Está en la página 1de 9

PLANIFICACIÓN

Tema: Hepatitis

Fecha: 03/01/12

Hora: 15:00
Área: Dispensario “Catedral”

Duración de la charla: 20 minutos

Grupo al que va dirigido: Usuarios que reciben atención médica

Medios audiovisuales: Papelógrafo

Responsable: Zully Elizabeth Proaño Palma


MOTIVACIÓN

Buenas tarde, mi nombre es Zully Proaño Palma estudiante de la Universidad


Técnica de Manabí, estoy aquí para brindarle una charla en la cual le voy a dar a
conocer que es la hepatitis, su diagnóstico esperando que pongan atención ya que
lo impartido le servirá de mucho.
OBJETIVOS

Objetivo General

Dar a conocer a los usuarios que es la hepatitis y su respectivo


tratamiento.

Objetivo Específicos

Identificar los signos y síntomas de la Hepatitis.


Conocer cuál es el tratamiento respectivo que se les da a las personas con
Hepatitis.
Analizar los beneficios de la utilización de dicho tratamiento.
INTRODUCCIÓN

Unos de las patologías de salud en todo el mundo es la hepatitis en el cual es una


afección o enfermedad inflamatoria que afecta al hígado. Su causa puede ser
infecciosa (viral, bacteriana, etc.), inmunitaria (por autoanticuerpos, hepatitis
autoinmune) o tóxica (por ejemplo por alcohol, venenos o fármacos). También es
considerada, dependiendo de su etiología, una enfermedad de transmisión sexual.

Hay virus específicos para la hepatitis (virus hepatotropos), es decir, aquellos que
sólo provocan hepatitis. Existen muchos: virus A, virus B, C, D, E, F, G. Los más
importantes son los virus A, B, C y, en menor medida, el D y el E, siendo los
últimos, F y G los últimos descritos y los menos estudiados.
HEPATITIS

Definición

Es una afección o enfermedad inflamatoria que afecta al hígado. Su causa puede


ser infecciosa (viral, bacteriana, etc.), inmunitaria (por autoanticuerpos, hepatitis
autoinmune) o tóxica (por ejemplo por alcohol, venenos o fármacos). También es
considerada, dependiendo de su etiología, una enfermedad de transmisión sexual.

Hay virus específicos para la hepatitis (virus hepatotropos), es decir, aquellos que
sólo provocan hepatitis. Existen muchos: virus A, virus B, C, D, E, F, G. Los más
importantes son los virus A, B, C y, en menor medida, el D y el E, siendo los
últimos, F y G los últimos descritos y los menos estudiados.

Tipos de Hepatitis
Hepatitis A: es una enfermedad del hígado causada por el virus de la hepatitis A
(VHA). Se transmite por el contacto con deposiciones de otro enfermo, por falta de
higiene en el hogar o bien el consumo de alimentos contaminados y
deficientemente lavados (como verduras regadas con aguas no tratadas o en
contacto con vectores, como moscas o cucarachas). Puede afectar a cualquier
individuo y tener carácter epidémico en aquellos lugares que no cuenten con
tratamiento adecuado de sus aguas servidas. En países más desarrollados la
hepatitis A afecta principalmente a casos aislados de individuos, aunque han
ocurrido epidemias que han llegado a cubrir grandes áreas en el pasado. Si bien
hoy en día existen vacunas que pueden prevenirla, las condiciones de
saneamiento ambiental y las normas de higiene al interior del hogar son la forma
más eficaz de evitar su desarrollo.

Hepatitis B: es una enfermedad grave causada por un virus que se transmite por
la sangre o por vía sexual desde un enfermo con hepatitis activa o de un portador
sano del virus de la hepatitis B (VHB). Puede causar una infección aguda o
crónica y así persistir en la sangre, causando cirrosis (cicatrización) del hígado,
cáncer del hígado, insuficiencia hepática y la muerte. También existe una vacuna
para su prevención.
Hepatitis C: es una enfermedad del hígado causada por el virus hepatitis C (VHC)
que se encuentra en la sangre de las personas que tienen la enfermedad. La
infección del VHC también es transmitida mediante el contacto con la sangre de
una persona infectada (en etapa de actividad o portación del virus) y también es
causa de hepatitis crónica, cirrosis, cáncer de hígado, insuficiencia hepática y
muerte.

Hepatitis D: es un virus defectuoso que necesita el virus de hepatitis B para


existir. El virus de la hepatitis D (VHD) se encuentra en la sangre de las personas
infectadas con el virus.

Hepatitis E: es un virus (VHE) que se transmite en forma muy similar al virus de


hepatitis A. Se disemina a través de agua contaminada.

Hepatitis F: de aparición reciente, puede ser el mismo conocido como G.

Hepatitis G: es el virus más nuevo, se conoce poco. Se cree que se transmite a


través de la sangre sobre todo en personas que usan drogas endovenosas, y se
supone que con otras enfermedades y tratamientos relacionados con la
coagulación.

Hepatitis Alcohólica

Producido por la ingesta de alcohol. Resulta en el daño directo debido al estrés


oxidativo a nivel de los hepatocitos. Su pronóstico es variable, yendo desde casos
autolimitados hasta situaciones más severas.

Hepatitis Isquémica

La hepatitis isquémica es causada por la disminución en el flujo sanguíneo hacia


los hepatocitos. Usualmente es debido a la disminución en la presión sanguínea
(shock) conocido también como shock hepático. Los pacientes con hepatitis
isquémicas generalmente se encuentran en mal estado debido a la causa
subyacente al shock (que pude ser de origen hepático, sangrado masivo o falla del
corazón). Raramente, la hepatitis isquémica puede ser causada por problemas
locales en los vasos sanguíneos (tales como trombosis o estenosis de la arteria
hepática, la cual es la responsable de la llegada de los nutrientes al tejido
hepático). En el perfil hepático se puede observar un aumento transitorio (hasta 10
días de duración) de las GOT y GPT, las cuales exceden los 1000U/L. Es raro que
exista insuficiencia hepática crónica secundaria a hepatitis isquémica.
Signos y Síntomas de la Hepatitis
La hepatitis viral, en sus etapas iniciales puede confundirse con una gripe o con
molestias estomacales, ya que presenta síntomas como:

Ictericia (coloración amarilla de la piel)


Coluria (presencia de pigmento biliar en la orina)
Nausea, vómito
Pérdida del apetito
Fiebre, escalofríos
Malestar general
Heces con color de arcilla
Diarrea
Fatiga
Dolor de cabeza
Prurito
Hepatomegalia (agrandamiento del hígado)
Dolor abdominal

El diagnóstico se establece con los síntomas que presente el


enfermo y cuando el médico palpa el hígado
Al detectar señales de agrandamiento y lo siente blando y en ocasiones el bazo,
que se localiza del lado contrario se aprecia también con mayor tamaño. El
diagnóstico se confirma mediante análisis de laboratorio de sangre y orina. La
mayoría de las personas con hepatitis A se recuperan en uno o dos meses,
mientras que las que padecen hepatitis viral pueden desarrollar cirrosis,
hepatopatía crónica y mayor riesgo de contraer cáncer de hígado. Cuando se
padece hepatitis se debe de llevar una alimentación adecuada y completa y la
restricción de ciertos alimentos deberá ser valorada por el médico dependiendo de
cada caso en particular. Por lo general se requieren calorías adicionales, aunque
las comidas deben ser administradas en raciones pequeñas. Es posible que en
algunos casos, cuando la persona presenta muchas náuseas y vómitos, la
alimentación se tenga que administrar vía intravenosa. La mayoría de las
personas con hepatitis no requieren un tratamiento médico radical, aunque podría
ser necesaria la hospitalización si se trata de personas mayores o que padecen al
mismo tiempo otras enfermedades.
La hepatitis fulminante, es una complicación grave de la hepatitis B, ya que
destruye grandes porciones del hígado y su atención requiere de hospitalización.

A las personas expuestas a la enfermedad, ya sea por haber tenido una


transfusión sanguínea, por estar en contacto con enfermos o por trabajar con
sangre y sus derivados, se les puede administrar Inmunoglobulina con
determinado contenido de anticuerpos de la hepatitis.

Tratamiento

El tratamiento principal es sintomático mientras que el específico dependerá de la


causa subyacente. Es así como en las hepatitis virales agudas se utilizará
medidas de soporte e hidratación, reservandose el uso de antivirales (actualmente
Interferón y Ribavirina) para casos por Virus hepatitis C (principalmente por el gran
porcentaje de pacientes que evolucionan a hepatitis crónica) mientras que en otros
casos como por ejemplo, en la intoxicación por paracetamol se utiliza N-
acetilcisteína. En el caso de la hepatitis crónica que lleva a insuficiencia hepática,
solamente se tratarán las complicaciones secundarias a ésta (hemorragia
digestiva alta, ascitis, infecciones etc...). Hoy en día, las hepatitis A, B y D pueden
prevenirse mediante una vacuna. Es recomendable inmunizar a los bebés y a los
adolescentes contra la hepatitis B, y esta vacuna ya forma parte del esquema de
vacunación en muchos países.
EVALUACIÓN

¿Qué es para usted la hepatitis?

¿Cuáles son los signos y síntomas de la hepatitis?

¿Cómo se diagnostica la hepatitis?

¿Cuál es el tratamiento que se les da a las personas con hepatitis?