Está en la página 1de 19

Evaluación de la compactación mecánica de las cuarzoarenitas: la importancia de la clasificación

(cuenca de los Llanos, Colombia)


Carlos Rossi, Antonio Alaminos
Abstract
La compactación mecánica es el proceso principal de reducción de la porosidad en las areniscas,
incluidas las areniscas de grano rígido de alta calidad de reservorio . Para tales areniscas, la
extrapolación de algoritmos de compactación teóricos o experimentales necesita calibración con
rocas que tienen historias de entierro bien restringidas. La evaluación de la compactación de estas
rocas se logra comparando el volumen intergranular (IGV) actual con el IGV depositario, que
depende en gran medida de la clasificación. Sin embargo, debido a la clasificación de piedra arenisca
es difícil de medir con precisión, su impacto en la porosidad y el estado de deposición
com compactación es en gran parte bajo estima. Utilizamos las cuarzoarenitas de la Formación
Carbonera Oligoceno en el subsuelo de la cuenca Llanos de presión hidrostática para ilustrar la
importancia de la clasificación al evaluar la compactación de areniscas de grano rígido. El IGV y la
clasificación se midieron en muestras de núcleo utilizando una combinación de imágenes de luz
transmitida y catodoluminiscencia, lo que resultó en una mayor precisión con respecto a los
procedimientos estándar. El estado de compactación de las cuarzoarenitas limpios a profundidades
dadas se describe mejor utilizando diagramas de clasificación IGV versus, que se usan para derivar
curvas de compactación para valores de clasificación especi fi cados. Las tendencias IGV versus
clasificación se desplazan a valores IGV más bajos a medida que aumenta la profundidad del
entierro. Las diferencias en IGV causadas por diferencias en la clasificación superan las diferencias
en IGV resultantes de 1000 m de entierro, lo que ilustra el alto impacto de la clasificación al evaluar
la compactación. En contraste con lo publicado
los resultados experimentales, la compactación de la cuenca Llanos quartzarenites pobres dúctiles-
grain- es dent indepen de tamaño de grano, y reordenamiento de grano es el principal mecanismo
de compactación durante la primera w1.6 km de entierro. Sobre la base de los datos Llanos, hemos
generado IGV-contra-Curv profundidad es de areniscas de cuarzo puro
limpias de clasificación específico, que pueden ser utilizados para predecir su maxi porosidad
primaria madre hasta profundidades de enterramiento erate mod. Las diferencias con otras curvas
de entierro publicadas probablemente estén relacionadas con variaciones no contabilizadas en la
clasificación, el contenido de grano dúctil y los cementos que fortalecen la estructura. Sin embargo,
los cuarzoetos de la cuenca Llanos prácticamente no contienen cementos, lo que explica su alto
grado de compactación en relación con otras areniscas de grano rígido, y los hace ideales para aislar
los efectos de la compactación en el IGV de las cuarzoarenitas. Los datos de la cuenca de Llanos
sugieren que, por debajo de w2.5 km de profundidad, las cuarzoarenitas limpias y moderadamente
bien continúan reduciendo su IGV mediante compactación mecánica por debajo del límite del 26%,
que debe aplicarse solo a las areniscas no cementadas de grano extremadamente bien ordenadas.

1. Introducción

La compactación de arenisca es el proceso de pérdida de gran volumen a expensas de la porosidad


que se produce durante el entierro, debido al aumento de la tensión vertical efectiva. La
compactación normalmente se subdivide en mecánica (física) y química, esta última implica la
disolución en contactos de grano sometidos a gradientes de estrés (Sheldon et al., 2003). La
compactación mecánica se produce por el reordenamiento del grano y la deformación del grano, y
representa el proceso principal de reducción de la porosidad en las areniscas, especialmente
durante los primeros 2-3 km de enterramiento (McBride et al., 1991; Lundegard, 1992; Lander y
Walderhaug, 1999; Paxton et al ., 2002; Bjørlykke et al., 2010) . En las areniscas que
contienen proporciones significativas de granos dúctiles, la compactación está dominada por
la deformación del grano plástico y generalmente conduce a reducciones drásticas de la porosidad
a profundidades relativamente poco profundas (Rittenhouse, 1971; Pittman y Larese, 1991). En las
areniscas dominadas por granos rígidos (cuarzo, feldespato), la compactación mecánica es mucho
menos severa que en Variedades ricas en grano dúctil, y se producen principalmente a través de
laalineación posterior del grano y la fractura del grano frágil (Wilson y Stanton, 1994; Makowitz y
Milliken, 2003).
La mayoría de los esfuerzos para comprender y predecir la compactación mecánica se han centrado
en las areniscas de grano rígido, que normalmente son los reservorios de hidrocarburos de arenisca
de mejor calidad. En tales areniscas, la compactación mecánica es también el mecanismo principal
que reduce la porosidad (Gluyas y Cade, 1997; Pax ton et al., 2002), por lo que la cuantificación de
la compactación es clave para predecir su porosidad en función de la profundidad.
Los algoritmos de compactación mecánica para las areniscas de grano rígido pueden derivarse de
consideraciones teóricas y experimentos de laboratorio. Ambos métodos revelan tendencias
exponenciales de la disminución del volumen intergranular al aumentar el estrés efectivo (por
ejemplo, Gluyas y Cade, 1997; Giles, 1997; Chuhan et al., 2002). Sin embargo, la extrapolación de
tal compactación a lgoritmos a la naturaleza requiere la calibración y la prueba utilizando datos de
rocas reales cuyas historias de estrés efectivo (entierro) están bien restringidas (Ajdukiewicz y
Lander, 2010). En las piedras sanitarias nocementadas que carecen de matriz y porosidad
secundaria, la porosidad se puede usar para monitorear el estado de compactación (Gluyas y Cade,
1997; Giles, 1997). Sin embargo, en la práctica, la mayoría de las areniscas no cumplen esas
condiciones por completo, y probablemente la mejor manera de evaluar su estado de interacción
es mediante un enfoque petro gráfico (Houseknecht, 1988; Paxton et al., 2002).
Sin embargo, la cuantificación del estado de compactación de la arenisca por medio de datos
petrográficos es problemática. Normalmente se logra comparando su volumen intergranular actual
(IGV) con el volumen intergranular en el momento de la deposición (Lundegard, 1992). Los IGV
actuales normalmente se obtienen a partir del análisis modal estándar de secciones delgadas
transparentes, que se someten a una serie de errores, como los derivados de estadísticas de conteo,
efectos de borde y sesgo del operador (Stanton y Wilson, 1994; Ehrenberg, 1995). Con respecto a
los IGV de depósito, es bien sabido que dependen en gran medida de la clasificación (Beard y Weyl,
1973). Sin embargo, debido a que la clasificación de areniscas es difícil de medir con precisión, los
investigadores asumen un valor común deporosidad inicial para todas las piedras
de arena estudiadas (por ejemplo, 45%: Lundegard, 1992), o estiman la clase de clasificación
utilizando comparadores visuales (por ejemplo, Ehrenberg, 1995), o restringen su estudio a una
cierta clase de clasificación estimada visualmente (por ejemplo, bien o moderadamente bien
clasificada: Paxton et al., 2002). Como consecuencia, el impacto de la clasificación en la porosidad
depositaria de las areniscas se ignora o se subestima regularmente (por ejemplo, Atkins y McBride,
1992).
Debido a las dificultades descritas anteriormente en la cuantificación del estado de
la compactación, las curvas publicadas de IGV versus profundidad (o tensión vertical efectiva) para
areniscas de grano rígido relativamente no cementadas típicamente muestran una dispersión
considerable en los datos (por ejemplo, Paxton et al., 2002). La dispersión puede surgir de
incertidumbres en las historias de estrés efectivo asumidas, de pequeñas diferencias en el contenido
de cemento y granos dúctiles, o simplemente de diferencias no contabilizadas en la clasificación.
El propósito principal de este artículo es resaltar la importancia de medir la clasificación al evaluar
la compactación de areniscas de grano rígido. Utilizaremos como ejemplo los cuarzoetos de la
Formación debonera de Olig ocene Car Bonera . Mostraremos que el estado de compactación se
puede describir mejor por medio de diagramas de clasificación frente a IGV, y que dichos gráficos
se pueden usar para derivarcurvas de compactación para valores de clasificación especi fi
cados. Estas gráficas tienen la ventaja de eliminar el ruido relacionado con la clasificación de las
curvas de compactación. También mostraremos que las parcelas de clasificación frente a IGV son
muy sensibles a pequeñas variaciones en el contenido de grano dúctil y, por lo tanto, son útiles para
identificar muestras que han sufrido compactación adicional por la deformación del grano
plástico. Un propósito adicional de este documento es proporcionar un método para medir con
seguridad el IGV y la clasificación mediante el análisis de una combinación deimágenes de luz
transmitida y odoluminiscencia católica.
Las areniscas oligocenas de la Formación Carbonera en el subsuelo de la cuenca de los Llanos
(Colombia) son ideales para estudiar la compactación mecánica de areniscas de grano rígido, ya que:
(1) tienen una mineralogía detrítica extremadamente simple, en gran parte dominada por el
cuarzo; (2) los minerales de cementación son muy escasos o están ausentes, por lo que la pérdida
de porosidad se debe casi exclusivamente a la compactación; (3) la solución de presión es
despreciable, al menos en el rango de profundidad de las muestras estudiadas (1400e2600 m); (4)
la historia del entierro es bastante simple; y (5) la cuenca normalmente se presiona (Person et al.,
2012), por lo que la presión efectiva es simplemente una función de la profundidad del entierro.
2. Entorno geológico
La cuenca de los Llanos de Colombia está limitada al oeste por la Cordillera de los Andes Orientales
y al este y al sur por el Escudo de Guayana (Fig. 1A). A excepción de su margen occidental (los llanos
Estribaciones) la mayor parte de la cuenca de los Llanos está poco deformada. La sucesión terciaria
de la cuenca Llanos forma una cuña de engrosamiento predominantemente fl uvio-deltaico
de rocas silícicas, que alcanza un grosor máximo de w6e7 km a lo largo del margen de la cuenca
occidental (Fig. 2A).
La última formación de Eoceno a principios de M ioceno Carbonera consiste en hasta 2500 m de
fangos y areniscas silicilásticas depositadas de forma fluvial a planicies costeras. La Carbonera para
la formación ha sufrido un entierro relativamente simple relacionado con el hundimiento flexural
desde el Oligoceno y hasta la actualidad, acelerado desde el Mioceno medio debido a la aparición y
la deformación de la Cordillera Oriental Andina (Cooper et al., 1995). Por lo tanto, actualmente la
formación Carbonera en los Llanos se encuentra esencialmente en su máxima profundidad de
enterramiento (Fig. 2B).
La formación Carbonera se subdivide en ocho miembros informales llamados C1 a C8, de arriba a
abajo (Jaramillo et al., 2009; Bande et al., 2012). Las muestras analizadas en el presente estudio
provienen del miembro anterior del Oligoceno C7, que en el área estudiada puede alcanzar
aproximadamente 100 m de grosor y consta principalmente de seis intervalos de arenisca separados
por lodo y pizarra carbonosa (Fig. 3). La arenisca basal se llama C7- M y es muy similar en
composición y facies (cuarzoelitos de canal de relleno) a la formación del Mirador Eoceno en
las laderas de los Llanos (Jaramillo et al., 2009).
3. Muestra de material y métodos.
Este estudio se basa principalmente en el análisis de cincuenta y dos muestras convencionales de
tapones de núcleo de cuatro pozos del campo petrolífero de Cararaca (Fig. 1B). Dos de las secciones
estudiadas del pozo Caracara representan profundidades verticales verdaderas similares, con un
promedio de 1593 my 1580 m bajo el nivel del suelo, respectivamente. La profundidad de las
muestras de los otros dos pozos de Caracara promedia 1429 my 1457 m, respectivamente. Tres
muestras adicionales provienen del campo petrolífero de Jilguero, ubicado a 70 km al noroeste de
Caracara, y representan una profundidad promedio de 2587 m por debajo del nivel del suelo.
La mayoría de las muestras consisten en arenisca friable. Por lo tanto, para evitar la desagregación,
los tapones se perforaron con nitrógeno líquido y se insertaron en mangas de teflón. Las pliegues se
limpiaron siguiendo procedimientos estándar y la porosidad y la permeabilidad fueron medidas por
un contratista a dos presiones de confinamiento (w2.8 MPa o w5.5 MPa). Varios tapones contienen
abundante cemento bituminoso, algunos de los cuales sufrieron una inflamación menor como
resultado de la limpieza con solvente. Aproximadamente un tercio de cada tapón se impregnó
al vacío con resina Spurr teñida de azul.Se cortaron secciones delgadas de doble pulido de las
muestras impregnadas con resina. Durante el pulido, se tuvo cuidado de no crear un alivio (entre
los granos y la resina) y de obtener el mejor pulido posible. Anteriormente, los bloques impregnados
se molían lo suficiente para evitar tanto la porosidad de los artefactos como los granos fracturados
artificialmente (Pittman, 1992).
Se capturaron un mínimo de cinco imágenes de catodoluminiscencia (CL) 4080 por 3072 píxeles para
cada sección delgada a lo largo de un transecto normal a la lecho / laminación, y se puede usar un
radioscopio óptico Cambridge Image Technol . Cada mago cubre un área de 4.32 por 3.23
mm. También se capturaron dos imágenes t de luz transmitida (luz plana y polares semi cruzadas),
correspondientes a cada imagen CL. Las sombras y los resaltes se ajustaron en las imágenes para
obtener el mejor contraste entre las fases utilizando Adobe Photoshop. La ventaja de usar CL en
lugar de la petrografía de sección delgada estándar es que los efectos de borde inherentes a las
secciones delgadas transparentes (Stanton y Wilson, 1994) se eliminan en las imágenes de CL. Otra
ventaja es que la CL permite una fácil discriminación de los granos de cuarzo de los crecimientos
excesivos de cuarzo, e incluso la separación de los heredados (detríticos) de los crecimientos
excesivos in situ. Además, la caolinita y los feldespatos se identifican fácilmente en las imágenes CL
por sus colores CL brillantes y característicos. Las muestras seleccionadas también se analizaron
utilizando un microscopio electrónico de barrido JEOL 6400 (SEM) y una microsonda electrónica
JEOL JXA 8900 equipada con un detector de electrones retrodispersado (BSE), usando las
condiciones descritas en Lozano et al. (2012).
La abundancia relativa de porosidad y fases sólidas se midió en las imágenes mediante el conteo
digital de puntos, utilizando el software de análisis de imágenes JMicroVision (Roduit,
2008). Utilizamos el recuento de puntos en lugar de la separación automática de fases porque el
último método es esencialmente incapaz de diferenciar los componentes del gráfico petrográfico ,
como el cemento detrital frente al de cuarzo in situ o ciertos tipos de porosidad. Además, el conteo
de puntos es relativamente insensible a los artefactos de luminiscencia causados por microfracturas
o inclusiones de líquidos. En JMicroVision, las imágenes CL se pueden combinar con imágenes de luz
transmitida, lo que facilita enormemente la identificación de los componentes. El software genera
una cuadrícula aleatoria en la imagen, y el operador decide la asignación de cada punto de la
cuadrícula a una clase petrográfica específica. Por lo tanto, no hay una interdependencia entre los
resultados de las observaciones sucesivas, que son estocásticamente independientes, ya que la
probabilidad de golpear una clase en particular solo depende de su porcentaje real en la imagen. Se
contabilizaron un mínimo de 400 puntos por imagen. Dado La resolución de las imágenes, los
tamaños de poro por debajo de w1 mm no se detectan. Sin embargo, en la mayoría de las muestras ,
las diferencias entre la porosidad del helio y la porosidad basada en CL son muy pequeñas, lo que
indica que la cantidad de microporosidad (<1 mm) es generalmente muy pequeña. Un total de
treinta clases de conteo wer ae distinguido, y intergran volúmenes Ular se calcularon como la suma
de porosidad intergranular, matriz de arcilla, en partículas mu perforación d infiltrado, y
cementos. Los poros más grandes y los poros secundarios intragranulares se incluyeron como parte
del volumen del grano.Sin embargo, dichos poros son volumétricamente insignificante en la
mayoría de las muestras estudiadas. Los volúmenes intergranulares se extrapolaron a las
condiciones del yacimiento mediante el uso de un factor de conversión basado en las diferencias en
la porosidad de He a diferentes presiones.
3.1. Análisis del tamaño de grano
El tamaño aparente del grano se determinó en imágenes CL midiendo los ejes largos de c. 500
granos por imagen. Para cada imagen CL, el tamaño de grano 2D promedio se convirtió en valores
reales equivalentes a 3D utilizando el factor de corrección de Kong et al. (2005) para esferas, es
decir, dividir o multiplicar por 4 / p, dependiendo de qué unidades se utilizan (phi o mm,
respectivamente). Luego, los valores obtenidos en cada imagen se promediaron para obtener el
tamaño de grano medio de la muestra. La validez de esta aproximación se verificó comparando el
tamaño de grano medio derivado de CL versus el tamaño de grano medio derivado de cribado, en
las muestras en las que se midieron ambos parámetros (cuarenta, ver más abajo). Después de
retirar cuatro muestras de anoma lous (que son ricas enmatriz o contienen abundantes granos
rotos), los promedios de los tamaños medios de grano fueron virtualmente idénticos.
La clasificación 2D aparente se puede calcular determinando la desviación estándar de la
distribución del tamaño de grano en unidades phi según se mide en imágenes CL. Sin embargo,
debido a la sección aleatoria de los granos en una sección delgada, se debe realizar una conversión
para convertir los valores de clasificación medidos en 2D en una clasificación 3D
real. Tradicionalmente, los factores de corrección se obtenían pirólicamente, por comparación de
los valores de clasificación medidos en sección delgada y los obtenidos por tamizado de las mismas
muestras de arenisca (por ejemplo, Harrel y Eriksson, 1979).Sin embargo, tales factores de
corrección no son muy precisos ya que (1) se basaron en mediciones en secciones delgadas
transparentes (por lo tanto, sometidas a efectos de energía); (2) el cribado de laspiedras
de arena requiere desagregación previa , que puede introducir ciertos efectos en los datos de
cribado derivados de la desagregación incompleta y la trituración del grano (Johnson, 1994); y
(3) debido a la heterogeneidad natural , la sección delgada puede no ser totalmente representativa
de la muestra tamizada. Para los fines del presente estudio, se determinó empíricamente un factor
de conversión al comparar los valores de clasificación 2D aparentes de CL con los valores de
clasificación 3D verdaderos obtenidos al tamizar las mismas muestras. Para evitar los artefactos
descritos anteriormente, el conjunto de calibración se limitó a las muestras que cumplían los
siguientes requisitos: (1) distribución unimodal de tamaño de grano; (2) ausencia de matriz arcillosa
o intraclastos; (3) ausencia de cantidades significativas de granos triturados o fracturados; (4) un
alto grado de coincidencia entre el tamaño medio derivado de CL y el tamaño medio de grano
derivado del tamiz (para evitar muestras heterogéneas).Además, se midieron e incluyeron en el
conjunto de calibración cuatro imágenes 2D generadas por computadora con valores de
clasificación 3D reales en el rango de muestras de Caracara (0.3e1.1). Estas imágenes fueron
generadas por Jerram (2001) a través de secciones aleatorias de distribuciones 3D de esferas de
clasificación real conocida. Finalmente, también se tuvo en cuenta que la desviación estándar
mínima que se puede obtener en una sección delgada es de 0.284 phi (Johnson, 1994). La regresión
lineal proporciona el siguiente algoritmo de conversión (clasificación expresada como sigma phi):
clasificación 3D 1.14 $ clasificación 2D 0.29 (R2 0.83; N 26). Este procedimiento genera valores de
clasificación comparables a los obtenidos por tamizado de una muestra representativa sin artefactos
de desagregación, al menos para el conjunto de muestras estudiado. Del modelo de regresión, el
error estándar de la estimación de la clasificación 3D a partir de la clasificación aparente 2D es
de 0.08 phi. La estimación de la clasificación a partir de las imágenes de los comparadores debe
involucrar errores mucho mayores, porque: (1) en el rango de interés de la clasificación, los
comparadores disponibles (por ejemplo, Beard y Weyl, 1973) corresponden a intervalos de 0,2 a 0,3
phi, limitando la precisión de las estimaciones a más menos 0,1 a 0,15 phi; y (2) las estimaciones
visuales son más propensas a la subjetividad y al sesgo del operador. La distribución del tamaño de
grano de cuarenta y tres muestras de núcleo convencionales también se determinó por
tamizado. Se tamizaron 20e50 g de muestra desagregada durante 15 minutos utilizando una
máquina de tamizado estándar (13 pantallas, a intervalos de 0,5 phi, de 2 phi a 4 phi). El tamaño
medio de grano y la clasificación (desviación estándar de phi) se calcularon por el método de los
momentos. Como las fracciones de la bandeja en la mayoría de los casos son insignificantes (es
decir, la mayoría de las muestras son areniscas limpias), su impacto en las medias calculadas y las
desviaciones estándar por el método de los momentos es irrelevante. Los valores de clasificación
derivados del tamizado no son totalmente equivalentes a los resultados obtenidos por las
mediciones de grano en imágenes CL, principalmente debido a la heterogeneidad de la
muestra. Una fuente adicional de discrepancias es la presencia de granos naturalmente fracturados
e intraclastos de arcilla, que se destruyen fácilmente durante la desagregación antes del tamizado,
pero se conservan como entidades reconocibles en una sección delgada. Sin embargo, la mayoría
de los valores de clasificación de CL son muy similares a los valores de clasificación derivados del
tamizado, con algunas excepciones causadas por muestras heterogéneas. Sin embargo, a los efectos
de analizar la compactación, la clasificación derivada de CL se prefiere a la clasificación derivada de
tamiz, porque: (1) los valores de CLsorting son internamente consistentes con los valores de IGV,
que se obtienen al contar las mismas imágenes de CL; (2) Los efectos de la heterogeneidad de la
muestra se eliminan mediante la clasificación CL, ya que las secciones delgadas pueden no ser
totalmente representativas del tapón desagregado y tamizado; (3) La clasificación derivada del
tamiz está influenciada por posibles artefactos como la cementación, desagregación de intraclastos
de arcilla, granos fracturados y partículas de lodo de perforación; (4) En muestras heterogéneas (es
decir, laminadas), los valores de clasificación del tamiz son más pobres y más bimodales que los
valores de clasificación verdaderos, debido al efecto de la mezcla de dos o más poblaciones de
granos de diferentes tamaños. Sin embargo, la clasificación CL se obtiene promediando varias
imágenes, por lo tanto minimizando el efecto de mezcla, por lo que es más representativo de la
clasificación real.
4. Resultados
4.1. Composición detrital
Las areniscas estudiadas se caracterizan por una mineralogía detrítica extremadamente simple
compuesta casi exclusivamente por granos rígidos (Fig. 4AeB). Los granos dúctiles se limitan a
cantidades menores y variables de intraclastos arcillosos. Prácticamente todas las muestras de
estudio son cuarzoarenitas sin grano lítico, en las cuales los granos de feldespato K son muy escasos
o están completamente ausentes (en las subunidades C7-3 y C7-M). Los granos accesorios consisten
en pequeñas cantidades de intraclastos de caolinita y trazas de moscovita y minerales pesados
estables (óxidos de Ti-Fe opacos, circonio y turmalina). La mayoría de los granos de cuarzo son
monocristalinos, y muchos de ellos contienen crecimientos excesivos detríticos (es decir,
heredados) (Fig. 4). Estos crecimientos excesivos se distinguen por su grosor irregular y sus
márgenes desgastados (Fig. 4Ce D), y comúnmente muestran patrones de zonificación prominentes
en CL. Los crecimientos excesivos de Detrital son mucho más abundantes que los crecimientos
excesivos in situ y su abundancia aumenta la sección hacia abajo, con un promedio de 1 vol. % en la
parte superior de la sección estudiada (unidades C7-A a C7-2) y 1.6 vol. % en la parte inferior de la
sección (unidades C7-3 y C7-M). Los fragmentos de cuarzarenita cementados con cuarzo están
presentes localmente en las muestras de grano más grueso. La alta madurez compositiva, la
abundancia de crecimientos excesivos de cuarzo heredados y la presencia de fragmentos de
cuarzoenita cementados con cuarzo, indican claramente que la arena original se derivó del reciclaje
de areniscas cementadas antiguas de cuarzo, probablemente las areniscas proterozoicas del Grupo
Roraima (Long, 2002) El escudo de Guayana. En la parte superior de la sección estudiada, la
presencia de feldespato menor indica una contribución subordinada de un terreno de origen
adicional.
4.2. Textura
En el conjunto de arenisca estudiado, el tamaño de grano medio varía desde menor fino hasta
grueso superior, con un promedio de 0.29 mm (por CL) o de 0.30 mm (por tamizado). Los rangos de
clasificación derivados de CL de 0.43 a 1.13 sigma phi, promediando 0.74. Los valores de clasificación
derivados del tamiz son similares, con un rango de 0.39 a 1.29 y promediando 0.77 sigma phi (Tabla
1). La mayoría de las muestras pueden describirse como moderadamente bien clasificadas (0.5- 0.7
sigma phi) o moderadamente clasificadas (0.7e1 sigma phi), lo cual es consistente con los ambientes
de deposición fl uvio-deltaica.La clasificación se deteriora al aumentar el tamaño del grano (Fig. 5),
como es típico en muchas unidades de arena y arenisca en otros lugares . Además, las distribuciones
de tamaño de grano tienden a volverse bimodales a medida que aumenta el tamaño de grano (Fig.
5). En estas muestras bimodales, los valores de clasificación calculados son menos confiables, ya
que la distribución del tamaño de grano representa una mezcla de dos o más poblaciones de grano.
La mayoría de los granos de cuarzo tienen formas equivalentes a las elipsoidales (Fig. 4), con una
esfericidad estimada visualmente que varía de w0.7 a w0.85 (escala de Rittenhouse, 1943). El
redondeo de los granos de cuarzo generalmente varía de subangular a subredificado (w0.3 a w0.4
en la escala de Powers, 1953). Por lo tanto, el redondeo no es tan alto como se esperaría para las
cuarzoarenitas típicos de segundo ciclo. Esto se debe principalmente al hecho de que una gran
cantidad de granos de cuarzo han heredado crecimientos excesivos. Los granos de arena originales
se derivaron principalmente de la erosión de areniscas cementadas con
cuarzo; por lo tanto, inicialmente tenían las superficies angulares de los crecimientos excesivos de
qua rtz, lo que explica el redondeo relativamente bajo (Fig. 4). Se ha descrito un efecto similar en
las arenas modernas derivadas de la meteorización de las areniscas de Roraima del Proterozoico en
Venezuela (Dott, 2003).
Un número limitado de muestras (3) contienen cantidades significativas de matriz arcillosa (Tabla
1), que parece haber resultado de la mezcla de sedimentos por bioturbación o de la transformación
de intraclastos arcillosos dúctiles en pseudomatriz por compactación mecánica. Muchas
muestras contienen cantidades menores de recubrimiento de grano y kaol inite de puente poroso ,
que comúnmente semezcla con aditivos de lodo de perforación (calcita de color naranja
catodoluminiscente), especialmente en las areniscas más permeables. La caolinita es un mineral de
arcilla dominante en los largos intervalos de la formación de la era del carbono y, por lo tanto,
puede haberse incorporado fácilmente en el fluido de perforación. Por lo tanto, los abrigos ricos en
caolinita pueden representar en gran medida el lodo de perforación infiltrado, aunque algunos de
ellos pueden representar arcilla infiltrada sintetimentaria. En cualquier caso, se incluyen como fases
intergranulares que no influyen en los cálculos de IGV.
La calidad del yacimiento de las areniscas estudiadas es generalmente bastante alta, con la mayoría
de las muestras con porosidades superiores al 25% y permeabilidades en el rango de Darcy (Fig.
6A). Sin embargo, existen diferencias significativas en la calidad del yacimiento controlada por las
diferencias. en tamaño de grano, contenido de arcilla (matriz e intraclastos), cementación
bituminosa y clasificación. El tamaño del grano es el control principal sobre la calidad del
producto. Esto se ilustra en un gráfico del tamaño de grano frente al indicador de la zona de flujo
(FZI), que es un índice útil de la calidad del reservorio ya que se de fi ne utilizando la porosidad y la
permeabilidad (Tiab y Donaldson, 2004) (Fig. 6B). El control del tamaño de grano en la calidad del
yacimiento es doble: el aumento del tamaño del grano da como resultado una garganta de poro
más grande tamaño y por lo tanto una mayor permeabilidad, pero también resulta en mas
pobre Ordenar ing ( Fig. 5 ) y así inferior porosidad. los primera efectopredomina A partir del
tamaño de grano versus el gráfico FZI, dos grupos principales de Se distinguen las piedras de arena :
(1) La mayoría de las muestras representan bien a Ordenado moderadamente, unimodal, sin matriz,
laminado a areniscas
masivas. Laminación es normalmente de fi nido por variaciones en grano tamaño ( Fig. 7 ), con
el fi láminas ner de
grano típicamente demostración mejorclasificación. Algunos muestras de grupo 1 son parcialment
e cementado por betún. los libre de betún grupo
1 muestras (subgrupo 1A) espectáculo un excelente logarítmico fi cio Entre grano tamaño y FZI (
R2 0.84; Higo. 6 B), ilustrando la compitiendo efectos de grano tamaño y clasificación en la
calidad del depósito: en fi ne- a grano medio-bajo muestras, la calidad del reservorio (FZI) aumenta
casi linealmente con grano tamaño, Relacionado con el efecto del tamaño de grano en la
permeabilidad. Sin embargo,
en Superior medio- a grueso granuloso muestras FZI aumenta Menos marcadamente con el
tamaño de grano. Esto es porque el aumento de grano tamaño tambien resultados en mas
pobre clasificación ( Fig. 5 ), cual causas una disminución en La porosidad, como se explicó
anteriormente. Las muestras cementadas de betún del grupo 1 (subgrupo 1B) muestran una
tendencia muy similar, pero desplazadas a valores de FZI más bajos debido a la reducción de la
porosidad ( Fig. 6 B). Por último, algunas muestras del grupo 1 (1C subgrupo)
contienen significantes pro porciones de intraclastos arcillosas (> w 1% vol.), Y muestran más
pobre calidad del yacimiento que otras areniscas grupo-1 de tamaño de grano similar ( Fig. 6 ) . (2)
Areniscas ricas en matriz (2A) y areniscas bimodales mal clasificadas (2B), ambas
con reservorio relativamente bajo calidad ( fig. 6 ).
4.3. Caracteristicas diageneticas
La diagénesis de las areniscas estudiadas está dominada por la compactación mecánica. La
diagénesis química está subordinada y consiste principalmente en un crecimiento excesivo de
cuarzo incipiente, lixiviación limitada de feldespato, cementación localizada de betún (en esteras de
alquitrán) y precipitación local de caolinita vermicular y pirita framboidal. Cabe destacar que los
cementos de carbonato están completamente ausentes en las muestras estudiadas.
Los signos visibles de compactación mecánica incluyen granos arcillosos deformados plásticamente
y fracturas intragranulares en cuarzo y feldespato. En los granos de cuarzo, las microfracturas
abiertas relacionadas con la compactación están presentes localmente (Fig. 8), pero en general son
raras. En los casos, tales fracturas tienen forma de cuña y están conectadas a contactos
intergranulares específicos (Fig. 8), y localmente las fracturas están parcialmente llenas de betún, lo
que indica que no son artefactos. Las microfracturas curadas en granos de cuarzo son sin embargo
muy comunes. Se definen por planos de inclusiones de fluidos secundarios y, en los casos, se
rellenan con cemento de cuarzo catodoluminiscente oscuro. Dado el origen reciclado de las
areniscas, la mayoría de las microfracturas curadas en el cuarzo probablemente se heredan. Sin
embargo, en muestras de la zona petrolera parte de Las microfracturas contienen inclusiones
secundarias de fluidos de aceite, lo que indica que dichas microfracturas se formaron in situ. Los
granos de feldespato comúnmente se fracturan selectivamente y en los casos se trituran. Además
de su menor estabilidad mecánica en relación con el cuarzo, el grado relativamente alto de fractura
del feldespato probablemente esté relacionado con el hecho de que la mayoría de los granos de
feldespato están parcialmente lixiviados (Fig. 9). Sin embargo, dada la baja abundancia de
feldespato, la contribución de la fractura de feldespato a la compactación mecánica debería ser
relativamente menor. Una muestra contiene una banda de compactación subhorizontal, de
aproximadamente 3 mm de grosor, en la cual los granos de cuarzo están altamente fracturados,
especialmente los granos finos. Los signos de compactación química intergranular significativa no
son evidentes en las muestras estudiadas: los contactos aparentes (en sección delgada) entre los
granos son predominantemente tangenciales (Figs. 4 y 9), con una presencia rara de contactos
largos o concavo-convexos y ausencia virtual o Contactos suturados.
Como se ve en las imágenes de CL y bajo el SEM, los crecimientos de cuarzo in-situ son euhédricos
y forman bordes muy finos y relativamente continuos alrededor de los granos detríticos de
cuarzo. Los crecimientos excesivos hereditarios, sin embargo, son relativamente gruesos pero más
bien discontinuos (Fig. 4), típicamente muestran márgenes desgastados y muestran localmente
patrones de zonificación prominentes en CL. En las dos secciones de pozos más profundos de
Caracara, el cemento de cuarzo in situ tiene un promedio de 0.75 y 0.5 vol. %, respectivamente. En
las secciones de pozos poco profundos de Caracara, el cemento de cuarzo in situ está ausente o es
muy escaso (0,4% vol. En promedio). En las muestras del Campo Jilguero, los volúmenes de cemento
de cuarzo también son insignificantes.
Cuando están presentes (unidades C7-A a C7-2), los granos de feldespato se disuelven regularmente
(Fig. 9). Sin embargo, dada la baja abundancia de feldespato, la proporción de porosidad
intragranular secundaria es insignificante (en la mayoría de los casos, inferior al 0,5% en
volumen). La caolinita vermicular se observa localmente como cemento de porte intergranular y
también reemplaza la mica y los granos arcillosos. En general, la abundancia de caolinita y pirita
auténticas es insignificante. Muchas de las muestras estudiadas contienen abundante cemento
bituminoso (w2ew21 vol.%) Y, por lo tanto, se puede considerar que representan " esteras de
alquitrán" (Fig. 9A).
4.4. Volumen intergranular

Como era de esperar, los IGV tienden a disminuir con la profundidad del entierro. En los dos pozos
menos profundos de Cararaca, el IGV promedio es de 30.5%, (rango: 28e33%; N 12; profundidad
promedio: 1441 m TVD). En los dos pozos de Cararaca más profundos, el IGV promedio es 28.1%
(rango: 24e37%; N 38; profundidad promedio: 1586 m TVD). En las muestras de Jilguero, el IGV
promedio es de 24.2% (rango: 22e25%; N 3; profundidad promedio: 2597 m TVD).
Los rangos relativamente amplios de variación de IGV para una profundidad dada están vinculados
principalmente a las diferencias en la clasificación y el contenido en matriz arcillosa e intraclastos,
como se ilustra en el gráfico IGV versus clasificación para el pozo TS-3 (profundidad promedio: 1587
m TVD) ( Fig. 10A). En este pozo, el IGV de areniscas sin arcilla está fuertemente correlacionado con
la clasificación (R2 0.90). El IGV de las areniscas que tienen intraclastos arcillosos (1e3% en volumen)
también varía con la clasificación, pero los IGV son más bajos que los de las areniscas limpias de
clasificación similar. Esto muestra que las muestras que contienen intraclastos están más
compactadas. Finalmente, las areniscas ricas en matriz tienden a tener valores de IGV más altos que
las areniscas limpias de clasificación similar, lo que indica que las muestras ricas en matriz están
relativamente poco compactas.
En el pozo JAG-24 (profundidad promedio de 1585 m TVD), las areniscas sin arcilla o betún signi fi
cativos también muestran una buena correlación entre el IGV y la clasificación (R2 0.97), la
tendencia es muy similar a la del TS-3 (Fig. 10B) . Sin embargo, algunas de las muestras que
contienen cemento bituminoso tienen IGV anormalmente altos (Fig. 10B). Esto se debe
probablemente a una menor hinchazón del tapón del núcleo bajo la in fl uencia de los solventes
antes de la sección delgada, como se explicó anteriormente. Una explicación alternativa es que la
presencia de betún podría haber retrasado la compactación. En cualquier caso, con el fin de evaluar
la compactación, las muestras que contienen betún significativo se excluyen de la consideración
adicional.
En los dos pozos menos profundos de Caracara (CCSC-14: profundidad promedio de 1433 m TVD;
UNU-2: profundidad promedio de 1457 m TVD), areniscas limpias también definen tendencias
lineales de clasificación frente a IGV que son muy similares en pendiente a las de TS-3 y JAG-24 (Fig.
11A). Sin embargo, los valores de IGV para una clasificación dada son más altos que en TS-3 y JAG-
24, lo que explica la compactación diferencial que ha resultado de la diferencia en la profundidad
del entierro. Como las tendencias de arenisca limpia de las secciones de pozos ubicadas a
profundidades similares son muy similares, se pueden definir tendencias únicas para cada
profundidad (Fig. 11B). Estas tendencias combinadas muestran que, para un valor de clasificación
dado, los volúmenes intergranulares son aproximadamente 2% unidades superiores a w1440 m TVD
que a w1587 m TVD. Por lo tanto, en Caracara, el efecto de la compactación en la porosidad de las
areniscas de Carbonera inferior es de alrededor del 2 por ciento de unidades por cada w150 m de
enterramiento, al menos en el rango de profundidad de los datos.
5. Discusión
5.1. IGV versus parcelas de clasificación como medida de compactación
En Caracara, las parcelas de clasificación IGV versus para muestras que experimentaron un entierro
similar (es decir, con diferencias de profundidad inferiores a w80e w85 m) muestran que las
muestras pobres en arcilla siguen tendencias lineales de pendientes muy similares. Estas tendencias
ilustran el fuerte efecto de la clasificación en IGV. Las tendencias se desplazan a valores IGV más
bajos al aumentar la profundidad del entierro (Fig. 11), lo que ilustra el efecto de la compactación
en IGV. Por lo tanto, en la cuenca de los Llanos, el estado de compactación de los cuarzoetos limpios
a una profundidad determinada se puede describir mediante una línea de tendencia única en el
espacio de clasificación IGV versus.
Las tendencias en las parcelas de clasificación frente a IGV reflejan principalmente el estado de
compactación que resulta de la reorganización del grano y la fractura del grano. Esto se debe a que
las tendencias se limitan a areniscas pobres en arcilla compuestas casi exclusivamente por granos
rígidos, principalmente cuarzo. Las muestras que contienen granos dúctiles se trazan a la izquierda
de las tendencias de arenisca limpia (Fig. 10A) porque han sufrido compactación adicional por la
deformación plástica. Sorprendentemente, los contenidos de grano dúctil tan bajos como 1% en
volumen son suficientes para promover una compactación adicional significativa por la deformación
plástica. Probablemente esto esté relacionado con la ductilidad relativamente alta de los
intraclastos arcillosos en comparación con otros tipos de granos dúctiles, lo que hace que los
intraclastos arcillosos sean muy propensos a la deformación a profundidades relativamente poco
profundas (McBride et al., 1991).Las muestras que se trazan a la derecha de la tendencia de arenisca
limpia están relativamente subcompactadas debido a la presencia de una matriz abundante (Fig.
10A), que retarda la compactación mecánica al impedir el reordenamiento del grano.
Las pendientes de las líneas de tendencia IGV-versus-clasificación de Caracara para cuarzoarenitas
limpias son muy similares a la pendiente de la tendencia definida por las arenas fluviales de Barba y
Weyl (1973) (Fig. 11B). Beard y Weyl (1973) utilizaron arenas de cuarzo fluvial, por lo tanto
comparables a las arenas fluviales originales de la formación de Carbonera que también son
predominantemente de origen fliácio-deltaico. La coincidencia en las pendientes entre
las tendencias de Cara cara y la tendencia de arena húmeda indica que las cuarzoas de Caracara
limpias han sufrido grados similares de compactación a pesar de su clasificación variable. En otras
palabras, básicamente conservan la pendiente de clasificación IGV versus deposición, aunque se
desplazan a valores absolutos más bajos a medida que aumenta la profundidad.
La línea de regresión de los datos de Beard y Weyl (1973) se puede usar para calcular el volumen
intergranular inicial de muestras de arenisca de valores de clasificación conocidos: IGV inicial (%)
7.76 $ clasificación (sigma phi) 44.1 (R2 0.92; N 27). En el presente estudio, la clasificación se midió
para cada muestra, lo que resulta en una precisión mejorada en relación con el enfoque típico de la
estimación de la clasificación por medio de comparadores visuales. Una vez que se conoce el IGV
inicial, la pérdida de porosidad compaccional (COPL) se puede calcular siguiendo el método de
Ehrenberg (1989). En este caso, "inicial" no significa deposición, ya que los paquetes de granos de
Beard y Weyl (1973) son representativos de entierros poco profundos en lugar de condiciones de
superficie (Ehrenberg, 1995), probablemente unos pocos cientos de metros (Wilson y Stanton,
1994).Los COPL calculados para las cuarzoarenitas de la cuenca de los Llanos limpios enterrados a
aproximadamente la misma profundidad son muy similares, a pesar de sus diferencias significativas
en la clasificación (Tabla 1; Fig. 12A), lo cual no es sorprendente dadas las pendientes similares de
las tendencias IGV versus clasificación.
El uso de diagramas de clasificación frente a IGV para describir el estado de compactación tiene
algunas ventajas con respecto a otros enfoques. En primer lugar, como es lógico, la discriminación
de las muestras que han sufrido compactación adicional por deformación plástica es sencilla, ya que
se trazan a la izquierda de la tendencia de grano rígido. Por lo tanto, el efecto de la profundidad (o
presión efectiva) sobre el IGV puede ser discriminado del efecto de la deformación de grano dúctil
con confianza. Algunos estudios intentan lograr el mismo objetivo limitando el conjunto de datos a
muestras con un contenido de grano dúctil por debajo de un cierto umbral, por ejemplo, 5% vol.
(Paxton et al., 2002). Los datos de la cuenca de los Llanos muestran que dicho límite es demasiado
generoso, al menos si los granos dúctiles consisten en intraclastos arcillosos.
En segundo lugar, mediante el uso de gráficos de clasificación frente a IGV, el efecto de la
clasificación en IGV y, por lo tanto, en COPL se puede cuantificar con más precisión que utilizando
comparadores de clasificación visual (por ejemplo, Ehrenberg, 1995), y con mucha más precisión
que utilizando un valor constante del original. porosidad (por ejemplo, 45%: McBride et al., 1991;
Lundegard, 1992). Paxton et al. (2002) han utilizado el enfoque alternativo de limitar su estudio solo
a muestras que tienen una clasificación similar estimada visualmente (moderada a bien clasificada).
Sin embargo, la tendencia de clasificación frente a IGV de las arenas húmedas de Beard y Weyl
(1973) muestra que el rango de clasificación estimado visualmente en Paxton et al. (2002) el
conjunto de datos (w0.35 a w0.70 sigma phi) representa una variación inicial de IGV de
w3 unidades porcentuales . Este IGV no contabilizado La variación debida a las variaciones en la
clasificación puede explicar la mayor parte de la dispersión de datos en la curva de compactación
para areniscas de grano rígido desarrollada por Paxton et al. (2002).

5.2. Mecanismos de compactación de los cuarzoarines durante el entierro moderado

En la cuenca de los Llanos, el reordenamiento de grano es probablemente el principal mecanismo


de compactación de las cuarzoarenitas pobres en grano dúctil durante el primer w1.6 km de
enterramiento. La fractura del grano se evidencia por la presencia local de fracturas intragranulares
abiertas (Fig. 8) y microfracturas con inclusión de petróleo. Sin embargo, la contribución de la
fractura del grano a la compactación mecánica es probablemente subordinada. Esto se sugiere por
el hecho de que los valores de COPL no aumentan con el tamaño de grano para cuarzoetos limpios
enterrados a una profundidad similar. De hecho, hay una tendencia débil, aunque no es
estadísticamente significativa, para el opuesto (Fig. 12A). Si la fractura de grano frágil fuera un
mecanismo de compactación significativo en Caracara, los valores de COPL aumentarían con el
tamaño de grano.Esto se debe a que los granos de cuarzo más gruesos son más propensos a la
fractura que los granos de cuarzo finos sometidos al mismo esfuerzo efectivo, como lo demuestran
los estudios experimentales de compactación
(Chuhan et al., 2002) y datos de algunas areniscas naturales (Souque et al., 2010). Los datos de
Caracara implican, por lo tanto, que la fractura del grano es un mecanismo subordinado de
compactación mecánica de cuarzoaritos limpios, al menos durante su primer w1.6 km de
enterramiento. A mayores profundidades de enterramiento en la cuenca de los Llanos, los datos
disponibles son muy escasos y, por lo tanto, no son concluyentes.
Dada su simple mineralogía detrítica y la virtual ausencia de cementos minerales, los cuarzoetos
limpios de la cuenca Llanos son ideales para comprobar cómo se pueden extrapolar los resultados
de la compactación experimental a la naturaleza. Los datos de la cuenca del Llanos muestran que la
pérdida de porosidad compaccional en cuarzoarenitas limpias es esencialmente independiente del
tamaño del grano, al menos durante el primer w1.6 km de entierro, lo que corresponde a un estrés
efectivo de aproximadamente 19 MPa (suponiendo una densidad de masa sobrecargada promedio
de w2 .2 g / cm3, agua de poro fresco y condiciones hidrostáticas). Ese hallazgo contrasta con los
resultados de la compactación experimental de Chuhan et al. (2002), quienes encontraron grandes
diferencias en el IGV (alrededor del 6 por ciento de las unidades) entre la arena de cuarzo gruesa y
fina después de haber sido sometidas a una presión efectiva de hasta 20 MPa.Los datos de la cuenca
de Llanos también muestran que la pérdida de porosidad compaccional de las cuarzoarenitas
limpios es mucho más intensa de lo que se predice a partir de los resultados experimentales de
compactación de arenas de cuarzo puro. Esto es probable porque la compactación depende del
tiempo,

y bajo el mismo esfuerzo efectivo, la compactación de intensidad aumenta al disminuir la velocidad


de carga, como se ha demostrado experimentalmente (ver discusión en Giles, 1997, p. 197).
En conclusión, los datos de la cuenca Llanos muestran que la extrapolación de los resultados
experimentales de la compactación de arena de cuarzo a la naturaleza se debe hacer con
precaución: primero, en las profundidades moderadas del entierro, la fractura del grano parece ser
mucho menos significativa en la naturaleza que en los experimentos, en los que las tasas de carga
son muchas. de mayor magnitud (Chuhan et al., 2002). Y segundo, la compactación de cuarzoaritos
limpios es mucho más intensa de lo que se predice a partir de los experimentos de compactación,
porque alcanzar las configuraciones de equilibrio mediante el reordenamiento de grano es un
proceso dependiente del tiempo.
5.3. Efecto de la cementación sobre la mecánica al compactar de las cuarzoarenitas.
En general, nuestro conjunto de muestras carece en gran medida de volúmenes significativos de
cementos minerales. Sin embargo, muchas muestras contienen volúmenes menores de cemento de
crecimiento excesivo de cuarzo formado in situ, lo que podría haber fortalecido el marco del grano
y la compactación retardada (por ejemplo, Marcussen et al., 2010). Sin embargo, la falta de
correlación entre la pérdida de porosidad compaccional y el cemento de cuarzo in situ (Fig. 13),
indica que el cemento de cuarzo no ha retardado la compactación en el conjunto de muestras
estudiado. Además, la muestra que tiene más cemento de cuarzo (5,2% en volumen) tiene una COPL
prácticamente idéntica a otras muestras con poco cemento de cuarzo (o ningún cemento) enterrado
a profundidades similares. Por lo tanto, los volúmenes de cemento de cuarzo de hasta 5% en
volumen no son lo suficientemente altos como para influir en la compactación mecánica, o el
cemento de cuarzo en las muestras estudiadas es muy reciente y ha precipitado en o cerca del
entierro máximo.En cualquier caso, a los efectos del presente estudio, la cementación no ha influido
de manera significativa en la Paciente de las muestras estudiadas.
5.4. Curva de compactación para qua rtzarenitas limpias en la cuenca Llanos.
Dado el alto impacto de la clasificación en IGV, una curva de compactación versus profundidad
coherente para cuarzoarenitas limpias basadas en datos naturales solo debe considerar las areniscas
con la misma clasificación. Esto se puede lograr utilizando las tendencias de clasificación IGV versus
cuarzoasito limpio de la Figura 11B, a partir de las cuales se puede derivar la IGV para un valor de
clasificación fijo en las profundidades de los datos. Las tendencias definidas por los datos de
Caracara tienen pendientes muy similares pero no idénticas, posiblemente debido a efectos de
muestreo. Por lo tanto, parece razonable promediar las pendientes de las tendencias de Caracara
para obtener tendencias ideales más representativas (Fig. 14). Con respecto a los datos del campo
de Jilguero, son insuficientes para de fi nir una tendencia confiable, por lo que hemos asumido
tentativamente una tendencia utilizando la pendiente promedio de fi nida en Caracara (0.11). La
profundidad de enterramiento precisa que representa las arenas húmedas de Beard y Weyl (1973)
es incierta. Su volumen intergranular es aproximadamente un 10% inferior en unidades, lo que es
típico en la superficie (Atkins y McBride, 1992), por lo que deben representar el estado de
compactación alcanzado después de unos cientos de metros de enterramiento (Wilson y Stanton,
1994). Palmer y Barton (1987) proporcionaron datos que sugieren que dicha pérdida de porosidad
ocurre dentro del primer w200 m del entierro. Sin embargo, los experimentos de compactación
sugieren que el entierro requerido es de unos 600 m (Gluyas y Cade, 1997). Por lo tanto, parece
razonable suponer que los datos IGV de arenas fluviales de Barba y Weyl (1973) corresponden a una
profundidad de enterramiento entre ambas estimaciones, es decir, aproximadamente 400 m de
profundidad, más menos 200 m.
Usando las cuatro tendencias ideales de la Figura 14, se puede predecir el IGV para cualquier
clasificación dada a las profundidades correspondientes, y luego generar una curva de IGV contra
profundidad para cada valor de clasificación, por ejemplo, 1.0 y 0.4 sigma phi (Fig. 15A) . Con
respecto a los valores IGV representativos de las condiciones de la superficie , no hay datos
disponibles que describan su variación detallada en función de la clasificación. Sin embargo, como
se mencionó anteriormente, el da ta de Atkins y McBride (1992) indican que los IGV promedio en
los paquetes de arena de Beard y Weyl (1973) son aproximadamente un 10 por ciento más bajos
que en las arenas superficiales no perturbadas comparables. Por lo tanto, parece razonable suponer
que los IGV de profundidad cero se pueden aproximar agregando unidades del 10 por ciento a los
valores IGV estabilizados de Beard y Weyl (1973). Dada la incertidumbre de esta estimación, así
como la incertidumbre en la estimación de la profundidad representativa de los IGV estabilizados
de Beard y Weyl (1973), las curvas IGV versus profundidad de la Figura 15A son relativamente
inciertas a profundidades muy poco profundas.
Los datos de IGV publicados de las areniscas del Cuarzoarenito Eoceno Mirador en el Campo Cusiana
(Llanos Foothills, Warren y Pulham, 2001) y el Campo Caño Limón (cuenca Llanos,
McCullough, 1990) también se incluyen en el gráfico de profundidad de IGV -versus- de la
Figura 15A. Los datos de clasificación de las areniscas de Cusiana y Caño Limón no están muy bien
restringidos, por lo tanto, no deben usarse para derivar curvas de IGV versus profundidad detalladas
para valores de clasificación específicos. Sin embargo, estos cuarzoarenitas son prácticamente
idénticos en facies, composición detrítica y textura a las cuarzoarenitas de carbonera inferior
estudiados aquí, por lo tanto, podemos asumir un valor de clasificación promedio similar (0.77). En
consecuencia, los IGV promedio para Caño Limón (24.5% a 2320 m de profundidad: McCullough,
1990) y Cusiana (20.7% a 4267 m de profundidad: Warren y Pulham, 2001) probablemente
correspondan a un valor de clasificación de 0.77 sigma phi. En la Figura 15A, los valores de Cusiana
se trazan a su profundidad actual y también a su profundidad de paleo durante el Mio cene, ya que
esta zona de las estribaciones de los Llanos ha sufrido w900 m de levantamiento y erosión después
del empuje plioceno (Warren y Pulham, 2001).
Los valores de IGV correspondientes a un valor de clasificación específico a diferentes profundidades
se pueden utilizar para derivar una curva de profundidad de rsus de IGV representativa de ese valor
de clasificación . Hemos construido las curvas al calibrar el algoritmo de compactación de Lander y
Walderhaug (1999): IGV IGVf (IG Vini IGVf) $ e — b $ ES, donde IGVf es el IGV correspondiente a la
configuración de empaquetamiento estable, IGVini es el IGV en la superficie , b es la tasa de
disminución de IGV con estrés efectivo (MPa-1); y ES es la tensión máxima efectiva (MPa) (Lander y
Walderhaug, 1999). Los valores de IGVini se obtienen en función de la clasificación como se explicó
anteriormente . El estrés efectivo a la profundidad. la conversión se ha aproximado en función de
los gradientes medios litostáticos e hidrostáticos de 21,560 y 9800 Pa / m, respectivamente,
correspondientes a densidades medias de fluidos y fluidos de 2,2 y 1,0 g / cm3, respectivamente.
Esta aproximación probablemente sea válida en el rango de profundidad de la mayoría de los datos.
Sin embargo, a profundidades menores que w1 km y mayores que w4 km, la aproximación es peor,
ya que la densidad aparente de las rocas a esas profundidades debe ser ligeramente diferente del
valor promedio supuesto de 2.2 g / cm.
Los datos relativamente buenos para los datos IGV de la cuenca Llanos (Fig. 15A) se obtienen usando
un valor beta de 0.065, y valores IGVf estables que van de 0.18 a 0.23 (fracción de volumen),
correspondientes a valores de clasificación de 0.4e1.0 sigma phi, respectivamente (Tabla 2). Las
curvas obtenidas no encajan muy bien con los IGV de las arenas empacadas en húmedo, que se
suponía que representaban una profundidad de 400 m como se discutió anteriormente. Esto sugiere
que los paquetes de arena de Beard y Weyl (1973) pueden ser representativos de profundidades
mayores (w600 m), consistentes con los iones concluyentes de Gluyas y Cade (1997).
A profundidades mayores que w2k m, la extrapolación de las curvas IGV para diferentes valores de
clasificación debe realizarse con precaución, dado el control de clasificación inferior de los datos de
la cuenca de Llanos por debajo de esa profundidad. Por ejemplo, si la fractura de grano frágil se
convierte en un mecanismo de compactación significativo a mayores profundidades, las areniscas
con una clasificación más pobre pueden experimentar una compactación mejorada. Esto se debe a
que la clasificación se deteriora al aumentar el tamaño del grano (Fig. 5), y los granos de cuarzo más
gruesos son más propensos a la fractura que el cuarzo fino, como se explica en la Sección 5.2.
Las gráficas de IGV versus profundidad resultantes muestran que, en las muestras de Caracara, las
diferencias en IGV causadas por diferencias en la clasificación (es decir, aproximadamente el 6% de
las unidades) superan las diferencias en IGV resultantes de 1000 m de entierro, lo que ilustra el alto
impacto de la clasificación Al evaluar la compactación. Además, una curva de entierro solo de
compactación promedio para las cuarzoarenitas limpios de Llanos está representada por la curva
IGV contra profundidad correspondiente a su valor de clasificación promedio (0.77 sigma phi).
Las curvas de la Figura 15A se podrían usar para predecir la porosidad primaria máxima de las
cuarzoarenitas limpios y sin cementar en función de la profundidad (o presión efectiva) y la
clasificación, al menos en profundidades de enterramiento de moderadas a moderadas. El rango de
clasificación considerado en la Figura 15A corresponde al rango de clasificación más común medido
en las cuarzoarenitas de formación de Carbonera, que se depositaron principalmente en ambientes
fl uvio-deltaicos. Sin embargo, el rango de clasificación de las arenas naturales es mucho más amplio
y generalmente entre w0.3 y w1.5 sigma phi (Folk, 1980), lo que representa diferencias significativas
en el IGV inicial. Además, los datos de la cuenca de los Llanos son representativos de areniscas
dominadas por granos subangulares a suberrados. En areniscas dominadas por granos bien
redondeados (p. Ej., Eolian-dune areniscas), los IGV iniciales y estables pueden ser ligeramente
diferentes.
5.5. Comparación con otras curvas de interacción.
Hasta ~ 3 km de profundidad, la curva de compactación de grano rígido de Gluyas y Cade (1997)
tiene una forma muy similar a la de las curvas de quartarina limpia de Carbonera (Fig. 15B). Estos
autores no proporcionaron datos de clasificación sobre las arenas y areniscas que utilizaron para
derivar su curva. Sin embargo, a juzgar por su elección de porosidad inicial (50%), está implícito que
su curva debe aplicarse a un valor de clasificación de aproximadamente 0,5 sigma phi (Fig. 14). De
hecho, la curva de Gluyas y Cade (1997) corresponde aproximadamente a la curva definida en la
Cuenca de los Llanos por cuarzoarenitas limpias con un valor de clasificación de aproximadamente
0,55 sigma phi (Fig. 15B).
La curva de compactación de grano rígido de Paxton et al. (2002) también se representa en la Figura
15B. Esta curva se basa en datos de areniscas bien o moderadamente bien clasificadas (estimaciones
visuales), es decir, con una clasificación entre 0.35 y 0.71 sigma phi. Las curvas de compactación de
la cuaternaria limpia de la cuenca Llanos correspondientes a un valor de clasificación de 0.6 sigma
phi también se representan en la Figura 15B para comparación. A profundidades menos profundas
que w1.4 km, Paxton et al. (2002) la curva predice más compactación que nuestra curva. Esta
discrepancia se relaciona principalmente con las diferentes porosidades supuestas en las
condiciones de la superficie: 40% (Paxton et al., 2002) ver sus 48e50% (este estudio). En el 1.4- 1.6
km de profundidad, el Paxton et al. (2002) la curva subestima ligeramente los IGV reales medidos
en la cuenca Llanos. A profundidades más profundas que w1.6 km, Paxton et al. (2002) la curva
predice valores significativamente más altos de IGV (es decir, valores de COPL más bajos) que los
medidos en la cuenca Llanos para cuarzoarenitas bien o moderadamente bien clasificadas. Esta
salida posiblemente esté relacionada con la presencia en Paxton et al. (2002) conjunto de datos de
hasta 5% en volumen de cementos minerales duros que podrían haber retardado la compactación
hasta cierto punto. Por el contrario, la mayor parte de la cuenca llanos q se caracterizan por
uartzarenitas. por una notable escasez de cementos que podrían haber actuado como agentes de
fortalecimiento del marco, explicando así su mayor grado de compactación. Por esta razón, los
cuarzoetos de la cuenca de los Llanos son probablemente ideales para aislar los efectos de la
compactación en la porosidad intergranular de las cuarzoarenitas.
El Paxton et al. (2002) los datos muestran una dispersión significativa, especialmente a
profundidades mayores que w1.7 km (Fig. 15B). Parte de dicha dispersión puede estar relacionada
con la clasificación: teniendo en cuenta los datos de la cuenca Llanos, el rango de clasificación de
Paxton et al. Los datos (2002) (0.35e0.71 sigma phi, estimaciones visuales) representan una
variación de IGV de al menos w3 unidades porcentuales. Dado que el conjunto de datos de Paxton
et al. (2002) incluye areniscas depositadas en un rango de ambientes sedimentarios, es probable
que sus puntos de datos representen areniscas con diferencias en la clasificación promedio, lo que
puede explicar algunas de las dispersiones. Además, parte de la dispersión en el Paxton et al. (2002)
los datos podrían estar relacionados con pequeñas diferencias en el contenido de grano dúctil. En
los cuarzoetos de la cuenca de los Llanos, los contenidos de grano dúctil tan bajos como 1% vol. Son
suficientes para promover importantes cantidades adicionales.Compactación por deformación
plástica. Por lo tanto, el límite del 5% en volumen del contenido de grano dúctil en los datos de
Paxton et al. (2002) quizás sea demasiado generoso, y parte del ruido que se ve en su curva podría
deberse a pequeñas diferencias en el contenido medio de grano dúctil.
Algunos estudios han concluido que las areniscas clasificadas por debajo de ~ 2,5 km de
profundidad, de grano rígido y bien clasificadas tienden a estabilizar su IGV en alrededor del 26%, y
que la compactación adicional más allá de ese límite solo podría ser química (Paxton et al., 2002;
McBride et al., 1991; Atkins y McBride, 1992). Paxton et al. (2002) han propuesto que el límite de
26% -IGV se debe a la obtención de un empaquetamiento de grano tipo romboédrico por
compactación mecánica. Sin embargo, esta explicación solo podría ser factible para el empaque de
granos esféricos de igual diámetro (es decir, clasificación cercana a cero). Para las areniscas
estudiadas por Paxt en et al. (2002) (clasificación: 0.35- 0.71 sigma phi), un empaquetamiento de
grano de tipo romboédrico debería dar como resultado valores de IGV inferiores a 26%. Por lo tanto,
las causas de la aparente estabilización del IGV al 26% observadas por Paxton et al. (2002) debería
ser otro.
En la cuenca de los Llanos, las arenas de cuarzo bien ordenadas moderadamente bien enterradas a
unos 4.3 km tienen IGV significativamente por debajo del 26%, con un promedio de solo 20.6% a
pesar de la ausencia de signos evidentes de presión-solución intergranular en imágenes CL (Warren
y Pulham, 2001) . Además, los IGV medidos por Warren y Pulham (2001) varían ampliamente, de
15% a 28%, a pesar del rango relativamente estrecho de valores de clasificación visualmente
estimados (0.5e0.6 sigma phi: Warren y Pulham, 2001) . Dada la inherente subjetividad de las
estimaciones visuales de clasificación, y la similitud entre las cuarzoarenitas Mirador y Carbonera,
es muy probable que el rango relativamente amplio de IGV medidos por Warren y Pulham (2001)
esté relacionado con las variaciones no contabilizadas en la clasificación, Similar al caso de la
Caracara-Fi. Cuarzoetos de cuarzo descritos en el presente estudio. En el conjunto de datos de
Warren y Pulham (2001), el IGV tiende a aumentar a medida que disminuye el tamaño del grano. La
clasificación generalmente se deteriora al aumentar el tamaño del grano (como se muestra en el
presente estudio: Fig. 5). Por lo tanto, la relación entre el IGV y el tamaño de grano observado en
las cuarzoarinas de Cusiana sugiere que las variaciones no detectadas en la clasificación son
responsables del rango relativamente amplio de IGV reportados por Warren y Pulham (2001).
Una explicación plausible para los IGV generalmente bajos medidos por Warren y Pulham (2001) en
el campo de Cusiana es que la compactación se mejoró debido a la fractura del grano. De hecho,
algunas microfracturas de grano cementadas con cuarzo son evidentes en las imágenes CL
proporcionadas por Warren y Pulham (2001). Esa explicación sería coherente con los hallazgos de
Makowitz y Milliken (2003), quienes observaron un aumento general de la fractura del grano con la
profundidad en areniscas de la cuenca de Illinois y el Golfo de México. Las cuarzoarinas de Cusiana
contienen cemento de cuarzo significativo (11% en promedio: Warren y Pulham, 2001), que
contrastan con los cuarzos de Caracara y Jilguero estudiados aquí, en los cuales el cemento de
cuarzo in situ es insignificante. Nuevamente, la presencia de cemento de cuarzo en los cuarzoetos
más compactos de la cuenca Llanos es consistente con los resultados de Makowitz. y Milliken
(2003), quienes observaron una correlación entre la fractura del grano, el cemento de cuarzo y la
compactación mejorada. La curva de compactación para las areniscas de grano rígido y bien
clasificadas de Lander y Walderhaug (1999) también se representa en la Figura 15B. Esta curva se
desplaza notablemente a valores de IGV más altos en relación con todas las otras curvas
consideradas. Esto es probable porque el conjunto de datos de calibración utilizado por Lander y
Walderhaug (1999) incluyó areniscas con importantes volúmenes de cemento que retardaron o
detuvieron la compactación. Por lo tanto, la curva de Lander y Walderhaug (1999) es probablemente
representativa de las condiciones más típicas durante la diagénesis del entierro, en la cual el
aumento de la cementación con la profundidad es la regla y no la excepción. En algunas cuencas del
Mar del Norte, a 2e4 k m de profundidad, los IGV de pozo a Moderadamente bien ordenadas, las
areniscas de cuarzo son marcadamente más altas que en los Llanos (Marcussen et al., 2010, Fig.
15B). Se explicó que dichos IGV altos resultaron de la presencia de cemento de cuarzo, que
aparentemente tiene un efecto significativo de fortalecimiento del marco incluso en abundancias
relativamente bajas (<5%: Marcussen et al., 2010). Por lo tanto, el caso de los cuarzoetos de la
cuenca de los Llanos estudiados aquí es bastante excepcional, en parte debido a la ausencia general
de cementos que inhiben la compactación.
En resumen, los datos de la cuenca Llanos sugieren que, por debajo de w2.5 km de profundidad, las
arenas de cuarzo no cementadas, bien limpias a moderadamente bien clasificadas, continúan
reduciendo su volumen intergranular por compactación mecánica muy por debajo del límite del
26%, probablemente debido a la La escasez general de cementos de refuerzo del trabajo.
6. Conclusiones
(1) La importancia de medir con precisión la clasificación al evaluar la porosidad
depositacional y la compactación mecánica de las areniscas de grano rígido generalmente se
subestima. Aquí, proponemos un método para medir la clasificación de arenisca y el IGV que resulta
en una precisión mejorada en relación con los enfoques estándar. La clasificación se determina
mejor midiendo la desviación estándar de la distribución del tamaño de grano medida en imágenes
CL, y luego aplicando un factor de conversión para convertir 2D aparente en clasificación 3D real.
Ese factor se determina empíricamente comparándolo con la clasificación aparente derivada de CL
con la clasificación derivada del tamizado en muestras seleccionadas (unimodal, arcilla y sin grano
triturado, y homogéneas).
(2) El estado de compactación de las areniscas se puede describir mejor usando diagramas
de clasificación IGV versus, que también se puede usar para derivar curvas de compactación para
valores de clasificación especi fi cados. Además, las parcelas de clasificación frente a IGV son útiles
para discriminar muestras que han sufrido compactación adicional por deformación de grano
plástico, ya que trazan a la izquierda las tendencias de limpieza y piedra. Al considerar solo las
areniscas pobres en arcilla compuestas casi exclusivamente por granos rígidos, las tendencias en las
parcelas de clasificación IGV versus principalmente reflejan el estado de compactación que resulta
de la reorganización del grano y la fractura del grano. Sorprendentemente, los contenidos de grano
dúctil tan bajos como 1% en volumen son suficientes para promover una compactación adicional
significativa por la deformación plástica.
(3) En la cuenca de los Llanos, el estado de compactación de las arenas de cuarzo limpias a
profundidades dadas se puede describir mediante líneas de tendencia únicas en el espacio de
clasificación IGV versus. Estas tendencias ilustran el fuerte efecto de la clasificación en IGV. Las
tendencias se desplazan a valores IGV más bajos al aumentar la profundidad del entierro, lo que
ilustra el efecto de la compactación en IGV. En las muestras estudiadas, las diferencias en IGV
causadas por diferencias en la clasificación (es decir, alrededor del 6 por ciento de unidades)
superan las diferencias en IGV resultantes de 1000 m de entierro, lo que ilustra el alto impacto de
la clasificación al evaluar la compactación.
(4) En los cuarzoetos de la cuenca de Llanos, pobres en grano dúctil, el reordenamiento de
grano es el principal mecanismo de compactación durante el primer w1.6 km de entierro, con una
contribución subordinada de la fracturación del grano. Esto contrasta con los resultados
experimentales de compactación con arena de cuarzo, en los cuales la fractura de grano en
condiciones moderadas de entierro es mucho más intensa. Además, los datos de la cuenca de los
Llanos indican que la compactación de cuarzoetos limpios es mucho más intensa de lo que se
predice en los experimentos de compactación.
(5) Los datos de la cuenca de Llanos muestran que la pérdida de porosidad compaccional de
las cuarzoarenitas limpios es esencialmente independiente del tamaño de grano, al menos durante
el primer w1.6 km de entierro, lo que corresponde a un estrés efectivo de aproximadamente 19
MPa. Este hallazgo contrasta con algunos resultados experimentales de compactación publicados
en la literatura.
(6) Basándonos en los datos de la cuenca de Llanos, hemos generado curvas de IGV en
función de la profundidad (es decir, la "compactación") para sitios de cuarzo limpios con diferentes
valores de clasificación, y también para la clasificación promedio del conjunto de datos (0.77 sigma
phi). Dichas curvas se pueden usar para predecir la porosidad primaria máxima de las cuarzoarenitas
limpios en función de la profundidad (o presión efectiva) y la clasificación, al menos a profundidades
de entierro poco profundas a moderadas.
(7) La comparación con otras curvas de compactación publicadas revela que, en el rango de
profundidad de los datos de la cuenca de Llanos, la curva de compactación de arenisca no
cementada de grano rígido de Gluyas y Cade (1997) es muy similar a la curva de profundidad / VV
de la quartzarenita de Carbonera que corresponde a un valor de clasificación de aproximadamente
0,5 sigma phi. Sin embargo, la curva de compactación de grano rígido para areniscas relativamente
limpias y sin cementar, de grano rígido y bien clasificadas moderadamente de Paxton et al. (2002)
muestra diferencias significativas con las curvas derivadas aquí. Tales diferencias, así como algunos
de los datos dispersos en Paxton et al. (2002) la curva de "solo compactación", probablemente esté
relacionada con diferencias no contabilizadas en la clasificación. La dispersión adicional puede ser
causada por pequeñas diferencias en el contenido de grano dúctil y cemento.
(8) La mayoría de las cuarzoarenitas de la cuenca Llanos se caracterizan por una notable
escasez de cementos que podrían haber actuado como agentes de refuerzo del marco, lo que explica
su grado de compactación relativamente mayor en comparación con otras areniscas de grano rígido
en otros lugares. Por esa razón, los Llanos bas en cuarzoarenitas son probablemente ideales para
aislar los efectos de la compactación en la porosidad intergranular de las cuarzoarenitas.
(9) Los datos de la cuenca del Llanos sugieren que, por debajo de los 2,5 km de profundidad,
las cuarzoarenitas bien ordenados a moderadamente bien continúan reduciendo su volumen
intergranular por compactación mecánica muy por debajo del límite del 26%. Este límite debe
aplicarse solo a areniscas no cementadas, extremadamente rígidas y de grano rígido. Los datos de
la cuenca de Llanos también sugieren que la fractura del grano, relacionada de alguna manera con
la cementación con cuarzo, puede ser un mecanismo de compactación mecánica importante en las
partes más profundas de la cuenca.
Expresiones de gratitud
Nos gustaría agradecer a Jorge Navarro y Felipe Rodríguez por su aliento y discusiones. El apoyo
financiero fue proporcionado por Cepcolsa y la Fundación General de la Universidad Complutense
(Subvención número 165 / 2010-4130703). Cepcolsa proporcionó amablemente el acceso a
muestras y datos, y permitió su publicación. El manuscrito fue mejorado en gran medida por las
sugerencias de SN Ehrenberg y un revisor anónimo.