Está en la página 1de 228

1

VSE
LA VIVIENDA SOCIAL EN EUROPA
ALEMANIA, FRANCIA Y PAÍSES BAJOS DESDE 1945

LUIS MOYA (Ed.)


Agradecimientos

A los miembros del Grupo de Investigación


"Vivienda Social" por su apoyo aunque no hayan
contribuido con encargos concretos en este tra-
bajo. A Enrique Ruiz, arquitecto de GPS, que ha
realizado un seguimiento constructivo del trabajo;
y a la larga lista de colaboradores extranjeros y
nacionales que nos han aportado conocimiento y
actualidad desde sus campos específicos. Tam-
bién se agradece a la empresa GPS que ha finan-
ciado este trabajo por que consideró que era
necesario para su gestión, y así mismo a la
ETSAM de la UPM que nos ha brindado un buen
marco para el trabajo.

© Luis Moya González


© De los textos: los autores
Edición patrocinada por GPS

© De esta edición: Mairea Libros


Escuela Técnica Superior de Arquitectura
Avenida Juan de Herrera, 4. 28040 Madrid
www.mairea-libros.com

Ayudas a la edición: Mónica Miranda

Diseño gráfico y portada: Mónica Miranda


Realización: Paralelo Edición, SA
Impresión: XXXXX
Impreso en España / Printed in Spain

ISBN 10: 978-84-936485-3-4


Depósito Legal:

Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita de los


titulares del "Copyright", bajo las sanciones establecidas en las
leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier
medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el trata-
miento informático, y la distribución de ejemplares de ella median-
te alquiler o préstamo públicos.
3

MIEMBROS DEL GRUPO DE INVESTIGACIÓN “VIVIENDA SOCIAL: VISIÓN CRÍTICA Y


PROPUESTAS”

Investigador Responsable: Luis Moya

Líneas de Investigación: Vivienda Social. Planificación urbana y territorial. Marco jurídico y organizativo.
Diseño urbano de los espacios públicos. Sostenibilidad. Tecnología constructiva, prefabricación e industriali-
zación. Bioclimática. Historia reciente de la vivienda social. Habitabilidad Básica.

Investigadores:
Felipe Colavidas Profesor Titular ETSAM, Urbanismo
Ramón Gámez Profesor Titular ETSAM, Construcción
Juan A. González Cárceles Profesor Titular ETSAM, Estructuras
Fernando Inglés Profesor Asociado ETSAM, Construcción
Antonio Miranda Profesor Catedrático ETSAM, Proyectos
Luis Moya Profesor Catedrático ETSAM, Urbanismo
Emilio Ontiveros Arquitecto ETSAM
Julio Pozueta Profesor Titular ETSAM, Urbanismo
Mª José Rodríguez Tarduchy Profesora Asociada ETSAM, Urbanismo
José Luis Sáinz Guerra Profesor Titular ETSA Valladolid, Urbanismo
Julián Salas Profesor Ad Honorem ETSAM, Urbanismo
Fernando Terán Profesor Catedrático ETSAM, Urbanismo
Julio Vinuesa Profesor Titular UAM, Geografía

Becarios y colaboradores:
Emilio Ontiveros Doctorando ETSAM
Victor Quintanilla Auxiliar Administrativo ETSAM
Andrea Ramos Estudiante ETSAM
Lorena del Río Estudiante ETSAM
Marcos Rodríguez Diaz Estudiante ETSA Valladolid
Blanca Ruilope Responsable Biblioteca ETSAM

extrangero:
Expertos en el extranjero
Wilfried Andreas Funcionario encargado Viviendas Sociales. Land de Berlín
Britta Becher Directora-gestora de cooperativas. Hamburgo
Wolfgang Bohleber Director de la Federación de Cooperativas de Berlín y Brandenburgo
Laurent Coudroy Historiador y sociólogo del Institut d’Urbanisme de Paris I.U.P.
Klaus Habermann-Niesse Arquitecto urbanista. Ofician Plan Zwei Hannover
Beata Huke-Schubert Arquitecto proyectista de viviendas sociales. Hamburgo
Mieke van Kempen Directiva empresa promotora Bouwfonds MAB
Herman Kowalski Director Altonaer Cooperative. Hamburgo
Anhelen Lagae Arquitecto. Ayuntamiento de Ámsterdam
Demetrio Muñoz Urbanista. Universidad de Delft
Antonia Nieto Arquitecto. Ayuntamiento de Ámsterdam
Sophie Rousseau Historiadora. Universidad de Eindhoven
Dirk Schubert Urbanista y sociólogo. Hafencity Universität Hamburgo
Dick Schuiling Director de la Coordinadora de Asociaciones de viviendas de Ámsterdam
Jos Smeets Urbanista. T. Universidad Eindhoven
Charlotte Vorms Urbanista del Institut d’Urbanisme de Paris I.U.P.
Max Welch Urbanista. Universidad de Weimar
Joris Hoekstra Instituto de Investigación OTB, Universidad de Delft
5

PRÓLOGO

Además de atender nuestras obligaciones cotidianas, el desarrollo de decenas de promociones de


vivienda protegida para Vitra, la organización cooperativa que estos días cumple 20 años; en GPS Ges-
tión nos obligamos a levantar la vista y otear el horizonte, en este caso, con la excelente compañía de
profesores universitarios, que proyectan su mirada sobre tres países europeos, especialmente relevan-
tes en políticas de vivienda social.

GPS Gestión tiene suscrito un convenio de colaboración con la Universidad Politécnica de Madrid,
en cuyo marco se ha desarrollado el proyecto de investigación sobre ‘La vivienda social en Europa’. Esta
iniciativa de GPS Gestión trata de obtener respuestas ante la perplejidad que provoca el comportamien-
to de la actividad inmobiliaria en España.

¿Cómo se ha desarrollado el sector inmobiliario en Francia, Alemania y los Países Bajos en los últi-
mos años? La respuesta a esta pregunta la buscamos en el ámbito académico, y creemos que el con-
tenido de este libro da buena cuenta de lo acertado de la elección. Por lo tanto, hemos obtenido un
resultado completo y satisfactorio, que debemos compartir. ¿Con quién? Con todos aquellos que, por
razones diversas, les preocupa la vivienda y todo lo que suponen las condiciones de vida de los ciuda-
danos. ¿Por qué? Para en el futuro evitar comportamientos sociales y económicos, que sólo se puedan
calificar de patológicos, en esta actividad que debería proporcionar viviendas con una relación de pre-
cio/calidad acorde con los niveles de renta del país.

La anomalía de la actividad inmobiliaria en nuestro país es el crecimiento de la oferta de viviendas


terminadas a lo largo de una década, acompañada de una escalada de precios sin precedentes en Euro-
pa. En Gran Bretaña, que también ha tenido una evolución de precios al alza, la oferta de viviendas ha
tenido uno crecimiento moderado.

El comportamiento de una parte de la demanda de vivienda en España, en estos últimos años, sólo
se explica en un ambiente de expectativas de plusvalías a corto plazo, que estimula la codicia de
muchas economías familiares. La especulación se socializa, y cuando el ritmo de entrada de nuevos
especuladores disminuye, el stock de viviendas terminadas aumenta, como viene ocurriendo desde
enero de 2007. Lo ocurrido en España en los últimos años es difícil imaginar que pudiera producirse en
el resto de países europeos.

Queda por agradecer, sinceramente, el esfuerzo personal del director y coordinador de este pro-
yecto de investigación, don Luis Moya, que ha logrado implicar a un grupo de excelentes especialistas
en la materia estudiada. Nuestro reconocimiento también para los tres especialistas de Alemania, Fran-
cia y los Países Bajos, que nos han permitido incorporar las ponencias que elaboraron para la jornada
organizada por GPS Gestión en la ciudad de Granada en diciembre de 2007.

Pedro Parra Macia


7

INTRODUCCIÓN. L. Moya 9

1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA


BREVE HISTORIA. J.L. Sáinz Guerra 15
Los pioneros en las políticas de vivienda 17
Período de madurez 23
Vivienda masiva en la posguerra 27
Evolución de los prototipos 35
MARCO NORMATIVO Y ORGANIZATIVO. J. Vinuesa y A. Palacios 39
Creación del modelo 39
Evaluación del período en relación con el caso español 56
Tendencias en los últimos quince años 58
Valoración final de las políticas de VS 72

2. CONSTRUCCIÓN, Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL


TIPOLOGÍA, SISTEMAS CONSTRUCTIVOS E INDUSTRIALIZACIÓN 76
Evolución tipológica. E. Ontiveros 77
Técnicas constructivas e instalaciones sostenibles. R. Gámez 101
Proceso continuo de industrialización. J. Gzlez.-Cárceles 115
ORDENACIÓN Y MORFOLOGÍA URBANA 138
Teoría y planificación urbanísticas. F. Colavidas 139
Nuevas tendencias estructurales y morfológicas. M.J. Rguez. Tarduchy 147

3. VISIONES CRÍTICAS
DESDE LAS DISCIPLINAS 162
La Filosofía. Innovación y arquetipo: el retorno de Heidi. A. Miranda 163
La Economía. Especulación y estado de bienestar en España. P. Parra 169
EL Urbanismo y la Arquitectura. Posibles estrategias. L. Moya 175
DESDE DE LA POLÍTICA DE LOS LUGARES 184
Alemania. M. Welch 185
Francia. L. Coudroy 195
Países Bajos. D.D. Muñoz,
Muñoz J. Hoekstra 201

4. APRENDIENDO DE EUROPA. L. Moya


Sobre la regulación, edificación e implantación 212

BIBLIOGRAFÍA 219
9

INTRODUCCIÓN
LUIS MOYA

OBJETO DEL TRABAJO Así mismo creemos que España inicia en


El trabajo presente es una reflexión colectiva de este momento una nueva andadura con respecto
profesores de disciplinas complementarias den- a la Vivienda Social (VS). Interpretamos que la
tro de la arquitectura, sobre la vivienda social gran eclosión constructiva de los últimos diez
europea de los países considerados como avan- años considerando a la vivienda como un bien de
zados en este campo. Nuestro objetivo es apren- cambio, un producto comercial, una cuenta de
der de ellos, adaptando lo positivo, no repitiendo ahorro, un fondo de inversión, es decir más bien
lo negativo, y aportando nuevas soluciones que un bien mueble que inmueble, está generando
surjan al calor de este análisis y que recojan la una crisis para cuya resolución ya se apuntan
idiosincrasia española. algunas medidas administrativas. Entre ellas son
En cierta medida este trabajo es continua- trascendentes la política de vivienda en alquiler, la
ción del de Vivienda Reducida (VR) pues lo reali- protección a las viviendas de 30-45 m2, el trata-
za el mismo Grupo de Investigación, coordinado miento de las viviendas vacías, y otras medidas
por el que suscribe estas líneas y por encargo de que sin duda las acompañarán. Junto a las de
la misma empresa. En el estudio de la VR indaga- carácter legislativo será necesario una gran orga-
mos temas puntuales de lo que sucedía en otros nización administrativa que se ocupe de la ges-
países, y así nos surgió la necesidad, compartida tión para el reparto, producción y mantenimiento
por nuestros encargantes, de estudiar sistemáti- de la edificación. En la esfera privada también se
camente la experiencia de los que sin duda nos producirán transformaciones con tendencia a
han precedido. consolidar un patrimonio y no sólo un beneficio, y
Por tanto nuestro método, y donde espera- especializarse en tareas exclusivas de vivienda
mos hacer nuestra mejor aportación, se basa en permaneciendo en la actividad sin oportunismos
abordar la Vivienda Social Europea (VSE) desde coyunturales.
varias disciplinas dentro de la arquitectura: la La VS se verá afectada sustancialmente por
política de vivienda, el contexto urbano, el pro- la imperiosa necesidad de ahorrar energía y agua.
yecto edificatorio, la construcción e instalaciones, Una auténtica nueva política en este sentido,
y los avances de la prefabricación e industrializa- impone condiciones a la ordenación del territorio
ción. Del análisis de cada materia, pero sobre y de la ciudad, a la racionalización de sus dota-
todo de las interferencias que surgen de su rela- ciones y equipamiento, a la instalación de mayor
ción, podemos deducir los procedimientos más número y calidad de servicios comunitarios en los
novedosos para el futuro. conjuntos o edificios de viviendas, y a los siste-
El método también se caracteriza por ser mas constructivos de estas últimas.
historicista, es decir, consideramos la historia La construcción artesanal tendrá que evolu-
como instrumento de trabajo básico en la com- cionar hacia sistemas más industrializados si se
prensión de los fenómenos. Por esta razón quiere economizar su producción y aumentar su
comenzamos con una breve reseña histórica de calidad, y por supuesto introducir a la industria en
todo el período, y además cada tema se trata con el sector de la construcción. Dicha medida es
una frontera, que situamos alrededor de 1990. básica en el desarrollo económico de cualquier
Hemos partido de la hipótesis general que antes país, pero es imprescindible en España donde la
de esta fecha se establece el modelo de la VSE y última tiene tanto peso y la primera tan poco.
después comienza a transformarse como conse- Es necesario que la organización social,
cuencia del reforzamiento que experimenta la administrativa y civil, reconozca a la sociedad real
política liberal económica. formada por las nuevas familias que ocupan los
10

hogares, pues ya no son las de hace medio siglo, mente que la media europea y dirigida sólo en un
además tenemos un 10% de población extrajera 30% hacia la inversión directa, mientras que el
con costumbres diferentes, y el mundo es infor- resto se consume en desgravaciones fiscales
macional. Estos fenómenos tienen sus efectos en indiscriminadas. Estos datos clave apuntan a la
las viviendas que sin embargo se siguen constru- necesidad urgente de superar las medidas obso-
yendo sin considerarlos. Así ocurre que sobran letas y buscar la confluencia de los países euro-
habitaciones para dormir, pero faltan para la con- peos más avanzados. España necesita más
vivencia y para el trabajo, nuestros jóvenes son viviendas principales, a pesar de la construcción
los que se emancipan más tarde en Europa, la masiva de los últimos años. Por ello es funda-
política de venta de viviendas genera endeuda- mental marcar un nuevo camino para las VS e
miento general, la ciudad tiene una ordenación intentar disminuir la carga financiera de las ya
irracional con sobrecarga de tráfico inútil, y tantas construidas principales que en España afectan al
otras cuestiones que en este trabajo tratamos de 83,5% mientras que en Europa es al 50%.
detectar, analizar y proponer alternativas. El cambio que debe producirse en nuestro
En efecto, hemos indagado los temas men- país es de tal magnitud que sólo es posible pro-
cionados más arriba, en los tres países elegidos y vocarlo desde la Administración Central aunque
los hemos organizado por capítulos de la siguien- las Autonomías concreten los programas de sub-
te manera. sidios y los Ayuntamientos creen sus propios pro-
El capítulo primero trata de poner de manifies- gramas de apoyo. Francia, con gran experiencia
to la necesidad de reflexión sobre lo realizado en en política de vivienda, sigue un sistema de este
otros países ahora que se avecina un cambio en el tipo. Ello no es contradictorio con una paulatina
enfoque del tratamiento de la vivienda en España. tendencia a confiar la política de VS a entidades
Por ello se recorre la historia de la VS durante el privadas sin afán de lucro, sometidas a un férreo
siglo XX y especialmente a partir de la Segunda control de las tres administraciones, cada una en
Guerra Mundial. Su intención es contemplar simul- su nivel. Ello nos lleva a trasladar el concepto de
táneamente los aspectos que luego se trataran en vivienda pública al de vivienda social gestionada
los capítulos específicos, y se desarrolla destacan- por entes privados como ocurre en los países
do algunos hitos ejemplarizantes capaces de estudiados.
representar a muchas otras actuaciones. Ahora bien el objetivo es que la VS conside-
A continuación se aborda la Política de rada en todos sus matices cubra a las dos terce-
Vivienda, con un primer período hasta 1990, en el ras partes de los hogares, dentro de los cuales
que se crea el modelo. Se analizan sus instru- habrá una mayoría que no superen los límites
mentos legislativos, planes y programas, y agen- impuestos de ingresos y una minoría que los
tes principales. Termina con una valoración gene- superen ligeramente. La VS en los tres países
ral y su relación con lo ocurrido en España en el estudiados intenta cubrir también a la clase
mismo período. A partir de 1990 se analizan pro- media con ingresos por hogar entre 30.000 y
blemas y soluciones actuales, y se introduce un 50.000 €/año, los cuales no les permiten acceder
epígrafe final que contempla la adaptación de las fácilmente a un mercado libre cada vez más
respuestas positivas al caso español. caro.
En los países más desarrollados, con Admi- Ya que en nuestro país sigue pendiente la
nistraciones racionalizadoras de los procesos realización de un Estudio completo sobre la VS,
sociales y económicos y no meros árbitros, tienen se ha desarrollado un cuestionario a personas
más viviendas en alquiler que en venta con res- dedicadas al campo de la gestión de VS para
pecto a los países con PIB más bajo: en E.U. el averiguar el estado de opinión sobre la situación.
32,1%, Alemania el 52,8%, Francia el 31,6% y Los encuestados han sido seleccionados por su
Países Bajos el 45,3%, frente a España el 10,1% relevancia profesional o institucional pero a título
(del cual sólo el 2% de VS), (datos del 2001). Las personal; pertenecen a Administraciones Regio-
tendencias neoliberales que imperan en Europa nales, Ayuntamientos, Empresas Mixtas, Promo-
desde 1990 no han reducido el paulatino incre- toras, Banca, y Observatorios de Vivienda. Los
mento de VS en alquiler, excepto en Alemania por resultados han servido para redactar el capítulo
la incorporación de la antigua R.D.A. La inversión correspondiente (son consultables en el trabajo
actual del PIB en España es la mitad aproximada- original).
11

El segundo capítulo trata de la construcción equilibrado y racional. Es esta una evolución lógi-
física de las VS en dos ámbitos: la ciudad y el edi- ca cuando se parte de unas décadas previas
ficio. Dentro de este último se estudia el proyecto donde, en general, se ha mantenido una planifica-
con su programa de distribución, los sistemas ción global con las bases teóricas del Movimiento
constructivos y las instalaciones. En un apartado Moderno. Así aparece un apartado que trata la
complementario hemos incluido, por su relevancia, evolución de la planificación urbana y una crítica a
el estado de la cuestión de la prefabricación e la crítica habitual al Movimiento Moderno, desta-
industrialización. Todos los textos consideran las cando los aportes positivos del mismo y su vigen-
respuestas a los cuestionarios que hemos plante- cia tras una labor de adaptación.
ado a expertos extranjeros (también consultables El tercer capítulo reúne tres visiones críticas
en el trabajo original) sobre ordenación y normati- desde enfoques disciplinares distintos: filosofía,
va urbanística, programas arquitectónicos, cons- economía, y arquitectura y urbanismo; y tres visio-
trucción y grado de satisfacción de los usuarios, nes, también críticas, de expertos sobre la política
industrialización, y concursos. Estos expertos de la VS en sus respectivos países: Alemania,
corresponden por tanto a los campos variados Francia y Países Bajos. Con ello pretendemos
contenidos en los temas que aquí se tratan. salirnos de la investigación del libro para comple-
Con respecto a los proyectos edificatorios se mentarla con puntos de vista no sujetos a su
analiza, a través de casos, la evolución tipológica estructura. Los textos parten, (excepto el primero
en los últimos sesenta años bajo la perspectiva, desde la filosofía, que trata de procurar unas coor-
que nos interesa particularmente, de comprobar denadas de referencia), de las ponencias discuti-
hasta que punto la innovación convive con las tra- das en la Jornada Internacional que tuvo lugar en
diciones o costumbres particulares de cada país. Granada el 12.12.2007, organizada por los respon-
En cuanto a los sistemas constructivos se analizan sables del trabajo, que ha dado lugar a este libro.
en el período que cubre hasta 1990, los elementos El último capítulo, Aprendiendo de Europa,
que caracterizaban a la VS europea, en la que se trata de extraer los aspectos positivos de la expe-
pone de manifiesto su papel de vanguardia, mien- riencia extranjera y proponer medidas que puedan
tras que en el período actual se identifican y des- ser de aplicación en nuestro país. Aunque se reco-
criben las novedades bioclimáticas que se incor- gen las conclusiones formuladas en capítulos
poran a los edificios. Todo ello se pone de anteriores, ahora responden a una nueva elabora-
contraste con la renuencia española a utilizar las ción procedente de una visión global. Además sur-
nuevas técnicas y continuar con un sistema mayo- gen nuevas propuestas, consecuencia de poner en
ristamente artesanal, en el que la industrialización relación aspectos cruzados.
se presenta como un proceso paralelo y poco con- Al final del trabajo figura la Bibliografía, la cual
fluyente con la construcción habitual. se ordena alfabéticamente por autores y correspon-
En los países estudiados dicha industrializa- de a todos los capítulos. Su extensión no se debe a
ción ha experimentado un desarrollo en evolución una falta de exhaustiva selección, sino al afán de
continua, desde la trasposición de las cadenas de incorporar la que corresponde a temas y disciplinas
montaje del automóvil hasta el uso de componen- tan variadas como las que confluyen en la VS.
tes y la robotización actual. España debería recu- El trabajo pretende mantener su unidad a tra-
perar los esfuerzos aislados que se hicieron en vés de la estructura y el índice acordado con la
décadas anteriores, y comenzar así un proceso empresa que hace el encargo. La coordinación de
continuo de investigación y experimentación. los textos ha llevado a algún recorte o ampliación,
Desde nuestro punto de vista es la única partida pero se pueden apreciar las ideas particulares que
presupuestaria que justificaría un mayor precio de inspiran los textos de cada autor y sus formas de
la vivienda. redacción. La Introducción y las conclusiones
Entendemos que la VS debe insertarse en una expuestas en el capítulo Aprendiendo de Europa,
ciudad social y cívica. Hemos querido interpretar han tratado de exponer coherentemente el común
que en los tres países estudiados aparecen claras denominador de los criterios de sus redactores. Es
tendencias en los últimos tiempos hacia un tejido posible que en los matices no haya unanimidad
urbano estructurado, continuo, diverso y de activi- absoluta, aunque el que esto suscribe espera
dades solapadas al que aspiramos. Las claves se haber aunado lo trascendente, a pesar de su inevi-
encuentran en los usos configurando un paisaje table interpretación.
12

ELECCIÓN DE LOS PAÍSES La mayor cultura cívica de los países elegi-


Alemania, Francia y Países Bajos han sido elegi- dos se manifiesta en la ordenación urbana, y son
dos por su larga trayectoria en la política de VS. sus apartados más destacados los equipamien-
La primera ley holandesa se remonta a 1901, y tos y los sistemas de transporte. La vivienda pró-
poco después le han seguido la alemana y fran- xima al trabajo y al ocio, hacen posible un gran
cesa. Dicha política de vivienda ha sido indepen- número de desplazamientos a pie o en bicicleta,
diente de la política económica, aunque evidente- lo cual unido a un buen transporte público van
mente haya tenido mucha relación, lo cual les ha consiguiendo reducir la congestión del tráfico y
proporcionado estabilidad en el tiempo y ausen- sus secuelas negativas, sin embargo en aumento
cia de cambios bruscos en su proceso de adap- en las ciudades mediterráneas. En efecto se está
tación a la sociedad y a la economía. produciendo en estos países un cambio de para-
El cuerpo legal, el procedimiento y los agen- digma urbano, desde la ciudad de los polígonos
tes públicos, también han permanecido en su y el predominio de la tipología unifamiliar hacia la
lógica evolución hacia una descentralización. En ciudad continua y compacta.
el caso francés es donde se ha mantenido en En fin los tres países han continuado su evo-
mayor grado su carácter centralista. lución en los proyectos, sistemas constructivos e
Especialmente los Países Bajos, han adopta- industrialización. Las viviendas se van adaptando
do casi desde el origen de la política de vivienda a las nuevas familias en sus programas de proyec-
social el modelo de los agentes privados y mixtos to edificatorio, y a las condiciones medioambienta-
sin ánimo de lucro para su desarrollo, con el con- les, sobre todo en Holanda y Alemania. La prefa-
trol de la Administración. Es este modelo al que bricación pesada de antaño se aproxima a la
se debe acercar una Administración como la robotización y el uso de componentes industriales,
española muy intervencionista pero con pocos de manera que existe una relación más estrecha
recursos económicos y poca capacidad de ges- entre sector de la construcción y el de la industria.
tión. Alemania y Francia incrementan las medidas En la lectura de las páginas que siguen se
que permiten a dichos entes privados sin ánimo pueden encontrar muchas otras razones y el des-
de lucro adquirir mayor protagonismo. arrollo de las aquí mencionadas, que confirman la
Otro aspecto ejemplar de estos países que hipótesis formulada al iniciar el trabajo sobre la
nos ha inclinado a su elección ha sido el compor- elección de los tres países. Somos conscientes
tamiento social tendente a la vida comunitaria y de que otros países como los Escandinavos, o
no sólo pública. Esto se traduce en la mayor faci- Gran Bretaña, podrían haber aportado nuevos
lidad que muestran las agrupaciones de viviendas puntos de vista; de hecho se mencionan en
para compartir espacios y servicios comunes que aspectos concretos. Estos países y otros, más
devienen imprescindibles para el ahorro de ener- próximos a España por su clima y cultura como
gía y agua, la utilización intensa del espacio urba- Italia, quedan para un próximo trabajo. Creemos
no hoy tan caro, y por supuesto para una mayor que la investigación sobre VS poniendo en rela-
civilidad. Probablemente Alemania, seguido de ción los aspectos fundamentales que influyen
los Países Bajos, pueden considerarse a la cabe- sobre la misma, es un campo de trabajo impres-
za en este aspecto. cindible para su mejora.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA
BREVE HISTORIA

LOS PIONEROS EN LAS POLÍTICAS DE VIVIENDA


PRIMERA LEY DE VS EN HOLANDA (1901)
PRODUCCIÓN DEL SUELO EDIFICABLE
MOVIMIENTO COOPERATIVISTA A FAVOR DE LA VIVIENDA
ESCUELA DE ÁMSTERDAM
ESCUELA DE RÓTTERDAM
POLÍTICA DE VS EN FRANCIA. 1900-1945

PERÍODO DE MADUREZ
SIEDLUNGEN ALEMANAS DE ENTREGUERRAS
ERNST MAY EN FRANKFURT
VS EN LA ÉPOCA NAZI
PLAN DE EXTENSIÓN DE ÁMSTERDAM: VAN EESTEREN

VIVIENDA MASIVA EN LA POSGUERRA


DESTRUCCIÓN DE LA CIUDAD ALEMANA
RECONSTRUCCIÓN EN FRANCIA: VIVIENDA PROVISIONAL E INFRAVIVIENDA
VIVIENDA MASIVA EN ALEMANIA
VIVIENDA MASIVA EN FRANCIA

EVOLUCIÓN DE LOS PROTOTIPOS


IBA DE BERLÍN Y ALLERMÖHE EN HAMBURGO
REUNIFICACIÓN: "ENCOGIMIENTO" DE LA CIUDAD EN LA RDA
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 15

BREVE HISTORIA
JOSÉ LUIS SÁINZ GUERRA

El inicio de las políticas de vivienda social está industriales. Al mismo tiempo generación de una
unido de forma indisoluble con la sociedad enorme masa de pobres, que la desbordada cari-
moderna y con el proceso de industrialización. dad de la sociedad tradicional es incapaz de
Así sucede en Inglaterra durante el siglo XIX atender.
donde se inicia la revolución industrial, y es en 3. Esas grandes cantidades de población
sus ciudades donde primero se manifiestan los extremadamente pobre generan problemas nue-
graves problemas de alojamiento que conlleva la vos, hasta entonces no vistos: pestes, problemas
industrialización. Es en Inglaterra donde se pro- de moralidad, delincuencia, revueltas, revolución,
duce por vez primera la masiva emigración del que finalmente afectan a toda la sociedad, tam-
campo a la ciudad, la atracción de la población bién a la población rica.
rural a la ciudad a causa de los mejores salarios, 4. Aparición de fórmulas específicas de infra-
y es en sus ciudades donde se sufren los prime- vivienda, producida por los agentes privados, en
ros efectos que sobre la sanidad tiene la gran función de las circunstancias históricas de la
concentración poblacional debida a la industria- población, de la ciudad (tennements, lodging
lización compulsiva. La revolución industrial houses, back-to-back, etc.) que en modo alguno
introduce nuevos retos, tanto en la transforma- resuelven el problema de la vivienda.
ción de la ciudad, como en cuanto a las condi- 5. La sociedad encara estos nuevos proble-
ciones higiénicas y la falta de vivienda. Londres mas según diversas modalidades. Citaremos dos:
(y más tarde Ámsterdam, Berlín, París y otras por un lado los debates parlamentarios y las leyes
ciudades europeas) se multiplica por tres entre que les siguen, que intentan resolver los proble-
1840 y 1901, hasta alcanzar en esa fecha los 6,6 mas, en función de medidas limitadas. Por otro
millones de habitantes, y convertirse en la ciu- lado los informes científicos, de importantes estu-
dad más grande del mundo en esa época. Es en dios sobre las condiciones de vida de las clases
Inglaterra donde aparecen las primeras expe- trabajadoras, como por ejemplo el informe Chad-
riencias, tanto en la construcción de vivienda wik, encargado por la Reina de Inglaterra. Se trata
social, como en la promulgación de nuevas de uno de los primeros trabajos de investigación
leyes sobre vivienda, así como en la aparición de sobre la población, con importantísima informa-
organizaciones sociales sin ánimo de lucro con ción de gran calidad.1
el objetivo de dar respuesta a estos problemas. 6. La aparición de movimientos sindicales y
A la serie de acontecimientos que se dan en filantrópicos en el seno de la sociedad londinen-
Londres en esa época (y que son reproducidos se con el objetivo de resolver el problema de la
luego en cascada en otras ciudades europeas) vivienda.
cabría agruparlos bajo el planteamiento de "El 7. La creación de instituciones para resolver
problema de la vivienda". Aunque se define en la el problema de la vivienda, como el London
capital inglesa, por ser en esa ciudad donde pri- County Council y la rama de vivienda social, con
meramente aparece, en otras ciudades inglesas arquitectos jóvenes comprometidos con la solu-
y en el resto de los países tiene variantes pare- ción técnica y moral del problema (agua, sanea-
cidas, entre las que pueden destacarse varios miento, iluminación, ventilación, dormitorios
episodios: separados entre hijos y padres, y entre hijos de
1. Desarrollo económico compulsivo, con distinto sexo). Como resultado de ese proceso se
épocas de bonanza y épocas de crisis, en rela- construyeron barrios de vivienda social por el
ción a la fabricación de productos textiles. LCC como los Millbank Estate, Bourne Estate,
2. Atracción de grandes contingentes de Boundary Street, en la primera década del siglo
población del campo, al calor de los salarios XX. (Fig.1)

1 CHADWICK, 1965.
16 Breve historia

Otras capitales europeas y americanas


experimentan problemas parecidos según avanza
la industrialización y, con ella, la atracción hacia
las ciudades de grandes contingentes de pobla-
ción. De esta manera, surgen diferentes formas
de infravivienda producida por los empresarios:
en Berlín se denominan Mietskasernen, en Holan-
da logements à alcoves, en Nueva York tenne-
ments, en Buenos Aires conventillos, etc. Con
distintas caras, pero parecido contenido, en cada
ciudad aparece el problema de la vivienda.
Cabe afirmar que si los pasos iniciales en lo
relativo a las políticas de vivienda fueron dados
en Londres, sin duda la experiencia holandesa es
la que toma el relevo y, con esa base, mejora
notablemente el modelo, aportando extraordina-
rias innovaciones.

1. Vista de una fachada del Millbank Estate del LCC en


Londres.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 17

LOS PIONEROS EN LAS POLÍTICAS DE VIVIENDA

PRIMERA LEY DE VS EN HOLANDA (1901) la municipalidad debe elaborar un plan urbanísti-


Holanda es un país singular por muy diversas cir- co, que tiene que ser revisado al menos cada diez
cunstancias: es de muy pequeño tamaño, posee años (art. 28). En Holanda, más que en ningún
un extraordinario desarrollo económico y social, y otro país europeo, la cuestión de la vivienda se ha
una densidad altísima (ya que en 33.000 Km2 se vinculado tradicionalmente a la producción de
concentra una población de 15,5 millones de suelo y a la administración del mismo para crear
habitantes), además tiene una amenaza de inun- ciudad. La pequeñez del país, la falta objetiva de
dación permanente del agua del mar en gran parte suelo, y la necesidad de prever los usos del
de sus tierras, y finalmente posee una organiza- mismo para utilizarlo racionalmente, han llevado a
ción social muy avanzada, gozando de la legisla- un nivel de planeamiento extraordinariamente
ción sobre vivienda más temprana de Europa. alto, con niveles bien definidos en la toma de
En el siglo XIX el país experimenta un des- decisiones, en diferentes ámbitos comunitarios
arrollo industrial muy temprano, que atrae impor- que son un ejemplo de la gobernabilidad del terri-
tantes contingentes de población emigrante a las torio.
ciudades y provoca grandes necesidades de Un segundo aspecto de la Ley de la Vivienda
vivienda. El desarrollo económico compulsivo del es el control por parte de la municipalidad de
primitivo capitalismo genera una respuesta al unas condiciones mínimas de la vivienda. De esta
problema de la vivienda por parte de los cons- manera varios artículos (del 1 al 8) se dedican a
tructores privados del todo insuficiente, con una las normas de calidad de las viviendas (localiza-
producción de vivienda inadecuada y especulati- ción, dimensiones, servicios, prevención contra
va. Las malas condiciones de las viviendas incendios, ventilación, iluminación, etc.), que
durante el siglo XIX dan lugar a una importante deben ser cumplidas por el constructor y super-
corriente crítica en la sociedad holandesa. De esa visadas por la oficina del ayuntamiento. También
experiencia surge la primera Ley de la Vivienda se dictan medidas (art. 9 y 10) para controlar las
(Woningwet) en los primeros años del siglo XX, en viviendas existentes alquiladas, de manera que
la cual aparecen elementos nuevos y originales se obliga a los propietarios a declarar las caracte-
para resolver el problema. El primero de ellos rísticas de los locales que alquilan. Se actúa tanto
consiste en vincular la producción de vivienda contra la utilización abusiva de las viviendas, que
con el planeamiento. Esta relación, lejos de ser pueden provocar una sobredensificación al alojar
baladí, representa uno de los aspectos más más personas de las que caben dignamente,
importantes de la política de vivienda en Holanda, como contra el uso de locales inapropiados para
ya que hasta la ley de 1965 ambos conceptos se viviendas. En estos casos se define un sistema de
mantienen unidos en la misma ley. El planeamien- declaración oficial de inhabitabilidad (art. 18 al
to aparece en esta ley como la fórmula que debe 25), permitiendo la evacuación de los alojados de
utilizar el municipio para crear áreas en las que se la vivienda declarada inhabitable, la clausura de
puedan construir nuevas viviendas, así como pla- los locales, su expropiación y la demolición de las
zas, calles, canales y el resto de los elementos infraviviendas en función de los dictámenes de
que se requieren para hacer una ciudad. Según la una comisión llamada de Higiene. Este control del
ley, el municipio puede impedir la construcción de diseño tiene su origen en la entonces habitual
cualquier edificio en aquellas zonas en las que se existencia de infraviviendas, con muy malas con-
prevea la ubicación de plazas o calles (art. 27). En diciones higiénicas. Estas viviendas, construidas
aquellos municipios de más de 10.000 habitan- por los empresarios en el siglo XIX, contaban
tes, en los que en los últimos cinco años se haya habitualmente con alcobas sin ventilación, habi-
producido un aumento de población de un 20%, taciones en sótanos, otras en áreas de gran
18 Breve historia

humedad, etc. Estas experiencias se pretendían peligro es doble, pues proviene de las inundacio-
eliminar con la nueva ley, que exigía finalmente la nes del mar, pero también de las inundaciones
exposición pública de los proyectos edificatorios fluviales. Desde el siglo XIX Holanda acomete una
(art. 27.4) y de los planes urbanísticos (art. 28.4) labor titánica de lucha contra la amenaza del mar
durante cuatro semanas. por medio de importantes obras hidráulicas, a
Un tercer aspecto importante en la Ley de la través de la construcción de grandes diques, que
Vivienda era la ayuda financiera que se aportaba dan lugar a mediados del siglo XX a los Polders,
para las viviendas construidas sin ánimo de lucro los terrenos ganados al mar, urbanizados y colo-
(art. 29 al 36). Así, se establecían préstamos hipo- nizados en la actualidad. Como consecuencia, en
tecarios, desde el municipio a las asociaciones, a Holanda, mantener el suelo libre de la amenaza
favor de la mejora de las condiciones de la vivien- de la inundación supone un esfuerzo colectivo
da popular. También se establecía la posibilidad constante, en el que están comprometidos gran-
del alquiler o la cesión de terrenos municipales a des contingentes de población, ministerios
esas sociedades. Se añadió un capítulo nuevo a gubernamentales e importantes partidas del pre-
la ley para la expropiación de terrenos sin urbani- supuesto nacional. El suelo para edificar en
zar y la realización de los planes urbanísticos en Holanda en la mayoría de los casos hay que pro-
los cuales se previera la construcción de vivienda ducirlo, es necesario sanearlo, realizar importan-
popular. El Estado se obligaba por la Woningwet tes obras de infraestructura para generarlo, lo
a realizar préstamos a los municipios y a contri- que lleva tiempo y dinero. Por otro lado, el suelo
buir al pago de los intereses de dichos présta- existente hay que conservarlo y mantenerlo seco,
mos. En suma, esta ley que constituyó una serie con un complejo sistema de canales y esclusas
de medidas articuladas entre sí, supuso por vez que permite sacar el agua que se va acumulando
primera en Europa una política integral a favor de en él. En suma el suelo tiene un alto coste de pro-
la vivienda social, apoyada en tres patas: el pla- ducción y mantenimiento.3
neamiento urbanístico de ámbito municipal, el Estas circunstancias (unos terrenos tan dife-
control de las condiciones de las viviendas, y la rentes de los habitualmente sólidos, secos y esta-
financiación por medio de la decidida constitu- bles suelos de las ciudades españolas) dan lugar
ción de sociedades privadas sin ánimo de lucro a que los regímenes de tenencia del suelo sean
para la construcción de VS. Surgió así un panora- bien distintos a los habituales en los países limí-
ma nuevo, que influyó en otros países, y que dio trofes. El porcentaje de suelo de propiedad públi-
lugar al control y a la responsabilidad públicas en ca es muchísimo más alto. Se podría pensar que
lo concerniente a la vivienda, generando planes a causa de esas circunstancias el suelo en Holan-
urbanísticos de gran interés, barrios nuevos for- da es más caro. Sin embargo estudios compara-
mados por viviendas de gran calidad y un impor- tivos realizados en relación a los precios del suelo
tante grupo de cooperativas, la mayor parte de en Holanda, Inglaterra, Francia y Alemania, dieron
ellas de trabajadores, de diferente orientación, como resultado que el suelo en Holanda era un
que construyen y administran todavía hoy un 7% más barato que en los países de su entorno.4
enorme contingente de viviendas en régimen de
alquiler.2 MOVIMIENTO COOPERATIVISTA A FAVOR DE
LA VIVIENDA
PRODUCCIÓN DEL SUELO EDIFICABLE Otro aspecto a considerar en Holanda, es la exis-
Es necesario aclarar desde el principio un aspec- tencia de numerosas organizaciones sociales sin
to esencial y diferencial de los Paises Bajos. El ánimo de lucro a favor de la producción de la
suelo en Holanda no tiene la misma seguridad y vivienda social. Desde finales del siglo XIX se for-
estabilidad física, que los suelos de los demás maron en Holanda estas sociedades con el pro-
países europeos. El suelo en Holanda tiene un pósito de construir viviendas y ofrecerlas a la
alto riesgo de ser inundado por el agua del mar a población más necesitada en régimen de alquiler.
causa del bajo nivel del territorio (de donde pro- La Ley de la Vivienda promovió decididamente en
viene el nombre de los Países Bajos), de manera los primeros años del siglo pasado la formación
que desde hace siglos, en Holanda, el riesgo de de esas sociedades, de muy variada raigambre,
inundación es importante, habiéndose producido que siguieron creciendo al amparo de la legisla-
grandes catástrofes a lo largo de su historia. El ción. Brevemente se podrían distinguir tres tipos:

2 CASCIATO, 1980, págs. 26-29. 3 PANNERAI, PH.R. y otros, 1986.


4 NEEDHAM, 1993.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 19

1. Las sociedades de raíz filantrópica, actual-


mente en declive.
2. Las cooperativas derivadas de distintos
movimientos, bien sociales, como la socialdemo- 2
cracia (Rochdale, Algemene Woningbouw Vereni- 3
ging); o bien religiosos, como el protestante
(Patrimonium) y el católico (Dr. Schaepman, Het
Oosten).
3. Las cooperativas asociadas con iniciativas
públicas, bien gubernamentales, o municipales
(Amsterdamse Coöperatieve Onderwijzers Bouw-
vereniging).
1
La primera cooperativa que fue autorizada 4
en Ámsterdam fue la Coöperatieve Bouwvereini-
5
ging Rochdale, fundada en 1903 por los trabaja-
dores municipales de tranvías. Las primeras 28
viviendas que se construyeron en Van Beunin- 2. La vivienda en términos de propiedad en Ámsterdam.
1991. Gráfico extraído de The Atlas of Social Housing.
genstraat fueron calificadas de palacios para
Ámsterdam.
obreros, con habitaciones ventiladas, separadas 1. Departamento de vivienda municipal.
por sexos y servicios privados. En los textos 2. Cooperativas.
3. Alquiladas privadamente.
holandeses el término que se usa para estas 4. Ocupadas por sus propietarios.
sociedades sin ánimo de lucro es el de Wonning- 5. Otros.

korporatie, de difícil traducción, pues parece que


implica tanto las cooperativas de viviendas de los países de su entorno Holanda tiene un mayor
trabajadores o las sociedades para la vivienda, porcentaje de viviendas sociales en alquiler. Esta
así como las fundaciones de carácter filantrópico. proporción aumenta a su vez en algunas ciuda-
En algunos casos se trataba de cooperativas de des, como Ámsterdam, que posee un 82% de
trabajadores del Ayuntamiento de Ámsterdam, viviendas en alquiler, contabilizando aquellas en
como la citada Rochdale. En otros fue la iniciati- manos de cooperativas, las municipales, y las
va de personas concretas, como la pequeña coo- viviendas privadas en alquiler.5 Se da la circuns-
perativa del Dr. Schaepman. Así mismo, se crea- tancia de que la proporción de viviendas en alqui-
ron cooperativas sindicales o derivadas de ler en Ámsterdam coincide con la proporción de
sindicatos, o bajo la influencia de partidos políti- la vivienda en propiedad en España, esta inver-
cos o de su ideología, como De Dageraad, (La sión de los términos no hace sino aumentar la
Aurora). Sociedades, fundaciones, cooperativas sorpresa y admiración por el sistema holandés.6
de tipo religioso, sindical, político, filantrópico, La Woningwet no tuvo una aplicación inme-
fueron apareciendo y construyendo viviendas sin diata. Sus efectos tardaron en hacerse sentir,
ánimo de lucro, de manera que en la actualidad, pero poco a poco se fueron realizando viviendas
en algunas ciudades, como Ámsterdam, el núme- sociales, que fueron dejando su huella. En parti-
ro de viviendas sociales en manos de dichas coo- cular, cabe destacar la construcción de barrios
perativas alcanza cifras en torno al 42% sobre el enteros en los cuales hay una integración del
total de las viviendas existentes. Si se añade a diseño general del barrio, con el diseño de las
esa cantidad el 10% de viviendas de propiedad viviendas.
municipal, nos encontramos con que más del Hasta 1915 no se puede decir que el sistema
52% de las viviendas en Ámsterdam son sociales establecido por la Woningwet funcionara a pleno
(Fig. 2). rendimiento, pues faltaban todavía algunos ele-
El régimen de tenencia de estas viviendas ha mentos esenciales. Se funda entonces en Áms-
sido siempre el alquiler, de manera que las coo- terdam la empresa municipal de la vivienda
perativas siguen manteniendo la propiedad de las (Gemeentelijke Woningdienst) y la empresa muni-
viviendas y siguen dando satisfacción a la nece- cipal del suelo, encargada de hacer posible la eje-
sidad de habitar de la población. Como conse- cución de los planes de ensanche por medio de
cuencia de estas políticas, en comparación con una política activa de suelo. Se fue formando así

5 PAULEN, 1992.
6 PAULEN, 1992.
20 Breve historia

un conjunto de organizaciones sociales, profesio- ladrillo oscuro y la madera. La tradición arquitec-


nales, políticas esenciales para el desarrollo tónica parece influir más decisivamente en las
arquitectónico, urbanístico y constructivo. viviendas unifamiliares: sus fachadas laterales
La política de VS y la creación de nuevos recogen los tradicionales aguilones escalonados
barrios fueron un tema central en la vida política. en los remates (adoptando la fórmula de forma-
Poco a poco se fueron cambiando ideas y perso- ción de la fachada de los edificios históricos),
nas; una nueva manera de entender la ciudad mientras las fachadas delanteras incorporan par-
desplazó a la antigua élite política liberal. Nuevos tes de madera, recogiendo la tradición construc-
profesionales y políticos de orientación socialista tiva holandesa.8 (Fig. 3).
fueron influyendo cada vez más en la Administra-
ción, cambiando la dirección de la actuación local ESCUELA DE ÁMSTERDAM
en los terrenos de la educación, la vivienda, la En este contexto la arquitectura tenía un gran
higiene y la salud pública. Los socialistas lograron protagonismo. Había un grupo de arquitectos cla-
en 1903 por primera vez uno de los 45 concejales ramente comprometidos en la obra de la VS, del
del Pleno Municipal; en 1919 eran ya veinte.7 mismo modo que hubo un grupo de políticos cla-
La construcción del barrio Transvaalbuurt ramente defensores de la importancia de una
(Ámsterdam) en 1919 es un ejemplo de esta inte- buena arquitectura. Los más importantes arqui-
gración de los distintos niveles de proyectación y tectos de la Escuela de Ámsterdam fueron: Berla-
construcción. Desarrollada por el arquitecto Hen- ge (de una generación anterior al resto, pero com-
drik Petrus Berlage, con la colaboración de los prometido con las nuevas ideas), De Klerk,
arquitectos J. Gratama y G. Versteeg, está carac- Kramer, Wijdeveld y Van der Mey. De los políticos
terizada por una ordenación urbana muy medita- comprometidos con la arquitectura cabe citar a
da, en la cual se aprecia la mezcla de tipologías, Tellegen, Wibout y Keppler. J.W.C. Tellegen, fue
de manera que el centro del barrio está formado alcalde de Ámsterdan de 1915 a 1921, y anterior-
por edificios bajos, unifamiliares en torno a calles mente había sido director del Departamento
estrechas y pequeñas, en fondo de saco, forman- Municipal de Control de la Construcción y la
do un ambiente de pequeño pueblo, en las que se Vivienda. En muchas ocasiones había señalado la
aprecia la influencia de Camilo Site y de la Ciudad importancia de la calidad arquitectónica. Mien-
Jardín inglesa. Los edificios altos, por el contra- tras Tellegen fue alcalde, Wibout ejerció de con-
rio, se encuentran formando la fachada hacia el cejal de vivienda social. Keppler fue responsable
exterior, a modo de muralla de protección del del Departamento de la Vivienda desde 1915 a
interior (la zona más sensible y familiar), con los 1937. Este grupo de políticos, que defendía la
edificios altos dedicados a los pisos y los aparta- necesidad de una buena arquitectura, sufrió dis-
mentos más pequeños, para las familias más tintos ataques y críticas por parte de quienes
pequeñas o para solteros. La propuesta de Berla- consideraban excesivamente formal la obra de
ge destaca por la mezcla de arquitecturas, unien- arquitectos como De Klerk.9
do la tradición de la arquitectura popular en Áms- La importancia de una preocupación estética
terdam, y la arquitectura más urbana con nuevas asociada a la arquitectura viene corroborada por
ideas. Los materiales de construcción son el la existencia, en el Ayuntamiento de Ámsterdam,
de la Comisión de la Belleza, (Schoonheidscom-
missiee), que ya en 1912 dictaminaba a la hora de
otorgar licencia sobre la calidad arquitectónica
del edificio y su adecuación al lugar. Lógicamen-
te, esta comisión fue objeto de numerosos ata-
ques e ironías a causa de su tarea de mantener el
control de la estética de las fachadas de los nue-
vos edificios.
El ejemplo más singular de esta corriente es
el barrio de Spaarndammerbuurt, que sigue en su
forma urbana el Plan de Kalf, con manzanas rec-
tangulares y triangulares en función de los
3. Vista del barrio Transvaalbuurt en Ámsterdam de Berlage,
encuentros con la línea férrea. En esa zona Michel
con una imagen de arquitectura tradicional.

7 DE VREEZE; OUWEHAND. 2006. 8 CASCIATO y otros, 1980, págs. 70 y siguientes.


9 DE VREEZE; OUWEHAND, 2006.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 21

de Klerk diseña tres edificios, siendo el más inte- La propuesta de Berlage para la expansión
resante el de la manzana de forma triangular. En de Ámsterdam hacia el sur, el llamado Ámster-
dicha manzana se integran diversas funciones dam-Sur, es un trozo de ciudad autónomo de la
(oficina de correos, escuela y residencia). La ciudad histórica, organizado a través de nuevos
fachada es verdaderamente singular. Está cons- grandes viales y con una pieza esencial, que es la
truida por un muro de ladrillo que se pliega y se Estación Minerva, elemento en el que confluyen
transforma en múltiples figuras. Con ese mismo parte de los viales. Esta nueva estación al sur, se
material se organiza un despliegue formal que opone a la Estación Central, al norte. A pesar de
adjetiva las esquinas por medio de miradores cir- su autonomía, la nueva zona de la ciudad se rela-
culares, juegos de simetrías e inflexiones de las ciona perfectamente con la ciudad histórica y su
líneas de cornisas. Este lenguaje arquitectónico estructura se apoya igualmente en los canales, de
se articula con el espacio público y con los edifi- manera que su diseño mantiene el carácter de la
cios adyacentes. En el interior de la manzana se ciudad, al tiempo que valoriza un cierto pintores-
organiza un patio con pequeñas parcelas, lo que quismo local en la formación de la nueva ciudad.
da lugar a jardines privados de las viviendas de Los edificios de Gratama, de Klerk, Kramer, y
las plantas bajas y un corredor de acceso desde Wijdeveld en el plan de Ámsterdam Sur están
la calle. En suma, el arquitecto actúa como un siempre en relación con el espacio urbano. La
profesional que pone su arte al servicio de un arquitectura opera como una disciplina más en la
mejor espacio urbano, al servicio de la ciudad. formación de la ciudad. No son obras aisladas de
En toda Holanda, pero especialmente en un artista solitario. Se trata de una respuesta
Ámsterdam se realizó una reflexión permanente colectiva que trata de construir un espacio urba-
entre producción de vivienda y planeamiento. Un no con las mejores condiciones, con sus elemen-
episodio de extraordinaria importancia es la tos urbanos bien pensados (calles, parcelas,
extensión de la ciudad de Ámsterdam hacia el manzanas) y con una arquitectura que se acomo-
sur, según el plan proyectado por Berlage. En un de a esa ciudad y la enriquezca, de manera que
principio la explosión demográfica y migratoria los hitos, las esquinas, se acentúan con diálogos
que el desarrollo económico propició, fue resuel- arquitectónicos. Basta pasear por la zona del
ta con crecimientos que respondían al Plan de plan de Ámsterdam Sur, para entender el signifi-
Niftrik, de 1865. Dicho plan continuaba y desarro- cado del término "Escuela de Ámsterdam", en el
llaba un plan anterior, el Plan de Kalf. Las siguien- sentido de comprobar la existencia, en toda la
tes fases de crecimiento fueron desarrolladas por zona, de unos principios homogéneos y medita-
Berlage a partir de un proceso lento de madura- dos de hacer ciudad. (Fig. 4)
ción y debate. Para entenderlo hay que conside-
rar el proceso de desarrollo y elaboración de la ESCUELA DE RÓTTERDAM
VS, cristalizada en esos años en una manzana La Escuela de Ámsterdam, siendo un ejemplo
rectangular, de gran longitud, de cuatro plantas, y extraordinario de coherencia y buen hacer visto
un patio interior ajardinado de uso privativo para en su conjunto, fue extraordinariamente criticada
las viviendas de las plantas bajas. por la siguiente generación de arquitectos, que se
apoyaron en los nuevos movimientos políticos y
arquitectónicos para despreciarla. Los movimien-
tos vanguardistas, como De Stijl, acusaban de
formalista a la arquitectura de Kramer o de Klerk,
lo que, a pesar de su calidad, no dejaba de ser
cierto. La nueva generación opuso a las fachadas
"artísticas" la limpieza y claridad de los materia-
les, manifestando, a través de un nuevo lenguaje
arquitectónico, una nueva arquitectura. En Holan-
da, frente al panorama de la capital Ámsterdam,
había otro escenario, Rótterdam, donde los pro-
blemas eran de una índole diferente a causa del
4. Eigen Haard de De Klerk, en el Spaardammerbuurt puerto. Allí todo revestía mayor radicalidad, y el
de Ámsterdam, donde se aprecia el formalismo apoyo institucional era menor. Una de las promo-
de las propuestas de la Escuela de Ámsterdam.
22 Breve historia

ciones de viviendas más interesante a la par que Escuela de Ámsterdam. Otra promoción de Oud
rupturista con La Escuela de Ámsterdam fue Kie- de similar filiación ideológica es Hoek van
fhoek, del arquitecto vanguardista holandés Holland.
Jacobus Johannes Pieter Oud. Se trata de una
intervención de realojo en Rótterdam que empie- POLÍTICA DE VS EN FRANCIA. 1900-1945
za en 1925, en relación con el importante proble- La historia de la vivienda social en Francia tiene
ma de falta de vivienda que la ciudad tiene en sus inicios en el siglo XIX con las primeras cons-
esos años. La propuesta de Oud es extremada- trucciones de viviendas para obreros y los prime-
mente radical en el sentido de modificar la distri- ros proyectos de leyes que regulaban las condi-
bución de la vivienda tradicional, incorporando en ciones higiénicas de las viviendas. Las primeras
el diseño de la vivienda referencias a los camaro- medidas tomadas por el Estado eran discretas y
tes de los barcos: como en ellos se utiliza la siempre enfocadas a la consecución de un par-
medida de las camas para dimensionar los dormi- que inmobiliario moderno e higiénico.
torios, se emplea el mismo material, la madera, y La ley Siegfried de 1894 crea los comités
se recurre a una similar estrechez en pasillos y locales d'habitations à bon marché (HBM), ger-
escaleras. La propuesta es extraordinaria, tenien- men de las primeras viviendas sociales. A pesar
do en cuenta la fecha en la que se realiza, pues a de estos prontos inicios, no es hasta principios
los avances en la vivienda, hay que añadir los de del siglo pasado cuando la idea de vivienda social
la ordenación urbana y la presencia de equipa- comienza a tener peso en la política y sociedad
miento colectivo, integrado en el barrio. Así, for- francesas. Hasta la Primera Guerra Mundial todos
mando parte del diseño de la ciudad, encontra- los avances se centran en regular la legislación
mos también una iglesia, dos tiendas y otros para administrar los recursos económicos desti-
locales comunitarios. La ordenación se realiza a nados a la vivienda. El Estado aún no interviene
partir de filas de viviendas unifamiliares en hilera, directamente.
con su pequeño jardín trasero, que forman man- El período entreguerras puede considerarse
zanas rectangulares. No obstante, en uno de los el inicio de la producción de VS cuyo máximo
lados se forma una plaza triangular, y con dicha exponente son las viviendas HBM materializadas
forma se organiza el final de las manzanas resi- en diferentes ciudades-jardín de la periferia pari-
denciales para dar lugar a las tiendas, con un sina. La ley Loncheur de 1928 promovió 260.000
diseño original. La solución de Oud, extremada- viviendas con un esfuerzo económico del estado
mente radical y consecuente, es opuesta a las que no fue superado hasta después de la Segun-
propuestas de vivienda social de la llamada da Guerra Mundial.10

10 MAGRI, 1995. DUMONT, 1991. SOULIGNAC, 1993.


1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 23

PERÍODO DE MADUREZ

SIEDLUNGEN ALEMANAS DE miento renovado, como en Frankfurt con el Plan de


ENTREGUERRAS Ernst May. De este modo se puede decir que la
Alemania ha tenido a lo largo del siglo pasado una vivienda en Alemania experimenta en esos años un
historia tormentosa, directamente involucrada en empuje tan grande y en tantos ámbitos, que se
las dos guerras mundiales más destructivas y trau- puede hablar de una nueva época en la vivienda,
máticas habidas en la historia de la humanidad. de un periodo de madurez en la definición de polí-
Estos acontecimientos tuvieron una enorme impor- ticas de vivienda de carácter integral, que no volve-
tancia en la evolución de la VS, tanto en relación a rá a repetirse en Europa con esa brillantez.
los temas políticos, que alimentaron muchos de los Es ese carácter integral de las nuevas políticas
debates de la vivienda, como en relación a la de vivienda, su carácter diverso e innovador, lo que
reconstrucción de las ciudades destruidas por los supone el gran avance de las Siedlungen, en rela-
bombardeos. ción a otras experiencias, como las holandesas,
El concepto de política de vivienda está en la por ejemplo.
actualidad en relación con las experiencias y los
hallazgos que tuvieron lugar con ocasión de la cre- ERNST MAY EN FRANKFURT
ación de barrios obreros de vivienda social, las Los ejemplos más importantes de las Siedlungen
colonias residenciales, o las llamadas Siedlungen, alemanas tuvieron lugar en algunas grandes ciuda-
si utilizamos la palabra alemana. La ciudad con- des, como Frankfurt, Berlín, Hamburgo y Hanover.
temporánea le debe mucho a las investigaciones y No obstante, el ejemplo más interesante es el de
propuestas que se realizaron en Alemania en los Frankfurt, a causa de la claridad de ideas de Ernst
años veinte, una época de grandes propuestas en May –el arquitecto que dirigió desde el Ayuntamien-
la arquitectura, en el planeamiento y en la construc- to la realización de las barriadas de VS–, la valía de
ción. No es posible hacer un resumen de las cir- sus colaboradores y la calidad de sus resultados. En
cunstancias que influyeron en la renovación en la particular el ejemplo de Frankfurt está caracterizado
vivienda desde Alemania en esos años, sin citar por la existencia de un pensamiento extraordinaria-
tres aspectos básicos que estaban en la base de la mente fructífero sobre la vivienda, que abarca al
transformación radical de la vivienda, su diseño y conjunto de los instrumentos que están al alcance
su construcción: la traumática experiencia de la de la mano de la sociedad alemana en esa época.
guerra mundial con la derrota de Alemania, el cam- 1. Planeamiento. En primer lugar hay que citar
bio de valores que comportó la Revolución Rusa, y la elaboración del planeamiento que abarca la ciu-
la industrialización. dad entera: un nuevo Plan General para el conjunto
Los ingredientes de las soluciones que se pro- de la ciudad, que prevé la ubicación de los nuevos
pusieron en Alemania en la posguerra son muy barrios, al mismo tiempo que concibe la situación
variados. Cabe señalar entre otras cosas la innova- de la industria y el papel que ha de desempañar la
ción artística en las propuestas de Scharoun y Gro- ciudad existente. De ese plan surgen ideas de gran
pius en Berlín, la experimentación arquitectónica en interés, tomadas de la ciudad jardín inglesa, como
Frankfurt, la influencia política en las soluciones el anillo verde. Efectivamente, la ciudad se interrum-
habitacionales en el caso de Hamburgo con Fritz pe en su crecimiento para, respetando las áreas
Schumacher, la aplicación de nuevas técnicas de agrícolas, formar un anillo verde agrícola, que rodea
construcción, como fue el caso de Berlín con Mar- la ciudad tradicional. Más allá de ese anillo, continúa
tin Wagner y especialmente el caso de la prefabri- la ciudad en núcleos bien articulados entre sí y con
cación en Frankfurt, las nuevas fórmulas de gestión el territorio, apoyándose en la estructura existente y
generalizadas en numerosas ciudades alemanas, y completándola con las nuevas Siedlungen. Cada
la nueva idea de ciudad en función de un planea- una de las áreas es diseñada de manera que las
24 Breve historia

5. Siedlung Romerstadt, quizás la colonia residencial más perfecta de las realizadas en Frankfurt por Ernst May en los años 20.

nuevas colonias son integradas en dichos núcleos. 4. La financiación de la vivienda. El control de


Se diseña cada una de las barriadas, como peque- la financiación llevó a la creación de un Banco Obre-
ños organismos que tienen una relativa autonomía. ro, que trabajaba con varios tipos de fondos (algu-
Para ello se concibe un dentro y un fuera del barrio, nos de ellos municipales), que tenían como objetivo
un límite con el campo, un centro y una periferia, los conseguir que el alquiler mensual de la vivienda
bordes, la relación del barrio con el exterior y la rela- equivaliera al salario medio del obrero a la semana.
ción entre las distintas partes del barrio. 5. El mobiliario. La vivienda tenía un mobiliario
2. Arquitectura. El nuevo diseño de la vivienda específico, que aumentaba enormemente el rendi-
se basa en la reconsideración de las características miento del espacio. Mobiliario con tamaños ade-
de la vivienda desde una nueva óptica. Por un lado cuados para cada espacio, camas abatibles duran-
la vivienda mínima, que hace referencia a la vivien- te la noche y ocultables durante el día, mobiliario
da digna en tamaño y condiciones de iluminación y con ruedas que permitía su desplazamiento, en
ventilación, también en relación a la construcción, y suma una nueva manera de entender los muebles
a la financiación de la misma. Por otro lado la en la vivienda.
vivienda se somete a un proceso de reconsidera- La Siedlung Römerstadt es la más interesante
ción completa también desde el punto de vista de todas las intervenciones urbanas realizadas en
constructivo. Nuevos materiales y nuevas formas Frankfurt. Es un pequeño barrio, que posee un
de producir la vivienda dan lugar a nuevos diseños, pequeño centro urbano con bloques en altura, que
a nueva arquitectura. La arquitectura incorpora concentra las tiendas y los apartamentos, junto con
también el estudio de la jardinería, con originales edificios bajos, viviendas plurifamiliares y unifami-
diseños de L. Migge respecto al jardín trasero, el liares de dos plantas con jardín privado en los bor-
huerto, y sobre los jardines públicos. des. Tiene un límite del barrio, que es al mismo
3. La industrialización. La industrialización de la tiempo de la ciudad, marcado claramente, a través
vivienda estaba en relación con la voluntad de redu- de un muro que se asoma a los campos de cultivo.
cir el precio de la vivienda de manera notable. Con Al fondo se ve la ciudad histórica, una especie de
ese objetivo se realizaron importantes investigacio- muro medieval, que reformula las tesis de Ray-
nes para normalizar algunos de los elementos bási- mond Unwin en su crítica a la ciudad continua de
cos de la vivienda, como la escalera, la cocina (de Londres. De esa manera el barrio se ubica en el
donde surgió la famosa Cocina de Frankfurt), las territorio, lo pone en valor, especialmente el paisaje
ventanas, y finalmente los elementos más pesados, del valle del Nidda (Fig. 5).
los muros y los forjados, realizados con hormigón En otras ciudades en Alemania se llevaron a
aligerado. cabo también Siedlungen, que formaban parte de
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 25

6. El planeamiento de Frankfurt pone de manifiesto el papel que desarrollaban las Siedlungen en el diseño de la ciudad.

políticas de vivienda de menor o mayor alcance. de la historia en el cual el objetivo no es sólo aba-
Berlín es un ejemplo extraordinario con las Gros- ratar el precio de la vivienda, o proveer de vivienda
sensiedlungen, como Siemenstadt, Onkel Tom a un pequeño grupo poblacional. No se trata única-
Hütte, Weissenstadt o Britz. En todas ellas sobre- mente de posibilitar que los obreros puedan tener
sale la gran calidad de su arquitectura, el esfuerzo acceso a la vivienda en unas condiciones financie-
en la prefabricación y la originalidad de sus plante- ras asumibles. Frankfurt es la experiencia que pre-
amientos urbanos. No obstante, en Berlín se pres- tende alcanzar el conjunto de todos esos objetivos,
cindió del planeamiento, de manera que cada Sie- para toda la población de forma continua. Es la pri-
dlung fue el resultado de iniciativas de mera experiencia, localizada al nivel de una ciudad,
oportunidad. Mientras, en el caso de Hamburgo, que pone al servicio de la resolución de los proble-
con Siedlungen como Dulsberg, Jarrestadt, etc., mas de la vivienda, todos los instrumentos disponi-
tanto por la utilización de sistemas constructivos bles y necesarios para resolverlos. Al mismo tiem-
como el ladrillo klinker, como por la figura de Fritz po Frankfurt es la primera arquitectura moderna
Schumacher, predomina una arquitectura de estilo construida en una época, en la cual los arquitectos
tradicional. del Movimiento Moderno –que después de la
Según fue evolucionando la situación política Segunda Guerra Mundial serían famosos– solo
y financiera de Alemania, los diseños fueron cam- habían construido algún chalé aislado para algún
biando, desde las imaginativas soluciones de rico cliente. Efectivamente, en los años veinte, en
Römerstadt, hasta la austeridad de Westhausen. Frankfurt, se construyeron más 15.000 viviendas
Las fórmulas y los diseños se adaptaron a las cir- hasta 1933, antes de que los nazis acabaran con la
cunstancias cambiantes en esos años, y de hecho, República de Weimar (Fig. 6).
produjeron resultados diferentes. En todo caso, el El ejemplo de Frankfurt era conocido en Euro-
enorme esfuerzo en el tema residencial llevado a pa, y de hecho Ernst May había invitado a los CIAM
cabo en numerosas ciudades de Alemania, logra a reunirse en Frankfurt, lo que se materializó en el
una madurez de las políticas de vivienda. Entre congreso de los CIAM en 1927. Los congresistas
estos ejemplos, el de Frankfurt es sin duda el más visitaron las Siedlungen en aquella ocasión. Ade-
perfecto.11 más, la experiencia de Frankfurt había sido divulga-
Frankfurt sienta las bases de una política com- da por medio de la revista Das Neue Frankfurt.12
pleta de VS, que abarca todos los ámbitos de la
misma, desde el planeamiento urbano, hasta el VS EN LA ÉPOCA NAZI
diseño del mobiliario, pasando por la industrializa- Las políticas de vivienda fueron un arma política de
ción y la financiación. Es el primer caso a lo largo enorme importancia en la época de los nazis. Los

11 PANERAI, PH.R. y otros, 1986. 12 PANERAI, PH.R. y otros, 1986.


SÁINZ GUERRA, J.L. y otros, 1995.
26 Breve historia

nazis asumieron rápidamente la creación de políti- con el que Van Esteren era bastante crítico. Se
cas de VS, tomando lo que entendieron más útil de trata de un plan que materializa los principios del
las políticas diseñadas por la socialdemocracia, y Movimiento Moderno, dando una vuelta de tuerca
realizando importantes Siedlungen a lo largo de al ejemplo de Frankfurt, que Van Eesteren conocía,
toda Alemania. No obstante, la transformación que en su calidad de presidente de los CIAM y de
experimentaron las políticas de vivienda en manos importante personalidad en el panorama arquitec-
de los nazis fueron muy significativas: tónico internacional. La forma de la edificación
1. Desapareció el objetivo de proveer de abierta, que propugnaba entonces con energía el
viviendas dignas para toda la población necesita- Movimiento Moderno, es la utilizada en el Plan de
da. Las viviendas sociales fueron dirigidas a grupos Extensión de Ámsterdam, frente a la manzana
sociales muy reducidos y seleccionados, como por cerrada del periodo precedente. Asi mismo, el con-
ejemplo los cuadros del partido nazi. cepto de barrio con un centro dotado de equipa-
2. El Estado era el encargado de planificar, mientos, es el instrumento que se utiliza a la hora
proyectar, desarrollar, construir, y adjudicar las de articular el territorio. Sin embargo, se trata de un
viviendas. La participación de la sociedad, de los plan extraordinariamente inteligente que, incorpo-
usuarios, quedó excluida. rando los principios del funcionalismo moderno,
3. La política de vivienda tenía un papel esen- realiza un minucioso análisis de la ciudad de enton-
cialmente propagandista. ces, y entiende el papel del Plan de generar una
4. El precio de la vivienda no fue un problema, estructura urbana apoyada en infraestructuras, en
ya que el objetivo era hacer pocas viviendas, con las que prevalezca la diversidad de tipologías.
buenos materiales, con una arquitectura de gran Finalmente, el Plan incorpora como elemento
calidad, que pudiera exhibirse. esencial el tiempo, estableciéndose como un pro-
5. La arquitectura moderna se aplicó, con sus ceso. Es decir, frente a una propuesta congelada,
principios de ventilación, iluminación, etc. pero se representada en un dibujo, se trata de un proceso
moldeó según un papel de arma política, forzándo- de toma de decisiones en el cual el ajuste y la
la a un lenguaje tradicional que hacía referencia a la modificación son continuos.13 El plan se aplicó
arquitectura vernácula alemana. esencialmente durante la posguerra, cuando la
Los ejemplos de las Siedlungen nazis ponen necesidad de vivienda era muy alta, pero su cali-
de manifiesto que se conocían los avances de las dad se vio minorada a causa de la falta de medios
políticas socialdemócratas del periodo anterior, sin económicos y materias primas. El empleo de crite-
embargo, se les da un rumbo y una utilidad diferen- rios economicistas forzó una extraordinaria homo-
tes. Véase el caso de la Siedlung Krume Lanke, geneidad en los bloques construidos, dado que se
también llamada Kameradenschaft-Siedlung der redujo la variedad de la oferta ante el peligro de
SS (Siedlung de la Camaradería de las SS) en Ber- que aumentaran los costes.
lín. Las políticas de vivienda nazis tendrán gran Antes de la Segunda Guerra Mundial, en Euro-
influencia en las políticas de la vivienda en España pa se había perfeccionado un modelo de política
en la inmediata posguerra, inspirando directamen- de vivienda social, que había basculado desde las
te muchos aspectos de la actuación de organismos manzanas cerradas de Ámsterdam Sur (influencia-
como Regiones Devastadas o la Obra Sindical del das por las soluciones londinenses), pasando por
Hogar. las propuestas de ciudad jardín francesas, hasta la
propuesta de Frankfurt, con un tipo de modelo
PLAN DE EXTENSIÓN DE ÁMSTERDAM: urbano que representaba una evolución de la ciu-
VAN EESTEREN dad jardín, con mezcla de tipologías en las cuales
El Plan de Extensión de Ámsterdam de 1935, reali- el bloque de doble crujía era una pieza preferente.
zado por Cornelius Van Eesteren es un paso más En todos los casos, se mantiene una serie de cons-
en la racionalidad urbanística y territorial holande- tantes: densidad limitada a niveles medios, estruc-
sa, y un ejemplo extraordinario de cómo se pueden tura urbana que articula los nuevos barrios con la
conjugar, por un lado la ruptura, y por otro, cierta ciudad existente, y la presencia de equipamientos
continuidad con el urbanismo y la arquitectura del y áreas ajardinadas. No se ofrece sólo vivienda, se
periodo anterior (el de la Escuela de Ámsterdam) está ofreciendo también ciudad.

13 SABATÉ, 1997. Artículo “Cornelis Van Eesteren y el Plan


de Extensión de Amsterdam (AUP)”, págs. 1-10.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 27

VIVIENDA MASIVA EN LA POSGUERRA

Europa cambia de forma radical después de la número de otras, imposible de citar aquí, fueron
Segunda Guerra Mundial. La destrucción bélica bombardeadas primero con una oleada de bom-
fue importante en las zonas de conflicto, espe- bas destructivas, lo que ponía al aire las estructu-
cialmente en las ciudades alemanas, y en algunas ras de madera de la edificación antigua, para
holandesas y francesas, lo que comportó un pri- después bombardear con una segunda oleada de
mer periodo de reconstrucción. Por esa razón en bombas incendiarias, con lo que se conseguía
algunos países las soluciones de emergencia que sus cascos históricos ardieran en su totali-
tuvieron gran alcance. Después, la Guerra provo- dad, provocando un fuego prácticamente inextin-
có unos movimientos de población desconocidos guible, mientras hubiera casas con madera.
hasta entonces. Por otro lado hubo un cambio en Ingentes cantidades de población inocente,
el tamaño de las empresas que surgieron des- niños, mujeres, ancianos, muy poco o nada com-
pués de la Guerra. Se produjo una gran concen- prometidos con la guerra, fueron sacrificados de
tración de capital, aparecieron las multinaciona- esa manera.14
les, se transformaron los sistemas productivos y Como consecuencia de esa destrucción la
tecnológicos, y las empresas aumentaron necesidad de vivienda en la posguerra fue
extraordinariamente de tamaño. La demanda de extraordinaria, mucho más importante que en la
vivienda creció en concordancia con el creci- anterior posguerra, pues a la falta de vivienda que
miento de las empresas, por lo que, paralelamen- se arrastraba en la preguerra, se añadió la des-
te, aumentó espectacularmente el tamaño de las trucción masiva de vivienda por causas bélicas.
promociones residenciales. La respuesta inicialmente fue una vivienda de
emergencia. Algunas de las primeras soluciones
DESTRUCCIÓN DE LA CIUDAD ALEMANA fueron aportadas por el ejército victorioso: las Nis-
La Segunda Guerra Mundial supuso un efecto sen Huts, barracones de chapa diseñadas por el
urbanístico común a todas las guerras, la des- ejército inglés. Otras fórmulas muy elementales
trucción de las ciudades; pero en un grado mayor fueron ensayadas por los primeros gobiernos
que ningún conflicto hasta entonces, provocando municipales. Algunas de dichas soluciones venían
la destrucción masiva de las ciudades alemanas. de la época nazi, en la medida en la que esa des-
Nunca en la historia de la humanidad se había trucción de ciudades había sido abordada por los
producido una destrucción tan grande de ciuda- arquitectos alemanes antes de acabar la guerra.
des. Hay muchas razones para explicar esa La ciudad de Kassel fue destruida por bom-
acción destructiva tan extensa, si bien la más bardeos incendiarios al final de la guerra, gene-
importante es la creación de un arma en el ejérci- rando un fuego en el que se vio envuelta toda la
to aliado diseñada específicamente para el asola- ciudad histórica. Todo el casco medieval de
miento de las ciudades habitadas, las áreas resi- casas de estructura de madera fue destruido.
denciales y especialmente los cascos históricos, Antes de que acabara la guerra, los servicios de
los de origen medieval más exactamente, que reconstrucción alemanes, al frente de los cuales
eran los que más madera tenían y los que ardían estaba el arquitecto Kostantin Gutchow, redacta-
mejor. Durante la guerra el mando aliado ensayó ron un nuevo plan de reconstrucción de Kassel.
y perfeccionó el llamado Firestorm, la tormenta En dicho plan se preveía la expropiación de todo
de fuego, que supone una exacta combinación el suelo de la ciudad histórica por el municipio, y
de bombas destructivas y bombas incendiarias, la realización de un proyecto de reconstrucción
sobre un casco histórico compacto y con abun- único, homogéneo, realizado por una única auto-
dante madera. De esa manera, ciudades como ridad. La guerra terminó sin que se hubiese reali-
Kassel, Hamburgo, Colonia, Frankfurt y un largo zado el proyecto, pero los primeros pasos ya se

14 FRIEDRICH, 2003
28 Breve historia

habían dado y las bases del proyecto nazi fueron urbes más grandes, en especial de París, que
respetadas por la autoridad de ocupación ameri- alcanza en estos años su máximo histórico
cana. Incluso se permitió que el arquitecto que lo poblacional, se ven pobladas de barracones en
llevara a cabo fuese el mismo Kostantin Gutchow. las condiciones más precarias de higiene, servi-
La propuesta respeta en cierta medida la forma cios, materiales… Las poblaciones más desfavo-
urbana medieval: la misma forma de las manza- recidas ocupan paulatinamente estas áreas que
nas y las mismas calles, si bien estas experimen- comienzan a conocerse con el nombre de "bidon-
tan un ensanchamiento general. En algunas cir- villes". Algunos de estos poblados, como el de
cunstancias se abren nuevas calles para mejorar Champigny-sur-Marne a las afueras de la capital,
el tráfico, y en todos los casos la edificación es de llegó a contar con más de 10.000 habitantes.
dos crujías con grandes áreas ajardinadas en el El gobierno de la IV República tuvo que
interior de la manzana. De forma sistemática se afrontar ésta situación poniendo en marcha nue-
elimina la edificación en el interior de los patios, y vas medidas sociales que impulsasen la creación
los edificios se sitúan en el borde de la manzana, de nueva vivienda y la hiciesen asequible a toda
separados entre sí de manera que permitan la la población. Aunque los primeros esfuerzos se
entrada de aire al patio interior, por medio de la centraron en la reconstrucción y realojo provisio-
creación de pasillos de ventilación. En Kassel nal de las personas que habían perdido su hogar
podemos observar hoy un barrio nuevo en el cual durante la guerra, pronto el Estado fue conscien-
se aplican en parte los criterios del Movimiento te del papel solidario que tenía que jugar en la
Moderno, pero cuyos tejados inclinados y formas reconstrucción del país. Aprobó una nueva ley un
arquitectónicas recuerdan a una arquitectura mes después del armisticio, creando ayudas
popular que conecta imaginariamente con la tra- directas a la vivienda materializadas en la "Caisse
dición alemana15. nationale pour l'amélioration et l'entretien de l'ha-
bitat rural et urbain", que fue transformada en el
RECONSTRUCCIÓN EN FRANCIA: VIVIENDA mes de octubre de ese año en los "Fonds natio-
PROVISIONAL E INFRAVIVIENDA nal d'amélioration de l'habitat" (FNAH), antece-
Francia es un país seriamente afectado por la dente directo del actual organismo "Agence
Segunda Guerra Mundial. Muchas ciudades del nationale pour l'amélioration de l'habitat" (ANAH).
país han sido gravemente destruidas por los Los comienzos de la posguerra están marca-
bombardeos y los combates. El parque inmobilia- dos por ésta ley, que intenta por primera vez
rio ha sido dañado en aproximadamente medio poner en relación el precio de alquiler de cada
millón de hogares destruidos; no obstante existe vivienda con los recursos disponibles por cada
un acuciante déficit de viviendas que es herencia familia o inquilino, lo cual repercutiría directamen-
aún de las políticas anteriores a la guerra. En te en la mejora del patrimonio familiar. El sector
1945 comienzan ya los trabajos de reconstruc- privado –falto de estructuras de producción ade-
ción de las ciudades más afectadas a cargo del cuadas, medios e instrumentos para poder inver-
Ministerio de la Reconstrucción y el Urbanismo. tir en el mercado inmobiliario, a causa de la crisis
Los proyectos más destacados son los de de posguerra y de la ausencia de un sistema que
reconstrucción de Le Havre, Brest, Rouen, Caen permitiese movilizar el capital privado–, no puede
y Saint-Nazaire. Estas intervenciones supusieron afrontar la inversión en vivienda, que en éstos
un ensayo de las nuevas teorías urbanísticas y años queda reducida a la intervención pública.
arquitectónicas que comienzan a anunciar un En 1953 el ministro de la Construcción, Pie-
cambio en la política acerca de la vivienda. Den- rre Courant, intenta promulgar una ley que ponga
tro del plan de reconstrucción se reparan o reha- en marcha una serie de intervenciones que facili-
bilitan más de un millón de hogares. ten de una vez la construcción de viviendas
A partir de 1945 todo el país sufre un éxodo desde el punto de vista de la financiación, y la
masivo de la población rural hacia los grandes creación de un aparato u organismo oficial encar-
centros urbanos del país. Ninguna de las ciuda- gado de la producción de vivienda. El mismo año
des está preparada para acoger la ingente canti- la creación de un impuesto sobre las empresas
dad de nuevos ciudadanos que llegan a sus (1% del producto de la empresa en aquellas
calles, y muchos de ellos han de malvivir en con- empresas de más de diez asalariados), contribu-
diciones de infravivienda. Las periferias de las ye a la construcción de más viviendas sociales.

15 FISCHER, 1996.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 29

VIVIENDA MASIVA EN ALEMANIA un pasillo en el interior que distribuye a las vivien-


A la necesidad de viviendas provocada por la das. Se trata de una solución que, en concordan-
destrucción masiva de ciudades, se juntó el cia con los postulados del Movimiento Moderno,
espectacular despegue industrial en Alemania en trata de crear una gran área ajardinada, en la que
la posguerra. Efectivamente Alemania experimen- se implantan los bloques bien ventilados e ilumi-
tó un extraordinario crecimiento económico en nados.16
los años 50: el llamado Milagro Alemán. Y dicho Solamente la situación de acuciante necesi-
crecimiento atrajo población a las ciudades y dad de vivienda, y la ausencia de un gobierno
aumentó todavía más las necesidades de vivien- municipal en la inmediata posguerra que supiera
da. Como consecuencia de ese proceso se pro- claramente como reconstruir la ciudad, puede lle-
dujo la promoción de barriadas de VS cada vez gar a justificar un ejemplo tan radical. Implantado
más grandes, de zonas habitacionales más den- en el centro de la ciudad, ese urbanismo moderno
sas, con edificios más altos. En Alemania, como rompe enteramente con la ciudad histórica. Pero
en otros países involucrados en la guerra (Francia al mismo tiempo hay que tener en cuenta a los
o Italia), se abre una nueva época, en la cual los arquitectos hamburgueses, que reunidos en el
conceptos de vivienda social se adaptan a las Ayuntamiento de Hamburgo en esos años, deba-
nuevas demandas. Al adoptar estos cambios tiendo sobre la reconstrucción de la ciudad, cons-
aparece la vivienda masiva, un salto cuantitativo tataban como elemento esencial, la desaparición
en la producción residencial, que comporta a su de la ciudad histórica, bajo las bombas. (Fig. 7).
vez un salto cualitativo. Los barrios crecen en En aquellos mismos años, en el lado oriental
tamaño, se multiplica el número de sus viviendas de Alemania se desarrolla una propuesta entera-
por diez, los edificios aumentan espectacular- mente distinta, que sin embargo tiene en común
mente en altura, y en consecuencia, su diseño el carácter de vivienda masiva de la propuesta. El
evoluciona. Surgen otros conceptos en los que la ejemplo de la Stalin Allee ilustra un tipo de políti-
idea de ciudad se desdibuja, desaparece la idea ca de vivienda, específico de la República Demo-
de comunidad o ésta se disuelve, pasando a ser crática Alemana, bajo la fuerte influencia de la
potenciada la idea del ciudadano anónimo. Antes Unión Soviética. Al finalizar la guerra se produce
de la guerra algunos arquitectos habían plantea- la división de Alemania en varios sectores, los de
do propuestas teóricas de una ciudad del futuro, los ejércitos vencedores. La ciudad de Berlín se
como por ejemplo Ludwig Hilberseimer y Walter divide a su vez en sectores, que se agruparán
Gropius, con grandes bloques lineales de gran posteriormente en el lado occidental (americano,
altura como fórmula para la gran ciudad del futu- inglés, francés) y el oriental (soviético). Durante la
ro. Son los embriones de la vivienda masiva. Guerra Fría, Berlín se convierte en el escenario de
Uno de los ejemplos más tempranos de la confrontación de los dos bloques. La recons-
vivienda masiva es el de Wohnhochhäuser Grin- trucción de la ciudad es una tarea prioritaria en
delberg en Hamburgo, un grupo de bloques line-
ales levantado en los años siguientes al fin de la
guerra. Seis estructuras residenciales, que antes
de la guerra eran manzanas cerradas, habían sido
bombardeadas intensamente hasta provocar su
destrucción casi total. Allí se construyeron 12
grandes bloques lineales paralelos de orientación
Norte-Sur. Los bloques de viviendas Grindelberg
modificaban la trama urbana precedente, hacien-
do desaparecer varias calles para constituir una
gran manzana, en cuyo interior se ubicaban los
bloques, insertos en un jardín. Con ellos se cons-
truyen 2.120 viviendas de pequeño tamaño y
numerosos apartamentos, los más pequeños de 7. Grindelberg Hochhauser, grupo de 12 bloques en el que se
pone por vez primera en práctica el concepto de vivienda
los cuales tienen 15,52 m2, una cifra realmente
masiva, como resultado de la reconstrucción de la ciudad
reducida. La tipología edificatoria de los bloques alemana después de la destrucción de los bombardeos
es de doble crujía, con estructura de acero, y con aliados.

16 HARMS, SCHUBERT, 1987. LANGE, 1994, págs. 69 y


121.
30 Breve historia

ambos lados. En el lado oriental se inicia un principios. En su construcción se utilizaron los


debate que viene auspiciado por la Unión Sovié- ladrillos recuperados de los escombros de los
tica, que es el de la ciudad socialista, frente a la bombardeos, lo que obligó al uso de revestimien-
ciudad capitalista. tos para ocultar los defectos de esos materiales
La ciudad socialista va a ser definida en un reutilizados (Fig. 8 y 9).
documento emitido por el Comité Central del Los edificios así construidos daban lugar a
Gobierno de la RDA, por 16 principios básicos de viviendas en torno a los 80 m2, con tres viviendas
la arquitectura y el urbanismo; un texto agrupado por planta servidas por una sola escalera. La dis-
en 16 partes, con 16 sentencias, en las cuales se tribución interior de esas viviendas es claramente
va desgranando lo esencial de la ciudad socialis- mejorable, con el ascensor o los servicios ubica-
ta, tal y como la entendían en esa época en el dos de forma arcaica17.
gobierno de la República Democrática Alemana. Como respuesta a la Stalin Allee, calle-barrio
Aspectos como la consideración de la industria construido en el Berlín oriental con una fuerte
como base de la ciudad, los edificios del centro carga ideológica, surgió en Berlín occidental la
de la ciudad, la arquitectura y el urbanismo, son Hansa Viertel, barrio diseñado a través de un con-
tratados en dicho texto. Estos 16 principios fue- curso internacional. Se plantea en primer lugar
ron presentados en los CIAM de Lugano en el año dar una respuesta a la cuestión de la falta de
1949, y se postulaban como una alternativa a los vivienda en Berlín. La respuesta ha de estar en el
principios de los CIAM, sobre la ciudad moderna. área del diseño de las viviendas, pero también en
Entre ellos, cabe destacar la importancia que se el de la construcción y la utilización de nuevos
daba a la escena urbana como escenario de las materiales. Para el desarrollo del concurso se eli-
manifestaciones políticas. Dado que se trataba gió un barrio central, lindante con el parque del
del lugar donde el pueblo se pronunciaba, el dise- Tiergarten, de manzanas cerradas, extensamente
ño de la ciudad debería contener espacios ade- destruido por los bombardeos aliados.
cuados a esa función tan importante. Si bien hay un concurso inicial sobre la orde-
En los primeros años de la posguerra se toma nación del área, es Otto Bartning el que se hace
la decisión de reconstruir una gran calle, fachada cargo de la propuesta urbanística final, con una
de la nueva sociedad, que será destinada a enal- ordenación de edificación abierta rodeada por
tecer la figura de Stalin. Se realiza utilizando una grandes áreas verdes, que prolongan el parque del
antigua calle, la Grosse Frankfurter Strasse, que Tiergarten. La organización del concurso invita a
es reedificada según un nuevo proyecto. La pro- numerosos arquitectos alemanes y extranjeros en
puesta surge de un concurso de arquitectura, que la realización de los proyectos, con el ánimo de
gana el Colectivo Egon Hartmann. Las caracterís- hacer una exposición internacional de arquitectu-
ticas básicas de la propuesta son las de una calle ra, al estilo de la Weissenhof. Con ese plantea-
de más de un kilómetro de longitud, con altos blo- miento y el problema específico de la vivienda,
ques lineales de dos crujías formando las dos Hansa Viertel se constituye en un laboratorio en el
fachadas paralelas a ambos lados. Los bloques que las propuestas experimentan todas las tipolo-
lineales se interrumpen de cuando en cuando para gías: torres, bloques y viviendas unifamiliares con
dejar pasar el aire a los patios interiores, extensas y sin patio. La ordenación general se caracteriza
áreas ajardinadas interbloques. La fachada de los por la rígida orientación de los edificios, bien
edificios se compone formalmente mediante un Norte-Sur, bien Este-Oeste, con el objeto de obte-
sistema clásico de basa, fuste y capitel. Efectiva- ner una buena iluminación en todas las estancias.
mente, hay una planta baja en la que abundan los Los edificios altos se sitúan en las áreas periféri-
materiales costosos como el mármol; a continua- cas, junto a la línea del ferrocarril, mientras el área
ción queda una serie de plantas de pisos, revesti- más próxima al parque se reserva para las vivien-
dos con aplacados y, finalmente, el edificio se das unifamiliares. Los edificios se sitúan indepen-
remata con una planta más a modo de cornisa. dientemente de la dirección de las calles.
Las entradas a los inmuebles, los portales, están De las respuestas habidas en vivienda unifa-
realizadas con mármol travertino, utilizando el miliar, hay que destacar el prototipo de Arne
orden dórico. La arquitectura de Schinkel es una Jacobsen. Se trata de cuatro viviendas adosadas
referencia ineludible, como perteneciente a la gran unifamiliares con patio privado y sus correspon-
arquitectura alemana, en clara referencia a los 16 dientes garajes. Son un ejemplo de innovación en

17 NICLAUS, OBETH, 1997.


1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 31

8. Stalin Allee. La propuesta monumental de la República


Democrática de Alemania en Berlín Este.

9. Transformación en el tejido urbano de Berlín en la misma zona. Arriba antes de la Segunda Guerra Mundial en la entonces
llamada Grosse Frankfurter Strasse. Abajo la Stalin Allee (Karl-Marx-Allee en la actualidad).

vivienda, tanto en materiales como en concep- Las propuestas de bloques lineales son de
ción y distribución. El tipo que propone Jacobsen gran interés, destacando los proyectos de Frizt
es una vivienda de una planta, con patio privado Jaenecke y Sten Samuelson, Oscar Niemeyer,
de uso exclusivo. La fachada es cerrada, sin ven- Egon Eiermann, Pierre Vago y Walter Gro-
tanas, la vivienda está volcada al interior, al patio, pius.18 Entre los proyectos de torres destaca la
al que dan los dormitorios, la cocina y el salón. de Van der Broek y Bakema. Alvar Aalto ofrece
Los materiales usados en esta vivienda son los una nueva tipología, a caballo entre la torre y el
paneles de aglomerado de madera, que entonces bloque. Se trata de un edificio en altura organi-
se empezaban a producir en su país. Materiales zado alrededor de un patio semiabierto, en
ligeros y baratos colocados sobre una cimenta- forma de C, orientado al Este.19 La distribución
ción extraordinariamente liviana (Fig. 10). de los apartamentos –de diferentes tamaños–

18 KURZ, 1964.
19 SHERWOOD, 1983, págs. 108 y siguientes.
32 Breve historia

10. El proyecto de Arne Jacobsen en la Hansa Viertel de Berlín muestra una solución extraordinaria en la que se innova en
materiales y en concepto de vivienda.

se articula a través de un salón vinculado a una


terraza.
Sin lugar a dudas son los grandes barrios
como Märkisches Viertel y Walter Gropius Stadt,
en Berlín, los que demuestran que la tendencia ha
cambiado por completo y que se ha optado por un
nuevo modelo de vivienda, de barrio y de ciudad.
En el año 1961 la sociedad GeSoBau compra unos
terrenos para viviendas sociales en el norte de
Berlín-Oeste. La creación de este gran conjunto
residencial de viviendas viene a establecer la nece-
sidad de realizar grandes operaciones de VS que
posibiliten un bajo precio de la vivienda en el Ber- 11. Märkisches Viertel, Berlín Oeste.
lín-Oeste. De este modo se plantea un barrio para
40.000 habitantes y 17.000 viviendas. La ordena-
ción urbanística fue proyectada por la sociedad de dos, destacándose los proyectos de Ungers. La
arquitectos Düttmann/Heinrichs/Müller. Se asu- influencia de Hans Scharoun en la arquitectura de
men parcialmente los barrios de vivienda de baja algunas promociones es muy evidente.21
densidad existentes, y en los intersticios se pro- También en la República Democrática Ale-
yecta la edificación de nueva planta, con viviendas mana se construyeron grandes conjuntos resi-
y equipamiento del barrio. Se crea también un denciales, caracterizados por los altos bloques
pequeño área industrial. Para la construcción de de doble crujía, construidos por medio de siste-
los grandes conjuntos residenciales se llama a mas de prefabricación pesada, en áreas periféri-
numerosos equipos de arquitectos alemanes y cas de las ciudades tradicionales y con poca o
extranjeros. Los edificios residenciales están reali- ninguna ordenación urbana, como es el caso de
zados según un principio básico: la articulación de Jena-Lobeda. En Berlín se construyeron varios
los cuerpos edificatorios formando grandes patios grandes conjuntos, como el de Marzahn (55.000
semiabiertos, de forma circular, cuadrada o irregu- viviendas), Hohenschönhausen (30.000 vivien-
lar, utilizados como grandes jardines y áreas de das), y Hellersdorf (40.000 viviendas). En todos
juegos infantiles. Si bien todavía muchos edificios ellos se construyeron importantes equipamientos
mantienen la rígida orientación Este-Oeste de las urbanos; por ejemplo en Marzahn se realizaron
viviendas funcionalistas, otro numeroso conjunto 41 escuelas, 32 piscinas, 15 grandes centros
de edificaciones utiliza formas circulares, dispo- comerciales y otros elementos dotacionales. La
niéndose en grandes patios semiabiertos, lo que República Democrática Alemana centró en esos
comporta la aparición de edificios de formas capri- años casi toda su actividad en la creación de
chosas.20 (Fig. 11) vivienda masiva, caracterizada por la prefabrica-
Los equipos de arquitectos que participaron ción pesada y la falta de cuidado por el espacio
en los proyectos de viviendas fueron muy varia- urbano.

20 BODENSCHATZ, 1987. 21 AA.VV. MÄRKISCHES VIERTEL, 1972.


1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 33

VIVIENDA MASIVA EN FRANCIA


El desarrollo económico del país durante la pre-
sidencia de Charles de Gaulle precisa cada vez
más mano de obra. Ésta se desplaza a las gran-
des ciudades, que no tienen capacidad para
acogerla. La situación comienza a ser muy
grave y surgen las primeras protestas de la
población a raíz del grave problema de falta de
vivienda. En 1954, bajo la presión de la opinión
pública tras una campaña efectuada por el Abbé
Pierre, el gobierno adopta un programa de
12.000 viviendas nuevas a construir en cités de
urgencia destinadas a acoger las familias y des-
amparados que viven en la calle o en condicio-
nes de infravivienda. La acción social comenza- 12. Les Grands Ensembles. La Courneve, 1956. La deshuma-
da por el abad franciscano marca un cambio en nización de la vivienda llega de la mano del Movimiento
la forma francesa de afrontar el problema de la Moderno.

vivienda.
En 1957, cinco años después del plan Cou- momento había sido la mitad del campo, con una
rant, un segundo ensayo de definición de una estructura de acceso elemental, prácticamente
política global a favor de la VS llega con la ley del sin calles ni espacios públicos, nada que pudiera
7 de agosto de 1957. Es esta ley la que promul- identificarse con una comunidad social, con un
ga por primera vez la política de las Z.U.P (zones asentamiento urbano, que era sustituido por el
à urbaniser en priorité), urbanización completa nuevo concepto d'unité de voisinage, (unidad
de nuevas zonas residenciales en las que no sólo vecinal). Las torres sobrepasaban frecuentemen-
se construyen viviendas, sino que son también te las 15 plantas (22 plantas en Beaulieu-Le Rond
planeadas y construidas todas aquellas infraes- Point) y los bloques tenían usualmente dimensio-
tructuras, dotaciones y servicios necesarios para nes desmesuradas (350 metros en Haut-du-Liè-
las mismas. Paralelamente, un programa quin- vre en Nancy). El número de viviendas enseguida
quenal de construcción de viviendas HLM (Habi- alcanzó cifras desproporcionadas, como las
tations à Loyer Moyen) se pone en marcha con el 10.000 viviendas en Minguettes (Vénissieuxs). La
objetivo de construir una media de 300.000 calle fue rechazada, la mezcla de usos erradica-
viviendas por año. Todas estas nuevas viviendas da. Un nuevo tipo de ciudad es formado con
a construir serán entregadas en régimen de estos barrios, respondiendo a las ideas del fun-
alquiler. cionalismo (Fig. 12).
Son sin duda estas nuevas áreas de urbani- Este programa de construcción masivo con-
zación prioritaria las que más han marcado el siguió solucionar en gran medida los problemas
urbanismo y la vivienda en Francia del siglo XX. de vivienda de la época; en 1970 ya sólo queda-
Las Z.U.P son vastos programas de vivienda que ban 400 bidonvilles, el último de los cuales des-
podemos identificar fácilmente en cualquier ciu- apareció seis años más tarde. En los años inme-
dad de Francia. En diez años se construyeron diatos a su construcción se vio solucionada la
nada menos que 195 grands ensembles o cités 22 crisis cuantitativa de la vivienda: se había erradi-
que supusieron 2,2 millones de viviendas HLM, a cado el chabolismo, se había dado acceso a una
una media de 160.000 por año, alcanzándose el vivienda digna a un gran sector de la población…
máximo histórico en 1976 con la cifra de 556.000 Las cités HLM se habían convertido incluso en
viviendas construidas solo en ese año. un icono de modernidad y progreso francés con
Los grands emsembles eran ciudades nue- sus altos edificios y sus espacios racionalmente
vas, ubicadas en la periferia de las ciudades exis- concebidos. En este periodo la respuesta a las
tentes, con un urbanismo y una arquitectura que necesidades de vivienda es esencialmente cuan-
atendía de forma radical a los principios del Movi- titativa. Los HLM acaban definitivamente sustitu-
miento Moderno: bloques y torres aislados de yendo a las HBM, con un incremento de la cons-
gran tamaño ubicados en lo que hasta ese trucción brutal. En diez años, en el periodo entre

22 El término de grand ensemble es mencionado por primera zación es anterior a los HLM y las ZUP el término pronto se
vez en un artículo de la revista francesa Architecture d'Au- extendió a todas las creaciones de este tipo durante los
jourd'hui de 1935 por el columnista Maurice Rotival en refe- años 50 y 60. Posteriormente el término ha ido adquiriendo
rencia a la cité de la Muette de Drancy. Aunque esta reali- con el tiempo numerosas connotaciones negativas.
34 Breve historia

sustituidas por construcciones de las mismas


características, creando falsos edificios históri-
cos. A pesar de no ser una política tan llamativa
en números como las Z.U.P, hay que destacar
que desde 1958 se construyeron mediante este
procedimiento 190.000 viviendas en sustitución
de las 120.000 que aproximadamente fueron
demolidas. Este tipo de intervenciones consiguió
densificar y hacer atractivos los centros urbanos,
fuertemente degradados y en proceso de deterio-
ro en beneficio de las nuevas áreas de la perife-
ria. Esta tendencia fue invirtiéndose paulatina-
mente creando unos centros históricos elitistas
donde empezaron a trasladarse parte de las cla-
13. Les Grands Ensambles. Mássena, 1960. ses más pudientes (Fig. 13).
Las Z.A.C (Zone d'Aménagement Concerté)
son un procedimiento alternativo a las Z.U.P de
1948 y 1958, la construcción de vivienda nueva años anteriores reguladas por la ley de 1967 (Loi
por año pasó de las 70.000 a las 320.000.23 d'orientation foncière). Estas nuevas áreas son
Pese a este resultado positivo a priori, los desarrolladas mediante la colaboración de la ini-
grands ensembles pronto demostraron sus limita- ciativa privada con los organismos públicos. Su
ciones. La arquitectura del Movimiento Moderno desarrollo comienza entrados ya los años 70. El
produjo barrios excesivamente mecanizados y ente público es el encargado de intervenir para
repetitivos, poblados de cientos de viviendas urbanizar y dotar de infraestructuras a ciertas
estándar en densos bloques lineales y torres. áreas, las cuales luego serán cedidas para uso
Entre ellos, espacios abiertos carentes de escala público. Estos equipamientos o intervenciones
humana que acrecientan esa sensación de des- pueden ser de diferente tipo: abastecimiento de
humanización que puebla estos sectores. agua, urbanización y servicios básicos, infraes-
Aunque la gran mayoría de estas viviendas tructura cultural, deportiva, educativa o adminis-
fueron construidas en las periferias de las gran- trativa, vivienda… El proyecto de urbanismo de la
des y medianas ciudades de todo el país, tam- Z.A.C se establece a partir de un programa de
bién existió una política paralela de reconquista construcción y de equipamientos públicos preci-
de los centros urbanos de las ciudades y sus cas- sos (viviendas, actividades y equipamientos)
cos históricos. En 1962 la ley Malraux determinó pudiendo estar constituidos por un documento
en todas las ciudades la creación de sectores urbanístico específico, Le Plan d'amenagement
protegidos, en los que habían de favorecerse la de zone (PAZ), le Plan d'Ocupation du Sol (POS),
restauración del tejido urbano mediante viviendas o el Plan d'Urbanisme (PLU). Estas Z.A.C son
e inmuebles de calidad. Esta ley implicó una polí- también la herramienta necesaria para posterior-
tica basada en la demolición de miles de edifica- mente desarrollar el programa de construcción,
ciones antiguas que fueron sustituidas por vivien- ya no sólo de nuevos sectores de ciudad, sino de
das nuevas, que en muchos casos fueron nuevas ciudades ex-profeso.

23 TOMAS, BLANC, BONILLA, 2003. PRETECEILLE, 1976.


DE GRAVELAINE, MASBOUNGI, 2005. SEGOLONI,
1970.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 35

EVOLUCIÓN DE LOS PROTOTIPOS DE VS

Estos enormes barrios que se construyeron en miento de la vida en el bloque y la alienación


toda Europa fueron muy criticados. En Alema- que provocaba. A finales del siglo XX, en los
nia, fueron conocidas como "Supersiedlung" años 80 y 90 se asiste a un proceso de recha-
con una escala desproporcionada, dando lugar zo generalizado a las condiciones de Les
a un tipo de ciudad deshumanizada, en la cual grands ensembles, que produce por un lado la
la vida urbana no tenía cabida. Barrios como mejora y la rehabilitación de estos conjuntos, y
Steilhoop en Hamburgo, Neuperlach en por otro las demoliciones de numerosos edifi-
Munich, Vogelstang en Mannheim, así como los cios particularmente inadecuados. Por ejemplo
ya citados en Berlín, pusieron de manifiesto la llamada Muralla China en Montchovet, Saint-
numerosos problemas, entre los que destacaba Étienne, un larguísimo bloque de viviendas,
la disfuncionalidad de sus espacios urbanos. demolido porque su rehabilitación era costosí-
Centros sin uso, parques desiertos y peligro- sima y la la vida colectiva en su interior 24 había
sos, jardines descuidados o destrozados por el alcanzado una degradación irrecuperable.
vandalismo, ausencia de vida social, depen-
dencia excesiva del transporte, etc. El objetivo IBA DE BERLÍN Y ALLERMÖHE
inicial de pisos baratos era alcanzado, cierto, EN HAMBURGO
pero a costa de grandes inversiones públicas Berlín Oeste, el Berlín de la República Federal
en infraestructuras, grandes gastos privados en de Alemania, era el escaparate del mundo de la
transporte, enormes problemas de relaciones abundancia insertado en el mundo de la Repú-
sociales, etc. A su vez se iniciaron movimientos blica Democrática Alemana. Ese trozo de la ciu-
en contra de dichas barriadas desde grupos dad se encontraba rodeado por el Muro de Ber-
intelectuales y culturales, que entendían que se lín, y junto a él muchas veces ese capitalismo
trataba de un urbanismo que destruía la ciudad. triunfante mostraba su cara más amarga. Las
Al mismo tiempo se iniciaron las críticas a la grandes barriadas de vivienda masiva de la
terciarización de los centros urbanos. periferia, como los ya mencionados Märkisches
En el caso francés, es en los años noventa Viertel o Walter Gropius Stadt, eran fuertemen-
cuando se produce una degradación tan gran- te criticadas por la población. No obstante la
de en Les grands ensembles, que fuerza el con- vivienda masiva no era exclusiva de la periferia.
senso entre las diferentes capas sociales y En grandes áreas del interior de la ciudad, en el
entre las mismas autoridades, sobre la inade- casco histórico, se habían iniciado operaciones
cuación de esa forma de hábitat. La falta de que insertaban la misma tipología edificatoria
calidad del espacio urbano, el empobrecimien- del bloque en áreas degradadas. En algunos
to de la vida en la ciudad a causa de la masifi- barrios, como Kreuzberg, había un alto porcen-
cación de la vivienda, así como la proliferación taje de población turca. Los edificios más pró-
de las mafias de la droga y la dominación del ximos al Muro estaban en un estado lamentable
integrismo musulmán en esos barrios, son solo de conservación, existiendo además numero-
distintos aspectos del fracaso del modelo del sos vacíos urbanos. Una transformación radi-
Movimiento Moderno. Ya varios intelectuales cal, con un brutal cambio tipológico, se plante-
en los años 70 del siglo pasado habían puesto aba como una amenaza inminente. Es en
de manifiesto la peor calidad de la nueva ciu- Kreuzberg donde se plantea, a partir de movi-
dad en comparación con la ciudad histórica. mientos ciudadanos como el S-36, la participa-
Henry Lefebvre en sus célebres artículos de El ción de la población en el futuro del barrio. Allí
derecho a la ciudad, señaló el fracaso de la ciu- surgen movimientos ciudadanos que, alimenta-
dad del Movimiento Moderno, el empobreci- dos por los malos resultados de los barrios de

24 TOMAS, BLANC, BONILLA, 2003.


36 Breve historia

vivienda masiva, plantean otras direcciones


posibles. Se crea entonces, en 1979, dentro de
este contexto crítico, una sociedad con el com-
promiso de organizar una exposición interna-
cional de arquitectura. La Internationale
Bauausstellung Berlin (IBA) es una exposición
de arquitectura en la tradición de las anteriores
grandes exposiciones que habían tenido lugar
en Alemania. Surgía como una convocatoria a
los diferentes especialistas para dar respuesta
a la cuestión berlinesa de la rehabilitación del
casco histórico, por un lado, y de la nueva
construcción en el contexto histórico, por otro.
Al lado del tema central, que fue la "reconstruc- 14. El IBA de Berlín comporta la recuperación de la ciudad
ción crítica de la ciudad", había otros temas de tradicional y el rechazo de la vivienda masiva,
adaptándose a la escala de la calle.
interés, como la relación entre la ciudad y su
historia, la investigación tipológica, el ahorro
energético, y la participación ciudadana.
La parte del IBA dedicada a la renovación de Allermöhe en Hamburgo. Se trata de una
urbana tuvo una importante repercusión inter- barriada nacida con el leitmotiv de "Viviendas
nacional, a causa de los arquitectos contrata- junto al agua". Ya Fritz Schumacher en los años
dos en los diversos proyectos y el eco recibido 20 había previsto la posibilidad de construir una
en los diferentes medios de comunicación gran área residencial en esa zona, a lo largo de
especializados. Esta sección fue dirigida por la línea del ferrocarril. En los años 70 se planteó
Paul Josef Kleihues, llegando a construir más inicialmente una gran barriada de 70.000 habi-
de 4.000 viviendas y diversos edificios de equi- tantes, con zonas residenciales e industria. Ini-
pamiento urbano, especialmente en la zona sur cialmente el proyecto renunció por completo a
de Friedrichstadt. La otra sección del IBA se proponer edificios en altura. Se construyeron
concentró en el área S-36 y de Luisenstadt, bloques de viviendas de cuatro plantas y
rehabilitando 5.000 viviendas existentes y viviendas unifamiliares. El material de construc-
construyendo 600 nuevas. (Fig. 14). ción fue el tradicional ladrillo rojo de las vivien-
De manera mimética, en el Berlín Este se das de los años veinte en Hamburgo, con una
cambió también de rumbo y se inició en los estructura de calles y canales que recordaba el
años ochenta una revalorización del casco his- casco histórico de la ciudad tradicional. Al
tórico con diversas iniciativas en esa dirección. mismo tiempo se realizaron redes de peatones
En especial se restauró el Nicolaiviertel, el anti- y bicicletas. Después de varios proyectos y
guo barrio medieval berlinés. fases, y de grandes debates ciudadanos, se
Las críticas cosechadas por los grandes construyeron muchas menos viviendas de las
conjuntos urbanos en Alemania dieron lugar inicialmente previstas, aproximadamente 1.500
también a la reducción de las alturas de los blo- pisos y 500 viviendas unifamiliares.
ques, la mezcla de tipos edificatorios, la varie-
dad de la imagen urbana, con la recuperación REUNIFICACIÓN: "ENCOGIMIENTO"
de las plazas, las calles, el escenario urbano. DE LA CIUDAD EN LA RDA
Dichas críticas dieron lugar a la reconsidera- El proceso de reunificación entre las dos Ale-
ción de las políticas de VS y a la consideración manias, se produjo a lo largo de los años 90,
de un modelo de vivienda y ciudad distinto. El con la caída del muro de Berlín. Las imágenes
cambio de concepto se empezó a producir en de la alegría de la gente con la caída del muro,
los años 70 del siglo pasado, coincidiendo con emitidas en las televisiones de todo el mundo,
las críticas a las barriadas de vivienda masiva y es el símbolo del inicio del desmantelamiento
al mismo tiempo en consonancia con la crisis del Estado de la República Democrática de Ale-
del petróleo y el final de la energía barata. Un mania, y es el punto de partida de la transfor-
ejemplo temprano de dicho cambio es el barrio mación de las políticas de vivienda en el lado
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 37

oriental. Si desde los años 50 la política de para residir en las ciudades del oeste de Ale-
vivienda en la RDA había sido el eje de la polí- mania. Los grandes conjuntos habitacionales
tica social del Estado, la reunificación compor- de algunas ciudades orientales, como Leipzig,
tó la puesta en crisis de ese modelo. Durante Chemitz o Magdeburgo, perdieron entre el 20 y
más de 20 años las Platenbau (la construcción el 25% de la población, la mayor parte de ella
de viviendas prefabricadas), habían sido la ver- en las barriadas de vivienda masiva.
sión de la RDA de las viviendas masivas, es De este modo se produjo en muchas ciu-
decir, las viviendas realizadas con los sistemas dades alemanas del este un "encogimiento" de
de prefabricación pesada en grandes barriadas la ciudad, es decir, una reducción de su pobla-
alejadas de los centros urbanos tradicionales. ción, una desertificación de los barrios más
No obstante, la falta de una ordenación urbana degradados, y finalmente la demolición de los
en esas barriadas, la casi inexistencia de urba- bloques de peor calidad, cuyo mantenimiento
nización de barrio, la ausencia de sistemas de requeriría enormes inversiones públicas. Por
construcción de calidad, el rápido deterioro de otro lado la reunificación ha supuesto la venta a
los materiales, y otros muchos factores deriva- manos privadas de parte de la vivienda social
dos de la escasez de recursos, en suma, la falta de la RDA, lo que ha dado lugar a una selección
de calidad de vida de esos barrios, dieron lugar de la vivienda en función del mercado. La gran
a su rápido abandono desde el momento en el debilidad de los grandes conjuntos habitacio-
que la población pudo elegir su lugar de resi- nales es su rígido sistema de construcción, que
dencia y desplazarse al Oeste. Numerosos con- las hace particularmente inadaptables a cual-
tingentes de población abandonaron la RDA quier requerimiento de cambio.
MARCO NORMATIVO Y ORGANIZATIVO

CREACIÓN DEL MODELO


EVOLUCIÓN
APROXIMACIÓN CONCEPTUAL
POLÍTICA DE LA VIVIENDA EN RELACIÓN A LOS CAMBIOS DEMOGRÁFICOS Y POLÍTICOS
INSTRUMENTOS LEGISLATIVOS
PLANES Y PROGRAMAS ESPECÍFICOS
AGENTES

EVALUACIÓN DEL PERÍODO EN RELACIÓN CON EL CASO ESPAÑOL

TENDENCIAS EN LOS ÚLTIMOS QUINCE AÑOS


HOGARES Y PARQUE DE VIVIENDAS
NUEVOS DERROTEROS DE LA POLÍTICA DE VS
PROBLEMAS ACTUALES DE ACCESO A LA VS
MEDIDAS POSITIVAS DE APOYO A LA VS

VALORACIÓN FINAL DE LAS POLÍTICAS DE VSE


1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 39

MARCO NORMATIVO Y ORGANIZATIVO


JULIO VINUESA Y ANTONIO PALACIOS

CREACIÓN DEL MODELO

La intervención de los poderes públicos para cias específicas en materia de vivienda, fija entre
remediar los problemas de vivienda en los princi- sus objetivos la inclusión social de sus ciudada-
pales estados europeos tiene su fase de máxima nos, para lo cual aboga por la implementación de
intensidad en los años de reconstrucción tras la políticas que eviten los efectos excluyentes del
Segunda Guerra Mundial, que continúa durante mercado de la vivienda.
los sesenta con las fuertes demandas derivadas El último paso dado en este sentido corres-
del desarrollo económico y urbano. Después, la ponde el gobierno francés que a principios de
crisis de los setenta obligará a replantear las for- 2007 expone las líneas directrices de un proyec-
mas de intervenir y, más tarde, con el auge de los to de ley que instaura el derecho exigible a la
postudalos neoliberales, se cuestionará incluso la vivienda o derecho a exigir judicialmente una
conveniencia de intervenir. Son pautas de inter- vivienda a la administración pública competente.
vención que se sustituyen en el tiempo y que han A lo largo de la segunda mitad del siglo XX,
ido dejando, además de su huella en forma de desde el reconocimiento del derecho de los ciu-
presencia física en el paisaje urbano, importantes dadanos a una vivienda y la necesidad de la
elementos que configuran la estructura y el com- intervención pública, en los diferentes países de
portamiento de los diferentes agentes sociales y Europea occidental se han ido concretando polí-
de los mercados de vivienda. En este sentido, ticas de VS, con formulaciones diversas y espe-
como referencia necesaria para poder entender la cíficas, que aunque pueden coincidir en algunos
situación actual y hacer previsiones y propuestas aspectos no dejan de diferir en elementos funda-
de futuro, se plantea la valoración de las políticas mentales.1
de vivienda en el pasado. No podemos ignorar Puede decirse que la evolución de las políti-
que, en buena medida, las políticas e intervencio- cas de vivienda modernas en Europa comienza
nes consideradas corresponden a contextos tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial
sociales y políticos que poco o nada tienen que que, tal como había ocurrido con la Primera Gue-
ver con el presente, por lo que, más que prestar rra Mundial, provocó una enorme necesidad de
atención a los aspectos formales propios del reconstrucción de viviendas y núcleos urbanos
momento, se trata de extraer la esencia de los que obligaron a los poderes públicos a implicarse
elementos comunes que han servido como hilo muy directamente en el problema. En la Alemania
conductor de la intervención pública en materia occidental se creó el Ministerio Federal de Cons-
de vivienda con objeto de aprovechar su posible trucción de Viviendas, y entre 1949 y 1959 se
utilidad prospectiva. construirían cinco millones de viviendas que no
evitaban que a finales de los cincuenta siguiese
EVOLUCIÓN habiendo un déficit de 4,6 millones. Entre 1953 y
El derecho a la vivienda y su reconocimiento 1960 el ritmo de construcción se mantuvo en las
como bien de primera necesidad se formaliza en 500.000 al año (una vivienda por minuto).2 El
la Declaración Universal de los Derechos Huma- apoyo estatal se materializaría en las cooperati-
nos en 1948: "toda persona tiene derecho a un vas sindicales de alquiler. En Francia la guerra
nivel de vida adecuado que le asegure, así como había destruido más de 400.000 viviendas y había
a su familia, la salud y el bienestar, y en especial producido daños de diferente consideración en
la alimentación, el vestido, la vivienda, la asisten- un millón más. Los ritmos de construcción se
cia médica y los servicios sociales necesarios". situaban en 350.000 viviendas al año3, y entre
Se trata de un derecho recogido como bási- 1945 y 1970 se construyen 6,1 millones de vivien-
co en las legislaciones de los diferentes países. das.4 En estos primeros años son notables los
La Unión Europea, aún no teniendo competen- esfuerzos masivos de reconstrucción y es el

1 BALCHIN, 1996, pág. 16.


2 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1960.
3 MESMIN, 1967.
4 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1971b.
40 Marco normativo y organizativo

comienzo de las HLM (Habitation à Loyer Modé- gidas, con el objetivo de "...promover en gran
ré), tras una serie de graves conflictos sociales en escala la construcción de viviendas que sirvan de
1954, con el Estado como primer promotor.5 hogar a las clases humildes", para ello contará con
No hay que olvidar que junto a los devasta- la colaboración de "...las Corporaciones Locales y
dores efectos de la guerra, los desplazamientos los Organismos del Movimiento". En 1944 la figura
migratorios campo ciudad, inherentes a la intensi- de la Vivienda Protegida, destinada a las clases
ficación de la industrialización y al crecimiento "más necesitadas", se ve complementada con la
urbano, incrementaban sin cesar la necesidad Vivienda Bonificable, que tiene como destinatarios
insatisfecha de vivienda. Así, superada la posgue- las "clases medias y la más elevada" con la que se
rra, la década de los sesenta estará marcada por busca combatir el paro y la colaboración de las
las construcciones sociales para dar alojamiento a empresas privadas. En 1954, la Ley de Viviendas
las ingentes masas de trabajadores emigrantes de Renta Limitada, que va a regir la construcción
atraídos por el contexto de fuerte crecimiento de viviendas en España durante casi todo el perio-
económico e industrial. Mientras que la preocupa- do analizado, funde en una las dos anteriores,
ción dominante inmediatamente después de la denomina de forma más aséptica las viviendas
guerra fue la construcción del mayor número de resultantes de los dos ejes de actuación: viviendas
viviendas lo más rápidamente posible, en los del Grupo I (las Bonificables) y del Grupo II (las Pro-
sesenta fue tomando cuerpo la idea de consolidar tegidas). La Ley dice pretender organizar de forma
importantes parques residenciales. En Francia más compleja y participativa el proceso de cons-
durante el periodo 1955-1958 se inicia la cons- trucción de viviendas, buscando la implicación de
trucción de los primeros Grand ensembles6 o las empresas constructoras, incluso los hogares, y
grandes conjuntos residenciales (calificados por de las entidades financieras. En 1957 se incorpo-
algunos autores como urbanismo mediocre)7 de raría la categoría de Vivienda Subvencionada, que
las periferias metropolitanas, con una importancia establece una subvención previa y a fondo perdido
decisiva del movimiento HLM.8 En el Reino Unido igual para todas las viviendas con la intención de
buena parte de su parque municipal en alquiler se "...orientar decisivamente la iniciativa privada hacia
promueve durante estos años. En Alemania estos la construcción de viviendas de superficies más
proyectos eran dirigidos por grandes asociacio- reducidas, con la posibilidad de que las clases
nes públicas de vivienda, como la Neue Heimat. sociales más débiles económicamente tengan a su
En España, la historia presenta algunas pecu- alcance un número mayor de construcciones".9
liaridades que habrán de tener consecuencias Iniciado el proceso de desarrollo industrial y
importantes a lo largo del tiempo. A las necesida- de fuertes crecimientos urbanos, la construcción
des de reconstrucción durante los años cuarenta y de vivienda con ayudas públicas, siempre en pro-
cincuenta se sumaban las muchas carencias piedad, se convertiría, sobre todo, en un comple-
arrastradas históricamente por un país que venía mento necesario para las áreas industriales más
padeciendo varios decenios de inestabilidad políti- dinámicas. En 1961 se aprobó el Plan Nacional de
ca y de penuria económica. Hay que añadir tam- la Vivienda 1961-1976, con una duración y una
bién un proceso de éxodo rural más intenso y unos programación cuatrienal que trataba de acompa-
niveles de desarrollo mucho más bajos. La debili- sarse con los Planes de Desarrollo. El Plan, al
dad también del tejido empresarial y la ausencia de amparo de la Ley de 1954, programó la construc-
urdimbre social fuera de los andamiajes del Régi- ción de 3,7 millones de viviendas, clasificadas en
men, reduce la actividad inmobiliaria casi exclusi- tres categorías según umbrales de superficie y
vamente a la iniciativa de un Estado muy limitado calidad constructiva.10
de recursos. Desde el principio, se apuesta por la Desde el final de la Guerra hasta 1964 se
vivienda en propiedad: "El Estado asume la tarea construyeron casi 1,2 millones de viviendas con
de multiplicar y hacer asequible a todos los espa- algún tipo de ayudas, de las que una tercera parte
ñoles las formas de propiedad ligadas vitalmente a fue construida directamente por los poderes
la persona humana, el hogar familiar,..." (Fuero del públicos. Pero si nos fijamos en las viviendas que
Trabajo) y se focaliza todo el esfuerzo en la cons- según la normativa tenían una finalidad social, la
trucción de viviendas públicas. Antes del final de la proporción se acerca al 50%. Llama también la
Guerra Civil se crea el Instituto Nacional de la atención la reducida participación (5%) de las
Vivienda y se promulga la Ley de Viviendas Prote- administraciones locales.

5 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1969a. 8 REVISTA ESPAÑOLA DE FINANCIACIÓN DE LA VIVIEN-


6 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1969a. DA, 1989, pág.16.
7 MESMIN, 1967. 9 EDITORA NACIONAL, 1964, pág.65.
10 SALGADO, 1964.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 41

Tabla 1 Miles de viviendas construidas según modalidad de ayuda recibida y tipo de promotor en España
desde 1939 a 1964

RENTA LIMITADA
Bonificables Protegidas Grupo I Grupo II Subvencionadas Totales
Organismos Estatales 170 141 7 318
Ayuntamiento y Diputaciones 40 11 9 60
Diversos Promotores 210 64 153 63 298 788
Total 210 274 153 215 314 1.166

Fuente: EDITORA NACIONAL, 1964

El papel excesivo de un Estado central y hogares, así como una "toma de conciencia de
autoritario, la penuria económica, la voluntad unas problemáticas de vivienda diversificadas,
política de convertir la propiedad de la vivienda desde el punto de vista social y territorial, respec-
en un elemento de estabilidad social y política, el to de las pautas más comunes y homogéneas
sesgo segregador de los tipos de viviendas y la que se habían mantenido hasta entonces".12 Es
ausencia de sensibilidad urbanística son algunos en España, como ocurre en otros aspectos,
de los rasgos diferenciadores que caracterizan donde los cambios sociodemográficos y los
las actuaciones en materia de vivienda social en cambios en las formas de convivencia comenza-
España hasta la llegada de la democracia. rán a producirse con un cierto retraso temporal
El periodo de recesión económica que pero con mayor dinamismo. En Holanda la reno-
comienza con la crisis de la energía de 1973 y vación comenzaría durante el periodo 1970-75,
que se extiende hasta principios de los ochenta, cuando las asociaciones y también algunos pro-
dio lugar en los diferentes países considerados a pietarios privados pudieron tener acceso a cierto
un proceso de retracción en las políticas de subsidios. En algunos momentos el volumen de
vivienda. Las dificultades económicas hacen ver rehabilitación de vivienda doblaba el de nueva
que la política de vivienda, junto a otras de gas- construcción. Pasados estos momentos de auge
tos sociales, había llegado a suponer un coste irían cobrando fuerza los de sustitución y trans-
excesivo para las arcas estatales. Al ciclo de formación, dados los elevados costes que supo-
regresión económica se une una lógica atonía en nían los primeros.
el crecimiento urbano y de la demanda de vivien- Las actuaciones realizadas en los treinta
da, con una población estable o decreciente. Dis- años anteriores y los cambios en el modelo eco-
minuye la presión de la demanda y se focaliza la nómico y de urbanización arrojan un panorama
atención hacia las necesidades de mantenimien- de necesidades de vivienda casi cubiertas; inclu-
to y reposición de los parques de viviendas ante- so, en el Reino Unido y en Holanda, el parque de
riores, construidas en muchos casos con mate- VS alberga a hogares con suficiente capacidad
riales poco adecuados, de mala calidad y de renta para solventar su necesidad de vivienda
claramente deficientes. Es lo que MacLennan11 en el mercado libre.13 La gestión de los enormes
denominó la "reinversión en el stock existente", parques inmobiliarios, compuestos por millones
llámese modernización, renovación o rehabilita- de viviendas en alquiler, había llegado a alcanzar
ción. En muchos países europeos las medidas de dificultades de gestión difícilmente abordables.14
reinversión absorbieron por lo menos la mitad del El problema de la vivienda en Francia no se plan-
total dedicado al gasto público en vivienda, ade- tea en los mismos términos que al acabar la gue-
más de producirse en momentos de serias res- rra. Ahora la "crisis" sólo afecta a algunas regio-
tricciones generales del gasto público. Esta nes, las más densamente pobladas.15 Todo ello,
necesidad se haría especialmente patente en de la mano de los planteamientos neoliberales
España, por la mayor precariedad de medios con imperantes, invita a efectuar recortes y cambios
que se había producido el desarrollo urbano. La sustanciales en las políticas de vivienda. En Ale-
Operación de Barrios en Remodelación de mania, a finales de los setenta, el ritmo de cons-
Madrid es un buen ejemplo de ello. También trucción de viviendas sociales se ralentiza hasta
comienzan los cambios en la estructura de los las 100.000 viviendas/año.16

11 MACLENNAN, 1987. 14 ORTIZ ÁLVAREZ, 1993.


12 TRILLA, 2001, pág. 51. 15 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1971b.
13 RODRÍGUEZ, 2002. 16 LEVENFELD, 1990, pág. 26.
42 Marco normativo y organizativo

Se inicia una nueva etapa, que se prolongará La liberalización y el progresivo abandono de


durante los ochenta, caracterizada por el debilita- las acciones públicas (vivienda, suelo, promoción
miento de la intervención pública. En Irlanda y en el y/o gestión) tradicionalmente empleadas para inten-
Reino Unido, el gobierno Thatcher opta por el aban- tar ejercer control sobre el mercado, obliga a que la
dono de la planificación y de la intervención estatal, vivienda-alojamiento tenga que competir con la
y ofrece en venta a bajo precio parte del patrimonio vivienda-inversión18, lo que provoca fuertes alzas
municipal en alquiler (la Ley sobre el Alojamiento de de los precios de la vivienda en las grandes ciuda-
1980 introdujo la posibilidad de que los inquilinos des europeas que inevitablemente produce un
adquiriesen en propiedad su vivienda, siempre que recrudecimiento del problema de la vivienda, focali-
llevasen alojados más de dos años en la misma; lo zado sobre todo en los jóvenes y en los hogares con
que se denominó como right to buy). En Francia la ingresos más reducidos.19
gestión de la vivienda social pasa poco a poco a A pesar de una cierta cronología común de las
manos privadas y se critican abiertamente los gran- políticas de vivienda de los diferentes países, pue-
des conjuntos de HLM por su elevada densidad. En den apreciarse trayectorias diferenciables por sus
Alemania se cambia la legislación de cooperativas, planteamientos políticos, por los instrumentos
prohibiendo las que asocian las aportaciones per- legislativos utilizados, por los planes y programas o
sonales del constructor (bien en metálico, bien por por los agentes que han intervenido en la imple-
el trabajo administrativo o los estudios técnicos pre- mentación de sus políticas.20 Hay que tener en
vios) en la promoción pública de viviendas, tras el cuenta en todo caso que la complejidad de los con-
crack de las cooperativas sindicales. A pesar de ceptos de hogar y de vivienda reduce y limita las
todo, se sigue afirmando a finales de los ochenta posibilidades de hacer comparaciones, especial-
que todavía faltan unos dos millones de viviendas mente cuando se trata de realizar un estudio diacró-
("nueva necesidad de vivienda")17, cuando el ritmo nico. Por ejemplo, el concepto de hogar que, en su
de construcción de VS había descendido hasta las actual acepción en España, constituye la unidad de
40.000 anuales (un tercio del total). En Holanda, la demanda y, por tanto, el objeto de la política de
Reforma Heerma de 1990 reconoce textualmente vivienda, no es idéntico en los distintos países y ha
entre sus objetivos el fomentar la privatización de cambiado sustancialmente a lo largo del tiempo.
las viviendas sociales.
La tendencia general en Europa viene marcada Tabla 2 Evolución de las ayudas públicas a la vivienda
por la retirada de los fondos de apoyo a la vivienda. en Francia. (En miles de millones de francos
Las ayudas se centran en la persona y se mira más corrientes)
1980 1991
hacia la construcción privada. Los efectos se mani-
FF % FF %
festarán en un descenso progresivo de la produc-
1. Ayudas presupuestarias directas 20,0 38,3 30,8 24,3
ción de VS. En el Reino Unido se reduce en más de
• Ayudas a la construcción
la mitad la ayuda estatal a la financiación de vivien- • Primas al ahorro-vivienda
das, y se produce un fuerte endeudamiento de las • Desgravación fiscal
familias como consecuencia de la desregulación
2. Ayudas personal 12,5 24,0 53,5 42,3
urbanística-fiscal y la subida de precios. En los paí-
• Ayuda personal a la vivienda
ses del norte de Europa, esta tendencia se ve frena-
• Asignación viviendas familiares
da por un intenso movimiento vecinal, que tiene cla- • Gastos de gestión
ramente arraigado en sus esencias el derecho al
alojamiento. 3. 1% de vivienda 5,0 9,6 7,0 5,5
El esfuerzo de cada Estado, en términos de 4. Gastos fiscales 14,6 28,1 35,3 27,9
proporción sobre el PIB, es un buen indicador que • Reducción impuestos compradores
sintetiza la voluntad política. En términos netos, • Gastos fiscales arrendadores
impuestos incluidos, el presupuesto para VS en • Desgravación fiscal ahorro vivienda
• Desgravación fiscal libretas A
1990 en Holanda equivale al 2,8% del PIB, en Fran-
• Desgravación fiscal
cia al 1,86% y al 1,5% en Alemania. El valor más ele- • Gastos fiscales varios
vado corresponde a Dinamarca con un 3,5% mien-
tras que la ayuda a vivienda social en España es del Gastos totales en vivienda 52,1 100 126,6 100
0,6% del PIB. La tabla 2 muestra la complejidad y En proporción del PIB 1,86% 1,86%
diversidad de las ayudas públicas en Francia.
Fuente: TAFFIN, 1992

17 BELLINGER, 1992, pág. 121. 18 JUSTO; VELÁZQUEZ, 1991.


19 LEAL, 1992.
20 TRILLA, 2001, pág. 8.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 43

APROXIMACIÓN CONCEPTUAL España y en los tres países con los que se estable-
Por políticas de VS se entiende habitualmente un ce la comparación, no muestran aparentemente
conjunto de medidas arbitradas por los entes públi- diferencias sustanciales, pero ocultan matices,
cos, basadas en un plan o programa con el fin pri- especialmente en la evolución que se ha ido produ-
mordial de resolver o paliar las dificultades que ciendo a lo largo del tiempo, que llevados a la con-
encuentran ciertos segmentos de la población para creción de algunas estadísticas pueden proporcio-
satisfacer sus necesidades de alojamiento.21 Inclu- nar reflejos distorsionados de la realidad. Es
yen todas aquellas actuaciones de los destinatarios también relevante el hecho de que en España sea
o de los promotores de vivienda que puedan ser mucho menor la información estadística sobre
objeto de ayudas o subvenciones, tales como la ambas unidades. Tanto las viviendas como los
promoción, la construcción, la rehabilitación de hogares solo son censadas cada diez años, y la
áreas, edificios o viviendas, o la provisión y urbani- información resultante presenta importantes debili-
zación de suelo, así como la adquisición o el alqui- dades en cuanto a concreción, actualización y fiabi-
ler.22 Normalmente, las políticas de vivienda se ins- lidad. El acierto en el enfoque de la política de VS
trumentan a partir de planes o conjuntos de pasa necesariamente por un conocimiento suficien-
medidas, dirigidas a favorecer el acceso a la vivien- temente detallado de la realidad de la dinámica de
da, que establecen los requisitos que han de cum- hogares y del parque inmobiliario. Parece razonable
plir los beneficiarios de las ayudas (renta, edad,...), que los primeros objetivos de cualquier plan o pro-
las características de las viviendas (precios máxi- grama de vivienda sean averiguar cuantas viviendas
mos, superficies...) y los tipos de ayudas. es necesario construir, dónde, cómo y con que
El Comité Permanente Internacional para el medios.24
Hábitat Social definió las viviendas sociales como En Francia (además de los censos de pobla-
aquellas que, respondiendo a unos mínimos de ción) se realiza la "Encuesta de alojamiento"
salubridad, confort y equipamiento, están destina- (Enquête Logement) con una periodicidad de cuatro
das, ya en alquiler, ya en régimen de acceso a la o cinco años y mediante entrevistas directas abar-
propiedad, a las personas y familias cuyos recursos cando la totalidad del país. En Alemania se realiza
no son suficientes para permitirles procurarse por si un censo de edificios (tamaño, año de construcción,
mismas una vivienda de calidad adecuada, a un etc.) y viviendas (tamaño, equipamiento y precio)
tipo de rentabilidad comercial normal, es decir, sin cada cuatro años. En Holanda se realizan encuestas
la ayuda directa o indirecta, en cualquier forma que sobre necesidades de vivienda (Housing Demand
sea, de una colectividad pública o de instituciones Survey) sobre una muestra de 80.000 hogares cada
sociales.23 cuatro años, y sobre condiciones de vivienda (Hou-
Bajo la idea de vivienda protegida o social se sing Condition Survey) sobre una muestra de
encuentra una realidad diversa, máxime cuando, 15.000 viviendas con una periodicidad irregular.
como en este caso, lo que se pretende es un aná- La idea de vivienda social o protegida puede
lisis comparativo de distintos países europeos a lo responder a distintos criterios de adscripción. Qui-
largo de periodos históricos claramente diferencia- zás el más común es el que exige la vinculación a
dos. Es una diversidad que se manifiesta en dife- algún tipo de regulación legal, encuadrada dentro
rencias que abarcan desde las definiciones de los de planes de vivienda de alguna administración
conceptos básicos (vivienda, hogar, VS, beneficia- pública. La regulación está sobre todo dirigida a
rio de VS, etc.) a las fórmulas de financiación (ayu- establecer regímenes de cesión, las subvenciones y
das bancarias, mercado hipotecario, fondos, enti- los precios, pero puede hacer también referencia a
dades públicas privadas o mixtas, etc.), los características constructivas. También puede ocu-
agentes que intervienen en la promoción de la VS rrir que su promoción y gestión correspondan a
(organismos públicos de todas las escalas, socie- entidades de carácter público, privado o mixto.25
dades privadas, cooperativas, asociaciones, enti- El Instituto Nacional de Vivienda (INV) definía
dades sin ánimo de lucro, etc.), o los regímenes de en 1947 las viviendas protegidas como "aquellas
cesión (venta, alquiler...). que siendo de renta reducida y estando incluidas en
Parece oportuno comenzar por intentar desta- los planes generales formulados por el INV, se cons-
car las similitudes y diferencias fundamentales con truyan con arreglo a proyectos que hubiesen sido
respecto a algunos de los conceptos básicos. Las redactados o aprobados por éste, por reunir las
definiciones más al uso de vivienda y de hogar, en condiciones higiénicas, técnicas y económicas".26

21 BOMMER, 1970. 24 BOMMER, 1970.


22 GARCÍA; ZARAPUZ, 2005. 25 BOVERKET, 2005, pág. 2.
23 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1969. 26 INSTITUTO NACIONAL DE LA VIVIENDA, 1947.
44 Marco normativo y organizativo

Podría decirse que la presencia pública en cuyo disfrute se apoya, haya de ser objeto de nin-
apoyo de los grupos de demanda con menor guna intervención constructiva. Por último, tam-
capacidad de renta, se justifica en la búsqueda bién se puede hablar de ayudas fiscales, conside-
del efecto subsidiario. Así, sobre la VS en alquiler rando todas las bonificaciones y exoneraciones
se ha dicho: "Pretende garantizar, a través de de carácter público en la imposición directa sobre
gestores específicos o convencionales, la pro- las personas físicas, que tienen como motivación
ducción de una oferta de viviendas de alquiler el uso de una vivienda, sea en propiedad o en
complementaria a la oferta disponible en el mer- alquiler. Como viene siendo tradicional en el caso
cado. La Administración se hace cargo de una de España, es posible combinar ambos tipos de
parte del precio del alquiler, con el objeto de tener ayudas. Por ejemplo, en 1990 Francia poseía uno
peso específico en el equilibrio global del merca- de los sistemas de ayuda a la vivienda más com-
do de viviendas de alquiler y permitir el acceso a plejos, donde coexistían ayudas directas a la per-
la vivienda a determinados segmentos de la sona y a la piedra, tanto para el acceso a la
demanda".27 La Unión Europea, en el marco de la vivienda en régimen de propiedad o de alquiler,
II Conferencia sobre los Asentamientos Humanos con estímulos fiscales y con la intervención en el
Hábitat II, celebrada en Estambul en 1996 bajo el sistema de financiación a través del poderoso
lema "Una vivienda adecuada para todos", instrumento del ahorro-vivienda.32 Por su parte,
defiende el principio de subsidiariedad para hacer Alemania contaba en la misma fecha con simila-
frente a los problemas de vivienda en el ámbito res ayudas: a) Ayudas a la piedra, constreñidas a
de las administraciones más cercanas. la construcción o adquisición de nuevas vivien-
Los destinatarios de las viviendas sociales das sociales, con una superficie de entre 90 y 120
no responden a un único perfil. Se incluyen desde m2. La ayuda se compone de préstamos a muy
los colectivos que se encuentran fuera del siste- bajo interés (1%), subvenciones al préstamo
ma o población marginal y, por tanto, muy mino- hipotecario o subvenciones reembolsables con
ritaria, a los grupos de demanda que encuentran interés diferido. b) Ayudas a la persona, bien
dificultades más o menos severas para acceder a como subvenciones para aliviar la carga familiar
una vivienda digna y adecuada a través de sus por alquiler o devolución de préstamos, bien
propios medios. En este sentido, a finales del como apoyo al ahorro-vivienda. c) Por último,
periodo en Francia se observaba como las vivien- ayudas fiscales a los propietarios-ocupantes y a
das HLM estaban ocupadas principalmente por los arrendadores.
familias con recursos medios, mientras que el La promoción de la VS como criterio de cla-
antiguo parque privado de arrendamiento acogía sificación obliga también a contemplar un pano-
en gran parte a las familias modestas.28 Por su rama diverso. La producción de las viviendas
parte, en Alemania, donde el predominio del incluye varias fases (urbanización, promoción,
alquiler privado era manifiesto, vivían sobre todo construcción y gestión) que pueden ser acometi-
pequeñas familias; el 80% de los hogares uniper- das por entidades públicas, privadas o mixtas en
sonales estaban en régimen de arrendamiento.29 intervenciones que abarquen el ciclo de produc-
La intervención pública se manifiesta básica- ción completo o sólo algunas de sus fases. En
mente a través del apoyo financiero público. En Francia, por ejemplo, la VS depende esencial-
términos generales se puede hablar de ayudas a mente de las competencias del Estado, que defi-
la piedra y ayudas a la persona. Las primeras ne el marco de la reglamentación nacional (nor-
suponen sufragar con fondos públicos, parcial o mativa, financiación y ayudas públicas, política
totalmente, la construcción de las viviendas. Son, de arrendamientos, etc.). El Estado no es directa-
por tanto, ayudas que incentivan indirectamente mente propietario de vivienda de alquiler, y las
la actividad del sector de la construcción.30 Sin colectividades locales administran muy pocas
embargo, en las segundas, la financiación va viviendas.33 La vivienda social en Francia está
directamente dirigida a los hogares como pago ligada a varios organismos, previamente acredita-
de una parte del coste de su vivienda, bien sea dos por el Estado. A finales de los ochenta los
del alquiler o de los reembolsos de los préstamos órganos que gestionan las viviendas sociales en
hipotecarios.31 Las primeras suelen suponer un alquiler a precio moderado o reducido (HLM) son
mayor esfuerzo inversor y de gestión. Las segun- unas 280 Oficinas Públicas de HLM, creadas por
das, estrictamente no exigen que la vivienda, la iniciativa local (departamentos y comunas); las

27 GHEKIERE; JACKSON, 1998. 31 ORTIZ ÁLVAREZ, 1993. TRILLA, 2001.


28 DURIF, 1989, pág. 59. 32 GHEKIERE, 1991, pág. 7.
29 HAMM, 1989, pág. 83. 33 DURIF, 1989, pág. 58.
30 LEVENFELD, 1990, pág. 26.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 45

Oficinas Públicas de Urbanización y Construc- Tabla 3 Composición del parque de alquiler social
ción (OPAC), que son organismos autónomos de en Francia en 1990
carácter administrativo con normas propias para
su organización interna; unas 350 Sociedades Propietario Miles de viviendas Tantos por ciento
Anónimas de HLM (SA d´HLM) propietarias de la Organismos HLM 3.264,5 89,2
mayor parte del patrimonio social;34 unas 40 Fun- • Oficinas y OPAC 1.855,0 50,7
daciones, Sociedades Cooperativas de HLM; • Sociedades anónimas 1.405,0 38,4
Sociedades Anónimas de Crédito Inmobiliario • Cooperativas 4,5 0
(SACI) y cerca de 250 Sociedades de Economía Otras instituciones 397,0 10,8
Mixta (SEM), apoyadas en la legislación HLM y de Total 3.661,5 100,0
sociedades anónimas, el derecho privado y la
legislación bancaria, con ánimo de lucro limita- Fuente: GHEKIERE, 1991

do.35 Los organismos sociales propietarios tienen


la obligación legal de ocuparse de la construc- Tabla 4 Composición del parque de alquiler social
ción, la rehabilitación y la gestión del arrenda- en Holanda en 1947 y 1981 (miles de viviendas)
miento.
En Alemania hay ayudas públicas al alquiler y 1947 1981
a las viviendas en compraventa. La promoción de Administraciones locales 69 2,9% 407 5,9%
viviendas se basa en la Segunda Ley de Vivienda Entidades de vivienda 196 8,2% 1.511 22,0%
y Construcción (II WoBauG), aprobada en 1956 Otros 1.852 77,7% 3.023 44,1%
(AVS, 1998) que obliga al Gobierno Federal Sin ánimo de lucro 265 11,1% 1.918 28,0%
(Bund), a los Estados (Länder), a los Municipios y Total 2.382 100,0% 6.859 100,0%
a las mancomunidades de municipios (Gemeinde-
verbände), con competencias repartidas. En Fuente: PRIEMUS, 1991

materia de VS, la promoción y financiación de la


construcción recae en los Länder.36 La promoción En España, además de la actividad pública
se guía por los siguientes principios: los costes de estatal y, más recientemente, regional, hay empre-
construcción de nuevas viviendas se reducen sas públicas en la escala regional y local que, en
mediante la concesión de préstamos o subvencio- un número inferior a cincuenta, construyen princi-
nes; las viviendas sociales se adjudican a los gru- palmente viviendas destinadas a hogares con muy
pos de población con ingresos por debajo de la bajos ingresos. La mayor o menor participación
media. No hay posibilidad de desahucio porque de los promotores privados viene determinada por
mejoren las condiciones económicas de los adju- la evolución del mercado libre. En los periodos
dicatarios, pero se imponen gravámenes.37 alcistas la vivienda de protección queda casi
En Holanda, a lo largo de todo el siglo XX, las exclusivamente supeditada a la acción subsidiaria
instituciones de vivienda social (Woningcorpora- de los promotores públicos.
ties o Housing association) son asociaciones o En Francia, las viviendas de alquiler social
fundaciones reconocidas por la Administración pueden ser propiedad de los organismos de
dedicadas a la construcción y explotación de vivienda HLM (un 89% del parque en 1990), pero
viviendas sociales. Se encargan de ejecutar la también existen otras viviendas de alquiler social
política de vivienda establecida por el Gobierno (beneficiadas de subsidios estatales) propiedad
Central, que les transfiere subvenciones y présta- de Sociedades de Economía Mixta (SEM) o de la
mos a costa de una interferencia muy directa en Société Centrale Immobilière de la Caisse des
la vivienda.38 Son las propietarias de las viviendas Dépôts et Consignation (CDC), aunque ésta última
sociales. Representaban a finales de los ochenta no se rige por los estatutos de las HLM, además
el 31% del mercado (en clara progresión). Por de las viviendas construidas por filiales de los
tanto, la VS no está en manos públicas directa- recaudadores del "1% patronal", que reciben el
mente sino en estas asociaciones que mantienen producto de la obligación de las empresas no
la propiedad. A partir de entonces, las institucio- agrícolas con más de diez asalariados de entregar
nes se han liberalizado y descentralizado, devi- un cierto porcentaje de su masa salarial para su
niendo en organizaciones autónomas sin relación posterior utilización en la concesión de préstamos
directa con el Gobierno.39 a organismos sociales o a las personas que des-

34 DURIF, 1989, pág. 63. 37 HAMM, 1989, pág. 86.


35 AVS, 1998. 38 MIDDAG, 1989, pág. 88.
36 BELLINGER, 1992, pág. 126. 39 AVS, 1998.
46 Marco normativo y organizativo

een adquirir una vivienda.40 Las viviendas de el punto de vista financiero cuanto más intensa ha
alquiler social se asignan directamente a través de sido la voluntad de implantar el Estado del bien-
los organismos HLM a las familias cuyos ingresos estar; por el contrario, su desactivación en las
no superen un límite establecido por el Estado. dos últimas décadas ha hecho perder fuelle a las
En Holanda, las viviendas construidas y políticas de vivienda. Alemania, Francia y Holan-
explotadas por las Housing association o por las da que forman parte del grupo de países con
entidades locales constituyen el sector de las mayor implantación del Estado del bienestar, per-
viviendas oficiales o viviendas sociales. El millón tenecen a un modelo en el que la carga del bien-
largo de viviendas construidas desde el final de la estar se reparte entre el sector público y los mer-
guerra hasta mediados de los 60, en un 90% cados libres, con los que se establecen pactos
levantadas con subvención estatal, son gestiona- para que contribuyan como proveedores de bien-
das y mantenidas por dichos organismos. Junto a estar. En relación con la vivienda, son países con
éstas, también los departamentos municipales de una importante presencia de agentes mixtos y
vivienda gestionan aproximadamente un 8% del con el predominio del alquiler, público y privado.
mercado (en clara regresión). Además, junto a las En los países como España, con un modelo de
anteriores también hay otras instituciones sin Estado del bienestar menos desarrollado, la inter-
ánimo de lucro (en su mayoría fundaciones) que vención es menor, fundamentalmente pública y
explotan viviendas adaptadas a determinados dirigida a la población con rentas más bajas,
colectivos como ancianos, estudiantes y parejas absorbiendo la construcción la mayor parte de las
jóvenes. Aparte de estos, se encuentra el sector ayudas.42
privado, con un sistema propio de subvencio- Como ya se ha visto, a lo largo del tiempo la
nes.41 intensidad de las intervenciones ha estado muy
En España la VS en alquiler ha brillado por su condicionada por la evolución demográfica de la
ausencia, puede decirse que la poca que existe demanda (en sus componentes de evolución
queda dentro del ámbito exclusivamente público natural y, sobre todo, migratorio) y en la coyuntu-
y está dirigido a los grupos sociales con situacio- ra económica, que afecta tanto a la disponibilidad
nes económicas y sociales extremas. Sólo en los de recursos por parte del Estado como a la capa-
últimos años comienzan a aparecer promociones cidad de renta de los hogares. Además de las cir-
públicas de vivienda en alquiler dirigidas general- cunstancias que pueden incidir en la intensidad y
mente a jóvenes y con un cierto carácter de solu- en necesidades específicas, las políticas de
ción provisional. vivienda son básicamente diferenciables en fun-
ción de algunos rasgos básicos: a) los recursos
POLÍTICA DE LA VIVIENDA EN RELACIÓN A públicos pueden destinarse prioritariamente a la
LOS CAMBIOS DEMOGRÁFICOS Y construcción de viviendas, bien en promoción
POLÍTICOS directa o con participación de agentes privados
Reconocida la vivienda como un derecho básico (políticas de "ayudas a la piedra") o las ayudas se
de los ciudadanos, se hace evidente la obligación destinan directamente a los hogares, mediante
de los poderes públicos de implementar las subvenciones para el pago del alquiler o de parte
actuaciones necesarias para garantizar dicho del coste financiero de la compra (políticas de
derecho y para paliar los efectos negativos de "ayudas a las personas"); b) son también clara-
exclusión y conflictividad social que de su insatis- mente diferenciadores los planteamientos políti-
facción se derivan. El conjunto de actuaciones cos en razón de que apoyen más el régimen de
públicas en materia de vivienda pueden también cesión en propiedad o en alquiler; y c) el papel de
considerarse concordantes con la idea del Esta- los agentes públicos y privados en la promoción
do del bienestar, en la medida en que configura y gestión de la actuaciones pueden marcar tam-
las redes básicas de seguridad de las sociedades bién diferencias relevantes en el planteamiento de
modernas según cuatro pilares fundamentales las políticas de vivienda.43
(vivienda, educación, sanidad y pensiones). Los comienzos, marcados por las perento-
Así, solventadas las primeras fases de pos- rias necesidades de reparación y sustitución del
guerra y de fuerte urbanización, de urgentes y parque de vivienda y, posteriormente, por las
masivas necesidades, los estados han sido más también masivas necesidades derivadas del cre-
intervencionistas y se han implicado más desde cimiento de las grandes ciudades, obliga a una

40 DURIF, 1989, pág. 58. 42 TRILLA, 2001, PÁG. 69. JUSTO; VELÁZQUEZ, 1991.
41 MIDDAG, 1989, PÁG. 89. 43 JUSTO; VELÁZQUEZ, 1991.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 47

intensa actividad constructora. El cambio de res establecidos para beneficiarios de viviendas


modelo económico y de desarrollo urbano que se sociales.
produce durante los años setenta incide también En Alemania el proceso viene marcado igual-
en el planteamiento de las políticas de vivienda. mente por el calendario de la posguerra y la recu-
En Francia se frenan los programas de cons- peración económica. El fortísimo esfuerzo cons-
trucción de vivienda de alquiler social y de reha- tructor de los años cincuenta y sesenta, dirigido a
bilitación de los parques. Los fondos estatales se remediar la situación de grandes déficit, "es visto
desplazan hacia el sector de la propiedad también como factor de generación de riqueza y
mediante ayudas públicas para la construcción de integración social".46 En los setenta Alemania,
de viviendas individuales en régimen de propie- con unos buenos indicadores macroeconómicos,
dad. Se trata de hacer de Francia un país de pro- seguía sin embargo presentando un importante
pietarios (Giscard d'Éstaing). En 1973 se funda el déficit de viviendas de renta barata en los núcle-
grupo de reflexión Habitat et Vie Sociale (HVS) os urbanos, con un cálculo estimado de 800.000
considerado como el punto de partida de las polí- hogares que carecían de vivienda además de un
ticas nacionales de desarrollo urbano-social. En millón de viviendas abocadas a la demolición, lo
1977 se produce el lanzamiento del Primer "Plan que sin duda obliga a reconocer la permanencia
Banlieue" por el entonces Secretario de Estadio del problema de la vivienda.47 Tras la Reforma de
de Vivienda, Jacques Barrot. Supone redirigir las 1978 se equipara en términos de protección la
ayudas a la piedra hacia la persona, promueve el vivienda usada a la nueva, se rebajan drástica-
ahorro-vivienda y propone también ayudas para mente las subvenciones y se da prioridad a la
la promoción del alquiler por el sector semi-públi- financiación de la promoción para alquiler frente a
co. Por una parte, se entiende que la demanda de la destinada a la venta.48
alojamiento estaba suficientemente cubierta con Durante los ochenta los programas de
la oferta producida por la política de construcción vivienda dejan de hablar de inmigrantes y "traba-
de vivienda durante las décadas anteriores y, por jadores visitantes" para centrarse en los refugia-
otra, los efectos de la crisis del petróleo habían dos y exiliados tras la unificación con la ex-RDA,
llevado al Estado a marcar como objetivo priorita- diseñando una política de ayudas personalizada.
rio el apoyo a las inversiones productivas. Estas Como la construcción no satisface la nueva
reformas producen la ralentización en los ritmos demanda, los esfuerzos se concentran cada vez
de construcción (el número de viviendas construi- más en renovar y ampliar el parque existente de
das se reduce a la mitad) y una clara focalización viviendas en la Alemania Occidental. En la parte
de ayudas hacia las clases bajas y la desatención oriental, la situación era totalmente distinta. Más
de las clases medias. del 40% de las viviendas fueron construidas
Desaparecida la urgencia de la fuerte antes de 1919 y se estima que un millón de
demanda de vivienda y superada la crisis de los viviendas (de las deficitarias 7 millones de vivien-
setenta, en los años 80 las políticas francesas de das existentes) tendrán que ser derribadas,
vivienda se focalizaron en las mejoras cualitativas especialmente en los barrios antiguos de las
y en la renovación urbana atendiendo a criterios grandes ciudades como Berlín Centro, Dresden o
de mejora social.44 En 1986 se liberalizan los Leipzig.49
alquileres del sector libre mediante la Ley No es muy diferente la evolución registrada
Méhaigneire (establece el principio de libertad del en Holanda: se dan planteamientos parecidos
propietario para fijar el precio del contrato de durante las primeras décadas y, ya en los últimos
arrendamiento), que sería suavizada y corregida años del periodo analizado, un cierta moderación
tras las protestas urbanas45. El proceso de con- del gasto público mediante reducciones en los
tracción de la intervención pública continuará programas de nueva construcción en alquiler y la
durante los 90 con el claro objetivo de focalizar al reforma en el sistema de fijación de los alquileres,
máximo las ayudas públicas, revisando meticulo- que básicamente supone un aumento de la cuota
samente las rentas de los beneficiarios y fomen- a pagar por los inquilinos y una disminución de la
tando la política de acceso a la propiedad con aportación pública. Los Países Bajos, al igual que
préstamos al 0% destinados a aquellas familias otros muchos países europeos, se incorporan a la
con un nivel de ingresos por encima de los valo- tendencia de ir creando las condiciones para una

44 PEDALLIER, 2006. 46 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1960, 1971b y 1974.


45 En España el conocido como Decreto Boyer (Decreto 47 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1971b.
2/1985) también venía a intentar liberalizar un mercado de 48 JUSTO; VELÁZQUEZ, 1991.

alquiler excesivamente constreñido por la regulación de las 49 BELLINGER, 1992, pág. 121.

actualizaciones de precios y la duración de los contratos.


48 Marco normativo y organizativo

mayor participación de la inversión privada en el alquiler o a la propiedad –ALF–; asignaciones


alojamiento masivo, después de años de predo- sociales al alojamiento –ALS– y apoyo al ahorro-
minio del sector público. De hecho, entre 1970 y vivienda); c) ayudas fiscales tanto para la propie-
1980 disminuye en un 12% la proporción de dad como para el alquiler. En todos los casos, los
viviendas en alquiler.50 Tal y como apunta Mid- encargados de la financiación son entidades
dag,51 aunque la Constitución encomienda al públicas (a diferencia de los bancos hipotecarios
Estado la dotación de viviendas, la Administra- y cajas de ahorro alemanas) como la Caja de
ción tiende a "regular" menos el sector para ir Depósitos y Consignaciones (para el sector en
dejándolo "en manos del mercado". alquiler) o semipúblicos como CFF (para el acce-
En España, durante las primeras décadas, so a la propiedad).52
los recursos públicos se destinan a la construc- En Holanda y Alemania ha sido mayor la pro-
ción de viviendas que son cedidas en régimen de pensión al alquiler, en éste último sobre todo del
propiedad y sin unos criterios sociales claros. Las sector libre. En 1988 de las 15 millones de vivien-
declaraciones políticas y programáticas defien- das en alquiler, casi 10 eran propiedad de particu-
den básicamente garantizar una vivienda en pro- lares, mientras que 5 millones estaban en manos
piedad para cada familia y favorecer la genera- de empresas. De éstas, 3,4 millones estaban en
ción del empleo a través de la construcción. Se manos de empresas de utilidad pública, de las
harán viviendas más pequeñas y de peor calidad que 2,4 millones eran viviendas sociales de alqui-
para los que pueden pagar menos, y más gran- leres reducidos.53
des y mejores para quienes pueden pagarlas. En Aunque se mantienen importantes propor-
1976, superadas las urgencias de los grandes flu- ciones de alquiler, desde finales de los setenta las
jos de demanda insatisfecha, se intenta por pri- políticas de vivienda de la mayor parte de los paí-
mera vez un cambio de política dirigiendo las ses europeos han ido evolucionando hacia la pro-
ayudas hacia las personas. La Ley de Viviendas piedad. Para el conjunto de Europa, la proporción
Sociales fracasaría por la falta de apoyo de la de hogares propietarios de su vivienda ha pasado
financiación privada, pero abriría una nueva etapa de valores entre el 40 y el 50% en 1960 a estar
al establecer criterios para la participación de los por encima del 65% en 1990.54 En el Reino
agentes privados y, sobre todo, desarrolla la nor- Unido, pionero en este proceso, se ha pasado del
mativa relativa a la adjudicación de las ayudas y a 10% de hogares en régimen de propiedad en
las características constructivas de las viviendas. 1914 al 65% en 1986. En Alemania en 1989 la
El proceso de desregulación que caracteri- proporción de hogares en alquiler era del 58%
zará a los años noventa remite necesariamente a (una quinta parte social), solo tres puntos por
una mayor presencia de la intervención privada debajo de los valores de mediados de los seten-
en la VS. También es característica de estos años ta, siendo además ésta la forma habitual de ocu-
la solicitud de implicación que realizan los gobier- pación en las grandes ciudades (un 89% en Ber-
nos centrales hacia las organizaciones con voca- lín). Es el país que en mayor grado ha limitado su
ción social, sean comunidades de futuros propie- intervención pública en la construcción de vivien-
tarios u otros grupos sin afán de lucro, poniendo das de alquiler, que recae sobre la empresa priva-
a su disposición fórmulas financieras y subven- da (con las cotas más altas de Europa) que reper-
ciones públicas. cute en la renta los costes reales de explotación
Por lo que se refiere a los regímenes de sin gravamen para el erario público.55 A diferencia
cesión utilizados, puede decirse que en general, a de lo que ocurre en España, los precios de alqui-
lo largo del tiempo, se ha buscado una cierta ler privado son fijados de acuerdo a la ley de la
complementariedad entre la propiedad y el alqui- oferta y la demanda, aumentando según el coste
ler social. En Francia, a finales de los ochenta, de la vida.56 Este ajuste de los alquileres ha sido
existen habilitadas varias fórmulas: a) ayudas a la socialmente posible debido a la instauración de
piedra (préstamos para el acceso a la propiedad un régimen derogatorio y temporal de Wohngeld
–PAP–, préstamos auxiliados para arrendamiento (ayudas para la vivienda en Alemania).57
–PLA– y ayudas específicas a la mejora del hábi- En Francia una tercera parte del parque está
tat); b) ayudas a la persona (ayuda personalizada en alquiler (37%) y casi la mitad corresponden a
a la vivienda –APL–; subvenciones periódicas al alquiler social (45% social). Por el contrario, a

50 REVISTA ESPAÑOLA DE FINANCIACIÓN DE LA VIVIENDA, 54 LEAL, 1992.


1989, pág. 21. 55 REVISTA ESPAÑOLA DE FINANCIACIÓN DE LA VIVIENDA,
51 MIDDAG, 1989. 1989, pág. 19.
52 TAFFIN, 1992, pág. 83. 56 ORTIZ ÁLVAREZ, 1993, pág. 50.
53 HAMM, 1989, pág. 81. LEVENFELD, 1990, pág. 26. 57 GHEKIERE; JACKSON, 1998.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 49

finales del periodo, la proporción de familias pro- de renta. La Ley de 15 de abril de 1953, todavía
pietarias de viviendas había subido hasta el 54% en el contexto de la reconstrucción, persigue faci-
mientras que en 1955 estaba en el 36%, es decir, litar la obtención de suelo, la financiación y mejo-
casi 20 puntos en 30 años.58 La regulación, en rar las técnicas de producción. A partir de ella se
materia de alquiler, se mueve a finales del perio- crea la figura de los LOGECO (Alojamientos eco-
do entre una liberalización creciente de los arren- nómicos y familiares) y se implica plenamente al
damientos privados y el fortalecimiento del sector Crédit Foncier de France (CFF) en la financiación
público, estimulando la construcción o mejora del de las ayudas a la piedra con préstamos con la
patrimonio en arrendamiento con subvenciones o garantía del Estado. Se establece también la obli-
préstamos bonificados.59 Durante el quinquenio gación de que las empresas con más de diez tra-
1970-85 el aumento del la vivienda en propiedad bajadores destinen el 1% de la masa salarial a la
tiene un importante desarrollo. Junto al deseo de creación de un fondo para la VS. Esta ley supone
poseer una vivienda individual, fuera de los gran- la consolidación de la VS en alquiler con renta
des conjuntos de viviendas alquiladas, hay que fijada por ley.
sumar la creación de instrumentos de financia- La construcción y gestión de las viviendas
ción (ahorro vivienda y mercado hipotecario).60 públicas en los años posteriores a la guerra serí-
En Holanda, a finales del periodo, los hoga- an un cuasi monopolio de los organismos públi-
res en alquiler representan el 55% y más de tres cos y semipúblicos HLM.62 A partir de 1955-
cuartas partes corresponden a alquiler social. Se 1958, con el desarrollo de los préstamos del
trata de un parque inmobiliario relativamente Crédito Inmobiliario, los promotores del sector
joven, con unas necesidades en aumento dados privado empezaron a hacerse algo de sitio. La
los cambios que se están produciendo en el seno financiación de las viviendas sociales (tres cuar-
familiar así como la tendencia a la reducción del tas partes de las viviendas construidas) estaba
número de miembros en el hogar.61 fuertemente favorecida por el poder público que,
como contrapartida, las sometía a una reglamen-
INSTRUMENTOS LEGISLATIVOS tación tan estricta (normativa en cuanto a super-
A lo largo de los cuarenta y cinco años observa- ficies, calidad, precio final, alquileres prefijados y
dos se han ido sucediendo normas legales con vigilancia de la reventa) que se distinguían perfec-
las que en cada caso se intenta intervenir sobre tamente de las viviendas del sector libre no pro-
diferentes pautas de comportamiento del merca- tegido.63 Se padecen los efectos de una marcada
do o dotar de base jurídica suficiente las posterio- polarización de la vivienda hacia los extremos y,
res acciones de los poderes públicos. por ende, la fragmentación del mercado de la
En 1948 se promulga en Francia una ley con vivienda: o bien, vivienda protegida o social, anti-
el objeto de regular el incremento del precio de gua o nueva (con condiciones de financiación
los alquileres. Se pretende acomodarlos a la renta exageradamente ventajosas); o de lo contrario,
de los inquilinos, queriendo con ello parar el vivienda libre o no protegidas casi de lujo. La
excesivo encarecimiento derivado de la escasez. ayuda financiera oficial en forma de préstamos
La congelación de los alquileres no vino acompa- representa sólo la cuarta parte del valor de la
ñada con compensaciones a los propietarios, y construcción anual. El resto forma parte de la
estos frenaron la inversión necesaria para el man- denominada "aportación personal".64 Sucesiva-
tenimiento y la mejora de la calidad de las vivien- mente, como ya se ha descrito, se irán introdu-
das con el consecuente deterioro del parque. En ciendo modificaciones legales para efectuar ajus-
1949 se promulga una ley para la construcción de tes en la política de vivienda. En 1963 se
vivienda de precio moderado (HLM), con el obje- establecen las ayudas a la persona, según las
tivo de garantizar el derecho a una vivienda digna. condiciones de rentas, y en 1977 se establecerán
Son viviendas en alquiler pero, desde el principio, las ayudas personalizadas a la vivienda (APL),
la necesidad de elevar los precios del alquiler siempre a través del CFF.
para conseguir los recursos necesarios para la También puede considerarse como un instru-
construcción de nuevas viviendas derivaron en mento al servicio de la política de vivienda la Ley
conflictos sociales al quedar excluidas de estas marco de 1957 que establece las ZUP (Zonas de
viviendas aquellas personas con menores niveles Urbanización Prioritaria) en las que por primera vez

58 GHEKIERE, 1991, pág. 7. 61 REVISTA ESPAÑOLA DE FINANCIACIÓN DE LA VIVIENDA,


59 REVISTA ESPAÑOLA DE FINANCIACIÓN DE LA VIVIENDA, 1989, pág. 20.
1989, pág. 17. 62 MESMIN, 1967.
60 TAFFIN, 1992, pág. 83. 63 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1969b.
64 MESMIN, 1967.
50 Marco normativo y organizativo

se combinaba la construcción de vivienda y la cre- las reglas de admisión al beneficio de una vivien-
ación de los equipamientos públicos necesarios, da HLM.67
además de instaurarse la financiación de la cons- En Alemania la trayectoria legislativa tiene un
trucción mediante programas de varios años.65 recorrido similar. En 1950 se promulga una Prime-
Estos espacios se caracterizaron por una gran uni- ra Ley de construcción de viviendas, con el obje-
formidad ya que las operaciones eran realizadas tivo básico de fomentar sobre todo las de tipo
por una única empresa vinculada y un único pro- social, que implica al Estado, a los Länder, a los
yecto. Es un paso cualitativo que supone una apro- Municipios y a las Federaciones Municipales.
ximación a la ordenación territorial y que establece Pero no son los organismos públicos quienes
la necesidad de garantizar la calidad residencial, construyen las viviendas; su tarea (principio de
más allá de la propia vivienda, en su entorno urba- respeto) es poner a disposición de la iniciativa pri-
no. Tras la Reforma de 1963 se producen importan- vada los mecanismos adecuados. La participa-
tes modificaciones en el sector de protección a la ción pública se concreta a través de los mecanis-
vivienda que afectan especialmente a la fiscalidad mos de financiación, fundamentalmente desde
inmobiliaria y a la reglamentación de algunos los presupuestos del gobierno federal y de los
aspectos de la VS. Subsisten los dos polos bási- Länder, que se aplican a la concesión de ayudas
cos: HLM y primas y préstamos a la construcción. a la persona mediante préstamos a interés redu-
Sin embargo, circunscribe la ayuda estatal a los cido. El importe del préstamo variaba según los
más necesitados, mediante la disminución de los distintos estados y según la superficie de la
topes de recursos respecto de las HLM y el esta- vivienda, oscilando entre el 30 y el 50% del valor
blecimiento de topes de recursos para las vivien- de la vivienda. Pero también se contó con las
das primadas en acceso a la propiedad.66 Se crean posibilidades financieras del mercado de capita-
dos instrumentos para que la financiación privada les. Los bancos de crédito hipotecario, las cajas
se comprometa en el largo plazo de los créditos a de ahorro y las sociedades de seguro concedían
la vivienda: el mercado hipotecario y el sistema préstamos reembolsables por anualidades cons-
ahorro-vivienda. En 1967 la Ley de Orientación tantes, con una duración tipo de 30 años y un
Inmobiliaria como alternativa a las Zonas de Urba- importe limitado al 35-40% del coste total de
nización Prioritaria, establece las Zonas de Des- construcción. Por último, también se permitían
arrollo Concertado (Zones d'aménagement Con- aportaciones personales del constructor particu-
certé), que busca favorecer la concertación entre lar, bien en metálico o bien por el trabajo adminis-
las entidades públicas y los promotores privados, trativo y los estudios técnicos previos, si quien
pretende también crear un instrumento de gestión construía era un organismo de utilidad pública.
más ágil que las ZUP, a la vez que se descentraliza Las viviendas a construir quedaban encuadradas
y se diversifica la acción urbanizadora. en tres categorías: las subvencionadas con fon-
En 1969 se promulga la ley que marca el ini- dos públicos; las que disfrutaban de beneficios
cio de las políticas de rehabilitación, que busca fiscales; y las libres o de financiación privada.68
afrontar los problemas de las viviendas insalubres En 1950 y 1956 se aprobarían respectiva-
localizadas en los centros históricos de las ciuda- mente la Primera y la Segunda Ley Federal de
des y en las zonas de infravivienda. Hay un con- Arrendamientos con el establecimiento de ayu-
junto de acciones concertadas que van desde el das financieras directas a los arrendatarios de
realojo de las familias, facilitando su acceso a las viviendas públicas (subsidio de alquiler) a partir
HLM o a nuevas viviendas construidas al efecto, de la "renta soportable" de cada familia. A partir
al desarrollo de grandes operaciones de renova- de 1956 se aplicaría la Segunda Ley de Construc-
ción de centros urbanos. También en los setenta ción de Viviendas o Ley de Construcción de
se producen medidas gubernamentales encami- Viviendas y de Hogares Familiares, cuyo objetivo
nadas hacia una uniformidad del mercado de la era convertir en propietarios a casi dos millones
vivienda, tanto en materia de vivienda antigua de alemanes. La ley contempla también diversas
(como acabamos de ver) como nueva. En éste formas de financiación de la construcción de la
último caso, se adaptan las ayudas estatales vivienda propia con la participación del Banco
introduciendo una nueva categoría de VS (de Alemán de la Construcción y del Suelo, S.A. y
alquiler medio) para los grupos que sobrepasasen ayudas del Estado para el pago de intereses de
los umbrales, así como la aplicación rigurosa de créditos personales.

65 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1969a. 67 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1971a.


66 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1969. 68 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1969.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 51

En 1965 se hizo necesaria una Ley Modifica- Otro importante hito legislativo es la Ley de
tiva de la de construcción de viviendas para incor- 1947 sobre el alojamiento en viviendas que, en
porar un instrumento de "evacuación forzosa" de una clara aplicación del principio de función
las viviendas, con el fin de afrontar los numerosos social de la propiedad y ante la grave situación de
casos de disfrute indebido que se estaban produ- escasez, establece normas para una mejor y más
ciendo, como consecuencia de incrementos de eficaz distribución de los alojamientos entre la
renta de los adjudicatarios, sobrevenidos con el población, y otorga capacidad al municipio para
paso del tiempo. La idea es desalojar a los adjudi- la requisa de viviendas. La Ley de Alquileres de
catarios con niveles de renta por encima de lo 1950, trata de proteger a los inquilinos de vivien-
estipulado por la normativa de la VS, con objeto das y locales industriales, y establece normas
de reutilizarlas para otros posibles demandantes para acomodar el precio de los alquileres a los
con la situación de renta adecuada a la normativa. cambios de situación económica del inquilino,
Es interesante señalar que la aplicación de esta fijando también precios máximos para los alquile-
norma produjo unos pobres resultados dadas las res de las viviendas construidas con subvencio-
dificultades prácticas de su aplicación.69 El mismo nes. Como en Francia y Alemania, también existe
año se aprobaría la Primera Ley de Subsidios de una Ley de 1950 sobre Reconstrucción, con la
Vivienda que regula las ayudas a los hogares en que se regula y promueve la reconstrucción de
función de sus ingresos y la renta a pagar por el las zonas y edificios devastados por la guerra,
alquiler. Posteriormente, sería rectificada parcial- prestando especial atención al impulso de la
mente (Segunda Ley de Subsidios por Vivienda en industria de la construcción.
1971) para elevar los límites de ingresos de con- Tras las urgencias de la posguerra y la
cesión de subsidios de vivienda. La clave es la reconstrucción, la Ley de Vivienda de 1962 ven-
"declaración de la soportabilidad" o esfuerzo eco- dría a regular tanto las normas de edificación
nómico que debe hacer cada hogar, en términos como la construcción y la adjudicación de las
de proporción sobre los ingresos, para afrontar el viviendas. Establece diferentes tipos de ayudas
pago de rentas.70 De cualquier forma, a finales de económicas por parte del Estado y las condicio-
los ochenta, sólo el 17,5% de todas las viviendas nes para obtenerlas. Las Asociaciones de Vivien-
de alquiler estaban promovidas por el sector da sin ánimo de lucro y los municipios pueden
público, estando además reservadas a determina- recibir préstamos y subvenciones anuales; los
dos colectivos (parado, impedidos e inmigrantes). inquilinos o futuros dueños pueden obtener canti-
A diferencia del alquiler privado, el alquiler público dades globales o subvenciones anuales o garan-
estaba estrictamente reglamentado.71 tía municipal en forma de préstamo; y los cons-
En Holanda, para observar los instrumentos tructores e inversores privados pueden ser
legislativos utilizados en la política de vivienda, beneficiarios de subvenciones anuales. La ley
conviene remontarse a la Ley de Vivienda de establece tres tipos de subvenciones: a) Subven-
1901 (Housing Act), que a pesar de su antigüe- ciones a las viviendas construidas, tal como esta-
dad, sigue siendo durante todo este periodo el blecía ya la Ley de Vivienda de 1901, tienen que
principal referente, ya que unifica aspectos de ser viviendas destinadas al alquiler para familias
gestión, ordenación, financiación y construcción con ingresos no superiores a los de un obrero
de viviendas. Esta ley se basa en subvenciones cualificado. Las subvenciones a este tipo de
públicas que cubren la diferencia entre el coste y viviendas se concretan en ayudas o anticipos para
el alquiler, y que proporciona alojamiento a todo la financiación de los gastos de adquisición del
el que lo solicite. Desde 1995, se han retirado las solar y de la construcción; o bien mediante una
subvenciones a las viviendas de nueva construc- participación anual en los gastos de explotación,
ción con lo que se ha trastocado todo el panora- que puede ser considerado como una subvención
ma.72 A partir de su promulgación y hasta el final de alquiler; b) Subvenciones otorgadas a la cons-
del periodo es significativo el crecimiento y el trucción privada destinada al alquiler, que se con-
desarrollo alcanzado por la VS en alquiler (de creta en una prima única y en ocasiones una retri-
10.000 viviendas en 1900 a casi dos millones en bución anual de carácter temporal en función de
1981). De hecho, las asociaciones de vivienda la renta; c) Aunque minoritarias, también se plan-
son reconocidas por el Ministerio de la Vivienda tean otras subvenciones para la construcción de
sobre la base de esta ley. viviendas y asilos para personas ancianas.73

69 BUCHER, 1967. 73 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1969.


70 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1971c.
71 BELLINGER, 1992, pág. 124.
72 SMETS, 1996, pág. 95.
52 Marco normativo y organizativo

La Ley de Vivienda de 1965 suprime en Además de inaugurar las ayudas a las perso-
Holanda la reglamentación de los alquileres y de nas y el intento de involucrar a las instituciones
los regímenes de protección de los inquilinos, financieras privadas en la política de VS, la ley
coincidiendo con el momento de máximo esplen- incorpora normativa de diseño y calidad de la
dor de las ayudas estatales en materia de vivien- construcción, pone límites a la superficie de la
da. Más del 80% de las viviendas se beneficiaban vivienda protegida, establece precios máximos de
entonces de algún tipo de ayuda estatal74 y alre- venta y mecanismos de revalorización, y fija la
dedor del 35% de las construcciones se financia- modulación de las ayudas en relación con la renta
ban íntegramente por el Estado. Además, otorga de los hogares demandantes.
a las asociaciones de vivienda prioridad frente a
los municipios a la hora de otorgar licencias de PLANES Y PROGRAMAS ESPECÍFICOS
construcción de viviendas sociales.75 A partir de los planteamientos políticos en materia
Tres años después, se ponen en marcha las de vivienda y apoyados en los instrumentos lega-
Ayudas al alquiler individualizado, que funciona- les de los que se dotan los estados para alcanzar
rá como suplemento para los ocupantes con unos determinados objetivos, los planes o progra-
ingresos relativamente bajos. En total, entre 1966 mas vienen a concretar las políticas de VS y per-
y 1970 se terminarán en Holanda 117.000 vivien- miten hacer valoraciones sobre la intensidad y la
das, de las cuales el 83% estarían subsidiadas coherencia de la voluntad política.
por el Estado. A finales del periodo las viviendas Como ya se ha señalado, en los años de la
en alquiler representan el 56%, y la mayor parte posguerra la acción de los estados en los países
está en manos de Asociaciones de Vivienda. considerados estuvo demasiado condicionada
En España la tarea legislativa comienza por la escasez y la exigencia de buscar soluciones
antes del final de la Guerra Civil con la Ley de de emergencia. El problema estriba en alcanzar la
Vivienda Protegida, pero el elemento fundamen- capacidad de financiación y de construcción de
tal será la Ley de Vivienda de Renta Limitada de las viviendas precisas para atender las necesida-
1954 que establece diferentes tipos de ayudas des derivadas de la destrucción de la guerra y los
para favorecer la construcción de viviendas de incrementos demográficos en las ciudades por la
diversas categorías. Tras la muerte de Franco, redistribución espacial de la población.
se produce un primer cambio significativo con Un reflejo de esta situación podrían ser los
Ley de Viviendas Sociales de 1976, que supone diversos sucesos violentos que se producen en
el intento de girar hacia una política de ayuda a Francia y que obligan al gobierno, bajo la presión
las personas. No sólo se habían superado los popular, en 1954 a crear un fondo público destina-
periodos de fuerte crecimiento sino que también do a la construcción de VS que permite poner en
los enfoques políticos se iban aproximando a lo marcha un programa de emergencia de construc-
que poco después serían exigencias de una ción de 12.000 nuevas viviendas en diferentes ciu-
sociedad democrática. Seguramente el cambio dades con objeto de acoger a familias y personas
es también el reflejo de la existencia de una sin hogar.76 Ya antes, en 1945 el CFF había pues-
sociedad más madura, en la que la oferta y la to en marcha un Programa para la mejora del hábi-
demanda podían actuar con mayor autonomía. tat (OPAH), con la intención de atraer el interés de
La ley preveía subvencionar con cargo al erario propietarios arrendadores.77 Posteriormente se
público una parte de los intereses a pagar por establecen Programas Plurianuales de Construc-
los compradores de las viviendas protegidas. ción de Viviendas (PPL), de carácter quinquenal,
Este plan exigía la participación de las entidades destinados a la creación de 30.000 HLM anuales,
financieras privadas que habrían de encargarse que constituyeron un posicionamiento en favor de
de conceder financiación, con el respaldo del la vivienda en alquiler.78
Estado, a los hogares que previamente habrían En 1969 el Ministro de Urbanismo, Albin Cha-
resultaban "calificados". El programa fracasó landon, puso en marcha un extenso programa de
por la falta de colaboración de las entidades viviendas unifamiliares (conocidas popularmente
financieras, muy reticentes a la hora de conce- como las chalandonnettes) para responder a las
der préstamos a solicitantes poco solventes, en necesidades de las familias francesas. Se preten-
una época con tipos de interés al alza y en el día, de esta manera: a) favorecer el acceso a la
entorno del 15%. propiedad, b) desvincular al Estado de la financia-

74 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1971a, 1971b Y 1972. 76 MINISTERE DES TRANSPORTS, 2005.


75 PRIEMUS, 1991, pág. 55. 77 MACLENNAN, 1987, pág. 18.
78 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1968.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 53

ción de la vivienda ampliando el campo de inter- de vivienda. También constituye uno de los pilares
vención de los bancos gracias a la puesta en mar- básicos en el acceso a la propiedad en el caso
cha de nuevas fórmulas de créditos, y c) ofrecer francés, donde el ahorrador no está obligado a
nuevas oportunidades para las grandes empresas adquirir una vivienda, sino que se puede utilizar
de construcción por el lanzamiento de nuevos simplemente como una forma de inversión.82
productos que resulten rentables. Por su parte, Holanda ha sido tradicional-
Dentro ya de las actuaciones más selectivas mente un arquetipo de intervención y apoyo
y subsidiarias, en 1981 se creó la Comisión Nacio- público a la vivienda. Sin embargo, a finales de
nal para el Desarrollo Social de los Barrios los ochenta se empiezan a producir cambios
(CNDSQ), que puso en marcha un programa de importantes. En 1990, tras la conocida como
VS con el objetivo específico de rehabilitar priori- Reforma Heerma, el sector de la VS entró en una
tariamente 23 barrios previamente seleccionados era de reestructuración. Se permitió la autonomía
por la CNDSQ. Este plan no se centraba exclusi- financiera de las Asociaciones, que desde enton-
vamente en aspectos constructivos, sino que ces están autorizadas a intervenir como sector
atendía también la dimensión socio-económica. libre. También se ha producido un intenso recorte
En noviembre de 1983 se puso en marcha la de la ayuda económica a la vivienda por parte del
denominada "Missión Banlieues 89", que integra Gobierno central, dando mayores facultades en la
más de cien actuaciones concertadas entre el definición de la política de vivienda a las autorida-
Estado y los municipios, bajo el criterio de que la des locales (descentralización) "y haciendo
estética no debía estar ausente de los extrarra- mayor hincapié en las decisiones independientes
dios, ni siquiera de los más desfavorecidos. de los que intervienen en el mercado”.83 La políti-
En Alemania se pone en marcha en la década ca financiera en relación a la vivienda social se
de los 70 el Programa de Construcción de Vivien- basa en el denominado Fondo Central de Vivien-
das a Largo Plazo con el objetivo de proporcionar da (CFV), un fondo de inversión en el que colabo-
a largo plazo viviendas a bajo costo para familias ran las asociaciones de vivienda, y un Fondo de
que dispongan de ingresos reducidos o de tipo Garantía "para facilitar el acceso al mercado de
medio, para las familias jóvenes, para las familias capitales".84
numerosas y para las personas ancianas. El deseo En España, desde el Plan Nacional de Vivien-
inicial es que aproximadamente el 50% de la pro- da de 1961 a 1976, podría decirse que la actividad
ducción anual de viviendas fueran en el futuro pública en materia de vivienda ha venido siendo
viviendas de tipo social. Para conseguirlo se pro- programada mediante planes estatales plurianua-
porcionó el apoyo financiero del Gobierno Federal les que fijan el esfuerzo financiero del Estado e
a los Länder Federales en concepto de ayuda para introducen especificaciones normativas que regu-
la construcción de viviendas a fin de mantener los lan la participación de los promotores, las carac-
ritmos anuales de creación de viviendas sociales, terísticas de las viviendas y los requisitos de los
mediante la concesión de préstamos para la cons- adjudicatarios, con lo que se trata de dirigir la
trucción y modernización de 50.000 viviendas por actuación hacia determinados segmentos de la
año79, y ayudas indirectas (ventajas fiscales) o demanda. Desde la reorganización político admi-
directas (préstamos del Estado a bajo interés o nistrativa de la Constitución, y a lo largo de los
subvenciones) para los inquilinos. Se tenía dere- años ochenta, se produce un proceso de transfe-
cho a un préstamo estatal si se era usuario del sis- rencias a las Comunidades Autónomas, que
tema de ahorro-vivienda:80 un modelo de apoyo comienzan a elaborar sus propios planes regiona-
estatal a la vivienda de amplia difusión en el caso les de vivienda en coordinación y como desarrollo
alemán (en manos de las Bausparkassen o Cajas de los del Estado.
de Ahorro a la Vivienda) y francés.81 Las primeras
desarrollaban su apoyo exclusivamente a través AGENTES
del denominado ahorro-vivienda. Se trata de un Durante el periodo 1945-1990 la administración
modelo implantado en Alemania en los años 20 pública en Francia, especialmente la estatal, ha
como una forma de complementar la financiación jugado un papel fundamental en el diseño y pues-
hipotecaria de las viviendas hasta un 60% del ta en marcha de las políticas de vivienda. Aunque
importe de las mismas. En definitiva, consiste en en un primer momento el Estado había delegado
una forma de apoyo mutuo entre los adquirentes en la administración local la organización de ser-

79 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1971b. 82 LEVENFELD, 1990, pág. 28.


80 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1971a. 83 PRIEMUS, 1991, pág. 53.
81 MINISTERIO DE FOMENTO, 1997. 84 PRIEMUS, 1991, pág. 61.
54 Marco normativo y organizativo

vicios temporales para controlar los movimientos En Alemania, desde la década de los 50 los
de oferta y demanda de viviendas, en los años organismos públicos (Estado, Länder, Municipios
posteriores a la II Guerra Mundial, la administra- y Federaciones Municipales) son el principal pro-
ción estatal francesa creó el Ministerio de la motor de las viviendas de tipo social. No constru-
Reconstrucción y del Urbanismo con el objetivo yen, pero facilitan la tarea a la iniciativa privada
de desarrollar la política de vivienda de forma (sociedades de vivienda), asegurando una parte
centralizada. de los medios económicos necesarios (mediante
A mediados de los sesenta la intervención préstamos sin interés o a bajo interés, ayudas
estatal la realiza el Ministerio de la Construcción para hacer frente a los intereses y las amortiza-
que, pese a su nombre, no construye viviendas. ciones o mediante subvenciones a los costes de
La acción estatal se manifiesta fundamentalmen- construcción) a la vez que ejercen la inspección y
te en: a) ayudas al constructor. Incluían présta- vigilancia del espacio habitable y fijan los alquile-
mos y bonificaciones de intereses especiales res. Además de estas “ayudas a la piedra”, son
reservados a los organismos de HLM, además de los organismos públicos quienes gestionan las
primas a la construcción y ayudas complementa- ayudas a las personas de escasos recursos. Los
rias como el ahorro-crédito (sistema de crédito Länder suscriben convenios con un grupo muy
diferido), las ayudas sociales al empresario (para amplio y diverso de actores arrendadores, entre
facilitar vivienda a sus asalariados) y otras meno- los que se pueden contabilizar más de 1.100
res; b) ayudas al ocupante con objeto de dismi- sociedades cooperativas, más de 500 socieda-
nuir las cargas de la vivienda, bien mediante sub- des limitadas que pertenecen a los municipios o
sidios de vivienda en propiedad para matrimonios a grandes grupos industriales, además de socie-
jóvenes y familias con hijos a su cargo, o bien dades anónimas, fundaciones, asociaciones e
subsidios de alquiler, para las personas con esca- inversores institucionales o privados o simples
sos recursos; c) desgravaciones fiscales a favor familias arrendadoras. Los Länder suelen ser los
de la construcción.85 La clasificación de las ayu- que aportan la mayor parte de los recursos finan-
das del Estado en las viviendas HLM, incluían un cieros públicos.89 Por su parte, los ayuntamientos
alquiler normalizado y un sobrealquiler progresivo asumen parte de las tareas administrativas, en
para aquellos que disponían de ingresos superio- especial, la de asignar las VS a los sectores de
res a los techos de acceso fijados; así como pro- población con menor renta, que no pueden acce-
gramas de alquiler reducido (PLR) con precios der al mercado libre. La lógica de funcionamiento
ligeramente inferiores, reservados para las fami- es igual para la vivienda pública en alquiler que
lias con menores ingresos.86 para el importante sector privado. De ahí que la
A raíz del proceso de descentralización de distinción entre ambas sea ficticia.90 Hasta 1962
competencias iniciado a mediados de los años en los proyectos de construcción de viviendas
ochenta, se incrementó considerablemente la sociales sólo tenían cabida las viviendas en alqui-
participación de los gobiernos territoriales en las ler, desde entonces también se incluyen las
políticas de vivienda. Aunque no poseen compe- viviendas en propiedad.91
tencias propias, sí tienen la posibilidad de com- A finales de los ochenta, la vivienda social
pletar las ayudas directas a la inversión, fijadas alemana se caracteriza por unas condiciones de
por el Estado.87 En este sentido, los contratos se acceso reguladas por ley; sólo puede ser adjudi-
establecen como figuras fundamentales de coor- cada a personas con ingresos superiores a un
dinación y cooperación entre las diferentes admi- cierto nivel, dependiendo de las ayudas y la nor-
nistraciones públicas; el ya citado "Missión Ban- mativa; el alquiler se fija comparándolo con los
lieues 89" es buen ejemplo de ello. alquileres de la zona en esa localidad, pudiendo
Al final del periodo, Francia se caracterizaría tener un subsidio adicional; y las viviendas socia-
por la intervención de un nutrido grupo de agen- les disfrutan de desgravación fiscal en el impues-
tes en materia de gestión y promoción de la to sobre bienes inmuebles y en el impuesto sobre
vivienda social, construcción y rehabilitación, plusvalías (aunque a principios de los noventa
repartido entre los de carácter público, controla- dejarán de tenerlos).92
dos por los entes públicos de viviendas HLM, y La Constitución de los Países Bajos enco-
los de carácter privado en manos de sociedades mienda específicamente a la Administración la
anónimas.88 dotación de viviendas suficientes desde hace

85 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1969. 89 HAMM, 1991, pág. 50.


86 MINISTERIO DE LA VIVIENDA, 1971b. 90 GHEKIERE; JACKSON, 1998.
87 GHEKIERE, 1991, pág. 9. 91 HAMM, 1991, pág. 46.
88 GHEKIERE, 1991. 92 AVS, 1998.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 55

más de un siglo. Desde la Segunda Guerra Mun- del ayuntamiento ("derecho de superficie") se
dial lo hizo por la escasez existente, pero luego hace de forma condicionada, es decir, se estable-
actuó intensamente por conceptos político-ideo- ce de antemano el número de edificios, el tamaño
lógicos, por la propia construcción y por los pre- de las parcelas, el precio del suelo urbanizado y la
cios (en 1988 dedica el 8% de los presupuestos densidad de la edificación.97
estatales a la vivienda). Las viviendas acogidas a En España, como se ha indicado, la partici-
la ley de vivienda, destinadas al alquiler, se finan- pación de otros agentes distintos al propio Esta-
cian enteramente por el Gobierno Central con los do Central fue especialmente escasa. La dictadu-
presupuestos del Estado. Es un país con una ra primero, y su inercia después, propician una
economía social dominante, producto de una raquítica participación de otras entidades públi-
fuerte tributación fiscal, que justifica su notable cas o de entidades empresariales y sociales com-
"ayuda a la piedra" (58%) con la formación y prometidas con la causa de la vivienda social. En
mantenimiento de un gran parque de viviendas todo caso, en cada uno de los hitos legislativos
sociales. El 12% de ayudas personales es un del periodo se invita a la participación de las
buen indicador del reducido porcentaje de fami- empresas constructoras para que colaboren en la
lias con bajos ingresos.93 La intervención de la tarea de crear viviendas, pero más con la inten-
Administración se concreta de varias formas: ción de dinamizar la economía que con la volun-
subvenciones a la construcción; explotación de tad de solucionar el problema de la vivienda. Tras
una parte del parque inmobiliario; concesión de la llegada de la democracia, la Constitución sitúa
subsidios individuales que tratan de disminuir la en las Comunidades Autónomas las competen-
carga del alquiler para los residentes con bajos cias en materia de vivienda y urbanismo. El Esta-
niveles de renta, calculados a partir de la renta del do reduce su papel a la confección de Planes de
inquilino y del precio del alquiler;94 control técni- Vivienda plurianuales que establecen recursos
co de la edificación; así como una enérgica legis- financieros y regulan las condiciones de cons-
lación en materia de arrendamientos urbanos.95 trucción y adjudicación. Las nuevas administra-
Otros actores implicados en la gestión de VS ciones regionales asumen las competencias de la
hasta los 90 son los municipios o entidades loca- política de vivienda, que prácticamente consisten
les (casi 300), que administran en gestión directa en administrar el parque público existente y el
su propio parque, y las Asociaciones de Vivienda, desarrollo de los planes estatales. La puesta en
corporaciones o fundaciones sin ánimo de lucro marcha de la nueva maquinaria administrativa se
(más de 800), sin vinculación directa con el deja notar en una marcada atonía de la oferta de
Gobierno desde los 90.96 Es importante hacer hin- vivienda protegida durante los años ochenta. Más
capié en dos cuestiones: la primera, que la admi- novedosa es la aparición de los sindicatos Comi-
nistración pública construye muy pocas casas. El siones Obreras y UGT que se constituirán en
ayuntamiento es un "promotor del suelo" mientras importantes promotores de cooperativas de
que los edificios los promueven empresas priva- viviendas protegidas en compra-venta, como
das, promotores individuales u organismos semi- alternativa ventajosa a la acción, tradicionalmen-
públicos como las housing association; la segun- te poco relevante y coyuntural, de empresas pro-
da, es que la cesión del uso del suelo por parte motoras y constructoras.

93 ORTIZ ÁLVAREZ, 1993, pág. 58. 97 NEEDHAM, 1993, pág.30.


94 HARST, 1987, pág. 25.
95 MIDDAG, 1989, pág. 92.
96 GHEKIERE; JACKSON, 1998.
56 Marco normativo y organizativo

EVALUACIÓN DEL PERÍODO EN RELACIÓN CON EL CASO ESPAÑOL

1. Poder satisfacer digna y adecuadamente 2,8%; Francia, 1,86%; Alemania, 1,5% y España
la necesidad de alojamiento, está reconocido 0,6%), sintetiza la voluntad política y, a partir de
como un derecho básico de los ciudadanos y ello, al margen de los juicios que puedan hacerse
cómo tal debe ser garantizado por los poderes sobre la eficiencia de los procedimientos en cada
públicos. La existencia de población que no caso, ponen de manifiesto una clara debilidad de
puede solventar por sí misma, en las condiciones partida en el caso español, justificativa de la peor
del mercado, esa necesidad, dimensiona el situación en la salvaguarda del derecho a la
denominado problema de la vivienda y justifica y vivienda.
exige la intervención pública, que, a diferencia de 5. La distribución de los fondos públicos
lo que sucede con otros derechos básicos como destinados a la VS, permite perfilar los diferentes
la educación o la sanidad, se sustenta en el prin- tipos de políticas. Pueden ser empleados en la
cipio de subsidiariedad. construcción directa de viviendas por los pode-
2. El volumen de la demanda insatisfecha es, res públicos o destinarse a subvencionar la cons-
por regla general, consecuencia de la evolución trucción efectuada por entidades privadas (políti-
sociodemográfica y económica que puede pro- cas de “ayudas a la piedra”). También se emplean
ducir situaciones de escasez absoluta (insuficien- para ayudar a los hogares a hacer frente a los
cia del número de viviendas) o relativa (ausencia pagos del alquiler o de la compra (políticas de
de oferta adecuada y/o asequible para determi- ayudas a las personas). Igualmente, pueden des-
nados segmentos de la demanda). Podría decir- tinarse fondos públicos para el mantenimiento y
se que en todas las sociedades se generan per- la gestión del parque de vivienda pública. Junto a
manentemente flujos de demanda, relativamente las ayudas directas habría que contabilizar tam-
reducidos, estructurales, que requieren de la bién aquellas que suponen bonificaciones fisca-
ayuda de los poderes públicos y que, coyuntural- les y pueden tener una dudosa intención social
mente, ciertas circunstancias demográficas o de cuando, como en el caso de España, se otorgan
mercado pueden hacer que se intensifiquen y se a la vivienda y de manera indiscriminada.
diversifiquen los flujos de quienes no tienen En España no se establecen políticas de
capacidad económica propia suficiente para ayuda a las personas hasta finales de los seten-
satisfacer su necesidad de alojamiento o han de ta, y las exenciones fiscales, que constituyen la
realizar un esfuerzo económico excesivo y que, mayor aportación de fondos públicos, están
por tanto, requieren de ayuda pública en algún reservadas a la compra de vivienda y han mante-
grado. nido un carácter universal, por lo que resulta mas
3. La intervención pública se formaliza a tra- exacto encuadrarlas dentro de la política econó-
vés de las denominadas políticas de VS, que mica que como herramienta en favor de la vivien-
engloban un conjunto de medidas dirigidas a da social.
corregir las condiciones de la oferta de vivienda 6. Las ayudas a la compra y a la vivienda en
o, directamente, a facilitar el acceso a la vivienda alquiler se han utilizado también como solucio-
a los grupos que tienen dificultades para satisfa- nes complementarias, excepto en España. Las
cer su derecho a la vivienda en el mercado libre ayudas a la compra para favorecer el acceso a la
mediante ayudas graduadas. vivienda son valoradas además como un factor
4. Las políticas de vivienda tienen como ele- de solidez económica y social. Pero plantean
mento común la adstricción de recursos econó- dudas sobre su eficacia como instrumentos para
micos a cargo del erario público. La intensidad resolver el problema de vivienda, en la medida en
del esfuerzo, mediada a través de la proporción que la vivienda destinataria de ayudas públicas
del PIB dedicada a vivienda social (Holanda, pueda pasar con el tiempo a convertirse en una
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 57

vivienda libre, tal como tradicionalmente ocurre Tabla 5 Estructura del régimen de tenencia de
en España. La existencia de un parque público vivienda en torno a 1990
para el alquiler social se aproxima más a la idea
ALQUILER
de un servicio público destinado a atender las
Propiedad Privado Social Total Otros
necesidades de alojamiento, pero presenta gra-
Alemania 39,1 48,6 12,3 60,9
ves dificultades de conservación y de gestión.
Francia 54,3 19,7 17,1 36,8 8,9
7. Los elevados costes del mantenimiento y
Holanda 44,0 12,0 44,0 56,0
los fracasos en la gestión de los grandes parques
públicos de vivienda en alquiler han sido los prin- Fuente: SEBHE, 1991
cipales argumentos en favor de su progresiva
reducción mediante la privatización, por venta a A pesar de la progresiva reducción de los
los inquilinos, como tendencia general en Euro- parques públicos en alquiler, como tendencia
pa. Los nuevos ritmos de la dinámica sociode- general y quizás como proceso de ajuste a una
mográfica desde mediados de los setenta acen- nueva concepción más restrictiva de la idea del
túa los desajustes entre tipologías de viviendas y Estado de bienestar en Europa, todavía existe una
de hogares. Se generaliza el hecho de que el par- considerable oferta de vivienda social en alquiler,
que creado en los decenios anteriores acumule prácticamente inexistente en España.
déficit de equipamiento y conservación, en un 9. En los diferentes países es muy importan-
ambiente social con fuerte presencia de emigran- te y diversa la participación de agentes privados
tes, escasez de cohesión social y concentración en la implementación de las políticas de VS. La
de marginalidad. Se manifiesta una gran necesi- tendencia general es el incremento de la participa-
dad de rehabilitación de un parque que en dife- ción de estos agentes que han estado presentes a
rentes aspectos ha entrado en obsolescencia y lo largo del tiempo en la promoción y la gestión de
que requiere de un enorme esfuerzo inversor que la vivienda en alquiler, como bien refleja el caso
difícilmente podría ser repercutido sobre los holandés, y que son la consecuencia necesaria de
inquilinos. la progresiva retirada de los poderes públicos en
8. Uno de los aspectos más claramente dife- la promoción directa de viviendas. En España
renciadores de la situación de España con res- hasta principios de los ochenta ha habido un
pecto a otros países europeos es la carencia de exclusivo protagonismo del Estado central y
un parque de vivienda en alquiler. Mientras que durante los ochenta comienza un drástico pero
en los países considerados se mantiene un pre- inevitablemente lento proceso de descentraliza-
dominio del alquiler, en España a lo largo de la ción. Durante años se producen reajustes sobre
segunda mitad del siglo XX, esta forma de ocu- competencias entre el Estado y las Comunidades
pación de la vivienda se convierte en práctica Autónomas, con la consiguiente pérdida de capa-
excepcional. La inexistencia de una oferta diver- cidad operativa. El papel de agentes privados ha
sa y asequible de vivienda en alquiler es un fac- estado prácticamente limitado a la participación
tor de rigidez del mercado que, al reducir prácti- de empresas de construcción y, sólo durante la
camente la oferta a la compra, endurece segunda mitad del periodo, van aflorando iniciati-
enormemente las condiciones de acceso a la pri- vas sociales en forma de cooperativas de propie-
mera vivienda de los jóvenes y en los casos de tarios, con un especial protagonismo de los sindi-
rupturas de hogares. catos.
58 Marco normativo y organizativo

TENDENCIAS A PARTIR DE 1990

Desde que Marx y Engels estudiaron el "problema apertura hacia el Este, se va a producir una nueva
de la vivienda" en la segunda mitad del XIX,98 oleada inmigratoria, atraída de nuevo por unas
existe la evidencia, no siempre adecuadamente ventajas económicas y sociales comparativas
ponderada, de que se trata de un problema que evidentes.
responde a factores estructurales, por más que Por otro lado, tras largos decenios de inten-
pueda verse intensificado o, simplemente, carac- sa intervención, en unas sociedades instaladas
terizado en función de ciertos factores coyuntura- en un generalizado bienestar económico y social,
les. El "problema de la vivienda" es en realidad el en las que además adquieren poder y predica-
problema de algunos hogares que no alcanzan la mento los planteamientos neoliberales, comienza
renta necesaria para poder satisfacer por sí mis- a pensarse en la conveniencia de reducir la inter-
mos la necesidad básica de alojamiento. El tama- vención pública99, o bien de redirigirla hacia otros
ño de los grupos que padecen ese problema, sus fines. Por ejemplo, en Holanda, desde mediados
rasgos sociales, étnicos, o su localización, son de los noventa, las ayudas al propietario se han
sólo características del problema. incrementado notablemente (más de un 40% de
A lo largo del tiempo, las actitudes de los los intereses de las hipotecas los paga el estado).
poderes públicos ante "el problema", el esfuerzo Aunque por otro lado, en la actualidad siguen
financiero realizado, las estrategias y las herra- manifestándose necesidades crecientes de
mientas que han ido utilizando, permiten dibujar viviendas asequibles y sociales en todos los paí-
un panorama diverso, con muchos matices que ses más avanzados y los gobiernos deben seguir
invitan a establecer diferencias a veces muy sintiéndose aludidos en la responsabilidad de
importantes, pero en lo sustancial el problema se proveer de VS a partir de la oportuna calificación
manifiesta de forma común y permanente. Los del uso del suelo.100
países con economías mas avanzadas, capaces En todo caso, la Unión Europea, sin compe-
de garantizar universalmente otros derechos tencias directas en materia de vivienda, a través
básicos como la educación o la sanidad, entre de diferentes documentos, no deja de marcar
otras aportaciones para incrementar el bienestar estrategias o proclamar el derecho de los ciuda-
de los ciudadanos, aún no han conseguido, sin danos a una vivienda digna, la seguridad en la
embargo, poder garantizar el derecho subjetivo a tenencia, la igualdad de oportunidades y el acce-
una vivienda digna y adecuada. so a los servicios básicos.101 Ya no basta con el
Los mismos países, que en las décadas tradicional carácter redistributivo de las políticas
anteriores habían tenido que hacer grandes de vivienda, ahora se ha de buscar también con-
esfuerzos para atender las enormes necesidades vertirlas en factores de cohesión social en un
derivadas de los destrozos de la guerra y de los entorno urbano saludable.
rápidos crecimientos de las ciudades durante la Los países considerados en este estudio han
época del desarrollismo industrial, ven la conve- llegado a los últimos años del siglo XX con una
niencia de adaptarse al nuevo escenario que se amplia experiencia de intervenciones públicas en
venía dibujando desde finales de los setenta. En materia de VS que han quedado reflejadas en
este periodo que comienza con la década de los unos parques de vivienda diversos en todos sus
noventa se va a ir configurando un nuevo panora- aspectos materiales, en su composición social y
ma político, económico y social que tendrá una en sus formas de gestión, pero con el rasgo
marcada incidencia sobre las políticas de vivien- común de plantear importantes exigencias de
da en los principales países europeos. rehabilitación.
Además de la creación del espacio común El régimen de alquiler (supone un 32% del
monetario y la expansión del mercado por la parque de viviendas de la UE), rasgo común

98 ENGELS, 1974. 99 VEER, VAN DER; SCHUILING, 2005.


100 WHITEHEAD, 2006, pág. 11.
101 RODRÍGUEZ, 2002.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 59

característico de la VS en Europa (un 11,4% del unifamiliar), generalmente de alquiler (no en pro-
parque de viviendas total), entra en una fase en la piedad) y en un entorno urbano consolidado (no
que va a ser cuestionado y en la que va a experi- periférico). Las políticas de vivienda deberían
mentar notables retrocesos, especialmente visi- poder amoldarse a los dos modelos "para evitar
bles en los parques ya existentes, que tienden a la segregación demográfica y para no agravar
ser ofrecidos en venta, para tratar de adoptar todavía más la desestructuración familiar".104
nuevas políticas más flexibles de promoción de Si aceptamos con Ghekiere y Jackson105
viviendas sociales. Esto ha ocurrido incluso en que "la producción de viviendas sociales preten-
Holanda, donde en los últimos años las asocia- de garantizar, a través de gestores específicos o
ciones han podido vender una pequeña parte de convencionales, la producción de una oferta de
las VS tanto para equilibrar sus presupuestos, viviendas públicas complementaria a la oferta
como para alterar el régimen de tenencia y con- disponible en el mercado y así permitir el acceso
seguir así una mayor heterogeneidad. No es, sin a la vivienda a determinados segmentos de la
embargo, una tendencia que pueda considerarse demanda", los criterios de asignación de las VS
confluyente con el modelo español, que desde el serán tanto más "estratégicos" cuanto más clara-
principio, y casi exclusivamente, ha estado volca- mente se haya definido la función de la VS; se
do hacia la propiedad. En estos países, como se han de establecer con precisión los segmentos
verá con más detalle, se trata de corregir la ante- de demanda (tope de ingresos, nivel de renta,
rior trayectoria suavizando el predominio del condiciones de necesidad, criterios de proximi-
alquiler, pero manteniendo todavía una presencia dad o grupos sociales definidos) y los métodos
claramente mayoritaria. Tampoco es el modelo utilizados para garantizar su asignación.
seguido por Alemania, Holanda y Francia. En En Holanda hasta los noventa (y en otros paí-
todos ellos está permitida la venta (controlada por ses europeos como Dinamarca, Suecia o Irlanda),
el gobierno central) de las viviendas públicas a la VS ha tenido carácter de utilidad pública, de lo
sus inquilinos, pero no se ha llevado a cabo, al que se derivaba la ausencia de topes de ingresos
menos de forma intensa en ninguno de ellos para acceder al parque de viviendas sociales, sin
(6000 viviendas de media anual en Francia en los menoscabo de la definición de ciertos criterios de
últimos años o el 1% de su stock en Holanda prioridad, asignación o localización.106 Desde los
durante la última década).102 Se trataría en defini- noventa sí se aplican límites de ingresos familia-
tiva, como afirman en Cecodhas (2007), de evolu- res. Con todo, la vivienda sigue teniendo utilidad
cionar hacia un reequilibrio, un reajuste de las pública, orientada a amplios segmentos de la
tendencias históricas en aras de una mayor efi- población107 y está respaldada por el parque de
ciencia social y económica. Es muy diferente el vivienda en alquiler de mayores dimensiones de
caso español, en el que la vivienda protegida en Europa. La ausencia de limitantes hasta fechas
alquiler ha tenido siempre un cierto carácter de recientes ha propiciado que en la actualidad los
marginalidad. hogares que residen en esos parques sociales
Los intensos y dinámicos cambios sociode- tengan un nivel de renta medio (cada vez menor
mográficos, especialmente en las formas de con- como consecuencia de los límites), evitando el
vivencia, que se hacen muy diversas y cambian- estereotipo que identifica la vivienda social con
tes, ganan protagonismo en el proceso. Como los niveles de renta muy bajos, como ocurre en
afirman Merlin y Trilla,103 esta nueva dinámica España. En Francia y Alemania (desde 1956 la
demográfica está planteando algunas contradic- política está basada en subsidios de vivienda
ciones de las nuevas políticas de vivienda que se federales, regionales y locales) se plantea una
están aplicando en los países europeos, todavía concepción intermedia, orientada históricamente
basadas en ocupaciones masivas de zonas a satisfacer las necesidades de vivienda de los
suburbanas, con viviendas de superficie reducida asalariados en un sentido amplio, pero cada vez
y tendiendo cada vez más a la modalidad de pro- más sesgado hacia una demanda social estricta-
piedad. Las consecuencias de las transformacio- mente definida.
nes familiares conducen a un nuevo modelo, Otro rasgo fundamental a la hora de valorar
basado en la existencia de un hogar "atípico" la política de vivienda es el que se perfila a través
(frente a la familia tradicional), que más bien de los agentes actuantes y de sus papeles. En
reclamaría vivienda en bloque multifamiliar (no España no se ha conseguido salir del ámbito de

102 NIEBOER; GRUIS, 2006. 104 TRILLA, 2001, pág. 38.


103 MERLIN, 1986. TRILLA, 2001. 105 GHEKIERE; JACKSON, 1998.
106 GHEKIERE; JACKSON, 1998.
107 VEER VAN DER; SCHUILING, 2005.
60 Marco normativo y organizativo

la Administración Pública. La Administración locales crean sus propios programas de apoyo.


Central establece las bases de financiación de las Como consecuencia de las disparidades regiona-
viviendas protegidas. La Administración Autonó- les entre el este y el oeste se han puesto en mar-
mica, que cuenta con competencias exclusivas cha medidas de implementación de las políticas
en materia de vivienda, es la encargada de la ges- ajustadas a las realidades regionales.111 Desde el
tión de la política estatal. Por su parte, la Admi- año 2000, la simplificación del marco jurídico ha
nistración local tiene competencias en la promo- tenido también un gran impacto sobre la VS y su
ción y administración de su patrimonio de financiación (tanto en alquiler como en propie-
vivienda y suelo,108 pero hasta la fecha su papel, dad), fortaleciendo el papel de las entidades loca-
con carácter general, ha sido muy escaso. les y la intervención del parque de vivienda priva-
En Francia, por ejemplo, la distribución de da.112
competencias es clara, aunque en la práctica, se Los sistemas de gestión de los parques
opera desde la cooperación entre todos los orga- públicos de vivienda pueden diferenciarse113
nismos implicados.109 El Gobierno Central define según la intervención sea directa de la entidad
los objetivos, los instrumentos de intervención, local o regional, que es la propietaria de las
las normas y los medios financieros. La ejecución viviendas y garantiza su gestión directa; o bien
de la política se lleva a cabo descentralizando al una intervención indirecta que se produce a tra-
nivel de Provincias (aportan las garantías necesa- vés de estructuras autónomas que disponen de
rias a los préstamos concedidos) y Municipios una personalidad jurídica propia, de derecho
(bien a través de los permisos de obra, de planes público o privado, pero que están estrechamente
de vivienda o como participantes en las oficinas vinculadas a la administración como ocurre en
públicas). Desde el año 2004 (Ley 809/2004), y Holanda o Francia. Igualmente, en el alquiler
dadas las diferencias regionales en el mercado de social se cuentan con un amplio abanico de pro-
la vivienda, se han otorgado nuevas competen- veedores, cuyo lugar más destacado lo ocupan
cias a estructuras supramunicipales (áreas metro- las asociaciones sin ánimo de lucro: sociedades,
politanas o mancomunidades por ejemplo). En corporaciones y cooperativas de vivienda; y los
cuanto a la financiación de las ayudas a la vivien- ayuntamientos, que paulatinamente han ido per-
da proviene de varias fuentes, tanto de carácter diendo importancia por las dificultades de finan-
público como privado: ciación, gestión e innovación frente a las entida-
– En primer lugar, los fondos directos del des de carácter privado.114 En España la
Gobierno central. Son los Prêts conventionés que participación de agentes privados en la gestión
se vinculan a los planes de ahorro-vivienda. de los parques públicos de vivienda brilla por su
– La red HLM recibe préstamos a tipos redu- ausencia.
cidos de la Caisse de Depôts et Consignations En Alemania, Holanda y Francia la gestión de
(CDC), perteneciente al Estado, que se financia los parques públicos de viviendas sociales en
con los ahorros familiares. alquiler se basan en el principio económico de
– Las empresas de más de diez trabajadores que las empresas (públicas o privadas) tienen que
están obligadas a aportar el 0,65% (antes el 1%) equilibrar sus cuentas de explotación. Las rentas
de la masa salarial a la inversión en alquiler social. deben permitir equilibrar la explotación del par-
– Las empresas conceden préstamos prefe- que de viviendas de un modo duradero aunque
renciales a sus trabajadores para favorecer el para ello sea necesario dispensar ayudas al inqui-
acceso a la vivienda. lino.115
– Por último, las llamadas "tasas de los pro- En Holanda, por ejemplo, la gestión y propie-
pietarios", con el 2,5% de los alquileres percibi- dad del 85% de la VS se encuentra en 2007 bási-
dos y un tanto más en el caso de viviendas con camente en manos de las 568 (en 1990 había
más de 15 años de antigüedad.110 1037 mientras que en 2001 su número había des-
En el caso de Alemania, los agentes que cendido hasta las 701) corporaciones de vivien-
intervienen en la política de vivienda no han varia- da, asociaciones cooperativas o fundaciones sin
do con el paso de los años. El gobierno central ánimo de lucro, privadas, pero bajo un férreo con-
establece el marco legal general y asigna los fon- trol municipal, conocidas bajo el epígrafe genéri-
dos necesarios, los gobiernos regionales concre- co de "independent not-for-profit housing asso-
tan los programas de subsidios y las entidades ciations (HAs) o Woningcorporaties)" que en 1998

108 BILBAO; GARCÍA VALIÑAS; SUAREZ, 2006. 112 AVS, 2006, pág. 7.
109 MINISTÉRE DES TRANSPORTS, 2005. 113 GHEKIERE; JACKSON, 1998.
110 TRILLA, 2001, pág. 131. 114 TRILLA, 2001, pág. 75.
111 CECOCHAS, 2007, pág. 15. 115 GHEKIERE; JACKSON, 1998.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 61

gestionaban un parque de 1,8 millones de vivien- aquellas familias cuyos niveles de ingresos exce-
das y en la actualidad supera los 2,4 millones, dan de los topes establecidos para el acceso al
con un tamaño medio (algunas cuentan con más parque de viviendas, paguen un suplemento del
de 30.000) de más de 4600 viviendas por asocia- alquiler.119
ción.116 El sector de la VS en alquiler en Alemania
Aunque es muy estrecha la colaboración y la hace referencia un conjunto de convenios (obliga-
relación entre el gobierno central, la administra- ciones sociales y económicas fijadas al
ción local y las asociaciones, los primeros depen- inversor/arrendador durante un periodo de tiem-
den de las segundas a la hora de producir (en po determinado a cambio de una indemnización
2003 las asociaciones entregaron el 80% de las dineraria) establecidos entre los Länder o las
nuevas viviendas en Ámsterdam por ejemplo), grandes ciudades y una gran diversidad de inver-
gestionar, transformar y mantener el parque de sores arrendadores (sociedades de viviendas que
VS holandés. Por esta cualidad en Holanda no se pertenecen a los municipios o a grandes grupos
habla de vivienda pública y sí de VS. En la actua- industriales, sociedades cooperativas, inversores
lidad, la gestión de las adjudicaciones está regido institucionales, inversores privados o simples
por el sistema on-line Wohningnet, por el cual el familias arrendadoras). Desde la pérdida del privi-
solicitante tiene acceso a todas las viviendas dis- legio fiscal en 1989 estos últimos y su parque han
ponibles y puede realizar telemáticamente la soli- pasado ha regirse por las normas del alquiler pri-
citud a intervalos temporales determinados (salvo vado en detrimento del público. Una asociación
en casos de urgencia donde se aceptan solicitu- (Bundesband deutscher Wohnungsunternehmen)
des continuamente), quedando la misma en lista agrupa a las diversas federaciones de empresas
de espera. y organizaciones relacionadas con el sector de la
En Francia desde el año 1948 la puesta en vivienda. Actualmente la componen cerca de
marcha de la política nacional de vivienda social 3.000 empresas, de las cuales 722 son públicas,
se delega a actores especializados, como son los 1966 son cooperativas, 204 no municipales, 84
organismos públicos de HLM (un total de 293) privadas y 23 asociaciones eclesiásticas no coo-
que en la actualidad gestionan el 90% del parque perativas.120
público (más de 2,1 millones de viviendas), ya sea En Alemania, además de los servicios bási-
bajo la responsabilidad directa de los ayunta- cos de alquiler y mantenimiento facilitados a los
mientos (57%), ya sea con compañías privadas inquilinos de VS también se ofrecen otros como el
sin ánimo de lucro, constituidas como socieda- suministro de servicios comunitarios (locales de
des anónimas (327), sociedades cooperativas reunión, por ejemplo), servicios para grupos
(162), sociedades de crédito inmobiliario (107) o específicos (ancianos, minusválidos, etc.), rea-
sociedades de economía mixta (422). Los orga- daptación de viviendas para adecuarlas a las
nismos, sean públicos, privados o mixtos, inter- necesidades de la tercera edad o implicando a
vienen en la construcción, gestión, promoción, los inquilinos en la gestión del parque de vivien-
financiación y mantenimiento de las viviendas. das.121 Las ayudas financieras proceden de dos
Como ocurría en Holanda hasta 1993, los orga- formas alternativas: préstamos sin interés de ori-
nismos HLM gozan de un tratamiento fiscal espe- gen público y financiación libre en el mercado pri-
cífico ya que su actividad está exenta del impues- vado.
to sobre sociedades.117 En Holanda, el sector de la VS de alquiler se
La financiación pública de la VS es respon- define en sentido estricto por las viviendas que
sabilidad del Gobierno Central que, como hemos gozan de las ventajas de la ley sobre la vivienda
visto anteriormente, define el marco de la regla- de 1901. Desde 1979 se estableció en Holanda
mentación nacional. Las autoridades locales con- un sistema de valoración de las viviendas, aplica-
trolan la planificación urbana, como ocurre en ble a todas las viviendas del país, basado en pun-
Holanda, dentro de su área administrativa, así tos para un conjunto de conceptos (superficie,
como la política de vivienda social.118 Las vivien- habitaciones, equipamientos e infraestructuras) y
das HLM en Francia han estado siempre someti- una renta por punto fijada y revisada anualmente
das a alquileres fijados anualmente por el Estado, por el gobierno. Los alquileres que diferían de la
según áreas y regiones, y han respetado el princi- valoración tenían que ajustarse progresivamente
pio de contrato indefinido. Es obligatorio que mediante una nueva "armonización de rentas". El

116 VEER VAN DER; SCHUILING, 2005. 119 AVS, 2001.


117 AVS, 2001. 120 CECOCHAS, 2007, pág. 16.
118 AVS, 2006, pág. 16. 121 CECOCHAS, 2007, pág. 16.
62 Marco normativo y organizativo

alquiler de una VS puede ser un 30% menor que ciones para abaratar o suavizar el paso a la pro-
el de una de las mismas características en el mer- piedad de parte de su patrimonio. Entre ellas
cado libre. están la propiedad compartida, la propiedad
De muy diversos tamaños, las más de 500 socialmente vinculada o el alquiler con opción a
asociaciones administran el parque de vivienda compra, que bien conocemos en nuestro país.125
en alquiler en Holanda con un estatuto específico En el campo de la VS también es de desta-
y con una determinada inscripción en el Ministe- car el papel activo de las entidades locales que
rio de Vivienda que les otorga un régimen fiscal administran directamente un patrimonio (255.000
privilegiado mediante el cual quedan exoneradas viviendas) esencialmente construido en el perio-
del pago de impuestos sobre sociedades, de los do de entreguerras e inmediatamente después de
impuestos sobre permisos de construcción y de la 2ª Guerra Mundial. En la actualidad los ayunta-
los impuestos sobre transmisión de bienes.122 mientos ya no construyen más viviendas y el par-
Desde 1993, la independencia financiera de las que va siendo transferido paulatinamente a las
asociaciones (respondiendo a un proceso de libe- asociaciones. Desde hace algunos años, las enti-
ralización descentralización impulsado por el dades locales de áreas con problemas económi-
gobierno bajo el lema "Más mercado y menos cos y sociales se han visto obligadas a tener un
gobierno") quedó zanjada con el acuerdo de Bru- papel más activo en los procesos de gestión del
tering (1993).123 Este acuerdo se firmó por el parque de viviendas social (aportación de terre-
gobierno, dos federaciones nacionales de vivien- nos, concesión de subvenciones complementa-
da y la Mancomunidad de Municipios Holandeses rias, etc.).126
(VNG) y sirvió para regularizar el dinero recibido En Alemania la administración pública se
por las asociaciones y la devolución de los prés- implica mediante el control de sociedades, aso-
tamos concedidos por el gobierno (una operación ciaciones y cooperativas privadas, además de
de más de 17.000 millones de euros en un solo sociedades anónimas sin ánimo de lucro y de
año). Desde entonces, estas asociaciones han inversores privados, personas físicas o jurídi-
operado como empresas sociales, y sus activida- cas.127 En los últimos años, la política de vivienda
des se apoyan en una amplia estructura de en Alemania se centra en la evolución del merca-
garantía independiente del Gobierno Central for- do, tratando de minimizar las diferencias existen-
mada por el Fondo de Garantía Social de la tes a nivel regional. Como afirma la AVS,128 "el
Vivienda (WSW), y del Fondo Central de la Vivien- objetivo político es promover el acceso a la pro-
da (CFV), una estructura administrativa que facili- piedad cuando se alcanza la edad de jubilación,
ta el apoyo financiero y ayuda a los proyectos.124 el apoyo a las familias con bajos ingresos asig-
Los subsidios a la construcción fueron totalmen- nándoles vivienda, y la promoción de la VS y coo-
te abolidos, salvo para aquellos casos de renova- perativa".
ción urbana.
La evolución de las asociaciones ha mostra- HOGARES Y PARQUE DE VIVIENDAS
do su gran solvencia económica, que las llevó a Los hogares y las viviendas, sus números, sus
adquirir nuevas obligaciones (atención al cliente, tipos y sus características constituyen los dos
supervisión interna o gestión de la tesorería) y a elementos básicos de partida para afrontar el
separar actividades lucrativas de las que no crean análisis comparado de los problemas y de las
beneficios (que están exentas de impuestos). Su diferentes situaciones en las que enmarcar las
funcionamiento independiente y transparente las actuaciones en materia de vivienda protegida
ha hecho diversificarse, haciendo una interpreta- de los diferentes países considerados. Se hace
ción más amplia de sus competencias (alojamien- preciso, por tanto, señalar, algunas de las
tos para la tercera edad, desarrollo de proyectos dimensiones fundamentales de los hogares
sociales, pero también inmobiliario, oficinas, cen- (necesidad) y del parque de viviendas (oferta de
tros comerciales u otros similares). También alojamiento).
desde hace apenas dos años, las asociaciones En primer lugar hay que recordar las limita-
no cuentan con exenciones fiscales (impuestos ciones que para establecer comparaciones signi-
corporativos, de transferencias, etc.) y se han ficativas imponen las disparidades existentes a la
reducido drásticamente los subsidios. Son rele- hora de definir los conceptos de hogar y vivienda
vantes las fórmulas aplicadas por algunas asocia- en los diferentes países.

122 GHEKIERE; JACKSON, 1998. 125 TRILLA, 2001, pág. 83.


123 AVS, 2001. 126 GHEKIERE; JACKSON, 1998.
124 AVS, 2006, pág. 21. 127 GHEKIERE; JACKSON, 1998.
128 AVS, 2006.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 63

Tabla 6 Viviendas por mil habitantes Moviéndonos entre indicadores básicos,


resulta significativo el número de viviendas por
Total Viviendas Otras cada mil habitantes. España destaca como el
viviendas principales viviendas país con mayor dotación de viviendas de toda
Alemania 472,2 434,1 38,1 Europa (509,8 por mil habitantes) muy por encima
España 509,8 349,4 160,4 de las cifras de otros países como Holanda
Francia 479,2 397,5 81,7 (415,9). Esta circunstancia se intensifica en la
Holanda 415,9 406,9 9,0 relación de viviendas no principales (160,4 en
UE-15 468,4 396,0 72,4 España frente a 38,1 en Alemania y 9,0 en Holan-
da), consecuencia, en buena medida, del peso
Fuente: MARTÍNEZ et al., 2006
que tiene el carácter turístico de buena parte del
territorio español, que es sede de segundas resi-
dencias de ciudadanos de otros países.
Si nos remitimos al dato de las viviendas
Tabla 7 Superficie media de las viviendas
principales, la situación se invierte. Alemania
(434,1) y Holanda (406,9) presentan valores clara-
(m2)
mente superiores al de España (349,4). A las dis-
Alemania (2003) 89,7
paridades geográficas y culturales entre los paí-
España (2001)* 90,0
ses nórdicos y meridionales de Europa hay que
Francia (2002) 89,6
añadir ahora el diferente tamaño medio del hogar
Holanda (2000) 98,0
en el norte y el sur de Europa.
* Estimación a partir del Censo Los datos globales sobre la superficie media
Fuente: BOVERKET, 2005
de las viviendas indican una cierta homogenei-
dad: Francia (89,6 m2), Alemania (89,7 m2) y Espa-
ña (90,0 m2) presentan valores casi idénticos,
mientras Holanda sobresale por un tamaño
Tabla 8 Habitaciones* por persona y régimen de medio superior (98,0 m2). En todo caso hay que
tenencia de la vivienda (2001) reiterar que se trata de indicadores de valor
medio excesivamente sintéticos y escasamente
Total Propiedad Alquiler
expresivos. Sería necesario disponer de informa-
UE-15 2,0 2,0 1,8
ción en la que se tuvieran en cuenta las tipologí-
Alemania 1,9 2,1 1,8
as de viviendas y de hogares.129
España 1,9 1,8 2,1
Los datos de habitaciones por persona dan
Francia 2,0 2,1 1,7
una dimensión más concreta de la densidad en el
Holanda 2,6 2,6 2,7
uso de la vivienda, que permite confirmar la
* Deben incluirse: dormitorios, comedores, salones, cuartos de estar…así como trastearos, homogeneidad entre países.
sótanos y desvanes, que teniendo 4 m2 o más y acceso desde el interior de la vivienda, sean
utilizados para fines residenciales. Se excluyen cuartos de baño o aseo, cocinas, terrazas,
El régimen de tenencia de la vivienda es uno
pasillos, vestíbulos, vestidores, despensas y aquellas habitaciones de uso profesional. de los más nítidos reflejos de la política de vivien-
Fuente: EUROSTAT, Panel de Hogares de la Unión Europea da aplicada a lo largo del tiempo y no una conse-

Tabla 9 Régimen de tenencia de la vivienda según los ingresos de los hogares (2001). Porcentajes horizontales

TOTAL MENOS DE 60% (*) MÁS DEL 140% (*)


Propiedad Alquiler Cesión Propiedad Alquiler Cesión Propiedad Alquiler Cesión
gratuita gratuita gratuita
UE-15 64,0 32,1 3,9 50,1 43,3 6,5 73,5 23,5 3,1
Alemania 64,0 32,1 3,9 50,1 43,3 6,5 73,5 23,5 3,1
España 64,0 32,1 3,9 50,1 43,3 6,5 73,5 23,5 3,1
Francia 64,0 32,1 3,9 50,1 43,3 6,5 73,5 23,5 3,1
Países Bajos 64,0 32,1 3,9 50,1 43,3 6,5 73,5 23,5 3,1

* En relación con el ingreso mediano.


Fuente: EUROSTAT, Panel de Hogares de la Unión Europea

129 LAMOTHE; DE LUNA, 2006, pág. 153.


64 Marco normativo y organizativo

cuencia de factores culturales. La distribución del distintos parques de viviendas. Conviene desta-
parque por regímenes de cesión pone en su car el importante peso de las viviendas construi-
punto culminante la divergencia del caso español. das con anterioridad a 1970: alrededor del 50%
Los elevados porcentajes de viviendas en propie- del parque total en Francia, Holanda y España y
dad y la presencia testimonial del alquiler consti- del 75% en Alemania. En Francia el 90% del par-
tuyen el rasgo más característico a la hora de que de viviendas sociales en alquiler ha sido
definir la problemática de la vivienda en España. construido con posterioridad a 1945. Hay que
Es interesante observar cómo Francia y Alema- señalar también que en Francia y en España hay
nia, con niveles de PIB/cápita entre los más ele- una fuerte concentración espacial en las grandes
vados de Europa cuentan con porcentajes de ciudades, coincidiendo la antigüedad y el deterio-
propietarios por debajo de la media europea. Por ro del parque con la pobreza de los hogares.131
el contrario, España, con una renta inferior, pre- Sin duda el gasto en vivienda en relación con
senta unas tasas de propiedad mucho más el PIB es un primer indicador de la intervención
altas.130 Igualmente, a diferencia de lo que ocurre pública en materia de vivienda. Mientras que en
en el resto de Europa, donde las mayores propor- España destaca la inversión residencial con un
ciones de vivienda en propiedad corresponden a 8,8% del PIB, la inversión pública ofrece unos
los mayores niveles de renta, en España en los registros sensiblemente menores a los de otros
niveles de renta más bajos se mantienen las mis- países. En Holanda (al igual que ocurre en el
mas proporciones de propietarios. Reino Unido y en Suecia) los porcentajes del PIB
Como no podía ser de otra manera, la pro- reflejan las fuertes exigencias del mantenimiento
blemática de la vivienda se manifiesta también en y la gestión de un importante parque público de
España en que los hogares tienen que soportar VS. Esta misma realidad se manifiesta, aunque de
unas mayores cargas financieras. Sólo un 16,5% forma menos intensa en Alemania y Francia.
están libres de tales cargas, mientras que en la
media europea esa proporción se acerca al 50%, NUEVOS DERROTEROS DE LA POLÍTICA DE VS
destacando nuevamente Holanda con un 76,2%. Inevitablemente, las actuales políticas de VS y
Un aspecto muy relevante en la dinámica sus posibles innovaciones estarán condicionadas
actual de las políticas de vivienda en el conjunto por la inercia de las actuaciones realizadas en los
de los países estudiados es la antigüedad de los últimos 50 años. Aún cuando sea deseable, al

Tabla 10 Hogares por tipo de carga financiera* debido Tabla 12 Gasto público en vivienda. Porcentajes del PIB
a costes de la vivienda (2001). Porcentajes
horizontales Inversión en vivienda Inversión pública en vivienda
(2007) (1996)
Carga elevada Carga molderada Sin carga Alemania 5,2 1,40
UE-15 17,4 35,8 46,8 España 8,8 0,98
Alemania 14,2 44,7 41,0 Francia 4,6 1,80
España 26,2 57,4 16,5 Holanda 6,3 3,20
Francia 14,6 27,9 57,5
Fuente: TRILLA, 2001 y ASPRIMA et al. 2007
Holanda 3,1 20,7 76,2

* Porcentaje sobre el salario de la cuota hipotecaria calculada en cada plazo de amortización


sobre el MIBOR medio para un 70% del precio de una vivienda libre de 105 m2.
Fuente: EUROSTAT, Panel de Hogares de la Unión Europea

Tabla 11 Antiguedad del parque de vivienda (2002). En porcentaje

<1919 1920-1945 1946-1970 1971-1980 1981-1990 >1990


Alemania 14,6 12,6 47,2 10,9 14,6 SD
España 8,9 4,2 33,5 24,1 13,6 15,7
Francia 19,9 13,3 18,0 26,0 10,4 12,4

Fuente: BOVERKET, 2005

130 TRILLA, 2001, pág. 73. 131 GHEKIERE; JACKSON, 1998.


1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 65

igual que en otros procesos sociales, crear mar- hacer frente a los problemas derivados de un
cos de convergencia entre las políticas de los parque excesivamente sesgado en uno u otro
diferentes países de la Unión Europea, lo cierto es sentido. La gran carga financiera que han de
que el peso de las estructuras jurídicas, adminis- soportar los países con mayores parques de VS
trativas y, sobre todo, los parques de vivienda se contrapone a los graves problemas de acce-
existentes, harán difícil una adaptación homogé- so a la vivienda en aquellos países, como Espa-
nea a las nuevas situaciones sociales y económi- ña, en los que prácticamente no existe vivienda
cas, aun cuando pueda haber, como de momen- en alquiler.
to hay, una coincidencia generalizada de los En todos los países europeos las proporcio-
planteamientos neoliberales, en favor de una nes de propietarios registran una tendencia alcis-
menor intervención,132 de la privatización del ta (tanto en Holanda, como en Francia y Alemania
patrimonio público y de un creciente apoyo a la se producen desgravaciones fiscales de los inte-
propiedad (con algunas notables excepciones reses de los préstamos hipotecarios). Los valores
como Dinamarca y Suecia que no cuentan con de Alemania, Francia y Holanda en 1980 eran un
ninguna ayuda directa para la adquisición de la 39%, un 47% y un 42%, respectivamente, clara-
vivienda principal.133 Todo ello como consecuen- mente inferiores a los de 2001 (ver Tabla 9). Sólo
cia de los cambios que se vienen produciendo en en Alemania, Holanda y Suiza la ocupación en
la concepción del Estado del bienestar en gran propiedad no es la dominante.137 Además hay
parte de Europa.134 que contar con la incorporación de los países del
El Tratado de Maastricht y los criterios de Este (Hungría, Lituania o Eslovenia), con propor-
convergencia han obligado a los países miem- ciones de propietarios incluso superiores a la de
bros a numerosos recortes en las asignaciones y España.
presupuestos públicos lo que se ha notado con En Alemania el abundante parque público de
mayor claridad en determinados sectores como viviendas perteneciente a la ex RDA ha sido des-
es el caso de las políticas de vivienda.135 Los fon- mantelado y transferido a gestores independien-
dos gubernamentales, menos abundantes, pasan tes, sociedades de vivienda o cooperativas de
a ser subvenciones específicas en vez de genéri- vivienda, en un claro proceso de privatización.
cas, focalizándose en los grupos socioeconómi- Casi tres millones de viviendas pierden la titulari-
cos más desfavorecidos. Como se afirma en la dad pública y adquieren deliberadamente la titu-
publicación de la AVS, 2006, el objetivo de la polí- laridad privada con un reajuste de los precios de
tica de vivienda cambia a "facilitar y permitir el los alquileres gracias a la instauración ayudas a la
acceso a la vivienda" en vez de "provisión de la vivienda. Para ello ha sido necesario resolver la
vivienda". difícil cuestión de la propiedad de las viviendas.
La modalidad de tenencia incide de manera De acuerdo con la "Ley sobre el tratamiento de
muy intensa en los sistemas de financiación. En antiguas deudas de la antigua RDA" cerca de un
los países en los que predomina el alquiler social, 15% del stock de viviendas públicas (situadas en
se ha ido evolucionando desde la promoción a los denominados Nuevos Länder) deben privati-
través de fondos presupuestarios públicos a la zarse. Como a menudo los ocupantes no están
financiación privada, normalmente a través de en disposición de comprar la vivienda (a pesar de
subsidios de intereses o con la garantía última del las asignaciones económicas directas estableci-
Estado. Estas reducciones en las inversiones das –10.000 marcos para una familia de 4 miem-
comenzaron ya en los ochenta en países como bros–, aplicadas con independencia de las ayu-
Reino Unido o Alemania, y se han ido extendien- das fiscales establecidas por el gobierno central),
do, agravando los problemas de conservación de ha sido necesario encontrar fórmulas cooperati-
las viviendas y de segregación social. vas, sociedades de vivienda y gestores indepen-
La relación entre los volúmenes de vivienda dientes. A ello habría que sumar la necesidad de
en propiedad y en alquiler, especialmente la de modernizar otro dos tercios del stock de vivien-
carácter social, evolucionan en favor de las pri- das, que se afronta a través de un plan especial
meras. Los diferentes países tratan de buscar centrado en la concesión de créditos a muy bajo
un mejor punto de equilibrio óptimo136 para interés.138

132 SCANLON; WHITEHEAD, 2004. En el caso de Madrid, es 134 WHITEHEAD, 2003.


manifiesto el desinterés absoluto por parte de Instituto 135 RODRÍGUEZ, 2002.
de la Vivienda (IVIMA) y de la Empresa Municipal de 136 TRILLA, 2001, pág. 54.
Vivienda y Suelo (EMVS) por promover, construir y ges- 137 WHITEHEAD, 2006, pág. 6. NORRIS; SHIELS, 2004,
tionar directamente vivienda pública. UGT, 2001, pág. 15. pág. 5.
133 MINISTERIO DE FOMENTO, 1997, pág. 40. 138 AVS, 2001.
66 Marco normativo y organizativo

Tabla 13 Evolución del parque de vivienda en alquiler público su equivalente sería el "alquiler social",
(% sobre parque de viviendas principales) determinado políticamente). En Francia, la Ley
Mermaz-Malandrin (1989) sirvió para equilibrar
1960 1970 1980 1990 2003 los intereses de inquilinos y arrendadores (las
Alemania (RFA) viviendas HLM han estado siempre sometidas a
Alquiler social 15 22 16 13 6 alquileres fijados anualmente por el Estado).
Alquiler privado 47 46 46 47 51 Parece oportuno tomar a Francia como pri-
Total alquiler 62 68 62 60 57 mer referente de los nuevos planteamientos en
España relación con la política de vivienda. Desde 1997
Alquiler social 2 2 2 2 1 se viene consolidando una reforma en profundi-
Alquiler privado 41 28 19 14 10 dad que persiguiendo garantizar el derecho a una
Total alquiler 43 30 21 16 11 vivienda digna, incluyendo el acceso a la propie-
dad y favoreciendo la producción de viviendas en
Francia
alquiler (tanto privadas como sociales), pretende
Alquiler social (HLM) 4 10 14 16 17
también incidir sobre el derecho real de elección
Alquiler privado 33 29 26 22 21
en cuanto a localización y tipología. El proceso
Otros alquileres* 82 18 10 9 6
culmina con el reconocimiento legal del derecho
Total alquiler 59 57 50 47 44
subjetivo a una vivienda reclamable ante los tribu-
Holanda nales de justicia. Es la equiparación del derecho a
Alquiler social 26 31 39 38 35 la vivienda con otros ya consolidados como el
Autoridades locales 12 12 9 -- -- derecho a la educación o el derecho a la sanidad.
Housing associations 14 19 30 -- -- La política francesa mantiene su marcado
Alquiler privado 41 34 17 17 12 carácter centralista. En la actualidad, su diseño
Total alquiler 67 65 56 55 47 global es elaborado por el Estado, dejando su
aplicación y gestión a los diferentes departamen-
(*) Viviendas cedidas por las empresas o de alquiler gratuito
Fuente: WHITEHEAD, 2006 y TRILLA, 2001
tos franceses. Las regiones no poseen compe-
tencia en materia de vivienda aunque pueden
En todos los casos se puede percibir una aportar dotaciones presupuestarias al respecto.
clara tendencia a la baja en los parques de alqui- Las autoridades locales controlan la planificación
ler, pero no así del alquiler social, que sólo dismi- urbana dentro de su límite territorial, así como la
nuye en Alemania. Dicha reducción se produjo política de vivienda local. Además, desde el
sobre todo tras la reforma política basada en la 2005, también cuentan con plena autonomía
Segunda Ley de Vivienda, llevada a cabo en financiera.140
1997. Desde entonces se ha producido una signi- En Francia existe un complejo sistema de
ficativa reducción gradual del parque de VS y del ayudas públicas destinadas a: a) facilitar el acce-
número de construcciones.139 En Francia y en so al alquiler, tanto público como privado; b) favo-
Holanda la proporción de alquiler social ha creci- recer la rehabilitación de las viviendas a los pro-
do desde la década de los sesenta hasta la pietarios-ocupantes; y c) potenciar el acceso a la
actualidad. vivienda en régimen de propiedad. Junto a ello se
El descenso del alquiler privado ha sido han implementado acciones destinadas a reducir
menos pronunciado en aquellos países (entre los el número de viviendas vacías.
que no figuraría España) que han desarrollado Aparentemente no es un panorama muy
subvenciones (llamadas housing allowances, diferente al que configura la política de vivienda
wohngeld u otras). La intervención pública ha en España. Desde la administración central se
sido fundamentalmente reguladora, mediante el legisla para favorecer el fomento de la vivienda
control de los alquileres, las subvenciones, los protegida, para favorecer el acceso a la vivienda,
estímulos a la promoción y a la rehabilitación. El en propiedad o en alquiler, y para rehabilitar
primero de ellos es sin duda el instrumento más aquellas que se encuentran en un estado de
utilizado. En Alemania se aplica el sistema del degradación. Pero, del 1% de inversión en vivien-
"alquiler comparable", fijado por las autoridades da, el 70% se destina a ayudas fiscales a la com-
locales basándose en la media de viviendas aná- pra y sólo un 30% a la inversión directa en vivien-
logas durante un periodo de 3 años (en el ámbito da pública.141

139 AVS, 2006, pág. 7. 140 AVS, 2006, pág. 16.


141 UGT, 2001, pág. 62.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 67

PROBLEMAS ACTUALES DE ACCESO A LA VS cios, la segregación de ciertos colectivos (para-


La orientación de casi todas las políticas de dos, pobres, minorías, etc.) o la escasa movilidad
vivienda europeas en favor de una mayor propor- demográfica, son algunos de los principales pro-
ción de propietarios, con medidas de estímulo a blemas tradicionalmente vinculados a los par-
la compra de vivienda ha incidido en su encareci- ques públicos de VS. En ellos han fijado sus prin-
miento y en un fuerte endeudamiento y puede cipales objetivos las actuales políticas de
interpretarse como un mecanismo de reducción vivienda en el marco del estado de bienestar.
de las responsabilidades del Estado. Frente a las tendencias de los últimos años,
Parece que, en la mayor parte de los países sigue siendo prioritario el alquiler social, dadas
europeos en las últimas décadas, el incremento las difíciles condiciones de acceso a una vivienda
del precio de la vivienda, y del esfuerzo inversor en propiedad para determinados estratos socia-
de las familias, debe vincularse a la presión de les (jóvenes y bajos niveles de renta) en casi
demanda de vivienda de compra.142 Aunque el todos los países europeos. Ahora bien, tal y como
punto de partida pudiera ser la disminución histó- señala Trilla (2001), es preciso significar las dife-
rica de las tasas de interés a escala global duran- rencias existentes entre los parques públicos de
te los últimos quince años, también existen otros los distintos países. Cuando se señala la necesi-
múltiples factores que lo explicarían con mayor dad de más VS en alquiler hay que subrayar que,
precisión en cada caso. En España, además del aunque los motivos de preocupación son los mis-
crecimiento económico general, habría que incor- mos, las diferencias en la situación de partida
porar el incremento de la renta de los hogares por (Francia, 17% y España, 2%) obligan a pensar en
la incorporación de la mujer a la actividad econó- realidades totalmente diferentes. En España, más
mica, duplicando prácticamente la capacidad de que de intensificar la oferta se trataría de crear ex
endeudamiento familiar. Según informes del novo un tipo de oferta tan necesaria como inexis-
Banco Central Europeo de mayo de 2003, Espa- tente.
ña aparece a la cabeza de los países europeos El alquiler privado necesita también de
que presentan un mayor crecimiento de los pre- incentivos políticos, mediante ayudas fiscales y
cios reales de la vivienda, con una tasa interanual de otro tipo, que le posicione como alternativa
del 10,9% en el periodo 1998-2002.143 Según viable, especialmente en los países, como Espa-
datos publicados en The Economist en 2002, ña, donde su peso es insuficiente para diversificar
España es el país que mayor incremento de pre- adecuadamente la oferta. En España junto con la
cios de la vivienda ha experimentado desde 1980 escasez de la oferta se ha producido un fortísimo
(726% en valor nominal y 124% en valor real).144 incremento del precio de los alquileres (un 84%
La liberalización de los mercados financieros en la última década, frente a un 26% en Francia o
ha permitido la integración de los mercados resi- un 35% en Alemania), lo que unido a la escasísi-
denciales en el sistema mundial y ha incrementa- ma presencia del alquiler público, redunda en la
do el volumen de los préstamos hipotecarios en mayor dificultad de determinados segmentos de
prácticamente todos los países europeos. Como la población para acceder a una vivienda.146
consecuencia se han producido situaciones de Ya no es suficiente con el objetivo considera-
riesgo ante el elevado endeudamiento de las do como válido durante mucho tiempo de garan-
familias. Kim (2004) señala que, en la Unión Euro- tizar una vivienda para cada hogar.147 La dinámi-
pea, la deuda hipotecaria pendiente representa ca sociodemográfica ha ido configurando un
un promedio del 39 por ciento del PIB. En Alema- panorama de mayor complejidad y variabilidad en
nia ese porcentaje se elevaría hasta el 70%, en el que destacan la reducción del tamaño medio
Holanda al 67%, en España al 31% y en Francia del hogar, el aumento del número de hogares uni-
al 20%. Más llamativas son aún si cabe las cifras personales, los cambios en las pautas de eman-
si hablamos en términos de endeudamiento de cipación de los jóvenes, el aumento de las convi-
los hogares, lo que podría llegar a tener efectos vencias provisionales, el alargamiento de la
significativos sobre el consumo en la medida en autonomía residencial de las personas mayores y
que las familias comiencen a tener dificultades una fuerte y diversa demanda inmigratoria. Todo
económicas.145 ello obliga a incrementar esfuerzos dirigidos no
La deficiente gestión financiera y el excesivo sólo a atender un determinado volumen de
gasto público, la mala conservación de los edifi- demanda, sino a satisfacer necesidades muy

142 TRILLA, 2001, pág. 105. 146 ASPRIMA; AFI, 2003, pág. 56.
143 GARCÍA; MATAS; RAYA; RAYMOND et al., 2006. 147 TRILLA, 2001, pág. 20.
144 RODRÍGUEZ, 2002.
145 WHITEHEAD, 2006, pág. 10.
68 Marco normativo y organizativo

diversas y cambiantes. Las políticas de vivienda res entre los municipios. Algunos han optado por
han de hacerse mucho más plurales y diversas introducir viviendas privadas en zonas públicas o
para hacer frente además de a la necesidad de viceversa, mientras que otros han planteado
alojamiento a la exigencia de propiciar la cohe- viviendas sociales destinadas a ciertos colecti-
sión social y una adecuada estructura del espacio vos (estudiantes, hogares monoparentales o
urbano. Habrá que pensar cada vez más en las ancianos) para evitar la llegada de población
políticas de vivienda a la medida de diferentes desfavorecida a sus municipios, realizando así
colectivos como instrumento de integración. una "trampa legal" a la obligación establecida
Además de estas cuestiones, también sur- por ley de albergar un 20% de viviendas HLM en
gen alrededor de la vivienda diferentes problemá- su municipio.
ticas específicas de cada uno de los países estu- En Holanda, los problemas de gestión públi-
diados. Así, por ejemplo, en Francia, en relación a ca se focalizan en torno al sistema de asignación
la gestión del patrimonio social varios son los por puntos (en ciudades como Rótterdam se ha
principales problemas que se pueden encontrar. cambiado por el sorteo), que presenta efectos
El primero tiene que ver con los criterios de adju- segregadores por niveles de renta y de la calidad
dicación de las viviendas (composición del hogar, de la vivienda. Existe un tope de ingresos (hasta
nivel de ingresos y lista de espera). Suelen quedar 30.000 €/año) para acceder a una VS. Sin embar-
fuera del sistema las familias numerosas (casi go, una vez que se accede ya no se vuelve a tener
siempre inmigrantes) con bajos ingresos por en cuenta (el alquiler más caro es de unos 600 €
inadecuación "intencionada" (por ley este tipo de al mes y los subsidios más altos pueden llegar a
familias no pueden residir en viviendas de reduci- los 250 €/mes). En las ayudas a los propietarios,
das dimensiones. Los municipios construyen sólo también se ponen de manifiesto carencias por la
este tipo de viviendas y así solventan el "proble- ausencia de límites en las deducciones de los
ma" de la oferta. También es habitual que los ges- intereses hipotecarios (con independencia de los
tores seleccionen a los inquilinos con niveles más ingresos y del precio de la vivienda).
elevados para evitar situaciones de impago. Los mayores conflictos se producen en el
En cuanto a los límites fijados de acceso, a acceso de la clase media (ingresos entre 30.000 y
diferencia de Holanda, una vez adjudicada la 50.000 €/año), que supera los límites económicos
vivienda (casi dos tercios de los adjudicatarios no de la VS pero tienen grandes dificultades para
supera el 60% del límite máximo fijado) el impor- acceder al mercado libre. Las listas de espera
te del alquiler se establece en función de los para acceder a una VS son lentas, pudiendo pro-
ingresos familiares y evoluciona con ellos. No se longarse varios años (un primer inquilino en Áms-
echa al inquilino si rebasa los límites. Simplemen- terdam espera 6 ó 7 años de media). También se
te se le hace pagar un suplemento. El alquiler no manifiestan carencias a la hora de proceder a
se hereda pero no se puede obligar a un inquilino traslados de vivienda por cambios en el tamaño o
a marcharse de una vivienda salvo conflictos gra- en las condiciones familiares. A pesar de las posi-
ves de comportamiento o impagos. bilidades que se establecen para cambiar de resi-
En Francia se manifiestan serios problemas dencia, hay graves dificultades por el predominio
en relación con la falta de heterogeneidad social de viviendas reducidas (la mayor parte son de 2
de las áreas de vivienda pública. Se ha venido dormitorios en las ciudades y de 3 en el medio
intensificando una tendencia a la homogeneiza- rural) y por el tiempo de espera (un segundo
ción (social y económica), que no había existido inquilino en Ámsterdam espera 13 años de
en periodos anteriores cuando la población que media). Los cambios suelen suponer incremento
accedía a las viviendas HLM era de clase media. del alquiler (en los casos de matrimonio se puede
En la actualidad, la espiral de desfavorecimiento incrementar entre un 75 y un 200%). Toda esta
ha llevado a que sea la población de clases más regulación del sistema responde con muchas difi-
bajas la que vaya ocupando las viviendas vacan- cultades las rupturas de pareja.
tes, produciéndose un fenómeno de "empobreci- La mayor independencia respecto a perio-
miento" notable que ha desembocado en graves dos anteriores ha llevado a las asociaciones de
disturbios públicos. La dificultad de establecer vivienda a diversificar sus actividades llegando
una adecuada mezcla social en las áreas de incluso a invertir fuera de Holanda en atención a
vivienda pública ha llevado a situaciones dispa- los jubilados holandeses.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 69

A diferencia del caso francés, en Holanda de favorecer la heterogeneidad urbana y la diver-


todavía existe un notable heterogeneidad social, sificación geográfica de la VS en las ciudades
étnica, familiar e incluso en las formas de tenen- francesas de más de 50.000 habitantes. Se exige
cia (caseros, alquilados y propietarios en una un porcentaje mínimo del 20% de viviendas
misma promoción), pero sí hay homogeneidad en sociales en relación al total edificado, pero está
los bajos ingresos y en el elevado porcentaje de previsto acoger en las mismas promociones
personas mayores (del orden del 50% con pers- hogares de recursos económicos diversos. Den-
pectivas de un 70%). tro de las nuevas operaciones, el 30% de las
En Alemania, sobre todo en la parte occiden- viviendas deberán ser ocupadas por hogares con
tal, la fuente principal de problemática de la vivien- recursos inferiores al 60% de los límites impues-
da es el déficit de viviendas de coste moderado tos para acceder a las viviendas de HLM, pero el
como consecuencia de la inmigración recibida 10% será accesible para los hogares que los
durante los noventa y de la relajación del control de superen ligeramente, con ello el total de nuevas
alquileres.148 Además, y como ocurre en otros VS se hace accesible a las dos terceras partes de
casos, en Alemania también se sufre el anclaje de los hogares franceses.151
las familias a la VS, a pesar de un aumento de los Para movilizar el parque de alquiler privado
ingresos familiares y de la superación de los límites se establecen tasas a pagar por los propietarios
originales de acceso a la misma. Como ocurre en de viviendas que permanecen vacías por más de
Holanda, también se ha establecido una tasa dos meses, cuando estén situadas en aglomera-
específica para estos hogares. ciones de más de 200.000 habitantes, con creci-
Alemania cuenta además con el problema miento de la población positivo y sea baja la ofer-
añadido de las exigencias de la reunificación y la ta de viviendas de alquiler en el sector privado
fusión de dos mercados de vivienda de caracte- con respecto a la demanda existente. Las tasas
rísticas muy diferentes. En la actualidad, y como varían en función del periodo de desocupación,
consecuencia de ello, se padecen importantes siendo del 10% del valor catastral durante el pri-
diferencias regionales. Así, en los Nuevos Länder mer año, del 12,5% durante el segundo y del
(ex RDA) predominan el exceso de oferta, los pre- 15% a partir del tercero. Lo recaudado engrosa
cios bajos (tanto de compra como de alquiler) y los fondos de la Agence National pour l'Ameliore-
una escasa dinámica. Por el contrario, en el occi- ment de l'Habitat (ANAH). Para las situaciones de
dente el mercado es mucho más dinámico y los acumulación de viviendas privadas vacantes se
incrementos de la demanda son moderados.149 El establecen procedimientos para requisar las
verdadero reto está en conseguir unas condicio- viviendas.152 El Prefecto podrá requisar durante
nes de alojamiento y de vida equitativas entre un periodo máximo de 6 años (que podría llegar a
ambas partes. 12 si se efectúan importantes obras de rehabilita-
ción) aquellos inmuebles que permanezcan vací-
MEDIDAS POSITIVAS DE APOYO A LA VS os más allá de 18 meses.
Podría decirse que desde 1997 la política de Son medidas claramente persuasivas com-
ayuda a la vivienda experimenta en Francia plementadas con la intervención, como gestores
algunas modificaciones sustanciales acordes del alquiler, de agentes de VS (organismo HLM,
con los nuevos objetivos: dar una mejor res- colectividad, sociedad de economía mixta u otro
puesta a la diversidad de las necesidades y organismo escogido por el Estado) que estable-
poner en valor las viviendas vacías, mediante el cerá un contrato de arrendamiento con el inquili-
Statut du bailleur prive (estatuto del arrendador no por un año, prorrogable hasta el plazo máximo
privado) de 1999, que ofrece algunas ventajas determinado, estableciendo a la vez una com-
destacadas como la creación de una nueva pensación al propietario del inmueble, en función
modalidad de préstamo para la construcción de de la superficie útil y una vez deducidos los gas-
viviendas sociales en alquiler, la ampliación del tos de rehabilitación y gestión. Finalizado el
periodo de amortización del préstamo (pasa de periodo de requisa, el organismo que lo gestiona
32 a 50 años), además de bajadas de los tipos tendrá que renegociar con el propietario u ofrecer
de interés.150 otra vivienda al inquilino.
La Ley relativa a la Solidaridad y a la Reno- De manera similar, en el Reino Unido la
vación Urbana (SRU) fue planteada con el objeto Empty Home Agency, como entidad sin ánimo de

148 TRILLA, 2001, pág. 161. 151 RODRÍGUEZ, 2002


149 CECODHAS, 2007, pág. 14. 152 RODRÍGUEZ, 2002.
150 AVS, 2001.
70 Marco normativo y organizativo

lucro creada en 1992, se ocupa de intermediar de Cohesión Social y hace hincapié en diferentes
entre los distintos implicados: propietarios de aspectos principales154:
viviendas vacías, autoridades locales y asociacio- – Relanzar la construcción para lo cual el Estado
nes de vivienda (housing associations), para la proporciona sus propios terrenos y los de algu-
búsqueda de soluciones innovadoras en relación nas instituciones públicas bajo su tutela.
al problema de la vivienda vacía.153 Las medidas – Facilitar, con medidas e instrumentos financie-
del gobierno inglés se instrumentan mediante ros adecuados, que los ayuntamientos propor-
incentivos fiscales a los propietarios privados o, cionen terrenos y promocionen la construcción
en su defecto, la penalización a los propietarios de viviendas.
que mantengan las viviendas vacías voluntaria- – Dinamizar los mecanismos de financiación.
mente (se publica la información de las viviendas – Favorecer el acceso a la propiedad.
privadas vacías). – Reforzar el acceso de todos a la vivienda.
Similares, e incluso más agresivas medidas, En Francia, hay previstas una gran diversidad
se llevan también a cabo en países como Suecia de ayudas a la piedra en materia de alquiler
(se pueden llegar incluso a demoler las viviendas social, con el propósito de fomentar la creación
vacías), Dinamarca (penalizaciones a las vivien- de VS (PLS), de incrementar las viviendas de
das que estén vacías más de 6 semanas) o Italia alquiler (PLI) y o de rehabilitar las existentes
(penalizaciones de hasta 6.000 €). Son medidas (PALULOS). También existen ayudas a la piedra
todas ellas con un alto grado de dificultad para su destinadas a propietarios-ocupantes y al alquiler
aplicación y sobre las que todavía es pronto para privado. Entre ellas las siguientes: las destinadas
poder valorar los resultados que puedan llegar a a hogares con escasos ingresos (PAS); dirigidas a
tener. facilitar el acceso a la propiedad mediante présta-
La ley francesa de Urbanismo y Vivienda mos ahorro-vivienda (PEL); subvenciones para
(2003) tiene entre sus objetivos fundamentales reparaciones (PAH y ANAH); préstamos para la
desarrollar el alojamiento de alquiler, tanto nuevo rehabilitación siempre y cuando se mantenga el
como antiguo, en el centro de las ciudades, para alquiler (PC y ANAH). En este último caso, las
ello se propone evitar que la degradación de los subvenciones están destinadas a los propietarios
inmuebles reduzca el parque de alquiler y mejorar que acepten mantener las viviendas en alquiler
la calidad de los alojamientos de alquiler disponi- como residencia principal durante diez años. En el
bles en toda Francia. mismo sentido estaría el "contrato de rehabilita-
Así la Ley de Orientación y de programación ción", según el cual el propietario se compromete
para la ciudad y la renovación urbana (2003), con a realizar los trabajos de mejora, mantenimiento y
la que se definieron modalidades de intervención conservación del inmueble para alquilarlo durante
del Estado en las zonas urbanas más sensibles, la duración de un contrato mínimo de 12 años, al
respalda la construcción de 250.000 VS de alqui- final del cual las mejoras efectuadas revierten en
ler a lo largo de cinco años y la rehabilitación de el propietario.
otras 400.000. La financiación corre a cargo del Como ya se ha comentado, las ayudas a la
Estado y de otros agentes relacionados con la promoción se encuentran en franco retroceso en
vivienda y de ella se han beneficiado ya más de la mayor parte de los países europeos, incluso
233 barrios y un millón de habitantes. con la venta de las viviendas públicas a los inqui-
De acuerdo con los nuevos enfoques que linos para liberar de este modo de las cargas
pretende observar el problema de la vivienda financieras al erario público. A pesar de ello, la
desde unas perspectivas más amplias, la Ley de presión de la demanda en Alemania ha llevado a
programación para la cohesión social (2005) se una nueva fórmula (préstamos complementarios)
fundamenta en tres pilares principales: empleo, dirigidos a estimular el alquiler social mediante la
vivienda e igualdad de oportunidades y establece introducción de un mayor número de promotores
diferentes programas de actuación, fundamental- sin ánimo de lucro y la flexibilización de determi-
mente en materia de alojamiento social de alqui- nados aspectos (duración de contratos o fijación
ler, movilización del parque privado, acceso a la de precios). Las ayudas públicas no se limitan
propiedad, renovación urbana. únicamente al alquiler sino que también afectan a
Por último, el proyecto de Ley de Engage- la vivienda en propiedad y que junto a esta nueva
ment national pour le logement, completa la Ley fórmula también subsisten préstamos subsidia-

153 RODRÍGUEZ, 2002. 154 http://www.philippedallier.fr/article.php3?id_article=191&id_

rubrique=&artsuite=14. El inquilino sólo puede ser un orga-


nismo HLM, una Sociedad de Economía Mixta (SEM) o
una colectividad territorial o un organismo agregado.
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 71

dos, subvenciones a fondo perdido a los costes das "convenidas" o no y financiadas con présta-
de edificación y préstamos a fondo perdido para mos por alquiler social; b) De si son ayudas des-
reducir la carga financiera, que se otorgan duran- tinadas a ocupantes-propietarios: AL (Allocation
te la explotación del inmueble, después de la Logement). Ayudas al pago de la mensualidad (en
asignación de las viviendas a los inquilinos y con función de los ingresos, del tamaño del hogar y el
una duración de diez ó más años.155 coste del alquiler), bien familiar (ALF), personas
Las ayudas a la persona también difieren sig- mayores y trabajadores (ALS); APL (Aide Perso-
nificativamente entre los diferentes países. Así, en nalisèe Logement). Ayudas al pago de la amorti-
Holanda, donde toda la financiación de la vivien- zación de los préstamos para la compra de
da es enteramente privada desde 1989156, las vivienda habitual; c) Destinadas al alquiler priva-
"primas de estímulo" se orientan hacia el acceso do: AL y APL, pero en este caso solo para el par-
a la propiedad o al alquiler privado en función de que del alquiler privado. En definitiva se trata de
los ingresos y condiciones de los hogares. Desde un intento de homogeneizar el producto de la VS
1956 existe la denominada "garantía municipal" unido a unas adecuadas ayudas a la persona
con soporte del gobierno central, permitiendo a para asegurar la diversidad social y la fragmenta-
los adquirientes obtener préstamos de hasta el ción de los productos ofertados.162
100% del valor de la vivienda. Un sistema que En materia de planes y programas en Espa-
sería privatizado en 1995 y administrado por la ña, la política estatal de vivienda se basa en dos
Stishting Waarborgfonds Eigen Woningen, donde pilares: los incentivos fiscales a los compradores
estarían representadas entidades públicas y pri- de vivienda y, en mucha menor medida, a los
vadas.157 arrendadores; y los planes plurianuales de vivien-
Por su parte, en Alemania, donde se ha da protegida. El primero de ellos supone del
pasado de la ayuda mediante ventajas fiscales orden de seis o siete veces el importe de los gas-
generales, préstamos sin interés, primas o sub- tos estatales de los planes.163 Los planes de
venciones a los adquirientes o préstamos bonifi- vivienda establecen actuaciones protegibles en
cados a bajos tipos de interés, a establecer un materia de vivienda: la promoción, adquisición y
programa de subvenciones de primera vivienda, cesión en arrendamiento de viviendas de protec-
con un impacto significativo sobre el incentivo ción oficial, bien públicas o privadas; la adquisi-
para comprar.158 Es una reforma significativa ya ción a precio tasado de viviendas tanto nuevas
que desaparecen las desgravaciones fiscales como usadas; la rehabilitación de edificios y
para las viviendas sociales, que pasan a recibir el viviendas; así como la financiación de actuacio-
mismo trato que las viviendas no protegidas.159 nes protegibles en materia de suelo. También
Complementariamente a las viviendas que incorporan condiciones de los solicitantes de
reciben ayudas públicas se les imponen ciertas ayudas estatales y se plantean convenios con
condiciones,160 como las relativas a los criterios comunidades y entidades colaboradoras. Las
de selección de los inquilinos (límites de ingresos) ayudas que se establecen son de dos tipos: la
o al importe de los alquileres (establecidos en subsidiación de intereses de los préstamos hipo-
base a la llamada "renta de coste"). tecarios para los adquirientes y los promotores de
Tanto en Holanda como en Francia y Alema- este tipo de viviendas; y las subvenciones a
nia (estos dos últimos con los sistemas más fondo perdido de un porcentaje del precio de las
potentes de Europa161 están en marcha sistemas viviendas, bien por la Administración central o por
de ahorro-vivienda que favorecen la inversión las Comunidades Autónomas.
inmobiliaria y la compra de viviendas a través de El Plan Estatal 2005/2008 (aprobado por
intereses altos o primas en el ahorro y préstamos Real Decreto 801/2005, de 1 de julio), plantea
posteriores con intereses reducidos. En éste últi- como objetivo básico favorecer el acceso de los
mo, las ayudas a la persona se pueden clasificar ciudadanos a una vivienda asequible, y enfatiza la
en función de: a) si están destinadas al alquiler preocupación por el fomento del régimen de
social: los APL (Aide Personalisée Logement) se alquiler, la cooperación institucional y el acceso
destinan al pago del alquiler de viviendas priva- de los colectivos más desfavorecidos.

155 AVS, 2001. 160 AVS, 2001.


156 TRILLA, 2001, pág. 133. 161 MINISTERIO DE FOMENTO, 1997, pág. 33.
157 MINISTERIO DE FOMENTO, 1997, pág. 41. 162 AVS, 2001.
158 WHITEHEAD, 2006, pág. 8. 163 TINAUZ, 2006, pág. 281.
159 AVS, 2001.
72 Marco normativo y organizativo

VALORACIÓN FINAL DE LAS POLÍTICAS DE VSE

Las actuales políticas de vivienda en los países sobre el uso de las viviendas que llegan a la
considerados son en buena medida herederas expropiación temporal de las viviendas vacías
de las intervenciones realizadas a lo largo del en aquellas zonas donde la demanda es más
último siglo y, muy especialmente, en los últi- intensa.
mos cincuenta años, pero la dinámica econó- Las fuertes exigencias financieras y las
mica y social de los últimos quince años viene dificultades de gestión, nunca resueltas de
marcando cambios de enfoque, a veces con- forma totalmente satisfactoria, junto con un
tradictorios, en algunos de sus rasgos funda- decidido apoyo al incremento de los hogares
mentales: propietarios, son los principales vectores de
Desde principios de los noventa, a impul- una nueva cara de la política de vivienda, que
sos de corrientes neoliberales, se extiende una se concreta en el incremento de las medidas de
voluntad de reducir la intervención pública en estímulo a la compra de vivienda, mientras que
materia de vivienda con objeto de aliviar la fuer- el alquiler tanto libre como social se contrae,
te carga financiera soportada en épocas pasa- sin dejar por ello de representar proporciones
das. Se entiende que las enormes necesidades próximas al 50% del parque. El alquiler social,
de vivienda de los años de la posguerra y del que venía creciendo desde 1960, ha quedado
periodo de fuerte crecimiento industrial urbano en situación estacionaria en Francia (17%) y
ya están superadas y que ha llegado el momen- disminuye en Holanda (35%) y Alemania (6%).
to de buscar soluciones menos gravosas y con En España la escasísima presencia del alquiler
mayor participación de entidades privadas. Sin (11,4%), especialmente de vivienda social
embargo, en todos los países sigue manifes- (2%), obliga a pensar en la imperiosa necesi-
tándose graves problemas de vivienda, aunque dad de un incremento de este tipo de oferta de
sean más o menos coyunturales y focalizados alojamiento, para conseguir, al igual que se pre-
en áreas concretas de los centros y de las peri- tende en los otros países, un mercado más
ferias de las grandes aglomeraciones urbanas. diverso y equilibrado.
La dilatada e intensa intervención pública Un elemento fundamental en la configura-
ha quedado también materializada en grandes ción de todas las políticas de vivienda es el
parques de VS, con el rasgo común en la papel jugado por diferentes agentes sociales.
actualidad de un importante deterioro físico y Es éste uno de los elementos más claramente
un cierto carácter segregador de los grupos diferenciadores de la situación actual y del
sociales menos favorecidos, con la conflictivi- pasado de la política de vivienda en España. En
dad social que de ello se deriva. En parte son los países manejados como referencia siempre
efectos derivados de los nuevos criterios ha sido muy destacado el papel de los agentes
menos intervencionistas y más estrictamente privados en la construcción y en la gestión de
subsidiarios. De cara al futuro inmediato están los parques de viviendas, tanto en propiedad
planteadas fuertes necesidades de rehabilita- como en alquiler, tanto libres como sociales. El
ción y de diversificación, para atender a la papel de las instituciones públicas no suele ir
obsolescencia de una parte importante del par- más allá de la disponibilidad del suelo, del
que residencial y para dar respuestas más apoyo financiero, del tratamiento fiscal y del
coherentes a una demanda cada vez más marco normativo.
diversa y cambiante. Simultáneamente, pero más en el plano de
Consecuentes con la línea de implicar a los las ideas, ya no se considera suficiente el
agentes privados, son las iniciativas, más o carácter redistributivo de las políticas de vivien-
menos formalizadas y aplicadas, de control da, han de ser también factores de cohesión
1. UNA REFLEXIÓN NECESARIA 73

social en un entorno urbano saludable. En los de reforma que culmina con el anuncio en Fran-
últimos años se viene configurando una política cia del reconocimiento legal del derecho subje-
que favorece el acceso a la propiedad y la pro- tivo (reclamable ante los tribunales de justicia) a
ducción de viviendas en alquiler (tanto privado una vivienda digna. Será, por fin, la equipara-
como social), que pretende avanzar en el dere- ción legal del derecho a la vivienda con otros ya
cho real de elección en cuanto a localización, consolidados como el derecho a la educación o
regímenes de cesión y tipología. Es un proceso el derecho a la sanidad.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE
UN PAISAJE URBANO RACIONAL
TIPOLOGÍA, SISTEMAS CONSTRUCTIVOS E INDUSTRIALIZACIÓN

EVOLUCIÓN TIPOLÓGICA
ALEMANIA
FRANCIA
PAÍSES BAJOS

TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS E INSTALACIONES SOSTENIBLES


ANTES DE 1990
INNOVACIONES CONSTRUCTIVAS EN LOS ÚLTIMOS QUINCE AÑOS

PROCESO CONTINUO DE INDUSTRIALIZACIÓN


EVOLUCIÓN TRAS LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
TENDENCIAS ACTUALES DE LA INDUSTRIALIZACIÓN
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 77

EVOLUCIÓN TIPOLÓGICA
EMILIO ONTIVEROS

Este apartado reúne una serie de breves análisis ALEMANIA


siguiendo una secuencia cronológica prefijada. Se
revisan estructuras residenciales de Alemania, Fran- 1945-1960
cia y los Países Bajos, desde 1945 hasta la actuali- La reconstrucción de las ciudades alemanas avan-
dad, separándolas geográficamente y según perio- za lentamente tras el fin de la Segunda Guerra
dos de quince años. De cada época se escogen Mundial. Las necesidades residenciales más bási-
casos –siempre construidos– de VS relevantes, que cas se empiezan a atender de forma simple y
pueden ser representativos del periodo. esquemática, tanto a nivel urbanístico como en
En cuanto a los temas que desarrollan, se cuanto a la distribución de las viviendas. En este
entiende por programa de la VS el conjunto de ele- periodo abundan la edificación en hilera y los blo-
mentos y relaciones que aglutina la unidad residen- ques bajos o medianos (de hasta cinco alturas) sin
cial, habitualmente dentro de una agrupación o ascensor, dispuestos paralelamente entre si o bien
estructura mayor. Dentro de este campo, se realiza en abanico, en ambos casos dejando zonas libres
una aproximación crítica entre arquitectónica e o verdes intermedias. La ayuda económica esta-
inmobiliaria, que varía en escala desde lo urbanísti- dounidense (ECA) juega un papel importante en el
co hasta lo doméstico. proceso de promoción de nuevos barrios como el
Aún cuando la definición precisa de VS varía de Stuttgart, donde se desarrolla la intervención de
en función de cada país estudiado, en la mayor Hauschild y Karrer. Poco después, en esa misma
parte de los casos se han escogido ejemplos en ciudad pero en el distrito de Rot, Scharoun comien-
edificios de vivienda colectiva, considerando estos za un conjunto cuyo perfil urbano y contenido tipo-
los exponentes más apropiados para reflejar la con- lógico es ya mucho más variado. Cerrando este
dición de un fenómeno residencial que necesaria- periodo, la industria de la construcción, en progre-
mente aúna intereses particulares con otros comu- siva recuperación comienza a cubrir las necesida-
nes y generales. des de alojamiento.
El esquema que siguen todos los epígrafes En 1957, el barrio Hansa Viertel de Berlín
incluye una introducción a las características de acoge la exposición de vivienda Interbau. Dado
cada periodo en los distintos países, a menudo su caracter internacional, gran parte de la mues-
citando otros ejemplos conocidos además de los tra se distancia del ámbito de este estudio, pero
expuestos. A continuación, y para cada caso, se tanto la fórmula de intervención, como muchas de
explica la forma, el tipo y el tamaño de la agrupa- las propuestas resultan sumamente interesantes,
ción, el programa por piezas de una vivienda habi- destacando las de Aalto, Baumgarten, Van den
tual o característica, y algunas de las relaciones Broek & Bakema, y Senn en cuanto a programa y
más características entre sus distintos elementos. distribución.

Plano de emplazamiento. Romeo y Julieta. Julieta: planta tipo, en herradura. Julieta: escalonamiento en sección.
H. Scharoun, W. Frank. Stuttgart, 1954-59.
78 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

La escueta vivienda en hilera de Hauschild y


Karrer para la ECA-Siedlung de Stuttgart de 1952
adopta una configuración en medios niveles, apro-
vechando las diferencias de cota de la parcela para
agrupar el programa funcionalmente y sacar partido
espacial a sus reducidas dimensiones. La casa
separa en sección las áreas de día y noche, dejando
el programa más público abajo con una circulación
fluida que hace parecer la casa más amplia, y las
zonas privadas encima, compartimentadas para
preservar la intimidad. Respecto a una escalera con-
vencional encajada, la de medios niveles y abierta,
incorpora el descansillo como superficie aprovecha-
ble, y establece una continuidad funcional y visual
entre pisos que enriquece las circulaciones y permi-
te percibir la profundidad total de la vivienda (cuan-
do no se interponen tabiques impidiéndolo). Algunos
inconvenientes de este mecanismo son el aumento
del perímetro construido y la escasez de superficies
horizontales continuas, que complican la construc-
ción y coartan la flexibilidad de usos.
Entre 1954 y 1959 Scharoun construye en
Stuttgart un conjunto de vivienda pública que cuen-
ta con 186 pisos, parking en superficie, lavandería,
tiendas, un bar y un restaurante. Las viviendas se
distribuyen en dos torres denominadas Romeo y
Julieta: alta y puntual la primera, más baja y variable
Vivienda de 2 dormitorios. ECA Stuttgart, 1952. M. Hauschild, en sección la segunda. El acceso en Julieta se
G. Karrer. resuelve mediante un corredor en arco que sigue la
trayectoria solar y da servicio a entre nueve y cuatro
pisos por rellano, de tal forma que la torre se esca-
lona, perdiendo viviendas y ganando esbeltez según
crece en altura. La planta tipo en Julieta demuestra
que no es indispensable adoptar una lógica estricta-
mente ortogonal para organizar jerárquica y cohe-
rentemente el programa doméstico. La distribución
ramificada sitúa al vestíbulo como centro neurálgico
de esta vivienda, dejando las zonas húmedas,
dimensionadas estrictamente y con menor necesi-
dad de luz, adyacentes a la galería de acceso. La
libertad de las piezas crece al separarse de la entra-
da y así las habitaciones adoptan formas en L, dife-
renciándose espacios que permiten desarrollar acti-
vidades distintas al dormir. Por su parte, al estar, el
ámbito más grande de la vivienda, se le dota de una
segunda orientación hacia la terraza, y su conexión
extra con el cuarto principal permite un circuito de
doble circulación que enriquece las posibilidades
visuales y de recorridos de toda la vivienda. Sin
embargo, ese mayor desarrollo de las circulaciones
Vivienda de 2 dormitorios. Edificio Julieta. Stuttgart, 1954-59. (junto con la ausencia de ángulos rectos) conlleva
H. Scharoun, W. Frank. ciertas restricciones a la hora de amueblar.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 79

1960-1975 no. Por un lado, se heredan disposiciones esque-


En este periodo se lleva a cabo una gran expan- máticas del periodo anterior, en las que se confía
sión urbana en la que son características las en la autonomía del bloque exento equipado. Por
estructuras residenciales de gran densidad y un otro lado, ciertas intervenciones alcanzan una
marcado desarrollo en vertical. Hileras y bloques mayor articulación entre edificios y espacios abier-
bajos dejan paso a edificios aterrazados, bloques tos. En ambos casos, tal y como ocurre simultáne-
de gran altura, y torres. La industria alcanza su amente en Francia, las actuaciones públicas confí-
apogeo con promociones que sobrepasan las mil an en la independencia entre edificación y viario, al
viviendas, dentro de extensas operaciones en las tiempo que desdibujan la estructura discontinua y
se que construyen barrios enteros. En este contex- menuda de la parcelación tradicional, en favor de
to coexisten dos tipos de actuaciones a nivel urba- la disponibilidad y la cantidad de suelo libre.

Märkisches Viertel, Berlín. Fotografía del complejo: torres de


aspecto diferenciado según su función.

Fotografía del complejo "Hannibal". Stuttgart, 1969-1971. Jäger, Müller y Wirth. Dos bloques de orientación E/O y un tercero N/S.

La operación de Märkisches Viertel, al norte de forma que alrededor del núcleo de comunica-
de Berlín Oeste, se lleva a cabo desde 1964 ciones se despliegan en cruz las zonas de acce-
hasta 1970, bajo la dirección urbanística de Dut- so y servicio de cada piso. Predominan las
mann, Heinrichs, Müller y Fleig, suponiendo un viviendas pequeñas y medianas, variando desde
total de 17.000 viviendas sobre 280 Ha. El con- el estudio, hasta el duplex con terraza en cubier-
junto de Ungers consta de 1305 viviendas agru- ta. El tipo de tres dormitorios, de unos 90 m², se
padas en edificios de 12 a 14 pisos en los que, conforma como dos piezas-cajas, una de servi-
los módulos de distintos usos superpuestos se cio y otra de habitaciones, unidas y articuladas
perciben como torres en si mismas. Los bloques por una pieza en "L" abierta a dos orientaciones
tienen tres, cuatro o cinco viviendas por planta, y cuyos brazos contienen el estar y el comedor.
80 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

Las dos cajas comparten una configuración


similar en planta, con un pasillo lateral que da
acceso a una serie de cuartos, y en el extremo la
pieza principal (cocina o cuarto de padres) dis-
puesta en fondo de saco. A diferencia de las dos
cajas compartimentadas, en cuyas superficies
cerradas y opacas se practican puntualmente
ventanas y puertas, el fluido espacio en ángulo
se encuentra totalmente abierto en las fachadas,
donde comedor y estar reciben sendas terrazas;
así se traduce en los alzados la configuración de
la planta.
La agrupación "Hannibal", realizada a las
afueras de Stuttgart por Jäger, Müller y Wirth
entre 1969 y 1971, reúne alrededor de 1140
viviendas sociales en tres edificios de 22 a 24
pisos de altura. Al programa residencial se aña-
den terrazas, piscina cubierta, sauna y restau-
rante (en azoteas), y lavanderías, cuartos comu-
nitarios y guardería (en plantas bajas); todo ello
inserto en un entorno de parque y zonas acuáti-
cas. Dos de los bloques tienen orientación Este-
Oeste y el tercero adopta la Norte-Sur. Todos los
núcleos de comunicaciones agrupan una esca-
Viviendas de 1 y 3 dormitorios. Märkisches Viertel, Berlín. lera de un solo vuelo y dos ascensores, sirvien-
1964-70. O. M. Ungers.
do a dos o tres viviendas por nivel. Las instala-
ciones, concentradas en una franja central, son
la única restricción en la configuración de las 21
variaciones de viviendas ya que la estructura,
perpendicular a fachada, suele alojarse en las
divisiones entre ellas. La continuidad exterior de
las terrazas contrasta con los diferentes entran-
tes y salientes de las estancias. La vivienda
pasante de dos dormitorios tiene acceso
mediante un vestíbulo que se dobla en distribui-
dor, independizándose así las zonas de noche y
día, tanto en circulaciones, como en vistas y rui-
dos. El estar se conecta con un comedor dis-
puesto como extensión de la cocina, permitien-
do una doble circulación y mejorando la
interacción entre piezas. Las puertas de las
habitaciones no se enfrentan al paso a través del
distribuidor, y este, a su vez, puede cerrarse.
Estos sucesivos filtros posibilitan la gradación
de la privacidad, aunque también aumentan la
desconexión entre las dos zonas de la vivienda,
haciéndola parecer menos amplia. El ancho libre
de crujía, de casi seis metros, permite tanto la
adecuada superficie de las habitaciones, como
la provisión de almacenamiento y la útil (pero no
Viviendas de 1, 2 y 3 dormitorios Stuttgart, 1969-71. Jäger,
habitual en Alemania) separación del programa
Müller, Wirth. de aseo.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 81

1975-1990 tmodernas, buscando en la historia formas de


La crisis del petróleo provoca la disminución de la identificación entre usuario y vivienda. De 1984 a
actividad en la construcción. Los esfuerzos se 1987 tiene lugar en Berlín la IBA, exposición inter-
reconducen entonces hacia la renovación del teji- nacional de arquitectura, que recoge estas
do urbano, con una creciente participación ciuda- corrientes y en la que (en parte por el formato de
dana. Los elevados costes de la mano de obra la muestra) queda patente la disminución del
especializada y la reacción frente a la escala de tamaño y la escala de las promociones. Al final de
las soluciones del periodo anterior, restringen el este periodo, suturados ya casi todos los huecos
uso de los prefabricados. Vuelven a emplearse dejados por la segunda guerra mundial, prosigue
materiales tradicionales como el ladrillo, al que el acondicionamiento del parque residencial exis-
acompaña el desarrollo de los aislamientos térmi- tente, al que se unen la reconversión de tejidos de
cos y el recurso a galerías e invernaderos como otros usos, y la creación de pequeñas extensio-
mecanismos de control micro-climáticos. Las nes urbanas, volviendo a agrupaciones en hilera y
fachadas incorporan a menudo influencias pos- de baja altura.

Manzana 270 en Vinetaplatz, Berlín, 1977. J.P. Kleihues. Planta baja y fotografía de la fachada exterior sur durante su construcción.

IBUS. Berlín, 1989. Planta de situación.

Fotografía de la fachada sur del edificio.

En 1977, J. P. Kleihues acaba la manzana


270 de Vinetaplatz (Berlín). El conjunto, de 54 por
108 metros, cuenta con 100 viviendas en cinco
plantas, 143 plazas en un aparcamiento subte-
rráneo, y un restaurante. Las esquinas de la
agrupación tienen pasos abiertos en diagonal,
dejando libre el acceso al interior de la parcela.
Así, los portales tienen entrada desde la calle y el
patio. Este último, se ajardina de forma superfi-
Sección: entrada de la luz en invierno. cial junto al edificio, reservándose la zona central
82 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

criterio funcional-topológico, reservando las


zonas de servicio y descanso para el interior,
mientras en la cara Sur se prioriza la orientación
solar. Precisamente la vivienda a sur tiene, frente
a otros tipos, un mayor dormitorio secundario, y
una separación clara de las zonas de noche y
día. Sin embargo, la conexión entrada-estar es
menos directa, y aumenta ineficientemente la
superficie de distribución, de difícil destino para
otros usos. El adecuado tamaño del piso permi-
te generosidad en las habitaciones y en el alma-
cenamiento, pero la distribución con ausencia de
dobles circulaciones, el baño ligado a la habita-
ción principal y la cocina cerrada, separada de
comedor y estar, reducen la versatilidad de la
Vivienda de 2 dormitorios. Planta baja. vivienda.
Las 31 viviendas de ahorro energético, reali-
zadas en 1989 por el IBUS (Instituto de Investiga-
ción Arquitectónica, Ambiental y Solar), ocupan
un bloque de siete pisos de altura, con 11,5 m de
profundidad, y cuentan con jardines y terrazas
propios de los residentes, una zona verde común,
y un garaje subterráneo de 16 plazas. A las dos
primeras plantas se accede directamente desde
el jardín, y al resto de pisos a través de un núcleo
de escalera y ascensor que se prolonga en dos
galerías por la cara norte del bloque. Los vestíbu-
los, con cuartos de almacén, funcionan como
zona de amortiguación térmica y dan paso a las
escaleras de comunicación interior, que, junto
con las dobles alturas ligadas a los mecanismos
de captación solar, estructuran la secuencia
espacial y de circulación en las viviendas. No
obstante, los grandes huecos de instalaciones
(por donde se reparte además el aire caliente)
ocupan una franja central de la casa e impiden la
conexión visual entre los medios pisos salvo en el
IBUS. Ático de 2 dormitorios en 3 niveles. Berlín, 1989. hueco de la escalera. La vivienda más habitual es
la de dos dormitorios, que en el caso de ser ático
incorpora terraza ajardinada con lucernario sobre
(sin garaje abajo) para la vegetación de mayor el primer nivel. Esta amplitud se refuerza al poder
porte. Cada núcleo de comunicación, con esca- convertir cocina, comedor y estar en un único
lera y ascensor, da acceso a dos pisos por rella- espacio mediante tabiques móviles. Sin embargo,
no. Las viviendas son pasantes, y cuentan con baño y dormitorios quedan separados y a diferen-
iluminación y ventilación natural en todas las pie- te nivel, comprometiendo así la funcionalidad.
zas, incluyendo los servicios. Las crujías, de Tanto en la entrada al piso, como en el paso a la
unos cinco metros, se adecuan tanto a las diver- zona de las habitaciones se introduce un giro que
sas agrupaciones de estancias que vuelcan al ayuda a preservar la privacidad, pero impide la
patio como a las plazas de aparcamiento que percepción de la profundidad total del inmueble;
quedan debajo. En la configuración general del otra distribución podría aprovechar esta posibili-
conjunto se produce una tensión entre las caras dad y así llevar aún más allá el ensanchamiento
Norte, Este y Oeste del patio, que adoptan un visual de la vivienda.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 83

1. Urbanización residencial densa. Viviendas en hilera, sin ascensor. Biesdorf Sur, Berlín, 1999. Léon Wohlhage Wernik Architekten.

1990-2005 Además de las agrupaciones de baja altura,


La escasa costa y la posición septentrional, expli- abundan los conjuntos de VS compuestos por dos
can el clima alemán, contrastado y de inviernos bloques unidos entre sí mediante un patio cubierto
fríos. Así, las ventanas, que a menudo se desarro- o galería común. Este esquema suele tener orienta-
llan de suelo a techo, resultan más pequeñas que ción Este-Oeste para garantizar en invierno el sole-
las holandesas para evitar escapes de calor. Por el amiento de mañana y tarde en las dos fachadas
contrario, los terrenos, en general estables, facilitan públicas del conjunto (Fig. 2). Como el espacio inte-
la cimentación y permiten crujías anchas, que rior cubierto deja pasar la luz, mantiene el calor
redundan en proporciones compactas, acordes con mediante un efecto invernadero, incrementando así
la exigencia de una menor disipación de la energía. la eficiencia energética. Además de las prestaciones
Tras la década de 1970, con los sucesivos derivadas del aumento en la compacidad de la solu-
aumentos en los precios del petróleo, empiezan a ción, el cuidado en las proporciones y en el trata-
desarrollarse soluciones residenciales con mejor miento de ese ámbito interior-exterior puede dar
aprovechamiento de los recursos naturales y menor lugar a un agradable espacio de relación (Fig. 3). Es
consumo de energías contaminantes que los de habitual la solución que concentra en el patio acce-
viviendas convencionales. A menudo las agrupacio- sos y galerías de comunicaciones –a las que habi-
nes de VS restringen su número de alturas para evi- tualmente vuelcan cocinas y aseos– reservando
tar el ascensor, ahorrando inversión inicial, y gastos para las habitaciones las fachadas exteriores. En las
de mantenimiento y consumo energético derivados. agrupaciones de VS pequeñas, de uno y dos dormi-
Así, la escala pequeña de estas agrupaciones faci- torios, las viviendas de menor programa ofrecen un
lita su integración tanto en el tejido de las ciudades, lado al corredor o núcleo de comunicaciones (sacri-
como en zonas de vivienda unifamiliar. Sin embar- ficando la ventilación cruzada); y las unidades de
go, la ausencia de ascensor acarrea impedimentos dos o más dormitorios se reservan para los extre-
e incomodidades tanto para personas mayores y mos o testeros (bien resueltos), con dos o tres
discapacitados, como a la hora de realizar tareas fachadas libres (Fig. 4).
habituales como la subida de compra, el desplaza- En los casos de patios abiertos, los accesos
miento con bebés, el traslado de muebles u objetos son zonas de ancho generoso, a veces incluso
pesados, etc. (Fig. 1). separadas del plano de fachada, que permiten pro-
84 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

2. Bloque doble con patio/galería cubierto. Sección trans-


versal. Munich-Reim, 1999. Karl-Heinz Röpke.

5. Agrupación de viviendas con galería y acceso a través de


patios semiprivados con zonas de juegos, bicicletas, etc.
Friburgo, 2001. P I A Architekten.

3. Bloque doble con patio cubierto Munich-Reim, 1999. Karl-


Heinz Röpke.

4. Bloque de 43 viviendas de 1 a 3 dormitorios. Las unidades grandes tienen doble orientación y ocupan testeros y medianera.
En muchos de los cuartos de baño se reserva un espacio para poder alojar el programa de limpieza de la ropa. Munich, 2002-
2004. Meck Architeckten.

cesos de apropiación por los propios vecinos con mucho menor de las promociones recientes, se
plantas, juguetes, etc. Si se mantienen cuidados, añade el hecho de que los edificios suelen ser más
estos ámbitos contrastan con la imagen dura e bajos y colocan sus galerías volcando a patios de
impersonal que se tiene de los corredores comunes escala controlada. Estos espacios cuentan a menu-
de los grandes bloques de los años 60. Al tamaño do con jardines y zonas de juegos para niños, y
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 85

además son transitados para acceder a las vivien-


das (Fig. 5). Así se estimula la vecindad y una cierta
supervisión social en el uso y disfrute de estos luga-
res semipúblicos, cuya escala controlada les evita
resultar desangelados.
Aunque más habitual que en España, es rara la
mezcla de usos no residenciales en edificios con VS
a no ser que la ubicación posea una relevancia des-
tacada en el entorno. En el exterior de las VS predo-
minan los colores claros y son frecuentes las estruc-
turas y comunicaciones ligeras, metálicas o de
madera, resueltas mediante uniones atornilladas.
No se trata sólo de emplear materiales reciclables:
los esbeltos elementos metálicos dejan pasar más
luz, mientras que la madera aporta cierta calidez y
una textura agradable. Los aislamientos térmicos en
fachada adquieren gran grosor y se colocan al exte-
rior donde resultan más eficaces (Fig. 6)
Respecto a la distribución interior, entre las VS
alemanas abundan las plantas despejadas y lógicas,
con las zonas húmedas (baño y cocina) agrupadas. 6. Aislamiento térmico de espesor e=10 cm. Munich, 2002-
2004. Meck Architeckten.
A diferencia de lo que ocurre en Francia u Holanda,
en Alemania el programa de aseo no se suele segre-
gar en distintos cuartos, y es más corriente concen- ción en el número de habitaciones respecto a las VS
trar todos los aparatos en un solo espacio, a menu- francesas, favorece plantas más flexibles capaces
do incorporando también el equipo de lavado (Fig. de adoptar distintas configuraciones, mediante la
4). Esta menor compartimentación, unido a la reduc- combinación de esos pocos elementos (Fig. 7).

7. Agrupación de 87 viviendas, zonas comunes y comercio. Diversas posibilidades de distribución a partir de una planta. Kronsberg,
Hannover, 1998-1999. Fink + Jocher.

FRANCIA Le Havre (1945-50) como en St. Denis-París


(1946-50), la ordenación muestra cierta continui-
1945-1960 dad con experiencias urbanísticas previas, y el
Son características de la primera época de arquitecto responsable es una figura consagrada.
reconstrucción, las actuaciones urbanas exten- Por tanto, en estos grandes encargos prevalece
sas, de estructura ortogonal en las que se gene- la seguridad de una solvencia contrastada, frente
raliza el empleo del hormigón armado. Tanto en al riesgo de la innovación o la experimentación.
86 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

Planta de la actuación de Saint Denis (París), 1946-50.


André Lurçat.

Planta general de actuación. Le Havre, 1945-50. A. Perret.

Fragmento del alzado a la Av. del Coronel Fabién. La avenida principal con el Hotel du Ville a la izquierda.

El proyecto de St. Denis, a cargo de André Lur- algo atenuada por la adecuada superficie de las
çat, prevé la construcción de 1200 viviendas y dota- habitaciones y la equivalencia entre todas ellas, lo
ciones (escuela, centro cultural, comercios, oficina que permite que puedan acoger usos distintos al de
postal, etc). En esta ordenación, que auna ortogo- descanso. En la vivienda tipo, de 3 dormitorios y
nalidad y simetría beaux-artiana, hay una cierta unos 90 m2 c., la generosa longitud de fachada ase-
autonomía entre urbanización, parcelación y edifi- gura la ventilación directa de todas las piezas, pero
cación. Predominan los bloques lineales que no alarga también el pasillo distribuidor, aunque aquí
configuran calle en el sentido tradicional, pues en su ancho permite incorporar estanterías, etc.
lugar de alinearse, se sitúan a distintas distancias En la intervención dirigida por Auguste Perret,
de las vías. En los bordes de la actuación, algunos predominan las manzanas con bloques en L cuyos
edificios se disponen atravesados, cerrando o lados se alinean a las calles o a los espacios más
rematando perspectivas, pero elevados para dejar representativos. Perret adopta como base un
pasar las calles por debajo, conformando así módulo general de 6,21 m, ancho en el que caben
secuencias de acceso al conjunto. En la Avenida del tanto dos habitaciones de 3 m, como un estar de 4
Coronel Fabién, abundan los volúmenes lineales de m más la cocina y/o un baño, de 2 m. En la cons-
5 pisos y con una entreplanta destinada a trasteros. trucción, en gran medida prefabricada, se usa una
Se trata de bloques pasantes, tanto Este-Oeste división del módulo (0,69 m= 1/9 de 6,21) como
(con los estares siempre a la calle principal) como medida adecuada a la escala interior de la vivienda,
Norte-Sur. En este último caso, la cara norte aloja carpinterías y viguetas. El complejo "Hotel de Ville"
las escaleras, y las zonas de servicio, mientras que es el conjunto más representativo de la intervención
la fachada sur la ocupan las habitaciones y el estar. e incluye comercios y dotaciones, entre otras un
Precisamente el estar determina la distribución de la teatro. La vivienda tipo de esta estructura –de unos
vivienda, ya que siempre cuenta con dos orientacio- 95 m2 c.– es pasante y cuenta con tres dormitorios.
nes, habitualmente enfrentadas, o en L en el caso Dos habitaciones se agrupan en una fachada, mien-
de las viviendas de extremo. Ésta última pauta tras que en la otra cara, el estar, la cocina y un dor-
determina la secuencia de acceso a la vivienda mitorio pueden comunicarse entre si mediante
mediante un pasillo distribuidor que primero atravie- paneles móviles; cuando éstos están abiertos se
sa la zona de habitaciones y servicios para llegar al puede disfrutar de un espacio del ancho entero de
final al salón. La inversión de la privacidad queda la vivienda. Existen distintos mecanismos que per-
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 87

Vivienda de 3 dormitorios. Av. del Coronel Fabién. Vivienda de 3 dormitorios. Hotel de Ville. Le Havre, 1945-50.
Saint Denis, 1946-50.

miten dobles circulaciones: el baño atravesable y mente cuantitativa. Se confía en la autonomía de la


conectado con dos dormitorios; el armario exento y edificación (principalmente en la mezcla de largos
por tanto rodeable que separa el estar de la zona bloques lineales y de torres), desligando ésta de las
–independizable– del dormitorio de hijos y el aseo; tradicionales pautas del urbanismo. Cobra más
y, finalmente, la terraza que conecta cocina y estar. importancia la liberación de suelo que su ordena-
ción mediante la parcelación, o a través de la
1960-1975 estructura del viario. Estas características, se pue-
En esta segunda etapa, la construcción de vivien- den observar tanto en el ejemplo de Les Courtille-
das sociales se plantea como una cuestión básica- res, como en el de Bron-Parilly.

Planta de actuación y fotografía aérea del bloque longitudinal curvilíneo con el parque interior. Les Coutilleres, París. E. Aillaud.

Planta de la actuación y fotografía, con el bloque lineal rectilíneo sureste a la derecha de la imagen. Bron Parilly, Lyon. R. Gagès.
88 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

Emile Aillaud dirige Les Courtilleres, que cuenta


con 1142 viviendas, grupos escolares, una plaza que
aloja un mercado semanal, comercios, y un centro de
servicios públicos y sociales. Casi toda la vivienda se
concentra en un bloque lineal serpenteante de más
de un kilómetro de longitud que encierra un parque
de cuatro hectáreas, y dos grupos de torres con
planta de estrella, desperdigadas en el paisaje. El
bloque lineal –sin ascensor– tiene una altura de 5
plantas sobre un cuerpo bajo destinado a trasteros,
alojando en total 791 viviendas de 1 a 4 dormitorios.
Por su parte, las torres son todas de 13 pisos (con
dos ascensores) y alojan 3 viviendas de 2 dormitorios
por planta. La construcción, industrializada, aplica la
patente Camus de paneles de hormigón con aisla-
miento incorporado. Las viviendas coinciden en la
disposición, junto a la entrada, del núcleo húmedo.
Cocina y cuarto de baño (sólo con ducha) se sitúan
espalda con espalda compartiendo instalaciones
con un retrete, adyacente, que es la única pieza sin
luz ni ventilación directa. Las viviendas son todas
pasantes, pero en las torres cuentan con una tercera
fachada, que permite variar la posición de las venta-
nas en función de la orientación. En el bloque, las
crujías paralelas a fachada albergan habitaciones, y
el dormitorio principal tiene acceso independiente
desde el vestíbulo, compartiendo fachada con el
estar. Las viviendas pequeñas son mejores que las
mayores, ya que disponen del mismo programa
Arriba, torre (uds. de 2 dormitorios). Abajo, bloque (de 1 a 4 higiénico y de un estar-comedor pasante que se pier-
dormitorios). de en las viviendas de 3 y 4 dormitorios, en las que
el paso a una habitación se produce a través del
estar. En la torre hay una separación más definida
entre las habitaciones y el resto del programa, así
como una mayor riqueza en los huecos de fachada y
en la secuencia de entrada al edificio desde la calle.
René Gagès coordina Bron Parilly en Lyon,
donde 2607 viviendas dan alojamiento a unas
10.000 personas, en tres bloques longitudinales
paralelos a grandes vías de comunicación. Las
zonas escolares, culturales y administrativas quedan
protegidas tras los bloques, y constituyen el nexo de
unión con el tejido de vivienda unifamiliar existente
en la zona, cuya pequeña escala y textura contrasta
abruptamente con la de la propuesta. La nueva
construcción, enteramente prefabricada, se rige por
un módulo de 5.30 m de largo, 2.50 m de alto y 2.40
m de ancho, cuyas combinaciones dan lugar a los
diferentes tipos de vivienda, todos de doble crujía y
estructura perpendicular a fachada. Los edificios, de
entre 7 y 13 plantas, tienen dos circulaciones: una
Viviendas tipo: arriba de 1 y 2 dormitorios, abajo duplex de 4 horizontal, mediante galerías en fachada cada tres
habitaciones.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 89

plantas; y otra vertical, mediante núcleos de escale- 1975-1990


ra y ascensor. El corredor da acceso directo tanto a Las consecuencias de la rápida y masiva produc-
las viviendas de 1 dormitorio, como a los duplex de ción residencial de la etapa anterior concitan
4 dormitorios; mientras las escaleras sirven al resto diversas reacciones en este periodo. Aunque, a
de tipos: desde el estudio, a las viviendas de 2 y 3 menudo, los cambios afectan meramente a cues-
dormitorios, que son las más numerosas. La medida tiones estilísticas o de fachada, no obstante, se
de la fachada restringe las posibilidades de combi- reduce la cantidad de viviendas por intervención,
nación, tanto en la zona de noche, entre dormitorios; introduciéndose así al menos cierta heterogenei-
como entre el estar y la cocina/baño. Por otra parte, dad. Lamentablemente, en muchos casos, este
la reducida dotación higiénica –un retrete separado posible factor aligerante, no sólo no es aprove-
de un cuarto de ducha– es la misma para todos los chado, sino que se contrarresta añadiendo teatral
tipos de vivienda, resultando inadecuada para los grandilocuencia a desatinos previos. Siendo
pisos de más de 2 dormitorios (la mitad del total) y característicos del periodo, los ejemplos analiza-
sobre todo para los duplex previstos para alojar dos no se encuadran dentro de la postmoderni-
entre 6 y 8 personas. dad más figurativa.

Plano de situación, con la actuación en rojo, y fotografía del conjunto residencial. Marne-la-Valleé, París, 1974-80. Henri Ciriani.

Nemausus. Emplazamiento, sección transversal por duplex, y escorzo de la proa de un bloque. Nimes 1985-87. J. Nouvel.
90 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

En Marne-la-Valleé (1974-1980) Ciriani dispo- y su envejecimiento. En el bloque lineal, el núcleo


ne 300 viviendas y dotaciones en dos estructuras de comunicaciones interior (sin ventilación ni ilumi-
perpendiculares: un bloque de 180 metros alineado nación directa) aloja una escalera circular y un
con una avenida, constituyendo un "frente de urba- ascensor, dando acceso a cuatro unidades por
nización" en un entorno disperso; y un conjunto de planta. Esta solución ensancha el edificioy aumen-
dos piezas aterrazadas con una conexión peatonal ta su compacidad, ganándo así densidad residen-
interior, que atraviesa el bloque lineal, conectando cial e inercia térmica. Sin embargo, se sacrifica la
avenida y entorno. La integración de estos elemen- doble orientación de muchas viviendas, y algunas
tos en la ciudad (similar en ejemplos londinenses e quedan sólo con fachada a Norte. La unidad más
italianos) supera el esquematismo de años previos. habitual del conjunto, de dos dormitorios, tiene una
Sin embargo, la decoración de fachada mediante distribución convencional enriquecida, mermada
tramas de cuadrados (con eco en la fenestración), por una fachada cuyos quiebros sacrifican flexibili-
así como la articulación de volúmenes en pos de dad interior, limitan superficies útiles, y coartan
monumentalización, señalan la época del proyecto usos. La doble circulación entre cocina, terraza y
estar se entorpece en el paso a la habitación cuan-
do el exterior se pliega a ocurrencias compositivas,
obviando la unidad y la funcionalidad de la pieza
tras la fachada. Esta falsa escala sin referencia a
bloque, vivienda, o habitación, arruga una planta en
lo demás pulcra y discreta; tópica, pero apreciable
en su sencillez y limpieza.
Las 114 viviendas sociales experimentales
"Nemausus" en Nimes adoptan pautas de un pro-
yecto anterior de Nouvel en Saint-Ouen: sacrificio
de zonas comunes cubiertas en beneficio de
superficie para viviendas, variaciones sobre el tipo
pasante y su sección, acabados tomados de los
sectores industrial y de oficinas, y el esquema de
dos bloques lineales paralelos, si bien en Nimes
ambos tienen 5 plantas y los garajes en semisóta-
nos abiertos. El buen clima y la vida mediterránea
Viviendas tipo de 1, 2 y 3 habitaciones en un segmento
del bloque lineal.
promueven galerías y puertas tipo garaje, permi-
tiendo la apropiación del espacio próximo y la com-
pleta apertura del estar al exterior. Frente a estas
cualidades, es incongruente la posición exenta de
las escaleras comunes, bloqueando las vistas. Por
otra parte, es cuestionable la reducción de costes
de construcción en favor de amplitud en las vivien-
das, si los inquilinos no pagan el alquiler en función
del precio del edificio, sino de la superficie de sus
pisos. Casi todos los tipos son de ancho y largo
constantes (5x11,50 m) variando en sección y dis-
tribución en planta. Es característico el duplex de
dos dormitorios y escalera interior paralela a facha-
da; con un núcleo húmedo rodeable en planta baja,
y zona de noche (dos habitaciones y baño) arriba.
La galería da paso directo, sin vestíbulo, a una
cocina-comedor que, por amplitud y posición,
puede alojar otros usos. Tras un retrete sin lavabo y
un trastero, se sitúa la escalera, en un raro espacio
a doble altura sin luz natural directa, pero que, gra-
cias a una ventana interior de suelo a techo en la
Duplex de 2 dormitorios y 93 m2.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 91

habitación principal, consigue cierta iluminación, y públicas de Yves Lion (Fig. 8), ambos en Paris, así
que se perciba el fondo de la vivienda a través del como las rústicas viviendas sociales de Eduard
piso superior. En este afán por explotar la espacia- François en Louviers (Fig. 9), hacen un énfasis
lidad doméstica, prima la continuidad visual, con el especial y espacial en las zonas abiertas, de
uso de puertas vidriadas y elementos industriales carácter entre público y privado, que se ligan a los
de trama metálica para lograr transparencia, a accesos. La variedad de estos patios de entrada,
veces a costa de una mayor superficie para las zaguanes, umbrales y terrazas, situados en distin-
habitaciones. tas disposiciones y alturas, enriquece las posibili-
dades visuales y de apropiación de los vecinos de
1990-2005 la secuencia de tránsito entre la calle y la vivienda.
Tanto histórica como geográficamente, hay una Respecto a la distribución interior, las habita-
serie de relaciones y afinidades que se establecen ciones francesas –como las de Holanda y Alema-
en mayor medida con nuestro país vecino que res- nia– suelen ser más amplias que las de las VS
pecto a los otros casos estudiados en este trabajo. españolas. Sin embargo, en contraste con los otros
A factores climáticos y socioculturales, se añade la países estudiados, la VS francesa apenas hace uso
referencia que Francia ha constituido y aún supone de tabiques móviles o puertas correderas. Esta cir-
para España en términos de política, dada su tem- cunstancia es especialmente llamativa en el caso
prana integración en las estructuras europeas. En de las viviendas de un único dormitorio, que no
este contexto, pueden empezar a entenderse las suelen contemplar la incorporación temporal de
semejanzas entre las VS galas y las españolas, parte de la habitación por el estar, cirunstancia que
tanto en el programa inmobiliario, como en otros permitiría ensanchar la vivienda visualmente. Cuan-
aspectos. do se pasa directamente del estar a una habitación
Quizás la circunstancia más característica de suele ser través de una puerta normal, en una situa-
la vivienda social francesa reciente sea su plena ción forzada por limitaciones de superficie, pero no
urbanidad. En Alemania y Holanda abundan los aprovechada para ganar amplitud o flexibilidad. De
crecimientos suburbanos, cercanos pero separa- forma similar se coarta la relación entre cocina y
dos de las grandes ciudades consolidadas, por estar, ya que habitualmente ambas piezas se sepa-
ejemplo Kronsberg junto a Hannover, y las localida- ran mediante un tabique fijo, que si bien puede evi-
des Vinex en los Paises Bajos . En Francia, sin tar la propagación de olores, también aísla a quien
embargo, la VS ha adquirido protagonismo en la cocina, empobreciendo las relaciones visuales y/o
regeneración de los tejidos históricos de grandes sociales, así como las circulaciones. Esta ausencia
ciudades como París (Fig. 1) y en la creación o con- de paramentos móviles hace que se perciban las
solidación de nuevas zonas estratégicas como Lille VS francesas como más estancas y rígidas, aunque
(Figs. 2 y 3). En ambos casos, los edificios con VS también influye la mayor proporción de hogares de
tienen un perfil y una escala ajustados a la ciudad, gran tamaño, lo que suele implicar más habitacio-
incluyendo usos no residenciales y superando nes y por tanto más particiones.
habitualmente la "barrera de la escalera", ese limi- En cuanto a las piezas de aseo, se independi-
te que fija la altura máxima de los edificios sin zan las funciones, y el cuarto de baño (que incorpo-
ascensor entre tres y cinco pisos. ra bidé) es una pieza autónoma del retrete. Sin
La densidad y variedad urbanas se trasladan embargo, aún separados físicamente, ambos equi-
a las formas de acceso: en la VS francesa son pos no se suelen desligar sino situarse adyacentes
habituales los bloques con corredores interiores para compartir y agrupar los conductos de instala-
bilaterales (pasillos con unidades a ambos lados) ciones (Figs. 4, 5, 6 y 9). Esta disposición y el tama-
que sirven a viviendas con una sola orientación, ño del equipo de servicio permanecen práctica-
normalmente Este u Oeste. También abundan los mente constantes independientemente del tamaño
núcleos de comunicación con 3 ó 4 viviendas por de la vivienda, de tal forma que cuanto más peque-
descansillo que, en este caso, logran dos orienta- ña es la vivienda, más ocupan relativamente las
ciones enfrentadas o perpendiculares según se zonas de servicio respecto a la superficie total. A
dispongan las unidades en los testeros o las veces se reserva un espacio para el equipo de lava-
esquinas (Figs. 4, 5 y 6). Algunos ejemplos espe- do en la zona de aseo corporal, lejos de los olores
cíficos, como el edificio para empleados de Corre- del retrete, en contraste con la solución más común
os de Philippe Gazeau (Fig. 7) y las viviendas en Alemania.
92 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

Ejemplos de edificios de vivienda social insertos Ejemplos de vivienda social con predominio del acceso
en la trama urbana (Figs. 1, 2 y 3). por corredor bilateral y separación por usos en la zona
de servicios (Figs. 4, 5 y 6).

1. París, 2006. Brenac + González.

4. París, 2006. Brenac + González.

5. Lille 2005. Beal, Blanckaert, Beel.

2. Lille 2005. Beal, Blanckaert, Beel.

3. Lille, 2002. Lalou + Lebec. 6. Lille, 2002. Lalou + Lebec.


2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 93

Ejemplos de edificios de vivienda social con secuencias época aplicando algunos de los principios de los
de acceso elaboradas a través de espacios semiabiertos congresos CIAM. Los crecimientos de esta y otras
(Figs. 7, 8 y 9).
ciudades holandesas incorporan las modernas
inquietudes locales, buscando integrar distintas
escalas en el proyecto residencial urbano.

Planta de la actuación dirigida por Lotte Stam-Besse.

7. París, 1995. Philippe Gazeau.

8. Villejuif, 2002. Yves Lion. Fachada y portal de uno de los bloques lineales.

9. Louviers, 2006. Eduard François.

PAÍSES BAJOS

1945-1960
La capitulación de los Paises Bajos ante Alemania
se produce tras el bombardeo de la ciudad de Rót- Planta de la actuación y vista de una calle perpendicular al
terdam, en cuya reconstrucción y expansión partici- bulevar central. Klein Driene, Hengelo. H. Van den Broek y J.
pan muchos de los arquitectos y urbanistas de la Bakema.
94 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

El desarrollo urbano de Pendrecht (1949- dentro de la diversidad" que persigue la variedad


1952) dirigido por L. Stam-Besse, supera la esque- de espacios y la animación de la vida urbana de
mática e indistinta repetición del bloque lineal los barrios históricos, a partir de la racionalidad
abierto, mediante la integración en una unidad de constructiva, unos pocos tipos de vivienda, y un
bloques de vivienda con distintas orientaciones y esquema sencillo de agrupamiento. Hay seis
alturas. La actuación, con 6134 viviendas, hereda estructuras similares a lo largo de una avenida
influencias de los CIAM, y del grupo Opbouw, y se Este-Oeste, y dos conjuntos en los extremos, para
resuelve mediante un acercamiento multiescalar enganchar con el tejido existente. Cada una de las
desde la vivienda hasta el distrito. Así, se articula seis agrupaciones reune 101 viviendas en cuatro
un conjunto que –a modo de sello o patrón– se edificios de diversas alturas y tipologías. Estas
repite varias veces a lo largo de cada actuación. La áreas son sólo accesibles a pie, evitando así las
intervención, que incorpora distintas áreas verdes molestias del tráfico motorizado.El bloque más
agrupando la mayor parte de los comercios en una largo de cada conjunto aloja 30 viviendas de tres
plaza central, se restringe a vivienda pública para dormitorios en un volumen de tres alturas más
trabajadores. Tras más de 50 años, la edificación semisótano, con acceso mediante escaleras y dos
residencial sigue siendo colectiva y estrictamente pisos por rellano. Este tipo, de 66 m² útiles y 80 m²
de alquiler, lo cual implica cierta segregación construidos, tiene reducida al mínimo la superficie
social. Sólo ahora empiezan a demolerse partes servidora: un amplio vestíbulo distribuidor da paso
que se sustituyen por nuevas viviendas y equipa- a casi todas las piezas de la vivienda; mientras la
mientos, incorporando la tenencia en propiedad. El cocina y la zona de aseo, junto a la entrada, libe-
bloque de Nefkens remite a la propuesta de Van ran el resto de la planta. Los dormitorios ocupan la
den Broek para Vroesenlaan, con tres alturas sobre cara norte del bloque, mientras que estar, cocina y
una planta baja con trasteros y espacios de juego zona de aseo comparten el alzado sur con las
cubiertos pero abiertos. La vivienda de tres dormi- escaleras. En ambos fachadas, la vivienda incor-
torios tiene dos crujías (de 3 y 4,5 m) perpendicu- pora terrazas que permiten una doble comunica-
lares a fachada. La zona de noche no se separa de ción: en un lado, entre los dormitorios mayor y
la de día, sino que estar y dormitorio principal se menor; y en el otro lado, entre el estar y la zona de
disponen juntos, mientras en la otra cara se agru- servicio. En esta última zona se puede apreciar la
pan el resto de dormitorios, la zona de aseo y la época e idiosincrasia de la vivienda. Por la separa-
cocina que, situada junto a la entrada, queda algo ción del retrete y el acceso al baño a través de la
lejos del estar. El vestíbulo-distribuidor (con acce- cocina, se puede deducir que la pila de lavado era
so a casi todas las piezas), la agrupación de las también usada para el aseo personal. Por otra
zonas húmedas, así como las terrazas (una por parte, la distribución de este piso incorpora una
cada fachada), se incorporan y mejoran en el partición móvil entre el estar y el dormitorio princi-
siguiente ejemplo. pal, que posibilita unir ambos y disponer de toda la
El proyecto Klein Driene de Van den Broek y profundidad de la vivienda, como ya hiciera el pro-
Bakema para Hengelo, aloja 662 viviendas en 12,8 pio Van den Broek en 1934 en el proyecto De Een-
hectáreas y pone en práctica el principio "unidad dracht (Rótterdam).

Viviendas de 3 dormitorios. Pendrecht, Rótterdam, 1952. Viviendas de 3 dormitorios. Klein Driene, Hengelo,1950-58.
H. Nefkens. Broek & Bakema.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 95

1960-1975 independientemente del tamaño y ubicación de la


A principios de este periodo, el crecimiento eco- actuación. La estricta separación tanto de los
nómico y demográfico empuja la construcción de usos por zonas, como de los tráficos peatonales
gran cantidad de viviendas, a veces acarreando y motorizados; así como la envergadura de las
un cierto esquematismo, al repetir fórmulas pre- promociones, inciden significativamente los
viamente ensayadas, o seguir principios teóricos resultados.

Planta de la actuación T'Holl. Van den Broek & Bakema. Sección explicativa por uno de los bloques lineales de cierre.

Alzado al lago de uno de los grandes bloques de planta hexagonal.

Bijlmermeer. Planta de la actuación general.


96 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

variedad en tipos y formas de tenencia. A la VS


colectiva en alquiler, se suma vivienda en propie-
dad y unifamiliar. El paso al tráfico motorizado se
limita, reservándose el centro del conjunto para
zonas verdes y peatonales. Los elaborados espa-
cios intermedios entre calle y vivienda se mantie-
nen en buen estado. En el frente norte, más territo-
rial que urbano, el conjunto cobra una escala
mayor que se resuelve mediante vivienda social
colectiva. Estos edificios-pantalla y torres de cinco
a doce alturas recuerdan a su propio proyecto de
Berlín (Hansa Viertel, 1957) pero con el corredor de
acceso trasladado del interior a la fachada. En el
resto de la intervención predominan las viviendas
de dos pisos, más acordes con el entorno. Los 14
tipos de vivienda tienen un aspecto unitario al com-
partir materiales y detalles constructivos. La vivien-
da de cuatro dormitorios se resuelve en tres
medios niveles; el primero se destina a las zonas de
día (estar y cocina) y los dos restantes a las de
noche (habitaciones y baño). En esta distribución
Viviendas de 2/4 dormitorios. T'Holl. Eindhoven, 1972. Van es reseñable la inclusión de un trastero interior
den Broek & Bakema. junto a la entrada, la posibilidad de doble circula-
ción entre estar y cocina (con pasaplatos incluido)
y los usos separados en el baño del segundo nivel.
Sin embargo, algunas habitaciones y baños son
pequeños, y la rígida compartimentación no apro-
vecha el partido espacial que ofrece la configura-
ción de la escalera.
Bijlmermeer, de Kromhout y Groet, es uno de
los cuatro Pólderes al sudeste de Ámsterdam que,
entre 1966 y 1969 se proyecta para alojar 100.000
personas. La intervención ocupa 2500 hectáreas
de las cuales 900 se destinan a uso residencial, 250
a industria, 200 a dotaciones y 450 a parques; las
700 restantes se reservan para desarrollos futuros.
El proyecto tiene dos características básicas: la
especialización de las circulaciones, con separa-
ción de flujos rodados y peatonales, y del estacio-
namiento. La concentración de la vivienda en gran-
Viviendas de 3 dormitorios. Bijlmermeer, Ámsterdam, 1972.
des bloques de planta hexagonal, alcanzan diez u
Kromhout & Groet. once pisos de alto y 600 metros de largo, con
extensas zonas verdes entre ellos .El acceso a la
mayoría de las viviendas se produce a través de un
El barrio de T'Holl (1962-1972), de Bakema y corredor cubierto pero abierto al exterior, al que a
Van der Broek, reúne 1007 viviendas, dos escuelas menudo dan no sólo la cocina y el cuarto de baño,
y un jardín de infancia, en 33 hectáreas, como parte sino también una de las habitaciones. El piso más
del crecimiento de Eindhoven. El conjunto surge de habitual de tres dormitorios, tiene una profundidad
las inquietudes de una asociación de trabajadores de 11 m (a la que se añaden terraza y corredor) y
de Philips y tiene financiación mixta, privada y una anchura de dos crujías de 5 y 4 m, para las
pública. Adopta la estrategia espacial, con base en zonas de noche y día respectivamente. Tanto la
un patrón, de Pendrecht y Klein Driene, pero añade vivienda, como las piezas en sí mismas no son
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 97

pequeñas (habitaciones entre 9 y 12 m² y estar de 1975-1990


25 m²), sin embargo, en este caso, la cantidad no Desde mediados de los años 70 se realiza un
redunda en calidad. Al doble vestíbulo de entrada, esfuerzo de mantenimiento del parque residencial
le sigue un amplio distribuidor (cuyo aprovecha- existente a resultas de la presión de la población
miento queda comprometido por las entradas a los urbana. Al principio, el proceso es meramente con-
dormitorios, zona de baño, y trastero). Estos filtros servacionista, pero más adelante se interviene
previos consumen una excesiva superficie, al tiem- sobre proyectos de vivienda de los años 20 (como
po que su posible función como salvaguardia de la el Kiefhoek en Rótterdam) en los que el pequeño
privacidad se contradice con la exposición del dor- tamaño de las viviendas originales obliga a agran-
mitorio a los ruidos, vistas e inclemencias propios darlas o unir varias entre sí hasta cumplir con están-
de la estrecha galería colectiva. El trastero interior y dares mínimos. También se inicia la conversión en
la separación del programa de aseo aportan pres- viviendas de edificios industriales y almacenes en
taciones, pero también compartimentan una vivien- antiguas zonas portuarias. En Holanda el Postmo-
da que tan sólo permite una doble circulación a tra- dernismo tiene poca incidencia frente al Estructura-
vés de la terraza. lismo y las referencias al Movimiento Moderno.

Haarlemmer Houttuinen. Planta de la actuación, sección transversal y vista de la calle interior con los portales y los balcones.

Hillekoop. Planta de la torre en abanico: seis viviendas por planta. La torre (izquierda) y el bloque serpenteante.

Haarlemmer Houttuinen es una calle céntrica tonal pública de siete metros de ancho entre las dos
de Ámsterdam sobre la que, entre 1978 y 1983, se nuevas hileras residenciales. El proyecto de Hertz-
realiza una operación de renovación urbana. En ella berger enriquece funcional y espacialmente esta
colaboran los arquitectos Hertzberger, Van Herk y calle con porches-terraza como umbral de las
Nagelkerke, sobre un esquema común. La interven- viviendas en planta baja y primera, y con un trata-
ción restaura la continuidad en los frentes de facha- miento en detalle de las escaleras que dan acceso
das hacia el puerto y, en lugar del habitual patio de a las viviendas de las plantas superiores. El proyec-
manzana –interior y privado–, plantea una calle pea- to consta de 30 viviendas agrupadas en una hilera
98 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

esta vivienda es que (excepto la cocina) las estan-


cias y habitaciones son bastante pequeñas.
El proyecto de Hillekoop, Rótterdam, realizado
por Mecanoo entre 1985 y 1989, comprende 197
viviendas en tres edificios, además de un centro
comunitario y locales comerciales. Los tres elemen-
tos residenciales son: una torre de 18 plantas, que
marca la entrada a la zona; un bloque largo y sinuo-
so de seis alturas que sigue la línea del Metro y defi-
ne el espacio del conjunto; y un pequeño edificio en
esquina, de tan sólo dos pisos, en relación con las
preexistencias de los alrededores. La torre, con vis-
tas sobre el cercano puerto, dispone seis viviendas
en una planta en forma de abanico, que remite a las
torres residenciales de Alvar Aalto en la década de
1960. A diferencia de aquellas, la construcción es
aqui prefabricada, y los paneles de fachada se tiñen
de color en lugar de mantener el blanco habitual del
finlandés. Los tipos de vivienda se reducen básica-
mente a los de dos y tres dormitorios. Los pisos de
tres habitaciones se reservan para los extremos, y
Viviendas duplex de 3 dormitorios. Ámsterdam, 1978-82. los de dos dormitorios, más numerosos, ocupan la
H. Hertzberger. parte central de la planta. En la configuración de
vivienda más habitual, la entrada se produce por un
vestíbulo-distribuidor desde el que se accede a
todas las piezas. Las zonas de día y de noche se
separan en distintos lados: la cocina, en la que ape-
nas se puede desayunar, cuenta con un pasaplatos
hacia el estar, que se sitúa a continuación y desde
el cual se pasa a la terraza que queda en fachada,
delante de las habitaciones. La zona estrictamente
de servicio es adyacente al corredor de acceso y
cuenta con un retrete separado, un generoso cuar-
to de ducha con lavabo y otro de almacenamiento
Vivienda de 2 dormitorios en la torre Rótterdam, 1985-89.
Mecanoo.
de 1,5 m². La entrada a estos cuartos (cuyas puer-
tas abren hacia fuera) se produce desde un recodo
del distribuidor que queda frente a la entrada a los
de cuatro alturas, resultado de apilar unidades dormitorios, oculto desde la entrada. Con 10 y 16
duplex, unas encima de otras. Todas las viviendas m², las habitaciones son amplias, aunque sólo el
son accesibles desde la vía peatonal, en una rein- dormitorio principal permite cambiar la orientación
terpretación a medio camino entre la batería de de la/s cama/s.
accesos y el porche de tradición holandesa que
facilita la entrada individual y directa desde la calle. 1990-2005
La vivienda separa por niveles las zonas de día Al amparo de un sofisticado sistema de asociacio-
(abajo) y las de noche (arriba). La escalera y las nes privadas sin ánimo de lucro, la VS neerlandesa
zonas de servicio se reducen al mínimo, disponien- contemporánea alcanza una calidad excepcional-
do abajo un retrete y arriba un cuarto de ducha. En mente alta y goza de una mayor diversidad que la
la planta baja, la cocina dispone de dos accesos, de Alemania o Francia. La mayor parte de los edifi-
desde el porche y el pasillo distribuidor, además de cios residenciales se mantienen dentro de unos
un paso hacia el estar. Éste, a su vez cuenta con márgenes estilístico-formales que evolucionan a
otra entrada desde el pasillo, posibilitándose así una partir de un continuo reciclaje de la tradición moder-
gran variedad de circulaciones. Un inconveniente de na. Sin embargo, esta característica común alberga
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 99

3. Hollandse huisjes (238 viviendas). Reinterpretación del Porche


de La Haya. La Haya, 1993. A. Siza + Geurst & Schulze.

1. Edificio Atrio Galecop (144 vivs.). Acceso por galerías.


Nieuwegein, 1996. Kees Christiaanse A&P.

4. Viviendas con habitación extra a galería. Pisos para ancianos.


Rótterdam, 1994. Karelse Van der Meer architekten.

privado. El agua atempera el clima, lluvioso pero


más moderado que el de otros países de similar lati-
tud. Esta circunstancia permite ventanas compara-
tivamente grandes, adecuadas para aligerar la
fachada e iluminar la profunda vivienda holandesa.
En cuanto al programa inmobiliario, tal y como
se entiende en este trabajo, es posible identificar
2. Rieder 1&2 (61+87 viviendas). Entrada en batería a 4
viviendas. Rótterdam, 1995. De Nijl architektenkombinatie.
varios aspectos propios y específicos de los Países
Bajos. En el acceso a las promociones sociales pre-
domina la mezcla de escaleras comunes y galerías
una gran variedad en cuanto a sistemas de acceso, que dan servicio a varias viviendas de forma colecti-
tipologías y plantas de viviendas. va (Fig. 1). Sin embargo, las entradas individualizadas
A nivel general, el característico territorio de los desde la calle (i.e. la batería de accesos y el denomi-
Países Bajos y su permanente tensión con el agua nado porche de La Haya) tienen un gran peso relati-
influyen en aspectos edificatorios tales como la vo en Holanda, como demuestran varios proyectos
cimentación, el tamaño de los huecos, la imperme- (Fig. 2) y la reinterpretación que de esta forma de
abilización, etc. Los suelos –valiosos por el esfuer- acceso hacen algunos arquitectos foráneos (Fig. 3).
zo con el que se ganan al mar– son propicios a La merma en privacidad que supone un acce-
encharcarse, proporcionando un mal asiento. En so por galería a la que dan una o más habitaciones,
consecuencia, las construcciones son poco pesa- puede obviarse, como sucede en algunos casos en
das, de crujías estrechas, y mucho fondo. Tradicio- los que esos cuartos parecen no considerarse
nalmente predominan los edificios residenciales en como dormitorios (Fig. 4), o bien superarse, como
hilera de tres a cinco alturas en los que, a diferencia ocurre a menudo mediante la hábil superposición
de lo que ocurre en otros países, son muy valoradas de niveles dentro de una misma vivienda. Precisa-
las viviendas en planta baja que disfrutan de jardín mente la multiplicación de las soluciones en duplex
100 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

5. Viviendas en hilera, secuencia de dos duplex entrelazados La Haya, 1994. R. Uytenhaak.

6. Bloque en complejo Tweebos 7. Vivienda del edificio Atrio Galecop. 8. Viviendas en el edificio
Dwars. Profusión de escaleras Compartimentación de los servicios Piraeus. Núcleo de servicios
compensadas. Rótterdam, 1993. frente a amplitud del estar y anexos. (sin bañera). Ámsterdam, 1994.
DKV architekten. Nieuwegein, 1996. K. Christiaanse A&P. Hans Kollhoff + Christian Rapp.

(también llamadas maisonettes) constituye otro de profundidad de la vivienda (Fig. 7) y si comparte


los rasgos distintivos de las VS locales (Fig. 5). fachada con una habitación suele tener la posibili-
La capacidad de conjugar varias viviendas en dad de conectarse con esta mediante una puerta
altura se puede relacionar con la, ya mencionada, corredera (Fig. 7). La cocina a menudo se incorpora
inquietud de permitir un acceso privado e individual en el interior del estar, lo que implica una ventilación
desde la calle a cada piso; pero también se puede regular, pero integra la tarea de cocinar en una zona
observar a través de las características deformacio- colectiva (Fig. 7), evitando la segregada solución de
nes que suelen sufrir las escaleras interiores holan- género que suele impedir que varias personas
desas (Fig. 6). simultaneen la preparación de alimentos con otras
Respecto a los elementos o piezas de la vivien- actividades en común. Las dotaciones de aseo son
da conviene señalar que las normativas de algunas reducidas respecto a las de las viviendas en Espa-
ciudades holandesas obligan a las VS a incorporar ña; bastan un cuarto de baño y un retrete (siempre
un cuarto de almacenamiento ventilado (equivalen- separados) para dar servicio a tres habitaciones
te al trastero) dentro de la propia vivienda (Fig. 7). A (Fig. 8). Es habitual que los cuartos de baño cuen-
veces, a esta circunstancia se unen la presencia de ten sólo con lavabo y ducha, resolviendo ésta a ras
cortavientos en las soluciones de acceso por gale- de suelo, prácticamente como un mero sumidero en
ría, y la separación del equipo de aseo en cuarto de el pavimento (Fig. 8). Esta equiparación del baño de
baño y retrete (a menudo dejando el WC junto a la la VS común respecto al de la vivienda para mayo-
zona de la entrada). Todo ello supone compartimen- res o discapacitados supone ganar no sólo en
tar la planta mediante pequeñas piezas opacas, que espacio y flexibilidad, sino también en integración,
a menudo contrastan con la apertura y extensión puesto que está solución deja de ser especial y
del estar. Este ámbito puede llegar a ocupar toda la puede ser usada por cualquier colectivo.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 101

TÉCNICAS CONSTUCTIVAS E INSTALACIONES SOSTENIBLES


RAMÓN GÁMEZ

ANTES DE 1990 Precisamente el caso de España es llamativo


porque tras la guerra civil, el campo tecnológico
Introducción pierde todo protagonismo y la construcción se
Desde los aspectos exclusivamente técnicos y estanca en las soluciones tradicionales y de más
materiales, que para la arquitectura son una baja tecnología. A ello se suma además la pérdi-
buena parte de su esencia, la VS constituye un da imparable del "buen hacer" de los oficios que-
apartado de importancia. El modelo presenta las dando la técnica constructiva a merced de pro-
siguientes características propias: motores y constructores que en palabras del
– Se desarrolla bajo la premisa de un interés profesor Antonio Lopera "... consideraban las
social o colectivo. opiniones y prescripciones del arquitecto una
– Las actuaciones suelen tener gran envergadu- mera excentricidad..."1. Pero no acaba ahí la sor-
ra y ser continuas en el tiempo. No se trata por presa, en los últimos veinte años la frenética acti-
tanto de un modelo casual o particular de un vidad constructiva no ha servido para situar el
momento de la historia. país a la cabeza de Europa en cuanto a produc-
– Responde a una planificación meditada y con- ción industrial en el campo de la construcción. Ha
sensuada entre diversos agentes técnicos y sido más bien la importación de productos y tec-
sociales que crea una base teórica y legislati- nología la que ha marcado el avance en la técni-
va sobre la que se desarrolla el modelo. ca constructiva en nuestro país.
– Existe normalmente una retroalimentación del Al hilo de las preguntas iniciales conviene
proceso que lo perfecciona. preguntarse si la VS es percibida de manera
Bajo estos supuestos, los modelos de VS especial por el usuario o el ciudadano común. Ya
deberían contribuir mejor que ningún otro a la que se trata de un sistema basado en la raciona-
evolución del modelo de vivienda y, en general, lidad de un proceso y el perfeccionamiento de su
así ha sido. Autores como Habraken en Holanda modelo físico, ¿puede arrojar como resultado un
o Martin Wagner en Alemania han trasladado al producto alienante?.
resto de sus colegas sus reflexiones, y un exce- Un diseño único, aún basado en un proceso
lente y útil resumen de las experiencias acumu- racional, si se extiende homogéneamente, puede
ladas en la construcción de vivienda social en traducirse en una percepción agobiante para el
distintas épocas de la Europa del siglo XX. individuo, que reconoce en cualquier punto del
La VS se convierte involuntariamente en un país el tipo de la vivienda social como un modelo
laboratorio que, en particular para los aspectos repetitivo conformando un paisaje uniforme.
técnicos, aporta un gran número de soluciones y Esto se puede apreciar en algunas colonias
experiencias transferibles al conjunto de la acti- construidas en los periodos entreguerras. Tal es
vidad constructora. Cuando este proceso de el caso de la Siemensstadt en Berlín con el
perfeccionamiento del modelo se normaliza los espectacular bloque alargado (la muralla), obra
sectores industriales, pueden a su vez crecer y del arquitecto Otto Bartning, o el barrio Kiefhoek
crear un sector fuerte y sólido dentro de las de Rótterdam, que arrojan una imagen cruda, de
estructuras económicas de un país. materiales y soluciones muy rigurosas y repetiti-
Sin embargo, a lo largo del siglo XX, las téc- vas, y de comprensión solo al alcance de enten-
nicas tradicionales y las industrializadas convi- didos. Pocos materiales de fachada, un diseño
ven en la construcción de VS y, en algunos paí- neto y pocas singularidades constructivas son
ses, como España, la construcción con técnicas sus características. Ahora bien, poniendo estos
y materiales tradicionales aún se mantiene como ejemplos en su momento histórico comprendere-
la predominante. mos cuanto valor aportan y en que medida ayu-

1 FERNÁNDEZ-GALIANO, LOPERA, ISASI, 1989.


102 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

El modelo holandés de vivienda económica dado "una vuelta".

Siemensstadt, Berlín.

Kiefhoek, Rótterdam.

daron a cambiar el lúgubre panorama mental, físi- La construcción de la VS a partir de 1945


co e higiénico de muchas familias. El siglo XIX aportó grandes adelantos técnicos y,
En la actualidad, los formatos son distintos, aún mejor, una visión audaz de la capacidad del
las viviendas poseen, mayor calidad y riqueza de hombre para, apoyado en la técnica, dominar el
materiales, incorporan mucha mayor cantidad de medio a gran escala. Materiales básicos en la cons-
soluciones en vidrio, incluso coloreado y la indus- trucción como el acero y el cemento pudieron ser
tria es capaz de solucionar geometrías complejas elaborados en grandes cantidades y gracias a esto,
y variadas, eso si, a precios igual de complejos se estuvo en disposición de acometer grandes y
para los presupuestos que se barajan en las pro- numerosas construcciones. La producción en serie
mociones de vivienda social. Sus instalaciones se hizo posible, la invención del cemento como un
son más completas y eficaces, quedando por polvo que podía ser producido de modo continuo y
mejorar la "sostenibilidad" del modelo. El hogar almacenado, acabó con el penoso proceso de
cobra un carácter casi hedonista y se valora a la obtención de la cal o de la producción de cemento
manera de los hoteles, por sus prestaciones. El natural, mejorando sus prestaciones y abriendo
mayor o menor éxito está en no olvidar su inser- nuevos horizontes al panorama de la construcción.
ción en una comunidad, en una trama urbana con Todo ello junto con nuevos modos y costumbres
infraestructuras mayores a las que no sólo debe brindaron al siglo XX un bagaje tecnológico que
exigírsele funcionar bien.2 demandaba ser aprovechado.

2 En su página web, el Ministerio de la Vivienda Holandés dice: calidad en la construcción, sino también de calidad social y
"...En el tema de la vivienda, los objetivos del gobierno holan- ecológica. La resistencia y la duración son también un aspec-
dés pueden resumirse en: más viviendas, mejores y más ase- to importante de la calidad de la vivienda. Lo principal es la
quibles, mayor libertad de elección para los habitantes de persona, su vivienda y su entorno vital. Un barrio es bueno si
Holanda, uso de materiales de construcción respetuosos con las personas se sienten bien y seguras en él, si la infraestruc-
el medio ambiente y un entorno seguro. También procura que tura es la correcta y si existen suficientes servicios en las cer-
las viviendas sean de suficiente calidad. Se trata no sólo de canías, como tiendas e instalaciones deportivas.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 103

Construcción en acero del viaducto sobre la ría del Forth en


1857.

12

10
Producción, miles de toneladas

4
Espacio entre viviendas en una ciudad centroeuropea de
2 principios del siglo XX.

0
1880 1885 1890 1895 1900 1905 1910
Año

Cemento natural
Cemento Pórtland

Comparación de producción de cemento Pórtland y cemento


natural a finales del s XIX. Nótese el fuerte crecimiento a
partir de 1900. Logo: Instituto Alemán de Normalización.

En 1917 aparece el Instituto Alemán de Nor- los industriales europeos. Martin Wagner, arqui-
malización (DIN), que de forma metodológica tecto y concejal de urbanismo de Berlín en los
recogía el estado de la ciencia en muchos cam- años 20 tras un viaje a Nueva York escribe
pos, entre ellos la construcción. Los códigos téc- sobre la construcción americana y la mecaniza-
nicos empiezan a desarrollarse en todos los paí- ción del trabajo: "La sustitución de hombres por
ses3 y marcarán las directrices y la estrategia de máquinas también ha producido grandes pro-
la construcción del siglo XX que desembocará en gresos dentro de la economía de la construc-
la unificación de los mismos a través de los ción americana. Puede observarse especial-
actuales eurocódigos. mente en el, todavía no demasiado habitual,
El periodo entreguerras fue un laboratorio sistema de construcción por medio de paneles
de experimentación de la vivienda moderna, la de hormigón… El rendimiento del trabajo que
antesala de la nueva construcción de la década nosotros conseguimos con 67 obreros lo alcan-
de los 50 al 80. Arquitectos, ingenieros, empre- zan allí con ocho hombres empleando máqui-
sarios y promotores intentaron conseguir un nas y grúas…".4
modelo innovador de vivienda, principalmente Wagner junto con Bruno Taut, Ernst May y
en lo que se refiere al campo de la materializa- Walter Gropius crean una asociación para la
ción de la misma. Las fuentes de inspiración experimentación sobre vivienda social y en lo
procedían de diversos lugares, principalmente referente a los aspectos constructivos señalan los
de los Estados Unidos de América donde la siguientes principios que debe cumplir el proceso
"cadena de montaje" era algo que fascinaba a constructivo:

3 Las normativas sobre calidad en la construcción (NEN en lidad estructural, las condiciones de confort y el funcio-
Holanda, NF en Francia y DIN en Alemania) han avanza- namiento de los edificios, interviniendo en su elaboración
do parejas en la segunda mitad del siglo XX para conver- distintos sectores y agentes de la edificación.
4 WAGNER, 1925.
ger en los eurocódigos actuales. Se ocupan de la estabi-
104 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

fue difícil, teniendo en cuenta que ya contaba con


un moderno sustrato ideológico. Tanto la cons-
trucción tradicional como la realizada con técni-
cas industrializadas se vio beneficiada por la apa-
rición de una moderna, potente y versátil
maquinaria, así como de nuevos materiales, que
junto a una mayor racionalización del trabajo die-
ron como resultado un panorama absolutamente
moderno del proceso edificatorio. Estas son las
claves del desarrollo tecnológico a partir de 1945.
El transporte y manipulación de los materiales
eran fáciles y los sistemas de fijación en obra
daban gran garantía. Los pavimentos y revesti-
mientos interiores habían avanzado en sus pres-
taciones y enriquecido sus muestrarios. Los nue-
vos materiales: adhesivos, aislamientos térmicos,
– Construcción mediante grandes paneles de nuevos vidrios, etc., hacían su aparición en el
fácil montaje. panorama de mediados del siglo XX y se ponían
– El trabajo de obra debiera convertirse en un ofi- a disposición de la construcción de nueva planta
cio de taller o de la rehabilitación.
– El revestimiento exterior debe tener el menor En definitiva, no se aportan nuevos concep-
coeficiente de transmisión térmica posible tos en construcción (la construcción siempre ha
– Se debe favorecer una relación adecuada entre tenido un nivel conceptual elemental desde el
superficie útil y superficie construida punto de vista tecnológico), más bien se alcanza
– El tiempo de ejecución de cada vivienda no una mayor musculatura técnica que permite des-
debe exceder de dos semanas sea cual sean arrollar sus modelos con mayor eficacia. La
las condiciones de trabajo en relación al clima estructura "Dominó", aquel modelo que Le Cor-
– Las conducciones han de tener trazados cortos busier propone casi treinta años antes era ya, no
y claros sólo del dominio común, sino fácilmente ejecuta-
La capacidad de puesta en práctica de estos ble y manipulable.
principios fue limitada ya que el programa edifica- Mientras Francia, Alemania y Holanda parti-
torio en las Siedlungen alemanas era muy ambi- cipan de estas circunstancias sociales y tecnoló-
cioso y la urgencia impedía demasiadas reflexio- gicas, España queda fuera de la "orbita america-
nes y a la postre, la edificación de aquel momento na", y con una durísima posguerra, la industria y
se encontraba bajo el signo de la construcción la técnica constructiva siguieron en el ámbito
tradicional. más tradicional, como ideológicamente era de
Terminada la contienda, en 1945 el Gobierno esperar. La modernización llega más tarde, a
Norteamericano invirtió una gran suma de dinero partir de los años 80, y de la mano de empresas
en la reconstrucción de Europa (Plan Marshall). extranjeras o de la reconversión y expansión de
Esta circunstancia permitió al Continente salir de algunas empresas, principalmente vascas, que
la crisis, reconstruir sus industrias y sus redes de reorientan su mercado hacia la industria de la
comunicaciones que, en tan solo cuatro años construcción.
pasaron a situarse en mejor posición que antes
de la contienda. La inversión en los distintos paí- Análisis de los elementos constructivos
ses obligó a la eliminación de aranceles entre En líneas generales, Alemania, Francia y Holanda
ellos, antesala de la futura Unión Europea, y en comparten la necesidad de una construcción en
consecuencia hubo una fácil transferencia de tec- masa que exige sistemas prefabricados para
nología entre los países. La rápida mejora de la poder cumplir sus programas de vivienda social.
calidad de vida en Europa no nos ha abandonado Este es el denominador común que rige en los
hasta el momento presente. tres países si bien, a lo largo de estos años, se
La construcción también se vio beneficiada desarrollan algunas características autóctonas en
por este avance en la calidad, y su progreso no la construcción de cada nación.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 105

Estructura y fachada
La estructura de muros de ladrillo de la VS evolu-
ciona decididamente hacia la estructura de hormi-
gón, y en menor medida, hacia la de pórticos
metálicos. La construcción en altura, cada vez
más utilizada en VS penaliza, por razones de esta-
bilidad, los muros de carga de las plantas inferio-
res, oponiéndose al principio antes enunciado de
buscar la mejor relación entre superficie construi-
da y útil. Sin embargo, en los años 50, principal-
mente en Holanda, el muro de ladrillo o bloque se
desarrolla tecnológicamente incorporando mejo-
ras a través del armado y encadenado de su fábri-
ca. Al mismo tiempo, la estructura de muros de
carga de hormigón armado resulta muy ventajosa
para la construcción industrializada de viviendas,
en especial el sistema de encofrado túnel, cuyo
rendimiento es alto.
La solución de grandes paneles prefabricados
de hormigón presenta aún debilidades, como
demuestra el inesperado accidente del edificio
Ronan Point (Inglaterra, 1968) en el que una explo-
sión de gas en uno de los pisos provoca el colap-
Edificio Ronan Point. Londres, 1968
so de una sección completa del mismo.
La exposición internacional Interbau 57 de
barrio de Hansa Viertel en Berlín pone de manifies-
to la preponderancia de la estructura porticada de
hormigón. Aunque en muchos casos la estructura
marca claramente la composición plástica y volu-
métrica del edifico, en otros, queda relegada a un
segundo plano, siendo el cerramiento y la compo-
sición de la fachada completamente autónomos.
Observando la posición de la fachada en rela-
ción con la estructura se pueden distinguir las
soluciones vertiginosas que siguen llevándose a
cabo en nuestro país, frente a una arquitectura
bien construida. Esta relación puede plantearse de
dos formas: en un caso la fachada queda interrum-
pida en los pasos de forjados, y estos se manifies-
tan al exterior o se recubren con un revestimiento
continuo; en el otro caso, por el contrario, la facha-
da, sin interrupción, cuelga de la estructura pasan-
do mediante paneles por delante de los frentes de
forjado.
En cada país, las normativas sobre eficiencia
energética promueven fachadas multicapa con dis-
tintos niveles de exigencia según la zona climática
de que se trate. Holanda y Alemania tienen climas
húmedos y fríos. Para evitar los problemas de con-
densación interior y mejorar la inercia térmica, las
fachadas llevan el aislamiento en la posición más
exterior posible y se ventilan mediante cámara. Van der Broek & Bakema. Torre Hansa Viertel, 1957
106 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

Alvar Aalto. Apartamentos Hansa Viertel, 1957 Sistema de muros prefabricados de hormigón armado.

Paul Baumgarten. Apartamentos Eternit Hansa Viertel, 1957

La industrialización mediante paneles de hor-


migón (tratada en otros capítulos) es una de las téc-
nicas más extendidas entre los años 60 y 70 en
cualquiera de los tres países. Sin embargo, las solu-
ciones de fachada son muy diversas y ni siquiera se
puede caracterizar claramente la construcción en
cada uno de los tres países, ya que en cada uno de
ellos hay ejemplos muy diversos. Aún así, en líneas
generales podemos decir que en Holanda, princi-
palmente en Ámsterdam, encontramos un mayor
interés por la construcción en ladrillo, y esta opción
parece construir mejor el tejido urbano en continui-
dad con la ciudad consolidada. En Alemania las
soluciones de revoco en fachada al estilo de las
antiguas Siedlung se siguen proyectando en los
años 50; sin embargo, allí surgen las soluciones de
fachada de la empresa Eternit, que son el origen de
las fachadas ligeras ventiladas, y se puede afirmar
que Alemania es, de los tres países, el que más
experimenta en materiales y técnicas constructivas.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 107

Interior de la casa Schroder. G. Rietveld. Utrecht, 1931

Muestras de distintas carpinterías.

Detalle de bloques residenciales en Munich (izquierda) y en Postdam (derecha). En ambos casos, las terrazas pierden continuidad
estructural, dejando pasar el aislamiento por delante del forjado.

Huecos, balcones y escaleras los años 20 y 30) sino que se pasan a emplear las
Las viviendas holandesas y alemanas tienen huecos de una sola hoja con diversas modalidades de giro
amplios en fachada, mientras en las francesas su para un control adecuado de la ventilación natural.
tamaño varía dependiendo de la latitud. En muchos Las soluciones son en madera y acero, que a partir
casos ocupan prácticamente la totalidad del paño de los 80 empezarán a emplear una perfilería
de fachada que corresponde a cada vivienda. Tra- mucho más eficaz y sofisticada. En los años 50-70
tan el mismo como una carpintería en la que una los vidrios todavía no son compuestos y las pérdi-
parte se hace ciega mediante paneles conveniente- das energéticas por la ventana son grandes en rela-
mente aislados. ción al muro, sin embargo la ganancia de solea-
No existen soluciones de capialzado, no miento mitiga este efecto.
encontramos persianas enrollables interiores salvo La solución de balcones en voladizo es muy
en Francia cuando el tipo de construcción es tradi- frecuente en estos países, sin duda buscando un
cional y la latitud más meridional. El oscurecimiento mínimo espacio exterior a través del que aprove-
y tratamiento de la luz se realiza a través de visillos char la escasa radiación solar. Este elemento repre-
o estores que tamizan la luz y proporcionan intimi- senta hoy en día un valor en cuanto a la calidad de
dad. Son más frecuentes las persianas orientables la vivienda. Los antepechos son variados, aunque
que se localizan en el exterior. en general se prefieren soluciones ligeras mediante
Respecto a las carpinterías, no abundan las enrejados o paneles metálicos. Abundan los balco-
ventanas dobles (que eran la solución habitual en nes corridos que se extienden por la fachada, y en
108 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

los que las separaciones entre viviendas se realizan


mediante vidrios translúcidos. Esta solución de
vidrio se llevará a los antepechos en los años 90 y
en adelante, cuando el vidrio laminado de seguridad
se haga asequible. La cerrajería suele ser metálica y
de diseño sencillo.
Las soluciones técnicas modernas interrum-
pen la continuidad del forjado produciendo una
rotura del puente térmico entre el forjado interior y
el del balcón. La situación final es una envolvente
aislante continua, entre las capas internas y exter-
nas del edificio. Algo que finalmente cumple las
aspiraciones de los primeros "laboratorios de
vivienda" de los años 20. Viviendas en el oeste de Ámsterdam. La parte inferior es una
El bloque abierto pasante con escalera para escuela.

cada dos viviendas es el más desarrollado. Pero


hay muchos bloques con galería central, como el El encuentro del edificio con el terreno
caso de la "Unidad de habitación", y también un Según se trate de un edificio fuera del casco urba-
gran número de bloques con galería exterior. Esta no o dentro, las plantas bajas serán viviendas o
última solución, requiere un especial cuidado en el alojarán usos de comercio o de oficinas. En la
proyecto, para evitar mermar la intimidad de las arquitectura holandesa, por ejemplo, la vivienda en
viviendas. Pese a este inconveniente, esta solución planta baja es muy valorada entre otras cosas por
sigue estando vigente, ya que permite un cierto su acceso directo a un jardín propio. No suelen
ahorro en ascensores. Por su parte, la escalera construirse sótanos para guardar el coche; éste se
suele ser prefabricada en hormigón armado ya que aparca en superficie, en la propia vivienda o fuera
la construcción in situ es costosa. de ella. Es fácil encontrar una planta sótano de
almacén y maquinaria que aísla la planta baja de la
humedad. Si no existe sótano se organiza una
solera con cascote que evita la capilaridad y, ya en
la construcción más moderna, se deja una cámara
de aire como aislamiento del terreno.
Sobre la cimentación cabe señalar que, al
igual que el resto de las técnicas, evoluciona fun-
damentalmente gracias a la capacidad de las
máquinas que simplifican el trabajo. Las solucio-
nes más complejas de cimentación mediante
pilotajes se resuelven con gran facilidad, lo que
no significa con menor coste. La incorporación
del acero en encamisados de pilotes y armaduras
activas de anclajes, ha permitido la construcción
en altura con garantía sobre terrenos difíciles.

Cubiertas y forjados
La cubierta de la vivienda social en Francia, Ale-
mania y Holanda viene caracterizada desde los
años 50 por ser plana y no manifestar al exterior
remate alguno de alero o coronación, eliminando
por completo la referencia al tradicional tejado
inclinado y a su alero, y abstrayendo al máximo el
neto volumen edificado.
Esquema constructivo de balcón. En su mayoría, se trata de cubiertas calientes,
es decir, sin ventilación, y no transitables por lo que
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 109

Sistema constructivo para forjados.

no necesitan peto. Los casetones del ascensor y los


sombreretes de los conductos de ventilación son
los únicos elementos singulares. La impermeabiliza-
Nefken, Stam-Besse.Viviendas en Pendrecht. 1950.
ción se realiza mediante lámina asfáltica autoprote-
gida o con protección de grava. Hay incluso láminas
al descubierto, pues la radiación solar es escasa, dotaciones y la organización interior de sus ele-
pero esta solución no es adecuada. mentos queda en manos de exigencias técnicas y
En los años 50 podemos encontrar para el económicas, lo cual, según Aldo Rossi, hará que
ámbito de la construcción de la vivienda colectiva la atención del arquitecto se dirija al "monumen-
numerosas patentes de forjados.5 Las sobrecargas to" más que a la residencia. Efectivamente, la
de uso previstas para calcular los mismos varían de industria y el diseño van aportando a la residen-
unos países a otros y aumentan en el transcurso de cia múltiples materiales y dotaciones, en las que
los años. Así en los años 50 en Francia se asigna no siempre el arquitecto interviene. Así por ejem-
una sobrecarga a las viviendas de 175 kg/m2 mien- plo, la manera de calefactar el hogar ya no se
tras Alemania lo considera de 200 Kg/m2. Además diseña, sino que parece responder a unos pará-
de las soluciones tradicionales y las completamen- metros y sistemas meramente técnicos. Veamos
te prefabricadas a base de grandes paneles o enco- el panorama de esos interiores desde el punto de
frados tipo túnel, existen diversas soluciones de for- vista constructivo. Los materiales de revestimien-
jados parcialmente prefabricados que van desde la to son muy variados y encontramos soluciones
vigueta y la bovedilla más tradicionales, a los forja- que van desde los revestimientos tradicionales de
dos de semilosas aligeradas o losas completas que madera, utilizados habitualmente en espacios pri-
incorporan elementos cerámicos que evitan el cielo vados, hasta las continuos de linóleo cuyo uso es
raso y aceleran la producción, ya que tan solo nece- muy frecuente en escaleras y espacios comunes
sitan una capa de compresión que los encadene. del edificio.
Los forjados de madera caen en desuso para la VS Las divisiones interiores de la vivienda euro-
salvo algunos casos singulares y recientes. Los pea se realizan mediante sistemas de paneles
modernos forjados aseguran la protección contra el desde los años 30. Sus cualidades de aislamien-
fuego y garantizan las condiciones higrotérmicas y to y estabilidad han ido mejorando, permanecien-
acústicas exigibles. do sus espesores en torno a los 50 milímetros.
Los acabados de paredes son lisos y, mientras en
Interiores los años 50 las cocinas y baños tienen papeles
La vivienda moderna ya estaba diseñada en pintados o pinturas antihumedad, posteriormente
1925, y sus muebles ya estaban pensados por los revestimientos cerámicos mejoran la calidad
Michael Thonet en el XIX. Efectivamente, el inte- de estos espacios. La cerámica es probablemen-
rior de la vivienda social es muy novedoso res- te uno de los materiales que más evolución ha
pecto de la vivienda del siglo precedente. Las tenido en estos últimos años.
110 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

Cambios en las dotaciones de la vivienda de uno a otro siglo.

El menor tamaño en superficie y altura de las


viviendas5 ha propiciado un mobiliario más ligero,
reducido y fácilmente reemplazable. Los diseños de
geometrías simples, modulados y carentes de
decoración, encajaron bien en un primer momento
en habitaciones infantiles, para extenderse al resto
del hogar posteriormente.
Los electrodomésticos también han dejado su
impronta en el hogar a partir de la II Guerra Mundial,
facilitando las tareas domésticas principalmente en el
lavado y secado de ropa, así como en la conserva-
La vivienda moderna. Nótese el pavimento continuo de ción y almacenaje de alimentos. La mayoría de ellos,
linóleo, los muebles ligeros y los armarios elevados sobre el ya inventados con anterioridad son, a partir de enton-
suelo para una mejor limpieza. ces, incorporados masivamente al hogar: frigorífico,
lavadora, y aspiradora son los más característicos.
En los años 50 la UIA estableció las dotaciones En definitiva, los adelantos técnicos; el mobi-
del interior de una vivienda, entre ellas estaba la liario, los electrodomésticos y los acabados, confi-
cocina que debía estar equipada al menos con: guran un nuevo modelo de hábitat consecuente con
– Un fregadero y grifo de agua fría un nuevo estilo de vida.
– Un escurridor
– Un conducto de humos de al menos 250 cm2 INNOVACIONES CONSTRUCTIVAS
– Ventilación natural EN LOS ÚLTIMOS QUINCE AÑOS
– Una superficie de trabajo a 90 cm del suelo.
Para el baño las exigencias son: Introducción
– WC independiente en la vivienda La vivienda en estos los últimos quince años tiene
– Baño y ducha con agua fria y calentador de agua. dos retos claros. Por un lado la conexión del hogar
– Un baño auxiliar en casas de más de 5 dormitorios. con la red informática, y por otro la reducción del
Los aparatos sanitarios poseen un material impacto ambiental que supone el crecimiento del
más duradero e higiénico, su limpieza es más sen- consumo principalmente en las ciudades.
cilla y la gama de modelos y colores aparece para Las instalaciones del hogar y las redes de
otorgar al baño un lugar digno entre las piezas de la suministro, y las de recogida y tratamiento de resi-
casa. Las instalaciones hidráulicas van optimizando duos son las tecnologías que más han evoluciona-
su trazado y su sistema. do en la vivienda. Sin embargo la tecnología de la
Las instalaciones exigibles en las viviendas construcción también ha incorporado nuevos mate-
eran: riales, fundamentalmente compuestos sintéticos, y
– Agua corriente la tecnología de la madera ha permitido un uso
– Electricidad mayor pero sostenible de este material tradicional
– Gas o bombona de gas que presenta ahora muchas mejores prestaciones.

5 Enla mayoría de las normativas europeas, a partir de


1945, para la altura libre de planta se exige un mínimo de
3,05 m en planta baja y 2,85 en el resto.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 111

entorno. Se creó el primer programa de acción que


estableció el marco de la política medioambiental
comunitaria para el período 1973 a 1976. Este pro-
grama vino seguido de la adopción de una serie de
directivas sobre la protección de los recursos natu-
rales (el aire y el agua), la lucha contra la contamina-
ción sonora, la conservación de la naturaleza y la
gestión de los residuos.
Tras la entrada en vigor del Tratado de la Unión
Europea en Noviembre de 1993 se desarrolló el
"Tratado de Ámsterdam" con la idea de dar res-
puesta a la necesidad de elaborar una política
Viviendas en el puerto de Ámsterdam. medioambiental europea clara y eficaz. Esta política
fijaba sus objetivos en:
Por último, en lo que se refiere al aspecto – Desarrollo sostenible
visual de los edificios encontramos una gran varie- – Lucha contra el cambio climático
dad de soluciones formales y un mayor repertorio – Gestión de los residuos
de materiales de los que aparecen en las viviendas – Contaminación atmosférica
de décadas precedentes. Los vidrios en fachada y – Protección y gestión de las aguas
los sofisticados acabados, muchas veces de fuerte – Protección de la naturaleza y de la biodiversidad
colorido, señalan el panorama de la VS de última – Protección del suelo
generación. En este sentido, Holanda es precursora – Productos químicos
de una vivienda social con marcado carácter indivi- – Protección civil
dual derivado de la utilización del enorme inventario – Molestias sonoras
de materiales y técnicas que la industria europea – Medio ambiente: cooperación con terceros países
pone a disposición de los estudios de arquitectura. En lo que se refiere a la actividad residencial,
tanto en la construcción como en el uso de la
Redes y ecotecnología vivienda, se van implantando diversas iniciativas
La conexión de la vivienda a la red informática nació que son, a mi juicio, los albores de la futura vivien-
en Francia a través del sistema Minitel y fue rápida- da sostenible.
mente eclipsada por Internet. No se trata tan solo Las estrategias básicas particulares se esta-
de la conexión a un sistema de información, sino de blecen en los siguientes parámetros:
explorar todos los campos que este sistema puede Eficacia energética de la vivienda a través de:
ofrecer. Desde el control energético de la vivienda, – Fomentar las soluciones pasivas de insolación y
el trabajo a distancia o la gestión del hogar. de ventilación. Ambas son estrategias bien cono-
La adaptación del espacio doméstico no ha cidas por la arquitectura popular y en las que el
sido difícil, tan solo ha sido necesario incorporar urbanismo tiene mucho que aportar
nuevas canalizaciones y registros no excesivamen- – Mejorar la eficacia de los elementos y sistemas de
te voluminosos en el edificio. Donde si se ha hecho control higrotérmico. Desarrollar soluciones cons-
patente es en las redes urbanas que han sido inter- tructivas que eviten intercambios no deseados de
venidas en profundidad. calor e investigar sobre materiales y sistemas que
Por otro lado en los últimos quince años, el controlen oportunamente ese intercambio.
panorama social y económico europeo ha cambia- – Mejorar el rendimiento de los sistemas activos y
do. La incorporación al tratado de nuevos países, compatibilizarlos con los de consumo de energías
cuyos habitantes desean por lógica equiparar sus renovables.
niveles de bienestar al resto, hace que en el ámbito Todas estas medidas han tendido a favore-
doméstico los consumos aumenten y el impacto en cer el crecimiento de la Ecoindustria, sector dedi-
el medio, en consecuencia también. cado a las labores antes señaladas (ver datos
En la cumbre de París de julio de 1972, la entre 1998 y 2007 en la siguiente tabla). Se trata
Comunidad Europea reconoció que, en el contexto en definitiva de una decisión firme de la Unión
de la expansión económica y la mejora de la calidad Europea para hacer frente al deterioro del medio
de vida, debía prestarse una atención especial al ambiente.
112 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

En la vivienda estas medidas son incipientes y Tratamiento del agua


los adelantos técnicos están aletargados en espera El coste del agua ha aumentado un 20% de
del reajuste de los mercados energéticos, aprove- media en Europa a partir de 1990. Los descensos
chando éste para mejorar la calidad del medio de los niveles freáticos, han propiciado que el tra-
ambiente. Se trata de no perder la calidad de vida tamiento de aguas subterráneas se penalice con
alcanzada, pero reducir el impacto ambiental que un impuesto de extracción, como sucede en los
causa la equiparación de esa mejora de la calidad Países Bajos. Así mismo, últimamente se han
de vida de todos los ciudadanos comunitarios. Por desarrollado diversos sistemas innovadores para
tanto, no se puede hablar de una estrategia particu- el tratamiento específico del agua de superficie.
lar de cada país, sino de una estrategia conjunta En cualquier caso se espera que el precio del
con las particularidades de cada región o municipio. agua siga aumentando. La media de su precio es
Los antecedentes del control energético en la de 1,5 euros por metro cúbico (2 euros en Alema-
VS los encontramos desde el primer tercio del nia y 2,5 en los Países Bajos). Por otra parte, exis-
siglo XX, encaminados fundamentalmente a mejo- ten sistemas eficaces de reciclaje de aguas gri-
rar el confort a través de los sistemas de calefac- ses, aunque no es obligatorio su uso. Consisten
ción, el aislamiento y las dotaciones del hogar en recuperar agua de la ducha y del lavabo para
(electrodomésticos). Con el paso del tiempo se ha reciclarla mediante unos módulos del tamaño de
ido exigiendo más al refugio que a la ropa. Hoy en un frigorífico que bombean posteriormente el
día, la conjunción de la eficacia y el mal uso de las agua al inodoro, la lavadora o un grifo para la lim-
instalaciones puede llevar a extremos casi cómi- pieza doméstica. El reciclaje puede suponer el
cos, como cuando se invierte el uso sensato del 60% del agua consumida, sin embargo, por el
vestido dentro de la casa: el aire acondicionado momento, las campañas de ahorro junto con los
fuerza a abrigarse en verano, y la calefacción a ali- altos precios del agua, constituyen las bases para
gerarse de ropa en invierno. Es evidente que para el control del consumo.
llegar a estos extremos, los estándares y potencias
suministradas, como el grado de electrificación de Aprovechamiento Solar
la vivienda, han aumentado ostensiblemente. España es un país pionero en Europa en la utiliza-
ción de energía solar en el ámbito doméstico. Sin
embargo, Francia y Alemania tienen un fuerte
La ecoindustria en la UE
desarrollo en la investigación de la energía solar.
Sector Sobre el total ecoindustria* En concreto Alemania es el país con mayor
número de plantas solares en su territorio. Los
Bienes de equipo 23,9
usos encomendados a la energía solar en la
Equipamiento agua 8,7
vivienda son fundamentalmente termosolares
Equipamiento control de la contaminación del aire 6,0
para la calefacción y el agua caliente. La produc-
Instrumentos e información 1,3
ción de energía eléctrica fotovoltaica no se con-
Gestión de residuos 7,5
templa en viviendas.
Tecnología de procesos y prevención 0,4

Servicios 57,4 Recogida de residuos


Gestión de residuos sólidos 24,3 La recogida se realiza por camión, apareciendo
Gestión de residuos peligrosos 4,3 recientemente sistemas neumáticos todavía no
Consultoría e ingeniería 6,9 generalizados. La eliminación es compleja y la
Remediación e industria 3,1 reutilización cara. En la actualidad se está consi-
Servicios analíticos 0,8 derando la posibilidad de utilizar la basura como
Servicios de tratamiento de aguas 18,0 biocombustible en dos formas. La primera es la
incineración que genera energía eléctrica median-
Recursos 28,7
te turbinas; éste es el caso de la planta incinera-
Agua 16,2
dora de París a orillas del Sena. Esta planta se
Recuperación de recursos 11,2
integra arquitectónicamente con el entorno y ase-
Energía medioambiental 1,3
gura no emitir gases contaminantes. Por otro
Total 110,0 lado, está la producción de gas en los vertederos
aprovechando la descomposición de los residuos
* La facturación total de la ecoindustria asciende a 110.000 millones de euros.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 113

orgánicos. Desde el punto de vista doméstico, el baja en relación al precio final de la vivienda. Se
tratamiento de la basura pasa por la separación da la circunstancia de que el metro cuadrado se
de residuos. Los sistemas de trituración de basu- construye por 900 euros y se vende por 6.000,
ras están prohibidos en muchos ayuntamientos atribuyendo gran parte de la diferencia al precio
ya que exigen un sobreesfuerzo en el tratamiento del suelo. La VS no se ve tan penalizada por la
de las aguas residuales. especulación pero se encuentra igual de atenaza-
da por el precio de la construcción como la
Los úlimos quince años en el modelo español vivienda privada, en ambos casos sin razón clara.
La actividad empresarial en España en los últimos Es seguro que el país tiene recursos para pagar
quince años es intensa, tanto en el sector de vivien- una mejor construcción, desde luego la vivienda
da, como en el de la edificación industrial. La tecno- privada los tiene, y es un triste engaño venderla
logía de la que disponemos es amplia, y muchas tan por encima de lo que cuesta producirla.
multinacionales del sector tienen sede en la penín- España es un país atrasado en lo que se
sula ibérica para atender el mercado portugués y refiere a la construcción, cuesta un gran esfuerzo
español. Los cambios más señalados se encuen- emplear soluciones novedosas. En un principio,
tran en los sistemas de fachada que tienden a ser esta circunstancia podría atribuirse a la baja cua-
ligeros. Consecuentemente, la tecnología de la lificación de la mano de obra, sin embargo, en el
cerámica ha avanzado ofreciendo productos más momento presente cabe considerar que se trata
atractivos. No obstante, la construcción en ladrillo del acto reflejo de escoger la solución más "bara-
sigue imponiéndose al ser la más económica. Los ta" y que la ejecución sin una formación adecua-
módulos de vivienda social que manejan algunos da va dejando un panorama pobre en nuestras
ayuntamientos no permiten soluciones más moder- ciudades. Además, posteriormente, las fachadas
nas y singulares al estilo Holandés. son intervenidas a voluntad, cambiadas sus con-
En relación precisamente al coste de la figuraciones, incorporando instalaciones sin crite-
vivienda privada se produce la paradoja de que el rio alguno, dando pie a un modelo de "chabolis-
precio de la construcción tiene una incidencia mo en vertical" absolutamente irrespetuoso.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 115

PROCESO CONTÍNUO DE INDUSTRIALIZACIÓN


JUAN A. GONZÁLEZ CÁRCELES

EVOLUCIÓN TRAS LA SEGUNDA GUERRA mientras elogiaba la industria, el maquinismo y los


MUNDIAL métodos de montaje con cintas rodantes de Ford
(publicado en L'Esprit Nouveau nº2, 1921). Parecía
Antecedentes: la industria del automóvil, que había llegado el momento en que la industria y
las cadenas de montaje, y la prefabricación sus métodos se incorporasen a la construcción,
pesada pero fue mucho mas tarde, con la necesidad
A principio del siglo pasado la revolución industrial urgente de reconstrucción al final de la segunda
iniciada en el Reino Unido a finales del siglo XVIII guerra mundial, cuando empieza lo que más tarde
estaba consolidada en Francia, Alemania y Bélgi- se ha llamado la primera generación de la indus-
ca; en Estados Unidos Henry Ford había organiza- trialización.
do en 1913 una "cadena de montaje" para su fábri- Conviene aclarar antes de seguir que puede
ca Ford Motor Company en Detroit, inspirada en existir cierta confusión con el uso habitual de los
los trabajos de los mataderos de la ciudad. Ford términos prefabricación, industrialización y norma-
había instalado cintas de ensamblaje móviles con lización. Aunque prefabricación ha sido el mas uti-
el fin de mejorar la producción, lo que permitía a lizado para referirse a los nuevos métodos cons-
los trabajadores mantenerse en posiciones fijas tructivos, su empleo puede resultar confuso ya que
repitiendo la misma operación sobre cada chasis de antiguo muchos elementos se fabricaban en
de automóvil, que se desplazaba por unas guías lugares y por personas diferentes a las encargadas
mediante correas de transmisión. Esta combina- de la construcción; para el propósito de este aná-
ción de división del trabajo con la realización de lisis es mas adecuado el uso de términos como
operaciones sencillas consecutivas –en serie– le industrialización o racionalización, ya que implican
llevó a un éxito espectacular en la producción de una revisión general de todo el proceso, incluyen-
sus vehículos del modelo "T". Cada operario do la prefabricación y la normalización de piezas
actuaba sobre una pequeña parte del conjunto y como métodos de trabajo. Por el contrario si ana-
con una formación no demasiado cualificada con- lizamos el escaso desarrollo de la prefabricación
seguía mayor rendimiento y mejores tiempos de de grandes paneles en España, a menudo nos
producción, había nacido el fordismo. Otro de los encontramos con un procedimiento alejado de lo
elementos de su éxito fue el sistema de piezas que en rigor es un sistema industrializado ya que
intercambiables, ya clásico por entonces en la se utiliza principalmente en su vertiente de prefa-
industria de munición de armas y en la relojera, bricación a medida o por encargo, con un coste
consiguiendo con la normalización de los elemen- muy superior al de la construcción tradicional, algo
tos que se abaratara la producción y que también claramente contradictorio con lo que se supone el
se facilitaran las reparaciones posteriores. objetivo primigenio de mejora de rendimientos de
En aquellos años la industria no había apenas los procesos industriales.
alterado la forma de construir edificios, anclada en Desde los años 50 hasta finales de los 70 se
métodos tradicionales, pero ya algunos arquitec- realiza en Europa un enorme esfuerzo industrial en
tos como Wright, Mies y Gropius manifestaban su la construcción de viviendas, impulsado por la
preocupación por resolver esta discordancia. Le necesidad de recuperación rápida del enorme défi-
Corbusier trabajaba desde 1914 en la estructura cit y por la falta de mano de obra especializada; es
Domino, pensando en la rápida reconstrucción de el momento de la prefabricación pesada que tuvo
los edificios que habían sido devastados en Bélgi- que afrontar el montaje de unas fábricas inexisten-
ca en pocos meses de guerra y en 1920 proyecta- tes y resolver los problemas de su fabricación,
ba la Maison Citrohan con modulación de todos transporte y colocación, con una organización muy
sus elementos y concebida como un automóvil, específica y compleja, sobretodo por los tamaños y
116 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

Linea de monteje del modelo T. Ford Motor Company, 1913. Estructura de la Maison Domino. Le Corbusier, 1915.

Maison Citrohan. Le Corbusier, 1920.

pesos manejados. Se ha discutido mucho sobre la El periodo entre 1960 y 1970 es el momento
economía del resultado, ya que a menudo no de los grandes paneles prefabricados, bien planos
reportaba disminuciones en los costes, incluso en o en módulos tridimensionales, con una tecnolo-
las obras de mayor volumen; la relevancia del valor gía que se caracterizaba por el uso de tipos
de la construcción respecto al precio final del pro- estructurales "cerrados" basada en el empleo de
ducto ha sido el aspecto mas importante, ya que el elementos procedentes de una única patente y
ahorro en la construcción era a veces un porcenta- que dejaban la obra terminada al unir los elemen-
je muy reducido respecto al valor del producto final, tos "in situ"; los elementos no eran compatibles
en el que hay que considerar otros factores aparte con otros ajenos al propio "sistema", y tampoco lo
del coste de construir; por eso en los países en los necesitaban, ya que sólo tenía que mantenerse la
que el valor del suelo era mayor o era escaso, las coordinación entre el diseño del proyecto y el sis-
ventajas económicas de la construcción industriali- tema utilizado. No se necesitaba modulación
zada disminuían. excepto en las partes que estaban en contacto
También ha sido decisivo el coste de la mano con elementos extraños al sistema como las car-
de obra y la tasa de desempleo en cada nación, que pinterías y las instalaciones. Debido a la singulari-
ha retrasado enormemente el uso de métodos dad de cada obra no existía stock de elementos
industriales en los países con exceso de mano de en las fábricas, con la excepción de los de tipo
obra como España. Países como Francia, Gran Bre- polivalente; la responsabilidad del fabricante ante
taña, Alemania e Italia fueron pioneros en la Europa el promotor era total al encargarse de la fabrica-
occidental, siendo Francia, con dos millones de ción, transporte, montaje y muchas veces de los
viviendas destruidas y un déficit total de cuatro acabados. Este tipo constructivo necesitaba unas
millones, el principal protagonista de la reconstruc- series mínimas bastante altas para que la produc-
ción y poniéndose a la cabeza de las naciones ción fuera posible en términos económicos, lo que
industrializadas; allí el Estado jugó un importante motivó que su mayor desarrollo se diera en luga-
papel de impulsión, programación y control, procu- res con planificación centralizada propia de los
rando la centralización de medios, la participación países socialistas.
activa de todos los interesados y orientando las Señala acertadamente Julián Salas1 que el
decisiones sin espíritu intervencionista. gran panel es el logotipo de la primera generación

1 SALAS y otros, 1991.


2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 117

de la industrialización. Los sistemas de grandes


paneles han creado unos productos muy hetero-
géneos con gran variedad de formas y tamaños;
los fabricados para paredes tienen una altura igual
a la de entrepisos y una longitud del tamaño típico
de una habitación o incluso mayor, con pesos
entre los 30 y los 70 kN. Los paneles para muros
exteriores son a menudo estructurales y agrupan
funciones de aislamiento y acabado dejando pre-
vistos los huecos de puertas y ventanas. Muchos
paneles son de una sola capa como los de los sis- Acopio a pié de obra de grandes paneles de la patente
temas alemanes Lenz-Seibert, Fertigbau Bochum Tracoba, Francia.
y Jawick Massivfertighaus que tienen una capa de
hormigón aligerado; los de Siporex, Hebel y Keller-
bau-NOE llevan además recubrimiento exterior de
fibra de vidrio y empapelado directo interior; pero
los sistemas de más calidad son de varias capas,
dos de hormigón en los bordes y una de ais-
lamiento en el centro, como los sistemas france-
ses de Balency, Barets, Camus, Coignet, Estiot,
Pascal y Tracoba, y los alemanes de B.N., Dessler,
Dobler-Koncz, Wolf-Müller y Larsen Nielsen, este
último de patente danesa.
Como variante del gran panel de hormigón
multicapa se ha usado en la Francia mediterránea
el panel compuesto con la unión de capas previa-
mente acabadas, terminado con paneles de pie-
zas cerámicas; las patentes principales son Fiorio
(mas de 100.000 viviendas hasta 1968) y Costa-
magna (70.000 viviendas hasta 1970), constru-
yendo más de tres millones de m2 anuales.
Las divisiones interiores, más sencillas de
fabricar por sus menores requerimientos de aisla-
miento, son casi siempre de hormigón armado
cuando tienen función estructural y se fabrican
con hormigón aligerado, escayola o yeso en el
resto de casos. Detalles de unión del sistema Tracoba, Francia.

La construcción por componentes compatibles


VIVIENDAS OFICINAS
Prefabricación Encofrados metálicos Tradicional Prefabricación Encofrados metálicos Tradicional

Elementos de apoyo 12 % 31 % 57 % 20 % 54 % 26 %
Forjados 6% 23 % 71 % 20 % 63 % 17 %
Fachadas 21 % 7% 72 % 80 % 17 % 3%
Techos 12 % 31 % 57 % no calculado
Cubiertas 0,1 % 0% 99,9 % no calculado
Tabiques 33 % 0% 67 % 21 % 35 % 44 %
Escaleras 46 % 1% 53 % 54 % 10 % 36 %
Falsos Lechos no calculado 99,5 % 0% 0,5 %

Fuente: Bernard, Paul.

Incidencia de la prefabricación sobre una muestra sobre 1.200 obras iniciadas en Francia en 1973.
118 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

Las losas de forjado se fabricaban habi-


tualmente con elementos macizos de hasta 15
cm de espesor, o aligerados por alvéolos conti-
nuos, a menudo cilíndricos por su mayor facili-
dad de fabricación continua por extrusión; es
frecuente que tengan el tamaño de una habita-
ción y a veces se completaban con el hormigo-
nado en obra de la capa superior y de las jun-
tas. Las escaleras se prefabricaban en
hormigón armado y se colocaban lo antes posi-
ble para permitir el acceso a las plantas. Tam-
bién se prefabricaban otros elementos comple-
mentarios como los bloques técnicos y los
conductos de ventilación.
Los sistemas de grandes paneles son siste-
mas completos que resuelven generalmente
muros exteriores e interiores, forjados, escaleras
e incluso dejan previstas las canalizaciones para
las instalaciones o las dejan totalmente termina-
das dentro del panel. Colocación de panel de varias capas con la exterior formada
Ordenados alfabéticamente algunos de los con piezas cerámicas, patente BMB.
sistemas más usados en Francia han sido el de
Barets (mas de 25.000 viviendas hasta 1964),
Camus (mas de 180.000 viviendas hasta 1970), de las que 530.000 lo fueron en Francia, 41.000
Jules Cauvet (25.000 viviendas hasta 1968), en Alemania y 9.000 en Holanda. Las cifras han
Cebus-Bory (18.000 viviendas hasta 1968), Coig- seguido aumentando posteriormente ya que el
net (40.000 viviendas hasta 1969), Estiot (mas de informe N. Rozanov ante la Comisión W19 del
20.000 viviendas en Francia y otras 35.000 en C.I.B calculó la pro-ducción entre 1967 y 1970 en
otros países), Pascal (24.000 viviendas hasta Francia en unas 135.000 viviendas/año y en
1968), Predibéton, Pris Ones, Renais de Préfabri- Holanda en 11.000 viviendas/año.
cation, Stribick y Tracoba (mas de 10.000 vivien- Otras soluciones con paneles de menor
das); en Alemania B.N., Dessler, Dobler-Koncz, tamaño, los llamados paneles medianos, tuvieron
Eiermann-Atrium-Hausgruppen, Grüen & Bilfin- mucho menor uso en esta etapa, al igual que la
ger, Grötz, Larsen-Nielsen (67.000 viviendas prefabricación de elementos lineales, sin embar-
hasta 1969) y Wolf-Müller; en Holanda el sistema go en el campo de los sistemas abiertos los
BMB con piezas cerámicas en la placa exterior, paneles medianos tuvieron posteriormente un
Elementum-Len con el que se han construido empleo mucho mayor.
mas de 40.000 viviendas entre el propio país y los El uso de los módulos tridimensionales
países escandinavos y VAM (6.600 viviendas comenzó con los bloques sanitarios y fue mayor
hasta 1968). en la URSS y en Polonia, utilizándose a finales de
Una variante a la solución con grandes pane- los sesenta en Europa. Su utilización era lógica a
les ha sido la construcción con encofrados ra- la vista de las cifras de rendimiento obtenidas en
cionalizados hormigonados "in situ" que también la URSS sobre el número de viviendas construi-
acometen la construcción de todos los elemen- das por obrero y año: 0,9 con construcción tradi-
tos; en Francia destacan las patentes L. Foul- cional, 1,6 con grandes paneles prefabricados y
quier, G.T.E. y Sectra (11.000 viviendas hasta 2,6 con módulos tridimensionales.
1969); en Alemania Allzwexk-Fertigbau y Keller- En los tres países estudiados las patentes
bau-NOE y en Holanda RBM (19.000 viviendas mas utilizadas fueron la holandesa Bouwvliet
hasta 1968). (1967), con concesiones en Francia y Alemania,
En resumen, el total de viviendas realizadas que fabricaba cajones abiertos de 2,8x5x0,8 m
con grandes paneles en Europa occidental fue de para adosar en obra, la francesa Sigma con pie-
algo más de un millón de viviendas hasta 1968, zas de 5,56x2,7x2,5 m y representación en toda
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 119

Exposición Universal de Montreal, Habitat 67.

Europa, la suiza Variel con piezas de 2,8x9,6x3,67


y concesiones en Francia (1965), Alemania (1960)
y Holanda (1964) y la francesa Combos con ele-
mentos semipesados que se atornillaban en obra
y tenía las instalaciones incorporadas. Los pesos
de los elementos de este tipo de prefabricación
son muy importantes para su transporte y para la
colocación y varían desde los 6 kN/m2 a más de
10 kN/m2 en los sistemas pesados, necesitando
grúas de hasta 350 kN. La construcción más
emblemática fue la de Habitat 67 en la Exposición
Universal de Montreal.
Los aspectos mas desfavorables que se han
atribuido a esta primera etapa industrial han sido
la masificación, obligada por la necesidad de
amortizar la producción, la rigidez de las plantas
y la mala resolución de algunos aspectos técni-
cos y funcionales. Julián Salas2 señala la paradig-
La Grande Borne, Grigny proyecto de Emile Aillaud.
mática respuesta recibida por Lucien Kroll en los
(fotos de mayo de 1973).
años 60 de un importante industrial francés a las
críticas de puentes térmicos, eflorescencias y 3.685 viviendas HLM en La Grande Borne,
monotonía en sus productos "vendo demasiado, Grigny, al sur de París, entre 1964 y 1971, con
no tengo tiempo para mejorar…" encofrados túnel y paneles cerámicos y un cui-
Con estos sistemas se construyeron miles dadoso diseño, dedicando la disminución del
de viviendas con pocas variaciones, abusando de precio de la construcción a la jardinería y el pai-
las tipologías de bloques lineales y con una rígida sajismo.
distribución de tabiquerías de hormigón. La Sin embargo esta primera etapa de prefabri-
industrialización limitaba el diseño arquitectónico cación no daba más de si y las administraciones
con una tecnología utilizada sólo por rapidez y empezaron a apoyar otras soluciones industriales
economía y con poco margen de modificaciones. con mayor calidad, tanto técnica como composi-
Por otro lado la limitación económica al transpor- tiva. Desde la propia administración se criticaron
te de los pesados elementos prefabricados a dis- los modelos "gigantistas" de grandes bloques
tancias superiores a unas decenas de kilómetros lineales uniformes o altas torres –denostadas
condujo a una segmentación territorial en la que como barra torre–, al mismo tiempo la vivienda
las diferentes marcas protegían sus territorios, individual fue ganando terreno poco a poco a la
proliferando numerosos procedimientos que bus- colectiva, preferida por los usuarios a pesar de no
caban su rentabilidad con la repetición máxima ser una tipología favorecida por la administración,
de sus soluciones.3 ya entonces preocupada por la herencia que se
También hubo algunos intentos interesan- dejaba a las siguientes generaciones ante su gran
tes de sacar todas las ventajas posibles al sis- consumo de espacio y su poca sostenibilidad; la
tema, el arquitecto Emile Aillaud construyó búsqueda de mayor confort y la influencia de

2 SALAS y otros, 1991.


3 BERNARD, 1983. Original: La construction par compo-
sants compatibles, 1982.
120 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

vias para su integración en el proyecto, al mismo


tiempo que permite la colaboración de fabrican-
tes especializados en determinados elementos,
favorece el intercambio internacional y facilita el
montaje por otras empresas. En la construcción
su arranque ha sido muy lento pero no hay duda
de su interés a la vista del aumento de la produc-
ción y uso de elementos normalizados.
La dificultad de su empleo estriba en un pro-
blema muy sencillo: los proyectistas no pueden ni
quieren utilizar componentes modularles inexis-
tentes y adaptan sus proyectos a los que ya exis-
ten en el mercado y los fabricantes sólo producen
lo que tiene suficiente demanda. La legislación
danesa consiguió romper este círculo vicioso en
1966 obligando a diseñar las viviendas de alquiler
con los principios modulares de las Normas dane-
sas. En 1960 el Código Nacional de Edificación de
Dinamarca había incluido disposiciones para
fomentar en los edificios de viviendas en alquiler
"patrones dimensionales que estimulen el empleo
de componentes constructivos, instalaciones y
Abuso de la tipología de bloques lineales en Argenteuil y accesorios normalizados". Las Ordenanzas dane-
Sarcelles, Francia. sas de edificación fueron pioneras en la normaliza-
ción de medidas, en agosto de 1966 establecían
que "Las viviendas construidas para alquiler se
asociaciones defensoras de la calidad ayudaron a diseñarán de acuerdo con las Normas de Modula-
conseguir mejoras técnicas y funcionales: aisla- ción de la Edificación DS 1011.1 (Módulo básico) y
miento térmico y acústico, flexibilidad del espa- DS 1011.2 (Multimódulos)". De esta forma ayuda-
cio, cuidado en la inserción en el entorno y mayor ban a la fabricación del mayor número posible de
respeto por el paisaje, también en ese sentido componentes normalizados, y aunque no obliga-
colaboró el aumento de la toma de conciencia ban a su utilización tuvo un indudable éxito en el
regional y local y lentamente el mercado se fue desarrollo de los componentes.
modificando. El Módulo básico M se estableció en 100 mm,
En la transformación coexisten entrelazadas está no fue una decisión fácil ya que existían varias
varias tendencias y que han sido señaladas por alternativas como el módulo usado en EE.UU de
Gérard Blanchère:4 los sistemas abiertos a la cola- 4" –101,6 mm– o el octámetro OM de Alemania de
boración entre distintos fabricantes, el empleo par- 125 mm defendido por Neufert –coexistiendo con
cial de componentes, el uso casi exclusivo de el de 100 mm para instalaciones y accesorios–.
componentes con prefabricación a medida y los Mas tarde, en 1971, el Comité Alemán de Normas
sistemas de tipo mecano, todos están relaciona- presentó una nueva norma modular DIN 1800 con
dos con una colaboración mas abierta entre pro- el módulo 3M igual a 300 mm. En Dinamarca se
yectistas, promotores, constructores y fabricantes, usaba el módulo de 120 mm como dimensión de
para lo que era fundamental abordar previamente coordinación de la albañilería desde 1896; pero se
el tema de la coordinación dimensional. cambió para darle un carácter internacional; junto
con el Módulo básico también existen los submó-
Coordinación dimensional dulos para elementos pequeños de M/2 M/4 y M/5
La coordinación dimensional ha sido necesaria y los módulos de diseño para piezas grandes.
para establecer un lenguaje común entre los dife- Las definiciones siguientes explican de forma
rentes agentes intervinientes. Permite establecer resumida los distintos conceptos, que han sido
una normalización de los tamaños de cada pro- comúnmente aceptados por las normalizaciones
ducto y que el diseñador tenga unas reglas pre- posteriores de diferentes países:

4 BLANCHÈRE, 1977. Original: Technologies de la cons-


truction industrialisée, 1975.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 121

Dimensiones para albañilería según DS 1048, componentes modulares y bloques constructivos, esquemas de modulación en
planta y en malla modular espacial. Fuente NISSEN, H. Construcción industrializada y diseño modular.

– Dimensiones modulares de coordinación. Se de coordinación de la albañilería y para dimensionar


usan para establecer el espacio previsto para ubicar forjados, muros, escaleras y ventanas. La mayoría
un componente y la unión con otros. Acumulando la de países de Europa, incluso los Escandinavos,
dimensión básica del elemento con la junta entre usan el módulo 3M. Como excepción Alemania
elementos se obtiene la dimensión de coordinación. quedó fuera del patrón ya que el módulo para
– Módulos de diseño. Tienen que ser múltiplos viviendas del Wohnungsbaugesellschaft "Woba" es
del módulo básico M y se usan para el diseño del de 625 mm que no armoniza con el sistema modu-
armazón (estructuras y cerramiento), mientras que lar internacional.
el módulo básico se usa para el diseño de los inte- – Multimódulos preferentes. Se usan para limi-
riores, de lo que se llama el "edificio acabado". En tar las variantes en tamaños grandes, por ejemplo
viviendas se usa 3M como dimensión horizontal y en forjados se podrían tener anchuras de 6M, 9M,
2M para la vertical. Se acoplan a las dimensiones 12M y 15M y longitudes de 24M, 27M, 30M y 48M,
122 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

todos múltiplos de 3M, pero de esta manera podrí- componentes modulares de catálogo pero en la
an existir 36 componentes diferentes, demasiados práctica es poco posible debido a las exigencias de
para una producción industrial racionalizada. La las juntas. También es frecuente que sea necesaria
recomendación DS/R 1038 establece, según los la rotura de la malla, especialmente en viviendas
pesos, los valores recomendados para los compo- unifamiliares. Finalmente existen de nuevo dos
nentes aligerados del forjado. Por ejemplo la com- métodos: diseño de la estructura sobre una malla
pañía Hojgaard & Schultz selecciona una anchura modular, lo que implica elementos especiales en las
de 12M con longitudes entre 18M y 54M en interva- esquinas, intersecciones y juntas en T y el resto de
los de 3M; bajo pedido tiene anchuras de 6M y 15M elementos se acoplan al edificio en base exclusiva-
mas caras, ya que se realizan con moldeo y trans- mente a sus requisitos funcionales, o diseño del
porte como en un taller artesanal mecanizado. Las edificio utilizando tantos elementos modulares
dimensiones de puertas según DS 1028 tie-nen una como sea posible, conectándolos en base a sus
anchura de 7M, 8M, 9M y 10M y los componentes requisitos funcionales y sin emplear necesariamen-
de cocina tienen una anchura de 4M y 6M. te una malla modular. En la práctica se combinan
En las normas hay reglas de colocación de ambos métodos.
componentes utilizando los módulos de diseño; La Normativa danesa es un claro ejemplo de
también se considera el hecho de que las condicio- sentido común, contempla las soluciones totalmen-
nes técnicas de las juntas pueden obligar a despla- te modulares y admite las que no lo son, dejando
zamientos en relación a las líneas modulares por lo posibilidad para cualquier intervención, especial-
que se aconseja dibujar los esquemas de coloca- mente compleja en el caso de las reformas o reha-
ción y tener unos detalles modulares para adaptar- bilitaciones en edificios antiguos. Supuso una supe-
se correctamente. Las reglas de colocación permi- ración de esfuerzos anteriores demasiado rígidos
ten adaptarse con cualquier solución constructiva. con mallas universales, impuestas reglamentaria-
Lo mismo sucede para la colocación vertical de los mente, en las que se habían puesto excesivas espe-
revestimientos de suelo; en los casos en que hay ranzas. Por otro lado en los años 60 la coordinación
dificultad para cumplir las alturas mínimas de las se asociaba a los sistemas cerrados que paradóji-
normas existe una posible dispensa del Ministerio camente tampoco la necesitaban ya que sólo debí-
de la Vivienda Danés de hasta 20 mm con respecto an satisfacer unos códigos propios.
a la altura suelo techo. En Francia se publican en 1978 las "Conven-
Una vez determinado el módulo, el módulo de ciones Generales de Coordinación Dimensional"
diseño y los multimódulos preferentes las posibili- dentro del VII Plan Francés y con el consenso de la
dades de trabajo son dos: diseñar sobre una malla Asociación Constructions et Composants, –A.C.C.–
modular o diseñar con elementos modulares, para que incluye a arquitectos, ingenieros, constructores,
lo que es suficiente utilizar elementos modulados de fabricantes y sindicatos. Partiendo de los resultados
un catálogo. Los sistemas no son excluyentes y del informe finlandés BES (Beton Element System)
pueden coexistir lo que favorece su implantación y intenta establecer un sistema progresivo de utiliza-
por tanto el desarrollo industrial. ción de componentes. Se introduce la noción de
La malla modular se usa principalmente para el espacio contenedor y espacio contenido, enten-
diseño de la estructura, los elementos modulares se diendo que una parte de la obra se inserta dentro de
colocan con los bordes coincidiendo con las líneas otra. Se distingue entre espace d'emprise o espacio
modulares formando la zona modular del elemento. mínimo necesario y espace capable, espacio capaz
El elemento debe mantenerse en su zona pero hay o espacio suficiente, ambos espacios puede ser
soluciones en las que las uniones o enlaces obligan modulares o no. La A.C.C. define los conceptos de
a superar la zona modular, como los machihembra- dimensión de coordinación, de nominación, dimen-
dos. Otro problema puede surgir en las esquinas, sión técnica, de fabricación, efectiva, las dimensio-
que se resuelven con piezas especiales no modula- nes límites máxima y mínima, las desviaciones lími-
res o por desplazamiento de la malla y sus compo- tes, la posición nominal en la obra y las tolerancias
nentes. Se admiten varias posibilidades y puede de fabricación y montaje, el juego de comporta-
hacerse lo más apropiado en cada caso. miento y el espacio de unión. El enfoque se adapta
Al pasar de dos a tres dimensiones los proble- a la realidad de forma muy sensata reconociendo
mas de unión se complican y a veces se rompe la de forma explícita la frecuente necesidad en la rea-
malla modular; en ocasiones se puede resolver con lidad cotidiana de un espacio de adaptación, con
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 123

Arriba las siete reglas básicas de SAR y abajo las nueve reglas de NEN 2883. Fuente SALAS, J. Alojamiento y tecnología
¿Industrialización abierta?.

este planteamiento se promueve la introducción de no coactiva sino para situar los elementos, sean
componentes modulares en espacios no modulares modulares o no. Utiliza el módulo de 10 cm como
en la medida en que sea posible. Las intervenciones básico y uno de 30 cm como preferente; utiliza una
en la rehabilitación de edificios o en cualquier edifi- malla de bandas de 10 y 20 cm consecutivas con
cio con rígidos límites geométricos, lo que por otro siete reglas gráficas.
lado es muy habitual, pueden encajar con este plan- Los objetivos de SAR eran varios: facilitar la
teamiento. cooperación entre diseñadores, fabricantes, distri-
En 1978 aparece la norma Holandesa NEN buidores y promotores, permitir el uso de compo-
2883 "coordinación modular en la vivienda" en con- nentes modulares, organizar el diseño haciendo
tinuidad con el trabajo del Grupo SAR, Stichting posible obtener la dimensión de cada componente
Architecten Research, formado en 1965 por diez y su relación con el resto, modular lo mas posible
estudios de arquitectura que compartieron unos cada componente, permitir su intercambio, simplifi-
principios de diseño. Es fundamental comprender car la colocación y unión y asegurar la coordinación
que SAR considera que la estandarización no es el entre instalaciones y equipos con el edificio. Estos
objetivo sino el resultado de una producción racio- principios son recogidos por NEN 2883 con nueve
nal y considera la coordinación como método para reglas, y se completan con una extensa colec-ción
conseguirlo. SAR utiliza la malla modular de forma de detalles constructivos para su aplicación.
124 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

En los 50 y 60 el objetivo de la Normalización de la normativa de ahorro de energía. Desde enton-


era la productividad, se consideraba un fin en lugar ces se trabaja en Francia en la puesta a punto de
de ser un medio, pero gracias a eso se incrementó sistemas con mayor calidad y cada vez mas abier-
mucho la propia producción. En los 70 se modifican tos con componentes provenientes de distintas
los planteamientos en la redacción de Normas y empresas.
Reglamentos orientándose cada vez más a la ela- Las tecnologías de componentes, que se estu-
boración de instrumentos de control para verificar dian de forma mas detallada en el siguiente epígra-
las exigencias técnicas. fe, ya existían antes y resistían bien la crisis, ya que
la prefabricación abierta permitía que varios fabri-
Industrialización abierta cantes pudieran producir elementos para una
La industrialización abierta es la respuesta de la misma construcción y era posible la coexistencia de
industria a la crisis iniciada en los años 70, cuando la construcción prefabricada con la tradicional. Una
los fabricantes intentan diversificar sus productos característica de la tecnología de componentes que
para adaptarse a la transformación de un sistema había que resolver es que necesita una mínima
de demanda en el que todo se vendía por otro en el coordinación dimensional, mayor que la necesaria
que hay que competir. Al cansancio de la opinión con los sistemas cerrados y con mas importancia
pública sobre el abuso del modelo barra-torre hay en los sistemas en los que colaboran más fabrican-
que añadir el inicio de la crisis energética de 1970- tes; se necesitaban catálogos bien estudiados de
73 que provoca una grave crisis económica dismi- cada fabricante, respetando las dimensiones con
nuyendo de 7 a 5 el número de viviendas construi- suficiente precisión y dentro de un sistema de tole-
das por cada 1000 habitantes al año; por otro lado rancias previsto; también era necesario que los
la construcción de viviendas unifamiliares llega en fabricantes tuviesen un amplio radio de acción, más
algunos países al 50% del total (Francia, Holanda e grande cuanto mas específicos sean los usos de
Inglaterra), el tamaño medio de las obras decrece, sus productos y además tenían que disponer de
bajando mucho el número de obras de más de 200 stock para la rápida distribución.
viviendas y hay que recordar que los sistemas Aunque no rebajaban los costes finales, los
"cerrados" se acoplan mal a esa obra dispersa, la componentes se adaptaban mejor a las nuevas ten-
crisis del petróleo impulsa normativas rigurosas res- dencias, se adecuaban mejor al creciente mercado
pecto al aislamiento térmico que dejan fuera a de unifamiliares ya que el menor volumen de las
muchos sistemas de la llamada "escuela francesa obras penalizaba las tecnologías de hormigón en
de grandes paneles", finalmente, el derrumbamien- grandes paneles y por otro lado el mejor cumpli-
to como un castillo de naipes de la torre prefabrica- mento de la Normativas también les favorecía. En
da Ronan Point en Londres en 1968 influye muy Francia coadyuva a la transformación industrial la
desfavorablemente en la opinión pública sobre política de restricción de la mano de obra inmigran-
estos modelos constructivos.5 Sólo algunos fabri- te y la mejora del nivel de empleo en el sector ante
cantes de grandes paneles pueden sobrevivir ofre- la seguridad de que los jóvenes franceses no volve-
ciendo mejor calidad, variedad y respuesta a rían a las obras a no ser que se elevase su conside-
demandas pequeñas menores de 100 viviendas, ración social.
otros fabricantes buscaron la exportación y la En 1975 ya se habla del fin de la prefabricación
mayoría desaparecieron. a base de sistemas "cerrados" de grandes paneles
Ya en 1973 en Francia, muy preocupada ya por y se sientan las bases de la prefabricación abierta
la crisis energética, se observa un cambio en la for- en la construcción a base de componentes compa-
mación de los grandes paneles clásicos de tipo tibles, aunque por el momento sólo se aportan tra-
sándwich con marco de unión de hormigón entre bajos teóricos y prototipos. Al periodo de la indus-
las capas interna y externa que presentaban graves trialización abierta se le ha llamado el de la segunda
problemas técnicos de aislamiento por la rotura del generación tecnológica, basada en procedimientos
puente térmico. Los escandinavos ya entonces menos rígidos, mas abiertos a la coexistencia de
independizaban las caras interna y externa y en productos y a la utilización de componentes prefa-
Francia aparecen modelos semejantes con doblado bricados de distinta procedencia y aptos para colo-
en obra de paneles independientes; otros fabrican- carse en obras industrializadas o no industrializa-
tes se plantean la solución de los puentes térmicos das, se usan de forma cada vez mas frecuente las
o el uso de nuevos materiales para no quedar fuera juntas universales y las gamas modulares. Incluso

5 SALAS y otros, 1991.


2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 125

Detalles de construcción de juntas y nudos.

en la actualidad se considera la mejor forma de racionalización, mejorando las condiciones de tra-


industrialización y es aceptada por los que opinan bajo en obra y la cualificación, mejorando la calidad
que la compatibilidad universal era una ilusión. de las viviendas, reduciendo riesgos de error y per-
Como contrapartida los sistemas abiertos requieren mitiendo la flexibilidad y las posibles mejoras y
reglas más precisas y de mayor aceptación por pro- transformaciones posteriores. El plan coordinaba
yectistas, constructores y fabricantes. Es una tarea los esfuerzos de la administración, promotores, pro-
compleja que se debe abordar a su escala por yectistas, industriales, fabricantes y montadores
todas las partes implicadas. para conseguir un mercado de componentes com-
En Francia la industrialización abierta avanza patibles y cubría los campos tecnológicos, financie-
apoyada en el VII Plan del Gobierno en el marco del ros, administrativos y jurídicos. El plan se reservaba
Plan Constructio". A partir de 1978, con la edición 4.000 viviendas al año con carácter experimental,
de las Conventions de Coordination Dimensionnelle en las que 4 grupos de expertos (clasificados en
patrocinadas por la "Asociación Construcción y cuatro áreas: estructura, cerramiento, tabiquería y
Componentes", ya existía el consenso necesario equipo) contrastarían experiencias. Los trabajos se
para trabajar en torno a la industrialización abierta. centrarían en el ensayo de los componentes y su
El "Plan Construccion" invirtió entre 1971-75 en colocación, en la revisión de la normativa y en la de
investigación y ayuda al desarrollo más de 200 los objetivos planteados, en el análisis de la forma-
millones de francos, favoreciendo el nuevo modelo ción de costes, el control de resultados globales, su
con medidas para crear las condiciones de merca- información y su difusión.
do favorables a procesos que fueran independien- Los sistemas de unión y el estudio de las jun-
tes del tamaño de las promociones, asegurando la tas ha resultado uno de los temas más importantes
unidad técnica en la diversidad de la arquitectura, para el desarrollo de los componentes, normalmen-
favoreciendo el desarrollo industrial compatible con te se han preferido los sistemas de montaje en seco
la evolución de las estructuras profesionales, mediante soldadura, tornillos o remaches a los
abriendo canales de exportación, facilitando la húmedos con hormigones o morteros, pero en todo
126 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

con sistemas de vertido "in situ" por encofrado


túnel o con mesas de encofrado, llegando a cuadri-
plicarlos en numero de m2, aunque la suma de
ambos sólo representaba un 30% del total de la
construcción, siendo el 70% restante ejecutado de
forma tradicional; en las fachadas se usaban pane-
les prefabricados en una relación de 3 a 1 respecto
a los realizados con encofrado metálico pero se
trata de paneles mejorados térmicamente, tipo
sándwich o de varias capas.

Empleo parcial de componentes


El empleo de componentes está estrechamente
relacionado con el concepto de industrialización
abierta y la colaboración entre fabricantes; su uso
Molde para prefabricación "in situ" con encofrado tipo túnel. en la práctica aparece de diferentes maneras, sien-
do habitual un empleo parcial; existen otras posibi-
lidades, que posteriormente se tratan, con un
caso la uniones han de ser correctas cuidando el carácter distinto, algo más cerrado a la colabora-
aislamiento acústico y el térmico, la impermeabiliza- ción, como la del uso casi exclusivo de componen-
ción, la dilatación térmica y otros aspectos, y para tes y la de los mecanos.
el correcto funcionamiento de la construcción su El uso de componentes de forma parcial apa-
realización requiere mano de obra especializada y rece en estos años como una fuerte tendencia que
cuanto mas pequeños sean los elementos mayor coexiste con la construcción tradicional. Tras la cri-
número de juntas existirán y mas mano de obra será sis de la prefabricación "cerrada" de grandes pane-
necesaria. Una alternativa fue la de trabajar con les los constructores empiezan a utilizar gamas de
células tridimensionales que llegaban a la obra ter- productos o componentes sueltos de manera cre-
minadas minimizando las juntas necesarias en su ciente; los fabricantes los presentan mediante catá-
colocación, sin embargo no han alcanzado mucho logos, habitualmente con cierta variedad de dimen-
desarrollo y han sido muy criticadas por su poca siones, lo que permite su adaptación en obra
adecuación y su rigidez en cuanto al diseño arqui- mediante los sistemas de unión necesarios a juicio
tectónico. En casos mas complejos para las juntas del constructor, ya que generalmente el fabricante
como las barreras de capilaridad, rehundidos o no resuelve los detalles necesarios para su uso.
goterones existen intentos de su elaboración en Julián Salas6 clasifica los componentes en
fábrica como otro componente mas, eliminado dos categorías conceptuales, componentes autó-
complicadas formas de los cantos de paneles que nomos y componentes específicos; se diferencian
los encarecen y dejándolas listas para su montaje fácilmente por el tipo de catálogo del producto, los
con uniones simples mediante remachado o solape. catálogos de los componentes autónomos al des-
A mediados de los 70 en Francia se realizó un cribir el producto sugieren una serie de usos posi-
análisis completo del coste de las juntas constructi- bles, intentando ampliar su mercado al máximo.
vas, estudiándose la forma de los bordes de los ele- Ejemplos de productos autónomos son los table-
mentos prefabricados y las operaciones de moldeo ros y molduras de madera o de materiales sintéti-
necesarias, los materiales y accesorios que intervie- cos; las placas y láminas metálicas cortables en
nen en la fábrica y en la obra y los costes de mano múltiples formas y con uso muy variado: para
de obra para la colocación, demostrándose que el paramentos, como barrera de vapor, aisladas, de
50% del valor final se debía aplicar al coste de las tipo sándwich…; los perfiles de extrusión de hie-
juntas. Sin embargo el valor era similar en la cons- rro, aluminio o PVC para su uso en carpinterías,
trucción tradicional y sólo disminuía en la prefabri- estructura y canalizaciones, con cualidades estan-
cación pesada, por su menor número. cas y con rotura de puente térmico; los rollos de
Es también interesante el giro producido en material impermeabilizante o aislarte, que sellan
Francia con los forjados sustituyendo los grandes juntas y se moldean en formas complejas. En la
paneles prefabricados por los encofrados metálicos actualidad su distribución se ha extendido con

6 SALAS y otros, 1991.


2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 127

Esquema de prefabricación con componentes. Fuente R.M.E. DIAMANT, MSC. Industrialised building.

mucha rentabilidad a las cadenas de supermerca- recieron. El concepto mas problemático que sub-
dos del bricolaje. También son componentes autó- yace es el derivado de la ornamentación que incide
nomos los ascensores, los radiadores, los apara- negativamente en la compatibilidad y en la adapta-
tos sanitarios, los equipos de cocina… y no suelen ción entre modelos diferentes que comparten una
presentar problemas de compatibilidad si se han misma función, pero con formas muy distintas.
previsto en el proyecto. La utilización de componentes en las obras
Los componentes específicos tienen catálo- significa una delegación de tareas, que en lugar de
gos muy diferentes, ya que sus elementos se colo- realizarse por métodos tradicionales en la propia
can según sus propias reglas, que quedan descri- obra se llevan a cabo en taller o fábrica, con esta
tas en sus catálogos-manuales, utilizan pocos operación se suele alcanzar mayor rendimiento
componentes con muchas combinaciones posi- debido a las mejores condiciones de trabajo, mejor
bles. Conceptualmente heredan a escala menor las cualificación de los operarios, mejor reparto de fun-
reglas de los sistemas "cerrados" y como ejemplos ciones, mejor uso de la tecnología, haciendo traba-
se pueden citar los elementos para formación de jos que en muchas ocasiones sólo puede ser reali-
andamios, muchas de las instalaciones de agua, zados con la limpieza y la protección del taller,
calefacción y saneamiento basadas en patentes, o como ocurre con los trabajos de carpintería, los
los componentes preparados para "vestir" el inte- plegados y cerrajería en general, el esmaltado, la
rior de los armarios de obra. pintura y el tratamiento de materiales plásticos por
El inicio de la fabricación de componentes hay prensado, vacío o inyección; en la fábrica también
que buscarlo en la necesidad de compatibi-lidad existe una mejor gestión de los materiales en bruto
de las municiones de distinto origen para ser usa- y de los elaborados, aunque esta gestión debe
das con las armas de fuego en el siglo XVIII. En contemplar los gastos de transporte, embalaje y
1840 aparece un buen ejemplo con los catálogos acopio del producto elaborado. Un análisis de las
de elementos de fundición de todo tipo, estufas, ventajas de fabricación en taller frente a obra debe
columnas, mobiliario…, el problema básico era la finalmente contemplar la amortización del coste de
amortización de la inversión en la fabricación de los la construcción de la fábrica o taller.7
moldes, que se alargaba con la proliferación de Las reglas naturales del mercado son muy
modelos; hacia 1880 las fábricas de modelos de simples, la producción de componentes es posible
fundición cayeron en una crisis y muchas desapa- en fábrica si el rendimiento mejora; además si se

7 BERNARD, 1983. Original: La construction par compo-


sants compatibles, 1982.
128 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

emplean materiales de mejor calidad y mas caros, masa, utilizando procedimientos de automatiza-
para compensarlo tiene que existir mayor econo- ción, inicialmente por fichas perforadas y después
mía en la mano de obra necesaria. Los parámetros por tecnologías informáticas o por máquinas de
que importan son básicamente loscostes de mate- alta productividad ajustables manualmente sin gas-
riales y mano de obra, y el tamaño de la serie de tos considerables por el paro de producción.
producción. Respecto al tamaño de la serie el fabri- El empleo parcial de componentes es lo habi-
cante tenderá a un número mínimo de elementos y tual en cualquier obra hoy en día: aparatos sanita-
el usuario, o el constructor, pretenderá que exista rios, puertas, ventanas, viguetas…, en obras mas
un producto a su medida, finalmente se puede industrializadas se encuentran prelosas para los
alcanzar un equilibrio satisfaciendo a las partes en forjados, escaleras prefabricadas, tabiques ligeros,
la medida de las posibilidades reales de fabricación módulos de instalaciones…, la ventaja del sistema
y consumo, en definitiva del coste. Una serie con es el uso parcial, no obligado, de los componentes
muchas repeticiones permite una mayor inversión que interesen. Los mejor diseñados progresan y
previa a la producción, que tiene que cubrir el estu- evolucionan satisfaciendo cada vez mas necesida-
dio del producto, el procedimiento, la maquinaria y des y ampliando sus catálogos, los demasiado rígi-
utillaje, la formación y el rodaje de los equipos y si dos desaparecen al no ser que se beneficien de
ha sido correctamente planteada saldrá al mercedo algún tipo de ayuda estatal que en ocasiones ha
y podrá recuperar la inversión y en su caso generar sido necesaria para arrancar un producto para el
beneficio. El arranque necesita en ocasiones cierto que no existían las condiciones objetivas en el
empuje administrativo pero que no debe ser deter- momento, pero que no deberían depender durante
minante a la larga. un largo periodo de ese apoyo externo que prima
Un error habitual es pensar que las series de su falta de competencia.
componentes pequeños pueden ser mas flexibles y
tener catálogos mas extensos, y las de componen- Uso de componentes con prefabricación
tes de mayor tamaño tienen menor flexibilidad y a medida. Sistemas tipo Mecano
mayor economía. Hay otras variables de mayor Esta tendencia es la heredera de los sistemas
importancia como son el peso máximo que pueden cerrados de grandes elementos pero ahora con el
manejar uno o dos operarios, los gálibos de trans- objetivo de la prefabricación por encargo a la
porte hasta el interior del edificio, las características medida de construcciones concretas. Son siste-
resistentes y las de fabricación; el ejemplo mas mas completos de componentes a demanda y
inmediato es el tamaño de 120 cm habitual para el permiten una industrialización total sin mano de
ancho de losas de forjado, los 6 kN máximos para obra tradicional. Las variaciones que permite el
el manejo manual y los 240 cm de gálibo de trans- fabricante suelen tener unos límites que el pro-
porte normal. Estas variables limitan de forma prác- yecto debe contemplar, no existen otras conven-
tica el catálogo que cabe esperar del fabricante. ciones a respetar y las juntas entre elementos
El sistema de componentes no limita la fabri- están resueltas por el propio sistema utilizado. Su
cación por el tamaño mínimo de las series. Lejos uso en viviendas es escaso pero subsiste en
queda la uniformidad de producción obligada por albergues provisionales y situaciones en las que
los caminos económicos de las grúas, con blo- la rapidez prima sobre la economía.
ques lineales de 80-100 m. Por otro lado, la adap- Si se extiende el concepto de componente
tación y mejora de los sistemas industriales de específico a la totalidad de la construcción se
prefabricación se constata en el congreso Euro- entra en la categoría de lo que se ha llamado
prefab de 1978, con la baja del tamaño del pedido "meccanos". Los sistemas tipo "meccano" son
mínimo necesario para rentabilizar la producción. sistemas cerrados con su propia lógica interna y
Para los sistemas cerrados clásicos empezaba a emplean componentes definidos en un catálogo
ser rentable un volumen de unas 200 viviendas y limitado, combinando elementos de un solo
para sistemas de grandes paneles se podía traba- fabricante o de diferentes fabricantes asociados
jar en muchas ocasiones con lotes de tan sólo 100 y obteniendo múltiples soluciones según las
viviendas.8 combinaciones definidas en el catálogo. Los
A partir de los 80 la industria se plantea la pro- componentes están muy estudiados y suelen
ductividad no ligada a la repetición continua, lo que estar disponibles. Para poder utilizar el sistema
se ha llamado diversidad en la producción en el proyecto tiene que estar concebido desde el

8 SALAS y otros, 1981.


2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 129

Colocación de paneles prefabricados de tamaño medio.

Prelosa para la construcción del forjado

principio con ese fin. Existen soluciones ligeras


para construcciones escolares y oficinas, y pesa-
das en hormigón armado para viviendas unifami-
liares. Al ser una solución rígida se impide la
intervención de otros fabricantes blindándose las
patentes.
Parece obvio que con un mercado mas Sistemas de prefabricación tipo Mecano.

amplio se podría escoger mejor y compartiendo


componentes se abrirían los sistemas a otros
fabricantes… y a un mayor uso; ese paso no será
fácil pero para su supervivencia parece que los
sistemas tipo mecano deberían integrarse en las
reglas de los sistemas abiertos creando compo-
nentes compatibles con otros mecanos, lo que
obliga a respetar unas reglas del juego amplias.
130 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

TENDENCIAS ACTUALES poliéster, con trasdosados ligeros de cartón yeso


DE LA INDUSTRIALIZACIÓN o madera al interior; además permiten la incorpo-
La situación mas avanzada de los tres países ración de otros elementos como pueden ser bas-
analizados se produce en Francia, que ha afron- tidores exteriores para paneles solares. También
tado de lleno todas las etapas de desarrollo hay soluciones con placas de revestimiento cerá-
desde sus comienzos, aprendiendo de sus erro- mico en grandes piezas como alternativa a los
res y con una penetración de la industrialización paneles de piezas cerámicas de ladrillo al estilo
en las obras en general elevada, aunque variable tradicional, muy usadas en la zona mediterránea
según la parte constructiva analizada. francesa.
Los fabricantes de grandes paneles, prota- En las particiones interiores la industrializa-
gonistas de la primera generación de la indus- ción ha entrado rápidamente, ahorrando mucha
trialización, fueron los más perjudicados por la mano de obra con alicatados o paneles de yeso
crisis pero se fueron adaptando a las nuevas natural o sintético de toda la altura de piso, com-
condiciones de la edificación y han ido encon- ponentes con núcleo de poliestireno de poco
trando su lugar en la industrialización abierta por peso y placas de cartón yeso con fibra de vidrio y
componentes. Los paneles son ahora de tipo vermiculita, hormigón celular, paneles de partícu-
sándwich, con el aislamiento incorporado entre las, revestimientos de contrachapado, enrejados
capas de hormigón y utilizando hormigones ali- de cartón o estratificados; el menor peso condu-
gerados con áridos o arcilla expandida. Otra ce a los tabiques desmontables o móviles con
opción ha sido la construcción de fachadas lige- una nueva configuración espacial de la vivienda.
ras no portantes, con un marco o bastidor y un La construcción de los forjados ha abando-
paramento, e incorporando las carpinterías, con nado las grandes losas, sustituidas por prelosas y
pesos de sólo 1 kN/m2. En la CEE desde 1990 losas armadas con hormigón celular. Desde los
los grandes paneles entran en las construccio- 90 se generalizó en Francia el sistema habitual en
nes como componentes, en ese sentido están España de vigueta y bovedilla de hormigón, cerá-
las realizaciones de la ACC en Francia, Lucien mica o de poliestireno y sigue siendo muy utiliza-
Kroll en Bélgica y los seguidores de Habraken en do el sistema de encofrados metálicos con
Holanda. El Taller de Arquitectura de Bofill utiliza mesas o de tipo túnel.
la prefabricación de forma intensiva en Abraxas Respecto al equipamiento la tendencia es a
con nuevas formas decorativas, diversas textu- la agrupación de los equipamientos verticales en
ras y detalles complejos, utiliza mezclas de ári- conductos técnicos resolviendo los empalmes
dos y combinaciones de cementos grises y blan- con juntas deslizables, manguitos, racores espe-
cos con añadidos de óxido, produciendo ciales con juntas tóricas o encajes. Se dejan tabi-
variedades de color del blanco al morado.9 En ques técnicos para albergar las canalizaciones de
Francia se ha seguido usando el sistema de ban- aparatos sanitarios, situados entre cocina y baño
ches o encofrado metálico para muros, muy y aumentando su aislamiento acústico. Se inves-
similar al sistema alemán con entramado de tiga con células tridimensionales totalmente ter-
vigas de madera y traviesas metálicas con enco- minadas y realizadas con poliéster y fibra de
frado fenólico. Las fachadas con estructura ais- vidrio y moldeadas en una pieza que han tenido
lante son de hormigón armado aisladas con gran implantación en Japón (las de hormigón que
poliestireno expandido, conocidas en Francia aun existen en Rusia han desaparecido en los
como maçonnerie isolante, y hay distintas solu- demás países). Queda sin resolver la integración
ciones como bloques de poliestireno de medio o con el resto de conducciones de todo tipo sobre
gran tamaño que se rellenan de hormigón arma- las que habrá que hacer un esfuerzo de coordina-
do y se enfoscan exteriormente. ción y agrupamiento. La calefacción tiene distin-
Las fachadas ligeras con juntas simplificadas tos componentes como los paneles calefactores
pueden abrir el mercado de componentes a de baja temperatura, que se integran mejor con
pequeñas empresas, ya que son elementos fáci- los muros o forjados, la calefacción eléctrica se
les de preparar y que pueden incorporar otros ha limitado a resolver el diseño de sus propios
elementos como revestimientos ligeros metáli- componentes, como los convectores, los suelos
cos, materiales plásticos de resinas sintéticas, radiantes o los acumuladores, según las necesi-
composites, PVC, derivados fenólicos o de dades de ahorro energético.

9 SALAS y otros, 1981.


2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 131

Muro exterior de varias capas, la exterior con ladrillo colocado de forma tradicional. Ijburg, Holanda, 2007.

La oferta actual de componentes cubre casi mientas informáticas, para conseguir que los com-
todas las tareas constructivas, basta hojear los ponentes lleguen en el momento preciso, ni dema-
catálogos de carpinterías, sanitarios, cerrajerías, siado pronto para evitar stocks, ni demasiado tarde;
forjados… Los pronósticos realizados sobre su esto también depende de la red de distribución del
adaptación al mercado se van cumpliendo sin fabricante.
requerir un cambio drástico en los métodos cons- También se avanza en la utilización de equipos
tructivos. La industrialización ha mejorado técnica- polivalentes de operarios capaces de realizar tareas
mente muchos productos gracias al esfuerzo reali- diversificadas, se trata de que sean capaces de
zado por la investigación y la innovación y apoyado ensamblar componentes y trabajar con semipro-
en los controles de calidad propios de su funciona- ductos, siguiendo la definición utilizada por algunos
miento, esto ha permitido que los elementos produ- autores para un estado en la elaboración de mate-
cidos gocen de buena fama y se integren en las riales inferior al de componente, como son los per-
construcciones de lujo y por extensión, gracias al files extrusionados que se cortan a medida en la
abaratamiento conseguido por la producción, tam- propia obra. Las obras se podrían parecer a gran-
bién en las más modestas. des talleres industriales en las que los operarios
Los avances no sólo se han producido en la tampoco tienen que hacer de todo, ya que pueden
producción de elementos, la utilización de compo- existir familias para ciertas actividades agrupadas:
nentes ha modificado la planificación de la obras al instaladores de la obra gruesa, estructura, cerra-
trasladar parte de las tareas habituales de la obra al mientos y escaleras; instaladores para tabiques,
taller o a la fábrica, pero por otra parte se ha reque- electricidad, telefonía, televisión y ventilación; insta-
rido un esfuerzo notable en la planificación de la ladores de equipamientos sanitarios, fontanería,
obra para ajustar la programación del montaje de calefacción y gas; instaladores de acabados, reves-
los componentes; la dificultad intrínseca de las timientos de paredes, suelos y techos. Estas o simi-
construcciones, con su adaptación al lugar median- lares clasificaciones suponen un paso mas en la
te las cimentaciones y las infraestructuras alberga adecuación de la división del trabajo con la indus-
frecuentes imprevistos, el edificio no tiene ninguna trialización de la construcción.
semejanza con un objeto industrial y las circunstan- Paul Bernard10 señala los criterios para juzgar
cias locales en cuanto al aporte de materiales y de el grado de introducción del mercado de compo-
mano de obra o las inclemencias del tiempo dificul- nentes en un sistema constructivo, llamado S3C
tan toda la planificación. La gestión de un plan de (construcción por componentes compatibles):
trabajo acota los desajustes todo lo posible, inten- – Calidad de la "logística"
tando el pleno empleo de equipos y personal, para – Respeto a las normativas actuales
ello es interesante el apoyo logístico de las herra- – Calidad del "material", es decir, riqueza de catálo-

10 BERNARD, 1983. Original: La construction par compo-


sants compatibles, 1982.
132 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

Componentes diversos y aspecto exterior de la construcción. Edificios de viviendas. Ijburg, Holanda, 2007.

go de los componentes y aplicación de varias tec-


nologías
– Aptitud para responder a programas y sinopsis
variadas
– Ductilidad arquitectónica
– Disociación entre producción y puesta en obra.
– Abertura a otros fabricantes y empresas de pues-
ta en obra.
– Compatibilidad.
En los últimos años Holanda ha tenido una
producción anual de 80.000 a 100.000 viviendas,
con un 78% unifamiliares y el resto de 2 a 4 alturas,
por lo que la prefabricación pesada ha sido escasa,
siendo mayor el uso de encofrados túnel. Desde
1980 se ha discutido la filosofía llamada de open
building que independiza el proceso de la construc-
ción en niveles de decisión, mejorando la adaptabi-
lidad. En los años 90 se ha incrementado esta filo-
sofía a todos los ámbitos, se trata de poder
modificar las casa sin necesidad de cambiar su
estructura y se conoce como IFD (industrial, flexible
desmontable); no es fácil su incorporación ya que la
gente interesada en lo que está construyendo para
usar de forma inmediata no tiene la necesidad de
investigar la posibilidad de cambiar cosas en el
futuro; por otro lado, las empresas son principal-
mente de tamaño pequeño o mediano y están inte-
resadas por lo que pasa en el momento no en un
futuro mayor de seis meses. El envejecimiento de la
población ha hecho decaer la construcción nueva y
se han incrementado las reformas de viviendas
existentes bajando la construcción de viviendas
nuevas desde 113.000 viviendas en el año 1980
hasta 73.000 en 2001; el mercado está muy satura-
do con una tasa de ocupación de 2,2 personas por
vivienda y también ha disminuido el tamaño medio
de las promociones que en 1970 era de 200 y ahora
Instalaciones de fontanería y electricidad para edificios de
es de 20 a 40 viviendas.
viviendas. Kits de saneamiento. Ijburg, Holanda, 2007.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 133

Instalaciones previstas en la ejecución de las losas de forjado. Ijburg, Holanda, 2007.

Hay que considerar la necesidad de obras de paneles prefabricados de ladrillo como un solo com-
rehabilitación por la adaptación a las normativas ponente. En las tabiquerías se usa el cartón yeso en
holandesas que obligan a mejoras del aislamiento un 90%. Los equipamientos de cocina están modu-
acústico de un 25% y del 100% en el aislamiento lados siempre pero las instalaciones en baños
térmico, las mejoras en la eficacia de los servicios mediante bloques técnicos no han tenido mucho
son del orden de un 20% y se requiere además un éxito ya que no reducen los costes lo suficiente,
incremento de 20 cm en la altura de techos y puer- aunque si es frecuente utilizar kits con segmentos de
tas de paso y un incremento del 40% en el trazado instalaciones listos para su ensamblaje.
de escaleras. Se ha evaluado que la rehabilitación de En Alemania antes de la caída del muro se pro-
edificios existentes cuesta un 30% más que la cons- ducían unas 300.000 viviendas al año con un 60%
trucción nueva, sin considerar los problemas de unifamiliar, pero se incrementó la construcción con
viviendas temporales, molestias y problemas en las la unificación distorsionando el mercado. En el año
medianeras del edificio rehabilitado.11 En los casos 1995 se llegó a 600.000 viviendas nuevas, bajando
de adaptaciones complejas se suele preferir el derri- posteriormente hasta las 360.000 en 2001. La Ale-
bo y nueva construcción a la reparación integral, que mania del Este trajo la herencia de los grandes blo-
sólo alcanza un 10% del total de la construcción, ques prefabricados con graves problemas técnicos
aunque en los años 70 llegaba al 60%. y algunos en ruina con la necesidad de ser rempla-
En una reciente encuesta preparada y realizada zados, aumentando la tipología de vivienda en altu-
por nuestro grupo investigador se ha detectado que ra, pero la prefabricación de viviendas no supera el
los métodos constructivos tienen un alto grado de 11% del total y debe aun superar la mala prensa
industrialización pero se usan los métodos tradicio- dejada por los sistemas utilizados en el Este. La pre-
nales para los acabados. Con la solución de enco- fabricación pesada del estado centralizado constru-
frado túnel se hace el 80% de las viviendas y el resto yó monótonas casas de producción masiva y poca
utiliza paneles prefabricados con aislamiento; los calidad y el cambio al libre mercado convirtió en pro-
muros llevan las ventanas y puertas ya terminadas pietarios a sus habitantes, hasta entonces inquilinos
en el 50% de los casos. El uso de semilosas sólo pero con unas viviendas muy desfasadas en cuanto
llega al 10%, y las escaleras se prefabrican en el a los estándares europeos (especialmente de aisla-
95% de los casos. Los revestimientos de fachadas miento tér-mico) y que resulta difícil de resolver, sien-
se hacen con ladrillo tradicional ya que tiene mucha do muy complicado conseguir la necesaria coopera-
aceptación entre los usuarios y en un 5% se usan ción de sus propietarios para mejorar los edificios.

11 THILLART, 2004.
134 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

Esquema de prefabricación con hormigonado "in situ" tipo túnel. Fuente R.M.E. DIAMANT, MSC. Industrialised building.

Sistemas productivos nua. La automatización de los procesos industria-


Los sistemas productivos se han ido modificando les ha permitido la mecanización de muchos pro-
desde el sistema tradicional bajo pedido, típico de cedimientos, que a partir de la confección del pro-
los fabricantes de fachadas, sector conocido en yecto, y con el apoyo informático, permite
Francia como de hormigón arquitectónico, hacía la despiezar los paneles necesarios y preparar los
producción por lotes o tecnología de grupo, que procesos para su fabricación. Se usan sistemas de
ahora alcanza el 75% de la producción de consu- control automático con distintos niveles de des-
mo y que con el apoyo de la robotización y la infor- arrollo, en los que hay relés y dispositivos que con-
mática permite una gran variedad de tipos. En la trolan temperatura, peso humedad y presión, téc-
construcción el carácter variado de la demanda y nicas de control proporcional que mantiene el nivel
su relativo poco volumen se adapta bien a esta de producción a un ritmo estable (con intervención
forma de producción siempre que se tenga una manual y vigilancia visual), existe vigilancia y con-
correcta organización de los lotes de componentes trol automatizado y determinación automatizada
con una adecuada programación del orden de las condiciones óptimas. Los ordenadores son
secuencial para no variar excesivamente el siste- imprescindibles abarcando todas las necesidades
ma de producción, algo factible con la programa- ya que abaratan los costes instrumentales y permi-
ción informática. También se llama tecnología de ten modificar la lógica que los dispositivos mecá-
grupo pues se trata de aplicar la producción en nicos no pueden controlar. La alternativa a la pro-
serie a grupos de componentes similares y conse- ducción por lotes con gran variedad de tipos es el
guir artículos diferentes.12 El concepto nuevo es de producción de grandes series o producción
que la diversidad no es más cara gracias a la intro- continua, sistema que permite demandas de gran
ducción de la robotización y la informática; los volumen por sistemas continuos, como en el caso
catálogos permiten variantes gracias a las modifi- de semiproductos cortables y plegables, cartón
caciones admisibles en el proceso industrial. yeso o placas o láminas que se trocean o adaptan
En el inicio de los procedimientos industriales posteriormente. La combinación de ambos siste-
sólo se contaba con el molde fijo, posterior-mente mas es muy útil en la construcción. En cuanto a la
se diversificó la gama de componentes con mol- concurrencia de productos de distintos países de
des regulares capaces de responder a series de la UE el problema puede existir en las diferentes
dimensiones preferentes con costeros regulables, normativas que afecten a la funcionalidad de cada
para llegar al molde universal de regulación auto- componente, a los ensayos requeridos y a los
mática con procedimientos de fabricación conti- laboratorios homologados.

12 SALAS y otros, 1991.


2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 135

Robotización
Francia, Alemania, EE.UU y Japón han sido hasta
ahora los países más interesados en su desarrollo,
el objetivo es mejorar la producción en tiempo y
calidad y mejorar las condiciones de trabajo elimi-
nando las tareas poco cualificadas, fatigosas y peli-
grosas. El CSTB "Centro Científico y Técnico de la
Construcción de Francia" señaló unos requisitos
que debían resolverse para la robotización en las
obras como el de la facilidad de colocación de las
máquinas en la obra y su movilidad dentro de ella,
su manipulación para trabajos de acabados, la pre-
cisión del trabajo, la fuerte interacción entre máqui-
na y medio y el control de ejecución, que el obrero
especializado resuelve con su habilidad para los
casos delicados. Algunos de problemas detectados
son la introducción de brazos articulados de tipo
industrial en la construcción, su elevado peso para
la carga que pueden levantar (250-900 kg levantan
sólo 50 kg), la falta de espacio y la necesidad de
protección del polvo y la humedad. Su manejo tam-
bién debe ser mejorado ya que los equipos periféri-
cos necesarios son pesados y embarazosos (una
consola de mando pesa mas de 100 kg y se une al
dsipositivo con cableados gruesos y rígidos).13
La JIRA (Japan Industrial Robots Association)
ha confeccionado tablas de demanda y coste
actuales en las que se nota el interés en robotizar
los oficios, especialmente los peligrosos, utilizando
adaptaciones de soluciones ya experimentadas en
otros sectores como la construcción de estructuras
metálicas para atornillar, soldar y pintar; el montaje
y desmontaje de andamios, la compactación de
hormigón, la colocación de paneles exteriores e
interiores, el montaje de muros exteriores, la coloca-
ción de gres-cerámica y enlucidos, la soldadura de
canalizaciones, la colocación de conducciones de
aire y el aislamiento de conducciones, el transporte
evitando obstáculos, la colocación de revestimien-
Encofrados tipo túnel para viviendas. Ijburg, Holanda, 2007.

13 SALAS y otros, 1991.


136 Tipología, sistemas constructivos e industrialización

Ladrillo colocado de forma tradicional como capa de terminación. Ijburg, Holanda, 2007.

tos exteriores, la demolición por interior o por el


perímetro exterior, troceando hormigón y cortando
redondos, la colocación de cargas explosivas, el
vertido en encofrados y la unión de paneles norma-
lizados.
La JIRA ha clasificado los robots en clases:
Clase 1. Robot con múltiples funciones que
actúa con un operador.
Los 4 movimientos fundamentales de la robótica:
Clase 2. Robot con secuencias fijas encadena- 2P Cartesiano; R2P Cilíndrico; 2RP Esférico; RRP Brazo
das y prefijadas con difícil modificación. articulado. Cada grado de movimiento incluye los inferiores.
Clase 3. Como la clase 2 pero fácil de modificar.
Clase 4. Un operador realiza la tarea y la graba
el movimiento para que el robot la repita.
Clase 5. El operador mueve al robot con un
programa de movimiento.
Clase 6. Robot inteligente que puede integrar
el contexto y completar una tarea según los cam-
bios sucedidos en su entorno.
El RIA (Robotics Institute of America) y la AFR
(Association Francaise de Robotique) sólo conside-
ran las clases 3 a 6 como robots y tienen su propia
clasificación:
Tipo A. Dispositivo con tele control manual.
Tipo B. Dispositivo con ciclos determinados.
Tipo C. Programable, servo controlado con tra-
yectorias continuas punto a punto.
Tipo D. Como el C pero capaz de adquirir infor-
mación de su entorno.
Habrá que esperar mas para saber cuales de
las tecnologías robotizadas se adaptan mejor a la
actividad de la construcción y cual es el compromi-
so entre las diferentes técnicas que mejor encaja
con los sistemas de trabajo, pero por ahora parece
Puma (Programmable Universal Machine for Assembly),
que la robótica es interesante en el marco del taller
articulado y antropomórfico, es un robot complejo.
y la fábrica, y sólo de forma excepcional en la obra De izda. a dcha., modelos RXPaint 130XL, RXPlastics 160 y
para desarrollar trabajos que por su dificultad o peli- RX270 de Stäubli y otro de la NASA preparado para su uso
grosidad no puedan ser realizados por operarios. en realizad virtual.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 137

Planificación y control de calidad


Existe otro aspecto relacionado de forma indirec-
ta con la industrialización en el que los países
europeos han avanzado mucho y es en la planifi-
cación previa y el control del desarrollo de la
obra; los proyectos tienen ahora un desarrollo
documental considerablemente mayor que el
correspondiente a obras tradicionales, pero inclu-
so en una obra tradicional la preparación detalla-
da de todos los componentes se rentabiliza inme-
diatamente. La ubicación de las instalaciones
dentro de los forjados solo es posible con una
planificación detallada. Con la preparación de kits
de cañerías de abastecimiento de agua, de distri-
bución de calor o de saneamiento, se ahorra
tiempo y se eliminan interacciones entre los dis-
tintos oficios con roturas de suelos o paramentos
y continuos repasos de obras ya terminadas; el
planteamiento es posible sólo si la ubicación de
los elementos se ha analizado en detalle. Al
mismo tiempo los controles intermedios de eje-
cución y de plazos de realización y entre-ga
cobran un aspecto sustancial que se rentabiliza
con el ahorro de tiempos de ejecución.
Para la difusión internacional de componen-
tes en el marco de la CEE tiene especial impor-
tancia el tema de la homologación de los produc-
tos y de los métodos de ensayo utilizados por los
laboratorios o empresas de control para el cum-
plimiento de las normativas de cada país o
región, lo que va a requerir un esfuerzo normativo
adicional que ya se ha realizado en algunos cam-
pos. La facilidad de intercambio comercial, una
vez asegurada la calidad del producto, permitirá
la disminución de costes con un mercado sin
Escaleras prefabricadas, cocinas y elementos de tabiquería fronteras con un potencial de venta mucho más
en viviendas. Ijburg, Holanda, 2007. elevado de lo que hasta ahora hemos conocido.

Sellos de marcado:
Certificado de conformidad CE;
Certificados de producto ACERMI y AENOR;
Certificado de Declaración Ambiental;
Certificados de calidad AENOR norma ISO 9001 y
de gestión medioambiental ISO 14001;
Certificados de calidad LLOYD'S norma ISO 9001;
Certificado EUCEB.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 139

TEORÍA Y PLANIFICACIÓN URBANÍSTICAS *


FELIPE COLAVIDAS

ALEMANIA OCCIDENTAL to se llegaría a institucionalizar también en su


Entre 1945 y 1990 es inevitable considerar Ale- papel mixto de planificación urbanística-territorial
mania como dos países con regímenes políticos para que realmente sirviese de imprescindible
sociales y económicos distintos, lo cual evidente- pieza de enlace entre el planeamiento de rango
mente influye de forma decisiva en la ordenación local, de carácter más operativo e inmediato, liga-
y desarrollo de sus ciudades. do a los proyectos de obras de urbanización y edi-
Fue a finales del siglo XIX cuando, de mane- ficación, y el de índole nacional, de naturaleza más
ra generalizada y pionera en la disciplina urbanís- estructural y estratégica, ligada directamente a la
tica, se vio la necesidad de controlar la utilización vertiente económica y productiva.
del suelo clasificándolo en diversas categorías, lo Después de la guerra, la escasez de materia-
que se llevó a cabo mediante planes reguladores les y de perspectivas de intervención a largo
de aprovechamiento del suelo, que llevaban a plazo dificultó a su vez, considerablemente, la
cabo la concreción previa de los dos espacios acción del planeamiento y del desarrollo urbano.
sustantivos existentes en la ciudad: por una Sin embargo, no por ello se dejaron de hacer tam-
parte, el espacio público, constituido por su red bién esfuerzos importantes. La realidad y los
unitaria de calles, vías, plazas, espacios libres y resultados del desastre que acarreó la contienda,
zonas verdes; y, por la otra, el suelo privado, supusieron una insólita oportunidad de incorporar
constituido por las distintas parcelas calificadas los principios de La Carta de Atenas y de todo el
con los diferentes usos y actividades a desarrollar resto del ideario del Movimiento Moderno (MM) a
en los distintos tipos de edificios con los que se las nuevas formas de ubicación, parcelación,
ocupan dichas parcelas, preferentemente, como urbanización y, por último, de construcción de
ya es bien sabido, con el uso correspondiente a viviendas en las nuevas urbanizaciones. Éstas
las viviendas. surgieron tanto sobre terrenos vírgenes periféri-
Mientras estas competencias de clasifica- cos, como sobre los que habían sufrido devasta-
ción del suelo se iban considerando como de ciones en el centro de las ciudades. El proceso
carácter local, otras, como la densidad de usos avanzó, y su reconsideración crítica dominante
del suelo, siguieron siendo reguladas durante (que, a nuestro entender, no siempre fue ajustada
mucho tiempo por ordenanzas estatales genera- a la verdad ni acorde a los resultados objetivos
les que permitían altísimas densidades, de hasta que realmente se habían obtenido) no llegaría
mil habitantes por hectárea. hasta principios de los años 60.
Fue sólo a partir de finales de la Segunda Efectivamente, también por entonces, en los
Guerra Mundial, justo al comienzo del periodo de comienzos de la posguerra, se generalizaron y se
estudio que nos corresponde, cuando el control, llevaron a cabo, además de las intervenciones en
por así decir, pleno de la utilización del suelo suelos libres periféricos, las primeras reconstruc-
municipal se encomendó a los planes locales. ciones de áreas centrales devastadas por la gue-
En 1965, sin embargo, se aprobó la normativa rra. Fue en ellas donde se intentó, desde los mis-
reguladora de la ordenación territorial a nivel mos principios que imponía La Carta, ordenar los
nacional. Era mucho lo que aún quedaba por hacer antiguos tejidos, conforme a los objetivos de
en la escala territorial a todos los niveles y muy higienización de la ciudad tradicional, lo que prin-
particularmente para que el planeamiento regional cipalmente se venía a lograr mediante la genera-
llegase a cobrar el vigor que le era verdaderamen- lización del tipo de edificación abierta sin patios y
te necesario y para que pudiese así poder jugar el a través de garantizar una red de espacios libres
crucial papel que inmediatamente después le públicos unitaria y funcional a la ciudad vista
habría de corresponder. Así mismo, el planeamien- como un todo que, lógicamente, tenía que asegu-

* Este apartado se basa en WHITTICK, A. (Ed.): Enciclopedia


de planificación urbana.
140 Ordenación y morfología urbana

rar principalmente la circulación de un transporte Con base en un acendrado optimismo hacia


motorizado en tan permanente como imparable la voluntad consciente de transformación, se
aumento. Dicha nueva red urbana de espacios pasó a declarar como áreas a reordenar ciudades
libres públicos había de garantizar, desde luego, enteras, lo que venía facilitado también al contar-
la nueva circulación rodada, pero también la pea- se con el poder omnímodo para, mediante expro-
tonal mediante apertura de amplias zonas dedi- piaciones y otras formas acordes con la restric-
cadas exclusivamente a los peatones y a los ser- ción paulatina de la propiedad privada, llegar a
vicios eventuales de aparcamiento para carga y ocupar todos aquellos terrenos que se considera-
descarga. sen con fines urbanísticos de interés público.
En cuanto a los resultados y realizaciones, Inmediatamente después de la segunda
pocas veces se implantaron propiamente nuevas guerra mundial se comenzó también con la
ciudades, si atendemos al sentido exacto de la reconstrucción de las ciudades dañadas y devas-
expresión, y cuando así se hizo, para intentar tadas por la guerra. Los daños en éstas fueron
compensar la falta de contenido e interés históri- ingentes; por ejemplo, en Berlín se destruyó el
co, se encargaron los proyectos de los nuevos 32% de las viviendas, el 79% de las camas de
edificios a arquitectos de especial renombre, hospital y el 86% de los centros docentes; del
intentado compensar, con gran calidad profesio- mismo orden o muy semejante ocurrió en Leipzig,
nal desde la que abordar la alta exigencia estéti- Dresde y Magdeburgo.
ca de la nueva arquitectura, la falta de acumula- En el planeamiento urbanístico podemos
ción en los nuevos tejidos residenciales de hablar de tres fases distintas que se presentaron
pasado arquitectónico y urbano. con relativa autonomía:
La renovación urbana se hizo, con todo, a De 1945 a 1955 se intentó, sobre todo, supe-
escala muy limitada desde principios de siglo rar los desastres de la guerra. Simultáneamente, y
hasta la segunda guerra mundial; y, tras la segun- con vista a ello, se introdujo un tipo moderno de
da guerra mundial, las acciones de saneamiento urbanización basado en los "dieciséis principios
se dirigieron a su vertiente más pragmática y que- fundamentales del urbanismo"1 que, al hilo de los
daron limitadas así durante mucho tiempo a suplir principios racionalistas del MM, por primera vez
la falta de viviendas existentes. establece grandes conjuntos de edificación abierta
La mayor parte de lo que se hizo posterior- conectados entre sí. Al amparo de estos "dieciséis
mente fue una renovación que se apartó cons- principios" se crearon, en quince ciudades nuevas,
cientemente de los anteriores trazados orgánicos redes de viales, plazas y áreas extensas residencia-
de las calles y de las consecuentes alineaciones les conforme a planos directores en los que se
de los antiguos solares, sometiéndose por el con- podía reconocer a su vez la impronta de los princi-
trario a los principios de la edificación abierta pro- pios y los instrumentos más sobresalientes que
piciada por La Carta de Atenas y a su particular habían inspirado La Carta de Atenas. Se hicieron
morfología de "estructura de llenos", con un también grandes sacrificios económicos y esfuer-
espacio público amorfo y disperso, en la que la zos disciplinares y técnicos importantes para
fachadas de los edificios no coinciden, sino que reconstruir los más famosos complejos urbanos,
resultan independientes y autónomas de las ali- que ya se presentaban obsoletos en su función de
neaciones públicas que conforman las calles y las nuevos nodos de centralidad y desarrollo para la
plazas. reactivación de la vida económica y urbana.
De 1955 a 1966 la actividad urbanística y el
ALEMANIA ORIENTAL sector de la edificación se caracterizaron, sobre
Los principales objetivos que se venía fijando el todo, por los métodos de la construcción industria-
planeamiento urbanístico desde el radical cambio lizada a gran escala, recogiendo en gran parte el
del sistema político y de la forma de poder fueron: legado racionalista de la estandarización e indus-
la terminación de los centros industriales, la gra- trialización arquitectónica. También se atendió
dual industrialización de la agricultura y la planifi- especialmente la necesidad de contar con formas
cación óptima y homogénea, en busca de una y morfologías constructivas nítidas, con un diseño
pretendida justicia también en el ámbito territo- urbano protocolizado y voluntariamente adaptado
rial, de todo el suelo nacional y conforme a los a las condiciones de una tecnología moderna que
principios de la economía socialista. había de llevar a concebir nuevas estructuras y

1 Véase el apartado en este libro sobre la Stalin Alle en


“Breve historia”.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 141

soluciones arquitectónicas y urbanas funcionales; buena muestra de la ingente actividad que realizó
y que, al tiempo, se acabarían de calificar por los el sector de la construcción y la vivienda, siempre
críticos de "monótonas". Por último, en este perio- bajo principios que resultaban también acordes
do se comenzó también la construcción de nuevos con lo impulsado por el ideario racionalista.
centros industriales y de las correspondientes nue-
vas ciudades y ciudades dormitorio necesarias FRANCIA
para el funcionamiento de toda esa misma activi- El urbanismo francés del siglo XX tiene su impron-
dad industrial. ta teórica más destacable en las figuras pioneras
De 1967 en adelante, y hasta la significativa emblemáticas de Eugéne Henard y Tony Garnier,
"caída del muro" en 1989, la actividad urbanística en sus invenciones urbanas tecnológicas y sobre
se orientó principalmente a la renovación de los todo en la propuesta proto-moderna de ciudad
centros urbanos, la terminación de los centros tra- industrial que éste último realizó a partir de 1905.
dicionales de las ciudades y la adaptación de sus Tras la primera guerra, se inició en 1919 un
estructuras a las nuevas condiciones de vida que gran esfuerzo de reconstrucción del país que conti-
estaban surgiendo a partir de los cambios sociales nuó posteriormente desarrollándose también como
y de la revolución científico-técnica ya experimen- un ejercicio de especial valor e interés estético, a
tada por el propio país tras el inexorable empuje través de nuevas ideas disciplinares que encontra-
que ejercía el contexto europeo. Algunas ciudades rían posteriormente en el funcionalismo urbano de
siguieron también creciendo con inusitada rapidez los CIAM y en el racionalismo vanguardista su prin-
y en las áreas agrícolas comenzaron a formarse cipal acicate y en la figura de Le Corbusier el arqui-
nuevos centros de asentamiento de la población tecto que más influyó, precisamente desde Francia,
que, a su vez, y apoyados en el desarrollo de las en todo el movimiento internacional.
nuevas infraestructuras de transporte, incidían en el De acuerdo al advenimiento de la economía
paso de la ruralidad a la urbanización y en el esta- planificada de libre mercado, se trataron de buscar
blecimiento general de la nueva ciudad territorio. los instrumentos urbanísticos para dar con la
Ininterrumpidamente, durante los tres perio- mejor calidad de los servicios, siempre en búsque-
dos, se reconoce como uno de los principales pro- da de la máxima eficiencia y, por tanto, al menor
blemas del sector de la construcción y del urbanis- coste relativo de equipamientos públicos y de gas-
mo la perentoria necesidad que existía de, dada su tos generales de administración.
creciente obsolescencia, renovar el tan cuantioso, Se buscó así una pretendida organización
como deficientemente creciente, stock de las espacial científica aplicada al organismo completo
viviendas antiguas en los distintos tejidos urbanos. de la ciudad entendida como un todo único que
Para hacernos una idea de la vitalidad de incluía también la región circundante, por lo que la
demanda que mostraba el sector de la construc- ciudad quedaba, de una u otra manera, incluida en
ción de viviendas, cabe decir que las autoridades una visión territorial. Se daba entrada a una prime-
previeron en los años setenta la construcción de ra aproximación de lo que posteriormente se ha
tres millones de viviendas nuevas hasta el año dado en llamar la ciudad territorio. En concordan-
2000. A la ciudad de Halle (que entonces contaba cia teórica con esta figura fáctica se presentan las
con 275.000 almas) se le añadió una ciudad palabras pioneras pronunciadas en 1930 por Gas-
gemela, de 110.000 habitantes, cuya construcción tón Bardet respecto a que el Urbanismo como dis-
se basó completamente en elementos prefabrica- ciplina había pasado a convertirse ya en un verda-
dos estandarizados conforme a las nuevas formas dero Orberismo.
de industrialización dominante en el país. Se Las críticas a la organización de la vida colec-
emprendieron también numerosos ensanches de tiva que se estaba imponiendo por aquellos años
ciudades: Rostock que tenía 100.000 habitantes al y, fundamentalmente, a sus formas urbanísticas no
final de la guerra, se duplicó para 1969 y se plan- se hicieron esperar en el panorama urbanístico
tearon nuevos ensanches al norte y al sur para francés. Dichas críticas se concretaron entonces
unas 20.000 almas cada uno de ellos. Erfurt, tenía en lo que se calificaba de ineficiencia formal y de
200.000 habitantes en 1970 y se realizaron estu- "enorme derroche" de tiempo; lo que, a su vez,
dios urbanísticos y previsiones de suelo que habrí- venía provocado, según esas mismas críticas, por
an de atender a 250.000 o 300.000 habitantes el muy deficiente emplazamiento relativo de las
para el año 2000. Todos estos ejemplos son actividades productivas y residenciales.
142 Ordenación y morfología urbana

El 1953 se aprobó una ley para poner en que utilizando 40 viv./Ha, las necesidades de
marcha las expropiaciones precisas para cambiar suelo edificable en treinta años sería de unas
el modelo urbanístico y en 1958 se dio un paso 10.200 Ha. por año; y eso sin contabilizar el suelo
adelante al determinar las zonas de edificación para los centros de actividad y producción que
prioritaria en las que se trataba de satisfacer las vendría a ser de unas 1.200 Ha. por año.
necesidades más perentorias detectadas y en las Se constataba también que iba a resultar de
que habría de desarrollarse de inmediato la urba- una extrema dificultad la renovación de los cen-
nización preferente. tros de servicios por estar éstos ya muy satura-
Surgió así el planeamiento operativo para lle- dos.
var a cabo las nuevas urbanizaciones con miles Para abordar toda esta renovación residen-
de viviendas en las ciudades dormitorio. Se aco- cial se postulaba un desarrollo urbano diferencia-
metieron de esta manera los grandes proyectos do que rompiera con las pautas de uniformidad
pero muchas veces con inadecuada coordinación que se habían seguido hasta entonces. Para ello,
de la programación. se trataría de buscar una expansión que significa-
En 1967 la Ley de Ordenación planteó una se una densidad más elevada, que oscilara entre
estrategia coherente y eficaz para el uso del las 70 y las 80 viv./ Ha., en los distritos centrales,
suelo, tanto a nivel nacional como local, que faci- bajando hasta las 25 o 30 viv./Ha. en los subur-
litó a su vez la dotación de los recursos públicos bios y en las periferias de las ciudades.
necesarios para llevarla a cabo de manera realis- También se hizo un reconocimiento explícito
ta. para no dejar la urbanización de escala interme-
Se determinó que sólo recibieran ayuda eco- dia en manos exclusivamente privadas, sino,
nómica los proyectos concebidos dentro de la todo lo contrario, para llegar a poner estos tejidos
estructura del planeamiento general, económico, residenciales y el planeamiento parcial corres-
social y de desarrollo regional. pondiente bajo la responsabilidad pública de la
Se pasó en aquel tiempo a aplicar los princi- administración local.
pios de organización urbana y territorial conforme Se consideró la necesidad de garantizar una
a un Programa de Modernización que, a su vez, estructura urbanística que permitiese un máximo
buscó su impulso en los principios previamente de eficiencia funcional y de preservación de la tie-
acordados por los arquitectos del MM. rra, tanto en lo ecológico y ambiental como en lo
Antes de pasar a aplicar soluciones masivas, más directamente productivo, ligado al sector pri-
se hicieron las siguientes previsiones: mario, agropecuario, y al sector servicios, recrea-
– Entre 1970 y 2000, Francia habría de crecer un tivo y turístico.
cuarto de su población. En lo referente a las grandes y nuevas exten-
– La población urbana crecería también unos 15 siones urbanas, sobre todo a través del problema
millones de almas. singular que planteaba la vivienda en la metrópo-
– Se triplicaría, a su vez, la población de las ocho li parisina, se llegaron a impulsar nuevas investi-
áreas metropolitanas. gaciones urbanas centradas sobre todo en dar
– El 60% de la población urbana se concentraría con novedosas soluciones industriales desde las
en ciudades medias de más de 100.000 habi- que acometer tales problemáticas mediante un
tantes. instrumental más eficiente y acorde con todas
– Dado que la mayoría de las viviendas habían esas nuevas demandas.
sido construidas antes de 1914, muchas nece- Desde el punto de vista disciplinar, técnico,
sitarían ser sustituidas en el tiempo inmediato. estético y administrativo, el sistema de planea-
– Francia debería construir doce millones de miento urbano y territorial francés, lógicamente,
viviendas entre 1970 y 2000, lo que equivalía a resultó ser el característico del mundo industrial
400.000 por año. avanzado: elevadas densidades de población
La construcción moderna así prevista se con alojamiento en grandes bloques de pisos.
había de caracterizar por consumir una gran can- En lo referente a dicho sistema de planea-
tidad de espacio para vías, aparcamientos, servi- miento, se ha insistido mucho, y en eso Francia
cios, talleres y fábricas, dado que las densidades tampoco ha sido una excepción, tanto sobre la
resultantes iban a ser bastante más bajas que las rigidez de las especificaciones urbanísticas ofi-
logradas en los tejidos antiguos. Se calculaba ciales como en que los tiempos y los costes
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 143

masivamente impuestos por los instrumentos que PAÍSES BAJOS


han favorecido el desarrollo de la industrializa- En muchas ciudades y comunidades nuevas holan-
ción, han favorecido mucho la uniformidad y la desas de principios del siglo XX influyeron las ideas
monotonía de los resultados ambientales y mor- y el movimiento de la ciudad jardín; surgieron así
fológicos. muchos pueblos basados en la vivienda unifamiliar
Respecto a las ciudades y las comunidades y en los trazados orgánicos impulsados desde ese
surgidas, los centros de las nuevas ciudades aca- modelo de ciudad descentralizada.
baron por padecer congestión; mientras que las Efectivamente, después de la primera guerra,
zonas suburbanas contaban con servicios insufi- se dejó sentir la influencia de la ciudad jardín ingle-
cientes. Se dieron, principalmente, dos tipos de sa y muchos barrios holandeses se hicieron confor-
soluciones distintas para abordar tales problemá- me a esta idea. La consigna dominante entonces
ticas: la reestructuración de la ciudad y la disper- fue establecer una máxima concentración de la
sión de su población mediante áreas nuevas y edificación futura alrededor de la ciudad o pueblo
autosuficientes. existente a la sazón y conectar de tal manera el
En el desarrollo del planeamiento, se recurrió continuo construido de la ciudad y el nuevo barrio
a distintos medios económicos y legales según lo que se pudiera rentabilizar hasta el límite de lo posi-
establecido en los planes de desarrollo económi- ble las infraestructuras físicas existentes.
co y social. Se hicieron previsiones que habían de Después de un acertado debate profesional,
ser aprobadas por el consejo de Estado previa durante el primer cuarto del siglo se abandonó
consulta a las autoridades locales interesadas. totalmente la idea de construir ciudades nuevas, en
En lo relativo a la renovación urbana, se cen- vista a los cálculos demográficos prospectivos de
tró la actividad en las leyes y reglamentos, de la época, que preveían un estacionamiento de la
1958-62, respecto al saneamiento y en la mejora cifra de población en un futuro muy próximo. Sin
de cascos antiguos mediante el impulso de su embargo, tras la segunda guerra mundial los cálcu-
renovación y restauración. Se trataba de llevar sol los demográficos tuvieron que ser reconsiderados
y aire a los centros históricos de las ciudades y la posibilidad de crear ciudades nuevas suscitó
para combatir así la pobreza y la segregación de nuevo la atención.
social. Se planteó la ciudad de Zoetermeer, para
Se reconoció la dificultad de la renovación, 100.000 almas, conectada a las antiguas estructuras
sea ésta pública o privada, ya que necesita en de una ciudad existente. De igual forma, se planificó
cualquier caso gran perseverancia y una continui- Leystad, también para 100.000 almas, pero esta vez
dad de perspectiva en su proceso de desarrollo e como ciudad plenamente autónoma y no conectada
intervención que no siempre es fácil de garantizar a ningún otro núcleo de ciudad existente.
a lo largo del tiempo. El planeamiento y la construcción de toda ciu-
Se manifestaron también los problemas que dad nueva correspondían legalmente a las autori-
planteaba la renovación en lo referente al desahu- dades locales del área en cuestión, así como tam-
cio y a la entrega de nuevos alojamientos, en lo bién era de la competencia de esa misma
que concierne a la compleja relación con los administración la coordinación entre las acciones
comerciantes allí ubicados, a la asignación de los necesarias para la creación de la nueva urbaniza-
préstamos municipales, a la participación econó- ción y la renovación urbana de la ciudad central.
mica de los propietarios; ya que todos ellos repre- Respecto a los ensanches de ciudades, se
sentaban aspectos operativos cruciales para la partió de considerar fundamental la adecuación de
buena ejecución y que, por tanto, iban a tener, sin las condiciones higiénicas y el trazado de la red de
duda, gran repercusión en el proceso general de viales y del resto de los espacios públicos. Sin
reestructuración y extensión urbana del territorio embargo, los ensanches de esta época fueron cali-
francés. La renovación urbana se acabó por ficados luego de morfológicamente monótonos, y
entender como lenta y penosa, ya que el suelo de acoger unas densidades de edificación muy ele-
adquiría precios descompensadamente caros. Es vadas, que se apoyaban además en unos sistemas
así que a finales de 1969 se produjo en Francia de viales que resultaban ya enteramente inadecua-
una gran acumulación de obras de renovación dos para soportar el tráfico de entonces y que, por
programadas de acuerdo al quinto plan de tanto, no harían sino ver como se agravaban sus
desarrollo del país. déficit con el paso del tiempo.
144 Ordenación y morfología urbana

Muchas intervenciones residenciales se lleva- y una arquitectura modernos de suma categoría,


ron a partir de entonces a cabo mediante planes que ha acabado por establecerse internacional-
generales para la extensión de toda una ciudad. En mente como una marca holandesa.
las nuevas urbanizaciones se agrupaban diversas El planeamiento como requisito previo se fue
tipologías de casas y de pisos. Se pusieron así tam- imponiendo a lo largo de todo este periodo y, una
bién en práctica, en toda Holanda, las ideas patro- vez aceptada ya la universalidad de esta imposición
cinadas por los CIAM, como fue la construcción de genérica, fue el planeamiento de las zonas locales y
bloques de viviendas emplazadas en medio de el de las pequeñas ciudades el que fue haciéndose
zonas verdes, en lugar de manzanas cerradas. tan corriente como el de las grandes, para que a
Se rompía así, con el plan general de Cornelis continuación la Ley de Ordenación Urbanística
van Eesteren para Ámsterdam, con toda la tradición nacional viniera a acabar ya por imponerlo como
de trazado y morfología de la ciudad tradicional que obligatorio.
años antes había tenido su máximo exponente y su Durante todos estos años, los urbanistas
punto culminante en el plan para esa misma ciudad holandeses se fueron haciendo cada vez más cons-
que había redactado Berlage en1935 y que estaba cientes de la imposibilidad de mirar hacia un plane-
basado, todo hay que decirlo, en una verdadera amiento para el futuro lejano sin llegar a cometer
labor previa, sensata y matizada, de investigación numerosos errores, por lo que plantearon instru-
que se ajustó al principio de desarrollo concéntrico mentos de verificación temporal dentro del propio
y estableció gran cantidad de zonas verdes. proceso de redacción del planeamiento.
En los años que siguieron a la segunda guerra En los planes más detallados, trazados para
mundial ganó terreno teórico y profesional el princi- llevar adelante áreas residenciales nuevas, se han
pio de la unidad vecinal. Pronto se vio, sin embargo, de hacer notar el dimensionado y la gran escala
que se exageraba la importancia del vecindario empleada tanto en los edificios como en las zonas
como unidad social y que, por tanto, una estricta y circundantes. Otras características fueron: la amplia
demasiado rigurosa aplicación del principio habría gama de equipamientos y servicios, la adecuada
acabado por dificultar la libre elección de los servi- asignación y distribución del suelo y el cuidado
cios a muchos pobladores y usuarios. puesto en el impacto del tráfico sobre las áreas resi-
Se aumento la edificación en altura para fines denciales.
residenciales, lo que se fomentó debido a muchos y Es de subrayar la inadecuación de los primeros
diversos factores: industrialización, densidades, planes, los redactados tras la guerra, en materia de
una nueva atmósfera urbana, evitar la monotonía a viales y aparcamientos. Luego, sin embargo, se hizo
base exclusivamente de casas bajas. Lo que hizo mucho esfuerzo por poner al día los medios públi-
que se acabase por encontrar así un equilibrio pro- cos de transporte, incluso con novedosas calzadas
porcionado. Se ha comprobado que todo ello sus- a distintos niveles y con una atención renovada para
citó cuantiosas críticas de los residentes por no el peatón.
estar de acuerdo sus necesidades con sus deseos, Se hizo también consciente que los problemas
lo que acabó por suscitar y propiciar métodos más fundamentales del planeamiento ya no pueden
democráticos para la redacción de los diversos pla- resolverse con la sola acción de las autoridades
nes. Se llegó a la conclusión de que las preferencias locales aisladas, sino únicamente con una acción
ciudadanas podían así quedar integradas en los concertada de todas las administraciones y agentes
planes mismos si los procesos de redacción de sus que intervienen en el proceso.
documentos contenían una participación ajustada En cuanto a la renovación urbana, la ley de
de los mismos ciudadanos. 1901 no llegó a regular integralmente la renovación
Se fueron logrando así, mediante la integración urbana y ésta se contemplo desde el exclusivo
de estas mejoras en el proceso de planeamiento, ángulo de la vivienda, llevándose efectivamente
resultados muy positivos durante la segunda mitad hacia delante dicha renovación únicamente
del periodo de reconstrucción de las ciudades y mediante la combinación de las medidas residen-
pueblos dañados en la contienda bélica. ciales previstas en la Ley. Hubo muy pocos casos
En lo referente a la morfología urbana y a la de saneamiento y renovación urbana y sólo luego
tipología constructiva, al principio hubo una inspira- se fue paulatinamente adquiriendo experiencia,
ción excesiva en la imitación de los edificios anti- pero muy tardíamente, en preparación de los planes
guos, pero posteriormente se produjo un urbanismo de renovación. Se trató, a partir de entonces, de
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 145

combinar en lo posible la mejora de las condiciones Efectivamente, La Carta de Atenas y la incor-


de las viviendas con la asignación de servicios y la poración universal de sus principios a las nuevas
oferta de espacio para mejora de la insuficiencia cir- urbanizaciones, preferentemente a la creación de
culatoria. nueva ciudad en terrenos urbanos periféricos, pero
Se dio, como conclusión de todo ello, por pri- también, como hemos visto al reseñar la actividad
mera vez, una activa participación de los ciudada- urbanística en los tres países, aplicada a la renova-
nos en la redacción de los diversos planes que se ción radical de los tejidos urbanos centrales que
acometieron. habían quedado destrozados por la contienda fue,
a la vez, el faro que guió y el instrumental, indispen-
NATURALEZA Y CARACTERÍSTICAS sable, que hizo posible esas intervenciones.
COMUNES DE LAS INTERVENCIONES La clave para poder articular tal respuesta
RESIDENCIALES estaba ciertamente ya en los contenidos por el cor-
Ciertamente, el modelo al uso de la ciudad tradi- pus urbanístico de problemáticas señaladas y opor-
cional e incluso los otros modelos surgidos de las tunidades apuntadas que tan rotunda y sintética-
teorías urbanísticas que nacen a impulso de su mente habían quedado compendiados en La Carta
reformulación, y que constituyen precisamente la de Atenas. Para empezar, el instrumento de la zoni-
antesala del racionalismo arquitectónico: reforma ficación de la ciudad completa, luego tan criticada,
de poblaciones (Hausmann), Ensanches (Cerdá), en las cuatro funciones básicas: residencia, trabajo,
ciudad beautiful (Burnaam), extensión de Ámster- ocio, y movimiento; que había de permitir formular
dam (Berlage), El arte urbano (Camilo Sitte), La ciu- un primer orden estructural en la ciudad y, por tanto,
dad lineal (Arturo Soria), La ciudad jardín (Howard) una claridad en la ubicación de las actividades y del
… no tienen ninguno de ellos el grado de compro- nuevo crecimiento. Instrumento que, en cierta
miso social, de sistematización y de estandariza- forma, aún no ha sido superado como herramienta
ción, ni tampoco de radicalidad en su propuesta, urbanístico, si no única sí prioritaria, con la que aco-
que tuvo el MM a la hora de evaluar y enfrentarse meter semejantes problemáticas y oportunidades a
a las nuevas demandas sociológicas y demográfi- la mencionada escala global.
cas que ya se manifestaban en todo Europa, y que A pesar de todas las críticas llovidas, la zonifi-
tuvieron en los instrumentos de intervención de cación se sigue, efectivamente, presentando hoy
ese mismo movimiento internacional y, paradigmá- como un instrumento sumamente adecuado y
ticamente, en las tipologías de edificación abierta repleto de virtudes para seguir dirigiendo y razonan-
para las viviendas de masas, con las que intenta- do el crecimiento urbano y su voluntad de estructu-
ban dar respuesta a esas nuevas y abrumadoras rar el territorio como un proceso que debería ser
demandas residenciales, las herramientas de siempre voluntariamente ordenado más allá de su
suma eficiencia y rapidez constructiva con las que tratamiento espontáneo; mucho más si se trata
entonces, poder dar de forma novedosa y suma- como en el presente de una escala de actuación, la
mente eficiente respuesta a las solicitudes surgi- demandada por las nuevas y abrumadoras demo-
das desde las necesidades planteadas, por ento- grafías de la actualidad, que nada tiene que ver ya
nes por primera vez, a semejantes y tan grandes con el crecimiento pausado de las antiguas formas
escalas. orgánicas de convivencia, todas ellas basadas en
Tras los daños generalizados que acababan un referente dominantemente agrícola de produc-
de producirse en la habitabilidad del territorio euro- ción que claramente ha perdido ya toda su impron-
peo, y muy particularmente en su parque residen- ta frente a las formas productivas industriales y al
cial de vivienda, daños que habían tenido lugar con sector servicios como quehaceres actualizados con
ocasión de la segunda guerra mundial, hubo ingen- los que los nuevos pobladores del territorio y la ciu-
tes esfuerzos territoriales, urbanísticos y en materia dad, o más propiamente, de la ciudad territorio se
de vivienda por enfrentarse a tan descomunales ganan actualmente la vida.
como inusuales destrozos. Y tales esfuerzos políti- Si bien, cabe matizar, que dicho instrumento
cos y administrativos encontraron precisamente, y de zonificación ha de emplearse no de forma mecá-
como era de esperar, en el legado del MM el instru- nica sino de manera mucho más flexible dependien-
mental urbanístico clave con que poder llevar ade- do de las diversas escalas de actuación, territorial,
lante tal mejora de la habitabilidad europea enton- urbana o de proyecto, y, por tanto, no como un tra-
ces periclitada. tamiento de actividades siempre excluyentes entre
146 Ordenación y morfología urbana

sí y, al cabo, meramente incompatibles, sino todo lo completa de grandes edificios, algo que contrasta
contrario, haciendo un amplio gradiente de compa- también con la forma de construcción por unidades
tibilidad y suplementariedad de usos y actividades menores, de edificios entre medianerías, que había
según los mencionados gradientes. Flexibilidad, dominado en el proceso histórico de construcción
compatibilidad y suplementariedad de usos y acti- de la ciudad tradicional. Ciertamente, frente a la ciu-
vidad que, dicho sea de paso, tampoco estaba del dad tradicional, y a su construcción dividida por
todo ausente del ideario completo de los propios unidades discretas de propiedad dentro de una
arquitectos que dirigieron e impulsaron el MM y La misma manzana, con sus correspondientes vivien-
Carta de Atenas y cuya falta de finura en su aplica- das entre medianeras, que se van construyendo
ción cabe más bien achacar a los tiempos tan cor- paulatinamente en el tiempo, el bloque de edifica-
tos en que se llevaron a cabo las intervenciones, a ción abierta se concibe, contrariamente, para cons-
los epígonos que muchas veces las desarrollaron y truirse por un solo promotor y de una sola vez.
al amplio personal administrativo que puso por pri- Resulta así que estos bloques de construcción uni-
mera vez en marcha en todo Europa la aplicación taria, ofrecen la posibilidad de volver a repetirse con
de ese mismo ideario para la construcción de la la máxima eficiencia hasta llegar a completar la
residencia masiva. totalidad de las muchas viviendas perseguidas en
Tras la zonificación, el instrumento y el elemen- cada intervención, y ello mediante la conformación
to urbanístico más determinante de La Carta de de tejidos urbanos residenciales pautados a partir
Atenas, y de todo el legado urbano racionalista, de uno o de unos pocos bloques tipo.
quizá sea el nuevo tipo edificatorio de la llamada De todo ello cabe pues concluir que, estas
construcción abierta concebida desde la higieniza- consideraciones espaciales, que han sido la base
ción de la arquitectura, precisamente para que ésta común a todas las críticas hechas a la teoría y los
pueda ser estandarizada e industrializada: el tipo resultados de la ciudad funcional, como claramente
edificatorio de bloque abierto en que se intenta se ve, son cuestionables. Por lo que, pasado el
garantizar, por una parte, su fácil sistematización tiempo, no parece tan fácil seguir manteniendo,
industrial y por otra las mejores condiciones higiéni- como hasta ahora se hacía, estrictamente tales
cas de ventilación y soleamiento mediante fachadas valoraciones y en los años sesenta se formularon a
exteriores y, por tanto, con inexistencia de patios los efectos de la primacía del modelo tradicional de
interiores de ventilación o, incluso, de las habitacio- ciudad sobre el de la ciudad funcional del MM; y
nes vivideras sin ninguna ventilación ni soleamiento eso tanto en lo que tiene que ver con sus propios
que habían sido hasta entonces norma común en la resultados morfológicos y fácticos como en lo que
ciudad tradicional. respecta a su repercusión y efectos sobre la satis-
La presencia mayoritaria de este tipo de edifi- facción de las necesidades de habitabilidad y la
cación abierta que acabó por dominar en los blo- calidad de vida residencial de los ciudadanos. En lo
ques de viviendas, que buscaban superar la falta de relativo a todo ello, más bien parece que cabría ver,
higiene y soleamiento que se habían llegado a con- al contrario, los instrumentos, primero espontáneos
cretar como una de las principales problemáticas y luego sistemáticamente disciplinares, que fueron
de la ciudad tradicional, respondió también a la surgiendo para la construcción paulatina de la ciu-
voluntad de buscar una nueva morfología construc- dad tradicional como instrumentos que resultan cla-
tiva que acabase con los patios de parcela median- ramente insuficientes e inviables a los efectos de la
te el hecho de lograr que todas las fachadas fuesen construcción de la ciudad moderna; la cual, claro
exteriores; lo que, consecuentemente, consigue está, debe atender tanto a las nuevas demandas
unas viviendas muy bien ventiladas y soleadas, en surgidas de las amplias demografías que paulatina-
las que es también sumamente fácil conseguir la mente solicitan viviendas y, consecuentemente, a
aireación cruzada. Dichos tipos edificatorios, con- los nuevos tejidos residenciales periféricos en que
cebidos para ser industrializados, muestran así su las mismas se ven, de una u otra forma, obligadas
gran facilidad de generalización y repetición y, en a ubicarse, como a la reposición normal y el mejo-
cierto sentido, encuentran su última razón de ser ramiento del parque de vivienda tradicional que con
pues en la promoción y en la construcción unitaria y el paso del tiempo se va volviendo obsoleto.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 147

NUEVAS TENDENCIAS ESTRUCTURALES Y MORFOLÓGICAS


Mª JOSÉ RODRÍGUEZ TARDUCHY

FORMAS DE CRECIMIENTO España, si bien en nuestro caso, con un nivel de


La filosofía que subyace a las operaciones liga- compromiso menor. Las operaciones invasivas en
das al crecimiento de las ciudades no difiere sus- el territorio que hoy nos alarman y son tan eviden-
tancialmente en los tres países analizados. En tes, ya estaban presentes en los primeros planes
Alemania, Francia y Holanda el enfoque conser- generales de la década de los ochenta en las
vacionista ha primado sobre los crecimientos periferias de las grandes ciudades.
extensivos en unos términos muy similares, que Estas son algunas de las operaciones que se
circunscriben las diferencias a aspectos más repiten con más regularidad:
ligados a la identidad nacional y, por tanto, a la – La revitalización y dinamización de los cen-
retórica formal, que a los fundamentos que han tros. Se produce como contraposición a los cre-
sustentado la dinámica urbana en Europa a lo cimientos extensivos que vacían de contenido el
largo de las últimas décadas y, por tanto, a lo corazón de las ciudades e incorporan a las peri-
conceptual. ferias usos intensivos generadores de centrali-
Los resultados son, quizás, más enfáticos en dad: comercio, servicios, oficinas, ocio y equipa-
Francia, más creativos en Holanda y más siste- mientos varios en general. Para equilibrar esta
máticos en el caso alemán. tensión descentralizadora se trata de fijar la fun-
En Francia la filosofía dominante se ha basa- ción residencial en los barrios antiguos dotándo-
do en la puesta en valor de los espacios públicos los de servicios que generen puestos de trabajo
y la reconquista del mobiliario urbano, la movili- locales e impidan el traslado de estas actividades
dad, el transporte colectivo, la gestión de los des- a subcentros localizados en los límites de la ciu-
plazamientos, el mallaje de la red viaria y la soli- dad Estas operaciones van, a veces, acompaña-
daridad metropolitana. das de demoliciones y reedificaciones más den-
En Holanda se ha optado por el consenso, sas para garantizar la viabilidad económica de la
las densidades altas, la unión armónica del paisa- operación.
je y la ciudad, la diversidad de las propuestas, la – La reutilización de edificios existentes. Su
preocupación formal y la minimización de las adecuación a nuevas funciones y su integración
interferencias de las grandes autovías urbana en en la red de equipamientos públicos, es una
la ciudad. constante, ya sea para recuperar un antiguo gara-
En Alemania se ha puesto el acento en el je en el interior de una gran manzana y convertir-
pragmatismo, la fusión de las innovaciones tipo- lo en una guardería, para remodelar una vieja
lógicas con la morfología de la ciudad tradicional, fábrica y reequiparla como centro de actividades
la intensa participación ciudadana y la satisfac- comunitarias o centro cultural o para rehabilitar
ción de las necesidades dotacionales específicas un antiguo colegio intensificando su primitivo
de cada lugar. programa, conservando y ampliando su primitiva
Todas las experiencias han optado por la función.
renovación urbana frente a la ocupación del suelo – La renovación de zonas residenciales.
en las periferias, la creación de núcleos de nueva Exige con frecuencia una mayor densificación. La
centralidad, la conexión entre barrios, la vivienda recualifiación de sectores de vivienda social ofre-
social, los criterios de sostenibilidad, la conserva- ce la oportunidad de introducir en áreas identifi-
ción de la memoria del lugar y la financiación cadas formalmente con una estética y una cali-
pública y privada de las viviendas. dad obsoletas nuevas piezas urbanas que
De esta forma, en los tres países se han pro- exploran el campo de la modernidad y abren el
ducido, con roles expresivos diferentes, formas abanico del origen social de los futuros usuarios
de crecimiento similares también presentes en en barrios tradicionalmente ocupados por clases
148 Ordenación y morfología urbana

populares. La densificación en el caso de Holan- – La sutura de algunas rupturas mal resuel-


da alcanza no pocas veces las cien viviendas por tas entre barrios. Junto con el cosido urbano de
hectárea. elementos heterogéneos, articulan la relación de
Estas operaciones van acompañadas a unos sectores con otros. Estas actuaciones sue-
menudo de demolición de edificios, rehabilita- len ir acompañadas de la apertura de nuevas vías
ciones y nueva edificación, pero también de o la reestructuración de las existentes buscando
nuevos usos que contribuyen a una adecuada vínculos que enlacen distintas zonas de la ciu-
revitalización. dad, aisladas circunstancialmente por encuentros
Se producen en barrios antiguos, construi- mal resueltos o pequeños vacíos sin ocupar.
dos a veces en la posguerra de la 1ª Guerra Otras veces se trata de operaciones estructuran-
Mundial. tes que relacionan el casco antiguo de la ciudad
Cuando se trata de renovar áreas de baja con las periferias mediante la unificación de pie-
densidad, como es el caso de algún suburbio zas fragmentarias y el cosido de los tejidos cir-
jardín, la problemática es menos traumática y cundantes.
menos cara, pues el rendimiento económico de – La ordenación de vacíos o intersticios
la alternativa de densificación compensa con urbanos. Estas oportunidades surgen con la recu-
creces la destrucción de algunas de las vivien- peración de antiguos terrenos militares, instala-
das primitivas, pero este caso no es sino una ciones ferroviarias u otras actividades de natura-
excepción. leza similar. Suponen oportunidades de privilegio
– La recuperación de barrios en declive. para el desarrollo de la zona por la importancia
Como consecuencia de la crisis energética o de cuantitativa del suelo libre que se incorpora al
la deslocalización de industrias, barrios, y en oca- mercado inmobiliario, por el efecto inducido, que
siones ciudades enteras, se sumen en un proce- se extiende a un área mucho mayor de la estric-
so de deterioro progresivo que exige la puesta en tamente ocupada por la operación, y por la menor
práctica de programas fuertes que trasciendan la presión densificatoria que la propiedad del suelo,
simple rehabilitación. Estas acciones comple- en manos de instituciones estatales o grandes
mentan la mejora del parque de viviendas y la empresas vinculadas a lo público, pueden, en
introducción de usos complementarios tradicio- principio, generar. Un caso específico que se pre-
nales con la implantación de grandes equipa- senta con una cierta frecuencia se refiere a la
mientos, comercio especializado y servicios recuperación de antiguas reservas de suelo des-
sociales. Se trata de introducir estrategias de tinadas en origen a infraestructuras viarias final-
mercado urbano o de competencia entre ciuda- mente no ejecutadas. En otras ocasiones se trata
des que atraigan nuevas inversiones de empresas de líneas de ferrocarril reconvertidas en corredo-
capaces de propiciar el despegue económico de res verdes. Los nuevos edificios, ahora con usos
la ciudad. La recuperación de actividades con terciarios, comerciales y dotacionales, abren sus
una implantación tradicional en la zona suele ser fachadas sobre las antiguas zonas de protección.
una estrategia no destinada al fracaso. Menos frecuente es la incorporación de estos
– La redefinición funcional de los barrios con terrenos vacantes al sistema de espacios libres
monocultivo residencial o industrial. Introduce de la ciudad, pero también se produce en alguna
nuevos usos en estructuras monofuncionales. Se ocasión, como es el caso de la Westergasfabriek-
trata habitualmente de operaciones de rehabilita- terrein en Ámsterdam, antigua fábrica de gas
ción de unidades residenciales degradadas por el cuyos edificios rehabilitados se incorporan a la
paso del tiempo y la baja calidad constructiva, nueva ordenación como el resto de las preexis-
que se complementan con la introducción de tencias de la zona.
usos terciarios, comerciales y nuevas dotaciones. – El desarrollo de áreas de oportunidad liga-
Otras veces son barrios industriales, en declive das a situaciones específicas. Así ocurrió en el
por el desplazamiento de la industria tradicional a caso de la reconversión de la villa olímpica previs-
países en vías de desarrollo, que afrontan su ta en Ámsterdam para los juegos finalmente cele-
recuperación mediante la sustitución de la indus- brados en Barcelona. El desenlace de la situación
tria primitiva por usos terciarios y comerciales, no hizo sino adelantar en el tiempo lo que hubie-
más acordes con el desarrollo de las economías ra sido obligado, en caso de haberse producido
modernas en Europa. en Holanda los juegos, sólo unos años después.
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 149

Otro caso singular es el de los docks en el interior ESTRUCTURA URBANA


del IJ en Ámsterdam, con la recuperación para el Aunque la rotundidad de las tramas ortogonales
desarrollo urbano de las penínsulas artificiales ha impuesto su ley en la dinámica urbana, Alema-
construidas originariamente para el atraque de nia, Francia y, singularmente, Holanda han tenido
los barcos. conciencia de los peligros de una traslación sim-
– La reconstrucción de bordes en los límites plista de la matriz ordenadora del tejido urbano a
de la ciudad. Ya sean canales, frentes de ríos o la forma edificada. Sin renunciar a la importancia
frentes marítimos, estos elementos urbanos han del patrón de calles de la ciudad, han convertido
permanecido durante décadas a espaldas de la las volumetrías de las parcelas resultantes en
ciudad, estigmatizados por los efectos en sus campo de experimentación, un eficaz elemento de
proximidades de la evacuación de las redes de composición y una estrategia de diversificación e
saneamiento sin depurar. La creación de las nue- incertidumbre frente a la previsible y rutinaria
vas fachadas reconcilia a la ciudad con la presen- composición de las manzanas tradicionales que
cia del agua y establece nuevas relaciones con evocan los ensanches originarios del siglo XIX.
los puertos, ríos y embarcaderos, conservando el Así, el hecho edificatorio deja de ser resulta-
patrimonio y regenerando las zonas más afecta- do de una relación causal derivada de la morfolo-
das por la nueva expansión. gía de los tejidos, para convertirse en una relación
– La creación de nuevas áreas de centrali- dialéctica con ella, con el sistema viario, con los
dad en las periferias. Se formula como una condicionantes derivados de los usos que contie-
forma de reequilibrar el territorio mediante la ne y con el entorno.
implantación de polos de actividad aprovechan- Aparecen de esta forma enfoques sintéticos
do la existencia de áreas aún no desarrolladas en los que conviven la unidad de unas tramas
pero que están dotadas de una buena accesibi- regulares con la heterogeneidad de unos tipos
lidad real o potencial. Constituye una forma de edificatorios diversificados; se mezclan usos y
compensar, con criterios de homogeneidad, el actividades en una pluralidad de contenedores;
crecimiento de la ciudad tradicional que no pre- conviven edificios altos en torres con bloques
senta riesgos si el ámbito ha sido correctamen- lineales, villas, bloques en "L" o en "U" y, en algu-
te seleccionado en función de las potencialida- nos casos, la propia vivienda individual; edificios
des del lugar. recientes producto de la última modernidad con
En todas estas propuestas la vivienda públi- otros que conservan las huellas de un tiempo
ca está siempre presente. Habitualmente sólo se más austero en su sobriedad; emergen bloques
determina un porcentaje mínimo exigido; con exentos en el amplio espacio libre del movimien-
alguna excepción, como es el caso de Holanda, to moderno junto a toda una gama de modelos
donde en alguna ocasión, por el contrario, se ha indefinidos que marcan la transición de la manza-
tratado de corregir el mercado con viviendas de na cerrada del XIX al bloque abierto, con los mati-
renta libre, al tratarse de un país con una impor- ces, a veces conflictivos, entre lo público, lo pri-
tante y amplia tradición en el sector de la vivien- vado, lo colectivo y lo individual.
da social. Otras veces, las menos, se explicita la Es decir, una forma de equilibrio entre opues-
necesidad de cubrir necesidades específicas de tos que aporta riqueza y diversidad, que niega las
ancianos, niños o jóvenes. verdades y las certezas, y aplica en cada contex-
Desde una óptica formal, las propuestas to los argumentos extraídos de las razones de su
holandesas priman la creatividad y la diversidad propio entorno y de su propia ubicación.
de las formas. El paisaje urbano se entiende como un valor
Los proyectos franceses suelen conservar el a potenciar, un objetivo prioritario del diseño para
espíritu del lugar y las referencias monumentales cualificar la nueva imagen de los barrios con refe-
cuando se producen en entornos de este tipo. rencias al entorno, a la naturaleza vegetal, al agua
En los ejemplos alemanes, el pragmatismo o a la propia edificación.
y el orden imponen con frecuencia un mayor Se utilizan recursos estilísticos, se crean
respeto a las tramas preexistentes en la ciudad hitos perceptibles desde puntos estratégicos con
y vienen precedidos de un análisis especial- objeto de otorgar visibilidad a los centros, pri-
mente riguroso de las necesidades específicas mando la altura de una plaza o fomentando una
del lugar. mayor rotundidad de sus volúmenes.
150 Ordenación y morfología urbana

Se explotan las arquitecturas más sofisticadas.


Los edificios puerta se producen habitualmente en
los accesos a alguna plaza. Los edificios puente
conectan, sobre autopistas o arterias de tráfico
intenso, dos partes importantes de la ciudad, evitan-
do así la rotura del tejido urbano entre las mismas.
Un principio no cuestionado es el de la conser-
vación de las preexistencias, cualquiera que sea su
origen. Singularmente, los edificios con un cierto
valor se convierten en contenedores para localizar
nuevos equipamientos o se reutilizan para un desti-
no residencial.
Cuando los proyectos son de gran escala, des-
pués de definida la estructura general se subdividen
en zonas, con objeto de evitar la monotonía y pro-
piciar una mayor diversidad en el tratamiento del
Plan Director de Dunkerque, de Richard Rogers (1996-98-99).
detalle que se deja en manos de diversos gestores,
Ejes estructurantes con forma de bulevares.
arquitectos y promotores.
La cercanía o la buena conexión con el centro o
con las arterias de tráfico que conducen a él consti- – Grandes vías centrales desarrolladas en
tuyen una constante en la elección de estos ámbitos forma de bulevares. Se atraviesan por calles
de actuación. Unas buenas infraestructuras viarias y ortogonales que determinan una cuadrícula tra-
de transporte: autopistas, radiales, aeropuertos, líne- dicional. En las penínsulas de los docks en Áms-
as de ferrocarril, intercambiadores, estaciones, etc. terdam, las transversales se convierten en cana-
son fundamentales para el desarrollo de estas zonas, les introduciendo el agua como un nuevo
que se tratan siempre con mejoras sustanciales en elemento de composición. Las edificaciones se
sus condiciones de accesibilidad. A veces, estas adaptan en sus características de altura, volu-
mejoras se traducen en la sustitución de autovías o men, fondo edificable y alineación a las de la
grandes arterias de tráfico rápido por una corrección propia vía a la que ofrecen su fachada, o a las de
de la retícula de las grandes vías urbanas. los caminos, canales y espacios libres con los
Estas actuaciones se acompañan de mejoras que lindan. A veces estos ejes se polarizan en
sustanciales en el tratamiento del espacio público y los extremos, en los que se crean tensiones que
de los niveles y la cualificación de los equipamien- intensifican los flujos en uno y otro sentido.
tos como una vía inexcusable para mejorar las con- Estos flujos refuerzan a su vez los polos y cons-
diciones de la zona y atraer a los nuevos usuarios e tituyen la espina dorsal de la actuación.
inversores. – Corredores verdes construidos sobre
Algunas de las estructuras más repetidas antiguas vías férreas. Estos esquemas lineales
responden a los patrones que se describen a son, por el contrario, muy diferentes a los bule-
continuación: vares tradicionales en su configuración. Se dise-

La antigua vía férrea, entre la plaza de la Bastille y el bosque de Vincennes, convertida en paseo. París (1994-1995).
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 151

ñan habitualmente con un tratamiento blando


que articula la ciudad a uno y otro lado de las
antiguas vías y, aunque los usos en los laterales
pueden incorporar oficinas y comercio, las vías
de acceso a estos usos son casi siempre para-
lelas al corredor, que se convierte de esta forma
en una vía parque de tráfico casi exclusivamen-
te peatonal.
– Vías urbanas preexistentes potenciadas y
densificadas. Se refuerzan los frentes con
fachadas representativas y las manzanas dismi-
nuyen su densidad a medida que se alejan del
eje. Otras veces, por el contrario, la densidad
del eje es inferior a la de las manzanas adyacen-
tes y, en alguna ocasión, se densifica el tramo Operación urbanística De Geuzebaan, en Ámsterdam.
central a modo de núcleo o plaza donde se
ubica algún tipo de equipamiento y/o activida-
des complementarias: comercio, servicios,
etc.La aparición de canales de agua longitudi-
nales acompañando a la calle central es una sin-
gularidad del caso holandés, que no altera el
esquema central, aunque lo enriquece.
– Penínsulas de los docks en Ámsterdam.
Tienen una forma rectangular, alargada y estre-
cha que propicia una estructura de la edificación
paralela a los muelles con aperturas transversa-
les al eje y al agua. Se acompañan de focos de
polarización en los extremos, uno de los cuales
suele servir de conexión con la ciudad, a menu-
do mediante una vía subterránea, mientras que
el otro, o los dos tienen un carácter de alguna
forma monumental, con torres en altura o edifi-
cios singulares.La avenida central suele estar
flanqueada por algunos de los edificios antiguos
rehabilitados para contener usos dotacionales,
viviendas o estudios.
– Frentes de ríos, puertos o franjas frente al
mar. Estas operaciones ordenan el límite cerrán-
dolo con fachadas y terminando el tejido urbano
del interior. A veces se conciben como balcones
sobre el espacio al que se abren y en ocasiones
adoptan la forma de estructuras en peine con Recuperación de los Eastern Docklands en Ámsterdam.
fachadas perpendiculares que permiten conser- Planta no realizada para KNSM (arriba) y foto aérea antes
var la visión de todos los edificios sobre el espa- de la intervención (abajo).

cio frontal o se resuelven con ejes perpendicula-


res al río, puerto o mar, que funcionan como
conexión del ámbito con la ciudad, como es el
caso de De Omval, una actuación mixta de ofi-
cinas y viviendas en Ámsterdam en la que se
reserva la primera línea del agua para la función
residencial en una banda paralela al frente del
canal.
152 Ordenación y morfología urbana

– Los ejes lateralizados que cierran el creci-


miento en una dirección. Actúan como barreras
o límites al desarrollo urbano y cierran y comple-
tan los tejidos hacia el interior.
– Las plazas como origen y centro de la
ordenación. Aparecen habitualmente formando
un núcleo central de máxima actividad en des-
arrollos organizados a partir de sistemas de
calles ortogonales norte-sur y este-oeste que
generan una trama y unas parcelas regulares.
Otras veces se producen esquemas formales
más complejos con círculos y curvas o rectas
que secan el barrio compensando y equilibrando
la composición con elementos de la morfología
urbana o del paisaje.
– Las plazas como elementos de confluen-
cia de vías o como rótulas en giros y encuentros.
Exigen a menudo reestructurar todo el barrio en
función de las nuevas alineaciones y de la alte-
ración que se produce en las funciones delante
y detrás de las nuevas fachadas. Son abiertas o
cerradas en función de las características del
entorno y de las formulaciones del diseñador.
– Las plazas al amparo de grandes focos
de actividad. Aparecen en las inmediaciones o
junto a las estaciones de tren o metro para
aprovechar las sinergias generadas por su
estratégica localización y por la densidad de
tráficos de todo tipo que estos focos generan
en su entorno. Las expectativas de compra
atraen todo tipo de actividades y singularmente
las relativas al comercio, oficinas y ocio en
Arriba. Bernhard-nocht strasse en el frente del rio Elba. Hamburgo
(1990-2000).
general. En ocasiones, el foco de atracción es
Medio. Imagen nocturna del Quaint Sainte Croix. Bordeaux (1996). otro: un estadio de fútbol, un mercado o un gran
Abajo. Perspectiva de De Omwal, frente al Amstel. Ámsterdam. centro comercial.

Ordenación HSV-Sportzplatz. Hamburgo-Rotherbaum, 1998. Barrio de Lanxmeer. Columborg, Paises Bajos.


2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 153

Propuesta para la nueva Schinkelplatz de Ungers y Faskel, en


el área de la IBA. Berlin, 1981.

Perspectiva de la propuesta de Steidle+ Asociados. Plaza Plan Bosch en Lommer, Amsterdam.


frente a la editorial Gruner. Hamburgo, 1990.

Plaza frente al centro comercial del sector central de Euralille, según la propuesta de Rem Koolhaas. Lille, 1999.
154 Ordenación y morfología urbana

– Las diagonales. Se utilizan más como ele-


mentos de relación de tráficos blandos con carri-
les para bicis e itinerarios peatonales que en su
función tradicional para el tráfico rodado, cuando
se trataba de acortar las largas distancias gene-
radas por la trama ortogonal en los ensanches
decimonónicos. Suelen facilitar el acceso a equi-
pamientos localizados a lo largo de su recorrido
y terminan y acaban en focos de atracción en
forma de plazas vinculadas a su vez a la red via-
ria general.
– Las conexiones de nuevos tejidos con tra-
Maqueta de la propuesta para el sector del Grand Vire
mas existentes. Se producen en todo tipo de en Vaulx-en-Velin (1989-2000).
actuaciones de menor y gran escala y tratan de
conectar los barrios nuevo y antiguo o de suturar
la brecha de un vacío en el tejido preexistente. Se
trata de buscar selectivamente las calles que
mejor propician esa relación y utilizarlas como
elementos de conexión. A veces sufre la cohe-
sión interna de la propia actuación, por lo que en
ocasiones se utiliza preferentemente un paseo
transversal como elemento de transición.
– Los desarrollos en bloque abierto según
los patrones del Movimiento Moderno. Se han
ensayado con éxito preferentemente en áreas de
nueva expansión en paisajes periféricos, en aten-
ción a las consideraciones de sostenibilidad y a
la escasez de los recursos de suelo.

MORFOLOGÍA URBANA Y TIPOLOGÍA


EDIFICATORIA
La adopción de la cuadrícula ortogonal como
esquema ordenador del espacio urbano no lleva
implícita una elección tipológica asociada. La
manzana cuadrada o rectangular puede ser
soporte de toda suerte de tipos edificatorios en Propuesta de Bernard Huet para el barrio de la catedral.
su interior, aunque la potencia visual de esa Amiens (1998-2001).

matriz ordenadora y la fuerza de su desarrollo en


muchos ensanches del XIX la vinculan con dema- Eso nos permite continuar una tipología edi-
siada frecuencia a la manzana cerrada. licia, permitir su evolución hacia un modelo dife-
Si bien es verdad que esto es así, singular- rente o propiciar por oposición el reconocimiento
mente en el caso de algunas grandes ciudades de un nuevo lugar.
como Berlín, no es en modo alguno una norma Para facilitar desde el planeamiento este
general. Introducir en el mercado la variedad tipo- objetivo, los proyectos de gran escala se dividen
lógica como una estrategia de marketing comer- en sectores asignando cada uno de ellos a un
cial está presente en muchos otros casos. La equipo distinto con distintos promotores, empre-
diversidad en el diseño responde a veces al pro- sas constructoras y diseñadores. A su vez estos
pio pluralismo de las tendencias estilísticas del sectores, una vez ordenados y definida la volu-
momento, pero en otras ocasiones a la conve- metría de las manzanas, se trocean en lotes, a
niencia de establecer un diálogo con los tipos veces de un tamaño que no es superior a las 35-
edificatorios del entorno más inmediato como 40 viviendas; de forma que, aunque los mismos
mimesis, como transición o como contraste. modelos se repitan en la zona lo hacen en distin-
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 155

tas parcelas y a veces con distintas composicio- nen patios cerrados, habitualmente privados,
nes. Este propósito es muy explícito en Holanda pero que también pueden ser públicos. En este
cuyas operaciones urbanísticas acostumbran a último supuesto los accesos se producen a tra-
incorporar distintos estilos, distintas formas de vés de edificios puerta y, si el acceso es único, no
vida, tipos y tamaños de vivienda dentro del se ve excesivamente alterada la privacidad en el
mismo sector. interior. Las de mayores dimensiones pueden
La conservación de edificios preexistentes y alcanzar los 200x100 m. En estos casos se atra-
su rehabilitación ha sido también una constante a viesan por vías transversales y contienen en su
lo largo de las dos últimas décadas, con más fre- interior espacios libres y edificios de equipamien-
cuencia aplicada a usos rotacionales, pero tam- to. Las fachadas deben compensar la longitud
bién, en ocasiones, a la vivienda. En estos casos, excesiva de alguno de los frentes con un trata-
se producen renovaciones interiores para cons- miento cualitativo de las mismas. Se mantienen
truir servicios completos en edificios que carecí- las dobles orientaciones uniendo en una única
an de ellos, para dividir pisos de gran tamaño en pieza salón, comedor y cocina, conservando así
otros menores o para introducir usos comerciales la relación con la calle y con el patio interior. Osci-
el las plantas bajas de. A menudo las rehabilita- lan entre la 5 y las 6 alturas. La cubrición de los
ciones se acompañan de demoliciones y nueva patios con cristal ofrece una experiencia de
construcción de otros edificios en la misma zona. mayor interiorización y socialización. Es una prác-
La experimentación es bien acogida por los tica especialmente atractiva en países de clima
usuarios, y no son pocos los casos en los que frío o húmedo o para personas mayores o dismi-
éstos intervienen de una u otra forma en la toma nuidas.
de decisiones; incluso a veces en la adaptación – Manzanas cerradas con retranqueos.
del producto entregado, acabado o inacabado, a Suponen una ruptura de orden menor en las
su propia filosofía o a su modo de vida. ordenaciones de los ensanches, una forma de
El número de alturas varía en función de la romper la monotonía y de ajustar las manzanas a
configuración morfológica del entorno o de la las necesidades de la ciudad: apertura de plazas,
propia zona ordenada, oscilando entre las 2, 3 y 4 ensanchamiento de calles frente a edificios dota-
plantas de las viviendas unifamiliares o bloques cionales, tramos de calles más anchas, etc.
de baja altura y las casi 20 de las torres más ele- – Manzanas cerradas que ajustan la nueva
vadas. En la franja intermedia encontramos los edificación a otras preexistentes. Son manzanas
edificios de 6-8 plantas como transición entre reconstruidas en operaciones de rehabilitación en
zonas de alturas muy divergentes. cascos. Suele ocurrir que se demuelen parcial-
Las alturas decrecientes hacia el exterior mente las manzanas conservando algunas edifi-
predominan sobre las inversas, que se producen caciones en mejor estado o de más calidad y se
sólo en contadas ocasiones. redefinen los interiores. Estos casos se han repe-
Las plantas bajas pueden tener una altura de tido con redundancia en las operaciones berline-
3,5 a 4 m para favorecer la aparición de galerías sas de la IBA con una notable diversidad de resul-
y entresuelos y una gran penetración de luz hacia tados: manzanas completamente cerradas,
el interior. manzanas que conservan algunas aperturas con
Habitualmente se opera con altas densida- el exterior, con retranqueos en relación con la ali-
des, que llegan a alcanzar las 100 viv/Ha., no sólo neación de la calle, etc. Es decir, se produce una
por la mayor conciencia sostenible vigente en auténtica reinterpretación de la manzana, conce-
Europa en relación con nuestro país, sino por exi- diendo en general una gran importancia a la rela-
gencias de la propia viabilidad económica de ción entre el interior y el exterior.
algunas operaciones. – Manzanas semicerradas. Son resultado de
Estos son algunos de los tipos edificatorios composiciones de bloques lineales de distintas
más comúnmente utilizados: formas y combinaciones. Son frecuentes los blo-
– Manzanas cerradas ajustadas a la alinea- ques en "U" combinados con bloques lineales
ción. Se utilizan en localizaciones de morfología atravesados por itinerarios peatonales, los blo-
potente, con mucha frecuencia en Berlín, y optan ques con una doble "U" y los itinerarios peatona-
por una mayor densificación perimetral y una les en el centro o los bloques en doble "L" con los
mayor liberación de espacio en su interior. Defi- itinerarios peatonales en la diagonal.
156 Ordenación y morfología urbana

– Manzanas compuestas. Son manzanas público. Permiten el acceso al interior de una


divididas en unidades edificatorias diferentes: manzana, en origen cerrada, como una experien-
bloques lineales, torres, villas. Conforman una cia nueva para al ciudad.
estructura abierta con edificios exentos de baja – Villas de media altura. Son pequeños blo-
altura, tres plantas habitualmente, y un espacio ques compactos y regulares de vivienda colecti-
interior libre, no privatizado, atravesado por uno o va que no pierden sus características ni el estilo
varios pasos peatonales. de la vivienda individual por su relación de proxi-
– Manzanas dentro de otra manzana. Se midad con la calle y con el entorno. Tienen tres o
trata de grandes manzanas con dos bloques peri- cuatro alturas. A veces se utilizan como edificios
metrales, uno interior y otro exterior, el exterior autónomos en unidades individuales; otras se
con acceso desde al calle y el interior desde el unen en grupos de dos o más con un zócalo
patio. Entre los dos bloques se produce un espa- común para cerrar el espacio interior. Acogen
cio intermedio que unas veces se convierte en un viviendas de distintos tamaños, pero más fre-
patio de luces para las fachadas que abren a él y cuentemente viviendas de gran tamaño.
otras, cuando es de mayores dimensiones, alber- – Hileras. Las viviendas unifamiliares ado-
ga pequeños jardines adscritos a los bloques sadas con jardín trasero tienen una gran tradi-
exteriores, mientras que los interiores disfrutan de ción. Se utilizaron con profusión en los prime-
un jardín común en el corazón de la parcela. ros tiempos del Movimiento Moderno a
– Manzanas abiertas. Son manzanas com- principios de la segunda década siglo XX y se
puestas con edificios exentos de tipos diferentes: recuperaron a mediados de la década de los
torres, villas bloques lineales, bloques en "L" o en setenta en ese mismo siglo.Cumplen en rela-
"U". Conforman interiores de carácter público y ción con la manzana la misma función que los
escasa privacidad. bloques lineales a efectos de su cerramiento, si
– Bloques lineales. Se ubican en paralelo con bien el número de plantas no supera en este
la misma orientación a la manera del Movimiento caso las tres.Se pueden complementar con
Moderno o con las fachadas enfrentadas y orien- terrazas en la cubierta.
taciones opuestas dejando una franja común en – Torres. Son edificios compactos de base
el interior. La repetición del modelo genera una sensiblemente cuadrada y gran altura. Se usan en
alternancia de franjas edificadas y franjas verdes ocasiones para enfatizar las esquinas con un
y largas filas de viviendas, en el segundo caso de carácter simbólico, como puntos de orientación e
espaldas unas a otras con jardines intermedios identificación del área en la que se ubican. Alejan
de una gran privacidad. Todas las viviendas tie- a sus habitantes de la calle y producen en ellos la
nen acceso desde la calle. A veces se utiliza un sensación de vivir por encima de la ciudad. Cuan-
gran bloque lineal como remate de una fachada do se quiere mantener la continuidad de la calle
urbana, en localizaciones de límites, para cerrar o se localizan sobre zócalos continuos de una, dos
proteger un espacio, etc. y hasta cinco plantas. En ese caso las plantas
– Edificios fortaleza. Son grandes edificios bajas tienen un uso comercial con tiendas, galerí-
en altura y profundidad, cerrados en los laterales as y restaurantes y las superiores de oficinas,
con edificios menores y con estrechos pasadizos mientras que las torres albergan el uso residencial
intermedios de acceso al interior de la manzana en pisos de tamaños diversos.
cerrada así conformada. Producen grandes den-
sidades e imponen una presencia rotunda en la ESPACIOS PÚBLICOS
ciudad. La ordenación de los espacios públicos se ha
– Edificios puente. Saltan sobre grandes vías apoyado en la necesidad incorporar el paisajismo
de comunicación como una forma de salvar la al diseño de la ciudad y de asumir progresiva-
ruptura que estas infraestructuras provocan en la mente los criterios de sostenibilidad, sin desaten-
ciudad. Son edificios de una gran potencia formal der los requerimientos funcionales a los que todo
y conllevan operaciones económicas de gran proyecto debe dar respuesta.
envergadura. La red de espacios públicos asegura la con-
– Edificios puerta. Estos edificios surgen tinuidad urbana y se diversifica en un conjunto de
como transición entre la calle y el interior de la calles y caminos, plazas, parques y jardines que
manzana y crean una nueva categoría de espacio forman un sistema continuo y ligan el centro con
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 157

los nuevos barrios y las periferias y éstas con el arquitectura de los edificios del entorno, la terce-
exterior. ra dimensión y los conceptos del lleno y el vacío
La necesidad de constituirse en un sistema, constitutivos del paisaje urbano, paisaje que se
generalmente percibida en todo tipo de ciudades, entiende como un proceso dinámico y que no
es mucho más intensa en las de mayor tamaño. tiene una intención finalista, sino una voluntad de
El espacio público unifica fragmentos de aproximación.
barrios y barrios entre sí a través de estrategias Se ha incorporado una alta exigencia de cali-
de diseño: alineaciones arboladas a lo largo de dad en la proyectación de los espacios libres que
calles y bulevares, plazas y otros espacios abier- incluye la inexcusable unidad en el mobiliario
tos que se reorganizan y adquieren un nuevo sig- urbano reconquistado como un elemento de cua-
nificado al integrarse en un sistema común. Así lificación de la ciudad y que comprende fuentes,
las plazas abandonan su condición aislada para estaciones de metro, pavimentos, puentes y
incorporarse a la ciudad en un tejido verde que papeleras, pero también los edificios dotaciona-
irriga los barrios. les como piezas de referencia en el territorio
Los flujos de las calles, además de animar común de los ciudadanos.
los espacios públicos, crean circulaciones entre La diversificación del régimen de tenencia y
los centros de actividad (estaciones, centros disfrute de los patios interiores de las manzanas
comerciales) y los barrios alrededor. ha jugado un papel relevante en el acceso de los
El paradigma de la sostenibilidad, que se ciudadanos a estos espacios, tradicionalmente
desarrolla en extensión en otro apartado, se ha cerrados, que se han abierto a toda una gama de
traducido en una especial atención, entre otros, a posibilidades con ámbitos semi-públicos/semi-
los aspectos siguientes: privados que han incorporado, con una cierta
– Atención a las condiciones climáticas de los confusión en relación con su mantenimiento y
espacios diseñados. uso, una enorme riqueza formal y funcional: la
– Restauración de jardines y plazas y recualifica- apertura de los interiores para usos comunitarios
ción de espacios públicos en general. y su unión a través de una red de caminos que las
– Conservación de elementos de vegetación en atraviesan. Esta expresión de las tensiones entre
unidades y conjuntos existentes como memoria lo privado y lo público ha supuesto una nueva
del lugar y abaratamiento de los costes de eje- experiencia para los ciudadanos con interaccio-
cución: caminos, líneas de arbolado, bosque- nes sociales más ricas y secuencias más variadas
tes, etc. en el paisaje.
– Recuperación de tierras y reutilización en el pro- La larga tradición participativa de las demo-
pio barrio. cracias europeas se ha traducido en una implica-
– Selección de especies vegetales adecuadas al ción recurrente de los ciudadanos afectados en la
lugar. propuesta de ideas desde el programa inicial de
– Incorporación de las cubiertas verdes de los los trabajos para resolver las necesidades no
edificios a los espacios públicos de la ciudad. satisfechas por los vecinos, hasta la participación
– Tratamiento del interior de los patios de manza- en los jurados para la selección de los proyectos
na como espacios blandos. ganadores en los concursos o su implicación en
– Liberación de espacios libres con demoliciones el diseño y a veces en la propia ejecución de los
y ocupación como espacios verdes de vacíos trabajos en estos espacios verdes.
urbanos. Las calles se enriquecen con secciones
– Tratamiento de los pavimentos cuantitativa y variadas en secuencias en las que se suceden
cualitativamente: materiales, color, textura. calles tradicionales de sección simple, otras con
– Atención especial a los ciclos del agua: recupe- retranqueos frente a edificios relevantes para for-
ración de aguas sucias y filtrado al terreno para mar ensanchamientos, alineaciones del arbolado
el mantenimiento de los acuíferos. que sustituyen a las de la edificación, giros con
– Enseñanza y publicidad de las disciplinas eco- rotondas adaptados a la topografía del terreno o
lógicas. edificios puerta que cierran y abren los espacios
Las consideraciones paisajísticas, por otra anterior y posterior.
parte, han introducido en los espacios verdes, Las plazas potencian su significado en la
una visión de la ciudad que incorpora, con la estructura urbana al vincularse con la ciudad a
158 Ordenación y morfología urbana

través de los espacios lineales que son las calles. La reorganización de la red viaria y la mejora en
Se constituyen en ámbitos para el encuentro, el transporte público constituyen una prioridad, y las
pero también para la expresión de la vida en el infraestructuras, las redes técnicas y las vías públi-
vecindario. Se enriquecen con actividades en las cas absorben la mayor carga en las inversiones.
plantas bajas de sus contornos y con la utiliza- Buena parte de las actuaciones urbanísticas
ción parcial de las mismas como extensión en estudiadas para la realización de este trabajo incor-
terrazas de bares y restaurantes. poran reestructuraciones del sistema de comunica-
La reducción de la sección del viario perime- ciones en la forma de:
tral, cuando éste existe, contribuye a protegerlas – Fluidez de los accesos.
del ruido, del tráfico y de la polución. – Doble altura para el tráfico rodado y el tráfico pea-
Los ejes verdes, sus ampliaciones y las gran- tonal.
des franjas peatonales de comunicación entre las – Ejes estructurantes.
distintas zonas de la ciudad cumplen un papel – Arterias arboladas flanqueadas por frentes edifica-
estructurante y una función de conexión con los dos.
equipamientos vinculados a ellas y entre grandes – Carriles reservados para el transporte público.
piezas urbanas en sus extremos (plazas, jardines – Transporte público de alta calidad, y una muy
o edificios representativos). Incorporan elemen- buena relación con el centro.
tos relevantes del mobiliario urbano y carriles – Accesos directos desde los aparcamientos a los
para bicicletas. edificios de oficinas.
Los pequeños parques al pie de las vivien- – Reorganización de las circulaciones y el aparca-
das de la ciudad del Movimiento Moderno han miento.
sido sustituidos por los espacios libres en el inte- – Circulación lenta.
rior de las parcelas y por los patios semi-abier- – Continuidad en la red de itinerarios peatonales.
tos/semi-cerrados de las manzanas incorporados – Tramas de paseos arbolados.
a la ciudad. Las estaciones de metro se integran en el teji-
Estas soluciones de la escala pequeña han do urbano y se localizan en su entorno usos com-
estrechado la relación con la vivienda e introduci- plementarios para aprovechar la densidad de tránsi-
do una nueva forma de experimentar la ciudad. tos y el potencial de compra que generan.
Los parques de barrio pierden relevancia en Las antiguas vías de ferrocarril fuera de uso se
este contexto en favor de los grandes parques aprovechan para eliminar la barrera entre los dos
urbanos, aunque conservan la función jerárquica barrios a uno y otro lado y para crear anillos verdes
de complementar el sistema de los espacios apoyados en nuevos usos y actividades, principal-
libres. mente terciario, vivienda y nuevos equipamientos.
Los grandes parques urbanos surgen al Más excepcionalmente se convierten en vías de trá-
amparo de circunstancias específicas que propi- fico perimetrales.
cian su creación: la renovación de una zona Los suelos previstos para antiguas autopistas
industrial obsoleta, la ocupación de un gran vacío finalmente no ejecutadas tienen el mismo destino
en el interior de la ciudad. final y se convierten en argumentos para grandes
Se acompañan de diseños de alta calidad y operaciones de revitalización de barrios.
significado e incorporan edificios preexistentes El objetivo de reducir el impacto de autovías
que, convenientemente rehabilitados y aplicados urbanas se traduce en nuevos diseños en el entor-
a una nueva función, se integran en el parque y el no de las mismas, desplazamientos y alteraciones
barrio. de las conexiones con el viario estructurante o sus-
Más episódicos e irrelevantes son los par- titución por un conjunto de grandes vías urbanas
ques temáticos, con frecuencia acuáticos, que a con un impacto menor.
veces surgen al amparo de circunstancias espe- Los anillos suavizan su diseño con la incorpo-
cíficas del lugar. ración de vías de servicio para regular los accesos al
tejido urbano adyacente y le enriquecen con la
INFRAESTRUCTURAS VIARIAS Y FERROVIARIAS incorporación de tranvías, carriles para bicis e itine-
Las infraestructuras del transporte juegan un rarios peatonales.
papel fundamental en la estructuración del espa- El tranvía, más rápido que el autobús, es una
cio urbano y en la mejora de la accesibilidad. opción que aparece con frecuencia dando cohe-
2. CONSTRUCCIÓN Y CONFIGURACIÓN DE UN PAISAJE URBANO RACIONAL 159

rencia a la voluntad de reducir el uso del vehículo se crean talleres para la iniciación de los inmi-
privado. Se articula con otros medios de trans- grantes en las prácticas/técnicas laborales del
porte colectivo en puntos de intercambio modal lugar o se organizan actividades para facilitar su
para trenes, autobuses, coches, bicis y motos integración.
apoyados por aparcamientos disuasorios, a Se perfilan estrategias aceptadas universal-
veces en ejes de conexión/estructuración con mente para evitar la monofuncionalidad de los
viviendas y actividades en los laterales. espacios para oficinas, haciéndolas compartir el
Las diagonales aparecen, no como una forma mismo espacio con actividades de ocio, recons-
de reducir las distancias en el viario rodado de las truyendo edificios dotacionales cuya demolición
tramas ortogonales, sino como un potente elemen- hubiera sido imprescindible, reutilizando edifica-
to de relación peatonal uniendo longitudinalmente ciones preexistentes, mezclando usos como
dos extremos por una vía blanda y transversal que forma de reducir los desplazamientos vivienda-
conecta dos lados de un barrio a cuyos lados apa- trabajo. La coexistencia de usos reduce el tráfico
recen usos residenciales y equipamientos. rodado y rompe el aislamiento de la zona al pro-
Los carriles de bicis y los itinerarios peatona- piciar la invasión del lugar por ciudadanos que
les forman parte de los planes de circulación vienen a trabajar desde otros lugares, a comprar
acompañando a los ejes más importantes junto a o a consumir las opciones de ocio.
los carriles de coches y tranvías, paralelos a ellos Se prefiere la conformación del sistema de
o en vías ad-hoc, a veces atravesando el interior equipamientos en una red más tupida de unida-
de las manzanas. des de menor tamaño antes que su concentra-
El diseño de estas vías tiene en cuenta la ción en grandes equipamientos en los barrios.
dirección de los vientos y las condiciones de Finalmente, la alta exigencia arquitectónica y
soleamiento. A veces son paralelos a ríos o cana- la calidad urbana de los edificios públicos ha sido
les de agua. una constante facilitada por el crecimiento eco-
El perfil de las calles se rediseña en favor de nómico de los países de la Europa occidental. En
los peatones considerando, bajo una nueva ópti- ellos el lenguaje arquitectónico se ha incorporado
ca menos favorable al vehículo privado, el papel como un elemento indisociable de la presencia
de los aparcamientos. institucional.

USOS Y EQUIPAMIENTOS ASPECTOS ECONÓMICOS Y SOCIALES


La localización de usos y dotaciones obedece a Los equipamientos públicos son financiados, en
estrategias de conjunto, a la idea de asociar su práctica totalidad, por las autoridades loca-
unos y otras para crear nuevas centralidades les o regionales a las que en alguna ocasión
alternativas al núcleo histórico de la ciudad. Se excepcional se han adelantado asociaciones
persigue el objetivo de equilibrar el desarrollo independientes de padres o grupos locales
mediante la creación de ejes o polos de intensa como reacción ante la escasez de algún tipo de
actividad. equipamiento público. Estos grupos reaccionan
Las actividades vinculadas a estas expe- en determinados países europeos con más rapi-
riencias son fundamentalmente el comercio (en dez y flexibilidad ante la urgencia de las necesi-
ejes y centros comerciales a veces ligados a dades.
estaciones de metro o ferrocarril o a puntos de Cuando se trata de operaciones de rehabili-
intercambio modal), los centros de negocio y los tación de barrios antiguos, una parte de los cos-
usos terciarios. tes de la renovación se soporta a través de una
Los aspectos sociales están muy presentes mayor densificación de la zona. La pérdida de
en los procesos de renovación de barrios: se calidad que esta medida pueda suponer se com-
comparten los espacios deportivos de los cole- pensa con una mejora en la cualificación de los
gios con la comunidad, se propicia el aprendiza- espacios públicos y con la satisfacción de las
je y la enseñanza de unos por otros en zonas con necesidades específicas de equipamiento de los
altos índices de desempleo, los propios usuarios colectivos más necesitados. A veces, las autori-
se incorporan a los trabajos durante el proceso dades locales, en una visión a largo plazo, com-
de construcción, se organizan equipos para el pran suelo para financiar los sobrecostes sociales
cuidado de los niños durante el horario laboral, o para emprender acciones nuevas.
160 Ordenación y morfología urbana

La participación ciudadana de residentes y de abaratamiento de los costes para el usuario


usuarios no se limita a iniciativas hasta aquí y de identificación con el entorno. En alguna
apuntadas, ni a la extendida intervención en la ocasión los "squatters" han sido invitados a
organización y gestión de los equipamientos operaciones de este tipo.
públicos. La solidaridad está con frecuencia presente
No es excepcional el caso de usuarios que en este tipo de operaciones de una u otra forma
intervienen en el proyecto desde su inicio recla- como en los casos siguientes:
mados por la Administración, aportando ideas o – Pisos para personas mayores, jóvenes, familias
frenando iniciativas no compartidas por ellos. He numerosas o discapacitados.
aquí algunos ejemplos: – Ayudas especiales a los inmigrantes a través de
– Diseño de parques. trabajadores sociales y actividades que favore-
– Firma de convenios con los vecinos afectados cen su rápida integración.
por operaciones de remodelación (estas accio- – Enseñanza extraescolar a los niños por los
nes generan confianza y evitan conflictos con parados y jóvenes.
los vecinos). – Enseñanza de oficios a los jóvenes impartida
– Gestión de centros para actividades artísticas y por los trabajadores.
culturales: teatros, conciertos, fotografía, etc. – Supervisión de los alumnos antes y después de
– Participación de grupos de jóvenes en la cons- las clases.
trucción de centros vecinales. – Actividades especiales para que los inmigran-
– Gestión y generación de actividades solidarias tes arraiguen en el vecindario.
como la formación de grupos para cuidar niños Un desarrollo solidario pasa, entre otras
durante el horario laboral. cosas, por evitar la exclusión social, atraer a las
– Participación en el programa de estos centros: clases medias, dar prioridad a los habitantes de
talleres de carpintería, salas para ensayos de la zona y cualificar a los parados.
música, salas multiusos, etc. Otra forma de evitar la exclusión social es
– Programas de autoconstrucción aplicados al cualificar los espacios públicos y mejorar las
interior de las viviendas, excluida la estructura y condiciones de vida de las clases más desfavo-
la envolvente externa del edificio, como forma recidas.
3. VISIONES CRÍTICAS
DESDE LAS DISCIPLINAS

LA FILOSOFÍA. INNOVACIÓN Y ARQUETIPO: EL RETORNO DE HEIDI


DULCES Y VENENOSAS IDEOLOGÍAS
LA REALIDAD QUE LA UTOPÍA DEBE ELIMINAR
PERSPECTIVAS DE FUTURO
INNOVACIÓN Y ARQUETIPO
CRÍTICA DE LAS TIPOLOGÍAS FORMALES
MAÑANA DE LA VIVIENDA SOCIAL, ECONÓMICA Y COLECTIVA
FINAL

LA ECONOMÍA. SOCIEDAD DE BIENESTAR Y VIVIENDA


ESPECULACIÓN
ESTADO DE BIENESTAR
LA VIVIENDA EN ESPAÑA
ESPECULACIÓN Y CRISIS INMOBILIARIA
RETOS

EL URBANISMO Y LA ARQUITECTURA. POSIBLES ESTRATEGIAS


ANTECEDENTES
APRENDER DE OTROS: POLÍTICA DE VS EN ALEMANIA, FRANCIA Y PAÍSES BAJOS
INTEGRACIÓN Y DIVERSIDAD. OBRA NUEVA Y REHABILITACIÓN
VERSATILIDAD, SERIACIÓN, INDUSTRIALIZACIÓN Y AUSTERIDAD
VIVIENDAS REDUCIDAS Y SERVICIOS COMUNITARIOS
CONSTRUCCIÓN BIOCLIMÁTICA Y URBANISMO ECOLÓGICO
3. VISIONES CRÍTICAS 163

DESDE LA FILOSOFÍA
INNOVACIÓN Y ARQUETIPO: EL RETORNO DE HEIDI
ANTONIO MIRANDA

Tras la Segunda Guerra Mundial, la carencia de ral, artículo verboso o discurso de autopromo-
viviendas en Alemania era trágica y pavorosa, ción) para hacer su aparición oscurantista
pero no por ello, al hablar del asunto, el princi- desde la Selva Negra. Adorno escribió de Hei-
pal metafísico del ente perdió su altura de degger que se creía profundo pero sólo era
miras: muy por encima de tan ruinoso y antipá- oscuro. Su maestro Husserl le combatió con
tico espectáculo. La inmensa mayoría de los merecido desprecio. Sartre escribió que la
seres humanos nunca han podido habitar las atractiva obra Ser y Tiempo era incomprensible.
casas que socialmente construyen porque el En efecto: es cosa hermética, esotérica, oracu-
Ser del mercado capitalista se lo impide. En lar y gótica. Hoy podemos ver también en su
Darmstad (1951), el profesor Martin Heidegger conferencia, que el autor se presenta como un
pronunció su famosa conferencia Construir, filósofo complejo y sencillo, si bien solo resulta
Habitar, Pensar, pero a lo largo de ella, en nin- complicado y simple: el supuesto virtuoso del
gún momento, aludió a un tema tan inoportuno contrabajo resultó ser solamente el pelma de la
y prosaico como el Mercado. Entre el auditorio, zambomba.
nazis recolocados, promotores sin escrúpulos, En la charla del pensador ante sus amigos
poceros sin fondo y constructores sin piedad, de la nueva camisa parda, el bluf no es inme-
se situaron en la línea de salida para la anárqui- diatamente visible. Por el contrario, la confe-
ca rebatiña capitalista de la reconstrucción ale- rencia –sin abandonar el ardid de la etimología
mana. Ante gente tan elegante y culta nombrar utilizada como pensamiento– finge la vieja y
el Sistema de Mercado hubiera sido de muy cansina dialéctica “entre divinos y mortales,
mal gusto. entre moradas y viviendas, entre sitios y luga-
res, entre espacio y extensión, entre topología y
DULCES Y VENENOSAS IDEOLOGÍAS álgebra, etc”. Todo ello con un brillante dogma-
Desde aquel año 1951, las alusiones a Heideg- tismo aderezado con alguna bonita y atávica
ger –para todo arquitecto artista, falso arquitec- digresión alpina. En lenguaje taurino, podría-
to o creador plástico postmoderno– son obliga- mos decir que cargando la suerte del engaño
das muestras de “teoría” y calidad. El vacío se llega al final con revoleras y chicuelinas eti-
tópico heideggeriano suele ser lugar común, mológicas. Es allí donde el antiguo rector ultra-
vicio repetido, hábito recurrente entre los arqui- nazi de Friburgo saca con insidia el descabello
tectos más pretenciosos e ignorantes. Muchos para decretar lo medular. Veamos su torpe
de ellos creyendo haber encontrado allí una coartada ante el gran crimen:
ontología de la arquitectura, vienen a obtener “La penuria del habitar, es más antigua que
una mayor y opaca hinchazón “intelectual” para las guerras mundiales y sus destrucciones; es
sus escritos de mística charlatanería inmobilia- más antigua que el ascenso democrático y la
ria. Es conocida la frecuencia con que los situación obrera.(...) La auténtica penuria des-
arquitectos plásticos –cuando tratan de pasar cansa en la ignorancia de los hombres que
por pensadores– aluden acríticamente a la antes de nada deben volver a encontrar la
célebre y aerostática conferencia dirigida al esencia del habitar. Antes de nada tienen que
lobby del ladrillo por el filósofo de los pantalo- aprender a habitar. La falta o presencia de sufi-
nes cortos. ciente suelo natal depende de que el hombre
Desde entonces, toda aquella innoble considere que tal falta existe o no existe. En
palabrería edulcorada –aquel masaje sobre el cuanto el hombre considera la falta de suelo
dorso voraz de arquitectos y especuladores– natal, todo el problema desaparece y con él la
aprovecha cualquier oportunidad (tesis docto- miseria.”
164 Desde las disciplinas

Vemos una vez más, que la esencia del capataz de raíces rurales y católicas, arrasa en
fascismo –esa matriz en la que nace y crece el consecuencia cualquier vestigio de cristianis-
tipejo tipo– consiste en la culpabilización de las mo o compasión hacia los humildes. El dios de
víctimas. El distinguido ontólogo, con muy Nietzsche es el junker prusiano; Heidegger
escaso pudor, aparece con su ideología reac- entroniza además en su panteón religioso a
cionaria y liberal, propia de una mezquina bur- otro dios: el SER burgués, traducido a poder
guesía apresuradamente desnazificada. En el burgués. En consecuencia, como asegura G.
discurso se intenta exculpar a la guerra o el Lukacs: Schopenhauer es a Nietzsche como
capital, para encubrir los negocios sucios en Heidegger es a Hitler.
los edificios menos edificantes. Es el rancio Resistir las querencias de barbarie nacio-
discurso “vitalista” que no varía desde Wagner nalista hacia la caverna medieval o la cabaña
a Heidi. Y viene a decir: “La miseria del mundo romántica implica un esfuerzo porque, como
no es obra histórica ni artificial, sino algo hemos visto la vivienda social europea del siglo
ancestral, eterno, natural, inmutable. Las gue- XXI, tiene, al menos y de momento, los mismos
rras y penurias no tienen responsables huma- enemigos que la del siglo XX. Tal es el retroce-
nos: son fatalidades naturales, es decir, provo- so experimentado. También Hitler, tan enemigo
cadas por “La Naturaleza”: como las lluvias de la densidad urbana, prometió un chalecito a
monzónicas, o la llegada del invierno. El propio cada alemán. Aunque cambien las mediáticas y
capitalismo es la cosa más natural e inevitable los nombres (vernáculo, cultural, déco, regio-
del mundo: inocente por tanto de todos los crí- nal, postmodern, etc.), la manipulación de las
menes debidos a la fatalidad y “la naturaleza conciencias permanece idéntica. Los medios
humana”. ideológicos de hoy (a la vez criptofascistas y
Relativismo cómplice, esteticismo esca- retroliberales) ya se encuentran, in nuce, dentro
pista e ideología kitsch o sentimental, constitu- de Construir, Habitar, Pensar. El, para tantos,
yen la moral anética del célebre discurso. Por eximio pensador mantiene en sus obras una
todo ello es comprensible que el ilustre rector estructura inmóvil cuyos sopotes son siempre
universitario termine su parlamento haciendo los mismos: subjetivismo mixtico, antimoderni-
una llamada patriótica y esotérica para resolver dad metafísica e irracionalismo antihumano.
el problema de la vivienda, por medio de cierto
mentalismo chauvinista, nacionalista: natal. LA REALIDAD QUE LA UTOPÍA DEBE
Lo inmediato ante este discurso es califi- ELIMINAR
carlo de cínico y despiadado, pero hay en él El famoso filósofo, enemigo de la razón ilustra-
algo más: datos más repulsivos si cabe como da, de la industria civil, de la técnica y de la ciu-
son el escepticismo cómplice, el subjetivismo dad, elige solapadamente el paraíso para
evasivo, la inespecificidad social y la incohe- todos: la cabaña en la montaña. Con otras
rencia lógica. Por su desprecio hacia la cruel palabras, reproduce el mismo programa antiur-
realidad económica, podemos verlo hoy como bano de “Sangre y Tierra” divulgado por los
un ejercicio elíptico de propaganda al servicio logopedas hitlerianos. Contra el cosmopolitis-
del sistema instalado desde USA. Nietzsche mo de lo urbano –de su civilidad o su moderni-
quería regresarnos a la caverna primigenia con- dad– el prestigioso intelectual elige el retiro
ducidos por la sicopatología de Zaratustra. Hei- “aristocrático” y asocial del caido anacoreta en
degger prefiere el regreso a la cabaña conduci- la Tebaida: el ensimismamiento autista y pató-
dos por los arquetipos de Jung. Dos formas geno en el ente, hasta que el Ser nos llame a
similares y simétricas de barbarie. las prietas filas para alistarnos aliados con
Porque Heidegger –uno de los más aplica- nuestro único destino: la muerte.
dos entre los discípulos de Nietzsche– aunque El fascismo es noumeno universal que
con disimulo, no deja de ser otro destructor de suele brotar como fenómeno alpino. No puede
la civilización y la modernidad, aunque utiliza extrañar que el Grupo Popular alemán –con su
las armas de la cultura natal y el modernismo folclore de pantalones cortos de cuero– consti-
burgués retro romántico. El hijo del humilde tuya una excepción europea: lleva 50 años
sacristán de pueblo, el seminarista agradecido gobernando Baviera de modo ininterrumpido.
al Sistema y a sus becas, el avispado y palurdo Nosotros, lejos de las fantasías del abuelo aus-
3. VISIONES CRÍTICAS 165

trohúngaro, del aprisco y la cabaña alpina vea- entrópico desde el punto de vista energético,
mos algo de la casa en la realidad española: ético y estético. Como si esos máximos no
– Especulación inmobiliaria y corrupción. impidieran la vitalidad y continuidad del peque-
– Ignorancia generalizada hacia el derecho ño comercio, verdadero tejido conjuntivo de la
de superficie. auténtica ciudad.
– Prevalencia de la vivienda como mercancía y Así como el paradigma del lenguaje es el
valor de cambio. habla, el paradigma de la arquitectura es la
– Ignorancia del derecho a la vivienda y vivienda. A Heidegger le preocupaba encontrar
su valor de uso. “lo digno de ser pensado”. Ya vamos viendo con
– Impunidad para tantos millones de viviendas qué consecuencias. Ante la arquitectura usada
vacías. como negocio o espectáculo banal y venal, nos-
– Realidad de la vivienda como negocio, otros por el contrario deseamos saber qué es lo
no como servicio. digno de ser construido. Y la realidad nos res-
– Ahogo del derecho a la vivienda por ponde: no hay nada tan digno de ser construido
el beneficio privado. como las viviendas sociales colectivas al servicio
– Acción de la mano negra del mercado en de los más débiles, en todo el mundo. Para
el precio del suelo. alcanzar esa dignidad debemos empezar por
– Apropiación privada del suelo público. liberarnos de la dulce ideología o falsa concien-
– Ausencia de viviendas públicas cia inyectada en la sociedad por “el sabio de la
para alquiler social. Selva Negra” y sus miles de acólitos inmobilia-
– Escasez financiera para rehabilitar edificios rios. Como luego veremos, bastaría casi con ir
viejos. negando, una por una, las pautas heideggeria-
– Atomización liberal del control nas para recuperar el buen camino de la vivien-
desde el Estado Central. da en la modernidad civil, justa y sabia.
De ese modo, en los mejores casos, podrí-
Tales son los aspectos esenciales del pro- amos apartar toda vivienda de los folclores
blema en España: esta parcela de una Europa natales y las viejas morales burguesas. Para
aún insuficiente, precisamente a causa de esa ello debemos liberar a las viviendas de las cul-
misma atomización nacionalista, egoísta y turas locales (más de 100.000 sobre el planeta)
homotética. El diseño, por sí solo, no nos ayu- para llevarlas a la única, necesaria y singular
dará ni un ápice para derribar toda esta miseria Civilización universal (ciudadanía UNESCO).
ética existente. Aquí, mientras en diez años el Porque esta última –tan escasa aún– es abso-
precio de la vivienda se ha triplicado, el incre- lutamente respetuosa con las condiciones geo-
mento salarial ha sido del 40%. Lo edificado gráficas e históricas de todos los seres huma-
resultante en general ha sido: kitsch en lo for- nos; mientras la recíproca no se cumple. Asi,
mal, reaccionario en lo político, burgués en lo por tanto, debiéramos huir de la prestigiosa
funcional, y artesanal en lo constructivo. Por histeria mitológica, nietzschiana, folclórica,
todo ello, salvo por una catarsis o milagrosa ilu- retrograda, artesanal, y medieval.
minación infusa sobre el plebeyo electorado De modo coincidente deberíamos impedir
pequeño burgués, el avance colectivo, panéti- construir viviendas tanto al arquitecto artista
co y antikitsch se presenta problemático. con sus ocurrencias y caprichos, como al
arquitecto practicón con sus rutinas de “senti-
PERSPECTIVAS DE FUTURO do común”. La arquitectura no es la amasada
Con todos los precedentes europeos no debe amalgama de artes y técnicas, como piensan
extrañarnos que pronto suframos un tipo de los adolescentes. Por el contrario la arquitectu-
ciudad extraña y semirrural, con densidades ra es una investigación, una poética industrial.
máximas de 75 viviendas por hectárea, o con Es una ingeniería poética que reniega simultá-
alturas máximas de cuatro plantas. Como si neamente de las viejas y malas artes (con su
tales máximos no fueran pantallas para ocultar improvisación de ventanas medievales en el
el mercadeo bajo un paisaje más agreste para cuarto de estar), y de las viejas y malas técnicas
el suburbio invasivo. Como si esos máximos no (con sus tópicas rutinas húmedas de tabiqui-
contuviesen un tipo de ciudad insostenible y llos, rasillas y bovedillas).
166 Desde las disciplinas

INNOVACIÓN Y ARQUETIPO dores seudocientíficos: arbitrariedad hormonal,


Proyectar bien los nuevos arquetipos que se subjetivismo precocinado. Estilos y Tipos For-
nos demandan es sencillamente obtener la males son regresivos y antimodernos porque
mejor o más propia esencia de una casa; y son moda: son los ropajes que el Sistema cam-
como afirman Hegel y Bloch la esencia es la bia continuamente para que nada cambie. Irra-
realidad llegada a ser en unidad y coincidencia cionalidad y seudohistoria.
con su más propia manifestación. La forma Es así como las tipologías pueden llegar a
como sentido. Desde lo mejor del pasado fun- ser expresión de relativismo histórico, o de
dar una arquitectura de progreso y ciertamente abstinencia de juicio histórico y social. Tipolo-
moderna, es algo que, por ejemplo, nuestros gías y Estilos presentan, como igualmente váli-
tres arquitectos más “internacionales” (los típi- das, soluciones que incluso son contradicto-
cos modernistas Bofill, Calatrava y Moneo) han rias. Gatos pardos. Las poco fiables filosofías
demostrado ignorar: los dos primeros casi tipológicas de Nietzsche, Dilthey o Spengler,
siempre; el último en algunos casos. con el pretexto relativista de los “diferentes
La limpieza, exactitud, claridad, sencillez y puntos de vista” fueron, y siguen siendo, base
racionalidad en los tipos de vivienda siguen para los tipos mitológicos y seudohistóricos de
siendo principios fundamentales de proyecto y todos los nacionalismos, siempre infectados de
construcción, que aún no terminan de generali- fascismo. Nosotros podemos usar las tipologí-
zarse. Pero no podemos olvidar que tan impor- as arquitectónicas, pero sabiendo que nos pue-
tante como las tipologías de vivienda, es el den explotar en las manos como cualquier otro
modelo de ciudad construida con esas vivien- símbolo.
das, y sobre todo, los metros cuadrados de Respecto de la construcción, una vez más
espacio público, semipúblico, semiprivado y debe repetirse que tenemos que poner al día y
privado por cada habitante. En consecuencia, desarrollar la industria de componentes com-
la nueva dialéctica que necesitamos desarrollar patibles para la vivienda colectiva. El mejor
es la que tiene por polos la Tipología y la Topo- Sota, aun dentro de la precariedad –contra la
logía. Necesitamos pensar de modo universal artesanía, el bricolage y el “diseño integral”–
para poder actuar acertadamente de modo declaraba con acierto: No diseño ventanas; no
concreto. Dejamos pues lo heideggeriano es mi oficio. Elijo la ventana óptima entre las
“natal” (a dos aguas) para la obstetricia “hemo- que me ofrece la industria.
fílica” del nacionalismo o necionalismo o nacio- De nuestra madre primigenia –o materia en
nanismo. marcha– nacieron hace millones de años sus
mejores hijos: el Espacio-Tiempo, la Energía, la
CRÍTICA DE LAS TIPOLOGÍAS FORMALES Luz, la Vida, y finalmente la Razón. Tales son
Conviene recordar aquí, que las Tipologías los materiales de la arquitectura antiartística o
–como las Estilísticas– han sido, al menos poética, de la arquitectura para la Civilización
desde el siglo XVIII, una noche de la concien- Única a la que nos debemos. No buscamos la
cia en la que todos los gatos son pardos. Unas belleza sino que encontramos la verdad en
y otras implican, en principio, clasicismo retro, marcha que nace en cada buen proyecto. “Lo
forma previa establecida y falta de imagina- que quiere la gente” no puede ser un dato o
ción. O dicho de otro modo: ardid, engaño, premisa del proyecto. Goebbels condenó la
simulación o fraude a la modernidad. Tanto los modernidad en nombre del arte “que gusta a
Tipos Formales como los Estilos Formales –en las gentes sencillas”: el kitsch. Por ello, los
lo que tienen de dato atemporal y estereotipa- arquetipos los dejamos para el nazismo de Hei-
do– constituyen una colección de velos (clási- degger o Jung y sus ingenuos discípulos.
cos o románticos) con diversos colores, cuya
misión no parece otra que la de enmascarar la MAÑANA DE LA VIVIENDA SOCIAL,
misma y vieja infamia instalada: nuestra clási- ECONÓMICA Y COLECTIVA
ca y romántica realidad económica y su Como vimos más arriba basta con abrazar la
inequidad. teoría colectiva –o logos, o saber común o
Tipos Formales y Estilos Formales son pre- razón universal– para protegerse de las nume-
cisamente tópicos y prejuicios formales: opera- rosas ideologías culturales del sentido común y
3. VISIONES CRÍTICAS 167

del confortable pensamiento único. Contra el Frente a los estilos,


modernismo del clasicismo romántico heideg- las formas auténticamente nuevas.
geriano: la modernidad. Frente al culto hacia el pasado,
Así: la salvación vendrá de negación en la higiene del presente.
negación. La nueva vivienda colectiva, para la Frente a la nostalgia retro,
ciudad necesaria, debe oponer: la esperanza de libertad.
Frente a lo novedoso o modal,
Frente al SER (burgués), lo profundamente nuevo.
el devenir o cambio social. Frente a la quimera fantasiosa,
Frente a la tristeza individualista, la utopía realizable.
la fiesta universal.
Frente al “todo privado”, Frente a la arquitectura artística:
la comunidad de equipamientos. la construcción poética.
Frente al originalismo formal, Frente al utilitarismo racionalista,
la radicalidad constructiva. la multifuncionalidad.
Frente a la imagen singular, Frente al formalismo esteticista
la excelencia seriada. un nuevo constructivismo.
Frente a lo singular privado, Frente a lo simbólico,
la alta calidad para todos. la autoexpresión de lo auténtico.
Frente a la unicidad del coleccionista, Frente a las cursis metáforas,
la unidad poética. las metonimias de la acción.

Frente al formalismo, Frente a la imagen ornamentada,


el nuevo estructuralismo marxista. la estructura industrial.
Frente a la dogmática autoritaria, Frente a las formas abigarradas,
la dialéctica histórica. estructuras claras.
Frente a dogmatismos y relativismos, Frente a la figuración sentimental,
la acción dialógica. la abstracción poética.
Frente al racionalismo, Frente a la artesanía privada,
la racionalidad científica. la cooperativa industrial.
Frente a la intuición “genial”, Frente a piedras laminadas y ladrillos:
la razón dialéctica. nuevos materiales.
Frente al oropel, el acero.
Frente a la opinión pública,
la razón común del episteme. Frente al tedio rural,
Frente al capricho privado y hormonal, la silenciosa libertad urbana.
el saber común. Frente a la casa en el bosque,
Frente al “sentido común”, la ciudad arbolada.
la razón o saber común (logos). Frente a la baja densidad,
Frente a la irracionalidad genialoide, las densidades vitalizadoras.
la razón universal. Frente a las alturas pueblerinas,
las alturas civiles.
Frente al liberalismo criptofascista,
el neosocialismo. En resumen: Frente a las infinitas culturas,
Frente al fascismo neoliberal, la única Civilización universal. Frente a la ideo-
el anticapitalismo. logía –falsificación ilusa de la conciencia
Frente al Modernismo (botánico), pequeñoburguesa–, el proyecto –comúm para
la Modernidad (mineral). la ciudad y la vivienda– debe resistir con sus
Frente a clasicismos y romanticismos, mejores medios: la razón de clase, la estética
la modernidad. intersubjetiva, la realidad panhumana y la pané-
Frente a los postmodernismos, tica universal, es decir, resistir con la verdad
la modernidad contemporánea. colectiva en marcha.
168 Desde las disciplinas

FINAL Por eso mismo, necesitamos la utopía también


No dejemos que nos engañen con el “futuro en el proyecto de vivienda social. Sin aliento utó-
mejor”. El futuro de la modernidad es ahora pico no hay proyecto de calidad. Sin la utopía
mismo. Los mejores arquitectos –como poetas aún seguiríamos en la caverna, mordiéndonos
de la materia– conciben la realidad y la verdad en unos a otros como “superhombres”: esos jun-
el proyecto que se autoconstruye, y la materiali- kers, esas “bestias rubias” que adoraban Nietzs-
zan en la obra que se autoproyecta. Mientras che, Heidegger y Hitler. Ya lo vimos en Aus-
tanto no olvidemos que la belleza aceptable es chwitz. Desde entonces, el capital con sus dos
simple consecuencia de la verdad. Como refren- palancas culturales (la criptofascista y la neoli-
da una vieja y buena definición, la belleza es el beral) ha detenido la auténtica modernidad o
estado en que un objeto realiza perfectamente la civilización necesaria. Por todo ello, en el pro-
forma que le es propia, o la idea inmanente en él. yecto de vivienda, como en todo lo demás, tene-
Es algo análogo a la entelequia aristotélica: per- mos por delante la misión civilizadora esencial:
fección del acto cumplido en la forma que le es realizar –contra las falsas modernidades o
propia a la cosa, a la casa. Del mismo modo que modernismos– el proyecto inacabado de la
las aves provienen de los reptiles o las mariposas Modernidad. A tal fin, necesitamos nuevas sínte-
de los gusanos, así la belleza deviene, se encuen- sis de selección, crítica y evolución. La dialécti-
tra; acude sola junto a la obra poética o sin false- ca frente a lo instalado nos permitirá construir
ar: solo los prosaicos arquitectos artísticos la –en presente continuo– un mundo más justo,
buscan directamente. noble y habitable donde, contra el “maestro” de
Despreciamos la quimera fantasiosa y fan- Friburgo, no haya que pensar para tener derecho
tasmática de las criminales ficciones mercantiles. a habitar.
3. VISIONES CRÍTICAS 169

DESDE LA ECONOMÍA
ESPECULACIÓN Y ESTADO DE BIENESTAR EN ESPAÑA
PEDRO PARRA

ESPECULACIÓN te 2.000 familias, que ocupaban los mejores espa-


Desde la Antigua Roma la vivienda ha sido objeto cios (villas y domus), y unos 4.000 edificios donde
de especulación, y casi siempre ha estado asocia- residían en régimen de alquiler más de 1.000.000 de
da a cambios demográficos intensos. proletarius. El urbanismo romano, cuyos elementos
En la Roma Imperial aparecen tres tipologías definitorios eran cuadrículas e insulae, fue exporta-
de vivienda como expresión de la estructura social: do a muchas regiones del Imperio, entre ellas a His-
las familias patricias, elite con derechos exclusivos pania.
para gobernar y administrar, residían en villas; las La Revolución Industrial, incorpora una gran
familias adineradas, los equites, construían las revolución demográfica. En el periodo de 1750 a
domus; y finalmente la plebe, proletarius, residía en 1850 la población en Europa pasó de 190 millones
insulae. de habitantes a 280 millones.1 Este intenso creci-
Los insulae eran bloques en manzana cerrada miento se explica por un descenso de la tasa de
de 4 a 6 alturas, con una planta baja de uso comer- mortalidad, debido a mejoras en la alimentación e
cial, artesanal o residencial. El diseño, calidad de higiene, avances en la medicina y aumento de la
materiales, etc. hacía que los insulae fueran edifi- tasa de natalidad.
cios inseguros –los incendios y derrumbamientos La expansión industrial requería abundante
eran habituales- e insalubres –epidemias frecuen- mano de obra, retribuida con bajos salarios. A su
tes-. Los proletarius eran inquilinos y la propiedad vez, la continuidad del sistema dependía a medio
correspondía en la mayoría de los casos a los plazo de la capacidad de reproducción de la clase
nobles patricios. trabajadora. Lógicamente el ritmo de reproducción
La especulación inmobiliaria incorpora, para estaba condicionado por las condiciones de vida de
formar parte del mismo fenómeno, la especulación los trabajadores, apareciendo en primer plano la
del suelo, y éste, a su vez, requiere las facultades de vivienda como problema. De todo ello dio buena
ordenación del territorio, con sus infraestructuras, y cuenta Federico Engels en “La situación de la clase
de gestión del planeamiento. No olvidemos el com- obrera en Inglaterra” (1845) y “Contribución al pro-
ponente monopolístico del suelo en la medida que blema de la vivienda” (1872).
es un bien inexpansible e inmóvil. César (101 adC – Desde finales del siglo XVIII surgen iniciativas
44 adC) dictó una de las primeras leyes sobre orde- para abordar el problema de la vivienda, en unos
nación y planeamiento que se conocen, expandien- casos por socialistas utópicos como Proudhon con
do la ciudad hacia las riberas del Tiber. Sostienen sus proyectos de reforma social. Robert Owen y su
algunos historiadores que Cicerón, gran orador y “Ciudad de armonía y cooperación” (1817) diseñaba
abogado, tuvo el privilegio de conocer de antema- sobre 500 hectáreas viviendas unifamiliares adosa-
no la citada ley, adquiriendo suelos rústicos que das, escuelas, bibliotecas,…, todo el proyecto es un
alcanzaron gran valor, acumulado una gran fortuna. canto al cooperativismo (los restos constituyen hoy
Parece ser que la especulación del suelo fue prácti- el pueblo de Harmony en Indiana). Charles Fourier
ca común en la Roma Antigua. Recurrimos al ejem- diseñó un proyecto inspirado en la experiencia de
plo de Cicerón porque reúne las dos condiciones, Owen (1825), que liga el proyecto residencial a una
que a lo largo de la historia, requiere la especulación fábrica. Estas propuestas tienen como hilo conduc-
del suelo: primera, anticiparse a la fluctuación pre- tor reconvertir al obrero en propietario de la vivienda,
cios, y segunda, influencia política para intervenir en incluso planteando la abolición legal del alquiler.
el proceso normativo. Frente a estos planteamientos Engels escribe en
La estructura física de la ciudad tiene corres- 1872: “La llamada penuria de la vivienda, que repre-
pondencia con la estructura de poder social. La senta hoy un papel tan grande en la prensa, no con-
Roma del siglo IV dC la formaban aproximadamen- siste en que la clase obrera en general viva en malas

1 Manchester entre 1750 y 1850 pasó de 12.000 a 400.000


habitantes.
170 Desde las disciplinas

viviendas, superpobladas e insalubres. Esta penuria una nueva estructura de poder político en la Francia
de la vivienda no es peculiar del momento presente; del siglo XIX.
ni siquiera es una de las miserias propias del proleta-
riado moderno a diferencia de todas las clases opri- ESTADO DE BIENESTAR
midas del pasado; por el contrario, ha afectado de Aunque hay antecedentes históricos de iniciativas
una manera casi igual a todas las clases oprimidas sociales en la Alemania de Bismarck en el siglo XIX,
de todos los tiempos. Para acabar con esta penuria en EEUU con el presidente Roosevelt en los años
de la vivienda no hay más que un medio: abolir la 30 del siglo pasado, o el Instituto de Reformas
explotación y la opresión de las clases laboriosas por Sociales a principios del siglo XX en España, pensa-
la clase dominante. Lo que hoy se entiende por mos que el Estado de bienestar, en sentido integral,
penuria de la vivienda es la particular agravación de debemos situarlo en la doctrina de la “demanda
las malas condiciones de habitación de los obreros a efectiva” de Keynes y en el “Informe Beveridge” de
consecuencia de la afluencia repentina de la pobla- 1941, que aconseja al Gobierno Británico la puesta
ción hacia las grandes ciudades; es el alza formida- en marcha de políticas sociales y, muy particular-
ble de los alquileres, una mayor aglomeración de mente, el Servicio Nacional de Salud con carácter
inquilinos en cada casa y, para algunos, la imposibi- universal y gratuito.
lidad total de encontrar albergue. Y esta penuria de En el Estado de bienestar se concibe a la
la vivienda da tanto que hablar porque no afecta sólo sociedad como un todo orgánico con vocación de
a la clase obrera sino igualmente a la pequeña bur- pervivencia. La pervivencia pasa por la cohesión
guesía.” (Contribución al problema de la vivienda). social, que a su vez implica la legitimación política
Napoleón III instaura el llamado II Imperio y del Estado.
encarga a Haussmann el programa de reformas de Por lo tanto, el Estado de bienestar lleva implí-
París (1852-1870). Es quizás una de las coyunturas cito un doble pacto:
históricas en la que la especulación alcanza su El pacto social entre sindicatos y empresas.
máxima expresión, y supone el ascenso de la bur- Los sindicatos canalizan las reivindicaciones hacia
guesía, que pasa a ocupar el centro de la ciudad, la negociación, sin cuestionar frontalmente el siste-
desplazando para ello al proletariado hacia los ma. Las empresas admiten la discusión sobre el
suburbios. La vieja ciudad medieval es derribada y reparto de los resultados.
se abren grandes avenidas y bulevares, con gran- Pacto político. Consenso entre las fuerzas polí-
des edificios de apartamentos ocupados por la bur- ticas sobre un modelo de políticas sociales que
guesía. Los grandes empréstitos de la ciudad de implica un gasto social, soportado sobre una políti-
París para financiar el programa de reformas, for- ca fiscal con efectos redistributivos.
man parte de la corrupción urbanística y financiera ¿Qué políticas sociales? En la mayor parte de
organizada a gran escala por Haussmann, que países europeos los pilares del Estado social des-
incorpora la “expropiación forzosa” limitando el cansan sobre la salud, educación, vivienda, presta-
derecho a la propiedad privada. Aparecen los ciones por desempleo y pensiones.
bonos como instrumentos de financiación civil a Este modelo se desarrolla desde la II Guerra
gran escala, y un potente equipo técnico que dota Mundial hasta 1973, año que la alteración brusca de
a París de una moderna infraestructura. los precios del petróleo provoca severos desequili-
En el diseño del nuevo París se tiene presente brios económicos con respuestas de ajuste de dis-
la revolución de 1848 y el bloqueo mediante barri- tinta importancia según los países.
cadas del centro de la ciudad de estructura medie- En política de vivienda hay iniciativas de gran
val. Las grandes avenidas y plazas permitirán a las importancia en los años 20 y 30 del siglo XX, en
unidades de infantería y artillería operar con eficacia Berlín, Viena, etc., pero la política de vivienda tiene
para sofocar la Comuna de París de 1871. un sistemático avance en Europa con la reconstruc-
La demolición de murallas, apertura de gran- ción iniciada al acabar la II Guerra Mundial. La
des avenidas, etc., fue un ejemplo que siguieron reconstrucción, junto a las corrientes migratorias en
otras ciudades como Londres, Bruselas, Viena,… y el interior de los países, obliga a los Estados a pro-
una nueva estructura social con la burguesía en gramar desarrollos urbanos de gran magnitud
fase de consolidación, impulsa un nuevo reparto del (París, Manchester o Liverpool), y las administracio-
espacio físico de las ciudades. El centro burgués nes locales a proyectar desarrollos urbanos para
del París del II Imperio es el escaparate también de atender las necesidades de vivienda.
3. VISIONES CRÍTICAS 171

En estos años, la propiedad del suelo estaba Europa estaría, por tanto, en la encrucijada de
subordinada al interés general en la mayor parte de demostrar que, ya sin modelos políticos alternati-
países europeos, y el interés general lo interpreta- vos, posee la madurez suficiente para dar respues-
ban los poderes democráticos del Estado. ta a las necesidades básicas de sus ciudadanos.
En este período, el acceso a la vivienda queda En materia de vivienda, constatamos que los
incorporado, en los países de la Europa occidental, ajustes se orientan a:
como un derecho de los ciudadanos que deben 1. Cambios de tendencia en la estructura de
atender los poderes públicos, y como un pilar bási- tenencia de vivienda; el alquiler social reduce peso
co del Estado de bienestar. La vivienda forma parte a favor de la propiedad en algunos países. La socie-
del pacto político que legitima el Estado del bienes- dad de “propietarios” de Sarkozy.
tar, y del pacto social que fija los parámetros de la 2. El mantenimiento de los parques de vivien-
lucha reivindicativa de los sindicatos. Este período da en alquiler social es un problema no resuelto. De
el historiador británico Eric Hobsbawm lo califica de ahí, que en algunos países se abre camino la opción
“edad de oro” del Estado de bienestar. de venta de las viviendas a sus propios inquilinos.
La crisis de 1973 supone el inicio de una cier- Algunas ciudades del Este de Alemania han enaje-
ta revisión de las políticas sociales aplicadas en dis- nado sus parques públicos de vivienda a Fondos de
tintos países, revisión que ha venido acompañada Inversión, después de más de una década de pér-
de recortes de derechos en algunos de ellos. Pos- dida de población.
teriores crisis económicas, así como el Tratado de 3. La falta de rotación de los usuarios de
Maastricht de 1993, han forzado a un redimensio- vivienda social constituye, asimismo, un problema
namiento del Estado, afectando al gasto social. no resuelto. Una parte del alquiler social está ocu-
El Tratado de Maastricht establecía unas pau- pado por clases medias que se resisten a la actua-
tas de convergencia para alcanzar unos objetivos lización de sus rentas de alquiler. La falta de rota-
en torno a la Deuda Pública (60% PIB), Déficit Públi- ción ha sido uno de los argumentos más utilizados
co (3% PIB), Tasa de Inflación (3%), etc. que darán por las administraciones de Holanda, para modificar
paso a la Unión Monetaria a partir del 1 de enero de su política de vivienda en favor de la propiedad.
1999, naciendo el EURO como moneda y el Banco 4. Se aprecian situaciones de segmentación y
Central Europeo. exclusión social en grandes áreas metropolitanas
Si hubiera que destacar algunos aspectos de de Europa.
la experiencia de los países que venimos estudian-
do, en primer lugar habría que constatar que hay LA VIVIENDA EN ESPAÑA
dos planteamientos políticos a la hora de examinar En España, en sentido estricto, los ciudadanos
la situación de las políticas sociales en la UE. Por un tenemos derechos sociales a partir de la Constitu-
lado están los proyectos neoliberales de quitar ción de 1978, porque a nuestro entender, los dere-
derechos sociales, que rompen mallas de cobertu- chos exigen un marco de libertades políticas y
ra básicas para la cohesión social, admitiendo sociales, de las cuales carecíamos hasta esta fecha.
como algo natural el darwinismo social que ello La Constitución consagra el derecho a la edu-
implica. cación (artículo 47), a la Seguridad Social (artículo
Por otro lado, políticas asociadas a la Izquier- 41), a la protección a la salud (artículo 43), a la
da, que admitiendo reformas necesarias, conside- vivienda (artículo 47) y a las pensiones (artículo 58).
ran la cohesión social como un valor que no se Pero todos estos derechos, que como decíamos
puede poner en riesgo. Los recortes se orientan forman parte de los pilares básicos del Estado de
más a la intensidad que a la extensión de los dere- bienestar, han tenido un desarrollo normativo com-
chos. Pero lo cierto es que el pacto político que a lo pleto, y por tanto han sido asumidos por el Estado
largo de décadas ha cohesionado a Europa está como una de las responsabilidades básicas de los
enfermo. poderes públicos, salvo el derecho a la vivienda.
La coincidencia en el tiempo de estos recortes Las administraciones autonómicas tienen
de la sociedad de bienestar, con el derrumbamien- leyes de vivienda y planes cuatrienales que se vie-
to de la Unión Soviética y el fin de la Guerra Fría, nen aplicando desde hace más de 20 años. Sin
nos hacen pensar que, en buena medida, éstas embargo, el precepto constitucional del derecho a
políticas podrían haber formado parte del combate la vivienda carece de expresión normativa como
ideológico de un mundo polarizado. pilar básico de los derechos sociales, incorporán-
172 Desde las disciplinas

dose al pacto social (sindicatos y empresarios) y al número de viviendas edificadas y la mayor impo-
pacto institucional (comunidades autónomas, tencia de muchos ciudadanos para acceder a ellas.
ayuntamientos y Gobierno), siendo las comunida- Veamos algunos datos que ilustran esta situa-
des autónomas las que las conjugan el papel fun- ción:
damental, por tener las competencias constitucio-
nales en materia de vivienda y ser administración Evolución de precios de la vivienda y salarios
bisagra entre los ayuntamientos, gestores últimos en los últimos años
del suelo, y el Gobierno, responsable final de las La escalada de precios que se inicia en 1997 ha
políticas financieras destinadas a la vivienda. durado una década, con crecimientos anuales
Regular este derecho resulta más necesario superiores al 12% desde el 2002 al 2006, por con-
que hace unos años, ¿por qué? Porque el número tra, los salarios reales han evolucionado con gran
de ciudadanos excluidos del acceso a la vivienda estabilidad. Conviene tener presente que la pro-
va en aumento. ductividad aparente manifiesta un comportamiento
Las políticas seguidas en España para afrontar negativo, poniendo en evidencia el escaso recorri-
el problema de la vivienda han confiado tradicional- do del modelo económico.
mente en el mercado como instrumento capaz de La demanda de estos últimos años se sostie-
regular precios y proporcionar el servicio que se ne sobre más de 4.500.000 empleos netos, siendo
demandaba, asumiendo las políticas públicas de una parte sustancial el empleo femenino que apor-
vivienda un papel subsidiario, para “tapar huecos”, ta un segundo salario.
en una situación que debía ser regulada por la ley Los ocupados por hogar van de las 1,2 perso-
de la oferta y la demanda. nas en 1996 a 1,68 en el 2006. De ahí, que la evo-
Como hemos visto, esto no ha sido así en lución de la tasa de paro, por su correlación con la
muchos países europeos, en los que los Estados morosidad, sea el factor más relevante para las
han asumido la responsabilidad de proporcionar entidades financieras.
alojamiento a sus ciudadanos, de igual forma que Los tipos de interés hipotecarios real han esta-
en estos mismos países (y en España) ha asumido do por debajo de la tasa de inflación entre los años
la responsabilidad de garantizar la educación, la 2002 y 2006, coincidiendo con los años de mayor
sanidad, los seguros de desempleo o las pensio- incremento de precios de la vivienda. Esta situa-
nes. ción no se debe tomar como normal. Hay que pen-
Cuando, en los años noventa, en Europa han sar que los tipos de interés hipotecario estén lige-
comenzado a ajustar las políticas sociales en mate- ramente por encima de la tasa de inflación.
ria de vivienda social, en España, ya desarmadas Podemos observar como el mercado se
en materia de vivienda, se ha producido la crisis. muestra incapaz de aproximar la economía real (los
Una crisis paradójica en la que coinciden el mayor salarios percibidos) con el precio de la vivienda.

Precio de la Vivienda
1%

20%

0%
16%

12%

8% -1%

4%

0% -2%
1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006
mar-96

mar-97

mar-98

mar-99

mar-00

mar-01

mar-02

mar-03

mar-04

mar-05

mar-06

mar-07

Productividad aparente
Remuneración por asalariado/ deflacor VAB
Fuente: MINISTERIO DE LA VIVIENDA Fuente: INE y MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES
3. VISIONES CRÍTICAS 173

Índice de accesibilidad protegidas, porcentaje que alcanza el 7,5% en el


Como consecuencia de lo anterior, la capacidad de 2002, con 38.599 viviendas sobre un total de
los ciudadanos de acceder a una vivienda, en épo- 519.328 viviendas terminadas. En el 2006 el peso
cas de bonanza económica, decrece a ritmo cons- relativo de la vivienda protegida se sitúa en el
tante. El segmento de población sin medios para 9,17% (60.358) sobre 657.990.
acceder a una vivienda ha ido en aumento estos ¿Cómo se explica que muchas comunidades
últimos años, con un fuerte ritmo de crecimiento de autónomas con leyes de suelo con reserva para
precios de la vivienda libre y una reducción, en tér- VPP del 30% o más, en algunos casos apenas
minos relativos y absolutos, de viviendas protegidas alcance el 10% en vivienda protegida?
puestas en el mercado.
ESPECULACIÓN Y CRISIS INMOBILIARIA
Medidas de accesibilidad La especulación se instrumentaliza y socializa. Las
45% administraciones se suman al festival especulativo
con la enajenación de suelo público mediante
40% subastas (instalaciones militares en desuso, peni-
tenciarias,…). La corriente inversora de la clase
35%
media se reorienta hacia productos inmobiliarios
(pisos y locales comerciales), y el propietario de una
30%
vivienda, con la escalada de precios, percibe un
25% enriquecimiento súbito, más imaginario que real
desde su condición de usuario.
20%

Precios de vivienda en las Comunidades


15%
Autónomas y en Europa
2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006
El cuadro de la página siguiente puede resumir el
Esfuezo teórico anual sin deducciones (c) resultado de las políticas de vivienda seguidas en
Esfuezo teórico anual con deducciones (c)
Fuente: INE y Ministerio de Trabajo y Banco de España
nuestro país en los últimos años. A pesar de nues-
tro diferencial de renta con muchos países europe-
os, tanto España en su conjunto como muchas
Evolución de viviendas acabadas libres y comunidades autónomas se encuentran entre las
protegidas en los últimos años regiones europeas en las que el precio de la vivien-
En la expansión del sector inmobiliario la vivienda da es mayor. El hecho de que el precio medio de la
protegida es la primera sacrificada. Efectivamente, vivienda en Castilla La Mancha pueda ser mayor
en 1995 el 29,5% de las viviendas terminadas son que el de Alemania, el de Andalucía mayor que el de

Viviendas terminadas por años


700 45

40
600
35
500
30
Unidades, miles

% protegidas

400 25

300 20

15
200
10
100
5

0 0
1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006

Libres
Protegidas
% protegidas Fuente: MINISTERIO DE LA VIVIENDA
174 Desde las disciplinas

Austria, el de Aragón que el de Francia o el de la Medio Ambiente, competencia de las comunidades


Comunidad de Madrid mucho mayor que el del autónomas, constituyen un elemento central para
Reino Unido u Holanda, debería hacernos reflexio- que los ayuntamientos ejerzan sus competencias
nar acerca de la viabilidad de un modelo social que en la elaboración de los planes urbanísticos y en la
ha marginado a la vivienda de entre los derechos aprobación de los instrumentos de gestión.
básicos de los ciudadanos. En este marco de arquitectura jurídica, resulta-
Otro factor que debemos considerar es la ines- do de un pacto institucional que delimite competen-
tabilidad del marco jurídico de los últimos 15 años. cias, contemplamos el pacto por la vivienda. Pacto
Desde el Texto Refundido de Régimen de Suelo de que nace del artículo 47 de la Constitución y se
1992, hemos tenido dos Sentencias del Tribunal recoge expresamente en algunos estatutos autonó-
Constitucional (1997 y 2001), y seis Reformas con micos recientemente aprobados.
las correspondientes adaptaciones de la legislación No debemos olvidar que el problema de acce-
autonómica en materia de suelo y ordenación del so a la vivienda del que hablamos desde hace una
territorio. La proliferación de figuras como los con- década y la actual crisis del mercado inmobiliario,
venios urbanísticos, que pierden su carácter excep- son únicamente dos caras de un mismo problema:
cional, se explica por los vacíos jurídicos que tan a el de un derecho básico que en esencia ha sido
menudo se producen. También la inexistente, en abandonado por el Estado, y por tanto ha sido obje-
unos casos, o insuficiente, en otros, ordenación del to, no de la regulación normalizada del mercado,
territorio, explicaría los atropellos urbanísticos sino de violentos ataques especulativos que han
cometidos en los últimos años, y no sólo en la costa alejado de la satisfacción de ese derecho a una
del Mediterráneo. gran parte de los ciudadanos.
Ahora tenemos una nueva Ley de Régimen de
Suelo, que en algunos casos obligará a la adapta- RETOS
ción de la legislación de carácter autonómica. Los Por tanto, es prioritario regular el artículo 47 de la
Planes de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Constitución que consagra el ejercicio del derecho
a la vivienda. Los ayuntamientos deben certificar, a
petición del ciudadano que reúna los requisitos, el
Precios de la vivienda en las comunidades autónomas derecho a la vivienda de tal manera que se conoz-
y en Europa ca la demanda real y su nivel de solvencia (Alema-
nia). Las comunidades autónomas deberían asumir
Portugal
Extremadura
en cooperación con los ayuntamientos, mediante
Finlandia consorcios o empresas públicas, el protagonismo
Alemania
Belgica
de la producción y gestión de suelo. No hay política
Castilla La Mancha de vivienda pública sin instrumentos públicos de
Galicia
Castilla y León
gestión de suelo. La administración central deberá
Región de Murcia adecuar las partidas presupuestarias y de gasto fis-
Grecia
Austria
cal para apoyar el ejercicio de este derecho.
Comunidad Valenciana Es fundamental establecer un marco jurídico,
La Rioja
Asturias
acorde con las competencias que la Constitución
Andalucía establece, y que ya hemos enunciado. Coherente-
Francia
C. Foral de Navarra mente, la vivienda protegida debería responder más
Canarias a las necesidades reales de los ciudadanos, y
Aragón
Suecia menos al papel de elemento compensatorio del
Cantabria ciclo económico, como ha venido siendo histórica-
España
Holanda mente en nuestro país.
Reino Unido ¿Qué fuerzas se requieren para impulsar una
Irlanda
Baleares política de estas características? Esto sería motivo
Cataluña de otra reflexión. En cualquier caso, es evidente que
Pais Vasco
Comunidad de Madrid los sindicatos deberían asumir la situación de la
Suiza vivienda desde el ejercicio de un derecho básico del
Luxemburgo
Estado de bienestar recogido en la Constitución de
500 1.000 1.500 2.000 2.500 3.000
1978.
Fuente: MINISTERIO DE LA VIVIENDA (España) y Agencia Inmobiliaria ERA (EEUU), año 2006
3. VISIONES CRÍTICAS 175

DESDE EL URBANISMO Y LA ARQUITECTURA


POSIBLES ESTRATEGIAS
LUIS MOYA

Si el problema de la vivienda en España es ANTECEDENTES


estructural y no coyuntural, habrá que desarro- Durante el franquismo la VS era parte de la políti-
llar medios estructurales. Para resolverlo tendre- ca social del Régimen. Se trataba de proporcio-
mos que partir de una realidad ineludible como nar el mayor número posible de viviendas a las
es la economía de libre mercado de nuestra clases más desfavorecidas y paliar el problema
sociedad. de las masas de inmigrantes que acudían a la ciu-
Es necesario ser conscientes de que cam- dad, cercándolas con un cinturón conflictivo
biar la estructura de la política de vivienda, socialmente. Pero además también se proponían
desde un marco de subsidiaridad a los más otros objetivos, no menos importantes, como
necesitados y de acicate a la economía general, impulsar la economía en un momento de gran
hasta una auténtica política de vivienda que destrucción del tejido industrial y favorecer lealta-
resuelva el problema de la mayoría de la pobla- des incluso con viviendas para clases medias. A
ción y no ser dependiente de la política econó- pesar de la penuria de los presupuestos en esta
mica, requiere un esfuerzo que no obtiene bene- época se desarrolló una gran investigación en VS
ficios políticos mas que a medio y largo plazo. A gracias a algunos arquitectos (S. Oiza, Romaní,
corto plazo existirán medidas paliativas, que Vázquez de Castro, Fdez. del Amo, De la Sota y
deberán quedar integradas en una estrategia Fisac entre otros), y al conocimiento y tenacidad
general. de algunos responsables de la Admnistración
La primera cuestión es afrontar un incre- (Fonseca, Laguna). (Fig. 1)
mento del P.I.B. destinado al sector de la vivien- En la 1ª Democracia (1976-1986), además de
da, que ahora es el 0,98% mientras que en producir gran cantidad de viviendas sociales, se
Holanda es el 3,2%, en Francia el 1,80%, en Ale- consiguió alcanzar una buena calidad constructi-
mania el 1,4% y en Europa es casi el 2%.1 Pero va y dotar de equipamiento complementario a los
además en España el 70% de las subvenciones barrios y sus entornos. Se trató especialmente de
se conceden a través de desgravaciones fisca- fundir los nuevos barrios con la ciudad, o como
les a la compra de cualquier vivienda y de un decían sus protagonistas, “estaban contribuyen-
mismo propietario, y el 30% a inversiones direc- do a construir ciudad”. Se prueban nuevos tipos
tas, mientras que en Europa es aproximadamen- edificatorios con respecto al bloque, la torre o la
te el contrario. unifamiliar de la época anterior que tienen éxito, y
La segunda cuestión básica es desarrollar algunos de ellos coinciden con la demanda priva-
la política de la vivienda como medio para con- da que los convierten en prototipos repetibles.
seguir beneficios sociales en el reequilibrio de (Fig. 2)
rentas, la integración social y la vida saludable, A partir de 1990 aproximadamente, decae el
sin olvidar otros fines que van de suyo, al menos interés político por la VS y surge la tendencia
para la arquitectura y el urbanismo, como son la arquitectónica predominante de considerarla
innovación tipológica y constructiva, la cons- como elemento singular. Así se realizan algunos
trucción de una ciudad racional y bella, y el com- ejemplos de gran calidad, pero perdiendo una de
promiso de hacer partícipe al sector industrial en las características principales generadora de
la construcción de viviendas. Con respecto a lo belleza, economía y funcionalidad como es la
último, una meta posible sería llegar al 60% de seriación, y en su caso la repetición armoniosa.
los elementos que constituyen la construcción La Administración promueve pocas viviendas
de una vivienda a través de componentes fabri- directamente y la iniciativa privada se concentra
cados en la industria. mayoritariamente en la vivienda libre. (Fig. 3).

1 TRILLA, 2001. ASPRIMA, AFI, 2007.


176 Desde las disciplinas

Las cifras siguientes son muy explicativas:


en 1981 se inician 12,2% de Promoción Pública,
46,72% de Protección Pública y 41,1% Libres; en
2002 se inician 0,3%, 7,4% y 92,3% respectiva-
mente. En los gráficos siguientes podemos ver
con más detalle la evolución. En el primero las
viviendas protegidas incluyen las de promoción
pública, y en el segundo vemos el desglose entre
protegidas de promoción pública y privada.
1. Entrevías, Madrid. Arqs.: Saez de Oiza, Alvear y Sierra. Aproximadamente a partir de mediados de
los años “90” se produce una cantidad ingente de
viviendas privadas que en algún año llegan a
alcanzar la cantidad de 800.000. Esto es conse-
cuencia de una bajada espectacular del precio
del dinero, junto con una rentabilidad baja de la
bolsa, en un campo de cultivo abonado en Espa-
ña sobre las ventajas de la compra sobre el alqui-
ler. Ahora bien el enorme patrimonio construido
¿reúne las condiciones de mejora de la vivienda o
sólo de la inversión económica?. Este interesante
estudio está pendiente de realización, pero
2. Barrio de Orcasur. Proyecto de Vellés, Valdés y Velasco. teniendo en cuenta las prisas con las que se ha
construido, nos atrevemos a aventurar que la
vivienda media construida no responde en su
mayor parte a las necesidades de la población,
no es innovadora arquitectónicamente, urbanísti-
camente no ha contribuido a mejorar las ciudades
y no ha impulsado el sector industrial. Estos obje-
tivos hubieran requerido un proceso racionaliza-
dor y una política global que no ha existido en
absoluto. (Fig. 4)
La trayectoria de la política de la VS ha sido
pues contraria en varios aspectos importantes a
la de los países como Alemania, Francia y Holan-
da. Nuestra Administración es muy intervencio-
nista, pero cuenta con un bajo presupuesto, por
3. Torre de Martínez Lapeña y Torres en Madrid Sur.

Evolución de las viviendas protegidas en España Evolución del número de viviendas protegidas en España
250.000 600

500
200.000

400
150.000
300

100.000
200

50.000 100

0 0
1969
1971
1973
1975
1977
1979
1981
1983
1985
1987
1989
1991
1993
1995
1997
1999
2001
1969

1971

1973

1975

1977

1979

1981

1983

1985

1987

1989

1991

1993

1995

1997

Promoción privada Viviendas libres


Promoción pública Viviendas protegidas
Total Total
Fuente: MINISTERIO DE FOMENTO INE, elaborado por Paniagua y Vinuesa
3. VISIONES CRÍTICAS 177

4. Eje central de Sanchinarro, Madrid.

lo que opta por la fórmula en venta que no impli- En los países estudiados hasta ahora, no
ca gastos de gestión y mantenimiento, y sin era concebible que la vivienda de promoción
embargo tiene rentabilidad política inmediata. Así pública se cediera en propiedad, y así continúa
que debido a estas razones, con la democracia siendo en Francia. La vivienda protegida sólo se
se sigue la misma política de venta de la vivienda movía en el ámbito de entidades sin afán de
social que en el franquismo, cuyo objetivo era lucro, fueran cooperativas o sociedades, las
principalmente reducir la conflictividad social cuales se iban haciendo con un patrimonio todo
mediante las hipotecas de las familias. Desde el él en alquiler y bajo la supervisión de la Adminis-
2005 se ha emprendido una política de alquiler, tración.
que aunque de momento no parece suficiente- Desde los años “90” se considera, en los paí-
mente armada, esperemos que vaya adquiriendo ses mencionados, que la necesidad de vivienda
consistencia. no es tan imperiosa como antaño; por otra parte
necesitan equilibrar el presupuesto dirigiendo su
APRENDER DE OTROS: POLÍTICA DE VS inversión hacia otros sectores, con lo cual empie-
EN ALEMANIA, FRANCIA Y PAÍSES BAJOS za a aparecer la venta. Esta política se refiere a las
Los países elegidos reúnen, a nuestro parecer, promociones nuevas y a la venta de las antiguas
una característica que los hace sustancialmente en alquiler (en la antigua Alemania del Este es más
ejemplares: la vivienda, es fundamentalmente un generalizable por sus peculiaridades históricas).
bien de uso y no de cambio, aunque evidente- Con la venta, no se trata tanto de obtener un
mente puede ser un negocio como cualquier otro. beneficio como de reducir el gasto de manteni-
Pero es un negocio cuando incumbe a la vivienda miento, que dada la calidad del mismo, es eleva-
libre que promocionan sociedades en general de do. En cualquier caso podemos observar en el
sólida trayectoria, y no fruto de la improvisación y cuadro adjunto (en la página siguiente) que la
el oportunismo, o en sociedades próximas a las situación por ahora es equilibrada.
fuentes de decisión política. Desde luego es En los países estudiados se defiende la
impensable en términos generales que los usua- actual venta de viviendas protegidas con el argu-
rios o propietarios consideren que su esfuerzo en mento de que así se fomenta la integración
la adquisición de una vivienda tenga además un social. Pero al mismo tiempo tratan de disminuir
premio en el mercado especulativo. Las VS están sus inconvenientes, por ejemplo con medidas
promovidas por entes públicos, mixtos o priva- legislativas que aceleran la expropiación de
dos sin afán de lucro y con control administrativo viviendas vacías (en Dinamarca inician el expe-
de su gestión. diente a los seis meses). (Fig. 5)
178 Desde las disciplinas

% SOBRE VIVIENDAS PRINCIPALES


Alquiler privado Alquiler social Total
España 10 ▼ 1▼ 11 ▼
Alemania 51 6▼ 57i ▼

Francia 21 ▼ 17 +otros* 6 ▼ 44 ▼

Holanda 12 ▼ 35 ▼ 47 ▼
U.E. 20,6 ▼ 11,4 ▼ 32 ▼

En alza ▼ En descenso * Viviendas cedidas por las empresas o de uso gratuito.


Fuente: elaboración propia sobre el cuadro de WHITEHEAD, 2006 y Trilla, 2001

Tener una buena cantidad de patrimonio


público de suelo y vivienda se ha revelado
siempre como el método más eficaz, en los
países de libre mercado, contra la especula-
ción. El Planeamiento Urbanístico tiene meca-
nismos suficientes para su adquisición gratui-
ta, pero actualmente es costumbre en las
instituciones públicas españolas enajenarlo
para otros fines.
El mantenimiento es la gran asignatura pen-
diente de España. No hay costumbre ni normati-
5. Bloques de vivienda en la Karl Marx Allee en Berlín va suficiente que lo exija. En los países estudia-
Oriental. dos aparece como una actividad tan importante y
complementaria como la construcción, y se le
El alquiler social es aproximadamente un destina una parte del presupuesto, o se incluye
30% más bajo que el privado, aunque en Alema- en el precio del alquiler.
nia del Este, donde hay una gran oferta de alqui- El alquiler, el patrimonio de suelo público, o
ler privado, éste se equilibra con el social. En los de vivienda en manos públicas o de entidades sin
tres países el alquiler social se fija oficialmente afán de lucro, y el mantenimiento, constituyen
con un baremo que tiene en cuenta superficie, tres acciones interrelacionadas que convierten a
número de habitaciones, equipamientos, infraes- la vivienda en un objeto capaz de satisfacer la
tructuras y localización en la ciudad. demanda. Esta demanda no sólo se circunscribe
Entre los elementos básicos de la necesaria a las clases más necesitadas, sino también a cla-
reforma en España, ineludiblemente tienen que ses medias, como ocurre en Holanda que cubre a
estar el alquiler, la constitución del patrimonio un 75% de su población, o en Alemania con un
inmobiliario, y el mantenimiento. Esta estrategia porcentaje algo menor.
no es sencilla y además necesita tiempo, pero
debe iniciarse. Para ello es imprescindible tam- INTEGRACIÓN Y DIVERSIDAD.
bién cambiar la idea de que la compra de una OBRA NUEVA Y REHABILITACIÓN
vivienda siempre es mejor que el alquiler, igual En relación con el párrafo anterior queremos
que no siempre es mejor comprar un coche que acentuar la necesidad de concebir las promocio-
coger un taxi o utilizar el transporte público. Evi- nes de vivienda dentro de un concepto de diver-
dentemente tienen que reforzarse las normas sidad sociológica y arquitectónica: conjuntos o
que pueden controlar esta situación, como son edificios donde se mezclan viviendas en alquiler y
el valor del suelo, las desgravaciones fiscales, en venta, públicas, protegidas y libres, de tamaño
las tasas penalizadoras de la retención de los pequeño, mediano y grande, y con programas de
inmuebles o de las viviendas vacías, el reforza- usos mixtos y compatibles con la vivienda, como
miento de la justicia en el régimen de alquiler, y despachos, talleres, almacenes, y en cualquier
el ejercicio de derechos existentes de superficie, caso e imprescindiblemente, servicios comunita-
y tanteo y retracto, entre otras medidas. rios. (Fig. 6)
3. VISIONES CRÍTICAS 179

La nueva situación de los hogares españoles, en


los que encontramos familias monoparentales,
jóvenes, ancianos, emigrantes, y las múltiples
posibilidades que a su vez tiene cada grupo, no
nos puede llevar a guetificar la ciudad. Por el con-
trario, nos da la oportunidad para conseguir la
deseada integración y conseguir un tejido urbano
equilibrado. 6. Promociones pequeñas para comunidades diversas:
La rehabilitación de viviendas de todas las separados, homosexuales, familias con discapacitados, etc.
épocas, y no sólo las que tienen alrededor de 100 En Hamburgo. Arq.: Beata Huke-Schubert.
años, es una actividad tan importante como la
obra nueva en los países estudiados. Este enfo-
que tiene un doble interés. En el campo arquitec- tación a las necesidades actuales, o se recuperan
tónico se salva el patrimonio que no está protegi- bolsas degradas de la ciudad, que sin embargo
do pero tiene un valor arquitectónico y constituye tienen en su entorno buen equipamiento y trans-
parte de la ciudad.2 Por el contrario es conve- porte público. La rehabilitación de edificios da
niente demoler para construir de nuevo aquella también la oportunidad de introducir viviendas
edificación, que por muy antigua que sea, no pequeñas que complementen a las de tamaño
tiene interés ni condiciones suficientes de salubri- habitual, y que por sus dimensiones son más
dad. Es decir, tras un estudio arquitectónico fáciles de introducir en contextos consolidados.
desde la función y la forma, se recupera el patri- Dichas viviendas pueden servir, si son en alquiler,
monio construido con las posibilidades de adap- para diversificar la oferta. (Fig. 7 y 8).

2 Léanse sobre este tema los artículos de la revista Arqui- Madrid Moderno" por Javier Gª-Gutierrez Mosteiro, nº
tectura: "Demoliendo oportunidades históricas". Comi- 334; y "El Patrimonio y la arquitectura de valor" por Luís
sión de Patrimonio del COAM, nº 341; "Lutos en el Moya, nº 347.
180 Desde las disciplinas

VERSATILIDAD, SERIACIÓN,
INDUSTRIALIZACIÓN Y AUSTERIDAD
Durante el Movimiento Moderno de principios
del siglo XX se produjo un gran avance en
varios aspectos de la vivienda, entre las cua-
les nos interesa en este momento destacar
tres por su trascendencia: seriación, industria-
lización y austeridad presupuestaria. Todos
ellos son absolutamente vigentes. La seriación
surgió de la necesidad de producir una gran
7. Poblado de Absorción B, antes de su demolición. Arq.: A. cantidad de viviendas con el mínimo coste
de la Sota, 2007. posible, y haciendo de la dificultad virtud, se
consiguieron conjuntos muy bellos incluso
repitiendo algunos prototipos. Van Eesteren en
Holanda es uno de sus mejores representan-
tes. La seriación, además de facilitar la cons-
trucción, también propende a la industrializa-
ción con varios efectos derivados: rapidez,
montaje en la fábrica (que supone mayor per-
fección), cualificación de la mano de obra,
calidad en el producto, y economía si todo ello
se programa adecuadamente. Por otro lado
promueve e incorpora al sector industrial den-
tro de una actividad tan importante como la
construcción. En este sentido habría que pre-
guntarse cuánto se ha desarrollado la industria
con la construcción, casi artesanal, de la enor-
me cantidad de viviendas construidas en
España de los últimos años. (Fig. 9).
La versatilidad va de la mano de los otros
8. Proyecto del Barrio Plata y Castañar. Arq.: J. Montes, 1985
(recientemente demolido).
aspectos considerados, pues la seriación y la

9. Proyecto de P. Oud. La belleza de la seriación para Ámsterdam.


3. VISIONES CRÍTICAS 181

industrialización exigen una cierta simplifica- los baños lúdicos o sanitarios (piscina, sauna,
ción de los programas inmobiliarios que son etc.), comedores, y tantos otros que pueden
convenientes, tanto para las viviendas en compartir tanto con los vecinos del edificio,
alquiler cuyos usuarios cambian, como para como con los de otros edificios del entorno.
las en venta, cuyos propietarios modifican sus Las legislaciones autonómicas han fijado un
necesidades con el transcurso del tiempo. 20% mínimo de la superficie útil de los espa-
Precisamente para alcanzar este objetivo, cios privativos, para espacios comunitarios,
existe la tendencia de proyectar viviendas con pero es de suponer que con el tiempo este
iguales criterios que para las oficinas, de tal porcentaje aumentará.
manera que la implantación de suelos conti- Por tanto una vivienda reducida de dos habi-
nuos, la tabiquería en seco, y las instalaciones taciones, que pueden ser indistintamente
en el perímetro, junto con fachadas neutras y estancia, dormitorio o lugar de trabajo, puede
planas, son cada vez más frecuentes. tener una superficie de 36 m2 útiles; si incre-
Frente al dispendio de lo singular se mentamos el 20% mencionado de espacios
encuentra la austeridad de la seriación. Hoy comunitarios, se obtienen 43,2 m2 útiles, lo
día se debe medir la calidad de una vivienda cual equivale a unos a 56 m2 construidos
por la solidez de sus materiales y su estructu- (estableciendo una proporción reglada para
ra, el aislamiento, el soleamiento y otros las Viviendas Protegidas de 1,3 superficie
aspectos bioclimáticos; y no tanto por los aca- construida sobre superficie útil). Este cálculo
bados, como se presenta frecuentemente en elemental debe ser habitual, junto con el
la publicidad para la venta. Precisamente, hecho de vender o alquilar en m2 construidos
para combatir la tendencia comercial de dar pero desglosando las superficies que incluye.
mejores acabados pero menor superficie, es (Fig. 10)
por lo que volvemos a insistir en la llamada Así irá surgiendo una nueva forma de vivir
vivienda “perfectible”: aquella que se entrega comunitaria armoniosa, entre la vida privada y
al comprador con los elementos básicos, para la vida pública, para la cual requeriremos un
que sea él mismo quien la vaya completando reforzamiento educacional especialmente en
sus acabados en función de sus posibilidades las grandes ciudades. Por otra parte, si real-
económicas. En la compra, el esfuerzo inicial mente queremos ahorrar energía y agua, ten-
es siempre extraordinario, y es mejor comprar dremos que compartir las fuentes de produc-
mayor superficie o volumen y calidad construi- ción de frío y calor, y el reciclaje del agua. Los
da que acabados. El mayor espacio, es la edificios también se irán domotizando en las
mejor cualidad de una vivienda y el que permi- instalaciones comunitarias (y no necesaria-
te mayor versatilidad. mente en las individuales), y ello implicará un
mantenimiento especializado que sólo será
VIVIENDAS REDUCIDAS Y SERVICIOS abordable desde la colectividad.
COMUNITARIOS En los países del norte de Europa no se ha
Las viviendas europeas actualmente tienen perdido tanta capacidad para vivir en comuni-
una media de 90 m2 (España 90 m2, Alemania dad como sin embargo ha ocurrido en la Euro-
89,7 m2, Francia 89,6 m2, Holanda 98 m2) pero pa mediterránea. En países como Alemania u
tienden a reducir este tamaño coherentemen- Holanda podemos contemplar la riqueza de
te con el tamaño de los hogares. Nos parece sus asociaciones, y como se destina a estas,
pertinente que el Ministerio de la Vivienda de espacios arquitectónicos significativos. En las
España apoye a las viviendas reducidas, que Comunidades de vecinos es habitual la exis-
serán mayoritarias, según hemos estudiado3, tencia de patios de manzana con juegos de
en los próximos años. Sin embargo, en com- niños y espacios para mayores, edificio de
pensación a la reducción del espacio privati- central térmica y lavandería, casetas para
vo, aumentará el espacio comunitario donde guardar bicicletas, a veces huertos familiares,
se realizarán actividades que antes eran fami- aljibe de reciclaje de agua, fabricación de
liares, por ejemplo las salas grandes para la compost con las basuras, y siempre una jardi-
reunión, la fiesta, el juego de niños, los cuar- nería bien proyectada y cuidada de la que se
tos para hobbies (fotografía, carpintería, etc.), hacen cargo colectivamente.

3 MOYA (ED.), 2007. VIVIENDA REDUCIDA. En el libro se el fenómeno en todas sus dimensiones: política de vivien-
puede ver este tema, así como todos aquellos que guar- da, urbanismo, proyecto edificatorio y construcción.
dan relación con la vivienda, con el animo de comprender
182 Desde las disciplinas

10. Apartamentos para estudiantes en la Universidad Libre de Berlín.

CONSTRUCCIÓN BIOCLIMÁTICA Y
URBANISMO ECOLÓGICO
Afortunadamente el Código Técnico de la Edi-
ficación ha mejorado las condiciones biocli-
máticas imprescindible en toda edificación y
además algunas Comunidades Autónomas
Españolas contribuyen económicamente a las
promociones que satisfagan determinadas
condiciones en este campo. Los alemanes
comienzan a distinguir entre las viviendas
pasivas y las semipasivas. Las primeras, care-
cen de fuentes de calor, y sólo se calientan a
través de ventanas o galerías con efecto inver-
nadero, tal es su aislamiento. Naturalmente
11. Bloque bioclimático en S. Fermín, Madrid, Arqts. Muelas y necesitan un sistema de ventilación forzada
Mateo.

12. Barrio de Kronsberg, Hannover.


3. VISIONES CRÍTICAS 183

natural o mecánica para alcanzar el nivel de forma ejemplar. En los mismos se ocupan de la
confort exigido en países tan fríos. Se ha cal- recogida de aguas pluviales, su almacenamien-
culado que su construcción cuesta un 15% to y depuración para nuevos usos domésticos,
más de lo habitual. Las semipasivas serían un o para el riego, o para el enfriamiento mediante
paso intermedio entre la pasiva y la habitual, el paso forzado de aire, métodos todos ellos
en cuanto a su aislamiento, y con un solo experimentados y con buenos resultados. La
radiador; su coste se calcula en un 10% más captación solar para el calentamiento del agua
de lo habitual. (Fig. 11) sanitaria ya está contemplada en nuestro C.T.E.
Se debe tener en cuenta que desde siem- y las placas fotovoltaicas favorecidas mediante
pre la construcción en los países del norte de la obligación que tienen las compañías de com-
Europa suele ser de mayor calidad y coherente- prar la producción doméstica a buen precio. Es
mente de mayor precio que en España. Este necesario que los proyectos prevean su ubica-
planteamiento tiene relación con la mayor pro- ción y buena orientación, pero con la exigencia
porción de viviendas en alquiler cuyo manteni- de que formen parte de una buena composi-
miento corre a cargo de sus promotores. ción, bien sobre los edificios o en los propios
Todas estas medidas bioclimáticas para el espacios libres. (Fig. 12)
edificio arrastran, aunque bien es verdad que En fin, en nuestro país, queda un largo
con cierto retraso también en los países men- camino por recorrer para igualarnos a los paí-
cionados, el tratamiento de los espacios exte- ses mencionados. El ir retrasados pero estu-
riores que envuelven a la edificación. Sin diando la experiencia de los que nos adelantan
embargo ya han comenzado algunos conjun- tiene al menos la ventaja de no perder tiempo
tos, como el de Kronsberg en Alemania,4 de cayendo en sus errores.

4 GEOHABITATS et alt., 2002.


DESDE LA POLÍTICA DE LOS LUGARES

ALEMANIA
PERFIL DEL SECTOR ALEMÁN EN LA ACTUALIDAD
ANTECEDENTES HISTÓRICOS HASTA LA POSTGUERRA EN 1945
EL SECTOR RESIDENCIAL EN LA RFA Y SU VIGENCIA EN LA ACTUALIDAD
LA ESTRUCTURA DE PROPIETARIOS, NÚCLEO DE LAS POLÍTICAS RESIDENCIALES
EL FACTOR RDA
EL DEBATE ACTUAL
Bibliografía específica

FRANCIA
LOS ASPECTOS GENERALES DEL PARQUE FRANCÉS
LA CONSTITUCIÓN DEL PARQUE SOCIAL
LOS PROBLEMAS ACTUALES
LA VIVIENDA EN ESPAÑA
ESPECULACIÓN Y CRISIS INMOBILIARIA
RETOS
Bibliografía específica

PAÍSES BAJOS
HISTORIA RECIENTE DE LAS POLÍTICAS DE SUELO Y VIVIENDA
SITUACIÓN ACTUAL
Bibliografía específica
3. VISIONES CRÍTICAS 185

DE LA POLÍTICA DE VS EN ALEMANIA1
MAX WELCH

La vivienda social alemana es una institución cantidad de propietarios. En la actualidad Ale-


que consiste en un complejo conjunto de medi- mania vive una baja histórica de la producción
das que fueron generadas originalmente al fun- de vivienda. La figura 1 permite apreciar como
darse la República de Weimar en 1919 y tuvie- desde la década de los 60 existe una tendencia
ron su apogeo en Alemania Federal hasta la de disminución a largo plazo, interrumpida sola-
caída del muro en 1989. Hoy, debido principal- mente por dos fuertes, pero pasajeros aumen-
mente a procesos económicos de carácter tos a principios de la década de los 70 y en la
internacional y de problemas demográficos a segunda mitad de la década de los 90. La baja
nivel nacional, el debate político y profesional actual, estimada de largo plazo, sitúa a Alema-
ha situado la VS en una posición defensiva. nia dentro de los países europeos con los
El presente artículo ofrece una introducción menores índices, como lo demuestra la compa-
al campo residencial y en especial al área de la ración de datos de 2003 (Fig. 2). En 2005, se
vivienda de alquiler protegida en Alemania. Pri- llegó a una nueva marca histórica al bajar la
meramente, un breve panorama esboza el perfil cantidad de viviendas construidas a 240.000.
del sector residencial. La introducción histórica De ellas, 122.000 fueron casas unifamiliares.3
posterior explica la evolución del sector a través Entre 1950 y 2002 se construyeron 4,3
del siglo XX, sobre todo entre 1919 y 1945. En millones de viviendas sociales en el sentido
el siguiente apartado se explica la evolución en estricto de la palabra, es decir, viviendas para
tiempos de la República Federal anterior a la capas populares y medias bajas4 (Fig. 3). Esto
reunificación. Los apartados que siguen presen- fue algo más que un tercio de la cantidad total
tan elementos necesarios para entender la de vivienda construida en todos esos años. La
situación actual: la estructura de propietarios, proporción, empero, bajó fuertemente: en la
las implicaciones de la RDA para el sector resi- década de 1950 fueron 69% de todas las vivien-
dencial federal y finalmente el debate actual das, en los últimos 13 años solamente un 20%.
acerca de las ulteriores transformaciones de las Por otra parte, un distintivo de Alemania es que
políticas del ramo. tras los promedios federales se esconden gran-

PERFIL DEL SECTOR ALEMÁN EN LA


900
ACTUALIDAD
Alemania se caracteriza por ser un país de 800

inquilinos. Mientras que en España los hogares 700

que viven en vivienda propia llegan a un 82% de 600


Viviendas, miles

la población, en Irlanda a un 77% y en Gran 500

Bretaña a 69%, en Austria, Francia, los Países 400


Bajos y Dinamarca fluctúa entre el 58 y el 53% 300
(FAZ 31.03.06). En Alemania, propietarios son
200
sólo el 45% de los hogares de la población, y en
100
Suiza solamente 35% (NZZ 12.04.05).2 El por-
0
centaje de inquilinos es, dentro de Alemania,
1949
1952
1955
1958
1961
1964
1967
1970
1973
1976
1979
1982
1985
1988
1991
1994
1997
2000
2003

más alto en las ciudades grandes y en las ciu-


dades más ricas. 1. Evolución cronológica de la cantidad de viviendas
Dentro de Alemania Occidental, el estado terminadas en Alemania.
más pobre, el Sarre, es el que tiene la mayor Fuente: OFICINA FEDERAL DE ESTADÍSTICAS.

1 El autor agradece a Caroline Kauert, Weimar, su colabo- 4 Es decir, viviendas según el mecanismo de subsidio Erster
ración en la búsqueda y elaboración de datos. Förderungsweg. Este dato excluye las viviendas populares
2 Datos sobre los años 2001 ó 2003. Sobre Suiza del 2000. construidas en tiempos de la RDA . Fuente : Gesamtver-
NZZ 12.04.05. band der Wohnungwirtschaft GdW. Wohnungswirtschaftli-
3 FRANKFURTER ALLGEMEINE ZEITUNG 31.03.06. che Daten und Trends 2004/2005.
186 Desde la política de los lugares

des diferencias regionales. La estadística de la


Irlanda 17,3
construcción de VS en 2003 (Fig. 4) demuestra
España 14,0
Portugal 6,4
que por una parte los estados federados occi-
Finlandia 5,5 dentales económicamente más desarrollados
Noruega 5,1 (Renania del Norte-Westfalia, Baviera y Bade-
Austria 5,1
Francia 5,0
nia-Württenberg) destacan por la cantidad de
Italia 4,4 vivienda que producen. Por otra parte, el esta-
Polonia 4,3 do federado oriental más desarrollado, Sajonia,
Dinamarca 4,2
Belgica 4,1
subsidió solamente cuatro viviendas. Esta dife-
Suiza 4,0 rencia refleja la importancia de los Länder, los
Holanda 3,7 estados federados, en el sistema político ale-
Hungría 3,5
mán. Éstos son anteriores a la República Fede-
Reino Unido 2,9
Alemania 2,9 ral, que fue fundada en 1949 por los diez esta-
República Checa 2,7 dos federados existentes en aquel momento. El
Eslovaquia 2,6
gobierno federal en muchos campos políticos,
Suecia 2,2
entre ellos el de la vivienda, sólo puede obrar en
colaboración con los estados federados. Éstos,
2. Cantidad de viviendas terminadas por 1.000 habitantes en a su vez, están obligados a colaborar con los
2003. municipios que poseen una fuerte autonomía
urbanística. La política residencial en Alemania
se genera en esos tres niveles político-adminis-
trativos. Desde 2003, el estado federal ya no
2,0 100
subvenciona la construcción de VS. También
Viviendas construidas en el lapso, millones

Porcentaje de total de viviendas

esta decisión fue tomada en acuerdo con los


1,80
1,6 80
estados federados.
1,2 69% 1,30 60 Aunque parezca paradójico, paralelamente
0,8 40
a la merma de la producción residencial, la dis-
36%
25%
20% 20%
ponibilidad de viviendas por persona aumenta,
0,4 0,60 20
como lo demuestra la estadística representada
0,30 0,30
0 0 en la figura 5. Siguiendo una costumbre aún
1950 - 1959 1960 - 1969 1970 - 1979 1980 - 1989 1990 - 2002
Total de viviendas construidas entre 1950-2002: 4,3 millones de viviendas=37% necesaria, esta estadística distingue tras el pro-
medio federal, los promedios del territorio que
3. Construcción