas, construyendo el gobierno, henchidas
por los vientos del pueblo que seguirán soplando, como siempre.”
Marina Arismendi
Secretaria General del Partido Comunista del Uruguay

“El plan de gobierno local debe responder a las necesidades reales de las
poblaciones locales; si el pueblo se organiza, los alcaldes ya no pueden decidir
invertir unilateralmente los dineros públicos en aceras, brocales y cloacas cuando la
comunidad organizada exige salud y escuelas. El presupuesto debe ser el plan de

255
gobierno local en números y no un ejercicio de los técnicos y expertos financieros
que guarda insuficiente relación con las demandas de las comunidades o lo que se
tiene planificado hacer.
Así, en la actualidad el movimiento de los CLPP debe luchar por fortalecerse
integralmente. Fortalecerse en lo técnico-político para planificar y formular
políticas públicas (mapa de necesidades del municipio, banco de proyectos y de
recursos humanos y técnicos del pueblo organizado) en torno a necesidades
prioritarias en los ámbitos de salud, educación, empleo, vivienda seguridad, etc.
Pero, principalmente, fortalecerse en lo político para enfrentar una cultura del
ejercicio representativo del poder, de la ineficacia, de la ineficiencia, que niega los
poderes creadores del pueblo para asegurar intereses personales, o de grupos de
poder y la continuidad del supra-partido de la corrupción.
Paralelamente, el pueblo organizado no debe olvidar que existe el riesgo de
que el ultrademocratismo paralice la acción, que el arte de gobernar implica
generar sinergias, aprender a ordenar las prioridades, diagnosticar, consultar,
sistematizar proyectos y ejecutar. De manera análoga los representantes elegidos
(alcaldes y gobernadores) deben desaprender la cultura de la democracia represen-
tativa y facilitar este ejercicio de soberanía, promover realmente la
corresponsabilidad en el proceso de toma de decisiones. Joseph Stiglitz, el ex-asesor
del Banco Mundial, señala que la principal causa del fracaso de los proyectos de
desarrollo multilateral en los llamados países del tercer mundo fue la falta de
consulta a las comunidades locales. Ello evidencia que el pueblo posee un conoci-
miento de la realidad indispensable e insustituible, y que el conocimiento técnico
debe ser puesto a su servicio…La revolución bolivariana corre el riesgo de no ser
sostenible en el tiempo si depende tanto de una sola persona, porque más que un SÍ
o un NO la revolución exige transformar y crear la institucionalidad a fin de
resolver con eficacia y eficiencia los problemas de las comunidades mediante la
participación directa de la gente, del pueblo. Hay que dar más poder al pueblo si
queremos marchar hacia una sociedad de nuevo tipo, hacia un nuevo y mejor
modelo de democracia. Por ello, desde la plataforma organizativa “
Carol Delgado
“Todo el poder para el pueblo organizado”
http://www.voltairenet.org, 24 /08/ 2004

“La corrupción en Venezuela es un monstruo de mil cabezas, uno de los


principales retos de todos los poderes públicos. La participación del pueblo, en su
función planificadora, contralora y veedora puede ayudar a eliminar -o disminuir en
gran medida- este otro mal antidemocrático. En especial si el pueblo decide,
conjuntamente con las autoridades locales, cuáles son los proyectos en los que se
deberá invertir los dineros públicos. Si el pueblo, organizado en cooperativas y
microempresas, ofrece bienes y servicios de calidad al gobierno local, y supervisa la
transparencia de los procesos de licitación, el gobernante elegido no puede invertir
en lo que le venga en gana, ni con quien le venga en gana.”
Carol Delgado
“Todo el poder para el pueblo”

256
“Las redes sociales que hoy se están conformando en Venezuela particular-
mente (UBEs, comités de tierras, grupos de reservistas, contralorías sociales, mesas
técnicas de agua, asociaciones indígenas, etc.), comienzan a constituir una nueva
ciudadanía que esta redefiniendo los límites de la comunidad política en la que se
había organizado con anterioridad (partidos políticos y cuerpos colegiados, etc.)
una sociedad civil global, en la cual desaparecen algunos y surgen nuevos y
distintos actores sociales.
Tenemos que entender entonces, que estas redes sociales actuarán en la
defensa popular continuamente, para atender los problemas de sus comunidades en
forma integral, en su día a día, y muy especialmente cuando se decreten Estados de
excepción o para prevenirlos. Todo esto de acuerdo al Artículo 338 de la CRBV”
Luisa Fernanda Zambrano
“Redes sociales para la corresponsabilidad y la defensa popular”

“…los Consejos Comunales no pueden ser vistos como simples gestores de


reivindicaciones para sus respectivas comunidades, ni tampoco ser mediatizados
por factores partidistas y grupos sectarios que lo miran como una plataforma que
pueden “controlar” para utilizarlos como escaleras que le sirvan para saciar
aspiraciones personales y políticas, sino que deben convertirse en verdaderos
gobiernos locales, dependientes del poder ejecutivo, con representatividad y rango
constitucional que los ubiquen como, por su cercanía con las carestías del pueblo,
con una demostración de madurez de conciencia y alto grado de compromiso
revolucionario, en centros de gobierno popular que mediante un proceso de
educación para la vida, abarquen y rijan la ejecución programática de todas las
áreas de trabajo enmarcadas en el Plan Estratégico Nacional.
Los Consejos comunales irán asumiendo progresivamente de acuerdo a la
dinámica que se le imprima, que debe ser acelerada y con buen tino, competencias
que hasta ahora estaban reservadas al Ejecutivo Nacional, Regional y Municipal,
como la educación, la salud, la vivienda, el deporte, la seguridad, la cultura, la
producción etc. El asumir estas competencia pasa necesariamente por una reestruc-
turación del Estado y una adecuación que le dé paso al estado socialista, es decir
continuar con el desmantelamiento del viejo estado para que en un proceso dialécti-
co nazca la nueva estructura social y económica que configure las nuevas relaciones
de producción para que exista un verdadero desarrollo nacional; y solo el pueblo
organizado desde las bases populares a través de la ejecución de la democracia
directa y la orientación de una vanguardia revolucionaria conformada en un Partido
único que tenga un solo norte, (el Sur), un solo destino y una sola patria, sentará las
bases para una nueva Venezuela que pueda construir un país de igualdad y justicia
social para que haya paz verdadera”
Carlos Ramos Salazar
“Poder popular y consejos comunales”

“Llegó el Parlamento Comunal para instalarse a lo largo y ancho de Venezue-


la. Nació una nueva institución del Poder Popular.
El Parlamento Comunal es el espacio y tiempo donde todos los voceros de
todos los Consejos Comunales de un área geográfica con características de
Territorio Socialista debaten permanentemente las propuestas de leyes que orienta-
rán la vida republicana a partir de Agosto de 2008. Es decir, el Parlamento Comu-
nal tienen la misión de construir el marco socialista para Venezuela y plantearle al

257
Comandante Chávez las razones para que HABILITE UN CAMBIO del orden
político garantizando que el pueblo mande (Autogobierno).
Como puede apreciarse, las leyes no pueden dejarse en manos de una
comisión presidencial por muy patriotas que sean, pues estaríamos rendidos ante la
representatividad y enterraríamos el protagonismo.
El Parlamento Comunal se declara en Sesión Permanente con el pueblo
legislando por y para el pueblo.
El Parlamento Comunal tendrá éxito si logra la transferencia de todo el poder
al pueblo. El poder político, económico y militar debe transferirse, sistemática y
progresivamente a las estructuras del Consejo Comunal, que es la máxima expresión
del Poder Popular. Entonces, el Parlamento Comunal necesita estudiar y conocer a
fondo todos los temas relativos al Poder Popular, en todas sus dimensiones: política,
ideológica, constitucional, institucional, estructural y funcional.”
Alexis Adarfio Marín
“Parlamento Comunal”

“El co-gobierno es el objetivo y el verdadero sentido de la Democracia


Participativa, sólo empoderando al pueblo, se puede asegurar la gobernabilidad
democrática, ya que el pueblo debe ser el garante de su propio destino independien-
temente del gobierno que esté de turno.
La Democracia Participativa y Protagónica tendría que desarrollarse de una
manera tal, en que los cargos de representación que se eligiesen servirían para
garantizar y facilitar el desarrollo de la democracia participativa a través del
desarrollo político de las comunidades. Es entonces cuando se puede empezar a
hablar sobre verdaderos gobiernos comunitarios como los estipulados con el
desarrollo del artículo 184 de la Constitución
de la República Bolivariana de Venezuela de 1999.
Permitir que las comunidades organizadas manejen, administren y controlen
los servicios públicos, participen directamente en la formulación, ejecución y
evaluación de las políticas públicas que los afectan directamente, y que se convier-
tan de entidades receptoras del desarrollo a entidades dinámicas generadoras de
riquezas, - cosa que se encuentra en fase de formación- con la organización de redes
de desarrollo endógeno y la consolidación progresiva de las empresas de produc-
ción social, constituye el único camino posible para el desarrollo soberano de la
República y serviría de ejemplo a seguir para otras naciones latinoamericanas que
están atravesando procesos políticos similares al venezolano.”
Antonio Martínez
“Consolidando el Poder Popular”

“Funciones fiscalizadoras y actuación conjunta con el Gobierno tendrán los


Comités de Contraloría Social contra el acaparamiento y especulación.
Este viernes en la Sala Plenaria de Parque Central cerca de 800 voceros de
contraloría social de los consejos comunales de Caracas realizaron un taller de
formación para iniciar la creación de estos comités, a fin de instruirlos como
defensores del precio justo, contra el acaparamiento y la especulación.
El ministro del Poder Popular para la Participación y Desarrollo Social,
David Velásquez, explicó que esta tarea forma parte de la lucha que adelanta el
Gobierno Nacional para garantizar el soporte fundamental del pueblo venezolano a
través del Poder Comunal.

258
Dijo que estos comités estarán respaldados por el decreto Ley de Defensa
Popular contra la especulación, acaparamiento o boicot de alimentos y otros
productos con precios regulados que será aprobado próximamente en Consejo de
Ministros. Según el ministro, los comités tendrán poderes y capacidades concretas
para funciones de supervisión, fiscalización y acompañamiento a los organismos del
Estado venezolano, responsables de la supervisión del abastecimiento de alimentos.
A partir de este viernes los consejos comunales podrán convocar asambleas
de ciudadanas y ciudadanos para elegir cinco integrantes que conformarán el
comité de contraloría social de cada consejo comunal. Luego elaborarán los planes
de diagnóstico comunal, de acción contra la especulación y acaparamiento, así
como el de acción para el abastecimiento.
Estas acciones serán coordinadas por los ministerios del Poder Popular para
la Participación y Desarrollo Social, de Alimentación y de Industrias Ligeras y
Comercio, además de las alcaldías y los organismos que forman parte del Consejo
Presidencial para el Poder Comunal.”
“Consejos Comunales fiscalizarán negocios que acaparen y especulen”
Agencia Bolivariana de Noticias (ABN), 17/02/07

“El venezolano de la quinta república, políticamente, no es lo mismo que el


venezolano de la cuarta. Ha habido un salto cuantitativo y cualitativo muy
importante…Esta transición no es solamente económica y política, sino fundamen-
talmente, cultural. A pesar de los errores, lo más importante es que se han tomado
decisiones. Este era un país que estaba condenado a no tomar decisiones. Los
gobernantes eran unos administradores pasivos de la realidad…Yo satisfice la
curiosidad de estar dentro del poder... a mí nadie me viene con cuentos, ni la
oposición porque yo sé mucho de oposición, ni el Gobierno porque aprendí mucho
allí. Desde afuera, el poder tiene cierto halo de misterio, pero cuando tú estás
adentro te das cuenta de que no hay tal…Nosotros no terminamos de darnos cuenta
de cómo ha cambiado el ciudadano venezolano. Gente que jamás leyó la Constitu-
ción hoy la lee y argumenta con ella... Eso que significa el tránsito de un país de
habitantes a un país de ciudadanos es el dato más extraordinario de este proceso”.
José Vicente Rangel
Entrevista, Publicada en Panorama, 01/03/2007

“¿Cómo ayudamos a prender el motor de la Leyes Habilitantes?


Los Consejos Comunales podemos proponer ideas a la Comisión Presidencial
de la Ley Habilitante, en los diferentes ámbitos que abarca la Ley; especialmente en
lo que respecta a la Ley de los Consejos Comunales.
En este sentido, debemos recoger las fortalezas y las debilidades presentes
tras casi un año de vigencia de la misma y proponer los cambios necesarios para
avanzar en la construcción del Poder Comunal.
Es necesario que revisemos, por ejemplo, lo referente a la composición del
órgano ejecutivo y sus respectivos comités y mesas; así como la unidad de gestión
financiera o banco comunal, con su correspondiente cooperativa.
En función de esto es necesario que organicemos encuentros por parroquias,
zonas o áreas comunales a fin de elaborar nuestras propuestas y propiciar su
discusión con la Comisión Presidencial de la Ley Habilitante.

259
¿Cómo ayudamos a prender el motor de la Reforma Constitucional?
Los Consejos Comunales debemos sumarnos a la revisión artículo por
artículo que esta realizando la Comisión Presidencial de la Reforma Constitucional
con la finalidad de elaborar nuestras propuestas para que sean incorporadas al
informe que la Comisión entregará próximamente al Presidente.
Por otra parte debemos prepararnos para crear “Circuitos Legislativos del
Poder Comunal” a nivel de zonas o áreas comunales para participar en la discusión
de la reforma propuesta y en el referendum correspondiente.

¿Cómo ayudamos a prender el motor Moral y Luces?


Los Consejos Comunales debemos elaborar propuestas para la Comisión
Presidencial Moral y Luces, la cual actualmente esta elaborando su Plan Estratégico.
El reto se plantea especialmente para los Comités de Educación, Cultura,
Deporte, Comunicación e Información. Es fundamental que participemos en el
conocimiento del pensamiento de Simón Rodríguez en el marco del Socialismo del
Siglo XXI y su proyección en la creación del Sistema Educativo Bolivariano; en el
cultivo de los valores socialistas en contraposición al capitalismo y en la construc-
ción del currículo para la Revolución Bolivariana.
En este sentido debemos fortalecer a los Consejos Comunales de Educación
Bolivariana como órganos del Poder Comunal a nivel de las zonas o áreas comuna-
les que se corresponden con las Unidades Territoriales Integrales de Educación
Bolivariana.
Además debemos prepararnos para participar en las discusiones de la nueva
Ley Orgánica de Educación y las nuevas leyes de la cultura y del deporte. En cuento
a la Ley de Educación debemos enfrentar la guerra sucia y la oposición a ultranza
de los sectores disociados clase media, las empresas privadas de la educación y la
ultraderecha clerical.

¿Cómo ayudamos a prender el motor de la Nueva Geometría del Poder?


Debemos profundizar en la constitución de nuevas delimitaciones territoriales
para facilitar el ejercicio del Poder Comunal. En este sentido estamos aportando la
creación de territorios sociales, zonas comunales, áreas comunales o sectores sub-
parroquiales como ámbito para la constitución de redes de consejos comunales con
sus respectivos voceros y voceras para asumir poder político, económico, social,
cultural y territorial.
Obviamente esto será un gran aporte para las comisiones de Ley Habilitante y
Reforma Constitucional. En este sentido pudiera pensarse en un encuentro nacional
para intercambiar experiencias sobre este particular y avanzar desde abajo en la
configuración de la nueva geometría del Poder Comunal.

¿Cómo ayudamos a prender el motor del Poder Comunal?


La Presidencia de la República debe reorganizar la Consejo Presidencial del
poder Comunal para hacerlo operativo y a través de éste conformar las Comisiones
en los Estados y Municipios.
Una vez garantizado esto se realizaría una jornada de formación con los
consejos comunales y los alcaldes y alcaldesas a fin de promover a nivel nacional la
experiencia del Presupuesto Participativo.

260
Por otra parte, retomando las propuestas para el primero y segundo motores,
debemos revisar la legislación vigente y la Constitución Nacional para participar en
las discusiones sobre las nuevas leyes de Consejos Comunales, Consejos Locales y
Estadales de Planificación Pública, Ley Orgánica del Poder Municipal, Ley
Orgánica de Planificación y la propia reforma constitucional.
En este sentido podemos pensar en jornadas por áreas comunales y encuen-
tros a nivel municipal.”
Francisco Cañizales
“Los Consejos Comunales y los 5 motores”

261
Blanca
QUINTO COMBUSTIBLE:

DISMINUIR LA POBREZA Y AUMENTAR LA FELICIDAD


DE LA SOCIEDAD
Blanca
REDUCIR LA POBREZA Y AUMENTAR LA FELICIDAD SOCIAL

La pobreza y la felicidad van de la mano. Aunque no siempre hay una


relación directa, que nos permita asegurar que a mayor pobreza, menor
felicidad o, a la inversa, a mayor riqueza, mayor felicidad. No es tan fácil
descifrar la fórmula que relaciona estas dos variables, sin embargo, todo
hace suponer que quien es feliz, tiene al menos, la satisfacción, el optimis-
mo y la suficiente paz interior, que nos permite presumir que en realidad no
es pobre. Existen perspectivas de análisis y de práctica de vida social, que
basan la felicidad en la acumulación de bienes materiales y en otros facto-
res externos como el dinero u otras personas. Los hay también, quienes se
sienten infortunados, en riquezas y bienes materiales, pero, se atreven a
decir lo que sienten: “somos pobres, pero felices”.
La felicidad, es difícil ocultarla. En cambio, la pobreza se disfraza
o enmascara, a veces, tras las apariencias. Hay quienes muestran mu-
cha riqueza material y, parece mentira, detrás de su fachada y su sonri-
sa hipócrita, está un mundo de vacíos espirituales y de carencias huma-
nas, como el amor o la verdadera amistad y la alegría compartida, que
no han podido llenar ni con viajes al infinito, ni con bisutería de oro
puro y encandilados brillantes, ni con toneladas de dólares y euros en-
trando desde sus alforjas a los bancos, ni con kilómetros de cemento y
arboledas multicolores rodeando su hábitat, ni con mares de bebidas
espirituosas y selvas de tabaco importado corriendo por sus venas, ni
con oraciones de última hora, ni con pétalos de rosas rellenando sus
almohadas, sus colchones y sus jacuzzis, ni buscando el éxtasis en la
mercancía sexual y en las drogas, ni dándole a sus hijos todos los gus-
tos que desean o lanzando limosnas al hambriento pretendiendo así
expiar sus culpas. Y, mucho menos, acumulando millones y millones, de
dinero mal habido, que nunca podrán gastar, ni disfrutar.
En Venezuela estamos obligados, desde que comenzamos el go-
bierno en febrero de 1999, a procesar con rigor y profundidad, el

265
macroproblema de la miseria y la pobreza, que fue definido como prio-
ritario en la Agenda Alternativa Bolivariana. Hoy, a ocho años, nadie
ha podido convencernos que el Presidente Chávez y su equipo de go-
bierno han procesado adecuadamente este problema, por eso nos pre-
guntamos: ¿por qué esto no se ha hecho?
Esta ha sido una de las graves fallas de este gobierno: no nos
hemos detenido a pensar y reflexionar con tenacidad y en colectivo,
sobre la esencia y las posibilidades creativas y reales de intercambiar
este problema por otros ¡Sí, intercambiar! Porque, como lo hemos di-
cho, en otra oportunidad, los problemas sociales, que son
cuasiestructurados, no se resuelven como en matemáticas, física o quí-
mica ¡No, señor! ellos se disuelven, muchas veces, en un plano o nivel
diferente, porque sencillamente se intercambian por otros problemas de
naturaleza o magnitud distinta a la del problema que deseamos enfren-
tar. Es una ley.
De nada valdrán triunfos electorales, toneladas de hierro y acero,
cemento y cabillas, concreto armado y asfalto, utilizados para cons-
truir viviendas, rieles, y trenes, metros y ferrocarriles, puentes, carrete-
ras y autopistas, si no hemos invertido mayores recursos en enfrentar
con firme decisión y eficiencia, las causas claves que mantienen aún
vivo este problema. Y, lo que es peor aún, sin que tengamos posibilida-
des de eliminarlo o reducirlo, sostenida y sustentablemente, en el corto
o mediano plazo. Nos lo dice la realidad que vivimos y las proyecciones
que hacemos, no las informaciones de prensa, radio y televisión; tam-
poco, los informes públicos y privados, que reducen al ser humano a
estadísticas frías y lo convierten en promedios y valores ponderados.
Nos lo dice el barrio y el caserío rural donde habitamos, con hombres y
mujeres de bien, que ven pasar sus años y sólo logran constatar la des-
trucción de su entorno natural, sin recibir beneficios directos para ellos y
su familia.
Tenemos que ampliar y profundizar el debate sobre la pobreza y la
felicidad del pueblo. Pues, el gobierno que apoyamos, y con el que es-
tamos comprometidos, parece tener otras prioridades, que, ojalá, no
nos distraiga de la dirección del cambio deseado.
Porque de que servirán, todos nuestros logros políticos, económi-
cos, militares, sociales, jurídicos o personales, si, al final de cuentas,
tarde o temprano pudiera renacer, de nuevo, la pobreza intelectual,
social, material, mental y espiritual en toda nuestra territorialidad.
Tenemos la percepción de que no hemos avanzado lo suficiente en
el ideal bolivariano de lograr mayor estabilidad social y política y, en

266
especial, el objetivo de alcanzar la mayor suma de felicidad posible
para todo nuestro pueblo.
Si no derrotamos la miseria y la pobreza, y si no logramos hacer
más feliz a nuestra gente, hemos perdido la guerra, aunque hayamos
ganado mil batallas, como gustan decir en el argot militar. Del logro de
este propósito, depende que la revolución, que hoy vivimos, tenga éxito
y podamos enmendar, en el futuro, la tristeza y el dolor de Bolívar cuan-
do, en Santa Marta, Colombia, exclamó con cierto resentimiento : ¡He
arado en el mar!
Sin este quinto combustible, los cinco motores constituyentes u
otros, que surjan en el futuro, tendrán una vida efímera y sólo servirán
para salir del paso, lanzar cortinas de humo, y, quizás, perder tiempo y
dilapidar recursos importantes, que pudieran ser mejor utilizados.
Sin lugar a dudas, la reducción de la pobreza y el aumento de la
felicidad social, es el combustible más importante, mientas descubri-
mos o inventamos otras fuentes de energías alternas, para que funcio-
nen estos u otros motores, que permitan conducir a esta nave espacial
planetaria hacia un mundo, aquí en la Tierra, donde predomine el bien-
estar, la alegría y la felicidad de todo el colectivo social.

267
“Los pobres no tienen necesidad de nuestra compasión o de nuestra lástima.
Los pobres tienen necesidad de nuestra ayuda y de nuestra asistencia.
Es más lo que ellos nos dan que lo que les damos a ellos.
Tengo un recuerdo de los días terribles que atravesamos cuando millones de
refugiados escapaban hacia la India. Pedí al gobierno indio que permitiese que
algunas religiosas que acudieran de otras partes viniesen a ayudarnos a servir a los
refugiados. Vinieron bastantes: unas 16 ó 17, de diferentes congregaciones religiosas.
Pasaron 6 meses con nosotras, ofreciendo amor, servicio, ternura
y cuidados a quienes los necesitaban.
Cuando se fueron, dijeron todas que era mucho más lo que habían recibido que lo
que habían podido dar. Hace algunos meses –como bien sabéis, nosotras trabajamos
también por las noches–, salimos por Calcuta y recogimos 4 ó 5 personas por las
calles. Por su estado, las llevamos a nuestra Casa del Moribundo.
Entre ellas, había una anciana que se encontraba
en situación de extrema gravedad.
Dije a las Hermanas: “Yo me ocuparé de ella”
Cuando la puse en la cama, me cogió la mano mientras en su rostro
se dibujaba una sonrisa maravillosa.
Pronunció una sola palabra: “Gracias”, al tiempo que expiraba.
Me dio mucho más de lo que yo le di. Me ofreció su amor agradecido.
Por un instante, me quedé mirándola y me pregunté:
“¿Qué hubiera hecho yo en su lugar?”
Me respondí a mí misma: “Hubiera hecho todo lo posible
por atraer la atención de los demás hacia mí. Hubiera gritado:
“Tengo hambre, frío. O: Me estoy muriendo”.
Ella, en cambio, era tan grande, tan espléndida en su generosidad.
Los pobres –no me cansaré de repetirlo– son maravillosos”.

Madre Teresa de Calcúta


“La alegría de darse a los demás”
¡POR LA FELICIDAD DEL PUEBLO!

A Mariela Columbié e Israel Montequin.


Dos cubanos felices y excepcionales

“Sea o no creyente y fuere cual fuere su religión, es deber del hom-


bre perseguir la felicidad”. Este pensamiento del Dalai Lama, su Santi-
dad Tenzin Gyatso, ilumina contundente, la contraportada de: “El arte
de la Felicidad”, libro editado por Grijalbo y escrito por Howard Cutler,
psiquiatra y neurólogo norteamericano. En él se habla del derecho a la
felicidad, las fuentes de la felicidad, así como de la capacidad que tene-
mos los seres humanos de entrenar la mente para la felicidad y para
recuperar nuestro estado innato de felicidad. Felicidad, es un término
ambiguo para muchos. Una palabra cuyo significado es relativo al ser y
al contexto en el que se define: Paz interior, estado de alegría y conten-
to, estar bien con uno mismo. Mucho se ha escrito sobre el tema de la
felicidad y es posible que en los próximos años se retome y se profundi-
ce el tema. En especial en nuestro país, ya que el pensamiento y el idea-
rio bolivariano nos obligan a pensar, reflexionar y a luchar por la felici-
dad y batirse no sólo por nuestra propia felicidad, sino por la felicidad
colectiva. Necesitamos respondernos para qué, por qué y cómo lograr y
mantener la felicidad. No fue casual que el Libertador expresara en el
Congreso de Angostura que “el sistema de gobierno más perfecto es
aquel que garantiza la mayor suma de felicidad posible...”. Tampoco fue
azaroso que la asociara a la virtud, como fuente y principio rector de la
felicidad. La felicidad, cualquiera que sea su significado, acepción o
definición, es una palabra-fuerza que ha rondado las mentes y los cora-
zones de los más connotados e ilustres pensadores y líderes mundiales.
Decía Aristóteles, “La felicidad es el bien supremo: tan importante que
todo lo demás constituye simplemente un medio de lograrla”. Lo cantó,
alguna vez, Facundo Cabral, “nacemos para la felicidad (fuera de la
felicidad son todos pretexto) y debemos ser felices también por nues-
tros hijos, porque no hay como recordar padres felices”. Si algo tienen
en común los hombres y mujeres que han alcanzado éxito privado o

269
público, es que viven enamorados, entusiasmados y felices. Aman lo
que hacen. Disfrutan incluso de sus fracasos y tropiezos, pues saben
como convertir el revés en victoria. Demuestran con sus actos que una
derrota es un triunfo diferido si se persevera con ánimo y tesón. Para
Tolstoi: “La felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere, sino en
querer siempre lo que se hace”. Ahí está la clave de todo. Tener la capa-
cidad y la actitud positiva de elegir sentirnos bien con nosotros mismos,
con los demás y con la actividad que realizamos. Sentirnos y disfrutar
felices de lo que hacemos, no siempre es fácil. Nuestros arraigados há-
bitos y costumbres frenan nuestro crecimiento personal y el disfrute
pleno de la vida. Es verdad, no podemos elegir muchas veces nuestro
trabajo, pero podemos elegir ser creativos, innovadores, juguetones y
felices con lo que hacemos. Por supuesto, no puede ser feliz quien no ha
satisfecho sus necesidades básicas elementales, como lo explicara
Abraham Maslow. No pueden ser felices nuestros pueblos si no tienen
un empleo estable y bien remunerado, si no cuentan con posibilidades
de alimentarse bien, si no tienen acceso a educación y servicios de salud
de calidad. En fin, el pueblo no puede ser feliz si son permanentemente
violentados sus más elementales derechos. Por ello necesitamos con
urgencia mejorar y reinventar nuestros sistemas de gobierno, se requie-
re elevar a como de lugar nuestra capacidad de gobierno. Para ello, he-
mos propuesto a través de CORPOANDES, impulsar la creación de las
Escuelas de Gobierno de los estados Táchira, Mérida y Trujillo, proyec-
to que cuenta con el aval y el respaldo del Ministerio de Planificación y
Desarrollo, así como de las respectivas gobernaciones de los estados
andinos. Estas pueden servir para crear una red de Escuelas de Gobier-
no que sean un aporte más para la creación de la Escuela Latinoamérica
de Gobierno, cuya propuesta apareció desarrollada como anexo en mi
libro: “Universidad, Gobierno y Felicidad”, editado por la Universidad
de Los Andes, en 1999. Hemos propuesto también, el diseño de un indi-
cador que nos permita saber si vamos en la dirección del cambio y la
transformación propuesta: El Índice de Felicidad del Pueblo. Que susti-
tuya a los trillados indicadores macroeconómicos y macrosociales, que
muchas veces esconden la verdadera realidad que viven nuestros pue-
blos. Necesitamos saber si hoy somos más felices que ayer. Urge crear
en América Latina sistemas de gobierno que posean elevadas capacida-
des para gobernar realidades complejas, conflictivas, cambiantes, de
poder compartido y plenas de incertidumbres para lograr que mañana y
siempre, nuestros pueblos sean más felices que hoy.

270
Necesitamos buenos gobiernos que garanticen la mayor suma de
felicidad posible a nuestros pueblos.
La Felicidad del pueblo y nuestra propia felicidad es la clave del
futuro.
Y la felicidad es el supremo acceso a la belleza.

04 de agosto de 2001

271
“En la cultura del consumo, ser se transforma en tener, la libertad se confun-
de con mera libertad de posesión y consumo, y el hombre se convierte en un
poseedor y consumidor de cosas...El hombre de esta cultura, nos dice Marcuse,
desarrolla una sed insaciable de falsas necesidades...Vive obsesionado con tener
siempre más y mejores cosas, con vivir más cómodamente...Sabe que la sociedad a
su alrededor va a jerarquizar su calidad de hombre de acuerdo al número y calidad
de sus posesiones y a su habilidad de renovarlas continuamente...la única meta del
hombre en esa cultura es tener más y más...El dinero, la personificación de la
posesión y el poder, se ha convertido en un fin en sí mismo... Los otros valores, la
libertad y justicia, las otras personas, el respeto, se convierten en meros medios
para conseguir este fin.
El dinero consigue carros, prestigio, libertad, gloria, otras personas.
No hay valor que resista el poder del dinero. El dinero hace los hombres. Es el
generador de las nuevas falsas personalidades...guiados por slogans superficiales
más poderosos que toda ley o convicción propia, slogans que prometen a cada uno
felicidad y éxito que le convencen que va a ser feliz cuando consiga la que necesita-
ba, pero que le privan de genuinos sentimientos, de todo sentido auténtico de
comunión y encuentro, de toda preocupación por los demás, de toda posibilidad de
amor generoso y servicial. De hecho la felicidad absoluta que promete esta cultura
se reduce, como nos dice Erich Fromm, a la satisfacción del consumo: alimentos,
bebidas, comodidades, cigarrillos, libros, carros, drogas, imágenes, sonidos, otras
personas... son consumidos, tragados...El hombre se ha convertido
en el gran tragador, siempre consumiendo y a la vez siempre insatisfecho...”

Antonio Pérez Esclarin


“La Revolución con Marx y con Cristo”,. Pág. 17-21
¿INDICADORES DE FELICIDAD?

La realidad es mucho más: rica, complicada, dinámica, cambiante,


confusa, compleja, delicada…que la multiplicidad de: variables, rela-
ciones, índices, tasas, porcentajes, algoritmos, estadísticas, modelos,
fórmulas, ecuaciones, parámetros…con la que los: técnicos, periodis-
tas, reporteros, profesionales, analistas, investigadores, historiadores,
economistas, estadísticos, numerólogos…quieren: representar, anali-
zar, resumir, auscultar, diagnosticar, predecir, prever, proyectar, pronos-
ticar, estimar, calcular, observar, modelar, suponer, conjeturar, vatici-
nar, adivinar, simbolizar, significar, sintetizar, examinar, aprehender…la
situación, el entorno, los sectores, el ambiente, el escenario, las circuns-
tancias, el medio, el contexto…en fin, los problemas económicos, polí-
ticos, sociales, militares, ecológicos… que habitan y cohabitan, en la
realidad misma. Como ejemplo, la siguiente lista incompleta y provi-
sional, y por el espacio disponible, imposible de explicar su significado
con detalles. Así:
A NIVEL ECONÓMICO: Producto Interno Bruto (PIB), Tasa de Infla-
ción, Déficit Fiscal, Balance de Pago, Balance Comercial, Porcentaje
de Fuerza Laboral por actividad económica, Tasa Overnight, Índice Dow
Jones, Índice Nasdack, Índice Industrial, Porcentaje de Inversión, Por-
centaje de Gastos Corrientes, Tasa de Cambio, Salario Real, Variación
del Precio de Productos Estratégicos, Precio de la Canasta Básica, Re-
servas Internacionales, Circulante Monetario, Deuda Externa, Deuda
Interna, Impuestos, Aranceles, Tasas Activas y Pasivas, Producción de
Bienes y Servicios, Productividad, Participación de los Sectores Econó-
micos en el PIB, Inversión Bruta Interna, Balance Fiscal, Concentra-
ción/Diversificación de Exportaciones, Composición de Importaciones,
Volumen y Balance del Comercio Per cápita, Tasa de Crecimiento Eco-
nómico, Índice de Precios al Consumidor, Crédito Interno Neto, etc.,
etc., etc.

273
A NIVEL SOCIAL: Tasa de Desempleo y de Subempleo, Índice de
Repitencia, Tasa de Deserción Escolar, Mortalidad y Morbilidad Infan-
til, Porcentaje de Niños de la Calle, Cobertura y Calidad de los Servi-
cios de Salud, % de Gastos Sociales, Matricula Escolar por Niveles
Educativos, Esperanza de Vida, Cobertura de la Seguridad Social, Su-
perficie de Tierras Expropiadas o Transferidas, Déficit de Viviendas,
Distribución del Ingreso, Tasas de Enfermedades Contagiosas, Número
de Médicos/ Habitantes, Acceso de la Población al Agua Potable y Al-
cantarillado, Tasa de Analfabetismo, Tasa de Crecimiento Poblacional,
% de Escolarización por Grupos de Edad, Índices de Pobreza, Compo-
sición de la Fuerza de Trabajo y Participación Femenina, Cobertura del
Servicio Eléctrico, etc., etc., etc.
A NIVEL POLÍTICO-INSTITUCIONAL: Porcentaje de Abstención Electo-
ral, Correlación de Fuerzas, Vector de Peso, Vector Patrimonial, Vector
de Personalidad, Coeficiente de Fricción o Viscosidad Burocrática, Por-
centaje de Trabajadores Sindicalizados, Grado de Participación Políti-
ca, Libertad de Expresión, Nivel de Confianza, Índice de Transparencia
o Corrupción, etc., etc., etc.
A NIVEL AMBIENTAL: Grado de Contaminación (sónica, hídrica, etc.),
impacto ambiental, Capacidad de Uso de la Tierra, Grado de
Intoxicaciones por Plaguicidas, Extensión de Áreas Silvestres Protegi-
das, Área bajo Bosques según Zona de Vida, Diversidad Biológica, Por-
centaje de Desertificación, Tasa Promedio de Deforestación y
Reforestación, Porcentaje de Pagos por Servicios o Impactos Ambien-
tales, Composición de los Desechos Sólidos, Indicadores de
Sustentabildad Rural, Cambios Climáticos, etc., etc., etc.
Frente a estos indicadores e índices, que no siempre expresan la
realidad real, hemos propuesto la necesidad de construir un indicador
más amplio que de cuenta del nivel de bienestar y satisfacción de la
población y permita saber, como nos lo recordara el Libertador en el
Congreso de Angostura, si estamos en presencia de un buen Sistema de
Gobierno. Para ello se hace imprescindible la construcción de tres
indicadores, o uno solo que los englobe y relacione, a saber: el Índice de
Estabilidad Política, el Índice de Estabilidad Social y el Índice de Feli-
cidad del Pueblo. Estos deben ser, en un verdadero Gobierno Bolivariano,
los parámetros que nos permitan saber si vamos en la dirección del cam-
bio y la transformación deseada.
Así, además, podemos simplificar todo y evitar que los: técnicos,
periodistas, reporteros, profesionales, analistas, investigadores, histo-
riadores, economistas, estadísticos, numerólogos…y ahora los golpistas,

274
los conspiradores, los viudos de la cuarta, los sifrinos, los yuppies, los
escuálidos, los afligidos, los oponentes y hasta los organismos interna-
cionales, nos sigan metiendo el cuento que todo va mal, continuará mal,
cuando todo, según ellos, iba bien.

13 de agosto de 2002

275
Decía el Mahatma Gandhi:
“Cuando toméis una decisión tened ante los ojos la imagen del hombre más pobre
que nunca os hayáis encontrado, y preguntaos si le va a ayudar esa decisión. Si la
respuesta es ‘sí’ tomadla sin dudar. Este consejo es justo, eterna y universalmente”.

Nirmala Buch, India


Sesión Pública de Asia del Sur
¿PODEMOS DERROTAR LA POBREZA?

Hoy, en Venezuela, somos portadores de una despiadada herencia:


la pobreza.
¿Por qué la pobreza persiste? ¿Por qué 2.800 millones de personas
–casi la mitad de la población mundial- son pobres y de ellas 1.200
millones viven en la indigencia?
Las cifras son dolorosas y lacerantes. Para el año 1998, setenta y
tres de cada cien venezolanos permanecían sepultados por la infamia
del hambre y de la necesidad, Y 36 de esos mismos compatriotas, se
desfiguraban tatuados por la desquicia de la pobreza crítica: El hambre
del hambre.
La pobreza es mala y por tanto, hay que erradicarla. Con pobreza
no es posible el desarrollo sustentable y sostenible.
Las causas de la pobreza son múltiples, diversas, directas, deriva-
das, políticas, económicas, socioculturales, en fin, la extrema compleji-
dad del problema puede llevarnos a dar respuestas fáciles, tales como
que los pobres lo son porque no se esfuerzan o son flojos, o suponer que
el problema es con el gobierno, las organizaciones para el desarrollo o
la gente que se ocupa de eso. La pobreza es un problema humano, total,
global, planetario.
La pobreza es un problema prioritario al cual hay que otorgarle
respuestas firmes y decididas, inteligentes y determinantes, contunden-
tes, coordinadas y coherentes. Respuestas políticas. Institucionales.
En tal sentido, hemos tomado la decisión de asumir el problema de
la pobreza de nuestro pueblo, como el macroproblema central y priori-
tario a procesar y a enfrentar en adelante por el equipo gerencial y el
personal técnico y de apoyo de Corpoandes, con el visto bueno y el
respaldo unánime del Directorio de la institución. Así lo declaramos
públicamente. Es una declaratoria de combate firme, honesto y decidi-
do en contra del propio problema y en contra también de la conspira-

277
ción mediática, sindical, petrolera empresarial y militar; grupos ampa-
rados en el imperio de la desinformación, que se han empeñado en mos-
trar cruentas y crudas imágenes de que los venezolanos, irremediable-
mente, estamos condenados a ser pobres, a ser más pobres y a vivir
eternamente en la pobreza y de la pobreza. Estamos en contra de la
mentira, la tiranía, la maldad, la contrarrevolución y a favor de la rique-
za real, justa y equitativa de los sectores más desprotegidos de la pobla-
ción andina.
Ese imperio que desfigura cotidianamente el hecho informativo,
ha tenido el tupé de querer ocultar lo que está a la vista de todos, de
querer tapar con un dedo las verdaderas cifras de la recuperación de
Venezuela. Del trabajo incesante que el gobierno nacional esgrime para
combatir la secuela de esa herencia acribillante que nos dejaron los go-
biernos de los últimos 40 años: En menos de lo que canta un gallo,
Chávez logró frenar el crecimiento de la pobreza, que venía en ascenso
desde hacía tres décadas.
En esta gesta común de ataque decidido contra la pobreza, invita-
mos a los gobernadores, alcaldes y a los equipos técnicos y organizacio-
nes políticas que identificados con esta propuesta acompañan a Gilmer
Viloria, en Trujillo, a Florencio Porras, en Mérida y a Ronald Blanco
La Cruz, en Táchira, para que trabajemos como verdaderos equipos de
trabajo emprendedores, creativos, dinámicos, solidarios y comprometi-
dos con el bienestar de nuestro pueblo.
Estamos obligados, incluso por las circunstancias, a identificar,
seleccionar y procesar los principales problemas de la región andina y
del país. Pues como lo sentenciara el maestro Carlos Matus: “Ningún
gobierno es mejor que la selección y procesamiento que hace de sus
problemas”. Por nuestra parte hemos decidido seleccionar, procesar y
contribuir a la disolución efectiva del grave problema de la pobreza como
el más importante y prioritario problema a enfrentar en los Andes Vene-
zolanos. Armas tenemos: inteligencia, acción institucional y fortaleza
política y pública.

16 de octubre de 2002

278
SUPEREMOS LA POBREZA Y LA MISERIA

Superar la pobreza, es responsabilidad nuestra.


Acabar con este látigo que azota impunemente a nuestra sociedad,
debe ser una obligación, un pacto, un deber, una necesidad y un com-
promiso que debemos asumir desde nuestras entrañas, para dar, aquí y
ahora, ya, respuestas firmes y decididas, inteligentes y determinantes,
contundentes, coordinadas y coherentes. Respuestas políticas.
Institucionales, que nos guíen en la construcción de una Agenda com-
partida para superar la pobreza.
Ese es nuestro propósito. Desde los inicios de esta nueva gestión
en Corpoandes, los planteamientos han sido claros y decisivos: Es nece-
sario erradicar este mal que nos aniquila y nos sustrae como sociedad,
debemos exterminar esta enfermedad que nos agobia y nos maltrata como
seres humanos, que nos hunde y nos avizora en la miseria de las espan-
tosas realidades que viven nuestros pueblos, nuestra gente. Necesita-
mos superar la pobreza, ese flagelo que tiene rostro de dolor, tiene lágri-
mas petrificadas de frío y lomos quemados por el sol. La pobreza es la
barricada angustia del moribundo, es la melancolía, el mal dormir, el
hacinamiento, la vagabundería, el analfabetismo, la rabia, la aniquila-
ción de la esperanza, la muerte perenne del progreso, del desarrollo y
del porvenir, es la cuna de la enfermedad y del hambre y es la madre de
la carencia y de la escasez. La pobreza es mala, por tanto, hay que supri-
mirla, anularla de nuestras montañas, de nuestras planicies y de nues-
tros extensos parajes abatidos, castigados y hostigados por este mal.
¡Lo nuestro es un compromiso!
Hemos tomado la decisión de asumir, desde hace algún tiempo,
el problema de la pobreza de nuestros pueblos, como el macroproblema
central y prioritario, a procesar y a enfrentar por el equipo gerencial y
el personal técnico y de apoyo de Corpoandes. ¡Y así lo hemos hecho!

279
En esta gesta común de ataque decidido contra la pobreza,
direccionado por el Gobierno Nacional, a través de la Comisión perma-
nente de Desarrollo Social Integral de la Asamblea Nacional y respalda-
do por la Universidad Simón Bolívar, el Instituto Latinoamericano de
Investigaciones Sociales, la Escuela Latinoamericana de Gobierno y la
Corporación de Los Andes, bajo las premisas que inquiere un Acuerdo
Nacional, hemos decidido, siempre en conjunto, y con la fuerza que nos
proporciona el trabajo que se hace en el disfrute de un mismo equipo,
establecer las pautas de la Agenda compartida, que nos permita superar
el despiadado flagelo de la pobreza.
El trabajo es arduo, ya se han realizado desde la Asamblea Nacio-
nal, tres foros eventos que figuran el tema de la pobreza desde distintas
vertientes, así, la comunidad misma ha tenido un escenario para la dis-
cusión, para el diálogo, para la libre expresión, para la búsqueda de
soluciones y para ser escuchados. Este mismo espacio lo han tenido los
partidos políticos y los Gobernadores. Hoy es el turno de las municipa-
lidades. Les llegó la hora a los ciudadanos Alcaldes, de plantearse pro-
gramas municipales dirigidos a la superación de la pobreza. Y ese espa-
cio es hoy Corpoandes.
El 25 y 26 de Octubre de 2002, se estará llevando a cabo, en nues-
tra sede en el Parque La Isla, en la ciudad de Mérida, el evento “Lo
Local: Espacio para el Desarrollo Humano”, que tendrá como tarea fun-
damental, crear un espacio para la discusión y la concordancia, para el
acercamiento, el contacto y el empalme entre los diferentes actores de la
gerencia municipal, con la finalidad de crear las pautas, las premisas
que se deben seguir para la superación de la pobreza a nivel local.
Este evento, que se programa comenzar a las nueve de la mañana
del día viernes 25 de octubre, cuenta con la presencia de ponentes de
elevado calibre, emprendedores, creativos, dinámicos, solidarios y com-
prometidos con el bienestar de nuestro pueblo. Por ello, el llamado es a
concretar una propuesta masiva para disminuir los índices de pobreza
en nuestra Venezuela. El llamado es a todos los Alcaldes del país, a todo
su equipo de gobierno, a las comunidades que han tenido buenos resul-
tados con algunas prácticas, a los gobernadores, a los políticos, a los
ciudadanos municipales en general y a toda nuestra gente. La congrega-
ción es este viernes 25 de octubre en la sede de Corpoandes en el Parque
la Isla del estado Mérida.
¡Nuestros pobres merecen nuestro real y acertado compromiso!

20 de octubre de 2002

280
SUEÑA QUE ALGUN DÍA SE HARÁ REALIDAD

He vivido muy de cerca la pobreza. Nací en un hogar humilde,


pobre. Somos seis hermanos. Sólo dos pudimos graduarnos en la Uni-
versidad, con mucho esfuerzo y abnegación. Mi padre, un hombre bue-
no y ejemplar, fue toda la vida un vendedor asalariado, cuyo sueldo
apenas le alcanzaba para darle sustento a su familia. Nunca tuvo casa
propia. Murió hace dos años sin dejar cuentas bancarias ni propiedades.
Murió pobre materialmente, pero nos dejó una herencia invalorable, su
ejemplo: humildad, sencillez y honestidad. Mi madre, mujer de temple
y luchadora, de oficios del hogar, apenas aprendió a leer y escribir. Hoy,
en su estrechez, con su recién asignada pensión de setenta y seis mil
bolívares mensuales, y a pesar de sus quebrantos de salud, la mantiene
viva la esperanza de que sus hijos puedan superar sus carencias. Su
madre, mi abuela materna, María, mujer valiente y trabajadora, tuvo
ocho hijas, a quienes, íngrima y sola, levantó con muchos sacrificios y
penurias. Mi abuela paterna, Rita, de quien recibí inmensas dosis de
amor y con quien me fui a vivir a los ocho años, porque en mi casa no
había como mantenernos a todos, murió de pobreza. Su hermano, Papá
Alberto, quien fue por mucho tiempo “guachimán” del diario Panora-
ma, solía en su ancianidad salir a la calle a pedir limosna para completar
la mísera pensión que le asignaron. Recuerdo que muchas veces, cuan-
do llegaba del colegio a la humilde casa que ellos habitaban y le pregun-
taba a mi abuela qué había de comida, me respondía con tristeza: “hay
m‘hijo, hoy lo que hay es chiriguare”, señal inequívoca de que ese día
dormiría sin poder comer nada, salvo un vaso de agua de tubo. Me due-
len estos recuerdos, pero necesito decirlo públicamente: he vivido de
cerca y muy cerca de la pobreza. Por eso comprendo, soy solidario y he
ofrendado buena parte de mi vida a la lucha por una sociedad más justa
y humana. Una comunidad donde los pobres dejen de serlo y los seres
humanos puedan vivir con dignidad. Conozco muchos de los sufrimien-

281
tos que sienten los pobres. Por eso, a pesar de mis errores, de mis fallas
y desaciertos, he luchado y lucharé hasta el fin de mi vida, por ayudar a
mis hijos para que tengan la oportunidad de poder alimentarse adecua-
damente, de ir a la escuela para que puedan obtener los conocimientos
necesarios de una profesión que los ayude a salir del círculo vicioso de
la pobreza y ojalá, para que sean semillas de esperanza y libertad.
¡Sí! He vivido muy de cerca la pobreza. Y tengo conciencia que
podemos superarla. No es fácil, pero es posible. Necesitamos perseve-
rar para triunfar y estoy seguro que si lo hacemos junto a otros que
padecen nuestros males, y entre todos nos animamos a salir adelante,
¡lo haremos! No tengo dudas..
Hace poco leí con atención varios libros del famoso escritor
brasilero Paulo Coelho de quien mucha gente culta y escritores se bur-
lan de él, a mí me ha hecho reflexionar sobre los sueños cuando dice
que: Todos alguna vez, hemos tenido un sueño por realizar. El hombre
no puede renunciar a soñar. El sueño es el alimento del espíritu, como la
comida es el alimento del cuerpo. Por supuesto, todos los sueños tienen
un precio: Hay sueños caros y baratos, pero todos tienen un precio. Sólo
una cosa hace imposible un sueño: el miedo a fracasar. El hombre es
plenamente libre sólo en sus sueños. Decía Carlos Matus que quien no
sueña no es libre. Como lo dijera Erich Fromm: quien no sueña, tiene
miedo a la libertad.
En una de sus obras, el Maestro Carlos Matus, hizo la distinción
entre utopía pura, utopía concreta y situación-objetivo o metas: “En los
sueños puede ‘crear’,-el hombre-, puede volar por sí mismo, alcanzar lo
inalcanzable, estar libre de toda necesidad y sin la necesidad de ser li-
bre. La utopía pura está en el reino de los sueños y es la expresión más
limpia y perfecta de la libertad…Cuando Bolívar reconoce haber ‘arado
en el mar’, confiesa su utopía de una América Latina unida, y esa uto-
pía pura, inalcanzable, ¿acaso no ha inspirado varias veces más de una
utopía concreta y alguna situación-objetivo integracionista? Quizás po-
demos afirmar que la utopía concreta está a medio camino entre la situa-
ción-objetivo y la utopía pura; pero la mitad última del camino sólo
existe en el sueño de los hombres. Y los sueños son influyentes como
parte de la realidad”.
Por eso, no permitamos que nos roben nuestros sueños, pues como
lo dijera en una de sus canciones Joan Manuel Serrat:
“La vida sin utopía, no sería más que un largo y fastidioso ensayo
para la muerte”.

282
Pongamos entonces nuestra inteligencia al servicio de la supera-
ción y la erradicación de la pobreza y la miseria en el mundo. No permi-
tamos que nadie nos arrebate nuestros sueños y esperanzas.
¡Sigamos soñando!.

27 de octubre de 2002

283
“Se ha demostrado científicamente que si algún mago, que si por obra de
magia o por arte de magia en este mismo instante cuando son ya el mediodía del 16
de octubre de 2002, si en este mismo instante todos los seres humanos del planeta
adquiriésemos el nivel de vida de los países más desarrollados harían falta varios
planetas tierras, harían falta por lo menos tres, algunos hablan de cinco planetas
igualitos a la tierra para que pudiéramos vivir todos, además con el agravante de
que los destruiríamos a los cinco o a los diez, porque la humanidad en vez de
conservar, en vez de construir a través de los modelos que han venido imponiéndose
lo que ha venido es destruyendo la vida sobre el planeta y la esperanza de un mundo
feliz. La esperanza de la aldea global feliz.”

Hugo Chávez Frías


Discurso ante la FAO, Roma-Italia. Día mundial de la alimentación.
Octubre 16 de 2002
INDICE DE FELICIDAD DEL PUEBLO

No hay gobernante o líder en el mundo que, antes o durante su


gestión de gobierno, no haya pronunciado un fervoroso y, probable-
mente, un sincero llamado a lograr la felicidad de su pueblo. Simón
Bolívar, en varias oportunidades, así lo hizo. Su más conocido y recorda-
do pensamiento lo expresó, en el Congreso de Angostura, al afirmar que:
“el mejor sistema de gobierno es aquel que garantiza la mayor suma de
felicidad posible…” ¡Y así es! Un acertado criterio para evaluar a un buen
gobierno, y saber si va en la dirección correcta, está relacionado con la
felicidad de toda su población. Es lo que he venido llamando, mucho
antes de la publicación de mi libro: “Universidad, Gobierno y Felicidad”
(ULA-1999), el Indice de Felicidad del Pueblo. Es decir, una relación que
refleje, en un instante o período dado, el grado o nivel de felicidad de una
persona, comunidad, región, país o de una determinada población. La
felicidad, considerada, no sólo como abstracción filosófica o teórica, sino,
fundamentalmente, como categoría operativa y práctica, que pueda ser
medida y evaluada, como manifestación de un ser, y un estar, en paz inte-
rior con nosotros mismos, y con lo que nos rodea. Por cierto: ¿Podemos
ser, o estar felices, rodeados de tanta pobreza y miseria o en medio de
tanta maldad, guerra y destrucción?
La felicidad, es una palabra relativa que engloba aspectos que, usual-
mente, se utilizan para expresar o medir el grado de bienestar social,
como es el caso del nivel o calidad de vida. Aunque, el concepto que
necesitamos de felicidad, debe ir mucho más allá ¿No existen personas
o sociedades que tienen “elevada calidad de vida” y sin embargo, son
infelices o poco felices? ¿No existen personas o sociedades, de aparente
“baja calidad de vida”, que son felices o muy felices? ¿Qué es lo que
determina, entonces, el grado o nivel de felicidad de la población? El
tema es multifactorial, depende de muchas circunstancias, normalmen-
te se asocia al nivel educativo, al estado de salud, el nivel de ingreso o

285
capacidad adqusitiva; es decir, al Indice de Desarrollo Humano (IDH).
Se espera que a mayor IDH mayor nivel de bienestar o de felicidad. De
este modo, un doctor o phd, con excelente salud, una expectativa de
vida por encima del promedioy un alto nivel de ingreso anual, es decir,
con alto IDH, debería ser muy feliz. Sin embargo, como nos dijo una
vez, un apreciado maestro: “hoy gano tres veces más que antes, sin em-
bargo, no soy más feliz” Es muy triste llegar, al final de nuestra vida,
con todos nuestros títulos y riquezas materiales, para sentir que hemos
sido infelices. Como murió Bolívar, desesperanzado, pensado que había
arado en el mar. Por eso, como dice el Presidente Chávez: “No nos está
permitido morir como Miranda en la Carraca o como Bolívar en San
Pedro Alejandrino”, o como el propio Jesucristo, que pensó y exclamó
en la cruz, que Dios lo había abandonado, creyendo que todo fue en
vano. Tenemos que despedirnos como lo hizo el Ché, la Madre Teresa
de Calcuta, Gandhi y tantos seres anónimos ¡Felices! Con los ojos abier-
tos y brillantes, con la sonrisa a flor de piel, sabiendo que cumplieron
con su deber. Porque la moral, la ética, el compromiso y la conciencia
de defender nuestros principios e ideales, tal como el crecimiento espi-
ritual, también son fuentes seguras de felicidad. De modo que no nos
extrañan los recientes resultados de la investigación de la Universidad
de Leicester, que acaba de difundir su mapa mundial de felicidad, en el
que coloca, a Dinamarca en primer lugar y a Venezuela en el 25, cerca-
no a EEUU, que ocupó el 23, mientras el Reino Unido el 43 y España el
46. Especial atención, merece que le prestemos a Bután (lugar 8), un
pequeño país, que ha preferido asumir el Indice Nacional de Felicidad,
como criterio de gestión, antes que su Producto Interno Bruto. Llamán-
donos la atención de que es más importante, lograr la felicidad de todo
nuestro pueblo, que llegar o mantenerse en el poder.

06 de agosto de2006

286
CONSEJOS PARA UN BUEN GOBIERNO

No es Maquiavelo el único ni el mejor consejero sobre asuntos de


gobierno. Desde el Medio Oriente, nos llegan importantes orientacio-
nes, experiencias y convicciones, como las plasmadas en las obras de
Alí ibn Abi Talib (600-661 d.C), paradigma de rectitud y justicia. De él
se ha referido con respeto, George Jordac, destacado escritor cristiano
de origen libanés, cuando nos preguntó: “¿Alguien ha visto alguna vez
a un gobernante moler los granos con sus propias manos para preparar-
se él mismo el pan, o muchas veces no tener para comer más que ese
mismo pan endurecido, o que remiende él mismo sus sandalias…?” En
una famosa colección de dichos y escritos de Alí, en el Nahÿul Balâgha,
aparece una carta con instrucciones muy precisas, dirigida a Malik Al-
Ashtar, al designarlo gobernador de Egipto y sus provincias. Allí en-
contramos las características y el perfil de un buen gobernante, sus de-
beres y responsabilidades. Tomemos nota de algunos de sus consejos:
Haz de tu mente el origen y fuente de buenos pensamientos, buenas
intenciones y buenos actos. Esto sólo puede lograrse si mantienes un
estricto control de tus deseos. Recuerda que la mejor manera de hacer
justicia es alejarte del mal e impedir los vicios y las cosas que el egoís-
mo desea desmedida e irracionalmente. Debes ser amable, compasivo y
amar a tus súbditos. No sientas vergüenza de perdonar y olvidar. No te
apresures a castigar y, no te enorgullezcas de tu poder de castigo. No te
enfades ni pierdas la calma por los errores y fallas de aquellos a los que
gobiernas; por el contrario, sé paciente y compasivo con ellos. El enojo
y deseo de venganza no te ayudarán en tu administración. Sé imparcial
y justo; si abandonas la equidad y la justicia, entonces ciertamente serás
tirano y opresor. Siempre debes apreciar y adoptar una política que no
sea demasiado severa ni demasiado indulgente; una política que se base
en la equidad y la justicia y que sea largamente apreciadad y aprobada.
El hombre corriente, el pobre y el sector aparentemente menos impor-

287
tante de tus súbditos, son los pilares del Islam. Ten cuidado al organizar
tus contactos y al dar tu amistad. Porque en cualquier parte, la gente
tiene fallas y debilidades y, es deber de los gobiernos controlar sus me-
nores debilidades. Trata de superar aquellas debilidades que sean evi-
dentes. No des motivo a la gente para que se envidien mutuamente. Tra-
ta de arrancar de raíz la mutua desconfianza y enemistad entre tus súb-
ditos. Sé justo, imparcial y honrado en tu comportamiento con todos los
individuos y colectividades. No permitas que se te acerque nada ni na-
die que no merezca tu apoyo. Nunca degrades tu dignidad y prestigio.
Recuerda que los murmuradores y escandalosos traficantes son un gru-
po indigno y sagaz. Aunque pretendan ser consejeros bien intenciona-
dos y sinceros, no te apresures en creer las noticias que te dan ni los
consejos que te ofrecen, te harán temeroso de la pobreza y la miseria.
No permitas que cobardes o débiles actúen como tus consejeros, porque
te volverán vacilante. Evita que cualquier persona codiciosa y ambicio-
sa aspire a ser tu asesor. Solamente compañeros y ministros honestos y
humanos deberían obtener tu completa confianza. Confía en que te di-
rán las más amargas verdades, sin temor a tu rango. Junta y reúne a tu
lado a personas piadosas, honestas y veraces, porque la adulación y las
falsas súplicas, engendran la vanidad y la presunción. Estudia mucho
con los hombres de conocimiento y conversa mucho con los sabios. El
mayor deleite para el corazón de un gobernante debería ser el hecho de
que su país está siendo conducido de acuerdo a los principios de la equi-
dad y la justicia y que sus súbditos lo quieran. La pobreza de la gente es
la causa real de la devastación de un país. La causa principal de la po-
breza es el deseo de sus gobernantes y funcionarios de amasar riquezas
y posesiones, ya sea por medios justos o injustos. Tu responsabilidad es
velar por los derechos de los pobres y cuidar su bienestar...

14 de septiembre de 2006

288
LAS DISTINTAS CLASES SOCIALES

Marx y Engels, hablaron en “El Capital” de tres clases sociales: El


capitalista, dueño del capital; al terrateniente, propietario de grandes
extensiones de tierra y, el trabajador, poseedor de la fuente de “la rique-
za de las naciones”, que es, su fuerza de trabajo. Continuando, con la
divulgación de importantes pensamientos que nos vienen de otras lati-
tudes, veamos lo que dice el Imam Alí ibn Abi Talib (600-661 d. C),
desde lugares donde el Islam, a través del Corán, también tiene algo que
decir. Veamos: Las personas que nos toca gobernar están divididas en
clases y grados. Una clase no puede existir pacíficamente ni puede vivir
felizmente y no puede trabajar sin el apoyo y buenos deseos de la otra.
Entre ellas están los soldados del ejército de Dios que defienden Su
causa. La otra clase, es la de los secretarios de Estado. El tercer grupo es
el de los jueces y magistrados que administran justicia. El cuarto, es el
de los funcionarios que mantienen la ley y el orden y protegen la paz y
la prosperidad del país. Luego están los hombres comunes, que pagan
impuestos y tributos al Estado. Luego viene la clase de hombres que
ejercen distintas profesiones y tareas comerciales. Y finalmente, pero
no los menos, están los pobres y las personas incapacitadas, que son
considerados la clase más baja de la sociedad; es absolutamente necesa-
rio velar por ellos y ayudarles.
“El Señor Misericordioso ha fijado para cada uno de ellos dere-
chos y deberes que han sido determinados ya sea en el Corán o bien
explicados a través de órdenes y tradiciones del Santo Profeta…” Los
soldados, son la fuerza de la religión, y una fortaleza para proteger y
defender a los súbditos y al Estado; son la honra del gobierno y del país.
Ellos proveen poder y protección a la religión, propagan y preservan la
paz entre los hombres. Su comandante debería ser una persona que fue-
se la más sincera y fiel a Dios. Debería ser un hombre piadoso, alguien
conocido por su paciencia, clemencia y gentileza, ni de mal genio ni

289
irritable. Debe ser amable y compasivo con el débil, pero arrogante y
dominante con el fuerte y poderoso. Al gobernante, sugiere: “No desde-
ñes sus favores, aunque sean pequeños. Este tipo de trato creará simpa-
tías recíprocas; confiarán en ti y te serán fieles”. En un Estado justo el
bienestar no puede garantizarse sin un adecuado funcionamiento y pre-
servación del orden por parte de las otras clases, los jueces y magistra-
dos, los secretarios de Estado y funcionarios de los distintos departa-
mentos, quienes cobran las rentas públicas, mantiene la ley y el orden
como así también preservan la paz y la armonía entre los diversos
estamentos de la sociedad. Los funcionarios de Estado deben ser perso-
nas honorables, con experiencia, miembros de familias respetables o
que hayan servido al Islam desde pequeños. Hay que pagarles bien, para
que no se vean tentados a ser corruptos. La prosperidad de todos ellos,
depende de los comerciantes e industriales. Trátalos bien y protégelos,
sin olvidar, que “ellos son generalmente mezquinos, avaros, intensa-
mente egocéntricos y egoístas”. Los gobernantes deben poner fin a estas
prácticas especulativas. Y reitera al gobernante: “Tu responsabilidad es
velar por los derechos y el bienestar de los pobres…debes prestar ma-
yor atención a huérfanos, viejos y lisiados”

28 de septiembre de 2006

290
DEMOCRACIA REVOLUCIONARIA SIN POBREZA

La conciencia es la herramienta clave para la consolidación de un


sistema político-social que le permita, a los pobladores de esta tierra,
poner en práctica los instrumentos de participación ciudadana y popular
que se encuentran en nuestra Carta Magna. La conciencia de poder, la
conciencia ciudadana, la conciencia popular, la conciencia de cada uno
de los sectores que componen la armazón gubernamental y el sentido de
conciencia social, deberán ser las primeras y las más poderosas razones
por las que debemos y tenemos que luchar en este periodo de gobierno
que comienza con una revolucionaria Asamblea Nacional. ¿Revolucio-
naria? Eso lo determinará la manera de accionar de cada uno de los
integrantes que hoy conforman este organismo legislativo, pero tam-
bién, nos corresponde, como ciudadanos, partícipes de un proceso so-
cial, económico, cultural y político, ayudar a establecer los lineamientos
por los cuales debe regirse la política y las decisiones gubernamentales
¿Democracia Participativa y Protagónica? ¿Democracia Revoluciona-
ria? ¿Participación Popular? Son muchas las preguntas que tenemos sobre
el significado real de estos términos que, lamentablemente, y hay qué
decirlo, aunque duela, no se hacen efectivos a la hora de elaborar los
planes y presupuestos que deben asignarse a cada población o munici-
pio de la República Bolivariana de Venezuela. La consolidación de las
herramientas populares sólo se utiliza para determinados proyectos a
favor de la línea de acción y de los intereses de algunos Gobernadores,
Alcaldes o Ministros. Ahora, nuestro deber como ciudadanos, es hacer-
nos concientes del poder que tenemos como comunidad unida y organi-
zada, que reclama sus derechos pero que además, cumple con los debe-
res expuestos en la Constitución de la República Bolivariana de Vene-
zuela. Por eso, a propósito del discurso expresado por el Presidente Hugo
Chávez, al inicio de Sesiones de la Asamblea Nacional, habría que decir
que siempre y por siempre, se hace necesaria la valiente y pública

291
autocrítica. Un Gobierno que ha fallado, en la transición entre Demo-
cracia Representativa y Democracia Participativa, como lo hizo ver nues-
tro Presidente, debe, por Ley, crear los instrumentos necesarios para
darle paso a la estructuración de una nueva manera de gobernar, que
permita la participación real y activa de las comunidades en las decisio-
nes que diariamente se toman. Desde esta palestra pública y siguiendo
con nuestra línea de acción que supone la elaboración de propuestas
para este nuevo año, recomendamos al Señor Presidente, en primer lu-
gar, rediseñar el llamado: Sistema Nacional de Participación y Contraloría
Social, para que sea el pueblo quien haga el trabajo contralor, para que
el pueblo aprenda, de una vez por todas, que es él quien tiene el poder
de decisión, según nuestra Constitución, y que también comprenda que
el poder acarrea deberes que se deben cumplir, como es el caso del ejer-
cicio contralor. Proponemos, a su vez, que se evalúe, con sumo cuidado,
el trabajo realizado por todos y cada uno de los miembros del Gabinete
Ministerial, Gobernadores y Alcaldes Bolivarianos, para que, a partir de
allí, se diseñen y se estructuren las medidas de acción a tomar en pro de
una verdadera “Democracia Revolucionaria”. Ya que, según lo señaló el
Presidente: “2006 será el año de la Participación Popular.” y “no hay
democracia sin participación del pueblo”. Ahora bien: con pobreza y
miseria tampoco habrá verdadera democracia revolucionaria. Por eso,
lo primero a lo que el pueblo debe hacer contraloría social, mas que a
los billones y millardos invertidos, a las cabillas y al cemento utilizado,
son a los índices de miseria y de pobreza y a los índices de felicidad de
nuestra población, lo demás, son productos intermedios que pueden es-
tar ocultando una dura e inaceptable realidad: Más inversiones, más
control político, más democracia, más participación y, a su lado, más
pobreza y mucho dolor ¿Hasta cuándo?

28 de septiembre de 2005

292
OTROS PUNTOS DE VISTA
Blanca
“Parodiando a Bolívar decimos: No daremos descanso a nuestros brazos,
ni descanso a nuestras almas, hasta ver a nuestro pueblo
con la mayor suma de felicidad posible”
Hugo Chávez Frías.
Intervención el sábado 19/11/2005, al final de la Marcha y congregación en
Miraflores, con motivo del desagravio y acto de solidaridad con el pueblo de México

Los que tenemos que apurarnos somos nosotros,


ya llevamos seis años y todavía nos hace falta mucho para resolver tantos problemas
que tenemos.
No podemos permitir que haya ni un solo compatriota en situación de
pobreza. Esto es una responsabilidad de todos.
Todos tenemos que contribuir a avanzar con celeridad para derrotar la pobreza.”
Hugo Chávez Frías
Aló Presidente, Domingo 26/06/2005

“O hay paraíso aquí en la Tierra o no hay paraiso…


Si no lo logramos en este siglo, está escrito,
se acabaría la vida en este planeta”
Hugo Chávez Frías
Acto de salutación de fin de año a los integrantes de la FAN
Academia Militar. Fuerte Tiuna. 28/12/2006

“Por todas partes hay niños hambrientos…


Hoy tenemos 80 % de pobreza,
me da vergüenza, señores del mundo, decir esto”
Discurso de Juramentación de Hugo Chávez,
como Presidente de la República ante el extinto Congreso Nacional, 02/02/ 1999

“Mírenlos saltar, ¡a estos ágiles monos!


Saltan unos sobre otros y se empujan así en el barro y en el abismo.
Quieren todos acercarse al trono: es su locura, ¡como si la felicidad estuviera en el
trono! Con frecuencia el barro está en el trono - y también con frecuencia el trono
está en el barro”
Fréderich Nietzsche.

295
“La felicidad es la ideología de nuestro tiempo.
Todo el mundo quiere ser feliz, y muchos llegan a creer que lo son …”
Gustavo Bueno
Filósofo español, autor del libro “El Mito de la Felicidad”

“El cristianismo es una religión enteramente espiritual, ocupada únicamente


en las cosas del cielo; la patria del cristiano no es de este mundo. Cumple con su
deber, es verdad, pero con una profunda indiferencia por el buen o el mal éxito de
sus desvelos. Con tal de que no tenga nada que reprocharse, poco le importa que
todo vaya bien o mal aquí abajo. Si el Estado florece, apenas si usa gozar de la
felicidad pública; teme enorgullecerse con la gloria de su país; si el Estado perece,
bendice la mano de Dios que pesa sobre su pueblo.
J.J. Rosseau
“El Contrato Social”

“La pobreza es la peor forma de contaminación,”


Indira Gandhi
Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano, Estocolmo, 1972.

“La economía de mercado no ha funcionado para los pobres”


Warren Buffet,
El segundo hombre más rico de los EEUU.

“Hay una revolución en el Sur, y la causa de esa revolución


es el hambre, es la pobreza, no es el comunismo”
J.F.Kennedy
Presidente de los Estados Unidos.

“Simón, Simón, Simón si los indígenas


siguen en las calles pidiendo limosnas, si la miseria sigue campante...
entonces, ¿de que sirvió hacer la independencia?”
Manuelita Saenz
Carta dirigida a Simón Bolívar

“Si quieres ser perfecto, vete, vende lo que tienes y dáselo a los pobres,
y tendrás un tesoro en los cielos; luego ven y sígueme”
Mateo 19.21

“Los pobres no son el problema, son la solución.”


Luís Ugalde
Rector UCAB

“ Hay que salvar al rico,


hay que salvarle de la dictadura de su riqueza,
porque debajo de su riqueza hay un hombre
que tiene que entrar en el reino de los cielos,
en el reino de los héroes.
Pero también hay que salvar al pobre

296
porque debajo de la tiranía de su pobreza
hay otro hombre que ha nacido para ser héroe también.
Hay que salvar al rico y al pobre.
El Hombre, el hombre es lo que importa”
León Felipe
“Un brindis por la Vida”

“No es pobre el hombre que no tiene un céntimo,


sino aquel que no posee un sueño”
Harry Kemp

“¿Qué es la felicidad?
La condición para la felicidad es sentirse satisfecho de sí mismo.
Pero es difícil vivir “en la felicidad”. El mundo está demasiado lleno
de amarguras, padecimientos humanos y mezquindades para poder
ser permanentemente feliz en medio del dolor ajeno.
Hay “felicidades”, momentos plenos de felicidad. Se presentan en el trabajo,
en la lucha, en la vida íntima, de muy diversas maneras.
El sufrimiento por una causa que lo merece es también una forma de felicidad.
Tuve la suerte de nunca ser torturado, pero entiendo la felicidad interna
de aquellos que han resistido la tortura.”
Carlos Rafael Rodríguez
“Palabras en los setenta”

“Sentí, pobre, que era mía tu pobreza…


Campesino, abrasaste mis entrañas.”
Gaspar García Laviana
Poeta Nicaragüense

“Debemos arrojar a los océanos del tiempo una botella de náufragos


siderales, para que el universo sepa de nosotros lo que no han de contar las
cucarachas que nos sobrevivirán: que aquí existió un mundo donde prevaleció el
sufrimiento y la injusticia, pero donde conocimos el amor y
donde fuimos capaces de imaginar la felicidad.”
Gabriel García Márquez

“el miedo al ridículo o la amargura de la historia


nos impide a la mayoría de nosotros juntar
revolución y felicidad, o revolución y placer”
Michel Foucault
“La volanté de savoir”

“La historia no es el reino de la felicidad...


las épocas de felicidad son sus páginas vacías”
Hegel

297
“El que ama las cosas buenas. ¿qué busca, en realidad?
Que las cosas buenas acaben por pertenecerle.
¿Y qué será el hombre, una vez que posea lo bueno?
Ese hombre será feliz”
Platón

“Para mejorar la calidad de vida de los pobres, es necesario resolver


simultáneamente varios problemas. Ya no queremos ver en las calles a gente que no
tiene donde alojarse; ya no queremos oír decir que hay gente que tiene hambre; ya
no queremos ver mujeres que no pueden ser atendidas y que mueren por aborto o
por enfermedades de transmisión sexual o por cualquier otra razón, porque tenemos
capacidad de evitar todo esto, de ir a la luna y de fabricar armas capaces de borrar
la raza humana de la faz de la tierra. Nosotros no hemos sabido resolver esta
paradoja.”
Cece Modupe Fadope, Estados Unidos
Sesión Pública de América del Norte

“Según la Asociación Civil para la Promoción de Estudios Sociales, la


Asociación Venezolana de Ejecutivos y el Instituto de Investigaciones Económicas y
Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), aunque reducir los
índices de pobreza representa esperar 37 años (según sus cálculos), existen mecanis-
mos como la mejora de los servicios sociales que compensen a la población,
recuperar las instituciones que obliguen al venezolano a ser ciudadano, así como
optimizar la salud y la educación. Para ello, plantean, con relación a la acción del
Estado y su papel en la distribución del ingreso, que se deben clarificar criterios de
intervención y garantizar el acceso de servicios públicos”
El Diario de Caracas, 15/10/99, p. 13
El Mundo, 15/10/99, pág. 6

Según el último informe de la Comisión Económica Para América Latina


(CEPAL) -titulado Panorama Social 1998- en la región existen 290 millones de
personas que viven en condiciones de pobreza crítica y, Venezuela muestra durante
los últimos siete años, el mayor incremento en los niveles de pobreza. Este informe,
ubica a Venezuela como el caso más crítico en cuanto a los niveles de pobreza e
indigencia entre 1990 y 1997, al crecer en 8% la población que no satisface su
necesidades básicas, y en 5% la cantidad de personas que viven en la calle.
El Nacional, 31/5/99, Pág. E.

“El crecimiento económico, aunque es necesario


no alcanza para disminuir la pobreza”
Bernardo Kliksberg,
Coordinador del Instituto Interamericano
para el Desarrollo Social del Banco Interamericano de Desarrollo.
Kliksberg puso como ejemplo al gobierno de Carlos Andrés Pérez, quien
gobernó de 1989 a 1991, alcanzó alzas en la producción total del país de ocho por
ciento, pero, en cambio, acentuó la marginalidad

298
“Mis últimos votos son por la felicidad de la patria”
Simón Bolívar

“La educación e instrucción pública son el principio más seguro de la


felicidad general y la más sólida base de la libertad de los pueblos”.
Simón Bolívar
Al decretar un Colegio para los hijos de los mártires de la Patria
Bogotá, 17 de septiembre de 1819

299
Blanca
HOMENAJE A:

LUIS GÓMEZ DE LA VEGA


Blanca
YO SOY MUCHO MÁS QUE YO

“Yo soy mucho más que yo, y el pueblo es mucho más que el pueblo.
Y el pueblo está obligado a materializar sus sueños,
porque los sueños nos mantienen vivos”
Luis Gómez de la Vega

En versos de Chabuca Granda, fue: “Un caballero de fina estampa”.


Su rostro selecto, elegante, delicado, cortés. Su figura parecía evocar la
gloria de aquellos conquistadores, oriundos españoles de tierras madrile-
ñas. Blanco. Finamente blanco. Y con el cabello blanco de la vejez. Ochenta
años a cuestas, y un nombre de abolengo: Luis Gómez de la Vega Henao.
Sabio y hermoso ser humano que inesperadamente, este 03 de marzo, en
la mañana, en la ciudad de Maracaibo, se transformó en nuevas y tras-
cendentes formas de energía, dejándonos importantes conocimientos y
lecciones aprehendidas. Su muerte, paradójicamente, nos ofrenda más vida.
Nos compromete a continuar su lucha hasta vencer.
El Dr. Luis Gómez de la Vega, caraqueño, nacido en Caja de Agua,
en una vivienda que formaba parte de los actuales terrenos donde fun-
ciona el Ministerio de Educación, pasó buena parte de su vida en el
Táchira, donde contrajo matrimonio con Doña Carmen Alicia Mogo-
llón. Fue topógrafo, Ingeniero civil egresado en Agrimensura y Geode-
sia en la UCV, abogado de la UCAB, postgraduado en Desarrollo Es-
tratégico Nacional en la UC. Supo combinar su inquietud profesional,
con la de buen padre de familia. Sus 7 hijos lo impulsaron a luchar por
la creación del Instituto Universitario de Tecnología del Táchira (IUT),
y la Universidad Nacional Experimental del Táchira (UNET), a partir
de un proyecto que elaboró y promovió con el apoyo de un grupo de
profesionales de ese estado a través de la Fundación para la Educación
del Táchira, que proponía inicialmente la constitución de la Universi-
dad Agroindustrial de Los Andes. A él le debemos la creación, quizás,
de la primera Academia de Fútbol del estado Táchira, de donde salieron

303
numerosos deportistas y figuras relevantes. Y también a él se le debe la
construcción del Gran Mercado de los Pequeños Comerciantes, en el es-
tado Táchira. Y, por si fuera poco, se le debe el inicio de la construcción
de la carretera Panamericana en 1956. Fue pionero en la práctica de la
fotogrametría terrestre en el país, al diseñar y ejecutar la construcción
de la cúpula metálica del Salón Elíptico del Congreso Nacional y así
salvar la obra pictórica más importante de Venezuela: el cuadro de la
Batalla de Carabobo pintada por Martín Tovar y Tovar (1887-1888).
Elaboró el primer plano de las principales carreteras de Venezuela.
Uno de sus mayores aportes al desarrollo comunitario fue alimen-
tar a la población de Chiguará, en el estado Mérida, con información
útil, completa y oportuna. Y así lo hizo con otras poblaciones en los
estados: Carabobo, Monagas, Sucre y otras regiones del país. Él es pio-
nero de lo que hoy se conoce como Consejos Comunales. No por ca-
sualidad pudiera considerarse el autor intelectual de la Ley de los Con-
sejos Locales de Planificación Pública y de aportes importantes a la
sistemática constitucional actual.
Uno de los acontecimientos que marcaron para siempre la vida de
Don Luis fue la “revelación” que tuvo en un sueño, el 21 de septiembre
de 1959, después de discutir con su hermano sobre temas de astronomía
práctica y filosofía en relación con el cosmos y sobre el futuro del país,
luego del derrocamiemto de Pérez Jimenéz, al analizar las ventajas y
desventajas de la dictadura militar y la democracia representativa, que
se iniciaba en el país, que le hizo “descubrir” el camino que lo conduci-
ría a la creación del paradigma trialéctico y, muy recientemente, al “có-
digo real” del Universo y de la vida en el planeta Tierra.
Su contribución a la comprensión de la dinámica socio-económi-
ca, socio-política, económico-política y política-económica, estaba sus-
tentada en un novedoso paradigma creado por él, que se ha conocido
con el nombre de Integralismo Trialéctico o Metodología Compleja,
en el que se estudia en forma dinámica la relación entre el Ser, el Poder
y el Poseer, así como en la tríada sistémica entre: causa-efecto, tiempo-
espacio, y energía-información, que se ha convertido en una filosofía y
una praxis desarrollada y construida en colectivo, durante 50 años y que
recién había sintetizado en su propuesta del Socialismo Integralista, como
un aporte importante a la reflexión sobre el Socialismo del Siglo XXI,
término que cuestionó, porque según él, no se trataba de hablar de un
nuevo socialismo, sino hablar, de nuevo, sobre el socialismo.
El Dr. Luis Gómez de la Vega nos deja, además, una herencia
invalorable, para quienes buscamos respuestas y ejemplos de compro-

304
miso social. Él fue un esclarecido intelectual que supo combinar la re-
flexión teórica y práctica, así como la sensibilidad social, el desprendi-
miento y la generosidad, para dejarnos como herencia, un método, una
filosofía, una manera de vivir y convivir en sociedad a favor de la felici-
dad humana.
Se preparaba para participar el próximo 08 de marzo de 2007, como
ponente en el Seminario, “La Universidad Bolivariana de Venezuela en
la construcción del Nuevo Socialismo”, allí presentaría los aportes al
desarrollo social y estratégico nacional, que ha realizado el Instituto de
Investigaciones Integradas, del cual fue su creador y presidente, desde
1976, fecha de su fundación en la ciudad de San Cristóbal. Hoy, los
sueños de Don Luis, junto a los sueños del pueblo, seguirán siendo nues-
tros y, ellos, como polen de vida, encenderán otros corazones hasta ha-
cerlos realidad. Dicen que nadie es imprescindible, sin embargo, a Don
Luis, le viene como anillo al dedo aquel famoso poema de Bertold Brecht:
“Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan
un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos.
Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles”
Una cosa nunca habrá: olvido. Y de seguro, él como todos los gran-
des hombres y mujeres de la historia, seguirá estando vivo entre noso-
tros, a través de las instituciones, los alumnos, los libros, las ideas, los
hijos e hijas y los sueños que ayudó a crear, a criar y a formar. Así lo
asumimos en la Escuela Latinoamericana y del Caribe de Ciencias y
Técnicas de Gobierno (ESCOLAG), donde nos hizo el honor de ser el
Coordinador del Programa sobre Prospectoría Integral e Integralismo
Trialéctico, que ahora nos ha legado.
Por eso, ratificamos lo que Alí Primera cantó al porvenir:
“Los que mueren por la vida, no pueden llamarse muertos”

03 de marzo de 2007

305
Blanca
DESPEDIDA DE UN DISCÍPULO AGRADECIDO

En cada uno de los infinitos seres que constituyen el cosmos hay


un mensaje y está escrito en un código muy antiguo y milenario en el
tiempo. Sus orígenes se remontan hacia la infinita historia de su propio
inicio puntual, sobre el cual hemos teorizado hasta la saciedad, prueba
de ello es la actual teoría del Big Bang y su historia.
Este mensaje descifrado contiene información útil, completa y
oportuna, que nos permite reconstruirlo conceptualmente, en otras pala-
bras tener un mapa y por lo tanto tener una referencia de los códigos de
los infinitos integrantes cósmicos y por ende una síntesis conceptual y
matemática del Universo con bastante aproximación. Ningún ser aisla-
do escribió o diseñó este código universal y tampoco fue inventado,
sólo emergió espontáneamente como producto de un proceso natural de
integración evolutiva de sus componentes, vinculantes e integrantes re-
lacionados en el infinito Espacio-Tiempo. Emergió aguas abajo con el
menor esfuerzo, orientado por las leyes universales cambiantes, tanto
físicas como geobioevolutivas, que le proporcionan el poder de la diver-
sidad y complejidad. Donde nosotros los seres humanos recién apareci-
dos en este viejo escenario histórico, hemos buscado desentrañar este
código universal de manera incansable e incesante porque llevamos una
búsqueda trascendente (o hambre de ir más allá, eso que llevamos todos
por dentro con la finalidad de entendernos y entender todo cuanto nos
ocurre, pero que no es totalmente consciente en nosotros) de poder y
poseer en nuestra propia esencia cósmica.
El mensaje no está escrito de manera ordinaria con tinta ni impre-
so, sino con los sistemas que lo constituyen, pero tampoco son sistemas
con el significado que lo conocemos hoy... ¡No! Son sistemas con un
nuevo significado de sistema o definición de sistema... Sencillamente,
porque están presentes en todos y cada uno de los infinitos seres tanto
microcósmicos como meso y macrocósmicos siendo estos además, los
ingredientes universales que encontramos por doquier durante nuestra
existencia, convivencia y subsistencia del día a día con nosotros mis-

307
mos y con todo lo que nos acompaña. Ellos están bajo relaciones
existenciales (no pueden existir separados porque están integrados) en-
tre sí, en movimiento continuo, en permanente cambio y son recursos
(con los únicos que contamos) dimensionables inagotables... Estos sis-
temas (o códigos universales que se encuentran integrando a cada uno
de los infinitos seres del cosmos) son los tres siguientes: 1) Energía/
Información, 2) Espacio/Tiempo y 3) Causa/Efecto; donde ¡óigase bien!
cada partícula subatómica (partículas elementales), el átomo, las molé-
culas, las macromoléculas (primeras estructuras disipativas), los
organelos celulares (primeras estructuras autoorganizadas), las células
(primeros organismos autónomos), los tejidos, los órganos, los sistemas
de órganos, el ser biológico, el mineral, los eco-sistemas, el ser social
con sus políticas y economía, la biosfera, los planetas, los sistemas
planetarios, las galaxias, los sistemas de novas y el universo que los
integra, los contiene y se desarrollan en un proceso dinámico en perma-
nente movimiento de interrelación, intercambio e integración incesante
e inagotable y bajo condiciones existenciales orientado todo por leyes
universales en proporción a cada orden y nivel. Tener el conocimiento
de estos sistemas nos permite poseer una perspectiva global (o visión
del mundo como dicen los filósofos) con referencia de ellos, es como
saber el abecedario de la realidad global o universal y por ende los códi-
gos de sus infinitos seres en integración. Conocer el ABC...
Es también saber leer e interpretar lo escrito en el lenguaje corres-
pondiente. Conocer el ABC... de estos códigos universales de la reali-
dad en su movimiento y cambio continuo donde permanecemos inmersos
con el resto de sus infinitos seres es también saber leerla e interpretarla
en su ambiente complejo con la consiguiente capacidad para adminis-
trar los recursos mencionados.
Estos códigos han sido develados por un gigante de la humildad,
que fue un gran maestro e investigador, incansable en la búsqueda del
conocimiento, amigo, padre ejemplar y un sin número de calificativos
de la excelencia… Luis (viejito y maestro querido) que hoy estas en el
infinito que pudiste decodificar en vida, ¡Mil gracias, un millón más
bien! Por habernos dejado y enseñado el poder de la interpretación de la
REALIDAD y sus respectivo efecto “CONOCERLO TODO AQUÍ Y
AHORA” … Irreversiblemente toda la especie te conocerá muy pron-
to… Gloria a DIOS.
En nombre de tus discípulos.

Dr. Juan Felipe Manzanares, Mérida, 03 de Marzo de 2007

308
Publicaciones
Fondo Editorial Simón Rodríguez

Haydee Zambrano de Contreras


Mi Patria Heroica

Eduardo Marapacuto
Reforma, Estado y Revolución

Misael Salazar Flórez


El Secuestro de Granda

Ronald Blanco La Cruz


Esto es un Golpe de Estado

Jaime Escalante Hernández


Delincuencia Organizada y Globalización

Belkis Castro
Leyendas de Toiquito

Gregorio Becerra
Antología de Emergencia

Freddy Omar Durán


En los Límites Difusos de las Reverberaciones

Guiomar Caminos
Para un Glosario del Habla Tachirense

Fredy Contreras Rodríguez


Bases Constitucionales y Contenidos
de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal

Carmen Elvigia Porras de Roa


Políticas públicas.
Hacia la eficacia del Poder Judicial en Venezuela

José Pascual Mora


Imaginario Social Bolivariano

Alfredo Zambrano
Arco Iris
Los 5 combustibles de la revolución de Hugo Moyer Agostini
se terminó de imprimir en los talleres de Producciones Editoriales C. A.
en la ciudad de Mérida a los 20 días del mes de abril del año 2007

produccioneseditoriales@yahoo.com
0416-6743557 / 0414- 3746747
Mérida, Venezuela