Está en la página 1de 504

PI00035405_00ec_polt.

indd 1 24/08/15 14:09


PI00035405_00ec_polt.indd 2 24/08/15 14:09
5.ª edición

Economía
Política

PI00035405_00ec_polt.indd 3 24/08/15 14:09


PI00035405_00ec_polt.indd 4 24/08/15 14:09
JUAN TORRES LÓPEZ
CATEDRÁTICO DE ECONOMÍA APLICADA
DE LA UNIVERSIDAD DE SEVILLA

5.ª edición

Economía
Política

EDICIONES PIRÁMIDE

PI00035405_00ec_polt.indd 5 24/08/15 14:09


COLECCIÓN «ECONOMÍA Y EMPRESA»

Director:
Miguel Santesmases Mestre
Catedrático de la Universidad de Alcalá

Edición en versión digital

Está prohibida la reproducción total o parcial


de este libro electrónico, su transmisión, su
descarga, su descompilación, su tratamiento
informático, su almacenamiento o introduc-
ción en cualquier sistema de repositorio y
recuperación, en cualquier forma o por cual-
quier medio, ya sea electrónico, mecánico,
conocido o por inventar, sin el permiso expre-
so escrito de los titulares del copyright.

© Juan Torres López, 2015


© Segunda edición electrónica publicada por Ediciones Pirámide (Grupo Anaya, S. A.), 2015
Para cualquier información pueden dirigirse a piramide_legal@anaya.es
Juan Ignacio Luca de Tena, 15. 28027 Madrid
Teléfono: 91 393 89 89
www.edicionespiramide.es
ISBN digital: 978-84-368-3373-7
A la memoria de mi padre.
De él aprendí el valor de la honestidad
y el precio tan alto que hay que pagar por ella.

PI00035405_00ec_polt.indd 7 24/08/15 14:09


PI00035405_00ec_polt.indd 8 24/08/15 14:09
Índice

Prólogo a la cuarta edición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19


Prólogo a la quinta edición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23

PARTE PRIMERA
La naturaleza de la economía

  1.  La Economía y la ciencia económica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29


1.1. La Economía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
1.1.1. ¿A qué nos referimos al hablar de Economía? . . . . . . . . . . . . . . . . 30
1.1.2. La Economía como ciencia y como práctica social . . . . . . . . . . . . 32
1.2. La ciencia económica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
1.2.1. El método científico en Economía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
1.2.2. La difícil aplicación del método científico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
1.3. Las grandes ramas del pensamiento económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
Resumen del capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
Conceptos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
Preguntas de repaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50

  2.  La actividad económica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51


2.1. Las necesidades humanas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
2.1.1. El concepto de necesidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
2.1.2. Necesidad y contexto social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
2.1.3. Necesidad y sistema económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
2.2. Los bienes económicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54
2.2.1. El valor de los bienes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54
2.3. El intercambio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
2.4. La producción y los factores productivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
2.4.1. El trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
2.4.2. La tierra y los recursos naturales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
2.4.3. El capital . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
2.5. Escasez, elección, desigualdad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
2.5.1. La elección óptima y el coste de oportunidad . . . . . . . . . . . . . . . . 67

© Ediciones Pirámide 9

PI00035405_00ec_polt.indd 9 24/08/15 14:09


Índice

2.5.2. ¿Cañones o mantequilla? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
Resumen del capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
Conceptos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
Preguntas de repaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74

PARTE SEGUNDA
Interdependencia y mercados. Microeconomía

 3.  La organización de la actividad económica. El capitalismo . . . . . . 79


3.1. Qué, cómo y para quién producir bienes y servicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
3.1.1. La naturaleza sociopolítica de la organización económica . . . . . . . 81
3.2. Los sistemas económicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
3.2.1. Los diferentes tipos de sistemas económicos . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
3.3. La economía capitalista moderna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
3.3.1. Los pros y los contras del capitalismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
3.3.2. El mercado capitalista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
3.3.3. Trabajo y beneficio en el capitalismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
Resumen del capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
Conceptos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92
Preguntas de repaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93

  4.  El intercambio de mercado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95


4.1. La economía de mercado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
4.2. Los agentes que intervienen en el mercado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
4.2.1. Las familias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
4.2.2. Las empresas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
4.2.3. El Estado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102
4.2.4. El sector financiero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
4.2.5. El sector exterior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
4.3. Producción y distribución. El equilibrio económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
4.4. El funcionamiento elemental del mercado: demanda, oferta y precio . . . . . 108
4.4.1. La demanda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
4.4.2. La oferta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
4.4.3. La determinación del precio y el equilibrio de mercado . . . . . . . . 122
Resumen del capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
Conceptos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126
Preguntas de repaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127

  5.  El mercado ideal: la competencia perfecta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129


5.1. Los supuestos y los efectos de la competencia perfecta . . . . . . . . . . . . . . . 129
5.1.1. Requisitos de comportamiento en competencia perfecta . . . . . . . . 130
5.1.2. Requisitos de la estructura del mercado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132
5.1.3. Los efectos de la competencia perfecta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133
5.2. El comportamiento óptimo del consumidor en competencia perfecta . . . . . 134

10 © Ediciones Pirámide

PI00035405_00ec_polt.indd 10 24/08/15 14:09


Índice

5.3. El comportamiento óptimo de la empresa en competencia perfecta . . . . . . 135


5.3.1. La maximización del beneficio de la empresa . . . . . . . . . . . . . . . . 137
5.4. El Estado y el mercado de competencia perfecta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
5.5. La distribución de la renta en competencia perfecta . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140
5.6. La imposibilidad de la competencia perfecta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141
5.6.1. Las condiciones del óptimo paretiano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141
5.6.2. Los «fallos» del mercado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142
Resumen del capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143
Conceptos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
Preguntas de repaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145

  6.  Los mercados imperfectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147


6.1.  La concentración de capitales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
6.2. El monopolio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
6.2.1. Diferentes tipos de monopolio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 152
6.3. El oligopolio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153
6.3.1. Coordinación y competencia en el oligopolio . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
6.4. La diferenciación del producto. Competencia monopolística . . . . . . . . . . . 158
Resumen del capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159
Conceptos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160
Preguntas de repaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161

  7.  Los mercados de factores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163


7.1. La retribución de los factores productivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
7.2. El precio de los recursos naturales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
7.2.1. La oferta de recursos naturales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
7.2.2. La demanda de recursos naturales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167
7.2.3. El precio de los recursos naturales. La renta de la tierra . . . . . . . . 168
7.3.  El capital y su retribución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
7.3.1. La oferta de capital . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169
7.3.2. La demanda de capital . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 170
7.3.3.  La determinación del tipo de interés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171
7.4. La retribución del trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 172
7.4.1. La oferta de trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173
7.4.2. La demanda de trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174
7.4.3. El mercado de trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175
7.4.4. Las diferencias salariales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176
7.4.5. El paro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 177
7.5. La desigualdad en el reparto de la renta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 178
Resumen del capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180
Conceptos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181
Preguntas de repaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 182
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 182

  8.  Los límites del mercado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185


8.1. Críticas a la teoría marginalista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185

© Ediciones Pirámide 11

PI00035405_00ec_polt.indd 11 24/08/15 14:09


Índice

   8.1.1. Críticas al enfoque de la utilidad del consumidor . . . . . . . . . . . 186


   8.1.2. Las teorías alternativas del comportamiento de la empresa . . . . 186
   8.1.3. Crítica a la teoría marginalista de la distribución . . . . . . . . . . . . 187
  8.2. Racionalidad y óptimo paretiano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189
   8.2.1. El egoísmo y las preferencias sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189
   8.2.2. La ética utilitarista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
   8.2.3. Información e incertidumbre en el mercado . . . . . . . . . . . . . . . . 192
  8.3. Los límites del mercado como sistema de asignación . . . . . . . . . . . . . . . . 194
   8.3.1. Los bienes públicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
  8.3.2. Las externalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197
  8.4. Eficiencia frente a equidad: la intervención del Estado . . . . . . . . . . . . . . . 200
  8.5. Mercado y sociedad: una visión de conjunto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201
Resumen del capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203
Conceptos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 204
Preguntas de repaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 204
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205

PARTE TERCERA
Macroeconomía

 9.  Problemas macroeconómicos. Naturaleza y medición . . . . . . . . . . . 209


  9.1. El análisis macroeconómico. Visión de conjunto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
   9.1.1. Los grandes asuntos de la macroeconomía . . . . . . . . . . . . . . . . . 210
   9.1.2.  Las relaciones macroeconómicas básicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . 212
  9.2. La medición de las relaciones macroeconómicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 215
   9.2.1. La contabilidad nacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216
  9.3. Los agregados macroeconómicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 217
   9.3.1. Producto Interior Bruto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 217
  9.3.2. Renta Nacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 221
   9.3.3. Renta familiar disponible . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222
   9.3.4. Magnitudes reales y magnitudes monetarias . . . . . . . . . . . . . . . . 222
   9.3.5.  Limitaciones de los indicadores convencionales . . . . . . . . . . . . . 224
  9.4. El cuadro macroeconómico y la política económica . . . . . . . . . . . . . . . . . 224
Resumen del capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 226
Conceptos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227
Preguntas de repaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228

10.  Consumo, ahorro e inversión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231


10.1. El consumo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231
10.1.1. Las teorías y los estudios empíricos del consumo . . . . . . . . . . . 232
10.1.2. La función de consumo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234
10.1.3. Otros determinantes del consumo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 236
10.2. El ahorro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 236
10.3. La inversión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 238
10.3.1. La inversión y la demanda agregada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 238
10.3.2. El equilibrio entre ahorro e inversión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241
Resumen del capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242

12 © Ediciones Pirámide

PI00035405_00ec_polt.indd 12 24/08/15 14:09


Índice

Conceptos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 243


Preguntas de repaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 243
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 244

11.  El sector público y la política fiscal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 247


11.1. El sector público y la economía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 247
11.1.1. El ámbito del sector público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 248
11.1.2. Las funciones económicas del sector público . . . . . . . . . . . . . . . 249
11.2. La intervención pública en la economía. La política económica . . . . . . . 251
11.2.1.  Modos de actuación del sector público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 251
11.2.2. La regulación pública de la vida económica . . . . . . . . . . . . . . . . 252
11.2.3. La política económica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255
11.3. La política fiscal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
11.3.1. Los gastos públicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
11.3.2. Los ingresos públicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258
11.3.3. Déficit público y deuda del Estado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259
11.4. La política fiscal y la demanda agregada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259
11.4.1. El gasto público y la demanda agregada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 260
11.4.2. Los impuestos y la demanda agregada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 263
11.4.3. Los estabilizadores automáticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265
Resumen del capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265
Conceptos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 266
Preguntas de repaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267

12.  El dinero y la política monetaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269


12.1.  El dinero en la Economía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269
12.1.1. Dinero legal, dinero bancario y dinero financiero . . . . . . . . . . . . 270
12.1.2. El dinero, la producción y los precios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271
12.2. La creación del dinero en el sistema financiero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271
12.2.1. Los bancos comerciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 272
12.2.2. El banco central . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 276
12.3. La demanda de dinero y la oferta monetaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 279
12.3.1.  La demanda de dinero. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 279
12.3.2.  La oferta monetaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 280
12.4. El precio del dinero: la formación del tipo de interés . . . . . . . . . . . . . . . . 282
12.5.  La política monetaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 284
12.5.1. La utilidad de los impulsos monetarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 284
12.5.2.  El funcionamiento de la política monetaria . . . . . . . . . . . . . . . . . 285
12.6.  Relaciones entre política monetaria y política fiscal . . . . . . . . . . . . . . . . . 290
12.6.1.  Los aspectos monetarios de la política fiscal . . . . . . . . . . . . . . . 290
12.6.2.  Las implicaciones fiscales de la política monetaria . . . . . . . . . . 291
Resumen del capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 293
Conceptos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 294
Preguntas de repaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 294
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 295

13.  El sector exterior: comercio y pagos internacionales . . . . . . . . . . . . 297


13.1. El comercio internacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 297

© Ediciones Pirámide 13

PI00035405_00ec_polt.indd 13 24/08/15 14:09


Índice

13.1.1. La justificación teórica del comercio internacional . . . . . . . . . . . 298


13.1.2. Libre cambio y proteccionismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 299
13.1.3. El comercio internacional en la actualidad . . . . . . . . . . . . . . . . . 302
13.2. La balanza de pagos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 304
13.2.1. Estructura de la balanza de pagos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 305
13.3. Los pagos internacionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 306
13.3.1. Intervenciones en el mercado de divisas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 310
13.4. El Sistema Monetario Internacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 314
13.5. El comercio exterior y la demanda agregada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 317
Resumen del capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 318
Conceptos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 319
Preguntas de repaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 320
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 320

14.  Equilibrio, desequilibrio y política económica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 323


14.1. La oferta y la demanda agregadas. El equilibrio macroeconómico básico . 323
14.1.1. La oferta agregada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 324
14.1.2. La demanda agregada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 326
14.1.3. El modelo simple de equilibrio entre oferta y demanda agregadas. . 328
14.2. Los modelos macroeconómicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 329
14.2.1. El modelo neoclásico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 329
14.2.2. El modelo keynesiano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 331
14.3. Los efectos de las políticas económicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 334
14.3.1. Efectos de la política fiscal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 334
14.3.2. Efectos de la política monetaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 338
14.4. ¿Qué política utilizar? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 339
14.4.1. Los fallos en la transmisión de los impulsos entre variables . . . 339
14.4.2. Hipótesis económicas e intereses sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . 341
Resumen del capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 342
Conceptos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 343
Preguntas de repaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 343
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 344

15.  El largo plazo: crecimiento, ciclos y desarrollo económico . . . . . . 345


15.1. Los factores del crecimiento económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 345
15.1.1. La naturaleza del crecimiento económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . 346
15.1.2. Los factores del crecimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 347
15.1.3. El crecimiento económico como proceso de acumulación . . . . . 350
15.2. Las teorías del crecimiento económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351
15.2.1. Los economistas clásicos y el excedente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 352
15.2.2. La despreocupación marginalista por el crecimiento económico.. 354
15.2.3. La teoría keynesiana del crecimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 354
15.2.4. La respuesta neoclásica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 354
15.2.5. Crecimiento económico y distribución de la renta . . . . . . . . . . . 355
15.3. Las fluctuaciones del crecimiento y la crisis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 357
15.3.1. El ciclo económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 357
15.3.2. La explicación del ciclo económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 359
15.3.3. La sucesión de crisis en la economía capitalista . . . . . . . . . . . . . 362

14 © Ediciones Pirámide

PI00035405_00ec_polt.indd 14 24/08/15 14:09


Índice

15.4. El subdesarrollo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 362


15.4.1. Las teorías del subdesarrollo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 364
Resumen del capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 366
Conceptos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 367
Preguntas de repaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 368
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 368

PARTE CUARTA
Problemas económicos contemporáneos

16.  La evolución de la economía mundial: de 1945 a la Gran Recesión . 373


16.1. Un siglo de inestabilidad y cambio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 373
16.2. La época dorada de expansión económica (05-03) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 374
16.2.1. Los «años gloriosos» . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 375
16.2.2. El fordismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 376
16.2.3. Oligopolios y competencia monopolística . . . . . . . . . . . . . . . . . . 377
16.2.4. La internacionalización de la producción . . . . . . . . . . . . . . . . . . 378
16.2.5. El endeudamiento generalizado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 381
16.3. El desorden económico mundial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 383
16.3.1. La subida de los precios del petróleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 383
16.3.2. El caos monetario internacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 385
16.3.3. La crisis productiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 388
16.3.4. Cambio de siglo entre crisis e incertidumbres . . . . . . . . . . . . . . 391
Resumen del capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 394
Conceptos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 395
Preguntas de repaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 395
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 396

17.  El desempleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 397


17.1. El desempleo y la degeneración del trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 397
17.1.1. La medición del desempleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 398
17.1.2. Los rasgos del trabajo y el desempleo actuales . . . . . . . . . . . . . 402
17.2. Las teorías convencionales del desempleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 406
17.2.1. La teoría neoclásica del desempleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 407
17.2.2. La teoría keynesiana del desempleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 410
17.2.3. La síntesis de Malinvaud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 410
17.2.4. Teorías recientes del desempleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 411
17.3. El desempleo y la economía capitalista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 414
17.3.1. La naturaleza especial del mercado de trabajo . . . . . . . . . . . . . . 414
17.3.2. El empleo y los beneficios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 417
17.3.3. La teoría marxista del desempleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 418
17.3.4. Desempleo y cambio tecnológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 418
17.3.5. Desempleo y economía del despilfarro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 420
17.4. Las políticas de empleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 422
Resumen del capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 424
Conceptos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 426
Preguntas de repaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 426
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 427

© Ediciones Pirámide 15

PI00035405_00ec_polt.indd 15 24/08/15 14:09


Índice

18.  La inflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 429

18.1. Naturaleza, fuentes y efectos de la inflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 430


18.1.1. Las fuentes de la inflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 432
18.1.2. Los efectos de la inflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 434
18.1.3. Desinflación y deflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 436
18.2. Las teorías convencionales de la inflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 437
18.2.1. La inflación de demanda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 437
18.2.2. La inflación de costes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 438
18.2.3. La explicación monetarista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 440
18.3. La relación entre inflación y desempleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 441
18.3.1. La estanflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 441
18.4. Las teorías estructurales de la inflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 443
18.4.1. La inflación y la estructura económica del capitalismo mo-
derno. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  443
18.4.2. Los desencadenantes socioculturales de la inflación . . . . . . . . . . 444
18.4.3. La inflación como propósito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 445
18.5. La política económica antiinflacionista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 446
Resumen del capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 447
Conceptos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 448
Preguntas de repaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 448
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 449

19.  Las políticas económicas contemporáneas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 451

19.1. La ruptura del consenso keynesiano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 451


19.1.1. Las controversias de política macroeconómica . . . . . . . . . . . . . . 452
19.1.2. Los nuevos problemas económicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 453
19.2. La respuesta conservadora: el neoliberalismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 455
19.2.1. La nueva política monetarista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 455
19.2.2. La economía de la oferta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 456
19.2.3.  El rechazo del intervencionismo estatal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 456
19.2.4.  La «inutilidad» de la política económica . . . . . . . . . . . . . . . . . . 457
19.2.5.  Los efectos del primer monetarismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 457
19.3. Las «políticas de ajuste» . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 459
19.3.1. El ajuste estructural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 459
19.3.2. El ajuste en los países subdesarrollados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 461
19.3.3. El ajuste mediante las políticas europeas de austeridad tras la
crisis de 2007 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 464
19.4.  La economía mundial y la política económica tras el ajuste estructural . . . . 464
19.4.1.  La financiarización de las economías . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 465
19.4.2.  La industria mundial tras las políticas de ajuste . . . . . . . . . . . . . 466
19.4.3.  La globalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 467
19.4.4. Las políticas deflacionistas y el reforzamiento del ciclo econó-
mico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 469
19.4.5. El rechazo de las políticas redistributivas y la crisis del Estado
de Bienestar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 470
19.4.6.  La desigualdad creciente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 472

16 © Ediciones Pirámide

PI00035405_00ec_polt.indd 16 24/08/15 14:09


Índice

19.4.7.  La Economía y la crisis ambiental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 473


19.5.  El papel de la ciencia económica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 474
Resumen del capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 479
Conceptos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 480
Preguntas de repaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 480
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 481

Índice de autores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 483

Índice temático . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 487

© Ediciones Pirámide 17

PI00035405_00ec_polt.indd 17 24/08/15 14:09


PI00035405_00ec_polt.indd 18 24/08/15 14:09
Prólogo a la cuarta edición

«En cuestiones de cultura y de saber,


sólo se pierde lo que se guarda; sólo se gana lo que se da.»
(Antonio Machado)

Esta nueva edición del manual en Ediciones Pirámide aparece 23 años después de
que viera la luz por primera vez en forma de apuntes en la Universidad de Málaga.
Ahora, no sólo lo pongo al día en otra universidad, la de Sevilla, sino cuando
estamos viviendo ya varios años de una perturbación económica extraordinaria.
Como es sabido, una gran crisis ha resquebrajado los cimientos de la economía
mundial después de que la banca mundial estuviera a punto de colapsar completa-
mente a partir de 2007. Y a pesar de que los gobiernos han gastado billones de eu-
ros en salvar a la banca y a las grandes empresas, la situación hasta ahora no se ha
resuelto y muchos países, entre ellos el nuestro y otros europeos, sufren los proble-
mas económicos más graves quizá de los últimos cien años.
Pero no sólo ha sido la actividad económica la que ha resultado dañada. Como
dijo el que fue todopoderoso presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos,
Alan Greenspan, la crisis que empezó en 2007 también ha hecho que colapse nues-
tra estructura mental. Se refería a la forma de pensar con la que se había venido
haciendo frente a los problemas económicos en los últimos años, afirmando siempre
que los mercados lo resolverían todo automáticamente, que no ocurriría nada por
mucha que fuese la libertad para especular y llevar el dinero al casino financiero, o
que la desigualdad creciente o el destrozo al medio ambiente no eran asuntos que
debieran preocupar demasiado a la economía y a los economistas.
En las ediciones anteriores del manual ya se había reflexionado sobre esta forma
de pensar y sobre sus grandes limitaciones y ahora estamos pagando las consecuen-
cias de que pensaran así quienes tomaban las grandes decisiones económicas.
Por eso creo que sigue siendo no sólo válido sino ahora quizá más necesario que
nunca acercarse a la economía, como pretende hacer este manual, desde una pers-

© Ediciones Pirámide 19

PI00035405_01ec_polt.indd 19 24/08/15 14:09


Prólogo a la cuarta edición

pectiva crítica y abierta a la realidad de los hechos, presentando no sólo el saber


más o menos convencional, sino también el de grandes economistas cuyas aporta-
ciones han ido desapareciendo de la enseñanza de la economía en los últimos años
a pesar del acierto de sus análisis y predicciones.
El Premio Nobel de Economía Kenneth Arrow mostraba hace poco su sorpresa
por que hoy día encuentra a estudiantes de economía que no conocen a ningún gran
economista de hace más de 25 ó 30 años. Y lleva razón. Es la consecuencia de en-
señar solo una economía centrada en los modelos abstractos y poco realistas que
predominan en estos últimos años, y de olvidar no sólo a grandes tradiciones del
pensamiento económico, sino también el análisis que no corrobore las afirmaciones
del pensamiento dominante.
Frente a eso me parece que hace falta un enfoque más amplio, integrado y glo-
bal de la economía, como reclama Amartya Sen, otro Premio Nobel de Economía.
Y a eso sigue aspirando modestamente este manual, al tratar de ofrecer perspectivas
complementarias a lo que habitualmente se ofrece en los cursos convencionales de
introducción a la economía. Esa me parece que es la única manera de huir del adoc-
trinamiento y de cumplir el sabio principio docente que recomendaba José Ortega y
Gasset: «Siempre que enseñes, enseña a la vez a dudar de lo que enseñas».
Otro Premio Nobel de Economía, Robert Solow, afirmaba en 2001 que «la teo-
ría económica no es lo bastante estética ni tan profunda para ser enseñada por ella
misma, como por ejemplo el arte por el arte», sino que tiene interés si ayuda a en-
tender y quizá a resolver los «problemas concretos» de nuestras sociedades. Y eso
es lo que a mi juicio obliga a que su enseñanza no se limite simplemente a propor-
cionar el lenguaje, la metodología al uso, sino también un acercamiento efectivo a
los hechos. Y al hacerlo tampoco se puede olvidar, por cierto, que como decía el
también Nobel Gunnar Myrdal «no hay modo de estudiar la realidad social fuera del
punto de vista de los ideales humanos». Lo que obliga a no perder de vista, cuando
enseñamos o aprendemos economía, los valores éticos y los imperativos morales
que pueden hacer que los seres humanos vivan mejor y más felizmente.
Un cambio adicional en el que aparece esta nueva edición es la implantación del
Espacio Europeo de Educación Superior. Dos de sus grandes consecuencias son, por
una parte, el acortamiento de los programas y contenidos de las asignaturas, y, por
otra, los nuevos modos de enseñar y aprender que estamos tratando de poner en
marcha, a pesar de las dificultades y amenazas que se ciernen sobre la enseñanza
pública universitaria.
Soy consciente de que es muy difícil que se puedan impartir todos los conteni-
dos de este manual en los nuevos períodos cuatrimestrales. Esa fue la razón de pu-
blicar una versión más reducida de este manual en esta misma editorial como Intro-
ducción a la economía. Pero, a pesar de ello, he creído conveniente mantener esta
original, sin disminuir sustancialmente ni los temas que contiene ni sus contenidos.
Creo que tal y como está concebido pueden dejarse a un lado algunos de ellos sin
que se resienta el hilo que siempre debe llevar un curso académico, en función de
la estrategia o preferencia docente del profesorado. Y, en todo caso, creo que siem-
pre es bueno que se pueda disponer de un manual algo más omnicomprensivo, que

20 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 20 24/08/15 14:09


Prólogo a la cuarta edición

vaya más allá de lo que específicamente se pueda incluir en el programa de una


asignatura o que pueda utilizarse en otro momento o para otras finalidades.
Todo ello es lo que justifica que esta nueva edición del manual no presente
grandes cambios respecto a la anterior. No los tiene de estructura ni de enfoque aun-
que sí están puestos al día los datos y referencias y modificados algunos epígrafes o
contenidos que con el paso del tiempo o la aparición de nuevos enfoques me parecía
que podían comprenderse más fácilmente si se presentaban como ahora se hace.
Para finalizar, quisiera recordar lo mismo que recordaba al presentar la edición
anterior. En el prólogo que abría este manual cuando se publicó por primera vez,
como he dicho hace 23 años, afirmaba que escribí el libro con pasión por enseñar a
mis alumnos y alumnas. Debo decir que en todo este tiempo esa pasión no ha hecho
sino aumentar, y lo ha hecho al mismo tiempo que he ido aprendiendo a amar más
—y espero que mejor— a la vida y a las personas, incluso a las que no me corres-
ponden. Eso es lo que me permite disfrutar de la enseñanza y confío en que los
estudiantes y docentes que utilicen este libro disfruten igual que yo cuando lo estu-
dien o lo utilicen para enseñar.

Sevilla, mayo de 2013.

Juan Torres López


www.juantorreslopez.com
@juantorreslopez

© Ediciones Pirámide 21

PI00035405_01ec_polt.indd 21 24/08/15 14:09


PI00035405_01ec_polt.indd 22 24/08/15 14:09
Prólogo a la quinta edición

«Todas las teorías son legítimas y ninguna tiene importancia.


Lo que importa es lo que se hace con ellas.»

(Jorge Luis Borges)

Con esta nueva edición de 2015, el manual vuelve a comportarse como una es-
pecie de organismo vivo que reclama cambios a medida que pasa el tiempo, incluso
cuando antes parecía que ya estaba saciado y que tenía forma definitiva. En esta
ocasión se ha realizado una amplia revisión de estilo, se han actualizado datos y
algunos contenidos que han cambiado con el paso del tiempo, se han corregido las
erratas detectadas y se ha modificado el enfoque de diversos epígrafes tratando
siempre de hacer mas fácil su lectura y estudio.
En particular, se han incorporado algunas reflexiones adicionales sobre la crisis
reciente y se han fundido en uno los anteriores dos últimos capítulos.
Por primera vez, esta edición del manual va acompañada de materiales comple-
mentarios para los alumnos y el profesorado que están disponibles en la web de
Editorial Pirámide. Los alumnos podrán encontrar allí mapas conceptuales, guiones,
vocabulario, lecturas y preguntas para autoevaluación. Todo ello está también a dis-
posición de los profesores, que además tienen acceso a presentaciones para clase y
otros recursos de actualidad que se van actualizando.
Cuando aparece esta nueva edición, el manual cumple 25 años desde que en
1990 vio la luz como apuntes de clase en la Universidad de Málaga, y 15 desde que
comenzó a publicarse en esta editorial. Es mucho tiempo, pero una vez más tengo
la satisfacción de poder escribir en estas páginas introductorias que vivo mi activi-
dad docente con la misma pasión que el primer día y que me gusta entregarme y
servir a mis alumnos tanto o más que cuando empecé a dar clases.
A ellos dedico este manual, que recoge mi modo de entender la economía y la
interpretación que hago del pensamiento que los demás economistas han ido crean-

© Ediciones Pirámide 23

PI00035405_01ec_polt.indd 23 24/08/15 14:09


Prólogo a la quinta edición

do desde hace decenios para tratar de resolver los problemas económicos. Me per-
mito recordar al admirado profesor José Luis Sampedro y utilizar sus palabras para
decir que presento y ofrezco a mis alumnos este manual con la modestia de una
vela, de un quinqué, y no con la prepotencia, ¡tan habitual entre economistas!, de
los grandes focos, porque, como él ha escrito en su libro póstumo La vida perenne
(Plaza y Janés, 2015), «Una vela, un quinqué dan luz, iluminan, permiten ver; en
cambio, unos focos deslumbran, ciegan, dificultan la visión. El maestro está para
ayudar a ver, no para cegar a sus discípulos».
Lo que espero es que este libro sirva para esto último.

Sevilla, marzo de 2015.


Juan Torres López
@juantorreslopez
www.juantorreslopez.com

24 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 24 24/08/15 14:09


«Yo agregaría una palabra para algún estudiante que esté iniciando el
estudio de la economía y pudiera estar desalentado por la severidad del
esfuerzo que el estudio... parece exigirle. Los complicados análisis que
los economistas intentan llevar a cabo no son meramente una gimnasia,
son instrumentos para el mejoramiento de la vida humana. La miseria y
la asquerosidad que nos rodea, el lujo insultante de algunas familias ri-
cas, la terrible incertidumbre que ensombrece a muchas familias pobres...
éstos son males demasiado evidentes para ignorarlos.
Es posible que mediante el conocimiento que busca nuestra ciencia
ellos puedan ser moderados. ¡De las tinieblas sale la luz! Su búsqueda es
la tarea, encontrarla es el precio que la “lúgubre ciencia” de la Economía
Política ofrece a aquellos que se enfrentan a su disciplina.»

Arthur C. Pigou

PI00035405_01ec_polt.indd 25 24/08/15 14:09


PI00035405_01ec_polt.indd 26 24/08/15 14:09
PARTE PRIMERA
La naturaleza de la economía

PI00035405_01ec_polt.indd 27 24/08/15 14:10


PI00035405_01ec_polt.indd 28 24/08/15 14:10
1 La Economía
y la ciencia económica

«Me recordó a los políticos y, sobre todo, a los economistas:


al ponerle nombre a una determinada actividad, ésta cobra una
evidencia irreductible, una vida inmediata y fuera de duda.»

(Álvaro Mutis,
Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero)

El término Economía es de gran utilización. Todo el mundo lo ha usado algu-


na vez, y es fácil advertir que hoy día se refiere a cuestiones de gran trascenden-
cia social y política. Los grandes problemas económicos de nuestro tiempo (el
paro, la globalización, la inflación, el comercio internacional, la pobreza...) tienen
dimensiones políticas y sociales muy evidentes. Cuando se habla de Economía,
parece que se abre una especie de caja de Pandora de donde cualquier otro asunto
puede salir.
Sin embargo, aunque se use tan ampliamente el término no siempre tenemos
clara conciencia de lo que en realidad significa. Como veremos, ni siquiera es fácil
ponerse de acuerdo acerca de aquello que se puede considerar que está dentro del
término Economía.
Esa gran controversia hace difícil el estudio de la Economía, porque muchas
veces los principiantes no saben bien a qué atenerse. Por eso es importante el estu-
dio cuidadoso de las cuestiones económicas y, sobre todo, aprender a diferenciar los
diferentes enfoques.
En este primer capítulo vamos a tratar de presentar lo que es la Economía, qué
tipo de asuntos sociales aborda y cómo lo hacen los economistas según sus diferen-
tes puntos de vista.

© Ediciones Pirámide 29

PI00035405_01ec_polt.indd 29 24/08/15 14:10


Economía Política

1.1. LA ECONOMÍA
Cuando los científicos se refieren a la Economía, no siempre están de acuerdo. Tra-
tan de elaborar modelos, teorías, leyes que expliquen los hechos económicos, pero no
todos los economistas coinciden a la hora de considerar que esas leyes o modelos son
válidos o que responden efectivamente a la realidad. Hay una gran diversidad de co-
rrientes o formas de abordar el estudio de las cuestiones económicas.
Si se analiza con cierto detalle la naturaleza de las controversias económicas,
seguramente se podría comprobar que éstas empiezan a la hora de determinar qué
debe estudiar la Economía y cómo ha de hacerlo.
Las diferentes corrientes del pensamiento económico han surgido precisamente
de la diversa sensibilidad de los economistas hacia los problemas sociales que pue-
den analizarse desde la perspectiva de la ciencia económica.
Unos han estado más preocupados por establecer modelos de comportamiento
que permitiesen predecir; otros han optado por explicar de manera más realista los
fenómenos económicos, a costa de perder capacidad de predicción. A veces, ha pre-
dominado una concepción de la Economía como conocimiento normativo orientado
a proporcionar claves que permitan resolver problemas relativos al «deber ser»; en
otras ocasiones, la Economía se sustancia en un conjunto de proposiciones positivas
relativas tan sólo a aquello que pueda ser percibido empíricamente y formalizado
gracias a la matemática.
En fin, unos economistas se dedican a conocer y procurar que sean resueltos los
problemas sociales que consideran estigmas de sus sociedades, como la pobreza y la
desigualdad de los individuos o las naciones, el desempleo o los desequilibrios eco-
nómicos de todo tipo. Otros se preocupan solamente de descifrar la coherencia in-
terna de modelos que ellos mismos consideran irrealistas, entendiendo que esos pro-
blemas mundanos son propios de los políticos (¡o de los moralistas!) más que de los
«científicos» sociales.

1.1.1. ¿A qué nos referimos al hablar de Economía?

Cualquier persona mínimamente instruida respondería acertadamente diciendo


que la Economía tiene que ver con un cierto tipo de actividades específicas que de-
sarrollamos habitualmente en nuestra vida social: buscar trabajo, comprar bienes o
servicios, solicitar o conceder créditos, invertir en la Bolsa... Es decir, con un campo
muy amplio de actividades orientadas a satisfacer nuestras necesidades materiales, a
proporcionarnos nuestro sustento diario.
Un gran economista inglés, Alfred Marshall, decía con mucha razón que la eco-
nomía es la ciencia que se ocupa de todos esos asuntos que él llamaba «los nego-
cios ordinarios de la vida».
Incluso los que no saben de antemano nada de Economía esperan que ésta sea
la que les proporcione explicaciones sobre un tipo de cuestiones muy variado pero
intuitivamente bien definido: por qué compramos unos bienes y no otros, por qué

30 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 30 24/08/15 14:10


La Economía y la ciencia económica

los gobiernos gastan los recursos públicos en unas cosas y no en otras, qué razones
llevan a las empresas a producir cada tipo de mercancías, por qué unos empleos
están mejor pagados que otros, por qué suben los precios o, simplemente, por qué
alguno de nuestros conocidos no encuentra trabajo.
Incluso muchas personas utilizan a veces la palabra economía para referirse a un
determinado tipo de comportamiento: «ha hecho un uso muy económico de sus ingre-
sos», «aquella familia está haciendo muchas economías para llegar a fin de mes».
Lo que ocurre es que, efectivamente, la Economía tiene que ver con todos esos
diferentes tipos de asuntos que podríamos sintetizar en tres grandes campos: un de-
terminado tipo de actividades, unos problemas sociales específicos y un modo sin-
gular de comportamiento humano.

La actividad económica

Los seres humanos desarrollamos muchos tipos de actividades a lo largo de


nuestra vida, pero hay una que llamamos actividad económica que tiene que ver con
una problemática y unos asuntos específicos: la satisfacción de nuestras necesida-
des.
La actividad económica es aquella encaminada a satisfacer las necesidades ma-
teriales individuales o colectivas de los individuos, a procurar el uso de los recursos
que son necesarios para ello y a conseguir el patrimonio o riqueza que, individual y
colectivamente, es preciso acumular para vivir en sociedad y obtener los bienes o
servicios que nos resultan necesarios.
La agricultura, la producción industrial, el comercio, el consumo de bienes, el
intercambio... son actividades económicas que estudiaremos con detalle más adelan-
te y que están encaminadas a la satisfacción de nuestras necesidades.

Los problemas económicos

La actividad económica se corresponde con el campo específico de la vida so-


cial orientado a satisfacer nuestras necesidades, pero, además de eso, es posible
percibir problemas económicos en muchas actividades sociales que nada tienen que
ver con la actividad económica.
Decidir si se tiene un hijo o plantear si es preferible que haya más policía para
prevenir el crimen o castigos más elevados para los delincuentes no son en sí mismos
asuntos o actividades económicas. Desde luego que no. Pero tienen en común algo
muy importante con ellas: son asuntos que tienen que ver con la existencia de recur-
sos escasos y que, por tanto, requieren una determinada elección para resolverlos.
Cuando cualquier tipo de cuestión social se plantea como un problema originado
por la escasez de recursos decimos que nos encontramos ante un problema económico.
En sentido estricto no son actividades económicas, pero se resuelven como si lo
fueran, evaluando los costes y beneficios que llevan consigo.

© Ediciones Pirámide 31

PI00035405_01ec_polt.indd 31 24/08/15 14:10


Economía Política

El comportamiento económico

Si se analizan la actuación del legislador cuando opta por elevar las penas de los
delitos en lugar de aumentar los recursos para su prevención, el razonamiento que
puede llevar a una pareja a tener un nuevo hijo o el efecto que puede tener sobre el
delincuente el que deba pagar un mayor «precio» si comete un delito, se podrá con-
cluir que son conductas o procesos que se resuelven de forma muy parecida a los
que habitualmente se consideran económicos: eligiendo aquellas alternativas que
comporten menos costes y mayores beneficios.
Podríamos decir entonces que la Economía tiene que ver también con el com-
portamiento humano que se lleva a cabo evaluando los costes y beneficios que im-
plica cualquier tipo de actividad.
Por eso muchos economistas hablan de comportamiento económico como aquel
que se manifiesta en la elección a partir de un cierto cálculo, más o menos compli-
cado, de los costes y de los beneficios que conlleva la decisión que se adopte.
Generalmente, para lograr esos objetivos a través de la actividad económica,
los seres humanos se enfrentan a una dotación determinada de recursos que deben
utilizar de forma que obtengan el mayor rendimiento posible desde el punto de
vista de las necesidades que se desean satisfacer. Y eso implica normalmente que
deban realizar una constante evaluación de los costes y de los beneficios que re-
portan los diferentes usos posibles de esos recursos. Las actividades humanas se
distinguen porque muchas veces están vinculadas a este tipo de cálculo o evalua-
ción.
Resulta entonces que la Economía no sólo tiene que ver con una amplia gama
de actividades sociales —de percepción más o menos intuitiva— a las que conside-
ramos actividades económicas, sino también con aspectos singulares de actividades
no económicas cuando éstas comportan decisiones realizadas tras el cálculo de cos-
tes y beneficios.

1.1.2. La Economía como ciencia y como práctica social

La Economía tiene que ver con esos tres ámbitos, pero lo importante es que
trata de acercarse a ellos de una forma específica: como conocimiento científico.
Eso quiere decir que procura conocer las generalidades de los fenómenos eco-
nómicos y las leyes que los gobiernan más que los hechos aislados.
Pero todos sabemos que conocer las cosas sociales por el simple hecho de co-
nocerlas carece de sentido. La pretensión última del conocimiento humano es actuar
sobre el entorno para modificar sus condiciones de vida. Y de ahí que la Economía
se ocupe, además, de la transformación de las condiciones económicas en que se
lleva a cabo nuestra vida social. La Economía es, por lo tanto, un tipo de conoci-
miento y también una práctica social.
Como veremos más adelante, los problemas económicos tienen mucho que ver
—como también suelen percibir intuitivamente los ciudadanos— con otras cuestio-

32 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 32 24/08/15 14:10


La Economía y la ciencia económica

nes sociales: con los grupos de poder y con los intereses sociales de todo tipo. De
ahí que la Economía trate de abordar los problemas económicos situándolos en su
contexto social y político.
Para poner esto claramente de manifiesto, en los orígenes de los estudios econó-
micos se empezó a hablar de Economía Política. Más tarde este término quedó en
desuso y últimamente es utilizado por los economistas que tienen especial interés en
resaltar que su enfoque tiene en cuenta ese tipo de circunstancias sociales y políticas
a la hora de analizar los problemas económicos.

Ética y Economía
Lo que acabamos de señalar equivale a decir que la Economía forma parte de
ese abanico de ciencias que tratan de responder a las preguntas esenciales sobre
nueva vida en sociedad: ¿cómo hay que vivir? o ¿cómo se puede vivir mejor?
Pero se trata de preguntas que no tienen respuestas objetivas sino que son pre-
ferenciales, dependientes de lo que cada sujeto crea que es mejor o peor, de lo que
prefiera que se haga o que no se haga. Eso significa que para responderlas hay que
realizar reflexiones éticas.
La Economía, por tanto, tampoco es ajena a los criterios éticos. Todo lo contra-
rio. Cuando no se tienen en cuenta, lo que ocurre es que el análisis económico se
debilita y queda muy limitado.
En opinión de Amartya Sen, Premio Nobel de Economía de 1999, el distancia-
miento que existe hoy día entre Economía y ética «ha empobrecido sustancialmen-
te» la naturaleza de la Economía moderna1.
Eso quiere decir que, para valorar el alcance del conocimiento que proporciona
la Economía, se debe precisar no sólo su propio objeto de estudio y el método que
utiliza para conocerlo, sino también los valores y los principios morales de los que
parte este conocimiento y que, generalmente, son los que condicionan finalmente su
capacidad de incidir en el ámbito más general de las relaciones y las prácticas so-
ciales.

1.2. LA CIENCIA ECONÓMICA


Como todas las actividades sociales, la Economía es una realidad dinámica y
cambiante y está sometida a ciertas uniformidades y regularidades, a ciertas leyes de
comportamiento.
La Economía persigue el conocimiento científico de los comportamientos socia-
les dedicados a satisfacer las necesidades materiales de los individuos: de la activi-
dad económica, de los problemas sociales de cualquier tipo que tienen dimensión
económica y del comportamiento económico de los seres humanos.

1
  Sen, A.: Sobre ética y economía, Alianza Editorial, Madrid, 1989, p. 25.

© Ediciones Pirámide 33

PI00035405_01ec_polt.indd 33 24/08/15 14:10


Economía Política

1.2.1. El método científico en Economía


El tipo de conocimiento que proporciona la Economía pretende con­seguir tres
grandes objetivos: disponer de categorías intelectuales rigurosas que expliquen el de-
sarrollo de los problemas económicos, predecir su evolución futura cuando se dé una
serie de circunstancias conocidas y definir los escenarios posibles en los que pueden
aplicarse medidas discrecionales para actuar sobre los hechos económicos.
A diferencia del conocimiento vulgar, a la Economía no le es suficiente con co-
nocer o describir fenómenos aislados, sino que es preciso que descubra sus regula-
ridades y las leyes de comportamiento que les afectan para poder obtener conclusio-
nes que faciliten la generalización y permitan la acción social sobre ellos.
Para lograrlo, como en las demás ciencias sociales, debe utilizar un conjunto
sistemático de reglas de conocimiento que denominamos método científico. Y éste
no es otra cosa que el conjunto de pasos seguido por la razón en el estudio de un
determinado objeto con el fin de formular una ley general.

Las leyes económicas

La ciencia económica trata de ser la representación en el pensamiento y median-


te el pensamiento de las leyes y regularidades que gobiernan las relaciones a las que
acabamos de hacer referencia. Procura detectar las uniformidades de carácter gene-
ral que se dan en el desarrollo de la actividad económica, así como las relaciones de
sucesión o similitud que se produzcan regularmente. Gracias a ello es posible esta-
blecer conjeturas y predicciones sobre el desenvolvimiento futuro de las condiciones
económicas y actuar sobre ellas para procurar transformarlas en el sentido social-
mente deseado.
Cuando se descubren esas regularidades se pueden formular leyes económicas
que son la expresión de las uniformidades de ciertos fenómenos económicos, de sus
elementos que permanecen constantes a lo largo del tiempo o en diferentes situacio-
nes.
Por las razones que vamos a ver más adelante, no es fácil poder elaborar leyes
económicas. Pero los economistas tratan siempre de formularlas con la mayor pre-
cisión y exactitud, aunque estén siempre sometidas a controversia.

Tipos de leyes económicas

Habitualmente, se suelen distinguir diferentes tipos de leyes económicas.


Las leyes lógicas se derivan del análisis cualitativo o abstracto y se deducen a
partir de postulados establecidos sobre experiencias más o menos indiscutibles.
Las leyes estadísticas, por el contrario, se deducen del análisis cuantitativo y
reflejan regularidades constatables y que se pueden verificar, aunque no tengan,
como las anteriores, una exigencia lógica.

34 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 34 24/08/15 14:10


La Economía y la ciencia económica

Algunos ejemplos de leyes económicas

— Ley de Say. Denominada así porque la formuló Juan Bautista Say en 1803: «El simple
hecho de la formación de un producto abre, desde ese preciso instante, un mercado a otros
productos». O, dicho de otro modo: «la oferta crea su propia demanda».
— Ley de los rendimientos decrecientes. Formulada a través de sucesivas aportaciones de los
primeros grandes economistas, como Robert J. Turgot, Thomas Malthus y David Ricardo,
afirma que «el rendimiento de una actividad disminuye a medida que se van a aplicando
unidades de un factor variables (por ejemplo, trabajo) a otro que permanece fijo».
— Ley de Engel. Deducida por el estadístico alemán Ernst Engel (1821-1896), quien observó
las pautas de consumo de familias con diferentes niveles de rentas y dedujo que si los
gustos y las preferencias se mantienen y aumentan los ingresos la proporción del ingreso
gastado en alimentos disminuye aunque pueda haber aumentado el gasto real en alimenta-
ción en términos absolutos.
— Ley de Gresham. Se comenzó a hablar de esta ley en el siglo xix bastante después de que
Sir Thomas Gresham observase en el siglo xvi que en todas las operaciones en las que
intervenía la gente prefería pagar con la moneda más mala del momento y quedarse con la
más fuerte para guardarla para fundirla cuando éstas tenían mayor valor como metal para
hacer lingotes. La ley se formuló diciendo que cuando en una economía circulan monedas
del mismo valor (5 euros por ejemplo) pero hechas con un metales de diferentes calidades
(plata y latón, por ejemplo), la moneda buena (la de plata) desaparece y se mantendrá en
circulación la mala (la de latón): «La moneda mala desplaza a la buena».
— Ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia. Según Carlos Marx, el beneficio del
capitalista proviene del uso del trabajo pero su tendencia a obtener cada vez más producti-
vidad le lleva a sustituirlo por maquinaria, y así, a medida que hay más máquinas y menos
trabajo, decrece su beneficio
— Ley de Okun. Formulada por Arthur Okun a mediados de los años sesenta del siglo pasado,
afirma que la tasa de desempleo caerá en un determinado porcentaje en correlación con el
incremento porcentual que se produzca al mismo tiempo en el crecimiento de la producción.

Para algunas corrientes del pensamiento económico, estas leyes económicas son
siempre las mismas, comunes a cualquier forma de actividad económica y condicio-
nantes de cualquier acción de los sujetos económicos. Así, puede pensarse que la
ley económica fundamental es la que regula la asignación de recursos escasos a las
necesidades limitadas de los seres humanos, sea cual sea el contexto social e institu-
cional en el que se lleva a cabo.
Para otras corrientes, las leyes económicas son singulares para cada sociedad y
vienen impuestas por la naturaleza de la estructura en que se insertan las actividades
económicas, sin que haya, por lo tanto, leyes generales de aplicación universal.
Léon Walras, por ejemplo, entendió que las relaciones de propiedad derivan ex-
clusivamente de la moral y desarrolló una concepción universalista y atemporal de
las leyes económicas. Por el contrario, los economistas marxistas afirmarían que las
relaciones de propiedad derivan de los intereses de las clases sociales dominantes.
En el primer caso, las leyes que gobiernan la organización y la propiedad de los
recursos serían comunes en cualquier momento histórico. En el segundo, habría que
conocer su naturaleza concreta en cada fase histórica particular.

© Ediciones Pirámide 35

PI00035405_01ec_polt.indd 35 24/08/15 14:10


Economía Política

Las teorías económicas

En el camino que lleva a tratar de descubrir y formular las leyes generales que
regulan el funcionamiento de la actividad económica, la ciencia económica constru-
ye teorías económicas sobre los distintos asuntos concretos que estudia.
Una teoría es una especie de sistema lógico que ilustra simplificadamente todos
y cada uno de los aspectos de un fenómeno y que permiten predecir su comporta-
miento en situaciones diferentes.
Normalmente, una teoría contiene diferentes componentes: variables, hipótesis,
predicciones y la contrastación.
Una variable es una magnitud relativa a alguno de los fenómenos que se van a
estudiar: precio, cantidad demandada, cantidad ofertada, renta, cantidad de dinero...
En la investigación económica se pueden distinguir diferentes tipos de variables:

— Variable endógena (o inducida): es aquella que está explicada dentro de una


teoría.
— Variable exógena (o autónoma): es la que influye en las endógenas pero está
determinada por factores ajenos o externos a la teoría.

Así, en una teoría que afirmase «La cantidad de gasto familiar en cine está de-
terminada por la renta familiar y por el gasto de publicidad de las productoras cine-
matográficas», el gasto familiar es variable endógena y el gasto publicitario sería
exógena.

— Variable stock: Es la que sólo se refiere a una cantidad en un momento de-


terminado y la que no necesita de la dimensión temporal para que tenga
significado o sentido: el número de máquinas que hay en una empresa.
— Variable flujo: Es la que tiene dimensión a lo largo del tiempo: la inversión
que hace que ese número de máquinas aumente o disminuya a lo largo del
tiempo

Las hipótesis son los supuestos previos que se establecen como punto de partida
de la investigación y que hay que tratar de confirmar o no. Suelen ser de tres tipos:

— Relativas al comportamiento: «Las empresas buscan el máximo beneficio».


— Relativas a la relación entre cantidades que puede darse entre diversos fac-
tores: «La producción de un bien cuando aumenta en el triple cuando se
duplica la cantidad de trabajo empleado para producirlo».
— Relativas a las condiciones en que se puede aplicar la teoría que se formula:
«Para que haya competencia perfecta la información debe ser perfecta y gra-
tuita».

Para establecer estas hipótesis es necesaria la observación detallada, rigurosa y


acertada de los fenómenos que se estudian y para ello se pueden utilizar varios pro-

36 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 36 24/08/15 14:10


La Economía y la ciencia económica

cedimientos: recurrir a datos estadísticos, al conocimiento histórico, a la observa-


ción directa o a través de encuestas.
Las hipótesis que vamos aceptando porque comprobamos que se corresponden
con la realidad son las que van conformando el conocimiento económico acumulado
que nos permite conocer los fenómenos económicos e ir descubriendo las leyes que
lo regulan.
Las predicciones son los juicios que establecen lo que ocurrirá cuando las hipó-
tesis establecidas se cumplan. Por ejemplo, si hemos establecido la hipótesis de que
en competencia perfecta todas las empresas obtienen el mismo beneficio y la hemos
aceptado porque comprobamos que ocurre en la realidad, podremos establecer una
predicción: en condiciones de competencia perfecta ninguna empresa obtendrá be-
neficios extraordinarios a largo plazo.
Es importante señalar que una predicción no es una profecía, sino un juicio con-
dicional: se predice que ocurrirá algo si se dan las condiciones establecidas en la
hipótesis y que hemos aceptado al descubrir que hay una regularidad en ese sentido.
La contrastación de las predicciones establecidas es el proceso que lleva a com-
probar que los juicios que formula la teoría son ciertos, si se dan en la realidad.
Cuando eso no sucede la teoría debe rechazarse o refutarse

Los modelos económicos

La realidad económica suele ser demasiado compleja y cualquier problema eco-


nómico depende de muchas circunstancias a la vez. Por eso, normalmente no se
puede analizar teniendo en cuenta al mismo tiempo a todos sus componentes.
Cuando eso ocurre, los economistas tratamos de simplificar la realidad constru-
yendo modelos económicos de donde obtienen sus hipótesis y teorías.
Un modelo económico es una visión simplificada de la realidad, una representa-
ción reducida de toda ella o de una de sus partes.
Al igual que un mapa permite conocer un espacio geográfico que nunca podría-
mos tener en nuestras manos en toda su dimensión, gracias a la simplificación que
proporcionan los modelos económicos se pueden analizar fenómenos cuyos compo-
nentes nunca podría abarcar combinadamente nuestro conocimiento.
Los modelos pueden ser tan simplificados como deseamos. Uno muy simple
podría ser, por ejemplo, el que formulásemos así:

y = 2x

donde y podría ser el volumen de trabajo en los servicios y x el volumen de trabajo


en la industria. Ese sencillísimo modelo nos estaría diciendo que el volumen de tra-
bajo en los servicios (y) es el doble del existente en la industria.
Sin embargo, cuanto más simple sea un modelo estará más alejado de la reali-
dad y, por tanto, será menos útil a la hora de proporcionarnos una visión realista de
ella.

© Ediciones Pirámide 37

PI00035405_01ec_polt.indd 37 24/08/15 14:10


Economía Política

A menudo, los economistas tienen que elegir entre modelos muy maneja-
bles pero alejados de la realidad, u otros más realistas pero muy difíciles de
trabajar.
En otros temas iremos descubriendo, al menos de modo elemental, los modelos
más útiles y utilizados en el análisis económico.

La formalización de las relaciones económicas


Las teorías contienen un conjunto de supuestos acerca de cómo se relacionan unas va-
riables con otras, así que serán más consistentes cuanto mejor estén definidas sus variables y
las relaciones que hay entre ellas, para lo cual es muy necesario formalizarlas y expresarlas lo
mejor posible.
Las relaciones entre las variables económicas

Cuando una variable, por ejemplo la cantidad consumida de bienes y servicios por un
individuo (C), está relacionada con otra, por ejemplo su renta (Y), decimos que es función de
ella: la cantidad demandada de un bien por un individuo es función de su renta. La primera
sería entonces la variable dependiente y la segunda la independiente y para expresar esa rela-
ción utilizamos una notación que es bien conocida:

C = f (Y)

Al decir o escribir esto sólo expresamos que hay una relación entre ambas variables pero
poco más. La investigación económica, es decir, la observación científica de su comportamien-
to es lo que podría proporcionarnos información adicional que nos llevará a determinar de qué
manera más exacta están relacionadas.
Así, podríamos investigar y concluir que ese individuo estudiado gasta el 60% de su renta
en la compra de bienes y servicios y lo expresaríamos:

C = 0,60 Y (1)

Por tanto, una función cualquiera que muestre la relación que se da entre dos o más va-
riables, y = f (x,z) por ejemplo, puede tener multitud de formas particulares que son las que
debemos tratar de encontrar y formular adecuadamente. Podría y = 3x + z, y/2 = x – z2, etc.

Limitaciones de la formulación de hipótesis en Economía

La formulación de estas relaciones entre variables no es fácil y no siempre vamos a poder


saber con total exactitud lo que ocurre con cada una de ellas. A pesar de que sepamos el valor
de x y el de z en los ejemplos anteriores quizá no sea seguro que podamos obtener con exac-
titud el de y, o al revés. Eso es así por diversas razones:

— Puede haber otras variables que influyan en la que queremos estudiar y que no hayamos
tenido en cuenta. Como veremos enseguida, eso ocurre habitualmente porque en los fenó-
menos económicos suelen influir un número tan amplio de variables que es muy difícil o
casi imposible tenerlas en cuenta a todas.

38 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 38 24/08/15 14:10


La Economía y la ciencia económica

— Normalmente en Economía no se puede medir con total exactitud el valor de todas las va-
riables que necesitamos estudiar. Es lo que suele ocurrir cuando nos referimos a variables
que tienen que ver con grandes colectivos sociales: consumo familiar en España, produc-
ción industrial de un país, etc.

Formas de expresión de la relaciones económicas


Finalmente, hay que tener en cuenta que las relaciones funcionales entre variables que
usamos en Economía pueden representarse de modos alternativos.
Así, la relación que hemos usado anteriormente podemos expresarla verbal, algebraica o
matemáticamente y geométrica o gráficamente.
La representación verbal de (1) será decir que un individuo dedica al consumo de bienes
y servicios el 60% de su renta.
La expresión matemática o algebraica es la que ya usamos:

C = 0,60 Y

La expresión geométrica o gráfica sería:

Relación entre el consumo individual (C) y la renta (Y)


C = 0,6Y

70.000
60.000
50.000
Consumo (C)

40.000
30.000
Consumo
20.000
10.000
0
0 20.000 40.000 60.000 80.000 100.000 120.000
Renta (Y)

1.2.2. 
La difícil aplicación del método científico
La aplicación del método científico en Economía comporta dificultades comu-
nes al resto de las ciencias sociales y otras derivadas de la peculiar naturaleza de los
fenómenos que estudia. Estas dificultades afectan a la observación de los hechos, al
establecimiento y verificación de las hipótesis y son las que suelen provocar las dis-
crepancias que se dan entre los economistas.

© Ediciones Pirámide 39

PI00035405_01ec_polt.indd 39 24/08/15 14:10


Economía Política

Problemas de observación: juicios de valor y prejuicios

Los científicos sociales son también protagonistas de las relaciones que estu-
dian, forman parte de los hechos y tienen intereses, prejuicios y valores que afectan
a la perspectiva desde la que contemplan el objeto de sus análisis.
La propia selección del campo de estudio o del método es más trascendente en
las ciencias sociales, y de ahí se derivan imperfecciones del conocimiento que no
siempre son explicitadas o superadas.
La trascendencia del conocimiento científico para el mantenimiento o la transfor-
mación de las relaciones sociales puede amplificar estas imperfecciones. Muchas ve-
ces el poder establecido financia preferentemente un determinado tipo de investigación
o delimita más o menos veladamente los grandes temas y enfoques en torno a los que
se desarrolla la investigación «en boga». Eso puede dar lugar a que los problemas in-
vestigados por los economistas no sean sino los que convienen a los grandes intereses
políticos o económicos, en perjuicio de aquellos cuyo planteamiento podría permitir
alcanzar una organización más justa e igualitaria de la vida económica.
Es por eso por lo que, si todo científico debe renunciar a los dogmas establecidos,
los economistas deben renunciar además, como ha dicho J. K. Galbraith, al «gran po-
der de los intereses económicos»2.
Para el economista, esta limitación metodológica comporta un compromiso es-
pecialmente significativo. La propia definición de sus preocupaciones científicas lle-
va implícita la posibilidad de resolver, en la práctica social, unos problemas u otros.
Desgraciadamente, y con más frecuencia de la que sería natural y deseable, los pro-
gramas científicos de la Economía parecen más bien destinados a salvaguardar los
intereses sociales más poderosos y a servir de sustento teórico a estados de cosas
que tienen demasiado que ver con la injusticia y la desigualdad que padece una gran
parte de la Humanidad.

Problemas de establecimento y verificación de hipótesis

Por otro lado, la Economía no es una disciplina experimental, lo que impide que
los hechos económicos puedan ser reproducidos para su observación.
Ello obliga a que el economista deba proceder con demasiada frecuencia a ana-
lizar los diferentes elementos de un fenómeno «como si» se comportasen de una
manera predefinida por nosotros. C ­ uando se estudia, por ejemplo, la cantidad de un
bien que está interesado en adquirir un consumidor en particular es fácil observar
que son muy variados los factores de los que d­ epende (el precio del bien, el de otros
bienes relacionados, la renta del consumidor, etc.). Pero como es imposible conside-
rar todos al mismo tiempo, se suele simplificar diciendo que depende del precio del
bien ceteris paribus, esto es, manteniendo constantes los demás factores: razonamos
como si la demanda sólo dependiera del precio.

2
  Galbraith, J. K.: Historia de la economía, Ariel, Barcelona, 1989, p. 312.

40 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 40 24/08/15 14:10


La Economía y la ciencia económica

Además, la utilización de modelos comporta un doble problema. Por una parte,


y por definición, el modelo no puede corresponderse exactamente con la realidad;
es, necesariamente, una simplificación de ésta (de nada serviría utilizar un mapa de
escala 1:1). Pero, por otra, cuando nos alejamos de la realidad, percibimos menos
nítidamente sus rasgos.
La necesidad de recurrir a estas inevitables simplificaciones ha generado gran-
des discusiones teóricas. Siguiendo a Alfons Barceló, se pueden distinguir tres gran-
des posiciones ante estos problemas. El formalismo sostiene que la validación del
conocimiento depende exclusivamente de su coherencia formal. El pragmatismo es-
tablece que una idea será verdadera (o válida) si conduce a un comportamiento efi-
caz o a una predicción correcta. El realismo postula que el conocimiento es verda-
dero sólo si modeliza cosas, relaciones y hechos reales. Naturalmente, los resultados
del conocimiento serán distintos según cuál sea el punto de vista que adopte al
respecto cada persona.
El propio proceso de verificación de las hipótesis también es difícil y a veces se
producen errores de lógica por parte del científico.
Uno de esos errores es el llamado por Paul Samuelson falacia de la composi-
ción. Es lo que ocurre cuando se confunde el todo con la parte. Por ejemplo, el
ahorro abundante es muy bueno si se contempla a título individual, pero si todas las
personas y empresas ahorraran mucho, se resentirían el consumo total y el gasto de
las empresas. Por tanto, no es igual de bueno si se contempla por su efecto indivi-
dual que si se hace teniendo en cuenta el conjunto de la economía.
Otro error consiste en no detectar correctamente la relación entre causa y con-
secuencia. Muchas veces se observa que algo sucede después de otra cosa y se de-
duce erróneamente que es su consecuencia: llueve después de haber clavado un palo
en el suelo, luego la lluvia es el efecto de clavar palos en el suelo.
También puede ocurrir que la verificación de una hipótesis o teoría económica
puede dar lugar a interpretaciones completamente distintas dependiendo de qué as-
pecto singular se desee verificar o incluso de la perspectiva personal que adopten
los economistas que lo estudien.

La naturaleza de las discrepancias en Economía

Todas estas dificultades metodológicas son las que explican las discrepancias
habituales que se dan entre los economistas y que más concretamente suelen tener
tres grandes orígenes:

— El desacuerdo sobre los objetivos del conocimiento, que lleva a que diferen-
tes científicos analicen distintos fenómenos o que centren más o menos
atención en alguno de sus aspectos claves.
— El desacuerdo sobre los hechos concretos que se estudian o sobre sus mani-
festaciones.
— Errores o falta de lógica o coherencia en los razonamientos.

© Ediciones Pirámide 41

PI00035405_01ec_polt.indd 41 24/08/15 14:10


Economía Política

Cabe pensar que estas discrepancias deberían poder superarse sólo en la medida
en que los científicos de la Economía asumieran una perspectiva metodológica rigu-
rosa, pero eso no es nada fácil porque están influidas también por sus preferencias
ideológicas o por sus posiciones éticas o políticas.
Para no tener que afrontar los problemas que generan estas limitaciones del co-
nocimiento, lo que predomina hoy día es una cierta despreocupación hacia los pro-
blemas del método. En lugar de tratar de construir grandes teorías, se tiende a ela-
borarlas con un alcance explicativo más reducido y se prefiere que los objetos de
estudio tengan mucha concreción y especialización.
Eso indica que el pensamiento económico actual no avanza muy atado al rigor
científico y que no hay gran interés por abordar y solventar las dis­crepancias teóri-
cas. Lo que normalmente ocurre es que cada economista o escuela sólo busquen la
confirmación de sus postulados y no tratar de descubrir la parte de verdad que pueda
haber en los que proponen los demás.

1.3. LAS GRANDES RAMAS DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO


Desde la antigüedad, fueron muchos los pensadores y filósofos que mostraron
interés por los asuntos que ahora llamamos económicos. Pero fue sólo cuando co-
menzó a desarrollarse la economía capitalista cuando se extendió un pensamiento
económico riguroso y ordenado. Un pensamiento que desde su inicio evolucionó en
medio de notables diferencias y discrepancias.

La Economía en la antigüedad y en la escolástica

En la Grecia clásica ya empezó a hablarse de Economía para hacer referencia a


los problemas de la administración de los bienes.
De allí viene el origen epistemológico de la palabra economía, que hace refe-
rencia al arte de administrar la casa (oikos: casa; nemó: administrador).
En la antigua Grecia, su objeto era el estudio de los problemas de la vida coti-
diana, como la división del trabajo, la producción, el cambio, la moneda, los precios
o el interés, y todo ello orientado principalmente a la formulación de preceptos mo-
rales y reglas prácticas de conducta.
Más adelante, los teólogos y moralistas de la edad moderna comenzaron a re-
flexionar sobre asuntos como el interés del dinero, la pobreza o la población, aunque
sin llegar a consolidar un cuerpo específico de conocimientos económicos. Se limita-
ron, más bien, a establecer juicios morales acerca de estos asuntos, aunque eso hizo
que ya fuesen adquiriendo carta de naturaleza como auténticos problemas sociales.
En la segunda mitad del siglo xvii, justo cuando comenzaban a aparecer los prime-
ros rasgos e instituciones de lo que después sería la economía capitalista (circulación mo-
netaria, comercio generalizado, búsqueda del beneficio mercantil, individualismo...), se
consolidó un cambio de enfoque respecto a aquellas primeras ideas sobre la Economía.

42 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 42 24/08/15 14:10


La Economía y la ciencia económica

El nacimiento de la Economía Política


De las ideas y reglas morales que proporcionaban los autores escolásticos se
pasó a discutir y a tratar de analizar la nueva forma de vida que empezaba a abrirse
paso. El mercado capitalista que estaba naciendo comenzó a ser el objeto de análisis
de los primeros economistas.
Como dice Naredo, «la antigua moral que entorpecía el deseo de hacer ganan-
cias ilimitadas dio paso a la nueva ciencia que las justificaba como el camino idó-
neo de acceder al bien común»3.
En 1615 Montchrétien utilizó por primera vez la expresión Economía Política. Con
ella quería expresar que las relaciones económicas se producen en una sociedad organi-
zada políticamente, que su estudio debe tomar en consideración las relaciones de poder
existentes y que la esfera económica y la decisión política se condicionan mutuamente.
El mercantilismo fue la primera gran corriente de pensamiento económico que
se desarrolló a lo largo de los siglos xvi, xvii y primeros años del xviii. Lo impul-
saron pensadores que tenían en común la promoción de la industria y el comercio,
para lo cual reclamaban la intervención estatal y el control de las monedas, la uni-
ficación de los mercados y la protección de los negocios nacionales. Desarrollaron
estas ideas con una gran carga moralizante y sin conformar un sistema de pensa-
miento articulado y riguroso.
La fisiocracia fue una corriente muy diversa de pensamiento que por primera
vez concibió el sistema económico como un todo, tomando conciencia del carácter
interdependiente de todos sus componentes.
La aparición de una nueva clase dirigente, responsable directa de la producción y
distribución, con intereses económicos propios y bien definidos, y poco creyente en el
orden sobrenatural de las cosas sociales, llevó a los filósofos y moralistas a considerar
que lo económico constituía efectivamente una esfera autónoma del orden social.
Entre ellos destacó François Quesnay, médico cirujano del rey Luis XV pero
dedicado sobre todo a los estudios económicos. En 1758 publicó el Tableau Econo-
mique, la primera obra en la que se estudia la economía en su conjunto y como un
sistema de actividades y funciones interrelacionadas.

La Economía clásica
El auge del industrialismo generaba una realidad nueva que permitió alcanzar
una perspectiva superadora a quienes se preocupaban por los asuntos económicos.
Las ideas de Newton habían revolucionado el pensamiento sobre el universo fí-
sico. Ahora se concebía que estaba sometido a leyes que, aunque estuvieran fuera
del control humano, podían ser conocidas.
Los moralistas y filósofos sociales comenzaron a pensar que algo parecido podía
ocurrir con el universo social: que podía ser conocido como un todo y que sus leyes
de comportamiento podían descubrirse, al igual que ocurría con las leyes físicas.
3
 Naredo, J. M.: La economía en evolución. Historia y perspectivas de las categorías básicas del
pensamiento económico, Siglo XXI, Madrid, 1987, p. 60.

© Ediciones Pirámide 43

PI00035405_01ec_polt.indd 43 24/08/15 14:10


Economía Política

Gracias a ese presupuesto comenzó a desarrollarse lo que luego se conocería


como Economía clásica.
El primer gran economista clásico fue Adam Smith, que en 1776 publicó una
obra verdaderamente genial para su tiempo, Una investigación sobre la naturaleza y
las causas de la riqueza de las naciones, que se considera el inicio de la economía
científica y la referencia principal del liberalismo económico. Smith fue un moralis-
ta que descubrió magistralmente el papel del intercambio y de la división del traba-
jo para fomentar la creación de riqueza. Estableció su famosa idea de que la activi-
dad económica se mueve organizada por una «mano invisible».
Más adelante, David Ricardo desarrollaría las ideas de Smith e intervendría ac-
tivamente en política debatiendo, sobre todo, con Robert Malthus, otro de los eco-
nomistas clásicos más conocidos.
Junto a Smith y Ricardo, entre otros economistas clásicos destacan las figuras
de John Stuart Mill (quien reconoció que gran parte de sus ideas económicas prove-
nían de su esposa Harriet Taylor) y Carlos Marx.
Los primeros estudios de sociología de esa misma época habían descubierto la
existencia de clases sociales y todos ellos se dedicaron a tratar de descubrir las leyes
que regulaban la distribución de la riqueza entre ellas y el comportamiento de la
economía y los mercados a largo plazo.

La Economía neoclásica

A finales del siglo xix se produjo una gran ruptura con estas preocupaciones
teóricas. Los economistas comenzaron a investigar los fenómenos económicos desde
otras perspectivas y con otros objetos de interés.
Incluso ya no se hablará de Political Economy (Economía Política), sino de
Economics (al igual que se habla de Physics o Mathematics).
No era una simple cuestión de palabras. En lugar de creer que la economía tenía
que ver con la política, con el Estado, ahora se hablaba de «lo económico» (econo-
mics) como de algo que tiene realidad propia e independiente de otros fenómenos
sociales o políticos. Se quería poner de manifiesto que para los asuntos económicos
carece de relevancia el orden político y su contexto social.
Lionel Robbins dio una definición de Economía que se haría famosa y que ex-
presa claramente este cambio de orientación. Para él, la Economía es la ciencia que
estudia «la conducta humana como una relación entre fines y medios escasos sus-
ceptibles de usos alternativos».
Es fácil comprobar que, según esta definición de la Economía, lo que a ésta le
interesa ya no es el estudio de grandes asuntos sociales como la producción o la
distribución de la riqueza, sino el de conductas individuales.
Con este gran cambio de enfoque nació la economía neoclásica o marginalismo.
Se basó principalmente en establecer que el principio económico básico es la esca-
sez y que allí donde existe es necesaria la elección. Los procedimientos y formas en
que ésta se lleva a cabo constituyen el objeto de estudio de la Economía.

44 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 44 24/08/15 14:10


La Economía y la ciencia económica

Desde este enfoque se supone que lo que cualquier sujeto económico busca es
la utilidad o beneficio, y lo que iban a investigar eran las condiciones en que un
individuo aislado o una empresa hacen frente a problemas de elección tratando de
alcanzar el máximo beneficio o utilidad individual.
De esta forma, la ciencia económica pasaba a ser la clave para comprender las
reglas de cualquier tipo de conducta humana siempre que ésta se exprese en térmi-
nos de elección. Y como cualquier acción humana implica siempre elección, algu-
nos economistas más radicales decían que la Economía proporcionaba una especie
de lenguaje común a todas las ciencias sociales. Jack Hirshleifer decía que la Eco-
nomía es «la gramática de las ciencias sociales».
Los economistas neoclásicos consideraron que para alcanzar la máxima utilidad
había un mecanismo perfecto, el mercado, así que el análisis de su funcionamiento
y el de las condiciones para que funcionara correctamente se convirtieron en su
principal objeto de estudio.
Y puesto que lo que les preocupaba era cómo alcanzar la máxima utilidad, se
concentraban en las condiciones del corto plazo, y no en la búsqueda de leyes a
largo plazo, como hicieron antes los economistas clásicos.
En lugar de vincular los problemas económicos a los distintos colectivos socia-
les, se identificó el problema económico con el comportamiento individual, siguien-
do el planteamiento subjetivo heredado de la filosofía utilitarista.
Una proposición fundamental de la Economía neoclásica es que el mercado es
un mecanismo perfecto y sus desequilibrios deben ser tratados como fricciones co-
yunturales. Por ello, el pleno empleo fue un supuesto esencial de la ortodoxia neo-
clásica. Pensaban que si los mercados funcionaban perfectamente nunca habría can-
tidad sobrante y, por lo tanto, nunca habría paro permanente: todos los trabajadores
que quisieran estarían siempre ocupados.
De ahí se deducía una política de no intervención, «de dejar hacer, dejar pasar»
(laisser faire) típica del liberalismo que propugnaban estos economistas.
El problema fue que cuando aparecieron las grandes crisis económicas, el dejar
hacer no fue un remedio suficiente ni adecuado.

El keynesianismo

Las crisis de los primeros años del siglo xx y en especial la gran crisis de 1929
mostraron la inoperancia de las ideas liberales que recomendaban no hacer nada y
que los gobiernos no intervinieran para tratar de corregir la situación.
Haciendo caso omiso de estas recomendaciones tan poco realistas, muchos gobier-
nos de la época decidieron intervenir cuando los mercados se mostraban incapaces de
resolver por sí solos el desempleo masivo y la crisis. Lo que hicieron generalmente fue
realizar gastos en obras públicas o en cualquier tipo de actividad para crear empleos.
Ese gasto era el que permitía aumentar el consumo de las familias que, a su vez, hacía
que las empresas pudieran vender sus mercancías, y así, gracias a la intervención esta-
tal, se logró crear empleo y hacer que se recuperase la actividad productiva.

© Ediciones Pirámide 45

PI00035405_01ec_polt.indd 45 24/08/15 14:10


Economía Política

Un economista británico de gran intuición, John Maynard Keynes, fue quien


tuvo la habilidad y el ingenio de teorizar sobre estas prácticas tan pragmáticas de
los gobiernos.
Keynes partió de un planteamiento mucho más realista que el neoclásico: cómo
lograr el pleno empleo y evitar las fluctuaciones económicas.
Al reconocer que el mercado no garantizaba por sí solo el equilibrio, Keynes
confirió un novedoso y activo papel a la política económica, que permitiría al Esta-
do corregir los desequilibrios y compensar las insuficiencias del gasto privado.
La influencia del pensamiento económico keynesiano fue enorme. Podría decir-
se que fue el detonante y la referencia de todo el pensamiento económico durante
más de cuarenta años en las economías más desarrolladas y la guía permanente para
la ejecución de la política económica de los gobiernos.
Después de la Segunda Guerra Mundial, el pensamiento keynesiano fue conso-
lidándose analíticamente y sus propuestas de política económica constituyeron el
recetario habitual de los gobiernos occidentales.
Los desarrollos posteriores del análisis económico, tanto de quienes tratan de
actualizarlo como de quienes se oponen, casi no pueden entenderse si no es en re-
lación con las propuestas keynesianas.
Al amparo del crecimiento económico de la postguerra y de la consolidación de
lo que se llamó el Estado del Bienestar (caracterizado por la amplia gama de nece-
sidades sociales cubiertas por el gasto público), los seguidores del economista britá-
nico ampliaron el alcance analítico de su obra abordando problemas que Keynes no
contempló. Se aplicaron mejores instrumentos de verificación (estadística, econome-
tría...) y se formularon nuevas formas de intervención estatal.
La llamada Economía del Bienestar se encargó de reformular el modelo neoclá-
sico a la luz de los postulados keynesianos teniendo en cuenta las imperfecciones y
los nuevos mecanismos de intervención que se hacían necesarios.

Monetarismo y neoliberalismo

A pesar de la gran influencia del keynesianismo, las corrientes del pensamiento


económico más respetuosas con el no intervencionismo del modelo neoclásico no
dejaron de manifestarse y ganar influencia académica.
En la llamada Escuela de Chicago se desarrolló una importante corriente que criticó
duramente el peso del Estado en la Economía, así como la utilización de los mecanis-
mos fiscales como fórmula principal de enfrentarse a los desequilibrios económicos.
Encabezada por Milton Friedman, allí se consolidó el monetarismo, una corrien-
te antiintervencionista que propugnaba una forma distinta de concebir y abordar los
problemas económicos. Reivindicaban la lógica autónoma del mercado, se preocu-
paban por los efectos desequilibradores de la política económica y proponían un
acercamiento más microscópico a la realidad de los agentes económicos.
Estas ideas comenzaron a tener un enorme eco tras las crisis de los años seten-
ta del siglo pasado. Las limitaciones del keynesianismo para darle respuesta y lo

46 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 46 24/08/15 14:10


La Economía y la ciencia económica

apropiado que resultaba ese nuevo liberalismo para recuperar el beneficio privado
las convirtieron en el nuevo pensamiento económico dominante. Bajo la forma ini-
cial de una «revolución conservadora» y después como «políticas de ajuste estructu-
ral» dieron cuerpo al neoliberalismo, que, con más o menos fuerza, inspira la polí-
tica económica de los últimos cuarenta años en casi todos los países del mundo.

Las corrientes críticas

A pesar del claro predominio del pensamiento económico neoliberal en los últi-
mos años, no han dejado de proliferar corrientes alternativas que reclaman una lec-
tura distinta de los problemas económicos, entre las que se pueden destacar las si-
guientes:

— La economía poskeynesiana, que ha desarrollado el análisis inicial de Key-


nes dando más fuerza a tres nuevos elementos, la distribución de la renta,
las instituciones financieras y los sindicatos y empresas multinacionales, que
conforman un sistema industrial muy diferente del que describen los análisis
más ortodoxos.
— Los diversos enfoques de la economía institucionalista, que critican el irrea-
lismo del modelo neoclásico y fundamentan su análisis en el estudio de las
instituciones sociales y políticas en las que se desenvuelven los individuos y
que consideran determinantes de los hechos económicos.
— Diversas ramas de la economía marxista dedicadas a analizar las crisis, la
desigualdad que afecta al crecimiento capitalista, el desarrollo y subdesarro-
llo o la naturaleza de los mecanismos reales de acumulación en las econo-
mías capitalistas modernas.
— La economía ecológica, que incorpora las variables ambientales y materia-
les, y no sólo monetarias, al análisis de la actividad económica.
— La economía feminista, que desarrolla el análisis económico tomando como
eje central la desigualdad de género y el desarrollo de los valores asociados
al ámbito no monetario (doméstico, de cuidados...) de la vida social.

No hay que dejarse engañar

No puede decirse, por lo tanto, que la Economía constituya un cuerpo de cono-


cimientos homogéneo y generalmente aceptado. Las preocupaciones y las respuestas
a los problemas económicos difieren según las escuelas de pensamiento y, natural-
mente, según la posición o el interés que explícita o implícitamente asumen los in-
vestigadores.
Lo que más bien ocurre es que la Economía, como conocimiento que pretende ser
científico, ha estado y sigue estando muy influida por el conflicto social que originan
los propios problemas económicos.

© Ediciones Pirámide 47

PI00035405_01ec_polt.indd 47 24/08/15 14:10


Economía Política

La Economía es un conocimiento «estratégico» que proporciona claves para re-


solver de una u otra forma la satisfacción de los distintos grupos sociales. Por esa
razón es especialmente sensible a la presión de los poderes y de intereses cuyo nor-
te no siempre es el descubrimiento de la verdad.
Por ello, los economistas deberían ser conscientes de las limitaciones de las pro-
puestas que enseñan, y los estudiantes muy precavidos hacia lo que escuchan en las
clases de Economía. Pero siempre será necesario estudiarla, aunque sólo sea, como
recomendó la economista inglesa Joan Robinson, para «aprender a no dejarse enga-
ñar por los economistas».

RESUMEN DEL CAPÍTULO


— La Economía se ocupa de tres grandes tipos de asuntos: de la actividad econó-
mica, de los problemas económicos, que son aquellas cuestiones sociales que se
resuelven como las típicas de la actividad económica, y del comportamiento
económico, que es el que se manifiesta en la evaluación más o menos compleja
de los costes y beneficios de las actividades humanas.
— La pretensión última de la ciencia económica es incidir sobre la realidad social
y por eso no puede considerarse ajena a los juicios éticos y a las preferencias de
los diferentes grupos sociales.
— El conocimiento científico se caracteriza por la utilización del método científico,
que es el conjunto de pasos que han de seguirse para alcanzar un conocimiento
riguroso de la realidad que permita obtener hipótesis, teorías y leyes suficiente-
mente contrastadas.
— La Economía se enfrenta a problemas especiales a la hora de aplicar el método
científico. En primer lugar, debido a que tienen gran influencia los juicios de valor
y las preferencias y prejuicios de los científicos y los grandes grupos de poder que
existen en la sociedad. En segundo lugar, porque no se puede experimentar
ni aplicar los métodos de contrastación típicos de otras ciencias.
— La ciencia económica se ha desarrollado a lo largo del tiempo con gran diversi-
dad de corrientes y enfoques.
— Los economistas clásicos se preocuparon principalmente por la distribución de
la renta, por el crecimiento de la Economía a largo plazo y por el funcionamien-
to de los mercados.
— La Economía marginalista elaboró el modelo neoclásico, que se basaba en el indi-
vidualismo, en la creencia de que el mercado podía proporcionar soluciones ópti-
mas a los problemas económicos y en el análisis de los problemas a corto plazo.
— Keynes criticó duramente la creencia neoclásica de que no habría nunca paro
permanante y propuso medidas de intervención gubernamental para evitar las
crisis económicas y el desempleo.
— En los últimos años se ha vuelto a revalidar el enfoque liberal que lleva a fo-
mentar las políticas de fortalecimiento del mercado y la pérdida de peso del
sector público en las economías.

48 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 48 24/08/15 14:10


La Economía y la ciencia económica

— Las corrientes críticas en el pensamiento económico ponen en tela de juicio prin-


cipalmente la creencia en los automatismos en el mercado y subrayan preferente-
mente los aspectos relativos a las deficiencias estructurales del capitalismo.

CONCEPTOS CLAVE
Actividad económica.
Problemas económicos.
Comportamiento económico.
Método científico.
Hipótesis.
Teorías.
Leyes.
Ceteris paribus.
Juicios de valor.
Fisiocracia.
Mercantilismo.
Economía clásica.
Marginalismo.
Keynesianismo.
Neoliberalismo.
Monetarismo.

PREGUNTAS DE REPASO
  1. Definir brevemente qué se entiende por actividad económica, a qué llamamos
problemas económicos y cuál es el comportamiento económico.
  2. ¿Por qué decimos que el análisis y la resolución de los problemas económicos
comportan reflexiones éticas?
  3. ¿Qué diferencia hay entre la concepción walrasiana y marxista de las leyes
económicas?
  4. ¿En qué se diferencia el conocimiento vulgar del conocimiento científico?
  5. ¿Qué se entiende por método científico?
  6. Defina los conceptos de leyes, teorías y modelos.
  7. Indique qué pasos hay que dar para poder llegar a construir un modelo teórico.
  8. ¿Cuáles son las dificultades de observación más importantes con las que se enfren-
ta la Economía a la hora de aplicar el método científico? ¿Y las de verificación?
  9. ¿Cuál fue la principal aportación de la fisiocracia?
10. Indique las grandes preocupaciones de la Economía clásica.
11. ¿Cuál es la definición de ciencia económica propuesta por Lionnel Robbins y
qué implicaciones tuvo su aceptación casi generalizada?
12. ¿Qué circunstancias sociales estuvieron en el origen del análisis económico
keynesiano?

© Ediciones Pirámide 49

PI00035405_01ec_polt.indd 49 24/08/15 14:10


Economía Política

13. ¿Qué critica principalmente la Escuela de Chicago?


14. ¿Qué nuevos elementos de análisis aportó la corriente postkeynesiana?
15. Señale las principales corrientes críticas de la Economía.

BIBLIOGRAFÍA
Otros manuales

Bernanke, B. S. y Frank, R. H. (2007). Principios de Economía. McGraw-Hill. Caps. 1, 2.


Gimeno, J., González, M., Guirola J. M. y Ruiz-Huerta, J. (2011). Principios de Eco-
nomía. McGraw-Hill. Cap. 1.
Krugman, P., Wells, R. y Olney, M. L. (2012). Fundamentos de Economía. Reverte.
Caps. 1, 2.
Mankiw, N. G. (2012). Principios de Economía. Thomson. Cap. 2

Lecturas complementarias

Metodología de las ciencia sociales


Bunge, M. (1985). La investigación científica. Alianza.
Elster, J. (1996), Tuercas y tornillos. Una introducción a los conceptos básicos de las
ciencias sociales. Gedisa.

Problemas metodológicos de la Economía


Bunge, M. (1982). Economía y filosofía. Tecnos.
Blaug, M. (1985). La metodología de la Economía. Alianza.
Hahn, F. y Hollis, M., (1986). Filosofía y Teoría Económica. Fondo de Cultura Eco-
nómica.
Sen, A. (2004). Sobre ética y economía. Alianza.

Pensamiento y doctrinas económicas


Heilbroner, R. (1985). Vida y doctrina de los grandes economistas. Orbis.
Naredo, J. M. (2003). La economía en evolución. Historia y perspectivas de las cate-
gorías básicas del pensamiento económico. Fondo de Cultura Económica.
Passet, R. (2013). Las grandes representaciones del mundo y la economía a lo largo
de la historia. Clave Intelectual. Madrid.

Clásicos de la economía
Smith, A. (2010). Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las
naciones. Fondo de Cultura Económica.

50 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 50 24/08/15 14:10


2 La actividad económica

«Solía repartir esta oca entre mis hermanos de la siguiente


manera: los muslos para los dos mayores, los alones para el más
pequeño. Este reparto suscitaba vivas discusiones entre los tres
muchachos. Al parecer opinaban de muy distinta manera sobre la
equidad requerida en estos casos y por tal motivo sus divergencias
subían rápidamente de tono y llegaban a límites peligrosos.»

(Ana María Matute, La Torre Vigía)

El punto de partida de la actividad económica son las necesidades humanas.


Ningún individuo puede hacer frente a la vida social sin satisfacerlas. En cierta me-
dida, puede afirmarse que el progreso humano radica en su mayor y mejor satisfac-
ción. Mejores condiciones de vida significan más necesidades satisfechas y la apa-
rición de otras nuevas cualitativamente superiores.
Pero los seres humanos no podemos satisfacer todas nuestras necesidades aisla-
damente ni de de forma gratuita o inmediata. Es preciso disponer de recursos que
permitan obtener todo aquello que las satisface, y para ello, además, es necesario un
cierto tipo de organización social que ordene su satisfacción.
Todas esas actividades orientadas a satisfacer las necesidades constituyen la
actividad económica, cuya naturaleza y principales componentes vamos a estudiar
en este capítulo.

2.1. LAS NECESIDADES HUMANAS


2.1.1. El concepto de necesidad

Al hablar de necesidad nos referimos a cualquier tipo de insatisfacción o caren-


cia, a aquello que deseamos. Pero cuando utilizamos el concepto en Economía sólo

© Ediciones Pirámide 51

PI00035405_01ec_polt.indd 51 24/08/15 14:10


Economía Política

nos interesa aquella clase de necesidades cuya satisfacción requiera un determinado


esfuerzo, es decir, las que no podemos satisfacer gratuitamente.
Desde el punto de vista económico es indiferente que se trate de necesidades
estrictamente materiales o inmateriales. En principio, supone un problema económi-
co semejante satisfacer la necesidad de vestirse o alimentarse como la de adquirir
cultura o ser una persona educada.

Diferentes clases de necesidades

A veces, se suele hablar de necesidades básicas o primarias para distinguirlas de


otras que no se reputan estrictamente imprescindibles para los seres humanos. Así,
se distinguiría, por ejemplo, entre la alimentación o la educación.
Pero incluso esa distinción es bastante forzada.
Quienes reflexionan hoy día sobre el significado de bienestar coinciden en que
no debe realizarse una lectura reduccionista del concepto de necesidad primaria, en-
tendiendo que ésta se refiere tan sólo a las necesidades materiales imprescindibles
para sobrevivir.
Actualmente se tiende a considerar que son necesidades primarias todas aquellas
que hay que satisfacer para poder ejercer plenamente como personas y ciudadanos, de
acuerdo con el modo de vida medio imperante en la sociedad en un momento dado.
Por eso, no basta con considerar que la satisfacción se basa exclusivamente en
la disposición de bienes.
Según Manfred Max-Neef1, las necesidades humanas fundamentales son pocas,
delimitadas y clasificables y se pueden dividir en dos grupos. Por un lado, las de
ser, tener, hacer y estar. Y, por otro, las de subsistencia, protección, afecto, entendi-
miento, participación, ocio, creación, identidad y libertad.
Si aceptamos este criterio podemos deducir que el bienestar humano (entendido
como satisfacción de las necesidades fundamentales de las personas) no consiste
solamente en la mera supervivencia, ni en tener cosas, sino en la disposición de
todo aquello que permite el desarrollo integral (político, económico, social, cultural,
psicológico...) de los individuos, es decir, el ejercicio de todas y cada una de nues-
tras capacidades como seres humanos. Es muy significativo, por ejemplo, que el
porcentaje de estadounidenses que dicen sentirse satisfechos llegase a su máximo en
1957, aunque el consumo de bienes se ha doblado desde entonces.
Como sostiene Max-Neef, las necesidades humanas fundamentales son las mis-
mas en todas las culturas y en todos los períodos históricos. Lo que cambia a través
del tiempo y de las culturas son los llamados satisfactores, es decir, todo aquello
que las satisface y que, según cuáles sean y cómo se utilicen, implican una manera
o una intensidad diferente de satisfacción o bienestar.
Los satisfactores cambian en función de diversos factores: la tecnología impe-
rante, la cultura, los gustos o modas, la estructura de la propiedad, la distribución de
la riqueza o los fines que persiga la vida social. De ahí que cada sociedad comporte
1
  Neef, Max, Desarrollo a escala humana. Icaria. Barcelona, 2000.

52 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 52 24/08/15 14:10


La actividad económica

un modo u otro de dar respuesta a nuestras necesidades y prioridades diferentes a la


hora de satisfacerlas.

2.1.2. 
Necesidad y contexto social

La necesidad es un fenómeno que va más allá de la simple dimensión individual


de los seres humanos. Es algo que nace y se resuelve generalmente en su contexto
cultural y social.
El entorno determina también qué tipo de necesidades van a poder ser satisfe-
chas y qué individuos van a disfrutar de mejores condiciones para satisfacerlas.
Como veremos más adelante, la satisfacción de nuestras necesidades deriva de un
doble problema: en unas ocasiones, de que el ser humano dispone de medios o recur-
sos escasos y, en otras, de que no se reparte lo que de hecho es abundante.
Eso implica que no todas las necesidades humanas son inmediatamente satisfe-
chas en nuestra vida social y que, por el contrario, su satisfacción depende de los siste-
mas de decisión más o menos explícitos que determinan cuáles van a satisfacerse prio-
ritariamente y de qué modo.

2.1.3. 
Necesidad y sistema económico

Hay que tener en cuenta que la producción de todo aquello que deseamos re-
quiere una inversión previa de recursos, y que esto implica determinados costes.
Quienes realizan esa inversión y quienes soportan esos costes son los que están
definiendo qué bienes se producen, y, según cómo se organice la vida económica,
serán unos u otros los que dispongan de más o menos recursos para adquirirlos. Por
lo tanto, puede ocurrir que los resultados del proceso de producción sean disfrutados
por toda la sociedad o sólo por una parte de ella.
En nuestras economías, los propietarios de los recursos productivos tienen la
capacidad de apropiarse de las ganancias resultantes de aplicar recursos a la produc-
ción. Eso da lugar a que en muchas ocasiones el objetivo de la actividad productiva
sea la obtención de ganancias con independencia de que se satisfagan de modo ge-
neral las necesidades sociales.
Eso significa que no se produce lo que necesita el ser humano, sino aquello que
es rentable, susceptible de proporcionar ganancias. Y eso es precisamente lo que ori-
gina que en nuestras sociedades predominen lo que llamamos deseos inducidos por
la oferta, es decir, necesidades que no son imprescindibles para ningún aspecto de nues-
tra vida social pero cuya satisfacción por el consumo es fuente de importantes benefi-
cios y que por eso se impulsan o fomentan.
Es esa posibilidad de obtener muchas ganancias a través del consumo lo que
lleva a que en nuestras sociedades se considere a veces que las necesidades huma-
nas son ilimitadas e insaciables.
Ya lo había advertido el viejo Séneca: «Los deseos naturales son finitos y, al
contrario, los que se originan de falsa opinión no tienen fin».

© Ediciones Pirámide 53

PI00035405_01ec_polt.indd 53 24/08/15 14:10


Economía Política

2.2. LOS BIENES ECONÓMICOS


Para satisfacer nuestras necesidades nos resulta indispensable disponer de bienes
y servicios.
Podemos definir un bien como toda cosa disponible que los seres humanos juz-
gan útil para satisfacer sus necesidades, y un servicio es todo aquello que satisface
una necesidad pero a través de alguien.
Este libro es un bien, mientras que el profesor o profesora que lo explica en
clase presta un servicio.

Clases de bienes

Desde el punto de vista económico, lo que interesa es determinar cuándo algo


que presenta estas características es considerado un bien económico, de dónde pro-
cede su utilidad y valor como tal y en virtud de qué procesos es posible obtenerlo
y disfrutarlo.
Los bienes económicos o mercancías son aquellos que no se encuentran a dis-
posición de los seres humanos de forma libre y gratuita y cuya adquisición requiere
aplicar esfuerzo o recursos para conseguirlo. Son bienes escasos, de obtención cos-
tosa, y por ello se les diferencia de los bienes no económicos, a los que precisamen-
te se les suele denominar bienes libres o gratuitos.
Un bien puede ser económico o no dependiendo de las circunstancias geográfi-
cas, históricas o sociales. En la mayoría de los países ricos y desarrollados, por
ejemplo, se dispone del agua como un recurso prácticamente gratuito, del que se
puede disfrutar sin apenas coste ni esfuerzo. En otras zonas del planeta, sin embar-
go, el agua es un recurso sumamente escaso y costoso.
Como es natural, existen diferentes clases de bienes económicos. Se suele dis-
tinguir entre bienes de consumo y de inversión (según su destino sea la satisfacción
inmediata del deseo o contribuir a la obtención de otros bienes), o entre bienes de
lujo y de primera necesidad, y entre duraderos y perecederos, según se conserven o
no a lo largo del tiempo.
Una distinción tradicional se hace entre bienes materiales e inmateriales o servi-
cios. Aunque alguno de los primeros economistas científicos entendía que estos últimos
no eran auténticos bienes económicos, hoy día este criterio carece de sentido. Sabemos
que actividades intangibles, desde cortar el cabello hasta la programación radiofónica,
no sólo satisfacen necesidades sociales, sino que añaden valor al producto social, y por
ello las incluimos inmediatamente en el concepto general de bien económico.

2.2.1. El valor de los bienes

Un bien es todo aquello que tiene utilidad, entendida ésta como capacidad de
satisfacción. Ahora bien, para muchas personas también es útil la religión, la mili-

54 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 54 24/08/15 14:10


La actividad económica

tancia en un partido político o incluso la crianza de un hijo. Y, sin embargo, nada de


esto es considerado, correctamente, como un bien «económico», aun cuando a veces
requiera una cierta inversión de esfuerzo para disfrutarlos.
Las corrientes económicas subjetivistas dirían que algo se considera un bien cuan-
do tiene utilidad, y que la medida de esa utilidad es la medida de su valor.
Lo relevante para que podamos hablar de bien económico o de mercancías es
que su adquisición se realice por medio del intercambio. Cuando los bienes se inter-
cambian, ya no sólo tienen utilidad, sino que además tienen valor de cambio, enten-
dido éste como la relación cuantitativa que tiene un bien con los demás a la hora del
cambio y que nos indica la cantidad de alguna otra cosa que es preciso dar para
obtenerlo, o recibir para entregarlo.
Para que exista un bien económico en sentido estricto debe haber sido introdu-
cido en la órbita del cambio, y para ello es preciso que sea apropiable y susceptible
de ser intercambiado. Por eso, y a pesar de que pueda tener utilidad —pues satisfa-
ce la necesidad humana de reproducirse—, no consideramos a un bebé como un
bien económico. Pero sí lo sería si fuese «comprado», como a veces sucede, en un
mercado negro. E igual ocurre, por ejemplo, con el arte: una pintura o cualquier
composición musical sólo tendría valor de uso, pues es útil para nuestro solaz, pero
desde el mismo momento en que alguien tenga un derecho de propiedad sobre ella
y se intercambie por algo se convierte en una mercancía.

El valor y los precios

Conviene hacer una matización importante acerca del valor económico de las
mercancías.
Como se ha dicho, éste procede del trabajo humano que se acumula para su
obtención, puesto que todas las actividades que llevan a disponer de bienes no son
sino trabajo acumulado de diferentes formas o cualidades. En la situación más sim-
ple posible, las mercancías se intercambiarían unas por otras en cantidades equiva-
lentes al trabajo que ha «costado» obtenerlas o producirlas. A este coste lo llama-
mos coste de producción, y a su expresión monetaria la llamamos precio.
Si la mercancía X tiene un coste de producción doble al de la mercancía Y, dire-
mos que el valor de cambio de una unidad de X son dos unidades de Y (para obtener
una unidad de X habrá que dar dos de Y). Si se utiliza moneda, la relación sería igual
pero en términos monetarios: si el precio de una unidad de Y es un euro y el precio
de una unidad de X dos euros, diremos que el precio de X es el doble que el de Y.
Sin embargo, los precios (los valores de cambio) no siempre son iguales a los
costes de producción (al valor de los bienes y servicios), como sucede en los si-
guientes ejemplos:

— Aunque la mercancía X sea muy costosa de producir, si no es deseada por


nadie será difícil que su productor obtenga el precio que corresponde a su
alto coste de producción. Luego una condición para que los precios equival-

© Ediciones Pirámide 55

PI00035405_01ec_polt.indd 55 24/08/15 14:10


Economía Política

gan a los costes de producción es que haya correspondencia entre lo que se


produce y lo que se demanda por los individuos.
—  Si una mercancía Y que es menos costosa la produce alguien que dispone de
privilegio en el intercambio (por ejemplo, si puede decidir si la vende o no,
provocando en este caso escasez), podrá conseguir precios por encima del
coste de producción.
—  En las economías modernas, los Estados establecen impuestos que obligan a
elevar el precio en relación con el valor, o conceden subvenciones que per-
miten fijar precios por debajo de éste.

Lo que ocurre, por lo tanto, es que el valor y los precios no siempre coinciden.
Así lo reconoce el saber popular: «todo necio confunde valor y precio», cuenta Ma-
chado que decía el maestro de Juan de Mairena.

2.3. EL INTERCAMBIO
Todos los seres humanos tenemos necesidades y hemos de disponer de bienes
que las satisfagan, pero es muy difícil, por no decir completamente imposible, que
dispongamos de todos esos bienes produciéndolos nosotros mismos.
Cuando no todos los individuos producen las mismas cosas, se hace preciso en-
contrar a quien disponga de lo que necesitamos.
En las economías más atrasadas y primitivas, para poder obtener las mercancías
necesarias es necesario disponer a su vez de otras mercancías: son las llamadas eco-
nomías de trueque, un sistema de intercambio en el que se cambian mercancías por
mercancías y en el que, por tanto, hay que encontrar a quien tenga los productos
que nosotros deseamos y desee, al mismo tiempo, los que nosotros tenemos. Se tra-
ta, por tanto, de un sistema que limita mucho el intercambio, a diferencia de los
más desarrollados, en los que se utiliza el dinero.
En las economías más avanzadas se recurre al intercambio, que es el proceso que
lleva a producir los bienes y servicios y a ponerlos a disposición de los diferentes su-
jetos económicos para que éstos puedan utilizarlos para satisfacer sus necesidades.

Producción, distribución, cambio y consumo

Cualquier proceso de intercambio tiene cuatro fases fundamentales que respon-


den a distintos tipos de actividades económicas:

a) La producción es el conjunto de actividades dirigidas a obtener los objetos


adecuados a cada necesidad humana.
Para producir bienes, los seres humanos nos organizamos aprovechando
al máximo los recursos disponibles, y eso ha dado lugar a que se haya pa-
sado de formas de producción muy simples, individuales o familiares a

56 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 56 24/08/15 14:10


La actividad económica

otras muy complejas que se realizan en organizaciones más complicadas a


las que llamamos empresas, que son las unidades en donde se lleva a cabo
la producción de bienes o servicios.
b) La distribución determina los ingresos con que va a contar cada sujeto para
poder adquirir más o menos proporción de los bienes producidos.
Lo que percibe cada sujeto como propietario de más o menos recursos
será la parte que le ha correspondido en el reparto, y de ella va a depender
que pueda disponer de más o menos bienes o servicios para satisfacer sus
necesidades.
c) El cambio pone a disposición concreta de cada sujeto la parte de la produc-
ción que haya adquirido con sus ingresos. En las economías más atrasadas
y primitivas estos procesos eran bastante simples y se llevaban a cabo a
través de formas muy elementales de propiedad y de organización social en
las que predomina el trueque, que es una forma básica de obtener los bie-
nes que se necesitan: se cambian mercancías por mercancías, de modo que
hay que encontrar a quien tenga los productos que deseemos y que, al mis-
mo tiempo, desee los que nosotros tenemos. En sociedades más avanzadas,
como veremos, la mayor parte de los procesos de cambio se realiza a través
del dinero
d) El consumo consiste en el disfrute o utilización final por los sujetos de lo
producido. Se trata de un acto individual porque lo realizamos para la satis-
facción personal de cada uno de nosotros, pero tiene una gran dimensión
social. Nuestros gustos de consumo, nuestra forma de consumir (aislada-
mente o en grupo, por ejemplo) o el tipo de bienes que preferimos están
influidos cada vez más por la sociedad que nos rodea. Incluso muy a me-
nudo son los propios productores quienes utilizan la publicidad para mol-
dear nuestras preferencias de consumo para vender más fácilmente sus pro-
ductos.

Entre esas fases o procesos hay una interrelación no sólo económica, sino tam-
bién cultural y política.
Sin producción, no hay consumo. Pero sin consumo tampoco habrá producción.
El consumo también «produce» o genera la producción porque el producto sólo tie-
ne sentido si se consume, y el consumo expresa la necesidad de una nueva produc-
ción. Por tanto, el consumo condiciona la producción, así que ésta está influida por
las variables sociales, culturales, éticas, que nos mueven a desear más unas cosas
que otras.
Por su parte, la producción no sólo proporciona un objeto al consumo. Determi-
na la forma de consumo y genera una necesidad para el producto. Por tanto, los
productos también condicionan las formas de ser y los gustos de los individuos.
Como dijeron los economistas clásicos, la producción «no sólo crea un objeto para
el sujeto, sino un sujeto para el objeto». Eso es lo que explica que sea tan frecuen-
te un tipo de consumidor y unas pautas de consumo conformados tan sólo para dar
satisfacción a la estrategia de producción dominante, que sean los productores quie-

© Ediciones Pirámide 57

PI00035405_01ec_polt.indd 57 24/08/15 14:10


Economía Política

nes condicionan nuestras pautas de consumo y las necesidades que vamos a satisfa-
cer, y no al contrario.

El dinero

Como hemos señalado anteriormente, en las sociedades más avanzadas el proce-


so de cambio ya no se lleva a cabo a través del trueque, sino mediante el dinero, y
la parte del ingreso total que la distribución asigna a cada sujeto suele expresarse
también en unidades monetarias, por eso el dinero ha adquirido una importancia tan
grande a lo largo de la historia: es lo que proporciona más o menos poder de satis-
facción y de decisión.

Naturaleza y funciones del dinero

El dinero es cualquier cosa que sea generalmente aceptada como contrapartida


en los intercambios, como medio de pago.
Utilizándolo se evita el trueque porque quien posee una mercancía no tiene que
encontrar a otro sujeto que la desee y que tenga lo que ella necesite, sino que la
puede cambiar por dinero y con éste adquirir otras mercancías, lo cual facilita nota-
blemente el intercambio. Por eso decimos que el dinero también tiene la función de
servir como medio de cambio.
Inicialmente, cualquier mercancía se podía convertir en dinero (conchas, cabezas de
ganado, arroz, metales…), siempre y cuando fuera aceptada por todos en las operacio-
nes de cambio. Pero el desarrollo del comercio y de los intercambios (la necesidad de
utilizar cada vez más dinero y en las más diversas circunstancias) obligó a utilizar me-
dios de cambio cada vez más adecuados para ello. Era preciso que lo que se utilizara
como dinero fuese transportable, divisible y con un alto valor en relación a su peso.
El dinero se utiliza también como unidad de cuenta porque en él se expresan los
valores de todos los intercambios. Y tiene también la función de actuar como depósito
de valor porque quien dispone de dinero dispone de riqueza, de capacidad de cambio.
Para cumplir estas funciones es preciso también que el valor de lo que usemos
como dinero tenga cierta estabilidad y que sea fácilmente reconocido. Los metales
preciosos, que cumplen todas estas características, fueron utilizados ampliamente
como dinero a lo largo de la historia y más tarde se trató de dar estabilidad al valor
del dinero encargando su emisión y custodia al propio Estado o a instituciones de
un gran poder, como los bancos centrales, que estudiaremos más adelante.

Intercambio, derecho e instituciones

El proceso de intercambio es de naturaleza netamente económica, pues lo que


básicamente implica es una asignación y movilización de recursos; pero eso no

58 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 58 24/08/15 14:10


La actividad económica

quiere decir que no tenga que ver con procesos sociales de otra naturaleza. Todo lo
contrario.
Para que los intercambios se puedan llevar a cabo, bien sea en el régimen más
simple (cuando los niños intercambian cromos, por ejemplo) o en el mercado más
complejo, necesita siempre unas normas que establezcan qué se puede hacer y qué
no, es decir, qué derechos tienen los que participan en el intercambio.
Esas normas son los llamados derechos de apropiación (property rights), que
establecen lo que se puede hacer y lo que no en el intercambio.
Lógicamente, a medida que el sistema de intercambio sea más complicado y
que intervengan en él más personas o recursos, las normas se harán también más
complejas y será necesario que exista todo un sistema jurídico encargado de hacer
que los intercambios se lleven a cabo satisfactoriamente.
En términos generales, las normas jurídicas que afectan al intercambio persi-
guen tres objetivos básicos:
—  Fijar quién va a poder poseer los recursos o los bienes.
—  Establecer mecanismos que garanticen que quien posea los bienes o recur-
sos pueda hacer con ellos lo que desee, o qué limites va a tener esa pose-
sión.
—  Fijar las reglas de confianza que van a seguirse en los intercambios y qué
consecuencias tendrá que alguien las quebrante.
De esta manera se trata de dar certeza y seguridad a los intercambios, pues la in-
certidumbre y la inseguridad son sus mayores enemigos. Nadie participará en inter-
cambios si no tiene garantía, por ejemplo, de que cobrará lo pactado, de que será re-
sarcido si hay engaño, etc. Gracias a estas normas el intercambio se hace posible, y
por eso la función del Derecho respecto a la vida económica es esencial.
Ahora bien, las normas jurídicas son el resultado de una determinada preferen-
cia social. No están escritas de antemano, sino que se establecen con uno u otro
objetivo según sean los intereses sociales dominantes en cada momento, lo cual de-
pende del poder que tenga cada grupo o colectivo social. Los que obtienen sus re-
cursos gracias al beneficio preferirán que no haya traba alguna a los negocios, los
asalariados procurarán que se dicten leyes laborales que los protejan y les garanticen
salarios elevados, quienes les pagan por su trabajo, por el contrario, serán partida-
rios de que no haya ese tipo leyes...
Por tanto, detrás del Derecho siempre hay una decisión política que influye so-
bre el intercambio, condicionándolo y modificando la posición de los agentes. Pode-
mos decir, entonces, que el intercambio se lleva a cabo en un contexto o medio
ambiente en el que el Derecho, el poder, la política en general, imponen su ley,
nunca mejor dicho. El intercambio está rodeado y determinado por las instituciones
sociales y políticas que sirven de soporte a la vida social.
Ésa es la razón por la que ya los primeros economistas hablaban de Economía
Política, y por eso que hacer abstracción de esos condicionantes de la actividad eco-
nómica y el intercambio lleve a ocultar un aspecto esencial sin cuya consideración
es muy difícil entender la naturaleza real de los fenómenos económicos.

© Ediciones Pirámide 59

PI00035405_01ec_polt.indd 59 24/08/15 14:10


Economía Política

2.4. LA PRODUCCIÓN Y LOS FACTORES PRODUCTIVOS


Como ya sabemos, para satisfacer las necesidades humanas hay que producir
bienes, y eso suele implicar un proceso complejo en el que intervienen elementos
muy diversos.
La producción es el conjunto de actividades encaminadas a combinar diferentes
recursos con el fin de obtener bienes y servicios destinados a ser consumidos o tam-
bién para emplearse en otras producciones. A esos recursos se les suele denominar
factores productivos y se clasifican en trabajo, tierra y capital.
La producción es un proceso de creación material eminentemente técnico que
viene determinado por las condiciones tecnológicas, por las posibilidades físicas o
materiales de uso que proporcionan los recursos disponibles.
Pero la producción está determinada también por el entorno y por factores ins-
titucionales de muy diferente tipo: por la forma de organización social, por la es-
tructura de clases de cada sociedad, por el sistema jurídico imperante, por la cultura
o la ética que configura los valores dominantes en cada momento. Así, aunque haya
posibilidades técnicas o materiales de utilizar muy intensivamente el trabajo humano
o las fuentes de energía, a la hora de producir es muy posible que el entorno insti-
tucional y las normas sociales impongan restricciones para salvaguardar la salud, las
condiciones de vida o el medio ambiente.
La actividad de producción de bienes es hoy día muy amplia y puede darse en
ámbitos muy distintos que denominamos sectores económicos.
El sector primario es el conjunto de actividades productivas que se basan en la
obtención de los bienes ofrecidos por la naturaleza e incluye a la agricultura, la ga-
nadería, la pesca y la minería. Se trata de un sector económico caracterizado por el
predominio del trabajo humano, salvo en los países o zonas donde se ha podido
capitalizar aplicando máquinas e instrumentos sofisticados.
El sector secundario o industrial reúne a todas aquellas actividades producti-
vas basadas en la transformación de materias primas para la obtención de produc-
tos finales. Funciona gracias a mayores inversiones, incorporando altas dosis de
factores de capital y desarrollando una amplia división del trabajo. Incluye a la
industria y a la construcción, aunque esta última actividad a veces se considera
separadamente.
El sector terciario o de servicios agrupa a todas las actividades económicas
orientadas a proporcionar prestaciones que son intangibles, que llamamos servicios:
educación, comercio, transporte, comunicaciones, salud, defensa...

2.4.1. El trabajo

El trabajo es simplemente el esfuerzo humano aplicado para realizar alguna ta-


rea en el proceso de producción. Ese esfuerzo no tiene por qué ser exclusivamente
de índole material o física, sino que también consideramos trabajo a la aplicación de
nuestra inteligencia o de nuestros conocimientos.

60 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 60 24/08/15 14:10


La actividad económica

Para producir los bienes y servicios los seres humanos aplican determinados
tiempos de trabajo, de muy diferentes cualificaciones, en distintas intensidades y en
diversas condiciones. Y debe observarse que, aunque muchas cosas tienen utilidad
por sí mismas, ninguna tiene valor si no es porque su obtención ha precisado de
trabajo. Por eso, un manual de Economía, por ejemplo, tiene el mismo valor para
todos los estudiantes, aunque para muchos de ellos no tenga apenas utilidad si no
piensan estudiarlo.
Se puede decir entonces que el trabajo es la medida de todas las cosas y que
ningún otro factor o recurso podría ser utilizado ni llegaría a tener valor si no es por
su intermedio.
Sin embargo, el trabajo humano, el esfuerzo material o intelectual no es un re-
sultado inmediato de las capacidades físicas del ser humano. Para que llegue a ser
productivo necesita un adiestramiento, que será mayor cuanto más especializado o
cualificado sea. Por eso el trabajo no es solamente una fuerza natural, sino que los
individuos necesitan aprender a realizar tareas y a aplicar su esfuerzo de manera
selectiva y cualificada. De hecho, hoy día es cada vez más necesario que el esfuerzo
humano se concrete en conocimiento, en formación y en la disposición de habilida-
des intelectuales complejas.
A su vez, para aprovechar eficientemente el factor trabajo es preciso aplicar re-
cursos al propio ser humano: no sólo para su puro mantenimiento físico, sino para
su formación y cualificación. Ésta es la razón por la que determinados trabajos son
más «valiosos» que otros —en un sentido estrictamente económico—, simplemente
porque para realizarlos ha sido precisa una previa y mayor acumulación de esfuerzo
humano.

El uso social del trabajo humano

La utilización del trabajo en los procesos de producción cambia sustancialmente


sea cual sea la naturaleza de cada sociedad, bien porque se modifican los medios
materiales a los que se asocia, bien porque en cada época existen normas que lo
regulan y lo protegen en mayor o en menor medida.
Las sociedades modernas más desarrolladas se suelen caracterizar porque en
ellas predomina una mayor protección del trabajo, porque se impide su uso abusivo
y porque se tiende a considerar que el trabajo es una dimensión que enriquece al ser
humano. Por eso se han desarrollo sistemas jurídicos específicos y protectores (el
derecho laboral o del trabajo), organizaciones que lo amparan (sindicatos) y dere-
chos sociales vinculados al trabajo para procurar el bienestar social.
A pesar de ello, ni en nuestra época de gran desarrollo dejan de estar presentes
condiciones de trabajo muy degradantes y casi esclavizadas en muchas partes del
mundo, incluso en las más desarrolladas. En los últimos años, en particular, tiende
a predominar en todas las economía un uso del trabajo en condiciones de gran pre-
cariedad, sin apenas seguridad y que a la postre no proporciona los medios suficien-
tes para garantizar la satisfacción de las necesidades humanas.

© Ediciones Pirámide 61

PI00035405_01ec_polt.indd 61 24/08/15 14:10


Economía Política

La división del trabajo y la discriminación

Una característica histórica del trabajo humano es que a lo largo del tiempo se
ha ido produciendo una gran división del trabajo, es decir, una separación de las
diversas tareas o actividades laborales, de manera que quien desarrolla una de ellas
no lo hace en las demás. Así suele ocurrir, por ejemplo, que quienes se dedican al
trabajo intelectual no desarrollen actividades manuales; o antiguamente, que quienes
se ocupaban de la caza, no se dedicaran a construir la vivienda, por ejemplo.
Gracias a la división del trabajo se puede conseguir utilizar mejor y más inten-
sivamente el trabajo pero también puede dar lugar a efectos perversos. Uno espe-
cialmente grave es el que se produce por la discriminación existente entre mujeres
y hombres. A las mujeres se les ha reservado tradicionalmente el trabajo del espacio
privado, el de la casa o doméstico no remunerado, mientras que los hombres han
trabajado generalmente en el espacio público, que es donde se generan ingresos y
donde está el poder y la influencia social. E incluso cuando se incorporan al empleo
remunerado las mujeres suelen desempeñar en gran parte trabajos feminizados, de
menos responsabilidad e influencia y con menor sueldo.
Estas desigualdades económicas entre mujeres y hombres no tienen nada que
ver con las posibles diferencias naturales o biológicas que hay entre los dos sexos,
sino con su diferente posición en la vida social, con el poder que han acumulado los
hombres, con prejuicios, con estereotipos o creencias. Por eso no se las puede con-
siderar diferencias sexuales y se las denomina «desigualdad de género» para distin-
guirlas de las que puedan tener origen objetivo en su diferente naturaleza biológica.
Hoy día, las políticas de igualdad tratan de acabar con este tipo de discrimina-
ción de género tan injusta e injustificada.

Población y economía: el problema demográfico


Todos los aspectos de la actividad económica tienen al ser humano como protago-
nista, bien sea esforzándose en la producción, transformando de mil formas la naturaleza
o consumiendo los productos que él u otros elaboran. No es posible encontrar resquicio
alguno del proceso social de satisfacción de necesidades en el que el ser humano no sea
el centro de las actividades que se llevan a cabo, su hacedor o inspirador inmediato.
Por eso, el estudio de la actividad económica debe tomar en consideración su
base humana y que el llamado problema demográfico esté siempre presente en el
estudio de la Economía Política.
La relación entre el crecimiento demográfico y la Economía ha sido siempre obje-
to de discusión y controversia. Thomas Robert Malthus afirmó que uno de los princi-
pales problemas de las economías y de las sociedades era que mientras que los recur-
sos crecen en progresión aritmética, la población lo hace en progresión geométrica. De
ahí deducía consecuencias calamitosas para el bienestar futuro si no se establecían
ciertas «restricciones morales» para frenar el crecimiento de la población.
Carlo M. Cipolla estudió la evolución de la población mundial a lo largo de la
historia y concluyó que se daban diferentes etapas (caza, agricultura, industria) cuyo

62 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 62 24/08/15 14:10


La actividad económica

tránsito —en el que influye decisivamente la técnica— se caracteriza por el fuerte


impulso demográfico, preguntándose si la Humanidad estaría en condiciones de ha-
cer frente a la explosión demográfica que se produce en nuestro siglo.
Alfred Sauvy propuso considerar a la población como un elemento más de las
estructuras sociales y la imposibilidad de comprender su evolución sin tomar en
cuenta otras variables económicas, sociales y culturales.
En el año 1000 de nuestra era vivían 310 millones de personas en el mundo. En
1900 ya había 1.650 millones; en 1965, más del doble, 3.335 miillones, y en 2005, sólo
cuarenta años después, ya casi se había vuelto a duplicar pues había 6.454 millones. En
2011 se superaron ya los 7.000 millones. Eso significa que hoy día la población mundial
crece en unos 1.000 mil millones de personas cada doce años, es decir, que aumenta en
150 personas por minuto, en 80 millones cada año, 2,5 personas cada segundo.
Sin embargo, el problema principal de este crecimiento vertiginoso de la pobla-
ción mundial es que no se distribuye por igual entre todos los países. Los industria-
lizados mantienen actualmente una tasa de crecimiento demográfico relativamente
baja, mientras que los países más pobres o subdesarrollados, allí donde hay menos
recursos disponibles, ven crecer su población de manera rapidísima.

2.4.2. La tierra y los recursos naturales


Cuando se habla de la tierra como factor productivo lo hacemos en un sentido
muy amplio. Realmente nos referimos a todos aquellos recursos que proporciona la
naturaleza y no solamente al espacio terrestre.
El principal problema de los recursos naturales es que su disponibilidad depen-
de de leyes naturales y también de la propia actuación humana, y ésta lleva consigo
muy a menudo una utilización tan exhaustiva y poco conservadora de ellos que pue-
de provocar su esquilmación. Estimaciones recientes afirman que en los próximos
cincuenta años desaparecerán miles de especies de nuestro planeta, de las cuales
muchos centenares están desapareciendo ya, al mismo tiempo que se pierden tam-
bién anualmente millones de hectáreas de bosques que son imprescindibles para el
equilibrio climático de la Tierra.
La organización económica de nuestras sociedades se caracteriza, precisamente,
porque el uso de los recursos naturales se guía por un solo criterio: la obtención de
beneficios. No hay más límite para su explotación que el de la ganancia. Pero como
los recursos naturales se generan en un sistema necesariamente cerrado, resulta que el
afán ilimitado de lucro lleva al agotamiento acelerado de las reservas y a la esquilma-
ción del planeta. Por eso, conseguir que el crecimiento de la actividad económica sea
sostenible desde el punto de vista de la dotación existente de recursos naturales debe-
ría constituir hoy día un objetivo prioritario de las políticas econó­micas.

La Economía ecológica
La llamada Economía ecológica propone un enfoque muy novedoso para anali-
zar los hechos económicos tomando en cuenta su efecto sobre el medio.

© Ediciones Pirámide 63

PI00035405_01ec_polt.indd 63 24/08/15 14:10


Economía Política

Para la Economía convencional sólo son asuntos económicos los que tienen ex-
presión en términos monetarios. Todo aquello que no se traduce en un valor mone-
tario se considera que está fuera del universo de lo económico. Eso es lo que dejó
fuera del análisis económico, entre otros asuntos como el trabajo doméstico, las
cuestiones medioambientales, las relativas al uso de los recursos naturales o las que
tienen que ver con los intereses de las generaciones venideras.
La Economía ecológica pretende ser una ciencia de la sostenibilidad que trata de
establecer principios y métodos que garanticen el uso sostenible de los recursos que uti-
lizamos los seres humanos, entendiendo por sostenibilidad la satisfacción de las necesi-
dades de la generación actual sin sacrificar la satisfacción de las siguientes generaciones,
es decir, de forma armoniosa con la naturaleza y los recursos que nos proporciona.
Para ello, parte de considerar que es erróneo analizar los fenómenos económicos
aislados de su entorno físico, entre otras cosas porque ya sabemos que en la activi-
dad económica el ser humano no consume recursos aislados, sino ecosistemas. Por
eso, en el análisis económico hay que introducir cuestiones como la naturaleza físi-
ca de los recursos, su escasez objetiva, su posible renovabilidad, su nocividad o los
problemas de reciclaje que llevan consigo.
Quienes defienden un enfoque de esta naturaleza afirman que se trata de una
perspectiva del análisis económico mucho más rigurosa y realista porque no se
basa en la utopía de que el crecimiento puede ser ilimitado de la Economía con-
vencional para no tener que computar el gasto que se realiza de los recursos físi-
cos del planeta.

2.4.3. El capital
Desde el punto de vista económico, entendemos por capital el conjunto de pro-
ductos que el ser humano utiliza para elaborar otros productos y no para su satisfac-
ción inmediata. Es decir, son capital todos aquellos bienes o servicios que se utili-
zan para producir otros bienes o servicios.
Normalmente, se incluye dentro del capital a las fuerzas naturales que los indi-
viduos han dominado, a los útiles y maquinarias que sirven para el cultivo, la fabri-
cación o el transporte, a las instalaciones fijas utilizadas para la producción y a las
materias primas necesarias para obtener otros productos.
Pero, junto a esas manifestaciones materiales del capital, hoy día es preciso in-
cluir otras de sus dimensiones inmateriales o intangibles, como programas informá-
ticos, investigación y desarrollo de productos, licencias, patentes y, por supuesto, la
formación y el conocimiento acumulado aplicado a las actividades productivas.
Un error muy común consiste en afirmar que la actividad económica es el resul-
tado de la «colaboración» entre estos tres factores de la producción. Es una expre-
sión errónea porque en realidad el único factor que puede hacer que la tierra o el
capital contribuyan a la satisfacción de las necesidades es el trabajo humano. Nada
podría obtenerse de ellos por sí mismos si no es por intermedio del trabajo, y por
eso éste es el elemento central de toda actividad económica.

64 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 64 24/08/15 14:10


La actividad económica

Ahorro, excedente, inversión: la formación de capital

La importancia del capital para cualquier tipo de economía es obvia y por eso
es fundamental conocer cómo se genera.
Para obtenerlo es imprescindible que la economía obtenga un excedente, algo
que se produce cuando los individuos no consumen todo el producto obtenido. De-
cimos entonces que se ha generado ahorro de una parte de lo producido.
Este producto «sobrante» o ahorrado, en el sentido de que no es consumido,
siempre es apropiado por alguien: por toda la colectividad, por quienes lo han pro-
ducido, por los propietarios de los materiales, por los dueños del trabajo o por los
reyes o gobernantes a base de violencia o de convicción...
Por tanto, un asunto fundamental de toda organización social es decidir quién
puede disponer de ese excedente, qué puede hacer con él y en qué condiciones pue-
de luego aplicarlo a un uso o a otro. De ello depende el grado de bienestar y satis-
facción del que van a disfrutar los diferentes componentes de la sociedad.
Pero ese ahorro puede mantenerse inmóvil, sólo esperando a consumirse más
adelante, o puede dedicarse a crear o adquirir bienes de capital. Cuando esto último
ocurre decimos que se ha generado inversión.
La inversión, por tanto, es el proceso en virtud del cual se destinan recursos
previamente ahorrados a crear el capital. Por eso se llama también formación de
capital.

La acumulación de capital

Que haya suficiente formación de capital es una condición indispensable para el


progreso de las sociedades. Y al proceso que la incrementa a lo largo del tiempo,
permitiendo la producción de mayor cantidad de bienes y servicios, se le llama acu-
mulación de capital.
En las sociedades primitivas sólo se podía lograr excedente procurando que el
trabajo humano fuese más productivo: cuantos más peces, por ejemplo, pudieran ser
capturados de una vez (es decir, cuanto más productiva fuese la pesca), de más
tiempo libre se disponía para fabricar canoas o más individuos podrían dejar de pes-
car para dedicarse a construirlas. De ahí surgía la incipiente división del trabajo, que
permitía producir más especializando a los agentes económicos en diferentes tareas
productivas para la obtención de los productos.
En las sociedades modernas, el procedimiento para acumular capital es esencial-
mente el mismo: lograr que aumente la productividad del trabajo. Y ello se puede
producir bien introduciendo nuevos procedimientos tecnológicos que permitan que
los trabajadores produzcan la misma o más cantidad de productos en el mismo tiem-
po, o bien simplemente aumentando la explotación del trabajo, haciendo que su in-
tensidad sea cada vez mayor.

© Ediciones Pirámide 65

PI00035405_01ec_polt.indd 65 24/08/15 14:10


Economía Política

2.5. ESCASEZ, ELECCIÓN, DESIGUALDAD


Las actividades económicas que los seres humanos llevamos a cabo se encami-
nan a satisfacer nuestras necesidades, pero es evidente que no siempre pueden con-
seguirlo, bien sea porque no hay recursos suficientes, bien sea porque se reparten de
forma desigual.
De hecho, la situación más corriente es que se produzca insatisfacción. Y no
sólo porque nuestras necesidades a veces sean insaciables, sino porque el sistema
social se basa en una división del poder y de la influencia a la hora de tomar deci-
siones muy asimétrica. Cuando se contempla la situación mundial, se descubre fá-
cilmente que la inmensa mayoría de los seres humanos padecen insatisfacción a
muy alta escala, tal y como se describe en el siguiente cuadro.

Radiografía del malestar mundial

Los Informes sobre el Desarrollo Humano que realiza anualmente el Programa para el Desa-
rrollo de las Naciones Unidas (PNUD) señalan datos como los siguientes:

— Alrededor de 900 millones pasan hambre. Sólo en Estados Unidos, el país más rico del
mundo, casi 50 millones de personas han de recurrir a los bonos del Estado (food stamps)
para poder alimentarse.
— Cada día mueren, en las estimaciones más bajas, unas 40.000 personas por falta de comida,
agua o de atención sanitaria.
— Prácticamente la mitad de la población mundial viven con menos de dos dólares diarios.
— 880 millones de personas carecen de acceso a los servicios de salud.
— 2.200 millones de personas carecen de servicios mejorados de saneamiento y unos 1.000
millones no tienen acceso a fuentes de agua potable.
— Cada año mueren 1,5 millones de niños a causa de la diarrea provocada por la combina-
ción de servicios de saneamiento inadecuados, falta de agua no potable e higiene personal
deficiente.
— Entre 2.000 y 2.500 millones de personas en el mundo no disponen de atención sanitaria.
— Cada año mueren 500.000 mujeres durante el embarazo o el parto por falta de atención
suficiente.
— Unos 800 millones de adultos son analfabetos e incluso en los países más ricos hay más de
100 millones de analfabetos funcionales.
— Unos 1.600 millones de personas no llegarán a los sesenta años y 350 millones de mujeres
no sobrevivirán a los cuarenta años.
— Unos 225 millones de niños incluso de 5 años trabajan en el mundo y en la mayoría de las
ocasiones lo hacen en condiciones infrahumanas.
— Casi 1.700 millones de personas están anémicas.
— 1.000 millones de personas no tienen vivienda digna y unos 100 millones carecen total-
mente de ella.
— Una de cada cinco personas en el mundo, 1.400 millones, no tiene acceso a la electri-
cidad.
— Las mujeres rurales de países en desarrollo emplean entre seis y ocho horas en buscar leña
y agua.

66 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 66 24/08/15 14:10


La actividad económica

Como vamos a ver enseguida, la escasez obliga a elegir entre los recursos que
son insuficientes, y la desigualdad tan profunda que existe hoy día nos debería obli-
gar también a pensar en el destino de una humanidad que condena a una parte tan
grande de sus componentes a la frustración y al padecimiento.

2.5.1. La elección óptima y el coste de oportunidad


Cuando los seres humanos tratan de satisfacer sus necesidades, deben resolver
casi siempre un mismo problema puesto que disponen de recursos escasos y éstos
suelen poder utilizarse en usos alternativos. Por lo tanto, tienen que elegir.
La elección sobre el uso que demos a los recursos escasos disponibles es lo que
determina finalmente qué necesidades vamos a poder satisfacer y cómo.
Un estudiante que dispone de una paga semanal que siempre le parecerá peque-
ña tiene que elegir entre diferentes compras o actividades a realizar. Un empresario
tiene que elegir entre contratar más trabajadores o más máquinas, una nación tiene
que elegir entre especializarse en la industria, la agricultura o el turismo.
Precisamente, la Economía es la ciencia que trata de estudiar la naturaleza de
esas decisiones para proporcionar soluciones al problema de la escasez y para esta-
blecer criterios que permitan que los seres humanos y las sociedades hagan el mejor
uso posible de los recursos disponibles.

El coste de oportunidad
Al elegir entre recursos escasos hay que procurar que la elección sea óptima, es
decir, que proporcione el mejor uso posible de los recursos con el fin de alcanzar su
máximo rendimiento. Y para lograrlo es preciso tener en cuenta los costes y los be-
neficios de todo tipo que reporta cada decisión.
En particular hay que considerar el llamado coste de oportunidad, que es aque-
llo a lo que renunciamos cuando elegimos algo. Si, por ejemplo, tenemos la posibi-
lidad de pasear o ir al cine y elegimos esto último, el coste de oportunidad de ir al
cine será el paseo que dejamos de dar.
El problema es que estos costes de oportunidad no siempre son igual de explí-
citos o evidentes. A menudo dejan de tenerse en cuenta, y lo que entonces ocurre,
como veremos en otro tema, es que nuestras decisiones son equivocadas. A veces
creemos que la actividad que estamos realizando tiene costes muy bajos (fumar, por
ejemplo), pero si computásemos su coste de oportunidad (enfermedades de todo
tipo), veríamos que en realidad es muy cara. Y es así evidente que una elección que
no tenga en cuenta este tipo de costes no permitiría realizar un uso óptimo de los
recursos, es decir, obtener su máximo rendimiento.

Ventaja absoluta y ventaja comparativa


El concepto de coste de oportunidad es también útil para establecer las diferen-
cias entre la ventaja absoluta y la comparativa o relativa que puede darse entre dos
sujetos.

© Ediciones Pirámide 67

PI00035405_01ec_polt.indd 67 24/08/15 14:10


Economía Política

La ventaja absoluta es la que alguien obtiene respecto a otro si es capaz de pro-


ducir algo con menos recursos.

Cálculo de la ventaja absoluta y comparativa


Supongamos que el País A y el País B sólo producen dos tipos de bienes, libros y
bolígrafos, y que sólo usan mano de obra, con la siguiente utilización de horas de trabajo.
El País A puede producir 1 libro utilizando 150 horas de trabajo y 1 bolígrafo con
4 horas, mientras que el País B necesita 200 horas para producir un libro y 5 para
producir un bolígrafo. Todos esos datos los podemos representar en la siguiente tabla:

Número de horas
País A País B

1 libro 150 200

1 bolígrafo 4 5

Diremos entonces que el País A tiene ventaja absoluta en la producción libros y


de bolígrafos porque puede obtener ambas producciones con menos horas que el
País B.
La ventaja comparativa o relativa en la producción de alguno de esos dos bie-
nes la tiene el país que tiene menos coste de oportunidad, es decir, el que puede
producirlo renunciando a menos cantidad producida del otro.
En este ejemplo, para producir un libro, el País A tiene que utilizar 150 horas
de trabajo, con las que podría producir 37,5 bolígrafos (150/4). Su coste de oportu-
nidad de producir libros son esos 37,5 bolígrafos que deja de producir.
Por su parte, el País B tiene que utilizar 200 horas para producir 1 libro, con
las cuales podría producir 40 bolígrafos, que es su coste de oportunidad corres-
pondiente.
Por tanto, el País A tiene ventaja comparativa en la producción de libros.
Para producir un bolígrafo, el País A necesita 4 horas, con las cuales podría
producir 0,026 libros (4/150). Por su parte, el País B necesita 5 horas para producir
un bolígrafo, con las cuales podría producir 0,025 libros (5/200). Por tanto, su re-
nuncia a libros si produce bolígrafos (el coste de oportunidad de producirlos) es
menor que la de País A, luego tiene ventaja comparativa respecto a este último en
la producción de bolígrafos.
A la vista de estos ejemplos podemos deducir que a los sujetos económicos,
personas o países, podría interesarles especializarse en aquella actividad en la que
tengan ventaja comparativa y no en todas las que tengan ventajas absolutas.

La frontera de posibilidades de producción


La escasez aparece o se agrava porque las economías no siempre tienen posibi-
lidades de aumentar indefinidamente sus recursos o sus bienes de capital.

68 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 68 24/08/15 14:10


La actividad económica

Los problemas que se plantean entonces pueden analizarse fácilmente con un


ejemplo sencillo.
Supongamos que una economía dispone de una dotación de recursos de 100
unidades monetarias y que sólo puede producir dos tipos de bienes: cañones o tone-
ladas de mantequilla.
La producción de cada cañón cuesta dos unidades monetarias, y la de cada to-
nelada de mantequilla, otras dos.
En el siguiente cuadro y en la figura 2.1 se representan algunas de las alternati-
vas que tiene, entre muchas otras.

CUADRO 2.1
Valor de los cañones Valor de la mantequilla
Alternativa Total
(cantidad por precio) (cantidad por precio)
A 0 50 × 2 = 100 100
B 10 × 2 =   20 40 × 2 =   80 100
C 20 × 2 =   40 30 × 2 =   60 100
D 30 × 2 =   60 20 × 2 =   40 100
E 40 × 2 =   80 10 × 2 =   20 100
F 50 × 2 = 100 0 100
G 20 × 2 =   40 15 × 2 =   30  70
H 30 × 2 =   60 40 × 2 =   80 140

F
50

E
40

D H
30
Cañones

C
20 G

B
10

0 10 20 30 40 50
Mantequilla

Figura 2.1

© Ediciones Pirámide 69

PI00035405_01ec_polt.indd 69 24/08/15 14:10


Economía Política

Como vemos, en cualquiera de las alternativas A, B, C, D, E y F, la Economía de-


dica todos sus recursos a producir, bien sea cañones o mantequilla. Por eso, el total pro-
ducido (100) coincide con la dotación de recursos de la que disponía inicialmente.
Si en la figura 2.1 se comparan las alternativas que se encuentran en la línea y
cuyo total suma 100 (A, B, C, D, E, F) con la alternativa G, se verá una diferencia
clara: las primeras implican utilizar todos los recursos disponibles (100), mientras
que la alternativa G (producir 20 cañones y 15 toneladas de mantequilla) significa
producir por un valor de 70, es decir, dejar de utilizar 30.
Las alternativas que se encuentran en la línea son aquellas que proporcionan el
máximo rendimiento posible de los recursos y se dice que son eficientes.
Por el contrario, las alternativas de producción como la G, que deja sin utilizar
recursos y que no saca todo el provecho posible de los que disponemos, se dice que
son ineficientes.
Aparentemente la alternativa H sería la mejor, puesto que implica producir a la vez
más cañones y más mantequilla que en las alternativas anteriores, pero no la podemos
alcanzar. Si sólo disponemos de recursos para producir por un valor de 100, lógica-
mente no podemos hacer una combinación de cañones y mantequilla por valor de 140.
La línea de la gráfica es como una frontera. Se llama frontera de posibilidades
de producción porque nos va indicando las combinaciones eficientes y los volúme-
nes de producción que no podemos traspasar dada una determinada dotación de re-
cursos. Debajo de ella están las alternativas indeseables por ineficientes, y por enci-
ma de ella las que no podemos alcanzar.
En realidad sí podría ser posible alcanzar posiciones como la H si se logra ge-
nerar mayor acumulación de capital, tal y como señalamos en el epígrafe anterior.
Efectivamente, si se consigue que los trabajadores sean más productivos y pue-
dan producir más cañones o más mantequilla en menos tiempo, si se dispone de
nuevas técnicas de producción o si aumenta la explotación de los trabajadores, se
podría lograr producir, al mismo tiempo, más cañones y más mantequilla, es decir,
desplazar hacia arriba la frontera de posibilidades de producción.

2.5.2. ¿Cañones o mantequilla?

Este viejo dilema entre producir cañones o mantequilla se achaca a Hitler pero,
en realidad, afecta a cualquier que se enfrenta a un problema de elección cuando se
dispone de recursos escasos.
A la vista de la situación de nuestro mundo no deja de ser un ejemplo que tiene
bastante que ver con la realidad de nuestras sociedades.
Organismos tan importantes para garantizar el bienestar humano como la Organiza-
ción de Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud, la FAO y la UNESCO
sólo recibieron para financiar sus programas alimenticios, educativos y sanitarios el
1,3% de los 17 billones de dólares que costó en armamentos la «guerra fría».
Y hoy día, la desproporción entre lo que se gasta en la industria de la muerte y
lo que se deja de gastar en salvar y hacer más satisfactoria la vida humana sigue

70 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 70 24/08/15 14:10


La actividad económica

siendo abismal. En 2014 los gastos militares mundiales fueron de 1,8 billones de
dólares (más de 5.000 millones al día). Con el dinero correspondiente a sólo dos
días se podría escolarizar a todos los niños y niñas del mundo y con el de unos 20
días sería suficiente para evitar las 40.000 muertes por hambre que se producen
cada día en el mundo. Como dice el escritor Eduardo Galeano, «todavía nos sobra-
rían 345 días para el noble arte de matarnos entre nosotros».
En septiembre de 2009 el presidente del Banco Mundial denunciaba que 500.000
mujeres mueren en el parto cada año y que «para salvar a tres millones de madres y
siete millones de recién nacidos, se necesitan 2.400 millones de dólares en 2009 y
7.000 millones en 2015». Pues bien, no se recogió esa cantidad y las mujeres siguieron
muriendo a pesar de que sólo un banco, el Banco de Santander, y sólo durante el pri-
mer trimestre de 2009, obtuvo un beneficio de 2.100 millones de euros, es decir, bas-
tante más de la cantidad que evitaría esas muertes durante ese año. Y en esos momen-
tos los Gobiernos europeos destinaban 3,7 billones de euros a salvar a los bancos que
habían creado la crisis económica, es decir, más de 2.100 veces de lo que se necesitaba
para salvar la vida de esas 500.000 mujeres que mueren todos los años dando a luz.
No se puede decir, por tanto, que la pobreza y la insatisfacción de las necesida-
des humanas que sufre la mayor parte de la población mundial se deba a que faltan
recursos. Los datos reales ponen de manifiesto que las decisiones acerca del uso de
los recursos no son unívocas, en el sentido de que exista una dinámica inevitable
hacia la pobreza y la insatisfacción de las necesidades humanas. La decisión de cuá-
les satisfacer y en qué grado hacerlo no depende de una ley económica universal y
abstracta, sino de los intereses económicos que prevalezcan en el mundo, de la vo-
luntad colectiva dominante y también del tipo de compromiso ético predominante
en nuestras sociedades.

¿Escasez o desigualdad?: las raíces del sufrimiento humano

Es cierto que la Humanidad no dispone de recursos ilimitados, pero no lo es menos que


con demasiada frecuencia se emplean de forma insolidaria e irracional, que los recursos es-
casos se despilfarran y que hay una enorme desigualdad a la hora de acceder al disfrute de
recursos que sí son abundantes.
Es difícil explicar las causas del sufrimiento humano y del hambre de forma lineal culpan-
do sólo al exceso de población cuando se sabe que la producción mundial de alimentos garan-
tizaría a cada ser humano 2.700 calorías diarias y 65 gramos de proteínas, y que el consumo
medio per cápita es superior a las 2.300 que se consideran el requisito de consumo mínimo. La
FAO (organismo internacional dedicado a los problemas de la agricultura) estimó en su día que
incluso el continente africano tenía potencial suficiente para alimentar a 1,6 veces su población
prevista para el año 2000.
O que se deben a la escasez de recursos, cuando sabemos que el 1,75% más rico del pla-
neta posee la misma riqueza que el 77% más pobre, según Branko Milanovic, posiblemente el
mayor experto en desigualdad del mundo, o que el 20% más rico se queda con más del 70%
de los ingresos que se generan cada año en el mundo, mientras que al 20% más pobre sólo le
corresponde el 2% de todos ellos.

© Ediciones Pirámide 71

PI00035405_01ec_polt.indd 71 24/08/15 14:10


Economía Política

Los problemas que ocasionan sufrimiento humano evitable no se deben a que haya escasez
sino al despilfarro y a la desigualdad. Con los 240.000 millones de dólares de ingresos netos
de las 100 personas más ricas del planeta bastaría para acabar cuatro veces con la pobreza ex-
trema, según el informe «El coste de la inequidad: cómo la riqueza y los ingresos extremos nos
dañan a todos», de la organización Oxfam. Y según el Programa Mundial de Alimentos de las
Naciones Unidas, sólo se necesitan unos 3.000 millones de dólares al año para llevar alimentos
a 66 millones de niños en edad escolar que sufren hambre. Poco más de lo que se gastaron en
fichajes de jugadores los clubes de fútbol de primera división de las principales ligas europeas.
Esas diferencias se traducen en que unas personas viven en la abundancia y la gran mayo-
ría en la insatisfacción permanente, como demuestran claramente los datos relativos al consu-
mo mundial:

— El 15% de la población de los países industrializados consume el 61% del aluminio, el
60% del plomo, el 59% del cobre y el 49% del acero.
— La población de Estados Unidos, que representa menos del 5% de la de todo el planeta,
consume el 25% de toda la energía que se gasta en el mundo (¿cuántos planetas harían
falta para que todos consumieran igual si se extendiera el «American way of life», el
modo de vida americano?).
— La población que representan el 20% de la población más rica del planeta consume
casi la mitad de toda la carne y el pescado que se consume en el mundo, el 55% de
la energía o el 70% de las líneas teléfonicas, el 80% del papel y dispone del 85% de
la flota de vehículos. Por el contrario, al 20% más pobre sólo le corresponde el 7%, el
5%, el 2%, el 1,5% y el 1%, respectivamente.
— En 2009, 25 mánagers de fondos de inversión de alto riesgo cobraban lo que 680.000
profesores que podrían enseñar a 13.000.000 de estudiantes

RESUMEN DEL CAPÍTULO


— La satisfacción de las diferentes clases de necesidades humanas es el objetivo
básico de la actividad económica.
— Las necesidades básicas o primarias son aquellas que hay que satisfacer para
poder ejercer plenamente como personas y ciudadanos y, como todas las necesi-
dades en general, están condicionadas por el conexto social, por la tecnología, la
cultura, los valores dominantes, etc.
— Los bienes económicos o mercancías son todo aquello que nos permite satisfacer
nuestras necesidades y que, a diferencia de los no económicos, son escasos y
costosos y se obtienen a través del intercambio. Su valor depende del trabajo
que incorporen, y no siempre es igual al precio.
— El dinero es cualquier cosa que sea generalmente aceptada como contrapartida
en los intercambios como medio de pago. Sus funciones son ser medio de cam-
bio, unidad de cuenta y depósito de valor.
— El intercambio es el proceso en virtud del cual se obtienen los bienes y se orga-
niza su disfrute. Sus diferentes fases son la producción, la distribución, el cam-
bio y el consumo.

72 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 72 24/08/15 14:10


La actividad económica

— El intercambio necesita siempre un conjunto adecuado de normas y leyes que


establezcan los derechos de los que intervienen y que fijen las condiciones que
pueden hacerlo posible sin costes o riesgos excesivos.
— La producción es el proceso de obtención de los bienes mediante el uso de los
factores productivos, que son la tierra, el trabajo y el capital.
— El trabajo es el esfuerzo humano aplicado a alguna tarea de intercambio. A lo
largo del tiempo ha tenido diversas formas de realizarse, y en la actualidad es
muy importante el conocimiento y la formación a la que está asociado.
— El concepto de tierra se refiere a los recursos naturales de todo tipo que utiliza-
mos en la producción. Su problema principal es que son agotables, y por eso la
economía ecológica trata de estudiar las formas en que pueden usarse sin poner
en peligro la existencia de vida en este planeta.
— El capital son todos aquellos bienes que se utilizan para producir otros bienes.
Su acumulación a lo largo del tiempo es lo que hace posible que se puedan pro-
ducir más bienes y satisfacer nuevas necesidades humanas.
— Muchas necesidades de gran parte de la Humanidad quedan insatisfechas no sólo
porque no haya recursos suficientes, sino por estar desigualmente distribuidos.
— La existencia de una cantidad limitada de recursos nos obliga a elegir, y para
ello es necesario, por un lado, tomar una decisión ética acerca de cuáles serán
nuestras prioridades y, por otro, concretar qué procedimiento emplearemos para
utilizar los recursos de la forma más eficiente.

CONCEPTOS CLAVE
Necesidades.
Bienes económicos o mercancías.
Bienes libres o gratuitos.
Intercambio.
Trueque.
Dinero.
Producción.
Cambio.
Distribución.
Consumo.
Derechos de apropiación.
Factores productivos.
Trabajo.
Tierra.
Economía ecológica.
Capital.
Ahorro.
Inversión.
Acumulación de capital.

© Ediciones Pirámide 73

PI00035405_01ec_polt.indd 73 24/08/15 14:10


Economía Política

Coste de oportunidad.
Frontera de posibilidades de la producción.

PREGUNTAS DE REPASO
  1. ¿Qué se entiende en Economía por necesidad? ¿Qué se debe entender por ne-
cesidades básicas o primarias?
  2. Explique por qué las necesidades humanas no son ajenas al contexto social y
cultural de los individuos.
 3. ¿Qué se entiende por «deseos inducidos» y cuál cree que es la razón de su
existencia?
  4. ¿Qué entendemos por bien económico? ¿Qué diferencia hay entre un bien eco-
nómico y un bien libre o gratuito?
  5. ¿Cuál es el origen del valor de los bienes para las corrientes subjetivistas?
  6. ¿Qué características debe poseer un bien en una economía capitalista para que
lo consideremos una mercancía?
  7. Señale tres circunstancias que pueden provocar que el valor de una mercancía
no sea igual a su precio.
  8. Resuma las cuatro fases de todo proceso de intercambio.
  9. ¿Qué es un factor productivo? Indique y defina los que conozca.
10. ¿Qué es la división del trabajo? Ponga un ejemplo válido para la sociedad actual.
11. ¿Cuál es el principal problema que implica el uso productivo de los recursos
naturales?, ¿qué solución propone la Economía ecológica?
12. ¿Qué diferentes clases de capital hay?
13. ¿Qué es la acumulación de capital y qué importancia tiene?
14. ¿A qué llamamos frontera de posibilidades de la producción? Ponga algunos
ejemplos.
15. ¿Qué se entiende por coste de oportunidad?
16. ¿Qué diferencia hay entre ventaja absoluta y ventaja comparativa? Ponga un
ejemplo.

BIBLIOGRAFÍA
Otros manuales

Bernanke, B. S. y R. H. Frank (2007). Principios de Economía. McGraw-Hill. Cap. 3.


Gimeno, J., González, M., Guirola J. M. y Ruiz-Huerta, J. (2011). Principios de Eco-
nomía. McGraw-Hill. Cap. 1.
Krugman, P., Wells, R. y Olney, M. L. (2012). Fundamentos de Economía. Editorial
Reverte. Caps. 1, 2.
Mankiw, N. G. (2012). Principios de Economía. Thomson. Caps. 5, 3.
Samuelson, P. y Nordhaus, W. (2006). Economía. McGraw-Hill. Caps. 1, 2.

74 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 74 24/08/15 14:10


La actividad económica

Lecturas complementarias

Necesidades, medio ambiente y actividad económica


Latouche, S. (2008). La apuesta por el decrecimiento ¿Cómo salir del imaginario
dominante? Icaria.
Riechmann, J. (coord., 1988). Necesitar, desear, vivir. Sobre necesidades, desarrollo
humano, crecimiento económico y sustentabilidad. Los Libros de la Catarata.

Desigualdades
Fundación Alternativas (2013). Primer Informe sobre la Desigualdad en España.
Martínez García, J. S. (2013). Estructura social y desigualdad en España. La Cata-
rata.
Milanovic, B. (2006). La era de las desigualdades. Dimensiones de la desigualdad
internacional y global. Sistema.
Stiglitz, J. (2012). El precio de la desigualdad: cómo la división actual de la sociedad
pone en riesgo nuestro futuro. Taurus.

Informes mundiales
FAO. El Estado de la Inseguridad Alimentaria en el Mundo.
FAO. El estado mundial de la agricultura y la alimentación 2012.

Clásicos de la economía
Marx, K. (2004). Prefacio a la Contribución a la Crítica de la Economía Política.
Comares.

© Ediciones Pirámide 75

PI00035405_01ec_polt.indd 75 24/08/15 14:10


PI00035405_01ec_polt.indd 76 24/08/15 14:10
PARTE SEGUNDA
Interdependencia y mercados.
Microeconomía

PI00035405_01ec_polt.indd 77 24/08/15 14:10


PI00035405_01ec_polt.indd 78 24/08/15 14:10
3 La organización de la actividad
económica. El capitalismo

«¿Hay una receta? —Positivo. La hay, y empieza por fijarse la


única meta válida: ser rico. Mientras más rico mejor. La riqueza es
un bálsamo y la pobreza es obscena.»

(L. Sepúlveda, Nombre de Torero)

En todas las sociedades se desarrollan los mismos procesos encaminados a sa-


tisfacer las necesidades humanas pero, aunque tienen siempre elementos comunes,
las características de cada uno de ellos son diferentes según sea el tipo de sociedad
o el momento histórico que se vive.
Cada sociedad organiza de una determinada manera la producción y el consumo
y establece criterios de distribución diferentes. En cada caso existen normas, técni-
cas o valores humanos que hacen que la actividad económica se desenvuelva de una
u otra forma. Es por eso por lo que a lo largo de la historia encontramos formas
muy diferentes de organizar la actividad económica.
En los capítulos siguientes analizamos estas diferentes formas de organizar la
vida económica comenzando, en este capítulo, por estudiar los rasgos generales del
sistema capitalista en el que vivimos.

3.1. QUÉ, CÓMO Y PARA QUIÉN PRODUCIR BIENES Y SERVICIOS


En cualquier tipo de economía hay cuestiones básicas que necesariamente hay que
plantear a la hora de abordar el problema de producir todo lo que se necesite para satis-
facer las necesidades colectivas. Se suelen resumir en tres preguntas fundamentales.

—  ¿Qué bienes producir? Puesto que los recursos son escasos y susceptibles de
usos alternativos, hay que decidir a qué uso dedicarlos. Alguien tiene que
tomar esa decisión. Puede que sea un dictador el que la resuelva, o una auto-

© Ediciones Pirámide 79

PI00035405_01ec_polt.indd 79 24/08/15 14:10


Economía Política

ridad elegida democráticamente, o que se haga según la costumbre, sin que


nadie se pregunte mucho acerca de por qué se hacen las cosas. O, como
veremos enseguida, puede dejarse en manos del mercado, es decir, de un
sistema de intercambio neutro en el que, en principio, nadie pueda imponer
su voluntad para decidir los términos del intercambio. Pero de alguna mane-
ra hay que tomar la decisión de producir un bien u otro, algo que es una
decisión de gran trascendencia social puesto que implica establecer priorida-
des entre las diferentes necesidades.
La respuesta a esta pregunta es de carácter claramente político, en el
sentido de que dependerá de las preferencias dominantes en la sociedad en
un momento dado. No hay criterios objetivos para tomarla. No existe una
razón indiscutible que establezca, por ejemplo, que hay que producir más
vehículos privados que colectivos, o más armas que escuelas. La decisión
dependerá del poder de los diferentes grupos, de su mayor o menor capaci-
dad para influir en las decisiones, de las preferencias culturales, ideológicas,
religiosas, éticas, etc.
—  ¿Cómo producir los bienes? La producción de cualquier bien o servicio se
puede realizar normalmente de varias maneras, es decir, utilizando combina-
ciones diferentes de los recursos disponibles, o unos u otros recursos. Se
puede usar más trabajo o más capital, o utilizar el trabajo más o menos in-
tensivamente; se puede producir respetando escrupulosamente el medio am-
biente o no, recurriendo a materias primas naturales o artificiales, etc.
Es una decisión que tiene también gran importancia puesto que afecta a
nuestra dotación de recursos, al bienestar, a la calidad de lo que se produzca,
a los rendimientos que proporcione la producción.
La respuesta a esta pregunta está condicionada en una gran medida por la
tecnología existente y por los medios técnicos de los que dispongamos. Por
eso puede decirse que es un asunto de naturaleza fundamentalmente técnica.
Pero, como le ocurre a casi todos los problemas económicos, tiene también
una clara dimensión política puesto que, sea cual sea el condicionante tecnoló-
gico, siempre habrá que elegir entre opciones que son preferenciales: respetar o
no el medio ambiente o explotar o no a la fuerza de trabajo, por ejemplo.
—  ¿Para quién producir? Como sabemos, para que las necesidades se satisfa-
gan no basta con producir los bienes y servicios, sino que es necesario que
los individuos puedan disponer finalmente de ellos. Pero en todas las socie-
dades, y sea cual sea la naturaleza de la organización económica, para poder
disfrutar de los bienes hay que tener reconocido algún derecho sobre ellos.
Nadie puede disfrutar de lo que los demás no le reconocen como suyo.
En las sociedades primitivas se realizaba un reparto de los bienes más o
menos equitativo en función de las necesidades (por eso se han llamado a
veces sociedades de comunismo primitivo). En la Edad Media los señores
feudales repartían a su antojo los bienes, y en la economía capitalista de
nuestra época sólo los que tienen recursos monetarios pueden adquirir bie-
nes o servicios.

80 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 80 24/08/15 14:10


La organización de la actividad económica. El capitalismo

Sea cual sea el procedimiento, es también la sociedad quien determina el tipo de


respuesta que va a tener esta pregunta y, por tanto, el grado de satisfacción que va a
alcanzar cada individuo. Así, si se decide establecer un sistema de protección social, un
salario mínimo, impuestos para repartir la renta o ayudas a las familias o a determina-
das empresas, se está haciendo que unos u otros grupos resulten más o menos favore-
cidos en la distribución de la renta. Y eso se hace en virtud exclusivamente de las
preferencias que en ese momento haya en la sociedad. Si predominan ideas más libe-
rales, seguramente no se establecerán ayudas de ese tipo, si las ideas socialdemócratas
están más generalizadas, se procurará que el gobierno haga lo posible para lograr más
igualdad. Pero ninguna de esas preferencias es «objetiva» en el sentido de que sean
indiscutibles, sino que son el resultado de la preeminencia de unos valores u otros.
Las tres preguntas tienen, por lo tanto, respuestas que son políticas, es decir, que
no pueden ser sino resultado de preferencias sociales. No hay una ley natural que in-
dique cómo hay que organizar la vida económica para responderlas. Todo lo contrario,
la libertad de los seres humanos se basa, principalmente, en su autonomía para poder
decidir lo que desean en relación con la satisfacción de sus necesidades. Otra cosa es
que todos los seres humanos no tengamos la misma libertad efectiva para influir o una
capacidad semejante para hacer que sus preferencias se hagan realidad. Esto último ya
no es algo que dependa de la Economía, sino de las condiciones políticas existentes,
de la democracia y de las instituciones de reparto del poder.
Como hemos adelantado, a lo largo de la historia ha habido muchas formas de
organizar socialmente la actividad económica.
Los economistas Paul Samuelson y Willimas Nordhaus opinan que hay cuatro
criterios básicos que permiten diferenciar las distintas fórmulas de organización de la
actividad económica: la costumbre, el instinto, la autoridad o el mercado. Para el pro-
fesor suizo Bruno Frey son el mercado, la democracia, la jerarquía o la negociación.
En realidad, no es fácil encontrar modelos de organización económica que se
correspondan plena y exclusivamente con cada uno de estos criterios. Lo que histó-
ricamente ha ocurrido más bien es que se hayan dado sistemas diferentes pero con
caracteres muy entremezclados.

3.1.1. La naturaleza sociopolítica


de la organización económica
En resumen, podemos decir que cada sociedad responde de modo diferente a esas
tres grandes cuestiones. Y las distintas respuestas dependen de cómo se definan en
cada una los derechos que tienen los distintos sujetos sobre las cosas, de cuáles sean
los mecanismos utilizados para llevar a cabo la utilización de recursos y, en definitiva,
de cómo se tomen las decisiones sobre la forma de abordar y resolver los problemas
económicos.
Todo ese conjunto de factores o circunstancias define en cada momento un tipo
específico de organización de la actividad económica. Su naturaleza tiene que ver,
por lo tanto, con los valores, con los poderes políticos, con la fuerza militar y, en

© Ediciones Pirámide 81

PI00035405_01ec_polt.indd 81 24/08/15 14:10


Economía Política

suma, con la naturaleza y la estructura del poder dominante en un momento dado en


la sociedad.
Por lo tanto, para comprender todas las cuestiones relativas a la organización de
la vida económica hay que contemplar necesariamente el contexto social y político
en el que se conjugan los intereses de los seres humanos. Intereses que serán tanto
más dispares cuanto mayor sea la desigualdad con la que hacen frente a la satisfac-
ción de sus necesidades.

Conflicto de intereses y actividad económica

Un hecho bastante evidente es que a la hora de responder a esas preguntas que


constituyen la esencia de los problemas económicos básicos no todos los individuos
están en las mismas condiciones. Unos tienen más poder que otros, más recursos,
más influencia para convencer a los demás... Cada uno trata de lograr que la res-
puesta colectiva se acerque lo más posible a sus intereses, aunque no todos lo con-
siguen. Eso quiere decir que las relaciones económicas implican necesariamente un
conflicto de intereses entre las personas o los grupos sociales.
Este conflicto de intereses es inseparable de la vida social y no es malo en sí
mismo. Lo que ocurre es que no todas las sociedades son capaces de afrontarlo ga-
rantizando la justicia y la paz.
La economía es un campo permanente de conflicto social porque requiere elec-
ción continua, fijación de prioridades y renuncias que afectan desigualmente a los in-
dividuos y colectivos. Por eso es muy importante que existan mecanismos que garan-
ticen que los seres humanos podamos abordar los problemas económicos en igualdad
de condiciones para que el inevitable conflicto de intereses que implica la escasez se
resuelva en armonía, sin provocar más conflicto aún y, sobre todo, evitando la violen-
cia que lleva consigo el egoísmo humano y la distribución injusta de la riqueza.
Pero lo que casi siempre ha ocurrido es que el conflicto económico no se plan-
tea ni resuelve garantizando la igualdad y la equidad, y es por eso por lo que las
injusticias económicas tienen mucho que ver con las casi 15.000 guerras que ha
habido a lo largo de la historia humana. De hecho, las grandes guerras mundiales y
la mayoría de los conflictos armados entre países se han generado por razones econó-
micas, la mayoría de ellas por la prepotencia de algunos países o por la búsqueda
desmedida de beneficios comerciales.
Por eso puede decirse que una economía justa es una de las condiciones princi-
pales para que exista paz duradera en nuestro planeta.

3.2. LOS SISTEMAS ECONÓMICOS


Cuanto más desarrollada esté una sociedad y cuanto más complejas sean las rela-
ciones económicas, más complicado será darle respuesta a esas tres preguntas cruciales
relativas a qué, cómo y para quién producir. Pero siempre hay que darle respuesta.

82 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 82 24/08/15 14:10


La organización de la actividad económica. El capitalismo

La forma en que se resuelvan marca las diferencias entre unas economías y


otras, y estas diferencias son las que dan lugar a la aparición de distintos tipos de
organización de la actividad económica.
Para analizar estas diversas formas de organización se suele utilizar el concepto
de sistema económico.

3.2.1. Los diferentes tipos de sistemas económicos

Lo que resulta esencial para la distinción de los sistemas económicos es la deter-


minación de los rasgos que se consideran comunes en cada uno. Para ello, es necesa-
rio tomar en consideración, principalmente, los siguientes aspectos:
a) El sujeto económico que lleva la iniciativa en los procesos de toma de deci-
siones. Es decir, el que tiene mayor capacidad de resolución a la hora de dar
respuesta a las tres preguntas fundamentales que hemos analizado, aquel de
quien dependen en última instancia los procesos económicos y quien tiene la
responsabilidad última a la hora de tomar las decisiones económicas.
Puede ser, por ejemplo, el gobierno planificando y decidiendo adminis-
trativamente todo lo referente a la producción y la distribución o los indivi-
duos libremente, a través de mecanismos como el mercado que no precisan
de intervención gubernamental. Y, lógicamente, pueden darse situaciones
mixtas en las que se combine la decisión pública y la individual.
b) La finalidad con que se toman las decisiones económicas más importantes.
Por ejemplo, puede buscarse obtener los máximos beneficios o resolver las
necesidades de todos los individuos por igual.
c) El procedimiento que se utiliza principalmente para organizar la utilización
de los recursos, para destinarlos a un uso u otro.
La combinación de estos tres elementos es lo que proporciona un tipo específico
de organización de la actividad económica al que llamamos sistema económico por-
que implica la conjunción de elementos técnicos, organizativos, teleológicos (referi-
dos a los fines), políticos o puramente económicos relativos a la forma de producir,
intercambiar o consumir.
A lo largo de la historia se han dado diferentes tipos de sistemas económicos
que, a veces, incluso se han entremezclado en distintos momentos.
El sistema económico esclavista se extendió históricamente hasta el siglo iv de
nuestra era, primero en Babilonia, Egipto, Grecia y luego en Roma. Se caracterizó
porque los dueños de grandes extensiones de tierra utilizaban a los esclavos para
cultivarlas garantizando tan sólo su supervivencia. El elemento que permitía unir las
diferentes piezas del sistema era de tipo político: el poder que tenían las clases más
ricas. Era un sistema económico basado en la explotación intensiva de grandes pro-
piedades y de recursos naturales.
El sistema feudal se desarrolló entre los siglos v y xv, principalmente en Euro-
pa Occidental. Fue el resultado de la quiebra del esclavismo motivada por circuns-

© Ediciones Pirámide 83

PI00035405_01ec_polt.indd 83 24/08/15 14:10


Economía Política

tancias muy variadas: la fragmentación del poder político, la desaparición de la idea


de Estado, avances tecnológicos, crisis de la práctica de la esclavitud y rebeliones
de esclavos, entre otras. También se basó en la propiedad de la tierra por los nobles
y el clero, que se servían de vínculos religiosos para lograr que los siervos que no
tenían propiedad alguna y que trabajaban para los señores feudales les entregasen
toda la producción a cambio de los medios de subsistencia elementales.
El sistema capitalista apareció cuando algunos antiguos oficios del feudalis-
mo fueron independizándose de los señores feudales y haciéndose actividades
autónomas (sobre todo los vinculados a la construcción) y cuando se empezaron
a desarrollar actividades bancarias y comerciales más extendidas. Quienes las
fueron iniciando se convirtieron en los primeros empresarios capitalistas, llama-
dos así porque ellos mismos lograron disponer del capital necesario para llevarlas
a cabo.
Gracias a la incorporación masiva de capitales y a la revolución tecnológica el
capitalismo produjo un extraordinario desarrollo de la industria y un gran incremen-
to en la obtención de materias primas. La gran actividad económica que se generaba
fue la que dio lugar a la necesidad de utilizar cada vez más trabajo, y éste comenzó
a prestarse a cambio de un salario, es decir, un pago por utilizar durante un tiempo
determinado el trabajo humano, algo entonces revolucionario frente las serviles rela-
ciones feudales.
El sistema socialista respondió a las ideas extendidas entre las clases trabajado-
ras que deseaban liberarse de la explotación que llevaba consigo la relación salarial
capitalista. La primera gran experiencia de este tipo se llevó a cabo de 1917 a fina-
les del siglo xx en diversos países de Europa Oriental siguiendo las ideas de Marx
y Lenin y más tarde en China y algunas otras naciones asiáticas. En esos países se
puso en práctica un tipo de economía dirigida muy férreamente desde el Gobierno,
en la que apenas había iniciativa individual y en la que la finalidad del Gobierno era
lograr una distribución de la riqueza igualitaria entre la población.
En algunos países se consiguieron logros sociales indiscutibles, sobre todo en
áreas como la educación, la sanidad o la vivienda, pero se alcanzaron en un contex-
to de gran ineficacia y despilfarro. Además, fueron conquistas que resultaron insufi-
cientemente satisfactorias cuando los individuos comenzaron a demandar, también,
libertades públicas y respeto a los derechos humanos.
Las causas principales que provocaron la desaparición de estas experiencias fue-
ron diversas. Entre otras:

a) La falta de libertades públicas y de respeto a los derechos humanos, que


obligaba a la población a vivir en condiciones dictatoriales, lo que generaba
un rechazo social latente que terminó por estallar en auténticas rebeliones a
lo largo de los años noventa del siglo pasado.
b) La competencia continuada con los países capitalistas, que obligaba a los
socialistas a desviarse de sus objetivos naturales para no perder, por ejem-
plo, la carrera armamentística o tecnológica. Muchos de los primeros teóri-
cos del socialismo habían pronosticado que sería difícil o casi imposible

84 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 84 24/08/15 14:10


La organización de la actividad económica. El capitalismo

construir el socialismo en un solo país o en un grupo reducido de ellos y así


resultó ser a la postre.
c) La corrupción y la falta de transparencia a la hora de tomar las decisiones
económicas, que hicieron que la economía fuese muy ineficiente, incapaz de
proporcionar satisfacción colectiva, y que se desarrollara con una gran des-
confianza de la población.
d) La exagerada utilización de la propiedad pública, que impedía que existiese
iniciativa individual alguna, lo que provocaba que no se desarrollaran los
incentivos mínimos que requiere la vida social en condiciones de escasez de
recursos. Es imposible que los Estados garanticen a todas las personas la
satisfacción de todas sus necesidades si por parte de éstas no hay también
una contribución eficiente a la obtención de riqueza.
e) El escaso desarrollo y el atraso inicial de estos países, cuando los teóricos
del socialismo siempre habían considerado que este sistema sería la conse-
cuencia del desarrollo económico y no su antesala.

Los sistemas económicos mixtos o impuros

Los anteriores tipos de sistemas económicos se han podido observar con nitidez
en diferentes épocas históricas. Pero en la realidad es muy difícil que se den tipos
de sistemas económicas puros que no tengan elementos de otros sistemas.
En muchas economías capitalistas hay elementos feudales o socialistas e incluso
aún hoy hay prácticas laborales que son verdaderamente esclavistas.
Eso es así porque la organización de un sistema económico no es una obra de
ingeniería perfecta, sino el resultado de voluntades humanas que pueden ser contra-
dictorias.
Como hemos estudiado antes, la organización de la vida económica lleva consi-
go un conflicto permanente entre los intereses de los individuos, y ese conflicto no
se resuelve generalmente a favor de un solo grupo social o de una persona.
Por eso los sistemas económicos suelen ser impuros y tener elementos de otras
formas diferentes de organizar la vida económica.
Además, la organización de la vida económica está cambiando constantemente.
Normalmente no nos damos cuenta de ello porque formamos parte de ese cambio,
porque estamos dentro de él. Pero la manera de dar respuestas a las preguntas eco-
nómicas fundamentales se modifica sin cesar porque a cada momento de su vida los
seres humanos se dedican a procurar que las relaciones económicas les sean un
poco más favorables.
Por eso no cabe pensar que una determinada forma de organizar la vida econó-
mica vaya a ser inmutable, que ya no habrá más cambios en el sistema económico
en el que vivimos. Todo lo contrario, la acción continua de los seres humanos, aun-
que sea inconsciente, está cambiándolo permanentemente.

© Ediciones Pirámide 85

PI00035405_01ec_polt.indd 85 24/08/15 14:10


Economía Política

3.3. LA ECONOMÍA CAPITALISTA MODERNA


Las economías en las que vivimos actualmente son economías capitalistas por-
que en ellas predominan los rasgos que son propios de este sistema económico. Los
más importantes son los siguientes:

a) Están basadas en el reconocimiento pleno y efectivo de la libertad económi-


ca individual. Las leyes garantizan que cualquier individuo tiene derecho y
capacidad para emprender la actividad económica que desee siempre que
respete los derechos de los demás y las leyes generales. Por esta razón,
nuestras economías se conocen también como economías de libre empresa.
b) El objetivo que persigue la actividad económica es el afán de lucro. Lo que
buscan quienes movilizan sus recursos para llevar a cabo negocios de cual-
quier tipo es, sencillamente, ganar dinero, obtener beneficio.
c) Para que lo anterior se pueda llevar a cabo efectivamente, las leyes recono-
cen como un principio básico de nuestras sociedades la propiedad privada.
Esto quiere decir que cualquier tipo de recurso, salvo que haya sido consi-
derado de interés general por el Estado, puede ser apropiado por los indivi-
duos para llevar a cabo negocios o actividades económicas.

Como hemos dicho anteriormente, junto a estos rasgos esenciales del capitalis-
mo se pueden dar algunos otros diferentes.
Así, en muchos países capitalistas hay una importante propiedad estatal de re-
cursos porque se entiende que es la única manera de satisfacer algunas necesidades
colectivas. También se dan muchas actividades que no buscan solamente obtener
beneficio, como las que llevan a cabo las organizaciones no gubernamentales, la
administración pública o muchas personas que dedican su vida a las demás sin reci-
bir nada a cambio. En algunas economías incluso hay rasgos propios del feudalismo
(por ejemplo, en algunas formas de cultivar el campo o en el trabajo doméstico) o
del esclavismo (al que se somete a muchos inmigrantes en los países más desarro-
llados).

3.3.1. Los pros y los contras del capitalismo

El hecho de que las economías capitalistas modernas se sustenten sobre rasgos


como los que acabamos de señalar tiene algunas consecuencias positivas y negativas
importantes.

A favor del capitalismo se puede argumentar lo siguiente:

a) Puesto que las actividades económicas que se llevan a cabo son las que pro-
porcionan beneficios, resulta que los individuos están motivados o incentiva-

86 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 86 24/08/15 14:10


La organización de la actividad económica. El capitalismo

dos para llevar a cabo aquello que necesita la sociedad. Quien se dedique a
producir algo que otros necesiten podrá ganar dinero. De esta manera, no
hace falta que nadie diga qué hay que producir o cómo hacerlo, sino que se
obtendrá lo necesario gracias al incentivo de la ganancia.
b) Puesto que el sistema se basa en la obtención del máximo beneficio, los
productores serán muy cuidadosos a la hora de utilizar los recursos y se lo-
grará la máxima eficiencia, pues se procurará ahorrar los costes innecesarios
para obtenerlo.
c) Por esas dos razones, el sistema será especialmente favorable a la innova-
ción y al desarrollo de nuevas técnicas, que se procurarán obtener rápidamen-
te para conseguir más beneficios.

En contra del capitalismo tampoco faltan argumentos:

a) Puesto que la finalidad de la actividad económica es el afán de lucro, resul-


ta que la producción de bienes y servicios no tiene como objetivo satisfacer
más o menos a la población que los desea o necesita. Tan sólo se busca
ganar el máximo dinero posible. Es cierto que para ello los productores ten-
drán que encontrar compradores para sus productos, pero lo que puede ocu-
rrir es que se obtenga el máximo beneficio sin que todos los compradores
estén satisfechos.
Ésa es la consecuencia inevitable de que en nuestras economías se pro-
duzca para obtener ganancia y no para satisfacer las necesidades. Y eso es
lo que provoca crisis económicas o pobreza e insatisfacción al mismo tiem-
po que se están obteniendo altos beneficios.
b) Aunque se reconoce la libertad para todos los individuos, siempre hay una
diferencia insuperable entre los que son propietarios de recursos y los que no,
entre los que tienen mucho y entre los que no tienen nada. Puesto que la si-
tuación inicial de cada individuo es diferente por razones de herencias, origen
social, etc., resulta que no todos tienen en realidad la misma libertad.
c) La búsqueda incesante de beneficio que amparan las leyes y estimula la cultu-
ra del capitalismo lleva a permitir que casi cualquier actividad humana se
mercantilice. La cultura, la amistad, el juego, el sexo..., que deberían ser acti-
vidades dirigidas a la satisfacción espiritual y al perfeccionamiento humano,
están cada día más motivadas y organizadas en función de ganar dinero.

3.3.2. El mercado capitalista

Cada sistema económico se caracteriza porque predomina en él un mecanismo


principal destinado a asignar los recursos a un uso o a otro.
Karl Polanyi distinguió tres grandes clases de sistemas de cambio. El sistema de
cambio recíproco se produce cuando los valores y normas predominantes prescriben
que los individuos que tienen obligaciones recíprocas den o reciban unos de otros.

© Ediciones Pirámide 87

PI00035405_01ec_polt.indd 87 24/08/15 14:10


Economía Política

El cambio redistributivo se produce cuando se prescribe que los miembros de una


sociedad realicen contribuciones de dinero, bienes o servicios a un tipo específico
de entidad central que luego distribuye a su vez lo recibido entre otros colectivos o
actividades sociales. Por último, el cambio de mercado implica que cada una de las
partes interesadas en realizar transacciones se conduce con autonomía y sin recibir
órdenes de nadie, en función de su propio interés, como un agente maximizador de
beneficio, tratando de adquirir barato y de vender lo más caro posible.

Mercado versus planifiación

En las economías capitalistas se pueden encontrar todos esos tipos de cambio,


pero el sistema de asignación de recursos que predomina es el mercado.
El mercado es el ámbito en el que los compradores y los vendedores se ponen
de acuerdo para comprar o vender bienes a un precio que se fija automáticamente
según el volumen de los intercambios.
Por tanto, el mercado permite destinar los recursos a uno u otro uso sin necesidad
de intervención administrativa: se producirá aquello que sea de más interés para los
productores y se comprará aquello cuyo precio sea más atractivo para los comprado-
res. Asimismo, la forma en que se produzca un bien (con más o menos trabajo o ca-
pital, por ejemplo) dependerá del precio de cada factor. Y nadie tendrá que decidir
tampoco para quién se destinará la producción: sencillamente, para quien tenga recur-
sos económicos suficientes para adquirirla.
El mercado es, pues, una especie de mecanismo de cambio que permite que los
recursos se utilicen sin intervención exterior, de forma automática, por medio exclusi-
vamente de la intervención de los agentes que intercambian bienes y servicios.
Ha habido mercados en muchas épocas históricas en los que se intercambiaban
algunos bienes singulares. Pero lo característico del capitalismo es que comenzaron
a ser intercambiados a través del mercado dos factores fundamentales, el trabajo y
la tierra, y que a partir de ahí se generalizó su uso, de modo que apareció no sólo
una economía, sino también una «sociedad de mercado», porque toda ella termina
organizándose a través de los intercambios de mercado.
En el socialismo los recursos se asignan a través de la planificación, que es el
conjunto de decisiones adoptadas por el Estado en relación con la producción y la
distribución de los bienes y servicios. Los planificadores establecen quién debe produ-
cirlos, dónde, de qué manera, en qué cantidad y cómo deben distribuirse y a quién.
La planificación es, por lo tanto, un mecanismo administrativo basado en la decisión
de los funcionarios. Puede ser más o menos democrática, según se base en acuerdos
discutidos con los sujetos afectados o venga impuesta dictatorialmente desde arriba.

El medio ambiente del mercado

Para que funcione el mercado es necesario que a su alrededor haya un autén-


tico medio ambiente compuesto de normas y de instituciones que lo regulen ade-

88 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 88 24/08/15 14:10


La organización de la actividad económica. El capitalismo

cuadamente. Hace falta establecer qué se puede hacer y qué no, qué conductas
están permitidas y cuáles prohibidas y qué sanciones acarrea el incumplimiento de
las normas.
Además, para que el mercado actúe correctamente es necesario que haya una
información adecuada acerca de lo que se puede comprar y vender en él. El merca-
do se establece para que los compradores y vendedores adquieran los recursos al
precio más bajo, pero para ello es necesario que unos y otros tengan la mejor infor-
mación posible acerca de lo que allí se intercambia. Si es imposible saber dónde se
está ofreciendo el producto más barato, o si cuesta mucho dinero saberlo, de nada
servirá el mercado.
Conseguir que un mercado funcione correctamente, que los que intervengan en
él estén bien informados y que haya leyes que regulen adecuadamente los intercam-
bios es algo que no se consigue fácilmente. Para conseguirlo es necesario que los
gobiernos vigilen su funcionamiento y que se eviten las conductas que en lugar de
buscar la eficacia tratan de lograr ventajas en el intercambio. Como veremos más
adelante, eso no siempre se consigue, y aparecen mercados que en lugar de propor-
cionar beneficios al intercambio lo encarecen y lo hacen más difícil.

3.3.3. Trabajo y beneficio en el capitalismo

Como hemos señalado, en el capitalismo, el trabajo se presta generalmente en


régimen de asalarización porque los trabajadores (que no disponen del capital ni de
los recursos necesarios para obtenerlo) venden su fuerza de trabajo en un mercado
específico a cambio de un salario.
Esto lleva consigo tres consecuencias fundamentales:

—  Conflicto de intereses en el ámbito laboral. En el capitalismo se da una con-


tradicción entre los intereses de los asalariados y los empleadores que po-
seen el capital. Los primeros desearán sobre todo aumentar los salarios por-
que es su única fuente de ingresos para satisfacer sus necesidades, mientras
que los segundos procurarán reducirlos al máximo, puesto que para ellos son
un coste de cuya magnitud dependen los beneficios.
Esto da lugar a veces a problemas insalvables. Por ejemplo, cuando los
trabajadores demandan subidas salariales que hacen peligrar la rentabilidad que
hace posible mantener los negocios capitalistas; o cuando los empleadores lo-
gran controles salariales tan efectivos que reducen la masa salarial global, pero
provocan así una caída en las ventas como consecuencia de la reducción de la
capacidad de compra de quienes constituyen la mayor parte de la sociedad.
En principio, en las sociedades capitalistas no hay medios para tratar de
compaginar estos intereses contradictorios y, de hecho, los pensadores y po-
líticos liberales repudian cualquier tipo de intervención que limite la autono-
mía y la libertad de los sujetos económicos. Pero, en la práctica, los trabaja-
dores han logrado, gracias a la existencia de sindicatos y a través de su

© Ediciones Pirámide 89

PI00035405_01ec_polt.indd 89 24/08/15 14:10


Economía Política

influencia en los parlamentos, que se promulguen leyes que traten de mediar


en las relaciones de trabajo para evitar que quienes tienen la fuerza derivada
de la posesión de los medios de capital puedan imponerse de una manera
socialmente descompensada sobre los asalariados. Podría decirse que la his-
toria de la economía capitalista es la sucesión de intentos encaminados a
lograr mejores condiciones en el uso o la retribución del tra­bajo.
—  Relaciones laborales jerárquicas y sumisión. En segundo lugar, y precisa-
mente como consecuencia de la diversa condición en la que se encuentran
trabajadores y poseedores del capital en el proceso de producción, resulta
que el trabajo asalariado se presta siempre en condiciones de sujeción al
empresario, bajo su dominio jerárquico y en estricta dependencia de sus di-
rectrices de todo tipo. Desde este punto de vista puede decirse que el traba-
jo asalariado es alienante, puesto que impide que quien lo presta ejercite sus
capacidades intelectuales o profesionales a pleno rendimiento y que no pue-
da participar en los procesos de dirección, organización y control que son
consustanciales a todo proceso de trabajo.
— Mercantilización del trabajo humano. En tercer lugar, el uso del trabajo está
sometido en el capitalismo a la lógica del beneficio. La contratación del trabajo
asalariado no se realiza en virtud de un deseo de cooperación en los procesos
productivos, sino en aras de obtener beneficio a partir de su uso. Eso significa
que el trabajo se convierte en una mercancía de la que se ha de obtener el máxi-
mo rendimiento. Una mercantilización que ha obligado a establecer mecanismos
jurídicos de protección y salvaguarda muy potentes para evitar que en las eco-
nomías capitalistas tienda a dominar el trabajo precario, la explotación de los
trabajadores y, en general, la disociación entre empleo y bienestar.

Estas tres circunstancias implican que para que sea posible obtener beneficio es
necesario mantener un suficiente poder sobre el trabajador, lo que significa que la
posibilidad de lograr ganancias en las economías capitalistas no sólo depende del
mecanismo del mercado, sino de la existencia de un adecuado sistema de normas
jurídicas, de una estructura de poder político e incluso de una cultura que faciliten
su poder y la sumisión de los asalariados.
Lógicamente, disfrutar de las condiciones ideales para ello no es fácil, puesto que
suelen chocar con las exigencias de bienestar que por su parte demandan los asalariados
y porque el conjunto de circunstancias de las que depende el beneficio es muy variado.

La distribución del excedente en el capitalismo

La naturaleza del conflicto al que acabamos de hacer referencia se puede enten-


der fácilmente con un sencillo planteamiento.
Podemos establecer que el beneficio total (B) que recibe el propietario del capi-
tal es igual al valor del producto vendido (V) menos los salarios pagados (S) y me-
nos el valor de las materias primas o maquinaria utilizados (M). Es decir:

90 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 90 24/08/15 14:10


La organización de la actividad económica. El capitalismo

B=V–S–M (1)

Podemos denominar producto neto (Y) a la diferencia entre el valor de las ven-
tas totales (V) y el valor de las materias primas y maquinarias utilizadas (M).

Y=V–M (2)

Si sustituimos en (1) la expresión (2), resulta:

B=Y–S (3)

O, lo que es igual:

Y=B+S (4)

Esta última expresión indica sencillamente que el producto neto total (Y) se re-
parte entre beneficios (B) y salarios (S). Y eso es lo que expresa el conflicto latente
en las relaciones capitalistas: lo que va para unos no puede ir para otros.

RESUMEN DEL CAPÍTULO


— En cualquier sociedad hay que plantear tres preguntas básicas: ¿Qué, cómo y
para quién producir? Las tres tienen una respuesta de naturaleza principalmente
política, puesto que dependen de las preferencias dominantes en cada momento.
Por eso el conflicto es inherente a la vida económica, si bien se trata de procurar
que se resuelva por vías democráticas y pacíficas.
— Los sistemas económicos son las diferentes formas de organización de la vida
económica que han existido o pueden existir. Se definen en virtud de quién sea
el sujeto económico que lleva la iniciativa, de la finalidad que persigue la acti-
vidad económica y del procedimiento que se emplea principalmente para orga-
nizar la utilización de los recursos.
— A lo largo de la historia han existido diferentes sistemas económicos. El escla-
vista se caracterizó por la utilización de esclavos en la explotación agraria. El
sistema feudal se basó en la figura de los señores que disponían de siervos para
su servicio.
— El capitalismo se consolidó a lo largo del siglo xix basándose en la utilización
del trabajo asalariado y en la generalización de los mercados.
— A lo largo del siglo xx hubo algunos países con sistemas socialistas que fracasa-
ron por diversas razones: por la falta de libertades públicas, por la competencia
con el capitalismo, que los desvió de sus aspiraciones originales, por la corrupción
y falta de transparencia, por el burocratismo y por su escaso desarrollo inicial.
— Las economías capitalistas modernas están basadas en el reconocimiento pleno de
la libertad económica, en la búsqueda del lucro y en la propiedad privada. Sus

© Ediciones Pirámide 91

PI00035405_01ec_polt.indd 91 24/08/15 14:10


Economía Política

ventajas principales son que el beneficio incentiva la creación de actividad econó-


mica, que la propiedad privada favorece un uso más cuidadoso de los recursos y
fomenta la innovación. Sus principales defectos son que descuida la satisfacción
efectiva de las necesidades, provoca grandes desigualdades y que en aras del be-
neficio se mercantilizan todas las dimensiones de la vida humana.
— El trabajo asalariado es la pieza fundamental del capitalismo. Su utilización pro-
duce conflicto de intereses entre empresas y trabajadores, obliga a que existan
relaciones de jerarquía y sumisión y hace que el trabajo humano se trate como
una simple mercancía más.
— El excedente o producto neto total de la actividad económica se reparte entre el
salario de los trabajadores y el beneficio.

CONCEPTOS CLAVE
Sistema económico.
Esclavismo.
Feudalismo.
Capitalismo.
Socialismo.
Planificación.
Mercado.
Excedente.
Beneficio.

PREGUNTAS DE REPASO
  1. ¿Qué implica que una sociedad se plantee la pregunta Qué producir?
  2. ¿De qué naturaleza es la pregunta Cómo producir?
  3. ¿De qué puede depender la pregunta Para quién producir en las diferentes sociedades?
  4. ¿Por qué decimos que el conflicto está siempre asociado a la vida económica?
  5. ¿Qué es un sistema económico?
  6. ¿Qué diferentes aspectos se pueden tener en cuenta para distinguir un sistema
económico de otro?
  7. ¿Qué caracterizó al sistema esclavista y dónde se dio principalmente?
  8. ¿Qué características fundamentales tuvo el feudalismo?
  9. ¿Cuándo apareció el capitalismo y cómo?
10. ¿Qué razones explican el fracaso del socialismo del siglo xx?
11. ¿Cuáles son los rasgos principales de las economías capitalistas modernas?
12. Señale los principales pros y contras del capitalismo.
13. ¿Qué consecuencias principales tiene la asalarización que es propia del capita-
lismo?
14. Obtenga la fórmula del producto neto total y explique su significado.

92 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 92 24/08/15 14:10


La organización de la actividad económica. El capitalismo

BIBLIOGRAFÍA
Otros manuales

Bernanke, B. S. y Frank, R. H. (2007). Principios de Economía. Cap. 3.


Bowles, S. y Edwards, R. (1990). Introducción a la Economía: competencia, autori-
tarismo y cambio en las economías capitalistas. Alianza Editorial.
Krugman, P., Wells, R. y Olney, M. L. (2012). Fundamentos de Economía. Editorial
Reverte. Caps. 1, 2.
Mankiw, N. G. (2012). Principios de Economía. Thomson. Cap. 5, 3.
Samuelson, P. y Nordhaus, W. (2006). Economía. Ed. McGraw-Hill. Caps. 1, 2.

Lecturas complementarias

Capitalismo y socialismo
Chesterton, G. K. (2013). La utopía capitalista y otros ensayos. Palabra.
Feito, J. L. (2009). En defensa del capitalismo. Diálogos filosóficos sobre el Mercado
y el Estado. La Esfera de los Libros.
Shaw, G. B. (2013). Manual de socialismo y capitalismo para mujeres inteligentes.
RBA Editores.
Weber, M. (2013). La ética protestante y el espíritu del capitalismo. Península.

Clásicos de la economía
Polanyi, K. (1989). La gran transformación. Crítica del liberalismo económico. La
Piqueta.

© Ediciones Pirámide 93

PI00035405_01ec_polt.indd 93 24/08/15 14:10


PI00035405_01ec_polt.indd 94 24/08/15 14:10
4 El intercambio de mercado

«Qué sed
de saber cuánto.»

(Pablo Neruda, Oda a los números)

Como hemos señalado, en una economía de mercado las decisiones sobre qué
producir, cómo hacerlo y para quién se toman en función de los precios que se esta-
blecen en los diferentes mercados. No hay nadie que dé órdenes o que tome decisio-
nes administrativas para determinar lo que se debe producir y en qué cantidades.
Los precios son las referencias que sirven para que esas decisiones se adopten
sin intervención externa. Los productores ofrecerán aquellos productos que puedan
venderse a precios más beneficiosos para ellos y los consumidores comprarán los
bienes o servicios cuyo precio les resulte más favorable.
Por lo tanto, la clave del funcionamiento de los mercados radica en la forma-
ción de esos precios de manera que puedan satisfacer al mismo tiempo a los com-
pradores y a los vendedores.
Esto último es algo que no siempre se consigue. Depende de la naturaleza de
los diferentes mercados que vamos a estudiar en los siguientes capítulos, aunque
empezaremos en éste por conocer el funcionamiento más elemental del intercambio
en el mercado.

4.1. LA ECONOMÍA DE MERCADO


Decimos que nuestras economías son economías de mercado porque en ellas las
decisiones relativas a qué, cómo y para quién producir se toman a través del mercado.
El mercado es el ámbito en el que los compradores y los vendedores tratan de
ponerse de acuerdo sobre las cantidades y los precios de los bienes y servicios.

© Ediciones Pirámide 95

PI00035405_01ec_polt.indd 95 24/08/15 14:10


Economía Política

Los productores llevan al mercado sus productos y allí los compradores deciden
si desean comprarlos o no.
En el trato entre productores y compradores se produce una especie de regateo
que es el que permite formar el precio de las mercancías. Si el precio les parece
adecuado a ambos, los productores venderán el producto y los compradores lo com-
prarán. Por el contrario, si un comprador considera que el precio es muy elevado
para él, renunciará a comprarlo. Y si el vendedor comprueba que a un determinado
precio no vende sus productos porque les parece caro a los compradores, lo más
seguro es que baje el precio para poder venderlo, aunque esto sólo lo podrá hacer si
tiene margen suficiente para obtener beneficio a ese precio más bajo. Si no lo tiene,
terminará saliendo del mercado y entrarán otros vendedores más eficaces, es decir,
capaces de vender los mismos productos con unos costes más bajos que les permi-
tan vender más barato.
Ese proceso no es automático. Podríamos decir que se produce una especie de
regateo entre compradores y vendedores. Unas veces, se trata de un regateo clara-
mente visible. Otras veces, el regateo no se percibe claramente porque no se realiza
de forma explícita, pero en realidad se lleva cabo cuando compradores y vendedores
renuncian a vender o comprar a un precio y sí lo hacen a otro.
En ese proceso se van estableciendo finalmente precios que satisfacen a ambos
y que los economistas llamamos precios de equilibrio.

La naturaleza de los mercados

Tradicionalmente, los mercados eran espacios físicos donde los vendedores


y compradores acudían un día determinado para hacer sus negocios. Todavía,
muchos mercados ocupan un espacio físico. La mayoría de las veces tenemos
que desplazarnos a algún sitio para comprar mercancías. Pero puede haber mer-
cados que en realidad no estén en ningún lugar físico y que no exijan que los
compradores o vendedores se vean la cara. Eso ocurre cuando compramos por
teléfono o cuando se compra una vivienda. Aunque decimos que existe un mer-
cado de la vivienda, en realidad no hay un lugar concreto donde estén todas las
viviendas, sino que el mercado, en este caso, es toda la ciudad o todo el espacio
urbano.
En la actualidad cada vez son más habituales los intercambios a través de Inter-
net, es decir, sin que ni siquiera sepamos dónde está el vendedor o el comprador,
pues se puede operar desde cualquier lugar del mundo.
En todos los casos, y mucho más cuando los mercados son menos presenciales,
hace falta que haya leyes y normas que regulen su funcionamiento. Esas leyes las
establece el Estado con el fin de facilitar el intercambio, pues sin ellas habría tanta
desconfianza y tanta inseguridad que nadie se atrevería a intercambiar algo con otra
persona. O tendría que adoptar tantas precauciones que le resultaría excesivamente
caro comprar o vender.

96 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 96 24/08/15 14:10


El intercambio de mercado

Variedad de mercados

Según cuáles sean esas normas y leyes, los mercados tendrán una forma u otra
porque en ellos se podrán llevar a cabo actuaciones muy diferentes.
Normalmente, los gobiernos tratan de impedir que los productores se pon-
gan de acuerdo entre sí para subir los precios. También procuran que los con­
sumidores estén bien informados sobre lo que compran y obligan a las empresas
a mostrar claramente las cualidades o propiedades de lo que venden. Los sis-
temas jurídicos establecen penas para los agentes que actúan fraudulentamente
en los mercados o que no respetan la necesaria confianza a la hora de hacer
negocios.
Pero no todos los gobiernos son igual de exigentes a la hora de salvaguardar
esas condiciones. Unas veces porque no quieren serlo y otras porque los propios
agentes eluden las normas para aprovecharse y obtener ventajas extraordinarias.
Según todas esas circunstancias se pueden distinguir diferentes clases de merca-
dos, en cada uno de los cuales, como veremos en el tema siguiente, se alcanzan
resultados muy dispares.
Los criterios más importantes a la hora de diferenciar los tipos de mercados son
tres: el número de agentes que intervienen comprando o vendiendo, la naturaleza de
los productos que se intercambian y las condiciones en que se puede entrar o salir
del mercado.
De esas circunstancias depende la diferente estructura de cada mercado, y ésta
determina asimismo el tipo de conducta que desarrolla cada agente.
Atendiendo a esas circunstancias, se pueden distinguir cuatro tipos básicos de
mercados que estudiaremos con detalle en los siguientes temas:

— Mercado de competencia perfecta. Se caracteriza porque hay un gran núme-


ro de compradores y vendedores, porque se intercambia un producto único y
sin diferencias y porque hay plena libertad para que los agentes entren y sal-
gan de él. Al haber gran igualdad de condiciones, se pueden alcanzar resul-
tados muy beneficiosos para compradores y vendedores.
— Monopolio. Se trata de un mercado en el que hay solamente una empresa
que ofrece un producto único y en el que suele haber grandes dificultades
para que otras empresas entren. Lógicamente, el monopolista tiene una gran
ventaja sobre los consumidores, y eso da lugar a que en este mercado las
empresas se aprovechen de su poder y obtengan grandes beneficios en per-
juicio de los compradores.
— Oligopolio. La característica principal de este mercado es que existen dos o
muy pocas empresas que pueden ofrecer un producto único o diferenciado.
Suele haber también dificultades para la entrada en el mercado. Al ser tan
pocas empresas, es difícil predecir lo que ocurre en este mercado. Como
veremos, puede ser que compitan mucho entre ellas o que, por el contrario,
se pongan de acuerdo, y actúan entonces como si en realidad fuesen un mo-
nopolista.

© Ediciones Pirámide 97

PI00035405_01ec_polt.indd 97 24/08/15 14:10


Economía Política

—  Competencia monopolística. En este mercado existen muchas empresas que


ofrecen un producto diferenciado y con dificultades de entrada. Se trata de
una situación intermedia entre la competencia y el monopolio.

Desde otro punto de vista, los mercados pueden diferenciarse según el tipo de
actividad que se lleve a cabo en ellos.
Así, se puede distinguir entre mercados de bienes y servicios, que son aquellos
destinados al intercambio de mercancías, y los mercados de factores, en los que se
intercambian los factores productivos, los recursos naturales, el trabajo o el capital.
Según la actividad sectorial que se desarrolle, se puede hablar de mercados
agrarios, mercados industriales, mercados de la vivienda, mercados financieros,
mercados editoriales, mercados futbolísticos, de arte, mercados nacionales, merca-
dos internacionales, etc.

4.2. LOS AGENTES QUE INTERVIENEN EN EL MERCADO


En las economías capitalistas modernas intervienen distintos agentes en la acti-
vidad económica: las familias o consumidores, las empresas, el Estado, el sector
financiero y los agentes de otras naciones que comercian con la nuestra.
Cada uno de ellos tiene funciones que le son propias.

4.2.1. Las familias

Las familias son las propietarias de los factores productivos, que ofrecen a los
productores en los llamados mercados de factores. A cambio reciben ingresos, en
forma de salarios, con los cuales pueden pagar los productos que consumen en los
mercados de bienes y servicios.
Cuando las familias disponen de ingresos superiores al gasto que realizan en
bienes y servicios decimos que ahorran una parte de su renta.
Este ahorro es un componente muy importante de las relaciones económicas.
Normalmente, las familias no mantienen su ahorro inmovilizado en sus viviendas,
sino que lo depositan en los bancos que, a su vez, pueden prestarlo a otros agentes
que lo necesiten para llevar a cabo otras actividades económicas para las que, en
principio, no tengan financiación suficiente.
Cuando esto último ocurre, decimos que la banca financia actividades económicas.
Por lo tanto, la función de las familias es triple:

a) Suministrar factores a las empresas para que éstas puedan producir bienes y
servicios.
b) Gastar sus ingresos en el consumo proporcionando así ingresos a las empre-
sas, de modo que éstas puedan proseguir con su actividad productiva.

98 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 98 24/08/15 14:10


El intercambio de mercado

c) Generar ahorro para que se pueda disponer de recursos que financien otras
actividades económicas. En este caso, se convierten en propietarias no sólo
del factor trabajo, sino también de recursos de capital.

4.2.2. Las empresas

Las empresas son las unidades económicas cuya función económica es combi-
nar los factores productivos para producir bienes y servicios.
Hay diferentes tipos de empresas dependiendo de su naturaleza jurídica.
Las cooperativas son empresas en las que la propiedad es de todos los socios.
Normalmente, este tipo de empresas se constituye por razones no puramente mer-
cantiles, sino con el objetivo de fomentar el trabajo asociado. Los beneficios se de-
dican a fomentar más actividad cooperativa o a fines sociales.
Las sociedades anónimas son las empresas típicamente capitalistas. En ellas, el
capital está repartido en acciones entre los propietarios o accionistas, que tienen más
poder de decisión cuanto mayor sea el número de acciones que sean de su propie-
dad. Para obtener más capital, los propietarios ofrecen nuevas acciones en un mer-
cado específico en el que se compran y venden esos títulos de propiedad y al que
llamamos Bolsa de Valores.
Los propietarios de las acciones reciben dividendos, que son la parte del bene-
ficio total de la sociedad que les corresponde según el número de acciones que po-
sean. De los dividendos que se estén obteniendo en el presente y de la expectativa
de obtenerlos en el futuro depende el valor bursátil de la empresa, en virtud del cual
se establece la cotización a la que se venderán las acciones.
En los últimos años se ha desarrollado mucho un tipo de actividad empresarial
que llevan a cabo personas individuales que pueden considerarse también como tra-
bajadores autónomos. Es un fenómeno dual porque, por un lado, responde a que
más personas toman la iniciativa de crear negocios y riqueza sin depender de lo que
hagan otras, pero, por otro, es también el resultado de que las empresas tienen cada
vez más poder, prefieren desentenderse de las plantilas de trabajadores y optan por
contratar los servicios que les prestan este tipo de trabajadores sin vincularse labo-
ralmente con ellos.

La función de producción, los costes y el beneficio de las empresas

Los recursos naturales, el trabajo y el capital se pueden combinar de diferen-


tes modos en el seno de las empresas. Todas esas posibilidades las expresa la lla-
mada función de producción, que expresa la cantidad máxima de producto que
podemos obtener con las diferentes combinaciones posibles de factores producti-
vos.
Algebraicamente podríamos representar esta idea de otro modo, llamando Q a la
cantidad producida, y teniendo ya en cuenta a los tres factores productivos que he-

© Ediciones Pirámide 99

PI00035405_01ec_polt.indd 99 24/08/15 14:10


Economía Política

mos estudiado, Trabajo (L), Tierra (T) y Capital (K). En este caso, la función de
producción sería:

Q = f [ L, T, K ]

El siguiente ejemplo nos muestra las diferentes combinaciones posibles para fa-
bricar, por ejemplo, un televisor.

CUADRO 4.1

Total de Coste Coste


Cantidad Horas Coste total
Combi- Horas de horas de total de total
de de maquinaria
nación maquinaria trabajo + trabajo de los
televisores trabajo (12 €/hora)
Maquinaria (10 €/hora) televisores

A 100  8 30 38  80 € 360 € 440 €

B 100 30 10 40 300 € 120 € 420 €

C 100 25 25 50 250 € 300 € 550 €

La empresa podría utilizar cualquiera de esas tres combinaciones (A, B o C)


pero suponemos que tratará de hacerlo de la manera más eficiente, técnica y econó-
micamente.

Eficiencia técnica y eficiencia económica

Decimos que una empresa actúa con eficiencia técnica cuando utiliza la com-
binación de factores productivos que requiere menos cantidades de cada uno de
ellos.
En el ejemplo de la tabla, se observa que la combinación que proporciona más
eficiencia técnica es la A porque permite obtener la misma cantidad de televisores
(100) con menor número de horas de trabajo (8) y de maquinaria (30).
Pero la eficiencia técnica no siempre coincide con la eficiencia económica. De-
cimos que una empresa actúa con eficiencia económica cuando utiliza la combina-
ción de factores productivos más barata. En la tabla resulta que la combinación
económicamente más eficiente es la B porque implica producir el mismo número
de televisores (100) con menor coste total de trabajo y de maquinaria (420).
La razón de esa diferencia radica en que las horas de trabajo y las de maquina-
ria no tienen el mismo precio. Como las de maquinaria cuestan 12 € la hora y las
de trabajo 10 € a la empresa, le compensa la combinación B porque, a pesar de
requerir más horas en total, compensa por utilizar menos horas de maquinaria que
son más caras.
Lo anterior significa que la empresa debe cuidar de analizar rigurosamente los
costes que tiene que soportar para producir los bienes y servicios.

100 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 100 24/08/15 14:10


El intercambio de mercado

Los costes de la empresa

Los costes son las cantidades que tiene que sufragar una empresa por utilizar
los diferentes recursos que necesita para producir. Normalmente se suelen distinguir
los siguientes tipos de costes:

— Los costes fijos son aquellos que tiene que soportar con independencia de
que produzca o no. El coste del alquiler de un local, por ejemplo, es fijo
porque no depende de que produzca más o menos cantidad.
— Los costes variables son aquellos que aumentan o disminuyen cuando lo
hace la producción. El gasto de energía, por ejemplo, variará normalmente a
medida que aumente la producción.
— Los costes totales son la suma de los costes fijos y los variables.
— Los costes medios son el resultado de dividir los costes totales entre el nú-
mero de unidades producidas.

El beneficio de la empresa
El cálculo de los costes y de los ingresos permite obtener el volumen de bene-
ficios de la empresa. El beneficio de la empresa es el resultado de restar los costes
totales a los ingresos totales que obtiene una empresa por la venta de sus productos.

Costes e ingresos a corto y largo plazo: la ley de rendimientos decrecientes


Hay que tener en cuenta que los costes e ingresos de las empresas pueden com-
portarse de manera muy distinta a corto o a largo plazo.
El corto plazo es el período de tiempo en el que al menos alguno de los factores
que utiliza la empresa no cambia, y largo plazo es el período en el que todos los
factores utilizados son variables, es decir, que cambian.
Cuando la empresa se encuentra a corto plazo y algún factor permanece fijo
(por ejemplo, porque es demasiado poco tiempo para aumentar la capacidad de las
máquinas) mientras que otro aumenta (por ejemplo, las horas de trabajo), suele ocu-
rrir que a partir de un determinado momento baje el rendimiento. Decimos entonces
que la empresa tiene rendimientos decrecientes.
Los rendimientos decrecientes siempre aparecen en algún momento cuando se
aplican unidades sucesivas de un factor o recurso a otro que permanece constante:
si consideramos que nuestra capacidad física e intelectual es constante durante un
determinado tiempo, llegará un momento en que nuestro rendimiento comience a
decrecer a medida que aumenten nuestras horas de estudio. Por ello, incluso se ha-
bla de la ley de los rendimientos decrecientes.
Si, al pasar el tiempo, cambia la dotación de todos los factores haciendo que
aumente el rendimiento decimos que la empresa ha operado con rendimientos de
escala, porque al aumentar la cantidad de factores que utiliza (la escala) puede au-
mentar el rendimiento total.

© Ediciones Pirámide 101

PI00035405_01ec_polt.indd 101 24/08/15 14:10


Economía Política

4.2.3. El Estado

Junto a las familias y las empresas, el Estado o Sector Público tiene unas fun-
ciones muy importantes en las economías capitalistas modernas.
Dijimos anteriormente que en ellas el mercado es el mecanismo que permite
adoptar decisiones relativas al destino de los recursos sin necesidad de interferencia
administrativa alguna.
Pero también hemos visto que para que el mercado funcione es preciso que se
establezcan normas y leyes que garanticen lo que se puede o no se puede hacer en
relación con el intercambio. Y estas normas sólo las puede establecer el Estado.
Además, hay muchas actividades que no pueden llevarse a cabo a través del
mercado y que sin embargo son imprescindibles para la vida social: la justicia, la
defensa, el orden público, etc.
Por otro lado, las relaciones económicas no siempre se llevan a cabo sin proble-
mas. Como veremos más adelante, a menudo se producen momentos de crisis, situa-
ciones de pobreza o desempleo masivo, situaciones difíciles en empresas muy im-
portantes o de valor estratégico... Todo ello requiere que el Estado intervenga para
corregir esas situaciones (a veces, desgraciadamente, también para empeorarlas) a
través de medidas que llamamos de política económica.
La política económica es el conjunto de actuaciones que llevan a cabo los go-
biernos para tratar de intervenir sobre las relaciones económicas tratando de solucio-
nar los problemas que puedan darse.
Todo eso significa que, a pesar de que nos encontremos en economías de merca-
do, el Estado desempeña un papel muy importante en el capitalismo. Estudiaremos
más adelante con más detalle que su papel se resume en tres grandes funciones:

a) Proporcionar el marco jurídico que garantice que se puedan llevar a cabo los
intercambios.
b) Adoptar decisiones respecto al uso de los recursos en los casos en los que el
mercado no puede adoptarlas.
c) Actuar a través de la política económica para corregir los problemas que
pueda generar el propio funcionamiento de los mercados.

Pero, además de desempeñar esas funciones, el Estado puede intervenir directa-


mente en el mercado de bienes y servicios actuando como una empresa más, produ-
ciendo algún tipo de bienes o servicios que se adquieren por las familias como si se
tratase de otros producidos directamente por empresas individuales.
En relación con las familias, el Estado establece impuestos sobre las rentas de las
personas o sobre los bienes que las familias adquieren en el mercado, en cuyo caso se
produce una transferencia de recursos de las familias al Estado. Igualmente, puede
proporcionarles transferencias, que son rentas adicionales de las que estas últimas
disponen para comprar bienes o servicios.
El Estado también puede establecer impuestos que hayan de pagar las empresas
o proporcionar a éstas subvenciones sin contrapartida.

102 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 102 24/08/15 14:10


El intercambio de mercado

Como veremos más adelante en otros capítulos, estas intervenciones del Estado se
realizan en función de diferentes objetivos: favorecer a determinadas industrias, trans-
ferir rentas de unos sujetos a otros o, simplemente, recabar ingresos que le permitan
sufragar otras actividades que no se desenvuelven en los mercados pero que precisan
financiación, como la justicia, la sanidad o la educación públicas, la defensa nacional,
las infraestructuras, etc.

4.2.4. El sector financiero

Como sabemos, una cuestión fundamental para que las economías funcionen es
que se produzca suficiente ahorro que se pueda dedicar a la inversión para así dar
lugar a la acumulación de capitales.
El ahorro lo pueden generar las familias, las empresas o el Estado cuando cada
uno de ellos gasta menos de los ingresos que ha obtenido.
Lo importante es que ese ahorro se canalice hacia la inversión, y esa tarea la
llevan a cabo unos agentes económicos especializados que se conocen como inter-
mediarios financieros.

Los intermediarios financieros

Los intermediarios financieros se dedican a recoger el ahorro de las familias, las


empresas o el Estado para transferirlo a la inversión.
Para desarrollar su función retribuyen a los ahorradores y luego cobran a los
inversionistas a los que prestan esos fondos. Como la retribución que dan a los aho-
rradores es menor que la que cobran luego a los inversores, resulta que la interme-
diación financiera es un negocio muy rentable en nuestras economías.
El conjunto de los intermediarios financieros forma el llamado sistema o sector
financiero, y los recursos que se movilizan en él se compran y venden en un mer-
cado específico, el mercado financiero. Aunque en realidad no hay un solo mercado
financiero, sino que existen varios en función de los activos financieros que se inter-
cambien: mercado de dinero, mercado de capitales, mercado de seguros, mercado de
divisas (monedas extranjeras)...
Entre ellos destaca la Bolsa de valores, que es el mercado genérico donde se
compran y venden todos los diferentes tipos de productos financieros.

Activos reales y activos financieros

Cuando los intermediarios financieros recogen fondos de los agentes generan


activos (derechos) para éstos y pasivos (obligaciones) para ellos mismos, puesto que
asumen la responsabilidad de devolverlos. Cuando proporcionan financiación a otros
agentes, éstos adquieren pasivos que son activos para los intermediarios.

© Ediciones Pirámide 103

PI00035405_01ec_polt.indd 103 24/08/15 14:10


Economía Política

Los activos financieros son diferentes expresiones del reconocimiento de una


determinada deuda. En las economías modernas suelen ser de muy diferente natura-
leza, pero todos ellos tienen en mayor o menor medida tres características: liquidez,
seguridad y rentabilidad.
La liquidez es su mayor o menor capacidad para convertirse en dinero. Se dice
que un activo es líquido si puede ser utilizado para hacer pagos de forma inmediata,
cómoda y barata. El dinero es el activo líquido por excelencia.
La seguridad viene dada por la confianza que proporciona su emisor y la sol-
vencia que tenga de cara al cumplimiento de la deuda que expresa. Dependerá, en
gran medida, de la naturaleza del emisor (una obligación del Estado será más segu-
ra que la de una empresa, por ejemplo).
La rentabilidad es la retribución que proporciona la posesión de un activo finan-
ciero. Naturalmente, cuanto menores sean la liquidez y la seguridad, mayor será,
como contrapartida, la rentabilidad de un activo (una cuenta a plazo es más rentable
que una a la vista, pero su liquidez será menor).
El dinero es un activo muy seguro y completamente líquido pero que no propor-
ciona ninguna rentabilidad.
La existencia de una amplia gama de activos financieros que proporcionan ren-
tabilidad es lo que hace que mantener el dinero sin utilizar tenga un coste de opor-
tunidad: el sujeto que mantenga su riqueza en dinero estará renunciando a la retri-
bución que podría conseguir si lo destinara a adquirir otro activo rentable.

4.2.5. El sector exterior

Por regla general, las relaciones económicas se llevan a cabo comerciando unos
países con otros. Cuando eso ocurre decimos que se trata de economías abiertas.
Por eso cuando hacemos mención de los agentes que intervienen en las relacio-
nes económicas de mercado es conveniente no olvidar a los agentes del exterior que
comercian con nosotros y que incluimos globalmente en el llamado sector exterior.
Con el exterior se pueden tener relaciones de muy diferentes tipos y por muchas
razones: para comprar o vender bienes y servicios en el extranjero o para invertir
fuera o recibir fondos de inversión de otros países.

4.3. PRODUCCIÓN Y DISTRIBUCIÓN. EL EQUILIBRIO


ECONÓMICO
Las economías capitalistas modernas forman un conjunto muy complejo de re-
laciones entre diversos agentes económicos, cada uno de los cuales desempeña fun-
ciones específicas en las fases de producción, distribución y consumo a las que se
ha hecho referencia.

104 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 104 24/08/15 14:10


El intercambio de mercado

Producción y retribución de los factores productivos

La actividad de los distintos agentes intercambiando bienes y factores genera un pro-


ducto total que es el valor de toda la producción que han logrado obtener las empresas.
Ese producto se obtiene gracias al intercambio permanente y es lo que permite
satisfacer más o menos necesidades.
Cuanto más trabajo, más capital y más recursos naturales se puedan utilizar y
cuanta mayor sea la eficacia a la hora de utilizarlos, mayor será el producto final
y más progresará una nación.
Los agentes que intervienen en estas operaciones son muy variados, como aca-
bamos de ver. Además, también hay mucha variedad de comportamientos familiares,
de actividades de consumo. Y también hay muchas clases de actividades productivas:
en la agricultura, en la industria, en el transporte...
Se puede decir entonces que en las economías se produce un flujo constante de
producción. Si miramos a nuestro alrededor, encontraremos a alguien produciendo
algo. Las necesidades de una sociedad moderna son tan enormes que hay que am-
pliar constantemente nuestra actividad productiva para llevar a cabo procesos de
producción cada vez más complejos y variados.
Ahora bien, cada actividad de producción lleva consigo las retribuciones conve-
nientes a los factores que hay que utilizar. Esas retribuciones o rentas son los ingre-
sos gracias a los cuales la población puede consumir o ahorrar.
Por tanto, al final del proceso productivo, el valor de toda la producción se des-
tina necesariamente a retribuir a alguien: a los propietarios del trabajo, del capital o
de los recursos naturales.
Gracias a esos ingresos se puede realizar el gasto o consumo.
El resultado de la distribución de esos ingresos y de ese gasto es tan importante
como el de la producción.

El reparto de la tarta

Lo dicho hasta aquí permite desvelar una confusión habitual.


Se suele afirmar que primero hay que producir y luego repartir, o que primero
hay que hacer la tarta para poder luego disfrutarla.
Aunque se trata de un argumento en principio muy convincente, no es acepta-
ble, sin embargo, porque no tiene nada que ver con la realidad.
Como hemos dicho, siempre que se genera producción se está generando renta,
y esta renta se distribuye de manera inmediata, pues cualquier renta es una retribu-
ción que algún agente percibe. La distribución no es algo posterior a la producción,
sino algo que le es inherente. A diferencia de lo que ocurre en repostería, en la eco-
nomía «la tarta» se está repartiendo ya de una forma determinada en el mismo mo-
mento en que se produce.
Por eso, si lo que se desea es modificar el resultado distributivo porque se con-
sidera injusto o ineficiente, no se puede esperar, sino que hay que intervenir sobre

© Ediciones Pirámide 105

PI00035405_01ec_polt.indd 105 24/08/15 14:10


Economía Política

el propio proceso de producción para lograr que se usen otros factores, para que se
combinen de otra forma o para que su retribución sea distinta de modo que se ob-
tenga un reparto diferente.
Otra cosa es que, queriendo aceptar la distribución de la renta que es resultado
inmediato de la forma en que se está produciendo, sólo se desee corregir o aliviar
algunas de sus expresiones. Para ello se puede utilizar entonces la intervención del
Estado que, a través de impuestos o de transferencias, puede modificar la distribu-
ción final.
Por eso se suele hablar de distribución primaria de la renta, que es el resultado
del modo en que se combinan los factores productivos y de la retribución de cada
uno de ellos, y de distribución secundaria de la renta, que es la que se alcanza
como resultado de la intervención redistribuidora del Estado.

Equilibrio y desequilibrio económico

El conjunto de relaciones que se acaban de exponer permite presentar de mane-


ra intuitiva los asuntos más importantes que ocupan a los sujetos económicos que
intervienen en ellas, así como los problemas que deben resolver.
Puede ocurrir, por ejemplo, que todo lo que han producido las empresas se ven-
da, pero también podría ocurrir lo contrario, que por las razones que fueren las fa-
milias decidieran no destinar todas sus rentas a comprar los bienes y servicios, en
cuyo caso las empresas no obtendrían suficientes ingresos ni beneficios, tendrían
que despedir trabajadores y se reduciría la entrada de rentas en las familias, lo que
llevaría a una crisis, es decir, a un momento de mal e insatisfactorio funcionamiento
del circuito económico.
O podría suceder quizá que, llevadas de su ánimo de lucro, las empresas trata-
ran de retribuir tan escasamente a las familias que éstas no pudieran disponer de las
rentas suficientes. O, sencillamente, que las empresas no calibrasen acertadamente
la capacidad o los deseos de compra de las familias y una parte de su producción se
quedara entonces sin poder venderse.
Todos estos son casos en los que no se da el necesario equilibrio entre los
flujos de producción y generación de rentas. Lograr este equilibrio es tan esencial
como difícil. Incluso en la versión más simplificada que acabamos de tomar como
ejemplo se puede deducir que su consecución depende de muchas y variadas cir-
cunstancias:

— Del precio al que se vendan los factores y los bienes. Por lo tanto, es deci-
sivo que exista un mercado capaz de generar los precios adecuados a la si-
tuación real de la oferta y la demanda existentes. En otro caso, los precios
podrían desalentar la producción, si por ejemplo son excesivamente bajos, o
el consumo, si se fijan demasiado elevados.
— De las estrategias que sigan las familias y las empresas, de sus preferencias,
de sus principios de comportamiento a la hora de determinar qué cantidad

106 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 106 24/08/15 14:10


El intercambio de mercado

comprar o qué precio aceptar, o qué cantidad producir y qué combinación de


recursos emplear.

Estas circunstancias dependen, a su vez, de la información que tengan empresas


y consumidores, del poder sobre el mercado del que disfruten o del número de in-
tervinientes. Y sólo en condiciones muy específicas se puede lograr que los precios
fijados y las cantidades ofertadas y demandadas determinen una situación de equili-
brio que no dé lugar a los problemas mencionados.
A la hora de analizar estas condiciones del equilibrio, los diferentes enfoques
del pensamiento económico difieren sensiblemente dependiendo de los modelos de
análisis que tomen como punto de referencia.
Así, quienes defienden el modelo de competencia perfecta que se analizará en
el tema siguiente entienden que pueden alcanzarse situaciones de equilibrio general
plenamente satisfactorias para todos los sujetos si cada uno de ellos asume un deter-
minado comportamiento o si los mercados se configuran siguiendo unas pautas de
plena competencia. Otros economistas entienden que presupuestos de ese tipo son
demasiado rígidos para que se den en la realidad, y tienden a pensar que la situación
habitual de las economías de mercado es el desequilibrio.

Microeconomía y macroeconomía

Este tipo de problemas revela que hay dos cuestiones centrales por resolver en
el ámbito de las relaciones de mercado.
La primera es la fijación de los precios para las distintas transacciones que se
realizan. Éste es un asunto que tiene que ver principalmente con el comportamiento
individual de los agentes económicos y con el tipo de estructura de intercambio
existente, así como con otros de menor relevancia que se estudiarán en los temas
siguientes.
Ya sabemos que en una economía en la que el mecanismo de asignación de recur-
sos predominante sea el mercado los precios constituyen la referencia que los agentes
toman en cuenta a la hora de decidir sobre el uso de los recursos, si consumen o no
una determinada cantidad de bienes, si producen más o menos o con qué combinación
de factores lo harán. Y, como se acaba de indicar, de que el sistema de fijación de
precios funcione correctamente dependerá que los intercambios que se realicen en el
mercado sean mutuamente satisfactorios para los que los efectúen. Eso no ocurre, por
ejemplo, si la estructura de los mercados es imperfecta, por ejemplo, cuando uno o
unos pocos vendedores tienen mucho poder y pueden influir sobre la fijación de los
precios. O también, entre otras, cuando los agentes no disponen de la suficiente infor-
mación y no pueden apreciar entonces las señales que envían los precios de mercado.
Para estudiar esta clase de problemas se debe adoptar un tipo de enfoque que
sea capaz de apreciar el funcionamiento microscópico del intercambio: el comporta-
miento de consumidores y vendedores, las condiciones concretas en que se llevan a
cabo las transacciones, etc.

© Ediciones Pirámide 107

PI00035405_01ec_polt.indd 107 24/08/15 14:10


Economía Política

A este enfoque centrado en lo que ocurre con los individuos, con los agentes
económicos y con los propios mercados tomados como unidades se le denomina
microeconómico, y a la parte de la economía que lo utiliza, Microeconomía.
Los tres temas siguientes se dedican precisamente a estudiar desde este punto de
vista la morfología de los mercados, las condiciones en que pueden producir un ma-
yor o menor grado de bienestar y también algunas otras condiciones de intercambio
que son muy imperfectas desde el punto de vista del funcionamiento del mercado y
que, por ello, requieren mecanismos de asignación alternativos.
Cuando en lugar de enfocar los problemas desde el punto de vista individual los
contemplamos considerando el conjunto de las relaciones económicas, decimos que
aplicamos un enfoque macroeconómico y llamamos Macroeconomía a la parte de la
Economía que lo utiliza.
Recientemente se ha desarrollado un nuevo tipo de enfoque de análisis que se
conoce como mesoeconomía y que se concibe como intermedio entre el micro y el
macro. Se basa en considerar que, en la realidad, no se encuentran los comporta-
mientos de los individuos por un lado y los agregados por otro, sino que lo habitual
es que las personas aisladas interactúen con las instituciones y que eso es lo que
debe tomarse como punto de partida para analizar los fenómenos económicos.

4.4. EL FUNCIONAMIENTO ELEMENTAL DEL MERCADO:


DEMANDA, OFERTA Y PRECIO
En una economía de mercado las decisiones sobre qué producir, cómo hacerlo y
para quién se toman en función de los precios que se forman en los diferentes mer-
cados.
Ese proceso de fijación de precios depende de la naturaleza de cada mercado,
de lo que puedan hacer o no los agentes que intervienen en él, así como de las di-
ferentes estrategias que persigan los agentes.
Esas cuestiones se tratarán con más profundidad en los temas siguientes y en
otras asignaturas. Ahora estudiamos de la manera más simplificada posible el proce-
so elemental en virtud del cual los oferentes y los demandantes fijan un precio de
equilibrio sin necesidad de que se produzca intervención externa alguna.

4.4.1.  La demanda

Los consumidores que acuden al mercado a comprar bienes no suelen estar dis-
puestos a comprarlos a cualquier precio o en cualquier condición, sino que sus com-
pras dependerán de diversos factores.
Por regla general, podemos considerar que cuanto mayor sea el precio de un
bien, menos cantidad estarán dispuestos a consumir los consumidores. Y viceversa,
cuanto más bajo sea el precio, más cantidad estarán dispuestos a consumir.

108 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 108 24/08/15 14:10


El intercambio de mercado

Sin embargo, esta relación entre la demanda y el precio tendrá una excepción en
los bienes de primera necesidad y en los bienes de lujo. En ambos casos, es posible
que la cantidad se mantenga aunque aumente el precio.
La demanda de un bien también depende de otras circunstancias, además del
precio de ese bien:

a) Precio de los demás bienes.


   Normalmente, la demanda de un bien suele depender también del precio
de otros bienes relacionados. En este sentido, conviene destacar dos tipos de
bienes: los bienes complementarios y los bienes sustitutivos.
   Normalmente, la demanda de un bien suele depender también del precio
de otros bienes relacionados, como ocurre con los bienes complementarios y
los bienes sustitutivos.
  Los bienes complementarios son los que se consumen conjuntamente.
Por ejemplo, la gasolina y los automóviles. En este caso, si sube el precio
de los automóviles, seguramente disminuya la demanda de gasolina, y al
revés.
  Los bienes sustitutivos son aquellos que se utilizan alternativamente. Por
ejemplo, la mantequilla y la margarina. En este caso, si aumenta el precio de
uno de ellos, aumentará la demanda del otro.
b) Ingresos o riqueza. Lógicamente, cuanto mayor sea la renta de los consumi-
dores, más cantidad estarán dispuestos a demandar de un bien aunque el
precio siga siendo el mismo o aumente.
c) Gustos o moda. Cuando algún bien se pone de moda su demanda también
responderá de distinta manera a los precios: aunque éstos suban, seguramen-
te se mantendrá o aumentará.
d) Factores coyunturales. Una época de altas temperaturas hace que aumente la
demanda de ventiladores aunque suba su precio, por ejemplo.

La función de demanda

Al tomar en consideración todas esas circunstancias podemos definir una fun-


ción de demanda, que indicaría que la cantidad demandada del bien x [D(x)], depen-
de del precio de ese bien [P(x)], del precio de los demás bienes [P(n – x)], de los
ingresos y riqueza del consumidor, [R], de los gustos, [G], y de factores coyuntura-
les, [C]. Es decir:
D(x) = f [P(x), P(n – x), R,G,C]
En cualquier caso, podremos distinguir la función de demanda de un consumi-
dor individual y la función de demanda de mercado. La función de demanda indivi-
dual muestra la cantidad que está dispuesto a demandar un consumidor individual,
y la función de demanda del mercado es la suma de las funciones de demanda de
todos los consumidores.

© Ediciones Pirámide 109

PI00035405_01ec_polt.indd 109 24/08/15 14:10


Economía Política

La demanda en función del precio

Aunque en la realidad intervienen todos los factores o circunstancias que hemos


incluido en la función de demanda, si los consideramos todos ellos al mismo tiempo
no podríamos determinar la influencia por separado de cada uno de ellos. Por eso
recurrimos al procedimiento que ya conocemos, consistente en tomar cada uno de
ellos suponiendo que los demás permanecen constantes.
Esto nos permite hacer una simplificación y considerar que, ceteris paribus, la
demanda de una mercancía sólo depende del precio del bien. Es decir:

D(x) = f [P(x)]

Y a partir de ahí podemos establecer una hipótesis básica para llegar a conocer
cómo se obtiene el precio de una mercancía en el mercado: ceteris paribus, cuanto
más bajo sea su precio, mayor será la cantidad demandada de una mercancía.
Eso significa que la función de demanda de una mercancía respecto a su precio
será decreciente.

Representación gráfica de la función de demanda

Para obtener la representación gráfica de la función de la demanda podemos


seguir dos procedimientos: o disponemos de los datos que relacionan los valores
entre el precio y la cantidad demandada y los representamos, o lo hacemos partir de
la función que dispongamos y le damos los datos correspondientes.

a) Obtención gráfica de la función de demanda a partir de una tabla de datos.


Supongamos que en la economía solamente hay dos consumidores de una
mercancía Z, el Sr. X y la Sra. Y, y que estarían dispuestos a adquirir las
siguientes cantidades según los precios que indica el cuadro 4.2.

CUADRO 4.2

Precio de Cantidad demandada de Z


Z Señor X Señora Y Mercado
P Dx Dy Dx + y
100 91 152 243
200 71 106 177
300 59  88 147
400 44  74 118
500 32  58  90

110 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 110 24/08/15 14:10


El intercambio de mercado

Si trasladamos esos datos a una gráfica podemos obtener la curva de demanda


de la figura 4.1:

600

Dx Dy Dx + y
500

PRECIO 400

300

200

100

0 25 50 75 100 125 150 175 200 225 250


CANTIDAD

Figura 4.1.  Curvas de demanda del señor X (Dx), de la señora Y (Dy) y de mercado (Dx + y).

Como vemos, es una curva descendente de izquierda a derecha, lo que muestra


que a medida que disminuyen los precios aumenta la cantidad demandada.

b)  Obtención de la función de demanda a través de una función dada.

Si en lugar de disponer directamente de los datos de una tabla de demanda dis-


ponemos de una función, bastará con darle valores a esta última para obtener la ta-
bla y proceder entonces de la misma manera.
Así, dada la función de demanda del bien Z:

xd = 20 – 2p

Podemos obtener los valores de x en la siguiente tabla dándole diferentes valo-


res a p y a partir de ella hacer la representación gráfica tal y como se hace en el
cuadro siguiente:

© Ediciones Pirámide 111

PI00035405_01ec_polt.indd 111 24/08/15 14:10


Economía Política

CUADRO 4.3

Demanda de Z

8
7
Valores 6
p x 5

Precio
7  6 4
5 10 3
3 14 2
1
0
0 5 6 10 14 15
Cantidad

La elasticidad de la demanda

Aunque acabamos de ver que la cantidad demandada depende del precio, no siempre
lo hace con igual intensidad. Si aumenta un 20% el precio de las entradas del cine quizá
dejemos de ir algún día, pero si el precio de un medicamento básico sube ese mismo
porcentaje, lo más seguro es que no por ello dejemos de adquirirlo si lo necesitamos.
Para poder medir la diferente respuesta que puede tener la demanda ante cam-
bios en el precio utilizamos el concepto de elasticidad precio de la demanda, que
refleja el porcentaje de variación de la demanda cuando se produce un determinado
cambio porcentual en el precio, o, dicho de otra manera, la intensidad de la respues-
ta de la cantidad demandada de un bien ante cambios en su precio.
En cursos más avanzados de Microeconomía se estudia el concepto de elastici-
dad con más rigor, pero para entenderlo aquí nos basta con definirla del modo más
elemental utilizando la siguiente fórmula, que relaciona el cambio porcentual en la
cantidad demandada (∆Q/Q) con el cambio porcentual en el precio (∆P/P):

Variación porcentual cantidad demandada ∆Q/Q


Elasticidad demanda (ED)1 = = × 100
Variación porcentual precio ∆P/P

1
  Puesto que las variaciones de cantidad y precio son de sentido contrario en el caso de la demanda,
multiplicamos por –1 la fórmula de la elasticidad para trabajar con valores positivos.

112 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 112 24/08/15 14:10


El intercambio de mercado

Demanda elástica, inelástica y unitaria

Diremos que la demanda de un bien es elástica respecto a su precio si un cam-


bio porcentual en el precio da lugar a un cambio porcentual mayor en la cantidad
demandada (ED > 1) y diremos que es inelástica o rígida cuando un cambio porcen-
tual en el precio dé lugar a un cambio porcentual menor en la cantidad demandada
(ED < 1).
Dicho de otra forma, diremos que la demanda de un bien es muy elástica si los
consumidores responden con gran intensidad a los cambios en los precios: si ante
una pequeña subida en el precio, por ejemplo, reducen mucho su demanda. O vice-
versa, si ante una pequeña bajada en su precio aumentan mucho su demanda. Y al
revés, diremos que la demanda de un bien es muy rígida si los consumidores apenas
reaccionan ante cambios en los precios.
En el cuadro 4.4 se muestran cuatro tipos de demanda según su elasticidad pre-
cio en diferentes puntos.
En la parte izquierda del cuadro comprobamos que si tomamos como punto de
partida el punto A, la elasticidad de la demanda será:

(120 – 40)/40 2
ED = –1 × –––––––––––– = ––––– = 5 > 1
(3 – 5)/5 0,4

Por tanto, la demanda es elástica.


En el caso contrario de la derecha del cuadro, la elasticidad será:

(50 – 40)/40 0,25


ED = –1 × –––––––––––– = ––––– = 0,6 < 1
(3 – 5)/5 0,4

Por tanto, la demanda es inelástica


En el tercer caso, la elasticidad en el punto B será:

(80 – 40)/10 1
ED = –1 × –––––––––––– = ––––– = 1
(3 – 6)/3 1

Por tanto, diremos que en el punto B es unitaria.

© Ediciones Pirámide 113

PI00035405_01ec_polt.indd 113 24/08/15 14:10


Economía Política

CUADRO 4.4
Diferentes tipos de funciones de demanda según su elasticidad precio
Demanda elástica ED > 1 Demanda inelástica ED < 1

P P

5 A A
5

3 B
3 B
D
D

40 120 Q 40 50 Q

Demanda de elasticidad unitaria ED = 1

6 A

3 B

Q
40 80

Demanda perfectamente elástica ED = ∞ Demanda perfectamente inelástica ED = 0

P P
D

Q Q

114 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 114 24/08/15 14:10


El intercambio de mercado

La elasticidad-precio de una función de demanda depende de varias circunstancias:


— De la naturaleza del bien. Como hemos señalado, un bien de primera nece-
sidad tendrá una demanda muy inelástica, pues las cantidades demandadas
no se verán afectadas notablemente por cambios en su precio.
— De la existencia de bienes sustitutivos. Si hay muchas posibilidades de sus-
tituir el consumo de un bien por otro parecido (decimos que sustitutivo), la
demanda del primero será mucho más elástica respecto a su precio.
— De la parte que representa el consumo de un bien en el total de la renta. La
demanda de un bien será más elástica cuanto mayor sea su participación en
la renta de los consumidores, puesto que cambios porcentuales en el precio
afectarán más al gasto total.
— Del tiempo considerado. Cuanto más amplio sea éste, mayor será la respues-
ta de la cantidad demandada a cambios en el precio.
Por último, hay que señalar que la elasticidad-precio de la demanda no es igual
en todos los puntos de la recta de demanda. A precios más altos, se puede dar una
mayor elasticidad, o viceversa, dependiendo de la naturaleza de cada bien.

Elasticidad, ingresos de las empresas y políticas públicas

El concepto de elasticidad es muy importante para las empresas o para las polí-
ticas públicas. Veamos dos ejemplos:
— Supongamos que una empresa desea aumentar sus volúmenes de ventas y
que con ese objetivo decide reducir los precios. El éxito de esta estrategia
dependerá de la elasticidad de la demanda del bien que venda. Si es muy
elástica, con una pequeña reducción en el precio de venta podrá conseguir
un notable aumento de las ventas que incrementará sus ingresos totales. Pero
si la demanda es rígida, la reducción en el precio apenas aumentará sus ven-
tas y no le compensará bajarlo porque no aumentarán sus ingresos.
— Imaginemos que un gobierno desea que los jóvenes vayan más al cine y que
para eso da unas ayudas a las empresas de manera que puedan bajar el pre-
cio de las entradas. La estrategia será exitosa sólo si la demanda de cine es
elástica. O supongamos que el gobierno desea reducir la demanda de pro-
ductos que considera nocivos, como el tabaco o el alcohol, y que sube sus
precios con ese fin. La estrategia apenas servirá si la demanda es, como
quizá cabe suponer en estos casos, bastante rígida, porque si es así, un in-
cremento en el precio apenas disminuirá la demanda.
La diferente elasticidad que tiene la demanda de distintos bienes en diferentes
consumidores nos indica que a veces aumentar el precio de las cosas no desanima
su consumo. Cuando se quiere reducir el consumo de productos indeseables (tabaco,
delitos, drogas, botellones...) no siempre basta con subir su precio o dificultar su
consumo si la demanda es muy inelástica.

© Ediciones Pirámide 115

PI00035405_01ec_polt.indd 115 24/08/15 14:10


Economía Política

Desplazamientos de la curva de demanda

Como acabamos de ver, cuando varía el precio se producen cambios en la can-


tidad demandada, que serán mayores o menores dependiendo de la elasticidad-pre-
cio de la demanda.
Pero la cantidad demandada de un determinado bien no depende sólo de su pre-
cio. Como hemos dicho, también depende del precio de los demás bienes, de la
renta y riqueza de los consumidores, de los gustos o modas que condicionan sus
deseos o pautas de consumo y, a veces, también de otros factores incidentales de
variada índole (como una época de lluvias en el consumo de paraguas).
Cuando se da alguno de estos casos se produce un desplazamiento de la curva
de demanda distinto del movimiento a lo largo de ella como consecuencia de una
variación en el precio del propio bien que acabamos de analizar. Si, por ejemplo,
aumenta la renta del consumidor, podrá comprar más bienes a cada uno de los
precios, luego toda su curva de demanda se desplaza a la derecha.
En general, los desplazamientos se producen hacia la derecha cuando cambia un
factor que hace que aumente la demanda para todos los precios. Es decir, cuando:

— Aumenta el precio de algún bien sustitutivo.


— Disminuye el precio de algún bien complementario.
— Aumentan los ingresos o la renta.
— Cambian los gustos o la moda favorablemente para ese bien.
— Algunos otros factores coyunturales favorecen al consumo de ese bien.

Por el contrario, los desplazamiento se producen hacia a la izquierda cuando el


cambio de algún factor hace que disminuya la cantidad demandada para todos los
precios. Es decir, cuando:

— Disminuye el precio de algún bien sustitutivo.


— Aumenta el precio de algún bien complementario.
— Disminuyen los ingresos o renta.
— Cambian los gustos o la moda desfavorablemente para ese bien.
— Algunos otros factores coyunturales desfavorecen el consumo de ese bien.

4.4.2.  La oferta

Cuando los productores llevan sus productos al mercado no están dispuestos a


venderlos a cualquier precio, sino que dependiendo de cuál sea el precio estarán
dispuestos a vender más o menos cantidad.
Llamamos oferta a la cantidad que están dispuestos a vender los productores a los
diferentes compradores en el mercado. No la que venden realmente, sino la que esta-
rán dispuestos a vender en función de las diferentes circunstancias que se den en el
mercado.

116 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 116 24/08/15 14:10


El intercambio de mercado

Por regla general, podemos considerar que cuanto mayor sea el precio de un bien,
mayor será la cantidad de él que estén dispuestos a vender los productores. Por eso
decimos que la oferta de un bien es una función creciente del precio de dicho bien.
Sin embargo, la oferta de cualquier bien dependerá también de otras circunstan-
cias además de su precio:

a) De los costes de producción. Así, si un productor consigue obtener el pro-


ducto con menos coste, podrá permitirse ofrecer más cantidad aunque el
precio siga siendo el mismo.
b) Del precio de los factores productivos, principalmente de los que se utilicen
más intensivamente. Si aumenta, por ejemplo, el precio del trabajo y del
capital, seguramente el productor estará dispuesto a ofrecer menos cantidad
a cada precio, y viceversa.
c) De la tecnología. Si el productor dispone de una tecnología más moderna
que le permita producir más en menos tiempo o con menos recursos, tam-
bién podrá ofrecer más cantidad al mismo precio.
d) De la estrategia o los intereses del productor. A veces, los productores pue-
den aumentar o disminuir la oferta aunque no varíen los precios porque
persiguen algunos objetivos estratégicos distintos, o ganar más dinero en el
futuro. Así, por ejemplo, pueden provocar escasez artificial disminuyendo
la oferta con el ánimo de que suban los precios y obtener beneficios ex-
traordinarios de ello.

La función de oferta

Al igual que en el caso de la demanda, estas diversas circunstancias de las que


depende la oferta de un bien o servicio permiten definir una función de oferta que
nos indicará el tipo de relación que existe entre la cantidad ofrecida de un determi-
nado bien y otras circunstancias o variables de las que depende.
En condiciones normales podemos decir que la cantidad ofrecida de una mer-
cancía aumenta si aumenta su precio, si disminuyen los costes de producción, si
mejora la tecnología y si se dan condiciones favorables para ello en la estrategia de
la empresa. Y viceversa.

Expresión analítica de la función de oferta

Si llamamos O(x) a la cantidad ofrecida del bien x, P(x) al precio del bien x,
C(x) a los costes de producción del bien x, T a la variable tecnológica, y E a las
estrategias de los productores, obtendríamos la siguiente función de oferta:

O(x) = f [P(x), C(x), T, E]

© Ediciones Pirámide 117

PI00035405_01ec_polt.indd 117 24/08/15 14:10


Economía Política

Y puesto que cada empresa de un mismo bien puede tener un comportamiento


diferente, también podemos distinguir la función de oferta individual y la de mer-
cado. La primera muestra la cantidad que está dispuesto a ofrecer cada oferente
individual y la segunda es la suma de las funciones de oferta de todos los produc-
tores.

La oferta en función del precio

Aunque en la realidad intervienen todos los factores que hemos incluido en la


función de oferta, para analizar el comportamiento elemental del mercado y el meca-
nismo de formación del precio podemos hacer la misma simplificación que hicimos al
analizar la demanda: considerar que la oferta sólo depende del precio del bien.
Es decir:

O(x) = f [P(x)]

Y a partir de ahí podemos establecer otra hipótesis básica para llegar a conocer
cómo se obtiene el precio de una mercancía en el mercado: ceteris paribus, es decir,
suponiendo constantes los demás factores, cuanto más alto sea su precio mayor será
la cantidad ofrecida de una mercancía.
Eso significa que la función de oferta de una mercancía respecto a su precio
será creciente.
Para obtener la representación gráfica de la función de oferta llevamos cabo el
mismo procedimiento que el utilizado para obtener la de demanda:

a)  Obtención gráfica de la función de oferta a partir de una tabla de datos.


Supongamos que en una economía solamente hay dos productores que producen la
mercancía Z, que hemos investigado su comportamiento y que hemos obtenido los
datos que recogemos en la cuadro 4.5:

CUADRO 4.5

Precio Cantidad ofrecida de Z


de Z Productor X Productora Y Mercado
P Ox Oy Ox + y
100 55 20  75
200 74 54 128
300 82 65 147
400 91 74 165
500 99 83 182

118 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 118 24/08/15 14:10


El intercambio de mercado

Si trasladamos esos datos a una gráfica obtendremos entonces la curva de oferta


de la gráfica siguiente, que es creciente de izquierda a derecha precisamente porque
a medida que han ido aumentando los precios, los productores han estado dispuestos
a ofrecer más bienes (figura 4.2).

600

Oy Ox Ox + y
500

400
PRECIO

300

200

100

0
0 25 50 75 100 125 150 175 200
CANTIDAD

Figura 4.2.  Curvas de oferta de los productores X (Ox) e Y (Oy) y de mercado


(Ox + y).

b)  Obtención de la función de oferta a través de una función dada. Si en lugar


de disponer directamente de los datos de una tabla de oferta disponemos de una
función, bastará con darle valores a esta última para obtener la tabla y proceder en-
tonces de la misma manera.
Así, dada la función de oferta

xo = 5 + 3p

podemos obtener la siguiente tabla de datos dándole diferentes valores a p, o a x


y a partir de ella hacer la representación gráfica como se hace en el siguiente cua-
dro:

© Ediciones Pirámide 119

PI00035405_01ec_polt.indd 119 24/08/15 14:10


Economía Política

CUADRO 4.6

Oferta de Z

12

10
valores
8
p x

Precio
 4 17 6
 6 23 4
11 38
2

0
0 10 17 20 23 30 38 40
Cantidad

La elasticidad de la oferta

Al igual que en el caso de la demanda, la elasticidad de la oferta nos indica el


grado en que la cantidad ofertada cambia cuando varía el nivel de precios. Si su
elasticidad es grande significa que ante un cambio porcentual determinado en el
precio el aumento en la cantidad ofertada será mayor, y viceversa.
Para calcularla utilizamos la siguiente fórmula, que nos relaciona el incremento
porcentual en la cantidad ofrecida con el cambio porcentual en el precio:

Variación porcentual cantidad ofertada ∆Q/Q


Elasticidad oferta (EO) = ––––––––––––––––––––––––––––––– = ––––––– × 100
Variación porcentual precio ∆P/P

Decimos que la oferta de un bien es elástica respecto al precio cuando una va-
riación porcentual en el precio da lugar a una variación porcentual mayor en la can-
tidad ofrecida. Entonces EO > 1
Por el contrario, decimos que la oferta de un bien es rígida o inelástica cuando
una variación porcentual en el precio da lugar a una variación porcentual menor en
la cantidad ofrecida. Entonces EO < 1.

La elasticidad de la oferta a lo largo del tiempo

La característica más importante de la elasticidad de la oferta es que depende


mucho del tiempo considerado.

120 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 120 24/08/15 14:10


El intercambio de mercado

Normalmente, las empresas desearían aumentar la cantidad ofrecida si observan


que aumentan los precios, pero de un día para otro seguramente no puedan lograr
aumentar su producción de modo significativo.
Eso es así porque a corto plazo, es decir, en un período de tiempo muy peque-
ño, no podrán variar el tamaño de sus instalaciones ni la capacidad de sus maquina-
rias. Más adelante, a largo plazo, seguramente ya puedan hacerlo.
A corto plazo, la oferta apenas puede reaccionar. Entonces decimos que a corto
plazo la oferta es muy rígida o inelástica y que a largo plazo, por el contrario, es
más elástica. Es decir, que a medida que pasa el tiempo las variaciones de la oferta
ante cambios en los precios serán cada vez mayores.

Desplazamientos de la curva de oferta

Cada vez que se modifica el precio, se modifica la cantidad ofertada. Así, pode-
mos ver en la figura 4.3 que si el precio pasa de 300 a 400, la oferta de mercado
aumenta de 147 unidades a 165. Decimos entonces que se ha producido un cambio
en la cantidad ofrecida que, como puede verse, da lugar a un desplazamiento a lo
largo de la curva de oferta, del punto A al B.

600

Ox + y
500

B
400
PRECIO

A
300

200

100

0 50 100 150 200 250


CANTIDAD

Figura 4.3

En otro caso, cuando cambian los demás factores de los que depende la oferta,
la curva se desplaza. Si disminuyen los costes o mejora la tecnología, será posible
ofertar más cantidad a los mismos precios, es decir, la curva de oferta se desplaza a
la derecha. Si ocurre lo contrario, que aumenten los costes o empeore la tecnología,
la curva se desplazará a la izquierda. Así, si disminuyen los costes de producción,
los precios de los factores, o mejora la tecnología, por ejemplo, entonces los pro-
ductores podrán ofrecer más cantidad para cualquier precio. Y viceversa. Lo que

© Ediciones Pirámide 121

PI00035405_01ec_polt.indd 121 24/08/15 14:10


Economía Política

ocurre entonces es un desplazamiento de toda la curva de oferta, como podemos ver


en la figura 4.4.

600

Ox + y Ox + y
500

400

PRECIO 300

200

100

0 50 100 150 200 250


CANTIDAD

Figura 4.4.  Desplazamiento de toda la curva de oferta de mercado (Ox + y).

4.4.3. La determinación del precio y el equilibrio


de mercado

Una vez que sabemos cómo actúan la oferta y la demanda en el mercado pode-
mos conocer ya cómo se determinan los precios.
Para ello vamos a trasladar al nuevo cuadro 4.7 los datos del mercado de la
mercancía Z que habíamos utilizado antes en los cuadros 4.2 y 4.5.

CUADRO 4.7
Cantidad ofrecida y demandada
Precio
Oferta de mercado Demanda de mercado
de Z
de Z de Z
P Ox + y Dx + y
100  75 243
200 128 177
300 147 147
400 165 118
500 182  90

A partir de esta nueva tabla podemos combinar las respectivas curvas de oferta
y de demanda, sencillamente trasladando a un mismo eje de coordenadas los datos
de cada una de ellas. Eso es lo que hacemos en la figura 4.5.

122 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 122 24/08/15 14:10


El intercambio de mercado

PRECIO
Si P > Pe
Dx + y Exceso de Ox + y
500 oferta

400

Punto de
Pe = 300 equilibrio

200

Si P < Pe
100 Exceso de
demanda

0 50 100 Qe = 147 200 250


CANTIDAD

Figura 4.5.  Equilibrio de mercado.

A partir de esta nueva tabla y de la gráfica resultante podemos comprobar lo


que ha sucedido en el mercado.
Los productores y consumidores tienen estrategias diferentes. Los primeros,
querrán vender más cantidad sólo si los precios van aumentando. Por el contrario,
los compradores demandan más sólo si los precios bajan.

Excesos de oferta y de demanda


Así, cuando el precio es muy bajo (100), resulta que hay una gran demanda de
la mercancía Z (243), pero las empresas están dispuestas a vender muy poca canti-
dad (75). Seguramente, porque a ese precio tan bajo muy pocas empresas estén en
condiciones de obtener algún beneficio. En este caso decimos que se produce un
exceso de demanda.
Sin embargo, cuando el precio es muy alto (500), las empresas están dispuestas
a ofrecer una gran cantidad (182), aunque los consumidores sólo estarían dispuestos
a comprar 90. En este caso decimos que hay exceso de oferta.
Cuando hay exceso de oferta o de demanda el mercado está en desequilibrio.
No hay acuerdo entre compradores y vendedores.

El precio de equilibrio
En situaciones de desequilibrio en el mercado, cuando hay exceso de oferta o de
demanda, se desencadena el procedimiento de acercamiento entre oferentes y de-

© Ediciones Pirámide 123

PI00035405_01ec_polt.indd 123 24/08/15 14:10


Economía Política

mandantes, y se produce una especie de tanteo o regateo que aproximará los deseos
de unos y otros hasta llegar a un precio que satisfaga a ambos. Entonces es cuando
se alcanza un precio de equilibrio, que es el que iguala la cantidad que se ofrece y
la que se demanda en el mercado.
En nuestro ejemplo, el precio de equilibrio es 300, y la cantidad de oferta y de-
manda de equilibrio es 147.

Expresión analítica del equilibrio

También podemos calcular el precio de equilibrio si formulamos el problema


analíticamente, en lugar de gráficamente.
Supongamos las funciones de oferta y demanda que ya contemplamos anterior-
mente, en las que hacemos depender la cantidad ofertada [O(x)] y la cantidad de-
mandada [D(x)] solamente de los precios del bien:

Oferta:

xo = 5 + 3p

Demanda:
xd = 20 – 2p
Como la condición de equilibrio es que la cantidad ofrecida sea igual a la de-
mandada, debe ser:

xo = xd

Es decir:

5 + 3p = 20 – 2p

De ahí podemos despejar p:

5p = 15
p=3

El precio de equilibrio es 3 porque con él se igualan la cantidad ofrecida y la


demandada.
Es fácil comprobar que para ese precio de equilibrio las cantidades de oferta y
demanda serán iguales:

xo = 5 + 3p = 5 + 9 = 14
xd = 20 – 2p = 20 – 6 = 14

124 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 124 24/08/15 14:10


El intercambio de mercado

RESUMEN DEL CAPÍTULO


— El mercado es el ámbito (no necesariamente físico) en el que los compradores
y vendedores se ponen de acuerdo sobre las cantidades y los precios que les
interesan. Para alcanzar acuerdos se produce una especie de regateo que per-
mite acercar las posiciones hasta llegar a una cantidad y a un precio de equi-
librio.
— Según cuáles sean las formas de funcionamiento y el comportamiento de los que
intervienen en ellos, se pueden distinguir varios tipos de mercados: competencia
perfecta, monopolio, oligopolio y competencia monopolística.
— Las familias tienen una triple función en la economía: suministrar factores
productivos a las empresas, gastar sus ingresos en el consumo y generar aho-
rro.
— Las empresas son las unidades económicas dedicadas a la producción de bienes.
Pueden adoptar diferentes formas jurídicas, como las de cooperativas o socieda-
des anónimas. Estas últimas tienen su capital dividido en acciones y sus propie-
tarios reciben los beneficios proporcionales en forma de dividendos.
— La función de producción expresa la cantidad máxima de producto que podemos
obtener con diferentes combinaciones de factores productivos.
— La eficiencia económica se distingue de la técnica en que esta última sólo toma
en cuenta la cantidad de factores utilizados, mientras que la primera considera
su coste monetario.
— El beneficio de la empresa es el resultado de restar a los ingresos la totalidad de
los costes en que incurre para producir.
— El Estado tiene numerosos funciones indispensables en la vida económica, in-
cluso en el sistema capitalista. Puede profundizar más o menos en ellas en
virtud de cuál sea la preferencia dominante en cada momento dado. Funda-
mentalmente, establece las leyes y normas y, además, realiza gastos que pueden
suponer ingresos para los demás sujetos económicos, u obtiene ingresos de
estos úl­timos.
— El sector financiero es el conjunto de instituciones que se dedican a captar el
ahorro para ponerlo a disposición de los sujetos económicos que lo necesitan.
— El sector exterior es el conjunto de sujetos económicos que intercambian con los
nacionales.
— En los procesos de intercambio pueden llegar a darse desequilibrios cuando las
actividades de los diferentes sujetos no se complementan adecuadamente entre
ellas. Esos desequilibrios son los que provocan los grandes problemas económi-
cos: subidas de precios, desempleo...
— Esos diferentes problemas económicos pueden abordarse desde dos grandes y
distintas perspectivas. Desde la microeconómica se subrayan las relaciones y los
comportamientos individuales. La macroeconómica analiza los fenómenos agre-
gados, relativos a la economía tomada en su conjunto.
— El precio de mercado de los bienes se determina a través de la oferta y la de-
manda.

© Ediciones Pirámide 125

PI00035405_01ec_polt.indd 125 24/08/15 14:10


Economía Política

— La demanda es la cantidad que están dispuestos a comprar los consumidores a


los diferentes precios. Depende del precio, de modo que cuanto mayor sea éste,
menor será la cantidad demandada. Sin embargo, también depende de la renta,
de los gustos o modas y de otros factores coyunturales. La elasticidad-precio de
la demanda mide la variación de la cantidad demandada ante variaciones en el
precio.
— La oferta es la cantidad que las empresas están dispuestas a ofrecer a los dife-
rentes precios. Depende del precio del bien, de modo que cuanto más alto sea
éste, más cantidad se ofrecerá. También depende de los costes de producción, de
la tecnología y de los intereses del productor. La elasticidad-precio de la oferta
mide la variación que se produce en la cantidad ofrecida cuando se producen
cambios en el precio.
— Cuando la oferta y la demanda se igualan se genera un precio de equilibrio. Un
exceso de demanda dará lugar a aumentos en el precio, y un exceso de oferta a
una reducción, hasta que se igualen.

CONCEPTOS CLAVE
Función económica de las familias.
Empresas.
Función de producción.
Ingresos y costes de las empresas.
Función económica del Estado.
Sector financiero.
Activos reales.
Activos financieros.
Intermediario financiero.
Bolsa de Valores.
Sector exterior.
Equilibrio y desequilibrio económico.
Micro y macroeconomía.
Oferta.
Elasticidad de la oferta.
Demanda.
Elasticidad de la demanda.
Precio de equilibrio.

PREGUNTAS DE REPASO
  1. ¿Qué procedimiento es el que permite que se acerquen en el mercado las expec-
tativas de los compradores y los vendedores en cuanto a precio y cantidad?
  2. ¿De qué dependen las diferentes clases de mercados existentes?

126 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 126 24/08/15 14:10


El intercambio de mercado

  3. ¿Cuál es la función económica de las familias?


  4. Señale las clases de empresas que conozca desde el punto de vista jurídico e
indique sus características.
  5. ¿Qué es la función de producción?
  6. ¿En qué se diferencian los costes fijos de los variables? Ponga un ejemplo.
  7. ¿Cómo se obtienen los beneficios de una empresa?
 8. ¿Qué diferencia el corto del largo plazo? ¿Cuándo decimos que hay rendi-
mientos decrecientes? ¿Y cuándo rendimientos de escala?
  9. Señale las principales funciones económicas que puede desempeñar el Estado
en las economías capitalistas.
10. Indique qué son los intermediarios financieros y cuáles son los más importantes.
11. Indique las variables de las que puede depender la demanda de un bien.
12. Ponga ejemplos de bienes cuya demanda-precio sea muy alta y de otros con
muy baja.
13. Formule una función de oferta y explíquela.
14. ¿De qué circunstancias depende la elasticidad de la oferta?

BIBLIOGRAFÍA
Otros manuales

Bernanke, B. S. y Frank, R. H. (2007). Principios de Economía. McGraw-Hill. Caps.


4, 5, 6.
Gimeno, J., González, M., Guirola, J. M. y Ruiz-Huerta, J. (2008). Principios de
Economía. McGraw-Hill. Caps. 2, 4, 5.
Krugman, P., Wells, R. y Olney, M. L. (2012): Fundamentos de Economía. Editorial
Reverte. Caps. 3, 4, 5.
Mankiw, N. G. (2012). Principios de Economía. Thomson. Caps. 4, 5, 6, 13, 14.
Mochón, F. (2009). Economía, Teoría y Política. McGraw-Hill. Caps. 2, 3, 4, 5 y 6.
Samuelson, P. y Nordhaus, W. (2006). Economía. Ed. McGraw-Hill. Caps. 1, 2, 3, 4.

Lecturas complementarias

El mercado y las instituciones económicas


Williamson, O. E. (2009). Las instituciones económicas del capitalismo. Fondo de
Cultura Económica.

Aplicaciones del análisis oferta-demanda


Harford, T. (2007). El economista camuflado. La economía de las pequeñas cosas.
Temas de Hoy.

© Ediciones Pirámide 127

PI00035405_01ec_polt.indd 127 24/08/15 14:10


Economía Política

North, D. C. y Miller, R. R. (1985). El análisis económico de la usura, el crimen, la


pobreza, etcétera. Fondo de Cultura Económica.

Clásicos de la economía
Marshall, A (1957). Principios de Economía. Un tratado de introducción. Aguilar.
Caps. III, IV (libro III).

128 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 128 24/08/15 14:10


5 El mercado ideal:
la competencia perfecta

«¡Por Júpiter! ¡No he visto nada tan irreal en toda mi vida!»

(J. Conrad, El corazón de las tinieblas)

Como hemos estudiado en el capítulo anterior, la asignación de los recursos en


las economías de mercado depende de los precios fijados a través de la oferta y la
demanda. Y sabemos también que los precios se determinan de una u otra forma
según el comportamiento de los agentes y la estructura de mercado en la que inter-
vengan.
Dependiendo de esas dos circunstancias, las soluciones de asignación alcanza-
das serán diferentes, con distintos efectos sobre las cantidades producidas y sobre el
bienestar de los agentes que intervienen en el intercambio.
En este capítulo estudiamos el mercado que se denomina de competencia per-
fecta, que responde a un modelo ideal que se suele utilizar para justificar las venta-
jas de las economías capitalistas. Se considera que si éstas funcionaran como esta-
blece el modelo, se podrían alcanzar las mejores soluciones posibles de asignación
y el mayor nivel posible de bienestar para todos los sujetos económicos.
En los dos capítulos siguientes se podrá comprobar que es muy difícil que sus
supuestos puedan darse efectivamente y que en la realidad predominan mercados
que nada tienen que ver con la competencia perfecta.

5.1. LOS SUPUESTOS Y LOS EFECTOS


DE LA COMPETENCIA PERFECTA
Es muy habitual afirmar que las economías capitalistas se caracterizan porque
en ellas predomina la libertad de mercado y la competencia, lo que las hace capa-
ces de proporcionar el máximo nivel de bienestar a los sujetos económicos. Sin

© Ediciones Pirámide 129

PI00035405_01ec_polt.indd 129 24/08/15 14:10


Economía Política

embargo, para poder establecer que se alcanzan los máximos niveles de eficiencia
en un mercado no basta con que haya competencia en sentido genérico ni cual-
quier tipo de mercado, sino que deben darse unas condiciones muy estrictas en
cuanto a la conducta que siguen los agentes y a la estructura en la que realizan los
intercambios.

5.1.1. Requisitos de comportamiento
en competencia perfecta

a) Individualismo. En competencia perfecta el presupuesto esencial del com-


portamiento humano es el individualismo. Lo social se concibe como una
yuxtaposición de intereses individuales y se supone que la persecución de
fines estrictamente individualistas conlleva la consecución del mejor de los
estados posibles para toda la comunidad.
En particular, eso implica aceptar un supuesto esencial: los costes o
los beneficios correspondientes al conjunto social no son sino la suma de los
costes o bene­ficios que soportan los individuos o las empresas. La única
diferencia entre costes privados y costes sociales es simplemente de agre-
gación.
b) Comportamiento racional. Además, en el modelo de competencia perfecta se
supone que tanto los consumidores como los productores realizan siempre
un comportamiento racional.
En términos económicos se dice que un agente es racional si se cumplen
dos requisitos: que persiga finalidades coherentes entre sí y que los medios
que emplea para alcanzarlas sean los más adecuados.
Este supuesto de racionalidad, unido a la perspectiva individualista des-
de la que se contempla, significa que todos los agentes conocen perfecta-
mente lo que les interesa y que están en condiciones de deliberar correcta-
mente acerca de los medios precisos para conseguirlo.
c) Conducta egoísta. De los dos requisitos anteriores se deduce asimismo
una componente esencial de este tipo de comportamiento: la conducta
egoísta.
Si los agentes son racionales y sólo consideran su posición individual,
adoptarán siempre sólo las decisiones que les reporten una mayor utilidad
individual sin tener en consideración las que tomen los demás ni los efectos
que éstas puedan provocar.
Se supone de esta forma que la totalidad de decisiones individuales ge-
neran una especie de orden espontáneo de satisfacción general. O, por utili-
zar la famosa expresión de Adam Smith, que una especie de mano invisible
permite que la búsqueda del propio interés conduzca al bienestar general:
«Una mano invisible les lleva a alcanzar poco más o menos la misma distri-
bución de las necesidades vitales que se hubiese conseguido de haber sido
asignada la tierra en proporciones iguales a todos los habitantes, y así, sin

130 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 130 24/08/15 14:10


El mercado ideal: la competencia perfecta

proponérselo, sin saberlo, priman el interés de la sociedad y aportan los


medios necesarios para la multiplicación de la especie»1.
En sentido estricto, el principio de conducta egoísta no quiere decir
que los agentes económicos busquen exclusivamente aquello que les pro-
porciona mayor ­placer o satisfacción: cabe pensar que pueden adoptar de-
cisiones que comporten fatiga o incluso pueden llevar a cabo acciones al-
truistas. Éstos serán comportamientos racionales siempre y cuando resulten
ser las actividades más deseadas y se arbitren los medios más adecuados
para conseguirlos, los que supongan la asignación de recursos menos cos-
tosa y el mayor beneficio posible. Y pueden ser conductas egoístas si se
adoptan tomando en consideración tan sólo el interés de quien las realiza,
sin tener en cuenta el de los demás. Por eso se considera tan racional,
desde estos presupuestos del análisis económico, la conducta de un indivi-
duo que decide consumir menos de un bien cuyo precio se ha elevado,
como la de un delincuente cuando decide cometer más delitos si la pena
impuesta por ellos se ha reducido.
d) Estrategia maximizadora. Finalmente, se supone que el funcionamiento del
mecanismo del mercado de competencia perfecta conlleva necesariamente
un determinado proceso lógico de toma de decisiones que conduce a los
agentes económicos a buscar la máxima satisfacción de sus objetivos parti-
culares a partir de los recursos de los que dispone.
Los agentes se enfrentan siempre a un problema de maximización bajo
restricciones: maximización del beneficio para los productores y maximiza-
ción del nivel de utilidad para los consumidores. Realmente, unos y otros
están en una situación paralela: la cantidad de recursos está dada en el mo-
mento de tomar las decisiones, el precio de los bienes o factores productivos
se fija de manera exógena en los respectivos mercados y ambos se enfrentan
racionalmente al problema de decidir la cantidad consumida o producida
que les va a proporcionar mayor utilidad o beneficio a partir de los recursos
o costes de los que dispongan.
Bajo estos presupuestos se puede elaborar una fórmula, la función de
utilidad, que describe las posibilidades de cada consumidor para obtener sa-
tisfacción. Mediante técnicas matemáticas avanzadas se puede establecer
cuál es la cantidad que permite obtener la máxima satisfacción. Y también,
dada la estructura de costes y de precios, se pueden deducir las decisiones
de producción que proporcionarán mayores beneficios a la empresa.
En los últimos años ha proliferado este tipo de análisis aplicado a todo
tipo de conductas sociales e individuales: desde el comportamiento de las
familias hasta el de los suicidas, pasando por el de quienes intervienen en
algaradas callejeras, el de los políticos que pretenden maximizar sus votos o
el de los burócratas que desean maximizar los presupuestos de sus departa-
mentos.

1
  Smith, A.: Teoría de los sentimientos morales, Fondo de Cultura Económica, 1979.

© Ediciones Pirámide 131

PI00035405_01ec_polt.indd 131 24/08/15 14:10


Economía Política

De hecho, hay quien afirma, como el economista estadounidense Gary


S. Becker, que el sentido de la Economía es aplicar el «lenguaje maximiza-
dor» a todas las ciencias sociales que tienen que ver con actuaciones del ser
humano basadas en la evaluación racional de costes y beneficios.
Esto equivale a presuponer que el comportamiento de los individuos en
el mercado es en realidad el comportamiento natural del ser humano, que
éste es por naturaleza un ser egoísta, maximizador y evaluador racional de
los costes y beneficios que implican sus actuaciones. Es decir, que el ser
humano es un homo oeconomicus.

5.1.2. Requisitos de la estructura del mercado

Además de los requisitos anteriores que se refieren al tipo de comportamiento


que deben observar los agentes cuando actúan en el mercado, para que exista com-
petencia perfecta es imprescindible que el propio mercado tenga unas características
específicas, que son las siguientes.

a) Libre y completa concurrencia. Es necesario que exista un número muy ele-


vado de compradores y vendedores, tan elevado como para que ningún par-
ticipante en el mercado pueda tener capacidad de influir en la determinación
del precio del producto.
Si esto ocurre, a cada vendedor le corresponde una participación tan
reducida de la oferta total que, si se retirara del mercado, no disminuiría lo
suficiente como para provocar un aumento del precio. Por el contrario, si
ofreciera en el mercado todo lo que pudiera producir, la oferta total no
­aumentaría lo suficiente para originar una caída del precio.
Igualmente, significa que cada comprador adquiere una porción tan re-
ducida del producto que no tiene posibilidad alguna de influir en el precio
final de éste.
En consecuencia, ninguna empresa individual considera que su com-
portamiento pueda afectar al de sus competidores, o bien ser afectado por
ellos.
b) Homogeneidad del producto. Para que exista competencia perfecta es pre-
ciso también que todos los vendedores ofrezcan un producto idéntico. Esto
implica que los compradores no tienen motivo alguno para preferir el pro-
ducto de un vendedor al de otro. No existe diferenciación alguna en el
producto objeto de intercambio. Si lo hubiera, entonces el que lo ofrece
tendría la posibilidad de ofertarlo a precio distinto en función de esa dife-
rencia.
c) Ausencia de barreras al libre funcionamiento del mercado. Los precios de-
ben fluctuar libremente en respuesta a las condiciones cambiantes de la ofer-
ta y la demanda. No debe haber fijación de precios por parte del Gobierno
ni administración de precios por parte de asociaciones de productores, sindi-

132 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 132 24/08/15 14:10


El mercado ideal: la competencia perfecta

catos u otras entidades privadas. Tampoco deben existir restricciones a las


ofertas impuestas por el Gobierno o por grupos de productores organizados
ni racionamiento de la demanda.
Esto también implica que las empresas deben tener libertad para entrar
y salir en cualquier industria y que los recursos pueden destinarse sin res-
tricciones a ser usados en cualquier actividad. De esta forma, los bienes y
servicios pueden venderse donde logren los mejores precios: los recursos
económicos pueden emplearse en los usos mejor pagados.
d) Información perfecta y gratuita. Los agentes deben tener información so-
bre todas las condiciones de precios o calidades que afecten a los inter-
cambios, y ello sin coste alguno. Las posibles diferencias que pudieran
surgir en los precios o en cualquier otra circunstancia del mercado deben
ser conocidas al instante por todas las unidades económicas participantes
en el mercado.
Así, si los compradores ofrecen distintos precios por un bien, los vende-
dores lo sabrán inmediatamente y venderán sus productos al mejor compra-
dor. Y si los vendedores ofrecen su producto a diferentes precios, los com-
pradores elegirán a los que vendan a precios más bajos. Eso es lo que obliga
a aquellos vendedores que ofrecían el producto a mayores precios a dismi-
nuirlos de inmediato.

5.1.3. Los efectos de la competencia perfecta

Si se cumplen todas estas condiciones, la teoría económica establece tres predic-


ciones fundamentales:

1. Los recursos se emplearán en sus usos más valiosos. Los oferentes venderán
sus productos al precio más favorable posible y los compradores no encon-
trarán en el mercado esos productos a un precio más reducido.
Por eso se dice que, en esas condiciones, se alcanzará un máximo grado
de eficiencia en el sistema. No habrá recursos desaprovechados o mal utili-
zados, y se estarán empleando con el menor coste posible y proporcionando
el mayor beneficio y utilidad.
2. Todos los agentes económicos alcanzarán el máximo grado de bienestar,
pues podrán adquirir o vender todos los bienes o servicios que deseen al
precio de mercado y en las mejores condiciones posibles.
3. Puesto que se supone que los costes o beneficios privados son iguales a los
sociales, resulta que la situación de máxima utilidad o beneficio individual
equivale por agregación a un máximo de bienestar social. Esta situación es
la que se conoce como óptimo de Pareto. Se caracteriza porque una vez al-
canzada a través de la actuación de cada agente en el mercado, ninguno de
ellos podría ya mejorar su situación sin perjudicar simultáneamente a cual-
quier otro.

© Ediciones Pirámide 133

PI00035405_01ec_polt.indd 133 24/08/15 14:10


Economía Política

Analizaremos a continuación las manifestaciones más concretas de estos presu-


puestos en relación a las decisiones que han de tomar los consumidores y las em-
presas.

5.2. EL COMPORTAMIENTO ÓPTIMO DEL CONSUMIDOR


EN COMPETENCIA PERFECTA
En el modelo de competencia perfecta es preciso determinar qué criterio debe
seguir un consumidor racional y egoísta para obtener la máxima utilidad de los bie-
nes que adquiera. De ahí que sea necesario un concepto preciso de utilidad y un
criterio de maximización.

La utilidad marginal

Las primeras formulaciones neoclásicas de la competencia perfecta establecían


que todo individuo puede valorar la utilidad de un bien en términos «cardinales», es
decir, atribuyéndole un preciso valor numérico. La utilidad, afirmaron economistas
como Léon Walras, Stanley Jevons o Karl Menger, podía ser medida como puede
serlo el peso, la distancia o la temperatura.
Si era posible expresar en número la cantidad de utilidad que comporta el con-
sumo de unas determinadas unidades de un bien, se podía establecer una jerarquía
significativa de los niveles de utilidad y el consumidor elegiría la cantidad de bien
que más le conviniese.
Para deducir leyes de comportamiento de este supuesto, los economistas neoclá-
sicos hicieron suya la hipótesis que estableció Hermann H. Gossen en 1843: la uti-
lidad adicional proporcionada por el consumo de unidades sucesivas de un bien va
disminuyendo hasta que llega un momento en que es nula.
La utilidad total será función creciente de la cantidad consumida del bien, pero
a partir de un determinado nivel (de saciedad o saturación) el consumo de unidades
sucesivas de éste proporcionará menor utilidad. A la utilidad que proporciona el
consumo de esa unidad adicional se denomina utilidad marginal.
Ahora bien, el consumidor puede elegir entre diferentes bienes y en distintas
cantidades según su utilidad, pero sujeto a una restricción derivada de la renta de la
que disponga. Los bienes están disponibles a precios determinados en los respecti-
vos mercados y debe gastar su renta de manera que la utilidad total alcanzada sea la
máxima posible. Por lo tanto, debe «ponderar» la utilidad que le reporta cada bien
considerando su precio. Un bien puede ser el doble de útil que otro, pero si su pre-
cio es diez veces superior, la utilidad ponderada sería menor.
Lógicamente, el problema crucial de estos análisis de la utilidad «cardinal» es
precisamente cómo medirla. Para resolver esta dificultad, Alfred Marshall propuso
hacerlo de forma indirecta por medio del dinero.

134 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 134 24/08/15 14:10


El mercado ideal: la competencia perfecta

La utilidad vendría dada por la cantidad de dinero que los consumidores están dis-
puestos a pagar por una determinada cantidad de un bien o servicio. Es decir, se con-
sumirá una unidad más de un bien si la utilidad que proporciona es mayor que la que
tiene el dinero en otro uso alternativo: se consumirán unidades sucesivas hasta que la
utilidad marginal del dinero y del bien sean iguales. A mayores cantidades, la utilidad
del dinero en otro uso será mayor que la del bien y no compensará consumirlo.

La maximización de la utilidad

A partir de estos presupuestos se debe establecer qué cantidades sucesivas del


bien está dispuesto a adquirir el consumidor para obtener la máxima satisfacción.
Para ello, se contrastan la utilidad marginal del bien, una vez ponderada con la del
dinero que posee, con los precios de mercado que le vienen dados. Mientras la uti-
lidad marginal del consumo de un nuevo bien sea mayor que el precio que deba
pagar por él, el comprador seguirá consumiendo cantidades adicionales del bien.
Se puede decir entonces que un consumidor demandará unidades sucesivas de
un bien hasta el punto en que la utilidad marginal (UMa) que le proporciona su
consumo iguale al precio (p) que han de desembolsar por la última unidad. Por tan-
to, la condición de maximización de la utilidad del consumidor vendría dada por la
siguiente expresión:
UMa = p

5.3. EL COMPORTAMIENTO ÓPTIMO DE LA EMPRESA


EN COMPETENCIA PERFECTA
Las empresas son los agentes encargados de combinar los diferentes factores
productivos para producir bienes y servicios. Actúan, por lo tanto, en dos tipos de
mercados: en el de factores productivos y en el de bienes y servicios.
En el mercado de factores adquieren las diferentes cantidades de tierra, trabajo
y capital que necesitan para obtener su producción. A cambio de la utilización de
esos factores, retribuyen con rentas a sus propietarios (renta de la tierra, alquileres,
salarios o intereses por el uso de recursos de capital...).
La adquisición de estos factores es lo que comporta costes para las empresas,
mientras que la venta en el mercado de bienes y servicios de los productos que fa-
brican es lo que les proporcionará los ingresos necesarios para proseguir su activi-
dad productiva.
En un mercado de competencia perfecta los empresarios deben comportarse, al
igual que los consumidores, como agentes racionales que persiguen un objetivo es-
pecífico: la maximización del beneficio.
El beneficio de la empresa se calcula como la diferencia entre los ingresos tota-
les y los costes totales.

© Ediciones Pirámide 135

PI00035405_01ec_polt.indd 135 24/08/15 14:10


Economía Política

Por lo tanto, el análisis del comportamiento óptimo de las empresas en compe-


tencia perfecta se reduce a conocer las condiciones de precio y cantidad producida
que permiten alcanzar dicho objetivo.

Ingresos de la empresa en competencia perfecta

En el mercado de competencia perfecta la proporción de la industria correspon-


diente a una sola de las empresas es tan pequeña que puede vender cualquier volu-
men de producción al precio existente en el mercado. No tiene necesidad de dismi-
nuir el precio por debajo del de otros vendedores para vender más. Tampoco
venderá a un precio superior al de mercado, puesto que los consumidores compra­
rían a las otras firmas, que ofrecen productos idénticos y más baratos.
Por eso se dice que en competencia perfecta la empresa es precio aceptante.
Dado que no puede influir sobre el precio de equilibrio del mercado, debe aceptarlo
como un dato: la empresa sólo puede decidir su producción y venderla al precio
vigente de mercado.
Eso significa que la función de demanda a la que se enfrenta una empresa en el
mercado se puede representar gráficamente como una recta horizontal en el nivel de
precio de mercado, tal y como es la recta d en la figura 5.1.

Figura 5.1.  Producción de máximo beneficio.

Los ingresos totales de la empresa se obtendrán multiplicando la cantidad ven-


dida (q) por el único precio de mercado existente (p).
Puesto que este precio es igual para todas las unidades vendidas, el ingreso me-
dio (IMe) será, en competencia perfecta, también igual al precio (p).

136 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 136 24/08/15 14:10


El mercado ideal: la competencia perfecta

Finalmente, definiremos el ingreso marginal (IMa) como el ingreso adicional


que recibe la empresa cada vez que vende una unidad más. Y como vende todas al
mismo precio, resulta que también el ingreso marginal (IMa) es igual al precio en
competencia perfecta.

Los costes de la empresa a corto plazo

Como sabemos, los costes totales (CT) de la empresa están formados por costes
fijos (CF) y costes variables (CV).
Los costes medios (CMe) son el resultado de dividir cada uno de esos costes
(totales, fijos o variables, según el caso) por la cantidad de unidades producidas.
Finalmente, el coste marginal (CMa) se define como el coste adicional que lleva
consigo la producción de una unidad más.
Es importante conocer cómo varían los diferentes costes a medida que varía la
producción, pues de ello dependerán las decisiones que adopte la empresa para po-
der obtener el máximo beneficio.
Los costes totales medios (CTMe) descenderán a medida que aumente la produc-
ción, pues los costes fijos «se reparten» cada vez entre un mayor número de unidades.
Sin embargo, sabemos que a partir de un determinado momento hace su apari-
ción la que se denomina ley de los rendimientos decrecientes, a la que hicimos re-
ferencia en el tema anterior. Ésta predice que cuando se añaden unidades sucesivas
de un factor (a medida que va aumentando la producción) a otro que permanece
constante (el equipo capital que no varía a corto plazo) se alcanza un determinado
nivel de producción a partir del cual los rendimientos son decrecientes. O, lo que es
igual, que los costes medios serán crecientes.
Por eso, los CMe se representan en la figura 5.1 como una curva en forma de «U»:
descienden primero pero llega un momento en que ascienden cuando comienzan los
rendimientos decrecientes.
Lógicamente, este fenómeno afecta a todos los costes variables de la empresa,
así que la curva de costes marginales tendrá también forma de «U». Ahora bien,
mientras que el coste de una unidad adicional (CMa) sea menor que el coste medio,
éste irá descendiendo, y cuando el coste de una unidad adicional sea mayor que el
coste medio, éste irá subiendo: si la nota de una nueva asignatura (nota «marginal»)
es menor que la nota media, ésta baja; si la nota adicional (marginal) es mayor que
la media, ésta sube.
Es por ello que la curva de CMa corta a la de CMe en el punto en que ésta
cambia de tendencia, tal y como se refleja en la figura 5.1.

5.3.1. La maximización del beneficio de la empresa

Teniendo todo esto en cuenta, se puede afirmar que una empresa obtiene su máxi-
mo beneficio si produce unidades de un bien hasta que el ingreso adicional que obtie-

© Ediciones Pirámide 137

PI00035405_01ec_polt.indd 137 24/08/15 14:10


Economía Política

ne de producir una más (ingreso marginal, IMa) sea al menos igual al coste adicional
que le supone producirla (coste marginal, CMa). Mientras el ingreso marginal vaya
siendo superior al coste marginal, podrá ir obteniendo beneficios si sigue produciendo
y por eso resulta que la situación de máximo beneficio se produce cuando:

CMa = IMa
Y como acabamos de indicar que en competencia perfecta el ingreso marginal
es igual al precio de mercado, resulta que la condición de máximo beneficio puede
definirse también como:
CMa = p
En la figura 5.1 esta condición de equilibrio se da para el nivel de producción q.
En ese nivel de producción, la empresa no tiene incentivo alguno para modificar
la producción, pues está maximizando sus beneficios, entendiendo por ello que no
hay otra situación en la que pueda obtenerlos en mayor cantidad.

Beneficios normales y beneficios extraordinarios

La situación que se acaba de describir es la de maximización de beneficios, la


más favorable, en cualquier caso, para la empresa. Pero en esa situación, pueden
darse tres circunstancias diferentes:
— Que el precio sea igual que el coste medio. En este caso la empresa está
cubriendo exactamente todos sus costes y se dice que obtiene beneficios
normales cuyo valor será el de la retribución del empresario.
— Que el precio sea mayor que el coste medio. Entonces se dice que la empresa
está teniendo beneficios extraordinarios, mayores que la simple retribución «nor-
mal» del empresario que se incluye en los costes. Es el caso de la figura 5.1.
— Que el precio sea menor que el coste medio y, en este caso, aunque está en
la mejor situación posible, estará incurriendo en pérdidas.
Lógicamente, estar en una situación o en otra depende de la capacidad que ten-
ga cada empresa para lograr una estructura de costes más baja.

Punto de nivelación y punto de cierre de la empresa

Finalmente, debe tenerse en cuenta que a una empresa puede interesarle no ce-
rrar aunque esté sufriendo pérdidas. Mientras la empresa pueda cubrir el coste va-
riable, estará interesada en producir. Sólo si no lo cubre, diremos que está en un
punto mínimo de explotación o punto de cierre y deberá cerrar.
Supóngase que los costes fijos de una empresa son 100 y los variables 250. Si
puede obtener unos ingresos de 251 o más, le interesará producir, pues así incurrirá
en menores pérdidas: el nivel de producción correspondiente a unos costes variables

138 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 138 24/08/15 14:10


El mercado ideal: la competencia perfecta

de 250 es el punto mínimo de explotación. Si consigue ingresos totales de 350, cu-


bre todos los costes (a partir de ahí, hay beneficios extraordinarios), y a ese nivel se
llamará, entonces, punto de nivelación.

Beneficios a largo plazo en competencia perfecta

Lo que acabamos de señalar es lo que ocurre en el llamado corto plazo, esto es,
en un período tan corto que la empresa no tiene posibilidad de variar su dimensión,
ni hay tiempo para que salgan o entren nuevas empresas en el mercado.
Pero si consideramos períodos de tiempo más extensos, el largo plazo, resultará
que la empresa puede variar la producción incrementando o reduciendo la utiliza-
ción de la planta ya existente (al igual que a corto plazo) y, además, podrá aumen­tar
o disminuir la dimensión de su actividad; y también hay tiempo y oportunidades
para que entren nuevas firmas a la industria o para que algunas de las existentes la
abandonen.
Puesto que la entrada a la industria es libre, la existencia de beneficios atraería
a otras firmas, al prometer la industria una rentabilidad mucho mayor que otras al-
ternativas posibles. Pero la entrada de nuevas empresas aumentaría la oferta del
producto y provocaría la reducción del precio respecto a su nivel inicial, lo que ha-
ría que desaparecieran los beneficios extraordinarios.
Eso permite afirmar que en competencia perfecta y a largo plazo no hay posibi-
lidades de beneficios extraordinarios para las firmas de la industria y que ninguna
de ellas mantendrá su actividad si está incurriendo en pérdidas.
En definitiva, cuando una industria perfectamente competitiva se encuentra en equi-
librio a largo plazo, el precio de mercado es igual al coste medio de producción.

5.4. EL ESTADO Y EL MERCADO DE COMPETENCIA PERFECTA


Un mercado de competencia perfecta es completamente ajeno a cualquier inter-
vención exógena sobre los intercambios.
De los supuestos de acción racional individual se deriva un sistema de asigna-
ción eficiente y por ello se deduce que sea innecesaria y contraproducente cualquier
intervención externa, ajena a la dinámica de los cambios en el mercado.
Sin embargo, en este mercado, como veremos con más detalle en los dos capí-
tulos siguientes, se producen fallos o imperfecciones, es decir, quiebras en alguno
de los supuestos que dan lugar a ineficiencia, puesto que impiden alcanzar la situa-
ción de equilibrio prevista en el plano teórico.
En principio, el Estado es el encargado de intervenir para corregir estos desajus-
tes y para llevar las aguas de los intercambios al molino de la competencia. Quiere
decirse que, desde la perspectiva del modelo de competencia perfecta, la función del
Estado no debe ser otra que recuperar o garantizar el funcionamiento del mercado o
reproducir sus condiciones cuando éste no pueda actuar.

© Ediciones Pirámide 139

PI00035405_01ec_polt.indd 139 24/08/15 14:10


Economía Política

Según este modelo, el Estado no debe erigirse en un sistema alternativo de asig-


nación, so pena de dar lugar a un sistema menos eficiente, y tampoco debe procurar
fórmulas o soluciones de asignación diferentes de las que daría el mercado cuando
éste no puede funcionar.
En términos más concretos, las funciones del Estado para salvaguardar el mode-
lo de competencia perfecta y no quebrar las expectativas de máxima eficiencia que
lleva consigo serían las siguientes:

— Reforzar el sistema de derechos de apropiación. En un contexto de acciones


voluntarias es preciso que existan mecanismos coactivos que garanticen el
respeto de estos derechos y su efectivo cumplimiento. Para ello, el Estado
provee a los individuos de incentivos para su cumplimiento y establece un
sistema paralelo de penas y castigos por su incumplimiento.
— Garantizar la competencia en el mercado. Esto lo puede lograr, especialmente,
proporcionando sistemas de reducción de la incertidumbre y la de­sinformación
que afectan a los intercambios. Para ello no sólo debe establecer mecanismos
de defensa de la competencia por medio de normas de calidad o a través de la
concesión de licencias o permisos administrativos, sino también por medio de
sanciones y cláusulas de responsabilidad cuando es alterada.
— Corregir cualquier otra desviación de los supuestos de la competencia per-
fecta. En particular, es fundamental corregir las circunstancias que pueden
hacer que utilizar el mercado sea tan caro que no compense usarlo.

Por lo tanto, la función económica del Estado sólo debe reducirse al ámbito de
la asignación. Ninguna otra actividad estatal está justificada desde el punto de vista
del modelo de competencia perfecta. Y aun las señaladas sólo deberían llevarse a
cabo si, y sólo si, proporcionan al sistema un grado de eficiencia mayor que el que
se pierde en el mercado: es decir, si comportan menos costes que éste.
El problema surge, como veremos, cuando los desequilibrios del mercado, sus
imperfecciones, se hacen permanentes y cuando eso provoca una preferencia social
que desea la intervención estatal para aliviar la injusticia, las crisis económicas, la
destrucción del medio ambiente o cualquier otro efecto negativo que el mercado,
por sí solo, no puede evitar.
Por estas razones, lo que sucede en la realidad de las economías capitalistas es
que el Estado interviene no sólo en el ámbito de la asignación, sino también en los
de la estabilización, el crecimiento económico y la redistribución de la renta.

5.5. LA DISTRIBUCIÓN DE LA RENTA


EN COMPETENCIA PERFECTA
El funcionamiento del sistema de intercambios en las economías de mercado
requiere que los agentes económicos dispongan de recursos suficientes para ad-

140 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 140 24/08/15 14:10


El mercado ideal: la competencia perfecta

quirir los bienes finales, así como los factores productivos necesarios para pro-
ducirlos.
Por lo tanto, un problema esencial es conocer cómo se generan y cómo se dis-
tribuyen esos recursos entre los agentes. Como ya hemos estudiado, la distribución
determina la participación de los distintos agentes en el producto total y, en defini-
tiva, en qué situación y condiciones pueden hacer frente al problema de la satisfac-
ción de sus necesidades.
Desde el punto de vista de la teoría económica convencional o neoclásica que
sustenta el modelo de la competencia perfecta, la cuestión de la generación y distri-
bución de las rentas no constituye un problema específico, sino que sólo consiste en
un problema de fijación de precios de los factores productivos, al igual que ocurre
con las demás mercancías. Las rentas se obtienen como consecuencia de la venta en
el mercado de los factores productivos y se distribuyen de conformidad con su ofer-
ta y demanda respectivas, tal y como veremos en el capítulo 7.
En consecuencia, el problema de la distribución de la renta (desde esta perspec-
tiva teórica) no comporta ningún tipo de significación especial y, por ello, nada tie-
ne que ver con criterios ajenos a la dinámica de los mercados: las rentas que se
generan son las que el mercado determina, y su distribución se realiza sin la inter-
ferencia de fuerzas ajenas a él. No hay (ni puede haber) otras connotaciones que
deban ser tomadas en consideración, como las relativas a la equidad o la justicia de
una situación distributiva determinada.

5.6. LA IMPOSIBILIDAD DE LA COMPETENCIA PERFECTA


Como vimos, los supuestos del modelo de competencia perfecta llevan a esta-
blecer que es posible alcanzar una situación de óptimo de Pareto, en la cual el bien-
estar de un individuo no puede aumentar sin disminuir simultáneamente el bienestar
de al menos otro miembro de la sociedad. Es decir, que aunque nadie persiga el
bien de la comunidad, aunque cada individuo persiga exclusivamente su propio in-
terés, el resultado será el mejor para todos, y los recursos, en los distintos mercados,
gravitarán hacia aquellos empleos en los que su valor económico sea mayor sin ne-
cesidad de ningún tipo de interferencia o influencia exógena.
Sin embargo, el funcionamiento real de los mercados capitalistas presenta dife-
rencias muy significativas respecto de los patrones teóricos de la competencia per-
fecta. El problema es que cuando nos preguntamos, como hace Jack Hirshleifer,
«¿qué puede salir mal?», hemos de responder como él: «Casi todo»2.

5.6.1. Las condiciones del óptimo paretiano


Una síntesis de lo expuesto en este capítulo permite formalizar de manera sen-
cilla las condiciones necesarias para alcanzar una situación de óptimo paretiano:

2
  Hirshleifer, J.: Microeconomía. Teoría y aplicaciones, Prentice-Hall, 1984, p. 535.

© Ediciones Pirámide 141

PI00035405_01ec_polt.indd 141 24/08/15 14:10


Economía Política

— Las empresas maximizan sus beneficios cuando obtienen una cantidad de


producto para la cual el coste marginal (CMa) es igual al precio (p):
CMa = p
— El consumidor alcanza su máxima utilidad cuando demanda una cantidad
del bien de consumo para la cual su utilidad marginal (UMa) es igual al
precio (p):
UMa = p
— De estos dos principios se deduce que la utilidad marginal del consumidor
individual es igual al coste marginal de la empresa:
Si
UMa = p y CMa = p
entonces:
UMa = CMa
— Se supone que la utilidad marginal del consumidor individual (UMa i) es
igual a la utilidad marginal social (UMas), y que el coste marginal de una
empresa individual (CMai) es igual al coste marginal social (CMas). Por lo
tanto,
UMas = CMas
Eso permite establecer que un equilibrio perfectamente competitivo (cuando
para los consumidores UMa = p, y para la empresa CMa = p) es eficiente tanto a
nivel individual como a nivel social.
En palabras de Paul y Ronald Wonnacott:
«Si los beneficios sociales y privados coinciden, y si los consumidores en un
mercado perfectamente competitivo eligen la cantidad en que la utilidad marginal es
igual al precio, y si los productores en un mercado similar seleccionan la produc-
ción en la que el coste marginal es igual al precio, y si los costes sociales y privados
son iguales, entonces la “mano invisible” de Adam Smith funciona; la búsqueda del
beneficio privado lleva al beneficio global para la sociedad. Es decir, existe una so-
lución socialmente eficiente»3.

5.6.2. Los «fallos» del mercado

El problema, sin embargo, es que no siempre se dan esas condiciones necesarias


para que se alcance el óptimo paretiano.
La realidad muestra que los intercambios no se llevan a cabo, generalmente, en
mercados de competencia perfecta, sino que, muy a menudo, aparecen «fallos» en

3
  Wonnacott, P., y Wonnacott, R.: Economía, McGraw-Hill, 1984, p. 552.

142 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 142 24/08/15 14:10


El mercado ideal: la competencia perfecta

el modelo. Estos fallos afectan a los diferentes supuestos que se acaban de estable-
cer y se pueden manifestar en alguna de las siguientes circunstancias:

— Que los productores, o alguno de ellos, no fijen el volumen de producción


igualando el coste marginal al precio. Esto puede producirse bien porque dis-
pongan de poder para fijar precios por encima del coste marginal, bien porque
haya productos a los que no sea posible fijarles precios de mercado.
— Que los consumidores no definan sus estrategias de consumo igualando la
utilidad marginal al precio. Esto puede darse bien porque los individuos no
dispongan de información suficiente sobre los precios, bien porque sus pau-
tas de consumo se determinen por criterios que sean extraños a la evaluación
«racional» que realicen de la utilidad que proporcionan los bienes que con-
sumen.
— Que las utilidades o los costes individuales no sean iguales a las utilidades
o costes sociales. Esto puede darse cuando existan efectos externos, es decir,
costes o beneficios sociales que las empresas o los individuos no pueden
computar individualmente.
— Que se produzcan intervenciones exógenas al mercado que alteren las con-
diciones de equilibrio, es decir, que impidan que se dé cualquiera de los
supuestos establecidos.

En los siguientes capítulos analizaremos cada una de estas circunstancias que


hacen que la competencia perfecta apenas pueda darse en la práctica real de los
mercados.

RESUMEN DEL CAPÍTULO


— El mercado de competencia perfecta es aquel en el se puede alcanzar el máximo
nivel de eficiencia; pero para que eso se produzca es necesario que reúna una
serie de condiciones muy estrictas. Por un lado, el comportamiento de los suje-
tos debe ser individualista, racional, egoísta y maximizador. Por otro lado, en los
mercados debe haber libre y completa concurrencia, información perfecta y gra-
tuita, homogeneidad del producto y ausencia de barreras de entrada y de salida.
— Cuando se dan esas condiciones, todos los recursos se emplean en su uso más
valioso y todos los sujetos alcanzan el máximo grado de bienestar. Se dice en-
tonces que se da un óptimo de Pareto que implica que nadie puede mejorar su
situación sin perjudicar a cualquier otro.
— Los economistas marginalistas consideran que la utilidad es medible y que se
puede definir una función de utilidad individual. El comportamiento óptimo del
consumidor será aquel que iguale la utilidad marginal con el precio del bien que
demande: UMa = p.
— En competencia perfecta, las empresas son precio aceptantes, lo que significa
que pueden vender cualquier cantidad pero siempre al precio de mercado. Su

© Ediciones Pirámide 143

PI00035405_01ec_polt.indd 143 24/08/15 14:10


Economía Política

comportamiento racional y la persecución del máximo beneficio les llevan a pro-


ducir cantidades sucesivas de un bien hasta que el coste marginal sea igual al
precio. En ese nivel de producción maximizan beneficio. A largo plazo no habrá
beneficios extraordinarios porque, si los hubiera, habría nuevas empresas dis-
puestas a entrar en la industria, y al haber más oferentes desaparecerían.
— En un mercado de competencia perfecta el Estado debe limitar su actuación a
reforzar los derechos de apropiación, a garantizar la competencia y a corregir las
desviaciones que pudieran producirse.
— La distribución de la renta en los mercados de competencia perfecta se limita a ser
un problema de fijación de los precios de los factores en un mercado específico.
— Las principales fuentes de fallos del mercado son que los consumidores o pro-
ductores no se comporten de acuerdo con las reglas de maximización, que la
utilidad o costes individuales no sean iguales a los sociales o que haya interven-
ciones inadecuadas.

CONCEPTOS CLAVE
Competencia perfecta.
Individualismo.
Comportamiento racional.
Conducta egoísta.
Estrategia maximizadora.
Homogeneidad del producto.
Barreras de entrada y salida.
Información perfecta y gratuita.
Óptimo de Pareto.
Utilidad marginal.
Maximización del beneficio.
Ingreso y coste marginal.
Beneficio normal.
Beneficios extraordinarios.
Fallos del mercado.

PREGUNTAS DE REPASO
1. ¿En qué consiste la conducta individualista?
2. ¿En qué consiste el comportamiento racional?
3. ¿Qué se entiende en Economía por conducta egoísta?
4. ¿Cómo se manifiesta la conducta maximizadora de los sujetos económicos?
5. ¿En qué consiste el requisito de libre y completa concurrencia en el mercado?
6. ¿Por qué debe haber homogeneidad de producto para que un mercado sea de
competencia perfecta? Ponga un ejemplo.

144 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 144 24/08/15 14:10


El mercado ideal: la competencia perfecta

 7. ¿Qué consecuencia tiene la existencia de barreras de entrada o salida en un


mercado?
  8. ¿Cómo ha de ser la información de la que dispongan los sujetos en competen-
cia perfecta y por qué?
  9. ¿Qué prediciones hace la teoría económica acerca de lo que ocurre cuando se
cumplen los requisitos de la competencia perfecta?
10. ¿A qué se llama un óptimo de Pareto?
11. ¿Qué es la utilidad marginal y que relación ha de tener con el precio en com-
petencia perfecta?
12. ¿Qué significa que las empresas sean precioaceptantes?
13. ¿Cuál es la condición de maximización del beneficio de la empresa?
14. ¿Por qué a largo plazo no hay beneficios extraordinarios en competencia perfecta?
15. Señale las causas principales que pueden dar lugar a los llamados «fallos» del
mercado.

BIBLIOGRAFÍA
Otros manuales

Begg, D., Fisher, S., Dornbusch, R. y Fernández Díaz, A. (2006). Economía. McGraw-
Hill. Cap. 8
Bernanke, B. S. y Frank, R. H. (2007). Principios de Economía. McGraw-Hill. Cap. 9.
Gimeno, J., González, M., Guirola, J. M. y Ruiz-Huerta, J. (2008). Principios de
Economía. McGraw-Hill. Cap. 6.
Heyne, P. (2005). Conceptos de economía. El mundo de los economistas. Pearson
Prentice Hall. Cap. 8.
Krugman, P., Wells, R. y Olney, M. L. (2012). Fundamentos de Economía. Reverte.
Cap. 8.
Mankiw, N. G. (2012). Principios de Economía. Thomson. Caps. 5, 6, 11.
Mochón, F. (2009). Economía, Teoría y Política. McGraw-Hill. Cap. 7.
Samuelson, P. y Nordhaus, W. (2006). Economía. McGraw-Hill. Caps. 8, 9.

Lecturas complementarias

Extensiones y crítica del modelo de competencia perfecta


Chang, H.-J. (2012). 23 cosas que no te cuentan sobre el capitalismo. Debate.
Torres, J. (1987). Análisis Económico del Derecho. Panorama doctrinal. Tecnos.

Clásicos de la economía
Friedman, M. y Friedman, R. (2008). Libertad de elegir. Gota a Gota Ediciones.

© Ediciones Pirámide 145

PI00035405_01ec_polt.indd 145 24/08/15 14:10


PI00035405_01ec_polt.indd 146 24/08/15 14:10
6 Los mercados imperfectos

«¿Es mejor estar comprando provisiones de su mercado, pagando


altos precios por escasas medidas, sin tener ya siquiera el dinero para
pagar por ellas?, ¿o es mejor, por el derecho de conquista, servirnos
nosotros mismos, aplicando tal medida como mejor nos convenga?»

(Jenofonte, Anábasis)

Los fallos de la competencia perfecta que pueden dar lugar a que las empresas
no fijen su nivel de producción igualando los costes marginales al precio de merca-
do pueden resumirse en dos: la existencia de un reducido número de oferentes y la
falta de homogeneidad del producto. En términos generales, cuando se dé alguno de
ellos, o ambos al mismo tiempo, diremos que se trata de intercambios que se reali-
zan en condiciones de competencia imperfecta o en mercados imperfectos.
En ambos casos, la empresa podrá fijar precios por encima del coste marginal y,
por tanto, se altera el criterio que lleva a alcanzar una situación de óptimo paretiano
y máxima eficiencia.
En términos generales pueden distinguirse tres patrones esenciales de competen-
cia imperfecta: los dos primeros —el monopolio y el oligopolio— son el resultado
de procesos de concentración de capitales; el tercero —la competencia monopolísti-
ca—, de la capacidad que tienen algunas empresas para lograr ventajas de mercado
mediante la diferenciación de los productos que venden.
Estas situaciones son las que van a ser analizadas en este capítulo.

6.1. LA CONCENTRACIÓN DE CAPITALES


La existencia de monopolios y oligopolios es un fenómeno característico de las
economías capitalistas modernas y resultado de un proceso de acumulación que se
resuelve esencialmente bajo la forma de una creciente concentración de los capi­
tales.

© Ediciones Pirámide 147

PI00035405_01ec_polt.indd 147 24/08/15 14:10


Economía Política

Esta concentración da lugar a que cada vez sean menos las empresas que con-
trolan la mayor parte del volumen total de los mercados.
Normalmente, los procesos de concentración revisten alguna de las siguientes
formas:

— Monopolios puros.
— Acuerdos voluntarios para repartirse el mercado.
— Asociaciones para regular los precios del mercado.
— Pools o cárteles que son acuerdos instituidos para restringir la competencia;
en el segundo caso, con precios, clientela o ventas comunes.
— Trusts, que es el resultado de la fusión de empresas.
— Holdings, que son conjuntos de empresas que forman un grupo financiero
organizado en torno de ellas, que controla a las demás a través de participa-
ciones.
— Fusiones o absorciones de empresas.

El origen de la concentración

Las causas que propician los procesos de concentración pueden resumirse en las
siguientes:

a) Barreras de entrada. Incluyen todo tipo de obstáculos que puedan oponerse


a la incorporación de otras empresas al mercado. Joe S. Bain consideró que
las causas más importantes de aparición de barreras de entrada son la exis-
tencia de ventajas absolutas en los costes de las empresas ya establecidas en
el mercado (porque disponen de patentes, de personal especializado, de co-
nocimiento del mercado, de acuerdos convenientes con proveedores, etc.), la
diferenciación del producto y la presencia de economías de escala (que obli-
gan a las empresas que desean incorporarse al mercado a hacerlo con niveles
de producción mucho mayores).
Se suele distinguir entre barreras de entrada «inocentes», más o menos
ine­vitables por la dinámica normal de los mercados, y barreras de entrada
«estratégicas», aquellas que son creadas por las propias empresas ya existen-
tes para impedir la penetración de otras que, al aumentar la competencia,
reducirían los mayores beneficios que proporciona el disponer de poder en
el mercado.
b) Acaparamiento de recursos. El proceso de acumulación está ligado indisolu-
blemente a la progresiva aparición de recursos productivos más eficientes.
La disposición de cualquiera de ellos —y especialmente de la tecnología,
que permite crear condiciones menos costosas para la producción— es de-
terminante de la posición de las empresas en los mercados. Cuando los re-
cursos han sido acaparados bajo cualquier forma de titularidad jurídica por
una o varias empresas se está impidiendo, de hecho, la entrada de otras en

148 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 148 24/08/15 14:10


Los mercados imperfectos

el mercado y propiciando la salida de aquellas que no dispongan de ellos y


se encuentren, por tanto, en peores condiciones de costes.
El gran volumen de inversión necesario para obtener los recursos que a
la postre resultan estratégicos en las industrias (materias primas, tecnolo-
gía...) determina que sean las empresas de mayor dimensión y capacidad
financiera las mejor situadas para obtenerlos. Eso incentiva la concentración
y, al mismo tiempo, impide la entrada de otras empresas de menor capaci-
dad o potencia financiera.
c) Monopolios naturales. Se denomina así a los existentes en determinadas in-
dustrias en las que la necesidad de grandes infraestructuras para la produc-
ción no podría ser compensada por los ingresos si existieran varias empresas
repartiéndose el mercado. Las telecomunicaciones y los transportes ferrovia-
rios han sido ejemplos tradicionales de industrias con monopolios naturales.
Sin embargo, la implantación de las nuevas tecnologías de la información ha
permitido fragmentar estos sectores, que hasta entonces sólo podían funcio-
nar en grandes espacios y abarcando territorios muy amplios para ser renta-
bles, de manera que ha sido posible modificar la estructura tradicional de
monopolio hacia otra en la que predominan los oligopolios.
De hecho, la situación más generalizada en las economías capitalistas
modernas es la existencia de «oligopolios naturales», es decir, de mercados
en los que el grado de concentración alcanzado impone ya un régimen de
economías de escala tan grande que impide que pueda darse competencia
perfecta, pero sin necesidad de alcanzar el nivel absoluto de monopolio.
Incluso en las industrias en las que existían tradicionalmente monopolios
«legales», es decir, aquellos cuyo carácter «natural» le era reconocido por la
ley en virtud, generalmente, de la necesidad de garantizar la producción de
bienes o servicios de interés público, se está produciendo en los últimos
años un proceso de desregulación tendente a la conformación de mercados
oligopolizados.

6.2. EL MONOPOLIO
En sentido elemental hablamos de monopolio cuando una sola empresa domina
todo el mercado. Estrictamente hablando, el monopolio puro sería aquella situación en
la que el monopolista puede captar toda la renta de los consumidores, pero ésta es una
situación prácticamente imposible. Sólo es aceptable en teoría, puesto que los consu-
midores siempre pueden destinar su consumo hacia bienes que produzcan otras em-
presas. El monopolio puro, pues, sólo existiría si una sola empresa ofreciera todos los
bienes de la sociedad. Por eso se dice que en la realidad existen monopolios aislados,
en expresión de Chamberlain, es decir, empresas que han logrado dominar el mercado
en un determinado ámbito o en relación con un determinado producto.
En esos casos, el producto que vende el monopolista es completamente diferente de
los otros productos que se ofrecen. No existen productos cercanos cuya oferta o precio
puedan influir de manera perceptible en el precio del monopolista o en sus ventas.

© Ediciones Pirámide 149

PI00035405_01ec_polt.indd 149 24/08/15 14:10


Economía Política

En consecuencia, la empresa monopolista tiene para sí todo el mercado del pro-


ducto, y eso implica que puede ejercer cierta influencia en el precio o sobre la can-
tidad vendida de su producto. Al contrario que el competidor perfecto, que actúa
como precio aceptante, el monopolista es precio determinante: puede restringir su
volumen de ventas si desea incrementar el precio, o reducirlo si pretende aumentar
las cantidades ofrecidas y vendidas.
Además, puede afectar a la recta de demanda del mercado a través de diversas
promociones de ventas. Puede inducir a más gente a desear su producto a través de
campañas publicitarias, haciendo así que la demanda se desplace a la derecha, o
puede hacer más inelástica la demanda si consigue crear la necesidad de su produc-
to en los consumidores.

Ingreso marginal y precio en monopolio


Todo lo que acabamos de señalar significa que la recta de demanda a la que se
enfrenta el monopolista es decreciente: puede vender más cantidad de producto si
baja el precio de las unidades existentes. Cuando eso ocurra, resultará que el ingre-
so marginal que lleva consigo la venta de unidades sucesivas del bien será menor
que el precio unitario a los mismos niveles porque cada vez que haya vendido una
unidad adicional deberá haber bajado el precio; por tanto, el ingreso de cada unidad
adicional será menor que el precio de la anterior.
Ésa es la razón de que la recta de ingresos marginales no coincida con la de deman-
da, como ocurría en competencia perfecta, donde todas las unidades son vendidas a un
mismo precio, sino que se sitúe por debajo de ella, tal y como se refleja en la figura 6.1.

Figura 6.1.  Rectas de demanda e ingreso marginal del monopolio.

Monopolio frente a competencia perfecta


El supuesto en el que descansa el análisis convencional de la empresa monopo-
lista es que persigue el mismo objetivo que cualquier otra: la maximización de sus
beneficios.

150 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 150 24/08/15 14:10


Los mercados imperfectos

Como sabemos, para alcanzarlo debe fijar su producción al nivel en que el in-
greso marginal sea igual al coste marginal.
La diferencia entre una empresa que actúa en competencia perfecta y una mo-
nopolista está en las ventas: para vender mayores cantidades, el monopolista debe
pedir precios más bajos, mientras que la empresa competitiva puede vender tanto
como desee al precio de mercado vigente.
Esta diferencia es esencial de cara a poder comparar los resultados en precios y
cantidades a que dan lugar los mercados competitivos y monopolistas.
Para ello, supongamos que las condiciones de demanda y de costes sean las
mismas, independientemente de que el mercado esté monopolizado o sea competiti-
vo. Entonces, tanto la empresa competitiva como la monopolista se enfrentan a rec-
tas de demanda (D) y de costes marginales (CMa) idénticas, tal y como se refleja
en la figura 6.2.

(IMacp = CMa)

(IMam = CMa)

Figura 6.2.  Comparación entre el equilibrio competitivo y monopolista.

Para maximizar su beneficio, la empresa perfectamente competitiva iguala su


coste marginal (CMa) a su ingreso marginal (IMacp), siendo este último también su
precio, por eso viene dado por la curva de demanda. Se obtiene así un nivel de pro-
ducción (qcp) y un precio (Pcp) de equilibrio.
Por su parte, la empresa monopolista iguala también su coste marginal (CMa),
que hemos supuesto el mismo que el correspondiente a la competencia perfecta en
este ejemplo, con su ingreso marginal (IMam), que ya no es igual al precio, como
hemos señalado más arriba. La situación de equilibrio resultante presenta tres carac-
terísticas:

1. En monopolio produce una cantidad (qm) que es menor que la que se produ-
ciría si la situación fuese de competencia perfecta (qcp).
2. En monopolio se vende a un precio (Pm) que es más elevado que el corres-
pondería a una situación de competencia perfecta (Pcp).

© Ediciones Pirámide 151

PI00035405_01ec_polt.indd 151 24/08/15 14:10


Economía Política

3. Estas dos circunstancias revelan la pérdida de eficiencia que ocasiona el mo-


nopolio en relación con la competencia perfecta: a iguales condiciones de
costes, se produce menos y a precio más elevado.

La magnitud de estos beneficios o la pérdida de eficiencia que implica un mo-


nopolio en relación con la competencia perfecta dependen de la elasticidad de la
demanda a la que se enfrenta la empresa monopolista y de su estructura de costes:

— Si la demanda es muy inelástica, su poder aumentará pues, aunque suba los


precios, no se producirá una gran disminución de la demanda.
— Si sus costes son decrecientes, le interesará aumentar la producción, aunque
sea a precios más bajos. Si sus costes son crecientes, estará interesado en
actuar aumentando los precios.

6.2.1. Diferentes tipos de monopolio


El que se acaba de analizar es un caso general en el que un monopolista fija un
solo precio y se enfrenta a una pluralidad de compradores, pero también se pueden
dar otras variedades de mercados de monopolio cuya casuística comentamos a con-
tinuación.

Monopolista discriminador
Puede ocurrir que un monopolista ofrezca un mismo bien a diferentes compra-
dores o grupos de compradores a precios diferenciados. Se dice entonces que realiza
discriminación de precios.
Esto únicamente lo puede hacer si es el único oferente y, además, si no hay po-
sibilidad de que los que adquieran el producto a un precio más bajo lo revendan a
los demás compradores.
La discriminación puede ser de varios tipos:

— Personal. Cuando el monopolista vende a precios distintos a diferentes personas


o grupos que tienen una elasticidad precio de su demanda distinta. El monopo-
lista venderá a precio más alto a aquellos cuya demanda sea más inelástica y a
precios más bajos a los que muestren una demanda más elástica. Suele ocurrir,
por ejemplo, con los servicios médicos o en actuaciones artísticas: el monopo-
lista se aprovecha de que unos compradores están dispuestos a pagar precios
más elevados por el mismo bien (su elasticidad es menor) para discriminar y así
mantener a los dos compradores, aumentando sus ingresos totales.
— Material. Cuando el monopolista discrimina el precio en función del uso que
se realiza del bien. Esto suele ocurrir en determinados servicios, como la
electricidad o el transporte, que pueden tener un precio distinto según el uso
que se realice de ellos: familiar o industrial, turístico, etc.

152 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 152 24/08/15 14:10


Los mercados imperfectos

— Geográfica, cuando el monopolista se discrimina en función de las distan-


cias y de los distintos costes de transporte que conlleva el consumo del bien
o en función de la nacionalidad.

En todos estos casos, el monopolista ha de ajustar los precios a demandas dis-


tintas y por ello evalúa su estrategia de forma más compleja que cuando se trata del
monopolista simple analizado anteriormente. El efecto final es de pérdida de efi-
ciencia por el precio más elevado al que se vende a los consumidores con demanda
más rígida, el resto de los consumidores pueden favorecerse de precios más próxi-
mos a los de competencia.

Monopolio bilateral
En este caso, se trata de un mercado en el que se enfrentan un único vendedor
y un único demandante, como es el caso típico de algunos mercados de trabajo en
los que actúan sindicatos y organizaciones patronales frente a frente, o incluso el de
países que comercian directamente entre ellos.
El resultado de estas situaciones depende de circunstancias más complejas: de la
fuerza negociadora de cada parte, de los derechos que le hayan sido reconocidos a cada
uno, de condiciones técnicas, como la posibilidad de almacenamiento que tenga el ven-
dedor, de factores financieros o, incluso, de las condiciones psicológicas de las partes.

6.3. EL OLIGOPOLIO
Un oligopolio es una industria integrada por unos pocos vendedores que ofrecen
un producto homogéneo o ligeramente diferenciado.
Pero lo realmente característico de un mercado oligopolista no es tanto el redu-
cido número de vendedores como el hecho de que cualquier decisión de cada em-
presa va estar influida por las decisiones que puedan tomar las demás.
Por consiguiente, en una industria oligopolista los vendedores ya no son inde-
pendientes entre sí, como lo eran en competencia perfecta o en monopolio puro. El
resto de las firmas siempre reaccionarán, de un modo u otro, ante cualquier cambio
en la política comercial de alguna de ellas. Así resulta que la conducta estratégica
de cada vendedor es un aspecto esencial en el seno de la industria oligopolista.

Indeterminación de la demanda en el oligopolio

La interdependencia entre los vendedores de un mercado oligopolístico dificulta


la determinación de la recta de demanda del vendedor individual.
En algunos casos, la recta de demanda a la que se enfrenta la empresa es inde-
terminada; en otros, se puede aproximar con cierta exactitud. Por eso no existe una
situación típica de demanda correspondiente a una empresa oligopolista.

© Ediciones Pirámide 153

PI00035405_01ec_polt.indd 153 24/08/15 14:10


Economía Política

Esto es así porque la cantidad que una empresa puede vender si cambia su pre-
cio depende de la reacción de las demás ante dicho cambio: los rivales pueden acep-
tarlo, cambiarlo en la misma dirección, mejorar la calidad de sus productos, lanzar
una fuerte campaña publicitaria o reaccionar de otra forma alternativa.
Por el contrario, cuando el oligopolista conozca con algún grado de certeza
cómo reaccionarán sus rivales ante los cambios que introduzca, entonces podrá de-
terminar su recta de demanda.
En cualquier caso, y con independencia de que la empresa se enfrente o no a una
recta de demanda muy difícil de determinar porque está influida por lo que hagan las
demás empresas, dicha recta será decreciente. El oligopolista sabe que para incremen-
tar sus ventas debe disminuir el precio, a no ser que el aumento de tales ventas pro-
venga de un desplazamiento hacia la derecha de su curva de demanda. Igualmente, la
firma podrá también elevar el precio, pero a expensas de las cantidades vendidas.

6.3.1. Coordinación y competencia en el oligopolio

Estas circunstancias explican que no exista una teoría simple de la fijación de


los precios en las industrias oligopolísticas.
No es fácil describir cómo determinan los precios los vendedores individuales
cuando siempre inciden dos fuerzas de signo contrario en la fijación oligopolista del
precio: la coordinación o colusión y la competencia.
Por una parte, las empresas tienen un interés común en maximizar el beneficio total
que puede obtenerse en el mercado si se fija el precio en el nivel monopolista. Eso les
llevaría a coordinarse para alcanzar acuerdos sobre los precios y la producción que pro-
porcionen los beneficios extraordinarios de una situación de monopolio de hecho.
Pero, por otra, cada vendedor tiene intereses diferentes cuando trata de maximi-
zar sus propios beneficios, lo que puede llevarle a actuar en solitario y en rivalidad
con las demás empresas, pudiéndose alcanzar incluso una situación de máxima
competencia.
Según cuáles sean las posibilidades de colusión de las firmas y de cuáles crean
que serán las reacciones de sus rivales cuando alteren el precio y la producción, se
pueden plantear diferentes teorías acerca del comportamiento de los mercados oligo-
polistas.

Oligopolios cooperadores: cárteles

En el primer caso (colusión), las empresas valorarán el interés conjunto de fijar


el precio de la industria en el nivel monopolista, al ser mucho más rentable para
ellas que el precio competitivo. De forma paralela, también tendrán que establecer
algún tipo de acuerdo sobre la forma de repartirse el mercado.
En este sentido, la colusión explícita entre las firmas oligopolistas tendrá mayo-
res probabilidades de éxito si está autorizada legalmente; si hay transparencia infor-

154 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 154 24/08/15 14:10


Los mercados imperfectos

mativa en la industria; si hay unas condiciones de demanda y de costes estables que


favorezcan la rigidez del precio óptimo; si el producto es homogéneo, y, finalmente,
si hay serias dificultades o barreras para acceder a la industria.
El ideal de la industria oligopolista sería que se permitiera a las empresas fijar
el precio y que controlaran las nuevas entradas. Entonces los acuerdos serían legales
y las empresas existentes podrían evitar el acceso de nuevas firmas, lo que equival-
dría a una situación de monopolio capaz de proporcionar beneficios extraordinarios
a las empresas. A este tipo de organización oligopolista se le denomina cártel.
En estos casos, la decisión estratégica consiste en que todas las empresas que se
coordinan mantengan los acuerdos para fijar el precio que maximiza los beneficios al
nivel monopolístico. Tal vez, el cártel más famoso sea el de la OPEP (Organización
de Países Exportadores de Petróleo): sus miembros se reúnen periódicamente para de-
cidir los precios del petróleo y las cuotas de producción de cada país miembro.
También suelen funcionar como cárteles los productores que actúan en merca-
dos ilegales como el de la droga u otros productos que se compran y venden al
margen de la ley.

Coordinación parcial

En algunas ocasiones la industria oligopolista está formada por una gran empre-
sa —que suministra una importante proporción de la oferta total— y un segmento
competitivo de firmas que venden todo lo que desean al precio vigente. La empresa
dominante tiene una dimensión tal que le permite mantener el precio por encima del
nivel competitivo.
La empresa dominante establece el precio al que venderán todas las firmas y
ajusta su producción para que la demanda total del mercado sea igual a la oferta
conjunta del cártel a dicho precio. Mientras que la empresa dominante mantenga
el precio y las condiciones de la demanda sean estables, las otras firmas del seg-
mento competitivo no tendrán ningún incentivo para violar el acuerdo reduciendo
el precio.
Otro procedimiento de coordinación parcial, que se da sobre todo cuando la co-
lusión explícita es ilegal, es que una empresa actúe como líder de precios. Al alterar
su precio, da la señal a las demás para que cambien el suyo.
El líder decide la variación del precio. Si no se equivoca, las demás empresas
hacen lo mismo y el líder termina cambiando realmente el precio de la industria sin
haber coludido explícitamente con las demás. Si, por el contrario, éstas no le siguen,
el líder volverá al grupo retirando la subida del precio.
Pero a pesar de las ventajas de la colusión entre vendedores oligopolistas, la
cooperación se rompe en algunas situaciones: es difícil mantener la disciplina de
precios cuando hay muchas empresas en la industria, cuando sus productos no son
homogéneos o cuando las condiciones de coste y de demanda varían rápidamente.
También es difícil mantener la conducta colusoria si las empresas no conocen
los precios que están cobrando las demás o las cantidades que están vendiendo. Es

© Ediciones Pirámide 155

PI00035405_01ec_polt.indd 155 24/08/15 14:10


Economía Política

mucho más fácil violar un acuerdo cuando no existe información suficiente sobre
los precios y las cantidades.

Rivalidad y competencia

Cuando las empresas no pueden coludir el problema oligopolista se transforma en


una cuestión de estrategias: cada empresa parte de un supuesto sobre la demanda a la
que se enfrenta y sobre las reacciones de sus rivales ante sus propias decisiones.
La empresa adopta entonces una decisión de política comercial —acerca del
precio y la producción— basándose en lo que cree que harán los demás. Dada esa
decisión, la iniciativa pasa a la siguiente empresa, que actuará de la misma manera,
y el proceso continúa hasta que se alcanza un cierto equilibrio a largo plazo.
No existen predicciones generales sobre el resultado de estas interacciones entre
los oligopolistas no cooperadores, pues el resultado final dependerá de lo que su-
ponga cada participante en torno a la reacción de los demás. La teoría económica
suele contemplar tres «soluciones» para la determinación de los precios en los mer-
cados de oligopolios no cooperadores:

a) El modelo de Bertrand

Según esta hipótesis, cada firma de la industria oligopolista considera que ob-
tendrá importantes beneficios reduciendo el precio, al quitarles la demanda a todos
sus rivales. Pero, en la práctica, las demás la siguen, y al reducir el precio toda la
industria de forma sucesiva desaparecen los beneficios extraordinarios oligopolistas,
ya que no existe ningún procedimiento que vele por el interés común de las firmas
para restringir la producción, al objeto de proteger los beneficios. El proceso termi-
na cuando el precio alcanza el nivel competitivo. En esa fase, cualquier reducción
posterior del precio hace que quiebren las empresas.
Este modelo proporciona una buena explicación de las guerras de precios que
tienen lugar, en ocasiones, en las industrias oligopolistas. En el mundo real, las em-
presas imitan en la reducción de los precios y los clientes salen ganando durante
algún tiempo con esta situación. Posteriormente, se dan cuenta de que todas podrían
mejorar su situación si decidieran no competir con los precios y cooperan entre sí
para elevarlos de nuevo.

b) El modelo de Cournot

Las empresas mantienen estable el precio de mercado. Si entra una nueva firma
en la industria, la única forma que tiene de captar clientes es fijar un precio inferior
al vigente en la industria.
La empresa que efectúa el desafío aumenta sus beneficios extraordinarios, pero
también reduce los de las demás firmas de la industria. No podemos saber qué su-
cederá finalmente con el precio de la industria. El modelo de Cournot predice que
si el número de firmas es reducido, el precio será superior al nivel competitivo por-

156 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 156 24/08/15 14:10


Los mercados imperfectos

que será fácil que se pongan de acuerdo. Si el número de empresas es más elevado,
lo más seguro es que terminen sin ponerse de acuerdo y el precio sea tanto más
parecido al de competencia perfecta.

c) La demanda quebrada del oligopolio


El modelo de la demanda quebrada del oligopolio parte de un supuesto especial-
mente interesante: cuando una empresa reduce su precio, todas las demás la imitan;
pero si lo eleva, ninguna de las empresas la sigue. En estas condiciones, la empresa
oligopolista se enfrenta a una recta de demanda «quebrada».
Cuando sube el precio, pierde muchas ventas debido a que sus rivales lo man-
tienen bajo. Sin embargo, cuando lo reduce, no gana muchas ventas, porque los ri-
vales también bajan el suyo.

Los efectos de la concentración

Como hemos señalado, la teoría económica predice que las situaciones de mo-
nopolio (o de oligopolio, cuando se actúa de hecho con suficiente influencia sobre
los precios) dan lugar a una ineficiencia en la asignación, en la medida en que se
produce menor cantidad y a un precio mayor, en relación con las condiciones de la
competencia perfecta.
Pero además de esta consecuencia de la concentración en el mercado, los análisis
empíricos coinciden al señalar que la ausencia de competencia suele dar lugar, igual-
mente, a retrasos en la aplicación de innovaciones y en la incorporación de nuevas
tecnologías. Las empresas que gozan de poder monopolista tienden a conservar las
situaciones de mercado que les proporcionan beneficios. Aunque suelen ser, por su
mayor dimensión, las empresas que dedican mayores recursos a la investigación, al
desarrollo y la innovación (convencionalmente a estas actividades se les denomina
I+D+i), no suelen incorporar sus resultados sino sólo cuando las líneas productivas
dominantes dan muestras de agotamiento y presionan sobre las estructuras de costes.
Igualmente, la existencia de monopolios y oligopolios influye decisivamente so-
bre la calidad y las condiciones de consumo en las industrias respectivas. El poder
sobre el mercado es un buen seguro para la realización de prácticas abusivas no sólo
en la fijación de precios, sino también en lo que hace referencia a la puesta a dis-
posición de los consumidores de los bienes o servicios que producen.
Comúnmente, este poder se afianza por la capacidad de presión sobre las pro-
pias autoridades públicas de la que suelen disponer los oligopolios y monopolios.
Todos estos efectos negativos de la pérdida de competencia en los mercados han
generado demandas sociales de intervención y regulación tendentes a recobrarla y a
evitar que los intercambios se lleven a cabo en situaciones de desequilibrio entre
oferentes y demandantes. De hecho, una de las intervenciones permanentes de los
poderes públicos en las economías modernas es el resultado de la confrontación en-
tre las demandas sociales de mayor concurrencia y la tendencia a la concentración
que ofrece mayores expectativas de beneficios para los productores.

© Ediciones Pirámide 157

PI00035405_01ec_polt.indd 157 24/08/15 14:10


Economía Política

6.4. LA DIFERENCIACIÓN DEL PRODUCTO.


COMPETENCIA MONOPOLÍSTICA
Hasta el primer tercio del siglo xx los economistas se ocuparon, básicamente,
del análisis de las estructuras de mercado de competencia perfecta y monopolio
puro. Pero más tarde surgió una teoría adicional, relativa a una nueva estructura de
mercado denominada de competencia monopolística.
Dicha teoría, cuyos principales artífices fueron Edward Chamberlain y Joan Ro-
binson, alcanzó una gran relevancia dentro del análisis económico como contribu-
ción al estudio de las estructuras de mercado que se dan en la realidad.
El mercado contemplado es similar al de competencia perfecta, puesto que en él
existen muchas empresas con libertad de entrada y salida en la industria. Sin embar-
go, varía en un aspecto importante: en competencia monopolística cada firma vende
un producto que se distingue más o menos del que ofrecen sus competidores, y eso
le permite tener influencia sobre el precio.
Gracias a que su producto no es idéntico al de los demás competidores, la em-
presa podrá lograr más ventas si disminuye el precio. Bien porque así consigue a
nuevos consumidores, que antes lo eran de otros productos pero que ahora se ven
atraídos por el producto de precio rebajado; bien porque logra captar a los consumi-
dores del mismo producto de otras empresas, que ahora lo comprarán a la empresa
que vende a precio más reducido.
Pero la empresa diferenciadora no sólo puede obtener ventajas reduciendo pre-
cios. Puesto que vende un producto distinto del de otras empresas, se puede decir
que tiene una clientela singular para su producto, que lo consume por el hecho de
no ser igual al de las demás empresas y que, por lo tanto, estaría dispuesta a pagar
más por él precisamente por ello.
Cada empresa diferenciadora se enfrenta, entonces, a su propia recta de deman-
da y a su propio mercado y por eso puede modificar los precios. Aunque, lógica-
mente, esto no puede hacerlo con total discrecionalidad. La recta de demanda a la
que se enfrenta es decreciente, lo que significa que, aunque pueda subir los precios
en virtud de la ventaja por diferenciación de la que disfruta, eso implicaría cierta
pérdida de ventas.

Beneficio máximo y eficiencia


La teoría económica predice que en mercados de competencia monopolística las
empresas pueden obtener beneficios extraordinarios a corto plazo, puesto que en la prác-
tica actúan como cuasi monopolistas. Sin embargo, a largo plazo la libertad de entrada
y salida de empresas en la industria determina unos beneficios extraordinarios nulos.
Si las empresas existentes estuvieran obteniendo beneficios extraordinarios a
corto plazo, habría un fuerte incentivo para la entrada a largo plazo de nuevas fir-
mas en la industria, lo que implicaría que la demanda del producto tendría que re-
partirse entre un mayor número de empresas. En esta situación, la entrada de nuevas

158 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 158 24/08/15 14:10


Los mercados imperfectos

firmas continuaría hasta el momento en que los beneficios extraordinarios de la in-


dustria fueran nulos.
No obstante, aunque a largo plazo no se den beneficios extraordinarios, tal y
como ocurre en competencia perfecta, la competencia monopolista implica producir
menores cantidades de cada gama de productos y a precios más elevados, pues tie-
nen que hacer frente a los costes de la diferenciación.
Sin embargo, no todos los economistas coinciden en esta conclusión. Kelvin
Lancaster, entre otros, considera que esa ineficiencia no es tal, pues la diferencia-
ción permite que los consumidores disfruten de una variedad más amplia de bienes
o servicios. El precio más elevado se compensa por el hecho de disponer de una
oferta más variada.

Diferenciación real y ficticia

Es obvio que los individuos tienen gustos diferentes. Esto plantea la alternativa
de producir o más productos para satisfacer mejor los diferentes gustos, o un con-
junto dado al coste más reducido posible. No obstante, debemos tener en cuenta que
cuanto mayor sea el número de productos diferenciados en existencia, mayor será
también el coste unitario de producción de cada bien. En consecuencia, se produci-
rá en menor cantidad y a mayor precio.
Por lo tanto, una cuestión principal en relación con este tipo de mercado es de-
terminar si la diferenciación del producto comporta verdaderamente productos dife-
rentes y, por lo tanto, satisfacción de nuevas o distintas necesidades.
La realidad indica, más bien, que la diferenciación no es siempre un fenómeno
con base real, sino que generalmente responde a la necesidad empresarial de crear
su propio mercado ideando connotaciones de los productos que los diferencian tan
sólo en la ilusión de los consumidores y no en su propia materialidad. Eso implica
que, en tales condiciones, la diferenciación es una estrategia conducente exclusiva-
mente a conseguir mayor grado de poder sobre el mercado y no a producir bienes o
servicios verdaderamente diferentes.

RESUMEN DEL CAPÍTULO


— La concentración de capitales es un fenómeno típico de las economías capitalis-
tas y se puede llevar a cabo bajo diversas formas. Sus efectos son siempre noci-
vos porque eliminan competencia normalmente en contra de los intereses de los
consumidores.
— Llamamos monopolio al mercado en el que la oferta la realiza una sola empresa.
Gracias a ello tiene poder de mercado y puede influir sobre el precio para alcan-
zar beneficios extraordinarios. En igualdad de condiciones de costes, en un mer-
cado de monopolio se vende menos cantidad y a un precio más elevado que en
competencia perfecta.

© Ediciones Pirámide 159

PI00035405_01ec_polt.indd 159 24/08/15 14:10


Economía Política

— El monopolio discriminador es aquel en el que el monopolista vende a diferen-


tes precios en virtud de circunstancias personales, materiales o geográficas.
— El oligopolio es un mercado en el que la oferta la realizan unas pocas empresas de
modo que el comportamiento de cada una de ellas influye en el de las demás.
Cuando adoptan una estrategia común, se denominan oligopolios cooperadores,
que forman cárteles para establecer condiciones de cantidad y precio que les per-
mitan obtener beneficios extraordinarios. La rivalidad entre los oligopolios puede
llevar a situaciones de gran competencia que favorecen a los consumidores.
— La competencia monopolística es el mercado en donde hay un número muy ele-
vado de empresas que ofrecen un producto diferenciado, de manera que en la
práctica actúan cada una de ellas con poder de mercado derivado de la especifi-
cidad de su producto.

CONCEPTOS CLAVE
Monopolio.
Poder de mercado.
Monopolio discriminador.
Monopolio bilateral.
Oligopolio.
Cártel.
Concentración de capital.
Monopolio natural.
Competencia monopolística.

PREGUNTAS DE REPASO
  1. ¿Qué es un monopolio puro y por qué no es fácil que pueda darse?
 2. ¿Qué significa decir que el monopolio es preciodeterminante? Ponga algún
ejemplo.
  3. ¿Qué relación hay entre el ingreso marginal y el precio en el mercado de mo-
nopolio?
  4. Indique la diferencia entre el monopolio y la competencia perfecta en cuanto
a precios y cantidad de equilibrio.
  5. ¿Qué es un monopolio discriminador y de qué tipos puede ser?
  6. ¿Qué es un monopolio bilateral? Ponga algún ejemplo.
  7. ¿Qué caracteriza principalmente a un mercado oligopolista?
  8. ¿Cuándo hay colusión explícita en el oligopolio y qué consecuencias tiene?
  9. Ponga algunos ejemplos de coordinación parcial en oligopolio.
10. Ponga un ejemplo de guerra de precios entre oligopolistas y señale sus efectos.
11. ¿Como explica el comportamiento oligopolista el modelo de la demanda que-
brada?

160 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 160 24/08/15 14:10


Los mercados imperfectos

12. ¿Qué es la concentración de capitales?, ¿qué formas principales puede adoptar?


13. ¿Cuáles son las causas principales de la concentración de capitales?
14. ¿Qué efecto produce la concentración de capitales?
15. ¿Qué diferentes valoraciones pueden hacerse del equilibrio en los mercados de
competencia monopolística?

BIBLIOGRAFÍA
Otros manuales

Begg, D., Fisher, S., Dornbusch, R. y Fernández Díaz, A. (2006). Economía. McGraw-
Hill. Cap. 9.
Gimeno, J., González, M., Guirola, J. M. y Ruiz-Huerta, J. (2008). Principios de
Economía. McGraw-Hill. Cap. 6.
Heyne, P. (2005). Conceptos de economía. El mundo de los economistas. Pearson
Prentice Hall. Cap. 10.
Krugman, P., Wells, R. y Olney, M. L. (2012). Fundamentos de Economía. Reverte.
Madrid. Caps. 11, 12.
Mankiw, N. G. (2012). Principios de Economía. Thomson. Madrid. 4.ª edición. Caps.
16, 17.
Mochón, F. (2009). Economía, Teoría y Política. McGraw-Hill. Cap. 8.
O’Sullivan, A. y Sheffrin, S. M. (2007). Economía. Principios e instrumentos. Pren-
tice Hall. Caps. 12, 13.
Samuelson, P. y Nordhaus, W. (2006). Economía. McGraw-Hill. Cap. 10.

Lecturas complementarias

Concentración del capitales


Hernández, J., González, E. y Ramiro, P. (eds., 2012). Diccionario crítico de empresas
transnacionales. Claves para enfrentar el poder de las grandes corporaciones.
Icaria, OMAL y Hegoa.
Teitelbaum, A. (2010). La armadura del capitalismo. El poder de las sociedades
transnacionales en el mundo contemporáneo. Icaria.

Clásicos de la economía
Galbraith, J. K. (1986). El nuevo estado industrial. Planeta.

© Ediciones Pirámide 161

PI00035405_01ec_polt.indd 161 24/08/15 14:10


PI00035405_01ec_polt.indd 162 24/08/15 14:10
7 Los mercados de factores

«Voy a parar —dijo Sancho— en que vuesa merced me señale


salario conocido de lo que me ha de dar cada mes el tiempo que le
sirviere, y que tal salario se me pague de su hacienda; que no quie-
ro estar a mercedes, que llegan tarde, o mal, o nunca, con lo mío
me ayude Dios. En fin, yo quiero saber lo que gana, poco o mucho
que sea, que sobre un huevo pone la gallina, y muchos pocos hacen
un mucho, y mientras se gana algo no se pierde nada.»

(Miguel de Cervantes, El Ingenioso Hidalgo


don Quijote de la Mancha)

Para aquirir los bienes y servicios en los mercados que ya hemos estudiado es
necesario disponer de rentas que, como sabemos, se obtienen en el mercado de fac-
tores. En este capítulo estudiaremos su funcionamiento y los problemas de distribu-
ción de la renta y de la riqueza a los que pueden dar.

7.1. LA RETRIBUCIÓN DE LOS FACTORES PRODUCTIVOS


Para producir los bienes y servicios es necesario utilizar diferentes combina-
ciones de factores productivos, es decir, de recursos naturales, de trabajo y de
capital.
Las empresas son las unidades económicas especializadas en esa función pro-
ductiva. Pero como los diferentes factores no son inicialmente de su propiedad, de-
ben obtenerlos, comprándolos o alquilándolos en un mercado específico que se co-
noce como mercado de factores.
Las empresas son las que demandan los factores a los propietarios de los recursos
naturales, del trabajo o del capital que los ofrecen en el mercado. Y la oferta y la de-
manda de factores determinan en el mercado de factores el precio de cada uno de ellos.

© Ediciones Pirámide 163

PI00035405_01ec_polt.indd 163 24/08/15 14:10


Economía Política

En principio, estos mercados funcionan en las mismas condiciones que lo hacen


los de bienes y servicios que estudiamos en los temas anteriores.
Si son de competencia perfecta, ninguno de los propietarios oferentes ni de las
empresas demandantes de algún factor tendrá poder de mercado para influir en las
condiciones del intercambio. Entonces, como ya sabemos, el regateo entre unos y
otros terminará estableciendo un precio competitivo, que será el más bajo posible
que se puede dar en el mercado.
Si los mercados de factores fueran de monopolio, ocurriría lo mismo que en los
mercados de bienes: quien tenga la propiedad de un factor en exclusiva se aprove-
chará de esa situación y logrará vender a precio más elevado que en competencia
perfecta. Algo que se produce a menudo en algunos mercados de factores porque lo
que suele ocurrir es que las empresas no demandan trabajo o recursos naturales de
forma genérica, sino un tipo de trabajo específico o incluso un trabajador singulari-
zado. No hay demandas de cantantes, por ejemplo, sino demanda de un determinado
cantante de éxito, y eso le permite a éste ofrecerse como un monopolista. Igual su-
cede con los futbolistas o profesionales muy especializados o con características
muy singulares. Algo semejante ocurre con los recursos naturales o incluso el capi-
tal.

Singularidades en los mercados de factores

Aunque el funcionamiento de la oferta y de la demanda para la formación del pre-


cio sea básicamente igual en los mercados de factores y en los de bienes y servicios, en
los primeros se dan algunas características propias que hay que tener presentes.

— Interdependencia de factores. Aunque la demanda y oferta se realizan sobre un


factor determinado, en la producción intervienen normalmente varios de ellos,
y lo que ocurra con uno suele estar en estrecha relación con lo que ocurra con
los demás. Si un factor se encarece, por ejemplo, la empresa seguramente lo
sustituirá por otro.
— Compensación por circunstancias no monetarias. Por la razón que antes
apuntamos, suele ocurrir que muchos factores tienen una gran dosis de indi-
vidualidad o especificidad. Así, no es igual ser conductor de camiones para
hacer transporte interurbano que en condiciones de gran riesgo. Eso se tra-
ducirá en un salario diferente por razones no monetarias. O igual puede
ocurrir, por ejemplo, con una vivienda que sea igual a otra pero que esté
localizada en un sitio privilegiado. Cuando estas circunstancias ocurren, de-
cimos que esos factores gozan de una renta que se traduce en una retribu-
ción más alta que la normal del mercado.
— Rigidez de la oferta a corto plazo. Por regla general, no es fácil obtener más
cantidad de recursos de forma inmediata, y eso hace que su oferta sea muy
rígida a corto plazo. La consecuencia es que los aumentos que se produzcan
en la demanda de un factor se traducirán en subida del precio hasta que,

164 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 164 24/08/15 14:10


Los mercados de factores

transcurrido un lapso más o menos largo de tiempo, se pueda disponer de


más cantidad de factor para ofertar en el mercado.
— Demanda derivada. Decimos que la demanda de un factor es una demanda
derivada porque la cantidad que una empresa va a demandar de ese factor
depende de la demanda que haya del bien para cuya producción se utiliza.
— Influencia de factores ajenos al mercado. La retribución de los factores pro-
ductivos es el ingreso que reciben los sujetos económicos, y de él depende su
bienestar. Además, en esos mercados se intercambian recursos fundamentales
para la vida humana, como es el caso de los recursos naturales. Se trata, pues,
de unos mercados muy especiales porque su funcionamiento influye en la
marcha general de la sociedad. Eso es lo que ha obligado a que la presencia
del Estado haya sido muy intensa para tratar de establecer condiciones de
funcionamiento de estos mercados y lo que ha hecho que sean mercados muy
regulados en los que la oferta y la demanda no actúan siempre con completa
libertad, sino sometidas a condiciones muy precisas de actuación.
— Por último, hay que tener en cuenta que la importancia estratégica de estos
mercados hace que estén muy influidos también por otros factores a veces
imponderables: la incertidumbre, el riesgo, los impuestos, la posibilidad de
obtener más o menos rendimientos en la actividad productiva, las condicio-
nes de vida en general, etc.

7.2. EL PRECIO DE LOS RECURSOS NATURALES


Cuando hablamos de los recursos naturales como factores productivos nos refe-
rimos a todos aquellos que no son producidos previamente por el ser humano, sino
que se encuentran a nuestra disposición en la naturaleza. Tradicionalmente se habla-
ba solamente de la tierra como factor productivo, pero podemos generalizar el tér-
mino a muchos más: materias primas, minerales, energía, agua...
Todos ellos son factores importantísimos para la producción. Es difícil imaginar
cualquier actividad productiva que se pueda llevar a cabo sin utilizar algún recurso
natural. Es tan importante su papel y presenta tantos problemas que incluso se ha de-
sarrollado toda una especialidad del pensamiento, la Economía de los recursos natura-
les, que se dedica a estudiar la forma más racional y adecuada de explotarlos.

7.2.1. La oferta de recursos naturales


La utilización productiva de los recursos naturales tiene algunas características
singulares muy importantes.
Por regla general, lo que ocurre es que la cantidad disponible de cualquier re-
curso natural es limitada. Bien porque no se pueda reproducir, como ocurre con los
minerales, por ejemplo, bien porque sólo se pueda volver a obtener muy lentamente,
de manera que si se explota abusivamente llegaría a desaparecer por completo. Así

© Ediciones Pirámide 165

PI00035405_01ec_polt.indd 165 24/08/15 14:10


Economía Política

ocurre, por ejemplo, con los bancos de peces o los bosques, pues si se pescan o
explotan a mayor velocidad de la que necesita cada especie para reponer su pobla-
ción, terminarían por desaparecer.
En términos económicos eso significa que la oferta de recursos naturales es muy
rígida, y en el caso de la tierra, completamente rígida, pues la cantidad que se pue-
de ofrecer es la que hay y no más.
La consecuencia es que, a diferencia de la oferta de cualquier otro bien, que es
variable y aumenta más o menos a medida que varía el precio, la cantidad ofrecida de
recursos naturales es prácticamente fija: la que exista en la naturaleza en un momento
dado. La oferta de diamantes en el mundo o la de cobre o la de petróleo es fija y no
podemos hacer que aumente a nuestro gusto, o por mucho que se eleve su precio.
Un economista muy preocupado por estos asuntos, Kenneth Boulding, decía a
propósito de la oferta de recursos naturales que la economía del futuro se iba a con-
vertir en una economía del cosmonauta, porque la Tierra es como una nave espacial
que no tiene reservas ilimitadas de nada y sus conductores, que somos todos los
seres humanos, tenemos como principal tarea la de aprender a administrar esos re-
cursos limitados para no poner en peligro a la especie.
Los problemas que plantea la oferta de recursos naturales depende del tipo de
recurso específico del que se trate, pues podemos distinguir dos grandes clases: los
recursos apropiables o no apropiables y los renovables o no renovables.

Recursos apropiables y recursos no apropiables

Algunos recursos naturales pueden ser objeto de apropiación y, por tanto, ser
vendidos y comprados en los mercados. Eso ocurre, por ejemplo, con una mina, con
la madera o el agua. En este caso, la problemática de su precio se puede dilucidar
en un mercado.
Pero hay otros recursos naturales que no son apropiables, como le ocurre, por
ejemplo, a los bancos de peces o a la atmósfera. En este caso nos encontramos con
un problema diferente: los mercados no sirven para fijar su precio y, por lo tanto,
hay que recurrir a otros sistemas para determinar la cantidad de ese recurso de la
que se vaya a disponer. Analizaremos este asunto en el capítulo siguiente, cuando
estudiemos el problema de los bienes públicos.

Recursos renovables y recursos no renovables


En el caso de los recursos limitados pero renovables (los peces o los bosques, por
ejemplo), el problema que plantea su utilización por los seres humanos consiste en
que necesitan un determinado tiempo para reproducirse y mantener su dotación en una
determinada cantidad. Por tanto, si se hace una explotación comercial demasiado in-
tensa o rápida podrían llegar a agotarse.
Para que la explotación que hagamos de los recursos naturales renovables respe-
te las leyes de la naturaleza y no agote la dotación existente es preciso que los seres

166 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 166 24/08/15 14:10


Los mercados de factores

humanos los utilicemos, como dijimos, bajo criterios de sostenibilidad, es decir,


disponiendo de cantidades limitadas que no reduzcan en el futuro su dotación o po-
blación existente.
La única alternativa en estos casos es que los gobiernos establecieran normas
que prohibieran taxativamente superar el umbral de sostenibilidad, es decir, la can-
tidad máxima de explotación de un recurso por encima de la cual ya se pone en
peligro su uso futuro.
Pero los problemas más graves se producen, lógicamente, en el caso de los re-
cursos naturales no renovables, es decir, los que existen en una cantidad determina-
da que no podemos recuperar bajo ninguna circunstancia. Es verdad que podríamos
obtener más petróleo, más cobre o cualquier otro recurso de otro tipo, pero esperan-
do miles de años o a unos costes desorbitados.
En estos casos, las alternativas son bastante escasas. Si deseamos mantener la
dotación existente de ese determinado recurso, no podemos hacer otra cosa que:

— Sustituir su utilización en la actividad productiva por otros recursos dispo-


nibles que sean renovables. Por ejemplo, sustituyendo el petróleo por ener-
gía obtenida de otras fuentes como el alcohol, el sol, el viento o el hidró-
geno.
— Procurar que se desarrollen innovaciones y se descubran nuevos procedimientos
o productos ahora inexistentes para sustituir los recursos que se agotan.
— Disminuir el consumo de los productos que utilizan esos recursos agotables.

7.2.2. La demanda de recursos naturales

A diferencia de la oferta de tierra, la demanda de recursos naturales no tiene


especiales características, aparte de ser una demanda derivada, como hemos señala-
do que ocurre con todos los factores productivos. Depende básicamente de dos va-
riables: del precio de ese factor y de su productividad.
Por regla general, la demanda de un factor será más elevada a medida que su pre-
cio sea más bajo. Y será una demanda más reducida cuando el precio sea más alto.
Naturalmente, también la demanda de un recurso natural podrá ser más o menos
elástica respecto al precio. Será más elástica cuando una variación en el precio pro-
duzca una variación en la cantidad demandada proporcionalmente más grande. Y al
revés, será más rígida o inelástica cuando una variación en el precio apenas se deje
sentir en la cantidad demandada.
Una circunstancia que influye en la elasticidad de la demanda de un factor es su
mayor o menor participación en el coste total del producto para cuya producción se
utiliza. Si el peso que tiene un recurso natural en la producción de un bien es pe-
queño, entonces su demanda será bastante rígida, pues se demandará ese factor casi
con independencia del precio. Pero si un recurso representa una parte muy impor-
tante del coste total de un producto, entonces el productor será mucho más sensible
a las variaciones del precio.

© Ediciones Pirámide 167

PI00035405_01ec_polt.indd 167 24/08/15 14:10


Economía Política

Igualmente, la demanda de un recurso será mayor o menor según su productivi-


dad. Si un recurso tiene una productividad muy alta, es decir, si gracias a él se pue-
de aumentar mucho la producción total del producto final, entonces la demanda del
recurso natural será mayor. Y viceversa.

7.2.3. El precio de los recursos naturales.


La renta de la tierra

La oferta y la demanda de recursos naturales se entrecruzan en los mercados y


determinan un precio de equilibrio que se llama renta.
Esta renta es el precio de equilibrio que se alcanza en los mercados de recursos
naturales que tienen como característica principal que su oferta es prácticamente fija
o limitada a una determinada cantidad.
Como acabamos de decir más arriba, el hecho de que la renta que haya que pagar
por un determinado recurso natural sea muy elevada no aumenta la cantidad ofertada,
puesto que ésta es fija, pero en ocasiones sí puede influir de una manera significativa.
A veces, decimos que un determinado recurso tiene oferta fija, pero en realidad que-
remos decir que, a los precios existentes, no compensa obtener y llevar al mercado más
cantidad, porque quizá se encuentra en unas condiciones tan difíciles que no compensan.
Por ejemplo, hay bolsas de petróleo en algunos lugares del mundo que en reali-
dad forman parte de la oferta total del petróleo pero que hoy día no se están explo-
tando porque es tan caro obtenerlas que, al precio actual del petróleo, no compensa.
Pero, sin duda, se pondrán en explotación a medida que el petróleo de obtención
más barata vaya siendo escaso y el precio vaya subiendo.
Eso quiere decir que a veces un precio elevado de un recurso fijo puede hacer
que entren en el mercado otros recursos que antes no eran rentables. Cuando un
cantante tiene gran éxito y cobra grandes cantidades por actuar o vender sus discos,
suele producir un efecto de este tipo en el mercado: para satisfacer la demanda de
ese estilo musical, por ejemplo, comienza a contratarse a otros cantantes que hasta
entonces no estaban en el mercado por considerarse de menor calidad (y por lo tan-
to más caros en términos relativos).
Todo esto quiere decir que los precios de los recursos naturales también incentivan
o desincentivan su uso: un precio más elevado hará caer su demanda y al revés. Por eso,
lo que a veces hacen los gobiernos es imponer un impuesto, es decir, una cantidad adi-
cional que hay que pagar cuando se compra algún recurso escaso. De esta forma elevan
su precio para desincentivar su consumo y evitar que se agote demasiado pronto.

7.3.  EL CAPITAL Y SU RETRIBUCIÓN


Sabemos ya que para producir bienes o servicios finales se necesita disponer de
otros bienes o servicios intermedios que llamamos capital, es decir, los bienes pre-
viamente producidos que se utilizan para producir otros bienes.

168 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 168 24/08/15 14:10


Los mercados de factores

Cuando las empresas utilizan ese capital para producir otros bienes decimos que
llevan a cabo inversión.
Para que pueda realizarse inversión en bienes de capital (maquinarias, herra-
mientas, medios de transporte, programas...) con el fin de producir otros bienes,
debe haber unas empresas especializadas en producirlos. Y, como también sabemos,
para poder adquirirlos, para llevar a cabo la inversión, es necesario que se hayan
generado unos recursos previos sobrantes que provienen del ahorro de las familias.
Por eso conviene distinguir entre el capital físico, que son los bienes utilizados
para producir otros bienes, y el capital financiero, que son los recursos necesarios
para adquirir producir el capital físico.
Cuando las empresas utilizan el capital físico para producir bienes finales reci-
ben una retribución llamada beneficio. Y cuando los ahorradores ofrecen sus recur-
sos a los inversores reciben una retribución que llamamos tipo de interés.

7.3.1.  La oferta de capital


La oferta de capital la realizan las personas o familias que deciden ahorrar una
parte de sus ingresos actuales renunciando a consumir en el presente. Pero lógica-
mente eso lo hacen si tienen buenas razones para ello. Puede que lo hagan por pre-
visión, para tener recursos el día de mañana, pero lo más seguro es que ahorren si
al hacerlo reciben una compensación que consideren satisfactoria, es decir, si el tipo
de interés que reciben les retribuye adecuadamente su renuncia al consumo actual.

Capital y tipo de interés

La retribución que reciben las personas o familias por el ahorro que realizan se
llama interés. Cuando ahorran en un año, por ejemplo, 1.000 euros e ingresan esa
cantidad en un banco, este último retribuirá ese ahorro. Si al final del año le paga a la
familia, por ejemplo, 100 euros, diremos que esta cantidad ha sido el ingreso que ha
recibido la familia en concepto de interés por haberle prestado su ahorro al banco.
Si ese rendimiento o retribución de los fondos prestados se expresa en porcen-
taje, se obtiene el tipo de interés. Así, puesto que los 100 euros del ejemplo anterior
son el 10% de los 1.000 que depositó, podemos decir que el tipo de interés aplicado
al depósito ha sido del 10%.
Se suele distinguir a menudo entre tipos de interés a corto o largo plazo o tam-
bién entre tipos de interés fijos, que no varían durante la vida del préstamo o de la
inversión, o variables, que van variando a lo largo del tiempo, por ejemplo, en fun-
ción de cómo varíen los precios.

La oferta de capital a corto y largo plazo

La existencia de suficiente oferta de bienes de capital no depende solamente de


que los productores de bienes de capital dispongan de esos recursos procedentes del

© Ediciones Pirámide 169

PI00035405_01ec_polt.indd 169 24/08/15 14:10


Economía Política

ahorro que le suministran los bancos. Su utilización en la producción de bienes de


capital depende, además, de tres circunstancias:
— Del ingreso total de las familias, pues cuanto mayor sea, mayor será su ca-
pacidad de ahorro y viceversa.
— De los tipos de interés. Cuanto más altos sean, más costosos serán los prés-
tamos que les concedan los bancos, así que tendrán más dificultades para
obtener los recursos necesarios para producir los bienes de capital. Por el
contrario, si son bajos, el crédito será más barato y más fácil disponer de
recursos ajenos para producir y aumentará la oferta de bienes de capital.
— Del beneficio o rendimiento que vayan a obtener vendiendo sus productos
a los demandantes de bienes de capital.
Podemos decir entonces que la cantidad de capital disponible en una economía
depende al mismo tiempo del volumen total de ahorro que haya y de la posibilidad
de obtener beneficios al realizar la inversión.
Sin embargo, a corto plazo, es decir, cuando no transcurre tiempo suficiente
para que se modifique el tamaño o la capacidad de las industrias que producen bie-
nes de capital, no será posible modificar sustancialmente su oferta.

7.3.2.  La demanda de capital

La demanda de capital la realizan las empresas que lo necesitan para producir


bienes o servicios.
Normalmente, cualquier empresa tiene ante sí una variedad más o menos grande
de posibilidades, así que tiene que elegir qué cantidades de cada factor utiliza y, en
concreto, qué cantidad de capital.
Para determinar esa cantidad la empresa comparará el ingreso que obtendrá de
la utilización de ese capital con el coste que le suponga disponer de él. El ingreso
dependerá del beneficio que obtenga vendiendo los bienes finales que produzca con
los bienes de capital que adquiera. Y los costes dependerán del precio que tenga que
pagar por el capital físico y del tipo de interés que tenga que satisfacer por utilizar
los fondos de los ahorradores.
La dificultad de esta comparación consiste en que este coste es presente mien-
tras que el ingreso lo obtendrá en el futuro. Se dice entonces que la empresa debe
convertir en valor presente el valor futuro de la inversión, algo que se lleva a cabo
mediante una operación financiera llamada descuento y que se estudia en otras asig-
naturas de economía de la empresa.

La tasa de rendimiento del capital

La comparación entre el ingreso y los costes de la inversión nos proporciona la


tasa de rendimiento del capital, que es el rendimiento monetario neto (ingresos me-
nos costes) anual del capital invertido.

170 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 170 24/08/15 14:10


Los mercados de factores

Supongamos, por ejemplo, que se desea emprender un negocio que requiere una
inversión inicial de 1.250 euros y que en el primer año de actividad se prevé tener
unos ingresos de 250 euros y unos costes totales de 125 euros.
El ingreso neto alcanzado es 125 euros (250 € – 125 € = 125 €) y, por tanto, la tasa
de rendimiento del capital sería del 10% (puesto que 125 es justamente el 10% de
1.250). Podemos decir, por tanto, que la demanda de capital depende de esta tasa de
rendimiento.
Ahora bien, ¿qué tasa de rendimiento tendrá que obtener para que adquiera efec-
tivamente el capital? Es decir, ¿cuál debería ser para que llevara a cabo la inversión?
Para saberlo, la empresa compara la tasa de rendimiento que espera obtener con
el tipo de interés existente en la economía.
Supongamos que en el momento de hacer los cálculos del ejemplo anterior el tipo
de interés fuese el 15%. En este caso no compensaría llevar a cabo la inversión porque
con ella ganaríamos un 10% (que es su tasa de rendimiento), mientras que simplemen-
te prestando o depositando los 1.250 euros en un banco recibiríamos un 15%.
Eso nos permite afirmar que una empresa demanda capital para invertir siempre
y cuando su tasa de rendimiento sea, al menos, igual al tipo de interés de los fondos
prestados prevaleciente en la economía.
Si el tipo de interés de la economía fuese más elevado que la tasa de rendimien-
to medio de la economía, ninguna empresa demandaría capital y, por tanto, el tipo
de interés tendería a bajar. Y, por el contrario, si el tipo de interés fuese más bajo
que la tasa de rendimiento, muchas empresas desearían obtenerlo tan barato y eso
haría que aumentase la demanda de capital y el tipo de interés. Eso nos permite de-
cir que en condiciones normales lo lógico sería que el tipo de interés de la econo-
mía fuese igual a la tasa de rendimiento de la inversión, lo que permite decir que la
demanda de capital depende del tipo de interés.

7.3.3.  La determinación del tipo de interés

Puesto que la demanda de capital depende en última instancia del tipo de inte-
rés, dado que ésta es la variable que la empresa compara con su tasa de rendimien-
to para decidir la cantidad que demandará, y puesto que la oferta de capital también
depende, ceteris paribus, del tipo de interés, como acabamos de señalar, resulta que
en el mercado de capital se podrá determinar una cantidad de demanda y oferta de
capital de equilibrio para un determinado tipo de interés.
El tipo de interés que se fije en el mercado es, por lo tanto, una variable muy
importante y, a su vez, muy problemática y su fijación constituye uno de los gran-
des problemas de la economía.
Es muy importante porque de él depende la demanda de inversión que hagan las
empresas y también la cantidad de recursos que estén dispuestos a ofrecer los ahorra-
dores. Pero también es muy problemática porque lo que conviene a unos es lo contra-
rio de lo que desean los otros. Desde el punto de vista de los inversores debería ser lo
más bajo posible para que puedan obtener beneficio utilizando el capital. Pero si es

© Ediciones Pirámide 171

PI00035405_01ec_polt.indd 171 24/08/15 14:10


Economía Política

muy bajo, no compensará a los ahorradores y preferirán gastar sus recursos en consu-
mo, de modo que no habrá suficientes para que se lleve a cabo la inversión.
Por eso, tratar de que haya un nivel de tipos de interés que iguale la demanda
de inversión de la economía con la oferta de ahorro es una de las claves para alcan-
zar el equilibrio económico.

La inestabilidad en los mercados de capitales

Con el paso de tiempo, la demanda y la oferta de capital suelen ir aumentando


en todas las economías como consecuencia de dos factores principales: del aumento
de la población y de la renta que favorece el ahorro o de las innovaciones tecnoló-
gicas que obligan a realizar nuevas inversiones.
Si la oferta y la demanda de capital fuesen aumentando más o menos al mismo
tiempo y con la misma intensidad, los tipos de interés se irían manteniendo constan-
tes, pero no es lo que habitualmente ocurre. Lo normal es que aumenten, o incluso en
algún momento disminuyan, a ritmos diferentes y eso es lo que explica que los tipos
de interés que se fijan en los mercados de capitales estén sometidos a constantes alti-
bajos, provocando los problemas de desequilibrio a los que nos acabamos de referir.
Esta inestabilidad tiene que ver también con el hecho de que los inversores procu-
ran ser muy cuidadosos a la hora de tomar decisiones que afecten a su dinero y en
estos mercados hay una gran incertidumbre. A la hora de decidir si se invierte o no
hay que adelantarse al futuro, y eso no siempre es fácil porque depende en gran parte
de percepciones subjetivas. No basta con que las cosas vayan objetivamente bien, sino
que es preciso además que los inversores y los propietarios de recursos de capital
crean que efectivamente están yendo bien. En muchas ocasiones las expectativas per-
sonales y subjetivas de los inversores o de los empresarios desempeñan un papel más
importante aún que los datos económicos rigurosos y científicos. Si un inversor está
convencido en su fuero interno de la que la situación va a empeorar y de que no ga-
nará suficiente dinero, no habrá seguramente estadística alguna que le convenza de
poner en movimiento su dinero para invertir. Y al revés, a veces se producen oleadas
de euforia sin gran fundamento pero que tienen el magnífico efecto de poner en mo-
vimiento los recursos y así mejorar efectivamente la situación económica.
Es por eso que los economistas y los inversores profesionales siguen muy de
cerca lo que ocurre en los mercados de capitales. Lo que allí se constata es una es-
pecie de anticipo de lo que va a ocurrir en el conjunto de la economía porque será
el resultado del estado de opinión y de las intenciones futuras de los inversores que,
al disponer del capital, son los que en realidad mueven las ruedas de las economías.

7.4. LA RETRIBUCIÓN DEL TRABAJO


En las economías capitalistas el trabajo se intercambia como una mercancía
más. Una gran parte de la población no tiene otra fuente de ingresos que su propio

172 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 172 24/08/15 14:10


Los mercados de factores

trabajo, mientras que las empresas necesitan del trabajo para poder producir bienes
y servicios. Los primeros obtienen los ingresos vendiendo su trabajo, y las empresas
pueden disponer de él si lo compran en unos mercados especializados que llamamos
mercados de trabajo o mercados laborales.
En teoría, las relaciones entre la oferta y la demanda de trabajo en el mercado
funcionan igual que en cualquier otro mercado. De su interrelación surge un precio
que llamamos salario, que será más o menos elevado según cuál sea en cada mo-
mento la situación de la oferta y la demanda, al igual que ocurre con cualquier otra
mercancía que se intercambie en el mercado.
Así, si en un momento dado las empresas tienen gran necesidad de trabajo y no
hay oferta suficiente, se produciría un exceso de demanda que provocaría un alza en
el salario. Y al revés, si se diera un exceso de oferta, porque haya más trabajo dispo-
nible del que necesitan las empresas, lo que ocurriría sería que los salarios tenderían
a bajar.
Lo que ocurre es que eso no siempre se produce tan automáticamente en los
mercados laborales. Para que fuese así, sería preciso que hubiera completa flexibili-
dad en el mercado. Si la oferta o la demanda son muy rígidas, no podrán responder
rápidamente ante las variaciones que se produzcan en alguna de las circunstancias
que influyen en la formación del salario.
El problema es que es muy difícil alcanzar esa completa flexibilidad por dife-
rentes razones. Unas veces porque la demanda de trabajo se refiere normalmente a
trabajadores con un determinado tipo de formación o características profesionales
que no siempre se encuentran instantáneamente. Otras veces, porque a los trabaja-
dores no les interesa trabajar por debajo de determinado salario o incluso puede
suceder que el Gobierno haya fijado unos salarios mínimos.
Esas rigideces son la consecuencia inevitable de que los trabajadores son seres
humanos que no pueden estar sujetos, o no deberían estarlo, a las mismas condicio-
nes en que se intercambian los objetos.
También, al igual que en los de otras mercancías, los mercados laborales podrán
ser más o menos competitivos. Cuanto más lo sean, resultará que los oferentes y los
demandantes estarán en condiciones más igualadas para actuar en el mercado. Si no
hay competencia, si por el lado de la oferta o de la demanda hay demasiado poder
de mercado, entonces alguien estará en condiciones de imponer sus condiciones: si
son las empresas, utilizarán ese poder para bajar los salarios; si son los trabajadores,
lo utilizarán para subirlos.

7.4.1. La oferta de trabajo

La oferta de trabajo es la cantidad de horas de trabajo que los trabajadores están dis-
puestos a ofrecer en función de los diferentes salarios existentes en un momento dado.
El problema de la oferta de trabajo en nuestras sociedades es que no todas las
personas están dispuestas o pueden ofrecer sus servicios en los mercados laborales.
Unas, porque son demasiado jóvenes o demasiado mayores o porque quizá no les

© Ediciones Pirámide 173

PI00035405_01ec_polt.indd 173 24/08/15 14:10


Economía Política

interese el salario que le ofrecen. Otras quizá no encuentren quien las contrate a
pesar de que estén dispuestas a trabajar.
Eso significa que para que se produzcan contrataciones no sólo basta con que
haya población suficiente y que ésta desee trabajar efectivamente, sino que es preci-
so que la oferta de trabajo existente sea la adecuada: que tenga la formación reque-
rida, que pueda desplazarse allí donde haya más demanda, que esté en condiciones
de aportar el tipo de servicio específico que necesitan las empresas, etc.
Por tanto, para lograr que exista el máximo posible de contrataciones es necesa-
rio que la oferta de trabajo sea lo más ajustada posible a los perfiles profesionales y
demandas que realizan las empresas. Para lograrlo se han fortalecido en los últimos
años las llamadas políticas activas de empleo, que buscan facilitar la colocación de
los trabajadores fomentando lo que se llama empleabilidad, es decir, su mejor ade-
cuación a la demanda de trabajo existente.
Eso no es fácil. Unas veces porque se necesita una formación costosa y conti-
nuada y una disposición de los trabajadores que en ocasiones no se valora luego en
el salario. Otras, porque las empresas confunden a veces capacidad de adaptación
con sometimiento, y lo que desean es que los trabajadores renuncien a los derechos
laborales que se habían consolidado en las naciones más desarrolladas y que están
perdiéndose en los últimos años.

7.4.2. La demanda de trabajo

La demanda de trabajo es la cantidad de horas de trabajo que desean contratar


las empresas a los diferentes salarios existentes para utilizarlas en la producción de
bienes y servicios.
Los costes laborales, es decir, la cantidad total que una empresa paga en con-
cepto de salarios, constituyen una parte normalmente muy importante de los costes
totales. Eso quiere decir que las empresas tienen que ser muy cuidadosas a la hora
de determinar el volumen de trabajo que van a contratar. Si no lo calculan bien, se-
guro que se encontrarán con dificultades financieras.
Normalmente, la cantidad de trabajo que demande una empresa estará en fun-
ción de cuatro circunstancias:

a) Del nivel del salario que tenga que pagar. Cuanto más elevado sea, más tra-
bajo procurará ahorrar y viceversa, si es más bajo tenderá a contratar más
trabajo.
b) Del precio de otros factores sustitutivos del trabajo, pues si los demás son
caros, tratará de sustituirlos por trabajo. Y si, por el contrario, los demás
factores están más baratos, tratará de sustituir el trabajo.
c) De la productividad del trabajo. Es decir, del volumen de producto que sea
capaz de obtener el trabajador por unidad de tiempo. Si los trabajadores son
muy productivos, la empresa demandará más trabajo. Si son muy poco pro-
ductivos, tratará de sustituirlos por otro factor.

174 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 174 24/08/15 14:10


Los mercados de factores

La productividad del trabajo depende principalmente de la calidad del tra-


bajo, de la formación y cualificación del trabajador, de las condiciones de
trabajo y del salario.
d) De los beneficios que pueda obtener la empresa utilizando el trabajo.
Muchas veces, se piensa que a las empresas lo que le interesa es que los
salarios sean lo más bajos posible, para ahorrar así costes y obtener más
beneficios. Pero lo que acabamos de señalar nos indica que esta relación
entre demanda de trabajo y salario no es tan simple.
Si el salario es muy bajo, la empresa puede ahorrar costes, pero sucede
que el salario no es solamente una parte de los costes. Como acabamos de
decir, del salario depende también la productividad del trabajo. Con salarios
muy bajos, puede ser que la empresa ahorre por un lado pero pierda por otro
si el trabajador está desanimado, si no tiene incentivo y ve que no obtiene
apenas compensación por su esfuerzo.
Además, también sabemos ya que el salario es lo que permite que los
trabajadores puedan comprar bienes y servicios, de modo que cuanto más
bajos sean los salarios, menos dinero se dedicará al consumo y, por tanto,
menos ventas y menos beneficios tendrán las empresas.
La prueba de esto es que los países económicamente más avanzados son los
que tienen niveles salariales más altos. Cuando esto ocurre, las empresas son
más productivas y obtienen más beneficios porque venden mayor can­tidad.
Esto quiere decir que la demanda de trabajo que realizan las empresas
depende, en definitiva, de factores de carácter microeconómico (salarios,
productividad del trabajo, beneficio de la empresa, precio de otros factores),
pero también de la marcha general de la economía, es decir, de la situación
macroeconómica, y más concretamente de lo que ocurra en el mercado de
bienes y servicios.

7.4.3. El mercado de trabajo

Como hemos dicho, la oferta y la demanda de trabajo se encuentran en el mer-


cado de trabajo.
En realidad, habría que decir mejor que no hay un mercado, sino muchos mer-
cados de trabajo que suelen tener poco que ver entre sí. El mercado de psicólogos
y el salario que allí se fija es independiente del mercado de cantantes, de albañiles
o de cualquier otro.
Eso es así porque el trabajo es una mercancía muy heterogénea. Cada oficio,
cada especialidad profesional tiene un mercado laboral que funciona con caracterís-
ticas propias.
Sin embargo, hay una serie de rasgos que caracterizan a todos los mercados la-
borales y que los distinguen claramente de cualquier otro mercado hasta el punto de
que podemos decir que el mercado de trabajo es un mercado bastante singular:

© Ediciones Pirámide 175

PI00035405_01ec_polt.indd 175 24/08/15 14:10


Economía Política

a) Es un mercado en el que las partes que actúan están en condiciones muy


desiguales. Los trabajadores son la parte débil y suelen estar en condiciones
mucho más desfavorables que las empresas a la hora de hacer valer su posi-
ción en el mercado.
b) Precisamente por ello, es un mercado muy regulado. Es un mercado en el que
el Estado establece por ley muchas condiciones, precisamente porque lo que allí
se compra y se vende tiene que ver muy directamente con los seres humanos.
Así, se suelen regular los derechos de los trabajadores respecto a los horarios,
condiciones de trabajo, vacaciones, seguridad e higiene, entre otras cosas.
Desde luego, no todos los países han regulado siempre un país y de igual
manera los mercados laborales. Cuanto más desarrollado sea, más avanzada y
protectora suele ser su legislación. Durante muchos decenios la tendencia ha
sido la de regular más los mercados laborales para evitar la explotación, pero
hoy día se está volviendo atrás y muchos países renuncian a establecer esas
condiciones protectoras. Eso es lo que está dando lugar a que haya de nuevo
condiciones laborales que creíamos desaparecidas: trabajo los domingos, hora-
rios abusivos, salarios de miseria, trabajo infantil, accidentes laborales...
c) En el mercado laboral no suelen actuar las partes aisladamente, sino a través
de sindicatos y de organizaciones patronales. Eso quiere decir que el merca-
do laboral casi nunca es de competencia, sino que esas organizaciones ac-
túan frente a frente y negocian los salarios en función del poder que tengan
en cada momento.
d) A diferencia de otros mercados, en los que las mercancías pueden desplazarse
sin dificultad de un lugar a otro, en los mercados laborales no siempre se da
fácilmente la movilidad del trabajo. Eso es así porque detrás de cada hora de
trabajo hay seres humanos que no siempre pueden desplazarse de un lugar a
otro como si fueran simples objetos o mercancías.

7.4.4. Las diferencias salariales

En todas nuestras sociedades hay grandes diferencias salariales que se producen


por razones muy variadas.
En unos casos las diferencias salariales se producen porque los trabajos son cla-
ramente distintos y requieren niveles de esfuerzo o de formación previa muy dife-
rentes. Un salario más elevado es lo que permite que algunas personas estén dis-
puestas a dedicar más tiempo de su vida a estudiar, a sacrificarse para formarse
mejor o a aceptar trabajos más incómodos o peligrosos.
En casos más extremos, ocurre que hay algunos trabajadores «únicos», bien
porque tengan habilidades especiales, bien porque sólo ellos sean capaces de desa-
rrollar ciertas actividades. Eso es lo que explica el alto salario, por ejemplo, de los
artistas, de los profesionales muy especializados o de los grandes deportistas.
Pero en otros casos hay diferencias salariales sencillamente porque se produce
una discriminación injustificada entre algunos grupos de trabajadores. Eso es lo que

176 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 176 24/08/15 14:10


Los mercados de factores

ocurre especialmente con las mujeres —que reciben un salario en España que ha
llegado a ser más de un 30% más bajo que los hombres en los mismos puestos de
trabajo— o con las personas de color u otros grupos sociales.

7.4.5. El paro

Cuando en otros mercados hay un exceso de oferta, sabemos que lo que ocurri-
rá normalmente es que baje el precio y que se recupere con cierta facilidad el equi-
librio entre oferta y demanda. Pero si eso ocurre, en los mercados laborales la situa-
ción es mucho más problemática porque no siempre será posible que se reduzca el
salario.
Cuando se produce un exceso de oferta de trabajo decimos que hay paro, es
decir, un determinado volumen de población que quiere trabajar pero que no en-
cuentra empleo.
El paro es un verdadero drama social puesto que quienes lo sufren suelen ser
personas que no tienen otro tipo de ingresos y que al no poder trabajar sufren gran-
des daños psicológicos y morales.
Por esa razón, todos los grandes economistas han tratado de encontrar las cau-
sas y los remedios del paro, aunque con análisis y propuestas muy diferentes, tal y
como estudiaremos en el capítulo 17.
Los economistas liberales piensan que el trabajo es una mercancía más y que el
paro es un simple problema de exceso de oferta. Para resolverlo, basta con bajar
el precio, es decir, el salario.
Quienes no suscriben esta idea señalan que de esa forma no se arreglaría el pro-
blema. Primero, porque la demanda de trabajo no depende sólo del salario, sino de
otras circunstancias, tal y como hemos dicho antes. Segundo, porque aunque fuese
cierto que a salarios más bajos las empresas iban a contratar a todos los trabajadores
en paro, ¿de qué serviría eso si los salarios fuesen tan bajos que no permitieran rea-
lizar consumo suficiente para comprar todo lo que producen las empresas?
A veces ocurre que a las propias empresas les favorece que haya paro porque
así los trabajadores están dispuestos a aceptar salarios más bajos y eso les ahorra
costes.
En general, se podría afirmar que existen dos vías diferentes, aunque pueden y
suelen coincidir, que generan paro o desempleo: la micro y la macroeconómica.
Desde un punto de vista microeconómico el paro es el resultado de un funcio-
namiento inadecuado del mercado laboral que impide que se ajusten la oferta y la
demanda. Desde el punto de vista macroeconómico, el paro sería el resultado de que
no existe suficiente actividad productiva en el conjunto de la economía, bien por
falta de recursos para la inversión que genere puestos de trabajo, bien porque no
haya demanda suficiente para todo lo que se produce y las empresas tengan enton-
ces empleo sobrante.
Puesto que suelen coincidir estas dos dimensiones del problema, el paro re-
quiere un análisis muy complejo y, por lo tanto, políticas económicas que aborden

© Ediciones Pirámide 177

PI00035405_01ec_polt.indd 177 24/08/15 14:10


Economía Política

el problema en toda su integridad. Si sólo se trata de resolver las condiciones de


empleabilidad en el mercado, quizá se logren salarios bajos y gran demanda de
empleo, pero si, al mismo tiempo, no hay demanda de bienes y servicios suficien-
te para lo que se produzca, la economía terminará por perder empleo. Y viceversa,
si sólo se impulsa globalmente la actividad pero no hay condiciones de contrata-
ción adecuadas, se perderá la posibilidad de que esa mayor actividad cree sufi-
cientes puestos de trabajo.

7.5. LA DESIGUALDAD EN EL REPARTO DE LA RENTA


Las diferencias en la percepción de los ingresos no se limitan a las salariales
que hemos comentado. Por regla general ocurre que todas las rentas se encuentran
desigualmente repartidas. Pueden darse en mayor o en menor medida, pero lo cierto
es que en todos los países del mundo hay una gran desigualdad en los ingresos que
reciben las personas y grupos sociales.
Como es bien visible a nuestro alrededor, las rentas que se generan en los mer-
cados que acabamos de estudiar no están distribuidas uniformemente.
Además, esa desigualdad aumenta sin cesar en los últimos años. En 1970, por
ejemplo, el ingreso medio de los 100 ejecutivos mejor pagados de Estados Unidos
era 45 veces mayor que el salario medio de los trabajadores de aquel país. En 2006,
era 1.723 veces mayor. Hoy día un trabajador que gane el sueldo medio de los em-
pleados de McDonald’s en Estados Unidos tendría que trabajar 1,1 millones de ho-
ras para ganar el sueldo que su director ejecutivo, Jim Skinner tenía en 2011 (8,75
millones de dólares). Eso equivaldría a trabajar más de 100 años sin parar o a 550
años trabajando 40 horas durante todas las semanas del año. Los ingresos de los
ejecutivos de las empresas de comida rápida en Estados Unidos han crecido el 300%
desde 2000, y los del trabajador medio un 0,3%. Y en ese país, el 1% más rico de
todas las familias se quedó con 93 de cada 100 dólares de incremento en el ingreso
del país en 2010, más o menos igual que en otros años.
A nivel mundial las diferencias en la percepción de la renta se explican perfec-
tamente si se tiene en cuenta que la Organización para la Cooperación y el Desarro-
llo Económico estimó en 2009 que la mitad de los trabajadores que hay en el mun-
do trabajan sin contrato, sin ningún tipo de protección social y ganando menos de
dos dólares diarios.
Un informe reciente de la Organización Internacional del Trabajo (Informe
Mundial sobre Salarios 2012/13) muestra que desde el decenio de 1980, la mayoría
de los países han experimentado «una tendencia a la baja de la participación de los
ingresos del trabajo, lo que significa que se ha destinado una proporción menor de
la renta anual a la remuneración de la mano de obra y una proporción mayor a las
rentas procedentes del capital. Esta situación se ha dado sobre todo en los países
que han registrado un estancamiento de los salarios, pero también en aquellos en
que los salarios reales han sufrido un fuerte aumento».

178 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 178 24/08/15 14:10


Los mercados de factores

La causas de la desigualdad

Muchos economistas y sociólogos se han preguntado por las causas de estas


grandes desigualdades y hoy día podemos decir que hay gran acuerdo en cuanto a
los factores que la producen, aunque no todos coincidan a la hora de ponerle reme-
dio.
Las principales causas de desigualdad son las siguientes:

a) Las diferencias salariales que hemos comentado y que dan lugar a grandes
desigualdades de ingresos, pues el salario suele ser la única fuente de ingre-
so de la mayoría de la población.
b) La desigual distribución de los patrimonios y de la riqueza. Quienes tienen
un origen familiar acomodado parten ya de una situación privilegiada que
les permite gozar de ventajas en la formación, en la información y en los
recursos para obtener más ingresos. A diferencia de lo que sería deseable, en
nuestro mundo parece que a quien más tiene más se le da, y eso hace que la
desigualdad de partida actúe como una especie de pescadilla que se muerde
la cola.
c) Los obstáculos existentes para que todas las personas accedan en igualdad
de condiciones a la educación y la formación, que suelen ser los factores
que más ayudan a que los individuos progresen y disfruten de mejor condi-
ción social.
d) El reparto también muy desigual del poder en nuestro mundo y la falta de
auténtica democracia. Quienes tienen influencia y capacidad de decisión po-
lítica y social las utilizan para mejorar su posición en el mercado y en el
reparto de los ingresos. Pueden negociar mejores condiciones de trabajo y
de salario, acceden a informaciones privilegiadas, imponen sus preferencias
a los demás y hacen que los gobiernos legislen a su favor.
e) Por último, las desigualdades también están originadas por circunstancias
muy difíciles de prever, como la suerte, la salud o incidentes familiares o
profesionales fruto de la casualidad.

Por tanto, si se quiere que una sociedad sea más igualitaria, es necesario actuar
sobre estas circunstancias, y eso se puede hacer básicamente a través de tres vías:

— Estableciendo condiciones para que el reparto inicial de los derechos y de la


riqueza sea más equitativo. Es decir, garantizando que en la carrera de la vida
no haya individuos que partan con ventajas insalvables para otros.
— Procurando que los gobiernos compensen a quienes han resultado peor para-
dos en el reparto de los ingresos dándoles más ayudas o facilidades.
— Garantizando sistemas de protección para que quienes tienen, pasan o están
en situaciones de penuria no sufran efectos negativos insalvables.

© Ediciones Pirámide 179

PI00035405_01ec_polt.indd 179 24/08/15 14:10


Economía Política

Igualdad, equidad y eficiencia

En relación con todos estos problemas hay que tener en cuenta que no todas las
personas ni todo el mundo académico consideran la desigualdad como un gran pro-
blema. Unos, porque disfrutan de condiciones privilegiadas y son incapaces de ver
el sufrimiento ajeno de quienes viven en la miseria y en la frustración permanente.
Otros, porque creen que si no hubiera desigualdad la economía no funcionaría co-
rrectamente. Opinan que si no hubiera diferencias nadie estaría incentivado a esfor-
zarse, a prepararse mejor o a realizar las tareas más ingratas que son necesarias en
nuestra sociedad. Afirman que en los mercados de factores tiene que haber desigual-
dad para que los propietarios de los factores estén interesados en dedicarlos a los
usos más rentables.
Otros economistas y filósofos sociales piensan que pueden llevar parte de ra-
zón quienes piensan así, pero que eso no puede conducir a admitir desigualdades
tan grandes como las que existen hoy día. Y se preguntan: ¿no sería más humano
aceptar algo menos de eficiencia de mercado y alcanzar un reparto más equitati-
vo?
Ése es seguramente el dilema más importante de nuestra sociedad y el reto más
trascendental: hacer que se resuelvan los problemas económicos con eficacia pero
sin que eso se haga completamente a costa de la justicia, de la equidad que debería
presidir las relaciones humanas.
Se tardará mucho en disponer de una respuesta definitiva estos problemas, si es
que se llega a ello. Pero lo que es cierto es que no podrá ser una respuesta «de la-
boratorio», sino que habrá de venir dada por la discusión social para la asunción de
una ética de mínimos en nuestras sociedades que establezca umbrales de insatisfac-
ción por debajo de los cuales se considere inaceptable que estén los seres humanos.
Sólo a partir de ahí se podrán derivar convenciones globales que establezcan impe-
rativamente las condiciones de reparto para garantizar una vida digna a todo tipo de
personas.

RESUMEN DEL CAPÍTULO


— Los factores productivos necesarios para llevar a cabo la producción de bienes y
servicios se obtienen en los mercados de factores a cambio de rentas que perci-
ben sus propietarios.
— Los recursos naturales se caracterizan porque su oferta es prácticamente fija, y
por ello su uso debe estar sujeto a limitaciones. Deben utilizarse tratando de al-
canzar un rendimiento sostenible, que es el que garantiza que no se reduzca la
dotación actualmente existente. Cuando se trata de recursos no renovables, es
preciso que se establezcan normas estrictas para limitar su consumo en la medi-
da necesaria.
— La demanda de recursos naturales depende inversamente de su precio y directa-
mente de su productividad.

180 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 180 24/08/15 14:10


Los mercados de factores

— El precio de los recursos naturales se denomina renta y depende de su oferta y


su demanda.
— La oferta de capital la realizan sus propietarios en función de la rentabilidad es-
perada y de los tipos de interés existentes. La demanda la realizan los inversores
en función de la tasa de rendimiento esperado y también del tipo de interés. Los
mercados de capital suelen ser muy inestables debido a la incertidumbre que
suele reinar en ellos.
— La oferta de trabajo es la cantidad de horas de trabajo que están dispuestos a
realizar los trabajadores a los diferentes salarios. Para que se produzca el máxi-
mo de contrataciones posible, es fundamental que la oferta de trabajo se ajuste
a los perfiles que necesitan las empresas que desean contratarlos.
— La demanda de trabajo la realizan las empresas en función del nivel de salarios,
de la productividad del trabajo, de los beneficios esperados y del precio de otros
factores sustitutivos.
— El mercado de trabajo tiene características singulares porque las partes que in-
tervienen están en condiciones muy desiguales, y por ello suele estar muy regu-
lado por los gobiernos. Además, tienen una presencia notable las organizaciones
sindicales y patronales, y no es fácil que los trabajadores tengan la misma mo-
vilidad que las demás mercancías en el resto de los mercados. El paro es el
principal problema que puede darse en este mercado. Sus causas están relacio-
nadas tanto con el comportamiento individual de empresas y trabajadores como
con el funcionamiento general de la economía.
— Los mercados de factores generan una gran desigualdad en nuestras sociedades
que se origina por las diferencias salariales y de patrimonio existentes, por las
dificultades de promoción, por el reparto asimétrico del poder y también por
otras circunstancias imponderables.

CONCEPTOS CLAVE
Mercado de factores.
Demanda derivada.
Renta de la tierra.
Rendimiento sostenible.
Interés.
Tasa de rendimiento del capital.
Descuento.
Salario.
Empleabilidad.
Productividad del trabajo.
Discriminación salarial.
Paro.
Desigualdad.

© Ediciones Pirámide 181

PI00035405_01ec_polt.indd 181 24/08/15 14:10


Economía Política

PREGUNTAS DE REPASO
  1. ¿Qué naturaleza tienen algunos mercados específicos de factores como los de
futbolistas, cantantes o profesionales muy especializados?
 2. ¿Qué singularidades tienen los mercados de factores respecto al resto de los
mercados?
  3. ¿Qué se entiende por recursos naturales como factor productivo?
  4. ¿Cómo es la oferta de los recursos naturales?
  5. ¿Qué diferencia hay entre recursos apropiables y no apropiables? Ponga ejem-
plos y señale sus efectos económicos.
  6. ¿Qué es el rendimiento sostenible de un recurso natural?
  7. ¿Qué alternativas hay para mantener la dotación actual de un recurso natural
no renovable?
  8. ¿De qué depende la demanda de recursos naturales?
  9. ¿Quién realiza la oferta de capital y de qué circunstancias depende?
10. ¿Qué es la tasa de rendimiento de capital y que relación tiene con los tipos de
interés?
11. ¿De qué dependen la oferta de trabajo y la demanda de trabajo, respectivamente?
12. ¿Qué singularidades tiene el mercado de trabajo?
13. ¿Qué tipo de circunstancias influyen en la generación de paro?
14. ¿Cuáles son las principales causas de la desigualdad y en qué líneas principa-
les conviene actuar para combatirlas?

BIBLIOGRAFÍA
Otros manuales

Begg, D., Fisher, S., Dornbusch, R. y Fernández Díaz, A. (2006). Economía. McGraw-
Hill. Caps. 10, 11, 12.
Bernanke, B. S. y Frank, R. H. (2007). Principios de Economía. McGraw-Hill. Madrid.
Caps. 13, 16 y 21.
Gimeno, J., González, M., Guirola, J. M. y Ruiz-Huerta, J. (2008). Principios de
Economía. McGraw-Hill. Caps. 6.
Hardwick, Ph., Khan, B. y Langmead, J. (2005). Economía moderna. Minerva Edi-
ciones. Caps. 16 y 17.
Krugman, P., Wells, R. y Olney, M. L. (2012). Fundamentos de Economía. Editorial
Reverte. Cap. 9.
Mankiw, N. G. (2012). Principios de Economía. Thomson. Madrid. 4.ª edición. Caps.
18, 19, 20.
Mochón, F. (2009). Economía, Teoría y Política. McGraw-Hill. Cap. 9.
O’Sullivan, A. y Sheffrin, S. M. (2007). Economía. Principios e instrumentos. Pren-
tice Hall. Caps. 18, 19.
Samuelson, P. y Nordhaus, W. (2006). Economía. Ed. McGraw-Hill. Caps. 11, 13, 14.

182 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 182 24/08/15 14:10


Los mercados de factores

Schiller, B. R. (2008). Principios de Economía. McGraw-Hill. Cap. 8.

Lecturas complementarias

Factores productivos
Álvarez, F. (2001). No le digas a mi madre que trabajo en bolsa. Alianza Editorial.
Georgescu-Roegen, N. y Carpintero, O. (ed. 2007). Ensayos bioeconómicos. Antología.
Libros de La Catarata.
Solow, R. (1992). El mercado de trabajo como institución social. Alianza Editorial.

Desigualdad
Piketty, T. (2014). El capital del siglo xxi. Fondo de Cultura Económica. Madrid.

Clásicos de la economía
Boulding, K. (2012). «La economía de la futura nave espacial tierra». Revista de
Economía Crítica, 14.

© Ediciones Pirámide 183

PI00035405_01ec_polt.indd 183 24/08/15 14:10


PI00035405_01ec_polt.indd 184 24/08/15 14:10
8 Los límites del mercado

«Las estructuras funcionan y el hombre desaparece. ¿Qué se


ha roto en nuestro centro?»

(Gabriel Celaya, Función de uno, equis, ene)

En los temas anteriores hemos estudiado el funcionamiento de los mercados como


centro de la actividad económica en las economías de nuestro tiempo. Partimos del
supuesto de que el funcionamiento del mercado de competencia perfecta puede pro-
porcionar máxima eficiencia, pero enseguida descubrimos que existen fallos en la es-
tructura de esos mercados que dan lugar a imperfecciones que impiden alcanzarla.
Un problema añadido es que no sólo pueden aparecer fallos en la estructura de
los mercados sino también en el comportamiento de los sujetos económicos que im-
pidan que los mercados actúen eficientemente. E incluso puede ocurrir que los re-
sultados que proporcionen los mercados eficientes no sean los deseados por la so-
ciedad porque los considere injustos y moralmente inaceptables.
Todas estas circunstancias implican serias limitaciones en el funcionamiento del
mercado que han hecho precisa una permanente intervención de los gobiernos, tal y
como vamos a estudiar en este tema.

8.1. CRÍTICAS A LA TEORÍA MARGINALISTA


Como hemos visto, las hipótesis de la teoría marginalista son las que permiten
establecer que en los mercados de competencia perfecta se puede alcanzar una si-
tuación de óptimo de Pareto o de máxima eficiencia y bienestar. Pero esa teoría,
aunque es el resultado de un ejercicio lógico-deductivo muy sofisticado, está com-
pletamente al margen de la realidad económica y social y por eso ha recibido críti-
cas muy profundas que vamos a estudiar en este capítulo.

© Ediciones Pirámide 185

PI00035405_01ec_polt.indd 185 24/08/15 14:10


Economía Política

8.1.1. Críticas al enfoque de la utilidad del consumidor

Desde el punto de vista de su lógica interna, el problema no es si la utilidad es


finalmente medible o no, sino que los análisis de la utilidad se basan en el supuesto
de considerar que los individuos tienen un sistema fijo y completo de preferencias y
que su conducta es racional.
La evidencia empírica demuestra que el comportamiento de los consumidores
tiene poco que ver con estos criterios sobre la utilidad. Más bien sucede que sus
preferencias y gustos son previamente definidos o moldeados por los propios pro-
ductores sirviéndose de los medios de comunicación que suelen estar bajo su con-
trol más o menos mediato, y que otras circunstancias, como la falta de igualdad en
el acceso a los recursos, les impiden actuar con soberanía a la hora de adoptar sus
decisiones.
Como todos sabemos, en la realidad los consumidores están fuertemente influi-
dos por otros sujetos económicos. Las empresas dedican actualmente grandes canti-
dades de dinero a manipular los gustos y las preferencias de los consumidores me-
diante campañas publicitarias, el diseño de los envases y el color y la forma de los
productos. Y todo ello hasta el punto de que los sistemas de control técnico y legal
establecidos por el Estado o por asociaciones privadas de consumidores se están
mostrando incapaces de impedir la creciente manipulación de las decisiones de los
consumidores.

8.1.2. Las teorías alternativas del comportamiento


de la empresa
La aplicación de los supuestos de racionalidad a las empresas implica conside-
rar que éstas son sujetos maximizadores de beneficios y que éste es el objetivo que
persiguen en su actuación productiva.
Sin embargo, muchos autores han tratado de poner de manifiesto que las empre-
sas no se guían en la realidad por este supuesto de maximización de beneficios tal
y como es definido por el modelo de competencia perfecta.
Algunos trabajos sugieren que las empresas fijan los precios calculando los cos-
tes directos medios por unidad de producto y añaden después un porcentaje deter-
minado para cubrir costes generales y obtener beneficios. Y a partir de ahí procura-
rán vender lo máximo posible a esos precios. Es decir, que no actuarán en función
de los costes marginales, sino en función de los costes totales.
Otros autores entienden que las empresas persiguen más bien la consecución de
un beneficio «satisfactorio». Se afirma que las empresas, ante un entorno de riesgo
e incertidumbre, están más interesadas en alcanzar un nivel mínimo de expectativas
creadas que maximizar sus beneficios.
El fenómeno generalizado de separación entre la propiedad y la gerencia o di-
rección de las empresas ha sido igualmente considerado como causa del escaso rea-
lismo del criterio maximizador.

186 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 186 24/08/15 14:10


Los límites del mercado

William J. Baumol, por ejemplo, afirmó que los gerentes están más bien intere-
sados en incrementar la dimensión de la organización empresarial y en maximizar el
volumen de ventas, una vez alcanzado cierto nivel mínimo de beneficio. Así pueden
lograr una distribución de dividendos más favorable a los accionistas que les permi-
ta proteger su posición en la empresa.

8.1.3. Crítica a la teoría marginalista de la distribución

El análisis de la distribución de las rentas es también una aplicación más de la teoría


marginalista. La teoría convencional establece que las empresas demandarán unidades
sucesivas de un factor mientras que su productividad marginal, es decir, la aportación
que cada unidad realiza a la producción permaneciendo constantes los demás factores,
iguale a la retribución que haya que pagar por la utilización de dicha nueva unidad.
Pero, al igual que ocurre con el análisis del comportamiento de empresas y con-
sumidores, su principal problema radica en el irrealismo de sus supuestos y en la
escasa capacidad predictiva de fenómenos reales que aporta.
Cuando los supuestos de la teoría marginalista se aplican al problema de la dis-
tribución, aparecen todo tipo de problemas para el cálculo del valor de la producti-
vidad marginal, sobre todo cuando se ha de comparar la productividad del trabajo
con la de los bienes de capital.
La productividad del trabajo depende de la propia naturaleza de los bienes de capital
puestos a su disposición y está influida realmente por factores muy diversos (como la
propia motivación del trabajador, las relaciones de poder en la empresa o, incluso, los
hábitos o la tradición) que la teoría de la productividad marginal no tiene en cuenta.

Los imperfectos mercados de factores

Como estudiamos en el tema anterior, en los mercados de trabajo la competencia


perfecta es la excepción, nunca la regla. En ellos predomina la regulación, es decir, el
establecimiento institucional (exógeno al mercado) de las condiciones de contratación.
La capacidad negociadora de cada parte, la fuerza social que les respalde, la opinión
pública o la posibilidad de contener huelgas por parte de las empresas condicionan el
establecimiento del salario y, en consecuencia, la distribución de la renta.
El precio del trabajo no depende de la escasez, ni de la utilidad o desutilidad que
su uso o cesión ocasiona, respectivamente, a capitalistas y trabajadores. Estos últimos
se ven obligados a prestarlo para obtener los ingresos que necesitan para sobrevivir y,
precisamente por ello, se encuentran en una situación de dependencia y sumisión res-
pecto a quien los contrata, lo que les obliga a aceptar las condiciones establecidas por
quien domina el mercado. O quizá, como consecuencia de la fortaleza de las organiza-
ciones sindicales, puedan imponer condiciones a sus empleadores, de manera que, en
ningún caso, se respeten las leyes de la oferta y la demanda. Éstas se ven permanente-
mente alteradas por la presencia de muy diversos factores sociales, jurídicos, psicológi-

© Ediciones Pirámide 187

PI00035405_01ec_polt.indd 187 24/08/15 14:10


Economía Política

cos o relativos a la situación general de la economía y las relaciones económicas inter-


nacionales. A veces, incluso hábitos tradicionales en cada mercado (pagos en especie,
entorno laboral, etc.) influyen más decisivamente en modificaciones al alza o a la baja
en los salarios que otras circunstancias inherentes al propio mercado de trabajo.
La ausencia de las condiciones necesarias a la competencia perfecta también es
habitual en otros mercados de factores. La propiedad de la tierra, por ejemplo, está
predeterminada por ordenamientos jurídicos que favorecen su acaparamiento, lo que
impide el equilibrio en los supuestos de competencia. Y condiciones semejantes ca-
racterizan a los mercados de bienes de capital (en donde la concentración es la re-
gla) o a los de recursos financieros.

La naturaleza del beneficio

Por otro lado, la teoría marginalista de la distribución no está en condiciones de


explicar convincentemente el origen del beneficio, del excedente que proporciona
recursos multiplicados para la producción sucesiva. La teoría predice la tendencia a
largo plazo al equilibrio sin beneficios extraordinarios, de manera que el precio
coincide con el coste unitario de producción (incluido el beneficio normal o retribu-
ción del empresario).
Pero la realidad también muestra que las empresas obtienen beneficios que no se
corresponden con un parámetro homogéneo para toda la industria. Además, la conse-
cución de beneficios extraordinarios es la regla en mercados en donde la ausencia de
competencia permite a las empresas establecer precios superiores al teórico del equi-
librio competitivo y al coste unitario de producción.
Ni tan siquiera el origen del beneficio normal (la remuneración normal del capi-
tal) es suficiente y convenientemente explicado por la teoría marginalista. Normalmen-
te, se considera que esta retribución (mayor que la que corresponde a otros servicios
productivos como el trabajo) se fundamenta en la asunción del riesgo que realiza el
empresario, en la capacidad de incorporar innovaciones en los procesos productivos o
en la necesidad de retribuir la función de dirección, control y decisión que correspon-
de a quien disfruta del beneficio. Pero la teoría marginalista no proporciona criterios
para evaluar con precisión el coste de ese riesgo, soslaya que la innovación se lleva a
cabo en condiciones de información asimétrica (disponible muy desigualmente por los
sujetos) que son incompatibles con los supuestos de la competencia perfecta y no jus-
tifica tampoco que los servicios que aporta la mera propiedad sean tan considerable-
mente más valiosos que cualesquiera otros de los prestados a la producción.

Formación de las rentas y sistema de propiedad

Además, la distribución depende de otro factor que la teoría marginalista sosla-


ya explícitamente: quiénes son los que disponen de los factores productivos y cuál
es el sistema de acceso a ellos. Una distribución de la renta dada se modifica cuan-

188 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 188 24/08/15 14:10


Los límites del mercado

do cambia el sistema social de derechos de propiedad que no toma en cuenta el


análisis marginalista.
Por ello, una de las grandes limitaciones del análisis neo­clásico cuando hace
referencia al equilibrio es que no toma en consideración la «situación anterior» que
ha llevado a alcanzarlo.
Si se soslaya que determinados sujetos han sido excluidos previamente de la
participación en el intercambio porque no han dispuesto de más recurso que el fac-
tor trabajo (o porque éste no es empleado), los resultados a que llegue el mercado
son irrelevantes de cara a evaluar el bienestar real de la colectividad.
Por lo tanto, conocer la regla de la distribución de la renta requiere plantear, en
primer lugar, las relaciones generales entre todas las variables económicas (no sola-
mente los precios de los factores) y, en segundo lugar, las relaciones de propiedad que
condicionan la disposición de uno u otro factor productivo por los sujetos económicos.
No puede desconocerse que estas dos circunstancias están, a su vez, relaciona-
das con otras variables políticas, psicológicas o culturales prevalecientes en la socie-
dad. Los conflictos sociales (aun cuando aparentemente no tengan que ver con pro-
blemas de rentas) culminan generalmente con nuevos ordenamientos normativos que
implican pautas de reparto del producto modificadas.
En suma, el problema de la distribución no es algo neutral y adaptado a las con-
diciones teóricas del mercado y los intercambios, sino que, por el contrario, son
éstas las que se adaptan a los intentos de los sujetos sociales por conseguir perma-
nentemente una mejor posición en el reparto.

8.2. RACIONALIDAD Y ÓPTIMO PARETIANO


Como ya sabemos, el funcionamiento del mercado en condiciones de competen-
cia perfecta requiere también que los sujetos económicos actúen de conformidad
con un determinado tipo de comportamiento: se supone que tratan de alcanzar el
mayor grado de utilidad individual y que, para ello, actúan racionalmente, adoptan-
do siempre elecciones consistentes en relación con el fin que persiguen.
Pero esta hipótesis fundamental también ha sido puesta en cuestión desde dife-
rentes puntos de vista, como veremos a continuación.

8.2.1. El egoísmo y las preferencias sociales

El tipo de conducta que en el modelo neoclásico se le supone característica a los


sujetos sociales es la egoísta, en el sentido de que el individuo persigue exclusivamen-
te un fin sólo en cuanto que le reporta satisfacción y sin tener en cuenta las conse-
cuencias de su actividad sobre los demás. En principio, no tiene que ver con el hecho
de que su conducta le produzca dolor o placer, puesto que es egoísta la acción sacri-
ficada, siempre y cuando el objetivo perseguido (y al cual se pliegan las elecciones
que deban adoptarse) redunde exclusivamente en la utilidad de quien lo lleva a cabo.

© Ediciones Pirámide 189

PI00035405_01ec_polt.indd 189 24/08/15 14:10


Economía Política

Según el criterio neoclásico, los sujetos buscan la mayor utilidad individual, lue-
go si llevan a cabo una determinada acción es porque esperan alcanzarla. Sin em-
bargo, la actuación de los individuos en la sociedad —y en el mundo de los proble-
mas económicos— no puede reducirse categóricamente a una pauta de conducta tan
simple. A veces, los individuos egoístas (buscadores tan sólo de su utilidad perso-
nal) deben actuar de forma solidaria en acciones intermedias y, otras muchas veces,
la existencia de vínculos sociales de todo tipo hace que los individuos hagan suyas
pautas de comportamiento en las que la utilidad que se pretende alcanzar no sea la
propia, sino la de colectivos, familias o corporaciones de las que se forma parte.
No es tampoco anormal que los individuos evalúen las consecuencias de su con-
ducta sobre los demás. La realidad muestra que en numerosas ocasiones los sujetos
establecen sus preferencias en función de su pertenencia a determinados grupos so-
ciales y que, por lo tanto, el comportamiento que se sigue no tiene por qué resultar
de máxima satisfacción para cada individuo considerado aisladamente.

Interés propio y bienestar común

Pero la implicación más importante del supuesto de conducta egoísta es que las
decisiones sociales se adoptarán entonces de conformidad con, o respetando, las
preferencias individuales. Francis Y. Edgeworth afirmó que «el primer principio de
la economía es que todo agente actúa sólo por interés propio».
Sin embargo, Kenneth Arrow demostró que un sistema social de decisiones ba-
sadas en preferencias individuales no puede llegar a ser nunca satisfactorio para
todos los sujetos, puesto que habitualmente no existe sistema alguno que sea capaz
de trasladar el conjunto de todas las preferencias individuales a una pauta de prefe-
rencia social si no media la coerción o la dictadura.
Un ejemplo tradicional es el que se conoce como paradoja del voto. Supóngase
que un colectivo de tres sujetos debe elegir entre tres posibles alternativas: construir
un colegio (C), un jardín (J) o no construir (N).
Cada sujeto tiene sus preferencias individuales, y podría ordenarlas, por ejem-
plo, de la siguiente forma:

1.ª preferencia 2.ª preferencia 3.ª preferencia

Sujeto 1 C (Colegio) J (Jardín) N (No construir)

Sujeto 2 N (No construir) C (Colegio) J (Jardín)

Sujeto 3 J (Jardín) N (No construir) C (Colegio)

Del orden de preferencias que muestra el cuadro se deducen los siguientes re-
sultados:

190 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 190 24/08/15 14:10


Los límites del mercado

—  La opción C (construir un colegio) es preferible a la opción J (construir un


jardín) por dos sujetos (1 y 2) frente a uno (sujeto 3, que prefiere el jardín al cole-
gio).
—  La opción J (construir un jardín) es preferible a la N (no construir), puesto
que la prefieren dos sujetos (1 y 3) frente a uno.
—  Si construir un colegio (C) es preferible a construir un jardín (J) y construir
un jardín (J) es preferible a no construir nada (N), se deduce que la opción de cons-
truir el colegio (C) es preferible a la opción de no construir nada (N).

Sin embargo, esta regla de la mayoría arroja un resultado sorprendente. Cuando


estas dos últimas opciones (construir un colegio o no construir nada) se enfrentan,
resulta que sale victoriosa la opción de no construir nada (N), puesto que tendrá los
votos de los sujetos 2 y 3, frente a la opción de construir un colegio (C), que sólo
es preferida por el sujeto 1.
Esta situación es la que se conoce como paradoja de Arrow o teorema de impo-
sibilidad, que en términos generales establece lo siguiente: si las personas que votan
tienen tres o más alternativas, es imposible diseñar un sistema de votación que pue-
da reflejar las preferencias individuales en una preferencia global de la sociedad.

La ética, un necesario requisito externo al mercado


Arrow demostró que ningún sistema electoral resuelve este problema cíclico de
forma democrática, es decir, respetando todas las preferencias individuales.
Eso quiere decir que no es posible alcanzar una satisfacción global de las prefe-
rencias de los sujetos respetando al mismo tiempo las de cada uno de ellos. Una
sociedad no puede alcanzar la satisfacción general (trasladar a una función de pre-
ferencia social la totalidad de las preferencias individuales) si el criterio del que se
parte es el de la preferencia individual.
Y de ahí se deduce que es preciso un criterio externo, ajeno al sistema de pre-
ferencias individuales. Es necesario un pronunciamiento social explícito para definir
la preferencia social o el objetivo que se desea alcanzar por la acción colectiva: un
criterio ético externo al conjunto de las preferencias individuales.
Los problemas económicos se resuelven, de hecho, definiendo previamente (por
mecanismos distintos de la simple expresión de preferencias individuales y fuera del
propio sistema de intercambios, esto es, fuera del mercado) qué preferencia o con-
junto de preferencias constituyen el objetivo prioritario en torno al que gira el siste-
ma de satisfacción de necesidades.
De aquí se deduce que cualquier resultado del mercado no es independiente de
esa definición previa del sistema social sobre la función de preferencias. Es decir,
que no hay solución de mercado que sea ajena al sistema social (a los intereses que
definen las preferencias). O, dicho de otra forma, que la solución de mercado nunca
es el resultado de un mecanismo de intercambio de naturaleza autónoma.

© Ediciones Pirámide 191

PI00035405_01ec_polt.indd 191 24/08/15 14:10


Economía Política

8.2.2. La ética utilitarista


Un segundo supuesto neoclásico sobre el comportamiento de los sujetos hace
referencia a la maximización de la utilidad como criterio en que se basa el estable-
cimiento de preferencias individuales. Pero también se puede poner en tela de juicio
que la ética paretiana, basada en el utilitarismo, sea capaz de proporcionar siempre
soluciones satisfactorias para la consecución del bienestar general.
Amartya Sen ha señalado que el criterio utilitarista puede dejar a la sociedad en
manos de las preferencias de grupos minoritarios más ávidos de utilidad o placer que los
mayoritarios. Como ironiza Sen, si la intensidad del placer que sentía Nerón quemando
Roma era mayor que el dolor de sus ciudadanos por el daño que producía el incendio,
habría de concluirse —siguiendo el criterio utilitarista— que Roma debió arder.
Igualmente, el utilitarismo puede justificar soluciones que sean virtualmente recha-
zables o repugnantes a la moral de la mayoría de los ciudadanos. Puesto que el grado
de utilidad se evalúa en función de la cantidad que están dispuestos a pagar los sujetos
por algo, resulta que los ciudadanos «votan» en unidades monetarias: se manifestaría
mayor aprecio a cualquier cosa en la medida en que se esté dispuesto a pagar más dine-
ro por ella. Pero si se tiene en cuenta que las rentas monetarias no están igualitariamen-
te repartidas, con este criterio se está discriminando a favor de quienes disponen de
mayores rentas, de más «votos monetarios». Se está dispuesto a pagar más dinero por
terrenos para construcciones de lujo o negocios que para viviendas sociales, porque los
que necesitan de estas últimas no disponen de tantos «votos monetarios» como los cons-
tructores y promotores. Pero carecería de sentido afirmar que es más «útil» para la so-
ciedad la construcción de lujo —cuando hay miles de familias sin vivienda— porque la
voluntad de pagar de unos sea mayor que la de otros, con menores niveles de renta.
Por otra parte, el criterio utilitarista lleva a aceptar cualquier solución de Pareto
independientemente del resultado distributivo que produzca, aunque éste sea mani-
fiestamente injusto o beneficie a aquellos que ya disfrutaban de una situación ven-
tajosa inicialmente. De hecho, el criterio ético que hay detrás de la formulación
neoclásica del óptimo de Pareto es absolutamente ajeno a la cuestión distributiva y
se despreocupa de la naturaleza de los resultados alcanzados en lo que hace referen-
cia al reparto y disfrute de los recursos entre los sujetos.
Estas limitaciones —especialmente las derivadas de la falta de atención por lo
distributivo— hacen necesario, en la práctica, todo tipo de intervenciones (sobre las
que volveremos más adelante) en el sistema de intercambios. Es algo inevitable por-
que los individuos, en la realidad de sus comportamientos y a la hora de establecer
sus preferencias personales o contribuir al establecimiento de las colectivas, suelen
centrar su atención no sobre la eficiencia abstracta de los intercambios, sino más
bien en los efectos que producen sobre las rentas de que disponen.

8.2.3. Información e incertidumbre en el mercado


Como sabemos, otra condición necesaria para que pueda llegar a darse el equili-
brio de competencia perfecta es que todos los sujetos que intervengan en los intercam-

192 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 192 24/08/15 14:10


Los límites del mercado

bios dispongan de información perfecta y gratuita sobre las circunstancias que afecten
al mercado.
Sin embargo, lo cierto es que los consumidores o empresas que intervienen en
los mercados disponen normalmente de información imperfecta, y ello causa un dis-
turbio importante en el intercambio de mercado, pues impide que se alcancen las
situaciones previstas de óptimo paretiano.
Un ejemplo tradicional que muestra cómo la información imperfecta provoca si-
tuaciones ineficientes es el que se conoce como el dilema del prisionero. Supóngase
que la policía captura a dos delincuentes después de haber robado en una tienda, pero
una vez que se han deshecho de lo robado. La policía, aunque convencida de su cul-
pabilidad, no tiene pruebas para acusarlos y decide interrogarlos por separado.
A cada uno de ellos le ofrece las siguientes alternativas: si no confiesan, les será
aplicada una ley de maleantes y tendrán un año de prisión. Si no confiesan, pero
uno es delatado por el otro, el delatado tendrá diez años de prisión y el que hubiera
confesado, sólo cinco años.
Si cada ladrón persigue su propio interés y sólo tiene en cuenta su propia situa-
ción, como se supone que actúa el homo oeconomicus de la competencia perfecta,
no confesará. Pero como tiene información imperfecta y no sabe de qué forma ac-
tuará su colega, corre el riesgo de que éste confiese, en cuyo caso le caerían diez
años. Por tanto, no le compensa el riesgo y por eso la mejor solución para ambos
—siempre que desconozca lo que hará el otro— será confesar.
Es evidente, por lo tanto, que la falta de información impide que se adopte la
solución que habría sido más eficiente o más beneficiosa, que en este ejemplo sería
no confesar.
De ahí puede generalizarse que la ausencia de información perfecta por parte de
todos los sujetos da lugar a que la elección no se pueda llevar a cabo en los térmi-
nos de la racionalidad prevista por el modelo.
La falta de información con que suelen actuar los sujetos económicos en el
mundo real hace que deban enfrentarse a grandes dosis de incertidumbre, que sus
decisiones comporten siempre riesgos y que la evaluación de éstos les lleve a elegir
situaciones por debajo del nivel máximo de satisfacción previsto por el criterio de
conducta racional.

Información asimétrica

En otras ocasiones sucede que sólo disponen de información unos sujetos y no


todos. Decimos entonces que hay información asimétrica, y ello incluso puede dar
lugar a que sea imposible la propia realización de los intercambios en las condicio-
nes de mercado.
El premio Nobel de Economía George Akerlof puso de manifiesto esta circunstan-
cia al analizar el mercado de los coches de segunda mano. Supóngase una ciudad
donde hay vendedores y compradores de estos coches, que éstos tienen diferentes ca-
lidades, desde muy buena a muy mala, y que sólo los vendedores las conocen bien.

© Ediciones Pirámide 193

PI00035405_01ec_polt.indd 193 24/08/15 14:10


Economía Política

Los compradores, que ignoran todo acerca de la calidad del coche, pensarán que
el que desean comprar es de calidad media y, por lo tanto, estarán dispuestos a pa-
gar el precio promedio de los coches de la ciudad. Pero, a ese precio, los vendedo-
res sólo estarán dispuestos a vender los coches que ellos saben que son de calidad
inferior a la media. Y puesto que los compradores saben también que los vendedo-
res actuarán de esa forma, no comprarán ningún coche. Sea cual sea el precio, no
habrá operaciones en ese mercado como consecuencia de que sólo los vendedores
disponen de la información necesaria para aquilatar precios y cantidades.
Como podemos imaginar, el hecho de que la información sea imperfecta, o muy
costosa de obtener, no es una cuestión baladí. No sólo se darán estos casos extre-
mos, sino que se producirán situaciones en las que los sujetos no intervendrán en
situación de igualdad en los intercambios. Estas circunstancias provocan necesaria-
mente prepotencia sobre el precio y, en definitiva, situaciones ineficientes a la par
que injustas.
Hoy día, las modernas tecnologías hacen que sea mucho más fácil disponer y
distribuir la información, pero también que se pueda acaparar generando situaciones
de ventaja o asimetrías en su disposición.
Mientras que unos sujetos disponen de abundante información, otros han de ha-
cer frente a una gran incertidumbre y deben soportar un alto riesgo al participar en
ellos. Los primeros están en condiciones de influir sobre los precios, y los segundos,
forzados por el contexto de riesgo e incertidumbre, se verán normalmente obligados
a aceptar precios superiores, si así entienden que pueden eliminar el coste que aca-
rrea la falta de información.
En definitiva, la información imperfecta (tanto por ser asimétrica como por muy
costosa) desequilibra el mercado e impide alcanzar situaciones de eficiencia tal y
como están previstas en los mercados de competencia perfecta. Y eso lleva a que los
gobiernos también intervengan muy a menudo tratando de evitar esas asimetrías en
el uso de la información, para eliminar o reducir la información imperfecta y la in-
certidumbre y para impedir que quien tenga información privilegiada actúe con ven-
taja en los intercambios.

8.3. LOS LÍMITES DEL MERCADO COMO SISTEMA


DE ASIGNACIÓN
Para que cualquier intercambio pueda llevarse a cabo a través del mercado, para
que éste pueda funcionar, es necesario que se dé una condición básica: que quien
adquiera un bien o servicio pagando el precio que el mercado fije pueda excluir de
su uso a cualquier otra persona. Obviamente, nadie pagaría nada por adquirir un
bien si alguien más puede utilizarlo o si puede disfrutar de él sin necesidad de pa-
gar.
Los mercados funcionan, por tanto, sólo si existe consumo rival, es decir, si al
adquirir un bien o servicio pagando un precio por él en el mercado se impide que
pueda disfrutar de él cualquier otra persona. Una condición que también se puede

194 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 194 24/08/15 14:10


Los límites del mercado

formular es diciendo que debe darse el principio de exclusión: es decir, que los be-
neficios o los derechos derivados de pagar el precio de un bien se disfrutan con
exclusividad por quien lo ha pagado.
Como veremos enseguida, esto es algo que no siempre ocurre, porque hay unos
determinados bienes cuyo consumo por una persona no excluye que puedan disfru-
tar de él otras más.
Por otro lado, cuando estudiamos las condiciones del Optimo de Pareto también
analizamos que para que éste se alcance y los mercados proporcionen soluciones efi-
cientes es imprescindible que los costes o beneficios que soporta un sujeto individual,
un consumidor o una empresa sean los mismos que soporta la sociedad en su conjun-
to. Es decir, que el coste o beneficio privado sea igual al coste o beneficio social.
Pero esta condición tampoco se produce siempre en la realidad, como vamos a
ver a continuación.
En ambos casos, el mercado o simplemente no puede funcionar o si funciona
proporciona soluciones que no son eficientes.

8.3.1. Los bienes públicos

El Premio Nobel de Economía Paul A. Samuelson publicó en 1954 un artículo


en el que demostraba que hay determinados bienes o servicios cuyo consumo por
parte de un individuo no disminuye los beneficios que afluyen a los demás miem-
bros de la sociedad: «más para ti no significa menos para mí».
Se trata de los llamados bienes públicos, que, por tanto, son aquellos cuyo con-
sumo es no rival porque el hecho de que los disfrute una persona no implica que
también pueda hacerlo cualquier otra.

Bienes públicos puros

En algunos casos, los bienes públicos no sólo presentan consumo no rival, sino
que, además, resulta materialmente imposible excluir de su disfrute a nuevos sujetos
cuando ya lo usan algunos.
Eso es lo que ocurre, por ejemplo, con un faro. El hecho de que un barco utili-
ce ese servicio no puede impedir que cualquier otro lo utilice al mismo tiempo: no
tiene consumo rival. Pero, además, resulta técnicamente imposible excluir de su uso
a cualquier otro barco.
Por tanto, ningún barco estará dispuesto a pagar un precio por utilizarlo puesto
que podrá disfrutar del servicio que presta si cualquier otro lo paga.
En términos más formales, podemos decir que el coste marginal del servicio que
presta el faro es cero puesto que cuesta lo mismo el servicio si lo usa uno o muchos
más barcos: no tiene coste alguno admitir a un usuario adicional del servicio.
Como sabemos, la condición de eficiencia establece que el precio debe ser el
coste marginal, pero si este último es cero en el caso de los bienes públicos, resulta

© Ediciones Pirámide 195

PI00035405_01ec_polt.indd 195 24/08/15 14:10


Economía Política

que es imposible que éstos se adquieran a través del mercado porque no tienen pre-
cio posible distinto a cero.
El mercado, en consecuencia, no puede proporcionar este tipo de bienes o ser-
vicios.

Bienes públicos impuros

Un caso intermedio e interesante se produce cuando los bienes públicos son


parcialmente rivales, es decir, cuando su consumo por un individuo no impide el de
otros pero reduce el beneficio del primero. La asistencia de un alumno a clase no
implica que otros no puedan hacerlo también, pero —a partir de un momento
dado— se puede producir una congestión tal que reduce la satisfacción de los pri-
meros. Un caso más típico es el de la policía o los bomberos: cuanto mayor es la
población a la que deben atender, menor será la cobertura o la calidad del servicio
que pueden proporcionar.
La congestión puede producirse bien porque se añadan nuevos consumidores,
bien porque los actuales utilicen más intensivamente el bien, como sucede con el
tráfico por carretera, por ejemplo.
Estos problemas de congestión pueden producir un menor beneficio a los con-
sumidores, y de ahí que éstos tiendan a desplazarse a los lugares en los que pueden
obtener una provisión más satisfactoria del bien público. Se dice entonces, en expre-
sión de Charles M. Tiebout, que los ciudadanos «votan con los pies» porque se des-
plazan a aquellos lugares en los que pueden encontrar una provisión del bien más
satisfactoria para sus preferencias.

La provisión de los bienes públicos

Como hemos señalado, si no es posible excluir a consumidores adicionales de


un bien o servicio, el consumidor original se percataría enseguida de que, mientras
que él está pagando el bien, otros se benefician de él sin coste alguno. Por tanto,
dejaría de pagar.
Se impone entonces el comportamiento del free-rider (polizón o, más coloquial-
mente, «gorrón»), es decir, desear utilizar un bien o servicio pero no estar dispuesto
a pagar por él. Y si todos los usuarios adoptaran el mismo comportamiento, resulta-
rá que no habría demanda efectiva de tales bienes y servicios, por lo que el meca-
nismo de puja en el mercado dejaría de funcionar.
La única solución a este problema es sustituir el mercado por una decisión co-
lectiva o política que establezca la cantidad del bien público que va a producirse.
Pero tampoco aquí terminan los problemas de provisión de los bienes públicos.
Para determinar a través de una decisión política la cantidad de bien público que se
vaya a proveer es preciso conocer las preferencias reales de los consumidores, que
vienen dadas por el beneficio que esperan conseguir de él. Pero, como sigue habien-

196 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 196 24/08/15 14:10


Los límites del mercado

do consumo no rival y a nadie se le puede excluir, los usuarios seguirán comportán-


dose como «gorrones». Si resulta necesario establecer un impuesto para financiar el
bien público, sus usuarios potenciales tenderán a minimizar el beneficio que le re-
porta a fin de evitar el impuesto diciendo que tienen poco interés en él. Y, al con-
trario, si no se relaciona impuesto alguno con la provisión del bien público, tende-
rán a exagerar los beneficios que reciben de él y su interés.
En consecuencia, el gobierno se enfrenta a un problema de información a la
hora de determinar qué bien público proveer y en qué cantidad. Para resolverlo no
hay criterios objetivos y sólo puede recurrir a fórmulas indirectas (votaciones, en-
cuestas, etc.) para conocer de la mejor forma posible la preferencia colectiva.
Pero ante esa situación también puede ocurrir que los burócratas decidan la pro-
visión de bienes públicos sin tener en cuenta los beneficios sociales netos que real-
mente generan, y, en consecuencia, que se produzca una provisión no óptima de
ellos, bien por exceso, bien por defecto. O que los ciudadanos consultados no sean
realmente conscientes de los auténticos costes y beneficios de la provisión. En am-
bos casos, se termina malgastando recursos públicos.

8.3.2. Las externalidades

Otra circunstancia que hace que el mercado no funcione o que funcione con
ineficiencia es que los costes o beneficios privados no sean iguales a los sociales.
Eso es lo que ocurre cuando una actividad económica emprendida por un indi-
viduo o una empresa genera efectos, negativos o positivos, sobre algún tercero. En
ese caso decimos que se ha producido una externalidad y el problema que plantea
es que los costes o beneficios que produce no se internalizan por quien los soporta
o se beneficia de ellos y, por tanto, no los tiene en cuenta al realizar el cómputo
necesario para decidir su nivel de actividad.

Externalidades negativas: sobreproducción

Cuando el efecto externo o externalidad que produce un sujeto provoca daño en


un tercero decimos que se produce una deseconomía externa o externalidad negati-
va. Ejemplos típicos son la contaminación, el ruido o el uso excesivo de recursos de
propiedad común que los esquilman reduciendo el beneficio de los demás usuarios.
En estos casos, lo que ocurre es que quien produce el daño no contabiliza como
suyos los costes que provoca en los demás y, puesto que su actividad está registrando
menos costes de los que de verdad produce, tenderá a producir más actividad de la efi-
ciente. Decimos entonces que las externalidades negativas provocan sobreproducción.
La solución consistirá en obligar a quien provoca la externalidad a que interna-
lice los costes que genera. Pero eso sólo se podrá conseguir recurriendo a criterios
externos al mercado, a normas jurídicas o a otro tipo de intervenciones del Estado,
como los impuestos.

© Ediciones Pirámide 197

PI00035405_01ec_polt.indd 197 24/08/15 14:10


Economía Política

Externalidades positivas: subprovisión

La externalidad positiva o economía externa se da cuando una actividad econó-


mica emprendida por un individuo o una empresa genera beneficios a otros indivi-
duos o a otras empresas, además de los propios beneficios que afluyen a la parte
emisora. Los beneficios externos así generados tampoco son internalizados a través
del mercado por quien los provoca, de manera que se queda sin recibir todas las
utilidades que genera su actividad, mientras que otros, que no han hecho nada por
producirla, se aprovechan de una parte de sus beneficios.
En el caso de estas externalidades positivas la parte emisora fijará un nivel de
actividad subóptimo. Producirá en función de los beneficios que recibe, que no son
todos los que produce, sino sólo una parte. Los que perciben otros sujetos no los
puede computar como ingresos propios, y por eso produce menos cantidad que la
que podría producir si se apropiara de todos los beneficios que se han generado.
En el caso extremo, si todos los beneficios de su actividad son apropiados por
los demás, no realizaría actividad alguna.
Entre los ejemplos de tales actividades generadoras de externalidades positivas
podemos incluir los recursos destinados por las empresas a la investigación de nue-
vas tecnologías y conocimientos, así como a la mejora de la formación profesional
de sus trabajadores o la prevención de enfermedades contagiosas —a través de la
vacunación—. Resulta evidente que tales actividades proporcionan beneficios poten-
ciales a terceras personas que no son considerados en los procesos de toma de de-
cisión de los consumidores o de las empresas.

Externalidades e intervención: las normas jurídicas

Como hemos visto, la solución al fallo del mercado debido a los bienes públicos
consiste en la provisión del bien a través de un procedimiento político de decisión.
En el caso de las externalidades hay que proporcionar condiciones a los sujetos eco-
nómicos para conseguir que paguen todos los costes que generan o para que se
aprovechen de todos los beneficios que produce su actividad.
Estas condiciones no las puede proporcionar el mercado puesto que allí los suje-
tos no pueden incorporar a los precios los efectos externos que generan. Por eso se
hace necesaria la intervención del Estado a través de normas legales de diverso tipo:
impuestos sobre los causantes del coste externo, subvenciones a los sujetos que los
producen para que restrinjan su actividad o, simplemente, límites cuantitativos o pro-
hibiciones de las actividades que los pueden producir. En definitiva, estableciendo
normas reguladoras que incentiven una asignación de los recursos más eficiente.
Esta intervención a través de normas jurídicas está relacionada estrechamente
con el tipo de información del que disponen los sujetos afectados. De hecho, se
puede demostrar que si el mercado funciona correctamente, si los costes de transac-
ción son muy reducidos y si los sujetos tienen perfecta información, las normas
apenas si serán necesarias, como muestra el siguiente ejemplo.

198 © Ediciones Pirámide

PI00035405_01ec_polt.indd 198 24/08/15 14:10


Los límites del mercado

Supongamos que, en un típico caso de externalidades, una fábrica contamina a


cinco viviendas próximas, provocando daños en las ropas tendidas para secar por
valor de 500 unidades monetarias (100 u.m. a cada vecino). Supongamos, igualmen-
te, que las soluciones a este problema sean o situar en la fábrica un filtro que vale
350 u.m. o un secador que vale 80 u.m. en cada una de las casas.
Supongamos, además, que ninguna ley impide a la fábrica contaminar y que,
por tanto, los propietarios de las viviendas deberán asumir los costes del daño.
Por lo tanto, cada propietario de viviendas se enfrenta a las siguientes alternati-
vas:

— Sufrir los daños estoicamente, con un coste de 100 u.m.


— Contribuir al pago del filtro en la fábrica, con un coste de 70 u.m.
— Comprar un secador para su casa, con un coste de 80 u.m.

La conducta eficiente sería que cada vecino pagase 70 u.m. y, entre todos, finan-
ciaran la colocación del filtro en la fábrica.
Sin embargo, para poder alcanzar esa solución sería necesario, entre otras cosas,
conocer a los demás vecinos, reunirse y discutir con ellos, saber que efectivamente
el filtro evitaría el daño; en suma, tener una información perfecta acerca del daño,
de las posibilidades de evitarlo y de los costes de cada una.
Si es así, no será necesaria ninguna iniciativa legal para lograr que se adopte la
solución eficiente.
Pero si se desconocen tales cuestiones, cada vecino terminará comprando una
secadora, adoptando entonces una solución ineficiente por ser más costosa.
Ésta es la prueba de que el mercado sólo proporciona una solución eficiente si
los sujetos disponen de información perfecta.
Pero no sólo se trata de un problema de información suficiente.
Supongamos que los vecinos tienen la suficiente información y saben que lo
más eficiente para todos es que ellos compren el filtro de la fábrica, pero que
reunirlos, discutir entre ellos y llegar al acuerdo de comprar el filtro cuesta más
de 30 u.m.
En ese caso, incluso sería preferible soportar los daños (100 u.m.) antes que
comprar el filtro, puesto que éste costaría ya más de 100 u.m.
Estaríamos, entonces, ante un caso típico en el que el mercado no proporciona
la solución eficiente porque existen costes de transacción demasiado altos.
En definitiva: si hay información perfecta y gratuita y si los costes de transac-
ción son muy bajos, es el propio mercado el que resuelve la externalidad.
Lógicamente, el problema es que estas condiciones no suelen darse en la reali-
dad, y por eso es generalmente necesario que existan normas jurídicas que eviten
que se soporten costes que hagan ine