Está en la página 1de 23

3. La soRPRESA DE Sorow:

Le INVERSIÓN NO ES LA CLAVE DEL

CRECIMIENTO

Los políticos son iguales en todas partes. Siempre prometen construir puentes

aunque no haya ríos.

Nikita Jruschov

Robert Solow, laureado con el Premio Nobel, publicó su teoría del crecimiento en dos artículos de 1956 y 1957. Su conclusión sorprendió a muchos, y aún sorprende hoy día: la inversión en maquinaria no puede ser una fuente de creci-

miento en el largo plazo. Solow arg¡tia que la única fuente posible de crecimiento

en e1 largo plazo es e1 cambio tecnológico. En su artículo de 1957 Solow cal- culaba que el cambio tecnológico explicaba siete octavos del crecimiento del

producto por trabajador en Estados Unidos durante la primera mitad

del siglo XX.

Aunque 1os economistas aplicaban (y aún 1o hacen) el modelo de creci- miento de Solow en muchos países pobres, muchos se resisten a aceptar su

punto de vista de que es e1 cambio tecnológico, y no Ia inversión, 1o que

impulsa el crecimiento en el largo plazo. Aunque los practicantes de1 desarro- llo lentamente se fueron separando de 1a conclusión de Harrod-Domar de que

e1 crecimiento era proporcional a la inversión, continuaron creyendo que la inversión era el principal determinante del crecimiento en el largo p7azo.

Los economistas conocen con el nombre de fundamentalismo del capital la

creencia de que invertir en edificaciones y máquinas es el determinante fun-

damental del crecimiento. En la literatura académica del crecimiento se en-

cuentran arduos debates sobre si el fundamentalismo económico se sostiene o

no; en el capítulo siguiente veremos qué ocurre cuando 1a noción de "capital"

capital humano. En

se extiende para incluir la capacitación y la educación

-e1

este capítu1o veremos que el fundamentalismo del capital es incompatible con

la idea de que "la gente responde a los incentivos".

.i

DEL CREC]M]ENTO

Sin embargo, en las IFI son capital con escepticismo. Hojeando

pocos ros que ven el fundamentalismo dei

informes recientes, uno se encuentra afir-

ajuste del África subsahariana ha

del

der pÍn

rear per .apit, es crave que se

(Fondo Monetario Internacionar,

desafío de sostener el nivel

producto,, (Banco In_

,,mejorar

el desem_

maciones como éstas: "La experiencia demostrado que para rograr aumentos

expandan el ahorro privado

1996)'1América Latina también debe afrontar "el

de inversión necesario para el crecimiento continuo der

y la inversión,,

teramericano de

peño de la inversión

Desarroilo, 199s).2 En er orien," p.óri*á,

-tanto

ra

en activos humanos como físicos- es un deter_

capacidad de la

región para crecer,,(FMI, 1996).3

piodrciirro, es la base del creci_

quedan argunas dudas,

-o

parte de la res_

minante importante de

En Asia oriental, "la acumulación de activos

miento económico"

es importante saber

puesta- a la mayoría

(Banco Mundiar, rg93).4 si u.uro

que "más inversión es la respuerá

de los probiemas en ei plano económico y sociar,, (Na_

ciones Unidas, 1996).s

Pero la sabiduría convencional de

que invertir en construcciones

naria es la clave para er desarrolro en el largo prazo es otra más

y maqui_

entre las

panaceas que no han conseguido satisfacer ias expectativas que ellas mismas generan.

La provocación de Solow

Para ver cómo llegó soiow a su sorprendente concrusión

no puede

de que ra inversión

original dei creci_

artículo de 1,987.

produciría. A

ser fuente de crecimiento, vayamos a su visión

miento en su

Cuantos más

artícuro de 1956 y er seguimiento que hizo en su

trabajadores y máquinás tuüese li economía, más

1o largo del tiempo,

er producto totar crecería ai invertir en más máquinas y

tener más trabajadores.

Cuando hablamos de "crecimiento" queremos decir que er niver de vida de

aumento. La única forma áe mejo.a. el nivel de

es si cada uno en promedio produce más bie-

producción por irabajador, rlamada frecuen_

todas las personas debe ir en

üda para todos, en promedio,

nes. Es decir, lo que interesa es ra

temente la productividad del trabajo.

Queremos que la. producción por trabajador

aumente y sóro hay dos fac-

p".ru, entonces que

ra

tores

forma para

de máquinas más Es decir, que para

las máquinas por trabajador.

productivos: máquinas y trabajadores. se puede

aumentar ra producción por trabajador es aumentando e1 número

rápidamente que ro que aumenta el número de

trabajadores.

aumentar la producción por trabajador hay que aumentar

sin embargo, al aumentar las máquinas por trabajador se entra ñpida-

La sorpresa de Solow (c.3) I 47

- ::,¡biemas. A medida que aumentamos las máquinas por trabajador

: :unto en el cual cada trabajador estará utilizando más de una

nismo tiempo, saltando como loco de una a otra/ como lo hacía

*:¿p1in en su película Tiempos Modernos. Resulta difícil imaginar que resuite de darle una máquina más a un trabajador que ya esté

:-rn otras ocho. Estos son 1os rendimientos decrecientes. -=:.¡imientos decrecientes tienen una lógica simple e inevitable: no se -::.entar indefinidamente la producción aumentando indefinidamente

.:,jn de un ingrediente de la producción con respecto a otro ingre-

-:¿ndo se aumenta e1 número de máquinas respecto del número de

:es. e1 rendimiento de cada máquina adicional se hace cada vez

.:

.:r los rendimientos decrecientes en acción supongamos, para co- .--'re un ingrediente está fijo mientras tratamos de aumentar ei otro.

:::'üma vez recuerde la harina

a preparar para e1 desayr-rno tartas,

el plato favorito de mis hijos. Mi

propor-

- jica que debo poner una taza de leche

-

: -

I

.-:

, '.

y dos de harina. Estas

son totalmente rígidas. Creo que mis expertos en tartas se ias come- adeigazándolas con un poco más de leche de 1o indicado.

- -:ir, rrre doy cuenta de que apenas tengo dos tazas de harina, la cantidad , : :: para 1as tartas que necesito para mis tres hijos. De repente mi hija

-:

r.,€ recuerda que había invitado a su amiga Eva para e1 desayuno, cosa

:.abía olvidado. A escondidas le puse otra taza de leche a la mezcla,

- .: iba a dar cuenta. Asimismo, mi hijo Caleb me recuerda que su amigo

=- devorador de tartas, también viene a desayunar, de modo que deslizo

: :¡ de leche en Ia mezcla. Finalmente, llega mi esposa y me recuerda

üene. Desesperado,

'-

.- .

.-een, 1a amiga de nuestra pequeña Grace, también

-:¡ aún más leche a la mezcla para las tartas. Quince minutos después . :.ensales rechazan repugnados 1as tartas más adelgazadas del mundo. :.:- es rendimiento decreciente en acción: aumentar un ingrediente man-

::¡

el otro fijo no me permite lograr un crecimiento sostenido de mi

--¡ión de tartas. El ingrediente que aumento (1eche) mientras mantengo

, :antidad del otro (harina), tiene rendimientos decrecientes. Esto está

:-a¡o: e1 efecto de la primer a taza de leche es altamente favorable, sin ella,

::ngo harina seca; con el1a tengo por 1o menos una tarta gruesa. pero

: - después de haber echado tres tazas de ieche por sóio dos de harina,

- otra más esto tiene un efecto desastroso sobre la producción de tartas.

- ¿emos aumentar e1 PIB de un grupo de trabajadores aumentando ei

48 / EN BUSCA DEL cRECTMIENTo

número de máquinas por persona. Si de entrada no hay máquinas, esto está muy bien, pues una máquina adicional aumentará mucho el producto. Cuando yahayamuchas máquinas en funcionamiento, una maquina adicional aumen- tará muy poco e1 producto. La severidad con la cual se presentan 1os rendi- mientos decrecientes depende de la importancia del capital en 1a producción. Los rendimientos decrecientes en mi experimento de las tartas dependían de la importancia que por mismo tuüera e1 ingrediente que yo estaba aumen- tando. Mi fallido intento de aumentar la producción de tartas aumentando la cantidad de un solo ingrediente hubiera sido aún más deplorable si 1o hubiera hecho aumentando un ingrediente secundario, como por ejempio 1a sa1, man-

teniendo fijos 1os demás. A mis comensales no 1es iba a gustar para nada el

resultado de tratar de duplicar la producción de tartas añadiendo más y más sal a cantidades fijas de harina y leche. Si un ingrediente secundario, como la sal, hubiese sido e1 único ingredien-

te disponible en cantidad f1ja, habría tenido mejores oportunidades para ex- pandir 1a producción de tartas. Si se me hubiese terminado la sa1, pero aún

tuviese suficiente leche y harina, habría podido satisfacer 1as demandas de mis

hijos. Creo que me habría salido con la mía duplicando 1as cantidades de leche y harina y manteniendo fija la cantidad de sal. Buena parte de1 debate sobre

e1 fundamentalismo del capital se centra en la importancia de1 capital como ingrediente de la producción.

La ruzórt por la cual los rendimientos decrecientes a 1a inversión de Solow desataron tan particular furor, ela porque las construcciones y 1as máquinas son un ingrediente sorprendentemente menor en el PIB tota1. Se puede obte-

ner una medida de la importancia del capital en el PIB de Estados Unidos

calculando 1a participación de las rentas totales del capital en e1 ingreso total. Las rentas del capital significan todas las rentas acreditadas a los propietarios

directos e indirectos de 1as construcciones y las máquinas: las ganancias de 1as compañías, 1os diüdendos de 1as acciones, y los pagos de intereses sobre 1os

préstamos (ya que 1os préstamos financian parte de 1a inversión). Solow esti- mó que las rentas de1 capital en Estados Unidos eran alrededor de un tercio de1 PIB total en su artículo de 1.957.6 Actualmente sigue siendo alrededor de

un tercio de1 ingreso tota1.7 Los otros dos tercios de1 ingreso son las rentas

salariales, es decir, 1os pagos a 1os trabajadores.

Así pues, el capital representa solamente un tercio de 1a producción total

y 1os trabajadores representan 1os otros dos tercios. Si el capital representa

sólo un tercio del producto, 1os rendimientos decrecientes a 1a inversión serán

severos. Cuando las máquinas sean escasas, el producto adicional de una

máquina adicional será alto. Cuando haya abundancia de máquinas el produc-

to adicional de una máquina adicional será bajo.

La sorpresa de Solow (c.3) I 49

ffno

se crece

i ''-na de los rendimientos

trr:

a

decrecientes parece sencirlo y obüo, sin

@n consigo la sorpresa que

crecimiento. si una economía tratara de crecer

=ep'rando cadavez más máquin as, podtía conseguir un crecimiento muy alto

¡omienzo, mientras ras máquina, ir"r"n escasas. pero la existencia de ren-

embargo

dio sorow. Aumentar las máquinas no es una

f¿6¡iHe de mantener el

*.ntos

r'¡luinas

Eñlr si el

decrecientes, quierá decir que el crecimien to

bajaría cuando ras

trabajo dispo_

se hiciesen abundantes con respecto a 1a cantidad áe

número de máquina, po, pu.rona crece a una tasa constante, lle-

que el crecimiento der producto por persona caiga a cero.

consecuencia del enfoque de soüw

era que er ahorro

presente

+;^'m punto en

li

otra sorprendente

sostendría el crecimiento. EI ahorro desvía dinero del consumo

largo prazo

:ara comprar

maquinaria que producirá en el futuro, pero esto no sube la tasa

porque las máquinas no pueden ser una fuen_

¡e secimiento en el

e ie crecimiento en el rargo plaio. De este

,. ahorro no van a lograr un crecimiento

*:'¡nomía con bajo ahorro. El crecimiento en

modo, economías con una alta tasa

sostenido más alto que er de una

ambos casos caería a cero cuando

máquinas adicionales se ma_

una renta más alta,

r:s ne*itables rendimientos decrecientes de las

Eializasen. La economía con el ahorro más alto tendría

ninguna de las dos podría mantener el crecimiento.

=ro

Fsta era la sorpresa que =5ería que el crecimiento por

1'tados unidos y muchas

ot.u,

:etimiento sostenido anual del 2

.cómo podíamos observar un

:¡ho crecimiento sostenido no era lógicamente posible?

""o.romías

por ciento

daba sorow; la simpre rógica de Ia producción trabajador no podía *u.I"r,"rr". sin embargo,

industriares ya habían tenido un

por trabajadór durante dos siglos.

por trabajador cuando

crecimiento sostenido

Es la tecnología, estúpido.

I-a

respuesta de solow a su sorprendente paradoja fue el cambio

Poniéndoro en otras paiabras, el cambio tecnorógico

tecnológico.

tecnológico va a permitir que se vaya economizando er factor esca-

permite que

E cambio

:o: el frabajo.

::na cantidad fija

cambio tecnológico

de trabajo nos permita ir más lejos. solow"raronabaque et

ocurría por causas no económicas tales como el avance de

Basándáse en el continuo progreso de Ia frontera tecno_

razonable suponer una tasa constante de cambio

tecnológico era

la que determinaba el creci_

ias ciencias básicas.

Iógica de Estados unidos, era

tecnológico. Esta tasa de cambio

miento de la renta por persona en el largo plazo.

Pensemos en la tecnologra como si fuáse er organigrama que indica donde

50 / Eu BUSCA DEL cRECTMIENTo

deben estar trabajadores y máquinas. Er

estos organigramas mejoran continuamente.

conjunto de organigramas indicaba que un trina;aaoi debía

cambio tecnorógico quiere decir que

Digamos, po,

que er priáer

"]"*plo,

seguir el producto

proceso de producción-

que se

Recojo la

estaba manufacturando a 1o largo de todo el

materia prima de la pira donde se encuentra, ia ilevo a la fundición

Traslado ertiozo fundido ar troquel donde mordeo la

-ra

pie-

puridora y arlí ra termino. Después voy al

salgo y iu .r.go

en er camión y se la lrevo

pinto.

Regreso a la

planta,

donde la fundo.

pieza a ra

cuarto de pintura donde la

al comprador' Cobro y deposito er áinero al Éanco.

za' Aca*eo ahora

tomo la materia prima de la pila donde ," "n.rá,ra, ra ilevo a la

9o"9".

tundrclon

Después recibo como atención de un

ta1 sr. H. Ford de Michigan un nuevo

Ford sugiere que es mejor que se

qruá, aIí mientras que ro que

trans_

conjunto de organigramas. En enos er sr.

coloque en cada máquina un trabajador que ,"

se mueve es portadora para

el producto. sugiere también qr. r" instale una correa

mover el producto dentro de la planta entre los sitios donde

máquinas. Ahora yo me quedo estacionado en una sora

Todo er tiempt que gastaba corriendo de una

máqui_

También me r,uelto experto en pintura, de

queda ro

puedo utllizar para pintar más

trabajo, permiten que un

número de

están ubicadas las

máquina, la de pintura.

na a otra se ha eliminado.

modo que el tiempo extra que me

piezas' Los nuevos organigramas, añorradores de

número

fijo de trabajadores pueda producir más con "i *ir*o

máquinas.8

si los nuevos

organigramas aparecen ar mismo tiempo

que se adicionan

nuevas máquinas, entonces

rendimientos decrecientes. se

el salto técnico hacia adetánte neutral izará los

es más eficaz porque ra forma de organizar er

es más interigentá. Los nuevos organigramas

trabajadores, de modo que, en ra práctica, es

más trabajadores, á" *u.".u que no se

y

máquinas.

tecnorógico impedirá

que sóro se

uso del tiempo dei trabajador son ei equivalente a tener más

como si se tuüesen más máquinas

presentan los rendimientos decrecientes de las

Este

ejemplo ilustra el principio general: er cambio

los rendimientos

decrecientás sr permite ahorrar el ingrediente de1

dispone en cantidad fija: el eficientes gracias a que se

dispusiera de un mayor número trabajadores se mantiene ar nivel

trabajo. Los trabajadorur l" r,rreiven cada vez más

dispone de una mejor tecnologra. Es como si se

de trabajador"á. co*o el"núme.o efectioo de mayor.,ú,."ro de máquinas, los rendimien_

tos decrecientes nunca llegan a manifestarse.

En el largo plazo, todo er crecimiento de ra

que ser cambio tecnológico ahorrador de trabájo.

producción por trabajador tiene

digresión sobre la falacia ludita

,i,

La sorpresa de Solow (c.3) / 51

tnnte que cree que el cambio tecnológico ahorrador de trabajo es malo he trabajadores porque los deja sin trabajo. Ésta es la falacia ludita, una Ll¡r ideas más tontas que jamás haya salido en la larga tradición de ideas sobre la economía. Hacer una disección de la tontería es una buena para seguir analizando la lógica de Solow.

r', l"m luditas originales eran unos tejedores

de Nottingham, Inglaterra, hacia

1811, e que destruyeron los telares que incorporaban nuevas tecnologías

de trabajo como protesta contra el desempleo (el suyo propio), sus acciones en unas circulares con la misteriosa firma "El Rey - Destruir las nuevas máquinas era, comprensiblemente, proteger los de los tejedores que se habían adiestrado en tecnología anterior y que sus habilidades no tendrían mucho valor con la nueva tecnología. inglesas, después de estudiar cuidadosamente el caso, zania-

h preocupaciones de los luditas colgando a catorce de ellos en enero de

.,ll¡ etupidez intelectual vino después, cuando algunos pensadores gene- las dificultades con las que se enfrentaban los luditas convirtiéndolas

il! ú¡lacia ludita: que un adelanto tecnológico generalizado de la economia ita producir la misma cantidad de bienes con una menor cantidad de

va a resultar en una economía con

trabajadores. Por

razón no se les ocurrió a los creyentes del

-menos

ludismo que había otro

¡esultado: producir más bienes con el mismo número de trabajadores.

tecnología ahorradora de trabajo es otra manera de decir tecnología

del producto por trabajador. Todos los incentivos de una economía apuntan a que se aumenten la inversión y la producción en lugar

se reduzca el empleo; de otra manera algunos propietarios bastante

estarían perdiendo la oportunidad de hacer ganancias. Con un mayor

h por el mismo número de trabajadores habrá una mayor renta para

hbaiador.

supuesto que puede sobrevenir algún desempleo entre los trabajadores

dominan la tecnología antigua

los luditas originales-,

sufran. Sin embargo, los

-como

1o

que será muy doloroso para quienes

como un todo estará me¡'or si disponen de una tecnología más

ftue para producir. Los luditas confunden la sustitución de tecnologías

ffiE¡s por nuevas con una caída general del empleo. Lo primero si ocurre, E6mdo no. Las economías que presentan cambios tecnológicos, como Reino Unido o Estados Unidos, no muestran ninguna tendencia a phzo hacia un aumento del desempleo; muestran en cambio una ten- a trargo plazo de aumento de las rentas de los trabajadores.lo La lógica

52 / EN BUSCA DEL CRECIMIENTo

de solow puso en ciaro que er progreso técnico ahorrador

única manera de que er

plazo. Los neoluditas, con

de trabajo era la

largo

producto trabajador pudiera aumentar en el

una ironía no intencional, denigran ra única manera

de los trabajadores se

ahorradoi de trabajo.

mantenian creciendo a iargo

hoy en día.

"i

l4or*" de

Consúltese nada menos que un

Desarroilo Humano que pubrica

Desarrolo. Er informe de

trabajo,,

milrones de trabajado_

con respecto a este

particularmente

que permite que las relt_as

plazo: el cambio tecnológico

La falacia Iudita sigue viva

documento tan respetable como

anuaimente el programa de ]rJaciones unidas para el

1966 _se

ses' Los

cuando la

preocupa por er "crecimiento sin pueitos de

de muchos paí-

trabajo,, ocurre

tasa de crecimiento de1 empreo es menor que ra tasa de crecimiento

autores indican que er "crecimiento sin puestos de

1o cual g-enera "muy bajos ingresor,,

puiu

de 1993 expresaba la misma preocupación

crecimiento sln puestos de trabajá que fue

del producto,

res. El informe "problema" del

severo en países en

desarrorlo entre 1960 y \923: ,íIas iasas de crecimiento del

artas, pero las tasas de crecimiento der empleo fueron

ellas".11 Similarmente, un estudio de 2000 sobre Vietnam

crecimiento del empreo en ra manufactura

comparado

de

producción de ras manufacturas.l2 Los autores

que aumentar el pIB más rápido que el

por trabajad.or, quees la única manera

PIB fueron bastante

menos de la mitad que

se lamentaba del bajo

con el crecimiento de ra

todos estos informes han orüdado

empleo se denomina hacer crecer er ingeso

como las "muy bajas rentas" de ros tiabajadores preder-r armentar.l3

Transiciones

El aumento

cimiento en el

de la maquinaria por trabajador no

puede ser una fuente de cre_

transición hacia la trayec_

muy pocas máquinas

a estos

alto

largo prazo, pero síprede serlo en ra

plazo. Una econo*?, qr" comenzó con

toria de largo

puede tener un alto altos rendimientos, la

crecimiento. A medida que se

tos decrecientes y er crecimiento tiene

se estabiliza en el cómodo estado determinado

cambio

rendimiento por cada máquina adicionar. Debido

inversión puede lrevar consigo, temporarmente, un

acumuran más máqulnu, ,r.g* ros rendimien-

que

bajar. Con er tiJmpo, ra economía

por

la tasa de crecimiento del

ro tanto, resucitar la

por

medida en que ras

tecnológico ahorrador de trabajo. podemos,

inversión como

transiciones sean

fuente importante de crecimiento en ra

importantes con respecto al largo plazo.

Sin embargo, existen

problemas con la idea de que las transiciones sean

rargo prazo.

si ra mayár parte dei crecimiento

porque hay

muy pocas máquinas

á1,o porqr" ,or-,

importantes con respecto al

proviene de la transición al largo plazo, es

para comenzar. El rendimiento de estas máquinas "r -ri

La sorpresa de Solortt (c.3) / 53

Esto significa que los rendimientos de la maquinaria

-la

tasa de

hecho, las

& interés debían haber sido ridículamente altas; Robert Ki.g y Sergio

oalcularon que hace un siglo, la tasa de interés de Estados unidos que haber sido más del 100 por ciento para que los cambios transito-

por trabajador explicasen el crecimiento de Estados Unidos. La r" tiene sobre las tasas de interés en Estados Unidos indica que

bastante estables a lo largo del tiempo (ciertamente, que de ningún

.err la economíá debían ser muy altos en el comienzo. De

ápital

qo"

freron nunca del 100 por ciento); esto confirma el hallazgo de Solow

oecimiento de Estados unidos es un fenómeno del Targo plazo y no un

transitorio de un bajo a un alto nivel de capital'

try también un problema lógico con la idea de hacer que las transiciones

del crecimiento. El supuesto es su posición de largo plazo. Asi

frn¡rrsión expliquen una parte importante

ffis

las economías parten muy lejos de

sión en maquinaria supuestamente ay'udará a aquellas que parten por de su posición de equiiibrio de largo plazo a que crezcan rápidamente

de l,o cual crecerán a la tasa del cambio tecnológico). Aquéllas que

on por

encima de su posición de largo plazo, van a crecer poco o

podiian declinar hasta alcanzaÍ s1r posición de largo plazo (después h crlal crecerán a la tasa del cambio tecnológico)'

Flero quienes proponen

rmra buena ,uión d"

kgo plazo. En

frm es que

a la inversión como el motor del crecimiento no

que todos los países estén tan alejados de su posición

ausencia de buenas razones para ello, el supuesto más

la mayor parte de los países están cerca de su posición de largo

Si no, ¿qué ira .itudo haciendo el largo plazo todo este tiempo?

flmtr en el trópico

nunca mencionó las diferencias de ingresos entre países como algo que

estuviese tratando de explicar. Él aplicó su teoría únicamente para el caso

ffi crecimiento de Estados Únidos, donde el elemento clave era un crecimien-

fl

lmo|rr

b constante a 1o largo de un largo periodo de tiempo. Nunca mencionó a los

Bú¡es

tropicales en ninguno

dá sus escritos; en realidad nunca aplicó su

fuodelo u ni.grn país

¡rla

m

manera

h

c,rsos

diferente de Estados Unidos' No se le puede pues culpar

como su modelo se aplicó a los países del trópico. sin embargo,

urodelo se conürtió en la teoría táti.u del crecimiento que se enseñaba en

de economía. Durante los años sesenta, los economistas aplicaron

dl esquema conceptual de solow para explicar una amplia gama de experien- oñm de crecimiento, incluyendo las de países tropicales pobres' He aquí cómo se poaiía aplicar este modelo para explicar las diferencias

54 / EN BUSCA DEL cREclMrENTo

entre países. se supone que todos los países tienen acceso a la misma tecno-

log¡a y a la misma tasa de cambio tecnológico. La idea es que no

por las cuales las principales innovaciones tecnológicas que ocurren en un

hay razones

país

no puedan aplicarse en otros países (esto no quiere decir que necesariamente