Está en la página 1de 3

ACTIVIDAD: MOTIVACIÓN AL PERSONAL

ESTILOS DE PENSAMIENTO
INTRODUCCIÓN
La aplicación del test para determinar los estilos de pensamiento tanto en nosotros, como en nuestros
colaboradores, permite reconocer características diferenciadoras en niveles sutiles, como los relacionados con
los patrones de pensamiento, la autopercepción o la forma cómo nos miramos a nosotros mismos, las ideas
que tenemos respecto a cómo creemos que los demás nos perciben, e incluso, algunos modelos de
comunicación típicos que poseemos, al relacionarnos con los demás y hasta referir ciertas frases comunes a
nuestro modo de pensar.
La comprensión que tengo de mis colaboradores en cuanto a su forma de abordar cognoscitivamente su
entorno, responsabilidades y trabajo asignado, me permite ofrecer directrices que permitan cumplir
adecuadamente con los objetivos departamentales. Es decir, tengo a mano alternativas para motivar a las
personas con las que integro un equipo laboral o más concretamente, empleados sobre los que puedo ejercitar
un determinado estilo de liderazgo, con miras a lograr las expectativas empresariales.
Siempre es mejor conocerse también uno mismo y de esa forma poder establecer de mejor manera nuestra
actividad gerencial. Entender nuestro estilo de pensamiento nos permite saber cuáles son los aspectos a los
que doy importancia en el contexto general de mis actividades, las cualidades que hacen que proponga una
forma específica de liderazgo, las prioridades que deduzco en los diferentes escenarios que plantea el día a día
de mi entorno laboral. Sabiendo con más precisión el enfoque en mi pensamiento, podré también comprender
a los demás, tanto en sus afinidades con mi manera de pensar, cómo en sus divergencias, siendo éstas últimas
en las que puedo tener dificultades para encontrar acuerdos.
Mi Modo de Pensamiento
Realizada la aplicación del test y realizada la respectiva ponderación obtenemos las siguientes calificaciones:
Norma Morán
Modo I: (A=8, B=3) Total: 11; Modo II: (A=10, B=3) Total: 13; Modo III: (A=7, B=2) Total: 9; Modo IV:
(A=7, B=3) Total: 10.
El modelo predominante en mi auto evaluación es el II denominado Basal Derecho, es de corte espiritual y
simbólico (mi puntuación fue 13). Esto implica una competencia no preferida, pero que en mi caso si está muy
desarrollada. Por lo general (incluso desde el ámbito profesional) estoy al tanto del sentir de las personas y
busco enfatizar las relaciones interpersonales para comprender a mis colaboradores y empleados de la
empresa. Permanentemente pretendo saber el modo de pensar y sentir de los demás, por lo que imprimo un
nivel superior de empatía hacia quienes me rodean, para asegurar una comprensión adecuada de cada persona
de mi entorno. Gusto relacionarme con todas las personas que conozco, tanto de la empresa cómo de otros
ámbitos. Soy socialmente activa y procuro atender las inquietudes y problemas de quienes me rodean. Estas
características se extienden hacia mi vida familiar y social, por lo que creo que me encasillo a la perfección
con el Modo II de la evaluación. Cabe destacar que adicionalmente tiendo a que las personas de mi empresa
busquen mi apoyo en diferentes niveles de sus responsabilidades, pero también en asuntos personales y
humanos.
De acuerdo al resumen de características, mi modelo de pensamiento es armónico interpersonal por lo que
presto atención a las relaciones y las personas; valoro la información que permite armonizar y conectarse con
los demás (ponerse en el lugar de otros o empatía); mis procesos de pensamiento se enfocan a los sentimientos
y armonía, al lenguaje lo uso para expresar o compartir sus propios sentimientos, para “llegar al otro” y
conectarse para lograr armonía con el entorno; prefiero comunicarme “hablando” con la mirada y recurriendo
al contacto físico o visual; mantengo un patrón de pensamiento más visceral, reaccionando con entusiasmo
ante la visita de alguien por ejemplo; me percibo como una persona que se preocupa por los demás y a su vez
los demás me miran como alguien proclive al contacto físico, que habla mucho, alguien que prefiere hacer
siempre lo correcto; mis frases usuales son “me preocupo por usted”, “Hagamos algo juntos”, “trabajemos en
equipo”, “aproveche lo que la vida le ofrece”, “participación”, “crecimiento personal”, etc.
En términos generales puedo apreciar que este estilo de pensamiento me denota, pero también puedo encontrar
algunos elementos que no se consideran (posiblemente corresponden a otros estilos) o que están fuera de lo
que soy o pienso.
No muy distante en mi puntuación se encuentra el “modo ordenado y que se basa en procedimientos”, pues al
estar enmarcada dentro de una estructura empresarial bien definida, trabajo bien dentro de los esquemas y
procedimientos concretos que son parte de la organización, soy también una persona confiable y leal que
pretende realizar sus actividades con el uso de criterios específicos. En este sentido y refiriéndome al resumen
de características, hay algunas que me denotan. Presto atención a principios operativos que permiten el uso
eficiente de recursos; valoro también los principios operativos; en muchas ocasiones utilizo procesos de
pensamiento lógicos; puedo comunicar los resultados de mi proceso de pensamiento sobre las decisiones
tomadas; puedo comunicar en forma escueta y apropiada; en el patrón típico de pensamiento pondero variables
a la hora de tomar decisiones; mi autopercepción es la de un líder competente; también comparto algunas
frases típicas de las utilizadas en este modelo de pensamiento, por ejemplo: “¿Cómo fortalecemos nuestra
posición?, ¿Qué nos aporta?, “en conclusión”, etc.
Del análisis precedente puedo colegir que, para mi caso específico puedo tener un estilo de pensamiento
definido, lo cual no impide que también tenga algunas posibilidades de proponer estilos diversos de acuerdo
a los retos que propone el medio, la organización, la empresa, en definitiva el entorno.
APLICACIÓN DE TEST A COLABORADORES
JUSTIFICACIÓN
Como conocedora del comportamiento organizacional noto que a veces en la empresa, tenemos problemas de
trabajo, tenemos dificultades entre las personas y en muchos casos no entendemos los motivos para que esto
acontezca. Una vez analizado el tema de los estilos de pensamiento, podemos proponerlos en ciertos casos,
como los causantes de este tipo de complicaciones, especialmente cuando no se ha logrado una integración
“sinergética” entre los miembros de un equipo, departamento o hasta empresa. Por ello esta información
resulta de utilidad tanto para la persona que lidera un grupo humano, como también para cada uno de los
colaboradores de una institución. Cuando surgen los problemas es mejor analizar a las personas de acuerdo a
sus características o en este caso estilos y desde allí buscar las explicaciones para nuestros comportamientos
erráticos. Igualmente en ciertos casos es preferible integrar equipos “acoplados” lo que no implica con
miembros de la misma tipología, sino estructurados con criterios de complementariedad.
El motivo para escoger a las personas para este estudio es que son mis colaboradores y que ellos deben trabajar
permanentemente con problemas cómo los antes descritos. Permanentemente deben entrar en contacto con
otras personas y su problemática y como gestores en la Gerencia de Talento Humano, deben estar
completamente predispuestos para realizar correctamente sus funciones. El punto es que para conseguir
excelencia en el desempeño de mis colaboradores, los debo motivar al logro, por ello el estudio de sus estilos
de pensamiento me va a permitir fomentar esquemas precisos para orientarlos positivamente.
Las puntuaciones obtenidas en la aplicación del Test se resumen a continuación:
Nombre: SC
Modo I: (A=10, B=5) Total: 15; Modo II: (A=11, B=3) Total: 14; Modo III: (A=5, B=4) Total: 9; Modo IV:
(A=11, B=3) Total: 14.
En este caso tenemos a un Modo I. Basal Izquierdo. Secuencial-Rutinario. Realiza las tareas según las reglas,
con preferencia al orden establecido, valora aplicaciones que siguen procedimientos definidos, con proceso
de pensamiento apegado a hechos o normas aprendidas, que usa el lenguaje para comunicar el orden
establecido, que prefiere comunicarse por escrito, se siente cómodo trabajando con objetos más que con
personas o ideas, se percibe cómo un empleado productivo y eficiente, los demás lo catalogan como muy
trabajador aunque monótono, con frases que lo caracterizan como “dígame que hacer y yo me encargo”, “El
reglamento dice…”, “Aquí lo hacemos así”, etc,
Nombre: KA
Modo I: (A=8, B=4) Total: 12; Modo II: (A=10, B=3) Total: 13; Modo III: (A=7, B=3) Total: 10; Modo IV:
(A=8, B=4) Total: 12.
La evaluación se corresponde con el Modo II. Basal Derecho, Modo Armónico-Interpersonal. Más interesado
en las relaciones y personas, con características cómo las descritas a propósito de mi modelo de pensamiento.
Nombre: EH
Modo I: (A=7, B=3) Total: 10; Modo II: (A=8, B=3) Total: 11; Modo III: (A=6, B=3) Total: 9; Modo IV:
(A=8, B=4) Total: 12.
Obtenemos un Modo IV, Frontal Izquierdo, que presta atención a los principios operativos que permiten el
uso eficiente de recursos y facilitan la toma de decisiones y la resolución de problemas; Analítico lógico; con
preferencia por comunicar resultados de su proceso de pensamiento, con frecuencia una decisión que ha
tomado, que pondera variables en la toma de decisiones, se considera un líder sólido y competente, los demás
lo perciben crítico y calculador, que usa frases típicas como “¿cuál es el resultado final?”.
MOTIVACIÓN A COLABORADORES A PARTIR DE CRITERIOS DE ESTILOS DE
PENSAMIENTO.
En general observamos que conocer a una persona en sus diferentes dimensiones nos permite saber cómo
tratarla y de esta manera conseguir un mejor desempeño en sus actividades. En el caso que nos ocupa, tengo
a mi cargo los colaboradores estudiados y me doy cuenta que para las personas KA y EH, sus modos de
pensamiento permiten solventar con facilidad la labor de liderazgo y motivación. KA comparte mi modo de
pensamiento y hasta ahora supervisarla y lograr su pleno desempeño no ha necesitado mucho esfuerzo.
Responde efectivamente ante esquemas comunes de motivación, desde estímulos externos, como un buen
ambiente de trabajo, relaciones interpersonales satisfactorias, premios. También intangibles como
reforzamiento positivo por sus logros, palabras de elogio y felicitación, etc. Se pude crear para esta persona
un plan de incentivos y se sugiere que responderá bien.
EH es también susceptible de incorporarse en los equipos de trabajo a satisfacción y con alentarlo
positivamente responde a cabalidad. Puede ser necesario sustentar un plan motivacional más relacionado a su
estilo de pensamiento, creando un ambiente predecible y estímulos concretos que él los valora, cómo
incentivos económicos, premios, etc.
El caso de SC es más especial pues su modo de pensamiento Basal Izquierdo, secuencial-rutinario, responde
mejor a una estimulación constante, es decir que hay una preferencia por apegarse a normativas concretas y
al ser más visceral que conceptual, requiere una motivación mejor delineada, como recompensas inmediatas
por buena gestión, reforzamientos por trabajos cumplidos, estimulaciones constantes y perceptibles que
promuevan un óptimo desempeño de la persona estudiada.

También podría gustarte