Está en la página 1de 8
DE JUSTICIA DE LA NACION 1311 a2 LUIS ALBERTO SCHETTINI v. MASSALIN PARTICULARES 8. A. RECURSO EXTRAORDINARIO: Requisitos propios. Cuestiones no federales. Senten- cias arbitrarias. Procedencia del recurso. Defects en la fundamentacién normativa. Corresponde dejar sin efecto la sentencia que hizo lugar a la indemnizacién fundada en el art. 54 de la ley 22.105 considerando que si bien la demandada habfa ajustado su proceder a los términos del art. 53 vulneré el principio de buena fe consagrado por el art. 63 de la Ley de Contrato de Trabajo, pues extendié la garantfa de estabilidad prevista en el art. 53 citado, a supuestos no contemplados en dicha norma sin dar razones suficientes (1). ASOCIACIONES PROFESIONALES. El derecho a Ia estabilidad de los candidatos a desempefiar cargos en las asociaciones gremiales se otorga sélo respecto a aquellos que integran la lista oficializada por el sindicato y desde el momento a partir del cual el empleador es notificado fehacientemente. ‘RECURSO EXTRAORDINARIO: Requisitos propios. Cuestiones no federales. Senten- cias arbitrarias. Procedencia del recurso. Defectos en la fundamentacién normative, Debe ser dejada sin efecto la sentencia que se aparta injustificadamente de disposiciones legales expresas (2). ELOY FELIPE ABELENDA RECURSO EXTRAORDINARIO: Requisitos propios. Cuestin federal. Cuestiones federales simples. Interpretaci6n de otras normas y actos federales. La interpretacién de las sentencias de la Corte Suprema en las mismas causas en que cllas han sido dictadas constituye, en principio, cuestién federal bastante para ser examinada en la instancia extraordinaria en los supuestos en que se desconozca, en lo esencial, lo decidido en el anterior pronunciamiento del Tribunal. (1) 8 de agosto. (2) Fallos: 270:330; 278:113; 308:1892. 1312 FALLOS DE LA CORTE SUPREMA 312 RECURSO EXTRAORDINARIO: Requisitos propios. Cuestiones no federales. Senten- cias arbitrarias. Principios generales. La tacha de arbitrariedad no es aplicable a la discrepancia del apelante con la apreciacién critica de los hechos y la interpretacién de las prucbas y normas de derechos comin efectuadas por el tribunal, cualquiera que sea su acierto o error. HOMICIDIO. Acreditada la relacién de causalidad entre la aplicacién del inyectable “Lisalgil” que contiene pirazolénicos, y la muerte del paciente alérgico a este tipo de medicamentos, no cabe aceptar la conclusién liberatoria por error del hecho no imputable, s6lo basada en los dichos del procesado, con prescindencia de las circunstancias relevantes de signo contrario que obran en el juicio. ERROR. Debe rechazarse 1a afirmacién de que el médico no pudo prever la muerte de su paciente alérgico, con sustento en que actué por error del hecho no imputable(art, 34, inc. 1° del Cédigo Penal) por el presunto desconocimiento de la composicién quimica del medicamento que preseribi6, puesel solo hecho de conocer que estaba asistiondo a una persona alérgica a las drogas le imponfa, habida cuenta de su formacién técnica-profesional, extremar como era légico y prudente los riesgos que podria correr el paciente por la seleccién del material terapéutico. ‘RECURSO EXTRAORDINARIO: Requisitos propios. Cuestiones no federales. Senten- cias arbitrarias. Procedencia del recurso. Falta de fundamentacién suficiente. Corresponde dejar sin efecto la sentencia que consideré que el médico no pudo prever la muerte de su paciente alérgico, con sustento en que actué por error de hecho no imputable al desconocer la composicién quimica del medicamento que prescribié, pues tal fundamento se exhibe como una reflexién dogmética, con mengua de recaudos de raigambre constitacional. DicTaMEN DEL Procurapor GENERAL Suprema Corte: El voto de la mayoria en el fallo de la Sala V de la Camara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de esta Capital contiene, ami modo de ver, omisiones y desaciertos en sus fundamentos que, por su gravedad, lo descalifican como acto judicial. DE JUSTICIA DE LA NACION 1313 312 Ello surge con claridad si se analizan por separado los elementos que tuvo en cuenta el tribunal a quo para valorar la materialidad del hecho investigado, y realizar el juicio excluyente de responsabilidad del acusado. La descripcién del mecanismo de produccién de la muerte de Ramén Pérez se basa en circunstancias demostradas, casi sin contra- diccién con los elementos reunidos. Esta se produjo como consecuencia del shock anafilactico causado por la aplicacién del calmante inyectable “Lisalgil’, compuesto por sustancias que reciben la denominacién genérica de pirazolona, a la que la victima era alérgica. El a quo también tuvo por cierto que el acusado Abelenda receté ese analgésico a Pérez conociendo expresamente su condicién de alérgico a la pirazolona que, a la saz6n, es utilizada en gran cantidad de calman- tes (fs. 118). Sin embargo, el razonamiento pierde toda légica cuando, para analizar la responsabilidad penal de aquél, con absoluta independen- cia de ese grave cuadro probatorio, sélo tiene en cuenta los dichos del imputado, omitiendo valorar ademas circunstancias relevantes expre- samente consignadas en el voto de la minoria, acreditados en autos. Porun lado, lacircunstancia invocada por Abelenda de que no surge del prospecto del medicamento su composicién quimica, a la que el Tribunal adiciona una supuesta confirmacién por parte de los Médicos Forenses, carece de todo sustento, toda vez que el término “pirazolona” comprende una gama de sustancias quimicas, tal como surge del informe de fs. 117/120 y, tanto en esos resuimenes como en el vademé- cum utilizado en medicina, aquéllas se consignan con sus nombres especificos y no en base a designaciones genéricas. - Por otra parte, se omite considerar la circunstancia fundamental de que, seguin el propio prospecto indica, en el rubro contraindicaciones “debe emplearse con precaucién en pacientes con antecedentes de hipersensibilidad a los analgésicos de este grupo...” (v. fs. 129), de donde se desprende que, aun aceptando que la descripcién quimica pudiera ser defectuosa, es indudable que el acusado indicé ese anal- gésico a un alérgico sin tomar precaucién alguna y sin conocer a qué grupo pertenecia, a pesar de la advertencia transcripta precedente- mente.