Está en la página 1de 11

GASOLINA

Es una mezcla de hidrocarburos derivada del petróleo que se utiliza como


combustible en motores de combustión interna con encendido a chispa
convencional o por compresión (DiesOtto), así como aplicaciones en estufas,
lámparas, limpieza con solventes y otras más.

CARACTERISTICAS
Deben cumplirse una serie de condiciones, unas requeridas para que el motor funcione
bien y otras de tipo ambiental, ambas reguladas por ley en la mayoría de los países. La
especificación más característica es el índice de octano (MON, "motor octane number",
RON "research octane number" o el promedio de los anteriores que se llama PON "pump
octane number") que indica la resistencia que presenta el combustible a producir el
fenómeno de la detonación.

1
GASOLINA ESPECIAL

Combustible automotriz. Es un líquido inflamable, ligero, compuesto por una serie de


hidrocarburos volátiles obtenidos del petróleo. Es de color cristalino amarillento y olor
característico. Su principal característica es el octanaje o grado de resistencia a la
compresión antes de su detonación o ignición -de 85 octanos-. Es un producto sin plomo

NUMERO DE OCTANO
El índice de octanos, u octanaje, es la escala que mide la capacidad anti detonación del
carburante cuando es comprimido dentro del cilindro del motor, es decir, que el número
de octanos, nos indica la cantidad de presión y temperatura capaz de soportar la gasolina
una vez mezclada con aire antes de explosionar de modo espontáneo; sin necesidad de
que una chispa provoque la combustión.
Por ello, a mayor índice, más compresión soporta este fluido, generando un mejor
rendimiento y un menor consumo, lo que hace que la gasolina de 98 sea adecuada para
automóviles con perfiles deportivos que buscan el máximo aprovechamiento de la
potencia, pero que en vehículos más convencionales apenas podamos notar la diferencia y
debamos asumir un coste superior por el carburante.
El Número de octano, a veces denominado octanaje, es una escala que mide la capacidad
antidetonante del carburante (como la gasolina) cuando se comprime dentro
del cilindro de un motor.
Es una propiedad esencial en los carburantes utilizados en los motores de encendido por
desarrollo de arco voltaico entre los electrodos de las bujías y que siguen un ciclo
termodinámico en el que su comportamiento se asemeja al descrito por el Ciclo Otto.

2
En efecto, la eficacia del motor aumenta con altos índices de compresión, pero solamente
mientras el combustible utilizado soporte ese nivel de compresión sin sufrir combustión
prematura o detonación.

LOS INDICES DE OCTANO EN MOTORES DE EXPLOSION

Si un combustible no posee el índice de octano suficiente en motores con


elevadas relación de compresión (están comprendidas entre 8,5 y 10,5), se producirá el
"autoencendido" de la mezcla, es decir, la combustión es demasiado rápida y dará lugar a
una detonación prematura en la fase de compresión, que hará que el pistón sufra un
golpe brusco y reducirá drásticamente el rendimiento del motor, llegando incluso a
provocar graves averías. A este fenómeno también se le conoce entre los mecánicos como
picado de bielas, pistoneo o cascabeleo.
Aunque comercialmente suele hablarse de un sólo Número de Octano, las
especificaciones técnicas de los distintos países incluyen dos valores, que miden el
comportamiento de la gasolina para dos situaciones diferentes:

 R.O.N. Research Octane Number - Es el que suele figurar en las estaciones de servicio.
Representa, de manera aproximada, el comportamiento en ciudad: Bajo régimen con
numerosas aceleraciones

 M.O.N. Motor Octane Number - Octanaje probado en un motor estático. Intenta


reproducir la situación en carretera, alto régimen y conducción regular

3
Así, por ejemplo, a la denominada "Gasolina Euro súper 95" se le exige:

 R.O.N. > 95

 M.O.N. > 85
Ambos se miden en el mismo motor de prueba, pero a diferentes variables de ensayo,
para simular los dos supuestos.

R.O.N.
En los motores a gasolina de baja eficiencia se recomienda usar gasolinas con bajo nivel de
octanaje, debido a la baja relación de compresión con la que operan en sus cilindros.
Donde se nota mucho esta relación es en automóviles nuevos a los que, al suministrarles
gasolina con bajo octanaje, se nota un cascabeleo generado por la explosión prematura
del combustible en la cámara de combustión. A mayor compresión se requiere mayor
octanaje para que sea eficiente el uso del combustible.

M.O.N.
La diferencia con el RON es que se sobrecarga más el motor en el ensayo: se utiliza una
mezcla precalentada, el motor más revolucionado y tiempos de ignición variables.
Típicamente, y dependiendo de la composición del combustible, el MON de una gasolina
moderna puede estar unos 10 puntos por debajo del RON.

SENCIBILIDAD
Se denomina así a la diferencia entre los valores de R.O.N. y M.O.N. Es distinta para cada
componente de la gasolina comercial, resultando una variable determinante en la
economía de la formulación de gasolinas.

4
PRODUCCION DE GASOLINA
Las gasolinas no son un producto directo del refinado del petróleo, sino que se trata de
una compleja mezcla, con punto de ebullición comprendido entre ambiente y 180 °C, cuyo
componente principal son hidrocarburos, acompañado en diferentes proporciones por
productos oxigenados, estos últimos, con preferencia, de origen biológico.
Los hidrocarburos presentes en el petróleo presentan número de octano muy inferior a
los requeridos por las especificaciones de las gasolinas comerciales. Por este motivo es
necesario someterlos a reacciones químicas que incrementen esta propiedad. Las más
tradicionales son:

 Nafta de F.C.C. : Este proceso convierte componentes pesados, en particular Gasóleo


de vacío, en diferentes hidrocarburos ligeros, de los cuales, alrededor del 50% es la
denominada "Nafta de FCC" apropiada para ser formulada en la gasolina final.

 Isomerización: La n-parafina ligera (C5 a C7) se transforman en i-parafinas.

 Reformado catalítico: Las naftas pesadas (C6 a C9) son convertidas en aromáticos.

 Alquilación: A partir de i-butano y buteno se sintetiza i-octano.

5
 Eterificación: El i-buteno reacciona con un alcohol inferior, metanol para producir
M.T.B.E. y, más frecuente en la actualidad, bioetanol, generando E.T.B.E. Esta reacción
también puede llevarse a cabo con i-pentenos, abundantes en la nafta de FCC y
coproducto en las unidades de producción de olefinas; en este caso, los éteres
obtenidos serían T.A.M.E. o T.A.E.T. según que el alcohol fuese metanol o etanol.

 Bioetanol. Todavía componente minoritario en la mayor parte de los países, pero con
creciente participación.
A partir de estas corrientes (y otras de menor importancia) se realiza la mezcla de
componentes (blending), en idioma inglés) de acuerdo con una fórmula precisa a fin de
que el producto resultante cumpla con las especificaciones fijadas por la normativa
aplicable en cada país: Número de octano, la estabilidad/seguridad del producto durante
su transporte y/o almacenamiento, su comportamiento en las condiciones de
funcionamiento del motor, etc. sin olvidar otros parámetros determinantes de las
emisiones al medio ambiente,
Para mejor visualizar la complejidad de la formulación, hay que considerar que en una
refinería moderna, ninguna de las corrientes individuales anteriormente señaladas,
presenta las especificaciones de las gasolinas comerciales.
Existe software específico para determinar la mejor composición de las formulaciones,
gasolinas u otros productos. Es frecuente la inclusión de estos procesos dentro de los
programas (Programación Lineal o No Lineal) que optimizan el funcionamiento completo
de la refinería.

MEJORADORES DEL NÚMERO DE OCTANO


Pronto se descubrió que algunas sustancias, añadidas en pequeñas dosis (0,15 / 0,60 g/l)
mejoraba notablemente el poder antidetonante. El más empleado ha sido el Tetraetilo de
plomo (T.E.L. Tetra Ethyl Lead, en lengua inglesa) que incrementa el Número de Octano
entre 2 y 4 unidades. Se han utilizado otros compuestos órgano metálicos (naftenos de
manganeso, en particular), pero sin alcanzar la extensión del anterior.
La creciente preocupación por la incidencia del uso de carburantes sobre la salud de los
ciudadanos, condujo a la progresiva eliminación de aditivos que contuviesen metales; en
la actualidad, están prohibidos en la mayor parte de los países.
Modernamente, sin que pueda hablarse en rigor de "aditivos" se incorporan compuestos
oxigenados: Éteres como el Etil Terc Butil Éter (ETBE) y Alcoholes como etanol o butanol,
que además de tener Números de Octano superiores a 110, si son de origen biológico,
contribuyen a la sostenibilidad de los recursos.

6
ALTERNATIVAS A LA GASOLINA
En tiempos actuales en los cuales se ve un incremento en el precio del petróleo, se han
propuesto variadas alternativas energéticas que pueden ser capaces de reemplazar a la
gasolina en un futuro en donde los precios del petróleo aumentaran y la demanda fuera
superior a la oferta que todas las compañías petroleras puedan ofrecer. Algunas de ellas
requerirán que adaptemos y fabriquemos nuevos tipos de vehículos que puedan usar este
tipo de combustibles. Sin embargo estas alternativas requieren de un esfuerzo que a la
larga puede resultarnos beneficioso para poder optimizar el uso de la energía usada por
nuestros vehículos o los que usarán las próximas generaciones
ETANOL: El etanol se ha convertido en una opción muy popular para mezclarlo con la
gasolina, y como combustible en mercados como el de Brasil, Estados Unidos, Suecia,
Tailandia y otros, con la ventaja de que su combustión es menos contaminante y
altamente oxigenada. Sin embargo requiere adaptaciones a los vehículos existentes o el
desarrollo de motores con capacidad multi combustible para poder aprovecharlo al
máximo, además de que se necesita un porcentaje de tierra cultivable importante para
generar el combustible que puede usarse en mezclas E20, E85, E98 O E100.
METANOL: También se ha difundido pero debido a su toxicidad recibe menos atención.
BUTANOL: Éste es de investigación reciente. Es un alcohol tiene una composición más
similar a la gasolina, lo que le permite tolerar mejor la contaminación por agua y poder
utilizarse en vehículos con encendido a chispa sin modificar, pero los métodos para
producirlo aún necesitan perfeccionarse para llevarse a una escala mayor. Los creadores
BP y DuPont abogan por su uso, ya que también puede producirse a partir de plantas y
algas.
GAS NATURAL: Es una de las opciones también populares pero que tiene un limitado
alcance ya que el número de estaciones de servicio que lo suministran es bajo. No
obstante se puede aumentar su número y comenzar a investigar la generación de biogás
para poder ser usado en los vehículos.
BIO GASOLINA: esta también es una opción interesante ya que se trata de producir
gasolina tradicional con un mejor contenido energético y menos contaminante que su
contraparte proveniente del refino de petróleo al igual que el biobutanol puede usarse en
motores de combustión interna con encendido a chispa sin modificar. Aunque aún sus
procesos están en una etapa de prototipo hay algunas compañías que apoyan esta
alternativa pensando en el precio del petróleo cada día más alto.

7
ELECTRICIDAD: Los vehículos eléctricos pueden ser una opción interesante pero sus
tiempos de recarga y capacidad limitada no podrían satisfacer al principio los
requerimientos. No obstante la tecnología se va actualizando para poder brindar un coche
eléctrico que sea capaz de cubrir un trayecto largo. Asimismo existen los automóviles
híbridos que combinan este tipo de motores con los convencionales para ahorrar energía
eléctrica todo lo posible.
HIDRÓGENO: Se ha convertido en la promesa del futuro al tratarse de un combustible más
limpio y que puede ser usado de manera convencional, en celdas de combustible o para
generar electricidad, pero el alto costo de su obtención, almacenamiento, transporte y
repostaje ha despertado controversias importantes. Es un buen medio de promoción para
los fabricantes de coches.
BIODIESEL: También se ha convertido en una opción popular para los vehículos
propulsados por un motor diésel aunque también sufre los embates de la limitada
capacidad de producción, sea cual sea el procedimiento de fabricación, no obstante si se
logra aumentar la producción de insumos y equilibrarla con la de los alimentos podría ser
una buena alternativa. Incluso su índice cetano mayor al del Diésel común y su índice libre
de azufre contribuirían a reducir la contaminación y aumentarían su eficiencia.

GASOLINA SUPER ESPECIAL RON 91 EN BOLIVIA


Una nueva gasolina se comercializa en Bolivia, la especial RON 91. Su costo es de 4,40
bolivianos el litro. Se dice que “se incorpora para satisfacer la necesidades de los vehículos
de alta gama”.

Es importante que la población propietaria de vehículos a gasolina conozca esta gasolina y


sus ventajas sobre la gasolina especial común que consumimos todos los días, es decir, la
especial RON 85.

CARACTERISTICAS
El octanaje o número de octano es una medida de la calidad y capacidad antidetonante de
las gasolinas para evitar las explosiones en las máquinas de combustión interna, de tal
manera que se libere o se produzca la máxima cantidad de energía útil.
El Ron 91 cuenta con un mayor rendimiento a comparación de la gasolina especial, ya
que el vehículo puede realizar un mayor recorrido quemando menos combustible. Su
entrada al mercado nacional, según justifica el Gobierno, responde a una demanda de los
consumidores que tienen vehículos de alta gama.

8
Para una mejor comprensión se explicará lo que es el índice o número de RON de Octano.
Un número de octano es una medida cuantitativa pero imprecisa de la relación de
compresión máxima a la que se puede utilizar un combustible particular en un motor sin
que parte de la mezcla de aire/combustible se auto encienda, detone o “cascabelee”,
como se dice en la jerga mecánica.

Cuando se usa una gasolina de menor octanaje al recomendado por el fabricante, la


gasolina podría comenzar a detonar antes del encendido de la bujía o chispa, creando
problemas de cascabeleo o golpeteo, con el consecuente deterioro del correcto
funcionamiento del motor.

Actualmente, los motores detectan, por medio de sensores, detonación debido al uso de
gasolina con menor octanaje al requerido según las condiciones del motor y regulan el
encendido automáticamente para impedir dicha detonación. Esta acción de los sensores,
si bien evita el cascabeleo, disminuye la potencia de diseño del motor, así como la pronta
respuesta a la aceleración; esto debe invitarnos a revisar el manual de nuestro vehículo y
usar la gasolina con el octanaje recomendado por el fabricante para obtener la máxima
potencia del motor.
Se sabe también que la altitud favorece a las gasolinas con bajo octanaje y en muchos
casos el conductor habrá notado que su vehículo “cascabelea” cuando baja al llano, esto

9
debido a la mayor presión atmosférica existente y consiguiente mayor relación de
compresión.
En general, en el mundo las refinerías que fabrican gasolina han migrado
tecnológicamente y ya no fabrican gasolinas con octanaje menor a RON 87 y en su
mayoría las gasolinas corrientes tienen octanaje mayor o igual a RON 91. Este cambio se
debe a que los fabricantes de automóviles han expresado su interés en aumentar el
octanaje de la gasolina para diseñar motores comerciales más pequeños y eficientes (no
necesariamente vehículos de “alta gama”) y así reducir los gases de efecto invernadero a
través del menor consumo de petróleo.
En Bolivia esta mejora debería habérsela hecho hace por lo menos diez años, como
ocurrió en nuestros países vecinos. Sin lugar a dudas esta migración a un octanaje mayor
es irreversible, con el consiguiente incremento en el costo de la gasolina y repercusión en
el bolsillo del usuario, ya que sería muy difícil explicar la preocupación de YPFB por
satisfacer a un reducidísimo número de vehículos que existe en Bolivia denominados de
“alta gama”.
Las políticas en cuanto al uso de la “matriz energética” son muy erráticas. Se anunció el
gran cambio al uso del gas natural; sin embargo, su uso se restringe a vehículos livianos de
servicio público con muy pocas estaciones de venta de gas natural y no se generaron
condiciones para su uso en flotas interdepartamentales y en el transporte pesado.
Por otra parte, se esperaba que los nuevos vehículos que llegarían al país ya no fueran
modificados para su uso a gas natural y gasolina, sino dedicados exclusivamente a gas
natural, así se aprovecharía el alto octanaje de este gas que alcanza un RON 120 y se
tendrían vehículos con mayor relación de compresión y mayor potencia. Hace poco
también se anunció el lanzamiento de gasolinas agregadas con etanol, cuyo impacto en el
vetusto parque automotor en Bolivia debe ser discutido ampliamente y con alto rigor
técnico.

En resumen, se recomienda al preocupado conductor con la nueva gasolina consultar el


manual de su vehículo y averiguar qué tipo de octanaje debe usar y cargar su vehículo con
la gasolina de octanaje requerido; si el octanaje recomendado satisface la relación de
compresión de su motor y no ha tenido problemas de funcionamiento con su uso,
entonces no tiene por qué cambiar de gasolina.
Por otro lado, cambiar a una gasolina Especial Ron 91 o Premium Ron 97 sin razón es
quemar dinero por el escape de su vehículo, porque ésta no mejorará su funcionamiento
o eficiencia.

10
NOMBRES:

VARGAS CESPEDES MARIO ANDREZ


MARTINEZ MARISCAS DAVID
CONDORI FLORES ERIK
MATERIA: TALLER DE GRADO
DOCENTE: REYNALDO VELASCO

11

También podría gustarte