Está en la página 1de 2

Contrato de Obra y Servicios

Hay Contrato de obra cuando una persona, llamada contratista, actuando


independientemente, se obliga a favor de otra, llamada comitente, a realizar una obra material o
intelectual, mediante una retribución.

Hay Contrato de Servicios cuando una persona, prestador de servicios, actuando


independientemente, se obliga a favor de otra, llamada comitente, a proveer un servicio
mediante una retribución.

Caracteres:

*Bilateral: Porque surgen obligaciones tanto para el contratista o prestador de servicio, como
para el comitente.

*Consensual: Produce efectos desde el momento de la celebración del contrato.

*Conmutativo: Porque ambas partes conocen desde su celebración, las ventajas y desventajas
que les atraerá el negocio.

*Oneroso: Porque una parte promete cumplir un servicio porque la otra se compromete a pagar
un precio en dinero.

*Nominado: porque el código le da un nombre y lo regula en forma especial.

*No formal: Las partes al celebrarse no están obligadas a sujetarse a formas determinadas por
la ley.

Elementos y generalidades.

El contrato de servicios posee los elementos propios de todos los contratos en general:
consentimiento, objeto y causa. Los elementos propios específicos o particulares están en la
prestación del servicio y el pago en dinero. El servicio será ejecutado por el prestador de
servicio, quien pone su capacidad de trabajo a disposición del otro con abstracción del
resultado. Esta es una de las diferencias con el contrato de obra, porque en el de obra, lo que
se busca es un resultado. La prestación de servicios es una obligación de medios, el prestador
del servicio pone toda su diligencia al realizar la actividad humana independientemente de un
resultado favorable para el comitente, y no responde sino por una clara impericia en la
prestación de hacer (se debe determinar el dolo o culpa del prestador). En el contrato de obra
se produce una obligación de resultado, si no se consigue la realización de dicho resultado, se
responde objetivamente, se prescinde de toda culpa o dolo por parte del empresario, responde
civilmente por no cumplir con el resultado prometido.

No hay subordinación del prestador de servicio ni del empresario para con el comitente,
es esa la diferencia principal con el contrato de trabajo, la subordinación, que puede ser
económica, jurídica o técnica. Los servicios prestados en relación de dependencia se rigen por
la normas del derecho laboral. Si bien en ciertos casos la realidad nos indica que en el contrato
de servicios, el servicio prestado carece de subordinación en algunos casos, y en otros se da
en cierto grado.

En el contrato de obra los elementos son la realización de la obra y su resultado y el


precio en dinero. El empresario es el que asume la obligación de resultado. Es el que realiza la
obra, con su industria o trabajo, se la haya o no provisto de materiales. Ejecuta la obra para
lograr un resultado. El resultado es el carácter tipificante de este contrato. El objeto específico
se encuentra en la actividad humana que despliega el constructor o empresario que se traduce
en crear algo distinto a lo existente, es decir que se requiere la nueva especie.