Está en la página 1de 6

5 LA LEY DE E. F.

HUTTON

Cuando un verdadero líder habla, la gente escucha

El origen de esta ley, radica en la historia de una compañía de servicios financieros, (llamada E.F
HUTTON) la cual realizaba comerciales con escenarios que eran lugares concurridos por mucha
gente donde dos personas hablaban acerca de temas financieros y una de ellas decía “Bueno, mi
corredor de bolsa es E. F. Hutton, y E. F. Hutton dice…”, en ese momento era cuando todas las
personas que se encontraban en aquel lugar guardaban silencio y volteaban a ver para prestar
atención a lo que se hablaría.

Esta ley describe la experiencia del autor a sus 22 años cuando empezó a dirigir una iglesia en un
área rural. Explica que él sólo era el líder de posición, ya que en aquella iglesia ya tenían un líder
que era mucho más viejo y que por lo tanto tenía más conocimiento acerca de las condiciones de
la iglesia. Así mismo, en las siguientes iglesias que él dirigió sucedía lo mismo al principio, es por
ello que recomienda lo siguiente ‘‘si usted está comenzando un nuevo puesto y no es líder, no
deje que eso lo moleste’’. De igual manera, habla acerca de cómo reconocer a un líder, y la
manera es, observando a la gente cuando éste habla, ya que cuando el líder habla, todos se callan
y prestan atención, debido al respeto que se le tiene.

Así mismo da una serie de características que todo líder debe de cumplir, tales como:

Carácter: Tener un carácter profundo.

Relaciones: Formar relaciones profundas para crecer el potencial de liderazgo

Conocimiento: El mero conocimiento no hará líder a nadie, pero no se puede ser líder sin el mismo

Intuición: (explicado en la ley de la intuición)

Experiencia: Cuanto más grandes hayan sido los retos que ha enfrentado en el pasado, tanto más
probabilidad habrá que los seguidores le den una oportunidad

Éxitos pasados: Nada convence mejor a los seguidores que un buen historia

Capacidad: Mientras más capacidad, más será reconocido como líder.


6. LA LEY DEL TERRENO FIRME

La confianza es el fundamento del liderazgo

‘’La gente perdonará errores ocasionales relacionados con la capacidad, especialmente si son
conscientes de que usted es un líder en proceso de crecimiento. Pero no confiarán en un individuo
con fallas en el carácter.’’

La presente ley narra la historia cuando el autor perdió la confianza en la gente de la iglesia que lo
seguía, debido a que tomó 3 decisiones dentro de la iglesia, las cuales eran correctas, pero el error
fue que no tuvo la correcta comunicación con su gente, por lo cual, ellos comenzaron a desconfiar
de él. Cuando él lo notó, pidió disculpas aceptando sus errores, con lo que recuperó la confianza de
sus seguidores.

De igual forma, narra la historia de la guerra de Vietnam y el apoyo que tuvo de Estados Unidos, en
la cual, los mandatarios mentían al pueblo americano acerca del rumbo de la guerra, diciendo que
podrían ganarla cuando en realidad no era así, lo cual provocó la muerte muchos estadounidenses
sin ninguna razón. De esta forma, el pueblo perdió la confianza en los mandatarios, haciendo que
ellos perdieran su liderazgo, lo cual continúa hasta la fecha.

Esta ley hace enfoque en que la confianza es la base del liderazgo, al igual que el carácter comunica
consecuencia, potencial y respeto.

Ley 1. Ley del tope:

Cuanto menor es la capacidad de dirigir de un individuo, más bajo está el tope de su potencial.
Cuanto más alto está su nivel de liderazgo, mayor es su eficacia.

Cuanto más alto desee escalar, más necesita el liderazgo. Cuanto más alto sea el impacto que desee
causar, mayor influencia necesitará. Lo que alcance estará restringido por su capacidad de dirigir a
otros.

Ley 2. Ley de la influencia:

El cargo no tiene mucho que ver cuando se habla de liderazgo, a veces, tener un puesto de liderazgo
no significa ser un verdadero líder. Para poder ser un líder se necesita tener una influencia sobre las
personas.

Cinco mitos sobre el liderazgo:

1. La administración y el liderazgo con lo mismo. No es así ya que la admon se dedica a los


sistemas y procesos de mantenimiento y el liderazgo consiste en influir a la gente para que
sigan al líder.
2. Mito del empresario. Se dice que los empresarios y vendedores son líderes, pero no siempre
es así. Pueden persuadir a la gente que compre lo que venden, pero sólo influyen en ellos
de manera temporal, no permanente.

3. Mito del conocimiento. No siempre la gente que posee conocimiento o inteligencia son
líderes.

4. Mito del precursor. Un líder no sólo debe de ir enfrente, sino que debe de trae gente que lo
siga y actúe con base en su visión.

5. No es la posición lo que hacer al líder, es el líder el que hace a la posición.

Ley 3. Ley del proceso.

Un líder no se forma en un solo día, sino que es un proceso de constancia y mejora día a día a largo
plazo.

4 fases del crecimiento del liderazgo:

Fase 1: No sé lo que no sé. El que no sabe lo que no sabe, no cree.

Fase 2: Sé lo que no sé. Saber lo que no se sabe es el primer paso hacia el conocimiento.

Fase 3: Crezco y aprendo y eso comienza a ser evidente. Cuando se implementa una disciplina para
crecer en el liderazgo empiezan a pasar cosas muy emocionantes.

Fase 4: Simplemente actúo por lo que sé.

Para forjar a un campeón, se debe entrenar con una rutina de disciplina.

Ley 4. Ley de la navegación.

Cualquiera puede gobernar un barco, pero se necesita de un líder que planee la ruta.

Un líder es un individuo que ve más que los demás, ve más allá que los demás y ve antes que los
demás.

Un navegante se beneficia de la experiencia pasada, por ahí empieza (errores) pero no se estanca
ahí.

Un navegante siempre escucha, no importa cuanto haya aprendido del pasado, nunca será
suficiente para el presente.

Los navegantes examinan las condiciones antes de contraer un compromiso.

Ley 5. Ley de E.F HUTTON


Ley 6. Ley del terreno firme.

Ley 7. Ley del respeto.

Por naturaleza, la gente sigue a gente más fuerte que ellos. La gente sigue a individuos cuyo
liderazgo respetan.

Ley 8. Ley de la intuición.

La intuición es lo que distingue a los grandes líderes de buenos líderes.

Los líderes sin intérpretes de:

 Su situación
 Sus recursos
 Las tendencias
 Las personas
 De sí mismos

El liderazgo más que una ciencia es un arte ya que los principios son los mismos para todos pero la
aplicación varía en cada persona.

Ley 9. Ley del magnetismo.

Los líderes atraen a personas que tienen las mismas cualidades, por lo tanto forman un equipo con
la misma personalidad que su entrenador. Un líder inteligente busca gente que pertenezca a su
equipo la cual compense los puntos débiles de él. Un líder atrae a gente con los mismo valores y
actitudes.

Ley 10. Ley de conexión.

Los líderes tocan el corazón antes de pedir la mano. No puede hacer que la gente actúe si primero
no conmueve sus emociones. Para dirigirse a uno mismo, se usa la cabeza, para dirigirse a los demás,
se usa el corazón.

Ley 11. Ley del circulo interno.

El potencial de un líder es determinado por la gente en su círculo interno. La gente que puede elevar
la moral en una organización es gente muy valiosa y siempre serán una buena adquisición.
Ley 12. Ley del otorgamiento de poderes.

Sólo los líderes seguros otorgan poder a los otros integrantes de la asociación, si esto no sucede, se
forman barreras dentro del mismo grupo las cuales impiden que la gente explote su potencial, lo
que provoca moverse de organización.

Las principales causas por las cuales sucede son las siguientes:

 Baja autoestima del líder


 Miedo al cambio
 Deseo de seguridad en el trabajo

Ley 13. Ley de la reproducción.

Enseñamos lo que sabemos y reproducimos lo que somos.

Se necesita a un líder para levantar a otro líder. La única forma de levantar a otros líderes es
mejorándose a uno mismo como líder.

Ley 14. Ley del apoyo.

La gente apoya al líder y luego a la visión del líder.

Ley 15. Ley de la victoria.

Un líder encontrará la manera en la que todo el equipo gane.

Unidad de visión: Un equipo no ganará el campeonato si los jugadores tienen planes diferentes. El
entrenador y los jugadores deben ir de la mano.

Ley 16. Ley del gran impulso

El impulso es el mejor amigo del líder. El impulso hace que los lideres se vean mejor de lo que son,
hace que los seguidores se desempeñen mejor. El impulso es el agente de cambio más poderoso.

Ley 17. Ley de las prioridades.

Las tres R, requisito, retorno y recompensa. Un líder debe ordenar su vida con base a las siguientes
preguntas:

¿Cuál es el requisito?

¿Qué da los mayores retornos? Un líder debe pasar la mayor parte del tiempo trabajando en sus
áreas más fuertes.
¿Qué produce la recompensa más grande?

Ley 18. Ley del sacrificio.

Un líder debe ceder para subir. Mientras más se quiera llegar a un nivel de liderazgo alto, más se
debe sacrificar y para permanecer ahí arriba se debe sacrificar aún más.

Ley 19. Ley del momento oportuno.

Cada vez que un líder da un paso, sólo puede darse uno de los siguientes 4 resultados:

 La acción equivocada en el momento equivocado lleva al desastre.


 La acción acertada en el momento equivocado provoca resistencia.
 La acción equivocada en el momento oportuno es un error.
 La acción correcta en el momento correcto lleva al éxito.

Ley 20. Ley del crecimiento explosivo.

Los líderes que forman seguidores ayudan a su organización a crecer a un ritmo de 1 persona a la
vez; pero los líderes que forman líderes multiplican su crecimiento

Desarrollar líderes también es una labor ardua. La formación del liderazgo no es algo fácil; exige
tiempo, energía, y recursos. Los líderes que forman líderes experimentan en sus organizaciones un
efecto multiplicador increíble que no se puede alcanzar de ninguna otra manera: ni aumentando los
recursos, ni reduciendo los costos, ni aumentando el margen de ganancias, ni analizando sistemas,
ni implementando procedimientos administrativos de calidad, o cualquier otra cosa.

Ley 21. Ley del legado

No importa cuán bueno sea, ningún líder puede hacerlo todo solo. Así como en los deportes el
entrenador del equipo necesita buenos jugadores para ganar, una organización necesita un equipo
de buenos líderes para tener éxito. Entre más grande sea la organización, más fuerte y más profundo
debe ser el equipo de líderes. “El éxito no se mide por el sitio hacia donde uno parte, sino por lo que
uno deja atrás”. Cuando todo ha acabado, su capacidad como líder no será juzgada por lo que haya
alcanzado personalmente ni por lo que realizó su equipo mientras usted estaba a cargo. Será
juzgado por cómo le fue a su gente y a su organización después de su partida.

También podría gustarte