Está en la página 1de 36

UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 1

Planificación del Territorio y el Medio Ambiente


PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
Javier Adolfo López Terrazas
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 2
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
IDENTIFICACION DE LA ASIGNATURA
DATOS DE LA ASIGNATURA

NOMBRE: HISTORIA CRÍTICA DEL HÁBITAT I


FACULTAD ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HABITAT
CARRERAS: PLANIFICACIÓN DEL TERRITORIO Y MEDIO AMBIENTE - ARQUITECTURA
AREA DISCIPLINAR: CIENCIAS SOCIALES
CURSO: HISTORIA I
SISTEMA: ANUAL
NOMBRE DEL TEMA: LOS JARDINES EN LA HISTORIA DE LAS CIUDADES
AREAS DE COORDINACION: DISEÑO: TALLER I
HORIZONTAL SOCIALES: TEORÍA I
COORDINACION VERTICAL HISTORIA II
PERIODO LECTIVO: 2013

DATOS DEL DOCENTE

DOCENTE: JAVIER ADOLFO LÓPEZ TERRAZAS


DIRECCION: PASAJE DEL MITAYO Nº 814
TEL: 454-1973
CEL: 799-86081
CORREO ELECTRONICO: jadlope@hotmail.com
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 3
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I

EL JARDÍN Y EL PAISAJE EN LA HISTORIA Hay que considerar que aunque existen zonas naturales que
reúnen unas condiciones que permitirían considerarlas como
DE LAS CIUDADES
jardines naturales, el propio concepto de jardín, tal y como lo
entendemos hoy día, exige una intervención humana en su
1. MESOPOTAMIA
creación, intervención que puede deberse a finalidades diversas
pero que precisamente por tal motivo exige un primer sentido
conceptual de jardín, que luego queda plasmado en su
conformación, de ahí su gran variedad.

Mapa de la zona conocida como “El Creciente Fértil”

La cuna de las civilizaciones antiguas se encuentra en lo que


James Henry Breasted denominó el “Creciente Fértil”, zona Plano de la ciudad de Ur, con detalle de la ciudad
geográfica que comprende el Sur y el Este del Mediterráneo, en la
que se interrelacionaron las civilizaciones del próximo y Medio A partir de la Edad del Bronce entre los años 3500 a 3000 a. C. los
Oriente. asentamientos neolíticos de la zona comenzaron a convertirse en
ciudades. Gideon Sjoberg define la ciudad como: “comunidades
La arqueología ha permitido conocer el lugar en que estas de considerable magnitud y elevada densidad poblacional que
tempranas civilizaciones se ubicaron y su modelo de desarrollo, albergan en su seno a una variedad de individuos especializados
aprovechando las condiciones favorables del terreno. En el caso en tareas no agrícolas, incluyendo entre éstos a una élite culta“. A
de las culturas mesopotámicas será en el espacio creado por el partir de aquí será cuando los habitantes de la ciudad al crearla
cauce de los ríos Tigris y Éufrates donde las condiciones del incorporen en la construcción de sus casas el concepto de jardín,
terreno favorecerán la aparición de los primeros asentamientos de o espacios abiertos creados, en este caso para dar a sus
grupos humanos de economía agrícola y donde posteriormente se viviendas iluminación y aireación, además de organizar lugares de
formaran los primeros núcleos o asentamientos pre-urbanos asueto a los que se incorporaba ciertos tipos de vegetación
conocidos. favorecedoras del ambiente.
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 4
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I

Plano de Babilonia

El plano de la ciudad caldea de Ur y el detalle uno de sus barrios


de viviendas, posibles gracias a las excavaciones de Leonard
Woolley, nos permiten comprobar la existencia de estos jardines
urbanos, que se hallan reflejados en él por medio de tramas de
pequeños puntos. No existiendo reproducciones artísticas que nos
permitan conocer su verdadera forma.

Los testimonios de historiadores griegos y romanos posteriores


han dejado, sin embargo, pruebas elocuentes de la existencia de Plano de la disposición de los jardines según Wiseman
jardines en Mesopotamia y sus descripciones han conseguido
crear un arquetipo en el imaginario colectivo de la civilización El arquitecto que construyó estos jardines tuvo, sin duda, en
occidental que ha visto en los Jardines colgantes de Babilonia el cuenta el singular emplazamiento de la ciudad que permitía la
paradigma de jardín de la Antigüedad. Los diferentes soberanos construcción de una red hidráulica de irrigación que permitía su
del valle del Éufrates construyeron jardines en los patios de sus existencia. Situada en la zona en que los ríos Tigris y Éufrates se
palacios en los que crecían diferentes tipos de árboles, flores, aproximan, se convierte en una encrucijada en la que se Asia,
estanques y habitualmente una especie de kiosco o pabellones de África y Europa se relacionan y desde la que se controlaban los
reposo, e incluso parece existir algún ejemplo anterior de jardines intercambios con el Mediterráneo. Condiciones que le permiten
colgantes situados en las terrazas de los zigurats; pero sin duda el mantener una hegemonía sobre el resto de ciudades durante largo
paradigma de jardines colgantes fueron los de Babilonia y aunque tiempo sobreviviendo a las diferentes conquistas y cambios de
la leyenda atribuye su construcción a la reina Semíramis la dinastía. Es posible incluso que hubiese varias reconstrucciones
realidad según Claudio Josefo es que fueron obra de de los jardines lo que justificaría la discrepancia de fechas en los
Nabucodonosor II o de alguno de los reyes aqueménidas relatos de los historiadores.
posteriores si seguimos a Diodoro Sículo.
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 5
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
amplia. De esta forma las palmeras, álamos y pinos se constituían
en murallas verdes que vistas desde el río se recortaban sobre las
murallas. Claudio Josefo en su obra Antigüedades judías nos
habla de ellos: “[...] En este palacio hizo alzar grandes terrazas de
piedra, les dio el aspecto de montañas y las cultivó y, plantando en
ellas árboles de toda especie, dispuso lo que se llama el parque
colgante porque su esposa, criada en el país medo, echaba de
menos los lugares montañosos“.

Idealización de Heemskerck de los jardines colgantes. Siglo XVI

La verdadera situación de los jardines dentro de la ciudad tiene


dos versiones, la primera de ellas fue expuesta por Robert
Koldewey en su trabajo Das Wiedererstehende Babylón, publicado
en Leipzig en 1925 que resumía sus trabajos de excavación
realizados en la década de 1920 y ubicaba los jardines en el Estela de Asurbanipal. (685-627 a. C)
interior de la muralla sobre grandes bóvedas. El segundo, D. J.
Wiseman, presentó su teoría en su obra Nabuchadrezzar and Pero no acaba aquí el interés por los jardines en Mesopotamia ya
Babylón publicada en 1985 describiendo en ella su situación en un que sabemos que los reyes asirios Asurnasirpal (883-859 a. C.),
amplio espacio que dominaba y se extendía hacia el Éufrates; Sargón II (721-705 a. C.) y Senaquerib (704-681 a. C.) tenían para
siendo esta la versión que hoy día tiene mayor número de su recreo una especie de parques de caza en los que además de
adeptos. la fauna autóctona mantenían una serie de animales exóticos
traídos desde lejanos países como leones, avestruces o monos
De cualquier forma el arquitecto que los proyectó tuvo, ya cuya finalidad era impresionar a los visitantes, en ellos
entonces, una visión urbanística en su concepción y grandes organizaban también redes de irrigación para el mantenimiento de
conocimientos hidráulicos, pues cualquiera de las situaciones una fauna foránea entre los que encontramos, cipreses, cedros,
requiere la organización de una red de aguas subterránea y su almendros, palmeras, ébanos, robles y álamos. Contenían
posterior elevación e irrigación a los diferentes niveles para también una zona de huertas con membrillos, perales, higueras,
posibilitar el riego de la variada vegetación que fue situada en palmeras, manzanos y granados. Este tipo de parque o jardín se
cada una las terrazas. Los pozos se hundían hasta el nivel del río mantuvo a lo largo del tiempo y una prueba de ellos es el relieve
y cadenas de cangilones subían el agua por las columnas conocido como Estela de Asurbanipal (685-627 a. C.) en la que
mediante sistemas movidos por animales o esclavos. El efecto vemos al mencionado rey bebiendo relajadamente bajo los árboles
conseguido era como una cuidada escenificación mediante la cual y escuchando música, mientras de uno de los árboles cuelga la
el palacio emergía entre la vegetación situada en el conjunto de cabeza de Tiunman uno de sus enemigos añadiendo a su reposo
terrazas que descendían formando una especie de plaza bastante la satisfacción de la victoria.
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 6
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
fuentes para reproducir y/o imaginarnos estos jardines. A esto
Jardines de este tipo serán frecuentes en los años sucesivos, debemos añadir los datos que los análisis de los expertos, cada
siendo famosos los del imperio persa, descritos por Jenofonte en vez más exactos y perfectos nos revelan respecto al tipo de flora y
la Ciropedia relatando las cacerías del Gran Rey, siendo un fauna que habitaba estos espacios.
ejemplo de ellos lo que el rey Astiages le dice a Ciro su hijo
respecto a su jardín: “[...] Además, los animales que están en este
momento en mi parque te los doy, y reuniré otros de todas las
especies; cuando hayas aprendido a montar a caballo, los
perseguirás y los abatirás con flechas o jabalinas, como los
hombres mayores” .

Alejandro Magno conquistó la zona apoderándose de todas las


posesiones reales entre ellas este tipo de de jardines de los que
también disfrutó y, posteriormente, los romanos los consideraron
parte del mito de opulencia oriental. Su tradición se mantuvo y El Nilo
pervivió reapareciendo en construcciones islámicas posteriores
con el nombre de Tchahar-bag. La acertada frase de Estrabon definiendo la función del Nilo
respecto a Egipto es, también, acertada y apropiada para nuestro
estudio ya que el hecho de que el país sea “un don del Nilo”
incluye y posibilita la existencia de jardines; las crecidas anuales
del río una vez encauzadas y controladas mediante técnicas
hidráulicas bastante desarrolladas, permitían la distribución del
agua y la fertilización de los campos y los jardines. El agua es
para los egipcios un don divino de forma que los textos
conservados nos hablan de ella como una exudación del dios
Osiris, siendo Isis, su esposa, la tierra que sería de este modo
Degas: Semiramis fertilizada. La civilización egipcia creó varios tipos de jardines y su
clasificación y su denominación estaba condicionada según su
2. EGIPTO forma, su vegetación, su finalidad, etc.

Los primeros jardines de los que tenemos noticia son los creados En primer lugar debemos plantearnos ¿quiénes, entre los
por las culturas egipcia y mesopotámica; los escritos de egipcios, eran capaces de tener y disfrutar de un jardín? La
historiadores y viajeros de la Antigüedad son nuestras mejores respuesta es bastante clara: únicamente las clases de cierto nivel
fuentes, así la Historia Natural de Plinio el Viejo, las Historias de económico podían permitirse tal lujo ya que su construcción exigía
Herodoto de Halicarnaso, la Geografía de Estrabon o la Biblioteca una serie de condiciones imposibles de cumplir en cualquier otro
Histórica de Diororo Sículo nos dan noticia de estos recintos y estatus. Cómo hemos dicho el agua procedente de la crecida
junto con los restos de pinturas y relieves conservados que han anual del río era esencial; debía ser recogida y embalsada en
ido apareciendo en los yacimientos arqueológicos son las mejores lagos artificiales y/o piscinas, bloqueada mediante diques y
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 7
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
controlada mediante aberturas en su parte inferior para poder
darle salida cuando era necesario.

Los jardines se ubicaban en las proximidades de las casas y de


estos depósitos según podemos observar por los restos de
pinturas, relieves o descripciones de los textos. Solo los
ciudadanos de alto nivel económico podían construir sus propias
piscinas, aljibes o pozos en sus propiedades. Un alto muro alto
rodeaba el recinto general y otros muros más bajos distribuían el
espacio interior organizando los diversos pabellones, quioscos,
jardines e incluso huertos de la alta sociedad egipcia.

Los altos personajes del país poseían frondosos parques en los


que buscaban el frescor entre la diversa vegetación, a veces
espacios amplios próximos al río en los que incluso se podía cazar
y pescar como nos muestra una pintura de la tumba tebana del Reproducción del Jardín de Nebamún
noble Nebamún, al parecer escriba y contador de grano, en la que
podemos verle navegar, sobre un frágil bote de papiros, y cazar El British Museum conserva una reproducción del jardín de este
con bumerán mientras su gato atrapa algunas garzas; su mujer y mismo noble que nos permite apreciar su distribución; un
su hija observan la escena en las proximidades y los peces de estanque rectangular, por el que se mueven peces y aves,
diversas especies se desplazan por el lago. rodeado de vegetación entre la que se distinguen palmeras
datileras, sicomoros y mandrágoras.

Un papiro iluminado datado casi con seguridad en las primeras


décadas de la dinastía XIX (c. 1320-1290 a. C.) nos muestra a
Nakht y a su esposa saliendo de su casa, al amanecer, para
adorar al sol naciente Ra y a Osiris que se halla sentado en su
trono delante de la diosa Maat, señora de las “Dos Tierras” hija de
Ra, que nos permite ver la casa de estos nobles y el jardín que se
habían construido delante de ella. La tumba de un cortesano de
Mentuhotep enterrado en la necrópolis de Deir al-Bahari contiene
una maqueta o miniatura de un típico jardín egipcio, posiblemente
el de la casa del propio cortesano, que fue depositado en la tumba
junto con el difunto para que éste, en la otra vida, siguiese
disfrutando del jardín y sus productos. En ella podemos observar
un patio porticado rodeado de las típicas chumberas con los frutos
en sazón.
Pintura de la tumba tebana de Nebamún
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 8
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
majestad dijo: Yo juro por el amor que me tiene Ra, por el favor
que me manifiesta Amón, que estas cosas existen de verdad, que
no las he grabado de imaginación [...]”. La nómina de plantas
existentes en Egipto faraónico es extensa, si añadimos a las
originarias del país las que, como hemos visto llegaron desde
otras regiones próximas entre las que, además de la citada
vendrían del Sudán, el Cuerno de África y las regiones del río
Zambeze por el sur y los países ribereños del Mediterráneo por el
norte.
Papiro de la Dinastía XIX, representando a Nakht y su esposa
Otro tipo de jardines existentes en Egipto eran los que se
construían en las proximidades de los templos; se plantaban
largas hileras de árboles cada uno de ellos en un cajón individual
para que facilitar su riego y también podían existir bosquecillos y
grupos de árboles plantados generalmente en hileras regulares;
era también frecuente ver grupos de árboles sagrados
organizados dentro del recinto templario. Los árboles estaban
vinculados a un dios y así tenemos que Osiris era identificado con
el sauce, Re-Horakhty y las diosas Isis, Hathor y Nut con el
sicomoro; Horus con la acadia, Upauat con el tamariz; este tipo de
creencias condicionaba a veces la utilización de las maderas de
los árboles en las ofrendas o en el tallado de sus imágenes.

Maqueta de jardín egipcio, en Deir Al- Bahari

Otro ejemplo de jardín, en esta ocasión botánico, es el que nos


muestra el relieve de la tumba de de Tutmés III de la XVIII dinastía
en Karnak, en él vemos las plantas que dicho monarca había
traído de sus campañas de Siria. El monarca transportó a Tebas
las plantas exóticas de los países conquistados e hizo esculpir los
diversos árboles y arbustos en las paredes del templo de Karnak
con la siguiente inscripción “Plantas que su majestad encontró en
la tierra de Retenú. Estas son las plantas que crecen en la Siria,
que está bajo mis sandalias, por disposición de mi padre Amón. Mi Relieves del jardín de Tutmés III
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 9
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I

El poder creador del agua se manifiesta de manera muy evidente


en lo que podríamos considerar el jardín natural del desierto;
porciones de terreno con capacidad de producir y sostener
vegetación por sí solas y de esta forma facilitar la supervivencia
del hombre en medio del desierto, su nombre les fue dado por los
egipcios y adoptado y trasmitido por Herodoto; esas islas de
vegetación perdidas al oeste del Nilo mantenidas por emergencias
de agua procedentes de profundos acuíferos. La palmera datilera
es su árbol más característico y bajo sus copas pueden cultivarse
otros árboles frutales, como chumberas y granados, y algunas
hortalizas que aprovechan el microclima que se crea en estos
lugares que los egipcios creían bajo la protección de dioses, como
Relieves del Jardín de Tutmés III
Set y Amón. Uno de los más grandes e importantes fue el oasis de
Siwa; denominado más tarde por los griegos Oasis de Amón, en él
se mantenía un oráculo que gozaba de gran prestigio.

3. GRECIA

Los expertos coinciden en observar que el desarrollo del jardín en


la antigua Grecia fue tardío; María Luisa Gothein justifica este
hecho en su obra: Geschichte der Garten Kunst con la teoría de
que el sistema democrático griego no favorecía el desarrollo y
concentración de medios financieros lo que dificultó su aparición y,
por otro lado, André Motte indica, en sus estudios, que en la
tradición literaria griega el tema del jardín es infrecuente y que, al
parecer, los griegos serían más sensibles al paisaje natural y no
necesitan transformar la naturaleza para buscar sensaciones de
reposo y placer.

La realidad es que existen testimonios literarios que demuestran


que los escritores griegos de la Antigüedad tenían cierta confusión
respecto al significado de algunos términos relacionados con la
agricultura y el jardín, términos que para nosotros están
perfectamente delimitados pero que para ellos no presentaban
diferencias; algo, por otro lado, plenamente justificado ya que para
Reproducción del Obelisco de Heliópolis. Delante del Templo de Ra. Hoy ellos inicialmente la finalidad utilitaria del jardín fue determinante
en El Cairo para su creación y desarrollo.
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 10
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
árboles; perales, granados, manzanos de espléndidas pomas,
Las investigaciones arqueológicas sobre el tema, como apunta dulces higueras y verdes olivos [...] En el fondo del huerto crecían
Maureen Carrol-Spillecke, no parecen ser lo suficientemente legumbres de todas clases, siempre lozanas. Hay en él dos
exhaustivas como para dejar claro la falta de interés del pueblo fuentes, una corre por todo el huerto [...]“; aunque el verdadero
heleno por el jardín. La realidad es que la orografía de la zona jardín griego es el de Laertes descrito por Homero en la Odisea
continental del país es un elemento negativo más para su situado en la isla de Ítaca, al pie de la ciudad: “Ulises y los suyos
desarrollo al ser escasos los cursos de agua; sólo el Peneo en descendiendo de la ciudad, llegaron muy pronto al bonito y bien
Tesalia, el Alfeo y el Cladeo, y el Aqueloo pueden ser cultivado predio de Laertes”.
considerados verdaderos ríos y en zonas como el Ática, el Iliso y
el Céfiso únicamente existen pequeños torrentes cuyos cauces se
retuercen semisecos en un paisaje árido de suelo infértil nada
favorable.

Fresco representando la primavera. Isla de Thera

Antecedente del jardín griego serían los jardines existentes en las


culturas prehelénicas establecidas en las islas del Egeo, entre las
Mapa de la expansión de culturas en el Mediterráneo que destaca la cultura Minoica que desde Creta había ido
extendiéndose colonizando islas próximas, los restos de sus
Los más famosos jardines descritos por la literatura griega están principales centros los hallamos en los palacios de Knossos,
vinculados a personajes mitológicos o regios; los poemas Hagia-Triada o en las casas de Santorini en la isla de Thera,
homéricos presentan los mejores ejemplos describiendo los de la muestran algunos ejemplos de jardines, aunque, en este caso,
ninfa Calipso en la isla de Ortigia: “Rodeando su gruta había hablamos de jardines pintados en las paredes de algunas de sus
crecido una verde selva de chopos, álamos y cipreses olorosos, habitaciones a modo de decoración y como queriendo crear en
donde anidaban aves de luengas alas [...] allí mismo, junto a la ellas ambientes mágico-sagrados o, ante las dificultades de
honda cueva, extendíase una viña floreciente cargada de uvas; y organizar jardines reales, simularlos artificialmente, de manera
cuatro fuentes manaban muy cerca la una de la otra,[...]“. La Ilíada que permitieran evocar las mismas sensaciones de placer y
incluye, también, la descripción del jardín del palacio del rey de los reposo que buscamos en los jardines reales. En una de las
feacios Alcinoo: “En el exterior del patio, junto a las puertas, hay habitaciones de la Casa de las Señoras en la isla de Thera
un gran jardín de cuatro yugadas y alrededor del mismo se hallamos El Fresco de los papiros o El Fresco de los lirios,
extiende un seto [...] allí han crecido grandes y florecientes también procedente de Santorini, que reproduce un paisaje
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 11
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
rocoso; en él crecen lirios rojos sobre los que revolotean unos
pájaros que bien podría simular un jardín domestico aunque la Los estudios de Robertson sobre el tema demuestran que aunque
imagen no está exenta de aspectos rituales dada la significación las ciudades griegas presentan desarrollos diferenciados y gran
del lirio como planta evocadora de escenas mitológicas: el rapto variedad en la morfología de sus viviendas puede ejemplificarse
de Perséfone por Hades o los amores entre Apolo y Jacinto y/o su un modelo dominante del cual tenemos un buen ejemplo en los
simbología de amor versus muerte. restos de la ciudad de Priene; reproducimos la planta y el alzado
del modelo de casa XXXIII, en el que puede observarse la
existencia de un patio central o jardín alrededor del cual se
distribuye el resto de las habitaciones; su existencia se debe
todavía, posiblemente, a unas funciones utilitarias en la búsqueda
de las mejores condiciones higiénicas posibles para la época, más
que otras cuestiones relacionadas con las necesidades
espirituales de sus ciudadanos. Plinio en su Historia Natural dice
que el primer jardín privado de la ciudad fue obra de Epicuro: “Fue
Epicuro maestro del ocio, el primero que en Atenas instituyó el uso
de los jardines de recreo, hasta él, no entraba en las costumbres
vivir en el campo dentro de la ciudad.

Alzado de modelo de casa XXXIII. Ciudad de Priene. Por Robertson

No obstante y hablando ya de jardines reales, una cuestión clara


es que éstos están íntimamente ligados a los sistemas y modos de
vida y que nada hay mejor que estudiar el paisaje urbano y sus
características para averiguar las costumbres de sus habitantes y
descubrir sus lugares de reposo y solaz y, en esta cuestión, la
Grecia antigua no es una excepción. Históricamente el pueblo
griego se conformó partiendo de unas civilizaciones anteriores o
prehelénicas ya establecidas en la zona y una serie de pueblos
que, procedentes de diversos puntos, la invadieron y dominaron,
estableciéndose en ella, organizándose política y territorialmente y
creando lo que hoy día venimos a denominar la civilización griega.
Hay que pensar que sólo cuando su modelo de organización Mosaico representando a los filósofos de la Academia de Atenas
territorial –la ciudad estado– estuvo consolidado y el número de
habitantes adquirió cierto volumen, comenzarían sus ciudadanos a
necesitar este tipo de espacios como descanso de los agobios de
la urbe.
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 12
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I

El jardín de los filósofos de Atenas. Strohmayer. 1834

En la ciudad existen otros ejemplos de jardines, en este caso en


Reconstrucción ideal del Santuario de Zeus en Olimpia
espacios que podríamos denominar públicos ya sean estos
sagrados, culturales o lúdicos. Son espacios dentro de la ciudad
Una vez que los griegos consolidaron su poder y las ciudades
en los que los ciudadanos realizan actividades en común. Plutarco
estado aumentaron sus niveles de población de manera que la
nos cuenta que Cimon fue el primero que embelleció Atenas, vida en ellas comenzó a ser difícil, sus ciudadanos debieron
transformando la Academia, al parecer en principio un lugar árido
plantearse sistemas para solucionar el problema; por un lado, y
seco, en un bosque regado por fuentes, con espacios sombreados
dadas las condiciones del país, iniciaron su expansión mediante la
y avenidas de olmos, álamos y plátanos y que con el tiempo se
colonización, sobre todo a través del mar, el Mediterráneo fue su
acabó convirtiéndose en el primer parque público que existió en
mejor aliado, y poco a poco tuvieron colonias en muchas de sus
Atenas. Platón instaló su Academia filosófica en un gimnasio, a las
islas y regiones costeras. Paralelamente y en parte como
afueras de la ciudad entre árboles y Aristóteles situó su Liceo
consecuencia de ello su sistema económico fue evolucionando
entre avenidas de plátanos por donde paseaba mientras disertaba permitiendo mayores acumulaciones de riqueza, lo que elevó el
con sus alumnos que acabaron adquiriendo el nombre de
nivel económico de sus ciudadanos y facilitó su salida de la urbe
Peripatéticos. hacia el extrarradio, planteándose la creación de explotaciones
agrarias y la consiguiente construcción de jardines de manera,
En el resto de ciudades griegas sucedió algo similar y fueron
ahora sí, plenamente intencionada. La expansión colonial y
creándose jardines en las proximidades de los lugares públicos, tal
contacto con otros pueblos facilito el conocimiento de otras
cómo podemos ver en la reconstrucción ideal del entorno del
culturas en las que los jardines eran un bien habitual y muy
Santuario de Zeus en Olimpia.
preciado; hay que considerar que Alejandro Magno llego hasta
Babilonia, donde debió disfrutar de sus famosos jardines; por
tanto, la influencia de culturas como la egipcia o mesopotámica
consiguieron dotar a los jardines griegos de mayor diversidad y
exotismo. Todo ello hizo que sea en la época conocida como
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 13
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
Helenística en la que el jardín griego adquiera mayor desarrollo, adaptarse al crecimiento de la población y a las diferentes
dejando su impronta en otras culturas, principalmente la romana; vicisitudes históricas. El plano esquemático que presentamos
sobre todo, en lo referente a las Villas o lo que vino en llamarse permite apreciarlo, los expertos indican que cuando se construyó
sistema casa jardín, en griego: Oikia kai kepos, y que fue la denominada Muralla de Aureliano (272-280 d. C) como defensa
determinante para el desarrollo del jardín romano, con creaciones de la invasión de los bárbaros, la ciudad comprendía en total 1386
especialmente significativas. hectáreas de las cuales 24 estaban destinadas a jardines.

4. ROMA

Según la leyenda, en el año 753 a. C. Rómulo y Remo fundaron la


ciudad de Roma, dándose así inicio a la historia de un pueblo que
consiguió el dominio del mundo conocido; el proceso, está
convencionalmente dividido en tres grandes etapas o fases de
evolución a través de las cuales una monarquía, inicialmente
centrada en la península itálica, se transformará en un vasto
imperio dominador de otros muchos pueblos: La Monarquía (753-
510 a. C.); La República (509-27 a. C.) y el Imperio (27 a. C. – 330
d. C.). Si consideráramos la amplitud del proceso temporal, así
como la espacial vinculada a la diversidad geográfica del Imperio,
tendremos claras las dificultares que presenta un estudio de algo
que intentamos constreñir en el concepto de: jardín romano.

Empezaremos centrándonos en el estudio de jardines en la propia


Roma y en otras ciudades de la península Itálica en las que,
mediante excavaciones arqueológicas, hayan permitido a los
expertos establecer hipótesis u obtener certezas de la existencia
de jardines. Plano de Roma

Originariamente, Roma, es el producto de la unión de varias tribus Debió pasar cierto tiempo para que estos primeros habitantes de
latinas que habían ido asentándose en los siete montículos o Roma se plantearan crear un jardín conceptualmente similar al
colinas que circundaban el valle o depresión por el que transcurre actual. El lenguaje nos ayuda a aclarar esta cuestión ya que el
el cauce del Tíber, desde estas siete colinas las diferentes tribus significado del término: hortus, con el que los romanos
fueron extendiéndose hasta llegar a fundirse en el área central denominaban el jardín se refiere en realidad al recinto o cercado
formando la ciudad de Roma. La difícil orografía de la zona y sus que enmarcaba las dos yugadas de terreno que cada familia
antecedentes pantanosos dieron problemas a sus habitantes y poseía en propiedad. Pero sus creencias hicieron que este
requirieron la intervención de arquitectos y urbanistas desde los espacio se desarrollara y fuera habitual en las casas romanas, los
primeros tiempos del asentamiento. La ciudad, con el transcurso Lares eran para los romanos los protectores de ellos mismos y de
del tiempo fue desarrollándose y sufriendo transformaciones para sus bienes más queridos: el hogar y el heredium o jardín
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 14
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
productivo; y en este sentido el testimonio de Plinio el Viejo, en su
Historia Natural, menciona que los únicos lugares que se utilizan Este modelo con el tiempo y el crecimiento de las ciudades fue
para desviar el mal de ojo son: el hogar y el jardín y que estos complicándose produciéndose un crecimiento en altura, aunque
últimos eran el campo de los pobres siendo cuidados por la madre las dificultades técnicas de construcción no permitieron superar los
de familia. Catón hablaba del jardín en estos términos: “Los 21 metros, dato que nos permite inferir la existencia de cuatro o
campesinos de antaño estimaban que una madre de familia no cinco pisos cómo máximo, el grosor de los cimientos y de los
valía nada en una casa, cuando el jardín estaba abandonado”. muros del primer piso indican las alturas existentes, las
Otros autores, como Plauto, consideraban el jardín bajo la recreaciones de estas ciudades en maquetas o dibujos permiten
protección de Venus. Los ciudadanos romanos tuvieron siempre hacernos una idea de su morfología.
presente su procedencia y los beneficios de obtener ciertos
productos de primera necesidad de sus propiedades y, de una En las ciudades las casas, normalmente, se alineaban en hileras
manera o de otra, procuraron tener siempre un jardín productivo o de idéntico diseño y presumiblemente idéntica altura, existiendo a
de despensa que les permitiera sobrevivir en tiempos difíciles. Las intervalos estrechos callejones cubiertos (angiportus), se
excavaciones arqueológicas así lo demuestran. eliminaron algunas de las habitaciones tradicionales que, en altura
dejaban de tener sentido, como el tablinum. No eran infrecuentes
Los datos que actualmente poseemos sobre la tipología de las los patios largos, estrechos y paralelos a la calle situados detrás
casas romanas son innumerables, los mejores ejemplos de época de la línea de casas ni los pequeños patios interiores adornados
preimperial los encontramos en ciudades como Roma, Ostia o frecuentemente con plantas y fuentes.
Pompeya. Tanto Vitrubio como Varron han descrito el modelo y
estudiado sus variantes, habiéndolo tipificado en lo que se conoce
como: Domus romana, en la que habitualmente existe un espacio
dedicado a jardín.

Ciudad recreada en maqueta

Domus Romana
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 15
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I

Maqueta de Roma
Fresco Villa Livia. Prima Porta
Además de estos jardines solaz de los ciudadanos mas
desfavorecidos, en Roma existieron famosos jardines, asociados
ya con personajes vinculados al poder político y/o económico.
Uno de los más célebres fue el de Lucio Licinio Lúculo que
construyó su villa en Roma, en la zona del Pincio, sus jardines
fueron conocidos como Horti Luculliani y se extendían por el
declive en el que hoy día se sitúa la escalinata española y la Villa
Borghese, el grabado que el arquitecto Pirro Ligorio realizó, en
1561, sobre la Roma Antica nos permite visualizarlo.

Fragmento del Fresco de la Casa Brazalete. Pompeya

Grabado de Pirro Ligorio


UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 16
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
los lugares que iban colonizando y en los que se instalaban,
creando campamentos que luego se convertían en ciudades cuya
morfología no quedó exenta de influencias autóctonas gracias al
proceso de sincretismo propio de este tipo de relaciones que
acabó diversificando y sofisticando sus gustos. Las culturas,
griega, egipcia, mesopotámica, púnica, etc. fueron dejando su
poso en la romana, dando numerosas variables a la tipología de
sus casas y jardines. Una de las influencias más significativas, en
esta época, respecto a nuestro estudio fue el helenismo; esta
última fase de la cultura griega había desarrollado el jardín griego
al máximo haciéndole evolucionar hacia formas lujosas y exóticas;
y los ejemplos existentes en las villas helenísticas se convirtieron
en el modelo ideal y muy adecuado para los gustos romanos bajo
las nuevas condiciones sociopolíticas del imperio.

Las villas suburbanas habían ido haciéndose cada vez más


Frescos Casa de Campo Boscoreale frecuentes, guardando cierto parecido con el tipo más lujoso de
Domus urbana, aunque a veces carecía de atrio o aparecía muy
El antiguo hortum había pasado a ser el vidriarium, jardín modificado; el núcleo principal de la casa era un amplio peristilo en
compuesto por plantas ornamentales, además de las necesarias torno al cual se agrupan las habitaciones principales, a menudo en
para las ofrendas; también se incluían fuentes y balaustradas forma desordenada. Adosada a la cual existía, normalmente,
rematadas por hermas para sostener stilopinakia o pequeños adosado un gran jardín peristilar; de este tipo era el palacio de
cuadros de mármol de imágenes femeninas identificadas como Domiciano en el Palatino; las estancias se agrupaban alrededor de
ménades; el espacio se organizaba mediante celosías. Gracias a un peristilo y había además otras dos zonas con peristilo: una, el
representaciones de la pintura romana, clasificadas como del gran jardín que ya hemos mencionado, entre el salón del trono y el
segundo estilo arquitectónico podemos conocer su morfología y triclinio, y la otra un jardín privado a nivel inferior con un extremo
visualizarla en los frescos existentes en algunas de las curvo, el llamado stadium del Palatino, que queda detrás de las
habitaciones de casas romanas y pompeyanas, en los que estancias privadas de éste. La reproducción encontrada en la Villa
aparecen representaciones de jardines. Destacan los de la Villa de de Marco Lucrezio, en Pompeya, nos permite visualizar un modelo
Livia en Prima Porta, los de la Casa del Brazalete en Pompeya o de Villa con pórticos, que se enmarca en un espacio o recinto
los de una Casa de campo en Boscoreale, que nos permiten ajardinado.
apreciar su frondosa vegetación ya la disposición de los diferentes
elementos. Dentro de este mismo estilo de pintura podemos
encuadrar los frescos de la Casa de campo de Boscoreale.

Desde finales de la época republicana y sobre todo a partir de la


Imperial el desarrollo y las conquistas efectuadas por los romanos
conllevó su entrada en contacto con las culturas preexistentes de
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 17
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I

Reproducción de jardín. Casa de Marco Lucrezio.Pompeya

Dentro de las villas, quizás, la más significativas sea la Villa de Alberca Central y columnata. Villa Adriano
Adriano, en Tivoli, que ejemplifica el modelo en todo su esplendor,
hay que considerar que estamos ante una villa construida para un La Piazza d’Oro era dentro del conjunto un bloque independiente
emperador; sus diferentes elementos, van tomando nombres de en la zona sur del Gran Palacio, quedaba separada del resto de
famosas ciudades y santuarios de su imperio, visitadas por en sus edificios por un enorme jardín rodeado por una columnata de un
viajes, y que sus arquitectos intentarán reconstruir de manera que solo orden, con una hilera interior de columnas, al modo de una
el itinerario se convierta en una visita asequible en un deambular stoa griega, columnata que en su exterior se extendía en
normal para cualquiera de sus residentes o visitantes. corredores cubiertos por bóvedas de crucería. Los arquitectos que
actuaron en la villa tuvieron gran libertad de actuación y crearon
espacios conceptualmente sofisticados y de gran efectividad que
fueron, en cierto modo, inspiración para artistas posteriores.

5. MEDIEVAL (OCCIDENTE)

Plano de los jardines Villa Adriano Pareja de enamorados en jardín medieval. Renaud de Montaubon
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 18
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
La existencia de jardines en las ciudades medievales, está
Centrándonos en occidente las invasiones bárbaras significaron el documentada aunque, actualmente, sean difíciles de rastrear; las
fin del Imperio Romano, durante varios siglos se vivió una gran palabras de Mumford en La ciudad a través de la historia así lo
inestabilidad lo que significó la desaparición de la organización corrobora: “La típica ciudad medieval se hallaba más próxima a lo
territorial romana; desde el siglo II el proceso fue acentuándose y que ahora denominaríamos una aldea o una población rural que a
las guerras y la inestabilidad dificultaron la supervivencia de la una moderna y abarrotada aglomeración urbana comercial.
población; la decadencia fue apoderándose de las ciudades ante Muchas de las ciudades medievales que vieron detenida su
la imposibilidad de que sus habitantes pudieran realizar, no sólo expansión antes del siglo XIX aún presentaban jardines y huertos
actividades artesanales, comercio e industria, sino incluso las en el corazón del municipio.” John Morris en su Historia de la
necesarias para la obtención de productos para su abastecimiento forma urbana cita la ciudad flamenca de Furnes como un ejemplo
y manutención lo que hizo muy difícil la vida en las ciudades. Fue de esto haciéndose eco de lo que Sir Patrick Abercrombie
necesario el transcurso del tiempo y que los invasores, una vez menciona en su obra Urbanismo y planificación rural, en donde
establecidos en los territorios conquistados se planteasen su llega a considerarla casi una ciudad jardín: “[...] la concepción
organización; sólo así las ciudades retomaron su actividad medieval de una ciudad de negocios, con su plaza en el centro, su
iniciando un nuevo proceso de desarrollo. Durante siglos X y XI las grupo de edificios públicos, entre los que figura la catedral, una
ciudades preexistentes que habían logrado sobrevivir, en la gran iglesia urbana, el ayuntamiento, los juzgados, etc., casas
mayoría de las ocasiones, gracias a la presencia en ellas de alineadas a lo largo de las calles con continuidad, aprovechando
alguna autoridad eclesiástica y su correspondiente sede o, bien económicamente cada metro de fachada, pero provistas de
gracias a la instalación un monasterio en las proximidades, amplios jardines en su parte trasera“.
iniciaron su recuperación.

Es difícil generalizar el proceso dada la gran extensión territorial


de la que hablamos, en cada zona su ritmo fue el adecuado a sus
propias características y al paulatino asentamiento de los pueblos
invasores. Poco a poco y a medida que los nuevos reinos o
estados fueron formándose, comenzó una especie de
“renacimiento” cultural y político que permitió la reanudación de
actividades en las ciudades existentes o su creación ex novo.
Puede hablarse de diversos tipos; preexistentes ya tengan origen
romano o no; los llamados burgos que habían ido construyéndose
con fines defensivos y militares y las aldeas que fueron creciendo
para acabar siendo núcleos urbanos de mayor entidad. Por otro
lado tenemos las de nueva creación, algunas encuadradas en
planes concebidos por el poder político para controlar disidencias
como sucede con las llamadas bastides francesas, inglesas o
galesas. Plano de ciudad jardín de Furnes, Flandes. 1590
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 19
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I

En el primer caso el ejemplo más claro estaría en los Monasterios


que fueron creando las distintas órdenes religiosas y que pronto
se convirtieron en lugares de concentración y preservación del
legado cultura de la Antigüedad. Está documentado que los
miembros de éstas órdenes, ya fueran reglas masculinas o
femeninas, dedicaron parte de su tiempo a la creación y cultivo de
jardines; así como a la conservación y recuperación de los
conocimientos preexistentes sobre el tema. Dadas las dificultades
existentes para el comercio y transporte de mercancías los
miembros de la orden tuvieron que asumir su propio
abastecimiento convirtiéndose en centros autárquicos capaces de
producir los productos agrícolas necesarios para la alimentación
de sus miembros. En consecuencia, se crearon varios tipos de
espacios de contenido vegetal. El plano del monasterio
benedictino de Saint Gall (720) fundado por San Othmar a partir
de una antigua ermita; nos permite apreciar esto al poder distinguir
en él varios espacios ajardinados, y aunque ninguno de ellos
tuviera en esencia el mismo sentido que hoy día le damos al jardín
como tal; sí podemos hablar de espacios dedicados al cultivo de
plantas con distintas finalidades: el claustro (4) elemento básico
del monasterio, cuadrangular y posiblemente derivado del antiguo
atrio romano es un espacio dedicado a la oración, el reposo y la
Plano del Monasterio Benedictino de San Gall meditación al que, en ocasiones, se da un tratamiento ajardinado,
como puede apreciarse en el de Fontenay en Borgoña; un huerto
(6); un herbolario (9) situado junto a la casa del medico y la
farmacia; un cementerio (7) en el que sin duda existían árboles y
plantas.

En 1084 San Bruno fundó la orden de los Cartujos, regla de


inspiración benedictina, que establece la separación de sus
miembros en celdas individuales y aisladas a las que se añadiría
un pequeño jardín. El primer establecimiento cartujo construido en
Chartreuse, de donde la orden tomó su nombre, tenía las celdas
orientadas al sur, abriéndose éstas a pequeños jardincillos que los
monjes organizaban libremente cultivando las plantas que eran
más de su gusto; actualmente los cartujos españoles, suelen
Claustro Fontenay, Borgona dedicarlos a las rosas para obtener de ellos una producción de
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 20
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
pétalos con destino, dadas sus características odoríferas, a la
industria perfumera; a veces las dimensiones de estos jardines
pueden quedar reducidas a pequeños patinillos o balconadas
como sucede en las sedes de Avignon o Galluzo cerca de
Florencia.

El Cristianismo cambió la concepción clásica de las plantas; y el


jardín dándoles un sentido más simbólico e intentando acercarlas
a sus propios intereses y relacionarlas con su ideología, por ello
dominaba las plantaciones de rosas, lirios y azucenas,
relacionadas con la pureza, la pasión, etc.
Jardincito del Paraíso. Maestro Alto Rhin
El poema de 447 versos obra de Walafrid Strabus conocido como
El pequeño jardín dedicado a Rimoaldo, abad de Saint Gall, nos
Como indica Santucci en L’omme jardinier de Dieu, a comienzos
habla del trabajo de los monjes y las plantas: “con la rosa
compiten las azucenas gloriosos, cuyas flores expanden más lejos del siglo XII personajes como San Bernardo de Claraval o
Abelardo nos hablan del comienzo de las profundas conmociones
su olor llenando el aire”
que pronto removerán la sociedad, aunque San Bernardo tiende a
ceñirse al concepto cristiano manteniendo la autoridad de los
símbolos sobre el reino vegetal e indica: “[...] los textos
cistercienses [...] hablan a menudo del jardín, pero no a la manera
de un botánico o de un arquitecto paisajista. Hablan de él como en
la Edad Media se evocaban las piedras y los animales, es decir,
de una manera alegórica”. Al parecer San Bernardo en su sermón
23 sobre el Cantar de los Cantares, explica la simbología tripartita
del jardín relacionando su plantación con la creación; su
germinación con la reconciliación del hombre con Dios gracias a
Cristo y la recolección con lo que llegará al final de los tiempos.

Las fuentes literarias nos hablan de los jardines relacionados con


el poder político o aristocrático; dándonos ejemplos de ellos; estas
fuentes van aumentando con el paso del tiempo y sobre todo
durante la Baja Edad Media son cada vez más claras y precisas.
Se sabe que Carlomagno (774-814) durante lo que se conoce
Anunciación. Broederlam. 1393-9 como renacimiento carolingio en su palacio de Aquisgrán no tenía
jardines reales pero curiosamente sí los evocaban las pinturas de
sus paredes y los tejidos de sus tapices, como queriendo
rememorar las antiguas estancias de la antigüedad, aunque es
muy posible que esto estuviera compensado por la existencia del
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 21
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
palacio granja de Ilgelheim. Aunque existen muestras de que en Lorris, escrita entre 1225 y 1230, en la que aparece la descripción
los palacios de gobernantes posteriores como por ejemplo el de un lugar llamado vergel, un espacio cuadrado amurallado y
emperador Otón sí existían jardines como prueba la pintura: La almenado y en el que la naturaleza presenta todo su esplendor; y
injusta sentencia de Otón obra de Dirk Bouts. una segunda parte, más tardía, obra de Jean de Menú escrita
entre 1269 y 1278, describe un jardín más conceptual y simbólico,
de forma circular, que asume gran parte de la filosofía dominante
en la época recogiendo el imaginario jardinístico propio del poeta.
El poema nos deja descripciones de jardines: “A cierta distancia,
me encontré ante un jardín cerrado por muros almenados y
ricamente decorados en su exterior con imágenes y pinturas” o
“Sin decir una palabra más, entré en el jardín por la puerta que
Ociosa me había abierto, una vez dentro mi alegría llegó a su
colmo. Sabed que creí hallarme en el Paraíso terrenal, el lugar era
tan delicioso que parecía sobrenatural. Pensé que no podía existir
paraíso mejor que aquel placentero vergel”.

Otro ejemplo es el Liber ruralium commodorum obra de Pietro de’


Palacio Granja de Ilgelheim
Crescenci (1230-1305) y dedicado a Carlos II de Anjou, rey de
Sicilia y Jerusalén; que recoge los métodos de cultivo propios de
finales de la Edad Media y los Jardines de Hesdin, creados por
Roberto II de Artois a finales del siglo XIII a orillas del Ternoise
entre Arrás y el mar; en el que se combinaba el parque con el
jardín de placer cerca del castillo, fueron destruidos por las tropas
inglesas durante la guerra de los Cien Años; adquiriendo nuevo
auge después con los Duques de Borgoña, como muestra el
cuadro Bodas en los Jardines de Hesdin.

De los jardines cortesanos nos hablan las fuentes literarias


medievales; el romance de Florie et Blancheflor relata la historia
de un amor contrariado en la infancia que finalmente será
triunfante, aunque necesite para ello mil peripecias y aventuras
que vivirá Florie para conseguir a Bancheflor. Aparecen en la obra
tres jardines: el de los padres de Florie; el que recoge la falsa
tumba de Blancheflor y finalmente el del Emir de Bagdad en el que
La Injusta Sentencia de Otón. Dirk Bouts Florie salva a su enamorada.

Le roman de la rose es una obra significativa en este sentido,


escrita en dos partes; la primera de ellas obra de Guillaume de
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 22
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I

Chrétien de Troyes en su obra Erec y Enid (1135-1183) relata la


historia de un caballero que para conseguir formar parte de la
Tabla Redonda parte a la ventura con su joven esposa y para
probar su valentía debe afrontar varias pruebas; en una de ellas
es encerrado en un jardín inexpugnable protegido por un cinturón
de aire impenetrable: “[...] el vergel no tenía alrededor ni muralla,
ni empalizada, a no ser de aire; el aire está cerrado por todas
partes -por nigromancia- aquel jardín, de forma que nada podía
entrar en él sino entraba por un lugar determinado. [...] Durante
todo el verano y todo el invierno había allí flores y fruta madura; y
la fruta tenia tal condición, que se dejaba comer allí dentro…”.

En el siglo XVII el abogado Henri Sauval en su obra Historie et


recherches des antiquités de Paris nos hablaba de los jardines de
Carlos V en el Marais: “A la entrada de un bellísimo parque/ un
Miniatura ilustración del Roman de la Rose
caballero le trajo un hermoso arco/ [...] /me llevó con su mano
desnuda/ junto a una bellísima fuente/ que caía, dulce, clara y
sana/ en un estanque de mármol oscuro/ [...] En torno al mármol
había prados/ muy bien ordenados, y árboles/ plantados estaban
con tal maestría/ que el sol no se imponía/ Al contrario, el lugar
estaba enteramente resguardado/ bien trazado y todo verde”.

Liber Ruralium Commodorum. Crescenzi Jardín Amoroso-Alegórico


UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 23
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
mayor numero de núcleos urbanos. Estas zonas eran dos estados
Al final de la Edad Media y entroncando ya con el Renacimiento independientes de organización tribal hasta la unificación islámica.
los escritos de Dante(1265-1321), Petrarca (1313-1375),
Boccaccio (1304-1374), demuestran que el jardín se ha convertido Las condiciones climáticas y las creencias religiosas
en un tema plenamente literario. Paralelamente a esto el progreso condicionaron la morfología de las ciudades que se irán creando
de las innovaciones técnicas como el desarrollo de la metalurgia, desde que Muawiyya, gobernador de Siria, en el año 661,
la aparición de la brújula portátil o del rectángulo, etc., facilitarán la estableció la primera dinastía Omeya. Inicialmente actúan sobre
creación de jardines. Mientras que Italia asumirá el papel las ciudades preexistentes que van conquistando y una vez
preponderante en el despegue cultural del momento; y las asentados construirán ex novo. La morfología de la ciudad
personalidades políticas de las más importantes ciudades musulmana presenta características diferenciadas de las
italianas, entre las que destacaran los Medicis, asumirán las occidentales, funcionalmente son organismos mucho más simples
nuevas corrientes filosóficas renacentistas que conducen a una que llevan al extremo la dicotomía campo/ciudad; sus calles no
nueva concepción del jardín. son un espacio público sino un camino, a veces tortuoso, trazado
por casas cerradas al exterior agrupadas sin planificación alguna;
6. MEDIEVAL (ISLAM) su crecimiento es orgánico como el de una célula viva formando
un compacto caserío con terrazas y patios como únicos espacios
abiertos, en ellos es donde sus habitantes instalaban sus jardines.

Yaqubi describe la construcción de Samarra por Al-Mutasim, en


las proximidades del Tigris, indicando que estaba planificada con
cuatro calles paralelas al río y cuando hubo dispuesto el reparto
de la ciudad: “[...] construyó un puente sobre el río dividió la tierra
de la otra orilla en granjas, importando semillas de buena calidad
para palmerales, huertos viñas“, trajo expertos artistas y artesanos
e industriales técnicos en diversos oficios y los instaló en una zona
de la ciudad: “Todos los estableció en aquel barrio, al otro lado del
Modelo de ciudad islámica Tigris, en casas que tenían su jardín, su pérgola para descanso,
su estanque y establos con picadero [...]“.
La cultura islámica se instala originariamente, a partir del siglo VII,
en la península Arábiga, limitada en el norte por el creciente fértil y El mejor ejemplo de ciudad ex novo es la ciudad de Bagdad,
teniendo a Siria y Palestina al noroeste; conformada por una gran construida ya en período abbasí, y que supone una excepción del
zona desértica muy cálida que ocupa el norte y su zona central en modelo expuesto ya en su misma ubicación al seleccionar
la que escasean los oasis; su población se componía siguiendo la tradición persa un lugar privilegiado entre los ríos
mayoritariamente de tribus nómadas y escasos núcleos urbanos Tigris y Éufrates, será conocida como la Ciudad de la Paz. Es un
poco desarrollados, entre los que destacaban La Meca y Yatrib, modelo de ciudad perfecta o ideal, con una planificación utópica
después Medina; y una franja costera del sur muy fértil, el Yemen de planta circular, de 6600 metros de diámetro, rodeado de una
actual, con población sedentaria, agricultura establecida y un doble muralla, precedida posiblemente de un foso. Cuatro grandes
vías confluyen en el centro donde se situaban los edificios nobles:
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 24
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
Mezquita o aljama, Palacio o Dar al Imara y otras dependencias, del desierto, donde descansaban de la insalubre y bulliciosa vida
aisladas por un paradeison o jardín coto de caza, de herencia urbana, aunque a veces son espacios muy reducidos y situados
sasánida, de grandes dimensiones con vegetación y animales en en zonas con bastantes dificultades para el crecimiento de
semilibertad. vegetación, pero hay pruebas de la existencia de baños y
estanques en ellos, así pues encontraron la manera de
abastecerlos de agua, que bien pudiera servir también para crear
algún espacio ajardinado, destaca el de Quasayr Amra, Hammam
As-Sarakh, Mschatta, Qasar Al-Hair, en el citado en primer lugar
existe una pintura mural con una escena de baño que muy bien
pudiera estar ubicada en uno de estos espacios.

Modelo de casa islámica

Pintura mural de Quasayr Amra

La organización del jardín y los elementos que lo constituyen son


una expresión más del carácter de quien lo construye, en la
cultura islámica está vinculado al concepto de paraíso que les
promete el Corán, eternos jardines repletos de gozos paradisíacos
y sublimes, con abundancia de agua, vegetación y sonidos de
pájaros; donde colmarán todas sus aspiraciones; mientras esto
llega crean jardines para emularlo. Los construían de diversos
tipos: el ya comentado paradeison, el bustán o jardín de olor cuya
finalidad es el disfrute del olfato con distintas fragancias
Plano de la ciudad de Bagdag embriagadoras exaltando el mundo de la sensualidad, los de agua
para disfrute del oído o riyad con su rumor y diferentes ritmos y de
Existen también otro tipo de edificios civiles construidos a partir del la vista entendiendo el agua como espejo al duplicar la imagen de
califato Omeya en los que al parecer pudo también existir algún las arquitecturas entre las que se encuadra. Los de tipo crucero
espacio dedicado a jardín, se trata de los palacios o residencias rectangulares con un punto de agua central y cuatro puntos
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 25
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
cardinales. De estos jardines de época medieval casi no se han los que vivió su juventud; para ello mandará traer plantas
conservado más que los construidos de Al-Andalus en España originarias de su tierra natal, palmeras y granados que no crecían
donde veremos algunos ejemplos. aquí para plantarlos en el solar del palacio de los gobernadores, a
la orilla del Guadalquivir.
La entrada de los musulmanes en la península Ibérica se produce
en el 710, año 91 de la Hégira, a partir de esta fecha distintas
oleadas de pueblos árabes fueron entrando realizando un proceso
de conquista, asentamiento y finalmente de asimilación y
convivencia de culturas. Su instalación supuso una intervención en
las ciudades que iban conquistando y que poco a poco fueron
adoptando una morfología más apropiada a su cultura, dejando en
las ciudades, hoy españolas, una impronta todavía visible.

Moro en su jardín. Romero Barros.1878

Se sabe que en Córdoba existía un discreto Dar al-imara, rodeado


de casas en una ciudad de aproximadamente medio millón de
Patio interior de casa cordobesa habitantes, por ello, en 936 Abderraman III, autoproclamado Califa
en 929, iniciará la construcción de una ciudad palacio a la que
El momento culminante de la dominación musulmana en la trasladar su residencia y la vida de corte; al noroeste de Córdoba
península se produce, sin duda, a partir de Abderraman I (Abd al- en la montaña llamada la desposada se levantará: Medinat al-
Rahman), único príncipe Omeya superviviente de la matanza Abu Zahara, con un sentido jerárquico la ciudad descenderá desde lo
Al Abbas, que conseguirá huir de Damasco y fundar en Córdoba alto de la montaña donde se situaba la zona áulica, el descenso
en el año 756 el I Emirato independiente. Este príncipe omeya, se hice mediante tres terrazas en las que se distribuye el resto de
nieto del califa Hisham, criado en el palacio de al-Rusafa, próximo la ciudad situándose en la zona mas baja el pueblo llano. Un
al Éufrates, intentará emular en Córdoba los edénicos jardines en acueducto la abastecía de agua; las excavaciones han
demostrado la existencia de jardines tanto en los aposentos del
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 26
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
Califa como en algunas de las casas, posiblemente residencias de
cortesanos, que incluso son denominadas por el tipo de jardín que
contienen: de la Alberca, de la Alberquilla. No quedan restos
visibles de los jardines auque se han anastilosado varios edificios
de la zona noble.

En muchas otras ciudades a lo largo de los ocho siglos de


dominación árabe, se construyeron jardines, sobre todo en los
edificios que utilizaron como residencias, las Alcazabas de Málaga
y Almería, la Alfajeria de Zaragoza, los Alcázares de Sevilla, etc.,
pero como paradigma del jardín, sin duda, nada como la
intervención de la dinastía Nazarí en Granada con las
construcciones la Alhambra y los jardines del Generalife.

Planta del Generalife. Granada

En ellas el arte nasrí llego a su mayor refinamiento mientras se


debilitaba políticamente, hay que considerar que es el único
palacio musulmán de época medieval que se conserva y es un
perfecto ejemplo del concepto islámico de arte total. El conjunto
incluye palacios construidos para sucesivos gobernantes, teniendo
en cuenta que cada uno de ellos cuando ascendía al poder
deseaba hacer ostentación de ello. En el conjunto se integran
arquitecturas, sonidos, olores, reflejos, colores; una arquitectura
intimista abierta a espacios interiores en muchos casos
ajardinados.

Muhammad I construyó la primitiva Alcazaba en el extremo de la


colina llamada Sabika (una roca), pese a ser un periodo de
asentamiento con un sentido defensivo está documentada la
Plano de la Alhambra. Granada existencia de un jardín a los pies de la Torre de la Vela. A partir de
él los siguientes reyes de la dinastía nazarí van construyendo sus
aposentos añadiéndolos a los existentes, así Ismail I, a principios
del siglo XIV, construye El Partal, pequeño conjunto que incluye
un jardín tipo espejo, y su sucesor Yusuf I la zona administrativa o
mexuar, con la famosa torre de la cautiva, que jalona la muralla y
la torre de Comares con el salón de embajadores, el Patio de la
Alberca o de los Arrayanes se encuentra ubicado en este entorno;
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 27
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
en él se combina el jardín de espejo y el bustán para deleite de los “Bendito sea Aquél que otorgó al imán Mohamed las bellas ideas
sentidos. A Muhammad V le debemos el Patio de los Leones que para engalanar sus mansiones. Pues, ¿acaso no hay en este
combina el de tipo crucero con el riyad, joya del arte nasrí al que jardín maravillas que Dios ha hecho incomparables en su
están dedicados unos versos escritos en sus muros, relativos a la hermosura, y una escultura de perlas de transparente claridad,
fuente central. cuyos bordes se decoran con orla de aljófar? Plata fundida corre
entre las perlas, a las que semeja belleza alba y pura. En
apariencia, agua y mármol parecen confundirse, sin que sepamos
cuál de ambos se desliza. ¿No ves cómo el agua se derrama en la
taza, pero sus caños la esconden enseguida? Es un amante cuyos
párpados rebosan de lágrimas, lágrimas que esconde por miedo a
un delator. ¿No es, en realidad, cual blanca nube que vierte en los
leones sus acequias y parece la mano del califa, que, de mañana,
prodiga a los leones de la guerra sus favores? Quien contempla
los leones en actitud amenazante, (sabe que) sólo el respeto (al
Emir) contiene su enojo. ¡Oh, descendiente de los Ánsares, y no
por línea indirecta, herencia de nobleza, que a los fatuos
desestima: Que la paz de Dios sea contigo y pervivas incólume
renovando tus festines y afligiendo a tus enemigos!”
El Partal de la Alhambra

Patio de los Leones. Alhambra. Granada


Patio de los Arrayanes. La Alhambra. Granada
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 28
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
El entorno conocido como Jardines del Generalife, es en realidad 7. RENACIMIENTO (EDAD MODERNA)
una casa de recreo de los califas, un lugar de descanso sin las
obligaciones de la corte, próximos al conjunto de la Alhambra y Las ciudades italianas
como su propio nombre indica un espacio dedicado al ocio y los
placeres, a los que en el mundo islámico se llegaba, en muchos Los jardines durante el Renacimiento es un estudio no solo de
aspectos, a través de los jardines. estos espacios abiertos, sino también de su función en las
ciudades, de su auge y de su significación como espacio
determinado. La aproximación en este primer capitulo al jardín en
Italia, a través de su trazado, y de los estudios de los ideólogos
renacentistas, da idea de algo que se nos expresa en el artículo
de Virginia Seguí con estas palabras: “El hombre renacentista
establecerá un nuevo sistema de relacionarse con su hábitat
adecuándolo a sus creencias y pensamiento; inspirándose y
teniendo como principal referente el mundo clásico pero sin olvidar
su propia posición dentro de la ciudad y del Estado”.

Vista del Jardines del Generalife

Cosmografía. Munster. Florencia

Los jardines son una manifestación más del hombre y de la


sociedad que los crea, estando estrechamente vinculados al
urbanismo y arquitecturas de la época de la que son un fiel reflejo.
El hombre renacentista establecerá un nuevo sistema de relación
con su hábitat adecuado a su pensamiento y creencias; teniendo
siempre como referencia y fuente de inspiración el mundo clásico,
aunque sin olvidar nunca su propia posición dentro de su
Patio Acequias. Generalife sociedad, ciudad y Estado.
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 29
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
literario con la renovación de las letras a cargo de Dante, Petrarca
Las ciudades medievales europeas habían ido circunscribiendo su y Boccacio; acometerán de igual modo la renovación de las artes
crecimiento a dos factores fundamentales: su demografía y su plásticas y otros muchos aspectos de la vida; entre ellos la forma
defensa; razones, en cierto sentido, contrapuestas entre sí; ya el urbana. Será un momento de gran creatividad artística y muchos
aumento de su población hacía necesaria su expansión y su arquitectos e ingenieros del momento teorizaran sobre ella en la
defensa la impedía, constriñéndola dentro de un espacio búsqueda del modelo ideal. Entre ellos el genovés León Battista
normalmente insuficiente y amurallado. Se considera a Italia y más Alberti (1404-72) acometió el estudio sistemático de los edificios
concretamente, dentro de ella, a la Toscana la cuna del de la antigua Roma y tras conocer a Brunelleschi y Donatello en
movimiento renacentista que renovara la ciudad, igual que sucede Florencia realizó su tratado De Re Aedificatoria (1452) en la que
en con resto de manifestaciones artísticas, siendo Florencia uno compendia sus conocimientos sobre arquitectura y materias
de los mejores ejemplos de ello; desde allí el proceso, que no será afines; entre ellos la planificación de la ciudad, tratado que
sincrónico, irá extendiéndose; primero por el resto de Italia y acabará convirtiéndose en la base de lo que ha venido en
después por el resto de países europeos. Morris en su obra denominarse: urbanismo consciente; aunque en muchos aspectos
Historia de la forma urbana menciona que en palabras de Sir según Mumford todavía pervivan en él conceptos del urbanismo
Patrick Abercrombie: “[...] la historia del urbanismo del periodo medieval. Inspirándose en Vitrubio, Plinio, Cicerón incluso
renacentista se extiende desde sus comienzos en Italia, a Aristóteles y Platón, abordará el tema del jardín viéndolo como un
principios del siglo XV, hasta finales del XVIII”; indicando con ello elemento de recreo integrado en el edificio, símbolo ideal de
que, aunque este amplio espacio de tiempo ha sido unidad y armonía, de trazado geométrico, sobre una zona llana
tradicionalmente subdividido en otros con diferentes con senderos delineados y una disposición regular de las plantas,
denominaciones, el concepto de ciudad renacentista estará un lugar donde se pueda encontrar el sol y la sombra. Francisco di
vigente hasta que de las consecuencias de la revolución industrial Giorgio Martini (1429-1502) originario de Siena, en su Trattato di
haga necesaria su superación. Architettura Civile e Militare menciona también cuestiones
relacionadas con el jardín aconsejando la adaptación de su
perímetro al emplazamiento en búsqueda de regularidad, de
trazado geométrico ya sea en forma de círculo, cuadrado,
triangulo e incluso pentágono o hexágono, y algo más frondoso y
colorista que el de Alberti y, por otro lado, Antonio Averlino (1404-
72), más conocido como Il Filarete, en su Tratado de Arquitectura
en el que plantea la creación de la ciudad ideal a la que
denominará Sforzinda, ya que su trabajo estaba bajo el
mecenazgo de Francesco Sforza, planteará jardines en nivel de
igualdad con el resto de edificios palaciegos y de gran diversidad,
realizando diseños y descripciones de jardines colgantes
distribuidos en terrazas, laberínticos con significado apotropaico o
Florencia
los más tradicionales concebidos como síntesis de arquitectura y
naturaleza con presencia de decoración escultórica de iconografía
Los intelectuales de la época inmersos en el movimiento mitológica. A la hora de concebir un jardín, su creador se plantea
humanista, que tuvo sus primeras manifestaciones en el campo cuestiones variadas relacionadas con diversos aspectos, que
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 30
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
aunque afines entre sí, afectan a aspectos diferentes de su
morfología; tales cómo la dicotomía entre paraíso terrenal o Centrándonos en las ciudades cabría decir que el crecimiento de
huerto, o la contraposición de ideales estéticos frente a la ciudad medieval había ido robándole espacio al jardín y que su
necesidades reales relacionadas con la agricultura; o la crecimiento en vertical, condicionado por los aspectos defensivos
convivencia de ambos aspectos; ¿piensa igual un arquitecto o un y espaciales, no favorecía la existencia de edificios diseñados con
ingeniero a la hora de planificar un jardín que un experto los tradicionales impluvios o patios centrales, obligando a los
jardinero?; sobre estas cuestiones se irá avanzando a lo largo del arquitectos a idear mecanismos sustitutivos que abrieran los
período y en cada época irá primando uno o varios de los edificios al exterior y pusieran en contacto a sus habitantes, más
aspectos citados lo que conduce a la existencia de una gran que con inexistentes jardines, con el paisaje de las proximidades,
variedad de tipologías. así nacieron las tradicionales loggias en un intento de combinar
las mejores condiciones higiénicas posibles con aspectos
relacionados con necesidades lúdicas y/o estéticas.

Dante pone en boca de su tatarabuelo Cacciaguida, al que


encuentra en el Paraíso que crea en su obra La Divina Comedia
unas palabras sobre la configuración de la Florencia de su tiempo:
“Florencia entonces, con muralla antigua,/ donde tocan campanas
de las horas,/ estaba en paz y del vecino amiga[...]”; esta
descripción no la distingue morfológicamente del resto de las
ciudades italianas; en general inscritas en un recinto cerrado por lo
que se conoce como: cerchia antica; que remite a su fundación
como campamento romano.
Giorgio Martini. Jardín

Interior Ciudad Medieval. Efectos del Buen Gobierno. Lorenzetti. 1338

Jardín. Laberinto. Il Filarete


UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 31
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
la época serán los mecenas favorecedores de las actuaciones
artísticas: los Médici en Florencia, los Sforza en Milán, Federico de
Moltefeltro en Urbino, los Dux de Venecia y también, por supuesto,
las actuaciones de diferentes Papas sobre Roma, etc.

Florencia era un centro creador de primer orden ostentando la


primacía en muchas de las facetas artísticas, la talla, la taracea, la
orfebrería, la escultura, el cuero, los tejidos; los talleres
relacionados con la madera fueron centros de formación de
importantes arquitectos, como Sangallo, los hermanos Maiano,
Pontelli, etc.. Las Crónicas de Benedicto Dei, de 1472, mencionan
iglesias y palacios donde, a través de generaciones, se había ido
acumulando un gran patrimonio artístico; la actividad constructora
fue intensa y la disposición urbanística se hizo cada vez más difícil
Ciudad Medieval. Castillo Podesta. Lorenzetti
de modificar; no obstante la familia Médici favoreció la
construcción de edificios en los que el jardín se convirtió en un
Durante el último tercio del siglo XV finalizaron algunos de los
elemento importante tanto en sus palacios urbanos como en los
conflictos seculares del período anterior abriéndose un periodo de
suburbanos. Inicialmente el palacio Médici Riccardi y luego el
paz en el que se asentaron las nuevas bases políticas y
Palacio Pitti en sus proximidades destacan los jardines Boboli,
económicas que conducirán a una época de progreso y
cuyo núcleo inicial fue construido en esta época. Importante fue el
prosperidad. En Italia el movimiento humanista que germinó en
llamado Jardín de San Marcos hoy desaparecido, situado en las
estas nuevas condiciones cambió la fisonomía de las ciudades. En
proximidades de la plaza de San Marcos entre la calle Cavour y la
Florencia intervinieron los principales artífices de la renovación
de San Gallo, en él creó Lorenzo de Médici lo que se considera la
renacentista, inicialmente creadores como Brunelleschi, Alberti
primera Academia de Arte de Europa, en él bajo el patrocinio del
primero y luego una segunda generación en la que destacan:
escultor Bertoldo de Giovanni, aprendieron algunos de los artistas
Michelozzo, Peruzzi, Rosselino, etc., todos ellos dejaran su huella
más prometedores del momento, entre ellos Miguel Ángel,
en la ciudad transformándola; desde allí se irradiará el proceso de
Leonardo, Baccio de Montelupo, Granacci, etc. La zona era ya
cambio. No obstante las cuestiones defensivas serán todavía
desde la Edad Media una especie de parque de caza,
primordiales en la época y las ciudades crecerán o se construirán
probablemente vallado y próximo al edificio mediceo; por deseo
de nueva planta casi siempre condicionadas por esta cuestión; se
expreso de Clarece Osunos esposa de Lorenzo fue adquirido por
superará la muralla construyéndose en extramuros ganando un
éste a los monjes de San Marcos; colocando en él su colección de
terrero necesario para la expansión, pero nuevamente se volverá a
esculturas antiguas adquiridas en Roma, dándole después el uso
encerrar a la ciudad tras una nueva muralla defensiva; en el caso
mencionado.
de las ciudades ex novo, se realizarán siguiendo las pautas fijadas
por los tratadistas de la época que incluían la planificación de un
sistema defensivo. En estas nuevas ciudades o ciudades
renovadas vuelve a haber un espacio para el jardín que irá
adquiriendo importancia, así lo ponen de manifiesto los planos de
algunas de esas ciudades. Los ciudadanos más preeminentes de
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 32
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
un digno palacio que ocupe el antiguo solar de la casa paterna y
añadir otros edificios”.

Roselino, probablemente aconsejado por Alberti, acomete las


obras y crea en el Palacio Piccolomini uno de los primeros
ejemplos de jardines renacentistas inspirándose en las más
rancias bases del humanismo. El bloque cuadrangular que
conforma un palacio de tres plantas con un patio interior, se sitúa
frente a la Iglesia, al otro lado de la plaza se abre al exterior
mediante una innovadora loggia-mirador que ocupa toda la
fachada meridional y se abre al patio consiguiendo un efecto de
integración del palacio y el jardín con el panorama circundante;
parece adentrarse en el valle y unirse al monte Amiata creando el
Palacio Pitti. Utens. 1559
primer panorama paisajista en un conjunto monumental.

Plano y jardín de Pienza. Rosselino

Planta del Jardín de Boboli. Florencia Otras familias importantes también realizarán intervenciones
interesantes en sus ciudades. Federico de Montefletro, señor de
Otra de las intervenciones más interesantes del período se Urbino entre 1444 y 1482, acomete su transformación encargando
produce en la pequeña ciudad de Pienza cuna de los Piccolomini y diversas obras a los artistas más destacados y elige a Luciano
lugar de nacimiento del Papa Pío II, quien en un viaje a Mantua en Laurana para realizar la transformación de un palacio familiar
1459 visitará la ciudad decidiendo reconstruirla para establecer en medio derruido, situado en una colina próxima al borde del
ella su residencia ideal. Bernardo Rosselino (1409-1464) es el despeñadero de Valbonne, en un edificio emblemático de tres
elegido para llevar a cabo la renovación y construcción de los plantas en el que residir y ostentar su poder; el complejo se
nuevos edificios, según la bula del 13 de agosto de 1462 la desarrolla alrededor de un patio porticado que se convertirá en el
intervención se describe así: “Construir desde sus cimientos una eje urbanístico de la ciudad. En la fachada sudoeste se sitúan los
nueva iglesia de magnífica estructura, enriquecer este lugar con aposentos privados del mecenas en los que un grupo de loggias
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 33
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I
superpuestas y enmarcadas por dos torreones se abren al valle
volviendo a encontrar así la búsqueda de ese sentido paisajístico
ya visto en Pienza; a la derecha el espacio que enlaza este edificio
con el viejo castillo se ordena como un jardín colgante y queda
cerrado al valle por un muro de contención.

Ferrara debe su transformación a la familia d’Este, en ella se lleva


a cabo una gran empresa urbanística aunque condicionada por
motivos defensivos ya que entre 1482 y 1484 mantuvo una guerra
con Venecia que atacará directamente la ciudad; ciudad de gran
prosperidad económica e industrial será amurallada por esta
causa. Pero en su interior su nuevo trazado urbanístico rectilíneo
favorecerá los espacios abiertos y la existencia de jardines.

Mantua, otra ciudad de interés, sufrirá transformaciones a partir de


1423 bajo el mecenazgo de Juan Francisco Gonzaga, el palacio
de los Gonzaga será una fortaleza situada en un ángulo de la Urbino a vista de pájaro
ciudad, formando un conjunto orgánico en el que los jardines
serán un elemento importante.

Ferrara, plano y detalle del trazado

Panorama de Urbino desde Valbona


UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 34
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I

Roma civitatis, orbis terrarum


Mantua. Vista aérea, Palacio Gonzaga

Ahora bien quizás sea Roma la ciudad que con mayor esplendor
verá cambiada su fisonomía, y en este caso las intervenciones de
los diferentes Papas tendrán especial significación. Nicolás V, a
mediados del siglo XV, encarga a Alberti la reorganización de la
capital de Italia y sede del Vaticano; las intervenciones
urbanísticas y arquitectónicas programadas marcarán las
directrices de la política de reformas en la ciudad hasta el siglo
XVIII; programa que, por otra parte, se limita a la denominada
Roma imperial y constantiniana. Según Benévolo, en su Historia
de la arquitectura del Renacimiento, el programa de Nicolás V
contemplaba entre otras cuestiones: “[...] el palacio papal y los
servicios necesarios para el nuevo ceremonial de la Santa Sede:
edificios para oficinas, un teatro, un atrio para reuniones y
cónclaves, una sala para impartir bendiciones, una biblioteca, una
serie de despachos y viviendas, un parque y un jardín botánico
[...]“; es decir que concibe el complejo del Vaticano como una
ciudad independiente; separada de la ciudad profana por el Tíber.
Giannozzo Manetti en su biografía sobre Nicolás V habla del
palacio vaticano como laberinto y paraíso; la representación visible
de la ciudad de Dios y contrapuesta a la ciudad de los hombres.

Jardines Vaticano. Van Cleve. 1587


UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 35
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I

Nicolás V muere habiendo realizado sólo una pequeña parte del


programa que continuará Sixto IV y finalizarán los sucesivos
papas; respecto al tema que nos ocupa la intervención llevada a
cabo por Inocencio VIII (1484-1492) en la villa del Belvedere,
sobre una colina al norte del Vaticano donde se situará un extenso
jardín; ya en época de Julio II, en 1503, realizará su actuación
Donato Bramante, a escala monumental que está considerada un
hito de la historia de la jardinería, irá encaminada a unir la villa de
Inocencio VIII con el palacio papal al pie de la colina; dado el
desnivel y el espacio a cubrir de unos 300 ideará un patio
aterrazado a tres niveles que respecta e incluso enfatiza la
perspectiva del conjunto, Bramante fallece en 1514 acabando la
obra Pirro Ligorio después de 1550; sucesivas actuaciones en la
Belvedere. Vaticano
zona han desvirtuado la obra de Bramante aunque todavía pervive
el carácter unitario con que fue concebida.

Sin duda, podríamos continuar hablando de ciudades italianas y


sus características, buscando sus jardines y poniéndolos como
ejemplo; pero consideramos que con lo expuesto queda clara su
relevancia y su presencia en las ciudades y en los palacios por lo
que no vamos a agotar el tema permitiendo así que el lector
descubra por su cuenta los muchos jardines que no hemos podido
incluir en este breve estudio.

Jardín Cortile. Belvedere. Bramante


UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN SIMÓN – FACULTAD DE ARQUITECTURA Y CIENCIAS DEL HÁBITAT 36
Planificación del Territorio y el Medio Ambiente
PTMA HIS-1
HISTORIA I – Historia Crítica del Hábitat I