Está en la página 1de 549

Libro de José o

sobre el lenguaje arcano


Benito Arias Montano

Luis Gómez Canseco


Fernando Navarro Antolín
Baldomero Macías Rosendo
(Eds.)
Libro de José
o
sobre el lenguaje arcano
Libro de José
o
sobre el lenguaje arcano

Benito Arias Montano

Luis Gómez Canseco


Fernando Navarro Antolín
Coordinación

Baldomero Macías Rosendo


Fernando Navarro Antolín
Traducción

Luis Gómez Canseco


Baldomero Macías Rosendo
Estudios

Violeta Romero Barranco


Índices
Bibliotheca
Montaniana

13
2006

©
Servicio de Publicaciones
Universidad de Huelva

©
Luis Gómez Canseco
Fernando Navarro Antolín
Baldomero Macías Rosendo

Tipografía
Textos realizados en tipo Garamond de cuerpo 10,5, notas en Garamond
de cuerpo 8,5/auto y cabeceras en versalitas de cuerpo 8.

I.S.B.N.
978-84-16621-03-3

Reservados todos los derechos. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o
transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, gra-
bación magnética o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación, sin
permiso escrito del Servicio de Publicaciones de la Universidad de Huelva.

Nuestro catálogo en www.uhu.es/publicaciones


Índice
El De arcano sermone en el marco de la Biblia Políglota de Amberes.
Baldomero Macías Rosendo................................................................................................................................19
Los sentidos del lenguaje divino: Para una lectura del Liber Joseph.
Luis Gómez Canseco .......................................................................................................................................43
1. Razones y sinrazones de un arcano.............................................................................................................45
2. Disposición y método del Liber Ioseph: del humanismo al biblismo............................................................50
3. Lo arcano...................................................................................................................................................61
4. De Egipto a Grecia: la indagación de lo sagrado ........................................................................................69
5. La lengua de Dios y sus misterios ..............................................................................................................73
La presente tradución.............................................................................................................................................87
Libro de José o sobre el lenguaje arcano. ..........................................................................................................89
Benito Arias Montano saluda al lector estudioso de las Sagradas Letras.............................................................91
De la división de las cosas a partir de las cuales se instituye el lenguaje arcano y se escogen los símbolos.................93
División de las cosas que ‘son’.........................................................................................................................94
Clasificación general de las cosas que ‘son en’ o ‘están en’................................................................................95
Del tiempo y de la duración...........................................................................................................................96
Breve observación acerca del manejo y uso de los símbolos o del lenguaje arcano..................................................97
Ciertas observaciones oportunas para manejar el sistema del lenguaje arcano . ......................................................99
Prefacio de Benito Arias Montano hispalense al Libro de José o de la interpretación del lenguaje arcano ............100
I. De Dios............................................................................................................................................................103
II. La interpretación de los nombres arcanos.........................................................................................................105
‫[ אל‬el] .......................................................................................................................................................106
‫[ שדי‬sadai] ................................................................................................................................................106
‫[ אלהים‬elohim] ........................................................................................................................................107
‫[ צבאות‬saboth] ........................................................................................................................................108
‫[ יה‬iah] ......................................................................................................................................................108
‫[ קדוש‬kados] ............................................................................................................................................109
III. Del espíritu ...................................................................................................................................................111
Uso de las palabras ......................................................................................................................................111
Espíritu referido al hombre .........................................................................................................................111
IV. De los ángeles ................................................................................................................................................113
Serafines ......................................................................................................................................................114
V. Espíritu malo. Demonio .................................................................................................................................115
Demonio ....................................................................................................................................................116
Satán y Diablo ............................................................................................................................................116
VI. Del mundo ...................................................................................................................................................118
Partes del cielo ............................................................................................................................................120
Septentrión .................................................................................................................................................120
VI. De la tierra ....................................................................................................................................................121
Polvo............................................................................................................................................................123
Lodo ...........................................................................................................................................................123
Arena ..........................................................................................................................................................123
VIII. Del agua .....................................................................................................................................................124
Inundación .................................................................................................................................................125
IX. De la luz . ......................................................................................................................................................126
Lumen, luz . ................................................................................................................................................128
Color ..........................................................................................................................................................128
Blancura . ....................................................................................................................................................128
X. Tinieblas .........................................................................................................................................................129
Oscuridad ...................................................................................................................................................131
Tarde . .........................................................................................................................................................131

[7]
Libro de José

Mañana . .....................................................................................................................................................131
Noche .........................................................................................................................................................131
XI. Del día ..........................................................................................................................................................132
Hora ...........................................................................................................................................................133
Estaciones ...................................................................................................................................................135
Invierno ......................................................................................................................................................136
XII. Del tiempo ..................................................................................................................................................137
Siglo . ..........................................................................................................................................................138
XIII. De la medida ..............................................................................................................................................139
XIIII. Del número . .............................................................................................................................................141
XV. Término .......................................................................................................................................................144
XVI. Del lugar ....................................................................................................................................................145
Altura . ........................................................................................................................................................148
Cielo ...........................................................................................................................................................148
Tierra ..........................................................................................................................................................149
XVII. Aire ...........................................................................................................................................................152
XVIII. Agua, como lugar . ...................................................................................................................................154
XIX. Nube, como lugar .......................................................................................................................................157
XX. Fuego, como lugar .......................................................................................................................................159
XXI. Infierno, como lugar ...................................................................................................................................161
XXII. Orilla, como lugar .....................................................................................................................................163
XXIII. Isla, como lugar . ......................................................................................................................................164
XXIIII. Río, como lugar ......................................................................................................................................165
XXV. Fuente, como lugar ....................................................................................................................................167
XXVI. Pozo, como lugar .....................................................................................................................................168
XXVII. Cisterna, como lugar ..............................................................................................................................169
XXVIII. Lago, como lugar . .................................................................................................................................170
Foso, como lugar . .......................................................................................................................................170
XXIX. Cueva, como lugar ...................................................................................................................................172
XXX. Desierto, como lugar ................................................................................................................................173
Desierto ......................................................................................................................................................174
XXXI. Campiña, como lugar . .............................................................................................................................175
XXXII. Campo, como lugar ................................................................................................................................177
XXXIII. Monte, como lugar ................................................................................................................................178
XXXIIII. Colina, como lugar ..............................................................................................................................180
XXXV. Valle, como lugar . ...................................................................................................................................182
XXXVI. Era, como lugar .....................................................................................................................................183
XXXVII. Camino, como lugar ............................................................................................................................184
XXXVIII. Senda, como lugar ..............................................................................................................................186
XXXIX. Roca, como lugar . .................................................................................................................................187
XL. Urbe, como lugar .........................................................................................................................................188
XLI. Poblado, como lugar ...................................................................................................................................190
XLII. Plaza, como lugar . .....................................................................................................................................191
XLIII. Pretorio, como lugar . ...............................................................................................................................193
XLIIII. Foro, como lugar . ...................................................................................................................................194
XLV. Piscina, como lugar . ...................................................................................................................................195
XLVI. Templo, como lugar ..................................................................................................................................196
XLVII. Sinagoga, como lugar ..............................................................................................................................198
XLVIII. Muro, como lugar ..................................................................................................................................199
XLIX. Ejido, como lugar .....................................................................................................................................201
L De los lugares privados . ...................................................................................................................................202
LI. Tabernáculo, como lugar . ..............................................................................................................................203
LII. Casa, como lugar . ........................................................................................................................................204
LIII. Sala, como lugar . ........................................................................................................................................208
LIIII. Alcoba, como lugar . ..................................................................................................................................209

[8]
Sobre el lenguaje arcano

LV. Cubil o lecho, como lugar .............................................................................................................................210


LVI. Torre, como lugar.........................................................................................................................................211
LVII. Era, como lugar .........................................................................................................................................212
LVIII. Lagar, como lugar .....................................................................................................................................213
LIX. Terraza, como lugar......................................................................................................................................214
LX. Tejado, como lugar .......................................................................................................................................215
LXI. Partes de lugares...........................................................................................................................................216
Pared, como lugar .......................................................................................................................................216
Cerca ..........................................................................................................................................................216
Seto, como lugar .........................................................................................................................................216
Huerto, como lugar . ...................................................................................................................................217
Viña, como lugar ........................................................................................................................................217
Piscina, como lugar .....................................................................................................................................218
Villa, como lugar . .......................................................................................................................................219
Predio, como lugar ......................................................................................................................................219
Nave, como lugar ........................................................................................................................................219
Cátedra, como lugar . ..................................................................................................................................219
Solio, como lugar ........................................................................................................................................219
Trono, como lugar ......................................................................................................................................220
Sede, como lugar . .......................................................................................................................................220
Mesa, como lugar ........................................................................................................................................220
Arca, como lugar .........................................................................................................................................221
Muela de molino . .......................................................................................................................................221
Altar, como lugar ........................................................................................................................................221
Ara, como lugar ..........................................................................................................................................222
Puerta, como lugar ......................................................................................................................................223
Entrada, como lugar . ..................................................................................................................................224
Umbral, como lugar ....................................................................................................................................225
Ventana, como lugar ...................................................................................................................................225
Cámara, como lugar . ..................................................................................................................................225
LXII. Sobre otros lugares privados .......................................................................................................................227
Jerusalén, como lugar ..................................................................................................................................227
Ciudad de David, lugar determinado ..........................................................................................................228
Sión, lugar determinado ..............................................................................................................................229
Betel, como lugar ........................................................................................................................................230
Galaad, lugar determinado ..........................................................................................................................230
Galaad, simbólicamente ..............................................................................................................................231
Carmelo, como lugar ..................................................................................................................................231
Basán, lugar determinado ............................................................................................................................232
Basán ..........................................................................................................................................................232
Líbano, lugar determinado ..........................................................................................................................232
LXIII. Del primer sentido de los compuestos y de la observación del lenguaje . ...................................................233
LXIIII. La roca.....................................................................................................................................................234
Piedra . ........................................................................................................................................................234
Piedra preciosa, gema ..................................................................................................................................235
Perlas ..........................................................................................................................................................235
LXV. Fuente, manantial ......................................................................................................................................236
Río, corriente ..............................................................................................................................................236
LXVI. Metales . ...................................................................................................................................................237
Metales .......................................................................................................................................................237
Oro .............................................................................................................................................................237
Plata . ..........................................................................................................................................................237
Bronce ........................................................................................................................................................238
Hierro .........................................................................................................................................................238
Acero............................................................................................................................................................238

[9]
Libro de José

Plomo..........................................................................................................................................................239
Escoria ........................................................................................................................................................239
Azufre .........................................................................................................................................................239
Sal . .............................................................................................................................................................239
LXVII. Fuego . ....................................................................................................................................................241
Humo .........................................................................................................................................................242
Pavesa .........................................................................................................................................................242
LXVIII. Mar .......................................................................................................................................................243
Tempestad . .................................................................................................................................................244
Abismo .......................................................................................................................................................244
LXIX. De las plantas ...........................................................................................................................................245
Brizna .........................................................................................................................................................245
Hierba, heno, verdín ...................................................................................................................................245
Heno . .........................................................................................................................................................246
Junco y caña . ..............................................................................................................................................246
Cardo . ........................................................................................................................................................246
Ortiga y toda clase de espinas ......................................................................................................................246
Cereal .........................................................................................................................................................247
Trigo ...........................................................................................................................................................247
Cebada . ......................................................................................................................................................247
Lino ............................................................................................................................................................248
Flor .............................................................................................................................................................248
Lirio . ..........................................................................................................................................................248
Cizaña . .......................................................................................................................................................249
Ajenjo o ‫לענה‬, término que en realidad designa al rododendro .................................................................249
Semilla ........................................................................................................................................................249
Espiga .........................................................................................................................................................249
Paja .............................................................................................................................................................250
Rastrojo ......................................................................................................................................................250
LXX. Árbol .........................................................................................................................................................251
Árboles . ......................................................................................................................................................251
Arboledas, matorrales ..................................................................................................................................251
Cedro . ........................................................................................................................................................251
Pino ............................................................................................................................................................252
Palmera .......................................................................................................................................................252
Encina..........................................................................................................................................................252
Olivo, acebuche ..........................................................................................................................................253
Almendro . ..................................................................................................................................................253
Vid . ............................................................................................................................................................254
Higuera . .....................................................................................................................................................254
LXXI. Frutos .......................................................................................................................................................256
Uvas . ..........................................................................................................................................................256
Racimo .......................................................................................................................................................257
Mosto .........................................................................................................................................................257
Vino . ..........................................................................................................................................................257
Aceite ..........................................................................................................................................................258
Higo ...........................................................................................................................................................259
LXXII. Arbusto, caña, cálamo .............................................................................................................................260
LXXIII. Partes de las plantas ...............................................................................................................................261
Leño ...........................................................................................................................................................261
Tronco ........................................................................................................................................................261
Rama ..........................................................................................................................................................262
Frondas .......................................................................................................................................................262
Hoja . ..........................................................................................................................................................262
Selvas o bosques ..........................................................................................................................................263

[10]
Sobre el lenguaje arcano

LXXIIII. De los astros y de su poder ...................................................................................................................264


Sol ..............................................................................................................................................................264
Luna ...........................................................................................................................................................265
Estrella ........................................................................................................................................................265
Tiempo sereno ............................................................................................................................................266
Nube . .........................................................................................................................................................266
LXXV. Viento .....................................................................................................................................................267
Mediodía ....................................................................................................................................................267
Subsolano ...................................................................................................................................................267
Aquilón . .....................................................................................................................................................267
Austro .........................................................................................................................................................268
Occidente ...................................................................................................................................................268
LXXVI. Lluvia, aguacero .....................................................................................................................................269
Rocío ..........................................................................................................................................................269
El relámpago y el rayo tienen el mismo origen . ...........................................................................................269
Granizo........................................................................................................................................................270
Nieve ..........................................................................................................................................................270
Hielo . .........................................................................................................................................................270
Niebla .........................................................................................................................................................270
Tempestad....................................................................................................................................................271
Torbellino ...................................................................................................................................................271
LXXVII. De los animales ....................................................................................................................................272
Peces en general . .........................................................................................................................................272
Cetáceos o dragones ....................................................................................................................................272
Serpiente .....................................................................................................................................................273
Culebra .......................................................................................................................................................273
Escorpión . ..................................................................................................................................................273
Ranas ..........................................................................................................................................................273
LXXVIII. Aves, pájaros . ......................................................................................................................................274
Águila .........................................................................................................................................................274
Azor.............................................................................................................................................................275
Gorrión . .....................................................................................................................................................275
Avestruces ...................................................................................................................................................275
Paloma ........................................................................................................................................................275
Tórtola.........................................................................................................................................................276
Gallina, gallo . .............................................................................................................................................276
Perdiz...........................................................................................................................................................277
Golondrina .................................................................................................................................................277
Cigüeña ......................................................................................................................................................277
Volar ...........................................................................................................................................................277
Huevo .........................................................................................................................................................277
Alas, plumas . ..............................................................................................................................................277
Plumas ........................................................................................................................................................278
LXXIX. Algunas clases de insectos . .....................................................................................................................279
Mosca .........................................................................................................................................................279
Mosquito ....................................................................................................................................................279
Langosta .....................................................................................................................................................279
Araña ..........................................................................................................................................................279
Carcoma .....................................................................................................................................................280
LXXX. Animales cuadrúpedos . ...........................................................................................................................281
Animal, ‫בהמה‬.............................................................................................................................................281
Animados.....................................................................................................................................................281
Buey.............................................................................................................................................................282
Novillo . ......................................................................................................................................................282
Oveja ..........................................................................................................................................................282

[11]
Libro de JLosé
ibro de José

Carnero . .....................................................................................................................................................283
Cordero ......................................................................................................................................................283
Cabra, chivo, macho cabrío . .......................................................................................................................284
Cabrito .......................................................................................................................................................284
Ciervo .........................................................................................................................................................284
Búbalo ........................................................................................................................................................285
Cuerno . ......................................................................................................................................................285
Caballo .......................................................................................................................................................285
Mulo ...........................................................................................................................................................286
Asno ...........................................................................................................................................................286
Onagro .......................................................................................................................................................286
Camello, dromedario ..................................................................................................................................286
Cerdo o puerco ...........................................................................................................................................287
LXXXI. De las fieras . ..........................................................................................................................................288
Perro ...........................................................................................................................................................288
Lobo ...........................................................................................................................................................288
Zorra . .........................................................................................................................................................289
León ...........................................................................................................................................................289
Leopardo . ...................................................................................................................................................290
Tigre ...........................................................................................................................................................290
Oso .............................................................................................................................................................290
Jabalí . .........................................................................................................................................................290
LXXXII. El hombre ............................................................................................................................................291
Acepciones del término hombre ..................................................................................................................291
LXXXIII. De las partes del hombre: el alma y el cuerpo.......................................................................................293
Espíritu........................................................................................................................................................294
Cuerpo.........................................................................................................................................................294
Partes del cuerpo .........................................................................................................................................295
Sangre .........................................................................................................................................................296
Grasa . .........................................................................................................................................................296
Manteca ......................................................................................................................................................296
Huesos ........................................................................................................................................................296
Nervios .......................................................................................................................................................297
Piel . ............................................................................................................................................................297
Cabeza ........................................................................................................................................................297
Frente .........................................................................................................................................................298
Cuello, cerviz ..............................................................................................................................................298
Pecho...........................................................................................................................................................298
Entrañas.......................................................................................................................................................299
Corazón ......................................................................................................................................................299
Intestinos ....................................................................................................................................................299
Brazos .........................................................................................................................................................299
Mano ..........................................................................................................................................................299
Derecha ......................................................................................................................................................300
Izquierda .....................................................................................................................................................300
Vientre ........................................................................................................................................................301
Ombligo .....................................................................................................................................................301
Espalda .......................................................................................................................................................301
Dorso, hombros ..........................................................................................................................................301
Pechos .........................................................................................................................................................302
Hígado . ......................................................................................................................................................302
Riñones . .....................................................................................................................................................302
Piernas ........................................................................................................................................................302
Pies .............................................................................................................................................................302
Hombro ......................................................................................................................................................303

[12]
Sobre elarcano
Sobre el lenguaje lenguaje arcano

Talón ..........................................................................................................................................................303
Dedo............................................................................................................................................................303
Lengua.........................................................................................................................................................303
Dientes .......................................................................................................................................................304
Esputo ........................................................................................................................................................304
Cabello .......................................................................................................................................................304
Nariz ...........................................................................................................................................................304
Labios .........................................................................................................................................................305
Cara, rostro .................................................................................................................................................305
Ojos, párpados, cejas ...................................................................................................................................306
Párpados......................................................................................................................................................307
Oídos ..........................................................................................................................................................307
Barba ..........................................................................................................................................................307
LXXXIIII. De ciertas acciones o afecciones naturales . .........................................................................................308
Pureza .........................................................................................................................................................308
Olor ............................................................................................................................................................308
Alimento, comer .........................................................................................................................................308
Dulce ..........................................................................................................................................................309
Amargo .......................................................................................................................................................309
Pan . ............................................................................................................................................................309
Miel.............................................................................................................................................................310
Panal ...........................................................................................................................................................310
Banquete . ...................................................................................................................................................310
Fermento ....................................................................................................................................................310
Ácimo .........................................................................................................................................................310
Masa............................................................................................................................................................311
Manteca ......................................................................................................................................................311
Bebida . .......................................................................................................................................................311
Leche ..........................................................................................................................................................311
Dormir .......................................................................................................................................................311
Sueño . ........................................................................................................................................................312
Acostarse .....................................................................................................................................................312
Sueños ........................................................................................................................................................312
Velar, vigilia . ...............................................................................................................................................312
Vigilia .........................................................................................................................................................313
Estar hambriento, hambre . .........................................................................................................................313
Estar sediento, sed . .....................................................................................................................................313
Admiración, estupor . ..................................................................................................................................314
Confusión ...................................................................................................................................................314
Voz, sonido, clamor, gemido, griterío ..........................................................................................................314
Lágrimas .....................................................................................................................................................314
Gemido........................................................................................................................................................315
Risa, reír . ....................................................................................................................................................315
Gozo ...........................................................................................................................................................315
Canto, cantar, cántico, canción, salmodiar ..................................................................................................315
Parábola ......................................................................................................................................................316
LXXXV. Unión y alianza de los hombres ............................................................................................................317
Macho ........................................................................................................................................................317
Hembra ......................................................................................................................................................317
Virgen, virginidad .......................................................................................................................................317
Nupcias, esposos .........................................................................................................................................317
Varón, marido .............................................................................................................................................318
Esposa . .......................................................................................................................................................318
Padre . .........................................................................................................................................................318
Madre .........................................................................................................................................................318

[13]
Libro de JLosé
ibro de José

Concebir .....................................................................................................................................................318
Parir, parto ..................................................................................................................................................318
Hijo ............................................................................................................................................................318
Niño, infante ..............................................................................................................................................319
Joven . .........................................................................................................................................................319
Varón ..........................................................................................................................................................319
Anciano ......................................................................................................................................................319
LXXXVI. Sociedades y relaciones ........................................................................................................................321
Socio, sociedad . ..........................................................................................................................................321
Concurso ....................................................................................................................................................321
Reunión ......................................................................................................................................................321
Pueblo . .......................................................................................................................................................321
Ciudad . ......................................................................................................................................................322
Viudez y pérdida del esposo ........................................................................................................................322
Pedagogo . ...................................................................................................................................................322
Heredero, herencia ......................................................................................................................................322
Huésped . ....................................................................................................................................................322
Peregrino......................................................................................................................................................323
Forastero .....................................................................................................................................................323
Caminante ..................................................................................................................................................323
Alienígena ...................................................................................................................................................324
Gente ..........................................................................................................................................................324
Bárbaro .......................................................................................................................................................324
Pueblos particulares . ...................................................................................................................................324
Grecia .........................................................................................................................................................324
Árabe ..........................................................................................................................................................325
Rey...............................................................................................................................................................325
Salomón.......................................................................................................................................................325
LXXXVII. De los inventos para uso del hombre . ................................................................................................326
Nombre ......................................................................................................................................................326
Palabra ........................................................................................................................................................326
Oración . .....................................................................................................................................................327
Verdad ........................................................................................................................................................327
Juicio, ‫משפט‬...............................................................................................................................................328
Alabanza .....................................................................................................................................................328
Saludo..........................................................................................................................................................328
Parábola ......................................................................................................................................................328
Imagen . ......................................................................................................................................................329
Espectáculo .................................................................................................................................................329
Escribir, escritura . .......................................................................................................................................329
Letra ...........................................................................................................................................................330
Número ......................................................................................................................................................330
Unidad . ......................................................................................................................................................331
Juego . .........................................................................................................................................................331
Música ........................................................................................................................................................331
LXXXVIII. Los vicios del espíritu y de la carne ...................................................................................................332
Vergüenza ...................................................................................................................................................332
Calor . .........................................................................................................................................................332
Frío .............................................................................................................................................................332
Debilidad ....................................................................................................................................................332
Embriaguez .................................................................................................................................................332
Ceguera . .....................................................................................................................................................333
Delgadez......................................................................................................................................................333
Cojo.............................................................................................................................................................333
Confusión ...................................................................................................................................................333

[14]
Sobre elarcano
Sobre el lenguaje lenguaje arcano

Quebranto ..................................................................................................................................................333
Dolor ..........................................................................................................................................................333
Muerte ........................................................................................................................................................334
Cadáver . .....................................................................................................................................................334
Vida ............................................................................................................................................................334
Salud . .........................................................................................................................................................335
Paz ..............................................................................................................................................................335
Alegría, gozo, exultación .............................................................................................................................335
Los vicios del espíritu ..................................................................................................................................335
Impureza . ...................................................................................................................................................335
Pecado..........................................................................................................................................................336
Soberbia ......................................................................................................................................................336
Mentir, mentira . .........................................................................................................................................336
Vano y vanidad ...........................................................................................................................................336
Ramera .......................................................................................................................................................336
Ladrón ........................................................................................................................................................337
Adulterio . ...................................................................................................................................................337
LXXXIX. Las artes ..............................................................................................................................................338
Arar . ...........................................................................................................................................................338
Sementar, sembrar . .....................................................................................................................................338
Siega ...........................................................................................................................................................338
Trilla ...........................................................................................................................................................339
Primicias .....................................................................................................................................................339
Plantar, plantación ......................................................................................................................................339
Regar ..........................................................................................................................................................339
Desarraigar, arrancar ...................................................................................................................................340
Apacentar, pastor, pasto . .............................................................................................................................340
Selva ...........................................................................................................................................................340
Viña, viñador...............................................................................................................................................340
Vendimiar, vendimia ...................................................................................................................................341
Cacería, cazador...........................................................................................................................................341
Pesca, pescador ............................................................................................................................................341
Red, lazo .....................................................................................................................................................341
Anzuelo . .....................................................................................................................................................341
XC. De la arquitectura y de su aplicación ............................................................................................................342
Edificador, arquitecto, edificación, demolición, edificio . .............................................................................342
Sombra, sombrajo .......................................................................................................................................342
La sombra referida a los cuerpos o contraria a la luz ....................................................................................343
Tabernáculo, tienda . ...................................................................................................................................343
Tiendas de Cedar ........................................................................................................................................344
Casa ............................................................................................................................................................344
Templo.........................................................................................................................................................344
Torre ...........................................................................................................................................................345
Villa ............................................................................................................................................................345
Lagar . .........................................................................................................................................................345
Término . ....................................................................................................................................................345
Sepulcro.......................................................................................................................................................345
Vacío . .........................................................................................................................................................346
Plenitud ......................................................................................................................................................346
Pozo ............................................................................................................................................................346
Lago.............................................................................................................................................................346
Hoyo, fosa . .................................................................................................................................................347
Nave ...........................................................................................................................................................347
Ancla ..........................................................................................................................................................347
Solio ...........................................................................................................................................................347

[15]
Libro de JLosé
ibro de José

Camino........................................................................................................................................................347
Senda...........................................................................................................................................................348
XCI. De las cosas relativas a la arquitectura .........................................................................................................349
Cerca ..........................................................................................................................................................349
Pared . .........................................................................................................................................................349
Muro ..........................................................................................................................................................349
Cimientos ...................................................................................................................................................350
Ángulo ........................................................................................................................................................350
Columna......................................................................................................................................................350
Puerta, entrada ............................................................................................................................................350
Medio..........................................................................................................................................................351
Recto, curvo . ..............................................................................................................................................351
Materia .......................................................................................................................................................351
Piedra . ........................................................................................................................................................351
Plomada o llana . .........................................................................................................................................352
Cerrojo .......................................................................................................................................................352
Viga ............................................................................................................................................................352
Llave ...........................................................................................................................................................352
Cuerda ........................................................................................................................................................352
XCII. De las cosas relativas al ejercicio de la guerra . ............................................................................................353
Caudillo ......................................................................................................................................................353
Ejército .......................................................................................................................................................353
Centinela ....................................................................................................................................................353
Armas .........................................................................................................................................................353
Brillo de las armas .......................................................................................................................................353
Asta, lanza ...................................................................................................................................................353
Arco, flecha .................................................................................................................................................354
Puñal, espada ..............................................................................................................................................354
Segur............................................................................................................................................................355
Navaja . .......................................................................................................................................................355
Piedra de honda ..........................................................................................................................................355
Escudo.........................................................................................................................................................355
Sierra ..........................................................................................................................................................355
Carro, caballería ..........................................................................................................................................356
Trompeta ....................................................................................................................................................356
XCIII. De los instrumentos y objetos instituidos para causar pesadumbre ...........................................................357
Regalo .........................................................................................................................................................357
Carga ..........................................................................................................................................................357
Aguijón........................................................................................................................................................357
Yugo.............................................................................................................................................................358
Vara ............................................................................................................................................................358
Ataduras . ....................................................................................................................................................358
Lazo ............................................................................................................................................................358
Cadena . ......................................................................................................................................................359
Grillos..........................................................................................................................................................359
Látigo .........................................................................................................................................................359
Cruz . ..........................................................................................................................................................359
Veneno.........................................................................................................................................................360
Pisoteo ........................................................................................................................................................360
Raer ............................................................................................................................................................360
XCIIII. Instrumentos domésticos y profesionales ................................................................................................361
Llave ...........................................................................................................................................................361
Mesa ...........................................................................................................................................................361
Lámpara.......................................................................................................................................................361
Candil . .......................................................................................................................................................361

[16]
Sobre elarcano
Sobre el lenguaje lenguaje arcano

Candelero ...................................................................................................................................................362
Canasto, cesto .............................................................................................................................................362
XCV. De los recipientes y otros utensilios.............................................................................................................363
Cáliz............................................................................................................................................................363
Olla . ...........................................................................................................................................................363
Saco.............................................................................................................................................................364
Odre ...........................................................................................................................................................364
Muela de molino . .......................................................................................................................................364
Horno .........................................................................................................................................................364
Bieldo .........................................................................................................................................................364
Mazo............................................................................................................................................................365
Estaca...........................................................................................................................................................365
Rueda .........................................................................................................................................................365
Hilo ............................................................................................................................................................365
Cuerda, cordel . ...........................................................................................................................................365
Ronzal o cabestro ........................................................................................................................................366
Freno ..........................................................................................................................................................366
Medida .......................................................................................................................................................366
XCVI. De los vestidos .........................................................................................................................................367
Corona . ......................................................................................................................................................367
Diadema .....................................................................................................................................................368
Lienzo, sábana . ...........................................................................................................................................368
Púrpura . .....................................................................................................................................................368
Saco ............................................................................................................................................................368
Velo ............................................................................................................................................................368
Seno.............................................................................................................................................................369
Anillo . ........................................................................................................................................................369
Báculo..........................................................................................................................................................369
Cetro............................................................................................................................................................370
Espejo .........................................................................................................................................................370
Ungüento . ..................................................................................................................................................370
Zapatos........................................................................................................................................................370
XCVII. De las cosas que son por convención más que por naturaleza ..................................................................371
Signo, sello, señal ........................................................................................................................................371
Sello ............................................................................................................................................................371
Tablilla para escritura ..................................................................................................................................371
Sagrado, santo, santidad ..............................................................................................................................371
Sábado ........................................................................................................................................................372
Circuncisión ...............................................................................................................................................372
Prepucio.......................................................................................................................................................372
Suerte . ........................................................................................................................................................372
Tesoro .........................................................................................................................................................373
XCVIII. Las palabras propias del comercio: vender, comprar . .............................................................................374
Dinero.........................................................................................................................................................374
As . .............................................................................................................................................................374
Balanza .......................................................................................................................................................374
Negociar .....................................................................................................................................................374
Negocio........................................................................................................................................................375
XCIX. Miscelánea de otras acciones y hechos ......................................................................................................376
Cerrar .........................................................................................................................................................376
Cribar y criba ..............................................................................................................................................376
Maldecir, maldición, maldito ......................................................................................................................376
Bendición.....................................................................................................................................................376
Beso.............................................................................................................................................................377
Bautizar, bautismo ......................................................................................................................................377

[17]
Libro de JLosé
ibro de José

Ayunar, ayuno . ...........................................................................................................................................377


Obrero ........................................................................................................................................................378
De las cosas que se explican en este libro. Índice primero.....................................................................................379
Segundo índice de las explicaciones que se exponen en este libro..........................................................................389

Liber Joseph sive De arcano sermone. Facsímil.........................................................................................................399

Índice general de nombres y temas tratados en el Liber Ioseph...............................................................................529

[18]
El De Arcano Sermone en el marco
de la Biblia Políglota de Amberes

Baldomero Macías Rosendo


Libro de José

[20]
Sobre el lenguaje arcano

E l 22 de abril de 1568, cuando Arias Montano embarca en Laredo para hacerse cargo
de la dirección de la Biblia Políglota que Cristóbal Plantino estaba preparando en
Amberes, debemos suponer que ya lleva consigo un manuscrito del Liber Ioseph, sive De arcano
sermone, así como de la mayoría de los trabajos de erudición bíblica que se incluirán en el
volumen octavo de la Políglota, algunos de ellos compuestos mientras cursaba sus estudios de
Teología y Sagrada Escritura en Alcalá de Henares. Y así debió ser, pues el ritmo frenético con
el que el rey lo mantiene ocupado en Flandes no le permitirá ni un momento de sosiego para
entregarse a tales quehaceres. Al repasar la correspondencia montaniana de este período, lo
encontramos inmerso en tareas más propias de un estadista que de un estudioso de las Sagradas
Letras. A su cometido de dirigir, supervisar y corregir la preparación e impresión de la Biblia,
se añade la no menos laboriosa supervisión de ediciones litúrgicas, la censura de libros, la
búsqueda y adquisición de manuscritos para la Biblioteca de El Escorial, tareas diplomáticas,
de consejero político y un largo etcétera de encargos que van surgiendo al paso. Montano
aparece como hombre de confianza del rey a quien se le encomiendan importantes asuntos
de Estado como fue, por las razones que más adelante expondremos, la reedición de la Biblia
Políglota Complutense.
El 25 de marzo de 1568 se hizo oficial el apoyo del Rey por medio de una cédula, redactada en latín,
en la que se dejaba constancia del nombramiento de Arias Montano, la cuantía de las aportaciones
económicas y otras instrucciones de procedimiento, con indicaciones muy precisas acerca de los
textos que se habían de incluir en la Biblia. Se trata de un documento oficial con el que el rey quiere
atar todos los cabos y tomar las precauciones necesarias para garantizar el éxito de la empresa, la cual
se puso al amparo y se sometió a la aprobación de la Inquisición Española hasta en sus mínimos
detalles. Sin embargo, y pese a lo pormenorizado de las instrucciones, que recogen por escrito y
de manera oficial todo lo que hasta entonces se había tratado sobre el asunto, no se hace mención
alguna de los tratados que Montano tiene proyectado incluir en el último tomo:
En el pliego de muestra que envió acá Plantino, había puesto la traducción de Santes Pagnino,
como vos habéis visto, en lugar de la Vulgata, que en la edición complutense está junto al texto
hebreo. Sin embargo, se ha decidido que en esta parte no haya cambio ni se quite nada. Y así se lo
comunicaréis a Plantino y haréis que la Vulgata conserve el mismo lugar que tiene en la edición
complutense, dada su autoridad en toda la Iglesia. Pues siendo como es la más importante de todas
las traducciones, no sería justo que faltara en una obra tan insigne o que se dejara de colocar en el
lugar más destacado.
Además de los textos y traducciones que recoge la Biblia Complutense, procuraréis que desde
el Pentateuco hasta el final del Antiguo Testamento se prosiga el texto caldaico tal y como se
imprimió en Roma y Venecia. Pues no ignoráis que esta parte es necesaria para la perfección y
como complemento de tal obra.
También tendréis a vuestro cargo que se ponga en la dicha Biblia el Nuevo Testamento sirio,
sacado fielmente del que se imprimió en Viena por mandato del Emperador, mi tío; y, si pudiera
ser, que el Evangelio de San Mateo se imprima en caracteres hebreos y lo demás en sirio, y que se
añada asimismo una traducción que responda fielmente al texto sirio. Pues ambas cosas se juzga
que serían muy útiles, como vos sabéis bien.
Y os encargaréis también de que al final de dicha Biblia se ponga un diccionario hebreo, el
mejor de los que se hallen, sin poner los ejemplos, sino citando sólo los pasajes donde se atestiguan
los vocablos. Y que se añadan también, si es factible, otros tres diccionarios, uno griego, otro
caldeo, abreviado, y un tercer diccionario sirio junto con el modo de leer la escritura siria. Estos
cuatro diccionarios serán de gran provecho para la comprensión de la obra, y por esta razón han
de ser de no poca utilidad para los estudiosos de la Sagrada Escritura. Y por este motivo cuidaréis
de que se coloquen los Cánones de Eusebio de Cesarea detrás del Nuevo Testamento para el uso
que los redactó.

[21]
Libro de José

Estas particularidades se las daréis a conocer todas detalladamente a Plantino, y tan pronto
como lleguéis a un acuerdo con él, cuidaréis de que se ponga enseguida manos a la obra y
comience la impresión de la Biblia, y que la prosiga con la mayor diligencia, cuidado y atención
que sea posible, informándoos previamente de la fidelidad y de la suficiencia de sus oficiales para
realizar un trabajo de esta clase. Y a fin de que la obra salga con la perfección que su dignidad
requiere, corregiréis de vuestro puño y letra las pruebas en todas las lenguas, y una vez corregidas
y aprobadas las señalaréis con vuestra propia firma o con otra marca.1
Esas instrucciones se corresponden exactamente con los seis primeros tomos de la Políglota de
Amberes, es decir, el cuerpo de la Biblia y el primer tomo del Apparatus Biblicus, dedicado a los
diccionarios y gramáticas. Pero nada se dice respecto al contenido de los tomos séptimo y octavo,
segundo y tercero del Aparato, donde se incluirá el Liber Ioseph, y contra los que se dirigirán todos los
ataques a la Políglota. ¿Acaso debemos pensar que Montano actúa por iniciativa propia en un asunto
de la mayor trascendencia para la corona y en el que el rey cuida hasta el menor de los detalles? En la
censura que hará años más tarde el padre Mariana, se le reprochará precisamente «que no parece haver
el dicho doctor Arias seguido en todo y por todo la instructión que por Su Magestad y los theólogos
le fue dada en España»2.
En el tomo séptimo3, que constituye por sí solo una auténtica Biblia políglota se recoge la
controvertida traducción que el dominico Santes Pagnino hizo del Antiguo Testamento. Lo único
que se deja claro sobre esta versión en la cédula real es que no se incluiría en el cuerpo de la Biblia
tal y como aparecía en la muestra enviada por Plantino; pues así lo había acordado el Claustro de la
Facultad de Teología de Alcalá de Henares en reunión celebrada el día 21 de enero de 15684. Sin
embargo, el Claustro no se opuso a que se incluyera en el Aparato, y así se aprobó, como sabemos
por carta de Luis de Estrada fechada a 29 de julio de 1576:
... y tambien, si V.m. se acuerda, se votó en particular la traslación de Pagnino, y se acordó que
se pusiese. Yo sé que se hizieron tantas prevenciones y diligencias para entablar bien este negocio,
que el mesmo que a V.m. ha hecho la guerra, se quedó espantado y confuso, quando las vio escritas
en poder del señor secretario Çayas.5
El tomo octavo, que se abre con el Liber Ioseph, sive De arcano sermone, contiene además otros
nueve tratados de hermenéutica y arqueología bíblica preparados por Arias Montano, un índice
bíblico, un índice de nombres y una serie de trabajos filológicos en los que se recogen las variantes
de lectura ofrecidas por diferentes manuscritos caldeos, hebreos, sirios, griegos y latinos6.

1
El texto latino completo de esa instrucción, conservado en el manuscrito de la Biblioteca Real de Estocolmo A 902, ff.
183-186, así como su traducción, pueden consultarse en nuestro trabajo La Biblia Políglota de Amberes en la correspondencia
de Benito Arias Montano (ms. Estoc. A 902), Huelva: Universidad de Huelva, 1998, pp. 76-83. Asimismo se conserva en
Archivo General de Simancas (en adelante A.G.S.) una minuta, redactada en castellano, de esta cédula real para Montano, que
fue publicada por T. González Carvajal en «Elogio histórico del Dr. Benito Arias Montano», Memorias de la Real Academia de
la Historia, Madrid, 1832, vol. VII, doc. 19, pp. 140-144.
2
Ms. de Estocolmo, ff. 91-94. Cf. La Biblia Políglota de Amberes ..., pp. 464-468.
3
El contenido de este tomo es el siguiente: VII. 1. Hebraicorum Bibliorum Veteris Testamenti Latina interpretatio,
opera olim Xantis Pagnini Lucensis: nunc uero Benedicti Ariae Montani Hispalensis, Francisci Raphelengii Alnetani,
Guidonis et Nicolai Fabriciorum Boderianorum fratrum collato studio, ad Hebraicam dictionem diligentissime
expensa. VII. 2. Nouum Testamentum Graece cum uulgata interpretatione Latina Graece contextus lineis inserta. VII.
3. Communes et familiares Hebraicae linguae idiotismi, omnibus Bibliorum interpretationibus, ac praecipue Latinae
Santis Pagnini uersioni accommodati, atque ex uariis doctorum uirorum laboribus et obseruationibus selecti et explicati,
Benedicti Ariae Montani Hispalensis opera.
4
AHN Universidades, libro 419F, f. 58v, Acta del Claustro de la Facultad de Teología de Alcalá de Henares de 21
de enero de 1568.
5
Esa extensa carta de fray Luis de Estrada se conserva en un volumen de la Biblioteca de la Fundación Bartolomé
March Servera, en Palma de Mallorca, registrado con la signatura B 102-B-03, ff. 28-45. Y fue editada por J. Rodríguez de
Castro en Biblioteca Española, tomo I, Madrid: 1781, pp. 649-666.
6
Los títulos que forman este volumen son los siguientes: VIII. 1. Liber Ioseph, siue, De arcano sermone.VIII. 2. Liber
Ieremiae, siue, De actione. VIII. 3. Thubal-Cain, siue, De mensuris sacris liber. VIII. 4. Phaleg, siue, De gentium sedibus
primis orbisque terrae situ. VIII. 5. Liber Chanaan, siue, De duodecim gentibus. VIII. 6. Liber Chaleb, siue, De terrae
promissae ad Christianos lectores praefatio. VIII. 7. Exemplar, siue, De sacris fabricis liber. VIII. 8. Aaron , siue, Sanctorum
uestimentorum ornamentorumque summa descriptio. VIII. 9. Nehemias, siue, De antiquae Ierusalem situ. VIII. 10. Daniel,

[22]
Sobre el lenguaje arcano

Las primeras noticias que tenemos sobre los tratados que se incluirán en el tomo octavo de la
Políglota las hemos encontrado en una carta de Montano a Zayas, fechada en Amberes a 23 de
diciembre de 1569, y en la que responde a los avisos y temores de fray Luis de Estrada y Pedro
Serrano:
Y por no dexar de dar noticia y contento a los dichos señores y a su buen zelo y a Vuestra
Merced acerca de lo que sus capítulos tratan, que pertenece a la amplificatión y enriquesimiento y
perfitión d’esta obra cathólica y real, Vuestra Merced les puede responder que todos sus avisos son
extremados y muy discretamente considerados, como de personas tan doctas, agenas de passión y
fervientes de zelo del bien público y del onor de su Rey. Y son todas las cosas que en ellas señalan
necesaríssimas e ynportantíssimas para la perfitión de la obra. Y por tales las tengo consideradas y
juzgadas desde el puncto que la obra se començó, y comunicadas con la Universidad de Lovayna en
junta que allí hize en claustro pleno víspera de todos los sanctos del año pasado de 68. Y aprovadas
por toda la Facultad de Theología, y confirmado por toda la universidad. Y allende d’esto,
consultadas la Universidad de París, y remitidas a los theólogos doctos y peritos en las lenguas, y
con parecer de todos confirmadas y aprovadas. De lo qual tengo mis ynstrumentos y fees en scripto,
visto que todos convenían con mis demandas, que son las mismas que esos dos señores hazen, y
que harán todos quantos hombres doctos y desapassionados y zelosos del bien público huviere.
Tengo dado orden y començado a obrar de manera que quando la obra esté acavada, todas estas
cosas y otras muchas más, que sé que han de ser muy aprovadas, parezcan muy cumplidamente
en sus lugares, donde estén muy bien y muy a propósito del usar d’ellas con grande comodidad
y con grande magestad de la obra; y de tal manera puestas y ordenadas que ninguno de los que
ynvidiosamente quisieren tachar, hallan buena razón de tacha. Y este secreto no lo avía descubierto
hasta aora, salvo a la Universidad de Lovayna, con la qual comunico todo lo que entiendo ser
ynportante; y aora lo descubro para que solos se dé noticia d’él a Su Magestad y a esos señores que
lo entienden bien; y del resto se calle hasta que la obra salga a luz, plaziendo a Dios7».
Debemos ser cautelosos a la hora de dar crédito a esas palabras de Montano, pues no pasa de
ser una ficción el desconocimiento del rey o del secretario Zayas, a quien podemos considerar el
cerebro oculto de todo el proyecto de la Biblia Real. Sin embargo, sí es cierto que ese «secreto» del
que habla Montano, es decir, los cambios y adiciones introducidos en la Políglota Complutense,
sólo parcialmente se habían tratado con la Facultad de Teología de Alcalá de Henares. Razón por
la que Montano había recibido instrucciones de conseguir la aprobación de la Universidad de
Lovaina.
Cinco días después de su llegada a Flandes, Montano acude en compañía de Cristóbal Plantino
a la Universidad de Lovaina para participarle el negocio de la Biblia y pedir su colaboración en
nombre del rey tal y como le había sido encomendado8. En adelante, dos doctores en Teología,
Agustín Huneo y Cornelio Reyneri de Gouda, junto con el licenciado Juan Willems Harlemio,
versado en lenguas orientales, se encargarían de examinar los textos antes de imprimirlos, en
calidad de censores nombrados por la Facultad de Teología de dicha universidad. Aparte de éstos,
también el notario Conrado Sylvio se ocupó a diario de la censura de la Biblia. Estos profesores
desempeñaron con tanto celo su trabajo, que serían considerados auténticos colaboradores de la

siue, De saeculis codex integer. VIII. 11. Index biblicus qui res eas de quibus in Sacris Bibliis agitur ad certa capita alphabeti
ordine digesta reuocatas summa breuitate complectitur. VIII. 12. Hebraea, Chaldaea, Graeca et Latina nomina uirorum,
mulierum, populorum, idolorum, urbium, fluuium, montium, caeterorumque locorum quae in Bibliis utriusque Testamenti
leguntur in ueteri interprete, cum aliquot appellatiuis Hebraicis, Chaldaicis et Graecis uocibus, adiecta eorum expositione et
explicatione. Locorum praeterea descriptio ex Cosmographis. VIII. 13. Variae lectiones et annotatiunculae quibus Thargum,
id est, Chaldaica paraphrasis infinitis in locis illustratur et emendatur. VIII. 14. Benedicti Ariae Montani Hispalensis de uaria
in Hebraicis libris lectione ac de mazzoreth ratione atque usu praefatio ad lectorem. VIII. 15. Variarum in Graecis Bibliis
lectionum libellus a Gulielmo Cantero concinnatus. VIII. 16. Illustrissimi D. Sirleti S.R.E. Cardinalis annotationes uariarum
lectionum in Psalmos ad Sacri Bibliorum Apparatus instructionem. VIII. 17. Variae lectiones in Latinis Bibliis editionis
Vulgatae ex uetustissimis manuscriptis exemplaribus collectae et ad textum Hebraicum, Chaldaicum, Graecum et Syriacum
examinatae. VIII. 18. Candido lectori Guido Fabricius Boderianus in tabulam titulorum totius Noui Testamenti Syriaci.
7
Ms. de Estocolmo, ff. 108-111. La Biblia Políglota de Amberes ..., pp. 168-172.
8
El discurso de Arias Montano ante el Claustro de la Universidad de Lovaina se imprimió en la página 48 del primer
tomo de la Biblia Políglota. Ese texto, junto con un borrador autógrafo conservado en el manuscrito de Estocolmo, f. 212,
puede leerse en La Biblia Políglota de Amberes..., pp. 86-91.

[23]
Libro de José

Políglota, y a ellos se refiere Montano en la carta a Zayas de 23 de diciembre de 1569 y en otras


posteriores9 siempre en términos elogiosos:
Allende d’esto, ay cinco personas en Lovayna de gran juizio y gran eruditión y de assiduo
travajo, los quales entienden en la censura y examen de todo lo que ynporta ser examinado, y en
consultar con la Facultad las cosas que les parecen y tractar conmigo, viniendo alguno d’ellos, o
yendo yo allá, o por cartas, lo que es menester.10
Esos censores, designados por el Claustro de la Facultad de Teología de Lovaina para entender y
examinar todo lo tocante a la edición de la Biblia, se mostrarán reacios a la inclusión del tratado De
arcano sermone, y así se lo hacen saber a su autor en carta escrita en latín y fechada a 20 de agosto de
1570 en la que expresan el rechazo unánime de todos cuantos han examinado la obra:
Por lo que respecta al tratado del Lenguaje arcano, después de nuestra última carta, lo hemos
examinado con mucho más detenimiento que antes, y se lo dimos a diversos varones muy doctos
para que lo leyeran. Y no hubo ni siquiera uno que pensara que este tratado se debía añadir a la
Biblia Complutense. Pues los hombres doctos, con tan gran abundancia de intérpretes y variedad
de textos, si tienen los comentarios de los Santos Padres, fácilmente prescindirán de este tratado.
Y por su parte, la gente corriente se va a servir poco de su lectura para comprender las Sagradas
Escrituras. Y eso dejando aparte el hecho de que su contenido se trata con tanta oscuridad, que
apenas hemos podido encontrar todavía alguien que haya sido capaz de explicar cuál es la finalidad
de esto o qué utilidad aporta; pues el proemio que está al frente del primer capítulo, para explicar
en él todo el contenido de la obra, a causa de lo inusual de las ideas y de las frases, es tan intrincado,
que apenas nadie ha podido entender cuál es su finalidad o qué pretende. Incluso algunos
consideran que habrá muchos que con esta misma facilidad con que se hacen estas afirmaciones,
lo rechazarán todo, cuando vean que el significado de las palabras que aquí se examinan no está
respaldado por la autoridad ni por el testimonio de ningún autor. Pues a partir de la comparación
de varios pasajes de las Sagradas Escrituras, no se puede siempre establecer con seguridad el
significado de los vocablos, lo cual tú lo sabes mejor que nosotros. Y te pedimos que recibas esto
con el mismo candor, varón humanísimo y doctísimo, con el que nosotros, que somos muy afectos
tuyos y muy celosos de tu nombre y de tu honra, lo hemos expresado. Y si no te satisface nuestro
juicio, te pedimos que se lo entregues a otros hombres eruditos, pero eso sí, sencillos e imparciales,
para que lo lean y te contentes con su juicio. Lo cual estamos seguros que lo harás dada tu innata
humanidad. Adiós, y mantén en tu amistad a los que te son afectos11.
Nos parece que el fragmento no tiene desperdicio, pues la franqueza de los teólogos Agustín
Huneo y Cornelio Reyneri nos proporcionan la valoración de la obra en su época y en su contexto,
máxime tratándose de un juicio imparcial y desapasionado como el que aquí se nos ofrece, pero
conscientes de los inconvenientes que el texto encierra. Y de hecho, tales recelos estaban justificados,
pues al margen de la novedad que representa la hermenéutica de Montano, el De arcano sermone
cuestiona involuntariamente la autoridad de la Vulgata y de los demás textos litúrgicos al demostrar
que una traducción literal del hebreo es sólo una de las posibles, ya que en la lengua sagrada una
misma palabra puede sugerir significados diversos.
Esa manera de interpretar y de acercarse al texto bíblico que en la Universidad de Lovaina los
censores la reciben con perplejidad y la califican de oscura es la exégesis que el maestro Cipriano
de la Huerga había enseñado durante casi una década en Alcalá de Henares. «Su método
exegético –dice N. Fernández Marcos refiriéndose al maestro Cipriano– es nuevo, vigoroso
y positivo. Busca el sentido literal y genuino por medio de la confrontación filológica entre
el original hebreo y las versiones. Aparte de la búsqueda filológica del sentido de las palabras
hebreas, extraído con frecuencia del valor semántico de dicha palabra en otros lugares de la

9
Véase el testimonio de Montano en carta dirigida a Zayas, del 7 de enero de 1570: «Que en Lovaina están ocupados
tres jueces y un notario todos los días, dos horas cada día, y el notario más de cuatro, en la censura y vista de lo que
pertenesce a la Biblia. Son hombres doctos y versados en lo de las lenguas, y dan su parecer y refieren a la universidad lo
que importa», en Colección de documentos inéditos para la Historia de España: Correspondencia del Dr. Benito Arias Montano con
Felipe II, el secretario Zayas y otros sugetos desde 1568 hasta 1580, Madrid, 1842-1914, t. XLI, pp. 166-167. Citado en adelante
como CODOIN.
10
Ms. de Estocolmo, ff. 108-111. La Biblia Políglota de Amberes ..., pp. 168-172.
11
Ms. de Estocolomo, ff. 164-165. La traducción es nuestra. El texto latino completo puede verse en La Biblia
Políglota de Amberes ..., pp. 228-233.

[24]
Sobre el lenguaje arcano

Biblia, sus comentarios están plagados de observaciones sobre los idiotismos de la lengua hebrea
y las figuras del lenguaje y del estilo de los autores bíblicos. Con ellas se podría reunir un tratado
de semántica bíblica no muy distinto del De arcano sermone o del tratado sobre los idiotismos de
la lengua hebrea compuestos por Arias Montano»12.
Montano es consciente de las objeciones que se le plantean y de que ese modo de interpretar
las Sagradas Escrituras que había aprendido en Alcalá ni es compartido ni está al alcance de todos;
sin embargo está decidido a publicar este trabajo como un homenaje a su maestro Cipriano de
la Huerga13. Y tres días más tarde, el 23 de agosto, contesta a los censores de Lovaina en estos
términos:
Respecto a la parte del tratado Sobre el lenguaje arcano que entiendo que os agrada menos,
cuando me la enviéis, tengo la intención de someterla al juicio de otros varones doctos, como
vosotros mismos me aconsejáis. Y también quiero que me digáis si la lectura de aquel tratado,
en alguna de sus partes, ha disgustado a alguno de los que lo han leído en lo que a la pureza de
la religión católica se refiere. Pues yo tengo especial cuidado en que esto no suceda. Y habida
cuenta de que no tengo ningún otro ejemplar de ese tratado, me gustaría que se lo entregarais a un
mensajero de confianza para que se lo lleve a Plantino. Adiós, y mantenedme en vuestra amistad,
lo que sin duda hacéis, como corresponde a vuestra humanidad.14
Pero además pensamos que hubo otras razones no declaradas que lo mueven a seguir un camino
preestablecido sin atender a las recomendaciones de los censores. En este sentido, y a raíz de las
enemistades que se granjeó como consecuencia del turbio asunto de los laminarios, en el punto
segundo de la súplica que en marzo de 1579 eleva ante el Consejo Supremo de la Santa Inquisición
en defensa de sus escritos y de su nombre, que estaban siendo difamados por los dominicos de
Sevilla y de otros lugares de Andalucía, declara que «por mandado y consejo de dottíssimos y
gravíssimos ministros d’esta santa Iglesia, ansí en el Concilio de Trento como en otras partes, fue
persuadido y casi forçado en conciencia a tomar la pluma en la mano para interpretar algunas partes
de la Divina Scrittura en el sentido literal, en la forma que ha llevado en los scrittos que se han
publicado suyos»15. Entre esos doctísimos y gravísimos ministros estaba, sin lugar a dudas, el obispo
Martín Pérez de Ayala, también de la orden de Santiago, y a quien Montano acompaña al Concilio
de Trento. Parece, pues, más que probable que fuera Pérez de Ayala, como señaló el profesor Gaspar
Morocho, quien propusiera a Montano ante el rey para ocuparse del negocio de la Biblia y de las
ediciones litúrgicas de acuerdo con el proyecto ideado por el anciano prelado.
En consecuencia, decidido como estaba a sacar adelante el De arcano sermone como parte del
proyecto de la Biblia, sea por las razones expuestas o sea por alguna otra que tampoco llega a
declarar, Montano desvía todas las objeciones hacia la pureza dogmática del texto, la única razón
que le habría impedido publicarlo; pues conocía muy bien cuál iba a ser la respuesta de los censores
en este sentido, tal y como pudo comprobar en la carta que el 29 de agosto le remiten Agustín
Huneo y Cornelio Reyneri:
La parte del Lenguaje arcano te la enviamos con un mensajero conocido y fiable, y se lo hemos
encomendado a él para que se lo lleve a Plantino sin falta. La lectura de este tratado no ofende a
nadie (al menos que nosotros sepamos) en lo que a la pureza de la fe católica se refiere, pero sí en
lo que respecta a lo que ya te apuntamos. Ahora bien, estamos completamente de acuerdo con

12
N. Fernández Marcos, «La exégesis bíblíca de Cipriano de la Huerga», en Biblia y Humanismo, Madrid: F.U.E.,
1997, pp. 65-82.
13
La estrecha relación de amistad que se fragua entre Arias Montano y el maestro Cipriano de la Huerga, quien más
allá de las habituales relaciones del magisterio llega a convertirse en su amigo, confidente y guía espiritual; además de las
coincidencias de método y de contenido que se aprecian en sus respectivos comentarios, como eran de esperar, dada la
voluntad de seguir el camino iniciado por el maestro que manifiesta Montano, están en la base de la hipótesis planteada
por el profesor Gaspar Morocho, quien sostenía que el De arcano sermone recoge total o parcialmente el tratado De symbolis
Mosaicis del maestro Cipriano, obra que supuestamente habría desaparecido entre los manuscritos que el cisterciense dejó
a su muerte. Véase sobre este particular G. Morocho, «Cartas de Fray Luis de Estrada sobre la Biblia Real de Benito Arias
Montano», en Cistercium 208, (1998) pp. 63-92.
14
Ms. de Estocolomo, f. 192. La traducción es nuestra. El texto latino completo puede verse en La Biblia Políglota de
Amberes ..., pp. 234-237.
15
Ms. de Estocolmo, ff. 208-209. Cf. La Biblia Políglota de Amberes ..., pp. 472-474.

[25]
Libro de José

tu decisión de entregar este libro a diversos hombres sabios y de variados paladares para que lo
lean y lo examinen, sin indicar el nombre del autor, o con el título borrado (si así te parece) a fin
de que te manifiesten su opinión con mayor sinceridad, como si se tratara de una obra de autor
desconocido. Adiós, varón irreprochable; y todo cuanto te escribimos, interprétalo con llaneza
como corresponde a tu candor.16
Montano ya había recurrido con anterioridad a ese procedimiento de someter su trabajo
al juicio ajeno, y muy especialmente en el caso del prólogo de la Biblia17; sin embargo, resulta
significativo para comprender su proceder en este caso el hecho de que no haya llegado a nosotros
ningún testimonio que nos permita corroborar tal actuación. En cualquier caso, es obvio que no
pudo convencer a los censores de Lovaina sobre este particular, como lo evidencia el hecho de
que el De arcano, aparte de otros tratados del Aparato, no saliera a la luz con la aprobación de la
Universidad de Lovaina y hubiera que recurrir, por vía diplomática, al obispo de Amberes y al
colegio de censores de esta ciudad, tal y como lo explica el propio Montano en una carta dirigida al
secretario Gabriel de Zayas, y fechada en Amberes a 18 de marzo de 1571:
Por algunas cosas particulares que tocan al aparato, ha hecho el Duque que el obispo de
Anvers, juntamente con el colegio de los censores que aquí están instituidos, las vean y con
solemnidad las aprueben. Todo esto, placiendo a Dios, saldrá con la autoridad que es razón que
tenga una obra principal.18
Tomando en consideración las prerrogativas que le habían sido atribuidas para dirigir la
impresión de la Políglota, así como el hecho de ser el autor de la mayoría de los tratados incluidos
en el último tomo de la Biblia, resulta verosímil la especie que Montano intenta transmitir en su
correspondencia; sin embargo sería ingenuo pensar que el tomo octavo de la Biblia Real haya que
atribuírselo a una iniciativa del frexnense. Y ciertamente son muchas e importantes las razones que
nos mueven a desconfiar de las palabras de Montano: En primer lugar, existen suficientes indicios
para creer que Montano, antes de embarcarse para Flandes, había estado trabajando durante años
en el De arcano sermone y en los demás tratados de erudición bíblica incluidos en el Aparato,
siguiendo unas instrucciones concretas y un plan predeterminado que se plasmarán en el proyecto
de la Biblia Real19. Y en este sentido, hay que reparar en el hecho de que en la instrucción de 25 de
marzo ya se hable de ocho cuerpos en lugar de los seis que había propuesto Plantino.
Por otro lado, la reedición de la Políglota del cardenal Cisneros es tratada como un asunto de
Estado en el que se cuida hasta el menor detalle. Y en este sentido, la preocupación de Felipe II es tal
que, a fin de poder supervisar personalmente el texto de la Biblia, había dado a Montano órdenes de
enviar a España los cuadernos de los diferentes tomos de la Políglota según avanzara la impresión: «Y
porque holgaremos de ir viendo cada una de las partes de la Biblia a medida que se vayan imprimiendo,
te mandamos que con cada uno de los correos que de allí se despachen para acá, vayas enviando los
cuadernos conforme vayan saliendo de la imprenta»20. Además, en ningún momento da muestras de
contrariedad Felipe II por la supuesta decisión adoptada por Montano de incluir el De arcano sermone
en contra del parecer de los censores de Lovaina, ni siquiera cuando el tratado se convierte en blanco
de las acusaciones en Roma.
Por último, y aunque podría tratarse de una frase hecha, no deja de ser significativo el que Montano
afirme no haber añadido nada de su propia cosecha: «Y dado que en toda la obra nosotros no hemos
puesto nada de nuestra cosecha salvo la mayor fidelidad de las traducciones y el mayor cuidado en

16
Ms. de Estocolomo, ff. 35-36. La traducción es nuestra. El texto latino completo puede verse en La Biblia Políglota
de Amberes ..., pp. 238-239.
17
Cf. La Biblia Políglota de Amberes ..., pp. 196-209.
18
CODOIN, t. XLI , p. 243.
19
G. Morocho, «Felipe II: las ediciones litúrgicas y la Biblia Real», en La Ciudad de Dios, Vol. CCXI, Núm. 3
Septiembre-Diciembre (1998), pp. 841-843.
20
Véase La instrucción para atender en la impresión de la Biblia, fechada a 25 de marzo de 1568, en La Biblia Políglota
de Amberes..., pp. 76-83.

[26]
Sobre el lenguaje arcano

la corrección de pruebas, lo cual, a tenor de la parquedad de nuestro ingenio y capacidad, creemos


haberlo cumplido con celo»21.
Nos parece probado y fuera de dudas el hecho de que el rey y sus consejeros conocían
pormenorizadamente el contenido de la Biblia que Montano estaba preparando en Amberes.
Por tanto, el secretismo que rodea al Aparato debemos interpretarlo como una simple maniobra
destinada a esquivar las objeciones y reparos por parte de la Universidad de Alcalá, cuyo beneplácito
para reeditar la Políglota Complutense22 era tenido como indispensable. En este sentido se
trató de evitar cualquier confrontación que pudiese demorar el proyecto; máxime tomando en
consideración el desencuentro que se había producido entre la corona y esta universidad a raíz de la
herencia del cardenal Cisneros. Así, pues, Felipe II trataría seguramente de resarcir por esta vía a la
Universidad de Alcalá de Henares del agravio infligido por su padre, el Emperador Carlos V, quien
había dictado, de hecho, el embargo de las Biblias del cardenal, que a su muerte quedaron en poder
de la Universidad de Alcalá, lo que dio lugar a un prolongado desacuerdo entre las partes.
El proyecto contaba asimismo con la aprobación del Consejo de la General Inquisición de España,
encargada de velar por la ortodoxia y pureza de los textos. Además de la colaboración prestada por
la prestigiosa Universidad de Lovaina: «pues todo lo que se ha puesto en la dicha Biblia, ha sido
con gran miramiento, censura y aprobación de la facultad de Theología de la Universidad de
Lovaina23», con lo que se lograba darle un carácter más ecuménico a esta obra. Así pues, teniendo
en cuenta las instrucciones que recibe Montano de concluir la empresa sin demora y con la mayor
diligencia posible, parece que el monarca, consciente de las dilaciones que León X causó a la Biblia
de Cisneros, estaba decidido a sacar la Biblia adelante sin contar con la Santa Sede. Esta Biblia,
ideada «para común utilidad de toda la República cristiana», iba a servir de ensayo y de base para
la impresión de libros litúrgicos a gran escala, y además aspiraba a convertirse en vehículo de la
propaganda oficial con el que demostrar que en los territorios del rey católico había hombres
capaces y sobrados recursos materiales para llevar a cabo una empresa de esta índole sin tener que
depender de Roma.
Sin embargo, a medida que avanzan los trabajos empiezan a surgirles los escrúpulos a los
teólogos de Alcalá24 al comprobar que la obra salía adelante sin la aprobación pontificia. Esta
opinión, compartida por Montano25 y por los censores de Lovaina, moverá finalmente a Felipe II
para pedir el privilegio y la aprobación del Papa. Ahora bien, lejos de detener toda la impresión,
como preconizaba fray Luis de Estrada, «hasta que el Pontífice la vea y sea consultado en las dudas»,
el rey pone en marcha la maquinaria diplomática una vez que los trabajos de impresión estaban
próximos a su término; y a tal fin, el 14 de enero de 1571 envía dos cartas, una dirigida a D. Juan
de Zúñiga26, su embajador en Roma; y otra al duque de Alba, de la que ofrecemos a continuación
un extracto:

21
Ms. de Estocolmo, f. 197. La Biblia Políglota de Amberes ..., pp. 196-199.
22
En la correspondencia oficial tocante a la Biblia Real siempre se habla de reedición de la Políglota Complutense, y
la razón principal que se alega para justificar el proyecto es la escasez de esta Biblia y la dificultad para encontrarla, como
podemos comprobar en la carta que Felipe II envía al Duque de Alba, fechada a 25 de marzo de 1568: «Duque primo: Por
lo que os dirá el doctor Arias Montano, mi capellán, que ésta lleva, y por la instrucción que le he mandado dar con orden
que os la muestre y comunique originalmente, como es razón, entenderéis el efecto para que le envío a esos Estados, que
en sustancia es para que intervenga y asista a la impresión de la Biblia cuadrilingüe que el quondam Cardenal Fr. Francisco
Ximénez, de buena memoria, hizo imprimir en Alcalá de Henares con tal gasto y diligencia, que fue una de las obras más
insignes y más útiles a la Iglesia universal que han salido a luz de muchos tiempos a esta parte, y como tal se ha estendido y
derramado por toda la christiandad, de manera que así por esto como por haberse perdido en la mar una gran multitud dellas
llevándolas a Italia, han quedado tan pocas que ya no se hallan sino en poder de personas particulares y a muy subido precio»
(Carvajal, p. 144).
23
Carta de Felipe II al duque de Alba de 14 de noviembre de 1571. AGS Estado, 583, doc. 35. Cf. M. Alcocer, Felipe
II y la Biblia de Amberes, Valladolid: 1927, pp.139-140.
24
Véase en La Biblia Políglota de Amberes ..., pp. 152-155, los pareceres de Ambrosio de Morales y de Fray Luis de
Estrada en cartas dirigidas a Zayas, fechadas a 4 de agosto y a 24 de octubre de 1569 respectivamente.
25
Así se desprende de la carta que Montano envía a G. Zayas, fechada en Amberes a 9 de octubre de 1570 y conservada
en AGS Estado, legajo 583. Cf. M. Alcocer, Felipe II y la Biblia de Amberes, p. 136.
26
AGS Estado 546, f. 184. Carvajal doc. 36, p. 158. Se conserva una copia en ms. de Estocolmo, ff. 130-131, que puede
verse en La Biblia Políglota de Amberes ..., p. 267.

[27]
Libro de José

Duque primo: Estando tan adelante la impressión de la Biblia a que assiste el doctor Arias
Montano, y siendo, como es, el fundamento y registro de nuestra sancta fee cathólica, ha parescido
muy conveniente y necessario que primero que se publique, se dé noticia a Su Santidad de cómo
se ha hecho, para que la apprueve y bendiga, y con su bendición, buena gracia y licencia salga a
luz. Y para que esto se haga con la brevedad que se requiere, ha paresçido que, pues todo lo que se
ha puesto en la dicha Biblia ha sido con gran miramiento, censura y approvación de la Facultad
de Theología de la Universidad de Lovayna (como Vos lo devéys saber y os lo dirá agora más en
particular Arias Montano) bastará que él ordene una particular y bien fundada relaçión, en que
se ponga el motivo que se tuvo para hazer la dicha impressión y el progresso que ha tenido y el
término a que se ha llegado, y que Vos la embiéis a don Juan de Çúñiga, mi embaxador en Roma,
y con ella un testimonio de la dicha Facultad de Theología de Lovayna, por donde conste que todo
lo que contiene la dicha Biblia es cathólico, sancto, útil y provechoso, y en summa, lo que tiene y
professa la Santa Madre Yglesia Cathólica Romana, para que él la muestre a Su Santidad y le pida
y supplique tenga por bien de la approvar y bendezir mandando despachar su breve d’esto tan
favorable como la magestad de la obra lo meresce, para que se imprima al principio d’ella.27
Tras un primer examen superficial de la Biblia en Roma se pretextó que no terminaban de
satisfacer las modificaciones introducidas respecto a la Políglota de Alcalá, por lo que se nombró
una comisión presidida por los cardenales Sirleto y Tiani para examinar todas las novedades antes
de conceder la aprobación solicitada.
En carta dirigida a Su Majestad y fechada en Roma a 4 de febrero de 1572, el embajador D.
Juan de Zúñiga informa de los escrúpulos papales en los siguientes términos:
Luego que comenzaron los Cardenales a ver los papeles, movieron tantas dificultades que yo
venia a contentarme con que S. S. diese solamente un privilegio para que ninguno sino Cristóbal
Plantino pudiese imprimir las cosas que de nuevo se habian añadido en esta Biblia, y pensaba
procurar que este privilegio fuera con tales palabras que pudiera valer de aprobacion; y los
Cardenales me ofrecieron de procurarlo con S. S. Hanle hecho esta semana la relación de lo que
contienen estos papeles; y no solo no quiere dar el privilegio, pero dice que si esta Biblia sale a luz
la hará luego traer aqui y la hará ver muy particularmente, y podria ser que la vedase, por que no
se ha satisfecho de las cosas que se han añadido. Las razones por que no quiere condescender a lo
que se le pide son las siguientes.
La primera, decir que el privilegio sería una tácita conformación y aprobación de la obra, y que
no es cosa decente a la Sede Apostólica aprobar cosa que no hubiere visto primero y examinado,
principalmente aún no estando acabada de imprimir.
La segunda, porque de las cosas que de nuevo se han añadido a la Biblia, algunas tocan al texto
sagrado, como es la nueva translación latina del Testamento Nuevo, y que S. S. hasta agora no
ha aprobado texto ni translación ninguna, y que no sabe si aquella translación es la de Erasmo u
otra nueva.
Lo tercero, que el texto siriaco y su translación, no entienden si es en todo el Testamento
Nuevo o en parte, como la que imprimió en Francia, que no hay lo siriaco en el Apocalipsi ni en
la segunda epístola de San Pedro, y otras cosas que los hereges porfían no ser canónicas.
Lo cuarto, porque aquellos tratados que se han añadido De arcano sermone et simbolis rerum era
menester verse, porque en algunos hay cosas muy inciertas y no averiguadas, mayormente en lo de
ponderibus et mensuris, y que las cosas que se habían de juntar con el texto de la Escritura Sagrada
han de ser muy ciertas; y aquel tratado de Sermone arcano no se sabe si es cabalístico.
Lo quinto, porque la traslación de Sanctis Pagnino, por las mudanzas que en ella se han hecho
y por ser cosa del texto sagrado, no debe S. S. aprobarla tácita ni expresamente, sin haberla primero
visto ni examinado.
Lo sexto, porque está citado el Talmud y el Mustero, que entrambos son autores tan
reprobados.
También se ha escandalizado de haber visto impresa una epístola en esta obra de un Andreas
Massius para el Doctor Arias Montano, porque no hay aquí buena relación d’este Massius.28

27
AGS Estado 546, f. 183. Carvajal, doc. 35, pp. 157-158. Se conserva una copia en ms. de Estocolmo, f. 128, que puede
verse en La Biblia Políglota de Amberes ..., pp. 265-266.
28
Carvajal, doc. 37, pp. 159-160.

[28]
Sobre el lenguaje arcano

A partir de aquí podemos decir que empieza el vía crucis de la Políglota de Amberes. Aunque con
anterioridad se habían alzado voces en contra de esta Biblia, será la negativa de Pío V a concederle
su aprobación y la amenaza de prohibirla lo que enardece los ánimos de todos los detractores de
la política que Felipe II había puesto en práctica en materia del nuevo rezado, privándoles de los
beneficios que hasta entonces les habían proporcionado los libros litúrgicos. A todos ellos, ya sea
en España, en los Países Bajos o en Roma, les mueve un mismo interés y van a corear el mismo
estribillo contra la Políglota y contra Arias Montano, a quien convierten en chivo expiatorio de las
actuaciones del rey encaminadas a controlar la venta de libros litúrgicos.
Entre las objeciones ofrecidas en Roma para negarle a la Políglota la aprobación de Su
Santidad y el privilegio para C. Plantino se mencionan dos razones que nos parecen especialmente
importantes y que van a ser repetidas hasta la saciedad. Nos referimos, claro está, a los tratados del
último tomo, entre los que se hace una mención especial del De arcano sermone, y a la traducción
de Santes Pagnino.
En el De arcano sermone y en el De actione, su continuación, Montano trata de acercarse a
los diferentes sentidos que se pueden rastrear en el texto de las Sagradas Escrituras. La Biblia está
escrita en un lenguaje simbólico: el hebreo, la lengua primigenia de la que derivan todas las demás,
y en la que Dios reveló su palabra a los hombres. Se trata de una lengua en la que cada letra está
preñada de sentidos, muchos de ellos inextricables para la mente humana. Y serán precisamente
esos sentidos ocultos, que encierra el texto bíblico más allá de la traducción literal, los que interesan
especialmente a Montano:
En todo género de lengua, pero especialmente en el hebreo, y desde luego en aquella en que
fueron escritos los libros sagrados, no sólo las propias palabras se enuncian en razón de su propio
significado, sino que los nombres, es sabido, han sido impuestos a las cosas mismas tras una
observación atenta y minuciosa de la naturaleza. Y puesto que este segundo modo de significación
es mucho más notable y excelente que aquel primero, debería justamente ser tomado asimismo
en consideración antes que todos los demás, de forma que, de este modo, se consultara no tanto
a quienes buscan traducciones de vocablos sencillos, como a quienes desean comprender el
sentido auténtico, propio de oráculos divinos, que se contiene en aquellas palabras preñadas de
significados.29
El interés de Montano, según sus propias palabras, se centra en reflejar no tanto las traducciones
de los términos como las propiedades, naturaleza y esencia de las cosas mismas. De las que trata
de explicar el significado arcano y oculto, documentándolo con los ejemplos apropiados tomados
siempre de la Escritura. Para descubrir esos significados ocultos, Montano recurre a veces a las
especulaciones numéricas y a las permutaciones de letras, procedimientos usados por el Pitagorismo
y por la cábala judeo-cristiana, lo que dará lugar a que en Roma se tache el tratado de cabalístico.
Esa simbología numérica la encontramos particularmente explicada en el capítulo XIV, dedicado
al Número:
El uno, aunque no sea un número, tiene, sin embargo, un significado arcano de naturaleza
un tanto singular y sobresaliente. Por lo cual, también significa, en lengua arcana, al propio Dios
único y que sobresale sobre todas las cosas…
El número tres, además del misterio sublime de la Trinidad, que muchas veces significa, se aplica
también a aquellas cosas que deben de hacerse con deliberación, diligencia y perseverancia…
El siete es propiamente el fin para el número, e incrementa el número con la repetición de sí
mismo. En efecto, todos los días del mundo se acaban con el siete. Por esta razón, se emplea como
número pleno y absoluto, esto es, en lugar de la pluralidad…
El número diez suele indicar a veces algo excesivo y abundante hasta el hartazgo.
Otras veces recurre a las permutaciones de letras, procedimiento usado por la cábala judía. Así en el
capítulo LXIII juega con los términos hebreo y latino para designar la tierra:
Pues siempre el término #r<a, se emplea con ese sentido, el cual podría atribuirse a que es
hábitat apropiado para los hombres y los demás animales, ya que antes de estar dotada con esta
virtud y poder era designada como hv'B'y:, es decir, árida o seca, como está escrito: Descúbrase la

29
Prólogo al lector estudioso de las Sagradas Letras.

[29]
Libro de José

seca. Y así se hizo. Y a la seca llamó Dios #r<a,, término que los intérpretes latinos traducen por terra,
el cual está formado incluso por las misma letras, aunque al revés. Pues ARETZ, si borramos la Z
del dígrafo ‫ץ‬, es lo mismo que TERA, pronunciándolo en sentido contrario.
Estos procedimientos, que hoy pueden parecernos arbitrarios o carentes de rigor científico,
en el siglo XVI estaban ampliamente difundidos entre los exégetas bíblicos, y especialmente entre
quienes, como Montano o fray Luis de León, comparten una concepción simbólica de la lengua
hebrea, cuyo sentido arcano tiene que ser descifrado. En este sentido, el código en el que está escrita
la Biblia se equipara para Montano a los símbolos pitagóricos y a los jeroglíficos egipcios; y así lo
expresa en el Prólogo al lector estudioso:
Y ciertamente obras de este género, para explicar infinitos lugares de otro modo difíciles,
han sido publicadas en las demás lenguas antiguas, tanto por autores remotos como modernos.
Pues entre los griegos, además de Plutarco y otros que explicaron los símbolos pitagóricos, cierto
autor, con el seudónimo de Horápolo, escribió una obra de no poca erudición, que intituló De
las imágenes de los egipcios. Muchas obras análogas fueron transmitidas también por aquellos que
disertaron sobre la interpretación de los sueños, y, hace pocos años, apareció un vasto volumen
de Henrico Glareano, cuyo título es Jeroglíficos, obra ciertamente docta y llena de variada y rara
erudición, y forjada con la observación de diversos autores, estudios y muchísimas artes; de su
lectura prudente y selectiva cobrarán no poco provecho quienes, para explicar la Sagrada Escritura,
acarrean, a modo de ayuda, material recogido de diversos lugares.
Esa concepción de las Sagradas Escrituras como algo oculto y enigmático que hay que interpretar
está presente desde el título mismo, Liber Ioseph, sive De arcano sermone; pues en cierto modo
equipara esa búsqueda y explicación que él intenta del sentido auténtico que encierran las palabras
divinas con la tarea del onirocrita, capaz de interpretar el lenguaje simbólico de los sueños:
Y a este libro lo hemos titulado José, por el hecho de que aquel santo varón está considerado
como el más ilustre de todos en el manejo de esta materia y casi divino, no sólo por aquellos
sueños que, ya desde niño, explicó en la intimidad de su padre y hermanos, sino incluso por la
interpretación singular y divina de los mismos, la cual desveló incluso a extraños.30
Ante tales indicios no es de extrañar la sospecha de libro cabalístico31 que se forjó en torno al
De arcano sermone; pero además debemos tomar en consideración el hecho de que para Roma toda
la exégesis bíblica desarrollada en España estaba condicionada por la herencia de la tradición judía

30
Ibid.
31
Al margen del De arcano sermone, pero en relación con la cábala cristiana y los problemas de censura de la Políglota
Regia, no debemos olvidar la colaboración prestada por Guillermo Postel, quien fue maestro de esoterismo en la corte
francesa y uno de los mejores orientalistas de su época. Su colaboración no se limita a poner su nombre junto al de
Genebrardo y los demás doctores de París que en 1569 enviaron su censura sobre la traducción de Santes Pagnino; sino que
además es obra suya el texto sirio, transcrito con caracteres hebreos, de los Evangelios y Hechos de los Apóstoles que aparece
en la Políglota. Pero sobre todo resulta curioso que, pese a ser perseguido por la extravagancia de sus opiniones y sus escritos
cabalísticos, dos de sus discípulos, los hermanos Le Fèvre de la Boderie, trabajen en estrecha colaboración con Montano;
y muy especialmente Guy Le Fèvre, quien nos ha dejado el siguiente testimonio en una carta que le dirige a Montano
consultándole acerca de la conveniencia de hacer alguna mención honorífica del maestro en el prólogo a su traducción del
Nuevo Testamento sirio: «Por lo que se refiere a Postel, me consta que tiene mala reputación para mucha gente, pero, aunque
parezca una tontería lo que voy a decir, son injustos con un hombre piadoso y sabio cuantos lo acusan de herejía. Pues es un
ferviente luchador y defensor, como el que más, de la Iglesia Católica y Romana, así como de la vida piadosa y cristiana. No
podría negar que alguna vez haya caído en vicios humanos, como él mismo lo reconoce. Sin embargo, redactó una retractación
de ciertos escritos publicados por él hasta entonces, y se la entregó a los doctores de París para que la examinaran, solicitándoles
que le concediesen su testimonio de haber llevado una vida piadosa, católica y dentro de la buena doctrina, a lo cual accedieron
estos doctores, como escribió a Plantino hace dos meses. Pese a todo, estoy dispuesto a complacer a Su Señoría. Pero me gustaría
saber si le parece bien que haga alguna mención honorífica de este hombre por cuyo consejo, apoyo y trabajo hemos sido
ayudados en esta edición. De cualquier modo, silenciaré que ha sido mi maestro, o que he confiado a su juicio mi traducción,
para que no cobre mala fama toda la obra con una alusión de esta naturaleza. Ahora bien, el que me sirva de su testimonio y
le atribuya el conocimiento de las lenguas, espero que esto no sirva de ofensa para ningún hombre católico, cuando no sólo
Widmanstad ha hecho una mención tan honorífica de su persona, sino también otros muchos hombres piadosos y católicos,
como el propio Masio y otros. Te ruego que esto lo interpretes en el mejor sentido, y como salido de la intención de quien no
querría parecer ingrato.» (Ms. de Estocolmo, f. 152. Cf. La Biblia Políglota de Amberes ..., pp. 162-167).

[30]
Sobre el lenguaje arcano

medieval y de la cábala cristiana32. Herencia que está presente en nuestras dos Políglotas a través de
los conversos que prepararon para la Complutense el texto hebreo y la paráfrasis caldaica, utilizados
más tarde por Montano para la Biblia Real.
Cisneros se sirvió de los mejores hebraístas, helenistas y latinistas que pudo hallar en España,
encomendando el texto hebreo y griego a filólogos que tenían como nativas estas lenguas: Alfonso
de Zamora, Pablo Coronel y Alonso de Alcalá para el hebreo; y Demetrio Ducas se ocupó del texto
griego. Esos conversos que participan en la obra de Cisneros aprendieron el hebreo en las aljamas
de sus respectivas ciudades, donde hasta 1492 se podía estudiar libremente hebreo. Alfonso de
Zamora, que fue el primer profesor de hebreo en la Universidad Complutense, en la que enseñó
desde 1512 hasta 1544, contando entre sus discípulos más destacados a Cipriano de la Huerga,
maestro de Montano y de fray Luis de Estrada, se ocupó además en la preparación de los targumin o
paráfrasis caldaicas del Antiguo Testamento y de sus respectivas traducciones latinas. Pero por alguna
razón desconocida el cardenal Cisneros decidió incluir sólo la paráfrasis del Pentateuco, rechazando
las demás, que quedaron guardadas en la Biblioteca de Alcalá de Henares y fueron posteriormente
utilizadas por Arias Montano.
Esa vinculación del biblismo español a la herencia del judaísmo, que como hemos señalado
se deja sentir tanto en la Políglota de Alcalá como en la de Amberes, va a determinar el hecho de
que desde un primer momento se dirija la atención al estudio del hebreo bíblico como lengua
primigenia y fuente a partir de la cual hay que corregir los errores de la Vulgata33. Y esa misma
preocupación por las fuentes lleva a plantear la posibilidad de sustituir, no sin gran polémica, el
texto de la Vulgata por la traducción que el dominico Santes Pagnino34 había realizado del Antiguo
Testamento ad hebraicam ueritatem. Sin embargo, la Vulgata, que había aparecido en su momento
como una traducción más, no exenta de errores, se había convertido a finales de la Edad Media
en el texto bíblico por antonomasia, en el que se basaba toda forma de conocimiento del hombre
medieval (teología, derecho, filosofía, ...); por lo que cualquier cambio que se introdujera atentaba
contra los fundamentos de la sociedad occidental. Por ello, y a fin de acallar las voces críticas, cada
vez más numerosas, que se alzan contra la Vulgata, se acuerda en el Concilio de Trento la adopción
del texto de San Jerónimo como texto de referencia mediante la promulgación del decreto de
editione et usu Sacrorum Librorum, aprobado en la sesión cuarta de 8 de abril de 1546.
Con este decreto35 que refrenda la Vulgata, consolidada por una tradición secular, como texto
de referencia para la Iglesia Católica, el sínodo tridentino trataba de salvaguardar la fe ante la
proliferación de nuevas versiones latinas traducidas de los originales hebreos con notables diferencias
entre ellas. Sin embargo, el efecto producido será totalmente negativo. El alcance del decreto será
mal interpretado por parte de muchos teólogos, especialmente escolásticos, y de quienes defienden
la superioridad de los manuscritos latinos frente a sus originales. Se intentará forzar el sentido

32
Es opinión común que el auge de la cábala tuvo su origen entre los conversos españoles, los cuales la difundieron
por otras naciones de Europa. El iniciador de la cábala medieval fue Rabi Moisés Sem Tob de León (1240-1305), principal
redactor del Zohar, que es la obra más representativa. Cf. G. Morocho, «La Filología Bíblica del Humanismo Renacentista:
continuidad y ruptura», en Actas del Congreso Internacional sobre Humanismo y Renacimiento, León: Universidad de León,
1998, pp. 127-154.
33
Cf. Natalio Fernández Marcos, «Biblismo y erasmismo en la España del siglo XVI» en Biblia y Humanismo, Madrid:
F.U.E., 1997, pp. 15-25.
34
Santes Pagnino nació en Lucca (c.1470) e ingresó a los dieciséis años en la Orden de los Predicadores. Se dedicó al
estudio de lenguas orientales, materia en la que llegó a ser un experto. León X, habiendo fundado en Roma una escuela
de lenguas orientales, llama a Pagnino como profesor, donde permaneció algunos años. Tras la muerte de ese Papa (1521),
acompaña al cardenal legado a Aviñón y reside junto a él en Lyon hasta el momento de su muerte, el 24 de agosto de 1541.
Su fama se asienta en la traducción de la Biblia al latín sobre los textos originales, obra en la que trabajó durante treinta
años: Veteris et Novi Testamenti nova translatio... Lyon, 1528. Su objetivo fue ofrecer el texto original palabra por palabra
y tan exactamente como fue posible. Es la primera Biblia en la que se han numerado todos los versículos capítulo por
capítulo, y su numeración es la que nosotros tenemos todavía hoy para los libros protocanónicos del Antiguo Testamento.
La obra obtuvo un gran éxito y fue muy apreciada por todos los hebraístas y hebraizantes cristianos. Entre los hebraístas
españoles consta que fue utilizada por el maestro Cipriano de la Huerga, Martínez Cantalapiedra, fray Luis de Estrada
y Arias Montano, quienes sienten un gran aprecio por Pagnino. Sin embargo, no le faltaron detractores al dominico,
especialmente entre los partidarios acérrimos de la Vulgata.
35
Puede verse el texto completo del decreto en la obra de Stephan Ehses, Concilii Tridentini actorum, (Friburgo 1911,
tomo V-3, pp. 91-92), bajo el epígrafe de «Decretum secundum publicatum in eadem quarta sessione Tridentina sub
Paulo III. Recipitur vulgata editio Bibliae praescribiturque modus interpretandi sacram scriptura, etc.»

[31]
Libro de José

atribuido en el decreto al adjetivo authentica, de modo que no sólo quede legitimado el texto de la
Vulgata, sino que además se pretenderá canonizar. Llegándose incluso a solicitar la corrección del
original hebreo a partir del texto latino de San Jerónimo.
Las pasiones levantadas por el texto de la Vulgata en uno y otro sentido van a marcar la vida
académica en las universidades españolas durante la segunda mitad del siglo XVI; por lo que no
debe sorprendernos el acaloramiento con que se discutió el 21 de enero de 1568 en el Claustro de
la Facultad de Teología de Alcalá el problema de la versión de Santes Pagnino:
Todos juntos para tratar el negocio començado a tratar en la facultad antes desta, el Señor
Rector propuso si seria mas conveniente poner en la impresion la Biblia que se espera la traducçion
de Sant Hispagnino en lugar de la vulgata, o si quedandose la Vulgata en su lugar se pondra en la
margen la de Sant Hispagnino. Todos se resolvieron en que se quede la Vulgata como esta, por
testo y por principal. Y la de Hispanino si se pondra por escoria. Huvo diversos pareceres. Las
dos partes de los señores doctores vinieron en que no se pusiese, y aun mas porque podria ser cosa
dañosa, etc. y los pocos que vinieron en que se podria poner en la margen, dijeron que para mas
erudicion de los que quisiesen aprovecharse. Remitieron al señor Rector y al doctor Balbas y al
doctor Juan Martinez para que escrivan a S. M. y al señor Presidente.36
A pesar de las disensiones que tan controvertido asunto desató, la Universidad de Alcalá actuó
con buen tino en este particular, como en casi todo lo tocante a la reedición de la Políglota, y
se acordó dejar la Vulgata como estaba en la Biblia del cardenal Cisneros e incluir la traducción
de Santes Pagnino en el segundo tomo del Aparato37. No obstante, no faltarán desde el primer
momento voces críticas que se alcen contra dicha traducción. Es el caso de León de Castro,
catedrático de griego en Salamanca, quien nada más empezar la impresión de la Políglota y sin
conocer el texto de la misma comienza a difamarla y a despotricar contra la traducción de Santes
Pagnino38; y a tal efecto redacta un memorial que presenta ante el Inquisidor General, texto que
retoca posteriormente y se lo hace llegar al propio Felipe II39, donde expone su alarma ante el rumor
de que se pretendía sustituir la Vulgata por la traducción de Santes Pagnino:
...y en Alcala supe que se hauia pedido, que en la Biblia que en muchas lenguas por mandado
de Vuestra Real Majestat se imprime en Flandes se quitase la traslation de Sanct Hieronymo, y en
lugar della se pusiese la de Pagnino, y que consultada la uniuersidad de Alcala contradixo como
era muy grand razon: pero que se abia embiado pareçer que la traslation de Pagnino se pusiese al
lado de Señor Sanct Hieronymo para que se cotejase renglon con renglon, y palabra con palabra
como qualquier dellos trasladaba la sagrada scriptura...
El padre Luis de Estrada hace un buen resumen de la indignación y malestar con que se
recibieron esas objeciones de Castro en carta enviada al secretario Gabriel de Zayas, fechada en
Alcalá a 11 de julio de 1569:
Esto digo porque qué aprovecha que gaste el Rey de España muchos dineros y industria en
renovar los originales hebraycos y caldaycos si ha de acontecer en ella mesma lo que aconteció este
año passado, que una persona particular40 casi fuesse poderosa para persuadir en toda la corte y
en otras partes que se mudase la orden que estava dada en esta impresión, y que se despreciasen
los originales hebraycos, a los quales mandan los sacros cánones acudir como a verdadero original
en las difficultades del Viejo Testamento, ansí como en las del Nuevo se manda acudir al original
griego. Pero, no obstante esto, por hablar aquella persona con gente que no le entendía y en negocio

36
AHN Universidades, libro 419 F, f. 58u, Acta del Claustro de la Facultad de Teología de Alcalá de Henares de 21
de enero de 1568.
37
Así lo aconsejaron también las Universidades de París y de Lovaina.
38
El primer testimonio de las objeciones de León de Castro lo encontramos en una carta de Montano a Zayas, fechada
en Amberes a 9 de noviembre de 1568, recogida en CODOIN, XLI, pp. 133-141.
39
El texto de esa segunda redacción ha sido publicado por el profesor Luis Gil en «Advertimiento del Maestro León
de Castro sobre la impresión de la Biblia quinquelingüe», Stephanon. Homenaje a María C. Giner, Salamanca: Universidad
de Salamanca, 1988, pp. 45-53.
40
Alusión al maestro León de Castro.

[32]
Sobre el lenguaje arcano

donde él podía juzgar por ventura no muy bien, persuadió a algunos que el original hebrayco no
es fuente y que seguirle es judayzar, y infamó a Pagnino, hombre cathólico, varón religioso y el
que mejor en nuestros siglos entendió la lengua hebrayca por industria y travajo. Luego porque
estas y semejantes patrañas no prevalezcan en España, es menester que en esta prefación se dé
muy de veras a entender que estos originales que están en esta Biblia hebraycos y griegos son
verdaderos y correctíssimos, y que son fuente y original verdadero de la Ley de Dios, y que
contienen mayores preñados y misterios que aquellos que se pueden explicar en una sola versión
latina. De donde sacaremos que no se a de llamar la Vulgata edición solamente fuente, como mal
han entendido por persuasión de aquella persona algunas gentes; antes esta versión es sancta y
cathólica, inpresa linpiamente y con enmiendas como lo manda el Concilio. Pero no condena el
Concilio los originales hebrayco y griego, antes se ha de acudir a ellos como a fuentes para corregir
las versiones y enriquecerlas de nuevos sentidos no contrarios, sino conformes al verdadero intento
del Spíritu Sancto. Luego el provecho d’estas lenguas y la verdad y necessidad d’estos originales
se ha de tratar con grande acuerdo en el principio d’esta obra para resistir a los escándalos que en
las repúblicas acontecen cada hora por causa de los honbres cabeçudos y ignorantes. Porque unos
por defender un poco de latín que saben y a título de que el Concilio aprovó la Vulgata edición, se
escandalizan de ver alegar Sagrada Scriptura en griego ni en hebrayco, y lo tienen por lutheranía.
Y otros porque estudiaron no más de la lengua griega, llaman original a los Setenta intérpretes
tan solamente, y dizen que judayzan los que alegan el original hebraico, de donde tuvo origen lo
bueno de los Setenta y lo bueno de la Vulgata y todo buen sentido que ha salido de las entrañas
de la lengua sancta. Luego, entre tantas opiniones y tan poca luz como en España ay d’esto, en el
principio d’esta obra se han de asentar estas verdades, dando su grado al original de los hebreos,
y el suyo a los Setenta, y el conveniente a la Vulgata edición. Y declarar cómo todo se pone en un
volumen de la Ley de Dios, porque todo es menester y todo tiene sus provechos, y ninguna cosa es
inpertinente, como persuaden los ignorantes a otras semejantes personas en nuestro siglo.41
La polvareda levantada se fundaba sólo en rumores y en comentarios malintencionados42; pero
tan pronto como llegan a España los primeros ejemplares de la Biblia Real y el maestro León de
Castro consigue que la Universidad de Salamanca compre una, presentará una denuncia formal ante
la Inquisición:
El maestro León luego que vino esta Biblia, hizo con la Universidad de Salamanca que la
comprase y apoderóse d’ella. Sucedióle, después de averla visto, ir a la corte, y allá trató con los
presidentes de los Consejos d’ella, poniéndoles muchos inconvenientes que en ella avía. Ellos le
dixeron que hiziese los apuntamientos que sobre esto le pareciesen y les embiase los memoriales.
Y así lo hizo, que buelto a Salamanca escrivió seis pliegos de papel en esta materia… Porque él
dize que después que leyó la Biblia, le obligó Dios so pena de infierno a que hiziese esto. Y para
que Vuestra Merced entienda de dónde nace este zelo, él dice que después de aquel decreto del
Concilio Tridentino, sessión 4, sola la translatión Vulgata se a de seguir; y que los originales
griegos y hebreos de la Escritura están corruptos, y que se an de corregir por la Vulgata si en alguna
cosa se apartan d’ella… Dice tras esto otra paradoxa: que hará entender a quantos an entendido
en esta Biblia que todo quanto está en la Vulgata está en el hebreo. No puede suffrir que Vuestra
Merced llame propriissima y haga tanto caudal de la translación de Xante Pagnino. Y así a éste y a
Batablo y a todos los que quieren averiguar la verdad hebraica llama judaizantes.43
Los delirios del maestro León de Castro y su aversión a la Políglota eran bien conocidos por sus
contemporáneos, pero lo que preocupa en el fondo a Fuentidueña es la interpretación partidista que
no sólo el maestro León, sino también otros muchos detractores de los estudios bíblicos hacen del
decreto tridentino, hasta el punto de convertirlo en el eje central de todas las discusiones en torno a
la Biblia en la España de la segunda mitad del siglo XVI. De ahí que Montano acceda a la petición
del segoviano44 y termine solicitando a la Universidad de Lovaina una interpretación más amplia que

41
Ms. de Estocolmo, ff. 87-90. Cf. La Biblia Políglota de Amberes ..., pp. 134-135.
42
Fray Luis de León, en carta dirigida a Montano y fechada en Salamanca a 20 de octubre de 1570, insiste en la creencia
de que Castro actuó engañado: « Dize que si habló algo fue porque le engañaron diziéndole que Vuestra Merced quería quitar la
Vulgata y introduzir a Pagnino» (Ms. de Estocolmo, ff. 97-98. Cf. La Biblia Políglota de Amberes ..., pp. 242-244).
43
Carta de Pedro de Fuentidueña a Montano, fechada a 12 de julio de 1574. Ms. de Estocolmo, ff. 15-16. Cf. La
Biblia Políglota de Amberes ..., pp. 324-327.
44
«Lo que yo querría que se hiziese allá es que en la Universidad de Lovayna se averiguase esto de la Vulgata conforme al
decreto del Santo Concilio, y que viniese por acá alguna censura autorizada sobre esto impressa; porque con sólo esto entiendo

[33]
Libro de José

permita conocer el alcance que ha de darse al decreto sobre la aceptación de la Vulgata como único
texto autorizado por la Iglesia:
Me gustaría que se convenciera vuestra merced de que sería gratísimo para nuestro rey y para
muchos doctos y piadosos señores de España y estudiosos de las sagradas disciplinas si sale alguna
sentencia de esa nuestra alma Universidad Lovaniense procedente del colegio de teólogos, en lo
que respecta a la explicación del decreto sobre edición y uso de los Libros Sagrados en la cuarta
sesión del Concilio de Trento, cuya copia es ésta:
Además el mismo sacrosanto Concilio, considerando que podía aportar no poca utilidad a la Iglesia
de Dios si de entre todas las ediciones latinas que circulan de los Libros Sagrados se distinga cuál debe ser
tenida por auténtica, establece y declara que esta misma edición antigua y Vulgata, que por el uso tan
largo de los siglos en la misma Iglesia ha sido aprobada en las lecturas públicas, disputas, predicaciones
y exposiciones, se tenga por auténtica, y de forma que nadie se atreva o intente con cualquier pretexto
rechazarla.
En torno a este decreto se plantean las siguientes cuestiones:
Primero, qué significa la oración: en las lecciones públicas, disputas, predicaciones y exposiciones
se tenga por auténtica.
Segundo, si con aquella oración parecen excluirse las restantes traducciones como inútiles y
no se admiten también para la explicación o de la edición Vulgata o de sus sentencias o para la
reproducción de las lenguas originales en las que los Libros Sagrados fueron primero enunciados
y redactados; si mejor esto consiste en otra cosa, esto es, que aunque esta nuestra ha de ser tenida
como auténtica y eclesiástica, no obstante no se niega que se use de las otras para conocer la
sentencia de los sagrados oráculos, mientras en ellas no haya nada que toque a la fe o a la moral
que choque diametralmente con las manifiestas sentencias de la Vulgata.
Tercero, qué significa la oración: que nadie se atreva bajo cualquier pretexto a rechazarla,
cómo hay que entender que se rechace la edición Vulgata. Además en el cuarto artículo del mismo
decreto que empieza Pero también para los impresores sobre aquel lugar decide y establece que en
adelante, la Sagrada Escritura, o mucho mejor, esta misma y antigua edición Vulgata se imprima
con toda la pulcritud. Surge la cuestión de qué hay que procurar y hacer para que se imprima con
toda pulcritud; y si parte de este tipo de cuidado sería la colación de las muchas copias latinas y
la anotación de las distintas lecturas, tarea que alguien ya hace tiempo emprendió en Roma por
orden del Sumo Pontífice, y todavía se pide con urgencia, obra a la que esperamos hacer una gran
aportación gracias a la diligencia hace poco empleada por la ilustre escuela de teólogos de Lovaina
en la Biblia ahora por primera vez impresa por Plantino.

A continuación también se plantea qué determinación ha de ser tomada cuando varios


ejemplares se ve que varían en palabras, oraciones o números o casos o tiempos o incluso en
puntuaciones, si el que lea varias lecturas de este tipo, especialmente diferentes por la significación
de las cosas y acciones, debe seguir ante todo el número de ejemplares señalados; o si, mejor, debe
seguir la razón y guía de la misma sentencia de la que se trata en la lectura, o si aparte de estas cosas
debe recurrir a las fuentes hebreas en el Antiguo o a las griegas en el Nuevo Testamento, como
enseña San Jerónimo y transmite el Canon Eclesiástico que ha de ser observado, según se contiene
en el decreto 76.

Por último, se plantea según la recta línea de sabiduría y prudencia si es más plausible poder
corregir la edición latina a partir de las fuentes hebreas y griegas, si han de corregirse los ejemplares
hebreos y griegos por la lectura y colación de la edición Vulgata latina, cuando estos casos parecen
discrepar de aquéllos, con tal que no esté en los artículos que tocan a la fe ni en los lugares que
conciernen a la disciplina de la moral. Pues en estos dos capítulos presuponemos que no hay
ningún enfrentamiento entre la verdad de las lenguas originales y la sentencia de nuestra edición
Vulgata. Decimos enfrentamiento, esto es, que se niegue en uno lo que se afirma en otro que
concierne a la fe, o que se censure en uno lo que se afirma en otro que toque a la moral...

se remediaría. Sin hablar particularmente en cosa de la Biblia Real, Vuestra Merced lo comunique allá con esos señores; que a
mí, que e tomado por acá el pulso a este negocio, me parece que es éste el más sano y único remedio. Y aun si pareciese que
sería bien escrevir sobre ello la Universidad de Lovayna a Nuestro Rey, embiándole su parecer sobre esto de la Vulgata, Vuestra
Merced lo vea. Yo desseo que se haga algo, y por eso propongo todos estos medios» (P. de Fuentidueña a Montano, 12 de julio
de 1574. Ms. de Estocolmo, ff. 15-16. Cf. La Biblia Políglota de Amberes ..., pp. 324-327 ).

[34]
Sobre el lenguaje arcano

Deseamos que estas cuestiones sean leídas, consideradas y expuestas por los doctísimos y
prudentísimos señores maestros nuestros en virtud de la destreza y ecuanimidad de su juicio, cosa
que ha de ser para gran provecho de todos los estudiosos, incitados por cuya autoridad y cartas
pedimos esto de la caridad y común uso de los estudiosos, cosa que va a agradar también sobre
todo a nuestro rey, por quien entre los primeros va a ser escuchado y aprobado vuestro parecer.45
Al mismo tiempo que se intenta acabar en este litigio con las corrientes del biblismo español46,
el cual tiene, como hemos señalado, su referente en las fuentes hebreas, y que hace de la versión
de Santes Pagnino bandera de su causa, no debemos perder de vista que existen otras razones de
fondo, más importantes y no declaradas, que se ocultan tras los ataques que sufre la Políglota tanto
en España como en Roma. Así pues, las objeciones que hemos visto que se plantean tanto al tratado
De arcano sermone como a la traducción de Santes Pagnino no son más que pretextos con los que
se soslaya el verdadero motivo de fondo: la pugna por el control del negocio editorial de los libros
litúrgicos47.
Felipe II había proyectado la edición de una Biblia Políglota para provecho de toda la cristiandad
y cuyo texto sirviera de base a las liturgias de las Iglesias de Oriente y Occidente. Sin embargo, los
funcionarios pontificios que conocían muy bien y controlaban el negocio de los libros litúrgicos,
advirtieron las verdaderas intenciones del monarca español. Por ello, en el mismo año y mes en
que se empieza a imprimir la Biblia Real en los talleres que C. Plantino poseía en Amberes, el
Papa Pío V promulgó el Breve del nuevo rezado y concedió privilegio de edición al impresor Paolo
Manuccio.
Como respuesta a la iniciativa de Roma, Felipe II concedió privilegio real a Plantino e interpuso
la necesidad del Placet regius para todas las ediciones litúrgicas, sin el cual la Inquisición española
prohibió la entrada en los dominios del Rey Católico de cualquier breviario, misal o libro de horas
so pretexto de garantizar la ortodoxia de los mismos.
Ese litigio con la Santa Sede fue objeto de una larga y difícil negociación diplomática en la que se
vio envuelta la Biblia Real. Pero además hay que tener en cuenta que con la medida interpuesta por
el rey, se suprimían los derechos y privilegios de edición de los que habían gozado hasta entonces los
obispos y cabildos españoles, quienes se sintieron tan perjudicados como los funcionarios romanos
por la decisión real de controlar la venta de libros litúrgicos. Los obispos estaban perfectamente
informados del papel desempeñado por Montano y por la imprenta de Plantino en este asunto,
por lo que numerosos obispos se empeñan en difundir falsas acusaciones contra la Biblia Real y
contra la imprenta de Plantino, donde se habrían introducido, según ellos, los herejes que estaban
falsificando el texto de la Biblia. Se trataba, en definitiva, de desacreditar a toda costa aquella
imprenta en la que se estaba fraguando el negocio de los libros litúrgicos. Y en consecuencia, era
menos arriesgado atacar la Biblia Real escudándose en las controversias de teólogos y biblistas que
criticar abiertamente la política religiosa del rey. Razón por la que debieron animar e incitar a León
de Castro, moviendo los hilos desde la sombra, para que éste en su celo desmedido combatiera sin
descanso a Montano y a su Biblia, interponiendo denuncias y dando la cara por aquellos que tenían
un interés económico en todo este proceso y estaban decididos a echarle este pulso al rey.
La consecuencia lógica de esa campaña persistente de ataques y difamaciones fue que el propio
fray Luis de Estrada llega a dudar en 1569, como él mismo declara a Montano más tarde en una
carta de 29 de julio de 1576:
Y es verdad que yo vine a dudar si avia acontecido alguna desgracia, porque dos señores obispos
principales de España, que son oy dia bivos, me certificaron muy en secreto que la Biblia estaba
detenida, porque avia ciertos errores en ella; y otro perlado estava en este negocio tan inficionado

45
Arias Montano a la Universidad de Lovaina. Esta carta, de fecha incierta, aunque seguramente haya que datarla a partir
del 12 de julio de 1574, se ha conservado en Museo Plantin-Moretus, Arch. 121, pp. 457-458. Traducción de Antonio Dávila
Pérez, Benito Arias Montano. Correspondencia conservada en el Museo Plantin-Moretus de Amberes, Alcañiz-Madrid: 2002,
pp. 173-178.
46
Recordemos que todo esto coincide con el proceso de los hebraístas de Salamanca.
47
El profesor Gaspar Morocho, quien dedicó importantes esfuerzos y años de trabajo a este tema, desvela las claves
del problema en su artículo «Felipe II: las ediciones litúrgicas y la Biblia Real», en La Ciudad de Dios, Vol. CCXI, Núm. 3
Septiembre-Diciembre (1998), pp. 813-881.

[35]
Libro de José

y mal informado que me quiso hazer entender que cum dormirent homines, venit inimicus homo,
et superseminavit zizaniam. Quiero dezir que en la mesma emprenta, sin ser sentidos, los hereges
avian introduzido traycion; y como yo no huviese visto la Biblia, estava afligidisimo por saber
en particular que era el inconviniente de esta sancta obra. Aunque lo de los hereges siempre me
parecio patraña, porque la diligencia de V. m. y del mesmo Plantino visto esta que avia de repasar
las obras en particular y en general, sin fiarse de otro corrector, y refrendar cada libro corrigiendole
con el original, como viene hecho prudentisimamente y con gran recato en toda la Biblia de su
Majestad.48
Esos mismos argumentos utiliza en los Países Bajos Guillermo Lindano, obispo de Ruremonda,
defensor a ultranza de la creencia de que los judíos habían corrompido el texto hebreo para destruir
muchos de los misterios de la fe cristiana. Lindano hizo amplia propaganda de tal creencia, razón por la
que tuvieron que salir al paso, pronunciándose en contra de los presupuestos del obispo, profesores de
Lovaina, como Juan Harlemio y Francisco Lucas de Brujas, así como el orientalista parisiense Gilberto
Genebrardo49. El altercado terminó inmiscuyendo inevitablemente al propio Plantino, cuyo taller sería
injuriosamente difamado a causa de los continuos ataques contra la Políglota y de los falsos rumores
que circularon acerca de su prohibición; hasta el punto que Plantino se queja amargamente en carta a
Montano, fechada a 13 de agosto de 1575, de la difusión de tales rumores por Francia y Bélgica:
Pero, entretanto, no puedo contar por escrito qué noticias y qué cantidad de ellas sobre la
prohibición de la Biblia Real difunden entre el vulgo por doquier en estas regiones desde la partida
de vuestra merced muchísimos teólogos, monjes, consejeros del rey y otros hombres de todas las
órdenes. Entre ellos, el señor D’Anssoleville citó en mi ausencia a nuestro Juan para comunicarle
amistosamente lo que había oído del mismo señor Viglio, del canciller y de otros: que muchísimos
pasajes habían sido incriminados primero en España y por consiguiente ya habían sido allí prohibidos.
Y después, que había muchos teólogos en Douai, sobre todo ingleses, que habían enviado a Roma
los errores que habían observado en ella y que más tarde, el Sumo Pontífice había encargado a la
universidad de esta misma ciudad emitir su parecer sobre la edición de la Biblia y enviárselo; y
muchas otras cosas le indicaba, advirtiéndole amigablemente que ante cualquier avatar enviara un
número de ejemplares a algún lugar fuera de estas regiones para que no se nos confiscaran al final
todos. En tal caso, no obstante, prometía su servicio para ayudarnos si esto sucedía, que se prohibiese
aquí la Biblia, etc. Como quiera que nuestro Juan me había referido esto por escrito y yo había
recibido su carta el día antes de marcharme de París, desde allí tomé un carruaje hasta Douai sólo
con la esperanza de quedarme allí durante unos días hasta que me enterara bien de este asunto. Así
que, cuidadosa pero diligentemente, hice pesquisas sobre este negocio y no pude saber que tal cosa se
hubiese intentado jamás, ni siquiera planeado, ni de ninguna carta enviada a ninguno de los mortales
desde Roma en torno a esto. Pero sí que cierto teólogo inglés había recibido una carta de España
sobre los intentos de algunos que allí querían impugnar la Biblia. A mi vuelta me presenté ante el
mismo señor D’Assondeville (según había ordenado a nuestro Juan), quien con el mayor dolor de
su corazón, según decía, me refirió las mismas noticias. Yo le conté todo lo que había averiguado en
Douai, de lo que pareció alegrarse. Otro día el señor Bernardino de Mendoza me refirió que él había
oído lo mismo en Bruselas y que estos rumores se difundían por doquier. Yo le convencí de que la
situación era bien distinta y lo despedí lleno de alegría, pues él respeta y quiere a vuestra merced.50
El año de 1575 fue especialmente difícil para Montano y su Biblia. Los ataques de León de Castro
en Salamanca y los de Lindano en los Países Bajos llegan a su punto álgido. Pedro de Fuentidueña y el
maestro Salinas51, quienes lo mantienen informado de las intrigas de Castro en Salamanca e intentan
obtener sin éxito una copia de la denuncia de éste, lo colman de inquietudes y de zozobras con las
noticias que le hacen llegar. Por su parte, Castro, no conforme con la denuncia presentada ante la

48
Esa extensa carta de fray Luis de Estrada se conserva en una copia manuscrita en la Biblioteca de la Fundación
Bartolomé March Servera, en Palma de Mallorca, bajo la signatura B 102-B-03, ff. 28-45; y fue publicada por J. Rodríguez
de Castro en Biblioteca Española, tomo I, Madrid: 1781, pp. 649-666.
49
Acerca de esta polémica, véase La Biblia Políglota de Amberes ..., documentos nº 68, 76, 77, 78, 84, 85, 88, 89, 90,
92, 93 y 94.
50
MPM Arch. 8, f. 152. Traducción de Antonio Dávila Pérez, op. cit., pp. 211-221.
51
Véanse las cartas que Pedro de Fuentidueña y Francisco Salinas envían a Montano en La Biblia Políglota de
Amberes..., documentos 72, 73, 74, 75, 79, 82 y 83.

[36]
Sobre el lenguaje arcano

Inquisición Española, a la vista de que no lograba el resultado deseado, va aún más lejos y denuncia
la Políglota ante el Santo Oficio de Roma; hecho del que se queja Montano en carta dirigida a Felipe
II y fechada a 12 de agosto de 1575:
Algunos d’ellos me dixeron que supiesse por cierto que no contento León con lo que havía
movido en España, havía procurado y procurava con grande diligencia hazer aquí lo mismo, y
que no pudiendo conseguir allá lo que pretendía, porque ya le havían dado de mano los consejos
y ministros de Su Magestad, entre los quales havía al principio andado solicitando para destruir
esta obra, tenía aquí intelligencias y personas por medio de las quales derramava aquí la misma
ponçoña, en donde él era menos conocido y, por tanto, pensava hazer más mal. Y jamás lo creyera
si no tuviera aquí testigos que han visto en Roma sus cartas y leýdo y oýdo sus mandados y
mensages que acá ha embiado, en los quales da a entender y declara abiertamente y quasi se jatta
que ha tenido poco respetto al servicio de Vuestra Magestad ni a las amonestaciones de los de sus
Consejos ni a todos quantos doctos hombres le han acconsejado lo que fuera mejor haver hecho o
hazer. Y parece por sus cartas que triumfa y presume que sólo él tiene poco respetto a toda potestad
y autoridad, y que pretende mostrarse en esto y ganar fama por ello, de manera que toda Roma
está llena d’este ruydo y de sus bramidos.52
En Roma tampoco pudo lograr su propósito, pues la Santa Sede se desentiende del problema y
sentencia que resuelva la General Inquisición de España. Esa oposición que León de Castro había
sostenido durante años contra la Políglota Regia desembocó en la requisitoria que el 9 de noviembre
de 1576 escribe Castro al licenciado Hernando de Vega, del Consejo de la Inquisición, para que el
propio Montano, de regreso ya en España, diera cuentas ante el Tribunal de la Inquisición de las
imputaciones hechas contra su Biblia. El caso le fue encomendado al jesuita Juan de Mariana, quien
en agosto de 1577 ya tenía preparado un borrador de la censura y podía remitir al Inquisidor General,
Gaspar de Quiroga, un extracto informándole sobre el contenido de dicha censura. Las conclusiones
a que llega finalmente el Padre Mariana, tras un minucioso y objetivo examen de la obra, debieron
suponer un mal trago para Montano; sin embargo, y pese a todo, Mariana, más proclive a la exégesis
que él mismo había aprendido del maestro Cipriano que a los desvaríos de León de Castro, hizo
alarde de una equidad y buen juicio crítico que le honran:
...En la primera parte de la dicha censura se hazen primero ocho presupuestos generales para
responder a demandas y respuestas, que por ser comunes, se repiten muchas vezes. Después se
responde en particular a los lugares notados por el maestro León.
En el primer presupuesto se prueva que ninguno tiene auctoridad de corregir sin el
consentimiento de la Yglesia el texto hebreo de la Scriptura ni aun en una tilde, dado caso que
estuviesse corrompido; y que el maestro León se engaña en pretender que el doctor Arias lo devía
hazer para se conformar en su traductión con nuestra edición Vulgata.
En el 2º, que los Apóstoles y Evangelistas citaron algunas vezes los lugares del Viejo Testamento
según el hebreo, otras según la leción de los 70 intérpretes; y que la Scriptura tiene en un mismo
lugar muchos sentidos no solamente spirituales, pero también literales, que los Apóstoles y la
Yglesia en alguna parte pudieron seguir el un sentido y el intérprete otro, sin les hazer iniuria si el
lugar, según la letra y propriedad hebrea, lo permite.
En el 3º se dize que los códiçes hebreos no están corrompidos en cosas de importancia, y
llámanse cosas de importancia por las quales se prueve alguna herejía o dogma contrario a lo
que la Yglesia enseña; pero que lo están en lugares y cosas de menor momento, y pruévase que la
Massoreth de los judíos no ha sido bastante para preservarlos d’esto.
En el 4º se dize que en los códices hebreos ay diversidad de leciones y que andan señaladas a la
margen en las Biblias ordinarias de los hebreos, y en el 7º tomo d’ésta y en la Massoreth se notan.
Que esto no lo devía negar Arias, pero que tampoco tiene razón el maestro León en llamarlas
varias interpretaciones o leciones de rabbís, porque no lo son, sino de varios códices que havía
antiguamente, y declárase quándo se hizo esta diligencia.
En la 5 se declara qué quiere dezir en los papeles del maestro León esta palabra ‘judaizantes’
de la qual tantas vezes él usa, y conçédesele aver muchos oy día que con razón les conviene el tal
appellido, y que entre éstos es uno Santes Pagnino.

52
Ms. de Estocolmo, ff. 193-194. Cf. La Biblia Políglota de Amberes ..., p. 432-436.

[37]
Libro de José

En el 6 se prueva que dos escusas allegadas por el doctor Arias en su defensa no parescen
bastantes, porque su obra ni tiene approbación del Papa, sino privilegio, ni de la Universidad de
París, como él dize, sino de algunos doctores particulares d’ella, y que ni aun todas las partes d’esta
obra la tienen de la Universidad de Lovayna. Y que no parece haver el dicho doctor Arias seguido
en todo y por todo la instructión que por Su Magestad y los theólogos le fue dada en España, que
era la segunda escusa.
En el 7 se dize que el maestro León en su accusación mezcla muchas cosas falsas, muchas
dudosas, y que algunas vezes parece contradezirse a sí, y hazer en lo que dize injuria a la Yglesia,
que en causa y negocio de fee no se avía de poner cosa que no fuesse muy mirada y averiguada
entre theólogos.
En el 8, que el maestro León no tiene razón en dezir tanto mal de la Massoreth y del
dictionario hebreo, aunque la traça que él da del dictionario fuera meior que la que el doctor Arias
ha seguido …
En toda la censura universalmente se muestra desseo que el doctor Arias hoviera tenido
mayor cuidado del que muestra en defender y dar toda auctoridad a nuestra editión Vulgata y
de conformarse con ella en lugares donde lo pudiera hazer guardando la propriedad de la lengua
hebrea …
En la segunda parte d’esta censura se ponen algunas faltas generales d’esta obra, las quales por
no ser tocantes a la fee se dexan aparte en esta causa; aunque paresció que se devían tocar y poner
algún exemplo de cada una, porque quien viere esta censura no piense que se han dexado por no
avellas visto, y no las quiera encarecer por parecerle que él las ha advertido el primero …
En el 7 se torna a dezir alguna cosa sobre el 2º tomo del Apparato, que es el 7º de toda la
Biblia, allende de lo que el maestro León dize sobre él, aunque no es de mucha sustancia …
En el capítulo 9 se advierten algunas faltas del último tomo del Apparato, y particularmente
de aver hecho tanto caso de libros de hebreos y tan poco de lo que los sanctos y otros auctores
nuestros sobre las mismas materias han escripto.
No se da juizio sobre si será bien o no vedar esta obra o alguna parte d’ella, porque el señor
licenciado Temiño avisó no ser necessario por agora.
Hase tenido cuenta con la modestia, como era razón, y hase procedido con toda sinceridad y
con alguna más inclinación de defender que de acusar, y ha estado lexos de mí el desseo que suele
aver en algunos de hallar algo que reprehender, y hoviérame en verdad holgado mucho que toda la
censura pudiera ir en medio pliego de papel. Pero en negocio semeiante no es iusto que la persona
sigua su particular affición, que fuera antes de favorecer al doctor Arias, porque al maestro León en
mi vida no le he visto y su ingenio no me contenta mucho, aunque su zelo deve ser bueno.
Y si va a dezir la verdad, como en semeiantes negocios es muy iusto que sin temor ni sin lisonja
se diga, el Rey, a mi iuizio, no ha ganado mucha honra en averse puesto su real nombre en esta
obra, y quanto más fuere, ganará menos, y de aquí a cien años se verá más la falta. Que donde el
nombre de Su Magestad se ponía no havía de hallarse ni aver mota ninguna, y era justo haver echo
gasto y junta de hombres señalados, conforme a lo que el cardenal hizo, y tanto mayor quanto el
Rey es más que el cardenal y la empressa era más grave a causa del tiempo y de otras circumstancias.
Y todo el daño ha estado en haver cometido a un solo hombre este negocio, el qual, aunque fuera
el más señalado de Europa, no pudiera dexar de haver en la obra faltas y borrones. Que para tornar
a imprimir solamente la Biblia del cardenal qualquiera bastava, y librero havía en París que se
obligava por mill ducados a hazerlo con meiores characteres y papel que Plantino; pero para nueva
empressa, mayor diligencia y gasto se requería…53
Ese extenso resumen permite hacernos una idea de conjunto de los argumentos esgrimidos por
el jesuita contra la Políglota de Montano. Pero las críticas concretas que vierte contra el De arcano
sermone en el capítulo 9 de la segunda parte de dicha censura, pueden leerse en la copia conservada
en el manuscrito Barb. Lat. 674 de la Biblioteca Vaticana, cuyo texto traducido viene a decir lo
siguiente:
Lo que me he propuesto comentar acerca de todo este volumen se puede resumir en pocas
palabras. En primer lugar, casi todos los tratados de Arias, tanto los creados con sus propios
recursos como los compuestos con los escritos de otros y reunidos en este volumen común,
hasta ahora a ninguna persona docta, que yo sepa, le han parecido bien; y en todas partes suelen

53
Ms. de Estocolmo, ff. 91-94. Cf. La Biblia Políglota de Amberes ..., pp. 464-468.

[38]
Sobre el lenguaje arcano

considerarlos indignos de la majestad de tan gran obra. Y en el comienzo mismo, las múltiples
divisiones de las cosas que aduce se apartan por completo de los principios de la Física; y, si no
estoy totalmente equivocado, están tomadas de la escuela de Raimundo Lulio. Y un poco más
adelante, se afirma que las hierbas y los árboles fueron creados al cuarto día, en contra de lo que se
dice en el Génesis, c. 1, v. 12 y 13. Y los pone entre los seres inanimados, en contra de la opinión
común de Aristóteles, de los Peripatéticos y de la Escuela, basándose, sin duda, en la opinión de los
estoicos y de Epicuro; de manera que Plutarco, De placitis filosophorum, libro 5, cap. 26; Clemente
de Alejandría, Stromata, 8; y Teodoreto, Contra Graecos sermones, 5 son las fuentes del comienzo
de este libro al que ha titulado José o Del lenguaje arcano. Se dicen muchas cosas de los nombres de
Dios, que ciertamente me da la impresión que tienen un regusto de esa teología de la que dijimos
más arriba que los judíos la llaman Cábala.
Prácticamente en ninguna parte de estos libros se cita con el testimonio de los antiguos Padres
ni de los otros teólogos nuestros que han tratado sobre estos mismos temas; y especialmente
Jerónimo, cuya autoridad tanto en la lengua como en las cosas de los hebreos, sobre las cuales
trabajó tanto, hubiera debido estar en algún lugar, para no tener que decir que se cita más bien
por la opinión de cualquier rabino, cuyas palabras y escritos se aducen por doquier en este
volumen…
Hemos pasado revista hasta aquí a los avatares que tuvo que sufrir la Políglota de Amberes, y
muy especialmente el Aparato, donde se incluyen la traducción de Santes Pagnino y el De arcano
sermone, responsables en buena medida de las críticas vertidas sobre toda la obra. Y al mismo tiempo
hemos podido comprobar las numerosas e importantes muestras de apoyo con las que Montano
pudo contar para llevar adelante el proyecto. Pero en cualquier caso, no nos gustaría cerrar este
capítulo sin recoger algunas muestras apologéticas que sirvan, en cierto modo, de contrapunto a las
objeciones y censuras vertidas contra el Apparatus Biblicus. Y en este sentido, fray Luis de Estrada,
quien desde el primer momento se muestra como uno de los más entusiastas defensores del proyecto,
le dirige a Montano una extensa carta, fechada a 28 de julio de 1576, en la que hace una apasionada
defensa de la Biblia Real ensalzando las muchas ventajas que esta ofrecía en comparación con la del
cardenal Cisneros, y de la que hemos seleccionado algunos pasajes refentes al Aparato:
...estava escriviendo de mi mano propia, conviene a saber de mala letra, pero de buena tinta, a
una persona principalísima de estos reynos, que deseava saber la diferencia que avía entre la Biblia
del cardenal Ximénez, antigua, y entre la nueva de Su Magestad. Al qual yo satisfazía de repente,
conforme a la relaçión que tengo de estas dos impresiones...
Lo tercero, en esta Biblia ay en el Viejo Testamento traslaçión ad Hebraycam ueritatem, y en
el Nuevo ad Grecam ueritatem; lo qual todo faltava en la otra, y era tan gran falta, que una persona
que no sabía lenguas no tenía para qué la abrir, porque las lenguas no las entendía, y la Vulgata ya
se la tenía en su escritorio. Y agora, los que ignoran las lenguas se aprovechan de estas versiones, y
los que las saben mucho más; y negar esto es negar la verdad manifiesta...
Y quien quisiere ver a qué llega la estrañeza de los estudios del doctor Arias Montano, lea el
último tomo de esta Biblia Real en el qual se contienen doze libros de estraña doctrina y eruditión,
de los quales no hay mentión en la Biblia de Alcalá.
El primero se intitula De los hidiotismos de la lengua hebrayca, que es como vocabulario o
copia uerborum para entender el lenguaje del Viejo Testamento y mucha parte del Nuevo54.
El segundo se intitula Joseph, el qual es como calepino o copia rerum de la Divina Escritura,
y todos sus capítulos son como unos sínbolos o yeroglíficos de la Divina Escritura, en los quales se
declaran más de diez o onze mill lugares de la divina ley, cosa çierto muy de ver.55
Curiosamente, y en contra de lo que cabría esperar por las razones expuestas, sabemos por la
correspondencia de Cristóbal Plantino que los tomos segundo y tercero del Aparato, sobre los que
se vertieron tantas críticas, llegaron a convertirse en la parte más demandada de la Biblia Real, hasta
el punto que tuvieron que reimprimirse para atender a los continuos pedidos. Así, en carta de 22 de

54
En el Ordo Librorum que va al frente de la Biblia Regia el Hebraicorum idiotismi liber aparece formando parte del
tomo séptimo; sin embago, en las diferentes copias conservadas en el Museo Plantino-Moreto, ese tratado aparece al
comienzo del último tomo. El cambio vino motivado seguramente por el propósito de imprimir un número extra de copias
de la Biblia contenida en el tomo séptimo para venderla por separado.
55
Ms. de Estocolmo, ff. 177-178. Cf. La Biblia Políglota de Amberes ..., pp. 456-461.

[39]
Libro de José

febrero de 1580, Plantino informa a Montano de la necesidad de reimprimir el segundo tomo del
Aparato, esto es, el séptimo de la Biblia Regia, donde se incluyó la tan polémica versión de Santes
Pagnino; y de la que parece deducirse que ya estaba planeando una nueva edición independiente
que vio la luz en 1584 bajo el título de Biblia Hebraica, eorumdem Latina interpretatio Xantis
Pagnini Lucensis, recenter Benedicti Ariae Montani Hispalensis et quorumdam aliorum collato studio,
ad Hebraicam dictionem diligentissime expensa. Acceserunt et huic editioni libri Graece scripti, qui
uocantur Apochryphi; cum interlineari interpretatione Latina ex Bibliis Complutensibus petita:
Por lo demás, puesto que el segundo tomo del Aparato de la Biblia Regia, que contiene la Biblia
con la traducción interlineal, lo he metido de nuevo en prensa en papel menor, pido a vuestra
merced que, cuanto antes pueda ser, nos mande lo que piense que hay que cumplir en él. Pues he
decidido continuar imprimiendo este libro con toda la diligencia que permitan mis posibilidades.
Y es que ya pasaron algunos meses desde que no nos quedan ningunos ejemplares de los doscientos
que habíamos impreso además del número de los demás libros. Y cada día hay quienes persisten en
que se les venda esa parte por separado y se toman como una ofensa personal cuando les decimos
que ya no tenemos, de forma que incluso en contra de nuestra voluntad debemos separarlo de los
otros tomos, cosa que al final nos causaría un gran perjuicio.56
La demanda estaba justificada por parte de biblistas y estudiosos de las Sagradas Escrituras por
cuanto dicho tomo encierra en sí mismo una verdadera edición políglota de la Biblia57. Además,
desde el punto de vista filológico constituye la aportación más valiosa dentro del conjunto de
la Políglota, pues los cinco primeros volúmenes recogen básicamente el texto complutense; las
discrepancias con los textos litúrgicos quedaron relegadas al Aparato.
No menos aceptación tuvieron el De arcano sermone y los restantes trabajos de erudición bíblica
incluidos en el último tomo de la Políglota, como lo pone de manifiesto Montano en la carta que
envía a Plantino con fecha 1 de febrero de 1586:
En otra carta le comuniqué ya que muchísimos nos pedían incluso a nosotros el tercer tomo
del Sagrado Aparato editado en folio menor, y espero que se venderá muchísimo. Ya empieza a
enfriarse el odio hacia aquella obra, gracias a Cristo.58
La respuesta de Plantino, fechada a 1 de abril de 1586, corrobora la reimpresión de los tomos
segundo y tercero del Aparato:
Los ejemplares del tercer tomo del Aparato deben venderse por separado a quienes quieran,
tenemos ciento cincuenta y otros tantos del segundo tomo.59
Esas noticias conservadas en la correspondencia de Plantino nos llevan a ocuparnos de la doble
edición del texto: una de 1571, y la segunda de 1572. De hecho, en abril de 1572 Plantino ya había
terminado de imprimir algunas partes del Aparato, pero debido a la falta de liquidez agravada por
el conflicto bélico sólo había sacado seiscientas copias, en vez de las mil doscientas de que constaba
la tirada. Y el hecho es que para completar la Biblia, Plantino se endeudó seriamente y llegó un
momento en que ya no halló créditos; de manera que cuando alcanzó los dos últimos volúmenes
del Aparato, sólo pudo imprimir la mitad de los que necesitaba. Trató de conseguir dinero para
los ejemplares restantes a través de su amigo el comerciante español Luis Pérez, quien le compró
cuatrocientas Biblias ya completas. En julio de aquel año, una vez que amainó el temporal, Plantino
reinició el trabajo, el cual se acabó completamente el 8 de agosto de 1573. Este intervalo de tiempo
dio lugar a una doble edición del Aparato, no distinguiéndose más que en pequeños detalles. En el
volumen sexto se reimprimieron todas las partes, salvo la gramática y el léxico griegos, que se habían
acabado antes de la revuelta de abril de 1572. En el volumen séptimo, los Communes et familiares

56
C. Plantino a Montano, 22 de febrero de 1580. MPM Arch. 10, f. 14 v. Traducción de A. Dávila Pérez, op. cit.,
pp. 451-453.
57
El texto hebreo del Antiguo Testamento va acompañado de la traducción latina interlineal de Santes Pagnino,
revisada por Arias Montano, Francisco Rafelengio y los hermanos Le Fèvre de la Boderie. En el Nuevo Testamento, el texto
griego va acompañado de traducción latina interlineal tomada de la Vulgata y revisada por Arias Montano.
58
MPM Arch. 76, pp. 101-108. Traducción de A. Dávila Pérez, op. cit., pp. 545-557.
59
MPM Arch. 10, ff. 86 r - 87 r. Traducción de A. Dávila Pérez, op. cit., pp. 573-580.

[40]
Sobre el lenguaje arcano

Hebraicae linguae idiotismi, omnibus Bibliorum interpretationibus… accommodati. En el volumen


octavo se rehicieron todos los tratados de Montano, excepción hecha de Chanaan.
Esa interrupción que sufrió la impresión del Aparato coincidió con la primera estancia de
Montano en Roma, donde recordemos que fueron muchas las objeciones planteadas a la Políglota,
y muy especialmente al Apparatus Biblicus. De ahí que se aprovechara la reedición para subsanar
algunos de los pasajes que habían escandalizado, como lo confirma Plantino en carta dirigida a
Montano, aún en Roma, fechada a 16 de julio de 1572: «En la segunda edición del Aparato se
borrará todo lo que indicó e indique»60.
En cualquier caso, tales correcciones no afectaron al De arcano sermone; pues la comparación
de ambas ediciones revela que se trata del mismo texto, y las diferencias no van más allá de los
títulos que Plantino ostenta en una y otra −Prototypographus (1571), Architypographus (1572)−,
así como a una redistribución de los tipos de imprenta: el apartado titulado De diuisione rerum ex
quibus arcanus instituitur sermo, ac symbola petuntur, que precede al prólogo, en la segunda edición
aparece dispuesto a doble columna; mientras que en la primera edición todos los prolegómenos
al texto aparecían a una sola columna. Asimismo los índices finales aparecen dispuestos a cinco y
cuatro columnas en la edición de 1572; frente a la distribución en cuatro columnas que presenta
la de 1571.
Ahora bien, al igual que hizo con el resto de la obra, Montano se sirvió de la amistad que lo
unía a Plantino para solicitarle la corrección de erratas o de pasajes desafortunados en el De arcano
sermone, como lo pone de manifiesto la correspondencia conservada. Así el 15 de octubre de 1575
Plantino le escribe a Montano, que aún se hallaba en Roma, lo siguiente: «Los lugares indicados en
José se han cambiado. Envío cuantos ejemplares pidió vuestra merced»61. Y catorce días más tarde, el
29 de octubre, le vuelve a escribir sobre el mismo asunto, aunque en esta ocasión Plantino habla de
locum, en singular: «Hemos corregido el lugar indicado en el José, según prescribió vuestra merced,
y le hemos enviado algunos ejemplares»62.
En torno a 1586, y para hacer frente a la demanda suscitada, parece que Plantino hizo una
reimpresión del tercer tomo del Aparato, como se deduce de las cartas que cruza con Montano en
febrero y abril de ese año, y que hemos recogido antes. En cualquier caso, parece que debió hacer
una reimpresión de la edición de 1572, pues no queda constancia de ninguna otra edición en los
repertorios bibliográficos de los trabajos impresos y editados por el Compás de Oro63.
Precisamente por esas fechas vuelve Montano a pedir la corrección de pasajes aislados en el De
arcano, como podemos comprobar por una carta de Plantino a Montano fechada a 31 de diciembre
de 1586: «Me encargaré de enmendar lo que indica en el José, según prescribe vuestra merced»64. Y
en otra de 27 de marzo de 1587, nos revela datos de interés sobre dichas correcciones:
La carta de vuestra merced de la que escribe que no ha conservado una copia, hace tiempo ya
que la he recibido y en respuesta a ella le hice saber que me encargué de que se enmendara el lugar
indicado en el José en los demás ejemplares que quedan en manos de un amigo comprador.65
Esas correcciones solicitadas por Montano se llevaron a cabo sólo en algunos ejemplares
disponibles y no afectaron ni siquiera a toda la reimpresión, lo que añadido a la libertad con que
Plantino procedió para reimprimir partes aisladas de la Biblia Real hace prácticamente imposible
rastrear los cambios introducidos en el De arcano sermone como los de cualquier otro tomo de dicha
Biblia.
Para concluir, y a modo de resumen, queremos insistir en un par de ideas básicas, que
hemos desglosado a lo largo de esta introducción, y que entendemos que están detrás del hecho
sorprendente de que los volúmenes séptimo y octavo de la Biblia Real pasen en unos años de ser

60
MPM Arch. 8, ff. 5 v-6 v. Traducción de A. Dávila Pérez, op. cit., pp. 89-97.
61
MPM Arch. 8, f. 159. Traducción de A. Dávila Pérez, op. cit. , pp. 239-244.
62
MPM Arch. 8, ff. 160 v-162 r. Traducción de A. Dávila Pérez, op. cit., pp. 257-274.
63
Cf. L. Voet, The Plantin press (1555-1589): a bibliography of the works printed and published by Christopher Plantin
at Antwerp and Leiden, 6 vols., Amsterdam: Van Hoeve, 1981.
64
MPM Arch. 10, ff. 115 v-116 r. Traducción de A. Dávila Pérez, op. cit., pp. 613-618.
65
MPM Arch. 10, ff. 138 v-139 r. Traducción de A. Dávila Pérez, op. cit., pp. 619-625.

[41]
Libro de José

denostados y casi prohibidos a quitárselos literalmente de las manos a Plantino. Las razones por
las que mueven tantas pasiones son complejas, como hemos visto, y no siempre declaradas; pero
a nuestro juicio no debemos olvidarnos de que el De arcano sermone y la traducción de Santes
Pagnino son obras emblemáticas para el biblismo español, en sus dos vertientes más representativas:
la exégesis y la filología bíblica fiel a los originales hebreos.
El biblismo español está ligado a la herencia judía que remonta a Pablo de Santa María y Alonso
de Cartagena, así como a varias generaciones de conversos que pusieron todo el conocimiento
heredado de sus antepasados al servicio de la cultura cristiana que ellos abrazaron con sinceridad
y devoción, mostrando una preocupación constante por las fuentes que dio como resultado dos
ediciones políglotas de la Biblia. Sin embargo, la Iglesia, no sólo la Católica, sino también, e incluso
antes, en los territorios que habían abrazado la Reforma, reaccionó ante el temor de que el estudio
del Antiguo Testamento a la luz de la gramática hebrea y de los comentarios rabínicos pudiera
llevar a una lectura excesivamente literal contraria a la interpretación cristiana. Esa reacción de las
autoridades eclesiásticas, que en el caso de España viene a coincidir en el tiempo con la gestación
de la Políglota de Amberes, acabó de forma trágica con el proceso inquisitorial a los hebraístas de
Salamanca.
Por otro lado, la Biblia Regia le había servido a Felipe II de ensayo para hacerse con el
monopolio editorial de los libros litúrgicos en detrimento de los intereses de los obispos, quienes no
estaban dispuestos a quedarse impasibles mientras se les arrebataba una de sus principales fuentes de
recursos. La confrontación, por tanto, estaba servida; y el noble pretexto que permitiera soslayar los
ruines intereses materiales que había de por medio, lo ofrecía el Aparato Bíblico, compendio de la
herencia recibida de la tradición bíblica judío-medieval y modelo de lo que la misma Inquisición que
había dado su aprobación para imprimir la Biblia Regia condena en el proceso a los hebraístas.

[42]
Los sentidos del lenguaje divino:
Para una lectura del Liber Ioseph

Luis Gómez Canseco


Sobre el lenguaje arcano

1. Razones y sinrazones de un Arcano.

A Agustinus Huneus y Cornelius Reynerius de Gouda, los censores de la Universidad de Lovaina


que leyeron y revisaron la reimpresión de la Biblia Políglota Complutense, no se les puede tachar de
émulos ni sospechosos de enemistad con Benito Arias Montano. Debían de ser algo más que amigos,
pues no sólo ocuparon sus ocios veraniegos de 1570 en el trabajo, sino que se dirigieron a él como «vir
humanissime atque doctissime» y, no por mera retórica, se declaraban «muy afectos» suyos y «muy
celosos de su nombre y honra». Esa devoción da aún más valor al informe que emitieron el 20 de agosto
de 1570, en el que ponían el dedo sobre la llaga del Liber Ioseph sive De arcano sermone:
Por lo que respecta al tratado del Lenguaje arcano, después de nuestra última carta, lo hemos
examinado con mucho más detenimiento que antes, y se lo dimos a diversos varones muy doctos
para que lo leyeran. Y no hubo ni siquiera uno que pensara que este tratado se debía añadir a la
Biblia Complutense. Pues los hombres doctos, con tan gran abundancia de intérpretes y variedad
de textos, si tienen los comentarios de los Santos Padres, fácilmente prescindirán de este tratado.
Y por su parte, la gente corriente se va a servir poco de su lectura para comprender las Sagradas
Escrituras. Y eso dejando aparte el hecho de que su contenido se trata con tanta oscuridad, que
apenas hemos podido encontrar todavía alguien que haya sido capaz de explicar cuál es la finalidad
de esto o qué utilidad aporta; pues el proemio que está al frente del primer capítulo, para explicar
en él todo el contenido de la obra, a causa de lo inusual de las ideas y de las frases, es tan intrincado,
que apenas nadie ha podido entender cuál es su finalidad o qué pretende. Incluso algunos consideran
que habrá muchos que con esta misma facilidad con que se hacen estas afirmaciones, lo rechazarán
todo, cuando vean que el significado de las palabras que aquí se examinan no está respaldado por la
autoridad ni por el testimonio de ningún autor. Pues a partir de la comparación de varios pasajes de
las Sagradas Escrituras, no se puede siempre establecer con seguridad el significado de los vocablos,
lo cual tú lo sabes mejor que nosotros.
Por si esto fuera poco y con la intención de salvar los posibles errores de su censura, los censores
añadían una petición al interesado: «...si no te satisface nuestro juicio, te pedimos que se lo entregues
a otros hombres eruditos, pero eso sí, sencillos e imparciales, para que lo lean y te contentes con su
juicio»1. Y no sólo eso, nueve días después, cuando enviaron el original a la imprenta de Plantino por
medio de «un mensajero conocido y fiable», insistían en que «este tratado no ofende a nadie (al menos
que nosotros sepamos) en lo que a la pureza de la fe católica se refiere», pero volvían a solicitar al autor
que hiciera la prueba del nueve con su tratado y que lo enviara «a diversos hombres sabios y de variados
paladares para que lo lean y lo examinen, sin indicar el nombre del autor, o con el título borrado (si así
te parece) a fin de que te manifiesten su opinión con mayor sinceridad, como si se tratara de una obra
de autor desconocido»2.
Además del celo y la sincera preocupación por los intereses de Arias Montano y su Biblia, hay
varias cosas más que llaman la atención en la carta de los profesores lovanienses. En primer lugar, que
siguieran llamando a la obra «Biblia Complutense», cuya reedición, en efecto, estaba en el origen del
proyecto que Felipe II encargó a su capellán, pero que se diferenciaba de lo entonces realizado como un

1
Baldomero Macías Rosendo, La Biblia Políglota de Amberes en la correspondencia de Benito Arias Montano (Ms. Estoc. A
902), Huelva: Universidad de Huelva, 1998, p. 230.
2
Ibid., p. 239.

[45]
Libro de José

huevo y una gallina. A esto habría que añadir la convicción de la identidad de este tratado sobre el
lenguaje arcano con «los comentarios de los Santos Padres» y la posibilidad de obviar su inclusión
con la lectura de otros tratados patrísticos; lo que contrasta con el aviso contra el desapego al uso
de autoridades: «...habrá muchos que... lo rechazarán todo, cuando vean que el significado de las
palabras que aquí se examinan no está respaldado por la autoridad ni por el testimonio de ningún
autor». Todavía a principios del siglo siguiente, Francisco Pacheco, probablemente advertido por
Pedro de Valencia, ponía un parche en su elogio del Libro de verdaderos retratos ante esa misma
desafección renacentista que Montano mostró hacia el principio de autoridad:
La filosofía de Aristóteles, que estudió, dexó después con mejor conocimiento, juzgando que
no avía más acertada filosofía que la de la Escritura, cuyo autor era el Espíritu Santo. Por esto, por
ventura, i por aver comentado los libros sagrados sin citar autores, no an sido bien recibidas sus
obras de algunos; siendo assí, que en lo uno, no parece mui culpable averse persuadido a que es
más cierta filosofía la de Dios que la de Aristóteles; i en lo otro, cuando menos, imitó a los sabios
antiguos, que en los comentarios que hizieron a los libros sagrados no citaron a nadie.3
En tercer y último lugar, no deja de sorprender que los muy flamencos censores subrayaran la
mucha oscuridad del parto; tanta, que apenas, dicen, «hemos podido encontrar todavía alguien que
haya sido capaz de explicar cuál es la finalidad de esto o qué utilidad aporta». Y eso que, al tiempo,
se quejaban del poco interés del libro para «la gente corriente» que pretendiera «comprender las
Sagradas Escrituras». El mismo Arias Montano les daría respuesta cumplida más tarde, en 1583,
desde el proemio al De optimo imperio, donde describe su situación respecto a la patrística y la
escolástica y manifiesta su intención de escribir, precisamente, para esa «gente corriente», a la que se
refiere en repetidos lugares de su obra como «pusillus grex»:
...desde el principio defendimos el género de interpretación familiar, llano y sencillo que
parece pedir el mismo sentido de las palabras, y que esperábamos que fuera comprendido y
aprobado por los lectores sencillos y muy semejantes a nosotros, y que pudiera ser recordado con
provecho a fin de modelar la vida cristiana. Este género es llamado por algunos «literal», esto es, el
que pide en primer lugar la simple lectura de la Escritura.4
Por otro lado, los firmantes de la carta sabían que Montano estaba jugando con las cosas de
comer, pues el sentido último de la obra cuestionaba la interpretación privilegiada del texto bíblico
que la Iglesia Católica se reservaba y defendía, al menos tácitamente, la multiplicidad de sentidos de
la Palabra de Dios. Después del conflicto con los protestantes y de los debates tridentinos sobre la
exégesis, a los censores les preocupaba que, en el discurso montaniano, «a partir de la comparación de
varios pasajes de las Sagradas Escrituras, no se puede siempre establecer con seguridad el significado
de los vocablos». Y lo cierto es que el mismo Montano afirmaba, en su saludo «al lector estudioso de
las Sagradas Letras» que, siendo el significado de los términos hebreos «múltiple, según consta por
nuestras observaciones, el lector debe escoger, según su propio juicio, cuál conviene mejor al sentido
del pasaje en cuestión»5. Al fin y al cabo, Montano seguía de cerca la veritas hebraica y era sobrado

3
Francisco Pacheco, Libro de descripción de verdaderos retratos de ilustres y memorables varones, ed. Pedro Piñero y
Rogelio Reyes, Sevilla: Diputación, 1985, pp. 323-325.
4
«Quippe enarrationis genus cum primis suscepimus familiare, planum ac simplex, quod ipsa verborum significatio
exigere videatur, quodque tenuibus nostrique simillimis lectoribus capi, probari, et ad Christianam vitam informandam
cum utilitate reteneri posse sperabamus; quod genus literale a nonnullis dicitur, id est, quod Scripturae lectio simplex
primum postulat». De optimo imperio sive in librum Josuae Commentarium, Amberes, Cristóbal Plantino, 1583, fol. 3v.
Sobre los conceptos de «simplex» o «pusillus» en la teología montaniana, véase Luis Gómez Canseco, «Filología y teología:
Una precisión sobre la fórmula Pusillus grex en Benito Arias Montano», Humanistica Lovaniensa , XXII (1999), pp. 251-
261.
5
Liber Ioseph sive De arcano sermone ad sacri Apparatus instructionem, Amberes: Cristóbal Plantino, 1571,, «Benedictus
Arias Montanus Sacrarum Literarum studioso Lectori S.». En adelante, Liber Ioseph. Fray Luis de León, desde su prólogo
al Cantar, insistió en la «obscuridad» de la lengua hebrea, «de pocas palabras, y de cortas razones y llenas de diversidad
de sentidos» (Cantar de Cantares de Salomón, , ed. José Manuel Blecua, Madrid: Gredos, 1994, p. 50). Por su parte,
León de Castro, enemigo cabal del método montaniano, hizo de esta cuestión bandera, llegando a afirmar que los judíos
habían alterado sus códices para contradecir la teología católica. Al menos, así se deduce de su comentario sobre un lugar
de Job: «Los Judíos, que mudaron una letrilla en otra como claramente se puede ver y palpar con las manos» (Luis Gil,
«Advertimento del Maestro León de Castro sobre la impresión de la Biblia Quinquelingüe», en Carmen Codoñer et al eds.,
Stephanion. Homenaje a María C. Giner, Salamanca: Universidad de Salamanca, 1988, p. 50).

[46]
Sobre el lenguaje arcano

conocedor de que, en hebreo, la ausencia explícita de vocales podía abrir la puerta a interpretaciones
distintas y alejadas de las de la Vulgata.
Esas críticas filológicas a la traducción y a los errores de san Jerónimo venían menudeando desde
que los humanistas, con sus nuevos métodos, habían dejado los textos griegos y latinos, para echarse
a andar entre los vericuetos bíblicos. Lorenzo Valla había abierto el fuego con sus Annotationes in
Novum Testamentum, editadas en París por el mismo Erasmo. Le había seguido Johannes Reuchlin,
centrando su atención en el Antiguo Testamento. Y ahora venía Arias Montano a demostrar que
el sentido de una palabra o de una expresión bíblica no sólo no tenía que coincidir con el de san
Jerónimo, sino que tampoco era único y, con frecuencia, resultaba múltiple y hasta contradictorio.
No sólo eso, Montano, aún calificando a san Jerónimo como «nuestro traductor», no duda en
disentir de él aquí y allá, para acudir a una verdad más antigua, la de los originales hebreos. Así lo
hace, por ejemplo, al comentar el nombre de Dios en el pasaje del Génesis, 33, 20: «Erigió allí un
altar, e invocó sobre él al ‫ לאל‬de Israel; lo cual nuestro intérprete lo ha traducido como fortissimum
Deum Israel. Pero este nombre distingue, en realidad, la verdadera naturaleza de Dios del género
mendaz y falso de las vanas deidades, a saber: la fortaleza, el poderío y la eficacia de la debilidad, la
inopia y la carencia»6.
Todo esto, unido a la novedad del método y a su impacto en un contexto teológico dominado
por la escolástica, no hace sino avalar las buenas intenciones de los censores lovanienses, que
probablemente no pretendieron otra cosa que evitar a su amigo Benedicto Arias Montano el mal
trago de un encontronazo con la autoridad eclesiástica. El mismo Montano, consciente de ese
peligro, anunciaba en la Praefatio su intención de dedicar la obra «ad Christianae Ecclesiae publicum
usum», al tiempo que añadió entre paréntesis «cui nostram sedulitatem probari perpetuo optamus»,
‘¡ojalá nuestro celo merezca siempre su aprobación!’7. Pero lo cierto es que la Santa Madre Iglesia
Católica estuvo a punto de no hacerlo; y si concedió su aprobación por medio de un motu proprio
papal, fue más por el respeto y el temor que el monarca español imponía, que por la confianza que
despertaba el celo teológico de Arias Montano y, en especial, de este tratado de exégesis bíblica.
Pudiera parecer que todo invitaba a dejar a un lado sus elucubraciones lingüísticas, pero, pese
a que todo avisaba en contra, Montano decidió incluir la obra en el volumen octavo de la Biblia
Regia, correspondiente al Apparatus, junto a otros tratados de erudición bíblica. Y no sólo eso;
acogiéndose a una observación de los censores, que recomendaban imprimir el tratado en un
ejemplar aparte, hizo que Plantino publicara una edición exenta del Liber Ioseph en 1571. En
esta situación, cabe preguntarse a qué se debía tanto interés del autor en que ese prontuario de
interpretación escriturística viera la luz. Desde luego no puede deberse a una voluntad absurda
de publicarlo todo, porque, por esos mismos años, dejó manuscritos otros tratados, como el De
fide o el Adam, sive de humani sensus interprete lingua commvnibvsque lingvarvm rvdimentis. Más
bien parece que en el De arcano sermone se escondían –y todavía se esconden– algunas de las claves
esenciales de su pensamiento y que el tratado no fue un fruto casual, surgido al hilo del encargo
regio, sino la consecuencia de un plan más amplio y ambicioso, cuyas raíces hay que buscarlas, no
en Flandes, sino en los años inmediatamente anteriores.
En efecto y en contra acaso de la tesis que propuso Ben Rekers8, lo más decisivo de la formación y
el pensamiento montanianos estaba ya templado y forjado cuando llegó a Flandes. Allí tuvo lugar un
encuentro o, más exactamente, un reconocimiento de criterios, intereses y direcciones en un espacio
intelectual más favorable y libre que el castellano. Pero fue en España donde se labró el grueso del
trabajo que empezaría a ver la luz en los años antuerpienses. Eso, al menos, indica que, antes de llegar
a los Países Bajos, tuviera ya una redacción de lo que luego habría de ser el Dictatum christianum9 y

6
Liber Ioseph sive De arcano sermone ad sacri Apparatus instructionem, Amberes: Cristóbal Plantino, 1571, p. 4. En
adelante, Liber Ioseph.
7
Liber Ioseph, p. 1.
8
Ben Rekers, Arias Montano, Madrid: Taurus, 1973
9
Recuérdese que, a comienzos de 1569, Montano solicitó a Gabriel de Zayas, secretario real para los Estados del Norte,
la devolución de su «instrucción cristiana», en la que, según afirma, sólo había pretendido declarar «cuán simple y claro es
el oficio común de cristiano» (Colección de documentos inéditos para la historia de España, Madrid: Imprenta de la viuda de
Calero, 1842-1914, XLI, p. 147). Cfr. la que fue mi tesis de doctorado, El humanismo después de 1600: Pedro de Valencia,
Sevilla: Universidad de Sevilla, 1993, p. 19.

[47]
Libro de José

que en el brevísimo tiempo en que se ocupó de la Biblia diera lugar a una producción impensable, si
no hubiera surgido de una labor ya realizada. Con mucha precisión ha incidido en este asunto Vicente
Bécares:
...se puede afirmar que con los tratados del tomo VIII Montano está imprimiendo material que
no estaba pensado en exclusiva para la Políglota, antes bien sus propios instrumentos de trabajo
elaborados y contrastados mucho tiempo antes, como parte de un plan largamente madurado que
trataría de plasmarse en un ‘opus magnum’. Bastaría, si él mismo no lo hubiera dicho, con echar
un vistazo a las fechas: los prefacios de los tratados del tomo VIII están firmados así: Jeremias,
marzo de 1571; Thubalcalin, agosto de 1571; De arcano sermone, octubre de 1571; Daniel enero
del 72; Naleg, Chanaan y Chaleb (más los Idiotismi) en marzo del 72; Aaron y Nehemias en abril
del mismo, etc, lo cual es imposible, aun trabajando once horas diarias, y cuando sabemos que no
era lo único que hacía.10
En realidad, en el envío inicial al «estudioso lector», fechado octubre de 1571, el mismo
Montano remite a un tiempo anterior a la Políglota la composición o, al menos, el origen del
libro: «nos hemos visto obligados a acelerar aquellas cosas que pueden construir un camino para
tal asunto, de suerte que se agreguen a la Biblia Regia»11. Sea como fuere, toda la obra de Arias
Montano, siempre igual a sí misma, parece responder a una unidad esencial, a un plan conjunto,
que se iniciaría en los Commentaria in duodecim prophetas y terminaría en la Naturae Historia¸
impresa póstumamente, y, más allá, en la tercera parte del opus magnum, Vestis, que nunca llegó a
escribirse. Bien es verdad, que los Commentaria in duodecim prophetas observan todavía un método
de trabajo más próximo al de su maestro complutense de Biblia, Cipriano de la Huerga, donde se
mantienen la erudición pagana, la cita de autores griegos y latinos o las referencias a la patrística.
Todo ello habría de desaparecer de su método exegético, que terminaría por convertirse en una
monda paráfrasis del texto sagrado.
En lo que corresponde al De arcano sermone, Montano acogió a la tradición aprendida en
la Universidad de Alcalá de Henares: entiéndase, el sentido literal, el apego a los comentaristas
rabínicos, la metodología filológica, los resabios neoplatónicos, la interpretación de la Escritura
con reflejos literarios o incluso el sutil, pero firme distanciamiento de la versión Vulgata, cuando
ésta contradecía el original hebreo. Esa afinidad del método montaniano con el de Cipriano de la
Huerga pudo ser una de las causas que llevó a don Gaspar Morocho a proponer la identificación
del Liber Ioseph con uno de los tratados perdidos de fray Cipriano, en concreto el De symbolis
mosaicis:
El De arcano sermone no parece que sea obra de Arias Montano, ya que siguiendo año a año
y día a día su trayectoria vital, no parece que tuviera tiempo material para su composición. En
efecto, el trabajo específico de Arias Montano en el Apparatus Biblicus se extiende, sin incluir
diversos Prefacios... Si se tiene en cuenta la extensión de estos tratados entregados a Plantino para
su publicación entre el 15 de marzo de 1571 y el 26 de marzo de 1572, resulta evidente que Arias
Montano difícilmente tuvo tiempo material de escribirlos en su totalidad después de enero de
1570, en que concluye el Comentario a los Doce Profetas, por lo que es necesario presuponer que
algunos de ellos estaban ya elaborados antes de su viaje a Flandes o que alguno no era enteramente
suyo, como el De arcano sermone. Además, igual que sucede con el índice de libros prohibidos de la
Inquisición, cuya última mano se debe a Benito Arias Montano, éste lo firma como concinnatore y

10
Vicente Bécares, «Las ideas lingüísticas y el método de Arias Montano», en El Humanismo extremeño. Estudios
presentados a las II Jornadas organizadas por la Real Academia de Extremadura, ed. Marqués de la Encomienda et al.,
Trujillo: Real Academia de Extremadura, 1998, p. 37. En lo mismo insistió el profesor Morocho Gayo, cuando afirmaba:
«El tomo VIII, 3º del Apparatus Biblicus, contiene diversos tratados de Arias Montano. Si se tiene cuenta la extensión de
estos tratados entregados a Plantino para su publicación entre el 15 de marzo de 1571 y el 26 de marzo de 1572, resulta
evidente que Arias Montano difícilmente tuvo tiempo material de escribirlos en su totalidad después de enero de 1570,
en que concluye el Comentario a los Doce Profetas. Es necesario reiterar que la composición de estos tratados, como declara
el propio Arias Montano fue anterior a su viaje a Flandes» («Trayectoria humanística de Benito Arias Montano. II. Años
de plenitud (1568-1598)», en Marqués de la Encomienda et al. eds., El Humanismo extremeño. Estudios presentados a las
III Jornadas organizadas por la Real Academia de Extremadura, Trujillo: Real Academia de Extremadura de las Letras y las
Artes, 1999, p. 237).
11
Liber Ioseph, «Benedictus Arias Montanus Sacrarum Literarum studioso Lectori S.».

[48]
Sobre el lenguaje arcano

no como autore, prueba evidente de que no quiso atribuirse la composición de una obra que no le
pertenecía. Yo conjeturo que esta obra es el tratado De symbolis mosaicis del maestro Cipriano de la
Huerga, reelaborado por Arias Montano y que le fue entregada por el P. Luis de Estrada para que
se publicara ad publicam Ecclesiae utilitatem. Los prudentes censores de Lovaina desaconsejaron la
publicación de esta obra dentro del Apparatus Biblicus.12
Resulta más que probable que Montano acudiera al De symbolis mosaicis de su maestro para
componer su obra, aunque en otros tratados compuestos por esa misma época –y obra inequívoca
suya– también hace uso de formas elusivas, similares al «concinnator» del Liber Ioseph, como en
el Adam, sive de humani sensus interprete lingua commvnibvsque lingvarvm rvdimentis, donde se
presenta como «observator et descriptor». Por otro lado, en numerosas ocasiones se mostró humilde
responsable del texto, como en la carta dirigida, en 1570, a los obispos de Tournai y Gante y al
arzobispo de Cambray, donde afirma que «en toda la obra nosotros no hemos puesto nada de
nuestra cosecha salvo la mayor fidelidad de las traducciones y el mayor cuidado en la corrección de
pruebas, lo cual, a tenor de la parquedad de nuestro ingenio y capacidad, creemos haberlo cumplido
con celo»13. No deja de ser significativa, al respecto, la permanente alusión que Arias Montano hace
en el De arcano sermone a otros textos incluidos en el Apparatus14 o a los Commentaria in duodecim
prophetas15. Pero no sólo eso, Montano también hizo mención de futuros escritos, que parecen estar
ya planificados16.
En lo que corresponde a la participación de fray Luis de Estrada, que don Gaspar Morocho
fechó en 156717, hay que recordar que el padre Estrada escribió el 28 de junio de 1576 –nueve
años después– una carta en la que declaraba las diferencias entre la Biblia de Cisneros y la Regia
de Amberes y se mostraba sorprendido por los contenidos del Apparatus, con sus «doze libros de
estraña doctrina y eruditión, de los quales no hay mentión en la Biblia de Alcalá», y, en especial, con
el De arcano sermone: «El segundo se intitula Joseph, el qual es como calepino o copia rerum de la
Divina Escritura, y todos sus capítulos son como unos sínbolos o yeroglíficos de la Divina Escritura,
en los quales se declaran más de diez o onze mill lugares de la divina ley, cosa çierto muy de ver»18.
No sé si cabe pensar que, al cabo de los años, el padre Estrada pretendiera seguir hurtándole un
mérito al que también fuera su maestro de Biblia.
El propio Arias Montano parece referirse en el proemio de su obra a los trabajos que otros
autores habían realizado en la misma dirección, aunque, al parecer, sólo parciales o inconclusos:
«...al examinar los pasajes de otros autores acerca de esta materia, aprobamos con entusiasmo
el trabajo honesto y provechoso asumido por algunos eruditos antiguos y de nuestro siglo, así
deseamos, más que nada, que exista la obra de un escritor docto y piadoso, que trate tal argumento
en los libros divinos, y del cual podamos tomar todo este razonamiento, acabado y consolidado por
los cuatro costados»19. El escritor docto y piadoso no habría de ser otro que él mismo, y su faraute,
Cristóbal Plantino, que, desde la portada del libro, anunciaba al lector su importancia y utilidad:

12
«Avance de datos para un inventario de las obras y escritos de Arias Montano», La Ciudad de Dios, CCXI (1998),
pp. 205-206.
13
Baldomero Macías Rosendo, op. cit., pp. 196-199.
14
Como los tratados de geografía bíblica: «ut in sacra Geographia docebimus». Liber Ioseph, p. 12.
15
Así lo hace al tratar de los nombres de Dios, donde asegura que «una parte de los mismos la damos a conocer en
nuestros comentarios» y, poco más abajo, que «acerca de este género ya hemos escrito oportunamente en otro lugar y
ocasión» (Liber Ioseph, pp. 5 y 6). A lo largo de la obra, cita varias veces los comentarios a Sofonías, Oseas, Zacarías o
Miqueas. Cfr. Liber Ioseph, pp. 32, 35, 68, 91 y 110.
16
Esa mención suele hacerse bajo expresiones formularias: «en otro lugar trataremos con más propiedad y detalle las
razones de este tipo de naturalezas, siempre que Dios apruebe nuestros estudios», «Sobre la utilidad y la práctica de la
música trataremos más por extenso y con mayor exactitud en otro lugar» o «si lo tradujéramos como ens, a partir del verbo
latino esse, de cuyo significado, si Él mismo lo concede, trataremos en otro lugar con más detenimiento y extensión». Liber
Ioseph, pp. 62, 100 y 6.
17
«Trayectoria humanística de Benito Arias Montano. I. Sus cuarenta primeros años (c. 1525/27-1567)», en Marqués
de la Encomienda et al. eds., El Humanismo extremeño. Estudios presentados a las II Jornadas organizadas por la Real
Academia de Extremadura, ed. cit., p. 200.
18
Baldomero Macías Rosendo, op. cit., pp. 459
19
Liber Ioseph, p. 1.

[49]
Libro de José

Tienes en esta obra, estudioso lector, además de una disertación llena de todo el argumento
asumido, más de once mil lugares de la Sagrada Escritura claramente explicados, a los cuales con
plena certeza podrías referir todos los demás que sean del mismo género. Y si unes este volumen
con el próximo Sobre la Acción, dispondrás de un comentario ininterrumpido de los libros
sagrados.20
Aunque lo de los once mil lugares no deja de ser una exageración publicitaria del impresor,
lo cierto es que el De arcano sermone es un intento ordenado y sistemático de explicar la función
simbólica del lenguaje en todo el texto bíblico; y no por un mero capricho literario, sino porque
Arias Montano –platónico, al menos en lo que se refiere al hebreo– entendió que el hombre sólo
podía saber por medio del lenguaje y que dominar la lengua y su sentido era la forma más certera de
conocer el mundo creado y, más allá, a su Creador. En último término, la labor del autor venía a ser
una continuación de la labor de Dios, que, a partir del séptimo día, se ocupó en la contemplación
de sí mismo: «A éste sucedió el séptimo, no destinado a tarea alguna, sino al reposo de Dios, y
consagrado, por esta razón, a la contemplación de las cosas divinas»21.

2. Disposición y método del Liber Ioseph: del humanismo al biblismo.

Arias Montano se impuso tres cometidos en el De arcano sermone: ofrecer una explicación
sistemática del mundo, desarrollar un método de trabajo y dar una explicación de los valores
simbólicos que se ocultan tras la realidad visible y que orientan al hombre hacia la comprensión
de lo divino. En realidad, se atuvo a la antigua metáfora que hacía del mundo un libro en el que el
hombre había de leer para alcanzar un conocimiento completo. Su singularidad, aquí, como, más
tarde, en la Naturae Historia, reside en que esa naturaleza creada no era la misma naturaleza de
los botánicos, los astrónomos o los científicos, que Montano tan bien conocía, sino la naturaleza
descrita por la Biblia y, con más exactitud, por el libro del Génesis22. Para Montano, el Génesis
refería no sólo lo que era en ese mismo momento inicial, sino también todo lo que habría de ser en
el futuro. Se trataba, en suma, de la misma posición que adoptaron algunos comentaristas judíos,
como el autor del Sefer Yetzirah, el «Libro de la creación», que aseguraba que Dios, con treinta y dos
elementos, había formado todo lo creado y todo lo por crear o descubrir: «Veintidós sonidos y letras
son el Origen de todas las cosas... Dios las dibujó, las grabó, las combinó, las pesó, las permutó, y
con ellas produjo todo lo que es y todo lo que será»23.
Para Arias Montano y para un siglo que, como el suyo, fue más que fértil en descubrimientos
geográficos, astronómicos o científicos, la cosa tenía su importancia. Venía a señalar la Biblia
como fuente única y certera de conocimiento, incluso empírico. Así lo hizo, sorprendentemente,
Montano en su Historia de la naturaleza, y así lo anunció desde los dos textos que abrían el libro,
la «Elegía votiva», donde avisa «a quienes gustáis de la ciencia de la verdad pura y os place poder
pisar en suelo firme: ¡ay!, no malgastéis la breve duración de vuestra vida ni sigáis las inciertas
sendas de los hombres», y en la dedicatoria «A la Santísima Madre Iglesia de Roma», donde
responde que los «más grandes y más cultivados ingenios serían estimulados a producir frutos...
regados y alimentados por los cuatro dobles ríos del fontanal copioso y abundantísimo, esto es,

20
En realidad, Montano glosa algo más de seis mil lugares bíblicos, prestando atención prioritaria, eso sí, al Antiguo
Testamento, con casi cinco mil citas, frente a las poco más de mil cien correspondientes al Nuevo Testamento. De los
libros veterotestamentarios, son los Salmos, con 858 lugares, los más usados. A su lado, están los 457 pasajes del Génesis
y hasta 1.670 de los distintos profetas. Entre los del Nuevo Testamento, san Mateo con 269 y san Pablo con 294 son las
fuentes más utilizadas.
21
Liber Ioseph, p. 2.
22
Sobre los conocimientos científicos de Montano, pueden verse J. Cobos Bueno y J. Vaquero Martínez, «Una
aproximación a Arias Montano como científico», en El humanismo extremeño. III, ed. cit., pp. 63-65 y 170-173. Sobre
su concepción de la naturaleza, véase el «Estudio preliminar» de Luis Gómez Canseco a la Historia de la naturaleza, ed.
Fernando Navarro Antolín, Huelva: Universidad de Huelva, 2002, pp. 47-60.
23
Sefer Yetzirah, II, 1-2.

[50]
Sobre el lenguaje arcano

de la Sagrada Palabra y Escritura»24. No parece que sintiera contradicción alguna entre la conciencia
lingüística y simbólica del mundo que se expresa en el De arcano sermone y los preceptos de la ciencia
empírica a los que parecen aludir sus taxonomías25.
El siguiente paso en el desarrollo del silogismo parece evidente: para poder conocer adecuadamente
el mundo, es necesario partir de las palabras de Dios plasmadas en la Sagrada Escritura. Ha de
entenderse que el objeto de conocimiento incluía el universo enumerado explícitamente en el Génesis
y todo lo que vino después hasta el mismo siglo XVI: es decir, América, los avances astronómicos,
anatómicos o botánicos, pero también todo el Nuevo Testamento. Cristo, su redención o la Iglesia,
que no sólo no contradecían el Testamento antiguo, sino que lo complementaban y hasta estaban
previstos en él. Y todo ello cifrado en las palabras que Dios había revelado a los hombres.
A pesar de su título, el Libro de José, o Sobre el lenguaje arcano no es tanto un tratado de lingüística
o de simbología –que también lo es–, como una explicación del mundo. Así lo ha subrayado Vicente
Bécares, en un excelente trabajo sobre el ideario lingüístico montaniano:
En el De arcano sermone Arias Montano se propone de entrada, por tanto, una ordenación de
la realidad mediante una clasificación de aquellos primeros significados-signos-referentes, las res,
partiendo exclusivamente de la Biblia; mediante una reducción sinonímica o categorial llega a fijar
un número básico de objetos-conceptos que pueden ser organizados lógicamente... Claramente su
propósito no es la Biblia: su ‘obra mayor’ es la universa rerum natura, pero su punto de partida y
fundamento, eso sí, es la Biblia; con el De arcano sermone sólo ha querido fijar sus objetivos y anticipar
el método, para añadirlo a los tomos últimos de la Biblia Regia que conocemos como el Aparato.26
En realidad, Montano pretendió explicarlo todo –Dios, la naturaleza creada, el hombre, la
redención, el Antiguo y el Nuevo Testamento– a partir del lenguaje sagrado: «Tras una cuidadosa
lectura de los Libros Sagrados y una atenta observación de las cosas, hemos distribuido según sus clases
el significado de casi todos los nombres y palabras que tiene que ver con la observación de tales cosas
y acciones, atestiguándolo con paralelos patentísimos de pasajes y mediante la demostración clara y
manifiesta del sentido, una vez observado el orden de la naturaleza»27. Para afrontar esa tarea, siguió
la pauta prefijada por Dios mismo en el Génesis. Tanto el De arcano sermone, como luego la Naturae
Historia, el Heptaplus de Giovanni Pico della Mirandola o el tratado cabalístico Zohar son comentarios
a la creación relatada en el Génesis. No hay que olvidar que Montano asistió a las lecciones que, sobre
el Génesis, impartió fray Cipriano de la Huerga en el curso 1551-1552, que luego darían lugar a su
tratado Sobre los Símbolos de Moisés y al Comentario sobre la creación del mundo. Eso explicaría, al menos
en parte, el interés del alumno en la materia o el hecho de que, entre sus libros de entonces, estuviera
el Heptaplus de Pico28.
La explicación taxonómica que se ofrece del mundo en el De arcano sermone sigue la disposición del
primer capítulo del Génesis. Montano parte de los versículos 1 y 2 del segundo capítulo: «Así fueron
concluidos los cielos y la tierra con todo su aparato», donde, nos dice, «Dios se nos ofreció a nosotros,
no como creador y fundador, sino ocioso y muy dichoso de su propia naturaleza, o más bien meditando
el origen de toda felicidad y reposo»29. Por ello, inició su orden del mundo con Dios, como origen
perfecto de todas las cosa y, tras Dios, sus nombres, los «arcana nomina», como principales atributos
de la divinidad. Le siguen los seres puramente espirituales, ángeles y demonios, ocupando los capítulos
I-V30. A partir de ahí, se sucede una distribución de lo creado según los versículos del Génesis, como
puede verse en el esquema de la página siguiente.

24
Historia de la naturaleza, ed. cit., p. 97, vv. 23-26 y p. 95. La diferencia que establece Montano entre «Palabra» y
«Escritura» no es casual y tiene su paralelo en la distinción entre la Torah escrita y su antecedente, la Torah oral.
25
Sobre este contraste entre las concepciones científica y lingüística del mundo, véase Fernando Rodríguez de la Flor,
Barroco: representación e ideología en el mundo hispánico (1580-1680), Madrid: Cátedra, 2002, pp. 231-246 y Brian Vickers ed.,
Mentalidades ocultas y científicas en el Renacimiento, Madrid: Alianza, 1990, pp. 63-144.
26
Art. cit, p. 30.
27
Liber Ioseph, «Benedictus Arias Montanus Sacrarum Literarum studioso Lectori S.».
28
Cfr. Gaspar Morocho Gayo, «Humanismo y filología poligráfica en Cipriano de la Huerga. Su encuentro con fray Luis
de León», La ciudad de Dios, 204 (1991), p. 903.
29
Liber Ioseph, p. 2.
30
Es precisamente aquí, al tratar de la naturaleza angélica, cuando Montano hace una concesión a la teología escolástica y
da como referencia en ladillo el Liber de ente et essentia de santo Tomás de Aquino. Cfr. Liber Ioseph, p. 7.

[51]
Libro de José

Génesis Capítulos y materias del Liber Ioseph


2, 1-2: Así fueron concluidos los cielos y la tierra
I-II Dios y los nombres arcanos de Dios
con todo su aparato
III-V Ángeles y demonios
1, 1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra. VI-VII El mundo, cielo y tierra
1, 2 ...un viento de Dios aleteaba por encima de
VIII Aguas
las aguas
1, 3 Dijo Dios: ‘Haya luz’, y hubo luz IX Luz
1, 4 ...apartó Dios la luz de la oscuridad X Tinieblas
1, 5 ...llamó Dios a la luz día, y a la oscuridad la
XI Día y noche
llamó noche
1, 5 Y atardeció y amaneció: día primero XII-XV Tiempo, medida y número
1, 6-7 Dijo Dios: ‘Haya un firmamento en medio
de las aguas, que las esté separando unas de XV-XVI Término y lugar
otras’… que hay encima del firmamento
1, 6-8 Dijo Dios: ‘Haya un firmamento en medio
XVII-XXI Aire, firmamento, agua, nube y, por
de las aguas... Y llamó Dios al firmamento
oposición, fuego e infierno
cielos
1, 9 Dijo Dios: ‘Acumúlense las aguas de por debajo
del firmamento en un solo conjunto, y déjese ver XXII-XXVIII Lugares vinculados al agua
lo seco’; y así fue
1, 10 Y llamó Dios a lo seco tierra, y al conjunto de
XXIX-LXVIII Lugares terrestres
las aguas lo llamó mares
1, 11-13 Dijo Dios: ‘Produzca la tierra vegetación:
hierbas que den semillas y árboles frutales que LXIX- LXXIII Plantas, árboles, frutos y partes
den fruto, de su especie, con su semilla dentro, plantas
sobre la tierra’....
1, 14-19 Dijo Dios: ‘Haya luceros en el firmamento
LXXIV-LXXVI Astros y fenómenos celestes
celeste...
1, 20-23 Dijo Dios:’ Bullan las aguas de animales
vivientes, y aves revoloteen sobre la tierra contra LXXVII-LXXIX Animales acuáticos y aves
el firmamento celeste’...
1, 24-25 Dijo Dios: ‘Produzca la tierra animales
vivientes de cada especie: bestias, sierpes y LXXX-LXXXI Fieras y animales domésticos
alimañas terrestres de cada especie’...
1, 26-29 Y dijo Dios: ‘Hagamos al ser humano a
LXXXII-XCIX Ser humano
nuestra imagen, como semejanza nuestra...

La disposición del De arcano sermone sigue literalmente el orden mismo de la creación divina,
hasta en aspectos que pudieran parecer nimios y de los que, sin embargo, se extraen conceptos y
clasificaciones. Es el caso del tiempo, la medida y el número abstraídos desde el versículo 1, 5 o de
las nociones de término y lugar, que nacen de una interpretación literal de las fórmulas ‘en medio
de’, ‘debajo de’ y ‘encima de’, que aparecen en el versículo sexto:
El término es también consecuencia de la división y separación. El término es el fin preciso
de cualquier cosa o lugar. Así está escrito: Dijo Dios: ‘Haya un firmamento en medio de las aguas,
que las esté separando unas de otras’… E hizo Dios el firmamento y separó las aguas que hay debajo del
firmamento, de las aguas que hay encima del firmamento. Desde entonces quedó establecido el doble
término del mundo, el inferior y el superior, e incluso fue creado el firmamento medio, y además
empezó a existir al mismo tiempo un lugar definido y delimitado por partes definidas. Junto
a esto la lejanía y la cercanía, cosas todas que aportan muchísima ayuda para el conocimiento

[52]
Sobre el lenguaje arcano

y para el lenguaje, si se perciben correctamente. Surgen de aquí, en efecto, la continuidad, la


discontinuidad, la proporción y el estar alrededor de las cosas.31
Todos los capítulos que siguen, del XVII al LXVIII, están ocupados en distintos ‘lugares’,
primero aéreos, luego acuáticos, como orilla, isla, río, fuente, pozo, cisterna o lago, y, por último,
terrestres, como cueva, desierto, campo, monte, valle, era, camino, roca, poblado, templo,
tabernáculo, casa o roca. Lo mismo ocurre con los vegetales, surgidos durante el tercer día32, con los
astros y los fenómenos celestes o con los animales, que Dios creó empezando por los acuáticos, las
aves y los terrestres33. Los capítulos finales del libro tratan del hombre y, de nuevo, Arias Montano
trató de ajustarse al orden bíblico, pues primero estudió sus partes espirituales y físicas, sus
actividades o características (Gen 1, 27: «Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen
de Dios le creó, macho y hembra los creó»), sus parentescos (Gen 1, 28: «Y bendíjolos, y díjoles
Dios: ‘Sed fecundos y multiplicaos’») y finalmente sus relaciones sociales y políticas, invenciones,
vicios materiales y espirituales, labores, arquitectura, guerra, instrumentos, vestidos, costumbres y
comercio (Gen 1, 28-29: «y henchid la tierra y sometedla; mandad en los peces del mar y en las aves
de los cielos y en todo animal que serpea sobre la tierra’. Dijo Dios: ‘Ved que os he dado toda hierba
de semilla quie existe sobre la haz de toda la tierra, así como todo árbol que lleva fruto de semilla;
para vosotros será de alimento’»).
El Liber Ioseph se integra en un ambicioso plan que parece ordenar toda la obra de Arias
Montano desde los primeros textos hasta la Naturae historia, en dos dimensiones exegéticas; por
un lado, los comentarios a textos bíblicos concretos y, por otro, las explicaciones generales de la
historia del hombre y del mundo. Es en ese segundo ámbito donde habría que enmarcar el De
arcano sermone, que, en buena parte, viene a coincidir con el Libro de la generación y regeneración del
hombre, el «Alma», y la Historia de la naturaleza, el «Cuerpo», las dos partes conservadas del «opus
magnum» montaniano, a la que habría de añadirse una tercera parte prevista y nunca escrita sobre
los «Vestidos», que, según la lengua arcana, «significan una concepción diferente de las costumbres,
de los caracteres, e incluso de los oficios y ocupaciones»34.
Los preliminares que abren el libro, bajo el título «De la división de las cosas a partir de las cuales
se instituye la lengua arcana y se escogen los símbolos», se ocupan en establecer la disposición del
mundo y en definir la metodología que se ha de seguir respecto a los símbolos y al lenguaje arcano.
En lo que corresponde al orden del mundo, Montano señaló cinco categorías de las que, dice, «se
extraen los sentidos y significados de las lenguas sagradas y se toman los argumentos de todas las
interpretaciones de esta guisa»35. Estas cinco categorías son la ‘cosa que es por sí misma’ (res per se),
la ‘cosa que es por otro’ (res ab alio), la acción (actio), el lugar (locus) y el tiempo o duración (tempus
vel duratio). De estas cinco categorías, dos se califican como universales, pues «todo lo que es, o es
‘cosa’, o es ‘acción’ de una cosa»36. La naturaleza de las cosas consiste en existir, ya sea por sí mismas
o producidas y engendradas por otro. La única ‘cosa que existe por sí misma’ es Dios, mientras que

31
Liber Ioseph, p. 22.
32
Dado el esfuerzo de Montano por seguir hasta el detalle el primer capítulo del Génesis, no deja de sorprender que
entre las tachas que el padre Mariana señalara en el informe conservado en la Biblioteca Vaticana se encuentre la de alejarse
del texto bíblico: «Y un poco más adelante, se afirma que las hierbas y los árboles fueron creados al cuarto día, en contra
de lo que se dice en el Génesis, c. 1, v. 12 y 13» (Jo. Marianae censurae in Biblia Regia, quae nuper diligentia et industria D.
Benedicti Ariae Montani in lucem editae sunt, ms. Barb. Lat. 674, fols. 14-66). Es posible que Mariana se equivocara al leer
el texto preliminar «De divisione rerum ex quibus arcanus instituitur sermo ac symbola petuntur», pues puede haber una
cierta ambigüedad respecto al asunto cuando Montano trata de fósiles y metales, creados el cuarto día, para luego volver
sobre «la hierba verde y la hierba con semilla» y los «árboles frutales, árboles de fruto según su especie, y árboles con su
semilla dentro sobre la tierra». En cualquier caso, más adelante se vuelve a insistir en la preferencia de los vegetales: «Las
primeras criaturas y las más antiguas de la naturaleza y de los elementos son las plantas» (Liber Ioseph, p. 64).
33
Montano insistió, tanto aquí como en su Historia de la naturaleza, en que «los primeros géneros de animales que
existieron fueron los peces y los monstruos marinos; y más dignos que ellos, aunque próximos por naturaleza, las aves y los
animales alados». Liber Ioseph, p. 75.
34
Es también al final del De arcano sermone donde Montano se ocupó de los vestidos y su significado. Cfr. Liber Ioseph,
p. 114.
35
Liber Ioseph, «De divisione rerum ex quibus arcanus instituitur sermo ac symbola petuntur».
36
Explica Montano que «Quicquid in toto orbe aut est, aut esse potest, duobus in universum generibus (el orbe entero
o es o puede ser según dos categorías universales)». Y entiéndase que ese «o es o puede ser» incluye lo creado y lo todavía
por surgir en el futuro, señalando así una universalidad espacial y temporal.

[53]
Libro de José

todo lo demás ‘existe por otro’, esto es, ha sido creado por Dios. Entre las cosas creadas, Montano
distingue entre las ‘que son’ (quae sunt), cuyos ejemplos son «el mundo, el espíritu, el animal,
el hombre», y las cosas que ‘son en’ (quae insunt), en las que se incluyen «la luz, la magnitud, la
rotundidad, el conocimiento, el sentimiento, el raciocinio y el lenguaje». Por su parte, las ‘acciones’,
de las que se ocupa el Liber Ieremiae sive De actione, incluyen acción y pasión; y explica Montano
que «de aquel de donde parte, se llama ‘acción’, y de aquel al cual se aplica, se llama ‘pasión’». El
‘lugar’ es condición obligatoria para todo lo que ‘es’ y lo que ‘es hecho’, con la sola excepción de
Dios; y lo mismo ocurre con el ‘tiempo’, el «espacio que abarca desde el origen hasta el final del
mundo», o su duración, «la vida y existencia de todas las cosas cualesquiera que sean».
Estas cinco categorías se dividen, a su vez, en varias clasificaciones. Las ‘cosas que son’ pueden
ser ‘espíritu’ o ‘cuerpo’. Si el espíritu es «supremo e infinito y carente de límites», sería Dios; si es
«inferior al supremo», nos encontraríamos con «dos naturalezas diferentes, pero comparables entre
sí», la del «ángel» y la del «alma humana». En cuanto a las cosas que son ‘cuerpo’, pueden ser, a su
vez, de cinco tipos:
1) ‘celestes’, como «el cielo mismo, las luminarias y las estrellas»;
2) ‘acuáticos’, como «las aguas, tanto las que están sobre los cielos, como las que están bajo
los cielos»;
3) ‘extensión’, esto es, «el aire y todo lo que se extiende entre la tierra, el agua y el lugar de las
estrellas»;
4) ‘terrestres’, ya sean ‘engendrados por la tierra’, como «la arena, el polvo, las piedras, las gemas,
y todas las formas de fósiles y metales»; ‘inanimados’, como «la hierba verde y la hierba con semilla» o
los «árboles frutales, árboles de fruto según su especie, y árboles con su semilla dentro sobre la tierra»;
o ‘animados’, como los reptiles, los volátiles o las ‘almas vivientes’, esto es, brutos, fieras y hombres;
y 5) ‘medios’, que son los cuerpos formados por mezcla de algunos de los cuatro elementos
anteriores.
De las ‘cosas que son en’, unas actúan como ‘partes’; otras, como ‘instrumentos’; y otras, como
‘ornamentos’. Las ‘partes’ pueden serlo «de la naturaleza, como el alma o el cuerpo en el animal»
o «de la integridad y perfección, como los miembros en el animal». Los ‘instrumentos’ lo son «por
naturaleza, como los dientes para la boca» o «por ocupación y necesidad, como el báculo para el
anciano». Por último, los ‘ornamentos’ incluyen la ‘magnitud’ («la brevedad, la longitud, la altura
y la profundidad»), la ‘forma’ (contorno de los cuerpos, «las figuras, los triángulos, los cuadrados,
los círculos, etc.») y el ‘aspecto’, que atañe al espíritu y al cuerpo (como la proporción «del calor, el
frío, la humedad...») o el ornato de la forma, en «la hermosura, el color». Por su parte, los ‘lugares’,
además de ser propios, comunes o determinados, se clasifican en dos tipos: 1) «por la naturaleza de
la cosa misma» pueden ser ‘privados’ o ‘públicos’, y el público, dice Montano, «es común a todos,
como el aire, el agua; o es común a algunos, como el cielo, el infierno; o es común a una clase, como
un reino, una ciudad, una nación»; y 2) «por la medida y proporción», que determina si el lugar
es «amplio, capaz, dilatado, espacioso, cómodo, oportuno, angosto, breve, estrecho, desmesurado,
incómodo, inoportuno, excelso, humilde; primero, medio, extremo, raso, llano, escabroso».
El ‘tiempo’, en fin, se ordena según la ‘temporalidad’, y surgen «la noche, el día, la mañana, el
mediodía, la tarde,... el otoño, el invierno, el tiempo lluvioso, sereno»; o según la ‘oportunidad’,
según la cual las acciones pueden producirse «en el almuerzo, en la cena, en el camino, en sueños,
al conversar, al saludar, en la despedida, al partir»37.
Como se puede comprobar, esta ordenación del mundo tiene una base lingüística. Esas categorías
de ‘cosa’, ‘acción’, ‘lugar’ y ‘tiempo’ no tienen sólo, por así decirlo, una dimensión filosófica, sino
que, en último término, corresponden a conceptos lingüísticos y gramaticales. La ‘cosa’ es el
nombre; la ‘acción’, el verbo, que puede ser activo, la ‘acción’, o pasivo, la ‘pasión’; el ‘tiempo’ y el
‘lugar’ corresponderían al resto de formas y conceptos gramaticales que afectan a las circunstancias.
En realidad, todo este prolegómeno al De arcano sermone viene a coincidir en buena parte con los

37
Según Vicente Bécares, de la combinación de estas cinco categorías se siguen «las 98 clases o grupos (el número
buscado tal vez fuera el de 100 pues hay dos saltos en la numeración, aunque también alguna repetición temática), en los
que se explican cerca de 600 res y actiones simbólicas (551 si no he contado mal)». Art. cit., p. 36. El artículo se ocupa de
este texto montaniano en las páginas 31-36.

[54]
Sobre el lenguaje arcano

elementos lingüísticos desarrollados por Arias Montano en el tratado Adam, sive de hvmani sensvs
interprete lingva commvnibvsque lingvarvm rvdimentis, conservado incompleto y manuscrito en la
Biblioteca Nacional de Madrid y que, al parecer, tuvo intención de publicar al final de sus días.
En este tratadito, también se afirma, como en el Liber Iospeh, que «todo lo que es, se divide en
dos categorías; a una la llamamos cosas; a la otra, acciones de las cosas». Las cosas son «aquellas que,
consideradas con la mente o espíritu, entendemos que no experimentan o cambian nada a causa de
las diferencias de tiempo»; por su parte, las acciones de las cosas serían «las que suceden obedeciendo
unas reglas y con el tiempo empiezan y concluyen; y de tal manera están vinculadas al tiempo, que
sin él no podrían explicarse»38.
Esta compleja unión entre una taxonomía del mundo y el lenguaje tiene su explicación en la
teología montaniana. Para Montano, el mundo tenía un origen lingüístico, pues había surgido ya
perfecto de la palabra de Dios o, para ser más exactos, de la palabra hebrea Iehi. Lo explicó con
detalle en su Naturae Historia:
...el autor de los hechos es Palabra de Dios, y el mismo Dios, al que la palabra sagrada llama
misteriosamente Principio, en el que está todo, del que procede todo, por el que sucede todo. De
esta palabra de Dios, la primera voz producida fue Iehi, que en latín puede interpretarse como Fiat
o Erit. Esta voz es inmutable, se mantiene con su propia fuerza, no tal como la puede pronunciar
y determinar cualquier mortal, sino tal como lo puede hacer Dios, en el orden de las cosas
verdaderas que ha de ser pensado en primer lugar, con la forma de la palabra que ha de ser, porque
en la lengua sagrada y ejemplar significa perpetuidad e inmutabilidad en la forma, y comprende
todos los tiempos que son, que han pasado y que están por venir.39
En el Adam, Montano había reiterado la idea de que el orden del mundo generado por Dios
venía impreso en su palabra creadora: «Las cosas que fueron hechas con un solo y único designio,
y creadas con una sola palabra, y concebidas con único pensamiento, reproducen y conservan en
la mente de quien las piensa una imagen siempre única de sí mismas, y de esta manera se dice
que Dios creó todas las cosas al mismo tiempo y que le pareció bien organizarlas según especies
bien determinadas»40. La misma idea de un mundo creado desde el lenguaje aparece en tratados
cabalísticos como el Zohar, según el cual «el mundo fue creado por medio de las letras de la
Torah»41, o en fray Luis de León, que ahondó en la conexión entre lengua sagrada y realidad:
...en la primera lengua de todas casi siempre se guarda. Dios, a lo menos, assí lo guardó en los
nombres que puso, como en la Escriptura se vee. Porque si no es esto, ¿qué es lo que se dize en el
Génesi, que Adam, inspirado por Dios, puso a cada cosa su nombre, y que lo que él las nombró,
ésse es el nombre de cada una? Esto es dezir que a cada una les venía como nascido aquel nombre,
y que era assí suyo, por alguna razón particular y secreta, que si se pusiera a otra cosa no le viniera
ni quadrara tan bien.42

38
«Omne autem quidquid est, in duo capita dividitur; alterum res, alterum actiones rerum vocamus... eas vocamus,
quas animo menteque considerat ab nihil ex temporis differentiis accipere aut mutare intelligimus... ea, quae artibus iussis
proficiscuntur, et cum tempore incipiunt et promoventur et absolventur, atque ita tempore coniunctae sunt, ut sine ipso
expediri non possint». Adam sive de hvmani sensvs interprete lingva commvnibvsque lingvarvm omnivm rvdimentis. Benedicto
Aria Montano ex Sacris Lectionibvs observatore et descriptore, BNM, ms. 149, fols. 5v y 6r. Para una edición del texto y su
estudio, véase Luis Gómez Canseco y Fernando Navarro Antolín «Un tratado de gramática general y comparada de Benito
Arias Montano: Adam, sive de hvmani sensvs interprete lingva commvnibvsque lingvarvm rvdimentis», Actas del Congreso
Internacional Benito Arias Montano y su tiempo. Fregenal de la Sierra 2001, que se encuentran en prensa. Sobre el intento de
publicación del Adam, véase Benito Arias Montano, Correspondencia conservada en el Museo Plantin-Moretus de Amberes, ed.
Antonio Dávila Pérez, Cádiz/Alcañiz: Instituto de Estudios Humanísticos, 2002, p. 823 y 824, n. 4.
39
Historia de la naturaleza, ed. cit., p. 252. Sobre el sentido de este término hebreo, véanse las páginas 27-29 del
«Estudio preliminar» a la Historia de la naturaleza.
40
«...quae uno atque simplici consilio facta unoque dicto creata sunt, ea simplice cogitatione concepta, simplicem sui
semper imaginem referunt et cogitantis in animo conservant, atque hoc pacto Deus et omnia simul creasse et certis exactis
naturae generibus constituta probasse dicitur». Adam, BNM, ms. 149, fols. 5v-6r.
41
En el Zohar, se explica: «Cuando el Santo, Bendito Sea El, creó el mundo, lo creó por medio de las letras de la
Torá. Se habían presentado ante El todas las letras del Alfabeto, hasta que finalmente fue elegida la letra Bet como punto
de partida. Más aún, para participar en la Creación se presentaron los varios alfabetos, o sea las varias combinaciones del
Alfabeto, basadas en una serie de permutas que constituyen cada una un Alfabeto, en su variedad de permuta». El Zohar,
trad. León Dujovne, Buenos Aires: Editorial Sigal, 1976, II, p. 246.
42
De los nombres de Cristo, ed. Cristóbal Cuevas, Madrid: Cátedra, 1977, p. 159.

[55]
Libro de José

Dada esa correspondencia entre la palabra de Dios y la creación y dada, asimismo, la posibilidad
de conocimiento de la palabra de Dios a través de la Escritura revelada, al creyente no le cabe
otro procedimiento para conocer el mundo que a través de la Escritura y, en especial, del Génesis.
La palabra actúa así como un intermediario entre Dios y la realidad condensado en la Biblia. Al
tiempo, la palabra es previa a la realidad, pues Dios, como ser parlante, habló y de su voz surgió la
creación; y, por ello, conociendo las palabras se puede conocer el mundo y acercarnos a Dios. Esa
misma relación entre lenguaje y ciencia se desarrolla en los prefacios que fray Luis compuso para
De los nombres de Cristo: «Todas las cosas viven y tienen ser en nuestro entendimiento quando las
entendemos, y quando las nombramos, en nuestras bocas y lenguas. Y lo que ellas son en sí mismas,
essa misma razón de ser tienen en nosotros, si nuestras bocas y entendimientos son verdaderos»43.
Según se deduce del método montaniano, cuando Dios otorgó el don de la lengua al hombre, le
estaba concediendo una vía de acceso a la revelación y verdad absoluta. El Dios que había creado el
mundo con palabras hebreas, haciendo del verbum una res, algo nuevo y creado, desveló al hombre
sus palabras, para que, a través de ellas, le reconociera en su creación. Como la escolástica, Montano
partía de los verba, pero, a diferencia de ella y al igual que en la filosofía de Juan Luis Vives, el objeto
último era la res, la realidad.
En último término, toda esa concepción lingüística de la creación procede de ciertas tendencias
arraigadas en la teología hebrea. Los comentaristas cabalísticos, como el autor del Zohar, entendían
la palabra de Dios como estructura del mundo y afirmaban que la realidad surgió de las palabras.
Al entender que, en la Torah, estaba cifrada la palabra de Dios, la inevitable consecuencia era que
la misma Torah era una reproducción escrita de lo creado, cuyos signos tenían su correspondencia
simétrica en la otra realidad, la del mundo44. La misión del hombre, pues, era descifrar los sentidos de
la palabra divina y encontrar en ellos la razón del mundo y de su propia existencia. Y para Montano,
hijo de su siglo, políglota gramático y alumno de la moderna Universidad Complutense, no hubo
mejor instrumento de interpretación para la palabra escrita que el humanismo. El humanismo se
convirtió en vía de acceso a la Palabra de Dios y la filología en garante de su limpieza y correcta
interpretación. Ése fue el camino abierto por Lorenzo Valla, y el que luego siguieron Erasmo y
Vives, Reuchlin, Cipriano de la Huerga, fray Luis de León o nuestro Benito Arias Montano. Es ése
el sentido y la explicación del Liber Ioseph, sive De arcano sermone.
Las humanidades, con todo su arsenal filológico, se ponían así al servicio de la Escritura. En
el fondo, Montano, como Vives o como otros humanistas españoles, cifró su modernidad en una
suerte de arcaísmo, que lo hizo volver hacia un principio de autoridad exclusivo de la Escritura,
como camino de conocimiento, revelación y salvación. Para Montano, el latín, el griego, el hebreo,
la filología bíblica en suma, se convirtieron en instrumentos humanísticos para una explicación del
mundo. Así se explica la evolución de su método exegético, desde los Commentaria in duodecim
prophetas, donde, siguiendo el método de su maestro Huerga, acude al arsenal de las humanidades,
hasta la completa desaparición de cualquier autoridad que no fuera la de la palabra divina. De una
concepción humanística del texto bíblico se pasa a una concepción sagrada en tanto que palabra de
Dios y, por lo tanto, densa, misteriosa y preñada de sentidos. Aún así, Arias Montano fue siempre
consciente de la importancia de la filología –quizás la más importante aportación del humanismo–
para acceder al sentido último y verdadero de la lengua sagrada. Y así lo dejó escrito en las palabras
que abren el saludo inicial «al lector estudioso de las Sagradas Letras»:
Nadie hay que ignore que, para el entendimiento de la Sagrada Escritura, no poca luz y
ayuda han aportado aquellos que no sólo transmitieron con total exactitud los preceptos de la
Gramática con los que se puede adquirir la pericia de la lengua hebrea, sino que incluso observaron
con minuciosa atención la naturaleza de tal idioma, de suerte que cualquiera puede reconocer

43
Ibid., p. 157.
44
Así lo planteó Montano en el Liber generationis: «Dado que todo este argumento y desarrollo, que en latín solemos
llamar lex y en griego nomos, no sólo transmitía las reglas y los preceptos para llevar una vida con rectitud, sino que
explicaba toda la historia del género humano y de su condición desde el comienzo del mundo, recibió el nombre de
thorah, es decir, doctrina, que le puso Dios en su lengua, o sea, en aquella originaria en la que fueron revelados sobre todo
los misterios sagrados». Libro de la generación y la regeneración del hombre, ed. cit., p. 308.

[56]
Sobre el lenguaje arcano

fácilmente en qué difiere de las demás lenguas. Sus esfuerzos, sin duda, ayudan muchísimo a
quienes saben latín a adquirir la naturaleza del idioma hebreo.45
La voluntad de dejar claro el sentido de su obra y el método que había seguido llevó a Arias
Montano a completar el prólogo en el que explicaba el orden del mundo, «De divisione rerum ex
quibus arcanus instituitur sermo ac symbola petuntur», con dos apartados de índole metodológica
«De symbolorum sive arcani sermonis tractatione et usu, brevis observatio», una breve observación
acerca del manejo y uso de los símbolos o de la lengua arcana, y «Animadversiones quaedam ad
arcani sermonis rationem tractandam opportunae», ciertas observaciones oportunas para manejar
el sistema de la lengua arcana. Aun cuando el intento de Montano fuera el de clarificar, los censores
de Lovaina no debieron pensar lo mismo, pues sus palabras respecto a este prólogo no pudieron
ser más desoladoras: «El proemio que está al frente del primer capítulo, para explicar en él todo el
contenido de la obra, a causa de lo inusual de las ideas y de las frases, es tan intrincado, que apenas
nadie ha podido entender cuál es su finalidad o qué pretende»46.
Lo que pretendía Montano era explicar al lector cómo había identificado los significados arcanos
del texto bíblico y cuáles eran los mecanismos para su interpretación. En el primero de los capítulos,
«Sobre el manejo y uso de los símbolos», establecía dos categorías en lenguaje arcano, la ‘clase’
(genus), referida a la naturaleza de las cosas, y la ‘especie’ (species), por medio de la cual se establecían
las diferencias entre las cosas. A partir de ahí, disponía catorce modos de acceder a los significados
arcanos: 1) desde la clase; 2) desde la especie; 3) desde la relación entre dos especies; 4) desde la
especie a la clase, como cuando se nombra el Líbano en el lugar de cualquier otro monte elevado e
importante; 5) desde una especie menor a otra más importante; 6) desde el eficiente, como ‘aguas’
en lugar de ‘fecundidad y coyuntura de grandes bienes’; 7) desde el efecto a la causa; 8) desde las
consecuencias a los antecedentes; 9) desde los antecedentes, concomitancias y consecuentes como
signos de las cosas; 10) a partir de un signo concomitante, como los pechos, que intactos significan
virginidad, pero manoseados delatan la pérdida de la virginidad; 11) por los instrumentos que
indican la causa de una cosa o la cosa misma; 12) desde el argumento a partir de un distintivo o
marca; 13) por el lugar, que puede significar las cosas que son o suceden en torno a él; y 14) a partir
de la indicación del sitio. Tras ello, Montano enumera las principales figura retóricas que aparecen
en la Biblia: «Las figuras estilísticas reclaman para sí buena parte en la lengua arcana, pero en
especial las comparaciones, símiles y ejemplos, y aquellas que son abundantísimas en este género de
lengua, la metáfora y la alegoría». Y a ellas añade la metonimia, la sinécdoque y la perífrasis47.
Aunque pudiera pensarse que Montano identificaba el lenguaje arcano con la simple retórica,
en el segundo apartado, dedicado al manejo del sistema de la lengua arcana, expuso otros indicios
que había de seguir aquel que aspirase a descifrar el lenguaje sagrado. En primer lugar, estableció los
tres caminos posibles para acceder al conocimiento: la autoridad de las humanidades, que identifica
como «los libros filosóficos»; el conocimiento empírico, esto es, «la práctica y la experiencia», que
califica como instrumentos útiles pero engañosos por ser humanos; y el tercero y más verdadero,
la palabra de Dios: «el conocimiento de la naturaleza de las cosas se obtiene... con mucha más
certeza de la Sagrada Escritura, en la cual nada se echa en falta que pueda ser útil para exponer los
argumentos de la misma». A partir de ahí, se sigue un método, en apariencia, sencillo: «Ante todo,
convendría explorar y conocer la naturaleza misma de las cosas cuyas palabras exigen interpretación

45
Liber Ioseph, «Benedictus Arias Montanus Sacrarum Literarum studioso Lectori S.». Prueba de esa inclinación y
base humanística del método montaniano, que le llevó a compartir la sentencia del Brocense según la cual «no es posible
penetrar en los misterios de los dos Testamentos, sin conocer los poetas, oradores e historiadores de Grecia y Roma», es
alguna anotación del De arcano sermone, como la que hace glosando el término «Imago»: «Significa también, cuando
se refiere a las cosas divinas, una representación verdadera y cierta del poder divino, con tal que empleemos el término
‘representación’ (representatio) sólo con el significado latino de los oradores y de los jurisconsultos» (Liber Ioseph, p. 99).
Algunos censores del prólogo a la Biblia Regia, como Pedro Serrano, catedrático en Alcalá, calificaron de inadecuadas
algunas fórmulas literarias que procedían de los modelos latinos de Montano: «Responsis es vocablo profano usado de las
gentes con sus dioses y demonios; puédese mudar en monitis o otro... Donde dize cultibus ha de dezir cultu, porque el otro
es peligroso modo de hablar: que unam fidem untis cultus comitatur» (Baldomero Macías Rosendo, op. cit., p. 140).
46
Baldomero Macías Rosendo, op. cit., p. 231
47
Cfr. Liber Ioseph, «De divisione rerum ex quibus arcanus instituitur sermo ac symbola petuntur».

[57]
Libro de José

en la lengua arcana, a fin de que refiramos cada una de las palabras convenientemente a las partes,
o a la virtud y eficiencia, o a las acciones». El siguiente paso será definir la correspondencia entre
la cosa y la palabra adecuada: «convendrá otorgar y adscribir un significado preciso a cosas precisas
conforme a la naturaleza, y no apartarse de la razón y uso de la naturaleza». Tras ello, establece
Montano la diferencia entre los significados que surgen de la propia naturaleza (natura) y que tienen
un valor universal, como ocurre en el hebreo, y los significados que se originan en la convención
humana (institutio), para luego subrayar la multiplicidad de sentidos de las palabras arcanas –«Hay
cosas que se interpretan siempre en un solo sentido; como la leche, que se emplea siempre para un
buen argumento. Pero hay otras cosas que se alegan en uno u otro sentido, según varíe el efecto»– y
explicar cómo de la conjunción de símbolos distintos se crean símbolos complejos48.
En realidad, lo expuesto por Montano no era otra cosa que el mismo método cuya definición
enunció en el prólogo, ya citado, al De optimo imperio: «el género de interpretación familiar, llano
y sencillo que parece pedir el mismo sentido de las palabras... Este género es llamado por algunos
‘literal’, esto es, el que pide en primer lugar la simple lectura de la Escritura». Y entiéndase por
literal el que surge de la lectura de la Escritura, que, en sí misma, no es simple, sino densa y llena
de sentidos arcanos, pues es la misma palabra de Dios. Frente a los cuatro niveles tradicionales de
la escolástica, formulados por san Clemente y Juan Casiano, Teodoro de Mopsuestia y la escuela
exegética de Antioquía propusieron la interpretación literal, que aspiraba a fijar cada pasaje de la
Escritura, analizando además las parábolas, metáforas, alegorías y figuras retóricas del texto, su
sentido y disposición gramatical, su adecuación al sentido lingüístico y al momento histórico en que
se compusieron49. Ése fue el método adoptado en la cátedra de Biblia de la Universidad de Alcalá de
Henares, donde Montano y fray Luis se formaron bajo la tutela de Cipriano de la Huerga. Alfonso
García Matamoros, en su Pro adserenda hispanorum eruditione, dejó constancia del método seguido
por Huerga:
No persigue –como si de un hombre desprovisto de facundia y de ingenio se tratara– aquella
vulgar y a veces (por la insensatez de los incultos) ridícula exposición cuatripartita, a partir de
argumentos tropológicos, anagógicos y de otros tipos, sino que extrae el aliento de las Sagradas
Escrituras desde sus mismos arcanos, hasta el punto de tenerse la fundada sospecha de que penetra
hasta los caldeos para revelarnos los maravillosos fundamentos de nuestra Ley. Y si decimos esto
no es porque no admitamos esos cuatro sentidos aprobados por la Iglesia y por los sagrados
doctores; lo que reprobamos es la costumbre de los indoctos, que creen que, en la exposición de
las sagradas Escrituras, resulta oportuno extraer siempre esos cuatro sentidos de cada uno de los
pasajes de la Biblia.50
Siguiendo a su maestro, fray Luis, en el prólogo al Cantar de cantares, aseguraba que en su
traducción pretendía seguir la literalidad hasta en el número de las palabras: «y si fuere posible
contar las palabras para dar otras tantas, y no ny más ni menos, de la misma qualidad y condición
y variedad de significationes que son y tienen las originales»51. Montano mismo, en la epístola
dedicatoria de los Commentaria in XII prophetas, su primer tratado bíblico, también arremetió
contra la alegoría como método exegético: «aquel género de interpretación más arbitrario que
llaman alegórico: el cual en tiempos sosegados de la Iglesia es desde luego grato y dulce; una vez
turbada la paz religiosa e introducidas en el pueblo cristiano discordias y sectas, no se anhela para
explicar y confirmar la verdad, tanto como aquella otra interpretación más sencilla y sujeta a leyes
más severas, que en palabras comunes se llama literal»52.

48
Cfr. Ibid.
49
Cfr. Guillermo Fraile, Historia de la filosofía, Madrid: Editorial Católica, 1966, vol. 2, pp. 160-163.
50
Cipriano de la Huerga, Obras completas, I, dir. Gaspar Morocho Gayo y trad. M. A. Marcos, León: Universidad de
León, 1990, pp. 22-25.
51
Cfr. Cantar de Cantares de Salomón, ed. José Manuel Blecua, Madrid: Gredos, 1994, p. 52.
52
«...liberius illud interpretandi genus, quod allegoricum vocant, plerumque fuisse sequutos: quod quietis quidem
Ecclesiae temporibus iucundum cum primis ac suave est; turbata autem religionis traquilitate, et discidiis ac sectis in
Christianum populum inductis, non perinde ad explicandam confirmandamque veritatem expetitur, atque illa alia
simplicior severioribusque astricta legibus, quae vulgato verbo literalis dicitur». Commentaria in XII prophetas, Amberes:
Cristóbal Plantino, 1571, fols. 3r-v.

[58]
Sobre el lenguaje arcano

Pero, como afirmaba Montano, lo literal no era sinónimo de sencillo, pues no sólo existían
diversos sentidos literales, sino también sentidos figurados y toda la profundidad arcana del texto
sagrado53. Karl Kottman señaló tres niveles de interpretación literal en el método que el agustino
Sixto de Siena había formado sobre el modelo de Pico della Mirandola y Egidio de Viterbo54.
Recuérdese, al margen, que Egidio fue protector y maestro en Roma de fray Dionisio Vázquez,
primer catedrático de Biblia en Alcalá, y que el mismo Sixto de Siena estuvo en Alcalá entre 1559
y comienzos de 1560, dedicándole un epitafio a Cipriano de la Huerga. Esos tres niveles eran el
elemental, que se ocupaba del primer significado de la lengua hebrea y griega, en la que estaban
escritos los libros bíblicos; el físico, que partía del Pentateuco como modo de conocimiento de
la naturaleza; y el profético, que entendía que las palabras mismas del texto sagrado contenían
significados proféticos respecto al futuro, cifrados en metáforas y alegorías55. Este método, cuya raíz
estaba en los comentaristas rabínicos, fue el que aplicó Montano. En el envío inicial al lector, se
distingue –«especialmente en el hebreo»–, entre dos tipos de significado: el que enuncian las propias
palabras y el que les ha sido impuesto «a las cosas mismas tras una observación atenta y minuciosa
de la naturaleza». A este segundo nivel lo considera más notable y excelente que el primero, pues su
objeto es comprender «el sentido auténtico, propio de oráculos divinos, que se contiene en aquellas
palabras preñadas de significados», esto es, acceder a la semántica arcana.
También la cábala tuvo una concepción similar de la literalidad, según la cual cada letra era
significativa, en correspondencia a la infinitud de la palabra divina: «El texto sagrado –ha escrito
Gershom Scholem– pierde su forma propia y adopta a través de los ojos del místico una forma
nueva. Inmediatamente se nos plantea aquí el problema del sentido como problema central.
El místico transforma el texto sagrado y el momento decisivo de esta metamorfosis consiste
precisamente en que la dura letra, la en cierto modo unívoca y univalente letra de la revelación es
provista de infinitos sentidos. (...) La palabra de Dios tiene que ser infinita, o, en otros términos, la
palabra absoluta carece aún de un significado en sí, pero está preñada de él»56.

53
Natalio Fernández Marcos ha matizado la validez del término «literal» aplicado a la exégesis de Montano, fray Luis
o los hebraístas salmantinos: «Esta insistencia en el sentido arcano de la Escritura me parece particularmente significativa
porque siempre se ha tendido a encasillar a fray Luis, a los hebraístas de Salamanca y a Arias Montano entre los partidarios de
la exégesis literal frente a León de Castro, Bartolomé de Medina y otros que defendían la interpretación alegórica basada en
los Padres de la Iglesia. Y esto no es sino una visión parcial del problema. Pues hemos visto cómo tanto Montano como fray
Luis comparten esta concepción del sentido oculto, anagógico, de la Escritura, el único que les permite tender un puente
entre el Antiguo y Nuevo Testamento. Es más, en el capítulo ‘Braço de Dios’, fray Luis polemiza contra la interpretación
exclusivamente literal –que identifica con la interpretación judía– de la Escritura: ‘Siempre fue flaca defensa asirse a la letra
quando la razón evidente descubre el verdadero sentido, mas, aunque flaca, tuviera aquí y en este propósito alguna color
si las mismas divinas letras no descubrieran en otros lugares su verdadera intención’» (Natalio Fernández Marcos y Emilia
Fernández Tejero, Biblia y humanismo. Textos, talantes y controversias del siglo XVI español, Madrid: F.U.E., 1997, p. 144).
Por su parte, Vicente Bécares parece responder, al afirmar que lo literal también incluía los sentidos simbólicos: «¿Cómo se
puede afirmar que Arias Montano era partidario de la interpretación literal cuando parte del principio de que el lenguaje
bíblico es alegórico, de que Dios habla ‘symbolicôs’? Pues porque se trata de la alegoría en que consiste la literalidad del
texto, es decir, porque la búsqueda de la divina sententia requiere una interpretación alegórica, dado que el lenguaje en que
se ha expresado funciona simbólicamente» (Art. cit., p. 29).
54
Como ha escrito François Secret, el método hermenéutico de Egidio de Viterbo partía de los elementos más básicos
del lenguaje: «Le Libellus de Gilles de Viterbe... est un alphabet mystique, composé d’après le Sefer ha temunah, le livre
des figures ou de la configuration, que le cardinal avait traduit. Gilles de Viterbe le présente comme une introduction aux
études des Écritures, car, contrairement à Quintilien, qui recommandait de ne pas s’abaisser aux subtilités en étudiant les
lettres, il suit le Cratyle, qui a montré que les noms n’ont pas été inventés par les hommes, mais sont un don de Dieu».
François Secret, Les Kabbalistes chrétiens de la Renaissance, Milán: Archè, 1985, p. 111.
55
Karl Kottman, Law and Apocalyse: The Moral Thought of Luis de León, The Hague: Martinus Nijhoff, 1972, p. 71.
56
La Cábala y su simbolismo, Madrid: Siglo XXI, 1985, p. 12. El propio Scholem define en los siguientes términos
la infinitud del lenguaje divino para los tratadistas cabalísticos: «A direct consequence of this belief was the principle that
the content of the Torah possessed infinite meaning, which revealed itself differently at different levels and according to
the capacity of its contemplator. The unfathomable profundity of the divine speech could not possibly be exhausted at
any one level alone, an axiom that applied as well to the concrete, historical Torah revealed by God in the theophany at
Mount Sinai. From the outset this Torah possessed the two aspects mentioned above, a literal reading formed by its letters
that combined to make words of the Hebrew language, and a mystical reading composed of the divine Names of God. But
this was not all. ‘Many lights shine forth from each word and each letter’, a view that was summed up in the well-known
statement (itself an epigrarnmatic rendering of a passage in the Otiyyot de-Rabbi Akiva) that ‘the Torah has 70 faces’. The
conventional four categories by which the Torah was said to be interpretable, the literal (peshat), the allegorical (remez),
the hermeneutical or homiletical (derash), and the mystical (sod), served only as a general framework for a multiplicity of
individual readings, a thesis which from the l6th century on was expressed in the widespread belief that the number of

[59]
Libro de José

El Liber Ioseph, por su método y disposición, aspiraba a ser, simultáneamente, un diccionario de


significados simbólicos para la correcta interpretación del texto bíblico –y a ello responden los dos
apéndices de símbolos y sentidos que aparecen al final de la obra ordenados alfabéticamente57– y
una explicación general del mundo, como demuestra la disposición de los contenidos según el
orden del Génesis. Todo ello, eso sí, cotejado con numerosísimos lugares de la Escritura, aunque
algo menos de los once mil que aseguraba Plantino en la portada del libro. No es de extrañar, pues,
que, acudiendo a la terminología alquímica, Montano estuviese convencido de emprender «maius
quoddam opus», esto es, una obra mayor. Estaba intentado dilucidar, como él mismo dice, «no
tanto las traducciones de las palabras (interpretationes verborum), como las propiedades, naturaleza y
esencia de las cosas mismas. De ellas, hemos explicado su significado arcano y oculto, atestiguándolo
con ejemplos apropiados y oportunos»58. El objetivo era construir un diccionario del mundo, en el
que se explicaran los significados más recónditos, no ya de las palabras, sino de las cosas mismas,
que, al fin y al cabo, habían nacido de las palabras de Dios.
Arias Montano pretendió hacerlo –al menos, así lo comunicó al lector– sin acudir a autoridad
alguna: «en esta obra no hemos secundado la opinión o parecer de ningún autor en particular»;
aunque recordara otras obras de este género «han sido publicadas en las demás lenguas antiguas, tanto
por autores remotos como modernos». Entre esos libros Montano destacó los de «Plutarco y otros
que explicaron los símbolos pitagóricos»; Horapolo, que «escribió una obra de no poca erudición,
que intituló De las imágenes de los egipcios»; otras obras dedicadas a «la interpretación de los sueños»;
y «un vasto volumen de Henrico Glareano, cuyo título es Jeroglíficos, obra ciertamente docta y llena
de variada y rara erudición»59. En contra de esa resaltada conciencia de originalidad se manifestaron
los censores, al recordarle a Montano que su libro les parecía «una útil isagoge o introducción a la
comprensión de la Escritura Sagrada, como la que Pagnino compuso hace tiempo»60. En efecto,
como Montano no podía ignorar, Sanctes Pagnino había publicado unas Isagogae ad sacras litteras
en 1540, a la que acaso aludía cuando apuntó en su «Praefatio» que «al examinar los pasajes de otros
autores acerca de esta materia, aprobamos con entusiasmo el trabajo honesto y provechoso asumido
por algunos eruditos antiguos y de nuestro siglo»61. Pero lo cierto es que Pagnino construyó un
amplísimo catálogo ordenado alfabéticamente, interpretó siempre «mystice», esto es, atendiendo al
tradicional sentido anagógico y acudió regularmente a los textos de los Santos Padres. Sea como
fuere, Arias Montano se estaba esforzando en demostrar que no había utilizado otros instrumentos
que la autoridad de la palabra de Dios y la atenta observación de la naturaleza. Y con estas armas se
propuso penetrar los mensajes arcanos que Dios había cifrado en su Escritura.

possible readings of the Torah was equal to the number of the 600.000 children of Israel who were present at Mount Sinai
-in other words, that each single Jew approached the Torah by a path that he alone could follow. These four categories were
first collectively given the acronym pardes (literally, ‘garden’) by Moses de Leon. Basically, this ‘garden of the Torah’ was
understood as follows. The peshat or literal meaning did not embrace only the historical and factual content of the Torah,
but also the authoritative Oral Law of rabbinic tradition. The derash or hermeneutical meaning was the path of ethical
and aggadic commentary. The remez or allegorical meaning comprised the body of philosophical truths that the Torah
contained. The sod or mystical meaning was the totality of possible kabbalistic commentaries which interpreted the words
of the Torah as references to events in the world of the Sefirot or to the relationship to this world of the biblical heroes».
Kabbalah, New York / Ontario: Meridian, 1978, p. 172.
57
Véanse los «Rerum quae in hoc libro explicantur index prior», en el que se apostilla «Continet Index omnem fere
naturam rerum», e «Index alter explicationum earum quae in hoc libro disseruntur», que ocupan la páginas finales de la
edición plantiniana.
58
Liber Ioseph, «Benedictus Arias Montanus Sacrarum Literarum studioso Lectori S.».
59
Ibid.
60
Baldomero Macías Rosendo, op. cit, pp. 221-224.
61
Liber Ioseph, p. 1. El texto de Isagogae ad sacras literas. Eiusdem isagogae ad mysticos sacrae scripturae sensus libri XVIII,
Colonia: Iohanes Soterus, 1540.

[60]
Sobre el lenguaje arcano

3. Lo arcano.

Pudiera pensarse, por los escritos preliminares del Liber Ioseph, que Arias Montano entendió por
arcanus una suerte de mezcla entre la retórica bíblica y el conocimiento físico de la naturaleza. Y, en
parte, era así. Pero parece cosa rala y trivial para quien afirmaba haber recibido su conocimiento «por
don singular de Dios» y tenía como emblema personal a Arquímedes gritando «Eureka»62. Hasta
el título que había elegido para la obra parece orientarse hacia lo excepcional y lo sagrado, como
el propio Montano insinuó en la dedicatoria al lector: «Y a este libro lo hemos titulado José, por el
hecho de que aquel santo varón está considerado como el más ilustre de todos en el manejo de esta
materia y casi divino, no sólo por aquellos sueños que, ya desde niño, explicó en la intimidad de su
padre y hermanos, sino incluso por la interpretación singular y divina de los mismos, la cual desveló
incluso a extraños»63. José se presenta en la Biblia como una suerte de decodificador de las señales que
Dios enviaba en los sueños. Por eso pregunta en Génesis 40, 8: «¿No pertenecen a Dios los sentidos
ocultos?». Y es que tanto para hebreos, como para egipcios o griegos, los sueños fueron una vía
fundamental, junto con la profecía, para entrar en contacto con la divinidad y lo sagrado64.
El sueño, la profecía y lo arcano adelantan el conocimiento definitivo y verdadero que se
alcanzará tras la muerte y que sólo podemos intuir en los rastros divinos durante la vida terrena. De
ello trató fray Luis de León en el prólogo a De los nombres de Cristo:
Quiero dezir que está presente y junto con nuestro ser, pero muy lexos de nuestra vista y del
conoscimiento claro que nuestro entendimiento apetece. Por lo qual convino, o por mejor dezir, fue
necessario, que entre tanto que andamos peregrinos dél en estas tierras de lá­grimas, ya que no se nos
manifiesta ni se junta con nuestra alma su cara, tuviéssemos, en lugar della, en la boca algún nombre
y palabra, y en el entendimiento al­guna figura suya, como quiera que ella sea imperfecta y escura, y
como san Pablo llama, enigmática. Porque quan­do bolare desta cárcel de tierra en que agora nuestra
alma, presa, trabaja y affana como metida en tinieblas, y saliere a lo claro y a lo puro de aquella luz, él
mismo, que se junta con nuestro ser agora, se juntará con nues­tro entendimiento entonces, y él por sí
y sin medio de otra tercera imagen estará junto a la vista del alma; y no será entonces su nombre otro
que él mismo, en la forma y manera que fuere visto; y cada uno le nom­brará con todo lo que viere y
conociere dél, esto es, con el mismo El, assí y de la misma manera como le conociere.65

62
Historia de la naturaleza, ed. cit., p. 263. Sobre la idea, repetida en varios textos de Montano y en los testimonios
de su entorno, de un conocimiento excepcional recibido por revelación, véanse el «Estudio preliminar» al Libro de la
generación y la regeneración del hombre, ed. cit., pp. 56-57 y el también «Estudio preliminar» a la Historia de la naturaleza,
ed. cit., pp. 18-19. Respecto al emblema de Arquímedes, personaje que reaparece en los frescos de la biblioteca escurialense,
a mi juicio, ha de entenderse en relación con esa revelación de lo sagrado: es decir, como quien encuentra el sentido exacto y
repentino de algo. Sobre este emblema, trazado por el propio Arias Montano en el Album amicorum del geógrafo Abraham
Ortelio, véase Sylvaine Hänsel, Benito Arias Montano (1527-1598). Humanismo y arte en España, Huelva: Editora Regional
de Extremadura / Diputación Provincial de Huelva / Universidad de Huelva, 1999, pp. 42-43 y lám. 34.2.
63
Liber Ioseph, «Benedictus Arias Montanus Sacrarum Literarum studioso Lectori S.».
64
En la Naturae Historia habría de dedicar toda una sección a las profecías y los sueños, titulada «De la profecía y los
profetas», que incluye pequeño diccionario del lenguaje profético, «Breve relación de fórmulas empleadas en la lengua de
los vaticinios con el significado de cada una de ellas». Historia de la naturaleza, ed. cit., pp. 198-199. También en el Zohar
se explica que la misma capacidad de interpretar los sueños es un don de Dios, que hace al intérprete partícipe de la divinad:
«Dado que hemos asentado que los sueños siguen a su interpretación, cabe preguntar qué hizo que José interpretase el sueño
de uno en un sentido bueno y el sueño del otro en un sentido malo. La explicación es que estos sueños se relacionaban con
José mismo y porque él penetró hasta la raíz del asunto, dio a cada sueño la interpretación adecuada de modo que cada
cosa cayera en su lugar. Y José les dijo: ¿Las interpretaciones no pertenecen a Dios? Decidme, os ruego. José empleó esta fórmula
porque antes de interpretar un sueño es necesario confiar la interpretación al Santo, pues allí, en lo alto, está la modelación
de todos los acontecimientos, y la interpretación es de El». El Zohar, ed. cit., II, p. 205.
65
De los nombres de Cristo, ed. cit., p. 166. Esa idea de la revelación está ya presente en los neoplatónicos renacentistas
y, en especial, en Pico della Mirandola, que, en su De hominis dignitate, afirma: «Tum Musarum dux Bacchus in suis
mysteriis… inebriabit nos ab ubertate domus Dei, in qua tota si ut Moses erimus fideles, accedens Sacratissima Theologia
duplici furore nos animabit (Entonces Baco, guía de las Musas, en sus misterios… nos emborrachará con la abundancia
de la casa de Dios; en la que si fuésemos fieles, como Moisés, la santísima Teología acercándose nos animará con doble
furor)». De hominis dignitate, en De Hominis Dignitate, Heptaplus, De Ente et Uno e scritti vari, ed. Eugenio Garin, Firenze:
Vallecchi Editore, 1942, pp. 124-125. La borrachera como símbolo del conocimiento arcano se utiliza en la Exposición de
los Cantares de Salomón según el sentido spiritual: «Últimamente combida a todos sus amigos y compañeros, los pastores y los
demás que son de su bando que deste manjar que a él le agrada y desta bebida que le sabe bien todos se harten y beban hasta
que se embriaguen; porque, teniendo ellos gran cuidado de comer del dulçe çibo y beber suavíssimo, como de la doctrina
de Dios, se vernán a embeodar y a estar tan contentos que de otra cosa mundana no curen ni hagan caso, como suelen los
beodos que olvidan y despreçian todas las cosas y nada les agrada sino el vino». Fray Luis de León, El Cantar de los Cantares
de Salomón. Interpretaciones literal y espiritual, ed. José Mª Becerra Hiraldo, Madrid: Cátedra, 2002, p. 342.

[61]
Libro de José

Esa «figura... imperfecta y escura» son los indicios de la verdad que se esconden tras los signos
aparentes, a los que sólo pueden acceder los perfectos. Así se aseguraba en la Exposición de los
Cantares de Salomón según el sentido spiritual, atribuida también a fray Luis: «el amor divino, cuya
declaraçión será breve quanto solamente se pueda abrir la puerta para que los enamorados coraçones
entrando más adentro gozen demás altos misterios y más subida doctrina tal qual el Apóstol dize:
Comunicamos la sabiduría a los perfectos y esta sabiduría no es deste siglo»66. Los perfectos eran los
espirituales, los «pneumáticos» de san Pablo, a los que Montano se refiere en el mismo Liber Ioseph
cuando trata de la simbología del alimento: «El alimento sólido simboliza la sabiduría arcana, la que
sólo pueden alcanzar los perfectos»67. Por el contrario, la leche aparece como el alimento propio de
los que no han alcanzado la perfección espiritual y, por lo tanto, no pueden acceder al conocimiento
completo de lo sagrado: «La leche es considerada un alimento simple, pero dulce y provechoso,
dado que es el símbolo de esa doctrina de la que conviene que estén imbuidos los hombres antes
de su santificación»68. Montano siguió aquí la simbología establecida por san Pablo en la epístola
a los hebreos 5, 12-14: «Os habéis vuelto tales que habéis menester leche, y no alimento sólido,...
el alimento sólido es para los perfectos». A ese mismo esquema habría de acudir Pedro de Valencia
para convencer a su amigo y condiscípulo montaniano fray José de Sigüenza para que se retirara de
las polémicas en torno al auxilio divino: «...ay sufficientemente de dottrina en la leche de la sagrada
escrittura para satisfazer y hartar ad sobrietatem a los párvulos y que se contentan con saber hasta esto,
y no usque ad insaniam»69.
El neoplatonismo renacentista insistió en la conciencia de que los misterios paganos y los
hebreos conducían a un mismo conocimiento de lo sagrado, y que ambos habían hecho de los
signos naturales y más sencillos símbolo de la oscuridad mística y la revelación. Ya Jámblico, uno
de los autores neoplatónicos cuyas obras compró Montano en Flandes, enseñaba que «la naturaleza
ha modelado en cierto modo por medio de símbolos los principios invisibles bajo formas visibles
y que la creación divina ha esbozado la verdad de las ideas a través de las imágenes visibles» y
recomendaba seguir «la interpretación intelectual de los símbolos, abandonando la imagen que
de éstos procede de la imaginación y del oído» y elevarse «a la verdad intelectual»70. El pretendido
discípulo de san Pablo, Dionisio Areopagita, afirmaba que «es muy conveniente que para el vulgo
permanezcan veladas con enigmas sagrados las verdades acerca de las inteligencias celeste. No todos
son santos y la Sagrada Escritura advierte que no conviene a todos conocer estas cosas»71. Al hilo,
Pico se preguntaba: «desvelar al pueblo los misterios más secretos ocultos bajo la corteza de la ley y el
tosco velo de las palabras, mostrar a las claras los arcanos de altísima divinidad, ¿qué era sino tirar lo
sagrado a los perros y esparcir perlas entre los cerdos? No fue, por consiguiente, por determinación
humana, sino por disposición divina, mantener esto oculto al vulgo, para comunicarlo a los
perfectos»72. El franciscano Francesco Giorgi, autor del famoso tratado De harmonia mundi,

66
«Prohemio sobre la Exposición de los Cantares de Salomón según el sentido spiritual», en Fray Luis de León, El
Cantar de los Cantares de Salomón. Interpretaciones literal y espiritual, ed. cit., p. 250.
67
Liber Ioseph, p. 90.
68
Ibid., p. 92.
69
Guillermo Antolín, «Cartas de Pedro de Valencia al P. José de Sigüenza», La Ciudad de Dios, 41 (1896), p. 494. La
misma idea aparece en la Exposición de los Cantares de Salomón según el sentido spiritual: «Y también dize que comerá la miel
y panal (que es todo uno) y beverá su vino y leche, y esto será aprovando la divina doctrina que en esta Iglesia ay, que es
dulcíssimo mantenimiento y suavíssima bebida de las ánimas». Fray Luis de León, El Cantar de los Cantares de Salomón.
Interpretaciones literal y espiritual, ed. cit., p. 342.
70
Sobre los misterios egipcios, VII, 1; trad. Enrique Ramos, Madrid: Gredos, 1997, p. 195.
71
De coelesti hierarchia II, 2; en Obras completas, trad. Teodoro H. Martín-Lunas, Madrid: BAC, 1995, p. 125. La idea
del secreto iniciático, que procede del platonismo y se continúa en la Escuela de Alejandría, también está presente en el
evangelio de san Lucas: «Le preguntaban sus discípulos qué significaba esta parábola, y él dijo: ‘A vosotros se os ha dado el
conocer los misterios de Reino de Dios; a los demás sólo en parábolas, para que viendo, no vean y oyendo, no entiendan’»
(Lc 8, 9-10).
72
«At mysteria secretiora, et sub cortice legis rudique verborum praetextu latitantia, altissimae divinitatis arcana, plebi
palam facere, quid erat aliud quam dare sanctum canibus et inter porcos spargere margaritas? Ergo haec clam vulgo habere,
perfectis communicanda». De hominis dignitate, en De Hominis Dignitate, Heptaplus, De Ente et Uno e scritti vari, ed.
cit., p. 156. Pico insistió en el origen cristiano de tal costumbre: «Iesus Christus, imago substantiae Dei, Evangelium non
scripsit sed praedicavit; praedicavit autem turbis quidem in parabolis, seorsum autem, paucis discipulis quibus datum erat
nosse mysteria regni caelorum, palam citraque figuras (Jesucristo, imagen de la sustancia de Dios, no escribió el Evangelio,
sino que lo predicó. Lo predicó al vulgo por medio de parábolas y, por separado, a algunos pocos discípulos a los que le
fue concedido conocer los misterios del reino de los cielos abiertamente y más allá de las imágenes)». Heptaplus, ed. cit.,
p. 174.

[62]
Sobre el lenguaje arcano

aseguraba que «los antiguos procuraban ocultar las doctrinas que trasmitían mediante metáforas y
enigmas»73. Y Arias Montano, propietario desde sus tiempos complutenses de unas Opera omnia de
Pico, afirmaba que el misterio de Dios «no se ha trasmitido ni frecuente ni claramente»74. Es por
eso que Dios usaba de los símbolos para hacerse accesible al entendimiento humano: «Él mismo se
insinúa a nuestro entendimiento con semejanzas y ejemplos», pues «el conocimiento de los asuntos
celestes y del espíritu no suele estar claro»75. Según esto, el lenguaje arcano se compondría de un
signo visible, que actuaría de indicio externo para el verdadero significado arcano, y un mensaje
oculto con la verdad revelada.
Esta concepción del lenguaje sagrado no estaba reñida, ni mucho menos, con la interpretación
literal. Más bien constituía un nivel más profundo de la literalidad, ya que el signo externo era
también sagrado y los grados de interpretación se correspondían a los grados de perfección
espiritual. Natalio Fernández y Vicente Bécares, quienes con más atención se han detenido en el
Liber Ioseph, coinciden en explicar que el concepto de «lenguaje arcano» incluía, para Montano,
varios grados de significación. A la interpretación del sentido primero y literal hay que añadir lo
que Bécares ha llamado «un segundo lenguaje con su propio sistema referencial»76. Junto al sentido
más literal, Natalio Fernández ha analizado otros sentidos de significación cada vez más, elevada:
el sentido poético y estilístico marcado por las figuras retóricas, el sentido metafórico y alegórico,
el sentido simbólico o cabalístico, el sentido onírico, el sentido místico y un sentido más, al que
Montano llamó magis arcanum, esto es, «más arcano», del que Bécares escribe: «En el sagrado Texto
se encierra un grado superior de mysterium, un magis arcanum, magis arcana significatio, magis
recondita significatio, magna significatio, para interpretar el cual se requiere una especial inspiración
divina, la fe, porque en él se anuncia anticipadamente una realidad nueva, futura, la edad de la
redención; son los símbolos que quieren significar a Cristo y a la Iglesia»77.
Por lo que parece, Montano tuvo conciencia clara de estar hablando de lo arcano como algo
definido, pero no llegó a forjar una terminología sistemática, pues lo cabalístico a veces coincide con
lo ‘más arcano’ o lo alegórico con lo místico. Sin embargo, sí podemos aproximarnos al concepto de
arcano atendiendo a los adjetivos que acompañan al término a lo largo del libro. Montano, tendente
a la geminación adjetival como rasgo estilístico, identifica lo arcano como oculto, excelso, digno de
veneración, sagrado, solemne, admirable, profundo, secreto o de gran misterio. Nos encontramos,
desde luego, ante algo que puede incluir lo retórico, pero que va más allá en su significado y que, a
mi juicio, tiene que ver con el plan que Dios enuncia de manera críptica en su Escritura.
Esta suerte de criptografía sagrada que encierra lo arcano se compone de dos dimensiones bien
distintas, una que podríamos llamar formal y otra teológica. Aquélla se componía de elementos
retóricos y elementos emblemáticos; ésta de significados rituales, oníricos y revelados. Para Arias
Montano, la base formal del lenguaje arcano era la retórica; por eso, habla «del lenguaje arcano y
figurado», de los «sentidos arcanos o simbólicos» o señala la procedencia divina de alguna alegoría
en la literatura bíblica78. Montano, que ya había publicado sus Rhetoricorum libri quattuor79,
continúa así una conciencia de afinidad entre el lenguaje bíblico y la retórica que procedía de los
comentarios de Cipriano de la Huerga. Según éstos, las humanidades y los estudios de literatura
antigua eran un instrumento indispensable para acceder al correcto sentido del texto sagrado, pues,

73
De harmonia mundi, Venecia: 1525, fol. 31v: «Cur antiqui abscondere dogmata, quae tradebant cum metaphoris
et aenigmatibus».
74
Historia de la Naturaleza, ed. cit., p. 143.
75
Ibid., pp. 268 y 161; véase asimismo p. 109.
76
Vicente Bécares, art. cit., p. 26. Para la enumeración de todos esos sentidos, véase Natalio Fernández Marcos y
Emilia Fernández Tejero, op. cit., pp. 146 y 181.
77
Art. cit., p. 27.
78
Cfr. Liber Ioseph, pp. 107, 87, 98, 18-19 y 95.
79
Además de los Rhetoricorum, que cuentan con la edición moderna de Mª Violeta Pérez Custodio (Badajoz:
Diputación Provincial, 1995), Montano compuso otra retórica aderezada con ejemplos bíblicos, el Tractatus de figuris
rhetoricis cum exemplis ex sacra spriptura petitis, conservado en dos copias manuscritas de la Biblioteca de El Escorial y
también con edición moderna (ed. Luis Gómez Canseco y M. A. Márquez, Huelva: Universidad de Huelva /Ediciones
Clásicas, 1995). De este último tratado, nacido acaso como material para sus clases en El Escorial o de apuntes de esas
mismas clases, se ha acordado Crescencio Miguélez Baños en el trabajo «Figuras retóricas en Cipriano de la Huerga y
el Tractatus de Figuris Rhetoricis atribuido a Arias Montano», en F. Rafael de Pascual ed., Humanismo y Císter, León:
Universidad de León, 1996, pp. 207-224.

[63]
Libro de José

al menos en una de sus facetas, la Biblia era también literatura. En el De arcano sermone se recuerda
que «las figuras estilísticas reclaman para sí buena parte en la lengua arcana», que «los profetas y
otros autores sagrados se sirven de tal figura de estilo cuando hablan del juicio divino» o se explican
numerosos pasajes acudiendo al uso de las figuras retóricas como la metonimia, la metáfora, la
sinécdoque, la antonomasia, la alegoría, el símil y tratando, en general, del «sentido figurado» (per
translationem)80.
Junto a lo retórico, esa dimensión formal de lo arcano tiene también un componente
emblemático. No en vano Montano, tan poco afecto a mencionar autoridades, citó expresamente
los Hieroglyphica de Horapolo81 y otros Hieroglyphica, que se atribuyen a Henricus Glareanus82. En
la emblemática, de uno u otro modo, convergieron neoplatonismo, cristianismo, cábala y moral
neoestoica para otorgar al signo natural un valor de enseñanza moral o de cifra de una realidad más
o menos oculta83. En el De arcano sermone, una y otra vez se acude a la estructura emblemática de
presentar una imagen simbólica tomada de la naturaleza –a través de la Biblia, eso sí– para desvelar
luego su significado en cifra. Es más, en la «Praefatio» se trata expresamente de la enseñanza moral
que encierra la naturaleza y que el hombre debe esforzarse en aprehender:
Al hombre, la imitación de la virtud de todas las especies (a las cuales él mismo aventaja por
naturaleza), una vez reconocida, puede proporcionarle muchísimo ejemplo y estímulo para el
deber, y la aversión del pecado de todas ellas, para la continencia y la temperancia... De ahí que
aquellas imágenes tan frecuentes sobre la naturaleza y utilidad de las cosas, descritas con exactitud
o esbozadas con sabiduría y propiedad en todo relato útil para aprender, no sólo se contemplan en
las divinas Escrituras, sino que se observan en otros libros de escritores más antiguos, no sin gran
admiración y placer de quienes las conocen.
Sirvan de ejemplo, entre otros, el pasto de las ovejas que «puede significar la desolación y la
ruina»; la justicia perfecta, representada, en Ezequiel, por «un hombre con una cuerda de lino en su
mano»; o el águila que, «debido a su singular capacidad para cambiar el plumaje... es símbolo, en un
primer momento, de una gran tristeza; y acto seguido, de la renovación del esplendor»84.
Pero, además de esa dimensión formal, lo arcano tiene otra función de carácter teológico.
Para empezar, el propio Montano distingue, como san Agustín en el De magistro, entre el
lenguaje inspirado, sagrado y propiamente arcano, y el lenguaje retórico, basado exclusivamente
en la técnica literaria; uno, a pesar de su profundidad, es sencillo y próximo a Dios y el otro es
vanamente complejo y propio de los hombres:
...tal modo gravísimo de hablar agradaba en especial a aquellas edades y hombres que se
preocuparon más y mejor por las cosas, el conocimiento y los significados que por el ornato de la
lengua y el discurso que fluye con afectación de los vocablos; pues a los más allegados al comienzo
del mundo les correspondía una facultad de conocer y explorar las cosas más acrecida, sea por la
enseñanza paterna, sea por la propia observación. Mas al relajarse y debilitarse este celo, nació

80
Cfr. Liber Ioseph, «De divisione rerum ex quibus arcanus instituitur sermo ac symbola petuntur» y p. 24. Montano
apunta incluso una idea significativamente moderna, la existencia de una retórica y una simbología propia de cada autor,
como cuando aclara que «En Jeremías, las cisternas agrietadas significan un esfuerzo y empeño vano». Liber Ioseph, p. 34.
81
Entre otros, los Hieroglyphica de Horapolo también habían sido editados en 1548 y traducidos al latín en 1551 por
Jean Mercier, maestro de François Raphelegien, uno de los colaboradores de la Biblia Regia.
82
El humanista suizo Heinrich Loritz (1488-1563), latinizado Henricus Glareanus, teórico de la música, geógrafo y
poeta, publicó una Helvetiae descriptio (1515), el tratado De geographia (1527), un Liber de Asse et Partibus eius (1550) y
dos obras musicales, la Isagoge (1516) y el Dodekachordon (1547), además de ediciones y comentarios de autores clásicos,
como Tito Livio, Dionisio de Halicarnaso, Horacio, Ovidio, Donato, César, Salustio, Terencio, Boecio, Lucano, Valerio
Máximo o Eutropio. Sin embargo, a pesar de no pocos esfuerzos, no he sabido encontrar noticia alguna de sus supuestos
Hieroglyphica, aunque don Gaspar Morocho apuntara que «sus Hieroglyphica fueron una de las obras más leídas» («La
filología bíblica del humanismo renacentista: continuidad y ruptura», en Actas del Congreso Internacional sobre Humanismo
y Renacimiento, I, ed. M. Pérez González, León: Universidad de León, 1998, p. 133, n. 33). No es imposible que Montano
se estuviera refiriendo a los homónimos Hieroglyphica de Joannes Pierius Valerianus, cuya primera versión griega editó Aldo
Manucio en Venecia en 1505, y que Bernardino Trebacio tradujo al latín como Hieroglyphica sive de sacris Aegyptiorvm,
aliarvmqve gentivm literis (Augsburg: 1515).
83
Cfr., específicamente sobre esa convergencia, Aurora Egido, «Emblemática y literatura en el Siglo de Oro», Ephialte.
Lecturas de historia del arte, II (1990), 144-158, p. 145; Peter M. Daly, Emblem Theory. Recent German Contributions to the
Characterization of Emblem Genre, Neudeln/Liechtenstein: KTO Press, 1979, p. 42; y el maravilloso libro de Fernando R.
de la Flor, Emblemas. Lecturas de la imagen simbólica, Madrid: Alianza, 1995.
84
Liber Ioseph, pp. 1, 80, 20 y 76.

[64]
Sobre el lenguaje arcano

y comenzó a cultivarse e incrementarse de forma admirable cierta exuberancia en el discurso y


las palabras, con más placer que utilidad para los hombres; la cual, al crecer desmesuradamente,
habría abrumado y ahogado las rarísimas y remotísimas noticias de las cosas casi hasta una ciega
ignorancia, si aquellos antiguos monumentos de los libros sagrados y otros, cada vez más raros,
no hubieran conservado algunas reliquias de esta sabiduría; las cuales, no obstante, exigen para su
conocimiento un celo no mediocre y un esfuerzo y diligencia no vulgar por parte de quienes se
ocupan de ellas.85
Prueba de esa conciencia de profundidad teológica es que la primera referencia concreta a
lo arcano se encuentra en el capítulo II de la obra, que lleva por título «La interpretación de los
nombres arcanos». Eso que Montano denomina los nombres arcanos son los nombres hebreos que
Dios recibe en el Antiguo Testamento. Por ello, más adelante, al tratar del concepto de sagrado,
explica que «todos los misterios que tienen un significado o un poder arcano se dice que son
santos»86.
En primer lugar y dentro de esa dimensión teológica, lo arcano se presenta conectado con los
ritos sacrificiales; así se habla de la cabra, que, en el sacrificio, representa «la estupidez y la petulancia
humana», pero también del gorrión, animal puro, «completamente inofensivo e incapaz de hacerle
daño a ninguna otra especie», razón por la cual «era muy solicitado para los sacrificios con un gran
simbolismo de la naturaleza humana», o de las palomas, de las que se explica: «para los sacrificios
siempre se buscan parejas, un macho y una hembra, con el sentido de que el hombre interior y el
exterior deben ser sacrificados al mismo tiempo a Dios; ya que esta especie observa especialmente
la unión del macho y de la hembra»87. Y es que, de acuerdo con la literalidad del Génesis y con la
interpretación cabalística, Montano formuló una antropología según la cual el ser humano tenía
una naturaleza doble de un «espíritu» masculino, que correspondía al hombre interior de san Pablo,
y un «alma» femenina, identificada con el hombre exterior. Adelantemos ahora que, para Montano,
el sacrificio ritual estaba inequívocamente relacionado con sacrificio perfecto y redentor por el que
Cristo se inmoló por los hombres.
En segundo lugar, la teología arcana está vinculada a lo onírico desde el mismo título del libro,
llamado Ioseph, por los sueños premonitorios del personaje bíblico y por su sagrada capacidad
de interpretarlos. En el prólogo al lector, Montano también recordó que «muchas obras análogas
fueron transmitidas también por aquellos que disertaron sobre la interpretación de los sueños»; y a
lo largo de la obra se insiste en un nivel de significado arcano propio de «los intérpretes de sueños»88.
El sueño tiene en el De arcano sermone el sentido de «un vaticinio o cierto género de vaticinio que
se les presenta a los que duermen», y se ejemplifica con la escala de Jacob, la aparición de Dios a
Abimelec o los sueños de José y del faraón89. En realidad, el sueño se relaciona con lo arcano por lo
que tiene de vínculo con la profecía y la revelación, esto es, de contacto con la divinidad. El sueño
y el sacrificio comparten la condición de espacios de contacto con el Deus absconditus y no accesible
por vía de la razón
El tercer y último grado en la escala de lo arcano sería lo que el propio Montano llamó, de
manera genérica, magis arcanum, para distinguirlo de lo simplemente arcanus. En ocasiones incluso
se habla de una materia «demasiado arcana (nimis arcana)», que el autor no llega nunca a descifrar,
como en el pasaje del Apocalipsis 3, 7 sobre la llave de David90. Tanto Natalio Fernández como
Vicente Bécares han interpretado este concepto como indicio de todo lo que prefigura el Nuevo
Testamento en el Antiguo. Y, en efecto, así es, aunque acaso podría precisarse más. A mi juicio, el
arcano mayor, en el Liber Ioseph, ha de interpretarse en relación con la revelación y la salvación: el
misterio de la salvación del hombre y los diversos pactos que Dios le ofreció y él rompió, hasta la

85
Liber Ioseph, p. 1. A lo largo del texto, Montano también diferencia entre el lenguaje construido por figuras y el
propiamente arcano, como en la simbología de la espiga, donde aclara que «por metonimia (ex metonymia), se toma la
espiga con el sentido de alimento. Así: Llevaron espigas a los hambrientos. Y, Los discípulos de Cristo comenzaron a querer
espigas, etc. En cambio, en el lenguaje arcano (arcano sermone) la espiga significa un año». Liber Ioseph, pp. 66-67.
86
Ibid., p. 116.
87
Ibid., pp. 80 y 77.
88
Cfr. Liber Iospeh, pp. 68, 69, 73, 79, 101 y 113.
89
Liber Ioseph, p. 93.
90
Cfr. Liber Ioseph, p. 118. Véase lo mismo al tratar de la lluvia y el granizo, de los que anuncia «un significado más
arcano, que esperamos exponer en su momento», o el sentido de águila: «En dos pasajes del Apocalipsis, el águila representa
un reino; pero en un tercero tiene un significado más arcano». Ibid., p. 74 y 77.

[65]
Libro de José

inmolación de su propio hijo Jesucristo, tal como se presenta en el Liber generationis et regenerationis
Adam, sive de historia generis humani, que termina con la redención por Cristo. Es ése el «arcanum
mysterium»91, del que Montano hablaba.
Algunos años después, en 1592, este asunto del misterio arcano que se escondía en la Palabra
de Dios habría de reaparecer durante el proceso inquisitorial seguido contra fray José de Sigüenza.
En las declaraciones de varios testigos se dio noticia de un mysterium regni Dei, que Montano
comunicaba en secreto a sus discípulos. Fue fray Antonio de León quien dejó más detalles del
asunto:
Le respondió en satisfacción de ello el dicho fray José que lo que a él le había comunicado el
doctor Arias Montano era secreto y que no lo comunicaba a nadie, pero que el mismo fray José lo
pensaba comunicar con el maestro Báñez y con el doctor Curiel, y que si éstos le decían que no era
seguro, determinaba a él desde luego dejar aquello y todo lo demás del doctor Arias Montano (...).
Item añade este testigo al dicho su dicho que desea mucho saber un modo de hablar que ha oído
de fray José de Sigüenza y todos dicen que nace de Arias Montano y es mysterium regni Dei; y la
razón que le mueve a este testigo advertir esto, es considerar y ver que el P. fray José de Sigüenza
dice, como a este testigo le ha dicho algunas veces, que el sentido literal y moral de la Escritura es
para todos; y le parece a este testigo que el mysterium regni Dei, que ellos dicen, tampoco debe de
estar en el espiritual y místico, de que tan llenos están todos los Santos, pues dice el dicho fray José
que los Santos dicen sus pensamientos, pero no los del autor que declaran algunas veces; de donde
colige este testigo que el mysterium regni o es otro sentido anagógico o literal, diferente del que
comúnmente reciben los Santos o digan lo que es. Item dice este testigo que para comunicar este
misterio de que va hablando, le parece, piden no sé qué disposición en los discípulos; y esto dice
este testigo, no por lo que ha oído decir sino por lo que ha oído en el colegio, aunque no se acuerda
a quien; que se dice que no es aquello para todos, sino para algunos que tienen el aparejo que ellos
piden; y también advierte este testigo de esto al Santo Oficio para que sepan que disposición es ésta
que piden, porque él sospecha que es alguna indiscreta frase de maestro a discípulo.92
Cuando fray José fue interrogado, se limitó a remitir a sus jueces al cuarto capítulo de san
Marcos, donde dice: «Os ha sido dado a conocer el misterio del reino de Dios». Pero parece
evidente que se trataba de un modo concreto de interpretar la Escritura, que surgía de lo literal,
pero que no se había de identificar con el sentido anagógico. Por si fuera poco y tal como se enuncia
en el De arcano sermone, ese sentido –y acaso sus consecuencias– se transmitía en secreto y parecía
estar reservado para los elegidos, los perfectos de san Pablo.
Más acá de la dimensión iniciática, la voluntad de interpretar de manera contigua el Antiguo y
el Nuevo Testamento se inició, como apunta Alexander Habib Arkin, en éste último: «La exégesis
del Nuevo Testamento se esfuerza en demostrar que la Sagrada Escritura de los hebreos es una
revelación parcial e imperfecta de Dios, que sirve para preparar el terreno para el advenimiento
de Cristo, acontecimiento que también profetiza varias veces. Por consiguiente, los autores del
Nuevo Testamento edifican la historia del advenimiento, ascendencia, mesianismo y divinidad de
Cristo, mediante una interpretación alegórica de los pasajes del Antiguo Testamento que, según
ellos, ocultan referencias y profecías que tienen que ver con Cristo»93. Fue san Pablo quien se
mostró más interesado en ahondar en esa continuidad. Le siguieron Teodoro de Mopsuestia y
toda la escuela de Antioquía, introductores –no se olvide– de la interpretación literal en la exégesis
cristiana:
Tenían presente –ha escrito Guillermo Fraile– la conexión entre los dos Testamentos,
considerando el Nuevo como complemento y desarrollo del Antiguo. En virtud de esto, admitían
en el Antiguo Testamento un sentido típico también real, en cuanto que determinados personajes,
instituciones y ceremonias eran ‘tipos’ anticipados de lo que había de realizarse más claramente
en el Nuevo.94

91
Liber Ioseph, p. 32.
92
Proceso inquisitorial del padre Sigüenza, ed. Gregorio de Andrés, Madrid: FUE, 1975, pp. 237-238.
93
Alexander Habib Arkin, La influencia de la exégesis hebrea en los comentarios bíblicos de fray Luis de León, Madrid:
CSIC, 1966, pp. 25-26.
94
Historia de la filosofía, ed. cit., vol. 2, pp. 161-162.

[66]
Sobre el lenguaje arcano

Arias Montano y fray Luis fueron los herederos, para el Renacimiento español, de este modo
exegético. Ambos creían que en la letra hebrea del texto sagrado se encerraban claves proféticas en
las que aparecían, prefigurados, mensajes que anunciaban la venida de Jesucristo, la redención de
la humanidad y la constitución de la Iglesia. Para ello, era imprescindible acudir a las fuentes de
la veritas hebraica, pues sólo en la literalidad de la palabra divina podían desvelarse los sentidos
exactos95. En ellos se habría de descubrir que Cristo era complemento entre los dos Testamentos
y puente hasta en el mismo nombre, que, como explicó fray Luis, estaba ya expreso en el Antiguo
Testamento. En el último capítulo de De los nombres de Cristo, correspondiente al epígrafe «Jesús»,
el agustino explicó los dos nombres originales de Cristo, «aquellos mismos que reveló Dios a los
prophetas, que los escrivieron en la lengua que ellos sabían, que era syra o hebrea»: esos dos nombres
son «Palabra», cuyo original es Dabar, y «Jesús» o Iehosuah en hebreo. Del primero nos asegura,
siguiendo una técnica cabalística de descomposición y recomposición, que sus letras y sílabas daban
cuenta de la naturaleza de Cristo:
...el nombre Dabar, en cada una de sus letras, significa alguna propiedad de las que Christo
tiene. Y si juntamos las letras en sýllabas, con las sýllabas lo significan mejor, porque las que
tiene son dos, da y bar que juntamente quiere dezir el hijo, o este es el hijo... Y aun si leemos al
revés este nombre, nos dirá también alguna maravilla de Christo. Porque bar, vuelto y leído al
contrario, es rab, y rab es muchedumbre y ayuntamiento o amontonamiento de muchas cosas
excellentes en una, que es puntualmente lo que vemos en Christo, según que es Dios y según
que es hombre.
Del segundo, nos dice que encierra el nombre inefable de Yahvé, compuesto originalmente de
cuatro letras –yod, he, wau y he– y ahora se completa con la S que lo convierte en Jesús: de Yahvé,
yhvh, a Iehosuah, yhsvh; que hace presente a Cristo en el Antiguo Testamento y lo revela como
Hombre y Dios simultáneamente:
Sola una cosa déstas diré, y es que el original deste nombre Iesús, que es Iehosuah como arriba
diximos, tiene todas las letras de que se compone el nombre de Dios, que llaman de quatro letras,
y demás dellas tiene otras dos. Pues, como sabéis, el nombre de Dios de quatro letras, que se
encierra en este nombre, es nombre que no se pronuncia, o porque son vocales todas, o porque
no se sabe la manera de su sonido, o por la religión y respecto que devemos a Dios... Mas aunque
no se pronuncia en sí, ya véys que en el nombre de Iesús, por razón de dos letras que se le añaden,
tiene pronunciación clara y sonido formado y significación entendida, para que acontezca en el
nombre lo mismo que passó en Christo, y para que sea, como dicho tengo, retrato el nombre del
ser. Porque, por la misma manera, en la persona de Christo se junta la divinidad con el alma y
con la carne del hombre; y la palabra divina, que no se leýa, junta con esas dos letras, se lee, y sale
a luz lo escondido, hecho conversable y visible, y es Christo un Iesús, esto es, un ayuntamiento de
lo divino y lo humano.
A esto, fray Luis añadió, basándose en el evangelio de san Lucas, la identificación entre el nombre
de ‘Jesús’ y el concepto de ‘Salvación’: «Iesús, pues, significa salvación o salud, que el ángel assí lo
dixo. Pues si se llama Salud Christo, cierto será que lo es, y si lo es, que lo es para nosotros, porque
para sí no tiene necesidad de salud el que en sí no padece falta ni tiene miedo de padecerla. Y si para
nosotros Christo es Iesús y Salud, bien se entiende que tenemos enfermedad nosotros, para cuyo
remedio se ordena la salud de Iesús»96. Esa convergencia entre el nombre de Yahvé y el de Jesús ya
aparecía formulada entre las Conclusiones Cabalistice numero LXXI, secundum opinionem propriam,

95
«For Fray Luis –escribe Karl Kotman sobre el término ‘germen’–, this interpretation is certainly a matter of Catholic
dogma and would be so because Scripture explicitly says that it is using this as an allegory. The other Nombres are also
examples of this sense. Fray Luis’ concem with the «Hebraic truth» of Scripture led him to criticize the metaphors used
in the Vulgate translation which did not always accord with those found in Hebrew versions and in cabalistical literature»
(Op. cit., pp. 74-75). Véase asimismo Catherine Swietlicki, «Luis de León y el enredo de las letras sagradas: descifrando el
sentido de De los nombres de Cristo», Bulletin Hispanique, 89 (1987), p. 5-25.
96
De los nombres de Cristo, ed. cit., pp. 616, 620-621 y 623-625. San Ireneo, según François Secret, ya se ocupó de la
interpretación simbólica del nombre de Jesús en relación con el de Yahveh (Cfr. Les Kabbalistes chrétiens de la Renaissance,
ed. cit., p. 6). Por su parte, Catherine C. Swietlicki ha subrayado que estas ideas y, en especial, la relación con la Salus latina
estaban ya expresas en el De arte cabalistica de Johannes Reuchlin, de 1517: «Reuchlin had also elaborated on the epithet
Salvation in relation to Christ. In De arte cabalistica, he recalled that the Hebrew name Yeshuah is what the Latins call Salus
(1: 621). More significantly, he wrote that ‘Cabala is, in effect, the symbolic reception of divine revelation, transmitted

[67]
Libro de José

ex ipsis Hebreorum sapientum fundamentis Cristianam Religionem maxime confirmantes de Pico della
Mirandola, que confirmaban la religión cristiana desde los fundamentos de la sabiduría hebrea:
Por la letra Scin, que está en medio del nombre de Jesús, se nos significa cabalísticamente que
entonces reposó tan perfectamente como el mundo en su perfección, cuando la Iod se unió a la
Vau, lo que se hizo en Cristo, que fue verdadero hijo de Dios y verdadero hombre.
Por el nombre de Iod, he, uahu, he, que forman el nombre inefable como dicen los cabalistas
se sabe cuál iba a ser el nombre del Mesías y que iba a ser evidentemente hijo de Dios hecho
hombre por el Espíritu Santo que, después de él descendería como Paráclito sobre los hombres
para perfección del género humano.97
No hay que olvidar que Montano, por esos mismo años, en 1571, había publicado sus Humanae
Salutis Monumenta, testimonios de la salvación humana, ocupados, como anunciaba Plantino desde
el prólogo en «el magno y admirable misterio de nuestra salvación desde la misma caída del padre
original hasta los evangelistas»98. La instrucción en ese misterio sólo puede alcanzarse por medio de
la veritas hebraica, que había de servir para desentrañar los sentidos ocultos del Antiguo Testamento.
Es por eso que Montano subrayó que los rabinos, versados en el texto bíblico, descubrieron a Cristo
en los escritos veterotestamentarios: «Y, por este motivo, el Sumo Sacerdote y los demás del mismo
colegio, buenos conocedores de la lengua sagrada, comprendieron que Jesús, al afirmar que era el Hijo
del hombre, se proclamaba abiertamente, no obstante, como Hijo de Dios y juez de los hombres»99.
En el De arcano sermone se acumulan rastros de ese nivel más profundo de significación que
tendía lazos entre el Antiguo y el Nuevo Testamento para afianzar los misterios de la revelación
y la salvación. A Cristo, por ejemplo, se le identifica con el arca, que «encierra un significado
arcano de Cristo, en el cual la salvación y la vida fue prometida y traída a todo el orbe». Otros
símbolos cristológicos son la vid, «cuya virtud al derramarse sobre sus miembros les proporciona la
fecundidad de los mejores frutos», o el número uno, que «significa, en misterio más recóndito, el
cuerpo místico de Cristo, cuya cabeza es Cristo, pero la cabeza de Cristo es Dios»100. También se
encuentran vislumbres de la cruz, en tanto que instrumento de salvación, en el profeta Ezequiel,

in order to permit the contemplation of God and of the separate forms, which ensures Well-being and Salvation (De arte
cabalistica, 1: 620)’. Thus Reuchlin associates the concept of Salus with Cabala in a manner agreeable to Christian Cabalists
when considering Salus as a name of Christ» (Spanish Christian Cabala: The works of Luis de León, Santa Teresa de Jesús and
San Juan de la Cruz, Columbia: University of Missouri Press, 1986, p. 125-126).
97
Conclusiones mágicas y cabalísticas, ed. Eduardo Sierra, Barcelona: Ediciones Obelisco, 1982, p. 86: «XIV. Per
litteram Scin, quae mediat in nomine Jhesu, significatur nobis cabalistice, quod tum perfecte quievit tanquam in sua
perfeccione mundus, cum Iod coniunctus est cum Vau, quod actum est in Cristo, qui fuit verus Dei filius et homo. XV.
Per nomen Iod, he, uahu, he, quod est nomen ineffabile, quod dicunt Cabaliste, futurum esse nomen Messiae, evidenter
cognoscitur futurum eum Deum Dei filium per spiritum sanctum hominem factum, et post eum ad perfectionem humani
generis super homines paraclytum descensurum».
98
Humanae Salutis Monumenta, Amberes: Plantino, 1571, «Cristoph. Plantinus lectori s.»: «Maximum et admirabile
omnino salutis nostrae mysterium iam inde ab ipso primi parentis lapsu ad Evangelistas». Ya en su primera obra exegética,
los Commentaria in XII prophetas, Montano acudió al arcanus sermo como vía de explicación de textos del Antiguo
Testamento que anunciaban la nueva Iglesia, como, por ejemplo, en el comentario al último capítulo de Zacarías: «Omnis
igitur ratio arcana nobis hic erit, arcanique sermonis explicationibus tractanda, in quo Ierusalem ecclesia Christi, hostes,
infernam praecipue potestatem et vim, atque eius satellites et administros improbos homines, propugnantem vero et
defendentem divinam naturam, virtutem et efficentiam interpretamur» (Amberes: Cristóbal Plantino, 1571, p. 897).
99
Liber Ioseph, p. 29. Se refiere al pasaje de Mateos 24, 39, en el que se afirma que «verán al Hijo del Hombre venir en
las nubes del cielo con gran poder y majestad». Con gran finura, Natalio Fernández Marcos ha relacionado esta tendencia
exegética, que explica el Antiguo Testamento como prefiguración del Nuevo, en el marco ideológico de los conversos
españoles y su necesidad de justificar la continuidad entre sus antiguas creencias y las recién adoptadas: «Los antecedentes
más próximos que llevan tanto a Arias Montano como a fray Luis a descubrir en pasajes del Antiguo Testamento un sentido
arcano que apunta a acontecimientos futuros del cristianismo, hay que buscarlos en la situación humana de los conversos
españoles que necesitan hacer su propia síntesis y fundamentar en el Antiguo Testamento la verdad de la nueva religión que
han abrazado, necesidad que empujó a algunos a recurrir incluso a los argumentos de la Cábala para demostrarlo. La lectura
del Antiguo Testamento desde el Nuevo llena de sentidos ocultos y místicos numerosos pasajes del Antiguo Testamento».
Op. cit., p. 143; véase asimismo p. 137. Sobre la conciencia de fray Luis como converso puede verse también el estudio de
Francisco Javier Perea, «Discurso teológico y transgresión: un aspecto de la identidad conversa», en Mª Ángeles Hermosilla
et al. eds., Identidades culturales, Córdoba: Universidad de Córdoba, 2001, pp. 177-192.
100
Liber Ioseph, p. 53, 21 y 68.

[68]
Sobre el lenguaje arcano

para quien la letra tau, T, era «contraseña y signo de quienes habían sido salvados de una sentencia
colectiva de condena», es decir, del pecado original101.
Igualmente los lugares sagrados del Antiguo Testamento enuncian su perfección en el Nuevo,
como Jerusalén o Sión. El primero se identifica con la futura ciudad celestial nacida con el misterio
de la salvación: «Pero más arcano es el hecho de que con el nombre de Jerusalén se llame también
a la otra ciudad regia del reino de los cielos, la cual es mencionada con frecuencia en los libros del
Antiguo y Nuevo Testamento». El segundo representa «muchas veces, en su significación arcana, la
santa Iglesia cristiana» y es sinónimo de la redención cristiana:
Está aquella significación más arcana, según la cual Sión encierra el sentido de traer paz y
tranquilidad a los hombres del Nuevo Testamento. Y tal observación revela una explicación arcana
de muchos pasajes del Antiguo Testamento.102

4. De Egipto a Grecia: la indagación de lo sagrado

No pocos filósofos, humanistas, teólogos y poetas se entregaron, durante el Renacimiento,


al deseo de encontrar una verdad absoluta, única y válida para toda la Humanidad en todos los
tiempos y lugares, para reducir, según el principio platónico formulado por fray Luis de León, «a
unidad la muchedumbre de las differencias»103. Se trataba, en el fondo, de un gesto de melancolía, de
añoranza por la perdida de un mundo superior y sagrado, que latía, como quiso Platón, en el oscuro
fondo del ser. La imperfecta materialidad de lo humano no impedía, sin embargo, intuir el secreto
de lo arcano. El mundo se convertía así en una suerte de oscuridad visible, un templo de símbolos
vivos, común y conocido para toda la humanidad antigua y que, al avanzar de la historia, se había
ido olvidando. Aseguraba Montano que aquellos testimonios de lo divino «no sólo se contemplan
en las divinas escrituras, sino que se observan en otros libros de escritores más antiguos»104. Y es que
lo arcano se presenta como una verdad única, trasmitida en secreto y conocida por distintas culturas
de la Antigüedad. Al fin y al cabo, Dios se había dado a conocer por dos vías, una sobrenatural y
otra natural, y no sólo a los judíos, sino al conjunto de los seres humanos:
Dios no sólo gobierna tanto sobre los israelitas y quienes, por alguna gracia particular, han sido
instruidos en el conocimiento de las cosas divinas, como sobre todos los rincones del orbe entero,
sino que también es conocido entre ellos con tal sobrenombre (Elohim)... Dios era conocido con
este sobrenombre tanto por aquellos que gozaban del don de una instrucción particular, como por
aquellos que, sólo a partir de la contemplación de la naturaleza y del espectáculo y observación de
las cosas creadas, establecieron su régimen de vida y religión, lo confirman testimonios en uno y
otro sentido.105
Esa liberalidad de Dios con los paganos se vio reforzada por el convencimiento de que la
sabiduría hebrea había llegado a los egipcios y, a través de ellos, al resto de pueblos sabios de la
Antigüedad. De tal manera que el cristiano podía encontrar referentes antiguos que contribuyeran
a la confirmación de su propia fe o al mejor conocimiento de la palabra de Dios. No deja de ser
ilustrativo el intercambio de opiniones al respecto entre dos discípulos de Arias Montano, Pedro
de Valencia y fray José de Sigüenza. Defendía el jerónimo que no había que utilizar otra autoridad
que la Escritura, mientras que Valencia le censuraba por su desafección a la lectura de los textos
paganos:

101
Ibid., p. 100. De modo genérico, el ‘gozo’ «en un sentido más arcano significa aquella paz y sosiego de espíritu que
Cristo les concede por mediación del Espíritu Santo a aquellos que de hombre viejo los transforma en hombre nuevo»
(Ibid.., p. 94).
102
Ibid., p. 37 y 57.
103
De los nombres de Cristo, ed. cit., p. 156.
104
Liber Ioseph, p. 1.
105
Liber Ioseph, p 5. Montano ofrece como ejemplos del conocimiento de Dios entre los paganos a Abimélec, rey de
Guerar, a los hijos de Het o al centurión Cornelio. Cfr. Ibid, pp. 1 y 17. Sobre esta convergencia con los no creyentes en
la teología montaniana y su entorno, véase Luis Gómez Canseco, «La tolerancia religiosa y las fronteras de la ortodoxia en
Benito Arias Montano y Pedro de Valencia», La Ciudad de Dios, CCXIII (2000), pp. 423-448.

[69]
Libro de José

I v.P. no deve estar tan retirado del gusto de otra leción que de la Escrittura como quiere
la allegoría de Philón, i que el que es perfetto i puede hazer fruttos de promissión en Sara la
S. (Señora) no tiene que tratar más con las Siervas. Porque aun entonces offrescen a Dios los
Isaraelitas los fruttos de las viñas y olivares que avían plantado los Cananeos, Amorrheos & y
gozan dellos con bendición. Assí que dejemos plantar a las gentes como sean plantas fruttíferas y
sin daño, que después serán para Israël Dei, que las goze como conviene.106
En el fondo late la certeza de una absoluta concordancia entre las doctrinas de los hebreos,
los egipcios, los griegos y los cristianos. En ello insistió Pico cuando, en el Heptaplus, recalcaba
«cuánto concuerdan con la sabiduría egipcia, cuánto con la filosofía platónica, cuánto con la
verdad católica... los dichos de los hebreos»107. También el cardenal Egidio de Viterbo insistió
en que «las cosas divinas que se pueden leer con seguridad están divididas en tres partes: unas las
declaran los gentiles; otras los profetas antiguos; otras los escritores de la nueva ley»108, para luego
sumar, en una sola lista, a Platón, Museo, Lino, san Pablo, Dionisio y la misma Cábala. Todavía
en 1601, Mutius Pansa de Pennara publicó un libro que, ya desde el título, dejaba constancia de su
voluntad de desvelar los secretos comunes que compartían todas las religiones antiguas: De osculo
seu consensu ethnicae et christianae philosophiae tractatus unde Chaldeorum, Aegyptiorum, Persarum,
Arabum, Graecorum et Latinorum mysteria tanquam ab Hebraeis desumpta fidei monstratae consona
de Deo adducuntur, esto es, sobre el beso –símbolo cabalístico de la unión con Dios– o consenso
de la filosofía gentil y cristiana en el cual se aducen los misterios de los caldeos, los egipcios, los
persas, los árabes, los griegos y los latinos acordes con la fe revelada por Dios como si hubieran sido
tomados de los hebreos. Y hasta en el programa iconográfico de la Biblioteca del monasterio de San
Lorenzo de El Escorial se hace un recorrido por el conocimiento de los antiguos que va desde los
gimnosofistas y Pitágoras a Dionisio Areopagita, Platón o un sacerdote egipcio109.
De entre todos ellos, fueron los egipcios, precisamente, los que más prestigio alcanzaron durante
el Renacimiento. El mismo Montano, que muy raramente cita autoridad alguna en sus obras,
aludió a ello en el envío al lector del De arcano sermone:
Pues entre los griegos, además de Plutarco y otros que explicaron los símbolos pitagóricos,
cierto autor, con el seudónimo de Horapolo, escribió una obra de no poca erudición, que intituló
De las imágenes de los egipcios. Muchas obras análogas fueron transmitidas también por aquellos
que disertaron sobre la interpretación de los sueños, y, hace pocos años, apareció un vasto volumen
de Henrico Glareano, cuyo título es Jeróglíficos, obra ciertamente docta y llena de variada y rara
erudición, y forjada con la observación de diversos autores, estudios y muchísimas artes; de su
lectura prudente y selectiva cobrarán no poco provecho quienes, para explicar la Sagrada Escritura,
acarrean, a modo de ayuda, material recogido de diversos lugares.110
La enumeración de Montano no es casual, pues hizo un repaso –acaso con la ausencia del
Hermes Trimegisto que se introdujo en Europa a través de la corte de Cosme de Médici– de los
principales tratados que, sobre esta materia, conoció el Renacimiento: Pitágoras y sus símbolos, el
De Iside et Oriside de Plutarco, los Hieroglyphica atribuidos a Horapolo y hasta una versión moderna
de los Hieroglyphica. Y entendía que todo era útil para explicar la verdad revelada en la Sagrada
Escritura.
El humanismo renacentista consideró que la religiosidad egipcia y sus jeroglíficos aludían a una
suerte de teología compartida originalmente por toda la humanidad y trasmitida entre un núcleo de
iniciados, como explicó Pico della Mirandola en su Commento sopra una canzona d’amore:

106
Guillermo Antolín, art. cit., 42 (1897) p. 129. Fray José llegó a afirmar durante su proceso inquisitorial: «como me
dejen a Arias Montano y una Biblia, no se me da nada que me quiten todos los libros de la celda» (Proceso inquisitorial del
padre Sigüenza, ed. cit., p. 116).
107
Heptaplus, ed. cit., p. 246: «quae ab Hebraeis dicuntur... ubi quantum aegyptiis monimentis, quantum platonicae
philosophiae, quantum catholicae veritati consonent». Sobre esta concordancia teológica, véase Edgar Wind, Los misterios
paganos del Renacimiento, Madrid: Alianza, 1998, pp. 31-38.
108
Scechina e Libellus de litteris hebraicis, ed. Francisc Secret, Roma: Centro Internazionale di Studi Umanistici, 1959,
pp. 23: «Sane divinae res quae legi possunt, secantur in partes tres: quaedam gentes, quaedam prophetae veteres; quaedam
novae legi scriptores prodidere».
109
Sobre la simbología de los frescos escurialenses, véase Sylvaine Hänsel, op. cit., pp. 176-181 y, de modo más
genérico, el artículo de René Taylor, «Arquitectura y magia. Consideraciones sobre la idea de El Escorial», Traza y baza, 6
(1976), pp. 5-62.
110
Liber Ioseph, «Benedictus Arias Montanus Sacrarum Literarum studioso Lectori S.».

[70]
Sobre el lenguaje arcano

Quanto fussi el medesimo stilo da’ Pitagorici osservato si vede per la epistola di Liside ad
Ipparco, né per altra ragione gli Egizii in tutti e’ loro templi aveano sculpte le Sfinge, se non per
dichiarare doversi le cose divine, quando pure si scrivano, sotto enigmatici velamenti e poetica
dissimulazione coprire, come el poeta nostro nella presente canzona avere fatto secondo le forze
nostre avemo dichiarato, e dagli altri poeti latini e greci, nel libro della nostra poetica teologia
dichiareremo.111
La alusión a esa teología poética y oculta también está presente en la dedicatoria que Pierio
Valeriano hizo de sus Hieroglyphica a Cosme de Médici: «Cuando, en la ley verdaderamente nueva y
el Nuevo Testamento, nuestro Libertador dice: ‘Abriré en las parábolas mi boca y hablaré de las cosas
antiguas mediante enigmas’, ¿qué otra cosa quiso decir sino ‘me expresaré por medio de jeroglíficos
y desvelaré por medio de alegorías los antiguos testimonios de las cosas’»112. Y es que, en efecto, los
hombres del Renacimiento, como habían interpretado Plotino en sus Enéadas y Jámblico en Sobre
los misterios egipcios, creyeron que los jeroglíficos no eran tanto una escritura, como una simbología
de lo sagrado113. Esa conjetura sobre el carácter figurado de la escritura jeroglífica tuvo su principal
aval en los Hieroglyphica de Horapolo, descubiertos en 1419 por el monje florentino Cristoforo
Buendelmonti y que alcanzaron un éxito inmediato114. Lo egipcio no sólo se convirtió en una moda
que dio lugar al éxito fulminante de la emblemática en los siglos XVI y XVII, sino en argumento para
la interpretación de la Escritura desde la literalidad del texto hebreo. El humanista valenciano Pedro
Antonio Beuter, por ejemplo, acudía al modelo de los jeroglíficos para explicar el funcionamiento de
la palabra de Dios en lengua hebrea:
Se considera que hay algo similar a esto en las letras egipcíacas, llamadas Jeroglíficos, y para los
egipcios que eran sagradas. Estos signos representaban una cosa y significaban otra. Lo mismo se
entiende en las letras divinas; en efecto, cuando Dios dijo que, en la Sagrada Escritura ninguna yod
es superflua, advertimos que, por causa de sus propios misterios, las letras puestas son tan útiles para
sus pasajes como las ausentes, puesto que ninguna es superflua.115

111
Commento sopra una canzona d’amore composta da Girolamo Benivieni, en De Hominis Dignitate, Heptaplus, De Ente
et Uno e scritti vari, ed. cit., p. 581.
112
Hieroglyphica, seu de sacris Aegyptiorum, aliarumque gentium literis commentarii, Basilea: 1575, fol. a4: «In nova
vero lege novoque instrumento cum Assertor noster ait, ‘Aperiam in parabolis os meum, et in aenigmate antiqua loquar’,
quid aliud sibi voluit, quam ‘hieroglyphice sermonem faciam, et allegorice vetusta rerum proferam monumenta’?». El texto
cita un pasaje del evangelio de san Mateo (13, 35): «Todo esto dijo Jesús en parábolas a la gente, y nada les hablaba sin
parábolas, para que se cumpliese el oráculo del profeta: ‘Abriré en parábolas mi boca, publicaré lo que estaba oculto desde
la creación del mundo’».
113
Cfr. Plotino, Enéadas, V, 8, 6: «Y paréceme a mí que aun los sabios egipcios, percatándose de ello sea en virtud de
una ciencia exacta, sea en virtud de una ciencia connatural, en las cosas que querían expresar con sabiduría no se valían de
caracteres alfabéticos, que discurren por palabras y frases, ni de signos representativos de sonidos y enunciados de juicios,
sino que trazando ideogramas y grabando en los templos un solo ideograma para cada objeto, patentizaban de ese modo
el carácter no discursivo de aquel ideograma, dando a entender que cada ideograma era una ciencia y una sabiduría, una
entidad sustantiva y global, y no un proceso discursivo ni deliberativo» (Enéadas V-VI, trad. Jesús Igal, Madrid: Gredos,
1992, pp. 149-150). Jámblico, por su parte, afirmaba que los egipcios «imitando la naturaleza universal y la creación
divina, producen por medio de símbolos algunas imágenes de las intelecciones místicas, ocultas e invisibles» y que, en la
antigüedad, había lenguas sagradas que eran propias de los dioses, tal como consideraba Montano del hebreo: «Los dioses
nos han enseñado que toda lengua de los pueblos sagrados, como asirios y babilonios, es adecuada a los ritos sagrados,
por ello creemos deber comunicarnos con los dioses verbalmente en la lengua que les es connatural, y puesto que este tipo
de lengua es primitivo y bastante antiguo» (Sobre los misterios egipcios, VII, 1 y 4; trad. Enrique Ramos, Madrid: Gredos,
1997, pp. 195 y 199).
114
Marsilio Ficino realizó una versión latina del texto griego titulada De Mysteriis Aegyptiorum, Chaldeorum, Assyriorum,
que se publicó en 1497 y alcanzó numerosísimas reimpresiones. Wilibald Pirckheimer, hacia 1515, hizo otra traducción
para Maximiliano I ilustrada con dibujos de Durero. No se olvide que tanto Ficino como Pirckheimer aparecen entre los
humanistas cuyo elogio compuso Montano por estos mismos años para sus Virorvm doctorum de disciplinis benemerentivm
effigies XLIIII (1572).
115
Annotationes Decem ad Sacram Scripturam, Valencia: Juan Mey, 1547, p. 132: «Habetur ad hoc simile quoddam
in literis Aegyptiacis, quae dicuntur Hieroglyphica, et erant Sacrae Aegyptiis. Hae erant notae unum representantes et
aliud significantes... Sic est in divinis literis animadvertere. Nam et cum Dominus dixerit iod unum non esse in Sacra
Scriptura otiosum, animadvertimus propter mysteria propria positas literas locis suis tam utiles quam vacantes in hebraico
textu quum tamen nullae sint otiosae». Sobre la pertinencia de los signos en la lengua bíblica, véase François Secret, Les
Kabbalistes chrétiens de la Renaissance, ed. cit., p. 118. Sobre Pedro Antonio Beuter, pueden verse los trabajos de François
Secret, «Les Annotationes decem in Sacram Scripturam de Petrus Antonius Beuter», Sefarad 29 (1969), pp. 319-332 y Helena
Rausell Guillot, Una aproximación al erasmismo valenciano. Cosme Damián Çavall y Pedro Antonio Beuter, catedráticos,
sacerdotes y erasmistas, Valencia: Universidad de Valencia, 1999 (microfichas).

[71]
Libro de José

Montano, que presentó a los egipcios como iniciados «en matemáticas y en géneros diversos de
adivinaciones», advirtió que «Moisés, criado y educado en la corte regia de los egipcios por la hija del rey,
fue muy experto en las disciplinas de aquel pueblo. Y los egipcios se jactan de que son los primeros o los
más antiguos de los hombres»116. Esa concepción histórica de lo arcano, que procede, en último término
del neoplatonismo, se continuó en su discípulo Pedro de Valencia, que no sólo citó en su «Discurso sobre
materias del Consejo de Estado» las Narrationes Aegyptiae sive De providentia del obispo Sinesio, sino que,
aludiendo al mismo «Iosehp» que da título al De arcano sermone y para avalar la verdad compartida por
la religión cristiana y la egipcia, afirma: «No será mucho creer que esta doctrina y otras de los Aegipcios
que tienen olor de verdaderamente sagradas, las quedaron a la escuela y comunicación de los patriarcas y
profetas, especialmente del santo Joseph, cuya sabiduría les fue de tanto provecho y ellos tanto estimaron
y pretendieron aprender»117.
Los herederos de esa ciencia común fueron los griegos, presentados en el Liber Ioseph como «la nación
más culta entre todos los pueblos»118. Pico della Mirandola había afirmado que los filósofos griegos más
ilustres, como Demócrito, Pitágoras o Platón, aprendieron su doctrina entre los egipcios e incluso en
la ley mosaica119. En realidad, los judíos alejandrinos o el mismo Teodoro de Mopsuestia en el siglo IV
habían subrayado las concomitancias del pensamiento griego y el Antiguo Testamento, y hasta León
Hebreo, ya en el Renacimiento, se mostraba convencido de que Platón había conocido la ley mosaica en
Egipto120. Acaso por eso aludió Montano, al comienzo del De arcano sermone, a los griegos, de manera
genérica, y, en concreto, a Plutarco y a «aquellos que disertaron sobre la interpretación de los sueños»121.
Prueba de esa conciencia de afinidad entre los aspectos arcanos de la teología griega y el cristianismo es
una serie de estampas que Montano publicó, en colaboración del grabador Philips Galle y el dibujante
Anthonis Blockandt, poco después de nuestro tratado: la colección Iesu Christi dignitatis virtutis et
efficientis praenuntiis Sybillis X. Philippus Gallaeus monumenta totidem ex aere diffundenda curabat Bened.
Aria Montano earumdem oracula singulis tetrastichis referente (Amberes: 1575), que explicaba el anuncio de
la venida de Cristo en los oráculos de las sibilas122.
En varios lugares parece Montano acudir o referirse a fuentes y textos griegos, como en el prefacio
al De arcano sermone, donde tras citar los Proverbios 6, 6, «Vete donde la hormiga, perezoso, mira sus
andanzas y te harás sabio», alude a las fábulas y emblemas de los paganos, que también encontraron
en la naturaleza un referente para la representación de los ejemplos morales y aun de los arcanos
sagrados:

116
Historia de la naturaleza, ed. cit., pp. 106 y 251. La idea aparece ya en el Heptaplus de Pico: «Sunt item, quantum attinet
ad nostros, et Lucas et Philon auctores gravissimi illum in universa Aegyptiorum doctrina fuisse eruditissimum (Por lo que
atañe a nosotros, Lucas y Filón son testigos autorizadísimos de lo muy conocedor que aquel [Moisés] fue de toda la doctrina
de los egipcios)» (ed. cit., p. 170).
117
BNM Ms. 5585, fol. 54r. Afirmaciones como esta no deben sorprender en boca de un lector de Jámblico, como sabemos
que fue Pedro de Valencia, si atendemos a algunos de los pasajes del tratado Sobre los misterios egipcios: «Pero el caso más importante
es cuando el teúrgo ve el pneuma que desciende y penetra en el médium, en toda su magnitud y calidad: místicamente le obedece
y gobierna. El médium lo ve también bajo la forma de fuego antes de recibirlo. A veces incluso llega a ser claramente visible para
todos los espectadores, sea cuando la divinidad desciende o se retira: a partir de ello los entendidos llegan a saber lo más verdadero
de él, lo más poderoso, lo más ordenado» (III, 6; ed. cit., p. 111). Compárese, por un momento, con los Hechos de los apóstoles, y
podrán comprenderse las bases de estas afinidades buscadas con la cultura egipcia: «Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos
reunidos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la
casa en la que se encontraban. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de
ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas» (Act 2, 1-4).
118
Liber Ioseph, p. 97.
119
Cfr. Heptaplus, ed. cit., pp. 170-173: «Aegyptiis autem usi sunt praeceptoribus Graeci omnes qui habiti fuere diviniores:
Pythagoras, Plato, Empedocles et Democritus. Notum illud Numenii philosophi, non aliud esse Platonem, quam Atticum
Mosem. Sed et Hermippus pythagoricus attestatur Pythagoram de mosaica lege plurima in suam philosophiam transtulisse (Por
otro lado, todos los griegos que fueron tenidos por los más divinos volvieron los ojos hacia los egipcios como maestros: Pitágoras,
Platón, Empédocles, Demócrito. Es conocido aquello del filósofo Numenio: que Platón no era otra cosa que un Moisés ático.
Pero incluso el pitagórico Hermipo asegura que Pitágoras trasladó muchísimas cosas de la ley mosaica a su filosofía)».
120
Cfr. León Hebreo, Diálogos de amor, ed. José María Reyes Cano, Barcelona: PPU, 1993, pp. 587-590.
121
Sobre la importancia de las fuentes griegas en la definición montaniana de los sueños, su función y clasificaciones,
véase Miguel Á. Vinagre, «Fuentes griegas de la clasificación de los sueños de la Historia de la Naturaleza de Arias Montano»,
en Anatomía del humanismo. Benito Arias Montano 1598-1998. Homenaje al P. Melquíades Andrés, ed. Luis Gómez Canseco,
Huelva: Universidad de Huelva, 1998, pp. 403-441.
122
Cfr. Manfred Sellink, ed., Phillips Galle [The New Hollstein. Dutch and Flemish Etchings, Engravings and Woodcuts, 1450-
1700], Rotterdam: Sound & Vision Publishers, 2001, II, pp. 165-179 y Jesús Mª González de Zárate, Real colección de estampas
de San Lorenzo de El Escorial, Vitoria: Ephialte / Patrimonio Nacional, 1994, V, pp. 85-89.

[72]
Sobre el lenguaje arcano

De ahí que aquellas imágenes tan frecuentes sobre la naturaleza y utilidad de las cosas, descritas
con exactitud o esbozadas con sabiduría y propiedad en todo relato útil para aprender, no sólo
se contemplan en las divinas escrituras, sino que se observan en otros libros de escritores más
antiguos, no sin gran admiración y placer de quienes las conocen.123
Otras veces desarrolla toda una simbología numérica afín con los pitagóricos o con el Teeto
platónico, según la cual los números son un modo de acceso a la divinidad. Afirma Montano que «el
número es hijo de la luz, y separa unas cosas de otras, como la luz separa la noche del día... Y como el
número es hijo de la luz, así también es signo de la verdad»124. En general, puede afirmarse que Arias
Montano fue un buen conocedor de las fuentes griegas y acudió con frecuencia a textos platónicos
y neoplatónicos125. No fue ajeno a ello el padre Juan de Mariana que, en el capítulo 9 de la segunda
parte de su censura sobre la Biblia Regia, señala las analogías del De arcano sermone con los modelos
griegos:
Y en el comienzo mismo, las múltiples divisiones de las cosas que aduce se apartan por
completo de los principios de la Física; y, si no estoy totalmente equivocado, están tomadas de la
escuela de Raimundo Lulio. Y un poco más adelante, se afirma que las hierbas y los árboles fueron
creados al cuarto día, en contra de lo que se dice en el Génesis, c. 1, v. 12 y 13. Y los pone entre
los seres inanimados, en contra de la opinión común de Aristóteles, de los Peripatéticos y de la
Escuela, basándose, sin duda, en la opinión de los estoicos y de Epicuro; de manera que Plutarco,
De placitis philosophorum, libro 5, cap. 26; Clemente de Alejandría, Stromata, 8; y Teodoreto,
Contra Graecos sermones, 5 son las fuentes del comienzo de este libro al que ha titulado José o Del
lenguaje arcano.126

5. La lengua de Dios y sus misterios

Aunque algunos pueblos antiguos recibieron, por la gracia de Dios, parte del conocimiento de lo
divino, lo hicieron de manera imperfecta. Sólo el pueblo judío alcanzó un grado superior de ciencia
sagrada, por don especial y, sobre todo, porque compartió la lengua que había utilizado Dios mismo.
Arias Montano, de acuerdo con la cábala judía, insistió en el hecho de que el hebreo era la lengua de
Dios: «Para este estudio –escribía en el Libro de la generación y la regeneración del hombre– se debe
tomar en consideración a esta lengua original, de la cual, como confirmaremos en su debido lugar
hicieron uso los primeros hombres y con la cual hasta la propia divinidad habló a los hombres». Y no
sólo eso, fue el hebreo la lengua en la que Dios se dirigió a los escogidos para desvelarles sus arcanos:
«Este argumento... recibió el nombre de thorah, es decir, doctrina, que le puso Dios en su lengua, o
sea, en aquella originaria en la que fueron revelados sobre todo los misterios sagrados»127.
El hecho de que Dios hubiera creado y usado el hebreo en la creación del mundo tenía dos
consecuencias inmediatas: por un lado, que el hebreo habría sido la lengua primera y común a la
humanidad original y, por otro, que el mundo tenía un origen verbal, pues había surgido de la
palabra de Dios. En el primer asunto parecen coincidir los antiguos tratadistas cristianos, siguiendo
los planteamientos del judaísmo helenístico. Así lo defendieron san Jerónimo o san Agustín, que
afirmaba en La Ciudad de Dios: «La lengua que con razón se cree que fue primero común al género
humano, por esto fue en adelante denominada hebrea»128. La idea reaparece desde san Isidoro,

123
Liber Ioseph, p. 1.
124
Ibid., pp. 23 y 20.
125
Sobre la influencia del neoplatonismo en su concepción del mundo, véase el «Estudio preliminar» de la Historia de
la naturaleza, ed. cit., pp. 50-56.
126
Jo. Marianae censurae in Biblia Regia, quae nuper diligentia et industria D. Benedicti Ariae Montani in lucem editae
sunt, ms. Barb. Lat. 674, fols. 14-66. Ésta y otras referencias al manuscrito vaticano, así como su traducción, son obra y
gracia del muy sabio y más generoso Baldomero Macías Rosendo.
127
Libro de la generación y la regeneración del hombre o acerca de la historia del género humano, ed. cit., pp. 113-114
y 308. El planteamiento coincide con el de dos textos fundamentales de la cábala judía, el Sefer Yetsirá, o Libro de la
Creación y el Zohar, que defienden un Dios creador del lenguaje. Al respecto, véase Fernando Díaz Esteban, «La lengua del
Paraíso», Anuario de Filología, 8 (1982), pp. 111- 135; Francisco Javier Perea Siller, Fray Luis de León y la lengua perfecta.
Lingüística, cábala y hermenéutica en De los nombres de Cristo, Córdoba: Camino, 1998; y el «Estudio preliminar» al Libro
de la generación y la regeneración del hombre, ed. cit., pp. 13-21.
128
De Civitate Dei XVI, 11, 1: «...lingua prius humano generi non immerito creditur fuisse communis, ideo deinceps
Hebraea est nuncupata».

[73]
Libro de José

que señala el hebreo como la única lengua que hubo antes del diluvio129, hasta Giovanni Pico
della Mirandola, que afirmaba en sus Conclusiones pbilosophicae: «Si hay alguna lengua primera
y necesaria, por numerosos indicios es evidente que se trata de la hebrea»130. La atención que el
humanismo cristiano prestó al hebreo como cauce para el conocimiento de la palabra revelada no
hizo sino ahondar en esta creencia que lo convertía en la lengua primera, transmitida por Dios
al hombre. Johannes Reuchlin en el De arte cabalistica (1517), Vives en De disciplinis, Heinrich
Cornelius Agrippa en De occulta philosophia (1531), Guillaume Postel en De originibus seu de
Hebraice linguae et gentis antiquitate (1538), Theodorus Bibliander en De ratione communi omnium
linguarum et litterarum commentarius (1548), Conrad Gessner en Mithridates (1555), fray Luis de
León en De los nombres de Cristo o Francisco Sánchez de las Brozas en la Minerva (1587) repitieron
la misma idea131, que llegó a estar tan difundida, que Sebastián de Covarrubias la pudo recoger en
la introducción a su Tesoro de la lengua castellana o española132.
La segunda cuestión resultaba más problemática. Algunos tratados cabalísticos, como el Zohar,
respaldaron este origen lingüístico del mundo basándose en pasajes bíblicos, como Ps 33, 6: «Por
la palabra de Yahveh fueron hechos los cielos, por el soplo de su boca toda su mesnada». Montano
asumió como propia la idea e hizo de la palabra hebrea iehi el origen de todas las cosas. Se trataba
de lo que los teólogos han denominado «llamada a la existencia» y a la que el biblista se refirió
como existere iussa: «La luz fue la primera existente en el mundo que escucha el verbo divino y
cumple el mandato de existir»133. La verbalidad de ese mandato y la denominación divina que le
sigue –como en Génesis 1, 3 y 5: «Haya luz» y «llamó Dios a la luz ‘día’»– no eran meros signos
convencionales de comunicación, sino que representaban toda la pontencia significativa de la
palabra. Los cabalistas judíos habían llegado a creer que los nombres encerraban las leyes secretas
que rigen toda existencia134. Y así, la palabra divina, una vez pronunciada, resultaba irrevocable y
condicionaba la misma personalidad de lo nombrado, pero permitía un conocimiento certero para
aquel que accediera al manejo adecuado de la lengua135. Por ello Montano insistió, desde el prólogo
al lector, en la capacidad significativa del hebreo, como lengua divina:
...este segundo modo de significación es mucho más notable y excelente que aquel primero,
debería justamente ser tomado asimismo en consideración antes que todos los demás, de forma
que, de este modo, se consultara no tanto a quienes buscan traducciones de vocablos sencillos,
como a quienes desean comprender el sentido auténtico, propio de oráculos divinos, que se
contiene en aquellas palabras preñadas de significados. Éstas, en efecto, ¡cuán preñadísimas
de significado designan y casi muestran ante nuestros ojos las cosas mismas y las naturalezas y
propiedades de las cosas!136

129
Etymologiarum libri XX XII, 1, 2: «illa lingua quae ante diluvium omnium una fuit».
130
Conclusiones sive these DCCCC, ed. B. Kieskowski, Ginebra: Droz, 1973: «Si qua lingua prima et non casualis, illam
esse hebraicam multis patet coniecturis».
131
Vives, por ejemplo, afirmaba que «la lengua más perfecta de todas sería aquella cuyas voces significaran la naturaleza
de las cosas, como es de creer lo fue aquella en la que Adán impuso a cada uno de los seres su nombre propio» (Obras
completas, Madrid: Aguilar/Generalitat Valenciana, 1992, II, p. 574). Por su parte, Enrique Cornelio Agrippa escribió que la
hebrea era la lengua «más sagrada», que estaba hecha «de materia, forma y espíritu» y que fue «escrita primero en la sede de
Dios, que es el cielo» (Filosofía oculta, ed. Bárbara Pastor de Arozena, Madrid: Alianza Editorial, 1992, p. 272). Lo mismo
diría el Brocense: «Los nombres y las etimologías fueron sacadas de la misma naturaleza de las cosas en aquella primera
lengua» (Minerva o De la propiedad de la lengua latina, ed. Fernando Riveras Cárdenas, Madrid: Cátedra, 1976, p. 44).
132
«...el lenguaje, no adquirido ni inventado por ellos, sino infundido del Señor, y con tanta propiedad, que los
nombres que Adán puso a los animales terrestres y a las aves, fueron los propios que les competían; porque conociendo sus
calidades y propiedades, les dio a cada uno el que essencialmente le convenía». Tesoro de la lengua castellana o española, ed.
Martín de Riquer, Barcelona: Alta Fulla, 1989, p. 19.
133
Liber Ioseph, p. 13. Sobre la llamada a la existencia como acto lingüístico de Dios, claramente distinta de la imposición
del nombre, véase Luis Alonso Schökel, La palabra inspirada. La Biblia a la luz de la ciencia del lenguaje, Barcelona: Herder,
1969, p. 28.
134
Cfr. Gershom Scholem, La Cábala y su simbolismo, ed. cit., p. 44: «En la conciencia de los cabalistas, los nombres
encierran en sí un poder, pero al mismo tiempo abarcan también y el orden armónico y penetran».
135
Recuérdese el paso de Abram a Abraham en Génesis 17, 5, donde el cambio de nombre implica cambio de destino:
«No te llamarás más Abram, sino que tu nombre será Abraham, pues padre de muchedumbre de pueblos te he constituido».
Sobre estas propiedades de la lengua divina, véase Francisco Javier Perea Siller, op. cit., pp. 18-20.
136
Liber Ioseph, «Benedictus Arias Montanus Sacrarum Literarum studioso Lectori S.». Incidiendo en ese poder del
hebreo en la voz de Dios, Pico della Mirandola formuló algunas de sus Conclusiones philosophicae, cabalisticae et theologicae,
como «Quaelibet vox virtutes habet in magia, in quantum Dei voce formatur (Toda voz tiene virtudes en la magia, porque
se forma con la voz de Dios)» o «Nulla nomina ut significativa, et in quantum nomina sunt, singula et per se sumpta, in

[74]
Sobre el lenguaje arcano

El hebreo, que significaba ex naturae observatione, era el único instrumento certero para conocer
a Dios, por ser su propia lengua y el origen del mundo creado. Y no ha de extrañar que Giovanni
Pico afirmara que para alcanzar cualquier conocimiento cierto era necesario profundizar en la
lengua hebrea: «Quien estuviere en posesión profunda y completa del sistema de la lengua hebrea,
y supiese guardarlo adecuadamente en las ciencias, tendrá una norma y una regla para llegar al
perfecto conocimiento de cualquier cosa cognoscible»137.
Con esa clara conciencia de la necesidad de acudir a la veritas hebraica, no sólo en su dimensión
filológica, sino también en la teológica, se adentró Montano en la significación arcana del texto
bíblico, hasta el punto de que el maestro León de Castro le acusara, en palabras del padre Mariana,
«de aver hecho tanto caso de libros de hebreos y tan poco de lo que los sanctos y otros auctores
nuestros sobre las mismas materias han escripto»138. El mismo Mariana, mucho más moderado que
Castro, se quejaba de que «prácticamente en ninguna parte de estos libros se cita con el testimonio
de los antiguos Padres ni de los otros teólogos nuestros que han tratado sobre estos mismos temas; y
especialmente Jerónimo, cuya autoridad tanto en la lengua como en las cosas de los hebreos, sobre
las cuales trabajó tanto, hubiera debido estar en algún lugar, para no tener que decir que se cita más
bien por la opinión de cualquier rabino, cuyas palabras y escritos se aducen por doquier en este
volumen». A lo que añadió respecto al segundo capítulo del Liber Ioseph: «Se dicen muchas cosas
de los nombres de Dios, que ciertamente me da la impresión que tienen un regusto de esa teología
de la que dijimos más arriba que los judíos la llaman Cábala»139. Y, en efecto, fue ésa una de las
objeciones que, desde el papado, se pusieron a la Biblia Regia y de las que el embajador don Juan de
Zúñiga hizo relación a Felipe II en una carta fechada a 4 de de febrero de 1572:
Las razones por que no quiere condescender a lo que se le pide son las siguientes:... Lo
cuarto, porque aquellos tratados que se han añadido De arcano sermone et simbolis rerum era
menester verse, porque en algunos hay cosas muy inciertas y no averiguadas, mayormente en lo de
ponderibus et mensuris, y que las cosas que se habían de juntar con el texto de la Escritura Sagrada
han de ser muy ciertas; y aquel tratado de Sermone arcano no se sabe si es cabalístico.140
Lo cierto es que Montano no podía ignorar los principios de la cábala e hizo uso de ellos en el De
arcano sermone, como fray Luis lo haría en De los nombres de Cristo. Esa búsqueda de mecanismos
que desvelaran el anuncio cifrado de la redención y la venida de Cristo en el Antiguo Testamento
tenía su razón de ser en la cábala cristiana. Piénsese, si no, en el esfuerzo de Pico por demostrar
la verdad de los dogmas cristianos de la Trinidad y la Encarnación por medio de conjeturas
cabalísticas o la misma definición que Johannes Reuchlin dio de la Cábala: «Est enim Cabala
divinae revelationis, ad salutiferam Dei et formarum separatarum contemplationem traditae,
symbolica receptio», la cábala es la simbólica recepción de la divina revelación, transmitida para la
redentora contemplación de Dios y de las formas separadas141.

magico opere virtutem habere possunt, nisi sint hebraica, vel inde proxime derivata (Los nombres no pueden tener virtud
en la obra mágica, en cuanto significativos y en cuanto que son nombres tomados de uno en uno y por sí mismos, si no son
hebraicos o directamente derivados del hebreo)». Conclusiones mágicas y cabalísticas, ed. cit., p. 72 y 74.
137
Conclusiones sive these DCCCC; introduction et notes de B. Kieskowski; Ginebra: Librairie Droz, 1973, «Conclusiones
paradoxicae, 55»: «Qui ordinem hebraicae linguae profunde et radicaliter tenuerit, atque illum proportionaliter in scientiis
servare noverit, cuiuscumque scibilis perfecte inveniendi normam et regulam habebit». También en el Commento insiste
en la necesidad del estudio del hebreo y caldeo para desvelar los arcanos de la fe: «Scienzia per certo divina e degna di non
participare se non con pochi, grandissimo fundamento della fede nostra, el desiderio solo del quale mi mosse al assiduo
studio della ebraica e caldaica lingua, senza le quali alla cognizione di quella pervenire è al tutto impossibile». Commento
sopra una canzona d’amore composta da Girolamo Benivieni, en De Hominis Dignitate, Heptaplus, De Ente et Uno e scritti
vari, ed. cit., p. 581.
138
Baldomero Macías Rosendo, op. cit., p. 47.
139
Jo. Marianae censurae in Biblia Regia, quae nuper diligentia et industria D. Benedicti Ariae Montani in lucem editae
sunt, ms. Barb. Lat. 674, fols. 14-66.
140
Tomás González Carvajal, Elogio histórico del doctor Benito Arias Montano, en Memorias de la Real Academia de la
Historia, t. VII, Madrid: Real Academia de la Historia, 1832, doc. 37, p. 160.
141
De arte cabalistica, en Ars cabalistica, ed. Johannes Pistorius, Frankfurt : Minerva, 1970 (facsímil Basilea : S.
Henricpetrus, 1587), vol 1, p. 620. Por «formas separadas» han de entenderse los nombres, las letras que los componen y
sus diversas combinaciones.

[75]
Libro de José

Los orígenes de la cábala cristiana se encuentran, por un lado, en las especulaciones cristológicas
de algunos judíos conversos durante la Edad Media, como Abner de Burgos o Pablo de Heredia,
que aspiraban a dar razones teológicas a su conversión; y, por otro, en el interés que la cábala
despertaba en la Academia platónica de Florencia, que encontró en ella la ilustración de la caída y
redención del hombre y acreditó su afinidad con las enseñanzas de Pitágoras, Platón, con los himnos
órficos o con los textos herméticos. La labor de Pico della Mirandola, que había llegado a reunir
una gran cantidad de literatura cabalística traducida al latín por el converso Ramón Moncada, fue
continuada por autores como Johannes Reuchlin, los generales agustinos Egidio de Viterbo y su
discípulo Gerolamo Seripando, Sixto de Siena o el franciscano Pietro Colonna, Galatinus, que, en
1518, publicó su tratado De arcanis catholicae veritatis, contra obstinatissimam Judeorum nostrum
tempestatis perfidiam: ex Talmud, aliisque hebraicis libris nuper excerptum142.
En España, la cábala como mecanismo de exégesis bíblica se introdujo fundamentalmente
a través de dos vías: la orden de los agustinos, cuyo programa de estudios estaba abierto a estos
conocimientos y cuyos generales eran entonces afectos a los procedimientos cabalísticos, y la cátedra
de Biblia de la Universidad de Alcalá, que ocupó, en primer lugar, el agustino fray Dionisio Vázquez
y, poco después, el monje cisterciense fray Cipriano de la Huerga, maestro de fray Luis de León y
Arias Montano y en cuyas obras se acude regularmente a las enseñanzas herméticas y cabalísticas143.
Son bien conocidas las afirmaciones cabalísticas de fray Luis de León en su tratado De los nombres
de Cristo, donde, como ha propuesto Karl Kottman, acude al modo de interpretación físico de
«números y figuras», propio del sistema de Pico della Mirandola y Sixto de Siena144. Ya desde el
prólogo se señalan algunos procedimientos propios de la cábala, como la alteración del número y
orden de las letras:
Pues lo que toca a la figura, bien considerado, es cosa maravillosa los secretos y los mys­terios
que ay acerca desto en las letras divinas. Porque en ellas, en algunos nombres se añaden letras para
sig­nificar acrecentamiento de buena dicha en aquello que significan, y en otros se quitan algunas de
las devidas para hazer demonstración de calamidad y pobreza... En otros mu­dan las letras su propria
figura, y las abiertas se cierran, y las cerradas se abren y mudan el sitio, y se trasponen y disfracan
con visajes y gestos differentes, y, como dizen del camaleón, se hazen a todos los accidentes de
aquéllos cúyos son los nombres que constituyen. Y no pongo exemplos de aquesto porque son
cosas menudas, y a los que tienen noticia de aquella lengua, como vos, Iuliano y Sabino, la tenéys,
notorias mucho; y señaladamente porque pertenecen propriamente a los ojos y assí, para dichas y
oýdas, son cosas escuras.145
Con esas mismas precauciones, que hacían de la cábala cosas «menudas» y «escuras» para ser
dichas, acudió Arias Montano a las técnicas cabalísticas. Desde luego, su planteamiento general es
el mismo que el de los tratados hebreos: el mundo fue creado verbalmente por Dios y la Escritura es
una representación simbólica de esa creación, de modo que las letras, las palabras, su número y su
disposición literal esconden significados ocultos y mensajes arcanos. En suma, el lenguaje sagrado
es un gran código que precisa ser descifrado, aunque eso sí, desde su literalidad146. Los principales
procedimientos que propusieron los tratadistas cabalísticos para conseguir esa decodificación fueron
el notaricon, que analizaba el significado de los signos, la gematria, que atendía al valor numérico de
las palabras, y la te±murâ, que consistía en la alteración y permutación de letras. La gematria aparece
en el De arcano sermone vinculada, como hemos visto, a la numerología pitagórica y platónica
que hacía del número «hijo de la luz» y «signo de la verdad». Desde los mismos preliminares se
señalaba al número como indicio de perfecta unión entre diversas partes: «Y esas partes o lo son

142
Cfr. Gershom Scholem, Kabbalah, Nueva York / Ontario: Meridian, 1978 y los libros de François Secret, Les
Kabbalistes chrétiens de la Renaissance, Milán: Archè, 1985 y La Zôhar chez les kabbalistes chrétiens de la Renaissance, Paris:
Moton & Co., 1964.
143
Cfr. los trabajos de Gaspar Morocho Gayo, «La filología bíblica del humanismo renacentista: continuidad y
ruptura», en Actas del Congreso Internacional sobre Humanismo y Renacimiento, I, ed. M. Pérez González, León: Universidad
de León, 1998, pp. 127-154, en especial pp. 131-136; y «Hermetismo y cábala cristiana en la corte de Carlos V. Egidio de
Viterbo, Dionisio Vázquez, Cipriano de la Huerga», Ciudad de Dios, 213 (2000), pp. 813-854.
144
Cfr. Kottman, op. cit., p. 74.
145
De los nombres de Cristo, ed. cit., pp. 163-164.
146
Sobre la combinatoria de letras como origen del mundo, véase Francisco Javier Perea Siller, «Revolutio alphabetaria:
Cábala y combinatoria lingüística en el Renacimiento», en Marina Maquieira et al, Actas del II Congreso Internacional de la
Sociedad Española de Historiografía Lingüística, Madrid: Arco Libros, 2000, pp. 755-762.

[76]
Sobre el lenguaje arcano

de la naturaleza, como el alma o el cuerpo en el animal; o lo son de la integridad y perfección,


como los miembros en el animal, tres y cuatro en el número siete»147. Más adelante se dedica todo
el capítulo XV al número y sus significados. Allí se afirma que el número empezó a existir «en el
mismo día en que empezaron a existir el cielo, la tierra, las alternancias de luz y tinieblas, y el tiempo
y la cantidad», para luego establecer, a través de la numerología, la relación entre el Creador y lo
creado: «El número no puede existir sin la unidad, no obstante, la unidad, por sí misma, por ser
simple e indivisa, no es número. Así también todas las cosas, las cuales no pueden ser ni existir sin
Dios, pero no son Dios». Por último, Montano trata de «algunos números famosos, cuyo uso es
frecuente en la lengua sagrada», aunque avisa que sólo indicará «el significado, aplazando para otro
momento la exposición de su explicación». Esa numerología sagrada se presenta en el libro como
«magis arcanus», según el cual el número uno significa simultáneamente Dios y el cuerpo místico de
Cristo; el tres, la Trinidad y «la perfección suma, que consta de tres grados: positivo, comparativo y
superlativo»; el siete es descrito como un número «sagrado para el Dios verdadero desde el principio
del mundo», que «se aplica para revelar milagros en su nombre y por obra suya»; mientras que el
cien «significa el número pleno y completo»148.
También pueden encontrarse ejemplos de la te±murâ en el Liber Ioseph, en las combinaciones de
letras, en las interpretaciones de signos independientes dentro de las palabras o en la comparación
entre distintos términos. La voz hebrea aretz le sirvió a Montano –hasta convertirse en un tópico
de su teología– para establecer conexiones entre distintas lenguas. Según esto, el término latino terra
procedería, por alteración de letras, del hebreo aretz: «Y a la seca llamó Dios ‫ארץ‬, término que los
traductores latinos vierten por terra, el cual está formado incluso por las misma letras, aunque al
revés. Pues aretz, si borramos la z del dígrafo ‫ץ‬, es lo mismo que tera, pronunciándolo en sentido
contrario»149. Lo mismo ocurriría con Adam, que habría recibido su nombre de la tierra de la que
fue formado, denominada en hebreo adamah150. También se subraya la similitud de los nombres
‫( מים‬agua) y ‫( ימים‬mares), que «constan de los mismos elementos, con diferencias de significado y
de sonido», o las interpretaciones simbólicas de ‘roca’: «Se alude con el nombre de la roca al padre,
así como al primer antepasado y fundador de cualquier familia. Pues de éste proceden las demás
rocas de una casa, es decir, los hijos y toda su descendencia. De hecho, la familia misma y el linaje
se designan en hebreo con el término ‫בית‬, casa; y a los hijos, por su parte, se les llama banim, que
es casi lo mismo que abnim, piedras»151.
Además de estos elementos técnicos y de la atención prioritaria al Génesis como fuente de toda
la sabiduría sagrada, Montano coincidió con los tratados cabalísticos en su particular antropología y
en las especulaciones en torno a los nombres de Dios. Respecto a la estructura espiritual del hombre,
Arias Montano siguió de cerca las tradiciones cabalísticas a la hora de describir el alma. Algunos
cabalistas como Abraham ibn Ezra y Abraham bar Hiyya, bajo la influencia del neoplatonismo,
habían dividido el alma en tres partes, designadas en hebreo nefesh, ru’ah y neshamah. Nefesh era la
fuente de la vida animal; ru’ah o anima, un grado intermedio; y neshamah o spiritus, la parte más
elevada, que correspondía a la imagen divina del hombre152. En el Zohar se recoge detalladamente
esa composición:

147
Liber Ioseph, «De divisione rerum ex quibus arcanus instituitur sermo ac symbola petuntur».
148
Cfr. Ibid., pp. 20-21. También fray Luis identificó el número tres, en la representación caldea del nombre de Dios,
con la Trinidad: «en las letras chaldaycas, este sancto nombre siempre se figura assí. Lo qual, como veys, es imagen del
número de las divinas personas y de la igualdad dellas, y de la unidad que tienen las mismas en una essencia, como estas
letras son de una figura y de un nombre» (De los nombres de Cristo, ed. cit., p. 165). Sobre la gematria y su desarrollo véase
Gershom Scholem, Kabbalah, ed. cit., p. 340-342 y A. Crowley, Gematría, Barcelona: Humanitas, 1989; y sobre el uso de
estos mecanismos en Montano, véase Natalio Fernández Marcos, op. cit., p. 142.
149
Liber Ioseph, p. 59. El mismo juego de alteraciones entre aretz y terra se encuentra en el Libro de la generación y
regeneración del hombre, ed. cit., p. 126.
150
Cfr. Ibid., p. 83. Más pormenorizadamente lo describe en la Historia de la naturaleza: «aquella tierra de la que se
modeló el cuerpo había sido llamada adamah, esto es, ‘colorada’, que al mismo tiempo que alcanzó la vida, no sólo conservó
su propio color sino que lo aumentó, y de este mismo hecho de su naturaleza íntegra le fue asignado para siempre el hombre
de Adam», (ed. cit., p. 478).
151
Ibid., pp. 63 y 59. También pueden observarse algunas coincidencias en las definiciones conceptuales entre el De
arcano sermone y el Zohar. Sirva de ejemplo la similar definición de ‘camino’, pues, según el Zohar, «El término camino en
cualquier parte de la Escritura señala una ruta abierta, accesible a todos» (El Zohar, ed. cit., II, p. 224), mientras que, para
Montano, «El camino es un lugar público, abierto y accesible a todos» (Liber Ioseph, p. 39).
152
Cfr. Gershom Scholem, Kabbalah, ed. cit., pp. 154-155.

[77]
Libro de José

El alma del hombre tiene tres nombres: néfesch, rúaj, neschama. Todos están comprendidos
uno dentro de otro y, sin embargo, tienen tres moradas distintas. Néfesch permanece en el sepulcro
hasta que el cuerpo se descompone y retorna al polvo, durante cuyo tiempo revolotea en este
mundo procurando mezclarse con los vivientes e informarse de sus tribulaciones; y en la hora de
necesidad intercede por ellos. Rúaj entra en el Jardín terrenal de Edén y allí se viste en la semejanza
del cuerpo en que residía en este mundo; esta semejanza es una vestidura con la que el espíritu
se cubre para poder gozar de las delicias del jardín radiante... Neschamá asciende de una vez a su
lugar, a la región de donde emanó, y por su mérito se enciende la luz para alumbrar arriba. Ella
nunca vuelve a descender a la tierra.153
Los cabalistas, como los neoplatónicos, insistieron en la doble naturaleza del alma humana, que
era simultáneamente masculina y femenina –«Adán fue creado con una doble personalidad, varón y
hembra»–, correspondientes al hombre inferior, el material, y el espiritual y superior:
Hay dos grados, masculino y femenino. Porque a todas las almas y espíritus que entran en los
seres humanos se alude en las palabras ‘generaciones del hombre (Adán)’, porque todos salen del
‘Justo’, y ésta es la ‘irrigación del río que salió de Edén para irrigar el Jardín’. Hay también otro
‘Adán’ inferior, al cual aluden las palabras ‘el día en que Dios creó al hombre (Adán)’, en el mismo
versículo. Acerca del Adán superior, se alude a la unión de masculino y femenino primero sólo
lejanamente con las palabras ‘este es el libro’, pero después de que produjeron descendencia se los
llama abiertamente ‘Adán’.154
Aunque esas categorías se complicaron y fueron cambiando a lo largo de la historia, todavía
aparecen en los textos de Benito Arias Montano. En el Liber Ioseph, ya se distinguen esos tres
niveles como anima, animus y spiritus. El anima, alma, es «la dueña de la vida, del movimiento y
del sentimiento,... es algo compartido prácticamente con los demás animales, pertenece a cierta
capacidad del alma a la que en hebreo se llama vp,n< [nephes], y que los latinos traducen por anima».
Por su parte, el animus tenía como función propia «la reflexión y lo que se deriva de la reflexión,
la inclinación de la voluntad en algún sentido, a lo que los latinos llaman animus». Por último, el
spiritus era la parte más elevada: «A la naturaleza misma del alma, en la medida que es inmortal,
ligera, que está dotada de un gran poder y capacidad, y que alcanza una dignidad extrema, se
denomina ‘espíritu’; término con el que se indica que el alma del hombre tiene algo próximo y afín
a los espíritus celestes»155.
Pero es en el Liber generationis et regenerationis Adam y en la Naturae Historia donde Montano
especificó el sentido y la misma terminología hebrea de los cabalistas. En el primero de ellos, se
describe al hombre compuesto de cuerpo, llamado ghaphar por su origen terrestre, y de una doble
naturaleza espiritual, que corresponde a lo masculino y lo femenino:
...esta doble porción de alma, para distinguirlas y delimitarlas, fue menester llamarlas con dos
nombres distintos... el hábito de la lengua original llama a la porción superior y mejor rvahh, esto
es, spiritus, a la inferior nephes, esto es, anima, y que, desde luego, el hombre tiene a un tiempo
ambas porciones, siendo, no obstante, la fuerza y dignidad distinta y dispar, porque es sabido que
la una es y se dice macho, la otra hembra.156
En la Historia de la Naturaleza, al describir la creación del hombre, se acerca aún más a la
narración cabalística:
Finalmente, según estos argumentos y ejemplos que hasta aquí hemos expuestos, puede
comprenderse la naturaleza de esta parte a la que Dios, después de haber dado forma con aquel

153
El Zohar, ed. cit., III, p. 343; véase también II, p. 252-253 y 288.
154
Ibid., III, pp. 139 y 182. Siguiendo a Platón en el Symposio, Jámblico definió esa misma dualidad: «El hombre,
según afirman estos escritos (los escritos herméticos), tiene dos almas: una derivada del primer inteligible, que participa
también del poder del demiurgo; la otra, en cambio, engendrada a partir del movimiento de los cuerpos celestes, en la cual
penetra el alma que contempla la divinidad» (Sobre los misterios egipcios, ed. cit., p. 209).
155
Liber Iospeh, p. 84.
156
Libro generación y la regeneración del hombre, ed. cit., p. 131. Más adelante detalla esa doble naturaleza: «Sabemos
que el hombre, compuesto de dos porciones, fue puesto por Dios como príncipe sobre el globo terráqueo, a un tiempo
macho y hembra; en cuanto al espíritu, ciertamente macho, pero, en cuanto al alma, esto es, aquella parte donde radica
la fuente de los sentidos y del apetito, hembra; y que con otros nombres se habla del interior y el exterior del hombre; el
interior hecho a imagen de Dios, el exterior, para el alma viviente, formado y compuesto, en virtud de la naturaleza exterior
y la forma natural, con las partes apropiadas» (Ibid., p. 144).

[78]
Sobre el lenguaje arcano

moldeado de bellísima tierra a ADAM, esto es, de haberlo integrado en su aspecto de hombre, le
confirió valor imponiéndole un nombre determinado. Pues se dice que le infundió un soplo vital
no como la que la tierra, aleccionada por el verbo divino, había distribuido por las restantes especies
de seres vivos, sino que, así como constaba de una dignidad más prestante, así fue elaborada de un
modo más excelente y proclamada con su nombre. Pues sabemos que el principio vital de todas
las demás especies fue llamada NEPHES HHAIAH, esto es, soplo de vida o bien soplo viviente: Y
dijo Dios: «Brote la tierra seres animados según su especie, ganados, reptiles y bestias de la tierra según
su especie». Y así fue. Pero a este ser viviente de que tratamos, que habría de ser el más importante,
por particular beneficio de Dios y acción también realizada, amén de la egregia formación de su
cuerpo, otra parte que atañe a la vida le fue producida, pero no junto con el mismo cuerpo, sino
que le fue concedida e inspirada: pues fue introducida a través de los conductos de su nariz, y a la
cual su mismo autor le dio el nombre de NESEMAH HHAIJM, que en latín puede traducirse como
aliento de doble vida. Y a esa posibilidad de una vida sólo, que fue creada para los demás seres vivos,
sabemos que se le atribuyó el nombre de NEPHES. Pues es NEPHES esa naturaleza cuyo poder
opera en el apetito y en la actividad sensorial sin extenderse más allá de los sentidos individuales
o sensorio común, que los latinos llaman por regla general anima, ‘vida’: Porque sació al alma
vacía y al alma hambrienta llenó con sus bienes. En este pasaje y en muchos otros leemos NEPHES,
que se refiere no sólo al hombre, sino también a todos los seres vivos que pueden tener hambre y
sed. Pero a aquella naturaleza dueña de una doble vida que hemos aprendido que es denominada
NESEM, o NESEMAH, es de observar que en toda la doctrina sagrada sólo se aplica al hombre y
a ningún ser vivo más. Y entendemos que esta es aquella por la cual Dios había decidido crear al
hombre a su imagen: Hagamos al hombre a nuestra imagen. Y de nuevo: Y creó Dios al hombre a su
imagen y semejanza, a imagen de Dios lo creó. En ambos pasajes BETSELEM es ‘en imagen’. Y para
corroborar la explicación de la doctrina establecida también con la consecuente distinción de las
palabras, habremos de utilizar, asimismo en latín, un nombre doble, pues nos hemos educado en
la lengua mediante el conocimiento de los autores más antiguos: animus cuadrará al hombre, en
cambio anima, al resto de los seres vivos.157
Según puntualizaba Montano, nephes tenía una naturaleza corpórea, que «ocupa no sólo la carne
y las vísceras, sino también los huesos e incluso las partes más duras y sólidas, y también, por medio
de sus operaciones, los somete, conforma y mueve»; mientras que nesemah era «un espíritu puro
y libre creado a imagen de Dios», que se oponía a la parte material, «dotada de cuerpo, sentidos y
facultad de sentir»158.
Al igual que Egidio de Viterbo dividió su Scechina en tres partes: De numeris, De litteris y,
por último, De divinis nominibus, también Arias Montano dedicó buena parte de su especulación
teológica limítrofe con la cábala a los nombres de Dios. Al menos, así lo entendió el padre Juan
de Mariana que, como hemos visto, apuntaba los resabios cabalísticos del De arcano sermone: «Se
dicen muchas cosas de los nombres de Dios, que ciertamente me da la impresión que tienen un
regusto de esa teología de la que dijimos más arriba que los judíos la llaman Cábala». La cuestión
de los nombres de Dios era un argumento cardinal para la Cábala, pues en ellos se resumían las
manifestaciones del poder divino y hasta la misma Torah. Así lo había afirmado Menahem Recanati
en su tratado Ta’amé mišvot: «La Torah no es algo exterior a Él ni Él es algo exterior a la Torah».
El nombre de Dios y las letras que lo componían eran, en fin, una cifra de Dios, que como ha
planteado Gershom Scholem, representaba un cuerpo místico de la divinidad159.
En el interés del biblismo renacentista por los nombres de Dios convergían, además de la cábala,
los textos de los neoplatónicos y la patrología. Jámblico se había ocupado del tema en Sobre los
misterios egipcios y Proclo compuso un tratado sobre Los nombres divinos160. Entre los santos padres,
san Jerónimo, Eusebio e Ireneo y, sobre todo, Dionisio Areopagita, con su tratado De divinis
nominibus, marcaron la senda de una tradición propia del cristianismo. En concreto, Dionisio
partía de la misma concepción sagrada y reveladora de los nombres de Dios:

157
Historia de la naturaleza, ed. cit., pp. 474-475.
158
Cfr. Ibid., pp. 477-478.
159
Cfr. Gershom Scholem, La Cábala y su simbolismo, ed. cit., p. 47-48.
160
Cfr. Jámblico, Sobre los misterios egipcios, VII, 4; ed. cit., p. 198 y Proclo, Los nombres divinos y otros escritos, ed. Josep
Soler, Barcelona: Bosch, 1980.

[79]
Libro de José

Nadie se atreva a definir con palabras o conceptos la noción secreta y supraesencial de Dios.
Atengámonos sólo a lo que misericordiosamente se nos ha manifestado en las Santas Escrituras.
En ellas, Dios mismo se ha dignado enseñarnos que ninguna criatura puede llegar a conocerle y
contemplarle tal como es, ya que Él lo trasciende todo supraesencialmente.161
Entre los humanistas, quienes pusieron más atención a la onomástica divina fueron Pico della
Mirandola; Johannes Reuchlin, con sus libros De Verbo Mirifico (1494) y De arte cabalistica (1513);
Egidio de Viterbo, en la Scechina y en el Opus contra hebraeos de adventu Messiae et de divinis
nominibus; Pietro Colonna Galatinus, con el De arcanis catholicae veritatis; o, en España, Alonso de
Orozco en su De nueve nombres de Cristo ( ca. 1560) y Fray Luis de León en De los nombres de Cristo.
De todos ellos, quien tuvo acaso más repercusión para la cábala cristiana fue Johannes Reuchlin,
que describió la revelación de los nombres de Dios en tres períodos. En el primero, que iba desde la
creación a la caída del hombre, se dio a conocer con un nombre de tres letras ‫שדי‬, Sadai; más tarde,
en una etapa correspondiente a la Torah, se reveló a Moisés con el Tetragrama de cuatro letras; por
último, con la revelación y redención de Cristo, el Tetragrama, ‫יהוה‬, se hizo audible al añadirse
la letra schin, ‫ש‬, y convertirse en Pentagrama: esto es, de yhvh en yhsvh, ‫יהשוה‬, de Yahveh a
Yehoshua o Jesús, uniéndose así el nombre de Dios con la redención de Cristo.
Como hemos visto más arriba, fray Luis se hizo eco de estas elucubraciones sobre el Tetragrama.
En De los nombres de Cristo, anotó que, además del apelativo hebreo de ineffa­ble, tenía propiedades
y significados en cada una de sus cuatro letras:
...porque si miramos al sonido con que se pronuncia, todo él es vocal, ansí como lo es aquél a
quien significa, que todo es ser y vida y espíritu, sin ninguna mezcla de composición o de materia;
y si attendemos a la con­dición de las letras hebreas con que se escrive, tienen esta condición, que
cada una dellas se puede poner en lugar de las otras, y muchas vezes en aquella lengua se ponen; y
assí, en virtud, cada una dellas es todas, y todas son cada una, que es como imagen de la senzillez
que ay en Dios por una parte, y de la infinita muche­dumbre de perfectiones que por otra tiene.
Pero, al cabo, llevado acaso por unas precauciones razonables, se limitó a insinuar los
procedimientos cabalísticos, que dice «no condenar» y aplazó para ocasión más propicia su examen
más detallado:
Y no diré del número de las letras que tiene este nombre, ni de la propiedad de cada una dellas
por sí, ni de la significación singular de cada una, ni de lo que vale en razón de arithmética, ni del
número que resulta de todas, ni del poder ni de la fuerça que tiene este número, que son cosas que
las consideran algunos y sacan mysterios dellas, que yo no condeno; mas déxolas, porque muchos
las dizen, y porque son cosas menudas y que se pintan mejor que se dicen.162
Por su parte, Arias Montano se ocupó repetidamente de los nombres de Dios y de su significado en
el De arcano sermone, el Liber generationis et regenerationis Adam y la Naturae Historia163. El capítulo
segundo del Liber Ioseph lleva por título «Arcanorum nominum interpretatio», la interpretación
de los nombres arcanos, entendiéndose por éstos los nombres de Dios. En el Liber generationis, se
muestran tres vías para el verdadero conocimiento de los nombres del Dios hebreo: por revelación
del mismo Dios o de alguno de sus ángeles; por inspiración de los profetas; o por el de la lengua
común. De la primera vía, se obtendrían los verdaderos nombres; los demás no serían propiamente
nombres, sino lo que Montano llamó indistintamente «sobrenombres», «pronombres», «adjetivos»
o «apelativos». Los nombres estarían vinculados a la «majestad y singularidad de la naturaleza
divina»; los apelativos «atestiguan fuerza, eficiencia y autoridad». Pero ni unos ni otros revelarían
la verdadera naturaleza de Dios, que resulta incognoscible para la mente humana: «Tampoco al
propio Moisés le reveló aquella definición y apariencia plena de nombre y significación, sino los
atributos que se infieren de la eficiencia». Aunque esta diferenciación se mantiene en los tres libros,
lo cierto es que no siempre guardó el mismo orden. En el De arcano sermone, se relacionan entre
los nombres ihvh y el, mientras que se da como apelativos elohim, adonai, sadai, tsebaoth, iah y
kados, que no vuelve a aparecer en los otros dos libros. En Liber generationis, añade a los nombres

161
Dionisio Areopagita, Obras completas, ed. cit., p. 270.
162
De los nombres de Cristo, ed. cit. pp. 167-168, 164 y 623.
163
Todos los textos que siguen proceden de Liber Ioseph, pp. 4-7; Libro de la generación y regeneración del hombre, ed.
cit., pp. 113-117; e Historia de la naturaleza, ed. cit., pp. 137-140.

[80]
Sobre el lenguaje arcano

el de ehieh, como una variante del Tetragrama, e incluye entre los apelativos eloha y el, que pasa
a ser un sobrenombre vinculado a elohim.
El primer nombre que examinó es aquel que fue «pronunciado singularmente por Dios
mismo», esto es, ‫יהוה‬, exclusivo de la divinidad y que se compone «de cuatro elementos». Su
pronunciación, dice el biblista, es desconocida «por cuanto que no aparece escrito con las vocales o
puntos propios, con los que se debe pronunciar». De esta cuestión fonética se ocuparon Reuchlin o
Galatino, optando por la vocalización iehovah. Montano parece disentir de ellos, ya que defiende
varias posibilidades de pronunciación, aunque se inclina prioritariamente por la de iehveh:
...cuando está sólo, lleva las vocales shewa, holem y qameks; pero, cuando se une al prenombre
Adonai, admite las vocales seghol, holem y jíreq. Los nuestros, desconociendo esta razón,
pronuncian iehovah, aun cuando esta pronunciación no sea ni exclusiva ni tampoco inalterable
por causa de vocales ajenas. En efecto, alguna vez se debe pronunciar iehovih. Pero si, en razón de
otros nombres similares es posible indicar una pronunciación fija, debe decirse iehveh, y considero
que así pronunciaban los antiguos, tanto los israelitas, como los hombres de otras naciones que
llegaron a tener noticia de este nombre y de Dios mismo.
Al modo cabalístico, subraya Montano que el mismo nombre «encierra toda esta grandeza
de misterios» y que su significado está en los elementos que lo componen y en su estructura: «la
construcción de este nombre... hace referencia a la constancia y firmeza de su naturaleza y a la
observación de prometer y conceder misericordia». Pero no sólo eso, en el nombre de Yahveh está
ya cifrada, como querían los cabalistas cristianos, la noticia de la redención y la salvación, pues
«indica que Dios es de tal naturaleza que es eterna y absolutamente constante, y ajena a todo
cambio y mutación, pero al mismo tiempo perpetuamente misericordiosa, y, para conceder la
misericordia y traer la salvación». Poco después, vuelve a insistir en la idea de que «aquel nombre
arcano ‫יהוה‬... es transmitido al género humano como si fuera un santo y seña para alcanzar de
Dios la dicha y la salvación, en particular a aquellos que son conocedores y partícipes de la sagrada
religión, los misterios divinos». Incluso se puede encontrar en la obra una alusión tácita al origen
de la cábala en las enseñanzas recibidas por Moisés en el monte Sinaí y trasmitidas luego oralmente
entre los elegidos: «Moisés, instruido por la experiencia, la observación y las indicaciones de Dios
mismo, legó esta cuestión a la posteridad para que sea constantemente meditada. Leemos que a él,
hasta donde alcanza el intelecto humano, le fue mostrada y revelada la razón de este nombre». En
realidad, era lo mismo que Pico della Mirandola planteaba en su discurso De hominis dignitate:
Escriben no sólo los célebres maestros de los hebreos, sino también entre los nuestros, Esdras,
Hilario y Orígenes que Moisés no sólo recibió por inspiración divina en el monte la ley que luego
dejó a la posteridad escrita en cinco libros, sino también una versión más secreta y auténtica
de la ley; que Dios le ordenó que diera a conocer al pueblo la ley, pero que no escribiera, ni
divulgara la interpretación de la misma, sino que la revelara solamente a Josué, y luego éste a los
sumos sacerdotes que le sucedieran, bajo el sagrado juramento del silencio... Como se pusiera
de manifiesto que aquella verdadera interpretación de la ley había sido transmitida a Moisés por
inspiración divina, de este mismo modo, por mandato de Dios, fue llamada Cábala, que entre los
hebreos es lo mismo que entre nosotros tradición.164
En la Naturae Historia, se describe el nombre de ihvh como revelado por Dios, arcano, secreto y
prohibido, e incluso, como fray Luis, que «no condenaba» las elucubraciones cabalísticas, Montano
deja entrever el interés del nombre, sus partes, sus letras y combinaciones, según los mismos
mecanismos combinatorios de la cábala, y alude a los libros existentes sobre el tema, que, como
veremos más adelante, conocía y manejaba: «Pero decir cuánto misterio y cuánta sabiduría podría
obtenerse de la explicación de este nombre tanto de su totalidad como de sus partes y elementos
e igualmente de sus letras, es de otro lugar y otra muy prolija exposición, que, aunque abordada
por muchos, sin embargo no lo leemos enteramente explicado por nadie». Al de ihvh, se añade en

164
De hominis dignitate, ed. cit., pp. 154-156: «Scribunt non modo celebres Hebraeorum doctores, sed ex nostris
quoque Esdras, Hilarius et Origenes, Mosem non legem modo, quam quinque exaratam libris posteris reliquit, sed
secretiorem quoque et veram legis enarrationem in monte divinitus accepisse; praeceptum autem ei a Deo ut legem
quidem populo publicaret, legis interpretationem nec traderet libris, nec invulgaret, sed ipse Iesu Nave tantum, tum ille
aliis deinceps succedentibus sacerdotum primoribus, magna silenti religione, revelaret… Hoc eodem penitus modo cum ex
Dei praecepto vera illa legis interpretatio Moisi deitus tradita revelaretur, dicta est Cabala, quod idem est apud Hebraeos
quod apud nos receptio».

[81]
Libro de José

Liber generationis, otro nombre de cuatro letras también pronunciado por Dios: ‫אהיה‬, ehieh, que
califica como «sacrosanto, arcano y revelable».
Los apelativos, ya fueran recibidos por inspiración profética o desde la lengua común, tenían
la característica de manifestar, de modo verbal, los atributos de la Divinidad. Así el sobrenombre
tsebaoth, ‫צבאות‬, ‘Dios de los ejércitos’, significa «poder divino» y su articulación, como querían
los cabalistas, tiene poder en sí misma: «Pronunciando este sobrenombre se previene a los oyentes
de que nadie puede impedir o escapar al poder divino». Del singular eloha –vertido en latín como
«princeps, providens, rector, gubernator, iudex y prospector, e incluso consilii auctor»– surge el plural
elohim, ‫אלהים‬, la primera denominación de Dios que aparece en la Escritura y que significa «la
consideración e idea de obrar, gobernar, regir, dirigir y juzgar». En el sobrenombre de elohim,
señaló Montano dos dimensiones que vienen a coincidir con las que le otorga el tratado cabalístico
el Zohar. La primera de ellas es la de Dios como el creador en el Génesis. El Zohar interpreta elohim
como arquitecto: «elohim es el arquitecto arriba, siendo como tal la Madre superior, y elohim
también es el arquitecto abajo, siendo como tal la Presencia Divina (Schejiná) del mundo inferior...
como está escrito: ‘Y dijo elohim que haya luz, y la luz fue’; es decir, uno dijo, a elohim que haya
luz; el dueño del edificio dio la orden y el arquitecto la llevó a cabo inmediatamente»165. A su vez,
Montano señala que «la noticia de un Dios creador se pone de manifiesto por primera vez con este
sobrenombre». La segunda es la de elohim como manifestación de Dios a los que creen en otros
dioses. En este sentido, el Zohar explica que «explicaron la palabra elohim como refiriéndose a otros
dioses»; y Montano, que «Dios era conocido con este sobrenombre tanto por aquellos que gozaban
del don de una instrucción particular, como por aquellos que, sólo a partir de la contemplación de
la naturaleza y del espectáculo y observación de las cosas creadas, establecieron su régimen de vida y
religión». Incluso en una vuelta de tuerca propia de la cábala cristiana, Arias Montano interpretó, en
el Liber generationis et regenerationis Adam, el plural del elohim del Antiguo Testamento como una
cifra del dogma cristiano de la Trinidad: «Los hombres piadosos creen que este nombre, cuando se
habla de la naturaleza divina, corresponde igualmente al misterio de la Trinidad».
El siguiente apelativo –aunque en el De arcano sermone se identifique como nombre– es el,
‫אל‬, que alude específicamente a la excelencia de la fuerza divina y a su poder infinito. Lo mismo
se declara en el Zohar, para el que «el fue extendido en elohim» y, según el cual, las dos letras o
«dos formas místicas que representan al nombre el» identifican a Dios como «el Grande, Poderoso
y Tremendo»166. Si con el sobrenombre de adonai se expresa «soberanía y dominio», con el de
sadai, ‫שדי‬, se alude al «poder y la fuerza con que Dios actúa»; y Montano, acaso acudiendo a los
procedimientos cabalísticos del notaricon y la te±murâ, señaló que este sobrenombre se componía
de dos partes, «del pronombre relativo ‫ש‬, y de ‫די‬, término que traducimos por suficiencia, copia,
capacidad y abundancia». Esa «capacidad y abundancia» están también relacionadas con el poder
creador de la palabra divina:
Dios, tal como posee siempre en sí mismo un poder y eficacia infinitos para actuar, así posee
igualmente una facultad infinita, y no precisa de materia alguna anterior en las cosas recién
creadas, ni necesita del auxilio de instrumento alguno para realizar su obra; sino que dijo, y fueron
hechas; ordenó, y fueron creadas. Y, por la palabra de Dios, se afianzaron los cielos, y por el aliento
de su boca, toda la virtud de los mismos.
De la partición de esos dos términos, adonai y sadai, dice Montano que nace un tercero, el
apelativo ‫יה‬, iah, que también se corresponde con «la parte inicial de aquel vocablo arcano y
sacrosanto, iehveh... y es invocado muchas veces por los profetas, en la estructura y ritmos de sus
profecías, como halleluiah». Su sentido «debe ser explicado con las palabras de esencia, verdad y
firmeza» y se emplea «para mostrar y exhibir los beneficios provenientes de Dios». Acaso como una
concesión a la escolástica, Montano estableció una cierta relación de iah con el concepto teológico
ens: «lo bosquejaríamos como si con una contraseña, si lo tradujéramos como ens, a partir del verbo
latino esse». Y lo cierto es que en el capítulo siguiente, «De spiritu», Montano, en contra de su
método exegético, cita el Liber de ente et essentia de santo Tomás de Aquino. Estos miramientos
contrastan con las sentencias que se le atribuyen a su discípulo fray José de Sigüenza en su proceso,

165
El Zohar, ed. cit., I, pp. 79-80 y 82.
166
Ibid., I, pp. 65 y 70.

[82]
Sobre el lenguaje arcano

como aquella «No es necesaria la teología escolástica y se pierde mucho tiempo en ella»167, y con las
mismas opiniones del autor, vertidas en el Liber generationis:
Pero, dado que el uso antiguo de la lengua latina no nos proporciona un vocablo apropiado,
con el cual pueda ser nombrada y llamada la Naturaleza infinita de Dios (pues ens es un vocablo
inaudito para los oídos romanos, deducido a imitación del griego w[n), ningún otro seria empleado
más adecuadamente por nosotros para significar aquella majestad que el de verum o veritas.168
El último sobrenombre que se recoge en el De arcano sermone es propiamente un adjetivo,
kados, ‫קדוש‬, que se identifica con el latino sanctus, como aquello «sobresale dentro del género, es
superior a las demás partes de su género, y se antepone a ellas en virtud de cierta grandeza».
A pesar de todo esto, no creo que Arias Montano fuera un cabalista, como lo fueron Pico
della Mirandola, Egidio de Viterbo o Johannes Reuchlin; pero es evidente que se interesó por
la cábala e hizo uso de ella, como también lo hicieron su maestro Cipriano de la Huerga o su
amigo y condiscípulo fray Luis de León. Muestra de ello es el catálogo de sus manuscritos que se
hizo en 1599, al año siguiente de su muerte, con el objeto de cumplir su voluntad testamentaria
y ceder su propiedad al monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Los encargados de identificar
los manuscritos y hacer inventario fueron Alonso Sánchez de Mora y el converso Juan Bautista
Gavisón. Esta colección de códices hebraicos, griegos, caldeos y latinos, que Arias Montano
debió ir recopilando a lo largo de su vida, incluía hasta treinta y tres libros hebreos. Entre ellos
se encontraron comentarios rabínicos, como los de David Kimhi al Salterio y los profetas o el de
Rabí Selomoh al Pentateuco, pero también un significativo número de textos que encajan en estos
otros intereses montanianos, como el «Libro que habla sobre los sentidos del hombre», el «Libro
que se intitula la casa segunda de oraçión con el fabricamento d’ella» o «Libro llamado Beresit Raba
glosador sobre el principio de la creaçión de Adam y Eva», probablemente el Zohar, que se inica
con el comentario de las primeras palabras del Génesis, «Bereshit Barah», ‘en el principio creó’169.
Pero llaman especialmente la atención tres códices identificados por Sánchez de Mora y Gavisón
como cabalísticos y que parecen tratar de los nombres divinos y de la gematria: «Libro en quarto
que habla sobre los nombres de Dios al modo de los cabalistas», «Declaración sobre los números
que tratan en el Zohar los cabalistas» y, por fin, «Unos cuadernos en papel de mano que contienen
çiertas declaraçiones místicas y cabalísticas»170.

167
Proceso inquisitorial del padre Sigüenza, ed. cit., p. 107.
168
Libro de la generación y la regeneración del hombre, ed. cit., p. 103.
169
El padre Juan de Mariana señaló la presencia del Zohar y de estas elucidaciones cabalísticas al analizar el Dictionarium
syro-chaldaicum que Guy Lefèvre de la Boderie compuso para el volumen sexto de la Biblia Regia. En el capítulo 6º del
informe conservado en la Biblioteca Vaticana, que trata «De Grammaticis et Lexicis», refiere «el modo de explicar la Escritura
y desvelar los misterios por medios de cada una de sus letras y puntos» y lo ejemplifica con las interpretaciones del primer
versículo del Génesis: la presencia simbólica de seis aleph; su inicio con la letra beth, que oculta un misterio sobre la segunda
persona de la Trinidad y otro sobre la existencia de dos mundos, corpóreo e incorpóreo; o sus combinaciones para formar
la palabra bebar, ‘en el hijo’, bara, ‘creó’, o ab, ‘Padre’: «Continet autem Cabala praeter alia rationem explicandi scripturam
atque eruendi mysteria ex singulis eius litteris atque apicibus, quod, ut melius intelligatur, rem exemplo illustrabo: in primo
Gen. versu haec omnia comminiscuntur. Primum aiunt sexies aleph litteram in eo versiculo scribi ad indicandum mundum,
de cuius creatione ibi agitur, sex annorum millibus praecisse fore duraturum, quae Haebreorum fere opinio est, et placuit
aliquando nonnullis Ecclesiae Patribus priusquam Ecclesiae iuditio esset repudiatum. Deinde prima eius versiculi littera est
beth, hoc est totius alphabeti secunda in quo duo mysteria latere indicarique volunt. Alterum in filio et per filium quae est
secunda Trinitatis persona mundum esse factum; alterum non unum, sed duos indicari mundos, corporeum videlicet, et
incorporeum. Rursus prima littera geminata secundaeque iuncta vocem bebar, conflari, id est, in filio primas tres litteras per
se sumptas efficere, bara, id est, creavit, tertiam litteram primae praepositam facere, ab, id est, Pater, atque totum hoc primis
tribus litteris contineri, significarique in filio, creavit Pater nempe caelum et terram» Jo. Marianae censurae in Biblia Regia,
quae nuper diligentia et industria D. Benedicti Ariae Montani in lucem editae sunt, ms. Barb. Lat. 674, fols. 57v-58r.
170
Cfr. Juan Gil, Arias Montano y su entorno, Mérida: Editora Regional Extremeña, 1998, pp. 356-357, asientos nº 10,
21, 24, 15, 27 y 32. Estos textos parecen corresponder a los conservados en el actual manuscrito G-III-14 de la biblioteca
del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, que recoge unos fragmentos del libro ‫( ספר הישר‬ff. 1-8), una
exposición cabalística sobre los nombres de Dios (ff. 8-22), otro tratado cabalístico con el título ‫( מגדל עז‬ff. 23-30), el
‫ספר מראות אלהים‬, visiones de Dios (ff. 31-33), más notas cabalísticas fragmentarias (ff. 34-42), un libro de los diez
sefirot (ff.52v-60) y el tratado cabalístico ‫ ספר אלה שמות‬atribuido a Simeón ben Yohay (ff. 79-88). El manuscrito G-
IV-10 también incluye un tratado cabalístico sobre los diez sefirot, inspirado en el Sefer Yetsirah.

[83]
Libro de José

Pero no sólo en los libros inventariados en 1599, en 1571, el mismo año de publicación del Liber
Ioseph sive De arcano sermone, salió a la luz un Index expurgatorius librorum qui hoc seculo prodierunt
dirigido, inspirado y corregido por Benito Arias Montano. Este Index nació como complemento al
De librorum prohibitorum catalogo observando, publicado el año anterior, con la intención de ofrecer
un expurgo detallado de los libros que no fueran obra de herejes o que no estuvieran enteramente
corrompidos por la herejía. Los encargados de presidir la comisión censora fueron Franciscus
Sonnius, obispo de Amberes y responsable de aprobar el Liber Ioseph, y el propio Arias Montano.
La indulgencia y el espíritu tolerante fueron las guías de este expurgo, que limitó la censura al
menor grado posible y puso especial atención en salvaguardar las obras de los grandes humanistas
cristianos171. De ello se beneficiaron dos libros esenciales para la cábala cristiana del Renacimiento,
el De verbo mirifico y el De arte cabalistica de Johannes Reuchlin, que habían sido prohibidos por
los índices romano y español de 1564 y 1559. Ambas obras se aprobaron sin expurgo alguno, a
pesar de sus elementos cabalísticos y a partir de la sentencia de los censores de la Universidad de
Douai. Las aprobaciones, escritas en primera persona, dan buena muestra de la actitud medida del
redactor, pero también de su interés por preservar y justificar la cábala cristiana. La correspondiente
al De verbo mirifico comienza por describir sus tres libros, ocupados en las doctrinas pitagóricas,
epicúreas y de otros filósofos griegos, en las opiniones de los comentaristas hebreos y, por último,
en las del propio Reuchlin sobre el nombre de Jesús o la figura de la cruz. El dictamen del censor
es claro: «Juzgo que se ha de ser publicado todo y el volumen completo, como en principio fue
editado por el autor, sin que nada sea expurgado». El argumento es el mismo que se había utilizado
para aprobar el De speculo oraculari, otro libro de Reuchlin hoy perdido y entonces aprobado por el
papa León X. Aun así, en la censura se aprovecha, siguiendo las tesis motanianas, para disentir de
las teorías de Reuchlin en torno al nombre de Jesús. Esa opinión, que convertía a yhvh en yhsvh y
que se calificó de «error gramático o talmúdico», fue, sin embargo, admitida por ser «más religiosa
que escandalosa o perniciosa»172.
La aprobación del De arte cabalistica remite a otros textos que escribieron, sobre la misma materia,
Giovanni Pico della Mirandola y un comentarista de sus Conclusiones, el franciscano Arcangelo di
Borgonovo, discípulo de Francesco Giorgi y autor también de una Expositio Apocalyposeos cabalistica.
Señala el censor que Reuchlin, bajo el nombre de Capnión en la obra, «fue un hombre católico y
cristiano» y que, siguiendo las reglas del diálogo, expuso diversas opiniones en boca de distintos
personjes, como lo hizo también san Jerónimo en su exposición de san Pablo, donde incluyó
sentencias heréticas y condenadas. Por ello, el lector tolerante debe repudiar como judaico lo menos
ortodoxo y aceptar lo sano y beneficioso. Y aunque parezca que se tachan estas elucubraciones
cabalísticas sobre el anuncio de un Mesías mortal por ajenas a la doctrina que se enseña a los niños en
la catequesis, al cabo se hace lo mismo que fray Luis, que aplazó sus cábalas por ser «cosas menudas».
De las doctrinas pitagóricas tratadas en la obra, se subraya su coincidencia con la revelación cristiana

171
Jesús Martínez de Bujanda, editor de los índices, concluye: «L’entreprise d’expurgation dirigé par Arias Montano
apparaît comme une opération de récupération d’un secteur important de la culture européenne. Il ne s’agit pas en general
d’écrits populaires ou de piété, mais d’ouvrages de grande érudition appartenant aux plus importantes disciplines». Index
d’Anvers 1569, 1570, 1571, vol. VII. Index de livres interdits, dir. Jesús Martínez de Bujanda, Sherbrooke: Éditions de
l’Université de Sherbrooke / Droz, 1988, p. 97.
172
«De libris Capnionis, de verbo mirifico, Universitatis Duacensis sententia Censoribus probata: Cum hos libros ne
adversarii quidem carpserint hactenus, alicubi tamen co[n]scitantes contra artem Caballisticam, et magna ex parte referant
aliena placita. Primus quidem liber Pytagorica, Epicurea et aliorum philosophorum placita, post atque ibi etiam damnata.
Secundus interpretum atque aliorum scriptorum Haebraeorum. Ac tertius demum auctoris sententiam videatur aperire,
quae nomen Salvatoris nostri et Crucis figuram seu picturam, fidem et fiduciam erga Deum requirat (quod res est) in
patrandis miraculis, usumque et modum his utendi religiose obnubilet in susurrationis praetextu. Puto in eo ferenda esse
omnia et integrum volumen, ut est principio editum ab auctore, nihilque expungendum. Nam si quid paradoxi aut somnii
Hebraice appareat, admisum est et tolerandum, quomodo dudum est dictum, de Oculari speculo, Tridentini catalogi in
Thalmudis permissu patrocinante. Nam Gramaticus ille, vel potius Thalmudicus error, qui in 3 lib. prolixe traditur, et
asseveratur quoque, putatur Servatoris nostri nomen proprium Hebraice diversum esse a nomine succesoris Mosis ‫יהושע‬
et ‫ישוע‬, quasi scribendum sit, ‫ יהושוה‬ubi sint elementa nominis tetragrammati, solo ‫ ש‬medio mutante ab illo ineffabili
vocabulo, et magnum mysterium inde colligendum. Est quidem error nec defendendus; sed tamen religiosus potius quam
scandalosus aut pernitiosus. Nam Matthaeum Hebraeum, Syrumve, aliosque novi Testamenti scriptores, Hebraice Christi
nomen proprium scribere ‫ישוע‬, nec usquam secus, unde Graecum manavit Ihsu", et Latinum Iesus, est extra omnem
hodie controversiam; Capnionis aetate incertum et obscurum». Index d’Anvers 1569, 1570, 1571, vol. VII. Index de livres
interdits, ed. cit., pp. 733-734. La censura se realizó sobre la edición De verbo mirifico (Basilea: Johann Amerbach, 1494).

[84]
Sobre el lenguaje arcano

y con lo formulado por Clemente de Alejandría en sus Stromata; precisamente una de las fuentes que
el padre Mariana señaló para el De arcano sermone. Ni siquiera Momo, concluye el censor, dios de la
maledicencia, podría negar la «recóndita y varia erudición» de Reuchlin y la utilidad de sus escritos
para indagar en los estudios sagrados y en los oráculos proféticos173.
Estos son algunos indicios de la presencia de la cábala en la Biblia Regia de Amberes. No eran
los únicos174. El padre Juan de Mariana, en el informe sobre la Biblia Políglota conservado en
el manuscrito Barb. Lat. 674 de la Biblioteca Vaticana, recordaba que en el Dictionarium syro-
chaldaicum, Guy Lefèvre de la Boderie, discípulo de Guillermo Postel y colaborador de Montano,
había acudido a la autoridad del Zohar, traducido al latín por el mismo Postel y en el que se
pretendía encontrar «la doctrina divina y profética» y la más secreta teología. Los venenos y delirios
cabalísticos harían enloquecer, aseguraba el jesuita, al que pretendiera entenderlos y desentrañarles
el sentido, como don Quijote con las sinrazones de Feliciano de Silva. Y apuntaba, por último,
una amenaza tácita: que los libros cabalísticos estaban prohibidos en España y que, en concreto, las
obras de Reuchlin y los «Georgii Veneti problemata», esto es, el De harmonia mundi de Francesco
Giorgi, habían sido condenados175.

173
«De libris tribus eiusdem, de arte Cabalistica, ex sententia Universitatis Duacensis, deinde Censorum collegio probata:
Hoc opus universum putamus retineri posse ut commentationes de eadem re Io. Pici et Archangeli Burgonoviensis nullam
notam senserunt; vel simpliciter, quia se auctor ipse P. M. cui id dicavit, satis purgat atque approbat; vel saltem cum isto
praevio antidoto; quod in aliis doctis et utilibus haud contagiosis, (ut hoc minime quenquam, unquam inficiat, aut in
haeresim abducat) scriptoribus sufficere creditur. Memento Lector, istic non loqui ubique; Capnionem virum catholicum
et Christianum; sed inductis personis alicubi inservitum ita sapientibus et scribentibus: siquidem auctor nihil suum adferre
profitetur, alloquens ipsum S. P. Leonem X. Fecit id autem iure commentariorum, quo fretus B. Hieronymus etiam in
expositione Pauli, et c. Scripturarum proponit damnatas sententias, de creatione Angelorum, priore mundi conditione, et
c. suis verbis, et nulla alia nominata suppositave persona. Itaque, si quid usquam minus orthodoxum offendas, tanquam
Iudaicum repudia, et sana ac salubria tantum amplectere atque addisce. In his sunt, quae initio sese offerunt de prurigine
primorum parentum, ante omnem lapsum, dicta ex sententia R. R. Eleazar cuiusdam, et Salomonis. Item quae non multo
post sequuntur de sensu aliquo, et obscura traditione Patriarchis concessis, de Messia futuro mortali; quodque nonnuli
vel se, vel suos filios eo dignandos honore a Deo praedicentur sperasse. Omnia namque huiusmodi Cabalistica sunt, nec
satis consentanea veritati hodie (ut opinor) vel pueris notae ex Catechesi. Caeterum quae in argutias Dialecticas alicubi
dicuntur, et fidei praestantia atque usu, si barbariem aetatis auctoris spectes, parum dixisse eum arbitraberis. Postremo
quod Pythagoram inductae personae laudent, reprehensa in ipsius dogmatis defendant, minimeque exagitent, quin potius
accommodent veritati Christianae: non est magis damnandum, quam Clem. Alexandrini Stromata, aliorumque priscorum
Theologorum fidei nostrae, per philosophos et poetas assertiones, non raro haud absque nonnulla detorsione. Caetera vel
Momum ipsum videntur habitura, non tam iniquum, ut negaturus sit plurimum inesse reconditae ac variae eruditionis,
quaeque prudenter (ceu decet cognita) et cordate ad usum deducta, queant rem Christianam iuvare, et sacra studia et
prophetica oracula mirifice illustrare. Sed praefationem aut satisfactionem hic nullam instituimus: itaque lectori incauto,
aut morosiori sat erunt ista». Index d’Anvers 1569, 1570, 1571, vol. VII. Index de livres interdits, ed. cit., p. 734. La censura
se realizó sobre la edición De arte cabalistica libri tres Leoni X dicati (Haguenau: Thomas Anshelm, 1517).
174
Como me ha señalado Sergio Fernández, la interpretación de la fórmula inicial del Génesis también pudiera tener
un origen cabalístico. En el capítulo IX del De arcano sermone, se afirma: «Tal significa, en efecto, en sentido arcano,
la expresión en el principio, que la paráfrasis jerosomilitana sabiamente interpreta como en la sabiduría. Mas, de qué
modo y manera se efectuó esto, no se explica claramente» (Liber Ioseph, p. 13). Tal lectura coincide con la que el cabalista
gerundense Nahmánides hace del Pentateuco: «La palabra bĕ-rešit alude a la creación del mundo por Diez Emanaciones y
se refiere en particular a la emanación Ramada Hokmah, ‘sabiduría’, en la que está el entendimiento de todas las cosas [...].
Si mereces entender el secreto de la palabra bĕ-rešit y porqué la Escritura no comienza diciendo ‘Dios creó al principio’,
sabrás que por el camino de la verdad la Escritura nos informa sobre las criaturas inferiores, al tiempo que nos informa
de las superiores, y que la palabra bĕ-rešit se refiere alegóricamente a la (emanación llamada) Hokmah, ‘sabiduría’, que es
inicio de todos los comienzos, como he dicho. Y esa es la razón por la que se tradujo en el Targum palestiniense como bĕ-
hokmeta’ ‘con sabiduría’, y esta palabra está adornada con una corona (keter) sobre la bet» (A. Sáenz Badillos y J. Targarona
Borrás, Los judíos de Sefarad ante la Biblia. La interpretación de la Biblia en el Medievo, Córdoba: El Almendro, 1996, p.
221). Véase además Commentary on the Torah translated and annotated, with index, by Ch. Chavel, vol. I, New York: Shilo,
1971, pp. 21 y 27.)
175
«Libros que Zohar qui in Cabulae arcanis eruendis universi consumuntur, divina plane ac prophetica doctrina refertos
esse ait; atque a Postello conversos esse, et interpretatione facibus, illustratos. Libros alios, qui de ea tractant aliquando Libros de
divino auditu aliquando recondito secretorisque theologiae non nunquam secretores interpretes vocat, nempe ut ad legendum
alliciat fallatque more malorum medicorum, quorum tituli, ut quidam ait, habent remedia, pyxides venena... sexcentaque alia
huius generis deliria afferunt, quae si quis vellit perscrutari omnia nil aliud quam cum ratione insaniat. Huius artis libros video
in Hispania esse interdictos, atque Reuclini libros de Cabula et Georgii Veneti problemata quae hisce vanitatibus referta erant,
esse reprobata». Jo. Marianae censurae in Biblia Regia, quae nuper diligentia et industria D. Benedicti Ariae Montani in lucem
editae sunt, ms. Barb. Lat. 674, fols. 57v-58r.

[85]
Libro de José

Montano no podía desconocer este hecho, que afectaba a la Biblia que había dirigido. Por eso,
las censuras favorables de su Index expurgatorius y, sobre todo, la defensa de los libros de Reuchlin
son una muestra más del interés de Arias Montano por la cábala. Podría incluso asegurarse que, al
menos en parte, la obra de Montano tenía una disposición próxima a los principios de la cábala
cristiana, que buscaba en el Antiguo Testamento pruebas de la venida de Cristo y de la redención.
Esas pruebas eran los humanae salutis monumenta, los testimonios de la salvación humana, a los que
Montano dedicó un libro de poemas publicado también en 1571. Hasta la disposición del Opus
Magnum en tres partes denominadas anima, corpus y vestis respondía a la misma composición doble
del hombre que trataron los cabalistas influidos por el neoplatonismo, y al conflicto entre el Adam
viejo e inferior y el nuevo Adam espiritual, que Montano identifica con el hombre interior de san
Pablo: ésa es la «historia del género humano» a la que se refiere el Liber generationis et regenerationis
Adam. La parte final de la obra magna, Vestis, nunca llegó a escribirse, aunque en el De arcano
sermone, se afirma que los vestidos «significan una concepción diferente de las costumbres, de los
caracteres, e incluso de los oficios y ocupaciones»176. El nombre, según los cabalistas, también era
un vestido para Dios y era sólo un indicio de sus capacidades, más que de su naturaleza. Aún más,
el cabalístico Libro de la vestidura y de la fabricación del abrigo de la justicia aseguraba que el hombre
podía vestirse materialmente con el Santísimo Nombre177. Pero sólo Dios sabe si esas cavilaciones
alcanzaron a la ciencia montaniana.

176
Liber Ioseph, p. 114.
177
Explica Gershom Scholem el rito mágico según el cual «los nombres secretos de Dios deben ser escritos en un
pergamino de ciervo limpio, del cual se corta un vestido sin mangas que, al estilo del escudo pectoral del sumo sacerdote,
cubre los hombros y el pecho hasta el ombligo y cae lateralmente hasta las caderas». La Cábala y su simbolismo, ed. cit., p.
150.

[86]
Sobre el lenguaje arcano

La presente traducción

Es probable que Arias Montano se equivocara –dicho sea con la perspectiva del tiempo– a
la hora de elegir el latín como vehículo lingüístico para su obra teológica. Sus razones tuvo para
hacerlo, y en su época fueron más que razonables. Hoy día el latín se ha convertido en una dificultad
para la correcta difusión de sus escritos. De hecho, un libro como éste, el De arcano sermone,
tan controvertido e importante en su tiempo, ha dormido hasta ahora el sueño de los estantes
precisamente por estar escrito en la tal lengua. Es una satisfacción para todos nosotros contribuir
a que la obra de don Benito llegue al mayor número posible de lectores contemporáneos y –si
cabe– futuros.
Sea como fuere, queremos dejar noticia de los criterios que hemos adoptado a la hora de afrontar
la traducción. Así, a la hora de traducir los textos bíblicos hemos creído conveniente tomar como
referencia de apoyo la traducción de Nacar-Colunga (BAC), sin descartar la consulta de otras
versiones. El texto latino de referencia ha sido siempre la Biblia Vulgata de la BAC (Colunga-
Turrado), aunque se ha procurado cotejar el texto con otras versiones. Hemos completado las citas
bíblicas de Montano siempre hasta la última expresión numérica (p.e. Gen 35 > Gen 35, 19~23). Si
Montano cita un texto bíblico pero no aporta la referencia, hemos suplido esta carencia reflejándola
entre corchetes (p.e. [Gen 35, 19-23]). Las notas de traductor a pie de página se han reducido a lo
mínimamente imprescindible. En ese sentido, queremos aclarar que nuestro objetivo no ha sido
afrontar una edición crítica del texto con una anotación profusa o exhaustiva, sino una traducción
fiable y útil para los estudiosos.
Queda aquí el fruto un esfuerzo largo en el tiempo y hondo en el trabajo, y esperamos –eso
sí– haber contribuido de manera humilde a la labor de los aficionados a Montano, que no son
muchos, pero son devotos.
Hemos elegido como texto base para la traducción el volumen impreso por Cristóbal Plantino
en 1571 con el siguiente pie de imprenta: «Antverpiae / Excudebat Christophorus Plantinus /
Prototypographus Regius. / Anno M. D. LXXI.». Se trata de la edición uno de cuyos ejemplares
se reproduce al final de nuestra traducción, en concreto el conservado en la Biblioteca de la
Universidad de Sevilla con la signatura Res 66/1/03. En esta edición se mantuvo una llamativa
errata respecto a la numeración de los capítulos. Al que debiera haber sido capítulo LVIII («Mare»,
fol. 63) los cajistas le atribuyeron por repetición el número del capítulo anterior LVII («Ignis», fol
62). El error en la numeración se siguió hasta el final de la edición plantiniana, aunque nosotros lo
hemos enmendado en la traducción. La numeración entre corchetes que se incluye en el texto de la
traducción remite a la página y la columna de la edición original y tiene como objeto que el lector
pueda encontrar fácilmente el referente latino.
Es ésta la ocasión para dejar constancia de nuestro agradecimiento a todos los que han
contribuido a materializar este libro. En su primer origen está todo el ánimo y disposición de José
Mora Galiana. Queremos también recordar y reconocer la lectura atenta de la traducción y las
sabias consideraciones de Víctor Bermúdez Bermejo. No queremos tampoco olvidar que Sergio
Fernández López ha acudido repetidamente en nuestro socorro y se ha encargado de transcribir y
vocalizar el hebreo. Por último, nuestra estupenda Emilia Fernández Tejero ha revisado con ciencia
y generosidad los textos hebreos y su interpretación. Asimismo, debemos agradecer a la Biblioteca
de la Universidad de Sevilla la reproducción del ejemplar del Liber Joseph sive De arcano sermone.
El trabajo de estudio y traducción del Libro de José o sobre el lenguaje arcano se ha realizado en
el marco de los proyectos de investigación del Ministerio de Educación y Ciencia Arias Montano:
Simbología y humanismo (BFF2000-1078) y Arias Montano: Humanismo y biblismo (BFF 2003-
02614). Por su parte, la compleja impresión del libro se ha podido llevar a buen término gracias,
entre otras cosas y personas, a una acción especial del mismo Ministerio denominada Bibliotheca
Montaniana: Consolidación y ampliación (BFF2000-10429-E).

[87]
Alberto Durero, La revelación de san Juan (1498)
Libro de José
o
Sobre el lenguaje arcano,

redactado por Benito Arias Montano Hispalense,

para instrucción del Sagrado Aparato.

El tipógrafo al lector:
Tienes en esta obra, estudioso lector, además de la discusión completa de cualquier materia
que plantees, más de once mil lugares de la Sagrada Escritura claramente explicados, a los
cuales con plena certeza podrías referir todos los demás que sean del mismo género. Y si
unes este volumen con el próximo Sobre la acción, dispondrás de un comentario cabal de los
sagrados libros.

Amberes,
en la imprenta de Cristóbal Plantino, Prototipógrafo Real,
año 1571
Sobre el lenguaje arcano

Benito Arias Montano saluda al lector estudioso de las Sagradas Letras:

Nadie hay que ignore que, para el entendimiento de la Sagrada Escritura, no poca luz y ayuda
han aportado aquellos que no sólo transmitieron con total exactitud los preceptos de la gramática,
con los que se puede adquirir la competencia de la lengua hebrea, sino que además observaron
con suma escrupulosidad la esencia de tal idioma, de suerte que cualquiera puede reconocer
fácilmente en qué difiere la lengua hebrea de las demás lenguas. De hecho, es evidente que sus
esfuerzos ayudan muchísimo a quienes saben latín a adquirir la esencia del idioma hebreo. Ahora
bien, puesto que en todo género de lengua, pero especialmente en el hebreo, y desde luego en
aquel en que fueron escritos los libros sagrados, no sólo las propias palabras se enuncian en razón
de su propio significado, sino que es incluso evidente que los nombres han sido impuestos a las
cosas mismas tras una observación atenta y minuciosa de la naturaleza; y puesto que este segundo
modo de significación es mucho más notable y excelente que aquel primero, lo lógico era que
fuera tomado igualmente en consideración antes que ningún otro; de forma que, de este modo,
se mirara por el interés no tanto de quienes buscan traducciones de vocablos sencillos, como de
quienes desean comprender el sentido auténtico, propio de oráculos divinos, que se contiene
en aquellas palabras preñadas de significados. Con tales palabras, en efecto, ¡con cuánta riqueza
de significados se designan y casi muestran ante nuestros ojos las cosas mismas y las naturalezas
y propiedades de las cosas! Y ciertamente obras de este género, para explicar infinitos pasajes
de otro modo difíciles, han sido publicadas en las demás lenguas antiguas, tanto por autores
remotos como modernos. Pues entre los griegos, además de Plutarco y otros que explicaron
los símbolos pitagóricos, cierto autor escribió, bajo el seudónimo de Horápolo, una obra de no
poca erudición, que intituló De las imágenes de los egipcios. Muchas cosas análogas transmitieron
también aquellos que disertaron sobre la interpretación de los sueños; y hace pocos años apareció
un vasto volumen de Henrico Glareano, cuyo título es Jeroglíficos, obra ciertamente docta, llena
de variada y rara erudición, y forjada a partir de la observación de diversos autores, estudios y
muchísimas artes; de su lectura prudente y selectiva cobrarán no poco provecho quienes, para
explicar la Sagrada Escritura, acarrean, a modo de ayuda, material recogido de diversos lugares.
Empero, como el propósito de los autores mencionados no fue contribuir preferentemente a
la interpretación de las Sagradas Escrituras, en sus escritos no se encuentran pasajes –o desde
luego muy pocos– anotados por ellos mismos, que, tras su examen, puedan aportar algo de
provecho para la interpretación de los Libros Sagrados. Por esta razón, al emprender una obra
por así decirlo magna (en la cual, partiendo de las Sagradas Escrituras, disertaremos –si Dios
favorece nuestra empresa– acerca de la naturaleza del universo), nos hemos visto obligados a
acelerar aquellas cosas que pueden construir un camino para tal objetivo, de suerte que tales
cosas se agreguen a la Biblia Regia. Así pues, hemos escrito un libro, en el que, con la brevedad
y claridad que nos ha sido posible, hemos reflejado no tanto las traducciones de las palabras
como las propiedades, naturaleza y esencia de las cosas mismas. De ellas hemos explicado su
significado arcano y oculto, atestiguándolo con ejemplos apropiados y oportunos. En verdad, en
esta obra no hemos secundado la opinión o parecer de ningún autor en particular, sino que, sólo
tras una cuidadosa lectura de los Libros Sagrados y una atenta observación de las cosas, hemos
distribuido según sus clases, observando el orden de la naturaleza, el significado de casi todos los
nombres y palabras que tiene que ver con la observación de tales cosas y acciones, atestiguándolo
con pasajes paralelos muy evidentes y mediante la demostración clara y manifiesta del sentido.
Incluso las muchísimas connotaciones deducidas a partir de la observación de cada una de las
cosas las hemos distinguido según su orden, para que el docto lector pueda referir a ellas casi todo

[91]
Libro de José

lo que con respecto del significado de tales cosas se puede observar en las Sagradas Escrituras.
Por ejemplo, si aparece el nombre de león y la lógica del contexto o del sentido no exige que
deba entenderse que se habla del león como animal, en tal caso hay que recurrir a otra clase
de significado. Y, siendo éste múltiple, según consta por nuestras observaciones, el lector debe
escoger, según su propio juicio, cuál conviene mejor al sentido del pasaje en cuestión; cosa que
desde luego podrá saber fácilmente, si considera con atención tanto lo que precede como lo que
sigue. Y con este método puede hallarse fácilmente una explicación no sólo de las cosas que se
contienen en esta obra nuestra, sino incluso de todas las cosas que son similares a éstas; de suerte
que, lo mismo que es un comentario general e ininterrumpido de los Libros Sagrados, podría
servir para todos. Y a este libro lo hemos titulado José, por el hecho de que, en la práctica de esta
materia, aquel santo varón está considerado como el más ilustre de todos y casi divino, no sólo
por aquellos sueños que, ya desde niño, explicó en la intimidad de su padre y hermanos, sino
incluso por la interpretación singular y divina de los mismos, la cual desveló incluso a extraños.
Pero antes de acometer la tarea de la interpretación, hemos considerado oportuno exponer un
resumen de la materia misma remontándonos un poco más atrás. Cuídate y saca provecho de
estos esfuerzos nuestros por promover los estudios de las Sagradas Letras.

En Amberes, a tres días de las Nonas de Octubre de 1571.

[92]
De la división de las cosas a partir de las cuales se instituye el lenguaje arcano
y se escogen los símbolos.

El ingenio de la mente humana, hasta donde le es dado alcanzar, considera y concibe todo lo
que en el orbe entero es o puede ser, según dos categorías universales. A una categoría la llamamos
‘cosas’; a la otra, ‘acciones’. Y dimos el nombre de ‘cosas’ a aquella parte, cuya naturaleza o bien
existe y es por sí misma, espontáneamente y sin ningún autor, o bien ha sido hecha, producida
y engendrada por otro, aunque conserva su nombre y su razón y definición. A la forma primera
pertenece, sola y únicamente, la naturaleza divina; a la segunda, en cambio, pertenecen todas las
demás cosas, cualesquiera que dentro o fuera del mundo son o pueden ser. Pues lo que todas estas
cosas sean según naturaleza, todo ello lo tienen por Dios, su creador. De esta forma segunda nace
otra distinción; pues unas cosas ‘son’ y otras ‘son en’. Decimos que ‘son’ las cosas, cualesquiera
que sean, que posean definición propia, tanto si pueden existir por sí mismas, como si precisan,
para existir, de otra cosa a guisa de sujeto o sede. Ejemplos de la primera especie son el mundo, el
espíritu, el animal, el hombre; de la segunda, la luz, la magnitud, la rotundidad, el conocimiento,
el sentimiento, el raciocinio y el lenguaje. Pues todas estas cosas y las cosas semejantes a éstas
tienen definiciones propias e indican descripciones propias de sí mismas. No obstante, existen
con esta distinción: que unas ‘son por sí y para sí’, y otras, en cambio, no existen por sí ni para sí,
sino que ‘son para otras cosas’, en las cuales existen, y para las cuales, para darles forma u ornato,
han sido producidas. Son, pues, por sí y para sí el mundo, el espíritu, el hombre; la magnitud y la
rotundidad, en cambio, no son por sí ni para sí, sino que ‘son en y para’ el mundo y las partes del
mundo. El conocimiento no es por sí y para sí, sino que ‘es en y para’ el espíritu; el lenguaje ‘es
en y para’ el hombre. Y en esta ocasión decimos ‘ser para sí’ o ‘ser de otro’ teniendo en cuenta no
el fin por el cual todas las cosas fueron creadas, sino la utilidad para la cual fueron creadas. Pues,
teniendo en cuenta el fin, todas las cosas se refieren a Dios; pero teniendo en cuenta la utilidad
y el interés, nada se refiere a Dios, puesto que Dios nada necesita fuera de sí. Pero de este modo
referimos unas cosas a otras. Pues unas cosas son para utilidad e interés de otras cosas, esto es, las
que ‘son en’ para aquellas en las que ‘son en’, si ‘son en’ correctamente, según la naturaleza. Pero
otras cosas, si ‘son en’ al margen o contra la naturaleza, propiamente no se dice que ‘son en’, sino
que ‘se introducen en’, tal como la violencia, la enfermedad, el debilitamiento, la muerte y todas
aquellas cosas que tienden a la deformación o la corrupción.
Hay además otra clasificación de las cosas que ‘son en’: unas añaden eficacia a la cosa para la
cual ‘son en’; otras, en cambio, aportan afecto, no para realizar las eficiencias de las otras cosas,
sino para padecerlas y sufrirlas. Por ejemplo, la ciencia, la fortaleza, la audacia añaden eficacia a
la cosa para la cual ‘son en’. En cambio, la ignorancia, la debilidad y el miedo la tornan más débil
y más vulnerable para padecer las eficiencias y virtudes de otras cosas.
Así pues, todo lo que obra para dar forma y ornato, incremento y perfección de la cosa para
la cual ‘es en’, esto hay que atribuirlo a la eficacia, tanto si tal perfección se añade actuando o
padeciendo. Pues, aunque sentir y entender sea padecer, no obstante, puesto que es más perfecto
sentir y entender que carecer de sentido e intelecto, estas cosas merecen razón y definición de
eficacia más que de afecto.
En cambio, la voluntad y el amor y otras cosas semejantes son propiamente eficacias y
reclaman para sí el nombre y razón de oficio más que de afecto. Pues bien, a partir de la existencia
y conjunción de estas cosas, tanto las que son para sí como las que son para otras cosas, se origina
aquella otra categoría suprema que, al principio, hemos llamado ‘acciones’. Pues bien, a partir
del espíritu dotado de la facultad de conocer se origina el conocimiento; y a partir del hombre

[93]
Libro de José

capaz de razonar y apto para hablar, nacen el raciocinio y el lenguaje. Incluso a partir del fuego,
que se distingue por su poder de calentar, nacen la calefacción, la combustión y la separación de
cosas diversas, como la del agua de la tierra y las escorias del oro.
Por consiguiente, todo lo que es, o es ‘cosa’, o es ‘acción’ de una cosa.
Ahora bien, referimos la acción y la pasión a una sola naturaleza, pues la acción y la pasión
son, por su propia naturaleza, lo mismo; se distinguen, sin embargo, por el término de donde
parte y al cual se aplica. Pues bien, de aquel de donde parte, se llama ‘acción’; y de aquel al cual
se aplica, se llama ‘pasión’.
Por otra parte, todo lo que en el mundo ‘es’, e incluso todo lo que ‘es hecho’, ‘es’ en un lugar
y ‘es hecho’ en un lugar, con la sola excepción de Dios, quien, aunque ‘actúa’ en un lugar, no
obstante, no ‘es’ propiamente en un lugar, puesto que rebasa y excede en grado infinito el ámbito
de todo lugar; es más, ni siquiera precisa de un lugar para ‘actuar’, pues puede ‘actuar’ óptima
y perfectamente ‘en’ un lugar, ‘más allá de’ un lugar, ‘independientemente de’ un lugar y ‘fuera
de’ un lugar.
[cf. Ps 77, 12; 43]. Pero, a excepción de Dios, todas las cosas ‘son’ y ‘son hechas’ en un lugar. Así, Quien obró
Ps 15, 3. grandes prodigios en Egipto y maravillas en el campo de Tanis. Y, A los santos, los que están en la
[cf. Ps 80, 8]. tierra: ‘Mis príncipes, todo mi gozo en ellos’. Y, Los probó en las aguas de la contradicción. Y, ¡Ante
Ps 131, 7. · Ps 41, 7. el estrado de sus pies postrémonos! Y, Por eso me acuerdo de ti desde el país del Jordán y del Hermón,
desde el monte Misar. Pero, además del lugar, están el tiempo y la duración, que acompañan a
las categorías universales de las cosas. Y llamamos tiempo al espacio que abarca desde el origen
hasta el final del mundo. Pero tiene límites precisos, tanto el todo como sus partes. La duración,
en cambio, es la vida y existencia, según sus propias especies, de todas las cosas, cualesquiera que
sean. Ésta, en cuanto al todo, carece de principio y fin, pues atañe a Dios y a la eternidad del
tiempo futuro. En cuanto a las partes, en cambio, tiene inicio y fin, pero no sufre variaciones.
En efecto, la duración, mientras ‘es’, ‘es’ del mismo modo. Las variaciones de las cosas, por su
parte, se atribuyen al tiempo, artífice del cambio, el cual, también él, permanece idéntico con
el cambio.
De estas cinco categorías se extraen los sentidos y significados de las lenguas sagradas y se
toman los argumentos de todas las interpretaciones de este tenor. Para facilitar el uso de la
inventio, hemos estimado conveniente y oportuno poner a continuación las particiones de estas
categorías.

División de las cosas que ‘son’.

Las cosas que son, o son espíritu o son cuerpo. Y el espíritu, o es supremo e infinito y carente
de límites, al cual llamamos Dios; o inferior al supremo y en ninguna proporción comparable al
supremo. Mas hay dos naturalezas diferentes, pero comparables entre sí, dentro de la categoría de
estos espíritus: a la una se le dio el nombre de ángel, a la otra el de alma humana. Estos nombres
significan no tanto la naturaleza como la eficacia u oficio; pues la penuria de definiciones a la
hora de conocer las naturalezas provoca penuria de palabras a la hora de nombrarlas.
Cuerpo. En cuanto al cuerpo, o es celeste, o acuático, o extensión, o terrestre, o medio. Los cuerpos
celestes son el cielo mismo, las luminarias y las estrellas. Cuerpo acuático son las aguas, tanto las
que están sobre los cielos, como las que están bajo los cielos.
Extensión. Extensión es el aire, y todo lo que se extiende entre la tierra, el agua y el lugar de las estrellas.
Y las cosas que en esta extensión tienen lugar, esto es, el fuego, el granizo, la nieve, el hielo y
el soplo de las tempestades, están compuestas en parte de la naturaleza del agua, en parte de la
materia ligera y ágil de la extensión misma. Y a esta extensión se le llama también cielo; de aquí,
en efecto, el nombre de aves del cielo.
Cuerpo terrestre. El cuerpo terrestre, por su parte, es múltiple en cuanto a la naturaleza, y se diversifica en la
medida en que varía su definición y perfección.
Tierra. El grado ínfimo dentro de la naturaleza de los cuerpos terrestres lo ocupa la tierra, razón por
la cual ‫ יבשה‬en hebreo se dice arida en latín, que es su nombre más sencillo. Pero por otras
razones es llamada ADAMAH y ARETS, esto es, humus y terra, no en la medida en que es cuerpo,
sino en la medida en que está dotada de una virtud capaz de engendrar y de ser engendrada.

[94]
Sobre el lenguaje arcano

Del cuerpo de la tierra nacen otros cuerpos diversos, en parte inanimados, en parte dotados
de alma y vida.
Existen asimismo diversas clases de inanimados, distinguidos por grados de naturaleza Inanimados.
y perfección; entre éstos son los últimos los que fueron creados en el tercer día y surgieron
juntamente con la tierra misma, llamada ARETZ. De esta clase son la arena, el polvo, las piedras,
las gemas, y todas las formas de fósiles y metales.
Dentro de toda esta clase los mayores, más dignos y más hermosos por su apariencia son
todos aquellos que fueron creados el cuarto día, distinguidos también según un doble grado de
naturaleza. Una parte de éstos se distingue incluso con dos términos, pues aquel día mostró la
hierba verde y la hierba con semilla.
En cuanto a la otra parte, se diversificó en tres formas; de ellas se tienen las siguientes
descripciones: árboles frutales, árboles de fruto según su especie y árboles con su semilla dentro
sobre la tierra.
Luego, los restantes cuerpos son mucho más dignos que los anteriores, de suerte que, aunque Seres vivientes.
tengan alma y vida, se distinguen, no obstante, entre sí por grados de naturaleza y excelencia,
más desde luego por el modo y manera de vivir que por la materia de la que están formados;
pues todos han sido hechos, en parte de agua, en parte de tierra, si bien en algunos es mayor la
proporción de agua, en otros es mayor la de tierra.
Otra clase de los que salieron de las aguas fue la reptil de alma viviente, en la cual están los Acuáticos.
grandes monstruos marinos y todos los seres vivientes y dotados de movimiento que engendraron
las aguas, según sus especies. Pues esta clase abarca diversas especies, diferentes entre sí tanto por la
forma como por el tamaño: animales muy pequeños junto con grandes, y reptiles incontables.
Otra clase es la de las aves, con una variedad de naturaleza casi no menor que los reptiles; pues Voladores.
entre los alados, desde los insectos hasta la especie suprema del águila, muchas son las formas, y
diferenciadas según diversas índoles.
Hay además otros cuerpos de seres animados, los que surgieron de la tierra el sexto día de la Seres animados.
creación. Se les llama con el nombre genérico de ‘alma viviente’, y se distribuyen en tres formas:
ganados, reptiles y bestias de la tierra, según sus especies. Tales especies son, en verdad, limitadas
en número, pero muy contados hombres las conocen y describen.
De estas tres clases la primera es la más mansa, esto es, los ganados, o por mejor decir, los Brutos.
brutos, llamados en la lengua sagrada ‫בהמה‬, BEHE MAH.
La segunda, en cambio, es más fiera y salvaje, pero más lenta y de corpulencia menor que la Fieras.
tercera. Pues, llámense bestias de la tierra o seres animados de la tierra lo que en hebreo se llama
‫חית ארץ‬, son de naturaleza más feroz y ágil, incluso de ingenio más agudo, que los ‫בהמה‬.
Corresponde a los reptiles una media parte de estupidez, otra media de fiereza, de suerte que
parecen engendrados a partir de escorias de materia de ambas especies. Reptiles.
Por último, el mejor y más excelente lugar dentro de la clase de los cuerpos animados lo ocupa Hombre.
el hombre, en tanto que creado de la parte mejor de la materia prima, y con mayor oficio que
el resto, mayor dignidad y más elevada inteligencia, dotado incluso de alma sublime e inmortal;
pues está formado del limo de la tierra, o de un polvo sutilísimo, y por singular voluntad y verbo
de Dios fue creado este cuerpo animado; pues se dice que fue creado para los vivientes y, por obra
del soplo de Dios, obtuvo el espíritu de vida.
Y hasta aquí hemos clasificado las cosas que ‘son’, según su especie.

Clasificación general de las cosas que ‘son en’ o ‘están en’.

De las cosas que ‘son en’, unas ‘son en’ como partes; otras, como instrumentos; otras, como
ornamentos. Y estas partes o lo son de la naturaleza, como el alma o el cuerpo en el animal, o lo Partes.
son de la integridad y perfección, como los miembros en el animal, o tres y cuatro en el número
siete.
Los instrumentos ‘son en’, o bien por naturaleza, como los dientes para la boca, las pezuñas Instrumentos.
y los cuernos para ciertos animales, para disfrute y salvaguarda de la salud y la vida; o bien por
ocupación y necesidad, como el báculo para el anciano, la espada para el magistrado.
En cuanto a las cosas que ‘son en’ como ornamentos, se dividen en tres clases, pues tienen que Ornamentos.
ver o con la magnitud, o con la forma, o con el aspecto. En la clase de la magnitud se cuentan la

[95]
Libro de José

brevedad, la longitud, la altura y la profundidad. Y las cosas que hacen referencia a ellas, son las
medidas y los números, y las proporciones, el peso y la levedad.
Forma. Las definiciones de la forma hacen referencia al contorno del cuerpo y, dentro de esta clase,
están las figuras, los triángulos, los cuadrados, los círculos, etc.
Aspecto. Las modalidades del aspecto, en cambio, atañen en parte al cuerpo, en parte al espíritu.
En el cuerpo, los aspectos ‘son en’, o bien en relación con la proporción, como el calor, el frío,
la humedad, la salud, la edad, la dureza, la blandura, la suavidad, la aspereza, la dulzura, la
amargura; o bien en relación con el ornato de la forma, como la hermosura, el color.
Y todo lo que se dice de las cosas que tienen que ver con la perfección y el ornamento, lo
mismo se entiende, invirtiendo el uso y manera del razonamiento, de aquellas cosas que tienden
al fin contrario. Pues la enfermedad ‘es en’ y ‘obra’ en modo opuesto a la salud. Asimismo, la
deformidad y la fealdad de forma inversa a la hermosura y la belleza.

Del lugar.

La diferenciación de los lugares se saca, o bien de la naturaleza de la cosa misma, o bien de la


medida y proporción. Medida y razón generan las siguientes especies: amplio, capaz, dilatado,
espacioso, cómodo, oportuno, angosto, breve, estrecho, desmesurado, incómodo, inoportuno,
excelso, humilde; primero, medio, extremo, raso, llano, escabroso.
El lugar, si se observa conforme a la naturaleza de las cosas, se divide en muchas clases, pues o es
publico, o es privado. El publico, o es común a todos, como el aire, el agua; o es común a algunos,
como el cielo, el infierno; o es común a una clase, como un reino, una ciudad, una nación.
Privado, en cambio, se dice del lugar como la casa, el huerto, la viña, el sepulcro, la torre, el pozo.
Ahora bien, algunos de estos lugares son de tal manera comunes que podrían ser también
propios; o son, al contrario, de tal manera propios que dentro de la misma clase podrían también
ser comunes a algunos, como la nación, el río, el puente, la fuente, la plaza.
Y también se contabilizan entre los lugares las partes de algunos lugares, como el muro, el
techo, el dormitorio, el balcón, la columna, la puerta, la ventana, el tejado, el pináculo.
Hay además otros lugares célebres por alguna razón especial; como, entre los montes, el
Gilghad y el Líbano; entre los campos, Basán; y entre los ríos, el Jordán; entre las ciudades,
Jerusalén y Sión, la ciudad de David. Los llamamos lugares determinados.

Del tiempo y de la duración.

La observación del tiempo es doble, pues, o bien se denota la oportunidad o la temporalidad,


o bien se observan ambas cosas al mismo tiempo.
Ejemplos de la temporalidad son: la noche, el día, la mañana, el mediodía, la tarde, la
primera vigilia, la segunda vigilia, el amanecer; y también los siguientes: la primavera, el verano,
el otoño, el invierno, el tiempo lluvioso, sereno, tenebroso, tempestuoso.
Ejemplos de la oportunidad son los siguientes: en el almuerzo, en la cena, en el camino, en
sueños, al conversar, al saludar, en la despedida, al partir, en presencia, en ausencia, charlando,
yendo, viniendo. Para todos estos ejemplos hay una razón singular y apropiada, y que hay que
considerar con atención para explicar los sentidos.
En cuanto a la duración, no hay tantas clases como partes, tal como: la hora, el día, la semana
o el sábado, el mes, el año, el siglo, y por los siglos de los siglos, como se dice de la eternidad
misma, pero no propiamente; pues en los siglos hay cambio y mudanza, de lo cual carece la
eternidad. Además, se considera que hay un fin de los siglos, por muchos que éstos sean, pero
no un fin de la eternidad.

[96]
Sobre el lenguaje arcano

Breve observación acerca del manejo y uso de los símbolos o del lenguaje
arcano.

En el uso del lenguaje arcano hay que considerar primero la clase, luego la especie. Pues la
naturaleza de las cosas se conoce primero por la clase, pero sus diferencias las delata y desvela la
especie. Así, la naturaleza de los leones es, toda ella, fiera y fuerte; pero, en cambio, RypiK. y aybil'
difieren en bravura y destreza, por así decirlo, e incluso en la raza. Del mismo modo, los montes
son todos altos, pero se diferencian en muchas partes: la colina, la cima y lo que propiamente se
llama ‫הר‬.
En efecto, los argumentos y significados se extraen, unas veces de la clase misma, como: Se A partir de la clase.
alzaron los montes y se abajaron los valles. Otras veces, de la especie, como: El Señor ha venido del Ps 103, 8. · A partir de la
Sinaí al santuario. A veces, de dos especies, como: Los montes brincaron lo mismo que carneros, las especie. · Ps 67, 18.
colinas como corderillos. La lengua se retrotrae también de la especie a la clase, como cuando se Ps 113, 6.
nombra el Líbano en vez de cualquier otro monte elevado e importante. Así: Sube un Líbano y Ier 22, 20.
clama, por Basán da voces, y clama a los transeúntes.
De una especie inferior a otra más importante; así interpreta Pablo: No pongáis bozal al buey 1 Cor 9, 9.
que trilla.
No pocas veces se toma del eficiente el argumento y significado, como ‘aguas’ en lugar de A partir del eficiente.
‘fecundidad y coyuntura de grandes bienes’; como: Tú, la que habitas sobre ingentes aguas, rica Ier 51, 13.
en tesoros.
A partir del efecto se indica la causa y eficiente, como: Conmoviose y tembló la tierra, vacilaron A partir del efecto.
los fundamentos de los montes, se estremecieron bajo su ira. Ps 17, 8.
A partir de las consecuencias y resultados se deduce también el significado de los A partir de las
antecedentes, como: El pasto de las ovejas denuncia la desolación de las ciudades; como: Serán consecuencias.
abandonadas las ciudades de Aroer, serán para los ganados; se acostarán allí y no habrá quien los Is 17, 2.
espante.
Son también signos de las cosas los antecedentes, las concomitancias y las consecuencias, a A partir de los antecedentes
partir de los cuales también se indican las cosas mismas. A partir del antecedente, como: Por la y concomitancias.
tarde decís: ‘Hará buen tiempo, pues el cielo está arrebolado’. Mt 16, 2.
A partir de un signo concomitante. Así, los pechos intactos significan virginidad;
pero manoseados, delatan la pérdida de la virginidad. Como: Se prostituyeron en Egipto, se Ez 23, 3.
prostituyeron al tiempo de la mocedad; allí fueron estrujados sus pechos y manoseado su seno
virginal. Y, Aparecen las flores en la tierra, es un signo que indica la llegada de la primavera a Cant 2, 12.
partir de un consecuente.
Los instrumentos, por su parte, indican la causa de una cosa, o la cosa misma, o su efecto; A partir del instrumento.
como: La espada del Señor y la espada de Gedeón. Iud 7, 20.
También tomamos el argumento a partir de un distintivo o marca; así, pues, la espada A partir de lo característico.
significa magistrado. Rom 13, 4.
El lugar, además, está marcado y significa las cosas que son o suceden en torno al lugar; así, A partir del lugar.
la frente significa vergüenza, porque es tal parte, sobre todo, la que se ve afectada cuando se
manifiesta el rubor de la vergüenza. Así: Tienes una frente de bronce, esto es, sin pudor ni rubor. Is 48, 4.
Y puerta por juicio o asamblea de jueces; como: No será confundido, cuando haya de litigar en la [Ps 125, 5].
puerta con sus adversarios. Y, Humilláis a los pobres en la puerta. Am 5, 12.
También a partir de la indicación del sitio se forja la interpretación; de este modo, en efecto, A partir del sitio.
el litoral del mar indica Palestina; y el Septentrión, Babilonia. cf. Ez 25.

[97]
Libro de José

También las figuras estilísticas reclaman para sí una buena participación en el lenguaje arcano,
pero en especial las comparaciones, símiles y ejemplos; y aquellas que son muy abundantes en
este género de lenguaje: la metáfora y la alegoría.
A partir de la Ejemplos de comparación son los siguientes: Rugirá el león, ¿quién no temerá? Habló el Señor,
comparación. · Am 3, ¿quién no profetizará? Y las innumerables parábolas que hay en los Evangelios; por ejemplo, la
8. · [cf. Lc 18, 3-5]. del juez injusto que castiga la suerte de la viuda agraviada y la del padre que da cosas buenas al
[cf. Lc 11, 11-12]. hijo que le pide.
A partir del símil. En cuanto a los símiles: Mas despertóse entonces el Señor como quien duerme, como el valiente
Ps 77, 65. dominado por el vino.
A partir del ejemplo. También es frecuentísimo el uso de ejemplos; como: Hazles como hiciste a Madián, a Sísara, a
Ps 82 , 10; 12. Yabín en el torrente Cisón. Trata a éstos y a sus príncipes como a Oreb y a Salmaná.
A partir del arquetipo. Y dentro de la clase de los ejemplos tiene su lugar el arquetipo; éste es el ejemplo supremo en
la materia en cuestión. Así, Salomón es el arquetipo de la gloria humana y del esplendor regio. Y
Mt 6, 29. así está escrito: Ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de ellos.
A partir de la También es frecuentísimo el uso de la traslación o metáfora, que tiene lugar cuando una
translación. palabra se traslada, por semejanza, de la propia naturaleza a la ajena. Por ejemplo: Duros de cerviz
Act 7, 51. · Ps 34, 6. e incircuncisos de corazón. Y, Sea su camino tiniebla y resbaladero. Y, Si no hubierais arado con mi
novilla, no hubiera descifrado mi enigma.
A partir de la alegoría. El número de alegorías es casi infinito. Llamamos, no obstante, alegoría a la metáfora
Ps 22, 1-5. continuada. Por ejemplo: El Señor es mi pastor, nada me falta. Me hace recostar en verdes pastos
y me lleva a frescas aguas. Recrea mi alma, me guía por las rectas sendas por amor de su nombre.
Aunque haya de pasar por un valle tenebroso, no temo mal alguno, porque tú estás conmigo. Tu clava
y tu cayado son mis consuelos. Tú dispones ante mí una mesa enfrente de mis enemigos. Derramas el
Prov 25, 16. óleo sobre mi cabeza, y mi cáliz rebosa; etc. Y, Si encuentras miel, come lo suficiente; no te hartes y
tengas que vomitarla.
A partir de la También a partir de la metonimia deducimos interpretaciones. Por ejemplo: herida por
metonimia. · Am 3, lepra o por peste, palacio por rey, Grecia por cualquier pueblo entregado al culto de los
12; 3, 9. 70 Zach 9, 13. ídolos.
A partir de la De manera semejante, a partir de la sinécdoque expresamos una cosa en lugar de otra. Por
sinécdoque. · Hab ejemplo: tiendas por pastos. Y, Tiemblan los campamentos de Madián.
3, 7. · A partir de la Por medio de la perífrasis se indican muchas cosas. Así, Sansón es llamado el esposo de
perífrasis. Dalila. Y Saúl, el hijo de Quis, el benjaminita. Y David, el hijo de Jesé. Y Bartolomé, esto es,
el hijo de Tolomeo, el mismo que es llamado propiamente Natanael. Y Jericó, la ciudad de las
palmas.

[98]
Sobre el lenguaje arcano

Ciertas observaciones oportunas para manejar el sistema del lenguaje arcano

Ante todo, convendría explorar y conocer la naturaleza misma de las cosas, cuyas palabras
exigen una interpretación en el lenguaje arcano, a fin de que refiramos cada una de las palabras
oportuna y convenientemente a las partes, o a la virtud y eficiencia, o a las acciones mismas
de la naturaleza, y sean así explicadas apropiadamente; pues, de otro modo, se formularía una
explicación contraria al verdadero sentido o totalmente inapropiada.
Pero el conocimiento de la naturaleza de las cosas se obtiene de los libros filosóficos y de la
práctica y la experiencia, pero con mucha más certeza de la Sagrada Escritura, en la cual no se
echa en falta nada que pueda ser útil para exponer los argumentos de la misma, con tal de que se
aplique un celo diligente y perseverante, además de modestia de espíritu, y se invoque constante
y piadosamente la protección divina para tal asunto.
Y convendrá otorgar y atribuir un significado concreto a cosas concretas, conforme a la
naturaleza, y no apartarse de la razón y uso de la naturaleza; pues, en este particular, la Escritura
es constante y precisa, y se aleja de toda temeridad o incertidumbre del ingenio humano, o
incluso del abuso del conocimiento personal a la hora de conocer y juzgar. Así está escrito: ¡Ay, Is 5, 20.
los que llaman al mal bien, y al bien mal; que dan oscuridad por luz, y luz por oscuridad!
Hay cosas que se interpretan siempre en un solo sentido, como la leche, que se emplea
siempre para un buen argumento. Pero hay otras cosas que se alegan en uno u otro sentido, según
varíe el efecto; como el vino, que unas veces se toma en buena parte, otras en mala. Igualmente
el león y muchas otras cosas. Pues leemos: Mejores son que el vino tus amores. Y, No os embriaguéis Cant 1, 2.
con vino, que es causa de libertinaje. Y, El vino recrea el corazón de los hombres. Y, El que ama el vino Eph 5, 18. Ps 103, 15.
y los perfumes no se enriquecerá. Prov 21, 17.
Hay símbolos que tienen un significado universal, a saber, todos aquellos que lo son por
naturaleza, no por convención; como, Voz de gozo y de alegría, la voz del novio y la voz de la novia. Ier 33, 11.
Pero aquellos que lo son por convención, sólo tienen un significado para quienes los emplean, ya
sea en el dominio común o en el ámbito privado; así, la espada distingue al magistrado en ciertas
regiones, y el beso de Judas delató a Cristo privadamente, esto es, sólo a aquellos que lo habían
convenido por contraseña.
Pero muchas veces sucede que dos o más palabras, de la categoría de símbolos, se combinan,
y hay que explicar el significado de la frase a partir de todas ellas; así, el anciano que se apoya en el
bastón, significa vida longeva. Asimismo, la combinación de símbolos similares encierra idéntico
significado, pero amplificado. Y el crecimiento de los árboles, la abundancia y afluencia de aguas,
también el aumento de los frutos; todas estas cosas a la vez, significan gran abundancia.
Hay asimismo otra combinación de muchos símbolos, que, además de amplificar el
significado, entraña también una diferenciación del mismo, lo cual es posible observar y conocer
a partir de cada uno de las partes; así, interpretamos las cadenas como cautiverio, la oscuridad
como pecado; de donde resulta que expresemos la prisión del pecado como cadenas y oscuridad
al mismo tiempo.

[99]
Libro de José

Prefacio de Benito Arias Montano hispalense al libro de José


o de la interpretación del lenguaje arcano.

Las naturalezas, causas, eficiencia, movimientos, acciones y fines mismos de todas las cosas
que bajo el cielo han sido hechas y creadas, sabemos, por uso y experiencia de los oráculos
sagrados, que sólo al hombre, de entre todos los vivientes, le fue dado, por cierta bondad singular
de Dios y por don de su providencia, conocerlas y aplicarlas a su propia utilidad y provecho.
Pues por esta razón fue creado el hombre, para que, en un culto eterno de su Creador y con
loas incesantes, dominara sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre las bestias
y sobre la tierra entera. Y este mismo don, por decreto divino, alcanzaba también a todos los
Gen 1, 28. descendientes de aquel primer padre de los hombres: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la
tierra y sometedla, y dominad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo animal
Gen 1, 29. que se mueve sobre la tierra. Además: Ahí os doy toda hierba de semilla que existe sobre la haz de la
tierra, y todo árbol que lleva fruto de semilla, para que os sirvan de alimento, etc. Por lo cual, nadie
podría pregonar lo bastante la bondad divina para con los hombres, ni admirar la dignidad del
hombre, dueño, señor y príncipe de tantas y tamañas cosas, ni lamentar y deplorar lo bastante
la caída y pérdida del mismo hombre, arrojado de aquel pedestal. Que éste cumplió verdadera y
realmente con el cometido confiado a él por la divinidad, lo manifiesta principalmente la prueba
[Gen 2, 19-20]. del conocimiento y designación de las cosas. Y Yahvéh Dios formó del suelo todos los animales del
campo y todas las aves del cielo, y los llevó ante el hombre para ver cómo los llamaba, y para que cada
ser viviente tuviera el nombre que el hombre le diera. El hombre puso nombres a todos los ganados, a
las aves del cielo y a todos los animales del campo. Y no sólo con este antiguo relato, sino incluso
con la práctica ininterrumpida de la generación siguiente se nos enseña que al género humano
le fue concedido un conocimiento de todas las cosas, si bien no demasiado abierto y fácil, con
todo bastante apropiado para su provecho, y que quedaron algunos rescoldos no oscuros de
aquel antiguo y primitivo esplendor, nos lo enseña, entre otros muchos, sobre todo el siguiente
Gen 6, 19-20. ilustrísimo ejemplo: Y de todo ser viviente, de toda carne, meterás en el arca una pareja para que
sobrevivan contigo. Serán macho y hembra. De cada especie de aves, de cada especie de ganados, de
cada especie de sierpes del suelo entrarán contigo sendas parejas para que puedan sobrevivir. Añádase
Gen 6, 21. a esto asimismo lo siguiente: Tú mismo procúrate toda suerte de víveres y hazte acopio para que os
sirvan de comida a ti y a ellos. No era, pues, conveniente que el conocimiento y contemplación de
naturaleza alguna escapara a aquél que debía reconocer las especies de cada uno de los animales,
vigilar el sexo, advertir el momento y lugar oportuno, y distinguir y proveer víveres, comidas y
Gen 6, 22. demás cosas pertinentes. Y Noé ejecutó todo lo que le había mandado Yahvéh. De lo cual deducimos
la siguiente consecuencia: que todos los géneros de cosas de la naturaleza que en el mundo son,
son útiles al hombre, si no para disfrutarlas con abundancia eterna, sí al menos para afianzar,
mediante la contemplación de las mismas, las razones de su sabiduría, prudencia y palabra. Así
Eccli 39, 39-40. está escrito: Las obras del Señor son todas buenas, a su tiempo provee él a toda necesidad. No hay por
qué decir: Esto es peor que aquello, porque todo a su tiempo es aprobado. Pero el hombre, tras aquel
primer y máximo menoscabo y daño recibido por hostil engaño, no puede desear ni obtener de la
naturaleza de todas las cosas ningún disfrute mejor ni ningún provecho más ventajoso y fecundo
que el hecho de que todos los géneros e índoles de estas cosas, una vez conocidos y examinados,
sean propuestos como modelos, a fin de acomodar su régimen de vida, ensalzar los deseos de
virtud y practicarla con más devoción. Al hombre, la imitación de la virtud de todas las especies
(a las cuales él mismo aventaja por naturaleza), una vez reconocida, puede proporcionarle
mucho de ejemplo y estímulo para su cometido, y la aversión del pecado de todas ellas, para la

[100]
Sobre el lenguaje arcano

continencia y la temperancia. Así está escrito: No seas cual caballo o mulo sin sentido, etc. Y, Vete Ps 31, 9. · Prov 6, 6.
donde la hormiga, perezoso, mira sus andanzas y te harás sabio. De ahí que aquellas imágenes tan
frecuentes sobre la naturaleza y utilidad de las cosas, descritas con exactitud o esbozadas con
sabiduría y propiedad en todo relato útil para aprender, no sólo se contemplan en las divinas
escrituras, sino que se observan en otros libros de escritores más antiguos, no sin gran admiración
y placer de quienes las conocen. Pues bien, tal modo gravísimo de hablar agradaba en especial a
aquellas edades y hombres que se preocuparon más y mejor por las cosas, el conocimiento y los
significados que por el ornato de la lengua y el discurso que fluye con afectación de los vocablos;
pues a los más allegados al comienzo del mundo les correspondía una facultad de conocer y
explorar las cosas más acrecida, sea por la enseñanza paterna, sea por la propia observación. Mas
al relajarse y debilitarse este celo, nació y comenzó a cultivarse e incrementarse de forma notable
cierta exuberancia en el discurso y las palabras, con más placer que utilidad para los hombres;
la cual, al crecer desmesuradamente, habría abrumado y ahogado las rarísimas y remotísimas
noticias de las cosas casi hasta una ciega ignorancia, si aquellos antiguos monumentos de los
libros sagrados y otros, cada vez más raros, no hubieran conservado algunas reliquias de esta
sabiduría; las cuales, no obstante, exigen para su conocimiento un celo no mediocre y un
esfuerzo y diligencia no vulgar por parte de quienes se ocupan de ellas. Y tal como, al examinar
los pasajes de otros autores acerca de esta materia, aprobamos con entusiasmo el trabajo honesto
y provechoso asumido por algunos eruditos antiguos y de nuestro siglo, así deseamos, más que
nada, que exista la obra de un escritor docto y piadoso, que trate tal argumento en los libros
divinos, y del cual podamos tomar todo este razonamiento, acabado y consolidado por los
cuatro costados. Pero hasta que esto suceda, nos parece que entretanto haremos algo que valga
la pena compartiendo, de buen grado, con los estudiosos de las sagradas enseñanzas, con mayor
brevedad quizás de la que requeriría la magnitud del asunto, pero con todo para uso general de
la Iglesia Cristiana (¡ojalá nuestro celo merezca siempre su aprobación!), aquellas cosas que para
nuestra propia utilidad, al consagrar nuestro estudio a las sagradas escrituras, hemos examinado
accidentalmente.
Así fueron concluidos los cielos y la tierra con todo su aparato. Esto es, todas las modalidades Gen 2, 1.
del tiempo quedaron constituidas y definidas con números y límites precisos. Y el día séptimo Gen 2, 2-3.
completó Dios toda su tarea creadora, y descansó el día séptimo de la tarea que había hecho, [2] y
bendijo Dios el día séptimo y lo santificó. Esto es, quiso dignificarlo con la distinción de la medida
de todos los tiempos y números. Porque en él cesó de toda la tarea creadora que había realizado. Gen 2, 3.
Tal es la razón y orden de las muchas cosas creadas. Estos fueron los orígenes de los cielos y la tierra Gen 2, 4.
cuando fueron creados. Pues, una vez creadas estas cosas, dijo Dios: ‘Haya luz’ Y al uso de la luz [Gen 1, 3].
sucedieron la expansión en medio de las aguas, la separación y los intervalos. Y al intervalo
siguieron los términos y las definiciones, según las consideraciones de lugares prescritas. E hizo [Gen 1, 7].
Dios el firmamento y separó las aguas que hay debajo del firmamento de las aguas que hay encima
del firmamento. Y las aguas que hay debajo del cielo, acumuladas en una sola masa, recibieron
el nombre de «mar»; el resto que quedó bajo el firmamento y libre del mar, pero contiguo, al
principio Dios lo llamó «suelo seco», pero luego, cuando lo dotó y adornó con variadas virtudes
y naturalezas, lo llamó «tierra» o ARESZ1. Ésta, adornada otra vez con la eficiencia y parto de
aquellas virtudes con las que ya había sido acrecida, se vistió primero con hierbas de todas las
especies, y luego se pobló con innumerables y variados árboles, tanto pomíferos como estériles,
pero hermosos y útiles, y con otras plantas, como los arbustos. Y en un solo día fue esto provisto
y ejecutado tan primorosamente que agradó y plugo a su Creador. Y vió Dios que estaba bien. Y [Gen 1, 12].
lo dignificó con el galardón de obra completa: Y atardeció y amaneció el día tercero. Mas, puesto [Gen 1, 13].
que convenía iluminar y calentar con una luz y un calor constante y benéfico todas estas cosas
para preservar la naturaleza que retenían y para oportuno disfrute y provecho de aquellos para
quienes se aprestaban, dijo Dios: ‘Haya lumbreras en el firmamento celeste para separar el día de la [Gen 1, 14-15].
noche, hagan de señales para las solemnidades, para los días y para los años, y hagan de lumbreras en
el firmamento celeste para alumbrar la tierra’. La asignación íntegra de un solo día prueba que esto
fue hecho y acabado tal como las demás cosas. Y vio Dios que estaba bien. Y atardeció y amaneció [Gen 1, 17-18].

1
En el apartado «División de las cosas que ‘son’» (pp. 94-95) el propio Montano transcribe el término como arets
y aretz, y así vuelve a hacerlo en el capítulo LXIII (p. 233), con una fórmula más adecuada que el arezs que aquí utiliza
y que acaso pueda deberse a una errata.

[101]
Libro de José

el día cuarto. Finalmente, en el quinto día, se empezó a sacar algún provecho de todas estas cosas,
pues a las aguas estériles e improductivas se les agregó una capacidad extraordinaria y eficacísima
para engendrar todas las especies de los muchos y grandísimos monstruos y peces y aves. Dios
[Gen 1, 20]. dijo: ‘Bullan las aguas de bichos vivientes y revoloteen aves sobre la tierra contra la haz del firmamento
celeste’. Y la tierra, más acrecida con la nueva fecundidad, además de las plantas y las hierbas que
antes había procreado, engendró en abundancia tres géneros de vivientes, distinguidos según
múltiples especies, para los cuales ella misma era madre y nodriza. El poder de Dios, y sólo Él,
produjo los admirables partos de la tierra, sin otra concepción alguna de simiente ni hastío de
[Gen 1, 24]. embarazo. Produzca la tierra seres vivientes según su especie: ganados, sierpes y alimañas. Por fin,
el último de todos, apareció el hombre, creado por gracia admirable de Dios, animal tanto más
sagrado y excelente que los demás, por cuanto está adornado y dotado de un anhelo mayor, un
propósito más elevado, un modelo más digno, una tarea más laboriosa y el papel preponderante
de la naturaleza. Dijo Dios: ‘Hagamos el hombre a imagen nuestra, según nuestra semejanza, y
dominen en los peces del mar, en las aves del cielo, en los ganados y en todas las alimañas, y en toda
sierpe que serpea sobre la tierra’. A éste Dios mismo, una vez formado del barro más sutil de la
[Gen 2, 7]. tierra, le insufló aliento de vida, y resultó el hombre un alma viviente, no como los demás animales,
terrenal, sino, por un destino singular, principal e idóneo para conservar la vida. Y esta razón
de las cosas, este orden y secuencia de especies fue concluida con todos los números, aprobada
[Gen 1, 31]. por el juicio divino del Creador, y confirmada con el tiempo definido de obra acabada. Y vio
Dios todo cuanto había hecho, y he aquí que estaba muy bien. Y atardeció y amaneció el día sexto. A
éste sucedió el séptimo, no destinado a tarea alguna, sino al reposo de Dios, y consagrado, por
[Gen 2, 3]. esta razón, a la contemplación de las cosas divinas, porque en él cesó Dios de toda la tarea creadora
que había realizado. Partiendo, pues, primero de dicho séptimo día, en que Dios se nos ofreció
a nosotros, no como creador y fundador, sino ocioso y muy dichoso de su propia naturaleza, o
más bien meditando el origen de toda felicidad y reposo, expondremos las razones de los demás
días, tras rogar antes a Dios mismo.

Dios supremo, tú que por siempre has sido eterno y por siempre
todopoderoso en la inmensa simplicidad del bien;
tú que te conoces lo bastante a ti mismo y que, feliz, en parte alguna
que proceda de tu inmensa divinidad eres inferior;
tú que además, dispuestas las cosas del mundo ya existentes
según tu voluntad, sigues siendo hasta ahora el mismo Dios;
concédenos, oh tú, venerarte, benévolo y más cercano,
y permítenos decir de ti cuantas cosas ciertas sea lícito

[102]
Sobre el lenguaje arcano

De Dios
Capítulo I
[3a] De Dios, el hombre mortal puede saber tanto cuanto tenga la dicha que le sea revelado
por las palabras o por las obras de Dios, y adentrarse más allá de la reflexión certera del espíritu
ni le está permitido por naturaleza ni le es lícito según las leyes de la religión. Los mismos
oráculos divinos nos instruyen acerca de esto: No podrás ver mi rostro, porque nadie puede ver mi Ex 33, 20-23.
rostro y seguir viviendo. Mira, hay un lugar junto a mí; tú te colocarás sobre la peña. Y al pasar mi
gloria, te pondré en una hendidura de la peña y te cubriré con mi mano hasta que Yo haya pasado.
Luego apartaré mi mano y verás mis espaldas; pero no podrás ver mi rostro. Así pues, a quienes
contemplan sus espaldas, les sale al encuentro aquella primera gloria de infinita y eterna bondad
y benignidad, la que revela su voluntad y designio de crear el orbe y todas las cosas que son
visibles y las que no se ven. Pues está escrito: En el principio creó Dios el cielo y la tierra. Esta obra Gen 1, 1.
suya, la más excelsa de la creación y que jamás podrá ser lo suficientemente admirada, prueba y
ensalza, además de su infinita sabiduría, su poder asimismo infinito. Así está escrito: ¡Yahvéh, Ps 103, 1-2.
Dios mío, qué grande eres! Te has vestido de esplendor y majestad, arropado de luz como de un manto,
etc. Inmediatamente después, con el final de los primeros hombres, queda probado que habría
una providencia infinita para preservar las cosas tal como fueron creadas, y que se observaría una
firmeza y certeza en grado sumo para garantizar los decretos y promesas. Los hombres
aprendieron, para grandísimo peligro suyo, cuánto poder entrañan las promesas y decretos
divinos. El día que comieres de él, morirás sin remedio. En efecto, los que comieron comprobaron Gen 2, 17.
que la sentencia de Dios era absolutamente cierta y firme. Y se les abrieron los ojos y se dieron
cuenta de que estaban desnudos. ¿Quién les hizo saber que estaban desnudos, sino el hecho de que Gen 3, 7.
comieron del árbol del que Dios les había prohibido comer? Pero junto a esta firmeza divina en
los decretos y pactos, la restitución decretada del hombre perdido y la instauración de las cosas
casi abolidas por el diluvio ponen de manifiesto una naturaleza y voluntad propensa a conceder
generosamente el don de la salvación. Está escrito: Enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu Gen 3, 15.
linaje y su linaje; él te pisará la cabeza. Y asimismo: Pero contigo estableceré mi alianza: Entrarás en Gen 6, 18-19.
el arca tú y tus hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos contigo. Y de todo ser viviente, de toda carne,
meterás en el arca una pareja, para que sobrevivan contigo. El siguiente testimonio, entre otros
muchos, enseña con toda claridad que el ejercicio decidido de una justicia y juicio severo
pertenece a Dios, no tan antiguo como la voluntad de misericordia y afán de beneficencia, pero
firme y más bien provocado y avivado por aquellos que reclamaron el castigo, que administrado
por Dios mismo: Viendo Yahvéh que la maldad del hombre cundía en la tierra, y que todos los Gen 6, 5-6.
pensamientos que ideaba su corazón eran puro mal de continuo, le pesó a Yahvéh de haber hecho al
hombre en la tierra. Y, precaviendo el futuro, y profundamente dolido en su corazón, pronunció [Gen 6, 6].
aquella sentencia: Exterminaré de sobre la haz del suelo al hombre que he creado, etc. Está escrito [Gen 6, 7].
dolido en el corazón; por tanto, tenía que actuar como juez severo, no por propia voluntad, sino
impelido por la insolencia de los crímenes; pues ningún poder, designio o empeño humano
pueden detenerle o retardarle en la salvaguarda de su dignidad, dictamen y autoridad. Está
escrito: ‘He aquí que todos son un solo pueblo con un solo lenguaje, y este es el comienzo de su obra. Gen 11, 6-8.
Ahora nada de cuanto se propongan les será imposible. Ea, pues, bajemos, y una vez allí confundamos
su lenguaje, de modo que no entienda cada cual el de su prójimo,’ Y desde aquel punto los desperdigó
Yahvéh por toda la haz de la tierra, y dejaron de edificar la ciudad. [3b] Y, aunque las gentes
dispersas y divididas en diversas facciones, lenguas, grupos e intereses, no conocieran a Dios con
nombre propio ni con la definición de su grandeza, sin embargo, como príncipe supremo de las
cosas y gobernador del mundo, pudo ser perfectamente conocido, no sólo por quienes
consultaron los oráculos, sino también por aquellos a quienes la contemplación de la naturaleza
de las cosas les hizo volver sus ojos hacia Él. Así le conoció y proclamó el sacerdote y rey de Salem
Melquisedec: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de cielos y tierra, y bendito sea el Dios Gen 14, 19-20.
Altísimo, etc. Él mismo, además, se reveló a sus devotos como omnipotente y propenso a
otorgarles un beneficio, diciendo: Yo soy Dios todopoderoso, camina en mi presencia y sé perfecto, y Gen 17, 1-2.
estableceré mi alianza entre nosotros dos. Más aún, cuando se le suplica con pureza y corrección,
suele conceder, o por mejor decir, más bien regalar, incluso más de lo pedido o deseado. En

[103]
Libro de José

Gen 17, 18-20. efecto, dijo Abraham a Dios: ¡Si al menos Ismael viviera en tu presencia! Respondió Dios a
Abraham: ‘Sí, pero Sara tu mujer te dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Isaac. Yo
estableceré mi pacto, en alianza eterna, con él y con su descendencia después de él. En cuanto a
Ismael, también te he escuchado. He aquí que le bendigo, le hago fecundo y le haré crecer
sobremanera, etc.’ Además, ningún hecho o pensamiento humano pueden tampoco
cf. Gen 18, 12. escapársele, como aquel que escondía la mente y palabras de Sara, mientras se reía para sus
adentros. Tan bondadoso y familiar sabemos que se muestra a sus devotos, que compartiendo
con ellos, voluntaria y gustosamente, sus altísimos designios, los cuales, preñados de
sabiduría y providencia infinita, rebasan con mucho toda inteligencia humana, los acomoda
a las consideraciones de una equidad, o clemencia mejor y misericordia admirable. En
efecto, no pronuncia su sentencia de castigo contra Sodoma y Gomorra, sin comunicarla
antes a Abraham, su devoto, y confirmarla y probarla con todos los pretextos de la integridad.
[Gen 17, 33]. Se fue Yahvéh en cuanto hubo acabado de hablar a Abraham, y Abraham volvió a su lugar. Y, en
verdad, aquella catástrofe y exterminio general de todos los animales y hombres, con muy
pocos supervivientes que pudieran procurar la descendencia, pone de manifiesto que nada de
lo que sucede bajo el cielo, lejos de la voluntad, providencia, conocimiento y permiso de
Aquel, debe atribuirse a casualidad alguna o al desarrollo general o particular de las cosas. He
Gen 7, 4. aquí que está escrito: Haré llover sobre la tierra durante cuarenta días y cuarenta noches, y
exterminaré de sobre la haz del suelo todos los seres que hice. Mas, aquella majestad y autoridad
suya, con la que está escrito que habita en las alturas, la modera, no obstante, de tal modo
que, complaciéndose también con el nombre de la amistad y familiaridad, por propia
Ex 3, 6. iniciativa, se presenta afable, bondadoso y amigo a los hombres piadosos y sencillos. Yo soy
–dice– el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. Pero, en
cambio, para los impíos, impuros y profanos se torna sumamente grave y terrible, y no
permite que los temerarios o curiosos traspasen impunemente el límite prescrito a los
mortales en el trato con Él y con las cosas divinas; pero a los sencillos y piadosos se les
Ex 19, 12-13. muestra dejándose conocer, según la capacidad intelectual del hombre. Guardaos de subir al
monte y aun de tocar su falda. Todo aquel que toque el monte morirá… sea hombre o bestia.
Ex 19, 24. Subirás tú, y Aarón contigo; pero que los sacerdotes y el pueblo no traspasen las lindes para subir
hacia Yahvéh, no sea que les dé muerte. Asimismo lleva mal que quienes le conozcan,
menoscaben, con la incorporación o creencia en dioses inventados o falsos, la autoridad y
Ex 34, 14. majestad de su nombre y divinidad, y al cabo suele castigarlos con dureza. No te postrarás ante
ningún otro Dios, pues Yahvéh se llama Celoso, es un Dios celoso. Asimismo, Él vela sabia y
convenientemente por todos los mortales, en especial por aquellos que le veneran con pureza
Dt 23, 5. y santidad. Yahvéh tu Dios no quiso escuchar a Balaam, y Yahvéh tu Dios te cambió la maldición
Dt 7, 21-22. en bendición, porque Yahvéh tu Dios te ama. En medio de ti está Yahvéh tu Dios, Dios grande y
terrible. Él destruirá a esas naciones en tu presencia poco a poco y por partes. [4a] No podrás
exterminarlas con rapidez, no sea que las bestias salvajes se multipliquen contra ti. Pero se
preocupa no sólo por las cosas de esta vida mortal, sino mucho más incluso por las de la otra
Dt 30, 19-20. eterna y plena de dicha, de cual Él es también autor. Dice: Pongo hoy por testigos contra
vosotros al cielo y a la tierra, de que he puesto ante vosotros la vida o la muerte, la bendición o la
maldición. Escoge, pues, la vida, para que vivas, tú y tu descendencia, , amando a Yahvéh tu
Dios, escuchando su voz, uniéndote a él; pues en eso está tu vida, así como la prolongación de tus
días. Y puesto que sus infinitos y sumos beneficios para con los hombres son evidentes, es su
voluntad que nada se pierda por olvido o negligencia, o se escuche con ánimo ingrato.
[Dt 24, 18-19]. Acuérdate de que fuiste esclavo en el país de Egipto y de que Yahvéh tu Dios te rescató de allí. Por
eso te mando hacer esto: cuando siegues la mies en tu campo, etc. En fin, no sólo la naturaleza
racional, como el ángel y el hombre, sino también todas las cosas mudas e inanimadas
experimentan el poder de esta divinidad tan grande, escuchan sus palabras y retienen con
toda fidelidad los preceptos dados y escuchados por cada uno. Mirad, esta piedra será testigo
contra nosotros, pues ha oído todas las palabras que Yahvéh ha hablado con vosotros; ella será
testigo contra vosotros para que no reneguéis de vuestro Dios.

[104]
Sobre el lenguaje arcano

La interpretación de los nombres arcanos


Capítulo ii
Los escritores sagrados usan muchos nombres de Dios, o mejor, sobrenombres, averiguados
más a partir de su eficiencia que a partir del conocimiento de su naturaleza. Entre ellos, si de alguno
puede decirse que penetra en el significado del nombre, parece que sobre todo puede decirse de
aquel que, pronunciado singularmente por Dios mismo, se escucha con muchísima frecuencia
en los libros sagrados; mediante el cual Él se diferencia a sí mismo de las restantes naturalezas de
las cosas, tanto las que falsamente son adoradas como dioses, como aquellas que han sido creadas
por Él mismo. En efecto, otros nombres los comparte Él con los ángeles y los hombres, pero hay
uno eminentísimo, compuesto de cuatro elementos, que reclama para sí solo. Su pronunciación,
hasta el presente, resulta desconocida a partir de la lectura de los libros sagrados, por cuanto que
no aparece escrito con las vocales o puntos propios, con los que se debe pronunciar. Este nombre
sublime y santísimo, que ha de ser respetado por los hombres con gran escrúpulo religioso, es
‫יהוה‬. En su lugar, unas veces decimos ADONAI, y otras ELOHIM, porque, según se coloquen
las vocales en uno u otro de estos nombres, se lee ‫ יהוה‬o ‫יהוה‬. Pues cuando está sólo, lleva las
vocales ‘shewa’, ‘holem’ y ‘qames’; pero, cuando le precede el nombre Adonai, admite las vocales
, .(hatef seghol), holem y jireq. Los nuestros, desconociendo esta razón, pronuncian IEHOVAH,
aun cuando esta pronunciación no sea ni exclusiva ni tampoco inalterable por causa de vocales
ajenas. En efecto, alguna vez se debe pronunciar IEHOVIH. Pero si, en razón de otros nombres
similares es posible indicar una pronunciación fija, debe decirse IEHVEH, y considero que así
pronunciaban los antiguos, tanto los israelitas, como los hombres de otras naciones que llegaron
a tener noticia de este nombre y de Dios mismo. De esta pronunciación daremos una explicación
precisa en su momento oportuno, si Dios mismo lo quiere. Ahora bien, la construcción de este
nombre, aunque sea excelsa, arcana y más digna de veneración que de explicación, no obstante,
en lo que nosotros, por nuestra observación constante, alcanzamos a conocer, hace referencia a
la constancia y firmeza de su naturaleza y a la observación de prometer y conceder misericordia,
de manera que indica que Dios es de tal naturaleza que es eterna y absolutamente constante, y
ajena a todo cambio y mutación, pero al mismo tiempo perpetuamente misericordiosa, y, para
conceder la misericordia y traer la salvación, inagotable e infinita en la voluntad y en la acción.
Moisés, instruido por la experiencia, la observación y las indicaciones de Dios mismo, legó esta
cuestión a la posteridad para que sea constantemente meditada. Leemos que a él, hasta donde
alcanza el intelecto humano, le fue mostrada y revelada la razón de este nombre: El Dios de Ex 3, 13-14.
vuestros padres me ha enviado a vosotros; [4b] cuando me pregunten: ‘¿cuál es su nombre?’, ¿qué les
responderé? Dijo Dios a Moisés: ‫אהיה אשר אהיה‬. Y añadió: Así dirás a los hijos de Israel: ‘Yo soy’ Ex 6, 2-3.
me ha enviado a vosotros’ Y en otro lugar: Yo soy Yahvéh. Me aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob
como Dios todopoderoso, y no me di a conocer a ellos con mi nombre de ‫יהוה‬. Pero tampoco al propio
Moisés le reveló aquella definición y apariencia plena de nombre y significación, sino los atributos
que se infieren de la eficiencia, aquellos que proclamó el profeta, inspirado por la magnitud del
asunto: Dios hwIhy/ hw'”hy1, compasivo y clemente, tardo a la cólera y rico en misericordia y verdad, que Ex 34, 6-7.
mantienes tu misericordia por mil generaciones, que perdonas la iniquidad, la rebeldía y el pecado, pero
nadie por sí es inocente ante ti; que castigas la iniquidad de los padres en los hijos y en los hijos de los
hijos hasta la tercera y cuarta generación. Toda esta grandeza de misterios se encierra en el nombre
h‫יהו‬. Aunque explicar su esencia ni queremos ni podemos ahora, no obstante, si observamos su
empleo, lo referimos a la consideración perpetua y constante de la virtud y la misericordia. En
efecto, este nombre, cuando en la oración se emplea sin adjetivo alguno, convendrá interpretarlo
como el Dios que Israel conoció por las respuestas, oráculos, promesas y favores que se refieren
principalmente a la salvación y la felicidad. Como: Yahvéh, mi luz y mi salvación, ¿a quién he de Ps 26, 1.
temer? Yahvéh, el refugio de mi vida, ¿por quién he de temblar?; Yahvéh, la parte de mi herencia y de Ps 15, 5.
mi copa; pues tú, Yahvéh, de manera singular me afirmaste en la esperanza; apiádate de mí, Señor, Ps 4, 10. · Ps 50, 3.
según tu gran misericordia; y otros muchos lugares que se refieren a esta consideración y tienen una
interpretación segura.
1
En la edición latina aparece ‫יהוה יהוהּ‬, con evidente error al colocar un punto diacrítico (mappiq) en el interior
de la última consonante del tetragrámaton.

[105]
Libro de José

lae [EL]
Pero el Dios que, por la inmutabilidad de su naturaleza y misericordia, es llamado
‫יהוה‬, por la excelencia de su fuerza y poder infinitos es llamado asimismo lae; cosa que valió la
pena observar, para explicar muchos pasajes a partir de algunos totalmente seguros y conocidos.
Y para que este asunto quede mejor explicado mediante la comparación, con tal nombre lae los
escritores sagrados atribuyen a Dios aquel poder y fuerza que niegan que exista en el hombre,
llamándolo Adán. Así, Isaías, cuando trata de la fortaleza humana comparada con la divina,
Is 31, 3. · Os 11, 9. dice: Egipto es hombre, y no Dios; Adán, y no EL. Y en Oseas, Dios mismo dice: No ejecutaré el
furor de mi cólera; no volveré a destruir a Efraím, porque yo soy Dios y no hombre, en medio de ti el
Santo, y no entraré en la ciudad. A este mismo Dios se dirigía Abraham con el sobrenombre de
[Gen 14, 22] Altísimo: Alzo mi mano ante Yahvéh, Dios Altísimo, poseedor del cielo y de la tierra, etc. Por lo cual,
damos por sentado en el uso y costumbre de la lengua hebrea que, cuando se quiere significar
que alguien tiene pleno poder y facultad para realizar algo, se usa este nombre incluso unido al
término ‘mano’. Así, Labán se jactaba ante su yerno Jacob de tener plena potestad para hacerle
Gen 31, 29. daño, si no fuera porque Dios en otra ocasión se lo había prohibido. Es mi mano –dice– ‫לאל‬2
para hacerte daño, etc. Y a este nombre Jacob consagró un altar, por haber alcanzado la salvación
Gen 33, 20. después de muchos y grandísimos peligros. Está escrito: Erigió allí un altar, e invocó sobre él al
‫לאל‬3de Israel; lo cual nuestro intérprete lo ha traducido como fortissimum Deum Israel. Pero este
nombre distingue, en realidad, la verdadera naturaleza de Dios del género mendaz y falso de las
vanas deidades, a saber: la fortaleza, el poderío y la eficacia de la debilidad, la inopia y la carencia.
Deut 32, 21. Me han encelado con lo que no es EL, me han irritado con sus vanos ídolos.

‫[ שדי‬SADAI]

Unido al nombre lae, cuya interpretación acabamos de ofrecer, leemos con frecuencia otro,
‫שדי‬, con el que se quiere significar el poder y la fuerza con que Dios actúa, el cual desempeña
la función y forma de un sobrenombre adjetivo. Es además, como la observación del significado
indica, un nombre compuesto de dos partes: del pronombre relativo ‫ש‬, y de ‫די‬, término que
traducimos por suficiencia, copia, capacidad y abundancia, pues todas estas cosas se nombran con
este vocablo. Todas ellas, pues, explican el nombre en su totalidad: [5a] unas veces, suficiencia;
otras, copia, abundancia y plenitud. Y así, unido al nombre anterior, además de la fortaleza y la
eficacia, que Dios, como Señor y Creador, reclama para sí, confirma en sí mismo la constante,
invariable y copiosa suficiencia y abundancia de todas las cosas. En efecto, la capacidad natural
para obrar mediante el pensamiento y la razón es independiente de la suficiencia y la abundancia,
en tanto que éstas designan una capacidad de la materia y de los instrumentos, aquellas una
cualidad de la forma. Así, por ejemplo, en un artesano el poder que nace de la destreza de un
arte puede a veces existir sin la facultad de actuar, por más que parezca que la facultad requiera la
materia sobre la que versa el arte, y reclame asimismo los otros instrumentos que son apropiados
para el oficio. Así pues, mientras que éstos, al parecer, son independientes de la razón y la
observación, y se considera que una parte es inherente al artista mismo, y la otra hay que buscarla
fuera, en cambio, en la naturaleza simplicísima e inmensa de Dios están realmente unidos y son
inseparables. Pues Dios, tal como posee siempre en sí mismo un poder y eficacia infinitos para
actuar, así posee igualmente una facultad infinita, y no precisa de materia alguna anterior en las
cosas recién creadas, ni necesita del auxilio de instrumento alguno para realizar su obra; sino
que dijo, y fueron hechas; ordenó, y fueron creadas. Y, por la palabra de Dios, se afianzaron los
cielos, y por el aliento de su boca, toda la virtud de los mismos. Así pues, también en esto, más
que en las demás cosas, se diferencia de cualquier otra fuerza o poder de la naturaleza o de la
ciencia, en que, más allá de una infinita perfección para hacer y completar todas las cosas, posee
además en sí un poder sumo y que no precisa de ayuda alguna; o, por decirlo más acertadamente,
él es la suma fuerza y poder, la suma facultad y suficiencia. Pero «sumo», cuando hablamos de

2
Se trata de un pasaje oscuro que se interpreta de distintas formas; la traducción más literal sería: «hay para el poder
(‫ )לאל‬de mi mano», que suele interpretarse como «mi mano tiene poder (‫ )אל‬para haceros mal».
3
al Dios.

[106]
Sobre el lenguaje arcano

Dios, entendemos que es lo mismo que, con otras palabras, decimos que es inmenso, inagotable
e infinito. Pero, aunque este vocablo se refiera siempre a la facultad divina de obrar, en raras
ocasiones, sin embargo, se emplea en forma distinta a como lo emplearon los autores sagrados
con significado fausto y feliz. En efecto, los ejemplos de este tipo de discurso no se ponen tanto
para referirse a una capacidad y poder de venganza o animadversión, cuanto para referirse a la
facultad de velar y ayudar. Yo soy el Señor omnipotente; camina en mi presencia y sé perfecto…, y te Gen 17, 1-2.
multiplicaré sobremanera. Y, Que el Dios omnipotente te bendiga, te haga fecundo y te multiplique, Gen 27, 3.
para que te conviertas en muchedumbres de pueblos. Y, Dios omnipotente se me apareció en Luz, en Gen 48, 3-4.
la tierra de Canaán; me bendijo y me dijo: ‘Yo haré que seas fecundo y que te multipliques, y haré que
te conviertas en muchedumbres de pueblos. Por otra parte, el oráculo de Balaán enseña claramente
que este nombre SADAI hace referencia a la felicidad, puesto que todas aquellas cosas que
Balaaán vaticinó que serían faustas y dichosas con respecto al pueblo de Israel, confiesa que le
fueron inspiradas por el Dios SADAI. Oráculo del que oye las palabras de Dios, del que ve la visión Num 24, 4-5.
del Omnipotente… ¡Qué hermosas son tus tiendas, Jacob, y tus moradas, Israel!

‫[ אלהים‬ELOHIM]

Hay otro nombre, común a Dios y a otras naturalezas en razón del cometido, que es el
primero que se pronuncia y conoce en los libros sagrados. En hebreo se dice Elohim, sobrenombre
ciertamente muy grave y de gran autoridad. Bajo este vocablo subyace por siempre la consideración
e idea de obrar, gobernar, regir, dirigir y juzgar. En efecto, en la primera explicación que tenemos
clara acerca del origen del mundo y de todas las cosas, la noticia de un Dios creador se pone de
manifiesto por primera vez con este sobrenombre. En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y [Gen 1, 1].
luego, conforme son mostradas todas las naturalezas creadas y constituidas, se emplea siempre
el mismo sobrenombre. Y vio Elohim que era bueno; e hizo Elohim, etc. Y cuando sobrevino el
diluvio por decreto divino, para purificar las tierras contaminadas por el crimen de los hombres,
la sentencia fue pronunciada por el poder de este sobrenombre. Dijo, pues, Dios a Noé: ‘He Gen 6, 13.
decidido acabar con toda carne, porque la tierra está llena de violencias por culpa de ellos. Por eso, he
aquí que voy a exterminarlos de la tierra’. Más tarde, cuando tierras y hombres fueron restituidos,
la salvación vino asimismo por auspicio de este sobrenombre. [5b] Y se acordó Dios de Noé y de [Gen 8, 1].
todas las bestias y de todo el ganado que estaban con él en el arca, etc. A partir de todos estos pasajes
se observa que el sobrenombre Elohim significa aquella fuerza, autoridad y eficiencia que para
nosotros significan los vocablos latinos conditor, rector, gubernator, iudex, princeps, etc., y todas
las palabras de este género, todas las cuales modalidades de oficios que se refieren al provecho
público, aunque compartidas con ciertos seres de naturaleza angelical o humana, Dios las posee,
sin embargo, como propias, eternas y perfectísimas. Así está escrito: El·Elohim, el Señor, ha Ps 49, 1.
hablado y ha convocado a la tierra, esto es, el más poderoso de ellos. E igualmente en otro lugar:
En el consejo divino se levanta Elohim; en medio de los dioses juzga Elohim. Y se dice asimismo que, Ps 81, 1.
con la autoridad y poder de este sobrenombre, Dios no sólo gobierna tanto sobre los israelitas y
quienes, por alguna gracia particular, han sido instruidos en el conocimiento de las cosas divinas,
como sobre todos los rincones del orbe entero, sino que también es conocido entre ellos con tal
sobrenombre. Porque el rey de toda la tierra es Elohim, ¡salmodiad con destreza! Elohim reina sobre Ps 46, 8-9.
las naciones; Elohim se sienta en su santa sede. Y que Dios era conocido con este sobrenombre tanto
por aquellos que gozaban del don de una instrucción particular, como por aquellos que, sólo a
partir de la contemplación de la naturaleza y del espectáculo y observación de las cosas creadas,
establecieron su régimen de vida y religión, lo confirman testimonios en uno y otro sentido.
Pues está escrito que Abimélec, rey de Guerar, fue recriminado por Dios por causa de Sara, la Gen 20, 3.
esposa de Abraham. Y de Abraham Dios dijo: Ya sé que tú eres temeroso de Dios. También los Gen 22, 12.
hijos de Het, sabedores de estas palabras, atestiguaron acerca de Abraham lo siguiente: Óyenos, Gen 23, 6.
señor, tú eres un príncipe divino entre nosotros. De manera que, aunque acaso concedamos que en
otro tiempo Dios no era conocido por todas las gentes con aquel nombre supremo y singular,
afirmamos, no obstante, que, dada la autoridad y majestad de este sobrenombre, no pudo ser
desconocido para ningunos. Pues está escrito: ¡Como tu nombre, oh Dios, así tu alabanza hasta Ps 47, 11.
los confines de la tierra! Tu diestra está llena de justicia. Hasta tal punto que si alguien afirmara
que la naturaleza significada con tal sobrenombre no gobierna el mundo, éste, por su depravado
y monstruoso pensamiento, semejante al de los brutos, sea considerado impío e ignorante en

[107]
Libro de José

Ps 14, 1. grado sumo. Dijo el estulto en su corazón: ¡No hay Elohim! Más de dos mil cuarenta lugares hemos
contado en el Antiguo Testamento, que no podrían entenderse fácilmente sin la explicación de
este sobrenombre. Una parte de los mismos la damos a conocer en nuestros comentarios.

‫[ צבאות‬SABOTH]

Resta, además, para exponer la norma de la lengua con respecto a las cosas divinas, aquel
sobrenombre que Ana, la madre de Samuel, unió por primera vez al nombre supremo ‫ יהוה‬y
que luego fue empleado con muchísima frecuencia por casi todos los profetas, a saber, ‫צבאות‬,
que significa poder divino, y designa los ejércitos poderosísimos, mediante los cuales cualquier
cosa que se decida llevar a cabo, puede realizarse fácilmente. Y pronunciando este sobrenombre
se previene a los oyentes de que nadie puede impedir o escapar al poder divino. En efecto, a
una orden suya, Dios puede servirse no de uno, sino de muchísimos y poderosísimos ejércitos,
y prontísimos a la acción. Y lo cierto es que los profetas y otros autores sagrados se sirven de
tal figura de estilo cuando hablan del juicio divino, del suplicio y del castigo de los crímenes y
delitos. Y cosa que se aproxima más a la razón cierta, Dios se nombra a sí mismo con la adición
Is 1, 24. ‘de los ejércitos’, cuando sus palabras van dirigidas a los príncipes, a los tiranos, a los hombres
esclarecidos por el poder, y en fin, a los pueblos ensoberbecidos y contumaces. Así en Isaías: Esto
dice el Señor Dios de los Ejércitos, el Fuerte de Israel: ‘¡Ah! Voy a desquitarme de mis adversarios, voy
a vengarme de mis enemigos’. Y tiene Dios distintas y adiestradísimas clases de ejércitos. Pues,
además de las falanges de ángeles y espíritus, de las cuales se hace mención con muchísima
Ejército de Dios. frecuencia en los libros sagrados, suele también reclutar y poner en movimiento, para realizar
Ps 146, 4. acciones privadas o públicas, [6a] a la milicia del cielo, los poderes de los astros y las estrellas. Así
está escrito: Él cuenta el número de estrellas, y llama a cada una por su nombre. Pero de ordinario
Ez 12, 16. tres ejércitos son movilizados en campaña para castigar los crímenes públicos, a saber: la espada,
Espada. el hambre y la peste. Así está escrito: Sin embargo, dejaré que un pequeño número de ellos escapen
Hambre a la espada, al hambre y a la peste. Y, en efecto, Dios acostumbra a manejar la espada por medio
Ioel 2, 11. de hombres armados. Pero numerosos son los ejércitos que acarrean el hambre, entre los cuales
está el género de la langosta, cuyo caudillo se llama Dios mismo. Así está escrito: Y el Señor dio
la voz delante de su ejército, porque innumerables son sus reales, porque poderoso es el ejecutor de su
palabra, etc. Mas acerca de este género ya hemos escrito oportunamente en otro lugar y ocasión.
Pero existen además otros innumerables ejércitos invisibles, y caudillos de ejércitos, obedientes
al mandato divino para ejecutar lo que dijimos. Entre ellos el profeta Miqueas atestigua haber
2 Par 18, 18-21. visto la naturaleza del espíritu, esto es, del viento y la vanidad, poderosísima y eficacísima para
arruinar a príncipes y a reyes, y perder a los pueblos. He visto al Señor sentado en su trono, y todo su
ejército estaba a su diestra y a su siniestra. Y dijo el Señor: ‘¿Quién engañará a Ajab, rey de Israel, para
que suba y caiga en Ramot de Galaad?’. Y como cada uno dijera una cosa, se adelantó el espíritu, se
puso ante el Señor y dijo: ‘Yo le engañaré’. Le preguntó el Señor: ‘¿Cómo le engañarás?’. Respondió: ‘Iré
y me convertiré en espíritu de mentira en la boca de todos sus profetas’. Así pues, con la figura divina
de esta juntura, Dios de los ejércitos, se significa la fortaleza, el poderío y la facultad suprema para
obrar, sobre todo para castigar los delitos y los crímenes. Y esto es algo que no sólo se observa
en los sermones de los profetas y escritores antiguos, sino también en los libros evangélicos y
Iac 5, 4. apostólicos. En efecto, Santiago amenaza a los ricos y poderosos acusados de delitos con estas
palabras: Mirad; el salario de los obreros que segaron vuestros campos y que no habéis pagado, está
clamando; y su clamor ha llegado a oídos del Señor de los ejércitos.

Hy' [IAH]
Aparece también en los versos sagrados el nombre Hy', cantado con muchísima frecuencia en
las celebérrimas acciones de gracias y alabanzas. Su sentido, según hemos observado, debe ser
explicado con las palabras de esencia, verdad y firmeza. En efecto, por lo general se pronuncia
en aquellos pasajes y relatos que contienen la anotación de una naturaleza admirable o de un
beneficio manifiesto y recibido ya por los hombres. Así pues, aquel nombre arcano hw'©hy>, cuyos
sentidos hemos explicado en primer lugar, tiene que ver principalmente tanto con la misericordia
prometida como con la realizada o por realizar, y es transmitido al género humano como si fuera
un santo y seña para alcanzar de Dios la dicha y la salvación, en particular a aquellos que son

[108]
Sobre el lenguaje arcano

conocedores y partícipes de la sagrada religión, los misterios divinos y la palabra arcana. Hy',
en cambio, se emplea, sobre todo, con relación a las cosas ya contempladas y confirmadas
con el acontecimiento mismo, y para mostrar y exhibir los beneficios provenientes de Dios.
Y la posibilidad de conocerlo, pronunciarlo y celebrarlo no sólo se le brinda a los hombres
conocedores de la verdadera religión y de las sagradas escrituras, sino a toda naturaleza y a
todo poder que exista sobre los cielos y bajo los cielos. Así: ¡Alabad al Señor, todas las naciones; Ps 116, 1-2.
alabadle, pueblos todos! Porque es firme su misericordia hacia nosotros, y la verdad del Señor se
mantiene por los siglos. Y asimismo: Porque el Señor edificará Sión y se manifestará en su gloria. Ps 101, 17-19.
Escuchará la oración de los humildes y no despreciará sus súplicas. Se escribirán estas cosas para
la generación futura, y el pueblo renovado alabará a Hy'. Asimismo: ¡Aleluya! ¡Dad gracias al Ps 106, 1-2.
Señor, porque es bueno, porque es eterna su misericordia! ¿Quién dirá las proezas del Señor y
hará oír toda su alabanza? Etc. Y el mismo salmo, después de narrar los beneficios divinos,
se cierra con el siguiente verso: ¡Bendito sea el Señor, Dios de Israel, por los siglos de los siglos! Ps 106, 48.
Y el pueblo todo diga: ¡Amén! ¡Aleluya! Asimismo una vez más: ¡Aleluya! Daré gracias al Señor Ps 110, 1-2.
de todo corazón, en el consejo de los justos y en la comunidad. Grandes son las obras del Señor,
meditadas por los que en ellas se complacen, etc. [6b] Asimismo también: ¡Aleluya! ¡Dichoso el Ps 111, 1-2.
hombre que teme al Señor, y en sus mandamientos se complace mucho! Poderosa será en la tierra
su estirpe, etc. Asimismo: ¡Aleluya! ¡Alabad, siervos, al Señor, alabad el nombre del Señor! Y el Ps 112, 1.
epílogo de este mismo salmo: Él asienta en su casa a la estéril, gozosa madre de hijos ¡Aleluya! Ps 112, 9.
Igualmente, tomando en consideración este nombre, hay que explicar la siguiente sentencia,
de suma gravedad y preñada de misterios: No alabarán los muertos al Señor (IAH), ni todos Ps 113B, 17-18.
los que descienden al infierno; mas nosotros, los vivos, bendecimos al Señor (IAH), desde ahora
y por siempre. Aleluya. Asimismo, Aleluya también hace referencia a lo siguiente: Alabad el Ps 134, 1-7.
nombre del Señor; alabadlo, siervos del Señor, los que estáis en la casa del Señor, en los atrios de
la casa de nuestro Dios. Alabad a IAH, porque el Señor es bueno; cantad salmos a su nombre,
porque es complaciente. Porque IAH escogió para sí a Jacob, a Israel por posesión suya. Porque
yo sé que el Señor es grande, y que nuestro Señor está por encima de todos los dioses. Todo cuanto
el Señor quiere, lo hace en los cielos y en la tierra, en el mar y en todos los abismos. Hace subir
las nubes desde los confines de la tierra, hace los relámpagos para la lluvia, saca al viento de sus
escondrijos…, y todas las demás cosas que en éste o en otros salmos, himnos y alabanzas
se celebran, a cuya explicación se puede aportar mucha luz mediante la apostilla de este
nombre. Aunque no podamos traducir exactamente el significado latino de este nombre Hy',
no obstante, lo bosquejaríamos como si con una contraseña, si lo traducimos como ens, a
partir del verbo latino esse, de cuyo significado, si Él mismo lo concede, trataremos en otro
lugar con más detenimiento y extensión.

‫[ קדוש‬KADOS]

Nos queda todavía un calificativo o sobrenombre. Su sentido, al ser amplísimo, no


podemos explicarlo ahora por extenso; no obstante, haremos un breve resumen. Así pues, lo
que en hebreo se dice ‫קדוש‬, en griego a{{gio", y en latín sanctus. Pero acerca de los vocablos
griego y latino, si cuadran con el vocablo hebreo ‫קדוש‬, Dios nos concederá la ocasión de
discutirlo en otro lugar. Ahora, empero, explicaremos el vocablo hebreo. Así pues, entre
los hebreos propiamente se dice que es KADOS aquello que, por causa de alguna cualidad
singular de virtud o vicio se halla separado o desunido del uso y costumbre ordinario, de
suerte que se distinga por cierta nota u observación singular propia de su naturaleza, función,
oficio, ejercicio o uso. Por consiguiente, convendría considerar antes la propia naturaleza o
modo de ser, y estimar que ésta, por la adición del vocablo KADAS o KADOS, sobresale
dentro del género, es superior a las demás partes de su género, y se antepone a ellas en virtud
de cierta grandeza. Y así, cuando se llama a Dios santo, se le ha de considerar separado de
aquel modo de ser común y vulgar con el que falsamente son llamados los dioses, de manera
que, significando ya el nombre de Dios virtud y perfección máxima, la adición de KADOS
le atribuya la principal y eminente, y lo separe de cualquier otra imperfección que o bien,
de algún modo, fuera propia de las criaturas, o bien el pensamiento humano la hubiera
atribuido incluso a aquellos que son tenidos falsamente por dioses; pues de este modo la

[109]
Libro de José

antigüedad, engañada por sus dioses, representó antaño muchos monstruosos vicios. Y lo que
es más aún, Dios, con pruebas claras y manifiestas, muestra su majestad y poderío, en alguna
nación o persona concreta, bien otorgando favores, bien dictando sentencias. De donde resulta
que este nombre sanctus suela pronunciarse casi siempre en conjunción con otro nombre de
persona o pueblo; como el Santo de Israel, esto es, aquel que, con pruebas manifiestas, reveladas
para grandeza de Israel, demostrará al orbe que Él es el Dios verdadero, óptimo y máximo, y esto
lo llevará a tanto castigando a los enemigos y celebrando juicios contra ellos y sus dioses, como
Ps 113, 1-2. liberando, honrando y engrandeciendo a Israel. Y de este tenor es lo siguiente: Cuando Israel
salió de Egipto, la casa de Jacob de un pueblo bárbaro, se hizo Judá su santuario, Israel su dominio;
1 Sam 2, 2. etc. E igualmente lo siguiente: No hay Santo como el Señor… ni Dios como nuestro Dios. También
1 Sam 6, 20. aquello: Dijeron entonces las gentes de Bet-Šemes: ‘¿Quién podrá resistir en presencia del Señor, de este
4 Reg 19, 22. Dios Santo?’. También aquello: ¿A quién has insultado y blasfemado? ¿Contra quién [has alzado tu
Ps 29, 5. voz y] levantas tus ojos altaneros? ¡Contra el Santo de Israel! Y en el Salterio: [7a]Alabad la memoria
Ps 76, 14-16. de su santidad. Y aquel clarísimo ejemplo en este mismo sentido: ¡Oh Dios, en santidad es tu vida!
¿Qué Dios hay grande como nuestro Dios? Tú eres el Dios que obra maravillas; manifestaste tu poder
entre los pueblos; con tu brazo rescataste a tu pueblo, a los hijos de Jacob y de José. Seiscientos pasajes
más hay en los libros sagrados que, si se pusieran en relación con este significado, tendrían más
fácil explicación. Pero para disertar acerca de la santidad misma de Dios, e incluso de la santidad
de los hombres y de otras naturalezas, y acerca del significado contrario a este sentido, según el
cual también a las meretrices y a otras personas y cosas depravadas y funestas se les llama santas,
tendremos, Dios mediante, una ocasión más oportuna; pues en este lugar nos propusimos tratar
no tanto de las cosas mismas como de las lenguas arcanas. Por consiguiente, con la adición de
este vocablo KADOS se significa cierta nota singular y particular de grandeza, sea cual sea el
género de cosas o naturalezas al que se añada. En latín, en cualquier caso, el alcance de esta
palabra se expresa mediante los términos sacer y sacrare. Y hasta aquí nuestras breves apostillas
sobre las palabras y nombres más frecuentes y empleados que se refieren a Dios. Mas no hemos
pensado disertar aquí sobre las sagradas y arcanas razones de la Trinidad, ni sobre las demás
consideraciones de la naturaleza divina, ya que ello no tiene relación con este lugar ni forma
parte del plan que nos hemos trazado.

[110]
Sobre el lenguaje arcano

Del espíritu
Capítulo iii
El lugar próximo a Dios, no tanto por naturaleza y dignidad, como por el buen orden de
citación y disertación, lo ocupa el Espíritu. Pero no llamamos aquí espíritu al viento o a cualquier
otra cosa similar sumamente ligera, como las muchas que son y nacen bajo el cielo, porque
también éstas son corpóreas (de ellas trataremos en el lugar oportuno), sino a aquella naturaleza
dotada de conocimiento e inteligencia, capaz, por su esencia y origen, de virtud o de vicio, pero
incorpórea, y sin cuerpo semejante al de los vivientes, ni más grueso ni más duro, ni lo admite
por imitación o simulación, aunque, en apariencia, pueda, en efecto, mostrar tal forma o figura.
Así está escrito: Palpadme [y ved] que un espíritu no tiene carne y huesos. Valga, pues, esta brevísima Lc 24, 39.
descripción del espíritu, para que lo definamos como la naturaleza carente de cuerpo, dotada de
inteligencia y capaz de acción. Pero aunque uno solo sea el género de su naturaleza, diversas son,
en cambio, sus clases y distinciones. Y las primeras diferencias de clases las establecen las diversas Santo Tomás, Liber de
ente et essentia.
capacidades de conocer y actuar, y éstas suelen observarse en los nombres de los ministerios,
oficios o dignidades, dado que a unos, en efecto, se les llama Serafines, a otros, Querubines,
a otros principados, a algunos potestades, y entre ellos hay uno que, por la grandeza y gloria
que alcanzó en otro tiempo, recibió el nombre de Lucifer, aunque la posesión de la dignidad
le fue merecidamente arrebatada, por una gravísima culpa, quedándole sólo el nombre, como
eterno recuerdo de su infamia y dolor. Y tal es la organización de clases, la cual explicaremos,
si Dios nos lo permite, con más extensión y exactitud en otro lugar. Ahora bien, los nombres
de las distinciones no han sido puestos según la naturaleza de los espíritus mismos, ni según
las funciones y oficios encomendados, sino según el propósito y voluntad particular de cada
uno de ellos, de manera que a unos se les llama espíritus buenos, y a otros espíritus malos,
y según las consideraciones que concurren en la división de buenos y malos, unos reclaman
para sí unas, otros otras, de tal manera que éstos son espíritus de luz; aquellos, de la oscuridad;
unos, de fortaleza; otros, de debilidad; unos, de verdad y virtud; otros, de mentira y engaño; y a
causa de los variados géneros de belicosidad y hostilidad muchos reciben el nombre de espíritus
inmundos. No obstante, la naturaleza de todos ellos, en la medida en que son y se les llama
espíritus, es absolutamente idéntica, y uno e idéntico es el nombre empleado en las Sagradas
Escrituras, con el que se indica la capacidad, prontitud y celeridad de acción. Y, por resumir la
totalidad de este asunto con un solo ejemplo, lo que la divina filosofía atribuye al espíritu es lo
que niega a la carne, por causa de su naturaleza débil, enfermiza, delicada y sujeta a la fatiga y a
la corrupción. Y así como el nombre de Dios EL, esto es, el poderoso, suele oponerse al nombre
de Adán, por causa de la endeblez, [7b] así también el espíritu a la carne, por comparación de la
celeridad y eficacia, como se lee en Isaías: En cuanto a Egipto, es humano, no divino, y sus caballos, Is 31, 3.
carne, y no espíritu.

Uso de las palabras

Así pues, el nombre de espíritu indica celeridad y una capacidad de actuar con suma presteza
y resolución, como se observa por el ejemplo que acabamos de poner. También apunta a este
sentido el siguiente ejemplo: Tú que haces mensajeros a tus espíritus. Y en Ezequiel: El espíritu me Ps 103, 4. · Ez 11, 24.
elevó y me llevó a Caldea, al destierro, etc.

Espíritu referido al hombre

Espíritu se usa, a veces, en lugar de la justificación o santificación divina; así: ¿Recibisteis el Justificación.
Espíritu por las obras de la ley o por la fe en la predicación? Todos los ministerios que se refieren a Gal 3, 2.
la piedad se dicen espirituales; así: Si en vosotros hemos sembrado bienes espirituales, ¿será mucho, 1 Cor 9, 11.
si de vosotros cosechamos bienes materiales? Este nombre se usa también con cierta frecuencia para Ministerios sagrados.
indicar una apremiante inquietud del alma humana, ya como fuerza natural e inherente a los
hombres, ya como extrínseca y ofrecida por Dios o por un ángel o demonio, o por algún otro.
Comoquiera que sea, este nombre significa una fuerza apremiante y eficaz, sea bueno o malo

[111]
Libro de José

lo que obre. Esto, empero, podrá conocerse con toda claridad por el nombre o verbo adjunto.
Impulsos del alma. Así, espíritu triste significa un sentimiento vehemente de tristeza; espíritu de alegría, alegría
y y júbilo sin medida; espíritu de fortaleza, vigor enorme; espíritu de lenguas, oratoria eficaz;
espíritu de ira, indignación terrible; y así, una tras otra, tales adiciones significan impulsos de
la mente. Puesto que éstos son muchos y variados, resultaría prolijo y superfluo enumerarlos
aquí. Baste con reseñarlo brevemente con esta apostilla, añadiendo tan sólo un ejemplo, que
parece diferir algo de este relato, pero no dista mucho en su contenido, más bien parece trazado
Prov 14, 29. con una elegante metáfora. Y esto es aquello que leemos en hebreo en los Proverbios: El tardo
a la ira tiene gran prudencia; el de espíritu angosto ensalza su estulticia. Espíritu angosto significa
iracundia, esto es, impulso irrefrenable de ira y amarga cólera. Tales afecciones del alma reciben
en latín diversos nombres: unas veces, motus; otras, perturbatio; otras, impulsiones. Pero también
el mismo nombre latino spiritus se usa en ocasiones con idéntico significado, como en otro lugar
mostraremos. Los comentaristas hebreos suelen traducirlo con el vocablo vulgar de las lenguas
occidentales, talante.

[112]
Sobre el lenguaje arcano

De los ángeles
Capítulo iv
El nombre griego ángel, que se corresponde con el hebreo ‫מלאך‬, se define más por las
consideraciones propias de la función u oficio que por las de la naturaleza. Aunque no pocos
autores emplean, a veces, ángel en lugar de espíritu, no obstante, en los libros del Antiguo
Testamento e incluso en los Evangelios, el estudio continuado de este nombre enseña que se debe
apostillar más la consideración del oficio que la de la sustancia. Pero sucede que, dado que, como
es sabido, los principales y más nobles ministros de Dios pertenecen a la categoría de los espíritus,
cada vez que se pronuncia el nombre de ángel, los oyentes piensan en el espíritu. Pero no todos
los que se ocupan de algún asunto, comisionados o nombrados por Dios, son procedentes de la
naturaleza de los espíritus puros. En efecto, a veces, este título se aplica también a los hombres;
así: He aquí que yo envío a mi ángel delante de mí, el cual preparará tu camino ante ti. Asimismo, Mal 3, 1.
también Ageo es llamado ángel del Señor de entre los mensajeros del Señor. Así pues, podemos Agg 1, 13.
decir que no todos los ángeles son espíritus; sin embargo, toda naturaleza espiritual que no es
Dios ni hombre tiene que ver con el apelativo y ministerio de los ángeles; pues no existe ninguno
perteneciente a esta categoría que pueda decirse que no es ministro de Dios, aunque una parte
no pequeña de ellos, con su delito, soberbia e insolencia, abdicara de tan excelso ministerio. [8a]
Así está escrito: ¿Es que no son todos ellos espíritus servidores con la misión de asistir a los que han Hebr 1, 14.
de heredar la salvación? Pablo afirma que todos los espíritus son servidores. Y no excluye de este
apelativo a ninguno perteneciente a aquella naturaleza, cuando trata acerca de las tres categorías
de naturalezas; es decir, la naturaleza divina en Dios Padre; la divina y humana en Cristo; y la
espiritual, a la cual –está escrito– Cristo, en cuanto Dios, aventajaba con mucho en dignidad,
pero, en cuanto hombre, puesto que podía padecer y morir, era algo inferior. Tampoco aquellos
espíritus que, por su propia arrogancia, se apartaron de Dios, se vieron privados del nombre y
ministerio de los ángeles. Así está escrito: A los ángeles, que no mantuvieron su principado, sino que Iudae 6.
abandonaron su propia morada, etc. Así pues, cada vez que se pronuncie este nombre de ángel,
convendrá siempre pensar que no se está significando la naturaleza misma, sino el ministerio
y servicio, y que a esta significación hay que referir el sentido del discurso o frase. Ahora bien,
dentro de esta categoría de oficios, existen, en primer lugar, diferencias que se distinguen por las
notas de personas o circunstancias. Algunos ángeles, en efecto, reciben el calificativo de buenos,
y otros de malos. Buenos son aquellos, cuyo pensamiento, desvelo y fidelidad en los mandatos
divinos fueron siempre firmes y constantes, y la razón misma de su oficio y ministerio estuvo
totalmente dirigida hacia el bienestar y salvación de los hombres; acerca de ellos está escrito:
Con la misión de asistir a los que han de heredar la salvación. Malos son aquellos, cuya perfidia [Iudae 6].
y maldad ya antaño fueron conocidas y condenadas por Dios, y ahora dedican su esfuerzo a
atormentar a los piadosos y a castigar a los criminales y malvados. Sobre los primeros cantaba
a Asaf: Pan de ángeles comió el hombre; y sobre los segundos, en el mismo salmo: Lanzó contra Ps 77, 25. · Ps 77, 49.
ellos la ira de su indignación, indignación, ira y tribulación, castigos a través de ángeles malos.
Existe también otro género de distinción, según el cual los ángeles, cuando son llamados así,
suelen diferenciarse. Y ello se observa en razón de los oficios; cuán variada y múltiple es tal
diferenciación, lo hemos observado a lo largo de casi todos los libros sagrados. En efecto, el
oficio angélico no se agota sólo en el cumplimiento de una embajada, como parece sugerir e
indicar el nombre griego, sino que son muchas sus funciones y muchos sus cometidos, en uno
y otro colegio, el de los buenos y el de los malos. Y dichos cometidos los asumen, según sea el
designio y arbitrio de Dios imperante, bien uno para cada uno, bien muchos para uno solo, o
incluso muchos para muchos, comunitariamente. David ve a un ángel destructor; otro más, 1 Par 21, 15.
empeñado en una tarea semejante a ésta, fue visto desde el Arnón por el jebuseo; otro es el guía [2 Sam 24, 16].
de Israel, el que señala el camino y las rutas; otro más promete a Gedeón que le protegerá; otro [Ex 14, 19].
traza y delimita el solar para edificar la ciudad. También Miqueas ve a Dios deliberando con sus Iud 6, 11-24.
ejércitos celestes. Encontramos asimismo otros innumerables cometidos de variada índole, los
cuales ahora sería harto prolijo reseñar. Así pues, ángel no significa sólo embajador en asuntos
sagrados, sino ministro de cualquier función y oficio en general. Así lo enseña claramente el
vocablo hebreo MALACH, que podemos traducir, al mismo tiempo, por ‘eficaz’ y ‘laborioso’; el

[113]
Libro de José

alcance de este vocablo lo reproducen los términos latinos minister o administrator, y el término
griego uJphrevth". Pablo comprendió esto y lo expresó de manera sapientísima, pues llamó
servidores a los espíritus. Ahora bien, para todos ángeles, pero sobre todo para los espíritus, es
común y constante, y atañe al éxito imaginable de los ministerios mismos, todo lo que tenga
que ver con la laboriosidad, la celeridad, el celo, el esfuerzo, la diligencia…; en suma, con llevar
[2 Par 18, 18-21]. a cabo una misión con fidelidad, eficacia y presteza. Así está escrito: Bendecid al Señor, todos sus
Ángeles, héroes potentes, agentes de sus órdenes, en cuanto oís la voz de su palabra. Y lo dicho hasta
aquí acerca de los ángeles, en la medida en que atañe a la interpretación de las palabras, objeto
de nuestra obra, sería suficiente; en otra ocasión, si Dios lo permite, diremos más cosas, y con
mayor precisión, que atañan tanto a su naturaleza como a sus ministerios.

Serafines

Los serafines significan pureza ajena a toda mácula, suciedad y pesadez, cual es el fuego
purísimo, [8b] y por eso aquellos ministros de Dios, que vio Isaías, poseen una fuerza purgatoria
Ps 102, 20. y purificatoria, para servicio de Dios y provecho de los hombres. Así está escrito: Unos serafines
Is 6, 2. se mantenían de pie por encima de él, etc. Y un poco después: Entonces voló hacia mí uno de los
Is 6, 6. serafines, y en su mano había una brasa, que con las tenazas había tomado de sobre el altar, etc.

[114]
Sobre el lenguaje arcano

Espíritu malo
Demonio
Capítulo v
La propia condición y el estado natural común aconsejan que expliquemos igualmente las
cosas que tengan que ver con aquella otra parte de espíritus malos. La lengua sagrada los llama
con nombres distintos, según la naturaleza distinta de las cosas. Pero acerca de los mismos y
de sus diferencias y órdenes (si es que podemos hablar así sobre tan desordenado y anárquico
reino), de sus diversos grados y diferencias de funciones e inquietudes, de su múltiple manera
de causar daño, en otro lugar, más oportuno y apropiado, por la gracia de la divina providencia,
disertaremos. Mas ahora expondremos brevemente tan sólo aquello que convenga para el uso
e interpretación del lenguaje arcano. Y así, lo que en este lugar expongamos acerca de uno
cualquiera de ellos, nada impedirá referirlo a cada uno de los demás e incluso a todo el género.
Pues, aunque aquella gente se distinga entre sí por grados distintos, en todos estos nombres
existe, sin embargo, una condición común. Y en primer lugar, ciertamente se dice que un
espíritu es malo, no tanto para mostrar, con el significado y el uso, la naturaleza como la eficacia.
En efecto, en los capítulos anteriores atribuíamos al espíritu eficacia, celeridad y vehemencia. Y
si se le añade la nota de maldad, indica un poder eficaz y vehemente para causar daño, tanto si
ataca y hostiga de lejos a alguna persona o cosa, como si la atormenta de cerca, o incluso la ataca
y acosa en su presencia. Leemos que un espíritu malo de esta clase suplantó al espíritu de Dios,
cuando éste se apartaba de Saúl: El espíritu del Señor se había apartado de Saúl, y un espíritu malo, 1 Sam 16, 14.
de parte del Señor, le atormentaba. Y un espíritu de mentira engañó a todos los profetas del rey cf. 3 Reg 22, 20-23.
Acab. Los escritos sagrados llaman también a esta clase espíritus malos y espíritus inmundos,
pero con esta diferencia, a saber: que el espíritu malo impele a aquel a quien se adscribe a
acosar e incluso hacer daño a otros, tal como hemos observado en el espíritu que engaña a
los profetas de Saúl y de Acab, y en otros; y también en aquel demonio malvadísimo, el cual, cf. Act 19, 14-16.
como los hijos de Esceva, sacerdote de los judíos en Éfeso, lo exorcizaran, le experimentaron
sumamente dañino y terrible. Juan vio que tal era el espíritu que se le infundiría a la imagen
monstruosa de la Bestia, para que pudiera incluso hablar la imagen de la Bestia y hacer que fueran Apoc 13, 15.
exterminados cuantos no adoraran la imagen de la Bestia. El espíritu inmundo, en cambio, aquel
a quien posee, no lo obliga tanto a hacer como a padecer, y le priva de la facultad y uso de la
vista o del oído, o de todos los sentidos, o incluso de la mente; o en otras ocasiones le aflije
con una grave enfermedad o una dolencia fortísima; y finalmente le despoja de aquella pureza
propia de su naturaleza, y con la maquinación y contaminación del alma le emponzoña incluso
el cuerpo mismo. Un hombre con espíritu inmundo de esta ralea, al arribar Cristo a la región
de Gerasa, corrió de entre los sepulcros a su encuentro, un hombre que moraba en los sepulcros Mc 5, 3-5; Lc 8, 27-29.
y a quien nadie podía ya tenerle atado ni siquiera con cadenas, pues muchas veces le habían atado
con grillos y cadenas, pero él había roto las cadenas y destrozado los grillos, y nadie podía dominarle;
y siempre, noche y día, andaba entre los sepulcros y por los montes, dando gritos e hiriéndose con
piedras. Aquellos mismos espíritus inmundos, expulsados fuera de aquel hombre, arrojaron por
el precipicio a unos puercos que habían poseído con el permiso de Cristo. Un espíritu inmundo
de esta ralea hostigaba terriblemente a un hijo, según su padre describía a Cristo, verdadero y
poderosísimo médico. ‘Maestro, te he traído a mi hijo que tiene un espíritu mudo y, dondequiera Mc 9, 14-27;
que se apodera de él, le derriba, le hace echar espumarajos, rechinar los dientes y le deja rígido… Y Lc 9, 37-42.
muchas veces le ha arrojado al fuego y al agua para acabar con él’… Viendo Jesús que se agolpaba
la gente, increpó al espíritu inmundo, diciéndole: ‘Espíritu sordo y mudo, yo te lo mando, etc.’ Esta
nota característica del espíritu inmundo la significa claramente el verbo ‘maltratar’, [9a] que se
emplea con mucha frecuencia en conexión con los espíritus inmundos. Y los que eran maltratados Lc 6, 18.
por espíritus inmundos, quedaban curados. En los Apóstoles: También acudía la multitud de las Act 5, 16.
ciudades vecinas a Jerusalén trayendo enfermos y atormentados por espíritus inmundos; y todos eran
curados. La curación misma es también prueba de la enfermedad.

[115]
Libro de José

Demonio

Con casi idéntica significación con que se habla de ‘espíritu inmundo’, se habla asimismo
de ‘demonio’, al cual suele aplicársele también el calificativo de inmundo, salvo que, en cuanto
demonio, indica clara y abiertamente el género y la naturaleza misma, la cual es distinta de los
espíritus buenos, de las enfermedades naturales y de cualquier poderosa afección y perturbación
tanto del cuerpo como del alma, la cual también a veces recibe el nombre de espíritu. Así pues,
‘demonio’ denota de una manera más expresiva la naturaleza misma del espíritu malvadísimo,
pero con la característica, como explicaremos, de principado, potestad y posesión, la cual mues-
tra que no sólo ha adquirido en las opiniones de los hombres acción y pasión, como el espíritu,
sino no sé qué autoridad. Así pues, ‘espíritu’ significa la naturaleza misma con eficacia y poder;
‘demonio’, en cambio, aquella facción de Lucifer apartada de Dios y separada de los demás
espíritus, la cual, por el hecho de ser demonio, se afana en oponerse a Dios y perjudicar a los
hombres. Por consiguiente, en cuanto a razón e inteligencia, el demonio es antes que el espíri-
tu malo; aunque, en cuanto a naturaleza, se dice que el espíritu es antes que el demonio. Pero
espíritu malo o inmundo designa la propia acción y ejercicio; demonio, el origen y causa de la
Deut 32, 17. acción. Y así, propiamente, el nombre de demonio se opone a los nombres divinos. Sacrifican a
[Ps 95, 5]. demonios, no a Dios, a dioses que ignoraban. Porque todos los dioses de los pueblos son demonios; mas
el Señor hizo los cielos. Por consiguiente, si hablamos con propiedad, aunque no precisamente en
buen latín, llamaremos demonidad a aquella facción y principado infernal, que se rebeló contra la
Lc 11, 15. gloria y majestad divina; respecto a lo cual, está escrito: Por Beelzebul, el príncipe de los demonios,
echa fuera a los demonios. Y el nombre de demonio adquiere este sentido de potestad y execrable
autoridad, incluso cuando se refiere a personas concretas, como fácil y claramente se observa en
aquéllos que fueron sanados y liberados por Cristo y, en el poder de Cristo, por los Apóstoles.
Mt 4, 24. A todos ellos se les aplica el verbo ‘tener’, y, cuando son sanados, se emplea el verbo ‘arrojar’. Y
Mc 1, 34. a los que tenían demonios, los conducían a él, y arrojaba muchos demonios. Así pues, este nombre
denota autoridad, invasión y una posesión tiránica; espíritu, en cambio, la propia acción y movi-
miento, aunque esta distinción resulta, a veces, bastante oscura. Y precisamente esta observación
hecha sobre los nombres y verbos arrojará gran luz a quienes quieran explicar la muy célebre y
muy erudita disputa que mantuvo Cristo con sus adversarios acerca de su autoridad y la de Be-
elzebub, totalmente opuesta y discordante.

Satán y Diablo

Al mismo espíritu, conforme a ciertas consideraciones, se le denomina Satán; conforme otras,


Diablo. Ambos son nombres de acción y actividad, no de naturaleza. Pues, en la medida en que
el demonio actúa como abierto adversario de Dios y de la facción de Dios, y se muestra abierta-
mente y abiertamente descubre su propósito, y lo ejecuta con métodos manifiestos, y en suma,
ataca abiertamente a Dios y los designios de Dios, y los planes de los hombres piadosos, recibe
el nombre de Satán. Pero cuando el agente es el mismo, pero se vale de la sagacidad, el dolo, el
fraude y la astucia, se le llama Diablo. El sentido de este sobrenombre se explica en función de
la determinación y la sagacidad. De este modo, observamos tal sentido muchas veces en relación
con Cristo y sus Apóstoles, de modo que, cuando se habla de dolo, engaño, mentira, persuasión e
inducción astuta y sagaz, se le llama Diablo; pero cuando hablamos de una manifestación, lucha
o agresión abierta y patente contra Dios o el pueblo de Dios, se le llama Satán. Así, en efecto, en
aquella celebérrima tentación que aquel enemigo maquinó contra Cristo, mientras el asunto es
tratado con una sagaz y bien pensada exposición y con fingidas palabras, [9b] se le registra con
Mt 4, 1; 3. el apelativo de diablo. Entonces Jesús fue conducido por el Espíritu al desierto para ser tentado por el
Mt 4, 5-6. diablo…Y le dijo: ‘Si eres Hijo de Dios…’ Y de nuevo: Entonces el diablo le llevó consigo a la Ciudad
Santa, le colocó sobre el pináculo del Templo, y le dijo: ‘Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está
escrito: etc.’ Hasta aquí la disputa, la sagacidad, los consejos, los fingimientos y demás maquina-
ciones, bajo una apariencia falaz y encubierta, parecían convenir al provecho o gloria del propio
Cristo; pero cuando se mostró abiertamente y comenzó a arreglar, sin pudor, sus propios asuntos
Mt 4, 9. · Mt 4, 10. contra la gloria divina: Todo esto te daré, si te postras y me adoras, escuchó de inmediato: Vete,
Satanás. Así pues, esta consideración, común a casi todos los escritores sagrados, hará más fácil

[116]
Sobre el lenguaje arcano

la explicación de muchos lugares. De este modo –está escrito– tentó Satán la paciencia de Job,
porque no era posible tentarla con sagacidad y astucia, sino con violencia manifiesta y ejerciendo
violencia. De este modo, a Judas Iscariote, en cuyo corazón hacia ya tiempo se había introducido
el diablo, para que entregara a su maestro, incluso a éste mismo, a causa de la avaricia, el fraude,
y los pensamientos maliciosos, Cristo lo había llamado diablo. Cuando ya abiertamente decidió cf. Jn 6, 70.
entregarlo, y comenzó a ejecutar el asunto sin pudor y a las claras, está escrito que Satán le impe-
lió. Tras el bocado, entró en él Satanás. Jesús le dice: ‘Lo que vas a hacer, hazlo pronto.’ Y asimismo: Jn 13, 27.
Satanás ha solicitado poder cribaros como trigo. Y, Me fue dado un aguijón de la carne, un ángel de Lc 22, 31.
Satanás que me abofetea para que no me engría. Quisimos ir a vosotros –yo mismo, Pablo, lo intenté 2 Cor 12, 7.
una y otra vez– pero Satanás nos lo impidió. 1 Tes 2, 18.
Los ejemplos relativos a este mismo espíritu, cuando se le llama diablo, son asimismo
numerosos. Por la envidia del diablo entró el pecado en el mundo. Y, Vuestro padre es el diablo, y Sap 2, 24. · Jn 8, 44.
queréis satisfacer los deseos de vuestro padre. Este fue homicida desde el principio, y no se mantuvo
en la verdad, porque no hay verdad en él; cuando dice la mentira, dice lo que le sale de dentro, por-
que es mentiroso y padre de la mentira. Asimismo: Tú, repleto de todo engaño y de toda maldad, Act 13, 10.
hijo del Diablo. Y, Revestíos de las armas de Dios para poder resistir a las asechanzas del Diablo. Eph 6, 11.
Y otros innumerables ejemplos de uno y otro nombre, cuya distinta significación señaló Juan
con toda claridad: Dominó a la Serpiente, la Serpiente antigua –que es el Diablo y Satanás– y la Apoc 20, 2.
encadenó…

[117]
Libro de José

Del mundo
Capítulo vi
Tras la naturaleza espiritual, hay que exponer, a continuación, la explicación de la naturaleza
corpórea, la cual el mundo éste la contiene por entero y el cielo la circunda por encima. Esto es,
en verdad, lo primero que la divina sabiduría pone ante nuestros ojos para que lo conozcamos:
que el principio es Dios, por el cual y en el cual, nos enseña, fueron creadas y dispuestas las ge-
neraciones de las cosas y los siglos de las cosas. Pero, entre las primeras cosas que fueron creadas,
existieron también los ángeles, esto es, antes de la creación del cielo, en los mismísimos comien-
Is 14, 12. zos del tiempo. Así está escrito: ¡Cómo has caído, Lucero, hijo de la Aurora! Luego, cielo y tierra,
por la palabra de Dios, constituyeron los cuerpos de todas las cosas. A la creación de éstas siguió
la luz, que produjo el día primero del orbe e iluminó el primer cielo, cuerpo, por su naturaleza,
más puro y hermoso que los demás. A éste se sumaron después las luminarias y las estrellas,
cuerpos más claros y luminosos y de una eficacia mayor para conservar, embellecer y distinguir
todas las demás cosas que existen en el orbe. Pero Dios, que no necesita ni se circunscribe a lugar
alguno, escogió, sin embargo, justamente el cielo como principal sede de su majestad, de modo
que los hombres que habría de crear de la tierra, una vez conocieran la dignidad y excelencia de
Ps 113B, 15-16. tamaña sede y lugar, lo contemplaran con mayor afabilidad y atención. Así está escrito: ¡Benditos
seáis vosotros por el Señor, que ha hecho los cielos y la tierra! El cielo para el Señor del cielo; mas la
Ps 103, 1-3. tierra se la dio a los hijos de los hombres. Y, ¡Señor, Dios mío, qué grande eres! Vestido de esplendor
y majestad, arropado de luz como de un manto, tú despliegas los cielos lo mismo que una tienda,
Ps 102, 19. levantas sobre las aguas tus altas moradas, etc. Y, El Señor en los cielos asentó su trono y su soberanía
señoreará sobre todas las cosas.
Ahora bien, acerca del cielo y de las partes, naturaleza y utilidad del cielo, el Hacedor mismo,
espero, me permitirá tratar en otra ocasión. [10a] Ahora, en cambio, expondremos lo que ataña
al dominio de la lengua. Así pues, las oraciones que se refieren al cielo, o bien significan la natu-
raleza misma de aquel cuerpo, en tanto que acabada con unas medidas precisas, o bien significan
el sentido preciso de lugar. Asimismo, el sentido del primer género es doble: uno se refiere al
cielo mismo; otra, a Dios creador. Muchos son los pasajes que muestran la naturaleza del cielo
como simple, pura, constante, duradera y agitada, para provecho del orbe, con movimientos
perpetuos y regulares, y asimismo como obediente en todo al mandato de su Creador, y en suma,
Iob 38, 33. digna de admiración en todos los aspectos; por ejemplo: ¿Conoces las leyes de los Cielos? ¿Aplicas
Iob 38, 37. en la tierra su fuero? ¿Quién explicará el cómputo de los cielos y quién hará dormir la armonía de
Prov 3, 19. cielo? Otros, en cambio, significan firmeza: El Señor consolidó los cielos con inteligencia. Y aquel
Is 51, 6. que pronunció Isaías sirviéndose de la antítesis: Alzad a los cielos vuestros ojos y contemplad la tie-
rra abajo, pues los cielos como humareda se disiparán, la tierra como un vestido se desgarrará… pero
mi salvación por siempre será. En este pasaje una cosa muy firme se compara con cosas también
Pureza. firmes, a las cuales, no obstante, vence en firmeza. Las siguientes palabras de Cristo señalan, en
Mt 7, 11. cambio, a la pureza y la hermosura de la naturaleza de los cielos: Si, pues vosotros, siendo malos,
sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas
buenas a los que se las pidan! En ellas se significa la naturaleza misma de los cielos, libre de mal,
y por ello sede escogida por Dios; de donde se deduce que todo lo que Dios da, es puro, bueno
Eficiencia. y agradable. Y, además de este significado, con el nombre de ‘cielos’ suele indicarse también la
Is 55, 10. eficiencia, la beneficencia, la benignidad y la providencia. Así en Isaías: Como descienden la lluvia
y la nieve de los cielos, y no vuelven allá, sino que… dan semilla al sembrador y pan para comer. E
Is 63, 15. igualmente en Isaías: Observa desde los cielos y ve desde tu aposento santo y glorioso. ¿Dónde está tu
Ps 19, 7. celo y tu fuerza, la conmoción de tus entrañas y de tus compasiones? Y en los Salmos: Desde los cielos
de su santidad le escuchará.
Pero, cuando el nombre de cielo se emplea en la lengua sagrada para conocimiento y con-
templación de Dios, recomienda en primer lugar reconocer la sabiduría, la virtud y la eficiencia
Gen 1, 1. · Iob 9, 8. · divina. Así: En el principio creó Dios el cielo y la tierra. Y en Job: El sólo desplegó los cielos; y, Su
Iob 26, 13. soplo abrillantó los cielos. Y, Bien sé yo que el Señor es grande, nuestro Dios más que todos los dioses.
[Ps 134, 5]. · Ps 95, 4. Pues todos los dioses de los pueblos son demonios; el Señor, en cambio, hizo los cielos. Y, Obras de tus
Ps 101, 26. · Is 42, 5. manos son los cielos. Así dice el Señor, el que crea los cielos y los extiende. Y un breve pero arcano y

[118]
Sobre el lenguaje arcano

solemne resumen de este capítulo lo extrae el siguiente verso: Los cielos cuentan la gloria de Dios, Ps 18, 2.
etc.
Pero cuando se coloca el cielo en la clase de los lugares, lo entendemos sobre todo como la
sede más alta y excelsa, la que más conviene, entre todos los lugares, al rey de todo el orbe, al
supremo juez y soberano; desde donde se pueden ver, conocer, gobernar, mover e impulsar, a
voluntad, todas las cosas que se hayan colocadas más abajo; donde igualmente Dios puede ser
conocido, interpelado y adorado como gobernador, auxiliador, protector, testigo, juez y venga-
dor por todos los que están en la tierra. Pues no existe parte alguna del orbe de la tierra o del
mar, desde donde no se vea el cielo, y la mansión de la majestad divina no se muestre clarísima, Majestad.
conocidísima y principal en el mundo corpóreo. Se añade además a esto que nadie que vive en
la tierra, mortal, puede escapar, evitar o impedir el poder del que está en los cielos, príncipe,
juez o vengador, ni tampoco puede dañarle con ningún plan, empeño, tentativa o acción alguna, Facultad.
o atacarlo de otro modo. Pues no existe aquí abajo profundidad alguna tan grande adonde no
lleguen las cosas enviadas desde lo alto. Pero la altura y distancia hasta arriba es tal, que nada
arrojado desde un lugar inferior, por grande que sea la destreza, y por poderoso que sea el ar-
tefacto o la máquina con que sea arrojado, puede, sin embargo, alcanzarlo. Por lo cual, en los Superioridad.
combates y enfrentamientos mutuos, mejor situación natural tiene quien está arriba que quien
está abajo. Pero el cielo es el lugar supremo entre todos los lugares, y por ello totalmente libre de
todo intento mortal a la manera de los gigantes. Muchos pasajes de los libros sagrados secundan
este sentido que acabamos de describir, y reclaman atención para su explicación. [10b] Así: El Ps 32, 13-14.
Señor mira de lo alto de los cielos, ve a todos los hijos de Adán; desde el lugar de su morada observa a
todos los habitantes de la tierra. Y asimismo: El que habita al abrigo del Altísimo, morará a la som- Ps 90, 1.
bra del Todopoderoso. Y, Envió desde los cielos y me liberó. Me sacó de las aguas profundas. Y tronó el Ps 56, 4. · Ps 17, 17.
Señor en los cielos, y el Altísimo hizo retumbar su voz. ¿Quién como el Señor, nuestro Dios, que habita Ps 17, 14. · Ps 112, 5.
en las alturas? A ti alzo mis ojos, a ti que habitas en los cielos. Y en Daniel: Pero hay un Dios en el Ps 122, 1. · Dan 2, 28.
cielo, que revela los misterios. En lo que respecta al menosprecio de los intentos humanos contra
Dios, también se expresa en muchos pasajes. Así: El que habita en los cielos, se burlará de ellos. Y, Ps 2, 4. · Ps 72, 9.
Pusieron en el cielo su boca. Y lo que dice Daniel: Pero tú, Baltasar, hijo suyo, no has humillado tu Dan 5, 22-23.
corazón, a pesar de que sabías todo esto, sino que te has alzado contra el Señor de los cielos.
De otro modo, el nombre de cielo también se alega para indicar una medida muy larga o Distancia.
una distancia muy remota. Así: El cielo está arriba y la tierra abajo. Y, Como se alzan los cielos Prov 25, 3.
por encima de la tierra, así de grande es su amor para quienes le temen. Asimismo: Porque cuanto Ps 102, 11. · Is 55, 9.
aventajan los cielos a la tierra, así aventajan mis caminos a los vuestros y mis pensamientos a los
vuestros. Por consiguiente, todo lo que se dice acerca de los cielos y que denota algún estado de Estados de los cielos.
los mismos, ya sea fausto, grave o infausto, hay que referirlo a acontecimientos similares que los
hombres deben aguardar. Así, los movimientos de los cielos y de la tierra presagian una aflicción
y turbación grande. Así lo que cantaba Joel sobre la mano enemiga: Ante él tiembla la tierra, se Ioel 2, 10.
estremecen los cielos.
Incluso, a veces, los cielos suelen ser invocados por Dios como testigos, en razón de su auto- Autoridad.
ridad, integridad y fidelidad. Pues nada de lo que existe en la tierra puede permanecer oculto a
la mirada del cielo, el cual, con su movimiento, lo examina todo diariamente. Pero el cielo vive,
siente, oye y ve para Dios, para quien todas las cosas viven. Ejemplos de esta clase son: Prestad Deut 32, 1.
oído, cielos, que hablo yo. Y en Isaías: Oíd, cielos. Y en los Salmos: Convoca a los cielos desde lo alto, Is 1, 2. · Ps 49, 4.
y a la tierra al juicio de su pueblo. Y, Anuncien los cielos su justicia, porque es Dios mismo el juez. Y, Ps 49, 6.
dado que el cielo es trono ilustrísimo de Dios, y confidente sumamente fidedigno de la providen-
cia, reprensión y juicio divinos para con los hombres, la mirada de los hombres a los cielos suele
invocar la misericordia de Dios o implorar su confianza y juicio. Así: Cansados están mis ojos de Invocación. · [Is 38,
mirar al cielo. Susana, llorando, levantó los ojos al cielo, porque su corazón tenía puesta su confianza 14]. · Dan 13, 35.
en Dios. Por el contrario, los que rehúyen la mirada del cielo muestran, con esta actitud, que son
contrarios al juicio divino, como se lee en el mismo libro: Perdieron la cabeza dejando de mirar Dan 13, 9.
hacia el cielo y olvidando sus justos juicios. Además, una caída gravísima suele ser descrita con un Caída gravísima.
choque o expulsión del cielo. Así: ¡Del cielo a la tierra ha precipitado el esplendor de Israel! Y, Yo Lam 2, 1.
veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Lc 10, 18.

[119]
Libro de José

Partes del cielo

Se enumeran principalmente cuatro partes del cielo, distinguidas según los cuatro vientos,
acerca de los cuales trataremos en otro lugar. Además, el orbe, todo entero, contenido en el
ámbito de los cielos se designa con los nombres de sumo y último. Así: A un extremo del cielo es
Ps 18, 7. su salida, y su órbita llega al otro extremo. Y asimismo: Y congregará a sus elegidos desde los cuatro
Mt 24, 31. vientos, desde un extremo de los cielos hasta el otro.

Septentrión

Septentrión designa a Asiria, la región caldea, y a la propia ciudad regia, Babilonia, porque,
Caldea. para los israelitas, esta parte está situada en el Septentrión, hacia la salida de los astros. Así está
escrito: ¡Alzad vuestros ojos, los que venís del Aquilón, ¿dónde está la grey que se te dio? Y, He ahí
Ier 13, 20. · Ier 47, 2. unas aguas que suben desde el Aquilón y se hacen torrente inundante. Y, Él extenderá su mano contra
Soph 2, 13. el Aquilón y destruirá a Asur. Septentrión designa también la Media, a causa de Babel. Así está
Media. escrito: Porque subirá contra ella una nación procedente del Aquilón, que va a convertir su territorio
Ier 50, 3. en desolación. [11a]

[120]
Sobre el lenguaje arcano

De la tierra
Capítulo vii
La tierra, creada por Dios junto con las aguas en segundo lugar, apareció, sin embargo, en
tercero. En efecto, al principio de la creación, la tierra se encontraba sumergida bajo las aguas
que con ella fueron creadas. Así está escrito: Del océano, cual vestido, la cubriste, sobre los montes, [Ps 103, 6-7].
persistían las aguas; al increparlas tú, emprenden la huida, de tu trueno a la voz se precipitan, etc.
Esta parte ínfima y solidísima del mundo, luego que emergió libre, por mandato de Dios, de
aquellas aguas y obtuvo, por poder de Dios, la facultad y capacidad de engendrar y acrecentar
cosas, recibió, por obra de Dios, el nombre de #r<a,. Pero #r<a, es la naturaleza de la tierra de-
finida y dotada con montes y valles, campos y costas; adornada con fuentes y ríos; enriquecida
con piedras, arenas, múltiples clases de polvos, arcillas y minerales; sensible al calor o al frío de
variada forma, según los lugares; abundante en gran y variado número de jugos; dotada de una
capacidad perenne y de un espíritu oculto y permeable para nutrir, mover y transformar; en
gran consonancia, sintonía y sociedad con las fuerzas celestes. A partir de todos estos aspectos y
propiedades vino a ser conveniente e idónea para engendrar, producir y nutrir las cosas. Así está
escrito: Saltan por las montañas, descienden por los valles, hasta el lugar que tú les asignaste…Haces Ps 103, 8-18.
manar las fuentes en los valles, entre los montes se deslizan… Sobre ellas habitan las aves de los cielos,
dejan oír su voz entre la fronda. De tus altas moradas abrevas las montañas, del fruto de tus obras
hartas la tierra; la tierra haces brotar para el ganado, y las plantas para el uso del hombre, para que
saque de la tierra el pan, y el vino que recrea el corazón del hombre, para que lustre su rostro con
aceite y el pan conforte el corazón del hombre. Se empapan bien los árboles del campo y los cedros del
Líbano que Él plantó; allí anidan los pájaros, en su copa hace su nido la cigüeña; los altos montes para
los rebecos, los riscos para madriguera para los damanes. Y el bienestar de tal asiento y morada es,
según Zacarías, de mar a mar y desde el Río hasta los confines de la tierra. Y la tierra, tal como se Zach 9, 10.
dice que fue creada al mismo tiempo que las aguas, así también precisa del uso y sociedad con las
mismas para el bienestar de su morada y provecho de las cosas que engendrará y nutrirá. Pues,
como dice el Sabio, la tierra nunca está saciada de agua. Por lo cual,Él fundó el orbe de las tierras Prov. 30, 16. · Ps 23, 2.
sobre los mares, él lo asentó sobre los ríos. Mas la tierra forma con el mar que la rodea por debajo y
por los costados un solo cuerpo, o por mejor decir, un solo globo. Por ello a veces se emplea el
nombre de tierra para todo lugar, húmedo o seco, en que habitan vivientes. Así: ¡Alabad al Señor Ps 148, 7.
desde la tierra, monstruos marinos y abismos todos! El dominio, derecho y gobierno de toda la tierra
pertenece a Dios creador; pero el disfrute, a los hombres, y sobre todo a los piadosos y justos;
a los injustos y malvados, en cambio, la usurpación y el abuso. Así está escrito: Del Señor es la Ps 24, 1.
tierra y cuanto hay en ella, el orbe y los que en él habitan. El cielo al Dios del cielo; la tierra se la dio [Ps 113B, 16].
a los hijos de los hombres. Y en Isaías: Él, que es el Señor, plasmador de la tierra y su hacedor, él, que Is 45, 18.
la ha fundamentado, y no la creó caótica, sino que para ser habitada la plasmó. Y en el Salterio: Los Ps 36, 28-29.
injustos serán castigados, y la estirpe de los impíos perecerá; los justos, en cambio, heredarán la tierra y
habitarán en ella para siempre. Pero Dios ejerce perpetuamente su derecho y potestad sobre ella;
pues aunque su trono se asiente en el cielo, ocupa, no obstante, la tierra toda como estrado para
sus pies. Los cielos –dice– son mi trono y la tierra el escabel de mis pies. Y por esta razón es santa, de Is 66, 1.
manera que nadie puede usar su nombre sin fundamento o de manera impía. No juréis en modo Mt 5, 35.
alguno –dice Cristo– porque es escabel de los pies de Dios.
Pero sabemos que a esta tierra, engendradora de numerosísimas cosas y por su propia na-
turaleza muy fecunda, la malicia y los crímenes de quienes la habitan la agotan y hacen estéril.
[11b] Él cambia los ríos en desierto, y en sequedad los manantiales, la tierra fértil en salinas, por la Ps 106, 33-34.
malicia de sus habitantes. Mas el propio salmista confirma que esta misma tierra, por causa de
los hombres piadosos, es restituida desde el defecto de esterilidad, ya sea innata o contraída, a la
suma fertilidad. Y él cambia el desierto en un estanque, y la árida tierra en manantial. Allí asienta Ps 106, 35-36.
a los hambrientos, y ellos fundan una ciudad habitada. Además, está escrito que la tierra es madre
universal, no sólo porque nutre y da calor a todos, sino porque finalmente los acoge cuando
mueren. Un yugo pesado hay sobre los hijos de Adán, desde el día que salieron del vientre de su madre, Eccli 40, 1.
hasta el día de la sepultura en la madre de todos. Y esta misma tierra, llamada #r<a, en tanto que
perfectamente habitable, en cuanto se hace referencia a la agricultura y al ámbito de las labores

[121]
Libro de José

ADAMA. del campo, recibe el nombre de ‫אדמה‬, y así, a Caín y a Noé, por dedicarse a la labranza, se les
llama ‘labradores’. Pero cuando se la considera como pura materia primigenia y suprimimos toda
savia fecunda, y buscamos los argumentos únicamente en el peso, la gravedad y la inercia, se la
GAPHAR. suele llamar rp'[', polvo. A continuación, vamos a exponer brevemente el sentido de las palabras,
y consideraremos primero la tierra en tanto que es parte del mundo, esto es, según su naturaleza;
luego, según la situación.
Firmeza. Por la solidez de su naturaleza y por su capacidad innata para conservar inmóvil la situación,
Eccl 1, 4. se la llama tierra para significar los sentidos de firmeza y constancia. Así: Una generación va, otra
generación viene; pero la tierra para siempre permanece. Por esta razón, el nombre de tierra suele
Is 51, 6. asimismo emplearse en símiles y comparaciones de firmeza. Así: Pues los cielos como humareda
se disiparán, la tierra como un vestido se gastará y sus moradores, al igual que ella, perecerán; pero
Naturaleza humana. mi salvación por siempre será. Por metonimia, la tierra significa también el género humano, los
[Ps 66, 8]. que en ella nacen y de ella se nutren. Así: ¡Dios nos bendiga, y teman ante él todos los confines de
[Ps 84, 2]. la tierra! Y, Bendijiste, Señor, tu tierra, has hecho volver a los cautivos de Jacob. En verdad, el Señor
[Ps 84, 13]. dará la dicha y nuestra tierra dará su cosecha. Por antonomasia, en cambio, tiene el significado de
hombre, dado que las Sagradas Escrituras enseñan que el hombre fue moldeado a partir del limo
Hebr 6, 7. o polvo de la tierra, y así se emplea, por semejanza, con frecuencia. Así: Porque la tierra que recibe
frecuentes lluvias y produce buena vegetación, etc.
Corazón del hombre. Pero con este sentido, en el lenguaje arcano, se indica sobre todo el corazón mismo del
hombre, centro de todo el cuerpo y fábrica de los pensamientos y sentimientos sensatos o necios.
cf. Mt 13, 4-8. Así: Unas semillas cayeron en tierra buena…; otras, entre abrojos…; otras, a lo largo del camino…
cf. Mt 12, 38-40. Mas esto pertenece al misterio más recóndito, porque Cristo había dicho que Él estaría en el
corazón de la tierra tres días y tres noches y con ello daría a aquella generación perversa una señal
grande y postrera de autoridad y poder. Y como este asunto encierra explicaciones extraordinarias,
reclama un lugar y ocasión especial para exponerlas; pero, no obstante, advertimos que en el
antedicho pasaje con el nombre de tierra se significa, en modo arcano, la naturaleza humana.
Inutilidad. La tierra, cuando el fuego la quema y abrasa, dado que ha perdido ya toda la savia, no sirve
absolutamente para nada. Así está escrito: ¿Van a dar vida a esas piedras, sacadas de montones de
Fuga. escombros y calcinadas? Caminar por tierra maldita es propio de fugitivos y de quienes no quieren
Iob 24, 18. que se vean sus huellas ni ser capturados. Así Job: Maldita sea su parte en la tierra, y que no camine
por el camino de las viñas.
Pero la tierra, cuando se identifica con el orbe habitable, se divide en regiones y zonas:
Partes de la tierra. Oriente, Occidente, Mediodía o Austral, y Septentrión. Las regiones Septentrional y Austral,
Tribulación. traídas a la conversación, significan a veces tribulación, a causa del viento helado e impetuoso del
primero, y el calor excesivo del segundo. Así Isaías llama al Señor esperanza desde el Septentrión,
Is 25, 4. sombra desde el Mediodía, y añade: Porque el aliento de los déspotas es como torbellino que empuja
la pared y como calor en sequedal. A una y otra región, al Septentrión y al Mediodía, las nombra
La tierra de Judá. el profeta. Además, Mediodía puede señalar, en el pasaje, a la tierra de Judá. Así en Jeremías: Las
Ier 13, 19. ciudades del Mediodía están cercadas, y no hay quien abra. Todo Judá es deportado, deportado en
Babilonia. masa. El Aquilón, por su parte, o zona Aquilonal, en el mismo autor significa Babilonia: Alzad
[Ier 13, 20]. vuestros ojos y mirad todos los que venís del Aquilón. También Ezequiel designa con el nombre de
Ez 21, 3. Austro la futura matanza de Judá: Saldrá mi espada de la vaina, contra toda carne, desde el Austro
hasta el Aquilón. [12a] En efecto, para el profeta, que habitaba en Babilonia, Judea era la región
Palestina. Austral. La ribera del mar, por su parte, significa Palestina. Así: Y destruiré lo que queda en el
Ez 25, 16-17. litoral del mar, y ejecutaré contra ellos terribles venganzas.
Por consiguiente, las cuatro alas o zonas de la tierra contienen y designan todo el término e
Ez 7, 2. incluso las regiones inferiores de aquella tierra de la que se está hablando. Así: Hijo de hombre, di:
Así dice el Señor a la tierra de Israel: ¡Se acabó! Se acerca el fin sobre los cuatro extremos de la tierra.
Accidentes de la tierra. Las cosas que acaecen a la tierra desde fuera son las siguientes: temblor, movimiento, cultivo; y
Terror. todas estas cosas tienen una significación muy precisa. En efecto, el temblor de tierra predicho
Ier 51, 29. anuncia terror, aflicción, tribulación y desgracia. Así está escrito: Y retemblará la tierra, y dará
vueltas, por haberse cumplido contra Babilonia los designios del Señor. Por el contrario, el cultivo
1 Mach 14, 8. de la tierra es signo de paz y tranquilidad. Así se lee en los libros de los Macabeos: Y cada cual
cultivaba en paz su tierra, y la tierra de Judá daba sus cosechas y los árboles del llano sus frutos.
Polvo Finalmente, la tierra que no da frutos, sino que se define sólo en razón del polvo, significa una
Vileza. · Sap 15, 10. cosa vil y desdeñable. Así en el Sabio: Pues ceniza es su corazón, y tierra estéril su esperanza.

[122]
Sobre el lenguaje arcano

Polvo

El polvo, como parte más pequeña y despreciable de la tierra, significa, en el dominio de la Ínfima condición.
conversación, la ínfima suerte y condición humana. Así está escrito: Por cuanto te he levantado 3 Reg 16, 2.
del polvo y te he puesto como jefe de mi pueblo Israel. Con tal analogía señalan una matanza y Matanza total.
devastación total las Sagradas Escrituras. Así está escrito: Pues el rey de Siria los había exterminado 4 Reg 13, 7.
y reducido como a polvo de la trilla de una era. Los machacaré como polvo al viento. El polvo es Ps 17, 43. · Ímpetu
asimismo signo de guerra y del raudo galopar de la nutridísima caballería. Así: Sus caballos son de la guerra y de la
tan numerosos que su polvo te cubrirá. Es símbolo también del hombre muerto y del cadáver caballería. · Ez 26, 10.
corrompido. Así: ¿Te alabará acaso el polvo? El polvo es asimismo signo de algo innumerable e Hombre muerto. · Ps
inconmensurable. Así, Hizo llover sobre ellos carnes como polvo. 29, 10. · Ps 77, 27.

Lodo

El lodo, en las comparaciones, presenta el significado de algo sumamente vil, pero que además Vileza.
es molesto, y por ello debe quitarse de en medio sin compasión. Así está escrito: Barro parece Molestia · Desdén.
la plata en su presencia. Y, Vuestro recuerdo se comparará a la ceniza, y vuestras cenizas tornarán Sap 7, 9. · Iob 13, 12.
al lodo. Echar por tierra, zancadillear y reiterar los castigos sin clemencia, se indica asimismo Humillación.
con esta analogía. Así: Para hacer que lo pateen como el lodo de las calles. Y, Mis ojos se regodearán Tala. ·Castigos sin
en ella, cuando sea cosa pisoteada como el lodo de las calles. Y, Como al lodo de las calles los piso. A clemencia. · Is 10,
veces significa una molestia que no es fácil de hacer desaparecer, o un inconveniente grave para 6. · Mich 7, 10. · Ps
el espíritu. Así: Tú surcas el mar con tus caballos, en el lodo de las abundantes aguas. Y, ¡Sácame del 17, 43. · Molestia.
lodo, no sea que me hunda! Y, Me sacó del lago de la desdicha y del lodo de la hez. Inconveniencia. · Hab
3, 15. · Ps 68, 15.
Arena Ps 39, 3.

La arena, cuando se refiere de una manera absoluta a la cantidad y se combina con el vocablo Inmensidad.
‘mar’, significa inmensidad. Así: Multiplicaré tu simiente como las estrellas del cielo y como las Gen 22, 17.
arenas de la playa. Y, Tanta fue la abundancia de trigo que era comparable a la arena del mar, una Gen 41, 49.
cantidad imposible de contar. Y,¡Son más, si los recuento, que la arena! El nombre de arena, cuando Ps 138, 18.
se aduce como símil, expresa también el significado de peso y de molestia. Así: 8Pesada es la piedra Peso. · Molestia.
y pesada la arena, la ira del necio es más pesada que ellas. Prov 27, 3.
A veces la arena significa poca firmeza y escasez de fortaleza. Así: Es como el hombre insensato Inconsistencia.
que edificó su casa sobre arena, etc. Acá también es pertinente el siguiente pasaje: Puse la arena por Mt 7, 26.
término al mar, como límite eterno. Este ejemplo se refiere a la admiración ante la providencia. Ier 5, 22.
[12b]

[123]
Libro de José

Del agua
Capítulo viii
El agua fue creada después del cielo, pero, tercera en distinción y lugar, dio ocasión a la tierra.
2 Petr 3, 5. Así está escrito: Porque ignoran intencionadamente que hace tiempo existieron unos cielos y también
una tierra surgida del agua y establecida entre las aguas por la Palabra de Dios. También ésta fue
dotada por voluntad divina de un poder admirable para producir cosas y nutrirlas, tanto por sí
misma, como incluso mezclada con la tierra. Pues en otro tiempo, cuando estaba cubierta por
las tinieblas, recibía sólo el nombre de abismo, cuerpo oscuro, húmedo y frío que ocultaba y cu-
bría la tierra, valiéndose nada más que del poder de la profundidad y de la opresión, y logrando
Gen 1, 2. asimismo que la tierra, recubierta y oscurecida por ella, fuera informe e inútil. Pues la tierra era
inane y vacía, y tinieblas cubrían la superficie del abismo; hasta que alentada por el espíritu y poder
[Gen 1, 2]. de Dios, obtuvo la capacidad de procrear, y ordenada por su verbo, un lugar propio. Y el espíritu
[Gen 1, 6 y 9]. de Dios aleteaba sobre la superficie de las aguas. Dijo Dios: ‘Haya un firmamento en medio de las
aguas, que las esté separando unas de otras… Acumúlense las aguas de debajo de los cielos en un solo
lugar y aparezca suelo seco’. De aquí resulta que lo que antes era abismo, alentado por el espíritu
del Señor, ahora se llamen aguas; pero el lugar que les ha correspondido como propio, recibe el
nombre de mares, los cuales ocupan sólo un único lugar en todo el orbe, el cual, aunque entre-
cortado por los diversos golfos y promontorios de la tierra, no obstante, nunca es interrumpido
ni dividido, como explicaremos en geografía sagrada. Por su idéntica naturaleza, todas las aguas,
ya sean de mar, de fuentes, de ríos o de lluvias, obtienen de aquel espíritu del Señor fecundidad
para engendrar y capacidad para nutrir; según los lugares y tiempos, les corresponden variadas
cualidades de colores, sabores y propiedades. Por ejemplo, el agua de Belén estaba reputada
como agradable al paladar y saludable. Escrito está que David sintió deseos de ella. Las aguas de
Jericó, por el contrario, se decía que eran insalubres y muy perjudiciales para los niños. El agua
es también, por naturaleza, idónea para arrostrar el frío y el calor; pero arrostra mejor el frío que
el calor, y lo conserva durante más tiempo. Y, puesto que destaca por tal cualidad junto con la
humedad, es adversaria del fuego, que, por naturaleza, es cálido y seco, y se opone a él, como el
[Ps 65, 12]. contrario al contrario. Así está escrito: Por el fuego y por el agua atravesamos.
Las aguas, además, por obra y gracia de aquel espíritu que al principio las animó, tienen
también el siguiente rasgo característico: limpian, lavan y purifican las cosas, separando y distin-
Gen 24, 32. guiendo unas de otras. Así está escrito: Dio agua para lavar los pies de los camellos y de los hombres
que venían con él. Y por obra del mismo espíritu, aplacan la sed, procuran a los seres vivos una
bebida oportuna y abundante, y se emplean para aliviar la fatiga y otras afecciones del cuerpo. Así
Ps 41, 2. está escrito: Como anhela la cierva las corrientes de las aguas, así te anhela mi alma, oh Dios.
Así pues, aquella naturaleza, ya en la cosa misma, ya en el lenguaje arcano, guarda las razo-
nes de estas tres definiciones, a saber: abismo, aguas y mar. Conocer tales razones y ponerlas de
manifiesto oportunamente, según el discurso aducido, será muy útil. En efecto, las cosas más
profundas y peligrosas que se dicen acerca de las aguas, hay que referirlas a la consideración del
abismo; en cambio, las más agradables, provechosas y favorables, hay que referirlas a la conside-
ración de las aguas. Lo que diremos a continuación versará sobre una y otra clase de agua. Del
mar trataremos en su momento. Pongamos ya ejemplos del lenguaje arcano.
Sirviente. Servir agua es desempeñar el oficio de criado familiar. Así: Está aquí Eliseo, hijo de Safat, el que
4 Reg 3, 11. vertía el agua en manos de Elías. Las aguas significan también reino, esto es, el oficio y ministerio
mismo de los reyes, porque, el reino, a semejanza de las aguas, procura el cuidado de los asuntos
públicos, de suerte que, si es legítimo y moderado, proporciona calor y felicidad; pero si es tiráni-
Prov 21, 1. co y extremado, causa la ruina. Así está escrito: Como ríos de agua es el corazón del rey en la mano
Is 8, 6. del Señor, etc. Con ayuda de este símil interpretamos lo que dice Isaías: Porque ha rehusado ese
pueblo las aguas de Siloé que fluyen mansamente. Las aguas de buenas fuentes y veneros designan el
Is 12, 3. disfrute y abundancia de paz y de felicidad. Así: Sacaréis aguas con gozo de las fuentes del Salvador.
[13a] Los caldeos interpretan en este pasaje la sabiduría; nosotros, toda felicidad. Un gran ejér-
cito, cuyo ímpetu y poderío nadie puede refrenar, es expresado como una inundación excesiva
Is 17, 13. de aguas. Así: Bramarán las naciones, como bramido de aguas desbordadas. Y en Jeremías: He aquí
Ier 47, 2. unas aguas que suben del norte y se hacen torrente inundante, y van a inundar la tierra y lo que la

[124]
Sobre el lenguaje arcano

llena, la ciudad y los que moran en ella. Por la misma razón, las aguas caudalosas hacen referencia
a la amenaza de poderosísimas calamidades, de forma que acaeciera que sobrevinieran sin cesar,
como una ola tras otra. Así: Por aguas caudalosas te condujeron tus remeros. Y un poco más abajo: Ez 27, 26.
Mas ahora estás ahí quebrada por los mares, y en las aguas profundas tus riquezas. De este tipo son Ez 27, 34.
también las siguientes: Abismo que llama al abismo, en el fragor de tus cataratas, todas tus olas y tus Ps 41, 8.
crestas han pasado sobre mí. Y, Cuando yo te convierta en una ciudad en ruinas,… cuando yo empuje Ez 26, 19.
sobre ti el océano y te cubran las aguas caudalosas. Así pues, el abismo, por su propia naturaleza,
significa una magnitud y abundancia insuperable e inexpugnable para los hombres, tanto si el
sentido de los adjetivos o de la frase expresa un acontecimiento fausto, como si infausto. Así:
Las aguas le hicieron crecer, el abismo le hizo subir, derramando sus aguas en torno a su plantación, Ez 31, 4.
enviando sus acequias a todos los árboles del campo. Y en el Salterio: Tus juicios son como el hondo Ps 35, 7.
abismo. A esta clase pertenece también el sonido de las aguas, que anuncia fragor, amenazas y
peligro inminente. Así: Su voz como ruido de aguas caudalosas, y tenía en su mano derecha siete Apoc 1, 15.
estrellas, y de su boca salía una espada aguda de dos filos.
Otras veces, con el nombre de las aguas se significan, como el ángel nos explica, tanto los
ejércitos y las turbas como los pueblos. Las aguas que has visto –dice– donde está sentada la Apoc 17, 15.
ramera, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas. El agua, además, unida al fuego, produce
un peligro incierto y grave, y una aflicción vehemente. Así: Por el fuego y el agua atravesamos. Ps 65, 12.
Asimismo: Si pasas por las aguas, yo estoy contigo; si por los ríos, no te anegarán. Si andas por el Is 43, 2.
fuego, no te quemarás, ni la llama prenderá en ti. Muchos pasajes en la Ley, Profetas y Salmos, y en
el Nuevo Testamento, se explican a partir de una anotación de este tipo. A este tipo pertenecen
las aguas corrientes, que significan la nación o persona, de la cual se considera que no se debe
esperar ningún provecho estable, aunque éste suceda alguna vez. Así: Echa tu pan al agua que Eccl 11, 1.
pasa, que al cabo de mucho tiempo lo encontrarás. Semejante a éstas es la debilidad y conmoción de
los miembros del cuerpo por causa del temor y la debilidad, tal como lo indicaba Ezequiel con el
símil de las aguas: Todas las manos desmayarán, todas las rodillas se disolverán en aguas. Ez 7, 17.
Asimismo, con el uso de las aguas, por obra del espíritu divino, se significan algunas cosas
felices y saludables, tales como frescor y solaz de los fatigados y afligidos. Será cada uno como un Is 32, 2.
sitio abrigado contra el viento…como fluir de aguas en sequedal. Añádase a éstas la doctrina pura,
suave y eficaz que, por obra del espíritu santo, a un tiempo instruye y reanima los ánimos. Así:
Todos los sedientos, id por agua. De esta agua también habla Cristo: Pero el que beba del agua que Is 55, 1. · Jn 4, 13-14.
yo le dé, no tendrá sed jamás… sino que se convertirá en él en fuente de agua que brota para vida
eterna. Y: El que crea en mí, como dice la Escritura: De su seno correrán ríos de agua viva. Esto lo Jn 7, 38-39.
decía –añade el evangelista– refiriéndose al Espíritu Santo, que iban a recibir los que creyeran en
él. Pertenece también a este género de cosas el hecho de que los autores sagrados representan el
provecho y la utilidad con el nombre de agua, el perjuicio con el de fuego. Así: Él te ha puesto Eccli 15, 17.
delante fuego y agua, a donde quieras puedes llevar tu mano. Por la misma razón, el agua viva
significa también una felicidad cierta y eterna. Así: A mí me abandonaron, manantial de aguas Ier 2, 13.
vivas.
Significa también ayuda y socorro. Cómo es tal auxilio, si oportuno o inoportuno, se explica
a partir de los epítetos adjuntos. Y entonces, ¿qué cuenta te tiene encaminarte a Egipto para beber las Ier 2, 18.
aguas del Nilo?, o ¿qué cuenta te tiene encaminarte a Asur para beber las aguas del Río? Asimismo,
aguas y pan juntos sugieren un alimento sencillo, abundante, fácil de adquirir y seguro. Así en
Isaías: Ése morará en las alturas, subirá a refugiarse en la fortaleza de las peñas, se le dará pan y Is 33, 16.
tendrá el agua segura. Por último, tanto la naturaleza como la abundancia y fecundidad perenne
de las aguas indican la descendencia, la prole y la posteridad. Así: Escucha esto, casa de Jacob, Is 48, 1.
los que lleváis el nombre de Israel, los que habéis salido de las aguas de Judá. Y hasta aquí hemos
hablado de las aguas en general; de ellas seguiremos hablando, por géneros determinados, en otra
ocasión, según la diversa anotación de pasajes.

Inundación

Inundación o diluvio significa la devastación que suele ocasionar. Así está escrito: Cuando Devastación.
sobreviene la inundación, aniquila a los que alzan contra Él, y a sus enemigos persiguen las Nah 1, 8.
tinieblas.

[125]
Libro de José

De la luz
Capítulo ix
La propia razón, y el examen de la sagrada filosofía, enseñan abiertamente que la naturaleza
de los cielos, de la tierra y de las aguas sería absolutamente oscura, oculta e inerte, si en seguida
no hubiera sobrevenido la luz, surgida por mandato de Dios. Por lo cual, en el principio mismo,
cuando fueron creados cielo y tierra, antes incluso de que existiera el día o algún otro tiempo,
surgió la luz, la primera de todas las cosas que se dice que fueron creadas por la palabra de Dios.
En efecto, todas las demás cosas, como está escrito, fueron creadas antes que la luz, pero la luz
Gen 1, 3. existió por la palabra de Dios. Dijo Dios: ‘Haya luz’, y hubo luz. Pero es la creación más oscura y
desconocida para los hombres, porque cómo Dios la proveyó, ni los libros sagrados lo cuentan,
ni nadie de aquellos que quisieron conocerlo, lo ha explicado con suficiente claridad. En efecto,
acerca de la luz, excepto que la materia precedente queda excluida, nada más claro han resuelto
los teólogos. Consideramos, no obstante, y tenemos por cierto que la sabiduría y voluntad divina
fueron el fundamento primero de la creación. Tal significa, en efecto, en sentido arcano, la expre-
‫בראשית‬ sión en el principio, que la paráfrasis jerosolimitana sabiamente interpreta como en la sabiduría.
Mas, de qué modo y manera se efectuó esto, no se explica claramente. Empero la naturaleza de la
luz aventaja a las demás cosas anteriores a ella misma en el hecho de que es la primera que goza
[Gen 1, 3]. de la anotación de la palabra divina e incluso de la aprobación del parecer divino. Y vio Dios que
la luz estaba bien. Ahora bien, es cierto que luego los cielos obtuvieron su lugar, sitio y oficio por
obra de la palabra divina; pero tuvieron su naturaleza por obra de la creación. Y para significar
Ps 32, 6. esto, cantaba en algún lugar el profeta: Por la palabra del Señor fueron hechos los cielos, por el soplo
de su boca todo su ejército.
Así pues, la luz fue la primera existente en el mundo que escucha el verbo divino y cumple el
mandato de existir; la primera que se ofrece a la vista, al juicio y a la aprobación; la primera que
trae principio y ocasión para la distinción y separación de las cosas; la primera que proporciona
la utilidad de las partes, números, tiempos, órdenes y clases; la primera que obtiene un nombre
concreto y propio en la naturaleza de las cosas; la primera que se acomoda para ajustar los siglos;
la primera, en fin, que proporciona los fundamentos para conocer, distinguir y nombrar a todas
las cosas.
Ahora bien, en los libros sagrados se nombra la luz de dos maneras. La primera, totalmente
divina e inaccesible, es la que habita Dios, y la que recibe el nombre de luz espiritual. En ella no
Iac 1, 17. hay tinieblas algunas, ni por asociación, ni por sucesión, ni por mudanza. Pues en Dios no hay
1 Io 1, 5. cambios ni sombras de rotaciones. Acerca de esta clase de luz está escrito: Dios es Luz, en Él no hay
tiniebla alguna. De esta luz emanan todas las cosas que tienen que ver con la iluminación de los
Iac 1, 17. espíritus bienaventurados y las mentes humanas. Así está escrito: Toda dádiva buena y todo don
perfecto viene de lo alto, desciende del Padre de las luces. Sobre este asunto, en otra ocasión, si Él
nos proporciona luz, expondremos más cosas y con mayor precisión.
La segunda luz es aquella, gracias a la cual se muestra visible toda la variedad, belleza y aspecto
de las cosas de la naturaleza. Pero ésta fue producida por aquella primera, por la luz divina, no con
igualdad de naturaleza y dignidad, pero sí con una cierta semejanza de eficacia y utilidad, y con
representación arcana. La primera existió siempre. La segunda empezó a existir al comienzo de
todos los tiempos y siglos, trayendo a todas las cosas y al mundo entero un gran beneficio, un gran
ornato y un gran provecho. [14a] También acerca de ésta, con el favor de Dios, pensamos filoso-
far más claramente en otra ocasión. Ahora expondremos la razón y uso de las palabras, para cuya
explicación será de gran utilidad anotar aquellas cosas que siguieron a la existencia de la luz en el
mundo; a saber, primero su existencia misma, esto es, su modo de existir, singular y distinto de la
creación; luego, su observación, aprobación, diferenciación, separación, distribución, número, or-
den, tiempo, razón y, por último, su nombre. En efecto, de este examen de las cosas dimana todo
el lenguaje acerca de la luz y del lumen, el cual tiene que ver con las cosas comunes o particulares,
si bien el significado de uno y otro término tiene que ver con el espíritu o con el cuerpo.
Hay que advertir que, en la lengua hebrea, una cosa es el significado de luz, y otra el de lu-
men. Nosotros, aunque las traducciones latinas no siempre, esta distinción la explicaremos según
la vayamos encontrando.

[126]
Sobre el lenguaje arcano

En Isaías, luz de Israel significa Dios, por quien Israel fue sacado de la humildad y oscuridad
de Jacob, y llevado hasta aquella admirable y arcana dignidad y gloria que se significa con el
nombre de Israel. La luz de Israel vendrá a ser fuego, y su Santo, llama. Sin embargo, en el mismo Is 10, 17.
profeta la luz de Dios significa la ley y la doctrina verdadera que la palabra de Dios propone.
Casa de Jacob, en marcha, caminemos a la luz del Señor. Y, Para mis pies antorcha es tu palabra, luz Is 2, 5. · Ps 118, 105.
para mi sendero. La luz de los rostros o la iluminación de la faz de Dios indican el cuidado, la
providencia y la gracia divina. Tu diestra y tu brazo, y la luz de tu rostro, porque los amabas. Sobre Ps 43, 4.
esta misma gracia y providencia, e incluso sobre la misericordia, está asimismo escrito: Envía tu Ps 42, 3.
luz y tu verdad. La sabiduría verdadera y la verdad de una doctrina o ciencia recibe el nombre
de luz. Yo vi que la sabiduría aventaja al desvarío, como la luz a las tinieblas. Y, Dulce es la luz y Eccl 2, 13. · Eccl 11,
bueno para los ojos ver el sol. Y, Iluminar a todos cómo se ha dispensado el Misterio, etc. También la 7. · Eph 3, 9.
verdad y la virtud son ensalzadas con el nombre de luz; por el contrario, a la falsedad y la vanidad
se las censura con el apelativo de tinieblas. Los que dan oscuridad por luz, y luz por oscuridad. Is 5, 20. ·Jn 12, 35-36.
Todavía, por un poco de tiempo, está la luz entre vosotros. Caminad mientras tenéis luz, para que no
os sorprendan las tinieblas; el que camina en tinieblas, no sabe a dónde va. Mientras tenéis la luz,
creed en la luz, para que seáis hijos de luz. Y, Los hijos de este mundo son más astutos para sus cosas que Lc 16, 8.
los hijos de la luz. La felicidad, la beatitud, la dicha misma y la prosperidad, tanto si se la conoce
de oídas, como si es efectiva y manifiesta, se muestra muchas veces con la imagen de la luz. Será Is 30, 26.
la luz de la luna como la luz del sol meridiano, y la luz del sol meridiano será siete veces mayor,
con la luz de siete días, el día en que el Señor vende la herida de su pueblo. Y en el mismo Isaías:
Esperábamos la luz, y hubo tinieblas; la claridad, y caminamos entre tinieblas. Y, Dios es mi luz. Y, Is 59, 9. · Mich 7, 8.
Hará brillar como la luz tu justicia, y tu derecho igual que el mediodía. Y, La luz se alza para el justo, Ps 36, 6. · [Ps 96, 11].
y para los de recto corazón la alegría. Y en Ester: Para los judíos todo fue esplendor, alegría, triunfo y Esth 8, 16.
gloria. Y el sabio dice: La luz de los justos alegra, la lámpara de los malos se apaga. A esta categoría se Prov 13, 9.
refieren también los acontecimientos prósperos y los buenos sucesos. Así: ¿Acaso la luz del impío
ha de apagarse, ya no brillará su llama ardiente? Y asimismo: Cuando hacía brillar su lámpara sobre Iob 18, 5. · Iob 29, 3.
mi cabeza, y yo a su luz por las tinieblas caminaba. También Jeremías decía lamentándose: Él me
ha llevado y me ha hecho caminar en tinieblas y sin luz. Y Job dice: Tras las tinieblas, espero la luz. Lam 3, 2. · Iob 17, 12.
La senda de los justos es como la luz del alba, que va en aumento hasta llegar a pleno día; pasaje éste [Prov 4, 18].
en que la luz significa un acontecimiento próspero y feliz.
En cambio, aquellos que habitan en tinieblas y en sombra de muerte, sienten un deseo in-
menso de luz, y su disfrute, cuando les alcanza, les es gratísimo. Así está escrito: El pueblo que Is 9, 1.
andaba a oscuras vio una luz intensa. Por lo cual, la luz significa alegría y gozo extraordinario.
Así lo siguiente: La luz se alza para el justo. Y, La luz de los justo alegra, la lámpara de los impíos [Ps 96, 11].
se extinguirá. Y en Jeremías: Haré desaparecer de ellos –dice Dios– voz de gozo y voz de alegría, la Prov 13, 9. · Ier 25, 10.
voz del novio y la voz de la novia, el ruido de la muela y la luz de la candela. [14b] En este pasaje
lumen o luz significa la alegría, compañera de la tranquilidad y de la paz. Y Amós: ¿Qué no va Am 5, 20.
a ser el Día del Señor tinieblas, y no luz?, donde luz significa reposo y seguridad. Dios incluso
manifestó abiertamente que el nombre de luz es signo de paz. Yo soy el Señor… yo modelo la luz Is 45, 6-7.
y creo la tiniebla, yo hago la dicha y creo la desgracia.
La liberación de los peligros y de las situaciones más difíciles y desdichadas se explica con
vocablos de luz. Así: Haz que alumbre a tu siervo tu semblante, ¡sálvame, en tu misericordia! Y, En Ps 30, 17. · Ps 11, 4.
las tinieblas resplandece, luz para los rectos; es clemente, compasivo y justo.
Asimismo, aquella admirable renovación y sublimación, y condición ilustrísima, que, por
obra y gracia de la divina palabra de Jesucristo, el hijo de Dios, fue traída a los hombres se ensal-
za igualmente con el nombre de luz. Por el contrario, aquel lugar segundo, al cual los hombres
habían emigrado desde su primer estado de justicia y gracia original, se censuran con palabras
como noche, neblina y tinieblas. ¡Arriba, resplandece, Jerusalén, que ha llegado tu luz, y la gloria Is 60, 1-3.
del Señor sobre ti ha amanecido! Pues mira cómo la oscuridad cubre la tierra, y espesa nube a los pue-
blos; mas sobre ti amanece el Señor y su gloria sobre ti aparece. Caminarán las naciones a tu luz, y los
reyes al resplandor de tu alborada. Y lo que Juan expone: En la Palabra estaba la vida y la vida era Jn 1, 4-5.
la luz de los hombres, y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron. Y en el mismo
evangelista dice Cristo: Yo soy la luz del mundo; el que me siga no caminará en la oscuridad, sino Jn 8, 12.
que tendrá la luz de la vida. Pero este admirable y arcano significado, que en otras ocasiones suele
expresarse con muchísimos nombres, tales como justicia, santidad, virtud y verdad, con muchísi-

[127]
Libro de José

Eph 5, 8. ma frecuencia se indica con la sola palabra de luz. Así: Porque en otro tiempo fuisteis tinieblas; mas
ahora sois luz en el Señor. Caminad como hijos de luz. A esto se añade asimismo el hecho de que
aquella felicidad que los mortales desean y anhelan más de lo razonable es descrita con el nombre
y la imagen de cierta luz inaccesible e inmensa. Una forma no total de ésta, pero sí cierta peque-
Mt 17, 2. ña prueba, le fue mostrada portentosamente a los apóstoles, cuando Cristo se transfiguró en el
monte Tabor: su cara resplandeció como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la nieve.
Conocedores de la Hijos de la luz son llamados los que conocen la verdad y aman la piedad. Así: Pues todos vosotros
verdad. · 1 Thess 5, 5. sois hijos de la luz e hijos del día. Nosotros no somos de la noche ni de las tinieblas. La admirable luz
Santificación. · 1 Petr
0
cristiana es la ‘santificación. Así está escrito: ‘Para que anunciéis las alabanzas de Aquél que os ha
2, 9. · Derecho. Verdad. llamado de las tinieblas a su admirable luz. ‘La luz significa la verdad, la razón, la equidad, y el
Virtud. Razón. Equidad. derecho todo. Así está escrito: Dios es luz, y en Él no hay tiniebla alguna. Si decimos que estamos en
1 Jn 1, 5-6. comunión con Él, y caminamos en tinieblas, mentimos y no obramos conforme a la verdad.

Lumen, Luz

Doctrina. Verdad. A la abundancia de doctrina y de verdad, y al ejemplo óptimo, se les llama luz. Así: Vosotros
Mt 5, 14. · Act 26, 18. sois la luz del mundo. Y, Para que se conviertan de las tinieblas a la luz. La iluminación del Evange-
La iluminación del lio recibe el nombre de luz. Así está escrito: Y si todavía nuestro Evangelio está velado, lo está para
Evangelio. · 2 Cor 4, los que se pierden, para los incrédulos, cuyas inteligencias cegó el dios de este mundo para impedir que
3-4. · La comunión en vean brillar el resplandor del Evangelio de la gloria de Cristo. La luz sobre el candelabro significa
la doctrina. comunión en la virtud y en la doctrina. Así está escrito: Ni tampoco se enciende una lámpara para
Mt 5, 15-16. ponerla debajo del celemín, sino sobre el candelero…Brille así vuestra luz delante de los hombres.

Color

Pureza. Integridad. La blancura significa pureza, integridad y simplicidad. Así: Un Anciano se sentó; su vestidura,
Dan 7, 9. · Gloria. blanca como la nieve. Lo blanco significa la gloria, la felicidad y la máxima alegría, así como la
Pureza. · Mt 17, 2. suma pureza y virtud. Tal indicaban los vestidos de Cristo que se hicieron blancos como la nieve.
Terror. · Nah 2, 4. El color púrpura infunde terror y admiración. Así está escrito: Su aspecto es semejante a antorchas,
como relámpagos se se lanzan. Al color de los vestidos y de las armas se refieren estas cosas. Los
Babilonios. Persas. caballos rojos significan el reino de los babilonios; los negros, el de los persas. Así está escrito: En
Griegos. · [Zac 6, 2-3]. el primer carro había caballos rojos, en el segundo caballos negros, en el tercer carro caballos blancos.
[15a]

Blancura

Nación. La blancura o color blanco es a veces símbolo de ciertos pueblos que usan vestidos de este
Zac 1, 8; 6, 3 y 6. color. Así, con la imagen de los caballos blancos se significó el reino de los griegos.
Lepra. A veces el blanco significa la lepra, y la delata en la piel. Así lo leemos con frecuencia en el
Lev 13, 19. libro del Levítico: Si el color de la piel fuera blanco, etc. En los cabellos, la blancura significa senec-
Antigüedad. · Apoc 1, 14. tud y antigüedad. Así: Su cabeza y sus cabellos eran blancos, como la lana blanca.
Pureza. Con frecuencia el color blanco de los vestidos significa pureza, sencillez y candor de espíritu,
y una condición de vida alejada de toda mancha y deshonra, tal como la que gozan los espíritus
Is 1, 18. celestes. Así: Así fueren vuestros pecados como la grana, cual la nieve blanquearán. Y así fueren rojos
Lc 9, 29. como el carmesí, cual la lana quedarán. Y está escrito que el vestido de Cristo se volvió blanco y
Jn 20, 12. · Apoc 3, 4. refulgente. También los ángeles se aparecieron así, con vestidos blancos. Y, Tienes, no obstante,
en Sardes unos pocos que no han manchado sus vestidos. Ellos caminarán conmigo vestidos de blanco,
porque lo merecen.

[128]
Sobre el lenguaje arcano

Tinieblas
Capítulo x
Aunque las tinieblas, en la creación y fábrica de este mundo, antecedieron a la luz, nosotros
las colocamos tras la luz, porque no procuran la razón de su conocimiento a partir de sí mismas
(como que son oscuras, espantosas, invisibles e inaccesibles a los sentidos), sino por contraste
con la luz. En efecto, cualquier cosa que se dice de la luz, lo contrario se afirma de las tinieblas,
las cuales, según enseña la divina filosofía, no fueron formadas como la luz, sino que fueron
creadas, ya sea por separado, ya sea junto con el cielo, la tierra y los abismos. Así está escrito: Yo Is 45, 6-7.
soy el Señor…Yo modelo la luz y creo las tinieblas. La naturaleza y poder de las mismas es ocultar la
belleza y esplendor de todas las cosas, confundir, trastornar y perturbar la diferencia y separación,
el término y la definición; cosa que tiene que ver más con la esfera del mal que con la del bien.
Así está escrito: Y las tinieblas cubrían la superficie del abismo. Y, Dijo Dios: ‘Haya luz’… Y vio que Gen 1, 2.
la luz estaba bien; cosa que no se dice de las tinieblas. Gen 1, 3-4.
Las tinieblas, en verdad, a causa de su oscuridad, no se dejan ver ni tampoco poner aparte,
entre el número de las cosas buenas. En efecto, en la medida en que son privación, no tienen
nada laudable; pero en la medida en que se oponen y hacen frente a la luz, secundan más la esfera
del mal que la del bien. Así está escrito: Yo modelo la luz y creo las tinieblas; yo hago la dicha y creo [Is 45, 7].
la desgracia.
Aunque ninguna naturaleza de las cosas, por ser naturaleza, es mala, existen, no obstante,
algunas cosas que, por oponerse a otras cosas buenas, se dice que son malas. A esta categoría
pertenecen las tinieblas, las cuales parecen tener la siguiente utilidad: hacer más placentero y
agradable el disfrute de la luz a aquellos a los que alguna vez han oprimido; aunque ni siquiera
esto es obra de las tinieblas, sino de la razón y pensamiento del espíritu atento y que conoce. Así
está escrito: Si uno vive muchos años, que se alegre en todos ellos, y tenga en cuenta que los días de Eccl 11, 8.
tinieblas muchos serán, etc. Pero, así como nada que pueda decirse acerca de la naturaleza de las
tinieblas es visible, salvo para quienes conocen la naturaleza y poder de la luz, así también las
cosas que se divulguen acerca de las tinieblas en cuanto al uso de la lengua, deben examinarse
por contraste con la luz. Pues las cosas contrarias y opuestas entre sí son ejemplos las unas de las
otras. Así pues, la aversión a las tinieblas tiene que ver tanto con la parte intelectiva del espíritu,
cuanto con aquella en que reside el apetito y la voluntad; y para la primera es causa de extravío;
para la segunda, de horror y dolor. De aquí resulta que las oraciones que se enuncian acerca de
las tinieblas, tengan que ver con una u otra categoría.
De la primera, aunque los ejemplos que se podrían aducir son muchos, nos contentaremos
con exponer sólo algunos significativos. Con el nombre de tinieblas se significa la mentira y la
falsedad, esto es, lo opuesto a la verdad y la sabiduría. Así, por el contrario, con el nombre de luz
se indica la verdad y la simplicidad. ¡Ay, los que llaman al mal bien, y al bien mal; que dan oscuri- Is 5, 20.
dad por luz, y luz por oscuridad! Y asimismo: Pues si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡qué oscuridad Mt 6, 23.
habrá! [15b] Y dice el Sabio: Yo vi que la sabiduría aventaja al desvarío, como la luz a las tinieblas. Eccl 2, 13.
En este pasaje definimos la necedad como ignorancia y carencia de verdad, que el Sabio dice que
es semejante a las tinieblas. Pero a todo pecado que nace del error e ignorancia de la verdad el
espíritu divino lo llama tinieblas. Tales son la soberbia, la ambición, la envidia, la ira, la guerra, la
lujuria y la avaricia, y demás vicios de la misma ralea, con los cuales los hombres luchan contra la
verdad, la virtud y la santidad. Así está escrito: Nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino Eph 6, 12.
contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso. A veces
entendemos también como tinieblas, opuestas a la luz, la propia despreocupación, anhelada por
los hombres, hacia la religión y la verdad, así como la sabiduría de este siglo. Así: Los hijos de este Lc 16, 8.
siglo son más astutos para sus cosas que los hijos de la luz. En Pablo las tinieblas significan también
ignorancia de la doctrina verdadera y útil. Así: ¿Qué unión hay entre la luz y las tinieblas? Por otra 2 Cor 6, 14.
parte, de la impericia y la ignorancia nace asimismo, entre otras cosas, una confusión semejante
a las tinieblas. Así está escrito: En pleno día tropiezan con tinieblas, a mediodía van a tientas cual Iob 5, 14.
si fuese de noche. Pero el último lugar en ignorancia lo ocupan aquellos que no quisieron escu-
char a Cristo, el Hijo de Dios y Redentor del mundo, o que habiéndole escuchado no quisieron
conocerlo. Las tinieblas, empero, ocupan por entero este lugar y lo significan con su nombre.

[129]
Libro de José

Jn 12, 35. De ellas dice Cristo: Todavía, por un poco de tiempo, está la luz entre vosotros. Caminad mientras
tenéis la luz, para que no os sorprendan las tinieblas. Y porque, mientras esta ignorancia persiste,
florece y persevera el reino del pecado, ajeno a la luz de Dios, por eso Cristo le describe a Saulo de
Act 26, 17-18. Tarso este estado con el nombre de tinieblas. Yo te libraré de tu pueblo y de los gentiles, a los cuales
yo te envío, para que les abras los ojos; para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y del poder de
Col 1, 13. Satanás a Dios. El cual –como el mismo apóstol proclama– nos libró del poder de las tinieblas y nos
1 Jn 2, 8-11. trasladó al Reino del Hijo de su amor. De este asunto trata muchas veces Juan: Pues las tinieblas
pasan y la luz verdadera brilla ya. Quien dice que está en la luz y aborrece a su hermano, está aún
en las tinieblas. Quien ama a su hermano permanece en la luz y no tropieza. Pero quien aborrece a
su hermano está en las tinieblas, camina en las tinieblas, no sabe adónde va, porque las tinieblas han
cegado sus ojos.
De la segunda categoría, esto es, del mal y del perjuicio, con que suele ofenderse la parte
apetitiva del alma, hemos anotado sólo algunos ejemplos, omitiendo otros muchos que podrían
asimismo traerse a colación. Así pues, Isaías enseñó que, en general, las tinieblas significan el mal:
1
Is 45, 6-7. Yo soy el Señor… yo modelo la luz y creo las tinieblas, yo hago la dicha y creo la desgracia. Pero el
mismo Isaías nos enseña que, en particular, significan el miedo, la tribulación y la angustia pre-
Is 5, 30. sente: Miremos a tierra, y he aquí tinieblas de tribulación, pues la luz se habrá oscurecido en la espesa
Is 8, 22-23. tiniebla. Y de nuevo: Oteará la tierra, y sólo habrá angustia y tinieblas, oscuridad y tribulación; mas
se pasará la noche, y ya no habrá tinieblas para el pueblo que andaba en angustia. Y en Miqueas: No
Mich 7, 8. te alegres de mí, enemiga mía, porque si caigo me levanto, y si estoy postrada en tinieblas, el Señor es
Ioel 2, 2. mi luz. Y Joel llama al tiempo de desgracias día de tinieblas y oscuridad. Siguiendo a éste, también
Am 5, 20. Amós y Nahúm lo llaman asimismo angustia y opresión. ¿Qué no va a ser el Día del Señor tinie-
Nah 1, 8. · Lam 3, 2. blas, y no luz, lóbrego y sin brillo? Y, A sus enemigos persigue hasta en las tinieblas. Él me ha llevado
y me ha hecho caminar en tinieblas y sin luz. Con el nombre de tinieblas se indica un peligro gra-
vísimo y formidable, sobre todo cuando se añade la ignorancia y la incertidumbre de decisión.
Prov 4, 19. · Ps 34, 6. Así está escrito: Pero el camino de los malos es como tinieblas: no saben dónde han tropezado. Y, 26Sea
Ier 13, 16. su camino tiniebla y precipicio, perseguidos por el ángel del Señor. Y asimismo: Dad gloria al Señor,
vuestro Dios, antes de que haga oscurecer, y antes de que se os vayan los pies sobre la sierra oscura, y es-
peréis la luz, y Él la haya convertido en negrura y en lobreguez. [16a] Éstas y aquellas otras oraciones
que pertenecen a esta clase significan el estado misérrimo y gravísimo de los que, reprobados y
rechazados por Dios por culpa propia, y entregados a sus errores, caminan ciegos y encallecidos.
Is 59, 9-10. A este respecto se refieren los siguientes pasajes. Esperábamos la luz, y hubo tinieblas, la claridad,
y anduvimos en oscuridad. Palpamos la pared como los ciegos y como los que no tienen ojos vacilamos.
Tropezamos al mediodía como si fuera al anochecer, y habitamos en tinieblas como los muertos. Y en
Iob 18, 5-6. Job Bildad de Súaj decía: Sí, la luz del malvado ha de apagarse, ya no brillará su llama ardiente. La
luz de su tienda se oscurece, de encima de él se apaga la candela. Por ello, deslizarse en las tinieblas
significa el cumplimiento de un peligro gravísimo, seguido de una gran incertidumbre sobre si
Ier 23, 12. evitarlo o conjurarlo. Así está escrito: Por ende su camino vendrá a ser su despeñadero: a la sima
serán empujados y caerán en ella. Y dado que la muerte arrebata el disfrute de la luz y el sepulcro
Lam 3, 6. la impide, la muerte suele a veces anticiparse al nombre de las tinieblas. Así en Jeremías: Me ha
hecho morar en las tinieblas, como los muertos de antaño. Hemos observado también que algunas
veces con el nombre de tinieblas se indican simultáneamente ambas partes, esto es, tanto la igno-
Is 9, 2. rancia de la verdad como la consecuencia y experiencia de los peligros. Así: El pueblo que andaba
a oscuras vio una luz intensa. Sobre los que vivían en tierra de sombras brilló una luz.
En cuanto a las llamadas tinieblas exteriores, significan la condición de los que, juzgados in-
dignos de participar y disfrutar del reino celestial, son echados del mismo. No hay en ellos orden
Mt 8, 12. ninguno, sino horror eterno, y se escucha perpetuo llanto y rechinar de dientes. Consideramos, sin
embargo, que el inicio de esta condición nace de aquel lugar y estado de los encallecidos.
La siguiente observación es, sin duda, menos arcana, pero, no obstante, digna de reseñar, a
saber: las tinieblas significan un negocio o proyecto secreto, compartido con unos pocos o que no
Mt 10, 27. todos deben conocer. Así: Lo que yo os digo en tinieblas, decidlo vosotros a plena luz. Y el siguiente
Ps 17, 12. pasaje, con el que se indica que el designio de la divinidad es desconocido para los mortales: Se
puso como tienda un cerco de tinieblas: tinieblas acuosas, espesos nubarrones. También suelen desear
disfrutar de las tinieblas aquellos que buscan la oportunidad para causar un daño o cometer un
pecado; sobre todo aquellos hombres, cuyo miedo puede ser un obstáculo para la audacia, o su

[130]
Sobre el lenguaje arcano

pudor para el disimulo. He aquí que los impíos tensan su arco, ajustan a la cuerda su flecha, para Ps 10, 2.
asaetear en la sombra a los de recto corazón. Y asimismo: ¿Quién me ve? La oscuridad me envuelve, Ps 23, 25-26.
las paredes me encubren, nadie me ve, ¿qué he de temer? Y, No participéis en las obras infructuosas Eph 5, 11-12.
de las tinieblas, antes bien, denunciadlas; pues da vergüenza hasta mencionar las cosas que hacen
ocultamente.

Oscuridad

La oscuridad significa baja cuna y condición muy humilde o servil. Así está escrito: Siéntate Origen oscuro y
en silencio y entra en la tiniebla, hija de los caldeos, que ya no se te volverá a llamar señora de reinos. humilde. · Is 47, 5.
También con tal metáfora se significa asimismo el pecado y el cautiverio del pecado. Así está Pecado.
escrito: Para levantar la tierra, para repartir las heredades desoladas,… para que digas a los que están Is 49, 8-9.
en tinieblas: ¡Salid! Con la misma metáfora dice Pablo: Y no participéis en las obras infructuosas Eph 5, 11-12.
de las tinieblas, antes bien, denunciadlas; pues da vergüenza hasta mencionar las cosas que hacen
ocultamente.

Tarde

La tarde es el tiempo en que cesan las labores y faenas del día, sobre todo en la vida campestre. Reposo.
Así está escrito: El hombre sale a su trabajo, para hacer su faena hasta la tarde. Y, A la tarde, cuando Ps 103, 23. · Gen 30,
Jacob volvió del campo, sale Lía a su encuentro. También, alegóricamente, hasta el atardecer es el 16. · Término de la
periodo de la impureza del día. Así leemos muchas veces en el Levítico. Y, Hasta la tarde durará impureza. · Lev 11, 27.
el llanto; hasta la mañana, la alegría. Es también el tiempo de las fieras, propicio para la rapiña. Ps 29, 6.
Así está escrito: Al atardecer los devoró el lobo. Y, Sus jueces, lobos de la tarde. [16b] También con Ier 5, 6. · Soph 3, 3.
el nombre de tarde se significa el tiempo intempestivo. Así: De madrugada siembra tu simiente y A destiempo.
a la tarde no des paz a tu mano; esto es, a su debido tiempo y a destiempo. Eccl 11, 6.

Mañana

La mañana y el amanecer significan un estudio cuidadoso y una cosa madurada con diligen- Estudio. Diligencia.
cia. Así está escrito: Haced justicia cada mañana, y salvad al oprimido de mano del opresor, etc. Y, Ier 21, 12.
Haz que sienta tu amor a la mañana, porque confío en ti. Ps 142, 8.

Noche

La noche significa peligro, miedo y toda clase de cosas tristes. Así está escrito: Donde pases Peligros. · Ruth 1, 16.
la noche, la pasaré yo; esto es, me ofrezco a compartir todos tus peligros. La noche es también Tribulación. Luto.
el tiempo propicio para el luto y el llanto, e indica aflicción. Así está escrito: Llora que llora por Lam 1, 2.
la noche. También es tiempo propicio para los ladrones y criminales. Así está escrito: Vosotros Tiempo de ladrones.
mismos sabéis perfectamente que el Día del Señor ha de venir como un ladrón en la noche. Y, ¡Pues 1 Thess 5, 2. · Ier 6, 5.
arriba y subamos de noche y destruiremos sus alcázares! También se emplea el nombre de noche Estado de ira.
en lugar de un estado y condición contrario a la gracia divina, cual es el pecado de los impíos.
Así está escrito: Pero vosotros, hermanos, no vivís en tinieblas, para que ese Día os sorprenda como 1 Thess 5, 4-5.
ladrón, pues todos vosotros sois hijos de la luz e hijos del día. Nosotros no somos de la noche ni de las
tinieblas. También la vida ansiosa de ebriedad y de pecados recibe el nombre de noche. Así está Pecados.
escrito: Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan. 1 Thess 5, 7.
Y, Despojémonos, pues, de las obras de las tinieblas y revistámonos de las armas de la luz. Como en Rom 13, 12-13.
pleno día, procedamos con decoro. Por el silencio, la noche es madre de los pensamientos, y ocasión Proyectos secretos.
y tiempo propicio para los proyectos secretos. Así está escrito: Aún de noche mi conciencia me Ps 15, 7.
instruye. Y, Mi corazón tú sondas, de noche me visitas. Y, En mi lecho, por las noches, he buscado al Ps 16, 3. · Cant 3, 1.
amado de mi alma. Semejantes palabras significan ausencia de vanidad, de calamidad y de ardid. Calamidad. Ausencia de
Así está escrito: Por eso tendréis noche sin visión, oscuridad sin adivinación. ardid. · Mich 3, 6.

[131]
Libro de José

Del día
Capítulo xi
Llamó Dios a la luz día, y quiso que fuera por siempre la medida de los tiempos, de las edades
Gen 1, 5 y 8. y de los siglos. Así está escrito: Y atardeció y amaneció el día primero… y atardeció y amaneció el
día segundo; etc. Y de este modo se dice que Dios no sólo conoce el cómputo total de días, sino
que los reclama y examina uno por uno; y se nos enseña además que los cometidos de cada uno
Ps 18, 3. de los días se cumplen para alabanza de Dios: El día a día comunica el mensaje. Además, incluso
Iob 3, 3-4. Job, al desear que Dios no reclamara el día de nacimiento, prueba que acostumbra reclamar to-
dos los días. Los seres vivientes (y entre ellos especialmente el hombre, que tiene como cierto el
día de su concepción y de su nacimiento), dan prueba de que la cuenta de los días y de las noches
se tiene en consideración en las concepciones, generaciones y producciones de las cosas. Así está
Iob 3, 3. escrito: ¡Perezca el día en que nací, y la noche que dijo: ‘Un varón ha sido concebido’!
[Gen 1, 5]. El día completo consta de noche y de luz. Así está escrito: Y atardeció y amaneció el día primero.
Pero día es propiamente el tiempo que dura el disfrute de la luz, desde el despuntar de la aurora
hasta que salen las estrellas vespertinas. La lengua sagrada lo llama el día de los jornaleros. Así está
Neh 4, 21. escrito: Y hagamos la obra nosotros mismos, y la mitad de los nuestros empuñe las lanzas, desde la aurora
Mt 20, 12. hasta la aparición de las estrellas. A todo este tiempo se le llama el peso del día. Y la tarde de tal día
Nc 1, 32. empieza a partir de la puesta del sol. Así está escrito: Al atardecer, cuando se puso el sol. Dios ha con-
cedido a los hombres la oportunidad y provecho de ambas partes del día, la aurora y el atardecer,
para indicar las mudanzas de los tiempos y del cielo. Quienes lo comprendieran correctamente,
podrían disertar, según la observación de la naturaleza, acerca de la próxima temperatura y estado
Mc 16, 2-3. del aire y del cielo. Así está escrito: Al atardecer decís: ‘Va a hacer buen tiempo, porque el cielo tiene
un rojo de fuego’. Y al amanecer: ‘Hoy habrá tormenta, porque el cielo tiene un rojo sombrío’. ¡Con que
sabéis discernir el aspecto del cielo; etc.! [17a] El sol hace que los días varíen y se sucedan, por obra
de Dios, quien determinó que los días se diferenciaran no sólo en cuanto a luz y a duración, sino
Eccli 33, 7-9. también por su carácter festivo. Sobre esto disertaba el Sabio: ¿Por qué un día es superior a otro, si
toda la luz de cada día del año viene del sol? En la mente del Señor fueron diferenciados, Él hizo distintas
estaciones y fiestas. A unos los ensalzó y santificó, a otros los hizo días ordinarios.
El día convencional, tal cual suele encontrarse en la Escritura, ya sea breve, ya largo, consta
de doce horas diurnas, durante las cuales todas las cosas pueden realizar el cometido que le es
Jn 11, 9. propio, conforme a su naturaleza. ¿No son doce las horas del día? Si uno anda de día, no tropieza,
porque ve la luz de este mundo. Y la razón revelada de la lengua secunda estas cosas que acerca de
la naturaleza y partes del día hemos descrito.
Ahora bien, el nombre de día suele ser empleado en el discurso bien solo, bien adjetivado.
Ejemplos de la primera fórmula son aquellos en los que día significa virtud o tiempo propicio
Rom 13, 13. para la práctica de la virtud. Así: Como en pleno día, procedamos con decoro: nada de comilonas y
borracheras, etc. Asimismo, pertenecen también a esta categoría aquellos en los que, con el nom-
bre de día, se indican el tiempo de la gracia y el propio disfrute de la misma que Dios concedió a
los hombres. Así, en Pablo, a los más piadosos y probados de entre los cristianos se les llama hijos
1 Thess 5, 5. · 1 Thess del día. Todos vosotros sois hijos de la luz e hijos del día. Y un poco más abajo: Nosotros, por el con-
5, 8. trario, que somos del día, seamos sobrios; revistamos la coraza de la fe y de la caridad. De la segunda
fórmula tenemos asimismo muchos ejemplos. Día de pavor significa el pavor mismo, el miedo
Ez 7, 7. · Ez 7, 10. y la perturbación. Cerca está el día de matanza, y no gloria de los montes. Y, He aquí el día, hele
que viene: sale el turno, la vara está verde, florida la insolencia. Así, en los profetas y otros autores
Ez 30, 2-4. sagrados, día de nubarrones significa tiempo triste, oscuro y calamitoso. ¡¡Ah, el día aquel! Porque
está cercano el día, está cerca el día del Señor, día cargado de nubarrones, la hora de las naciones.
Ez 38, 18. Vendrá la espada sobre Egipto, el terror invadirá Etiopía. Y un poco más abajo la misma figura. En
Tafnis el día se convertirá en tinieblas, cuando yo quiebre allí el yugo de Egipto y se acabe el orgullo
de su fuerza. A ella le cubrirá un nubarrón. Y de la misma categoría es el día adscrito a un hombre
cualquiera, el cual interpretaremos correctamente como día de calamidad, de penas e incluso de
Ps 36, 13. venganza para con dicho hombre. Así: El Señor de él se ríe, porque ve llegar su día. En efecto, el
Is 2, 12. Día del Señor es el día en que tendrá lugar la venganza y el juicio. Pues será el día del Señor de los
Ejércitos contra todo orgullo y arrogancia, contra toda altivez, que será abatida.

[132]
Sobre el lenguaje arcano

Casi lo mismo se puede decir sobre el día del advenimiento de Cristo, pues indica el tiempo
del juicio final. A los que esperáis la Revelación de nuestro Señor Jesucristo –Él os fortalecerá hasta el 1 Cor 1, 7-8.
fin para que seáis irreprensibles– en el Día del Advenimiento de nuestro Señor Jesucristo.
La parte más resplandeciente y esplendorosa del día es el mediodía, que goza de una luz Mediodía.
más radiante e hierve con la virulencia más intensa del calor. Los autores sagrados describen,
en lenguaje arcano, por una parte, el colmo de la felicidad y de la prosperidad; por otra, la
vehemencia de la opresión y de la aflicción. Ejemplos de una parte son los siguientes: Y más Iob 11, 17.
radiante que el mediodía surgirá tu existencia, como la mañana será la oscuridad. Y asimismo: Hará
brillar como la luz tu justicia, y tu derecho igual que el mediodía. Ejemplo de la otra parte es el Ps 36, 6.
siguiente: Hazme saber dónde apacientas el rebaño, dónde lo llevas a sestear a mediodía. Cant 1, 7.
Además, cuando en la oración el día va unido a la noche, adquiere el significado de
continuidad y perpetuidad. Deja correr a torrentes tus lágrimas, durante día y noche; no te concedas Lam 2, 18.
tregua. Y, Se complace en la ley del Señor, su ley medita día y noche. Y, Día y noche la rondará sobre Ps 54, 11.
los muros la iniquidad y la traición.

Hora

En verdad, también las horas son partes del día, establecidas con admirable y excelente orden
de la sabiduría divina. Gracias a ellas, se distinguen tanto el dominio de la luz, como el de las
tinieblas, y se señala y se demuestra la duración, sucesión y oportunidad de todas las cosas. [17b]
De esta manera, en efecto, señalando la hora, refuta Pedro la ebriedad que, con una interpreta-
ción maliciosa, los adversarios de Cristo le echaron en cara, a él y a sus condiscípulos. No están
éstos borrachos, como vosotros suponéis, pues es la hora tercia del día. Así, desde muy de mañana Act 2, 15.
hasta la hora del sacrificio, consideraban que era el tiempo oportuno e idóneo para vaticinar 3 Reg 18, 26.
aquellos pobres sacerdotes y el pueblo expectante, atento a cualquier milagro que los falsos dioses
pudieran hacer. Así también se señalan en los libros sagrados determinadas horas en las que los
ángeles se aparecieron a los profetas y santos varones, o en las que se produjeron otros milagros.
En la hora MINHHAH Gabriel se aparece a Daniel; en la hora THYMIAMATIS, a Zacarías. Y Dan 9, 21. · Lc 1, 10.
Pedro sintió hambre a la hora sexta y con aquella maravillosa visión se le hace saber el designio Act 10, 10.
divino acerca de la llamada de los gentiles. También a la hora nona del mismo día recibió Cor- Act 10, 30.
nelio al ángel, mensajero gratísimo de la gracia y salvación divina que le habría de ser otorgada.
La observación de las horas tiene gran importancia cuando se trata de examinar la certidumbre
de los milagros.
Y la cuenta de las horas se calcula con el transcurso del tiempo o con anotaciones de cosas que
hay que hacer. Con el transcurso del tiempo se cuentan doce horas. Así está escrito: ¿No tiene el [Jn 11, 9].
día doce horas? Dichas horas, con nombres de números, se ordenan del siguiente modo. La hora
prima o primera de la mañana, contando a partir de la salida del sol, es llamada aquella, en que el Mt 20, 1.
propietario contrató por primera vez obreros. Salió luego hacia la hora tercia… Volvió a salir a la Mt 20, 3-6.
hora sexta y a la nona… Todavía salió a eso de la hora undécima, y, al encontrar a otros que estaban
allí, les dice: ¿Por qué estáis aquí todo el día parados? Todo el día, dice; porque estaba próxima la
tarde, llamada el final del día, que era considerada la hora undécima, como señalaban los prime-
ros obreros: Estos últimos no han trabajado más que una hora. A esta hora se la llama tarde. Así está Mt 20, 11.
escrito: Siendo ya la tarde, salió con los Doce para Betania. Cierran, pues, el día, por un extremo, Mc 11, 11.
la mañana; por el otro, la tarde. A las puertas de la mañana y de la tarde haces tú gritar de júbilo. [Ps 64, 9].
Y a partir de estas que acabamos de mencionar, se deducen los nombres de las restantes horas,
siguiendo un orden, a saber: la segunda, la cuarta, la quinta, la séptima, la octava, la décima. Así, Jn 4, 52.
en efecto, aquél supo por los siervos que, a la hora séptima, su hijo se sintió mejor. Y a eso de la Jn 1, 39.
hora décima, Andrés y los otros discípulos de Juan vinieron a Jesús.
En un pasaje claro de las Escrituras se nos enseña que las horas de la noche reciben idénticos
nombres de orden. Pues a Pablo se le ordenó pasar de Jerusalén a Cesarea a la hora tercia de la Act 23, 23.
noche. Y de este modo el día suele distribuirse en horas. Asimismo, si se considera el inicio, la
mitad y el fin, se divide también en mañana, tarde y mediodía. Así: A la tarde, a la mañana, al Ps 54, 18.
mediodía me quejo y gimo.
Pero existe, como dijimos, otra anotación de las horas, que se considera a partir de los mo-
mentos oportunos para hacer las cosas. Así está escrito: A su tiempo provee Él a toda necesidad. Y Eccli 39, 39.

[133]
Libro de José

este cómputo se calcula tanto en la realización de las cosas sagradas, como en las restantes cosas.
3 Reg 18, 26. Así está escrito que los sacerdotes de Baal profetizaron hasta la hora de la MINHHA, que era la
4 Reg 3, 20. · [Lc 1, hora ZZAHHARAIM. Y, A la mañana, a la hora de ofrecer la MINHHA. Y Zacarías estaba orando
10]. · Act 3, 1. a la hora del incienso. Y Pedro señala la hora nona con la de la oración. Asimismo, está escrito
Gen 43, 16. que José comió con sus hermanos a la hora del almuerzo, en el transcurso del ZZAHHARAIM. Y
Dan 13, 13. en la historia de Susana, los dos ancianos vuelven a la casa a la hora de la comida. Y los discípulos
Mt 14, 15. dicen a Cristo: El lugar está deshabitado y la hora es ya pasada. Y, Llegada la hora, levántate, no te
Eccli 32, 15. rezagues, decía el Sabio.
En cuanto a las cosas que tienen que ver con el lenguaje arcano, son las siguientes. La hora,
cuando se traduce al latín el vocablo hebreo t[e, significa tiempo oportuno e idóneo para algu-
na cosa, según su naturaleza; como se observa muchas veces en los embarazos y partos de las
mujeres. Y en hebreo hemos observado también esto en relación con los frutos en sazón de los
4 Reg 4, 16. árboles y otras cosas. Así: En este tiempo y en esta hora tendrás un hijo en tu vientre. El segundo
sustantivo, ‘en esta hora’, indica que el hijo será parido en sazón, a su debido tiempo; cosa que,
4 Reg 4, 17. una vez sucedida, narra a continuación la Escritura: Concibió la mujer y dio a luz un niño en el
tiempo y en la hora que le había dicho Eliseo. Asimismo, la lengua sagrada indica con el nombre
Mt 24, 36 y 42. de hora una oportunidad singular y decretada de hacer alguna cosa. Mas de aquel día y hora,
nadie sabe nada… [18a] No sabéis a qué hora vendrá vuestro Señor. Próximo a éste es aquel otro
sentido, según el cual la hora significa cualquier situación crítica o peligro gravísimo, sin duda
incluso un infortunio inevitable. Sobre esta hora oraba Cristo Señor al Padre, para que pasara de
Mc 14, 41. él aquella hora, la cual indicó a sus discípulos que finalmente habría de padecer: Basta ya. Llegó
Jn 16, 21. la hora. Mirad que el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los pecadores. Y, La mujer,
Apoc 14, 7. cuando da a luz, está triste porque le ha llegado su hora. Y, Ha llegado la hora de su Juicio; esto es,
la hora para temerle.
Con el nombre de hora entendemos también el momento oportuno para realizar o conseguir
los afanes o la cosa deseada, según la variada clase de personas. Cuando es para bien, del siguiente
Jn 2, 4. · Jn 4, 23. modo: ¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora? Y, Llega la hora (ya estamos en
Jn 17, 1. ella) en que los adoradores verdaderos adorarán al Padre en espíritu y en verdad. Y, Padre, ha llegado
Lc 22, 53. la hora; glorifícame. Cuando es para mal, del siguiente modo: Esta es vuestra hora y el poder de las
tinieblas.
Además, con el nombre de hora, solo o unido a la unidad, se significa un lapso de tiempo
breve y fácilmente superable, cuyo padecimiento, si se trata de algo arduo y difícil, o su disfrute,
Jn 5, 35. si se trata de algo grato y feliz, será de corta duración. Así: Vosotros quisisteis recrearos una hora
Mt 26, 40. con su luz. Y, ¿Con que no habéis podido velar una hora conmigo? Y, Si os entristecí, aunque no fuera
2 Cor 7, 8-9. · Philem 15. más que por una hora, ahora me alegro. Y, Tal vez fue alejado de ti por una hora, precisamente para
que lo recuperaras para siempre.
En la investigación de los milagros, tiene suma importancia, a fin de producir crédito, la ob-
servación exacta de la hora, sobre todo tratándose de aquel género de cosas que normalmente se
producen o contemplan según su naturaleza, a saber: la lluvia, los truenos, el granizo, el viento,
las curaciones de enfermedades. Si tales cosas sobrevienen justo en el instante predicho, es prueba
Ex 9, 18. de que tienen la fuerza de milagros y portentos. Así: Mañana, a esta hora, haré llover granizo. Y,
1 Sam 9, 16. Mañana, a esta hora, te enviaré un hombre de la tierra de Benjamín. Por eso, para confirmar los
Mt 8, 13. milagros de Cristo, leemos que se añadió el examen cuidadoso de las horas: Y en aquella hora se
Mt 9, 22. curó el criado. Y, Quedó sana la mujer en aquella hora. Y cuando aquel cortesano, tras preguntar
Jn 4, 52-53. la hora en que su hijo se sintió mejor, escuchó ‘Ayer a la hora séptima le dejó la fiebre’, comprobó
entonces que era la misma hora en que le había dicho Jesús: ‘Tu hijo vive’.
Asimismo, la hora última del Nuevo Testamento significa el tiempo hasta el último día de
1 Jn 2, 18. este mundo: Hijos míos, es la última hora. Habéis oído que iba a venir un Anticristo, etc.
Asimismo, también en aquellas partes y horas que cierran el día por ambos extremos, la
mañana y la tarde, se aprecia la doctrina del lenguaje arcano. En efecto, la mañana significa el
tiempo oportuno y propicio y el momento más favorable para hacer algo; la tarde, en cambio, el
tiempo menos oportuno, pero que no hay que dejar pasar. Y además, casi por la misma razón, la
mañana indica el comienzo de contemplar y observar la vida humana, como la adolescencia, y la
Eccl 11, 6. tarde su final. El siguiente ejemplo es bastante ilustrativo de ambos significados: De madrugada
siembra tu simiente y a la tarde no des paz a tu mano. Pues no sabes si es mejor esto o lo otro o si

[134]
Sobre el lenguaje arcano

ambas cosas son igual de buenas. Al significado primero corresponde el siguiente ejemplo: ¡Lucero, Is 14, 12
que naces por la mañana! Ejemplo de la segunda categoría es el siguiente: Por la mañana brota y Ps 89, 6.
florece, por la tarde se amustia y seca.
Por su parte, en aquellas oraciones en que se emplea ‘mañana’ en sentido absoluto, fácilmente
se aplica la interpretación de diligencia, aplicación y celo. Así: De mañana, Señor, oyes mi voz; de Ps 5, 4
mañana te presento mi súplica. Y, De mañana está ya ante ti mi oración. Y lo que dice la Sabiduría: [Ps 87, 14].
Yo amo a los que me aman y los que me buscan de mañana me encontrarán. Y, En su angustia se le- Prov 8, 17. · Os 6, 1.
vantarán de mañana a buscarme. También el comienzo de un estado de prosperidad suele aseme-
jarse, en la lengua sagrada, con la mañana, al despuntar la luz primera. Así: Brotará tu luz como Is 58, 8.
la aurora. Pero, puesto que el tiempo matutino pasa rápidamente, suele indicar también una
prosperidad breve y poco consistente. Como la mañana pasa, ha pasado el rey de Israel. Además, Os 11, 1.
la mañana en un lugar significa una fuerza súbita y que se propaga por doquier, y en la medida
en que se propaga por doquier, inevitable e insuperable. [18b] Así: Cerca está el día de tinieblas Ioel 2, 2.
y oscuridad, día nublado y densa niebla. Como la aurora sobre los montes, se despliega un pueblo
numeroso y fuerte. Además, la mañana, en oposición a las tinieblas, expresa la imagen de una con-
dición más feliz. Él trueca en mañana las sombras, y hace oscurecer el día en noche. Tarde, atardecer, Am 5, 8.
víspera (pues con los tres géneros el latín traduce del hebreo la misma cosa) es la parte última del
día y significa el fin de cualquier asunto diurno. En efecto, todo lo que hay que hacer, realizar
o cumplir durante el día, no excede el límite del tiempo vespertino. De aquí aquella recurrente
mención de la tarde en ritos y ceremonias. Así: Será inmundo hasta la tarde. Y, Quedará impuro Lev 11, 24. · Lev 11,
hasta la tarde. Y, Quedaron colgados hasta la tarde. La tarde pone también fin a la tarea diurna. Así: 27. · Ios 10, 26.
A la tarde, cuando Jacob volvió del campo. Y, Estuvo espigando el campo hasta el atardecer. Gen 30, 16. · Ruth
La siguiente connotación es más rara, pero más exquisita, a saber: que el atardecer, al igual 2, 17.
que conlleva el término del día y el comienzo y mudanza de otro tiempo, del mismo modo
parece que traerá a los espíritus enfermos el fin de las fatigas presentes; cosa que suele suceder
a veces en el uso, pero no siempre. Así se lamentaba Job: Al acostarme, digo: ‘¿Cuándo llegará el Iob 7, 4.
día?’ Al levantarme: ‘¿Cuándo será de noche?’, y hasta el crepúsculo estoy ahíto de inquietudes. Y en
sus predicciones, dice Moisés: Por la mañana dirás: ‘¡Ojalá llegase la tarde!’, y por la tarde dirás: Deut 28, 67.
‘¡Ojalá llegase la mañana!’, a causa del espanto que estremecerá tu corazón y del espectáculo que verán
tus ojos. El mismo sentido tiene el siguiente pasaje: Hasta el atardecer se demorará el llanto, por la Ps 29, 6.
mañana gritos de alborozo. Y asimismo: A las puertas de la mañana y de la tarde haces tú gritar de Ps 64, 9.
júbilo. Y dice el Sabio: De la mañana a la tarde corre el tiempo. Eccli 18, 26.
Además, mañana y tarde, que forman un solo día, indican muchas veces una obra completa y
la tarea de un día. Así: Se trabó el combate y se mantuvo desde el amanecer hasta la caída de la tarde. 1 Mach 9, 13.
Y, E intentando persuadirlos acerca de Jesús basándose en la Ley de Moisés y en los Profetas, desde la Act 28, 23.
mañana hasta la tarde. Y asimismo: El hombre sale a su trabajo, para hacer su faena hasta la tarde. Ps 103, 23.
Pero no pocas veces sucede que esta misma oración señala los términos angostos de un tiempo
sumamente breve. Así: De la noche a la mañana quedan pulverizados. Y, De la noche a la mañana Iob 4, 20.
acabas conmigo. La conjunción simultánea de tarde, mañana y mediodía significa un cuidado Is 38, 12 y 13.
asiduo, un celo constante y un esfuerzo inagotable. Así: A la tarde, a la mañana, al mediodía me Ps 54, 18.
quejo y gimo. Además, la naturaleza de ciertas cosas es de tal manera, que parece que la tarde es el
tiempo más propicio para causar daño; cosa que sucede con los lobos y las fieras rapaces. Así está
escrito: Mandas tinieblas y cae la noche, en ella rebullen todos los animales de la selva, los leoncillos Ps 103, 20-21.
rugen por la presa, y reclaman a Dios su alimento. De aquí las siguientes oraciones en los profetas:
Por la tarde, el lobo la destrozará. Y, Sus jueces, lobos de la tarde, que no dejarán un hueso para la Ier 5, 6. · Soph 3, 3.
mañana.

Estaciones

La vendimia, la siega y el estío, como tiempos de alegría, contienen símbolos de oportunida- Alegría.
des y buenas coyunturas. Así está escrito: La siega pasó, el verano acabó, mas nosotros no estamos a Ier 8, 20.
salvo. ‘De súbito’, adverbio que indica un tiempo repentino, significa algo imprevisto y, por ello, Cosa grave e importuna.
más grave. Así: He hecho caer sobre ellos de súbito sobresalto y alarma. El crepúsculo de la mañana Ier 15, 8.
indica un negocio esmerado y madurado. Así: Celebrad juicio por la mañana, etc. ‘Ni ayer ni Ier 21, 12. · Nunca
anteayer’ afirma que algo jamás ha sido hecho antes. Así en Ruth: Has dejado a tus padres, y has antes. · Ruth 2, 11.

[135]
Libro de José

Angustia. Aflicción. venido a un pueblo que ni ayer ni anteayer conocías. Desear una mudanza de tiempo es prueba de
Deut 28, 67. gran angustia y de un estado sumamente mísero. Así está escrito: Por la mañana dirás: ‘¡Ojalá
llegase la tarde!’, y por la tarde dirás: ‘¡Ojalá llegase la mañana!’, a causa del espanto que estremecerá
tu corazón y del espectáculo que verán tus ojos.

Invierno

Condición mísera. Interpretamos el invierno, alegóricamente, como tiempo duro y condición de vida mísera y
Cant 2, 11. preñada de trabajos. Así: Pues ya ha pasado el invierno. [19a] En su significado simple, el invierno
Tiempo inoportuno. es considerado un tiempo impracticable para viajar y sumamente inoportuno para emprender
2 Tim 4, 21. la huida. Así está escrito: Date prisa en venir antes del invierno. Y, Orad para que vuestra huida no
Mt 24, 20. suceda en invierno.

[136]
Sobre el lenguaje arcano

Del tiempo
Capítulo xii
Leemos que el primer día del mundo dio comienzo al tiempo. Y atardeció y amaneció el día Gen 1, 5.
primero. En efecto, antes de que el mundo fuera creado, no existía el tiempo, sino la eternidad,
estrecha compañera, por así decirlo, de Dios, y constante en sí misma y permanentemente idén-
tica. Así está escrito: ¿Quién lo realizó y lo hizo? El que llama a las generaciones desde el principio: Is 41, 4.
yo, el Señor, el primero y el último de los últimos. Y, Desde antiguo tú fundaste la tierra y los cielos son Ps 101, 26-28.
obra de tus manos; ellos perecen, mas tú quedas, todos ellos como la ropa se desgastan, como un vestido
los mudas tú, y se mudan. Pero tú siempre el mismo, no tienen fin tus años. Así pues, el tiempo es el
cómputo de la duración, congénita al mundo y su compañera. Y aunque, por sí, es perpetua e
igual en todas las partes y semejante a sí misma, produce, sin embargo, a las demás cosas grandes
y múltiples variaciones, oportunidades e inoportunidades. Así está escrito: Se pone fin a las tinie- Iob 28, 3-5.
blas, hasta el último límite se excava la piedra oscura y lóbrega. Se perforan galerías, donde se pierde
el pie, y oscilan, se balancean, lejos de los humanos. Tierra de donde sale el pan, que está revuelta,
abajo, por el fuego.
Leemos también que todas las cosas que se contienen en el mundo, y asimismo el propio
cielo, que contiene todas las demás, secundan el cómputo del tiempo y experimentan su poder
con el cambio. Ellos perecen, mas tú quedas, todos ellos como la ropa se desgastan, como un vestido los Ps 101, 27-28.
mudas tú, y se mudan. Pero tú siempre el mismo, no tienen fin tus años. Así pues, el poder del tiem-
po no puede afectar a Dios en ninguna parte suya, en tanto que a las demás cosas, sin embargo,
unas veces con duración, otras con brevedad, y siempre con la máxima variedad, las alivia, las es-
trecha, las comprime, las libera, y las afecta, en fin, de múltiples maneras. En efecto, un tiempo,
en comparación con la brevedad de la vida humana, se dice que es largo; por ejemplo, mil años.
Pero otro, se dice que es breve; por ejemplo, un día. Éste se considera brevísimo e irrecuperable
para los hombres; por ejemplo, el día de ayer. Aquél, en cambio, casi de ninguna importancia y
estima; por ejemplo, una hora, una guardia nocturna. Por causa de la experiencia y percepción de
todos estos cálculos, de la expectación y del miedo, o del pensamiento, sucede que los hombres se
emocionen y angustien con vehemencia. Así: No os preocupéis del mañana. Y, Todos los días de mi Mt 6, 34. · Iob 14, 14.
milicia esperaría, hasta que llegue mi relevo. Y, Se acabarán los días de luto. Y, Aún esperó Noé otros Is 60, 20. · Gen 8, 10.
siete días. Y, El total de los días de Noé fue de novecientos cincuenta años, y murió. Gen 9, 29.
Mas, cuán libre, cuán ajena a estas preocupaciones y angustias está la naturaleza divina, felicí-
sima, se indica claramente en muchísimos pasajes, pero especialmente en los siguientes lumino-
sos versos: Porque mil año son a tus ojos como un día, un ayer que se va, una vigilia en la noche. Los Ps 89, 4-5.
años de los hombres tú los tendrás en nada. Y, Por un breve instante te abandoné, pero con gran com- Is 54, 7-8.
pasión te recogeré. En un arranque de furor te oculté mi rostro por un instante, pero con amor eterno
te he compadecido. Por consiguiente, el cómputo del tiempo, en Dios, es brevísimo, incluso aquel
que es largísimo en los hombres; si bien, no obstante, la vida que es larguísima para los hombres,
se va en un tiempo breve y además plagado de muchas molestias. Así está escrito: Los años de Ps 89, 10.
nuestra vida son setenta años, u ochenta, si hay vigor. Mas son la mayor parte trabajo y dolor.
Pero el tiempo, como hemos dicho, acarrea a las cosas diversos y múltiples cambios, y ven-
tajas y desventajas, tal como queda manifiesto en las edades, tanto de las demás cosas, como de
los seres vivientes: la concepción, el nacimiento, el crecimiento, la madurez, la vejez, la muerte, y
otros sucesos. De este tenor es la siguiente sentencia de nuestro Maestro: Cada día tiene bastante Mt 6, 34.
con su inquietud. Y lo siguiente también, que fue observado por el Sabio y anotado para nuestra
erudición: [19b] Todo tiene su momento, y cada cosa su tiempo bajo el cielo: su tiempo el nacer, y su Eccl 3, 1-10.
tiempo el morir; su tiempo el plantar, y su tiempo el arrancar lo plantado. Su tiempo el matar, y su
tiempo el sanar; su tiempo el destruir, y su tiempo el edificar. Su tiempo el llorar, y su tiempo el reír; su
tiempo el lamentarse, y su tiempo el danzar. Su tiempo el lanzar piedras, y su tiempo el recogerlas; su
tiempo el abrazarse, y su tiempo el separarse. Su tiempo el buscar, y su tiempo el perder; su tiempo el
guardar, y su tiempo el tirar. Su tiempo el rasgar, y su tiempo el coser; su tiempo el callar, y su tiempo
el hablar. Su tiempo el amar, y su tiempo el odiar; su tiempo la guerra, y su tiempo la paz. ¿Qué gana
el que trabaja con fatiga? He considerado la tarea que Dios ha puesto a los humanos para que en ella
se ocupen.

[137]
Libro de José

Pero el tiempo consta principalmente de días y de noches. Los días y las noches, como ya
habíamos dicho, solemos medirlas en horas. Y las horas no son partes, sino, más bien, momentos
de tiempo. A partir de estas consideraciones del tiempo hay que buscar toda explicación de las
oraciones. Por ejemplo, decir o llamar el tiempo es urgir la ocasión establecida para llevar a cabo
Lam 1, 15. · Ps 1, 3. algo. Así: Ha convocado la ocasión contra mí para quebrantar a mis jóvenes. Y, Dará su fruto a su
Ps 31, 6. · Ps 101, 14. tiempo. Y, Por eso te suplica todo piadoso al tiempo propicio. Pues es ya tiempo de apiadarte de ella,
Ps 118, 126. porque ha llegado la hora. Y, Ya es hora de actuar, Señor. Manzanas de oro con adornos de plata, es
Prov 25, 11. · Ier 8, 7. la palabra dicha a tiempo. Hasta la cigüeña en el cielo conoce su estación, y la tórtola, la golondrina
Ez 16, 8. o la grulla observan la época de sus migraciones. Y, Te vi. Era tu tiempo.
Hay otras, empero, que son evidentes por sí mismas, de modo que no requieren en modo
alguno el esmero de nuestra explicación. Son aquellas que indican el cálculo de un tiempo largo
Gen 37, 34. o breve, grande o pequeño, todo o ninguno. Así está escrito: Jacob hizo luto por su hijo durante
Gen 40, 4. muchos días, y entre la primera y la segunda ida de sus hijos a Egipto transcurrió algo de tiempo.
Mas parece digno de observar que cosas que suceden en un breve y preciso momento de
tiempo, se proclama, y no impropiamente, como que sucedieron en un tiempo más prolongado.
Ion 4, 10. Por ejemplo, está escrito que la hierba KIKAION de Jonás en el término de una noche fue y en el
Ion 4, 7. término de una noche feneció; y, sin embargo, había perecido en un breve instante, al rayar el alba,
roída por un gusano.
Asimismo, la mención de un tiempo breve significa un trato y relación breve, y por ello una
cosa desconocida; por el contrario, la mención de un tiempo largo significa una familiaridad y
Ruth 2, 11. trato más duradero. Así en Ruth: Que has dejado a tu padre y a tu madre y la tierra en que naciste
y has venido a un pueblo que no conocías ni ayer ni anteayer.

Siglo

Mundo. Siglo, a causa de su inestabilidad, significa mundo, y flujo perpetuo y mudanza de todas
Cosas humanas y las cosas que son bajo el cielo. Y es una palabra opuesta a la eternidad, majestad y dignidad de
terrenas. los cielos y de las cosas divinas, y da prueba de la sabiduría humana y la prudencia de la carne,
ajena a la sabiduría del espíritu divino. Y esta observación aporta gran luz para la comprensión
Lc 16, 8. de muchos pasajes de los libros sagrados. Así: Los hijos de este siglo son más astutos para sus cosas
Mc 4, 19; [Mt 13, 22]. que los hijos de la luz. Y, Las preocupaciones de este siglo… ahogan la Palabra. De aquí que Pablo
· 1 Cor 6, 3-4. emplee el adjetivo ‘secular’ y ‘cosas seculares’ con idéntico significado.
Tiempo largo, Además, ‘siglo’, aunque sea un espacio de tiempo definido, esto es, cincuenta años, y el
definido. · Ex 21, 6. gran siglo, cien años –así está escrito:Será su esclavo por un siglo–, sin embargo, es empleado con
frecuencia para significar un tiempo larguísimo. Y si se combinan dos o más siglos, significan
Perpetuidad. una perpetuidad que rebasa la medida de todo intelecto humano, e indican casi la eternidad, y
Eternidad. a veces la eternidad misma; como quedará de manifiesto por el tenor de diversos ejemplos y con
Ps 44, 7. · Ps 83, 5. un examen cuidadoso. Así: Tu trono, oh Dios, por los siglos de los siglos. Y, Dichosos los que moran en
Ps 103, 31. tu casa, te alabarán por los siglos de los siglos. Y, Sea la gloria del Señor por los siglos. Y, Como había
Lc 1, 55. prometido a nuestros padres, a favor de Abraham y de su linaje por los siglos. [20a]

[138]
Sobre el lenguaje arcano

De la medida
Capítulo xiii
Leemos que de la distinción de la luz y de las tinieblas nació el tiempo; del tiempo, la me-
dida; de la medida, los números: Y atardeció y amaneció el día primero. Ahora bien, la medida [Gen 1, 5]. · Defini-
es la magnitud y cantidad de cada una de las cosas, señalada mediante límites precisos y que las ción de medida.
contienen. Tal es, en efecto, lo que significa aquella frase Y atardeció y amaneció el día primero. [Gen 1, 5].
Precisados y establecidos estos dos límites, mañana y tarde, quedó anotada la medición del día,
la primera de entre todas las cosas, el día primero. Y está escrito que, a continuación, la medición
dio lugar a la proporción. Pues entre las cosas que la mañana y la tarde contienen, esto es, entre
la luz y las tinieblas, se aprecia una proporción extraordinaria, pues cuando la una crece, en la
misma proporción la otra decrece; dado que, aunque ambas estén al mismo tiempo contenidas
en límites precisos y perpetuos, sin embargo, alguna vez una de las dos vencerá a la otra o se
dejará vencer por la otra, con cantidades pequeñas, diversas pero perceptibles y deducidas según
una norma precisa. En efecto, en el transcurso del año, ora las tinieblas aventajan a la luz, ora la
luz a las tinieblas, siempre en proporciones idénticas. Y aunque ahora el sol y la luna logran exac-
tamente esto en los días y las noches –así está escrito: Haya lumbreras en el firmamento celeste para [Gen 1, 14].
separar el día de la noche y hagan de señales para las solemnidades, para los días y para los años–, sin
embargo, idéntica proporción había existido, sin duda, entre la luz y las tinieblas, entre la tarde y
la mañana. En efecto, la tarde y la mañana no hubieran podido existir, a no ser con el incremento
y disminución de la luz y de las tinieblas. Y esto mismo no existe sin la proporción.
Así pues, una de las partes y ornatos del mundo y de las cosas es la medida, cuya percepción
no es exclusiva del hombre, esto es, de los animales que se sirven de la razón y de la mente,
sino también de los animales irracionales. En efecto, además del hombre, también los restantes
animales observan y conocen las magnitudes de las cosas y las extensiones de tiempo y de lugar,
y los distribuyen y se acomodan, tanto ellos mismos como sus acciones, a tal observación y
conocimiento. Así está escrito: Mandas tinieblas y cae la noche, en ella rebullen todos los animales Ps 103, 20-24.
de la selva, los leoncillos rugen por la presa, y su alimento a Dios reclaman. Sale el sol, y se recogen, y
van a echarse a sus guaridas; el hombre sale a su trabajo, para hacer su faena hasta la tarde. ¡Cuán
numerosas tus obras, oh Señor! Todas las has hecho con sabiduría.
Ahora bien, el peso también sigue la norma de la medida. En efecto, tal como la medida rige
la norma y la proporción de la magnitud, así el peso respecto de la gravedad. De aquí resulta
que las oraciones acerca de una y otra materia se construyan casi con las mismas palabras. Así:
Los has hecho iguales a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el calor. Hay un cómputo Mt 20, 12.
de las medidas y pesos según la naturaleza; pero hay otro establecido según la convención de los
hombres y de las leyes.
El primer tipo aplica una medida determinada a todas las cosas, si bien desconocida a veces
para los hombres, comprobada y manifiesta, sin embargo, para el Hacedor mismo. Así está es-
crito: ¿Quién midió los mares con el cuenco de la mano, y abarcó con su palmo la dimensión de los [Is 40, 12-13].
cielos, metió en un tercio de medida el polvo de la tierra, pesó con la romana los montes, y los cerros
con la balanza? ¿Quién abarcó el espíritu del Señor, y como consejero suyo le enseñó? Pero, tratándose
de estas cosas, las mayores de la naturaleza, los hombres no sólo no pueden conocer o pensar su
medida y peso exacto, cuán grande sería menester que fueran, sino que ni siquiera pueden deter-
minar la estatura y medida de los árboles, animales e incluso de ellos mismos, cómo llegará a ser,
hasta que por fin llega a la edad justa; ni tampoco puede nadie establecer o fijar de antemano,
por sí mismo, el límite preciso de cualquier vida. Así está escrito: ¿Quién de vosotros puede, por Mt 6, 27.
más que se preocupe, añadir un codo a la medida de su vida? Y asimismo: ¡Necio! Esta misma noche Lc 12, 20.
te reclamarán el alma. En efecto, Job confirma que, aunque los días del hombre sean breves, Iob 14, 5.
Dios conoce, sin embargo, la cuenta de sus meses. Y el Salmista pedía que la sabiduría divina le
revelase el cálculo arcano: Hazme saber, Señor, mi fin, y cuál es la medida de mis días, [20b] para Ps 38, 5.
que sepa yo cuán frágil soy.
Por lo demás, el segundo modo de medida y peso, el que se confía a leyes precisas al servicio
de la vida y sociedad humana, aunque fue instituido a imitación del primero, no es útil, sin
embargo, para nuestra disertación. Pero en otro lugar se ofrecerá la ocasión de tratar acerca del

[139]
Libro de José

mismo, en la medida en que tengamos la oportunidad de observar y conocer este modo con
nombres determinados y conocidos. Mas, en lo que respecta a la interpretación de la lengua
sagrada, las medidas tienen más que ver con el propio modo de medida, que con determinadas
partes y especies concretas, de modo que puede decirse que una cosa es grande, otra pequeña,
otra normal, otra desigual, otra igual, otra desproporcionada. En efecto, sobre estos modos o
accidentes de los modos versa toda observación de la oración arcana. Por tanto, según esta consi-
deración, la medida y el peso significan la naturaleza precisa y exacta de las cosas. Así en el Sabio:
Sap 11, 21. Pero tú todo lo dispusiste con medida, número y peso.
Is 27, 8. Ahora bien, la medida y la proporción indican justicia y equidad: En medida contra medida,
Ez 40, 3. cuando haya sido rechazada, la juzgarás. Y Ezequiel vio un hombre con una cuerda de lino en su
Is 28, 17. mano. Y asimismo: Pondré la equidad como medida y la justicia como nivel. También la ejecución
Ps 79, 6. de una sentencia determinada y fallada se indica con el nombre de medida. Así: Les das a comer
un pan de lágrimas, les haces beber lágrimas sin medida.
La variedad de medidas, en cambio, suele ser signo de iniquidad y de fe mal observada. Así en
Mich 6, 11-12. Miqueas: ¿Tendré por justas las balanzas de maldad y la bolsa de pesas fraudulentas? En ellas los ricos
están llenos de violencia y a sus habitantes hablan falsedad, llevando en su boca una lengua mendaz.
Prov 20, 10. Y lo que dice el Sabio: Dos pesos y dos medidas, ambas cosas aborrece el Señor.
A veces, en cambio, se menciona el peso exacto para indicar que la razón de un juicio es preci-
Zac 5, 7-8. sa, exacta y ponderada, y no temeraria e irreflexiva. Así: En esto fue levantada la tapa de plomo y vi
una Mujer sentada en medio de la medida. Dijo él: ‘Esta es la Maldad’. La echo dentro de la medida
y volvió a poner la tapa de plomo en su boca.

[140]
Sobre el lenguaje arcano

Del número
Capítulo xiiii
En el mismo día en que empezaron a existir el cielo, la tierra, las alternancias de luz y tinieblas,
y el tiempo y la cantidad, leemos que empezó a existir también el número. Y atardeció y amaneció [Gen 1, 5].
el día primero. Y de este modo, cuando por primera vez Dios se manifestó en las cosas creadas,
parece que reveló su simplicidad, al dar a los tiempos el mismo inicio que se le dio al mundo y
a las cosas del mundo. Las dos cosas, en efecto, mundo y tiempo, son totalmente coetáneas y
concordantes, las dos nacen de los mismos principios, las dos tendrán luego el mismo final.
Un único Dios dio comienzo al mundo; una única luz dio comienzo al tiempo. Todas las
cosas, luego, han sido engendradas y conservadas por el único Dios; de la única luz derivó todo
cómputo del tiempo.
Así pues, la luz refleja a Dios con cierta imagen de su naturaleza. Así está escrito: Dios es Luz, 2
1 Jn 1, 5.
en Él no hay tiniebla alguna. Lo refleja asimismo hasta en su simplicidad; pues la única e idéntica
luz es perpetua desde el comienzo del mundo hasta su fin, separando con su presencia y con su
ausencia el día de la noche. Así pues, el único Dios decretó que existiera un único mundo con
una única luz, y así fue. Por tanto, el número es hijo de la luz, y separa unas cosas de otras, como
la luz separa la noche del día. De esto se sigue que el número sólo puede ser percibido por aque-
llas naturalezas que están dotadas de mente y razón, no sólo porque es hijo de la luz, de la cual
carecen los animales irracionales; sino porque desempeña la función de la luz, esto es, separar
unas cosas de las otras.
Pero el hombre no posee la facultad de contar, hasta que empieza a hacer uso de la razón. Así
está escrito: Lo que quede de los árboles de su bosque será tan poco, que un niño los podrá contar. Y Is 10, 19.
como el número es hijo de la luz, así también es signo de la verdad. Pues el número sirve para
investigar, probar, y conservar el cómputo de las cosas y de los tiempos. De aquí resulta que sea
empleado muchísimo por los autores sagrados. [21a] Así: Esta es la lista de los descendientes de Gen 5, 1-5.
Adán: en el día en que Dios creó a Adán, le hizo a imagen de Dios. Los creó varón y hembra, los
bendijo, y los llamó ‘Hombre’ en el día de su creación. Tenía Adán ciento treinta años cuando engen-
dró un hijo a su semejanza, según su imagen, a quien puso por nombre Set. Fueron los días de Adán,
después de engendrar a Set, ochocientos años, y engendró hijos e hijas. El total de los días de la vida
de Adán fue de novecientos treinta años, y murió. Queda claro, por este pasaje, que el cómputo de
tiempos y números pertenece propiamente al hombre. Ya desde el principio se hace, en los libros
sagrados, un cómputo exacto de los mismos, y lo mismo se observa luego siempre. También en
la descripción y examen de los milagros hay una anotación minuciosa de los números, cosa que,
como es sabido, contribuye muchísimo a establecer la verdad.
Ahora bien, aunque el número no puede existir sin la unidad, no obstante, la unidad, por sí
misma, por ser simple e indivisa, no es número. Así también todas las cosas, las cuales no pueden
ser ni existir sin Dios, pero no son Dios. Dios, en verdad, está en todas las cosas –así está escrito:
Envías tu soplo y son creados, y renuevas la faz de la tierra. Y, El espíritu del Señor llena el mundo, Ps 103, 30. · Sap 1, 7.
y el que todo lo abarca, tiene conocimiento de cuanto se dice–, pero las cosas mismas no son Dios.
Del mismo modo, la unidad está en los números, pero el número propiamente no es la unidad;
ni la unidad, el número. No obstante, numerar pertenece propiamente a la razón humana. Pues
Dios y aquellas naturalezas que son poderosas por su mente, ni hacen uso de los números ni los
necesitan, puesto que es del todo evidente que comprehenden simultáneamente la totalidad del
universo. Así está escrito: Mas una cosa no podéis ignorar, amadísimos: que ante el Señor un día es 2 Petr 3, 8.
como mil años; y mil años, como un día. Confirma el Apóstol, en este pasaje, que en Dios no sólo
no hay tiempo, sino tampoco necesidad de números. Toda esta doctrina sólo es oportuna para
los hombres, para su conocimiento y uso. Por esta razón, cualquier cosa que los hombres no pue-
dan contar con números, se dice que excede la capacidad del intelecto humano, y suele atribuirse
a la sabiduría de Dios, como tarea suya propia. Así está escrito: Si alguien puede contar el polvo Gen 13, 16.
de la tierra. Y en otro lugar, acerca de Dios: Él cuenta el número de estrellas, y llama a cada una
por su nombre. Así pues, se afirma, como algo conocidísimo, que el cálculo de las cosas eternas e
innumerables corresponde a Dios.

[141]
Libro de José

A veces la capacidad de hacer cosas suele estimarse por medio de cálculos y comparaciones de
3 Reg 20, 25. números, sobre todo tratándose de cosas que tienen que ver con el poder humano. Así: Renueva
2 Par 17, 2. el número de soldados que cayeron de entre los tuyos. Y, Puso números de soldados. Y hasta aquí he-
mos hablado brevemente acerca de la naturaleza y empleo del número. Ahora, a continuación,
diremos algo sobre la interpretación de la lengua.
Lo primero que se deduce de su propia naturaleza es que el número se contiene dentro de
unos términos, y por ello no es infinito. De aquí resulta que pueda afirmarse que las cosas que
pueden ser contadas con números, comparadas con la infinitud, son pocas, y que, cuanto más
fácilmente puedan ser contadas, tanto más pocas son y tanto más pequeños los términos que
las contienen. De aquí que el número signifique pobreza, y, por el contrario, las cosas que no
Ps 103, 25. pueden ser contadas, máxima abundancia. Ejemplo de lo primero son: Allí reptiles sin número.
Ps 39 6 y 34, 19. Y, Se han multiplicado sobre el número los que me odian sin razón. Y,Es autor de obras grandiosas,
Iob 9, 10. · Ps 104, 12. insondables, de maravillas sin número. Ejemplo de lo segundo es: Aunque ellos eran pocos en núme-
Deut 26, 5. ro, poquísimos, y forasteros allí. Ejemplo de ambos: Siro perseguía a mi padre, que bajó a Egipto y
allí se refugió siendo poquísimos en número. Pero creció hasta hacerse una nación grande, poderosa y
Deut 28, 62. numerosa. Y, Quedaréis pocos en número, los que antes erais numerosos como los astros del cielo.
El número significa también distinción y marca, e indica, por así decirlo, un rango y cla-
Esth 2, 6. sificación para conocer las cosas y las personas. Así: Estaba entre el número de los cautivos que
había deportado Nabucodonosor, rey de Babilonia, en tiempos de Jeconías, rey de Judá. También las
Jn 6, 10. comparaciones se construyen muchas veces con números. [21b] Así: Se sentaron, pues, en número
casi de cinco mil. Por la comparación de este número con los cinco panes se hace evidente la
magnitud del milagro.
Y para indicar el sentido del discurso, baste lo dicho sobre el número, en cuanto al género.
Ahora trataremos brevemente sobre algunos números famosos, cuyo uso es frecuente en la len-
gua sagrada. Pero nos contentaremos con indicar el significado, aplazando para otro momento
la exposición de su explicación.
El uno, aunque no sea un número, tiene, sin embargo, un significado arcano de naturaleza
un tanto singular y sobresaliente. Por lo cual, también significa, en lenguaje arcano, al propio
Ez 17, 7. Dios único y que sobresale sobre todas las cosas. Así en Ezequiel: 19Había una única gran águila,
Dan 2, 31. · Iud 5, 29. de grandes alas, de abundante plumaje. Y, He aquí como una única estatua grande. Y, La única más
sabia que sus demás esposas. También con el nombre de uno se significa, en misterio más recón-
dito, el cuerpo místico de Cristo, cuya cabeza es Cristo, pero la cabeza de Cristo es Dios: Uno
solo era cuando le llamé, pero le bendije. Significa también concordia y afán común de muchos.
Soph 3, 9. Así: Para que le sirvan con un solo hombro. El uno, por su simplicidad, indica también una cosa
Iud 9, 2. · 3 Reg 2, 16. fácil y liviana de sobrellevar. Así: ¿Acaso no es mejor que os mande un solo hombre? Y, Un solo ruego
[1 Sam 26, 20]. te hago. Y, Para buscar una sola pulga. Indica también escasez. Así: Uno de los hijos de Aquimelec,
1 Sam 22, 20. · Ps 13, 1. evadiéndose, etc. También quien niega el uno, anula el todo. Así: No hay quien haga el bien, ni
siquiera hay uno.
El número tres, además del misterio sublime de la Trinidad, que muchas veces significa, se
aplica también a aquellas cosas que deben hacerse con deliberación, diligencia y perseverancia.
3 Reg 17, 21. Así, en efecto, Elías, para resucitar al niño con la ayuda de Dios, tendiéndose tres veces sobre él,
Is 6, 3. oraba, dando testimonio de su fe con aquella repetición. Con la triple exclamación ¡Santo, Santo,
Santo!, los serafines indican la trinidad y perfección suma, que consta de tres grados: positivo,
comparativo y superlativo. También, por esta razón, en las parábolas de Salomón se emplea mu-
Esdr 8, 32. chas veces el número tres en las comparaciones. Tres días también descansó Esdras junto con sus
compañeros en Jerusalén, nada más regresar de Babilonia, antes de emprender la tarea. También
Neh 2, 11. por medio del tres, al manifestárseles por tres veces la visión, conocieron y supieron Nehemías y
Act 10, 16. Pedro que la cosa era cierta. Esto se repitió tres veces.
El siete es propiamente el fin para el número, e incrementa el número con la repetición de
sí mismo. En efecto, todos los días del mundo se acaban con el siete. Por esta razón, se emplea
como número pleno y absoluto, esto es, en lugar de la pluralidad. Y de este modo nuestro Tra-
1 Sam 2, 5. ductor traduce el siguiente pasaje: La estéril da a luz a muchos; porque en hebreo leemos siete. Y
Ier 15, 9. · Ps 118, en Jeremías: Enfermó la que parió a siete. Y el Salterio: Siete veces al día te alabó. Y, El perezoso que
164. · Prov 26, 16. se tiene por más sabio que siete personas que responden con tacto. Pero es el nombre hebreo ‫שבע‬
SEBAGH, el que significa plenitud y suficiencia.

[142]
Sobre el lenguaje arcano

El número siete, sagrado para el Dios verdadero desde el principio del mundo, se aplica para
revelar milagros en su nombre y por obra suya. Y por su absoluta certeza, confirma que algo no
sucede por casualidad, sino deliberadamente. Y ésta es la razón, por la cual Elías envía siete veces 3 Reg 18, 44.
a su hijo a observar la lluvia. También Eliseo ordena a Naamán el sirio que se lave siete veces en 4 Reg 5, 10
el Jordán.
Ahora bien, el siete ha sido anotado tanto en número simple, como incluso en número múl-
tiple. En efecto, está escrito que Ezequías sacrificó siete novillos, siete carneros, siete corderos y 2 Par 29, 21.
siete machos cabríos. Y la asamblea, en tiempos de Ezequías, después de la expiación del templo [2 Par 29, 32].
sacrificó setenta bueyes. Asa, por su parte, inmoló una vez, en una sola fiesta, setecientos bueyes 2 Par 15, 11.
y siete mil ovejas. De lo que resulta que, si siete veces es un número grande, setenta veces siete es
el número máximo, esto es, incontable. Así: No digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Mt 18, 22.
Sin embargo, cuando se narran ejemplos o negocios, hay una progresión hasta llegar al número
siete, y en él termina la narración. Así: El primero se casó y murió; y, no teniendo descendencia, dejó Mt 22, 25-26.
su mujer a su hermano. Sucedió lo mismo con el segundo, y con el tercero, hasta los siete. La combina-
ción de los números siete y ocho significa algo incierto e indefinido. [22a] Así: Reparte con siete Eccl 11, 2.
y también con ocho, que no sabes qué mal puede venir sobre la tierra.
El número diez suele indicar a veces algo excesivo y abundante hasta el hartazgo. Así: Ya me Iob 19, 3.
habéis insultado por diez veces, me habéis zarandeado sin reparo.
El doce, designado por palabras o cosas, significa los hijos de Jacob, criados, honrados y mul-
tiplicados por gracia singular de la divina providencia. Ejemplo de esta apostilla es el siguiente:
Tomó Elías doce piedras según el número de las tribus de los hijos de Jacob, al que fue dirigida la 3 Reg 18, 31.
palabra del Señor diciendo: ‘Israel será tu nombre’.
El cien significa el número pleno y completo, puesto que consta de diez veces diez, y es muy
útil para conocer los cálculos. Con tal designación se indicaron el centésimo fruto percibido del
campo y el peculio del pasto que abarca cien ovejas. Y la repetición del cien hasta el mil supone
una amplificación digna de tenerse en cuenta. Así, acerca de Ezequías, quien se cuenta que sacri- 2 Par 29, 32.
ficó cien carneros y doscientos corderos. Ya el número mil supone una magnitud y un término
notable. Sin embargo, no es mayor entre los hebreos, sino que, repetido diez veces, ocupa el
escalón supremo entre los nombres de números, y se llama RIBABAH. Así: A tu lado caerán mil y Ps 90, 7.
diez mil a tu diestra. Y no hay ningún otro nombre más allá entre los números. Y se observan los
siguiente límites de números: tres, siete, diez, treinta, setenta, cien, mil Ribabah; tres Ribaboth,
diez Ribaboth, cien Ribaboth, mil Ribaboth, que es el el tope máximo de lo que se puede numerar.
Así está escrito:Miles de millares le servían. Y más allá de este término que acabamos de señalar, no Dan 7, 10.
hemos observado ningún otro en los libros sagrados, sino que todo lo que viene después de esta
cantidad se expresa con el nombre de alguna cosa calificada como innumerable por los hombres.
De este género son las estrellas del cielo, las arenas o mejor las olas del mar, los cabellos de la
cabeza humana. Así: Yo les he hecho más viudas que la arena de los mares. Y, Así como es incontable Ier 15, 8. · [Ier 33, 22].
el ejército de los cielos, e incalculable la arena del mar. Y, Por eso así dice el Señor Dios: Aquí estoy Ez 26, 3.
contra ti, Tiro. Voy a hacer subir contra ti a naciones numerosas, como el mar hace subir las olas. Y,
Será el número de los hijos de Israel como la arena del mar, que ni tiene medida ni se puede contar. Os 1, 10.
Y, Más numerosos que los cabellos de mi cabeza los que sin causa me odian. Ps 68, 5.
Para la explicación de muchos pasajes, sería conveniente anotar, además, que un número
mayor y completo no se altera, si se le resta una cosa singular, ni la verdad de la frase se debilita
por esta causa; pues está próximo a lo completo y absoluto aquello que dista sólo una mínima
parte. Ejemplo de tal observación es el siguiente pasaje: Y Jacob engendró a los doce patriarcas. Los Act 7, 8-9.
patriarcas, envidiosos de José, le vendieron con destino a Egipto. De esta clase es también el siguiente
ejemplo de San Pablo: Cinco veces recibí de los judíos cuarenta azotes menos uno. 2 Cor 11, 24.

[143]
Libro de José

Término
Capítulo xv
Definición de término. El término es también consecuencia de la división y separación. El término es el fin preciso
Gen 1, 6-7. de cualquier cosa o lugar. Así está escrito: Dijo Dios: ‘Haya un firmamento en medio de las aguas,
que las esté separando unas de otras’… E hizo Dios el firmamento y separó las aguas que hay debajo
del firmamento, de las aguas que hay encima del firmamento. Desde entonces quedó establecido el
doble término del mundo, el inferior y el superior, e incluso fue creado el firmamento medio, y
además empezó a existir al mismo tiempo un lugar definido y delimitado por partes definidas.
Junto a esto la lejanía y la cercanía, cosas todas que aportan muchísima ayuda para el conoci-
miento y para el lenguaje, si se perciben correctamente. Surgen de aquí, en efecto, la continui-
dad, la discontinuidad, la proporción y el estar alrededor de las cosas.
Is 10, 13. En el ámbito de la lengua, término significa una jurisdicción precisa y definida. Así: Quité
los términos de los pueblos y saqueé a sus príncipes. [22b] A veces incluso el término no se anota
Mt 16, 28; Lc 9, 27. para indicar la cosa en sí, de la cual es término, sino para indicar, en verdad, otra cosa. Así: Hay
algunos, de los aquí presentes, que no gustará la muerte hasta que vean al Hijo del hombre venir en
su Reino. Esta sentencia, en efecto, no ha sido pronunciada por lo siguiente: para que, después de
que vieran al Hijo del hombre venir en su reino, al punto gustaran la muerte; sino que significa
lo siguiente: que no sucedería el hecho de que gustaran la muerte, antes de que se cumpliera lo
Mt 1, 25. que se prometía. Lo mismo puede deducirse del siguiente pasaje: No la conoció hasta que ella dio
a luz. No se sigue que la conociera después del parto, sino que ella dio a luz antes de que él la
conociera. Y por ello en modo alguno puede decirse que lo que de ella nació fue engendrado por
él, sino por Dios. Ni tampoco se demuestra que después fuese conocida. Así también se deduce
2 Sam 6, 23. del siguiente pasaje: Y Mikal, hija de Saul, no tuvo ya hijos hasta el día de su muerte. No se puede
probar que Mikal diese a luz después del día de su muerte.

[144]
Sobre el lenguaje arcano

Del lugar
Capítulo xvi
Además, la división y la separación, unidas al término, constituyen el lugar. Así está escrito:
Dijo Dios: ‘Haya un firmamento en medio de las aguas, que las esté separando unas de otras’… E hizo Gen 1, 6-7.
Dios el firmamento y separó las aguas que hay debajo del firmamento, de las aguas que hay encima del
firmamento. Y así fue. Ahora bien, la expresión Y así fue tiene el significado solemne y memora-
ble de una aprobación en lengua hebrea. En efecto, el autor sagrado indica que aquella división
y constitución de las cosas fue hecha recta y sabiamente, y que es la primera de entre las cosas
que se atribuyen a la luz y al día, ya que es constante, con gran razón y determinación, y por ello
reclama para sí el tiempo, la luz y la ventaja del día primero. Está escrito: Y atardeció y amaneció [Gen 1, 8].
el día segundo. Se sigue de este hecho que, tanto para redactar y aseverar las explicaciones de las
cosas, como para conocerlas y tratar de ellas, es de gran importancia la anotación de los lugares.
En efecto, en determinados lugares suceden muchas cosas que en otros no pueden suceder de
ningún modo ni oportunamente. De donde resulta que, durante la investigación y búsqueda de
la verdad de los hechos, las consideraciones de los lugares deben sopesarse no menos que las de los
tiempos. Y así vemos que a Elías se le ordenó, no sin un propósito determinado, proseguir más [4 Reg 2, 6 y 11].
allá del Jordán, para que desde allí fuese arrebatado de la mirada de los hombres en un carro de
fuego. Vemos también a Cristo en el campo, en el templo o en el pórtico, hablando de las cosas
divinas, enseñando a las gentes y dando respuestas a quienes le preguntaban acerca de su doctrina.
Además, a partir de muchos testimonios se ha observado que la mención de los lugares suele aña-
dir gran solemnidad y dignidad a las cosas o acciones; o por el contrario, vergüenza y deshonra.
De este modo, en efecto, Cristo enseña que la ofrenda es santificada por el altar, no el altar por la
ofrenda. Así, afirma que, al morir Zacarías entre el templo y el altar, se cometió un crimen más
grave, por causa de la santidad del lugar. Así, recomienda al pueblo la autoridad de la cátedra de
Moisés y quiere que sea santa, y no permite que sea elevada o disminuida por la maldad de los
ministros. A esto se añade que suelen existir muchas cosas, cuyo significado y uso se conoce sólo
por la mención o descripción de un lugar. Por ejemplo, BHMA y pretorio significan reunión de
jueces; Gólgota, lugar de suplicio. Y hasta tal punto son importantes tales indicaciones para la
comprensión, que, con la sola diferenciación de los lugares, se conocen las facciones, bandos,
afanes, propósitos y rangos, tanto de las cosas como de las personas. Así, San Pablo, distinguió la
comunidad de la Iglesia Cristiana y el sagrado colegio respecto de las asambleas profanas de los
gentiles con la sola distinción de los lugares dentro y fuera. Pues, ¿por qué voy a juzgar yo a los de 1 Cor 5, 12.
fuera? ¿No es a los de dentro a quiénes vosotros juzgáis? Por consiguiente, el significado bien exami-
nado de los lugares aporta mucha luz al juicio e incluso a cualquier porción de conocimiento.
Ahora bien, convendría conocer ante todo las distinciones de lugares, y considerar atenta-
mente en qué medida cada cosa se ajusta a la definición del lugar; [23a] o, por el contrario, en
qué medida se ajusta a su propia naturaleza. Pues, los lugares están en las cosas, alrededor de las
cosas, o, al menos, no son sin las cosas mismas. Así pues, dependa la primera división de los lu-
gares de la naturaleza determinada de las cosas y de una única definición de lugar. En efecto, los
lugares que designan una naturaleza determinada, además de la noción de lugar, suelen connotar
alguna otra cosa propia de su naturaleza y adecuada al sentido del discurso.
A la primera categoría pertenecen: mundo, cielo, tierra, aire, agua, niebla, nubes, fuego, mar,
orilla, isla, río, campo, fuente, pozo, cisterna, lago, fosa, cueva, desierto, monte, colina, llanura,
pendiente, valle, era, camino, senda, piedra, ciudad, plaza, casa, y muchas otras más.
Pertenecen, en cambio, a la segunda categoría: lugar alto, excelso, humilde, profundo, ancho,
angosto, primero, medio, último; y los muchos lugares que pueden existir entre éstos, por orden;
por ejemplo: primero, segundo. Y las diferencias entre ellos; por ejemplo: dentro de, encima de,
más allá de, más acá de, alrededor de, antes de, después de. Y las cosas que tienen relación entre
sí; por ejemplo: a la derecha, a la izquierda, anterior, posterior, ulterior, citerior, inferior y supe-
rior. Y las cosas que pueden acaecer a los lugares: concurrencia, falta de concurrencia, ocultación,
apertura, cierre.
Existe también otra división de los lugares, que se obtiene a partir de la propiedad y uso de
las cosas y personas. En efecto, unos lugares son públicos; otros, privados. Ejemplos de lugares

[145]
Libro de José

públicos son: mundo, cielo, tierra, aire, fuego, infierno, agua, niebla, nubes, mar, orilla, isla,
río, fuente, pozo, aljibe, fosa, cueva, lago, desierto, labrantío, monte, colina, campo, pendiente,
valle, era, camino, senda, calzada, peña, ciudad, fortaleza, aldea, plaza, pretorio, foro, estanque,
templo, sinagoga, muro, arrabal. Ejemplos de lugares privados son: tienda, casa, habitación,
dormitorio, lecho, patio, torre, solario, techo, pináculo. También las partes de una casa y deter-
minadas partes de dichas partes: puerta, dintel, ventana, umbral, muro, pared, cerca; también
huertos, piscinas, viñas, alquerías, predios, naves. La silla e incluso la mesa pertenecen a la noción
de lugares.
Pero no pocas veces sucede que un mismo lugar es tanto público como privado; por ejemplo:
ciudad, labrantío, casa y alquería, y muchos otros similares. Pero, entre los privados, algunos son,
por su naturaleza, indeterminados y precisan de alguna indicación para reconocerlos; por ejem-
plo: ciudad, casa, dormitorio, esquina, tejado, pináculo, lecho, bajo el árbol, bajo la higuera, bajo
la vid. Pero algunos son privados y determinados; por ejemplo: Ciudad de David, Sión, Melo,
Moria, Betel, Carmelo, Basán, Guilgad, Líbano, y otros muchos denominados con nombres
propios y asimismo simples.
Ahora bien, la observación y explicación de la lengua que es anotada con indicaciones de
lugares varía según el sitio, la descripción, la relación, o, por último, la naturaleza de los lugares.
En primer lugar, pues, están las diferencias de lugares siguientes: ‘hacia delante’ y ‘hacia atrás’,
‘más arriba’ y ‘más abajo’, etc. Una parte de las mismas expresa la otra desde el punto de vista
contrario; por ejemplo: ‘hacia delante’ significa prosperidad, desarrollo y progreso para los bie-
nes, las cosas o los anhelos; ‘hacia atrás’, por el contrario, significa infelicidad, degeneración y
Ier 7, 24. decrecimiento. Mas ellos no escucharon ni aplicaron el oído, sino que procedieron según la pertinacia
1 Tim 5, 15. de su mal corazón, y se pusieron hacia atrás y no hacia delante. Y asimismo: Pues ya algunas se han
extraviado yendo hacia atrás. Asimismo, ‘retroceder’ se interpreta como inconstancia, huida y de-
Ps 9, 4. bilidad. Mis enemigos retroceden, flaquean, perecen delante de tu rostro. Próximo a éste es ‘regresar’,
2 Par 9, 12. que indica el movimiento de los que parten y de los que dicen adiós. Así: Ella se volvió y regresó
a su país con sus servidores. Cristo indicó que ‘mantenerse lejos’ es, a veces, signo de humildad y
Lc 18, 13. modestia. Así: El publicano, manteniéndose a distancia, no se atrevía ni a alzar los ojos al cielo. Tam-
Ps 9B, 1. bién, a veces, ‘lejos’ significa olvido y desprecio. Así: ¿Por qué, Señor, te quedas lejos, te escondes
Ps 144, 18. en las horas de la angustia?. ‘Cerca’, en cambio, tiene el significado opuesto: Cerca está el Señor de
Ps 84, 10. todos los que le invocan. Y, Pero ya está cerca la salvación para los que le temen.
Se dice que están ‘fuera de’ aquellos que están apartados de la participación del reino celestial.
Apoc 14, 20. Así: El lagar fue pisado fuera de la ciudad. De ahí toman nombre las tinieblas exteriores. [23b] En
Jn 9, 22. efecto, ‘fuera de’ es la parte que delata la separación y la excomunión. Y así, estar fuera de la sina-
goga es quedar excluido de la sociedad y derecho de la sinagoga. En cambio, ‘dentro de’ significa
Lc 17, 21. una cosa próxima y totalmente presente. Así: El Reino de Dios está dentro de vosotros. Significa,
Deut 5, 14. además, la participación en la ciudadanía, en una sociedad o en negocios. Así: El forastero que
está dentro de tus puertas.
Am 9, 1. El lugar superior indica majestad, autoridad y poder. Así: Vi al Señor, que estaba de pie sobre
el altar.
Os 4, 16. Lugar ancho o anchura es signo de cautividad, migración y dispersión. Puesto que Israel se ha
encabritado como novilla indómita, ¿los va a apacentar ahora el Señor como a un cordero en ancho
campo? Pero aunque todas estas cosas responden a la connotación de relación, la relación misma,
no obstante, no puede explicarse sin la definición de los lugares.
Existen, además, otros accidentes comunes a los lugares, que se explican con connotaciones
Is 60, 15. propias. Por ejemplo, un lugar no concurrido sugiere soledad y desolación. Así en Isaías: En vez
Lam 1, 4. de estar tú abandonada, aborrecida y sin que nadie te transitara. Y, Las calzadas de Sión están de luto,
que nadie viene a las solemnidades.
Un lugar angosto donde alguien está encerrado, tiene la connotación de opresión y falta de
Ps 34, 3. recursos. Blande la lanza y cierra contra quienes me oprimen. Por el contrario, ocupar un lugar
Ps 30, 9. espacioso es haber logrado escapar a la calamidad y la dificultad. No me has entregado en manos
del enemigo, y has puesto mis pies en campo abierto. A veces, un lugar bastante amplio y dilatado
Apoc 20, 8. significa el concurso numerosísimo de gentes. Así: Subieron por toda la anchura de la tierra. Así
Hab 1, 6. también Hababuc, al describir un ejército numeroso, dijo: Que camina por la anchura de la tie-
rra.

[146]
Sobre el lenguaje arcano

Asimismo, un lugar oculto y oscuro suele brindar la ocasión más propicia para realizar algo
reprobado, siniestro y triste. Así: Nada hable en lugar oculto. Y, Al acecho se posta en lugar oculto, Jn 18, 20. · Ps 9B, 8.
para matar a un inocente. Y, Pero si no le oyereis, en lugar escondido llorará mi alma por ese orgullo. Ier 13, 17.
Un lugar excelso, en cambio, indica que aquel que en él habita, está protegido y a salvo de los
peligros. Así: El que anda en justicia y habla con rectitud; el que rehúsa ganancias fraudulentas, el Is 33, 15-16.
que sacude la palma de la mano para no aceptar soborno, el que se tapa las orejas…y cierra sus ojos
para no ver el mal; ése morara en las alturas, subirá a refugiarse en la fortaleza de las peñas. Asimis-
mo significa, además de una morada segura, poder y majestad, y por así decirlo, una eximia y
manifiesta aujtavrkeia, en virtud de la cual, quien está dotado de ella, no precisa de nada. Así:
¿Quién como el Señor, nuestro Dios, que se sienta en las alturas, y baja para ver los cielos y la tierra? Ps 112, 5-6.
Examinaremos ahora detenidamente la situación de ciertas cosas, en la medida en que ha-
yamos conocido que tienen que ver con la noción de los lugares. En efecto, en esta obra vamos
a indicar tanto la naturaleza propia de tales cosas, como, en ciertas ocasiones, incluso alguna
definición de las mismas.
Mundo, con significado arcano de lugar, es algo así como el teatro de las acciones humanas,
tanto si éstas son buenas, como si malas. En él cada cual representa su propio papel; pero son
más abundantes y frecuentes los espectáculos con argumento malvado y reprobable que bueno.
En este teatro, no por derecho o naturaleza, sino por tiranía y engaño, desempeña Lucifer el
papel de protagonista. Éste, llamado príncipe del mundo, se esfuerza, cuanto puede, para que
los buenos y piadosos no tengan ocasión ni oportunidad de representar su papel, o, si no puede
conseguirlo del todo, se afana al menos, para que aparezca en escena el menor número posible de
personajes buenos, y se le estorbe provocando estrépito o dificultades, o se le eche con silbidos y
risotadas, o se le perjudique con graves peligros e incomodidades. Y así el mundo, cuando se hace
referencia con este nombre a las cosas humanas, es más el lugar de los géneros reprobables que
de los buenos. Sus gobernantes son llamados Dominadores de este mundo tenebroso. Así lo define Eph 6, 12.
San Juan: Todo lo que hay en el mundo, o es concupiscencia de la carne, o es concupiscencia de los 1 Jn 2, 16.
ojos, o es soberbia de la vida. Y, El mundo entero yace bajo el poder del Maligno. Mas, cuán de poca 1 Jn 5, 19.
monta son tales obras teatrales y cuán inconsistente y versátil es este teatro, en el que los buenos
son forasteros y los malos se presentan como los dueños y señores del teatro, el mismo Apóstol,
además de otros, lo declara muchas veces: El mundo y sus concupiscencias pasan. No améis el mun- 1 Jn 2, 17. · 1 Jn 2, 15.
do ni las cosas que están en el mundo. Y allí mismo: Queridos, el mundo no nos conoce porque no le 1 Jn 3, 1.
conoció a Él. Y, No os fiéis de cualquier espíritu, sino examinad si los espíritus vienen de Dios, pues J Jn 4, 1; 3; 5; 9.
muchos falsos profetas han salido al mundo… Ése es el Anticristo, el cual habéis oído que iba a venir;
pues bien, ya está en el mundo… Ellos son del mundo; por eso hablan según el mundo y el mundo
los escucha… En esto se manifestó el amor que Dios nos tiene: en que Dios envió al mundo a su Hijo
único para que vivamos por medio de él. Y, Ilumina a todo hombre que viene al mundo. Y asimismo: Jn 1, 9.
Le muestra todos los reinos del mundo y su gloria. Y, Vosotros no andéis buscando qué comer ni qué [Mt 4, 8]. · Lc 12, 30.
beber, y no estéis inquietos: que por todas estas cosas se afanan los gentiles del mundo. Y, Manifiéstate
al mundo. Y, Todavía no ha llegado mi tiempo, en cambio vuestro tiempo siempre está a mano. El Jn 7, 4. · Jn 7, 6-7.
mundo no puede odiaros; a mí sí me aborrece, porque doy testimonio de que sus obras son perversas.
Y, Vosotros sois de abajo, yo soy de arriba. Vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo. Y, Lo Jn 8, 23. · Jn 8, 26.
que le he oído a él es lo que hablo al mundo. Y, Mientras estoy en el mundo, soy luz del mundo. Y, He Jn 9, 5. · Jn 9, 39.
venido a este mundo para un juicio: para que los que no ven, vean; y los que ven, se vuelvan ciegos.
Y, El que odia su vida en este mundo, la guardará para una vida eterna. Y, Habiendo amado a los Jn 12, 25. · Jn 13, 1.
suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo. Otros muchos ejemplos se leen en los
libros sagrados, que pueden explicarse con la definición del dicho teatro y con la diferenciación
de personajes. Entre ellos, el siguiente: ¿Acaso no ha escogido Dios a los pobres según el mundo para Iac 2, 5.
hacerlos ricos en la fe y herederos del Reino? Y Pedro dice: Huyendo de la corrupción que hay en el 2 Petr 1, 4.
mundo por la concupiscencia. Y, Envió Dios el diluvio sobre un mundo de impíos. Y, Porque si, des- 2 Petr 2, 5.
pués de haberse alejado de la impureza del mundo por el conocimiento de nuestro Señor y Salvador 2 Petr 2, 20.
Jesucristo se enredan nuevamente en ella y son vencidos. Y Pablo dice: El motivo de nuestro orgullo es 2 Cor 1, 12.
el testimonio de nuestra conciencia, de que nos hemos conducido en el mundo, y sobre todo respecto de
vosotros, con la sencillez y la sinceridad que vienen de Dios, y no con la sabiduría carnal, sino con la
gracia de Dios. Y, Puestos a modo de espectáculo para el mundo. Y, Al escribiros en mi carta que no os 1 Cor 4, 9.
relacionarais con impuros, no me refería a los impuros de este mundo…De ser así, tendríais que salir 1 Cor 5, 9-10.

[147]
Libro de José

del mundo. Acá corresponde también lo que dicen los Apóstoles sobre la sabiduría y la estulticia
del mundo, y también sobre los elementos del mundo. Pero bastantes y abundantes ejemplos
hemos aportado ya en este sentido.
Hemos observado también muchas veces que mundo, por metonimia, significa hombres,
Jn 1, 10. esto es, los propios actores del teatro y de las obras teatrales de argumento no bueno. Así: El
[Mt 18, 7]. · Jn 1, 12. mundo no la conoció. Y, ¡Ay del mundo por los escándalos! Y, He aquí… el que quita los pecados del
Jn 3, 16. · Jn 3, 17. mundo. Y, Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único. Y, Dios no ha enviado a su Hijo al
Rom 3, 6. mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. Y, ¿Cómo juzgará Dios al
Rom 11, 15. · Jn 21, 25. mundo? Y, Con la reprobación de ellos ha sido la reconciliación del mundo. Y, Pienso que ni todo el
mundo bastaría para contener los libros que se escribieran. Hay también ejemplos donde mundo
Mt 16, 26. significa riquezas, poder, fuerza y gloria humana. Así: ¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo
entero, si arruina su vida? Hay también ejemplos donde el nombre de mundo lo interpretamos
Mc 16, 15. como orbe habitable de la tierra. Así: Id por el mundo entero y proclamad la Buena Nueva. Y,
Mt 26, 13. Dondequiera que se proclame esta Buena Nueva, en el mundo entero, se hablará también de lo que
1 Cor 14, 10. ésta ha hecho. Y, Hay en el mundo no sé cuántas variedades de lenguas.
Las partes del mundo significan también un modo preciso de significar, tanto por el lugar y
la situación, como por algún accidente. Las partes de la situación, llamadas puntos cardinales o
Is 43, 5-6. vientos, son cuatro: Oriente, Occidente, Mediodía y Septentrión. Así está escrito: No temas, por-
que yo estoy contigo; desde Oriente haré volver tu raza, y desde Occidente te reuniré. Diré al Aquilón:
‘Dámelos!’; y al Austro: ‘No los retengas’. [24b] Traeré a mis hijos de lejos, y a mis hijas de los confines
de la tierra. También con otras palabras se indican las partes del mundo. Pues Isaías llamó al
Is 49, 12. Oriente Lejos: Mira: Éstos vienen de lejos. Asimismo dijo derecha e izquierda en lugar de Medio-
Is 54, 3. día y Septentrión: Porque a derecha e izquierda te expandirás, tu prole heredará naciones. También
Am 8, 12. Amós encerró el mundo entre dos mares, el Septentrión y el Levante. La morada entera del orbe
Zac 8, 7. se designa como ‘desde la salida del sol hasta el ocaso’. Así está escrito: He aquí que yo salvaré a
Mal 1, 11. mi pueblo del país del oriente y del país donde se pone el sol. Y, Desde donde sale el sol hasta donde
se pone, grande es mi nombre entre las naciones. Asimismo, la región septentrional se determina
Ps 74, 7. con los montes desiertos: Pues no del oriente ni del ocaso, ni de los montes desiertos. Asimismo, las
Iob 23, 8-9. cuatro partes del mundo son llamadas, en Job, ‘hacia delante’, ‘hacia atrás’. ‘hacia la derecha’,
‘hacia la izquierda’. Existe además otra significación de estas partes, que tiene que ver con la pros-
peridad y ventura de las cosas. En efecto, el Mediodía, como es por naturaleza bastante radiante y
luminoso, significa un desenlace próspero; el Septentrión, por el contrario, denota un desenlace
Eccl 11, 3. calamitoso y menos feliz. Así: Caiga el árbol al sur o al norte, donde cae el árbol, allí se queda.

Altura

La altura se origina a partir de las diferencias de los lugares, pero, no obstante, trasladada al
Abundancia. lenguaje arcano, también significa abundancia, grandeza, inmensidad y perfección, y cualquier
cosa o persona situada en el grado sumo de su definición. Y, en verdad, la metáfora se toma del
Ps 68, 3. mar o del cielo, pues a ambos se les llama altos. Y así está escrito: He llegado hasta el fondo de
Ps 11, 9. · Ps 102, 11. las aguas. Y, Según tu altura has multiplicado a los hijos de los hombres. Y, Según la altura del cielo
Rom 11, 33. desde la tierra multiplicó su misericordia entre quienes le temen. Y, ¡Oh abismo de la riqueza, de la
sabiduría y de la ciencia de Dios!
Soberbia. Ambición. Al sumo grado de la soberbia y de la ambición se le llama altanería. Así: Será humillada la
Is 2, 11. · Is 10, 12. altanería humana. Y, Pasaré revista al fruto del engreimiento del rey de Asur y al orgullo de la altane-
Ier 48, 29. · Ez 31, 10. ría de sus ojos. Y, Pasaré revista a la soberbia de Moab… y a la altanería de su corazón. Y, Por haber
Am 2, 9. exagerado su altura… y haberse engreído su corazón de su altura. Y, Su estatura era como la altura de
2 Cor 10, 4-5. los cedros. Y, Destruyendo toda altanería que se subleva contra el conocimiento de Dios.

Cielo

El cielo es el lugar más elevado y supremo del mundo entero, ajeno a toda calamidad y per-
turbación. Por ello, por encima de todos los demás lugares, se dice que es la sede de Dios. Así
Is 66, 1. está escrito: Mi sede es el cielo. De ello se sigue que toda majestad, autoridad, dignidad y poder
reside en el cielo como lugar primero y principal de todos, y desde allí se extiende, con provecho

[148]
Sobre el lenguaje arcano

y eficacia, a las cosas inferiores. Así está escrito: Y las nubes mandó desde lo alto, abrió las compuer-
tas de los cielos; hizo llover sobre ellos maná para comer, les dio el trigo de los cielos. Y, Se abrieron Gen 7, 11-12.
las compuertas del cielo, y descargó la lluvia sobre la tierra. Es, además, el cielo el lugar más bello
y hermoso de todos, y el que muestra más claramente que todos los demás la majestad y gloria
de Dios. Así está escrito: Orgullo de las alturas, firmamento de pureza, tal la vista del cielo en su Eccli 43, 1.
espectáculo de gloria. Y de nuevo: Los cielos cuentan la gloria de Dios, la obra de sus manos anuncia Ps 18, 2.
el firmamento. Pero las cosas que tienen que ver con la interpretación del lenguaje arcano acerca
del lugar celeste, son las siguientes. En primer lugar, el lugar mismo, como sublime y excelso,
designa a su morador máximo, supremo y omnipotente, y asimismo sumamente alejado de la
condición ínfima de los hombres, y en nada comparable por la dignidad de su naturaleza con
ninguna otra cosa de entre las cosas inferiores. De tal tenor es lo siguiente: Los cielos son los cielos Ps 113, 24.
del Señor; la tierra se la ha dado a los hijos de los hombres. Y asimismo: Así dirás a los hijos de Israel: Ex 20, 22.
Vosotros mismos habéis visto que os he hablado desde el cielo. No haréis junto a mí dioses de plata, ni
os haréis dioses de oro. Con la indicación de este lugar se muestra asimismo la potencia, el poder
y la eficiencia de quien lo habita. Así: Nuestro Dios está en los cielos; [25a] todo cuanto le place lo Ps 113, 11.
realiza. La sede del cielo, tan altísima como sumamente idónea para contemplar las cosas y go-
bernarlas con sumo criterio y juicio, muestra la suma providencia para con el mundo entero. De Providencia.
este tenor son los siguientes ejemplos. Se asoma el Señor desde los cielos hacia los hijos de Adán, por Ps 13, 2.
ver si hay algún sensato, alguien que busque a Dios. Y, El Señor en su Templo santo, el Señor, su trono Ps 10, 5-7.
está en los cielos; ven sus ojos el mundo, sus párpados exploran a los hijos de Adán. El Señor explora al
justo y al impío; su alma odia a quien ama la violencia. ¡Llueva sobre los impíos brasas y azufre, y un
viento proceloso! Y, Desde el lugar de su morada observa a todos los habitantes de la tierra. Y, El Señor, Ps 32, 14. · Ps 35, 6.
en los cielos su misericordia. Y, Mande desde los cielos y me salve… Y me salvó de las aguas caudalosas. Ps 56, 4; 17, 7; 143, 7.
Y, Destilad, cielos, como rocío de lo alto; y lluevan las nubes al justo. Y, De los cielos se asomará Jus- Is 45, 8. · Ps 84, 12.
ticia. Y, Responderé a los cielos, y ellos responderán a la tierra; la tierra responderá al trigo, al mosto Os 2, 21-22.
y al aceite. Cristo encerró todo este pensamiento en una sola frase: Mirad las aves del cielo que no Mt 6, 26.
siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta.
Además, también el lugar mismo, llamado celeste, indica suma potencia y poder total para Potencia.
actuar, absolutamente seguro y certero, y libre de todo impedimento e inaccesible a otras fuerzas
o tentativas. Así: ¡Rompamos sus coyundas, sacudámonos su yugo! Aquel que se sienta en los cielos se Ps 2, 3.-4
sonríe, el Señor se burla de ellos. Además, el cielo, porque es puro, sencillo, incorrupto y lumino- Pureza.
so, deja ver que su dueño y morador se complace con costumbres, consejos, deseos y acciones
semejantes, y que exige tales cosas de quienes desean registrarse como ciudadanos del cielo. De
este tenor es la siguiente sentencia: No todo el que diga: ‘Señor, Señor’. Entrará en el Reino de los Mt 7, 21.
Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial. Pero, de entre estas cosas que se han
indicado brevemente, será menester considerar qué es el Reino de los cielos, y cómo viven y de
qué costumbres y cosas se sirven aquellos que participan de tal Reino. Pues existe una ilustrísima
concurrencia de ciudadanos santísimos, adscrita al Reino por Dios rey y por Cristo su hijo, por
mediación del Espíritu Santo, cual conviene a este lugar, es decir, al cielo. De ello hablaremos
con más precisión, con la ayuda de dicho Rey, en otra ocasión más oportuna.
Por último, Dios mismo es designado, por metonimia, mediante la siguiente expresión: Lo Dios. · 1 Mac 3, 60.
que el Cielo tenga dispuesto lo cumplirá. Y, Levantaron sus clamores al Cielo diciendo: ‘¿Qué haremos 1 Mac 3, 50-51.
con éstos? ¿A dónde los llevaremos? Tu Lugar Santo está conculcado y profanado, tus sacerdotes en
duelo y humillación’.

Tierra

Cuál es el lugar de la tierra y de cuáles cosas, lo indicará la consideración opuesta a la digni-


dad del cielo. En efecto, establecida en ínfima situación y compuesta de densísimas y pesadísimas
escorias de todo el mundo, contiene devotos, poseedores y moradores muy semejantes, esto es,
aquellos que sólo saben de cosas terrenas, sobre todo desde que fue maldita por Dios, por culpa
de los hombres. Así está escrito: Maldita sea la tierra por tu causa… Espinas y abrojos te producirá. Gen 3, 17-18.
Pues, había sido mucho más feliz antes la que, tras el pecado, se tornó infeliz, si lo comparamos
con aquel primer estado de las cosas. Pero tal es la doble condición de los hombres. El primer
género es el de aquellos que son llamados hijos de Adán, los cuales se complacen y emocionan

[149]
Libro de José

vehementemente con el disfrute de este mundo y de la tierra. El otro es el de los que se deno-
minan hijos de Dios, a quienes el apego por esta tierra no los retiene más que a los forasteros y
extranjeros de un lugar que no consideran ni suyo propio ni conveniente ni idóneo. Acerca de
1 Petr 2, 11. éstos está escrito: Queridos, os exhorto a que, como extranjeros y forasteros, os abstengáis de las ape-
tencias carnales que combaten contra el alma. Empero, habría sido fácil determinar el significado
Gen 5, 29. de esta frase a partir de la presente explicación; de la cual muchos son los ejemplos. Así: Éste nos
consolará de nuestros afanes y de la fatiga de nuestras manos, por causa de la tierra que maldijo el Se-
Gen 6, 4-5. ñor. Y, Los gigantes existían en la tierra por aquel entonces (y aún después), cuando los hijos de Dios se
unían [25b] a las hijas de los hombres y ellas les daban hijos: estos fueron los héroes de la antigüedad,
hombres famosos. Viendo el Señor que la maldad del hombre cundía en la tierra, etc. A este lugar
Ps 2, 2. pertenece asimismo lo siguiente: Se yerguen los reyes de la tierra. Y, Toda carne tenía una conducta
Gen 6, 12-13. · Ps 47, 5. viciosa sobre la tierra… La tierra está repleta de iniquidad. Y, He aquí que los reyes se habían aliado,
Ps 57, 3. · Mich 7, 2. irrumpían a una. E, Iniquidad obráis en la tierra. Y, ¡Ha desaparecido de la tierra el fiel, no queda
Mt 6, 19. · Ps 9B, 18. un justo entre los hombres! Y, No os amontonéis tesoros en la tierra. Y, Para que cese la tiranía del
Ps 16, 11. · Jn 3, 31. hombre salido de la tierra. Y, Clavan sus ojos para tirarme por tierra. Y, El que es de la tierra, de la
1 Cor 15, 47. · Col 3, 2. tierra habla. Y, El primer hombre, salido de la tierra, es terreno. Y, Aspirad a las cosas de arriba, no a
Col 3, 5. · [Iac 5, 5]. las de la tierra. Y, Mortificad vuestros miembros que están sobre las tierras. Y, Habéis vivido sobre la
Apoc 17. tierra regaladamente. Juan predica también un género de hombres que han sido comprados de la
tierra, y a éstos opone los negociadores de la tierra y las abominaciones de la tierra. De este tenor
Ps 48, 12. · Ps 16, 11, es: ¡A sus tierras habían puesto sus nombres! Y, Clavan sus ojos para tirarme sobre la tierra.
Lugar sagrado. A veces, cuando a la tierra se le llama lugar sagrado, se le pone en relación con Dios, esto es,
Is 66, 1. con el dueño, poseedor y gobernador de todas las cosas. Así: El cielo es mi sede, y la tierra el escabel
[Mt 5, 34-35]. de mis pies. Y, No juréis por la tierra, porque es escabel de sus pies.
Alguna vez también la tierra, añadido el nombre de vivientes, significa el disfrute de la vida y
Vida dichosa. de su soplo vital, y, con significado más recóndito, hace referencia al estado feliz de la otra vida.
Ps 26, 13. · Mt 5, 9. ¡Creo que he de ver la bondad del Señor en la tierra de los vivos! Y, Bienaventurados los que buscan
la paz, porque ellos poseerán la tierra. Se indica también, claramente, tal estado de los hombres,
Mt 16, 19. tanto buenos como malos, en los siguientes pasajes: Lo que ates en la tierra quedará atado en los
Mt 18, 19. cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos. Y, Si dos de vosotros se ponen de
Mt 23, 9-10. · Lc 2, acuerdo en la tierra para pedir algo, etc. Y, No llaméis a nadie ‘Padre’ ni ‘Maestro’ vuestro en la tierra.
14. · Lc 12, 51 y 49. Y, En la tierra paz a los hombres de buena voluntad. Y, No penséis que he venido para dar paz a la
Jn 17, 4. tierra, sino a traer fuego sobre la tierra. Y, Yo te he glorificado en la tierra. A este género se refiere
Gen 7, 21-23. lo siguiente: Todos los hombres y todo cuanto respira hálito vital, todo cuanto existe en tierra firme,
murió. Y exterminó todo ser que había sobre la haz de la tierra. Ésta, en efecto, significa toda clase
de seres vivos de la tierra. Pues la tierra es el lugar común de todos los seres vivos, excepto de los
Deut 5, 8. peces. Así está escrito: Ni imagen alguna, ni de lo que hay arriba en los cielos, ni de lo que hay abajo
en la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra.
Orbe. Pero todo el orbe, por dondequiera que esté habitado, es llamado a veces con el nombre de
Ps 137, 4. ·Ps 147, 15. tierra. Así: Te darán gracias, Señor, todos los reyes de la tierra. Y, Él envía a la tierra su palabra. Por
Ps 18, 5. lo general, esta sentencia anuncia que la voz universal es testigo suyo. Así: A toda la tierra llegó su
País de Israel. sonido. Pero sucede no pocas veces que con el nombre de tierra se denomine sólo al país de Israel.
Os 1, 2. · Os 4, 1. Así: La tierra se está prostituyendo enteramente, apartándose del señor. Y, El Señor tiene pleitos con los
Am 8, 8. habitantes de esta tierra. Y, ¿No se estremecerá la tierra y hará duelo todo el que en ella habita?
Región determinada. Se emplea también tierra en lugar de una región o lugar determinado, del cual se haya hecho
Gen 23, 7. · Gen 34, 21. mención antes. Así: Hizo una reverencia al pueblo de aquella tierra. Y, Que se queden en la tierra
y circulen por ella, pues, espaciosa y ancha como es, necesita de quienes la cultiven. Además, con la
adición de un nombre determinado, describimos una provincia, región o lugar concreto; por
Am 2, 10. · Mt 4, 15. ejemplo: tierra de Canaán, tierra de Babilonia, tierra de Egipto, tierra de Zabulón y tierra de
Neftalí.
[Ps 21, 28]. Asimismo, los confines o términos de la tierra definen el orbe entero de las tierras. Así: Con-
Ps 18, 5. vertíos a mí todos los confines de la tierra. Y, Por toda la tierra se adivinan los rasgos, y sus giros hasta
Ps 65, 6. · Ps 66, 8. el confín del mundo. Y, Esperanza de todos los confines de la tierra y del mar lejano. Y, Le teman todos
los confines de la tierra.
Por su parte, lo que en los profetas suele leerse con un posesivo adjunto, conlleva un senti-
miento y significado, que hay que anotar a sus lugares, de conmiseración, o de alabanza, o de
Is 1, 7. · Lev 25, 9. horror, o de terror. [26a] Así: Vuestra tierra está desolada. Y, En el día de la Expiación haréis resonar

[150]
Sobre el lenguaje arcano

el cuerno por toda vuestra tierra. Y, El Señor se llenó de celo por su tierra. Y, Yo soy el Señor, vuestro Ioel 2, 18. · Lev 25, 38.
Dios, que os saqué de la tierra de Egipto. Y, Yo asolaré vuestra tierra. Y, Pereceréis entre las naciones Lev 26, 32. · Lev 26, 38.
y os devorará el país de vuestros enemigos. Y, Estaba considerada como tierra de gigantes, y en ella Deut 2, 20.
habitaron gigantes.
Pero aquellos que son del siguiente tipo, indican miseria y calamidad extrema: Humilló mi Miseria. · Ps 7, 6.
vida en el polvo. Y, Pegado a la tierra nuestro vientre. Ps 43, 25.
Por último, no es infrecuente el género de la metonimia. Por ejemplo, la tierra es tomada en Habitantes.
lugar de sus habitantes, o en lugar de la naturaleza de los hombres. Así: Toda la tierra era de un Gen 11, 1.
mismo lenguaje e idénticas palabras. Y, No es esto propio de ti, que eres juez de toda la tierra. Y, Según Gen 18, 25. · Gen 19, 31.
la costumbre de toda la tierra. Y, Toda la tierra se prosterna ante ti, y salmodia para ti. Y, Cantad al Ps 65, 4. · Ps 95, 1.
Señor, toda la tierra. Y, ¡Reina el Señor! ¡La tierra exulte! Y a estos principales capítulos se refiere Ps 96, 1.
todo discurso acerca del lugar de la tierra.

[151]
Libro de José

Aire
Capítulo xvii
El lugar que media entre el cielo, por una parte, y la tierra y las aguas, por otra, es el aire,
tanto si se le quiere llamar expansión, como si firmamento o cielo; pues, se observa que, por
la importancia de su situación, naturaleza, forma y firmeza, recibe todos estos nombres en la
Gen 1, 7-8. sagrada filosofía. Así está escrito: E hizo Dios el firmamento y separó las aguas que hay debajo del
firmamento, de las aguas que hay encima del firmamento, y llamó Dios al firmamento ‘cielo’.
Este lugar es el teatro de todas las cosas que se contemplan desde la tierra o se divisan desde
Gen 1, 20. las alturas, y fue dado a las aves para que lo poblasen y transitasen. Así está escrito: Dijo Dios:
‘Bullan las aguas de bichos vivientes y revoloteen aves sobre la tierra contra la haz del firmamento del
Gen 1, 26. cielo. Y, El cual domine sobre los peces del mar, las aves del cielo, etc. Ahora bien, todas las cosas que
desde aquel lugar se suelen divisar o enviar a la tierra, tanto si reportan provecho y beneficio,
como si daño y perjuicio, traen siempre consigo pruebas manifiestas de la providencia divina,
a veces incluso de su juicio y condena. Será útil, pues, indicar aquí y ahora los géneros de tales
cosas.
En primer lugar, acontecen los diversos aspectos y colores de la luz, los cuales son signos de
Mt 16, 2-4. las temperaturas. Así está escrito: Al atardecer decís: ‘Va a hacer buen tiempo, porque el cielo tiene
un rojo de fuego’, y a la mañana. ‘Hoy habrá tormenta, porque el cielo tiene un rojo sombrío’. Sabéis,
por tanto, discernir el aspecto del cielo.
En segundo lugar, acontecen las nubes, que suelen oscurecer la luz y traer la lluvia. Así está
Gen 9, 14. · Ps 146, 8. escrito: Cuando yo cubra el cielo con nubes. Y, El que cubre el cielo con nubes y prepara la lluvia para
Ps 17, 12. · Gen 7, 11-12. la tierra. Y, Agua tenebrosa en las nubes del aire. Y, Las compuertas del cielo se abrieron, y estuvo
9 Gen 8, 2. descargando la lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches. Y, Se cerraron las compuertas
Deut 11, 17. del cielo, y cesó la lluvia del cielo. Y asimismo: Pues la ira del Señor se encendería contra vosotros y
Deut 11, 11. cerraría los cielos, y no habría más lluvia. Y, Un país de montes y valles, que bebe el agua de la lluvia
Deut 28, 12. del cielo. Y, El Señor abrirá para ti los cielos, su rico tesoro, para dar a su tiempo la lluvia necesaria
Iud 5, 4. a tu tierra. Y, Cuando subiste de Seír, Señor, cuando avanzaste por los campos de Edom, tembló la
2 Par 6, 26. tierra, estremeciose el cielo, las nubes en agua se fundieron. Y, Cuando los cielos estén cerrados y no
Ier 10, 13. haya lluvia porque pecaron contra ti, etc. Y, Cuando da voces, hay estruendo de aguas en los cielos, y
Ier 14, 22. hace subir las nubes desde el extremo de la tierra. Y, ¿Hay entre las Vanidades gentílicas quienes hagan
llover? ¿o acaso los cielos dan de suyo la llovizna? ¿no eres tú mismo, Señor? ¡Dios nuestro, esperamos
en ti, porque tú hiciste todas estas cosas!
Rocío. De este mismo lugar baja también el rocío; claros testimonios nos lo enseñan. El rocío, empe-
ro, tiene una doble razón de ser. La primera, humedecer la superficie del campo y de las plantas;
la segunda, la de aportar a las tierras, cuando acontece oportunamente, fuerza, fecundidad y so-
Dan 4, 22. bre todo bondades para producir frutos. Ejemplos de lo primero son: [26b]: Heno, como el buey,
Dan 4, 30. comerás, y con el rocío del cielo serás bañado. Y, Nabucodonosor fue expulsado de entre los hombres;
heno comió, como el buey, y su cuerpo fue bañado con el rocío del cielo. Ejemplos de lo segundo son
Gen 27, 28. los siguientes: Dios te dé del rocío del cielo. Y, En la grosura de la tierra y en el rocío que baja de
Gen 27, 39-40. arriba será tu bendición. Y, El Dios de tu padre será tu ayuda… Él te bendecirá con bendiciones de
[Gen 49, 25]. los cielos desde arriba. Y asimismo Moisés dice de José: Su tierra es bendita del Señor; para él los
Cf. Ex 16. · Deut 33, 13. frutos del cielo y el rocío.
Hielo. · Iob 38, 29. Las Sagradas Escrituras enseñan asimismo que el hielo se condensa en el aire. ¿De qué vientre
Ps 148, 8. salió el hielo? Y el hielo caído del cielo, ¿quién lo engendró? Y, Fuego, granizo, nieve, hielo y viento
tempestuoso, que cumplen su palabra.
Vientos. Sabemos, además, que los vientos, tanto los cuatro cardinales, como todos los demás que se
Dan 7, 2. intercalan entre éstos, ocupan y pueblan el lugar del aire. Dice Baltasar: Contemplaba yo en mi
Ps 77, 26. visión… he aquí que los cuatro vientos del cielo agitaron el mar grande. Y, Trasladó al Austro fuera
del cielo, y con su poder hizo venir al Áfrico.
Asimismo, si algo dichoso y provechoso fuera enviado de lo alto a la tierra, apto para uso de los
hombres, se dice que sucedió por obra divina, si bien se produjo en el aire, de donde también se
Maná. · Ex 16, 4. dice que baja. Tal fue el maná, que el Señor dijo a Moisés que era pan o alimento: He aquí que yo
Ps 77, 24. · Ps 104, 40. haré llover sobre vosotros panes del cielo. Y, Les dio pan del cielo. Y, Los sació con pan del cielo.

[152]
Sobre el lenguaje arcano

Mas, no sólo estas cosas que son útiles y dichosas, sino las que se considera que traen per-
juicios y calamidad, enviadas, por designio de Dios, para asombro, terror, condena, venganza o
castigo de los hombres, tienen lugar en el aire. Pertenecen a este género las nubes densas y oscu- Plagas. Calamidades.
ras, los truenos, los relámpagos, el fuego, el azufre, el pedrisco, las corrupciones y enfermedades,
y la pestilencia; acerca de las cuales está escrito: Haré temblar los cielos, y se removerá la tierra de Is 13, 13.
su sitio, en el arrebato del Señor de los Ejércitos. Y, Yo visto los cielos de crespón y los cubro de saco. Y, Is 50, 3.
Realizaré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, fuego, columnas de humo. Y, El Señor hizo llover Ioel 2, 30. · Gen 19, 24.
sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego procedente del Señor, desde el cielo. Y, Mientras huían ante Ios 10, 11.
Israel por la bajada de Bet-Jorón, el Señor lanzó del cielo sobre ellos grandes piedras. Y, Respondió 4 Reg 1, 10.
Elías y dijo al jefe de cincuenta: ‘Si soy hombre de Dios, que baje fuego del cielo y te devore a ti y a
tus cincuenta’. Y bajó fuego del cielo. Y el Señor, invocado por David, respondió con fuego del cielo 1 Par 21, 26.
sobre el altar del holocausto. Y Job recibió este anuncio: Cayó del cielo el fuego de Dios, que quemó Iob 1, 16.
tus ovejas y tus hombres, y los devoró. Y en las Maldiciones está escrito: El Señor te herirá…con frío, Deut 28, 22-23.
con ardor y aridez, con aire corrupto y con añublo, que te perseguirán hasta que perezcas. Los cielos de
encima de tu cabeza serán de bronce. Y, Cuando haya hambre en el país, o peste, o aire corrupto. 3 Reg 8, 37.
Hemos dicho también que el aire es una región destinada a las aves, para que la recorran Volar.
con sus vuelos. Así está escrito, acerca de las codornices: Y volaban en el aire a dos codos de altura Num 11, 31.
sobre la tierra. Y está escrito que el Sabio ignoraba el camino del águila en el cielo. Y, Hasta la Prov 30, 19. · Ier 8, 7.
cigüeña en el cielo conoce su estación, y la tórtola, la golondrina o la grulla observan la época de las
migraciones.
Pero hay que advertir asimismo de lo siguiente: que este aire (lugar en tanto que tenue, así Región de demonios.
más apropiado para una naturaleza espiritual, pero, no obstante, peor) está poblado de aquellos
espíritus que tuvieron siempre por costumbre insidiar al género humano y sobre todo crear difi-
cultades a los hombres piadosos, hasta que sea dictada aquella sentencia del juez contra todo este
género malvado, esto es, el suplicio del castigo eterno. Por lo cual, aquellas adversidades y difi-
cultades que parecen presentárseles a los hombres buenos, y muchas cosas también que pueden
mover a los malvados a la impiedad y a cometer un crimen, sobrevienen de esta región por obra
de éstos. Así está escrito: Y a vosotros que estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales Eph 2, 1-2.
vivisteis en otro tiempo según el proceder de este mundo, según el Príncipe del imperio del aire, el Es-
píritu que actúa ahora en los rebeldes, etc. También el pasaje siguiente es del mismo tenor: Nuestra Eph 6, 12.
lucha no es contra la carne y la sangre, [27a] sino contra los Principados, contra las Potestades, contra
los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas.
Finalmente, algunas expresiones empleadas por San Pablo en sentido figurado (por ejemplo,
hablar al aire y golpear al aire), significan un entusiasmo baldío y estéril, un tiempo y un esfuerzo
empleado inútilmente, y que no se apoya en ninguna intención preconcebida. Dice Pablo: Así 1 Cor 14, 9.
también vosotros, si al hablar no pronunciáis palabras inteligentes, ¿cómo se entenderá lo que decís?
Es como si hablarais al aire. Y, Así pues, yo corro, no como a la ventura; y ejerzo el pugilato, no como 1 Cor 9, 26.
dando golpes al aire.

[153]
Libro de José

Agua, como lugar


Capítulo xviii
Las aguas tomaron posesión de la parte inferior y superior del mundo entero, y de este modo
Gen 1, 6-7. se dice que ocupan ambos extremos. Así está escrito: Haya un firmamento en medio de las aguas,
que las esté separando unas de otras’…E hizo Dios el firmamento y separó las aguas que hay debajo
del firmamento, de las aguas que hay encima del firmamento. La concavidad de la bóveda del cielo
encierra sólo a aquellas aguas superiores; qué más contengan o alimenten, no lo tenemos por
Ps 103, 2-3. seguro. Así lo canta el Salmista: Tú despliegas los cielos lo mismo que una tienda, levantas sobre las
aguas tus altas moradas. Las aguas inferiores, que ocupaban el lugar extremo, se retiraron ante la
Ps 103, 6-9. tierra prominente. Así está escrito: Del océano, cual vestido, la cubriste; sobre los montes persistían
las aguas; al increparlas tú, emprenden la huida, de tu trueno a la voz se precipitan, y saltan por las
montañas, descienden por los valles, hasta el lugar que tú les asignaste; un término les pones que no
Ps 135, 6. crucen, por que no vuelvan a cubrir la tierra. Y en otro Salmo: Sobre las aguas tendió la tierra. Y,
Deut 4, 17-18. Figura de todas las bestias que hay sobre la tierra, o de las aves que vuelan por el cielo, …o de los peces
Deut 5, 8. que hay en las aguas debajo de la tierra. Y de nuevo: Ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que
hay en las aguas debajo de la tierra. La tierra, por tanto, se eleva por encima del agua, en la parte
que es habitable. Las aguas, en cambio, ocupan el lugar más bajo de la tierra, y tratan siempre
de alcanzar tal sitio.
Fecundidad. El agua es lugar idóneo para nutrir y criar un género numeroso y variado de seres vivos, todos
los cuales reciben el nombre común de reptil. Y este genero se divide en dos amplísimos géneros:
Gen 1, 20-22. el uno, sólo de alma viviente; el otro, de alma viviente y movible. En efecto, Dijo Dios: ‘Bullan
las aguas reptiles de alma viviente y movible sobre la tierra, bajo el firmamento del cielo’… Y creó
Dios los grandes monstruos marinos y toda alma viviente y movible, que las aguas habían producido
según sus especies…Y vio Dios que estaba bien. Y los bendijo diciendo: ‘Creced y multiplicaos y llenad
Abundancia. las aguas del mar. Por esta razón, es en el agua donde estas especies tienen su lugar de multiplica-
Ps 103, 25. ción y abundancia. Así está escrito: Ahí está el mar, grande y de amplios brazos, y en él el hervidero
innumerable de animales, grandes y pequeños. Y de ambos géneros, viviente y móvil, está escrito
Lev 11, 9-10. asimismo: Los que nacen en las aguas… y los que se mueven en las aguas. Y en Daniel: Cetáceos y
Dan 3, 79. todo lo que se mueve en las aguas, bendecid al Señor. Así pues, para estos géneros, el agua es lugar
absolutamente idóneo y único tanto para conservar la vida como para propagarla. Así, en efecto,
Is 50, 2. leemos: He aquí que con un gesto seco el mar, convierto los ríos en desierto; quedan en seco sus peces
por falta de agua y mueren de sed.
Inconveniente. Pero, exceptuando el género de los peces y reptiles, el agua es hasta tal punto inhóspita e
inhabitable para los restantes seres vivos, que incluso puede acarrearles la muerte, en especial a
los hombres, pero también a los demás seres vivos que alientan la vida respirando el aire. Así está
Gen 6, 17. escrito: Voy a traer el diluvio, las aguas sobre la tierra, para exterminar toda carne que tiene hálito de
Gen 7, 20-22. vida bajo el cielo: todo cuanto existe en la tierra perecerá. Y, Quince codos por encima subió el nivel
de las aguas quedando cubiertos los montes, junto con aves, ganados, animales, [27b] y todo lo que
pulula sobre la tierra, y toda la humanidad. Todo cuanto respira hálito vital, todo cuanto existe en
tierra firme, murió.
Inapropiada para Pero el agua no es sólo lugar inapropiado para que el hombre pueda vivir, sino para caminar,
caminar. sobre todo aquella que no es vadeable a pie. En efecto, la naturaleza de ambos géneros no es
idónea para tal cosa. Y si el hombre, por mandato divino, tuviera que caminar por tal región,
sería menester que las aguas retrocedieran y refluyeran, o que, en un milagro aún mayor, se
extendieran bajo los pies y se endurecieran, como si de una calzada se tratase, o que el poder de
Dios sustentara el cuerpo mismo del hombre e impidiera que llegara a hundirse. Así está escrito:
[Ex 14, 21-22]. Moisés extendió su mano sobre el mar, y el Señor hizo soplar… y se dividieron las aguas. Los hijos de
[Ex 14, 27]. Israel entraron en medio del mar a pie enjuto. Y, Extendió Moisés su mano sobre el mar, y al rayar
el alba volvió el mar a su lecho; de modo que los egipcios, al querer huir, se vieron frente a las aguas.
[****] Ps 113, 5. Así precipitó el Señor a los egipcios en medio del mar. Y, ¿De qué huyes, mar? ¿o tú, Jordán, que fluyes
[****] Ps 113, 7. hacia tus fuentes? Responden: De la presencia del Señor. Pues, a excepción de aquellos seres que
se mueven nadando, para ningún otro ser viviente quiso Dios que las aguas se extendieran bajo
sus pies como una llanura para caminar. Pero Él reclama para sí este camino, junto con los de-

[154]
Sobre el lenguaje arcano

más lugares: cielo, tierra y aire. Así está escrito: Por el mar iba tu camino, por las inmensas aguas Ps 76, 20.
tu sendero. Por esta razón, Cristo dio prueba a sus discípulos de su poder divino, dejándose ver
caminando sobre las aguas, y concediendo, con solo su palabra y mandato, la misma facultad
a Pedro, quien se lo pedía con el pretexto del milagro y portento. Así está escrito: Y a la cuarta Mt 14, 25-29; 33.
vigilia de la noche, vino hacia ellos, caminando sobre el mar. Los discípulos, viéndole caminar sobre el
mar, se turbaron y decían: ‘Es un fantasma’, y de miedo se pusieron a gritar. Pero al instante les habló
Jesús y dijo: ‘¡Ánimo!, que soy yo; no temáis’. Respondióle Pedro: ‘señor, si eres tú, mándame ir donde
ti sobre las aguas’. Él dijo: ‘¡Ven!’. Bajó Pedro de la barca y se puso a caminar sobre las aguas, yendo
hacia Jesús…Entonces los que estaban en la barca se postraron ante él diciendo: ‘Verdaderamente eres
Hijo de Dios’.
El agua, en efecto, no puede sostener los cuerpos muy pesados y densos; pues fácilmente cede
y se separa ante semejantes naturalezas, a no ser que, por algún arte o industria, las cosas se adap-
ten a tal uso. Así está escrito: Cubriolos el abismo, hasta el fondo cayeron como piedras. Y, Cubriolos Ex 15, 5. · Ex 15, 10.
el mar; se hundieron como plomo en las temibles aguas. Pero hay que considerarlo como milagro, Milagros.
cuando tales cuerpos sólidos y densos, que tienen en sí poco calor y porosidad, arrojados al agua,
quedan flotando. Tal se vio en el hacha de hierro, que Eliseo restituyó a un compañero. 4 Reg 6, 1-7.
Por lo demás, este lugar produce grandes ventajas para beneficio de los hombres, las cuales se Ventajas.
pueden obtener con diligencia, arte e industria. En primer lugar, porque proporciona múltiples
géneros de peces, comestibles, de variado sabor y hasta deliciosos, sin ninguna clase de costo,
cultivo o esfuerzo, salvo el de su captura. Así está escrito: Todos los peces del mar quedan a vuestra Gen 9, 2-3.
disposición. Todo lo que se mueve y tiene vida os servirá de alimento: todo os lo doy, lo mismo que os
di la hierba verde. Y, De entre todo lo que vive en el agua podéis comer. Deut 14, 9.
El agua es también el lugar ideal para la navegación. De ella, además de un ejercicio admira- Navegación.
ble de industria, sabiduría y arte, se obtienen muchas ventajas, no sólo para provecho de la vida
mortal, sino también para hacerla más agradable. Y las aguas que no pueden soportar al hombre
como morador, transportan al piloto que cabalga sobre ellas y que las atraviesa. Así está escrito:
Crecieron las aguas y levantaron el arca que se alzó de encima de la tierra… y el arca era transportada Gen 7, 17-23.
sobre las aguas… Y aniquilaron las aguas todo ser que había sobre la tierra, desde el hombre hasta los
ganados, hasta las sierpes y hasta las aves del cielo: todos fueron exterminados de la tierra. Quedó sólo Ps 106, 23-24.
Noé y los que con él estaban en el arca. Y, Los que a la mar se hicieron en sus naves, llevando su negocio
por las aguas inmensas, [28a] vieron las obras del Señor, sus maravillas en el piélago.
Pero esta contemplación de las obras de Dios no debe ser ligera para los hombres, y la na- Pesca.
vegación no sólo es oportuna para los intercambios comerciales y el viaje a través de regiones,
sino incluso para una pesca copiosa. La que envía por mar embajadores y en barcos de juncos sobre Is 18, 2.
la haz de las aguas. Y, Todos los que extienden red sobre las aguas. Pero también en esta materia se Is 19, 8.
observa la prueba de la providencia divina para con los hombres. Así está escrito: En tu palabra, Lc 5, 5.
echaré las redes.
Además, el agua refleja a los hombres su propia imagen y conocimiento, haciendo las veces de Espejo.
un espejo natural. Así está escrito: Como en las aguas se refleja el rostro de los que miran, etc. Prov 27, 19.
Asimismo, muchas clases tanto de plantas como también de otras cosas gustan del agua, Oportunidad.
porque podrían obtener un lugar oportunísimo para el esplendor y abundancia de su naturaleza.
Así: ¿Brota acaso el papiro sin marismas? ¿Crece sin aguas el junco? Y, Tomó de la semilla de la tierra Iob 8, 11. · Ez 17, 5.
y la puso en un terreno preparado, para que afianzara las raíces sobre las aguas abundantes. Y, Tu Ez 19, 10.
madre era como una vid plantada a orillas de las aguas. Era fecunda, exuberante, por la abundancia
de agua.
Tienen también las aguas aquel significado ilustre que atañe a la expiación y la pureza, porque Expiación.
la naturaleza del agua viva conserva puro el propio lugar donde se contiene. Así está escrito: Toda
reunión de aguas es limpia. Y, La purificará tanto con la sangre del pájaro como con el agua viva. Lev 11, 36. · Lev 14, 52.
Por esta razón, para significar o procurar la expiación, en el lenguaje arcano se suele mencionar
un lugar de aguas. Así: Estaba Juan bautizando en Ainón, cerca de Salim, porque había allí mucha Jn 3, 23.
agua, y los que venían se bautizaban. Y, Mientras caminaban, llegaron a cierta agua, y dice el eunuco. Act 8, 36.
‘He aquí el agua; ¿quién prohíbe que sea bautizado?’
Finalmente, este lugar es objeto de las mayores alabanzas, no sólo porque las aguas acogieron Moisés.
a Moisés, aquel príncipe sumo entre los profetas antiguos, sino porque lo devolvieron sano y

[155]
Libro de José

salvo de un peligro de muerte, y lo enaltecieron, siendo su nombre celebérrimo en adelante, por


Ex 2, 10. los siglos de los siglos. Y le llamó Moisés, diciendo: ‘De las aguas lo he sacado’.
Peligro. Pero sucede no pocas veces que este mismo lugar, que, tanto por arte e industria, como por
don de Dios, tiene por fin, como hemos enseñado, el provecho de los hombres, es considerado,
por su propia naturaleza y abundancia, no sólo nada provechoso, sino perjudicial y dañino, y
es temido como el mayor de los peligros, y es mencionada y aducida, entre las dificultades más
grandes, ante la misericordia y salvación divina. A este tenor responden los siguientes pasajes:
2 Sam 22, 17. · Ps 65, 12. Envió desde el cielo y me tomó, y me sacó de las aguas caudalosas. Y, Atravesamos por fuego y agua,
Ion 2, 6. · Ps 68, 15. y nos sacaste para cobrar aliento. Y, Me rodearon las aguas. Y, Líbrame de las profundidades de las
Ps 68, 2. · Ps 123, 5. aguas. Y, ¡Sálvame, Dios, porque las aguas me llegan hasta el cuello! Y, Habría pasado sobre nosotros
Ps 73, 13-15. un torrente, habrían pasado entonces sobre nuestra alma aguas voraginosas. Y, Quebraste las cabezas
Sap 10, 18-19. de los monstruos en las aguas… y secaste los ríos de Etán. Y, Les abrió paso por el mar Rojo y les con-
Is 43, 2. dujo a través de las inmensas aguas, mientras hizo que a sus enemigos el mar los tragara. Y, Cuando
atravieses las aguas, estaré contigo. El siguiente ejemplo tiene el significado de un peligro manifies-
Mt 17, 15. to: Muchas veces lo arrojó al agua.
Ez 26, 12. Finalmente, los siguientes pasajes indican desolación y exterminio: Los pondrán en medio de
Ez 27, 26. las aguas. Y, Por aguas caudalosas te llevaron tus remeros.
Inestabilidad. Por lo demás, hay algunos casos, que se registran junto con las aguas como lugar, que signi-
fican inestabilidad e inconsistencia, o prosperidad que rápidamente decrece y desaparece. Así: El
3 Reg 14, 15. Señor Dios golpeará a Israel como las aguas agitan una caña. Y, ¡Ha perecido Samaría! Su rey es como
Os 10, 7. espuma sobre el haz del agua.

[156]
Sobre el lenguaje arcano

Nube, como lugar


Capítulo xix
Cuál es la naturaleza y esencia de la nube, y cuál su utilidad, y cuáles las palabras que respon-
den a este significado, lo enseñaremos en otra ocasión. Ahora trataremos brevemente acerca de
la nube, en lo que respecta a la definición de lugar.
En el principio, se observa que un testimonio certísimo de la clemencia divina, hasta tanto Clemencia de Dios.
que la máquina de este mundo haya de perdurar, fue colocado en las nubes, para hacer concebir
a los hombres la esperanza de que la tierra no habría de ser devastada más por las aguas, después
de aquel diluvio antiguo. En efecto, Dijo Dios: ‘esta es la señal de la alianza que para las genera- Gen 9, 12-15.
ciones perpetuas pongo entre yo y vosotros y toda alma viviente que os acompaña: Pongo mi arco en
las nubes, y servirá de señal de la alianza entre yo y la tierra. Cuando yo anuble de nubes la tierra,
entonces se verá el arco en las nubes, y me acordaré de la alianza que media entre yo y vosotros y toda
alma viviente, toda carne, etc. Son, pues, las nubes teatro perpetuo de la clemencia divina.
Las nubes, además, como lugar que media entre el cielo y la tierra, suelen ser sedes de Dios, Carro de Dios.
cuando, a veces, trata o dialoga con los mortales de manera más cercana y familiar, o cuando
pretende mostrar de forma aún más abierta su tutela y gobierno para con los asuntos humanos;
hasta aquí baja Dios hasta ser reconocible, para manifestar su majestad de forma que pueda ser
contemplada y adorada incluso en el sitio más elevado y a donde no puede llegar mortal alguno.
Aún estaba hablando Aarón a toda la comunidad de los hijos de Israel, cuando ellos miraron hacia Ex 16, 10.
el desierto, y he aquí que la gloria del Señor se apareció en forma de nube. Y, Moisés llevó al Señor la Ex 19, 8-9.
respuesta del pueblo. Dijo el Señor a Moisés: ‘Mira: Voy a presentarme a ti en una densa nube para
que el pueblo me oiga hablar contigo, y así te dé crédito para siempre. Y, Di a tu hermano Aarón que Lev 16, 2.
no entre nunca en el santuario que está tras el velo, ante el propiciatorio que está encima del arca, no
sea que muera: pues yo me hago ver en forma de nube encima del propiciatorio.
Y, de este modo, tras el cielo, que es la sede suprema en la que mora Dios, suele considerar-
se como segunda sede la nube, o carro, o con otro nombre. Y a partir de esta definición, se la
denomina como ‘Nube del Señor’. La Nube del Señor iba de día sobre ellos, desde que dejaron el Num 10, 34.
campamento. Y, Durante el día la Nube del Señor estaba sobre la Morada y durante la noche había Ex 40, 36.
fuego. Y, Bajo el Señor en la Nube y le habló. Num 11, 25.
Ahora bien, es asimismo el lugar que sirve a Dios para hablar con los mortales, dado que la
escasa capacidad visual del hombre no puede jamás soportar la fuerza de una luz mayor y de una
gloria más resplandeciente, ni le está permitido intentar experimentarla. Así está escrito: La Nube Iob 22, 14.
es su escondite. Y, Nube y oscuridad a su alrededor. Y, Tú que haces de las nubes carro tuyo. Y, Mi Ps 96, 2. · Ps 103, 3.
trono era una columna de nube. Y, Allá va el Señor cabalgando sobre nube ligera y entra en Egipto. Eccli 24, 7. · Is 19, 1.
Pero en las nubes no sólo se ofrece a la vista la presencia de Dios, sino también su eficiencia, Eficiencia de Dios.
poder y gloria. Ante el resplandor de su faz las nubes se deshicieron: granizo y centellas de fuego. Y, Ps 17, 13.
Ved que lanza Él su voz, su voz potente. Reparad en el poder de Dios: sobre Israel su exaltación, su Ps 67, 34-35.
poder en las nubes. Desde este lugar, en efecto, se envían a la tierra, por mandato y voluntad de
Dios, los relámpagos, los rayos, el rocío, la lluvia y la tormenta. Así está escrito: Si quisiera desple- Iob 36, 29-30.
gar las nubes como su tienda y fulgurar con su luz desde arriba, cubriría también las raíces del mar. Y,
Se puso como tienda un cerco de tinieblas, tinieblas de las aguas, espesos nubarrones. Y, Él encierra las 2 Sam 22, 12.
aguas en sus nubes, sin que bajo su peso el nublado reviente. Y, Él atrae las gotas de agua, y pulveriza Iob 26, 8
la lluvia en su vapor, que luego derraman las nubes, y la destilan sobre la turba humana. Iob 36, 27-28.
Por lo cual, en verdad, este lugar, tanto por su dignidad, como por su eficiencia, está consa-
grado propia y únicamente a Dios, sin que sea compartido por ninguna otra naturaleza, ni pueda
ser deseado sin incurrir en pecado de ambición o soberbia, tal como está escrito sobre el atrevi-
miento profano e irreflexivo de Lucifer: Subiré a las alturas del nublado, me asemejaré al Altísimo. Is 14, 14.
Y, Por qué, ¿quién en las nubes es comparable al Señor? ¿Quién al señor se iguala? Ps 88, 7.
Esta explicación se conservó entre los antiguos y entre quienes conocían a fondo las cosas sa-
gradas hasta tal punto, [29a] que también los Evangelistas y otros autores suelen mostrar la divi-
nidad de Jesucristo con argumentos de esta naturaleza. He aquí que una nube luminosa los cubrió, Mt 17, 5.
y salió de la nube una voz que decía: ‘Este es mi Hijo amado, en quien me complazco; escuchadle’. Lc 9, 28-36.
Y está escrito que los apóstoles, cuando Cristo, Moisés y Elías entraron en la nube, se llenaron

[157]
Libro de José

Act 1, 9. de temor, y que Jesús fue llamado Hijo, y (mientras sonaba la voz) se encontró solo. Luego,
leemos que fue elevado al Padre, al cielo, en presencia de los apóstoles, y que finalmente una
Mt 24, 30. nube lo sustrajo a su vista. Los discípulos le oyeron decir que había recibido del Padre el
encargo de juzgar a vivos y muertos. Y verán al Hijo del hombre venir en las nubes del cielo con
gran poder y majestad. Y, por este motivo, el Sumo Sacerdote y los demás del mismo colegio,
buenos conocedores de la lengua sagrada, comprendieron que Jesús, al afirmar que era el
Hijo del hombre, se proclamaba abiertamente, no obstante, como Hijo de Dios y juez de los
Mt 26, 64-65. hombres. ‘A partir de ahora veréis al Hijo del hombre sentado a la diestra del Poder de Dios y ve-
nir sobre las nubes del cielo’. Entonces el Sumo Sacerdote rasgó sus vestidos y dijo: ‘¿Ha blasfemado!
¿Qué necesidad tenemos ya de testigos? Acabáis de oír la blasfemia’. Y Lucas dice: Dijeron todos:
Lc 22, 70. ‘Entonces, ¿tú eres el Hijo de Dios?’. Y Juan: Miré entonces y había una nube blanca, y sobre la
Apoc 14, 14-16. nube sentado uno como Hijo de hombre… Salió del Santuario otro Ángel gritando con fuerte voz
al que estaba sentado en la nube… Y el que estaba sentado en la nube metió su hoz a la tierra y
quedó segada la tierra. Y, por esta razón, Pablo proclamaba el gran misterio de aquellos que
habían sido hechos miembros vivos de Cristo, anunciando que la divinidad les había sido
1 Thess 4, 15-17. comunicada por la gracia suprema. Os decimos esto como Palabra del Señor: Nosotros, los que
vivamos, los que quedemos hasta la Venida del Señor, no nos adelantaremos a los que murieron.
El Señor mismo, a la orden dada por la voz de un arcángel y por la trompeta de Dios, bajará del
cielo, y los que murieron en Cristo resucitarán en primer lugar. Después nosotros, los que vivamos,
los que quedemos, seremos arrebatados en nubes, junto con ellos, al encuentro del señor en los aires.
Y así estaremos siempre con el Señor.
Excelencia. Asimismo, el siguiente significado es el más corriente, y es común a casi todas las lenguas,
a saber: que las nubes, por su propia naturaleza y situación, proporcionan un timbre de
excelencia, por así decirlo, y la imagen del grado superlativo en cuanto al significado traído
Ier 51, 9. a colación. Porque ha llegado a los cielos el juicio contra ella, se ha elevado hasta las nubes. Y,
Ps 35, 6. Señor, en los cielos tu amor, hasta las nubes tu verdad. Y, Aunque su soberbia se alzara hasta los
Iob 20, 6. cielos y las nubes tocara su cabeza.

[158]
Sobre el lenguaje arcano

Fuego, como lugar


Capítulo xx
Y también el fuego, en la medida en que es posible definirlo como lugar, hace al caso. Ahora
bien, sobre su naturaleza y poder se tratará en otra ocasión. Y señalamos que el fuego no tiene
ningún lugar determinado, sino que definimos al fuego mismo como lugar. Y tal como su poder
es siempre variado e impetuoso, así también es variada su utilidad para beneficio de cosas y
personas.
En primer lugar, el fuego, cuya naturaleza es la más pura de entre los cuerpos que existen Trono de Dios.
bajo el cielo, es trono y lugar apropiado para que Dios se muestre a los hombres para que le
adoren y le teman, puesto que es signo de su poder absolutamente puro y omnipotente. Así: Ex 3, 2.
Dios se apareció a Moisés en forma de llama de fuego, en medio de una zarza. Vio que la zarza estaba
ardiendo, pero no se consumía. Y, El Señor iba al frente de ellos, de día en columna de nube para Ex 13, 24.
guiarlos por el camino, y de noche en columna de fuego para alumbrarlos. Y, El Señor miró a través de Ex 14, 24.
la columna de fuego y humo hacia el ejército de los egipcios, y sembró la confusión en el ejército egipcio.
Y, Todo el monte Sinaí humeaba, porque el Señor había descendido sobre él en forma de fuego. Y, Ex 19, 18.
Durante el día, la Nube del Señor estaba sobre la Morada, [39b] y durante la noche había fuego a la Ex 40, 36.
vista de toda la casa de Israel. Así sucedía en todas sus marchas. También a Ezequiel le fue mostrada
una visión de la majestad divina mediante una escena parecida. Yo miré: vi un viento huracanado Ez 1, 4.
que venía del norte, una gran nube con fuego fulgurante y resplandores en torno, y en el medio como
el fulgor del electro, en medio del fuego. Y Daniel observaba, mientras se aderezaron unos tronos y Dan 7, 9.
el Anciano de los días se sentó. Su vestidura era blanca como la nieve; los cabellos de su cabeza, puros
como la lana, Su trono, llamas de fuego, con ruedas de fuego ardiente. Y Moisés, orando a Dios,
decía: Los egipcios saben muy bien que, con tu poder, sacaste a este pueblo de en medio de ellos. Se lo Num 14, 13-14.
han contado a los habitantes de este país. Éstos se han enterado de que tú, Señor, estás en medio de
este pueblo, y te das a ver cara a cara; de que tú, Señor, permaneces en tu Nube sobre ellos, y caminas
delante de ellos de día en la columna de Nube, y por la noche en la columna de fuego. E igualmente
en otro pasaje: Os acercasteis y permanecisteis al pie de la montaña, mientras la montaña ardía en [Deut 4, 11-12].
llamas hasta el mismo cielo, entre tinieblas de nube y niebla densa. El Señor os habló entonces de en
medio del fuego. Y, ¿Qué hombre ha oído como nosotros la voz del Dios vivo hablando de en medio Deut 5, 26.
del fuego? Y, Pues hemos oído su voz de en medio del fuego. Por esta razón, el fuego fue agregado a Deut 5, 24.
los altares, para que pudiera ser signo de la presencia de Dios. Así está escrito: Ofreceréis al Señor Lev 23, 8.
un sacrificio en fuego. Y, El día en que se erigió la Morada, la Nube cubrió la Morada, la Tienda del Num 9, 15-16.
testimonio. Por la tarde se quedaba sobre la Morada, tomando aspecto de fuego, hasta la mañana. Así
sucedía permanentemente: la Nube la cubría y por la noche tenía aspecto de fuego.
Además de la dignidad de la majestad divina, la cual, tal como es purísima, así puede habitar Prueba.
la región pura del fuego, sin daño ni merma alguna, también el fuego se define como lugar para
otras cosas y personas, tanto buenas como malas; si bien, con la siguiente distinción: que para las
buenas entraña prueba y purificación; para las malas, muerte y destrucción. El ejemplo de esto,
tomado del oro, la plata y otras cosas, se aplica a los hombres, a sus proyectos, deseos y acciones,
de suerte que se echa bien de ver que el fuego ha sido para unos motivo de peligro y muerte; para
otros, al principio, motivo, en verdad, de sufrimientos y de penas, pero, al final, de esplendor y
de gloria.
Algunos ejemplos de una y otra clase, que propondríamos de entre los muchos que se leen
en los libros sagrados, para conocer el significado de la frase, serían los siguientes: Pero Él mis Iob 23, 10.
pasos todos sabe: ¡probado en el crisol, saldré oro puro! Y, Las palabras del Señor son palabras sinceras, Ps 11, 7.
plata probada a fuego, de ras de tierra, siete veces purgada. Y, Porque en el fuego se purifica el oro, Eccli 2, 5.
y los adeptos de Dios en el horno de la humillación. Y en Zacarías: Yo meteré en el fuego este tercio: Zac 13, 9.
los purgaré como se purga la plata y los probaré como se prueba el oro. Viene al caso lo siguiente:
Él os bautizará en el Espíritu Santo y en el