Está en la página 1de 2

Año 16 N° 547

Semana del 16 al 22 de marzo

JESÚS ENVIADO DEL PADRE


2 Crónicas 36, 14-16. 19-23.
Efesios 2, 4-10.
Juan 3, 14-21.

1. OBJETIVO DEL TEMA


Mostrar el inconmensurable amor que nos tiene Dios, preocupándose siempre por su pueblo, a pesar que
nuestra naturaleza humana nos desvía del camino, el Padre en su infinita misericordia envía mensajeros o
señales que pretenden mostrarnos el camino, pero muchas veces no las escuchamos.

Jesucristo como Hijo enviado por el Padre para la redención del mundo, para la salvación y la liberación
del hombre prisionero del pecado, constituye el contenido central de la Buena Nueva y al mismo tiempo
se constituye en la prueba máxima del amor de Dios a los hombres.

2. IDEA CLAVE O ENFOQUE DEL TEMA


Dos libertadores. Ciro, rey de Persia, y Cristo, Rey de reyes, son los que liberan al pueblo de Dios. Cada
uno a su modo y a su estilo. Israel, purificado de sus pecados en el exilio, regresa a su patria por decreto
de Ciro que les concede la libertad (1 Lect.).
Jesús, el otro libertador, no ha venido a condenar sino a salvar. Él fue el estandarte levantado en medio
del mundo para salvarlo (Ev.). El amor de Dios al hombre es tan grande, que lo ha librado gratuitamente
por su Hijo (2 Lect.).

3. DESARROLLO DE LA ENSEÑANZA

1. ¿Qué hemos hablado y compartido la semana pasada?


2. Alguien quiere contar su experiencia en relación a la aplicación de la Palabra?
3. ¿Qué es lo debemos hacer para ser salvados?
4. ¿Qué significa ser condenados?
5. ¿Quiénes son condenados?
6. ¿Qué debemos hacer constantemente para ser salvos?
7. ¿Sólo a través de la fe nos salvamos?
8. ¿Qué te dice la carta de los Efesios sobre la salvación? ¿Cómo puedes aplicar la bondad,
la gracia de Dios en la salvación, en tu vida, en tus problemas, para tu familia?
Año 16 N° 547
Semana del 16 al 22 de marzo

4. CONCLUSIONES

Dios manifestó su amor a nosotros enviando a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de
él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó desde
siempre y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados.

La verdadera fe nunca queda sin recompensa. Todo pecador que se ha arrepentido de sus pecados y que ha
puesto su fe en Jesucristo ha sido salvo.

Debemos trabajar constantemente en fortalecer nuestra fe y vivir de acuerdo a las enseñanzas de Jesus, el
camino de nuestra salvación se construye día a día, paso a paso.

EN PRÁCTICA LA PALABRA

Vamos a repetir y memorizar este versículo: Dios amo tanto al mundo, que entrego a su Hijo único;
para que todo el que crea en él tenga vida eterna. (Juan 3, 16)

Esta semana se sugiere que podamos compartir este versículo, que es esencial para nuestra
evangelización, invitando a cualquier persona cercana, del trabajo, vecinos, etc, a vivir la Cuaresma en
nuestra Parroquia.

5. LECTURAS PARA LA SEMANA


Juan 4,43-54
Juan 5.1-16
Juan 5.17-30
Lucas 2.41-51
Juan 7.1-2

Intereses relacionados