Está en la página 1de 2

La Guerra del Pacífico.

Los 10 centavos que hicieron estallar el conflicto

Los libros de historia la denominan la Guerra del Pacífico, pero el nombre más preciso es la
Guerra del Salitre, dado que los grandes yacimientos de este mineral –una fuente de riqueza
en la época– fueron la causa real del conflicto armado que enfrentó a Chile con Bolivia y
Perú, entre 1879 y 1883.

Hubo, también, condimentos extras que incentivaron la disputa como la crisis económica que
venía afectando a los tres países, y aspiraciones hegemónicas tanto de Chile como de Perú.
Pero tal vez lo más determinante haya sido la operación política que montaron los ingleses,
cuyas compañías terminaron siendo las más beneficiadas.

El desierto de Atacama había sido despreciado durante años por Chile y Bolivia, pero la
perspectiva cambió al descubrirse que existían enormes yacimientos de salitre. La región
estaba en manos de los bolivianos, aunque los límites reales estaban aún en disputa. Los
chilenos tenían allí algunas compañías, de capitales ingleses, que explotaban el mineral.

El incidente que encendió la mecha fue un impuesto de 10 centavos que Bolivia pretendía
aplicar por cada quintal de salitre embarcado por la compañía anglo-chilena “Salitres de
Antofagasta”. Como la firma se negaba, Bolivia amenazó con expropiarla. Después de varios
cruces, los chilenos mandaron solados a defender sus intereses económicos. Bolivia le
declaró la guerra, pese a su debilidad militar.

Perú, que años antes había firmado una alianza defensiva con Bolivia, terminó interviniendo
en el conflicto a favor de La Paz. En el fondo, los peruanos no ocultaban sus intereses
expansionistas en el área.
La guerra se dio con dramatismo en tierra, pero se definió en las aguas de la costa del Pacífico.
Fragatas, corbetas y goletas de las armadas chilenas y peruanas chocaron sangrientamente.
No hay cifras precisas, pero se calcula que el conflicto dejó entre 14.000 y 23.000 muertos.

El resultado benefició a Chile. Santiago se quedó con Atacama y los yacimientos de salitre,
que terminaron siendo explotados por los británicos. Perú perdió Arica, y Bolivia su salida
al mar.