Está en la página 1de 3

SEQUIA EN BRASIL

A principios del año 2017, en la zona noreste de Brasil paso por una de sus
etapas más alarmantes de los últimos años, con respecto al abastecimiento
de agua.

Los problemas de la sequía no son nuevos en Brasil, un país inmenso de más


de 8,5 millones de kilómetros cuadrados de superficie y con distintas zonas
climáticas.

Los climatólogos le atribuyen una combinación perversa de factores como


lo son: la predominancia de El Niño en el Pacífico, un calentamiento del
Atlántico norte y el cambio climático.

Los ríos y embalses no se encuentran en óptimas condiciones. Las


autoridades estiman que las presas están a un 6% de su capacidad, pero
algunas literalmente se evaporaron.

Esto trajo como consecuencia la muerte de varios animales y perdidas


agrarias en el sector agrícola. Así como también el despavórale estado de
familias que se les es muy complicado conseguir agua.
PROBLEMÁTICA DE LA REPRESA DE POECHOS

Fue construida hace casi cuatro décadas y es la obra hidráulica más grande
del Perú, para el almacenamiento de agua. Al igual que otras represas,
como Gallito Ciego, Tinajones o Condorama, Poechos afronta graves
problemas de sedimentación y déficit de agua; sin embargo, entre todas,
sigue abasteciendo a millones de personas y miles de hectáreas del
territorio nacional.

Se encuentra en la cuenca Catamayo-Chira, recogiendo las aguas que llegan


desde el sur del Ecuador a la cuenca del río Chira (Sullana-Piura).

Fue concebido para almacenar 880 millones de metros cúbicos, ampliables


hasta 1000. Hoy, su capacidad se ha reducido al 46%, según registra el
Proyecto Especial Chira Piura (PECHP), operador de esta infraestructura
hidráulica. Los sedimentos, aportados durante los periodos lluviosos y los
fenómenos El Niño del 82-83 y 97-98, cubren el 54% de la capacidad del
reservorio.
Se dice que el Proyecto Chira Piura ha evaluado, con batimetría y
topografía, la sedimentación del reservorio. Hasta entonces, para evitar su
incremento acelerado, trabaja en la correcta operación del sistema de
Poechos, para que no todos los sólidos arrastrados por las aguas se queden
en el vaso del reservorio, sino que sigan su camino hacia el mar.

Cada año este reservorio recibe unos 8 millones de metros cúbicos de


sedimentos. Con un fenómeno El Niño podría llegar a los 90 millones. Si esta
situación continúa, podría perder unos 160 millones de capacidad en 10
años y ya no satisfaría la demanda de la región.

Durante la última década ha habido varias propuestas o ideas para


repotenciar o des colmatarlo. La idea de repotenciar es la de contemplar el
levantamiento de 5 m del dique de la presa, para recuperar la capacidad del
reservorio, en unos 250 millones de metros cúbicos.

Paralelamente, la alternativa de des colmatación del reservorio, consiste en


neutralizar el rio, hacerlo que recupere el cauce que tenía antes de que
existiera esta obra hidráulica, de modo que los sedimentos vayan a la
cuenca baja y sean arrastrados hacia el mar. Esta medida también haría que
se vaya recuperando el equilibrio de la línea de playa.