Está en la página 1de 4

Georges Duby: La época feudal.

La cristiandad realiza campañas de agresión en el este y el sur, en este sentido el


sistema económico se basa en la captura violenta y el saqueo y en este contexto surge
en torno al año mil una nueva ordenación de las relaciones humanas denominada
Feudalismo.

La misma se inicio en la época carolingia y su evolución precipitaron las invasiones


de los siglos IX y X, esta se distingue porque sus pilares contribuyen a la vitalidad
urbana y a la animación monetaria, además realiza una mutación en las bases
políticas y sociales donde se acomoda a la situación de la economía agraria dominada
por la aristocracia cuya función se vio reforzada en las campañas militares e influyo en
la evolución económica de un nuevo orden cuyo beneficio tuvo un pape determinante en
el desarrollo interno de la economía europea.

Los primeros signos de la expansión:

El desarrollo tarda en manifestarse durante esta mutación, las transformaciones de la


economía se realizaban lentamente en el año mil se ve un periodo de oleadas
epidémicas que recorre los campos de Occidente, el desarrollo de enfermedades
encuentra un nexo entre la epidemia y la escasez de alimentos ya que la malnutrición
lleva a la mortandad catastrófica en estos tiempos la gente estaba obligada a comer
tierra o carne humana según los relatos de “Raúl Glaber”. Esto es signo de expansión
ya que refleja el desequilibrio temporal entre la producción y la deficiencia técnicas
de una agricultura alimenticia vulnerable a los fenómenos, los actos como el
canibalismo revelan el precio de una expansión demográfica quizás demasiado
vigorosa realizada de manera desordenada.

Unas de las cosas que más resalta es la animación de caminos en las cuales hombres
de la iglesia, reyes, condes, marqueses, mujeres nobles, empiezan a peregrinar a
Constantinopla y ello crea una movilidad creciente de las riquezas ya que para seguir
la marcha era necesario obtener instrumentos monetarios, gastarlos, distribuirlos,
comprar alimentos y de esa manera dejaban las monedas a su paso que estimulaban a
productores y revendedores desde las cruces de caminos hasta los campos. La
segunda señal es la reconstrucción de la iglesia en la cual lo que se ve es la puja que
tenían las iglesias para construir sus iglesias de forma cada vez mas suntuosos y si buen
estas empresas fueron llevadas a cabo extrayendo del medio rural la fuerza
productiva para colocarlas como extracción de trasporte y al trabajo de una gran masa
de materiales, es posible que algunos obreros fueran dependientes de los señoríos
eclesiásticos obligados a prestarse de manera gratuita de seguro muchos de ellos fueron
independientes a los cuales había que alimentarlos por lo cual se necesitaba comprar
en el interior ya que los excedentes normales no soportaría esta sobrecarga de
consumidores, también hay que pagar salarios y por lo tanto la renovación de los
edificios eclesiásticos se vio favorecida por el aumento de la circulación de la moneda ,
lo que a su vez acelero el movimiento de los metales preciosos. Y por último las
renovaciones del tercer tipo revelan la instauración de un orden nuevo, el
establecimiento de las estructuras feudales.

El orden feudal:

Los historiadores marxista denominan la palabra feudalismo para definir las fases
principales de la evolución económica y social, de esta al llegar el año mil es empiezan
a entablar relaciones nuevas entre la fuerza productiva y de los que tenían provecho
de ellas.

El feudalismo se caracterizo por la descomposición de la autoridad monárquica, y


como se vio en el imperio carolingio los intentos de repeler las agresiones exteriores
dieron como resultado la dispersión del poder. La defensa del país es la función
primordial de la realeza y ahora esta pasa a manos de los príncipes regionales, la
fragmentación del derecho de castigar, mandar y de asegurar la paz y la justicia se
inscriben en los marcos territoriales en los cuales se acrecienta la posibilidad de ejercer
una autoridad efectiva.

El desarrollo de la paz de dios acompaña a la ultima fases de feudalizacion donde


los principios de dios son delegados a los reyes consagrados con la misión de mantener
la justicia y la paz; los reyes no son capaces de hacerlo por lo cual asume dios el poder
de orden y concede a sus servidores a los obispos apoyados por los príncipes locales,
de este modo cada provincia se reúne en concilios convocados por los obispos donde
participan grandes y sus guerreros. Estas asambleas disciplina la violencia y ponen
normas de conductas incluso los combatientes poseen un juramento colectivo para hacer
respetar ciertas prohibiciones, entre los siglos XI, XII los tumultos militares se
comportaban de una manera más moral y coherente dado que las acciones con arma
eran denunciadas como perversa contra los designios de dios.

La fragmentación de Europa en innumerables células políticas pudo


multiplicar los enfrentamientos militares, “la paz de dios” contribuyo a desviar a las
agresiones que contenían el mundo feudal hacia el exterior del mundo cristiano, contra
los enemigos de dios los “infieles” retomando lo que anteriormente se ah escrito la
moralidad que ahora se acentúa prohíbe la violencia y el pillaje interno pero lo guía
hacia fuera permitiendo que con las cruzadas se pongan en circulación las riquezas
anteriormente obtenidas de los saqueos internos por lo cual ideológicamente la paz de
dios legitima la explotación señorial como precio por la seguridad ofrecida en las
nuevas estructuras a las masas trabajadoras.

Esta moral justifica la relaciones económica y alrededor del año mil estas
concepciones llevaron a la madurez la teoría de los tres órdenes elaboradas por los
intelectuales que exponían que dios asigno a los hombres tareas especificas; uno con
misiones de rezar por la salvación otros de combatir para proteger al conjunto de la
población y el tercer grupo mucho más numeroso debe mantener con su trabajo a los
demás, este esquema simple sirve como marco para legitimar las desigualdades
sociales y todas la formas de explotación económica y en este marco mental, rígido y
claro se incluyeron las relaciones de subordinación creada desde tiempos remotos
entre los trabajadores y campesinos y los señores de la tierra y estas rigen los
mecanismos de un sistema económico que se puede llamar feudalismo.

El feudalismo:

El feudalismo no es solo la jerarquía de las condiciones sociales sino también es la


institución señorial, que si bien no es nueva la evoluciona del poder político la ha
remodelado.

Después del año mil los trabajadores, los agentes de las iglesias y los agentes de la
guerra no coinciden con lo que situación entre un lado a los señores y del otro los
sometidos a la explotación señorial, y si bien hay muchas situaciones en las cuales es
difícil distinguir la posesión territorial con el poder o la capacidad de fiscalidad eso no
hace imposible poder dividir la sociedad feudal en dos clases.
Las de los señores en las cual se encuentran los eclesiásticos y la de los caballeros,
y la conciencia que adquiere esta clase hace escandalosa la idea de que un trabajador
pueda elevarse por encima de sus condiciones hasta el punto de igualarse en el ocio con
los sacerdotes o guerreros, y con ello estos amplían el foso en los niveles de las
relaciones económicas. En primer lugar reforzando la las fortunas aristocráticas que
en caso de los laicos estaba amenazada por donaciones piadosas y las divisiones
sucesoras, para la primera instancia (donaciones) forzó todos sus lazos de parentescos
para compaginar con los dirigentes religiosos concesiones compensadoras con lo cual
se donaba en termino temporal pero luego de la primera sucesión de estas tierras
tendieron a pasarse a perpetuidad las mismas, estas prácticas tendió a disminuir
hacia fines del siglo XI y concluyo con la reforma gregoriana en la cual condenaba la
dependencia de lo espiritual a los poderes temporales, y en segundo lugar
fortalecieron sus estructuras de parentesco salvaguardando la herencia en linajes en el
cual el padre deja sus bienes a su hijo mayor el cual ejercía el control de los bienes
colectivos legados de sus antepasados lo que garantiza a la familia la preeminencia,
todo ello para evitar las divisiones sucesorias.

Estas capas sociales se encuentran objetivamente en posiciones superiores a la de


los campesinos y a todo ello la superioridad de la caballería fue reforzada por la
creación de un sistema fiscal en soportado únicamente por los pobres que si bien no era
nueva procedía del poder del “Ban” de los antiguos reyes y esta fiscalidad vienen con
modificaciones fundamentales.

1. El concepto de libertad aquí hace hincapié al hecho de escapar de las


obligaciones deshonrosas y especialmente a las fiscales quitando del
escenario de cargas a los caballeros y a los agentes de la iglesia. Convirtiendo
a los laboratores en clase homogéneas ya que sin importar si eran libres o
descendientes de esclavos estos estaban sujetos a prestar servicios idénticos.
2. El ejercicio del poder y de disfrute se encuentra ahora limitado a un distrito
cuyo punto central es un lugar fortificado, el señor a cargo de esta puede
delegar o ejercer el, las funciones de paz y de justicia a todas las personas
próxima a su fortaleza a excepción de clérigos, monjes y caballeros, obligaba
a los campesinos a realizar reparaciones en las fortificaciones, acuñaba
moneda.