Está en la página 1de 30

FORMACION DE LOS SUELOS

La roca, al ser meteorizada, queda


alterada en el mismo lugar donde afloró
en la superficie terrestre. Se va formando
por este proceso un manto homogéneo y
rico en nutrientes, por lo que es
colonizado rápidamente por seres vivos,
como plantas o las lombrices de la
imagen. La acción de estos seres
transforma este manto homogéneo
apareciendo zonas diferenciadas llamadas horizontes.

Suelo, geológicamente hablando, es la capa más superficial, móvil y suelta de la


corteza terrestre, resultado de la meteorización y de la acción de los seres vivos. La
ciencia que estudia los suelos se llama Edafología.

La formación de un suelo depende de factores tan diversos como son:

La roca madre

Es la roca que genera el suelo. Cuanto más dura sea esta roca, más tardará en
meteorizarse y transformarse en suelo.

El clima

En climas húmedos las rocas se meteorizan antes debido a la acción del agua. Esto
permitirá que se forme mejor que en un clima seco.

El relieve

Cuando el relieve es suave los productos de la meteorización quedan donde se


encontraba la roca madre, generando un suelo. Si el relieve es abrupto los
fragmentos de roca meteorizada son arrastrados rápidamente hacia otros lugares. Por
eso en estas zonas es más difícil que se forme un suelo con todos los horizontes, es
decir, un suelo evolucionado.

La formación del suelo es el proceso simultáneo al del desenvolvimiento de una


sucesión primaria. Comienza con procesos físicos de fragmentación relacionados
con la meteorización de la roca inicial o roca madre.
La meteorización puede ser:

- Física o mecánica: por fragmentación de la roca madre, por procesos físicos como
las variaciones de temperatura.

- Química: por reacciones químicas de los minerales iniciales como en el caso del
feldespato del granito que se convierte en arcilla.

- Biológica: por la transformación de los restos vegetales en materia orgánica


descompuesta, que origina la capa de humus. Este proceso lo realizan los
organismos descomponedores : bacterias y hongos.

Los primeros organismos capaces de vivir sobre una roca poco o nada alterada son
los líquenes. Estos organismos contribuyen a la meteorización de la roca debido al
dióxido de carbono que desprenden que, mezclado con el agua, forman ácido
carbónico que ataca a las rocas. Los restos orgánicos de los líquenes se mezclan con
partículas minerales y comienzan a formar suelo fértil.

A medida que la alteración de las rocas progresa, vegetales cada vez más complejos,
como los mofos, los helechos y otras plantas crecen. Sus restos contribuyen en su
mayoría a la materia orgánica a formar una capa cada vez mayor de humus.

Cuando esta capa desaparece, bien por causas naturales o provocadas, el suelo se
erosiona muy rápidamente y pierde las calidades que le permiten el
desenvolvimiento de la vegetación.
SUELO

Es la capa más superficial de la corteza


terrestre, que resulta de la descomposición
de las rocas por los cambios bruscos de
temperatura y por la acción del agua, del
viento y de los seres vivos.

El proceso mediante el cual los fragmentos


de roca se hacen cada vez más pequeños, se
disuelven o van a formar nuevos
compuestos, se conoce con el nombre de
meteorización.

Los productos rocosos de la meteorización se mezclan con el aire, agua y restos


orgánicos provenientes de plantas y animales para formar suelos. Luego el suelo
puede ser considerado como el producto de la interacción entre la litosfera, la
atmósfera, la hidrosfera y la biosfera. Este proceso tarda muchos años, razón por la
cual los suelos son considerados recursos naturales no renovables. En el suelo se
desarrolla gran parte de la vida terrestre, en él crece una gran cantidad de plantas, y
viven muchos animales.

El suelo es la capa superficial de la corteza terrestre en la que viven numerosos


organismos y crece la vegetación. Es una estructura de vital importancia para el
desarrollo de la vida. El suelo sirve de soporte a las plantas y le proporciona los
elementos nutritivos necesarios para subdesarrollo.

El suelo se forma por la descomposición de rocas por cambios bruscos de


temperatura y la acción de la humedad, aire y seres vivos. El proceso mediante el
cual los fragmentos de roca se hacen cada vez mas pequeños, se disuelven o van a
formar nuevos compuestos, se conoce como meteorización.

Los productos rocosos de la meteorización se mezclan con el aire, agua y restos


orgánicos provenientes de plantas y animales para formar suelos. Este proceso tarda
muchos años, razón por la cual los suelos son considerados recursos naturales no
renovables.

Los principales componentes del suelo son: materia orgánica viva y muerta,
representada por restos de vegetales, por hongos, lombrices de tierra, insectos y
otros animales y por el humus (material oscuro y pastoso que se ha formado durante
siglos sobre el perfil del suelo); materia inorgánica, originada por el proceso de
meteorización, produciendo así algo de fósforo, azufre y nitrógeno, los cuales
determinan que un suelo sea fértil para un tipo de cultivo.

También se encuentran el agua, su presencia es de vital importancia, ya que


mantiene en solución los nutrientes que serán aprovechados por las plantas; y el aire,
que ocupa los poros que el agua deja libres, contiene gases atmosféricos, en su
mayoría dióxido de carbono. Según su estado físico, los componentes del suelo se
encuentran en: fase sólida, liquida o gaseosa.

Dentro de las propiedades físicas de los suelos se encuentran la textura, la estructura,


la porosidad, la temperatura, la consistencia y el color. Sus propiedades químicas se
manifiestan en la transformación de las sustancias formadoras del suelo; por
ejemplo, en la presencia de nutrimentos orgánicos e inorgánicos, el intercambio de
iones y la acidez del suelo (pH).

Existen varias clasificaciones de los suelos, que dependen de los criterios utilizados
para realizarlas; los petrográficos, que se toma en cuenta el predominio de uno de
los integrantes de la fracción mineral de éstos, de donde resultan suelos silíceos,
arcillosos, calizos, salinos, etc. Los genéticos, que toman en cuenta el proceso que
les dio origen, están los autóctonos y los alóctonos. Y por último, los climáticos,
donde cada uno de ellos corresponde a una zona climática de la Tierra, por ejemplo,
suelo de zona intertropical.

Por otro lado, se tiene que la palabra suelo se refiere a la extensión de territorio que
pertenece a un estado o país. Por ejemplo; una de mis metas en esta vida es pisar
suelo extranjero.
CONCEPTOS GENERALES

El suelo se puede considerar un constituyente o


un sistema natural que es parte integrante del
medio ambiente y que esta bajo la influencia del
clima y del medio biológico.

El reconocimiento de la ciencia del suelo a


ayudado a ver la importancia que tiene sobre las
características del medio ambiente lo que ha
creado un mayor interés en esta ciencia.

EI suelo como palabra puede tener diferentes


significados o ser utilizado en varias formas, esta
palabra deriva de la palabra latina solum que
significa piso o superficie.

El diccionario de términos geográficos lo define como una capa fina que cubre la
mayor parte de la superficie terrestre, y que comprende partículas minerales
formadas por la alteración física y química de las rocas, materia orgánica mas o
menos descompuesta, organismos vivos, y el agua y la atmósfera que ocupan los
espacios micro y macro capilares, respectivamente. Tiene una estructura física
determinada y diversos componentes químicos.

Se pueden clasificar en:

-zonal: se encuentran en extensas zonas

-intrazonal: resultan de rocas madre determinados

-azonal: formados por materiales recientes

Los principales índices morfológicos son:

Composición del perfil del suelo

· Profundidad del suelo y sus distintos horizontes

· Color

· Textura
· Estructura

· Consistencia

· Nuevas formaciones

· Intrusiones

Las características del suelo de un mismo tipo consisten en la semejanza de:

1.- Contenido, origen y grado de descomposición de la materia orgánica

2.- Procesos de descomposición de minerales y de síntesis de nuevas formaciones


minerales.

3.- Carácter de la migración de sustancias.

4.- Composición del perfil

5.- Orientación determinada de las medidas para mantener y elevar el nivel de


fertilidad.

El perfil del suelo.

Este consiste en una determinada sucesión de capas o también llamados horizontes


genéticos en dirección vertical. Estos horizontes se distinguen entre sí por su color,
estructura, consistencia y otros índices morfológicos. Los horizontes también
difieren por su composición química, textura y dentro (interior) de estos horizontes
los procesos microbiológicos transcurren de distinta manera.
CONCEPTOS DE GEOMORFOLOGIA

La geomorfología se basa en el análisis de


las características de la corteza del planeta
Tierra. Se trata de una rama de la
geología, la ciencia dedicada a estudiar la
forma interior y exterior del globo
terráqueo, teniendo en cuenta las materias
que lo forman y las variaciones registradas
desde su origen.

El objeto de estudio de la geomorfología


es la forma de la superficie de nuestro planeta. Para avanzar en sus conocimientos,
parte del origen de la Tierra y llega hasta la actualidad, procurando comprender los
diversos procesos que se desarrollaron a lo largo de la historia.

Las alteraciones del relieve desde que emerge del nivel mar hasta que se reduce por
la influencia de diversos agentes componen el llamado ciclo geográfico. Este ciclo
marca la evolución de la geomorfología a lo largo del tiempo, siendo una
consecuencia de procesos destructivos y constructivos que se llevan a cabo de una
manera dinámica.

Es importante tener en cuenta que la fuerza de gravedad busca equilibrar los


desniveles del relieve, haciendo que las regiones que se elevan registren una
tendencia a la caída, mientras que las zonas deprimidas se van colmatando
(rellenando).

Los factores que desencadenan los procesos de la geomorfología son variados.


Puede tratarse de factores geológicos internos (como el vulcanismo, la orogénesis y
la tectónica), factores geológicos externos (el viento, la presión atmosférica, las
precipitaciones, etc.), factores bióticos (animales y vegetación) y factores antrópicos
(el accionar del ser humano).
COMPONENTES DE SUELO

En los suelos existen dos tipos de


componentes, los componentes bióticos,
los seres vivos, y los componentes sólidos
del suelo, que representan el 50% de su
volumen, se encuentra en partículas
minerales y el humus.

- Partículas Minerales: Según su tamaño,


se dividen en arenas, limos y argilas.
Proceden de las descomposición de las
rocas por agentes geológicos y químicos. Las cantidades relativas de partículas en
un suelo determinan el tipo de vegetación que puede crecer en el.

- Humus: Es una materia de color escura, formada por la mezcla de restos de seres
vivos y partículas minerales. El humus contribuye a formar una especie de
"cubierta" alrededor de las partículas de arena que ayuda a que esta se adhiera a las
argilas y a otras partículas minerales.

El otro 50% del suelo lo forman los poros, ocupados por aire y agua en proporciones
similares.

Para todo ser vivo el suelo tiene una gran importancia. No solo nos otorga
equilibrio, también nos sostiene y da alimento. En consecuencia, vale la pena
considerar cuáles son los componentes del suelo. Se denomina suelo a todo lo que
pisamos, a la superficie con la que todo ser vivo hace contacto. Nos da la vida, ya
que sobre él, se desarrollan árboles y plantas que nos dan oxígeno.

El suelo es la parte más externa de la corteza terrestre. Podríamos decir que está
compuesto de historia, pues contiene partículas de todos los procesos evolutivos de
la tierra. Y es aquí donde podemos pensar en su formación, lo cual ha sido algo
complejo.

Componentes del suelo

Los componentes del suelo son los siguientes:

Materia orgánica: es el producto de la descomposición de plantas y animales


muertos. Esta materia en descomposición aporta ciertos elementos que el suelo
necesita para desarrollarse y funcionar con propiedad. Sufre un proceso de
transformación en nutrientes que las mismas plantas pueden usar para alimentarse.
Se puede decir que se trata de un ciclo de retroalimentación: al morir una planta o un
animal, vuelven a transformarse en vida como parte del suelo.

Materia inorgánica: está compuesta por minerales obtenidos por la degradación de la


roca madre, que se deshace lentamente con el pasar de los años. Ciertos factores
influyen en la formación de la materia inorgánica: el agua y el viento. Son los
responsables de arrastrar de manera natural todos esos minerales.

Agua: funciona como una especia de disolvente. Ayuda a que puedan incorporarse
con facilidad y uniformidad los minerales, facilitando la mezcla de material
inorgánico con material orgánico. El agua además, es la raíz de la vida. Las plantas y
todos los seres vivos la requieren para desarrollarse.

Aire: entre las partículas que forman el suelo, siempre quedan espacios de aire.
Estos se unen con gases atmosféricos para desarrollar un tipo extra de nutrientes. El
aire además deja espacio para que el agua pueda circular libremente.

Suelo para la vida

Sabemos la importancia que tiene el suelo para fomentar y sustentar la vida en el


Planeta. En tal sentido cada uno de sus compuestos cobra relevante importancia.
Podemos resumir en términos matemáticos los componentes del suelo. El 45% lo
ocupa la materia inorgánica, el 5% le corresponde a la materia orgánica. En
proporciones iguales actúa el agua y el aire, es decir, 25% cada uno.

Vemos entonces como el mayor rango de compuesto lo constituye la materia


inorgánica. Dependiendo del tipo de suelo, pueden algunos contener mayor o menor
cantidad de minerales. Se trata de arcilla, limo y arena. La arena está formada por
fragmentos de cuarzo, es muy permeable, el agua pasa por ella con mucha facilidad.
El limo es una combinación de rocas de cuarzo, dependiendo de su composición
pueden ser permeables. La arcilla, en cambio, es la más rica de los minerales del
suelo, y contiene nutrientes como hierro, potasio y calcio.

La materia orgánica aporta muchos nutrientes. La materia de origen animal y vegetal


es primordial. Pero los microorganismos y otros elementos vivos también cumplen
un rol importantísimo en la composición de los suelos. Resulta necesario mencionar
el valor que tiene el humus, las lombrices, hormigas, bacterias y hongos.
La presencia de aire crea el escenario perfecto para que las raíces de las plantas
puedan respirar. Facilita la vida de los microorganismos y la función que éstos
cumplen. Es por ello que más del 20% del suelo está compuesto por aire. Finalmente
el agua es indispensable para disolver los minerales que serán absorbidos por las
plantas para su crecimiento y sano desarrollo.

De esta manera nos damos cuenta cuán importante es el suelo para sustentar la vida
sobre el planeta Tierra.

Aquellos elementos que componen el suelo pueden ser calificados en inorgánicos,


como por ejemplo la arena, la arcilla, el agua y el aire; y por otra parte en orgánicos,
como son los restos de plantas y animales.

Para destacar uno de los componentes orgánicos de los suelos podemos mencionar al
humus.

En referencia al humus, el mismo se encuentra en las capas superiores de los suelos


a la vez que termina constituyendo el producto final de la descomposición de los
restos de plantas y animales, conjuntamente con algunos minerales.

Confiere un alto grado de fertilidad a los suelos, mientras que en cuanto a su


composición, tiene un color de amarillento a negro.

Además, los componentes del suelo pueden ser calificados en tres fases:

Fase sólida: esta etapa comprende específicamente los minerales formados por
compuestos relacionado con la litosfera, como por ejemplo sílice o arena, arcilla o
greda y cal. Además incluye el humus.

Fase líquida: la misma está integrada por el agua de la hidrósfera, la cual se filtra por
entre las partículas del suelo.

Fase gaseosa: es aquella compuesta similarmente al aire que respiramos, aunque


tiene una mayor proporción de dióxido de carbono. Por otra parte se debe considerar
que presenta un contenido muy alto de vapor de agua. En aquellos casos en los que
el suelo es muy húmedo, los espacios de aire disminuyen llenándose de agua.
EL PERFIL DEL SUELO

El perfil de un suelo es la sección o corte


vertical que describen y analizan los
edafólogos con vistas a describirlo y
clasificarlo. Este suele tener un metro o dos
de profundidad, si la roca madre, o el material
parental, no aparece antes. Este modo de
proceder, no significa que puedan alcanzar
mucho mayor espesor en algunas ocasiones,
sino que con vistas a clasificarlos tan solo se
utilizan los mencionados uno o dos metros
superficiales, dependiendo de la taxonomía
concreta que utilicemos. Como profesionales
solemos incurrir en la manía de pasar a hablar inmediatamente de sus horizontes
constituyentes. Sin embargo, puede darse el caso que un suelo (o medio edáfico) no
atesore más que uno o dos horizontes (a veces muy parecidos), siendo fácil
confundir a los no iniciados. Por tanto, esta es la primera lección que debemos
aprender: no todos los perfiles de suelos tienen que estar necesariamente
constituidos por varios horizontes. Existen dos razones principales.

1. Que el suelo sea muy joven y no transcurriera el tiempo necesario para que se
desarrollen estas estructuras macro-morfológicas y (….)

2. Que existan procesos que tiendan a homogeneizar el perfil impidiendo la


emergencia de estas capas. Si este es el caso hablamos de edafoturbación, por cuanto
existen diversos mecanismos que pueden ser responsables de mezclar los materiales
e impedir que se generen. Pero también puede ocurrir que los materiales se remocen
una y otra vez, mezclando y destruyendo una horizonación previa, si ésta existía.
¿Qué mecanismos?: hielo, procesos mecánicos relacionados con la propia naturaleza
de los materiales edáficos (especialmente su contenido y tipo dominante de arcilla),
la actividad de los organismos del suelo, etc. (ver post “Horizonación vs
Haploidización: Mecanismos Naturales de Destrucción de los Horizontes del
Suelo”).

Pero vamos a entrar en detalles. El perfil del suelo, en el sentido amplio del término
puede dividirse en 6 capas y horizontes, sin que esto signifique que no puedan faltar
algunas de ellas. Estas serían según profundizamos desde la superficie:
1. Los horizontes orgánicos desprovistos de materia mineral, llamados a
menudo “0” u “H”

2. Los horizontes órgano-minerales, es decir más o menos ricos en materia


orgánica y mineral. Estos suelen calificarse como horizontes “A”

3. Los horizontes de lavado, en el que los minerales más fáciles de descomponer


por la acción del clima, organismos y materia orgánica, desprenden partículas (limos
arcilla, moléculas orgánicas, nutrientes) al siguiente horizonte. Se trata de los
horizontes “E”.

4. Los horizontes minerales edafizados, es decir muy afectados por los procesos
que ocurren en el suelo, a los que se suelen denominar horizontes “B”

5. Horizontes poco edafizados en donde puede discernirse la estructura de la


roca o material parental de la que proceden los suelos y que reciben el apelativo de
Horizonte

“C”.

6. La roca madre o material parental, poco o no alterada, a la que denominamos

“R” o “D.

En la práctica, los horizontes orgánicos no “suelen” tenerse en cuenta con vistas a la


clasificación de un suelo, como tampoco los R (“en general”), ya que en sentido
estricto no forman parte de él. Los últimos son rocas y su estudio concierne a la
litología (geología), mientras que los primeros pueden ser muy efímeros, pudiendo
cambiar de morfología en pocos años. Más aun, muy a menudo los horizontes E o
no aparecen o son difíciles de discernir. Por estas razones, en muchos cursos tan solo
se mencionan los Horizontes A, B y C. Una clasificación sencilla de los horizontes
orgánicos la podéis encontrar pinchando en este post: “Capas y horizontes
orgánicos del perfil edáfico”. Para clasificar correctamente los horizontes R debe
utilizarse una clasificación litológica.

Tampoco debe olvidarse que el perfil del suelo puede albergar horizontes de
transición entre el suprayacente y subyacente, atesorando propiedades intermedias.
Cuando esto ocurre, con vistas a su denominación, de uno u otro modo, se utiliza
una combinación de las letras que designan a los horizontes principales entre los que
se encuentran (por ejemplo, AB, AC, etc.).
Generalmente, los suelos más jóvenes o menos evolucionados tienen una
horizonación muy simple de su perfil del suelo. Esta es del tipo A – R. Conforme,
evolucionan, el número de horizontes tiende a incrementar, si no existen los
comentados procesos de edafoturbación. Tal como aparece en el siguiente esquema.

El horizonte A tiende acumular materia orgánica tornándose, por lo general, más


oscuro que los demás. El problema para ser precisos radica en que existen muchos
subtipos de horizontes distintos para cada uno de los tipos mencionados.

¿Se mantiene siempre la secuencia de horizontes previamente descrita desde la


superficie hasta el material parental? La respuesta obligatoria a esta cuestión debe
ser : ¡No!. Se trata de un modelo ideal, pero existen circunstancias muy variadas que
dan lugar a excepciones a esta regla. Pongamos un par de ejemplos. Los suelos de
las cimas de una ladera pueden erosionarse y transferir sus materiales a los de
posiciones más bajas. No es inusual que en ciertas ocasiones un perfil “normal” se
encuentre recubierto por los materiales de horizontes generados colina arriba,
generando secuencias atípicas en donde un horizonte A, B, o C puede superponerse
a otro A del perfil de un suelo ya cerca de la base de la ladera. Del mismo modo, un
perfil edáfico puede ser sepultado por una capa de lava, que al enfriarse se
transforma en roca. El resultado es que un horizonte R se superpone a un perfil
normal. Existen otras muchas combinaciones que podrían citarse. Sin embargo, en
ausencia de perturbaciones lo normal es que la secuencia se mantenga, con un mayor
o menor número de horizontes.

La mayor parte de los horizontes son más o menos paralelos a la superficie del
suelo, como se puede observar en la siguiente figura, sin que ello quiera decir que no
sean exactamente paralelos a la superficie del terreno, ya que las fronteras entre unos
y otros pueden ser muy sinuosas.
MINERALOGIA DE SUELOS

Los minerales de las arenas constituyen


una fracción estable que solo se altera
muy lentamente. A pesar de representar
un material bastante inerte, poco activo
químicamente, se consideran de gran
interés desde el punto de vista de la
utilización agrícola. Esto es debido a que
los minerales de las arenas al alterarse
lentamente representan la fertilidad futura
del suelo. Por ello la determinación de la mineralogía de las arenas constituye una
eficaz medida de las reservas naturales de los suelos.

En la siguiente tabla relacionamos a los minerales de las arenas desde el punto de


vista de las posibilidades de aporte de nutrientes al suelo. Los minerales más
interesantes serán aquellos que presenten unos determinados nutrientes en sus
estructuras y que presenten una velocidad de alteración alta a media (por ejemplo,
los piroxenos y los anfíboles). En el otro extremo tenemos al cuarzo como ejemplo
representativo de mineral muy estable y además con una composición química que
carece de interés desde el punto de vista nutritivo.

Cualquier planificación del uso de los suelos de una determinada región debería ir
acompañado de un estudio mineralógico de las arenas. De esta manera se podrá
determinar qué tipos de suelos se deben de preservar (independientemente de que su
fertilidad actual) para que no vayan a quedar agotados en un futuro próximo.

Por ejemplo, en la siguiente figura se reproduce la mineralogía de dos suelos, con


unas posibilidades de explotación muy diferentes.
Teniendo en cuenta la facilidad de alteración y los elementos liberados (como se ha
reflejado en la tabla anterior) es posible desarrollar fórmulas para evaluar la
fertilidad futura de los suelos en base a la mineralogía de las arenas.

La relación entre minerales del suelo y las especies de cactáceas puede ser un
indicador de la distribución de estas plantas. El objetivo de este estudio fue
determinar la composición mineralógica de los suelos y su relación con especies de
cactus en el sureste de Chihuahua. El muestreo se llevó a cabo en el 2009. Las
muestras de suelo fueron recolectadas en 34 sitios y se analizaron mediante
difracción de rayos-X. Mediante ANOVA y la t de Student se probó la relación
entre: tipos y porcentaje de minerales, tipos de suelo y cactus. Los resultados de
laboratorio identificaron 15 minerales de los cuales cuarzo, calcita, albita y sanidina
fueron dominantes y 32 especies de cactus, de las cuales Opuntia engelmannii, O.
imbricata y O. leptocaulis fueron las más frecuentes. En cuanto a los tipos de suelo,
hubo significativamente más cactus en suelos derivados de tobas y calizas en
comparación con los derivados de basaltos y granitos. La prueba t de Student
comprobó la relación significativa (p < 0,05) entre sanidina y O. leptocaulis y O.
macrocentra. El Teorema de Bayer indicó que la calcita, el cuarzo y la sanidina se
relacionaron con O. engelmannii (31.99 %), O. macrocentra (27.86 %) y O.
leptocaulis (28.13 %), respectivamente. En conclusión, los minerales que tuvieron
relación significativa con los cactus fueron sanidina, calcita y cuarzo; también fue
significativa su relación con suelos derivados de toba, riolita y caliza y marcada su
escasez en basaltos, suelos aluviales y conglomerados.
ROCAS Y MINERALES

Están constituidos por materiales sólidos, naturales e


inorgánicos, formados a partir de magma o de la
alteración de minerales ya existentes. Por tanto, cada
uno tiene una estructura química que depende de su
composición, y unas propiedades físicas definidas.

En cuanto a la estructura química:

Los minerales tienen sus átomos ordenados, formando


una celda unidad o celdilla elemental que se repite en
su estructura interna, y que da lugar a formas
geométricas determinadas, no siempre visibles a
simple vista.

Las celdas unidad forman cristales que se agrupan y forman una estructura de red o
malla cristalina.Los cristales que constituyen minerales se forman, normalmente,
con gran lentitud. Cuanto más lenta es su formación, más ordenadas se encuentran
sus partículas y, por tanto, mejor es la cristalización.

Los cristales se forman o crecen según unos ejes o planos de simetría. Los sistemas
cristalinos agrupan a las 32 clases de simetría que puede tener un cristal. Estas clases
de simetría se agrupan en los siete grupos fundamentales siguientes:

Los cristales de un mineral generalmente no se presentan aislados sino que forman


agregados:

Si dos o más cristales crecen según un plano o eje de simetría forman una estructura
mineral llamada macla; por ejemplo, el cuarzo cristal de roca (ver tipos de maclas).

Cuando un mineral recubre la superficie de una roca se forma una drusa o dendrita;
por ejemplo, la pirolusita.
Cuando un mineral cristaliza en la cavidad de una roca se forman estructuras
llamadas geodas; por ejemplo el olivino. Algunas pueden ser de gran tamaño, como
la geoda de la mina Pulpí de Almería.

2. Clasificación de minerales

Existen diferentes criterios para clasificar los minerales.

Según su composición, una clasificación sencilla de minerales es:

Metalíferos: formados a partir del magma, son mena de metales. Son minerales
metalíferos: cobre y plata nativos, oligisto, limonita, magnetita, pirita, casiterita,
escalerita o blenda, bauxita, calcopirita, malaquita, azurita, pechblenda, cinabrio.

2. No metalíferos

a) Silicatos, minerales cuyo componente principal es el sílice. Se forman a partir del


magma que sube desde la Astenosfera. Son minerales: olivino, almadía, augita,
eclógica, hornablenda, talco, biotita, moscovita, cuarzo, ortosa (feldespato), albita y
anortita (plagioclasas), arcillita.

b) Sales minerales: formados a partir de sales que precipitan cuando se evapora el


agua de mares y océanos, o de la recristalización de otros minerales. Son minerales
formados por precipitación: calcita, magnesita, halita, silvina, yeso, anhidrita.
(actividad 1: Formación de cristales de sal por precipitación química).

c) Otros componentes (nativos no metales, carbonatos y haluros): formados a partir


CLASIFICACION DE LAS ROCAS METEORIZACION

La meteorización es la desintegración y
descomposición de una roca en la superficie
terrestre o próxima a ella como consecuencia de
su exposición a los agentes atmosféricos, con la
participación de agentes biológicos.

A continuación vamos a ver un video en el que se


muestra su proceso y los tipos de meteorización
que existe.

Existen dos tipos de meteorización:

Meteorización Física: La meteorización física son los procesos que dan lugar a la
disgregación de la roca, son siempre físicos no cambian la composición de sus
minerales.

Esisten 5 maneras de producirse la fragmentación de la roca

Gelifracción:Es la rotura de la rocsdebido a la acción de cuña que realiza el agua al


congelarse en el interior de las grietas de la roca.

Descomprension:Es la expansión que experimentan las rocas que se han formado en


el interior de l acorteza terrestre cuando asciende a la superficie.

Abrasión:Es el roce ocasionado sobre las rocas por los pequeños clastos que son
transportados por el viento, por corrientes fluviales o por el olejae.

Impacto: Los golpes producidos por la caída de rocas puede provocar la fracción,
tanto de los materiales caídos como de los que reciven impacto.

Termoclastia: Es debida a las grandes diferencias de temperatura que puede


producirse entre la superficie de la roca y su interior cuando se encuentran expuestas
al sol.
TIPOS DE METEORIZACION

Física

Consiste en la disgregación de las rocas en


fragmentos menores, pero sin que cambie su
naturaleza. La producen habitualmente los
cambios de temperatura.

Uno de los casos más habituales es la acción


del hielo: el agua se introduce en las pequeñas
grietas de las rocas, y al congelarse aumenta su tamaño, por lo que presiona a la
roca, que llega a romperse en trozos pequeños. Así se forman los canchales en las
laderas de las montañas.

El mismo efecto se produce cuando las diferencias de temperaturas son muy grandes
entre el día y la noche, ya que las dilataciones y contracciones continuas llegan a
romper la roca.

Química

En este caso se altera la naturaleza de las rocas, que se transforman en sustancias


diferentes. El principal agente es el agua.

La oxidación consiste en la reacción del oxígeno disuelto en agua con las sustancias
que forman las rocas. Se producen óxidos e hidróxidos, más blandos, menos
compactos y más solubles que la roca original. Se aprecia sobre todo en rocas que
contiene hierro, que toman un aspecto rojizo o amarillento.

La carbonatación consiste en la acción del dióxido de carbono disuelto en agua


sobre rocas formadas por carbonato de calcio. En el proceso se forma bicarbonato de
calcio, que es soluble en agua, produciéndose la solubilización de la roca.

Biológica

Está producida por la acción de los seres vivos. Por ejemplo, las raíces de las plantas
fracturan las rocas, disgregándolas, y los animales excavadores desmenuzan las
rocas al construir sus madrigueras.
MINERALOGIA DE SUELOS

Factores como el material parental y


formadores biológicos además de agentes
físicos y químicos como la exfoliación y
el intercambio catiónico dan origen a los
suelos y minerales.

Identificar la estructura de los suelos


sobre todo su composición mineralógica
es fundamental ya que controla la forma, tamaño propiedades y comportamiento de
los suelos.

En la formación de minerales arcillosos intervienen mecanismos de herencia,


neoformación y transformación asimismo su estructura y enlaces atómicos nos
brindan información sobre el grupo de mineral arcilloso y sus propiedades. Dentro
de la interacción química entre el suelo y el agua la teoría de la Doble Capa Difusa
nos explica los mecanismos por los cuales las moléculas de agua se atraen a la
superficie de la partícula de arcilla. Para conocer cómo se forma el suelo es
necesario entender la influencia del transporte, erosión y deposición de sedimentos,
así como sus cambios post deposicionales por ende se ahondará en estos conceptos y
en los cambios físicos y químicos que ocurren durante la conversión del sedimento
en roca sedimentaria.

Estructura:

 Comportamiento, Geología y Formación de los Suelos


 Evolución de los Minerales Arcillosos
 Estructura y Tipos de Enlaces Atómicos de los Mine- rales
 Interacción Química Agua-Suelo Teoría de la Doble Capa Difusa
 Erosión, Transporte y Deposición
 Cambios Post Deposicionales en Sedimentos: Diagénesis
FACTORES QUE AFECTAN LA METEORIZACION DE LOS MINERALES
PRIMARIOS

Como hemos visto, son muchos los


mecanismos que actúan de forma
coordinada para producir la meteorización.
Cada uno precisa de unas condiciones más
o menos importantes para actuar, en forma
de una serie de factores condicionantes:

El clima tiene, como ya se ha indicado


anteriormente, una influencia fundamental,
ya que controla la mayor o menos
abundancia de agua (principal agente de la meteorización) y de vegetación. Otro
factor asociado es la temperatura y sus oscilaciones.

Así, el clima más favorable para los procesos de meteorización es el tropical, en el


que la abundancia de agua, unida a las altas temperaturas existentes, favorece la
mayor parte de los mecanismos erosivos analizados. En climas extremos siempre
habrá un agente muy predominante: en climas muy fríos serán los propios del
arrastre por el hielo (acción de los glaciares), en los muy secos y cálidos, la acción
del sol, etc.

La litología tiene una influencia decisiva sobre determinados mecanismos. Hay


rocas, como las cuarcitas, que por su estabilidad química apenas son afectadas por
los procesos de meteorización química, y por su dureza, tampoco por los de tipo
físico; por eso, normalmente aparecen formando altos topográficos. Otras presentan
distintas características en función del clima. Los granitos se alteran con gran
facilidad en climas cálidos por la hidrólisis de sus feldespatos, mientras que en
climas fríos y secos resisten bien los efectos de la meteorización. De igual manera,
las calizas necesitan climas cálidos y húmedos para que se produzca su disolución.
Una observación importante es que en las rocas ígneas la estabilidad de los
minerales que las forman (Serie de Goldich) es contraria al orden en que se forman,
definido por la denominada Serie de Bowen.

Factores asociados al litológico son la porosidad y permeabilidad que pueda


presentar la roca, y su mayor o menos grado de fracturación tectónica, que favorecen
la infiltración de aguas superficiales, favoreciendo a su vez los procesos de
meteorización química y/o biológica.
La topografía, o las formas locales del relieve, pueden afectar a algunos de los
mecanismos activos de erosión: por ejemplo, las laderas de solana sufren procesos
distintos que los de las de umbría. En las primeras los veranos serán favorecedores
de los procesos que implican la insolación, mientras que en las segundas durante los
inviernos la acción del hielo podrá ser un agente erosivo importante. También el
hecho de que exista una pendiente favorece procesos distintos a los propios de las
planicies; en las primeras el agua discurre arrastrando los iones, mientras que en las
segundas se produce un contacto más continuado entre el agua cargada de sales y las
rocas. Así, por ejemplo la laterización requiere un relieve muy suave.

La actividad biológica afecta también a los mecanismos de meteorización activos.


En términos generales, la presencia de una cubierta vegetal continua favorece los
procesos de meteorización química, mientras que la ausencia de ésta favorece los de
tipo físico.

El tiempo favorece los procesos de meteorización, en general: todos estos procesos


son de carácter lento, con lo que cuanto más tiempo queden sometidas las rocas a la
acción de la intemperie, mayor facilidad tendrán los procesos erosivos para actuar.
Así, si las rocas que albergan un depósito mineral son rápidamente cubiertas por
otras (p.ej., sedimentarias o volcánicas), éste será preservado de los procesos
erosivos. En este sentido, la tectónica regional puede jugar un importante papel.
ESTRUCTURAS CRISTALINA DE LOS MINERALES PRIMARIOS Y
SECUNDARIOS DEL SUELO

A los componentes inorgánicos de los suelos


se les agrupa en minerales primarios
(aquellos que no han sufrido cambios
químicos desde su formación inicial) que se
acumulan principalmente en las fracciones
de arena y limo y en minerales secundarios
(aquellos que resultan de la descomposición
de los minerales primarios y recombinación
de los productos) y predominan en las
arcillas. Al desarrollarse los suelos,
generalmente ocurre un enriquecimiento de materia orgánica y la pérdida de los
elementos químicos de mayor solubilidad.

Los silicatos y aluminosilicatos son los principales componentes de la mayor parte


de los minerales que constituyen las rocas y muchos suelos. Los minerales son
sustancias inorgánicas con composiciones y propiedades características, cada
mineral tiene una estructura molecular y composición propia, pero por el proceso de
sustitución isomórfica pueden ser reemplazados algunos elementos químicos por
otros de radio iónico similar produciendo variaciones en la composición de los
minerales.

METEORIZACION DE LOS MINERALES SECUNDARIOS

La meteorización en los suelos se lleva a cabo a través de un conjunto de fenómenos


de descomposición y de síntesis que generan diferentes compuestos sencillos como
los óxidos y complejos como los silicatos. (CODELCO, 2008)

Los silicatos se clasifican en tres grupos:

– Silicatos laminares o filosilicatos, se encuentran en suelos moderadamente


meteorizados y predominan en regiones que han sufrido glaciación. Estos se
subdividen en cuatro grupos: las kanditas o minerales caoliníticos o dimórficos; los
minerales trimórficos; las cloritas o minerales tetramórficos y los minerales
interestratificados. (CODELCO, 2008)
FISICA DE SUELOS

La física del suelo trata el estudio de las


propiedades físicas del suelo y los procesos
físicos que ocurren dentro y en su
superficie, y que son importantes en el
sector agrícola para predecir los factores
que intervienen en ecosistemas naturales y
simulados como el crecimiento de las
plantas, el manejo del suelo y del agua. Se
basa en los principios de la física, la
química física, la ingeniería, y la meteorología.

Es especialmente importante en estos días porque la mayoría de los agricultores


requieren un entendimiento de los ecosistemas agrícolas. los principios de la física
del suelo también se aplican para hacer frente a problemas prácticos de la
agricultura, la ecología y la ingeniería

TEXTURA

La textura del suelo se refiere a la proporción de componentes inorgánicos de


diferentes formas y tamaños como arena, limo y arcilla. La textura es una propiedad
importante ya que influye como factor de fertilidad y en la habilidad de retener agua,
aireación, drenaje, contenido de materia orgánica y otras propiedades.

El triángulo de textura de suelos según la FAO se usa como una herramienta para
clasificar la textura. Partículas del suelo que superan tamaño de 2.0mm se definen
como piedra y grava y también se incluyen en la clase de textura.Por ejemplo, un
suelo arenoso con 20% de grava se clasifica como franco arenoso con presencia de
gravas. Cuando predominan componentes orgánicos se forman suelos orgánicos en
vez de minerales.

La textura de un suelo es la proporción de los tamaños de los grupos de partículas


que lo constituyen y está relacionada con el tamaño de las partículas de los
minerales que lo forman y se refiere a la proporción relativa de los tamaños de
varios grupos de partículas de un suelo. Esta propiedad ayuda a determinar la
facilidad de abastecimiento de los nutrientes, agua y aire que son fundamentales
para la vida de las plantas.
Para el estudio de la textura del suelo, éste se considera formado por tres fases:
sólida, líquida y gaseosa. La fase sólida constituye cerca del 50 % del volumen de la
mayor parte de los suelos superficiales y consta de una mezcla de partículas
inorgánicas y orgánicas cuyo tamaño y forma varían considerablemente. La
distribución proporcional de los diferentes tamaños de partículas minerales
determina la textura de un determinado suelo. La textura del suelo se considera una
propiedad básica porque los tamaños de las partículas minerales y la proporción
relativa de los grupos por tamaños varían considerablemente entre los suelos, pero
no se alteran fácilmente en un determinado suelo.

ESTRUCTURA

La partículas texturales del suelo como arena, limo y arcilla se asocian para formar
agregados y a unidades de mayor tamaño nombrados por peds. La estructura del
suelo afecta directamente la aireación, el movimiento del agua en el suelo, la
conducción térmica, el crecimiento radicular y la resistencia a la erosión. El agua es
el componente elemental que afecta la estructura del suelo con mayor importancia
debido a su solución y precipitación de minerales y sus efectos en el crecimiento de
las plantas.

DENSIDAD

Mediante la determinación de la densidad se puede obtener la porosidad total del


suelo. Se refiere al peso por volumen del suelo. Existen dos tipos de densidad, real y
aparente. La densidad real, de las partículas densas del suelo, varía con la proporción
de elementos constituyendo el suelo y en general está alrededor de 2,65. Una
densidad aparente alta indica un suelo compacto o tenor elevado de partículas
granulares como la arena. Una densidad aparente baja no indica necesariamente un
ambiente favorecido para el crecimiento de las plantas.
EGRAFIA

http://recursostic.educacion.es/ciencias/biosfera/web/alumno/3ESO/Agentes_1/conte
nidos4.htm

https://bioygeologia.weebly.com/la-formacioacuten-del-suelo.html

https://conceptodefinicion.de/suelo/

http://enlacegeografia.blogspot.com/2012/08/conceptos-basicos-del-suelo.html

https://definicion.de/geomorfologia/

https://www.webdelprofe.com/cuales-los-componentes-del-suelo/

http://elbibliote.com/resources/destacados/notad357.html

http://www.madrimasd.org/blogs/universo/2008/10/02/102439

http://edafologia.ugr.es/arenas/fertilid.htm

http://www.jisanta.com/geologia/index%20minerales.htm

https://sites.google.com/site/geologiaprocesosrocas/formacion-de-las-rocas

http://e-
ducativa.catedu.es/44700165/aula/archivos/repositorio/500/528/html/Unidad_06/pag
ina_7.html

https://www.gestiopolis.com/origen-formacion-mineralogia-los-suelos/

https://es.scribd.com/document/266842272/Factores-Que-Influyen-en-La-
Meteorizacion

https://html.rincondelvago.com/minerales-primarios-del-suelo.html

https://titalema.wordpress.com/2011/05/10/minerales-secundarios/

http://www.fao.org/soils-portal/soil-survey/propiedades-del-suelo/propiedades-
fisicas/es/
Universidad Rural de Guatemala
Carrera: Ingeniería Agronómica
Sede y Código: Escuintla 018
Estudiante y Carné: Wendy Paola Santos Osorio. 18-018-0244
Semestre Académico y Año: Tercer Semestre 2019
Ing. Julio César Prado

Primer Texto Paralelo de la Asignatura de Edafología

Escuintla, 17 de marzo de 2019


INTRODUCCION

El conocimiento de los recursos naturales, su ubicación, sus características y su


potencial, es uno de los prerrequisitos para encarar una planificación eficiente que
conduzca al desarrollo armónico.

Uno de los recursos naturales más importantes es el suelo. Su conocimiento se


obtiene a través de levantamientos que indiquen las varias clases de suelos que
podrían usarse para determinar los cultivos que pueden desarrollarse exitosamente.
Los estudios de suelos pueden usarse para determinar la adaptabilidad de tierras
nuevas para la colonización, o para proyectos de irrigación y drenaje. Los estudios
pueden ayudar también para determinar los problemas de erosión, que tan
seriamente atañe a las tierras de El Salvador. Estos levantamientos suministran la
información básica necesaria para los planes reguladores del uso de la tierra, de
urbanización, carreteras, etc.

Aunque es de vital importancia hacer un inventario de los suelos, esta información


sólo es de utilidad en función de las condiciones sociales, económicas, tecnológicas
y de otros recursos físicos. El conocimiento sobre los suelos hace su mayor
contribución a un desarrollo económico, armónico y ordenado cuando se basa en la
coordinación de los recursos físicos y humanos, proyectados en las diferentes etapas
de todos los sectores de la economía. La información edafológica hace posible no
solamente una selección sabia de los cultivos, la adaptación de prácticas de manejo
de acuerdo con las condiciones físico-químicas del suelo y otras aplicaciones
agrícolas, sino que también contribuye a lograr una mayor planificación del
desarrollo económico en general.
CONCLUSION

El contenido de materia orgánica es, por lo general, más elevado en los suelos que se
manejan orgánicamente, lo que indica no sólo una mayor fertilidad y estabilidad de
los suelos orgánicos sino también una capacidad de retención de humedad más
elevada, que reduce el riesgo de erosión y desertización.

Los suelos cultivados orgánicamente poseen una actividad biológica superior y una
mayor cantidad de masa de microorganismos, que aceleran el reciclado de nutrientes
y mejoran la estructura del suelo. Si bien la proporción de las fracciones de
nutrientes solubles es más baja en los suelos de manejo orgánico, no se registra una
disminución en los rendimientos orgánicos dado que la actividad biológica y la
micorrización son más elevadas y contrarrestan la deficiencia de nutrientes.
INDICE

TEMA PAG.

Formación De Los Suelos 1

Suelo 3

Conceptos Generales 5

Conceptos De Geomorfología 7

Componentes De Suelo 8

El Perfil Del Suelo 11

Mineralogía De Suelos 14

Rocas Y Minerales 16

Clasificación De Las Rocas Meteorización 18

Tipos De Meteorización 19

Mineralogía De Suelos 20

Factores Que Afectan La Meteorización De Los Minerales Primarios 21

Estructuras Cristalina De Los Minerales Primarios Y Secundarios Del Suelo 23

Física De Suelos 24

Conclusión 26

E-grafía 27