Está en la página 1de 450

NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR .......................................................................................................

4
LA NECESIDAD DE LOS SUPLEMENTOS NUTRICIONALES........................................................6
LOS SUPLEMENTOS NUTRICIONALES EN LAS DISTINTAS ETAPAS DE LA VIDA.................8
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA A...........................................................................................11
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA B1 ........................................................................................13
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA B2 ........................................................................................15
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA B3 ........................................................................................17
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA B5 ........................................................................................19
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA B6 ........................................................................................21
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA B9 O EL ÁCIDO FÓLICO .................................................23
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA B12 ......................................................................................25
LA IMPORTANCIA DE LAS VITAMINAS B13 y B15 ......................................................................28
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA B17 ......................................................................................30
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA C ..........................................................................................31
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA D .........................................................................................34
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA E ..........................................................................................36
LA IMPORTANCIA DEL AZUFRE .....................................................................................................46
LA IMPORTANCIA DEL CALCIO ......................................................................................................47
LA IMPORTANCIA DEL CLORO .......................................................................................................50
LA IMPORTANCIA DEL COBALTO ..................................................................................................52
LA IMPORTANCIA DEL COBRE .......................................................................................................53
LA IMPORTANCIA DEL CROMO ......................................................................................................55
LA IMPORTANCIA DEL FÓSFORO ...................................................................................................57
LA IMPORTANCIA DEL GERMANIO ...............................................................................................59
LA IMPORTANCIA DEL HIERRO ......................................................................................................61
LA IMPORTANCIA DEL MAGNESIO ................................................................................................63
LA IMPORTANCIA DEL MOLIBDENO .............................................................................................65
LA IMPORTANCIA DEL NÍQUEL ......................................................................................................66
LA IMPORTANCIA DEL POTASIO ....................................................................................................67
LA IMPORTANCIA DEL SELENIO ....................................................................................................69
LA IMPORTANCIA DEL SILICIO .......................................................................................................71
LA IMPORTANCIA DEL SODIO .........................................................................................................72
LA IMPORTANCIA DEL VANADIO ...................................................................................................74
LA IMPORTANCIA DEL YODO .........................................................................................................75
LA IMPORTANCIA DEL ZINC ...........................................................................................................77
CÓMO TRATAR... LA GOTA ...............................................................................................................79
CÓMO TRATAR... EL EXCESO DE COLESTEROL .........................................................................82
CÓMO TRATAR... EL CATARRO Y LA GRIPE .................................................................................86
QUÉ HACER EN CASO DE FATIGA O AGOTAMIENTO ...............................................................89
PREVINIENDO LA OSTEOPOROSIS ...............................................................................................92
LA RETENCIÓN DE LÍQUIDOS .........................................................................................................95
CÓMO TRATAR LAS ALTERACIONES DE LA CIRCULACIÓN SANGUÍNEA ...........................97
LAS MICOSIS O INFECCIONES POR HONGOS ...........................................................................101
CÓMO AFRONTAR LA MENOPAUSIA ...........................................................................................106
CÓMO TRATAR LAS MALAS DIGESTIONES Y LA ACIDEZ DE ESTÓMAGO ........................109
LAS ENFERMEDADES ARTICULARES ........................................................................................112
EL MEJOR CUIDADO DE LA PIEL .................................................................................................116
CUIDANDO EL PELO Y LAS UÑAS ...............................................................................................119
LAS ALTERACIONES DEL SUEÑO ...............................................................................................122
CÓMO DESINTOXICAR EL HÍGADO ............................................................................................126
LA PÉRDIDA DE MEMORIA Y LA FALTA DE CONCENTRACIÓN ............................................132
LA ASTENIA PRIMAVERAL ...........................................................................................................135
LA ENORME IMPORTANCIA DEL SELENIO ................................................................................141
AMINOÁCIDOS ESENCIALES ........................................................................................................144
AMINOÁCIDOS ESENCIALES (II) .................................................................................................148
LA TRASCENDENCIA DE LAS ENZIMAS EN LA SALUD .........................................................152
CÓMO TRATAR LOS PROBLEMAS DE PRÓSTATA .....................................................................155
CÓMO TRATAR LA COLITIS ULCEROSA ....................................................................................159
LA IMPORTANCIA DE LAS COENZIMAS ....................................................................................162
EL PÁNCREAS Y SUS PATOLOGÍAS MÁS FRECUENTES .........................................................166
POSIBILIDADES ORTOMOLECULARES PARA PROTEGERNOS DEL SOL INTENSO DEL
VERANO .............................................................................................................................................169
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LA DIABETES ....................................................173
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LA HEPATITIS ....................................................175
CÓMO TRATAR LA DEPRESIÓN ....................................................................................................182
CÓMO TRATAR LAS ALTERACIONES DEL SISTEMA URINARIO ..........................................190
TRATAMIENTO DEL ACNÉ CON NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR ........................................207
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE EL ESTRÉS .........................................................215
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LA OBESIDAD ....................................................218
CÓMO TRATAR EL ALZHEIMER ORTOMOLECULARMENTE ................................................222
TRATAMIENTO ORTOMOLECULAR DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE.....................................229
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LA ANSIEDAD ...................................................233
CÓMO AFRONTAR ORTOMOLECULARMENTE LOS TRASTORNOS DE LA TIROIDES ......246
ABORDAJE ORTOMOLECULAR DE LAS PATOLOGÍAS PSIQUIÁTRICAS .............................251
ABORDAJE ORTOMOLECULAR DE LA INFERTILIDAD MASCULINA Y FEMENINA..........255
QUÉ HACER CUANDO EL ORGANISMO EMPIEZA A DETERIORARSE ................................259
LA HIPERPERMEABILIDAD INTESTINAL PUEDE PROVOCAR O AGRAVAR NUMEROSAS
PATOLOGÍAS ....................................................................................................................................284
LA IMPORTANCIA DE UTILIZAR ADECUADAMENTE LOS MICRONUTRIENTES ..............288
LA INCONTESTABLE UTILIDAD TERAPÉUTICA DE LA VITAMINA C ..................................334
CÓMO AFRONTAR ORTOMOLECULARMENTE EL SÍNDROME PREMENSTRUAL .............339
FUNDAMENTOS Y UTILIZACIÓN DE LA NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR .........................343
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LAS DOLENCIAS OCULARES ........................346
TRATAMIENTO ORTOMOLECULAR DEL VIRUS DEL HERPES Y SUS DIFERENTES
MANIFESTACIONES ........................................................................................................................351
CÓMO AFRONTAR ORTOMOLECULARMENTE UNA INTOXICACIÓN POR METALES
PESADOS ...........................................................................................................................................356
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LAS ALERGIAS RESPIRATORIAS ..................360
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LAS ALERGIAS ALIMENTARIAS ...................365
ABORDAJE ORTOMOLECULAR DEL SIDA .................................................................................370
CÓMO AFRONTAR ORTOMOLECULARMENTE EL DOLOR ....................................................378
CÓMO AFRONTAR ORTOMOLECULARMENTE LA FIBROMIALGIA .....................................383
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN
SEXUAL .............................................................................................................................................387
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LOS PROBLEMAS RESPIRATORIOS .............393
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LA CELULITIS Y LA FLACIDEZ .....................398
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LA ARTERIOSCLEROSIS ..................................402
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE EL TRASTORNO POR DÉFICIT DE
ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD (TDAH) ..............................................................................408
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LAS BURSITIS Y TENDINITIS ........................413
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LAS ÚLCERAS GASTRODUODENALES ......419
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LAS ENFERMEDADES DESMIELINIZANTES
...............................................................................................................................................................425
CÓMO ALCALINIZAR ORTOMOLECULARMENTE EL ORGANISMO ....................................432
CÓMO PREVENIR Y TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LA GRIPE A ................................438
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LA TUBERCULOSIS ..........................................444
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LA DISTENSIÓN O HINCHAZÓN ABDOMINAL
...............................................................................................................................................................450
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LA ENFERMEDAD CELÍACA ..........................455
NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR

Fue el doctor Linus Pauling, catedrático de Química en la Universidad de Stanford (EE.UU.) y


dos veces Premio Nobel, quien acuñaría el concepto de Nutrición Ortomolecular: "La terapia
ortomolecular -explicaría- consiste en proporcionar a cada persona la concentración óptima
de las sustancias que están presentes en nuestro organismo con el fin de corregir
alteraciones y mantener una buena salud."
Las sustancias a las que se refería Pauling son, obviamente, las llamadas vitaminas,
minerales, oligoelementos, aminoácidos, enzimas, ácidos grasos, fitohormonas, etc. Y todas
ellas las ingerimos -o debiéramos hacerlo- con la alimentación.

EL EQUILIBRIO EN LA DIETA
Es conocido que los pueblos del Mediterráneo tienen una calidad y esperanza de vida
superior a otros, algo que los expertos atribuyen a su alimentación, pobre en grasas
animales y rica en frutas, verduras, legumbres y aceite de oliva. Alimentación que
proporciona equilibradamente los tres grandes grupos de macronutrientes -glúcidos, lípidos y
proteínas- a la vez que aporta los llamados micronutrientes: vitaminas, minerales,
aminoácidos y ácidos grasos.
Consecuentemente, toda persona que lleva una dieta equilibrada de estas características
piensa -por lógica- que ésta les está proporcionando los nutrientes necesarios para mantener
una salud óptima. Y, sin embargo, tal creencia está muy lejos de la realidad.
Porque lo cierto es que la proporción actual de vitaminas y minerales en los alimentos,
comparada con la de principios de siglo, ha decrecido notablemente a causa de la
industrialización y el empobrecimiento del suelo así como por los nuevos hábitos -nada
recomendables- de la "comida-basura". Y es que el tratamiento que se le da a los alimentos
en las explotaciones agrícolas -sobre todo en cuanto a almacenaje, maduración, cocinado,
congelación, etc.- hace que se destruya en el proceso y manipulado gran parte de su
contenido vitamínico y mineral. Y eso sin incluir la frecuente e inadecuada manipulación
posterior del alimento en nuestro hogar.
A estos problemas cabe añadir además la proliferación de sustancias nocivas para la salud en
nuestra civilización. Es el caso de:

· El azúcar blanco (auténtico "ladrón" de energía, vitaminas del grupo B y minerales como el
calcio). Y, por ende, todos los productos azucarados: bollería, pasteles, dulces, caramelos,
helados, bebidas azucaradas, etc.

· Los cereales refinados y las harinas blanqueadas. También provocan la pérdida de


vitaminas y minerales. La harina blanca, por ejemplo, no se puede metabolizar sin las
vitaminas y minerales que lo acompañan; de tal manera que, cuando la ingerimos, nuestro
organismo se ve obligado a abastecerse de otras fuentes. Actúa, pues, como un ladrón de
nutrientes.

· EL consumo excesivo de conservantes, aditivos, colorantes, aromatizantes, etc. Además de


su toxicidad, sus componentes químicos -en dosis altas- actúan como destructores de los
micronutrientes. Es además conocido que algunos conservantes y aditivos pueden tener
efectos cancerígenos además de provocar dermatitis, asma, alergias, alteraciones digestivas,
etc.

· Las grasas saturadas y los aceites fritos. Nuestro organismo necesita un cierto tipo de
grasa que no podemos fabricar y debemos obtener de la dieta: son los llamados ácidos
grasos esenciales. Otros tipos de grasa -como los aceites de girasol, sésamo o lino-, cuando
son sometidos a la acción del fuego se convierten en elementos altamente tóxicos. Por eso
se recomienda el aceite de oliva tanto para cocinar como para consumir en crudo. En cuanto
a los de semillas, únicamente se deberían tomar en crudo.

UNA NUEVA FORMA DE ENTENDER LA NUTRICIÓN


Es suma, debemos entender que el consumo equilibrado de nutrientes determina el grado de
salud con el que vivimos. Por tanto, nuestra alimentación deberá contener suficientes grasas,
hidratos de carbono y proteínas así como vitaminas y minerales. Sin embargo, los trabajos
de investigación llevados a cabo en Francia, Estados Unidos o Canadá -entre otros países-
demuestran las carencias al respecto de la alimentación. Carencias -y esto es lo importante-
que es causa de trastornos importantes como una baja respuesta inmunitaria, la inflamación
de determinados órganos o las enfermedades cardiovasculares y degenerativas.
Lo que pretende la Nutrición Ortomolecular, pues, es paliar el problema que causa la
alimentación actual -ya no depende sólo de que hagamos una comida equilibrada sino de
que los alimentos estén adecuadamente procesados- buscando proporcionar a las células del
organismo las cantidades óptimas de nutrientes en función de las necesidades individuales.
Para lo que, cuando es necesario, se ocupa de suministrar los oligoelementos necesarios -y
no sólo como prevención- para resolver los déficits del organismo.
Porque, ¿sabe usted cuántos son esos micronutrientes tan necesarios? ¿Cuáles sus
propiedades? ¿Qué patologías ocasiona su falta? ¿Y su exceso? ¿En qué alimentos se
encuentra? ¿Con qué otros microelemetos deben tomarse de forma conjunta para que se
metabolicen adecuadamente?
En fin, son muchas las preguntas. Procuraremos irlas respondiendo mes a mes.
LA NECESIDAD DE LOS SUPLEMENTOS NUTRICIONALES

El estilo de vida, el medio ambiente y la herencia son factores que intervienen decisivamente
en nuestra salud. Pero si es evidente que no podemos cambiar nuestras características
genéticas no lo es menos que podemos mejorar nuestra salud si elegimos hábitos adecuados
como la alimentación que, contrariamente a lo que se creía en el pasado, guarda relación
directa con las enfermedades y los procesos de envejecimiento y degenerativos. Si nuestra
nutrición es la adecuada, seremos capaces de soportar estados que de otro modo se
convertirían en situaciones de riesgo para la salud.
Como ya se ha comentado en artículos precedentes, nuestra alimentación se ha visto
modificada por muy distintas causas pero sí podemos afirmar, avalados por estudios
recientes llevados a cabo en Francia y Holanda, que ni siquiera una alimentación equilibrada
y variada suele proporcionar, en las condiciones actuales, los aportes necesarios de
vitaminas y minerales.
Una forma segura, pues, de ingerir las cantidades adecuadas de los nutrientes que nuestro
organismo necesita diariamente es incorporar a nuestra alimentación suplementos
nutricionales que los contengan.
La dosis vendrá ya determinada por las características bioquímicas, la actividad del individuo
y otros factores determinantes como son la edad, el sexo, la actividad física, el estado
emocional, la situación fisiológica (gestación, lactancia, etc.), el nivel de toxemia (cantidad
ingerida de alcohol, café, sustancias químicas, etc.), las características de digestión y
absorción, etc.
Ahra bien, se preguntará el lector: ¿son mejores los alimentos sintéticos o los naturales? ¿Y
qué diferencias hay entre ellos?

DIFERENCIAS ENTRE LOS SUPLEMENTOS SINTÉTICOS Y NATURALES


Podemos hablar de tres tipos de suplementos:

Naturales. Aquellos cuyos elementos de origen mineral, vegetal o animal mantienen su


integridad nutricional y sólo han sido sometidos a un proceso de manufacturado.
De origen natural. Procesados o refinados, pero siguen obteniéndose de las mismas fuentes
minerales, vegetales o animales.
Sintéticos. Elaborados enteramente en laboratorio.
Pues bien, a pesar de que con las vitaminas y minerales sintéticos podemos obtener buenos
resultados los efectos beneficiosos de las vitaminas naturales sobrepasan sobradamente los
de las sintéticas.
Es útil también conocer la procedencia de las materias que utilizan los laboratorios para sus
preparados así como las técnicas y controles que aplican a fin de ofrecer un producto de
máxima calidad y efectividad.
Como hemos mencionado anteriormente, la dosis de nutrientes dependerá de la situación y
características del sujeto. Además, el profesional de la salud deberá determinar las
cantidades que en cada momento se requieran. Es importante mencionar también que los
complejos nutricionales, si son empleados adecuadamente, no producen ningún efecto
adverso ni dependencia.

GUÍA PRÁCTICA DE COMPLEJOS VITAMÍNICOS


En situaciones carenciales, de actividad física y psíquica, en la entrada de la primavera y el
otoño o cuando aparecen síntomas manifiestos de fatiga será adecuado tomar un complejo
de vitaminas, minerales y aminoácidos.
Y agradezco a la dirección de la revista que me permita citar nombres de productos y
empresas corriendo el riesgo de que alguien pueda pensar que hay razones económicas al
hacerlo porque es la única manera de ser verdaderamente útil a quien, además de conocer
aspectos teóricos, quiere saber qué productos puede encontrar en el ámbito de la nutricion
ortmolecular de nuestro país.
Bien, pues por su probada eficacia podemos recomendar la Fórmula VM-2000 de Solgar,
complejo de alta potencia que contiene además de vitaminas, minerales y aminoácidos una
mezcla de plantas medicinales que potencian el sistema inmunitario. Fórmula VM-75
-también de Solgar- es un complejo aún más potente que el anterior y que presta especial
atención a la oxidación celular aportando un buen número de nutrientes antioxidantes. Ultra
Vite 75 -de Douglas Laboratories- es un complejo de vitaminas, minerales y aminoácidos y
Source of Live -de Nature'plus-, un complejo de vitaminas, minerales, bioflavonoides y
enzimas con una base vegetal y pigmentos de plantas.
No debemos olvidar mencionar un complejo especialmente diseñado para deportistas como
Joggers de Solgar, suplemento multivitamínico y multimineral, formulado para toda persona
expuesta a un ejercicio físico intenso.
En cuanto a los complementos para niños, podemos encontrar en el mercado una variedad
de suplementos diseñados, incluso, para las distintas etapas de la infancia y adolescencia. La
firma Nature'plus tiene varios complementos apropiados para cubrir las necesidades en
función de la edad del niño como Baby plex, multivitamínico en gotas para niños de 6 meses
a 2 años. Por su parte, Solgar cuenta con Naturvite, fórmula de multivitaminas y
multiminerales con una base natural de plantas y vegetales, de agradable sabor y preparado
en polvo, eficaz en los casos en los que resulta dificultoso ingerir un comprimido y adecuado
para niños. Douglas Laboratories y Solgar disponen igualmente de una fórmula especial para
niños menores de 9 años con tabletas masticables de sabor enriquecido con zumo de
naranja.
También existen fórmulas ideadas para las embarazadas y madres lactantes que incluyen 24
vitaminas y minerales, como Nutrientes Prenatales de Solgar, apropiadao para el periodo de
gestación y lactancia.
Para las necesidades de la Tercera Edad tenemos el Geri-vite 75 -de Douglas laboratories-,
que incluye, además de vitaminas y minerales, enzimas para una correcta absorción y
utilización de todos los nutrientes.
Solgar posee también una formula que, presentada en paks diarios, contiene las vitaminas y
minerales necesarios para un día. Cada sobre incluye 3 comprimidos de multiminerales
quelados, 1 comprimido de vitaminas del grupo B, 1 comprimido con vitamina C y
bioflavonoides, 1 cápsula de vitamina E y otra de vitamina A y D.

OTROS COMPUESTOS
Destaco los productos de los tres laboratorios mencionados porque los recomiendo en mi
consulta desde años pero el lector ha de saber que existen también Lamberts, Nature´s Plus,
Nature Most, Cantasium, Future Biotics, Davinci, Bonusan o Sundown, además de otros
fabricantes o distribuidores de menor tamaño.
Por otra parte, existen en el mercado otros complejos de vitaminas y minerales conocidos
que se venden en farmacias como Pharmaton Complex, Supradyn, Micebrina, Multicentrum,
Daya mineral, Hidropolivit mineral, Rochevit o Redoxon Complex pero ninguno de ellos
puede ser englobado en el ámbito de la nutrición ortomolecular. Lo explicaremos el mes que
viene.
LOS SUPLEMENTOS NUTRICIONALES EN LAS DISTINTAS
ETAPAS DE LA VIDA

Finalizado el curso sobre vitaminas y minerales damos comienzo este mes a una serie de
artículos en los que vamos a exponer de forma práctica cómo tratar terapéuticamente con
Medicina Ortomolecular distintas alteraciones de la salud. Y vamos a comenzar con una
enfermedad más extendida de lo que comúnmente se cree: la gota.
La necesidad de micronutrientes de nuestro organismo es constante a lo largo de toda la
vida. Sin embargo, la cantidad de cada uno de ellos varía en función de múltiples factores,
entre los que la edad -lactancia, infancia, adolescencia, madurez y vejez- debe tenerse tan
en cuenta como la posición particular de cada uno en función de las más diversas
situaciones. No se tienen las mismas necesidades viviendo en el polo que en el Caribe,
siendo deportista de elite que una persona sedentaria, estando embarazada que cuando
llega la menopausia. No obstante, sí podemos hacer unas consideraciones generales
atendiendo a las distintas etapas de la vida.

EMBARAZO, PARTO Y LACTANCIA


Durante el embarazo es necesario vigilar estrechamente las carencias que, estadísticamente,
son de todos conocidas. Las más habituales son las de folatos (vitamina B9) o de hierro
aunque muy posiblemente también de otros nutrientes difíciles de determinar.
Estas carencias no dejan de ser un riesgo tanto para la madre como para el bebé. En el caso
de la madre puede aparecer pérdida de cabello, cambios en la piel, fatiga y, en algunos
casos, depresión. Y si esa situación se mantiene durante todo el embarazo puede traer como
consecuencia un parto y una lactancia dificultosa.
Independientemente de las carencias, la Nutrición Ortomolecular puede ser de gran ayuda
en determinadas situaciones. Por ejemplo, cuando se tienen náuseas durante los primeros
tres meses de embarazo puede ayudar tomar un suplemento de vitamina B6 (piridoxina); en
cuanto a los calambres, pueden mejorar con la ingesta de calcio y potasio.
Existen en el mercado complejos vitamínicos especialmente indicados como suplemento en
el embarazo y en la lactancia que, entre otros elementos, contienen vitamina C, vitamina D,
vitamina E, vitaminas del grupo B y minerales como hierro, calcio, magnesio, potasio, zinc,
etc.
Pero, sobre todo, es de especial importancia el aporte de ácido fólico nada más saber que se
está embarazada para evitar que el bebé nazca con espina bífida así como tomar alfalfa en
extracto seco durante la lactancia. Ambas son sustancias estimulantes de la producción de
leche.
En cualquier caso, un parto sin dificultades depende, ante todo, de la calidad nutricional del
embarazo e, incluso, de la etapa anterior al mismo.

EL BEBÉ LACTANTE
Sin duda alguna, la mejor forma de alimentar a un bebé es que mame la leche materna
porque en ese caso -siempre que su madre goce de buena salud- no habrá necesidad de
darle suplemento alguno. No sucede lo mismo, empero, con los niños alimentados con
leches artificiales. Y es que la leche materna contiene la totalidad de ácidos grasos esenciales
-indispensables para la formación del sistema nervioso y el cerebro-, elementos que no
contienen todas las leches artificiales.
Y es que la leche materna contiene la totalidad de ácidos grasos esenciales -indispensables
para la formación del sistema nervioso y el cerebro-, elementos que no contienen todas las
leches artificiales. Afirmación que viene apoyada por un estudio británico publicado ya en
1992 en la prestigiosa revista The Lancet en el que se comparaba el coeficiente intelectual
de los bebés prematuros alimentados con leche artificial y los alimentados con leche
materna. A la edad de ocho años, éstos últimos presentaban unas diferencias de 8.3 puntos
con respecto a los primeros en su coeficiente intelectual.

PRIMERA INFANCIA Y ADOLESCENCIA


Durante esta etapa nos encontramos en muchos casos con un sistema inmunitario deprimido
donde son frecuentes los resfriados, las faringitis y otras alteraciones como las alergias
alimenticias.
Un mero examen de las uñas, cabello, aspecto y color de la piel, lengua, dientes así como
algunas preguntas sobre sus hábitos nutricionales, dificultades en su rendimiento físico y
psíquico, sueño, evacuaciones, etc., nos indicarán ya -en muchos casos- las carencias
existentes.
Las más habituales suelen ser de vitaminas del grupo B -en los casos donde aparece fatiga,
depresión y dificultades para conciliar el sueño- y hierro -si se trata de jóvenes irritables,
fatigados y con una tez pálida (suelen ser grandes consumidores de azúcares y leche)-. En el
caso de las jóvenes este problema se agrava con la llegada de la primera menstruación ya
que las necesidades de este mineral se ven aumentadas. Asimismo, probablemente deban
tomar magnesio en los casos de calambres, irritabilidad o nerviosismo. Por otra parte, como
no suelen tomar ensalada es habitual que tengan déficit de ácidos grasos esenciales,
indispensables -ademas de para el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso, como
explicamos antes- para el buen funcionamiento del sistema endocrino y del equilibrio
hormonal, tan importantes en esta etapa.
Si lográramos que los jóvenes comprendieran la importancia de responsabilizarse de su
alimentación, el paso por la adolescencia -ya de por sí difícil en ocasiones- sería mucho
menos traumático.

LA VEJEZ
La vejez no es una enfermedad. Por tanto, no debe creerse como algo "lógico" que con la
edad debe llegar el dolor y los achaques. El padecimiento de muchas patologías no se
justifica sólo por tener una edad avanzada.
Es cierto que con la vejez aparecen pérdidas progresivas o bruscas de funciones importantes
como la hormonal y que nos encontramos además con una baja respuesta inmunitaria y una
disminución de la producción de jugos gástricos, pancreáticos y hepatobiliares con la
consiguiente dificultad digestiva, reducción de las funciones intelectivas y sensoriales,
degeneración articular y ósea, pérdida de piezas dentales, etc. Pero eso depende sobre todo
de la calidad de vida que haya llevado la persona. Hay ancianos de 80 y más años con una
salud envidiable y que ejercen una buena actividad física e intelectual.
No es, sin embargo, el caso de la mayoría, a quienes la vida pasa generalmente factura por
todos los excesos cometidos, por la falta de cuidado de su cuerpo. Es entonces cuando, a los
achaques, se añade la disminución de interés por la cocina -y por la vida-, la apatía como
consecuencia de la soledad, las carencias afectivas, la ausencia de actividad y motivación...
Es un momento de la vida en el que suele haber deficiencias de vitamina C -indispensable
para la absorción de otros nutrientes (vitaminas del grupo B, hierro, calcio, etc.)-, vitaminas
del grupo B -cuya carencia ocasiona anemia, fatiga, palidez, alteraciones nerviosas, etc.-,
vitamina D -fundamental en el metabolismo óseo y en la función inmunitaria-, vitamina A
-que interviene en las defensas, los trastornos de la visión, etc.-, antioxidantes como el
selenio, la metionina y la vitamina E -necesarios para luchar contra los problemas
inflamatorios e infecciosos y las lesiones orgánicas y degenerativas- y minerales
indispensables como el hierro, el zinc, el magnesio y el calcio, entre otros.
En estos casos lo más recomendable es tomar diariamente un complejo multivitamínico y
multimineral específico. Y, en los casos que fuera necesario, otros elementos que sin duda
mejoran ciertas funciones como la memoria y la circulación; es el caso del ginkgo biloba y de
los bioflavonoides.
Decir, por último, que todos esos complementos deberían ir acompañados de sol, ejercicio
adecuado, una buena higiene emocional y una alimentación sana y equilibrada, rica
especialmente en alimentos crudos.
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA A

La vitamina A es una vitamina liposoluble, es decir, soluble en la grasa. Así pues, se


almacena en el organismo. Y podemos encontrarla en dos formas: una, concentrada en
ciertos alimentos de origen animal -como elhígado, los aceites de pescado o la grasa de los
productos lácteos- con el nombre de retinol, forma que puede ser utilizada directamente por
el organismo. Y también la encontramos ampliamente distribuida en vegetales -zanahoria,
perejil, diente de león, las espinacas, brecol, lechuga, y las frutas de color amarillo- en forma
de carotenos, siendo el más conocido el betacaroteno. Se trata de sustancias que se
transforman en vitamina A mediante un proceso que tiene lugar en el intestino y el hígado.

PRINCIPALES FUNCIONES
-Protege contra las infecciones manteniendo las mucosas en un estado óptimo.
-Es indispensable para una buena salud ocular.
-Mantiene en estado saludable la piel y el cabello.
-Favorece el buen estado de las mucosas.
-Mantiene en buenas condiciones los huesos y los dientes.
-Previene la anemia y favorece el crecimiento de los niños.
-Mejora la síntesis de las proteínas.
-Ayuda a controlar el nivel de estrógenos.

PERJUICIOS QUE OCASIONA SU DEFICIENCIA


-Ceguera nocturna.
-Deshidratación y degeneración de la córnea así como úlceras.
-Formación de cálculos renales.
-Piel áspera, seca o prematuramente envejecida.
-Pérdida de vitamina C presente en el organismo.
-Debilidad ósea y dental.
-Manchas en la piel.
-Desprotección ante infecciones.
-Pérdida del sentido del olfato.
-Diarreas.
-Pérdida de apetito.

DOSIS RECOMENDADAS
Por tratarse de una vitamina que se almacena en el organismo su consumo debe ser
controlado por un profesional de la salud.
En Nutrición Ortomolecular las dosis recomendadas -dependiendo del fin que se persiga- van
de 5.000 UI a 75.000 UI.

TOXICIDAD
Un adulto sano no debería superar la Ingeta de más de 5.000 UI. Puede haber intoxicación
cuando se ingiere una dosis elevada de vitamina A en forma de retinol diariamente y durante
un periodo largo de tiempo. No sucede lo mismo en el caso de los carotenos que se pueden
consumir en cantidades altas sin riesgo para la salud. En todo caso, podrían producir una
pigmentación amarilla de la piel que desaparecería con la suspensión de la ingesta.
Los síntomas de una intoxicación de carácter leve son náuseas, vómitos, piel seca, diarrea,
pérdida de pelo, piel escamosa e irritada y, en los casos más graves, fragilidad ósea,
aumento del tamaño del hígado y bazo, menstruaciones irregulares, visión borrosa, etc.
PRECAUCIONES
Los ácidos grasos poliinsaturados actúan en contra de la vitamina A. Si se toman cantidades
superiores a 400 UI diarias de vitamina E se necesitan al menos 10.000 UI de vitamina A
pre-formada (retinol).

NUTRIENTES SINÉRGICOS
La vitamina A, como el resto de micronutrientes, necesita para su correcta absorción ir
acompañada de otras sustancias. En este caso son las vitaminas del grupo B -como
preservadoras de la vitamina A almacenada-, la vitamina C -que evita la oxidación de la
misma y ayuda a prevenir los efectos perjudiciales en caso de intoxicación-, la vitamina E
-que actúa como antioxidante-, la vitamina F, la vitamina D, la colina, el calcio, el fósforo y el
zinc.
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA B1

También conocida como Tiamina, se trata de una vitamina hidrosoluble, es decir, soluble en
agua. Y como todas las vitaminas del complejo B, su exceso se elimina por la orina por lo
que ha de ser consumida diariamente ya que no se almacena.
Se la conoce como "la vitamina del estado de ánimo", por su efecto beneficioso sobre el
sistema nervioso y la actitud mental.
La Tiamina o vitamina B-1 es absorbida en el intestino delgado y transportada por vía
circulatoria al hígado, riñones y corazón donde se combina con otros elementos - entre ellos,
el manganeso y algunas proteínas- para, mediante su conversión en enzimas activas,
desdoblar los carbohidratos en azúcares simples y, a partir de ahí, producir energía.
Las mejores fuentes naturales de esta vitamina son: la mayor parte de vegetales, el salvado,
la avena, el cacao, la levadura de cerveza, los cacahuetes, el arroz integral y el trigo entero,
entre otras.
Esta vitamina fue utilizada entre los años 1945 y 1960 en Estados Unidos para el tratamiento
del alcoholismo. Las conclusiones fueron sorprendentes: los pacientes a los que se les
inyectó vitamina B-1 durante el tratamiento mejoraron; y algunos de aquellos con quienes
no se utilizó fallecieron a causa de complicaciones relacionadas con el alcoholismo. Esta
vitamina es también componente esencial en el tratamiento de la esclerosis múltiple y la
miastenia grave.

PRINCIPALES FUNCIONES
- Participa en el metabolismo de los carbohidratos.
- Participa en la conversión de los carbohidratos en energía.
- Mantiene en buen estado el sistema nervioso y los músculos.
- Mejora la capacidad mental y de aprendizaje.
- Evita la acumulación de grasa en las paredes arteriales y así mantiene en buen estado el
corazón.
- Es coadyuvante en el tratamiento del Herpes Zóster.
- Resulta eficaz contra los mareos.
-Favorece la digestión de algunos alimentos, sobre todo azúcares, almidón y alcohol.

PERJUICIOS QUE OCASIONA SU DEFICIENCIA


- Irritabilidad, fatiga e inestabilidad emocional. · Pérdida de apetito. En los casos de
deficiencia más grave: · Confusión y pérdida de memoria.
- Dolores abdominales.
- Estreñimiento.
- Alteraciones cardíacas.
- Inflamación del nervio óptico.
- Beriberi o polineuritis periférica grave.
- Algunas investigaciones relacionan la deficiencia de esta vitamina con el cáncer de útero.

CAUSAS QUE FAVORECEN SU DEFICIENCIA


- El calor al cocer los alimentos favorece su destrucción.
- El consumo de café, tabaco y alcohol.
- Abuso de azúcares refinados y harinas blancas.
- Consumo de antiácidos y sulfamidas.
- Consumo elevado de ostras y pescado crudo (contienen tiaminasa, una enzima que
destruye la vitamina B-1).
· DOSIS RECOMENDADAS
En Nutrición Ortomolecular las dosis recomendadas -dependiendo del fin que se persiga- van
de 50 a 600 mg.
A pesar de tratarse de una vitamina hidrosoluble cuyo exceso se elimina por la orina su uso
terapéutico debe ser siempre supervisado por un profesional.

TOXICIDAD
No se han descubierto efectos tóxicos graves con el empleo de esta vitamina; de todos
modos, en dosis muy elevadas se han dado raros casos donde aparecen síntomas de exceso:
edema, temblores, herpes, nerviosismo y aceleración de los latidos cardíacos.

PRECAUCIONES
Ya que su acción es sinérgica, las vitaminas del grupo B son más potentes juntas que si se
usan separadamente por lo que es recomendable que en el caso de ingerir una vitamina de
este grupo ésta vaya acompañada siempre de un complejo B completo.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
Necesita -como ya hemos dicho- el complejo B, especialmente un balanceado de las
vitaminas B-2, B-3 y B-6 así como vitamina C -con el fin de protegerla de la oxidación-,
vitamina E, manganeso y azufre.
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA B2

La vitamina B-2 o Riboflavina es una vitamina hidrosoluble y fácilmente absorbible. La


cantidad que eliminemos de ella dependerá de las necesidades que tenga el organismo; esta
eliminación puede ir acompañada de pérdida de proteínas. Se trata de una vitamina que
-como todas las de su grupo- debe ser reemplazada regularmente puesto que no se
almacena en el organismo.
La riboflavina es absorbida en el intestino delgado y, por la sangre, transportada a todos los
tejidos. Esta vitamina, junto a otras sustancias, participa en la metabolización de los lípidos,
las proteínas y los carbohidratos.
La vitamina B-2 se encuentra en el queso, en los huevos y en los vegetales de hoja verde,
entre otros alimentos.
Esta vitamina tinta la orina de un color amarillo brillante, casi naranja, indicando de manera
inocua que el elemento ha sido absorbido.

PRINCIPALES FUNCIONES
- Participa en el crecimiento y reproducción.
- Mantiene en buen estado las membranas y mucosas del sistema respiratorio.
- Es un nutriente esencial para los tejidos oculares (alivia la fatiga ocular) y dérmicos.
- Colabora con determinadas enzimas en la utilización del oxígeno celular.
- Ayuda al buen estado de la piel, uñas y cabellos.
- Favorece la eliminación del dolor en labios, boca y lengua.

ALTERACIONES QUE OCASIONA SU DEFICIENCIA


- Alteraciones como grietas en labios, boca y lengua.
- Problemas oculares como cataratas (1), fatiga ocular, etc.
- Lesiones en los órganos genitales.
- Alteraciones gastrointestinales.
- Retardo en el crecimiento.

(1) En un estudio sobre 173 casos de cataratas, el Dr. Skalka H. W. y sus colaboradores
comprobaron que el 20% de los sujetos con menos de cincuenta años presentaban
deficiencia de rivoflavina (vitamina B-2).

CAUSAS QUE FAVORECEN SU DEFICIENCIA


- La luz, sobre todo la ultravioleta.
- Sustancias alcalinas.
- Uso de anticonceptivos, embarazo o lactancia.
- Situaciones de estrés.
- Baja ingesta de carnes, pescados y huevos.
- Consumo de sulfamidas, alcohol, tabaco y estrógenos.

DOSIS RECOMENDADAS
En Nutrición Ortomolecular las dosis recomendadas, dependiendo del fin que se persiga,
estarán entre 50 y 800 mg.
A pesar de tratarse de una vitamina hidrosoluble su uso terapéutico debe ser siempre
supervisado por un profesional.

TOXICIDAD
No se conocen efectos tóxicos pero en dosis elevadas puede producir sensación de
entumecimiento y picazón en la piel.

A TENER EN CUENTA
Si se está consumiendo un antineoplásico como el metotrexato, el consumo de elevadas
cantidades de vitamina B-2 puede disminuir la efectividad de esta droga.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
Un complejo de vitaminas del grupo B (recordaremos que una ingesta continuada de una
vitamina de este grupo puede provocar la deficiencia de otra del mismo grupo), vitamina B-3
(niacina) y vitamina C.
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA B3

También llamada ácido nicotínico o niacina, niacinamida o nicotinamida, vitamina PP o factor


PP se trata una sustancia hidrosoluble presente en el germen de trigo, la levadura de
cerveza, el pan integral, las carnes blancas, los huevos, los pescados, los dátiles, los higos, el
aguacate, la mantequilla de cacahuete, el café torrefacto y las ciruelas pasas.
Pero, además, nuestro organismo es capaz de sintetizarla a partir del aminoácido L-
triptófano... salvo cuando la persona tiene deficiencias de vitaminas B1, B2 y B6; en ese caso
no será capaz de fabricar su propia vitamina B3 a partir del triptófano.
Asimismo, la encontraremos disponible en suplementos en forma de niacina o niacinamida.
La diferencia es que la niacina (ácido nicotínico) puede causar sofocos, sensación de
quemazón y enrojecimiento de la piel y no así la niacinamida o nicotinamida. En el caso de
tomar niacina se pueden contrarrestar los efectos tomando un equivalente igual de Inositol
con el estómago lleno.

PRINCIPALES FUNCIONES
- Es indispensable su papel en la producción de energía.
- Mantiene en buen estado los tejidos y mucosas del sistema digestivo además de aliviar las
alteraciones gastrointestinales.
- Previene y alivia los dolores de cabeza (migrañas).
- Es imprescindible para la síntesis de las hormonas sexuales.
- Está implicada en la elaboración de cortisona, insulina y tiroxina.
- Favorece la circulación y reduce la presión arterial.
- En la Enfermedad de Menière ayuda a reducir los síntomas de vértigo.
- Es indispensable para una buena salud del cerebro y del sistema nervioso porque colabora,
entre otras cosas, en la síntesis de algunos neurotransmisores implicados en el sueño.
- Reduce el colesterol (1) y los triglicéridos.
- Una dosis única y fuerte de nicotinamida, administrada una hora antes de un medicamento
antineoplásico (melfalán), parece doblar la eficacia de éste. También se ha demostrado que
la nicotinamida aumenta la actividad del cisplatino y además reduce su toxicidad.

(1) En un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard el colesterol


disminuyó una media del 18% en más de 100 pacientes que tomaban un gramo al día de
niacina; ya en 1984 los médicos del Instituto Científico de Medicina Interna de Génova
(Italia) descubrieron que las vitaminas A y E eran sinérgicas con la niacina en la reducción
del colesterol LDL y la mejora del HDL. En todo caso, es importante señalar que cualquier
tratamiento requiere siempre la supervisión de un especialista de la salud.

ALTERACIONES QUE OCASIONA SU DEFICIENCIA


DE CARACTER LEVE
· Debilidad muscular.
· Astenia.
· Erupciones cutáneas. ENEMIGOS
- El agua.
DE CARACTER LEVE - Técnicas de procesamiento de alimentos.
· Alteraciones del sueño. - Uso de sulfamidas y estrógenos.
· Náuseas y vómitos. - Consumo de medicamentos para conciliar el
· Depresión, irritabilidad. sueño.
- Alto consumo de bebidas alcohólicas.
DE CARACTER GRAVE
· Pelagra.
· Alteraciones de la mucosa bucal y gástrica.
- Drogas alucinógenas.

LA VITAMINA B-3 Y PROBLEMAS MENTALES


Los trabajos sobre la influencia del grupo B en el tratamiento de problemas psiquiátricos son
debidos al médico canadiense Abran Hoffer. Su trabajo tuvo como punto de partida el
siguiente: esta vitamina curaba la pelagra, enfermedad que se manifiesta por problemas
psíquicos, depresión, alucinaciones y psicosis; de la misma forma, ligeras carencias de
vitamina B-3, aunque no provoque pelagra, provocan dolores de cabeza, irritabilidad y
confusión mental. Cuando esta vitamina fue utilizada para tratar la pelagra curó tanto las
manifestaciones físicas como psíquicas de la enfermedad.
Más tarde, el Dr. Hoffer utilizó la niacinamida acompañada de vitamina C y un régimen
hiperproteico para tratar la esquizofrenia y la depresión; aunque los estudios posteriores no
fueron determinantes sí se puede confirmar la importancia de esta vitamina para restablecer
ciertos desequilibrios psíquicos.

DOSIS RECOMENDADAS
En Nutrición Ortomolecular las dosis recomendadas, dependiendo del fin que se persiga,
estarán entre 20 y 1.000 mg.
Aunque se trata de una vitamina hidrosoluble su uso terapéutico debe ser siempre
supervisado por un profesional.

TOXICIDAD
Esencialmente no es tóxica, excepto por efectos colaterales que resultan de una ingestión
superior a 100 mg.
Algunas personas pueden advertir cierto picor y rubefacción en la piel. El rubor se debe a la
liberación de histamina y aparece entre 15 y 30 minutos después de la ingestión de ácido
nicotínico (niacina). Esta reacción no aparece con el uso de nicotinamida o niacinamida pero,
sin embargo, produce daño hepático a partir de los 3 gramos diarios.

A TENER EN CUENTA
- Su consumo elevado puede provocar náuseas.
- No es recomendable suministrarlo a los animales, sobre todo a los perros.
- Las personas que utilicen medicamentos para la hipertensión no deben consumirla puesto
que pueden experimentar una peligrosa bajada de la tensión arterial.
- No debe suministrarse en dosis ortomoleculares a personas que padezcan úlcera
gastroduodenal, glaucoma o diabetes.
- Debe tomarse siempre con el estómago lleno pues de lo contrario aparecerán molestias e,
incluso, espasmos gastrointestinales.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
Un complejo de vitaminas del grupo B (recordemos que una ingesta continuada de una
vitamina de este grupo puede provocar la deficiencia de otra del mismo grupo), vitamina B-1
(tiamina), vitamina B-2 (riboflavina) y vitamina C.
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA B5

Conocida también como Ácido Pantoténico, D-Pantotenato de Calcio o Pantenol se trata de


un miembro de la familia del complejo vitamínico B. También soluble en agua, se encuentra
en todas las células vivas como mohos, levaduras y bacterias. Las mejores fuentes naturales
son la jalea real, el germen de trigo, el pan completo, los cereales, la levadura de cerveza,
las hortalizas, el salvado, los vegetales de hoja verde, los frutos secos y las melazas crudas;
también está presente en la carne. Además, nuestro organismo puede sintetizarla a partir de
la flora bacteriana intestinal.
Esta vitamina se encuentra presente en nuestro plasma sanguíneo y es excretada por la
orina aunque el procesamiento y refinado de determinados alimentos haga que se pierda
una parte muy importante de la misma.

PRINCIPALES FUNCIONES
- Ayuda al mantenimiento de los patrones normales de crecimiento y desarrollo del sistema
nervioso central.
- Es vital para el buen funcionamiento de las glándulas adrenales.
- Es esencial para la conversión de grasa y azúcares en energía.
- Necesaria para la utilización del PABA (ácido para-aminobenzoico) y la colina.
- Indispensable para la formación de anticuerpos.
- Ayuda a cicatrizar las heridas.
- Previene la fatiga.
- Minimiza el efecto tóxico de algunos antibióticos.
- Facilita la utilización de otras vitaminas como la riboflavina.
- Favorece el buen estado de la piel, cabello y mucosas.
- Es necesaria para la normalización del proceso digestivo.
- Se cree -aunque no está suficientemente probado- que restablece el color de los cabellos
blancos.

ALTERACIONES QUE OCASIONA SU DEFICIENCIA


- Hipoglicemia.
- Trastornos digestivos y úlceras duodenales.
- Desórdenes de la piel y la sangre.
- Retraso en el crecimiento.
- Ardor y dolor de pies.
- Agotamiento y apatía.
- Alteraciones de la conducta y del sueño.
- Alergias.
- Dificultad para enfrentarse a situaciones de estrés.

ENEMIGOS
- La acción del fuego, el vinagre y el bicarbonato.
- El refinado de las harinas.
- Alimentos congelados y enlatados.
- El consumo de sulfamidas.
- La cafeína.
- El alcohol.
- Los medicamentos para conciliar el sueño.
- Los estrógenos.
- El estrés y el esfuerzo físico excesivo.

DOSIS RECOMENDADAS
La dosis diaria para un adulto sería de 10 mg. pero en Nutrición Ortomolecular se puede
llegar a 1.000 mg. dependiendo de la situación y alteraciones a tratar.
Aunque se trata de una vitamina hidrosoluble su uso terapéutico debe ser siempre
supervisado por un profesional.

TOXICIDAD
No se conocen efectos tóxicos si bien es cierto que en dosis superiores a 2.000 mg. algunas
personas pueden sufrir diarreas de carácter leve.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
Un complejo de vitaminas del grupo B (recordemos que la ingesta continuada de una
vitamina de este grupo puede provocar la deficiencia de otra del mismo grupo), en especial
B-6, B-9 y B-12 así como vitamina C.
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA B6

Miembro de la familia del complejo vitamínico B y soluble en agua, se trata de una de las
vitaminas más indispensables para nuestro organismo. En realidad, la vitamina B-6 es un
grupo de sustancias -piridoxina, piridoxal y piridoxamina- que están íntimamente
relacionadas e intervienen en multitud de procesos básicos del organismo.
Es eliminada a las ocho horas de haberla ingerido por lo que necesita ser reemplazada por
alimentos o suplementos. El ayuno, las dietas de adelgazamiento y las ricas en proteínas
necesitan una mayor cantidad de esta vitamina.
Se encuentra presente en la levadura de cerveza, el salvado y el germen de trigo, la alfalfa
germinada, las nueces, la soja, las lentejas, el melón, el repollo, el hígado de ternera y el
pescado.

QUÉ FUNCIONES DESEMPEÑA


- Interviene en el metabolismo de las proteínas.
- Presente en la transformación de los aminoácidos en determinados neurotransmisores,
como la serotonina -que estimula el sistema nervioso y favorece el sueño- o la dopamina.
- Está implicada en la transformación del glucógeno (depósito de glucosa, es decir, de
energía) en su forma utilizable para el organismo.
- Influye en casi todos los procesos químicos por los que pasan los ácidos grasos destacando
su participación en la formación de prostaglandinas a partir de ácidos grasos esenciales.
- Junto a otras vitaminas del grupo B regula los niveles de colesterol.
- Facilita la eliminación de cálculos biliares e impide la formación de cálculos renales por
oxalatos.
- Está relacionada con la formación de hemoglobina lo que la convierte en un factor
antianémico.
- Se ha demostrado eficaz junto a la vitamina B3 para tratar a niños hipercinéticos.
- Es eficaz en el síndrome del túnel carpiano -algunos estudios sugieren que esta vitamina
impide que el nervio irritado transmita las señales de dolor- además de aliviar síntomas como
el dolor, el hormigueo, la rigidez, etc.
- Regula el sistema nervioso vegetativo.
- Un estudio publicado en febrero de 1998 en el Journal of the American Medical Association
(JAMA) sugiere que la ingestión de folato y vitamina B6 -por encima de lo que se suele
recomendar habitualmente- podría ser una estrategia importante para prevenir las
enfermedades coronarias en las mujeres.
- Reduce los espasmos musculares nocturnos y los calambres.
- Funciona como diurético natural.
- Es indispensable para que la homocisteína se transforme en cisteína o taurina. Sin unos
niveles adecuados de vitamina B6 este aminoácido no podrá formar dichas sustancias; y no
podemos olvidar que la homocisteína, en cantidad elevada, causa daños a la mucosa de las
arterias.

ALTERACIONES QUE OCASIONA SU DÉFICIT


- Hipoglucemia y baja tolerancia a la lactosa.
- Dermatitis seborreica.
- Está asociado a problemas dérmicos como las estrías.
- El uso de algunos medicamentos como la isoniazida, la cicloserina y la penicilamina pueden
causar un déficit de esta vitamina.
- Alteraciones de la conducta y del sueño.
- Dolor de rodillas, hombros y brazos.

ENEMIGOS
- La cocción en agua la destruye en un porcentaje muy alto.
- Alimentos congelados y enlatados.
- Se destruye en presencia de hierro.
- Es inestable ante los ácidos.
- Quimioterapia y radioterapia.
- Estrógenos.
- Dietas muy ricas en proteínas.
- Refinado de la harina.

DOSIS RECOMENDADAS
Los suplementos de vitamina B6 están contraindicados en pacientes de Parkinson que
reciben tratamiento con levodopa.
Su toxicidad es muy baja, pero dosis superiores a 500 mg. no son recomendables. En
algunos casos pueden causar desórdenes neurológicos.
Aunque se trata de una vitamina hidrosoluble su uso terapéutico debe ser siempre
supervisado por un profesional.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Un complejo de vitaminas del grupo B (recordemos que una ingesta continuada de una
vitamina de este grupo puede provocar la deficiencia de otra del mismo grupo).
- Vitamina B-1 (tiamina).
- Vitamina B-2 (riboflavina).
- Vitamina C.
- Potasio.
- Magnesio.
- Sodio.
- Cinc.
- Ácido pantoténico.
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA B9 O EL ÁCIDO FÓLICO

Se trata de un miembro más de la familia del complejo vitamínico B. También soluble en


agua, es una de las vitaminas más importantes para nuestro organismo siendo absorbida en
el tracto gastrointestinal y almacenada en el hígado. Es importante señalar que algunos
fármacos como las sulfamidas, anticonvulsionantes, así como otras drogas, inhiben la acción
del ácido fólico.
Esta vitamina se encuentra presente en los vegetales de hoja verde oscuro, melón,
albaricoques, calabazas, aguacates, alubias, trigo integral, harina oscura de centeno,
levadura de cerveza, germen de trigo, soja, endibias, hígado y yema de huevo.

QUÉ FUNCIONES DESEMPEÑA


- Participa junto a la vitamina B12 en la duplicación de los glóbulos rojos. Su carencia
conduce a un tipo de anemia denomina megaloblástica.
- Es indispensable su presencia en el metabolismo de los ácido nucleicos (ADN y ARN).
- Interviene en la formación de algunos neurotransmisores, entre ellos la serotonina -que
regula el estado de ánimo y el sueño- y la noradrenalina. Hay estudios que hablan de la
relación entre la deficiencia de esta vitamina y la aparición de trastornos psiquiátricos.
- Favorece el apetito al aumentar la secreción de ácidos gástricos, además de facilitar la
digestión.
- Aumenta la secreción de leche materna.
- Junto a otras vitaminas, previene la formación de llagas en la boca.
- Protege contra los parásitos intestinales.
- Junto al ácido pantoténico y el PABA (ácido para-amino-benzoico), retrasa la aparición de
las canas.
- Favorece la actividad hepática.
- Ayuda a regular los niveles de histamina en el cuerpo.
- Es esencial para prevenir la espina bífida en el período embrionario.
- Investigadores del Centro Regional de Investigación de Oregón han demostrado que el
consumo de cereales enriquecidos con ácido fólico en dosis superiores a las recomendadas
por la FDA pueden reducir el riesgo de enfermedad cardiaca ya que el ácido fólico disminuye
el nivel de homocisteína en sangre, compuesto relacionado con la cardiopatía isquémica.
- Uno de los últimos hallazgos referidos al ácido fólico tiene que ver con el Alzheimer puesto
que la homocisteina también tiene relación con esta enfermedad: cuanto mayor es el nivel
de este aminoácido en sangre, los riesgos de desarrollar la enfermedad de Alzheimer
aumentan hasta un 4,5%.
- Esta vitamina se ha mostrado eficaz en la protección contra el cáncer de colon, de pulmón
y de cuello de útero.

ALTERACIONES QUE OCASIONA SU DÉFICIT


- Anemia megaloblástica.
- Irritabilidad e insomnio.
- Prematura aparición de canas.
- En los fetos, su carencia puede provocar deformaciones, daño cerebral y, posteriormente
dificultad de aprendizaje, etc.
- Aparición de melasmas (pigmentación anómala en la cara de las mujeres embarazadas).
- Alteraciones de carácter digestivo.
- Debilidad y fatiga.
ENEMIGOS
- Ingestión continuada de sustancias como alcohol, tabaco, aspirina, antiinflamatorios no
esteroides, anticonceptivos orales, extractos pancreáticos, estrógenos, antiácidos,
anticonvulsionantes y fármacos contra la malaria.
- El ácido fólico tiene una estructura muy frágil y el calor lo destruye prácticamente por
completo. De ahí la importancia de ingerir alimentos crudos.
- La ingestión de altas dosis de vitamina C favorece la excreción del ácido fólico por lo que se
hace recomendable su asociación en el caso de que la ingesta de vitamina C sea superior a 2
gr. al día.
- En presencia de metales pesados el ácido fólico es destruido.

DOSIS RECOMENDADAS
El ácido fólico no presenta prácticamente efectos secundarios, pero en dosis muy elevadas
(más de 15 mg.) pueden aparecer náuseas, edema, irritabilidad, etc. Por otro lado, en dosis
superiores a 400 mg diarios podría enmascarar los síntomas de la anemia perniciosa.
Aunque se trata de una vitamina hidrosoluble su uso terapéutico debe ser siempre
supervisado por un profesional.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Un complejo de vitaminas del grupo B (recordaremos que la ingesta continuada de una
vitamina de este grupo puede provocar la deficiencia de otra del mismo grupo).
- Vitamina B12 (tiamina).
- Biotina.
- Ácido pantoténico.
- Vitamina C.
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA B12

Miembro de la familia del complejo vitamínico B, también es llamada cobalamina o


cianocobalamina debido a que su molécula contiene un átomo de cobalto (es la única
vitamina que contiene un mineral en su composición).
Para que esta vitamina pueda ser absorbida adecuadamente es indispensable la presencia y
acción de determinadas secreciones gástricas, así como de otros factores:
- Una enzima mucoproteínica llamada "factor intrínseco", segregada por las paredes del
estómago y cuya función es la de proteger a la vitamina B-12 frente a algunos gérmenes que
pueden imposibilitar su absorción (gérmenes grupo coli: escherichia coli, etc.).
- Una suficiente secreción de jugo gástrico con un PH que esté entre 0.9 a 1.5.
- Necesita la presencia de calcio en el intestino para su correcta absorción.
- Un buen funcionamiento de la glándula tiroides.

Se trata de una vitamina que se absorbe en la parte más baja del intestino delgado.
Es importante señalar la importancia del llamado "factor intrínseco" porque cuando dicho
elemento no está presente es imposible la absorción adecuada de B-12, con la consiguiente
aparición de la anemia perniciosa, enfermedad mortal hasta 1934.
Tras su absorción, esta vitamina se une a las proteínas del suero y es transportada por el
torrente sanguíneo a los tejidos. Las mayores concentraciones de B-12 están en el hígado,
los riñones, el páncreas, el corazón, los testículos, el cerebro, la sangre y la médula ósea.
Como podemos observar, la casi mayoría son órganos relacionados con la formación de
células sanguíneas.
La vitamina B-12 se encuentra fundamentalmente en los alimentos de origen animal como
las almejas, el jamón, los arenques, el salmón, el atún, el hígado, el cerdo, los huevos, el
queso y los riñones.
Siempre ha sido un tema polémico la deficiencia de vitamina B-12 en aquellas personas que
llevan una dieta vegetariana u ovolacteovegetariana; sin embargo, las algas espirulinas y la
levadura de cerveza contienen importantes cantidades de esta vitamina. Además, en
individuos con una flora intestinal adecuada puede -en pequeñas dosis- ser biosintetizada,
teniendo en cuenta que la dosis diaria que necesita el organismo es baja (3 mcg.).

QUÉ FUNCIONES DESEMPEÑA


- Es indispensable para mantener un sistema nervioso saludable.
- Presente en el metabolismo de las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono.
- Directamente relacionada con la acción de algunos aminoácidos, el ácido pantoténico (B-5)
y la vitamina C.
- Ayuda a sintetizar la creatina, una proteína indispensable para la reserva energética. ·
Favorece el crecimiento y el apetito en los niños.
- Participa -junto al ácido fólico- en la formación y regeneración de los glóbulos rojos; por
tanto, previene la anemia.
- Favorece la conversión de algunos aminoácidos en proteínas necesarias para el
mantenimiento y regeneración de algunos tejidos por lo que activa la formación de los
músculos, los epitelios y el tejido óseo.
- Esta vitamina es fundamental para el estado de ánimo; tiene un efecto euforizante si se
administra a personas deprimidas.
- Es necesaria para la síntesis de ADN.
- Ayuda a mantener la capa de mielina de los nervios.
- Es eficaz como elemento detoxificante en caso de ingestión de cianuro.
- Científicos de la Universidad John Hopkins han demostrado que los infectados por el virus
del SIDA que tienen deficiencias de vitamina B-12 tienen un peor pronóstico. En los estudios
-realizados en 1997- encontraron que aquellos que tenían unos niveles adecuados de esta
vitamina permanecían libres de la enfermedad durante ocho años, comparados con los
cuatro años en aquellos en los que la vitamina era deficitaria.
- Poseer pocos niveles de vitamina B-12 y ácido fólico puede relacionarse con una disfunción
auditiva propia del paso de los años. A esta conclusión han llegado investigadores de la
Universidad de Georgia -cuyo estudio se publicó en 1999-, donde investigaron la función
auditiva y los niveles de esta vitamina. Aquellos con menos capacidad auditiva tenían un
38% menos de vitamina B-12.
- Según la Asociación Americana del Corazón, la vitamina B-12, junto a la B-6 y el ácido
fólico, se convertirán en un futuro no muy lejano en las armas más eficaces de la guerra
contra la enfermedad cardiovascular.

ALTERACIONES QUE OCASIONA SU DÉFICIT


- Su deficiencia puede hacer subir los niveles de homocisteina, elemento tóxico para las
células nerviosas.
- Bajos niveles de B-12 se asocian a un importante abanico de trastornos mentales: pérdida
de memoria, confusión, fatiga psíquica, depresión, alteraciones de sueño, manías,
nerviosismo, demencia en ancianos, etc.
- Dolor, debilidad, hormigueo y entumecimiento en las extremidades.
- Acúfenos y pérdida de audición.
- Disminución de los reflejos.
- Tartamudeo.

Y en casos graves:
- Anemia perniciosa.
- Degeneración de las fibras nerviosas.
- Daño cerebral con síntomas muy parecidos a la esquizofrenia que suelen ir precedidos de
los siguientes signos: úlceras bucales, entumecimiento y dolores fugaces, entre las más
importantes.
- Lengua de color rojo fresa.
- Mal olor corporal.
- Trastornos de la menstruación.

ENEMIGOS
- Ingesta continuada de sustancias como alcohol y tabaco.
- Parásitos intestinales.
- Anticonceptivos.
- Fármacos reductores del colesterol o anticonvulsivos.
- Fármacos utilizados para favorecer el sueño. Se pierde buena parte de esta vitamina con la
acción de la luz solar, los procesos de ebullición y la presencia de álcalis y ácidos.

DOSIS RECOMENDADAS
Como se ha dicho anteriormente, no se necesitan dosis muy altas (3 mcg/día) para
mantener unos niveles adecuados de B-12. En Nutrición Ortomolecular se pueden utilizar
dosis diarias de hasta 100 microgramos.
Aunque se trata de una vitamina hidrosoluble su uso terapéutico debe ser siempre
supervisado por un profesional.
NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Un complejo de vitaminas del grupo B (recordemos que una ingesta continuada de una
vitamina de este grupo puede provocar la deficiencia de otra del mismo grupo).
- Ácido nicotínico (B-3).
- Colina.
- Vitamina C.
- Inositol.
- Sodio/Potasio.
- Ácido fólico.
LA IMPORTANCIA DE LAS VITAMINAS B13 y B15

Antes de dar por completado este minicurso sobre Nutrición Ortomolecular debemos aún
hablar de algunos minerales más y de tres nuevas vitaminas del grupo B que no se
mencionaron en su momento al hablar de ellas ya que en realidad aún está en entredicho
por diversos expertos si pueden considerarse con total propiedad vitaminas en el sentido
estricto de la palabra. De hecho, su uso es muy poco frecuente y en España -al menos hoy-
no están disponibles como suplementos, lo que las convierte en sustancias que se utilizan
poco. No obstante, como quiera que sus características y propiedades sí sugieren que se
trata de vitaminas del grupo B no queremos obviar comentarlas una vez hechas las
advertencias debidas.

La vitamina B13 o ácido orótico


Apenas hay información de cómo es absorbida en el organismo ni de las causas que pueden
provocar su deficiencia.
Podemos encontrarla, en todo caso, en las raíces comestibles y en el suero o porción líquida
de la leche cortada.

PARA QUÉ SIRVE


- Es utilizada en el organismo para poder metabolizar el ácido fólico y la vitamina B12.
- Es una vitamina eficaz para tratar el exceso de ácido úrico pues favorece su solubilidad.
- Está presente en el metabolismo del ADN y ARN.
- Sirve como elemento transportador de minerales en el organismo.
- Parece que puede ayudar en el mantenimiento y restauración de algunas células
específicas.

DOSIS RECOMENDADAS
No es una vitamina que se use con frecuencia pero es que tampoco es frecuente su
deficiencia. Por otra parte, su dosis no está fijada ni en los casos de una nutrición óptima ni
en el caso de una aplicación ortomolecular.
Su uso terapéutico debe ser siempre supervisado por un profesional de la salud.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
Complejo de minerales.

La importancia de la vitamina B15


La vitamina B15 o Ácido pangámico se descubrió en 1951, año en que se consiguió aislar por
primera vez. Posteriormente se comprobaría que se trata de una sustancia presente en
numerosas plantas. Actualmente no tiene establecidos los requisitos mínimos diarios como el
resto de las vitaminas. Posee acción antioxidante y es hidrosoluble.
Hoy día son los rusos quienes más han trabajado con esta vitamina y su fascinación por ella
es creciente; de hecho, es utilizada con frecuencia por los deportistas. Sin embargo, en otros
lugares -como Estados Unidos- ha sido retirada del mercado en sus formas de ácido
pangámico y pangamato de calcio.
Su actividad es mayor cuando es utilizada conjuntamente con las vitaminas A y E.
Las principales fuentes naturales de esta vitamina son la levadura de cerveza, el arroz
integral, los granos integrales, las semillas de calabaza y las semillas de sésamo.
La verdad es que no se conoce muy bien aún cómo es absorbida y almacenada pero las
cantidades sobrantes de esta sustancia son al parecer eliminadas con la orina, las heces y la
respiración.

PARA QUÉ SIRVE


- Neutraliza el deseo de tomar alcohol.
- Protege frente a los agentes contaminantes.
- Acelera la recuperación frente a la fatiga.
- Alivia los síntomas de la angina de pecho y el asma.
- Evita la resaca.
- Está presente en la síntesis de las proteínas.
- Protege al hígado de la cirrosis.
- Prolonga la vida celular.
- Reduce los niveles de colesterol.
- Mejora el funcionamiento del sistema neuroglandular.
- Mejora la circulación sanguínea.

SÍNTOMAS CARENCIALES DE SU DÉFICIT


- Aumenta la posibilidad de sangrado así como de sufrir hematomas con cierta facilidad.
- Mayor probabilidad de contraer infecciones.
- Riesgo de padecer reumatismo.

ENEMIGOS
- Dilución en agua.
- La acción del calor, la luz y la cocción.

DOSIS RECOMENDADAS
No hay oficialmente establecida una dosis en cuanto a su uso aunque en suplementos se
usan de 50 a 150 mgs. diarios.
Algunas personas afirman haber sufrido ciertas molestias al comienzo de su ingesta -como
náuseas- aunque luego desaparecen.
Su uso terapéutico debe ser siempre supervisado por un profesional de la salud.

TOXICIDAD
No es conocida.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Vitamina A.
- Vitamina B.
- Complejo C.
- Vitamina E.
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA B17

La vitamina B17 -o laetril- es una de las sustancias que más controversia ha creado en los
últimos tiempos. Químicamente está compuesta por dos moléculas de azúcar, una de
benzaldehido y una de cianuro. En su forma natural la podemos encontrar en las semillas de
albaricoque y de melocotones, en las almendras amargas, en las pepitas de uva y manzana,
etc. Y se la denomina laetril cuando se presenta como preparado dietético para su utilización
en Nutrición Ortomolecular.
Hay que decir que el uso del laetril es legal en 24 estados americanos y en otros 17 países
como México, Alemania, Gran Bretaña, Italia, Bélgica y Filipinas, entre otros.
Sus detractores rechazan su uso por considerarla ineficaz y peligrosa ya que contiene
cianuro y, según piensan, podría por ello ser tóxica.
Sus defensores argumentan su eficaz selectividad ya que parece atacar únicamente a las
células cancerosas, las cuales elimina. En cuanto a las células normales se ven protegidas
por una enzima que éstas segregan llamada rodanasa y que tiene la capacidad de detoxificar
el cianuro y eliminarlo por vía urinaria sin provocar ningún daño.
Según estas afirmaciones, el laetril atacaría tan sólo a las células malignas ya que no
contienen rodanasa y las células normales estarían libres de absorber esta sustancia
evitando su toxicidad.
La absorción de esta sustancia se realiza en el intestino, es absorbida posteriormente por vía
linfática y portal para ser luego distribuida por todo el organismo.

PARA QUÉ SIRVE


Se entiende que puede ser eficaz preventivo frente al cáncer.

DOSIS RECOMENDADAS
Están sin determinar. En los países donde es utilizada las dosis más frecuentes van de 0,25 a
1,0 mgs. y a pesar de que no han sido establecidas unas cantidades mínimas y máximas sí
conviene recordar que cantidades excesivas de esta sustancia, sobre todo si se desconoce la
capacidad detoxificadora de la persona a tratar, pueden ser altamente peligrosas.
No es recomendable ingerir más de 1 gramo en una sola dosis; y la misma debe ser ingerida
a lo largo del día.
Todas las personas que ingieran esta vitamina deben conocer los síntomas que se presentan
en caso de envenenamiento por cianuro. Y esos son: sudores fríos, dolores de cabeza,
náuseas, letargia, falta de aliento, labios azules e hipotensión sanguínea.
Su uso terapéutico debe ser siempre supervisado por un profesional de la salud.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Vitamina A.
- Vitamina B.
- Complejo C.
- Betacaroteno.
- Manganeso.
- Cobre.
- Calcio.
- Magnesio.
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA C

Es quizás la vitamina que más controversia ha generado en los últimos tiempos y también la
que, posiblemente, haya sido más investigada. De ahí que en esta ocasión nos parezca
oportuno dar cuenta de algunos de los trabajos más relevantes, sobre todo por sus
interesantes resultados.
Llamada también ácido ascórbico, la vitamina C es soluble en agua y aun siendo bastante
estable en una solución ácida es normalmente la menos estable de las vitaminas por ser
extremadamente sensible a la acción del oxígeno, del calor y la luz.
El ácido ascórbico es absorbido rápidamente en el intestino pasando posteriormente a la
corriente sanguínea. Los niveles máximos de esta vitamina en sangre se alcanzan entre las
dos y tres horas siguientes a la ingestión siendo excretada entre las cuatro y seis horas
posteriores a través de la orina.
Existen dos factores importantes que influyen de manera decisiva en su absorción: el
primero es la forma química en que se ha ingerido y el segundo la presencia de otras
sustancias en el tracto intestinal que puedan alterar su absorción.
Ahora bien, debemos saber que en suplementos nutricionales nos podemos encontrar con
tres formas químicas de vitamina C:
Ácido ascórbico: Es la forma más ácida de la vitamina C con un PH de 2,3. Tiene una
actividad como vitamina cercana al 99%. Esta forma de vitamina debe ser ingerida durante
las comidas con un vaso de agua.
Ascorbato de sodio: Es una vitamina C en forma alcalina con un PH de 7,2 y una actividad
del 89%. Es aconsejable ingerirla de media hora a una hora después de las comidas con un
vaso de agua.
Ascorbato de calcio: Es su forma más alcalina con un PH de 7,4 y una actividad
aproximadamente del 82.6%. Se ingiere igual que la anterior.
La podemos encontrar en frutas cítricas, bayas, vegetales de hoja verde, tomates, coliflor,
coles de bruselas, grosella negra, brécol, pimientos, perejil, fresas, kiwi, acedera, fresas, etc.

QUÉ FUNCIONES DESEMPEÑA


- Es indispensable para la elaboración y mantenimiento del colágeno, proteína fundamental
para la fabricación de tejido conectivo, es decir, del tejido que mantiene unidas todas las
partes de nuestro cuerpo.
- Ayuda en la cicatrización de heridas, quemaduras y encías sangrantes.
- Favorece la absorción y almacenamiento del hierro.
- Es una vitamina antioxidante por lo que nos protege de los radicales libres, sustancias
altamente agresivas para el organismo asociadas -sobre todo- a enfermedades
degenerativas.
- Acelera la cicatrización posterior a la cirugía.
- Disminuye la posibilidad de formación de trombos (coágulos) en los vasos sanguíneos.
- Ayuda a combatir las enfermedades víricas y bacterianas.
- Tiene un papel relevante en el metabolismo del calcio.
- Protege de la oxidación.
- Evita la formación de agentes cancerígenos como las nitrosaminas.
- Favorece la disminución de colesterol en sangre.
- Reduce los niveles de histamina ayudando así a eliminar la sintomatología alérgica.
- Interviene en los procesos de detoxificación de algunas sustancias venenosas como el
cadmio, el mercurio, el plomo y el DDT.
Además de todo lo expuesto, existen diversos trabajos de investigación y estudios que
aumentan, más si cabe, los beneficios de esta vitamina. Es el caso del publicado en 1995 en
el British Medical Journal, donde se pone de manifiesto la estrecha relación existente entre el
consumo de vitamina C y los niveles de fibrinógeno en sangre. Al parecer, dosis elevadas de
vitamina C reducen la cantidad de fibrinógeno en el plasma por lo que el riesgo de sufrir
enfermedades cardiovasculares disminuye.
Existen además numerosas pruebas de que la vitamina C es esencial para el buen
funcionamiento del sistema inmunitario. En los mecanismos de éste intervienen ciertas
moléculas, principalmente moléculas de proteínas, que se encuentran en solución en los
fluidos del cuerpo así como determinadas células. La vitamina C actúa tanto en la síntesis de
muchas de estas moléculas como en la producción y funcionamiento adecuado de las
células.
Desde hace mucho tiempo se conoce que la vitamina C inhibe la formación de nitrosaminas
carcinogénicas formadas por la reacción entre los nitritos existentes en las carnes
conservadas y las aminas dietéticas.
Algunos compuestos quimioprotectores como la vitamina C, la quercetina y otros polifenoles
pueden atacar al cáncer por más de un procedimiento diferente.
La aparición del cáncer de esófago, páncreas, colorectal, cuello de útero, vejiga, piel, mama
y laringe se correlacionan inversamente con una dieta rica en frutas y vegetales con alto
contenido en vitamina C.
Estudios en animales de experimentación realizados por el Dr. Linus Pauling y sus
colaboradores muestran que una ingesta importante de vitamina C atrasó el comienzo de
tumores mamarios espontáneos en ratones y evidencian también una pronunciada
disminución o retraso en la aparición de tumores malignos en ratones que habían sido
expuestos a la luz ultravioleta.
Otros investigadores también han demostrado la efectividad de esta vitamina y sus derivados
en la prevención del cáncer de piel; y en ratones expuestos a la fibra de vidrio en polvo se
comprobó una inhibición significativa del cáncer de pulmón.
Científicos japoneses han demostrado recientemente el efecto anticancerígeno del ascorbato
contra tumores humanos del ovario, estómago, páncreas, útero y pulmón.
No puede pues sorprender que el Instituto Nacional de Salud Americano, tras un estudio
realizado sobre la ingesta de esta vitamina, concluya su trabajo diciendo que la cantidad
recomendable de vitamina C diaria -que hasta ahora era de 60 mg por día- debería
aumentarse a 200 mg. Exactamente la misma recomendación que ya hizo el Dr. Linus
Pauling hace casi veinte años y que pocos científicos aceptaron.
No podemos olvidar tampoco otros beneficios que reporta el uso de vitamina C como su
demostrada eficacia para disminuir los niveles de colesterol HDL (colesterol malo). También
se ha demostrado fehacientemente su relación con la mejora de determinadas afecciones
cardio-respiratorias.

ALTERACIONES QUE OCASIONA SU DÉFICIT


- Mala digestión.
- Dificultades respiratorias.
- Pobre lactancia.
- Encías sangrantes.
- Hinchazón de articulaciones.
- Lenta curación de las heridas.
- Baja resistencia a las enfermedades.
- Mayor virulencia de las alergias.
- En deficiencias muy graves, escorbuto.

ENEMIGOS
- Los cigarrillos, ya que cada uno destruye entre 25 y 100 mg de vitamina C.
- Las tensiones físicas o emocionales porque reducen los niveles de esta vitamina.
- El uso de aspirina, antibióticos, cortisona, tranquilizantes o anticonceptivos porque
provocan una elevada eliminación de vitamina C.
- El consumo elevado de alcohol.
- Las enfermedades infecciosas.
- La inhalación de humo procedente de la combustión de petróleo.
- La intoxicación por plomo, cobre inorgánico, mercurio, aluminio y cadmio, entre otros.
- El consumo de aceites rancios.

Hay que decir que se pierde buena parte de esta vitamina con la acción de la luz solar, los
procesos de cocción prolongada a elevada temperatura y la oxidación.

DOSIS RECOMENDADAS
El mejor suplemento de vitamina C es aquel que contiene el complejo C con los
bioflavonoides hesperidina y rutina.
La dosis que con frecuencia se recomienda de suplementos nutricionales va de 500 a 1.000
mg diarios pero en terapias con Nutrición Ortomolecular se utilizan dosis mucho más altas.
Aunque se trata de una vitamina hidrosoluble su uso terapéutico debe ser siempre
supervisado por un profesional.

TOXICIDAD
Su ingesta elevada puede ser causa de la formación de piedras de ácido oxálico y úrico. En
dosis muy altas puede provocar diarrea, escozor al orinar e irritaciones en la piel.

PRECAUCIONES
- Es recomendable la ingesta de pequeñas dosis a lo largo del día más que en una sola dosis
salvo que ésta se ingiera en un comprimido de "liberación sostenida".
- En el caso de ingestión de altas dosis de vitamina C por parte de diabéticos éstos deben
saber que los análisis para detectar el exceso de azúcar pueden verse alterados.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Complejo de bioflavonoides.
- Calcio.
- Magnesio.
- Complejo de vitamina y minerales.
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA D

Podríamos decir que la D es una vitamina "especial" ya que se produce en nuestro


organismo -concretamente, en la piel- gracias a la acción de los rayos ultravioletas; aunque
también puede obtenerse mediante su ingesta con la alimentación.

FORMAS DE OBTENERLA
- Mediante la ingesta de alimentos como el hígado de algunos pescados, de donde se
obtiene colecalciferol (provitamina D-3).
- Por la exposición a los rayos solares fomentando la presencia en la piel de
colecalciferol(provitamina D-3).
- Incluyendo en la dieta preparados sintéticos que con-tienen sustancias como los esteroles
-del que el más ac-tivo es el ergosterol-, precursoras de la provitamina D-2.

Para que estas sustancias sean biológicamente activas es necesario que sean transformadas
en el hígado y, a partir de ahí, por la sangre pasarán a los riñones donde, con la
participación de otras sustancias, se transformarán en la forma más activa de la vitamina D o
calciferol.
La vitamina D, ingerida en la alimentación, es absorbida junto a las grasas con la ayuda del
buen funcionamiento del páncreas y de las vías biliares. Se almacena principalmente en el
hígado aunque también en otras partes del cuerpo como la piel, el cerebro, el bazo y los
huesos.
La podemos encontrar en pescados y aceites de pescados, huevos, cereales integrales, leche
e hígados de vaca, cordero y cerdo

QUÉ FUNCIONES DESEMPEÑA


- Es una vitamina absolutamente indispensable para asegurar la buena utilización y el
mantenimiento de unos niveles adecuados de calcio y fósforo, minerales necesarios en la
formación del esqueleto y los dientes. Esta actividad la lleva a cabo asegurando, en primer
lugar, la absorción de estos minerales a nivel intestinal; en segundo lugar, conduciendo el
calcio de los huesos a la sangre; y, en último lugar, favoreciendo la reabsorción de estos dos
minerales en el riñón.
- Favorece la coagulación de la sangre.
- Mantiene en buenas condiciones el sistema nervioso. Está ampliamente demostrado que
buena parte de la población tiene unos niveles de vitamina D en sangre por debajo de lo que
se considera necesario; y así, el riesgo de pérdida de masa ósea y de fractura ante un
mínimo traumatismo es muy elevado.
Es sorprendente comprobar -como ha hecho la Universidad de Harvard en un estudio
publicado en 1998- que un porcentaje elevado de jóvenes sin ninguna enfermedad asociada
a trastornos en el metabolismo óseo tengan niveles de vitamina D por debajo de lo normal.
Por otro lado, investigaciones más recientes aseguran que la ingestión de vitamina D en
suplementos vitamínicos puede ser clave en la prevención de la fractura de cadera, uno de
los traumatismos más comunes en las mujeres menopáusicas (está demostrado que el 57%
de los pacientes con fractura de cadera tiene unos niveles bajos de vitamina D).

ALTERACIONES QUE OCASIONA SU DÉFICIT


- Osteomalacia y osteoporosis.
- Caries dentales de carácter grave.
- Inadecuada absorción del calcio.
- Raquitismo en los niños, lo que dará lugar a la deformación y ablandamiento de los huesos
con arqueamiento de las piernas, ablandamiento del cráneo, bajo desarrollo muscular y
dificultades respiratorias por hundimiento del tórax, entre otros síntomas.

ENEMIGOS
- Habitar en lugares con una elevada contaminación atmosférica.
- Residir en poblaciones con pobre irradiación solar.
- Mantenerse apartado de la luz solar.
- Fármacos anticonvulsionantes.
- Insuficiencia renal.
- Cirrosis alcohólica.
- Excesivo consumo de antibióticos.
- Consumo de aceites minerales. Es una vitamina sensible a la luz, el oxígeno y el aire.

DOSIS RECOMENDADAS
La dosis recomendada estaría en 10 mcgr. o 400 UI diarias.
Su uso terapéutico debe ser siempre supervisado por un profesional.

TOXICIDAD
El principal problema de una ingesta elevada de esta vitamina es que el calcio se pueda
depositar de manera patológica en los riñones, arterias, corazón o pulmones puesto que se
habrá perdido la posibilidad de controlar los niveles de calcio en sangre.
Son síntomas de intoxicación la sed excesiva, la sudoración, la pérdida de apetito y de peso,
los vómitos, las alteraciones de la función renal, los niveles anormales de calcio y fósforo en
sangre y el aumento en la excreción de calcio por la orina, entre otros.

A TENER EN CUENTA
- Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia deben aumentar su ingesta.
- Deben incrementar la ingestión de vitamina D aquellas personas que trabajen durante la
noche o vivan en ciudades muy contaminadas o alejadas de la luz solar.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Vitamina A.
- Calcio.
- Vitamina C.
- Colina.
- Fósforo.
- Vitamina F.
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA E

El término vitamina E se aplica en realidad a varias sustancias denominadas tocoferoles que,


a su vez, se subdividen en alfa, beta, gamma, delta, epsilón, zeta y theta. En cualquier caso,
hay que saber que de todos esos compuestos el más activo biológicamente es el
alfatocoferol -quizás por eso es la forma más empleada-, tanto en su forma natural (D-alfa
tocoferol) como en su forma sintética (L o DL-alfa tocoferol). En Nutrición Ortomolecular se
utiliza la forma natural por ser la más potente.
Se trata de una vitamina que se absorbe en el intestino delgado en presencia de sales
biliares y grasa pasando a la corriente sanguínea y de ahí al hígado, donde queda
almacenada si bien, al contrario que otras vitaminas liposolubles, lo es sólo durante un
tiempo relativamente corto.
Existen algunas sustancias que pueden interferir en la absorción de esta vitamina o
destruirla, como es el caso del hierro inorgánico que, administrado simultáneamente,
perjudica su absorción. El cloro del agua potable o los aceites rancios, por su parte, la
destruyen.
Podemos encontrarla en aceites vegetales, pipas de girasol, cereales completos, alubias de
soja, tomates, germen de trigo, espinacas, brécol, coles de bruselas y huevos.

PARA QUÉ SIRVE


- Es uno de los antioxidantes más fuertes que se conocen, retardando así el envejecimiento
celular. · Unida a la vitamina A, protege a los pulmones frente a la contaminación.
- Favorece la cicatrización de las quemaduras.
- Alivia los calambres de las piernas.
- Protege de la oxidación a otras vitaminas como la C o el complejo B.
- Alivia la fatiga.
- Mejora la respuesta inmunológica.
- Se ha mostrado eficaz como preventivo de abortos.
- Incrementa los niveles de colesterol HDL (colesterol bueno) en sangre.
- Facilita la acción de la insulina.
- Es ligeramente diurética por lo que se puede utilizar como coadyuvante para tratar la
hipertensión.
- Protege a los glóbulos rojos frente a elementos tóxicos como el peróxido de hidrógeno.
- Facilita la acción anticarcinogénica del selenio cuando se encuentra presente durante las
fases de promoción o proliferación.
- Médicos como el propio Luc Montagnier recomiendan suplementos de vitamina E en el
SIDA.
- Pacientes sometidos a quimioterapia que han recibido suplementos de vitamina E antes de
recibir el tratamiento no sufren la pérdida de cabello.

Además, son muchos los trabajos que implican a esta vitamina en la prevención y
tratamiento de numerosas enfermedades de carácter degenerativo por lo que puede
considerarse la vitamina E un magnífico producto multiuso.
Ya hemos hablado de su elevada capacidad antioxidante y como quiera que los radicales
libres derivados del metabolismo oxidativo se encuentran estrechamente relacionados con un
número importante de patologías no debe sorprender que en un futuro no muy lejano esta
vitamina sea una eficaz arma a utilizar en muchos campos de la lucha contra las
enfermedades degenerativas.
Se ha probado, por ejemplo, que dosis elevadas de vitamina E eran capaces de disminuir la
progresión del Alzheimer (New England Journal of Medicine, 1997) y por ello la Sociedad
Americana de Psiquiatría (AAP) recomienda su uso para tratar esta y otras enfermedades
mentales.
Se ha sugerido (Journal of National Cancer Institute, marzo 1998) también que la vitamina E
puede disminuir el cáncer de próstata en un 32%.
Pero donde la vitamina E juega su papel más importante es frente a la patología coronaria ya
que:
- Mejora la capacidad de resistencia cardiaca.
- Mejora la permeabilidad capilar dañada.
- Ayuda a la recuperación del infarto minimizando la muerte del tejido como consecuencia de
la falta de oxígeno y reduciendo así la amplitud de la zona cicatrizada.
- Es un buen vasodilatador capilar. Y,
- Reduce la ateroesclerosis en las arterias coronarias.

SÍNTOMAS CARENCIALES DE SU DÉFICIT


- Aumento de la fragilidad de las células rojas.
- Manchas en la piel.
- Esterilidad femenina y masculina.
- Posibilidad de sufrir arteriosclerosis.
- Aumento en la incidencia de patología cardiaca.
- Riesgo de sufrir úlcera gástrica.
- Pérdida de concentración, dificultad intelectual e irritabilidad.
- Alteración en la formación de hemoglobina.
- Anemia.
- Piel áspera.
- Debilidad muscular.

Y en los casos más graves:


- Daños renales y hepáticos.
- Edemas.
- Dificultades respiratorias.
- Nacimientos prematuros.
- Fibrosis cística.

SUS ENEMIGOS
- Es inestable al calor.
- Sensible a la luz.
- Temperaturas por debajo de cero grados.
- Grasas rancias.
- Cirrosis alcohólica.
- Enfermedades pancreáticas.
- Consumo de aceites minerales.
- Consumo de agua con cloro.
- Consumo de estrógenos.

DOSIS RECOMENDADAS
La dosis recomendada estaría entre 12 a 15 mg/día aunque cuando se consumen muchas
grasas insaturadas las necesidades son mayores.
Su uso terapéutico debe ser siempre supervisado por un profesional.
TOXICIDAD
Aunque es liposoluble, esta vitamina es considerada no tóxica salvo en determinadas
condiciones:
- Las personas con hipertensión porque podría aumentarla, al menos inicialmente. Después
se convierte en elemento regulador.
- Pacientes con enfermedades reumáticas crónicas del corazón. Dosis altas en este caso
pueden acarrear graves consecuencias.
- En algunas personas, dosis elevadas -como las utilizadas en Nutrición Ortomolecular-
pueden provocar molestias como náuseas, ligeras diarreas, debilidad muscular, etc.

A TENER EN CUENTA
- Una dieta rica en aceites poliinsaturados provocará una mayor necesidad de esta vitamina.
- Deben incrementar su ingesta las embarazadas, las mujeres lactantes y las que estén
tomando anticonceptivos.
- El hierro inorgánico destruye la vitamina E.
- Si bebe agua clorada debe aumentar la ingesta de esta vitamina.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Vitamina A.
- Complejo B.
- Vitamina C.
- Vitamina B-1.
- Inositol.
- Vitamina F.
- Manganeso.
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA F

Se denomina vitamina F a los ácidos grasos esenciales, sustancias de tipo liposoluble que el
organismo no puede sintetizar y que, como las necesita, deben ser ingeridas con la dieta.
De todos es conocida la importancia que tienen las grasas para la salud pero no tanto que
entre ellas existen algunas beneficiosas y otras que pueden perjudicarnos
considerablemente.
Unas, las grasas saturadas, provienen de fuentes animales. Se trata de grasas sólidas y
densas que constituyen un factor importante de riesgo para la salud.
Otras, las grasas insaturadas, en cambio, proceden en su mayoría de los aceites vegetales
así como del pescado. Unas son monoinsaturadas -como el aceite de oliva- y otras
poliinsaturadas -como el aceite de maíz-. Cabe añadir que los pescados grasos aportan
también grasas poliinsaturadas.
Pues bien, son los ácidos grasos poliinsaturados los que nos interesan -pues constituyen la
llamada vitamina F- y existen dos series: la serie omega-3 y la serie omega-6, cuyas
funciones son de vital importancia para la salud.
A fin de cuentas, regulan el nivel de prostaglandinas, sustancias muy importantes que están
presentes en el funcionamiento del corazón y de los riñones, de la función inmune, de la
defensa contra las alergias, de la inflamación, de la temperatura, etc.

La serie Omega-3:
Está compuesta por el ácido eicosapentanoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA-
docosahexaenoic acid). Ambos son obtenidos a partir del cuerpo graso de algunos pescados
grasos como la caballa, el arenque, el atún y el salmón, entre otros.

La serie Omega-6:
Integrada por el ácido linoleico -precursor de los ácidos grasos linolénico y araquidónico,
también esenciales- y el ácido gamma-linolénico (GLA- gamalinoleic acid).
Se trata de ácidos que proceden de distintas fuentes:
- El ácido linoleico del germen de trigo, el aceite de girasol, el maíz, la soja, etc. Y,
- El ácido gamma-linoleico del aceite de onagra y de borraja.
- Es importante señalar que el uso en la dieta de grasas saturadas, unido al consumo de
aceites como el de maíz -tan comúnmente utilizado en la dieta estadounidense, sobre todo
para freír- está relacionado con enfermedades crónicas, inflamatorias y el incremento de
determinados tipos de cáncer.

PARA QUÉ SIRVEN


- Ayudan a evitar los depósitos de colesterol en las arterias reduciendo los niveles de
colesterol "malo" (LDL) y aumentando los del bueno (HDL) (Omega-3). · Reducen el nivel de
triglicéridos (Omega-3).
- Favorecen el buen estado de la piel y el cabello.
- Están presentes en la síntesis de las prostaglandinas, algo fundamental -como se ha
mencionado anteriormente- en diversos procesos metabólicos.
- Ayudan a mantener el peso ya que favorecen la eliminación de las grasas saturadas.
- Ofrecen cierto grado de protección frente a la acción de los rayos X.
- Mejoran la respuesta inmunológica.
- Mantienen las células nerviosas en buenas condiciones.
- Son indispensables para que el calcio llegue a las células.
- Se necesitan para poder asimilar el fósforo.
- Estimulan la conversión del caroteno en vitamina A.
- Son nutrientes fundamentales para aquellas mujeres que padecen de forma crónica el
síndrome premenstrual (Omega-3).
- Se han mostrado eficaces frente a las enfermedades asmáticas.
- Se obtienen beneficios en los casos de colitis ulcerosa y en la Enfermedad de Crohn.
- Disminuyen la hipertensión.
- Son elementos indispensables frente a las enfermedades de carácter inflamatorio.
Además, se sabe que los aceites de pescado del grupo Omega-3 ayudan a reducir el riesgo
de degeneración macular asociada a la edad. Esta enfermedad es la primera causa de
ceguera en los países desarrollados.
Hay que destacar, asimismo, la importancia de la presencia de estos ácidos grasos esenciales
en la leche materna, indispensable en el desarrollo cerebral del bebé.
Por otro lado, diferentes estudios sugieren que el consumo de ácidos grasos esenciales
-sobre todo de la serie Omega-3- ayudan en los casos de depresión, el trastorno bipolar y la
esquizofrenia.

SÍNTOMAS DE SU DÉFICIT
- Niveles elevados de colesterol malo (LDL).
- Dificultad para sintetizar las prostaglandinas.
- Retraso en el crecimiento.
- Enfermedades alérgicas.
- Desórdenes a nivel del núcleo celular.
- Cabello y uñas en mal estado.
- Venas varicosas.
- Alteraciones en la piel, acné, piel extremadamente seca, etc.
- Enfermedades cardiacas.
- Enfermedades renales.
- Alteraciones en el metabolismo de las grasas.

ENEMIGOS
- El excesivo consumo de hidratos de carbono.
- La elevada temperatura en los aceites que la contienen.
- Los tratamientos con rayos X.
- La ingesta elevada de grasas saturadas.
- Es inestable al calor y sensible a la luz.

RECOMENDADACIONES
- Reduzca la ingesta de alimentos ricos en grasas saturadas.
- Recuerde que la ingesta de grasa monoinsaturada (aceite de oliva) es recomendable para
mantener una buena salud cardiovascular.
- Aumente el consumo de ácidos esenciales de la serie Omega-3 (aceites de pescado). En el
caso de que sean utilizados con fines terapéuticos, las dosis vendrán marcadas en función de
cada patología y siempre supervisado por un profesional.

TOXICIDAD
No se conocen efectos tóxicos; en todo caso, pueden provocar alteraciones metabólicas y
exceso de peso.

A TENER EN CUENTA
- Una dieta rica en aceites poliinsaturados, provocará mayor necesidad de vitamina E a fin de
evitar la oxidación de los mismos.
- Consumir cantidades importantes de hidratos de carbono aumenta las necesidades de
ácidos grasos insaturados.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Vitamina A.
- Complejo C.
- Vitamina D.
- Vitamina E.
- Fosforo.
LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA K
Es llamada también la vitamina antihemorrágica o la vitamina de la coagulación.
Soluble en agua, fue descubierta por un estudiante de medicina que investigaba la
biosíntesis del colesterol al observar que con la ingesta de determinados alimentos - alfalfa y
harina de pescado- los pollos aquejados de la enfermedad hemorrágica se curaban. La
vitamina fue aislada diez años después.
Se trata de una vitamina que presenta estructuras diferentes en función de su procedencia.
Así, la vitamina K-1 la podemos encontrar en verduras y hortalizas como la coliflor, la alfalfa,
las espinacas, los berros, las coles de Bruselas, el brécol, los tomates, etc., así como en el
yogur, la leche, la yema de huevo, el aceite de azafrán, el aceite de soja, los aceites de
hígado de pescado y las algas kelp.
La vitamina K-2, en cambio, es de origen animal -se adquiere, pues, al comer carne- o
bacteriano. En cuanto a la K-3 es sintética.
Es importante señalar que la vitamina K-2 puede ser sintetizada en cantidades suficientes a
partir de las bacterias que habitan en nuestro intestino grueso; de hecho, de esa forma se
podría cubrir hasta un 50% de las necesidades diarias.
La vitamina K es absorbida en el intestino con la ayuda de las sales biliares pasando
posteriormente al hígado donde es esencial para la formación de protombina y otras
proteínas.

PARA QUÉ SIRVE


- Es esencial para la formación de protombina -sustancia indispensable para la coagulación
de la sangre- por lo que su ingesta puede ayudar a evitar las hemorragias internas y
externas.
- Ayuda a reducir el excesivo flujo menstrual.
- Debe estar presente en la asimilación del calcio.
- Es indispensable en la relación entre el calcio y la vitamina D.
- Es necesaria para el buen funcionamiento hepático.

SÍNTOMAS DE SU DÉFICIT
- Celiaquismo.
- Diarrea.
- Hemorragias nasales.
- Abortos.
- Aumento en el tiempo de coagulación.
- Hemorragias de distinta índole.

ENEMIGOS
- Es especialmente sensible a los rayos ultravioletas.
- Sucumbe a los elementos oxidantes.
- La congelación y la cocción.
- El empleo de ácidos.
- El consumo de aspirinas.
- El empleo de anticoagulantes como el dicumarol y la warfarina, sustancias antagonistas de
esta vitamina.
- El consumo de grasas rancias.
- La extirpación del intestino.
- Los trastornos hepáticos graves.
- La vitamina K sintética es muy activa en los procesos de coagulación sanguínea por lo que
las personas que la ingieren en suplementos dietéticos, unida a una dieta desequilibrada,
tienen mayor riesgo de padecer trombosis.

DOSIS RECOMENDADADAS
Salvo excepciones -y en circunstancias normales- no se suelen tener deficiencias de vitamina
K.
En Nutrición Ortomolecular se pueden llegar a dar hasta 30 mcgs. por kilo de peso.
Su uso terapéutico debe ser siempre supervisado por un profesional de la salud.

TOXICIDAD
La vitamina K natural es almacenada en el organismo sin que cause ningún daño pero dosis
excesivas de vitamina K sintética pueden provocar daños importantes, como rubor,
sudoración y/o contracciones torácicas además de un tipo de anemia que cursa con un
incremento de la descomposición de las células rojas.

A TENER EN CUENTA
- Una diarrea excesiva podría ser síntoma de su deficiencia.
- Aun siendo de fuentes naturales, esta vitamina inter-acciona con algunos anticoagulantes.
- Un estudio elaborado en la Escuela de Salud Pública de Harvard relaciona el déficit de
vitamina K con el riesgo de fracturas en mujeres menopáusicas por lo que se sugirió la
aportación de 65 microgramos diarios.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Vitamina F.
- Cobre.
- Hierro.
- Magnesio.
- Acidophilus.
LA IMPORTANCIA DE LAS VITAMINAS P,Q y U

LA VITAMINA P
Esta compuesta por un complejo de bioflavonoides cítricos (como la quercitina, la citrina y la
nobiletina entre otros), rutina y hespiridina.
Es soluble en agua y fue descubierta inicialmente en las partes blancas de los cítricos aunque
posteriormente se advirtió su presencia también en el jugo, si bien en menor proporción.
Las sustancias que componen la llamada vitamina P son las responsables del color amarillo y
anaranjado de las frutas cítricas.
Una de las principales funciones de los bioflavonoides es aumentar la fortaleza de los
capilares. La letra P con la que se designa a esta vitamina es debida, pues, al factor de
permeabilidad.
La absorción y almacenamiento de los bioflavonoides son muy similares a los de la vitamina
C.
Podemos encontrar fuentes naturales de esta vitamina en los limones, las naranjas, los
pomelos, los melocotones, el trigo sarraceno, los tomates, los pimientos, las moras, las
cerezas, la zarzamora, los albaricoques, la grosella negra y las uvas.

PARA QUÉ SIRVE


- Impide que la vitamina C sea destruida por la oxidación.
- Fortalece las paredes de los capilares.
- Aumenta la efectividad de la vitamina C.
- Ayuda a prevenir y curar las encías sangrantes.
- Es importante en el tratamiento del edema y los mareos debidos a la enfermedad del oído
interno.
- Aumenta la resistencia frente a las infecciones, tanto de bacterias o virus como de hongos
o parásitos.
- Actúa como antiinflamatorio.
- Tiene capacidad desintoxicante frente a algunos metales como el cobre o el plomo.

SÍNTOMAS DE SU DÉFICIT
- Aumenta la posibilidad de sangrado así como de sufrir hematomas con cierta facilidad.
- Mayor probabilidad de contraer infecciones.
- Riesgo de padecer reumatismo.

ENEMIGOS
- Dilución en agua.
- La acción del calor, la luz y la cocción.
- El oxígeno.
- El tabaco.
- Pobre ingestión de los alimentos que las contienen.

DOSIS RECOMENDADAS
Se suele encontrar sola o en suplementos de complejo C ya que da mejores resultados unida
a ésta puesto que es su co-factor natural. Las dosis más comunes que encontraremos son 50
mgs. de rutina y hespiridina y 50 mgs. de bioflavonoides.
Su uso terapéutico debe ser siempre supervisado por un profesional de la salud.

TOXICIDAD
No hay toxicidad conocida.

A TENER EN CUENTA
- Las mujeres que sufren los sofocos propios de la menopausia podrían encontrar alivio con
su consumo.
- Es una buena solución para aquellas personas que padecen de encías sangrantes o que
sufran de hematomas con cierta facilidad.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Vitamina C.

LA VITAMINA U
Es una vitamina de la que se sabe muy poco. Fueron los rusos quienes consiguieron aislarla.
Su descubridor, el doctor Vasily Bukin, la aisló de la leche coagulada aunque también se
puede obtener de la col fermentada.
Esta vitamina tiene la capacidad de normalizar la mucosa del estómago e intestino logrando
curar úlceras en un período de 30-40 días regenerando completamente el tejido por lo que
podría considerarse un agente protector importante frente a las úlceras.
Está presente en la col cruda, en su zumo y en la alfalfa.

LA VITAMINA Q
La vitamina Q fue aislada de un extracto de semilla de soja en 1972 por el doctor Armand J.
Quik, del Medical College de Wisconsin. Esta vitamina -en su forma algo parecida a la K-
resulta esencial para el mecanismo de coagulación de la sangre pero es tan nuevo su
descubrimiento que su estructura química exacta se desconoce todavía. El doctor Quik ha
conseguido buenos resultados utilizándola con 25 pacientes que sufrían alteraciones en el
mecanismo regulador de la coagulación y ha descubierto que resulta especialmente efectiva
contra la telangiectasia hemorrágica hereditaria, un estado caracterizado por la pérdida de
sangre como resultado de lesiones capilares.
LA IMPORTANCIA DEL AZUFRE

Se trata de un mineral no metálico presente en la corteza terrestre en cantidad abundante


que está considerado esencial para todas las formas de vida. La mayor parte del azufre
corporal se encuentra formando parte de algunos aminoácidos. El resto se encuentra en las
células, libre o unido a otros elementos.
Las mejores fuentes de este mineral son las alubias secas, los huevos, el repollo y las carnes
magras.

PRINCIPALES FUNCIONES
- Favorece el transporte y equilibrio de otros minerales.
- Es importante su papel en la respiración de los tejidos, además de mantener el aporte de
oxígeno necesario para el cerebro.
- Ayuda al hígado en la secreción biliar.
- Junto con las vitaminas del grupo B, mejora la salud de los nervios; además de ser parte
de los aminoácidos que ayudan a construir los tejidos.
- Es indispensable para la síntesis del colágeno y keratina.

PERJUICIOS QUE OCASIONA SU DEFICIENCIA


- Dificulta la detoxificación orgánica.
- Aumenta las posibilidades de provocar alteraciones en la piel por hongos y levaduras.
- Debilidad de uñas y cabello.
- Problemas articulares.

CAUSAS QUE FAVORECEN SU DEFICIENCIA


Son muy raros los casos donde aparecen déficits; tan sólo en dietas hipoprotéicas donde
además falten las legumbres, ajos y cebollas.

DOSIS RECOMENDADAS
Si nos cuidamos de tener un consumo adecuado de proteínas los requerimientos diarios
estarán asegurados.

TOXICIDAD
No se conoce toxicidad si hablamos de azufre orgánico pero podría causar efectos adversos
con el uso de grandes cantidades de azufre inorgánico.

PRECAUCIONES
Puede actuar como un laxante suave.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
Debe ir acompañado de las vitaminas del grupo B.
LA IMPORTANCIA DEL CALCIO

Se trata del mineral más abundante en el organismo si bien casi todo está depositado en los
huesos y dientes.
La absorción de este mineral se lleva a cabo en el duodeno pero sólo se absorbe entre el 10
y 40% del ingerido siendo el resto eliminado por las heces, la orina y el sudor.
En el caso de que su nivel en sangre descienda se transfiere calcio del hueso a la misma y el
que iba a ser eliminado por la orina es reabsorbido por el riñón aumentando así su absorción
intestinal.
Podemos encontrarlo en espinacas, brécol, coles de bruselas, semillas de girasol,
cacahuetes, nueces, alubias secas, hortalizas, cereales, azúcar integral, granos de sésamo,
sardinas, salmón, productos lácteos, etc.
Su mayor o menor absorción depende de diversos factores. Son estos:
- Debe llegar al intestino como nutriente hidrosoluble o no será absorbido.
- Necesita un medio ácido en el intestino para su correcta absorción ya que de no ser así el
calcio y el fósforo forman fosfato de calcio -que es insoluble y no absorbible- pudiendo
favorecer la formación de depósitos en los tejidos blandos.
- La hormona paratoidea, la calcitonina y la vitamina D se hacen indispensables para el
equilibrio entre el calcio del hueso y el de la sangre.
- Grandes cantidades de grasa, ácido oxálico (chocolate, espinacas), fosfatos (alimentos ricos
en fósforo) y ácido fítico (contenido en los tegumentos de los cereales y leguminosas) son
capaces de impedir la adecuada absorción del calcio.
- La fibra contenida en los alimentos puede captar el calcio y arrastrarlo con las heces.
- Deben ingerirse proteínas, factor indispensable para el transporte del calcio a través de la
barrera intestinal.
- Es fundamental el ejercicio para mantener unas cifras adecuadas de calcio en los huesos.

FUNCIONES QUE DESEMPEÑA:


- Participa en la estructura, desarrollo y constitución de los huesos y dientes.
- Actúa junto al magnesio como regulador del ritmo cardíaco (véase número anterior).
- Es indispensable en compañía de la vitamina K para la coagulación sanguínea.
- Interviene en la transmisión del influjo nervioso.
- Interviene en el tránsito de nutrientes que se lleva a cabo en la membrana celular.
- Reduce los niveles de histamina.
- Alivia el insomnio.
- Colabora en la conversión del hierro.
- Favorece la absorción de la vitamina B-12.
- Previene, junto a otros minerales, el depósito de metales pesados en el organismo.
- Interviene en el control del nivel de colesterol en sangre.

SÍNDROME PREMENSTRUAL Y CALCIO


En un estudio realizado por el Colegio Médico de Nueva York se descubrió que el aporte
suplementario de calcio disminuía el síndrome premenstrual. Transcurridos tres meses, un
72% de las mujeres que habían tomado calcio manifestaron su mejoría presentando menos
molestias, disminución en la retención de líquidos y cambios de humor, frente al 15% de
mujeres a las que se les administró placebo.

OSTEOPOROSIS Y CALCIO
La osteoporosis es una enfermedad ósea que debilita los huesos y puede llegar a producir el
arqueamiento de la espalda. A veces se dice que una persona con osteoporosis se ha caído y
roto la cadera; en realidad, muchas veces sucede al revés: la cadera se fractura debido a la
debilidad del hueso y, como consecuencia, la persona se cae.
La osteoporosis es la causa de ocho millones de fracturas espontáneas que padecen las
mujeres cada año. En ellas la enfermedad comienza antes de la menopausia pero la pérdida
de calcio se acelera con la misma. Es además el resultado de una dieta deficiente y de la
falta del ejercicio adecuado.
Conviene saber además que la salud de los huesos no está únicamente relacionada con el
calcio: intervienen otros nutrientes como el silicio, la vitamina D, la vitamina K, el fósforo, el
cinc, el manganeso, el boro, el molibdeno, el cobre, el estroncio y el magnesio.
La incidencia de la osteoporosis es mayor entre las personas que ingieren poco calcio en su
dieta. En esta enfermedad, el calcio óseo es "prestado" por los huesos para mantener el
nivel óptimo de calcio en la sangre.
Diversos estudios han puesto de relieve que complementar la dieta con calcio aumenta
significativamente la densidad ósea. Además, los suplementos de este mineral protegen a las
mujeres posmenopáusicas sanas frente a la osteoporosis. Es interesante señalar aquí
algunas afirmaciones hechas por investigadores del Proyecto Cornell, uno de los estudios
más rigurosos y concluyentes de la historia de la investigación en materia de salud.
El proyecto Cornell-Oxford-China de Nutrición, Salud y Medio ambiente -conocido
simplemente como Proyecto Cornell- se inició en 1983 con un estudio pormenorizado de los
hábitos cotidianos de 6.500 habitantes de 65 provincias dispersas de la China rural.
Una característica de la dieta occidental es que contiene gran cantidad de grasas y colesterol
en forma de carnes, derivados lácteos, aceites y alimentos fritos. Frente a este tipo de dieta
tenemos la de China, rica en fibra, pobre en grasas y basada fundamentalmente en cereales
integrales y muchas verduras y hortalizas donde las proteínas se obtienen de los derivados
de la soja.
Las conclusiones -después de largos años de trabajo- fueron muy interesantes aunque aquí
comentaremos sólo las relativas al tema que nos ocupa. Y entre ellas está la de que las
dietas ricas en proteínas aumentan el riesgo de padecer osteoporosis. Hoy, veinte millones
de norteamericanos -principalmente mujeres posmenopáusicas- tienen los huesos tan
frágiles que se pueden romper con traumatismos mínimos. Pues bien, la investigación
demostró la relación existente entre el exceso de proteínas en la dieta y la fragilidad ósea.
Incluso tomando diariamente leche el exceso de proteínas puede poner en peligro la salud
de los huesos ya que ocasiona una menor absorción del calcio en el tracto intestinal.
Los chinos apenas consumen leche de vaca ni sus derivados y, sin embargo, tienen los
índices de osteoporosis más bajos del mundo (las mujeres chinas mayores de 45 años tienen
una densidad ósea mucho mayor que sus homólogas estadounidenses). Los
norteamericanos, con su dieta rica en proteínas y calcio, tienen por el contrario un índice de
osteoporosis sorprendentemente alto. Con lo que una de las conclusiones claras a la que
llegaron los investigadores fue que también se puede prevenir la osteoporosis obteniendo el
calcio de fuentes vegetales.

SU DEFICIENCIA PUEDE PROVOCAR:


- Raquitismo.
- Osteoporosis.
- Calambres musculares.
- Alteraciones cardíacas.
- Hemorragias.
- Osteomalacia.
DOSIS RECOMENDADAS
La dosis depende de la forma en que se aporte el calcio. No es lo mismo ingerir el calcio en
forma de aminoácido quelado que de ascorbato de calcio, carbonato de calcio, fosfato de
calcio, harina de hueso, etc. Y así, si lo tomamos en su forma quelada la dosis recomendada
no debe exceder los 1.000 mg. Pero recuerde que debe ser siempre un profesional quien
guíe la forma y dosificación a prescribir.

PRECAUCIONES
Se debe evitar una ingesta superior a 2.000 mg. de calcio al día puesto que existe riesgo de
hipercalcemia (niveles de calcio en sangre anormalmente altos), hipercalciuria o cálculos
renales en algunas personas.
Tampoco se debe utilizar en el caso de sufrir cálculos renales o insuficiencia cardíaca tratada
con digitálicos.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
La ingesta de calcio debe ir acompañada de magnesio en la proporción adecuada puesto que
previene su depósito en los tejidos blandos y su entrada excesiva en las células. Además,
necesita ser ingerida -en equilibrio adecuado- junto a las vitaminas A, C, D y F y los
minerales hierro, fósforo y manganeso.
LA IMPORTANCIA DEL CLORO

Mineral esencial para el organismo humano, está presente en forma de compuesto con el
sodio y el potasio. Está tan íntimamente relacionado con el sodio -tanto en los alimentos
como en los fluidos corporales- que elevados niveles de sodio implican los mismos de cloro y
viceversa.
La cantidad de cloro en el organismo se mantiene constante por medio de su excreción en la
orina, por el sudor y por vía intestinal. El cloro, en su forma de ácido clorhídrico, puede
perderse en cantidad elevada en el caso de vómitos continuados.
Lo encontraremos en: la sal de mesa, las algas kelp y las aceitunas.
El cloro se absorbe en el intestino delgado. Las mayores concentraciones de este mineral se
encuentran en el fluido cerebro-espinal.

QUÉ FUNCIONES DESEMPEÑA


- Interviene como regulador del equilibrio ácido/base de los líquidos del organismo.
- Actúa en estrecha relación con el sodio y potasio en forma de compuesto clorado.
- Facilita el buen funcionamiento del hígado favoreciendo la limpieza de residuos orgánicos.
- Ayuda a mantener la presión que permite a los fluidos corporales entrar y salir a través de
las membranas celulares.
- Estimula la producción de ácido clorhídrico, indispensable para la digestión de
determinados alimentos.
- Mantiene en buen estado las articulaciones y tendones.
- Junto al sodio y potasio, regula el balance electrolítico.

SU DEFICIENCIA PUEDE PROVOCAR


- Pérdida de cabello.
- Dificultad en la contracción muscular.
- Alteraciones en la digestión.
- Aclorhidria gástrica.
- Pérdida de piezas dentales.
- Alteración en el equilibrio del sodio y del potasio.

DOSIS RECOMENDADAS
No hay dosis establecidas pero las superiores a 0,9 gramos pueden causar desagradables
efectos colaterales. No olvidemos que debe ser siempre un profesional quien guíe la forma y
dosificación a prescribir.

PRECAUCIONES
Recientemente se ha sugerido que la hipertensión inducida por el consumo excesivo de
dietas ricas en sal podría estar provocada por una elevada tasa de cloro y no por el consumo
de sodio.
Es importante señalar que el agua del grifo destruye la vitamina E; además, toda persona
que beba agua con cloro debería tomar yogur porque éste ayuda a reemplazar las bacterias
intestinales que el cloro destruye. El cloro utilizado para purificar el agua es un gas
"blanqueador" y no se le debe confundir con el cloro que forma parte de la molécula de sal
de mesa.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Sodio.
- Potasio.
LA IMPORTANCIA DEL COBALTO

El cobalto es uno de los minerales esenciales para el organismo humano y forma parte de la
vitamina B-12. Es importante señalar que el cobalto inorgánico tiene una biodisponibilidad
casi inexistente por lo que debe ser ingerido como parte integrante de la molécula de la
vitamina B-12 para poder ser asimilado.
Este mineral se absorbe con bastante dificultad. Está almacenado, sobre todo, en las células
rojas de la sangre y, en menor cantidad, en el hígado, riñones, bazo y páncreas.
Lo encontraremos en el trigo sarraceno, la levadura de cerveza, el germen de trigo, las
nueces y avellanas, el diente de león, las plantas muy verdes, la cebolla, la carne, los
riñones, la leche, las ostras y las almejas.

FUNCIONES QUE DESEMPEÑA


- Indispensable para el mantenimiento y buen funcionamiento de las células rojas de la
sangre.
- Es un factor hipoglucemiente.
- Gran parte de las funciones que desempeña la vitamina B-12 se realiza gracias a la acción
de la porción de cobalto que hay en su molécula por lo que, en cuanto a funciones, se
pueden incluir las mismas que a la vitamina.

SU DEFICIENCIA PUEDE PROVOCAR


No se conocen síntomas claros de deficiencia de este mineral como elemento separado de la
vitamina B-12.

DOSIS RECOMENDADAS
La toxicidad del cobalto es muy difícil cuando procede del consumo en una dieta normal. El
uso terapéutico en dosis muy altas durante largo tiempo puede provocar hipotiroidismo,
bocio y fallo cardíaco.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Ácido fólico.
- Zinc.
- Hierro.
- Cobre.
- Vitamina B12.
LA IMPORTANCIA DEL COBRE

El cobre es un mineral que está presente en todos los tejidos corporales y participa
activamente en la síntesis de la hemoglobina, las células rojas sanguíneas y la absorción del
hierro.
Se encuentra en las alubias secas, guisantes, trigo integral, ciruelas pasas, hígado de vaca y
ternera, gambas y la mayor parte de los mariscos.
El cobre se absorbe en el estómago y el intestino delgado llegando al torrente sanguíneo a
los 15 minutos -aproximadamente- de su ingesta. Es excretado principalmente por las heces
y la bilis, y, en menor medida, por la orina. Las mayores concentraciones de este mineral las
podemos hallar en el hígado, riñones, corazón, cerebro y, en menor medida, en los huesos y
músculos.

FUNCIONES QUE DESEMPEÑA


- Indispensable para la formación de hemoglobina.
- Hace que el organismo pueda utilizar el aminoácido tirosina permitiendo a éste operar
como un factor de pigmentación para el cabello y la piel.
- Es esencial para la utilización de la vitamina C.
- Presente en la síntesis de determinadas sustancias esenciales en la formación de las vainas
protectoras de mielina que envuelven las fibras nerviosas.
- Participa en la formación y mantenimiento de los huesos.
- Interviene en la formación del ARN.
- Evita la excesiva coagulación sanguínea.
- Colabora en el buen funcionamiento de la glándula tiroides.
- Se le conoce actividad anticancerígena, antidegenerativa y antirreumática.
- Participa en el mantenimiento óptimo de los niveles de colesterol.

SU DEFICIENCIA PUEDE PROVOCAR


- Retención de líquidos.
- Diarreas de tipo crónico o recurrente.
- Falta de pigmentación en la piel y el pelo.
- Irritabilidad nerviosa.
- Niveles bajos de células blancas en la sangre.
- Dificultad para cicatrizar heridas.

DOSIS RECOMENDADAS
A pesar de que es un mineral muy importante, si llevamos una dieta equilibrada con una
ingesta adecuada de vegetales frescos y granos integrales no es necesario tomar
suplementos, salvo en patologías muy determinadas y siempre bajo el control de un
profesional que guíe la forma y dosificación a prescribir.

PRECAUCIONES
El cobre en su forma aminoquelada tiene raros efectos adversos aunque se ingiera en dosis
ortomoleculares. No sucede lo mismo con el sulfato de cobre pero en dosis superiores a los
10 mg. al día puede provocar náuseas, vómitos, dolores musculares y, en algunas ocasiones,
alteraciones que conducen a estados de coma y muerte debidos a acidosis metabólica y
pancreatitis.
Dosis elevadas de vitamina C perjudican la absorción del cobre.
Un exceso de cobre puede hacer descender los niveles de zinc favoreciendo la pérdida de
cabello, insomnio, menstruaciones irregulares y depresión.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Ácido fólico.
- Zinc.
- Hierro.
- Cobalto.
- Vitamina B12.
LA IMPORTANCIA DEL CROMO

El cromo es un mineral indispensable para todas aquellas personas que padecen de diabetes
o arteriosclerosis así como elevadas cifras de triglicéridos y colesterol. Los hábitos
alimenticios erróneos con deficiencias en este mineral favorecen la aparición de
enfermedades (diabetes, alteraciones cardíacas, endurecimiento de las arterias, etc., que
podrían ser evitadas con una dieta adecuada.
El cromo es muy difícil de absorber puesto que tan sólo el 3% del total ingerido será
asimilado por el organismo. El cromo forma parte del denominado Factor de Tolerancia a la
Glucosa (GTF), con muy importantes funciones orgánicas, entre ellas el de regular los niveles
de glucosa en sangre. La mejor forma de tomar cromo en suplementos es utilizar el cromo
GTF puesto que su biodisponibilidad y efectividad es muy superior a la de cualquier otro.
Lo encontraremos en la levadura de cerveza, el diente de león, algunas plantas medicinales
como las hojas de nogal y eucalipto, entre otras, los berros, la melaza, el limón, el pomelo,
la alfalfa, los cereales integrales, el aceite de maíz, las carnes y los mariscos.

FUNCIONES QUE DESEMPEÑA


- Está involucrado en el metabolismo de la glucosa y la síntesis de aminoácidos y colesterol.
- Es, junto al hierro, elemento transportador de proteínas.
- Es un protector arterial, controlando los niveles de colesterol en sangre e impidiendo la
formación de placas en las arterias coronarias.
- Es, como se ha comentado, parte del Factor de Tolerancia a la glucosa, que regula los
niveles de azúcar en sangre.

SU DEFICIENCIA PUEDE PROVOCAR


- Problemas cardiocirculatorios que sobrevienen como consecuencia de los elevados niveles
de colesterol en sangre con la consiguiente formación de placas ateromatosas.
- Incremento de las grasas en sangre.
- Alteración en el metabolismo de los aminoácidos.
- Alteración en el metabolismo de los azúcares.

CAUSAS QUE FAVORECEN SU DEFICIENCIA


- Una dieta rica en azúcares refinados y alimentos procesados.
- Diabetes.
- Alcoholismo.
- Dietas de adelgazamiento muy prolongadas.

TOXICIDAD
La toxicidad del cromo que procede de la dieta es inusual ya que se absorbe muy poco. Sin
embargo, la exposición prolongada al polvo de cromo (industrial) está relacionada con el
cáncer de pulmón.

DOSIS RECOMENDADAS
Con una dieta rica en cereales integrales, levadura de cerveza, etc., no es necesaria la
suplementación. En dosis terapéuticas -y siempre bajo el seguimiento de un profesional- se
llegan a tomar de 200 a 2.000 mcg.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Vitamina B-1.
- Vitamina B-2.
- Cisteína.
- Glicina.
- Ácido glutámico.
- Ácido nicotínico.
- Manganeso.
- Zinc .
LA IMPORTANCIA DEL FÓSFORO

Este mineral está presente en cada una de las células del cuerpo humano siendo el segundo
mineral más abundante en él.
Está directamente relacionado con el calcio, manteniendo con el mismo un equilibrio
indispensable para que ambos minerales puedan ser utilizados de manera efectiva por el
organismo.
El fósforo se absorbe en grandes cantidades en el intestino siendo almacenado en los huesos
y dientes junto al calcio. Para que este mineral sea absorbido necesita de la presencia de
vitamina D y calcio. De hecho, su absorción se puede ver seriamente afectada con la
presencia de azúcar blanco o excesivas cantidades de hierro, aluminio y magnesio.
Las mejores fuentes de fósforo son los pescados, las aves, los cereales integrales, los frutos
secos y las semillas.

FUNCIONES QUE DESEMPEÑA


- Ayuda en el crecimiento y reconstrucción de los huesos.
- Alivia los dolores provocados por la artritis.
- Mantiene las encías y los dientes en buenas condiciones.
- Está presente en el metabolismo de las grasas.
- Estimula las contracciones musculares, incluidas las del músculo cardíaco.
- Es indispensable su presencia para que se puedan asimilar las vitaminas B-2 y B-3.
- Es necesario para la transmisión de los impulsos nerviosos.
- Está presente en casi todas las reacciones quimico-fisiológicas.
- Es necesario para un buen funcionamiento de los riñones.
- Es parte importante en la división y reproducción celular.
- Colabora en el mantenimiento del pH de la sangre.
- Es parte importante de los ácidos nucleicos: ADN y ARN.

SU DÉFICIT PUEDE PROVOCAR


- Alteraciones en el crecimiento así como en la calidad de los huesos y dientes, además de
otras alteraciones óseas.
- Raquitismo.
- Piorrea.
- Irritabilidad.
- Confusión y desórdenes del lenguaje
- Desórdenes nerviosos.
- Fatiga mental y física.
- Fragilidad muscular.

CAUSAS QUE FAVORECEN SU DÉFICIT


- Alteración en el equilibrio con el calcio.
- Alimentación desequilibrada donde se abuse de las grasas, harinas y azúcares refinados.
- Deficiencia de vitamina D.
- Hipotiroidismo.
- Estrés.

TOXICIDAD
Es poco tóxico aunque se tome como suplemento de la dieta pero una excesiva ingesta de
este mineral puede favorecer una hipocalcemia.
DOSIS RECOMENDADAS
La dosis diaria se establece entre 800 y 1.000 mg. Siempre supervisadas, por supuesto, por
un profesional de la salud.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Vitamina A.
- Vitamina D.
- Vitamina F.
- Calcio.
- Hierro.
- Manganeso.
- Proteínas.
LA IMPORTANCIA DEL GERMANIO

Fue en 1967 cuando el Dr. Kazuhiko Asai consiguió sintetizar el Ge-132, una forma de
germanio ligado orgánicamente y no tóxico.
En su forma orgánica, cada átomo de germanio está ligado a tres átomos de oxígeno
convirtiéndose en un excelente transportador de oxígeno.
El Dr. Otto Warburg -investigador del cáncer y premio Nobel- descubrió por su parte que las
células cancerosas no pueden metabolizar adecuadamente el oxígeno.
El germanio 132 actúa como transportador facilitando el movimiento del oxígeno a través de
las membranas celulares a fin de introducir oxígeno en la célula. Refuerza además muchas
funciones del sistema inmunitario. Varios estudios han informado de la capacidad del Ge-
132, administrado por vía oral, para aumentar la actividad de las células asesinas naturales.
Además, un estudio publicado en el Journal of Interferon Research" concluía que "el
germanio orgánico restaura el funcionamiento normal de células-T y linfocitos-B; el germanio
orgánico tiene actividades fisiológicas excepcionales siendo capaz de estimular la producción
de gamma-interferón, tanto en animales como en seres humanos, sin efectos laterales ni
toxicidad".
Su absorción se realiza en el intestino delgado, aproximadamente un 30% del total ingerido.
Su nivel máximo en sangre se presente aproximadamente a las tres horas de haber sido
ingerido, desapareciendo entre las 48 y 72 horas posteriores eliminado por la orina.
Es un elemento que no se almacena en el organismo por lo que no es tóxico siempre que
hablemos de su forma orgánica; no sucede lo mismo con otros compuestos inorgánicos.
Las mejores fuentes de este mineral las podemos hallar en el ajo, el aloe vera, el ginseng,
los champiñones y la borraja.

FUNCIONES QUE DESEMPEÑA


- Protege de los radicales libres.
- Favorece la producción de anticuerpos.
- Incrementa la eficacia en el transporte de oxígeno.
- Permite el buen funcionamiento de los linfocitos T y B.

SU DEFICIENCIA PUEDE PROVOCAR


- Falta de oxigenación cerebral.
- Alteraciones del sistema inmunitario.
- Disminución en el contenido de oxígeno de los órganos.
- Mayor tendencia a las infecciones causadas por virus.
- Acumulación de radicales libres.

CAUSAS QUE FAVORECEN SU DÉFICIT


- Dietas pobres en vegetales frescos.

A TENER EN CUENTA
- Deben tomar precauciones aquellas personas que tengan tendencia a la hipoglucemia.

TOXICIDAD
La única forma de germanio que no posee contraindicaciones es el Germanio-132. Aunque,
como siempre, su uso terapéutico debe ser siempre supervisado por un profesional de la
salud.
NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Vitamina A.
- Vitamina B-15.
- Vitamina C.
- Vitamina E.
- Selenio.
- Cinc.
- Coenzima Q-10.
LA IMPORTANCIA DEL HIERRO

El hierro es un mineral indispensable para la vida puesto que desempeña funciones vitales
para la misma. Además, a pesar de ser un elemento muy común su carencia es más
frecuente de lo que se piensa, incluso en países muy desarrollados.
El hierro contenido en los alimentos es hidrolizado en el estómago y después absorbido.
El hierro en forma de quelatos o hemínico pasa al interior de las células intestinales y ahí se
une a una proteína (ferritina) que permitirá que el hierro se fije a otra proteína (transferrina)
y pueda así ser transportada a la sangre.
El hierro es tan importante que el organismo humano ha desarrollado estrategias destinadas
a conservarlo; así, el hierro excedente es encerrado y almacenado en la médula ósea, el
hígado y el bazo, y en épocas de escasez el organismo recurre a esa reserva.

FUENTES DE HIERRO
El hígado de cerdo, los riñones de vaca, la harina de maíz, las almejas crudas, las carnes
rojas, las yemas de huevo, las ostras, los frutos secos, las legumbres, las cerezas, las peras,
el perejil, los espárragos, las melazas, los cereales completos, las patatas, la col, etc.

FUNCIONES QUE DESEMPEÑA


- Es indispensable para el transporte de oxígeno por la sangre hacia los tejidos.
- Es, junto al cromo, elemento transportador de proteínas.
- Forma parte de la estructura de una enzima, la catalasa, que nos defiende contra los
radicales libres.
- Es necesario para la metabolización de las vitaminas del grupo B.
- Se ha sugerido que los suplementos de hierro administrados cuando hay déficit de este
mineral pueden mejorar la función cerebral de las adolescentes aumentando su capacidad
para el aprendizaje y para la memoria.

SU DEFICIENCIA PUEDE PROVOCAR


- Fatiga.
- Bajo rendimiento.
- Anemia.
- Dificultad para realizar esfuerzos.
- Partos prematuros.
- Inapetencia.
- Uñas y pelo frágiles y quebradizos.
- Dificultad de concentración.
- Debilidad muscular.
- Repercute en el desarrollo mental de bebés y niños.

CAUSAS QUE FAVORECEN SU DEFICIENCIA


- La elevada ingesta de té, café y bebidas alcohólicas dificultan la asimilación del hierro.
- Dietas bajas en proteínas.
- Alimentación desequilibrada donde se abuse de las grasas, harinas y azúcares refinados.
- Hemorragias o diarreas crónicas.
- Un medio intestinal alcalino.

TOXICIDAD
El organismo elimina con cierta dificultad el exceso de hierro y las consecuencias son más
graves que las derivadas de su carencia; así, sabemos que una sobrecarga de hierro puede
conducir a graves enfermedades como destrucción masiva de glóbulos rojos, cirrosis,
diabetes, artritis (por acumulación de hierro en las articulaciones), trastornos cardíacos,
impotencia y esterilidad, entre otras.
Algunos estudios nos advierten del peligro que conlleva los niveles altos de hierro.
En los años 50 el Gobierno de los Estados Unidos enriquecía determinados alimentos con
hierro; y entre los años 94 y 95 dos trabajos mostraron que niveles altos de este mineral
pueden causar daños oxidativos en el organismo.
La FDA estadounidense reconoció que existían buenas razones, al menos teóricas, para
investigar la posible relación existente entre el hierro y el cáncer por lo que se volvió a
evaluar la deficiencia y la sobrecarga de hierro en los alimentos.

DOSIS RECOMENDADAS
El aporte aconsejable de hierro está entre 7 a 16 mgr. en condiciones normales; una mujer
fértil requerirá 20 mgr. diarios; mujeres embarazadas o que estén lactando necesitarán entre
25 y 30 mgr. diarios.
Hay que decir una dieta sana y equilibrada aporta todo el hierro que necesitamos.
Los tratamientos con suplementos de hierro, sobre todo durante períodos largos, deben ser
siempre supervisados por un profesional de la salud.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Complejo B.
- Ácido fólico.
- Vitamina C.
- Cobre.
- Manganeso.
- Cobalto.
LA IMPORTANCIA DEL MAGNESIO

Metal alcalino, es el elemento más prolífico de la corteza terrestre y uno de los minerales
más abundantes en el cuerpo humano (0,05% del peso total del organismo).
Aproximadamente el 70% del magnesio corporal está localizado en los huesos en
combinación con fosfato y bicarbonato. Una quinta parte del contenido corporal de este
mineral está presente en los tejidos blandos, unido a proteínas. Los niveles de magnesio en
el plasma están entre 1.4 y 2.4 mg por 100 ml; estas cifras se mantienen gracias a la ingesta
con los alimentos de este mineral. Si por cualquier motivo se ve disminuido, el organismo
conserva el magnesio reduciendo, por vía intestinal y renal, su excreción.

EN QUÉ ALIMENTOS ABUNDA


Las fuentes naturales ricas en este mineral son: legumbres, limones, pomelos, higos,
manzanas, maíz amarillo, almendras, nueces, avellanas, semillas y vegetales de color verde
oscuro.

PRINCIPALES FUNCIONES
-Participa como cofactor en muchos procesos enzimáticos, como en la producción de
energía, la duplicación del ADN y las bombas de energía que mantienen la distribución de
otros minerales a través de las membranas celulares.
-Mantiene normalizadas las tasas de colesterol.
-Es regulador del ritmo cardíaco.
-Esencial para el buen funcionamiento del sistema nervioso y músculos puesto que participa
en la transmisión de los impulsos nerviosos y es activador de las contracciones musculares.
-Regula los niveles de azúcar en sangre.
-Favorece la absorción y metabolismo de otros minerales como el calcio, el fósforo, el sodio y
el potasio.
-Ayuda a regular la temperatura corporal.
-Es coadyuvante en el metabolismo de las proteínas, por lo que participa en la reparación y
mantenimiento de las células y tejidos.
-Es conocido como el mineral antiestrés.

PERJUICIOS QUE OCASIONA SU DEFICIENCIA


-Dificultad de coordinación muscular así como calambres, espasmos y temblores.
-Astenia y pérdida de apetito.
-Confusión, desorientación, deterioro de la capacidad intelectiva, alteraciones de la conducta,
tendencias suicidas y esquizofrenia.
-Convulsiones y epilepsia.
-Tics nerviosos.
-Estreñimiento.
-Ataxia.
-Mayor probabilidad de formar depósitos de calcio en los riñones, vasos sanguíneos y
corazón.
-Mayor riesgo de padecer accidentes cardiovasculares.

CAUSAS QUE FAVORECEN SU DEFICIENCIA


-Explotación abusiva de los terrenos de cultivo.
-Una conducta dietética inadecuada con bajo consumo de alimentos.
-Un elevado consumo de leche desajusta la absorción del magnesio.
-Pérdidas excesivas de fluidos corporales debidas a patologías o inducidas por agentes
externos.
-Uso prolongado de píldoras anticonceptivas.
-Pérdidas gastrointestinales: diarreas, abuso de laxantes, enteritis o enemas frecuentes.
-Alteraciones metabólicas.
-Cirrosis hepática, fallo cardíaco, síndrome nefrótico, tratamientos con insulina.

DOSIS RECOMENDADAS
El aporte diario aconsejado varía en función de las etapas de la vida. Así, en los niños de 0 a
1 año la dosis es de 60 mg, en los niños de 1 a 10 años de 250 mg, en los hombres adultos
de 350 mg y en el de las mujeres de 330 mg (en periodos de gestación y lactancia se
incrementará la dosis ya indicada con 120 mg).
En Nutrición Ortomolecular las dosis -según necesidades- oscilan entre 400 y 2.000 mg.

TOXICIDAD
La toxicidad de este mineral es rara pues es excretado con cierta facilidad; sin embargo,
dosis altas pueden causar problemas, especialmente si el consumo de calcio es bajo y el de
fósforo alto. En ese caso puede aparecer hipertensión arterial, problemas cardíacos e,
incluso, estados de coma.
Aunque este mineral no resulte tóxico su uso debe ser controlado siempre por un profesional
de la salud.

PRECAUCIONES
Debe tomarse al menos 30 minutos antes de las comidas aunque para que no interfiera en la
absorción y metabolismo de otros minerales sería conveniente tomarlo en ayunas.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
Para su correcta absorción deber tomarse acompañado de vitamina B-6, vitamina C, vitamina
D, calcio, fósforo y proteínas en las dosis adecuadas.
LA IMPORTANCIA DEL MOLIBDENO

Desde el punto de vista orgánico, este mineral está presente en la mayoría de las plantas y
animales ya que es imprescindible para la fijación del nitrógeno y su utilización. Su presencia
en las plantas depende de la riqueza del suelo en el que crecen. Si los vegetales crecen en
suelos ácidos o arenosos su contenido será bajo; sin embargo, los suelos neutros o alcalinos
con un considerable contenido en materia orgánica tendrán abundante cantidad de este
mineral.
Tan sólo se absorbe un 50% del mineral ingerido y lo hace en el intestino proximal y el
estómago. Está presente en el hígado, los vasos sanguíneos y, en menor cantidad, en los
huesos y riñones. El excedente se elimina por las heces y la orina.
Las mejores fuentes naturales son los vegetales de hoja verde oscura, los granos integrales
y las legumbres.

PARA QUÉ SIRVE


- Actúa, junto a dos enzimas, para movilizar las reservas de hierro presente en el hígado.
- Ayuda al metabolismo de los carbohidratos y las grasas. · Favorece el bienestar general.
- Mantiene en buen estado las funciones sexuales masculinas.

SU DÉFICIT PUEDE PROVOCAR


- Impotencia masculina.
- Caries dental.
- Alteración del pulso cardíaco.
- Irritabilidad.

CAUSAS QUE FAVORECEN SU DÉFICIT


- Baja ingesta de alimentos cultivados en suelos pobres en este mineral.
- Consumo abundante de alimentos refinados y procesados.
- Niveles altos de cobre en el suelo de cultivo.

DOSIS RECOMENDADAS
No se han establecido aún las necesidades diarias pero se estima que entre 100 y 150
microgramos diarios son suficientes.
Teniendo en cuenta que este mineral no requiere ser suministrado mediante suplementos no
es frecuente su elevada ingesta y su toxicidad. En cualquier caso, los síntomas de toxicidad
provocadas por este mineral incluyen diarrea, anemia y alteraciones en el crecimiento.
Su uso terapéutico debe ser siempre supervisado por un profesional de la salud.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Cobre.
- Hierro.
LA IMPORTANCIA DEL NÍQUEL

A pesar de ser un mineral presente en pequeñas cantidades en el organismo humano sus


funciones no son muy conocidas. Se desconoce su forma de absorción aunque no sucede lo
mismo con su almacenamiento que se produce en el hígado, los huesos y la arteria aorta.
Se han encontrado niveles altos de este mineral en la sangre de aquellas personas que
habían sufrido un ataque cardíaco o tras padecer cáncer de útero, de pulmón o quemaduras
graves y apoplejía. Se advierten niveles bajos de este mineral en aquellas personas que
padecen cirrosis hepáticas y en los fallos renales crónicos.

FUNCIONES QUE DESEMPEÑA


- Mantiene la presión arterial normalizada.
- Aumenta la acción de la insulina.
- Tiene acción antagonista contra la adrenalina.
- Incrementa las grasas sanguíneas.

SU DÉFICIT PUEDE PROVOCAR


- Un mayor riesgo de intolerancia a la glucosa.
- Mayor riesgo de padecer un ataque cardíaco.
- Dificultades para absorber el calcio.

CAUSAS QUE FAVORECEN SU DÉFICIT


No se conoce ninguna causa que pueda provocarla.

TOXICIDAD
No se conocen casos de intoxicación por consumo siempre que proceda de fuentes
naturales. No sucede lo mismo con el níquel de procedencia inorgánica como el del humo del
tabaco, materiales de cocina cuya aleación contiene este mineral, etc. Los síntomas de
toxicidad pueden ser náuseas, vómitos, jaqueca, tos, etc.
Como siempre, su uso terapéutico debe ser siempre supervisado por un profesional de la
salud.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Selenio.
- Vitamina E.
- Manganeso.
LA IMPORTANCIA DEL POTASIO

Mineral presente en la corteza terrestre. Se trata de un metal alcalino que se encuentra de


forma natural en la mayoría de los alimentos. El potasio permanece en el fluido intracelular
mientras que el sodio lo hace en el medio que rodea la célula.
El organismo utiliza la energía que proporciona una molécula llamada ATP para llevar el
potasio a la célula y el sodio fuera de ella. Una parte importante de las calorías que
ingerimos van destinadas a aportar la energía suficiente para que funcione la bomba sodio-
potasio de las membranas celulares.
Además de lo expresado anteriormente, hay otra bomba que consigue su energía a través de
la bomba sodio-potasio. Es la de calcio cuya función es mantener la cantidad de este mineral
en el interior de la célula muy por debajo de la cantidad que circula en el exterior. El calcio
hace que se contraigan las células musculares dando lugar al latido cardíaco y a la
contracción de las paredes arteriales. ( en un próximo número hablaremos de este mineral).
Podemos ahora comprender mejor la delicada e importante relación entre el potasio, el sodio
y el calcio ya que los tres minerales participan de manera decisiva en el ritmo y latido
cardíaco así como en el control de la presión sanguínea.
Estudios realizados en 1987 en Estados Unidos, Japón, Australia e Inglaterra demuestran la
importancia del potasio para el sistema cardiovascular.
Como dato curioso cabe recordar los problemas médicos que ocasionó la deficiencia de
potasio en los astronautas del Apolo 15. En el programa espacial de aquella misión se tuvo
que limitar hasta el peso de las dietas de los astronautas y se utilizaron alimentos refinados.
Pues bien, el Dr. Charles Berry, médico de la NASA, comprobó que uno de los astronautas
tuvo una serie de diez latidos cardíacos irregulares y sufrió después arritmias durante tres
horas mientras otro astronauta tuvo arritmias justo antes del amerizaje; éste último, sin
embargo, había tomado una aspirina porque le dolía un hombro y ello aumentó su excreción
de potasio. Tras esta experiencia los astronautas de los siguientes programas espaciales
comenzaron a tomar alimentos ricos en potasio antes de partir.

DÓNDE ENCONTRARLO
Podemos encontrarlo en frutas cítricas, melón, tomate, berros, todos los vegetales de hoja
verde oscura, hierbabuena, semillas de girasol, bananas y patatas.

FUNCIONES QUE DESEMPEÑA


- Participa, junto al fósforo, en el envío de oxígeno al cerebro.
- Ayuda a reducir la presión sanguínea.
- Favorece la eliminación de los desechos orgánicos.
- Estimula los movimientos del intestino.
- Es indispensable para el crecimiento.
- Estimula, junto al sodio, los impulsos nerviosos y la actividad neuromuscular.
- Junto al calcio y al sodio normaliza el ritmo cardíaco.
- Colabora en la conversión de glucosa en glucógeno.
- Ayuda a mantener -junto con otros elementos- el equilibrio ácido/alcalino.

SU DEFICIENCIA PUEDE PROVOCAR...


- Edema.
- Dolores de huesos y articulaciones así como calambres.
- Hipoglucemia.
- Confusión mental, irritabilidad y falta de reflejos.
- Piel seca.
- Debilidad muscular.
- Abdomen hinchado, parálisis de ileo y vómitos.
- Hipotensión arterial.

QUE FAVORECE SU DEFICIENCIA


- Las drogas diuréticas comunes incrementan de manera peligrosa la excreción de potasio. ·
Un prolongado uso de laxantes, corticoesteriodes y ACTH.
- La diabetes mellitus e insipidus.
- Las diarreas crónicas.
- Dosis elevadas de penicilina y carbenicilina.
- Empleo de soluciones salinas que no contengan potasio.
- Ingestión de arcilla.
- Elevado consumo de sal y azúcar refinado.
- Ayunos prolongados.
- Enfermedad cardiaca grave.
- Enfermedad renal.
- Vómitos y colitis.
- Estrés físico y emocional.

DOSIS RECOMENDADAS
No se han establecido necesidades diarias pero entre 1.875 y 5.625 miligramos diarios es
considerada una ingestión no perjudicial para la salud. Recordemos, de todos modos, que
siempre debe ser establecida la dosis por un profesional de la salud.

TOXICIDAD
Es un elemento no tóxico pero los suplementos con cloruro de potasio pueden provocar
alteraciones en la mucosa gástrica.
Altas cantidades de potasio pueden provocar efectos indeseados sobre el corazón y los
músculos.

PRECAUCIONES
Las dietas pobres en carbohidratos favorecen la pérdida de potasio.
Las personas que padezcan insuficiencia renal no deben ingerir suplementos de potasio sin el
control de un profesional de la salud.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
Es indispensable para su correcta absorción que vaya acompañado de vitamina B-6, sodio y
magnesio.
LA IMPORTANCIA DEL SELENIO

Hace aproximadamente 35 años que este mineral pasó de considerarse un oligoelemento


altamente tóxico a clasificarlo de esencial. Está dentro del grupo de los minerales que se
precisan en cantidades inferiores a 1 mg. diario. Como sucede con otros elementos de gran
potencia, es tóxico a grandes dosis pero es muy improbable que esto suceda en alimentos
que lo contengan de forma natural.
El selenio está distribuido en el suelo de forma desigual; así, encontraremos bajos niveles en
Europa, EE.UU., Australia o Nueva Zelanda y altos niveles en Japón, Tailandia y Filipinas.
Es un mineral considerado anticancerígeno, antienvejecimiento y antídoto para las
intoxicaciones por metales pesados; actúa además como antioxidante y antidepresivo.
Las mejores fuentes de este mineral son la levadura de cerveza, el germen de trigo, la
cebolla, el tomate, el brécol, los ajos y los huevos, entre otros.

FUNCIONES QUE DESEMPEÑA


- Mejora la elasticidad de los tejidos.
- Ayuda a tratar los sofocos y el malestar de la menopausia.
- Previene y trata la caspa. · Es probable que ayude a neutralizar determinados agentes
cancerígenos.
- Favorece la formación de anticuerpos.
- Actúa como antioxidante.
- Es antídoto de metales como el cadmio, el oro, la plata, el mercurio y el arsénico.
- Actúa como antiinflamatorio. · Protege contra el infarto de miocardio.

PERJUICIOS QUE PUEDE PROVOCAR SU DEFICIENCIA


- Falta de elasticidad, dolores musculares, distrofia muscular y envejecimiento prematuro.
- Alteraciones cardiovasculares (1), hipertensión arterial y angina de pecho.
- Baja resistencia a las infecciones.
- Problemas articulares.

(1) Según un estudio holandés publicado en la Revista de la Asociación Médica Americana los
pacientes que fallecían debido a un primer ataque repentino al corazón tenían niveles muy
bajos de selenio en sangre. El Dr. Frank Kok y sus colaboradores llegaron a la siguiente
conclusión: "Las víctimas de ataques al corazón tuvieron niveles bajos de selenio en sangre
durante mucho tiempo, lo que probablemente aumentó el riesgo de enfermedad coronaria".

CAUSAS QUE FAVORECEN SU DEFICIENCIA


- Tabaco y alcohol.
- Radioactividad.
- Consumo frecuente de alimentos ahumados o rancios.
- Consumo de alimentos ricos en metales pesados.
- Utilización de amalgamas dentales de mercurio.

DOSIS RECOMENDADAS
No están establecidas las cantidades diarias de este mineral pero no es aconsejable
excederse de 200 microgramos diarios.

TOXICIDAD
Su toxicidad está directamente relacionada con la procedencia del mineral. En forma
orgánica procede de alimentos naturales y, salvo excepciones, presenta bajos niveles de
toxicidad. Sin embargo, la toxicidad debida a la ingestión de altas dosis de éste en forma
inorgánica puede causar graves problemas. Los síntomas más característicos son pérdida de
cabello y uñas, alteraciones en la piel, malestar generalizado, náuseas, vómitos, alteraciones
del sistema nervioso, etc.

PRECAUCIONES
Es muy importante, si se toma como suplemento de la alimentación, conocer su procedencia.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
Deben incluirse como sinérgicos la vitamina A, la vitamina C, el germanio y el níquel.
Debemos prestar especial atención a la vitamina E pues es indispensable para que ambos
nutrientes mejoren sus resultados ya que el selenio será mucho más activo si va
acompañado siempre de esta vitamina.

EL SELENIO Y EL CÁNCER
En 1983 se llevó a cabo un estudio que despertó gran interés en la prevención contra el
cáncer. Este trabajo fue dirigido por un prestigioso grupo de investigadores y se realizó con
la colaboración de importantes centros de enseñanza como Harvard, Johns Hopkins y la
Universidad de Texas, entre otros.
En ese estudio se obtuvieron muestras de sangre de 4.480 norteamericanos de 14 regiones
distintas, ninguno de los cuales mostraba signos detectables de cáncer; muestras que fueron
conservadas para su posterior análisis. Pues bien, en los cinco años siguientes se detectaron
111 casos de cáncer en el grupo así que se recuperaron las muestras de sangre guardadas,
aportando unas nuevas de 210 hombres seleccionados por la coincidencia de edad, sexo,
raza y hábito de fumar.
Estas muestras fueron estudiadas sobresaliendo un dato significativo: el riesgo de desarrollar
cáncer se multiplicaba por dos en aquellas personas cuyo nivel de selenio era inferior al
resto.
En China, el Dr. Shu-Yu Yu -del Instituto Oncológico de la Academia China de Ciencias
Médicas de Pekín- demostró que existía una relación inversamente proporcional y
estadísticamente significativa entre las tasas de mortalidad por cáncer ajustadas por edades
y los niveles de selenio en sangre de los residentes locales. En las zonas con niveles elevados
de selenio la mortalidad por cáncer era significativamente inferior.
LA IMPORTANCIA DEL SILICIO

Está presente en el organismo en muy pequeña cantidad, especialmente en los tejidos


corporales, lo que no obsta para que sea importante para la salud.
Tejidos como los tendones, la tráquea, la córnea, los cabellos y las arterias -entre otros-
contienen cantidades importantes de este mineral. El colágeno, una sustancia capaz de unir
unos tejidos a otros, contiene gran cantidad de silicio.
Las arterias endurecidas contienen 15 veces menos silicio que las arterias sanas lo que lleva
a pensar que una dosis adecuada de este mineral es fundamental para la buena salud
vascular.
Se trata de un mineral que es fácilmente absorbido a nivel intestinal. Su exceso se elimina
con la orina.

PARA QUÉ SIRVE


- Presente en la síntesis del colágeno.
- Está presente en todos aquellos tejidos que requieren dureza y consistencia como las uñas,
cabello, piel, cartílagos, córnea, tejido conectivo, etc.
- Ayuda a reducir el "colesterol malo" o LDL.
- Colabora en el mantenimiento de la presión arterial.
- Está demostrada su protección frente a enfermedades del corazón y de la arteria aorta.

SU DÉFICIT PUEDE PROVOCAR


- Alteraciones en huesos y cartílagos.
- Pérdida de elasticidad en la piel.
- Falta de elasticidad vascular.
- Artritis reumatoide u osteoartritis.
- Dificultad en la curación de fracturas, heridas y quemaduras.
- Pérdida de cabello.

CAUSAS QUE FAVORECEN SU DÉFICIT


- Envejecimiento.
- Alimentos refinados y procesados.

DOSIS RECOMENDADAS
La dosis óptima está entre 20 y 30 milígramos. Este mineral no requiere ser suministrado
mediante suplementos y no es frecuente su elevada ingesta y su toxicidad.
Su uso terapéutico debe ser siempre supervisado por un profesional de la salud.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Calcio.
- Fósforo.
- Magnesio.
- Vitamina D.
- Vitamina A.
LA IMPORTANCIA DEL SODIO

Estos dos minerales fueron descubiertos de forma simultánea y el trabajo que realizan
también lo hacen unidos. Junto al cloro son los electrolitos más abundantes en el organismo.
Ambos están íntimamente relacionados con el aporte energético. El sodio tiende a
permanecer en el fluido que rodea a las células mientras que el potasio está dentro de ellas.
Fuentes de potasio: plátanos, melón, berros, vegetales de hoja verde oscura, semillas de
girasol, patatas, albaricoques, tomates, ciruelas pasa, espinacas, aves y pescados.
La fuente de sodio es el cloruro sódico (sal común) pero, además, se encuentra en la
zanahoria, remolacha, alcachofas, mariscos, etc.

FUNCIONES QUE DESEMPEÑA


- Son indispensables para regular el ritmo del corazón.
- Permiten regular el contenido de agua del organismo.
- Favorecen la transmisión de impulsos nerviosos y la contracción muscular.
- Regulan el ritmo cardiaco.
- Participan en el equilibrio ácido-básico del cuerpo.
- Participan en la llamada "bomba sodio-potasio", gracias a la cual se consigue energía,
necesaria para transportar determinadas sustancias al interior de la célula (glucosa y
aminoácidos).

SU DEFICIENCIA PUEDE PROVOCAR


En el caso del potasio:
- Fatiga.
- Bajo rendimiento.
- Dificultad para realizar esfuerzos.
- Arritmias cardiacas.
- Irritabilidad.

En el caso del sodio:


- Incapacidad para digerir los carbohidratos.
- Neuralgias.

EL EXCESO DE SODIO PUEDE PROVOCAR


- Alteraciones del ritmo cardiaco.
- Retención de líquidos.
- Hipertensión.
- Insuficiencia renal.
- Estreñimiento.

CAUSAS QUE FAVORECEN SU DEFICIENCIA


- La elevada ingesta de té, café y bebidas alcohólicas.
- Alimentación rica en azúcares.
- Alimentación desequilibrada donde se abuse de las grasas, harinas y azúcares refinados.
- Consumo de diuréticos.
- Pérdidas de peso.

TOXICIDAD
En el caso del potasio, dosis superiores a 25 gr. en forma de cloruro pueden ser tóxicas.
Dosis por encima de 14 gr. de cloruro de sodio tienen efectos tóxicos.

DOSIS RECOMENDADAS
En los dos casos la dosis recomendada estará siempre por debajo de 2.3 gr.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
Son sinérgicos entre ellos.
LA IMPORTANCIA DEL VANADIO

Estamos hablando de un mineral traza presente en los vegetales (alfalfa) y en el mar (Kelp,
pescados). Está presente en la mayoría de los tejidos corporales siendo absorbido
rápidamente para ser empleado por el organismo. El sobrante se excreta por vía urinaria.

FUNCIONES QUE DESEMPEÑA


- Parece que ejerce una acción preventiva del cáncer.
- Actúa como agente antioxidante.
- Previene los ataques cardíacos.
- Mejora el metabolismo del hierro.
- Previene la caries dental.
- Inhibe la formación de colesterol en los vasos sanguíneos.
- Mantiene los niveles de grasa en sangre.

SU DÉFICIT PUEDE PROVOCAR


- Envejecimiento prematuro.
- Mas disposición a enfermedades cardíacas.
- Falta de crecimiento de huesos, dientes y cartílagos.
- Limitación en la capacidad reproductora.
- Reducción en la formación de células rojas de la sangre.
- Aumento de los niveles de colesterol y triglicéridos.

CAUSAS QUE FAVORECEN SU DÉFICIT


No se conoce ninguna causa que pueda provocar su déficit.

TOXICIDAD
Algunos estudios han relacionado el exceso de vanadio en el cabello con enfermedades
psiquiátricas. Cuando los niveles bajaron los sujetos mejoraron su patología. En su forma
sintética este mineral es más tóxico.
Su uso terapéutico debe ser siempre supervisado por un profesional de la salud.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Vitamina F.
- Vitamina E.
- Fosfatidil colina.
LA IMPORTANCIA DEL YODO

Se trata de un mineral distribuido de forma muy variable a lo largo del planeta.


Una buena forma de saber la cantidad de yodo presente en el agua que riega el campo es
cuantificar la cantidad de este mineral que presentan las frutas y verduras obtenidas de ese
suelo.
Uno de los problemas más graves que puede presentar una persona que tome verduras y
frutas pobres en yodo es la posibilidad de que aparezca bocio, enfermedad que cursa con un
agrandamiento de la glándula tiroides. Esta glándula es apenas visible -por lo general, sólo
en mujeres de cuello delgado- y, por tanto, toda glándula visible está agrandada.
El bocio endémico es una de las enfermedades más comunes que se conocen y afecta a
unos 200 millones de personas. Suele atribuirse a la carencia de yodo en la dieta y ocurre en
la mayoría de las regiones montañosas del mundo como los Himalayas, los Alpes, Grecia y
Nueva Guinea. También aparece en regiones no montañosas pero donde la concentración
ambiental del mineral es pobre.
El yodo participa en la formación de hormonas tiroideas (tiroxina y triyodotironina). Una
producción anormal de esas hormonas provoca una ralentización integral del organismo ya
que están presentes en gran cantidad de procesos.
El yodo absorbido en el tracto intestinal es transportado por el torrente sanguíneo hasta
llegar a la glándula tiroides para ser almacenado y utilizado en la producción de hormonas.
El Yodo lo podemos encontrar en toda hortaliza y verdura cultivada en suelo rico en yodo, en
las cebollas, en los mariscos, en los plátanos, en el rábano, en las peras, en las algas kelp y
en el fucus.

FUNCIONES QUE DESEMPEÑA


- Está presente en la producción de energía corporal.
- Participa en la síntesis del colesterol.
- Mejora la agilidad mental.
- Está presente en las fases de crecimiento y desarrollo.
- Facilita la absorción de hidratos de carbono.
- Ayuda a que el organismo queme el exceso de grasa.
- Mantiene en buen estado las uñas, la piel, el pelo y los dientes.

SU DEFICIENCIA PUEDE PROVOCAR


- Bocio simple.
- Hipotiroidismo.
- Piel y cabello secos.
- Sensibilidad al frío.
- Palpitaciones cardíacas.
- Baja actividad metabólica.
- Obesidad.
- Cretinismo (enfermedad que cursa con un retraso físico y mental en niños nacidos de
madres cuyo consumo de yodo ha sido limitado).

CAUSAS QUE FAVORECEN SU DEFICIENCIA


- Baja ingesta de alimentos ricos en yodo.
- Excesivo consumo de pescado congelado o pescado hervido (en los dos casos, y siempre
que no exista otra fuente del mineral, estos procesos favorecen la pérdida abundante de
yodo en estos alimentos).
- Consumo elevado de alimentos antitiroideos que impiden el almacenamiento de yodo en la
glándula tiroides como la mostaza, el repollo, los nabos, las nueces, la yuca, las alubias de
soja y las coles, entre otros.
- Consumo de algunos fármacos como los usados para tratar la tuberculosis (ácido
paraminosalicílico) y antidiabéticos orales (sulfonilureas), entre otros.

A TENER EN CUENTA
Se debe cuidar el consumo en cantidades importantes de repollo y col pues puede perjudicar
la absorción del mineral.

TOXICIDAD
No se conocen casos de intoxicación por un consumo excesivo procedente de fuentes
naturales. No sucede lo mismo con el yodo preparado como fármaco; en ese caso una dosis
excesiva puede tener consecuencias fatales.
El consumo excesivo puede provocar alteraciones muy serias como el hipertiroidismo.
Su intoxicación provoca vómitos, sabor metálico, dolores abdominales y diarrea. Podría,
incluso, provocar un fallo renal. Obviamente, su uso terapéutico debe ser siempre
supervisado por un profesional de la salud.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- L-tirosina.
- Vitamina B6.
- Magnesio.
LA IMPORTANCIA DEL ZINC

Se trata de un mineral esencial para las plantas, los animales y los seres humanos.
El zinc está relacionado con multitud de procesos metabólicos importantes por lo que es
conocido como un nutriente indispensable para la salud.
La cisteína (la carne es rica en este aminoácido) favorece la absorción de este mineral; tras
ello, y gracias a los jugos pancreáticos, es trasportado a través de las células intestinales.
Las mayores concentraciones de este mineral las encontramos en los huesos, los músculos,
la piel y otros tejidos corporales.
Es excretado por vía urinaria y por las heces aunque en determinados procesos patológicos
las pérdidas pueden ser mayores.
Aunque es uno de los componentes más importantes de la dieta se ha demostrado que
buena parte de la población padece carencias de este mineral.
Las mejores fuentes de zinc son la levadura de cerveza, las semillas de calabaza, los huevos,
la leche en polvo desnatada, la mostaza molida, el germen de trigo y la carne.

FUNCIONES QUE DESEMPEÑA


- Ayuda a la formación de insulina.
- Está presente en la contractibilidad de los músculos.
- Es esencial para la síntesis de proteínas.
- Es importante para el equilibrio ácido-alcalino de la sangre.
- Normaliza la función de la glándula prostática.
- Participa en el desarrollo de los órganos reproductivos.
- Es necesaria para la síntesis de ADN.
- Nuevas investigaciones lo relacionan con el buen funcionamiento del cerebro.
- Contribuye a la integridad defensiva del plasma.
- Ayuda a disminuir los depósitos de colesterol.
- Favorece la cicatrización de las heridas.
- Ayuda a la digestión de los hidratos de carbono.
- Participa en el metabolismo del fósforo.
- Favorece la liberación de vitamina A de su almacén hepático.
- Colabora en el desarrollo del esqueleto, sistema nervioso y cerebro del feto.
- Publicaciones recientes hablan del zinc como elemento importante frente al cáncer.

SU DÉFICIT PUEDE PROVOCAR


- Baja tasa de crecimiento.
- Alteraciones mentales.
- Alteraciones en la forma y función de los órganos reproductores masculinos.
- Alteraciones en el sentido del gusto y olfato.
- Depresión inmunitaria.
- Baja tolerancia a la glucosa.
- Manchas blancas en las uñas.

CAUSAS QUE FAVORECEN SU DÉFICIT


- Un elevado consumo de fibra dietética porque impide su absorción.
- La ingesta excesiva de cadmio ya que favorece la deficiencia de zinc.
- Las proteínas vegetales utilizadas como sustitutivas de la carne -sobre todo cuando son la
única fuente de proteínas en la dieta- porque provocan niveles bajos de zinc en la misma.
- El ácido fítico y los polifosfatos ya que pueden provocar bajos niveles de zinc en sangre.
OTRAS SITUACIONES QUE PUEDEN PROVOCAR SU DÉFICIT
- El embarazo.
- El primer año de vida y la fase rápida de crecimiento.
- El síndrome premenstrual muy acusado.
- Las enfermedades graves.

A TENER EN CUENTA
-Cuando se toman dosis altas de vitamina B-6 se hace necesario ingerir más zinc.
- En el caso de diabetes, alcoholismo o alteraciones prostáticas se debe incrementar el
consumo de zinc.
- La administración de zinc en el caso de irregularidades menstruales puede dar muy buenos
resultados.
- El zinc y el magnesio deberían administrarse a personas mayores con predisposición a
padecer demencia senil.
- El uso de zinc aumenta la necesidad de vitamina A.

TOXICIDAD
Es poco tóxico salvo cuando se toma en cantidades elevadas. No son recomendables dosis
superiores a 150 mgs.
Los síntomas de intoxicación son náuseas, vómitos y fiebre. Como siempre, su uso
terapéutico debe ser siempre supervisado por un profesional de la salud.

NUTRIENTES SINÉRGICOS
- Vitamina A.
- Vitamina B-6.
- Calcio.
- Magnesio.
- Fósforo.
- Cobre.
CÓMO TRATAR... LA GOTA

La enfermedad que conocemos como "gota" no es sino una acumulación de ácido úrico en
las partes blandas de las articulaciones óseas, algo que se produce por la alteración del
metabolismo de unas sustancias llamadas purinas.
La enfermedad, en su fase aguda, se caracteriza por ataques muy dolorosos que, por lo
general, están precedidos de malestar, cansancio, trastornos digestivos, cefalea y
palpitaciones nocturnas. Suele aparecer durante la noche con un dolor violento en las
articulaciones del primer dedo del pie que a veces viene acompañado de fiebre. Es más, en
la región afectada suele observarse enrojecimiento y tumefacción seguida por una leve
descamación acompañada de prurito. Algunas veces el ataque es menos violento y se
manifiesta con un dolor sordo y en varias articulaciones (manos, tobillos, vértebras,
hombro). Durante el día, sin embargo, los síntomas se atenúan.
Cuando la gota se hace crónica se observa una tumefacción permanente y una motilidad
reducida -más o menos acentuada- de las articulaciones afectadas, especialmente en los
dedos que pueden llegar a sufrir malformaciones.
Esta fase se caracteriza por la aparición en el espesor de los tejidos articulares, en los
músculos y en los tendones de tumefacciones producidas por acúmulos de sales de ácido
úrico unidos a otras sustancias.

LA GOTA Y LOS CÁLCULOS DE RIÑÓN


Quienes sufren de gota tienen también una mayor probabilidad de que en sus riñones se
formen cálculos. De hecho, las estadísticas demuestran que 17 de cada 100 gotosos se ven
afectos de cálculos renales.
El ácido úrico se elimina normalmente a través de la vía urinaria a razón de entre 250 y 750
mg cada 24 horas. En cuanto al suero sanguíneo, contiene de 3 a 6 mg/100 ml con
tendencia a cifras superiores en los varones.
Ahora bien, estos niveles dependen de los valores de la población y de la dieta: en Estados
Unidos se llegan a admitir como normales cifras de hasta 7,5 mg/100 ml en el varón y hasta
6,6 mg/100 ml en la mujer. El valor medio en España es de 5,05 mg/100 ml y se considera
como límite máximo el de 7 mg/100 ml.
Cabe añadir que existe una predisposición hereditaria muy marcada donde aparecen
defectos genéticos en los se que ha identificado la causa exacta del aumento de ácido úrico.
Pero no es menos cierto que los factores exógenos son cruciales para desarrollar la
enfermedad; esto es, una dieta poco adecuada con una importante ingesta de carne y
sustancias con un elevado contenido en purinas.

QUÉ PODEMOS HACER CON LA NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR


Debemos recordar que la idea básica de la Nutrición Ortomolecular es que los nutrientes
aportados por los alimentos y asimilados durante la digestión entran en la composición
química de cada una de nuestras células e intervienen en multitud de reacciones químicas en
el organismo desempeñando un papel primordial en el mantenimiento de la salud. Por lo que
no cabe duda de que una de las herramientas más importantes es la utilización de la
dietética y de los suplementos nutricionales como herramienta de trabajo, determinando -en
función de las necesidades específicas del individuo- qué alimentos son los más adecuados y
cuáles deben evitarse a fin de conseguir las concentraciones de nutrientes más adecuadas
para cada paciente.
Es un hecho científicamente comprobado que el tratamiento de muchas enfermedades pasa
por la variación en la concentración de determinados nutrientes en el ámbito celular. Porque
si cada célula de nuestro organismo recibe los nutrientes óptimos para su funcionamiento el
medio interno pasa a estar en condiciones de controlar la aparición de determinadas
enfermedades.
Y si bien es cierto que la individualidad bioquímica de cada persona es la que ha de marcar
el tratamiento de cada paciente se pueden dar unas pautas generales para quienes padecen
de gota.

QUÉ DEBE HACER EL ENFERMO DE GOTA


Lo primero que debe hacer un gotoso es evitar lo siguiente en su alimentación:

Alimentos productores de ácidos: carne, embutidos, pescado, huevos, queso, azúcar


refinado, grasas animales, aceite vegetal refinado, dulces, cacahuetes, chicles, mermeladas,
pastas alimenticias, copos, frutos secos, café, té negro, tabaco, cacao, alcohol, lentejas,
alubias y soja.

-Las bebidas alcohólicas. Bloquean la eliminación del ácido úrico. Son perjudiciales sobre
todo el vino blanco, el cava y la cerveza.

-Los mariscos. Son grandes productores de ácido úrico. -las carnes y vísceras. Contienen
purinas que se convertirán en ácido úrico.

-Las bebidas estimulantes. Las bebidas que contienen cafeína deben evitarse pues esta
sustancia pertenece a la familia de las purinas.

-Las legumbres: todas las semillas de las leguminosas son productoras de ácido úrico.

-Los espárragos, acelgas, espinacas y setas. Son alimentos a evitar por su contenido en
purinas y porque dificultan la eliminación del ácido úrico (es el caso de las espinacas).

-La fructosa. Aumenta la producción de ácido úrico. -Asimismo, debe limitarse la ingesta de
hidratos de carbono refinados ya que elevan la producción del ácido úrico y las grasas
saturadas porque aumentan su retención.

Por el contrario, es recomendable consumir:

-Limón. Es uno de los más potentes eliminadores de ácido úrico.

-Ajos. Ayudan a eliminar muy eficazmente el ácido úrico.

-Cerezas, fresas, uva y manzana. porque son alcalinizantes y diuréticas. Se ha comprobado


que 225 gramos de cerezas frescas reducen los niveles de ácido úrico y previenen nuevos
ataques. Las cerezas, por su parte, son depurativas de la sangre y poseen gran poder
antiinflamatorio.

-Hortalizas y vegetales crudos porque favorecen la eliminación de ácido úrico.

OTRAS CONSIDERACIONES:
-Procure tener el peso adecuado.
-Controle los factores desencadenantes mencionados.
-Beba abundante agua no clorada y de baja mineralización.
-Evite la ingesta continuada de "comida rápida", precocinada, enlatada, etc.
-Haga algo de ejercicio.
-Evite el agotamiento físico y psíquico.
-Vigile el tránsito intestinal. Como apoyo al tratamiento se puede utilizar fitoterapia con
acción antiinflamatoria y analgésica.

SUPLEMENTOS NUTRICIONALES
Mientras la tasa de ácido úrico no haya sido normalizada será necesario evitar los
suplementos de vitaminas del complejo B (en especial la niacina o B-3) y la vitamina A
porque en este caso pueden provocar o acelerar los ataques de gota.

Los suplementos adecuados son, pues, los siguientes:

-Vitamina C (en su forma más alcalina, es decir , en forma de ascorbato cálcico). Se utiliza
junto al ácido fólico iniciando el tratamiento con dosis muy bajas para ir aumentando
progresivamente hasta alcanzar la dosis óptima que según el caso requiera.

-Ácido fólico. Inhibe la enzima responsable de la producción de ácido úrico.

-Vitamina E y selenio. Se utilizan de manera conjunta porque inhiben la producción de


leucotrienos (agentes inflamatorios).

-Ácido Eicosapentaenoico (EPA). Se trata de una sustancia que limita la producción de


leucotrienos proinflamatorios.

-Quercitina. Este bioflavonoide es un potente antiinflamatorio e inhibe la fabricación y


liberación de sustancias perjudiciales en el ácido úrico.

-Bromelaina. Enzima procedente de la piña es un agente antiinflamatorio que se ha


mostrado eficaz en estos casos.

Pero recuerde: la forma de administrar los complementos así como la personalización de la


dieta debe ser siempre supervisada por un profesional de la salud.
CÓMO TRATAR... EL EXCESO DE COLESTEROL

El colesterol es una sustancia orgánica de origen animal perteneciente al grupo de los


esteroles que se encuentra bajo dos aspectos químicos: de forma libre en la bilis, el cerebro,
los eritrocitos y el plasma, y de forma esterificada -en pequeñas cantidades- en el plasma.
El colesterol puede tener dos orígenes: exógeno y endógeno. Es decir, lo ingerimos a través
de la alimentación y lo fabrica el propio organismo mediante síntesis bioquímica.
El colesterol procedente de la alimentación se absorbe en el intestino y es eliminado
preferentemente a través de la bilis. Durante ese tiempo está presente en los procesos que
regulan la permeabilidad de la membrana celular, interviene en la absorción y transporte de
las grasas, tiene la capacidad de inactivar algunas sustancias tóxicas y es precursor de la
vitamina D y de distintas hormonas -como la aldosterona, la corticosterona y las hormonas
sexuales.
El colesterol es transportado por el organismo asociado a las proteínas y formando un
compuesto denominado lipoproteínas. Éstas se clasifican en función de su densidad:
-Las lipoproteínas de alta densidad o HDL ("colesterol bueno") son las encargadas de llevar
al hígado el colesterol presente en los tejidos evitando su depósito y la posterior formación
de ateromas.

-Las VLDL, de muy baja densidad y que transportan su contenido hacia los tejidos donde
serán utilizados.

-De su degradación nacen las LDL o lipoproteínas de baja densidad ("colesterol malo"), cuya
función principal es la de servir de transporte para el colesterol hacia el interior de las
células. Son las responsables de la formación de placas en la pared de las arterias
(aterosclerosis), sobre todo en la aorta, las arterias coronarias, las renales y las cerebrales
provocando la rigidez y estrechamiento de las arterias.
Las consecuencias para la salud del exceso de colesterol son pues demoledoras y afectan a
diversas funciones y órganos: pueden provocar aneurismas, infarto de miocardio, embolia,
trombosis y accidentes cerebrovasculares. En determinadas patologías -especialmente en las
enfermedades hipercolesterolemizantes (nefrosis, diabetes, hipotiroidismo, etc)-, las lesiones
pueden tener un proceso más rápido.

QUÉ PODEMOS HACER


Además de seguir una dieta adecuada con la inclusión de alimentos que eviten el exceso de
colesterol o sus consecuencias hay una serie de recomendaciones que son el pilar básico
para su tratamiento y prevención. Son estas:

-Evitar el consumo de alimentos ricos en azúcares simples y harinas refinadas porque suelen
ir acompañados de ácidos grasos "trans" y ácidos grasos saturados, todos altamente
peligrosos para la salud arterial. Están presentes, sobre todo, en la bollería industrial,
margarinas y fritos.

-Consumir alimentos ricos en fibra pues favorecen el descenso de los niveles de colesterol
LDL (malo) sin reducir con ello el colesterol HDL (bueno).

-Realizar el ejercicio físico adecuado para cada edad y estado. Se ha demostrado que
favorece el aumento de los niveles de colesterol bueno.
-Tratar de mantener un peso adecuado.

-Aumentar el consumo de cereales integrales. Además de ser ricos en fibra son una buena
fuente de ácido linoléico.

-Reducir o eliminar -si procede- el consumo de carne y los embutidos, sobre todo la grasa.
La ingesta de colesterol no debe nunca superar los 300 mg/día.

-Evitar el exceso de sal porque su consumo favorece la arteriosclerosis.

-Evitar o limitar las bebidas alcohólicas y el café.

-Evitar la leche entera, los quesos curados, la nata, las cremas de leche, el aceite de coco o
palma, el chocolate y las salsas ricas en grasas no recomendables.

-Evitar la ingesta de la llamada "comida basura".

-Y recuerde, por último, que el tabaco disminuye los niveles de "colesterol bueno" dañando
las arterias.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS

AVENA.
Contiene una sustancia denominada betaglucano, una fibra que interfiere en la absorción y
la producción de colesterol.

JUDÍAS SECAS Y OTRAS LEGUMINOSAS.


Utilizadas de forma regular y repartidas a lo largo del día tienen efectos beneficiosos sobre el
colesterol. Las leguminosas contienen más de seis compuestos que combaten el mismo.
Varias investigaciones han demostrado que la soja es la más eficaz en estos casos.

AJOS.
Reducen la agregación plaquetaria y la posible formación de trombos; la sustancia
responsable es la alicina. Evita la oxidación de las lipoproteínas, es un buen vasodilatador y
favorece la disminución de la presión arterial.

FRUTOS SECOS.
Son especialmente interesantes las nueces y las almendras. Contienen ácidos grasos
insaturados, vitamina E y antioxidantes.

AGUACATE.
Contiene ácidos grasos monoinsaturados y vitamina E. Es una buena grasa que puede ser
utilizada para reducir los niveles de colesterol.

FRESAS.
Son buena fuente de vitamina C, vitamina E y otros antioxidantes.

MANZANAS.
Son ricas en pectina, una fibra soluble que favorece la eliminación del colesterol.
POMELO.
Contiene una fibra soluble denominada ácido galacturónico que no solamente ayuda a
eliminar el colesterol circulante sino que cuando ya existe una placa puede ayudar en su
disolución.

ZANAHORIA.
. Ayuda a disminuir el colesterol "malo" y a aumentar el "bueno".

UVAS.
Son altamente depurativas y favorecen la disminución en sangre del colesterol.

ALIMENTOS RICOS EN ÁCIDOS GRASOS OMEGA-3.


Son "grasas buenas" que, además de transportar vitaminas liposolubles, disminuyen los
niveles de colesterol y triglicéridos reduciendo así la posible formación de coágulos.

SUPLEMENTOS NUTRICIONALES
VITAMINA C.
De demostrada eficacia para reducir los niveles de colesterol, sobre todo si va combinada
con bioflavonoides.

VITAMINA E.
Es una vitamina asombrosamente poderosa frente a las enfermedades cardíacas aunque
también juega un papel fundamental como antioxidante.

COMLEJO B.
Necesario para el metabolismo de las grasas e importante para eliminar y frenar los daños
causados por la homocisteína, una sustancia altamente peligrosa que causa daños en las
paredes arteriales.

COBRE.
Su deficiencia esta asociada a niveles altos de colesterol.

CROMO.
Tiene la capacidad de reducir los niveles de "colesterol malo" y aumentar los del "bueno".

MAGNESIO.
Coadyuva en la limpieza de los vasos sanguíneos y mantiene normalizada la tasa de
colesterol.

COENZIMA Q10.
Evita que el colesterol se oxide causando daños en las paredes arteriales. Es muy
recomendable para las personas aquejadas de enfermedades cardíacas graves. También lo
es en pacientes que toman medicación para rebajar el colesterol como la lovastatina pues
ésta interfiere en la producción de esta coenzima.

OMEGA-3.
Tomado en cantidades adecuadas tiene efectos muy beneficiosos sobre las enfermedades
cardiocirculatorias y reduce el colesterol y los triglicéridos.

GENISTEÍNA.
Esta sustancia es una hormona vegetal contenida en la soja. Está demostrado que su
consumo reduce la concentración en sangre de colesterol y triglicéridos.

Por último, recuerde: la forma de administrar los complementos así como la personalización
de la dieta debe ser siempre supervisada por un profesional de la salud.
CÓMO TRATAR... EL CATARRO Y LA GRIPE

La población de resfriados o catarros comunes, sobre todo este año que se inició con una ola
de frío muy importante. Por tanto, este mes hablaremos de estos, de la gripe y de otros
problemas respiratorios asociados y veremos qué podemos hacer para no "caer en sus
garras" y cómo afrontar la situación en el caso de que caigamos.

EL RESFRIADO COMÚN
También llamado catarro es la enfermedad más frecuente del ser humano. Está producida
por un virus del género rinovirus o coronavirus, predominando unos u otros en función de la
estación del año. Afecta a la vías respiratorias altas. El contagio se produce por la tos, los
estornudos, el aire o el contacto personal directo. Una vez que el virus se ha instalado los
síntomas no tardan en aparecer: estornudos, destilación nasal, molestias de garganta, dolor
de cabeza, nariz tapada, etc.

LA GRIPE
Se trata de una enfermedad infecto-contagiosa causada por el virus influenza y aunque
implica sobre todo a las vías respiratorias superiores e inferiores es una dolencia que en
realidad afecta a todo el cuerpo.
El paciente se siente muy enfermo, tiene fiebre bastante alta, escalofríos, debilidad, falta de
apetito y dolor de cabeza, espalda, brazos y piernas acompañado de dolor de ojos y, en
ocasiones, náuseas.
En el caso de personas mayores o que tengan otras enfermedades el impacto causado por el
virus de la gripe puede acarrear graves consecuencias por lo que es de vital importancia la
prevención.
Hay grupos de "alto riesgo" que se deben vigilar estrechamente:

a) Quienes tienen ya instaurada una enfermedad pulmonar crónica como tuberculosis,


fibrosis quística, bronquitis crónica, asma, enfisema, etc.

b) Aquellos que tengan alguna enfermedad cardiaca o enfermedad crónica del metabolismo,
los enfermos renales, los diabéticos, quienes padecen anemia y las personas tratadas con
inmunodepresores

c) Las personas mayores de 65 años.

d) Las personas ingresadas en un centro hospitalario, centro de recuperación o centro para


la tercera edad.

e) Los profesionales de la salud y demás trabajadores que permanecen en dichos centros.

Recuerde que cualquier persona es susceptible de contraer la gripe, especialmente cuando


vive en un entorno donde se estén dando muchos casos. En 1994, por ejemplo, hubo 90
millones de casos oficiales de gripe.
Es muy importante tener en cuenta que tanto los síntomas de un resfriado común como los
de la gripe no se prolongan más allá de una semana. Y que tanto una como otra pueden dar
lugar a complicaciones broncopulmonares y preparar el camino a otras infecciones más
graves. También en ocasiones algunos síntomas pueden ser confusos y esconder otra
patología mucho más seria, por lo que debemos ser muy cautos.
QUÉ PODEMOS HACER CON LA NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR
Además de la utilización de determinados alimentos con acción antivírica e
inmunoestimulante, hay algunas pautas que debemos seguir:

-Favorecer el descanso. Al estar en la cama y, sobre todo, al dormir se liberan sustancias


beneficiosas para el sistema inmunitario. De hecho, es la propia naturaleza la que nos invita
al descanso. Así, las molestias oculares nos indican que permanezcamos a oscuras, el dolor
muscular que debemos estar relajados y con una mínima actividad, etc. Y es que la energía
se necesita en otro frente priorizando así su actividad.

-Beber muchos líquidos. Tanto agua como zumos frescos de frutas. Estos mantienen la
hidratación de las mucosas favoreciendo la eliminación de sustancias y evitando la
proliferación de virus ya que se asientan mejor cuando las mucosas están secas.

-Evitar el consumo de bebidas alcohólicas, sal, grasas saturadas y azúcares. Todos esos
alimentos deprimen el sistema inmunitario y limitan su capacidad.

-Eliminar el consumo de leche y sus derivados pues son grandes productores de moco.

-No forzar la ingesta de alimentos si la persona afectada no tiene apetito. Necesita toda su
energía para luchar contra el virus invasor.

-Aumentar el consumo de zumos de vegetales verdes o frutas frescas.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS:

Cebolla. Su aceite esencial tiene propiedades mucolíticas, expectorantes, broncodilatadoras y


antibióticas. Su mayor actividad se muestra al tomarla cruda o inhalar su esencia. Está
demostrado que uno de sus compuestos, el difeniltiosulfinato, tiene mayor actividad
antiinflamatoria que la prednisolona, uno de los antiinflamatorios más comúnmente
utilizados. Contiene también quercitina, un flavonoide con acción antiinflamatoria cuya acción
es la de estabilizar las membranas de las células liberadores de histamina.

Ajos. Ajos. Su esencia sulfurada tiene acción antibiótica y mucolítica. Además, es estimulante
del sistema inmune potenciando la acción de los linfocitos T y de los macrófagos.

Rábano. Contiene una sustancia denominada PDG (peróxido difenil glioxal) con acción
viricida y bactericida. Su mayor concentración se da en el rábano negro o rábano oriental.

Puerro. Contiene un aceite esencial similar al de la cebolla, con acción mucolítica.

Propóleo. Es un antibiótico natural producido por las abejas con una acción específica sobre
las vías respiratorias altas.

Zanahorias, verduras, mango, etc. Es decir, alimentos ricos en vitamina A con clara acción
sobre las mucosas.

Kiwi, grosellas, cítricos, perejil, pimiento verde, berros, etc. Buenas fuentes todos de
vitamina C y, por tanto, con acción antivírica e inmunoestimulante.
Probióticos. Son inmunoestimulantes e inmunomoduladores.

SUPLEMENTOS NUTRICIONALES:
Vitamina C Y bioflavonoides. Tienen acción sobre el sistema inmunitario favoreciendo su
acción en respuesta a invasiones víricas. Conviene tener en cuenta que su concentración en
los linfocitos es baja cuando hay infecciones.

Vitaminas A y E. Estimulan la inmunidad celular, la actividad de las células asesinas, las


fagocitosis de los monocitos y la respuesta de los anticuerpos.

Betacaroteno. Potencia la acción del interferón natural.

Probióticos. Sustancias indispensables para el buen funcionamiento del sistema inmunitario.

Magnesio. Ayuda a reducir la inflamación al estabilizar las células del sistema inmunitario,
(mastocitos y linfocitos T).

Zinc. Está demostrada su específica acción antivírica en los catarros comunes. Es un mineral
muy importante para la inmunidad celular y la mediada por anticuerpos específicos.

Vitamina B6. Aumenta la función de los linfocitos.

Selenio. Su deficiencia inhibe la resistencia a las infecciones.

Ácido fólico y B12. Su deficiencia impide una respuesta inmunitaria adecuada.

Vitaminas del complejo B. Su utilización se hace indispensable cuando se recomiendan otras


sustancias del grupo B.
QUÉ HACER EN CASO DE FATIGA O AGOTAMIENTO

Las causas que provocan la fatiga o el agotamiento pueden ser muy diversas aunque,
generalmente, se trata de situaciones que se caracterizan por una acusada debilidad física
y/o psíquica tras la realización de actividades cotidianas que en circunstancias normales no
deberían producir esos síntomas.
La Encefalomielitis Miálgica -también conocida con el nombre de Síndrome de fatiga crónica
-CFS en inglés- cursa por ejemplo con una sintomatología que, por su similitud con el tema
que estamos tratando, conviene considerar ya que en multitud de ocasiones es considerada
como una enfermedad sin importancia cuando quien la padece sufre en realidad una seria
merma en su calidad de vida.
El problema es que se desconocen las razones que originan la "fatiga crónica" aunque hay
varias teorías al respecto: desarreglos de los complejos sistemas celulares ocasionados por
alteraciones de tipo endocrino, alteraciones de las citoquinas cerebrales, presencia de
compuestos químicos que alteren el metabolismo del cuerpo, exposición a compuestos
químicos organofosforados, otros agentes infecciosos, cambios en la actividad del sistema
inmunológico -tanto por defecto como por exceso- o la acción de virus como el Epstein-Barr,
el herpes tipo 6, el citomegalovirus o la cándida, entre otros. Que todos esos
microorganismos han sido relacionados con esta patología.
Los síntomas más comunes para determinar su existencia son la pérdida de memoria y de
concentración, dolor muscular, dolores en las articulaciones, inflamación de garganta,
inflamación de los nódulos linfáticos en nuca o axilas y cefaleas. También hay otros que
pueden aparecer como fiebre, problemas de sueño, sequedad de boca y ojos, mareos,
congestión, diarrea, fluctuaciones en el peso, vómitos, alergias, hipotensión, infecciones,
cambios de humor brusco, tristeza, ansiedad, depresión y ataques de pánico. Un problema
que puede tratarse con efectividad en muchos casos (véanse los artículos sobre fibromialgia
-"enfermedad" similar- de los números 34 y 35).
Claro que además de esta patología concreta hay determinadas situaciones que, desde el
punto de vista de la Nutrición Ortomolecular, son causa más que suficiente para provocar
esa sensación de cansancio, problema que puede durar mucho tiempo si no se trata o si se
confunde con la patología anteriormente descrita.
Una alimentación deficitaria o inadecuada, el elevado consumo de sustancias como el café, el
alcohol, el tabaco, la comida basura, los alimentos refinados, la ausencia de frutas y
vegetales frescos, etc., así como un comportamiento que altere nuestro ritmo biológico
pueden ser motivos más que suficientes para desarrollar una situación en la que aparezca
fatiga, cansancio o agotamiento. Problema que se puede prolongar en el tiempo tanto como
nuestros hábitos erróneos lo hagan. No olvidemos que muchas veces agotamos las reservas
de nutrientes que sólo se encuentran en las frutas y vegetales frescos por lo que si además
de consumir sustancias tóxicas no ingerimos esos nutrientes existen muchas posibilidades de
provocar una situación que, si bien no es una patología grave, sí es cierto que disminuye
nuestra calidad de vida, con todo lo que eso conlleva.
Ese tipo de alimentación genera además muchos residuos que en la mayoría de ocasiones no
son eliminados de forma adecuada por lo que uno de los órganos que más se verá afectado
es el hígado. Y esa situación generará una sintomatología idéntica a la que acabamos de
describir.

QUÉ PODEMOS HACER CON LA NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR


La fatiga requiere siempre determinar la razón o razones que han generado ese síntoma.
Porque en función de la situación bioquímica, física y psíquica se pueden conocer los pasos a
seguir tanto a nivel dietético como ortomolecular. En todo caso, conviene seguir los
siguientes consejos:

-Evitar el estrés prolongado. El estrés, sostenido en el tiempo puede generar


inmunodepresión y provocar este tipo de alteraciones.
-Limitar las sustancias y compuestos tóxicos.
-Instaurar una alimentación saludable ingiriendo diariamente frutas, verduras y cereales
integrales.
-Reducir o eliminar el consumo de bebidas alcohólicas y estimulantes. Aunque puedan
producir una sensación momentánea de alivio suelen empeorar el problema.
-Limitar el consumo de grasas saturadas.
-Realizar algún tipo de actividad deportiva acorde con las posibilidades físicas.
-Mantener un horario de sueño adecuado a nuestras necesidades reales.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS
Miel: aporta azúcares rápida y fácilmente aprovechables para el organismo además de
pequeñas cantidades de vitaminas. Su uso debe ser moderado.

Albaricoques: tienen acción estimulante sobre el sistema nerviso y el metabolismo.

Uvas: aportan una buena cantidad de vitaminas, minerales y azúcares.

Ajo: es tonificante y vigorizante además de antivírico.

Sésamo: es altamente nutritivo. Contiene vitaminas, minerales y oligoelementos.

Frutas y verduras crudas: por su contenido en vitaminas, minerales y fitonutrientes.

Berros: aumentan el apetito y son tonificantes.

Probióticos: son inmunoestimulantes e inmunomoduladores.

SUPLEMENTOS NUTRICIONALES:
Potasio y magnesio: son potencialmente beneficiosos para las personas con fatiga
persistente. Aunque las personas con patología cardiaca o renal no deben tomar
suplementos de estos minerales sin consultar con un especialista.

Vitaminas A y E: ambas vitaminas son estimulantes del sistema inmune.

Betacaroteno: potencia la acción del interferón natural.

Probióticos: son sustancias indispensables para el buen funcionamiento del sistema


inmunitario.

Coenzima Q10: una coenzima que está presente en todas las células y que cumple un papel
fundamental en la producción de energía a nivel celular.

Vitaminas del grupo B: son vitaminas indispensables para el buen estado del sistema
nervioso además de aumentar los niveles de energía.
Vitamina C: tiene efectos antivíricos, favorece la función adrenal y refuerza el sistema
inmunológico.

Selenio: su deficiencia inhibe la resistencia a las infecciones.


PREVINIENDO LA OSTEOPOROSIS

Antes de hablar de tan importante enfermedad deberíamos recordar primero que el hueso es
un tejido conectivo especializado que forma, junto al cartílago, el sistema esquelético. Un
sistema que tiene diversas funciones:

-Dar soporte a los tejidos blandos para que mantengan la postura y la forma.
-Proteger las estructuras delicadas como el cerebro, la médula espinal, los pulmones, el
corazón, etc.
-Actuar como palancas o anclajes musculares para lograr el movimiento.
-Servir de depósito de sales minerales (sobre todo, calcio y fósforo); y,
-Ser productor de células sanguíneas.

Conviene también saber que el hueso tiene la capacidad de autorregenerarse a lo largo de la


vida, una propiedad que le permite servir como almacén de calcio y fósforo para otros
tejidos -como el nervioso y el muscular- además de permitirle reparar el hueso gastado o
lesionado.
Como conviene conocer igualmente que los huesos acumulan densidad durante la infancia y
la juventud alcanzando su máximo índice alrededor de los 35 años, momento a partir del
cual comienza a liberarse en ellos más calcio del que acumulan, un proceso que en las
mujeres se ve acelerado por el declive en la producción de estrógenos. De lo que se
desprende que una adecuada ingesta de calcio en la juventud es casi un "seguro de vida"
para nuestros huesos.

QUÉ ES LA OSTEOPOROSIS
En cuanto a la osteoporosis, podemos definirla como una "enfermedad" cuya característica
es la disminución cuantitativa del tejido óseo. Como su propio nombre indica, el hueso se
hace poroso -empieza a parecerse a una esponja de baño llena de grandes agujeros-
perdiendo así su dureza y la capacidad de resistencia mecánica. Hecho que es la causa
principal de las fracturas óseas en las mujeres después de la menopausia así como de los
ancianos.
Un problema, por otra parte, que algunas enfermedades y hábitos de vida erróneos pueden
agravar al acelerar la pérdida de hueso y provocar una osteoporosis precoz o empeorar la
enfermedad si ya estaba instaurada.
Y hay que decir que el impacto de la osteoporosis sobre la población es alarmante: una de
cada cinco mujeres de más de 45 años está afectada por la enfermedad.
En España, por ejemplo, se producen anualmente 250.000 fracturas de cadera por su causa.
Otro dato muy importante que nos debe hacer reflexionar es la incidencia de la enfermedad
en la sociedad occidental. En Estados Unidos, por ejemplo, la osteoporosis está creciendo de
forma alarmante ya que se prevé que una de cada tres mujeres de 50 años sufra una
fractura de vértebras por culpa de la osteoporosis. Y teniendo en cuenta que se trata de
mujeres que consumen una alta cantidad de leche sorprende. De ahí que en estos
momentos se esté estudiando muy seriamente qué puede estar provocando esta evidente
paradoja. A fin de cuentas, la osteoporosis está considerada uno de los mayores problemas
de salud pública y una de las patologías que más costes personales, sociales y económicos
acarrea a los países desarrollados.

FACTORES DE RIESGO EN LA OSTEOPOROSIS


Los principales factores de riesgo para padecer osteoporosis son los siguientes:
-La llegada de la menopausia (ya que implica una inevitable pérdida fisiológica de
estrógenos), especialmente la precoz o la provocada por una operación quirúrgica.
-El bajo índice de masa ósea conseguida antes de la madurez esquelética.
-Una constitución delgada y con huesos pequeños.
-Una dieta pobre en calcio y un estilo de vida sedentario.
-El consumo de alcohol, café y tabaco.
-El uso prolongado de corticoesteroides.
-Las enfermedades tiroideas, la artritis reumatoide y cualquier otra alteración que bloquee la
absorción del calcio.
-Y un último dato a tener en cuenta: las mujeres caucásicas y asiáticas tienen mayores
posibilidades de padecerla pues su masa ósea es menor en comparación con otras razas.

RECOMENDACIONES EN NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR


-Mantenga una buena higiene alimentaria evitando los alimentos que no le benefician.
-Elimine los regímenes alimenticios ricos en proteínas animales.
-Elimine los azúcares refinados pues su ingesta produce la eliminación por orina de calcio.
-Restrinja o elimine el consumo de café, alcohol y tabaco pues producen un desequilibrio
negativo en los niveles de calcio.
-Elimine las bebidas de cola. Son productos muy ricos en fósforo, azúcares y cafeína. Y
aunque el fósforo es necesario para los huesos, una ingesta elevada bloquea la absorción del
calcio.
-Evite la sal ya que es responsable de la eliminación urinaria de calcio.
-Elimine los antiácidos basados en aluminio; esa sustancia puede ser la causante de pérdida
de masa ósea.
-Tenga en cuenta que medicamentos como los corticosteroides, las tetraciclinas y los
preparados tiroideos pueden ser los responsables de la pérdida de calcio.
-Y recuerde que la actividad física es fundamental tanto para mantener como para restaurar
la densidad ósea. Esta actividad debe ser moderada pero mantenida en el tiempo.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS
La leche y sus derivados. En estos momentos la Sociedad Española de Medicina
Ortomolecular está preparando un extenso informe sobre este asunto que será publicado en
breve en la revista.

Alfalfa. Es altamente remineralizante por su equilibrado contenido en calcio, fósforo y


magnesio. Contiene además vitamina K, una sustancia que potencia la actividad de la
vitamina D y mejora la disposición del calcio.

Piña: contiene una buena cantidad de manganeso, sustancia que participa en el metabolismo
óseo.

Almendras, brécol, coles de bruselas, semillas de girasol, cacahuetes, nueces, higos,


cebollas, alubias secas, hortalizas, cereales, azúcar integral, granos de sésamo, sardinas y
salmón. Son alimentos ricos en calcio biodisponible, en algunos casos con hasta ocho veces
más que la leche.

Soja. Esta sustancia, así como sus derivados (principalmente el tofu), proporcionan
fitoestrógenos como las isoflavonas cuyos efectos estrogénicos favorecen la mineralización
ósea y previenen la osteoporosis.
Un trabajo recientemente publicado en Archives of Internal Medicine ha demostrado que con
el 50% de la dosis que habitualmente se recomienda el estrógeno vegetariano consigue los
mismos efectos terapéuticos contra la osteoporosis que la versión animal de esta hormona,
evitando a la vez los efectos secundarios que provocan los estrógenos animales.

Azúcar de caña. Contiene una buena cantidad de minerales, entre ellos el calcio y el
magnesio -en la proporción adecuada- además de vitaminas.

Frutas y verduras crudas. Por su contenido en vitaminas, minerales y fitonutrientes.

Nabo. Es una de las verduras más ricas en calcio.

SUPLEMENTOS NUTRICIONALES
Calcio. El aporte de este mineral es indispensable en esta situación pero lo importante es
suministrar aquel que mayor biodisponibilidad tenga. En este caso, hablaríamos del calcio en
forma de citrato pues no solamente es bien absorbido sino que además parece que en esta
forma se evita el riesgo de formar cálculos renales.

Magnesio. Este mineral es muy importante porque actúa equilibrando el suministro de calcio
evitando que éste sea eliminado. Además, su deficiencia conlleva una reducción de la
concentración sanguínea de la forma más activa de la vitamina D. Debemos tener muy en
cuenta que sin la presencia de este mineral el calcio que ingerimos adicionalmente será
depositado en otras partes del organismo y no en el hueso, con el riesgo que ese hecho
conlleva.
Zinc, cobre y manganeso. Una deficiencia de cualquiera de estos tres minerales tiene una
acción negativa sobre la salud ósea.

Boro. Es un mineral indispensable en la activación de algunas hormonas (estrógenos) cuya


acción es regular la formación de masa ósea.

Vitamina K. Sin una suficiente dosis de esta vitamina no podemos formar osteocalcina, una
proteína no colágena que está presente en la matriz del hueso alrededor de cuya estructura
se fija el calcio.

Vitamina D. La vitamina D facilita la absorción del calcio a nivel gastrointestinal; además,


moviliza los minerales de otras partes del organismo y los dirige hacia los huesos. Nuestra
capacidad para utilizar muchos minerales depende directamente de esta sustancia.

Antocianinas y proantocianidinas. Se trata de flavonoides necesarios para que el organismo


forme estructuras colágenas que estabilicen la masa ósea.
Ácido fólico. Aunque no está implicada directamente en la formación del hueso, la ingesta de
folatos junto con boro ralentiza la aparición de la menopausia ajustando los desequilibrios
hormonales y desacelerando así la pérdida de densidad ósea.

Silicio. Es una sustancia indispensable para la absorción del calcio, algo que demuestra su
presencia en los puntos de calcificación de los huesos en crecimiento.

Lisina. Recientes investigaciones han demostrado que este aminoácido no esencial es


necesario para el transporte y la absorción del calcio.
LA RETENCIÓN DE LÍQUIDOS

Todo el mundo es consciente de la importancia que tiene el agua para nuestra existencia ya
que una gran parte de nuestro organismo está compuesto de ella. Pero antes de hablar de
los problemas que aparecen con la retención de líquidos conviene que veamos qué son los
líquidos corporales y cuál es su función.
El agua representa aproximadamente dos tercios del peso corporal de un hombre y de la
mitad en el caso de la mujer. ¿Y dónde se encuentra? Pues básicamente en dos
"compartimentos líquidos": el líquido extracelular y el intracelular, separados ambos por la
denominada membrana celular. Y aunque los principales componentes que constituyen los
líquidos de esos compartimentos son los mismos sus concentraciones son diferentes.
El líquido intracelular es el compartimento más grande. Se encuentra en el interior de la
célula y supone entre el 30 y el 40% del peso corporal siendo su elemento predominante el
potasio. El líquido extracelular, por su parte, es el que rodea a la célula, supone el 20% del
peso corporal y el elemento más importante que hay en él es el sodio.
Pues bien, la retención de líquidos -o edematización- se debe a un aumento anormal de su
cantidad en los tejidos, algo que se produce cuando los líquidos que circulan por nuestro
cuerpo quedan "atrapados" en ellos a causa de una alteración en la presión osmótica
(ejercida sobre la pared celular). Presión que regulan los electrolitos, de los que los más
importantes son el sodio, el potasio, el cloro y el bicarbonato. Unas sustancias que se
encuentran normalmente en una determinada concentración que garantiza un equilibrio
neutro.
El problema es que determinadas situaciones pueden alterar ese equilibrio como es el caso
de las reacciones alérgicas a algunos alimentos, los problemas cardiovasculares, algunos
fármacos, la utilización de hormonas, el embarazo, el síndrome premenstrual, las
alteraciones del riñón y el hígado o las alteraciones emocionales. Disfunciones todas capaces
de originar un desequilibrio hormonal que favorezca la retención de líquido.
Así, por ejemplo, cuando la concentración de sodio plasmático desciende el potasio -que en
su mayor parte está contenido en las células- sale fuera de ellas para tratar de compensar el
déficit. Sustancia ésta, pues, absolutamente vital ya que tiene el papel de mantener en
óptimo funcionamiento nuestras paredes celulares. Sólo que esas condiciones de déficit de
potasio intracelular puede también producir trastornos, aún siendo normal su concentración
en el plasma. Este pequeño ejemplo demuestra lo difícil que resulta en ocasiones averiguar
qué ha provocado el desequilibrio en tan delicado sistema.
Hay que agregar que la retención de líquidos en las mujeres es mucho más acusada debido
a los cambios hormonales ya que los niveles elevados de estrógenos y progesterona
provocan la retención de sodio y, por ende, la consiguiente retención de líquidos en los
tejidos.

QUÉ HACER
¿Y qué podemos hacer? Pues, desde el punto de vista de la Nutrición Ortomolecular, lo
siguiente:

-Modificar la dieta para restaurar el equilibrio electrolítico.


-Reducir o eliminar la ingesta de sal.
-Incrementar la ingesta de agua.
-Si sospecha que la retención de líquidos pudiera deberse a la alergia a algún alimento
efectuar un test o análisis para conocer la sustancia que lo causa.
-Disminuir la ingesta de azúcar refinado ya que algunos estudios lo relacionan con la
retención de sodio.
-Reducir la ingesta de proteína animal y, sobre todo, de grasas saturadas porque dificultan el
trabajo celular debido a la gran cantidad de residuos tóxicos que almacenan.
-Realizar un ejercicio físico adecuado a la edad y las características personales.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS
En cuanto a los alimentos que nos pueden ir bien son los siguientes:

Uvas: son altamente diuréticas y alcalinizantes.

Peras: aumentan la producción de orina favoreciendo la eliminación de sal retenida en los


tejidos.

Níspero, melón y sandía: las tres son diuréticas, alcalinizantes y depurativas.

Melocotón: tiene una suave acción diurética y además es rica en potasio y pobre en sodio
por lo que es muy apropiada para evitar la retención de líquidos

Manzana: ayuda a eliminar los líquidos retenidos en los tejidos.

Alcachofa: su contenido en cinarina -uno de sus principios activos- aumenta la producción de


orina.

Apio: además de su efecto tonificante, hipocolesterolemiante, alcalinizante, etc., su aceite


esencial provoca un efecto diurético importante que en los casos de edema o retención de
líquidos puede ser eficaz. Ahora bien, no debe tomarse durante el embarazo ya que puede
provocar contracciones uterinas. En la paremiología española hay un refrán muy significativo
sobre él: "Un buen puchero de apio hace mear al más reacio".

Berenjena: tiene acción diurética.

Borraja y coliflor: de acción diurética y depurativa.

Ajo y cebolla: se trata de alimentos diuréticos y muy depurativos.

SUPLEMENTOS NUTRICIONALES
Complejo multimineral: es importante puesto que debe haber un buen equilibrio entre el
potasio, calcio y magnesio.

Vitamina B6: las mujeres tienen una especial necesidad de esta vitamina debido a su papel
fundamental en el mantenimiento del equilibrio hormonal. Además, actúa como diurético
natural aliviando la tensión premenstrual.

L-Taurina: este aminoácido mantiene el potasio y el magnesio dentro de las células


conservando fuera el exceso de potasio. De esa forma el nutriente funciona como un
diurético sin causar daño alguno. Por eso para cualquier situación en la que deba disminuirse
la inflamación de tejido o la acumulación de líquido la taurina es el mejor recurso. Ahora
bien, recuerde que para el buen funcionamiento de esta sustancia es indispensable la
administración conjunta con ella de vitamina B -sobre todo, B1 y B2-, colina, cinc, L-cisteína
y L-metionina.
CÓMO TRATAR LAS ALTERACIONES DE LA CIRCULACIÓN
SANGUÍNEA

Antes de hablar sobre las patologías más frecuentes de la circulación venosa convendría
recordar que el aparato circulatorio es una unidad funcional que consta de cuatro partes:
corazón, arterias, venas y capilares.
El corazón es la bomba que impulsa la sangre hacia las arterias con la finalidad de que cada
órgano reciba suficiente sangre para atender sus necesidades. Está dividido en cuatro
cavidades: dos superiores -las aurículas- y dos inferiores -los ventrículos-. Además hay que
saber que cada mitad del corazón es independiente de la otra no existiendo comunicación
entre ellas: están separadas por un tabique muscular.
Las arterias son los conductos que llevan la sangre desde el corazón hasta los distintos
órganos. Las venas, en cambio, son las que llevan la sangre de regreso desde los órganos al
corazón (unas válvulas impiden su retroceso haciendo que circule en una única dirección).
El circuito mayor, por su parte, es el encargado de llevar la sangre rica en oxígeno a los
tejidos. Para ello, la aurícula izquierda del corazón recibe la sangre oxigenada de dos venas
procedentes de cada pulmón yendo ésta a través de la válvula mitral al ventrículo izquierdo.
Luego la sangre pasa desde éste -a través de la válvula aórtica- a la arteria aorta y, desde
ella, a todo el cuerpo.
El circuito menor es el encargado de llevar la sangre pobre en oxígeno desde los tejidos
hacia el corazón para que se oxigene. La aurícula derecha recibe la sangre procedente de los
distintos órganos mediante las dos venas cavas -superior e inferior- pasando al ventrículo
derecho y de aquí, a través de otra válvula, a la arteria pulmonar.
Explicado el proceso prestemos ahora especial atención a la circulación venosa que es la que
en esta ocasión nos interesa.
Sabemos que cuando una persona se pone de pie la sangre -por efecto de la gravedad- se
desplaza hacia las extremidades inferiores siendo la bomba venosa -como hemos explicado
antes- la que la impulsa hacia el corazón. Sin embargo, esa bomba puede ver disminuida su
actividad -sobre todo por daños localizados en las paredes venosas- y no haber un buen
retroceso de la sangre. Ello hace que se acumule sangre en las venas de las piernas con el
consiguiente aumento de la presión venosa periférica, provocando la filtración de líquido
hacia los tejidos y dando lugar a la aparición de edemas y de lo que conocemos como venas
varicosas.
¿Y qué tipo de alteraciones de la circulación venosa podemos padecer? Veámoslo.

ALTERACIONES DE LA CIRCULACIÓN VENOSA


Fragilidad vascular
Se llama así a la debilidad de los pequeños vasos sanguíneos, un problema que hace que
puedan provocarse pequeñas hemorragias y hematomas ante golpes poco importantes.

Trombosis venosa
Una trombosis venosa es la formación de un coágulo en el interior de una vena. Trombosis
que puede ser de dos tipos:
-Flebotrombosis o coágulo no inflamatorio que se produce durante inmovilizaciones
prolongadas. Se puede complicar fácilmente con el desprendimiento del trombo y la
embolización pulmonar que casi siempre es mortal.
-Tromboflebitis o coágulo inflamatorio relacionado con alteraciones de la pared venosa.
Aparecen fundamentalmente en las paredes venosas de las piernas. Produce sintomatología
clara con fiebre intensa, alteración del estado general y síntomas locales de la inflamación:
dolor, rubor, entumecimiento, calor e impotencia funcional del miembro afectado. En ese
caso el trombo está más adherido a la pared y es más difícil que se desprenda y produzca un
embolismo pulmonar.

Síndrome varicoso
Las varices son dilataciones de las venas que se localizan preferentemente en el sistema
venoso superficial de las piernas pero también pueden aparecer en los brazos, en las venas
de la pared abdominal, en lo vasos hemorroidales, etc.
Se producen por incompetencia valvular de las venas y su aparición puede tener diferentes
causas: esenciales, postflebíticas y secundarias a malformaciones vasculares.
Son más frecuentes en el sexo femenino y favorecidas por el calor, la baja ingesta de fibra,
la obesidad, el embarazo y los trabajos en los que se debe permanecer mucho tiempo de
pie.
Aparece dolor, pesadez, sensación de cansancio y puede complicarse con úlceras, trombosis
y hemorragias.
Estas patologías son mucho más frecuentes en la mujer debido a la influencia hormonal. Los
estrógenos aumentan la permeabilidad venosa y los progestágenos su dilatación.
Así, durante el embarazo el riesgo de una insuficiencia venosa se ve aumentado ya que estas
hormonas se secretan en gran cantidad.

RECOMENDACIONES ÚTILES
Es importante tomar en consideración las recomendaciones que a continuación se detallan
ya que pueden prevenir y mejorar sustancialmente la patología venosa.
-Evite estar largos periodos de tiempo de pie, sentado o con las piernas cruzadas.
-Haga ejercicio físico adecuado y regular.
-Si es mujer no utilice calzado con un tacón que exceda de 2 o 3 cms.
-Evite los impactos violentos de calor sobre las piernas así como las fuentes de calor que
favorezcan la dilatación venosa.
-Trate de corregir -si lo tiene- su problema de estreñimiento.
-Mantenga un peso adecuado.
-Utilice ropa que no ejerza excesiva presión sobre el cuerpo.
-Tome una ducha diaria de agua fría sobre las piernas
-como mínimo de 3 minutos- para favorecer la circulación y aliviar el dolor.
-Camine -si puede- por la orilla del mar dejando que las olas golpeen sobre las piernas.
-Masajéese las piernas desde abajo hacia arriba.

RECOMENDACIONES DIETÉTICAS
-Reduzca el nivel de colesterol en la dieta.
-Reduzca el consumo de grasas animales y de aceites vegetales así como de la margarina.
-Incremente el consumo de proteínas vegetales (lentejas, judías, guisantes).
-Evite el café, el tabaco y alcohol.
-Elimine el consumo de azúcar blanco y sustitúyalo por azúcar integral.
-Aumente el consumo de ácidos grasos omega-3 (pescado azul).
-Coma mucho ajo, jengibre y cebolla.
-Tome alimentos con propiedades anticoagulantes.
-Incluya ácidos grasos omega-6: aceite de onagra o borraja.
-Incluya en la dieta una ensalada diaria de vegetales frescos y germinados.
-Tome zumos de frutas diarios.
-Reduzca o limite el consumo de sal.
ALIMENTOS PERJUDICIALES
Colesterol, grasa saturada y ácidos grasos "trans". En circunstancias normales no es
recomendable su consumo excesivo pero si además nos encontramos con patologías como
las expuestas es muy importante evitar esas sustancias ya que aumentan la densidad de la
sangre y provocan daños circulatorios.
Carne. A mayor consumo de carne, mayor riesgo de arteriosclerosis. Son especialmente
nocivas las carnes grasas y los derivados cárnicos como los embutidos y patés.
Quesos curados. Son ricos en sal, grasas saturadas y colesterol, tres enemigos de nuestras
arterias y venas.
Bebidas alcohólicas. Incluso en pequeñas dosis pueden resultar perjudiciales.
Azúcar blanco. Responsable del aumento de nivel de los triglicéridos en la sangre y de la
pérdida de nutrientes esenciales para la salud vascular. Aunque su mayor peligro está en los
ingredientes que la acompañan en los bollos, pasteles, etc.
Sal. El sodio y la grasa saturada son dos de las sustancias nocivas para nuestra circulación.

ALIMENTOS ADECUADOS
Fruta. Es uno de los alimentos más beneficiosos. Podemos utilizarlas como preventivo. Son
fluidificantes de la sangre y contienen vitaminas y flavonoides, sustancias muy importantes
para la fragilidad vascular.
Cerezas, arándanos y zarzamora. Son buena fuente de antocianinas y proantocianidinas.
Piña. Es una buena fuente de bromelaina.
Limón. Contiene vitamina C y flavonoides, sobre todo hespiridina cuya principal función es
mejorar la fragilidad de los vasos.
Cereales integrales. Debemos optar por cambiar los alimentos refinados por los integrales.
Legumbres. Ricas en proteínas e hidratos de carbono y bajas en grasas saturadas y sodio.
Aportan fitoestrógenos como las isoflavonas de la soja que van a proteger las arterias al
igual que lo hacen las hormonas estrogénicas. Contienen potasio, magnesio y calcio, son
ricos en fibra y escaso contenido en sodio.
Hortalizas y verduras. Protegen las arterias y venas por su bajo contenido en sal y en grasa
saturada así como por su riqueza en vitaminas y elementos antioxidantes. Son ricas en
potasio y magnesio.
Frutos secos. Especialmente beneficiosos cuando reemplazan a las grasas de origen animal.
Aportan ácidos grasos insaturados que reducen el nivel de colesterol y vitamina E con acción
antioxidante.
Fibra. A mayor consumo de fibra menor presión venosa. Lo ideal es tomarla formando parte
de sus fuentes naturales: cereales integrales, frutas, hortalizas y legumbres.
Ajo y cebolla. Evitan la oxidación de las lipoproteínas favoreciendo la regulación o evitando
las enfermedades cardiovasculares. Provocan una dilatación de los vasos sanguíneos y
mejoran el flujo de la sangre. Son uno de los alimentos "estrella" en los problemas
vasculares.
Aceites. Contienen ácidos grasos insaturados que reducen la producción del colesterol.

COMPLEMENTOS
Vitamina A. Favorece la restauración de los tejidos dañados. Es importante sobre todo en los
casos de úlceras varicosas.
Vitamina B6. Evita la formación de coágulos y la agregación plaquetaria.
Vitamina C y Cromo. Reduce los niveles de colesterol y triglicéridos así como la agregación
plaquetaria. Fluidifica la sangre mejorando su paso por las venas y arterias.
Vitamina E. Evita la formación de coágulos y reduce el colesterol y el dolor en las
extremidades. Tiene además efecto cicatrizante.
Bromelaina. Impide la formación de coágulos y la agregación plaquetaria. Además, induce al
desdoblamiento de la fibrina, sustancia responsable de la formación de coágulos.
Potasio. Puede evitar la formación de depósitos grasos.
Selenio. Evita la formación de coágulos.
Lecitina de soja. Aumenta la solubilidad del colesterol.
Bioflavonoides. Sustancias importantes en la prevención y tratamiento de estas patologías.
Además de añadir potencial terapéutico a la vitamina C disminuyen la fragilidad capilar,
mejoran la integridad de la pared venosa y aumentan el tono muscular de las venas.

FITOTERAPIA
Gota kola (centella asiática). Por su contenido en ácidos triterpénicos, ácido asiático, ácido
madecásico y asiatósido. Parece demostrado que estas sustancias favorecen el flujo
sanguíneo, reducen la esclerosis y mejoran la insuficiencia venosa de las extremidades
inferiores.
Castaño de indias. La escina es un agente venotónico importante presente en estas semillas.
Mejora el tono venoso aumentando la potencia en la contracción de las fibras elásticas de la
pared venosa.
Rusco. Se emplea sobre todo para tratar las varices y las hemorroides, tanto por vía externa
como interna. Tanto el tratamiento a seguir como las dosis a prescribir es trabajo de un
especialista de la salud. Este artículo sólo es un elemento orientativo e ilustrativo. No se
automedique.

Solución sin cirugía para varices grandes


Para los casos en los que sea necesario buscar otras alternativas de tratamiento de las
varices (incluso de las más grandes), existe una técnica que las elimina en una sola hora, sin
dolor y de forma ambulatoria. Se trata de un método revolucionario de nombre TRV -siglas
de Tratamiento Radical de Varices- que logra sustituir a la cirugía y que está indicado en
todos los casos susceptibles de tratamiento quirúrgico e, incluso, en aquellos cuya
complejidad impide una cirugía con buen resultado.
Según los especialistas, este tratamiento es útil para tratar a cualquier persona que tenga
varices porque ni siquiera es necesario anestesiar o sedar al paciente. El único requisito
imprescindible para poder aplicarlo es el mismo que se exige para la cirugía: que el sistema
venoso profundo -que tiene que suplir a esas venas inútiles que son las varices- sea
permeable y pueda seguir transportando la sangre hasta el corazón y de éste a los
pulmones.
El TRV es una técnica sin hospitalización, indolora, sencilla y rápida que elimina las varices
grandes en una sola sesión y la única que permite disolver las más abultadas y dolorosas sin
tener que pasar por el quirófano.
Consiste básicamente en introducir -previo vaciado de la vena varicosa- una emulsión
denominada microespuma que poco a poco va atrofiando y endureciendo la variz hasta que
la hace desaparecer. Según parece, la variz así tratada no vuelve a aparecer. El único
postoperatorio necesario es llevar durante tres días una faja compresora.
LAS MICOSIS O INFECCIONES POR HONGOS

A las infecciones producidas por hongos se las llama en general micosis. Pero, ¿sabe usted
qué son los hongos? Pues se trata de organismos vivos que no son, en puridad, ni vegetales
ni animales. Se diferencian de las plantas en que no tienen clorofila y no realizan la
fotosíntesis a partir de la luz del sol por lo que para vivir tienen que buscar su fuente de
energía en ellas, en los animales y en el propio hombre. De ahí que la mayoría sean
saprófitos, es decir, seres que viven a expensas de un huésped sin causarle daños aunque
en determinadas ocasiones -y ante condiciones apropiadas- pueden provocar infecciones en
el hombre, las conocidas micosis.
Hay muchas clases de hongos -unas 200.000 especies en la naturaleza- pero sólo una
décima parte ha demostrado que produzcan patologías en el ser humano. Por
contraposición, otras muchas especies son aprovechables y beneficiosas para el ser humano
como es el caso de las setas o las levaduras y mohos que se añaden al pan o a los quesos
así como las que se utilizan para la obtención de antibióticos como la penicilina o la
estreptomicina.
En este artículo pues, y dada la extensión del tema, hablaremos sólo de las micosis más
usuales y cómo desde la Naturopatía -y, particularmente, desde la Nutrición Ortomolecular-
se puede obtener resultados satisfactorios para resolver problemas de esta índole.
Las infecciones causadas por hongos en el ser humano se dividen normalmente en tres
grupos atendiendo al lugar y al grado de afectación:

1) Micosis profundas. También llamadas sistémicas, en éstas los hongos invaden vísceras
como los pulmones, el bazo o el cerebro. Estos hongos son subdivididos en dos grupos: los
oportunistas -que provocan la enfermedad en sujetos inmunodeprimidos- y los patógenos
-que provocan la enfermedad en todos quienes inhalan sus esporas cuando son trasportadas
por el aire.

2) Micosis subcutáneas. Se implantan en el tejido subcutáneo y entran por cualquier


pequeña herida, excoriación o traumatismo ya que los hongos no disponen de medios para
introducirse a través de una piel sana.

3) Micosis superficiales. Las que afectan a la piel, pelo, uñas y mucosas.

MICOSIS MÁS FRECUENTES


Las micosis más frecuentes son las siguientes:

* Tiña. Puede estar localizada en el cuerpo, la ingle, el cuero cabelludo, los pies -conocida
como pie de atleta- o las uñas -en este caso se la llama onicomicosis y es muy frecuente
entre las personas mayores.
En todos los casos produce quemazón, picor, descamación, pérdida de cabello en la zona
afectada, etc.
El calor, la humedad, la falta de aseo, el intercambio de utensilios con personas infectadas,
los perros y los suelos contaminados (duchas) son los que propician el desarrollo de este tipo
de infecciones. Los hongos responsables de estas infecciones pertenecen a los géneros
Trichophyton, Microsporum, Epidermophyton

* Pitiriasis versicolor. La produce el hongo Malassezia furfur y, a diferencia de la tiña, no es


contagiosa. El aumento de la temperatura, la exposición al sol y la humedad propias del
verano facilitan su desarrollo aunque parece que también intervienen otros factores como
una mayor concentración de ácidos grasos, el aumento de la sudoración y situaciones de
inmunodepresión. Aparecen manchas en forma ovalada que pueden alcanzar un gran
tamaño y suele afectar principalmente al tronco, el cuello y los brazos. Pueden ser de color
blanco, rosa, marrón o amarillo (de ahí su nombre). Estas lesiones suelen desaparecer poco
a poco con la entrada del invierno y aparecer al año siguiente en verano.

* Candidiasis superficial. Este término se emplea para hablar de un grupo de infecciones de


la piel y mucosas producidas por especies del género Cándida. La especie que más
comúnmente es aislada es la Cándida albicans. Este hongo vive en la mucosa oral, nasal,
gastrointestinal y vaginal de los seres humanos. Se necesitan ciertos factores para que se
desarrolle la infección:
-Estados de inmunodepresión.
-El uso de antibióticos, anticonceptivos, inmunodepresores y quimioterápicos.
-Cambios fisiológicos: embarazo, edad avanzada, lactantes, etc.
-Carcinomas o leucemias.
-Enfermedades endocrinas: diabetes, obesidad.
-Dieta con alto consumo de azúcares.
-Otros: deficiencias de hierro y zinc o mala absorción.

a) Candidiasis oral o muguet. Es muy habitual, sobre todo en la infancia y en las personas
mayores. Aparecen en el interior de la boca y en las comisuras de los labios. Se presentan
como placas de color blanco cremoso y adheridas a la mucosa.
b) Candidiasis vaginal. Es también muy habitual. En la actualidad es la causa más frecuente
de vaginitis, lo que podría deberse al uso excesivo de antibióticos y al incremento en el uso
de anticonceptivos orales. Lo más llamativo es el prurito en la región vulvar y la aparición de
secreciones blanquecinas en la región vaginal donde ésta y los labios menores aparecen muy
enrojecidos. En el hombre se llama balanitis y se adquiere por contacto con la vaginitis
candidiásica. Es importante recordar que todo lo que pica no tiene que estar causado por
hongos o por cándidas. Y que no todas las cándidas son Albicans. Por otro lado, las especies
no-albicans suelen ser las más resistentes.
También podemos encontrar otros tipos de candidiasis que pueden afectar al oído, la piel, el
esófago, el estómago y el intestino delgado y grueso.
c) Candidiasis sistémica. Además de las infecciones superficiales el género cándida puede
provocar infecciones sistémicas graves como candidiasis diseminada del tracto urinario,
cardiaca, pulmonar, del sistema nervioso central, del peritoneo, hígado, bazo, vesícula biliar,
ojos, etc. Los factores que predisponen a este tipo de candidiasis son:
-Las prótesis cardíacas.
-las alteraciones del sistema inmunológico (lupus, tratamiento con citotóxicos, etc).
-Los antibióticos.
-Las maniobras que facilitan la entrada de las cándidas al torrente sanguíneo como catéteres
o sondas.
-Un carcinoma o la leucemia.
-La diabetes.
-Otros: desnutrición, drogadicción, intervenciones quirúrgicas...
Algunos de los efectos más notables producidos por la Cándida Albicans son los siguientes:
-Distorsionan el equilibrio de la flora intestinal provocando mal aliento, dispepsias, distensión
abdominal gaseosa, estreñimiento, diarreas, síndrome de intestino irritable y prurito anal.
-Libera toxinas que reaccionan con algunos neurotransmisores como la dopamina
provocando desarreglos mentales y emocionales con pérdida de memoria, cambios de
humor, irritabilidad, falta de concentración, etc.
-Las funciones hormonales quedan afectadas provocando síndrome premenstrual,
endometriosis, etc.

* Aspergilosis. Los hongos del género Aspergillus pueden provocar diversas enfermedades,
desde una reacción alérgica hasta una enfermedad invasiva grave. Se localizan
fundamentalmente en los pulmones. Por lo general, es frecuente que aparezca en personas
inmunodeprimidas.

ALGUNAS RECOMENDACIONES GENERALES


Existen algunas cosas útiles que podemos hacer para prevenir el contagio por hongos,
especialmente en los casos de dermatomicosis durante el verano y en lugares públicos:

-Para evitar el pie de atleta:


-Utilizar calcetines de fibras naturales.
-Cambiar diariamente de calcetines y zapatos.
-Usar calzado con suela de cuero y materiales no sintéticos.
-Evitar andar descalzo en lugares públicos y húmedos, como piscinas, gimnasios, duchas
públicas, vestuarios, etc.

-Higiene personal en otras micosis:


-Lavar diariamente las zonas de roce como los pliegues, que son las más predispuestas.
-No abusar de los baños muy calientes y prolongados porque reblandecen la piel y facilitan la
penetración de los hongos.
-Desinfectar los objetos de aseo personal contaminados, como los peines, cepillos, toallas,
etc.
-Desinfectar los suelos de las duchas y vestuarios.
-Utilizar ropa de fibras naturales.

RECOMENDACIONES EN LOS CASOS DE CÁNDIDAS


Permítame que le indique qué hacer para evitar los casos de cándidas:
-Recuerde que el uso de antibióticos de forma masiva y continuada -sobre todo cuando no
van acompañados de fórmulas probióticas- pueden ser los desencadenantes, por sí solos, de
la candidiasis.
-Elimine de la dieta el consumo de azúcar blanco, el jarabe de arce y el azúcar integral de
caña.
-Elimine las bebidas alcohólicas porque son inmunodepresoras. Además, en el caso del vino y
la cerveza quedan restos de levaduras que favorecen las candidiasis.
-Tome pan sin levadura.
-Erradique de la dieta la bollería industrial.
-Evite, al menos inicialmente, la ingesta de quesos curados debido a su contenido en
levaduras.
-Incluya en la dieta una ensalada diaria de vegetales frescos y germinados.
-Compruebe la posible carencia de hierro o zinc porque puede estar asociada con una mayor
predisposición a padecer micosis.

ALIMENTOS PERJUDICIALES
-Quesos curados. Conviene evitarlos ya que para fabricar muchos de ellos se utilizan
levaduras y hongos.
-Bebidas alcohólicas. Son depresoras del sistema inmunitario. Deben evitarse -sobre todo las
personas afectadas de enfermedades del sistema inmune- ya que pueden favorecer la
aparición de micosis.
-Azúcar blanco. Es el alimento perfecto para las levaduras.
-Pan. Debe evitarse. En el mercado se puede adquirir pan integral sin levadura. Inicialmente
también deben evitarse las pastas.
-Bollería. Contiene azúcares y levaduras.
-Grasa. Afecta de forma negativa al buen estado del sistema inmunitario.
-Productos fermentados, leche, frutas dulces, frutas desecadas, vinagre y pescados
ahumados. Todos ellos son alimentos contraindicados en las infecciones por cándidas.

ALIMENTOS ADECUADOS
Yogures "bio". Las bacterias "amigas" de los yogures "bio" reequilibran la flora intestinal
impidiendo la proliferación de otros microorganismos. En los casos de cándidas están
especialmente indicados, tanto para su ingesta -en los casos de cándidas bucal, intestinal o
anal- como en los casos de cándidas vaginal -en cuyo caso se puede aportar a la mucosa
mediante irrigaciones vaginales.
-Ajo. Es el gran enemigo de las micosis debido a su contenido en esencias sulfuradas, con
difusión muy rápida por el organismo. Tienen un gran poder antimicótico. Se puede utilizar
de muy diversas formas: irrigaciones vaginales, tinturas, maceraciones o, simplemente,
ingiriéndolo.
-Verduras. Por su contenido en betacarotenos ya que refuerzan el poder del sistema
inmunitario y, además, repararan y mantienen en buen estado las mucosas.
-Semillas de calabaza. Por su riqueza en zinc, un mineral indispensable si se pretende
mantener en buen estado el sistema inmunológico.
-Jengibre, canela, tomillo y romero. Son muy adecuados como condimento ya que contienen
agentes antimicóticos muy eficaces.
-Fibra. Es muy importante porque sirve de alimento a los microorganismos de las paredes
intestinales por lo que una dieta con fibra significa una flora intestinal sana que mejora
además la respuesta inmunológica.

COMPLEMENTOS
Carotenoides. Además de fortalecer el sistema inmunológico, esta sustancia tiene la
capacidad de restaurar los tejidos dañados de las mucosas por las micosis.
VITAMINA B6. Favorece el aumento del número de células T de nuestro sistema
inmunológico y ayuda a mantener el equilibrio de las hormonas femeninas que podrían estar
alteradas en los casos de micosis por Cándida álbicans. Además, este hongo impide que la
vitamina B6 se convierta en el cuerpo en su forma activa por lo que se necesitarán tomar
suplementos.
Vitamina C. Es una sustancia indispensable siempre que nos enfrentemos a infecciones.
Zinc. Su ingesta está indicada en los casos de inmunodepresión. Además, tiene efecto
cicatrizante.
Ácido fólico. Es muy importante porque las células del tracto digestivo necesitan de esta
sustancia para reproducirse y estar en perfectas condiciones.
Hierro. Su deficiencia puede provocar la aparición de candidiasis.
Ácido caprílico. Es un ácido graso natural que actúa como eficaz antifúngico.
Ácido pantoténico. Además de ser un potente agente desintoxicante evita la proliferación de
hongos y levaduras porque ayuda al hígado a descomponer una sustancia tóxica producida
por la Cándida álbicans llamada acetaldehído, responsable de la confusión mental asociada a
la candidiasis.
(Este artículo tiene carácter orientativo y no debe utilizarse como tratamiento ante las
alteraciones que se describen. Corresponde al especialista hacer el diagnóstico y emplear el
tratamiento adecuado a cada caso).
CÓMO AFRONTAR LA MENOPAUSIA

Se denomina menopausia al momento de la vida de la mujer en que deja de tener la


posibilidad de engendrar hijos al cesar la función cíclica de los ovarios y la menstruación.
Una época que en la mayoría de los casos tiene lugar de forma natural entre los 40 y los 55
años aunque el promedio esté en los 50.
Cuando los ovarios envejecen disminuye la cantidad de hormonas que hasta entonces
secretaban periódicamente de manera que las reglas se van haciendo cada vez más
irregulares hasta que desaparecen. En todo caso, para que podamos hablar de menopausia
es necesario que haya transcurrido al menos un año sin que haya habido ninguna
menstruación.
Se denomina menopausia prematura a la que se produce antes de los 40 años. Suele
deberse a una insuficiencia ovárica en la que pueden mediar diferentes razones:
predisposición genética, alteraciones de tipo hormonal o autoinmune, cirugía, quimioterapia,
etc. Y menopausia artificial a la que se produce como consecuencia de una intervención
quirúrgica, por recibir radiaciones, etc.

LA PERIMENOPAUSIA
Al periodo de transición que empieza cuando los ciclos menstruales comienzan a ser
irregulares se le denomina perimenopausia. Puede durar hasta seis años y termina cuando
ha transcurrido un año desde la última regla. Las alteraciones que pueden aparecer durante
ella son las siguientes:
-Sequedad vaginal.
-Alteraciones del sueño.
-Cambios en el estado de ánimo.
-Sofocos.
-Trastornos cardiovasculares.
-Cambios genitourinarios.
-Cambios en la piel.
-Disminución del tono muscular.
-Flacidez generalizada.
-Dolores de cabeza.
-Meteorismo.
-Cansancio.
-Hipertensión.
-Problemas de circulación periférica.
-Disnea.
-Disminución del rendimiento intelectual, la concentración y la autoestima.
Los sofocos tienen lugar por una inestabilidad vasomotora que aparece en el 70% de las
mujeres que pasan por esta situación. Durante ese momento la piel -sobre todo la de la cara
y cuello- aparece roja y caliente, con sudoración profusa.
Las enfermedades cardiovasculares, en cambio, suelen aparecer cuando ha pasado la
menopausia y se deben a la disminución de estrógenos. Taquicardias, hormigueos,
palpitaciones cardiacas, mareos, etc., son algunos de los síntomas que advierten del peligro.
En cuanto a los cambios psicológicos puede aparecer fatiga, insomnio, irritabilidad, tendencia
a la depresión, nerviosismo, etc., también inducidos por la disminución de estrógenos. El
impacto psicológico de la menopausia debe tenerse pues muy en cuenta con el fin de llevar
a buen término una situación que, si bien es de carácter fisiológico, implica muchos cambios
en la vida de una mujer por lo que su entorno ha de prestarle toda la ayuda necesaria para
adaptarse a la nueva situación sin que el hecho deje secuelas importantes.
También la piel se hace más fina, sensible y seca aumentando la posibilidad de que
aparezcan arrugas y manchas en las manos y en la cara. La osteoporosis es, asimismo, una
de las enfermedades más graves asociadas a la menopausia y que debe tener especial
consideración.
Puede aparecer también dificultad para retener la orina. Ello se debe a que el tejido epitelial
disminuye y adelgaza lo que provoca pérdida de tono uretral. Aparece también por
disminución de la estimulación estrogénica.
En cualquier caso, y aunque no se debe convertir un fenómeno fisiológico y natural en un
problema para la salud, cuando todo lo descrito se manifiesta en toda su crudeza no deja de
ser a veces señal de la existencia de un tipo de vida no acorde con las leyes de la Naturaleza
y de ahí la presencia de tantos desequilibrios bioenergéticos, bioquímicos y biomecánicos.

LA TERAPIA HORMONAL SUSTITUTORIA


Es evidente, como acabamos de ver, que la llegada de la menopausia provoca en la mujer
cambios hormonales importantes que alteran su metabolismo. Por eso los médicos las
recomiendan someterse a una terapia hormonal sustitutoria a fin de disminuir la incidencia
del infarto de miocardio y aliviar los sofocos, la sequedad y atrofia vaginal, las alteraciones
urinarias y la aparición de osteoporosis. Una terapia, por cierto, no exenta de peligro ya que,
por ejemplo, aumenta el riesgo de que se pueda desarrollar un carcinoma de endometrio. Y
que además está contraindicada en las enfermedades hepáticas graves, en la tromboflebitis
activa, las hemorragias uterinas de origen desconocido, la hipercolesterolemia, el cáncer de
mama, la diabetes mellitus y el infarto de miocardio, entre otras dolencias.
Y por si todo ello fuera poco, hay que añadir que informes recientes ponen en duda su
presunta utilidad. Un prestigioso grupo de científicos y médicos acaba de asegurar en un
informe titulado International Position Paper on Women's Health and Menopause que los
beneficios de la terapia de sustitución hormonal son mucho más limitados de lo que se creía.
Según ellos, el estrógeno puede aliviar los sofocos y el sudor nocturno en las mujeres que
atraviesan o han pasado la menopausia así como contener la pérdida ósea pero no se ha
demostrado que proteja de las enfermedades cardiacas, el Alzheimer, la osteoporosis, la
depresión y la incontinencia urinaria como se aseguraba hasta ahora.
Para Deborah Grady, epidemióloga de la Universidad de California, es increíble que se lleve
tanto tiempo recetando a millones de mujeres un fármaco con efectos secundarios tan
importantes sin haber tenido la prueba de que funciona. Es más, según cuenta las mujeres
que consumen estrógenos parecen tener ligeramente más ataques cardiacos y ataques
cerebrales. Y a las que tienen Alzheimer precoz tampoco les ayudan precisamente los
estrógenos.
¿Qué pueden pues hacer las mujeres en esta situación? Veámoslo.

RECOMENDACIONES DIETÉTICAS
En primer lugar, es muy importante llevar una alimentación y un tipo de vida lo más sano
posible. Siga pues estos consejos:

-Siga una dieta rica en frutas y verduras crudas.


-Sustituya los cereales blancos por integrales.
-Elimine el azúcar blanco.
-Erradique la bollería industrial.
-Elimine el tabaco y el café.
-Disminuya o elimine el consumo de bebidas alcohólicas.
-Reduzca la cantidad de grasa de la dieta.
-Elimine las carnes rojas.

OTRAS RECOMENDACIONES
-Intente llevar una vida poco estresada.
-Realice algo de ejercicio físico adecuado.
-Trate de dormir de 7 a 8 horas diarias.
-Evite el sedentarismo.
-Invierta su tiempo libre en actividades gratificantes.

COMPLEMENTOS DE MEDICINA ORTOMOLECULAR


Los complementos de la Medicina Ortomolecular que pueden ayudar cuando llega la
menopausia son los siguientes:

-Vitamina E. Puede mitigar los sofocos, los sudores, los cambios de humor y la sequedad
vaginal además de mejorar la circulación. Es protector del sistema cardiovascular. Se puede
utilizar también de forma tópica como lubricante de la vagina con muy buenos resultados.

-Calcio. Parece que las mujeres postmenopáusicas tienen niveles de acidez gástrica bajos lo
que impide la buena absorción este mineral.

-Boro. Aumenta la actividad del estradiol.

-Ácido fólico y vitaminas B6 y B12. Reducen los niveles de homocisteína por lo que se verá
reducido el riesgo de alteraciones cardiovasculares. El ácido fólico, en particular, aumenta los
niveles de estrógenos.

-Vitamina C y silicio. Son importantes para mantener en buen estado el tejido conjuntivo y la
producción de colágeno.

-G.L.A. Actúa como precursor de las prostaglandinas que participan en la producción de


estrógenos.

(Este artículo tiene carácter orientativo y no debe utilizarse como tratamiento frente a la
alteración descrita. Corresponde al especialista de la salud hacer el diagnóstico y emplear las
herramientas adecuadas a cada persona).
CÓMO TRATAR LAS MALAS DIGESTIONES Y LA ACIDEZ DE
ESTÓMAGO

También los problemas digestivos pueden tratarse eficazmente con Medicina Ortomolecular.
En esta ocasión nos ocupamos de dos de los más comunes: la dispepsia y la acidez de
estómago o hiperclorhidria. Veámoslo.

LA DISPEPSIA
Se llama dispepsia al trastorno gastroesofágico funcional del aparato digestivo, lo que
normalmente da lugar a malas digestiones. Su sintomatología puede ser muy amplia y en
ocasiones es bastante dolorosa. Cuando la dispepsia es aguda puede provocar vómitos,
diarrea, fiebre, ardor, dolor, meteorismo, pérdida de peso, flatulencia y sensación de peso
que puede remitir simplemente con una buena alimentación. Si alcanza otras partes del tubo
digestivo como el intestino delgado o el colon se producirán fenómenos de fermentación -en
el caso de que la dieta haya sido rica en hidratos de carbono- o de putrefacción -en el caso
de una excesiva ingesta de proteínas.
La causa de las dispepsias en los adultos hay que buscarlas generalmente en los
desequilibrios alimenticios -tanto de deglución como de digestión- y en las alteraciones
enzimáticas que no permiten una buena digestión de los hidratos de carbono y las proteínas.

En ocasiones estos problemas aparecen sin causa justificada, lo que puede inducirnos a
pensar en un problema de carácter psicosomático provocado por el estrés, las tensiones
nerviosas, etc., que se evidencia con una respuesta a nivel gástrico.
También puede haber otros factores que pueden propiciar la aparición de esta
sintomatología:

-Masticación insuficiente.
-Abuso de los alimentos fritos, ahumados, encurtidos, etc.
-Exceso en el consumo de grasas y alimentos basura.
-Cualquier tipo de intolerancia alimenticia.
-También puede aparecer como consecuencia de una gastritis, úlceras, carcinoma gástrico,
trastornos del esófago, del tracto pancreático-biliar, alteraciones intestinales como disbiosis o
disbacteriosis colecistitis, duodenitis, anexitis, etc.

Es muy importante saber que en algunas ocasiones las dispepsias pueden ser el preámbulo
de una patología seria.

LA HIPERCLORHIDRIA
Se llama así al aumento de los límites normales del contenido en ácido clorhídrico del jugo
gástrico. Suele producir una sintomatología digestiva, con molestias posteriores a la
deglución de alimentos, regurgitación ácida y sensación de ardor (pirosis). Ese exceso de
ácido puede provocar patologías como la úlcera gastroduodenal.

RECOMENDACIONES DIETÉTICAS
Es muy importante llevar una alimentación y un tipo de vida lo más sano posible. Estos son
algunos de los consejos:

* Una de las primeras tareas a realizar es comprobar la posibilidad de que exista intolerancia
hacia algún alimento.
* Procurar realizar de 3 a 4 comidas al día sin que sean muy copiosas.
* Incorporar de forma paulatina las frutas y verduras; cuando no es habitual su consumo
éstas pueden provocar flatulencias.
* Tratar de masticar y ensalivar los alimentos suficientemente.
* Comer en situación relajada y sin estrés.
* Eliminar los alimentos fritos, las conservas, los ahumados y encurtidos, la comida basura,
etc.
* Procurar no tomar agua desde una hora antes hasta dos horas después de las comidas. En
caso de tener mucha sed se puede tomar agua a temperatura natural y a sorbos pequeños.
* Eliminar el tabaco y el café.
* Eliminar el consumo de bebidas alcohólicas, gasificadas, estimulantes, etc.
* Reducir la cantidad de grasa presente en la dieta.
* Eliminar las carnes rojas.

ALIMENTOS PERJUDICIALES
Los alimentos fritos. Contienen sustancias irritantes para el aparato digestivo por lo que
están absolutamente contraindicadas.

Las bebidas alcohólicas. Producen irritación e inflamación. Además alteran la producción de


jugo gástrico.

Las especias. A pesar de que en pequeñas dosis puede ser beneficioso, una dosis
inadecuada provocará alteraciones digestivas e hiperacidez.

El vinagre. Altera la mucosa del aparato digestivo haciéndola más sensible a los ácidos del
estómago además de agravar las molestias propias de la dispepsia.

El café. Su consumo, por sí solo, produce dispepsia. Es irritante de la mucosa y altera la


digestión de los alimentos.

La leche. Es de muy difícil digestión, sobre todo si va acompañada de azúcar. En los casos
que nos ocupan está absolutamente contraindicada.

Los mariscos. Son también muy difíciles de digerir.

El chocolate. Contiene azúcares y grasas por lo que su mezcla es más que nefasta para el
estómago.

Las carnes. Contienen purinas, sustancias que incrementan la producción de jugos gástricos
agravando las dispepsias y la hiperclorhidria.

ALIMENTOS ADECUADOS
Bulbo de hinojo. Contienen una sustancia denominada acetol que actúa como tónico
digestivo.

Papaya. Contiene papaína, una enzima necesaria para la digestión de las proteínas.

Piña. Contiene bromelaína que facilita la digestión.


Hortalizas crudas. Si se toman bien masticadas estimulan los procesos digestivos ya que
contienen fibra y enzimas.

Cereales integrales. Sobre todo en forma de copos y papillas son alimentos muy bien
tolerados para las personas con dificultades digestivas.

Calabaza. Es suavizante de la mucosa interna del estómago y produce una disminución de


los ácidos.

Patata. Es antiácida y sedante. Se puede tomar al vapor, asada o hervida pero nunca frita.

Manzana. Actúa desinflamando el aparato digestivo.

Chirimoya y aguacate. Neutralizan el exceso de ácidos y son calmantes.

Tapioca. Es un alimento suavizante y protector del aparato digestivo.

Arroz. Tiene efecto antiinflamatorio sobre las mucosas digestivas.

Zanahoria. Es un alimento que contiene vitamina A y fibra lo que hace que se neutralice el
exceso de acidez y proteja las mucosas.

COMPLEMENTOS
Vitamina A. Es muy valiosa cuando se pretende mantener en buen estado las mucosas.
Además, con ella se pueden prevenir las úlceras.

Enzimas digestivas. Hasta conseguir una regularización digestiva es necesario suplementar la


dieta con enzimas que faciliten la digestión.

Probióticos. Necesarios para un buen equilibrio de la flora bacteriana.

Betaína hidroclorhídrica HCL. Son necesarias para mejorar la digestión.

(Este artículo tiene carácter puramente orientativo e ilustrativo pero nunca puede
considerarse ni utilizarse como tratamiento frente a las alteraciones que aquí se describen.
Corresponde al especialista de la salud hacer el diagnóstico y emplear las herramientas que
considere adecuadas para cada caso).
LAS ENFERMEDADES ARTICULARES

Las articulaciones son los elementos de unión entre los huesos o entre los cartílagos del
esqueleto. Su función es verdaderamente importante ya que permite doblar las distintas
extremidades del cuerpo. De no ser así, nuestra estructura sería rígida y sin posibilidades de
realizar ningún movimiento. Y tenemos diferentes tipos de articulaciones en función de la
movilidad que permiten:
Articulaciones fijas: no permiten casi ningún movimiento como es el caso de las
articulaciones existentes entre los huesos del cráneo.
Articulaciones semimóviles: de escasa movilidad, como las de la columna, aunque cuando se
suman los movimientos del conjunto de articulaciones de la columna la capacidad de
movimiento aumenta.
Articulaciones móviles: son las que disponen de mayor movimiento. La mayor parte de las
articulaciones de estas características son las de las extremidades.
Cápsula sinovial y líquido sinovial: es una cubierta doble que envuelve las articulaciones
móviles y que facilita su estabilidad. La capa interna de esta cubierta es la encargada de
elaborar y secretar el líquido sinovial, cuya función es la de lubricar y reducir al mínimo las
fricciones entre las partes óseas.

ALTERACIONES MÁS FRECUENTES DE LAS ARTICULACIONESA


La principal manifestación que producen es el dolor, que se puede localizar en la propia
articulación o alrededor de la misma. Éste puede ser pasajero o aparecer tan sólo con los
movimientos específicos (en las manos al coser, en las rodillas al andar, etc..). Suele ir
acompañado de rigidez, hinchazón y entumecimiento que mejora con el movimiento.
En algunas ocasiones las molestias son muy difusas y es difícil localizar el origen de los
problemas. Es frecuente encontrarse con personas que relatan diferentes dificultades para
llevar a cabo algunas actividades o las típicas frases de "me duele todo" o "me levanto peor
que me acuesto".
De todas ellas, la dolencia más frecuente es la artrosis. Se estima que el 24% de la
población adulta la padece mientras que la artritis, por ejemplo, sólo afecta a un 2 % de la
población.
Las enfermedades articulares pueden padecerlas tanto hombres como mujeres aunque hay
determinadas patologías cuya estadística demuestra que está más presente en un sexo que
en otro. Así, la artrosis es más frecuente en las mujeres mientras la gota lo es más en
hombres. Tampoco es cierto que las enfermedades reumáticas aparezcan sólo en personas
mayores; pueden aparecer a cualquier edad aunque algunas sólo se den en personas
mayores o ancianas.

ARTRITIS
Es una enfermedad articular degenerativa y la más común de las enfermedades articulares.
Aproximadamente el 70% de las personas mayores de 70 años muestran alguna evidencia
de la enfermedad. Suele afectar al cuello, la región lumbar, rodillas y caderas principalmente,
aunque también podemos encontrarla en otras articulaciones, consecuencia de algún
traumatismo u otra enfermedad articular.
El dolor es el primer síntoma con el que nos encontramos, además de pérdida de movilidad;
posteriormente la rigidez de la articulación puede llegar a ser completa.
Las causas de la enfermedad son múltiples:
La edad: el desgaste producido con los años y una dificultad cada vez mayor de
recuperación del tejido son factores a tener en cuenta.
La genética: parece que la artrosis de las manos en las mujeres podría tener carácter
hereditario.
La obesidad: el sobrepeso daña las articulaciones, sobre todo de las caderas y las rodillas.
La sobrecarga: debida a diferencias de tamaño entre las piernas, lo que provoca que una
articulación cargue más peso que otra.
Las lesiones: cualquier lesión que afecte a una articulación predispone a una artrosis ya que
la recuperación nunca es completa.
La profesión: los jugadores de baloncesto o de fútbol están más predispuestos a esta
alteración por la sobrecarga de trabajo de la articulación.

ARTRITIS PSORIÁSICA
Es una enfermedad reumática que puede afectar a aquellas personas que padecen psoriasis
en la piel. Aunque sólo el 10% de la población con psoriasis desarrollará durante su vida una
artritis. La reumatología la reconoce como una enfermedad crónica que durará toda la vida
del paciente donde tendrá temporadas sin ningún tipo de dolor y otras donde precisará
atención para poder mitigar las molestias.
Cuando sólo están afectadas una o dos articulaciones el tratamiento que se aplica es la
utilización de antiinflamatorios que no curan la enfermedad, tan sólo aliviarán el dolor; pero
cuando la artritis es grave e incapacitante la terapia es mucho más agresiva ya que se
utilizan tratamientos para intentar frenar la enfermedad cuyos efectos secundarios son muy
a tener en cuenta.

ARTRITIS REUMATOIDE
Aunque afecta también a los hombres esta enfermedad es más frecuente en las mujeres,
presentándose principalmente entre los 20 y los 55 años de edad.
Es una alteración que cursa con inflamación de las articulaciones produciéndose dolor y
dificultad para el movimiento. Es una enfermedad muy frecuente que afecta de forma
distinta a cada persona.
Las articulaciones que con más frecuencia se ven dañadas son las muñecas, los nudillos, las
articulaciones de los dedos, los codos, los hombros, los tobillos y las caderas. Además del
dolor y la inflamación se da también lo que se llama "rigidez matutina" y es la dificultad para
iniciar la marcha por las mañanas.
La causa podríamos encontrarla en una alteración de tipo autoinmune cuyo sistema ataca a
las articulaciones porque no las reconoce como propias y por ello se inflaman. Parece haber
ciertas proteínas (marcadores) en la superficie de las células que se trasmiten por herencia
familiar y predisponen a esta enfermedad.
Si la dolencia persiste sin iniciar ninguna terapia para su erradicación se podrán ver
afectados los huesos, ligamentos y tendones que se encuentren alrededor, con la
consiguiente deformación y pérdida de la capacidad de movimiento.

ESPONDILOARTRITIS ANQUILOPOYÉTICA
También conocida como enfermedad de Bechterew. Afecta a las personas jóvenes y se
caracteriza por ser un tipo de artritis leve de las articulaciones vertebrales que va seguida
por una calcificación extensa de los ligamentos que provoca rigidez de forma rápida.

SINOVITIS
Es una infección de la articulación que puede verse comprometida de forma directa (trauma,
herida penetrante), por vecindad (osteomielitis) o por vía sanguínea (tifoidea, gonorrea,
tuberculosis, tóxicos). La sinovia es un buen medio de cultivo para muchos gérmenes.
ARTRITIS POR DEPÓSITOS DE CRISTALES (GOTA)
Casi todos los pacientes presentan hiperuricemia. Los depósitos son de urato de sodio y
provocan destrucción de cartílago, hueso y partes blandas. La membrana sinovial reacciona
con una inflamación aguda. Los depósitos pueden llegar a medir varios centímetros de
diámetro.

RECOMENDACIONES DESDE LA ÓPTICA DE LA MEDICINA ORTOMOLECULAR


- La sensación de rigidez y el dolor se pueden aliviar de forma temporal con tratamientos
locales de frío y calor (duchas calientes por la mañana).
- Evite la sobrecarga articular sin por ello limitar el uso de las articulaciones.
- Evite el estrés físico y psíquico.
- Mantenga una correcta posición del cuerpo.
- Evite los deportes de choque.
- Utilice zapatos adecuados.
- Reposo mientras la articulación esté inflamada.

MEDIDAS DIETÉTICAS
- Reduzca la cantidad de carne roja que ingiere.
- Elimine las bebidas alcohólicas.
- Elimine la leche de su dieta.

ALIMENTOS PERJUDICIALES
Carne: se ha comprobado que las dietas ricas en carnes rojas agravan las enfermedades
articulares. Una de las razones podría ser la elevada cantidad de ácido araquidónico que
contiene, a partir del cual el organismo produce eicosanoides, sustancias que provocan
reacciones inflamatorias. El cerdo es una carne muy rica en este ácido.
Leche: en los casos de artritis se ha comprobado que este alimento podría ser responsable
de la actividad inflamatoria.
Huevo: contiene también ácido araquidónico.
Azúcar blanco: es un "ladrón" de vitaminas y minerales, sobre todo de calcio.
Pimientos, berenjenas, patatas y tomates: contienen solanina, una sustancia capaz de
producir reacciones alérgicas y empeorar los casos de enfermedad articular.

ALIMENTOS ADECUADOS
Almendras, coles, coco, sésamo y melaza: son buena fuente de calcio. Con su ingesta se
procura una buena mineralización del tejido óseo que rodea a la articulación.
Alfalfa: contiene minerales y oligoelementos fundamentales para la buena salud del aparato
locomotor.
Garbanzos, guisantes, lentejas y cereales integrales: contienen calcio y azufre,
indispensables para la salud de los huesos y cartílagos.
Fruta: actúan como elementos lixiviantes reduciendo la inflamación y el dolor.
Soja: contiene ácidos grasos omega-3, con acción antiinflamatoria.
Germen de trigo: además de contener omega-3 contiene vitamina E, especialmente indicada
para la artritis.

COMPLEMENTOS
Selenio: actúa como antioxidante mejorando los signos y síntomas de la enfermedad.
Vitamina E: actúa junto al SOD (superóxido dismutasa) y la glutatión peroxidasa ejerciendo
acción antiinflamatoria.
Zinc, cobre, manganeso y SOD (superóxido dismutasa): actúan de forma sinérgica
incrementando la acción antioxidante.
Vitamina C: actúa como antioxidante y produce acción antiinflamatoria.
Betaína HCL: mejora la digestión de las proteínas y podría ser una ayuda para aquellos
pacientes con sensibilidad a algunos alimentos.
Enzimas proteolíticas: son eficaces agentes antiinflamatorios, reducen la inflamación y
ayudan al organismo a eliminar los inmunocomplejos depositados en las articulaciones. Los
mejores resultados como antiinflamatorio se dan cuando se toman entre comidas.
Bioflavonoides: inhiben la liberación de histamina y otros compuestos inflamatorios. Para
mejorar sus resultados es aconsejable tomarlos junto con las enzimas. La utilización conjunta
de los bioflavonoides, las enzimas y la vitamina C tienen una acción mayor que muchos
fármacos potentes.
Dlpa-fenilalanina: es eficaz para aliviar el dolor. Esto se debe a que evita la degradación de
las endorfinas naturales.
Triptófano: actúa reduciendo la sensación del dolor.
Niacinamida: parece ser muy eficaz en la artritis degenerativa de rodilla. (los complementos
de niacinamida pueden causar daño hepático o provocar vómitos).
PABA: es útil para aliviar los problemas del tejido conectivo, incluyendo la artritis.
Sulfato de glucosamina: su acción es aportar los elementos necesarios para formar cartílago
nuevo protegiendo así la articulación.
Sulfato de condroitina: además de actuar como restaurador del cartílago tiene efectos
antiinflamatorios.
Vitamina B12 y ácido fólico: Son coadyuvantes en los procesos antiinflamatorios naturales.
Cartílago de tiburón: es una buena fuente de sulfato de condroitina y glucosaminoglicanos,
con una potente acción antiinflamatoria.

(Este artículo tiene carácter puramente orientativo e ilustrativo y no debe considerarse ni


utilizarse como tratamiento frente a las alteraciones que aquí se describen. Corresponde al
especialista de la salud hacer el diagnóstico y emplear las herramientas que considere
adecuadas para cada persona.)
EL MEJOR CUIDADO DE LA PIEL

La piel está formada por diferentes tejidos que, unidos, forman un órgano con actividades
muy importantes y específicas. De hecho, es el mayor del cuerpo tanto en tamaño como en
peso pues abarca más de 2 metros? y pesa entre 4.5 y 5 kilos. La piel se presenta en tres
capas fundamentales:
La epidermis. Es la capa más fina y externa. Podría decirse que se subdivide a su vez en
otras dos: una más externa que actúa de revestimiento y es una verdadera barrera frente al
calor, la luz y los agentes patógenos y otra más interna de gran valor biológico ya que
participa en la protección de la piel, en la permeabilidad y en la producción de melanocitos,
las células encargadas de producir melanina -el pigmento que da color a la piel-; alojan
además a células que forman parte del sistema inmunitario (células de Langerhans) y del
sistema del tacto (células de Merkel).
La dermis. Más gruesa que la anterior está compuesta por tejido conectivo con colágeno y
fibras elásticas. En esta parte se encuentra una pequeña cantidad de tejido adiposo, folículos
pilosos, glándulas sebáceas y los conductos de las glándulas sudoríparas. La dermis es la que
le proporciona a la piel su carácter elástico y su resistencia.
La hipodermis. Se trata de la capa más interna y está compuesta por tejido conectivo y
adiposo. Actúa de vía de acceso para los vasos sanguíneos y los nervios que se dirigen hacia
la epidermis.

FUNCIONES DE LA PIEL
La piel tiene diferentes funciones. Son éstas:
-Protección. La piel protege a los órganos internos amortiguando las agresiones externas.
Además impide la penetración de líquidos (impermeabilidad) si bien puede absorber
diferentes sustancias como los aceites. Además, es una barrera frente a las agresiones
bacterianas, la deshidratación y las radiaciones ultravioletas.
-Secreción y depuración. El sudor es un excelente depurador siendo numerosas las
sustancias de desecho que se pueden eliminar por esta vía. En 24 horas se pueden eliminar
cantidades que van desde los 600 hasta los 1.300 gramos dependiendo de la temperatura
exterior, el ejercicio físico, la cantidad de líquido ingerido o el estrés al que esté uno
sometido.
Otra importante secreción es la de las glándulas sebáceas que producen un producto
llamado sebo que proporciona flexibilidad e impermeabilidad a la piel. Además, permite la
eliminación de los productos de fermentación intestinal procedentes de la digestión hepática.
-Regulación de la temperatura. La temperatura del cuerpo debe ser constante -mantenerse
dentro de unos límites- y ello es posible merced precisamente a la intervención de la piel ya
que se encarga de la evaporación del agua.
-Sentido del tacto. Es una de las funciones más representativas de la piel. Toda su superficie
es apta para captar las impresiones que proceden del exterior. La piel es como una gran
terminación nerviosa desplegada con zonas especializadas como las yemas de los dedos,
dotadas de una extrema sensibilidad, mientras que las mejillas, por ejemplo, perciben de
forma específica el calor.
-Actividad inmunitaria. Algunas células epidérmicas son componentes importantes del
sistema inmunitario además de actuar como barrera natural frente a las agresiones, como ya
se ha comentado.
Síntesis de la vitamina D. A partir de sustancias contenidas en la dieta y por la acción de la
luz ultravioleta sobre la piel se produce la síntesis de vitamina D3.
RECUERDE QUE...
...la piel es un órgano vivo por lo que es indispensable mantenerlo en buenas condiciones
higiénicas.
...debe evitar los jabones que alteren el pH de la piel ya que ocasionan graves daños a
nuestra barrera natural frente a muchos elementos.
...es mucho más recomendable secarse con un albornoz o una toalla que hacerlo frotando
pues así agredimos a la piel.
...debemos mantener la piel hidratada con buenos productos.
...si hay alguna patología -como acné o eccema- es recomendable valorar la posibilidad de
que exista una alergia alimenticia.

ALIMENTOS PERJUDICIALES
Los azúcares. Los azúcares se transforman en depósitos de grasa acumulándose y
favoreciendo la aparición de celulitis. Y cuando se tiene acné son peor tolerados aún.
La leche. Puede provocar el empeoramiento en algunas patologías. La sal. Su consumo
excesivo favorece la dermatitis y la inflamación de las glándulas sebáceas además de
provocar la retención de líquidos.
La grasa saturada. La ingesta de grasa saturada es responsable del agravamiento de muchas
patologías de la piel además de favorecer los procesos inflamatorios.
El alcohol. Produce vasodilatación a nivel dérmico lo que incrementa el picor, el
enrojecimiento y las molestias de la psoriasis, el acné, los eccemas y otras muchas
patologías que cursan con cuadros inflamatorios de la piel.

ALIMENTOS ADECUADOS
Las frutas. Dado que favorecen la eliminación de toxinas por vía renal descongestionan el
trabajo de la piel como órgano eliminador. Además son una buena fuente de vitaminas y
minerales. Las frutas amarillas y naranjas son una buena fuente de vitamina A.
El germen de trigo, los frutos secos y el aguacate. Contienen vitamina E que, junto a la
vitamina A, son indispensables para la salud de la piel.
El pepino. Contiene azufre, una sustancia que actúa de forma sorprendentemente positiva en
el acné utilizado en zumos o por vía tópica.
Las verduras. Aunque en general está muy aconsejada su utilización hay determinadas
verduras como la lechuga o el apio que están además muy aconsejadas en la psoriasis.
La soja. Contiene ácidos grasos omega-3 con acción antiinflamatoria.

COMPLEMENTOS
Azufre. Es necesario para que la piel se mantenga en buenas condiciones. Además, al ser un
antioxidante protege frente a los radicales libres.
Complejo B. Participa en el metabolismo de las proteínas, constituyente básico de los tejidos
de la piel.
Ácidos grasos omega-3. Tienen acción antiinflamatoria y habrá que tenerlos en cuenta para
tratar afecciones como la psoriasis, el eccema tópico o las dermatitis.
Vitamina C. Actúa como antioxidante y produce acción antiinflamatoria.
Vitamina A. Es necesaria para mantener en buen estado la piel. Además, se puede utilizar
específicamente en los casos de acné o psoriasis con éxito; sin embargo, debemos tener en
cuenta que es una vitamina liposoluble y, por tanto, el exceso se almacena -sobre todo en el
hígado- lo que puede ocasionar graves daños si el tratamiento no es supervisado por un
profesional.
Vitamina B6. El acné y la dermatitis seborreica responden muy bien a los tratamientos con
esta vitamina, sobre todo si se aplica de forma tópica.
Ácido fólico. Hay deficiencias de esta sustancia en pacientes con psoriasis. Unido a la
vitamina B6 ayuda a controlar la pérdida de pigmentación que se da en el vitíligo.
PABA (Ácido paraaminobenzoico). Se utiliza con resultados muy buenos para el tratamiento
del vitíligo.
Vitamina B8. Se utiliza para el tratamiento de la dermatitis seborreica.
Vitamina D3. Las cremas con esta sustancia han demostrado su eficacia en la psoriasis
reduciendo la escamosidad de la piel.
Zinc. Casi todos los trastornos de la piel mejoran con el aumento en la ingesta de este
mineral.
Silicio. Es indispensable para la piel.
Fenilalanina. Facilita la recuperación de la pigmentación de la piel. Aumenta su actividad si
se utiliza de forma tópica unido al cobre.
Ácido gammalinoleico. Mantiene la piel suave y sensible.

(Este artículo tiene carácter puramente orientativo e ilustrativo por lo que nunca puede
considerarse ni utilizarse como tratamiento frente a las alteraciones que aquí se describen.
Corresponde a los profesionales de la salud emplear las herramientas que consideren
adecuadas para cada persona.)
CUIDANDO EL PELO Y LAS UÑAS

Las uñas son placas constituidas por células queratinizadas de la epidermis que forman una
cubierta transparente y sólida cuya función es proteger los extremos de los dedos y ayudar a
agarrar objetos pequeños, y que crecen a lo largo de toda la vida a razón de 1 centímetro
cada tres meses.
Los pelos, por su parte, se deben al crecimiento de la epidermis y están distribuidos de
forma variable por todo el cuerpo siendo su principal función la de proteger. Así, el pelo de la
cabeza nos protege de heridas y de los rayos del sol, el pelo de las cejas y las pestañas de
las partículas extrañas y del sol, y el pelo de la nariz evita la inhalación de partículas
extrañas, insectos, etc, además de evitar que el aire frío entre directa y rápidamente en las
vías respiratorias. Pues bien, a pesar de su importancia el pelo y las uñas son los grandes
olvidados de la salud.

ALTERACIONES MÁS FRECUENTES DE LAS UÑAS


COILONIQUIA. Es una depresión en forma de cuchara en la placa de la uña que se vuelve
frágil y suele aparecer cuando hay deficiencia de hierro así como en aquellas personas que
utilizan frecuentemente detergentes y disolventes.

SURCOS. Suelen ser muy frecuentes en las psoriasis, el eccema o en la infección micótica
aunque también pueden darse en los casos de deficiencias de nutrientes. Son las llamadas
líneas o surcos de Beau.

El COLOR de las uñas es también un factor a tener en cuenta puesto que nos puede dar
importante información sobre el estado de la persona. Si presentan un tono...
...negro azulado puede deberse a la utilización de fármacos citotóxicos, a una infección por
pseudómonas o a un melanoma maligno subungueal.
...verde a una infección por pseudómonas.
...pardo al tabaco, a los colorantes, a una enfermedad renal crónica, a la psoriasis, a una
colagenopatía o a una endocarditis bacteriana.
...amarillo a una isquemia, a una psoriasis o a una infección micótica.
...blanco a una hipoalbuminemia, sobre todo en la cirrosis y, en algunas ocasiones, en las
insuficiencias renales. Las manchas blancas transversales pueden deberse a una intoxicación
por arsénico o a una deficiencia de zinc.
...de semiluna roja a una insuficiencia cardíaca congestiva.
...de semiluna azul a una degeneración hepatolenticular.

ALTERACIONESMÁS FRECUENTES DEL PELO


ALOPECIA. Se denomina así a la caída total o parcial del cabello, lo que puede deberse a
múltiples causas y hay distintos tipos. La más frecuente es la alopecia androgénica y se
refiere a la caída fisiológica del pelo en el hombre debido a la acción de los andrógenos
sobre los folículos pilosos genéticamente predispuestos si bien también puede darse en la
mujer durante el postparto (se manifiesta generalmente tres meses después), problema que
puede agravarse con la lactancia.
Se denomina en cambio alopecia areata a la caída total de los cabellos y puede estar
localizada bien en placas redondeadas, bien generalizada, afectando no sólo a la cabeza sino
también a la barba, las cejas y las pestañas (esta última, por cierto, se debe con frecuencia a
conflictos nerviosos o a la infección de una muela).
Causas más comunes de la alopecia:
-Factores genéticos.
-Cicatriciales (causadas por heridas o agresión).
-Cambios hormonales.
-Enfermedades graves.
-Sífilis.
-Lepra.
-Fiebre.
-Quimioterapia.
-Exceso de vitamina A.
-Estrés emocional o físico.
-Quemaduras.
-Radioterapia.
-Tiña de la cabeza.
-Enfermedades autoinmunes.
-Carencia de zinc.
-Carencia de cobre.
-Deficiencias de proteínas.
-Deficiencia de hierro.
-Deficiencia de sílice.
-Disturbios nerviosos graves.
-Infecciones.
-Hipovitaminosis.
-Psoriasis.
-Dietas hipocalóricas.
-Lupus eritematoso agudo.

CASPA. Se produce como consecuencia de un exceso de grasa en el cuero cabelludo lo que


provoca una inflamación de las capas superficiales de la piel que lo cubren provocando
escamas. Suele estar provocada principalmente por hongos, cambios hormonales o estrés.

Recomendaciones en casos de caspa y alopecia:


-Evite las dietas de adelgazamiento relámpago o descompensadas.
-Controle -sobre todo en el caso de las mujeres. las deficiencias de hierro.
-Trate de controlar o evitar las situaciones de estrés.
-Lleve una correcta alimentación.
-Mantenga una higiene correcta del cabello y las uñas.
-Controle el tránsito intestinal.
-Lave el pelo con zumo de limón puro y aclárelo con una decocción de tomillo y romero.
-Aplique barro -o fango del mar muerto- sobre todo el cuero cabelludo.

Alimentos perjudiciales en casos de caspa y alopecia:


-Los azúcares. Su consumo agrava la calvicie. La medicina tradicional china hace mucho
hincapié en ello.
-El café, el tabaco, alcohol y otras sustancias tóxicas. Su consumo continuado impide una
buena nutrición celular.
-Frituras, productos cárnicos, cacao, colas y té. Son sustancias que contribuyen a la caída del
pelo.

Alimentos adecuados en casos de caspa y alopecia:


-Las frutas. Son una buena fuente de vitaminas y minerales. Destacan las de color amarillo y
naranja ya que son ricas en vitamina A.
-Los frutos secos y el germen de trigo. Contienen vitamina E, que actúa junto a la vitamina A
para mejorar la salud de la piel, el pelo y las uñas.
-Las verduras. Actúan como depurativos para las células en general.
-Las legumbres y la col. Contienen L-cisteína y L-metionina, dos aminoácidos que contienen
azufre.
-La harina de avena y el arroz integral. Contienen vitaminas del grupo B, implicadas en el
crecimiento del pelo.
-El jengibre. Se utiliza en zumo para estimular la circulación del cuero cabelludo.
-El pepino. Contiene azufre, una sustancia indispensable para el cabello.

Complementos útiles en casos de caspa y alopecia:


Azufre. Necesario para que la piel y las uñas se mantengan en buenas condiciones; además,
al ser un antioxidante protege frente a los radicales libres.
Complejo B. Indispensable para el crecimiento y el mantenimiento de la salud capilar.
Además participa en el metabolismo de las proteínas, un constituyente de los tejidos de la
piel y las uñas.
Vitamina C. Actúa como antioxidante.
Vitamina A. Necesaria para mantener en buen estado el pelo y las uñas pero debemos tener
en cuenta que es una vitamina liposoluble y, por tanto, se almacena -sobre todo en el
hígado- lo que puede ocasionar, si no es supervisado el tratamiento por un profesional,
graves daños.
PABA (Ácido Paraaminobenzoico). Participa en la salud del cabello.
Vitamina B8. Fundamental para evitar las uñas débiles y quebradizas así como para evitar las
canas y la caída del pelo.
Silicio. Indispensable para el pelo y las uñas. En los casos de pérdida de cabello se puede
aplicar de forma tópica además de ingerirlo en forma coloidal.
Ácido Gammalinoleico. Corrige además las uñas quebradizas.
Zinc. Constituyente fundamental de las uñas y el pelo.

(Este artículo tiene carácter orientativo e ilustrativo y nunca puede considerarse ni utilizarse
como tratamiento frente a las alteraciones que aquí se describen. Corresponde al especialista
de la salud hacer la valoración y emplear las herramientas que considere adecuadas para
cada persona)
LAS ALTERACIONES DEL SUEÑO

Tanto el movimiento de la Tierra sobre su eje como el giro que realiza alrededor del sol
ejercen un claro efecto sobre el organismo y por eso éste busca cómo adaptarse a ello. Y lo
consigue mediante conductas cíclicas, lo que llamamos ritmos circadianos o reloj biológico,
unos ritmos que si bien son controlados de manera interna sincroniza sus tiempos mediante
una señal externa: la luz.
En cuanto a la función del sueño es la de permitir la regulación y reparación del organismo.
Es decir, se trata de un periodo necesario para reabastecer y restaurar aquellos procesos
corporales que se han visto deteriorados durante el día. Y tiene varias fases. Veámoslas
brevemente:

El sueño no-REM
En este periodo el cerebro no está activo y sí lo está el cuerpo. Su primera etapa se inicia
con la desconexión de la percepción sensorial aunque en ocasiones aún se responde a
estímulos externos. Muchas funciones de control y autónomas están disminuidas: frecuencia
cardiaca y respiratoria, presión arterial, contracción de las pupilas, depresión del tono
muscular y la actividad refleja.

El sueño REM (Rapid Eye Movement)


En este periodo el cerebro está activo y no lo está el cuerpo. Hay un metabolismo cerebral
elevado, movimientos rápidos de los ojos, supresión del tono muscular y umbral de alerta
elevado. Uno se despierta ante el más mínimo estímulo. En este periodo aparecen los
sueños.
El primer periodo REM ocurre entre 70 y 100 minutos después del inicio del sueño y dura
aproximadamente 10 minutos.
A lo largo de la noche, en un adulto joven ocurren entre 4 y 6 etapas de sueño no-REM y
REM que aparecen en forma cíclica en intervalos de entre 90 y 120 minutos.
La alternancia de esos periodos depende mucho de la edad.

ALTERACIONES MÁS FRECUENTES DEL SUEÑO


La apnea del sueño
La apnea del sueño está producida por los incesantes intentos del individuo durante el sueño
nocturno para respirar de forma normal siendo la llamada "apnea obstructiva" el tipo más
frecuente. Aparece entre los 40 y los 60 años, cursa con episodios repetidos de obstrucción
de las vías respiratorias altas y, como resultado, se produce una pausa respiratoria. Es muy
importante señalar que esta alteración puede ser peligrosa para la vida ya que está asociada
a un latido irregular del corazón, elevada presión arterial, ataque cardiaco y apoplejía.
Se trata de una dolencia que está presente más en los hombres que en las mujeres aunque
ellas tienen más probabilidades de sufrirla pasada la menopausia. En cualquier caso, tienen
mayor riesgo de padecerla las personas con exceso de peso, con hipertensión, los fumadores
y las personas de cuello ancho o anormalidades de las vías respiratorias.
Los síntomas más comunes son -entre otros- somnolencia diurna, dolor de cabeza, jadeos y
ronquidos fuertes y sonoros durante el sueño. Normalmente el compañero/a de cama suele
darse cuenta de la situación en la mayoría de los casos.

El insomnio
Es el trastorno del sueño más frecuente en la población. Se caracteriza por la dificultad para
iniciar o mantener el sueño o conseguir un sueño reparador. Es un trastorno que se suele
iniciar en las primeras etapas de la vida adulta o en la edad media de la vida y no suele
aparecer ni en la infancia ni en la adolescencia.
Se suele pensar que lo más importante es la cantidad de horas dormidas pero en realidad lo
importante es la calidad del sueño. Si hemos dormido pocas horas pero durante el día el
rendimiento es bueno no hay motivos para preocuparse. Y desde luego, debemos saber que
cada persona necesita un número distinto de horas de sueño. La media se sitúa entre 7 y 8
pero debemos guiarnos por la necesidad que cada persona tiene para sentirse bien durante
todo el día.
El insomnio puede deberse a muchas causas: el estrés, la tristeza, la angustia, la
preocupación, la ansiedad, el uso de medicamentos o drogas diversas... O bien, a
alteraciones bioquímicas; por ejemplo, a niveles bajos de glucosa durante la noche y que es
causa frecuente de lo que se llama insomnio de mantenimiento (despertares frecuentes).
Ello se debe a la liberación de hormonas reguladoras de la glucosa como la adrenalina, el
glucagón y la hormona del crecimiento.
Otra causa a tener en cuenta es el tipo de alimentación ya que una nutrición poco adecuada
puede provocar insomnio. De hecho, muchas de las personas que se someten a una dieta
depurativa comienzan a percibir una mejoría notable en el ciclo del sueño a los pocos días.

La narcolepsia
Es la aparición recurrente e irresistible de sueño reparador con la intrusión de elementos
característicos de la fase REM. La somnolencia suele desaparecer tras el ataque de sueño
para volver a instaurarse varias horas después. Pueden tener lugar en cualquier momento
-mientras se está hablando, conduciendo, etc.- y suelen durar entre 10 y 20 minutos. Para
nuestra tranquilidad, este trastorno aparece tan sólo en el 0.02 % de la población adulta.

Trastornos del ciclo circadiano


Es la presencia continua de un patrón del sueño desestructurado, consecuencia de una mala
sincronización entre el sistema circadiano y las exigencias de sueño ajenas a este ciclo. Dada
la desincronización, las personas que lo padecen pueden tener periodos de insomnio o de
somnolencia.
Las personas aquejadas de esta alteración son las que realizan cambios horarios impuestos
por las zonas donde se encuentran (jet lag). Suelen padecerla los pilotos y auxiliares de
vuelo así como aquellas personas que viajan con mucha frecuencia a distintas zonas
horarias.
También se dan alteraciones del ciclo circadiano entre los profesionales que trabajan a
turnos ya que aunque el patrón circadiano sueño-vigilia es normal el patrón introducido de
forma artificial choca con el anterior y se produce el conflicto.

RECOMENDACIONES PARA EVITAR EL INSOMNIO


-Evite las siestas.
- Evite el consumo de bebidas alcohólicas y la cafeína.
- Cene frugalmente.
- No se acueste hasta que no hayan pasado al menos dos horas desde la cena.
- No visione programas de TV de carácter agresivo a que produzcan nerviosismo.
- No escuche música estridente.
- No fume ya que el tabaco es un excitante.
- Haga antes un poco de ejercicio físico ya que colabora en la regulación del desajuste
horario (siempre que no se realice en las horas anteriores al sueño).
- Aprenda técnicas de relajación.
- Utilice un colchón y una almohada cómodos.
- Procure que el entorno de la habitación no sea ruidosa, que no esté iluminada y que sea
fresca.
- Si no le es posible conciliar el sueño es mejor levantarse, realizar alguna actividad relajante
y volver a intentarlo pasado un tiempo.

RECOMENDACIONES PARA EVITAR LA APNEA DEL SUEÑO


- Reduzca de peso. Le ayudará a mejorar la respiración (a veces incluso reduce los
incidentes de pausas en la respiración).
- Haga algo de ejercicio. Ayuda a mejorar la función respiratoria. -Evite el consumo de
alcohol y la nicotina.
- Recuerde que dormir de costado alivia la respiración sobre las vías respiratorias.

ALIMENTOS PERJUDICIALES
Las bebidas estimulantes: contienen cafeína u otras sustancias estimulantes que dificultan el
sueño y cuyo efecto puede durar entre 3 y 6 horas.
La carne:
contiene hipoxantina, una sustancia estimulante del sistema nervioso.
El chocolate:
contiene malidona y teobromina. Es también un estimulante y su ingesta puede crear
dificultades a la hora de conciliar el sueño.
Las especias: producen un efecto estimulante.
Los quesos: contienen sustancias con acción hipertensora y estimulante para el sistema
nervioso.
Los alimentos proteicos: sobre todo, los quesos y la carne porque son los responsables de la
reducción en la producción de triptófano y serotonina.

ALIMENTOS ADECUADOS
Los hidratos de carbono: favorecen la síntesis del triptófano, un aminoácido que en el
cerebro se transforma en serotonina, un neurotransmisor de acción sedante.
El brécol, el tomate y la zanahoria: son buena fuente de niacina que, junto a la vitamina B6 y
el magnesio, intervienen en la conversión del triptófano en serotonina, una sustancia
inductora del sueño.
Las espinacas, las zanahorias y los guisantes: son ricas en vitamina B6.
El perejil, la col rizada y la zarzamora: son fuente de magnesio.
La berza, la col rizada y el brécol: son ricas en calcio, un mineral que favorece la relajación
muscular.
Los espárragos, las espinacas y las berzas: son fuentes de folatos por lo que alivian el
síndrome conocido como "movimiento involuntario de los miembros", un hecho que puede
producir insomnio.
La lechuga y el apio: son conocidos remedios tradicionales para el insomnio. Contienen
apiina.
La avena: aporta hidratos de carbono, ácidos grasos esenciales y vitaminas del grupo B, que
son elemento indispensable para el buen funcionamiento del sistema nervioso. Además
contiene una sustancia denominada avenina de ligera acción sedante.

COMPLEMENTOS
Vitamina B6: desempeña un papel fundamental en la elaboración de la serotonina,
responsable de la sensación de bienestar.
L-5-Hidroxitriptófano (5 http): influye de forma directa en la química cerebral al
transformarse en serotonina, lo que produce relajación y bienestar. Ahora bien, es mejor que
las personas con asma lo eviten ya que cualquier precursor de la serotonina podría empeorar
su respiración. Tampoco debe ser utilizado por las personas que estén tomando
tranquilizantes o inductores del sueño.
Niacinamida: ejerce una suave acción sedante.
Magnesio y calcio: ambos son indispensables para la correcta función de los nervios y
músculos. Su deficiencia puede provocar irritabilidad, tensión e insomnio.
Cobre: parece demostrado que una ingesta insuficiente está asociada con las dificultades
para conciliar el sueño en las mujeres perimenopáusicas.
Vitamina B12: además de ayudar a vencer el insomnio favorece -en dosis altas- la
adaptación a los hábitos de sueño y vigilia.
GABA (ácido gamma-aminobutírico): es un aminoácido que actúa como un neurotransmisor
en el sistema nervioso. Su función es disminuir la sobreactividad neuronal e inhibir las células
nerviosas sobreexcitadas.
Melatonina: esta sustancia es la hormona activa de la glándula pineal. Ésta, al liberar
melatonina, mantiene el ciclo de vigilia y de sueño en sincronización perfecta.

(Este artículo tiene carácter orientativo e ilustrativo por lo que no debe utilizarse como
tratamiento frente a las alteraciones que se describen. Corresponde al especialista de la
salud, hacer el diagnóstico y emplear las herramientas que considere adecuadas en cada
caso).
CÓMO DESINTOXICAR EL HÍGADO

Se sabe que el hígado, el gran depurador del organismo, ejecuta más de quinientas
funciones diferentes aunque se sospecha que pueden ser muchas más. De ahí la enorme
importancia de su estado para la salud. Con un hígado en mal estado es imposible
encontrarse bien. Por eso es necesario ayudarle de vez en cuando con un ayuno moderado o
una cura de desintoxicación. Le explicamos cómo hacerla.

Antes de explicar la eficacia de una desintoxicación hepática conviene recordar las


características y actividades del hígado porque su función es absolutamente crucial para la
vida. Hablamos de una glándula de gran tamaño -pesa alrededor de kilo y medio- que realiza
multitud de actividades ligadas esencialmente al metabolismo intermediario. Podría decirse
que es como una gran plataforma desde la que se liberan sustancias básicas para muy
diversas funciones. Situada debajo del diafragma, ocupa la parte más alta de la cavidad
abdominal, en el hipocondrio derecho. Su posición es además estratégica en la circulación ya
que tiene una vascularización muy abundante.
Sus funciones básicas son cinco.
1) Actividad circulatoria. Se encarga de filtrar la sangre procedente del intestino
depurándola.

2) Actividad secretora y excretora. Se encarga de producir bilis, sustancia encargada de:


-Facilitar la digestión de las grasas en el intestino.
-Permitir la absorción de vitaminas liposolubles.
-Metabolizar el colesterol y la bilirrubina.
-Equilibrar la acidez del quimo presente en el duodeno.
-Transportar la inmunoglobulina A a la mucosa intestinal.

3) Actividad metabólica. Participa en la metabolización de los carbohidratos, proteínas,


lípidos, minerales y vitaminas. De hecho, el hígado es el encargado de convertir los
carbohidratos y proteínas en grasas.
a) Las actividades específicas que desempeña en el metabolismo de los carbohidratos es la
de:
-Almacenar glucógeno.
-Convertir galactosa y fructosa en glucosa.
-Elaborar distintos compuestos químicos.

b) En cuanto al metabolismo de los lípidos, sus funciones específicas son:


-La formación de la mayor parte de las lipoproteínas.
-La formación de colesterol y fosfolípidos.
-La gluconeogénesis

c) En cuanto a las proteínas se refiere, lo que el hígado hace es:


-Desaminar los aminoácidos.
-Fabricar urea para suprimir el amoniaco de los líquidos corporales.
-Formar la práctica totalidad de las proteínas plasmáticas.
Cabe añadir que aunque la mayor parte del metabolismo de los hidratos de carbono y de las
grasas se produce en el hígado probablemente podríamos sobrevivir si esa función se
interrumpiera; sin embargo, si el hígado no metabolizara las proteínas la persona moriría en
pocos días.
d) Las otras funciones metabólicas del hígado son las de:
-Almacenar vitaminas.
-Almacenar hierro.
-Formar las sustancias que intervienen en el proceso de coagulación (fibrinógeno,
protombina, factores VII, IX y X). -Eliminar o excretar los fármacos, hormonas y otras
sustancias.
4) Actividad protectora y detoxificadora. En el hígado existen unas células conocidas como
"células de Kupffer" -o macrófagos- que tienen la función de fagocitar (ingerir y digerir)
parásitos, virus, bacterias y macromoléculas por lo que constituyen una barrera para las
toxinas y microorganismos procedentes del intestino. Además juegan un papel fundamental
en la formación de antígenos durante los procesos de inflamación e infección porque son las
iniciadoras de la inmunidad mediada por las células B y T.
Cabe añadir que hay otras células -las llamadas "células de PIT"-, equivalentes a grandes
linfocitos granulares y células asesinas, que tienen también funciones similares por lo que
brindan protección contra las infecciones virales.

5) Actividad hematológica. Durante parte de la vida embrionaria -y en algunos estados


patológicos en el adulto- se forma sangre en el hígado. Además, éste produce fibrinógeno,
protombina y heparina; y destruye eritrocitos.

LA IMPORTANCIA DEL HÍGADO


Como el lector puede constatar, lo apuntado hasta aquí -de forma muy resumida- demuestra
la enorme importancia del hígado. Hasta el punto de que desde la óptica de la Medicina
Ortomolecular es impensable tratar cualquier alteración o disfunción sin antes pasar por una
desintoxicación hepática. Es la piedra angular de cualquier tratamiento del que se pretenda
salir exitoso.
Además -y sin entrar en patologías específicas-, teniendo en cuenta las actividades en las
que está involucrado el hígado muchas actuaciones a nivel digestivo, pancreático, intestinal,
renal, etc, pasan inexorablemente por una terapia normalizadora de la función hepática.

DESINTOXICACIÓN CELULAR
Normalmente los residuos de la alimentación son expulsados de las células y pasan a la linfa
y a la sangre que los transportan a los órganos excretores -sobre todo al hígado y a los
riñones- donde son transformados y conducidos a los órganos de evacuación. Pues bien,
como el organismo lleva siempre un cierto retraso a la hora de efectuar la limpieza es
evidente que no ingerir alimentos durante un tiempo -o, al menos, limitar su ingesta- le
permite dedicar más energía a la depuración. Es más, cuando se efectúa un proceso de
desintoxicación se aprecia en el hígado una pérdida importante de peso, lo que se debe a
que el hígado quema tanto el glucógeno de reserva que contiene como buena parte de la
grasa acumulada.

LA DEPURACIÓN
El buen estado de salud se da cuando el conjunto de actividades de los órganos y funciones
corporales se realizan de forma correcta y en equilibrio siendo la ruptura del mismo lo que
nos lleva a perder la salud. Por otra parte, la actividad de las células que forman nuestro
organismo genera sustancias de desecho que eliminamos de forma natural cuando éstas no
sobrepasan el nivel de tolerancia, algo que depende de cada individuo (edad, herencia,
estado general...).
Sin embargo, hay alimentos y productos como el café, el tabaco, diversas drogas, productos
tóxicos, algunos aditivos alimentarios, contaminantes de las aguas, medicamentos, etc., que
dificultan las actividades celulares e incrementan la cantidad de elementos de desecho por lo
que los órganos eliminadores (emuntorios) se ven desbordados e incapaces de
desembarazarse de un nivel elevado de toxinas.
En suma, se puede afirmar que la salud de un individuo depende de la capacidad de su
organismo para eliminar los residuos perjudiciales, tanto de origen interno como externo. Y
como quiera que hoy el ser humano no suele mantener una conducta que respete las leyes
naturales en cuanto a alimentación, ejercicio, hábitos de conducta, etc, llega un momento en
el que comienzan a aparecer signos de que se hace necesaria una depuración. Signos que
unas veces se manifiestan como una enfermedad grave y en otras en forma de síntomas
generales como fatiga, caída del cabello, pérdida de apetito, uñas quebradizas, dificultad
para conciliar el sueño, decaimiento, astenia y otros signos subjetivos que indican falta de
energía.
La depuración del organismo -y en particular la depuración hepática- es pues una de las
primeras acciones que deberíamos tomar cuando nos planteamos el tratamiento de cualquier
patología. Porque lo más eficaz es siempre comenzar "limpiando el terreno".

SÍNTOMAS DEL PROCESO DEPURATIVO


Depurar el organismo consiste en disminuir su nivel de toxemia. Y eso debe hacerse
disminuyendo los tóxicos externos, por un lado, y ayudando a los órganos eliminadores a
realizar su función estimulando la eliminación de toxinas, por otro.
Un buen drenaje debe durar entre 3 y 10 días. Depende del estado general (que evidenciará
de un modo aproximado el nivel de toxemia), de la edad, de la constitución y de si existe o
no alguna patología.
Hay que advertir, en todo caso, que un proceso depurativo conlleva a veces la aparición de
lo que podríamos denominar una "crisis aguda", algo que patentiza que en el organismo se
están produciendo cambios significativos. Durante esa crisis observaremos cómo se cumple
la "Ley de Hering": cuando existe una sintomatología muy evidente todos los síntomas van
cambiando, expresándose por orden inverso de aparición: primero los más recientes,
después los más antiguos. Y antes los de las zonas inferiores que los de las zonas
superiores.
Existen además una serie de signos que nos informan de la evolución del proceso. Así,
-la lengua se cubre de una gruesa capa de saburra blanca o amarillenta (en función de la
composición de los residuos que se eliminan por esta vía). Cuando vuelve a ser sonrosada y
la capa de saburra es blanca y fina otra vez es indicio de que la depuración ha finalizado.
-el aliento es fuerte, a veces hasta fétido. Cuando se ha depurado lo suficiente vuelve a ser
fresco y limpio.
-La orina es más oscura y densa, con olor fuerte y diferente. Vuelve a ser clara al final de la
depuración.
-Las heces son también más oscuras, concentradas y abundantes volviendo a su color y
textura normales cuando finaliza la depuración. Hay que destacar que cuando la técnica
utilizada consiste en un ayuno la cantidad de materia fecal no aumenta aunque también es
cierto que generalmente hay deposición diaria, señal de que en el interior del intestino había
residuos que no podían eliminarse con la defecación normal cotidiana (esto ocurre sobre
todo en personas que de manera habitual son estreñidas o bien tienen divertículos en el
intestino). Esta crisis puede acompañarse en ocasiones de diversos síntomas generales
como:
-Dolor difuso y/o jaqueca, señal de alarma para el organismo que invita a la búsqueda de
calor, reposo, rechazo de alimentos...
-Fiebre que tiende a disminuir con rapidez el índice de toxemia excesivo pues pone en
marcha unas medidas excepcionales. Es el caso de un aumento de la frecuencia cardiaca, el
incremento de la circulación sanguínea y el reforzamiento de la función respiratoria. Y dado
que sabemos que la fiebre cumple una función de defensa orgánica, es importante no actuar
nunca contra ella -a no ser que sea muy elevada- sino mantenerla controlada en todo
momento; por ejemplo, mediante la aplicación de paños fríos acompañados de fricciones en
la espalda o baños de agua fría. -
Aminoración de las funciones muscular y sensorial así como de la digestiva. Estos síntomas
suelen aparecer con más intensidad cuanto más elevada es la toxemia y más riguroso el
procedimiento adoptado mientras que se presentan de forma muy suave o incluso no
aparecen cuando la toxemia es leve y/o la depuración se realiza lentamente, con supresión
gradual y paulatina de bebidas estimulantes como el café o el té y la adopción de unos
hábitos adecuados y de una dieta depurativa.
Dependiendo de cada individuo, podríamos encontrarnos con otros síntomas particulares
como aumento de la sudoración, incremento de mucosidades nasales o faríngeas, lagrimeo,
aparición de forúnculos, etc.
Lo más aconsejable, siempre que los síntomas no sean demasiado violentos o impliquen
algún riesgo para el individuo, es encauzarlos mediante técnicas naturales y no suprimirlos
ya que la propia naturaleza del individuo es la que elige la forma más adecuada para
restablecer el equilibrio.

RECOMENDACIONES DURANTE LA DEXINTOXICACIÓN


-Consuma, si le es posible, alimentos de origen biológico.
-Consuma frutas como desayuno, almuerzo y/o sustituto de la cena.
-Prepare los alimentos al vapor, hervidos o a la plancha usando utensilios de acero
inoxidable
. -Elimine el consumo de productos refinados, la carne roja y los productos lácteos y
derivados.
-Evite el consumo de bebidas alcohólicas, excitantes, etc.
-Procure no tomar alimentos fritos, congelados, precocinados, etc.
-Tome algún tipo de caldo depurativo diariamente y fuera de las comidas.
-Trate de reducir la cantidad de alimentos a ingerir.
-Evite las situaciones de estrés.
-Mantenga una higiene externa e interna adecuadas.
-Realice una actividad física acorde con sus necesidades.
-Duerma un mínimo de horas para que el sueño sea reparador.
-Beba agua filtrada o embotellada.

ALIMENTOS ADECUADOS
Cereales integrales: aportan hidratos de carbono complejos y vitaminas del grupo B,
elementos necesarios para el buen funcionamiento del hígado. Además, los H. C. que
contiene constituyen el nutriente que con mayor facilidad metabolizará un hígado enfermo.
Frutas: son ricas en azúcares de fácil asimilación y vitaminas antioxidantes que favorecen el
funcionamiento hepático y evitan la retención de líquidos.
Verduras: siempre que sea posible se deben tomar crudas o cocinadas con poca sal. Aportan
potasio y otros minerales necesarios en caso de trastornos hepáticos. Además, aportan
folatos necesarios para el metabolismo hepático.
Uvas: además de aportar azúcares naturales y vitaminas antioxidantes activan la función
desintoxicadora del hígado y estimulan la producción de bilis. Asimismo, facilitan el retorno
de la sangre del aparato digestivo al hígado con lo que disminuye la hipertensión portal que
suele producirse como consecuencia de la cirrosis.
Manzanas: facilita el vaciamiento de la bilis y la descongestión hepática. Y poseen abundante
fibra.
Ciruelas: evitan el estreñimiento y favorecen la eliminación de desechos orgánicos. Son bajas
en sodio, grasas y proteínas. Facilitan el trabajo hepático.
Cerezas: son antioxidantes y depurativas de la sangre lo que facilita el trabajo hepático.
Nísperos: contienen provitamina A y minerales. Son descongestionantes y pueden reducir el
tamaño del hígado cuando éste es debido a un cúmulo de sangre (hepatomegalia
congestiva).
Alcachofas: por su contenido en cinarina y otras sustancias potencian la función hepática,
desintoxican y facilitan la eliminación de sustancias nocivas. Aumentan la secreción de bilis y
mejoran su vaciamiento al intestino. Alivian el mal gusto de boca y las digestiones pesadas
debidas al mal funcionamiento hepático.
Cardo: contiene también cinarina lo que estimula la producción de bilis, descongestiona el
hígado y facilita su buen funcionamiento.
Cebollas: gracias a su aceite esencial sulfurado estimulan la función desintoxicadora del
hígado.
Rábanos: su esencia sulfurada de sabor picante estimula la función hepática y aumentan la
producción de bilis haciéndola mas fluida y facilitando su vaciamiento.
Lecitina: contiene colina, un factor vitamínico indispensable para el metabolismo hepático y
para evitar que se deposite grasa en el hígado.
Aceite de oliva: en cantidades moderadas favorece el buen funcionamiento hepático.
Fresas: mejoran la circulación venosa del sistema portal hepático y contribuyen a reducir la
ascitis.
Achicoria, escarola y endivia: contienen una sustancia amarga que facilita el vaciamiento de
la vesícula.
Berenjena: es un tónico digestivo que activa de forma suave la función de la vesícula.

COMPLEMENTOS
S-Adenosil metionina (SAM). Es un metabolito del aminoácido estándar L-metionina que
mejora de forma notable el metabolismo del hígado. Algunas investigaciones han dejado
patente su eficacia en los casos de hepatitis y cirrosis, además de actuar como
antiinflamatorio.
Glutamina. Tiene capacidad para inhibir la acumulación de grasas en el hígado.
Colina. Actúa de forma muy efectiva eliminando y evitando la acumulación de grasa en el
hígado.
Vitamina C. Actúa como antioxidante y produce acción antiinflamatoria.
Azufre. Además de los efectos neutralizadores de los radicales libres y como sustancia que
ayuda a eliminar los metales pesados, el azufre desintoxica el organismo, especialmente a
través del hígado. La alicina del ajo -una de sus sustancias activas- es un compuesto
azufrado y aunque es muy inestable su degradación no la inutiliza ya que se convierte en
otros compuestos azufrados activos.
Ácido alfa lipoico. Este antioxidante protege al hígado del daño debido a las toxinas.
N-Acetil l-cisteina: Forma potente del aminoácido L-cisteína, aumenta la producción de
glutation compuesto antioxidante y desintoxicante).
Cardo mariano. Se ha comprobado que la silimarina, el principio activo de esta hierba,
previene la toxicidad y estimula la función hepática. La ingesta de silimarina produce un
incremento sustancial en los niveles de glutation en el hígado. Por su contenido en tiramina
puede desencadenar crisis hipertensivas en pacientes que estén siguiendo un tratamiento
antidepresivo con IMAOs.
Diente de león. La raíz de diente de león favorece la función hepática.
(Este artículo tiene carácter orientativo e ilustrativo por lo que no debe utilizarse como
tratamiento frente a las alteraciones que se describen. Corresponde al especialista de la
salud, hacer el diagnóstico y emplear las herramientas que considere adecuadas en cada
caso).
LA PÉRDIDA DE MEMORIA Y LA FALTA DE CONCENTRACIÓN

La memoria es el proceso a través del cual experiencias y habilidades motoras o verbales son
conservadas y están en condiciones de representarse y desarrollarse nuevamente,
acompañadas del conocimiento más o menos preciso de comportamientos ya efectuados en
el pasado. Andar en bicicleta después de mucho tiempo de no hacerlo, recitar una poesía
aprendida hace muchos años o relacionar una situación actual a una que se haya presentado
en la juventud constituyen ejemplos de memoria.
Por otra parte, el fenómeno de la memoria es una de las habilidades humanas que más han
fascinado a lo largo del tiempo, preguntándonos en qué consiste exactamente, por qué la
perdemos, donde se encuentra ubicada, etc.
La memoria constituye un sistema muy complejo de interconexiones neuronales, una especie
de red multidimensional que con vertiginosa rapidez es capaz de recuperar una información
almacenada. Sin embargo, a veces esa habilidad se ve alterada con el paso del tiempo, como
consecuencia de algunas enfermedades o, simplemente, por una alteración en la bioquímica
cerebral.
Se pueden dar diferentes grados de pérdida de memoria, siendo el más avanzado el que
todos conocemos como demencia.
En cuanto a la concentración, hay que decir que el ser humano necesita de varios elementos
para realizar de forma efectiva diferentes tareas además de la voluntad necesaria para
llevarlas a cabo. Y entre ellos el más importante es la concentración ya que sin ella es
imposible lograr una óptima utilización de nuestras capacidades mentales.
Por tanto, es de gran importancia desarrollar de forma práctica el hábito de la concentración
pues mediante ella la mente y el cuerpo aprenden a interactuar juntos sin malgastar energía
física y mental.

POR QUÉ SE PIERDE LA MEMORIA Y LA CONCENTRACIÓN


Las principales causas de pérdida de memoria y/o concentración son cinco:
Edad avanzada. Como en el caso de otros órganos, el cerebro sufre las consecuencias del
paso del tiempo y aparecen cambios que influyen de forma decisiva en la funcionalidad del
mismo.
Enfermedad vascular cerebral. Todos sabemos que el cerebro necesita un buen riego
sanguíneo así como oxígeno para mantener su actividad y capacidad. Los pacientes con este
tipo de alteraciones pierden capacidad de concentración y memoria.
Hipotiroidismo. La alteración de las hormonas tiroideas está asociada a una pérdida
progresiva de las funciones intelectuales superiores.
Infecciones. Existen agentes infecciosos del sistema nervioso que pueden dañar -en
ocasiones de forma irreversible- esas capacidades.
Consumo de drogas y alcohol. El uso prolongado de estas sustancias está directamente
relacionado con la pérdida lenta y progresiva de la memoria y las dificultades para la
concentración.

SÍNTOMAS ASOCIADOS A LA PÉRDIDA DE MEMORIA


Como es sabido se pueden dar diferentes grados de pérdida de memoria, pudiendo aparecer
una pérdida selectiva de la memoria reciente y otras que tienen una pérdida de la memoria
remota. Cuando una persona no puede recordar lo que sucedió el día anterior o unas horas
antes se habla de un episodio de amnesia, que es una pérdida de memoria inmediata y suele
ser un hecho transitorio y temporal. Un ejemplo frecuente es la amnesia que se da en los
casos de accidentes de tráfico.
Empero, hay otros casos en los que el individuo comienza a notar una pérdida de memoria
de situaciones recientes y, sin embargo, es capaz de recordar hechos acaecidos hace
muchos años. Esta pérdida de memoria y el recuerdo de hechos muy lejanos en el tiempo es
muy frecuente en las personas de avanzada edad.

RECOMENDACIONES GENERALES
- Evite el consumo excesivo de azúcar blanco y de aditivos como los colorantes ya que
afectan al sistema nervioso y pueden alterar el comportamiento. Su excesivo uso está
relacionado en el caso de los niños con la hiperactividad.
- Evite las hipoglucemias. Para ello deberá hacer cinco comidas diarias en horarios regulares
y nunca comenzar las tareas diarias -trabajo, colegio, etc.- sin haber desayunado.
- Duerma el tiempo suficiente. Recuerde que las horas de sueño perdidas no son
recuperables.
- Practique ejercicio o deportes suaves.
- Evite el consumo de "comida basura".
- Reduzca al máximo la ingesta de alcohol, tabaco, etc.

ALIMENTOS PERJUDICIALES
Azúcares blancos: producen excesiva hiperactividad y nerviosismo.
Grasa saturada: estas grasas y los ácidos grasos "trans" son responsables de muchas
alteraciones en la salud vascular cerebral.
Alcohol: produce un grave deterioro del sistema nervioso, pérdida de concentración e
inestabilidad emocional. Rompe las conexiones neuronales al igual que la anestesia química.
Proteínas: una ingesta excesiva de proteínas -especialmente de carne roja y queso curado-
reduce la producción de triptófano y serotonina lo que ocasiona un elevado grado de
excitación en el sistema nervioso.

ALIMENTOS MÁS ADECUADOS PARA MEJORAR LA MEMORIA Y LA CONCENTRACIÓN


Avena: además de contener avenina -un alcaloide relajante- posee vitamina B1 cuya
carencia produce irritabilidad. Es una excelente sustancia para combatir la fatiga intelectual.
Almendra: es un fruto con una proporción de minerales muy adecuada para el
funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso.
Nuez: está demostrada su eficacia para mejorar el rendimiento intelectual debido a su alto
contenido en fósforo.
Germen de trigo: por su contenido en vitaminas del grupo B es un alimento indispensable
para la memoria.

COMPLEMENTOS MÁS ADECUADOS


Fosfatidilserina: es uno de los nutrientes cerebrales mas efectivos. Su función es maximizar
la transmisión nerviosa entre las células cerebrales. Podemos darnos cuenta de su
importancia si tenemos en cuenta que nuestro cerebro está flotando en ácidos grasos
esenciales y fosfolípidos, uno de los cuales es la fosfatidilserina. Aproximadamente el 60%
de nuestro tejido cerebral es grasa y si no tiene suficiente a su alcance el cerebro es incapaz
de trabajar adecuadamente. Sin grasas el cerebro no puede producir ni transmitir impulsos
eléctricos.
Actúa además como un detergente biológico para nuestro cerebro, proporcionando
flexibilidad a las membranas celulares y a las neuronas. También puede incrementar el
número de receptores en las células cerebrales proporcionando más puntos de acoplamiento
y circuitos para la comunicación neurológica.
Se ha demostrado que en los adultos jóvenes aumenta significativamente las capacidades
mentales. Es también efectiva para mejorar la pérdida de memoria en las personas mayores.
Complejo vitamínico B: además de ser un nutriente indispensable para el sistema nervioso, la
deficiencia de este complejo está asociada con la ansiedad y los trastornos nerviosos, lo que
disminuye la concentración y la memoria. Además, la deficiencia de B12 está asociada con la
pérdida de memoria.
Acetil L-Carnitina: proporciona agilidad mental, mejora el estado de ánimo, frena el
envejecimiento de las células cerebrales, favorece el flujo sanguíneo del cerebro y aumenta
el metabolismo en los centros nerviosos.
Fosfatidilcolina: es un protector específico del sistema nervioso y también la principal fuente
de colina, la cual es a su vez esencial para la formación de acetilcolina, uno de nuestros
neurotransmisores más importantes.
L-Glutamina: es utilizada por el cerebro como fuente de energía. Además es el gran
equilibrador natural de la excitación y se encuentra presente como elemento fundamental en
varios neurotranmisores.
Vitamina B1: se ha demostrado que dosis altas de esta vitamina pueden permitir a personas
con discapacidad mental concentrarse más y hacer un mejor uso de sus capacidades
mentales.
Ginkgo Biloba: las flavonas que contiene han demostrado sobradamente su actividad
benéfica en la función mental mejorando la circulación cerebral.

(Este artículo tiene carácter orientativo e ilustrativo por lo que no debe utilizarse como
tratamiento frente a las alteraciones que se describen. Corresponde al especialista de la
salud, hacer el diagnóstico y emplear las herramientas que considere adecuadas en cada
caso).
LA ASTENIA PRIMAVERAL

La astenia primaveral se caracteriza porque quien la sufre se siente enormemente cansado a


lo largo de todo el día sin que exista una aparente razón viendo muy mermada su capacidad
para trabajar e, incluso, para realizar las tareas más corrientes y cotidianas. Y lo singular es
que no aparece después de realizar un gran esfuerzo físico sino que se manifiesta cuando
desarrollamos aquellas actividades que marcan nuestro día a día, incluso las más sencillas.
Es más, la astenia puede manifestarse de forma constante sin que se haya realizado
esfuerzo alguno.
Y lo malo es que la incidencia de esta enfermedad se ha multiplicado en las últimas décadas
llegando a ser uno de los motivos más frecuentes de consulta en el área de Medicina
Interna. Casi el 2% de la población sufre en algún momento de su vida los efectos de la
astenia primaveral siendo más frecuente su aparición en las mujeres.

Los síntomas que pueden acompañar a la astenia primaveral son estos:


-Caída del cabello, uñas frágiles y anemia.
-Debilidad general, picores, dolores musculares, calambres nocturnos y taquicardias.
-Tendencia a la apatía y a la melancolía.
-Sensación extrema de agotamiento al levantarse, malestar estomacal, náuseas y mareos.
-Cambios de humor, dificultad para concentrarse y la sensación de realizar un extraordinario
esfuerzo para llevar a cabo tareas sencillas que no lo requieren.
-Molestias faríngeas.
-Pérdida de peso. Si observamos la astenia primaveral desde un criterio holístico podremos
entender mejor cuáles son las causas de la misma y por qué razón se produce en primavera.

Desde esta perspectiva son muchos los motivos que pueden causar esta fatiga pudiendo ser
uno solo de ellos el causante de la astenia o ser de carácter multifactorial:
-Las infecciones agudas y recurrentes.
-El elevado consumo de antibióticos y otros fármacos.
-Estados de ansiedad, estrés y depresión.
-Sueño insuficiente.
-Sedentarismo.
-Una alimentación deficitaria en nutrientes.
-Consumo de sustancias tóxicas como café, tabaco, alcohol, drogas, etc., que
inevitablemente terminan por mermar la energía vital.
-Elevado consumo de productos refinados, conservas, comida basura, etc., agotando así la
reserva de nutrientes.
-Excesivo consumo de grasas animales.
-Algunas patologías cardíacas, hepáticas, respiratorias y metabólicas.

En nuestra sociedad tenemos tendencia a estar muy alejados de la naturaleza en todos los
aspectos y, sin embargo, si atendiéramos sus sugerencias seguramente nuestra salud se
vería altamente beneficiada. Porque si la observamos detenidamente veremos que en
primavera aumenta el tiempo de luz solar y las frutas y verduras son más abundantes y de
mayor variedad, lo que invita a la eliminación de todas las sustancias tóxicas acumuladas
durante las demás estaciones mediante una dieta adecuada.
Por otro lado, es muy importante ser conscientes de la poca importancia que se le suele dar
a la nutrición. Tendemos a no diferenciar la alimentación de la nutrición cuando la primera es
un proceso externo y voluntario -podemos comer muchos alimentos sólidos y líquidos-
mientras la nutrición es un proceso mediante el cual el organismo recibe, transforma y utiliza
las sustancias químicas obtenidas de los alimentos; por tanto, es absolutamente fundamental
comprender la importancia de lo que comemos.
La primavera es la mejor estación del año para proceder a una depuración con éxito
garantizado. De hecho, esta estación nos empuja y nos motiva de alguna manera a que esto
suceda. En cualquier caso, es conveniente recordar que cuando la sensación de cansancio se
prolonga durante más de seis meses -cosa poco frecuente- y no existe ningún problema
físico ni psicológico que pueda ser el causante de nuestro estado es posible que nos estemos
enfrentando a un caso de fatiga crónica.

RECOMENDACIONES PARA AFRONTAR LA ASTENIA PRIMAVERAL:


-Llevar una dieta saludable y equilibrada.
-Aumentar el consumo de frutas y verduras.
-Beber al menos 2 litros de agua al día.
-Reducir o eliminar la ingesta de comida basura, comida precocinada, congelada, o rica en
grasas.
-Reducir el consumo de azúcar y harinas refinadas.
-Reducir o eliminar la ingestión de bebidas alcohólicas, gaseosas o estimulantes.
-Reducir o eliminar las formas de cocción no adecuadas como los fritos.
-Evitar el consumo de excitantes, drogas, tabaco, etc.
-Respetar las horas de sueño. -Realizar ejercicio físico moderado.
-Mantener horarios fijos para acostarse y levantarse.
-Hacer las comidas siempre a las mismas horas.

ALIMENTOS PERJUDICIALES
Carnes: son alimentos de difícil digestión y contienen gran cantidad de sustancias tóxicas y
grasas que no favorecen los estados de astenia.
Quesos, leche y productos lácteos: son ricos en sal, grasas saturadas y colesterol, tres
enemigos de la salud.
Bebidas alcohólicas: incluso en pequeñas dosis pueden resultar perjudiciales.
Azúcar blanco: producen un aumento súbito del nivel de azúcar en sangre para
posteriormente caer en picado. Además es una sustancia que "roba" energía y nutrientes
para poder ser metabolizada.

ALIMENTOS ADECUADOS
Miel: aporta azúcares de forma rápida fácilmente aprovechables para el organismo así como
pequeñas cantidades de vitaminas. Su uso debe ser moderado.
Albaricoques: tienen acción estimulante sobre el sistema nervioso y el metabolismo.
Uvas: aportan una buena cantidad de vitaminas, minerales y azúcares.
Ajo: es tonificante y vigorizante además de actuar como antivírico.
Sésamo: es altamente nutritivo. Contiene vitaminas, minerales y oligoelementos.
Frutas y verduras crudas: por su contenido en vitaminas, minerales y fitonutrientes.
Principalmente las cerezas, por su actividad depurativa de la sangre.
Berros: aumentan el apetito y son tonificantes.
Probióticos: son inmunoestimulantes e inmunomoduladores.

COMPLEMENTOS
DMG (Dimetilglicina): esta sustancia tiene la capacidad de aumentar la energía de forma
inmediata y segura.
Creatinina: mejora el rendimiento físico ayudando a mantener altos nuestros suministros de
energía.
Coenzima Q10: es una sustancia esencial para la producción de energía en cada una de
nuestras células.
Ácidos grasos esenciales: tanto el EPA como el DHA mejoran los trastornos del estado de
ánimo y la fatiga.
NADH (Dinucleótico de Nicotinamida Adenina): el NADH o coenzima 1 es la forma específica
en la que todas nuestras células obtienen energía. Por cada molécula de NADH se obtienen
cuatro de ATP (adenosín trifosfato).
Vitaminas del grupo B: son vitaminas indispensables para el buen estado del sistema
nervioso además de aumentar los niveles de energía.
Potasio y magnesio: son potencialmente beneficiosos para quienes sufren fatiga persistente.

En todo caso, recuerde que las personas con patología cardiaca o renal no deben tomar
estos suplementos sin consultar con un especialista.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis deben ser decididas por un
especialista de la salud por lo que en ningún modo este artículo puede ser utilizado como
tratamiento. Solo sirve como elemento orientativo e ilustrativo de cómo tratar algunas
alteraciones de la salud).
CÓMO ELEVAR LAS DEFENSAS DEL SISTEMA INMUNE

Como todo el mundo sabe, nuestro organismo está expuesto constantemente a la potencial
invasión de numerosas sustancias patógenas que pueden llevarnos a enfermar: virus,
bacterias, hongos, etc. Afortunadamente, el cuerpo humano dispone de un sistema
altamente sofisticado que le permite ofrecer resistencia frente a esos agentes extraños: el
Sistema Inmune (o Inmunitario).
En él se encuentran las defensas específicas, llamadas así porque utilizan células específicas
en la defensa del cuerpo. Es el caso de los linfocitos T en la respuesta celular y de los
linfocitos B en la respuesta humoral. Ambos tipos de linfocitos tienen además la propiedad
de que, una vez activados, guardan "memoria" del agresor o antígeno por lo que si alguna
vez el mismo antígeno ataca de nuevo, el sistema inmune lo reconoce actuando de
inmediato contra él.
¿Y que son los antígenos? Pues se llama así a toda sustancia extraña que penetra en el
organismo y que cuando es identificada como ajena al cuerpo induce en éste la formación de
anticuerpos, sustancias naturales que las inactivan. También conocidas como
inmunoglobulinas (abreviadamente, iG) han sido descubiertas nueve tipos distintos en el ser
humano: una de las clases B, C, D, E y M, cuatro de la clase G y dos de la A.
En el sistema inmune existen también defensas inespecíficas, capaces igualmente de
responder frente a la acción de los microorganismos pero de diferente forma ya que actúan
cuando éstos intentan penetrar en el cuerpo traspasando la piel y las membranas mucosas
-lo que no es fácil porque además de una barrera física son ricas en células recolectoras de
desechos y anticuerpos IgA- Es el caso de los fagocitos, llamados así porque se encargan de
fagocitar -es decir, de engullir- a los microorganismos agresores.
Pues bien, desde el punto de vista de la Nutrición Ortomolecular el buen estado del sistema
inmune es absolutamente decisivo para tener buena salud. De ahí que debamos tener
siempre muy en cuenta los múltiples factores externos que pueden afectarle -estrés
prolongado, dietas inadecuadas, cambios bruscos de temperatura, falta de sueño, actitudes
y emociones agresivas, consumo de fármacos, etc- pero, sobre todo, la dieta. Porque es a
través de ella a fin de cuentas como obtenemos las sustancias indispensables que necesita el
sistema inmune para funcionar correctamente.
En cuanto a los principales grupos de patologías que hoy se asocian con la inmunodepresión
-es decir, con un sistema de defensas bajo- son éstas:
-Los trastornos gastrointestinales.
-Las infecciones por hongos, bacterias, virus, etc.
-Las infecciones reincidentes.
-Las alteraciones del sueño.

RECOMENDACIONES DE CARÁCTER GENERAL


Para tener siempre altas las defensas es preciso seguir algunas normas puntuales. Entre
otras, éstas:
-Dormir suficiente tiempo cada noche. El sueño no se recupera.
-Realizar de forma periódica ejercicio físico moderado.
-Seguir una dieta alimenticia saludable y equilibrada.
-Evitar la obesidad ya que está directamente relacionada con la inmunodepresión.
-Aumentar el consumo de frutas y verduras.
-Reducir -mejor, eliminar- la ingesta de comida basura, comida precocinada, congelada o
rica en grasas.
-Reducir el consumo de azúcar y harinas refinadas.
-Reducir o eliminar la ingesta de bebidas alcohólicas, gaseosas o estimulantes.
-Reducir o eliminar los alimentos fritos.
-Evitar el consumo de excitantes: drogas, tabaco, alconhol, etc.

UN PUNTO Y APARTE: EL INTESTINO


Debe saber que la mayor parte de los problemas de tipo inmune se deben al maltrato dado
al sistema digestivo por una alimentación inadecuada -con escasez de fibra y exceso de
alimentos fritos y grasas saturadas- así como a la ingesta de café, leche, azúcar y alcohol, a
lo que hay que unir el consumo elevado de antibióticos, corticoides, laxantes,
inmunodepresores, etc. y las infecciones intestinales.
Es más, debido a su tamaño y características -entre ellas, la numerosa población bacteriana-
el colon se encuentra sometido a una exposición antigénica elevadísima. Por eso no debe
sorprender que sea el órgano con mayor dotación inmunitaria: su membrana mucosa es la
barrera que evita la acción de multitud de sustancias.
Las Placas de Peyer -formadas por tejido linfoide muy similar al de los ganglios y situadas en
el intestino- son también elementos decisivos para el sistema inmune. Ese tejido linfoide está
formado casi exclusivamente por linfocitos B y casi todas estas células expresan sobre su
membrana una gran cantidad de receptores para antígenos (BCR) que son monómeros de
IgM.

ALIMENTOS PERJUDICIALES
Los alimentos más perjudiciales para mantener en estado óptimo nuestras defensas son
conocidos y deben evitarse. Hablamos de:
-La carne roja. Contiene gran cantidad de sustancias tóxicas que no favorecen precisamente
al sistema inmune. La grasa animal es especialmente nociva ya que inhibe la formación de
linfocitos.
-Las bebidas alcohólicas. Actúan como depresores de multitud de funciones orgánicas. Su
consumo frecuente favorece la inmunodepresión.
-El azúcar blanco. Su consumo elevado incapacita al organismo para defenderse frente a las
agresiones.
-El café. Puede reducir la capacidad de respuesta inmunitaria.
-La leche animal. La leche animal no es adecuada para el consumo humano.
ALIMENTOS ADECUADOS
Al igual que hay alimentos que deprimen el sistema inmune hay otros cuyo consumo habitual
eleva especialmente las defensas. Es el caso de:
-La seta Shiitake. Se trata de una seta asiática que contiene un principio activo denominado
lentinina de intensa acción estimulante sobre el sistema inmune. Se sabe que esa sustancia
mejora la respuesta biológica y revitaliza el funcionamiento de los macrófagos y de las
células T.
-El ajo. Estimula la potencia de los linfocitos T. Además está demostrado que su ingesta
aumenta significativamente el número de células asesinas naturales.
-Las frutas y verduras crudas. Por su contenido en vitaminas, minerales y fitonutrientes.
Sobre todo aquellas con actividad antioxidante y revitalizante.
-Los probióticos. Son inmunoestimulantes e inmunomoduladores.

COMPLEMENTOS ADECUADOS
En cuanto a las sustancias que podemos tomar como complementos para mejorar el sistema
inmune son éstas:
-Glutamina. Es la principal fuente de energía del sistema inmune. Ante niveles bajos de
glutamina en nuestro cuerpo disminuye el número de células T y los macrófagos pierden
potencia destructiva.
-Arginina. Las células asesinas naturales aumentan su actividad con ayuda de este
aminoácido además de mejorar la función de las células T. Fortalece el poder bactericida de
los neutrófilos y a nivel intestinal ayuda a combatir las infecciones, entre ellas el crecimiento
patológico de la Cándida Albicans.
-Taurina. Su presencia evita la destrucción de los glóbulos blancos.
-Acetil L-Carnitina. Esta sustancia fortalece el sistema inmune y lo protege especialmente de
los ataques virales.
-GLA (ácido gammalinoleico). Su deficiencia altera en gran medida nuestro sistema inmune.
Las enfermedades virales bloquean la capacidad del organismo para proveerse de esta
sustancia.
-DMG (Dimetilglicina). Esta sustancia es capaz de cuadruplicar la respuesta inmunitaria.
-Uncaria Tomentosa. Esta planta está compuesta fundamentalmente por alcaloides indólicos
y pentacíclicos además de por flavonoides, taninos catéquicos, triterpenos y esteroides.
Tiene acción inmunoestimulante, antivírica, antiinflamatoria, antimutagénica, antioxidante,
citostática, antileucémica, antiagregante plaquetaria, hipotensora y diurética.
-Vitamina A. Juega un papel fundamental en el mantenimiento de la piel y las mucosas;
además estimula la función linfocitaria, la actividad antitumoral e incrementa la respuesta
mediada por anticuerpos. Es especialmente recomendable en el caso de infecciones.
-Vitamina B1. Es interesante considerar esta vitamina en los casos de fiebre recurrentes y
otros trastornos del sistema inmune débil.
-Vitamina B6. Tanto la inmunidad mediada por anticuerpos como la inmunidad celular
mejoran con esta vitamina, sobre todo en los casos de infecciones virales y bacteriales. Su
carencia disminuye los niveles de células T.
-Vitamina C. Existen multitud de pruebas que indican que la vitamina C es esencial para el
buen funcionamiento del sistema inmunitario. En los mecanismos de éste intervienen ciertas
moléculas -principalmente moléculas de proteínas- que se encuentran en solución en los
fluidos del cuerpo así como en determinadas células. La vitamina C actúa tanto en la síntesis
de muchas de estas moléculas como en la producción y funcionamiento adecuado de las
células.
-Vitamina E. Es un estimulante de la inmunidad mediada por anticuerpos o por células.
-Zinc. Esta sustancia es capaz de aumentar los niveles de células T y la función leucocitaria.
Además protege frente a los radicales libres como las vitaminas A y E. También se ha
demostrado eficaz para inhibir el crecimiento de varios virus.

(Recuerde el lector que tanto el tratamiento a seguir como las dosis a prescribir en caso de
enfermedad son trabajo de un especialista de la salud y de ningún modo debe utilizar este
artículo como base para un tratamiento, sólo como elemento orientativo e ilustrativo).
LA ENORME IMPORTANCIA DEL SELENIO

En los últimos años el interés por los oligoelementos y, en particular, por el selenio ha ido
aumentando de forma considerable de tal modo que es indispensable prestarle nuevamente
especial atención, sobre todo por los últimos hallazgos publicados.
El selenio fue descubierto en 1817 cuando un científico sueco encontró un residuo rojo en el
material de desecho que se forma durante la producción de ácido sulfúrico en una mina de
sulfuro de cobre de Falun (Suecia). Debido a que sus propiedades químicas eran similares al
telurio se describió como tal... hasta que poco después J. J. Berzelius descubrió que se
trataba de un nuevo elemento con propiedades únicas.
El selenio forma parte de una enzima, la glutatión peroxidasa, que es la encargada de
asegurar la destrucción del peróxido de hidrógeno que se forma en las reacciones oxidativas.
Es, por tanto, un elemento vital.
En teoría la deficiencia de selenio no debería ser un problema ya que se encuentra en
alimentos tan usuales como los cereales integrales, la carne, el marisco, etc., pero no es así
ya que la actual sobreexplotación de los campos impide que las tierras contengan los
minerales adecuados y que éstos pasen a formar parte de la dieta del ganado o de los seres
humanos.
De hecho, muchos investigadores han dado ya la voz de alarma sobre los problemas que
acarrea la deficiencia de este mineral y las investigaciones realizadas sólo están comenzando
a definir las muchas funciones que el selenio tiene. Destaquemos las mas relevantes:

En la enfermedad coronaria:
Ya en 1988 Michelson constató que existía relación entre las enfermedades cardiacas y la
carencia en el organismo de selenio. También se ha podido demostrar su eficacia a la hora
de prevenir y controlar las arritmias cardiacas así como la muerte cardiaca súbita. Pero no
sólo protege el corazón a través de la producción de peróxido de glutation sino que también
es capaz de limitar la carga corporal de metales tóxicos como el mercurio, el plomo, el
cadmio y otros que son capaces de dañar el tejido cardiaco.
Es además necesario para mantener los niveles de la coenzima Q10, sustancia indispensable
para el corazón.
El glutatión peroxidasa combate la oxidación de los lípidos en las arterias y reduce la
agregación plaquetaria. Su carencia repercute de forma directa en la inhibición de la enzima
prostaciclina sintetasa, fundamental para la producción de un vasodilatador elaborado por el
endotelio vascular.

Como protección del ADN:


El selenio ayuda a proteger el material genético contra los radicales libres.

Selenio y cáncer:
Su relación con la prevención del cáncer está muy bien documentada. Diversos estudios
epidemiológicos han establecido que existe una relación clara y directa entre un bajo nivel de
selenio en sangre y el cáncer.
En 1996 se publicaría el que podría ser el estudio de prevención del cáncer de mayor éxito
en Estados Unidos, realizado por el Instituto Nacional del Cáncer entre 1.312 voluntarios.
Fueron administrados 200 mcg de selenio diarios y el resultado fue la disminución de un
49% en el índice de mortalidad de los tres cánceres mas frecuentes: pulmón, próstata y
colorrectal. Lo que demuestra que necesitamos más selenio del que nos proporciona la dieta.
Por otra parte, según un estudio de la universidad de Stanford los niveles bajos de selenio
aumentan significativamente el riesgo de cáncer de próstata. Y según investigadores
americanos y chinos, una buena parte de los casos de cáncer de esófago y de estómago en
Linxian (China) son de carácter epidémico y pueden ser atribuidos a bajos niveles de selenio
en la población.
Colaboradores de los Institutos Nacionales de Salud de Maryland (EEUU), por su parte,
examinaron la asociación entre los niveles séricos de selenio y el desarrollo de cáncer
escamoso de esófago y adenocarcinoma gástrico. De acuerdo con los resultado obtenidos,
los investigadores calcularon que el 26,4% de los cánceres de corazón pueden ser atribuidos
a bajos niveles de selenio en sangre.
También se está estudiando la aplicación del selenio en los cánceres de piel inducidos por
radiación ultravioleta B ya que podría mediar en la mutación del material genético, la lesión
oxidativa y la inmunodepresión.

Acción detoxificadora:
El selenio protege contra los efectos tóxicos del cadmio y es antagonista del arsénico, la
plata, el mercurio y el cobre reduciendo así su toxicidad.

El selenio y el cerebro:
Parece demostrado que los suplementos de este mineral reducen en número e intensidad los
ataques epilépticos. Unido a la vitamina E y el zinc reducen el deterioro cognitivo de las
personas mayores. Además es capaz de mejorar el estado de ánimo, la ansiedad, la
depresión la hostilidad y la confusión mental.

El papel del selenio en el SIDA:


Parece ser que mantener un nivel óptimo de selenio implica algo más que reabastecer esta
pérdida y fortalecer el sistema inmunológico. Su eficacia se basa en la inhibición de una
sustancia relacionada con el virus llamada transcriptasa inversa. Los virus dependen del
selenio para crecer y duplicarse pero una deficiencia del mineral hace a los virus más activos.
De hecho, se ha demostrado en laboratorio que cuando a determinados virus -incluyendo el
de la hepatitis B y el virus influenza (resfriado común)- se les priva de selenio pueden mutar
a formas más peligrosas.

Su influencia en la fertilidad:
El selenio participa de forma directa en la síntesis de testosterona y en la formación y
desarrollo de los espermatozoides ya que su deficiencia disminuye la motilidad espermática.
Junto con el ácido fólico y el zinc, el selenio es además crucial para prevenir los defectos del
tubo neural en el recién nacido.

Trastornos inflamatorios:
Los niveles de selenio son bajos en las personas afectadas por artritis reumatoide y, unido a
la vitamina E y otros antioxidantes, han ayudado a aliviar los síntomas de la enfermedad.
Debido a que la peroxidasa de glutatión tiene conocida acción antiinflamatoria el selenio
resulta también eficaz para el tratamiento de afecciones como el asma, la colitis o la
psoriasis.

Cataratas:
Se ha demostrado en estudios de laboratorio con ratas que la carencia de selenio puede
inducir cataratas. Y en humanos se ha demostrado que los cristalinos afectados por
cataratas tenían una cantidad de selenio menor que la requerida.
Cabe decir, por último, que el exceso de selenio puede ser tóxico. Debe pues tenerse
cuidado con su ingesta como complemento, sobre todo si se sigue una dieta también rica en
ese mineral. Por tanto, se debe tomar con cautela y siempre bajo la prescripción de un
profesional.

(Recuerde el lector que tanto el tratamiento a seguir como las dosis a prescribir en caso de
enfermedad son trabajo de un especialista de la salud y de ningún modo debe utilizar este
artículo como base para un tratamiento, sólo como elemento orientativo e ilustrativo).
AMINOÁCIDOS ESENCIALES

Los aminoácidos son los elementos que constituyen las proteínas y están formados
básicamente por 4 elementos: oxígeno, carbono, hidrógeno y nitrógeno aunque en algunos
aminoácidos hay también azufre. Unos cumplen un papel estructural dando forma a las
células, tejidos y órganos y otros un papel funcional. Y la mayoría no son solubles en agua.
Constituyen, en suma, los "ladrillos" con los que el organismo reconstituye
permanentemente sus proteínas específicas consumidas por la mera acción de vivir.
A fin de cuentas, las proteínas no son sino conjuntos de péptidos, es decir, cadenas de
aminoácidos. Y constituyen el fundamento mismo de la vida.
Obviamente hay una gran variedad de proteínas que, en función de su estructura, cumplen
funciones muy diversas. De hecho, participan en todos los procesos biológicos. Así, actúan
acelerando reacciones químicas que de otro modo no podrían producirse (enzimas),
transportando sustancias (hemoglobina), cumpliendo funciones estructurales (como la
queratina del pelo), sirviendo como reserva (albúmina de huevo), etc.
Conviene saber, en todo caso, que es verdad que los alimentos que ingerimos nos
proporcionan proteínas pero éstas no se absorben tal cual sino que tras su desdoblamiento
atraviesan la pared intestinal en forma de aminoácidos, incorporándose inicialmente al
torrente sanguíneo y, desde allí, son distribuidas hacia los tejidos que las necesitan para
formar las proteínas consumidas durante el ciclo vital.
Es decir, las proteínas vegetales y animales se transforman en los aminoácidos de los que se
componen y así usarlos para construir proteínas. ¿Entiende el lector ahora la importancia de
los aminoácidos?
Cabe añadir que además de los 12 aminoácidos estándar y de los 8 aminoácidos esenciales
-que son los que el organismo no puede sintetizar, y debe incorporarlos a través de su dieta-
se han encontrado otros aminoácidos -más de 200- como componentes sólo de ciertos tipos
de proteínas -no de todas- y aminoácidos que si bien tienen diferentes funciones en las
células no forman parte de las proteínas.
En suma, no se trata de una cuestión intrascendente porque basta con que al organismo le
falte uno sólo de ellos para que no pueda sintetizar algunas proteínas lo que puede dar lugar
a diferentes patologías (depende del aminoácido que nos falte).
Resta sólo agregar que las proporciones ideales para cubrir nuestras necesidades de
aminoácidos están en la carne, el pescado, la leche, el queso, la soja, la levadura de cerveza,
el germen de trigo, los cereales completos y el polen.
Los aminoácidos esenciales son la Isoleucina, la Leucina, la Valina, la Metionina, la
Fenilalanina, el Triptófano, la Treonina y la Lisina.
Y los aminoácidos no esenciales -de los que hablaremos el próximo mes- son la Prolina, la
Glicina, la Serina, la Tirosina, la Glutamina, la Asparagina, el Ácido Aspártico, el Ácido
Glutámico, la Alanina, la Arginina, la Cisteína y la Histidina (hay que decir que ésta sí es
esencial en el caso de los bebés ya que hasta que no somos adultos el organismo no la
puede sintetizar).
Pero veámoslos más despacio.

LA ISOLEUCINA, LA LEUCINA Y LA VALINA


Estos tres aminoácidos pertenecen al grupo de los llamados aminoácidos ramificados,
nutrientes imprescindibles para la curación de heridas y traumatismos así como para ayudar
a la formación del tejido muscular.

Principales funciones
-Los tres aminoácidos participan, juntos, en la producción de energía muscular.
-Mejoran los trastornos neuromusculares.
-Previenen la atrofia muscular posterior a una fractura ósea cuando hay inmovilización.
-Tienen la capacidad de prevenir el daño hepático.
-Colaboran en la síntesis de algunos opiáceos endógenos.
-Participan en el mantenimiento de una adecuada salud mental.
-Permiten mantener en equilibrio los niveles de azúcar en sangre.
-Participan en el balance del nitrógeno.

Su deficiencia produce pérdida de masa muscular, vigor y resistencia así como trastornos en
el metabolismo del músculo y ralentización en la curación de heridas y traumatismos.

LA METIONINA
Este aminoácido es uno de los que contiene azufre, elemento vital para producir y utilizar
determinados antioxidantes. Además nuestro hígado lo utiliza para producir s-adenosil
metionina, una sustancia especialmente eficaz para tratar la enfermedad hepática, la
depresión, la osteoartritis, los trastornos cerebrales, las fibromialgias y la fatiga crónica,
entre otras. La Metionina -al igual que los aminoácidos no esenciales Cisteína y Cistina- actúa
como potente agente detoxificador pudiendo disminuir los niveles de metales pesados en el
organismo de forma considerable.

Principales funciones
-Colabora en la síntesis de tres aminoácidos -la Cistina, la Cisteína y la Taurina- además de
en la Fosdatidil Colina, la Carnitina y algunas endorfinas.
-Evita la acumulación de colesterol.
-Permite disminuir los niveles tóxicos de cobre en el hígado.
-Favorece el crecimiento.
-Colabora en el mantenimiento de la piel y en que las uñas estén sanas.
-Participa en la actividad del bazo, páncreas y sistema linfático.
-Mejora la función del selenio.
-Ejerce una importante protección frente a los radicales libres y las radiaciones.

Su deficiencia, por el contrario, puede hacernos más propensos a las infecciones, la caída del
cabello, las uñas débiles, la acumulación de metales pesados, el acúmulo de radicales libres,
el colesterol alto, la anemia, la esquizofrenia histadélica, la fiebre reumática infantil, etc.

LA FENILALANINA
Esta sustancia es el elemento principal de los neurotranmisores que promueven el estado de
alerta y el alivio del dolor. La Fenilalanina tiene un papel crucial en la producción de
neurotranmisores como la dopamina y la norepirefrina, muy útiles en le tratamiento de la
depresión.
Es además la única sustancia capaz de producir Feniletilamina, una sustancia química
ligeramente estimulante y relacionada con el sentimiento de estar enamorado.

Principales funciones
-Es un estimulante cerebral.
-Está reconocida su eficacia para aliviar el dolor.
-Se utiliza siempre que se requiere un especial estado de alerta cerebral.
-Incrementa los niveles de endorfinas.
-Ayuda a regular el ritmo cardíaco.
-Permite reducir la sensación de apetito.
-Se utiliza para resolver problemas de pigmentación en la piel como el vitíligo.
-Reduce de forma significativa la gravedad en los síntomas de algunas enfermedades
neurológicas.

Su deficiencia produce alteraciones de carácter neuronal, estrés, tendencia a la depresión,


falta de energía, vitíligo, etc.

EL TRIPTÓFANO
Tiene un papel vital en la estructura y función de las proteínas y en la producción de
neurotransmisores. La importancia de esta sustancia radica fundamentalmente en su
capacidad para influir en la química cerebral. En su forma de 5-hidroxi-triptófano lo
encontramos como aminoácido natural siendo el precursor inmediato de un neurotransmisor
importante: la serotonina.

Principales funciones
-Es materia prima para la síntesis de vitamina B3.
-Se utiliza con éxito en los casos de depresión, estrés, ansiedad, insomnio y conducta
compulsiva.
-Equilibra el consumo de hidratos de carbono.
-Preserva el equilibrio emocional.
-Previene algunas enfermedades cardíacas.

Su deficiencia produce tendencia a la depresión y las alteraciones de la conducta.

LA TREONINA
Este aminoácido, junto con la Metionina y el Ácido aspártico, interviene en las labores de
desintoxicación del hígado. La Treonina, junto con la Lisina, es deficiente en la mayoría de
los cereales por lo que los vegetarianos que no siguen una dieta equilibrada pueden tener
deficiencia de este nutriente.

Principales funciones
-Actúa como factor lipotrópico evitando el hígado graso.
-Facilita la absorción de otros nutrientes.
-Participa en la formación de colágeno y elastina.
-Ayuda a transportar el fosfato en las fosfoproteínas.
-Es utilizado como agente protector en las infecciones intestinales.
-Ayuda en el funcionamiento hepático.

Su deficiencia produce dificultad en la absorción de otros nutrientes así como trastornos


intestinales y hepáticos.

LA LISINA
Las personas vegetarianas carecen a menudo de él ya que su disponibilidad es muy baja en
el trigo, el arroz, la avena, el mijo y el sésamo. Y es muy importante en el desarrollo infantil.

Principales funciones
-Se utiliza con éxito en el herpes labial.
-Mejora la función inmunitaria colaborando en la formación de anticuerpos.
-Mejora la función gástrica.
-Minimiza el daño que la glucemia alta causa en los ojos.
-Colabora en la reparación celular. -Participa en el metabolismo de los ácidos grasos.
-Participa en la síntesis del colágeno.
-Ayuda al transporte y la absorción del calcio asegurando su distribución.
-Junto a la vitamina C, parece retardar o impedir las metástasis cancerosas.
AMINOÁCIDOS ESENCIALES (II)

El pasado mes, tras explicar la importancia de los aminoácidos en la salud, dedicamos la


sección a hablar de los llamados aminoácidos esenciales, es decir, de aquellos que el
organismo no fabrica por sí mismo y cuya ingesta, por tanto, es absolutamente
imprescindible. En esta ocasión nos ocupamos de los 12 aminoácidos que sí sintetiza el
organismo y de cuáles son sus principales funciones.

LA ALANINA
Cuando nos encontramos en una situación de ayuno el músculo libera aminoácidos debido
tanto a la degradación de proteínas moleculares como a la síntesis en el momento de los
mismos. Pues bien, el 60% son alanina y glutamina. La alanina sale a la corriente sanguínea
y es captada por el hígado donde se metaboliza y mediante un proceso de gluconeogénesis
se transforma en glucosa que será utilizada por el músculo, el cerebro, los eritrocitos, la piel
y la retina. Luego, parte de la glucosa consumida por el músculo vuelve al hígado y se
transforma de nuevo en alanina.

Sus funciones
-Es usado como fuente de energía para los músculos, el cerebro y el sistema nervioso.
-Está involucrada en el metabolismo del triptófano y de la vitamina B6.
-Ayuda a metabolizar los azúcares y ácidos orgánicos.
-Puede inhibir la acción de determinados neurotransmisores en el cerebro.
-Es capaz de estimular la producción de anticuerpos.
-En los casos de hipoglucemia puede contribuir a estabilizar los niveles de glucosa en sangre.
-Puede jugar un papel importante en la salud de la próstata. La síntesis de este aminoácido
está en relación directa con las concentraciones de glutamato y piruvato.

LA ARGININA
pesar de no estar clasificado como esencial es considerado un aminoácido "casi" esencial,
sobre todo en la infancia, niñez y adolescencia. Este hecho se debe fundamentalmente a su
papel en la producción de la somatotropina, conocida como hormona del crecimiento.

Sus funciones
-Estimula la producción y posterior liberación de la hormona del crecimiento.
-Es una sustancia necesaria para la síntesis de otros compuestos comprometidos en la
producción de energía muscular.
-Mejora la actividad de la glándula timo y de los linfocitos T.
-Participa en el crecimiento y la reparación muscular.
-Es un protector y detoxificador hepático.
-Con ella se potencia la síntesis de colágeno acelerando así la reparación de los tejidos.
-Es capaz de aumentar el recuento espermático así como su motilidad.
-Aumenta la concentración de óxido nítrico, un compuesto presente en la erección del pene
por lo que se utiliza con éxito en los casos de impotencia.
-Este mismo compuesto -el óxido nítrico- es el vasodilatador natural más potente
descubierto. Su importancia deriva de su capacidad para relajar los vasos sanguíneos y
permitir el flujo de sangre contribuyendo a prevenir la formación de placas de grasa y
reduciendo el riesgo de aterosclerosis.
La síntesis de la arginina se realiza a partir del aminoácido citrulina.
LA ASPARAGINA
Este aminoácido, junto con el ácido glutámico, tiene una destacada actividad en la función
cerebral.

Además
-Colabora en la síntesis de glucoproteínas.
-Tiene acción relajante sobre el sistema nervioso.
-Participa en la actividad metabólica del cerebro y el sistema nervioso.

EL ÁCIDO ASPÁRTICO
Debe su nombre al alimento que lo contiene en mayor proporción: el espárrago.

Sus funciones
-Ayuda a eliminar el amoníaco protegiendo así al sistema nervioso.
-Junto al magnesio y el potasio, participa en multitud de funciones a nivel celular.
-Mejora la función hepática.
-Es un factor importante de aumento de resistencia a la fatiga.
-Junto con el calcio, el potasio y el magnesio es indispensable para el mantenimiento del
sistema cardiovascular.
-Incrementa la absorción y utilización de algunos minerales como el calcio, el magnesio, el
zinc y el potasio.

EL ÁCIDO GLUTÁMICO
El ácido glutámico juega un papel importante en la función neuronal ya que es el principal
neurotransmisor excitador del sistema nervioso central, participando en fenómenos tan
importantes como el aprendizaje, la memorización y la plasticidad neuronal durante el
desarrollo del cerebro.

Sus funciones
-Es capaz de controlar el exceso de amoníaco en el cerebro evitando así los daños que éste
pueda causar.
-Participa en los procesos de producción de energía para el cerebro.
-Junto con la vitamina B6 es precursor de un importante neurotransmisor, el ácido gamma
aminobutírico (GABA), con una importante acción sedante sobre el sistema nervioso.
-Ayuda a la producción de ácido clorhídrico.

LA CISTEÍNA
Esta sustancia puede ser sintetizada a partir de metionina, serina y azufre. Es un aminoácido
con una importante acción antioxidante. Además desempeña un papel importantísimo en la
función inmunitaria.
Se encuentra en alimentos como el ajo, la cebolla, la col y los huevos.

Sus funciones
-Es un gran protector hepático que impide que determinados compuesto dañen al hígado.
-Es capaz de unirse a los metales pesados para favorecer así su eliminación.
-Es un activo detoxificador a nivel intestinal.
-Es un potente mucolítico siendo capaz de eliminar el moco denso de las vías respiratorias.
-Es un potente destructor de los radicales libres.
-Es capaz de prevenir la oxidación del colesterol LDL.
-Incrementa la acción del sistema inmunitario.
LA GLICINA
La glicina es un aminoácido que posee una importante función neurotransmisora. Puede
obtenerse en grandes proporciones a partir de la forma soluble en el citoplasma del tejido
nervioso; además se encuentra en altas concentraciones en la médula espinal y en el bulbo
raquídeo.
Es capaz de controlar el exceso de amoníaco en el cerebro evitando así los daños que éste
pueda causar.

Sus funciones
-Actúa como un neurotransmisor tranquilizante en el cerebro.
-Tiene una fundamental actividad sobre la función motora ya que es capaz de controlar
eficazmente sus funciones. Su deficiencia produce contracciones musculares bruscas,
movimientos exagerados y espasticidad.
-Es uno de los principales componentes del colágeno por lo que está presente en la
restauración de los tejidos.
-Es un agente antiácido.
-Es capaz de aumentar la liberación de la hormona del crecimiento.

LA GLUTAMINA
Si bien no forma parte del grupo de aminoácidos esenciales en ciertas circunstancias o
situaciones se considera "esencial condicionado" o "semi-esencial". Como en el caso del
estrés, los traumatismos, las infecciones, los entrenamientos intensos, la desnutrición
proteica, etc. En todas ellas las necesidades nutritivas son muy elevadas y, por tanto, la
cantidad de glutamina demandada es superior a la que el organismo puede producir.

Sus funciones
-Ayuda a controlar la adicción al alcohol protegiendo al organismo contra los efectos tóxicos
de esta sustancia.
-Forma parte del tejido conectivo del tracto intestinal por lo que está indicada para resolver
alteraciones de permeabilidad gástrica.
-Acelera la cicatrización de las úlceras digestivas.
-Es capaz de atravesar la barrera hematoencefálica convirtiéndose en ácido glutámico
elevando así la concentración del mismo en el cerebro.

LA HISTIDINA
Éste es un aminoácido indispensable en los periodos de crecimiento y aunque se ha
demostrado que los adultos son capaces de sintetizarlo en las cantidades necesarias no
sucede lo mismo con los niños por lo que debe procurarse su ingesta. Esta sustancia es
precursora de la histamina, un neurotransmisor inhibidor cuya deficiencia causa graves
consecuencias fisiológicas como la que lo relaciona con algunos tipos de esquizofrenia.

Sus funciones
-Tiene una acción ligeramente antiinflamatoria y proporciona fortaleza física y movilidad en
los casos de artritis reumatoide.
-Tiene la capacidad de actuar como detoxificador de metales pesados.
-Parece ser eficaz para tratar los casos de impotencia y frigidez.
-Participa en el sistema de respuesta inmunitaria.
-Evita los vómitos en el embarazo.
LA PROLINA
Componente principal del colágeno su uso es fundamental en el restablecimiento y curación
de las heridas y de los tejidos envejecidos. Es parte integrante de los tendones y ligamentos.

Sus funciones
-Participa en la reparación de articulaciones.
-Es necesaria para la cicatrización de lesiones, úlceras, quemaduras, etc.
-Parece ser eficaz para tratar los casos de impotencia y frigidez.
-Es un protector cardiovascular ya que inhibe la descomposición del colágeno arterial
impidiendo posibles lesiones.
-Se utiliza junto a la lisina y la vitamina C para impedir o limitar las metástasis cancerosas.

LA SERINA
Una de las principales aplicaciones de este aminoácido es el que se le da en la industria
cosmética como agente hidratante natural.

Sus funciones
-Está presente en el metabolismo de la piel.
-Participa en la síntesis de porfirina, creatina y purina.

LA TIROSINA
Una de sus funciones principales está relacionada con la síntesis de neurotransmisores,
presentes en multitud de funciones bioquímicas. Es además precursor de la dopamina, una
sustancia íntimamente relacionada con los estados de humor.

Sus funciones
-Tiene un importante efecto antiestrés debido a su acción reguladora sobre la dopamina o la
adrenalina, entre otras.
-Es necesaria, junto al yodo, para fabricar hormonas tiroideas.
-Juega un papel fundamental en el alivio de la depresión y los estados de ansiedad.
-Es capaz de activar la síntesis de otros neurotransmisores.
-Es indispensable para la síntesis de melanina, el pigmento que da color a la piel y al pelo.
LA TRASCENDENCIA DE LAS ENZIMAS EN LA SALUD

Es frecuente escuchar que somos el resultado de lo que comemos y, sin embargo, seríamos
más precisos diciendo que somos el resultado de lo que absorbemos con la alimentación.
Porque aunque comamos de forma equilibrada si nuestro sistema digestivo no está en
condiciones de transformar y absorber los nutrientes difícilmente gozaremos de buena salud.
Y deberíamos saber que para que una sustancia nutritiva pueda ser absorbida y utilizada por
nuestro organismo debemos contar con un mediador absolutamente imprescindible: las
enzimas.

LAS ENZIMAS
Las enzimas -actualmente se han identificado más de 3.000- son sustancias de naturaleza
proteica que básicamente actúan como catalizadores, es decir, multiplican de forma notable
con su simple presencia muchas de las reacciones químicas que se producen en nuestro
interior sin sufrir ellas transformación alguna, permaneciendo inalteradas.
Y de hecho, cada una de las transformaciones que experimentan los alimentos en nuestro
aparato digestivo está asociada a un tipo específico de enzima. Son las llamadas enzimas
digestivas. Es más, parece que cada enzima actúa sobre un solo tipo de alimento y en unas
condiciones muy concretas de acidez por lo que si éstas no se dan no actúan y las
reacciones bioquímicas del proceso digestivo no tienen lugar adecuadamente. Obviamente,
en tales casos los alimentos sólo son digeridos parcialmente.
Hoy sabemos que hay al menos 22 tipos de enzimas responsables de la transformación de
los alimentos que ingerimos en sustancias más simples capaces de pasar al torrente
sanguíneo a fin de ser utilizadas. Enzimas capaces de acelerar las reacciones químicas de la
digestión ahorrando así una importante cantidad de energía y tiempo (sin ellas nuestras
digestiones podrían durar varios días). Hay tres categorías básicas de enzimas digestivas:
-Las proteasas: encargadas de ayudar a degradar las proteínas (se las conoce también como
enzimas proteolíticas).
-Las amilasas: encargadas de ayudar a degradar los carbohidratos y almidones.
-Las lipasas: encargadas de ayudar a degradar los lípidos o grasas.
Conviene saber, en todo caso, que existen diferentes tipos de enzimas digestivas específicas
localizadas en diferentes lugares: el páncreas, las glándulas salivares, el estómago, el
intestino delgado, etc.

LA OBTENCIÓN DE ENZIMAS
Es básico entender que la principal fuente de enzimas son los alimentos crudos ya que la
mayoría de ellas se destruyen con el calor y, por tanto, al calentar, cocer, asar o freír los
alimentos. De ahí la importancia de una dieta rica en ensaladas y frutas crudas.
Y recuerde también que una buena digestión y la absorción correcta de los alimentos están
entre las funciones fisiológicas más importantes del organismo. Al punto de que una
digestión deficiente puede contribuir al desarrollo de muy diversas patologías. Especialmente
por dos causas:
1) Porque los nutrientes que podría aportarnos el alimento no pueden ser debidamente
utilizados. Es el caso de las vitaminas y minerales cuya función se ve comprometida ante un
déficit de enzimas.
2) Porque la falta de enzimas adecuadas lleva a procesos de fermentación y putrefacción de
los alimentos cuando quedan a medio digerir. Y ello conlleva que gran variedad de productos
tóxicos pasen a la sangre intoxicándonos y sobrecargando los sistemas de eliminación del
organismo.
¿Y cómo saber si tenemos alguna deficiencia enzimática? Pues observando si aparecen
síntomas característicos como gases, hinchazón de vientre, eructos, espasmos abdominales,
ardor, dispepsias, alergias o intolerancias alimentarias, etc. Porque todos esos síntomas
suelen estar asociados a una alimentación deficiente en alimentos crudos; es decir, en
enzimas.

ENZIMAS INTRACELULARES
Hay también enzimas que actúan en el interior de las células transformando los nutrientes
que les llegan a través de la sangre en otras sustancias, como el ácido oxalacético o el
pirúvico que forman parte del metabolismo celular. Hablamos de las enzimas intracelulares,
responsables de los procesos de degradación celular con los que se obtienen nutrientes
elementales a partir de los materiales estructurales propios de las células cuando el aporte
mediante la dieta se interrumpe -por ejemplo, durante el ayuno- o cuando la célula no puede
utilizar los nutrientes de la sangre -por ejemplo, en la diabetes.
En fin, en el cuerpo hay enzimas que controlan multitud de actividades. Es el caso de todos
los procesos químicos que tienen lugar, por ejemplo, en el caso de una hemorragia -es decir,
en la coagulación-. Y en la formación de las hormonas por las glándulas. Y en otros muchos
casos. Por ejemplo, hay enzimas altamente específicas -como la ADN-polimerasa-
encargadas de preservar el material genético de posibles defectos.
También en la reproducción su papel es importante. Y es que el primer espermatozoide que
accede al óvulo es capaz de atravesar esa barrera gracias precisamente a la actividad de una
enzima: la acrosina (de hecho, justo después se activan inhibidores enzimáticos para impedir
la penetración en el óvulo de más espermatozoides). De lo que se deduce que la ausencia de
acrosina es causa suficiente de infertilidad.
Las enzimas participan de forma muy activa, asimismo, en el equilibrio del sistema
inmunitario tanto a nivel humoral como celular elevando las defensas.
Se sabe también que las enzimas proteolíticas poseen un importante efecto antiinflamatorio
ya que son capaces de incrementar el flujo sanguíneo en la zona afectada, mejorar la
nutrición y oxigenación, impedir la formación de coágulos sanguíneos y reducir el dolor y la
hinchazón.
En las vasculopatías en general impiden la coagulación protegiendo de la formación de
trombos. Y pueden aumentar el colesterol bueno previniendo las alteraciones
cardiovasculares. Es más, la actividad enzimática es fundamental para la prevención de
alergias. Hoy se sabe que la mayoría de la población no tiene los niveles necesarios de
proteasas -enzimas imprescindibles para la correcta degradación de la gran cantidad de
proteínas que ingerimos- con lo que numerosas partículas no digeridas pasan a través de la
pared intestinal al torrente sanguíneo causando la formación de los antígenos que provocan
las reacciones alérgicas.
Hay que agregar que incluso en el ámbito de la oncología la actividad enzimática se ha
mostrado eficaz. Y ello porque:
-Ayudan a estimular el factor de necrosis tumoral.
-Son capaces de detectar antígenos en la superficie de la célula cancerosa permitiendo su
identificación y destrucción.
-Contribuyen a deshacerse de los inmunocomplejos producidos cuando las células
cancerosas liberan sus propios antígenos.
-Alivian los efectos de la quimioterapia.
-Inhiben la capacidad de las células cancerosas de unirse a otras lo que previene su
diseminación.
En definitiva, la Enzimoterapia es una especialidad en auge porque se sabe que con enzimas
pueden tratarse hoy numerosas patologías. Es el caso de la dispepsia, el estreñimiento, la
diarrea, la colitis, la enfermedad celiaca, las dolencias osteoarticulares inflamatorias, la
enfermedad de Crohn, la fragilidad vascular, la trombosis venosa, la acidosis metabólica, las
alteraciones hepáticas, etc.
¿Es consciente ahora de lo que implica una deficiencia enzimática? Pues si es así le
sugerimos que preste a partir de ahora mucha atención a la alimentación evitando el
consumo excesivo de alimentos precocinados y preparados, y procurando ingerir frutas y
vegetales crudos todos los días. Solo de esa manera garantizará los niveles enzimáticos
adecuados que le permitan tener buena salud. Hablaremos más extensamente de ello en
próximos números.
CÓMO TRATAR LOS PROBLEMAS DE PRÓSTATA

La glándula prostática es parte esencial del sistema reproductor masculino. Es de pequeño


tamaño -aproximadamente como una nuez- y se encuentra situada por encima del recto,
justo en el punto en que se conecta la vejiga con la uretra (el canal por donde la orina se
expulsa desde la vejiga hasta el exterior).
Tiene la función de producir y secretar a la uretra -por medio de numerosos conductos- el
líquido seminal, un líquido lechoso que contiene básicamente ácido cítrico y enzimas que
contribuyen a la coagulación seminal. Ese líquido supone cerca del 25% del semen y ayuda a
la viabilidad espermática.
La próstata va aumentando su tamaño de forma gradual desde el nacimiento hasta el
comienzo de la pubertad -incrementa muy rápidamente su tamaño en ese ciclo- y en
condiciones normales permanece estable a partir de entonces. Sin embargo, buena parte de
la población masculina sufre a veces con los años un aumento de su tamaño desarrollando lo
que se llama una hiperplasia benigna de próstata. Otra enfermedad que suelen padecer los
varones -bastante más grave- es el cáncer de próstata.
La hiperplasia benigna de próstata es pues un agrandamiento no maligno de la próstata. Se
trata de una patología que llega a sufrir más del 50% de los varones de 60 años de edad y
hasta el 90% de quienes llegan a los 85. En Estados Unidos, por ejemplo, los datos indican
que uno de cada cuatro hombres a partir de los 60 años debe ser tratado para aliviar sus
síntomas.
¿Y qué es la hiperplasia benigna de próstata? Pues se trata de un aumento del número de
células en la zona de la próstata que, como rodea a la uretra, produce un bloqueo u
obstrucción del paso de la orina por ella. Hay cuatro condiciones interrelacionadas en ese
proceso patológico:
-Una hiperplasia anatómica.
-La presencia de síntomas, comúnmente referidos como prostatismo.
-La presencia urodinámica de obstrucción.
-La respuesta del músculo detrusor de la vejiga a la obstrucción.
Algunos enfermos muestran las cuatro condiciones y, por tanto, son lo que padecen la
enfermedad considerada por los urólogos como hiperplasia benigna de próstata. Otros
enfermos pueden tener hiperplasia anatómica y evidencia urodinámica de obstrucción sin
síntomas de prostatismo.

PRINCIPALES SÍNTOMAS
Los principales síntomas de una hiperplasia benigna de próstata son:

-Una potencia del flujo urinario menor de lo normal.


-Dificultades para iniciar la evacuación de la orina.
-Goteo final por falta de fuerza para evacuarla toda.
-Dolor al hacer la micción.
-Nicturia (micciones nocturnas numerosas).
-Incontinencia urinaria.

CAUSAS
CAUSAS La verdad es que las razones exactas por las que se produce la hipertrofia de la
próstata son desconocidas. Sin embargo, la hipótesis mas barajada en la actualidad es que
está directamente relacionada con los niveles de la hormona Dihidrotestosterona (DHT).
Según ésta las células de la próstata poseen receptores sensibles a la testosterona y a los
estrógenos, y cuando el hombre va envejeciendo se produce un desequilibrio entre las
diferentes hormonas que estimula la producción de factores de crecimiento celular
originando el progresivo aumento de tamaño de la glándula. La testosterona libre plasmática
es así convertida en un 90% en Dihidrotestosterona -principal andrógeno prostático- en las
células prostáticas por acción de la 5-alfa reductasa.
La hipótesis es que al caer los niveles de testosterona en la sangre el hombre continúa
produciendo Dihidrotestosterona y ésta estimula el crecimiento celular. De hecho, uno de los
tratamientos médicos más usados en la actualidad se centra en la inhibición de la enzima 5-
alfa reductasa en el convencimiento de que ello impide el paso de la testosterona a
Dihidrotestosterona.

EL PSA (PROSTATE SPECIFIC ANTIGEN)


En el tejido prostático se producen dos proteínas específicas: la PSA y la fosfatasa ácida
prostática. Pues bien, la primera es en realidad una glicoproteína producida por las células
epiteliales de la próstata -y en pequeñas cantidades por otras glándulas-, una de cuyas
funciones es aumentar la movilidad de los espermatozoides. Y es precisamente esa
glicoproteína la que se asocia tanto con la hiperplasia benigna de próstata como con la
prostatitis y el cáncer de próstata.
La prostatitis es -como el sufijo "-itis" ya indica- una inflamación de la próstata. Y la misma
puede ser de origen bacteriano, no bacteriano o tratarse de lo que se llama una
prostatodinia.
Las prostatitis de origen bacteriano son producidas en la mayoría de las ocasiones por la
Escherichia Coli. Sus síntomas son fiebre, escalofríos, dolor en la región lumbar y el perineo
(zona entre el escroto y el ano), micción dolorosa, polaquiuria (micción frecuente), etc.
Las prostatitis no bacterianas son el tipo más común de prostatitis. Suele apreciarse un
aumento de células inflamadas pero no se detecta ninguna posible bacteria como causa ni el
paciente parece haber sufrido aparentemente infección urinaria antes.
La prostatodinia es similar a la prostatitis no bacteriana. También se produce una
inflamación de la próstata sin que haya aparente infección pero se diferencia de la anterior
en que no se produce un aumento de células inflamatorias. Numerosos estudios consideran
que el estrés, la ansiedad y la depresión juegan un papel importante en estos casos.
Se dice, por último, que se padece una prostatitis crónica cuando se debe a una infección
que reaparece con frecuencia tras el tratamiento.

CÁNCER DE PRÓSTATA
Se habla de cáncer de próstata cuando aparece en esa glándula un tumor maligno. Su
peligro real, en todo caso, radica en la posibilidad de que la células cancerosas se diseminen
a través de los vasos linfáticos, afecten a los ganglios y pasen de ahí a cualquier otra zona
del cuerpo. Como en los demás tipos de cáncer se desconoce qué produce el tumor si bien
algunos estudios han encontrado algunos factores de riesgo.
-La raza. El cáncer de próstata se da mucho más entre los varones de raza negra que entre
los de raza blanca. Dándose la menor incidencia entre los asiáticos y los indígenas
americanos.
-La edad. El cáncer de próstata -al menos en Estados Unidos que es donde más estudios se
han hecho- se da principalmente en hombres mayores de 60 años. De hecho, la edad
promedio de los pacientes cuando se les diagnóstica es de 70 años.
-Los antecedentes familiares. Las estadísticas indican que el riesgo de desarrollar cáncer de
próstata es mayor si el padre o algún hermano ha tenido la misma patología.
-La alimentación. Algunos estudios sugieren que una ingesta elevada de grasa animal
aumenta el riesgo de contraer cáncer de próstata mientras una dieta rica en frutas y
verduras lo disminuye.
Cabe añadir que el cáncer de próstata a veces no presenta síntomas pero puede causar
cualquiera de estos problemas:
-Imposibilidad de orinar.
-Dificultad en empezar a orinar o en retener la orina.
-Necesidad de orinar frecuentemente, especialmente durante la noche.
-Flujo débil o interrumpido de la orina.
-Dolor o ardor al orinar.
-Dificultad para tener erecciones.
-Eyaculación dolorosa.
-Sangre en la orina o en el semen.
-Dolor o rigidez frecuente en la parte baja de la espalda, las caderas o la parte superior de
los muslos.
Es importante señalar que cualquiera de estos síntomas puede ser causado por otro
problema de salud menos grave como la hiperplasia prostática benigna o una infección.

RECOMENDACIONES
Sea cual sea el problema en la próstata conviene seguir una serie de recomendaciones:
-Evitar la obesidad.
-Llevar una dieta saludable y equilibrada.
-Aumentar el consumo de frutas y verduras.
-Eliminar la ingesta de comida basura, comida precocinada, congelada o rica en grasas.
-Evitar las grasas hidrogenadas.
-Reducir lo más posible el consumo de azúcar y harinas refinadas.
-Reducir o eliminar la ingesta de bebidas alcohólicas, gaseosas o estimulantes.
-Reducir o eliminar las formas de cocción no adecuadas como los fritos, el aluminio, etc.
-Evitar el consumo de excitantes, drogas, tabaco, etc.
-Respetar las horas de sueño.
-Realizar ejercicio físico moderado y evitar el sedentarismo.

ALIMENTOS PERJUDICIALES
-Las carnes rojas. Deben evitarse porque contienen gran cantidad de sustancias tóxicas y
grasas. Y éstas últimas han sido relacionadas con el cáncer de próstata. Además, la grasa
animal es especialmente nociva ya que inhibe la formación de linfocitos.
-Las bebidas alcohólicas. Actúan como depresores de multitud de funciones orgánicas.
-El azúcar blanco. Su consumo elevado incapacita al organismo para defenderse frente a las
agresiones y provoca pérdidas de nutrientes.
-El café. Los aceites esenciales responsables de su aroma producen irritación de la uretra
prostática.

ALIMENTOS ADECUADOS
Los alimentos que no deben faltar en la alimentación de los enfermos de próstata son:
-El tomate. Contiene una sustancia, el licopeno, que es capaz de controlar el crecimiento
celular. Además interviene en el funcionamiento de las células de la próstata.
-La soja. Contiene fitoestrógenos que evitan el crecimiento patológico de la próstata.
-Los frutos secos. Son una muy buena fuente de grasas poliinsaturadas, vitamina E y otros
antioxidantes como el zinc y el selenio, todos ellos necesarios para evitar el crecimiento
excesivo de la próstata.
-Las semillas de calabaza. Contienen esteroles con una estructura vecina a la
Dihidrotestosterona, interfiriendo en su metabolismo. Se ha demostrado que su
administración reduce la tasa plasmática en la hiperplasia benigna de próstata.

COMPLEMENTOS
COMPLEMENTOS Hay además algunas sustancias que han demostrado ser útiles para tratar
los problemas de próstata. Son éstas:
-El zinc. Es la sustancia mas importante para la salud de las próstata. Se ha demostrado
eficaz en el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata. Reduce su tamaño y
disminuye la sintomatología. Además es capaz de inhibir la acción de la 5-alfa-reductasa, la
enzima que convierte la testosterona en Dihidrotestosterona. Por otro lado, en los casos de
prostatitis actúa estimulando la función inmunitaria.
-Los ácidos grasos esenciales. Su ingesta produce una significativa mejoría en los pacientes
con hiperplasia benigna de próstata. Es capaz de evitar la presencia de orina residual en la
vejiga, algo frecuente en estos casos. Es importante señalar también su acción
antiinflamatoria.
-Los aminoácidos. Se ha demostrado que la administración de tres aminoácidos -glicina,
alinina y ácido glutámico- mitiga muchos de los síntomas de la hiperplasia benigna de
próstata. En diversos estudios se observó una mejora importante en la necesidad de orinar
por la noche, la urgencia, la frecuencia y la micción retardada.
-El Sabal. Numerosos estudios han demostrado que el Sabal reduce de forma eficaz el
crecimiento de la próstata, reduce la sintomatología de la hiperplasia benigna de próstata y
reduce la producción y la actividad de la Dihidrotestosterona.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis a prescribir son trabajo de un
especialista de la salud y en ningún modo este artículo puede ser utilizado como tratamiento
específico. Sólo sirve como elemento orientativo e ilustrativo).
CÓMO TRATAR LA COLITIS ULCEROSA

La colitis ulcerosa es una afección inflamatoria crónica de la mucosa del colon que cursa
normalmente con ulceraciones epiteliales difusas de profundidad variable y diarreas
hemorrágicas. Y la verdad es que se trata de una enfermedad relativamente frecuente que
afecta exclusivamente a la especie humana y cuya incidencia -según las estadísticas- ha ido
en aumento en los últimos años.
Se trata de una patología que predomina en la raza blanca y entre la población occidental
-sobre todo en Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos- y afecta especialmente a personas
entre 20 y 40 años siendo más frecuente en quienes viven en áreas urbanas. Está
considerada una enfermedad del mundo desarrollado donde los alimentos refinados, la dieta
rica en carnes y grasas saturadas además de pobre en frutas, vegetales y cereales, y, sobre
todo, abundante en "comida basura" es uno de los factores que más aumenta el riesgo de
padecer esta enfermedad. Su etiología y patogenia son desconocidas aunque hay diferentes
teorías que pueden aportar luz sobre las causas que desencadenan esta enfermedad. Se ha
inculpado a bacterias, virus y hongos pero sin pruebas concluyentes. También se postula que
pueda deberse a problemas alérgicos ya que la restricción de algunos alimentos -en especial,
la leche- produce importantes mejorías en los pacientes; de hecho, la administración
intencionada de leche o alimentos que la contengan desencadena exacerbaciones
fulminantes.
En cuanto a la teoría psicosomática ésta se apoya en pilares bien estudiados donde destaca
la personalidad del enfermo, que muchas veces es una persona inmadura, susceptible y
dependiente de aparente timidez e indiferencia que contrasta con un fondo de resentimiento
y hostilidad. Otro elemento a valorar en este apartado es que a menudo el comienzo de la
enfermedad y sus posteriores crisis están en relación directa con situaciones de estrés.
En todo caso, la teoría más aceptada actualmente es la inmunológica. Su auge se
fundamenta en la presencia en el plasma de algunos pacientes de anticuerpos circulantes
dirigidos contra la mucosa del colon; además, la asociación de esta enfermedad con otras de
carácter inmune -como la artritis, el eritema nodoso o la espondiloartrosis- se utiliza como un
argumento a sumar a la tesis autoinmune de la enfermedad.

SU SINTOMATOLOGÍA
La colitis ulcerosa se caracteriza por numerosas deposiciones pastosas o líquidas (hasta 3
cada hora) acompañadas de moco, pus y sangre.
Generalmente se sufren además dolores abdominales cólicos con deseo continuo, doloroso e
ineficaz de defecar (tenesmo).
También puede producir dolores abdominales difusos, síndrome rectal, fiebre, anorexia e
importante menoscabo del estado general.
Además de las manifestaciones de la enfermedad es importante atender a los cambios que
esta patología provoca a nivel nutricional sobre el paciente porque son importantes:
-Una disminución de la ingesta alimentaria, producida por la propia enfermedad (dolor,
dietas restrictivas, etc.).
-El aumento de los requerimientos nutricionales provocado por el estrés emocional, la mala
absorción, las pérdidas gastrointestinales, las interacciones fármacos-nutrientes, etc.
El resultado de estos desequilibrios nutricionales produce, entre otros efectos:
-Pérdida de peso
-Alteraciones bioquímicas
-Deficiencia de vitaminas: B12, A, D, E y ácido fólico.
-Deficiencia de minerales: zinc, hierro, magnesio, calcio y Selenio.
Desde el punto de vista nutricional es evidente la necesidad de cumplir claros objetivos
dietéticos ante esta enfermedad:
-Recuperar y mantener un buen estado general del organismo.
-Corregir las deficiencias de nutrientes.
-Instaurar una dieta antiinflamatoria y preventiva que pueda disminuir la intensidad de las
crisis.
-Regenerar la flora intestinal aportando altas cantidades de Lactobacillus acidophilus.
-Restaurar la movilidad fisiológica del colon con una dieta rica en fibra.
-Restablecer el equilibrio ácido-básico evitando la comida acidificante.

RECOMENDACIONES GENERALES
-Estudiar las reacciones de aquellos alimentos que pudieran ser causa de alergias o
intolerancias, especialmente frutos secos, alimentos con gluten, harinas, levaduras, lácteos,
etc,…
-Eliminar el café, el azúcar blanco, el marisco, la comida basura, los embutidos, las especias
y la leche y sus derivados.
-Procurar seguir una dieta baja en grasas.
-En las crisis agudas es más adecuado tomar las verduras y las frutas hervidas.
-Eliminar cuantas sustancias tóxicas sea posible.
-Beber abundante agua para prevenir el desequilibrio electrolítico.
-Realizar un ejercicio físico adecuado a las circunstancias personales.
-Procurar un sueño reparador.
-Evitar el estrés.
-Tratar de mantener una actitud mental positiva.

ALIMENTOS ADECUADOS
El ajo: es un antibiótico natural que permite el reequilibrio de la flora intestinal normal.
Los arándanos: son astringentes y antisépticos.
El arroz: al no tener gluten es bien tolerado por el intestino. Es un normalizador del tracto
intestinal.
La avena: aporta fibra soluble y es protectora y normalizadora del tránsito intestinal.
El caqui: contiene taninos y mucílagos, de acción astringente sobre la mucosa.
La chufa: remineralizante, contiene enzimas que facilitan la digestión de los hidratos de
carbono y las grasas
Los germinados: contribuyen a regenerar la flora intestinal alterada.
La granada: es astringente y antiinflamatoria de la mucosa.
La leche de almendras: tiene buena tolerancia y es muy nutritiva.
La manzana: es astringente y antiséptica.
El membrillo: es astringente y antiinflamatorio de la mucosa gástrica.
El níspero: es normalizador y astringente pero además contiene sales minerales y vitaminas.
La okra: contiene mucílagos que suavizan y protegen la mucosa intestinal.
La papaya: suavizante, protectora y con importante acción antiséptica frente a los gérmenes
patógenos.
El plátano: alimento bien tolerado que aporta minerales, sobre todo potasio.
La tapioca: tiene capacidad suavizante, desinflamante y regeneradora.
La zanahoria: por su contenido en pectina y betacaroteno mantiene en buen estado la
mucosa intestinal por lo que es un eficaz antidiarreico y normalizador de la función intestinal.

COMPLEMENTOS ACONSEJADOS
Ácido fólico: acelera la regeneración y recuperación de las células epiteliales dañadas;
además, y dado que en ocasiones se restringe la ingesta de frutas y verduras frescas, la
carencia de folacina es muy común en estos enfermos. Por otra parte, la carencia de esta
vitamina causa mala absorción y diarrea.
Vitamina A: promueve la regeneración de la mucosa intestinal dañada.
Vitamina B12: no puede absorberse debido al estado de la mucosa.
Complejo de vitaminas del grupo B: mejoran el funcionamiento de la musculatura intestinal.
Minerales (selenio, hierro, zinc, magnesio y calcio): deben aportarse puesto que se pierden
con las heces.
Probióticos: contribuyen a restaurar el equilibrio normal de las bacterias beneficiosas del
colon.
PABA: es fundamental para el crecimiento y equilibrio de la flora bacteriana del intestino.
Ácidos grasos esenciales omega-3 y omega-6: actuarán como agentes antiinflamatorios.
Complejo de vitaminas y minerales: como ya se ha dicho, los pacientes con esta patología
sufren una pérdida de nutrientes importante y, además de los específicamente necesarios, es
conveniente tener garantizado el aporte mínimo de aquellos que son más importantes.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis a prescribir son trabajo de un
especialista de la salud y en ningún modo este artículo puede ser utilizado como tratamiento
específico. Sólo sirve como elemento orientativo e ilustrativo).
LA IMPORTANCIA DE LAS COENZIMAS

Como continuación del artículo del pasado mes nos ocupamos en esta ocasión de explicar al
lector la importancia de las coenzimas, un grupo de moléculas que colaboran en
determinadas reacciones metabólicas con las enzimas y en cuya composición intervienen en
muchos casos las vitaminas. De ahí precisamente uno de los principales motivos de la
importancia de una buena nutrición: impedir la carencia de vitaminas. Así, son coenzimas:

-La Tiamina o Vitamina B1.


Sus funciones bioquímicas exigen su conversión en pirofosfato de tiamina (TPP), molécula
que sirve de coenzima en varias reacciones metabólicas.

-La Riboflavina o Vitamina B2.


Esta vitamina es componente de dos coenzimas relacionadas con el transporte de los
electrones en la cadena respiratoria. Además participa en la cadena que transporta
hidrógenos y electrones.

-El Ácido pantoténico o Vitamina B5.


Es parte de la llamada coenzima A. Participa en el metabolismo de los ácidos grasos pero
muy especialmente en el de los fragmentos de dos átomos de carbono que constituyen la
acetil coenzima A.

-La Piridoxina o Vitamina B6.


Su importancia metabólica depende de su conversión en piridoxal-5-fosfato (PALP), molécula
que funciona como coenzima en numerosas reacciones bioquímicas, casi todas relacionadas
de alguna manera con los aminoácidos. Interviene en el metabolismo de los aminoácidos y
en la transformación del triptófano en ácido nicotínico.

Los cambios químicos en el sistema nervioso central, es decir, la formación de serotonina a


partir del triptófano y de ácido gammaaminobutírico (GABA) a partir del ácido glutámico
requieren sustancias dependientes de la vitamina B6, lo mismo que la formación de Tirosina.
Cabe añadir que las coenzimas suelen alterarse durante la reacción enzimática pero una vez
acabada ésta se regeneran rápidamente y vuelven a ser funcionales.
Dicho lo cual, hablemos ahora de algunas coenzimas que por su trascendental actividad
deben ser consideradas de forma más amplia.

EL NADH (5-nicotinamida adenina dinucleótido)


Se trata de una sustancia natural presente en todos los organismos vivos a la que también
se conoce como coenzima I. Ha llegado a atribuirse su presencia en más de un millar de
funciones bioquímicas además de estar considerada el antioxidante más eficaz conocido.
Una de sus principales funciones es la producción de energía en la célula. Y es que cuanto
más NADH libre haya en la célula mayor energía puede producir ésta. Conviene saber, sin
embargo, que aunque existe NADH en todos los alimentos éste se destruye al cocerlos o
freírlos. Es más, incluso al ingerir alimentos crudos su nivel de absorción es bajo debido a
que el ácido estomacal lo degrada. De ahí que la manera de asegurarse de que la
incorporamos a nuestro organismo sea tomarla en forma de pellest (microglóbulos
gastrorresistentes).
Sus principales funciones son:
-Aumentar la producción de energía celular (cada molécula de NADH produce 3 moléculas de
ATP).
-Intervenir en la regulación celular y reparación del ADN.
-Potenciar el sistema inmunitario (aumenta de forma especialmente notable la Interleukina-
6).
-Es un potentísimo antioxidante. Actúa regenerando los antioxidantes naturales de nuestro
organismo.
-Estimula la biosíntesis de la dopamina, la adrenalina y la noradrenalina. Tiene un efecto
positivo sobre las funciones fisiológicas como la fuerza, el movimiento, la coordinación, el
estado de alerta, las funciones cognitivas, el estado anímico, el deseo sexual y la secreción
de la hormona de crecimiento.
Debido a las citadas acciones sus aplicaciones son múltiples y beneficiosas como:
-La mejora atlética (al aumentar el transporte de oxígeno a los tejidos, disminuir el tiempo
de reacción y mejorar la agudeza mental y la capacidad de alerta). El NADH aumenta la
energía atravesando la membrana celular y alcanzando el citoplasma de la célula dando
como resultado un aumento de energía en forma de ATP.
-El jet-lag. Al incrementar la producción de ATP en la célula y estimular la biosíntesis de
dopamina permite combatir las alteraciones funcionales del cerebro y la somnolencia
provocada por el jet-lag.
-Privación del sueño. La privación del sueño es un problema que afecta a la mayoría de la
gente en edad adulta, especialmente a individuos sanos que atraviesan franjas horarias, que
trabajan en horario nocturnos, padres con hijos pequeños, pacientes con alteraciones del
sueño, desórdenes psiquiátricos, situaciones clínicas que cursan con dolor crónico, etc. Se
trata de una situación que suele provocar un descenso de las funciones cognitivas así como
otros trastornos de conducta. Personas tratadas con NADH obtuvieron muy buenos
resultados en pruebas o exámenes cognitivos, en la mejora del estado de ánimo y en
disminuir la somnolencia.
-Potencia la memoria (está constatado que el aumento de dopamina, adrenalina y
noradrenalina incrementan las funciones cognitivas).
-Posee un efecto antienvejecimiento. Debido a su potente acción antioxidante y a su
intervención para reparar el ADN, una mayor cantidad de NADH protege frente a
enfermedades degenerativas como la arteriosclerosis, el cáncer, la diabetes y las
enfermedades autoinmunes, entre otras.
-Las aplicaciones clínicas del NADH son también muy prometedoras en:
* El Síndrome de fatiga crónica (SFC).
* La depresión.
* El Parkinson.
* El Alzheimer.
-Protege contra los efectos dañinos del alcohol (el NADH interviene en la enzima alcohol
deshidrogenasa, presente en la metabolización del alcohol).
-Protege contra la toxicidad del Azatimidina (AZT), fármaco que se usa en enfermos de Sida.
El NADH ayuda a minimizar los efectos negativos provocados por el AZT como son la
debilitación de las células musculares, la alteración funcional de las mitocondrias y la
reducción de la producción y actividad de la NADH citocromo C reductasa.

EL ÁCIDO LIPOICO
Este compuesto actúa como coenzima en muchas reacciones del organismo. Una de ellas es
el proceso llamado glicólisis (responsable de la conversión de azúcar sanguíneo en energía).
El ácido lipoico mejora la actividad de la mitocondria, el orgánulo respiratorio y energético de
la célula.
Como principales funciones podemos destacar que lucha contra la resistencia a la insulina y
estimula de forma notable la utilización de glucosa en nuestras células. También es un
posible agente estimulante de la síntesis proteica de forma natural. Además, es capaz de
actuar como antioxidante y como protector de antioxidantes, tanto hidrosolubles como
liposolubles. Es también un protector hepático. Veámoslo más en detalle:

-Actividad antioxidante.
Numerosos estudios han mostrado el efecto protector del daño oxidativo en los glóbulos
rojos y los ácidos grasos. Además de sus propias acciones antioxidantes es también capaz de
proteger la vitamina C y la vitamina E de sus formas oxidativas.
También protege las membranas celulares mediante la interacción con la vitamina C y el
glutation.
La administración del ácido alfa-lipoico ha demostrado ser beneficioso en numerosos
modelos de estrés oxidativo tales como isquemia, diabetes, formación de cataratas,
activación del VIH, neurodegeneración y daño por radiaciones.

-Accion hiopoglucemiante.
La adición de ácido lipoico en la dieta de diabéticos tipo II ha incrementado
significativamente la utilización de glucosa en sangre. Teniendo en cuenta que el músculo es
el principal demandante de glucosa sanguínea el ácido lipoico ayuda al músculo a llevar la
glucosa al interior de sus células incrementando a la vez la síntesis de glucógeno. Al mismo
tiempo, disminuye la captación de glucosa por medio de las células del tejido adiposo (o
adipocitos). El resultado de todo esto es un aumento en la producción de energía y una
disminución de la acumulación de grasa en el organismo.

-Generador de interferon.
El ácido lipoico, junto a otros antioxidantes como la vitamina C, los bioflavonoides, o los
ácidos Omega 3 y Omega 6, son promotores de la formación de Interferón natural por lo que
está considerado un estimulante del sistema inmune del organismo, sobre todo en pacientes
inmunodeprimidos.

-Trastornos hepáticos.
Se está utilizando junto con la silimarina y el selenio en el tratamiento de la hepatitis crónica
para ayudar al organismo a eliminar toxinas y mejorar así el funcionamiento hepático.

-Sistema nervioso.
Debido a que el ácido lipoico atraviesa la barrera hematoencefálica tiene efecto protector del
cerebro y del tejido nervioso; es más, su eficacia alienta en el tratamiento de pacientes con
derrames cerebrales, formación de trombos y otras alteraciones relacionadas con el daño
producido por los radicales libres.

LA COENZIMA Q-10
Advertiremos su importancia cuando comprendamos que esta coenzima es parte integral de
la mitocondria, es decir, de los componentes encargados de la producción del 95% de la
energía total que requiere nuestro cuerpo entero.
La coenzima Q-10 se encuentra en las membranas de las mitocondrias, lugar donde lleva a
cabo su principal tarea: la producción de ATP (adenosin trifosfato), la molécula de energía
básica de las células. Por tanto, la coenzima Q-10 está presente en todas las células del
organismo.
Veamos más detalladamente su actividad en algunas dolencias:
-La coenzima Q-10 en la patología cardiovascular.
Basta tener en cuenta que el corazón es un órgano muy activo que utiliza gran cantidad de
energía para llevar a cabo su actividad para comprender lo esencial de esta coenzima en su
función. No es de extrañar, por tanto, que sea frecuente observar en los pacientes cardíacos
unos niveles inusualmente bajos de Q-10. En un estudio sobre el impacto de esta sustancia
en la angina de pecho se comprobó que en los pacientes que fueron tratados con ella se
reducían los episodios anginosos en un 53%. Además, la Q-10 mantiene el latido regular y la
coordinación y la fuerza del mismo.
Ha mostrado también su eficacia en las miocardiopatías, las insuficiencias cardíacas
congestivas, la cardiopatía isquémica, el prolapso de válvula mitral, las arritmias y la
hipertensión.

-La coenzima Q-10 y el envejecimiento.


Con el paso del tiempo la capacidad de biosíntesis de la coenzima Q-10 desciende
considerablemente por lo que en las personas mayores su deficiencia se puede acusar de
forma notable si tenemos en cuenta que:
* Es capaz de aumentar la energía y la tolerancia ante el esfuerzo.
* Mejora la función inmune. * Tiene una potente actividad antioxidante.
* Es capaz de actuar frente a los efectos tóxicos de algunos fármacos.

-Otras funciones:
En los enfermos de Alzheimer la unión de la coenzima Q-10 con el hierro y la vitamina B6
puede minimizar los síntomas de demencia y retrasar de forma progresiva la pérdida de
memoria.
También se ha mostrado eficaz en el tratamiento de la enfermedad periodontal, la
enfermedad de Ménière, la parálisis de Bell, la sordera, la distrofia muscular, el síndrome de
fatiga crónica y las úlceras, entre otras enfermedades.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis a prescribir son trabajo de un
especialista de la salud y en ningún modo este artículo puede ser utilizado como tratamiento
específico. Sólo sirve como elemento orientativo e ilustrativo).
EL PÁNCREAS Y SUS PATOLOGÍAS MÁS FRECUENTES

El páncreas es una glándula que está situada por debajo del estómago, en la parte posterior
del abdomen. Desempeña un papel fundamental en la digestión y absorción de alimentos ya
que se encarga de secretar las enzimas precisas para ello en el intestino y controla los
niveles de glucosa en sangre mediante la producción de insulina, una hormona cuya función
es estimular a los músculos y a las células para que absorban la glucosa. Dicho esto, debe
tenerse en cuenta que cerca del 95% de las células pancreáticas son exocrinas siendo su
función la de producir los jugos pancreáticos que se requieren para la digestión y absorción
de los alimentos.
Ahora bien, la actividad endocrina del páncreas se centra en determinadas agrupaciones
celulares denominadas Islotes de Langerhans -que representan sólo el 2% de todo el
volumen pancreático- y que son las que se encargan de liberar las diferentes hormonas
responsables del mantenimiento de los niveles de glucosa. Y son tres las principales
hormonas que libera. La primera es la insulina, que se segrega cuando la concentración de
glucosa en la sangre aumenta. Así ocurre poco después de comer. Gracias a su acción la
glucosa sobrante es almacenada por el hígado en forma de glucógeno. La segunda es el
glucagón que, entre otras funciones, contribuye a descomponer el glucógeno almacenado en
el hígado a fin de ser utilizado, lo que provoca la concentración de azúcar en sangre. Y la
tercera es la somatostatina, responsable de regular la producción y transmisión de las dos ya
mencionadas.

DIFERENTES PATOLOGÍAS DEL PÁNCREAS


Cáncer pancreático
El de páncreas ocupa el quinto lugar en la lista de mortalidad por cáncer y el segundo entre
los tumores del aparato digestivo después del cáncer de colon.
Es más habitual entre las personas de raza negra y lo sufren más los varones que las
mujeres. También suele aparecer en muchos enfermos de pancreatitis crónica y en los que
padecen diabetes mellitus de larga evolución así como en las personas que están expuestas
habitualmente al DDT y al petróleo y productos derivados. Es asimismo habitual entre
quienes se alimentan fundamentalmente de comidas ricas en grasas saturadas. Hace poco se
comprobó también que el consumo habitual de aspirina durante años puede provocar cáncer
de páncreas (vea la noticia publicada en el nº 56 en nuestra web: www.dsalud.com).

Pancreatitis aguda y crónica


Se conocen dos formas principales de pancreatitis aguda: la pancreatitis aguda intersticial y
la pancreatitis aguda hemorrágica. La primera se presenta en el curso de enfermedades
infecciosas y la segunda, mucho más grave, se caracteriza por necrosis pancreática,
destrucción vascular y hemorragia.
La pancreatitis crónica es el resultado de pancreatitis agudas recidivantes, la mayoría
probablemente subclínicas. Es más frecuente en alcohólicos que en pacientes con litiasis.

Diabetes
Es un trastorno general del metabolismo que se caracteriza por un aumento anormal de los
niveles de glucosa en sangre. Se distinguen dos tipos:
-Diabetes Tipo I. En este tipo es característica su aparición brusca, normalmente en sujetos
de menos de 30 años. En el momento de su manifestación la mayoría de las células que
producen insulina están destruidas. Requieren tratamiento dietético e insulínico.
-Diabetes Tipo II. Es de aparición progresiva presentándose en sujetos de más de 40 años
y, por lo general, obesos. La producción de insulina en el momento en que se desarrollan los
síntomas es escasa y poco efectiva. En sujetos con diabetes no insulina-dependiente es
probable que su tolerancia a la glucosa mejore con la mera reducción de peso.
Dejando claro que la pancreatitis es una enfermedad grave que debe ser tratada de
urgencia, hablaremos ahora de las recomendaciones generales para un mantenimiento
saludable del páncreas y preventivo de la diabetes tipo I y II.

RECOMENDACIONES GENERALES
-Adelgace si está obeso o padece sobrepeso.
-Haga el ejercicio físico adecuado a su caso de forma regular.
-Evite el consumo de tabaco.
-Respete los horarios de las comidas.
-Aumente la ingesta de fibra.
-Utilice edulcorantes no calóricos.
-Evite las fluctuaciones de glucemia.
-Elimine la ingesta de azúcares simples y harinas refinadas.
-Elimine de su vida la comida basura, los alimentos precocinados y las comidas preparadas.
-Reduzca drásticamente o elimine el consumo de alcohol, café, colas y bebidas con gas.

ALIMENTOS ADECUADOS
-Aguacate: favorece el mantenimiento de un nivel adecuado de la glicemia así como el
equilibrio en la composición de las grasas del organismo.
-Alcachofas: contienen cinarina, de acción suavemente hipoglucemiante.
-Apio: regula el nivel de glucosa en sangre, reduce el nivel de colesterol y neutraliza el
exceso de ácidos grasos consecuentes a la diabetes.
-Arándanos: los frutos del Mirtilo Negro tienen gran utilidad en esta patología pues contienen
antocianósidos por lo que son vasoprotectores.
-Cebolla: es un alimento alcalinizante que protege además contra la arteriosclerosis y
disminuye los niveles de glucosa en sangre.
-Cereales integrales: previenen la diabetes y resultan muy bien tolerados.
-Champiñón: su importancia ha quedado demostrada en la evolución y mejoría de la
diabetes.
-Fruta: la fruta es necesaria en caso de padecer diabetes pues aporta vitaminas
antioxidantes que mejoran su evolución y protegen frente a otras patologías secundarias.
Debe tomarse la precaución de evitar el exceso en su ingesta y procurar no consumir las
frutas desecadas. Las mejor toleradas son el plátano y el mango.
-Frutos secos: tanto los oleaginosos como las semillas de girasol o calabaza proporcionan
energía en forma de ácidos grasos de fácil asimilación así como vitaminas del grupo B,
vitamina E y minerales. Como además son pobres en hidratos de carbono son muy fáciles de
adaptar a las dietas de los diabéticos.
-Germen de trigo: contiene vitaminas B1 y E cuya acción combinada tiene un efecto
antidiabético al disminuir las necesidades de insulina y el nivel de glucosa en sangre.
-Legumbres: favorecen la regulación de la glucosa en sangre por su contenido en fibra:
garbanzo, guar, soja, almorta, lenteja, altramuz, alfalfa, judía (fríjol), azuki y judía mungo.
-Patata: aporta hidratos de carbono complejos y fibra lo que favorece que durante la
digestión la glucosa se libere lentamente.
-Verduras: son bien toleradas por los diabéticos y debido a su escaso aporte calórico evitan
la obesidad. En el caso que nos ocupa resultan especialmente recomendadas el brécol, la
coliflor y, en general, toda la familia de las coles (crucíferas) incluyendo la col fermentada, la
endibia, la escarola, la lechuga, la judía verde, el guisante y el pepino.
COMPLEMENTOS
-Vitamina B6 (Piridoxina): se ha mostrado eficaz frente a la neuropatía diabética. También
previene otras complicaciones de la diabetes ya que actúa como coenzima en la creación de
puentes cruzados en el colágeno e inhibe la agregación plaquetaria.
-Vitamina B8 o H (Biotina): actúa de forma sinérgica con la insulina y, de forma
independiente, aumentando la actividad de la glucokinasa.
-Vitamina C: previene que el azúcar intracelular se convierta en sorbitol, hecho asociado a
trastornos visuales, nerviosos y renales en pacientes diabéticos. La deficiencia de vitamina C
puede causar además problemas secundarios a la diabetes.
-Vitamina E: inhibe la liberación de plaquetas y la agregación plaquetaria. Actúa como
protectora del sistema circulatorio por lo que es fundamental en el tratamiento de la
diabetes. Asociada al selenio es más efectiva.
-Cromo: éste se almacena en el hígado formando parte del denominado Factor de Tolerancia
a la Glucosa (GTF), con funciones muy importantes en la economía corporal. Este elemento
aparece muy bajo en pacientes diabéticos.
-Cobre: junto con el cromo y el manganeso interviene en la formación de la insulina.
-Manganeso: cofactor de enzimas importantes del metabolismo de la glucosa.
-Zinc: actúa en sinergia con el zinc por lo que los alimentos ricos en este último ayudan a
aprovechar mejor el primero. El zinc tiene un efecto protector frente a la destrucción de las
células beta del páncreas.
-Magnesio: interviene en la producción de insulina en el páncreas. Está reducido de forma
significativa en los diabéticos ya que -en especial los insulinodependientes- lo eliminan en
gran cantidad por la orina.
-Níquel: interviene en el metabolismo de la glucosa. Su nivel en sangre es proporcional al de
insulina. Aumenta cuando ésta lo hace (tras una comida rica en glúcidos) y también
disminuye cuando desciende el nivel de insulina). Facilita el almacenamiento hepático de la
glucosa que se ha transformado en glucógeno.
-Potasio: mejora la sensibilidad, la capacidad de respuesta y la secreción de insulina en los
diabéticos.
-Carnitina: es importante porque potencia la degradación de los ácidos grasos previniendo
así la cetoacidosis diabética.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis a prescribir son trabajo de un
especialista de la salud y en ningún modo este artículo puede ser utilizado como tratamiento
específico. Sólo sirve como elemento orientativo e ilustrativo).
POSIBILIDADES ORTOMOLECULARES PARA PROTEGERNOS
DEL SOL INTENSO DEL VERANO

Todos sabemos que el sol es imprescindible para la vida. A fin de cuentas, la luz solar nos
proporciona energía vital además de generar innumerables efectos positivos sobre nuestro
organismo. Así, entre otras cosas:
-Favorece la circulación sanguínea.
-Estimula la síntesis de vitamina D.
-Es eficaz en el tratamiento de algunas dermatosis
-Estimula en ciertos casos la síntesis de algunos neurotransmisores.
También sabemos que los rayos del sol se descomponen en realidad en diferentes longitudes
de onda de las que sólo tres llegan hasta nosotros.
-La luz blanca visible. Cuyo efecto es luminoso.
-La infrarroja. Con efecto calorífico importante (los rayos infrarrojos son los responsables de
la sensación de calor que proporciona el sol).
-La ultravioleta. Con conocido efecto biológico. Según su longitud de onda se distinguen tres
tipos:
-Los rayos ultravioleta C (UVC). Son los de mayor frecuencia y son absorbidos por las capas
más altas de la atmósfera por lo que prácticamente no llegan a la superficie gracias a la
protectora capa de ozono. De ahí que la disminución de su espesor en los polos esté hoy
provocando su penetración con grave riesgo para la salud, especialmente en las zonas más
cercanas a ellos.
-Los rayos ultravioleta B (UVB). Son los que penetran a nivel epidérmico y provocan el
bronceado de la piel al activar los melanocitos.
-Los rayos ultravioleta A (UVA). Entre un 30 y un 50% de los mismos llegan a niveles
profundos de la dermis. Son los responsables del envejecimiento de la piel y del melanoma.
Son los más perjudiciales.
Cabe añadir que, en general, la incidencia de los rayos ultravioletas sobre la tierra depende
de distintas características:
-La hora del día (la radiación solar es más intensa entre las 12 y las 16 horas).
-La altitud (a mayor altitud mayor intensidad).
-La latitud (la diferente oblicuidad de los rayos solares en las distintas estaciones aumenta o
disminuye su intensidad).
-Los factores climáticos (las nubes y la humedad absorben los rayos solares).

EFECTOS NEGATIVOS EN LA EXPOSICIÓN A LOS RAYOS ULTRAVIOLETA


Quemadura solar.
Se presenta cuando el grado de exposición al sol o a una fuente directa de rayos ultravioleta
excede la capacidad del pigmento protector de la piel: la melanina. Este tipo de quemadura
no aparece de forma inmediata y para cuando la piel empieza a doler y se ha puesto roja el
daño ya está causado. El dolor se agudiza entre las 6 y las 48 horas posteriores a la
exposición. Cuando ésta es prolongada puede producir una quemadura más profunda con
ampollas. La quemadura solar libera además toxinas por lo que es frecuente que se presente
fiebre.
Las consecuencias a largo plazo de una exposición excesiva al sol pueden llegar a ser graves
y provocar incluso un melanoma maligno, es decir, cáncer de piel. De hecho, sólo en Estados
Unidos se diagnostican cada año más de un millón de casos.
Estar bronceado no es estar protegido.
Existe la errónea creencia de que estando uno ya bronceado -es decir, lo que llamamos
"moreno"- se halla protegido del posibles daños solares. Y no es verdad. El bronceado sólo
protege de las quemaduras pero no de los posibles efectos a largo plazo como el cáncer o el
envejecimiento prematuro. Ello se debe a que la melanina nos protege de los rayos
ultravioleta B pero no de los A por lo que los efectos y los cambios a nivel celular y vascular
se producen de igual modo. Además no olvidemos que los daños producidos por los rayos
ultravioleta tienen carácter acumulativo.
Recuerde pues estos consejos a la hora de elegir las cremas de protección solar:
-Si su piel es muy blanca (suele quemarse y nunca se broncea) elija una crema con factor de
protección entre 20 y 50.
-Si su piel es clara (se quema moderadamente y se broncea gradualmente) elija una crema
con factor de protección entre 15 y 20.
-Si su piel es morena (se quema raramente y se broncea con rapidez) elija una crema con
factor de protección entre 10 y 15.
-Si su piel es oscura (nunca se quema y se broncea profundamente) elija una crema con
factor de protección entre 4 y 10.

Daños y envejecimiento de la piel.


Los rayos ultravioleta del tipo A provocan sobre todo la formación de radicales libres con la
consecuente alteración del material genético. Además alteran una barrera inmune
fundamental, la piel, disminuyendo su capacidad defensiva.
Por otro lado, se producen evidentes efectos sobre el aspecto: la piel pierde elasticidad, se
torna amarilla o aparecen pigmentación irregular, arañas vasculares, manchas oscuras
(propias del envejecimiento), etc.

Daños en los ojos.


La radiación ultravioleta puede ser responsable de alteraciones oculares como fotoqueratitis
-inflamación de la córnea y el iris- o fotoconjuntivitis -inflamación de la conjuntiva-.
Afortunadamente ambas patologías, aunque dolorosas, son reversibles. Sin embargo,
pueden darse otras enfermedades cuyos daños pueden ser irreparables como la aparición
del pterigium -una enfermedad que cursa con la aparición de un tejido blanco y opaco en la
córnea-, cáncer de las células escamosas de la conjuntiva o cataratas. Según la OMS, cerca
del 20% del total de casos de afectados de ceguera por cataratas se debería a la exposición
a rayos ultravioletas.

RECOMENDACIONES GENERALES:
-Ante todo, no olvide que la protección de la piel frente a los rayos solares es un problema
de salud, no una cuestión estética o de moda.
-Recuerde que la acción del sol tiene carácter acumulativo por lo que debemos tomar
medidas desde la infancia impidiendo así los daños que se producirían de forma irreversible.
-Piense también que no tomamos el sol sólo cuando nos tumbamos en la playa o en la
piscina. Hay que valorar también sus daños cuando trabajamos al aire libre, andamos por la
montaña o la playa o estamos en la nieve.
-Los filtros de protección solar que se usen deben abarcar todo el espectro de las radiaciones
solares y hay que elegirlos en función de nuestro fototipo aplicándolos en verano aunque
esté nublado ya que nos podemos quemar igual aunque la sensación térmica -de calor- sea
menor. Evite las largas exposiciones solares aún cuando se está protegido, ya que esta
protección no es permanente ni absoluta.
-No tome nunca el sol entre las 12 y las 15 horas.
-Protéjase bien la cabeza, los ojos y los labios.
-Procure no estar inmóvil durante horas.
-Beba agua periódicamente para evitar la deshidratación.
-Si ha de estar mucho tiempo al sol utilice ropa que le proteja.
-Use gafas de sol con buenos filtros.
-En los casos de embarazo, patologías cutáneas, personas con antecedentes familiares de
cáncer y fototipos muy bajos -tipo I y II- se deben aplicar productos de alta protección y
evitar que el sol incida directamente sobre nosotros.

COMPLEMENTOS ÚTILES
Sepa también que existen sustancias que ayudan al organismo a protegerse del sol e,
incluso, a prepararse para el bronceado, muy especialmente en verano. Son éstas:
-Ácido hialurónico. Se trata de una sustancia que está presente de forma natural en las
células de la piel. Su actividad es importante porque es un lubricante para las células de la
piel y está involucrado en la formación de sustancias gelatinosas en los tejidos del cuerpo.
-El té blanco. Los ingredientes del té blanco aumentan la función inmunitaria de las células
cutáneas, por lo que ayudan a proteger la piel de los daños solares limitando el daño
producido sobre el ADN.
-La vitamina C. Está considerada un protector solar pero no hay que confundirla con los
filtros solares puesto que no absorbe los rayos ultravioleta. Su actuación se centra en la
neutralización de los radicales libres generados por la exposición solar. En el caso de
quemaduras también tiene un papel importante ya que es capaz de acelerar el proceso de
recuperación del tejido dañado.
-La vitamina E. Inhibe la formación de radicales libres pero además se puede utilizar tras la
exposición solar ya que alivia el dolor, reduce la inflamación y evita las quemaduras.
-El selenio. Se trata de un potente antioxidante capaz de luchar contra la oxidación celular,
reducir la inflamación y aliviar las lesiones asociadas.
-El óxido de zinc. Actúa como barrera frente a las radiaciones ultravioletas.
-Los betacarotenos. Indispensables después de una quemadura por su poder antioxidante es
además fundamental para recuperar los daños causados sobre la piel.

ALIMENTOS PARA PROTEGERSE DEL SOL


Obviamente, la alimentación puede pues convertirse también en un aliado frente al sol.
Basta consumir aquellos alimentos que contienen las mencionadas sustancias. Eso sí, elija
productos frescos y que le entren por los ojos ya que, por lo general, cuanto más color
tienen también es mayor su riqueza en antioxidantes.
Los que contienen más vitamina C son vegetales como la acerola, el escaramujo, el brécol,
las crucíferas (es decir, todas las coles), el hinojo, el mastuerzo, el perejil y el pimiento y
frutas como los cítricos, la grosella negra, la guayaba, el kivi y la papaya.
Los betacarotenos -provitamina A- se encuentran en vegetales como las zanahorias, los
tomates, el maíz, el brócoli, el germen de centeno, la acedera, la acelga, el berro, el brécol,
la col rizada, las endibias, la escarola, la espinaca, el hinojo, las hojas del puerro y el
pimiento rojo así como en frutas como el albaricoque, el kaki o palosanto y el saúco. Pero
también son ricos en vitamina A el hígado de los animales, el aceite de hígado de pescado, la
nata, la mantequilla, el queso, la yema de huevo, el atún en aceite y el caviar.
En cuanto a la vitamina E se halla de forma abundante en los aceites vegetales, las frutas
oleaginosas, el germen de trigo, las verduras de hojas verdes, el hígado, los huevos, los
cereales integrales y las legumbres.
En lo que se refiere al selenio está presente en carnes, huevos, cereales (trigo, cebada, soja
y semillas de sésamo), vegetales (colirrábano, guisante seco, rebozuelo, ajo seco) y
pescados (arenque, atún, carpa, sardina, trucha) y mariscos (langostas y ostras).
El zinc lo hallamos en la carne, los cereales y sus derivados, los huevos, los pescados, el
marisco, la leche y los quesos, los frutos secos y algunas legumbres (sobre todo en los
garbanzos y los guisantes y judías secas) así como en vegetales como el ajo, el brécol, la
cebolla, la col de Bruselas, el escaramujo, el diente de león, el mastuerzo, el perejil y la soja.
Cabe añadir que el aceite de borraja y el té también poseen un gran poder antioxidante y
que otros alimentos pueden ayudarnos además a reparar los daños producidos por el sol. Es
el caso de pescados como el salmón, la caballa, el atún o la sardina que contienen ácidos
grasos capaces de ayudar en la reparación de los daños en las membranas celulares.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis a prescribir son trabajo de un
especialista de la salud y en ningún modo este artículo puede ser utilizado como tratamiento
específico. Sólo sirve como elemento orientativo e ilustrativo).
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LA DIABETES

La diabetes mellitus es una de las enfermedades metabólicas más frecuentes cuya


característica fundamental es la imposibilidad del organismo para mantener en la sangre el
nivel adecuado de glucosa (azúcar). Y es que los hidratos de carbono, proteínas y grasas que
ingerimos con los alimentos son empleados por el organismo como fuente de energía pero
para su aprovechamiento y utilización precisa insulina, una hormona que es segregada por el
páncreas cuya principal función consiste en facilitar el paso de la glucosa al interior de las
células del cuerpo (especialmente de las cerebrales) así como evitar que haya excesiva
cantidad en sangre produciéndose lo que conocemos hiperglicemia. En suma, es la
insuficiente secreción de insulina -o su inadecuada utilización por el organismo- lo que
provoca la aparición de la diabetes mellitus (nombre que se da para distinguirla de la
diabetes insípida, dolencia mucho más rara que define la incapacidad de los riñones para
conservar el agua lo que provoca una micción frecuente y sed pronunciada).
Se conocen dos tipos de diabetes mellitus. Cuando el páncreas no produce insulina o lo hace
en cantidad insuficiente se denomina diabetes de tipo I y cuando lo que sucede es que las
células del cuerpo no responden a la insulina que se produce se habla de diabetes tipo II.
Quienes sufren la diabetes tipo I -que suele aparecer antes de los 30 años- se ven obligadas
a proveerse artificialmente de insulina y por eso se las llama insulinodependientes. Se cree
que puede deberse a algún factor ambiental -se piensa especialmente en una posible
infección vírica- que provoca la destrucción por el sistema inmune de las células productoras
de insulina.
La diabetes tipo II -la más común- suele aparecer en personas de más de 40 años y se cree
que también la provocan factores externos, entre ellos una dieta inadecuada, la obesidad, un
estrés excesivo, deficiencias nutricionales y algunos fármacos, especialmente los
corticosteroides.
Cabe agregar que la diabetes disminuye la esperanza de vida y puede provocar la aparición
de otras patologías como alteraciones microvasculares, dolencias cardíacas, aterosclerosis,
neuropatía diabética, úlceras diabéticas o nefropatía diabética.
En todo caso, es obvio que independientemente del tipo de diabetes el tratamiento en
ambos casos debe centrarse en intentar mantener el nivel adecuado de glucosa en sangre
por lo que la dieta y el ejercicio son pilares fundamentales de cualquier tratamiento.

RECOMENDACIONES GENERALES
-Trate de mantener el peso y evite la obesidad.
-Mantenga un horario de comidas lo más constante posible.
-Limite al máximo la ingesta de hidratos de carbono, muy especialmente los productos
refinados.
-Modifique la dieta si aparecen complicaciones como hipertensión, hiperlipemias o
alteraciones renales.
-Reduzca la ingesta de grasa al 30% de las calorías que consuma.
-Aumente la ingesta de fibra.
-Utilice edulcorantes no calóricos en lugar de azúcar.
-Evite el consumo de alcohol, café y otras sustancias tóxicas.
-Elimine de su vida la comida-basura, los alimentos precocinados y las comidas preparadas.

ALIMENTOS MÁS ADECUADOS


-Aguacate. Alimento lipido-glucídico con grasa de buena calidad que además ayuda a
mantener los niveles de glucosa en los niveles adecuados.
-Alcachofas. Por su actividad hipoglucemiante.
-Apio. Ayuda a regular el nivel de glucosa en sangre.
-Cebolla. Es un alimento alcalinizante que además disminuye los niveles de glucosa en
sangre.
-Cereales integrales. Previenen la diabetes y resultan muy bien tolerados por los diabéticos.
Deben consumirse con frecuencia, especialmente la avena y el trigo.
-Champiñón. De fácil asimilación, mejora el estado de los pacientes con diabetes.
-Germen de trigo. Disminuye las necesidades de insulina y el nivel de glucosa en sangre.
-Legumbres. Favorecen la regulación de la glucosa en sangre por su contenido en fibra.
Hablamos del garbanzo, la soja, la almorta, la lenteja, el altramuz, la alfalfa, la judía (fríjol),
el azuki y la judía mungo.
-Patata. Su ingesta facilita que durante la digestión la glucosa se libere lentamente.
-Verduras. Son bien toleradas por los diabéticos y por su escaso aporte calórico evitan la
obesidad. En el caso que nos ocupa resultan especialmente recomendables la endibia, la
escarola, la lechuga, la judía verde, el guisante, el pepino, el brécol, la coliflor y, en general,
toda la familia de las coles (crucíferas), incluyendo la col fermentada.

COMPLEMENTOS
-Vitamina B6. Previene las complicaciones de la diabetes.
-Vitamina B8. Actúa de forma sinérgica con la insulina y de forma independiente
aumentando la actividad de la glucokinasa.
-Vitamina C. Previene que el azúcar intracelular se convierta en sorbitol, hecho asociado a
trastornos visuales, nerviosos y renales en pacientes diabéticos. Por otra parte, un déficit de
vitamina C puede causar problemas secundarios a la diabetes.
-Vitamina E. Actúa como protectora del sistema circulatorio por lo que es fundamental en el
tratamiento de la diabetes. Asociada al selenio es más efectiva.
-Cromo. Éste se almacena en el hígado formando parte del denominado Factor de Tolerancia
a la Glucosa (GTF) con funciones muy importantes en la economía corporal. Este elemento
aparece muy bajo en pacientes diabéticos.
-Cobre. Junto con el cromo y el manganeso interviene en la formación de la insulina.
-Manganeso. Cofactor de enzimas importantes del metabolismo de la glucosa.
-Zinc. Actúa en sinergia con el cromo por lo que los alimentos ricos en él ayudan a
aprovechar mejor éste. El zinc tiene un efecto protector frente a la destrucción de las células
beta del páncreas.
-Magnesio. Este mineral interviene en la producción de insulina por el páncreas y se reduce
de forma significativa en los diabéticos -especialmente los insulinodependientes- ya que lo
eliminan en gran cantidad a través de la orina.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis a prescribir son trabajo de un
especialista de la salud y en ningún modo este artículo puede ser utilizado como tratamiento
específico. Sólo sirve como elemento orientativo e ilustrativo).
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LA HEPATITIS

La hepatitis es una inflamación del hígado que puede deberse a una infección, a una
intoxicación o a un proceso alérgico si bien las más frecuentes son de origen vírico. Las
hepatitis tóxicas suelen ser de origen alimentario o medicamentoso. Veámoslas más
despacio.

- La hepatitis A.
Suele aparecer por brotes o epidemias. Es la forma más común en niños y adolescentes. Se
transmite únicamente por vía fecal-oral, por contacto entre personas o por contaminación de
alimentos o agua con heces infectadas. Es importante señalar que no existen en este caso
portadores crónicos del virus. Cursa con ictericia, coluria (bilirrubina en orina) y acolia (heces
blancas). Otros síntomas son: decaimiento, debilidad, anorexia, leve dolor abdominal, fiebre,
etc. En algunas personas pasa casi desapercibida, como si se tratase de una gripe fuerte con
subictericia. Un pequeño porcentaje sufre hepatitis fulminante que termina en muerte.

- La hepatitis B.
Se transmite por sangre, mediante las relaciones sexuales sexual o vía materno-infantil si
bien no se conoce la causa de un 5% aunque se piensa que es enteral. Este tipo aparece en
cualquier grupo de edad. Es mas grave que el tipo A con un índice de mortalidad mas alto y
puede dar lugar al desarrollo de un estado portador o a la progresión hasta una enfermad
crónica.

- La hepatitis C.
Es una infección causada por el virus HCV (Human C Virus), un pequeño virus perteneciente
a la familia Flaviviridae que no está relacionado con los virus que causan la hepatitis A y B.
Se piensa que existe desde hace décadas pero fue descubierto en fechas muy recientes
-exactamente en 1989- por lo que no se sabe mucho sobre él.
En aproximadamente el 15% de los casos de hepatitis C aguda el sistema inmune elimina el
virus y la infección revierte espontáneamente. Sin embargo, más del 85% de los infectados
desarrollan hepatitis C crónica.
En el cuadro crónico de hepatitis C las células hepáticas son infectadas y dañadas por el
HCV. Escaras de tejido fibroso se desarrollan reemplazando a las células hepáticas dañadas
por lo cual se pierde progresivamente la función hepática, proceso denominado fibrosis
hepática.
A medida que la fibrosis continúa el hígado se vuelve cirrótico (este proceso puede llevar
varios años y ocurre en el 20% de los pacientes con hepatitis C crónica, generalmente entre
10 y 20 años después de establecida).
A medida que la función hepática continúa declinando la persona comienza a sentirse débil y
cansada, aparecen náuseas, fiebre baja y pérdida de peso. Existen también signos físicos
como las "arañas" vasculares en la piel, brazos y la parte alta del tronco, palmas rojas,
hepatomegalia, heces pálidas y orina oscura, etc. La ictericia puede aparecer en estadios
posteriores. El incremento de toxinas en sangre, consecuencia de la mala función hepática,
puede provocar trastornos neurológicos e, incluso, llegar hasta el coma.
También como consecuencia de un estado crónico de hepatitis C el paciente puede
desarrollar un tipo de cáncer de hígado denominado hepatocarcinoma o carcinoma
hepatocelular. Más de un 6.7% de los pacientes con HCV desarrollan este tipo de cáncer
luego de 20 años de infección.
Del 70 al 80% de los casos de hepatitis C aguda no revierte y pasa a un estado crónico.
Inclusive el estadio crónico de la hepatitis C puede ser asintomático. La fatiga es el síntoma
más predominante en personas con esta afección.
La infección con el virus de la hepatitis C puede afectar otras partes del cuerpo además del
hígado, especialmente a las articulaciones, los músculos y la piel.
Hoy en día se está produciendo mayor incidencia de hepatitis C debido a su particular
virulencia con los pacientes infectados por HIV debido a que éstos presentan un deterioro en
el sistema inmune y facilitan la progresión del virus en el organismo. Los niveles de HCV en
sangre en pacientes coinfectados con HIV son superiores a pacientes con HCV solamente.
El HCV incrementa la tasa de muerte en pacientes con HIV debido a que el virus tiene mayor
facilidad para provocar una destrucción hepática -incluyendo fibrosis y cirrosis- o al
desarrollo de cáncer de hígado, en una forma más rápida que pacientes que no son HIV
positivos.

- La hepatitis D.
La causa un virus defectuoso que no puede replicarse e infectar a un individuo salvo que
éste ya haya sido infectado con el virus de la hepatitis B. Su forma de trasmitirse es muy
similar al de la hepatitis B: por la sangre y otros líquidos orgánicos. Las personas mas
susceptibles de padecerla son las que con anterioridad han sido infectadas por el virus de la
hepatitis B, los que utilizan drogas por vía intravenosa y los que reciben transfusiones de
sangre contaminada. A pesar que la sintomatología es muy parecida al de la hepatitis B, la D
provoca una clínica mas grave que la anterior. Por otra parte, al ser una infección
concurrente el pronóstico es peor que en los casos de una sola infección.

- La hepatitis E.
Su curso y transmisión es igual que en la hepatitis A, es decir, a partir de agua contaminada
o alimentos contaminados a partir de las heces humanas. Su diagnóstico se lleva a cabo por
exclusión de las demás hepatitis. Igual que con la hepatitis A, nunca será una enfermedad
crónica aunque las tasas de mortalidad son más elevadas en este caso. Una característica de
este virus es su letalidad en las mujeres embarazadas; de hecho, según algunos estudios
entre un 15 y un 25% de las infectadas mueren. Está presente sobre todo en Asia central,
África y México.

POSIBILIDADES ORTOMOLECULARES
Desde la perspectiva de la Nutrición Ortomolecular la hepatitis se trata como cualquier otra
infección que cursa con inflamación aunque sin dejar de tener presente su virulencia. Como
ya sabemos, no existe factor más decisivo para prevenir las infecciones que un sistema
inmune en buenas condiciones. Aunque la constitución genética influye en gran medida
sobre la inmunidad también lo hacen los factores externos siendo los principales la dieta y
unos buenos hábitos de vida.
La alimentación influye enormemente sobre la actuación de los glóbulos blancos que
constituyen la primera línea de defensa contra las infecciones como es el caso de los
neutrófilos -encargados de fagocitar bacterias, virus y células cancerosas- y de los linfocitos
-entre los que se encuentran los linfocitos B y T y las células "natural killer" (asesinas
naturales).
Las células B producen anticuerpos que destruyen bacterias, virus y células tumorales. Las
células T dirigen muchas de las actividades inmunitarias y producen interferón e interleucina,
dos agentes químicos fundamentales para bloquear las infecciones fundamentales en la
hepatitis.

RECOMENDACIONES GENERALES
-Intente reposar y dormir suficientemente y evitar realizar esfuerzos.
-Procure controlar el estrés, las tensiones nerviosas y emocionales.
-Evite en la medida de lo posible una dieta compleja y de difícil digestión.
-No consuma grasas saturadas, azúcares refinados o alimentos fritos ya que generan
demasiados residuos metabólicos.
-Sustituya los hidratos de carbono simples por complejos.
-Consuma abundantes alimentos con marcada actividad depurativa: frutas y vegetales.
-Aumente el consumo de fibra vegetal ya que facilita la eliminación de residuos tóxicos y
medicamentosos.
-Evite todos aquellos alimentos que puedan sobrecargar la función hepática.
-No tome bebidas alcohólicas ni ingiera aditivos o contaminantes químicos y, en la medida de
lo posible, medicamentos.
-Aumente la ingesta de alimentos con poder antibiótico -ajo, cebolla, rábanos, puerros, etc.-,
de aquellos que estimulan la actividad del sistema inmune y de los que poseen acción
alcalinizante, como el limón.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS:

- Aceites de semillas de primera presión en frío.


Excelentes para la salud por muchas razones pero no abuse tampoco de ellos. Lo mejor es
consumir diariamente aceite de oliva, rico en ácido oleico capaz de mantener el equilibrio
entre las grasas saturadas e insaturadas.

- Acerola.
Es la fruta más rica en vitamina C y además contiene flavonoides (hesperidina y rutina) y
ácidos orgánicos. Mejora la función inmunitaria y la producción de interferón, una proteína
antivírica.

- Ajos, puerros y cebollas.


El ajo es un antibiótico natural merced a su contenido en aliína, compuesto sulfurado que se
transforma en aliicina. Es activo frente a numerosas bacterias, virus, hongos y parásitos
además de ser rico en vitaminas y sales minerales. El puerro posee también acción
antibiótica pero más suave. En cuanto a la composición de la cebolla es similar a la del ajo;
además es muy rica en flavonoides, enzimas, fitosteroles y sales minerales.

- Alcachofa y cardo.
Su contenido en cinarina y otras sustancias mejora la función hepática y desintoxica el
hígado eliminando las sustancias de desecho.

- Alfalfa.
Rica en oligoelementos y minerales que favorecen la síntesis de anticuerpos.

- Arándanos, cerezas, fresas y grosellas.


Contienen importantes antioxidantes y mejoran la circulación a nivel portal.

- Berros.
Contienen un glucósido sulfurado y favorecen la recuperación y el buen funcionamiento
hepático.

- Cereales integrales.
Hidratos de carbono complejos que aportan vitaminas del grupo B necesarios para el buen
funcionamiento hepático.

- Chucrut.
Favorece el metabolismo hepático.

-Ciruela.
Es muy baja en sodio, grasas y proteínas por lo que es adecuada en los casos de afecciones
hepáticas ya que facilita su trabajo.

- Cúrcuma.
La curcumina que contiene es un pigmento amarillo con efectos protectores del hígado
similares a la silimarina y la cinarina del cardo mariano y la alcachofa.

- Diente de león.
Al igual que la alcachofa y el cardo constituye uno de los alimentos imprescindibles en la
alimentación del enfermo hepático. Es un gran desintoxicador y depurativo de este órgano.

- Frambuesa.
Facilita la eliminación de las sustancias de desecho que se producen en las infecciones.
Proporcionan además vitaminas especialmente importantes como la C y el ácido fólico así
como hierro, potasio y flavonoides.

- Jalea real.
Ejerce una acción revitalizante y tonificante de todas las funciones orgánicas, incluida la
inmunitaria.

- Kiwi.
Inmunoestimulante por su contenido en oligoelementos, minerales y vitamina C.

- Lecitina.
Contiene colina, un factor vitamínico necesario para el metabolismo hepático.

- Legumbres y verduras foliáceas verdes.


Aportan ácido fólico que ayudan a la recuperación de los hepatocitos.

- Levadura de cerveza.
Fuente importante de vitaminas del grupo B, selenio, zinc, inositol y colina.

- Limón.
Es un alimento inmunoestimulante y alcalinizante de gran utilidad en todo tipo de
infecciones. Contiene vitamina C y carotenoides.

- Litchi.
Es muy útil en enfermedades infecciosas por su acción inmunoestimulante. Los frutos son
analgésicos, antipiréticos y antiinflamatorios aunque las hojas son más efectivas. Contiene
gran cantidad de vitamina C y una importante proporción de todas las demás excepto de la A
y de la B12.

- Manzana.
Descongestivo hepático.

- Melón.
Es hidratante y remineralizante. Favorece la reposición del agua y de las sales minerales, que
se pierden en los casos de enfermedades infecciosas.

- Miel.
Contiene fructosa que facilita la formación de glucógeno y mejora el funcionamiento
hepático.

- Nísperos.
Descongestionante hepático capaz de mejorar la hepatomegalia. Contiene provitamina A y
minerales.

- Rábano.
Es rico en compuestos sulfurados entre los que destaca la rafanina, de gran poder
antibiótico, antivírivo e inmunoestimulante, sobre todo a nivel hepático.

- Sésamo.
Contiene vitaminas del grupo B que facilitan el buen funcionamiento y la regeneración de las
células hepáticas.

- Setas chinas: shii-take, mai-take, etc.


Estimulantes de la producción de interferón endógeno.

- Tapioca.
Es la harina de un tipo de mandioca que aporta hidratos de carbono (mucílagos) de fácil
asimilación y apenas nada de grasa lo que facilita la función hepática.

- Tomates.
Ricos en carotenoides antioxidantes y en minerales de acción inmunoestimulante.

- Uvas.
Aportan azúcares naturales y vitaminas antioxidantes activando la función desintoxicadora.
Estimula también la producción de bilis lo que descongestiona el hígado y facilita la
circulación de sangre por su interior. Facilita el retorno de la sangre del aparato digestivo al
hígado con lo cual disminuye la hipertensión portal.

ALIMENTOS PERJUDICIALES

- Alimentos fritos.
No son recomendables por su riqueza en grasas que además se han oxidado.

- Alimentos refinados.
Debilitan las defensas orgánicas al privarnos de nutrientes importantes.

- Alimentos tiramino-liberadores.
quesos y carnes fermentados, fiambres, alimentos ahumados, vino blanco y chocolate.

- Azúcares.
Todos ellos, en exceso, logran disminuir la respuesta inmunitaria frente a las infecciones.

- Bebidas alcohólicas.
Resultan altamente perjudiciales para el hígado. La abstinencia debe ser total si se persigue
una regeneración hepática. Además agrava la ictericia.

- Café.
Está demostrado que puede reducir la capacidad inmunitaria además de ser un tóxico para el
hígado.

- Carne y embutidos.
Contienen grasas saturadas, sal y proteínas en abundancia por lo que deben evitarse.

- Chocolate.
Contiene azúcares y grasas por lo que está contraindicado en las infecciones pero además es
un alimento nada adecuado para el hígado pues puede agravar su situación.

- Especias. Las especias sobrecargan el hígado y empeoran las hepatopatías.

- Grasa total.
La cantidad de grasa de los enfermos hepáticos debe estar sumamente controlada y provenir
de aceite de oliva y algunos aceites de semillas prensados en frío y consumidos en crudo.

- Leche y derivados.
Sobre todo cuando no son desnatados exigen del hígado un esfuerzo extra que no conviene
cuando existen alteraciones hepáticas.

- Mantequilla, hígado de animales y lácteos grasos.


La vitamina A preformada que contienen estos alimentos podría acumularse en el caso de
padecer alguna hepatopatía y provocar o aumentar la inflamación del hígado.

- Marisco.
Contiene muchas toxinas y su consumo en una de las principales causas de hepatitis A.

- Nata.
Contiene una gran cantidad de grasa láctea por lo que su digestión implica un esfuerzo
adicional para el hígado.

- sal.
Favorece la ascitis por lo que debe limitarse su consumo o evitarse totalmente.

COMPLEMENTACIÓN

- Complejo B.
Sus vitaminas son indispensables para el mantenimiento del hígado en buen estado.

- Vitamina B12.
Su deficiencia dificulta la capacidad del sistema inmune, sin olvidar que también es necesaria
para sintetizar distintas enzimas, colina y material genético.
- Ácido fólico.
Además de favorecer la actividad hepática es indispensable su presencia en el metabolismo
de los ácidos nuclaicos (ADN y ARN).

- Selenio.
Es deficiente cuando existe cualquier alteración hepática pero además tiene una importante
actividad sobre la función inmune ya que estimula la actividad de los leucocitos.

- Factores lipotrópicos.
Evitan la infiltración grasa del hígado y favorecen su función. La metionina es un aminoácido
esencial sulfurado que forma parte del componente lipotrópico más importante de nuestro
organismo, la SAM (S-adenosilmetionina). La metionina es fuente importante de numerosos
compuestos azufrados como los aminoácidos cisteína y taurina. La metionina es convertida
en cisteína y ésta en glutation, péptido de gran importancia en la defensa contra numerosos
agentes tóxicos. El glutation se combina directamente con las sustancias tóxicas, forma
compuestos solubles en agua y se produce más fácilmente su excreción a nivel renal.

- Ácido lipóico.
Es un potente antioxidante, protege al hígado de los daños causados por la acumulación
toxémica y, a la vez, actúa como potente detoxificador.

- N-Acetil cisterna.
Es un potente protector hepático con capacidad para neutralizar diferentes compuestos
tóxicos.

- Vitamina C.
Tiene un importante papel por su actividad frente a los contaminantes; además es
fundamental su papel en la actividad del sistema inmunitario. Protege al ácido fólico de la
oxidación, en particular, y a otras sustancias, en general. Tiene una conocida actividad
antivírica aumentando la actividad linfocitaria e incrementando los niveles de interferón
natural.

- Alga clorella.
Además de ser una excelente fuente de nutrientes tiene una importante actividad
detoxificadora.

- Betaglucanos.
Fibra soluble procedente de algunos cereales y hongos. Son conocidos por su importante
actividad inmunoestimulante y antiinfecciosa.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis a prescribir son trabajo de un
especialista de la salud y en ningún modo este artículo puede ser utilizado como tratamiento
específico. Sólo sirve como elemento orientativo e ilustrativo).
CÓMO TRATAR LA DEPRESIÓN
Hipócrates ya definió la melancolía como una grave dolencia caracterizada por "una intensa
tristeza originada por el efecto de la bilis negra sobre el cerebro". De hecho, ya en su Corpus
Hippocraticum se reconoce un tipus melancholius (Hipócrates, Aforismos IV, 23): "El miedo y
la tristeza, cuando duran mucho tiempo, constituyen una afección melancólica".
Evidentemente todos nos hemos sentido tristes en algún momento de nuestras vidas pero la
depresión no es sólo una sensación de tristeza o desánimo sino una patología que progresa
de forma constante afectando a nuestros pensamientos, sentimientos, salud física y
comportamiento. Hasta el punto de alterar profundamente la vida de quien la padece y -en
mayor o medida- la de su familia.
Y lo malo es que la cifra de personas con depresión aumenta constantemente calculándose
que la sufre -en distintos grados- un 14% de la población mundial, un 3% de la cual termina
siendo atendida en centros hospitalarios mientras otros superan sus episodios depresivos de
forma espontánea o con simple ayuda terapéutica. Según la Organización Mundial de la
Salud (OMS), en el año 2020 será la primera causa de baja laboral en los países
desarrollados y la segunda "enfermedad" más frecuente en el mundo. Lo singular es que las
personas más proclives a la depresión son los solteros, divorciados y separados mientras se
da mucho menos en los casados o entre quienes viven en pareja. Siendo también más
habitual en las mujeres que en los hombres. Lo que indica que su causa puede tener un
claro origen psicosomático y, por tanto, el tratamiento psicológico debería constituir la
primera propuesta terapéutica a la que recurrir y no la farmacológica.
Obviamente hay que diferenciar también entre los cambios de humor intermitentes en los
que aparecen periodos de tristeza, soledad o infelicidad -que son muy frecuentes y son
consecuencia de los acontecimientos diarios de la vida- pero que distan mucho de ser una
patología -hablaríamos de una depresión leve- y la depresión propiamente dicha cuyos
episodios se alargan en el tiempo y se caracterizan por una sintomatología mucho más
severa probablemente porque el estado de tristeza continuado termina provocando
modificaciones bioquímicas en el organismo que se reflejan orgánicamente. Es decir, la
depresión termina afectando al organismo, al ánimo, a la manera de pensar y repercute en
nuestra autoestima. De hecho, termina llevando a muchas personas a la soledad, a la
pérdida de motivación, a la fatiga física, emocional y psíquica y hasta a desear la muerte.
Puede convertirse pues en un trastorno psicótico en el que el individuo queda incapacitado
para actuar de forma normal en su vida diaria. Cabe añadir que las personas deprimidas se
consideran desgraciadas, frustradas, humilladas, rechazadas o castigadas. Suelen
caracterizarse por:
Una baja autoestima. La persona deprimida muestra una marcada tendencia a considerarse
deficiente, inadecuada e inútil y atribuye sus experiencias desagradables a un defecto físico,
moral o mental.
Rechazo de sí mismo (ya que cree que los demás le rechazan).
Consideración negativa del mundo. Se sienten sometidos socialmente y consideran el
hecho de vivir como una enorme exigencia llena de obstáculos que se interfieren con el logro
de los objetivos de su vida.
Consideración negativa del futuro. Ven que sus problemas y experiencias comunes
continuarán indefinidamente y que se le amontonarán otros mucho peores en su vida.
Deforman sus experiencias. Malinterpretan acontecimientos concretos e irrelevantes
tomándolos como fracaso, privación o rechazo personal. Exageran o generalizan
excesivamente cualquier situación por sencilla que sea tendiendo también a hacer
pronósticos indiscriminados y negativos del futuro.
Los síntomas más característicos de una depresión, en definitiva, son:
» Pérdida de interés por las cosas.
» Sentimiento de tristeza y decaimiento emocional.
» Pérdida de energía acompañada de cansancio, en algunos casos acompañados de un
estado de inquietud difícil de apaciguar.
» Sentimiento de culpabilidad.
» Pérdida de apetito con la consiguiente pérdida de peso.
» Falta de concentración, imposibilidad para tomar decisiones, etc.
» Dificultad para conciliar el sueño.
Todos estos síntomas suelen estar asociados a otros de marcado carácter físico como son:
» Dolores de cabeza.
» Molestias y dolores generalizados.
» Problemas digestivos y gástricos.
» Dificultades en las relaciones sexuales.

CAUSAS DE LA DEPRESIÓN
Los expertos aseguran que la depresión puede deberse a uno o varios factores:
predisposición genética, problemas de personalidad, cuestiones medioambientales, estrés
excesivo, disfunciones bioquímicas o un problema de origen psiconeuroinmunoendocrino. Por
tanto, el tratamiento debería estar en cada caso en consonancia con la causa. Hablemos un
poco de ello.
La herencia genética. Los datos parecen indicar que existe mayor riesgo de padecer
depresión cuando hay o ha habido otros familiares que también la han padecido. Riesgo que
es algo mayor en las personas con trastorno bipolar. Ahora bien, hablamos de una
"predisposición" por lo que no todas las personas que tienen familiares con depresión van a
sufrirla también. Eso depende de otros muchos factores adicionales.
La personalidad. Se ha constatado que son más propensas a padecer depresión las
personas con esquemas mentales negativos, baja autoestima, falta de control sobre las
circunstancias de la vida y tendencia a la preocupación excesiva.
Los trastornos afectivos estacionales. Hay personas que sólo tienen depresión durante los
meses de invierno, cuando los días se hacen más cortos. Se piensa que la causa puede estar
en estos casos en la reducción de horas de luz y que ese hecho afecte el equilibrio de ciertos
compuestos químicos en el cerebro. Un posible tratamiento en estos casos es tomar sesiones
con lámparas de luz solar.
Las situaciones estresantes. Los traumas inesperados que suponen una fuerte pérdida
-muerte del cónyuge o un familiar próximo, divorcio o separación, jubilación, pérdida de
empleo, abandono del hogar por parte de algún miembro de la familia, etc.- y se viven en
soledad se asocian claramente tanto a los trastornos depresivos como al cáncer.
Factores bioquímicos. Es indiscutible que la bioquímica del cerebro juega un papel
fundamental en los trastornos depresivos. Se sabe, por ejemplo, que en las personas con
depresión grave hay un claro desequilibrio de unas sustancias químicas conocidas como
neurotransmisores de los que los más importantes relacionados con esta actividad son:
La serotonina (5-hidroxitriptamina). Se sintetiza a partir del triptófano, un aminoácido. Se
trata de un importantísimo estabilizador de la actividad cerebral que interviene en diversas
funciones del sistema nervioso central y del que dependen funciones cerebrales como el
sueño, la función cognoscitiva, la percepción sensorial, la actividad motora, la regulación de
la temperatura, el apetito, la conducta sexual y la secreción de hormonas. Asimismo,
interviene como regulador de la función del músculo liso en los aparatos cardiovascular y
digestivo así como en la regulación de la función plaquetaria.
La noradrenalina. La noradrenalina es una catecolamina que se utiliza como
neurotransmisor en el sistema nervioso central. Se almacena en vesículas para ser liberada
en la transmisión sináptica del impulso nervioso. La noradrenalina actúa como uno de los
principales neurotransmisores estimuladores conocidos y ejerce su actividad biológica tras
combinarse con un mecanismo receptor adrenotrópico de los órganos terminales. La síntesis
biológica de la adrenalina y noradrenalina transcurre por la misma vía: se originan a partir de
los aminoácidos fenilalanina y tirosina. Su principal papel estriba en la regulación de los
niveles de vigilancia y, particularmente, en la actividad mínima de la vigilia, definiendo
claramente los niveles de atención, emoción e hiperexcitabilidad por lo que su repercusión
conductual es muy significativa.
La dopamina. Es la catecolamina más importante por su localización y concentración
encefálica -más elevada que la noradrenalina- y provoca por tanto una mayor repercusión a
nivel de comportamiento. La dopamina dirige el "centro del placer", área que permite a la
persona "gozar de la vida". Cuando el estrés interfiere con la función dopaminérgica el
centro del placer se hace inoperante y las actividades placenteras normales ya no causan ese
placer.
Un problema psiconeuroinmunoendocrino. Como se sabe, el sistema de secreción hormonal
del organismo funciona en interrelación con el sistema nervioso e inmunitario. Pues bien,
durante la depresión aparecen alteraciones en el funcionamiento del llamado eje
hipotalámico-hipofisario-suprarrenal. Estas tres glándulas funcionan sincronizadas entre sí de
modo que la hormona segregada por el hipotálamo estimula a la hipófisis a producir otra
hormona que, a su vez, estimula a las glándulas suprarrenales a producir cortisol. A su vez,
la cantidad de hormona segregada sirve de freno a la glándula estimuladora, mecanismo que
se llama retroalimentación. Bueno, pues parece que en la depresión esta respuesta de
retroalimentación no funciona con normalidad y en trastornos como la depresión mayor se
han visto niveles elevados de cortisol (producido por las glándulas suprarrenales).
Termino aclarando que, a pesar de todo lo señalado, no todas las personas predispuestas de
una manera u otra a la depresión la padecerán. Ello se debe a que hay pasos intermedios
entre el acontecimiento vital estresante y la elaboración de respuestas psicobiológicas por
parte del organismo en el que intervienen procesos de pensamiento y estrategias para
enfrentarse al estrés que son muy diferentes en cada individuo.

TIPOS DE DEPRESIÓN
Hoy día se habla de tres tipos básicos de depresión que responden a las denominaciones de
Trastorno Depresivo Mayor, Distimia y Trastorno Bipolar. Veámoslo más en detalle.

Trastorno Depresivo Mayor


Se caracteriza por una combinación de síntomas que interfieren en la capacidad para
trabajar, estudiar, dormir, comer y disfrutar de actividades que antes eran placenteras. Es un
tipo de depresión muy incapacitante. Puede manifestarse sólo una vez en la vida pero por lo
general lo hace varias veces. Se dice que se sufre cuando se tienen al menos cinco de los
siguientes síntomas durante un período de 2 semanas:
» Estado de ánimo depresivo la mayor parte del día o casi cada día.
» Disminución acusada del interés o de la capacidad para el placer en todas o casi todas las
actividades, la mayor parte del día, casi cada día.
» Pérdida importante de peso sin hacer régimen o aumento de peso o pérdida o aumento del
apetito casi cada día.
» Insomnio o hipersomnia casi cada día
» Agitación o enlentecimiento psicomotores casi cada día.
» Fatiga o pérdida de energía casi cada día.
» Sentimientos de inutilidad o de culpa excesivos o inapropiados casi cada día.
» Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse -o indecisión- casi cada día.
» Pensamientos recurrentes de muerte, ideas suicidas recurrentes sin un plan específico o
tentativa de suicidio o elaboración de un plan específico para suicidarse.
Los síntomas deben ser persistentes y provocar malestar clínicamente significativo o
deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
Obviamente, habrá además que descartar que puedan deberse a los efectos de algún
fármaco que se esté tomando, a una enfermedad distinta o se expliquen por haber sufrido
recientemente algún trauma de fuerte carga emocional.

La Distimia
La Distimia es un tipo de depresión menos grave e incluye síntomas crónicos (a largo plazo)
que no incapacitan tanto pero interfieren en el funcionamiento y el bienestar de la persona.
Se caracteriza por un estado de ánimo crónico ligeramente depresivo que está presente la
mayor parte del día de la mayoría de los días durante al menos 2 años. Muchas personas con
distimia también pueden padecer episodios depresivos severos en algún momento de su
vida. Sus síntomas más frecuentes son:
» Sentimientos de incompetencia.
» Pérdida generalizada de interés o del placer.
» Aislamiento social.
» Sentimientos de culpa o tristeza referidos al pasado.
» Sentimientos subjetivos de irritabilidad o ira excesiva.
» Descenso de la actividad, la eficiencia y la productividad.

El Trastorno bipolar
El Trastorno Bipolar se caracteriza por cambios cíclicos en el estado de ánimo: fases de
ánimo elevado o eufórico (manía) y fases de ánimo bajo (depresión). Esos cambios pueden
ser dramáticos y rápidos aunque lo más frecuente es que sean graduales. Cuando una
persona está en la fase depresiva del ciclo puede padecer de uno, de varios o de todos los
síntomas del trastorno depresivo. Cuando está en la fase maníaca la persona puede estar
hiperactiva, hablar excesivamente y tener una gran cantidad de energía.
La manía a menudo afecta sobre el modo de pensar, el juicio y la manera de comportarse
con relación al entorno. Puede llevar a que la persona se meta en graves problemas y en
situaciones embarazosas. Por ejemplo, en la fase maníaca el individuo puede sentirse feliz o
eufórico, tener proyectos grandiosos, tomar decisiones de negocios descabelladas o
involucrarse en situaciones que en circunstancias normales no haría.
Se trata de una enfermedad que puede afectar a cualquiera pero si uno o ambos padres
tienen un desorden bipolar hay mayor probabilidad de que los hijos la manifiesten. La
historia familiar de abuso de drogas o de alcohol puede también estar asociada con el
trastorno bipolar en los adolescentes.
Hoy se diferencian tres tipos de trastorno bipolar:
» El tipo I -o clásico- donde se produce una fase maníaca tan acusada que el paciente
requiere generalmente hospitalización ya que las depresiones son intensas. El paciente sufre
alucinaciones e incluso delirios cuando se encuentra en fase de manía. Su conducta es
totalmente desordenada.
» En el tipo II aparecen depresiones intensas y fases de euforia moderadas que no
requieren el ingreso hospitalario y se denominan hipomanía.
» Finalmente, la del tipo IIII se denomina ciclotimia y se define mediante la sucesión de
hipomanías y fases depresivas -leves o moderadas- que hacen que quien las sufre parezca
una persona inestable e imprevisible.

El paciente, durante la fase depresiva, presenta los siguientes síntomas:


» Dificultad para tomar decisiones.
» Disminución del interés en las actividades diarias.
» Disminución del placer producido por las actividades cotidianas.
» Ensimismamiento.
» Fatiga que dura semanas o meses.
» Insomnio.
» Lentitud exagerada.
» Pensamientos anormales sobre la muerte.
» Pensamientos sobre el suicidio, planificación de suicidio o intentos de suicidio.
» Pérdida de la autoestima.
» Pérdida del apetito.
» Pérdida involuntaria de peso.
» Problemas de concentración o fácil distracción por sucesos sin trascendencia.
» Sentimientos de culpabilidad excesivos o inapropiados.
» Sentimientos de desesperanza o minusvalía.
» Somnolencia diurna persistente.

Los síntomas en la fase maníaca son:


» Agitación.
» Alucinaciones.
» Aumento de las actividades orientadas hacia metas.
» Aumento en la actividad dirigida al plano social o sexual.
» Aumento involuntario del peso.
» Autoestima alta.
» Bajo control del temperamento.
» Compromiso excesivo y dañino en actividades placenteras que tienen un gran potencial de
producir consecuencias dolorosas (andar en juergas, tener múltiples compañeros sexuales,
consumir alcohol y otras drogas).
» Creencias falsas (delirios).
» Exaltación del estado de ánimo.
» Ideas fugaces o pensamiento acelerado.
» Incremento en la actividad involuntaria (es decir, caminar de un lado a otro, torcer las
manos)
» Inquietud excesiva.
» Logorrea (hablar más de lo usual o tener la necesidad de continuar hablando).
» Menor necesidad de dormir.
» Patrón de comportamiento de irresponsabilidad extrema.

Cabe añadir que los síntomas maníacos y depresivos se pueden dar simultáneamente o en
una sucesión rápida en la denominada fase mixta.

RECOMENDACIONES GENERALES
Las recomendaciones básicas generales para quienes sufren una depresión son las
siguientes:
» Modificar en la medida de lo posible los acontecimientos provocadores con cambios
ambientales.
» Reevaluar las metas y las normas del paciente para que se vuelva más realista impidiendo
la posibilidad de que insista en el fracaso.
» Desarrollar expectativas de control resaltando las habilidades sociales y comunicativas
relevantes de la persona y aumentando las actividades generales de modo que existan más
oportunidades de resultados positivos así como proporcionar estrategias de autocontrol
eficaces.
» Modificar atributos poco realistas de los fracasos resaltando las circunstancias que impiden
el resultado deseado.
» Modificar atributos poco realistas de éxito resaltando las cualidades personales relevantes
(fomento de la autoestima).
» Facilitar al paciente un mínimo de horas de descanso y ocio así como de sueño.
» Evitar el consumo de sustancias que actúan como "ladrones de nutrientes" como los
azúcares y las harinas blancas ya que impiden la absorción de nutrientes fundamentales.
» Evitar el café y el alcohol pues ambos son excitantes poco recomendables.
» Aumentar el consumo de alimentos ricos en triptófano: plátanos, higos, dátiles, pan
integral, pavo, etc.
» Evitar las grasas saturadas.

ALIMENTOS MÁS ADECUADOS


También mediante una nutrición idónea pueden tratarse los problemas de la depresión.
Veamos cuáles son los alimentos más adecuados:
» Aguacates. Son ricos en ácidos grasos esenciales Omega-6, fosfolípidos, vitamina E, hierro
y vitamina B6.
» Ajos. Son una buena fuente de tiamina.
» Almendras. Contienen calcio, magnesio y potasio lo que favorece el equilibrio del sistema
nervioso.
» Anacardos. Son ricos en magnesio y vitaminas B1 y B2.
» Avena. Aporta hidratos de carbono, AGE y vitaminas del grupo B además de contener una
sustancia llamada avenina de suave acción sedante.
» Cereales integrales. Aportan hidratos de carbono y vitaminas del grupo B.
» Espinacas, berzas, hojas de remolacha y brécol. Por su riqueza en ácido fólico, otras
vitaminas y minerales.
» Frutos secos. Ricos en AGE además de contener lecitina y fósforo lo que favorece el buen
estado del cerebro. Los piñones contienen vitamina B1, muy importante para el sistema
nervioso.
» Garbanzos. Aportan proteínas, hidratos de carbono y vitaminas del grupo B de forma
bastante equilibrada.
» Germen de trigo. Contiene proteínas, grasas insaturadas, vitaminas y minerales que
equilibran y tonifican el sistema nervioso. También contiene octacosanol, una sustancia que
aumenta la resistencia a la fatiga y mejora el rendimiento. Es una excelente fuente de
nutrientes para las neuronas.
» Hidratos de carbono. Favorecen la síntesis de triptófano, aminoácido que luego se
transforma en serotonina, neurotransmisor de acción sedante. Son también necesarios para
suplir una mayor necesidad de energía.
» Lechuga. Su actividad sedante es conocida.
» Lecitina de soja. Contiene fosfolípidos que forman parte de la membrana de las neuronas
facilitando la transmisión de impulsos nerviosos.
» Levadura de cerveza. Rica en vitaminas del grupo B -además de contener otras vitaminas
y minerales- lo que la hace tonificante y revitalizante.
» Nueces. Ricas en AGE, lecitina, fósforo y vitamina B6 que tonifican el sistema nervioso.
» Plátanos. Ricos en vitamina B6, hidratos de carbono, potasio y magnesio cuya carencia
favorece la ansiedad.

COMPLEMENTOS ÚTILES
Existen numerosas sustancias de eficacia contrastada que se comercializan en forma de
suplementos y utilizan los expertos en Medicina Ortomolecular para tratar la depresión. Son
éstas:
» El 5 HTP (5-hidroxil-triptófano). Es capaz de regular en pocos días los niveles del
neurotransmisor serotonina.
» Tirosina. La tirosina es fácilmente sintetizada en el cuerpo a partir de la fenilalanina y es
muy importante en el metabolismo como precursor directo tanto de la dopamina como de la
norepinefrina. Es comúnmente conocida como aminoácido "antidepresivo".
» Las vitaminas B3 (o niacina), B9 (o ácido fólico) y C así como el cobre son imprescindibles
para estimular los procesos metabólicos derivados a partir de la tirosina. Pero a pesar de ser
un aminoácido indispensable conviene recordar que en determinadas situaciones no es
aconsejable su utilización como es el caso de los pacientes que estén tomando inhibidores
MAO, antidepresivos tricíclicos, inhibidores de la recaptación de la serotonina como el Prozac
o en los casos de hipertensión, distrofia muscular, cáncer, taquicardias, glaucoma o
alteraciones tiroideas.
» GABA (ácido gamma-amino-butírico). Es el más importante y extendido neurotransmisor
inhibitorio en el cerebro. Es un inductor de la relajación, la analgesia y el sueño. Actúa como
una auténtica 'esponja' absorbiendo el exceso de adrenalina y otros subproductos tóxicos
asociados al exceso de estrés e induciendo un profundo estado de relajación y bienestar sin
los efectos secundarios asociados a las drogas convencionales que se utilizan con el mismo
propósito.
» Glutamina. Equilibrador natural de la excitación y el letargo se trata de una potentísima
fuente de energía para la mente que, una vez en el cerebro, vuelve a convertirse en ácido
glutámico. Así es como la L-glutamina puede disminuir la fatiga o "niebla" mental.
» Serotonina. Es el estabilizador natural del estado de ánimo. Se trata de un
neurotransmisor esencial que se encuentra implicado en multitud de funciones relacionadas
con la salud mental. Se sintetiza a partir de un aminoácido: el triptófano. Como son pocos
los alimentos que contienen elevadas cantidades del mismo es uno de los primeros
nutrientes que sufren serios déficits como consecuencia de las dietas inadecuadas. Estudios
recientes muestran que los niveles de serotonina descienden peligrosamente a partir de las 7
horas de privación en el suministro de triptófano.
» Triptófano. Como acabamos de explicar, a partir de él sintetiza el organismo la serotonina.
Además es el precursor directo de la vitamina B3 o niacina. Es absolutamente imprescindible.

» Ácidos grasos esenciales Omega-3. Estudios científicos recientes sugieren que un


incremento de su consumo mejora los síntomas de la depresión, el trastorno bipolar y la
esquizofrenia al actuar como eficaces estabilizadores del estado de ánimo. Se ha relacionado
su déficit con mayores tasas de depresión y, en particular, con la aparición de la esclerosis
múltiple y la depresión post-parto.
» Vitamina B1 (Tiamina). El cerebro utiliza esta vitamina para ayudar a convertir la glucosa
en combustible y sin ella el cerebro disminuye su actividad por falta de energía provocando
fatiga, depresión, irritabilidad y ansiedad.
» Vitamina B3 (Niacina). La deficiencia de esta vitamina provoca agitación, ansiedad,
enlentecimiento físico y mental y hasta psicosis y demencia en los casos más extremos.
Autores como Hoffer y Osmond la han utilizado incluso con éxito en el tratamiento de la
esquizofrenia.
» Vitamina B6 (Piridoxina). Es esencial en la síntesis de los neurotransmisores. Diversos
estudios han mostrado una alta correlación entre los déficits de vitamina B6 y la depresión.
La epilepsia, los trastornos de la atención, la esquizofrenia, la depresión y el autismo están
entre los trastornos neurológicos y mentales cuyo tratamiento depende, al menos en parte,
de la piridoxina.
» Vitamina B12 (Cianocobalamina). El déficit de esta vitamina se ha asociado a síntomas
como las alteraciones en el estado de ánimo, la paranoia, la confusión mental, la irritabilidad,
la demencia, las alucinaciones y las manías.
» Ácido Fólico. El líquido cefalorraquídeo debe contener una significativa concentración de
ácido fólico porque es un nutriente esencial para la salud del cerebro. El ácido fólico es
fundamental para sintetizar muchos neurotransmisores. Síntomas asociados a su déficit
incluyen sensaciones de fatiga e, incluso, demencia.
» Vitamina C. Es fundamental en la salud mental ya que puede reducir de forma significativa
los síntomas maniacos y depresivos.
» Sodio, potasio y magnesio. Son indispensables ya que actúan como mediadores en rutas
metabólicas relacionadas con los neurotransmisores.
» Calcio. Los estados de estrés y ansiedad hacen que se cuadrupliquen las necesidades de
este nutriente.
» Zinc. Su deficiencia puede provocar depresión, irritabilidad, enlentecimiento mental y
trastornos emocionales ya que es un cofactor fundamental en muchos procesos metabólicos
relacionados con la función cerebral.

Una excelente alternativa para la depresión: el Hipérico


Utilizada desde tiempos inmemoriales, la hierba de San Juan o Hipérico es eficaz en el
tratamiento de la depresión. Sin producir adicción y con efectos secundarios mucho menores
(a veces provoca una leve irritación estomacal y en casos muy raros fotosensibilidad). Según
un estudio realizado hace cuatro años por el Instituto Imerem de Investigación Médica de
Nüremberg (Alemania) -publicado en el British Medical Journal- el hipérico actúa de forma
similar a los fármacos más utilizados para combatir la depresión impidiendo que el cerebro
reabsorba la serotonina. Es más, los resultados indican que los pacientes que tomaron dosis
de 350 gramos de hipérico tuvieron una respuesta tres veces mejor que los pacientes que
recibieron imipramina, otro de los medicamentos prescritos para la depresión. Además, sólo
una quinta parte de los pacientes tratados con la hierba -también llamada "corazoncillo"-
padecieron efectos secundarios, la mitad de los que hubieran tenido con los fármacos.
Estudios anteriores ya habían demostrado la eficacia de esta hierba por lo que en Alemania y
Gran Bretaña se prescribe hoy como primera opción y el doble de veces que el popular
Prozac.
Actualmente se usa de forma habitual también para combatir síntomas de ansiedad, apatía,
insomnio, hipersomnio, anorexia, retraso psicomotor, depresión y sentimiento de inutilidad.
Con resultado terapéutico similar o superior al de los antidepresivos farmacológicos.
Su acción se basa en la capacidad que tienen algunos de sus componentes -principalmente
la hipericina- para inhibir los tipos A y B de la mono amino oxidasa (MAO). La consecuencia
de esta inhibición se traduce en una elevación del nivel de serotonina manteniendo el estado
de ánimo y la estabilidad emocional dentro de la normalidad.
Las únicas precauciones para tomar el hipérico es ingerirlo con las comidas, evitar alimentos
que contengan tiramina (quesos, cerveza, vino, arenques salados, levadura, etc.) y no
combinarlo con otros antidepresivos.
CÓMO TRATAR LAS ALTERACIONES DEL SISTEMA URINARIO
Los riñones son elementos fundamentales del sistema de excreción y eliminación de toxinas
del cuerpo algo que hace recibiendo la sangre de todo el organismo y filtrándola. Su otra
tarea fundamental es mantener constante la concentración de sales y agua de los líquidos
corporales (líquido intracelular y extracelular). Y se trata de un trabajo absolutamente
esencial para la vida ya que cualquier alteración en la concentración de estos líquidos puede
alterar el metabolismo celular y como consecuencia provocar alteraciones orgánicas muy
graves.
También poseen actividad endocrina -las cápsulas suprarrenales- ya que segregan sustancias
como la eritropoyetina -fundamental para la elaboración de glóbulos rojos- o la renina
-sustancia reguladora de la presión arterial- además de catecolaminas, adrenalina, cortisol,
angiotensina y vasopresina, entre otras.

ALTERACIONES RENALES MÁS FRECUENTES


Insuficiencia renal aguda
Su característica principal es el deterioro brusco y prolongado de la función renal con el
consiguiente deterioro en la formación de orina originando un desequilibrio hemodinámico y
alteración en la capacidad del riñón para poder excretar productos de desecho. Es decir, no
hay lesión renal pero, sin embargo, la función renal no es posible. El cuidado nutricional de
estos pacientes es fundamental como más tarde veremos.

Litiasis renal
Se denomina así a la formación de cálculos renales y provoca un problema muy doloroso: el
cólico nefrítico. Tales cálculos suelen estar compuestos de calcio, oxalato, ácido úrico, fosfato
y cistina.

Glomerulonefritis
Afecta a las unidades estructurales de los riñones produciendo inflamación de los mismos e
incapacidad para realizar el trabajo de filtración de la orina.

Infecciones urinarias
Se producen como consecuencia de la colonización por microorganismos patógenos del
aparato urinario pudiendo comprometer la uretra, la vejiga o el uréter. Aunque parezca una
alteración de poca importancia no tratarla o hacerlo inadecuadamente puede generar serios
problemas como las pielonefritis o una infección del riñón y los uréteres.
Pues bien, es importante saber que las recomendaciones dietéticas son armas
verdaderamente potentes en el tratamiento de las enfermedades renales ya que en muchos
casos pueden variar favorablemente el curso de la enfermedad.

RECOMENDACIONES GENERALES
-Ingiera abundantes zumos de frutas naturales (excepto de uvas y fresas).
-Reduzca la ingesta de leche y sus derivados ya que producen acidosis metabólica y pueden
participar en la formación de cálculos.
-Limite la ingesta de sal.
-En algunas enfermedades renales nos podemos encontrar con un aumento de residuos
tóxicos, acidosis metabólica, uremia y desequilibrio electrolítico, entre otras alteraciones. Y
en tales casos hay que seguir una dieta libre de alimentos acidificantes. En suma, deben
eliminarse de la dieta los cereales, las legumbres, el azúcar blanco, las bebidas alcohólicas,
las bebidas estimulantes y las grasas.
-Limite la cantidad de proteínas de origen animal; ahora bien, no las retire del todo ya que
en algunas alteraciones -como en la insuficiencia renal- hay pérdida de proteínas que deben
ser reemplazadas.
-En los casos de litiasis renal evite los alimentos ricos en aquellas sustancias que forman
parte del cálculo. Las más usuales son el calcio, el oxalato y el ácido úrico. En este caso la
ingesta de agua debe estar repartida a lo largo del día para garantizar una producción de
orina elevada y favorecer la eliminación de los cálculos.
-En los casos de litiasis cálcica elimine de su dieta las espinacas, las remolachas, las acelgas
y las escarolas.
-En los casos de cálculo de oxalatos evite por completo la ingesta de cerveza, colas,
chocolate, leche, te, acelgas, berenjenas, espinacas, acedera y fresas.
-En los casos de litiasis por cálculos de ácido úrico evite las carnes, los pescados, los
mariscos, el café, las legumbres y el alcohol. Además debe favorecer la alcalinización.
-En los casos de infecciones urinarias habrá que instaurar una dieta que incluya sustancias
inmunoestimulantes y con actividad bactericida y microbicida.

ALIMENTOS ADECUADOS
Alcachofas. Contienen cinarina, sustancia que favorece la producción de orina.
Apio. Tiene una reconocida actividad diurética por lo que favorece la eliminación de
sustancias de desecho.
Berenjenas. Facilita la producción de orina y estimula la actividad renal.
Coliflor. Es un alimento alcalinizante que protege contra los edemas producidos por la
retención de líquidos.
Espárragos. Contienen esparragina, sustancia que mejora la función renal e incrementa la
producción de orina.
Judías verdes. Son muy adecuadas en los casos de exceso de ácido úrico. Además tienen
una importante actividad diurética.
Fruta. Además de su actividad depurativa y diurética las frutas favorecen la alcalinización y
la eliminación masiva de sustancias tóxicas y de desecho. Son de especial interés el melón,
la sandía, la uva y la pera ya que favorecen la función renal de eliminación y son potentes
diuréticos.
Limón. Tiene actividad antibiótica y alcalinizante. Además es eficaz para disolver cálculos
renales.
Patata. Tiene actividad alcalinizante y favorece la eliminación de elementos de desecho.
Verduras. Son bien toleradas y permiten una mejor evolución en la patología renal.
-Soja. En los casos donde se hace necesario retirar la proteína animal, la soja y sus
derivados puede ser una buena fuente de proteínas con niveles bajos de grasa y sodio.
Caldo de cebolla. Además de su actividad alcalinizante es ideal para disolver cálculos
renales.
Arándanos. Tienen una importante actividad antiséptica y antibiótica en los casos de
cistitis ya que dificultan que los gérmenes se adhieran a las paredes de la vejiga urinaria.

COMPLEMENTOS
Vitamina C y bioflavonoides. En los casos de infecciones urinarias es interesante su
utilización conjunta ya que su ingesta además de mejorar la función inmunitaria impide la
actividad bacteriana en la vejiga. Los bioflavonoides actúan junto a la vitamina C
favoreciendo su absorción y además tienen actividad antiinflamatoria.
Vitamina K. Evita la formación de cristales de oxalato ya que participa en la síntesis de una
sustancia que inhibe la formación de estos cálculos.
Vitamina B6. Se sabe que esta sustancia facilita la eliminación de oxalatos.
Citratos minerales (de calcio y magnesio). Tienen actividad alcalinizante sobre la orina.
Además reducen los síntomas de la cistitis, sobre todo el escozor al orinar.
Quercitina. Limita la actividad de aquellas sustancias inflamatorias que causan dolor.
Vitamina E y zinc. Mejoran la función inmunitaria en los casos de afecciones renales
repetidas.
Extracto de gayuba. Esta planta contiene una sustancia denominada hidroquinona con
conocida actividad antiséptica sobre las vías urinarias.
LOS PROBLEMAS CARDIACOS Y SU TRATAMIENTO ORTOMOLECULAR
El corazón de una persona normal pesa entre 250 y 300 gramos y en estado de reposo suele
latir entre 60 y 100 veces por minuto aunque no son raras velocidades aun más lentas en
personas jóvenes. Se trata de un músculo que está formado por diferentes tipos de células
aunque las más comunes son las miocárdicas (miocitos) cuya mayor parte -el 30%- lo ocupa
un elemento fundamental: las mitocondrias, estructuras celulares principalmente encargadas
de proporcionar la energía necesaria para la actividad cardiaca.
En cuanto a su estructura el corazón es un órgano muscular situado en el centro del tórax
que se halla dividido en dos mitades poseyendo ambas una cavidad superior -las aurículas-
donde se recibe la sangre que hay que purificar y una inferior -los ventrículos- que la expulsa
ya limpia. Es decir, se encarga de recoger la sangre del organismo para eliminar los
productos de desecho (entre ellos el anhídrido carbónico) lo que hace bombeándola hacia los
pulmones donde a su vez se carga de oxígeno; luego, una vez oxigenada la sangre, el
corazón la recibe de nuevo y la bombea hacia fuera para que llegue a todos los tejidos.
Operación que se desarrolla con cada latido llamándose diástole al llenado de las aurículas
con la contracción del músculo cardiaco y sístole al vaciado de sangre con la posterior
expansión. Porque tanto las dos aurículas como los dos ventrículos se contraen y relajan
juntos.
El proceso es éste: la sangre pobre en oxígeno y cargada de anhídrido carbónico procedente
de todo el organismo llega a la aurícula derecha a través de las dos venas más grandes -las
cavas superior e inferior- y cuando se llena impulsa la sangre hacia la cavidad inferior, el
ventrículo derecho. Luego, cuando éste también se llena la sangre fluye a través de la
llamada válvula pulmonar hacia las arterias pulmonares y es llevada a los pulmones. La
sangre fluye entonces a través de pequeños capilares que retienen el anhídrido carbónico y
la enriquecen con oxígeno. Hecho esto, la sangre pasa por las venas pulmonares hasta la
aurícula izquierda terminando así lo que se conoce como "circulación pulmonar".
A partir de entonces, cuando la aurícula izquierda está llena la sangre pasa al ventrículo
izquierdo que, cuando a su vez se llena, impulsa la sangre enriquecida a través de la válvula
aórtica hacia la aorta -la arteria más grande del cuerpo- desde donde se envía al resto del
organismo través del sistema circulatorio (arterias, arteriolas, capilares, vénulas y venas).
Sistema fundamental porque además de oxígeno la sangre se encarga también de aportar a
todo el organismo los nutrientes que necesita por lo que su función es primordial.

ALTERACIONES CARDIACAS MÁS FRECUENTES


Hay que añadir que en la mayor parte de los casos los problemas en el corazón -las llamadas
cardiopatías- son de difícil valoración aunque hay síntomas que pueden ser señales de algún
tipo de problema. Así ocurre cuando se sufre dolor, disnea (sensación de falta de aire),
fatiga inexplicables por otras causas, palpitaciones y sensaciones de mareo o, incluso,
desmayos. Aunque ya advertimos que tales síntomas pueden también ser debidos a otras
causas. Hoy puede estudiarse si existe algún problema cardiaco mediante análisis específicos
de sangre, radiografías, electrocardiogramas, ecocardiografías, resonancia magnética (RN),
tomografía por emisión de positrones (PET), cateterismo cardiaco y angiografía coronaria así
como mediante los recientes aparatos de diagnóstico bioenergético.
Insuficiencia cardiaca congestiva.
Se habla de insuficiencia cardiaca cuando la cantidad de sangre por minuto que bombea el
corazón no es suficiente para satisfacer al organismo de oxígeno y nutrientes. Puede ser
grave.

Insuficiencia cardiaca o fallo cardiaco.


Se denomina así a la disminución de la fuerza motriz del corazón que es incapaz por ello de
llevar a cabo su trabajo adecuadamente. Puede deberse a infartos de miocardio previos,
insuficiencia mitral aguda o rotura de cuerdas tendíneas que incapacitan a los ventrículos
para mantener una circulación adecuada. Cuando el gasto cardiaco es inferior al normal y la
presión arterial sistólica es baja se produce una ineficaz circulación que cursa con áreas
cianóticas que, presionadas, evidencian una falta de circulación. Cuando la insuficiencia
cardiaca es producida por una patología cardiaca grave tiende a la progresión requiriendo
una importante intervención terapéutica.

Miocardiopatías.
Hablamos de un trastorno progresivo que altera la estructura o perjudica el funcionamiento
de la pared muscular de los ventrículos. Puede ser de tres tipos:
-Miocardiopatía congestiva dilatada.
Agrupa una serie de trastornos cardíacos en los que los ventrículos se agrandan pero no
son capaces de bombear la sangre suficiente por lo que se produce una insuficiencia
cardiaca.
-Miocardiopatía hipertrófica.
Grupo de trastornos que se caracterizan por el engrosamiento de las paredes de los
ventrículos.
-Miocardiopatía restrictiva.
Grupo de trastornos debidos a la rigidez de las paredes ventriculares -no
necesariamente engrosadas- lo que impide el llenado normal de sangre.

Valvulopatías.
Se denomina así al mal funcionamiento de las válvulas cardiacas. Suele deberse a que se
escapa sangre de ellas -y entonces se habla de regurgitación o insuficiencia valvular- o a que
no se abran adecuadamente -y en tal caso se habla de estenosis valvular-. Otros problemas
que pueden originarse son la insuficiencia de la válvula -no cierran bien las válvulas-, la
estenosis de la válvula -se estrechan-, el prolapso de la válvula mitral -se produce por una
protusión de las valvas hacia el interior de la aurícula izquierda durante la contracción- o
regurgitación de la válvula aórtica -es el reflujo de sangre que se produce a través de la
válvula por insuficiencia o incompetencia de la aorta.

Endocarditis.
Se llama así al problema que crea la inflamación del revestimiento interior liso del corazón
(endocardio), normalmente a causa de una infección bacteriana. Cuando no se debe a una
infección se caracteriza por la formación de coágulos de sangre en las válvulas lesionadas.

Enfermedades del pericardio.


El pericardio es un saco de doble capa -flexible y extensible- que envuelve al corazón y entre
las cuales hay un líquido lubricante que permite que se deslicen una sobre otra. A veces se
inflama de forma puntual y súbita que cursa con dolor -pericarditis aguda- provocando el
derrame de líquido y productos de la sangre -fibrina, linfocitos y leucocitos- en el espacio
pericárdico-; cuando el problema persiste en el tiempo se habla de pericarditis crónica.

Enfermedades de las arterias coronarias.


Se caracterizan por la acumulación de grasa en las células que revisten las paredes de las
dos principales arterias formando en ellas las denominadas placas o ateromas, obstáculos
que impiden el correcto fluir de la sangre. Cuando son muy grandes a veces se fragmentan y
circulan libres por la sangre y en otras ocasiones forman pequeños coágulos. Al
estrechamiento de las arterias se le denomina aterosclerosis. Los problemas mencionados
pueden dar lugar, obviamente, a distintas patologías:

-La angina de pecho.


Se caracteriza por una sensación de presión en el pecho -que a veces duele- cuando el
corazón no recibe suficiente oxígeno. De dice que es una angina variante cuando es
provocada por un espasmo de las grandes arterias coronarias y aparece aunque no se haya
hecho esfuerzo físico previamente. Y se denomina angina inestable cuando el patrón de los
síntomas cambian cada poco tiempo. Es señal de un problema de mayor riesgo.

-El infarto agudo de miocardio.


Se produce cuando el flujo de sangre que llega al corazón se ve muy reducido o,
sencillamente, se interrumpe de forma brusca. Puede provocar la destrucción irreversible de
parte del músculo o, incluso, la muerte.

Arritmias.
Son alteraciones en el ritmo y frecuencia normales del corazón. Y pueden ser de varios tipos.
Siguiendo el conocido Manual Merck podríamos resumirlo así:

-Extrasístoles auriculares.
Se trata de un latido cardiaco causado por una activación eléctrica de las aurículas entes
de un latido normal.
-Taquicardia auricular paroxística.
Se denomina así a una frecuencia cardiaca uniforme y rápida (de 160 a 200 latidos por
minuto) que se inicia en las aurículas y aparece repentinamente.
-Fibrilación y flúter auricular.
Son impulsos eléctricos muy rápidos que producen una contracción auricular
extremadamente veloz haciendo que el ventrículo se contraiga de forma más rápida
pero menos eficiente de lo que cabría esperar.
-El Sïndrome de Wolff-Parkinson-White.
Se denomina así a una arritmia en la que los impulsos eléctricos son conducidos a lo
largo de una vía accesoria desde las aurículas a los ventrículos. provocando taquicardia.
-Extrasístoles auriculares.
SSe trata del latido cardiaco causado por una activación eléctrica de los ventrículos
antes de un latido normal.
-Taquicardia ventricular.
Se denomina así al ritmo ventricular que supera los 120 latidos por minuto.
-Fibrilación ventricular.
Se trata de una serie de descoordinada y potencialmente mortal de contracciones
ventriculares ineficaces muy rápidas causadas por múltiples impulsos eléctricos caóticos.
-Bloqueo cardiaco.
Se denomina así al retraso en la condición eléctrica a través del nódulo
auriculoventricular que se encuentra situado entre las aurículas y los ventrículos.
-Enfermedad del nodo sinusal.
Es el nombre que se da a una amplia variedad de anomalías en el funcionamiento del
marcapasos natural.

Termino esta introducción aclarando que las mencionadas no son las únicas enfermedades
cardiovasculares. También se producen, entre otras, las llamadas enfermedades de las
arterias periféricas, los aneurismas de aorta, los distintos trastornos linfáticos y de las venas
(trombosis, flebitis, varices, fístulas, linfedemas y lipedemas), etc.

PREVENCIÓN
Como el lector supondrá tras la breve pero extensa relación anterior más vale prevenir en el
caso de las patologías cardiacas. Y ello pasa inevitablemente por observar con atención los
factores de riesgo ya que, en la mayoría de los casos, proporcionan una inestimable franja
de seguridad. Y estos factores son la obesidad, la falta de ejercicio físico, el estrés el tabaco,
la contaminación ambiental, la insuficiente ingesta de agua, el consumo de alcohol y, quizás,
el más importante: una dieta pobre en frutas, verduras, cereales y frutos secos. Porque está
demostrado que la dieta adecuada, el ejercicio moderado y un descanso suficientemente
reparador son los ejes fundamentales para prevenir las patologías cardiacas. No está de
más, en todo caso, añadir que este grupo de enfermedades está casi restringido a las
sociedades occidentales industrializadas. Y una de las razones dietéticas se encuentra en el
alto consumo de grasas saturadas animales y en la carencia de nutrientes ortomoleculares
en la alimentación.

RECOMENDACIONES GENERALES Y OBJETIVOS DIETÉTICOS


Evitar el estrés.
Evitar la obesidad.
Realizar ejercicio físico adecuado.
Eliminar el tabaco.
Restringir la ingesta de excitantes como el café.
Eliminar toda sustancia tóxica que pueda interferir en la actividad celular normal.
No ingerir comida basura, precocinada, congelada, etc.
Evitar las grasas saturadas y "trans".
Reducir o evitar el consumo de azúcar y harinas refinadas.
Reducir o eliminar la ingesta de bebidas alcohólicas, gaseosas o estimulantes.
Evitar el consumo de excitantes, drogas, tabaco, etc.
No utilizar agua clorada.
Incrementar el consumo de frutas y vegetales crudos de forma que su consumo sea
diario.
Cambiar los cereales refinados por integrales.
Limitar la ingesta de sal.

ALIMENTOS MÁS ADECUADOS


Agua. Beba diariamente no menos de dos litros de agua lo más pura posible.
Frutas y verduras. Es importante que la dieta contenga ambos elementos en dosis
importantes y de forma diaria, sobre todo de alimentos crudos.
Pescados (especialmente los azules). Son ricos en ácidos grasos omega-3 y ayudan a
reducir los niveles de colesterol y triglicéridos. Además bloquean el proceso de agregación
plaquetaria, aumentan el flujo de sangre y bloquean el daño causado a las células por los
radicales libres.
Ajo. Es un antiagregante plaquetario natural y un tónico cardiaco.
Frutos secos. Son ricos en grasas monoinsaturadas con actividad sobre el exceso de
colesterol. Además son ricas en vitamina E y otros antioxidantes.
Aceite de oliva. Rico en ácidos grasos monoinsaturados, que regulan los niveles de
colesterol y triglicéridos.
Uvas (especialmente el aceite elaborado con sus semillas). Contienen resveratrol,
sustancia con probada actividad sobre las arterias coronarias mejorando su capacidad.
Cebolla. Se trata de un fluidificante natural de la sangre.

COMPLEMENTOS ÚTILES
Vitamina C. Absolutamente fundamental. La concentración plasmática de esta vitamina se
halla inversamente relacionada con la aparición de enfermedades cardiovasculares. Posee,
junto con la vitamina E, una clara actividad hipotensora. Además mejora la función endotelial
y reduce el cierre precoz de la válvula aórtica que se produce en la insuficiencia cardiaca
congestiva. La vitamina C mejora también la disfunción endotelial de las arterias coronarias
en los fumadores crónicos ya que impide la eliminación de óxido nítrico. Y reduce los niveles
de colesterol en la placa arterial con igual o mayor eficacia que las estaninas.
Asimismo es capaz de disminuir la estenosis coronaria, impide la oxidación del colesterol LDL
y disminuye la posibilidad de formación de trombos además de evitar la oxidación celular.
Vitamina E. Junto con la vitamina C retarda la progresión de la arteriosclerosis del
trasplante evitando el remodelado arterial y el crecimiento de la placa. También impide la
oxidación del colesterol LDL. Se trata de un vasodilatador capilar que proporciona
desviaciones alrededor de cualquier punto de bloqueo vascular.
Cuando una persona sobrevive a un infarto de miocardio y el tejido falto de oxígeno muere
esta vitamina estimula la formación de otro, de carácter cicatrizante, que actúa como un
parche para impedir que se produzca ruptura en la zona infartada. Cuando las cicatrices son
amplias se producen deformidades debido a su fuerza contractiva la cual debilita todavía más
el corazón. Pues bien, la vitamina E ayuda a la recuperación del infarto minimizando la
muerte del tejido cardiaco y reduciendo la amplitud de la zona cicatrizada. También impide la
producción de tromboxano A2 por parte de las plaquetas, bloquea el peróxido de hidrógeno
e impide la agregación plaquetaria.
Los doctores Wilfrid E. Shute y Evan Shute -fundadores del Shute Institute of London de
Ontario (Canadá)- han subrayado en múltiples ocasiones que la vitamina E es una
antitrombina natural, la única sustancia orgánica que impide los coágulos en la sangre y
normaliza el tiempo de coagulación en lugar de interferir en éste.
Vitamina B6. Cuando hay déficit de B6, la homocisteína -sustancia tóxica que se produce
durante la metabolización de las proteínas- no puede transformase en cistationina y se
mantiene en sangre. Y cuando eso sucede el riesgo de enfermedad cardiaca aumenta
considerablemente si no se consigue expulsar.
Cartinina. Este aminoácido proporciona energía al músculo cardiaco y reduce los niveles de
colesterol y triglicéridos.
Coenzima Q-10: La coenzima Q-10 -también conocida como ubiquinona- es un
componente esencial de la mitocondria donde desempeña un papel fundamental en la
producción de energía. De ahí que sea responsable del mantenimiento del ritmo la
coordinación y la fuerza del latido cardiaco. Ha mostrado eficacia en la miocardiopatía, la
insuficiencia cardíaca congestiva, la cardiopatía isquémica, el prolapso de válvula mitral, las
arritmias y la hipertensión.
Calcio-magnesio. El calcio ayuda a la contracción del músculo cardiaco y el magnesio a la
relajación. Es el responsable de la transformación de la L-arginina en L-citrulina y ésta en el
óxido nítrico, un potente y necesario vasodilatador.
Bromelina. Se trata de una enzima proteolítica que inhibe la agregación plaquetaria.
Ácido fólico. Ayuda a controlar los niveles de homocisteína en sangre.
Ácidos grasos omega-3. Son eficaces para tratar la hipercolesterolemia, la trigliceridemia,
la arritmia, la angina de pecho y la hipertensión.
Ácido lipoico. Previene las cardiopatías ya que reduce el nivel de colesterol de forma
considerable. Además protege de la oxidación a otros nutrientes.
Proantocianidinas oligoméricas. Estos flavonoides protegen a la vitamina C y ayudan a la
misma a atravesar a membrana plasmática de la célula. Además previenen las enfermedades
cardiacas.
Compuestos azufrados. Tienen una actividad protectora en la patología cardiaca ya que
mejoran la circulación, tienen capacidad regeneradora de las arterias, reducen los niveles de
colesterol y reducen el daño que causan los radicales libres a nivel vascular.
L-Cisteína. La mejor forma es utilizarlo en forma de NAC (N-acetil L-cisteína). Impide la
oxidación del colesterol LDL y reduce los niveles de lipoproteína A, sustancia cuya presencia
comporta mayor riesgo que el colesterol.
L-lisina. Es capaz de mantener en óptimas condiciones el tejido que forma las paredes de
las arterias.
L-prolina. Por su participación en la producción de colágeno es importante para mantener
la estructura arterial en buenas condiciones.
Taurina y Trimetilglicina. Son normalizadotes de la función cardiaca y ayudan a reducir los
niveles de homocisteína.
Cabe añadir que además de las mencionadas también son útiles sustancias como el cobre el
inositol, los picnogenoles (un tipo de bioflavonoides), los betacarotenos (provitamina A), las
vitaminas D y H (biotina) y algunas otras del grupo B (además de la B6 cumplen un papel
importante las B1, B2, B3, B5, B9 y B12). De ahí que una cápsula diaria conteniendo todas
las vitaminas del complejo B y una de aminoácidos pueda ser en muchos casos una buena
idea.
CÓMO TRATAR EL CÁNCER CON MEDICINA ORTOMOLECULAR
Hace ya medio siglo que el cáncer se trata con éxito por numerosos médicos y otros
terapeutas -especialmente en Estados Unidos- con Medicina Ortomolecular. La base de este
tratamiento está en desintoxicar el organismo, seguir una alimentación adecuada y
complementar la dieta con nutrientes ortomoleculares específicos a fin de crear la
condiciones óptimas favorables que permitan un correcto funcionamiento celular elevando
simultáneamente el sistema inmune del enfermo. Un método natural no agresivo, eficaz y
poco conocido.

Está constatado que gran parte de los casos de cáncer son consecuencia de un incorrecto
comportamiento vital o de las características del ambiente en el que se vive. Y, por tanto,
que es posible prevenirlos. La evidencia de que es así es amplia pero lo corroboran sobre
todo cuatro hechos estadísticos: las diferencias en la incidencia de determinados tipos de
cáncer entre personas de una misma comunidad radicadas en distintos lugares, las
diferencias entre los que emigraron de una comunidad y los que no emigraron, la variación
en el tiempo dentro de una comunidad dada y la identificación real de gran número de
causas específicas y controlables (de las que vamos a hablar a continuación).
Como ya se ha explicado en artículos anteriores de la revista, un cáncer se caracteriza por la
proliferación descontrolada de una célula o grupo de células -parece que a causa de una
mutación genética por causas que pueden ser variadas- y la adquisición por éstas de
"capacidad invasiva" lo que permite su diseminación -metástasis- por todo el organismo. De
ahí que el equilibrio entre la división y la muerte celular sea indispensable para que no
aparezca el cáncer, algo de lo que al parecer se encargan los denominados "genes
supresores de tumor" codificando unas proteínas que impiden la proliferación descontrolada.
Una de ellas es la conocida proteína "P53" que cuando no logra frenar el crecimiento
anormal provoca además la apóptosis o "suicidio" de la célula. Y existen también otros genes
llamados "reparadores de ADN" que codifican otras proteínas cuya función es corregir los
errores que surgen cuando las células duplican su ADN antes de la división.
Ya en el número 35 de la revista se mencionaron todas las causas que pueden dar lugar a un
cáncer e invitamos al lector a repasarlas (www.dsalud.com). En todo caso, es oportuno
recordar algunas de ellas para entender por qué la Medicina Ortomolecular es útil en el
tratamiento del cáncer. Especialmente porque para prevenirlo es preciso conocer las
sustancias y/o los hábitos relacionados con su aparición. Obviamente, no mencionamos
todos. Piense el lector que la décima edición de la lista oficial de carcinógenos humanos
conocidos se ha hecho pública recientemente y en el nuevo listado aparecen ya 228
sustancias. Veamos sólo, pues, los principales agentes carcinógenos.
-Las radiaciones ionizantes.
Penetran en los tejidos y pueden dañar el ADN. Todas ellas (se explicó en el artículo sobre
los peligros de la telefonía móvil en el nº 38 de la revista).
-Los medicamentos.
Algunas de las medicinas que se han estado comercializando durante años provocaban
cáncer ya que -hoy lo sabemos- interferían en el ADN. La mayor parte fueron retiradas por
ello del mercado pero otras se siguen utilizando como es el caso de los estrógenos y los
anticonceptivos esteroideos. Los primeros han sido recetados en muchos países de forma
sistemática para tratar los síntomas posmenopáusicos y prevenir la osteoporosis provocando
un notable aumento de cánceres endometriales. En algún momento, llegándose a duplicar la
incidencia normal.
-Los rayos del sol.
El cáncer de piel causado por la exposición a los rayos del sol es el más frecuente. Los
melanomas son los cánceres potencialmente más letales.
-El tabaco.
El hábito de fumar mata a más de 1.000.000 de personas cada año por cáncer de pulmón y
otras neoplasias. Las mutaciones del gen P53 son frecuentes en los cánceres relacionados
con el tabaco. Está probado que determinadas sustancias presentes en los cigarrillos están
directamente relacionadas con el cáncer como son los hidrocarburos aromáticos policíclicos
(HAP) y las nitrosaminas derivadas de la nicotina. Piénsese que sólo en el humo del tabaco
se encuentran más de 4.000 agentes químicos, muchos de los cuales son carcinogénicos.
-Algunos virus.
El VPH o virus humano del papiloma es uno de ellos y está íntimamente relacionado con el
cáncer de cuello de útero. Se transmite por contacto sexual.
-Las nitrosaminas.
Esta sustancia la podemos encontrar en el tocino frito, las carnes curadas, algunas hortalizas
frescas, la cerveza, la leche seca sin materia grasa, los productos del tabaco, algunos
productos de goma, los pesticidas, ciertos cosméticos y productos de la industria del metal.
Las nitrosaminas se forman a partir de los nitratos añadidos a algunos alimentos que, bien
por las bacterias que hay en las carnes que los contienen o por las propias de nuestro
organismo, se oxidan convirtiéndose en nitritos así como de las aminas biógenas generadas
a partir de la degradación de las proteínas. Además, hay determinados alimentos a los que
se les añaden nitratos como el beicon, el jamón cocido, el salami, el salchichón, el chorizo,
etc., con el fin de inhibir el crecimiento de la bacteria Clostridium botullinum, causante del
botulismo.
También hay nitratos en los conservantes E249, E250, E251 y E252.
-El amoniaco.
Los productos nitrogenados generan NH3 por acción de las bacterias lo que aumenta la
proliferación celular y altera la síntesis de ADN.
-Los fenoles.
Producidos por el metabolismo de la fenilalanina y la tirosina se relacionan con el cáncer de
piel y colon.
-Las aflotoxinas.
El más tóxico de esta familia es la aflotoxina B1, sustancia tóxica (hongo), mutagénica e
intensamente cancerígena. Está presente en algunas semillas.
-Los compuestos químicos agrícolas.
Nos referimos a aquellos encaminados tanto a incrementar la productividad de las cosechas
como a favorecer su conservación. Muchos son potencialmente cancerígenos. Hablamos de
los acaricidas, nematicidas, fungicidas, rodenticidas y herbicidas (compuestos químicos como
DDT, dieldrin, lindano, metoxiclor, malation, aldrín, etc.).
-Las grasas saturadas.
Una alimentación rica en grasas saturadas favorece el desarrollo del cáncer. Está
especialmente demostrado en el caso del cáncer de mama. Al parecer, podría deberse a que
su consumo eleva las cifras de estrógenos en sangre según las investigaciones desarrolladas
en las universidades de Harvard y Minnesota. Por otra parte, un estudio llevado a cabo por la
Fundación Estadounidense para la Salud y el Centro Hospitalario St.Luke's-Roossevelt de
Nueva York apunta que una ingesta excesiva de grasas -tanto de origen animal como los
aceites vegetales omega 6- adormece el mecanismo de vigilancia tumoral del sistema
inmunitario.
-La leche de vaca.
Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Bergen (Noruega) con leche de vaca fresca
constató que el consumo de 2 vasos diarios implica un riesgo 3,4 veces mayor de padecer
linfomas que quienes beben menos de esa cantidad. Y un grupo de investigadores
holandeses demostró en 1989 que las personas que toman tres o más vasos de leche de
vaca diaria tienen dos veces más probabilidad de desarrollar cáncer de pulmón que los que
no beben leche.
Cabe añadir que también investigadores de la Universidad de Harvard encontraron una
relación positiva y fuerte entre el cáncer del páncreas y el consumo de leche, huevos y
carne.
Entiéndase, en todo caso, que hablamos de la leche de vaca entera, sin tratar
industrialmente. Porque tanto lo que hoy se comercializa como leche de vaca así como sus
derivados lácteos tienen más bien poco que ver con la leche de vaca natural. Hablaremos de
ello extensamente en un próximo artículo.
-El café torrefacto.
El café torrefacto contiene hidrocarburos tostados liberadores de benzopirenos, productos
altamente cancerígenos. Además contiene metil glioxal, un poderoso mutágeno en las
bacterias. Una simple taza de café recién hecho contiene 0.5 mg de ese compuesto que ha
demostrado ser cancerígeno en ratas. De hecho, la Unión Europea intentó hace año y medio
regular esta situación sin conseguirlo debido a las presiones ejercidas. Sépalo.
-El alcohol.
El alcohol también podría actuar como un carcinógeno, no de forma directa sino a través de
su metabolito, el acetildehído. Además tiene una reconocida acción inmunodepresora.
Por otra parte, un estudio presentado por la Agencia Internacional para la Investigación
sobre el Cáncer en Lyon indica que la mezcla de alcohol y tabaco aumenta 43 veces la
probabilidad de contraer cáncer de garganta.
-Mecanismos indirectos.
La ingesta exagerada de alimentos también puede influir en la aparición del cáncer. Así lo
demostró ya Tannenbaum en ratones durante la II Guerra Mundial constatando que la
aparición de tumores espontáneos de pulmón y mama así como los de una variedad de
tumores producidos experimentalmente con cancerígenos conocidos podía reducirse a la
mitad restringiendo la ingesta de alimentos sin modificar las proporciones de los
constituyentes individuales. Esto último sería luego contrastado en reiteradas ocasiones.
En el caso de la fibra y su influencia sobre el cáncer -y otras enfermedades degenerativas del
intestino- Burkitt ya lo sugirió en sus observaciones: el cáncer era más común en los países
donde se procesaban los cereales para eliminar la fibra que en aquellos en donde eso no se
hacía.
Hay que recordar, finalmente, que los métodos utilizados para la preparación industrial de
alimentos pueden ser potencialmente peligrosos debido a la intervención de carcinógenos
como los hidrocarburos aromáticos policíclicos y las aminas aromáticas heterocíclicas. Y
ambas se forman durante la combustión del carbón y la lisis de proteínas durante el asado
de la carne con carbón vegetal, en la fritura y en el ahumado.

LA NECESARIA PRUDENCIA
Lo expuesto nos insta pues a ser muy prudentes y a seguir unas reglas mínimas si queremos
disminuir los factores de riesgo del cáncer: Nuestros consejos para lograrlo son sencillos:
-Deje de fumar.
-Evite el exceso de peso.
-Tome entre 20 y 35 gramos de fibra al día.
-Consuma diariamente frutas y vegetales frescos.
-Elimine o reduzca al mínimo la ingesta de alcohol.
-Evite la exposición prolongada al sol.
-Reduzca la ingesta de proteínas animales.
-No consuma alimentos fritos ni ahumados.
-No consuma más de un 10% de grasas saturadas en su comida diaria.
-Reduzca el consumo total de grasas a menos del 30% del aporte calórico total.
-Realice diariamente ejercicio físico según sus características y posibilidades.
-Respete las instrucciones de seguridad en los lugares de trabajo, sobre todo si en él se
manipulan sustancias cancerígenas.

PRODUCTOS CON ACTIVIDAD ANTICANCERÍGENA


Además de seguir las recomendaciones anteriores conviene que sepa que hay determinados
alimentos y sustancias que tienen un especial interés tanto por su acción preventiva como
por su actividad anticancerígena. Hablemos de ellos.
-El ajo y la cebolla.
En ambos alimentos se han encontrado multitud de sustancias con reconocida acción
anticancerígena, entre ellas el sulfuro de dialilo o la alinasa, con capacidad para bloquear
-por ejemplo- sustancias tan agresivas como las nitrosaminas y la aflotoxina, ambas
relacionadas con los cánceres de estómago, pulmón e hígado.
Uno de los principales investigadores de la acción del ajo es el doctor Michael Wargovich,
experto del Centro del Cáncer M.D. Anderson de Houston. En un experimento administró a
un grupo de ratones el principio activo del ajo mientras a otros sólo les dio comida. A
continuación aplicó a los ratones de ambos grupos potentes carcinógenos. Pues bien, los
ratones que habían ingerido ajo presentaron un 75% menos de incidencia de cáncer, tanto
de colon como de otros tipos.
-El tomate.
El mismo pigmento que proporciona al tomate su color rojo, el licopeno, es la sustancia
responsable de su poder anticancerígeno. El licopeno es hasta dos veces más potente que el
betacaroteno y actúa como destructor del oxígeno libre. Además, está demostrado que esta
misma sustancia reduce el daño causado en el ADN y ayuda a prevenir el cáncer de próstata.
(Journal of the Nacional Cancer Institute, 19/12/2001).
-El té.
Estudios realizados en China, Japón y EEUU confirman que el té bloquea en gran medida el
desarrollo de diversos tipos de cáncer en los animales, lo que se debe principalmente a su
concentración en catequinas, de las que una de ellas es especialmente potente: la
epigalocatequina (EGCG).
-La col, el brécol y las coles de Bruselas.
Estas hortalizas contienen una sustancia -el indol-3-carbinol- que tiene la propiedad de
acelerar el metabolismo de los estrógenos impidiendo así que pueda ser utilizado por las
células cancerígenas. Así lo han demostrado los estudios del Instituto de Investigación
Hormonal de Nueva York.
-El cartílago de tiburón.
El cartílago de tiburón posee un compuesto que -al menos, en laboratorio- tiene efectos
anticancerígenos. Exactamente son sus compuestos de glucoproteínas las que tienen un
efecto sobre la angiogénesis.
El crecimiento de un tumor requiere su vascularización. Sin la cercanía de vasos sanguíneos
las células tumorales no sólo no pueden diseminarse sino que mueren por deficiencia de
nutrientes y oxígeno así como por falta de eliminación de anhídrido carbónico, ácido láctico y
otras sustancias de desecho. La angiogénesis o formación de nuevos vasos sanguíneos a
partir de otros preexistentes es fundamental en el proceso de carcinogénesis.
-El extracto de aceite de hígado de tiburón.
Esta sustancia contiene ácidos grasos poliinsaturados así como vitaminas A, D y E además de
escualeno y alcoxigliceroles.
La vitamina A tiene un destacado papel preventivo en el cáncer y, en particular, frente al
cáncer bronquial y el de vejiga, además de tener una acción antioxidante global como las
vitaminas D y la E.
La vitamina D2 por su parte, es precursora de la tumosterona, sustancia utilizada por las
células asesinas para destruir las células cancerosas.
En cuanto al escualeno que contiene es un triterpenoide precursor de la DHEA
(deshidroxiepiandrosterona), una sustancia que tiene el poder de ralentizar el envejecimiento
celular y cuya presencia es indispensable en los glóbulos rojos para combatir las células
cancerosas.
Por último -como ya hemos señalado-, contiene alcoxigliceroles, que son derivados lipídicos
presentes sobre todo en los tejidos portadores de células inmunitarias. Los alcoxigliceroles
han demostrado en ratas un claro efecto inhibidor del crecimiento tumoral bloqueando en
ratas diversos tumores experimentales: linfoma LAA, carcinoma mamario C3H, melanoma
B12, etc.
-El ácido alfa lipoico.
Se trata de un compuesto antioxidante que en su forma libre tiene la capacidad de proteger
el material genético del ADN. Además impide la liberación excesiva de FN-kappa-B, una
sustancia con capacidad para fijarse al ADN en los genes y causar cambios en la información
génica.
-La vitamina A.
Dado que la vitamina A puede resultar tóxica si se toma en cantidades altas es importante
comprender la diferencia entre ella y los carotenoides. El betacaroteno -y los demás
carotenoides- son atóxicos. Y en el interior del cuerpo humano son transformados
enzimáticamente de tal manera que de una molécula de betacaroteno surgen dos moléculas
de vitamina A.
Otra diferencia importante es que la carotinoidemia depende proporcionalmente de la
ingesta mientras que la vitamina A mantiene niveles sanguíneos bastante constantes dado
que toda cantidad "extra" es eliminada de la sangre y almacenada en el hígado.
De los 20 carotenoides que se encuentran en la alimentación humana, el betacaroteno es el
mejor protector contra el cáncer.
La primera demostración de que la vitamina A tenía propiedades protectoras contra el cáncer
se obtuvo poco después de su descubrimiento en 1913 por Mc Collum y Davis. A principios
de los años 20 los trabajos de Mori (1922) y Wolbach (1925) asociaron el déficit de vitamina
A con alteraciones cancerígenas en células de la tráquea, laringe y bronquios. Varios estudios
realizados entre los años 30 y 50 confirmaron que la vitamina A mantiene el funcionamiento
normal de los tejidos además de controlar el crecimiento celular y que las deficiencias de
dicha vitamina producen cambios metaplásicos.
Así pues, la vitamina A regula de una manera casi hormonal el crecimiento y el desarrollo
celular, da protección antioxidante contra los radicales libres y aumenta la comunicación
intercelular de tal forma que las células mutantes no pueden provocar que otras células,
también mutantes, crezcan (influye en la síntesis de la proteína conocida como conexina).
En 1929 Hirayama publicó un estudio realizado en 25.000 japoneses demostrando que el
betacaroteno protege contra los cánceres de pulmón, estómago, colon, próstata y cérvix.
-La vitamina B17.
Tras muchos años de estudios, el químico estadounidense Ernest Krebs, Jr. descubrió en
1950 una nueva vitamina que categorizó como B17 y que también es llamada laetril y
amigdalina.
Ya en varios documentos de civilizaciones antiguas -como los egipcios en la época de los
faraones y en China más de 2.500 años antes de Cristo- se menciona el uso terapéutico de
los derivados de las almendras amargas. Papiros egipcios de 5.000 años de antigüedad
mencionan el uso de Aquí Amygdalorum, para el tratamiento de tumores dermatológicos. Sin
embargo, el estudio sistematizado de la amigdalina no comenzó hasta la primera mitad del
siglo pasado cuando el famoso químico Dr. Bohn descubrió en 1802 que durante el proceso
de destilación del agua proveniente de almendras amargas se obtenía ácido hidrociánico.
La vitamina B17 es un agente quimioterapéutico completamente natural que se encuentra en
más de 1.200 plantas, particularmente en las semillas de frutas comunes como el
albaricoque, el durazno, las manzanas y las cerezas. Se trata de un diglucósido con una
molécula de cianuro que es extremadamente bioaccesible. Esto significa que penetra en la
membrana celular alcanzando fácilmente un alto nivel de concentración dentro de la célula.
Esta molécula de cianuro causó cierta controversia aunque, atendiendo a las afirmaciones de
quienes la utilizan, es inofensiva porque "las células normales del organismo contienen un
enzima llamada glucosidasa que la neutraliza impidiendo la liberación del cianuro. De esta
forma, la vitamina B17 sólo actúa como glucosa en las células saludables produciendo
energía. Las células malignas no contienen esta enzima pero tienen otra llamada rodanasa;
al estar ausente la glucosidasa y presente la rodanasa, la vitamina B17 se activa liberando la
molécula de cianuro dentro de la célula maligna causando su destrucción".
El uso del laetril es legal en 24 estados americanos y en otros 17 países como México,
Alemania, Gran Bretaña, Italia, Bélgica y Filipinas.
-La vitamina C. Existen numerosas evidencias de que la vitamina C es esencial para el buen
funcionamiento del sistema inmunitario. En los mecanismos de éste intervienen ciertas
moléculas -principalmente moléculas de proteínas- que se encuentran en solución en los
fluidos del cuerpo así como en determinadas células y la vitamina C actúa tanto en la síntesis
de muchas de ellas como en la producción y en el adecuado funcionamiento. Pues bien, se
sabe desde hace tiempo que la vitamina C inhibe la formación de nitrosaminas
carcinogénicas formadas por la reacción entre los nitritos existentes en las carnes
conservadas y las aminas dietéticas.
También la vitamina C, unida a la quercetina y otros polifenoles, pueden combatir el cáncer.
La aparición del cáncer de esófago, páncreas, colon, recto, cuello de útero, vejiga, piel,
mama y laringe aparece mucho más raramente en quienes siguen una dieta rica en frutas y
vegetales con alto contenido en vitamina C.
Estudios en animales de experimentación realizados por el Premio Nobel Linus Pauling y sus
colaboradores muestran que una ingesta elevada de vitamina C atrasó el comienzo de
tumores mamarios espontáneos en ratones; y evidencian también una pronunciada
disminución o retraso en la aparición de tumores malignos en ratones que habían sido
expuestos a la luz ultravioleta.
Otros investigadores también han demostrado la efectividad de esta vitamina y sus derivados
en la prevención del cáncer de piel. Y en ratones expuestos a fibra de vidrio en polvo se
comprobó una inhibición significativa del cáncer de pulmón. Científicos japoneses
demostraron además recientemente el efecto anticancerígeno en tumores humanos de
ovario, estómago, páncreas, útero y pulmón.
Tras lo dicho, es insólito comprobar que el Instituto Nacional de Salud Americano, tras el
estudio que realizó sobre esta vitamina, concluyera diciendo que la cantidad recomendable
de vitamina C es de 60 mg, al día. Cientos de investigadores afirman que esa cifra debería
ser aumentada a 200 mg diarios como mínimo. Exactamente la misma recomendación que
hizo Linus Pauling hace casi veinte años y pocos científicos aceptaron.
-La vitamina E.
Esta vitamina es un poderoso antioxidante pero posiblemente necesite de la sinergia de
otros nutrientes para poder ser además protectora contra el cáncer. Es el caso del estudio de
Knekt (1991) publicado en Annals of Medicine que confirma el papel protector de la vitamina
E -en combinación con otros nutrientes- en la profilaxis del cáncer.
Es importante tener en cuenta la sinergia entre esta vitamina y el selenio, conocida desde
1983. Según el Dr. Horvart, "la vitamina E facilita la acción anticarcinogénica del selenio sólo
cuando se encuentra presente durante las fases de promoción o proliferación".
En 1984 un equipo de investigadores dirigidos por el Dr. Wald estudió la vitamina E y el
betacaroteno en la prevención del cáncer mamario. Se extrajo sangre de 5.000 mujeres en
Guernsey entre 1968 y 1975 que se almacenó congelada. A finales de 1982, 39 de las
mujeres habían desarrollado cáncer. Comparándolas con el grupo de control de mujeres de
edad, en estado menopáusico, antecedentes familiares y antecedentes de enfermedad
mamaria benigna similares, las víctimas de cáncer mostraron niveles sanguíneos más bajos
de vitamina E.
Cabe señalar que la vitamina E tiene una acción directa sobre algunas sustancias químicas
cancerígenas inactivándolas (nitritos y nitratos). Por otra parte, la vitamina E también
desempeña un papel importante como terapia adjunta a la quimioterapia. Así, prácticamente
todos los pacientes que reciben adriamicina pierden el cabello mientras que el 70% de los
que reciben 1.600 UI de vitamina E desde varios días antes de la quimioterapia no sufrieron
una pérdida de cabello digna de mención. (Wood, 1985).
-La coenzima Q10.
Además de su papel en la producción de energía, la coenzima Q10 es un elemento muy a
tener en cuenta en los pacientes con cáncer pues ayuda a reducir los radicales libres; se
trata, pues, de una sustancia antioxidante.
-El calcio.
Según un estudio publicado en el New England Journal of Medicine -enero de 1999- el papel
del calcio en la prevención de pólipos en el colon es evidente. Los autores del trabajo son
tajantes en sus conclusiones: los suplementos de calcio se asocian con una reducción
significativa del riesgo de padecer adenoma colorrectal recurrente. El trabajo fue dirigido por
el doctor J. A. Baron -del Darthmouth-Hitchcock Medical Center (New Hampshire, EE.UU)- a
lo largo de cuatro años.
-El germanio.
En 1967 el Dr. Kazuhiko Asai consiguió sintetizar el germanio 132, una forma de germanio
ligado orgánicamente y no tóxico. En su forma orgánica cada átomo de germanio está ligado
a tres átomos de oxígeno convirtiéndose en un excelente transportador de oxígeno.
El Dr. Otto Warburg -investigador del cáncer y premio Nobel- descubrió que las células
cancerosas no pueden metabolizar adecuadamente el oxígeno. Y el germanio 132 actúa
como transportador facilitando el movimiento del oxígeno a través de las membranas
celulares para introducirlo en la célula. Refuerza además muchas funciones del sistema
inmunitario. Varios estudios han informado de la capacidad del germanio 132 administrado
por vía oral de aumentar la actividad de las células asesinas naturales.
En un estudio publicado en el Journal of Interferon Research se concluía que "el germanio
orgánico restaura el funcionamiento normal de células-T y linfocitos-B. El germanio orgánico
tiene actividades fisiológicas excepcionales, es capaz de estimular la producción de gamma-
interferón, tanto en animales como en seres humanos, sin efectos colaterales ni toxicidad".
-El selenio. Un trabajo realizado por Margaret Rayman -del Centro de Nutrición y Seguridad
Alimentaria de la Universidad de Surrey (Reino Unido)- y publicado en The Lancet ha
repasado los problemas que acarrea la deficiencia de selenio y ha dado la voz de alarma ya
que en muchos países no se consume en cantidad suficiente.
El déficit de selenio disminuye la eficacia del sistema inmune. Varios trabajos han
comprobado que un aporte adicional de este antioxidante estimula la producción de linfocitos
T y mejora la respuesta de las células asesinas.
Desde hace tres décadas se conoce el papel preventivo del selenio frente a ciertos tumores.
De hecho, en los países en los que la dieta es rica en este mineral las cifras de mortandad
por cáncer son inferiores a las de otros lugares donde no se consume tanto. En la mayoría
del continente europeo se consumen cantidades insuficientes de selenio.
-El NADH.
El NADH es una sustancia natural presente en todos los organismos vivos que se conoce
también como coenzima I. Se le han atribuido más de un millar de funciones bioquímicas y
está considerado el antioxidante más eficaz conocido. Una de las acciones principales es su
actividad en la producción de energía en la célula. Cuanto más NADH libre hay en la célula
mayor energía puede producir ésta. Aunque existe NADH en todos los alimentos ésta es
destruida por el proceso de cocción; incluso cuando ingerimos alimentos crudos la absorción
de NADH no mejora debido a que los ácidos gástricos lo degradan.
De ahí la importancia de la suplementación oral de NADH siempre que esté estabilizado y su
forma galénica de administración sea gastrorresistente para asegurar su absorción y
biodisponibilidad.
Sus acciones principales son:
-Aumenta la producción de energía celular (cada molécula de NADH produce 3 moléculas de
ATP).
-Interviene en la regulación celular y reparación del ADN.
-Potencia el sistema inmune (sobre todo, aumenta notablemente la Interleukina-6 o IL-6).
-Es un potentísimo antioxidante. Actúa regenerando los antioxidantes naturales de nuestro
organismo.
-La chlorella pyrenoidosa.
La chlorella es un alga unicelular cultivada originalmente para países del Tercer Mundo como
sustituto barato de las carnes de animales pero acabó ofreciéndonos mucho más que
proteínas. De hecho, podría ser el antídoto perfecto para algunos de los problemas de salud
causados por los alimentos refinados, las dietas deficientes en nutrientes y nuestro ambiente
tóxico.
La chlorella está cargada de nutrientes y otros compuestos únicos incluyendo las vitaminas
del grupo B (contiene más ácido pantoténico que cualquier otra fuente natural), magnesio y
otros minerales menores. Su alta concentración de clorofila -un pigmento verde con
cualidades limpiadoras notables- es necesaria en cualquier programa de desintoxicación del
cuerpo y como fuente de hierro orgánica. También ayuda al cuerpo a eliminar cadmio y
uranio, dos metales tóxicos. El amplio espectro de carotenoides del alga es superior al
betacaroteno para defender las células contra la oxidación. Otro de sus constituyentes
químicos, el clorelano, fortalece nuestro sistema inmune al contribuir a la producción de
interferón.
-El extracto de arabinogalactano.
El extracto de arabinogalactano es una sustancia extraída del salvado de arroz que ha sido
modificado enzimáticamente para aumentar su función inmunomoduladora.
Se ha demostrado en pruebas in vivo que esta sustancia es capaz de modificar la respuesta
biológica con posibles efectos anticancerígenos. Así, fue capaz -en pruebas de laboratorio-
de aumentar la actividad de las células asesinas naturales, primera línea de defensa contra el
desarrollo de tumores.
-La Uncaria Tomentosa o uña de gato.
La Uncaria Tomentosa o Uña de Gato es una planta que crece de forma salvaje en las zonas
altas del amazonas peruano. Está compuesta fundamentalmente por alcaloides indólicos y
pentacíclicos además de por flavonoides, taninos catéquicos, triterpenos y esteroides.
El estudio de esta planta se ha centrado en su composición alcaloídica. Tiene acción
inmunoestimulante, antivírica, antiinflamatoria, antimutagénica, antioxidante, citostática,
antileucémica, antiagregante plaquetaria, hipotensora y diurética.
En suma, hay muchos agentes anticancerígenos que, combinados adecuadamente, permiten
tratar cualquier patología cancerosa. Obviamente, el tratamiento -qué productos, en qué
dosis, durante cuánto tiempo...- debe ser individualizado y ser el especialista quien lo
determine. Téngalo en cuenta.
TRATAMIENTO DEL ACNÉ CON NUTRICIÓN
ORTOMOLECULAR

El acné es un trastorno cutáneo que tiene su origen en el sistema pilosebáceo siendo su


aparición más frecuente en cara y tronco al haber más glándulas sebáceas y folículos pilosos.
Pero antes de adentrarnos en ese problema conviene que repasemos algunos conceptos.
Como probablemente ya sepa el lector, la piel está formada por diferentes capas y tejidos
cuya especificidad viene dada por la actividad concreta que desarrollan. La capa más externa
y fina es la epidermis, la capa interna y más gruesa la dermis y debajo de ésta se halla la
hipodermis, constituida por tejido conectivo y adiposo, y con la capacidad de fijarse a los
órganos subyacentes. En cuanto a las principales funciones de la piel son las de: -Excreción.
Lo que realiza gracias a las glándulas sudoríparas.
-Protección. Constituye una importante barrera física con actividad inmunitaria que impide la
invasión de sustancias peligrosas para el organismo.
-Regulación de la temperatura corporal. Su actividad es fundamental para regular la
temperatura del cuerpo aumentando o disminuyendo la eliminación de líquidos en función de
las necesidades. Además es capaz de modificar las características de la red vascular
dependiendo de los requerimientos.
-Detección de estímulos. La piel contiene un gran número de terminaciones nerviosas
capaces de detectar diferentes tipos de estímulos.
-Participación en la síntesis de vitamina D. Merced a la acción de los rayos ultravioleta sobre
la piel.

LA EPIDERMIS
En la epidermis encontramos cuatro tipos diferentes de células:
Queratinocitos. Su actividad se centra en la formación de queratina, una proteína
impermeable al agua encargada de proteger los tejidos más profundos.
Melanocitos. Son las células encargadas de la pigmentación de la piel.
Las células de Langerhans. Aunque proceden de la médula ósea emigran a la epidermis
para formar parte del sistema inmunitario.
Las células de Merkel. Que junto con los queratinocitos forman parte del sistema sensitivo.
La epidermis está compuesta por cinco capas:
La capa basal. Es la zona más profunda y donde se generan células incansablemente que
emigrarán a la superficie. También aquí se encuentran otros tipos de células que emigrarán
hacia la dermis y participarán en la formación de las glándulas sudoríparas, en la producción
de grasa y en la formación de los folículos pilosos.
El estrato espinoso. Contiene fundamentalmente melanocitos y células de aspecto
espinoso.
El estrato granuloso. Produce queratohialina, una sustancia precursora de la queratina.
El estrato lúcido. Solo aparece en las zonas donde la epidermis es muy gruesa.
El estrato córneo. Está compuesto por células que continuamente se están escamando y
serán reemplazadas por células nuevas.

LA DERMIS
La dermis se halla fundamentalmente compuesta por tejido conectivo, colágeno y fibras
elásticas. En su parte más externa se pueden apreciar vasos sanguíneos, nervios, glándulas
y folículos pilosos mientras en la porción más profunda encontramos tejido conectivo y fibras
elásticas. Pues bien, el espacio entre esas fibras elásticas está ocupado por tejido adiposo,
glándulas sebáceas, conductos de glándulas sudoríparas y folículos pilosos. Y en él se
encuentra el punto de partida del acné porque cuando esas glándulas sebáceas secretan una
cantidad excesiva de sebo (sustancia compuesta por triglicéridos, ésteres de cera, escualeno
y esterolesteres) éste se acumula en los canalículos formando lo que se conoce como
comedones.
En la primera fase del acné aparece los comedones cerrados que se aprecian como
diminutos puntos blancos. En ese momento pueden intervenir algunos microorganismos
-especialmente el propionibacterium acnes- que provocan irritación e inflamación, lo que se
conoce como pápula. Se habla entonces de acné papuloso. Y en el caso de que la pápula se
transforme en vesícula y se llene de pus nos encontramos ante el denominado acné
pustuloso (que puede dejar cicatrices). Ahora bien, puede haber otra fase del acné aún más
virulenta que se caracteriza por la presencia de nódulos dolorosos e inflamados que afectan
al conjunto del folículo piloso y cuya evolución es larga -entre diez y doce semanas-
convirtiéndose en pústulas. A ello se denomina acné quístico. En algunos casos puede
también producirse encapsulamiento en zonas amplias apareciendo forúnculos -aunque es
poco frecuente- y entonces se habla de acné forunculoide.
Hay que agregar que se pueden dar otros tipos como el acné conglobata -cuando cursa con
abscesos, quistes, cicatrices y queloides-, el acné fulminante -forma poco frecuente pero de
carácter grave que afecta sobre todo a los adolescentes y que puede ir acompañada de
fiebre, inflamación de las artrodias, astenia y alteraciones sanguíneas-, el acné miniquístico
-caracterizado por aparecer en época tardía y haber comedones cerrados, sobre todo en el
maxilar inferior- y acné rosáceo -patología crónica que compromete únicamente a la piel de
la cara y que comienza con un enrojecimiento de la nariz, mejillas, frente y barbilla, aumento
de la vascularización y picor en las zonas afectadas pudiendo aparecer posteriormente
erupciones acnéicas y puntos de pus (suele darse en pieles blancas de entre 30 y 40 años
que en su adolescencia padecieron brotes de acné).

CÓMO AFECTA EL ACNÉ


De forma resumida podemos agregar que cuando el acné aparece se produce normalmente:
Una obstrucción del canal pilosebáceo.
Cambios cuantitativos y cualitativos en la producción de sebo.
Modificaciones lipídicas en la superficie de la piel.
Una clara alteración de la flora bacteriana.

En cuanto a los factores que inciden en su aparición destacan:


La edad y el sexo. El acné es más frecuente en el sexo masculino y en la adolescencia.
Más adelante veremos cómo incide el factor hormonal en ello.
El embarazo. Porque aumenta la producción de sebo.
La climatología. Durante el invierno decrece la producción de sebo mientras en verano
aumenta.
El ciclo menstrual. En la primera mitad del ciclo menstrual disminuye la producción de
sebo.
El ciclo circadiano. Se ha constatado un aumento en la producción de sebo durante el día
que disminuye por la noche.
Los cambios hormonales. Sabemos que la secreción sebácea viene inducida por diferentes
hormonas. Tanto en el hombre como en la mujer esta producción sebácea viene mediada
por los andrógenos gonadales y adrenales, en particular por una hormona derivada de la
testosterona: la dihidrotestosterona. Por otra parte, debemos contar con la actividad de los
estrógenos que ejercen un efecto contrario, es decir, disminuyen el tamaño de las glándulas
sebáceas y limitan la secreción de sebo.
Factores genéticos. Se han encontrado importantes coincidencias entre padres y hermanos
con la misma alteración y en casos graves cromosomas anormales en la misma familia.
Factores dietéticos. Si bien no se ha podido demostrar su trascendencia efectiva en esta
patología -sobre todo si nos atenemos a la incidencia de la misma en zonas geográficas con
diferentes costumbres dietéticas- sí es importante señalar la mejoría que se evidencia
cuando se libera a la persona afectada de alimentos hipercalóricos, grasos e irritantes. En
este apartado hay que señalar la importancia que tiene en esta patología la posible
deficiencia de determinadas vitaminas que participan como coenzimas en rutas metabólicas y
cuya deficiencia puede ocasionar trastornos en la oxidación lipídica.

RECOMENDACIONES GENERALES
Evitar contaminantes industriales, cosméticos y otras drogas.
Evitar o limitar la ingesta de grasa de procedencia animal.
Cambiar los hidratos de carbono refinados por completos.
Evitar la ingesta de grasas oxidadas, leche y derivados o aceites hidrogenados.
Evitar el consumo de alimentos fritos o precocinados.
Incrementar la ingesta de fibra, frutas y verduras crudas.
Mantener una buena higiene de las zonas afectadas.
Evitar el consumo de bebidas azucaradas.
Realizar periódicamente una dieta detoxificante.

ALIMENTOS ADECUADOS
Fruta. Tiene una conocida actividad depurativa. Las frutas son alcalinizantes y promueven
la eliminación masiva de sustancias tóxicas y de desecho. Además son buena fuente de
vitamina A, en particular los mangos, albaricoques, papayas y demás frutas amarillas.
Limón. Tiene una conocida actividad antibiótica y alcalinizante. En los casos de acné se
usa como alimento alcalinizante y depurativo pero también se usa el zumo de forma tópica
para tratar los daños causados por el acné debido a su fuerte actividad antibiótica.
Soja. Contienen fitoestrógenos que promueven el equilibrio hormonal, tan importante en
este caso.
Cereales integrales. Su contenido en fibra mejora los estados acnéicos.
Hortalizas. Además de ser depurativas son buena fuente de vitamina A.
Germen de trigo, frutos secos y aguacate. Contienen vitamina E que actúa de forma muy
eficaz junto a la vitamina A para el tratamiento del acné.

COMPLEMENTOS
Vitamina A. Tiene la capacidad de reducir la secreción de sebo y la hiperqueratosis de los
folículos sebáceos. Por otro lado es importante recordar que esta vitamina participa en la
síntesis de hormonas sexuales ayudando a regular los niveles de estrógenos.
Vitamina B6. Es una vitamina moduladora de la acción de las hormonas esteroideas.
Interviene en reacciones biológicas relacionadas con los ácidos grasos esenciales. Además su
deficiencia puede incrementar la absorción de testosterona.
Vitamina E y Selenio. La presencia de vitamina E mejora y mantiene los niveles de
vitamina A. Además inhibe junto al selenio la formación de peróxidos (radicales libres). Por
otra parte, tienen la capacidad de mejorar los niveles de glutatión peroxidasa, una enzima
que se encuentra significativamente baja en los hombres que padecen acné y que tiene
-entre otras- la capacidad de eliminar radicales libres y una clara actividad detoxificadora.
Zinc. Tiene una importante actividad cicatrizante. Es un mineral fundamental porque
interviene en la activación local de algunas hormonas y en la formación de proteínas además
de ser un importante regenerador de los tejidos dañados.
Ácidos grasos esenciales. Son absolutamente fundamentales porque aseguran la
formación de prostaglandinas, intermediarios metabólicos de gran actividad que, entre otras
propiedades, tienen la de estar presentes en la acción de algunas hormonas sexuales. Se ha
comprobado que el sebo de pacientes con acné presenta niveles disminuidos de ácido
linoleico -uno de los principales ácidos grasos omega-6- y ello propicia la hiperqueratosis
ductal.
Cromo. Niveles altos en cromo mejoran a los pacientes con acné. Puede ser debido a su
actividad ya que se ha comprobado que la regulación de los niveles de insulina mejoran el
acné.
Vitaminas del grupo B. Es importante para mantener en buen estado la piel y el sistema
nervioso.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis a prescribir son trabajo de un
especialista de la salud y en ningún modo este artículo puede ser utilizado como tratamiento
específico; sólo sirve como elemento orientativo e ilustrativo para tratar algunas alteraciones
de la salud).
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE EL DOLOR DE CABEZA
El dolor de cabeza o cefalea es uno de los síntomas más frecuentes y extendidos en la
sociedad y que más ayuda profesional demanda por lo que podemos imaginar la cantidad de
sustancias que son ingeridas con el fin de resolver el problema. Y lo malo es que no siempre
su consumo es inofensivo. Además con frecuencia lo que se busca es paliar o eliminar el
dolor cuanto antes sin molestarse en averiguar la causa que lo provoca. Analicemos pues
brevemente los tipos de jaquecas, sus manifestaciones y cómo cursa explicando las razones
que pueden desencadenar un síntoma tan doloroso y a veces incapacitante como éste.
Para empezar debemos diferenciar entre una cefalea aguda -la que aparece un día pero no
se repite de forma frecuente- y una cefalea recurrente o crónica. Porque la primera puede
deberse a muy diversas causas pero suele desaparecer sin necesidad de tratamiento. Las
segundas, en cambio, sí lo precisan pero antes de actuar debemos distinguir si se trata de
cefaleas migrañosas o no migrañosas:

A) Las cefaleas migrañosas -también llamadas hemicráneas- son de cuatro tipos:


La jaqueca común.
La jaqueca hemicránea.
La jaqueca acompañada de síntomas neurológicos.
La llamada cefalea de Horton o histamínica.
(Las tres primeras suelen tener carácter hereditario)

B) Las cefaleas no migrañosas suelen estar producidas por tensión muscular o psicológica
-estrés, cansancio, agotamiento, etc.-, por alguna patología o alteración ocular -como el
glaucoma, el estrabismo o el astigmatismo-, a causa de problemas otorrinosinusales -como
las otitis y sinusitis-, por alteraciones o cambios en la estructura craneal o cervical -como en
las artrosis cervicales, meningitis, tumores cerebrales, hipertensión o hipotensión-, por
alguna alteración metabólica -como en las alergias e intolerancias alimentarias, en la anemia
o en la hipoglucemia-, debido a postraumatismos o a neuralgias craneales -como la del
trigémino-, por padecer estreñimiento, por causa de una sobrecarga hepática... En fin, las
causas pueden ser muy variadas.

Las cefaleas migrañosas. Las crisis migrañosas puede desencadenarse por un simple
exceso de tensión nerviosa, insomnio, hambre, tabaco, alcohol, cambios atmosféricos...
Siendo frecuente que quien las padece presienta la proximidad del cuadro. Por ejemplo, al
sentir una notable irritabilidad, fatiga, vértigos, visualización de luces centelleantes o
zumbidos, entre otros síntomas. Que se manifieste uno u otro síntoma depende ya de la
vasoconstricción sobre diferentes partes de la carótida que, como consecuencia, provoca una
isquemia cortical cerebral. En general cursan con violentos episodios de dolor -sobre todo
hemicráneas- localizados en la parte frontal, temporal u ocular. Suelen ser pulsátiles,
impiden la ingesta de alimentos, pueden provocar náuseas o incluso vómitos y provocan
hipersensibilidad frente a la luz o/y el ruido.
La jaqueca común suele cursar normalmente con angustia, nauseas y/o vómitos, sudor y
sensibilidad a la luz.
La jaqueca hemicránea -también llamada oftálmica- se diferencia de la anterior en que en
esta última aparece lo que se denominan escotomas centelleantes (visualización de figuras
luminosas) o auras visuales, dos síntomas que no aparecen en la jaqueca común.
En cuanto a la jaqueca acompañada de síntomas neuronales se caracteriza por la posibilidad
de presentar parálisis de un lado del cuerpo.
En general estas jaquecas duran entre unas horas y dos días.
El último tipo de jaqueca migrañosa (histamínica o de Horton) cursa con dolores intensísimos
y de localización frontotemporal (en un solo lado de la cara). Se distingue del primer grupo
por no ser hereditarias y carecer de fase premonitoria.

Las cefaleas no migrañosas. Las cefaleas no migrañosas se caracterizan sobre todo porque
previamente se siente fatiga, estrés y tensión produciéndose normalmente como
consecuencia de la contracción mantenida del músculo esternocleidomastoideo y,
consecuentemente, de sus arterias lo que produce isquemia (falta de flujo sanguíneo). Su
localización es frontal y suboccipital comprometiendo no sólo al esternocleidomastoideo sino
también a los músculos dorsales superiores en general.

RECOMENDACIONES GENERALES
Como puede comprobarse las migrañas se pueden desencadenar por muy diversas causas y
en algunos casos ser varios los factores. Por tanto, lo más importante es reconocer cuáles
provocan esa situación, algo que no siempre resulta fácil; sobre todo cuando no se dispone
de una visión holística del organismo como unidad funcional. En todo caso, dejando a un
lado las migrañas con clara causa hereditaria en las demás hay que actuar con prudencia e
investigar todo indicio que pueda ser el desencadenante del dolor. Así pues, nuestras
recomendaciones son éstas:
Ante todo debe considerarse -mediante el test adecuado- la posibilidad de que el paciente
sufra una alergia alimentaria o una intolerancia. Y eliminar de la dieta los alimentos que
puedan afectarnos.
Debe saberse también que las aminas contenidas en algunos alimentos -como el
chocolate, el alcohol y el queso- pueden desencadenar ataques de migraña. Se han
encontrado niveles bajos de fenolsulfotranferasa -una enzima encargada de degradar las
aminas dietéticas- en los pacientes que padecen migrañas. Otra de las mayores responsables
del dolor de cabeza es la tiramina, una amina contenida en multitud de alimentos: lácteos,
alcohol, carnes curadas y procesadas, pescados, algunas frutas y otros productos que
contienen levaduras. También hay otras aminas peligrosas para los pacientes que padecen
jaquecas como la feniletilamina -presente en el chocolate- y la octopamina -presente en las
frutas ácidas.
Evite asimismo los alimentos que contengan nitritos o nitratos, sustancias que se emplean
como conservantes o colorantes y están habitualmente presentes en las carnes curadas o
procesadas, las salchichas y el salami porque en personas sensibles pueden provocar
jaquecas.
Es necesario reducir además la ingesta de grasas animales ya que son fuentes de ácido
araquidónico -sustancia liberadora de prostaglandinas con actividad inflamatoria- y
tromboxanos -sustancias que inducen la agregación plaquetaria-. Estos dos hechos provocan
isquemia (falta de flujo sanguíneo) cerebral.
Es igualmente fundamental desintoxicar el hígado ya que cuando está sobrecargado puede
provocar episodios migrañosos.
Se debe valorar el estreñimiento como un elemento clave en el dolor de cabeza. Por tanto,
debe seguirse una dieta equilibrada con suficiente fibra.
Cuando se sospeche que puede haber alguna contractura muscular o articular del espacio
temporal, maxilar o cervico-dorsal lo recomendable es acudir al osteópata.
Recuerde que los ejercicios de relajación, el yoga, las actividades al aire libre y la
acupuntura pueden ser ayudas muy a tener en cuenta a la hora de paliar las crisis de dolor.
Sepa que el glutamato monosódico -un potenciador del sabor corrientemente utilizado en
sopas, carnes preparadas, condimentos para ensaladas, etc.- puede ser también responsable
del dolor de cabeza.
La dieta debe ser equilibrada pero siempre con gran cantidad de vegetales, ensaladas y
frutas.
Evite la cafeína porque provoca dolor de cabeza a pesar de que muchas personas
manifiestan evidentes mejorías con su ingesta. Inicialmente produce vasoconstricción pero
posteriormente suele apreciarse una notable dilatación que provoca dolor de cabeza. En este
sentido es importante saber que si un consumidor habitual de café decide dejarlo deberá
hacerlo lentamente porque de lo contrario le provocará dolor de cabeza.
Debemos recordar también que hay situaciones especiales donde se producen dolores de
cabeza pero éstos son esperados y limitados en el tiempo. Es el caso de los ayunos
vitalizados donde la detoxificación hepática provoca generalmente dolor de cabeza los dos
primeros días.
Evite la utilización del edulcorante aspartamo ya que se le ha relacionado con dolores de
cabeza.
Finalmente recuerde que si tiene deficiencia de lactasa, una enzima necesaria para la
metabolización de la lactosa presente en la leche, su consumo puede provocarle dolores de
cabeza.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS
Los alimentos más recomendables en este caso lo son como preventivos del dolor y de otras
circunstancias que pueden acompañar a las cefaleas. Es aconsejable pues la ingesta de:

Ácidos grasos esenciales Omega 3. Mejoran el flujo sanguíneo y la inflamación.


Avena. Contiene avevina, una sustancia con actividad sedante. Además es un alimento con
gran valor nutritivo, ideal para las personas con fatiga, hiperactividad, estrés, etc.
Futas frescas y hortalizas en general. Favorecen el buen tránsito intestinal y ayudan a
eliminar algunos residuos conocidos por su participación en la aparición del dolor.
Frutos secos y legumbres. Son fuente de magnesio, mineral cuya deficiencia puede
provocar irritabilidad y contracciones musculares.
Jengibre. Esta sustancia es capaz de bloquear la síntesis de las prostaglandinas reduciendo
así la inflamación y el dolor.
Cayena. Contiene capsaicina, una sustancia capaz de inhibir la agregación plaquetaria y
además aliviar el dolor.

COMPLEMENTACIÓN ORTOMOLECULAR
Vitamina B1 y B2. Unidas al complejo B son eficaces en el tratamiento de las migrañas
aunque se desconoce su mecanismo de acción.
Magnesio. Este mineral inhibe la agregación plaquetaria y es capaz de mejorar el flujo
sanguíneo.
5-HTP (5-hidroxitriptófano). Hay algunos estudios que relacionan las migrañas con niveles
bajos de serotonina. Por tanto, facilitar un precursor de la misma es oportuno. Esta sustancia
se ha mostrado tremendamente eficaz sobre todo en el tratamiento de las migrañas en
niños.
Quercitina. En los casos en los que la migraña se produzca como consecuencia de la
presencia de histamina la utilización de la quercitina se convierte en indispensable ya que es
capaz de limitar el efecto que con su liberación produciría. Por otro lado, esta sustancia es
un potente antiinflamatorio con demostrada eficacia.
GLA-EPA-DHA. Los ácidos grasos esenciales impiden la agregación plaquetaria y limitan la
respuesta inflamatoria.
Vitamina B6 o piridoxina. El uso continuado de sustancias como la ergotamina, analgésicos
opiáceos o la aspirina puede inducir a dolores de cabeza crónicos. El tratamiento más
satisfactorio pasa por una gradual detoxificación medicamentosa y el uso de vitamina B6 con
el fin de incrementar los niveles de serotonina mejorando así las migrañas.
Litio. Su administración puede reducir los dolores de cabeza y los ciclos migrañosos.
Gingko Biloba. Dilata los vasos sanguíneos mejorando la circulación, sobre todo la
microcirculación cerebral. Eso sí, las personas que toman anticoagulantes no deben tomar
esta planta ya que aumentaría el riesgo de hemorragias.
Cobre. El cobre induce a migrañas siempre que esté asociado con el metabolismo de las
aminas vasoneuroactivas como las catecolaminas o tiraminas (entre otras). Los alimentos
con alto contenido en cobre o que incrementan la absorción del mismo, o que aumentan el
transporte de cobre entre la sangre y los tejidos -como sucede con el glutamato
monosódico- desencadenan los agentes que provocan el dolor de cabeza, sobre todo cuando
el metabolismo del cobre es anormal.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis a prescribir son trabajo de un
especialista y este artículo no debe ser utilizado como tratamiento específico. Sólo sirve
como elemento orientativo e ilustrativo).
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE EL ESTRÉS

El estrés es un fenómeno tan antiguo como la propia humanidad. De hecho, fue ya definido
por los griegos (proviene del griego stringere que significa provocar tensión). Y aunque fue
en el siglo XIV cuando por primera vez se utilizó el término estrés sería el Dr. Hans Seyle
quien lo definiría como "el factor que acelera el ritmo de envejecimiento a través del
desgaste de la vida diaria" además de lograr -merced a distintas investigaciones- probar los
efectos que ejerce en la vida diaria de las personas. En suma, cualquier factor que altera
negativamente el organismo y obliga a éste a reaccionar.
Desde el punto de vista bioquímico una situación estresante produce toda una reacción en
cadena que comienza cuando el Sistema Nervioso Simpático -parte del Sistema Nervioso
Autónomo- se activa por acción del hipotálamo -la parte del cerebro que controla las
emociones y los procesos inconscientes (como la temperatura corporal, la frecuencia
cardiaca, la respiración, el equilibrio de líquidos y la presión arterial)-, éste segrega una
hormona llamada Factor Liberador de Corticotropina (FLC) que activa la glándula pituitaria y
ésta, a su vez, segrega Adrenocorticotropina (ACT) lo que induce en las glándulas
suprarrenales la secreción de cortisol y otras hormonas como la adrenalina y la
noradrenalina. Pero no sólo eso: el hipotálamo provoca también la liberación de endorfinas-
beta -los analgésicos naturales del organismo- para permitirnos resistir la tensión, el dolor y
el malestar físico.
Su efecto es ponernos en alerta. Así, las pupilas se dilatan para dejar entrar más luz, el vello
corporal se eriza para hacernos más sensibles al tacto y la sangre fluye hacia los músculos
estriados retirándose del sistema digestivo.
Y eso ocurre tanto si existe un peligro real como si no ya que si nuestra mente cree que es
real... nuestro cuerpo también. Así, si verdaderamente existe peligro estaremos más
despiertos, en estado de alerta, pudiendo rebasar los límites normales a la hora de
reaccionar.
El problema reside en que para algunas personas ese estado de excitación se ha convertido
en normal. Se han hecho adictas al estrés y lo necesitan en un grado cada vez mayor para
mantener la misma sensación. Y es que el estrés actúa como una droga y sus inconvenientes
son igualmente serios como luego veremos. Es más, tras una situación de estrés el cuerpo
necesita tiempo para recuperarse y reponer el suministro de hormonas y neurotransmisores
ya que de lo contrario puede llegar al agotamiento y las consecuencias pueden ser graves.
Podemos resumir los acontecimientos que se producen para compensar los efectos
producidos por el estrés en tres fases:
Fase 1. Es la llamada de "combate o huida", la fase de adaptación en la que los cambios
bioquímicos provocan un incremento de nuestras capacidades físicas. Así,
-Se produce un aumento de los niveles de azúcar y ácidos grasos con el fin de garantizar la
disponibilidad de energía.
-El ritmo cardiaco y la contracción se incrementan para asegurar a todos los órganos las
sustancias que requieran.
-Aumenta el ritmo respiratorio para garantizar el aporte de oxígeno necesario.
-Se incrementa el suministro de sangre en algunos órganos como el cerebro y los músculos.
-Aumenta la sudoración con la finalidad de eliminar con rapidez las toxinas generadas por el
estrés.
Fase 2. Se conoce como fase de adaptación. En ella el organismo se prepara para
mantener por un tiempo prolongado la misma situación. Sin embargo esta fase no se puede
mantener por mucho tiempo ya que provocará daños causados por los efectos secundarios
de la liberación de las hormonas que participan en el estrés. Aparecerán síntomas como
dolores de cabeza, insomnio, alteraciones digestivas, fatiga, dolores musculares, irritabilidad,
dificultad para la concentración, miedos, fobias, etc.
Fase 3. Pocas cosas son tan debilitantes como el estrés crónico ya que el organismo no
está diseñado para soportar un estrés permanente. De hecho, en esta situación se produce
mayor necesidad de hormonas suprarrenales que las que nuestro cuerpo es capaz de
producir y eso tiene un coste: la imposibilidad de enfrentarse a ese estrés y el colapso de
una parte o de la totalidad de las funciones corporales. Su traducción en patologías puede
abarcar una lista muy larga: hipertensión, ataque al corazón, accidentes cerebrovasculares,
asma, migrañas, cáncer, etc.

EFECTOS DEL ESTRÉS


Sobre la función inmune. Se produce una disminución en la actividad de las células Natural
Killer (células asesinas naturales) así como en la respuesta de las células T y un incremento
del cortisol plasmático lo que genera una respuesta inmunitaria deficiente. Produce daños
sobre el timo, un elemento absolutamente fundamental para el sistema inmune. Además
esta situación produce mayores necesidades de algunas vitaminas lo que en determinadas
situaciones puede provocar daños sustanciales. Por ejemplo, en una situación de estrés se
requieren dosis de calcio cuatro veces superiores a las normales. Sucede algo parecido con
el zinc, la vitamina C o la coenzima Q-10.
Sobre la función cardiaca. Aumento de la tensión arterial provocado por la presencia de
hormonas como la adrenalina, la aldosterona o el cortisol que, en circunstancias normales,
se resolvería sólo pero en una situación de estrés crónico puede conducir a una peligrosa
hipertensión. Provoca también un aumento del ritmo cardiaco y vasoconstricción lo que
puede dar lugar a bloqueos cardiacos, arritmias y otras alteraciones cardiacas.
Sobre la función gastrointestinal. Se pueden presentar alteraciones como dispepsias, úlceras,
colon irritable, colitis ulcerosa, hiperclorhidria, estreñimiento, diarrea, etc.
Además de todas estas alteraciones el estrés continuado está relacionado con la depresión,
el síndrome premenstrual, las alergias, las crisis asmáticas, la diabetes y alteraciones de la
piel y las mucosas -como la psoriasis y la alopecia areata o las aftas-, la disminución del
deseo sexual, las migrañas, el síndrome de fatiga crónica, etc.

RECOMENDACIONES GENERALES
Intente identificar qué sucesos o elementos le producen estrés para procurar evitarlos.
Elimine completamente la ingesta de café porque estresa las cápsulas suprarrenales e
incide directamente sobre la respuesta que éstas tienen ante el estrés. Sepa además que
dosis superiores a siete tazas de café producen ataques de pánico.
El tabaco aumenta la secreción de adrenalina por lo que, como en el caso del café, altera
la función de las cápsulas suprarrenales. Plantéese en serio dejarlo si fuma.
Elimine el alcohol ya que es un estresante y estimula la liberación de adrenalina.
Aumente la ingesta de fibra ya que el estrés incrementa el nivel de colesterol.
Cambe de actividades y escenarios a menudo. Sería idóneo que paseara por la montaña,
fuera a la playa, nade, dedique tiempo a leer y oír música....
Busque tiempo para efectuar actividades que le satisfagan o le generen sensaciones
agradables. Es decir, dedique tiempo a sus hobbies.
Plantéese la práctica de la meditación, la visualización, las técnicas de relajación, el yoga,
el taichi, etc.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS
Frutos secos. Son fuente de minerales, ácidos grasos esenciales y vitaminas del grupo B,
todos ellos fundamentales para mantener en buen estado el sistema nervioso.
Cereales integrales. Aportan hidratos de carbono complejos, vitaminas del grupo B y fibra.
Frutas frescas y hortalizas en general. Compensan las pérdidas de nutrientes provocadas por
el estrés.
Legumbres. Contienen proteínas, hidratos de carbono complejos y vitaminas del grupo B.
Aguacate. Contiene vitamina B6 y ácidos grasos esenciales.

COMPLEMENTACIÓN
Vitamina B1. Su deficiencia está asociada a irritabilidad, inestabilidad emocional, nerviosismo
y depresión.
Vitamina B3. Interviene en el proceso de síntesis de determinados neurotransmisores, entre
ellos la serotonina cuya deficiencia puede provocar cuadros de inestabilidad emocional,
irritabilidad, fatiga, depresión, confusión mental, etc.
Vitamina B5. Es importante porque interviene en la síntesis de hormonas
corticosuprarrenales (aldosterona, corticosteroides y estrógenos).
Vitamina B6. La formación de serotonina a partir del triptófano y ácido gammaaminobutírico
(GABA) a partir del ácido glutámico requiere sustancias dependientes de la vitamina B6 lo
mismo que la formación de tirosina. Es esencial para la formación de hormonas por parte de
las glándulas suprarrenales.
Vitamina B9. Interviene en la formación de algunos neurotransmisores, entre ellos la
serotonina -que regula el estado de ánimo y el sueño- y la noradrenalina. Hay estudios que
hablan de la relación entre la deficiencia de esta vitamina y la aparición de trastornos
psiquiátricos.
Vitamina B12. Es una vitamina con actividad protectora sobre las terminaciones nerviosas;
además, su ingesta unida a la de la B6 minimiza considerablemente los daños causados por
el estrés.
Vitamina C. El estrés produce pérdidas considerables de esta importante vitamina y por tanto
es adecuada su utilización es los casos de estrés crónico con el fin de prevenir posibles
trastornos cardiovasculares e inmunológicos y ayudar a mantener en buenas condiciones la
actividad de las glándulas suprarrenales y el timo.
Calcio y magnesio. Ambos minerales son necesarios para una buena transmisión del impulso
nervioso y son reguladores de la actividad de los nervios y músculos.
GABA (Ácido Gammaaminobutírico). Su actividad es sedativa y ansiolítica aunque es
importante no tomarlo cuando se consumen benzodiacepinas.
L-5 HTP. El 5-hidroxitriptófano incrementa los niveles de serotonina, fundamental -como ya
se ha dicho- para regular el estado de ánimo.
Adaptógenos. Hablamos de las llamadas por la Medicina Tradicional China "plantas
superiores". Las principales para tratar el estrés son la Rhodiola o Raíz Ártica en casos de
estrés severo que genere ansiedad, el Eleuterococo -también llamado Ginseng Siberiano- y la
Schizandra Chinensis en casos de estrés moderado y la Leuzea Carthamoides cuando se
trata de estrés físico. También son útiles el regaliz, la uña de gato, el pau de arco y la maca.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis a prescribir son trabajo de un
especialista de la salud, y en ningún modo este artículo debe ser utilizado como tratamiento
específico, sólo sirve como elemento orientativo e ilustrativo para tratar algunas alteraciones
de la salud).
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LA OBESIDAD

La obesidad -que no el simple sobrepeso- es considerada médicamente hoy una


"enfermedad" que cada vez afecta a más personas y que puede dar lugar a serios problemas
de salud asociados como la hipertensión, la diabetes, las cardiopatías, la hipercolesterolemia
y... hasta cáncer. Obviamente la obesidad se caracteriza por una excesiva acumulación de
grasa, muy por encima de la que el organismo suele guardar como material de reserva a fin
de emplearlo cuando el aporte alimenticio no es suficiente para satisfacer las necesidades
energéticas. Depósitos de grasa que se forman merced a la metabolización de los alimentos
-proteínas, hidratos de carbono y grasas- y a la ingesta de bebidas alcohólicas y que se
distribuye tanto a nivel subcutáneo (en el panículo adiposo) como alrededor de las vísceras.
Y es en este segundo caso cuando el problema puede aparecer ya que si la grasa
interpuesta entre los diferentes órganos -tiene también una función protectora- es excesiva
puede acabar presionando los órganos e impedir su correcto funcionamiento así como
provocar placas de ateroma en las arterias que den lugar a lo que conocemos como
arteriosclerosis y que es la causa de todos los problemas cardiovasculares y de la
hipertensión, entre otras dolencias. Sin olvidar que un aumento exagerado de grasa en el
cuerpo impone inevitablemente al organismo un ritmo de trabajo superior al normal. Ni la
importancia del factor estético que con frecuencia condiciona psicológicamente a quien la
sufre. Y lo peor es que la obesidad constituye un problema un alza que además está
afectando hoy de forma considerable a la población infantil. Dicho esto debemos añadir que
incluso cuando se sigue una alimentación variada y equilibrada el exceso de comida puede
llevar al sobrepeso y a la obesidad si el consumo energético es menor (algo que no sucede
cuando se sigue una dieta disociada). Conviene pues limitar -en todos los casos- la ingesta
de grasa saturada y la de hidratos de carbono simples. Luego lo veremos. Para calcular el
grado de obesidad de una persona hoy se emplea lo que se denomina Índice de Masa
Corporal (IMC) y se mide con un sencillo aparato portátil. Estos son los valores establecidos:

ESTADO IMC
NORMAL 20 - 24,9
OBESIDAD GRADO I (SOBREPESO) 25 - 29,9
OBESIDAD GRADO II 30 - 34,9
OBESIDAD GRADO III 35 - 39,9
OBESIDAD GRADO IV (OBESIDAD MÓRBIDA) > 40

Sepa en cualquier caso que se acepta un margen de un 15% por arriba y debajo de esas
cifras. Así, se considera aceptable tener un IMC que esté entre 18,5 y 20 o entre 25 y 27.
Sólo nos resta decir a este respecto que la mortandad asociada a la obesidad es
directamente proporcional a su gravedad y se ve muy influenciada por el patrón de
distribución de grasa, la edad y1 el tabaquismo.

TIPOS DE OBESIDAD
Inicialmente la obesidad se dividió en exógena y endógena pero hoy no se aceptan tales
términos. La clasificación se hace en función de la morfología y se habla de tres tipos:
Obesidad ginoide: cuando la grasa se distribuye fundamentalmente en las caderas y los
muslos. Es el patrón típico de la mujer aunque también puede aparecer en el hombre.
Obesidad androide. Cuando la grasa se distribuye sobre todo en el tronco y en el
abdomen. Esta distribución se relaciona con diversas patologías como diabetes, hipertensión,
cardiopatías, etc.
Por último, la obesidad que no guarda un patrón de distribución determinado.

FACTORES QUE DETERMINAN LA OBESIDAD


La obesidad puede deberse a uno o varios factores. Los principales son éstos:
La predisposición genética.
La intolerancia o sensibilidad a algunos alimentos.
La ingesta excesiva de grasa saturada y/o hidratos de carbono simples además de las
bebidas alcohólicas.
Las alteraciones emocionales, especialmente cuando generan ansiedad y ésta se intenta
compensar con una mayor ingesta de alimentos.
La masticación insuficiente de la comida.
Problemas de metabolización de los alimentos; por ejemplo, a causa de una insuficiente
producción de enzimas digestivas.
Una disfunción de la glándula tiroides o de la suprarrenal.
El sedentarismo.
La posible disfunción del hipotálamo, regulador de sensaciones como el hambre o la
saciedad.
La obesidad patológica provocada por medicamentos; por ejemplo, los corticoides.

ENFERMEDADES ASOCIADAS A LA OBESIDAD

Diabetes.
La diabetes tipo II -no insulinodependiente- está directamente relacionada con la obesidad.
Se sabe que las personas con un índice de masa corporal (IMC) inferior a 23 kg/m2 no la
padecen.

Alteraciones cardiovasculares.
Estudios recientes indican que la asociación entre obesidad y enfermedad cardiovascular es
particularmente significativa cuando el individuo presenta un predominio de grasa localizada
en el abdomen. Son también enfermedades asociadas la hipertensión, la hipercolesterolemia
y la aterosclerosis (con todas sus secuelas).

Dificultades respiratorias.
Como el asma o la apnea del sueño, íntimamente relacionadas con la obesidad.

Cáncer.
Distintos estudios relacionan obesidad y cáncer de colorrectal, de próstata, mama y
endometrio.

Trastornos osteoarticulares.
Esta patología está muy a menudo relacionada con el exceso de peso.

RECOMENDACIONES GENERALES
Practique a diario alguna actividad física según sus posibilidades y características. Lo
mejor es caminar a paso ligero media hora diaria.
Siga una dieta equilibrada, bien elaborada y no excesivamente hipocalórica. Debe perder
grasa pero no otros componentes corporales.
Intente que la dieta no sea aburrida, monótona o muy limitada porque eso incita a
abandonarla.
Procure ingerir alimentos que den sensación de saciedad.
No ingiera hidratos de carbono simples. Los azúcares son absolutamente necesarios para
el cerebro y el sistema nervioso pero el organismo puede obtenerlos de los hidratos de
carbono complejos al igual que de las proteínas y de las grasas.
Ingiera a diario suficiente fibra.
Limite o elimine la ingesta de grasa saturada animal.
Recuerde que es fundamental que la dieta contenga frutas, verduras y hortalizas porque
producen repleción gástrica y sensación de saciedad.
Beba a diario al menos dos litros de agua fuera de las comidas.
Mastique e insalive correctamente los alimentos ya que es necesario para ayudar a romper
las estructuras de los alimentos para aprovechar mejor los nutrientes.
Elimine de su alimentación las llamadas "calorías vacías" (pastelería y bollería industrial,
azúcares blancos, harinas refinadas, etc..), que son las aportadas por alimentos de escaso o
nulo valor nutritivo.
No ingiera bebidas alcohólicas ni gaseadas.
Procurar realizar cinco comidas diarias y no picar entre horas.
Una vez en el peso adecuado márquese unas pautas de mantenimiento procurando seguir
un horario lo más regular posible.

ALIMENTOS RECOMENDABLES
Agua. Tomada fuera de las comidas produce sensación de saciedad; además aumenta la
diuresis facilitando la disolución y posterior eliminación de residuos.
Acelgas. Su índice calórico es bajo y son depurativas, diuréticas y laxantes. Además
contienen mucílagos que retienen abundante agua produciendo sensación de saciedad y
favoreciendo la combustión de los hidratos de carbono.
Batata y calabaza. Son de fácil digestión, reducen el apetito y producen sensación de
saciedad.
Brécol. Contiene pocos glúcidos y calorías y produce sensación de saciedad.
Calabacín. Proporciona poca grasa, sodio y calorías y es diurético.
Caldos depurativos. Incrementan la diuresis, ayudan a la eliminación de residuos y
remineralizan el organismo. Se deben tomar media hora antes de las tres comidas
principales.
Cerezas, chirimoyas y champiñón. Tienen un importante efecto saciante.
Col. Contiene mucha fibra y pocas calorías.
Chucrut. Es bajo en calorías.
Espárragos. Son muy ricos en fibra y producen sensación de saciedad.
Frutas en general. Poseen acción diurética y son ricas en vitaminas, sales minerales,
oligoelementos y fibra. Además aportan pocas calorías. Son especialmente recomendables el
limón, la pera, la piña, la manzana, la ciruela, la sandía, la fresa, el kiwi y el pomelo.
Lechuga. Calma el apetito y aporta pocas calorías.
Melocotón. Proporciona pocas calorías y es una de las frutas más saciantes.
Nabo. Es muy nutritivo y bajo en grasa y calorías. Tiene también actividad saciante.
Pepino. Es bajo en grasa y calorías.
Pimiento. Contiene muy pocos hidratos de carbono y pocas calorías.
Piña tropical. Es rica en enzimas proteolíticos (bromelaína).
Verduras y hortalizas en general. Tienen -como las frutas- actividad diurética y
remineralizante además de ser una buena fuente de fibra. Son especialmente recomendables
las cebollas tiernas, las espinacas, los berros, los ajos, la escarola, el diente de león, los
puerros, las alcachofas, la col verde, los espárragos, los champiñones, la coliflor, las setas, la
soja -y sus derivados-, las judías verdes y los calabacines.

SUPLEMENTOS ACONSEJADOS
Complejo multivitamínico y multimineral. Es necesario ya que proporcionan
micronutrientes que aseguran una adecuada actividad bioquímica.
Fibra vegetal. Proporcionan volumen en el intestino por lo que son elementos saciantes y
aumentan la masa fecal. Además tienen la capacidad de atrapar el colesterol y los azúcares.
Espirulina. Se trata de un alga que tiene efecto saciante debido a la concentración de
mucílagos y proteínas. Es un laxante mecánico suave y protector de las mucosas. En algunos
casos van acompañadas de fructooligosacáridos que actúan como prebióticos y disminuyen
los niveles de azúcar en sangre, la tensión arterial, el colesterol y los triglicéridos además de
aliviar el estreñimiento y la diarrea.
Glucomanano. También denominado Konjac o konjak manano es un polvo rico en fibra y
bajo en calorías que puede hincharse hasta 200 veces su volumen a medida que se absorbe
agua en el estómago y en el tubo digestivo. Conforme se hincha forma un gel insoluble que
restringe el apetito induciendo una sensación de plenitud.
GLA-EPA-DHA. Además de reducir los niveles de colesterol y de triglicéridos son
reguladores de diversos procesos metabólicos y hormonales por lo que son indispensables en
el tratamiento de la obesidad.
Cromo. El cromo forma parte del denominado Factor de Tolerancia a la Glucosa (GTF) con
muy importantes funciones orgánicas, entre ellas la de regular los niveles de glucosa en
sangre. Se utiliza en el tratamiento de la diabetes tipo II, la hipercolesterolemia, la obesidad
y la arterioesclerosis.
Bromelaina. Es una enzima procedente de la piña con importantes propiedades, entre ellas
la capacidad de absorber hasta 1.000 veces su volumen en grasa.
L-Carnitina. La carnitina contribuye a la combustión de grasas y además disminuye el
colesterol total y los triglicéridos. Es un suplemento ideal para la pérdida de peso,
especialmente si se apoya con ejercicios aeróbicos.
Hoodia Gornnii. El extracto de Hoodia Gordonii procede de un cactus nativo de las
regiones áridas del desierto africano del Kalahari. Esta especie de cactus -perteneciente a la
familia de las Asclepiadaceae- crece en lugares con temperaturas extremas, tarda años en
madurar y ha sido usado tradicionalmente por los pueblos pastoriles de San y Khoi para
aplacar la sed y el hambre en los inhóspitos ambientes áridos del África meridional. El
ejército sudafricano lo utiliza como inhibidor del apetito.
Garcinia Cambogia. Se trata de un fruto procedente de la India rico en ácido hidroxicítrico
(HCA). Es interesante su utilización porque reduce la conversión de hidratos de carbono en
grasas al impedir la liberación de las enzimas necesarias para que ese proceso se lleve a
cabo. Tiene además un reconocido efecto saciante y facilita la termogénesis.
Son asimismo recomendables las infusiones de cola de caballo, diente de león, grama,
estigmas de maíz y abedul pues tienen una reconocida actividad diurética y remineralizante.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis adecuadas son trabajo de un
especialista de la salud y, por tanto, no debe utilizarse este artículo como tratamiento. Sólo
sirve de elemento orientativo e ilustrativo).
CÓMO TRATAR EL ALZHEIMER ORTOMOLECULARMENTE

El Alzheimer es la causa más frecuente de la demencia presenil progresiva y de la demencia


grave en ancianos y se desconoce qué lo provoca. Sí se sabe en cambio que se caracteriza
por un notable deterioro de las neuronas con destrucción celular de amplias zonas del tejido
cerebral. A nivel histológico se aprecia la aparición de placas amiloides que no sino son
depósitos de proteínas insolubles (beta-amiloides) que causan graves daños en las neuronas
y en los haces neurofibrilares, elementos formados por una proteína (proteína Tau anómala)
que daña los axones, es decir, los elementos que conectan las neuronas entre sí.
En realidad tales daños se producen también cuando envejecemos pero en el caso del
Alzheimer tiene lugar a edades mucho más tempranas y en mucho mayor grado. En todo
caso suele manifestarse de dos maneras: rápida o aguda con resultado de muerte en un año
o -lo que es más frecuente- con un desarrollo lento y progresivo.
Los primeros síntomas son la pérdida de memoria y una clara dificultad para concentrarse lo
que se traduce en una evidente disminución de las facultades intelectuales y, por ende, en
incapacidad para llevar a cabo multitud de actividades.
En la fase inicial uno se siente incapaz de recordar nombres conocidos, olvida con frecuencia
sus citas y sufre notables cambios de humor sobre todo porque al principio se da cuenta de
los problemas que tiene, de que encuentra dificultades para hallar el vocabulario mas
adecuado para expresarse, de que disminuye la capacidad para realizar las actividades
habituales, etc.
En las fases mas avanzadas se produce ya una pérdida de la memoria reciente, quien la
sufre repite las cosas olvidando que ya las ha dicho, sufre cambios de personalidad, siente a
veces una clara desorientación espacio-temporal, necesita ayuda hasta para vestirse o
lavarse, es incapaz de comprender explicaciones sencillas, la visión y la locomoción se ven
afectadas, se agita, grita y llora e, incluso, pueden presentarse crisis epilépticas. Depende
del grado de afectación.

CAUSA DE LA ENFERMEDAD
La aparición del Alzheimer se achaca fundamentalmente a la liberación de sustancias tóxicas
por la proteína beta-amiloide que provoca oxidación lo que lleva al organismo a liberar a su
vez elementos inflamatorios (prostaglandinas) y, por tanto, a una posterior respuesta
inflamatoria que provoca la aparición de sustancias altamente tóxicas para las células
nerviosas. Ello provoca un evidente deterioro de la función neuronal, sobre todo debido a la
presencia de los ovillos neurofibrilares y las placas amiloides. Se produce también atrofia de
la corteza cerebral.
En cualquier caso se considera igualmente factor de riesgo la unión de la apolipoproteína E
-una sustancia que se encarga de transportar grasas a los tejidos para su transformación-
cuando se une al alelo APOE-4 (cromosoma 19, gen tipo 4).
Otro factor de riesgo lo constituyen las sustancias tóxicas. Por ejemplo las que ingerimos con
los alimentos contaminados así como las que están presentes en champúes, lacas, pastas de
dientes, utensilios de cocina, etc. y ¡cómo no! el tabaco. Especialmente los que contienen
aluminio ya que este mineral inhibe o limita la síntesis de diversos neurotransmisores
fundamentales en las funciones cerebrales como la acetilcolina, la serotonina, la adrenalina,
la noradrenalina y la dopamina.
La oxidación del tejido cerebral es igualmente importante. En la región frontal de los
cerebros de personas fallecidas por Alzheimer se han encontrado hasta 100 veces más
radicales libres que entre los fallecidos por otras causas.
Es fundamental resaltar, por último, la importancia que tiene una nutrición adecuada, sobre
todo entre quienes mayor riesgo de padecer la enfermedad.

LAS INMUNOGLOBULINAS
Cabe añadir que hace escasas semanas un equipo médico cuyos miembros pertenecen al
Centro Médico Cornell Weill y al Hospital Presbiteriano de Nueva York comunicaron que el
Alzheimer puede prevenirse e incluso detener su progreso inyectando simplemente
inmunoglobulinas, es decir, anticuerpos. Al menos así lo afirman tras haber tratado a 8
pacientes durante seis meses. A esa inoculación de anticuerpos se la denomina inmunización
pasiva y ya se usa para combatir otras enfermedades como la hepatitis. Esto demuestra que
subir las defensas del sistema inmune es imprescindible. Téngalo en cuenta.

RECOMENDACIONES GENERALES
Actúese con celeridad ante los primeros indicios. Puede ser fundamental para paralizar o
impedir un rápido desenlace de la enfermedad.
Infórmese siempre a la persona afectada de lo que la está pasando porque de lo contrario
no se concienciará y, por tanto, no se esforzará para intentar evitar el proceso degenerativo.

En cuanto aparezcan los primeros síntomas plantéesele hacer ejercicio todos los días.
Debe oxigenar el organismo.
Elimínese todo producto o fármaco que afecte negativamente la capacidad cognitiva:
analgésicos, antihistamínicos, etc.
Evítese utilizar todo producto que contenga aluminio o mercurio. Y eso incluye a la
mayoría de los antiácidos, los desodorantes, algunos maquillajes, las pastas de dientes, los
champúes anticaspa, las lacas, algunos utensilios para cocinar, los envases de aluminio, las
amalgamas dentales... y el queso muy curado puesto que es rico en aluminio. Como ya
dijimos, algunos minerales -es especial el aluminio- inhiben o limitan la síntesis de diversos
neurotransmisores: la acetilcolina, la serotonina, la adrenalina, la noradrenalina y la
dopamina.
Evítese todos elemento o sustancia que genere radicales libres. Es el caso de los
microondas según algunos estudios.
Es útil practicar actividades relajantes que disminuyan los estados de irritabilidad y
agitación.
Dése apoyo emocional y psicológico a quien sufre el problema. Es muy importante.
Es vital que la persona afectada se mantenga ocupada en diferentes actividades que
ralenticen la pérdida de aptitudes intelectivas, cognitivas y psicomotrices.
Dormir suficiente es importante. En cuanto aparezcan los primeros síntomas la persona
afectada debe concienciarse de la importancia de descansar. El organismo se autorrepara
básicamente durante el sueño.
Si la enfermedad está avanzada se debe reorganizar la casa del enfermo con el fin de
hacerle la vida más fácil y cómoda. En tales casos el apoyo al enfermo es fundamental pero
también a los familiares porque en la mayoría de los casos se crea una situación muy difícil
de llevar.

EN CUANTO A LA ALIMENTACIÓN
La persona a la que se diagnostica un principio de Alzheimer debe:
Eliminar de su alimentación la grasa saturada animal, el azúcar blanco y las harinas
refinadas.
Suprimir por completo la ingesta de alcohol ya que daña inexorablemente las estructuras
cerebrales y, sobre todo, afecta a la memoria.
Limitar al mínimo o eliminar de la dieta la carne roja y el queso muy curado (ya dijimos
que éste es rico en aluminio).
Evitar las comidas rápidas y precocinadas así como la llamada "comida basura.".
Sustituir al máximo la proteína animal por proteína vegetal.
Beber agua mineral en lugar de agua de grifo porque ésta suele contener cantidades
importantes de aluminio además de destruir la vitamina E.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS
Frutas. Son ricas en vitamina C y otros antioxidantes que neutralizan los radicales libres.
Además contienen colina. Especialmente las uvas, las cerezas, el limón y el pomelo, ricas en
vitamina C y bioflavonoides.
Ajos y cebollas. Por su contenido en azufre.
Cereales integrales, frutos secos, huevos y coles. Especialmente por su riqueza en colina.
Espárragos y zanahorias. Son fuentes de vitamina E.
Nabos, ajos y naranjas. Son fuentes de selenio.
Pimientos verdes y espinacas. Contienen vitamina C.
Hortalizas de hojas verdes. Son una buena fuente de silicio y este oligoelemento dificulta
la absorción de aluminio.
Zanahorias, col verde, perejil y espinacas. Son fuente de beta-carotenos,
Levadura de cerveza. Es rica en vitaminas del grupo B y en oligoelementos.
Pescado azul y animales marinos. Todos ellos son ricos en ácidos grasos poliinsaturados,
especialmente la sardina y el salmón.

COMPLEMENTACIÓN ADECUADA
En el caso del Alzheimer son útiles los suplementos de:
Fosfatidilserina. Se trata de un fosfolípido presente en la membrana celular y que
predomina en el cerebro. Es un nutriente que atraviesa la barrera hematoencefálica
rápidamente por lo que actúa casi nada más tomarlo. Participa en la producción y liberación
de neurotransmisores y se ha mostrado eficaz en el mantenimiento de las funciones
cognitivas.
Vitamina B3 o Niacina. Participa en el proceso de síntesis de determinados
neurotransmisores, entre ellos la serotonina, cuya deficiencia puede provocar cuadros de
inestabilidad emocional, irritabilidad, depresión, confusión mental, etc. De hecho, una
deficiencia importante de esta vitamina está relacionada con algunos tipos de demencias.
Inositol. la administración de esta sustancia mejora la expresión verbal y la capacidad de
orientación del paciente.
Acetil-L-Carnitina. Es un derivado del aminoácido carnitina que mejora la funcionalidad de
las neuronas y además de optimizar la actividad cognitiva es capaz de mejorar la memoria a
corto plazo, limitar los daños en la depresión senil y facilitar mejores periodos de sueño.
NADH. Es una sustancia natural presente en todos los organismos vivos. Se le conoce
también como coenzima I. Se le atribuyen más de un millar de funciones bioquímicas y está
considerado el antioxidante más eficaz conocido. Una de las acciones principales es su
actividad en la producción de energía en la célula. Cuanto más NADH libre haya en la célula
mayor energía puede producir ésta. En el caso que nos ocupa su actividad se centra en la
mejora de la función cognitiva, de la conducta y del estado de ánimo ya que es un
estimulador de la biosíntesis de dopamina, adrenalina y noradrenalina.
Vitamina B12. Es conocida por su actividad sobre el sistema nervioso. De hecho, su
deficiencia provoca pérdida de memoria y dificultades cognitivas importantes.
Vitaminas E y C. Su presencia es importante por su potente actividad antioxidante y por
ser protectoras de sustancias indispensables para la función del sistema nervioso.
GABA. Es un aminoácido con actividad sedativa y ansiolítica que puede ser útil en los
diferentes estadios de la enfermedad.
Complejo de vitaminas del grupo B. Su presencia es necesaria cuando se utilizan otras
vitaminas del grupo.
L-Fenilalanina. Es precursor de algunos neuropéptidos cerebrales, tiene actividad
antidepresiva y mejora la función mental.
L-Glutamina. Procede una sustancia importante, el ácido glutámico, fuente de energía
para el cerebro además de mejorar la memoria. Sin embargo, el ácido glutámico no es capaz
de atravesar la barrera hematoencefálica por lo que es necesario tomarlo en forma de L-
glutamina que será transformada posteriormente en ácido glutámico en el cerebro.
S-Adenosil-L-Metionina (SAM). Esta sustancia se produce a partir de ATP y L-metionina. Es
una sustancia esencial en la formación de neurotransmisores y tiene una reconocida
actividad antioxidante.
L-5 HTP (5-hidroxi-L-triptófano). Es un elemento indispensable para la obtención de
serotonina por lo que se trata de una sustancia con actividad antidepresiva, protectora del
sueño y con efecto tranquilizante.
Cellfood. Se trata de un potente oxigenador celular con múltiples propiedades.
EPA-DHA. Se trata de ácidos grasos esenciales (omega-3) con reconocida actividad
antiinflamatoria y beneficiosa para la función cerebral.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis a prescribir son trabajo de un
especialista de la salud y en ningún modo este artículo puede ser utilizado como tratamiento
específico. Sólo sirve como elemento orientativo e ilustrativo).
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE EL LUPUS ERITEMATOSO SISTÉMICO
El Lupus Eritematoso Sistémico está catalogado como una "enfermedad autoinmune" cuya
causa se desconoce y que produce inflamación y lesiones en la piel y otros tejidos. Lupus
significa "lobo" en latín y eritematoso "enrojecido" definiendo así que se trata de una
enfermedad caracterizada por un enrojecimiento de la piel semejante a la que ocasionaría la
mordedura de un lobo, que puede manifestarse en cualquier tejido del organismo -por eso
se dice que es "sistémica"- y que se denomina autoinmune porque por alguna razón que se
ignora el sistema inmune, en lugar de combatir agentes agresores externos, ataca a los
tejidos propios. Algo que se debe a una excesiva formación de complejos antígeno-
anticuerpo con el consiguiente incremento de inmunocomplejos, su posterior encuentro con
los llamados complementos (proteínas que median en la respuesta del sistema inmune) y la
activación de lo que se conoce como "cascada del complemento" que da lugar al
mencionado daño celular. Todo ello facilitado por la presencia de hipergammaglobulinemia,
hiperactividad de las células B y anormalidades en la función de las células T, tanto
ayudantes como supresoras.
El Lupus Eritematoso Sistémico se trata de una dolencia que se caracteriza -como otras- por
tener periodos de actividad -a los que se denomina brotes o crisis- y periodos de remisión,
es decir, donde no se manifiesta. Y aunque cualquiera puede padecerla la mayoría de los
afectados son mujeres dándose con más frecuencia entre los 15 y 30 años.
En cuanto a los brotes o crisis parece haber diversos factores desencadenantes: la
exposición al sol y a los rayos ultravioletas, el estrés, algunos medicamentos, la infección por
virus, bacterias u hongos... Se ha constatado también que personas del mismo grupo
familiar desarrollan a menudo otras enfermedades autoinmunes -como la artritis, la
esclerosis múltiple o la dermatitis- lo que parece indicar que el factor genético puede ser
importante. También el factor medioambiental parece jugar un papel destacado.
En suma, hablamos de una patología sistémica (que afecta a múltiples órganos). A nivel...
...muscular y esquelético: puede aparecer tenosinovitis (inflamación del recubrimiento del
tendón), artralgias y artritis.
...cutáneo: la más llamativa es el eritema en mariposa, una mancha rojiza que se presenta
sobre la nariz y se disemina sobre los pómulos; también aparecen eritemas en las palmas de
las manos y las orejas, dermatitis graves, alopecias y úlceras nasales y orales.
...cardiovascular: la más significativa es la pericarditis; también puede aparecer pleuritis y
elevación progresiva del diafragma con la consiguiente limitación pulmonar.
...sanguíneo: es habitual la anemia normocítica (baja cantidad de glóbulos rojos), la
leucopenia (reducción del número de leucocitos en sangre) y la trombocitopenia
(disminución en el número de plaquetas). Una de las alteraciones que merecen más atención
es la mediada por un anticuerpo que se comporta como un anticoagulante pero que,
sorprendentemente, no reacciona como tal salvo que se presenten otras alteraciones de la
coagulación. Aunque lo peculiar de esta sustancia es que su presencia está asociada con las
trombosis arteriales y venosas así como en los abortos consecutivos aun cuando no se sabe
muy bien cuál es su mecanismo de acción si bien podría estar relacionado con el
metabolismo del ácido araquidónico o prostaciclina, un potente antiagregante plaquetario.
Cabe añadir que hay otras alteraciones no menos importantes como las que comprometen al
sistema nervioso central (ataxia, miastenia, epilepsia, meningitis aséptica, etc…), las que
afectan al riñón, a la conducta, alteraciones gastrointestinales, etc.
En el ámbito de la Medicina convencional el tratamiento va dirigido sólo a paliar los síntomas
y a intentar mitigar las crisis o brotes mediante fármacos que deprimen el sistema inmune.
Desde la óptica de la Nutrición Ortomolecular el abordaje de la enfermedad es muy diferente
ya que su objetivo es justo el contrario: estimular el sistema inmune. Lo que requiere una
explicación.
Desde la perspectiva ortomolecular es necesario recordar que la salud de las personas está
directamente relacionada con la capacidad de su organismo para poder desembarazarse de
los residuos perjudiciales, tanto de origen interno como externo. Dicho esto es evidente que
la prioridad es preparar el medio interno para restaurar su normalidad funcional y el brazo
ejecutor será la depuración que puede llevarse a cabo de muy diferentes maneras y siempre
considerando la individualidad y situación del paciente.
La segunda actuación va dirigida a la utilización terapéutica de nutrientes con el fin de
restablecer el equilibrio bioquímico. No olvidemos que una inadecuada nutrición impacta
indefectiblemente sobre nuestra bioquímica generando problemas que pueden ser graves
como daños en la estructura y función celular, inhibición y destrucción de enzimas, alteración
de rutas metabólicas, etc.
La actuación ortomolecular persigue pues restaurar la normalidad humoral y celular sin
olvidar que otros elementos -no siempre susceptibles de cambios- pueden provocar también
daños (el medio ambiente, la genética, etc.).
Se persigue, en suma, conservar y potenciar el sistema inmunitario ya que es la herramienta
indispensable para evitar cualquier enfermedad y restaurar la salud.

RECOMENDACIONES GENERALES
Es necesario seguir una dieta personalizada evitando toda posible alergia o intolerancia
alimentaria.
Se debe incrementar la ingesta de fruta y vegetales crudos.
Hay que eliminar de la dieta las carnes rojas ya que actúan como inmunodepresores y
proporcionar otras fuentes de proteína más saludables.
Se deben sustituir los azúcares y las harinas refinadas por alimentos completos ya que los
primeros no contienen nutrientes y para su metabolización obligan al organismo a gastar sus
reservas de nutrientes.
Es necesario evitar las carencias proteínicas.
Se debe evitar el excesivo consumo de grasas ya que su ingesta está íntimamente
relacionada con las alteraciones de la función inmune.
Debe evitarse el consumo de brotes de alfalfa ya que contienen una sustancia -la l-
canavanina- que puede agravar las reacciones autoinmunes.
Hay que evitar las comidas rápidas y precocinadas.
Es indispensable el descanso y evitar el sobreesfuerzo y la fatiga ya que se trata de una
enfermedad debilitante, sobre todo en las exacerbaciones.
Hay que dejar de fumar y olvidar toda sustancia excitante pues su utilización está
directamente relacionada con los brotes.
Es necesario evitar en la medida de lo posible el estrés -tanto físico como psíquico- ya que
puede empeorar la enfermedad.
Hay que evitar el sol porque agrava el problema.
Se debe practicar ejercicio ligero y adecuado a la situación personal y física del enfermo.
La acupuntura y los masajes alivian tanto el dolor muscular como articular.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS
Ajo y cebolla. Contienen compuestos azufrados con importante actividad sobre la función
inmune.
Cereales integrales y frutos secos. Constituyen una buena fuente de proteínas, zinc y
vitaminas del grupo B.
Frutas en general. Son ricas en vitaminas y otros elementos fitoquímicos.
Uvas, cerezas, pomelo, limón y pimientos verdes. Son ricos en vitamina C y
bioflavonoides.
Sésamo y germen de trigo. Proporcionan una buena fuente de oligoelementos, necesarios
para una buena actividad enzimática.
Acerola. Es una buena fuente de vitamina C que además promueve la producción de
interferón.

COMPLEMENTACIÓN
Zinc. Es muy importante para la inmunidad celular y la mediada por anticuerpos así como
para la función del timo, glándula responsable de la maduración de los linfocitos T. Inhibe el
crecimiento de diferentes virus.
Vitamina B2. Interviene en la formación de glóbulos rojos y anticuerpos así como en la
formación de las hormonas corticosuprarrenales y de la insulina por lo que es de especial
interés en el tratamiento de todas las enfermedades de etiología autoinmune.
Vitamina B6. Aumenta, junto al zinc, la actividad del timo. Su deficiencia provoca
inmunodepresión.
Vitamina A y betacarotenos. Mantienen en buen estado la superficie epitelial, la mucosa y
sus secreciones. Estimula la inmunidad celular, la actividad de las células asesinas, las
fagocitosis de los monocitos y la respuesta de los anticuerpos. Los betacarotenos potencian
la acción del interferón.
Vitamina C. Está presente en diversos mecanismos autoinmunes. Incrementa la respuesta
de anticuerpos y la secreción de las hormonas tímicas y mantiene la integridad de las
mucosas. Es conveniente asociarla a flavonoides.
Hierro. Su deficiencia provoca una disminución del tejido linfático, una función defectuosa
de los neutrófilos y la reducción de células T.
Magnesio y calcio. Son necesarios para mantener el pH y para la protección contra la
pérdida de masa ósea. Además participan en la respuesta humoral y tímica. El magnesio, en
especial, es fundamental para la reparación y mantenimiento de células y tejidos.
Probióticos. Son elementos desintoxicantes del intestino y ayudan a producir vitaminas del
grupo B. Además son capaces de destruir bacterias, virus y hongos y renovar la flora
dañada. Tienen capacidad moduladora a través de las placas de Peyer sin causar efectos
inflamatorios.
Selenio. Es capaz de subir los niveles de glutation-peroxidasa, que se encuentran bajos en
esta patología. Además, su deficiencia inhibe la resistencia a la infección por una función
leucocitaria y tímica disminuida.
Ácido fólico y vitamina B12. Su deficiencia disminuye la producción de leucocitos y hace
que éstos respondan anormalmente.
Vitamina B12 y Niacina. Facilitan la eliminación de las lesiones de la piel.
Vitamina E. Es un potente estimulador de la respuesta mediada por células y la humoral.
Fibra insoluble. Favorece la eliminación de sustancias tóxicas así como de bacterias y
levaduras.
L-Arginina. Retrasa el envejecimiento de la glándula timo y estimula la actividad de los
linfocitos T.
Betaina. Potencia la respuesta de anticuerpos y la actividad de los glóbulos blancos en
general.
L-Cisteína y L-Metionina. Son aminoácidos necesarios para la protección y mantenimiento
de las células así como para la regeneración de la piel y la activación de los glóbulos blancos.
Enzimas proteolíticas. Las deficiencias enzimáticas están relacionadas con el desarrollo de
enfermedades. Son potentes antiinflamatorios y antivíricos, promueven la detoxificación de
los tejidos, aumentan la energía y mejoran la absorción de las vitaminas y minerales. En el
caso que nos ocupa impide además la generación de inmunocomplejos.
Alga Clorella. Actúa como regulador del sistema inmunitario aumentando el número de
macrófagos y su actividad además de la citotoxicidad de los linfocitos T, y aumenta la
producción de interferón. Su alto contenido en carotenos estimula la producción de TNF
(Factor de Necrosis Tumoral) y de la Interleukina I.
Cartílago de tiburón. Por su riqueza en mucopolisacáridos, colágeno y sulfato de
condroitina.
Ácidos grasos Omega-3. Su presencia es importante porque actúan como antiinflamatorios
además de mejorar la respuesta inmune.
Rhodiola Rosea. Es una planta adaptógena que juega un papel importante en la función
inmune. Estimula la inmunidad celular, aumenta la resistencia del organismo para soportar el
exceso de toxemia y disminuye la susceptibilidad al estrés.
Astrágalus. Tiene actividad inmunoestimulante mediada por sus altos contenidos en
flavonoides, mucopolisacáridos, minerales, vitaminas y otros fotoquímicos. Su función se
centra en servir como adaptógeno, detoxificador, analgésico, antiinflamatorio, etc.
Uncaria Tomentosa o Uña de Gato. Planta procedente de Perú con conocida actividad
mediadora sobre el sistema inmune gracias a su contenido en alcaloides (isomitrafilina y
pteropodina). Se trata de un depurador del tracto digestivo.
Pao Darco. Esta planta es un potente bactericida que además estimula la inmunidad
celular y favorece la producción de glóbulos rojos. Contiene además agentes
antiinflamatorios como la quercitina y otros flavonoides.
Meganoderma Reishi. Contiene polisacáridos con reconocida actividad inmunomoduladora
que, entre otras funciones, mejoran la fagocitosis.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis a prescribir son trabajo de un
especialista de la salud y en ningún modo este artículo puede ser utilizado como tratamiento
específico. Sólo sirve como elemento orientativo e ilustrativo).
TRATAMIENTO ORTOMOLECULAR DE LA ESCLEROSIS
MÚLTIPLE

La esclerosis múltiple -también llamada esclerosis diseminada o en placas- es una


enfermedad que se caracteriza -desde la perspectiva patológica- por la destrucción de las
vainas de mielina que rodean los axones, la parte externa de las neuronas cuya función es
transmitir las señales electroquímicas entre ellas, algunas veces a distancia considerable. De
hecho, en las neuronas que componen los nervios que van desde la medula espinal hasta los
pies los axones pueden medir ¡hasta casi 1 metro!
La vaina mielínica es una membrana compuesta por lípidos y proteínas que rodea los axones
y cuya integridad depende del propio axón, de los oligodendrocitos (las células que forman la
mielina) y del aporte vascular de estas estructuras.
El mayor número de casos se da en el norte de Europa occidental y de Estados Unidos
siendo poco frecuente en las zonas más cercanas al ecuador. Suele manifestarse entre los 20
y 40 años y no suele presentarse antes de los 10 años ni después de los 50 años.
Las causas de esta enfermedad se desconocen aunque se infiere que pueden estar
relacionada con deficiencias del metabolismo lipídico, con infecciones víricas o proteicas
-priones o pribios-, con la falta de irrigación sanguínea, con una excesiva presencia de
radicales libres en el cerebro, con la falta de algunos nutrientes, con la contaminación por
productos químicos tóxicos, con alergias o intolerancias alimentarias, con desequilibrios
energéticos, con la contaminación electromagnética y, por supuesto, con un deficiente
sistema inmune (vea el recuadro adjunto).
La enfermedad se manifiesta en forma de brotes pudiendo aparecer en cualquier parte del
sistema nervioso central aunque afecta de forma particular a los nervios ópticos, las áreas
periventriculares de los hemisferios cerebrales, el tronco encefálico y la médula espinal
cervical.
Lógicamente la naturaleza y gravedad de los síntomas están directamente relacionadas con
las zonas afectadas comentadas por lo que puede aparecer dolor en la zona ocular, visión
borrosa, alteraciones del campo visual, vértigos... Además debemos añadir los síntomas que
se establecen a nivel sensitivo y motor como debilidad muscular, espasticidad, pérdida
sensitiva, trastornos de la coordinación motora, parálisis, entumecimiento, ataxia de la
marcha, etc, además de compromiso de los esfínteres, trastornos del lenguaje, torpeza de
los movimientos delicados de las manos, etc.
Cuando la enfermedad se manifiesta por primera vez los brotes tienen una remisión más o
menos completa pero esa tendencia va disminuyendo con el paso del tiempo de tal modo
que al final los brotes no tienen remisión y van deteriorando al paciente en cada uno de
ellos. A veces, sin embargo, la enfermedad se manifiesta de forma lenta y sin la presencia de
brotes.
Una vez la enfermedad avanza el paciente empieza a tener dificultades para caminar
pudiendo terminar quedando incapacitado.

EL TRATAMIENTO DESDE LA ÓPTICA ORTOMOLECULAR


La Nutrición Ortomolecular permite tratar la esclerosis múltiple mediante una alimentación
adecuada y la ingesta de suplementos. La idea es potenciar el sistema inmune, dotar al
organismo de todos los nutrientes que necesita compensando la falta de algunos de ellos y
asegurar la presencia de antioxidantes que combatan los radicales libres.
En el ámbito de la alimentación es importante resaltar que parece haber una relación
estrecha entre las dietas ricas en grasas saturadas animales -incluidas las lácteas- y pobres
en ácidos grasos poliinsaturados. Hay varios estudios que lo apuntan. Es el caso de los
efectuados por los doctores. Swank -neurólogo de la Universidad de Oregón, en Portland-,
Ralph T. Colman -de la Universidad de Minnesota- y Kokmen -de la Clínica Mayo-. Todo ellos
demostraron la relación entre unos patrones anormales de omega-3 y la incidencia de la
enfermedad.
Se cree por ello que las deficiencias de omega-3 interfieren con la elongación lipídica y
deterioran de forma permanente la formación de mielina normal. Además los sujetos con
esclerosis pueden presentar un defecto de absorción y transporte de los AGE que produce un
estado de deficiencia funcional.
Es igualmente interesante señalar la importancia de una sustancia, la Glutation peroxidasa,
un elemento indispensable para proteger las células de los radicales libres y, por tanto, de
las células productoras de mielina. Está demostrado que los pacientes con esclerosis múltiple
tienen unos niveles bajos de Glutation peroxidasa.
En la actualidad se está investigando sobre la incidencia de los ácidos grasos esenciales en
esta patología ya que al parecer impiden la agregación plaquetaria, mejoran la respuesta
inmune y normalizan los niveles de ácidos grasos esenciales en suero, eritrocitos, plaquetas
y en el líquido cefalorraquídeo de los pacientes.
Cabe agregar que los pueblos que mantienen una alimentación equilibrada baja en grasas
saturadas y exenta de sustancias químicas no registran casos de esclerosis múltiple.

RECOMENDACIONES GENERALES
Recuerde que...
...una dieta baja en grasas saturadas animales ayuda a retrasar el proceso de la enfermedad
y la frecuencia de los brotes. Evítense pues las comidas rápidas y precocinadas así como la
bollería industrial porque contienen cantidades altas de grasas saturadas.
...es imprescindible incrementar la ingesta diaria de frutas y verduras crudas.
...es necesario disminuir la ingesta de proteínas de origen animal e ingerir las que provienen
de pescados, mariscos, legumbres, frutos secos o cereales. Es conveniente consumir en
especial pescados de agua fría por su alto contenido de ácidos grasos esenciales omega-3.
...es aconsejable evitar el consumo de brotes de alfalfa ya que contiene l-canavanina, una
sustancia que puede agravar la enfermedad.
...debe valorarse el hecho de que los enfermos de esclerosis múltiple suelen tener problemas
para absorber algunos nutrientes como las grasas, la vitamina B12 y algunos minerales.
...es necesario asegurarse de que no se sufre alguna alergia o intolerancia alimentaria.
...hay que eliminar de la alimentación los lácteos y sus derivados.
...es muy importante tratar de llevar las actividades que habitualmente se desempeñan.
...es necesario realizar ejercicio físico adecuado evitando el sobreesfuerzo y la fatiga.
...son adecuados los movimientos pasivos y el masaje para intentar paliar la espasticidad.
...es importante evitar el estrés emocional del paciente.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS
-Aceites. Es necesario consumir grasas poliinsaturadas procedentes de los aceites de semillas
y de pescado.
-Cereales integrales y frutos secos. Proporcionan una buena fuente de proteínas, zinc y
vitaminas del grupo B, todas ellas indispensables para la función inmune y del sistema
nervioso.
-Frutas. Son fuente de vitaminas y otros elementos fitoquímicos.
-Legumbres. Son fuente de proteínas de gran valor biológico.
-Verduras crudas. En forma de ensalada contienen gran cantidad de vitaminas, minerales y
otras sustancias que contribuyen a mejorar la función inmunitaria.
COMPLEMENTACIÓN
Vitamina B12. Es muy frecuente su deficiencia en los pacientes con esclerosis múltiple,
inducida quizás por problemas de absorción.
Vitamina del grupo B. Son fundamentales por su incidencia sobre el sistema nervioso.
Vitamina B1. Favorece el desarrollo y mantenimiento del tejido nervioso.
Vitamina D. Suele ser una vitamina que presenta niveles bajos en estos pacientes.
Vitaminas C y E. La peroxidación lipídica aumenta los requerimientos de estas vitaminas.
Vitamina B13. Tiene una actividad paliativa sobre los síntomas degenerativos de la
enfermedad.
Complejo de minerales. Potencian el sistema inmune y favorecen la transmisión de la energía
nerviosa.
Ácido linoleico. Se ha comprobado que su ingesta reduce la gravedad y duración de las
recaídas.
EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico). Son capaces de inhibir la
agregación plaquetaria; además tienen actividad antiinflamatoria y participan en la función
inmunitaria.
Ácido gamma-linoleico. Podría ser más eficaz que el ácido linoleico ya que se une con mayor
rapidez a los lípidos del cerebro y podría tener una más notable actividad inmune. Selenio.
Se utiliza con el fin de mejorar la actividad de la Glutation peroxidasa.
Fosfato de colamina (calcio AF). Es eficaz al inicio de la enfermedad evitando el
entumecimiento y los espasmos musculares. Mejora la marcha, el equilibrio y la
coordinación.
GABA (ácido gamma-aminobutírico). Se utiliza para evitar los movimientos musculares
involuntarios y los espasmos musculares. Además esta sustancia está considerablemente
disminuida en los pacientes con esta enfermedad.
Fosfatidilserina. Se trata de una sustancia fundamental para la función de la célula nerviosa
ya que no sólo protege la función de la membrana celular sino que además participa de la
conducción del impulso nervioso, entre otras actividades.
L-Glicina. Es un aminoácido fundamental para evitar la espasticidad.
Coenzima Q10. Asegura la metabolización de otros nutrientes.
Ácido lipoico. Es neuroprotector y además participa de la regeneración del sistema nervioso.
Octacosanol. Mejora la evolución de la enfermedad y retarda la aparición de los brotes.
BCAAs o aminoácidos de cadena ramificada (leucina, isoleucina y valina). Ralentizan la
pérdida de la función motora y mejoran la resistencia muscular.
L-Treonina. Es un aminoácido esencial que participa en el mantenimiento de la vaina de
mielina.
Rhodiola. Refuerza la actividad mental e incrementa el aporte de sangre en los músculos y el
cerebro; además mejora la resistencia ante el agotamiento.
Ginkgo Blanco. Mejora la microcirculación cerebral. Es un conocido neuroprotector y
antiagregante plaquetario.
Schizandra. Este adaptógeno mejora el estrés y combate la fatiga. Además es antioxidante y
mejora la función inmune.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis a prescribir son trabajo de un
especialista de la salud y en ningún modo este artículo puede ser utilizado como tratamiento
específico. Sólo sirve como elemento orientativo e ilustrativo).

Alternativas de tratamiento
Como se explica en el texto central, los factores que pueden dar lugar a la esclerosis múltiple
son variados y, por tanto, de la causa dependerá el tratamiento. El conocido doctor cubano
-hoy afincado en Puerto Rico- Esteban Fernández Noda constataría por ejemplo que la
esclerosis múltiple se debe a veces a la deficiente llegada de sangre a la zona
craneoencefálica y su difícil retorno venoso por causa de la compresión patológica de las
estructuras neurovasculares que en ocasiones tienen lugar en la base del cuello. Lo que los
médicos denominan una compresión patológica del opérculo torácico (TOS). De hecho, ese
problema puede ser causa no sólo de la esclerosis múltiple sino también de buena parte de
los procesos degenerativos del sistema nervioso central: Parkinson, ataxia cerebelosa,
epilepsia, algunos casos de Alzheimer... Y en tales casos- y sólo en ellos- basta una
operación quirúrgica no demasiado complicada para resolver el problema (lea lo publicado
sobre ella en los números 21, 24 y 30 entrando en el apartado Reportajes de nuestra web
Cuando la causa es un prión o pribio la solución puede estar en el famoso Bio-Bac que
también es útil en el caso de que la causa sea una infección vírica. Claro que también hay
otros antivíricos conocidos como el Viusid. E, incluso, el palo del popular regaliz (el llamado
palolux).
Por otra parte, si se constata un claro exceso de radicales libres la solución paliativa está en
los antioxidantes; si se trata de una alergia o de una intolerancia alimentaria -se comprueba
con tests distintos- basta suprimir los alimentos detectados; si hay una contaminación por
productos químicos tóxicos hay que detectar cuáles son y su origen, evitarlos y,
paralelamente, desintoxicar el organismo; si se trata de un desequilibrio energético hay que
seguir alguna de las terapias que permiten reequilibrarlo de nuevo; si se debe a la
contaminación electromagnética hay que eliminar la fuente contaminante y descontaminar el
cuerpo; y, por supuesto, potenciar en todos los casos el sistema inmune.
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LA ANSIEDAD

La ansiedad es un estado de ánimo caracterizado por la espera de un peligro inminente e


indeterminado cuando en realidad se vive una situación normal y que pasa a ser patológico
cuando por su frecuencia, intensidad o duración se convierte en un estado permanente.
Suele ir acompañado de reacciones de tipo neurovegetativo como tensión muscular,
sudoración profusa, palidez, estimulación de las glándulas secretoras, cambios en la
secuencia respiratoria, aumento de la presión arterial y del ritmo cardiaco, etc. Cuando el
cuadro descrito es intenso podríamos hablar de angustia que es el término apropiado cuando
la emoción se ha somatizado intensamente.
Ambas están íntimamente relacionadas aunque la ansiedad es más psíquica y la angustia
tiene un marcado carácter somático. En cualquier caso, las dos son emociones de tipo
intenso que generan una evidente reacción del sistema nervioso vegetativo.
Podemos decir que la ansiedad es una emoción ligada a la propia existencia del hombre y
que en una situación normal es controlada por el mismo. Nos acompaña durante nuestra
evolución aunque en ocasiones -como en la adolescencia- se puede presentar de forma más
frecuente e intensa, quizás debido a los cambios por adaptación, autodeterminación,
afianzamiento de la personalidad, etc.
Caso distinto es la ansiedad patológica que acompaña a enfermedades graves -como las
mentales-, la que acompaña a patologías terminales o la que se da en el alcoholismo, el
hipertiroidismo, la drogodependencia o las enfermedades físicas agudas.
Hay también ocasiones en las que la ansiedad se puede exacerbar debido a influencias tanto
exógenas como endógenas y se presenta lo que se llama crisis de ansiedad aguda donde ya
se ve comprometido de forma seria el sistema nervioso vegetativo presentando un cuadro
que amenaza el equilibrio mental y físico.
En general los estados de ansiedad que amenazan la conducta no pueden ser modificados
apelando a la voluntad del sujeto que la padece por lo que se debe modificar
terapéuticamente la situación tanto en el plano bioquímico como en el psíquico a fin de
poder modificar los factores que desarrollan esta alteración.

RECOMENDACIONES GENERALES
-Lo idóneo es averiguar ante todo qué genera la ansiedad (sea la causa endógena o
exógena).
-Se debe intentar también controlar -o modificar- todo factor subjetivo que la genere.
-Descanse de forma adecuada y suficiente durante la noche.
-Evite toda sustancia que produzca excitación nerviosa.
-Cabe llevar a cabo trabajos de psicoterapia encaminados a resolver la situación y someterse
a terapias como meditación, visualizaciones, técnicas de relajación, yoga, taichi, etc.
-Realice actividades al aire libre con regularidad a fin de provocar sensaciones agradables.
-Elimine la ingesta de café y de cualquier otra sustancia con cafeína ya que estresan las
cápsulas suprarrenales incidiendo directamente en la respuesta del sistema nervioso. Dosis
superiores a siete tazas de café pueden provocar hasta ataques de pánico.
-Recuerde que el tabaco aumenta la secreción de adrenalina por lo que -como en el caso del
café- altera la función de las cápsulas suprarrenales.
-Limite la ingesta de azúcares refinados -y, por tanto, de bollería industrial- ya que irritan el
sistema nervioso.
-Siga una dieta baja en grasa ya que ello minimiza la vulnerabilidad ante la ansiedad.
-Consuma hidratos de carbono complejos -no refinados- ya que favorecen la síntesis del
triptófano que luego se transforma en serotonina, transmisor de conocida actividad sedante.
Son también necesarios para suplir una posible mayor necesidad energética.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS
-Aguacates. Ricos en ácidos grasos esenciales omega-6, fosfolípidos, vitamina E, hierro y
vitamina B6.
-Almendras. Fortalecen los nervios y tonifican los músculos. Contienen calcio, magnesio y
potasio favoreciendo el equilibrio del sistema nervioso.
-Anacardos. Ricos en magnesio y vitaminas B1 y B2 cuya carencia produce nerviosismo e
irritabilidad.
-Avena. Aporta hidratos de carbono, ácidos grasos esenciales y vitaminas del grupo B.
Además contiene una sustancia llamada avenina de suave acción sedante.
-Cereales integrales. Aportan hidratos de carbono y vitaminas del grupo B, indispensables
para el buen funcionamiento del sistema nervioso.
-Espinacas, berzas, hojas de remolacha y brécol. Recomendadas por su riqueza en ácido
fólico y otras vitaminas y minerales.
-Frutos secos. Ricos en ácidos grasos esenciales además de lecitina y fósforo lo que favorece
el buen estado del cerebro. Los piñones contienen vitamina B1, muy importante para el
sistema nervioso.
-Garbanzos. Aportan proteínas, hidratos de carbono y vitaminas del grupo B de forma
bastante equilibrada.
-Germen de trigo. Tiene un gran valor nutritivo ya que contiene proteínas, grasas
insaturadas, vitaminas y minerales que equilibran y tonifican el sistema nervioso. Contiene
además octacosanol, sustancia que aumenta la resistencia a la fatiga y mejora el
rendimiento. Excelente fuente de nutrientes para las neuronas.
-Jalea real. Nutre y tonifica el sistema nervioso combatiendo la astenia y el cansancio.
-Lechuga. Por su acción sedante.
-Lecitina de soja. Fosfolípido que forma parte de la membrana de las neuronas y facilita la
transmisión de los impulsos nerviosos.
-Levadura de cerveza. Rica en vitaminas del grupo B y otras vitaminas y minerales es
tonificante y revitalizante.
-Malta no torrefactada. Puede sustituir al café sin el inconveniente de la excitabilidad y
además es digestiva.
-Miel. Ejerce un suave efecto sedante.
-Nuez de brasil. Rica en vitamina B1, necesaria para la estabilidad del sistema nervioso.
-Nueces. Ricas en ácidos grasos esenciales, lecitina, fósforo y vitamina B6 que tonifican el
sistema nervioso.
-Piñones. Contienen vitamina B1, hierro y proteínas. Muy nutritivos y tonificantes.
-Plátano. Ricos en vitamina B6, hidratos de carbono, potasio y magnesio cuya carencia
favorece la ansiedad.
-Polen. Es un concentrado de nutrientes con efectos tonificantes y revitalizantes.
-Yogur. Contiene bacterias que aumentan la producción de factores vitamínicos del grupo B,
unas vitaminas indispensables para la funcionabilidad del sistema nervioso.

COMPLEMENTACIÓN
-Vitamina B1. Su deficiencia está asociada a irritabilidad, inestabilidad emocional,
nerviosismo y depresión. Juega un papel indispensable en el funcionamiento del tejido
nervioso.
-Vitamina B3. Interviene en el proceso de síntesis de determinados neurotransmisores, entre
ellos la serotonina cuya deficiencia puede provocar cuadros de inestabilidad emocional,
irritabilidad, fatiga, depresión, confusión mental, etc. Estudios del Dr. Abrahan Hoffer la
reconocen con capacidad para modificar conductas psíquicas alteradas. Debe facilitarse al
paciente en forma de nicotinamida ya que es la forma con la que pasa con mayor rapidez de
la sangre al líquido cefalorraquídeo.
-Vitamina B5. Es importante porque interviene en la síntesis de hormonas
corticosuprarrenales (aldosterona, corticosteroides y estrógenos).
-Vitamina B6. La formación de serotonina a partir del triptófano y ácido gammaaminobutírico
(GABA) a partir del ácido glutámico requieren sustancias dependientes de vitamina B6 lo
mismo que la formación de tirosina. En este caso es indispensable asegurar una buena
fuente de esta vitamina.
-Vitamina B9. Interviene en la formación de algunos neurotransmisores, entre ellos la
serotonina -que regula el estado de ánimo y el sueño- y la noradrenalina. Hay estudios que
hablan de la relación entre la deficiencia de esta vitamina y la aparición de trastornos de la
conducta.
-Vitamina B12. Es una vitamina con actividad protectora sobre las terminaciones nerviosas;
además, su deficiencia está asociada con la ansiedad y el nerviosismo.
-Vitamina C. Situaciones como las generadas por los estados de ansiedad continuados
provocan inexorables pérdidas de nutrientes, entre otros de esta vitamina; por tanto, es
adecuada su utilización a fin de evitar los daños causados por su deficiencia, sobre todo los
relacionados con la función inmune, glandular y cardiaca.
-Calcio y magnesio. Son necesarios para una buena transmisión del impulso nervioso y como
reguladores de la actividad de los nervios y músculos. Además la hipocalcemia está asociada
a estados orgánicos de ansiedad.
-GABA (ácido gammaaminobutírico). Tiene una reconocida actividad sedativa y ansiolítica
aunque es importante no tomarlo cuando se consumen benzodiacepinas (sustancias que se
utilizan para reducir la ansiedad y como inductores del sueño además de como relajantes
musculares y anticonvulsionantes; crean adicción y numerosos efectos secundarios).
-L-5 HTP. El 5-hidroxitriptófano incrementa los niveles de serotonina y aunque está indicado
para los estados de depresión puede ser de gran ayuda en la ansiedad.
-Fósforo y selenio. Se debe cuidar su deficiencia ya que está asociada a estados alterados de
la conducta y las emociones.
-Inositol. Su presencia es interesante ya que participa en el ciclo metabólico del
fosfatidilinositol, un sistema utilizado por receptores como la serotonina o la noradrenalina.
-Omega 3. Permite tratar la agorafobia, un problema que se da con frecuencia en los
estados de ansiedad.
-Glicina y taurina. Estos aminoácidos son neurotransmisores inhibitorios en el cerebro y en
este caso pueden ser útiles para el tratamiento de los estados de ansiedad.
-Adaptógenos. El ginseng, el regaliz, el eleuterococo, la uña de gato, el pau de arco y la
maca -entre otros adaptógenos- son muy útiles en casos de ansiedad. Y si bien tienen
multitud de funciones aquí nos interesan por su capacidad para ayudar al organismo a
aumentar su resistencia frente a las influencias adversas, tanto físicas como emocionales.

(Recuerde que el tratamiento a seguir y las dosis a tomar debe indicarlas un especialista de
la salud. Este artículo tiene sólo carácter orientativo).

CÓMO TRATAR EL COLON IRRITABLE Y LA ENFERMEDAD DIVERTICULAR


Muchas personas piensan que determinadas patologías no pueden tratarse
ortomolecularmente y sí farmacológicamente pero se trata de una apreciación errónea;
sencillamente porque en realidad ningún fármaco cura nada. Siempre es el propio organismo
el que termina superando cualquier dolencia o mal-estar y para ello sólo hay que
proporcionarle lo que necesita.
Hoy vamos a centrarnos pues en dos "enfermedades" que, por desgracia, están muy
extendidas entre la población: la llamada enfermedad diverticular y el colon irritable.

LA ENFERMEDAD DIVERTICULAR
Se llama médicamente divertículo a toda pequeña protuberancia en forma de saco que
aparece junto a un conducto interno, generalmente en la pared del tracto gastrointestinal o
de la vejiga urinaria. Aunque la mayor parte de las veces aparecen en el intestino grueso y
en el colon.
Bueno, pues para que un divertículo aparezca deben darse dos factores: que se haya
producido un punto de debilidad en la pared del intestino y que la presión de la misma
aumente, algo que ocurre cuando las heces son duras y la pared del intestino debe
contraerse más para hacerlas avanzar. Lo usual es encontrar una afectación mayor en el
sigmoides que en otras partes del intestino. La llamada diverticulosis colónica es sólo una
alteración benigna asociada a la edad y, en principio, no genera otros problemas que los
relacionados con las propiedades mecánicas del colon. En cambio, la enfermedad diverticular
sintomática se caracteriza por padecer diversos síntomas: estreñimiento alternado con
pseudo-diarreas, dolor en la fosa ilíaca (bien en la izquierda, bien en la derecha), náuseas,
vómitos, flatulencia y pirosis. En la mayoría de estos casos, como luego explicaremos, suele
ser insuficiente la fibra que se ingiere con la dieta por lo que debe aumentarse su ingesta.
Un caso distinto es el que se plantea en los casos de diverticulitis, una dolencia grave que
además de los síntomas ya descritos se caracteriza por hipersensibilidad abdominal -y, en
algunos casos, peritonitis o un absceso-, dolor hipogástrico, fiebre y estreñimiento. En estos
casos se hace indispensable internar al paciente para instaurar el tratamiento más adecuado.
Cabe añadir que los problemas mencionados se dan con mucha más frecuencia en los países
occidentales desarrollados y todo apunta que la causa está en el consumo exagerado de
alimentos refinados y ricos en grasas, deficiente ingesta de fibra y baja calidad de los
nutrientes.

COLON IRRITABLE
Se llama colon irritable a un síndrome, es decir, a un conjunto de síntomas que incluye
sensación de evacuación incompleta, dolores de tipo cólico, dispepsias, flatulencia, tenesmo
(ganas frecuentes de defecar u orinar), trastornos de tipo vasomotor (sudoración, cefaleas,
palpitaciones...) y que se caracteriza además porque quien la padece unas veces está
estreñido y otras sufre diarrea. Y como ocurre en la enfermedad diverticular es más habitual
en las sociedades desarrolladas, especialmente entre la población de las grandes ciudades.
Es estos casos es necesario un diagnóstico correcto con el fin de descartar un proceso
inflamatorio crónico o una enfermedad de carácter degenerativo.
En cuanto a su etiología -la causa- es multifactorial sabiéndose que contribuye a su aparición
el abuso de laxantes y de cafeína, el consumo de antibióticos durante largo tiempo, la
irregularidad en el sueño, la falta de reposo, una dieta deficiente en fibra, la sensibilidad o
intolerancia a ciertos alimentos o alguna enfermedad gastrointestinal previa.
Es importante además prestar especial atención al estado de ánimo, a las preocupaciones, al
nivel de estrés, a la ansiedad, etc., porque es determinante para el diagnóstico y el
tratamiento. No olvidemos que el sistema nervioso influye mucho en el proceso intestinal.
En suma, en ambas alteraciones -la enfermedad diverticular y el colon irritable- es
indispensable prestar atención al tipo de alimentación y al sistema nervioso del paciente. El
control de ambos elementos es clave para obtener resultados eficaces.
RECOMENDACIONES GENERALES
Ante todo debe tenerse en cuenta que en ambas dolencias es necesario modificar ciertos
hábitos alimentarios. Éstas son nuestras recomendaciones:
Ingiera abundante agua fuera de las comidas.
Consuma mayor cantidad de fibra. En el caso de colon irritable da mejores resultados la
ingesta de fibra soluble, es decir, la procedente de las frutas, verduras, legumbres, etc.
Disminuya la ingesta de proteínas animales y grasas sustituyéndolas por otras fuentes.
Tome fruta fresca fuera de las comidas, como desayuno, almuerzo o merienda. En el caso
de que le resulte difícil su ingesta la puede escaldar y tomar en compota.
Tome diariamente una ensalada de vegetales y germinados (también se puede escaldar en
el caso de que resulte difícil su ingesta, sobre todo inmediatamente después de una crisis).
Suprima de la dieta los cereales refinados y tome hidratos de carbono complejos.
Elimine los lácteos ya que pueden agravar considerablemente los síntomas de ambas
enfermedades. Es más, se consideran incluso agentes desencadenantes en el caso del colon
irritable.
Olvídese de la comida rápida, la "comida basura", los pre-cocinados, etc..
Evite la ingesta de chocolate, café, té negro y otros excitantes ya que pueden
desencadenar una crisis.
En el caso de padecer colon irritable evite el trigo -puede empeorar una crisis diarreica- y
el queso curado -puede provocar meteorismo y espasmos intestinales.
Elimine todo alimento de reconocida actividad inflamatoria sobre el intestino.
Algunos casos de colon irritable pueden estar causados por la sensibilidad o intolerancia a
algún alimento y teniendo en cuenta que no hay mediación inmunológica y es más difícil
encontrar el causante lo apropiado es instaurar una dieta limitada a aquellos alimentos de
reconocida actividad hipoalergénica -dieta oligoantigénica- e ir luego añadiendo alimentos
cada dos días para observar cómo se toleran y dar así con el posible causante.
Evite -en la medida de lo posible- el estrés, la ansiedad y los estados de alteración
emocional.
Plantéese utilizar algún tipo de psicoterapia, sobre todo en el caso de colon irritable y
siempre que éste tenga un marcado componente emocional.
Practique alguna técnica de relajación.
Asegúrese de tener un sueño reparador; si es necesario descanse también de día.
Atienda a la posible deficiencia de algunos nutrientes (vitaminas hidrosolubles, liposolubles
y minerales) por:
a) Disminución de su ingesta oral a causa del dolor, la anorexia o las dietas restrictivas.
b) Situaciones especiales: fiebre, pérdida de líquidos, estrés, etc.
c) Dificultades de absorción intestinal. d) Interacciones de fármacos.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS

En el caso del colon irritable


Plátano maduro. Alivia el malestar gástrico.
Germinados. Por su contenido en enzimas.
Legumbres. Son ricas en fibra vegetal soluble. Deben tomarse en forma de puré y
acompañadas de hojas verdes que facilitan su digestión.
Cereales integrales. Sobre todo cebada, arroz y avena. Deben consumirse en forma de
copos o de papilla.
Papaya. Se recomienda por su fácil digestión y su contenido en papaína.
Calabaza. Protege la mucosa gástrica.
Coles. Preferiblemente debe tomarse cruda en jugo fresco. Varias cucharadas al día con el
estómago vacío -10 minutos antes de las comidas- alivian la inflamación.
Bulbo de hinojo. Su aceite esencial es rico en anetol y favorece la digestión además de ser
carminativo.
Alfalfa. Contiene enzimas que mejoran los procesos digestivos y combaten las
fermentaciones.
Legumbres. Son fuente de proteínas de gran valor biológico.
Maíz dulce y harina de maíz. Al no contener gluten lo hace más tolerable para los intestinos
sensibles.
Manzanas, peras, dátiles, membrillos, caquis y papayas. Aportan fibra soluble y mucílagos
por lo que protegen la mucosa y facilitan la función del colon. El caqui además es
astringente, antiinflamatorio, suavizante y espasmolítico intestinal.
Arándanos. Calman los espasmos intestinales.
Patatas. Contienen almidón y reducen el trabajo digestivo. Además poseen sustancias
sedantes (diazepam-like) que relajan el estómago. Tiene la ventaja de ser un alimento
hipoalergénico.
Arroz integral. Debe tomarse cocido. También es hipoalergénico. Contiene almidón.

En el caso de enfermedad diverticular:


Agua. Hay que tomar entre 7 y 8 vasos al día fuera de las comidas.
Alimentos ricos en fibra. Proveniente de frutas, verduras, legumbres y cereales integrales.
Avena. Es el cereal de mayor efecto suavizante y protector del intestino.
Salvado de trigo. No debe superar los 30 gramos/día porque puede irritar el intestino y
provocar problemas en la absorción de minerales.
Legumbres. Están indicadas por su contenido en fibra.
Verduras y frutas. Suponen una buena fuente de fibra soluble además de aportar gran
cantidad de micronutrientes.
Alfalfa. Rica en vitamina K.

COMPLEMENTACIÓN
Probióticos. Es necesario repoblar la flora intestinal.
Algas espirulina y clorella. Aportan aminoácidos esenciales, sales minerales,
oligoelementos, vitaminas, clorofila, mucílagos y ácidos grasos esenciales. Un compuesto con
gran cantidad de nutrientes que se hace indispensable en este tipo de patologías.
Vitamina A. Tiene una importante actividad sobre la reparación de la mucosa intestinal.
Fibra vegetal. Es necesaria para que las heces sean más blandas y, en el caso de la
diverticulosis, impide que queden restos en los divertículos. Además refuerzan la
musculatura intestinal.
Ácido fólico. Acelera la regeneración y recuperación de células epiteliales dañadas. Además
es indispensable para la absorción del hierro.
Vitamina B12. Es necesaria su presencia cuando la inadecuada absorción intestinal es
manifiesta o cuando se produce una alteración en la mucosa intestinal
Complejo B. Favorece el buen funcionamiento de la musculatura del intestino. Es
indispensable dar el grupo B completo cuando se potencia el uso de una de ellas.
Minerales. Como ya se ha comentado anteriormente puede haber deficiencia de
determinados minerales y oligoelementos, especialmente zinc, hierro, magnesio, calcio y
selenio.
Vitamina K. Es sintetizada por las bacterias intestinales y, por tanto, su presencia puede
estar limitada en los casos donde se estén produciendo alteraciones en la flora intestinal.
PABA. Fundamental para el crecimiento y equilibrio de la flora bacteriana del intestino.
L-Glutamina. Este aminoácido es un componente fundamental del tejido conectivo del
tracto intestinal. Es capaz de normalizar la permeabilidad intestinal excesiva y tiene actividad
antiinflamatoria de la mucosa intestinal.
Ácidos grasos esenciales. Son necesarios por su actividad antiinflamatoria.
GABA. En los casos de colon irritable este aminoácido puede jugar un papel importante ya
que actúa relajando el sistema nervioso.
Enzimas proteolíticas. Actúan como agentes antiinflamatorios de gran eficacia.

(Recuerde que el tratamiento a seguir y las dosis a tomar debe indicarlas un especialista de
la salud. Este artículo tiene sólo carácter orientativo).
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE LA HIPERTENSIÓN
La tensión arterial es la presión necesaria en los vasos sanguíneos para llevar la sangre hacia
los órganos. Se considera normal una tensión que oscile entre 13-15 mm de Hg de máxima
(a la que se denomina sistólica) y 7-8 de mínima (llamada diastólica). Y se entiende que
existe hipertensión arterial cuando la presión mínima supera los 8,5 y/o la sistólica los 16.
La hipertensión puede constituir una patología en sí misma o no ser sino el síntoma de otras
enfermedades; por ejemplo, de la nefritis, la gota, la diabetes, la adiposis, el síndrome de
Cushing, la coartación de la aorta, los tumores cerebrales, etc. Pues bien, cuando se
desconoce la verdadera causa se la denomina hipertensión esencial.
Ahora bien, en la mayor parte de los casos la hipertensión arterial se debe a un déficit de
nutrientes causado por una alimentación deficiente o inadecuada, al sedentarismo, al estrés,
al entorno vital, al estilo de vida y al carácter.
Y lo malo es que la hipertensión pasa desapercibida muy a menudo ya que la gente no está
habituada a controlarse la tensión de forma habitual salvo que se le haya doagnosticado
alguna dolencia y entonces sí lo haga con asiduidad. Sin embargo, sus síntomas son
característicos: dolores de cabeza, insomnio, mareos, disminución del rendimiento, a veces
sofocos, etc.
La hipertensión puede ser grave en sí misma pero además es un factor de riesgo porque los
órganos pueden verse afectados si no les llega bien la sangre y, por tanto, provocar distintas
patologías; especialmente las de carácter cardiovascular. Es pues necesario saber con
suficiente tiempo de antelación si se padece hipertensión ya que atajar el problema puede
permitir evitar posibles complicaciones muy serias. Por ejemplo, si afecta al...
...aparato circulatorio provocando insuficiencia coronaria, insuficiencia ventricular izquierda o
arteriosclerosis.
...a los riñones provocando insuficiencia renal, hematuria y retención de urea.
...al cerebro provocando cefaleas, vértigos, encefalopatía hipertensiva, convulsiones...
En suma, dado que existe un riesgo importante de que algunos órganos resulten afectados
se hace indispensable llevar a cabo un seguimiento regular de sus niveles y controlar
cualquier desviación con rapidez.
Sin embargo, lo mejor -como siempre- es la prevención. Y es en ese ámbito donde juega un
papel fundamental la Nutrición ya que la hipertensión está directa e inexorablemente unida a
nuestras costumbres alimentarias, al estilo de vida y al entorno. Tanto es así que se observa
casi exclusivamente en los países desarrollados. En los países del Tercer Mundo es muy difícil
encontrar personas hipertensas.
Sin alarmar a nadie y con el único fin de considerar la enorme importancia de la hipertensión
y sus consecuencias basta decir que según un estudio reciente el 37% de los hombres y el
51% de las mujeres que murieron por enfermedad cardiovascular habían tenido
hipertensión. Sus niveles estaban por encima de 90/140 mm Hg.
En cuanto a las causas que la originan hay que decir que pueden ser múltiples y en ella se
encuentran involucrados numerosos factores. Enumeremos en todo caso los más
importantes aunque hay otros muchos que por su complejidad son de difícil supervisión.
-Una deficiente alimentación. Cuando el organismo no recibe los nutrientes necesarios se
deteriora. Y eso incluye las paredes arteriales.
El sedentarismo. La falta de ejercicio genera muchos problemas.
El estrés. Es la principal causa en muchos casos.
El sobrepeso (y, por ende, la obesidad). Diferentes estudios clínicos demuestran que es un
agente determinante.
El consumo de café, alcohol, sal y tabaco. Son factores que influyen en el aumento de la
tensión arterial.
El entorno. Dónde y cómo se vive influye a veces de forma determinante.
El carácter. Las reacciones psicológicas y emocionales influyen mucho en la tensión.
El sexo. Porque se da con más frecuencia en el hombre. Aunque probablemente se deba a
que los varones -en general- se cuidan menos que las mujeres.
La edad. Porque conforme nos vamos haciendo mayores la presión arterial suele
aumentar. Obviamente hay otros factores a considerar como los antecedentes familiares y
genéticos, las anormalidades en el metabolismo del calcio, la exposición al plomo
medioambiental...
Es importante señalar, por último, que la hipertensión no puede mantenerse mucho tiempo
sin ser tratada adecuadamente por los riesgos graves que conlleva.

RECOMENDACIONES GENERALES
Aliméntese de forma equilibrada y haga algo de ejercicio a diario (pasee una hora, por
ejemplo).
Adelgace. Debe evitarse el sobrepeso y la obesidad.
Recuerde que el exceso de grasa y colesterol influyen negativamente sobre la presión
arterial empeorando además la arteriosclerosis.
Reduzca la ingesta de sodio. Y eso incluye disminuir el consumo tanto de la sal de mesa
como de los alimentos que contienen sodio de manera encubierta ya que aumentan la
retención de líquidos favoreciendo la edematización y el incremento de la presión arterial.
Utilice sal vegetal.
Aumente la ingesta de vegetales crudos y frutas en general ya que ello contribuye a
equilibrar la tensión arterial. Las cebollas y los ajos son especialmente útiles.
Evite el consumo de alcohol, café, tabaco y sustancias excitantes.
Recuerde que una dieta rica en fibra previene la hipertensión.
Limite o suprima el consumo de azúcar e hidratos de carbono refinados pues aumentan la
retención de sodio e incrementan la secreción de catecolaminas lo que desencadena
hipertensión.
Asegúrese de mantener unos niveles adecuados de magnesio.
Sepa que la deficiencia de ácidos grasos poliinsaturados también contribuye a la
hipertensión.
Evite el agua clorada y el agua con gas. Ambas favorecen la hipertensión y destruyen la
vitamina E, sustancia indispensable para la actividad cardiaca.
Cocine preferiblemente al vapor y al papillote. No fría nunca las comidas. -El yoga, el tai-
chi, la meditación y las técnicas de relajación son muy eficaces para reducir la presión
arterial.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS
Frutas, verduras y hortalizas en general. Cuando abundan en la dieta mantienen la presión
arterial en los límites adecuados por su riqueza en vitaminas, minerales y oligoelementos.
Aceite de oliva. Previene y mejora la hipertensión arterial además de ayudar a reducir los
niveles de colesterol "malo" (LDL).
Aceites de semillas, frutos secos, aguacate y aceites de pescado. Son fuentes de ácidos
grasos esenciales. Los aceites de pescado, sobre todo, ayudan a impedir el aumento de la
presión arterial siendo tan eficaces como los beta-bloqueantes.
Acelgas, zanahorias, cereales integrales, germen de trigo, levadura de cerveza y setas. Por
su alto contenido en potasio.
Ajos y cebollas. Tienen efecto vasodilatador e hipotensor aunque es aconsejable tomar
cierta cantidad para que este efecto se produzca. El mecanismo de acción se centra en su
actividad sobre el sistema nervioso autónomo, su actividad hipolipemiante y su elevado
contenido en azufre.
Algas, peces de mar y mariscos y arroz integral. Son fuentes importantes de yodo.
Algas, semillas germinadas de soja, alfalfa, trigo sarraceno, arroz integral y hojas de
rábano. Son ricos en germanio, sustancia que ayuda a controlar la hipertensión.
Apio. Es diurético y vasodilatador por lo que contribuye a normalizar la presión arterial.
Contiene 3-N-butil ftalido que le confiere el aroma y contribuye a disminuir la hipertensión.
Berza, col rizada y hojas de nabo. Son buenas fuentes de calcio.
Calabaza. Es rica en potasio y contiene poco sodio.
Cereales integrales, frutos secos (no salados), sésamo y levadura de cerveza. Buenas
fuentes de magnesio.
Legumbres. Contienen potasio, magnesio, calcio, fibra y muy escasa cantidad de sodio por
lo que están especialmente indicadas en la hipertensión.
Limón. Contiene bioflavonoides.
Pera. De reconocida acción diurética. Rica en potasio y yodo.
Pomelo. Es protector de las arterias además de diurético y fluidificante de la sangre.
Uvas. Ricas en elementos antioxidantes (proantocianidinas oligoméricas) que previenen la
hipertensión y las patologías cardiovasculares.

COMPLEMENTACIÓN
Ácidos grasos esenciales. La ingesta de ácido linoleico provoca una acción hipotensora
importante desencadenada por su actividad sobre las prostaglandinas de la serie E,
sustancias que son potentes vasodilatadores.
Bioflavonoides y vitamina C. La vitamina C es un preventivo frente a la hipertensión.
Además posee un claro y reconocido efecto hipotensor y reduce la agregación plaquetaria
cuando se ingiere conjuntamente con vitamina E. Hay una clara relación inversa entre los
niveles séricos de vitamina C y la presión arterial de los varones hipertensos. Cuanto más
bajo es el nivel de vitamina C más alto es el de la presión arterial. En cuanto a los
bioflavonoides son protectores de los capilares venosos y mejoran su permeabilidad
contribuyendo a mejorar la hipertensión. La vitamina C mejora la absorción de los
bioflavonoides.
Calcio y magnesio. La deficiencia intracelular de magnesio libre está directamente
relacionada con la hipertensión. Debe mantenerse un equilibrio entre la cantidad de calcio y
de magnesio por lo que deben administrarse juntos.
Coenzima Q-10. Tiene un efecto beneficioso en las enfermedades cardiovasculares y el
tratamiento de la hipertensión.
Fibra dietética. Es eficaz para prevenir y tratar las enfermedades cardiovasculares, incluida
la hipertensión. Las mejores son las que forman geles hidrosolubles como la pectina de
manzana, el salvado de avena, las semillas de zaragatona y la goma guar.
Germanio. Coadyuva en el tratamiento de la presión sanguínea.
Yodo. Su deficiencia favorece la aparición de hipertensión. Se puede dar a través de la
alimentación.
Potasio. La escasez de potasio produce la retención de sodio en el interior de la célula lo
que a su vez hace que se acumule líquido y aumente la presión sanguínea. Sin embargo, es
una sustancia cuyo manejo debe hacerlo sólo un profesional ya que su utilización inadecuada
puede provocar graves consecuencias.
Vitamina E. Contribuye a disminuir la tensión arterial elevada. Evita la formación de
coágulos ya que imposibilita la liberación por parte de las plaquetas del tromboxano A2
impidiendo la agregación plaquetaria. También reduce el colesterol (aunque en un principio
puede provocar un ligero aumento en corto espacio de tiempo consigue normalizarla).
Bromelaina. Es un inhibidor de la agregación plaquetaria.
Proantocianinidas oligoméricas. Son reconocidas sustancias antioxidantes con la
peculiaridad de actuar protegiendo el colágeno, elemento estructural de los vasos
sanguíneos.
Betacarotenos. Tienen un papel fundamental en la prevención de las patologías cardiacas
y arteriales. -En cuanto a la fitoterapia, podemos encontrar multitud de plantas con efectiva
y reconocida actividad hipotensora como el espino blanco, el olivo, el muérdago, la pervinca,
la agripalma y el crisantelo.

(Recuerde que el tratamiento a seguir y las dosis a tomar debe indicarlas un especialista de
la salud. Este artículo tiene sólo carácter orientativo).
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE EL PARKINSON
El Parkinson se considera una enfermedad de causa o etiología desconocida que se
manifiesta en la segunda mitad de la vida pero en los últimos años ha empezado a aparecer
de forma precoz en personas que ni siquiera han cumplido los cuarenta. Los síntomas
-temblor, rigidez, lentitud de movimiento e inestabilidad- son apenas perceptibles al principio
y se manifiestan de forma progresiva a lo largo de los años descubriéndose en una de cada
mil personas menores de 50 años pero a partir de ahí la sufre ya una de cada 200. Y se trata
de una patología que no distingue grupos étnicos ni sociales aunque se aprecie con mayor
frecuencia en el varón.
Fue descrita por primera vez en 1817 por el médico británico James Parkinson que la
describió como "parálisis agitante" no conociéndose hasta 1960 la razón por la que aparecen
sus síntomas: la deficiencia de un neurotransmisor con elevada repercusión sobre el
comportamiento, la dopamina, a consecuencia del deterioro o muerte de la llamada
sustancia negra, una estructura dopaminérgica asentada en el tronco del encéfalo que tiene
forma de media luna y cuyas células nerviosas envían fibras a los tejidos localizados en
ambos lados del cerebro liberando los neurotransmisores esenciales que ayudan a controlar
y coordinar los movimientos corporales tanto espontáneos como automáticos.
El temblor es la característica más acusada de la enfermedad y se inicia unilateralmente. Se
presenta en reposo, disminuye con la acción, aumenta con la emoción o la tensión y
desaparece durante el sueño. Normalmente afecta a las extremidades superiores pero
también se puede presentar en la cabeza y en las extremidades inferiores.
La rigidez afecta a todos los músculos pero está más presente en el cuello, el tronco, los
hombros y las caderas.
La acinesia o lentitud en el movimiento, como su propio nombre indica, es la ralentización
que se produce al ejecutar un movimiento voluntario y la pérdida de los movimientos
automáticos normales.
Por último, la inestabilidad confiere al enfermo una postura típica de inclinación hacia
adelante o hacia atrás lo que provoca una mayor facilidad para sufrir caídas.
A estos síntomas relevantes se unen a veces otros como el estreñimiento, la dificultad para
masticar y tragar, cambios en la construcción y expresión verbal, alteraciones del sueño,
cambios emocionales y depresión.
OTRA ENFERMEDAD "IDIOPÁTICA"
En Medicina se dice que es idiopática la enfermedad cuya causa o etiología se desconoce. Y
tal es el caso del Parkinson... y de la práctica totalidad de las enfermedades crónicas y
degenerativas. De ahí que se siga investigando. Así, se ha estudiado recientemente la
posibilidad de que la responsable de la enfermedad pueda ser una toxina: la denominada
MPTP. Resulta que al estudiar en California a algunos drogadictos californianos se observó
que en el curso de la síntesis de la mepiridina -un opioide sintético utilizado como sustituto
de la heroína- se produjo la mencionada toxina y ésta provocó en ellos parkinsonismo agudo
grave. Se trata de una neurotoxina que al ser atrapada en las neuronas dopaminérgicas
genera radicales libres tóxicos que destruyen selectivamente la sustancia negra. Se trata
pues de una de las sustancias -entre otras por descubrir- que puede hacerlo. De hecho esa
superproducción de radicales libres también se ha achacado a la presencia de grandes
cantidades de hierro libre en la sustancia gris de los enfermos. Otra de las posibilidades que
se manejan es que la muerte prematura de las neuronas dopaminérgicas se deba al estrés
oxidativo. Y otra que se deba al daño producido por distintas toxinas.
Por eso hoy se habla de parkinsonismo postencefálico, parkinsonismo inducido por drogas y
fármacos (como la clorpromacina, la fenotiazina y los hipotensores del grupo de las
reserpinas), parkinsonismo aterosclerótico, parkinsonismo inducido por toxinas y
parkinsonismo acompañando a otras patologías como la enfermedad de Huntington, el
síndrome de Hallervorden-Spatz, la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Creutzfeldt-
Jakob, la atrofia olivopontocerebral y la encefalopatía post-traumática.
En suma, al no saberse la causa exacta lo que se recomienda en estos casos es valorar el
conjunto de agentes que podrían estar relacionados con la enfermedad y aceptar que su
aparición puede deberse a una combinación de factores.
Dicho lo cual debemos añadir que el hecho de que el Parkinson se haya extendido tanto y
aparezca cada vez más prematuramente apunta a que la causa o causas están en el tipo de
vida moderno. En otras palabras, a la creciente contaminación ambiental: electromagnética
(incluidas las radiaciones ionizantes y no ionizantes), alimentaria (los productos que
comemos están cada vez más contaminados por pesticidas, conservantes, aditivos, etc., y
además muchos no son ya bien digeridos, especialmente los hidratos de carbono refinados y
los lácteos) y química (se utilizan miles de sustancias tóxicas en champúes, desodorantes,
lacas, tintes... y, sobre todo, en los fármacos).

RECOMENDACIONES GENERALES
-Evite todo agente tóxico.
-Proceda a depurar el organismo a fondo, especialmente drenando el hígado y el riñón (lea
el artículo al respecto publicado en esta misma sección).
-Evite en la medida de lo posible ingerir fármacos sintomáticos o paliativos que envenenen
su organismo sin afrontar la causa de la enfermedad.
-Haga ejercicio para mejorar su metabolismo, la movilidad y el equilibrio.
-Ingiera a diario una buena cantidad de frutas y verduras. Y si aún así padeciera
estreñimiento tome suplementos de fibra.
-Evite por completo el tabaco, el café, el alcohol y toda sustancia excitante (empeoran los
síntomas).
-No consuma hidratos de carbono refinados, azúcares o lácteos.
-Limite al máximo o evite la ingesta de grasas saturadas animales.
-Procure que el enfermo se encuentre en ambientes de serenidad y tranquilidad. La música
relajante es una excelente terapia.
-Descanse suficientemente y pasee al aire libre en lugares no contaminados.
-Ingiera abundante agua, preferentemente embotellada y muy de baja mineralización.
ALIMENTOS BENEFICIOSOS
-Cereales integrales. Son una buena fuente de vitaminas del grupo B, imprescindibles en
esta patología.
-Frutos secos y cereales integrales. Son ricos en vitamina B3 o niacina, sustancia crucial en
el tratamiento de cualquier patología del sistema nervioso (la ingesta de L-dopa provoca su
carencia).
-Frutos secos y aceites de semillas (oliva, onagra, etc.). Por su riqueza en vitamina E.
-Verduras, hortalizas y frutas. Además de vitaminas y minerales orgánicos aportan gran
cantidad de antioxidantes, indispensables para proteger las funciones cerebrales y motoras.
-Legumbres. Son fuente de folatos cuya deficiencia compromete la actividad de
determinados neurotransmisores.
-Pescado azul y aceite de pescado. Por su gran riqueza de ácidos grasos omega 3 y omega
6.

COMPLEMENTACIÓN
Se sabe fehacientemente que determinados nutrientes previenen y mejoran el Parkinson. Es
el caso de la L-Tirosina, absolutamente imprescindible para lograr la dopamina o
norepinefrina, neurotransmisor producto de reacciones químicas complejas en las que
intervienen diversas sustancias cuya presencia debemos, pues, asegurar. De hecho, éste es
el proceso:
Fenilalanina › Tirosina › Dopa› Dopamina › Norepinefrina (o noradrenalina) › Epinefrina
(adrenalina).
El esquema permite comprender el potencial terapéutico de la suplementación específica con
L-Tirosina. Y permite ver que la tirosina es fácilmente sintetizada en el cuerpo a partir de la
fenilalanina y es muy importante como precursora directa tanto de la dopamina como de la
norepinefrina. Pues bien, el ácido fólico, la niacina, la vitamina C y el cobre son
imprescindibles para estimular los procesos metabólicos derivados a partir de la tirosina.
Ahora bien, hay que señalar que la suplementación de tirosina tiene contraindicaciones. Así,
no puede ser utilizada cuando se están ingiriendo inhibidores MAO, antidepresivos tricíclicos
e inhibidores de la recaptación de la serotonina ni en personas con niveles altos de presión
sanguínea, distrofia muscular o cáncer. Ni por quienes sufran taquicardias, padezcan
glaucoma o tengan problemas de tiroides.
Las sustancias que se recomiendan son:
-AGAB (Ácido-gamma-amino-butírico). Es un neurotransmisor inhibitorio que induce la
relajación, evita la intranquilidad y el insomnio, y es eficaz para tratar los temblores. Los
barbitúricos y las benzodiazepinas basan precisamente su eficacia en la estimulación de los
receptores de esta sustancia. Es un estabilizador de la actividad neuronal.
-Ácido glutámico. Se debe utilizar su precursor, el aminoácido L-glutamina, ya que es capaz
de atravesar la barrera hematoencefálica y una vez en el cerebro será transformado en ácido
glutámico. Es eficaz porque actúa como equilibrador de la excitación y el letargo. Además es
una potente fuente de energía cerebral.
-Triptófano. Es precursor de la serototina, neurotransmisor implicado en el control de
nuestro estado de ánimo. Recordemos pues la secuencia de los procesos bioquímicos
implicados en su metabolismo:
L-Triptófano › Triptófano Hidroxilasa › 5-HTP (5-Hidroxi-Triptófano) › Aminoácido Aromático
Descarboxilasa › Serotonina (5-Hidroxi-Triptamina)
Después una parte de la serotonina es transformada en melatonina, la hormona promotora
del sueño:
N-Acetil Transferasa (NAT) › N-Acetil-Serotonina (NAS) › Melatonina.
Cabe agregar que hay varias sustancias indispensables en el metabolismo del triptófano: las
vitaminas B3, B6, B9 (ácido fólico) y C así como un mineral, el magnesio.
El triptófano mejora los trastornos del comportamiento, es ansiolítico y facilita el sueño.
-Fosfatidil serina. La deficiencia de dopamina está asociada a niveles bajos de fosfolípidos y
está demostrado que esta sustancia mejora considerablemente la actividad cerebral. Es
también eficaz para tratar los estados de ánimo depresivo y mejora considerablemente la
actividad cognitiva. Su ingesta protege las membranas de las células nerviosas y, por tanto,
promueve una mejor entrada de los nutrientes a la célula así como la salida de los elementos
de desecho y una mejor comunicación celular.
-Calcio, magnesio y lecitina. Facilitan la transmisión de los impulsos nerviosos.
-Vitamina C + bioflavonoides. Además de potentes antioxidantes mejoran eficazmente la
circulación cerebral y, por tanto, el paso de los nutrientes.
-Vitamina E. A pesar de que algunos estudios parecen desmentir su eficacia en Parkinson es
innegable su participación en la protección de multitud de vitaminas y minerales a fin de que
no sean oxidados por los radicales libres.
-NADH (Dinucleótido de Nicotinamida Adenina). Esta sustancia ayuda a las neuronas a
producir dopamina y además actúa como un potente antioxidante. Tiene los mismos
beneficios de la L-dopa pero sin sus efectos secundarios.
-Vitamina B1. Participa en el metabolismo de los azúcares y su deficiencia puede producir
fatiga, depresión e irritabilidad.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis son trabajo de un especialista de
la salud por lo que este artículo sólo tiene carácter orientativo e ilustrativo).
CÓMO AFRONTAR ORTOMOLECULARMENTE LOS
TRASTORNOS DE LA TIROIDES

Antes de hablar sobre las alteraciones de la tiroides conviene recordar cuál es su estructura y
qué funciones desempeña. Hablamos de una glándula con forma de mariposa que se
encuentra localizada en la cara anterior del cuello, justo delante del cartílago tiroides. Los
griegos la llamaron escudo dada su forma siendo Thomas Wharton quien al traducir el
concepto le dio el actual nombre de tiroides. En un adulto su peso aproximado es de 15 a 20
gramos y aunque pueda parecer poco es la glándula endocrina más grande del cuerpo.
Internamente está formada por pequeños folículos huecos en cuyo interior se encuentra lo
que se denomina coloide tiroideo.
La tiroides se encarga de sintetizar hormonas mediante un proceso que se realiza gracias a
la combinación de yodo -oligoelemento que deberíamos obtener normalmente a través de la
alimentación- y del aminoácido tirosina merced a la acción de una enzima específica: la
tiroperoxidasa. Por eso el bloqueo de ese proceso -por cualquier causa- tiene consecuencias
graves sobre la actividad tiroidea.
Y es que en función de cómo se acopla el yodo pueden originarse diversas hormonas. Así, si
una molécula de yodo se une al aminoácido tirosina se produce la hormona T1 o
monoyodotirosina (MIT). En cambio si lo que se une a la tirosina son dos moléculas de yodo
se produce la hormona T2 o diyodotirosina (MID). Asimismo, la unión de las hormonas T1 y
T2 da lugar a la hormona T3 o triyodotironina. Y la unión de dos hormonas T2 a la hormona
T4 o tiroxina. Estas hormonas ya formadas se integran luego en una molécula que actúa
como almacén, la tiroglobulina, aunque sólo la T3 y la T4 pasan a la sangre.
Como la tiroides es la glándula con mayor almacenamiento que existe es de vital importancia
ingerir yodo en suficiente cantidad pues es imprescindible para su correcto funcionamiento.
Cabe agregar que hay un elemento que sirve para regular la función tiroidea: la TSH u
hormona tiroestimulante. La produce la hipófisis y su actividad se centra, por un lado, en
aunar esfuerzos para captar yodo y, por otro, en producir y liberar hormonas tiroideas
cuando se requiera.
La acción de las hormonas tiroideas es esencial para la vida y su actividad está en función de
la etapa de crecimiento. En la prenatal y neonatal -antes del nacimiento y recién nacido- la
actividad tiroidea se centra en el desarrollo del sistema nervioso central. Luego, pasado ese
periodo, se ocupa de numerosos procesos metabólicos, entre ellos de estimular el
metabolismo basal, regular el consumo de oxígeno, asegurarse de que el balance mineral es
correcto y estimular la síntesis y degradación de proteínas, lípidos y carbohidratos.

ALTERACIONES MÁS FRECUENTES


Las alteraciones más frecuentes de la tiroides dan lugar a diversas patologías siendo las más
importantes:

El bocio simple.
Se denomina así al agrandamiento de la glándula tiroides y ello puede deberse a múltiples
factores aunque la consecuencia es la misma: una insuficiente secreción de hormonas
tiroideas. Esta alteración se puede presentar por varios factores: déficit o exceso de yodo,
ingesta de bociógenos -se llama así a las sustancias, naturales o químicas, que la afectan
negativamente- o defectos congénitos (de nacimiento).
En todo caso el factor más frecuente es el déficit de yodo en la dieta porque aunque el
exceso también produce bocio no es muy habitual. En cuanto a los bociógenos los más
comunes entre los alimentarios son la familia de las Cruciferae y Brassicae -coles de
bruselas, brécol, col, lombarda, coliflor, etc.-, los nabos y la mandioca. Las primeras
contienen goitrina y tiocinato, sustancias que dificultan la captación del yodo; en cuanto a la
mandioca contiene linamarina, sustancia que tiene la misma acción que las anteriores.
Debemos añadir que hay otros alimentos que favorecen la excreción de tiroxina y por tanto
el déficit de hormonas. Es el caso de los aceites de soja, girasol, nueces y cacahuetes.
En lo que se refiere a los fármacos provocan déficit de yodo las sulfamidas hipoglucemiantes,
las isoniacidas, los salicilatos y el litio.
Por último hay que señalar que un déficit de las enzimas que participan en la actividad
tiroidea también pueden ser responsables de esta alteración.

Cretinismo endémico.
Es una grave alteración de carácter congénito que se presenta en las zonas geográficas con
carencia de yodo. Cursa con alteraciones diversas del sistema nervioso central como retraso
mental, sordomudez, estrabismo, ataxia y alteraciones de la tiroides.
Esta alteración se puede evitar tomando suplementos de yodo.

Hipertiroidismo.
Se denomina así a la excesiva secreción de hormonas tiroideas. Está provocada en el 99%
de los casos por el excesivo funcionamiento de la glándula.
Hay varios procesos que cursan con hipertiroidismo como la enfermedad de Graves-
Basedow, una de las más importantes. Se considera una enfermedad autoinmune ya que se
ha constatado la presencia de inmunoglobulinas en el plasma sanguíneo de las personas
afectadas que estimulan sobremanera la glándula. En cualquier caso es una patología
frecuente en los países desarrollados, especialmente entre las personas sometidas a estrés
psicológico, lo cual hace pensar en la posibilidad de prevenir esta patología con herramientas
dietéticas.
Los síntomas son taquicardia, pérdida de peso, cansancio, nerviosismo, piel caliente,
palpitaciones, disnea, diarrea, ojos saltones y visión doble, entre otros.

Hipotiroidismo.
Se produce ante un déficit en la secreción de hormonas tiroideas a causa de un problema
orgánico o funcional o bien a una baja presencia de la TSH u hormona tiroestimulante.
El signo más llamativo de la enfermedad son las alteraciones de la piel -presenta sequedad,
palidez y descamación- además de pérdida de cejas y cabello. También la cara tiene
características especiales conformando un rostro típico ancho, abultado y grueso.
Paralelamente la voz se torna más ronca, el pulso se ralentiza y se produce una alteración
térmica que conduce al paciente a soportar con dificultad el frío.
A nivel psíquico aparece cierta disposición a sentirse deprimido, con ansiedad y notable
nerviosismo así como a padecer cansancio y somnolencia. Suele haber también notable
retención de líquido.
Los signos y síntomas mencionados son fácilmente detectables pero pueden presentarse
formas mucho más suavizadas de la enfermedad, tanto que incluso pase desapercibida
durante mucho tiempo.

tiroiditis.
Es una alteración poco frecuente de la glándula que se caracteriza por la presencia e
invasión de diferentes microorganismos. El paciente presenta fiebre, dolor localizado,
hinchazón y, en ocasiones, absceso agudo.
RECOMENDACIONES GENERALES
Ante todo es necesario mantener una higiene emocional óptima ya que un exceso de
preocupaciones, estrés, tensiones y disgustos -en general, toda sobrecarga emocional-
coadyuva en el desajuste de la tiroides. Dicho esto, toda persona afectada por alguna de las
patologías mencionadas debe...
…evitar el consumo de tabaco, café, alcohol y cualquier otra sustancia que pueda interferir
en la actividad tiroidea.
…limitar la ingesta de azúcares y harinas refinadas dada su dañina acción sobre el sistema
nervioso.
…evitar las grasas saturadas ya que alteran la función de la tiroides.
…evitar ingerir demasiadas proteínas animales sustituyéndolas por proteínas vegetales.
…en los casos de hipertiroidismo evitar todo alimento rico en yodo.
…en los casos de hipotiroidismo evitar las crucíferas, los nabos, la mandioca y los aceites de
soja, girasol, nueces y cacahuetes.
…hacer ejercicio. Sobre todo si se sufre hipotiroidismo.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS

En general:

Cereales integrales, levadura de cerveza y germen de trigo.


Son una buena fuente de vitaminas del grupo B, indispensables para la utilización de los
hidratos de carbono.
Rábano.
(en especial el rábano negro). Es beneficioso tanto en el hipo como en el hipertiroidismo.
Contiene un principio activo denominado rafanina, componente sulfurado que mantiene en
equilibrio la producción de tiroxina.
Frutas, verduras y hortalizas en general.
(con las excepciones que se indican para los casos de hipo e hipertiroidismo). Son
depurativas y contribuyen a equilibrar el metabolismo.

En caso de hipertiroidismo:

Coliflor, col verde o morada, coles de bruselas.


Como ya se ha señalado contienen sustancias capaces de impedir la captación de yodo por
la glándula tiroides evitando así la excesiva formación de hormonas tiroideas. Deben
consumirse crudas y por largo período de tiempo.
Nabos, mostaza, yuca, semillas de soja, cacahuetes, piñones y mijo.
Mejor cuando se consumen crudos.
Maíz.
Su consumo abundante durante largo tiempo reduce la actividad de la glándula tiroides.
Mandioca.
Este tubérculo tiene un reconocido efecto antitiroideo.

En caso de hipotiroidismo:

Algas marinas.
Contienen gran cantidad de yodo, indispensable para la formación de L-tirosina.
Pescados.
También son muy ricos en yodo, casi tanto como las algas.
Berros.
Son muy ricos en oligoelementos, sobre todo en yodo y hierro. Se trata de un alimento
estimulante de la glándula tiroides.
Espinacas, ajos, cebollas, avellanas, acelgas y remolacha.
Contienen potasio, yodo, magnesio y zinc.

COMPLEMENTACIÓN

En general:

Vitaminas del grupo B.


Son imprescindibles para el metabolismo de los hidratos de carbono y su transformación en
energía, sobre todo la B2, B3 y B6.
Vitamina E.
Indispensable para el buen funcionamiento de la tiroides.
Vitamina C.
Ayuda a la absorción y asimilación de las vitaminas del complejo B además de protegerlas de
la oxidación.
Vitamina B12.
Participa en el buen funcionamiento de la tiroides.

En caso de hipotiroidismo:

Yodo.
El yodo fue uno de los primeros oligoelementos al que se le reconoció importancia en la
nutrición y es uno de los más valiosos. Se trata de un constituyente esencial de la glándula
tiroides. Es pues necesario que sea aportado en cantidades satisfactorias para que la
glándula sintetice las hormonas tiroxina (T4) y triyodotironina (T3) en concentración
suficiente para que el funcionamiento sea normal.
L-tiroxina.
Se trata de un aminoácido precursor, junto con el yodo, de la hormona tiroidea L-Tiroxina.
Además es precursor de la dopamina y la noradrenalina. Por tanto se podrá emplear en los
casos en los que se presente depresión.
Oligoelementos.
Zinc, potasio, magnesio, hierro, manganeso y cromo.
Vitaminas A y E.
Su carencia causa una disminución en la producción de la hormona tiroidea activa pues
intervienen en su formación.
Compuestos azufrados y sílice.
Estas sustancias mejoran el estado de la piel y el pelo. -D-fenilalanina, GABA, L-5HTP y SAM
(S-adenosil-L-metionina). Cualquiera de ellos puede utilizarse como agentes antidepresivos
en los casos en los que se presente esta alteración.

En caso de hipertiroidismo:

L-carnitina.
Podría emplearse en los casos de hipertiroidismo ya que se ha mostrado eficaz para limitar la
actividad de la glándula.
(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis son trabajo de un especialista de
la salud por lo que este artículo sólo tiene carácter orientativo e ilustrativo).
ABORDAJE ORTOMOLECULAR DE LAS PATOLOGÍAS
PSIQUIÁTRICAS

Fue el doctor y Premio Nobel de Medicina Linus Pauling quien definiría como Psiquiatría
Ortomolecular la terapia encargada de prevenir y tratar los desórdenes mentales mediante la
ingesta de nutrientes en las concentraciones adecuadas a fin de garantizar tanto el buen
funcionamiento del cerebro como de la mente. Sería sin embargo el doctor Abraham Hoffer
quien -desde 1989- ha efectuado más trabajos sobre tal realidad terapéutica. Pues bien, la
propuesta de éste es prudente e intenta ser ecuánime: "La Psiquiatría Ortomolecular no
debe ser entendida como la negación total del tratamiento psiquiátrico tradicional. Parte de
los pacientes requerirá tratamiento ortodoxo, otra parte obtendrá mayores beneficios con un
tratamiento ortomolecular y el resto necesitará una sabia combinación de ambas
posibilidades."
Muchos médicos convencionales en general -y especialmente los psiquiatras- dudan aún del
papel que juega la nutrición en los problemas mentales pero la conexión es evidente.
Piénsese que el cerebro es un órgano muy complejo donde se llevan a cabo multitud de
actividades bioquímicas con la finalidad de obtener las sustancias indispensables que le
permitan realizar correctamente sus funciones. Actividades que requieren una cantidad
mínima de materia prima que sólo se puede obtener a partir de los nutrientes que ingerimos
a diario con los alimentos. Por consiguiente es obvio que la inadecuada o nula ingesta de
algunos nutrientes puede terminar afectando los procesos físicos y psicológicos dependientes
del cerebro. Especialmente en lo que a la producción y actividad de los neurotransmisores se
refiere.
En suma, como bien plantea Hoffer no conviene despreciar sin más la acción de algunos
fármacos pero es también necesario recordar el papel fundamental que tienen los nutrientes
alimentarios en la actividad cerebral. El doctor Carl Pfeiffer, por ejemplo, comprobó en un
reciente trabajo llevado a cabo en Estados Unidos con enfermos de esquizofrenia que una
estrategia de intervención nutricional proporcionaba una mejora notable de la calidad de vida
en un porcentaje muy elevado de enfermos.
En suma, describamos brevemente las principales patologías psiquiátricas -no podemos
hablar de todas ellas en el corto espacio de esta sección- a fin de poder entender la actividad
que sobre las mismas tienen algunos nutrientes.

NEUROSIS
Hablamos de un trastorno de tipo psicológico que produce alteraciones a nivel físico donde
tanto el sentido de la realidad como el buen juicio de quien lo padece suelen estar intactos y,
por tanto, la conducta encontrarse afectada pero no así la personalidad. Esta alteración se
encuentra íntimamente relacionada con la ansiedad, la depresión, la fobia y el desorden
obsesivo-compulsivo. De hecho la neurosis de ansiedad es un estado muy frecuente con
síntomas de tipo psicológico y físico como irritabilidad, dificultades de concentración,
inquietud, sensación de peligro inminente y angustia. En cambio en la neurosis fóbica -que
se caracteriza por sufrir temores exagerados hacia muy diferentes situaciones- y en la
histeria -donde quien la padece manifiesta una sintomatología asociada a una enfermedad
física sin padecerla- pueden aparecer crisis epilépticas, parálisis musculares, parestesias,
dolor, sordera y una larga lista de síntomas muy diferentes sin pérdida de conciencia.
Actualmente se distinguen varios tipos de neurosis: de angustia -varían en su gravedad
desde periodos de agitación moderada hasta estados de profunda ansiedad caracterizados
por una gran tensión-, hipocondríaca, obsesivo-compulsiva, neurasténica, de
despersonalización e histérica (que puede ser a su vez de tipo conversivo en la cual los
síntomas incluyen a los sistemas neuromusculares y sensoriales o de tipo disociativo en la
que aparecen trastornos de la conciencia).

TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD
La definición de este conjunto de patologías, como vemos, es muy compleja pero un punto
de partida puede ser la descripción de personalidad como un conjunto de cualidades del
individuo que le permiten una organización interior de los sistemas psicofísicos que lo
constituyen y que será determinante para su adaptación y comportamiento con el medio.
Desde ese punto de vista, dentro de los trastornos de la personalidad se pueden hacer tres
apartados en función de la similitud de sus características:
1) Trastornos de la personalidad afectivo, paranoide, esquizoide y esquizotípico. Se
caracterizan por un patrón permanente de experiencia interna y de comportamiento que se
aparta acusadamente de las expectativas de la cultura del sujeto. Este patrón se puede
manifestar en diferentes áreas: cognición, afectividad, actividad interpersonal y control de
los impulsos.
2) Trastornos de la personalidad antisocial, límite, histriónico y narcisista. Presentan un
patrón inflexible y se extienden a una amplia gama de situaciones personales y sociales.
3) Trastornos de la personalidad por evitación, por dependencia, obsesivos compulsivos y no
especificados. Provocan un malestar clínicamente significativo con claro deterioro social y
laboral.

RECOMENDACIONES GENERALES
La Psicoterapia es fundamental en todos los tratamientos relacionados con los desórdenes
mentales pero ante todo conviene:
-Eliminar excitantes como el café, el té y toda bebida estimulante dado que estresan las
cápsulas suprarrenales incidiendo directamente sobre el sistema nervioso (dosis superiores a
siete tazas de café pueden incluso producir ataques de pánico).
-Evitar el tabaco ya que aumenta la secreción de adrenalina alterando -como en el caso
anterior- la función de las cápsulas suprarrenales.
-Realizar actividades al aire libre con regularidad a fin de provocar sensaciones agradables.
-Apuntarse a terapias como la Meditación, la Visualización, la Relajación, el Yoga, el Tai-Chi,
etc.
-Controlar las horas de sueño procurando un descanso lo más saludable posible.
-Evitar todas las sustancias que produzcan excitación nerviosa.
-Limitar la ingesta de azúcares (bollería, pastelería y demás carbohidratos refinados) pues
irritan el sistema nervioso.
-Eliminar en la medida de lo posible todos los elementos que se hayan reconocido como
estresantes ya que pueden ser causa de un brote.

ALIMENTOS ADECUADOS
Aguacate. Por su contenido en vitamina B6 y ácidos grasos esenciales.
Almendras. Porque mejora la actividad muscular y nerviosa. Contiene calcio, magnesio y
potasio favoreciendo el equilibrio del sistema nervioso.
Anacardo. Es rico en magnesio y vitaminas B1 y B2 cuya carencia produce nerviosismo e
irritabilidad.
Avena. Proporciona hidratos de carbono, AGE y vitaminas del grupo B. Contiene además una
sustancia llamada avenina de suave acción sedante.
Cereales integrales. Contienen vitaminas del grupo B y fibra. Además favorecen la síntesis de
triptófano, precursor de la serotonina, conocido neurotransmisor de acción sedante.
Frutos secos. Ricos en AGE, lecitina y fósforo favorecen el buen estado del cerebro.
Garbanzos. Aportan proteínas, hidratos de carbono y vitaminas del grupo B de forma
bastante equilibrada.
Germen de trigo. De gran valor nutritivo -contiene proteínas, grasas insaturadas, vitaminas y
minerales- equilibra y tonifica el sistema nervioso.
Jalea real. Nutre y tonifica el sistema nervioso.
Lechuga. Posee acción sedante.
Lecitina de soja. Fosfolípido que forma parte de la membrana de las neuronas facilitando la
transmisión de impulsos nerviosos.
Legumbres. Contienen proteínas, hidratos de carbono complejos y vitaminas del grupo B.
Levadura de cerveza. Rica en vitaminas del grupo B y otras vitaminas y minerales.
Nuez de brasil. Rica en vitamina B1, necesaria para la estabilidad del sistema nervioso
Nueces. Ricas en AGE, lecitina, fósforo y vitamina B6 que tonifican el sistema nervioso.
Piñones. Contienen vitamina B1, hierro y proteínas.
Plátano. Ricos en vitamina B6, hidratos de carbono, potasio y magnesio.
Polen. Es un concentrado de nutrientes con efectos tonificantes y revitalizantes. Debe ser
consumido en forma micronizada pues de lo contrario no se asimila.
Como vemos, las vitaminas del grupo B -entre otras sustancias- son imprescindibles.

COMPLEMENTACIÓN
Tirosina y fenilalanina. Estos aminoácidos actúan como precursores en el metabolismo de
neurotransmisores como la dopamina -que en cierto modo regula el "centro de placer"- y la
norepinefrina -imprescindible para una adecuada atención-. Conviene recordar en cualquier
caso que no es aconsejable su ingesta su se están tomando inhibidores MAO, antidepresivos
tricíclicos o inhibidores de la recaptación de la serotonina -como el Prozac- ni en caso de
hipertensión, distrofia muscular, cáncer, taquicardias, glaucoma o alteraciones tiroideas.
La fenilalanina, sin embargo, puede convertirse en feniletilamina, sustancia que eleva el
estado de ánimo.
Ácido fólico, niacina, vitamina C y cobre. Imprescindibles para estimular los procesos
metabólicos derivados a partir de la tirosina.
GABA. Se trata de un neurotransmisor que induce a la relajación, la analgesia y el sueño.
Impide el exceso de adrenalina y otros productos tóxicos. Es un reconocido
anticonvulsionante y antiespasmódico. Junto a la glutamina mejora el rendimiento mental
disminuido.
Ácido glutámico. Es necesario tomarlo como L-Glutamina porque es la única forma en que
esta sustancia puede atravesar la barrera hematoencefálica. Posteriormente, ya en el
cerebro, se transforma en ácido glutámico. Actúa equilibrando la excitación y el letargo.
Disminuye considerablemente la fatiga mental.
Ácido aspártico. Se utiliza en los trastornos emocionales y de conducta. Es necesario para la
buena función cerebral.
Serotonina. Es el estabilizador natural del estado de ánimo. La serotonina es un
neurotransmisor esencial que se encuentra implicado en multitud de funciones relacionadas
con la salud mental. Niveles bajos de serotonina están directamente relacionados con la
violencia, los comportamientos agresivos y las conductas suicidas. Es sintetizada a partir del
aminoácido L-Triptófano. La deficiencia de serotonina es frecuente ya que la presencia de
triptófano en los alimentos no es excesiva.
Triptófano. Además de ser necesario para sintetizar serotonina es también indispensable
como precursor directo de la vitamina B3 (niacina). Una deficiencia de triptófano combinada
con una ingesta inadecuada e insuficiente de vitamina B3 puede contribuir a la aparición de
problemas diversos relacionados con el sistema nervioso.
Ácidos grasos esenciales Omega-3. El consumo de estas grasas puede ayudar a mejorar los
síntomas de algunas enfermedades psiquiátricas -como la esquizofrenia- actuando como
estabilizadores eficaces del estado de ánimo.
Vitamina B1 (tiamina). Es necesaria para convertir la glucosa en "combustible". Sin ella el
cerebro disminuye su actividad por falta de energía.
Vitamina B3 (niacina). Su deficiencia se relaciona con agitación, ansiedad, enlentecimiento
físico y mental y hasta psicosis y demencia en los casos más extremos. Autores como Hoffer
y Osmond la han utilizado con éxito en el tratamiento de la esquizofrenia.
Vitamina B6 (piridoxina). Es esencial en la síntesis de los neurotransmisores. La epilepsia, los
trastornos de la atención, la esquizofrenia y el autismo están entre los trastornos
neurológicos y mentales cuyo tratamiento depende -al menos en parte- de la piridoxina
como demostró Atkins en1999.
Vitamina B12 (cianocobalamina). La carencia de esta vitamina se asocia con alteraciones en
el estado de ánimo, paranoia, confusión, irritabilidad, demencia, alucinaciones y manías.
Ácido fólico. Es fundamental para sintetizar muchos neurotransmisores. Síntomas asociados
a su déficit incluyen sensaciones de fatiga e incluso demencia.
Vitamina C. Es una vitamina fundamental en la salud mental ya que puede reducir de forma
significativa los síntomas maniacos y depresivos.
Sodio, potasio y magnesio. Se trata de minerales indispensables porque actúan como
mediadores en rutas metabólicas relacionadas con los neurotransmisores. Zinc. Su
deficiencia puede provocar irritabilidad, enlentecimiento mental y trastornos emocionales ya
que es un cofactor fundamental en muchos procesos metabólicos relacionados con la función
cerebral.
Fosfatidilserina. Es un fosfolípido presente en la membrana celular y que predomina en el
cerebro. Atraviesa la barrera hematoencefálica rápidamente por lo que actúa
inmediatamente después de tomarlo. Participa en la producción y liberación de
neurotransmisores.
Inositol. Mejora la expresión verbal y la capacidad de orientación del paciente.
Acetil-L-Cartinina. Mejora la actividad cognitiva y facilita mejores periodos de sueño.
NADH. Tiene la capacidad de mejorar la función cognitiva, la conducta y el estado de ánimo.
Y, sobre todo, es capaz de estimular la biosíntesis de dopamina, adrenalina y noradrenalina.
S-Adenosil-L-Metionina (SAM). Esta sustancia se produce a partir de moléculas de ATP y L-
metionina. Es esencial en la formación de neurotransmisores.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis son trabajo de un especialista de
la salud por lo que este artículo sólo tiene carácter orientativo e ilustrativo).
ABORDAJE ORTOMOLECULAR DE LA INFERTILIDAD
MASCULINA Y FEMENINA

La salud reproductiva puede verse alterada por muy diversas causas. De hecho la concepción
es en sí misma un fenómeno complejo y delicado en el que se ven involucradas diferentes
funciones. Dada su complejidad es necesario conocer pues qué elementos forman parte de
ese entramado con el fin de advertir los riesgos que pueden aparecer en la concepción
cuando alguno de ellos se ve dañado.
Tanto en el hombre como en la mujer las estructuras gonadales -ovarios y testículos-
cumplen dos funciones: la primera, elaborar hormonas; y la segunda, en el caso de los
hombres producir espermatozoides y en el de las mujeres proveer células germinales. Y en
ambos casos esas funciones están controladas por la unidad hipotálamo-hipofisaria si bien
con una diferencia: en el caso de la mujer es mucho mas compleja ya que se va modificando
a lo largo del ciclo menstrual y además incluye circuitos de retroalimentación tanto positiva
como negativa.
También en los dos casos es una hormona producida por el hipotálamo -la GnRH
Gonadotropin-Releasing Hormone- la encargada de iniciar el proceso regulando la secreción
de dos hormonas: la FSH (hormona folículo estimulante) y la LH (hormona luteínica). Ambas
reciben el nombre de hormonas gonadotróficas por su acción sobre los testículos y el ovario.
En el caso del hombre estas dos hormonas son las responsables de la espermatogénesis y de
la secreción de testosterona. En el caso de la mujer su actividad se centra en la formación
del cuerpo lúteo (estructura que se forma en el ovario después de la ovulación), la ovulación
y el desarrollo folicular.
Tal es la información básica que debemos conocer en cuanto a la regulación hormonal desde
el cerebro pero hay otro grupo de hormonas que también intervienen de forma decisiva y
que se sintetizan en los ovarios y los testículos: las hormonas esteroideas. Es decir, los
estrógenos, los andrógenos y la progesterona.
La síntesis y secreción de los andrógenos se realiza en los testículos y el más importante es
la testosterona que juega un papel fundamental en la espermatogénesis. Los estrógenos y la
progesterona son biosintetizados en el ovario. La función de los primeros es estimular el
crecimiento del endometrio (la capa que recubre al útero en su interior) y que es
fundamental para que anide el óvulo fecundado. La progesterona se encarga de transformar
el endometrio haciendo posible la nutrición del ovocito.
Como hemos podido observar el ciclo menstrual está controlado por distintas hormonas y el
acontecimiento biológicamente mas importante del mismo es la ovulación sin la que es
imposible la fecundación.

CAUSAS DE LA INFERTILIDAD
En cuanto a las razones de la infertilidad, que es el tema del que hoy nos ocupamos, hay
muchos factores que pueden provocarla:
a) En el caso de la mujer puede deberse, entre otras causas- a:
-Desórdenes del ciclo menstrual (una de las mas frecuentes).
-Infecciones e inflamaciones que pueden afectar al útero, ovarios, trompas o vagina.
-Obstrucción de las trompas producida por infecciones, malformaciones, endometriosis,
tumores, adherencias, etc.
-Enfermedades que afecten al hipotálamo o la hipófisis.
-Malformaciones uterinas o del cuello del útero.
-Alteraciones en el ovario como tumores, quistes, endometriosis.
-Alteraciones del flujo cervical.
-Anomalías anatómicas.
-Secuelas de enfermedades como la tuberculosis u otras afecciones genitales graves.
-Algunas enfermedades crónicas que comprometan la salud de la mujer. Es el caso de...
...la obesidad.
...la anorexia y la bulimia.
...las enfermedades de la tiroides.
...los cambios importantes en el peso corporal.
...el consumo de alcohol, drogas o medicamentos.
...el estrés físico o psíquico.
...enfermedades que afecten al metabolismo hormonal.

b) En el caso del hombre la infertilidad puede deberse a:


-Malformaciones congénitas.
-Oligospermia (reducido número de espermatozoides).
-Astenozoospermia (disminución de la movilidad espermática).
-Teratozoospermia (alteración morfológica del espermatozoide).
-Azoospermia (ausencia de espermatozoides).
-Criptorquidia (testículos que no han descendido al escroto).
-Varicocele (inflamación del escroto por aumento del tamaño de las venas del cordón
espermático).
-Infecciones locales.
-Traumatismos testiculares.
-Obstrucción del epidídimo o del conducto deferente.
-Alteraciones endocrinas.
-Drogas o fármacos que inhiben la espermatogénesis.
-Alcoholismo.
-Alteraciones inmunológicas.
-Deficiencia de andrógenos.
-Tumores hipofisiarios o testiculares.
-Insuficiencia renal.
-Cirrosis hepática.
-Tratamientos quimioterápicos.
En suma, la infertilidad puede estar ocasionada por múltiples factores, en algunos casos
incluso desconocidos. En este artículo abordaremos sólo cómo afrontar el problema cuando
la infertilidad se debe a un alteración bioquímica que se pueda tratar desde la Nutrición
Ortomolecular.

RECOMENDACIONES GENERALES
Si tiene problemas de infertilidad:
-Deje de fumar. El consumo de tabaco puede afectar tanto a la fertilidad masculina como
femenina.
-No tome café. La cafeína produce estrés en las cápsulas suprarrenales y sus consecuencias
pueden ser graves ya que, aunque en menor medida, éstas secretan también estrógenos y
esa producción es clínicamente significativa cuando nos encontramos con un ovario
poliquístico o poco funcional. Además la cafeína reduce en sangre los niveles de prolactina y
si consideramos que el embarazo cursa con hiperprolactinemia su consumo está totalmente
contraindicado si se pretende un embarazo.
-Evite el alcohol. Aunque lo consuma moderadamente aumenta el riesgo de infertilidad. En el
caso del hombre incrementa el deseo sexual pero inhibe la capacidad para llevarlo a cabo.
Además puede alterar las células encargadas de biosintetizar hormonas en androgénicas.
-Evite el aumento y la pérdida excesiva de peso. Ambas situaciones pueden comprometer la
fecundación.
-Sea consciente de que el consumo excesivo de grasas puede provocar alteraciones en la
función endocrina además de afectar, en el caso del varón, a la función eréctil. Las grasas
saturadas pueden alterar los ciclos menstruales.
-Es necesario evitar el desequilibrio nutricional ya que son multitud de sustancias las que
participan en la función reproductiva, tanto de forma directa como indirecta.
-Los lácteos y las carnes rojas pueden contener restos de hormonas que pueden afectar a la
función reproductiva.
-Evite las radiaciones electromagnéticas.
-Evite los plaguicidas y pesticidas.
-Recuerde que el ejercicio físico extremo no es recomendable en las mujeres.
-Aliméntese de forma equilibrada.
-Cuide la higiene corporal.
-Duerma suficientemente.

LOS ALIMENTOS MÁS ADECUADOS


Fibra. El consumo adecuado de fibra evita el estreñimiento y, por ende, mejora la salud de la
zona genital.
Vegetales de hoja verde oscura y amarillos y anaranjados. Por su riqueza en vitamina A son
protectores celulares y antioxidantes.
Cereales integrales y frutos secos. Son ricos en vitamina E y ácidos grasos esenciales,
sustancias indispensables para el equilibrio hormonal.
Frutas y hortalizas. Son ricas en flavonoides, fitoquímicos que previenen las irregularidades
del ciclo menstrual.
Frutos secos, legumbres y sésamo. Contienen cantidades importantes de zinc, mineral
necesario para el desarrollo y la función del sistema reproductor.
Aceites de semillas. Ricos en ácidos grasos esenciales, necesarios para la biosíntesis de las
hormonas.
Ñame, soja y derivados. Contienen isoflavonas que tienen la capacidad de actuar como
reguladores del ciclo menstrual.

COMPLEMENTACIÓN
Ácido fólico. Su deficiencia puede ser motivo de infertilidad tanto en el hombre como en la
mujer. Además en el caso del hombre podría ser responsable de la regulación en el número
y movilidad de los espermatozoides.
Vitamina C. Esta vitamina mejora la movilidad de los espermatozoides. Favorece la
desintoxicación de algunos metales pesados como el plomo y el cadmio lo que influye
-cuantitativa y cualitativamente- en el semen y en la función gonadal. En forma de ácido
ascórbico puede proteger contra el daño oxidativo endógeno del ADN del esperma.
Vitamina B6. Mejora en general la fertilidad femenina. Por otra parte la producción de GnRH
es estimulada por la norepinefrina e inhibida por las endorfinas, la dopamina y el estrés. La
vitamina B6 esta presente en la transformación de algunos aminoácidos en determinados
neurotransmisores como la serotonina, la histamina, la noradenalina o la dopamina. Actúa
como modulador de las hormonas esteroideas.
Vitamina B12. Es eficaz en los casos de oligospermia.
Vitamina E. Fundamental para la función gonadal mejora la movilidad de los
espermatozoides y es eficaz como preventivo de los abortos. Evita además la peroxidación
lipídica del esperma.
Selenio. Este mineral, directamente asociado a la función reproductiva masculina, participa
en la secreción de testosterona y mejora la movilidad y la cantidad de esperma sobre todo
cuando se toma conjuntamente con vitamina E. En las mujeres su déficit se puede asociar a
una mayor probabilidad de abortos y a infertilidad.
Vitamina A y carotenos. Ejercen una importante actividad sobre las gónadas.
Octacosanol. Sustancia contenida en el germen de trigo mejora la función hormonal que
participa en la reproducción.
Ácidos grasos esenciales. Son responsables de la producción de prostaglandinas que
participan en la biosíntesis de hormonas esteroideas y mediadoras de la transmisión del
mensaje que hormonas como la LH y la TSH producen sobre las células-diana.
Coenzima Q-10. Tiene dos funciones fundamentales. Por un lado la de proporcionar energía
para el movimiento espermático y, por otro, actuar como antioxidante protegiendo de la
oxidación a la membrana lipídica de los espermatozoides.
Zinc. La cantidad y movilidad del esperma está directamente relacionada con los niveles de
esta sustancia. Las cifras de testoterona también dependen de los niveles de zinc. Además
es fundamental para la función prostática.
L-Arginina. Es necesaria para facilitar la motilidad de los espermatozoides ya que este
aminoácido es precursor del óxido nítrico, sustancia necesaria para esa función y para tratar
la disfunción eréctil. También es precursor de poliaminas como la putrescina, espermidina y
espermina que además de participar en el crecimiento y diferenciación celular están
relacionadas con la movilidad de los espermatozoides. En los casos de fecundación in vitro la
utilización de arginina ha mostrado eficacia para mejorar la respuesta ovárica y la
receptividad del endometrio.
L-Carnitina. Es responsable de la energía de los espermatozoides.
NAC (N-acetilcisteína). Esta sustancia es precursora del glutation y éste actúa
proporcionando una defensa antioxidante específica sobre la función gonadal masculina.
PABA. Mejora la función estrogénica.
Hierro. Unos niveles bajos de este mineral podrían estar asociados a la infertilidad femenina.
Acetil-L-Carnitina. Se utiliza con éxito en el tratamiento de la impotencia masculina. También
se ha utilizado en el tratamiento de las amenorreas de origen hipatalamo-hipofisario.
L-Metionina. El hiperestrogenismo puede obedecer a una inadecuada función hepática y la
metionina, por su actividad lipotrópica sobre el hígado, es crucial para facilitar su
eliminación.
L-Tiropsina. Participa en el restablecimiento de la función eréctil.
Probióticos. Una vez han sido utilizados los estrógenos éstos pasan al hígado convirtiéndose
en un elemento inactivo que será eliminado por la vesícula biliar al intestino. Allí, en
presencia de una flora biológicamente activa y equilibrada, lo atrapará para su eliminación
definitiva. Claro que esto se produce gracias a las bifidobacterias que inhiben una enzima
que estimularía la reactivación del estrógeno y de ahí la importancia de los probióticos.
Fitoestrógenos. Algunas plantas tienen actividad pro-estrogénica y, por tanto, en casos
específicos pueden servir como agentes reguladores de las disfunciones del estrógeno y la
progesterona.
Isoflavonas (genisteina y daidzina). En el caso que nos ocupa actuarían como modulador
estrogénico bloqueando el receptor de los estrógenos.
L-Ornitina. Tiene influencia decisiva en el recuento espermático.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis son trabajo de un especialista de
la salud por lo que este artículo sólo tiene carácter orientativo e ilustrativo).
QUÉ HACER CUANDO EL ORGANISMO EMPIEZA A
DETERIORARSE

A medida que uno envejece a causa de la oxidación -proceso bioquímico normal en las
células- el organismo se va deteriornado. Es inevitable. Sin embargo no todo el mundo
envejece al mismo ritmo. Hay personas con 80 años y una vitalidad envidiable y otras con 50
que parecen ancianos. Y no por causas genéticas en la mayoría de las ocasiones sino por el
estilo de vida. De hecho el envejecimiento tiene mucho más que ver con la alimentación, el
carácter, la manera de relacionarse y el ejercicio que con otras causas. Aunque es evidente
que el entorno influye también notablemente. Sea como sea, a todos nos llega un momento
en el que el organismo empieza a deteriorarse y es entonces cuando conviene ayudarle
"mimándole" más que de costumbre. Cuidado que debe centrarse en función de las
necesidades de cada caso. Porque los cambios fisiológicos propios de la edad se pueden
presentar en forma y tiempo diferentes. Todo ello sin olvidar los cambios por adaptación, es
decir, los que se producen como consecuencia de una patología o los derivados de factores
ambientales o sociales. Resumiendo, los cambios más importantes que se producen con la
edad son éstos:

Cambios fisiológicos
-El volumen y tamaño de todos los órganos disminuyen.
-Se incrementa el tejido adiposo y conjuntivo.
-Hay una disminución cuantitativa de células.
-Se requiere mayor cantidad de oxígeno para llevar a cabo cualquier actividad.
-Disminuye el nivel de hidratación corporal.

Cambios osteoarticulares:
-Se produce pérdida de masa muscular cuya apreciación más evidente a nivel nutricional es
la disminución de las necesides energéticas (unas 100 Kcal menos por década). -El peso, que
suele aumentar entre los 40 y 50 años, disminuye a partir de los 70 aproximadamente.
-Disminuye la densidad ósea. La razón suele estar en una inadecuada nutrición y en la
escasa actividad física al aire libre. -Hay pérdida de elasticidad y flexibilidad. -Degeneran las
articulaciones. -Se deteriora el impulso nervioso.

Cambios en la función inmunitaria


(tanto específica como inespecífica) provocados por diferentes razones: adelgazamiento de
la epidermis (barrera de defensa natural), limitación en la síntesis de citoquinas: quimiocinas,
interleucinas, interferones... La mayor parte de las veces como consecuencia de una
inadecuada nutrición.

Cambios en el sistema cardiovascular.


Se pierde elasticidad en las arterias y vasos (arteriosclerosis), disminuye la capacidad
funcional y hay cambios hemodinámicos con elevación de los niveles de homocisteína (un
factor de riesgo para la función cardiaca).

Cambios en el sistema gastrointestinal.


Se produce pérdida de piezas dentarias -cuyas consecuencias se aprecian en toda la función
gastrointestinal-, disminuye la secreción salivar, se atrofia la mucosa gástrica, se limita la
capacidad para absorber nutrientes y disminuye la motilidad intestinal así como la actividad
pancreática y hepática.

Cambios en el sistema nervioso.


Hay una ralentización del movimiento y la respuesta, limitación en la funcionalidad de las
células nerviosas, disminución de la agudeza visual, olfativa y auditiva, deterioro de las
capacidades cognitivas y cambios en la conducta (inseguridad, desconfianza, introversión,
etc.).

Todos estos cambios son propios del envejecimiento a causa del paso del tiempo pero a ellos
hay que añadir otros que se producen como consecuencia de la adaptación a los primeros o
por otros relacionados con los cambios sociales o medioambientales. Es el caso de...
...abuso en el consumo de fármacos y patologías asociadas a este hecho así como
interacciones fármaco-fármaco o fármaco-nutriente.
...dificultades económicas.
...dificultades sociales o barreras arquitectónicas que impiden un actividad normalizada.
...abuso del alcohol.
...limitación para el ejercicio físico.
...hábitos tóxicos.
...insomnio y/o menor necesidad de horas de sueño.
...cambios en la conducta higiénica corporal.
...aislamiento familiar y social.
...estados de apatía y depresión.
...imposibilidad para comprar o preparar los alimentos.
...hábitos alimentarios inadecuados o una deficiente ingesta de nutrientes.
...patologías asociadas a malos hábitos alimentarios: obesidad, diabetes, hipercolesterolemia,
hiperlipemia, mala absoción, deshidratación (mayores posibilidades de toxicidad
medicamentosa), trastornos de tipo gastrointestinal, infeccciones y patologías relacionadas
con la función inmune y deterioros de la función cognitiva.
Ahora bien, a pesar de lo expuesto el paso del tiempo no tiene por qué implicar una época
de sufrimiento ni llevar a todo un cúmulo de incapacidades. De ahí que propongamos a
continuación una batería de consejos que pueden mejorar considerablemente la calidad de
vida de las personas con el organismo más deteriorado.

RECOMENDACIONES GENERALES
-Hay que disminuir la cantidad de calorías ingeridas porque la actividad física y el
metabolismo basal son menores.
-Se debe limitar la ingesta de grasa saturada animal aumentando en cambio el consumo de
la monoinsaturada (aceite de oliva) y la poliinsaturada (pescados azules).
-Hay que evitar el consumo de azúcares, harinas y cereales refinados, y consumir hidratos
de carbono complejos (azúcar integral, harinas y cereales integrales).
-Debe beberse mucha agua.
-Conviene adecuar la textura del alimento al estado de la dentadura.
-Hay que vigilar el peso tanto por exceso como por defecto.
-Se deben ingerir alimentos ricos en fibra.
-Hay que evitar consumir excesivas proteínas.
-Se debe aumentar el consumo de alimentos ricos en nutrientes.
-No deben consumirse alimentos fritos. Cocínelos al vapor, hervidos, al papillote o a la
plancha.
-Hay que limitar la ingesta de sal.
-Debe descansar y dormir suficientemente.
-Conviene realizar ejercicio en función de la condición física.
-Es bueno fomentar la actividad psicológica y social.
-Debe procurarse vivir en un entorno adaptado a la situación personal, en la medida de lo
posible cómodo, saludable y agradable.

ALIMENTOS ADECUADOS
Cereales integrales y frutos secos. Son fuente de fibra, nutrientes y antioxidantes que
proporcionan energía.
Fibra. Su consumo mejora los casos de estreñimiento y la función intestinal al promover el
movimiento peristáltico.
Frutas y hortalizas. Son también una buena fuente de fibra, minerales, vitaminas,
fitoquímicos y agua.
Aceites de semillas. Ricos en ácidos grasos esenciales. Tienen actividad antiinflamatoria,
mediadores en la función inmune y protectores de la salud cardiovascular.
Frutos secos y sésamo. Contienen cantidades importantes de zinc, mineral indispensable
para el sistema inmune. Además son fuente de calcio orgánico.
Vegetales de hoja verde oscura, amarillos y anaranjados. Por su riqueza en vitamina A son
protectores celulares y antioxidantes. Además promueven el buen estado de las mucosas.
Almendras y aceitunas. Contienen vitamina E, sustancia altamente antioxidante.
Uvas, manzanas, ciruelas y fresas. Son frutas con actividad específica sobre el hígado
facilitando su trabajo. Actúan como descongestivas y detoxificadoras hepáticas.
Alcachofas y cardo. Ambas sustancias contienen cinarina, sustancia que potencia la función
hepática.
Germinados. Contienen enzimas y gran cantidad de vitaminas siendo de fácil digestión.
Cereales integrales. Tanto en forma de copos como de papillas. Suelen ser bien tolerados
por las personas mayores.
Ensaladas. Contienen enzimas, vitaminas y minerales. En caso de una difícil digestión de las
mismas se pueden licuar o escaldar para mejorar su digestibilidad.
Tapioca y avena. Contienen mucílagos que las convierten en sustancias suavizantes y
protectoras de la mucosa.
Apio y cebolla. Son alimentos depurativos facilitando la eliminación de sustancias nocivas.

COMPLEMENTACIÓN
Chlorella. Este alga aumenta la actividad del sistema inmunitario y es un potente agente
desintoxicante ya que absorbe las toxinas circulantes en el intestino, mejora los problemas
de estreñimiento y contiene gran cantidad de sustancias nutritivas. De hecho muchas de sus
propiedades terapéuticas son atribuibles a la elevada concentración de clorofila, ácidos
nucleicos y C.G.F. (Chlorella Grow Factor) que hacen de ella un óptimo complemento
nutricional. También contiene vitaminas (A, B, C, E, H y M, carotenoides, inositol, niacina,
PABA) y minerales (fósforo, potasio, magnesio, hierro, calcio, cobre y zinc).
NADH. Aumenta la producción de energía celular, interviene en la regulación y reparación del
ADN, y potencia el sistema inmunitario. Especialmente la interleuquina-6, potentísimo
antioxidante. Actúa regenerando los antioxidantes naturales de nuestro organismo y estimula
la biosíntesis de dopamina, adrenalina y noradrenalina. Gracias a ello actúa positivamente
sobre las funciones fisiológicas como la fuerza, el movimiento, la coordinación, el estado de
alerta, las funciones cognitivas, el estado anímico, el deseo sexual y la secreción de la
hormona de crecimiento.
Coenzima Q-10. Es capaz de aumentar la energía y la tolerancia ante el esfuerzo, mejora la
función inmune, tiene una potente actividad antioxidante y es capaz de actuar frente a los
efectos tóxicos de algunos fármacos.
Vitamina E. Es uno de los antioxidantes más potentes que se conocen pero además tiene
capacidad para mejorar la función cardiaca y la función inmune. Participa en la respiración
celular y, por tanto, en la oxigenación de todos los tejidos. Es capaz, junto a la vitamina C,
de retardar la progresión de la arteriosclerosis.
Vitamina A. Mejora la función ocular, las defensas frente a las infecciones y mantiene en
buen estado las mucosas. También estimula la conservación de los tejidos, especialmente la
piel, el tejido conectivo y los huesos.
Complejo de antioxidantes. Indispensable para poder mantener en buenas condiciones la
función cardiaca, intestinal e inmune además de prevenir multitud de enfermedades
degenerativas.
Enzimas. Las enzimas favorecen una mejor digestión y absorción de nutrientes que
contribuyen a los amplios efectos clínicos observados con la Enzimoterapia Sistémica. Una
mejor absorción de vitaminas, minerales, oligoelementos, ácidos grasos esenciales,
proteínas, hidratos de carbono y otros nutrientes posibilita un organismo más eficiente y
sano. Estos nutrientes esenciales intervienen en múltiples funciones importantes como el
metabolismo, la circulación, el sistema inmunitario y el vascular.
Vitaminas del grupo B. Favorecen la asimilación y digestión de los alimentos siendo
esenciales para la transformación de los carbohidratos en energía. Juegan un papel
fundamental en el mantenimiento del sistema nervioso ya que colaboran en la síntesis de
algunos neurotransmisores e intervienen en el metabolismo de los hidratos de carbono,
lípidos y proteínas.
Vitamina C + bioflavonoides. Esta combinación protege frente a los radicales libres, ayuda a
prevenir y combatir las enfermedades víricas y bacterianas, favorece la absorción del hierro
(la anemia es bastante común en las personas mayores), fluidifica la sangre y mejora la
función vascular.
Ácidos grasos esenciales. Mejoran los estados de inmunodepresión, reducen los niveles de
colesterol y triglicéridos, mejoran la piel seca y las uñas quebradizas y ayudan en la obesidad
y algunos problemas cardiacos -como la arritmia, la angina de pecho o la hipertensión-.
Tienen capacidad antiinflamatoria.
Calcio, magnesio y vitamina D. Es necesario un buen aporte de estas sustancias por dos
razones fundamentales: asegurar una correcta actividad cardiaca y mantener en buenas
condiciones el sistema óseo y muscular.
Zinc. Su absorción disminuye con la edad y, sin embargo, es indispensable en multitud de
actividades metabólicas. Estimula la elaboración de glóbulos blancos y, de manera general,
apoya la actividad de los neutrófilos, linfocitos T y células "natural killer", ayuda a equilibrar
el azúcar en sangre, es imprescindible para la salud de la piel y fundamental para la salud
sexual, acelera la curación de las heridas y previene la degeneración macular.
Aminoácidos. Constituyen el sustrato esencial en la síntesis y construcción de las proteínas.
Desempeñan funciones indispensables en la arquitectura celular, catálisis, regulación
metabólica, contracción y defensa de muchos organismos superiores.
Probióticos. Tienen funciones de especial interés en las personas mayores: estimulan el
peristaltismo intestinal, producen y aumentan la biodisponibilidad de vitaminas -como la B1,
B2, B6, B12, niacina, biotina, ácido fólico y ácido pantoténico-, proporcionan mayor
biodisponibilidad de minerales -como el calcio, hierro, cobre, zinc y magnesio-, tienen
actividad antimicrobiana, efectos hipocolesterolemiantes y mejoran la actividad del sistema
inmune.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis son trabajo de un especialista de
la salud y que este artículo sólo tiene carácter orientativo e ilustrativo).
CÓMO TRATAR ORTOMOLECULARMENTE EL ESTREÑIMIENTO
El estreñimiento se puede definir como la interrupción o escasa eliminación de heces aunque
también se considera como tal la dificultad de expulsión. Está considerado uno de los
trastornos mas frecuentes en los países desarrollados y las causas más comunes son hábitos
inadecuados como la falta de disciplina horaria, beber poca agua, la deficiente ingesta de
fibra, el sedentarismo, la laxitud en los músculos intestinales, el uso de determinados
fármacos (antidepresivos, antihistamínicos, opiáceos, analgésicos, diuréticos, relajantes
musculares, medicamentos para la hipertensión y suplementos de hierro y calcio), el abuso
de laxantes, la falta de ejercicio y el estrés físico y psíquico así como otros cuadros de origen
orgánico. Además hay enfermedades endocrinas y metabólicas -como el hipotiroidismo y la
diabetes- y anomalías neurológicas e intestinales así como enfermedades del colon, el recto
o el ano que pueden llevar a padecer ese problema. Y otro tanto ocurre cuando la mujer
está embarazada. Hay que señalar también que el estreñimiento crónico puede ser un signo
de cáncer colorrectal o diverticulosis.
En este texto nos centramos pues en afrontar el estreñimiento cuando no parece haber
causas orgánicas graves. Y lo primero que conviene hacer siempre es proceder al estudio
minucioso de los hábitos dietéticos con el fina de corregir aquellos que menoscaben la
actividad intestinal. Porque todo tratamiento debe ir inicialmente encaminado a eliminar las
causas que lo producen y después, en este caso, a reeducar al intestino adoptando nuevos
hábitos.
Cabe agregar que por desgracia hoy no se da al intestino la importancia que tiene pues no
parece entenderse que se puede convertir en una peligrosa fuente de sustancias tóxicas que
es necesario evacuar ya que de no hacerlo se pueden convertir en elementos altamente
peligrosos al conducir al hígado y la sangre oleadas de impurezas procedentes de las
fermentaciones anormales.

CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LA DIETA


Cuando se padece estreñimiento hay que aumentar ante todo la cantidad de alimentos ricos
en fibra... pero progresivamente. Está demostrada la deficiente ingesta de fibra en los países
occidentales. Ésta puede ser soluble o insoluble teniendo cada una de ellas una actividad. En
el caso que nos ocupa la más adecuada es la soluble -presente en las frutas, verduras y
legumbres- ya que favorece el peristaltismo intestinal, aumenta el bolo fecal, minimiza la
fermentación, impide la flatulencia y acelera el tránsito intestinal. Compuesta por mucílagos,
gomas y pectinas forma junto al agua un gel que favorece el vaciado gástrico.
La fibra insoluble, en cambio, sólo se debe usar en situaciones verdaderamente críticas ya
que su ingesta, separada del propio alimento que la contiene, puede irritar la mucosa
intestinal.
También hay que incrementar la ingesta de agua. Hasta 2 litros como mínimo pero siempre
fuera de las comidas. Recordemos que cada día llegan al colon de 500 a 1.000 cm3 de
quimo pero el volumen final de las heces es de 100 a 120 gr. La diferencia está en el
volumen de agua absorbido por el colon.
Por último, unos consejos más:
-Evite los alimentos astringentes (los que favorecen el estreñimiento).
-Ingiera las frutas fuera de las comidas y nunca como postre.
-Recuerde que el aceite de oliva favorece la eliminación de las heces al lubrificarlas.
-Sustituya los cereales habituales por cereales integrales.
-Evite a toda costa la leche de vaca ya que estriñe.

COMPLEMENTOS QUE DEBEN APORTARSE


Ácido fólico. Favorece la eliminación del estreñimiento rebelde.
Ácidos grasos esenciales de la serie omega-6. Tienen efecto laxante a partir de 1 gramo al
día.
Magnesio. Tiene actividad laxante y su deficiencia produce estreñimiento.
Factores lipotrópicos (inositol, metionina, colina). Facilitan la eliminación de grasa por las
heces.
Complejo B. Son responsables de la musculatura intestinal favoreciendo su peristaltismo.
Vitamina B5. Acelera el tránsito intestinal.
Probióticos. Resuelven muchos estreñimientos causados por alteración de la flora
intestinal.
PABA. Su deficiencia produce estreñimiento.
Hierro. Su deficiencia puede producir estreñimiento tanto como su exceso.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS
Agua. Se requiere un mínimo de agua a fin de que el organismo pueda utilizarla para
formar orina, saliva, jugos gástricos y pancreáticos, lágrimas, sudor y sangre; además actúa
como disolvente y transportador de sustancias e hidrata las heces.
Alimentos que contienen fibra. Cereales integrales, legumbres, frutas, verduras, hortalizas
y semillas. Las frutas y verduras además contienen agua.
Uvas pasas, higos, dátiles y ciruelas. Contienen gran cantidad de fibra y agua. Las ciruelas
contienen una sustancia, la dihidroxifenilisatina, cuya función es estimular los movimientos
peristálticos. Además su uso continuado elimina la atonía intestinal. Es un laxante no
irritativo por lo que está especialmente indicado en niños y ancianos.
Manzana. Actúa como corrector del funcionamiento intestinal y contribuye a mejorar la
atonía.
Alimentos de acción colerética y colagoga. Los primeros aumentan la producción de bilis y
la fluidifican; los segundos estimulan el vaciamiento suave de la vesícula biliar. Es bueno
pues ingerir alcachofa, achicoria, endivia, escarola, rábano, papaya, berenjena y aceitunas.

ALIMENTOS PERJUDICIALES
Pastelería, bollería industrial y chocolate. Por su falta de fibra y por tratarse de calorías
vacías.
Pescado. Es astringente por no contener fibra.
Marisco. A veces causa inflamación de intestino y estreñimiento.
Carnes. No contiene fibra y favorece los procesos de putrefacción por lo que en casos de
estreñimiento va a favorecer la autointoxicación.
Leche de vaca. Es responsable de la mayor parte del estreñimiento que se presenta en
niños.

FITOTERAPIA
-Plantas con principios activos laxantes

A) Laxantes antraquinónicos:
-Aloe (Aloe ferox, barbadensis).
-Sen (Cassia angustifolia).
-Frángula (Rhamnus Frangula).
-Caña fístula (Cassia fistula).
-Ruibarbo (Rheum officinale, palmatum).

B) Laxantes mecánicos:
-Ciruelo (Prunus domestica).
-Goma de garrofín (Ceratonia siliquia).
-Ispágula (Plantago ovata).
-Llantén (Plantago major).
-Malva (Malva sylvestris).
-Malvavisco (Althaea officinalis).
-Salvado de trigo (triticum aestivum).
-Zaragatona (Plantago psyllium).

C) Laxantes osmóticos:
-Fresno del maná (Prunus domestica).
-Tamarindo (Tamarindus indica).

-Plantas coadyuvantes:
-Alcachofera (Cynara scolimus).
-Menta (Mentha piperita).
-Boldo (Boldea fragans).
-Diente de león (Taraxacum officinale).
-Anís (Pimpinella anisum).
-Coriandro (Coriandrum sativum).
-Hinojo (Foeniculum vulgare).
-Espino albar (Crataegus monogyna).
-Pasiflora (Passiflora incarnata).
-Rabo de gato (Sideritis tragoriganum).

REGLAS PARA REEDUCAR EL INTESTINO


-Incremente los alimentos ricos en fibra de la dieta, sobre todo frutas y verduras.
-Aumente la ingesta de agua fuera de las comidas.
-Defeque todas las mañanas a la misma hora, preferiblemente después del desayuno.
-Realice ejercicio con asiduidad.
-Interrumpa el uso de laxantes y sustitúyalos por lavativas cuando sea imprescindible.
-Dése a diario un masaje intestinal circular
-en el sentido de las agujas del reloj- ejerciendo una ligera presión sobre el intestino.

(Recuerde en todo caso que tanto el tratamiento a seguir como las dosis son trabajo de un
especialista de la salud y que este artículo sólo tiene carácter orientativo e ilustrativo).
CUIDADOS NUTRICIONALES EN EL EMBARAZO
Aunque la gestación es una situación fisiológica natural conviene siempre prestar atención al
estado nutricional de la mujer antes y durante el embarazo ya que equivocarse en ese
ámbito puede afectar negativamente tanto a la salud de la madre como a la del niño. A fin
de cuentas durante el embarazo las necesidades nutricionales de la mujer se ven
notablemente aumentadas ya que además de atender las demandas para el desarrollo y
crecimiento del feto se deben cubrir los requerimientos para la formación de nuevas
estructuras: placenta, útero, glándulas mamarias y sangre. Recordemos además que durante
el embarazo tienen lugar cambios fisiológicos notables. Así,
-Aumenta el hambre y la necesidad de beber.
-Aumenta el peso. Normalmente entre 10 y 12,5 kg. de los que parte corresponden al feto,
parte a la placenta, entre 4,5 y 5 kg. al líquido amniótico y entre 3 y 4 kg. a la grasa que
acumula la madre.
-Se acentúa la utilización de nutrientes.
-Se producen modificaciones metabólicas necesarias para la adaptación a las nuevas
necesidades orgánicas.
-El diafragma se relaja y sube unos cuantos centímetros provocando que al final del
embarazo se tenga dificultad para respirar.
-Se produce una relajación de la musculatura en el aparato urinario que facilita la aparición
de infecciones urinarias.
-Se incrementa considerablemente el volumen sanguíneo lo que provoca un descenso en los
niveles de hemoglobina, albúmina y vitaminas hidrosolubles mientras aumentan las
liposolubles y determinadas fracciones lipídicas provocando una anemia fisiológica del
embarazo o hemodilución.
-Aumenta el consumo de oxígeno como consecuencia de las necesidades del feto, placenta y
mamas provocando un aumento en la ventilación y en el volumen de aire utilizado.
-Disminuye la motilidad gastrointestinal y se relaja el cardias lo que puede acarrear la
aparición de ardores, vómitos y estreñimiento.

RECOMENDACIONES GENERALES
-Es necesario comer cinco veces al día como mínimo.
-El desayuno debe ser variado y bajo ningún concepto debe obviarse.
-Las comidas deben realizarse de forma pausada y relajada, sentada y masticando
adecuadamente.
-La cena no debe hacerse demasiado tarde con el fin de facilitar la digestión antes de
acostarse.
-Los alimentos pueden prepararse a la plancha, hervidos, al horno o al vapor pero nunca
fritos.
-La comida debe ser equilibrada pero no excesivamente abundante. La nutrición es
fundamental pero no se trata de duplicar la ingesta sino de mejorarla.
-Es necesario vigilar la dentadura para evitar caries.
-Se debe evitar el alcohol, el tabaco, la cafeína y toda sustancia peligrosa. El alcohol afecta a
la absorción y metabolización de nutrientes importantes como el zinc, el magnesio, el cobre,
el hierro, etc; además es antagonista del ácido fólico sobre cuya importancia hablaremos
luego. Por otra parte, está demostrado que el alcohol es capaz de atravesar la barrera
placentaria y hacer que el feto padezca al nacer diversas malformaciones físicas y psíquicas
cuando no provocarle la muerte. En cuanto al tabaco se ha demostrado que enlentece el
desarrollo del feto además de haber sido relacionado con nacimientos de niños de bajo peso.
-No se debe comer carne cruda o poco hecha.
-No debe abusarse de la sal.
-Hay que evitar las carnes curadas ya que son precursoras de nitrosaminas, altamente
peligrosas.
-Debe evitarse la ingesta de alimentos tratados con pesticidas y conservantes.
-Durante el embarazo, a fin de mantener las necesidades metabólicas, se debe aumentar la
ingesta de alimentos en unas 150 kcal diarias durante el primer trimestre y en 340 el
semestre restante.
-La necesidad de sintetizar nuevos tejidos durante la gestación obliga también a un mayor
aporte de proteínas: en torno a 60 gr/día.
-Es necesario asegurar igualmente un buen aporte de ácidos grasos esenciales pues son
fundamentales para el desarrollo del sistema nervioso.
-Es necesario tomar hidratos de carbono completos y bien repartidos en la dieta.
-Debe tenerse en cuenta que el exceso de peso puede perjudicar tanto el embarazo como el
parto.
-Hay que realizar ejercicio físico a diario: paseos diarios, natación, etc.
ALIMENTOS ADECUADOS
Frutas. Debe aumentarse su consumo en general pero especialmente las manzanas y
ciruelas -ya que evitan el estreñimiento-, la piña entera o en jugo -ayuda en el ardor de
estómago-, el limón -aumenta la absorción del hierro- y las uvas e higos -muy ricas en
hierro.
Hortalizas y verduras. Su consumo es necesario ya que son fuente de multitud de
vitaminas, minerales y otros nutrientes prestando especial atención a los crudos (ensaladas).

Legumbres. Son fuente de folatos y hierro.


Cereales integrales. Como fuente importante de vitaminas del grupo B y fibra.
Aceites de semillas de primera presión en frío y frutos secos. Son la fuente principal de
ácidos grasos esenciales y minerales como el zinc o el calcio.
Almendras y alfalfa germinada. Son nutrientes que favorecen la fabricación de leche
materna.
Fibra. Mejora el estreñimiento y promueve el movimiento peristáltico.
Germinados. Contienen enzimas y gran cantidad de vitaminas siendo además de fácil
digestión.

COMPLEMENTACIÓN
Es importante señalar que corresponde a un profesional de la salud decidir, en función de las
características y necesidades concretas de la embarazada, los complementos que de forma
específica se precisan en cada caso. En este artículo se señalan fuentes naturales de cada
nutriente para mejorar la nutrición de la embarazada pero eso no significa que ésta deba
complementar su alimentación con todos y cada uno de los que aquí se mencionan.
Vitamina A. Se necesita en mayores cantidades para el desarrollo fetal, la formación del
calostro, la síntesis de hormonas ligadas a la gestación y la constitución de depósitos
hepáticos para la lactancia. Se halla sobre todo en el perejil, las espinacas, las zanahorias, la
mantequilla, el aceite de soja, el atún, el bonito y los huevos.
Vitamina D. Es esencial en el metabolismo del calcio. Durante el embarazo se produce una
transferencia de calcio de la madre al feto. La fuente principal de esta vitamina es la luz
solar.
Vitamina E. Su deficiencia podría estar relacionada con una mayor probabilidad de
abortos. Sus fuentes naturales son los aceites de oliva, girasol, maíz y soja, el germen de
trigo, las avellanas, las almendras, el coco, el germen de maíz, la soja germinada y las
nueces.
Ácido fólico. Las elevadas necesidades de esta sustancia se deben a su necesaria
presencia en la síntesis de ácidos nucleicos que se ve considerablemente aumentada por el
elevado ritmo de replicación celular que ocurre en el embarazo. Su deficiencia provoca
anemia megaloblástica en las embarazadas y puede llevar a una malformación nerviosa en el
feto ya que es indispensable para la formación del tubo neural. Sus fuentes naturales son la
levadura de cerveza, la verdura de hoja oscura, los tubérculos, los cereales integrales, los
germinados, las ostras, el salmón y los dátiles.
Vitamina B2. Esta vitamina es importante especialmente durante el tercer trimestre de
gestación cuando se ven disminuidos los niveles en sangre, posiblemente debido a una
mayor transferencia de la madre al feto para cubrir sus necesidades. Sus fuentes naturales
son la levadura de cerveza, el germen de trigo, las almendras, los cocos, los champiñones, el
mijo, el salvado, los huevos y las lentejas.
Calcio y fósforo. Las mayores necesidades de calcio se deben a la calcificación ósea fetal,
sumadas a las necesidades propias de la madre. En cuanto al fósforo hay que tener en
cuenta que nuestra dieta habitual suministra cantidad suficiente de este nutriente. Y en
cuanto al calcio las mejores fuentes naturales son las semillas de sésamo, el salmón, las
sardinas, los granos de soja, la levadura de cerveza, las almendras, los germinados, las
algas, la col rizada y las berzas.
Hierro. Es el nutriente que presenta una mayor demanda, junto a la vitamina D, en la
mujer gestante. Este mineral debe satisfacer las demandas maternas debidas a los
incrementos de tejidos maternos y fetales. En el feto el hierro se necesita para la formación
de moléculas como la hemoglobina, la mioglobina, etc., pero además es necesario formar un
depósito de este mineral para ser utilizado con posterioridad a fin de compensar su baja
presencia en la leche materna. Ahora bien, a pesar de su necesidad hay que tener en cuenta
que durante el embarazo la capacidad de reabsorción de hierro por parte del intestino
aumenta aproximadamente en un 40% por lo que las pérdidas disminuyen de forma
importante. Lo ideal es combinar los alimentos ricos en hierro con vitamina C pues ésta
aumenta la absorción de ese mineral. Sus fuentes naturales son la carne de ternera, las
sardinas, los huevos, la fruta seca -especialmente los higos, las ciruelas y los albaricoques-,
las almendras, la levadura de cerveza, el pan integral, los germinados, la remolacha, el
brécol, las verduras de hoja verde y las algas.
Zinc. Los niveles plasmáticos de zinc descienden con la progresión del embarazo y, por
tanto, siendo una sustancia indispensable para la función inmunitaria se debe considerar el
incremento de su ingesta con la alimentación. Sus fuentes naturales son la ternera, las
ostras, los mariscos, los frutos secos, las zanahorias, el maíz, el tomate, los plátanos, la
levadura de cerveza, las semillas de sésamo, las almendras, los germinados, las algas, la col
rizada y las berzas.
Yodo. A pesar de que los cambios en el embarazo no afectan a sus niveles ni tampoco se
produce un requerimiento mayor es necesario evitar su déficit ya que ello puede provocar
daños fetales irreversibles sobre el sistema nervioso.

(Recuerde en todo caso que tanto el tratamiento a seguir como las dosis son trabajo de un
especialista de la salud y que este artículo sólo tiene carácter orientativo e ilustrativo).

CÓMO ABORDAR ORTOMOLECULARMENTE EL ESTRÉS OXIDATIVO


La energía bioquímica de nuestro cuerpo se concentra en unas pequeñas estructuras
celulares que se llaman mitocondrias y que queman casi todo el oxígeno que respiramos. El
problema es que el mismo elemento que permite nuestra vida, el oxígeno, es el principal
generador de unas sustancias llamadas radicales libres que, según se postula desde 1956 a
partir de la Teoría de Hartmann, serían las auténticas responsables del envejecimiento y de
la mayor parte de los procesos degenerativos. Sustancias absolutamente necesarias porque,
por ejemplo, cuando el cuerpo se moviliza para eliminar agentes infecciosos produce
precisamente una gran cantidad de radicales libres para destruir los virus y bacterias
invasoras. Ahora bien, el problema es que si hay exceso de radicales libres, éstos, cumplida
su función, atacan entonces las células sanas produciendo una peroxidando lipídica
(oxidación de la grasa), dañando las membranas y alterando el código genético hasta que
esas células pierden su capacidad funcional; algunas incluso mueren.
Por otra parte entramos en contacto con sustancias potencialmente productoras de radicales
libres. Las dietas hipercalóricas, el ejercicio físico extremo, la deficiente ingesta de
antioxidantes, los procesos inflamatorios, los rayos ultravioletas, la excesiva concentración de
oxígeno respirado, el consumo de drogas, el humo del tabaco o los metales pesados -entre
otras causas- son responsables exógenos del incremento en el organismo de radicales libres
lo que puede provocar un claro desequilibrio fisiológico que nos lleve a una situación que se
conoce como estrés oxidativo. La explicación es simple: cuando un radical libre "roba" o
"cede" un electrón a un átomo de una molécula para conseguir su propia estabilidad provoca
que "su víctima" se desestabilice y se convierta en un nuevo radical libre que actuará de
manera similar; y así sucesivamente produciendo reacciones en "efecto cascada" o "dominó".
Reacción que continuará mientras haya exceso de radicales libres. ¿Y cómo evitarlo? Pues
mediante los llamados antioxidantes.
En suma, no podemos vivir sin los radicales libres... pero debemos controlarlos. Algo para lo
que basta tomar diariamente los mencionados antioxidantes. Si es con la comida, mejor. Y si
no, con los suplementos adecuados.

LOS RADICALES LIBRES MÁS DAÑINOS


Entre los radicales libres más dañinos se encuentran el óxido nítrico, el superóxido, el
peróxido de hidrógeno, el oxígeno singlete y el peroxinitrito hidroxilo. Se trata de sustancias
que tienen capacidad para dañar el DNA de las células al oxidar su pared lipídica
-provocando con ello graves alteraciones-, modificar algunas funciones enzimáticas, inactivar
mecanismos de defensa, alterar las paredes arteriales, provocar cambios de permeabilidad
en la pared celular, provocar inflamaciones... Y todo ello de forma rápida y en ocasiones
irreversible.
De ahí que hoy sean muchos los científicos que afirman que los radicales libres puede ser
responsables de multitud de patologías. Y de hecho se han asociado en numerosos trabajos
de investigación a muy diferentes dolencias: cardiacas, inflamatorias, inmunológicas, renales,
neurológicas, hepáticas, alérgicas, cáncer... y, por supuesto, al envejecimiento prematuro.
En suma, ante el aumento de factores exógenos que producen radicales libres hoy se hace
indispensable organizar una buena respuesta antirradicalar. Para lo cual disponemos de
mediadores -tanto externos como internos- que en condiciones normales deben permitir
equilibrar la balanza. Nos referimos a los antioxidantes, sustancias que aún en dosis bajas
respecto del sustrato potencialmente oxidable son capaces de retardar o prevenir la
oxidación y cuya acción se centra en la cesión de un electrón y su transformación en un
radical no tóxico.
Ahora bien, dentro del grupo de sustancias antioxidantes debemos diferenciar las que tienen
una procedencia endógena de las que son exógenas y mayoritariamente proceden de los
alimentos.
Eso sí, entre los antioxidantes endógenos hay dos líneas de actuación:
1ª) Determinadas enzimas con actividad antioxidante que regulan los posibles excesos de
oxidación. Las principales son:
-El Superóxido dismutasa (SOD). Capaz de transformar el superóxido (un potente radical
libre) en peróxido de hidrógeno que finalmente es convertido en agua y oxígeno.
-La Glutation peroxidasa. Capaz de evitar la peroxidación lipídica.
-La Catalasa. Transforma el radical superóxido en agua y oxígeno, sobre todo a nivel de los
peroxisomas.
-La Coenzima Q10. Su actividad es fundamental en el sistema de transporte de electrones a
nivel mitocondrial (cadena respiratoria).
Esta primera línea de actuación tiene una actividad reparadora sobre las moléculas dañadas.
2ª) Determinadas proteínas que interceptan y previenen la formación de radicales libres.
Hablamos de proteínas extracelulares unidas a metales (hierro, cobre, etc.) como la
albúmina, la lactoferrina, la transferrina, la haptoglobina, la mioglobina y la ceruloplasmina.
En cuanto a los antioxidantes exógenos -básicamente provenientes de la alimentación y que
trabajan como moléculas suicidas ya que se oxidan al llevar a cabo su labor y de ahí la
importancia de restablecer permanentemente con la comida su presencia- destacan: las
vitamina C y E, los flavonoides, los betacarotenos, el licopeno, minerales como el selenio, el
zinc, el manganeso y el germanio, el indol-3-carbinol, la clorofila, el ácido lipoico, el
betaglucano, los proantocianidinas oligoméricas y las catequinas.

RECOMENDACIONES GENERALES
-Instaure una alimentación balanceada.
-Elimine hábitos dietéticos perjudiciales como el consumo de "comida basura", precocinada,
recalentada o quemada.
-Evite el consumo de tabaco y drogas.
-Evite el consumo excesivo de carnes y sus derivados.
-Limite la ingesta de grasas saturadas.
-Sustituya el azúcar y las harinas refinadas por azúcares y harinas completos.
-Cocine bien los alimentos evitando los fritos, ahumados y quemados.
-Utilice aceite de oliva para cocinar ya que soporta mejor las temperaturas. Aún así éste no
debe nunca quemarse.
-Tome alimentos ricos en ácidos grasos esenciales.
-Evite los aceites vegetales hidrogenados.
-Limite o elimine de su alimentación la leche y sus derivados.
-Evite los aditivos alimentarios.
-Tome abundantes zumos de frutas y jugos de verduras frescas para proporcionar al
organismo una buena cantidad de nutrientes.
-Ingiera a diario verduras de la familia de las crucíferas: col morada, berza, brécol, coliflor,
coles de Bruselas y nabos. Contienen potentes antioxidantes denominados glicosinolatos que
protegen al organismo frente a los radicales libres.
-Haga un ejercicio moderado y adecuado para su estado de salud y edad.
-Evite en la medida de lo posible el estrés.

ALIMENTOS ADECUADOS
Frutas y hortalizas frescas. Está demostrada su eficacia por sus altos contenidos en
sustancias antioxidantes.
Ajo y cebolla. Contienen antioxidantes como el sulfuro de dialilo o la quercitina con
capacidad para bloquear agentes muy activos como las nitrosaminas y las aflatoxinas
relacionadas directamente con los cánceres de estómago, pulmón e hígado.
Tomates. Su poder anticancerígeno reside en el pigmento que le da color: el licopeno. Es dos
veces más poderoso que el betacaroteno como destructor del oxígeno libre.
Cítricos. Contienen carotenoides, flavonoides, terpenos, limonoides y cumarinas que por sí
solas han demostrado neutralizar diferentes tipos de radicales libres.
Té rojo y té verde. De alto poder antioxidante por su riqueza en catequinas.
Pescados azules. Impiden la oxidación lipídica.
Aceite de oliva. Es rico en sustancias antioxidantes (vitamina E) y ácidos grasos
monoinsaturados.
Cereales integrales. La fibra que contienen acelera el tránsito intestinal, retiene y arrastra las
sustancias nocivas.
Germen de trigo. Frena procesos de degeneración celular. Es rico en selenio y zinc,
sustancias que forman parte de la Superóxido dismutasa (SOD).
Nueces de brasil, levadura de cerveza y melaza. Son buenas fuentes de selenio.
Sésamo, azúcar de arce y frutos secos. Son buenas fuentes de zinc.

COMPLEMENTACIÓN
Vitamina A. Actúa como antioxidante específico para las vías respiratorias y las mucosas.
Vitamina C. Protege la membrana celular de la peroxidación lipídica. Inhibe la formación de
nitrosaminas y protege contra el daño producido por sustancias como el monóxido de
carbono, el cadmio, los aldehídos, etc. Es capaz de neutralizar el oxígeno singlete y puede
regenerar la vitamina E oxidada.
Vitamina E. Es el mayor antioxidante liposoluble en el plasma sanguíneo. Su unión al selenio
lo convierte en un antioxidante de primera fila. Protege de la peroxidación lipídica en la
membrana celular y además evita la oxidación de constituyentes celulares esenciales. Es
capaz de neutralizar los efectos del oxígeno singlete. También puede atrapar y eliminar
peróxidos.
Carotenos. Su gran poder antioxidante previene la aparición de muchos tipos de cáncer,
especialmente de pulmón, pecho, estómago y colon. Junto con la vitamina C reduce el riesgo
de displasia cervical y otras lesiones premalignas. Tiene también un papel muy importante
en la prevención de las enfermedades cardíacas y arteriales. Poseen la característica especial
de atrapar el oxígeno singlete y otras especies reactivas del oxígeno. El betacaroteno puede
desactivar también el oxígeno singlete pero con la característica de no dañarse a sí mismo y
ser reutilizable. Uno de esos carotenos, el licopeno, tiene una actividad antioxidante mayor
que el alfacaroteno y el betacaroteno. Evita la oxidación del colesterol LDL y es capaz de
producir regresión en determinadas lesiones. Y otro de ello, la astaxantina, es un muy
potente antioxidante capaz de estabilizar la membrana celular y proteger la piel de los daños
causados por la radiación ultravioleta.
Flavonoides. Hay diferentes clases: flavonoles, flavones, isoflavonas, proantocianidinas,
cumarinas, catequinas, etc. Tienen la capacidad de estabilizar el colágeno y proteger la
vitamina C de la oxidación.
Coenzima Q10. Posee una actividad única como antioxidante ya que se une a las membranas
lipídicas y cualquier radical libre que intente adherirse es capturado y enviado a otro
antioxidante para que lo destruya.
Superóxido dismutasa (SOD). Es una de las enzimas mas importantes para conseguir
eliminar el superóxido, un radical libre muy violento. Todos los SOD son metaloproteínas y
contienen pues metales como el zinc, cobre o manganeso. En función de su unión con el
metal el SOD tendrá específicas características sobre determinados espacios; por ejemplo,
unido al cobre y al zinc está en el espacio extracelular, unido al manganeso está en la
mitocondria, etc.
Zinc, cobre, manganeso, hierro y selenio. Son indispensables porque los tres primeros
forman parte del SOD y el selenio forma de la Glutation peroxidasa, antioxidante con
específica actividad frente al peróxido de hidrógeno.
Ácidos fenólicos. Hay muchos compuestos fenólicos. De hecho los podemos encontrar en
multitud de sustancias en forma de cinarina en las alcachofas, en forma de ácido rosmarínico
en el romero y en forma de ácido gálico en el té verde y el vino tinto así como en los
cereales completos. Sus actividades son diversas ya que pueden actuar como detoxificadores
hepáticos y bloqueadores de algunos radicales libres además de quelar metales como el
hierro para impedir su oxidación.
Metionina. Para obtener el mejor rendimiento debe ser transformado en S-adenosil-L-
metionina (SAM). Es un agente esencial porque actúa en multitud de procesos metabólicos.
Ayuda a eliminar residuos y a formar antioxidantes.
Indol-3-Carbinol. Es una sustancia presente en las paredes celulares de las crucíferas. Es
capaz de inhibir determinadas enzimas con actividad mutagénica.
Proantocianidinas (OPC). Forman parte de la familia de los flavonoides. Son notablemente
mas potentes como antioxidantes que la vitamina C o la vitamina E. Además actúan
sinérgicamente con otros antioxidantes y, lo que es mas importante, son capaces de
atravesar la barrera hematoencefálica por lo que son específicamente determinantes para
proteger al cerebro de los radicales libres.
Betaglucanos. Estas sustancias están presentes en la levadura de cerveza y en algunos tipos
de setas. Su actividad como antioxidante está plenamente reconocida. Hay receptores
específicos del beta-1,3 glucano en la superficie de los macrófagos que producen una
reacción en cadena generando una defensa inmunológica imparable.
Resveratrol. Pertenece a la familia de los OPC (proantocianidinas). Impide la oxidación del
colesterol "malo" o LDL, es capaz de invertir los daños oxidativos que se hayan producido
sobre las paredes arteriales, inhibe la acción de la proteína NK-kappa B que protege a las
células cancerígenas contra las terapias destinadas a destruir radicales libres e inhibe la
acción de la enzima ciclooxigenasa, sustancia vinculada a las mutaciones celulares.
Ácido lipoico. Se trata de un potente antioxidante que protege los glóbulos rojos y los ácidos
grasos. Se considera el "antioxidante universal" porque es liposoluble e hidrosoluble lo que
significa que puede actuar en cualquier parte del organismo. Además de tener sus propias
acciones antioxidantes es capaz de regenerar a la vitamina C y la vitamina E de sus formas
oxidativas.
Catequinas. Pertenecen al grupo de los flavonoides y comparten su actividad antirradicalar.
Su función se centra en inhibir la formación de nitrosaminas e incrementar la acción de la
glutation peroxidasa. Las catequinas mas habituales son la epicatequina, el galato de
epicatequina y la epigalocatequina galato. Están presentes en el té verde.
Fitoles. Forman parte de la clorofila y además de minimizar la absorción de compuestos
oxidantes como las aminas heterocíclicas (en las carnes cocinadas) y la aflotoxinas (un moho
de los cacahuetes) impiden su biodisponibilidad. Además son precursores de vitaminas
antioxidantes.

(Recuerde en todo caso que tanto el tratamiento a seguir como las dosis son trabajo de un
especialista de la salud y que este artículo sólo tiene carácter orientativo e ilustrativo).

LA IMPORTANCIA DE UNA ALIMENTACIÓN ADECUADA EN NIÑOS Y JÓVENES


El pasado 5 de julio el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) dio a conocer
en Annals of Internal Medicine un estudio piloto cuyos resultados aportan las primeras
evidencias "científicas" de algo que ya se sabía: los efectos beneficiosos de la llamada Dieta
Mediterránea. En el estudio se siguió la evolución de 772 personas que si bien no habían
sufrido aún ningún problema cardiovascular tenían alto riesgo de padecerlo debido a que
eran hipercolesterolémicos, hipertensos, obesos, diabéticos o tenían antecedentes familiares
de cardiopatía precoz dejando claro que seguir la llamada Dieta Mediterránea suplementada
con aceite de oliva virgen y/o frutos secos reduce en sólo tres meses la presión arterial y los
indicadores de inflamación de las arterias, el colesterol "malo" o LDL, el nivel de glucemia y
el índice de sensibilidad a la insulina, entre otros.
Este estudio piloto será continuado con un macroestudio titulado Prevención con Dieta
Mediterránea (PREDIMED) que analizará la evolución de 9.000 personas en España durante
los próximos cuatro años y contará con la participación de más de 200 centros de salud de
ocho comunidades autónomas y 17 grupos de investigación españoles incluido un equipo del
Instituto de la Grasa perteneciente al CSIC. El proyecto será coordinado por el especialista
en Medicina Interna del Hospital Clínico de Barcelona Ramón Estruch.
La expresión Dieta Mediterránea fue reseñada por el norteamericano Ancel Keys en 1956
cuando sorprendido por la salud de hierro de los cretenses decidió comparar los hábitos
alimentarios de países tan diferentes como Estados Unidos, Finlandia, Grecia -Creta y Corfú-,
Holanda, Italia, Japón y la antigua Yugoslavia. Y tras diez años de estudios en los que
eliminó variables como la herencia y el medio ambiente llegó a la conclusión de que la
alimentación era el factor principal de la buena salud de los habitantes de Creta y otros
pueblos del Mediterráneo. También descubrió que con este tipo de alimentación la tasa de
mortalidad es menor y los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares se reducen
significativamente al igual que las enfermedades degenerativas además de ser mayor la
expectativa de vida.
Los alimentos típicos de la población mediterránea son el aceite de oliva, los frutos secos, los
quesos y el yogur de leche de cabra y oveja, los tomates, ajos, cebollas, zanahorias y otras
verduras, el pescado, las hierbas aromáticas para condimentar, un poco de vino con las
comidas, mucha fibra a través del pan, la fruta como postre, las hortalizas y las legumbres.
Aunque hay otros factores que contribuyen como cocinar en casa con buenas materias
primas y sin prisa así como conversar con los familiares o amigos mientras comemos o
durante la sobremesa. Sin olvidar una breve siesta.
Dicho esto analicemos más en detalle la Dieta Mediterránea y, sobre todo, qué patrones
alimentarios siguen hoy los niños y jóvenes españoles. A partir de ahí tendremos elementos
de juicio para determinar los errores nutricionales y sus consecuencias.

LA DIETA MEDITERRÁNEA
Aunque existen variedades puede decirse que los principales componentes de la Dieta
Mediterránea son:
Los cereales, legumbres, tubérculos y frutos secos.
Es mejor tomarlos completos y no refinados. Constituyen una buena fuente de energía,
proteínas y fibra. Los frutos secos son ricos en ácidos grasos mono y poliinsaturados por lo
que reducen el colesterol "malo" (LDL) y aumentan el bueno" (HDL). Contienen además los
aminoácidos colina y arginina, este último precursor del óxido nítrico, un vasodilatador
endógeno indispensable. Son asimismo fuente de vitaminas B1, B2, B5, B6, B9 y E,
minerales -calcio, hierro, magnesio, fósforo, zinc, manganeso, cobre y selenio-, factores
antioxidantes (flavonoides, compuestos fenólicos y ácido elágico), fitoesteroles e isoflavonas.

Las frutas y hortalizas.


Muy variadas y disponibles todo el año. Pueden consumirse tanto crudas como cocidas
proporcionando una buena fuente de fibra, vitaminas, compuestos antioxidantes y agua.
Los derivados lácteos fermentados.
Hablamos de las leches ácidas, los yogures y los quesos... pero no de vaca -que contiene
grasa mas saturada- sino de oveja y cabra.
El aceite de oliva.
Antaño se utilizaba como única grasa de cocina y aliño. Tiene un elevado contenido en
ácidos monoinsaturados y agentes antioxidantes como los compuestos fenólicos. Estamos
hablando pues de un compuesto de reconocido efecto protector sobre la función
cardiovascular y con capacidad para elevar las concentraciones de colesterol bueno (HDL).
En cuanto a su uso culinario cabe decir que tiene un sabor y aroma especialmente
agradables y es capaz de aguantar las altas temperaturas mejor que ningún otro aceite.
Los platos básicos.
Hablamos de platos elaborados con cereales, legumbres y verduras que se acompañan con
pequeñas cantidades de pescado, huevos o carnes, normalmente animales de corral (conejo,
pato o pollo) que aportan proteínas de buena calidad y grasa menos saturada en
comparación con otros tipos de carne.
Los conservantes y aderezos.
Los principales son el ajo y la cebolla, alimentos ricos en compuestos antioxidantes,
protectores y, en definitiva, beneficiosos para la salud.
Las bebidas. Antiguamente se bebía sobre todo agua de cebada y horchata de chufa o
arroz. Y se acostumbraba a tomar infusiones. Todas ellas son bebidas remineralizantes y
actividad fitoprotectora.
La mayoría de los alimentos tradicionales de la Dieta Mediterránea constituyen lo que hoy se
ha dado en llamar alimentos funcionales por sus virtudes antioxidantes, anticancerígenas y
protectoras.
Pues bien, actualmente los hábitos alimentarios de los niños y jóvenes españoles se han
visto modificados debido a la tendencia de copiar patrones alimentarios de países que tienen
una alimentación menos evolucionada y saludable que la dieta mediterránea tradicional. Es
lógico pues aconsejar a los padres que sus hijos vuelvan a nuestra alimentación tradicional.

LA ALIMENTACIÓN ACTUAL DE NIÑOS Y JÓVENES


En la actualidad los niños y jóvenes españoles tienen -en general- una alimentación que se
caracteriza por...
...un excesivo consumo de azúcar blanco y sus derivados así como de cereales refinados y
harinas blanqueadas. Auténticos "ladrones" de energía además de vitaminas del grupo B y
minerales -como el calcio- provocan un desequilibrio metabólico y favorecen el aumento del
nivel de triglicéridos en sangre por lo que incrementan el riesgo de padecer arteriosclerosis
además de ser causa de obesidad tanto en niños como en adultos.
Los zumos envasados que llevan además como edulcorante sorbitol no son recomendables
-especialmente en el caso de niños y jóvenes- ya que dificultan la correcta absorción de los
carbohidratos y como consecuencia éstos se muestran más inquietos y nerviosos. Además la
fermentación de ese edulcorante en la parte baja del colon provoca un exceso de gases lo
que no tendría demasiada importancia si no fuera por el uso exagerado que se hace de estas
bebidas consideradas erróneamente un aperitivo sano, fácil de conseguir y con buen sabor.
...una deficiente ingesta de vegetales y frutas en general. Es una conducta generalizada en
los niños y jóvenes que evidencia una clara predilección por otros alimentos por lo que ni
siquiera alcanzan las cifras mínimas recomendables de ellos.
...un elevado consumo de grasas saturadas y aceites fritos. Los jóvenes consumen gran
cantidad de carne, leche y alimentos fritos. Por tanto toman grandes cantidades de grasa
saturada y poca cantidad de ácidos grasos mono y poliinsaturados. Es cada vez más urgente
desterrar la creencia generalizada de que la carne es un alimento indispensable en la dieta
humana. Ésta carece de un importante número de nutrientes esenciales y, sin embargo,
aporta un importante número de gérmenes, parásitos, sustancias tóxicas, hormonas,
subproductos de desecho (urea, ácido úrico etc.), grasa, colesterol, contaminantes químicos
y residuos farmacológicos.
Hace no mucho un grupo de expertos en Nutrición del Hospital Ramón y Cajal de Madrid
elaboró un manual donde se afirma que lo idóneo es consumir como máximo dos raciones
de 100 gramos de carne a la semana. Indicando en el mismo trabajo que así se evitarían
enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo II, obesidad, cataratas y varios tipos de cáncer
además de mantener la salud de las articulaciones y los huesos en mucho mejor estado.
Es sorprendente, por otra parte, que los alimentos más consumidos (90%) por los niños y
jóvenes españoles en el desayuno sean la leche y los dulces. Los dulces contienen grasas
saturadas "trans", responsables de problemas cardiovasculares y obesidad. Y la leche es
responsable -entre otras muchas otras cosas- del aumento de colesterol LDL y de la artritis
reumatoidea juvenil además de ser causa reconocida de asma así como del aumento y
densidad del moco por lo que es retirada siempre que aparecen problemas respiratorios. Es
más, es responsable en un alto porcentaje de casos del estreñimiento en los niños así como
de la eneuresis, muchas alergias y otras respuestas inmunológicas.
...el consumo de comidas rápidas. La característica más relevante de las mismas es su alto
aporte energético y su elevado contenido en grasas saturadas.
Resumiendo, podemos decir que los hábitos alimentarios en los niños y jóvenes españoles se
caracterizan hoy por un excesivo consumo de carnes, azúcares refinados, productos lácteos
y grasas saturadas en detrimento de frutas, verduras, cereales completos y ácidos grasos
esenciales. Y es necesario comprender que la educación que reciben los niños y jóvenes en
materia nutricional es vital no sólo para prevenir graves problemas en el presentes sino en el
futuro. Educarlos bien en este ámbito les garantizará unos hábitos dietéticos saludables
tanto para ellos como para su entorno.

RECOMENDACIONES GENERALES
Suprima o minimice hábitos dietéticos perjudiciales como el consumo de "comida basura".
Evite el consumo excesivo de carnes y sus derivados.
Limite la ingesta de grasas saturadas.
Sustituya el azúcar y las harinas refinadas por azúcares y harinas completos.
Evite los alimentos fritos.
Limite al máximo o elimine de la dieta el consumo de leche y sus derivados.
Evite el consumo excesivo de alimentos envasados y enlatados.
Limite o elimine el consumo de bebidas estimulantes y azucaradas.
Promueva el ejercicio físico.
Asegure una ingesta diaria de vegetales y frutas.
Promueva una dieta rica, variada y equilibrada.
Recuerde que el consumo de dulces debe limitarse y tratar de sustituirlo por alimentos
como los dátiles, pasas, higos secos o, en todo caso, por repostería sin aditivos.

Algunos ejemplos de desayunos alternativos


Yogur de soja y frutos secos triturados.
Cuatro galletas integrales y un vaso de leche de soja.
Un vaso de leche de avena, soja o arroz y una manzana golden.
Una tostada de pan integral o bocadillo con berenjenas y pimientos asados junto con algo
de ajo y aceite.
Una tostada de pan integral o bocadillo con tomate natural, germinados, pipas de girasol y
aceite de oliva.
Jamón cocido sin grasa y una tostada de pan integral con tomate restregado.
Una manzana golden y cuatro rosquilletas integrales.
Un melocotón o un plátano.
Una loncha de jamón serrano sin grasa y una tostada de pan integral con aceite de oliva.
Macedonia de frutas: manzana, pera, piña y cerezas.
Huevo revuelto con verduras (espinacas, espárragos, alcachofas, etc.).
Una tostada de pan integral o bocadillo de lechuga, germinados y tomate aderezado con
aceite de oliva

ALIMENTOS ADECUADOS
Frutas y hortalizas frescas. Contienen gran cantidad de antioxidantes, enzimas y otras
sustancias con actividad protectora además de ser una buena fuente de energía. Su
consumo debe ser diario en forma de zumos frescos, macedonias, ensaladas, verduras y
hortalizas al vapor, al horno o a la plancha.
Frutos secos. Son una fuente indiscutible de energía, calcio, ácidos grasos esenciales y
otros nutrientes. Son un buen desayuno y se pueden acompañar de frutas o de algún cereal.

Sésamo. La gran preocupación de muchos padres es obtener una buena fuente de calcio.
Pues bien, el sésamo está considerado el alimento que mayor cantidad de calcio asimilable
contiene y además es rico en ácidos grasos esenciales, proteínas, lecitina, vitaminas y otros
minerales y oligoelementos.
Germinados. Son ricos en sustancias de gran valor biológico como vitaminas y enzimas.
Son alimentos fáciles de digerir y se asimilan muy bien. Además tienen reconocidas
propiedades terapéuticas ya que estimulan los procesos digestivos, regeneran la flora
intestinal y son antioxidantes, depurativos y remineralizantes conteniendo muchos
nutrientes. Y como proporcionalmente tienen pocas calorías no engordan.
Pescados azules. Su reconocida actividad se debe a los omega-3 (AGE) que contiene. Son
protectores cardiovasculares, antioxidantes y antiinflamatorios.
Aceite de oliva. Es rico en sustancias antioxidantes (vitamina E) y en ácidos grasos
monoinsaturados.
Cereales integrales. Proporcionan una buena fuente de vitaminas del grupo B, minerales y
fibra. Todos los alimentos mencionados en esta lista tienen un especial interés por su
intervención decisiva en el crecimiento tanto en la etapa infantil como en la adolescencia.
Cabe añadir que en la actualidad, como consecuencia de las modernas formas de agricultura
y de hábitos dietéticos y funcionales inadecuados -los niños comen en general deprisa y
mastican mal- así como por el entorno medioambiental -lleno de contaminantes domésticos
e industriales- por muy equilibrada y sana que sea una dieta no siempre se cubren con ella
las necesidades específicas en esta etapa. Ahora bien, recuerde que ha de ser un profesional
de la salud quien determine si un niño debe o no ingerir suplementos atendiendo a sus
características y circunstancias específicas.

(Recuerde en todo caso que tanto el tratamiento a seguir como las dosis son trabajo de un
especialista de la salud y que este artículo sólo tiene carácter orientativo e ilustrativo).
CÓMO AFRONTAR ORTOMOLECULARMENTE LA INTOXICACIÓN QUÍMICA DEL
ORGANISMO
Sabemos que la salud depende de diferentes factores: una alimentación equilibrada, un
estilo de vida sano, una genética favorable y, hoy más que nunca, un medio externo poco
nocivo. Algunos de ellos pueden ser modificados por el hombre como la alimentación y el
estilo de vida mientras la genética resulta determinante y difícil de modificar. El medio
externo, en cambio, es relativamente modificable porque depende de factores políticos,
económicos, sociales, etc. Por eso en este texto trataremos de concienciar al lector sobre la
urgente necesidad de exigir cambios que promuevan la mejora de las condiciones de nuestro
entorno a la vez que intentaremos enseñarle a desintoxicar su organismo.
Se prevé que entre el 2007 y el 2008 entre en vigor el REACH -acrónimo en inglés de
Registro, Evaluación y Autorización de Sustancias Químicas-, norma promovida en el año
2003 por la Comisión Europea a la que la industria química puso todo tipo de trabas e
impedimentos. De hecho la propuesta presentada inicialmente por la comisión creada al
efecto era muy ambiciosa ya que apostaba por la protección total prohibiendo cualquier
sustancia química peligrosa mediante la aplicación de lo que se dio en llamar el Principio de
Sustitución. La idea, en suma, era obligar a las industrias químicas a sustituir todas las
sustancias extremadamente peligrosas por alternativas más seguras. Por desgracia, sin
embargo, lo que veremos plasmado en breve plazo no tendrá nada que ver con la propuesta
inicial debido a la presión ejercida por las industrias norteamericanas y europeas.
Para concluir con esta introducción y con el fin de acercarnos a la inmediata realidad que nos
espera basta añadir que a pesar de los esfuerzos el texto que se aprobará permite, aún
reconociendo su peligrosidad, utilizar determinadas sustancias si se demuestra que pueden
ser "controladas". La cuestión que se plantea es cómo la industria va a demostrar el
"control" sobre esas sustancias. Porque, aún pareciendo aventurado, se puede demostrar la
imposibilidad de conseguir tal control.
Cuando se analiza la toxicidad de una sustancia y se demuestra su inocuidad porque no ha
mostrado efectos en los parámetros diseñados no significa que la sustancia esté libre de
toxicidad y efectos sobre otras áreas. Además es muy complicado asegurar la inocuidad o
baja toxicidad de una sustancia ya que hay multitud de elementos que pueden alterar los
resultados como el tiempo de exposición, el tiempo que tardan en evidenciarse los efectos,
los daños que se miden, etc.
Los daños de determinadas sustancias en humanos son siempre diferentes porque dependen
de la individualidad bioquímica, la edad, el sexo, el estado de salud, la vía de entrada, la
capacidad de excreción, el tipo de vida, las sustancias nocivas ya acumuladas, etc., pudiendo
todo ello cambiar significativamente los resultados de cualquier prueba a la que se someta.
Además muchos científicos y especialistas en esta materia coinciden en asegurar la falta de
ensayos rigurosos y la dificultad que entraña reconocer los daños que varias sustancias
unidas pueden provocar cuando se acumulan en nuestro organismo. Un ejemplo de la
dificultad para obtener ensayos cuya conclusión sea segura para la población es lo que
sucede con el almizcle sintético policíclico (HHCB), sustancia presente en numerosos
champús y perfumes. Los ensayos toxicológicos apuntan que la toxicidad aguda de esta
sustancia es muy baja pero se ha demostrado que resulta altamente peligrosa a largo plazo
porque actúa alterando la función endocrina interfiriendo en la señal de los estrógenos, la
testosterona y las hormonas tiroideas.
Ha habido innumerables esfuerzos por parte de la comunidad científica tendentes a
presionar sobre el documento final que vaya a aprobarse como el Llamamiento de París de
mayo de 2004 en el que un nutrido número de científicos alertó del elevado número de
cánceres infantiles que aparecen hoy en los países industrializados así como del alarmante
aumento de la infertilidad masculina como consecuencia de la contaminación química. O la
Declaración de Praga de junio de 2005 donde un grupo de más de 120 científicos
denunciaban y ponían sobre la mesa las cifras alarmantes de alteraciones hormonales,
reproductivas y degenerativas denunciando la situación crítica en la que nos encontramos
(lea en nuestra web lo publicado en la sección de Reportajes en los números 58 y 59). Dicho
esto, como quiera que la legislación que en unos años entrará en vigor no va a resolver el
problema lo mejor es asumir nosotros mismos -en la medida de lo posible- nuestra
protección. Y para ello es necesario estar informados. Hablemos pues de las principales
sustancias peligrosas así como de algunos aditivos autorizados en España cuya utilización
pueden comportar riesgos para el organismo y, por último, sobre el etiquetado de algunos
productos.

Almizcles sintéticos
Como el HHCB -mas conocido como Galaxolide- o el AHTN -o Tonalide-. Son sustancias que
se utilizan en los perfumes, colonias, cremas, champús, etc. Se pueden encontrar restos de
estas sustancias en diferente medios: en la atmósfera, en el mar, en el agua de lluvia, etc.
Pueden afectar al sistema nervioso y a la función hormonal y provocar alteraciones de la
función reproductiva. Aunque lo más alarmante es que se desconoce qué alteraciones puede
provocar unidos a otras sustancias químicas. Además se acumula en el organismo ya que es
difícil de eliminar.

Alquilfenoles y bisfenol
Se utilizan como detergentes de uso doméstico e industrial así como en maquillajes,
perfumes, tintes para el pelo, champús, gel de ducha... Y están presentes en plaguicidas, en
algunos plásticos de uso doméstico, en los envases de comida precocinada, en latas de
refresco, etc., así como en algunas prendas. Una vez utilizados los podemos encontrar en las
aguas de los ríos o en la tierra. Además, al ser degradados se generan nuevas sustancias,
algunas de ellas más activas, que se pueden acumular en diferentes especies acuáticas.
Son lo que se llama disruptores endocrinos, es decir, sustancias químicas que alteran la
función del sistema endocrino una vez instalados en el cuerpo. De hecho pueden provocar
alteraciones espermáticas, abortos y alteraciones fetales relacionadas con el sistema inmune
y nervioso. Además se asocian a diferentes tipos de cáncer.

Benzofenonas
Están presentes en las cremas solares, barnices, cosméticos, envases de papel, cartón (como
los embalajes para las pizzas). En algunos casos las altas temperaturas o la congelación
pueden provocar el paso de estas sustancias a los alimentos.
Son también disruptores endocrinos y además se les relaciona con el síndrome de fatiga
crónica y la fibromialgia.

Bifenoles policlorados (PCBS)


Son sustancias cuya composición química es parecida a la de las dioxinas. Se producen como
consecuencia de la combustión de materia orgánica. Además permanecen en el agua y la
tierra durante mucho tiempo.
Se han encontrado restos en el jamón curado, en el pollo y en el queso. También están
presentes en los plaguicidas, fungicidas y herbicidas.
Está demostrado que estas sustancias -al igual las dioxinas- tienen reconocidos efectos
cancerígenos aun en dosis bajas. Además alteran las funciones hormonal, cardiaca e inmune.

Compuestos bromados
Hay diferentes tipos de compuestos bromados pero todos tienen características comunes en
cuanto a su acción. Se acumulan en el medio ambiente -ríos, lagos, tierra, etc.- y en el ser
humano. Se pueden encontrar en muy diversos aparatos eléctricos y en el polvo de las
moquetas.
Tienen capacidad para alterar los sistemas nervioso, endocrino y reproductivo.

DDT
Se trata de un conocido insecticida organoclorado prohibido en España desde 1977. Es una
sustancia que no se degrada y permanece largo tiempo en distintos medios. Además, como
se mantiene en los tejidos grasos y no se elimina, la propia cadena alimentaria hace que
aumente el nivel de esta sustancia ya que se suma el nivel de DDT dentro de la cadena de
un animal a otro hasta llegar al ser humano.
Un estudio del grupo de investigación en medio ambiente y salud de la Universidad de Las
Palmas de Gran Canaria ha confirmado "la elevada presencia de este contaminante en
nuestro organismo". Datos, según dichos expertos, extrapolables a toda España. Y aún más:
han descubierto en casi la mitad de la población canaria DDT inalterado; o, lo que es lo
mismo, población expuesta a esta sustancia recientemente.
El DDT esta relacionado con alteraciones degenerativas, hemáticas, cambios en el ADN,
disfunciones inmunológicas, etc.

Otros compuestos organoclorados


Es el caso de las dioxinas, los furanos y algunos pesticidas persistentes como el aldrín, el
dieldrín, el lindano, metoxicloro y el endosulfan.
Su peligrosidad está directamente relacionada con la vía de entrada en el cuerpo humano, su
capacidad para permanecer estable y para fijarse en medios grasos.
Sucede como en el caso anterior: una vez introducidos en la cadena alimentaria aumentan
en cada eslabón su dosis letal.
Producen alteraciones de tipo neurológico, digestivo, hormonal, hepático y renal. Estas
sustancias están relacionadas con algunos tipos de cáncer.

Formaldehído
Esta sustancia es un gas volátil que se utiliza en multitud de industrias como desinfectante y
fertilizante, en materiales de construcción, pinturas, papel, plásticos, cosméticos y materiales
aislantes. Además también se produce como consecuencia de la combustión de los coches,
cigarros, etc.
Puede provocar en quienes lo inhalan de forma continuada cáncer de nariz y garganta así
como alteraciones dermatológicas.

Ftalatos (DEHP)
Se utilizan sobre todo en la industria plástica. Son altamente peligrosos. De hecho la Unión
Europea retiró de forma urgente algunos tipos de ftalatos pero seguimos expuestos a ellos
porque están dispersos en nuestro entorno: en casa, en los juguetes, en los cosméticos, en
el material médico, etc.
Producen daños en las mucosas además de alterar las funciones hepática, renal y hormonal.

Metales pesados
Se trata de sustancias realmente peligrosas porque nuestro organismo no está preparado
para eliminarlas y, por tanto, pasan a formar parte de nuestro medio interno con el riesgo
que ello conlleva. Hablamos de metales como el mercurio, el plomo, el arsénico o el cadmio.
Algunas se han utilizado hasta hace muy poco y otras se siguen utilizando de forma
incontrolada o sin darle la importancia que como residuo peligroso tienen.
Se utilizan en los aditivos para pinturas, en los textiles, en muchos productos ignífugos y en
utensilios domésticos. También aparecen en la atmósfera como consecuencia de la
incineración de desechos industriales y la combustión de los coches.
El mercurio, en función de la vía expuesta al mismo, puede provocar alteraciones de la
mucosa, de la piel, irritación e infección de las vías respiratorias, astenia, anorexia,
alteraciones digestivas e intestinales, irritabilidad del sistema nervioso, etc. Y en casos
graves puede conducir a la muerte.
El plomo produce cefaleas, molestias osteoarticulares, cambios en la conducta, alteraciones
de la función intestinal, infertilidad, impotencia, alteraciones nerviosas, etc.
El cadmio es teratogénico, es decir, puede provocar malformaciones en el feto y alterar la
función renal y hepática.
En cuanto al arsénico está relacionado con el cáncer de vejiga, riñón, hígado, pulmón y piel.

Parabenos
Los parabenos se obtienen del ácido hidroxibenzoico y se utilizan en multitud de productos
cosméticos, farmacéuticos y alimentarios. Dentro de este grupo se incluyen los etil, metil,
propil y butil parabenos además del benzoato de sodio.
Estas sustancias se hicieron "famosas" como consecuencia del revuelo que suscitó el trabajo
de un grupo de científicos de la Universidad de Reading (Gran Bretaña) cuya coordinadora,
la doctora Phillippa Darbre, reconocía haber encontrado "niveles suficientemente elevados de
esta sustancia en los tejidos de 20 mujeres con cáncer de mama".
Aunque no se puede probar de forma directa la causa-efecto la doctora Darbre está
convencida de que "los desodorantes pueden encontrarse en el origen de numerosos casos
de cáncer de mama".

Hidrocarburos bromados
Son los polibromobifenoles (PBB), el bromodifenil éter (BDE) y el polibromo difenil éter
(PBDE), entre otros. Son sustancias producidas químicamente que se utilizan en plásticos,
aparatos de televisión, telas, etc. Aunque en Estados Unidos no se fabrican ya desde 1976 su
presencia en el agua, la atmósfera y el suelo permanece inalterada ya que son sustancias
muy estables y en los animales y seres humanos se fijan en el medio graso por lo que
también resulta difícil su eliminación.
Pueden producir astenia, anorexia, alteraciones cutáneas y dolores generalizados, entre
otros síntomas. En animales de laboratorio está demostrado que producen cáncer.

Aditivos alimentarios
En España hay autorizados 300 aditivos alimentarios (BOE 12/1/96, BOE 22/1/96 y BOE
22/3/97). Hablamos de "toda sustancia que, sin constituir por sí misma un alimento ni
poseer valor nutritivo, se agrega intencionadamente a los alimentos y bebidas en cantidades
mínimas con objeto de modificar sus caracteres organolépticos o facilitar o mejorar su
proceso de elaboración y/o conservación".
Dicho lo cual lo primero que habría que preguntarse es si se justifican. Porque todo indica
que no es así al menos en el caso de los colorantes sintéticos. De hecho en los países del
norte de Europa están prohibidos casi todos y en Estados Unidos sólo hay autorizados
nueve. En cambio en España los autorizados son ¡veintiocho! ¿Por qué?
Hoy se sabe que pueden ser poco recomendables. Basta analizar algunos para comprobarlo:
-La Tartrazina (E-102). Se ha relacionado con el asma y las crisis recurrentes de migrañas
siendo además responsable de algunas alergias.
-El Amaranto (E-123). Está prohibido en Estados Unidos desde la década de los 70 del
pasado siglo. Es una sustancia liberadora de histaminas y, por tanto, produce reacciones
alérgicas.
-La Eritrosina (E-127). Es productora de alergias y altera la función de la glándula tiroides.
-El Negro Brillante (E-151). Es un colorante artificial que produce alergias y en combinación
con algunas bacterias intestinales puede provocar graves daños.
-El Marrón FK (E-154). Puede provocar alteraciones renales y linfáticas.
-El Amarillo naranja (E-110). Tiene reacción cruzada con la aspirina, es generador de alergias
y está relacionado con el cáncer.
-Además de los señalados hay otros que también pueden ser peligrosos -así se sospecha al
menos- como los E-122, E-124, E-133, E-171 y E-173, entre otros.
En cuanto a los conservantes -usados para prevenir la proliferación de microorganismos
potencialmente peligrosos en los alimentos- hay motivo para dudar de la efectividad de
algunos, no suficientemente probada. Conllevan pues riesgos para la salud. Son los casos
de:
-El Benzoato (E-212). Puede producir alergias y urticaria.
-El Nitrato de Sodio (E-251). Produce alteraciones en la función vascular.
-La Hexametilenotetramina (E-239). Puede provocar alteraciones gastrointestinales y
mutagénicas.
-El Tiabendazol (E-233). Puede provocar alteraciones renales y hepáticas.
Los conservantes que van del E-221 al E-227 son peligrosos para los asmáticos. Además hay
otros a considerar como los: E-210, E-211, E-213, E-215, E-217, E-220 al E-228, E-230 al E-
233, E-236 y E-248 al E-252.
En cuanto a los edulcorantes se obtienen por diversos procesos químicos a partir de distintas
sustancias o de productos vegetales. Algunos pueden tener diferentes contraindicaciones
como es el caso del sorbitol que, en grandes cantidades, produce irritación gástrica y
diarrea.
Sin embrago, el uso de estas sustancias es creciente dado el interés por reducir la ingesta de
calorías en los países desarrollados. Y ello supone un riesgo para la salud ya que a altas
dosis todos ellos ejercen efectos secundarios indeseables.
Hay dos tipos de edulcorantes: los de volumen -de dulzor similar o ligeramente inferior al del
azúcar- y los intensos, de potencia muy superior. Los edulcorantes de volumen son el
sorbitol, el manitol, el isolmalt, el maltitol, el lactitol y el xilitol. Se encuentran en los
vegetales aunque en cantidades muy pequeñas y su absorción intestinal es más lenta por lo
que la energía que aprovecha el organismo es la mitad de las del azúcar para la misma
cantidad ingerida. Pero no dejan de tener un alto contenido energético -son alcoholes- y
además si el consumo diario sobrepasa los 20 gramos pueden causar diarrea o flatulencia.
Los edulcorantes intensos son diferentes tanto respecto a los anteriores como entre sí ya
que su naturaleza química y su potencia son distintas. Unos son naturales y otros no. Los
más conocidos son:
-La sacarina. No es asimilada por el organismo por lo que se elimina por completo.
-El aspartamo. Se trata de una dipéptido producto de la combinación de dos aminoácidos: el
ácido aspártico y la fenilalanina. Está contraindicado en los enfermos de fenilcetonuria.
-Los ciclamatos. Se sintetizan a partir del benceno. Los más utilizados son el ciclamato de
sodio, el del calcio y el ácido ciclámico. Se comercializan también mezclados con sacarina,
aspartamo o acesulfam K ya que son sinérgicos con ellos.
-El acesulfam K. De estructura similar a la sacarina su dulzor es algo menor que la de ésta.
-La neohesperidina Es un producto derivado de una molécula presente en la corteza de los
cítricos, especialmente de las naranjas amargas. Se usa mucho para potenciar el olor de
alimentos y bebidas.
-La taumatina. Es una proteína natural que se extrae del fruto de un árbol africano, el
Thaumatococcus danielii. Como el anterior, potencia aromas en los alimentos.
Hay estudios que indican que los edulcorantes intensos presentan riesgo de padecer
alteraciones nerviosas, pueden provocar aumento del apetito y en animales de
experimentación han provocado efectos cancerígenos en altas dosis. Pueden además
provocar dolor de cabeza y excitación nerviosa.

PROBLEMAS DE IDENTIFICACIÓN
Cabe añadir que uno de los problemas más graves con los que se encuentran los
consumidores es la dificultad de identificar los colorantes, conservantes y aditivos que se
hallan en un producto al leer sus etiquetas. Debería exigirse claridad a ese respecto y que se
pudiese conocer no sólo qué lleva cada producto sino la cantidad de los mismos así como
sus interacciones. Un ejemplo es la que se produce con los llamados ácidos grasos "trans"
que se generan a partir de la hidrogenización de los aceites vegetales. Sorprende por ello
que las autoridades no obliguen a indicar en el etiquetado la cantidad de grasas "trans" que
contiene un preparado.

RECOMENDACIONES GENERALES
-Lea las etiquetas de los alimentos envasados.
-Evite el consumo de tabaco, café, alcohol y drogas.
-Limite el consumo de carnes y sus derivados.
-Limite la ingesta de grasas saturadas.
-Evite los alimentos precocinados.
-Asegúrese de ingerir suficientes vegetales y frutas, a ser posible de cultivo biológico.
-Sustituya el azúcar y las harinas refinadas por azúcares y harinas completos.
-Evite los aceites vegetales hidrogenados.
-Evite, en la medida de lo posible, los aditivos alimentarios.
-Tome abundantes zumos de frutas y jugos de verduras frescas.
-Beba suficiente agua -esto es muy importante- ya que es el diluyente universal.
-Utilice cúrcuma como colorante natural ya que tiene propiedades depurativas, antioxidantes
y hepatoprotectoras.

ALIMENTOS ADECUADOS
Frutas y hortalizas frescas: tienen una reconocida acción lixiviante y ayudan a eliminar
sustancias tóxicas.
Ajo, rábanos y cebolla: contienen sustancias con capacidad para atrapar agentes activos
potencialmente patógenos.
Cereales integrales: la fibra que contienen tiene capacidad para acelerar el tránsito
intestinal y arrastrar sustancias nocivas.
Diente de león: tiene una actividad depurativa incuestionable y es capaz además de
favorecer la liberación de sustancias tóxicas por parte del hígado y riñones.
Cáscara de psillium (plántago ovata): su fibra, además de favorecer la limpieza del
intestino, impide la absorción de algunas sustancias no recomendables. De hecho se han
llevado a cabo estudios con animales en la que la planta ha demostrado su eficacia para
impedir los daños producidos por la ingesta de aditivos alimentarios.
Limón: es un potente depurativo, reparador y alcalinizante del organismo.

COMPLEMENTACIÓN
Algas kelp, espirulina y chlorella. Actúan como potentes agentes desintoxicantes ya que
absorben las toxinas circulantes en el intestino. Estudios hechos por el Instituto de Ciencias
de la Salud y Medioambiente de Japón demostraron que inhiben la absorción de dioxinas
acelerando su excreción fecal. También son potentes neutralizadores de metales pesados
como el cadmio, mercurio, paladio y plomo.
Vitamina A, grupo B, zinc y selenio. Actúan neutralizando diferentes sustancias tóxicas y
promoviendo una buena actividad hepática.
Indol-3-carbinol. Presente en las crucíferas es una sustancia que promueve la
detoxificación del hígado y del intestino.
Glutation (cisteína, ácido glutámico y glicina). Como hemos podido observar a lo largo de
esta exposición muchas sustancias tóxicas se acumulan en las grasas lo que dificulta su
eliminación; sin embargo, gracias al glutation esto puede cambiar ya que al unirse a una
sustancia tóxica pasa a ser hidrosoluble y así favorece su excreción.
NAC (N-acetil-cisteina), glicina, metionina y vitamina C. Son indispensables para estimular
la síntesis de glutation. El NAC en particular es un buen quelador de metales pesados.
Glicina. Actúa como detoxificador hepático.
Ácido glutámico y ácido aspártico. Elimina el exceso de amoníaco.
L-Histidina. Facilita la eliminación de los metales pesados, sobre todo cuando va unido a la
vitamina C.
L-Lisina. Es muy recomendable y efectivo cuando existe intoxicación por plomo.
SAM (S-adenosil-L-metionina). Potencia la producción de cisteína, un aminoácido que,
como hemos visto antes, forma parte del glutation.
Taurina. Es eficaz en la eliminación de metales pesados como el cadmio y el cisplatino.
Factores lipotrópicos (metionina, colina, inositol y betaína). Estos factores nos garantizan
la detoxificación hepática ya que actúan como auténticos "barrenderos de grasas" en el
hígado.
Vitamina C: interviene en los procesos de detoxificación de algunas sustancias peligrosas
como el cadmio, el mercurio, el plomo y el DDT.

Fuentes consultadas en Internet:


www.cima.org.es
www.greenpeace.es
www.wwf.es
www.fao.org
www.aditivosalimentarios.com
www.europa.eu
www.ecologistasenacccion.org
LA HIPERPERMEABILIDAD INTESTINAL PUEDE PROVOCAR O
AGRAVAR NUMEROSAS
PATOLOGÍAS

La media tonelada de alimento que -aproximadamente- ingiere cada persona en un año sirve
no sólo de combustible para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo sino también para
reconstruir o reparar los daños que a lo largo de la vida se producen en el organismo. Y
aunque el alimento se procesa a lo largo de todo el sistema digestivo en este artículo vamos
a centrarnos en la actividad del intestino delgado y, sobre todo, en los trastornos derivados
de las alteraciones en la permeabilidad intestinal ya que en la actualidad estos trastornos son
causa de un importante número de patologías. Veamos pues primero de manera somera
cómo es y qué actividades lleva a cabo el intestino delgado y por qué razón su eficacia es de
tan vital importancia.
El intestino delgado es un largo tubo retorcido que une el estómago con el intestino grueso.
Su superficie interior es de aproximadamente 18,6 m2 y, por tanto, diez veces mayor que la
superficie total de la piel. De hecho puede llegar a los 100 m2 si consideramos las pequeñas
vellosidades que sobresalen del revestimiento intestinal. Y si bien son muchas las estructuras
presentes en esta parte del aparato digestivo vamos a centrarnos sólo en aquellas que son
de vital importancia para el tema que nos ocupa.
La pared del intestino delgado tiene varias capas, entre ellas la mucosa -la que más nos
interesa- que corresponde a la parte más interna. Y dentro de ella hay diferentes zonas,
como el epitelio, donde se alojan las vellosidades que son estructuras en forma de dedos
que aumentan la superficie interna y cuya principal función es la absorción. También
encontramos células con actividad inmunitaria y células con actividad para secretar o
sintetizar diferentes sustancias. Tal es su estructura. Veamos pues ahora cuál es su función y
porqué debemos prestarle la atención debida.
El intestino delgado participa en diferentes actividades. Así,
-Interviene en muchas reacciones inmunitarias. De dos formas. Por un lado, mediante una
inmunidad no específica mediada por diferentes sustancias -como los jugos gástricos que
poseen propiedades bactericidas gracias a su acidez-, el propio movimiento del intestino -que
facilita la eliminación rápida de sustancias peligrosas-, el mantenimiento de una flora
intestinal equilibrada -donde las bacterias saprófitas o beneficiosas impiden la proliferación
de las bacterias patógenas o el propio desequilibrio de las saprófitas- y, por último,
diferentes sustancias que eliminan la acción de elementos patógenos. Y por otro,
disponemos de unas defensas específicas donde intervienen los linfocitos B y T, células
especializadas en la producción de anticuerpos y de las placas de Peyer, formaciones que
tienen la capacidad de reconocer y absorber antígenos y provocar respuestas inmunitarias
específicas.
-Participa en la digestión de los alimentos transformando grandes moléculas complejas en
otras más pequeñas y simples.
-Y, finalmente, selecciona la absorción de las sustancias digeridas. Este acto se lleva a cabo
en las vellosidades del intestino que se encargan de permitir el paso desde el intestino a la
sangre de todos los nutrientes necesarios (vitaminas, aminoácidos, grasas, etc.). Es a lo que
se denomina permeabilidad intestinal y el hecho de que cada día pasen por el intestino
delgado alrededor de 11,5 litros de alimentos digeridos, líquidos y secreciones
gastrointestinales, y que sólo se eliminan por las heces unos 100 ml diarios nos da una idea
del trabajo que realiza esta parte del aparato digestivo.
En suma, las paredes intestinales son permeables con el fin de permitir o impedir el paso de
diferentes sustancias. Por consiguiente actúa de vehículo o de freno según el tipo de
sustancia que pretenda atravesar sus paredes.
Hasta hace no mucho se pensaba que esta actividad era realmente efectiva pero nada más
alejado de la realidad. Hoy se sabe que incluso en individuos sanos el intestino delgado no
siempre es eficaz y ello se debe a que su capacidad depende de multitud de factores. Las
infecciones intestinales, los productos tóxicos, el alcohol, los antiinflamatorios no
esteroideos, los antibióticos, las dietas desequilibradas, determinadas bacterias que se
encuentren en clara ventaja numérica respecto de su situación normal y que se adhieren al
epitelio provocando inflamación del mismo, lesiones y la liberación de sustancias tóxicas
(colibacilos, estafilococos, estreptococos, etc…), son responsables de una permeabilidad
intestinal alterada.
También debemos contar con el abuso que en nuestra sociedad occidental se hace de los
productos cárnicos y grasas saturadas, de la cafeína, de los azúcares simples y de los
aditivos -responsables todos ellos de la alteración de la flora intestinal- así como del
consumo de aguas contaminadas y alimentos en mal estado. Obviamente el problema
comienza cuando las paredes del intestino se inflaman como consecuencia de cualquiera de
las razones expuestas y se convierten en paredes hiperpermeables.
Pues bien, hay que decir que la hiperpermeabilidad intestinal está relacionada con muy
diferentes patologías: la enfermedad de Crohn, la giardiasis, la candidiasis crónica, el asma,
la artrosis, la artritis reumatoide, la espondilitis anquilosante, las alergias e intolerancias
alimentarias, el síndrome de intestino irritable y otras enfermedades consideradas
autoinmunes.
Y el problema no acaba ahí. Porque cuando el intestino está inflamado es incapaz de
procurar una absorción adecuada de los nutrientes y, por tanto, se convierte en el
responsable de deficiencias nutricionales potencialmente peligrosas. Además en esas
condiciones se dañan determinadas enzimas y otras sustancias con actividad detoxificadora
sobre el intestino lo que empeora la situación y a su vez sobrecarga la actividad
detoxificadora del hígado y las necesidades energéticas del organismo por lo que aparece la
fatiga, se altera la función inmunitaria propia de las paredes intestinales -y, por ende, su
capacidad-, se favorecen las infecciones -ya que permiten el paso de bacterias y virus de
forma indiscriminada- y se permite el paso de alimentos mal digeridos que son causa de
numerosas alergias e intolerancias alimentarias.
Cabe señalar en todo caso que la situación contraria también es responsable de alteraciones
ya que una permeabilidad intestinal minimizada puede ser causa de mala absorción y
provocar deficiencias nutricionales a pesar de que la ingesta de alimentos sea la adecuada.

RECOMENDACIONES GENERALES
Para evitar los problemas mencionados hay pues que:
Masticar y ensalivar bien los alimentos.
Tratar de eliminar -si se conoce- la causa de las posibles inflamaciones intestinales.
Evitar o eliminar el consumo de alcohol y picantes.
Evitar el café ya que los componentes que le dan su aroma son especialmente irritantes de
la mucosa intestinal; incluso cuando es descafeinado.
Evitar el excesivo consumo de carnes, grasas y sus derivados.
Evitar la "comida basura".
Asegurarse una buena ingesta de vegetales y frutas.
Sustituir el azúcar blanco y las harinas refinadas por azúcares y harinas completos. El
azúcar blanco, en particular, es irritante de la mucosa y favorece la proliferación de bacterias
como la Helicobacter Pylori.
Aumentar el consumo de fibra, sobre todo de tipo soluble.
Ingerir alimentos ricos en enzimas digestivas para mejorar la degradación de los mismos.
Evitar aquellos alimentos que actúen irritando las paredes intestinales.
Evitar los alimentos fritos ya que generan sustancias irritantes para el intestino como la
acroleína y el ácido butírico.
También se debe evitar la leche ya que la lactosa que contiene no es bien digerida por
muchas personas produciéndolas irritación y disbacteriosis.

ALIMENTOS ADECUADOS
Aguacate. Es suavizante, desinflamatorio y protector de la mucosa.
Ajo. Es un antibiótico natural que permite el reequilibrio de la flora intestinal normal. La
ligera irritación que produce su ingesta estimula la producción de prostaglandinas
antiinflamatorias que protegen la mucosa gástrica. Lo adecuado es comenzar por una
pequeña cantidad e ir aumentándola progresivamente.
Alfalfa. Contiene enzimas que mejoran los procesos digestivos y combaten las
fermentaciones.
Alimentos probióticos. Ayudan a reequilibrar la flora bacteriana intestinal.
Alimentos ricos en fibra. Presente en frutas, verduras y hortalizas.
Arándanos. Son importantes en casos de disbacteriosis intestinal.
Arroz integral. Es un normalizador del tracto intestinal.
Avena. Aporta fibra soluble y es protectora y normalizadora del tránsito intestinal. Es
recomendable tomarla en copos.
Calabaza. Protectora de la mucosa.
Cebolla. Actúa como antibiótico natural sobre las bacterias que pueden afectar al aparato
digestivo respetando la flora bacteriana normal.
Col. Es antiinflamatoria de la mucosa gástrica por su contenido en glutamina.
Preferiblemente debe tomarse cruda en jugo fresco. Se deben tomar varias cucharadas al día
con el estómago vacío, 10 minutos antes de las comidas.
Cúrcuma. Es importante por su acción antibacteriana.
Germinados. Contribuyen a regenerar la flora intestinal alterada.
Granada. Es antiinflamatoria de la mucosa.
Manzana. Contiene fibra y taninos que desinflaman la mucosa digestiva.
Membrillo. Es antiinflamatorio de la mucosa gástrica. Se recomienda utilizarlo cocido y en
forma de puré.
Miel. Es cicatrizante y puede actuar frente a determinados gérmenes como el Helicobacter
Pylori.
Papaya. Además de ser rica en papaína (enzima digestiva) ejerce también una acción
antiséptica contra numerosos gérmenes patógenos.
Piña. Contiene bromelaína, que facilita la digestión de las proteínas.
Tapioca. Tiene capacidad suavizante, desinflamatoria y regeneradora de la mucosa intestinal.

Zanahoria. Por su contenido en pectina y betacaroteno mantiene en buen estado la


mucosa intestinal.

COMPLEMENTACIÓN
Fibra: tiene capacidad para reducir la presencia de toxinas bacterianas en el tracto
intestinal.
Probióticos (lactobacillus, bifidobacterias y algunos cocos gram positivos): facilitan la
producción y aumento de la biodisponibilidad de vitaminas como las B1, B2, B6, B12,
nianina, biotina, ácido fólico y ácido pantoténico, y tienen una decisiva actividad
antimicrobiana y restauradora de la mucosa intestinal dañada. Son capaces de inhibir el
crecimiento de la Candida Albicans, la E. coli y otras bacterias peligrosas. La cepa de
Bulgaricus LB-51 es responsable de restaurar la capacidad funcional del sistema inmune
dependiente de la mucosa intestinal.
Enzimas digestivas: responsables de la degradación de grandes moléculas en otras más
pequeñas y digeribles; además tienen actividad antiinflamatoria y favorecen la eliminación de
sustancias tóxicas.
FOS (fructooligosacáridos): son el alimento perfecto para la flora intestinal pues la protege
favoreciendo su equilibrio -sobre todo del tipo Bífidus- impidiendo el crecimiento de
organismos patógenos.
L-Glutamina: es especialmente eficaz para tratar las infecciones intestinales y la excesiva
permeabilidad intestinal. Su actividad aumenta si va unida a la L-arginina.
Vitamina A: actúa neutralizando diferentes sustancias tóxicas y promoviendo una buena
actividad de la mucosa intestinal.
Indol-3-Carnibol: promueve la detoxificación del hígado y del intestino.
Vitaminas del grupo B: son indispensables para el mantenimiento de la mucosa intestinal y
de la salud del aparato digestivo ya que intervienen en la absorción y metabolismo de los
hidratos de carbono, los lípidos y las proteínas.
LA IMPORTANCIA DE UTILIZAR ADECUADAMENTE LOS
MICRONUTRIENTES

Que la Nutrición Ortomolecular actúa tanto a nivel preventivo como terapéutico es un hecho
constatado. Como está comprobada su eficacia. Sin embargo algunas veces no se alcanzan
los resultados esperados y la razón suele ser multifactorial ya que hablamos de Bioquímica y
si bien todos necesitamos los mismos nutrientes no los requerimos en las mismas dosis. Las
razones que pueden interferir en los resultados son pues múltiples y están relacionadas con
nuestra forma de vida, nuestra alimentación, nuestra capacidad orgánica y nuestra genética
así como por el impacto que el medio ambiente ejerce sobre nosotros. Por consiguiente es
obvio que los resultados de un tratamiento pueden ser muy distintos en función del individuo
y de su medio.
En un tratamiento ortomolecular es importante la sinergia entre los nutrientes y la de éstos
con los fármacos que se consumen, su biodisponibilidad, la forma de administración y hasta
el momento en el que se ingieren. Así, los minerales y vitaminas deben tomarse con las
comidas... pero las vitaminas liposolubles (A, D, E, F y K) deben ingerirse con alimentos
grasos. Los suplementos de enzimas también deben ingerirse con las comidas o al final de
las mismas. En cuanto a los aminoácidos deben tomarse una hora antes o dos horas después
de comer. Los probióticos y las algas, en cambio, se deben tomar de 30 a 60 minutos antes
de la ingesta alimenticia.
Es importante señalar asimismo que debe ser un profesional cualificado el que decida la
dosificación, el plazo y la forma de tomar todos los nutrientes. Aún así, el espectro de
seguridad de las vitaminas y minerales es amplio ya que se necesitan dosis muy altas en
circunstancias normales para provocar problemas.
Dicho lo cual, veamos qué debemos tener en cuenta caso a caso:

LA VITAMINA A
La vitamina A es liposoluble -es decir, soluble en la grasa- y por tanto puede almacenarse en
el organismo. Y se encuentra:
A) Concentrada en ciertos alimentos de origen animal como el hígado, los aceites de
pescado o la grasa de los productos lácteos con el nombre de retinol, forma que puede ser
utilizada directamente por el organismo.
B) En vegetales como las zanahorias, el perejil, el diente de león, las espinacas, el brécol, la
lechuga y las frutas de color amarillo en forma de carotenos siendo los más conocidos los
betacarotenos. Se trata de sustancias que se trasforman en vitamina A en el intestino y el
hígado. Se consideran por eso pro-vitamina A.

Principales funciones
Protege contra las infecciones manteniendo las mucosas en un estado óptimo.
Es indispensable para una buena salud ocular.
Mantiene en estado saludable la piel y el cabello.
Favorece el buen estado de las mucosas.
Mantiene en buenas condiciones los huesos y dientes.
Previene la anemia y favorece el crecimiento en los niños.
Mejora la síntesis de las proteínas.
Ayuda a controlar el nivel de estrógenos.

Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad


Hay diversos factores que pueden interferir en la absorción y aprovechamiento del caroteno
y la vitamina A. Entre otras,
Una intensa actividad física realizada en las cuatro horas siguientes a tomarla.
El consumo de aceite mineral.
Demasiada ingesta de hierro.
El abuso del alcohol.
Los desórdenes gastrointestinales y hepáticos.
Las infecciones de cualquier tipo.
Cualquier condición en la que el conducto biliar es obstruido (limitar la capacidad corporal
para retener y usar la vitamina A).
Enfermedades como la nefritis crónica, el hipertiroidismo y las infecciones respiratorias
graves (causan una masiva pérdida de vitamina A).
Enfermedades que impiden su absorción como la colitis ulcerosa, la cirrosis hepática o la
obstrucción de los conductos hepáticos.
Enfermedades que interfieren en la conversión del caroteno en vitamina A como la
diabetes mellitus y el hipotiroidismo.
El consumo de algunos fármacos. Son los casos de la cortisona, la colestiramina -para
reducir el colesterol- y la colchicina -para la gota- y de antibióticos como la neomicina ya que
limitan la absorción de los betacarotenos, el licopeno y la vitamina A.

Dosis recomendadas
Dependiendo del fin que se persiga, entre 5.000 y 75.000 UI diarias.

Unidades de medida
1 microgramo de retinol corresponde a 6 microgramos de betacaroteno.
1 microgramo de retinol corresponde a 12 microgramos de otros precursores del caroteno.
1 microgramo de retinol son 3,33 UI.
1 microgramo de betacarotenos son 10 UI.
(El microgramo es la millonésima parte del gramo. Y UI corresponde a las siglas de Unidad
Internacional)

Toxicidad
La ingesta de vitamina A en forma de retinol por encima de 10.000 UI diarias durante mas
de seis meses o de 25.000 UI durante un mes puede dar lugar a una intoxicación. No sucede
lo mismo sin embargo en el caso de los carotenos que se pueden consumir en cantidades
altas sin riesgo para la salud. Lo que sí podría producir es una ligera pigmentación amarilla
de la piel que desaparecería con la suspensión de la ingesta.
Los síntomas de una intoxicación por exceso de retinol de carácter leve son náuseas,
vómitos, piel seca, diarrea, pérdida de pelo, piel escamosa e irritada y, en los casos más
graves, fragilidad ósea, aumento del tamaño del hígado y bazo, menstruaciones irregulares,
visión borrosa, etc. Cuando se suspende la ingesta desaparecen todos los síntomas.

Precauciones
Los ácidos grasos poliinsaturados actúan en contra de la vitamina A por lo que si se toman
cantidades superiores a 400 UI de vitamina E diarias se necesitan al menos 10.000 UI de
vitamina A en forma de retinol para evitar el desequilibrio entre ambas.
Las mujeres que utilizan anticonceptivos orales ven aumentados sus niveles de esta
vitamina por lo que sus requerimientos serán menores.
Es importante señalar que los carotenoides forman un grupo nutritivo que actúa de forma
similar a como lo hace el complejo B. Su valor terapéutico puede depender incluso del
eslabón más débil en la cadena y una sobrecarga de uno podría comprometer el trabajo de
los demás.

Nutrientes sinérgicos
La vitamina A, como el resto de los micronutrientes, necesita para su correcta absorción ir
acompañada de otras sustancias. En este caso son las vitaminas del grupo B -como
preservadoras de la vitamina A almacenada-, la vitamina C -que evita la oxidación de la
misma y ayuda a prevenir los efectos perjudiciales en caso de intoxicación-, la vitamina E
-que actúa como antioxidante-, la vitamina F, la vitamina D, la colina, el calcio, el fósforo y el
zinc.

LA VITAMINA B1 (Tiamina)
También conocida como Tiamina se trata de una vitamina hidrosoluble, es decir, soluble en
agua. Y como todas las vitaminas del complejo B su exceso se elimina por la orina por lo que
ha de ser consumida diariamente ya que no se almacena. Se la conoce como "la vitamina del
estado de ánimo" por su efecto beneficioso sobre el sistema nervioso y la actitud mental. Es
absorbida en el intestino delgado y transportada por vía circulatoria al hígado, riñones y
corazón donde se combina con otros elementos -entre ellos, el manganeso y algunas
proteínas- para, mediante su conversión en enzimas activas, desdoblar los carbohidratos en
azúcares simples y, a partir de ahí, producir energía.
Las mejores fuentes naturales de vitamina B1 son la mayor parte de los vegetales, el
salvado, la avena, el cacao, la levadura de cerveza, los cacahuetes, el arroz integral y el trigo
entero.

Principales funciones
Participa en el metabolismo de los carbohidratos y en su conversión en energía.
Mantiene en buen estado el sistema nervioso y los músculos.
Mejora la capacidad mental y de aprendizaje.
Evita la acumulación de grasa en las paredes arteriales y así mantiene en buen estado el
corazón.
Es coadyuvante en el tratamiento del Herpes Zoster.
Resulta eficaz contra los mareos.
Favorece la digestión de algunos alimentos, sobre todo azúcares, almidón y alcohol.

Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad


El consumo de café, tabaco y alcohol.
El alcoholismo crónico.
El abuso de azúcares refinados y harinas blancas.
El consumo de antiácidos y sulfamidas.
El consumo elevado de ostras y pescado crudo (contienen tiaminasa, una enzima que
destruye la vitamina B1).
La carencia en el organismo de folatos.
Los diuréticos, el colapso cardíaco congestivo y la retención de líquidos. Agotan la vitamina
con rapidez.

Dosis recomendadas
Dependiendo del fin que se persiga, entre 50 y 600 mg.

Toxicidad
No se han descubierto efectos tóxicos graves con el empleo de esta vitamina; de todos
modos, en dosis muy elevadas se han dado raros casos donde aparecen síntomas de exceso:
edema, temblores, herpes, nerviosismo y aceleración de los latidos cardíacos.

Precauciones
Ya que su acción es sinérgica las vitaminas del grupo B son más potentes juntas que si se
usan separadamente por lo que es recomendable que en el caso de ingerir una vitamina de
este grupo ésta vaya acompañada siempre de un complejo B completo.

Nutrientes sinérgicos
Las vitaminas C y E, las del complejo B -especialmente las vitaminas B2, B3 y B6,
manganeso y azufre.

LA VITAMINA B2 (Riboflavina)
La vitamina B2 o Riboflavina es hidrosoluble y fácilmente absorbible. Y como todas las del
grupo B debe ser ingerida regularmente porque no se almacena en el organismo. Es
absorbida en el intestino delgado y transportada luego por la sangre a todos los tejidos.
Junto a otras sustancias participa en la metabolización de los lípidos, las proteínas y los
carbohidratos. Tinta la orina de color amarillo brillante -casi naranja- indicando de manera
inocua que el elemento ha sido absorbido.
Se encuentra sobre todo en el queso, los huevos y los vegetales de hoja verde, entre otros
alimentos.

Principales funciones
Es un nutriente esencial para los tejidos oculares (alivia la fatiga ocular) y dérmicos.
Participa en el crecimiento y la reproducción.
Mantiene en buen estado las membranas y mucosas del sistema respiratorio.
Colabora con determinadas enzimas en la utilización del oxígeno celular.
Ayuda al buen estado de la piel, uñas y cabellos.
Favorece la eliminación del dolor en labios, boca y lengua.

Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad


El uso de anticonceptivos.
El consumo de estrógenos.
El consumo de sulfamidas.
La ingesta excesiva de alcohol y tabaco.
La ingesta de antidepresivos tricíclicos y antipalúdicos (para que la vitamina B2 sea útil
debe transformarse en flavina mononucleótido y esos fármacos inhiben parcialmente ese
proceso).

Dosis recomendadas
Dependiendo del fin que se persiga, entre 50 y 1.000 mg.

Toxicidad
No se conocen efectos tóxicos pero en dosis elevadas puede producir sensación de
entumecimiento y picazón en la piel.

Precauciones
El consumo de elevadas cantidades de vitamina B2 puede producir una mala absorción de la
vitamina B1 o tiamina y de la vitamina B6 o piridoxina.
Nutrientes sinérgicos
La vitamina C y las demás vitaminas del grupo B, en especial la B3.

VITAMINA B3 (Niacina)
También llamada niacina o ácido nicotínico, niacinamida o nicotinamida, vitamina PP o factor
PP. Se trata una sustancia hidrosoluble. Nuestro organismo es capaz de sintetizarla a partir
del aminoácido L-triptófano... salvo cuando la persona tiene deficiencias de vitaminas B1, B2
y B6.
Está presente sobre todo en el germen de trigo, la levadura de cerveza, el pan integral, las
carnes blancas, los huevos, los pescados, los dátiles, los higos, el aguacate, la mantequilla
de cacahuete, el café torrefacto y las ciruelas pasas.

PRINCIPALES FUNCIONES
Es indispensable para la producción de energía.
Mantiene en buen estado los tejidos y mucosas del sistema digestivo además de aliviar las
alteraciones gastrointestinales.
Favorece la circulación y reduce la presión arterial.
Previene y alivia los dolores de cabeza (migrañas).
Es imprescindible para la síntesis de las hormonas sexuales.
Está implicada en la elaboración de cortisona, insulina y tiroxina.
En la Enfermedad de Menière ayuda a reducir los síntomas de vértigo.
Es indispensable para una buena salud del cerebro y del sistema nervioso porque
colabora, entre otras cosas, en la síntesis de algunos neurotransmisores implicados en el
sueño.
Reduce el nivel de colesterol y los triglicéridos.

Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad


El consumo excesivo de azúcar, almidones o antibióticos.
Las bebidas alcohólicas.
El consumo de somníferos y de drogas alucinógenas.
Los fármacos utilizados para la tuberculosis (inhiben la conversión de triptófano en
niacina).

Dosis recomendadas
Dependiendo del fin que se persiga, entre 200 y 2.500 mg.

Toxicidad
Algunas personas notan cierto picor, sofocos, sensación de quemazón y enrojecimiento de la
piel (rubor debido a la liberación de histamina y que aparece entre 15 y 30 minutos después
de ingerirla) pero sólo cuando se toma en forma de niacina. Efectos que se pueden
contrarrestar tomando un equivalente igual de Inositol con el estómago lleno. No ocurre eso
en cambio cuando se ingiere como nicotinamida o niacinamida.
Podría producir daño hepático pero sólo si se tomara en grandes cantidades (a partir de 3
gramos diarios).

Precauciones
Debe tomarse siempre con el estómago lleno pues de lo contrario aparecerán molestias e
incluso espasmos gastrointestinales.
No debe suministrarse en dosis ortomoleculares a quienes padezcan úlcera
gastroduodenal, glaucoma o diabetes.
Consumir fármacos hipotensores conjuntamente con esta vitamina puede bajar la tensión
arterial.
No debe utilizarse en pacientes tratados con inhibidores de la HMG-CoA Reductasa
(hipolipemiantes tipo lovastatina, pravastatina o simvastatina).

Nutrientes sinérgicos
La vitamina C y las demás vitaminas del grupo B, especialmente B1 y B2.
LA IMPORTANCIA DE UTILIZAR ADECUADAMENTE LOS MICRONUTRIENTES (II)
Como ya explicamos el pasado mes la Nutrición Ortomolecular actúa tanto a nivel preventivo
como terapéutico y está comprobada su eficacia pero a veces no se alcanzan los resultados
esperados y la razón es multifactorial. Por otra parte, si bien todos necesitamos los mismos
nutrientes no los requerimos en las mismas dosis. El resultado de una terapia ortomolecular
depende de muy diversos factores: la forma de vida, la alimentación, la capacidad orgánica y
genética, el impacto del medio ambiente... Por otra parte, es importante la sinergia entre los
nutrientes y la de éstos con los fármacos que se consumen, su biodisponibilidad, la forma de
administración y hasta el momento en el que se ingieren. Por eso debe ser un profesional
cualificado el que decida la dosificación, el plazo y la forma de tomarlos aunque el espectro
de seguridad sea muy amplio ya que en circunstancias normales se necesitan dosis muy
altas de vitaminas y minerales para provocar problemas.
Debemos añadir que cuando los bioquímicos empezaron a aislar sustancias encontraron
diecisiete hidrosolubles -es decir, solubles en agua- que fueron inicialmente consideradas
vitaminas del grupo B y cuyo nombre se otorgó precisamente en función del orden en el que
se fueron descubriendo. Sin embargo con el tiempo se constataría que algunas no lo eran y
esa calificación se mantuvo sólo para las vitaminas B1 (Tiamina), B2 (Riboflavina), B3
(Niacina), B5 (Ácido Pantonténico), B6 (Piridoxina), B8 (Biotina), B9 (Ácido Fólico), B10
(PABA), B12 (Cobalamina), B13 (Ácido Orótico), B15 (Ácido Pangámico) y B17 (Amigdalina)
perdiendo la "condición" las B4 (Adenina), B7 (Colina), B11 (Carnitina), B14 (Xantopterina) y
B16 (Inositol).
Como el lector habitual recordará en el número pasado hablamos de las vitaminas A, B1, B2
y B3. En esta ocasión nos ocupamos de las vitaminas B5, B6 y B9 comentando de paso algo
sobre las inicialmente llamadas vitaminas B4, B7 y B8.

LA VITAMINA B4
La llamada vitamina B4 no existe. Inicialmente se denominó así a la Adenina antes de
saberse que en realidad esta sustancia es, junto a la citosina, timina, uracilo y guanina, una
de las bases nitrogenadas derivadas de la purina que forma parte de los nucleótidos, es
decir, de las piezas elementales de los ácidos nucleicos. Algunos autores han querido por ello
asignar ese nombre a la colina -otra sustancia del grupo de las vitaminas B- aunque no
existe consenso para ello. De hecho hay empresas que comercializan cloruro de colina como
aditivo para la alimentación de aves y cerdos llamándola vitamina B4.

LA VITAMINA B5
(Ácido Pantoténico, D-Pantotenato de Calcio, Pantenol, Factor Bios o Vitamina W)
Soluble en agua, las mejores fuentes naturales de vitamina B5 -también llamada Ácido
Pantoténico, D-Pantotenato de Calcio, Pantenol, Factor Bios o vitamina W- son la jalea real,
el germen de trigo, el pan completo, los cereales, la levadura de cerveza, las hortalizas, el
salvado, los vegetales de hoja verde, los frutos secos y las melazas crudas aunque también
está presente en la carne. El problema es que gran parte se pierde en el procesamiento y
refinado de los alimentos pero afortunadamente el organismo puede sintetizarla a partir de
la flora bacteriana intestinal.
Principales funciones
-Esencial para la conversión de grasa y azúcares en energía.
-Es indispensable para la formación de anticuerpos.
-Ayuda al mantenimiento de los patrones normales de crecimiento y desarrollo del sistema
nervioso central.
-Vital para el buen funcionamiento de las glándulas adrenales.
-Necesaria para la normalización del proceso digestivo.
-Ayuda a cicatrizar las heridas.
-Previene la fatiga.
-Necesaria para la utilización del PABA (ácido para-aminobenzoico) y la colina.
-Minimiza el efecto tóxico de algunos antibióticos.
-Facilita la utilización de otras vitaminas como la riboflavina.
-Favorece el buen estado de la piel, cabello y mucosas.
-Se cree -aunque no está suficientemente probado- que restablece el color de los cabellos
blancos.

Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad


-La cafeína, el alcohol, el vinagre y el bicarbonato.
-El congelado y enlatado de los alimentos.
-El refinado de las harinas.
-El consumo de sulfamidas, somníferos y estrógenos.
-El estrés y el esfuerzo físico excesivo.

Dosis recomendadas
La dosis diaria para un adulto es de 10 mg pero en Nutrición Ortomolecular se puede llegar a
1.000 mg dependiendo de la situación y alteraciones a tratar.

Toxicidad
En dosis superiores a 2.000 mg diarios puede producir leves diarreas.

Nutrientes sinérgicos
Las demás vitaminas del complejo B (en especial B6, B9 y B12), la vitamina C y el azufre.

LA VITAMINA B6
(Piridoxina, Piridoxal, Piridoxinal, Piridoxamina o Ácido Piridóxico)
Se trata en realidad de un grupo de sustancias íntimamente relacionadas -piridoxina,
piridoxal y piridoxamina- que intervienen en multitud de procesos básicos del organismo.
Solubles en agua, el cuerpo las elimina a las ocho horas de su ingesta lo que debe tenerse
en cuenta en casos de ayuno y dietas de adelgazamiento. La vitamina B6 es también
conocida por eso como Piridoxina, Piridoxal, Piridoxinal, Piridoxamina y Ácido Piridóxico.
Se encuentra presente en la levadura de cerveza, el salvado y el germen de trigo, la alfalfa
germinada, las nueces, la soja, las lentejas, el melón, el repollo, el hígado de ternera y el
pescado.

Principales funciones
-Regula el sistema nervioso vegetativo.
-Interviene en el metabolismo de las proteínas.
-Es indispensable para que la homocisteína se transforme en cisteína o taurina. Sin unos
niveles adecuados de vitamina B6 este aminoácido no podrá formar dichas sustancias; y no
podemos olvidar que la homocisteína, en cantidad elevada, causa daños a la mucosa de las
arterias.
-Está presente en la transformación de aminoácidos en determinados neurotransmisores
como la serotonina -que estimula el sistema nervioso y favorece el sueño- y la dopamina.
-Está implicada en la transformación del glucógeno.
-Influye en casi todos los procesos químicos por los que pasan los ácidos grasos destacando
su participación en la formación de prostaglandinas.
-Junto a otras vitaminas del grupo B regula los niveles de colesterol.
-Facilita la eliminación de cálculos biliares e impide la formación de cálculos renales por
oxalatos.
-Está relacionada con la formación de hemoglobina lo que la convierte en un factor
antianémico.
-Se ha demostrado eficaz junto a la vitamina B3 para tratar a niños hipercinéticos.
-Es eficaz en el Síndrome del Túnel Carpiano (algunos estudios sugieren que impide que el
nervio irritado transmita las señales de dolor) además de aliviar síntomas como el dolor, el
hormigueo, la rigidez, etc.
-Un estudio publicado en febrero de 1998 en el Journal of the American Medical Association
(JAMA) sugiere que la ingesta de folato y vitamina B6 -por encima de lo que se suele
recomendar habitualmente- podría ser una estrategia importante para prevenir las
enfermedades coronarias en las mujeres.
-Reduce los espasmos musculares nocturnos y los calambres. -Funciona como diurético
natural.

Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad


-El congelado y enlatado de los alimentos.
-El refinado de las harinas.
-Las dietas hiperproteicas.
-La presencia de hierro.
-El uso prolongado de penicilinas, estrógenos, quimioterapia o radioterapia (produce su
déficit).
-Los fármacos utilizados para tratar la tuberculosis (provocan su pérdida).
-Los antimetabolitos de la piridoxina (el más activo es el 4-desoxipiridoxina que tiene
capacidad para bloquear el efecto de la vitamina y producir signos y síntomas de
deficiencia).

Dosis recomendadas
No son recomendables dosis superiores a 500 mg pues en algunos casos puede causar
desórdenes neurológicos.

Toxicidad
Su toxicidad es baja no desencadenando efectos farmacodinámicos notorios tanto tras su
suministro oral como por vía intravenosa. Aun así puede aparecer nefrotoxicidad después de
un consumo prolongado de dosis superiores a 200 mg de piridoxina al día.

Precauciones
Está contraindicada en los pacientes que toman levodopa ya que inhibe la actividad de ésta.

Nutrientes sinérgicos
El complejo de vitaminas del grupo B (especialmente las B1, B2 y B5), la vitamina C, el
potasio, el magnesio, el sodio y el zinc.
LA VITAMINA B7
(Colina o vitamina J)
La llamada vitamina B7 -conocida también como Colina y como vitamina J- se sintetiza en el
hígado y juega un papel importante en el metabolismo de las grasas y en la transmisión de
impulsos nerviosos. Se encuentra en los alimentos, bien formando parte de otros
compuestos, bien en forma libre. Las fuentes alimentarias más destacables son el hígado, la
soja, la yema de huevo, la carne, la leche y los cacahuetes así como la lechuga y las coles.

Principales funciones
-Participa en múltiples reacciones metabólicas.
-Está presente en las membranas celulares en forma de lecitina o fosfatidilcolina, sustancia
que juega un papel importante en el metabolismo de las grasas ya que facilita su transporte
desde el hígado a las células.
-Forma parte de otros compuestos de gran importancia como la acetilcolina, neurotransmisor
esencial para el buen funcionamiento del sistema nervioso.

Dosis recomendadas
En Nutrición Ortomolecular se llegan a utilizar de 250 a 2.000 mg.

Toxicidad
Su empleo prolongado y de forma aislada puede provocar deficiencias de B6. A pesar de ello
no existen efectos secundarios graves ni síntomas de intoxicación con dosis de hasta 5
gramos diarios, cifra a partir de la cual pueden aparecer trastornos gástricos, diarreas o
náuseas.

Precauciones
-Puesto que hace aumentar el fósforo en el organismo deberá considerarse la posibilidad de
ingerir calcio para obtener un adecuado balanceado.
-No es recomendable su ingesta si se padece enfermedad maniaco depresiva.

Nutrientes sinérgicos
La vitamina A, las demás vitaminas del complejo B (en especial las B5, B9 y B12), el inositol
y el ácido linoleico.

LA VITAMINA B8
(Biotina, Biocitina, coenzima R o vitamina H)
Indispensable para que las enzimas realicen su función, la vitamina B8 -también conocida
como Biotina, Biocitina, coenzima R o vitamina H- interviene como coenzima en la síntesis y
en el metabolismo de las proteínas, los carbohidratos y las hormonas además de participar
en la formación de ácidos grasos y colesterol así como en la obtención de glucosa y algunos
aminoácidos. Está presente en numerosos alimentos, especialmente en los de origen animal.
Sobre todo en las vísceras (hígado y riñón), los huevos (la yema) y la leche y sus derivados
(queso, yogur, cuajada). También es una excelente fuente la levadura de cerveza.

Principales funciones
-Imprescindible para funciones metabólicas como la gluconeogénesis, la lipogénesis, la
biosíntesis de ácidos grasos, el metabolismo del propionato y el catabolismo de aminoácidos
de cadena ramificada.
-Interviene en la síntesis y en el metabolismo de las proteínas, los carbohidratos y las
hormonas.
-Participa en la formación de ácidos grasos y colesterol así como en la obtención de glucosa
y algunos aminoácidos.
-Básica para la piel pues su déficit puede dar lugar tanto a dermatitis como a la aparición de
alopecia.

Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad


-Los daños en la flora intestinal. -La ingesta de sulfamidas, estrógenos y alcohol.
-La avidina, glucoproteína presente en la clara de huevo cruda, evita su absorción.
-El estar ligada a proteínas limita su disponibilidad.

Dosis recomendadas
El buen estado de la flora intestinal juega un papel fundamental a la hora de dotar al
organismo de una cantidad suficiente de esta vitamina cuyos requerimientos diarios se
pueden establecer entre 250 y 300 microgramos. En dosis terapéuticas ortomoleculares se
han usado dosis de hasta 100.000 microgramos.

Toxicidad
Se desconoce. Se han llegado a utilizar hasta 10.000 microgramos en bebés sin efectos
secundarios adversos.

Nutrientes sinérgicos
Las vitaminas A y C, las demás del complejo B (en especial las B2, B3, B5 B6, B9 y B12) y el
azufre.

LA VITAMINA B9
(Ácido fólico, Folacina o PGA)
La vitamina B9 (igualmente llamada ácido fólico, folacina o PGA) es una de las vitaminas más
importantes siendo absorbida en el tracto gastrointestinal y almacenada en el hígado. Se
encuentra presente en los vegetales de hoja verde oscuro, melón, albaricoques, calabazas,
aguacates, alubias, trigo integral, harina oscura de centeno, levadura de cerveza, germen de
trigo, soja, endibias, hígado y yema de huevo.

Principales funciones
-Participa en la duplicación de los glóbulos rojos (su carencia conduce a un tipo de anemia
denominada megaloblástica).
-Es indispensable en el metabolismo de los ácido nucleicos (ADN y ARN).
-Favorece la actividad hepática.
-Ayuda a regular los niveles de histamina en el cuerpo.
-Interviene en la formación de algunos neurotransmisores, entre ellos la serotonina -que
regula el estado de ánimo y el sueño- y la noradrenalina.
-Favorece el apetito al aumentar la secreción de ácidos gástricos además de facilitar la
digestión.
-Aumenta la secreción de leche materna.
-Combate los parásitos intestinales.
-Junto al ácido pantoténico y el PABA (ácido para-amino-benzoico) retrasa la aparición de las
canas.
-Es esencial para prevenir la espina bífida en el período embrionario.
-Puede reducir el riesgo de enfermedad cardiaca ya que disminuye el nivel de homocisteína
en sangre, compuesto relacionado con la cardiopatía isquémica.
-Parece proteger de los cánceres de colon, pulmón y cuello de útero.

Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad


-La ingesta continuada de alcohol y tabaco.
-La ingesta de altas dosis de vitamina C.
-Los metales pesados pues destruyen la vitamina B9.
-No se debe tomar simultáneamente con enzimas pancreáticas ya que entonces se unen
formando compuestos insolubles.
-Puede dificultar su absorción el consumo habitual de ácido acetil salicílico (aspirina),
antiinflamatorios no esteroideos, anticonceptivos orales, fármacos para el tratamiento de la
leucemia, estrógenos, antiácidos, anticonvulsionantes, fármacos contra la malaria y fármacos
hipolipemiantes.

Dosis recomendadas
La vitamina B9 carece prácticamente de efectos secundarios salvo en dosis muy elevadas
(superiores a 15 mg) ya que entonces pueden aparecer náuseas, edema, irritabilidad, etc.
Por otro lado, en dosis superiores a 400 microgramos diarios podría enmascarar los síntomas
de la anemia perniciosa. En Nutrición Ortomolecular se utilizan hasta 30.000 microgramos.

Toxicidad
Puede dar lugar a alguna reacción alérgica.

Nutrientes sinérgicos
Las demás vitaminas del complejo B (en especial las B5, B8 y B12) y la vitamina C.

LA IMPORTANCIA DE UTILIZAR ADECUADAMENTE LOS MICRONUTRIENTES (III)


Como ya explicamos en los pasados meses de enero y febrero la Nutrición Ortomolecular
actúa tanto a nivel preventivo como terapéutico y está comprobada su eficacia pero a veces
no se alcanzan los resultados esperados y la razón es multifactorial. Por otra parte, si bien
todos necesitamos los mismos nutrientes no los requerimos en las mismas dosis. El resultado
de una terapia ortomolecular depende de muy diversos factores: la forma de vida, la
alimentación, la capacidad orgánica y genética, el impacto del medio ambiente... Por otra
parte, es importante la sinergia entre los nutrientes y la de éstos con los fármacos que se
consumen, su biodisponibilidad, la forma de administración y hasta el momento en el que se
ingieren. Por eso debe ser un profesional cualificado el que decida la dosificación, el plazo y
la forma de tomarlos aunque el espectro de seguridad sea muy amplio ya que en
circunstancias normales se necesitan dosis muy altas de vitaminas y minerales para provocar
problemas.
Como el lector habitual recordará en los dos números pasados hablamos ya de las vitaminas
A, B1, B2, B3, B5, B6, B8 y B9 comentando de paso algo sobre las inicialmente llamadas
vitaminas B4 y B7. En esta ocasión nos centramos en las vitaminas B10, B12, B13, B15 y B17
y en las llamadas vitaminas B11, B14 y B16.

LA VITAMINA B10 (PABA o Ácido para-amino-benzoico)


La vitamina B10 o PABA (Ácido para-aminobenzoico) es un cofactor hidrosoluble natural de
las vitaminas del grupo B por lo que aún se discute su calificación como vitamina propia. En
todo caso se trata de un antioxidante capaz de neutralizar el oxígeno singlete y de bloquear
los efectos nefastos de los rayos ultravioleta. Además estimula la flora intestinal permitiendo
la producción de vitamina B9 que, en contrapartida, ayuda a la producción de vitamina B5.
Como coenzima actúa en la ruptura y utilización de proteínas y en la formación de los
glóbulos rojos. Uno de los síntomas de su déficit es la aparición prematura de canas. Son
fuentes naturales los cereales integrales y la levadura de cerveza.

Principales funciones
-Actúa en la ruptura y utilización de proteínas y en la formación de glóbulos rojos.
-Parece ralentizar -e incluso, en determinadas circunstancias, invertir- los entrecruzamientos
en las proteínas estructurales de los tejidos conjuntivos como el colágeno. En este último los
fenómenos de glucación responsables de tales entrecruzamientos parecen desempeñar un
papel primordial en el desarrollo de enfermedades fibrosas como la enfermedad de La
Peyronnie, la contractura de Dupuytren o la esclerodermia. Y lo mismo sucede con las
enfermedades cutáneas como la dermatitis herpetiforme o el vitíligo. En todos estos casos, la
utilización del PABA demostró efectos beneficiosos.
-Favorece la fluidez de las membranas celulares.
-Refuerza la flexibilidad de las articulaciones.
-Incrementa el suministro de oxígeno a los tejidos corporales.
-Devuelve el color inicial a los cabellos blancos entre el 10 y el 25% de los casos.

Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad


-El excesivo consumo de alcohol.
-El procesado de los alimentos.
-El consumo de estrógenos y antibióticos.

Dosis recomendadas
Las dosis ortomoleculares oscilan entre 100 y 1.000 mg.

Toxicidad
La toxicidad del PABA es baja pero altas dosis consumidas durante largos periodos de tiempo
pueden ser perjudiciales para el hígado, el corazón y los riñones siendo los síntomas más
usuales la aparición de náuseas, vómitos, picores y sarpullidos en la piel.
Su ingesta está contraindicada con la de metotrexato (mexato), sustancia empleada contra
el cáncer y otras patologías. No debe tampoco consumirse conjuntamente con sulfonamidas
ya que inhiben la actividad de éstas.

Nutrientes sinérgicos
Las demás vitaminas del complejo B (en especial las B5 y B9) y la vitamina C.

LA VITAMINA B11 (Carnitina)


Otra "vitamina" inexistente ya que se denominó así a la carnitina, un aminoácido no esencial
sintetizado a partir de la lisina que se encuentra de forma abundante en las células cardiacas
y musculares. La carnitina degrada los depósitos de grasa para usarla como energía con el
movimiento además de favorecer la captación de oxígeno. Actualmente se usa para regular
el metabolismo de los lípidos así como en las patologías cardíacas y circulatorias. Está
presente sobre todo en la carne y el pescado así como en la leche. No debe usarse en
pacientes con hipotiroidismo ya que esta sustancia ralentiza el trabajo de la glándula tiroides.

VITAMINA B12
(Cobalamina, Cianocobalamina, Eritronina, Hidrocobalamina o Zooferina)
También llamada Cobalamina, Cianocobalamina, Eritronina, Hidrocobalamina o Zooferina es
la única vitamina que contiene un mineral en su composición: el cobalto. Las mayores
concentraciones están en el hígado, los riñones, el páncreas, el corazón, los testículos, el
cerebro, la sangre y la médula ósea, la mayoría órganos relacionados con la formación de
células sanguíneas. Se encuentra fundamentalmente en alimentos de origen animal como las
almejas, el jamón, los arenques, el salmón, el atún, el hígado, el cerdo, los huevos, el queso
y los riñones. Se ha afirmado que los vegetarianos padecen por ello déficit de la misma pero
el alga spirulina y la levadura de cerveza contienen importantes cantidades de esta vitamina
y la dosis diaria que necesita el organismo es muy baja: 3 microgramos.

Principales funciones
-Es necesaria para la síntesis de ADN.
-Indispensable para el sistema nervioso.
-Está presente en el metabolismo de las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono.
-Se halla directamente relacionada con la acción de algunos aminoácidos, la vitamina B5 y la
vitamina C.
-Ayuda a sintetizar la creatina, proteína indispensable para la reserva energética.
-Favorece el crecimiento y el apetito en los niños.
-Participa -junto al ácido fólico- en la formación y regeneración de los glóbulos rojos; por
tanto, previene la anemia.
-Favorece la conversión de algunos aminoácidos en proteínas necesarias para el
mantenimiento y regeneración de algunos tejidos por lo que activa la formación de los
músculos, los epitelios y el tejido óseo.
-Tiene efecto euforizante si se administra a personas deprimidas.
-Ayuda a mantener la capa de mielina de los nervios.
-Es eficaz como elemento detoxificante en caso de ingerir cianuro.
-Ayuda a prevenir las patologías cardiovasculares.

Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad


-El consumo de alcohol y tabaco.
-Las enfermedades inflamatorias intestinales y aquellas otras que afectan a la mucosa
intestinal.
-Las alteraciones metabólicas graves como la acidosis metil-malónica y las parasitosis
intestinales.
-Los antibióticos, los fármacos reductores del colesterol como la colestiramina o el clofibrato,
los sustitutos del potasio, los anticonvulsionantes, los anticonceptivos, los antiácidos, los
fármacos para el tratamiento de la gota como la colchicina, los medicamentos para el
tratamiento de la leucemia y la metformina -fármaco que se usa para el tratamiento de la
diabetes tipo II- alteran la absorción de esta vitamina

Dosis recomendadas
Para mantener un nivel adecuado de vitamina B12 bastan 3 microgramos al día. En Nutrición
Ortomolecular se utilizan sin embargo dosis que van de 100 a 1.000 microgramos.

Toxicidad
Carece de toxicidad -incluso a grandes dosis- aunque puede producir reacciones alérgicas
cuando se aplica en inyecciones de hidroxicobalamina.

Nutrientes sinérgicos
Las demás vitaminas del grupo B (especialmente B3, B7 y B9), vitamina C, inositol, sodio y
potasio.
LA VITAMINA B13
(Ácido Orótico, Orotato, Factor del suero de la leche y Factor galactoso animal)
Es un compuesto intermedio en la síntesis de la pirimidinas que el organismo sintetiza sin
problemas por lo que muchos expertos no lo consideran una vitamina propiamente dicha.
Apenas hay información de cómo es absorbida en el organismo ni de las causas que pueden
provocar su déficit. Se encuentra sobre todo en las raíces comestibles y en el suero o porción
líquida de la leche cortada.

Principales funciones
-Está presente en el metabolismo del ADN y ARN.
-Sirve como elemento transportador de minerales en el organismo estando considerada un
quelante natural.
-Es utilizada en el organismo para poder metabolizar el ácido fólico y la vitamina B12.
-Eficaz para tratar el exceso de ácido úrico pues favorece su solubilidad.
-Parece que puede ayudar en el mantenimiento y restauración de algunas células
específicas.

Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad


No se conocen.

Dosis recomendadas
Su déficit no es habitual y apenas se recomienda su suplementación por lo que la dosis diaria
no está fijada ni en los casos de una nutrición óptima ni en el caso de una aplicación
ortomolecular. Su uso terapéutico debe pues ser siempre supervisado por un profesional de
la salud.

Toxicidad
No se ha observado tomando hasta 4 gramos diarios durante varios días pero su ingesta
tanto en su forma de orotato de calcio como de orotato de magnesio provocan una
desagradable sensación en la boca así como calor en los miembros y en la cabeza.

Nutrientes sinérgicos
Minerales esenciales.

LA VITAMINA B14 (Xantopterina)


La denominación de vitamina B14 se daría a una sustancia llamada Xantopterina que
tampoco es en realidad una vitamina sino un pigmento amarillo proteínico típico de las alas
de ciertas mariposas y avispas que también se encuentra en la orina de los mamíferos.

LA VITAMINA B15 (Ácido Pangámico, Pangamato Cálcico, Pangamato Sódico o Ácido D-


glucónico 6-amino acetal o Dimetilglicina)
El Ácido Pangámico se consiguió aislar por primera vez en 1951 recibiendo el nombre de
vitamina B15 aunque hoy no se considera como tal. La denominación se otorga también a la
N-Dimetilglicina (DMG) que no es sino su principal principio activo. Se trata de una sustancia
antioxidante e hidrosoluble presente en numerosas plantas que aun no tiene establecidos
requisitos mínimos diarios. No se conoce muy bien cómo es absorbida y almacenada pero las
cantidades sobrantes de esta sustancia son al parecer eliminadas con la orina, las heces y la
respiración. Sus principales fuentes naturales son la levadura de cerveza, el arroz integral,
los granos integrales, las semillas de calabaza y las semillas de sésamo.
Principales funciones
-Es antioxidante.
-Está presente en la síntesis de las proteínas.
-Alivia los síntomas de la angina de pecho y el asma.
-Evita la resaca y disminuye el deseo de tomar alcohol.
-Protege al hígado de la cirrosis.
-Prolonga la vida celular.
-Reduce los niveles de colesterol.
-Mejora el funcionamiento del sistema neuroglandular.
-Mejora la circulación sanguínea.
-Mejora el almacenamiento de fosfágenos en el músculo.
-Disminuye la producción de lactatos.
-Disminuye la lactacidemia post-esfuerzo.

Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad


-Su dilución en agua.
-La acción del calor, la luz y la cocción.

Dosis recomendadas
No hay establecida una dosis en cuanto a su uso aunque en suplementos se usan de 50 a
150 microgramos diarios. Algunas personas afirman haber sufrido ciertas molestias al
comienzo de su ingesta -como náuseas- aunque luego desaparecen. Su uso terapéutico debe
ser siempre supervisado por un profesional de la salud.

Toxicidad
No es conocida.

Nutrientes sinérgicos
Las vitaminas A, C y E así como todas las del grupo B.

LA VITAMINA B16 (Inositol)


Está íntimamente unida a la llamada vitamina B7 (Colina) y a la vitamina B8 (Biotina)
hallándose en altas concentraciones en la lecitina. Se encuentra en los tejidos de todos los
animales formando parte de los fosfolípidos así como en las plantas como ácido fítico
uniendo al hierro y al calcio en un complejo insoluble de difícil absorción. Su principal función
es colaborar en la formación de lecitina, sustancia transportadora de las grasas desde el
hígado hasta las células. Los alimentos más ricos en inositol son las frutas, los vegetales, los
granos enteros de avena y trigo, las judías, la levadura de cerveza y la leche.

Principales funciones
-Participa en la síntesis del ARN.
-Es indispensable para la conducción del impulso nervioso.
-Promueve la producción de lecitina corporal.
-Previene la acumulación de grasas en el hígado y otros órganos.
-Mantiene el cabello sano y pigmentado estimulando su crecimiento.
-Ayuda a controlar el nivel de colesterol en sangre.
-Es necesario para el crecimiento y supervivencia de las células en la médula ósea, las
membranas oculares y los intestinos.
Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad
-El consumo de café -y de toda bebida que contenga cafeína- y alcohol.
-El elevado consumo de grasas poliinsaturadas.
-Enfermedades como la diabetes.
-El consumo de sulfamidas y estrógenos.

Dosis recomendadas
Se utilizan de 100 a 3.000 mg en dosis ortomoleculares.

Toxicidad
Aunque no existe información sobre efectos tóxicos a dosis elevadas en su forma química de
ácido fítico puede inmovilizar algunos minerales importantes como el calcio o el hierro.

Nutrientes sinérgicos
Las demás vitaminas del complejo B (en especial B3, B5, B7 y B12), el ácido gama amino
butírico y el ácido linoleico.

LA VITAMINA B17 (Amigdalina o Leatril)


La vitamina B17 -también se la conoce como amigdalina- es una sustancia natural
compuesta por dos moléculas de azúcar, una de benzaldehido y otra de cianuro que se
encuentra en las semillas de los albaricoques, los melocotones, las uvas, las cerezas y las
manzanas así como en las almendras amargas, en las hojas del laurel cerezo y en las pepitas
de otros frutos tropicales (se encuentra asimismo, en mayor o menor proporción, en más de
1.200 plantas). Se la denomina Leatril cuando se presenta como preparado dietético para su
utilización en Nutrición Ortomolecular. Sus detractores rechazan su uso por considerarla
peligrosa ya que contiene cianuro pero sus defensores argumentan que éste sólo ataca las
células cancerosas eliminándolas ya que las sanas están protegidas por una enzima llamada
rodanasa de la que, en cambio, carecen las cancerosas. De ahí su capacidad anticancerígena
selectiva. Su absorción se realiza en el intestino siendo absorbida posteriormente por vía
linfática y portal para ser luego distribuida por todo el organismo.

Principales funciones
Se considera eficaz tanto en la prevención como en el tratamiento del cáncer.

Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad


No se conocen.

Dosis recomendadas
Están sin determinar. En los países donde está autorizada las dosis más frecuentes van de
0,25 a 1 microgramo diario. Su uso terapéutico debe ser siempre supervisado por un
profesional de la salud.

Toxicidad
Sus defensores afirman que es inocua para las células sanas.

Nutrientes sinérgicos
Las vitaminas A y C así como las del complejo B y minerales como el manganeso, el cobre, el
calcio y el magnesio.
LA IMPORTANCIA DE UTILIZAR ADECUADAMENTE LOS MICRONUTRIENTES (IV)
Como ya explicamos en los tres últimos meses la Nutrición Ortomolecular actúa tanto a nivel
preventivo como terapéutico y está comprobada su eficacia pero a veces no se alcanzan los
resultados esperados y la razón es multifactorial. Por otra parte, si bien todos necesitamos
los mismos nutrientes no los requerimos en las mismas dosis. El resultado de una terapia
ortomolecular depende de muy diversos factores: la forma de vida, la alimentación, la
capacidad orgánica y genética, el impacto del medio ambiente... Por otra parte, es
importante la sinergia entre los nutrientes y la de éstos con los fármacos que se consumen,
su biodisponibilidad, la forma de administración y hasta el momento en el que se ingieren.
Por eso debe ser un profesional cualificado el que decida la dosificación, el plazo y la forma
de tomarlos aunque el espectro de seguridad sea muy amplio ya que en circunstancias
normales se necesitan dosis muy altas de vitaminas y minerales para provocar problemas.
Pues bien, una vez analizadas la vitamina A así como todas las del complejo B centremos
esta vez nuestra atención en las vitaminas C, D, E, F, K, P, Q y U.

LA VITAMINA C
Soluble en agua, la vitamina C es extremadamente sensible a la acción del oxígeno, el calor
y la luz. Y hay dos factores importantes que influyen en su absorción: su forma química y la
presencia de otras sustancias en el tracto intestinal que puedan alterar su absorción. Pues
bien, son tres las formas químicas de la vitamina C:
-El ácido ascórbico. Es la forma más ácida ya que tiene un PH de 2,3. Su actividad como
vitamina está cercana al 99%.
-El ascorbato de sodio. Es una forma mucho más alcalina pues su PH es de 7,2 siendo su
actividad del 89%.
-El ascorbato de calcio. Es su forma más alcalina. Tiene un PH de 7,4 y una actividad del
82,6%.
La podemos encontrar en los cítricos, bayas, vegetales de hoja verde, tomates, coliflor, coles
de bruselas, grosella negra, brécol, pimientos, perejil, fresas, kiwis, acederas, fresas, etc.

Principales funciones
-Es esencial para el buen funcionamiento del sistema inmunitario.
-Previene el escorbuto y las enfermedades cardiovasculares al reducir la cantidad de
fibrinógeno en el plasma y proteger las paredes arteriales.
-Actúa tanto en la síntesis de muchas moléculas como en la producción y funcionamiento
adecuado de las células.
-Es indispensable para la elaboración y mantenimiento del colágeno, proteína fundamental
para la fabricación del tejido conectivo.
-Protege del cáncer y ayuda en su tratamiento.
-Ayuda a regular los niveles de colesterol. -Mejora diversas afecciones cardiorrespiratorias.
-Ayuda en la cicatrización de heridas, quemaduras y encías sangrantes.
-Favorece la absorción y almacenamiento del hierro.
-Es antioxidante por lo que protege de los radicales libres.
-Acelera la cicatrización posterior a la cirugía. -Ayuda a combatir las enfermedades víricas y
bacterianas.
-Tiene un papel relevante en el metabolismo del calcio.
-Evita la formación de agentes cancerígenos como las nitrosaminas.
-Favorece la disminución de colesterol en sangre.
-Reduce los niveles de histamina ayudando así a eliminar la sintomatología alérgica.
-Inhibe la formación de nitrosaminas carcinogénicas.
-Interviene en los procesos de detoxificación de algunas sustancias venenosas como el
cadmio, el mercurio, el plomo y el DDT.
Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad
-Las tensiones físicas o emocionales (reducen sus niveles).
-El consumo elevado de alcohol.
-Las enfermedades infecciosas.
-El consumo de aceites rancios.
-La inhalación de humo procedente de la combustión de petróleo.
-La intoxicación por plomo, cobre inorgánico, mercurio, aluminio y cadmio, entre otros.
-La ingesta del ácido acetilsalicílico, antibióticos, cortisona, tranquilizantes o anticonceptivos.
-El consumo de tabaco. Un solo cigarro destruye entre 25 y 150 mg de vitamina C.
-Es preciso también tener en cuenta que el mecanismo de absorción es saturable y, por
tanto, dosis elevadas desde el inicio provocan una menor absorción. En ingestas de 20/180
mg se absorbe un 90% contra un 16% en una ingesta de 12 g.

Dosis recomendadas
El mejor suplemento de vitamina C es aquel que contiene el complejo C con los
bioflavonoides hesperidina y rutina. La dosis que normalmente se recomienda en
suplementos nutricionales va de 500 a 1.000 mg diarios pero en terapias con Nutrición
Ortomolecular se utilizan dosis mucho más altas: entre 20 y 200 gramos.

Toxicidad
Una ingesta elevada de vitamina C en forma de ácido ascórbico puede dar lugar a la
formación de piedras de ácido oxálico y úrico. En dosis muy altas puede provocar diarrea,
escozor al orinar e irritaciones en la piel. Y en los diabéticos alterar los análisis de
hiperglucemia. Asimismo puede disminuir los efectos de los compuestos cumarínicos con
actividad anticoagulante.
Si se toma en forma de ácido ascórbico debe ser ingerida durante las comidas con un vaso
de agua mientras que en la forma de ascorbato de sodio o ascorbato de calcio debe ingerirse
fuera de las comidas con agua.

Nutrientes sinérgicos
Los complejos de bioflavonoides, vitaminas y minerales (especialmente calcio y magnesio).

LA VITAMINA D
Podríamos decir que la D es una vitamina "especial" ya que se produce en nuestro
organismo -concretamente, en la piel- gracias a la acción de los rayos ultravioletas aunque
también puede obtenerse mediante su ingesta con la alimentación. Existen distintas formas
de obtenerla:
-Mediante la ingesta de alimentos como el hígado de algunos pescados de donde se obtiene
colecalciferol (provitamina D-3).
-Por la exposición a los rayos solares fomentando la presencia en la piel de colecalciferol
(provitamina D-3).
-Incluyendo en la dieta preparados sintéticos que contienen sustancias como los esteroles
-precursores de la provitamina D-2- del que el más activo es el ergosterol.
Para que estas sustancias sean biológicamente activas es necesario que sean transformadas
en el hígado y, a partir de ahí, pasarán a gravés de la sangre hasta los riñones donde, con la
participación de otras sustancias, se transformarán en la forma más activa de la vitamina D o
calciferol.
La vitamina D se almacena principalmente en el hígado aunque también en otras partes del
cuerpo como la piel, el cerebro, el bazo y los huesos. Está ampliamente demostrado que un
bajo nivel de vitamina D aumenta el riesgo de pérdida de masa ósea y de fracturas.
La podemos encontrar principalmente en los pescados y aceites de pescado, los huevos, los
cereales integrales, la leche y los hígados de vaca, cordero y cerdo.

Principales funciones
-Es indispensable para asegurar el mantenimiento de unos niveles adecuados de calcio y
fósforo, minerales necesarios en la formación del esqueleto y los dientes. Esta actividad la
lleva a cabo asegurando, en primer lugar, la absorción de estos minerales a nivel intestinal;
en segundo lugar conduciendo el calcio de los huesos a la sangre; y, en último lugar,
favoreciendo la reabsorción de estos dos minerales en el riñón.
-Favorece la coagulación de la sangre.
-Mantiene en buenas condiciones el sistema nervioso .

Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad


-La insuficiencia renal y la cirrosis alcohólica.
-El consumo de aceites minerales.
-Los fármacos anticonvulsionantes, antiepilépticos y antibióticos.
-El consumo de antiácidos tipo cimetidinas.

Dosis recomendadas
La dosis recomendada es de 10 microgramos o 400 UI diarias. En Nutrición Ortomolecular se
usan dosis que van de 2.000 a 10.000 UI (una IU de vitamina D equivale a 0.025
microgramos de colecalciferol puro).

Toxicidad
El principal problema de una ingesta elevada de vitamina D está en que el calcio se pueda
depositar de manera patológica en los riñones, arterias, corazón o pulmones puesto que se
habrá perdido la posibilidad de controlar los niveles de calcio en sangre. Son síntomas de
intoxicación la sed excesiva, la sudoración, la pérdida de apetito y de peso, los vómitos, las
alteraciones de la función renal, niveles anormales de calcio y fósforo en sangre y el
aumento en la excreción de calcio por la orina, entre otros.

Nutrientes sinérgicos
Las vitaminas A, C y F, la colina y dos minerales: el calcio y el fósforo.

LA VITAMINA E
El término vitamina E se aplica en realidad a varias sustancias denominadas tocoferoles que,
a su vez, se subdividen en alfa, beta, gamma, delta, epsilón, zeta y theta. En cualquier caso
hay que saber que de todos esos compuestos el más activo biológicamente es el
alfatocoferol -quizás por eso es la forma más empleada-, tanto en su forma natural (D-alfa
tocoferol) como en su forma sintética (L o DL-alfatocoferol). En Nutrición Ortomolecular se
utiliza la forma natural por ser la más potente.
Se trata de una vitamina que se absorbe en el intestino delgado en presencia de sales
biliares y grasa pasando a la corriente sanguínea y de ahí al hígado donde queda
almacenada si bien, al contrario que otras vitaminas liposolubles, lo es sólo durante un
tiempo relativamente corto.
Se encuentra sobre todo en los aceites vegetales, pipas de girasol, cereales completos,
alubias de soja, tomates, germen de trigo, espinacas, brécol, coles de bruselas y huevos .

Principales funciones
-Ayuda a prevenir la ateroesclerosis.
-Mejora la permeabilidad capilar y la resistencia cardiaca.
-Ayuda en la recuperación del infarto minimizando la muerte del tejido como consecuencia
de la falta de oxígeno y reduciendo así la amplitud de la zona cicatrizada.
-Es uno de los antioxidantes más fuertes que se conocen.
-Unida a la vitamina A protege a los pulmones frente a la contaminación.
-Favorece la cicatrización de las quemaduras.
-Alivia los calambres de las piernas.
-Protege de la oxidación a otras vitaminas como la C o el complejo B.
-Alivia la fatiga.
-Mejora la respuesta inmunitaria.
-Se ha mostrado eficaz como preventivo de abortos.
-Incrementa los niveles de colesterol HDL (colesterol bueno) en sangre.
-Facilita la acción de la insulina.
-Es ligeramente diurética por lo que se puede utilizar como coadyuvante para tratar la
hipertensión.
-Protege a los glóbulos rojos frente a elementos tóxicos como el peróxido de hidrógeno.
-Facilita la acción anticarcinogénica del selenio cuando se encuentra presente durante las
fases de promoción proliferación.
-Mejora el estado de los pacientes sometidos a quimioterapia.
-Coadyuva en la prevención y tratamiento de numerosas enfermedades de carácter
degenerativo.
-Parece disminuir la progresión del Alzheimer y otras enfermedades mentales.

Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad


-La cirrosis alcohólica y las enfermedades pancreáticas.
-El cloro del agua potable y los aceites rancios.
-El consumo de aceites minerales. -Ingerir simultáneamente hierro inorgánico, estrógenos,
anticonvulsionantes e hipolipemiantes del tipo de la colestiramina y el probucol.
-Su disponibilidad puede también verse alterada en presencia de sales minerales, grasas
insaturadas y aminoácidos azufrados.

Dosis recomendadas
Es mejor utilizarla en su forma natural puesto que la biodisponibilidad es mayor. La dosis
recomendada está entre 12 y 15 mg diarios aunque cuando se consumen muchas grasas
insaturadas las necesidades son mayores. En Nutrición Ortomolecular se utilizan dosis de 400
a 2.000 UI.
(1 mg de DL-Alfa tocoferol -vitamina E sintética- equivale a 1 UI de vitamina E mientras 1
mg de D-Alfa tocoferol -vitamina E natural- equivale a 1,49 UI de vitamina E).

Toxicidad
La vitamina E -al contrario que otras liposolubles- se almacena durante poco tiempo por lo
que se considera no tóxica si bien dosis elevadas pueden provocar náuseas, diarreas ligeras
y debilidad muscular así como alargar y aumentar los efectos de los anticoagulantes
cumarínicos. Debe extremarse el cuidado cuando se padece hipertensión ya que podría
aumentarla y cuando se sufren enfermedades reumáticas crónicas del corazón.

Nutrientes sinérgicos
Las vitaminas A, C y F, las del complejo B -especialmente la B1- y el manganeso.
LA VITAMINA F
En realidad se denomina vitamina F a los ácidos grasos esenciales, sustancias de tipo
liposoluble que el organismo no puede sintetizar y que, como las precisa, deben ser
ingeridas con la dieta. De todos es conocida la importancia que tienen las grasas para la
salud pero no tanto que entre ellas existen algunas beneficiosas y otras que pueden
perjudicarnos considerablemente. Unas, las grasas saturadas, provienen de fuentes
animales. Se trata de grasas sólidas y densas que constituyen un factor importante de riesgo
para la salud. Otras, las grasas insaturadas, en cambio, proceden en su mayoría de los
aceites vegetales así como del pescado. Unas son monoinsaturadas -como el aceite de oliva-
y otras poliinsaturadas -como el aceite de maíz-. Cabe añadir que los pescados grasos
aportan también grasas poliinsaturadas. Pues bien, son los ácidos grasos poliinsaturados los
que nos interesan ya que constituyen la llamada vitamina F. Y existen dos series:. -La serie
Omega-3. Está compuesta por el ácido eicosapentanoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico
(DHA). Ambos son obtenidos a partir del cuerpo graso de algunos pescados grasos como la
caballa, el arenque, el atún y el salmón, entre otros.
-La serie Omega-6. Integrada por el ácido linoleico -precursor de los ácidos grasos linolénico
y araquidónico, también esenciales- y el ácido gamma-linolénico (GLA). Se trata de ácidos
que proceden de distintas fuentes:
-El ácido linoleico del germen de trigo, el aceite de girasol, el maíz, la soja, etc. Y,
-El ácido gamma-linoleico del aceite de onagra y de borraja.

Principales funciones
-Ayudan a evitar los depósitos de colesterol en las arterias regulando los niveles de
colesterol.
-Reducen el nivel de triglicéridos.
-Favorecen el buen estado de la piel y el cabello.
-Están presentes en la síntesis de las prostaglandinas, algo fundamental en diversos
procesos metabólicos.
-Ayudan a mantener el peso ya que favorecen la eliminación de las grasas saturadas.
-Ofrecen cierto grado de protección frente a la acción de los rayos X.
-Mejoran la respuesta del sistema inmune.
-Mantienen las células nerviosas en buenas condiciones.
-Son indispensables para que el calcio llegue a las células.
-Se necesitan para poder asimilar el fósforo.
-Estimulan la conversión del caroteno en vitamina A.
-Son fundamentales para aquellas mujeres que padecen de forma crónica el síndrome
premenstrual.
-Se han mostrado eficaces frente a las enfermedades asmáticas.
-Obtienen beneficios en los casos de colitis ulcerosa y en la Enfermedad de Crohn.
-Disminuyen la hipertensión.
-Son indispensables en las enfermedades de carácter inflamatorio.
-Diferentes estudios sugieren que los ácidos grasos esenciales -sobre todo de la serie
Omega-3- ayudan en los casos de depresión, el trastorno bipolar y la esquizofrenia.

Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad


-La ingesta elevada de grasas saturadas e hidratos de carbono refinados.
-Freír los aceites que la contienen.
-Los tratamientos con rayos X.
-El exceso de calor y luz.
-La colchicina, sustancia que se utiliza en el tratamiento de la gota y los PAS
(antituberculosos) alteran la absorción de estas grasas.

Dosis recomendadas
El 3% al menos de las calorías diarias consumidas. La ingesta idónea es de 100 a 600 mg
diarios. En Nutrición Ortomolecular se usan hasta 1.800 mg/día.

Toxicidad
No se conocen efectos tóxicos pero una ingesta excesiva podría provocar alteraciones
metabólicas y exceso de peso. Hay que tener en cuenta además que una dieta rica en
aceites poliinsaturados provoca una mayor necesidad de vitamina E para evitar la oxidación
de los mismos. Y que consumir cantidades importantes de hidratos de carbono aumenta las
necesidades de ácidos grasos insaturados.

Nutrientes sinérgicos
Las vitaminas A, C, D y E así como el fósforo.

LA VITAMINA K
Se denomina así a la fitoquinona, sustancia natural descubierta en Dinamarca que fue
designada como vitamina K por la palabra danesa koagulation. Precisamente es llamada
también la vitamina antihemorrágica o la vitamina de la coagulación. Soluble en agua fue
descubierta por un estudiante de Medicina que investigaba la biosíntesis del colesterol al
observar que con la ingesta de determinados alimentos -alfalfa y harina de pescado- los
pollos aquejados de la enfermedad hemorrágica se curaban. La vitamina fue aislada diez
años después. La filoquinona que suministran los alimentos es designada como K-1 mientras
la menaquinona producida por nuestras bacterias intestinales se denomina K-2. Hoy puede
además encontrarse una vitamina K sintética con la estructura básica de las quinonas que se
conoce como menadiona a la que se denomina también K-3.
La vitamina K-1 está presente en verduras y hortalizas como la coliflor, la alfalfa, las
espinacas, los berros, las coles de Bruselas, el brécol, los tomates, etc., así como en el
yogur, la leche, la yema de huevo, el aceite de azafrán, el aceite de soja, los aceites de
hígado de pescado y las algas kelp.
La vitamina K es absorbida en el intestino con ayuda de las sales biliares pasando
posteriormente al hígado donde es esencial para la formación de protombina y otras
proteínas.

Principales funciones
-Es esencial para la formación de protombina -sustancia indispensable para la coagulación de
la sangre- por lo que su ingesta puede ayudar a evitar las hemorragias internas y externas.
-Ayuda a reducir el excesivo flujo menstrual.
-Debe estar presente en la asimilación del calcio.
-Es indispensable en la relación entre el calcio y la vitamina D.
-Es necesaria para el buen funcionamiento hepático.
-Parece proteger del riesgo de fracturas en las mujeres menopáusicas.

Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad


-Es especialmente sensible a los rayos ultravioletas.
-Sucumbe a los elementos oxidantes.
-Se destruye con la congelación y la cocción.
-Interfiere su absorción el empleo de ácidos -especialmente el ácido acetilsalicílico- y
anticoagulantes como el dicumarol y la warfarina así como la ingesta de grasas rancias.
-Los trastornos hepáticos graves.

Dosis recomendadas
Salvo excepciones -y en circunstancias normales- no se suelen tener deficiencias de vitamina
K. En Nutrición Ortomolecular se pueden llegar a dar hasta 30 microgramos por kilo de peso.

Toxicidad
Dosis excesivas de vitamina K sintética puede provocar rubor, sudoración y contracciones
torácicas además de un tipo de anemia que cursa con un incremento de la descomposición
de las células rojas. La vitamina K sintética es muy activa en los procesos de coagulación
sanguínea por lo que las personas que la ingieren en suplementos dietéticos, unida a una
dieta desequilibrada, tienen mayor riesgo de padecer trombosis.

Nutrientes sinérgicos
La vitamina F, minerales como el cobre, el hierro y el magnesio y una bacteria: acidophilus.

LA VITAMINA P (Bioflavonoides, Rutina o Hespiridina)


Esta compuesta por un complejo de bioflavonoides cítricos -como la quercitina, la citrina y la
nobiletina, entre otros-, la rutina y la hespiridina. Soluble en agua fue descubierta
inicialmente en las partes blancas de los cítricos aunque posteriormente se advirtió su
presencia también en el jugo aunque en menor proporción. Las sustancias que componen la
llamada vitamina P son las responsables del color amarillo y anaranjado de las frutas cítricas.
Una de las principales funciones de los bioflavonoides es aumentar la fortaleza de los
capilares. La letra P con la que se designa a esta vitamina es debida, pues, al factor de
permeabilidad. Cabe añadir que la absorción y almacenamiento de los bioflavonoides son
muy similares a los de la vitamina C.
Podemos encontrarla en frutas como los limones, naranjas, pomelos, melocotones, moras,
cerezas, albaricoques, grosellas negras, uvas y zarzamoras, el trigo sarraceno, los tomates y
los pimientos.

Principales funciones
-Fortalece las paredes de los capilares.
-Aumenta la efectividad de la vitamina C impidiendo además que sea destruida por la
oxidación.
-Es importante en el tratamiento del edema y los mareos debidos a la enfermedad del oído
interno.
-Aumenta la resistencia frente a las infecciones, tanto de bacterias o virus como de hongos o
parásitos.
-Actúa como antiinflamatorio.
-Tiene capacidad desintoxicante frente a algunos metales como el cobre o el plomo.
-Ayuda en los casos de encías sangrantes y de hematomas.
-Parece ayudar en los sofocos propios de la menopausia.

Situaciones que interfieren en su absorción y biodisponibilidad


-Su dilución en agua.
-La acción del calor, la luz y la cocción.
-El oxígeno.
-El tabaco.
Dosis recomendadas
Se suele encontrar en suplementos sola o junto a la vitamina C ya que da mejores resultados
al ser su cofactor natural. Las dosis más comunes son de 50 microgramos de rutina y
hespiridina y 50 microgramos de bioflavonoides.

Toxicidad
No se conoce.

Nutrientes sinérgicos
La vitaminas C.

LA VITAMINA Q
Fue aislada de un extracto de semilla de soja en 1972 por el doctor Armand J. Quik, del
Medical College de Wisconsin (EEUU). Resulta esencial para el mecanismo de coagulación de
la sangre pero es tan reciente su descubrimiento que su estructura química exacta se
desconoce. El doctor Quik asegura haber conseguido buenos resultados utilizándola en 25
pacientes que sufrían alteraciones en el mecanismo regulador de la coagulación. Y ha
descubierto que resulta especialmente efectiva en la telangiectasia hemorrágica hereditaria,
estado caracterizado por la pérdida de sangre como resultado de lesiones capilares.

LA VITAMINA U
Es una vitamina de la que aún se sabe muy poco. Fueron los rusos quienes consiguieron
aislarla. Su descubridor, el doctor Vasily Bukin, la aisló de la leche coagulada aunque
también se puede obtener de la col fermentada. Tiene la capacidad de proteger las mucosas
gastrointestinales y neutralizar la acidez logrando curar úlceras en un período de 30 a 40
días regenerando completamente el tejido. También parece tener un efecto positivo en las
enfermedades cardíacas y algunos problemas de la piel. Está presente en la leche, las coles
(especialmente en el repollo, tanto crudo como en zumo) y la alfalfa.
LA IMPORTANCIA DE UTILIZAR ADECUADAMENTE LOS MICRONUTRIENTES (V)
Como venimos explicando en los últimos meses la Nutrición Ortomolecular actúa tanto a
nivel preventivo como terapéutico y está comprobada su eficacia pero a veces no se
alcanzan los resultados esperados y la razón es multifactorial. Por otra parte, si bien todos
necesitamos los mismos nutrientes no los requerimos en las mismas dosis. El resultado de
una terapia ortomolecular depende pues de muy diversos factores: la forma de vida, la
alimentación, la capacidad orgánica y genética, el impacto del medio ambiente... Por otra
parte, es importante la sinergia entre los nutrientes y la de éstos con los fármacos que se
consumen, su biodisponibilidad, la forma de administ