Está en la página 1de 13

Servicio Bíblico Latinoamericano

Semana del 7 al 13 de Abril de 2019 – Ciclo C

OBSERVACIONES
- Cada día de la semana comienza una nueva página para
facilitar la impresión independiente. Por ese mismo motivo no hay
numeración de páginas.
- En el tamaño de letra se ha intentado llegar a un equilibrio en
ahorro de papel en la impresión y legibilidad.
- Se ha renunciado al uso del color para facilitar la impresión.
Esta opción y todas las anteriores, son modificables en su procesador
de textos.
- Si tiene problemas con esta versión en RTF comuníquenoslo a
través de contacto@biblico.org. En todo caso, tiene a su disposición la
versión en formato PDF, que podrá utilizar en cualquier sistema.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Domingo 7 de abril de 2019


5º de Cuaresma
Juan Bautista de la Salle, fundador (1719)

Isaías 43,16-21: Apagaré la sed de mi pueblo


Salmo 125: ¡El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres!
Filipenses 3,8-14: Por Cristo lo perdí todo
Juan 8,1-11: En adelante, no peques más

E l bello texto de la primera lectura, de un discípulo de Isaías, es


característico de su teología. Se ha llamado con frecuencia a Isaías
el “profeta del nuevo éxodo” (35,6; 41,18ss) y el texto que
comentamos, un texto muy citado y utilizado pastoralmente, lo
muestra claramente. Con la fórmula clásica del “enviado” (“así
dice...”) comienza la unidad; como ocurre con mucha frecuencia
Dios, es presentado por lo que “hace”. La misma concluye en el v. 21
ya que en v. 22 comienza un nuevo oráculo de estilo muy diferente,
con lo que el texto de la liturgia presenta claramente una unidad
“redonda”. El estilo es hímnico, como se nota en los paralelismos
(semejante a 40,22s; Sal 104,2ss; 136,5ss).
Es interesante que presenta una larga introducción (vv.16-17)
sobre el pasado, haciendo memoria de los acontecimientos del
éxodo (Ex 13-14), pero con una serie de tiempos verbales que
debemos tener presentes, ya que si los dos primeros son participios
(que traza, que hace salir), los dos segundos son imperfectos (se
echarán, no se levantarán) y sólo los dos últimos son futuros, y
claramente pasados (se apagaron, se extinguieron), por lo que el
marco principal es el presente que pone al lector “en medio” de los
acontecimientos, con lo que recuerda a Israel que su fe no radica en
los acontecimientos del pasado, sino en un Dios que “hace” (en
presente) esas cosas.
Lo llamativo es que después de toda esta introducción nos
viene a decir en v. 18: “no se acuerden de las cosas pasadas” (no
debe leerse como pregunta, como hacen algunas Biblias); las cosas
“pasadas” son las del éxodo, como vemos en 41,22; 42,9; 43,9; 49,9;
48,3. ¿Por qué no recordar lo que acaba de poner en la memoria? La
memoria (“¡recuerda!”) es fundamental en Israel (Sal 78), y por eso
es importante la historia. Ciertamente porque lo que viene “es
nuevo”, ya no estamos ante un río que se seca para que un pueblo
pase, sino ante un desierto que se llena de agua para que el pueblo
beba; lo nuevo es el camino en el desierto (35,8-10; 40,3-4), y el
agua y la vegetación en ese lugar (35,6-7; 41,18-19).
Servicio Bíblico Latinoamericano
Es interesante recordar que, para el tiempo del éxodo, el
desierto es un lugar terrible (“enorme y temible”, Dt 1,19; 8,15); allí
Dios dio agua de la roca, y alimento del cielo; lo que ahora va a
realizar –y realiza– es algo notablemente superior, que hace
empalidecer lo “antiguo”. Los acontecimientos que narra nos
recuerdan lo que nos dice que no debemos recordar, y ahora en
imperfecto: es algo que “se está haciendo”. Entre la doble
referencia al agua en el desierto, aparece una extraña imagen: los
que glorifican a Dios son los animales del desierto, no el pueblo
(aunque estos parecen ocupar su lugar, como es frecuente, por
ejemplo, en los sacrificios, y se confirma en el relato con la doble
referencia “mi pueblo, mi elegido”). Es este pueblo el que contará
las alabanzas de Yavé (ver 43,10; 44,8), y es presentado como el
pueblo que “me modelé”, con lo que regresamos a las imágenes de
creación, muy frecuentes en el discípulo de Isaías (ver 43,1.7).
Lo que quiere destacar el autor es que no hay que quedarse en
los acontecimientos del pasado por más maravillosos que hayan
sido; quedarse en los acontecimientos y no en Dios es una forma
sutil de idolatría; lo que hay que recordar es a Dios que es quien las
hizo, hace y hará. El éxodo es el acontecimiento arquetípico y por
eso es modelo de acontecimientos nuevos, no es algo en lo que Dios
se ha estancado en el pasado. La “sola memoria” puede ser
peligrosa, no puede ser un permanecer “estancados”, no tiene valor
si no va acompañada de la esperanza, si no prepara futuro.

En la carta a los Filipenses vemos que lo que ha cambiado a


Pablo dando un nuevo enfoque a su vida es el “conocimiento de
Cristo Jesús”. Es cierto que otro “conocimiento” puede ser inútil o
hasta perverso, pero si de conocimiento de Cristo se trata, ése
llegará a su plenitud al final de los tiempos, donde “conoceré, como
soy conocido (por Dios)”, 1 Cor 13,12. Todo es “a causa de Cristo”
(v. 7). La esperanza judía en el mesías era ciertamente futura, pero
Pablo es consciente que ya ha conocido. Sin embargo, todas las
esperanzas de Israel, que tan bien quedan expresadas en Rom 9,4-5
no han “conocido”, y han quedado al margen. Esto es para Pablo, un
motivo de gran dolor, como lo manifiesta especialmente (9,3). Pero
para él, todo lo que preparaba la llegada de Cristo, ya no tiene
sentido, como el pedagogo (Gal 3,24-25) no tiene sentido una vez
que el niño ha llegado a la escuela a la cual él lo llevaba. Es
importante notar cómo Pablo empieza a poner los cimientos para
una marcada separación entre Israel y la Iglesia: todo lo anterior, en
comparación con Cristo es nada menos que basura.
El lenguaje que Pablo destaca es económico
“pérdida/ganancia”, pero más bien es deportivo. Pablo pretende
(nótese la semejanza con el lenguaje de 1 Cor 13 que acabamos de
mencionar): “ganar a Cristo y ser encontrado por él”. Las imágenes
deportivas no son extrañas a Pablo (1Cor 9,24-27; 2Cor 4,8-9), y le
sirven a Pablo como un ejemplo más para destacar algo que ya ha
comenzado pero que aún no ha concluido. Sin embargo, Pablo no
Servicio Bíblico Latinoamericano
pretende que las imágenes sean suficientes; él no corre con sus
propias fuerzas, no espera llegar con su “justicia”; no lo ha
alcanzado, sino que fue él mismo alcanzado por Cristo. Aunque más
de pasada que en Gálatas y Romanos, queda planteado el tema de la
fe y las obras. Pablo sabe que colabora con la obra de Dios, pero
sabe que no son sus fuerzas las que le permiten alcanzar la meta
(notar estos binomios tan característicos de Pablo: conocer/ser
conocido, ganar/ser hallado, alcanzar/ser alcanzado). La
justificación –la meta– sólo puede venir de la iniciativa de Dios, no
por la ley sino por la fe.

Como no conocemos el contexto de este relato del evangelio


de Juan, que es un relato añadido, no sabemos las razones por las
cuales a Jesús quieren “ponerle una trampa”. Pero dada la
semejanza con los acontecimientos del final de la vida de Jesús,
según nos cuentan los evangelios sinópticos, podemos pensar que el
drama ya se ha desencadenado y se pretende ahora por todos los
medios encontrar argumentos para un juicio que ya está decidido.
En ese sentido, el texto es semejante al de la moneda del impuesto
al César. Tampoco es fácil saber exactamente cuál es la trampa,
pero parece ser ponerlo en la disyuntiva entre, por un lado, ser fiel a
la ley de Moisés, y consentir en que la adúltera sea apedreada, con
lo que su insistencia en la misericordia se revela “hipócrita”, o, por
otro lado, insistir en la misericordia con lo que se manifiesta como
infiel a lo mandado por Moisés.
A Jesús no van a buscarlo porque confíen en su buen criterio o
porque reconozcan autoridad a su palabra, o porque él pueda
decidir la suerte de la mujer. En realidad, en este drama ni Jesús ni
la mujer son importantes. Ambos son rechazados por los escribas y
fariseos. Jesús, porque buscan atraparlo; la mujer porque es una
simple excusa para ese objetivo. Por eso, porque su palabra en
realidad no importa es por lo que el Señor se inclina para escribir en
tierra. Manifiesta su desinterés por la cuestión, como ellos también
la manifiestan.
Somos tan prontos a juzgar y condenar, nosotros los hombres...
¡Es tan fácil en este caso! Nada menos que una adúltera,
descubierta en plena infidelidad. Hay que aplicarle el rigor de la ley:
¡debe ser apedreada! De paso, veremos cuánto de fiel a la ley es
Jesús. La actitud del Señor no parece ser muy atenta; casi, hasta
parece indiferente. En nuestras actitudes, muchas veces, juzgar y
condenar van de la mano. Los hombres ya condenaron, falta que
hable Jesús, para condenarlo también a él.
¿Sexo? ¡Horror! Para tantos, todavía sigue siendo el más grave
y horroroso de los pecados. Es cierto que muchas veces nos hemos
ido al otro extremo, y ni hablamos ya del tema... pero cuántas veces
nos encontramos con actitudes o comentarios que parecen que el
único pecado existente fuera el pecado sexual. La envidia, la
ambición, la falta de solidaridad, la injusticia, la soberbia, y tantos
Servicio Bíblico Latinoamericano
otros, parecen no estar en la “lista”. El sexo es "el" pecado. Ésa es,
también, la actitud de los acusadores de la mujer: fue descubierta
en pleno pecado, ¡debe ser apedreada! "-Muy bien, el que no tenga
pecado, que tire la primera piedra". Y, casualmente, los primeros en
retirarse son los ancianos, los que ya no tienen "ése" pecado.
Muchos pecados hay, no uno, pero nosotros juzgamos, ¡y hasta
condenamos!
¿Quién considera pecado sus opciones políticas, que miran sus
intereses y no lo que mejor beneficie la causa de todos,
especialmente de los pobres? ¿Quién considera pecado su falta de
solidaridad con los marginados de su mismo barrio o región? ¿Quién
considera pecado su "no te entrometas", o su falta de compromiso
político para que los pecados desaparezcan?
Este que hoy leemos, fue el texto comentado por monseñor
Romero en su célebre última homilía: “No encuentro figura más
hermosa de Jesús salvando la dignidad humana, que este Jesús que
no tiene pecado, frente a frente con una mujer adúltera... Fortaleza,
pero ternura: la dignidad humana ante todo... A Jesús no le
importaban (los) detalles legalistas... Él ama, ha venido
precisamente para salvar a los pecadores... convertirla es mucho
mejor que apedrearla, ordenarla y salvarla es mucho mejor que
condenarla... Las fuentes (del) pecado social (están) en el corazón
del ser humano... Nadie quiere echarse la culpa y todos son
responsables... de la ola de crímenes y violencia... la salvación
comienza arrancando del pecado a cada persona". "–No peques
más".

El evangelio de hoy es dramatizado en el capítulo 76 de la serie


«Un tal Jesús», de los hnos. LÓPEZ VIGIL, titulado «La primera
piedra». El audio, el guión y un comentario bíblico-teológico pueden
ser tomados de aquí: https://radialistas.net/76-la-primera-piedra/
La serie «Otro Dios es posible», de los mismos autores, tiene
varios capítulos que pueden ser útiles para suscitar un diálogo-
debate sobre el tema.

Para la revisión de vida


¿Cómo va mi esperanza? ¿Qué es lo que yo realmente más
valoro?
¿Cómo va mi Utopía? ¿Cuál es mi sueño loco... aquello con lo
que sueño cuando se me adelanta el corazón...?

Para la reunión de grupo


- Si quiero ser boxeador me preocupo por mis músculos;
si cambio de esperanza y decido ser maestro de escuela, ya no
me preocuparán mis músculos, sino mi buena o mala letra… Es
decir: valoramos nuestro presente en función de nuestra
Servicio Bíblico Latinoamericano
esperanza. Según eso, a la luz de lo que ocupa y preocupa a la
sociedad de hoy, ¿cuál es su esperanza?
- “Consuelen a mi pueblo”... ¿Necesita hoy el Pueblo ser
consolado? ¿Qué «Pueblo»? ¿Por qué? ¿En qué? ¿Cómo se le
puede consolar?
- Se dice que hace unos años los cristianos buscaban
libros religiosos para alimentar su “compromiso”, mientras que
ahora leen “para tranquilizarse, para aumentar su
autoestima…”. ¿Es cierto este cambio? ¿A qué se debe esta
apreciación? ¿Es bueno o es malo el fenómeno?

Para la oración de los fieles


- Responderemos: “Despierta, Señor, nuestra solidaridad
y nuestra esperanza”.
- Para que tengamos entrañas de misericordia ante todos
los que sufren…
- Para que sintamos como en la propia carne las alegrías
y tristezas de los hombres y mujeres que nos rodean…
- Para que seamos especialmente sensibles al dolor y el
sufrimiento de los más pobres…
- Para que nuestra vida sea “consuelo” de todos los que
se crucen con nosotros en el camino de la vida…
- Para que tengamos claros nuestros valores y nuestras
opciones fundamentales según el evangelio…

Oración comunitaria
Oremos. Haz Señor que en medio de los tiempos que vivimos,
que no los sentimos tanto como una época de cambios cuanto
como un cambio de época, nuestros corazones estén firmes en
las grandes Causas y Opciones que nos orientan, para que
entre las dudas y las sombras, siempre encuentren “aquella
Paz” que consuela con consuelos inefables. Nosotros te lo
pedimos inspirados en Jesús, nuestro hermano mayor,
Transparencia tuya.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Lunes 8 de abril de 2019


5a semana de Cuaresma
Dionisio (s. II)

Dn 13,1-9.15-17.19-30.33-62: Ahora tengo que morir


Salmo 22: Nada temo, porque tú vas conmigo
Jn 8,12-20: Yo soy la luz del mundo

J uan presenta a Jesús como la luz del mundo. ¿Esto qué significa?
Para la comunidad del cuarto Evangelio, el mundo en su totalidad
yacía en tinieblas a causa del pecado, la injustica, la violencia
provocada por el egoísmo personal y de las instituciones. Ni siquiera
la Ley antigua, -por sagrada- ni las más hermosas tradiciones
centenarias habían posibilitado la iluminación de las personas. Todo
cuanto habían hecho a lo largo de la vida y lo acuñado hasta
entonces había generado tinieblas. Es entonces cuando la
experiencia de vida y de fe que Jesús ofrece relativiza todas las
tradiciones y prácticas más antiguas del pueblo. Será solo la
adhesión a la persona de Jesús, el seguimiento de su persona y el
proseguimiento de su causa lo que dará la plena iluminación. Cada
creyente está invitado a aceptar y recibir a Jesús como la Luz
verdadera. Pero el compromiso ha de ser mayor: quien acepta a
Jesús como luz está llamado a ser luz y a irradiarla al mundo. ¡Esta
es una tarea que no da espera!
Servicio Bíblico Latinoamericano

Martes 9 de abril de 2019


Lorenzo de Irlanda (1180)

Nm 21,4-9: Quedarán sanos al mirar a la serpiente


Salmo 101: Señor, escucha mi oración, que mi grito llegue hasta ti
Jn 8,21-30: Sabrán que Yo soy

J esús revela su identidad y al mismo tiempo la de su Padre Dios.


Jesús es la revelación verdadera y definitiva de Dios, pero ni eso le
exime de ser repudiado y condenado a muerte por sus propios
hermanos de raza y religión. Precisamente será en la cruz, en el
lugar más ignominioso, en el que él se revelará definitivamente
como el “Yo-Soy”. Jesús es el “Yo-Soy”, él es el que está unido
íntimamente al Padre Dios. Jesús toma el papel de Dios. Queda
manifestada definitivamente la divinidad del Hijo. Cada vez que
queramos llegar al Padre, tenemos que hacerlo por su medio. Jesús,
con la manera amorosa y misericordiosa de vivir, terminará
derrotando toda fuerza maligna que se enseñorea en la historia. Con
la Cruz de Jesús tiene que quedar una cosa clara para todos los
cristianos: el mundo cambiará no por grandes proyectos, sino por la
debilidad de un crucificado. No será la fuerza, sino el amor lo que
transforme la historia humana.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Miércoles 10 de abril de 2019


Mártires de San Juan de Dios (1936)

Dn 3,14-20.24.28: Envió un ángel a salvarlos


Interleccional Dn 3: A ti gloria y alabanza por los siglos
Jn 8,31-42: Serán realmente libres

L a fidelidad a la Palabra de Jesús es lo que da la certeza de estar


en el camino discipular, en el camino verdadero. La verdad es la
única realidad que genera, en la historia de la humanidad y en la
persona en concreto, la libertad. Es necesario ser libre para tener
una relación personal con el Padre de Jesús. Dios no hace pacto con
esclavos. Dios necesita de personas libres, para que en libertad
acojan su propuesta y la hagan posible en la historia. La verdad que
da libertad es el conocimiento total del Padre. Y es Jesús quien
revela definitivamente a Dios. No se puede aceptar el mensaje de
Jesús sobre Dios y sobre los seres humanos sino aceptamos de
manera contundente que ese mensaje es la misma vida de Jesús de
Nazaret. Él es el mensaje de Dios hecho carne. Es Hijo de Hombre e
Hijo de Dios. Abrámonos a la revelación de Dios realizada por Jesús.
Entonces conoceremos la verdad y la verdad nos hará libres.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Jueves 11 de abril de 2019


Estanislao (1079)

Gén 17,3-9: Serás padre de pueblos


Salmo 104: El Señor se acuerda de su alianza eternamente
Jn 8,51-59: Abrahán gozaba pensando ver mi día

L a manera de ser y de hablar de Jesús generaba irritación en la


gente de su tiempo. Muchos acomodados a viejas tradiciones, no
podían recibir con gozo y alegría la frescura de la Buena Noticia. La
gente se armaba con piedras para acabar con Jesús, La novedad que
él proponía no la podían entender, a dicha novedad la enfrentan con
violencia. Jesús se manifiesta con una autoridad tremenda: “quien
cumpla mi palabra no sufrirá jamás la muerte” Al hablar así Jesús se
manifiesta como la revelación autorizada de Dios. Él es Dios y habla
con la autoridad divina que tiene. Eso molesta a la gente. Eso irrita
a las autoridades religiosas del judaísmo. Jesús se revela como el
“YO SOY” por eso se atreve a decirles a los judíos que él es anterior
a Abraham. Reconocer a Jesús como el Señor es una de las cosas
que tenemos que pedirle al Espíritu de Dios que nos regale en esta
cuaresma. Mientras no reconozcamos a Jesús como el Señor, los
cambios en nuestra vida no serán profundos.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Viernes 12 de abril de 2019


José Moscati (1927), Julio I, papa (352)

Jr 20,10-13: El Señor está conmigo


Salmo 17: En el peligro invoqué al Señor y me escuchó
Jn 10,31-42: Intentaron detenerlo, pero se escapó

J esús ha sido fiel a su Padre Dios. Lo único que ha hecho durante


toda su vida es mostrar el amor y la bondad infinita del Padre. Las
buenas obras de Jesús se dirigen a reconstruir la creación como
estaba en el diseño de Dios. Jesús busca por todos los medios
posibles inaugurar el reino de la vida y destruir el imperio de la
muerte. La obra de Dios, que Jesús confirma con su vida y su
palabra, es un ininterrumpido trabajo de creación y de liberación.
Esa tarea que hace el Padre, también la hace el Hijo y asume las
consecuencias de crear la vida y de liberarla de toda esclavitud.
Jesús se presenta como Hijo. No tiene más nada que lo acredite
frente al Pueblo. Dios mismo da testimonio de él, pero la gente más
creyente no le cree a Dios. Esto puede pasar hoy con nosotros.
Estemos atentos. Que tanta religión no nos haga perder de vista la
revelación plena de Dios en su Hijo Jesús.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Sábado 13 de abril de 2019


Martín I, papa y mártir (655)

Ez 37,21-28: Los haré un solo pueblo


Interleccional Jr 31: El Señor nos guardará como un pastor a su rebaño
Jn 11,45-57: Reunirá a los hijos de Dios

E l pueblo se encuentra dividido en relación a Jesús. Los mismos


signos realizados por Jesús colocan al pueblo en división, en
contraste. Jesús permite que los que son ciegos vean la luz y entren
en contacto con la luz, la cual termina encegueciendo a los hombres
de religión, a los especialistas de la ley. Y el conflicto no se hace
esperar. La novedad que Jesús trae es desenmascaradora de los
egoísmos estructurales de la religión judía que había perdido el
horizonte de humanización que estaba llamado a vivir. La Buena
Nueva se encuentra amenazada por la “certeza” y la “seguridad”
que ofrece el sistema religioso de turno. En la vida cristiana
podemos perder la capacidad de vivir la alegría y la fuerza de la
novedad. Hay que estar atentos a las prácticas religiosas que
realizamos y a la manera de vivir la religión, para que no
adormezcamos la capacidad de hacerle caso a Dios y a su novedosa
propuesta de humanización. Que esta semana participemos de la
frescura del Evangelio.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Servicio Bíblico Latinoamericano

http://servicioskoinonia.org/biblico
Em Português: http://www.claretianos.com.br/servicobiblico
In italiano: http://www.peacelink.it/users/romero/parola.htm

Reciba gratuitamente este servicio por correo-e en castellano:


Para suscribirse: http://servicioskoinonia.org/informacion
Para contactarnos: contacto@biblico.org

Servicio Bíblico Latinoamericano es uno de los Servicios Koinonia


http://servicioskoinonia.org

Consulte las lecturas bíblicas de cualquier domingo o día de la semana


desde 2004 a 2036, en nuestro Calendario Bíblico-Litúrgico
http://servicioskoinonia.org/biblico/calendario/
(y en inglés):
http://servicioskoinonia.org/BiblicalLiturgicalCalendar