Está en la página 1de 6

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/281296385

Proceso de atención de enfermería y cuidados de enfermería basados en la


evidencia científica. [Nursing process and nursing care based on scientific
evidence]

Article · July 1999

CITATIONS READS

3 1,173

6 authors, including:

JM Rumbo-Prieto Maria Jesus Movilla Fernández


Conselleria de Sanidade University of A Coruña
153 PUBLICATIONS   57 CITATIONS    29 PUBLICATIONS   10 CITATIONS   

SEE PROFILE SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Pressure Ulcers as adverse events: patient safety issues, knowledge, attitudes and perceived barriers by nurses in Spain (SECOACBA Project) View project

Práctica clínica basada en la evidencia en el deterioro de la integridad cutánea, úlceras y heridas [Evidence-based clinical practice on impaired skin and tissue integrity,
ulcers and wounds] View project

All content following this page was uploaded by JM Rumbo-Prieto on 29 August 2015.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


Proceso de atención de enfermería
y cuidados de enfermería basados
en la evidencia científica.
José María Rumbo Prieto (*); Avelino Castro Pastor (*); Elvira Cobas Couto (=^); María Jesús Movilla Fernández {*); Angeles
Rodeno Abelleira (*); Manuel Romero Martín (*)

(*) DUE. Escuela Universitaria de Enfermería y Pedología de Ferrol.

Resumen difícil explicar a los demás como llegó a


sus conclusiones.
Los cuidados de enfemiería, desde su historia, son fruto del estudio del saber deri­
En 1955 L. Hall propone el término
vado de las anécdotas, la intuición o tradición no contrastada científicamente. Con el
“Proceso de Atención de Enfermería”
nacimiento del Proceso de Atención de Enfermería (PAE) se crea un modelo estándar
(PAE) cómo modelo estándar de recogi­
de recogida sistemática de las acciones e investigación en cuidados de enfermería. Sin
da sistemática de las acciones en cuida­
embargo, en estos momentos en la que a la necesidad de contener el gasto sanitario se
dos de enfennería. Posteriormente L.
une la de evaluar procesos y resultados, además de las circunstancias derivadas del
Knowles (1967) presenta un modelo
cambio en las relaciones enfermera-paciente, la influencia de las nuevas tecnologías y
avanzado del PAE basado en cinco eta­
el debate ético entorno a la biomedicina; hacen del PAE un método bastante útil pero
pas denominadas las “cinco D”: descu­
no suficiente y la evidencia científica se presenta como una iniciativa que aporta vali­
brir (discover), investigar (delve), deci­
dez a las decisiones y mejora la eficiencia en el cuidado individual de pacientes.
dir (decide), hacerlo (do) y distinguir
Con el presente artículo se pretende como objetivo realizar una discusión sobre lo (discriminare). Modelo de PAE con el
que es el Proceso de Atención de Enfermería y lo que se entiende por Enfermería cual se inicia el impulso de la investiga­
Basada en la Evidencia Científica (EBE); con la finalidad de exponer que puede apor­ ción en cuidados de enfermería, para
tar los cuidados de enfermería basados en la evidencia científica en el contexto del convertirse finalmente en el modelo de
PAE, como marco conceptual en la relación enfermera-paciente. organización y planificación necesario
para la práctica competente de enferme­
Introducción: tas, la intuición, la suposición, el presen­ ría, así como en un método exigido e
timiento, la incertidumbre, la tradición o incorporado a las políticas y prácticas de
Los cuidados de enfermería pueden la opinión terapéutica no contrastada acreditados hospitales.(l)
variar del acto sencillo de asear a un científicamente. La enfermera de antaño
La idea principal del PAE, es la for­
paciente y hacer una cama, a las medidas dependía de la experiencia de casos
ma de enfocar un problema ya que va
más complejas relacionadas con la aten­ similares o de la improvisación que le
depender generalmente de la inteligen­
ción de pacientes en la unidad de cuida­ permitía su profesionalidad (es lo que
cia, técnica, energía y experiencia de la
dos intensivos de un hospital, o ayudar a ahora se denomina evidencia interna).
profesional y de la dificultad del mis­
personas con múltiples problemas para De este modo, una enfermera experta
mo. Clásicamente hay tres formas de
satisfacer sus necesidades en el ámbito podía -y aún puede- en unos pocos minu­
enfocarlo; (2)
de una comunidad. tos, a través de la observación directa del
paciente y su entorno, identificar varios L- El sistema Prueba-Error: el paciente
Desde la antigüedad, la historia de los problemas o necesidades no cubiertas; coma el riesgo de sufrir las consecuencias
cuidados de enfermería se basan en el pero esa misma enfermera, incluso con de una alternativa inadecuada. Actual­
estudio del saber derivado de las anécdo­ gran experiencia, a menudo encuentra mente en deshuso por su peligrosidad.

DATA-EC 990720822
Palabras clave: Proceso de Atención de Enfermería, PAE. Evidencia, EBE, Cuidados de Enfermería,
Fundamentos de Enfermería, Práctica de Enfermería.

Enfermería Científica Núm. 208-209. Julio-Agosto 1999 23


2. - La Intuición/Tradición: la expe­Exposición del tema: nar problemas, desarrollar su creatividad y
riencia profesional servía en los casos de tener presente el aspecto humano de su
urgencia/emergencia. Actualmente no profesión. El objetivo es identificar las
podemos basarnos en decisiones de pre­ 1.- Aproximación al concepto de necesidades de asistencia sanitaria en
sunción, sino más bien, en la información PAE y concepto de EBE. pacientes, establecer un plan de cuidados
veraz y contrastada. de enfermería y llevar a cabo las actuacio­
El PAE es un enfoque científico a la
nes o intervenciones de enfermería dise­
3. - El Método Científico; aunque elsolución de problemas, es decir, un proce­ ñadas para cubrir esas necesidades. (4,5)
trabajo de enfermería cuenta con muchos so sistemático, lógico y racional que ofre­
factores imprevisibles, estos imprevistos ce un marco conceptual para la organiza­ Sin embargo, en estos momentos en la
se pueden controlar científicamente, ción, la planificación y actuación de que a la necesidad de contener el gasto
mediante su estudio y prevención de los Enfermería (3). Es por tanto un método sanitario se une la de evaluar procesos y
aspectos indeseados. que ayuda a los profesionales de enferme­ resultados, además de las circunstancias
ría a emplear sus conocimientos, solucio­ derivadas del cambio en las relaciones
Es, en este último punto, donde los
cuidados de enfermería basados en la Tabla n°1:
evidencia, surgen con la importancia de
CARACTERÍSTICAS CUALITATIVAS DE LAS DECISIONES SANITARIAS
desarrollar una sólida base científica para
la toma de decisiones específicas sobre
ACTITUD GRADO DE VALIDEZ
las acciones que emprende la enfermera..
Incluye la obtención de toda la informa­ 1.- AUTORIDAD SUBJETIVA
ción pertinente (evidente), su análisis, la 2. - ANÉCDOTA ii
síntesis de la información de todas las
3. - SUPOSICIÓN
fuentes y la identificación de todos los
problemas que la enfermera, por sus 4. - PRESUNCIÓN
acciones, puede ayudar a resolver. 5. - INTUICIÓN
Con el presente artículo se pretende 6. - IMPRESIÓN t

como objetivo realizar una discusión 7. - EXPERIENCIA


sobre lo que es el Proceso de Atención de
Enfermería y lo que se entiende por 8. - TRADICIÓN
Enfermería Basada en la Evidencia Cien­ 9. - OPINIÓN
tífica (EBE); con la finalidad de exponer 10. - CORPORACIÓN
que puede aportar los cuidados de enfer­ 1r
11.- CONSENSO
mería basados en la evidencia científica
en el contexto del PAE, como marco con­ 12.- EVIDENCIA CIENTÍFICA OBJETIVA
ceptual en la relación enfermera-paciente.

Tabla n°2: COMPARACIÓN DE LAS FASES DEL (PAE) Y DEL MÉTODO CIENTÍFICO

FASES DEL P.A.E. ETAPAS DEL METODO CIENTIFICO

1. - Detección del problema I.- Identificación del Problema.


2. - Valoración; obtención y organización de los datos. [I.- Recogida de datos.
3.- Diagnóstico: identificación de la naturaleza dei problema. til.- Formulación de la hipótesis
5 .- Planificación: determinación del plan de acción, IV. - Selección de! métodode estudio.
5. V. - Experimentación de la hipótesis.
—Ejecución: realización de las actividades propuestas.
6. VI.
- Evaluación: pian de evaluación de la nueva situación. - Interpretación de los resultados
VIL- Evaluación de la hipótesis y/o revisión.

24 Eiifennería Científica Núm. 208-209. Julio-Agosto 1999


Tabla n°3: ETAPAS PARA LA PRÁCTICA DE LA (EBE) oíros factores, por el grado de subjetivi­
dad o de objetividad (19) (tabla 1).
A) FORMULAR UNA PREGUNTA: Definir un problema clínico identifica­ A lo largo de estos años la investiga­
do en el paciente. ción científica biomédica se ha desarro­
llado de manera significativa y ha contri­
B) BUSCAR LA EVIDENCIA: Disponer de las fuentes de revisión buido a que hoy la medicina, la enferme­
bibliográfica que sinteticen de forma ría (más recientemente) y la Sanidad
rigurosa la información de relevancia estén más fundamentadas en pruebas y
clínica. evidencias científicas. En este sentido, la
medicina y la enfermería basada en la
C) EVALUAR LAS PRUEBAS: Determinar la validez (proximidad a la evidencia intenta superar la separación
realidad) y utilidad (aplicabilidad clíni­ que hay entre la investigación y la activi­
ca) de los hallazgos. dad clmica asistencial, con objeto de
aportar los resultados de la primera al
D) APLICAR LOS RESULTADOS: Trasladar los conocimientos adquiri­ núcleo de la decisión clínica y también
dos (conclusiones) aí seguimiento de sanitaria. La EBE enfoca la práctica de
un paciente individual o a la modifica­ enfermería desde la óptica de un profe­
ción en subsiguientes consultas. sional conocedor y consciente de los
enfermera-paciente, la influencia de las estudios relevantes que apoyan su activi­
Cabe distinguir, que el término evi­
dad clmica o gestora (20).
nuevas tecnologías y el debate ético dencia tiene un significado muy contrario
entorno a la biomedicina (6); hacen del a su homónimo inglés “evidence”, en
PAE un método bastante útil pero no sufi­ español se atribuye como evidente aque­ 3.- Fases estructurales para la
ciente y la evidencia científica se presen­ llo que no necesita ser probado; mientras práctica del PAE y la EBE:
ta como una iniciativa que aporta validez que el inglés lo emplea como sinónimo
a las decisiones y mejora la eficiencia en En la práctica de enfermería, un pro­
de prueba (13,14). Esto puede inducir a
el cuidado individual de pacientes (7). blema es una cuestión propuesta para su
errores de interpretación al confundirse
solución o consideración. El problema
con las pruebas diagnósticas (enfermería
Estos cuidados individuales de enfer­ aparece cuando el paciente no es capaz de
mería basados en la evidencia los pode­ basado en las pruebas, sería su traducción
satisfacer sus necesidades de asistencia
mos relacionar, al unísono con la medi­ inglesa), por ello diversos autores reco­
sanitaria (21). El PAE se hace cargo de
miendan que lo más aconsejable sería
cina de la evidencia (MBE), como el uso éste problema de forma gradual y siste­
consciente, explícito y juicioso de la hablar de evidencia científica (15,16).
mática; se inicia con una valoración, hace
mejor evidencia científica disponible en un diagnóstico enfermero, planifica una
la práctica asistencial, sin perder otros 2.- Aplicaciones prácticas del intervención, ejecuta el plan propuesto y
valores humanistas de comunicación y PAE y la EBE. evalúa los resultados obtenidos (22,23).
de trato con el paciente (8). Por tanto, la
EBE es el resultado de un proceso en el Cuando la enfermera utiliza el PAE el Un método complementario al PAE es
que los problemas se presentan como paciente se convierte en participante acti­ el método científico, método comproba­
preguntas cuya respuesta se busca y vo de su proceso de asistencia sanitaria ble y sistemático para la solución de pro­
evalúa sistemáticamente a partir de los personalizada. Ciertamente, la identifica­ blemas basado en fases interrelaciona­
resultados de la investigación más ción y resolución del problema constitu­ das. Se utiliza en la práctica clínica cuan­
reciente y que sirve de base para la toma ye la base del PAE y éste a su vez capa­ do el profesional de enfermería quiere
de decisiones (9). No obstante, las deci­ cita a la enfermera para emitir juicios y investigar un problema de enfermería
siones no deben basarse únicamente en ser responsable de ellos; por tanto pro­ específico. Según Virginia Henderson
los resultados obtenidos a través de la porciona los medios a través de los cua­ (1966), tanto el PAE como el método
investigación: es necesaria la integra­ les el profesional de enfermería aumenta científico comparten características
ción de la experiencia profesional con­ su autonomía y cumple con su responsa­ correlacionadas en la resolución de pro­
trastada y añadirle la opinión del usua­ bilidad profesional y legal (17,18). Pero blemas (24,25) (tabla 2).
rio. Por eso la EBE debe fundamentarse la enfermera, al igual que otros profesio­ La evidencia científica es una reeva­
en tres aspectos: evidencia científica, nales de la salud, toma decisiones sanita­ luación del método científico ya que esta
experiencia personal y opinión del usua­ rias fundamentándose en diversas actitu­ se b ^ a en revisiones de publicaciones
rio (10,11,12). des que difieren cualitativamente, entre científicas (26). Estas revisiones son sis-

Enfermena Científica Núm. 208-209. Julio-Agosto 1999 25


del proceso salud-enfermedad (30). Sin práctica de enfermería, bien sea en el
temáticas, denominándose revisiones sis­
embargo, el PAE precisa de la aplicación diagnóstico o terapéutica de una enfer­
temáticas de la evidencia científica. La
del método científico y de la investiga­ medad, en el manejo clínico de un
evidencia se realiza mediante una bús­
ción para conseguir, por una parte, paciente específico, en la gestión de
queda bibliográfica, una presentación,
ampliar el “saber” en que se fundan las recursos, en las estrategias de salud
clasificación, síntesis e integración del
acciones que se realizan, y, por otra, pública, etc. incluye: la eficacia, la segu­
conocimiento y la información disponi­
mejorar los “instrumentos” que se preci­ ridad, la efectividad, el coste, la idonei­
ble sobre un problema de salud específi­
san para la búsqueda de soluciones a los dad, la capacidad de provisión y el
co (27). Se trata de una metodología sis­
problemas identificados en el quehacer impacto en el pronóstico entre otros. La
temática, en cuanto se pretende acceder a
profesional (31,32,33). mayor parte de las decisiones clínicas se
toda la información disponible; estructu­
toman en condiciones de incertidurabre,
rada, al estar definida por diferentes eta­ La novedad de la evidencia científica desde la presunción o la experiencia, la
pas o fases (28) (tabla 3); explícita ya que radica, básicamente, en su intento de ser­ EBE se presenta como un instrumento
determina los diferentes tipos de diseños vir de ayuda en la toma de decisiones complementario al PAE que pemute a las
(tabla 4) que constituyen cada una de las sobre la atención individual de pacientes, enfermeras/os mostrar que las decisiones
fases y que determinan la calidad y/o gra­ es decir, implica la integración de la que tomen sean las acertadas (39).
do de evidencia científica (29). experiencia profesional (evidencia inter­
na) con la mejor evidencia externa dispo­
4.- Fundamentos para la prácti­ nible, procedente de la investigación sis­ Conclusiones:
ca de enfermería basada en la temática (34,35). Se trata en definitiva de
evidencia: proporcionar una información de validez El PAE y los cuidados de enfermería
científica que sea de ayuda para mejorar basados en la evidencia científica presu­
La práctica de enfermería tiene su el estado de salud de nuestros pacientes y ponen la existencia de profesionales con
enfoque en el PAE, que a su vez es la aumentar la calidad de la atención que se la formación necesaria para interpretar y
base teórica en que se fundamenta sus les presta (36,37,38). contextualizar los estudios científicos.
acciones profesionales para solucionar
La utilización de la evidencia científi­ Ello obhga a incorporar esta metodología
problemas derivados de las necesidades
ca para la toma de decisiones para la en los procesos de educación postgradua­
que se genera en el ser humano dentro
da y de formación continua; siendo uno
Tabla n"4: de los elementos prioritarios para dar a
ESQUEMA DE CLASIFICACIÓN DE LA EVIDENCIA CIENTÍFICA conocer la EBE, el intentar ampliar la
investigación del mundo académico-uni­
TIPO DE DISEÑO GRADO DE versitario al campo de actuación de la
CALIDAD
DE LA EVIDENCIA CIENTÍFICO EVIDENCIA enfermería asistencial, invirtiendo en for­
mación de nuevas tecnologías y dotando
1. - Meta-análisis Adecuada eviden­ a las enfermeras/os de los recursos nece­
BUENA
2. - Ensayos Clínicos cia científica para sarios para que puedan aumentar la rigu­
Controlados recomendar o des­ rosidad de su práctica clínica-asistencial,
y aleatorizados confiar su así como, docente e investigadora.
utilización
La integración a la práctica cotidiana
profesional de la evidencia científica
REGULAR 3. “ Estudios de Cohorte Cierta evidencia
supondría un gran avance en la introduc­
4. - Estudios Caso-Control científica para ción de criterios racionales y explícitos
5. - Estudios Clínicos no recomendar o de probada validez objetiva dentro del
aleatorizados desconfiar su
PAE, así como servir de método para
utilización
valorar la eficacia de la intervención de
enfermería. Ello implica ir reemplazando
MALA 6. - Series Clínicas Insuficiente
la intuición por la razón, la subjetividad
7. " Estudios Descriptivos o evidencia científica por la objetividad y la experiencia por la
Transversales para recomendar ciencia. En cierta manera la EBE preten­
8. - Conferencia de Consenso 0 desconfiar su
de limitar los sesgos asociados a la expe­
9. - Comités de Expertos utilización riencia no validada y democratiza las
10. - Casos aislados decisiones sanitarias en cuanto se incor-

Enfermería Científica Núm. 208-209. Julio-Agosto 1999


26
pora la necesidad de aportar datos objeti­ 10. - FELIP, S. Enfermería Basada en la Evi­ 25. - ADAMS, E. Hacía dónde va la Enferme­
vos, de presentar experiencias probadas y dencia. http://usuarios.maptel.es/felip/ ría. Madrid: Interamericana, 1982.
de deliberar en condiciones de duda. [Internet], 20 de mayo de 1999.
26. - LÓPEZ ARRIETA, JM; QIZILBALS, N.
11. -CÜLLUM, N; DICENSO, A; CILISKA, La Medicina Basada en Pruebas: Revi­
El PAE debe ser utilizado como marco D. Evidence- Based Nursing; An Intro- siones Sistemáticas. La Colaboración
para el análisis y discusión de la eviden­ duction. Nurs stand, 1997, II(28):32-33 Cochrane. Med Clin (Barc), 1997; 109:
cia científica en enfermería porque ofre­ 581-85.
12. - CASTLEDINE, G. Evidence-Based Nur­
ce una base de la que pueden derivarse sing: Were is the evidence?. Br J Nurs,
todas las acciones sistemáticas de la 27. - ICART ISERT, MT. Enfermería Basada
1997, 6(5):290
en la Evidencia (EBE): Un nuevo desa­
enfermería y cumple, además, dos propó­ fío profesional. Enf Clínica, 1997;
13. - MANTECA GONZÁLEZ, A. Sobre el
sitos profesionales: procura cuidados de Término Evidencia. Aten Primaria, S(2):77-83.
enfermería de calidad y documenta sus 1997; 20(8).T18-19.
28. - BRAVO TOLEDO, R; CAMPOS ASEN-
intervenciones para ampliar y desarrollar SIO, C. Medicina Basada en Pruebas
1 4 - MARTÍNEZ GONZÁLEZ, J; DE
el cuerpo de conocimientos de la ciencia RAMÓN GARRIDO, HR; CAMPOS (Evidence-Base Medicine). JANO,
de enfermería. GARCÍA, MT; JUÁREZ FERNÁN- 1997; Lm(12í8):71-72.
DEZ,C. Medicina Basada en Eviden­
cias. Med Clin (Barc), 1996; 108:1563. 29. - JOVELL, AJ; NAVARRO-RUBIO, MD.
BIBLIOGRAFÍA: La Evaluación de la Evidencia Científi­
15. - MIGUEL GARCÍA, F; ECHEVARRÍA, ca. Med Clin (Barc), 1995; 105:740-45.
1. - POTTER, P; PERRY, AG. Proceso de M; POZA, E. Evidencia Científica Ver­
Enfemiena. En iFundamentos de Enfer­ sus Estado Actual de la Cuestión. Aten 30. - HENDERSON, V. Principios Básicos de
mería. Madrid; Mosby/Doyma, 1996: primaria, 1997; 20(8): 117-18. los Cuidados de Enfermería, Ginebra:
120-31. Consejo Internacional de Enfermería,
16. - Evidence-Based Medicine Working 1971.
2. - KOZIER, B; ERB, G. El Proceso de Aten­ Group. Evidence-Based Medicine.
ción de Enfermería. En: Enfermería JAMA, 1992; 268(17);2420-25. 31. - OMS. Nursing Process Workbook.
Fundamental. Madrid; Interamerica- Copenhage: Oficina Regional Europea
17. - YURA, H; WALSH, HB. El Proceso de (3“ Rev.), 1982.
na/McGraw-Hill, 1990:112-15. Atención de enfermería. Madrid:
3. - WITTER DU GAS, B. El Proceso de Alhambra, 1982. 32. - OMS. Programa a medio plazo de Enfer­
Enfermería. En: Tratado de Enfermería mería en Europa. Rev Rol Enferm,
18. - ÁLVAREZ GONZÁLEZ, M. La metodo­
Práctica (4“ ed.). México: Interamerica- Í979, 10:6-10.
logía en Enfermería: Una meta necesa­
na, 1986:73-100. ria. Rev ROL Enferm, 1987, 10 33. - HUMBERCHT, H; PAYRS, E. De la
4. SERRANO SASTRE, R; SARACÍBAR (101);22-26. Valoración a la Acción. Nursing, 1983,
RAZQUÍN, MI; CARRASCAL GAR- 19. - JOVELL, AJ. La Medicina Basada en la 1:15-21.
CHITORENA, E, SANZ IZCO, M. Evidencia Científica. El Médico, 1998;
Desde una Sistemática de Enfermería a 34. - MCFARLANES, JK, CLASTEDINE, G.
n" 663:36-43.
la Estandarización de los Cuidados. Rev A Guide to the Practice of nursing.
ROLEnferm, 1995; 198:28-36. 20. - ICART ISERN, MT. La Evidencia Cien­ Using the Nursing Process.
tífica. Rev ROL Enferm, 1999; 22(3): London;Mosby Co., 1982.
5. - POLETTI, R, Cuidados de Enfermería; 185-90.
Tendencias y Modelos actuales. Barce­ 35. - RODRIGUEZ ARTALEJO, F. La Salud
lona; Editorial Rol, 1980. 21. " HOREM, D. Normas Prácticas en Enfer­ Ptlblica Basada en la Evidencia. Gac
mería. Madrid: Pirámide, 1983. Sanitaria, 1997, 11(5):20I-03.
6. - GUERRA ROMERO, L. La Medicina
Basada en la Evidencia; Un intento de 22. - SANHUENZA ALVARADO, O; JOFRÉ 36. - CAINE, C, KENRICK, M. The Rol of
acercar la ciencia al arte de la práctica ARACENA, V; ZENTENO GONZÁ­ Clinical Directorage Managers in Facili-
clínica, Med Clin (Barc), 1996; LEZ, V. Aplicación del Proceso de Aten­ ting Evidence-Based Practice: A report
107:377-82. ción de Enfermería por los Estudiantes: of an exploratory study. J Nurs Mang,
Factores que Intervienen. Enf Clínica, 1997; 5(3): 157-165.
7. - JIMÉNEZ VILLA, J. Evidencia Científica 1998; 8(4): 133-40.
en Medicina Familiar y Comunitaria 37. - VIANA ALONSO, A; DURAN REYES,
[editorial]. Aten Primaria, 1997; 23. PÉREZ GARCÍA, R; RUMBO PRIETO, MA. Medicina Basada en la evidencia.
20(1):17-18. JM, MOSQUERA ESTÉVEZ, MP; Med Clin (Barc), 1998; 110(12): 479.
NUÑEZ PÉREZ, A. La Urgencia Psi­
8. - RUÍZ DE VILLALOBOS, CL. La Medi­ quiátrica en el Hospita General: Asisten­ 38. - BROTON CUIXART, C. Medicina Basa­
cina de la Evidencia: Racionalizando la cia de Enfermería. Enferm Clínica. da en la Evidencia: Un reto para el Siglo
Sanidad. Noticias Médicas, 1998; n“ 1998; 198-199:59-62. XXI. Med Clin, 1998; lll(14):552-57.
3702:18-19.
24. - ANÓNIMO. El Método Científico y el 39. - ESTABROOKS, CA. Will Evidence-
9. - ASIAÍN, MC. Práctica de Enfermería Desarrollo de la Enfermería como pro­ Based Nursing Practice Make Practice
Basada en la Evidencia. Enfermería fesión. En : Conceptos de Enfermería. Perfect?, Can J Nurs Res, 1998,
Intensiva, 1998; 9(4): 138-40. Madrid: UNED, 1983:251-53. 30(l):15-36.

Enfermería Científica Núm. 208-209. Julio-Agosto 1999 27

View publication stats