Está en la página 1de 4

Mi ciclo escolar comenzó en el año 1988, empecé sala de 4 años,

ya que en sala de 3no quería, ni lograron hacerme quedar. Junto a


mi primo de mi misma edad en un pueblo llamado ¨La Niña¨.
Recuerdo que me costo mucho la adaptación al jardín, la mayoría
de los días me quedaba llorando; además me sentí atacada por un
grupo de compañeros.
Al año siguiente me mude con mi madre a al cuidad de 9 de julio,
debido al fallecimiento de mi papá, ahí comencé sala de 5 años, en
donde los primeros 3 meses se quedaba conmigo mi mamá, ya que
no lograba adaptarme y me costaba mucho integrarme. Hice muy
pocos compañeros en este ciclo.
En el año 1.990 comencé primer grado en una escuela de barrio,
donde no era grande la población de alumnos, es la Esc Nº5
¨Domingo Faustino Sarmiento¨, recuerdo que el primer día me
senté sola y sentía mucha vergüenza, éramos solo 3 mujeres.
En los primeros meses logre adaptarme bien; con respecto a la
adquisición de contenido tuve un logro exitoso, lo único que me
presionaba era que la docente me retaba porque no podía pintar
correctamente, siempre me salía de las líneas del dibujo.
Practique mucho hasta que logre pintar correctamente y como a
la ¨seño¨le gustaba.
En tercer grado tenia una maestra llamada Ester, ella se jubilo
en ese año, por lo cual sentí una perdida. Actualmente la veo y me
surge un poco de nostalgia. Con ella teníamos talleres
extraescolares, yo aprendí a coser, además ella nos hacia
participar en el concurso ¨Bayer¨en donde teníamos que hacer un
dibujo, y participábamos con alumnos de todo el país, nunca
ganamos pero nos mandaban premios consuelo.
Todo siguió muy bien hasta la hora de pasar a cuarto grado,
sabíamos por chicos de grados más grandes que la señorita que
nos tocaba era muy ¨mala¨; fue todo un sufrimiento pasar de
grado. Pero luego de ese año y con los años me di cuenta que no
fue para tanto, hoy la recuerdo como una excelente docente. Con
ella teníamos taller de tejido.
En sexto y séptimo tuve la misma profesora, era como la segunda
madre de todos. En sexto nos dividían las materias: matemáticas
y ciencias naturales con Liliana y lengua y ciencias sociales con
otra docente, por esto siempre relaciono estas materias en estos
pares. En estos años lo que más me costaba era lengua en cuanto
al análisis de oraciones, que actualmente es un tema que no me
quedo del todo claro, si bien los sé hacer pero lo hago de una
manera mecánica pensando cada paso.
En séptimo se hizo un concurso para la prevención de la
pediculosis, en grupo se debían hacer historietas, yo lo hice sola
y saque segundo lugar, me sentía muy contenta.
En ese año se empezó la integración a la escuela técnica, en
donde dependía para seguir octavo y noveno año.
Todo el grupo decidió hacer estos años en esa escuela, donde el
cambio fue grande, todo muy nuevo y distinto.
Cuando empezamos nos agregaron mas compañeros y de ser
únicos pasamos a hacer 8º 5ta.
Siempre hasta que terminamos el polimodal fuimos caratulados
como chicos buenos pero revoltosos.
En esta escuela viví muchas experiencias nuevas y aprendí
muchas cosas. Teníamos los dos turnos yo de mañana tenia taller
lo cual me iba muy bien (había dos modalidades: Electromecánica
e Industria de proceso) yo asistía a la modalidad de
electromecánica. En el taller empezamos aeromodelismo donde
debíamos hacer un modelo de avión en escala reducida y
debíamos hacerlo volar (planear), tenia también taller de
soldadura, huerta, torneria, etc.
Esto fue lo opuesto alo que yo quería seguir pero me gustaba.
En la parte áulica que asistía de tarde,con la única materia que
tuve inconvenientes fue con química, el profesor era bastante
complicado.
Cuando egrese tercero polimodal, decidí irme a estudiar a la
plata la carrera Cs de la educación, la elegí porque me gustaba la
idea de la enseñanza a parte de un test que me hizo la asistente
social de la escuela, pero me equivoque porque me resulto
sumamente aburrida y poco activa para mi fin.
La facultad fue un cambio grandísimo, pero me gustaba estar ahí,
el primer año me fue bien pero sumados los problemas
económicos decidí volverme.
El año siguiente en 9 de julio comencé un curso de lengua de
señas, me encanto y no quería terminarlo, cuando lo termine hice
muchos amigos y me propuse algún día especializarme, me
gustaba la idea de saber sus modos de aprender (de los
sordomudos) entonces, averigüe a lo que estaba a la altura de mis
recursos y encontré en Junin la carrera de Psicopedagogía,
investigue sobre esta carrera y me encanto, completo todas mis
expectativas.
Cuando empecé fue todo muy nuevo, me costo poco adaptarme, a
pesar de que en un principio no me gustaba la cuidad, pero hice
excelentes amigos, mas de lo que esperaba.
En cuanto a la carrera me intereso mucho, a pesar de que en el
secundario no tuve materias relacionadas pude comprender
bastante los contenidos.
Con respecto a los profesores hubo quienes se preocuparon por
incentivarnos, por preocuparse por que aprendiéramos ya que
recién comenzábamos; pero hubo también quienes no salieron de
su postura y hacerme sentir que no sabia donde estaba parada.
El ingreso fue muy significativo, fue un encuentro de
desconocidos en una misma situación. En mis pares encontré,
compañeros solamente, compañeros de estudios y amigos. Note
en ellos la diferencia en cada uno. Quienes se preocupan por si
mismo y la competitividad entre ellos.
Aprendí por que realmente me enseñaron, aprendo también por si
sola; siento una construcción de conocimientos y un logro como
persona.
Análisis
La institución como regularidad social, valores sociales y como
pautas de comportamientos se puede ver en la escuela primaria,
esta escuela influencio en mi vida, a pesar de ser un grupo
pequeño ayudo a socializarme mas que en el jardín.
La institución como establecimiento la note en la escuela técnica
en ella destaque su infraestructura y su reconocimiento social;
en ella se seguía un orden de tareas reguladas.
El significado para entender y decodificar la realidad social lo
adquirí en las aulas, en ellas vivencie competencias que fueron
mis primeras experiencias y que actualmente en mi carrera
fueron mis moldes para evitar la frustración y la rivalidad, lograr
una independencia.
Mi percepción de la sociedad fue cambiando a medida que fueron
avanzando los ciclos escolares, hoy logre una socialización
adecuada, he aprendido a actuar, aunque me costo, me he incluido
en ésta y he regulado mi personalidad.
El paso de la escuela primaria a la secundaria fue incompatible,
tuve una buena adaptación pero fue un sufrimiento, pero esta
experiencia me sirvió a los cambios que luego tuve.
Lo instituido en la escuela polimodal no tuvo modificación, por lo
contrario yo accedí a ese modelo; opuesto a la escuela primaria.
En el polimodal, se marco mas el rol de docente, alumno y
autoridad; con respecto al conocimiento, la adquisición de
aprendizajes nunca la sentí obstaculizada, siempre me esforcé
por alcanzar lo que tenia lejos.
Tanto en la escuela primaria, secundaria y terciaria me percibí
dentro de ella, donde fueron un lugar de pasajes, de transición y
donde adquirí saberes. Finalmente en este análisis puedo agregar
que mi conocimiento, autoestima se me construyo en estas
instituciones, a partir de los juicios de los actores de ésta.