Está en la página 1de 1

En el otoño de 1777, Mozart (1756-1791) y su madre partieron de Salzburgo con

esperanzas de que el joven compositor se asegurara un trabajo en las capitales musicales


de Europa, tales como Munich y Paris. El 30 de Octubre llegaron a Mannheim, que
contaba con una de las orquestas más refinadas de su época bajo el mecenazgo del
Elector Karl Theodor. El Elector fue claro al decir que no habían puestos disponibles
para Mozart. Sin embargo, los Mozart se quedaron en Mannheim, ya que viajar era caro
y difícil en el invierno que estaba por venir. A través de su amistad con el flautista
Wendling conoció a Ferdinand Dejean, un flautista amateur. Mozart escribió a su padre
que le habían encargado “tres conciertos simples y un par de cuartetos para flauta” por
los que recibiría 200 Gulden. Completó un cuarteto en Re en diciembre de 1777 y luego
perdió ímpetu. En vez de completar el encargo, los intereses de Mozart se concentraron
en Aloysia Weber, la hermana de su futura esposa Constanze. Siguió postergando el
encargo y le escribió a su padre diciendo que se sentía inútil “obligado a escribir para un
instrumento que no puede soportar”.
El cuarteto en Do mayor es el tercero y último de la serie. A pesar de que esta
composición figura inmediatamente después de los cuartetos con flauta números
1 y 2 en el catálogo Köchel, fue escrita al parecer algunos años más tarde, posiblemente
en 1781 o 1782.