Está en la página 1de 9

Par‡metros para la delimitaci—n y

manejo adaptativo de zonas de


amortiguamiento en parques nacionales
del Cerrado, Brasil
Flavia Vilhena
flavilhena@hotmail.com
Bryan Finegan
CATIE.bfinegan@catie.ac.cr
Sergio Vel‡squez
CATIE.svelasqu@catie.ac.cr
Bruno Cesar Fran•a
apaconsultoria@ig.com.br

Peapalanthus
especiosus,
popularmente conocida
por ‘sempre-viva’; es
una especie de campo
abierto en las alturas del
Cerrado. En la foto, la
sempre-viva es
contemplada por una
visitante en el Parque
Nacional Serra da
Canasta, Minas Gerais,
Brasil.

16 Recursos Naturales y Ambiente/2004


Resumen Summary
La implementaci—n de zonas de amortiguamiento Parameters for the delimitation and adaptive
(ZAM) se presenta como un importante mecanis- management of buffer zones in national parks
mo para la protecci—n de los parques nacionales. of the Cerrado, Brazil. The implementation of
En este sentido, la presente investigaci—n busc— buffer zones (ZAM) is presented as an important
formular un est‡ndar (conjunto de Principios, Crite- mechanism for the protection of national parks.
rios e Indicadores) para la delimitaci—n y manejo de This investigation has formulated a standard (set of
las ZAM en parques nacionales del bioma Cerrado, Principles, Criteria and Indicators) for the
Brasil. delimitation and management of ZAM in national
La metodolog’a utilizada const— de la elaboraci—n parks of the Cerrado biome, Brazil.
de un est‡ndar preliminar para la delimitaci—n y ma- The methodology consisted of the elaboration of a
nejo de las ZAM y de una prueba y validaci—n del preliminary standard for the delimitation and
mismo est‡ndar por medio de cinco filtros. Los dos management of buffer zones, and a test and
primeros filtros se realizaron en talleres con un gru- validation of the same standard by the aplication of
po multidisciplinario de expertos. El tercero consis- five filters. The first two filters were applied in
ti— en una prueba de campo de los indicadores, workshops with a multidisciplinary group of
llevada a cabo en los Parques Nacionales Emas y experts. The third one consisted of a field test of
Veadeiros, ambos ubicados en el bioma Cerrado. the indicators, carried out in the National Parks
Los filtros cuarto y quinto se realizaron por medio Emas and Veadeiros, both located in the Cerrado
de consultas individuales con expertos. biome. The fourth and fifth filters were individual
El proceso de prueba y validaci—n del est‡ndar consultations with experts. The test and validation
preliminar result— en 171 par‡metros, organizados process of the preliminary standard resulted in 161
jer‡rquicamente en 9 principios, 21 criterios, 53 in- parameters: 9 principles, 21 criteria, 53 indicators
dicadores y 78 verificadores. Los par‡metros se and 78 verifiers. The parameters were distributed in
distribuyeron en tres dimensiones distintas: 35 en three different dimensions: 35 in the biophysical
la dimensi—n biof’sica, 59 en la dimensi—n socioe- dimension, 69 in the socio-economic dimension
con—mica y 67 en la dimensi—n de gesti—n. and 67 in the management dimension.
La clasificaci—n de los indicadores del est‡ndar fi- A classification of the indicators in the final standard
nal determin— que en la dimensi—n biof’sica, los pa- indicates that the biophysical parameters generate
r‡metros generaron informaciones acerca del im- information about the impact of the management
pacto del manejo en la funcionalidad de la ZAM. La on the functionality of the ZAM. Most of the
mayor parte de los indicadores socioecon—micos indicators in the socio-economic dimension were
generaron informaciones acerca de las condicio- defined as condition parameters, generating
nes sociales de la ZAM, las cuales influyen directa- information about the social conditions within the
mente en su funcionalidad. Finalmente, la mayor’a ZAM and their influence on the ZAMÕs functionality.
de los indicadores de la dimensi—n de gesti—n ge- Finally, most of the indicators in the management
neraron informaciones acerca de los mecanismos dimension were classified as process parameters,
adoptados para ejecutar el manejo de la ZAM. generating information about the mechanisms
Palabras claves: Zonas de amortiguamiento; adopted to execute the ZAMÕs management.
‡reas protegidas; parques nacionales; normaliza- Keywords: Buffer zones; protected areas;
ci—n; Cerrado; Brasil. national parks; normalization; Cerrado; Brazil.

Recursos Naturales y Ambiente/2004 17


L
os parques nacionales se des- Con el prop—sito de contri- la formulaci—n del est‡ndar consis-
tacan por representar un im- buir con la conservaci—n del bio- ti— en siete etapas que se resumen a
portante valor para la pro- ma Cerrado,esta investigaci—n tuvo continuaci—n. Esta metodolog’a es
tecci—n de los ecosistemas naturales. como objetivo definir,probar y vali- una adaptaci—n de la creada por el
Sin embargo,el simple hecho de de- dar par‡metros para la delimitaci—n CIFOR (Prabhu et al . 1999) para la
finir l’mites para un parque nacio- y manejo adaptativo de zonas de formulaci—n de est‡ndares para el
nal no garantiza el Žxito en la pro- amortiguamiento en parques nacio- manejo sostenible de los bosques.
tecci—n de elementos claves de la nales del Cerrado. Entre los pro- 1. Revisi—n bibliogr‡fica y diagn—sti-
sostenibilidad de los ecosistemas, tal ductos generados, se tiene un est‡n- co r‡pido participativo. Por medio
como la biodiversidad. En este sen- dar para la delimitaci—n y manejo de una extensa revisi—n de litera-
tido, se hace importante integrar de zonas de amortiguamiento que tura, se identificaron las principa-
medidas de manejo que reduzcan pretende servir como herramienta les variables tomadas en cuenta en
las amenazas externas hacia el ‡rea pr‡ctica para orientar el proceso de experiencias con delimitaci—n y
protegida. delimitaci—n, evaluaci—n de los l’mi- manejo de zonas de amortigua-
El establecimiento de zonas de tes de zonas de amortiguamiento miento en el mundo. Estas varia-
amortiguamiento (ZAM) es una im- implementadas y la toma de decisio- bles fueron ajustadas durante una
portante herramienta para la pro- nes sobre el manejo. La evaluaci—n prueba de campo en las dos regio-
tecci—n de los parques nacionales, ya sistem‡tica de una zona de amorti- nes seleccionadas. Para adecuar el
que -como la palabra lo dice- permi- guamiento, por medio de la medi- conjunto de variables prelimina-
te amortiguar los impactos negati- ci—n e interpretaci—n de los indica- res a las caracter’sticas propias de
vos en el ‡rea protegida (Mackinnon dores formulados en este trabajo, las zonas de amortiguamiento en
et al. 1990,Miller et al. 2001).Sin em- permitir‡ la ejecuci—n de un manejo el bioma Cerrado se utilizaron he-
bargo, diversos autores llaman la adaptativo que considere la din‡mi- rramientas de diagn—stico r‡pido
atenci—n sobre la dificultad de im- ca socioecon—mica, adem‡s de las participativo1.
plementar zonas de amortiguamien- respuestas de manejo en la dimen- 2. Sistematizaci—n y jerarquizaci—n
to debido a la ausencia de criterios si—n biof’sica y de las condiciones de las variables. Se adopt— el
consistentes y coherentes con los de gesti—n que ofrece el ‡rea. marco jer‡rquico propuesto por
procesos de delimitaci—n y manejo Lammerts van Beuren y Blom
de estas ‡reas (Miller et al. 2001, Metodolog’a (1997) como referencia para la
IUCN 2000, WWF 1999, Brown y Dos regiones del bioma Cerrado sistematizaci—n y distribuci—n de
Wyckoff-Baird 1992, Wells y Bran- fueron seleccionadas para el ajuste y las variables en tres par‡metros
don 1992). prueba de campo de un est‡ndar de diferentes niveles jer‡rquicos:
La importancia de implementar preliminar: el Parque Nacional das Principios, Criterios e Indicado-
zonas de amortiguamiento funcio- Emas y Parque Nacional Chapada res (P,C&I).Adem‡s,los par‡me-
nales adquiere mayor relevancia en dos Veadeiros. Las dos regiones fue- tros fueron organizados en un es-
pa’ses como Brasil, donde la fuerte ron seleccionadas debido a las dife- t‡ndar preliminar que se dividi—
presi—n antropogŽnica pone en rencias que presentan en cuanto a en dos aplicaciones distintas: de-
riesgo a ecosistemas de gran valor contexto socioecon—mico y biof’si- limitaci—n y manejo de zonas de
ecol—gico. El Cerrado es uno de es- co. El Parque Nacional das Emas se amortiguamiento. Dentro de ca-
tos escenarios. Si bien esta es un ubica en una regi—n productora de da aplicaci—n, los par‡metros
‡rea prioritaria para la conserva- granos, caracterizada por latifundios fueron separados en tres dimen-
ci—n de la biodiversidad (Funatura instalados a partir de la dŽcada de siones: socioecon—mica, biof’sica
1999, Myers et al. 2000), la represen- 1980,per’odo que marc— el inicio de y gesti—n.
tatividad de este ecosistema en la historia de ocupaci—n del Cerrado 3. Validaci—n de los principios preli-
‡reas protegidas es muy baja para el cultivo agr’cola. El Parque minares (Filtro 1). Este proceso
(0,85% de su ‡rea de dominio, se- Nacional Chapada dos Veadeiros consisti— en la evaluaci—n y ade-
gœn WWF 2000); asimismo, entre tiene una historia de ocupaci—n hu- cuaci—n de los principios que con-
las unidades de conservaci—n que mana m‡s larga y, por ende, mayor formaban la versi—n preliminar
protegen el Cerrado, muchas se en- deterioro; los principales usos del del est‡ndar. Con ese fin, se hizo
cuentran en condici—n de alta vul- suelo son la actividad tur’stica y la un taller con un grupo multidisci-
nerabilidad a los impactos antropo- agricultura de subsistencia. plinario de diez expertos en la
gŽnicos (WWF 1999). El procedimiento adoptado para Universidad Federal de Lavras,
1 Metodología de investigación participativa que dispone de diversas herramientas para hacer diagnósticos de la realidad, con la participación de diversos
actores (Gomes et al. 2000).

18 Recursos Naturales y Ambiente/2004


Minas Gerais, Brasil. La redac-
ci—n de todos los principios consi-
derados como relevantes (o sea,
importantes para alcanzar una
ZAM funcional), pero inconsis-
tentes (cuya interpretaci—n no era
clara y œnica) fue modificada, tra-
tando de acercarlos a una situa-
ci—n ideal de consistencia y rele-
vancia. Los principios evaluados
como incoherentes (cuando no se
relacionan con la aplicaci—n co-
rrespondiente) fueron eliminados
del est‡ndar o reubicados, cuando
fue conveniente.
4. Validaci—n del est‡ndar prelimi-
nar (Filtro 2). Este filtro consisti—
en la evaluaci—n y adecuaci—n de
la versi—n preliminar del est‡ndar,
mediante un taller realizado en
Brasilia (Brasil) con un equipo
multidisciplinario de 18 expertos,
divididos en tres grupos: biof’sico,
socioecon—mico y gesti—n. Para la
validaci—n del est‡ndar preliminar
se dieron discusiones grupales, en
las que los expertos revisaron los
Parque Nacional Chapada dos Veadeiros, ‡rea de dominio del bioma Cerrado
par‡metros separadamente en ca-
da subgrupo y luego una evalua-
ci—n en plenaria.
5.Prueba de campo de los indicado-
res (Filtro 3). Un equipo capacita- mensiones (biof’sica, socioecon—- Resultados y discusi—n
do de cuatro personas evalu— la mica y de gesti—n) de manera indi- Durante el proceso de desarrollo del
aplicabilidad de los indicadores, vidual. El trabajo fue ejecutado est‡ndar se incorporaron algunas
segœn mŽtodo de medici—n utiliza- por dos expertos, para un total de herramientas a la metodolog’a pro-
do y dificultad de verificaci—n en seis consultas. Esta evaluaci—n puesta por CIFOR (Prabhu et al.
el campo. Como herramientas pa- permiti— valorar la relevancia (al- 1999),con el fin de adecuar el mŽto-
ra la evaluaci—n se utilizaron algu- ta, mediana y baja) de los indica- do segœn los objetivos trazados. La
nas metodolog’as para simular la dores y verificadores y la facilidad formulaci—n del est‡ndar preliminar
medici—n de los indicadores (por de medir los verificadores. que constituye el marco de esta in-
ejemplo, observaci—n directa, apli- 7. Revisi—n final del est‡ndar (Filtro vestigaci—n, fue orientada por metas
caci—n de encuestas estructuradas 5). El est‡ndar, validado mediante previamente definidas y relaciona-
y semi-estructuradas y an‡lisis de los cuatro filtros anteriores, fue so- das con la delimitaci—n y manejo de
documentos). El procedimiento metido a una œltima revisi—n por zonas de amortiguamiento. Estas
utilizado en la prueba de campo algunos miembros del comitŽ de metas fueron las siguientes:
permiti— identificar verificadores investigaci—n, con el objetivo de Meta 1.- Delimitar un ‡rea externa al
adecuados para la medici—n de los identificar posibles traslapos e in- parque nacional, identificada como
indicadores. De esta manera, los consistencias. Esta etapa no fue un clave para su conservaci—n por inte-
verificadores fueron integrados al filtro propiamente dicho, ya que la grar elementos del paisaje que influ-
est‡ndar como un nuevo grupo de revisi—n no fue de la base concep- yen directamente en la misma unidad
par‡metros. tual del est‡ndar sino de su estruc- de conservaci—n.
6. Etapa final de la validaci—n del es- tura jer‡rquica; no obstante, para Meta 2.- Manejar un ‡rea externa al
t‡ndar (Filtro 4). Esta etapa per- efectos del an‡lisis la considerare- parque nacional,con el fin de condu-
miti— valorar cada una de las di- mos como un filtro. cirla a una condici—n funcional de

Recursos Naturales y Ambiente/2004 19


Para delimitar una zona de amortiguamiento es importante conocer c—mo se utilizan los recursos
de la fauna y flora local. La arnica (Lychonophora pinaster) - especie endŽmica del Cerrado muy
empleada en la medicina popular

amortiguamiento de los impactos an- dr’an influir en la funcionalidad de ci—n de la misma.La Figura 1 mues-
tropogŽnicos en la unidad de conser- la zona de amortiguamiento. Todos tra tambiŽn la ocurrencia de cam-
vaci—n,sean ellos de origen biof’sico, los principios formulados en el es- bios en la jerarqu’a de los par‡me-
socioecon—mico o de gesti—n. t‡ndar preliminar fueron aprobados tros en los filtros 2, 3,4 y 5.General-
La formulaci—n del est‡ndar pre- y se mantuvieron hasta el est‡ndar mente, los cambios de posici—n hori-
liminar result— en 150 par‡metros: final. Se encontr— que el 64% de los zontal se dieron desde una posici—n
18 Principios, 33 Criterios y 99 Indi- par‡metros para la delimitaci—n in- jer‡rquica superior hacia una infe-
cadores, distribuidos de la siguiente cluidos en el est‡ndar preliminar lle- rior. Los cambios de posici—n verti-
manera: dimensi—n biof’sica 31, di- garon al est‡ndar final; asimismo, el cal ocurrieron de manera creciente
mensi—n socioecon—mica 57 y de est‡ndar preliminar contribuy— con entre los filtros 2 a 4.
gesti—n 62 par‡metros. aproximadamente 70% de los par‡- El est‡ndar final que result— de
En la dimensi—n biof’sica se in- metros para la aplicaci—n del mane- la aplicaci—n de los cinco filtros de-
cluyeron todas las variables relacio- jo en el est‡ndar final. La propor- sarrollados tuvo un total de 161 pa-
nadas con las funciones ecol—gicas ci—n de cambios generados por los r‡metros, distribuidos en cuatro ni-
de las zonas de amortiguamiento y cinco filtros (F1, F2, F3, F4 y F5) veles jer‡rquicos y en tres dimensio-
aspectos de paisaje relevantes para aparece en la Figura 1. nes distintas. La dimensi—n de ges-
su delimitaci—n. La dimensi—n so- Los cambios en aplicaci—n se ti—n fue la que integr— el mayor nœ-
cioecon—mica contempl— los aspec- concentraron en los filtros 2 y 3 y se mero de par‡metros, seguida de la
tos relacionados con las actividades relacionaron, m‡s que todo, con la dimensi—n socioecon—mica y, final-
humanas, como los tipos e intensi- dimensi—n de gesti—n que inicial- mente, la dimensi—n biof’sica (Cua-
dad de uso de la tierra e iniciativas mente inclu’a par‡metros para la de- dro 1). En el Cuadro 2 se incluye la
de las comunidades hacia la conser- limitaci—n. Se percibi— que aunque lista completa de Principios y Crite-
vaci—n. En la dimensi—n de gesti—n la gesti—n ambiental es determinan- rios del est‡ndar final, œtiles para la
se contemplaron los aspectos pol’ti- te en la funcionalidad de la ZAM, delimitaci—n y manejo de zonas de
cos, legales e institucionales que po- esta no debe influir en la delimita- amortiguamiento.

20 Recursos Naturales y Ambiente/2004


Caracter’sticas del est‡ndar
para la delimitaci—n y manejo
de zonas de amortiguamiento
Al hacer un an‡lisis cuantitativo del
est‡ndar final, se observa una pe-
que–a cantidad de par‡metros apli-
cados a la delimitaci—n. Sin embar-
go, es necesario llamar la atenci—n
acerca de la importancia de la deli-
mitaci—n en el Žxito de las ZAM. Es
decir, un manejo se–alado como
efectivo por una buena calificaci—n
de los indicadores en las tres dimen-
siones, no necesariamente conduce a
la creaci—n de una zona funcional-
mente amortiguadora de un parque
nacional. Figura 1.
En este caso, la respuesta est‡ di- Cambios
rectamente relacionada con la ubi- generados
en los filtros
caci—n de la ZAM y los criterios uti- 1, 2, 3, 4 y
lizados para su delimitaci—n. As’, se 5
considera que el proceso de delimi-
taci—n bajo criterios tŽcnicos y cien-
t’ficos es un pre-requisito para la
aplicaci—n de los par‡metros de ma- del contexto en que est‡n inmersos, ceso (actividades que deben desa-
nejo que contiene el est‡ndar. es indispensable que se busque in- rrollarse, ya sean administrativas u
En la presente investigaci—n, la formaci—n en las unidades producti- operativas, para lograr el Žxito del
dificultad de medir indicadores fue vas. La dimensi—n de gesti—n pre- manejo) y de resultado (metas o es-
un aspecto marcado en todas las di- sent— dificultades en cuanto a la tado final deseado del manejo). El
mensiones, lo que influy— directa- medici—n de indicadores, principal- est‡ndar generado en esta investiga-
mente en la formulaci—n del est‡n- mente debido a la ausencia de regis- ci—n se caracteriza por el hecho de
dar. Las dimensiones biof’sica y de tros sobre las actividades que desa- que todos los indicadores biof’sicos
gesti—n fueron las que sobresalieron rrollan las instituciones ambientales son de resultado. Este aspecto puede
en este sentido, pues presentaron competentes. ilustrarse con el indicador biof’sico:
una mayor proporci—n de indicado- Segœn Lammerts van Beuren y ÒOcurrencia de ‡reas degradadas en
res cr’ticos debido a la dificultad de Blom (1997) los indicadores pueden la ZAMÓ que consiste en una res-
medirlos. Entre los indicadores so- referirse a aspectos de condici—n puesta de manejo. Por otro lado, la
ciales, la dificultad de medirlos se re- (requisitos esenciales presentes o es- mayor’a de los indicadores sociales
laciona con la subjetividad que ge- tablecidos para el manejo), de pro- se clasifican como de condici—n (co-
neralmente caracteriza a la metodo-
log’a m‡s usada para la medici—n de
indicadores sociales: las encuestas.
Como se percibe entre los verifica- Cuadro 1.
dores de indicadores sociales, la ma- Número de parámetros en cada dimensión que
conforman el estándar final
yor’a de ellos prevŽn la recolecci—n
de informaci—n por medio de en-
cuestas con productores rurales y, Parámetros Dimensión Total
como se sabe, este tipo de abordaje Biofísica Socioeconómica Gestión
generalmente resulta en respuestas
inducidas; es decir, el encuestado Principios 2 4 3 9
trata de responder lo que el investi- Criterios 5 9 7 21
gador quiere escuchar. Indicadores 13 20 20 53
Sin embargo,para algunos de los Verificadores 15 26 37 78

indicadores m‡s relevantes dentro Total 35 59 67 161

Recursos Naturales y Ambiente/2004 21


Cuadro 2.
Principios y criterios resultantes en el estándar final para la delimitación y manejo de zonas de amortiguamiento

Aplicaci—n Dimensi—n Principios Criterios

Delimitación Biofísica 1. La ZAM involucra elementos 1.1 En la ZAM, los elementos del paisaje se integran en un espacio
del paisaje que protegen el PN geográfico que influye directamente sobre la biodiversidad del PN.
de las amenazas externas.
Socioeconómica 1. La ZAM involucra a las 1.1. La ZAM involucra a las comunidades humanas que demandan
comunidades humanas que de recursos del ecosistema protegido.
ejercen impacto directo sobre
el PN.
Biofísica 1. La ZAM involucra elementos 1.1. El manejo garantiza el mantenimiento de la cantidad y calidad de
del paisaje que protegen el cobertura vegetal remanente en la ZAM.
PN de las amenazas externas.
1.2. Las actividades productivas en las propiedades rurales colindantes
con el PN son compatibles con los objetivos de conservación.
2. El manejo de la ZAM favorece 2.1 Los disturbios ambientales en la ZAM ocurren con frecuencia e
el mantenimiento de los intensidad aceptable como para que los procesos ecológicos se
procesos ecológicos mantengan y/o restablezcan.
establecidos en el PN.
2.2. Las especies alóctonas criadas en la ZAM no utilizan recursos del
PN.
Socioeconómica 1. El manejo de la ZAM 1.1. Los recursos naturales utilizados en la ZAM son manejados de
proporciona un desarrollo manera favorable a su manutención.
integrado a la conservación.
1.2. Existen oportunidades de ingreso por medio de prácticas
agroecológicas.
1.3. Existe un reconocimiento local de la importancia de la conservación
ambiental.
1.4. La presencia de la fauna silvestre no compromete las actividades
productivas de la ZAM.
1.5. La cultura es preservada y valorizada por medio de incentivos
locales.
1.6. Se contemplan los requisitos básicos de la comunidad residente en
Manejo la ZAM.
2. La estabilidad y la distribución 2.1. En la ZAM existen mecanismos que contribuyen para una mejor
demográfica permiten una distribución demográfica; se controla el crecimiento desordenado de
mayor aproximación al uso los centros urbanos.
sustentable de los recursos
naturales.
3. El PN genera beneficios 3.1. Las comunidades locales se apropian de los beneficios
efectivos para la comunidad socioeconómicos generados por el PN.
local
Gestión 1. La ZAM controla las políticas 1.1. La ZAM controla la implementación de programas y proyectos
públicas, privadas y aquellas sectoriales que puedan amenazar los objetivos del PN.
dirigidas al tercer sector, que
divergen de los objetivos del
PN
2. La ZAM integra diferentes 2.1. El incentivo a la conservación de los recursos naturales en la ZAM
instituciones que actúan en la forma parte de la política implementada por las instituciones
conservación de la gubernamentales y no gubernamentales de la región.
biodiversidad del PN.
2.2. El manejo de la ZAM está orientado por un proceso de planificación.
2.3. Las acciones en la ZAM están dirigidas hacia la eliminación o
reducción de las amenazas a la biodiversidad.
2.4. Las instituciones que actúan en la ZAM conocen el ecosistema
protegido y aplican este conocimiento para decidir sobre el manejo
da la misma.
2.5. El manejo de la ZAM tiene un carácter participativo.
3. El manejo de la ZAM favorece 3.1 Existen mecanismos efectivos de gestión de los recursos hídricos
la regulación hídrica. en la ZAM.

22 Recursos Naturales y Ambiente/2004


mo ilustra, por ejemplo, el indicador
ÒAcceso de los habitantes a los me-
dios de comunicaci—nÓ que constitu-
ye una condici—n para el Žxito en el
manejo socioecon—mico de la
ZAM). La mayor’a de los indicado-
res de gesti—n resultaron ser de pro-
ceso; por ejemplo, el indicador de
gesti—n ÒAtenci—n a las denuncias de
actividades il’citasÓ requiere infor-
maciones acerca de la eficiencia de
los procesos de manejo adoptadas
en la ZAM.
Estos aspectos pueden ayudar a
interpretar los resultados de la cali-
ficaci—n de los indicadores de ma-
nejo; as’, una baja calificaci—n en la
dimensi—n de gesti—n posiblemente
se asocia con fallas en los procesos
de manejo. A la vez, una califica-
ci—n baja en la dimensi—n social, en
general, se asocia con aspectos de
condici—n; finalmente, una baja ca-
lificaci—n en la dimensi—n biof’sica
supone la existencia de problemas
en los resultados de manejo y, por
lo tanto, en la funcionalidad de la Los campos abiertos son ‡reas claves para las especies de la fauna del bioma
ZAM. Esta tendencia, marcada pa- Cerrado. Emas (Rhea americana) en la ZAM del PN das Emas
ra cada una de las dimensiones,
puede servir como una importante
herramienta en la evaluaci—n del
manejo adaptativo de las zonas de
amortiguamiento y permite relacio-
nar el desempe–o del manejo (indi-
cado por elementos de resultado)
con la existencia de condiciones fa-
vorables y los mecanismos adopta-
dos para el manejo. La Figura 2
ilustra la distribuci—n de los indica-
dores en aspectos de condici—n,
proceso y resultado. Como se ve,
hay una mayor concentraci—n de in-
dicadores de resultado en la dimen-
si—n biof’sica, en tanto que los indi-
cadores de condici—n se concentran
en la dimensi—n socioecon—mica y
los indicadores de proceso en la di-
mensi—n de gesti—n.

Figura 2. Distribución de los indicadores en aspectos de condición, proce-


so y resultado

Recursos Naturales y Ambiente/2004 23


Conclusiones y la medici—n de indicadores en la es- como herramienta importante para
recomendaciones cala de paisaje. Para esto, es funda- la delimitaci—n y manejo de zonas de
Los resultados obtenidos en esta in- mental contar con informaci—n pro- amortiguamiento de parques nacio-
vestigaci—n permiten concluir que la veniente de sensores remotos. Para nales, as’ como de otras categor’as
metodolog’a del CIFOR tiene gran la delimitaci—n de las ZAM es fun- de manejo de ‡reas protegidas, toda
relevancia para el desarrollo de un damental la interpretaci—n de la di- vez que se establezca un proceso
est‡ndar que permita la delimita- mensi—n biof’sica en la escala de pai- previo de ajustes en sus variables,
ci—n y manejo de las ZAM. Sin em- saje, considerando la red de drenaje principalmente en sus verificadores.
bargo, las caracter’sticas marcadas que influye en el parque nacional, La adecuaci—n del est‡ndar a cada
por el fuerte componente social que las ‡reas claves ocupadas por las es- realidad debe concebirse como una
presentan las ZAM,demandan la in- pecies colonizadoras y la ocupaci—n etapa permanente en el proceso de
tegraci—n de herramientas de inves- de la tierra en la faja de protecci—n monitoreo.
tigaci—n participativa. La combina- del parque nacional.Por otro lado, la
ci—n de estas herramientas resulta dimensi—n socioecon—mica debe in- Agradecimientos
en una metodolog’a eficaz para el fluir en la delimitaci—n de la ZAM Agradecemos al WWF Brasil y Funda-
desarrollo de tal est‡ndar. con el fin de mostrar las ‡reas donde ci—n Ford por el apoyo financiero brin-
La dificultad de medir indicado- se ubican comunidades humanas dado; al IBAMA por el apoyo log’stico
res fue un aspecto marcado en todas que ejercen impacto directo sobre el para la realizaci—n de talleres y visitas
las dimensiones, el cual influy— di- parque nacional. Son prerrequisitos de campo en los Parques Nacionales
rectamente en la formulaci—n del es- para la aplicaci—n del est‡ndar, la Emas y Veadeiros; al IDEA WILD por la
t‡ndar. Las dimensiones biof’sica y delimitaci—n de las ZAM bajo crite- donaci—n de equipos para las activida-
socioecon—mica se destacan por pre- rios tŽcnicos y cient’ficos y la exis- des de campo; a la Fundaci—n Emas
sentar un mayor nœmero de indica- tencia de mecanismos de cogesti—n por el apoyo log’stico en la regi—n del
dores cr’ticos debido a la dificultad entre las instituciones federales, es- ÒParque Nacional das EmasÓ y a la Uni-
de medirlos. tatales y municipales responsables versidad Federal de Lavras por el apo-
El est‡ndar hace que el Sistema de la gesti—n ambiental en la regi—n yo log’stico para la realizaci—n de talle-
de Informaci—n Geogr‡fica (SIG) que abarca la ZAM. Por otro lado, res. Agradecemos tambiŽn a Miguel Ci-
constituya una herramienta clave en para el Žxito del manejo es funda- fuentes Arias, por la importante contri-
el proceso de delimitaci—n de las zo- mental que las instituciones compe- buci—n en la definici—n del tema de es-
nas de amortiguamiento. La misma tentes de la gesti—n ambiental sean ta investigaci—n; a los asesores y cola-
consideraci—n se aplica a la imple- capaces de registrar sus actividades boradores que participaron en las di-
mentaci—n de un programa de ma- en informes mensuales o anuales. versas etapas del proceso y sin los cua-
nejo adaptativo;a la vez, se hace ne- Finalmente, el est‡ndar formula- les este trabajo no hubiera sido posible.
cesario un monitoreo por medio de do en esta investigaci—n puede servir

Literatura citada

Brown,M; Wyckoff-Baird, B. 1992.El dise–o de proyectos integrados de conservaci—n y desarrollo. WWF/TNC/USAID. 69 p.


Funatura.1999.A•›es priorit‡rias para a conserva•‹o do Cerrado e Pantanal.Funatura /CI/ Funda•‹o Biodiversitas/ UnB. 26 p.
Gomes, MAO;de Souza, AVA;Carvalho, RS. 2000.Diagn—stico r‡pido participativo (DRP) como mitigador de impactos s—cio-econ™micos em empreendimentos
agropecu‡rios. Informe Agropecu‡rio. EPAMIG 21(202):5-11.
IUCN (International Union for Conservation of Nature and Natural Resources, CH).2000.Evaluating effectiveness:A framework for assessing the management
of protected areas. Cambridge, England,IUCN/WWF. 121 p. (Best Practice Protected Area Guidelines Series no. 6).
Lammerts van Beuren, EM; Blom, EM. 1997. Principles, criteria, indicators: hierarchical framework for the formulation of sustainable forest management
standards.The Netherlands,Tropenbos Foundation.82 p.
Mackinnon,J;Mackinon,K;Child,G; Thorsell, J. eds. 1990.Manejo de ‡reas protegidas en los tr—picos. Reino Unido, IUCN. 309 p.
Miller, K;Chang, E; Johnson, N. 2001.Defining common ground for the mesoamerican biological corridor.Washington,DC, USA, World Resources Institute. 45
p.
Myers, N;Mittermeier, CG;Da Fonseca,GA; Kents,J. 2000.Biodiversity hotspots for conservation priorities. Nature 403:853-858.
Prabhu, R; Colfer, CJP; Dudley, RG. 1999. Guidelines for developing, testing and selecting criteria and indicators for sustainable forest management: a C&I
developers reference. Jakarta,Indonesia,CIFOR.186 p.
Wells, M;Brandon,K.1992.People and parks:linking protected area management with local communities.Washington,DC,The World Bank.99 p.
WWF (World Wildlife Fund,US).1999.çreas protegidas ou espa•os amea•ados? O grau de implementa•‹o e a vulnerabilidade das Unidades de Conserva•‹o
Federal Brasileiras de Uso Indireto. Bras’lia,Brasil,WWF. (Serie TŽcnica; v.3) 32 p.
WWF (World Wildlife Fund,US).2000.Expans‹o agr’cola e perda da biodiversidade no Cerrado. Origens, hist—rias e o papel do comŽrcio internacional. Bras’lia,
Brasil,WWF. (Serie TŽcnica v.7) 98 p.

24 Recursos Naturales y Ambiente/2004