Está en la página 1de 2

Colegio Universitario de la Santa Cruz

EQUIPO 2
Licenciatura en Filosofía
Querétaro 22/02/2019
Curso: Seminario de Aristóteles
Prof. Oscar Ponce Reyes.

DE ANIMA LIBRO II
Capítulo Primero: Todo ente sensible es materia y forma, la materia es potencia la forma es delimitación y determinación que hace
ser lo que es.

Lo característico del viviente es nutrirse, crecer, reproducirse y seguir el principio de movimiento y reposo.

Lo que habilita estas facultades es el Anima que es el Alma.

Alma es entonces lo que hace que el viviente sea viviente.

Por lo tanto, Alma es Forma, Esencia y definición del viviente.

Capítulo Segundo: Forma es lo que determina la materia haciéndola ser lo que es. Esencia se dice por la definición formal del viviente
que sería teorizar el viviente diciendo su forma. Definición es decir qué es algo según su forma y su esencia que son analógicos. Estas
tres son en relación a la Entelequia: En-telos, significa en lo referente a la finalidad. Es decir, en proceso de perfeccionamiento (pasando
de la potencia al acto).

Entelequia se entiende de dos modos, como teorizar y como ciencia. Teoría es contemplación que es perfección en acto es ser en
contacto con lo exterior. Ciencia es Episteme refiere al saber verdadero que es hacer parte de mi la forma de las cosas.

Aristóteles cree que contemplar y conocer la verdad es perfeccionarse, también lo es ir hacia la inmortalidad (reproducción).

Esto es posible solo en los cuerpos organizados (organismos) y el alma refiere a su funcionalidad que es lo que da el perfeccionamiento
(entelequia) que es lo que lo hace ser lo que es. Así si el ojo fuera animal su alma sería la vista, y el ojo sin vista solo sería ojo en
palabra, pero no en función ni en entelequia.

Capítulo Tercero: El alma para habilitar el perfeccionamiento, da forma dotando al animal de ciertas facultades, según las facultades
de las que dota el alma será la naturaleza del animal.

Facultades: Nutritiva, Sensitiva, Discursiva y Movimiento.

En las plantas se da solamente la facultad nutritiva. En el resto de los vivientes se da esta y la sensitiva.

Los animales dotados de facultad sensitiva, nutritiva y movimiento poseen deseo y sensación.

Deseos los hay de tres tipos: apetito, impulso y voluntad. Sensaciones las hay de placer y de dolor a través de los sentidos. Deseos y
sensaciones se conjugan para la permanencia de la vida y su perfeccionamiento.

Alma es figura, así como no hay triangulo sin figura de triangulo (tres lados) tampoco hay planta sin alma con facultad nutritiva ni
animal viviente sin alma con facultan nutritiva y sensitiva.

Capítulo Cuarto: Al alma propia de la planta la denomina vegetativa a la propia del animal viviente la denomina sensitiva y en la
sensitiva se contiene la vegetativa.

La concepción teleológica de la naturaleza es esencial en Aristóteles, “La naturaleza al igual que el intelecto obra siempre por un fin y
este constituye su perfección, este no es más que el alma en el caso de los animales en el modo de obrar en la naturaleza” (415 b 15).

En la facultad nutritiva por ejemplo participa lo alimentado, el alimento y el principio alimentador, el principio alimentador es
habilitado por el alma, lo alimentado es el cuerpo del animal y el alimento es lo que nutre.

Capítulo Quinto: La sensación propia del alma sensitiva tiene dos acepciones una como acto y otra como potencia, en potencia es el
órgano (el sentido) en acto es en encuentro con el objeto sensible, esto es llamado alteración.

Los órganos sensibles son la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto. Estos son en potencia y para ser en acto deben encontrarse con
los objetos sensibles.

Capítulo Sexto: Los objetos sensibles se dividen en tres grupos, los hay propios, comunes y por accidente.
Colegio Universitario de la Santa Cruz
EQUIPO 2
Licenciatura en Filosofía
Querétaro 22/02/2019
Curso: Seminario de Aristóteles
Prof. Oscar Ponce Reyes.

Los propios son los que pertenecen a cada órgano específico: la vista lo visible, el olfato lo oloro, el oído lo oíble, el gusto lo gustable,
el tacto lo tangible.

Los comunes son de los que participan dos o más sentidos como el movimiento, la inmovilidad, el numero o la cantidad, el tamaño.

Y Los que son por accidente son particulares y específicos, esto blanco es el perro de mi amigo Diógenes.

Capítulos Séptimo, Octavo, Noveno y Décimo: Lo visible es el objeto de la vista y se muestra por la luz que evidencia el color, sin luz
no hay color y sin color vemos poco, así lo invisible no existe solo lo muy visible y lo poco visible y ambos pueden verse con la vista.

Lo oíble es propio del oído y en él participan tres elementos, una cosa, el vacío y otra cosa, pues el sonido se da al golpear dos objetos
y solo pueden ser golpeados si hay vacío entre ellos, el vacío convive con el aire, el aire lleva el sonido y los oídos retienen el aíre que
es el sonido de los objetos que chocan o comprimen el aire. El oído escucha lo oíble pero también el silencio es percibido por el oído.

Así la voz es sonido propio de los animales que pueden tener aire dentro, por esto los peces no tienen voz, la voz es aire que evidencia
el perfeccionamiento.

Lo oloro es propio del olfato y existe con una relación análoga e íntima con el sabor, el olor se da por lo seco al aspirar aire y se huele
lo que por el sabor se da en lo húmedo por el contacto con la carne y la humedad, el olor es sabor seco y aspirado. El olfato percibe lo
oloro y también lo insípido.

El sabor es propio del gusto (que percibe el sabor y lo insípido análogo al olfato), se sirve de la humedad para percibir el sabor pues a
lengua seca no percibe, la humedad habilita la percepción del sabor y lo insípido o bien lo percibimos por falta de humedad o bien lo
percibimos por carencia de sabor.

Capítulo Undécimo: Lo tangible es propio del tacto y este participa de múltiples sentidos, véase el gusto, toda piel siente lo tangible y
siente de modos distintos.

Aristóteles nota que todo lo percibimos a distancia y por un medio, la vista ve lo visible por la luz, el olfato huele lo oloro por el aire
aspirado, el gusto prueba el sabor por la humedad, el oído escucha lo oíble por el aire. Y se pregunta ¿el tacto siente igualmente a
distancia o a través de un medio? Responde que no siente a distancia, sino que es el tacto el que siente el objeto tangible y el medio
en los otros sentidos.

Capítulo Duodécimo: La facultad de los sentidos con lo sensible se da como la facultad de recibir las formas sensibles sin la materia,
así como la cera recibe la forma o molde del anillo los sentidos reciben la forma del objeto sensible en su proporción justa y con
moderación.

Si el objeto sensible no es moderado y no está a distancia prudente o bien destruye el órgano o bien no es distinguible sino solo en
una parte.

Así lo oloroso es el olor y el olor produce padecer la sensación olfativa y asimilarla, esto sucede con cada sentido. Los seres capaces
de percibir son afectados por el objeto sensible solamente en la medida en que poseen la capacidad de percibirlo.

Esta afección y alteración es tratada en apartados de los libros posteriores…

También podría gustarte