Está en la página 1de 1

EL ORIGEN Y LA EVOLUCIÓN DEL CURRÍCULUM VITAE

CURRÍCULUM VITAE es, en la actualidad, un documento que no precisa de ninguna presentación


en particular. No obstante, esta costumbre no siempre formaba parte de la sociedad ni del
mismo diseño. Por tanto, el origen y la evolución del currículum vitae tal vez no sean tan
conocidos como el mismo documento.
EL ORIGEN Y LA EVOLUCIÓN DEL CURRÍCULUM VITAE
Según los datos de los que disponemos hoy en día, sabemos que Leonardo Da Vinci escribió
el primer CURRÍCULUM VITAE en 1482, aunque o era lo habitual para aquel entonces. En el
año 1500, un viajero inglés entregó su Currículum Vitae escrito a mano y lo denominaba su
“resumen”. Pues sí, los primeros estaban escritos a mano, a falta de cualquier tecnología. A
medida que se introducía la máquina de escribir y, más adelante, el ordenador y la impresora,
se perdió la costumbre de escribirlo a mano y se comenzó a mecanografiarlo. Lo habitual era
fotocopiarlo, luego imprimir varias copias, así como ir de empresa a empresa entregando una
copia. Igualmente, se solía sacar fotos tipo carné y pegarlos encima, hábito que ya tampoco es
necesario gracias al escáner, las cámaras digitales y los móviles.
Es a partir de 1960, cuando el CURRÍCULUM VITAE ya se ha introducido formalmente en nuestra
sociedad como herramienta principal para buscar un empleo. Desde entonces, ha evolucionado
notablemente. De manuscrito ha pasado a formato digitalizado. En lugar de repartirlo en
persona, se ha pasado a enviarlo por fax y, nuevamente, se ha sustituido esta vía utilizando
ahora el correo electrónico. Es más, en lugar de enviarlo directamente a las empresas, han
surgido las páginas webs de búsqueda de trabajo donde los usuarios inscriben una sola vez
sus datos personales, muchas veces a modo público para que las empresas puedan acceder a
nuestro Currículum Vitae. Además, ofrece la oportunidad de responder así a las ofertas
colgadas en estos portales para enviarlo de forma inmediata y telematizado. Quedó atrás la
costumbre de comprar algún periódico local para ver las ofertas de trabajo en los anuncios
publicados para llamar por teléfono y pedir una cita para una entrevista o enviar el CV
(Currículum Vitae) por fax.
Del mismo modo ha cambiado el contenido de este documento tan vital para encontrar un
trabajo. Lo habitual es resumir los datos en un solo folio en el que incluimos nuestros datos
personales como el nombre, apellido, fecha de nacimiento (que algunos ya oprimen), el lugar
de residencia (antiguamente se incluía la dirección completa, hoy muchos solo ponen la ciudad,
el pueblo o la provincia), un número de teléfono y el correo electrónico. Además de estos datos,
es habitual incluir nuestra formación académica, la cual se limita a la titulación obtenida, así
como nuestra experiencia profesional. Años atrás, se incluía las aficiones más comunes de
nuestro tiempo libre, el estado civil y nuestra orientación religiosa. Estos datos hoy en día son
superfluos. Lo que sí es aconsejable es incluir una carta de presentación en otra hoja aparte,
siempre y cuando entregamos el Currículum Vitae en papel, en la que indicamos a qué puesto
nos presentamos y porqué. En caso de anexar el CV a un correo electrónico, la carta de
presentación es el mismo correo electrónico donde detallamos por qué nos presentamos a este
puesto, qué podemos ofrecer a la empresa y que deseamos una entrevista.

Aparte de estos datos, la forma de presentación del Currículum Vitae varía según cada persona.
Es nuestra carta de identidad que habla mucho de cada uno. Es el primer contacto que tendrá
una empresa con el futuro empleado. Por tanto, nunca debemos restarle importancia a
presentarlo con cierta profesionalidad. Cada Currículum Vitae debe ser adaptado a cada oferta
laboral. Son muchas las personas que inciden en el error de realizar un solo CV estándar y lo
envían a varias empresas sin adaptarlo al lugar donde lo queremos presentar.

Qué información se va a dar, pueda convencer al que lo lea que tú eres la persona idonea para ese puesto de
trabajo.

Un curriculum vitae es tu publicidad, tu eres el producto y esta publicidad se tiene que encargar de
convencer tu público objetiv, que en este caso sería la persona que lees tu curriculum para el puesto que
estás postulando. EL curriculm puede que no te asegure el puesto de trabajo pero sí te va a dar una gran
ventaja par que desde antes de la entrvista ya estés entre los favoritos de las personas que te van a evaluar