Está en la página 1de 8

Liderazgo autocrático o autoritario

Ciudadanos norcoreanos rindiendo pleitesía a las estatuas de los líderes Kim Il Sung y Kim
Jong Il
Uno de los tipos de liderazgo que pueden darse dentro de la organización
es el liderazgo autocrático o autoritario. Esta clase de líder tiene
centralizada la autoridad, limitando la participación de los empleados y
tomando las decisiones unilateralmente.

Además, espera obediencia de sus seguidores y ejerce el poder sobre ellos


a través de recompensas y castigos.

Liderazgo democrático o participativo

En el liderazgo democrático, el líder sí que tiende a involucrar a los


empleados de “rango inferior” en la toma de decisiones. Además, es él
quien los alienta a que participen a la hora de decidir acerca de los
procedimientos, objetivos, metas de trabajo, etc.

Sin embargo, debemos destacar que es él quien toma también la última


decisión o quien tiene la última palabra en la misma. Ello no quiere decir
que tome las decisiones unilateralmente o sin tener en cuenta al resto del
equipo.

De este modo, tiende a invitar a los demás a que participen en la toma de


decisiones, lo que hace que los miembros desarrollen sus capacidades
y habilidades, se sientan parte del equipo y estén más satisfechos en el
trabajo.

Liderazgo liberal o laissez-faire

Este tipo de líder es el que ofrece libertad absoluta a la hora de actuar a los
integrantes de la organización, de modo que se mantiene al margen y
no interviene. En este caso, el líder deja a los miembros del grupo que
trabajen libremente sin rendir cuentas.

Puede resultar efectivo cuando los propios miembros del equipo tienen
mucha experiencia o por ejemplo tienen mucha iniciativa a la hora de llevar
proyectos adelante.
Liderazgo burocrático

El liderazgo burocrático es aquel que se asegura de que sus


colaboradores/personas a cargo sigan al pie de la letra las reglas marcadas.

Esta clase de liderazgo es apropiado en algunas circunstancias. Por


ejemplo, cuando en el trabajo encontramos riesgos de seguridad (los
operarios trabajan con maquinaria peligrosa o con sustancias tóxicas, por
ejemplo).

El líder se asegura de que todo lo que hacen es preciso y necesario.


Podríamos decir que el líder burocrático tiene una hoja de actuación bajo la
que se rige en el trabajo.

Siguiéndola, no tiene en cuenta nada diferente y no pueden cambiarse las


cosas, debiéndose hacer de la forma marcada. Cuando surgen cosas no
contempladas, el líder burocrático tendrá preparada de antemano la
solución.

No es un líder empático, no le preocupa la motivación de los miembros de


su equipo ni tampoco el desarrollo personal de éstos. Como ya hemos
comentado, podría ser útil en aquellos casos en los que el trabajo es
peligroso y este tipo de liderazgo puede reportar ciertos beneficios.
Ejemplosreales: Winston Churchill, Colin Powell, Alfred P. Sloan.

Liderazgo carismático

Los líderes carismáticos inspiran a sus seguidores o equipos a conseguir


metas y a trabajar, con visiones inspiradoras. Sin embargo, presenta
algunos problemas.

Por ejemplo, este tipo de líder tiende a confiar en sí mismo por encima de
los miembros de su equipo, de modo que el éxito parece estar marcado por
la presencia del líder. Es algo comprometido, porque si el líder abandona,
los proyectos o la propia empresa podrían verse afectados.

Liderazgo natural
El líder natural es aquel que no ha sido reconocido de manera oficial o
formal, sino que ha sido elegido por el grupo. Es aquel que lidera en
cualquier nivel de la organización y satisface las necesidades del propio
grupo.

Suelen ser líderes comunicativos, que motivan y satisfacen las necesidades


de los miembros de su equipo. Lideran sin imposiciones, a diferencia del
líder autoritario, y las decisiones se llevan a cabo bajo la participación de
los miembros del grupo.

Liderazgo transaccional

Este tipo de líder implica que sus seguidores o miembros de su equipo lo


obedezcan. Ellos reciben un pago a cambio del esfuerzo y las tareas que
realizan. Todo ello implica que el líder dirige y puede castigar a aquellos
que no realicen el trabajo de la manera deseada.

Para ello, se aseguran de que los miembros del grupo cumplan con las
tareas propuestas a través de incentivos externos, esto es, de premios y de
castigos.
No pretenden cambiar las cosas, buscan más bien la estabilidad. Establecen
unas metas u objetivos que comunican a los seguidores, a quienes
les especifican también las recompensas y los castigos derivados de su
trabajo.

Liderazgo transformacional

El liderazgo transformacional es aquel que motiva e inspira a los miembros


permanentemente, son entusiastas y así lo transmiten. Buscan nuevas
iniciativas y aportan valor.

Es similar en algunas características al líder carismático, dado que


transmite valor, confianza y entusiasmo a los miembros de su equipo. Sin
embargo, a diferencia, el líder transformacional pone por encima de su
beneficio personal el del grupo.
Liderazgo orientado a las personas o las relaciones

El líder que está orientado a las personas se centra en organizar, apoyar y


desarrollar personalmente a los miembros que forman parte de su equipo.
Son más participativos, suelen fomentar su participación y tienen en cuenta
a los que están a su alrededor.

Se inició como una dimensión de liderazgo opuesta al liderazgo orientado a


la tarea. Sin embargo, podemos encontrar líderes que se encuentren
orientados tanto a las personas o las relaciones como a las tareas.

Liderazgo orientado a la tarea


Los líderes orientados a las tareas se centran en la propia tarea, en que se
alcancen los objetivos y el trabajo esté bien hecho. En ocasiones, si el líder
se centra exclusivamente en la tarea y descuida la orientación a las
personas o las relaciones puede tender a ser autocrático o autoritario.

Es un tipo de liderazgo que se enfoca en definir cuáles son los objetivos, las
metas, los roles necesarios para poder alcanzarlos y ordena,
planifica, organiza y controla para poder alcanzar dichos objetivos.

Son líderes que no se centran en el bienestar y satisfacción de los


miembros de sus equipos, dado que lo que importa es la productividad y el
alcance de los objetivos. No se centran en la motivación de los miembros
del equipo.