Está en la página 1de 7

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Defensa


Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada Bolivariana
Núcleo Anzoátegui
Extensión Puerto Píritu

UNIDAD 1: LA ARMADURA LONGITUDINAL EN VIGAS Y COLUMNAS.

Profesora: Bachiller:

Angelina Millán Mora Rosa


C.I. V-
20.714.393 CONCRETO ARMADO.

VIII Semestre de Ing. Civil

Puerto Píritu, julio 2014.

INTRODUCCIÓN

La importancia de un correcto racionamiento de los materiales que componen las


estructuras de las edificaciones, es importante para optimizar los recursos
económicos destinados para tal fin. Esto además implica considerar otros aspectos
de igual relevancia en el diseño y construcción de edificaciones, como lo son la
seguridad, la funcionabilidad y la estética.
El diseño de las conexiones viga- columna es considerado el aspecto más crítico
dentro del diseño de un edificio de hormigón armado situado en zonas de alto riesgo
sísmico, sobre todo en aquellas estructuras que carecen de diafragmas u elementos
similares capaces de disipar la fuerza sísmica.
Es por eso que en las estructuras aporticadas de concreto reforzado los nodos viga
– columna deben garantizar el cabal desempeño global ante las solicitaciones a las
que sean sometidas. Deben asegurar la continuidad de la estructura, lo que se
traduce fundamentalmente en estar capacitados para resistir tensiones de origen
gravitacional, eólico, sísmico y de cualquier otra índole y transmitir estas mismas
tensiones adecuadamente de la losa a las vigas, de vigas a columnas, y de columnas
hasta la infraestructura o sistema de fundación.
Puesto a la ocurrencia de sismos recientes muchas estructuras colapsan durante
estos eventos el cual lo hacen por problemas constructivos o por deficiencias en el
detallado de los nodos viga-columna. El deterioro de la rigidez en los nodos viga–
columna conducen a grandes desplazamientos en la estructura impiden que se
desarrollen mecanismos de disipación de energía, poniendo en peligro la integridad
de la misma.

UNIDAD 1: LA ARMADURA LONGITUDINAL EN VIGAS Y COLUMNAS.


ARMADURA LONGITUDINAL
Es aquella requerida para absorber los esfuerzos de tracción en la cara inferior en
vigas solicitadas a flexión compuesta, o bien la armadura longitudinal en columnas.
La armadura longitudinal actúa ante la tracción, al igual que lo visto en Jácenas.
Las fibras comprimidas, necesitan de la colaboración del acero ya que el hormigón
solo no puede trabajar eficientemente. En un pórtico primario, las atracciones y
compresiones de las fibras se generan en el mismo plano del pórtico, por ello la
sección se arma en forma asimétrica, tal lo indicado en el gráfico.
Los pilares están sometidos a flexión desviada, por esa razón van armados en cada
plano según las compresiones y tracciones de sus fibras. En cada plano de la
sección, el armado es diferente, nunca se coloca la misma armadura de ambos planos.
Al ejecutar la sección con una armadura asimétrica, puede inducir a error al
momento de colocar el pilar sobre la planta. Sobre todo cuando se trabaja con
pilares de sección cuadrada. Para evitar errores o confusiones, es común disponer
el armado de manera que la armadura resulte simétrica, es decir, conservando la
misma cantidad en los dos planos.

ADHERENCIA
Capacidad de agarre entre materiales distintos, considerando la fricción entre los
mismos. Por ejemplo, adherencia entre el cemento y los agregados, entre el mortero
y el concreto, entre el concreto y las armaduras u otras superficies contra las
cuales se coloca.
La falta de adherencia se convierte en fisuras, desprendimientos, desconchamientos
del material, así como en la exposición de los elementos a sustancias perjudiciales
para su funcionamiento.

Falta de adherencia entre mortero y concreto, y entre mortero y ladrillos.

ADHERENCIA DEL CONCRETO AL ACERO


Es el fenómeno básico sobre el que descansa el funcionamiento del hormigón armado
como material estructural si no existiera adherencia, las barras serían incapaces
de tomar el menor esfuerzo de tracción ya que el acero deslizaría sin encontrar
resistencia en toda su longitud y no acompañaría al hormigón en sus deformaciones
con lo que al fisurarse este sobrevendría bruscamente la rotura.
La adherencia asegura el anclaje de las barras y transmite las tensiones tangentes
periféricas que aparecen en la armadura principal como consecuencia de las
variaciones de su tensión longitudinal.

ANCLAJE
Constituyen en la actualidad como un medio esencial para garantizar la estabilidad
de diversas estructuras. Pueden usarse en forma muy ventajosa en cualquier
situación en que se necesite ayuda de la masa de suelo para soportar un determinado
estado de esfuerzos o tensiones.

Es decir sistema de fijación que permite sujetar un elemento (normalmente a


tracción) a otro para evitar que se mueva.

TIPOS DE ANCLAJE

SEGÚN SU APLICACIÓN EN FUNCIÓN DE SU TIEMPO DE SERVICIO:

• Anclajes temporales
Tienen carácter de medio auxiliar y proporcionan las condiciones de estabilidad a
la estructura durante el tiempo necesario para disponer otros elementos resistentes
que lo sustituyan. La vida útil no debe de ser mayor a 18 meses.
 Anclajes permanentes
Se instalan con carácter de acción definitiva. Se dimensionan con mayores
coeficientes de seguridad y han de estar proyectados y ejecutados para hacer frente
a los efectos de la corrosión. Dichos anclajes están diseñados para una vida de
servicio superior a 18 meses.

SEGÚN SU FORMA DE TRABAJAR:


• Anclajes pasivos:
No se pretensa la armadura después de su instalación. El anclaje entra en tracción
al empezar a producirse la deformación de la masa de suelo o roca.
• Anclajes activos:
Una vez instalado se pretensa la armadura hasta alcanzar su carga admisible,
comprimiendo el terreno comprendido entre la zona de anclaje y la placa de apoyo de
la cabeza.
• Anclaje mixto:
La estructura metálica se pretensa con una carga menor a la admisible, quedando una
fracción de su capacidad resistente se reserva para hacer frente a posibles
movimientos aleatorios del terreno.

• Anclajes inyectados:
Estos tipos de anclaje son armaduras metálicas, alojadas en taladros perforados
cementadas mediante inyecciones de la lechada de cemento o mortero. El elemento
estructural es sometido a tracción, generando un esfuerzo de anclaje el cual es
soportado por la resistencia al corte lateral en la zona de inyección en contacto
de terreno.
A través de la inyección se forma un miembro empotrado en el extremo profundo del
tirante metálico dentro el barreno, por lo tanto las fuerzas que actúan sobre el
anclaje inyectado no se transmiten al terreno en toda su longitud, sino solamente
en el tramo de la zona inyectada.
Cabe destacar que adicionalmente a los anclajes inyectados se emplean también los
pernos de anclajes puntuales, los cuales tienen un dispositivo para empotrar el
sistema de anclaje en el fondo del barreno siendo en minería muy utilizados los de
expansión. Con mayor frecuencia se utilizan los tirantes constituidos por un cierto
número de hilos o cables unidos formando un haz. El anclaje se hace generalmente
mediante enclavamientos cónicos.

PARTES DE LOS ANCLAJES


La zona de anclaje
El disp ositivo mecánico más elemental y de más instalación es el casquillo
expansivo dado su carácter puntual, está concebido para anclar la roca sana o
estabilizar bloques o cuñas de roca que se han desarrollado por la intersección de
unos pocos planos de debilidad.
La lechada se inyecta por la boca del barreno y el tubo de regreso llega hasta el
final del mismo. La inyección termina después de la salida del aire y de la emisión
de lechada por el tubo de regreso. De esta manera el anclaje actúa en forma
permanente, evitándose efectos de corrosión.
Una forma de eliminar el sistema de inyección del mortero o lechada de cemento, es
aplicando el método perfo, sin lugar a dudas más versátil pero también más costoso.
La inyección se lleva a cabo a través de tuberías de PVC y es frecuente inyectar a
presión, alcanzándose valores de hasta 3.00 Mpa. En este caso es necesario separar
la zona de anclaje de la zona libre y evitar la lechada. Puede ser ventajoso el uso
de aditivos para celebrar el fraguado y disminuir la retracción.
La zona libre
Es la parte en la cual la armadura metálica se encuentra separada o independiente
del terreno que la rodea, lo cual permite deformarse con plena libertad al ponerse
en tensión. La zona libre, cuando el terreno de la perforación puede separarse,
queda independizado del mismo mediante camisas de PVC o metálicas. En cualquier
caso debe protegerse de la corrosión mediante rellenos, productos y productores.
La cabeza
Corresponde a la zona de unión de la armadura a la placa de apoyo. El anclaje de
los tirantes se coloca mediante inyecciones de mortero o lechada de cemento. El
tirante tiene uno o dos tubos que sirven para la inyección y salida del aire.
A partir del sitio en que la barra de acero alcanza su esfuerzo máximo, se debe
desarrollar un mecanismo de anclaje en el hormigón para asegurar su funcionamiento
adecuado [ACI 12.1]. Las alternativas utilizadas son:
• ¾ Anclaje por desarrollo de la longitud de la varilla dentro del hormigón.
• ¾ Ganchos de anclaje dentro del hormigón en el extremo de la varilla
• ¾ Anclaje mecánico de la varilla a través de dispositivos especiales.

LONGITUD DE DESARROLLO:
Es la longitud que se requiere embeber a una varilla de acero dentro del hormigón,
para alcanzar los esfuerzos especificados en el diseño (generalmente Fy).
Factores que Influyen en la Longitud de Desarrollo:
Los siguientes factores principales afectan directamente a la longitud de
desarrollo de las varillas de acero en el hormigón armado:
• ¾ Esfuerzo de Fluencia: Mientras mayor sea el esfuerzo de fluencia, se
requerirá proporcionalmente una mayor longitud de desarrollo.
• ¾ Sección Transversal: Cuanto mayor sea la sección transversal de la varilla,
desarrollará una mayor fuerza, y se necesitará proporcionalmente una mayor longitud
de desarrollo.
• ¾ Perímetro de la Varilla: Mientras mayor sea el perímetro de la varilla,
existirá una mayor superficie de hormigón en la que se desarrolle adherencia, por
lo que se requerirá proporcionalidad inversa con la longitud de desarrollo.
• ¾ Resistencia del Hormigón: Cuanto mayor sea la resistencia a tracción del
hormigón se podrán desarrollar esfuerzos más altos de adherencia, por lo que
existirá proporcionalidad inversa con la longitud de desarrollo.

ANCLAJE DE ARMADURAS LONGITUDINALES

Nudos externos: Las armaduras longitudinales de la viga se anclaran en el nudo de


la columna o eventualmente en un segmento sobresaliente de la viga. La longitud
básica del anclaje se computara a partir del borde de la columna.
Nudos interiores: Las armaduras superiores e inferiores que atraviesan el nudo
deben ser continuas a través de este. Cuando no pueden ser continuas a través del
nudo como consecuencia de diferentes dimensiones o ejes de vigas las barras se
anclaran de acuerdo a los nodos externos.
ARMADURA LONGITUDINAL EN VIGAS:
En las caras superiores en inferiores la armadura longitudinal ara su resistencia
flexional en las secciones de los bordes de columnas deberá cumplir los siguientes
requerimientos:
Encuentro con columnas interiores:
Si el ancho de la viga excede el de la columna, al menos 75% de la armadura deberá
atravesar el nudo de la columna.
Encuentro con columnas exteriores:
Si el ancho de la viga excede al de la columna y además concurren al nodo vigas
transversales de dimensiones similares, al menos el 75% de la armadura deberá
anclarse en el nodo de la columna.
Vigas de sección t ó l:
Construidas integralmente con las losas una parte de la armadura podra disponerse
en la placa disponiéndose prever las correspondientes armaduras de enlace al menos
el 75% de la armadura debe atravesar el nudo de las columnas interiores o anclarse
en el nudo de las columnas exteriores.
ARMADURAS LONGITUDINALES EN COLUMNAS

Cuantías máximas y mínimas: La sección total de la armadura longitudinal no podrá


ser menor que el 1% de la sección total del hormigón ni mayor que el 6%. En las
zonas de empalmes se admitirá, como mínimo una sección total de la armadura
longitudinal del 8% de la sección total del hormigón.

DISTANCIA ENTRE BARRAS

Las distintas barras que constituyen la armadura de las piezas de hormigón armado
deberán tener unas separaciones mínimas para permitir que la colocación y
compactación del hormigón pueda efectuarse correctamente de forma que no queden
coqueras.

SEPARACION MAXIMA ENTRE BARRAS LONGITUDINALES

La separación máxima de columnas no podrá ser mayor de 20 z (cm) siendo z el factor


de zona sísmica. En columnas con dimensiones transversales iguales o menores que 30
cm se podrá colocar una barra en cada esquina de la sección.

EMPALME DE BARRAS

Ubicación: Los centros de empalmes se ubicaran en la mitad de la altura de la


columna.
Tipos de empalmes: Conexiones roscadas, soldadura o manguitos.
Mientras el hormigón, por su consistencia plástica en estado fresco, puede tener
las dimensiones continuas que el diseño estructural requiera, las dimensiones
longitudinales comerciales de las barras de acero pueden ser insuficientes para
cubrir las necesidades de los elementos estructurales. En dichos casos será
necesario empalmar algunas varillas o algunos segmentos de varillas, colocados de
manera continua, para asegurar el comportamiento de cada sección de los elementos
estructurales [ACI 12.14.2.2].
La discontinuidad del acero de refuerzo puede atentar contra la capacidad
resistente de la estructura, por lo que se requeriría de algún mecanismo de
transferencia de los esfuerzos de una varilla hacia la varilla de continuidad
geométrica. En caso de ser necesaria esa transferencia, se puede recurrir a
varillas traslapadas, varillas soldadas o dispositivos mecánicos de continuidad.
El traslape de varillas es el mecanismo de empalme de mayor uso en nuestro medio.
En principio las 2 varillas deben cruzarse una longitud apropiada para que el acero
transmita esfuerzos al hormigón por adherencia, y este último los restituya a la
otra varilla, sin acumular esfuerzos elevados de tracción en el hormigón, pues
estos últimos provocarían una fisuración extensa, con sus consecuencias
indeseables.
La distancia transversal entre las varillas que conforman el traslape debe ser
pequeña para lograr el objetivo planteado. En el ACI y el CEC [ACI 12.14.2.3] se
establece que dicha separación no debe superar un quinto de la longitud de traslape
ni ser mayor a 15 cm.
Para la realización de uniones soldadas, por otra parte, se debe verificar que el
tipo de acero constitutivo de las varillas admita este tipo de procesos (existen
aceros que se vuelven frágiles luego de un proceso de soldado, y existen otros
tipos de aceros cuyas características mecánicas no se ven afectadas con la
soldadura), y se deberá realizar un diseño y control de calidad de las soldaduras.
Generalmente se utilizan pedazos del mismo diámetro de varilla que se sueldan, en
el extremo coincidente de las 2 varillas para lograr la continuidad [ACI 12.14.3].
Los empalmes soldados deben desarrollar al menos un 25% más que el esfuerzo de
fluencia de las barras y deberán cumplir con las especificaciones del Structural
Welding Code – Reinforcing Steel [ANSI/AWS D1.4].
Las uniones mecánicas de manguitos enroscables, por último, son muy utilizadas en
países del primer mundo, pero prácticamente no se los emplea en nuestro país por su
costo elevado. Por tener rosca interior en los 2 extremos que deben unirse,
requieren que las varillas a integrar sean roscadas en los extremos de unión, lo
que se lo puede hacer en obra o se puede adquirir en fábrica [ACI 12.14.3].

• Barras de Repartición: En general, son aquellas barras destinadas a mantener


el distanciamiento y el adecuado funcionamiento de las barras principales en las
losas de hormigón armado.
• Barras de Retracción: Son aquellas barras instaladas en las losas donde la
armadura por flexión tiene un sólo sentido. Se instalan en ángulo recto con
respecto a la armadura principal y se distribuyen uniformemente, con una separación
no mayor a 3 veces el espesor de la losa o menor a 50 cm entre sí, con el objeto de
reducir y controlar las grietas que se producen debido a la retracción durante el
proceso de fraguado del hormigón, y para resistir los esfuerzos generados por los
cambios de temperatura.

FACTORES DE CORRECCIÓN
• En elementos comprimidos, con zunchos transversales que contengan a la armadura
empalmada, se puede aplicar un factor de corrección igual a 0,75 (artículo
12.17.2.5).
• En elementos comprimidos, en los que existan estribos a lo largo de la longitud
de empalme, cuya sección sea ≥ 0,0015 • h • s , se permite aplicar un factor 0,83
(artículo 12.17.2.4). En la expresión anterior, h es la altura total del elemento,
y s la separación de los estribos (ambas dimensiones en mm). De cualquier manera,
la longitud de empalme final no debe ser menor que 300 mm. Inmediatamente se deduce
que, para acero ADN 420 (fy = 420 MPa) y hormigones con f´c ≥ 20 MPa, el factor de
corrección 0,75 solamente se puede aplicar para barras db16 y mayores, mientras que
el factor 0,83 puede ser utilizado para db12 y mayores.
Diámetros menores conducirían a una longitud de empalme inferior a 300 mm.

CONCLUSIÓN
En nuestro país es costumbre doblar parte de las barras de los tramos para
utilizarlas como armaduras de apoyo. Cuando las barras dobladas de ambos tramos
adyacentes a un apoyo no alcanzan a cubrir la armadura necesaria según cálculo, se
agregan barras suplementarias denominadas caballetes.
La armadura de flexión está ubicada de modo de tomar las tracciones. En el caso de
tratar con vigas continuas (p.e. las V2 y V3) los apoyos intermedios se armarán con
el aporte de las barras dobladas de los tramos adyacentes y con caballetes.
Las armaduras destinadas a resistir corte están constituidas por los estribos y,
como se verá más adelante en el curso, por las barras dobladas. La armadura de
estribos se expresa en cm²/m de longitud de viga. Según la cantidad de estribos que
haya que colocar en una sección podremos tener 2, 4 , 6 , o más ramas. En el
caso de las denominadas columnas simples, y partiendo del supuesto de que están
solicitadas solamente a compresión, las armaduras aportan resistencia (las
longitudinales) y fundamentalmente ductilidad (longitudinales y estribos).
También existe otro tipo de columnas, las zunchadas, en las que la armadura
transversal también cumple un papel importante en la faz resistente, pero es
necesario respetar varias condiciones en lo que hace a separaciones, diámetros,
etc. Donde para asegurar una adecuada protección frente a la corrosión, las barras
deben estar separadas del exterior por una capa de hormigón de espesor y compacidad
adecuados denominada recubrimiento. Esta capa se hormigona simultáneamente con el
resto de la pieza. El espesor del recubrimiento será función de la agresividad del
medio (condiciones de exposición), de la susceptibilidad del acero a los fenómenos
de corrosión y de la calidad del hormigón.
BIBLIOGRAFÍA

• http://www.ecured.cu/index.php/Anclajes.
• http://www.cicp-ec.com/pdf/hormigon05.pdf.
• http://www.ing.unlp.edu.ar/constr/ha1/Ejercicios/HAI-TP1-web-3.pdf.