Está en la página 1de 7

El radar de la innovación y la capacidad de cambio

09 ENE 2012
JUAN SOBEJANO
En 2006 M. Sawhney, R. Wolcott e I. Arroniz, de la Kellogg School of
Management, publicaron The 12 Different Ways for Companies to
Innovate. En él describían los doce caminos que podían seguir las empresas
para desarrollar proyectos de innovación y presentaban un gráfico o herramienta
que permitía visualizar la situación de la empresa y de la competencia en el tema
de la innovación, el llamado radar de la innovación.

El radar es un gráfico que muestra los 12 tipos de innovación que Sawhney,


Wolcott y Arroniz definieron. Éstos tipos giran en torno a un doble eje que señala
los 4 caminos de innovación básicos: el qué (la oferta o producto), el quién (los
clientes), el cómo (los procesos) y el dónde (la presencia). A partir de ahí se van
desgranando los otros 8 modos de innovación, siempre conectados y formados
por estos 4 básicos. Así, por ejemplo, los ejes oferta y cliente ofrecen dos tipos
más de innovación, la plataforma (modo en que se relaciona la oferta con el
cliente) y las soluciones personalizadas (necesidades que el producto resuelve al
cliente). En el siguiente gráfico mostramos el radar con sus 12 tipos de
innovación.

La utilización de este tipo de herramientas puede ser interesante para ver


qué modelo de innovación estamos desarrollando y, si lo cruzamos con el lienzo
de análisis de modelo de negocio del que hemos hablado en otras ocasiones,
podemos ver las implicaciones que tiene para nuestro modelo de negocio y para
los futuros desarrollos que podamos hacer.

Por ejemplo, tenemos el caso de Starbucks. Como se ve en el gráfico adjunto la


cadena de cafeterías innova fundamentalmente en los canales de oferta y
presencia y en la experiencia del cliente. En cambio aporta muy poco valor en las
soluciones que ofrece al cliente o en la cadena de valor. El hecho de centrarse en
un modelo de innovación y desechar otros no es en sí malo si somos conscientes
de ello, si lo hemos desarrollado estratégicamente y si somos capaces de traducir
esa innovación en un valor claro y evidente para nuestros mercados.

No hay innovaciones buenas o malas, de más o menos valor. Cada empresa ha


de ser consciente de sus fortalezas y debilidades y trabajar en base a ello. El
radar de la innovación nos permite ver de manera clara qué tipo de innovación
estamos desarrollando y en cuáles tenemos potencial de mejora, siempre
utilizándolo junto a otras herramientas como el lienzo de análisis de modelo de
negocio como hemos comentado
El radar de la innovación: ¿cómo enfrentarás a tus competidores?

 23/10/2015

 10:32

 4

En este post compartiré la segunda conferencia principal que se realizó en el


congreso Shift, que reunió a gerentes y directivos de grandes empresas,
interesados en hacer crecer sus compañías a través de la
innovación. Veremos aquí el radar de la innovación, una herramienta útil que
compartió Robert Wolcott, profesor de Kellog School of Managment y director
ejecutivo de Kellogg Innovation Network (KIN).

Robert Wolcott señala que cuando las grandes empresas procuran ser mejores,
generalmente buscan hacer más eficientes sus estructuras. Pero ¿hasta dónde
eso es bueno y cuál es el problema con la eficiencia? Esta imagen lo explica muy
bien.

Fortificar o Explorar, existe una permanente tensión. En el primer caso se


defiende la posición existente que se domina. En el otro se busca nuevas formas
de crecer a través de nuevas formas o reglas de hacer el negocio.

Si queremos explorar nuevas oportunidades debemos salir a mirar las tendencias


en el mundo. Si bien eso requiere tener un buen “olfato” para los negocios, es
necesario contar con una herramienta que permita hacer más fácil ese trabajo.
Hablamos de una herramienta que le dé al directivo luces acerca de por dónde
puede orientar su visión de futuro para la compañía.

Muchas veces, y en forma errónea, se asocia la innovación solamente con el qué,


llámese tecnología, nuevos productos, I+D, etc. Sin embargo es necesario
también considerar el cómo, el quién y el dónde. Es decir, el modelo del negocio
completo.

El radar de la innovación

Robert Wolcott y otros dos profesores de la Kellogg School of Management, M.


Sawhney e I. Arroniz, realizaron una investigación en la que identificaron las 12
dimensiones de la innovación en los negocios. Los ejes principales son cuatro:
La oferta de la empresa, a quién ofrece, cómo lo ofrece y dónde lo ofrece. Pero
cada uno de ellos contiene otras subdimensiones.
12 maneras de innovar en las empresas: (hacer click para agrandar)

Ejemplo de aplicación del radar de la innovación: Starbucks


El radar de la innovación permite:

1. Visualizar y hacer lluvia de ideas: Ayuda a explorar dimensiones de la


innovación de forma sistémica y holística.
2. Diagnosticar: Identificar los gaps en performance de innovación entre
diferentes empresas o modelos de negocio.
3. Benchmark: Compara la capacidad innovadora de las empresas dentro y a
través de todas las industrias.
4. Diseñar nuevos emprendimientos: Pensar en sistemas de negocios
completos.
“Obviamente no tenemos que innovar en todo porque eso sería un desastre”, dice
Wolcott. Y agrega: debemos ser estratégicos y seleccionar las dimensiones y qué
elementos van a funcionar o no. Seguidamente, las preguntas caen por su propio
peso: ¿cómo vamos a seleccionar?, ¿cómo vamos a elegir una estrategia para
poder realmente concentrar nuestros elementos de innovación?

Precisamente para ello los directivos deben preguntarse en qué dimensión han
estado innovando y en qué dimensión no han estado innovando. Y más importante
aún: ¿qué dimensiones serán realmente las más importantes para el futuro?

Pon el radar de la innovación a trabajar

Esta herramienta ayuda a ubicar la estrategia de innovación actual de tu compañía


sobre la de tus competidores y con esa información se pueden establecer
prioridades respecto a por dónde enfocar los esfuerzos de innovación futuros.

Robert Wolcott señala que hay tres formas de elegir una estrategia futura:

1. Enfocarse en dimensiones no típicas de tu industria.

2. La misma que maneja tu industria, pero mucho mejor.

3. Convertir una dimensión en la cabeza.

Personalmente considero que la técnica de los cuatro lentes de la


innovación que compartí en el artículo anterior es complementaria en la medida
que ayuda a pensar en las oportunidades para innovar en alguna de las
dimensiones planteadas por el radar.

Estimado lector, ¿te animarías a usar el radar de la innovación en tu compañía?


¿Deseas analizar su actual modelo de innovación y entender la diferencia con tus
competidores? Si lo haces ya estarás un paso adelante para repensar tu
estrategia futura de innovación.