Está en la página 1de 2

350 Grabaciones.

qxp_Scherzo 20/3/19 14:19 Página 58

> SIGLO XX
¢ GRABACIONES

GÓRECKI: MAHLER: RILEY:


Cuarteto de cuerda nº 3 op. 67 Sinfonía nº 4 (versión para grupo de In C. Diversos intérpretes
“… songs are sung” cámara de Erwin Stein). Judith van Director: Waclaw Zimpel
Cuarteto Dafô Wanroij, soprano. Camerata RCO BOLT RECORDS (1 CD)
DUX 1302 (1 CD) Director: Lucas Macías Navarro
GUTMAN RECORDS (1 CD)

Estos cincuenta minutos de música, cinco Arnold Schoenberg, hastiado del tradicional Pueden encontrarse hasta una decena de
movimientos, son como una sinfonía. Suite sin rechazo a lo moderno del público y los críticos grabaciones de In C (1964), de Terry Riley (1935),
danza, una secuencia de bellezas de musicales vieneses, había fundado en 1918 la a disposición del oyente. Una partitura, de una
espiritualidad honda, con ascensiones lentas de Verein für musikalische Privataufführungen. sola carilla, seminal para la historia de la música
líneas y, desde luego, acordes tonales ricos en Previa suscripción, el público ávido de del siglo XX. No se indica en ella ni la cantidad
cromatismos que dejan a la tonalidad en un novedades musicales podía asistir a estrenos de de músicos ni los instrumentos que han de
sitio preferente pero no dominante, ni único. composiciones en un ambiente más distendido, emplearse; las únicas instrucciones son las que
Hay dramaticidad en este compositor para el sin la presión de la crítica. Además de servir de derivan de las 53 breves frases musicales que
que el testimonio religioso se expresa a primer escaparate para el estreno de cada ejecutante puede repetir tantas veces como
menudo en plegarias como estos cinco numerosas piezas, también fue el vehículo para quiera. Esto ha dado lugar a interpretaciones tan
episodios que culminan y terminan en un el encargo de adaptaciones de obras intensamente repiqueteantes como la del
Largo que se subtitula Tranquillo; pero no hay orquestales al formato camerístico. Una de propio Riley y sus músicos (Sony, 1968), hoy
sosiego, en rigor: la indicación de tempo estas adaptaciones, la concerniente a la Cuarta abiertamente superada.
despliega casi once minutos de finale en que la sinfonía de Gustav Mahler, le fue encargada a Por el camino hemos trascendido con las
lentitud es tensión y hasta emoción contenida. Erwin Stein, quien realizó una espléndida resonancias hindúes del Ensemble SMCQ
Es música poemática, muy descriptiva, con tal reescritura para dos violines, viola, (Atma, 1985), la estrictamente percutida y
de que no se nos pida que contemos la historia violonchelo, contrabajo, flauta/piccolo, vocalizada de Percurama Ensemble (DaCapo,
ni desvelemos el programa. Oír es todo. Cerrar oboe/corno inglés, clarinete/clarinete bajo, 2005), las sonoridades redondeadas y casi
los ojos, tal vez. Dejarse llevar —no arrastrar— acordeón, piano y dos percusionistas. ambientales del Roberto Cacciapaglia Ensemble
por las líneas que ascienden continuamente, El onubense Lucas Macías Navarro, solista (Mirumir, 2015) o la muy naïf y encantadora
parsimoniosas pero implacables. de oboe de la Royal Concertgebouw Orchestra lectura en múltiples teclados de Jeroen van Veen
En estos cincuenta minutos apenas hay y en los últimos años volcado hacia tareas de (Brilliant, 2014). In C sigue interesando a las
indicación de allegro en los cinco escasos dirección orquestal, se pone al frente de un audiencias como el primer día, o más. Una
minutos del corazón de la obra, el tercer conjunto formado por miembros de la viveza de un material rico y palpitante que es
movimiento. No hay equiparación entre este mencionada orquesta y firma una versión en la consustancial a todo el primer minimalismo
hermoso Tercer cuarteto (“… se cantaron las que se aprecia inmediatamente el cuidado y el americano y que denota cómo aquellos
canciones”) y la muy difundida Tercera sinfonía, interés hacia la claridad del fraseo y la compositores serán recordados por lo que
muy anterior. En esta, el pathos debió de tener transparencia de las texturas (fantástico su hicieron y no tanto por lo que hacen hoy.
mucho que ver en el inesperado éxito en los Ruhevoll). Entre su batuta detallista y la Esta grabación ha de hallar su acomodo en
medios. En el cuarteto no hay un claro pathos, espléndida toma de sonido se pueden apreciar el entramado de disímiles versiones de En Do.
pero es como una plegaria o una todas y cada una de las frases instrumentales. Encontramos en el orgánico concitado
contemplación. No es misticismo, palabra de la Puede que tanto cuidado hacia el fraseo y la instrumentos tan infrecuentes como la hurdy-
que se abusa cuando no sabemos a cuál acudir claridad textural le haya hecho a Macías perder gurdy, dos salterios, acordeón polaco y piano de
para casos inefables, sino experiencia de lo la atención hacia la acentuación y hacia la pared, entre otros. El resultado es una ejecución
entrevisto, acaso lo sagrado, o la muerte. Lo expresividad de una música cuyos abundantes de sonoridad muy orgánica que disfrutamos
divino, si acaso, es aspiración, en esas notas guiños hacia la ironía (segundo movimiento) más en los pasajes puramente repetitivos que en
tenidas, esos pasajes que se repiten o que hubieran exigido una versión más acerada y los que la armonía cobra algo de vuelo. La
ascienden, esa ausencia de vacíos, plenitudes enérgica. Van Wanroij aborda el Sehr behaglich dirección de Waclaw Zimpel parece querer
de solo cuatro músicos que suenan como si desde una perspectiva de inocencia, con timbre entroncar a Riley con cierta tradición de las
fueran una orquesta de cámara. Espléndida casi infantil muy seductor. orquestinas callejeras, mientras que la voz de
sonoridad del Cuarteto Dafô, cuatro polacas Johanna Halszka Sokolowska confiere ribetes
magistrales en la cuerda. Andrés Moreno Mengíbar psicodélicos a sus intervenciones.

Santiago Martín Bermúdez Ismael G. Cabral

58 SCHERZO
350 Grabaciones.qxp_Scherzo 20/3/19 14:19 Página 61

> SIGLO XX > SIGLO XXI

A BRIL 2 0 1 9
AIMER ET MOURIR GOODALL: IBARRONDO:
Obras de Ravel y Duparc. Magdalena Invictus: A Passion. Kirsty Hopkins. Akaitz. Hangoak. Boreas. Epitafio.
Kozena, mezzosoprano. Deutsches- Mark Dobell. Christ Church Cathedral Eziñeruntz. Inukshuk. Obsidienne.
Symphonie Orchester. Director: Robin Choir. Lanyer Ensemble Aruntzka. Ishtar. Ayeo. Arinka. Uritz.
Ticciati. LINN 610 (1 CD) Director: Stephen Darlington Rosseta. E.a. Diversos intérpretes
CORO 16165 (1 CD) ORPHEUS 5008-1077 (2 CD)

Robin Ticciati se pone de nuevo al frente de la Una pasión propia del siglo XXI, concebida en Félix Ibarrondo es el paradigma del compositor
Deutsches-Symphonie Orchester para un clave contemporánea y acorde a los tiempos ajeno a toda capilla. Con todo, en los últimos
segundo programa francés dedicado en esta que corren, sin la influencia excesiva de años su música está mereciendo una atención
ocasión a Ravel y Duparc, en el que colabora modelos anteriores. Esa podría ser la definición especial, de la que este doble álbum no es ajeno.
también la cantante Magdalena Kozená. De de Invictus: A Passion de Howard Goodall, una Una heterogénea producción en la que han
entre el corpus de Ravel, las elegidas han sido obra encargada por la St. Luke’s Methodist participado unos 40 músicos para conformar
dos obras coreográficas de comienzos de la Church de Houston y su responsable musical un retrato del Ibarrondo camerístico. Tiene
década de los años 10, la segunda suite de Sid Davis, que se presenta ahora en primicia además el sentido de la oportunidad, por
Daphnis y Chloé y los Valses nobles et sentimentales discográfica. El propio Goodall realiza el cuanto recientemente se le ha concedido la
que el mismo autor orquestó para convertirla análisis de la misma basándose en la elección Medalla de Oro de las Bellas Artes. A pesar de
en el ballet Adélaïde ou le langage des fleurs. Si bien de los textos, la mayoría de ellos escritos por que no todas las obras comprendidas aquí
Ticciati lleva a cabo una lectura honesta y poetisas en lengua inglesa que vivieron entre el tienen el mismo nivel de interés, este retrato
rigurosa de la partitura, la interpretación que siglo XVII y el XX. Ellas ofrecen un enfoque está llamado a ser una parada obligatoria para
ofrece no termina de convencer. En primer femenino poco común sobre el sufrimiento la comprensión auditiva de la gramática gestual
lugar, se echa de menos una mayor paleta tanto humano ante las injusticias y atrocidades y muy física de Ibarrondo. Porque en una obra
dinámica como agógica, así como un pulso cometidas por la humanidad hacia sus como la febril Akaitz (1994), para conjunto de
rítmico más enérgico que haga patentes los congéneres. Es muy de agradecer, asimismo, la saxofones, es fácil advertir la huella de su amigo
extraordinarios momentos dionisíacos del honestidad de Goodall cuando afirma en las Francisco Guerrero, ya sea en la insistencia de
apolíneo Ravel y que en estas obras afloran una notas que, si bien su pasión está concebida un material que golpea en la escucha como
y otra vez. En segundo lugar, el director parece desde un enfoque actual, no ocurre lo mismo brochazos, ya en el talante monolítico de la
más preocupado por las masas sonoras que por con su estilo, alejado de la vanguardia, y es que partitura.
la atención al detalle tímbrico y al dibujo cuatro décadas de trayectoria en el teatro Eziñeruntz (2015) y Ayeo (2016) sirven al
preciso de cada contorno de frase musical y en la composición de materiales para músico para reivindicar la presencia del txistu y
característicos del estilo raveliano. la televisión han forjado su estilo característico. el tamboril, pero no de una forma
De la cumbre musical que suponen las Más aún, nos defraudaría escuchar alguna de antropológica, sin ningún afán exótico. Antes
mélodies de Duparc, se nos ofrecen cuatro en la sus obras sin poder disfrutar de su lenguaje al contrario, hay una rara abstracción, muy
versión orquestal del propio compositor, poco accesible y de su inagotable talento melódico. desnuda e impetuosa, en estas páginas. La
frecuentada incluso por la discografía. Kozená La sección instrumental del álbum es toda misma que impregna Uritz (2008) para flauta y
no es la cantante más adecuada para este una garantía de calidad. Prueba de ello es que trío de cuerdas, de ásperas y oscuras
repertorio por su fragilidad técnica: apoyo todos sus timbres se perciben con total nitidez, resonancias. Hay poco o nada en Ibarrondo de
insuficiente que provoca en ocasiones un gracias en gran parte a que el saxofón soprano su maestro Henri Dutilleux, si acaso la
vibrato descontrolado, graves destimbrados y cuida al máximo sus intervenciones, en un pulcritud de la escritura y el control de las
agudos a menudo apretados. Su dicción del alarde de delicadeza y musicalidad, sin tensiones. También un dominio muy advertible
francés es bastante buena, aunque adolece de sobresalir en exceso. Como aspecto a mejorar, del jugo de cada obra, que cierra antes de dar
falta de precisión en las consonantes, lo cual a sería deseable una mayor consistencia en la signos de agotamiento. Finaliza la audición con
veces dificulta la comprensión. Sin embargo, la afinación del violín primero en ciertos pasajes. D’un souffle (2017), a cargo de la Musikene
belleza de su timbre en la zona media Las voces infantiles del Christ Church Sinfonietta dirigida por Arturo Tamayo, lo que
compensa algunas carencias y esa expresión de Cathedral Choir aportan grandes dosis de nos permite reivindicar a una enorme batuta
contenida emoción nos deja con la duda de si frescura e inocencia, y las masculinas, de tristemente ausente de los escenarios patrios.
se trata de intensidad controlada o bien si nos prestancia. Las elegantes voces de Kirsty No se crea el lector; hay lirismo en Ibarrondo,
encontramos ante una esfinge sin enigma. Hopkins y Mark Dobell son perfectas para esta pero este se expresa a través de una orografía
música. agreste y granítica.
Ana García Urcola
Urko Sangroniz Ismael G. Cabral

SCHERZO 61