Está en la página 1de 3

Día de la dignidad

nacional INSTITUCIONES DEL DERECHO ROMANO


ALUMNA:GARCÌA SOSA,JAHIMIRA

El 9 de octubre de 1968 el gobierno revolucionario del general Juan Velasco


Alvarado dio muestras de que la dictadura militar instaurada pocos días antes no era
más de lo mismo. La medida política adoptada fue la expropiación de
la IPC (International Petroleum Company) que venía explotando el petróleo de los
yacimientos de La Brea y Pariñas (Piura), sin título legal alguno y ejerciendo un
monopolio en desmedro de los intereses de la nación.

Tal día, 9 de octubre, fue declarado como el Día de la Dignidad Nacional, porque
el Perú no sólo recuperaba sus recursos controlados por el imperialismo
norteamericano, sino que orientaba una política contra aquella dependencia
económica que impide un desarrollo, no sólo económico, sino también cultural del país
en su conjunto.

El filosofo peruano Augusto Salazar Bondy llamó a tal situación y condición socio-
cultural del país como el problema de la reproducción de una cultura de dominación
que impide la constitución de la nación. Por eso la reproducción ideológica del nuevo
gobierno de las Fuerzas Armadas acentuó el nacionalismo en función de un proyecto
de país, signado y orientado en el conocido Plan Inca

. La dignidad nacional que el Perú le arrancó a su historia republicana prevelasquista


no sólo se focalizó en la recuperación del petróleo para los intereses de la nación, sino
que también marcó una política internacional en el continente, a saber, la lucha por la
autonomía nacional de los Estados dependientes económicamente del imperialismo
norteamericano.

Durante la década del 70 en Latinoamérica, gobiernos como el de Panamá (con


Torrijos), Bolivia (con el Gral. Torres) y del Ecuador (con el Gral. Rodríguez Lara)
anunciaban un rumbo de gobiernos nacionalistas en el continente.

A corto plazo el Perú animó el Pacto Andino en el continente, así como participó en
el eje de los Países No-Alineados para generar un bloque de poder continental.
Además el día de la dignidad nacional, en el plano económico, implicaba encarar a
corto plazo el necesario problema de la soberanía nacional. Por eso el Perú durante
el Gobierno del Gral. Juan Velasco Alvaradocontó con una poderosa Fuerza
Armada moderna, nunca antes vista en su historia republicana, que le permitió
alcanzar el liderazgo del poder militar disuasivo en el continente latinoamericano.

Históricamente el 9 de octubre no debe quedar en el olvido. Es necesario recordar que


el Perú alcanzó, transitoriamente, su dignidad como nación. Esa “promesa de la vida
peruana” de la que siempre se hacen exégesis retóricas para la plaza y el salón, tiene
sentido si se toma en cuenta la dignidad, la dignidad nacional que permite el poder, y
que radica en el poder político para dirigir un país como una nación: La defensa de los
intereses nacionales.

Página 02
Página 03