Está en la página 1de 31

CRISIS ECONÓMICA: SU CAUSA LABORAL  E IMPACTO EN EL EMPLEO 

Beethoven Herrera Valencia 
PHd economía. 

INDICE 

1  Introducción  _________________________________________________________  2 
2  La formación de la crisis.  _______________________________________________  2 
3  La crisis se transmitió de varias formas a los demás países.  ___________________  4 
4  Impactos laborales de la crisis en Colombia ________________________________  7 
4.1  Desempleo Juvenil______________________________________________________ 11 
4.1.1  Sindicalismo y juventud_______________________________________________________ 14 
4.1.1.1  Propuestas desde el sindicalismo ___________________________________________ 16 

5  La responsabilidad de las instituciones públicas.  ___________________________  17 


6  Una nueva concepción del trabajo. ______________________________________  22 
7  La regulación deficiente y los planes de rescate.  ___________________________  23 
8  Conclusión.‐ El modelo precedente ha quedado en cuestión.  _________________  27 
9  Bibliografía _________________________________________________________  30

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
1  Introducción 

Al  abordar  la  explicación    de  la  crisis  financiera  estadounidense  y  su  expansión  por  el 
mundo, la mayoría de los analistas se han concentrado en las prácticas financieras, la falta 
de regulación  y los abusos de los agentes. Pero el aspecto laboral solo se ha mirado desde 
la perspectiva de la pérdida de empleos y no de la precariedad laboral engendrada por las 
políticas de flexibilización en el trabajo, como causantes de la reducción del ingreso de los 
trabajadores y de la consecuente dificultad para honrar las deudas hipotecarias. 

2  La formación de la crisis. 

La crisis financiera en Estados Unidos  explotó en agosto de 2008 con la quiebra del Banco 


Lehman Brothers, pero como todo proceso económico tuvo su larga gestación.  Esta crisis 
es  la  consecuencia  de  un  largo  proceso  de  abusos  de  los  bancos  norteamericanos,  que 
prestaron dinero a quienes no podían pagar, conocidos popularmente como la población 
Ninja pues no tenían ingresos, trabajo ni otros activos (income, jobs assets en inglés). La 
invención  de  la  fórmula  de  prestar  sin  respaldo  con  hipotecas  consideradas  por  ello 
subprime, puede ser catalogada como el desencadenante de tal crisis. 

Los  bancos  prestaban  a  tales  personas  para  estimular  la  construcción  de  vivienda, y  por 
ello  el  sector  inmobiliario  norteamericana  tuvo  un  repunte  significativo  en  los  últimos 
años,  dinamizando  los  demás  sectores  productivos,  reactivando  la  economía  al  generar 
empleo  y  haciendo  posible  que  al  inicio  del  vencimiento  de  las  deudas,  el  grupo  de 
población Ninja pudiera tener ingresos suficientes para pagar su vivienda y demás deudas, 
porque adicionalmente la tasa de interés estaba excepcionalmente baja. 

Dicha  práctica  fue  aplicada  sin  mayor  crítica  (  salvo  voces  excepcionales), pero  terminó 
por  confirmarse  que  una  economía  no  puede  construirse  sobre  la  base  de  deudas 
acumuladas  indefinidamente.  En  realidad  el  sector  financiero  de  Estados  Unidos 
transformaba  las  hipotecas  tóxicas,  conocidas  también  como  subprime,  en  paquetes

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
financieros  mediante  un  proceso  de  titularización  para  convertirlas  en  un  derivado  que 
pudiera ser vendido, cobrando en ello jugosas comisiones. 

Los  banqueros  del  resto  del  mundo  compraron  confiadamente  esos títulos  confiados  en 
la  reputación  que  tenía  el  mercado  financiero  norteamericano.  Desafortunadamente  el 
sector  financiero  creció  desproporcionadamente  por  encima  de  la  dimensión  del  sector 
real de la economía,  que  genera los ingresos que permiten pagar las deudas hipotecarias. 
Al final descubrieron, tardíamente, que la especulación dejó de ser sostenible: la cartera 
incobrable  de  los  bancos  se  disparó,  esta  imposibilidad  de  recuperar  la  cartera  llevó  al 
desplome  del  crédito  y  llegó  la  recesión  con  su  impacto  en  la  caída  del  empleo  y  el 
consumo. 

En el inicio de ese proceso la Reserva Federal (FED), ente regulador bancario en Estados 
Unidos  que hace las veces de banco central en ese país, bajó los tipos de interés con el fin 
de estimular el consumo de los hogares y mantuvo por largo tiempo la tasa de interés en 
1%.  Efectivamente  los  préstamos  bancarios  aumentaron  de  manera  considerable;  pero 
cuando la inflación  comenzó a aumentar por el  recalentamiento de la economía, la FED 
aumentó  las  tasas  hasta  cerca  del  6%  y  por  ello  las  deudas  que  habían  adquirido  los 
hogares sufrieron alzas inimaginables, por lo cual se volvieron impagables y el precio de la 
vivienda estadounidense cayó de forma drástica.

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
Gráfico 1: Tasa de interés Efectiva de los Fondos Federales 
25 

20 

15 

10 


1980‐01 
1981‐02 
1982‐03 
1983‐04 
1984‐05 
1985‐06 
1986‐07 
1987‐08 
1988‐09 
1989‐10 
1990‐11 
1991‐12 
1993‐01 
1994‐02 
1995‐03 
1996‐04 
1997‐05 
1998‐06 
1999‐07 
2000‐08 
2001‐09 
2002‐10 
2003‐11 
2004‐12 
2006‐01 
2007‐02 
2008‐03 
Tasa de interés

Fuente: Reserva Federal (2009) 

3  La crisis se transmitió de varias formas a los demás países. 

Múltiples  entidades  financieras  de  diversas  naciones  tenían  los  papeles  emitidos  por  el 
sector  financiero  norteamericano,  que  representaban  préstamos  hipotecarios  de  varios 
niveles de riesgo. Finalmente, cuando los deudores dejaron de pagar esas deudas, dichos 
títulos  terminaron  teniendo  un  valor  comercial  nulo,  con  lo  que  varias  instituciones 
incurrieron en pérdidas considerables. Por otro lado, los hogares estadounidenses dejaron 
de consumir a los niveles enormes en que lo hacían antes de que estallara la crisis y de esa 
forma las exportaciones de varios países, incluido Colombia, se han visto  afectadas. 

En el caso de Colombia se creyó que estaba blindada frente a la crisis cuando esta explotó, 


pero el sector exportador colombiano comenzó a tener pérdidas colosales por la baja en 
ventas.  Las  remesas  han  caído  pues  una  buena  cantidad  de  colombianos  laboraba  en  el 
sector  de  la  construcción  en  Estados  Unidos  y  en  varios  países  europeos,  y  como  el 

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
empleo en ese sector ha sido el más afectado por la crisis financiera,  tuvieron que dejar 
de enviar dinero a Colombia. 

Fuera de América Latina se encuentra el 5% de su población, lo que equivale a 28 millones 
de  trabajadores  aproximadamente.  Este  grupo  de  personas  envía  una  cantidad 
importante  de  remesas,  sin  embargo  dichos  envíos  han  disminuido  por  la  caída  en  la 
producción  en  el  mundo  desarrollado,  especialmente  en  Norteamérica  (Herrera,  Crisis 
Financiera y su Impacto en Centroamérica ‐ Incidencia en los trabajadores, 2009). 

A  lo  largo  de  las  últimas  décadas,  Latinoamérica  se  ha  caracterizado  por  no  aplicar 
políticas contra‐cíclicas: en las etapas de auge se incurre en déficit, mientras que en crisis 
se  trata  de  ahorrar.  Ello  ha  obligado  a  aplicar  ajustes  fiscales  y  cambiarios  rigurosos, 
además de políticas monetarias y crediticias restrictivas (Ocampo J. A., 2009). 

Asimismo se puede observar que países como España están ofreciendo a los extranjeros 
que  residen  en  dicho  país  auxilios  para  que  se  regresen  a  sus  respectivas  naciones  de 
origen,  pues  con  esto  disminuye  la  presión  en  las  tasas  de  desempleo.  Sin  embargo,  los 
foráneos se encuentran frente a una disyuntiva: tratar de buscar trabajo en la península o 
devolverse  a  su  lugar  de  origen,  en  donde  probablemente  encuentren  una  situación 
laboral  preocupante  y  de  pronto  peor  a  la  que  se  presentaba  en  su  anterior  lugar  de 
residencia  y  trabajo,  pues  la  red  de  protección  social  en  salud  es  menos  amplia  en  sus 
países de nacimiento. 

3.‐ El componente laboral en la génesis de la crisis. 

De acuerdo con Krugman, como se produjo la flexibilización laboral en el curso de varios 
gobiernos, como en el de Reagan, Tatcher, Bush, entre otros, se privilegiaron  formas de 
contratación como la tercerización, el outsourcing, Bolsas de empleo, cooperativas, entre 
otros.  Dichos  trabajadores  no  pueden  organizarse  porque  en  tal  caso  no  les  renovarían

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
sus contratos, y al no poder hacerlo disminuye su poder de negociación colectivo. De ese 
modo  no  pueden  negociar  sus  condiciones  laborales,  entre  ellas  el  salario,  que 
paulatinamente  ha disminuido porque se ajusta  con  una proporcionalidad menor que al 
aumento  de  los  precios,  por  lo  que  el  ingreso  real  de  los  trabajadores  ha  caído 
considerablemente (Krugman, 2009). 

Gráfico 2: Ingreso Promedio por hora en US$ de 1999
15 

14 

13 

12 

11 

10 

Fuente: Secretaría del Trabajo. Oficina de Estadísticas Laborales. 

A pesar de que los trabajadores estadounidenses han aumentado su productividad en los 
últimos años por el cambio técnico, su ingreso no ha aumentado proporcionalmente en  la 
misma dirección, y de hecho ha sucedido todo lo contrario. Si la clase trabajadora ha visto 
reducido  su ingreso en términos reales, va a tener inconvenientes para que puedan pagar 
sus deudas, entre ellas la hipotecaria. 

En el caso colombiano es claro que la adopción a inicios de los años setenta del sistema de 
Unidades de Poder Adquisitivo Constante (UPAC) permitía indexar los ahorros de acuerdo 
con la inflación para mantener su valor en términos constantes, pero suponía que para ser 
sostenible los deudores de créditos hipotecarios  deberían ver sus ingresos incrementados 
también con el aumento de la inflación. Pero ello no ocurrió... 

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
Y lo que es peor, cuando la inflación comenzó a ceder en los años noventa, las autoridades 
monetarias decidieron desvincular el cálculo del UPAC respecto de la inflación y en cambio 
lo vincularon  con  la tasa de interés bancaria (DTF) que venía aumentando  hasta llegar a 
90% en algunas semanas de 1999. 

Por supuesto que esa contradicción entre el aumento persistente del costo de los créditos 
y el rezago del ingreso de los asalariados, condujo a la quiebra del sistema.  Si bien la crisis 
ha  tenido  una  causa  financiera,  la  política  laboral  tomada  por  Estados  Unidos  ha 
contribuido  a  generar  la  recesión.  La  única  solución  sería  devolver  el  poder  de 
negociación a la clase trabajadora, con lo  que los sindicatos se fortalecerían y el ingreso 
laboral aumentaría nuevamente. 

De hecho Barack  Obama, siguiendo el argumento  de Krugman, pretende nivelar el salario 


de  hombres  y  mujeres  en  Estados  Unidos,  además  de  catalogar  a  los  sindicatos  como 
parte  de  la  solución  y  no  parte  del  problema,  como  declaraban  Reagan  y  Bush  (El 
Informador,  2009).  Si  aumenta  el  ingreso  de  los  trabajadores,  estos  podrán  pagar  sus 
deudas y de esa manera el sector bancario también se verá fortalecido. Además Obama 
trata de eliminar la figura legal que permite a las empresas realizar campañas en contra de 
la afiliación  a los sindicatos, afectando el derecho a la asociación. 

4  Impactos laborales de la crisis en Colombia 

Gracias  a  un  periodo  de  crecimiento  importante,  impulsado  principalmente  por  el 
incremento en los flujos de inversión extranjera y los altos precios internacionales de las 
materias  primas  y  la  estabilidad  macroeconómica,  la  economía  colombiana  tuvo  un 
desempeño sobresaliente hasta el año 2007, luego del cual la economía experimentó una 
desaceleración importante, que llevó el crecimiento del PIB de 7.5% a 2.5%, situación que 
se  vio  expresada  en  una  caída  del  consumo  y  de  la  inversión  interna.    Los  efectos 
negativos  de  esta  situación  en  el  mercado  laboral  no  se  hicieron  esperar.  (DANE‐  cifras 
2009)

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
Colombia: variaciones anuales del empleo y desempleo.  Enero‐Diciembre 2007‐2008 
Asalariados  Asalariados  Asalariados  Asalariados  Desocupados  Informalidad 
Cuenta  Ocupados 
Temporales  Totales  Sector  Sector  Asalariados 
Propia (*)  Totales  Total  Abiertos  Total 
Industria  Industria  Privado (*)  Público  (*)  (*) 

Enero  3,4  2,8  1,5  6,5  11,2  4,1  ­2,6  ­2,8  56,9%  ­8,4 
Febrero  1,7  1,9  0,1  ­4,1  9,4  3,1  ­4,7  ­1,1  57,2%  ­6,8 
Marzo  ­0,7  0,8  ­1,6  ­6,9  12,9  6,9  ­0,3  0,8  57,9%  ­6,1 
Abril  ­0,1  1,0  ­3,7  ­12,8  17,6  3,0  5,5  6,7  57,9%  ­11,4 
Mayo  ­2,2  ­0,2  ­5,9  ­7,6  21,2  5,0  ­2,0  1,1  57,0%  ­15,1 
Junio  ­2,9  ­0,8  ­6,9  ­7,0  20,0  0,2  0,5  4,0  55,6%  ­21,5 
Julio  ­3,7  ­1,5  ­8,8  ­3,7  20,9  2,2  11,9  12,3  56,1%  ­18,5 
Agosto  ­5,6  ­2,7  ­7,1  ­5,2  18,7  1,2  6,1  9,7  56,7%  ­17,0 
Septiembre  ­5,1  ­2,6  ­8,8  ­3,2  19,3  1,8  3,2  5,4  57,4%  ­12,7 
Octubre  ­5,9  ­3,7  ­7,6  ­6,8  14,9  ­1,8  ­1,1  2,4  57,0%  ­11,0 
Noviembre  ­8,0  ­4,0  ­8,9  ­10,7  10,5  ­3,4  12,6  14,7  57,6%  ­9,3 
Diciembre  ­9,3  ­4,6  ­4,9  ­9,8  7,0  1,3  9,5  13,5  57,7%  ­3,7 

(*) Promedios móviles trimestrales que terminan en el mes indicado 
Elaborado por el Observatorio del Mercado de Trabajo y la Seguridad Social, en base a datos del DANE. 

Las cifras permiten observar un deterioro de las condiciones de trabajo en Colombia que 
se  acentúa  durante  los  primeros  meses  de  2008  y  que  se  va  consolidando 
progresivamente  con  el  pasar  del  tiempo  y  el  agravamiento  de  la  desaceleración  de  la 
actividad  económica.  Los  datos  más  recientes  permiten  afirmar  que  la  fase  de 
desaceleración económica resultó más breve e intensa que la fase de expansión, esto si se 
tiene en cuenta el crecimiento del PIB y la tasa de desempleo. 

Tasa de desempleo y crecimiento anual del PIB 
20 
PIB 
15 
TD

10 

‐5 

‐10 
1996 
1996 
1997 
1997 
1998 
1998 
1999 
1999 
2000 
2000 
2001 
2001 
2002 
2002 
2003 
2003 
2004 
2004 
2005 
2005 
2006 
2006 
2007 
2007 
2008 
2008 
2009 

Fuente: DANE 

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
El  sector  industrial  fue  el  de  reacción  más  inmediata  y  ya  desde  marzo  del  2008  la 
tendencia  fue  la  de  no  renovar  contratos  temporales  para  continuar  luego  con  recortes 
graduales de las plantas de personal y esta tendencia fue replicada en el sector  público. 
Esta pérdida de empleos, se compensó en parte con el incremento en los trabajadores por 
cuenta propia, a tasas de entre 10 y 20% anual, dependiendo del sector y debido a esta 
situación hubo cambios en la composición del sector informal urbano, sin que su tasa de 
participación, dentro del total de ocupados sufriera mayores modificaciones. 

No obstante en septiembre de 2008 la situación empezó a cambiar debido a la expansión 
en  la  población  en  edad  de  trabajar,  y  ello  determinó  un  decrecimiento  en  la  tasa  de 
ocupación que descendió hasta el 52% para el final de ese año, en tanto que el total de 
desocupados ‘abiertos’, es decir, las personas en búsqueda activa de empleo, comenzó a 
crecer  desde  marzo  del  2008.  La  tasa  de  desempleo  total  se  incrementó  hasta  llegar  a 
10.6% en diciembre del 2008. (DANE‐ cifras 2009) 

Durante los primeros meses del 2009 la tasa de desempleo total, siguió incrementándose 
hasta alcanzar en el mes de abril el 12.1%, un punto por encima del valor observado en el 
mismo mes de 2008, lo cual convierte a Colombia, junto con Chile y México, en uno de los 
países con mayor repunte en el desempleo.

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
Colombia: tasa de desempleo total, septiembre 2008‐ abril 2009 
16,0 

14,0 

12,0 

10,0 

8,0 

6,0 

4,0 

2,0 

0,0 
Septiembre  Octubre  Noviembre  Diciembre  Enero  Febrero  Marzo  Abril 

2007‐2008  2008‐2009

Elaborado por el Observatorio del Mercado de Trabajo y la Seguridad Social, en base a datos del DANE. 

La caída en el empleo asalariado, se produce de forma paralela a un importante y rápido 
crecimiento de los trabajadores por cuenta propia, lo cual no deja de resultar paradójico. 
La  tendencia  durante  el  2009  ha  sido  entonces  la  de  una  fuerte  expansión  de  la 
participación laboral  no obstante que el desempleo mantuvo su tendencia al alza iniciada 
en  junio  de  2008.  Esta  tendencia  puede  estar  influenciada  en  parte  por  la  caída  en  las 
remesas  internacionales  que  ha  estimulado  el  ingreso  de  nuevas  personas  al  mercado 
laboral. 

Contrario a la teoría según la cual ante el incremento en el desempleo entre los jefes de 
hogar  y/o  una  baja  en  los  ingresos  familiares  los  trabajadores  secundarios  entran  a 
participar  en  el  mercado  laboral,  especialmente  como  informales,  en  Colombia  en  los 
últimos  meses  se  ha  presentado  una  tendencia  diferente.  En  efecto  frente  al  2008,  se 
mantiene  (proporcionalmente)  el  mismo  número  de  jefes  de  hogar  con  trabajo,  con  un 
aumento en la ocupación laboral, en tanto que los salarios reales de una franja importante 
de  trabajadores  no  san  sufrido  caídas  importantes,  llegando  incluso  en  algunos  casos  a 

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
tener tendencias crecientes como en el área del turismo, siendo el grupo de trabajadores 
del sector industrial el de peor tendencia en este sentido. 

Si  se  revisan  los  datos  acerca  de  la  afiliación  a  la  seguridad  social  se  constata  un 
desmejoramiento  en  la  calidad  del  empleo  causado  probablemente  por  el  aumento  del 
trabajo informal entre 2007 y 2009, lo cual se confirma al comprobar  que la mayoría de 
los  nuevos  empleos  en  las  principales  cabeceras  municipales  del  país  estuvieron 
caracterizados por la afiliación al régimen subsidiado de salud, característica fundamental 
de  relaciones  de  trabajo  precarias  y  de  carácter  informal.  No  obstante  hubo  un 
mejoramiento  en  las  zonas  rurales  donde,  aumentó  la  cobertura  tanto  en  el  régimen 
subsidiado como contributivo 

Se  espera  que  el  comportamiento  del  mercado  laboral,  podría  llevar  la  tasa  de 
desocupación (ocupación) al 13 (54,4) %, respectivamente, para final del presente año y al 
14,2  (55,3)  %  al  terminar  2010.  En  otras  palabras  esto  significaría  que  el  número  de 
desocupados pasaría en el 2010 a 3,2 millones, que son 780 mil más que en junio del 2009 
y  1,2  millones  superior  al  dato  de  finales  de  2007.  No  obstante  y  de  mantenerse  las 
tendencias  y  sin  considerar  los  efectos  esperados  en  las  políticas  de  reactivación,  se 
espera que para el segundo semestre del 2010 el mercado laboral podría haber terminado 
de ajustarse para reiniciar un ciclo de recuperación, con lo cual  la tasa de desocupación 
dejaría de crecer.  (DANE‐ cifras 2009) 

4.1  Desempleo Juvenil. 

Un  análisis  de  la  población  joven,  muestra  un  aumento  de  la  tasa  de  desempleo  entre 
2007 y 2009 para la población de entre 12 y 26 años, situación que se acompaña con una 
caída en la tasa de ocupación durante el segundo semestre de 2008, y una recuperación 
importante  a  partir  de  2009.  Resulta  importante  tener  en  cuenta  que  para  el  tercer 
trimestre  del  2008  los  jóvenes  desempleados  entre  los  19  y  los  26  años  representaron

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
alrededor del 11% del total de jefes de hogar  desempleados en las trece áreas urbanas. 
(DANE‐ cifras 2009) 

Sin embargo al hacer una diferenciación en el comportamiento por género, se encuentra 
que  para  las  mujeres  jóvenes  se  incrementó  el  desempleo,  pero  a  diferencia  de  los 
hombres de su mismo rango de edad, con pocos progresos en términos de ocupación.   La 
situación laboral de las mujeres entre los 12 y los 26 años es preocupante puesto que sus 
tasas  de  desempleo  doblan  las  de  las  demás  mujeres  y  las  de  sus  contemporáneos 
hombres; en tanto que sus tasas de ocupación no alcanzan el 30%, muy por debajo de los 
hombres jóvenes que registran una tasa de ocupación del 50%. 

Los datos del 2008 confirman esta tendencia puesto que para el tercer trimestre de 2008 
el 79% de las mujeres desempleadas tenían entre 19 y 26 años, el 19.41% tenían entre 15 
y 18 años y 0.6% tenían entre 12 y 14 años. En comparación con años anteriores se puede 
notar  que  los  dos  rangos  de  menor  edad  han  registrado  disminuciones  porcentuales  en 
cuanto a su participación en el total de desempleo femenino, pero en el grupo de 19 a 26 
años,  en  comparación  con  el  tercer  trimestre  de  2002,  se  presenta  un  incremento  de 
5.27%. En otras palabras, los datos para el 2008 muestran una concentración de mujeres 
desempleadas en este rango de edad. (DANE‐ cifras 2009) 

Colombia: tasa de ocupación y de desempleo según jefatura de hogar, sexo y edad, 2008 y 2009 
Jefes de Hogar  Total Hombres  Total Mujeres  Total Jóvenes  Hombres Jóvenes  Mujeres Jóvenes 
Año  Mes  Tasa de  Tasa de  Tasa de  Tasa de  Tasa de  Tasa de  Tasa de  Tasa de  Tasa de  Tasa de  Tasa de  Tasa de 
Ocupación  Desempleo  Ocupación  Desempleo Ocupación  Desempleo  Ocupación  Desempleo  Ocupación  Desempleo  Ocupación  Desempleo 
Enero  75,7  5,1  65,6  8,4  39,4  14,3  39,6  19,7  49,6  15,9  29,6  25,5 
Febrero  74,6  5,6  64,7  8,9  38,9  15,8  38,8  21,3  48,6  16,6  28,9  28,1 
Marzo  74,9  5,9  64,7  9,3  39,3  16,2  38,2  22,3  48,0  17,0  28,3  29,9 
Abril  75,6  5,5  65,5  8,7  40,4  15,5  39,3  21,2  49,4  16,1  29,1  28,7 
Mayo  76,1  5,3  65,6  8,8  40,8  14,3  39,7  20,6  49,6  16,5  29,7  26,9 
Junio  75,4  5,6  64,9  8,8  40,0  14,3  39,1  20,3  48,7  16,3  29,4  26,3 
2008 
Julio  74,7  5,8  64,1  9,1  39,9  14,6  38,8  20,9  47,6  16,8  29,9  26,7 
Agosto  74,6  5,7  64,1  9,0  39,1  15,1  38,2  21,1  47,3  16,8  29,0  27,3 
Septiembre  74,9  5,3  64,5  8,9  39,5  15,1  38,3  21,5  47,6  17,1  29,1  27,8 
Octubre  75,2  5,2  65,0  8,4  39,8  14,1  38,6  19,9  48,2  15,8  29,0  26,0 
Noviembre  75,2  5,1  65,1  8,5  39,6  13,7  38,3  20,2  48,3  16,0  28,3  26,5 
Diciembre  74,9  5,2  65,2  8,6  39,6  13,4  39,0  19,6  49,0  15,9  28,9  25,4 
Enero  74,5  5,7  64,5  9,5  38,6  15,4  37,8  22,3  48,1  17,7  27,4  29,3 
Febrero  74,6  6,3  64,7  9,6  39,1  16,6  38,5  22,4  48,7  17,3  28,2  30,0 
2009 
Marzo  74,9  6,6  65,1  10,0  39,4  17,0  38,7  23,1  49,2  17,7  28,1  31,0 
Abril  75,5  6,5  66,0  9,6  41,0  16,0  40,3  22,0  50,6  16,9  29,9  29,3 

Promedios móviles trimestrales que finalizan en el mes indicado.  Elaborado por el Observatorio del Mercado de Trabajo y la Seguridad 


Social, en base a datos del DANE. 

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
Al desagregar los rangos de edad se encuentra que la tasa de desempleo en las trece áreas 
para el tercer trimestre de 2008 se ubicó,  en 11.3 % para los jóvenes entre los 12 y los 14 
años, seguidos de los jóvenes entre los 19 y los 26 años con 20.7 % y de los jóvenes entre 
los 15 y los 18 años con 24.9 puntos porcentuales, siendo por tanto estos últimos el rango 
más vulnerable al desempleo. (DANE‐ cifras 2009) 

Tasa de Desempleo 
Trece áreas ‐ Terceros Trimestres 

0.35 

0.3 

0.25 

0.2 

0.15 

0.1 

0.05 


12‐14.  15‐18  19‐26  27‐35  36‐55  56 a mas 

2002  2005  2008

Fuente: DANE. Cálculos DNP‐SESS 

Por  nivel  educativo,  durante  el  tercer  trimestre  de  2008  el  57%  de  los  jóvenes  que 
buscaban  trabajo  tenía  estudios  secundarios.  Resulta  particularmente  interesante  el 
comportamiento del rango de entre 15 y 18 años, pues en el tercer trimestre de 2002, el 
70.8%  de  los  desempleados  pertenecientes  a  este  rango,  contaba  con  secundaria,  en  el 
tercer  trimestre  de  2005  el  30.45%  y  en  el  tercer  trimestre  de  2008  el  29.62%.  Esto  da 
indicios  acerca  de  un  mejoramiento  en  las  condiciones  de  acceso  al  mercado  laboral, 
relacionado con la realización de estudios secundarios. 

Durante el 2008, el sector que dejó cesante a un mayor número de trabajadores fue el de 
la  construcción, que despidió a un 16.44%, del total de trabajadores empleados, seguido 
del sector agrícola con un 15.44%. El comercio, la industria y los servicios expulsaron en 
promedio el 10.73% de sus ocupados. (DANE‐ cifras 2009) 

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
En el caso de los jóvenes trabajadores, el sector comercio fue el que más expulso mano de 
obra. Durante el tercer trimestre de  2008 de esta rama provino el  55.1% de  los jóvenes 
desempleados, seguidos de la industria 24.6% y el sector Servicios 20.3%. Para los jóvenes 
desempleados  entre  los  15  y  los  18  años,  la  tendencia  fue  muy  similar  pues  el  46%, 
provino  del  sector  comercio, seguido  de  la  Industria  con  20.6%,  del  sector  servicios  con 
15.2% y de la construcción con 13.5%.  Por último, para los jóvenes entre 19 y 26 años en 
el  tercer  trimestre  de  2008‐  el  38.2%,  provino  del  sector  comercio,  seguido  del  sector 
servicios 28.6% y de la industria con 17.8%. (DANE‐ cifras 2009) 

4.1.1  Sindicalismo y juventud 

Para  los  sindicatos  el  tema  educativo  resulta  de  vital  importancia  para  explicar  el 
comportamiento  del  desempleo  juvenil.    La  CGT  en  su  diagnóstico  sobre  juventud, 
establece  una  situación  preocupante  que  se  expresa  en  tasas  significativas  de 
analfabetismo,  especialmente  en  el  sector  rural,  la  exclusión  en  el  acceso,  calidad  y 
permanencia  en  el  sistema  educativo, y  dificultades  en  la  situación  laboral  y  calificación 
del  cuerpo  docente,  por  lo  que  resulta  impostergable  mejorar  su  formación  y 
capacitación. (Rubio, 2003). 

En los últimos años la expansión  de la cobertura educativa de carácter estatal ha ido en 
detrimento,  frente  al  sector  privado,  llenando  este  último  el  vacio  generado  por  esta 
situación.   Esto ha  incidido en un  aumento  paulatino de los costos educativos; situación 
que  no  contribuye  a  la  disminución  de  las  desigualdades  de  tipo  social.  En  estas 
circunstancias  es  muy  difícil  que  se  rompa  la  tendencia  según  la  cual  los  jóvenes 
procedentes de hogares con padres de bajo nivel educativo, tienen menor posibilidad de 
llegar a la educación superior. 

Es claro que ante el hecho de que los jóvenes sean los más golpeados por el desempleo, y 
las  condiciones  de  trabajo  precarias  y  que,  que  para  colmo,  la  mayoría  provenga  de

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
familias de escasos recursos, recrea un circuito en el que la pobreza se transmite de una 
generación a la otra, sin perspectivas de cambios que alteren esta tendencia. 

Con  base  en  los  anteriores  elementos,  no  es  extraño  encontrar  en  el  sector  rural, 
tradicionalmente  mas  afectado  por  el  desempleo  y  las  condiciones  de  trabajo  precario, 
una  serie  de  elementos  que  acentúan  la  mala  situación  de  los  jóvenes  trabajadores. 
Algunos de esos elementos son los siguientes: 

­  Mala remuneración para el trabajo. 
­  Pocas fuentes de empleo 
­  Sistema  de  jornaleros  estacionarios  o  a  destajo,    que  no  ofrece  a  los  jóvenes 
ningún tipo de garantía ni estabilidad, sin posibilidad de ser afiliados al Sistema 
de Seguridad Social de Salud. 
­  Agricultura  poco  productiva  y  poco  rentable  para  los  jóvenes,  disminuyendo  la 
motivación para este tipo de actividad. 
­  Inexistencia de políticas claras o estímulos a nivel nacional y local 
­  Pocas oportunidades de capacitación y pocas oportunidades de empleo (Rubio, 
2003) 

En  cuanto  se  hace  un  análisis  con  perspectiva  de  género  se  identifican  problemas  de 
desigualdad  muy  relacionados  con  la  cultura  e  idiosincrasia  y  que  sin  duda  tienen  un 
impacto  notorio  en  el  acceso  al  mercado  laboral.  La  caracterización  del  trabajo 
reproductivo  y  la  responsabilidad  casi  exclusiva  de  la  crianza  de  los  hijos  y  las  tareas 
domésticas,  con  la  condición  femenina,  determinan  un  desigual  acceso  laboral.  En 
consecuencia  la  mujer  joven  se  inserta  en  el  mercado  laboral  con  un  menor 
entrenamiento para su desempeño social y profesional. Esta situación no es extraña si se 
tiene  en  cuenta  que  las  niñas  de  8  a  14  años  de  edad  dedican  cinco  horas  o  más  a  las 
tareas del hogar que los niños de su mismo rango de edad.  (Rubio, 2003).

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
Este tipo de situación hace que tenga la mayor relevancia un análisis de género sobre la 
población joven que tenga en cuenta el aspecto cultural y social, puesto que la definición 
de  roles  y  la  construcción  de  identidad  se  inicia  desde  muy  temprana  edad  y  son 
elementos  condicionados  por  las  concepciones  culturales  que  se  trasladan  al  ámbito 
laboral. 

4.1.1.1  Propuestas desde el sindicalismo 

En particular la CGT ha adoptado una estrategia fundamentada en la creación de grupos 
de trabajo directo con la población joven. Estas organizaciones juveniles se fundamentan 
en un plan de acción que consta de las siguientes directrices: 

·  Organización 

·  Formación, Información y difusión 

·  Diagnóstico e investigaciones permanentes 

·  Reivindicaciones y plan de acción 

·  Autofinanciamiento 

De estos elementos resulta particularmente importante el de la organización y en ello la 
CGT  ha  avanzado  en  la  creación  de  Comisiones  de  Juventud  en  los  Comités  Seccionales, 
Federaciones Regionales y Federaciones Sectoriales con tareas específicas de acuerdo a su 
entorno  y  condiciones  socioculturales,  geográficas.  El  trabajo  con  jóvenes  se  encamina 
básicamente  a  los  aspectos  informativos,  de  capacitación  y  formación,  elaboración  de 
proyectos  productivos, y de interlocución frente  a los actores e instituciones  nacionales. 
(Rubio, 2003). 

Se busca no solo que el joven se reconozca así mismo como objeto de deberes y derechos 
como  ciudadano,  sino  que  además  pueda  contar  con  herramientas  cognoscitivas, 
metodológicas y prácticas para un mejor aprovechamiento de sus capacidades al ingresar 
al mercado laboral.   De igual forma sin caer en la lógica del asistencialismo, se propone 
una labor de intermediación ante el gobierno nacional que permita a las organizaciones de

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
jóvenes,  llamar  la  atención  sobre  los  principales  problemas  que  enfrentan  los  jóvenes  y 
fomentar políticas de acción  institucional en este sentido.  De forma paralela, se trabaja 
en el estimulo a iniciativas que surjan desde la misma población joven y que se expresen 
en alternativas de trabajo decente y de proyectos que permitan generar nuevos empleos y 
brindar  oportunidades  de  inserción  en  el  mercado  laboral,  en  condiciones  optimas. 
(Rubio, 2003). 

Los sindicatos en este sentido han encontrado alternativas que les permitan cumplir con 
un  papel  no  solo  informativo  sino  también  proactivo,  en  la  generación  de  mejores 
condiciones para los jóvenes trabajadores. 

5  La responsabilidad de las instituciones públicas. 

La  crisis  comenzó  en  Estados  Unidos,  luego  tocó  a  Europa  y  después  a  las  naciones 
subdesarrolladas.  Así  como  se  han  proclamado  las  bondades  de  la  globalización,  la 
integración  que  se  ha  logrado  también  conduce  a  que  los  males  se  diseminen  con  gran 
rapidez. 

La  globalización  ha  permitido  que  los  Estados  Unidos  hayan  exportado  sus  hipotecas 
tóxicas al resto del mundo, con lo que se puede afirmar que la crisis es hecha en Estados 
Unidos,  no  solo  porque  le  exportó  a  los  demás  países  sus  hipotecas  tóxicas,  sino  que 
también  envió  su  filosofía  desregulatoria  que  incentivó  a  comprar  dichas  hipotecas  y 
además asegurar que los reguladores no lo frenaran (Stiglitz, 2009). La recesión comenzó 
en  Estados  Unidos,  pero  ha  afectado  a  países  en  desarrollo  que  manejaron  mejor  sus 
economías que Estados Unidos. 

Los  países  pobres  y  en  desarrollo  aplicaron  en  épocas  recientes  mejores  políticas 
monetarias y marcos regulatorios mas pertinentes; pero no fue suficiente  pues ahora los 
países  desarrollados  exportan  su  crisis  a  los  países en  desarrollo  que  después  de  haber 
experimentado  severas  crisis  de  endeudamiento,  inestabilidad  macroeconómica  e

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
hiperinflación,  gozan  de  mayor  solidez  en  sus  fundamentos  económicos.  Pero  ahora  les 
afecta  la  caída  de  sus  exportaciones  por  la  recesión  en  las  metrópolis  y  cae  la  inversión 
extranjera. Adicionalmente, como denunciara el Nobel Joseph Stiglitz al recibir el premio 
de la OIT al trabajo decente,  los gobiernos de los países desarrollados están entregando 
generosos planes de rescate a sus  bancos y empresas, en tanto que los gobiernos de los 
países  en  desarrollo  no  tienen  igual  capacidad  de  otorgar  planes  equivalentes  a  las 
empresas  en  dificultades,  Ello  agrava  la  asimetría  ya  existente  por  la  persistencia  de 
cuotas y subsidios en las economías desarrolladas. 

Gráfico 3: Productividad y Salarios en Estados Unidos  (1959 ‐ 1999). 
Índice  1973 = 100 
160 
140 
120 
100 
80 
60 
40 
20 

59  61  63  65  67  69  71  73  75  77  79  81  83  85  87  89  91  93  95  97  99 
Productividad  Salarios

Fuente: Informe Económico del Presidente (1999) 

El proceso de desregulación de la economía norteamericana comenzó desde el mandato 
de Jimmy Carter y se profundizó en el gobierno de Ronald Reagan en seguimiento de las 
ideas  del  neoliberalismo  coronado  con  el  Premio  Nobel  otorgado  a  Milton  Friedman 
centradas  en  la  creencia  en  la  virtud  auto‐reguladora  del  mercado  se  volvió  un  dogma 
indiscutible. 

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
La llegada de Paul Volcker a la presidencia de la Reserva Federal coincide con la puesta en 
marcha  del  monetarismo  que  explica  los  fenómenos  inflacionarios  con  una  causa 
fundamentalmente  monetaria.  La  consecuencia  en  la  política  económica  es  que  la 
solución  única  a  la  inflación  es  el  control  de  la  oferta  monetaria  y  para  ello  se  utilizó  la 
elevación  de  las  tasas  de  interés  como  mecanismo  para  manejar  la  oferta  de  dinero, 
constituyéndose en instrumento clave (y a veces único), de política económica. 

En esa línea el ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, afirmó en un discurso 


en el Senado estadounidense, que los mercados financieros funcionan perfectamente sin 
necesidad  de  la  regulación,  al  mismo  tiempo  que  se  imponía  la  flexibilización  laboral  y 
todo  ello  estuvo  facilitado  por  las  nuevas  tecnologías  de  la  información.  La  economía, 
según  esa  concepción,  actúa  de  forma  flexible,  abierta,  auto‐correctora  y  dinámica.  La 
‘mano invisible’ de Adam Smith funciona actualmente, decía el Presidente de la FED, sólo 
que lo hace en la actualidad de manera internacional (Greenspan, 2008). 

Los riesgos de que la autorregulación no funcionase como se postulaba fueron advertidos 
desde hace varias décadas. 
Hyman  Minsky  fue  muy  claro  en  advertencias  a  este  respecto,  pero  su  posición  fue 
desechada por la corriente dominante. Este autor explica que en los periodos de auge, los 
agentes  optan  por  tomar  posiciones  de  endeudamiento  muy  riesgosas,  y  pese  a  que  las 
utilidades  son  grandísimas,  éstas  terminan  desvaneciéndose  al  terminar  la  época 
próspera, haciendo quebrar a varios inversionistas. 

Con  la  crisis  financiera  que  involucró  a  las  empresas  del  sector  de  alta  tecnología,  la 
ortodoxia aceptó que sería conveniente aumentar la regulación en varios mercados, pero 
se  actuó  en  contravía  de  lo  afirmado,  pues  el  sector  financiero  no  fue  supervisado 
cabalmente y se dio paso a otras regulaciones. (Ocampo, 2008).

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
Los  países  del sudeste  asiático  sufrieron  también  los  efectos  de  la  crisis,  aunque  en  una 
menor  proporción.  Cuando  los  banqueros  norteamericanos  intentaron  vender  sus 
derivados en dicha  región,  los asiáticos actuaron con cautela pues no compraron dichos 
papeles que no pudieron ser explicados por los  estadounidenses (Stiglitz, 2009). Aunque 
China y Japón acumularon sumas  billonarias de títulos del tesoro estadounidense, ahora 
expresan serias dudas  acerca de la solidez y confiabilidad de tales títulos. 

5.‐ Nadie está completamente blindado. 

Los canales por los que esta crisis ha afectado todas las naciones del mundo son múltiples. 
De todas maneras el canal más directo han sido los mercados financieros. 

Los flujos financieros que eran fuertes en otros años, están tomando la dirección contraria 


porque  ahora  el  acceso  al  financiamiento  se  ha  convertido  en  un  problema  para  varios 
países subdesarrollados. Otro canal por el que se ha transmitido la crisis es el comercial, 
pues  las  exportaciones  de  los  países  subdesarrollados  cayeron  en  un  porcentaje 
importante, generando grandes pérdidas en el empleo. 

Por  lo  que  toca  a  Colombia,  se  ha  visto  afectada  por  la  caída  de  sus  exportaciones  en 
general:  tomando  como  referencia  los  tres  principales  destinos  internacionales  de  sus 
ventas, se observa que las exportaciones a los Estados Unidos han caído por efectos de la 
crisis.  Por  otra  parte  los  dos  destinos  siguientes  de  las  exportaciones  colombianas  son 
Venezuela y Ecuador respectivamente, y el comercio con estos países se ha visto afectado 
por los roces políticos. 

Del mismo modo existen impactos a través de las remesas y los flujos de trabajo. Cuando 
cae  el  empleo  los  primeros  afectados  son  los  trabajadores  inmigrantes,  quienes  se  han 
visto perjudicados por las medidas proteccionistas aplicadas en varios países. A pesar de 
que  en  la  cumbre  del  G20  realizada  en  noviembre  de  2008  los  diversos  mandatarios  se

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
comprometieron  a  no  imponer  políticas  proteccionistas  en  sus  países,  su  palabra  no  ha 
sido cumplida por las presiones que existen dentro de sus naciones (Stiglitz, 2009). 

La  acumulación  de  críticas  que  se  han  vertido  en  los  últimos  años  acerca  de  las 
deficiencias del FMI en el cumplimiento de sus tareas de asegurador de la liquidez mundial 
obligó a dicha institución a  reconocer en  la Cumbre del Grupo de  los 20  reunida el 2  de 
abril de 2009 en Londres, que en efecto había estado más  pendiente de lo que sucedía en 
los  países  subdesarrollados,  y  había  dejado  de  lado  auditar  el  comportamiento  de  las 
potencias,  precisamente  donde  se  gestó  la  recesión  económica  pues  han  mantenido 
severos  déficits  fiscales  o  externos,  o  en  ambos  campos.  La  vigilancia  excesiva  sobre 
políticas  que  podían  desestabilizar  a  los  países  emergentes,  hizo  que  se  desviara  la 
atención de las políticas que en realidad podían ser dañinas para el entorno internacional 
(Agencia AP, 2009). 

El proteccionismo tradicional que ha marcado las políticas de las potencias económicas (y 
que se expresa en el mantenimiento de cuotas, subsidios y barreras aduaneras sanitarias y 
fitosanitarias  aplicadas  de  modo  unilateral),  se  ha  agravado  ahora  con  campañas  de 
comprar  solo  o  preferencialmente  bienes  nacionales  como  condición  para  otorgar  las 
ayudas  gubernamentales.  Y  todas  las  amonestaciones  de  la  OMC  o  las  promesas  de  los 
gobiernos de no vincular los planes de rescate con condiciones de protección del mercado 
interno, se han quedado en el campo declarativo. 

Estados  Unidos  ha  aplicado  en  2009  una  política  comercial  encadenada  al  plan  de 
salvamento  económico  promulgado  por  Barack  Obama,  denominada  “compre 
americano”, en la que los empresarios que reciben recursos del plan de salvamento deben 
utilizar exclusivamente materias primas y maquinaria estadounidense. 

Pese a que esta política viola claramente los acuerdos internacionales de la Organización 
Mundial  del  Comercio  (OMC),  el  gobierno  norteamericano  afirma  que  se  ha  ajustado  a

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
cabalidad  a  los  acuerdos  pactados  en  la  OMC.  Es  así  como  los  bancos  que  han  recibido 
ayudas  han  limitado  la  contratación  de  trabajadores  foráneos,  sin  importar  cuán 
calificados sean, distorsionando aun más el panorama laboral en general. De esa forma, 
Estados  Unidos  muestra  que  tratará  de  no  perjudicar  las  relaciones  comerciales  con  los 
países desarrollados, mas no con los subdesarrollados (Portafolio, 2009). 

6  Una nueva concepción del trabajo. 

La  economía  neoclásica  muestra  el  trabajo  como  un  factor  de  producción  similar  a  los 
demás, pero resulta obvio que el trabajador no puede compararse con el acero pues aquel 
puede responder a estímulos en tanto que el material es inerte. Esta diferencia explica por 
qué las políticas laborales que tratan al trabajador como un activo cualquiera desconocen 
las ventajas de otorgar estímulos a la productividad a los trabajadores y las ventajas de un 
buen  ambiente  laboral  en  el  rendimiento  de  los  trabajadores.  (Stiglitz,  Empleo,  justicia 
social y bienestar de la sociedad, 2002). 

Aunque puede considerarse atrevido sostener que el diseño de la teoría neoclásica tiene 
un tinte  político definido, se halla una relación entre dicha  ideología y el grupo social al 
que benefician directamente: Por ejemplo  otorga prelación a la eficiencia,  por encima de 
la  equidad.  Los  sindicatos  luchaban  por  sus  salarios  y  por  la  equidad  en  términos 
económicos,  sin  embargo  la  flexibilización  laboral  logró  que  su  poder  de  negociación 
disminuyera, empeorando las condiciones salariales de la masa trabajadora. 

Surgieron  así  tensiones  sociales  y  protestas  que  condujeron  a    regímenes  opuestos  al 
ideario neoliberal, de modo que la aplicación  de políticas que favorecían exclusivamente 
las  condiciones  de  la  inversión  terminaron  por  volverse  contra  el  propósito  perseguido 
(Ibid). 

Los países industrializados, como resultado de la crisis, están proveyendo subsidios a sus 
empresas. De acuerdo con Stiglitz, si bien los aranceles pueden constituir una distorsión

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
negativa al comercio, una alteración peor pueden ser los subsidios que otorgan los países 
(Stiglitz,  2009).  Dadas  esas  condiciones,  ¿Puede  alguna  empresa  o  entidad  financiera  de 
un  país  subdesarrollado  competir  con  una  compañía  de  un  país  desarrollado  que  recibe 
una cantidad considerable de recurso por parte del Estado? 

En  ese  orden  de  ideas,  se  presenta  un  problema  de  riesgo  moral  en  los  dirigentes 
empresariales,  que  justifican  sus  ingresos  sobre  la  base  de  que  realizan  labores  muy 
complicadas  en  las  que  la  sofisticación  financiera  esconde  en  el  fondo  la  especulación 
alejada del ámbito productivo. Cuando sus empresas caen en desgracia, culpan a la mala 
suerte  y  no  al  mal  proceder  que  habían  tenido  desde  un  principio.  Ante  ésta  situación 
solicitan rescates financieros que son finalmente otorgados con fondos públicos  para que 
la  crisis  no  sea  más  profunda;  y  por  esa  vía  los  contribuyentes  terminan  financiando  las 
bonificaciones de los altos mandos (Dowd, 2008). 

7  La regulación deficiente y los planes de rescate. 

En  cambio,  si  las  instituciones  financieras  que  dichos  empresarios  representan  obtienen 
ganancias, dichas utilidades quedan en manos privadas sin ser socializadas. 

Así,  Estados  Unidos  generó  la  crisis  financiera  global  por  su  mala  regulación  y  malas 
prácticas  financieras,  sin  embargo  todo  el  dinero  está  fluyendo  hacia  las  instituciones 
creadoras  de  esta  situación  debido  a  que  el  gobierno  norteamericano  ha  otorgado 
garantías para que esto suceda. 

Los paquetes de estímulo son necesarios para la economía mundial, pero el escenario en 
el  que  se  están  tomando  las  decisiones  viene  siendo  al  nivel  nacional.  Se  presenta 
entonces una disyuntiva entre la acción global y el nivel local para la toma de decisiones, 
pues  cada  país  debe  mirar  los  costos  y  beneficios  de  un  paquete  de  estímulo,  diseñado 
para atender las necesidades de la economía nacional, mas no de la crisis global. 
De ese modo, el estimulo total será insuficiente si no se hace de manera coordinada.

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
No  obstante  si  estos  rescates  son  necesarios,  deben  ser  utilizados  responsablemente, 
pues  hasta  ahora  los  banqueros  (los  mismos  responsables  de  las  prácticas  abusivas  que 
condujeron  a  la  crisis)  se  han  apresurado  a  tomar  gran  parte  de  los  recursos  de  esos 
planes de rescate para pagarse sus bonificaciones. 

Si  se  quiere  ver  desde  otro  enfoque,  se  pueden  tomar  los  multiplicadores  que  indican 
cuánto PIB es generado, o cuántos trabajos son causados por cada dólar de los recursos 
destinados  al  estímulo  fiscal.  Sin  embargo  hay  una  diferencia  notoria  entre  el 
multiplicador  local  y  el  global,  y  es  que  mientras  que  en  el  multiplicador  local  se  puede 
mostrar el efecto de las fugas porque hay dinero que puede transferirse de una economía 
a otra, en el multiplicador global no  ocurre este fenómeno. Es así que en  una economía 
abierta  el  dinero  que  se  gasta  va  a  otros  países  y  se  mantiene  dentro  de  la  economía 
global, con lo que el multiplicador global es mayor pero el local es pequeño en términos 
relativos. Como conclusión, el estímulo resultará insuficiente (Stiglitz, 2009). 

Entonces, la cuestión a la que responde cada país en el momento que deben diseñar un 
paquete  de  rescate  es  cómo  puede  la  nación  obtener  el  mayor  beneficio,  mas  no  cómo 
puede el mundo entero obtener las mejores utilidades. Así que mientras los estímulos se 
queden  en  el  nivel  nacional,  el  impacto  global  es  reducido,  dejando  un  beneficio 
subóptimo (Stiglitz, 2009). 

Dado lo anterior, los estímulos otorgados en los Estados Unidos son muy pequeños y con 
un  diseño  poco  satisfactorio,  pues  se  debe  vislumbrar  qué  más  está  pasando  en  la 
economía. 

Otro  factor  grave  del  impacto  social  negativo  de  la  crisis  es  que  todas  las  sociedades 
tienden  a  darse  estabilizadores  automáticos,  financiados  en  épocas  de  normalidad  y 
bonanza para que operen como  factor de balance y recuperación en épocas de crisis. Ese

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
es el papel que juegan el seguro de desempleo, la red de protección social con coberturas 
para  salud,  los  seguros  contra  riesgos  y  accidentes  de  trabajo,  la  pensión  y  el  acceso 
garantizado a servicios públicos fundamentales. 

Es las épocas de crisis deben entrar  a operar dichos  estabilizadores automáticos, pero 


resulta que  han sido debilitados a lo largo de las últimas décadas. Es así como los seguros 
al desempleo y la protección social han sufrido reformas que los han debilitado y por ello 
en  esta  coyuntura  de  crisis  no  pueden  operar  como  factores  de  balance  de  los  efectos 
socialmente  negativos  de  la  crisis  (Stiglitz,  2009).  Cuando  se  entra  en  una  recesión 
económica,  dicho gasto aumenta  y actúa como  un estabilizador natural  de  la economía. 
Los impuestos han sido enfocados regresivamente y se ha pasado a sistemas de seguridad 
social  contributivos.  De  esa  forma,  los  estabilizadores  se  han  convertido  en 
desestabilizadores sociales, pues ya no existe dicha protección frente a los riesgos de una 
recesión económica. 

La crisis ha permitido poner en evidencia que algunas de las políticas que se aplicaron en 
épocas  recientes  y  que  se  defendían  como  válidas  y  eficaces  no  responden  a  esa 
calificación positiva. Un caso típico es la tendencia de los gobiernos liberales, republicanos 
y conservadores a reducir los impuestos a la renta y a las empresas, con el argumento de 
que ello estimulará la inversión  y por ende el empleo y el crecimiento. 

Pero como ha mostrado Krugman, durante la presidencia de Bill Clinton se tuvieron tasas 
impositivas  sobre  la  renta  cercanas  al  40%,  mientras  que  en  el  gobierno  de  George  W. 
Bush  dichos  impuestos  estuvieron  promediando  el  35%  y  resulta  evidente  que  la 
economía creció más cuando las tasas fueron más elevadas y no creció  tanto cuando se 
redujeron dichos impuestos. Lo que se está haciendo bajo este esquema es implementar 
un  sistema  impositivo  con  tendencia  regresiva,  pues  los  más  acaudalados  no  están 
aportando  lo  correspondiente  para  financiar  las  políticas  públicas;  además  las

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
desigualdades están aumentando porque los opulentos no aportan lo debido, y los pobres 
no reciben auxilios suficientes y su movilidad social es muy escasa (Krugman, 2009). 

Los  norteamericanos  han  visto  erosionadas  sus  cuentas  de  ahorro    y  cuentan  con  pocas 
reservas para su futuro, así que han tenido que comenzar nuevamente con sus procesos 
de ahorro, lo que en el largo plazo es conveniente pero no lo es en el corto plazo. Dicha 
dinámica ha causado una transformación en la demanda agregada, pues si la gente ahorra 
más, gasta menos y esto es lo que ha ayudado a debilitar la economía en un marco global. 

Esto muestra que los estabilizadores automáticos se han convertido en todo lo contrario, 
desestabilizadores de la economía (Stiglitz, 2009). 

En términos laborales, los paquetes de estímulo han resultado insuficientes pues no han 
tenido una dimensión proporcional al tamaño de la crisis y excepto el plan adoptado por 
el gobierno de China, los demás han sido calificados de limitados.  Es por esto que para 
2010  se  espera  que  Estados  Unidos  tenga  todavía  un  elevado  desempleo,  y  como  la 
dinámica norteamericana se replica en varios países, desarrollados y subdesarrollados, el 
panorama laboral a nivel mundial tiene una perspectiva con un optimismo moderado. 

La  economía  estadounidense  necesita  crear  nueve  millones  de  empleos  al  año  para 
compensar  las  pérdidas  laborales  causadas  por  la  crisis,  pero  si  retoma  un  ritmo  de 
crecimiento del PIB de 2.5%, como estiman los analistas, solo logrará crear tres millones 
de nuevas plazas laborales. 

Una de las posibles soluciones que propone Stiglitz radica en que una parte de los planes 
de  salvamento  económico  sea  destinada  a  los  países  en  vías  de  desarrollo,  pues  no  se 
puede  concebir  una  recuperación  total  de  la  economía,  si  las  naciones  rezagadas  se 
encuentran  en  condiciones  desfavorables  (Stiglitz,  2009).  Esto  debe  ser  acompañado  de 
un  marco  de  diversas  políticas  adecuadas;  pero  no  en  la  dirección  que  exigió  el  Fondo

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
Monetario  Internacional  en  la  recesión  de  finales  de  la  década  de  los  noventa,  cuando 
condicionó la ayuda económica a ciertas políticas que a la postre profundizaron la crisis. 

Otro problema subyacente se encuentra en la forma en que los países han actuado frente 
a la crisis económica.  Han optado por acumular una gran cantidad de reservas, lo que en 
términos  nacionales  es  correcto,  pero  en  el  contexto  global  puede  ser  un  problema 
porque  dichas  reservas  constituyen  ingresos  que  no  son  gastados  y  frenan  la  demanda 
agregada global, agravando uno de los problemas principales de la crisis actual, la baja en 
la demanda (Stiglitz, 2009). 

8  Conclusión.­ El modelo precedente ha quedado en cuestión. 

El sistema financiero colapsó y debe ser reformado, pues estaba basado en una dinámica 
mediante la que los consumidores norteamericanos gastaban más de lo que tenían, y todo 
lo  financiaban  a  través  de  préstamos  bancarios.  Evidentemente  este  esquema 
desencadenó  una  burbuja  que  explotó  como  era  previsible,  lo  cual  había  sido  advertido 
por diversos analistas. Los consumidores saben que no pueden seguir por esa senda, pues 
seguramente volverán a llevar la economía a una nueva parálisis. 

En general,  los estímulos que se han  otorgado tienen un enfoque de corto plazo, por  lo 


que las preocupaciones sobre lo que va a pasar en unos años son latentes, pues no se está 
haciendo  una  labor  concreta  para  reemplazar  las  fuentes  que  impulsaron  la  demanda 
agregada desde el año 2000. 

Las  tendencias  políticas  que  han  dominado  a  Estados  Unidos  en  los  últimos  años, 
desencadenaron la flexibilización laboral. Con posterioridad, este manejo se vio reflejado 
en  la  disminución  del  poder  de  negociación  que  poseían  los  sindicatos,  por  lo  que  las 
condiciones  salariales  de  la  clase  trabajadora  estadounidense  sufrieron  un  deterioro  en 
sus ingresos, y su capacidad de pago bajó. Lo anterior significó que bajo un ambiente en el

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
que las deudas en general del público norteamericano estaban en un nivel bastante alto, 
la cartera crediticia y en especial la hipotecaria se disparó (Krugman, 2009). 

Las  soluciones  a  dichos  inconvenientes  deben  ser  sistémicas:  Fortalecer  el  sistema  de 
protección  social  para  que  llegue  a  la  universalidad,  un  sistema  educativo  aún  más 
eficiente  que  exige  la  utilización  de  más  recursos,  son  alternativas  que  en  un  futuro 
mejorarán  el  nivel  de  vida  de  la  población.  Del  mismo  modo  se  hace  indispensable 
mejorar el poder de negociación de la clase asalariada, lo que requiere el estímulo hacia 
una formación de sindicatos (Krugman, 2009). 

El  costo  de  lograr  un  sistema  de  seguridad  social  con  cobertura  universal  no  es  grande, 
pues quienes demandan más servicios sanitarios ya están asegurados. Quienes no están 
afiliados a dicho esquema son por lo general, las personas más jóvenes, pues cuentan con 
empleos de baja calidad que no les permiten acceder al sistema. 

El  primer  plan  de  rescate  diseñado  para  la  crisis  económica  estaba  compuesto  por  una 
gran cantidad de recursos que fueron entregados a los directivos de los principales bancos 
afectados, quienes optaron por repartir gran parte del dinero entre ellos, dejando de lado 
el verdadero propósito de la ayuda que buscaba inyectarle liquidez de manera eficiente al 
mercado norteamericano. 

La crisis económica ha hecho que el comercio internacional desacelere su marcha, ante lo 
que una gran cantidad de países ha optado por revisar nuevamente su mercado interno, 
que  en  muchos  casos  se  había  descuidado.  De  esta  forma  se  ha  vuelto  a  revisar  la 
infraestructura  nacional,  no  con  el  objeto  de  buscar  salidas  hacia  el  exterior,  sino  para 
comunicar regiones y generar empleo (Herrera, Los Beneficios de la Crisis, 2009). 

Analizando  la  crisis  económica  desde  un  contexto  histórico  de  larga  duración,  se  puede 
observar  que  los  orígenes  de  la  recesión  provienen  de  la  década  del  60,  cuando  las

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
políticas keynesianas que habían sacado a la economía mundial de los efectos de la Gran 
Depresión  comenzaron  a  ser  sustituidas.  Es  así  como  “después  de  la  Segunda  Guerra 
Mundial  y  la  instauración  de  un  mundo  bipolar…(se  estableció  un)  pacto  que  implicaba 
salarios  reales  crecientes,  pleno  empleo,  derechos  sociales  y  laborales,  seguro  de 
desempleo,  educación  obligatoria  y  gratuita,  sanidad  pública,  pensiones  por  invalidez  o 
jubilación – y se edificaron los llamados Estados del Bienestar” (Zufiaur, 2008, pág 6). 

De igual forma  estos acuerdos llegaron a fortalecer los sindicatos y su poder negociador. 
Con la implementación de las políticas neoliberales se adoptaron estrategias para reducir 
los costos laborales en detrimento de la clase asalariada, por lo que entró a jugar un papel 
importante el neoliberalismo. El mercado se declaró como  la panacea y la actuación del 
Estado  en  la  economía  era  catalogada  como  nociva,  y  de  esta  forma  se  abandonó  el 
Estado del Bienestar.  Adicionalmente se dieron varios fenómenos, la productividad siguió 
su senda creciente mientras que los salarios presentaros caídas en términos reales. 

En  ese  orden  de  ideas,  la  apertura  parcial  de  fronteras  ha  permitido  que  se  puedan 
movilizar ciertos negocios hacia lugares donde la mano de obra es barata, generando una 
presión  hacia  la  baja  de  los  salarios  a  nivel  mundial,  puesto  que  las  diferentes  naciones 
buscarán  atraer  la  inversión  a  cualquier  precio,  así  sea  disminuyendo  sus  salarios  en 
términos  reales.  Es  también  importante  mencionar  que  a  nivel  global  se  presenta  un 
exceso de mano de obra y ello ha estimulado la xenofobia y las prácticas excluyentes en 
contra la de la mano de obra extranjera. 

El paradigma neoconservador “también se ha caracterizado por  la progresiva sustitución 
de la  idea de  igualdad por la de no discriminación. Sin duda, para  que haya  igualdad  no 
tiene que haber discriminación. Pero, igualmente, la igualdad tiene otros componentes – 
el  poder  de  los  trabajadores  para  influir  en  la  distribución  de  la  riqueza,  la  enseñanza 
pública  para  propiciar  la  igualdad  de  oportunidades,  un  sistema  fiscal  progresivo  para

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
financiar  servicios  esenciales  de  calidad  –  que  han  sido  arrinconadas  en  las  prioridades 
políticas” (Zufiaur, 2008, pág. 7). 

9  Bibliografía 

·  Agencia AP. (7 de Marzo de 2009). El Espectador. Recuperado el 17 de Agosto de 
2009,  de  http://www.elespectador.com/noticias/negocios/articulo125072‐el‐fmi‐ 
acepta‐mea‐culpa‐no‐anticipar‐crisis‐economica 

·  Dowd, K. (2008). Moral Hazard and the Financial Crisis. Centre for Risk & Insurance 


Studies. 

·  DANE.  (2009) Encuesta continua de hogares 

·  El  Informador.  (Febrero  de  2009).  El  Informador. Recuperado  el  17  de  Agosto  de 
2009,  de  http://www.informador.com.mx/internacional/2009/74782/6/obama‐ 
devuelve‐poder‐e‐influencia‐a‐los‐sindicatos.htm 

·  Greenspan,  A.  (2008).  La  era  de  las  turbulencias:  Aventuras  en  un  nuevo  mundo 
(Primera Edición ed.). (G. D. Gallardo, Trad.) Barcelona: Ediciones B. 

·  Herrera, B. (2009). Crisis Financiera y su Impacto en Centroamérica ‐ Incidencia en 
los trabajadores. Bogotá: Inédito. 

·  Herrera, B. (2009). Los Beneficios de la Crisis. El Observatorio Financiero , Págs. 3‐7. 

·  Krugman,  P.  (2009).  Entrevista:  "La  Realidad  jamás  estuvo  a  la  altura  del  sueño 
americano". Viva la Ciudadanía .

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo. 
·  Ocampo, J. A. (10 de Octubre de 2008). El Colapso del Sistema financiero mundial. 
El Espectador . 

·  Ocampo,  J.  A.  (2009).  La  crisis  internacional  y  su  impacto  en  la  región 
latinoamericana. Flacso. 

·  Portafolio.  (11  de  Agosto  de  2009).  Portafolio.  Recuperado  el  16  de  Agosto  de 
2009,  de  http://www.portafolio.com.co/internacional/euycanada/ARTICULO‐WEB 
NOTA_INTERIOR_PORTA‐5817267.html 

·  Rubio, Octavio (2003), “Educación y Pobreza, una relación que no debe existir”, 
CGTD Nº 127, julio‐septiembre 

·  Stiglitz, J. (2009). Discurso en La Presentación del Premio al Trabajo Decente: OIT. 
En OIT (Ed.). Génova. 

·  Stiglitz,  J.  (2002).  Empleo,  justicia  social  y  bienestar  de  la  sociedad.  Revista 
Internacional del Trabajo , Vol. 121 (Núm. 1‐2), Págs. 9‐31. 

·  Zufiaur, J. M. (Diciembre de 2008). ¿Cómo hemos llegado a esto? Revista Unión , 
Págs 6‐7.

El autor es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Para la elaboración de este trabajo contó con el 
valioso apoyo del estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia Giovanni Andrés Gómez Camelo.