Está en la página 1de 14

La guerra del Pacífico, también denominada guerra del Salitre, fue un conflicto

armado acontecido entre 1879 y 1883 que enfrentó a Chile contra los aliados Bolivia y
Perú. La guerra se desarrolló en el océano Pacífico, en el desierto de Atacama y en las
serranías y valles peruanos.

En febrero de 1878 Bolivia estableció un nuevo impuesto a la empresa chilena


Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta (CSFA), en violación del tratado de
límites de 1874 que prohibía nuevos impuestos o el aumento de estos. Chile protestó y
solicitó someter el pleito a un arbitraje, pero el Gobierno boliviano, presidido por
Hilarión Daza, consideraba el asunto como interno y sujeto a la jurisdicción de las
cortes bolivianas. Chile insistió y advirtió al Gobierno boliviano que Chile no se
consideraría ligado al tratado limítrofe de 1874 si Bolivia no suspendía el impuesto. Por
el contrario, el Gobierno boliviano rescindió la licencia a la compañía chilena, embargó
sus bienes y los puso a remate. El día del remate, el 14 de febrero de 1879, las fuerzas
militares chilenas ocuparon la población boliviana de Antofagasta sin resistencia, una
ciudad mayoritariamente habitada por chilenos, y avanzaron en pocos días hasta el
paralelo 23°S. La zona entre el río Loa y el paralelo 23°S permaneció bajo soberanía
boliviana.

El Perú, que había firmado con Bolivia un Tratado de alianza defensiva con carácter
secreto, ordenó preparar sus fuerzas militares y simultáneamente envió un diplomático a
Chile para mediar. Ante el avance chileno en territorio disputado, el 1 de marzo, Bolivia
se declaró en estado de guerra contra Chile. Cuando Perú se negó a permanecer neutral,
Chile declaró la guerra a ambos aliados el 5 de abril de 1879. El 6 de abril, el Perú
declaró el casus foederis, es decir, la entrada en vigor de la alianza secreta con Bolivia.

Aunque el impuesto de los diez centavos y el tratado de 1873 aparecen a primera vista
como los detonantes del conflicto, las causas fundamentales de la guerra fueron
profundas y complejas. Entre ellas los historiadores señalan la vaguedad de las fronteras
coloniales, el interés por el negocio del salitre y la tensión producida por las diferencias
entre el progreso de Chile y la inestabilidad política y económica de los aliados. A ello
se añade la competencia entre Perú y Chile por la hegemonía regional que incluía una
alianza con Bolivia como aliado menor.

Los territorios disputados, así como las zonas aledañas, se ubican en el desierto de
Atacama, y en aquel tiempo tenían acceso expedito solo por mar. En los primeros seis
meses, Chile logró la supremacía naval, indispensable para conquistar las zonas costeras
del desierto. Antes de fines de 1879 ocupó la provincia peruana de Tarapacá y a
comienzos de 1880 ocupó la zona de Tacna y Arica, tras lo cual Bolivia abandonó
militarmente la guerra. Luego, en enero de 1881, tras vencer en las batallas de
Chorrillos y Miraflores al ejército peruano, las fuerzas chilenas ocuparon Lima.
Después de estas campañas, la guerra entre Chile y Perú continuó por dos años más
entre los remanentes del ejército, guerrillas y montoneros peruanos contra las fuerzas
chilenas de ocupación, hasta la firma del Tratado de Ancón en 1883, en la que Perú,
entre otras cosas, cedió el Departamento de Tarapacá y le fueron retenidas las
provincias de Arica y Tacna.

Al año siguiente se firmó el Pacto de Tregua entre Bolivia y Chile de 1884, que puso fin
al estado de guerra entre ambos países. Por su omisión en el tratado, Bolivia aceptó la
anexión chilena de la franja 23°S-24°S. Bolivia aceptó la ocupación militar chilena de la
zona entre el río Loa y el paralelo 23°S, pero su soberanía quedó en disputa y fue
resuelta a favor de Chile en el Tratado de 1904 entre Chile y Bolivia. En el Tratado de
Lima de 1929 Chile devolvió Tacna al Perú y Arica fue cedida a Chile.

Índice
 1 Antecedentes
o 1.1 Conflicto limítrofe boliviano-chileno
o 1.2 Tratados de límites de 1866 y 1874
o 1.3 Tratado secreto de alianza entre Perú y Bolivia de 1873
o 1.4 Monopolio peruano del salitre
 2 Crisis
o 2.1 Impuesto de los 10 centavos
o 2.2 Rescisión de contrato, cobro de impuestos y ocupación chilena de
Antofagasta
o 2.3 Mediación de Perú, declaraciones de guerra y casus foederis
 3 Desarrollo de la guerra
o 3.1 Fuerzas en guerra
o 3.2 Campaña naval
o 3.3 Campañas terrestres
o 3.4 Concentración de fuerzas aliadas en Tarapacá y Arica
o 3.5 Resistencia boliviana en el litoral y la división errante de Campero
o 3.6 Campaña de Tarapacá
o 3.7 Situación interna en los países beligerantes hasta la caída de Iquique
o 3.8 Campaña de Tacna y Arica
o 3.9 Expedición de Lynch
o 3.10 Conferencia de paz de Arica
o 3.11 Campaña de Lima
o 3.12 Situación interna en los países beligerantes luego de la ocupación de
Lima
o 3.13 Campaña de la Breña
 4 Fase final de la guerra
o 4.1 Tratado de Ancón y Guerra Civil Peruana
o 4.2 Pacto de tregua entre Bolivia y Chile
 5 Análisis de la guerra
o 5.1 Estrategia, medios y tecnología militares
o 5.2 Intervención extranjera
o 5.3 Trato a combatientes
o 5.4 Saqueos y requisiciones
 6 Consecuencias de la guerra
 7 Postguerra
o 7.1 Tratado de paz entre Chile y Bolivia
o 7.2 Tratado de Lima
 8 Véase también
 9 Notas
 10 Referencias
 11 Bibliografía
 12 Enlaces externos

Antecedentes
Véase también: Anexo:Línea de tiempo de antecedentes de la Guerra del Pacífico

Conflicto limítrofe boliviano-chileno

Artículos principales: Cuestión del Paposo y Corredor de Atacama.

Al iniciarse la época republicana, Chile, Perú, Bolivia y Argentina aceptaban que sus
fronteras debían ser las mismas de la administración colonial, norma conocida como Uti
possidetis iuris. Sin embargo, la administración española nunca había tenido interés en
definir estrictamente límites precisos entre regiones que le pertenecían, por lo que estos
eran a menudo difusos, contradictorios y a menudo sobre territorios desconocidos,
inhabitados o inhabitables por su clima o lejanía.3:11-12 A causa de sus apremiantes
conflictos internos, los primeros límites enunciados en sus constituciones fueron
imprecisos: Chile señaló en 1822 el despoblado de Atacama como límite norte4:157 y
Bolivia consideró desde 1825 la costa en cuestión como perteneciente a la provincia de
Potosí.5:9

A principios de la década de 1840 se descubrieron en Tarapacá y Antofagasta grandes


acumulaciones de guano y salitre, fertilizantes que empezaban a ser muy cotizados en el
mercado mundial. Incidentes y reclamos entre Bolivia y Chile se sucedieron en los años
siguientes, mientras que las diplomacias de ambos países argumentaban
respectivamente sobre los derechos que tenían en la región, exhibiendo documentos
coloniales sobre la jurisdicción de la Audiencia de Charcas o la Capitanía General de
Chile.6:206-2073:16

Las tensiones aumentaron a tal punto que el 25 de junio de 1863 la Asamblea


Legislativa boliviana autorizó al ejecutivo declarar la guerra a Chile, aunque solo
después de que se agotaran todos los recursos por la vía diplomática que dieran un
resultado favorable a Bolivia.6:207 Pero el Tratado de alianza defensiva y ofensiva entre
Perú y Chile (1865), al que se adhirieron poco después Bolivia y Ecuador para
enfrentarse a España en la guerra hispano-sudamericana, puso un paréntesis al asunto,
considerándose secundaria cualquier otra disputa que no fuera el enfrentarse al enemigo
común.3:17

Tratados de límites de 1866 y 1874

Artículos principales: Tratado de límites entre Bolivia y Chile de 1866 y Tratado de límites
entre Bolivia y Chile de 1874.

Tras la guerra con España, Bolivia y Chile reanudaron las negociaciones y firmaron su
primer tratado limítrofe el 10 de agosto de 1866, que fijó el paralelo 24°S como límite
(norte-sur) y se debían compartir a medias los derechos de exportación de minerales
extraídos entre los paralelos 23°S y 25°S. En 1871, el gobernante boliviano Mariano
Melgarejo, bajo cuyo gobierno se firmó el acuerdo, fue derrocado y reemplazado por
Agustín Morales, quien, siguiendo la corriente de la opinión pública boliviana,
consideró nulos todos los actos del gobierno anterior. Pero como no se podía abrogar
unilateralmente un acuerdo internacional, abrió negociaciones con Chile para revisar el
tratado de 1866.7 Se discutieron diversos aspectos sobre la aplicación del tratado de
1866, como la definición de "minerales", la inclusión (o exclusión) del rico yacimiento
de plata Mineral de Caracoles en (de) la zona de beneficios mutuos, y las dificultades en
Bolivia para transferir el 50 % del impuesto recaudado en la zona a Chile. El 5 de
diciembre de 1872 se firmó el acuerdo llamado de Corral-Lindsay, que fue aprobado en
Chile, pero, por influencia del Perú, que quería para Bolivia un mejor arreglo, o, en todo
caso, intervenir como mediador junto con Argentina, no fue aprobado en Bolivia.8

Finalmente, Bolivia y Chile firmaron un nuevo tratado de límites el 6 de agosto de


1874, por el cual Chile renunció al 50 % de los impuestos en el territorio 23°S-24°S a
cambio de la promesa de Bolivia de no incrementar los impuestos a los capitales y
negocios chilenos durante 25 años. La frontera permaneció en el paralelo 24°S.6:216 En
esa ocasión, Chile condonó las deudas bolivianas provenientes de la no transferencia del
50 % del impuesto recaudado por Bolivia en la zona de beneficios mutuos. En un
protocolo adicional firmado el año 1875, ambos países acordaron, entre otros, someter a
arbitraje posibles divergencias en la aplicación del tratado.

Tratado secreto de alianza entre Perú y Bolivia de 1873

Artículo principal: Tratado de Alianza Defensiva (Perú-Bolivia)

Caricatura publicada en noviembre de 1879 en la revista chilena El Barbero. Daza (a la


izquierda), Prado, y el presidente argentino Avellaneda (con el sombrero de cilindro) se
unen para contrarrestar, infructuosamente, la supremacía militar chilena durante la
guerra, representada por una inmensa bala de cañón que ha puesto el chileno Santa
María.

Frente al ímpetu de las inversiones y trabajo chileno en Tarapacá y Antofagasta,6:212 el


Perú sintió amenazada su supremacía en la costa del Pacífico y firmó el 6 de febrero de
1873 un tratado secreto cuyas intenciones eran, según lo hecho público seis años
después, proteger la integridad y soberanía de los países firmantes. Argentina fue
invitada a firmar el pacto, su gobierno se mostró de acuerdo y solicitó la aprobación del
parlamento. Efectivamente, la Cámara de Diputados en Buenos Aires aprobó la
adhesión al pacto9 y agregó una partida de 6 000 0003:84 pesos fuertes nota 1 al
presupuesto para la guerra. Pero Bolivia y Argentina disputaban la zona de Tarija y no
lograron un acuerdo. Argentina propuso entonces a Perú un tratado Perú-Argentina (sin
Bolivia), pero Perú rechazó la oferta.13:2280 Así pasó el año 1873, y a finales de 1874
llegó a Chile la fragata blindada Blanco Encalada que dio la supremacía naval a Chile.
Tanto Perú13:2284;2286 como Argentina no quisieron comprometerse en un tratado contra
Chile. Sin embargo, cuando afloraron nuevamente, en 1875 y 1878, las tensiones
fronterizas por la Patagonia, Argentina buscó ingresar al pacto, pero el Perú
diplomáticamente rechazó la iniciativa.5:100 Asimismo, al comienzo de la guerra, Perú y
Bolivia proyectaron ofrecer a Argentina los territorios chilenos desde el 24°S al 27°S a
Argentina a cambio de su ingreso a la guerra contra Chile.145:527-528

Los historiadores consideran que el verdadero objetivo del tratado era imponer a Chile
las fronteras convenientes a Perú, Bolivia y Argentina por medio de un arbitraje
obligado de la alianza mientras Chile fuese militarmente débil, es decir antes de la
llegada de las fragatas blindadas Cochrane y Blanco Encalada. Gonzalo Bulnes lo
sumariza sosteniendo que «La síntesis del tratado secreto es: oportunidad: la condición
desarmada de Chile; el pretexto para producir el conflicto: Bolivia; la ganancia del
negocio: Patagonia y el salitre»;3:63 en palabras de Jorge Basadre, «El Perú defendiendo
a Bolivia, a sí mismo y al Derecho, debía presidir la coalición de todos los Estados
interesados para reducir a Chile al límite que quería sobrepasar»;15 Pedro Yrigoyen lo
explica señalando que «perfeccionar la adhesión de la Argentina al Tratado de alianza
Perú-boliviano, antes de que recibiera Chile sus blindados, a fin de poderle exigir a este
país pacíficamente el sometimiento al arbitraje de sus pretensiones territoriales».16

El historiador peruano Jorge Basadre señala que uno de los motivos del Perú para firmar
el tratado, además de proteger sus salitreras, era el temor en Lima a que Bolivia fuese
atraída por Chile a una alianza contra Perú que ocuparía Tacna y Arica para entregarlos
a Bolivia a cambio de entregar Antofagasta a Chile.6:212

El tratado es en sumo grado controvertido. Algunos historiadores lo consideran


legítimo, defensivo y circunstancial, además de conocido por el espionaje de Chile.
Otros historiadores, por el contrario, lo consideran agresivo, causante de la guerra, y
desconocido para Chile. Las razones de su secreto, la invitación a Argentina y la razón
por la cual Perú no permaneció neutral en circunstancias que Bolivia no había cumplido
el acuerdo de 1873 al firmar el tratado de 1874 sin informarle,17:108 son discutidas hasta
hoy.18

Monopolio peruano del salitre

Véanse también: Monopolio peruano del salitre y Era del Guano.

Los ingresos provenientes de la exportación del guano, que en las décadas anteriores
había sido el sostén de la bonanza económica peruana, comenzaron a caer en la década
de 1870. Consciente de ello, el gobierno de Manuel Pardo y Lavalle creó por ley en
1873 un estanco del salitre, por el cual las empresas productoras debían regular su
producción y los precios de acuerdo a las políticas del gobierno con el fin de evitar que
el guano y el salitre, peruanos, compitieran. Pero aun antes de entrar en vigor la ley, el
gobierno debió retirarla porque sus costos serían mayores a las ganancias obtenidas.19
En 1875 el mismo gobierno decidió estatizar todas las empresas salitreras y de esa
manera controlar el precio del salitre.nota 2

El proyecto del gobierno peruano debió enfrentar para ello a la Compañía de Salitres y
Ferrocarriles de Antofagasta (CSFA), una empresa chilena, radicada en Valparaíso, con
una minoría de 34 % de capital británico (Casa Gibbs de Londres) que tras los avatares
de la política interna boliviana había obtenido el 27 de noviembre de 1873 una licencia
del gobierno boliviano para explotar los depósitos de nitrato del Salar del Carmen y Las
Salinas en Antofagasta libre de impuestos por 15 años, además del derecho a construir
un ferrocarril desde Antofagasta al interior.nota 3

Las salitreras operadas por la CSFA en Bolivia impedían al Perú controlar el precio
internacional del nitrato,19:124;1305:137 por lo cual el gobierno peruano trató de hacer valer
su influencia sobre Bolivia para impedir esa competencia. Por medio de un testaferro,
Henry Meiggs, Perú compró las licencias bolivianas de explotación de los recién
descubiertos depósitos de "Toco", al sur del río Loa,5:137 impidió la firma del acuerdo
Corral-Lindsay y quiso impedir la firma del tratado de límites de 187420 (que eximía de
impuestos a las compañías chilenas del salitre) e imponer una mediación de Perú y
Argentina para definir las fronteras de Chile.8 En 1878 el socio británico de la CSFA,
que era también encargado de vender el salitre peruano en Europa, la Casa Gibbs,
presionó a la gerencia de la CSFA para que limitara su producción y advirtió a la
gerencia que tendrían dificultades administrativas en Bolivia por encargo de un
gobierno "limítrofe" (the interest of a neighbouring Government) si no reducían sus
expectativas.21:69 En el cenit de la crisis, el 14 de febrero de 1879, se esperaba que el
cónsul peruano en Antofagasta sería el mayor postor en el remate de la CSFA.5:164

Crisis
Impuesto de los 10 centavos

Artículo principal: Impuesto de los 10 centavos

En 1875, el municipio de Antofagasta había intentado imponer un impuesto de 3nota 1


centavos a la CSFA, pero el Consejo de Estado, presidido por Serapio Reyes Ortiz,
quien sería durante la crisis ministro de RR. EE. y posteriormente presidente de Bolivia,
había rechazado el impuesto «por violar el Tratado de Límites de 1874 y la licencia de
noviembre de 1873».5:138-139

En 1878, la asamblea de Bolivia se avocó al estudio de la licencia a la CSFA de


noviembre de 1873, basándose en una interpretación de la ley del 22 de diciembre (que
dio lugar a la licencia de 1873) que entendía que todas las renegociaciones debían ser
aprobadas por el congreso. La empresa sostenía que solo en caso de desavenencia entre
el gobierno y la empresa. Finalmente la Asamblea Nacional Constituyente mediante una
ley del 14 de febrero de 1878 aprobó la licencia a condición de que la compañía pagara
un impuesto mínimo de 10nota 1 centavos por quintal de salitre exportado, en abierta
violación al tratado de límites de 1874 y a la licencia de 1873 en que Bolivia se había
comprometido a no subir ni crear nuevos impuestos en 25 años a las empresas
chilenas.22
La CSFA se negó a pagar el impuesto, solicitó y obtuvo la representación del gobierno
chileno, desencadenándose un conflicto diplomático, amén de un conflicto interno en el
gobierno chileno entre algunos de sus miembros que eran accionistas en la CSFA y
otros que tenían intereses invertidos en Bolivia que temían perderlos si el conflicto
llegaba a mayores.

A lo largo de los meses siguientes, el gobierno boliviano, que consideraba el asunto solo
pertinente a los tribunales bolivianos,23:32 se abstuvo de implementar la ley mientras se
discutían las objeciones presentadas por el gobierno chileno. El 8 de noviembre, el
canciller chileno envió una nota al gobierno boliviano indicando que el Tratado de 1874
podría declararse nulo si se insistía en cobrar el impuesto, renaciendo los derechos de
Chile anteriores a 1866. Aunque ambas partes propusieron la resolución del conflicto
por vía de un arbitraje, tal como lo contemplaba el Protocolo de 1875, este no llegó a
realizarse ya que mientras el gobierno de Chile exigía que se suspendiera la ejecución
de dicha ley hasta que su legalidad fuese determinada por un árbitro, el gobierno de
Bolivia exigía que el blindado Blanco Encalada y sus fuerzas navales se retiraran de la
bahía de Antofagasta.

Rescisión de contrato, cobro de impuestos y ocupación chilena de


Antofagasta

Artículo principal: Desembarco chileno en Antofagasta

El 6 de febrero, aduciendo que la CSFA no había aceptado la nueva ley, el gobierno de


Bolivia rescindió el contrato con la CSFA y ordenó embargar y rematar sus bienes para
cobrar los impuestos generados desde febrero de 1878.5:166-168 Ante esta situación, el
presidente chileno Aníbal Pinto ordenó la ocupación de Antofagasta,5:189 que fue
realizada sin resistencia el 14 de febrero de 1879 por 200 soldados chilenos entre el
aplauso de la población mayoritariamente chilena.24 La guarnición boliviana del lugar
ante la imposibilidad de resistir se retiró al interior.5:190-192

Mediación de Perú, declaraciones de guerra y casus foederis

Artículo principal: Mediación de Lavalle


Véase también: Expulsión de chilenos de Perú y Bolivia en 1879

La medida de fuerza del gobierno chileno inició gestiones diplomáticas en las tres
cancillerías. Sin embargo, la mutua desconfianza aumentaba con los preparativos
bélicos en los tres países, y las demostraciones "patrióticas" en las calles impedían un
acercamiento de las posiciones. En los tres países había fuertes corrientes públicas que
pregonaban la guerra y hacían temer a los mandatarios que si no iban a la guerra serían
depuestos por los partidarios de la guerra. Más todavía, Hilarión Daza, el dictador
boliviano, a pesar de ser el peor preparado para la guerra, decretó una serie de medidas
contra residentes chilenos en Bolivia y sus propiedades.

El 16 de febrero, llegó a Lima el ministro boliviano Serapio Reyes a fin de exigirle al


gobierno peruano que cumpliera con el tratado de alianza defensiva de 1873. Las
noticias de la ocupación de Antofagasta llegaron a La Paz el 22 de febrero,5:209 por una
carta enviada por el cónsul boliviano en Tacna. El 26 de febrero, Daza decretó el estado
de sitio en Bolivia.5:210
Perú trató de persuadir al gobierno de La Paz para someterse a un arbitraje con la misión
de José Luis Quiñones,6:230- y ordenó preparar su armada y alistar su ejército23:37
mientras intentaba obtener de Argentina su ingreso a la alianza o por lo menos barcos de
guerra como empréstito o en compra.25:151 Para mediar en el conflicto, envió a su
ministro plenipotenciario José Antonio de Lavalle a Chile con una oferta de mediación
bajo la condición de que Chile se retirase de Antofagasta, pero sin garantía de que
Bolivia levantaría el embargo de la propiedad o suspendería el impuesto.26 El canciller
chileno inquirió al plenipotenciario peruano sobre la existencia de un "Tratado Secreto"
firmado con Bolivia en 1873. Lavalle, que a más tardar lo conocía desde el inicio de su
viaje, soslayó la pregunta y le indicó que en la comisión diplomática del congreso a la
que él había pertenecido no se había tocado ese tema.

El 1 de marzo, el gobierno de Bolivia emitió un decreto en el que declaró en estado de


guerra, la interrupción del comercio y las comunicaciones con Chile, la expulsión de los
residentes chilenos, el embargo de sus bienes, propiedades e inversiones, y reversión de
toda transferencia de intereses chilenos hecha con posterioridad al 8 de noviembre,5:211-
212
cuando el gobierno chileno había advertido de las consecuencias de la no suspensión
del impuesto en cuestión.

El 17 de marzo el ministro plenipotenciario de Chile en Lima exigió al gobierno


peruano una declaración de neutralidad. Tres días más tarde, el presidente peruano
reconoció ante el representante chileno que el tratado secreto existía y que convocaría al
congreso peruano para el 24 de abril a razón de evaluar qué actitud tomar ante Chile y
Bolivia.3:148 Ambas medidas, la mediación y la convocación al congreso, fueron
entendidas en Chile como un ardid peruano para ganar tiempo.25:152

Por otra parte, tras la ocupación de Antofagasta, las fuerzas chilenas habían consolidado
la ocupación de los territorios comprendidos entre los paralelos 23ºS y 24ºS que Chile
consideraba suyos tras la violación del tratado. Luego a consecuencia de la declaración
de guerra de Bolivia se continuó el avance sobre el litoral boliviano hasta la
desembocadura del Río Loa, la frontera sur del Perú. El 21 de marzo fueron ocupados
simultáneamente los puertos de Cobija y Tocopilla, ambos sin resistencia. El 23 de
marzo, tuvo lugar el combate de Calama, en la que los soldados chilenos vencieron a un
grupo de milicianos bolivianos organizados en el sector, y ocuparon dicho poblado. El
gobierno chileno consideró este avance solo como temporal a causa de una necesidad
militar y ofreció a las autoridades civiles bolivianas continuar en sus funciones, lo que
fue rechazado.nota 4

El 5 de abril, Chile declaró la guerra a Bolivia y Perú. Al primero por la imposibilidad


de lograr un acuerdo con las autoridades bolivianas y al segundo por no declarar su
neutralidad y considerar la espera de la resolución del congreso peruano como un mero
ardid para prepararse militarmente para una confrontación. El 6 de abril Perú declaró el
casus foederis conforme al tratado de alianza con Bolivia.6:250

Desarrollo de la guerra
Véanse también: Economía de la Guerra del Pacífico, Armas usadas en la Guerra del
Pacífico, Prensa en la Guerra del Pacífico y Prisioneros en la Guerra del Pacífico.

Fuerzas en guerra
Artículos principales: Combatientes al inicio de la Guerra del Pacífico, Ejército de Bolivia
durante la Guerra del Pacífico, Ejército de Chile durante la Guerra del Pacífico y
Armada de Chile durante la Guerra del Pacífico.
Fuerzas de los ejércitos de tierra
Chile Perú Bolivia
En enero 1879, antes de la guerra
2440n 1 5557n 2 1687n 3
En enero 1881, ocupación de Lima
ante Lima: 27 000n 4 Ejér. de Lima: 25-35 000n 5 En Bolivia: ?
n6
en Tarapacá y Antofagasta: 8000 en Arequipa: 13 000n 7
en Chile: 6000n 8 Ejér. del Norte: (unido al de Lima)
1.

 Sater, 2007, p. 58 Table 3


  Sater, 2007, p. 45 Table 1
  Sater, 2007, p. 51 Table 2
  Sater, 2007, p. 263
  Sater, 2007, p. 274
  Sater, 2007, p. 263
  Machuca, Francisco. Las cuatro campañas de la Guerra del Pacífico. p. 341.
8.  Sater, 2007, p. 263

 Diferentes estimaciones por autor son dadas por Valentina Verbal Stockmayer, pág. 153

ArtilleríaF 1
Calibre Cañón Alcance Proyectil
Modelo Cantidad
mm kg m kg
Chile
Cañón de montaña Krupp M1873 L/21 12-16 60 107 2500 2.14
Cañón de campaña Krupp M1867 L/25 ? 78.5 ? 3000 4.3
Cañón de montaña Krupp M1879 L/13 38 75 100 3000 4.5
Cañón de montaña Krupp M1879-80 L/74 24 87 305 4600 1.5
Cañón de campaña Krupp M1880 L/26 29 75 100 4800 4.3
Cañón de campaña Krupp M1873 12 87 450 4800 6.8
Armstrong M1880 (de bronce) 6 66 250 4500 4.1
Modelo 59 Emperador 12 87 ? 323 11.5
Cañón de campaña La Hitte M1858 4 84 ? 342 4035
Cañón de montaña La Hitte M1858 8 86.5 ? 225 4035
Perú
Cañón White (de montaña) 31 55 ? 2500 2.09
Cañón White (de campaña) 49 55 ? 3800 2.09
Cañón Grieve (de acero) 42 60 107 2500 2.14
Bolivia
Cañón de montaña Krupp M1872 L/21 6 60 107 2500 2.14
1.

1. Sater, 2007, p. 64-67


Es opinión entre los historiadores neutrales que ninguno de los beligerantes estaba
preparado para la guerra, ni financiera ni militarmente.23:7 Ningún país tenía un estado
Mayor,23:24 ni suficientes ambulancias,23:89 ni servicio de abastecimiento.23:24 Sus naves
de guerra se encontraban en pésimo estado.23:106 En el caso de Chile, por ejemplo, la
dotación militar efectiva había sido reducida continuamente de 3776 a 2400 soldados
desde 1867 a 1879.28:140 y ninguna de las unidades estaba estacionada al norte de
Valparaíso, a más de 1700 km de Iquique28:143 y significaban solo el 0,1 % de la
población. En la armada de Chile al final de la guerra, el 53 % de los primeros
ingenieros, el 20 % de los segundos ingenieros y el 8 % de los aprendices eran
extranjeros.23:105 El gobierno del Perú había cesado el pago de la deuda externa y en
Bolivia había epidemias y hambre.

Según W. Sater, Chile y Perú llegaron a enlistar temporalmente al 2 % de su población


masculina y Bolivia solo el 1 %.23:21-22 Se debe considerar que ambos ejércitos aliados
profesionales del comienzo de la guerra fueron desbandados tras la batalla de Tacna y
debieron ser reagrupados o formados nuevamente.

Los aliados tenían, a primera vista, algunas ventajas sobre el país del sur. Su población
y sus tropas doblaban a las chilenas en número y el puerto peruano del Callao era con
sus defensas de artillería casi inexpugnable para la flota chilena y ofrecía un refugio
seguro a las naves peruanas. En el Callao una firma inglesa ofrecía los servicios de un
dique flotante para naves de hasta 3000 t lo que permitía complicadas reparaciones de
sus barcos, de lo que hizo uso reparando sus naves antes de la guerra29:119. Quizás
fueron estas las razones por las que la prensa internacional en un comienzo dio por
segura la derrota de Chile.303132 La ambivalente actitud argentina y el permanente
conflicto araucano ensombrecían las expectativas chilenas.31:109 Como afirma Basadre
sobre la opinión pública de su país:6:240 «Se desconocía entonces el verdadero poder de
Chile y las espantosas consecuencias de la guerra, y se creía, por las gentes poco
avisadas, que, como en conjunto, los países aliados eran más extensos que Chile,
lograrían la victoria finalmente.»nota 5 Otros observadores6:253 hicieron un análisis más
profundo, que mostraba ventajas chilenas tanto políticas como militares. Chile tenía
desde 1833 un régimen político estable que le había permitido desarrollar y fortalecer
sus instituciones. Entre ellas, su ejército y su armada tenían un mando formado en una
escuela de oficiales,23:44 tropas fogueadas en la guerra de Arauco29:43 y uniformidad en
el armamento (casi todos los fusiles chilenos de infantería, Comblain y Gras, usaban
munición de 11 mm con vaina metálica y poseían bayoneta). La armada de Chile poseía
2 blindados que eran, por el espesor de sus corazas, casinota 6 imbatibles para la armada
del Perú. Aunque existieron en Chile disputas entre militares y civiles por la dirección
de la estrategia, siempre hubo un primado de lo político por sobre lo militar.35:616 Su
abastecimiento desde Europa podía realizarse a través del Estrecho de Magallanes que
solo una vez fue amagado por la Marina del Perú.

En los ejércitos aliados, la falta de dedicación a sus funciones profesionales llevó a una
situación en que se tenían varios tipos de fusiles con munición diferente para cada uno y
a veces sin bayoneta, haciendo más difícil la instrucción de los reclutas, la manutención
del equipo y el municionamiento durante la guerra. (W. Sater lista once tipos diferentes
de fusiles aliados y solo cinco chilenos). La Armada del Perú tenía antes de la guerra
una buena parte de sus tripulaciones formadas por chilenos y tras su expulsión solo
pudieron ser reemplazados por otros extranjeros. Los aliados tampoco poseían una
artillería ni caballería comparable a la chilena. Al contrario del chileno, el
abastecimiento aliado pasaba a través de terceros países, sujetos a la influencia de la
diplomacia y la armada de Chile.

A ello se debe agregar que una vez en posesión de los recursos del guano y del salitre de
Tarapacá, Chile percibió ingresos que le permitieron financiar la guerra, los que le
faltaron al Perú y que tras la ocupación de Tacna y Arica, el comercio boliviano hacia y
desde el Pacífico fue controlado por Chile.
Historia de la Guerra del Pacífico

Por Historia y Biografía

Posteado en Enero 31, 2018

Compartir

Tweet

Compartir
Email

Comentarios

Historia de la Guerra del Pacífico

Guerra del Pacifico (1879 – 1883). La confrontación se desarrolló en el Desierto de


Atacama los países inmiscuidos en dicha confrontación fueron Bolivia, Perú y Chile.
Realmente Perú entró en un principio como un país mediador, pero su neutralidad
terminó cuando en 1873 decidió firmar una alianza con Bolivia, algunos historiadores lo
ven como un tratado ofensivo contra Chile.

Esta alianza se hizo efectiva el 14 de febrero de 1879, momento en el que las unidades
de la armada chilena a cargo del coronel Emilio Sotomayor zarparon con dirección al
norte. Allí se encontraba Cochrane y Blanco Encalada, también la corbeta O’Higgins.
Llegaron a invadir el puerto boliviano de Antofagasta y sin emitir una previa
declaración de guerra. Sin embargo, la guerra no iniciaría abiertamente sino hasta que
ambos lados aceptaran la disputa, el 5 de abril de 1879, para este momento Chile se
enteraba de la alianza defensiva secreta entre el gobierno peruano y el boliviano.

Una vez declarada la guerra, el presidente chileno Aníbal Pinto, designó al general Justo
Arteaga como Jefe del Ejército de Operaciones del Norte. El primer año la guerra se
desarrolló por vía marítima, inicialmente dominó la Marina peruana. Pero finalmente la
campaña naval fue ganada por la Armada de Chile cuando logró la captura del buque
peruano insignia Monitor Huascar y la muerte del almirante peruano Miguel Grau. Este
duro golpe fue logrado luego de varias incursiones en la costa chilena; el Huáscar
comenzó a ser perseguido sin cesar. Finalmente, el Huáscar aflojó su bandera en signo
del triunfo del contrario, de esta manera Perú perdió su mejor buque, y también sufría la
pérdida de uno de sus más valiosos marinos; Miguel Grau Seminario.

Posteriormente, la guerra pasó al campo terrestre; aquí el Ejército de Chile salió


victorioso sobre las tropas mal equipadas del ejército de Bolivia y Perú. La Batalla del
Alto de la Alianza dio lugar a la victoria definitiva de Chile el 26 de mayo de 1880,
como consecuencia el ejército boliviano se retiró definitivamente de la Guerra. Al poco
tiempo, nuevamente Chile daría una estocada a la alianza defensiva con la derrota del
ejército regular del Perú comandado el Coronel Francisco Bolognesi en la Batalla de
Arica el 7 de junio del mismo año. Esta batalla se originó en el morro de Arica.

Acceder a este lugar era complejo, primero por su altura sobre el nivel del mar y
segundo porque se encontraba protegido por 2.000 hombres peruanos, al mando del
coronel francisco Bolognesi. La planicie del morro se fortificó previendo un ataque
marítimo. No obstante, la importancia del morro para las comunicaciones entre las
fuerzas chilenas hacía vital su captura. Se designó al coronel Lagos. Se fabricó un
puente sobre el río Lluta, para acceder más libremente al morro, y una vez cercado se
pidió la rendición del general Bolognesi. En esta guerra Alfonso Ugarte, de las tropas
peruana prefirió lanzarse del morro de Arica antes de entregar la bandera de su país al
enemigo.

Los aliados conformados por unos 8.500 peruanos y 5.000 bolivianos, ocupaban la zona
al norte de Tacna. Estos estaban al mando del general Narciso Campero, nuevo
presidente de Bolivia. En la mañana del 26 de mayo la artillería abrió fuego dando
inicio a la batalla de Tacna. La artillería chilena se mostró superior a las líneas del
ejército aliados. Más tarde, el coronel Pedro Lagos atacó sorpresivamente, provocando
la huida de las tropas al mando de Campero. Luego de esta fuerte derrota los bolivianos
se retirarían de la guerra, huyendo por el camino del altiplano. Los peruanos,
completamente desalentados y abandonados, huyeron hacia Arequipa.

El punto culmen de la guerra se dio con la ocupación de Lima por parte de las tropas
chilenas, conocida como Campaña de la Breña, realizada en el año 1881. Ante esta
ocupación los peruanos respondieron con una formación de guerrillas conformada por
los pocos soldados del ejército oficial y algunas tropas irregulares al mando del General
Andrés Avelino Cáceres. Luego de la derrota y de otro golpe en la Batalla de
Huamachuco, Chile y Perú pactaron una solución diplomática el 20 de octubre de 1883,
con la firma del Tratado de Ancón. Como resultado el Departamento de Tarapaca pasó
al Estado chileno permanentemente y las provincias de Arica y Tacna quedaron bajo el
control de Chile por un periodo de 10 años.

Bolivia firmó una tregua con Chile en 1884. En esta básicamente se acordó que Chile
mantendría el control del territorio de Antofagasta. Además, se determinaron algunas
disposiciones comerciales y aduaneras. En última instancia, el Tratado de paz estipuló
que Perú perdiera gran parte de sus importantes departamentos. En adición, Bolivia
perdió la zona del litoral costero. En 1904, Chile y Bolivia firmaron un tratado para
establecer los límites territoriales entre ambas naciones, en suma, Chile se comprometió
a construir un ferrocarril de Arica a La Paz, con el fin de permitir el libre tránsito de las
mercancías bolivianas y pagar una compensación económica.

También podría gustarte