Está en la página 1de 7

Los trastornos alimenticios son condiciones complejas que

emergen de la combinación de conductas presentes por largo


tiempo, factores biológicos, emocionales, psicológicos,
interpersonales y sociales.
Los científicos e investigadores aún se encuentran aprendiendo acerca de las causas de
estas condiciones físicas y emocionales que hacen tanto daño. Sin embargo, sabemos
algunas generalidades que contribuyen al desarrollo de los trastornos alimenticios.

Aunque los trastornos alimenticios pueden comenzar con preocupaciones por la comida y el
peso, son mucho más que solamente comida. La gente con trastornos alimenticios utiliza la
comida y el control de la comida como un intento para compensar los sentimientos y
emociones que de otra manera son vistos como insoportables. Para algunos, la dieta, los
atracones y la purgación pueden comenzar como una forma de lidiar con las emociones
dolorosas y para sentirse en control de su vida personal, pero al final estos comportamientos
dañan la salud física y emocional, la autoestima y la sensación de competitividad y control de
la persona.

Factores psicológicos que pueden contribuir a los


trastornosalimenticios:
 Baja autoestima
 Sentimientos de insuficiencia o falta de control de su vida
 Depresión, ansiedad, enojo y soledad

Factores interpersonales que pueden contribuir a los


trastornos alimenticios:
 Relaciones personales y familiares problemáticas
 Dificultad para expresar sentimientos y emociones
 Haber sido fastidiado o ridiculizado basado en su talla o peso
 Historia de abuso físico o sexual

Factores sociales que pueden contribuir a los trastornos


alimenticios:
 Presiones culturales que glorifican la “delgadez” y le dan un valor a obtener un “cuerpo
perfecto”
 Definiciones muy concretas de belleza que incluyen solamente mujeres y hombres con ciertos
pesos y figuras
 Normas culturales que valorizan a la gente en base a su apariencia física y no a sus
cualidades y virtudes internas

Factores biológicos que pueden contribuir a los trastornos


alimenticios:
Los científicos todavía se encuentran investigando las posibles causas bioquímicas o
biológicas de los trastornos alimenticios. En algunos individuos con trastornos alimenticios, se
ha encontrado que ciertas substancias químicas del cerebro (llamadas neurotransmisores)
que controlan el hambre, el apetito y la digestión se encuentran desbalanceados. El
significado exacto y las implicaciones de estos desbalances aún se encuentran en
investigación.

Los trastornos de la conducta alimenticios usualmente se presentan en familias. Los estudios


actuales nos indican que la genética contribuye de manera significativa en los trastornos
alimenticios.

Los trastornos alimenticios son condiciones complejas que surgen de una variedad de causas
probables. Sin embargo, una vez que comienzan, pueden crear ciclos de destrucción física y
emocional que se perpetúan a sí mismos. La ayuda profesional es recomendada en el
tratamiento de los alimenticio.

Los trastornos alimenticios son condiciones serias que potencialmente ponen la vida en
peligro y afectan la salud física y emocional de la persona.

Los trastornos alimenticios no son solamente una “moda” o una “fase”. La gente no “pesca” un
trastorno alimenticio por un periodo de tiempo. Son condiciones reales, complejas y
devastadoras que pueden tener consecuencias en la salud, productividad y relaciones.

Las personas que sufren de un trastorno alimenticio necesitan ayuda profesional. El


tratamiento temprano aumenta las probabilidades de recuperación física y emocional.

Consecuencias de salud de la Anorexia Nerviosa


En el ciclo de auto-inanición de la anorexia nerviosa, el cuerpo es negado de los nutrientes
esenciales que necesita para un funcionamiento adecuado. Por lo tanto, el cuerpo es forzado
a disminuir todos sus procesos para conservar energía, resultando en consecuencias médicas
muy serias, como las siguientes:

 Disminución anormal en la frecuencia cardíaca y la presión arterial, indicando que el músculo


cardíaco está debilitado. El riesgo de falla cardíaca incrementa a medida que la presión y la
frecuencia cardíaca bajan.
 Reducción en la densidad de los huesos (osteoporosis) que resulta en huesos débiles y
frágiles.
 Pérdida de músculo y debilidad muscular.
 Deshidratación severa que puede resultar en falla renal.
 Sensación de desmayo, fatiga y debilidad general.
 Cabello y piel secas; la pérdida de cabello es común.
 Crecimiento en todo el cuerpo, incluyendo la cara, de una capa fina de cabello conocido
como lanugo en un esfuerzo de conservar el calor corporal.

Consecuencias de salud de la Bulimia Nerviosa


Los ciclos recurrentes de atracones y purgaciones de la bulimia pueden afectar todo el
sistema digestivo y llevar a un desbalance químico y electrolítico en el cuerpo que puede
afectar las funciones del corazón y otros órganos principales. Algunas de las consecuencias
médicas de la bulimia incluyen:

 Desbalance electrolítico que puede llevar a latidos cardíacos irregulares y posible falla
cardíaca y muerte.
 El desbalance electrolítico es causado por deshidratación y pérdida de potasio, sodio y cloro
por parte del cuerpo por resultado de las purgaciones.
 Ruptura gástrica potencial durante los períodos de atracón.
 Inflamación y posible ruptura del esófago debido al vómito frecuente.
 Caries dentales y destrucción de los dientes debido al contacto con los ácidos estomacales
durante el vómito frecuente.
 Movimientos intestinales irregulares y constipación crónica como resultado del abuso de
laxantes.
 Úlceras pépticas y pancreatitis.

Consecuencias de salud del Trastorno por Atracón


El trastorno por atracón usualmente resulta en muchas de las complicaciones médicas
asociadas con la obesidad clínica. Algunas de las consecuencias médicas potenciales del
trastorno por atracón incluyen:

 Presión arterial alta.


 Niveles altos de colesterol.
 Enfermedad cardíaca como resultado de los niveles elevados de triglicéridos.
 Diabetes mellitus tipo II.
 Enfermedades de la vesícula biliar.
Tratamiento para un trastorno de la alimentación:
infórmate sobre tus opciones
Los tratamientos para los trastornos de la alimentación incluyen terapia, educación y
medicamentos. Descubre lo que funciona.
Escrito por el personal de Mayo Clinic

El tratamiento de un trastorno de la alimentación depende del trastorno en particular y de tus


síntomas. Por lo general, comprende una combinación de terapia psicológica («psicoterapia»),
educación sobre alimentación, supervisión médica y, algunas veces, medicamentos.
El tratamiento de un trastorno de la alimentación también debe abordar otros problemas de la
salud provocados por este, que pueden ser graves o, incluso, pueden poner en riesgo la vida
si no se tratan por mucho tiempo. Si un trastorno de la alimentación no mejora con el
tratamiento estándar o provoca problemas de salud, es posible que necesites hospitalización
u otro tipo de programa hospitalario.
Tener un enfoque organizado hacia el tratamiento de un trastorno de la alimentación puede
ayudarte a controlar los síntomas, volver a tener un peso saludable y mantener tu salud física
y mental.

Por dónde empezar


Ya sea que consultes en primer lugar a tu médico de atención primaria o a un profesional de
la salud mental, es probable que te deriven a un equipo de profesionales especializados en el
tratamiento de trastornos de la alimentación. Tu equipo de tratamiento puede estar formado
por los siguientes miembros:

 Un profesional de salud mental, por ejemplo, un psicólogo, para brindar terapia


psicológica. Si necesitas prescripción y control de medicamentos, puedes consultar a un
psiquiatra. Algunos psiquiatras también hacen terapia psicológica.
 Un dietista matriculado para enseñar cuestiones relacionadas con la nutrición y con la
planificación de las comidas.
 Médicos u odontólogos especialistas para tratar problemas de salud u odontológicos
que sean consecuencia del trastorno de la alimentación.
 Tu pareja, tus padres u otros familiares. En el caso de los jóvenes que todavía viven
con sus padres, estos últimos deben involucrarse de manera activa en el tratamiento y
pueden supervisar las comidas.
Lo mejor es que todas las personas involucradas en tu tratamiento informen tu evolución para
que se puedan hacer los ajustes que sean necesarios.
Controlar un trastorno de la alimentación puede ser un desafío a largo plazo. Es posible que
tengas que continuar reuniéndote con los miembros del equipo de forma regular, aunque el
trastorno de la alimentación y los problemas de salud asociados estén bajo control.

Elaborar un plan de tratamiento


Tú y tu equipo de tratamiento determinan cuáles son tus necesidades, y establecen objetivos
y pautas. El equipo de tratamiento trabajará contigo para lo siguiente:
 Elaborar un plan de tratamiento. Esto incluye proponer un plan para tratar el trastorno de
la alimentación y establecer los objetivos del tratamiento. También dejará en claro qué
debes hacer si no puedes cumplir con el plan.
 Tratar complicaciones físicas. El equipo de tratamiento supervisa y aborda todo
problema de salud y médico que sea resultado de tu trastorno de la alimentación.
 Identificar recursos. El equipo de tratamiento puede ayudarte a descubrir qué recursos
están disponibles en tu zona para ayudarte a lograr tus metas.
 Identificar opciones de tratamiento que puedas costear.La internación y los programas
ambulatorios para tratar los trastornos de la alimentación pueden ser costosos, y es
posible que el seguro no cubra todos los costos de la atención. Habla con el equipo de
tratamiento sobre cuestiones económicas y sobre tus inquietudes; no evites el tratamiento
por el posible costo.
Terapia psicológica
La terapia psicológica es el componente más importante del tratamiento de los trastornos de
la alimentación. Consiste en ver a un psicólogo o a otro profesional de salud mental de forma
regular.
La terapia puede durar desde unos meses a años. Puede ayudarte con lo siguiente:

 Normalizar tus patrones de alimentación y llegar a un peso saludable


 Reemplazar los hábitos poco saludables por hábitos saludables
 Aprender a controlar lo que comes y tus estados de ánimo
 Desarrollar la capacidad para resolver problemas
 Explorar formas saludables de afrontar situaciones estresantes
 Mejorar tus relaciones
 Mejorar el estado de ánimo
El tratamiento puede comprender una combinación de diferentes tipos de terapia, como las
siguientes:

 Terapia cognitivo-conductual. Este tipo de psicoterapia se centra en los


comportamientos, los pensamientos y los sentimientos relacionados con tu trastorno de la
alimentación. Después de ayudarte a adquirir conductas alimentarias saludables, te ayuda
a reconocer y cambiar los pensamientos distorsionados que provocan los
comportamientos del trastorno de la alimentación.
 Terapia familiar. A lo largo de esta terapia, los miembros de tu familia aprenden a
ayudarte a recuperar los patrones de alimentación saludables y a lograr un peso saludable
hasta que puedas hacerlo tú solo. Esta terapia puede ser de especial utilidad para los
padres que están aprendiendo a ayudar a su hijo adolescente con un trastorno de la
alimentación.
 Terapia cognitivo-conductual de grupo. Este tipo de terapia consiste en reunirse con un
psicólogo u otro profesional de salud mental y con otras personas a quienes les han
diagnosticado un trastorno de la alimentación. Puede ayudarte a tratar los pensamientos,
los sentimientos y los comportamientos relacionados con tu trastorno de la alimentación,
aprender técnicas para controlar los síntomas y recuperar los patrones de alimentación
saludables.
El psicólogo u otro profesional de salud mental pueden pedir que hagas tareas, como llevar un
registro de comidas para revisarlo en las sesiones de terapia e identificar los
desencadenantes que hacen que tengas atracones, te purgues o tengas otras conductas
alimentarias poco saludables.

Educación nutricional
Los dietistas matriculados y los demás profesionales involucrados en tu tratamiento pueden
ayudarte a comprender mejor tu trastorno de la alimentación y a elaborar un plan para adquirir
y mantener hábitos de alimentación saludables. Los objetivos de la educación nutricional
pueden ser los siguientes:

 Trabajar para que alcances un peso saludable


 Comprender cómo la alimentación afecta al cuerpo, incluso identificar las formas en que tu
trastorno de la alimentación provoca problemas nutricionales y físicos
 Practicar la planificación de comidas
 Establecer patrones de alimentación regulares: por lo general, tres comidas al día más
refrigerios frecuentes
 Tomar medidas para evitar dietas y atracones
 Corregir problemas de salud provocados por la desnutrición o la obesidad
Medicamentos para tratar los trastornos de la alimentación
Los medicamentos no curan los trastornos de la alimentación. Son más eficaces cuando se
los combina con una terapia psicológica.
Los antidepresivos son los medicamentos que se usan con mayor frecuencia para tratar los
trastornos de la alimentación que implican atracones y purgas, pero, según la situación, a
veces, puede recetarse otro tipo de medicamento.
Los antidepresivos pueden ser muy eficaces para casos de bulimia o de trastornos
alimentarios compulsivos. Asimismo, pueden reducir los síntomas de depresión o de
ansiedad, que suelen aparecer junto con los trastornos de la alimentación.
También es posible que tengas tomar medicamentos para tratar problemas físicos provocados
por el trastorno de la alimentación.

Hospitalización para tratar trastornos de la alimentación


Tal vez sea necesario una hospitalización si tienes problemas graves de salud física o mental,
o si tienes anorexia y no puedes comer o subir de peso. Los problemas de salud física graves
o mortales que se presentan con la anorexia pueden ser una urgencia médica.
En muchos casos, el objetivo más importante de la hospitalización consiste en estabilizar los
síntomas agudos mediante el comienzo del proceso de normalización de la alimentación y del
peso. La mayor parte de la recuperación de la alimentación y del peso se lleva a cabo de
forma ambulatoria.

Programas de tratamiento de día en el hospital


Los programas de tratamiento de día son estructurados y, por lo general, requieren asistir
durante varias horas por día y varios días a la semana. El tratamiento de día puede incluir
atención médica; terapia grupal, individual y familiar; sesiones estructuradas de alimentación y
educación sobre alimentación.
Tratamiento residencial para trastornos de la alimentación
Durante el tratamiento residencial, vives temporalmente en un centro para el tratamiento de
los trastornos de la alimentación. Es posible que necesites un programa de tratamiento
residencial si tu trastorno de la alimentación requiere cuidados a largo plazo o si has estado
en el hospital varias veces, pero tu salud mental o física no ha mejorado.

Tratamiento continuo para problemas de salud


Los trastornos de la alimentación pueden causar problemas de salud graves relacionados con
una nutrición inadecuada, comer en exceso, recurrir a atracones y otros factores. El tipo de
problemas de salud causados por los trastornos de la alimentación depende del tipo y la
gravedad del trastorno de la alimentación. En muchos casos, los problemas causados por un
trastorno de la alimentación requieren tratamiento y control de manera continua.
Los problemas de salud vinculados con los trastornos de la alimentación pueden comprender
los siguientes:

 Desequilibrios electrolíticos, que pueden interferir en el funcionamiento de los músculos, el


corazón y los nervios
 Problemas del corazón y presión arterial alta
 Problemas digestivos
 Deficiencias nutricionales
 Caries y erosión en la superficie de los dientes debido a vómitos frecuentes (bulimia)
 Baja densidad ósea (osteoporosis) como resultado de períodos menstruales irregulares o
ausencia de menstruación, o desnutrición a largo plazo (anorexia)
 Retraso en el crecimiento causado por una nutrición deficiente (anorexia)
 Trastornos de salud mental, como depresión, ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo o
abuso de sustancias
 Ausencia de menstruación, problemas de infertilidad y problemas en el embarazo
Asume un rol activo
Tú eres el miembro más importante de tu equipo de tratamiento. Para que el tratamiento
tenga éxito, tienes que participar de manera activa, al igual que tus familiares y otros seres
queridos. Tu equipo de tratamiento puede asesorarte e indicarte dónde puedes encontrar más
información y apoyo.