Está en la página 1de 8

EL TIEMPO AORISTO

I. Introducción
A. Aspecto
B. Tiempo cronológico
C. El abuso del aoristo
II. Usos del tiempo aoristo
A. El tiempo aoristo constativo*
B. El tiempo aoristo ingresivo*
C. El tiempo aoristo de culminación*
D. El tiempo aoristo gnómico
E. El tiempo aoristo epistolar
F. El tiempo aoristo futurista (proléptico)

G. El tiempo aoristo de pasado inmediato (dramático)

I. Introducción [ExSyn 554–57]


A. Aspecto
El tiempo aoristo presenta el evento en resumen, visto como un todo desde fuera, sin
consideración a la composición interna del acontecimiento. “El aoristo denota una acción
simplemente como un evento, sin definir en ningún sentido la manera de su ocurrencia”. 6

El tiempo aoristo contrasta con el tiempo presente y el tiempo imperfecto, los cuales
presentan la acción como un proceso progresivo (o en movimiento). Se puede ilustrar el
tiempo aoristo como una fotografía de un evento, mientras que los tiempos imperfecto y
presente son películas, describen la acción como se desarrolla. El tiempo aoristo solamente
presenta el evento como algo que ocurrió.

Si tomamos una foto de un estudiante que estudia para un examen, podemos poner la
foto en un tablero con las palabras: “José Fulano estudió para el examen”. La foto y la
oración van a informar a todo el mundo solamente una sola cosa: que José Fulano estudió
para el examen. En la foto, José está sentado con su texto griego abierto, pero sería
imposible deducir por la oración que él abrió su texto griego solamente en el punto de
tiempo en que tomamos la foto. Con solo la foto y la oración no se puede averiguar durante
cuánto tiempo tuvo José abierto su texto griego. La información no dice nada de si él
estudió cuatro horas seguidas (acción durativa) o si él estudió ocho horas, con un descanso
cada 20 minutos (acción iterativa). Es imposible decir con el uso del pretérito indefinido en
español ni con el aoristo en griego cuánto tiempo duró la acción.
El tiempo aoristo no presenta la acción como ocurrida en un punto de tiempo,
porque no dice nada acerca de la duración del evento, sino que el evento ocurrió. El
tiempo aoristo es indefinido en cuanto a la duración de un evento.

B. Tiempo cronológico
En el indicativo, el tiempo aoristo suele indicar el tiempo cronológico pasado con
referencia al tiempo del hablante (o sea, se trata de un “tiempo absoluto”). El participio
aoristo generalmente sugiere un tiempo anterior al del verbo principal (tiempo pasado en
un sentido relativo). Hay excepciones debidas a factores del contexto, etc.
Aparte del indicativo y del participio, el tiempo aoristo carece de tiempo cronológico.

Presente Futuro

Pasado

Diagrama 48. La fuerza del tiempo aoristo indicativo

C. El abuso del aoristo


El estudiante avanzado puede leer el artículo con este nombre [Frank Stagg, “The Abused
Aorist”, Journal of Biblical Studies 91 (1972), 222–31]. Stagg quería corregir los abusos de
muchos estudiantes en cuanto a la interpretación equivocada del tiempo aoristo.
El problema es que muchos estudiantes hasta hoy interpretan el aoristo como un “punto
de tiempo” o como “una acción que ocurre solamente una vez para siempre”. El error es
argumentar que si el aoristo puede ser usado para expresar una acción momentánea en el
pasado, entonces siempre tiene este aspecto momentáneo. Pero tal uso es solamente un
solo uso y no tiene nada que ver con el verdadero aspecto del tiempo aoristo. En realidad,
el aoristo en sí mismo no dice nada acerca de la duración de una acción, sino solamente que
el evento ocurrió y nada más.

Romanos Παρακαλῶ οὖν ὑμᾶς, ἀδελφοί, διὰ τῶν οἰκτιρμῶν τοῦ θεου παραστῆσαι τὰ σώματα ὑμῶν θυσίαν ζῶσαν
12:1 ἁγίαν εὐάρεστον τῷ θεῷ,

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio
vivo, santo y agradable a Dios.

Este versículo representa un famoso ejemplo del abuso del tiempo aoristo que condujo a
muchos estudiantes a argumentar que hay una sola “presentación” o “consagración” del
creyente, que ocurre solamente una sola vez en su vida. El texto no da ninguna evidencia de
tal conclusión. El aoristo aquí no establece que la “presentación” ocurre una vez para
siempre, sino que el tiempo presente del verbo principal (παρακαλῶ) establece el aspecto
progresivo del ruego de Pablo. El evento de “consagración”, entonces, puede tener varios
significados dependiendo de los usos posibles del aoristo (constativo, ingresivo o de
culminación).
II. Usos del tiempo aoristo [ExSyn 557–65]
Los usos principales del tiempo aoristo son tres: constativo, ingresivo o de culminación.
Se puede pensar que el aoristo enfoque sobre el comienzo de una acción (ingresivo), toda la
acción a la vez (constativo) o al final de la acción (su culminación).

Diagrama 49. Usos principales del tiempo aoristo

A. El tiempo aoristo constativo* [ExSyn 557–58]


El tiempo aoristo ve normalmente la acción como un todo, sin interés en su desarrollo
interno. Describe la acción de una manera resumida, sin enfocar su principio o fin. Este es
el uso más común del tiempo aoristo, especialmente en el indicativo.
El aoristo constativo abarca una multitud de acciones. La naturaleza del evento puede ser
iterativa, durativa o momentánea; pero dichas características no dependen de que esté el
verbo en aoristo. Este solo coloca el énfasis en el hecho del evento, no en su naturaleza.

Mateo 8:3 καὶ ἐκτείνας τὴν χεῖρα ἥψατο αὐτοῦ λέγων· θέλω, καθαρίσθητι· καὶ εὐθέως ἐκαθαρίσθη αὐτοῦ ἡ λέπρα.

Jesús extendió la mano y le tocó diciendo: “Quiero. ¡Sé limpio!” Y al instante quedó limpio de la lepra.

Juan 1:21 καὶ ἠρώτησαν αὐτόν· τί οὖν; σὺ ᾽Ηλίας εἶ;

Y le preguntaron: “¿Qué, pues? ¿Eres tú Elías?”

Juan 4:20 οἱ πατέρες ἡμῶν ἐν τῷ ὄρει τούτῳ προσεκύνησαν·

Nuestros padres adoraron en este monte.

Por supuesto, ellos adoraron durante mucho tiempo, pero el aoristo solamente observa
el hecho como un único evento de manera sumaria.

Hechos 9:40 ἡ δὲ ἤνοιξεν τοὺς ὀφθαλμοὺς αὐτῆς, καὶ ἰδοῦσα τὸν Πέτρον ἀνεκάθισεν.

Y ella abrió los ojos, y cuando vio a Pedro se sentó.


Romanos 5:14 ἀλλὰ ἐβασίλευσεν ὁ θάνατος ἀπὸ ᾽Αδὰμ μέχρι Μωϋσέως

No obstante, la muerte reinó desde Adán hasta Moisés.

2 Corintios 11:24 ῾Υπὸ ᾽Ιουδαίων πεντάκις τεσσεράκοντα παρὰ μίαν ἔλαβον,

Cinco veces recibí de los judíos cuarenta azotes menos uno.

Apocalipsis 20:4 καὶ ἔζησαν καὶ ἐβασίλευσαν μετὰ τοῦ Χριστοῦ χίλια ἔτη.

Y ellos volvieron a vivir y reinaron con Cristo por mil años.

Los mil años aclaran que el evento descrito por el aoristo duró un período muy largo.
Pero el aoristo se usa para resumir la acción como un solo evento. La carga sintáctica del
aoristo no es cuánto tiempo reinaron, sino el simple hecho de que ellos reinaron. El primer
aoristo es ingresivo.

Otros ejemplos son Mateo 1:19; Lucas 4:43; Hechos 12:23; Romanos 1:13; 2 Corintios
11:25 y Hebreos 11:23.

B. El tiempo aoristo ingresivo* [ExSyn 558–59]


El tiempo aoristo puede usarse para enfatizar el inicio de una acción o la entrada en un
estado. A diferencia del imperfecto ingresivo, aquí no hay implicación de que la acción
continúa. La continuación de la acción simplemente no se declara.
Este uso del tiempo aoristo se limita, por lo general, a dos clases de verbos:
(1) Con verbos estativos (estáticos, que indican un estado), en los cuales el énfasis está
en entrar a un estado, y (2) con verbos que denotan actividades, especialmente en
contextos donde la acción es introducida como un nuevo detalle en el discurso.
Muchos ejemplos de aoristos pueden ser considerados como ingresivos o constativos,
dependiendo de dónde el intérprete ve el enfoque. La distinción entre ambos no siempre es
clara.
La fuerza del tiempo aoristo ingresivo puede traducirse añadiendo “empezó a hacer”
(con actividades), “llegó a ser” (con verbos estativos). Recuérdese que la idea del
imperfecto es “empezó (empezaba) haciendo”, una expresión que connota continuación de
la acción.

Mateo 9:27 Καὶ παράγοντι ἐκεῖθεν τῷ ᾽Ιησοῦ ἠκολούθησαν [αὐτῷ] δύο τυφλοί

Y mientras Jesús pasaba de allí, le empezaron a seguir dos ciegos.

Mateo 22:7

ὁ δὲ βασιλεὺς ὠργίσθη καὶ πέμψας τὰ στρατεύματα αὐτοῦ ἀπώλεσεν τοὺς φονεῖς ἐκείνους καὶ τὴν
πόλιν αὐτῶν ἐνέπρησεν.

El rey llegó a enojarse, y envió sus tropas, mató a aquellos asesinos y prendió fuego a su ciudad.

Juan 4:52 ἐπύθετο οὖν τὴν ὥραν παρ᾽ αὐτῶν ἐν ᾗ κομψότερον ἔσχεν·

Entonces él les preguntó la hora en que comenzó a mejorarse.

2 Corintios 8:9 δι᾽ ὑμᾶς ἐπτώχευσεν πλούσιος ὤν, ἵνα ὑμεῖς τῇ ἐκείνου πτωχείᾳ πλουτήσητε.

Siendo rico, por amor de vosotros se hizo pobre, para que vosotros con su pobreza fueseis
enriquecidos.

Gálatas 5:7 ᾽Ετρέχετε καλῶς· τίς ὑμᾶς ἐνέκοψεν [τῇ] ἀληθείᾳ μὴ πείθεσθαι;

Vosotros corríais bien; ¿quién os estorbó para no obedecer a la verdad?

Apocalipsis καὶ ἔζησαν καὶ ἐβασίλευσαν μετὰ τοῦ Χριστοῦ χίλια ἔτη.
20:4

Y ellos volvieron a vivir y reinaron con Cristo por mil años.

El primer aoristo es ingresivo y el segundo es constativo.


Otros ejemplos son Mateo 9:18; Lucas 15:32; Juan 10:38; 11:31; 13:5; Hechos 15:13;
Romanos 14:9; 1 Corintios 4:8; Tito 2:12; 1 Pedro 2:24; Apocalipsis 2:8 y 13:14.

C. El tiempo aoristo de culminación* [ExSyn 559–61]


El tiempo aoristo se usa mucho para enfatizar la cesación de un acto o estado. Ciertos
verbos, por su naturaleza léxica, prácticamente exigen este uso. Por ejemplo, “él murió”,
habitualmente no va a tener la idea de ingreso. El contexto también ayuda a su
identificación a veces. El contexto puede establecer que un acto ya estaba en progreso y el
aoristo solo lleva la acción a su conclusión.
Se diferencia el tiempo aoristo de culminación del tiempo perfecto de consumación
porque el tiempo perfecto de consumación coloca el énfasis sobre: (1) el cumplimiento de
la acción, no meramente en su cesación, y especialmente (2) sobre los resultados que
continúan después del cumplimiento de la acción.

Marcos 5:39 τὸ παιδίον οὐκ ἀπέθανεν ἀλλὰ καθεύδει.

La niña no murió, sino que duerme.

Lucas 19:16 παρεγένετο δὲ ὁ πρῶτος λέγων· κύριε, ἡ μνᾶ σου δέκα προσηργάσατο μνᾶς.

Vino el primero y dijo: “Señor, tu mina produjo diez minas”.

Juan 1:42 ἤγαγεν αὐτὸν πρὸς τὸν ᾽Ιησοῦν.


Él lo llevó a Jesús.

Gálatas 3:13 Χριστὸς ἡμᾶς ἐξηγόρασεν ἐκ τῆς κατάρας τοῦ νόμου

Cristo nos redimió de la maldición de la ley.

Gálatas 5:24 οἱ δὲ τοῦ Χριστοῦ [᾽Ιησοῦ] τὴν σάρκα ἐσταύρωσαν

Pero los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne.

Apocalipsis 5:5

ἰδοὺ ἐνίκησεν ὁ λέων ὁ ἐκ τῆς φυλῆς ᾽Ιούδα, ἡ ῥίζα Δαυίδ,

He aquí venció el león de la tribu de Judá, la raíz de David.

Otros ejemplos son Mateo 1:22; 27:20; Hechos 17:27; 27:43; Romanos 1:13; 1 Corintios
4:6 y 1 Pedro 3:18.

D. El tiempo aoristo gnómico [ExSyn 562]

A veces, el tiempo aoristo presenta un hecho general, sin la limitación del tiempo
cronológico. Presenta una acción como una verdad para todos los tiempos o en cualquier
tiempo. No se refiere a un evento particular que sucedió, sino a un evento genérico que
sucede. Normalmente se traduce con el tiempo presente simple. El uso es muy raro en el
NT.

Mateo 23:2 ἐπὶ τῆς Μωϋσέως καθέδρας ἐκάθισαν οἱ γραμματεῖς καὶ οἱ Φαρισαῖοι.

Los escribas y los fariseos se sientan en la cátedra de Moisés.

1 Pedro ἐξηράνθη ὁ χόρτος καὶ τὸ ἄνθος ἐξέπεσεν·


1:24

La hierba se seca, y la flor se cae.

Lucas 7:35 καὶ ἐδικαιώθη ἡ σοφία ἀπὸ πάντων τῶν τέκνων αὐτῆς.

Pero la sabiduría es justificada por todos sus hijos.

ἀνέτειλεν γὰρ ὁ ἥλιος σὺν τῷ καύσωνι καὶ ἐξήρανεν τὸν χόρτον καὶ τὸ ἄνθος αὐτοῦ ἐξέπεσεν καὶ ἡ

Santiago εὐπρέπεια τοῦ προσώπου αὐτοῦ ἀπώλετο·

1:11

Pues se levanta el sol con su calor y seca la hierba, cuya flor se cae, y su bella apariencia se desvanece.

ὃστις γὰρ ὃλον τὸν νόμον τηρήσῃ πταίσῃ δὲ ἐν ἑνί, γέγονεν πάντων ἔνοχος.

Santiago
2:10

Porque cualquiera que guarda toda la Ley, pero tropieza en un punto, se ha hecho culpable de todos.

E. El tiempo aoristo epistolar [ExSyn 562–63]


El tiempo aoristo epistolar es el uso del aoristo indicativo en las Epístolas, con el cual el
autor conscientemente describe su carta desde el tiempo cronológico de la audiencia. El
aoristo indicativo de πέμπω se usa, naturalmente, en este sentido. Esta categoría no es
común, pero tiene alguna significación exegética.

Hechos 23:30

μηνυθείσης δέ μοι ἐπιβουλῆς εἰς τὸν ἄνδρα ἔσεσθαι ἐξαυτῆς ἔπεμψα πρὸς σὲ παραγγείλας

Pero como se me informó que habría un complot contra el hombre, inmediatamente le envié a ti.

Cuando Claudio Lisias escribió la carta, no la había enviado a Pablo todavía. Desde la
perspectiva del autor de la carta, el envío de Pablo era futuro. Desde la perspectiva de Félix,
el destinatario de la carta, Pablo iba a llegar con la carta y el envío era ya pasado. Claudio
Lisias escribió desde la perspectiva temporal de Félix.

Gálatas 6:11 ἴδετε πηλίκοις ὑμῖν γράμμασιν ἔγραψα τῇ ἐμῇ χειρί.

Mirad con cuán grandes letras os escribí con mi propia mano.

Filipenses σπουδαιοτέρως οὖν ἔπεμψα αὐτόν, ἵνα ἰδόντες αὐτὸν πάλιν χαρῆτε κἀγὼ ἀλυπότερος ὦ.
2:28

Por lo tanto, le envié con más urgencia, para que os volváis a gozar al verlo y yo esté libre de
preocupación.

1 Juan 2:26 Ταῦτα ἔγραψα ὑμῖν περὶ τῶν πλανώντων ὑμᾶς

Os he escrito estas cosas acerca de los que os engañan.

Juan está en el proceso de escribir acerca de los que engañan a sus destinarios cuando
usa el aoristo epistolar dentro de la carta porque, cuando ellos la lean, sus palabras de
advertencia ya serán escritas en el pasado a la perspectiva de los lectores.
Otros ejemplos son Romanos 15:15; 1 Corintios 5:9; 9:15; 2 Corintios 8:17, 18, 22; 9:3, 5;
Efesios 3:3; 6:22; Filemón 12, 19 y 1 Juan 2:21.

F. El tiempo aoristo futurista (proléptico) [ExSyn 563–64]


El aoristo indicativo puede usarse para describir un evento que aún no es pasado como si
ya estuviera cumplido. Este uso no es común, pero hay algunos textos significativos donde
posiblemente hay involucrados aoristos prolépticos. Un autor usa a veces el aoristo en vez
del tiempo futuro para recalcar la certeza de un evento. Esto abarca una “transferencia
retórica” de un evento futuro como si fuera pasado.
Marcos 11:24 πάντα ὃσα προσεύχεσθε καὶ αἰτεῖσθε, πιστεύετε ὃτι ἐλάβετε, καὶ ἔσται ὑμῖν.

Todo por lo cual oráis y pedís, creed que lo habéis recibido, y os será hecho.

νῦν ἐδοξάσθη ὁ υἱὸς τοῦ ἀνθρώπου καὶ ὁ θεὸς ἐδοξάσθη ἐν αὐτῷ·

Juan 13:31

Ahora será glorificado el Hijo del Hombre, y Dios será glorificado en él.

Romanos 8:30 οὓς δὲ προώρισεν, τούτους καὶ ἐκάλεσεν· καὶ οὓς ἐκάλεσεν, τούτους καὶ ἐδικαίωσεν· οὓς δὲ ἐδικαίωσεν,
τούτους καὶ ἐδόξασεν.

Y a los que predestinó, a éstos también llamó y a los que llamó, a éstos también justificó y a los que
justificó, a éstos también glorificó.

Apocalipsis
10:7 ὃταν μέλλῃ σαλπίζειν, καὶ ἐτελέσθη τὸ μυστήριον τοῦ θεοῦ,

Cuando él esté por tocar la trompeta, también será consumado el misterio de Dios.

Otros ejemplos son Mateo 18:15; Juan 15:6; 1 Corintios 7:28; Hebreos 4:10 y Judas 14.
Otros ejemplos, objeto de debate, son Mateo 12:28; Efesios 1:22 (ὑπέταξεν); 2:6
(συνεκάθισεν) y 1 Tesalonicenses 2:16.

G. El tiempo aoristo de pasado inmediato (dramático) [ExSyn 564–65]


El aoristo indicativo puede emplearse con un evento que acaba de suceder.
Habitualmente, su matiz tiene un significado como “ahora mismo” o “acabo de decirlo”.
Esto puede ser debido al significado de algunos verbos (como con verbos de emoción y
entendimiento). Pero es más común que sea la influencia semítica (hebreo y arameo)
reflejando un perfecto estativo semítico. A veces, es difícil averiguar si el aoristo se refiere
al pasado inmediato o al presente dramático.

Mateo 9:18 ἰδοὺ ἄρχων εἷς ἐλθὼν προσεκύνει αὐτῷ λέγων ὃτι ἡ θυγάτηρ μου ἄρτι ἐτελεύτησεν·

He aquí vino un hombre principal y se postró delante de él diciéndole: “Mi hija acaba de morir”.

Mateo 26:65 ἴδε νῦν ἠκούσατε τὴν βλασφημίαν·

He aquí, ahora mismo, vosotros oísteis la blasfemia.

Efesios 3:3 [ὃτι] κατὰ ἀποκάλυψιν ἐγνωρίσθη μοι τὸ μυστήριον, καθὼς προέγραψα ἐν ὀλίγῳ,

Por revelación me fue dado a conocer este misterio, como antes lo escribí brevemente.

También podría gustarte