Está en la página 1de 84

Intervención Revista Internacional

de Conservación, Restauración
y Museología

Consejo Nacional para la Cultura y las Artes Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía

Presidenta Directora
Consuelo Sáizar Guerrero Liliana Giorguli Chávez

Secretaría Académica y de Investigación


Instituto Nacional de Antropología e Historia
Pablo Francisco Gómez Porter

Director General Subdirector de Planeación y Servicios Educativos


Alfonso de Maria y Campos Castelló Gonzalo Becerra Prado

Secretario Técnico Responsable de la Jefatura Académica de la Licenciatura


Miguel Ángel Echegaray Zúñiga Ilse Cimadevilla Cervera

Secretario Administrativo Jefe Académico de la Maestría en Conservación y Restauración


Eugenio Reza Sosa de Bienes Culturales Inmuebles
Carlos Madrigal Bueno
Coordinador Nacional de Difusión
Benito Taibo Mahojo Jefe Académico de la Maestría en Museología
Andrés Triana Moreno
Director de Publicaciones
Héctor Toledano Coordinadora de la Especialidad en Conservación y Restauración de
Fotografías. Programa Internacional
Subdirección de Publicaciones Periódicas
Fernanda Valverde Valdés
Benigno Casas
Jefa del Departamento de Educación Continua y Descentralización
Valeria Macías Rodríguez

Intervención, Revista Internacional de Conservación, Restauración y Museo- Año 1. Número 2


logía, es una publicación semestral, publicada por la Escuela Nacional Julio-diciembre de 2010
de Conservación, Restauración y Museografía, julio-diciembre 2010.
Editor responsable: Héctor Toledano O´Farril. Número de Certificado
Directora Liliana Giorguli Chávez
de Reserva otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-
2010-021814575600-102. Número de Certificado de Licitud de Título, en Coordinación editorial Carolusa González Tirado
trámite. Número de Certificado de Licitud de Contenido, en trámite. Do- Andrés Triana Moreno
micilio de la publicación: Av. Insurgentes Sur, núm. 421. Col. Hipódromo
Comité editorial Ana Garduño Ortega
Condesa, Del. Cuauhtémoc, C. P. 06100, México, D. F.
Gabriela Gil Verenzuela
Se terminó de imprimir en diciembre de 2010 en los talleres de Offset
Carolusa González Tirado
Rebosán. Av. Acueducto No. 115 Col. Huipulco, Tlalpan, México, D. F.
Mariana López Mendoza
14370. Tiraje: 1000 ejemplares. Distribuidor: Coordinación Nacional de
Isabel Medina-González
Difusión, Av. Insurgentes Sur, núm. 421. Col. Hipódromo Condesa, Del.
Cuauhtémoc, C. P. 06100. México, D. F. Andrés Triana Moreno
Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la cubier- Asistente editorial Andrea Mayagoitia Rodríguez
ta, puede reproducirse, almacenarse o transmitirse de ninguna forma, ni
por ningún medio, sea éste electrónico, químico, mecánico, óptico, de Coordinación de diseño Gonzalo Becerra Prado
grabación o por fotocopia sin previa autorización por parte del editor. El y cuidado de edición
Memorias del 3er Foro Académico 2010
contenido de los artículos es responsabilidad exclusiva de los autores y no
Diseño y formación Jorge Alejandro Bautista Ramírez
representa necesariamente la opinión del Comité Editorial de la Revista
Intervención, de la ENCRyM o del INAH. Corrección de estilo Jenny Jiménez Herrada
La reproducción, uso y aprovechamiento por cualquier medio de las
Colaboración Maribel García Ruiz
imágenes pertenecientes al patrimonio cultural de la nación mexicana,
María Isabel Flores
contenidas en esta obra, está limitada conforme a la Ley Federal sobre
Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, y la Ley Fe- Portada: Fotografías de muestras de maderas constitutivas
deral del Derecho de Autor, su reproducción debe ser aprobada previa- de esculturas policromadas mexicanas, restauradas en
mente por el INAH y el editor. No se devuelven originales. el STREP. Fotos: Laboratorio de Biología, ENCRyM.

17
Í ndice Especial
Comentarios en torno a la presentación
de la revista Intervención 4
Linda R. Manzanilla

Ensayo
El museo ante la comunidad. Nuevas rutas en lo museal:
ejemplos y referentes 8

Intervención Revista Internacional de Conservación, Restauración y Museología


Rosa Elba Camacho

Decoración de la decadencia. La balaustrada neobarroca


como síntoma crítico en la mega ciudad de México
Peter Krieger
16

Investigación
El fluoruro de sodio, una alternativa para la conservación
de roca caliza disgregada 24
Luisa Straulino

Los soportes de madera en esculturas policromadas mexicanas,


restauradas en la ENCRyM 34
Gabriela Cruz Chagoyán, Lilia Patricia Olvera Coronel,
Irais Velasco Figueroa

Escaparate
La conservación de la lápida de Pakal
a seis décadas de su descubrimiento 46
Rogelio Rivero Chong

Informe
Soluciones integrales a la problemática de conservación
de los acabados arquitectónicos de Mayapán, Yucatán 49
Claudia Araceli García Solís, Valeria García Vierna,
Adela Vázquez Veiga

El Panteón Inglés de Real del Monte: una aproximación


para su conservación integral 56
Raquel Beato King, Martha Lameda-Díaz Osnaya

Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010 Reporte de Campo


Cada nube tiene un revestimiento plateado. Entre la utopía
y la realidad de la vida profesional 64
María Isabel Flores

Reseña
Por las olas del Sur. Reseña sobre la exposición Moana.
Culturas de las islas del Pacífico 70
Judith Bosnak

Conservación de bienes culturales: acciones


y reflexiones, una mirada a la conservación en México 74
Olga Lucía González Correa
facético de sus visitantes y con ello, plantea nuevas formas
Editorial de representación y estrategias discursivas que parecen
modificar el sentido de estas instituciones. A partir del cru-
ce de diferentes planteamientos teóricos de la museología
y analizando cinco rutas de un nuevo paradigma interpre-

T
ras la publicación de su primer número, el proyec- tativo –la inclusión de las minorías; la hibridación con los
to editorial de Intervención refrenda el gran com- centros de ciencia y casas de cultura; el museo como lugar
promiso que significa no sólo crear, sino nutrir un de uso social; la museografía de la evocación; y el museo
espacio de expresión, difusión y confrontación de ideas y como un complejo comprensivo y multidisciplinario–, Ca-
conocimientos en torno a la conservación, restauración macho cuestiona el papel de las instituciones en función
y museología. El propósito es familiarizar a los lectores del contexto sociocultural en el que se insertan, del cual
interesados en estos campos de conocimiento y desa- provienen o al que atienden, con el fin de garantizar expe-
rrollo profesional, para que se apropien de este medio riencias memorables durante y después de la visita.
y lo asuman como un lugar de intervención, intercam- Por su parte, Peter Krieger nos invita a reflexionar sobre
bio, debate, convergencia y divergencia de propuestas las razones que explican la recurrencia de un elemen-
y pensamientos multidisciplinarios. Asumimos el reto de to decorativo de la arquitectura vernácula, en la actual
la permanencia de una iniciativa que busca que esta pu- ciudad de México: la balaustrada neobarroca en diversos
blicación se consolide como un instrumento de actuali- tipos de construcción, en fachadas, balcones y ventanas.
zación en los nuevos métodos y técnicas, corrientes de Argumenta que ello obedece a preferencias estéticas que
pensamiento, investigaciones, resultados de proyectos y reflejan una determinada concepción del pasado, rein-
experiencias académicas en temas relacionados con el terpretada en el presente y que satisface una necesidad
pasado, presente y futuro del patrimonio cultural des- de reconocimiento en el complejo ambiente económico,
de perspectivas innovadoras, críticas y creativas. social y cultural que impera en la gran urbe mexicana. La
En concordancia, este segundo número expande sus exposición de Krieger, abiertamente provocadora, intenta
horizontes al incluir contribuciones externas a la ENCRyM, ser un detonante para la discusión entre los interesados en
generadas en otras áreas del INAH y la UNAM; destacando la conservación del patrimonio cultural inmueble: anali-
la participación de autores provenientes del Centro INAH zando los procesos de apropiación que la cultura urbana
Yucatán, de la Coordinación Nacional de Conservación popular contemporánea hace de elementos cuya valora-
del Patrimonio Cultural y del Instituto de Investigacio- ción rebasa los límites estéticos o históricos, para relocali-
nes Estéticas. En este contexto interinstitucional y multi- zarlos en un contexto de posibilidades crítico discursivas,
disciplinario se presentan reflexiones, investigaciones y que reformula sus valores arquitectónicos y los ubica en
experiencias que exponen múltiples visiones y escalas la cultura actual que les otorga significado.
de aproximación, de naturaleza divergente; mediante Dos artículos que conforman la sección Investigación
juicios, sentidos y acciones en función de sus intereses, muestran tres áreas de colaboración entre ciencia y res-
pragmáticos en algunos casos, críticos en otros, científicos tauración: 1) el análisis de materiales constitutivos y téc-
y por qué no, afectivos acerca del patrimonio cultural. nicas de manufactura; 2) la evaluación de mecanismos
La presentación de Intervención nos llenó de satisfac- de deterioro, principalmente por intervenciones anterio-
ción y propició comentarios críticos, siempre constructi- res; y, 3) el desarrollo de tecnología que propone nuevos
vos y alentadores. Por tanto, hemos decidido compartir materiales y técnicas de restauración. Luisa Straulino se
parte de esa atmósfera, al incluir una sección Especial: el inserta en las dos últimas áreas, al proponer una nueva
discurso de la doctora Linda Manzanilla, del cual vale la alternativa para la conservación de roca caliza disgrega-
pena resaltar la reflexión sobre la fenomenología de la cul- da: la remineralización con fluoruro de sodio. Las mues-
tura material y la visión arqueológica en el proceso de la tras utilizadas para la investigación provienen de Río Bec,
interpretación; es decir, la epistemología de la cultura ma- Campeche, sus resultados, producto de evaluaciones con
terial. La propuesta de Manzanilla sobre una arqueología técnicas científicas de punta, podrían aplicarse a una am-
científica, basada en la evidencia, coincide con algunos plia región de sitios arqueológicos mayas. Así, el artículo
argumentos del Debate expuesto en la revista, pero plantea asienta las bases metodológicas para futuros experimen-
la disyuntiva de cómo conciliar el paradigma de la cien- tos análogos en materiales, problemáticas o circunstan-
cia con la ruptura posmoderna que favorece la inclusión cias en nuestro país. Cabe destacar que no obstante el
social y emotiva. estado embrionario en el desarrollo de nuevas tecnolo-
La sección Ensayo se nutre con dos contribuciones que gías para conservación, se preven avances significativos
desde la museología y la arquitectura, proponen líneas de para el campo de la ciencia aplicada a nuestra disciplina.
reflexión crítica sobre la cultura contemporánea y su rela- En este sentido, el trabajo de Straulino supera el divorcio
ción con el patrimonio. El trabajo de Rosa Elba Camacho, entre científicos y restauradores, y plantea una propues-
sobre las estrategias actuales de la aproximación del museo ta original y rigurosa que consolida la vanguardia de la
antropológico, apunta al reconocimiento cambiante y poli- escuela mexicana de conservación a nivel internacional.

2 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


El trabajo de Gabriela Cruz Chagoyán se ubica en la consecuencias deparan la valoración y conservación de
primera de las áreas arriba mencionadas. En efecto, su in- cementerios en el presente?
vestigación muestra que la relevancia de un bien cultural Las prácticas de campo como eje del proceso formati-
no reside sólo en sus valores estéticos o históricos, sino vo en la ENCRyM han creado una plataforma, desde la cual
también en sus formas de producción, que implican deci- se reflexiona sobre lo aprendido en el aula y su confronta-
siones sobre la preferencia de ciertos materiales, recursos, ción con la realidad profesional. En este tenor, el Reporte
el interés por innovar o introducir nuevos procesos o téc- de María Isabel Flores expone las experiencias de su par-
nicas, la demanda y costo de productos, entre otras varia- ticipación, como parte de las prácticas profesionales de
bles que responden al contexto natural y socio-histórico la maestría en Museología, en el proyecto Festival PLAY!
de producción, que fundamentan la valoración del patri- Tecnología/Juego/Sonido, llevado a cabo en la Fonoteca
monio, que guía tanto la evaluación de deterioro como la Nacional. Con tono franco y crítico, Flores describe las
propuesta de intervención por parte del restaurador. El es- tribulaciones de la realidad en la que se encuentran mu-
tudio sistemático de Cruz Chagoyán sobre la identificación chas instituciones culturales: la falta de planificación, el
de especies de maderas locales e importadas, empleadas trabajo desarticulado y los resultados cuestionables. El va-
en esculturas policromadas que han sido restauradas en la lor del texto estriba en el contrapunteo del conocimiento
ENCRyM en el Seminario Taller de Restauración de Escultu- adquirido en el salón de clases, con los parámetros de
ra Policromada, en la última década, aporta datos valiosos juicio de la experiencia vivida. Parece evidente que la
sobre ejemplares del siglo XVI al XX. Este trabajo, aún en reflexión de Flores ante una realidad, a veces conflictiva,
proceso, abre nuevas líneas de investigación para la histo- del quehacer museológico y la profesionalización en este
ria del arte de nuestro país. campo, es cada vez más necesaria y justificada.
La sección Informe presenta dos trabajos cuyos niveles En la sección Escaparate Rogelio Rivero Chong nos sor-
de interpretación permiten entender la complejidad de los prende con una sintética narrativa sobre la reciente inter-
problemas de conservación y sus diversas líneas de abor- vención en uno de los elementos más importantes de la
daje. El trabajo expuesto por García Solís, García Vierna y arqueología maya: la lápida de la Tumba de Pakal, Palen-
Vázquez Veiga sobre el caso de Mayapán, Yucatán, abor- que, Chiapas, en la cual muestra el papel clave de la in-
da el estudio de la alteración sufrida por elementos arqui- teracción de tecnologías nuevas y la experiencia añeja en
tectónicos asociados por intervenciones de restauración procesos únicos de conservación, y crea una expectativa
inadecuadas, realizadas en la última década del siglo XX. sobre nuevas aportaciones de interpretación arqueológi-
Así como en muchos otros sitios arqueológicos en nuestro ca de uno de los recintos funerarios más sorprendentes de
país, la presencia de polímeros sintéticos y cemento han Mesoamérica.
fomentado el deterioro de la pintura mural y los relieves Esta entrega cierra con dos Reseñas. Por un lado, Judith
de estuco de Mayapán. El informe aporta, para la conser- Bosnak nos ofrece una perfecta radiografía de la expe-
vación del patrimonio arqueológico, una visión integral riencia de la visita a la exposición Moana: Culturas de las
que se refleja en una comprensión cabal de la diversidad Islas del Pacífico, presentada en el Museo Nacional de
de agentes e interacciones que se involucran en el dete- Antropología: un esfuerzo curatorial no sólo informado,
rioro de un sitio patrimonial, que impacta en la forma de inteligente, coherente y riguroso, sino también relevan-
resolverlos o manejarlos con propósitos que rechazan el te por plantear la vista de una alteridad mexicana sobre
inmediatismo y la emergencia. otra: las culturas de los Mares del Sur. Por su parte, Olga
Por su parte, en su aproximación al Panteón Inglés de Lucía González, a través de la reseña del libro colectivo,
Real del Monte, Beato y Lameda-Díaz ponen en evidencia Conservación de bienes culturales: acciones y reflexio-
la complejidad que enfrenta el proceso de interpretación nes, cuestiona y pone en evidencia el valor de la natura-
del lugar patrimonial. El informe es un claro ejemplo de leza multidisciplinaria en el devenir de la conservación
la naturaleza multidisciplinaria de la práctica profesio- como campo de conocimiento, que a pesar de sus dife-
nal, que reconoce que la conservación inicia antes de rentes enfoques y escalas de acción, permite encontrar
realizar los tratamientos y procesos físicos sobre la mate- los elementos que configuran la urdimbre que construye
ria. El caso de estudio revela una paradoja: la necesidad los objetivos comunes de este quehacer: la preservación
de concebir el estudio de la conservación del patrimo- y difusión del patrimonio cultural.
nio como un proceso dinámico, cambiante y vivo, que Esperamos que este segundo número de Intervención
sin embargo, se aplica en un contexto donde la muerte cumpla con honores la responsabilidad que le ha sido
es un valor inherente. Tal situación plantea interesantes asignada: ser un peldaño más en la construcción de un
preguntas: ¿cómo deben operar las acciones de con- proyecto editorial ante todo colectivo, multidisciplinario,
servación en un entorno ligado a la memoria de lo no crítico y propositivo.
vivo?, ¿qué argumentos fundamentan la revitalización de
este tipo de patrimonio?, ¿qué implicaciones culturales Carolusa González Tirado
locales tiene la valoración de un territorio que una co- Andrés Triana Moreno
munidad migrante se ha apropiado?, ¿qué principios y Editores

Editorial 3
Especial

Comentarios en torno a la presentación


de la revista Intervención
Linda R. Manzanilla

H
oy celebramos el surgimiento de un nuevo órgano de divulgación del
conocimiento relativo a la conservación, la restauración y la museo-
logía. La revista Intervención llena un vacío, permite la transmisión de
nuevos conocimientos científicos y técnicos en la materia, ofrece un espacio
crítico de diálogo y discusión.
Es, sin duda, motivo de regocijo el inicio de un esfuerzo académico inter-
disciplinario que espero se consolide a través del tiempo y permita que los
expertos mexicanos en los temas de la conservación, la restauración y la
museología socialicen su quehacer a nivel internacional. Celebro asimismo
que en el marco de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Mu-
seografía del INAH, una escuela de estatura mundial, surja una iniciativa ambi-
ciosa que confio se convierta en un órgano de excelencia.
Un punto que deseo resaltar, es la interesante propuesta estructural de la
revista. Su diseño ofrece, como un prisma, múltiples facetas, escalas y niveles
de análisis. Desde los más técnicos que se exponen en las secciones: “Informe”
o “Reporte de campo”, pasando por la sección “Investigación” que ofrece pro-
cedimientos nuevos en materia de conservación, hasta secciones sugerentes
que invitan al debate y a la reflexión.
En varios aspectos, la conservación/restauración sigue una serie de pasos
lógicos que Carolusa González Tirado aborda y que tienen semejanza con el
quehacer arqueológico. Un primer aspecto consistiría en conocer la historia
y la ubicación geográfica e histórica del objeto o sitio, para posteriormente
contextualizarlo.
En segundo lugar, el conservador hace un diagnóstico de deterioros que po-
dría equipararse a una prospección de superficie en el caso de la arqueología,
y que sirve para planificar el estudio a profundidad del asentamiento.
El tercer paso residiría en la investigación de los materiales, técnicas de ma-
nufactura, uso y función del objeto, que en arqueología tiene su paralelismo
cuando se excavan extensivamente las estructuras arquitectónicas; se analizan
los materiales y técnicas constructivas; se estudian minuciosamente los pisos
y sus áreas de actividad; se fechan los contextos y se establece la función a la
cual fueron destinados los espacios.
El cuarto paso atañe a la interpretación. En este punto es de vital importan-
cia que ésta se base en datos obtenidos de manera sistemática, rigurosa y con
un trasfondo científico claro, con el fin de evitar, en lo posible, graves errores.
Pero la restauración va más allá, cuando tiene que decidir si retira porciones
añadidas a la obra u objeto en tiempos posteriores a su manufactura original,
o si debe reintegrar partes faltantes, es decir, modificar el macroscópicas o microscópicas del contenido. Estará en-
objeto. Es en este punto cuando se deben constatar, paso tonces relacionado no sólo a restos óseos humanos, sino
a paso, las acciones emprendidas y los criterios utilizados que su ubicación, asociación con otras ofrendas y deco-
para ello. ración, nos revelarán el escenario simbólico del ámbito
En sí, la conservación y la restauración yacen en la funerario de la civilización estudiada.
confluencia de arte, historia, ciencia y técnica. Requieren Otro contenido funcional diverso es el caso del mismo
de conocimientos, destrezas, habilidad y también, de asu- vaso trípode “matado” en un ritual de terminación. En este
mir una responsabilidad frente a la historia. caso la manera de golpear el vaso, sea estrellándolo contra
La contextualización del objeto y obra ofrece un ám- el piso o pared, o bien golpeándolo con una piedra; puede
bito rico que agrega información a la ya obtenida, al ser identificada al hacer un registro minucioso de tipo espa-
analizarlo en cuanto a sus materias primas, técnicas de cial de los diversos fragmentos del vaso trípode.
manufactura y decoración. Las asociaciones contextuales En ocasiones, hemos afrontado juntos, restaurador y ar-
del objeto permiten articularlo con otros que aportan in- queólogo, la decisión de dejar visible la oquedad del acto
formación funcional. ritual de “matar” simbólicamente una pieza cerámica, ya
Pondré un ejemplo: un vaso trípode de cerámica tiene que el hueco provee información que la vasija completa
contenidos funcionales distintos dependiendo del área de no transmite. Así, en ciertos casos teotihuacanos que he-
actividad en el que fue hallado. Si se encuentra en el taller mos trabajado conjuntamente en la Escuela Nacional de
del alfarero que lo produce y decora, aparecerá asociado Conservación, Restauración y Museografía del INAH se ha
a pigmentos, arcillas e instrumental del artesano, y no ten- dispuesto un acrílico transparente en el hueco, con el fin
drá residuos de utilización en su interior. Probablemente de permitir la visión del espacio y no poner en riesgo la
se relaciona a un espacio de almacenamiento de produc- estabilidad de la pieza.
tos terminados. Por tanto, la contextualización del objeto permite asu-
Un contenido funcional muy distinto se presentará si se mir un esfuerzo de conservación y restauración diferencia-
encuentra el mismo vaso trípode como ofrenda de un en- do según el caso. Asimismo, supongo que los agentes de
tierro humano, y en el cual seguramente se hallarán trazas deterioro cambiarán dependiendo de si éste se encuentra

Nota del Editor Sin proponérselo, Linda Rosa Manzanilla presenta una ter-
cera réplica al Debate planteado en el número uno de Inter-
El jueves 5 de agosto de 2010, en la Escuela Nacional de vención, de una manera espontánea y fresca. En ésta surgen
Conservación, Restauración y Museografía, se llevó a cabo comentarios que definen la manera en la que otros profesio-
la presentación de Intervención. Revista Internacional de nistas conciben la labor del restaurador. A manera de ejemplo,
Conservación, Restauración y Museología. Los discursos so- baste mencionar aquella parte en la que Manzanilla acertada-
bre la publicación periódica estuvieron a cargo de Miguel mente señala que la restauración requiere asumir una respon-
Ángel Echegaray, Secretario Técnico del Instituto Nacional sabilidad frente a la historia. Algunas frases en el comentario
de Antropología e Historia; Liliana Giorguli, Directora de la de Manzanilla denotan que han quedado atrás los tiempos
ENCRyM; y, de Isabel Medina, editora del número inaugural en los que el restaurador era considerado como un técnico,
de la revista. Para comentar este primer número de Interven- un operario que se limitaba a ejecutar las indicaciones del
ción se invitó a Linda Rosa Manzanilla Naim, investigadora arqueólogo; se ha superado también la etapa en la que el res-
del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM y taurador dogmático, celoso y orgulloso de sus saberes, toma-
a Héctor Rivero Borrell, director del Museo Franz Mayer. ba decisiones basadas en la condición material del objeto, sin
Como un apreciable gesto de amabilidad, la doctora consultar con otros especialistas. Es un halago a la profesión,
Manzanilla ha permitido la publicación de sus comentarios y síntoma de su madurez, el hecho que alguien de la talla de
en este segundo número de Intervención. Manzanilla, quien recientemente fue distinguida con un docto-
Este texto cumple con distintas funciones. Es una intere- rado honoris causa por la UNAM, señale el trabajo conjunto del
sante reseña del contenido del primer número de la revista, restaurador y arqueólogo en la toma de decisiones acerca
y refleja el júbilo experimentado al ver materializado un es- del patrimonio cultural. A lo largo del texto podemos apreciar
fuerzo académico. Por otra parte, contribuye a ampliar la una comparación entre la epistemología de la arqueología y la
discusión presentada en la sección Debate, del número in- de la restauración, señalando similitudes y discrepancias, con
augural de Intervención. En este sentido consideramos que la intención de resaltar que ambas operan al mismo nivel en
los comentarios expresados por Linda Rosa Manzanilla en- cuanto a sus fundamentos y métodos.
riquecen el intercambio de opiniones, al ofrecer una visión Para aquellos lectores de este segundo número de Inter-
diferente desde el punto de vista de la arqueología, con un vención que no han tenido oportunidad de leer el número
valor añadido por el hecho de provenir de una investigado- inaugural, sirva este texto como reseña de sus principales
ra acostumbrada a trabajar de manera interdisciplinaria con secciones. Para quienes han leído el “Debate” presentado en
restauradores. el número anterior, ofrecemos un tercer punto de vista.

Comentarios en torno a la presentación de la revista Intervención 5


en un almacén, un entierro o un ritual de terminación. Es mir una estrategia analítica de tipo científico para añadir
así que un trabajo articulado entre arqueólogo y restaura- al diagnóstico de los agentes de deterioro, la información
dor permitirá abrir un abanico de opciones más amplio en sobre otras trazas visibles que son parte de la historia fun-
cuanto a las acciones tomadas sobre el objeto u obra. cional del objeto.
Un aspecto debatible es sin duda el de la limpieza de Como González Tirado señala, una restauración in-
los objetos. Carolusa González Tirado llama la atención adecuada causa pérdida de información, y esta situación
acerca de la doble cara de la pátina: una capa protectora es paralela a una excavación inadecuada y sin el registro
versus un proceso continuo de deterioro. Tres posibilida- pertinente. Como señaló el arqueólogo Mortimer Whe-
des se abren al paso: la primera sería dejar los objetos eler, la excavación es como leer un manuscrito único del
sin limpiar, lo cual conlleva el riesgo de que la pieza se cual arrancamos las páginas y las destruimos. Si no re-
deteriore irremediablemente; la segunda sería limpiarla gistramos conveniente y exhaustivamente lo que vamos
totalmente, creando así una contradicción y discordancia hallando, perderemos irremediablemente datos únicos.
histórica; y la tercera sería la limpieza selectiva. En este Aspecto polémico es sin duda el que el restaurador
último caso, tendrían que explicitarse los criterios que deba asumirse como artista-intérprete. ¿Cómo acotar los
fueron asumidos para eliminar ciertos rastros de deterioro pensamientos subjetivos sobre la obra u objeto, y some-
y dejar otros. Si bien los cánones prescriben que se deben terlo a una batería de acciones lógicas de intervención?
eliminar suciedades y productos de alteración que desfi- La réplica de Salvador Muñoz Viñas a la premisa:
guren la apariencia del objeto, dejando así únicamente “El restaurador como artista-intérprete” menciona que la
la pátina; hay trazas producto del uso o función a la cual restauración depende en buena medida de juicios que
fue destinado el objeto que pueden ser confundidos con no son científicos, que no son objetivables. Sin embargo,
suciedad, perdiendo así información sobre el contenido precisamente debido a la gran responsabilidad que con-
de recipientes, por ejemplo. Por tanto, es importante asu- llevan pensamientos subjetivos aplicados sobre obras con

6 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


contenido histórico, objetos que son únicos, es necesario critura de la historia de manera diversa, a través de la
establecer criterios claros y acotar el ámbito subjetivo. No escenificación visual, desde el discurso de pasados pre-
basta con el principio ético de la reversibilidad que per- hispánicos que convergen en un glorioso ámbito mexica,
mitiría desarticular lo armado erróneamente, o eliminar petrificado en monolitos gigantescos que llenan la sala
lo perjudicial a la obra. La premisa del restaurador como azteca del Museo de Antropología, situada en el centro y
recreador debe estar acotada con criterios claros, accio- fondo, opuesto al ingreso; hasta la épica de los museos de
nes sucesivas y organizadas en protocolos que tengan el historia y su vinculación con el ámbito escolar. Escenario
consenso de la mayoría de los restauradores. Subrayo la de la transmisión popular de la historia, no sólo de fechas,
noción de que las intervenciones sobre las obras u objetos actores y acontecimientos, sino la reproducción de ritos
del pasado requieren de decisiones colectivas, no indivi- conmemorativos, que yacen en la base de la identidad
duales; de un acercamiento  interdisciplinario para ver el nacional. Así, causas, evidencias, explicaciones y formas
objeto desde diversas ópticas; de un trabajo en equipo, de representación están hiladas, pero rara vez proveen de
más que de un esfuerzo individual. visiones críticas y alternativas de interpretación.
Sin querer abonar a una polémica interminable, sólo Michael Schiffer hablaba de transformaciones cultura-
diré que la frase: “el restaurador no debería imponer su les del contexto arqueológico, como la “recuperación”, el
gusto artístico, o su noción estética personal, sino la que “reciclaje” y el “reuso”; en la primera de estas transforma-
resultará más satisfactoria para más personas y durante ciones culturales, los objetos arqueológicos o, para nuestro
más tiempo”, es una idea difícil de ponderar. Las obras caso, históricos, transitan de un tiempo de uso en la socie-
del pasado están destinadas a ser patrimonio de la huma- dad que los produjo a otro tiempo en que una nueva los
nidad y a perdurar en el futuro. ¿Qué parámetros estéticos observa y admira, por ejemplo, en los museos. Esta descon-
son compartidos por muchas culturas y pueblos? El ámbi- textualización requiere de una traducción interpretativa.
to estético del restaurador y del público que admirará la En la sección “Diálogos”, Ana Garduño Ortega pone
obra o el objeto son problemas espinosos. sobre la mesa al objeto: los títeres de Rosete Aranda, y a
Valerie Magar basa su réplica en la responsabilidad del su restaurador: Sergio Montero, un ícono de la materia en
conservador/restaurador frente a las intervenciones. Los México, así como un creador de muñecos y escenarios.
ejemplos que cita son esclarecedores: las reconstruccio- ¿Quién mejor que él?
nes de pintura y arquitectura en la capital de los minoicos; Como “Investigación” se presenta el trabajo de Jannen
o bien, la escasa atención que se ha dado a la esencia Contreras Vargas, una plataforma crítica del uso de la tio-
polícroma de las esculturas marmóreas de Grecia y Roma; urea para la limpieza de bienes culturales en plata. Al
o bien, la forma y dimensiones de la Pirámide del Sol des- desgajar rutinas que los varios restauradores reprodujeron
pués de las intervenciones de Leopoldo Batres a principios muchas veces, Jannen Contreras llama la atención sobre
del siglo XX. el deterioro por microfisuras que produjo el empleo de
Valerie Magar llama la atención sobre los temas de la tiourea en ciertas obras, la deposición de sulfuros; la
percepción y presentación: juicio crítico, formación y alteración de la apariencia por la disolución de la plata,
capacitación de conservadores, y ampliación de grupos del mercurio, del cobre e incluso del oro, produciendo así
de interés. Y en la formación de jóvenes propone que el daños irreversibles, amén del efecto que el proceso puede
juicio crítico sea el núcleo alrededor del cual graviten la ocasionar sobre el ser humano.
destreza; los conocimientos de técnicas, materiales, evo- La voz de los estudiantes y profesores también está pre-
lución y envejecimiento de materiales; la sensibilidad ha- sente en esta revista, a través de una evaluación de las
cia el contexto histórico, artístico y social de la obra; y la prácticas de campo y la ponderación de los alcances de la
ética de la conservación. Un punto interesante que Magar especialidad en conservación de fotografías.
invoca es la interacción del público con el restaurador, Como dije en un inicio, la revista Intervención sugiere
durante el proceso mismo de intervención del edificio, el un prisma de facetas distintas, de perspectivas críticas así
objeto o la obra. como de planteamientos novedosos, donde voces diver-
En la sección “Ensayo”, Luis Gerardo Morales aborda el sas tienen un nuevo foro, que espero conserve el sello de
tema de los museos de historia, y cómo se comunica la es- excelencia.

Comentarios en torno a la presentación de la revista Intervención 7


Ensayo

El museo ante la comunidad


Nuevas rutas en lo museal:
ejemplos y referentes
Rosa Elba Camacho

El museo se pone a reflexionar

L
a nuestra es una época de grandes disyuntivas para los museos antro-
pológicos.1 Como en el escenario de un teatro en el que tanto los telo-
nes de fondo como el público cambian vertiginosamente, los museos se
encuentran empujados por diversas fuerzas, algunas de ellas, contradictorias.
Están, por un lado, los que abogan por que el museo aumente sus esfuerzos
en pro de la participación ciudadana, y de la representación auténtica de los
intereses de la sociedad en la que se ubica. Frente a ellos, el sector intelectual
que anteriormente señoreó en los museos, se resiste a desmantelar sus fronteras
de la gestión de lo cultural, alegando el constante riesgo de vulgarizar los con-
tenidos, de transformar los museos en ferias del entretenimiento (Ross: 2004 y
Cameron: 2004).
En otro rincón del escenario, la entrada de algunos museos dentro de las
dinámicas de consumo masivo, turismo y globalización les ha ganado una
cantidad creciente de visitantes y nuevas posibilidades de expansión hacia los
entornos de lo virtual y lo ubicuo. La posibilidad de acceder a una mayor can-
tidad de visitantes, sin embargo, no está en proporción directa con la calidad
de la comunicación lograda con los mismos. El público al que se enfrentan los
museos en nuestros días ya no puede ser entendido en la forma de una masa
homogénea a la que se debe educar e ilustrar. Algunos museos, en una auto-
reflexión realista, han concluido que su misión no está ya en el hacer-saber
(siguiendo a Zunzunegui: 2003) sino en un mucho más modesto hacer-creer.
Este último planteamiento nos sitúa en una época en la que el paradigma
educativo, en boga durante la mayor parte del siglo XX, se ve cuestionado desde
todos sus flancos por preguntas como ¿qué tan objetivo puede ser el intento
de mostrar la Verdad? ¿Puede acaso un museo representar la realidad para
“educar” a sus visitantes? ¿Quién tiene el derecho de representar al “otro”? Los
museos, enfrentados a esta antítesis de lo que era su labor cuasi sacra desde
hace más de 200 años, tienen ante sí una serie de caminos, virajes distintos
dentro un mismo paradigma: el interpretativo.
Cabe por supuesto mencionar que este cambio de paradigmas no se ha
dado en la forma de la sustitución de un bloque monolítico por otro. Como
menciona Eilean Hooper-Greenhill, aun cuando las interrogantes hagan mella
1
En el uso de este término se sigue a Luz Maceira (2009: 69), que lo aplica a los museos cuyos
temas y colecciones se centran en torno a la humanidad y su evolución histórica y cultural, como
los de historia, arqueología y etnografía.
en la manera en la que los museos se plantean su funcio- near estos planteamientos en el objetivo para su proyec-
namiento, muchas de sus prácticas y filosofías subyacentes tado museo: “si felizmente recibiera las sonrisas del públi-
siguen siendo las mismas (2007: 368). Al igual que mu- co, el progreso será proporcionalmente grande, mientras
chos otros estudiosos de los museos, esta autora se plantea que si dependiera únicamente de mis solitarios esfuerzos,
las nuevas rutas a seguir por parte de aquellos museos en el progreso sería lento y todo podría fracasar” (Peale en
los que la misión educativa se modifica, mas no desapare- Genoways y Andrei 2008: 28). El museo como proyecto
ce, a la luz del “complejo campo discursivo” propio de la de ilustrar, educar, entretener racionalmente a sus visitan-
posmodernidad (Hooper-Greenhill 2007: 369). tes, necesita de la aprobación colectiva de los mismos,
El cambio, la percepción de la labor y atribuciones de aún cuando en estas tempranas épocas se les haya con-
los museos implica aceptar que exhibir, sea cual sea la siderado más como el sujeto pasivo en el despliegue del
intención comunicativa, no es de ninguna manera una conocimiento organizado del mundo que como los ciu-
actividad objetiva, y que hay en ella una labor previa de dadanos de labor creativa de interpretación de los años
interpretación de la realidad. Ésta, a su vez, sufrirá una subsecuentes. Otro gran clásico del mundo angloparlante,
segunda interpretación por parte de los visitantes, quie- Jevons es igualmente consciente de las consecuencias que
nes utilizarán sus conocimientos previos, expectativas y puede tener una ruptura con respecto al interés del pú-
contextos socioculturales para hacer una particular lectu- blico, por lo que, cuestionando el uso extensivo del abi-
ra del discurso propuesto por los museos, a través de su garramiento de las colecciones, propone seleccionar y
montaje museográfico. El museo, como bien menciona ordenar los objetos para producir un “entretenimiento ra-
Moira Simpson, no sólo debe tener esta multiplicidad de cional”, que se deleite ante las cosas mostradas y al mis-
filtros en cuenta, sino también negociar constantemen- mo tiempo logre instruirse.
te con las voces que ahora se hacen oír en su entorno, Lo interesante en el texto consultado de Jevons es que
arriesgándose a ofender a un sector de su población o a vemos atisbos de una interactividad que no se sistemati-
otro (Simpson 2001: 29). Cómo llegar a satisfacer las in- za formalmente sino hasta ya entrado el siglo XX. En su
quietudes de los diferentes perfiles de visitantes, es un artículo “El uso y abuso de los museos” establece que el
cuestionamiento complejo y, tanto Simpson como otros mejor museo es el que cada persona forma para sí misma,
autores, han lanzado propuestas y ejemplos de experien- refiriéndose originalmente al fomento del coleccionismo
cias recientes al respecto. en los jóvenes, pero también al potencial comunicativo
que tiene el contacto cercano con las piezas, más allá
Planteamientos teóricos: del entretenimiento de la simple contemplación: “Unos cuantos ejemplares,
racional a la interpretación pública manipulados minuciosamente, enseñan más que miles
de ellos observados a través de una vitrina” (Genoways
Este ensayo es, como su nombre lo anuncia, un primer y Andrei 2008: 105). Peale es igualmente precursor de la
acercamiento al tema, en la forma de una muy somera interactividad, así como del deseo de introducir elemen-
revisión de algunas de estas experiencias. Al colocar es- tos dramáticos para dotar de expresividad e impacto a los
tos ejemplos concretos sobre la trama teórica ofrecida por contenidos de su museo.
algunos de los recientes textos en museología, se aspira a Para Peale, como para su rival y contemporáneo
tener un panorama general de los cánones de representa- William Bullock, los objetos no podían hablar por sí
ción disponibles para un museo antropológico de nues- mismos (Morales 1999: 236). Era más una cuestión de
tros días, asumiendo que éste desee actualizar sus formas recreación del pasado, echando mano de diferentes me-
de representación y acercarse a un visitante que, como dios. Escenografías, pinturas y reproducciones iban así
sabemos, ya no ve ni busca lo mismo que en los siglos hilando una narrativa visual, que aún ahora podría consi-
pasados. derarse como no ortodoxa, aún cuando los esquemas de
Es un hecho innegable que este tipo de clasificaciones organización de su micro-mundo siempre mantuvieron
ya se ha planteado desde las diversas trincheras de la mu- la congruencia con los sistemas de clasificación cientí-
seología, de manera que el texto aquí presentado es tan fica que la modernidad imponía como representaciones
sólo una interpretación parcial, surgida como reflexión a confiables de la verdad.
partir de un conjunto bien limitado de lecturas, pero so- Otros autores norteamericanos, en las primeras épocas
bre todo como primer intento de responder a una inquie- de los planteamientos museológicos, fueron estableciendo
tud mayor, que es la que cuestiona no sólo el discurso, algunos lineamientos que serían, a mi parecer, premoni-
sino el sentido actual de una institución tan arraigada en torios del viraje futuro. Thomas Greenwood, por ejem-
el imaginario colectivo como puede ser un museo de his- plo, afirma que “cualquier cosa que sea sugestiva para la
toria, etnografía o cualquier otro contenido que hable de mente, es de valor educativo”, aclarando que el museo
un “nosotros” cada vez más polifacético. no educará tan sólo por el despliegue de sus colecciones,
Viendo hacia atrás, el cuestionamiento de la relación sino que lo hará sobre todo a través de su capacidad de
del museo con sus visitantes no es algo nuevo. Desde emocionar al ignorante para aprender más, de inculcarle
1792, Charles Wilson Peale había ya comenzado a deli- un nuevo interés por lo cotidiano, evitando agobiarlo con

El museo ante la comunidad. Nuevas rutas en lo museal: ejemplos y referentes 9


un despliegue excesivo de objetos (Genoways y Andrei contenidos, buscar hacer sus piezas significativas a los
2008:187). Esta intervención nos habla de las tempra- ojos de sus visitantes, procurando abarcar la gama com-
nas propuestas en torno a la sensibilidad comunicativa pleta de la sociedad, y no tan sólo las élites entre las que
que debe prevalecer en los especialistas a cargo de los anteriormente se buscaba la aprobación y el beneplácito
museos, quienes deben hablarle no sólo a los públicos (Cameron 2004: 66).
instruidos sino también a aquellos cuya sed por el apren- Por cuestiones de practicidad, no se profundizará en
dizaje pueda ser fomentada. este clasismo anteriormente inherente a las instituciones
Acerca de la emotividad y la cotidianidad en los museos museales. Es éste uno de los temas problemáticos que el
mucho puede decirse. Cada vez se logra minimizar más mismo Cameron pone de manifiesto en su texto sobre
la tensión entretenimiento-conocimiento que en su tiem- el Museo y el Foro, tema que es después retomado por
po distanció al enfoque de Peale de otros históricamen- Moira Simpson (2001) en la forma de ejemplos de museos
te relevantes, como el de Brown Goode (Morales 1999). que intentan precisamente romper con este estigma.
Una fuente más cercana a nuestros días, Hooper-Green- Algo que sí debo recalcar, antes de continuar con este
hill menciona que se ha encontrado que el aprendizaje es recorrido, es el hecho de que todos los autores-guía y los
más efectivo si es disfrutable, con lo que se colapsa la se- ejemplos ofrecidos se refieren a un intento por explicar en
paración entre educación y juego (2007: 372). Se acepta el plano museológico un “nosotros” bien distante de la ex-
entonces que las emociones juegan un papel importante hibición de tesoros del mundo que caracteriza a los museos
en el aprendizaje, y que la separación entre lo cognitivo y de los países coloniales. A pesar de que se llega a incluir
lo afectivo, entre la mente y el cuerpo en el momento de la reformulación de las colecciones para al menos uno de
interiorizar lo aprendido, es meramente artificial. estos museos, el enfoque está en las nuevas maneras dispo-
John Cotton Dana, en sus señalamientos para el “nue- nibles para narrarse a sí mismos (como entidad imaginaria,
vo museo” (Genoways y Andrei 2008:137-141), se acer- si se quiere) de los museos y sus comunidades.
ca a otro cuestionamiento que veremos posteriormente Para el propósito del actual ensayo (entendido, repi-
resurgir en el tercer paradigma: la estrecha relación que tamos, como un tratamiento inicial del tema), las rutas
debe prevalecer entre el museo y la comunidad que lo críticas identificadas tienen como ejemplo a instituciones
alberga. Más allá de centrar la atención en la acumu- que actualmente están en funcionamiento, cuyas recien-
lación de objetos notables, él sugiere no olvidar el en- tes elecciones las ubican dentro de la unidad definida
tretenimiento e instrucción que a través de ellos puede como paradigma interpretativo por la museología. Los
ofrecerse, apuntando a las ventajas que un “museo-ta- textos que conforman el mapa en el que estas rutas mu-
ller” podría tener con respecto a los antiguos y solem- seales se colocan serían entonces los artículos de Simp-
nes mausoleos del conocimiento. Cotton Dana distingue son (2001), Gob y Drouguet (2004) y Watson (2007).
los rangos de intereses que cada comunidad, a partir de Complemento de los mismos son las lecturas de Cameron
su contexto, puede tener, y propone la creación de un (2004), Hooper-Greenhill (2007), Morales (1999, 2009) y
cuerpo especializado en recolectar objetos propios del Ross (2004).
interés local. De nuevo vemos repetidas las palabras de
entretenimiento para los públicos, esta vez diferenciados
por su nivel de educación, actividades y aficiones, propo-
niendo diferentes formas de interacción que el museo
puede intentar con todos ellos.
En los planteamientos de Cotton Dana bien puede leer-
se entre líneas el fundamento del museo comunitario, en
el sentido de otorgar a los individuos, grupos y sociedades
la prerrogativa de uso sobre las piezas y también de crea-
ción de algunas de ellas, para formular lo que él denomi-
na las “exhibiciones de industria local”.
Uno de los problemas que enfrentan los museos con
colecciones ya establecidas es que éstas, acumuladas pro-
bablemente en función de los intereses de uno o pocos
más individuos, no tenían como misión ser apropiadas
por un público polifónico, ni representar una realidad que
fuera más allá de los deseos del coleccionista de mos-
trar a la vez su capacidad de elección y el exotismo de
la otredad (pensemos tan sólo en el Museo Británico de
Londres). Una vez conscientes de la necesidad de em-
FIGURA 1. El Museo de Historia de Cataluña busca recopilar y narrar
patizar con la comunidad que los contiene, el gran reto la memoria nacional, fundamento de una identidad catalana que fue
de estos museos es darle lecturas nuevas a los antiguos duramente reprimida durante el franquismo.

10 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


de un país”, entendiéndose por éste a la nación catalana,
e incluye entre sus salas permanentes una dedicada a la
dictadura del general Franco (1939-1975) y a la contem-
poraneidad catalana (1980-2007). Es importante recalcar
aquí que todas las manifestaciones de identidad diferen-
ciada por parte de los catalanes estuvieron severamente
recriminadas por parte del gobierno franquista, por lo que
la exhibición de todos los pequeños gestos de resistencia
surgidos en aquel momento constituye un paso importan-
te para la difusión de la otra historia del país, que anterior-
mente no había tenido escaparate para ser expuesta.
Esto contrasta fuertemente con las contrapartes mexica-
nas encargadas de recopilar y exhibir la memoria nacio-
nal, puesto que, como Vázquez Olvera señala para el caso
del Museo Nacional de Historia (1994: 208), la narración
no sigue más allá de 1910 para no meterse en “un debate
que la propia sociedad no ha resuelto”. Un ejemplo de
intentos recientes por contrarrestar esta “corrección políti-
ca” es el que provee el Memorial del '68 del Centro Cul-
tural Universitario de Tlatelolco, que si bien no escapa del
riesgo de congelar esta memoria reciente en una memoria
archivada, en el recuento de hechos dolorosos y polémi-
cos a través de una sola narrativa, sí logra alejarse sensi-
FIGURA 2. La nueva exhibición interactiva, titulada “Detrás de escena”, blemente de la historia hierática del resto de los museos
invita a los visitantes a acercarse a la labor de investigación que se ha
desarrollado en el Museo de Historia de Cataluña. antropológicos de la ciudad (Morales 2009: 51).

Cinco posibles rutas: b) La hibridación con los centros de ciencia y casas de


cultura
a) La inclusión de las minorías y relatos subalternos (viraje
culturalista) Muchas nuevas instituciones basadas en la comunidad,
nos dice Simpson, “proveen una gama más amplia de
En esta sección ubicamos la mayoría de los ejemplos da- actividades que aquella del tradicional museo europeo,
dos por Moira Simpson. Museos que han intentado res- incluyendo el uso de artes performativas y visuales […]
ponder a los llamados de las minorías acerca de su poca como una forma de interpretar las colecciones, como una
o desigual representación en el escenario museográfico, actividad para la participación de los visitantes” (2001:
ya sea mediante un cambio de perspectivas o una in- 75). De esta manera, los museos cumplen a la vez su pro-
clusión de las mismas minorías entre los redactores del pio rol y el de centro cultural, incorporando en ocasiones
discurso. Es la museología de las “otras voces”, mismas otros atributos, más cercanos a los centros de experimen-
que se han introducido en los límites del museo en años tación de la ciencia, como es el caso de los museos al
recientes, cambiando con ello las concepciones de obje- aire libre (sitios de experimentación en carne propia del
tividad y neutralidad que prevalecieron durante el siglo pasado), que aparecen en la tipología elaborada por Gob
XX. En palabras de Hooper-Greenhill: “Con el surgimien- y Drouguet (2004: 41).
to de voces opositoras […] de aquellos que eran ‘el otro' Independientemente del hecho que muchas institucio-
pero que ahora están ya integrados, el conocimiento se nes prefieran autonombrarse “Centro de ciencia” (o suce-
comprende ahora como algo que depende de la perspec- dáneos) por temor a caer dentro de la imagen de tedio y
tiva, en lugar de plenamente universal” (2007: 370). solemnidad que ahora se asocia con el término “museo”
Ésta es por lo tanto una vía espinosa, puesto que el (Cameron, 2004: 61), es interesante revisar la ampliación
museo nunca podrá satisfacer los deseos de representa- de funciones que viene con esta nueva denominación.
ción de todas las facciones de la sociedad a la vez, y debe La inclusión de un foro –o la simple adopción de algunas
someterse a constantes procesos de negociación y limita- de las características del mismo– dentro del esquema del
ción de los alcances de sus enunciados. Es, sin embargo, museo, significa que se da ahora el espacio para que los
un paso arriesgado que muchos han decidido tomar, en visitantes confronten, creen y, en pocas palabras, dialo-
función de ciertas características del pasado que se per- guen con los contenidos mostrados, con los que pueden
cibe como necesario ventilar. Un ejemplo de esto es el perfectamente no estar de acuerdo. Se trata de una inte-
Museo de Historia de Cataluña, en Barcelona, establecido ractividad llevada al terreno de la propia formulación del
en 1992. Esta institución se propone rescatar “la memoria discurso museístico, en la que se da voz y cuerpo a las

El museo ante la comunidad. Nuevas rutas en lo museal: ejemplos y referentes 11


innovaciones más radicales, más controversiales incluso, quitarle a éste su vitalidad y autonomía, es fijarlo en el
del arte, la historia, la sociedad o la naturaleza misma del tiempo, cuando es en realidad todo proceso. Cameron
mundo (ibidem: 69). los propone más bien como entidades cooperantes, pero
Un ejemplo al que podemos recurrir es el Royal BC separadas, ya sea en términos físicos o de demarcación
Museum, en Victoria, Canadá, denominado como el es- simbólica en un mismo edificio (ibidem: 73).
pacio “donde el pasado vive”. A pesar de tratarse de un
museo en funcionamiento desde 1886, esta institución c) La reformulación del museo como lugar de uso social,
ha renovado su discurso hasta erigirse como “un lugar de determinado culturalmente
descubrimiento […] donde artefactos y especímenes au-
ténticos son mostrados en escenarios sumamente realis- En esta vertiente, el museo reconoce la subjetividad que
tas, dando a los visitantes la experiencia de estar en otro es necesario imprimir a sus contenidos (o más bien la re-
tiempo y otro espacio” (ver dirección electrónica en re- nuncia a una objetividad utópica) para comunicarse de
ferencias en internet). Para celebrar el año internacional manera más efectiva con sus públicos. Los museos, en-
de la biodiversidad, el Royal BC se ha propuesto una ex- tendidos como teatros de las representaciones públicas,
hibición interactiva en la que el público puede acercarse abren sus puertas a los contenidos emotivos y a las par-
a los investigadores y los niños pueden participar dentro ticulares formas de narrarse que cada comunidad tiene,
de su propio museo, llamado “amuseum”. como en el caso citado por Watson (2007), para la rein-
Una propuesta mexicana que puede encarrilarse en vención de una identidad local en un pueblo de pesca-
este apartado es la del Museo de Arte Popular, que cuen- dores. Este mismo proceso de adscripción identitaria es
ta actualmente con una convocatoria abierta para que las el que notamos en los museos nacionalistas de Quebec y
personas propongan piezas de lo que ellos consideren arte Cataluña. Éste último se propone:
popular, y se pueda construir así una exposición en un
futuro cercano. ¿Curaduría colectiva o discurso populista? […] exponer y difundir la historia de Cataluña como patri-
La respuesta está aún por generarse. monio colectivo, conservar los objetos relacionados con ella
Cabe preguntarse qué margen de discusión y controver- y reforzar la identificación de los ciudadanos con la historia
sia dejan estas dos instituciones con respecto a la partici- nacional. En cumplimiento de sus finalidades, el Museo de
pación pública, así como mencionar, en el otro extremo, Historia de Cataluña se articula como museo narrativo, (ver
la advertencia que hace Cameron acerca de incorporar dirección electrónica en referencias en internet).
de manera indiscriminada las funciones del foro a aque-
llas del museo: el museo, nos dice él, no puede evitar Son estas narrativas, ilustradas con objetos y situaciones
representar al establishment (lo establecido, lo confirmado reconocibles por los catalanes, las que van perfilando el dis-
como cierto o válido). Fusionar el museo con el foro es curso de adhesión identitaria entre museo y comunidad.
El museo de la civilización, en Québec, Canadá, se de-
nomina como “el sitio de la aventura humana”, y a pesar
de mostrar entre sus exhibiciones temporales una serie de
ventanas hacia otras culturas, destacan en su oferta mu-
seográfica las exposiciones permanentes, dedicadas a la
historia de la nación, a su población indígena (las Primeras
Naciones) y a su territorio; todas ellas llenas de la carga
emotiva de la rememoración de lo asumido como propio.
Y no se trata simplemente de desechar las museogra-
fías anteriores, aquellas referentes a la legitimación de
una sola voz. Cameron propone, por ejemplo, que se
sigan exponiendo, si se quiere, las colecciones represen-
tativas de las culturas burguesa y aristocrática, pero que
se pongan en contexto con la cultura popular, el arte po-
pular, y los modos de vida de las clases trabajadoras en
esa misma cultura expuesta (2004: 67). De igual manera,
Ross (2004: 85) aboga por una expansión de los temas
tratados por los museos, para que las antiguas narrati-
vas imperialistas sean puestas en perspectiva y enrique-
cidas con la inclusión de la cultura popular e historias
de los estratos sociales menos favorecidos, formando un
FIGURA 3. En el Royal BC Museum, en Victoria, Canadá, la carga emo- todo mucho más congruente con los requerimientos de
tiva prevalece en la exposición temporal “el tiempo de los quebequen-
ses”, que retrata los pilares fundacionales de esta nación, desde la llega- la sociedad actual, entendida como eminentemente plu-
da de los primeros franceses hasta la actual cultura popular. ral y multicultural. En términos de responsabilidad social,

12 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


El Royal BC, por ejemplo, ofrece una gran gama de re-
creaciones del pasado en su sala de Historia Moderna, en
la que el visitante se sumerge en olores, sonidos y escena-
rios (en ocasiones con artefactos auténticos, en ocasiones
con réplicas) para experimentar el estar-ahí, entendido
como el verdadero detonante de la comprensión de un
fenómeno cultural o histórico.
De igual forma, el Museo Marítimo de Barcelona, ubi-
cado en las Reales Atarazanas (donde antiguamente se fa-
bricaban embarcaciones de gran envergadura), se plantea
como objetivo el:

[…] invitar al visitante a un discurso innovador, emocional


y sensorial alrededor de una Barcelona que piensa, actúa y
FIGURA 4. Ningún lugar más adecuado para el Museo Marítimo de Bar-
siente en estrecha relación con el mar […] Se presta espe-
celona que las Reales Atarazanas, el edificio en el que se construyeron cial atención al patrimonio intangible, que se apoya en las
muchas de las embarcaciones que marcaron el carácter de la ciudad. tradiciones, creencias y saberes populares de las comuni-
dades marítimas, y se da voz a las mujeres y hombres que
es ésta una de las rutas críticas que puede dar a los mu- han vivido de y por el mar, (ver dirección electrónica en
seos los medios para justificar su existencia en el nuevo referencias en internet).
entorno sociocultural.
Es así que un recorrido por sus salas lleva a sumergirse
d) La museografía de la evocación (escenificación lúdica en los distintos aspectos y periodos de la vida marítima
orientada a la comprensión) de Barcelona y Cataluña, mediante el uso de réplicas de ta-
maño real, dispositivos de iluminación, grabaciones de
Esta clasificación nos remite una vez más a Gob y testimonios orales y otros mecanismos envolventes.
Drouguet y a los centros de interpretación, ubicados en
edificios cuya importancia histórica se vuelve un signifi- e) La ampliación del museo más allá de su edificio, hacia
cante más en el discurso (museos manieristas, según Zun- un complejo comprensivo y multidisciplinario
zunegui, 2003). Estos museos pueden estar cercanos a los
híbridos e interactivos, pero constituyen, a mi parecer, un Comenzamos con la concientización de los museos sobre
caso aparte, en vista de que no es la participación directa su responsabilidad social para con el entorno comunitario:
del visitante la que se busca, sino de nuevo su contem- establecimiento de lazos de cooperación con los sectores
plación, esta vez no centrada en una serie de piezas, sino más desfavorecidos, presentación del espacio como un
en verdaderos ambientes construidos con el fin de evocar escenario para mejorar la cohesión social entre los indi-
una época o una situación, echando mano de todas las viduos de la comunidad, participación en la vida cultural
percepciones sensoriales posibles. de la ciudad, colaboración con otras instituciones de tipo
social. De estas transgresiones a las fronteras originales
del museo (los muros del edificio), las instituciones pue-
den integrarse dentro de complejos culturales mayores,
que les permitan ser participantes (que no protagonistas)
de un proyecto general de más amplio alcance.
Ejemplos de esto son el impresionante conjunto mul-
tidisciplinario MuseumsQuartier, en Viena (autodefinido
como “un oasis urbano de cultura”) y el complejo museal
del que ahora forma parte el Museo de la Civilización, en
Quebec. El grupo lo integran dicho museo, el Museo de la
América Francesa, el Centro de Interpretación de la Pla-
ce-Royale, una barca del siglo XVIII, un muelle, auditorios,
talleres, espacios escultóricos y un centro de referencia;
todos ellos planteados como múltiples facetas de un mis-
mo concepto, que intenta ser, en palabras de su antigua
directora, Claire Simard, “el museo de todos y el museo
para todos” (ver dirección electrónica en referencias en
FIGURA 5. El MUMOK, museo de Arte Moderno, destaca en el paisaje
de sesenta mil metros cuadrados en los que se ubica un impresionante internet).
complejo cultural, en Viena.

El museo ante la comunidad. Nuevas rutas en lo museal: ejemplos y referentes 13


A manera de cierre Referencias

Reivindicación, juego, vocación y emotividad, pasando Cameron, Duncan


por la unión de fuerzas museales son, como puede verse, 2004 “The Museum, a Temple or the Forum”, en Anderson,
algunas de las líneas de acción que la teoría traza como G. (ed.), Reinventing the Museum. Historical and Contem-
posibles para los museos antropológicos del paradigma in- porary Perspectives on the Paradigm Shift, Lanham, Altamira
terpretativo. Como ha podido verse, estas rutas no son mu- Press, 61-73.
tuamente excluyentes, y pueden variar en función de los Genoways, Hugh H. y M. A. Andrei (eds.)
contextos en los que cada museo se localice. No obstante 2008 Museum Origins. Readings in early museum History
que los objetivos y métodos de estos museos se correspon- and Philosophy, Walnut Creek, California, Left Coast Press,
dan con los del tercer paradigma, la gran mayoría de ellos 23-28, 99-110, 137-142 y 187-190.
siguen manteniendo entre sus objetivos generales la trans- Gob, A. y N. Drouguet
misión de un conocimiento que se juzga como necesario 2004 “Définition et diversité des musées”, en La Muséolo-
para propios y extraños a la cultura local. gie. Histoire, Développments, enjeux actuels, París, Armand
Cada uno representa un intento por traspasar aque- Colin, 29-48.
lla frontera entretenimiento-conocimiento que señalaba Hooper-Greenhill, Eilean
Morales (1999), una forma de acercarse a un público 2007 “Education, postmodernity and the museum”, en Knell
que desde todas las trincheras se percibe como diferen- S.J. et al., Museum Revolutions. How museums change and
te, y de enfrentar conjuntos de objetos, espacios y na- are changed, Londres, Routledge, 367-377.
rraciones que apenas hace algunos años no se hubieran Maceira, Luz
considerado como museables. 2009 “Dimensiones simbólico-rituales de los museos-luga-
Como se ve claramente en el caso de los relatos subal- res de la memoria”, en Alteridades, México, UAM, año 19,
ternos y del museo como herramienta social, el abandono núm. 37: 69-85.
de una pretendida objetividad conlleva un riesgo para Morales, Luis Gerardo
todo museo. Toda elección (curatorial o museográfica) im- 1999 “Museo y Grafía: observación y lectura de los obje-
plica varias renuncias, por lo que es imposible asumir que tos”, en Historia y Grafía, México, UIA, núm. 13: 225-256.
en una sola institución museal puedan condensarse todos 2009 “Los límites narrativos de los museos de historia”, en
los puntos de vista acerca de un determinado suceso. El Alteridades, México, UAM, año 19, núm. 37: 43-56.
recuerdo, provocación o incluso debate fomentado por la Ross, Max
exposición de temas cercanos, tanto temporal como emo- 2004 “Interpreting the new museology”, en Revista Museum
cionalmente, al público visitante es un ejercicio del que el and Society, documento electrónico, Julio 2004, University
museo no puede salir incólume aunque, bien mirado, tam- of Leicester, 84-103, disponible en: http://www.le.ac.uk/ms/
poco se espera que el que visite sus salas salga sin haber m&s/Issue%205/ross.pdf, consultado en julio 2004.
experimentado algún tipo de cambio o movimiento interno. Simpson, Moira
   Aún cuando todas estas alternativas no deban verse como 2001 “The ‘new' museum paradigm”, en Making represen-
una fórmula mágica para un museo que desee en el presen- tations. Museums in the post-colonial era, Londres y Nueva
te revitalizar su discurso, sí constituyen un primer referente York, Routledge, 71-170.
de las aplicaciones en el campo real de aquello planteado Vázquez Olvera, Carlos
por la teoría museológica de las décadas recientes. 1994 “La concepción del Museo Nacional de Historia y el
En última instancia, la principal variante con la que Patrimonio Cultural Mexicano. Proyectos culturales de sus
todo museo se encuentra es el contexto social en el que se ex-directores (1946-1992)”, tesis de maestría en Antropolo-
localiza, esto es, los individuos a los que desea tocar con gía Social, México, ENAH.
su discurso, cualquiera que sea su enfoque. Es por esto que Watson, Sheila
considero que el más importante orientador de toda nue- 2007 “History museums, community identities and a sense
va ruta museal es la sensibilización hacia las necesidades of place: rewriting histories”, en Knell, S.J. et al., Museum
e intereses de los visitantes, enfatizando en la medida de Revolutions. How museums change and are changed. Lon-
lo posible la emotividad como detonante de experiencias dres, Routledge, 160-172.
memorables durante y después de la visita al museo. Cual- Zunzunegui, Santos
quiera que sea la combinación de trazos comunicativos 2003 Metamorfosis de la Mirada. Museo y Semiótica, Ma-
con la que un museo antropológico de nuestros días elija drid, Cátedra-Universitat de València.
crear sus nuevas formas de representación, ésta debe pasar
por el filtro de lo sociocultural: por el deseo de ampliar la Referencias en Internet
circulación de las versiones de ese “nosotros”, narrativas
para las que los visitantes, más que nunca, tienen el dere- Museu d'Història de Catalunya:
cho de réplica. http://www.es.mhcat.net/

14 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


Royal BC Museum: Museu Maritím de Barcelona:
http://www.royalbcmuseum.bc.ca/zoning/Default.aspx http://www.mmb.cat/visita.php?idm=2&pagina=3&codi_
subseccio=44&estic=1
Complexe muséal du musée de la Civilisation, Québec:
http://www.mcq.org/fr/complexe/index.html MuseumsQuartier, Wien (explicación básica en español):
http://www.mqw.at/downloads/basisfolder2008/basisfolder_
spanisch.pdf

Resumen Abstract

El siguiente ensayo es un primer esbozo de la disyuntiva The following essay is an initial approach to the present
actual de muchos museos de tema antropológico, enfren- dilemma that many anthropologically themed museums
tados a las nuevas necesidades tanto de los públicos como are facing: new and different needs from publics, and the
de la concepción de su labor. A partir de la lectura de un evolution of the very notion of the true mission of a muse-
bloque de autores tanto clásicos como recientes, se delí- um. Based upon several authors, both classical and con-
nea un mapa general de las opciones disponibles para las temporary, a general map has been drawn, pointing out
instituciones museales, mismas que se ubican casi en su the many available options for the current institutions that
totalidad dentro del paradigma interpretativo. have also been identified as working within the limits of
Una serie de museos mexicanos y extranjeros ejempli- the interpretative paradigm. Although several museums
fican la puesta en marcha de las rutas distinguidas en los still have strong reminiscences of the older educational
textos. Es así que se ilustran caminos hacia la hibridación paradigm, they all share the continuous effort towards a
con los centros de ciencia, la integración dentro de com- better communication with their publics, be it by means of
plejos multitemáticos, la escenificación evocadora de hybridation, integration within larger museological com-
emociones, el uso social para reafirmar una identidad y la plexes, emotion-triggering stagings, identity reaffirmation
inclusión de otros relatos, otras voces, al discurso otrora or the inclusion of alternative stories, told by the many
lineal del museo. voices that conform today's societies.

Palabras clave Keywords

Interpretación, museo, discursos, visitantes, rutas críticas, Interpretation, museum, discourses, visitors, critical
historia. routes, history.

El museo ante la comunidad. Nuevas rutas en lo museal: ejemplos y referentes 15


Ensayo

Decoración de la decadencia.
La balaustrada neobarroca como síntoma
crítico en la mega ciudad de México 1
Peter Krieger

L
a balaustrada neobarroca, en la actualidad, es un elemento decorativo
omnipresente en la arquitectura cotidiana de la Zona Metropolitana del
Valle de México. La aplicación de este ornamento en fachadas de casas y
edificios corresponde a una específica disposición mental colectiva que revela
síntomas de crisis en tiempos “cronofágicos”, cuando la autocomprensión histó-
rica de la sociedad se define, primordialmente, por sustitutos y no por sustancia
auténtica de la memoria construida. En concreto, la balaustrada neobarro-
ca, producida y aplicada en serie, despliega más efectos nostálgicos colectivos
que la balaustrada barroca “original“, preservada o restaurada en el edificio
histórico. Este síntoma de crisis cultural, determinado también por la estética
conflictiva de la megalópolis (Krieger 2006b: 27-54 y Krieger 2001: 587-606),
es un tema preocupante para la disciplina y profesión dedicada a la preser-
vación material de los vestigios del pasado: la restauración de monumentos
históricos. Por ello, este ensayo analiza la complejidad cultural, psicológica
y hasta política de un motivo ornamental, con el fin de lanzar provocaciones
productivas en un ambiente académico, donde ciertas expresiones de la cultu-
ra popular, por lo general, se encuentran excluidas (Figura 1).
Fragmentos significativos de un panorama de la megalópolis mexicana reve-
lan la distribución extensa de la balaustrada en diferentes tipologías arquitectó-

FIGURA 1. Balaustrada neobarroca, México, D.F.; fotografía: Ana Garduño, 2010.


1
Por sus comentarios y críticas, doy las gracias a Ana Garduño.
nicas, contextos urbanos y ambientes sociales. Se encuen-
tran pegadas en edificios comerciales, habitacionales, en
zonas de clase alta, media y baja. Sin “razón“ aparente,
las balaustradas se distribuyen de entre cualquier con-
figuración estilística de las fachadas y, a macro escala,
aparecen en cualquier lugar del collage megalopolitano.
Algunos ejemplos ilustran esta distribución aleatoria.
Un mini-supermercado (de una cadena que ofrece fran-
quicias con altas tazas de ganancias) aumenta su atrac-
ción visual para el posible cliente con una balaustrada
sobrepuesta al logotipo unificado. El ornamento neobarroco
llama la atención dentro de un caos visual de edificios
heterogéneos y amorfos, cables, alambre de púas, postes y
anuncios (Figura 2); un salón de fiestas, construido en las
típicas y austeras formas arquitectónicas modernistas-se-
senteras, recibe plusvalía visual por una balaustrada que

FIGURA 4. Casa particular; México, D.F.; fotografía: Ana Garduño,


2010.

virtualmente corresponde con los pasteles neobarrocos,


inflados y ornamentados por crema y coloridas sustancias
químicas, que se acostumbran comer en bodas o fiestas
de cumpleaños (Figura 3); una casa particular, diseñada
con cierta austeridad de materiales y formas cúbicas, se
eleva –según la disposición mental del dueño– a las esfe-
ras de la cultura arquitectónica de los castillos barrocos,
mismos que se copian con mayor esfuerzo económico y
estético en las casas opulentas de las clases altas, en espe-
cial aquellas de los nuevos ricos incluyendo los llamados
“narcos“ con su gusto vulgar y excéntrico. (Nota bene: por
los muy sofisticados y estrictos sistemas de vigilancia en
las gated communities (fraccionamientos blindados y vi-
FIGURA 2. Tienda OXXO, México, D.F.; fotografía: Ana Garduño, 2010.
gilados para las clases altas y medias) no dispongo de una
ilustración de este tipo estético-social de vivienda) (Figura
4); como pequeño “castillo en el aire“ se presenta un pen-
thouse de un edificio residencial al público urbano con
la combinación de gestos modernos –la transparencia y
desmaterialización de las paredes de vidrio– y seudo his-
tóricos –la balaustrada que indica la pretensión cultural de
un ciudadano que ocupa un trono ubicado por encima
de la masa urbana con una cita formal de la arquitectura
monárquica-absolutista. Además, la puesta en escena de
esta balaustrada genera un efecto sobresaliente porque se
distingue de la cortina de vidrio del edifico administrativo
al lado, con la reja de seguridad, la mega antena (ana-
crónica en términos tecnológicos) y el inevitable cableo
eléctrico (Figura 5); también en la fachadas de edificios de
departamentos se expande la balaustrada, donde se de-
muestra claramente su carácter modular, generado con
perfección por la producción industrial en serie de este
elemento decorativo. Las filas horizontales del balaustre
neobarroco subrayan el carácter amontonado de pisos es-
tandarizados del condominio vertical. No obstante, en este
FIGURA 3. Salón de Fiestas; México, D.F.; fotografía: Ana Garduño, caso tipológico existe un límite temporal definido por el
2010. auge de la arquitectura posmoderna en los años ochenta

Decoración de la decadencia 17
A nivel histórico cultural, el balaustre aplicado a una
fachada modernista (Figura 5) desempeña una importante
función compensatoria: sirve como medida “terapéuti-
ca” en contra de la llamada y criticada “frialdad” (Lethen
1994) de los diseños modernos. Sustentado por una am-
plia y larga tradición de la crítica al funcionalismo (Krie-
ger 1996: 297-310, y Berndt/Lorenzer/Horn 1974), esta
fórmula ornamental seudo histórica cuestiona y contra-
dice al perfeccionismo pulido de una cortina de vidrio y
aluminio, de un edificio rectangular, modular con curtain
wall, que, durante por lo menos dos décadas después de
FIGURA 5. Penthouse de un edificio, col. Del Valle; México, D.F.; foto- la segunda posguerra, en numerosos territorios del capita-
grafía: Wolfgang Stähler, 2010. lismo encarnó la modernidad corporativa estadouniden-
se. Lo que el polémico arquitecto y teórico Robert Venturi
del siglo XX. Los diseños de este tipo a inicios del siglo XXI (1993 y 1994) elogió como la vitalidad del caos visual (en
son más austeros y casi excluyen la balaustrada (Figura Las Vegas de los sesentas, pero también en la arquitec-
6); y por último, la balaustrada también brota en la arqui-
tectura de las colonias populares, cuando el dueño de
una autoconstrucción desea mostrar su éxito económico
dentro de un ambiente de pobreza. Cabe mencionar que
el esfuerzo elevado de decoración para una autoconstruc-
ción primitiva también repite el esquema pre-moderno de
la orientación a la fachada –sus dos lados se mantienen
brutos, ostentan la construcción barata y funcional de con-
creto armado y ladrillo (Figura 7).
Estos reveladores fragmentos de un panorama arqui-
tectónico-cultural de la mega ciudad de México com-
prueban el éxito constante de un motivo ornamental
seudo histórico; este kitsch neobarroco es pars pro toto
de una realidad cultural megalopolitana donde el susti-
tuto histórico desplaza gradualmente la importancia de
la arquitectura barroca original, como se acumula toda-
vía en el centro histórico de la mega ciudad. El balaustre
neobarroco no necesita un contexto estético e histórico
definido, su uso es ilimitado.

II

Aquella breve relación de la balaustrada en sus diferentes


contextos socio-arquitectónicos ya esboza algunos tópi-
cos de interpretación. En las siguientes partes de este en-
sayo se profundizará la comprensión de este fenómeno
visual, sus funciones y su configuración como fisonomía
de la mega ciudad mexicana actual.
Destaca, de entre estas funciones, el atractivo visual en
un aparente caos urbano, como lo muestra la fotografía
de la tienda (Figura 2); parece que las series de balaustra-
das otorgan cierto orden visual, una calidad casi imposi-
ble de lograr en la imagen de la megalópolis mexicana.
También, la plusvalía del kitsch, calidad bienvenida por
muchos habitantes de esta ciudad, aumenta el valor es-
tético popular de la balaustrada neobarroca (Figura 3).
Como lo demostraron el ejemplo de la casa (Figura 4), de
la torre residencial (Figura 6) y sus penthouses (Figura 5),
este ornamento aumenta el valor inmobiliario, y cumple, FIGURA 6. Edificio de departamentos; México D.F.; fotografía: Ana Gar-
entonces una considerable función económica. duño; 2010.

18 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


tas y pre-revolucionarias en México. Dentro del esquema
estilístico-simbólico, la balaustrada además cuestiona las
tendencias “neo-aztecas” que el Estado Revolucionario
Institucional cultivó durante las siete décadas posrevolu-
cionarias. Y en cierta manera, la persistencia2 de los or-
namentos neobarrocos corresponde a una vuelta política
cultural hacia la herencia colonial-católica a partir del
año 2000, era de la acción nacional conservadora.
No obstante, estas posibles codificaciones de un fe-
nómeno visual en la mega ciudad de México chocan
con el axioma posmoderno de anything goes. Según los
ideólogos de la posmodernidad, todo es combinable con
todo, a nivel filosófico, político y también urbano-arqui-
tectónico. Así, también una referencia a un sistema mo-
nárquico-eclesiástico finalmente se disuelve en el nirvana
conceptual de lo arbitrario, indiferente e inconsciente. No
sólo la lección cultural de Las Vegas, máximo lugar de
la obscenidad posmoderna hasta hoy, sino también las
prácticas culturales determinadas por la televisión vulgar
estadounidense (y sus copias mexicanas), y además la de-
ficiente educación histórica en las escuelas, fomentan un
habitus mental colectivo que facilita la sustitución de la
materia prima, del monumento histórico preservado por
un sustituto superficial –justo lo que el filósofo Theodor
W. Adorno criticó como falla de la sociedad burguesa
(Adorno 1981: 31).3
Lo que “funciona” primordialmente con la aplicación
de la balaustrada es el deseo eterno –casi en todos los
tiempos y culturas del mundo– de distinción social. La
egalité arquitectónica moderna prometida por Le Corbu-
sier y los protagonistas de la Bauhaus fracasó conceptual
y arquitectónicamente. Hasta en los cinturones de miseria
que aprietan la ciudad de México (Figura 7), predomina
la distinción por medio de la arquitectura ostentosa, y se
FIGURA 7. Autoconstrucción; México, D.F.; fotografía: Peter Krieger;
1999. concretiza la búsqueda de reconocimiento social e iden-
tidad cultural en el ornamento neobarroco aplicado ad
tura manierista de Roma), es una realidad cotidiana, in- libitum. (En paréntesis: también la ventana neobarroca, el
consciente de la megalópolis: si los habitantes y usuarios oculus, decora muchas autoconstrucciones pretensiosas).
tienen la posibilidad de cambiar, de manera anárquica, Bajo la luz de estos parámetros sociales, culturales, po-
un diseño arquitectónico modernista, funcionalista o mi- líticos y estéticos, la balaustrada se redefine como forma
nimalista, recurren en muchos casos a las formas retros- crítica. Ya no importa si cumple con la teoría tradicional
pectivas, disponibles como ornamento industrializado en del decorum (Leon Battista Alberti), es decir si su presen-
los mercados de materiales de construcción. cia es “adecuada” al concepto arquitectónico sofisticado,
Según estimaciones (de la venta en mercados y de sino su omnipresencia en diferentes contextos arquitectó-
la presencia en la ciudad), la balaustrada tiene un éxito nicos y también urbanos, es un hecho cultural que revela
sobresaliente entre las referencias visuales seudo históri- valores: es la forma apta para la “ciudad sin atributos” (en
cas. Y no sólo un gusto popular del “placer sin interés” alusión a la conocida novela de Robert Musil, tópico reto-
–categoría esencial de la estética kantiana, interesseloses mado también en la teoría e ideología de Rem Koolhaas).
Wohlgefallen (Kant 1977)–, sino también una deseada Una ciudad cronofágica, donde desaparecen constante-
connotación política explican este éxito. Por un lado, se 2
Cabe mencionar que el auge de la balaustrada fue en la década de los
trata de una referencia colonial, monárquica de los siglos años ochenta del siglo pasado. Sin embargo, una prueba al azar en la
XVII y XVIII, por el otro lado, se reanima el afrancesamiento ciudad actual y también en los mercados de materiales de construcción
burgués del Porfiriato. Ambas referencias constituyen una comprueban la persistencia de este elemento decorativo.
iconografía política de la balaustrada como instrumento 3
La cita en original, traducido del alemán al español por Peter Krieger:
visual decorativo, que señala al público urbano un deseo “No se puede generar un sucedáneo estético de la tradición. Pero justo
de reanimar las condiciones monárquicas, pre-reformis- eso hace la sociedad burguesa.”

Decoración de la decadencia 19
mente los vestigios auténticos del pasado construido. Un gativos; resalta una entidad decorativa como el balaustro,
contexto de alta heterogeneidad arquitectónica, sin teji- que implícitamente sirve como oferta atractiva para “hu-
dos sutiles de “sentido” como los conocemos de la ciudad manizar” el habitat megalopolitano. A macro escala, la
histórica y sus conjuntos barrocos. estética conflictiva de la mega ciudad mexicana da relie-
El uso de la balaustrada promete wellness, calidades ve a un micro-elemento decorativo “armonizante”.
ahistóricas, psico-espaciales, disfrutables gracias a un la- Aquella imagen urbana fragmentada se compone de
vado de cerebro. Es la preparación mental colectiva por acumulaciones aleatorias de diferentes alturas, contornos,
medio del cine comercial que fomenta esta condición materiales, colores de los edificios; es una contraparte de-
colectiva: en películas exitosas como “Lara Croft–Tomb terminante para ostentar la diferencia con un ornamento
Raider”, la concepción de la historia se reformula como atractivo, popular; es un fondo para una figura sencilla y
un collage abstruso de fantasy y fragmentos culturales del afectiva, la balaustrada. Ella combina bien con una estética
pasado. Y este género de cine ficción es, para muchos, urbana orientada hacia las fachadas insignificantes (Figura
el único acceso a la historia. En un mundo neuronal de- 2-7), donde aparece como residuo –spolia en latín– valioso
terminado por estas fórmulas cabe perfectamente la ba- de un pasado glorioso. El uso libre de la balaustrada reani-
laustrada como otro elemento ficcional más –aun en el ma la técnica posmoderna de la “cita” descontextualizada
espacio construido cotidiano de la ciudad, y no sólo en de motivos ornamentales; y aunque la ideología posmoder-
la pantalla. na en la arquitectura ya caducó a finales de los años
Aquel éxito mediático del cine seudo histórico también ochenta (cuando fue reemplazado por el cliché visual del
retroalimentó una tendencia reciente de la planeación ar- deconstructivismo (Krieger 2004: 179- 188), vigente hasta
quitectónica teatral, el theming, con su máxima expresión mediados de los noventas), sigue teniendo cierta persisten-
del Hotel Bellaggio en Las Vegas. Sin profundizar mucho cia cultural, aún en sus formas más pobres. Parecido a los
este tópico (Krieger 2010: 345-373), cabe mencionar que elementos decorativos mesoamericanos que se integraron
el uso libre de la balaustrada en la imagen de la mega a las fachadas de arquitectura colonial, se puede entender
ciudad de México es un reflejo innegable del theming sis- la balaustrada neobarroca como un trofeo de una cultura
temático que crean arquitectos estadounidenses como Jon pasada que “sirve” a los nuevos tiempos y estéticas. Pero
Jerde (Beeck 2005: 12-15). Fragmentos visuales del cine en tiempos posmodernos (prolongados), este ars combina-
comercial u otros estereotipos visuales descontextualiza- toria primordialmente se justifica para generar plusvalías
dos se petrifican en un diseño arquitectónico, vendible en en el mercado inmobiliario, donde la aplicación de un
el mercado del turismo, pero también cada vez más en la ornamento seudo histórico todavía, aún a inicios del siglo
ciudad cotidiana. Con un uso inflacionario de aquellos XXI, parece garantizar un aumento en el valor económico
clichés arquitectónico-escenográficos se simula una pro- y representativo de un edificio.
fundidad histórica, inexistente pero palpable, porque la Y no sólo en la mega ciudad de México, sino también
codificación neuronal de los usuarios y observadores por en otras megalópolis contemporáneas observamos esta
medio del cine y otras distracciones visuales permite la “ve- tendencia de que los sustitutos de formas arquitectónico
rificación” de los mundos artificiales. Por supuesto, la apli- históricas otorguen –según la disposición estética colecti-
cación de la balaustrada cumple, sólo a menor grado, con va de los habitantes– sentido en contextos visuales deter-
estos principios en comparación con su uso en el Hotel minados por la anarquía urbano-arquitectónica. Las mega
neo-veneciano (y hasta cierto grado neo-estalinista) Bella- ciudades con su crecimiento autopoéitico, independien-
ggio en Las Vegas, pero la programación seudo histórica te de parámetros racionales de planeación, generan dis-
del habitante de la mega ciudad que percibe y disfruta el continuidades y descomposiciones que cuestionan las
ornamento neobarroco es parecida. determinaciones establecidas, hegemónicas de “sentido”
De hecho, la megalópolis mexicana, cuyos estándares (Luhmann 1997a: 1140). Y en este collage se inserta el
culturales y sociales se descomponen constantemente ha- micro elemento de la balaustrada como oferta visual que
cia la mega ciudad entrópica, es un ambiente ideal para produce nuevas configuraciones de una imagen urbana
estas inserciones del theming arquitectónico. La determi- en constante transformación, donde se disuelven las refe-
nación semántica de la balaustrada neobarroca superpone rencias y los signos establecidos. Es este el nuevo esque-
gradualmente la imagen del hogar con presunto arraigo ma cultural de la ciudad del siglo XXI, donde la descom-
histórico sobre el imaginario catastrófico de la megalópo- posición de coherencias urbanas tradicionales –como se
lis violenta y fea, que sufre, a nivel urbano-arquitectónico, han establecido en la Vieja Europa desde hace siglos– evi-
la herencia de una modernidad unidimensional, desgas- dencia el cambio paradigmático del habitat: ya en el año
tada, malentendida, comercializada y destructiva (Krieger 2008 vivía más de la mitad de la población mundial en
2006b: 27-54). De entre la contradicción escenográfica ciudades, muchos de ellos en mega ciudades (con más
de las edificaciones heterogéneas y no sustentables como de 10 millones de habitantes) y, en un futuro próximo, a
la gated community, el shopping mall, el slum y el caos lo largo de las próximas décadas, esta cifra crecerá a tres
visual del cableo, de la contaminación visual por los cuartos. Y justamente esta presión demográfica cuestiona
anuncios espectaculares, más otros factores visuales ne- profundamente la tipología de la ciudad tradicional, donde

20 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


anteriormente cada micro elemento decorativo, como la por sustitutos como la balaustrada fake u otras decora-
balaustrada ha tenido su lugar definido, mientras en el ciones neobarrocas? ¿O tenemos que revisar y cambiar
esquema megalopolitano actual, todo es posible, todo es radicalmente nuestra noción de lo histórico, y en con-
combinable con todo, anything goes. secuencia, aceptar la omnipresente y descontextualizada
balaustrada como expresión cultural urbana adecuada,
III en los llamados tiempos cronofágicos?
Hemos visto las funciones que cumple un detalle or-
Los críticos lamentaron el “drama de la pérdida de fiso- namental como este, y en especial como posiblemente
nomía y personalidad de las ciudades” contemporáneas compensa los déficits de la ciudad moderna-contempo-
(Mönninger 2002). Y de hecho, muchas ciudades como la ránea. Por ello, el kitsch despliega un efecto terapéuti-
megalópolis mexicana ostentan imaginarios distorsiona- co colectivo –a costo del “original”. Mientras numerosas
dos y crean ambientes no sustentables. Pero más allá del balaustradas barrocas se desmoronan, desaparecen, y
lamento debería predominar –según mi opinión– una ac- sólo se preservan en las imágenes turísticas del México
titud analítica, realista; es decir, en torno a nuestro tema, colonial, brota en la megalópolis la balaustrada neobarro-
primero hay que constatar que el proceso de megalopo- ca semi-industrializada. Se comprueba lo que el filósofo
lización anárquica es irreversible y no es controlable por Adorno ya había diagnosticado en los años sesenta: que
los instrumentos urbanísticos tradicionales como el mas- el medio de la tradición no consiste en consciencia, sino
ter plan. Dentro de ese escenario también los monumen- en la estandarizada fijación superficial de la presencia de
tos históricos pierden valor, por el “cerco” de la banalidad un pasado ficticio (Adorno 1981: 29).
arquitectónica cotidiana. Además, los vestigios materiales En consecuencia, ¿es el recurso a la imagen reproduci-
del pasado se ven cuestionados, como revela nuestro caso da de lo histórico la única opción frente a la erosión de la
de indagación, por sustitutos, por decoraciones fake, que sustancia histórica auténtica en las ciudades? ¿Y sirve
aluden emocional y superficialmente al pasado. (En pa- la balaustrada neobarroca, en este sentido, como sustituto
réntesis, es un mecanismo parecido a la industrialización valioso de algo perdido? ¿Exige otra comprensión de la
de los alimentos en los laboratorios químicos de las mega memoria y estética de monumentos históricos un habitus
empresas: la producción artificial de un sabor fresa reem- realista y cínico, el de una tradición que se sustituye por
plaza el gusto auténtico de una fresa recogida en el cam- la imagen vacía, con significados flotantes?
po. Y los clientes se acostumbran tanto al sustituto que se La disminución de la sustancia a favor de la virtua-
desvanece la memoria olfática de la fruta original.) lidad de una imagen –la que también se refleja en la
El estatus de las cosas consiste en que la fisonomía de aplicación de una balaustrada neobarroca a cualquier
la mega ciudad globalizada oscila entre la masa amorfa fachada, en cualquier contexto– es una tendencia sin-
de construcciones “sin atributos” y el detalle semántico, tomática, y una amenaza para los restauradores y sus
el ornamento neobarroco que “compensa” los daños de teóricos, que todavía defienden el valor y la magia del
la modernización unidimensional y del desarrollo comer- “original”. Por ello, conviene reflexionar sobre contra-
cializado. En este sentido, la balaustrada neobarroca es medidas a esta erosión cultural.
un instrumento idóneo para convertir un cliché en iden- Conviene fomentar la educación de los restauradores en
tidad normativa. Capturar este fenómeno cultural con historia y teoría de la imagen, para prepararles intelectual-
el término “fisonomía” ofrece asociaciones reveladoras, mente a la situación aquí esbozada y desarrollar estrate-
pero no en relación con aquella seudo ciencia del siglo gias fundadas en contra del desinterés del público urbano,
XVIII (Lavater), donde las tipologías de expresiones facia- en especial de los muchos desarrollistas inmobiliarios y
les fueron abusadas para fines propagandísticos, sino en políticos que fomentan la destrucción de la memoria cons-
relación con la fisonomía urbana de los años veinte del truida en las ciudades. Una crítica a la balaustrada neo-
siglo pasado (Max Picard, Siegfried Kracauer, Robert Mu- barroca, que se base en el conocimiento de la teoría e
sil), cuando analizaron la “cara del tiempo“ hallados en historia del arte, también puede fungir como arma de ilus-
los detalles de las urbes (Christians 2000). La lectura fiso- tración en contra de la ignorancia. La preservación de
nómica de la ciudad que no se enfoca primordialmente monumentos no sólo se nutre de la proyección de espe-
en los grandes monumentos, sino en los detalles aparen- ranzas, sino también de un discurso crítico y capacitado.
temente menores, en lo absurdo y en los contextos múl- Parte esencial de este discurso –según mi punto de vista–
tiples –tema y método de investigación urbana también debería consistir en una profundización de los estudios
del grupo Citámbulos (Álvarez/Rojas/von Wissel 2006: urbanos, especialmente en torno a los conceptos de la
346-359) en la actualidad– contiene un potencial episte- contextualidad arquitectónica (Krieger 2006-1: 228-263)
mológico provocativo. que codifique la herencia construida y preservada del pa-
Dentro de nuestro enfoque temático, las preguntas cla- sado. Ya en los inicios de los debates teóricos sobre la
ve son: preservación, Cornelius Gurlitt había iniciado la educa-
¿Es posible frenar la erosión semántica de los monu- ción profesional académica en materia de urbanismo (Jür-
mentos que, cada vez más, se encuentran reemplazados gen 2003: 111-117). Sus clases sobre el arte de planear y

Decoración de la decadencia 21
preservar ciudades, que impartió a partir de 1910 en la sicismo español– como un acto esencial para preservar
Universidad Técnica de Dresde, capacitaron a los restau- elementos de las identidades espaciales específicas. Es
radores y funcionarios de preservación de monumentos, tarea conceptual de los restauradores, sus teóricos y difu-
con el fin de generar una estrategia integral de preser- sores, explicar que aquella decoración original dentro de
vación. En cierta manera, el detalle significativo de la un sistema estético, ya histórico, no se reduce a una oferta
balaustrada omnipresente demuestra como se ha perdido para mega-inversionistas en un Centro Histórico gentrifi-
casi por completo este conocimiento de escenografías ur- cado, sino constituye una marca de orientación cultural
banas, establecido durante siglos desde Vitruvio. para todos los habitantes de la ciudad. Y justo hago este
Aunque la condición cultural y social de la ciudad de planteamiento en una revista de investigación en materia
Dresde en 1910 fue muy distinta a la situación de la me- de restauración y patrimonio, que proporciona una exce-
galópolis mexicana a inicios del siglo XXI, cabe mencionar lente plataforma para invitar a irrumpir la rutina desolado-
que ya en las enseñanzas de Gurlitt se trataba el tema de ra del sistema cronofágico, reanimar la fascinación por el
la presión de la expansión urbana para la preservación monumento histórico auténtico, refrescar la visión de un
de los edificios históricos. Nuevas tipologías arquitectóni- Centro Histórico más allá del cliché turístico.
cas como el edificio alto o la planeación vial determinada Tal vez, las interpretaciones y postulados presentados
por las necesidades del coche cuestionaron los núcleos en este ensayo contribuyan a un debate plural y crítico
históricos de muchas ciudades europeas ya desde las pri- sobre los valores de preservación. Para ello hay que ex-
meras décadas del siglo XX. Por ello, Gurlitt insistió en ponerse a lo Baltasar Gracián escribía hace más de tres
una planeación urbana contemporánea que integrara los siglos: “no hay bocado más amargo que una verdad des-
vestigios del pasado, para lograr una obra urbana artística nuda” (Luhmann 1997b: 416, con la cita de Baltasar Gra-
en tres dimensiones. cian, Agudeza y arte de ingenio, Discurso LV, Huesca
Otra vez, la distancia temporal y conceptual con la 1649), pero a fin de cuentas los lectores deciden si contra-
mega ciudad de México en la actualidad es considera- dicen esta posición, si rebaten esta construcción relativa
ble, pero la memoria de las enseñanzas de Gurlitt puede de “verdad” y, a cambio, formulan su propia reflexión, en
marcar una pista prometedora de reflexión y acción para lo académico y en la práctica profesional.
establecer alternativas a la restauración de monumentos
dentro de una megalópolis decadente. Referencias
Y el reconocimiento de la decadencia, la autocrítica de
que todos los actores en la mega ciudad –también el au- Adorno, Theodor W.
tor de estas líneas– somos responsables (Maturana/Pörksen 1981 (1967) Ohne Leitbild. Parva Aesthetica, Frankfurt/Main,
2002) de una condición urbano-cultural que celebra el Suhrkamp.
culto primitivo a la balaustrada neobarroca, descontextua- Álvarez, Ana, Valentina Rojas Loa, Christian von Wissel (eds.)
lizada, es una condición ética académica indispensable. 2006 Citámbulos. Guía de asombros. El transcurrir de lo insó-
Quien trabaja en una Escuela Nacional de Restauración lito, México, Océano.
ubicada tan cerca del “parque temático” Coyoacán, fácil- Beeck, Sonja
mente pierde la noción crítica urbana. Pero el retiro a una 2005 “Gutes und schlechtes Theming?”, en Bauwelt, núms.16-
isla artificial de felicidad dentro del macro contexto de la 17: 12-15.
megalópolis descompuesta, con más de 20 millones de ha- Berndt, Heide, Alfred Lorenzer, Klaus Horn.
bitantes y con tantos problemas socio-espaciales relacio- 1974 (1968) La arquitectura como ideología, Buenos Aires,
nados, no debería anular la pregunta: ¿para qué restaurar Nueva Visión.
si el sustituto, el kitsch, el fake cumple tan exitosamente su Christians, Heiko
función mental colectiva? 2000 “Gesicht, Gestalt, Ornament. Überlegungen zum epis-
Propongo cierto realismo en el manejo de la disciplina temologischen Ort der Physiognomik zwischen Hermeneutik
y práctica de restauración de monumentos dentro de estos und Mediengeschichte”, en Deutsche Vierteljahrsschrift für
contextos. ¿Cómo despliega un monumento histórico, con Literaturwissenschaft und Geistesgeschichte, Heft 1, Stuttgart,
sus ornamentos auténticos un efecto positivo, didáctico y Weimar, J. B. Metzler.
mnemotécnico, dentro de la megalópolis? Esa cuestión es Jürgen, Paul
vital para la restauración porque coloca en la agenda, en 2003 Cornelius Gurlitt. Ein Leben für Architektur, Kunstgeschi-
la “sección de pendientes”, exigencias didácticas urba- chte, Denkmalpflege und Städtebau, Dresden, Hellerau Verlag.
nas, en particular, la reanimación de un espíritu cívico Kant, Immanuel
en los Centros Históricos de las ciudades mexicanas que 1974 Kritik der Urteilskraft, Werkausgabe Bd. X, ed. Wilhelm
cuentan con la declaratoria de patrimonio de la huma- Weischedel. Frankfurt/Main, Suhrkamp; ed. en español: Crí-
nidad. Sólo con una estrategia constante e inteligente de tica del Juicio, 1977 (trad. Manuel García Morente), Madrid
formación colectiva en la historia y estética de la ciudad, Espasa Calpe.
será posible legitimar la restauración de las balaustradas Krieger, Peter
originales del siglo XVIII –importación cultural del neocla- 1996 “Spiegelnde Curtain walls als Projektionsflächen für po-

22 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


litische Schlagbilder”, en Hermann Hipp y Ernst Seidl (eds.) Luhmann, Niklas
“Philosophia Practica” - Architektur als politische Kultur, Ber- 1997a Die Gesellschaft der Gesellschaft, Frankfurt/Main,
lin, Reimer, 297-310. Suhrkamp.
2001 “Desamores a la ciudad-satélites y enclaves”, en Amor 1997b Die Kunst der Gesellschaft, Frankfurt/Main, Suhr-
y desamor en las artes (XXIII Coloquio Internacional de Histo- kamp.
ria del Arte), ed. Arnulfo Herrera, Instituto de Investigaciones Maturana, Humberto R. / Pörksen, Bernhard
Estéticas, UNAM, 587-606. 2002 Vom Sein zum Tun. Die Ursprünge der Biologie des
2004 “La deconstrucción de Jacques Derrida (1930-2004)“, Erkennens, Heidelberg, Carl-Auer-Systeme Verlag.
Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM, núm. Mönninger, Michael
84, 179-188. 2002 “Die Zukunft der Städte”, en Indira Matejovski (ed.),
2006a Paisajes urbanos: Imagen y memoria, México, Instituto Modell Metropolis. Stadtkultur–Die Zukunft eines Zivilisatio-
de Investigaciones Estéticas, UNAM. nsmodells, Herne/Bochum, Heitkamp Editionen, 124-135.
2006b Megalópolis – Modernización de la ciudad de México San Martín, Iván
en el siglo XX, México, Instituto de Investigaciones Estéticas, 2001 “El kitsch en la arquitectura: un asunto espinoso”, en
UNAM. Bitácora Arquitectura, núm. 6: 30-37.
2010 “Notre Dame du Peripherique. Identidad visual de la Venturi, Robert
iglesia católica en la mega-Ciudad de México”, en La imagen 1994 [1966] Complejidad y contradicción en la arquitectura,
sagrada y sacralizada (XXVIII Coloquio Internacional de His- Barcelona, Gustavo Gili.
toria del arte), México, Instituto de Investigaciones Estéticas, Venturi, Robert / Denise Scott Brown / Steven Izenour
UNAM, (en prensa), 345-373. 1993 [1972] Learning from Las Vegas, Cambridge, Mass.,
Lethen, Helmut MIT Press.
1994 Verhaltenslehren der Kälte. Lebensversuche zwischen
den Kriegen, Frankfurt/Main, Suhrkamp.

Resumen Abstract

Este ensayo revisa el uso libre de la balaustrada, un ele- This essay revises the unlimited uses of the balustrade, a
mento decorativo tradicional cuya presencia en la arqui- traditional decorative element present until today, even
tectura continúa hasta la actualidad, aun en los diferentes in the different context of the Mexican megalopolis. This
contextos culturales de la mega ciudad de México. Esta neobaroque decoration conquered the façades of almost
decoración neobarroca conquistó las fachadas de casi all architectural types, for a social status, including the
todas los tipos arquitectónicos y se le utiliza como ele- luxury residential areas and also the self-constructed
mento representativo en todas las clases sociales, desde la houses. These uses are based on postmodern cultural
residencia de lujo hasta la autoconstrucción. Estos usos, ideology and deny the authentic values of the historical
fomentados por la ideología cultural de la posmoderni- balustrade. It is a critical phenomenon of contemporary
dad, consisten en la negación del valor auténtico de la ba- society, where fake products replace more and more the
laustrada histórica. Es un fenómeno crítico de la sociedad original substance, and the knowledge of history is sub-
contemporánea que cada vez más remplaza la sustancia stituted by the construction of fictional worlds. The essay
original por el producto fake y erosiona el conocimiento deals with the effects of this situation for the restoration of
de la propia historia por la construcción de mundos ficti- monuments.
cios. El ensayo reflexiona sobre los efectos de esta situa-
ción para la restauración de monumentos.

Palabras clave Keywords


Ornamento, restauración, cultura posmoderna, Ornament, restoration, postmodern culture, urban
crítica urbana, megalópolis criticism, megalopolis

Decoración de la decadencia 23
Investigación

El fluoruro de sodio,
una alternativa para la conservación
de roca caliza disgregada
Luisa Straulino

E
n la época prehispánica, la roca fue un material ampliamente utilizado
para la construcción de edificios o para la talla de diferentes elementos
decorativos. Por eso el estudio de los materiales pétreos, el análisis de su
intemperismo y la búsqueda de soluciones para disminuir su deterioro es de
suma importancia para su preservación hacia el futuro.
Los mayas tenían una gran disponibilidad de materiales pétreos, ya que se
asentaron en una plataforma de roca caliza (CaCO3). En particular, la región
Río Bec que se encuentra al sureste del estado de Campeche está asentada en
las formaciones geológicas calizas denominadas Xpujil (Tpe) e Icaiché (Te).1
Así, los edificios que aún permanecen en el sitio arqueológico de Río Bec están
construidos y decorados con roca caliza y otros derivados como la cal, polvo
de piedra, sascab2, etcétera (García Solís et al. 1997), que se obtenían de can-
teras locales (Arnauld et al. 2008).
Estos edificios presentan una problemática de conservación compleja, ya
que su estado de conservación se ha agravado debido a la disgregación de la
roca caliza constitutiva (Michelet et al. 2007, 2008 y 2009). Además, diversas
fuentes de información señalan que esta problemática se extiende a las zonas
arqueológicas aledañas que forman parte de la región estilística de Río Bec,
como en el caso de Chicanná, Kohunlich y Dzibanche,3 donde, desde hace
varios años, se han llevado a cabo diversas investigaciones en materia de con-
servación arqueológica (García Solís y Valencia 1996; García et al. 1996 y
1997; Anrubio 1998).
Se ha reportado que el principal problema de conservación es la formación
de sulfatos provenientes de la composición de la roca. Sin embargo, esta afir-

1
La formación Xpujil está integrada por secuencias de caliza microcristalina, de textura muds-
tone, estratificada, con cambios de facies hacia limos y lutitas, así como depósitos de anhidrita
y yeso con horizontes arcillosos escasos e intercalaciones de caliza hacia la parte superior de la
unidad. La formación Icaiché está integrada por una secuencia de caliza estratificada y ocasional-
mente masiva, de textura mudstone con raros fragmentos de sílice coloidal, y algunos cambios de
facies hacia limos y arcillas; presenta también halita en su composición (Castro 2002; Conagua
2007).
2
Sascab (traducido del maya yucateco como “tierra blanca”) es un agregado mineral común-
mente utilizado en los morteros de cal en el área maya. Proviene de sustratos de caliza no
consolidados.
3
Chicanná es una zona arqueológica perteneciente a la región Río Beck, Kohunlich y Dzibanché,
aunque no son parte de esta región, tienen elementos estilísticos de esta tradición desarrollados en
ciertos periodos de su desarrollo y están relativamente cerca del sitio.
mación no ha sido comprobada de manera científica. De En este trabajo se propone, como alternativa de trata-
hecho, las causas y mecanismos de alteración de las rocas miento, la remineralización con fluoruro de sodio (NaF),6
calizas en esta región maya no son bien conocidos, por lo el cual al interactuar con el carbonato de calcio (CaCO3)
que es necesario analizar los propios procesos de deterio- de la roca caliza, forma fluoruro de calcio (CaF2). Este
ro de las rocas calizas de la región de Río Bec, para poder cambio en la composición mejora las cualidades físicas
proponer una solución viable para su conservación. de las rocas calizas, y además provee de una capa insolu-
En las últimas décadas, se han utilizado diversos proce- ble a la superficie tratada.7
sos para consolidar las rocas calizas disgregadas. Los po- Para el estudio se utilizaron muestras provenientes de
límeros sintéticos fueron descartados en la década de los una cornisa decorativa conformada por 77 piezas del
noventa debido a sus efectos contraproducentes (Cedillo edificio 5N2 de Río Bec. Estas piezas fueron encontradas
1991; Castro y Tapia 1993 ). Actualmente se prefiere el durante las excavaciones de las temporadas tres, cuatro y
uso de sustancias inorgánicas compatibles con el material cinco (años 2004, 2005 y 2006) del Proyecto Arqueológi-
original, tales como el hidróxido de bario, formiato de ba- co Río Bec,8 en la fachada norte del Edificio 5N2 del Gru-
rio, silicatos de etilo e hidróxido de calcio.4 Este último po A; justo en el nivel de destrucción del edificio, bajo
compuesto, en su presentación de agua de cal, se ha utili- una capa de suelo enriquecida en humus (Michelet et al.,
zado con una mayor amplitud. No obstante, su aplicación 2005: OpVA/3) (Figura 1). Además se utilizaron algunas
requiere una gran inversión de recursos, debido a que un muestras tratadas e intemperizadas in situ que provienen
litro de solución acuosa contiene aproximadamente 1.7 g de la fachada Este del edificio 6N2.
de materia sólida, que al reaccionar con el anhídrido carbó-
nico ambiental, formará cerca de 2.3 g de carbonato Metodología
de calcio. Por tanto, se requiere de un gran número de apli-
caciones para obtener un efecto consolidante apreciable Los análisis empleados para conocer la composición espe-
en la resistencia de la roca (Ashurst y Dimes 1998: 166). cífica de la roca, los agentes de intemperismo, sus efectos
Respecto a lo anterior, Luis Torres Montes (1967)5 se- en el material pétreo, así como los cambios provocados por
ñala que para consolidar piedra caliza, el agua de cal la aplicación de fluoruro de sodio como remineralizador
debe aplicarse de 30 a 40 veces. Por otro lado, en la lite- fueron divididos en dos secciones: las técnicas encamina-
ratura extranjera se proponen variantes al procedimiento das a conocer la composición química y mineralógica de
de la simple aplicación de agua de cal por aspersión. En las muestras tanto remineralizadas como sin remineralizar;
la catedral de Walles (Caroe 1986:106) cada elemento y los métodos utilizados para conocer las propiedades físi-
restaurado fue consolidado mediante la aplicación de un cas de las muestras tanto remineralizadas como sin remi-
emplasto de cal hidratada que se mantuvo húmeda duran- neralizar. A continuación se detallan dichos análisis.
te tres semanas. Después el emplasto fue removido y por Para conocer la composición mineralógica y química
último fueron necesarias de 30 a 50 aplicaciones de agua se usó: microscopía petrográfica,9 microscopía electróni-
de cal para obtener un resultado adecuado en términos de ca de barrido (MEB) con microsonda (EDS)10 y difracción
cohesión. Este proceso es muy similar al utilizado para la de rayos X (DRX).11
aplicación de hidróxido de bario (Lewin 1974: 25). Para conocer las propiedades físicas se realizaron me-
La consolidación con agua de cal conlleva otros pro- diciones de: densidad real,12 densidad aparente,13 porosi-
blemas, ya que aporta cantidades elevadas de agua, lo 6
La única contraindicación del fluoruro de sodio es que no se puede apli-
que puede acelerar el deterioro por cristalización de sales
car con herramientas que tengan metal o vidrio, ya que el flúor contenido
solubles o disgregación de materiales arcillosos presentes
en el compuesto, se precipita y el producto ya no funciona.
en la composición de la roca. 7
Parte importante del deterioro de las rocas calizas es causado por su
Tomando en cuenta lo anterior, el tratamiento de roca alta solubilidad en agua ácida. En condiciones normales el agua de la
caliza disgregada requiere del desarrollo de nuevas al- superficie terrestre y de la lluvia es ácida, por la disolución de CO2 ge-
ternativas que, de manera sencilla y rápida, propicien nerando cantidades variables de ácido carbónico.
8
una mayor estabilidad en las rocas que conforman la El proyecto Río Bec: Sociedad y economía de Río Bec en su apogeo,
arquitectura prehispánica ubicada en zonas tropicales está dirigido por el doctor Dominique Michelet, la doctora Charlotte
húmedas. Arnauld y el doctor Philippe Nondédéo.
9
Láminas delgadas, técnico Eligio López. Asesoría y fotografía doctor
4
Recientemente en Europa se han utilizado nanopartículas de hidróxido Sergey Sedov, Instituto de Geología, unam.
10
de calcio o bario como consolidante de roca (Giorgio Torraca, comuni- Fotografías: doctora Silvia Antuna, Facultad de Medicina, unam; doc-
cación personal, 2009) . En México, no se han encontrado reportes de su tora Yolanda Ornelas, Instituto de Ciencias del Mar y Limnología; maes-
utilización como tal, aunque sí para la pintura mural. Por ejemplo, se han tro Gerardo Villa, Subdirección de Laboratorios y apoyo académico del
utilizado en Calkmul (restauradora María Masaguer, comunicación perso- inah, eds; maestro Gerardo Villa, Subdirección de Laboratorios y apoyo

nal, 2009), y se utilizaron también en la Caja de Agua de Tlatelolco, entre académico del inah.
otros sitios con pintura mural, por citar algunos casos. 11 Doctora Teresa Pi Puig, Instituto de Geología, unam.
5 12
Citado en la tesis “La conservación en zonas arqueológicas. Tres décadas Asesoría René Alcalá, Instituto de Geología, unam.
13
de trabajo” (Cedillo 1991: 93). Asesoría René Alcalá, Instituto de Geología, unam.

El fluoruro de sodio, una alternativa para la conservación de roca caliza disgregada 25


b

FIGURA 1. a) Edificio 5N2 después de su


excavación. Fotografía aérea proporcio-
nada por Dominique Michelet. b) Panel
decorativo de la fachada norte, nótese
que a la derecha se observa una roca de
la cornisa en los derrumbes. Fotografía
a proporcionada por Dominique Michelet.
c) Rocas donde se muestran los diferentes
tipos de decoración. De izquierda a dere-
cha: representación simbólica, escamas,
figuras antropomorfas, Monstruo de la
Tierra, figuras zoomorfas y con un motivo
c cuadrado tallado con una serie de círcu-
los a sus costados.

dad,14 retención de humedad,15 colorimetría16 y dureza También se llevaron a cabo pruebas de remineraliza-
Shore D.17 ción por aspersión, con el objetivo de comparar el grado
Los análisis anteriores proporcionaron datos suficientes de penetración de un método alternativo de aplicación del
para evaluar el tratamiento de conservación de roca cali- producto, usado comúnmente en las intervenciones de
za por medio del fluoruro de sodio. grandes áreas por su facilidad y rapidez, aspecto funda-
La extracción de las muestras de roca –tomadas in situ, mental para su posterior aplicación en zonas arqueoló-
antes de aplicar cualquier tratamiento– se realizó de dos gicas. Se llevaron a cabo 10 aspersiones con la misma
maneras: recolección del material de deshecho de las ro- solución a 1% de NaF en agua destilada.
cas de la cornisa, es decir, fragmentos sueltos de piedra Por último, el producto se aplicó con brocha en la mi-
disgregada, para no afectar más la estructura de los ele- tad de una piedra caliza –en una zona libre de tratamien-
mentos constructivos originales; y extracción mediante tos de restauración, según el doctor Dominique Michelet
cortes con objetos punzocortantes en rocas sin deterioro director del Proyecto Río Bec– perteneciente al edifico
con disgregación moderada. Cabe mencionar que aun- 6N2 de Río Bec. Al transcurrir de un año se tomaron
que el tamaño de las muestras fue heterogéneo el prome- muestras de la zona remineralizada y no remineralizada,
dio fue de 2 cm3 por ejemplar. para realizar los análisis correspondientes.
Para remineralizar las muestras con fluoruro de sodio A continuación se presenta el número de muestras uti-
(NaF), se utilizó el método de inmersión, ya que éste ase- lizadas para cada estudio (Tabla 1).
gura la mayor penetración posible sin utilizar bombas de
vacío. Cada muestra se sumergió en 80 ml de una solu- Resultados
ción de NaF a 1% en agua destilada, durante 24 horas18
para su remineralización. Composición: las rocas calizas pertenecientes a la cornisa
14 del edificio 5N2 de Río Bec están formadas principalmen-
Asesoría René Alcalá, Insituto de Geología, unam.
15 te por micrita, además se pueden encontrar rasgos prima-
Diseño experimental: doctor Jorge Gama Castro, maestro Jaime Ló-
rios como estructuras fluidales, organismos que han sido
pez (Instituto de Geología, unam) y Luisa Straulino (encrym, inah).
16
Maestro Manlio Favio Salinas, encrym, inah.
sustituidos por calcita, oolitos; así como rasgos diagenéti-
17
Doctor Alfredo Maciel, Instituto de Investigación en Materiales, unam. cos como la formación de esparita y desdolomitización.
18
Se escogió una solución a 1% ya que soluciones a mayor concen- rocas se encontraron muy quebradizas. Por otro lado se aplicó el fluoru-
tración generan tanta dureza en el material que se quiebra fácilmente ro de sodio con herramientas sin metal, ya que cuando la solución entra
(Luisa María Mainou, comunicación personal 2009). Para comprobarlo en contacto con algún metal el flúor se precipita consumiendo los iones
se realizaron probetas a 1%, 2%, 4%, 5% y 6%, a partir de 2% todas las que reaccionarán con el calcio.

26 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


Tabla 1. Cantidad de muestras utilizadas

Análisis Número de Número de Observaciones


rocas utilizadas muestras utilizadas

Petrografía 8 16 El número de muestra se duplica con respecto a las rocas


usadas, ya que se analizó una muestra de roca sin trata-
miento y otra remineralizada.

Micromorfo- 4 8 El número de muestra se duplica con respecto a las rocas


logía en MEB usadas, ya que se analizó una muestra de roca sin trata-
miento y otra remineralizada.

Composición 8 13 De las ocho rocas utilizadas, cinco fueron muestreadas


química  EDS para analizarlas sin tratamiento y remineralizadas por in-
(espectrogra- mersión dando un total de 10 muestras; y, las otras tres
mas y mapeos) fueron muestreadas para ser remineralizadas por aspersión
para comparar la penetración por método de aplicación.

Composición 4 8 El número de muestra se duplica con respecto a las rocas


mineralógica usadas, ya que se analizó una muestra sin tratamiento y
DRX otra remineralizada.

Densidad real 4 8 El número de muestra se duplica con respecto a las rocas


usadas, ya que se analizó una muestra sin tratamiento y
otra remineralizada.

Densidad 4 38 El experimento se tuvo que repetir varias veces con cada


aparente roca para obtener un mejor resultado promediando los
valores obtenidos.

Porosidad 0 0 Se calcula con los dos valores anteriores.

Retención de 3 30 Se hicieron repeticiones de cada roca para obtener un


humedad promedio.

Colorimetría 5 10 El número de muestras se duplica con respecto a las rocas


usadas ya que se analizó una muestra sin tratamiento y
otra remineralizada.

Dureza 4 8 El número de muestras se duplica con respecto a las rocas


usadas ya que se analizó una muestra sin tratamiento y
otra remineralizada.

El fluoruro de sodio, una alternativa para la conservación de roca caliza disgregada 27


Además de la calcita, que es el mineral principal, se en- de las muestras –las que presentaban un mayor grado de
cuentran otros minerales en mucho menores cantidades disgregación– y en la mayoría de los poros de las rocas.
como pedernal, cuarzo, sílice, halita y arcillas esmectíticas. Existen dos causas de la formación de estos cristales: la
Esto coincide con la composición de las rocas de las disolución y posterior recristalización de calcita en pre-
formaciones Icaiché y Xpuhil. sencia de hifas fúngicas; y, la disolución y posterior recris-
Deterioro o intemperismo: los rasgos de intemperismo talización en presencia de raíces. Cada causa de deterioro
observados en las muestras, por medio de láminas petro- provoca formaciones distintas de cristales aciculares. Los
gráficas y observación en MEB, fueron diversos. Se identi- cristales que no presentan un orden específico, encontra-
ficó con mucha frecuencia la falta de cementación entre dos en poros y superficie de las muestras, tienen relación
granos individuales de micrita y la formación de carbona- con hifas fúngicas.
tos secundarios en forma de aguja (cristales aciculares). Por un lado, los canales formados por microrraicillas
Estos últimos se observaron en la superficie de algunas que penetraron la estructura de la roca disolviéndola,
tienen una micromorfología particular. Cada canal esta
formado por diversas celdas –tipo panal– que parecen
copiar en un negativo la superficie de las raíces que les
dieron origen. Conjuntamente cada celda está formada
por cristales aciculares de distintos tamaños, entramados
finamente.
Por el otro lado, se observó que la superficie de las
a b rocas intemperizadas, se encuentra pulverulenta, ya que
tiene granos de micrita poco cementados al núcleo de la
roca. El grado de cementación es inversamente propor-
cional al grado de disgregación de la roca. Además, se
pueden observar patrones de intemperismo debidos a la
oxido-reducción de iones férricos.
Comparación de rocas remineralizadas y no remine-
ralizadas: durante la observación de las muestras remi-
c d neralizadas y sin tratamiento, se notó –mediante las dis-
tintas técnicas microscópicas– la formación de una zona
oscura en la superficie de las muestras reminerali-
zadas. Esto indicaba la posible conversión de calcita
a fluorita por varias razones: a) el fluoruro de calcio tiene
un índice de refracción mucho menor al de la calcita y
presenta un alto relieve óptico. Estas características de la
fluorita generan que se observe más oscura que la calci-
ta cuando es examinada con luz transmitida; b) la fluorita
cristaliza en un sistema cúbico, por lo que es isotrópica.
e f Por ello cuando se observan las muestras reminerali-
F Ka1_2 zadas con nicoles cruzados, la fluorita no posee colores
de interferencia y, por lo tanto, se observa un área oscura;
FIGURA 2. Se muestra el caso de la roca T22.5. esto contrastará fuertemente con la calcita que, por tener
sistemas cristalinos anisotrópicos, presenta altos colores
a) Superficie sin tratamiento que presenta cristales aciculares. Luz trans-
mitida 10x.
de interferencia; c) cuando las muestras son observadas en
MEB, los colores más oscuros se encuentran donde hay ele-
b) Superficie de la misma roca pero remineralizada. También presenta mentos más ligeros, por lo tanto la fluorita se observó más
cristales aciculares. Compárese el color de la superficie con la Figura
2a, en esta fotografía el color es más oscuro. Luz transmitida 10x. c)
oscura que la calcita (Figura 2).
Superficie de roca sin tratamiento con cristales acicualres. Nicoles cru- Los cristales de las rocas remineralizadas y sin trata-
zados 10x. miento mantienen el mismo hábito cristalino por un tiem-
d) Superficie de roca remineralizada con cristales aciculares. Nicoles
po indeterminado, antes de un año de haber aplicado el
cruzados 10x. Nótese que los cristales aciculares no tienen colores de tratamiento (forma de micrita y cristales aciculares). Se
interferencia altos, además la micrita superficial también se observa comprobó que un año después de su aplicación los crista-
oscura.
les desarrollan un hábito cristalino similar al de la fluorita
e) Corte transversal de roca remineralizada observada en microscopio (cristales aciculares formados por subunidades cúbicas)
de barrido con eds. (Figura 3).
f) Mapeo del elemento flúor, se observa que se distribuye en una banda
Después de obtener estos resultados, las probetas se
en la superficie. analizaron con DRX, comprobando que la reminerali-

28 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


FIGURA 3. Cristales aciculares. de 64 micras a 2mm.19 La capacidad de penetración del
flúor está determinada por la conformación de la red po-
rosa de la roca, así como por el método de aplicación.
Por otro lado, se verificaron algunos cambios en las
propiedades físicas, a saber: la densidad real, como se
puede observar en la Tabla 2 es menor en las rocas trata-
das, puesto que los átomos se desacomodan en las celdas
unitarias de los cristales cuando se lleva a cabo el inter-
a) Cristales aciculares cambio entre el ion carbonato y el ion flúor.
de roca sin tratamiento. La densidad aparente (Tabla 3) en las rocas tratadas es
menor que en la rocas no tratadas. Esto podría atribuirse
a que los poros se limpian de impurezas, material soluble
y material disgregado, durante el tratamiento de remine-
ralización.
La porosidad de las rocas remineralizadas es mayor que
la de las rocas no tratadas (Tabla 4). Este cambio en la po-
rosidad tiene como consecuencia varias transformaciones
en comparación con las rocas no tratadas: a) la densidad
b) Critales aciculares aparente de las rocas remineralizadas disminuye; b) las
de roca tratada. rocas tratadas absorben más agua que las no tratadas. Sin
embargo, en las rocas remineralizadas, el secado es más
rápido y la cantidad de agua que se evapora es mayor, lo
cual implica que el agua tiene menos tiempo de actuar
en la formación y transportación de sales dentro de la es-
tructura de la roca, además las sales cristalizarán como
eflorescencias y no como subeflorescencias.
c) Cristales aciculares Al analizar los resultados obtenidos mediante colori-
de roca remineralizada e metría se determinó que no existe un cambio importante
intemperizada durante un
año. en el color de las muestras remineralizadas en compara-
ción con las rocas sin tratamiento; de los tres parámetros
registrados (saturación, tono y luminosidad) únicamente
zación convierte al carbonato de calcio en fluoruro de aumenta la saturación.
calcio. Entonces se observó que las rocas no tratadas
presentaban carbonato de calcio, arcillas y cuarzo en su 19
La recesión anual de la roca caliza se estima entre 4 y 10 micras. Por
composición; mientras que las remineralizadas contenían lo tanto la recesión anual de una roca cuya superficie se ha transforma-
fluoruro de calcio, además de los minerales antes men- do en fluoruro de calcio virtualmente insoluble en agua, será mucho
cionados (Figura 4). menor. Una capa de 64 micras tardará más de 6 años (tomando como
Mediante mapeo elemental en cortes transversales de referencia la recesión mayor reportada para calcita) en disolverse. H.
las rocas se determinó que el flúor penetra en la superficie Bravo-Álvarez et al. (2003).

6000

5000

4000

T22.5 sin tratamiento


3000
T22.5 remineralizada

2000

FIGURA 4.
1000
Comparación de difractogramas de la mis-
ma roca sin tratamiento y con tratamiento.
En los círculos se marcan los picos pertene-
cientes a la fluorita.
0
4 10 16 22 26 34 40 45 52 58 64 70

El fluoruro de sodio, una alternativa para la conservación de roca caliza disgregada 29


Tabla 2. Resultados promedio de densidad real

Clasificación de
Sin Remineralizadas Diferencia Porcentaje
las rocas
remineralizar (g /cm3)
(g /cm3)

T22.5 2.98 2.957 0.023 0.77%

T14.3 2.907 2.874 0.033 1.14%

T21.4 2.807 2.766 0.041 1.46%

6N2 2.654 2.728 0.074 2.79%

Tabla 3. Resultados promedio de densidad aparente al someterse a una prueba de caída libre, se pulverizaban
o fracturaban, mientras que las rocas remineralizadas no
se fracturaron.
Roca Sin Remineralizada Además tanto en las imágenes obtenidas en el MEB,
remineralizar (g /cm3) como de manera macroscópica, se observó que la super-
(g /cm3) ficie de las rocas remineralizadas presentaban una ma-
yor cementación de los granos de micrita y los cristales
T14.3 2.327 2.388 aciculares hacia el núcleo de la roca. Esto se comprobó
T22.5 2.186 2.029 porque que el haz de electrones no desprendió cristales,
a diferencia de lo sucedido en las rocas sin tratamiento.
T21.4 1.96 1.895 De manera macroscópica, se observa que las rocas sin
tratamiento se pulverizan y dejan residuos en las manos,
6N2 2.019 1.8875 mientras que las remineralizadas no lo hacen.
Con las pruebas de retención de humedad se com-
probó, además, que las rocas remineralizadas presentan
menor disgregación y menos pérdida de material en com-
Tabla 4. Resultados promedio de porosidad paración con las rocas no tratadas, después de abruptos
secados a 105˚ y de inmersiones totales en agua durante
Porosidad Sin Remineralizada 24 horas.
remineralizar Las rocas tratadas e intemperizadas durante un año
presentaron la formación de eflorescencias en la super-
T22.5 26.63% 31.39% ficie. Estas sales se analizaron con DRX y se identificaron
como tenardita (sulfato de sodio).
T14.3 19.94% 16.91%

T21.4 30.17% 31.48% Discusión de resultados


6N2 23.93% 30.83% Las rocas de la cornisa del edificio 5N2 son de proce-
dencia local, ya que corresponden a la composición mi-
neralógica de las formaciones geológicas de las canteras
La dureza medida a través de la prueba Shore D del cercanas a la zona arqueológica.
material remineralizado no mostró una mejoría evidente. No hubo elección específica de la materia prima. Toda
Esto se debe a que las rocas presentan una gran variabi- la roca de la región es más o menos de la misma calidad.
lidad en su microestructura, lo cual interfiere con el pro- Los acabados “escultóricos” se llevaron a cabo recubrien-
cedimiento analítico que es muy puntual. Sin embargo, a do las preformas burdas esculpidas en la roca con estuco;
nivel macroscópico fue posible notar un aumento en la sin embargo, en las rocas más duras es posible notar un
resistencia del material, ya que las rocas sin tratamiento, mejor acabado en el labrado de las figuras.

30 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


Tabla 5. Resultados de medición de dureza Shore D.

T20.1 T21.4 T22.5 6N2

Sin Con Sin Con Sin Con Sin Con


tratamiento tratamiento tratamiento tratamiento tratamiento tratamiento tratamiento tratamiento

68 58 48 58 46 53 44 50

70 45 50 48 44 54 52 51

64 57 40 53 51 60 46 66

58 53 53 57 43 64 68

60 63 54 46 64 70

82 67 48 50 70
58 71 56

65 63 50

75 63 51

65 50

65
Promedio 66.5 53.3 57.6 53.0 46.7 59.0 47.3 58.2
Desviación 7.6 5.9 10.2 4.3 3.2 5.3 4.2 9.1
estándar

Ninguna roca presenta yeso en su composición prima- un mecanismo de intercambio iónico. Por eso se forman
ria. Esto refuta las hipótesis anteriores que sostenían que minerales pseudomorfos después del tratamiento.
los sulfatos provenían de la composición de la roca. Estas Este cambio produce un mineral insoluble en la super-
sales podrían provenir del agua (de río) utilizada para la ficie de las rocas, que contrasta con la alta solubilidad
restauración o del cemento utilizado para la consolida- del carbonato de calcio. Esto funciona como una “barrera
ción arquitectónica. protectora”, ya que los principales mecanismos de dete-
Los principales agentes de intemperismo son el agua rioro son consecuencia de la disolución de la calcita.
y los factores biológicos. Estos agentes, que actúan me- El proceso de remineralización es selectivo. Las áreas
diante mecanismos químicos, poseen una estrecha rela- donde se sustituye de mejor manera la calcita son aque-
ción con el contexto arqueológico en el que se encontró llas conformadas por carbonatos secundarios. A éstas le
la cornisa y con el medio geográfico que prevalece en la siguen las zonas compuestas por micrita y, posteriormen-
región. te, las conformadas por cristales de mayor tamaño. Por
Existe una relación entre la clasificación realizada por lo tanto, el fluoruro de sodio actúa con mayor facilidad
observación in situ (rocas muy disgregadas, rocas disgre- en zonas con carbonatos neoformados que poseen una
gadas y rocas no disgregadas); y la composición, diagéne- estructura inestable.
sis e intemperismo de las rocas. Los minerales silíceos, como arcillas y cuarzo, no son
La remineralización genera una serie de cambios ma- afectados por el tratamiento de remineralización.
croscópicos y microscópicos, tanto mineralógicos como La formación de fluoruro de calcio se lleva a cabo en
físicos y químicos, que representan una optimización de la superficie de la roca. Esto se debe a los dos factores que
las propiedades de las rocas. Esto confirma la efectividad influyen en la profundidad de penetración del fluoruro de
del proceso para el tratamiento de rocas calizas disgre- sodio. El primero de ellos es la conformación de la super-
gadas. El principal cambio que se provoca es la conver- ficie y de la red de poros de la roca. El segundo factor co-
sión del carbonato de calcio en fluoruro de calcio, por rresponde al método de aplicación del remineralizador.

El fluoruro de sodio, una alternativa para la conservación de roca caliza disgregada 31


El fluoruro de sodio no actúa como una sustancia con- Arnauld M. Charlotte, Dominique Michelet, Boris Vannière,
solidante, sino como remineralizador, lo que quiere decir Philippe Nondédéo
que transforma la composición misma de los cristales de 2008 “Houses, Emulation and Cooperation among the Río
carbonato de calcio, reconstituyendo su red cristalina, Bec Groups”, presentación en el Simposio Neighborhoods in
sin la precipitación de minerales en la superficie o en los Archaeology: The Assessment of Intermediate Units of Spa-
poros de la roca. Además no funciona como adhesivo o tial and Social Analysis, coordinado por Linda Manzanilla y
cementante. M. Charlotte Arnauld, 73 Congreso Internacional de Ameri-
El proceso de remineralización con fluoruro de sodio cum- canistas, Vancouver, Canadá, 26-30 Marzo.
ple con los criterios teórico-normativos que rigen la praxis, Ashurst, John, Francis G. Dimes
considerándose como un proceso válido y legítimo.20 1998 Conservation of building and decorative stone, Oxford,
Butterworth-Heinemann .
Conclusiones Bravo-Álvarez et al.
2003 “Efecto de la lluvia ácida a el material constituyente
Las rocas de la región Río Bec se ven ampliamente afec- de los monumentos mayas mexicanos“, en Pedro Martínez
tadas en su estructura por la disolución provocada por el Pereda (ed.), Ingeniería. Investigación y tecnología, México,
agua ácida (ya sea en forma de lluvia, capilaridad, etcé- UNAM, vol. núm. 4, octubre-diciembre, 195-206.
tera), así como por el metabolismo de plantas y hongos. Caroe, Martin
Esto provoca cambios en la estructura de los cristales mi- 1986 “Wells Cathedral: Conservation of figure sculptures
nerales que generan que la roca sea inestable y se disgre- 1975-86. Final report and assessment”, en Bromelle and Smi-
gue con facilidad. th, Case studies in the conservation of stone and wall pain-
El tratamiento con fluoruro de sodio cambia la compo- tings, Preprint of the Contributions of the Bologna Congress,
sición de las rocas calizas, generando una capa superfi- 21-26 september 1986, Londres, The International Institute
cial porosa y con cristales minerales pseudomorfos21 a los for Conservation of Historic and Artistic Work.
de la roca original. Este cambio de composición provee a Castro Mora, Jesús (comp.)
la roca de una capa “protectora”, puesto que el fluoruro 2002 Monografía geológico-minera del estado de Campe-
de calcio formado es insoluble en agua ácida a diferencia che, México, Consejo de Recursos Minerales, Secretaría de
del carbonato de calcio de la superficie original. Además Economía.
provee de cohesión a los cristales aciculares que se for- Castro Barrera, María del Carmen, Martha Tapia González
man por el intemperismo de las rocas, mejorando su esta- 1993 “Palenque. Intervenciones anteriores en conservación:
bilidad y disminuyendo su grado de disgregación. seguimiento y evaluación”, tesis de licenciatura en Restaura-
Cabe mencionar que el fluoruro de sodio no es una ción de Bienes Muebles, México, ENCRyM.
sustancia consolidante, ya que no actúa formando inter- Cedillo Álvarez, Luciano
fases de capas adhesivas como lo haría un polímero y, no 1991 “La conservación en zonas arqueológicas. Tres déca-
actúa como una sustancia cementante como el hidróxido das de trabajo”, tesis de licenciatura en Restauración de Bie-
de calcio. Por el contrario, actúa en la composición mis- nes Muebles, México, ENCRyM.
ma de los cristales de la roca remineralizándolos, es decir Comisión Nacional del Agua (Conagua)
reestructurando los minerales que la conforman, por eso 2007 Determinación de la disponibilidad de agua en el
el proceso de intervención que se realiza debe llamarse acuífero Xpujil, estado de Campeche, México, Comisión
remineralización y debe estar separado de los procesos Nacional del Agua, Subdirección General Técnica, Geren-
de consolidación. cia de Aguas Subterráneas, Subgerencia de Evaluación y
Modelación Hidrogeológica, documento electrónico http://
Referencias www.conagua.gob.mx/CONAGUA07/Noticias/DR_0405.pdf,
consultado en septiembre de 2009.
Anrubio Vega, Elda Justina García Solís, Claudia Araceli, Silvana Berenice
1998 “Causas y efectos de deterioro de los materiales arqueo- Valencia Pulido
lógicos calcáreos del Sur de Quintana Roo y una propuesta 1996 “Proyecto Chicanná, Campeche. Informe de trabajo-
para su conservación”, tesis de licenciatura en Restauración temporada julio 1996”, México, Archivo de la Coordinación
de Bienes Muebles, México, ENCRyM. Nacional de Conservación y Restauración del Patrimonio
20 Cultural-INAH Documento impreso.
Estos criterios son ampliamente discutidos y abordados en la tesis de
quien escribe (Straulino 2010), en la sección 6.7 llamada “Parámetros
1997 “El deterioro de piedra en la zona arqueológica de Chi-
de evaluación del tratamiento”. canná, Campeche, y una propuesta para su conservación”,
21
Cristal mineral de una composición distinta que posee la misma for- tesis de licenciatura en Restauración de Bienes Muebles,
ma que el mineral que le dio origen. México, ENCRyM.

32 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


García Vierna, Valeria, Claudia García Solís y Silvana México, Consejo de Arqueología, INAH. Texto impreso.
Valencia Pulido 2006 “Proyecto Río Bec (Campeche, Mexique). Informe de la
1997 Informe de los trabajos de conservación realizados en cuarta temporada, del 8 de febrero al 6 de mayo de 2005”,
la Estructura II. Diagnóstico general del sitio. Zona arqueoló- México, Consejo de Arqueología, INAH. Texto impreso.
gica de Chicanná. Campeche, octubre a noviembre de 1996, 2007 “Proyecto Río Bec (Campeche, Mexique). Informe de la
México, Archivo de la Coordinación Nacional de Conser- quinta temporada, del 5 de febrero al 4 de mayo de 2006”,
vación y Restauración del Patrimonio Cultural–INAH, texto México, Consejo de Arqueología, INAH. Texto impreso.
impreso. 2008 “Proyecto Río Bec (Campeche, Mexique). Informe de
Lewin S.Z. y N. S. Baer la sexta temporada, del 4 de febrero al 3 de mayo de 2007”,
1974 “Rationale of the barium hydroxide urea treatment of México, Consejo de Arqueología, INAH. Texto impreso.
decayed stone”, en Studies in conservation 19, 1974, 24-35. 2009 “Proyecto Río Bec(Campeche, Mexique). Informe de la
Michelet, Dominique et al. séptima temporada, 2008“, México, Consejo de Arqueolo-
2003 “Proyecto Río Bec (Campeche, Mexique). Informe de la gía, INAH. Texto impreso.
primera temporada, del 15 de febrero al 18 de mayo de 2002”, Straulino Mainou, Luisa
México, Consejo de Arqueología, INAH. Texto impreso. 2010 “Fluoruro de sodio: ¿Una alternativa para la conserva-
2004 “Proyecto Río Bec (Campeche, Mexique). Informe de la ción de piedra caliza disgregada a través de la reminerali-
segunda temporada, del 27 de enero al 25 de mayo de 2003”, zación? El caso de la cornisa del edificio 5N2 del Grupo A en
México, Consejo de Arqueología, INAH. Texto impreso. Río Bec, Campeche”, tesis de licenciatura en Restauración,
2005 “Proyecto Río Bec (Campeche, Mexique). Informe de la México, ENCRyM.
tercera temporada, del 16 de febrero al 15 de mayo de 2004”,

Resumen Abstract

Se muestran los resultados de la experimentación con In this essay, results regarding the experimental use of so-
fluoruro de sodio (NaF) para el tratamiento de roca ca- dium fluoride on decaying limestone rock are presented;
liza disgregada planteando una alternativa eficiente; las previous treatments have required a great amount of time
opciones hasta el momento implican una gran inversión and resources to be invested. Samples, where the sodium
de tiempo y recursos. Las muestras donde se aplicó NaF fluoride was applied, are part of a cornice found at the ar-
provienen de una cornisa de la zona arqueológica Río chaeological zone of the Río Bec, in the town of Calakmul
Bec en el municipio de Calakmul, Campeche. La compo- in Campeche. The composition of the rock, its deterioration
sición de la roca, su deterioro y propiedades físicas fueron and physical properties were studied by different analytical
estudiados con diferentes técnicas analíticas (MEB, petro- techniques (Scanning Electron Microscopy – SEM, petrogra-
grafía, EDS, DRX, entre otros), para compararlos con los re- phy, Energy dispersive X-ray spectroscopy – EDS, X-Ray di-
sultados obtenidos de las muestras tratadas. Con reducida ffraction – XRD, among others), in order to compare to the
cantidad de producto y pocas aplicaciones, se logró una samples treated. With a low quantity of sodium fluoride
mejoría de propiedades físicas en las rocas tratadas y la and few applications, an improvement of the physical pro-
conversión del carbonato de calcio a fluoruro de calcio, perties of the rock was achieved as well as the conversion
compuesto más estable ante el intemperismo. El fluoruro of calcium carbonate into calcium fluoride, a much more
de sodio actúa por intercambio iónico, “remineralizando” stable compound in the face of weathering. The sodium
la estructura de la roca. Se propone evaluar esta sustancia fluoride acts by ion exchange, re-mineralizing the structure
para tratamientos in situ. of the rock. The objective of this work is to ponder upon the
use of this compound for in situ treatments.

Palabras clave Key words

Remineralización, caliza disgregada, tratamiento Remineralization, decaying limestone, conservation treat-


de conservación, fluoruro de sodio. ment, sodium fluoride.

El fluoruro de sodio, una alternativa para la conservación de roca caliza disgregada 33


Investigación

Los soportes de madera en esculturas


policromadas mexicanas, restauradas
en la encrym
Gabriela Cruz Chagoyán
Lilia Patricia Olvera Coronel
Irais Velasco Figueroa

D
esde su llegada al continente americano, los españoles trajeron escul-
turas de madera policromada manufacturadas en Europa; y, una vez
establecido el régimen colonial, importaron la tecnología, las estruc-
turas gremiales y las ordenanzas que prevalecían en España en el siglo XVI. Sin
embargo, esta tecnología se adaptó a la disponibilidad de materias primas en
la Nueva España, incorporando el uso de maderas locales como soporte de las
esculturas policromadas (Maquívar 1994: 301-325). De igual manera ciertas
tecnologías prehispánicas fueron adaptadas para producir esculturas al estilo
español, como es el caso de la caña de maíz empleada para producir escultu-
ras ligeras (Amador 2002: 25).
No hay material más noble y más gratificante para los sentidos que la ma-
dera. Es una de las materias primas más antiguas utilizadas por el hombre,
quien la ha empleado como combustible, cobijo, cuna, ataúd, arma, recurso
cultural entre otros. La historia del uso de la madera se encuentra íntimamen-
te vinculada a la historia de la humanidad, aparece constantemente en el
acontecer de sociedades, pueblos y naciones, aportando un matiz particular
al devenir de la cultura y sus productos. La madera presenta magníficas po-
sibilidades de transformación, como puede observarse en la manufactura de
diversos bienes culturales y en la trascendencia de su uso continuo. Por ejem-
plo, la pintura de caballete sobre tabla se utilizó desde la Grecia antigua y la
civilización egipcia; su uso se generalizó desde el siglo XI y mostró su mayor
auge, en los siglos XV y XVI (Gómez 2002: 22). Otro ejemplo lo proporcionan
las esculturas policromadas tema central de nuestro estudio, en las cuales la
talla está directamente relacionada con las dimensiones de los troncos, los
cuales determinan el tamaño de la escultura. Sin embargo, en ocasiones, es
posible encontrar ejemplares donde se observan varios embones, los cuales
pueden estar ensamblados, pegados o clavados, con lo que se logran las for-
mas y dimensiones requeridas en cada caso. En estas esculturas, es importante
que el análisis sea preciso, para identificar las diversas especies de maderas
utilizadas en distintas partes de la obra.
La información anterior es fundamental para el restaurador, por dos razones.
En primer lugar, ciertos deterioros presentes en una escultura pueden ser atri-
buidos a causas intrínsecas, es decir, al empleo de diferentes maderas con dis-
tintas propiedades de densidad, absorción de humedad, contenido de resinas,
etcétera; que ocasionen respuestas diferenciales en distintas partes de un mismo
objeto. Algunas maderas son más sensibles a ciertas condiciones ambientales
que pueden generar grietas o roturas del soporte, otras son más susceptibles al
ataque de insectos o microorganismos. En segundo lugar, (2005). En cuanto a la construcción, Torres (1895) es una
ante la necesidad de reponer faltantes de soporte, el res- de las personalidades más destacadas del siglo XIX, como
taurador debe tener información confiable sobre el tipo ingeniero y arquitecto en el estudio de los materiales y
de madera utilizada, de manera que pueda elegir una con procedimientos constructivos, mostrando en su obra la
características similares a la original, para reconstruir los utilización de diversas especies de maderas.
elementos faltantes. A diferencia de la bibliografía consultada, este trabajo
Por otro lado, la gran cantidad de información que se ofrece un estudio general, que abarca un gran número de
ha generado mediante esta investigación, se integrará al piezas de varios lugares de la República Mexicana y
conocimiento de los materiales empleados en la manu- de distintas temporalidades (siglos XVI-XX), lo cual permi-
factura de las esculturas, a través del registro de nuevas tió la sistematización estadística de los resultados obte-
especies y de su correlación con las maderas menciona- nidos, dando pie para correlacionar el uso de la madera
das en la documentación histórica. Estos datos también tanto por siglos como por localización geográfica.
pueden ser de gran utilidad para los historiadores del arte,
ya que el uso de ciertas maderas podría estar asociado a Objetivos
determinadas localidades, estilos, escuelas o autores en
diferentes épocas que van desde el siglo XVI hasta el XX. Revisar, corroborar e identificar las muestras obtenidas de
Es importante mencionar que este artículo muestra los maderas constitutivas de esculturas mexicanas restauradas
resultados parciales de la investigación, a partir de los cua- en el STREP, pertenecientes a diferentes temporalidades,
les se van generando nuevas líneas de avance. Por ejem- para compararlas con las reportadas en la documentación
plo, se ha creado una base de datos que se complementa histórica.
semestre a semestre, con las maderas identificadas de cada
escultura trabajada en el Seminario-Taller de Restauración Metodología
de Escultura Policromada (STREP) de la ENCRyM; y que con-
tiene los datos necesarios para la localización de los in- Este estudio –realizado en el laboratorio de biología de la
formes en la biblioteca. Estos materiales están disponibles ENCRyM– se dividió en dos partes; en la primera se ordena-
para que cualquier investigador de otras áreas de estudio, ron y corroboraron un total 294 muestras pertenecientes
pueda descubrir relaciones entre los materiales, las tem- a 106 esculturas, la mayoría de las cuales fueron elabora-
poralidades y la localización de las esculturas policroma- das en el STREP en el periodo de 1998 al primer semestre
das,1 con el fin de construir el conocimiento de manera de 2008.
interdisciplinaria. En la segunda parte de este trabajo, con la colabora-
ción de los alumnos, se realizó la toma de muestras; y
Antecedentes posteriormente, se identificaron en el laboratorio de bio-
logía. En total se tomaron 125 muestras de 34 esculturas,
Actualmente en las fuentes bibliográficas es escasa la infor- durante el segundo semestre de 2008 hasta el primer se-
mación referente a las maderas empleadas en la manufactu- mestre de 2010.
ra de esculturas en Nueva España y México independiente. Es importante mencionar la complejidad del proceso
Existen estudios sobre algunas obras en particular, en don- que se efectúa para la identificación de materiales en bie-
de se identificaron las maderas; como se puede constatar nes culturales. En el STREP cada obra es observada deta-
en las obras de Maquívar (1995) y Rojas (1963), que hacen lladamente con la ayuda de un lente de aumento (lupa
referencia a la talla en madera; otros autores como Esquitín 5X) en todas sus áreas posibles, con el fin de determinar
y Silva (1983) y Gómez (2002) hacen una pequeña sem- el estado general en el que se encuentra, es decir, si fue
blanza de la utilización de este material para la elaboración realizada con uno o varios tipos de madera y/o si presenta
de esculturas policromadas y para pintura de caballete. biodeterioro. A partir de esta observación se puede ubicar
Una de las fuentes más importantes es de Carrillo y Gariel de manera macroscópica la zona de toma de muestra; se
(1946), aunque no trata específicamente de escultura, sino hace un pequeño corte en la madera aproximadamente
que se refiere básicamente a pintura de caballete, propor- de 3 a 5 mm, con ayuda de la lupa y un bisturí, procu-
ciona datos muy importantes sobre las diversas especies de rando que la muestra se encuentre lo más libre posible de
maderas utilizadas como soporte en la técnica de la pintura algún tipo de biodeterioro o alteración mecánica.
de caballete de la Nueva España. Se realizan cortes en las superficies de las muestras
También se tomó en cuenta la documentación biblio- que correspondan a los tres planos característicos de la
gráfica en la cual se mencionan las maderas para manu- madera (transversal, tangencial y radial), con la finalidad
factura de retablos, como el caso de Herrera (2001) y Vidal de determinar la estructura para cada uno. Cabe mencio-
1
Las esculturas con las que se trabajó en esta investigación, provienen nar que en algunos casos sólo fue posible la realización
de diversos ámbitos, como museos, templos y comunidades, localizados de un corte único, debido al deterioro o al tamaño de
en diferentes lugares de la República Mexicana, que solicitan a la encrym la muestra que se tomó. Obtenidos los cortes, se tiñen
la restauración de su patrimonio con verde-yodo y, una vez secos, se fijan con bálsamo de

Los soportes de madera en esculturas policromadas mexicanas, restauradas en la ENCRyM 35


Canadá, para finalmente ser observados bajo el microsco- mas y gimnospermas la caracterización avanza hacia el
pio óptico (Zeiss, ICS Standard 25) con aumentos de 10X análisis de la anatomía de la muestra, lo cual requiere
y 40X. Posteriormente, se hace un registro fotográfico con experiencia para identificar las variantes de estructuras
ayuda de una cámara digital (Canon Power Shot S70). A complejas, con lo que finalmente se puede identificar el
los datos obtenidos se les aunó la temporalidad de cada género y, de ser posible, la especie de madera.
una de las piezas y posteriormente se elaboraron gráficas
circulares con las cuales se pudieran observar las diferen- Resultados
tes maderas utilizadas en cada siglo.
Para la identificación, es preciso analizar las estructuras En la Tabla 1, se pueden observar de manera descendente
anatómicas macroscópicas y microscópicas que presen- según su frecuencia el número de muestras identificadas
tan cada uno de los tres planos de la madera; y comparar de las maderas más utilizadas en la manufactura de es-
las características de la muestra con las descripciones e culturas, así como la imagen microscópica que muestra
imágenes encontradas en bibliografía especializada.2 Al los elementos anatómicos, con los cuales fue posible su
reconocer las estructuras que corresponden a angiosper- identificación.

Tabla 1

Especies Nombre común3 Muestras

Pinus sp. Pino 195

Pinus ayacahuite Ayacahuite,  acalorote, 56


ocote blanco

Erythrina sp. Colorín, Tzompantli 41

Cupressus sp. Cedro blanco y pinabete 33

Zea mays Caña de maíz 16

Angiosperma ------------- 15

2 3
Para este proceso se consultaron los boletines de fichas técnicas de ins- Es importante mencionar que los nombres comunes para cada tipo de
tituciones de investigación forestal que describen las principales carac- madera pueden variar dependiendo del estado de la República Mexica-
terísticas macroscópicas y microscópicas por especie arbórea. Además na. Se marcan con negritas los nombres más usuales, aunque se citan
se recurrió a la xiloteca que tiene el laboratorio de biología de la encrym. otros con los que se les pueden encontrar. La información se obtuvo de
Asimismo se revisaron los libros especializados de anatomía de madera, los boletines del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrí-
fisiología vegetal y preparación microscópica de madera patrón. colas y Pecuarias (ver bibliografía).

36 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


Pinus strobus Pinabete, acalocote, 12
ayacahuite vidrioso

Pinus patula Jalocote, pino colorado, 9


ocote colorado

Pinus oocarpa Ocote, pino amarillo, pino 7


avellano, pino prieto, pino real

Quercus sp. Encino, roble 5

Abies sp. Oyamel 4

Cedrela sp. Cedro rojo, cedro oloroso, 3


cedro colorado

Erythrina coralloides Colorín 3

Juniperus sp. Táscate 3

Picea sp. Pinabete, ciprés, haya 3

Gimnosperma ---------------- 2

Los soportes de madera en esculturas policromadas mexicanas, restauradas en la ENCRyM 37


Prosopis sp. Mezquite 2

Clethra lanata Aguacatillo, jicarillo, 1


mameyino blanco y negro,
pahuilla, tlecuáhuitl

Conífera -------------- 1

Cordia sonorae Copite, cupapé, copito 1

Dalbergia sp. Palo escrito 1

Fraxinus sp. Fresno, madre de agua 1

Lysiloma sp. T´salam, tzukté, zalam 1

Caoba 1
Swietenia macrophylla

Caoba, caobo, cóbano,


1
Swietenia sp. zopílotl

Ahuehuete, ahuehuetl,
Taxodium mucronatum árbol de Santa María del
Tule, sabino 1

Tilia sp. 1
Sirimo

38 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


En la siguiente figura se muestra el ejemplo de una es- maderas que fueron identificadas, con el fin de llevar a
cultura en donde se observan las diferentes especies de cabo la restauración en el strep.

Erythrina sp.
Cabeza

Tilia sp.
Manos

Pinus sp.
Cuerpo

FIGURA. 1. Virgen de Dolores, (siglo xix). Museo de Sitio de Tupataro, Michoacán. Cupressus sp.
Base de escultura

Los soportes de madera en esculturas policromadas mexicanas, restauradas en la ENCRyM 39


En la Tabla 2, se presenta el número total de piezas tificación, se presenta la temporalidad de cada una, los
que se trabajaron en el STREP de 1998 a 2010, de las porcentajes y las gráficas correspondientes de las especies
cuales se tomaron muestras de madera para su iden- identificadas.

Tabla 2

Número de
Siglo esculturas Especies

1
2
1. Angiosperma ... 8% 8
2. Zea mays …..... 4%
3. Pinus sp. ……. 32%
4. Picea sp. ……. 12%
XVI 5
5. Cupressus sp. . 12% 7
6. Juniperus sp. .... 4% 3
7. Taxodium 6
mucronatum ... 4%
8. Erythrina sp. ...24% 5

10
1. Cupressus sp.....3% 9 1
2. Zea mays …... 14% 8
3. Quercus sp....... 1% 2
7
4. Pinus sp.……..49% 3
5. Swietenia
XVII 31 macrophylla ...... 1% 6
6. Erythrina sp.....18%
7. Pinus strobus ... 2%
8. Pinus
ayacahuite........ 9% 5
9. Swietenia sp......1%
10. Pinus patula .....2%
4

17 19
14 16 18
1. Pinus sp. ........ 49% 10. Pinus oocarpa......2% 13
2. Cordia 11. Cedrela sp. …......1% 12 15
sonorae ........ 0.3% 12. Erythrina sp. ........5% 11
10
3. Angiosperma ... 5% 13. Abies sp.....…...... 2% 9
XVIII 93 4. Dalbergia sp.. 0.3% 14. Zea mays …..... 0.3% 8
5. Pinus patula .....3% 15. Pinus strobus …...4%
6. Pinus 16. Gimnosperma ..0.3% 1
7
ayacahuite .....16% 17. Juniperus sp. .... 0.7%
7. Erythrina 18. Conífera …....... 0.3%
coralloides ....0.7% 19. Quercus sp ...…0.7%
8. Cupressus sp.....9% 6
9. Clethra lanata.0.3%
54 3
2

40 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


1. Lysiloma sp.…........ 5%
1
2. Erythrina 10
coralloides ….......... 5%
3. Quercus sp.…....... 11% 3
4. Pinus ayacahuite ..20% 9
5. Cupressus sp.….....11%
XIX 8 6. Erythrina sp.…........ 5%
7. Gimnosperma ........ 5%
8. Pinus oocarpa ...... 11% 4
9. Pinus sp. .............. 11% 8
10. Prosopis sp.…....... 11%
11. Tilia sp. .................. 5% 7
6
5

1
1. Pinus sp....……..... 43%
XX 3 2. Fraxinus sp. ...…....14%
3. Cupressus sp..........14%
4. Erythrina sp........... 29%
3

Análisis de resultados timas para ser utilizado por los escultores, ya que posee
una altura considerable, es recto (derecho) y soporta una
Al agrupar las muestras de madera por época de produc- mayor presión. Llama la atención el uso extensivo del Pi-
ción de la escultura correspondiente es posible conocer, nus ayacahuite, a pesar de ser una madera resinosa (siglo
principalmente, cuáles eran las especies de madera más XVII, 9%; siglo XVII, 16%; siglo XIX, 20%). De hecho, es la
comunes en la manufactura de esculturas policroma- especie que se ubica en segundo lugar en frecuencia total,
das mexicanas. Maquívar (1995: 77 y 79) dice que las habiéndose encontrado en 56 muestras. A partir del siglo
maderas de coníferas son las preferidas para tallar obje- XVIII (Tabla 2) se tienen registros de la utilización de otras
tos, ya que sus células se encuentran en una estructura especies que contienen menor cantidad de resina como
homogénea y están dispuestas longitudinalmente. Por son Pinus oocarpa y oyamel (Abies sp.) (Torres 1895: 51
otro lado, hace referencia a una cita de Esquitín y Silva y 52). En los resultados obtenidos en el laboratorio, es
(1983:121); en la cual, estos autores observaron que en evidente que los pinos se presentan en todos los siglos, en
la manufactura de imágenes, el corte más utilizado para cambio el Pinus ayacahuite se encontró desde el siglo XVII
esculpirlas era el longitudinal radial, ya que éste garanti- hasta el XIX; y el Cupressus sp. se identificó en muestras
zaba “un bloque de madera más estable de los cambios del XVI al XX. Éstas son las maderas que se presentan en
dimensionales, además de ser más fácil el trabajo de cor- mayor porcentaje y número, en las preparaciones y co-
te y tallado”. rresponden a la cita de Maquívar (1995: 91):
Es evidente que desde el siglo XVI al XX, el uso del pino
(Pinus sp.) (Tablas 1 y 2) es constante; Torres (1895: 51) La preponderancia de dos tipos de madera: el cedro y el
menciona que el pino presenta una amplia distribución pino; de éstos en algunos casos pudo identificarse qué
en la República Mexicana y que tiene características óp- tipo específico era, como el cedro blanco, el ayacahuite

Los soportes de madera en esculturas policromadas mexicanas, restauradas en la ENCRyM 41


y el oyamel […] el cedro blanco fue una de las maderas El libro Introducción al estudio de la construcción prác-
más utilizadas por los artistas novohispanos […] tica del Ingeniero Antonio Torres Torija, (1895: 50 y 51),
ofrece un panorama de las características de las maderas
Es importante señalar que las muestras que reporta la relacionadas con su uso, e indica que para el trabajo en
autora, se obtuvieron de 24 esculturas del Museo Nacio- madera, se utilizaban diferentes especies:
nal del Virreinato.
En la bibliografía especializada consultada, Maquívar Caoba […] para la carpintería de muebles se utiliza en
(1995: 77) hace referencia a la utilización de angiosper- primer lugar; por ser la más fina [...] Fresno, para cons-
mas, como el encino y otra que denomina la “madera trucción de carruajes y pilotes en los cimientos [...] Ce-
mexicana, el colorín”, describiéndola como suave y li- dro rojo, en México se usó mucho en la época de la
gera. Del mismo modo, Rojas (1963:162) dice que la Conquista, tanto en la viguería como en los cimientos
madera ligera que nombra Tzompantli (colorín), se uti- y en la carpintería interior […] Encino, su madera es de
lizaba para esculturas destinadas a salir en procesiones, gran importancia en la construcción, ya que se utiliza
en contraste con las maderas duras que se usaban para como sostén […] y se puede conservar en el agua, don-
imágenes fijas y que por lo tanto podrían ser más pesa- de toma un color negro como el ébano. Pino, son las
das. Como se puede observar en la Tabla 1, el género maderas más usadas en la Republica Mexicana. […] se
Erythrina sp. (colorín), es la tercera especie más frecuen- tienen diversas clases de pinos que se encuentran en las
te, después de los pinos; infiriendo que desde el siglo XVI regiones altas […] 1. Jalocote (Pinus patula) […] se utili-
fue de gran utilidad para la talla de esculturas, identifi- za para puertas, ventanas y otras obras de interiores. 2.
cándose cinco piezas, correspondientes a 24% de esta Oyamel (Abies religiosa) se emplea en techos. 3. Ocote
especie. El porcentaje disminuye en siglos subsiguientes, (Pinus oocarpa) se utiliza en grandes planchas para sos-
por ejemplo, en el siglo XVII, de 31 esculturas analizadas tener grandes pesos.
18% de las muestras corresponden a colorín, mientras
que en el siglo XVIII, aunque el número de esculturas se Aparentemente las maderas más utilizadas en arqui-
triplica, el porcentaje de muestras se reduce en 5%. Se tectura no eran las más comunes para esculturas, ya que
observa, entonces, que esta especie de origen americano la caoba se encontró sólo en una muestra del siglo XVII y
constituye una adaptación tecnológica, para la cual se el fresno en una del XX. El cedro rojo se identificó en tres
emplean materiales locales, en lugar de los materiales de muestras del siglo XVIII y el encino en cinco muestras de
tradición europea. los siglos XVII, XVIII y XIX. En lo que sí coincidimos con
Otro material empleado para imágenes religiosas, so- Torres Torija es en el hecho de que el pino es la madera
bre todo cristos, en la época virreinal, es la caña de maíz más usada. Comparativamente se puede observar que
(Zea mays) cuyos antecedentes se remontan al periodo tanto el Pinus patula como Pinus oocarpa son especies
Precolombino, ya que es un material ligero con el cual que se identificaron en las esculturas analizadas, sin
se podían esculpir figuras de gran formato de muy bajo embargo no se hace mención al Pinus ayacahuite ni al
peso y fácilmente transportables. Como se puede obser- strobus, los cuales han sido de los más encontrados en
var en la Tabla 1, es la quinta especie más frecuente. Es las esculturas.
importante recalcar que de cinco esculturas del siglo XVI, Herrera (2001: 200 y 201), en su artículo sobre el
4% corresponden a la caña de maíz. Para el siglo XVII se retablo sevillano, se refiere al pino de Flandes o bor-
analizaron los soportes de 31 esculturas y la caña de maíz ne empleado en el siglo XVIII en la retablística sevillana,
se encontró en 14% de las muestras. Para el siglo XVIII, a preferido sobre cualquier otra especie debido a sus ca-
pesar de que se muestreó el triple de esculturas, la inci- racterísticas, tanto para la estructura como para el en-
dencia de este material únicamente corresponde a 0.3%. samblaje de los retablos. Su uso se presenta en 86.1%.
En los siglos XIX y XX, aunque el número de esculturas En este aspecto, los materiales sevillanos coinciden con
muestreadas es reducido, en ningún caso se identificó los mexicanos, en tanto que el pino es el material más
Zea mays. A partir de estos datos se puede deducir que el utilizado, de manera genérica. Además, para las labo-
uso de la caña de maíz para la producción de esculturas res más delicadas de talla, como juguetes y sobre todo
tuvo su auge en los siglos XVI y XVII, decayendo a partir escultura, se reduce 54.8% su utilización, mientras que
del XVIII. Aunque de manera general la escultura ligera se el cedro y el ciprés reúnen óptimas calidades para la es-
acostumbra denominar “escultura de caña”, es eviden- cultura (ibidem: 203). En este artículo se ha denominado
te que en la mayoría de los casos este tipo de escultura Pino de Flandes al que corresponde taxonómicamente
tiene un soporte de colorín. con Pinus sylvestris.
También fueron consultadas otras fuentes, que hacen En el texto de Vidal (2005: 36 y 39) encontramos la
referencia al trabajo con maderas en otros objetos siguiente información:
como retablos, pinturas sobre tabla, y en los bastidores
y marcos de pinturas de caballete, además en materia- […] en el siglo xvi, la escultura en Castilla se labra en
les de construcción. madera de tejo, nogal o pino, y algunas veces álamo o

42 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


peral […] Para el siglo xvii, la madera más comúnmente El pino de Flandes o borne no se identificó en ninguna
utilizada en la escultura española fue la de pino, sobre escultura, pero eso no significa que no se haya usado. Tal
todo en Castilla […] En Andalucia se utilizó el borne (Pi- vez algunas de las maderas que sólo pudieron identifi-
nus sylvestris) y para las obras selectas, el cedro. Pero carse como Pinus sp., pertenecen a esta especie en par-
la madera más utilizada tanto para la construcción de ticular, sin embargo, debido a las características de las
retablos, como para la talla de la imaginería y para los muestras sólo fue posible identificar el género. El Pinus
bastidores de los lienzos, fue el Pinus ayacahuite, que silvestris es una especie europea, no existe en América.
abundaba en las sierras y bosques de la Nueva España, Para hacer una escultura de Pinus silvestris, un escultor
especialmente en el altiplano central en los valles de mexicano tendría que haber importado la madera.
Puebla y Oaxaca. Carrillo y Gariel (1946: 86 y 87) revisó y citó en su
libro la trascripción de 1836 de los manuscritos de Die-

Tabla 3. Clasificación taxonómica de las especies identificadas (ITIS) 5

GIMNOSPERMAS ANGIOSPERMAS

Reino: Plantae Reino: Plantae


  Subreino: Tracheobionta Subreino: Tracheobionta
   División: Coniferophyta División: Magnoliophyta
    Clase: Pinopsida Clase: Magnoliopsida
     Orden: Pinales Subclase: Rosidae
      Familia: Pinaceae Orden: Sapindales
       Género: Abies P. Mill. Familia: Meliaceae
Género: Picea A. Dietr. Género: Cedrela P. Br.
Género: Pinus L. Género: Swietenia Jacq.
Especie: Pinus ayacahuite Especie: Swietenia macrophylla King
Especie: Pinus oocarpa Orden: Fabales
Especie: Pinus patula Familia: Fabaceae
Schiede ex Schltdl Cham. Género: Dalbergia L. f.
  Especie: Pinus strobus L. Género: Erythrina L.
Familia: Cupressaceae Especie: Erythrina coralloides
Género: Cupressus L. Género: Lysiloma Benth.
Género: Juniperus L. Género: Prosopis L.
Familia: Taxodiaceae Subclase: Dilleniidae
Género: Taxodium Orden: Ericales
Especie: Taxodium mucronatum Ten. Familia: Clethraceae
Género: Clethra
Especies: Clethra lanata
Orden: Malvales
Familia: Tiliaceae
Género: Tilia L.
Subclase: Asteridae
Orden: Lamiales
Familia: Boraginaceae
Género: Cordia
Especie: Cordia sonorae
Orden: Scrophulariales
Familia: Oleaceae
Género: Fraxinus L.
Subclase: Hamamelidae
Orden: Fagales
Familia: Fagaceae
Género: Quercus L.
Clase: Liliopsida
Subclase: Commelinidae
Orden: Cyperales
Familia: Poaceae
Género: Zea
Especie: Zea mays L.

5
Integrated Taxonomic Information System (ITIS). Se establece como corresponde a la interfaz mexicana de ITIS. México contribuye a este
un estándar taxonómico mundial. Constituye un sistema de referencia catálogo (el más grande del mundo) con más de 56 000 nombres cien-
y revisión de nombres científicos y comunes de organismos que se dis- tíficos, tanto de especies documentadas como existentes en el territorio
tribuyen principalmente en norteamérica, avalado por taxónomos es- nacional. Fuente www.conabio.gob.mx.
pecialistas. El Sistema Integrado de Información Taxonómica (SIIT *mx)

Los soportes de madera en esculturas policromadas mexicanas, restauradas en la ENCRyM 43


go Muñoz Camargo (1947[1576]), en la cual describe las que en menor proporción, se han utilizado a través de los
siguientes especies que eran muy utilizadas en la Nue- siglos de manera frecuente.
va España: oyamel (Abies religiosa), sabino (Taxodium A lo largo de este proyecto, se detectó que los procedi-
mucronatum), ayacahuite (Pinus ayacahuite), cedro (Cu- mientos utilizados en el laboratorio para la toma de mues-
pressus thurifera y Cupressus benthami) y nogal (Juglans tras y su posterior identificación, deben realizarse de
regia). Maquivar (1995: 91 y 94) también hace referencia manera sistemática y con un alto grado de especialización
a Muñoz Camargo al describir el ayacahuite y el cedro: y conocimiento, con el objeto de que cada ejemplar pue-
da clasificarse con precisión, al menos identificando el gé-
Ay otras maneras de pinos muy altísimos que no llevan nero al que pertenece.
resina, que son a manera de pinavetes y ansi lo davan de Estas investigaciones interdisciplinarias representan
ser estos aunque no tienen llamarada lahevra que haze el una aportación al conocimiento de los materiales em-
pinavete el cual árbol llaman los naturales ayauhguahuitl, pleados en la manufactura de los bienes culturales y co-
ques una madera blanca y muy tupida pesada y tiesa ques laboran con la determinación de los usos históricos de
la que en esta tierra se labra para caxas y puertas y para especies vegetales, dando por ende, mayor certidumbre y
hazer retablos y otras cosas de estima, y ansi es madera continuidad científica y técnica al trabajo de restauración
muy preciada […] y conservación de Bienes Culturales.

[…] De los árboles cipreses y cedros ay muy gran muche- Referencias


dumbre en las sierras nevadas de Huexotzinco y Calpan
y en las faldas del volcán, son árboles altísimos y odorí- Amador Marrero, Pablo
feros […] 2002 Traza española, ropaje indiano. El Cristo de Telde y la
imaginería en caña de maíz, España, M.I. Ayuntamiento de
Como se puede observar, las principales especies de Telde, Gran Canaria.
maderas citadas en la bibliografía, corresponden a los re- Barajas-Morales, Josefina y Calixto León Gómez
sultados obtenidos en esta investigación de los siglos XVI, 1989 Anatomía de maderas de México: especies de una selva
XVII y XVIII, también se detectó, aunque en menor número, baja caducifolia, México, Publicaciones especiales, Instituto
la presencia de otros géneros, tales como: Pinus strobus, de Biología, UNAM.
Pinus patula, Juniperus sp., Quercus sp., Picea sp., Pinus Camacho Uribe, Daniel
oocarpa, Swietenia sp., Cedrela sp., Cordia sonorae, Cle- 1988 La madera estudio anatómico y catálogo de especies
thra lanata, Taxodium mucronatum, y Dalbergia sp. mexicanas, México, INAH.
Para los siglos XIX y XX, tomando en cuenta que el uni- Carrillo y Gariel, Abelardo
verso con el que se trabajó es muy pequeño (11 piezas), 1946 Técnica de la pintura de Nueva España, México, Im-
se identificaron géneros no citados en la bibliografía con- prenta Universitaria.
sultada, tales como: Lysiloma sp. Prosopis sp. y Fraxinus De la Paz Pérez Olvera, Carmen
sp. Sería conveniente realizar este tipo de análisis en un 1993. “Anatomía de la madera de ocho especies con impor-
mayor número de esculturas, con el fin de tener un pa- tancia en las artesanías del estado de Michoacán”, en Acta
norama más amplio sobre las especies utilizadas durante Botánica Mexicana, septiembre, núm. 023. México, Instituto
estos siglos. de Ecología. A. C.
Por último, en la Tabla 3, se muestra la taxonomía de De la Paz Pérez Olvera, Carmen y Lilia Patricia
las especies y géneros identificados con el fin de: primero, Olvera Coronel
reducir los errores en el manejo de la misma que se en- 1981 “Anatomía de la madera de 16 especies de coníferas”,
contraron en las fuentes antes citadas; y segundo, aportar en Boletín Técnico núm. 69, México, Instituto Nacional de
desde la biología aquellos conocimientos que por su sis- Investigaciones Forestales, SARH.
tematización e importancia ayudarán a que el complejo De la Paz Pérez Olvera, Carmen, Lilia Patricia Olvera Coronel
y diverso trabajo del profesional de la restauración tenga y L. G. Corral
mayor certidumbre cuando necesite recurrir a otras disci- 1982 “Estudio anatómico de la madera de 26 especies de
plinas del conocimiento. angiospermas de clima templado.“, en Boletín Técnico núm.
91, México, SARH.
Conclusiones De la Paz Pérez Olvera, Carmen y Lilia Patricia Olvera Coronel
1990 “Características anatómicas de la madera de catorce
Este trabajo comprueba que la Familia Pinaceae repre- especies de coníferas en La madera y su uso”, en Boletín Téc-
senta las maderas usadas con mayor frecuencia en la ma- nico núm. 25, México, Instituto de Ecología y Universidad
nufactura de estos bienes culturales, comprendidos entre Autónoma Metropolitana.
los siglos XVI-XX, debido a sus características, durabilidad Esquitín Lastiri, María del Carmen y José Eduardo
y permanencia en el tiempo; pero también demuestra que Antonio Silva Torres
las especies del grupo de la Familia Cupressaceae, aun- 1983 “Escultura policromada: aspectos histórico, tecnológi-

44 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


co, científico y su relación con la restauración”, tesis licen- Muñoz Camargo Diego
ciatura en Restauración de Bienes Muebles, México, ENCRyM- 1947[1576] Historia de Tlaxcala, México, Publicaciones del
INAH. Ateneo Nacional de Ciencias y Artes de México.
Gómez, María Luisa Olvera Coronel, Lilia Patricia
2002 La restauración. Examen científico aplicado a la conser- 1985 “Descripción anatómica de la madera de siete especies
vación de obras de arte. 3a ed., Madrid, Instituto del Patrimo- del género Pinus”, en Boletín Técnico núm. 126, México,
nio Histórico Español (Cuadernos Arte Cátedra 34). SARH.
Herrera García, Francisco Rojas, Pedro
2001 El retablo sevillano en la primera mitad del siglo XVIII. 1963 “Las artes figurativas. La escultura”, en Arte mexicano,
Evolución y difusión del retablo de estípites, Sevilla, Diputa- época colonial, México, Instituto de Investigaciones Estéticas,
ción de Sevilla, secc. Arte, Serie 1ª (33): 74-119. UNAM, Hermes.
Huerta Crespo, Juana SIIT-Conabio
1978 “Anatomía de la madera de 12 especies de coníferas 2010 Sistema Integrado de Información Taxonómica SIIT* mx,
mexicanas”, en Boletín Técnico núm. 51, Subsecretaría Fo- documento electrónico disponible en http:// www.conabio.
restal y de Fauna, Dirección General de Investigación y Ca- com, consultado en mayo de 2010.
pacitación Forestales, México, SARH. Torres Torija, Antonio
Maquívar, María del Consuelo 1895 Introducción al estudio de la construcción práctica, Méxi-
1994 “La Escultura de Vocacional” en México en el mundo co, Oficina Tip, Secretaría de Fomento, 145. [Edición Facsimilar,
de las colecciones de arte, vol. 3, Nueva España 1, Editora compilador Pedro Paz. 1a. ed. Instituto Nacional de Antropolo-
Ma. Luisa Saban García, México, SER, UNAM, CNCA, 301-325. gía e Historia, 2001 México].
1995 El imaginario novohispano y su obra. 1ª. ed. México, Vidal, T. Pablo
Instituto Nacional de Antropología e Historia. 2005 “El retablo poblano: carpintería, talla y ensamblaje,
1555-1646”, tesis licenciatura en Restauración de Bienes
Muebles, México, ENCRyM-INAH.

Resumen Abstract

Esta investigación es el resultado del trabajo interdisci- This investigation is the result of an interdisciplinary work
plinario que se realizó entre el Laboratorio de Biología between the Biology Laboratory and the Seminar / Wor-
y el Seminario-Taller de Restauración de Escultura Po- kshop on Polychrome Sculpture Restoration (STREP for its
licromada (STREP) de la Escuela Nacional de Conserva- spanish acronym) at the National School of Conservation,
ción, Restauración y Museografía (ENCRyM). Con base en Restoration and Museography (ENCRyM Escuela National
la anatomía de las diversas especies de maderas, se iden- de Conservación Restauración y Museografía). Based on
tificaron 419 muestras pertenecientes a 140 esculturas, the anatomy of various wood species, 419 specimens
que fueron ordenadas cronológicamente desde el siglo were identified as belonging to 140 sculptures that were
XVI al XX y que fueron restauradas en el STREP durante un arranged chronologically from the sixteenth to the twen-
periodo de 12 años (de 1998 a 2010). tieth century and were restored by the STREP throughout
12 years of work, from 1998 until 2010.

Palabras clave: Keywords

Identificación de maderas, escultura policromada, Wood identification, polychrome sculpture, wood from
maderas de esculturas restauradas encrym. recovered sculptures, ENCRyM.

Los soportes de madera en esculturas policromadas mexicanas, restauradas en la ENCRyM 45


Escaparate

La conservación
de la lápida de Pakal a seis décadas
de su descubrimiento
Rogelio Rivero Chong

El 27 de noviembre [de 1952] se alzó la lápida esculpida,


mediante gatos de automóvil colocados en las esquinas y enci-
ma de troncos de árboles, después de ardua labor de 24 horas
consecutivas en la que cooperaron todos los trabajadores y mi
colega César Sáenz. Debajo de la lápida esculpida apareció la
cavidad del sarcófago […] (Ruz 2007: 203).

FIGURA 1. Vista general de la Cripta y de


la lápida de Pakal al interior del Templo de las
Inscripciones, Zona Arqueológica de Palenque,
Chiapas (Fotografia: Julio Martínez Bronniman.
Cortesía del Proyecto de Conservación Cripta
Pakal 2010, CNCPC-INAH).

FIGURA 2. Detalle de relieve de la lápida


de la cripta de Pakal que muestra el rostro del
gobernante Pakal II (Fotografía: Ana José
Ruigómez. Cortesía del Proyecto de Conser-
vación Cripta Pakal 2010, CNCPC-INAH).

46 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


C
on estas palabras el doctor largo por 2.20 de ancho y 0.25 m coordinó el levantamiento de la lá-
Alberto Ruz L'Huillier des- de espesor (Figura 1), decorado con pida, la cual fue finalmente soporta-
cribió uno de los hallazgos imágenes en bajo-relieve alusivas a da sobre vigas de hierro. Este arreglo
más importantes y espectaculares de una representación mítica de Pakal permaneció in situ durante más de
la arqueología americana: la tumba (Figura 2)– había permanecido 12 un lustro, periodo en el que tanto
de K'inich Janaab Pakal II (603-683 siglos cubriendo el sepulcro ubica- la lápida como los relieves de estu-
d.C.), el gobernante maya que mar- do en el interior del Templo de las cos que decoran la cripta han sido
có el apogeo de la urbe de Palenque Inscripciones en Palenque. Con el motivo de interpretación arqueoló-
durante el periodo Clásico. La emo- fin de proseguir con la investigación gica y de labores de mantenimiento
tividad de la narrativa no fue gratui- de uno de los contextos funerarios de para prolongar su preservación en
ta: hasta ese momento, la lápida –un mayor riqueza material y documen- un ambiente adverso por sus altos
monolito de roca caliza de 3.79m de tal de Mesoamérica, el doctor Ruz índices de humedad relativa.

La conservación de la lápida de Pakal a seis décadas de su descubrimiento 47


En la actualidad, la Coordinación
Nacional de Conservación del Patri-
monio Cultural del Instituto Nacional
de Antropología e Historia (CNCPC
INAH), bajo la gestión de la licencia-
da Lilia Rivero Weber, a través de la
Subdirección de Conservación del
Patrimonio Cultural desarrolla el Pro-
yecto de Conservación de la Cripta
de Palenque, una iniciativa interdisci-
plinaria integrada por el arqueólogo
Arnoldo González (director del Pro-
yecto Arqueológico de Palenque
INAH), el doctor José Ortega (inves-
tigador de la Subdirección de Labo-
ratorios y Apoyo Académico-INAH) y
el restaurador Rogelio Rivero (subdi-
rector de Conservación de la CNCPC-
INAH). Como parte de este proyecto
se ha asumido la gran responsabili- FIGURA 3. Radargrama 3D resultado de la prospección con el GPR en la lápida de Pakal, en el que
dad de garantizar la conservación se observan las diferentes densidades pétreas y la ausencia de deterioros físicos (Imagen de José
de la lápida de Pakal, atendiendo el Ortega. Cortesía del Proyecto de Conservación Cripta Pakal 2010, CNCPC-INAH).
grave problema de corrosión de las
vigas que le sirven de soporte. chez (Instituto de Ingeniería-UNAM), Cripta de Palenque para compartir
Entre las actividades realizadas que permitió retirar los elementos de los avances generados hasta ahora;
hasta el momento destacan el registro hierro ya corroídos y proporcionar baste señalar que la información
y levantamiento de información con- estabilidad a la masa de aproximada- obtenida apunta a una reconfigura-
textual, la protección de los relieves mente seis toneladas (Figura 4). ción de los actuales conocimientos
en estuco adosados a los muros, el Habrá que esperar las siguientes que tenemos sobre el Templo de las
registro gráfico y fotográfico especia- etapas del Proyecto de Conservación Inscripciones de Palenque y la cripta
lizado de cada uno de los elementos de Pakal. Así, la conservación y la
de la cripta, así como el análisis de la arqueología vuelven a unirse, tanto
lápida y del espacio arquitectónico para iluminarnos sobre el pasado
mediante GPR (Ground Penetration prehispánico de México como para
Radar), una técnica de avanzada en guiarnos en las posibilidades de la
exploración no invasiva, que ha per- transmisión de su legado hacia el
mitido analizar el estado físico del futuro.
conjunto (Figura 3). La combinación
de  desarrollo  tecnológico,  análisis Referencias
especializado  y  colaboración inter
institucional  ha  permitido  evaluar Ruz L'Huillier, Alberto
las alternativas de conservación a fu- 2007 (1954) “Exploraciones en Palen-
turo de la lápida, incluyendo la per- que: 1952”, en Roberto García Moll,
tinencia de su reubicación sobre el (comp.), Palenque, 1947-1958, Méxi-
sarcófago. co, Biblioteca INAH, 180-245.
A seis décadas de su levanta-
miento, el 13 de julio de este año, la
lápida de la cripta de Palenque fue
nuevamente elevada tras una ardua,
planificada y coordinada jornada de ó
trabajo que evocaba aquella descrita
por el doctor Ruz. Después de pro- FIGURA 4. Sistema hidráulico utilizado para el
cesos de limpieza y protección en la movimiento de alzado de lápida, con la aseso-
superficie pétrea, se implementó un ría del Ingeniero Roberto Sánchez del Instituto
de Ingeniería de la UNAM. (Fotografía: Rogelio
sistema hidráulico de elevación bajo Rivero. Cortesía de Proyecto de Conservación
la asesoría del ingeniero Roberto Sán- Cripta Pakal 2010, CNCPC-INAH).

48 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


Informe

Soluciones integrales a la problemática


de conservación de los acabados
arquitectónicos de Mayapán, Yucatán1
Claudia Araceli García Solís
Valeria García Vierna
Adela Vázquez Veiga

L
os trabajos de investigación arqueológica desarrollados en Mayapán
cumplen hoy en día más de un siglo, aunque fue durante las últimas ex-
ploraciones efectuadas por el Proyecto Arqueológico Mayapán, bajo la
dirección del arqueólogo Carlos Peraza Lope, cuando se expusieron la mayoría
de los bienes inmuebles por destino que actualmente se aprecian en el sitio.
Entre el periodo que corresponde de 1996 a 1999 y, a la par del descu-
brimiento de la obra mural y elementos modelados en estuco del sitio, se
realizaron los primeros tratamientos dirigidos a su conservación. Realizadas
por restauradores técnicos de la Sección de Conservación y Restauración del
Centro INAH Yucatán, estas intervenciones se basaron en el uso de cemento y
adhesivos sintéticos para la consolidación de los sustratos calcáreos. En menos
de una década, los bienes inmuebles por destino expuestos en Mayapán mos-
traron una reacción muy negativa ante estos primeros tratamientos.
El arqueólogo Carlos Peraza, responsable del sitio, fue el primero en ob-
servar daños en la pintura mural que eran consecuencia de la intervención
de los restauradores técnicos. Preocupado por su estabilidad, Peraza entonces
requirió la ayuda del restaurador particular Alfonso Martín, quien logró fijar las
áreas desprendidas, además de corregir la reintegración cromática y estructural
de las primeras intervenciones durante dos temporadas de trabajo de 2003 a
2004. Sin embargo, tan sólo dos años después de esta última intervención, los
mismos daños ya reportados volvieron a ser patentes. Por ello, la restauradora
Claudia García Solís elaboró un diagnóstico y un proyecto de trabajo con lo
que inició una tercera etapa de intervención-investigación de conservación en
Mayapán, la cual se ha dirigido a entender y resolver la compleja problemática
de conservación que presentaban los acabados arquitectónicos.
Después de varias gestiones, esta tercera etapa de trabajo se concretó en
una primera corta temporada en diciembre de 2007 y en el verano de 2008.
Los resultados obtenidos se expondrán en este texto como una referencia di-
recta a las decisiones de conservación, que están basadas tanto en una serie de
lineamientos téorico-prácticos como en una visión integral de la problemática
del sitio. Desde nuestro punto de vista, una perspectiva integral implica la bús-
queda de las soluciones en diferentes niveles de intervención, para lo cual se
propone el trabajo interdisciplinario con otros profesionales involucrados en
la conservación del sitio, la experimentación-investigación de nuevas tecno-

1
Texto presentado como ponencia en el 53º Congreso de Americanistas, realizado en México
D.F., en julio de 2009.

Soluciones integrales a la problemática de conservación de los acabados arquitectónicos de Mayapán 49


logías y la autoevaluación de nuestra praxis después de cuadrangular. Por la evidencia de restos de cráneos en su
cada temporada de trabajo. interior, así como de un maxilar en el relleno de construc-
Tanto la pintura mural como los elementos modela- ción de la subestructura, se infiere que fueron usados para
dos en estuco, pisos y acabados, además de contar con colocar cráneos humanos que luego se recubrieron con
una desafortunada historia de intervenciones anteriores, estuco (Peraza 1996: 53).
comparten otras realidades cotidianas presentes en diver-
sos sitios arqueológicos: un escaso mantenimiento de sus La problemática de conservación de Mayapán
contenedores y una visión a corto plazo del acondiciona-
miento para su exposición. Por ello, en nuestra propuesta La pintura mural y los elementos modelados en estuco
en esta primera temporada resalta la importancia en la con- comparten una historia común de intervenciones que
servación preventiva como un mecanismo clave para desafortunadamente han catalizado su deterioro durante
subsanar la imposibilidad de tener una pronta acción di- la última década. El uso indiscriminado de cemento y de
recta sobre los inmuebles y cubiertas que “protegen” los consolidantes sintéticos en combinación con una técnica
bienes expuestos. de manufactura, que podría calificarse deficiente, bajo
las condiciones del clima subhúmedo, han generado una
Pintura mural y relieves modelados problemática compleja de conservación que requiere de
en estuco en Mayapán una atención especial.
Se consideran tres circunstancias principales que ac-
El sitio arqueológico de Mayapán se sitúa a 43 km al su- tivan los mecanismos de deterioro en la pintura mural y
reste de la ciudad de Mérida, en el municipio de Tecoh, al en los elementos modelados en estuco de Mayapán: una
sur del poblado de Telchalquillo. Fue el asentamiento más técnica de manufactura “deficiente”, las condiciones de
relevante del norte de Yucatán durante el periodo Posclá- exposición y el uso de materiales inadecuados en los pri-
sico (1250-1450 d.C.) (Barrera y Peraza 2001: 420). meros tratamientos de restauración.
Después de una primera intervención arqueológica La disgregación de los sustratos calcáreos es uno de los
realizada por la Carnegie Institution of Washington, las efectos de deterioro que se observa con mayor frecuencia
exploraciones en el sitio se reanudaron en 1996 por parte en los acabados arquitectónicos de Mayapán (Figura 2a).
del Proyecto Arqueológico Mayapán, a cargo del arqueó- La regularidad de este efecto es una consecuencia de la
logo Carlos Peraza. A raíz de estas nuevas exploraciones combinación de varios factores extrínsecos; pero también
(1996- 1999), varios ejemplos de pintura mural y elemen- indica que el bajo contenido de cal en los morteros y la
tos modelados en estuco quedaron expuestos (Figura 1). utilización de sascab2 arcilloso provoca que estos mate-
Las pinturas murales del sitio, que siguen el estilo maya riales sean más susceptibles a degradarse bajo las condi-
influido por la corriente artística Mixteca Puebla (Delgado ciones en las que se encuentran.
2009), fueron plasmadas mediante una técnica al temple. Estas características de manufactura, en combinación
En estudios recientes se ha identificado en los sustratos pic- con la humedad a la que se encuentran constantemente
tóricos un material orgánico que podría ser un aglutinante sometidos estos bienes inmuebles por destino, fomen-
proveniente de extractos de árboles locales (Silva 2005). tan diversas reacciones como la disolución-cristalización
El trabajo de estuco en el norte de Yucatán resulta ex- de sales solubles, la lixiviación de minerales, la hidróli-
cepcional para un periodo tan tardío; una de las muestras sis de los carbonatos y contracción-expansión de arcillas
más representativas es la esquina sureste de la subestruc- que culminan en la pérdida o alteración de sus materia-
tura del Castillo de Kukulcán. En cada nivel del basamento les constitutivos. Además el proceso normal de hidrólisis
se observan personajes, entre los que se distinguen cuer- de la cal se acentúa por el uso de dolomitas en su pro-
pos descarnados cuya cabeza fue sustituida por un nicho ducción; porque la fracción de magnesio de los carbona-
tos no vuelve a recarbonatar, debilitando la cohesión de
los soportes (Figura 2b).
Desde el descubrimiento de la pintura mural y de los
elementos modelados en estuco, se han restaurado los con-
tenedores y se han construido cubiertas de materiales pe-
recederos, para proteger estos bienes de la lluvia directa.
A mediano plazo, resulta evidente que dichas medidas
no han funcionado de manera correcta, porque en su
planeación no hubo una participación interdisciplinaria
y por la falta de un programa de mantenimiento en el

2
Sascab o sahcab (traducido del maya yucateco como “tierra blanca”),
es un agregado pétreo comúnmente utilizado en los morteros de cal, en
FIGURA 1. Vista general del área nuclear de Mayapán. el área maya. Proviene de sustratos de caliza no consolidados.

50 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


a) b)

FIGURA. 2. Pintura mural del edificio de Nichos Pintados: a) Disgregación de soportes originales por soportes bajos en cal y una exposición constante
a la humedad, b) Difractograma que presenta los principales componentes del soporte de la pintura.

sitio. Las reacciones de deterioro se presentan de manera complican las reacciones de sus materiales, derivadas del
constante debido a las filtraciones que, desde hace años, contacto con la humedad. Cuando hay un aumento de
sufren los edificios con pintura mural. Otros factores que temperatura, que evapora el contenido de agua, todos los
contribuyen al deterioro de los bienes inmuebles por des- subproductos formados –incluyendo sales– se depositan
tino de Mayapán son la consolidación, fijado, resane y ri- en la interfase de la capa superficial-sustrato, lo que ge-
beteo con productos incompatibles –polímeros sintéticos nera el desprendimiento de las capas impermeables y la
y cemento–, utilizados a pesar de que en México desde disgregación de los soportes de cal. En la pintura mural,
la década de los noventa se alertó sobre las consecuencia este fenómeno produce escamas y desprendimiento de la
adversas de su uso en contextos arqueológicos. capa pictórica, mientras que los relieves pierden su aca-
La consolidación con polímeros sintéticos en Maya- bado y se desmoronan sus formas.
pán generó sustratos impermeables en la pintura mural Las sales solubles, originadas principalmente por el
y en los elementos modelados en estuco; con lo cual se uso de cemento,3 se cristalizan por evaporación de hu-
medad pero también por una so-
bresaturación de la solución (Arnold
y Zehnder 1989). En Mayapán las
eflorescencias salinas en la pintura
mural se filtran hacia la superficie a
través de pequeñas fisuras o craque-
laduras, o en zonas donde hay me-
nor concentración de consolidante
(Figura 3).
Por último, la falta de un entendi-
miento serio de la problemática de
conservación en Mayapán provocó
que autoridades locales y regionales
subestimaran la necesidad de una
atención constante y profesional del
área de restauración en el sitio.
3
Mediante los resultados de los análisis a la
gota y otros por DRX realizados en diversas
muestras de eflorescencias salinas, se iden-
tificó que las deposiciones son básicamente
FIGURA. 3. Detalle de la pintura mural de Símbolos Solares donde se aprecian velos salinos y recarbonataciones mezcladas con cloruros,
deposiciones calcáreas entre las líneas de ruptura de las craqueladuras. en mayor porcentaje, y sulfatos.

Soluciones integrales a la problemática de conservación de los acabados arquitectónicos de Mayapán 51


Soluciones integrales al problema de unión de la cubierta con el basamento se abrió una grieta
conservación de Mayapán que permitía el paso de agua a través del paramento la-
teral. En la temporada de trabajo de 2007 se realizó una
A partir de las condiciones actuales de los bienes inmue- reparación temporal para suprimir esta filtración, lo cual
bles por destino de Mayapán, planteamos, desde un prin- evitó nuevos escurrimientos durante la siguiente tempora-
cipio, realizar procesos de restauración que devolvieran a da de lluvias (Figura 4b).
los bienes la estabilidad de sus materiales constitutivos y El principal esfuerzo consistió en gestionar recursos
su correcta lectura formal e iconográfica. Consideramos con el área de arqueología para la reparación y modifica-
que, para que cada proceso de restauración tenga un efec- ción de algunas de las cubiertas. A finales de 2008, se dio
to duradero, es necesario realizar acciones de conserva- mantenimiento a las techumbres y se modificó la cubierta
ción preventiva encaminadas a controlar factores como la del Templo de los Discos Solares, con lo cual la lluvia e
humedad, la temperatura, la insolación y la ventilación, insolación no afecta a los elementos resguardados direc-
procurando crear ambientes más estables a pesar de las tamente, pero aún tiene problemas de presentación.
variaciones climáticas estacionales.
Como hemos visto, la presencia de humedad en la pin- •Control de agentes de deterioro
tura mural y los elementos modelados en estuco son algu- En la pintura del Templo del Pescador se realizó un largo
nas de las principales causas de deterioro. Por lo anterior, proceso de desalinización –que permite controlar el efec-
hemos señalado que ningún tratamiento que se aplique to de las sales sobre los morteros y capas pictóricas en un
servirá, si el área de arqueología no realiza previamente futuro inmediato– utilizando papetas de pulpa de celulo-
un programa de mantenimiento mayor en los edificios y si sa y agua destilada para extraer las sales que la afectaban
no hace adecuaciones a las cubiertas de protección. visual y estructuralmente.
Consideramos prioritario realizar acciones enfocadas a Al realizar este proceso de manera paralela a la elimi-
devolver la cohesión de los materiales constitutivos y a eli- nación de los ribetes de cemento, se logró extraer las sales
minar, en la medida de lo posible, las intervenciones solubles como sulfatos y cloruros, aunque persistan algu-
anteriores que afectan su estabilidad; sustituyendo los re-
sanes y reposiciones de cemento por nuevos ribetes de cal
y reintegraciones de volumen de mejor calidad y aplica-
das con mayor cuidado. Lo anterior ayudará a tener una
mejor lectura de la iconografía representada.
Otro de los objetivos de la intervención en Mayapán
es fomentar la investigación para encontrar metodologías
que ayuden a mitigar los efectos causados por la presen-
cia de polímeros sintéticos, haciendo más permeables las
capas superficiales que ahora tienen los acabados arqui-
tectónicos, al menos, mientras se encuentra una solución
definitiva al problema. Aunque la discusión de la reversi-
bilidad de los consolidantes sintéticos ha estado vigente
por más de dos décadas, en la práctica su remoción de
elementos in situ es poco factible, ya sea porque este con-
cepto no se aplica en este tipo de propuestas o porque no
se cuenta con los medios técnicos para realizarla.
Por último, es fundamental realizar un registro gráfico y
fotográfico a exhaustivo y con gran detalle, para “medir” la
velocidad de los procesos de deterioro que presentan los
bienes; para comparar el estado de conservación de cada
elemento conforme pasa el tiempo; y así evaluar la efecti-
vidad y durabilidad de los procesos de restauración; y, en
algún momento, para lograr predecir el comportamiento
que tendrán la pintura mural y los relieves en estuco.
A continuación se presenta, de manera general, un re-
sumen de las acciones de conservación que se han lleva-
do a cabo durante las últimas dos temporadas de trabajo:

•Verificación y corrección de cubiertas de protección FIGURA. 4. Subestructura de El Castillo: a) Área de escurrimientos sobre
el relieve de estuco, (nótense las áreas de mayor concentración de hu-
En 2006, se observó una evidente filtración en la esquina medad) y b) Reparación de la cubierta en la temporada 2007.
sureste de la subestructura de El Castillo. En el punto de

52 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


dría ser contraproducente, ya que fo-
mentaríamos el desprendimiento de
las capas impermeables.
Ante este panorama, en el Templo
de los Nichos, donde existían sec-
ciones de capa pictórica que prác-
ticamente colgaban de su soporte,
se decidió fijar únicamente algunas
secciones como medida temporal,
utilizando pastas de cal de consis-
tencia muy porosa; hasta tener las
bases necesarias para decidir si es
posible conservar su soporte original
o es mejor sustituirlo.

•Eliminación de intervenciones
anteriores
La eliminación de las intervencio-
nes anteriores fue uno de los princi-
pales objetivos en la estabilización
del relieve en la subestructura de
FIGURA 5. Detalle del proceso de desalinización de las áreas de mayor acumulación de este com-
El Castillo. Estas intervenciones de
ponente en la pintura de El Pescador. cemento, que cubrían más de 50%
de los elementos existentes, no sólo
nos velos.4 En este caso los velos corresponden a carbo- aportaban sales y generaban fricciones con el material
nataciones, que si bien no permiten una lectura completa original, sino que también completaron formas con un
de las representaciones de la pintura, tampoco constitu- desconocimiento total de su iconografía.
yen una amenaza para su estabilidad estructural. Las intervenciones anteriores se sustituyeron por resanes
Otra medida de control consistió en la colocación de y aplanados de morteros de cal menos compactos que el
mallas de protección en los vanos del Templo de los Ni- original; así se abrieron nuevos frentes de secado que per-
chos, El Caracol y en áreas localizadas del Templo de los miten conducir la evaporación del agua y la cristalización
Símbolos Solares. Estas protecciones aminoraron la entra- de sales fuera de las áreas selladas por la presencia de con-
da directa del viento, la insolación constante y la inciden- solidantes sintéticos. Lo anterior revirtió los daños.
cia de lluvia al interior de los edificios.
La colocación de las mallas en el Templo de los Sím- •Recuperación de la imagen
bolos Solares ha frenado el avance de las eflorescencias Un aspecto fundamental en el trabajo de la subestructura
salinas, en las áreas donde incidía el sol. de El Castillo fue la recuperación de elementos formales
para facultar su apreciación y lectura. Se eliminó, en la
•Estabilización de materiales constitutivos medida de lo posible, el material excedente que desfigu-
La estabilización de los materiales se centró en la con- raba los elementos presentes y se restituyeron las formas,
solidación de aplanados y volúmenes originales. Como según lo indicaban los restos evidentes, por pequeños
alternativa al uso de consolidantes sintéticos, se utilizó que fueran. Dado que no se cuenta con el registro previo
cal y sus derivados, pues son materiales afines a las técni- y de las primeras intervenciones, se procedió con mucho
cas originales y no inhiben un tratamiento posterior. Sin cuidado para identificar cualquier huella que diera con-
embargo, las superficies completamente impregnadas de tinuidad a las formas perdidas. En algunos casos se repu-
polímero sintético no se pudieron fijar al soporte original sieron elementos previamente realizados con cemento,
con estos medios tradicionales. aunque no contáramos con el registro que asegurara la
Cabe señalar que el proceso de consolidación con agua originalidad de sus formas, lo cual permitió integrar el
de cal debe realizarse paulatinamente, buscando abrir conjunto escultórico, sin las interrupciones visuales. Los
frentes de secado que permitan la evaporación del agua; volúmenes nuevos se distinguen a corta distancia debido
de lo contrario la consolidación con medios acuosos po- a la notoriedad de las técnicas de reintegración cromáti-
ca, y se señalan en el registro gráfico (Figuras 6b y c).
4
Durante el análisis a la gota de las primeras papetas utilizadas en el
proceso de desalinización se identificaron cloruros y, en menor propor- •Investigación
ción, sulfatos; pero en las últimas aplicaciones estas sales ya no fueron En los últimos años se ha iniciado una búsqueda siste-
identificadas. mática de tecnología aplicada, que ayude a revertir los

Soluciones integrales a la problemática de conservación de los acabados arquitectónicos de Mayapán 53


acciones más importantes a imple-
mentar en los elementos escultóri-
cos y pictóricos, están la verificación
y corrección de cubiertas de protec-
ción, control de fuentes de hume-
dad, control de agentes de deterioro
y su mantenimiento constante.
Es muy importante señalar que no
existe una solución universal para
este tipo de casos. De modo que un
caso como Mayapán, nos obliga a
hacer adaptaciones según las nece-
sidades y los ritmos que imponen los
materiales. Así, el plan de trabajo que
se ha desarrollado para los próximos
años deberá ajustarse a la condición
material de los elementos, toman-
do en cuenta las variables que no
nos  permiten  predecir  con  certe-
za los cambios que puedan manifes-
tar los relieves, aplanados y la pintura
FIGURA. 6. Relieve modelado en estuco de la subestructura de El Castillo: a) Antes de la interven-
ción reposiciones de cemento, b) En proceso de eliminación de resanes y reintegración volumé- mural. Sólo el monitoreo constante
trica y c) fin de proceso. nos dará las pautas para intervenir
eficazmente.
efectos negativos de los productos sintéticos en bienes La eliminación de intervenciones anteriores, hasta aho-
arqueológicos conservados in situ. En Mayapán se en- ra, está limitada a las acciones mecánicas; es decir, aun-
cuentra en proceso la experimentación con nanotecno- que ha sido posible remover resanes y ribetes de cemento,
logía aplicada a la conservación, con la participación de no ha sido viable eliminar las capas de polímero. Por lo
la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimo- anterior, es prioritario para el proyecto, la investigación
nio Cultural (CNCPC-INAH), el Departamento de Química para el uso de las microemulsiones.
de la Universidad de Florencia y el Centro de Investiga- Otro objetivo importante es la recuperación de la ima-
ciones Avanzadas y de Estudios Avanzados del Politécni- gen, no como un fin en sí mismo, sino como un recurso
co Nacional Unidad Mérida (CINVESTAV). para permitir la adecuada apreciación y el estudio de es-
tas muestras pictóricas y escultóricas únicas.
•Registro gráfico y fotográfico Es necesario enfatizar que las superficies pictóricas y
Desde los primeros diagnósticos se realizó un registro fo- revestimientos arquitectónicos en Mayapán ya no están
tográfico, que se ha complementado año tras año.5 Este formados sólo por los materiales originales. La impreg-
registro está ordenado por fecha y por elemento, lo que nación con polímeros sintéticos ha modificado sus ca-
permite un seguimiento visual de las alteraciones de los racterísticas, y por lo tanto sus mecanismos de deterioro
bienes de Mayapán. son diferentes a los descritos para materiales sin trata-
miento. Su conservación requiere de un monitoreo e in-
Conclusiones tervención constantes, del mantenimiento óptimo de los
edificios que los soportan, la modificación consensuada
La condición material de aplanados, relieves de estuco y de cubiertas de protección, así como de innovaciones
capas pictóricas es muy delicada en la actualidad, como técnicas y tecnológicas. Esta será la única forma de con-
ya se explicó líneas arriba. La impregnación con mate- trolar los procesos de deterioro, para así resolver de for-
riales sintéticos produce una capa superficial con buena ma inmediata los efectos que se presenten hasta lograr la
cohesión, que da la apariencia de un substrato firme; aun- estabilidad de los bienes.
que debajo de esta película los estratos interiores puden Finalmente, es importante señalar que Mayapán –don-
estar muy disgregados. Esta apariencia superficial estable de el uso de polímeros sintéticos ha provocado pérdi-
ha retrasado la oportuna acción restaurativa. das irreversibles– nos permite integrar una experiencia
Además este sistema se ve continuamente alterado por colectiva para reflexionar, cuestionar diversos aspectos
las condiciones microambientales, por lo que, entre las de las intervenciones de restauración-conservación en
5
En 2007, personal de la Coordinación Nacional de Conservación del zonas arqueológicas; y desarrollar procedimientos y me-
Patrimonio Cultural realizó un registro fotográfico profesional de estos todologías nuevas para abordar este problema de manera
elementos. integral.

54 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


Referencias Silva V., Yuriria
2005 “Caracterización microestructural de pinturas y sopor-
Arnold, Andreas y Konrad Zehnder tes prehispánicos. Caso Mayapán, Yucatán”, tesis de maestría
1989 “Salt weathering on monuments”, en I International en Ingeniería Mecánica con Especialidad en Materiales, Mon-
Symposium on the Conservation of Monuments in the Medi- terrey, UANL.
terranean Basin, Bari, 31–58.
Barrera Rubio, Alfredo y Carlos Peraza Lope Agradecimientos
2001 “La pintura mural en Mayapán”, en La Pintura Mural
Prehispánica en México II, Área Maya, IV, México D.F, UNAM, Queremos agradecer la participación de los restaurado-
419-446. res Constantino Armendáriz, la alumna Ana Bertha Mira-
Delgado Kú, Miguel Ángel montes, Ricardo Antorcha por su trabajo en Mayapán y
2009 “La pintura mural de Mayapán, Yucatán: una interpre- a la restauradora Cristina Ruiz por la aportación de ideas
tación iconográfica”, tesis de licenciatura en Arqueología, al proyecto. Asimismo se agradece a la doctora Patricia
Mérida, UADY. Quintana del CINVESTAV y a la maestra Cecilia Suárez por
Peraza Lope, Carlos las muestras analizadas, al arqueólogo Carlos Peraza
1996 “Mayapán, Ciudad-Capital del Postclásico”, en Ar- por su interés en la conservación de Mayapán.
queología Mexicana, vol. VII, 37, 48-53.

Resumen Abstract

Mayapán cuenta con variados elementos escultóricos Mayapán boasts various sculptural and pictorial ele-
y pictóricos expuestos que son de gran valor estético e ments that hold great aesthetic and informative value.
informativo. No obstante estas importantes muestras del Nevertheless, these quite important samples from the
periodo Posclásico sufren hoy un acelerado proceso de Post-classic period, suffer from an accelerated degrada-
degradación debido, principalmente, al uso de materia- tion process, mainly due to the constant use of inappro-
les de restauración inadecuados, en específico, polímeros priate refurbishment / restoration materials, specifically
sintéticos y gran cantidad de cemento. synthetic polymers and cement in great quantities.
En 2006 se inició una nueva etapa de intervención In 2006 a new intervention phase was initiated in
en Mayapán, la cual se dirigió a entender la compleja Mayapán focused on understanding the complex set of
problemática que presentan los acabados arquitectó- problems that the architectural finishes face while ex-
nicos expuestos y a mitigar los principales procesos de posed, and on diminishing the greatest damages. New
deterioro presentes. Nuevas tecnologías propuestas para technologies for mural painting conservation have been
la conservación de pintura mural también se han experi- proposed and experimented as well, with the sole purpose
mentado para remover las capas poliméricas que cubren of removing the layers of polymers covering the surface.
las superficies. Sin embargo, esta solución sólo se podrá However, this solution may only be consistent on specific
aplicar en casos particulares. Por ello, para lograr la es- cases; hence, in order to achieve the stone stabilization, a
tabilización de los materiales pétreos se requiere de una whole and constant maintenance program is required.
actuación integral dentro de un programa de manteni-
miento constante en el sitio.

Palabras clave Keywords

Mayapán, degradación, polímeros sintéticos, cemento, Mayapán, degradation, synthetic polymers, cement,
experimentación, mantenimiento experimentation, maintenance

Soluciones integrales a la problemática de conservación de los acabados arquitectónicos de Mayapán 55


Informe

El Panteón Inglés de Real del Monte:


una aproximación para su conservación
integral
Raquel Beato King
Martha Lameda-Díaz Osnaya

E
l Centro INAH Hidalgo solicitó a la Escuela Nacional de Conservación,
Restauración y Museografía (ENCRyM) del INAH que desarrollara una pro-
puesta de conservación y restauración de las tumbas del Panteón Inglés,
de Real del Monte en el estado de Hidalgo. Sin embargo, nuestra visión sobre
la problemática de la conservación iba más allá de la estrecha preservación
del bien cultural –la tumba– e involucraba otras esferas relacionadas con él.
Considerar al Patrimonio Cultural edificado en íntima relación con su entor-
no paisajístico, significa contar con una amplia perspectiva que posibilite una
conservación integral, la cual finalmente se traduce en una mejor calidad de
vida para los habitantes de la sociedad a la que pertenece y favorece una vin-
culación más armónica con la naturaleza. Bajo este entendimiento se abordó
la investigación sobre el Panteón Inglés de Real del Monte.
La investigación inició en septiembre de 2008 con un grupo de alumnos del
último semestre de la carrera de Restauración de Bienes Muebles de la ENCRyM,
coordinada por las maestras Martha Lameda-Díaz y Raquel Beato.1 Finalizado
el curso, las coordinadoras continuaron desarrollando la investigación en cola-
boración con las hoy egresadas Adriana Sanromán y Rita Sumano, esta última
realizando su servicio social. El resultado fue la elaboración de un trabajo de
carácter multidisciplinario, titulado “Recomendaciones para abordar el pro-
yecto de conservación del Panteón Inglés de Real del Monte, en el Estado de
Hidalgo” (Beato y Lameda 2009).
En este quehacer fue sumamente importante contar con la coparticipación
de diversas instancias: autoridades del municipio, el Centro INAH Hidalgo, el
Instituto de Artes de la Universidad Autónoma de Hidalgo (con sede en Real
del Monte), el Patronato para el Rescate y Conservación del Panteón Inglés, la
Sociedad Británica en México, la ENCRyM-INAH y representantes de la comu-
nidad de Real del Monte; todas ellas interesadas en el rescate del patrimonio
cultural como una tarea de responsabilidad compartida.
La conservación del Panteón Inglés resulta una tarea compleja, dada la di-
versidad de elementos que participan en éste. Aunque la problemática y rela-
ción entre los diferentes niveles (territorial, urbano, inmueble y bien mueble)
no son lineales, es necesario hacer una distinción entre éstos para poder ana-
lizar los diversos factores que inciden en el sitio y lograr, sólo entonces, una
1
La petición del Centro INAH Hidalgo buscaba apoyar los trabajos de conservación que se reali-
zan actualmente en el panteón por parte del “Patronato para el Rescate y Conservación del Pan-
teón Inglés y otros monumentos históricos de Real del Monte A.C.” Cabe destacar la participación
de los alumnos Amaranta González, Luz Romero, Tatiana Pérez, Sofía Arévalo y Esteban Mariño.
aproximación seria para proponer una adecuada conser- requiere de la participación de diversas disciplinas. De
vación integral. modo que, mediante el trabajo multidisciplinario se al-
La peculiaridad de los cementerios encierra tanto valo- canzará ese ámbito mayor de análisis; no solamente por-
res materiales como inmateriales, que forman parte de un que enriquece nuestro conocimiento sobre el objeto de
entramado dinámico en el que intervienen los diversos ni- estudio, sino porque también es fructífero para las áreas
veles de aproximación o ámbitos enunciados. Se trata de en competencia. Así, la investigación consistió en una
sitios tranquilos, de paz, inmersos en el silencio sepulcral, experiencia en la que interactuaron la historia, la arqui-
que relatan las vidas de una comunidad, la cual respeta y tectura, la restauración y la geografía, entre otras; y al
conmemora a sus muertos. Son puntos de referencia del trabajar de la mano se logró un tratamiento a mayor pro-
lugar en donde se localizan y que le dan identidad, pero fundidad del problema y un rescate más justo de los valo-
también nos hablan de la historia de la sociedad a la que res que los diversos acercamientos proporcionaron.
pertenecen. Además, de entre la multiplicidad de valo-
res que contienen los cementerios, aquellos significativos Ámbito urbano-territorial
adquieren un lugar privilegiado. El Panteón Inglés reúne
todas características antes mencionadas, incluso se erige El acceso a Real del Monte2 supone un recorrido desde las
como un hito urbano en Real del Monte, sin embargo planicies de la ciudad de Pachuca hacia las formaciones
adolece del sentido de apropiación por parte de toda la rocosas de la sierra, donde la geografía y el paisaje natural
comunidad, ya que su historia está íntimamente relacio- se van transformando hasta arribar a la atmósfera particu-
nada con aquellos descendientes de migrantes británicos lar que ofrecen los pueblos de zonas altas. Este sistema
que arribaron al poblado hacia la primera mitad del siglo montañoso pertenece al Eje Neovolcánico, que cruza
XIX, y que son los únicos que pueden enterrarse en ese transversalmente la República Mexicana, lo que provoca
panteón. que su paisaje se caracterice por un relieve abrupto, abun-
Dadas estas peculiaridades, el estudio del cementerio dante en recursos naturales, con un suelo rico en minera-
conlleva un análisis tanto desde el ámbito estrictamente les metálicos –producto de la actividad volcánica– y con
científico como desde el perceptivo; o lo que es lo mis- predominio del bosque mixto y clima frío de altura, donde
mo, mediante “la percepción sensorial, poética, estética, las lluvias son frecuentes y la neblina interrumpe de mane-
ética y fenomenológica del lugar que se analiza” (McHarg ra constante el paisaje.
2000); acercamientos que se entrelazan a medida que se En ese contexto, aparece el poblado de Real del Monte
avanza en su conocimiento. Por ello, este escrito contará al que se desciende por calles estrechas y sinuosas, desde
con ambos tratamientos dependiendo de la temática que donde se observa –por primera vez– el Panteón Inglés,
se aborde. localizado en el extremo opuesto coronando el “Cerro
El grado de complejidad derivado de la apreciación del Inglés”, que se erige como un gran basamento natural
que aquí se expone para entender al objeto de estudio, de vegetación nutrida. Allí se visualiza, como una franja
blanca, el muro encalado que bor-
dea en todo su perímetro al cemen-
terio; en su interior esbeltos árboles
se dibujan como elementos vertica-
les que sobresalen, conformando una
armoniosa composición. Siguiendo
las pequeñas callejuelas que suben y
bajan, estimulan cada uno de nues-
tros sentidos, pues a cada paso se
descubren bellos rincones inespera-
dos y, se remata al final del camino
con el paisaje que ofrece la naturale-
za (Rasmussen 2000). A lo largo del
recorrido, se aprecian pavimentos de
texturas variadas y bardas que se des-
envuelven orgánicamente con la to-
pografía, delimitando los solares y
creando una tipología particular.

2
Real del Monte se encuentra situado a 10
km al noroeste de Pachuca y a una altitud de
FIGURA 1. En primer plano el poblado de Real del Monte; al fondo cerro del Inglés donde se em-
plaza el Panteón Inglés. Una mañana de abril cuando la neblina cubre todo a su paso; fotografía: 2 660 msnm, una de las poblaciones más al-
Lameda 2009. tas de México.

El Panteón Inglés de Real del Monte: una aproximación para su conservación integral 57
la experiencia de las compañías in-
glesas que arribaron hacia la primera
mitad del siglo XIX.
A su vez, circundado por montañas
de nutrida vegetación, el entorno po-
tencia la profundidad espacial de esa
alta geografía, con fríos vientos pro-
venientes de la Sierra Madre Oriental
–próxima a la región– que propician
la aparición intermitente de neblina
creando una atmósfera envolvente,
situación que favorece la apreciación
estética; y donde el simbolismo y ca-
racterísticas del arte funerario ven re-
forzada su presencia por un ambiente
de paz, nostalgia y descanso eterno,
en un espacio lleno de magia.
El recorrido por el lugar permite
realizar una primera caracterización
FIGURA 2. Real del Monte. Riqueza de texturas, colores y formas; fotografía: Lameda 2009. del cementerio distinguiendo diver-
sas zonas o etapas. Existe una zona
Todo ello está impregnado con las huellas de un pasado que se puede definir como fundacional, localizada en el
minero que conforma un patrimonio industrial, testimo- corazón del sitio, donde se encuentran las tumbas de los
nio de su memoria histórica. Y al final de un camino primeros fallecidos –desde 1834 hasta finales del siglo
sinuoso franqueado por encinos centenarios, se alza nue- XIX–, con características formales e iconográficas del lu-
vamente el cementerio, como parte de la experiencia mi- gar de procedencia de los migrantes extranjeros. Llama
nera del lugar. la atención la ausencia de rasgos culturales locales. Por
ejemplo, hay lápidas pétreas ornamentadas en posición
Ámbito arquitectónico vertical con inscripciones, sarcófagos de piedra también
con inscripciones en la parte superior y montículos de
Al cruzar el umbral de acceso al Panteón Inglés, uno se tierra contenidos por un cinturón de piedras, que posible-
encuentra inmerso en una atmósfera particular. La lectu- mente tuvieron una cruz de madera o algún elemento en
ra de este espacio exige un recorrido tranquilo para que donde se plasmaba el epitafio, hoy perdido. En todos los
la información se incremente mediante la multiplicidad casos la invasión de flora ha logrado un sincretismo con
de percepciones que se suman a la experiencia. El pa- las tumbas.
seo lleva a una compenetración con
el lugar, disfrutando el aroma de ár-
boles y líquenes, la humedad omni-
presente, la temperatura templada e
iluminación  natural  matizada  por
los esbeltos árboles que cobijan la
extensa variedad y verdor de los se-
pulcros; elementos que en conjunto,
profundizan la experiencia sensorial
dentro de un ambiente sumamente
armónico (Zumthor 2006; Pallasmaa
2006). Desde el interior, se observa el
poblado de Real del Monte caracteri-
zado por el ritmo que le dan las pro-
nunciadas techumbres a dos aguas,
de teja o lámina roja, muros de co-
lores suaves, balcones de herrería y
estrechas calles inclinadas. Destaca
dentro de esta arquitectura vernácula
la presencia de los vestigios mineros,
herencia de tiempos coloniales y de FIGURA 3. Panteón Inglés. Profundidad espacial; fotografía: Lameda 2009.

58 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


ETAPA I de 1834 a finales del siglo XIX
ETAPA II principios del siglo XX a los años treinta
ETAPA III de los años cuarenta a la actualidad PLANTA DE CONJUNTO
PA N T E Ó N I N G L É S
ETAPA IV área de crecimiento

FIGURA 4. Plano del Panteón Inglés. Etapas de crecimiento. Beato y Lameda 2009.

La segunda etapa se localiza hacia la periferia de la lla- La identificación de zonas o etapas es importante por-
mada zona fundacional, y corresponde a las tumbas eri- que nos ayuda a identificar tipologías formales distintas,
gidas entre finales del siglo XIX y los años treinta del siglo una determinada calidad en la manufactura, el cuidado
XX. En ambas zonas, la temporalidad de los monumentos o no en la elección de materiales, la presencia de diver-
no está en relación a una secuencia espacial sino que es sos símbolos y significados, o la manera de identificarse y
aleatoria, e incluso hay tumbas que han sido reutilizadas. armonizar con el espacio construido, incluso, una forma
Dentro de las características formales e iconográficas de distinta de deterioro. El lugar ha adquirido una atmósfera
los sepulcros contenidos en el área de la segunda etapa, muy particular, resultado del sincretismo entre la natura-
destacan los monumentos escultóricos de estilo neoclá- leza y los elementos arquitectónicos y urbanos. Y tam-
sico. Los materiales más comunes son lápidas de metal, bién, el Panteón Inglés está íntimamente vinculado a la
esculturas en mármol u otro tipo de roca, relieves en ar- historia del poblado de Real del Monte y a las migracio-
gamasa, etcétera; también en este caso, la flora cubre los nes foráneas que llegaron y se asentaron en el lugar para
monumentos mortuorios. trabajar en la actividad minera.
En el extremo oeste del terreno se encuentra la última
etapa de crecimiento, correspondiente al periodo que va La historia
de los años cuarenta hasta la actualidad. A diferencia de
las zonas anteriores, el crecimiento es ordenado, confor- En las primeras décadas del siglo XIX las minas de Real
me a una secuencia espacial. Se distingue por contar con del Monte –así como otras del estado de Hidalgo– fueron
elementos propios de la cultura local evidenciando la au- concesionadas, por los jóvenes gobiernos del México in-
sencia de las características británicas que dieron origen dependiente, a compañías británicas para su reactivación.
al cementerio. Sin embargo, sus características formales Los convulsos tiempos revolucionarios habían obligado
son sencillas, de manufactura burda y menos cuidada. Las al cierre de los establecimientos mineros durante varios
primeras tumbas fueron construidas en concreto imitando años, sin embargo las nuevas circunstancias anunciaban
granito, mientras que las más recientes son de tabique y interesantes posibilidades de explotación.
concreto armado. Además el cementerio cuenta con un Las minas fueron trabajadas desde la época colonial y
área de reserva para crecimiento posterior. durante esta larguísima trayectoria se habían distinguido

El Panteón Inglés de Real del Monte: una aproximación para su conservación integral 59
intención de explotar aquellas minas mexicanas de larga
tradición como las de Real del Monte.
La compañía británica de Real del Monte se fundó en
Londres en 1824 y tuvo como objetivo rehabilitar las mi-
nas (paralizadas y parcialmente destruidas tras los duros
años de la independencia) e introducir maquinaria mo-
derna. Pero no solamente se trató de cuestiones económi-
cas y tecnológicas, la experiencia de Real del Monte está
estrechamente relacionada con la llegada de trabajadores
británicos que fueron contratados por la compañía. Se tra-
taba de mineros experimentados, provenientes en su ma-
yor parte del condado de Cornwall, localizado al suroeste
de Inglaterra, de añeja tradición minera; y, que en aquella
la época, padecía de tiempos difíciles en su producción de
metales, lo que facilitó la disposición de mano de obra es-
pecializada para las compañías inglesas que se dirigieron
FIGURA 4. Panteón Inglés. Sincretismo entre las tumbas y la naturaleza;
fotografía: Lameda 2009. a México (Randall 1977).
Los mineros arribaron a Real del Monte no sólo con el
por su alta producción de plata, que correspondía con conocimiento tecnológico, sino que trajeron sus costum-
la fecunda marcha que había caracterizado a la minería bres, tradiciones, formas de entretenimiento, religión, co-
novohispana. Dada su condición colonial, la producción mida, arquitectura, etcétera, propios de la cultura inglesa.
estaba destinada para usufructo exclusivo de la coro- Muchos de estos rasgos se incorporaron a la vida cultural
na española, situación que cambió de manera radical con del lugar, permaneciendo unos, transformándose otros.
las guerras de independencia en los inicios del siglo XIX Además de importar las diversas formas para reproducir su
(Marichal 2006). vida, construyeron su cementerio en el que recrearon sus
Los flamantes gobiernos independientes buscaron es- costumbres funerarias a la usanza inglesa, sustentadas en
tablecer nuevas relaciones con diferentes países, con los las antiguas tradiciones celtas y en la religión anglicana y,
que entablarían también intercambios comerciales de di- en ciertos casos, utilizando elementos masónicos (Beato
versa índole. Sin embargo, la primera mitad del siglo XIX y Lameda 2009). De modo que las tumbas reproducían la
en México se caracterizó por una profunda inestabilidad simbología y características de los cementerios británicos
política y económica, derivada de enconadas guerras in- de sus antepasados, con la carga cultural y artística que
ternas e intervenciones extranjeras, del bandidaje recu- ello conlleva, y que aún en la actualidad son evidentes,
rrente, de la presencia del contrabando, de la precariedad no obstante el fracaso de las compañías británicas a me-
en sus comunicaciones y transportes, de la carencia de diados del siglo XIX.
bancos y de otros factores que lo hacían un país poco La llegada de los mineros británicos propició un inter-
apto para atraer inversiones foráneas, tan necesarias en cambio cultural y social con los habitantes locales, el cual
un entorno signado por la falta de capitales y por la cons- se facilitó pues ambos grupos tenían sus origenes en un
tante bancarrota del erario público (Cardoso 1988; Beato entorno minero.
1994).
No obstante los malos tiempos, potencias extranjeras El significado cultural del sitio
vieron la posibilidad de incursionar en áreas económicas
antes vedadas para ellas. La minería había demostrado Del análisis de los distintos niveles de aproximación aquí
un comportamiento extraordinario durante los tres siglos desarrollados, se desprende una multiplicidad de valores,
del dominio español y aparecía como una empresa suma- materiales e inmateriales, inherentes a nuestro objeto de
mente atractiva de la que se podrían obtener sugestivos estudio. Esta vasta riqueza debe ser tomada en cuenta
dividendos. Además, la nueva república, urgida de prés- para, así, lograr una adecuada conservación que garantice
tamos y capitales para superar las flaquezas económicas “preservar la significación cultural del sitio” (Carta de Bu-
que padecía, otorgaba facilidades a los inversionistas que rra 1999 en ICOMOS 1999). Esta gran diversidad de valores
se aventuraran en el territorio nacional, entre ellos los ca- presentes en el Panteón Inglés es susceptible de expresarse
pitales británicos. bajo distintos aspectos: documental, arquitectónico y sig-
Para esa época Gran Bretaña protagonizaba la Revo- nificativo (González 1999).
lución Industrial, y con ella la apertura al comercio inter- El documental hace referencia a la memoria histórica,
nacional y la disponibilidad de capitales para destinarlos es decir, es el resultado del transcurrir de las acciones
a diversas latitudes, allende del mar, que fueran rentables. y culturas pasadas en los espacios arquitectónicos; por
Hacia las primeras décadas del siglo XIX se fundaron di- lo cual representa un testimonio para las generaciones
versas compañías; siete de ellas llegarían a México con la posteriores. Pero, además, su materialidad es fuente de

60 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


conocimiento sobre la arquitectura, la construcción, las mayor que contiene una serie de valores que los enrique-
técnicas del pasado, las corrientes artísticas, por nombrar cen y es necesario preservar.
algunas. Asimismo, nos relata la sociedad a la que perte- Finalmente el aspecto significativo encierra valores
necieron, su forma de organizarse, su economía, aspec- subjetivos como los simbólicos, emocionales –estéti-
tos culturales, mentalidad, etcétera (González 1999). El cos o sentimentales–, evocativos, espirituales, etcétera.
Panteón Inglés es testimonio de la presencia de mineros Estos valores dotan de memoria histórica al sitio y, con
británicos en la región, desde las primeras décadas del ello, de identidad a las generaciones que se van suce-
siglo XIX y de su permanencia en el lugar hasta hoy en día. diendo en el transcurrir del tiempo (González 1999). En
No obstante la corta existencia de la compañía británica el Panteón Inglés, cada uno de sus monumentos mortuo-
minera (apenas dos décadas), la repercusión cultural de rios es un homenaje a vidas pasadas que nos relatan la
estos grupos sociales en el medio al que arribaron fue biografía de la comunidad británica de Real del Monte
sustanciosa. Por ejemplo, las primeras tumbas reflejan, (Bowdler 2002). Es un referente indispensable que no
por medio de sus características formales y simbólicas, sólo ayuda a crear un sentido del lugar, sino que tam-
no sólo los rasgos culturales de la sociedad británica de bién contribuye a la construcción del paisaje histórico
inicios del siglo XIX, sino cómo a lo largo del tiempo los (su historia industrial minera) y a la conformación de la
enterramientos se transformaron y adquirieron elementos identidad del pueblo. Sin embargo, este bien cultural
singulares de la cultura mexicana. Un estudio de ma- padece la falta de apropiación por parte de la mayoría
yor profundidad de la historia del cementerio y de los de la comunidad de Real del Monte, reconociéndose
diversos aspectos de las tumbas en las diferentes etapas sólo en los descendientes de los mineros que llegaron
constructivas explicaría las distintas manifestaciones ar- de Gran Bretaña en la primera mitad del siglo XIX.
tísticas, ideológicas, o religiosas –-por citar algunas–- que En este ámbito de significados, los valores emocionales
se suscitaron en el transcurso de los años. Y este sincre- son los más difíciles de aprehender pero a la vez son esen-
tismo también está presente en otros aspectos de la cultu- ciales en la comprensión a profundidad del cementerio.
ra local, como la alimentación (pastes), deportes (futbol, Estos valores emocionales se captan a través de la atmósfe-
tenis), leyendas (asociando al pueblo y al cementerio), ra que se genera a partir de la interacción del bien cultural
entre otras. con el medio ambiente, resultado de la conciliación entre
Por su parte el aspecto arquitectónico involucra otras la naturaleza y el cementerio, de los encinos centenarios,
condiciones como la de su función utilitaria y simbólica, de la neblina recurrente, de la humedad presente, pero
a la par de su belleza formal y calidad espacial; también también de la microflora que invade las tumbas para final-
intervienen la racionalidad de los sistemas constructivos y mente enriquecer al bien cultural. De este modo, nuevos
de la concordancia de los materiales constitutivos. Es me- acercamientos desde el ámbito de la percepción llevarán
nester considerar, asimismo, su valor urbano o paisajís- a la identificación de otros significados, posiblemente más
tico en tanto su capacidad de erigirse como hito urbano sutiles, presentes en el cementerio.
territorial (González 1999), evidentemente en relación a Es necesario entender al Panteón Inglés de Real de
los grupos sociales que lo han habitado. Precisamente el Monte –en tanto bien cultural– como una suma de valo-
Panteón Inglés se erige como hito natural y cultural, esta- res, para aceptar que su autenticidad no radica en la origi-
bleciendo una relación armónica con el entramado urba- nalidad temporal de la materia que lo constituye, sino en
no y con el paisaje natural que lo cobija. Esta condición la capacidad del bien de autentificar (González 1999) sus
excepcional se experimenta desde la llegada al pueblo, “características sustanciales históricamente determinadas:
que es necesario atravesar para arribar al cementerio. El del origen hasta el estado actual, como resultado de las
recorrido supone una experiencia enriquecedora dada la varias transformaciones que han ocurrido en el tiempo”
belleza y calidad espacial del poblado, que supo aprove- (Carta de Cracovia en 2000 ICOMOS 2004).
char la accidentada topografía e insertarse de la manera
más idónea en el paisaje natural. Al entrar al Panteón In- La problemática del sitio
glés se perciben una serie de valores producto de una at-
mósfera arquitectónica que propicia el mismo cementerio En los distintos niveles de aproximación abordados, exis-
(tumbas, árboles y medio ambiente) pero, también, por ten problemáticas diversas que están afectando la preser-
su relación visual con el poblado y el medio natural, que vación del significado cultural del sitio y que es necesario
denotan un sincretismo armónico entre la naturaleza y el atender para arribar a una conservación integral.
hombre desde tiempo atrás. Realizar estudios sobre la ma- El problema más grave es la ausencia de planeación ur-
terialidad (específicamente de las tumbas) hablará de las bana, reflejada en el crecimiento desordenado e irregular
expresiones formales, de la buena o mala calidad de los de asentamientos, que fragmentan la relación armónica
sistemas constructivos, y de la adecuada –o no– selección entre el poblado y el entorno natural. La magnitud y ur-
de materiales, entre otros aspectos; a la par es necesario gencia de esta problemática requieren no sólo de un tra-
realizar investigaciones en torno al ámbito urbano territo- bajo multidisciplinario sino también de la indispensable
rial entendiendo que el panteón es parte de ese entorno participación de distintas instancias, es decir, autoridades

El Panteón Inglés de Real del Monte: una aproximación para su conservación integral 61
A modo de conclusión

El análisis presentado invita a comprender la noción del


patrimonio cultural a partir de una visión más amplia de lo
que comúnmente se considera. Entendemos al bien cultu-
ral, el Panteón Inglés, desde una perspectiva que involucra
no solamente elementos íntimamente vinculados a él, sino
también aquellos que lo envuelven y lo hacen parte de un
entorno mayor que le da significado. Es decir, considera-
mos tanto su relación con el complejo industrial minero
del que forma parte, la sociedad a la que pertenece, la
cultura y la historia que conlleva, la carga emocional que
suscita, así como su interacción con el paisaje que lo con-
tiene y le dota de escenarios únicos y mágicos.
Los distintos niveles de aproximación propuestos, au-
nados a los análisis científico y perceptivo realizados,
FIGURA 5. El Panteón Inglés y el entorno natural; fotografía: Lameda
2009. favorecen un conocimiento a profundidad del objeto de
estudio para lograr una conservación integral.
municipales, instituciones públicas, organizaciones so- El trabajo multidisciplinario es una herramienta funda-
ciales, así como la corresponsabilidad de los ciudadanos mental en la construcción de este tipo de estudios. Las
de Real del Monte. aportaciones de la historia, la arquitectura, la restaura-
No obstante ser considerado un sitio de interés turístico, ción o la geografía resultan esenciales en este proceso,
el Panteón Inglés no cuenta con una adecuada señaliza- sin embargo las contribuciones de otras disciplinas como
ción para llegar a él. Probablemente esta carencia tenga la geología, la arqueología, la biología, o la química, por
que ver con la falta de apropiación por parte de la comuni- citar sólo algunas, enriquecen aún más la significación
dad de Real del Monte que no es de ascendencia inglesa. cultural del sitio.
Esta situación pone en riesgo la sobrevivencia del propio Para llevar a cabo esta tarea se requiere de la partici-
cementerio. pación de diversos actores tales como especialistas en la
Abandonado durante mucho tiempo, el Panteón Inglés materia, autoridades en los distintos niveles de gobierno,
no contó con el mantenimiento mínimo indispensable y de la sociedad en su conjunto, como co-responsables en
que requiere un conjunto de este tipo, lo que ocasionó la conservación integral del patrimonio (natural-cultural).
diversos efectos de deterioro en el conjunto arquitectóni- Si seguimos mirando de manera fragmentada las acti-
co. Estas condiciones en el mantenimiento, aunadas a la vidades del hombre en su territorio, continuará la pérdida
falta de apropiación del bien por parte de la comunidad, irremediable de nuestro patrimonio.
derivaron en actos de vandalismo y saqueo. De unos años
a la fecha, miembros de la Sociedad Británica interesa- Referencias
dos en la recuperación del Panteón, han implementado
medidas –en algunos casos poco afortunadas– como la Beato, Guillermo
disposición de diversas barreras metálicas sobre los muros 1994 “La gestación histórica de la burguesía y la formación
perimetrales para seguridad, que interrumpen la cohesión del Estado mexicano (1750-1910)”, en La participación del
visual con el paisaje. Estado en la vida económica y social mexicana, 1767-1910,
Las causas de deterioro en las tumbas son complejas México, INAH (Científica).
y variadas. Tienen que ver con el abandono antes men- Beato, Raquel y Martha Lameda-Díaz (coords.)
cionado, el vandalismo, el inevitable paso del tiempo, 2009 Recomendaciones para abordar el proyecto de con-
y la presencia de la microflora, factores que vulneran la servación del Panteón Inglés de Real del Monte, Hidalgo,
estabilidad de los monumentos mortuorios favoreciendo, México, ENCRyM-INAH, Inédito.
entre otras cosas, el saqueo de elementos ornamentales. Bowdler, Roger et al.
Es de suma importancia distinguir el frágil límite en- 2002 Paradise preserved. An introduction to the assessment,
tre el valor agregado que da la naturaleza (microflora) evaluation, conservation management of historic cemeteries
al sitio, y el deterioro que esto implica para los mate- documento electrónico, English Heritage and English nature
riales constitutivos que pueden contener información en:  http://www.nshistoricplaces.ca/conservation_resources/
documental. En este punto, la reflexión y discusión mul- documents/cemeteries-paradise_preserved.pdf,  consultado
tidisciplinaria serán fundamentales para evaluar conjun- el 21 de mayo de 2010.
tamente cuál es la mejor propuesta de intervención que Busquets Jaume y Albert Cortina (coords.)
propicie la preservación –en la medida de lo posible– 2009 Gestión del paisaje. Manual de protección, gestión y
de todos sus valores. ordenación del paisaje, Barcelona, Ariel.

62 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


Cardoso, Ciro (coord.) McHarg, Ian
1988 México en el siglo XIX (1821-1910), México, Nueva 2000 Proyectar con la naturaleza, Barcelona, Gustavo Gili.
Imagen. Pallasmaa, Juhani
González Moreno-Navarro, Antoni 2006 Los ojos de la piel. La arquitectura y los sentidos, Bar-
1999 La restauración objetiva (Método SCCM de restauración celona, Gustavo Gilli.
monumental), Memoria SPAL 1993-1998 1, Barcelona, Dipu- Pontificia Universidad Javeriana
tación de Barcelona, Area de Cooperació Servei del Patrimo- 2005. Apuntes. Cementerios patrimoniales de América Lati-
ni Arquitectónic Local. na, vol. 18, núms. 1-2, enero-diciembre.
ICOMOS Randall, Robert
1999 Conservación del Patrimonio Industrial. El buen uso 1977 Real del Monte: una empresa minera británica en
del Patrimonio, México, Universidad de Guanajuato, XII México, México, FCE.
Asamblea ICOMOS. Rasmussen, Steen Eiler
2004 Cartas Internacionales sobre la conservación y la res- 2000 La experiencia de la arquitectura. Sobre la percepción
tauración. Monumentos y sitios, I. Munich, Lipp GmbH. de nuestro entorno, Madrid, Mairea/Celeste Ediciones (Ma-
Marichal, Carlos nuales Universitarios de Arquitectura, 3).
2006 “The Spanish-American Silver Peso: Export Commodity Velasco, Cuauhtémoc et al.
and Global Money of the Ancient Regime, 1550-1800” en 1988 Estado y minería en México (1767-1910), México, FCE/
Carlos Marichal, Steven Topik y Zephy Frank (eds.), From SEMIP, (La industria paraestatal en México).
Silver to Cocaine Latin American Commodity chains and the Zumthor, Peter
Building of the World Economy, 1500-2000, Duke, Duke 2006 Atmósferas, Barcelona, Gustavo Gili.
University Press.

Resumen Abstract

El estudio propone una visión amplia sobre el bien cultu- This study proposes an extensive view regarding a cultural
ral Panteón Inglés de Real del Monte, cuya conservación asset, the English Cemetery in Real del Monte. Considered
debe ser integral. as part of a bigger surrounding, an integral conservation
Esta perspectiva contempla diferentes niveles de aproxi- would be favourable.
mación al objeto de estudio que involucran tanto al bien This perspective ponders upon the levels of approxima-
mueble, al arquitectónico, al ámbito urbano territorial, así tion towards the subject matter that include the building
como a la sociedad a la que pertenece. itself, the architectural point of view, the urban environ-
Bajo este entendimiento, el trabajo multidisciplinario ment, as well as the society to which it belongs.
es fundamental para ahondar y enriquecer el estudio que By understanding this perspective, a multidisciplinary
se plantea. approach is fundamental to deepen and enrich the pro-
posed study.

Palabras clave Keywords

Patrimonio, cementerio, significación cultural, Patrimony, cemetery, cultural significance,


trabajo multidisciplinario, conservación integral. multidisciplinary approach, integral conservation.

El Panteón Inglés de Real del Monte: una aproximación para su conservación integral 63
Reporte de campo

Cada nube tiene un revestimiento


plateado. Entre la utopía y la realidad
de la vida profesional
María Isabel Flores

M
uchas son las historias que escuchamos en el acontecer diario del
museo. Cada jueves en clase de prácticas profesionales de este ter-
cer semestre de la maestría en Museología que curso en la Escuela
Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM), he escu-
chado a diversos personajes narrar su experiencia como gestores de museos,
en un intento por evitarnos tropezar con las mismas piedras o visualizar los
atajos que nos harán la vida profesional más sencilla. En estas pláticas, exis-
ten sentimientos constantes, claros y palpables de felicidad, alegría, gratitud y
emoción envuelta en un halo de desazón y pesadumbre. Al parecer las expe-
riencias de Graciela de la Torre, directora de Artes Visuales de la UNAM; Silvia
Singer, directora del Museo Interactivo de Economía; Miguel Fernández Fé-
lix, director del Museo Nacional de Arte, y Magdalena Zavala, coordinadora
nacional de Artes Plásticas del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), entre
otros, pasan de gracia a desgracia y de vuelta en su devenir por el lugar en el
que todos los que estamos inmersos en el universo museológico, buscamos,
encontramos, preguntamos, contestamos, reflexionamos, vivimos, anhelamos
y proyectamos: el museo.
¿Por qué resulta más sencillo señalar las áreas de oportunidad más allá que
los aciertos? Carl Gustav Jung, psiquiatra suizo y fundador de la psicología ana-
lítica, define, en su trabajo sobre Los arquetipos y el inconsciente colectivo, al
arquetipo como una forma de pensamiento universal o predisposición a res-
ponder ante el mundo de ciertas maneras. El uso de comparativos ha sido un
recurso funcional literario para expresar al lector situaciones, definir personajes
e inducir emociones sin recurrir a elaboradas explicaciones. Quizá porque vi-
vimos en el comparativo perenne donde es más sencillo entender los adjetivos,
las situaciones, las experiencias, las historias y las palabras mediante su anta-
gónico inmediato; propongo la comparación como un arquetipo sintomático
en este texto para confrontar el conocimiento teórico, y algunas veces utópico,
de la maestría en Museología en la ENCRyM a lo largo de tres semestres y la ex-
periencia práctica realista en la Fonoteca Nacional, en donde he realizado mis
prácticas profesionales desde mediados de marzo de 2010 a la fecha.
Emulando a Lemony Snicket,1 autor norteamericano de varios libros infanti-
les, presentaré una serie de eventos desafortunados durante el proyecto exposi-

1
Lemony Sniket es el seudónimo legal del escritor estadounidense Daniel Handler. Se presenta
como autor y narrador de su mayor obra: Una serie de eventos desafortunados, la cual cuenta la
historia de los huérfanos Baudelaire.
tivo Festival PLAY! al cual me integré, conciertos, talleres y una exhibición ción Sonora) consiste en ubicarlos en
haciendo una radiografía comparati- documental cuyo objetivo fue pro- la pragmática y palpable realidad.
va con mis expectativas preformadas poner una nueva plataforma cultural ¿Qué hacer en caso de incendio?
en la maestría y, de cómo logramos donde se exploraran las relaciones ¡Déjalo Arder! Curadores sin voca-
(el equipo de la Fonoteca Nacional2 entre el juego, el arte, la máquina y el ción.
y yo) resolver y sortear las circuns- hombre. Samuel Conlon Nancarrow “Yo no entiendo nada de esto,
tancias poco halagüeñas y salir casi (1912-1997), músico y compositor sólo administro los recursos”, dice
triunfantes de un proyecto que sobre- experimental norteamericano natura- Juan José Díaz Infante al equipo que
pasó incluso a los que lo imaginaron. lizado mexicano en 1955, fue el per- hizo posible su proyecto en la inau-
Lo aprendido tras la experiencia y sonaje a homenajear en la primera guración del Festival PLAY! Él, jun-
cómo me ha ayudado para mis pro- edición anual del Festival PLAY! La to a Natalia Britos, ambos curadores
pios proyectos. elección de este personaje se debió del proyecto, crearon y curaron el
a que casi la totalidad de su música, Festival en ese momento. Si el propio
Entre el diablo y el profundo escrita para pianola, se caracteriza curador no entiende de qué trata la
mar azul por el complejo uso del ritmo y el exposición, ¿cómo podríamos hacer-
intrincado contrapunto. En su obra lo nosotros?
La Fonoteca Nacional3 es una joven se unen el creador y el técnico; y en De la mano de Alma Montero,
institución que ha logrado en dos su instrumento se materializa el con- coordinadora del área de Investiga-
años destacarse por ser mucho más cepto de reproducción instantánea.5 ciones del Museo Nacional del Vi-
que un archivo muerto, es un foro PLAY! se gestó grandioso en la rreinato y profesora de la materia de
donde se da lugar a la experimenta- imaginación de sus creadores y cu- curaduría en la ENCRyM, me apasioné
ción sonora, se crea una conciencia radores: Juan José Díaz Infante, escri- por la materia. Una de sus estrategias
del sonido, la escucha y el ruido y, tor, poeta visual, curador y fotógrafo; metodológicas fue analizar varias ex-
en donde, la exploración es clave y Natalia Britos, curadora. Varios pro- posiciones, desde el punto de vista
para su desarrollo. fesores durante la maestría, compañe- curatorial y museográfico; tratándo-
El Festival PLAY!4 Tecnología–Jue- ros de clase y yo consideramos a los las como una cuestión integral, dis-
go–Sonido, consistió en una serie de curadores como personas que viven cutimos sus áreas de oportunidad y
2 en una realidad aparte, desconecta- sus aciertos. Sin pretender resumir un
Las exposiciones que se llevan a cabo en la
dos de los problemas que enfrenta el semestre de curaduría y aunándola a
Fonoteca Nacional son elaboradas por el De-
partamento de Investigación, Experimentación
museo para el que laboran; ellos ob- mucho de lo que pretende la museo-
y Capacitación Sonora a cargo de Francisco vian que hay dinero suficiente para logía como reflexión, las preguntas
Rivas, el Departamento de Animación Cultural cubrir los gastos que generan sus constantes antes de cualquier ejer-
y Servicios a cargo de Miguel Ángel Fernán- ideas convertidas en exposiciones, cicio de exposición deben ser: ¿qué
dez Naranjo, y la Coordinación Académica los elaborados procesos que conlle- quieres hacer?, ¿cómo y con qué lo
a cargo de Georgina Sanabria Medina, todos va materializar esas ideas y, sobre quieres hacer?, ¿a quién lo vas a diri-
ellos bajo la batuta de la maestra Perla Olivia todo, el personal disponible para ar- gir? y ¿qué quieres lograr (con la ex-
Rodríguez Reséndiz, directora de Promoción y mar y montar. La función del gestor posición)?
Difusión del Sonido cultural (museógrafo, comunicador
3 La propuesta de PLAY! no tuvo un
La Fonoteca Nacional en la ciudad de México.
o desarrollador de exposiciones, en guión científico,6 lo cual representó
Como parte de Conaculta es una industria
el caso de la Fonoteca Nacional del severos problemas en el desarrollo
cultural sin fines de lucro. Su creación obe-
dece a la reflexión en torno a las situaciones
jefe del Departamento de Investiga- de la exposición, porque intentar ar-
adversas que han enfrentado los acervos so- ción, Experimentación y Capacita- mar algo que no entiendes, es como
noros en México, conllevando a la edificación los muebles que requieren ensam-
integral para recopilar, conservar, preservar y 4 Para información más detallada sobre las blaje; el buen comprador sabe que el
difundir el patrimonio sonoro nacional. El 12 actividades que se llevaron a cabo durante el tiempo invertido en entender el ins-
de agosto de 2004, la Secretaría de la Función festival, documento electrónico disponible en: tructivo en sueco, es indirectamente
Pública cedió –en calidad de comodato–- la http://playfestival.blogspot.com/2010/04/play- proporcional al dinero que ahorras.
Casa Alvarado a la Secretaría de Educación festival-tecnologia-juego-sonido.html De modo que los aproximadamente
Pública, para ser asignada como sede de la 5
Play. Como verbo en inglés, una de sus
Fonoteca Nacional. Equipada con tecnología acepciones es reproducir. Y se escogió este 6 Documento o formato que ordena, jerarqui-
de punta, abrió sus puertas el 10 de diciem- verbo como una metáfora para el Festival, za y distribuye con base en la investigación
bre de 2008 y tiene la misión de realizar ac- dada su complejidad para traducirlo al espa- y los espacios museográficos los temas, el ce-
tividades artísticas, académicas, culturales y ñol debido a sus diferentes significados como dulario, los objetos, la gráfica y otros apoyos
recreativas relacionadas con el sonido, para verbo y sustantivo. Para más información so- museográficos. Es un texto que conforma el
fomentar una cultura de la escucha. Docu- bre esto, documento electrónico disponible desarrollo de una investigación científica so-
mento electrónico disponible en: http://www. en: http://playfestival.blogspot.com/2010/04/ bre los temas o los objetos de una colección
fonotecanacional.gob.mx/ play-festival-tecnologia-juego-sonido.html para una exposición. (Belcher, 1997).

Cada nube tiene un revestimiento plateado. Entre la utopía y la realidad de la vida profesional 65
tres meses de preparación, desde que diera a prestar su material, sino que Arocena,9 dando un especial cuida-
llegó la propuesta del Festival PLAY! sólo existiera el suficiente para la ex- do a una continuidad, una revisión a
a la Fonoteca y el esfuerzo físico y posición. los colores y a una infinidad de deta-
emocional que el equipo de trabajo Llevar a cabo una exposición, me lles. Este trabajo me tomó alrededor
invirtió en entender la exposición, quedó claro con Alma Montero, no de un mes y aún así, reconozco que
fue indirectamente proporcional a es una labor sencilla, ni de un día mi trabajo no fue el mejor, ni el más
los resultados obtenidos. En cambio, para otro; la experimentación es to- inventivo. Con mejores herramientas
PLAY! sí tuvo un público meta muy talmente válida y me atrevo a decir que dos escuadras y un escalímetro
definido: artistas, agrupaciones, se- que sea el eje motor. Por ejemplo, pude haber propuesto soluciones
llos, editoriales y festivales afines con Harald Szeeman, curador suizo, lle- más creativas y versátiles; sin em-
sus tres ejes: tecnología, arte y juego. vó al extremo la experimentación bargo, Natalia Britos acabó con mis
Esto se vio reflejado en el lenguaje hasta romper la cuerda en la expo- elucubraciones inventivas de museo-
escogido para escribir el políptico de sición When Attitudes become form grafía en menos de 15 minutos, al en-
difusión, el cual resultó una navega- en 1969;8 sin embargo,  fue  algo cargar dos cajones con capelo para
ción en el éter, pretendiendo detonar pensado de principio a fin, que se la muestra de partituras y una especie
la curiosidad del delimitado visitante fue transformando,  evolucionando de vitrina para una cajita de música,
y alentándolo a ser partícipe de una y creciendo con el paso del tiempo todas pintadas de blanco. Cuando
esperada epifanía. hasta el día de la exposición y pos- lancé la opinión de que unas cajas
Lamentablemente, la confluencia terior a ésta. serían demasiado pesadas su respues-
reunida en el Festival PLAY! se redu- Por lo anterior, resulta paradójico ta fue contundente: “En Nueva York
jo a sicofantes amigos y conocidos experimentar sobre una exposición lo están haciendo de esta manera y
tanto de curadores, desarrolladores y sin tener un objetivo claro o la más se ve muy bien”. No había más que
trabajadores de la Fonoteca. El nicho remota idea del material con el que decir (porque claro, lo que funciona
se cerró a su zona de confort, nada se puede contar, sin una investiga- en Nueva York también funciona en
diferente sucedió. ción fundamentada con respecto a lo México ¿cierto?).
Hacer una exposición, y en rea- que se pretende mostrar y lograr; e Al final, el presupuesto hizo que
lidad cualquier proyecto, requiere inclusive proponer ideas a poco me- se restauraran viejos cajones y úni-
de una planeación, un desarrollo y nos de un mes de la inauguración, camente se encargaron los capelos.
una evaluación grosso modo. Los quitando  y  poniendo  académicos La exposición constó de tres cajones
aspectos técnicos, administrativos para las conferencias que se apare- con objetos del compositor, una ca-
y emocionales que conllevaron la cían como polvo de ideas en la má- jita de música semi-interactiva, tres
realización del Festival PLAY! quizá gica biblioteca virtual dentro de la dispositivos mp3 que tocaron piezas
puedan mostrarnos por qué dicha mente de los curadores. importantes de Nancarrow, una serie
exposición únicamente administró Tuve un semestre completo de mu- de fotografías y partituras mal traba-
los recursos, y la manera en que un seografía en donde Rodrigo Witker, jadas, con una calidad de impresión
proyecto se sale de control. museógrafo, museólogo y docente lamentable y un montaje que aún
de la ENCRyM, me hizo llorar sudor hoy sigo rediseñando en mi cabeza,
El incidente museográfico. y sangre para lograr acomodar poco pensando como lo habría resuelto.
Más miseria por menos dinero menos de 50 piezas de arte contem-
poráneo en un espacio de mil qui- La conservación está muerta.
Ante la falta de un guión científico, la nientos metros cuadrados del Museo Alguien es culpable y todos
inexistencia de un guión museográfi- son sospechosos
co7 no resulta sorprendente. El guión 8
Harald Szeeman convirtió la Kunsthalle de
museográfico se encontraba en los Berna en el punto de confluencia de artistas Llevé un semestre de Conservación
anhelos de los curadores que arma- emergentes europeos y americanos. Su gran Preventiva con Lourdes Gallardo,
ban y desarmaban continuamente obra, la exposición When Attitudes Become restauradora e investigadora del Mu-
con la esperanza de que la viuda del Form: Live in Your Head (Cuando las actitu-
des devienen formas: vivir en tu cabeza) fue la 9 Este fue un ejercicio de museografía como
fallecido compositor no sólo acce-
primera en conjuntar artistas post-minimalis- trabajo final sobre la exposición “El Objeto
7
Documento que ordena, jerarquiza y distri- tas y conceptuales en una institución europea; y la Narración”, Arte Contemporáneo FEMSA
buye todos los elementos que conforman la con esta exposición quedó al descubierto su que se llevó a cabo en el Museo Arocena en
exposición. A diferencia del guión científico, el controversial posición estética y, debido a la Torreón, Coahuila. Se tuvieron que desarrollar
cual desarrolla la exposición con base en una interferencia y presión por ajustarse a la tra- entre otras, soluciones compuestas de lectura,
investigación teórica en un espacio ideal, el dicional programación de la institución, sus construcción de explicaciones, ubicación de
guión museográfico transporta la exposición a directores y el gobierno municipal, Szeeman piezas, especificaciones de medidas, materia-
un espacio real, es decir, al espacio concedido renuncia y se consolida como curador inde- les y pesos, solucionar espacios, circulaciones
por el museo para la exhibición. (Belcher 1997) pendiente (Obrist 1996). y distribución de obra.

66 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


seo del Templo Mayor, así como do- música de Conlon Nancarrow con la horas del concierto programado, se
cente de la maestría en Museología teoría del color, vieron de reojo la sen- descubrió que la anhelada pianola
y la licenciatura en Conservación y cilla exposición en la galería principal; Ampico (American Piano Company)
Restauración en la ENCRyM. Ella tra- y se relajaron con un DJ de música corría a la mitad de la velocidad que
tó de inculcarnos la importancia de de elevador, vino caliente y refresco se requería y esperaba; se propusie-
la conservación sobre el patrimonio sin gas. ron soluciones desesperadas como
(mueble, inmueble, palpable o in- PLAY! duró cinco días intensos, hacer play back, escondiendo dos
tangible), los diferentes materiales durante los cuales se llevó a cabo bocinas tras la pianola bajo la tarima
y sus condiciones de montaje. Luz la proyección de una película; dos y modulando el sonido que salía de
de Lourdes Herbert, restauradora, cortometrajes a modo de obra de ésta junto con el de las bocinas; la
excoordinadora Nacional de Con- instalación; una serie de conferen- mejor opción fue la total sinceridad
servación del Patrimonio Cultural y cias con grandes personajes, entre del director de la Fonoteca al recor-
compañera de la maestría, ha pasado ellos Julio Estrada, músico, historia- darle al público que el concierto era
tres semestres exponiendo su tema dor y pedagogo; un taller de compo- una aproximación a la obra de Nan-
de tesis sobre el papel del Museo sición de señas que aún los músicos carrow y, dadas sus intervenciones
para crear una conciencia de la con- participantes intentan definir de qué hechas a sus propias pianolas, este
servación del patrimonio. El día que se trató, impartido por Sami Abadi, evento sería sólo una recreación
los curadores regresaron de casa del músico argentino de reconocimiento como parte del homenaje.
fallecido músico Conlon Nancarrow, internacional; una sesión de escucha
luego de hablar con su viuda y obte- dirigida por Ana Lara, compositora La clave para tenerlo todo:
ner material necesario para exponer, mexicana, sobre la obra de Conlon dejar de esperar que las cosas
tomaron fotos y dejaron el material Nancarrow para culminar con un sean como pensábamos que
en la Oficina de Experimentación, concierto de pianola; el concierto de serían
Investigación y Capacitación en cajas señas y la mencionada exposición.
de cartón. Hablamos de papel y cin- El punto más álgido del Festival Magdalena  Zavala,  coordinadora
tas magnéticas, el papel se ve afec- PLAY! lo propuso Julio Estrada, poco nacional de Artes Plásticas del INBA,
tado incluso por el tacto sin guantes más de 50 personas que conocían acotó una buena definición de éxi-
de algodón o látex, las cintas tienen su trabajo asistieron a la conferencia to no como la cantidad de visitantes
menos resistencia a la humedad y Reflejos de Escher en el oído de Nan- esperados o conminados, sino como
a la manipulación. Son interesantes carrow y otros, quien se llevó las pal- una especie de recuento de los daños
las contradicciones que vemos en la mas al proponer una reflexión fresca entre el equipo de trabajo al finalizar
Fonoteca Nacional, mientras que se e innovadora, sin importarle las sen- la exposición. Esta definición me pa-
da un diplomado en conservación sibilidades que prolijamente evitaron reció una epifanía, no sólo porque
y restauración de archivos sonoros y tocar los curadores. Julio Estrada dio es difícil que exista un proceso de
audiovisuales, además de contar con a entender al público quién era Con- autoevaluación, sino porque al abrir
tecnología de punta para conservar, lon Nancarrow, cómo se relacionaba las puertas de la exposición olvida-
restaurar y digitalizar la obra sonora PLAY! con su obra, instigó la curiosi- mos todo lo que estuvo detrás ante la
y audiovisual; no hubo un plan de dad al ligarlo con Escher y sus mode- imagen brillante y límpida de cape-
conservación para el material presta- los matemáticos e incitó el morbo al los transparentes, cédulas derechitas,
do. Quizá por eso se está reconside- contar una poco halagüeña historia propia iluminación, conferencias ma-
rando volver a impartir el diplomado del contacto de Octavio Paz11 con el gistrales y eventos irrepetibles.
este año. compositor. Sublime. Por lo anterior evaluar el Festival
La atracción principal prometía PLAY! a poco menos de una sema-
La triste verdad es que la ser el concierto de pianola. Ésta llegó
verdad es triste con tiempo suficiente para ser afinada composición, sino incluso por su forma de lle-
y probada, dejando a un lado el pe- varlo a cabo, por ejemplo, la sustitución de un
El 26 de abril de 2010 se inauguró el queñísimo detalle de que Nancarrow director de orquesta por pantallas de plasma
Festival PLAY! en las instalaciones de había intervenido sus pianolas para en cada sección de la misma. Así, amigos del
músico le convencieron para concursar por
la Fonoteca Nacional.10 En el evento trabajarlas a tiempos varios. A pocas
una beca de creador, sobre la que recibió una
se dieron cita poco más de 80 per- 10
La Fonoteca Nacional se ubica en la calle negativa como respuesta. Entre el comité que
sonas, fue una exposición de amigos decidió, se encontraba Octavio Paz, escritor
de Francisco Sosa núm. 383, colonia Barrio
para amigos, quienes durante las con- de Santa Catarina, delegación Coyoacán en la mexicano, el cual afirmó con autoridad “No
ferencias alrededor del juego, rieron ciudad de México. hay beca de creador para ese comunista”,
en los momentos precisos, aplaudie- 11
Cuenta Julio Estrada sobre Conlon Nanca- cuando en realidad Nancarrow había pertene-
ron en las pausas largas, pretendie- rrow, que éste soñaba con un concierto muy cido al partido comunista poco menos de tres
ron entender cómo se relacionaba la adelantado a su época no sólo por su forma de meses a finales de los años treinta.

Cada nube tiene un revestimiento plateado. Entre la utopía y la realidad de la vida profesional 67
na de haber concluido mientras des-
montamos y nos ocupamos de los
siguientes eventos.
Los festivales, las exposiciones, los
eventos, se trabajan con personas; lo
cual implica el rango de error que re-
presenta el factor humano. Una de las
áreas de oportunidad más pronuncia-
da es la falta de organización en los
proyectos que se desarrollan en la Fo-
noteca. El tiempo es apremiante, pero
recordemos que en una época en la
cual se busca conjuntar un buen li-
derazgo con una perspectiva más hu-
mana, los conceptos clave son orga-
nización personal, planteamiento de
objetivos y organización institucional.
Existe un ejercicio básico con dos ejes
a trabajar: prioridades y personas; se
divide un cuadro en cuatro partes, en
las partes superiores se escribe impor-
tante/no importante, mientras que en
la parte lateral izquierda se escribe
urgente/no urgente; de esta manera
podemos visualizar prioridades con
base en un rol de responsabilidades y
tiempos. ¿Qué aprendí?, aprendí a no
comprometer la calidad de las expo-
siciones por tiempo, sino contar con
una efectiva organización a costa de
menos, pero mejores exposiciones que
propongan más (conocimiento /delei-
te/curiosidad /experiencia) que auto-
felicitaciones y manipulación del ego.
Otro aspecto importante es contar
con un rol de responsabilidades, es
imperante no sólo plantearlo en pa-
pel, sino llevarlo a cabo pie juntillas.
La falta del mismo propone una defi-
ciencia en el ritmo laboral y una ba-
rrera considerable para la resolución
de problemas, los cuales pasan de un
nivel de prioridad de importantes no
urgentes a importantes y urgentes.
Ahora bien, ligado al rol de responsa-
bilidades son sus efectos colaterales;
en cuestiones técnico–administrativas
sólo se repiten los patrones que subsu-
men toda institución gubernamental y
también varias privadas. Aprendí una
nueva disciplina: la tramitología; no
es cualquier disciplina, requiere tra-
bajar con personas que harán todo lo

Pablo Helguera, Las aventuras de Olmeco


Beuys, Jorge Pinto Books Inc, Nueva York, 2010.

68 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


posible por dejarte la responsabilidad son finalmente las personas quienes Referencias
de contratos, pagos y desarrollar una hacen que te enamores del Museo,
sincera diplomacia con los proveedo- en cualquiera de sus acepciones, y Belcher, Michael
res para conjuntar papeles y ofrecer de cada actividad que se propone. 1997 Organización y diseño de ex-
una disculpa cuando el pago no se Y antes del aneurisma, la vena en posiciones, en relación con el museo,
efectúa. ¿Qué aprendí?, tras la clara la frente que se salta y los ataques de Madrid, Trea.
definición de responsabilidades, se ansiedad y pánico, me niego a caer en Obrist, Hans-Ulrich
debe tener una comunicación bila- la vorágine del estrés y me propongo 1996 “Mind over Matter”, en Art Fo-
teral con cada elemento del proceso organizar mejor lo que a mí me toca. rum, November, documento electró-
llamado Exposición, para que cada Por ejemplo, futuro proyecto de un nico disponible en: http://findarticles.
quien sepa las tareas que debe cum- archivo de rock mexicano con una com/p/articles/mi_m0268/is_n3_v35/
plir, el horario razonable de nueve serie de conciertos de bandas de rock ai_18963443/
horas y un tiempo límite para el de- en acústico cuadrafónico, y una serie Estrada, Julio
sarrollo de sus actividades. de exposiciones y sesiones de escucha S/F Conlon Nancarrow 1912–1997,
¿PLAY! fue un éxito? Sí y no. No, que estimulen la producción de adre- documento electrónico disponible en:
porque fue una pesadilla para el ges- nalina. Aunque el primer paso con- http://www.latinoamerica-musica.net/
tor, un proyecto mediocre para los sistirá en explicarle al maestro Álvaro compositores/nancarrow/estrada-es.html
curadores, un evento sin mucha reso- Hegewisch,12 director de la Fonoteca Sniket, Lenony
nancia, un estrés que no valió la pena Nacional, el amplio crecimiento que S/F Documento electrónico disponi-
frente a los visitantes; y de lo anterior ha tenido el rock & roll, que ahora ble en: www.lemonysnicket.com/
se deriva poco entendimiento y espe- sólo se denomina rock; porque su res-
ranza ante lo que se pueda proponer puesta me dejó estupefacta cuando le para espacios alternativos. Como funcionario
el siguiente año. Sí, porque aprendí preguntamos si podíamos hacer con- público, de 2001 a 2006 fue coordinador de
mucho a la hora de enfrentarme con ciertos de rock acústico ecológico y proyectos con los estados del Centro Nacional
la realidad, pero lo más importante él contestó: ¡Claro, si yo ya invité a de las Artes, donde tuvo a su cargo la pues-
quizá fue reforzar algo que ya sabía César Costa! ta en marcha de los Centros de las Artes y de
formación en Guanajuato, Veracruz, Oaxaca,
pero que nunca deja de sorprender- 12
Álvaro Hegewisch Díaz Infante estudió Baja California, San Luis Potosí y Michoacán.
me: todo lo que se logra trabajando
la carrera de teatro en el Núcleo de Estudios De diciembre de 2006 a febrero de 2008, se
en equipo y cómo ese equipo pre- Teatrales; también realizó estudios de dere- desempeñó como director general de Vincula-
cisamente es el que alcanza el éxi- cho en la Escuela Libre de Derecho y de es- ción Cultural; de marzo de 2008 a febrero de
to; quizá no por la exposición sino pecialización en pedagogía de la actuación, 2009, ocupó el cargo de secretario técnico del
por la lealtad que construyes día a teatro y gestión cultural en México, Alemania Conaculta. El 8 de mayo de 2009 asumió la
día ante el estrés, que le succiona la e Italia. Como artista ha realizado 30 obras dirección de la Fonoteca Nacional en sustitu-
energía a las personas más activas. Y escénicas multidisciplinarias, principalmente ción de su fundadora Lidia Camacho.

Resumen Abstract

Clase tras clase, discusión tras discusión, argumentos han Class after class, discussion after discussion, arguments
ido y venido en relación a la mejora del Museo, las expo- have come and gone about the improvement of the Mu-
siciones, la curaduría y la museografía; entre compañeros seum, the exhibitions, the curatorship and the museo-
de clase y maestros se han dado lugar las revoluciones de graphy; revolutions of the mind have taken place among
la mente y algunas veces, sólo algunas, hemos logrado lo classmates and teachers and sometimes, just sometimes,
insondable: salvar al Museo, aún así, salimos de la escue- we have achieved the unfathomable: to save the Museum.
la y entramos a la vida profesional sólo para estrellarnos Still we go out of school and enter the professional life just
con la insoportable realidad: el burocrático y estancado to crash against the unbearable reality: the bureaucratic
sistema a seguir. Ésta es mi experiencia en la vida real y and stagnated system we have to follow. Here is my expe-
lejos del salón de clases. rience in real life and away from the classroom.

Palabras clave Keywords:

Museo, exposición, curaduría, museografía, evaluación Museum, exhibition, curatorship, museography,


evaluation

Cada nube tiene un revestimiento plateado. Entre la utopía y la realidad de la vida profesional 69
Reseña

Por las olas del Sur.


Reseña sobre la exposición
Moana. Culturas de las islas del Pacífico
Judith Bosnak

A
un entre estudiosos y especialistas, es un dato poco conocido que un
intercambio de cultura material entre el Museo Nacional de las Culturas
(MNC) de la ciudad de México y el Museo Field de Chicago (EUA) llevado
a cabo entre 1948 y 1951, dotó a México de una gran colección de arte et-
nográfico de las islas del Pacífico (Cedraschi 2010:101-102). Y a pesar de este
importante canje etnográfico, en México aún hay poco conocimiento sobre la
riqueza de las culturas de este vasta región. Gracias a un intercambio material
e intelectual entre antropólogos, etnógrafos, curadores e investigadores de va-
rios museos y universidades del mundo, hoy día se presenta la extraordinaria
exposición temporal Moana. Culturas de las islas del Pacífico en el Museo
Nacional de Antropología (MNA-INAH).
El visitante de la exhibición puede admirar una compilación de más de 260
artefactos provenientes del Museo Nacional de las Culturas, del Museo Field de
Chicago (EUA), del Museo Peabody Essex de Salem, Massachusetts (EUA) y de la
Galería de Young en San Francisco (EUA). La exhibición está ordenada siguiendo
una inteligente estructura museográfica-curatorial, basada en cinco conceptos
culturales clave del mundo Pacífico, todos ellos derivados de la lengua proto-
austronesia: moana (el mar), fanúa (la tierra), lau (el intercambio), mana (poder)
y atua (espíritus y el mundo sobrenatural). La rica colección cuenta con objetos
diversos y de gran belleza como modelos de embarcación, peinetas, telas de
corteza, instrumentos musicales, escudos, máscaras y tocados. Dado que varios
de los objetos suelen ser asociados con más de uno de los conceptos antes
mencionados, la exhibición cuenta con una división espacial, tanto agradable
como lógica, que nos ayuda a entender la compleja conexión entre el valor
simbólico-religioso de los artefactos y su uso. Así, pasando de una sala a otra,
se desenvuelve y desarrolla un discurso fascinante alrededor de los cinco ejes
temáticos mencionados, que conllevan a un mensaje clave: los isleños de las
culturas de Oceanía han vivido en una íntima relación tanto con el suelo de
sus ancestros como con el mar que les rodea, el cual les ofrece un amplio es-
cenario para el intercambio económico, cultural y espiritual.
Un esfuerzo notable en tanto la curaduría y la museografía propone al visitan-
te un caleidoscopio de maneras para disfrutar su recorrido: desde un encuentro
básico de diversas culturas distintas hasta un estudio profundo intercultural. Las
mamparas principales de cada sala fueron estilizadas y decoradas bellamen-
te según el tema tratado en el texto. Notablemente, el discurso museológico
explica de manera muy accesible los aspectos humanos y culturales de la co-
lección. Porque aquí, más que una presentación estética de objetos, se trata
Llama la atención la manera cui-
dadosa como los curadores y mu-
seógrafos de Moana solucionaron
cuestiones éticas relacionadas con la
presentación de restos humanos. A
la entrada de una sala donde están
expuestos dos cráneos decorados se
encuentra una “cedula preventiva”
que avisa al visitante sobre el conte-
nido de la galería y le pide el favor
de pasar de manera respetuosa y en
silencio. Una correcta aproximación
antropológica a la antropología.
Cada técnica museográfica contri-
buye a hacer de Moana una experien-
cia de aprendizaje creativo. Además
de la información textual en mam-
paras y cédulas, la exhibición nos
muestra varias fotos, videos y (con
cobro extra) se puede disfrutar de un
“videoguía” con información amplia
de la mayoría de los objetos. Extraña
que dentro de las salas se encuentre
poco material filmográfico-histórico,
cuando fue precisamente el Pacífico
donde medios audiovisuales dieron
una segunda mirada a la antropolo-
gía del siglo XX, ya desde las indaga-
ciones claves de Malinowski. Pero
quizás ello se deba a que se progra-
mó un ciclo de películas relaciona-
dos con la temática de la exhibición
en el auditorio Tláloc del MNA. Aún
así, la cualidad del video introducto-
rio es lamentable, tanto en las tomas
fílmicas como en el contenido. Des-
merece a la exhibición.
En contraste, destacan, por su no-
vedad y contenido, los dibujos ani-
mados basados en investigación de
campo del curador doctor Carlos
Mondragón sobre el archipiélago
Vanuatu (antes Nuevas Hébridas).
Asimismo, cada sala cuenta con su
FIGURA 1. Pectoral con colmillos de cerdo, Isla Ruk, Nueva Bretaña, Papúa Nueva Guinea. (Co-
lección del Museo Nacional de las Culturas, INAH. Pieza obtenida por intercambio con el Chicago
propio cortometraje dedicado a una
Field Museum, fuente Mondragón 2010: 171). de las historias mitológicas, tal como
fue contado por los informantes del
de un conjunto de artefactos que nos estadounidense Albert Buell Lewis antropólogo Mondragón: mitos sobre
hablan de su origen, de su contexto y (1867-1940) y el inglés Alfred Walter la creación del mundo, los ancestros
de su valor, tanto en el pasado como Francis Fuller (1882-1961), quienes poderosos y el universo del Vanua-
en el presente. Además, en algunas no sólo dedicaron gran parte de sus tu. Queda patente, así, una ruptura
cédulas aparece información sobre el vidas a la adquisición de objetos de de un mito occidental: que la cultu-
origen de la colección y los tres co- las islas del Pacífico, sino también a ra pacífica no está muerta, sino en
leccionistas cuyos artefactos se mues- la investigación y difusión del cono- constante renovación y adaptación.
tran en esta exhibición: el mexicano cimiento antropológico de las cultu- Además, los bellos y pedagógicos
Miguel Covarrubias (1904-1957), el ras de esta región. dibujos que aparecen en los videos,

Por las olas del Sur 71


funcionaron como una coherente es-
trategia mercadotécnica, al ser repro-
ducidos en varios tipos de souvenirs
–llaveros, cuaderno de notas, etcéte-
ra– que están a la venta en la tienda
de la exposición.
El catálogo titulado como la exhibi-
ción, elaborado bajo la coordinación
del doctor Mondragón, muestra y
apoya la consistencia curatorial de la
exposición. Consiste en dos partes:
la primera consta de 13 artículos
escritos por especialistas de varias par-
tes del mundo sobre la cultura ma-
terial de Oceanía; la segunda es un
breve catálogo con fotos y fichas de
varios objetos de la exposición agru-
pado según los cinco temas clave.
Esta compilación de textos, bien en-
trelazados, nos sirve como punto de
reflejo sobre la significación de los
artefactos de la exhibición adentro de
las culturas de su procedencia y nos
enriquece sobre las curiosidades de
la historia de su compilación. Ade-
más, el catálogo abre un debate bien
sostenido sobre el valor de las piezas
etnográficas en un mundo global,
donde los museos juegan un papel
importante en procesos de conserva-
ción y renacimiento cultural.
Dado que la exposición Moana
forma un conjunto de piezas con
calidad excepcional a nivel interna-

FIGURA 2. Máscara Espíritu, Isla de Mushu, Provincia del Sepik Oriental, Papúa Nueva Guinea Ex- FIGURA 3. Portada del Catálogo de la Expo-
posición Moana. Culturas de las islas del Pacífico (Colección Museo Nacional de las Culturas, INAH, sición Moana. Culturas de las islas del Pacífico
fuente: Mondragón 2010: 195). (Cortesía INAH).

72 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


cional, hubiera sido propio que el ofrece al público mexicano un dis-
catálogo mostrara fotos de todos los curso innovador y creativo sobre un
artefactos en exhibición, así como mundo tan lejano de México. Efecti-
una lista de imágenes. Con ello, se vamente, en un mundo museológico
hubiese alcanzado el cometido aca- donde los discursos difícilmente es-
démico: cumplir con las necesidades capan de las paradojas de las narra-
de aquellos aficionados y especialis- tivas colonialistas y poscolonialistas,
tas que desean comparar coleccio- la mirada de una doble alteridad, del
nes. Estas limitantes en la edición son otro sobre el otro, es refrescante y
evidentes en los artículos de Joshua provocadora.
A. Bell y de Lissant Bolton que hacen
referencia a varios objetos del catálo- Referencias
go pero que éste no cuenta con esas
imágenes, mismas que facilitarían la Cedraschi, Raffaela
comprensión. 2010 “Hilando la memoria. La colec-
No obstante, no hay más que reco- ción de Oceanía del Museo Nacional
nocer los esfuerzos de los dos investi- de las Culturas”, en Moana. Culturas de
gadores/curadores,  doctora Raffaela las islas de Pacífico, México, INAH-Co-
Cedraschi (MNC / INAH) y doctor Car- FIGURA 4. Remate de canoa en forma de naculta, 101-108.
los Mondragón (El Colegio de Méxi- pájaro, alusiva al Moana (mar) de la Isla de
co), así como a las autoridades del Yamna, Papúa Occidental. (Exposición Moa-
na. Culturas de las islas del Pacífico, Colección
INAH que realizaron esta exhibición Museo Nacional de las Culturas INAH, fuente:
sin precedentes en México, la cual Mondragón 2010: 144).

Resumen Abstract

La exposición temporal Moana. Culturas de las islas del The exhibition Moana. Cultures of the Pacific Islands at the
Pacífico en el Museo Nacional de Antropología de Méxi- National Museum of Anthropology in Mexico City offers
co ofrece un discurso innovador sobre la cultura material an innovative discourse about the material culture of the
de las islas del Pacífico. La compilación grande de arte- Pacific islands. The extensive collection of ethnographic
factos etnográficos muestra la importancia del moana, (el objects shows the importance of moana, ‘the sea' and fa-
mar) y del fanúa, (la tierra), como escenario de intercam- núa, ‘the land', as a platform of cultural, economic and
bio cultural, económico y espiritual entre los isleños del spiritual exchange among the inhabitants of the Pacific.
Pacífico. Tanto la exposición como el catálogo exhiben al The exposition and its catalogue present to the Mexican
público mexicano la riqueza y diversidad cultural de una public a vast and far away region of astounding cultural
vasta región tan lejana y hasta la fecha poco conocida en richness and diversity that up until now has remained litt-
América Latina. le known in Latin America.

Palabras clave Keywords


Exposición, Oceanía, cultura material, colecciones de Exhibition, Oceania, material culture, ethnographic art
arte etnográfica, intercambio cultural. collections, cultural exchange.

Por las olas del Sur 73


Reseña

Conservación de bienes culturales:


acciones y reflexiones,
una mirada a la conservación en México
Olga Lucía González Correa

A
brir el libro publicado por el Instituto Nacional de Antropología e His-
toria (INAH) Conservación de bienes culturales: acciones y reflexiones
ofrece a quien lo hace un amplio abanico de posibilidades de lectura,
desde la revisión misma de su índice. Se trata de una compilación de 17 es-
critos producidos por 22 profesionales de los cuales 20 están adscritos al INAH
(15 en la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural,
tres en Centros Regionales, uno en la Escuela Nacional de Conservación, Res-
tauración y Museografía y uno en la Biblioteca Nacional de Antropología e
Historia), uno a la Facultad de Filosofía de la Universidad Panamericana y uno
al Instituto de Física de la Universidad Autónoma de México.
Los autores dan cuenta de diversos temas y estudios de caso en el área de la
conservación y protección del patrimonio cultural: tráfico ilícito de bienes cul-
turales, conservación preventiva, materiales para la intervención, conservación
y comunidad, conservación y restauración de retablos, patrimonio arqueológi-
co, arte rupestre, material etnográfico y obras gráficas y documentales.
Esta obra publicada dentro de una colección editorial de divulgación, cum-
ple el importante fin de informar al público en general de qué se trata la dis-
ciplina de la conservación de bienes culturales que, si bien lleva décadas de
ejercicio, crecimiento y desarrollo profesional, no es del todo conocida y re-
conocida socialmente. En este sentido, cada uno de los escritos, incluyendo
la síntesis que presenta el coordinador de la publicación, ofrece un modelo
Luis Fernando Guerrero Baca (coord.)
Conservación de bienes culturales: acciones y de acción del conservador-restaurador actual, quien actúa con base en el es-
reflexiones, México, INAH, Divulgación 2009. crutinio de los bienes culturales en sus diferentes facetas, utiliza para su estu-
dio técnicas de análisis de diversas ciencias, plantea procedimientos con base
en un diagnóstico, planea las actividades, propone metodologías, se plantea
desarrollar trabajos a mediano y largo plazos, aborda el bien cultural como
objeto vinculante, trasciende la intervención de la materia, define criterios de
intervención focalizados, aborda el patrimonio en relación estrecha con la so-
ciedad que lo alberga y, finalmente, lucha cada vez más por la prevención
antes que la curación.
En el terreno de la divulgación, otra lectura valiosa de la obra es la sensibi-
lización que ofrecen sus textos hacia la valoración del patrimonio como refe-
rente de identidad cultural y como fuente de información para la producción
de conocimiento.
De manera indirecta pero no menos cierta, profesionales de otras disciplinas
pueden encontrar en estos escritos caminos diversos de vinculación a la pro-
tección del patrimonio, pues en ellos es profusa la alusión a la necesidad del

74 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


trabajo interdisciplinario y a cómo bienes de esta naturaleza. Y pueden integrados; algunas veces haciendo
lograrlo en casos específicos de es- ser referencia para acciones en otros referencia a la vinculación conserva-
tudio y documentación de los bie- lugares del mundo, porque ellos son ción-identidad-desarrollo, otras al tra-
nes culturales. Es, si se quiere, una producto del trabajo de protección bajo interdisciplinario, y algunas otras
invitación a la academia y al mundo de un vasto y complejo patrimonio a la planeación de diversas fases de
laboral para abrir nuevos frentes de arqueológico y de la reflexión en tor- la conservación y restauración al in-
investigación y de trabajo, para so- no a una larga historia de aciertos y terior de un proyecto o de una institu-
cializar la tarea de conservar el pa- desaciertos en su intervención. ción. La recurrencia en el uso de estas
trimonio cultural. Como libro dedicado al tema de expresiones sugiere la intención de
Aunque no se haga explícito co- la conservación del patrimonio, los crear una nueva categoría en la disci-
mo propósito editorial, internacio- estudios presentados en él tienen es- plina, que al utilizarla haga clara alu-
nalmente este libro tiene el mérito pecial interés para los profesionales sión a un tipo de acción. Si ello es así,
de mostrar una manera de abordar el del área, trascendiendo las fronteras sería conveniente realizar una puesta
tema de la salvaguarda del patrimonio de México. Y, no obstante ser un tex- en común de este tema, con el fin de
desde el Estado y pone en evidencia to de divulgación que no ofrece un lograr consolidar un concepto que a
cómo México, exuberante en la po- nivel profundo de especialización todas luces implica una evolución en
sesión de bienes culturales de todos en la presentación de los estudios, el el ejercicio de la conservación.
los tiempos y momentos de su de- conservador-restaurador puede ex- Por último, es necesario revisar y
venir, ha construido dentro de sus ins- traer de ellos información particular discutir el perfil del conservador-res-
tituciones instancias especializadas de procedimientos técnicos y uso de taurador en el marco de lo que se ha
para su protección y difusión. Esto es materiales de intervención, que po- llamado conservación social. Indis-
especialmente relevante en América drían serle de utilidad al enfrentarse cutiblemente, el uso de esta categoría
Latina, donde los países tienen mucho a casos similares en su quehacer, ya muestra una tendencia de la discipli-
por aprender y por hacer. El INAH sea para aplicarlos, contrastarlos o na al punto que en la Coordinación
cuenta hoy en día con una Coordi- revaluarlos. Puede, igualmente, de- Nacional de Conservación del Patri-
nación Nacional de Conservación ducir metodologías de acción en la monio Cultural del INAH existe una
del Patrimonio Cultural, producto del planeación de su trabajo y desarro- Subdirección de Proyectos Integrales
esfuerzo de muchos profesionales que llar ideas de investigación sugeridas con Comunidades. No ha sido fácil
han hecho crecer lo que en los años para la disciplina. definir y delimitar el perfil de este
sesenta era un Departamento de Res- Entre las posibles lecturas que profesional, cuyo quehacer surgió
tauración del Patrimonio Cultural. aquí se han sugerido y muchas otras como un trabajo artesanal, pasó por
Los trabajos expuestos en Conserva- que pueden darse, podría final- ser una dedicación proveniente del
ción de bienes culturales: acciones y mente proponerse una que invita a mundo de las artes, tuvo educación
reflexiones, particularmente los desa- abrir la discusión en torno a dos as- no formal y formal a nivel técnico y
rrollados en los sitios arqueológicos, pectos: uno, el concepto de conser- ha llegado en la actualidad a ser una
muestran un avance importante en vación integral plasmado en varios actividad profesional basada en un
materia de políticas de protección de los escritos; y, otro, el perfil del cuerpo de conocimiento construido
de los bienes culturales, en tanto se restaurador en el marco de lo que se a partir de la interlocución con el sa-
han planteado labores planificadas ha llamado en esta publicación con- ber de diversas ciencias. Si bien es
a mediano y largo plazos que van servación  social  o  conservación fundamental y necesario considerar
mucho más allá de las acciones co- con enfoque social. al patrimonio como una fuente y un
yunturales. Por otro lado es de des- Es claro que parte del desarrollo y vehículo de desarrollo social y eco-
tacar, también en los casos referidos consolidación de una disciplina como nómico, también lo es establecer los
a los sitios arqueológicos, la defini- tal se ve reflejada en la definición de límites y las pertinencias profesiona-
ción de principios que actualmente sus conceptos y en la especialización les para potenciarlo como tal.
están guiando la intervención del del lenguaje que le es propio. En va- Sean estas palabras una invitación a
patrimonio arqueológico y que pue- rios de los textos compendiados en la difusión, lectura y discusión del libro
den constituirse en un modelo a se- este libro, se habla de conservación en cuestión, el cual es un aporte valio-
guir en otros países que cuentan con integral, proyectos integrales, planes so nacional e internacionalmente.

Conservación de bienes culturales: acciones y reflexiones, una mirada a la conservación en México 75


Colaboradores Rosa Elba Camacho
ENCRyM-INAH, México
Linda R. Manzanilla relba_@hotmail.com
Instituto de Investigaciones Antropológicas, UNAM, México
lmanza@servidor.unam.mx Antropóloga de la Universidad Autónoma de Querétaro,
titulándose con un estudio sobre la identidad y la memo-
Linda Rosa Manzanilla Naim es una renombrada y reco- ria entre los descendientes de libaneses de la ciudad de
nocida arqueóloga, egiptóloga, investigadora y académica Torreón Coahuila. Posteriormente participó en un proyec-
mexicana, con una rica y extensa trayectoria académi- to de investigación sobre la identidad regional en La La-
ca y profesional. Egresada de la ENAH de la licenciatura de guna, y en la investigación y redacción de textos de difu-
Arqueología y de la maestría en Ciencias Antropológicas sión cultural para el MNH. Actualmente cursa el segundo
y doctora en Egiptología por la Universidad de París IV semestre de la maestría en Museología de la ENCRyM.
(Sorbonne). Investigadora del INAH y del Instituto de Inves-
tigaciones Antropológicas de la UNAM, la doctora, Manza- Peter Krieger
nilla Naim ha sido profesora de la ENAH, del IIA-UNAM y, Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM, México
recientemente, de la Universidad de Stanford, en Califor- krieger@servidor.unam.mx
nia. Resultado de su trabajo como investigadora y direc-
tora de diversas iniciativas de investigación arqueológica Doctor en Historia del arte (Universidad de Hamburgo,
con un enfoque interdisciplinario en diversas regiones de Alemania), con especialización en Historia y teoría de la
Mesoamérica, Egipto, Mesopotamia y la región Andina, arquitectura y del urbanismo en el siglo XX; investigador
la doctora Manzanilla cuenta con una prolija producción en el Instituto de Investigaciones Estéticas y profesor en
académica: es autora o editora de 19 libros, 145 artícu- el posgrado de la Facultad de Arquitectura (CIEP), UNAM;
los y capítulos y 54 informes técnicos. Forma parte de 12 Miembro del SNI nivel III; Miembro del Bureau (vicepresi-
sociedades científicas y fungido como directivo y miem- dente) del Comité Internacional de Histora del Arte (CIHA);
bro de importantes organizaciones, comités y consejos coordinador de la revista Anales del Instituto de Investi-
científicos nacionales e internacionales, particularmente gaciones Estéticas. Investigaciones y publicaciones sobre:
en el ámbito de la antropología. Su carrera editorial es historia, estética y ecología de las megaciudades; icono-
extensa: coeditó la revista Latin American Antiquity, de la grafía política de la arquitectura; utopías urbanas; arte y
Society for American Archaeology y ha pertenecido a los ciencia.
comités editoriales de las revistas: Ancient Mesoamerica
(EUA), Latin American Antiquity (EUA), Journal of Archaeo- Luisa Straulino
logical Research (EUA), Quaternary Research (EUA-Países CNCPC-INAH, México
Bajos), Trabajos de Prehistoria (España), Revista Arqueo- azucarylimon@gmail.com
logía   (Argentina),  Anales  de  Antropología ,  Revista
Cuicuilco, Boletín de la Academia de la Investigación Licenciada en restauración por la Escuela Nacional de
Científica, Cuadernos de Arquitectura Mesoamericana, Conservación, Restauración y Museografía. Durante los
Revista Mexicana de Estudios Antropológicos, Revista años de 2008 a 2010 colaboró en las diferentes tempora-
Tiempo y Región, Arqueología Mexicana, Estudios de Asia das de los proyectos arqueológicos: Proyecto Tlatelolco,
y África, Revista Universidad de México, y de las series y Proyecto Río Bec y el Proyecto de Arqueología Urbana.
enciclopedias: Atlas Nacional de México, The Archaeo- Todos ellos orientados a la conservación arqueológica
logy of Ancient Mesoamerica, Fundamental Issues in Ar- tanto de vestigios arquitectónicos como de sus acabados
chaeology, Oxford Encyclopedia of Mesoamerican Cultu- y decoración, sobre todo facturados con morteros de cal y
res. Es investigadora nivel III del SNI, ha recibido diversas roca, así como la restauración de diversas piezas cerámi-
distinciones nacionales e internacionales. Ha sido galar- cas. Como tesis de licenciatura realizó una investigación
donada con el premio de la Academia de la Investigación para probar la pertinencia de la aplicación de un nuevo
Científica en 1990, el Premio Alfonso Caso del INAH en método de conservación para roca caliza a través de la
1993 a la mejor investigación en Arqueología, y el Pre- remineralización de sus componentes.
sidential Award de la Society for American Archaeology
(1999), en 2003 fue electa como miembro de la National Gabriela Cruz Chagoyán
Academy of Sciences de Estados Unidos, y recibió el Pre- ENCRyM-INAH, México
mio Universidad Nacional en Investigación en Ciencias gcruz.encrym@inah.gob.mx
Sociales y la distinción “La Mujer del Año”. Es miembro
extranjero de la American Philosophical Society (2006). Bióloga por la Facultad de Ciencias de la UNAM, maes-
Desde abril del 2007 es miembro de El Colegio Nacional, tra en Museología e Historia del Arte por la ENCRyM y la
y de los “300 Líderes de México”. En abril de 2010 fue Facultad de Artes de la Universidad Autónoma del Esta-
nombrada Doctora Honoris Causa por la UNAM. do de Morelos, respectivamente. Profesora de asignatura

76 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


en la ENCRyM y ponente en diversos congresos en torno a Valeria García Vierna
la identificación y combate de insectos, hongos y pestes Restauradora perito adscrita a la CNCPC-INAH, México
que deterioran el patrimonio. Ha publicado sobre temas valegarciavierna@yahoo.com.mx
de conservación y restauración. Recibió el Premio “Paul
Coremans” del INAH–Mención Honorífica para tesis de Licenciada en restauración de bienes muebles por la EN-
maestría en Conservación en 2008. CRyM. Es restauradora desde 1993, en donde ha coordi-
nado proyectos de conservación en sitios del área maya,
Lilia Patricia Olvera Coronel principalmente en el sur de Campeche. Sus intereses se
lpaty_oc@hotmail.com enfocan en la conservación e investigación de contextos
funerarios, relieves de estuco polícromos y material pé-
Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias de la UNAM, treo calizo. Estuvo comisionada en el Centro INAH Yuca-
en donde también realiza estudios de maestría. Actual- tán por más de dos años donde desarrolló actividades en
mente es investigadora Titular “C“ del Instituto Nacional la conservación de material cerámico y participó activa-
de Investigadores Forestales Agrícolas y Pecuarias. Ha mente durante dos temporadas en la conservación de los
realizado más de 30 publicaciones sobre los temas de bienes inmuebles por destino de Mayapán. Actualmente
anatomía de la madera y hongos micromicetos. También se incorpora a un programa de estudios de doctorado.
ha impartido un importante número de cursos y se ha des-
empeñado como asesora de diversas tesis. Adela Vázquez Veiga
Integrante del Proyecto de Conservación de Mayapán
Irais Velasco Figueroa adedoblev@gmail.com
iraisfigueroa@gmail.com
Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de San-
Bióloga por la Universidad Autónoma Metropolitana, Uni- tiago de Compostela, y Conservadora-Restauradora por la
dad Xochimilco. Es profesora adjunta en el Laboratorio de Escuela de Bienes Culturales de Galicia. Cursa Seminario
Biología de la ENCRyM. de Posgrado en Pintura Mural Prehispánica en la Univer-
sidad Politécnica de Valencia. Desde el año 2004 parti-
Rogelio Rivero Chong cipa en diversos proyectos de conservación arqueológica
CNCPC-INAH, México del CINAH-Yucatán y la Coordinación Nacional del Patri-
yaxkan@progidy.net.mx monio Cultural, entre los cuales se encuentra Mayapán,
Chichén Itzá y Río Bec. Durante 2008-2009 fué maestra
Arqueólogo y restaurador egresado de la Escuela Na- de Historia del Arte y Preservación del Patrimonio Históri-
cional de Antropología e Historia (INAH) y de la Escuela co en la Universidad Inter del Sureste de Mérida, Yucatán.
Nacional de Conservación, Restauración y Museografía Actualmente se incorpora al Proyecto de Conservación y
(INAH), respectivamente. Cuenta con una amplia trayec- Restauración de la Catedral de Tarragona.
toria en materia de conservación arqueológica, como jefe
de restauración en sitios arqueológicos de Mesoamérica, Raquel Beato King
incluyendo Palenque, Teotihuacan y Dos Caobas. Fue di- ENCRyM-INAH, México
rector de la Zona Arqueológica de Teotihuacan y actual- raquelbeato27@hotmail.com
mente es subdirector de Conservación de la Coordinación
Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural-INAH. Licenciada en Historia por la UNAM y doctorando en His-
toria Económica por la Universidad Autónoma de Barce-
Claudia Araceli García Solís lona, España. Profesora investigadora de tiempo completo
Restauradora perito adscrita al Centro INAH Yucatán de la ENCRyM-INAH, y en el posgrado de la Facultad de Eco-
clausoldia@gmail.com nomía de la UNAM. En la ENCRyM-INAH coordina el Pro-
yecto de Investigación sobre el Panteón Inglés de Real del
Licenciada en restauración de bienes muebles por la EN- Monte, Hidalgo, y trabaja temas de investigación sobre
CRyM, generación 1991-1996, con estudios de maestría historia industrial, historia cultural y fábricas textiles deci-
en Antropología con especialidad en Arqueología por la monónicas en México. Ha publicado diversos artículos y
UADY. A través de su trayectoria particular y como inte- capítulos de libros.
grante del INAH ha sido responsable de varios proyectos de
conservación en el área maya entre los que destacan los Martha Lameda-Díaz Osnaya
sitios de Kohunlich, Chicanná, Becán y Calakmul, espe- ENCRyM-INAH, México
cializándose en la investigación y conservación de pintura leonymar@yahoo.com.mx
mural y escultura arquitectónica de estuco y piedra. Desde
2004, como integrante del Centro INAH-Yucatán, tiene se- Arquitecta por la UNAM. Realizó estudios de posgrado en
guimiento de la conservación de Mayapán y Chichén Itzá. el Programa Formativo de Excelencia en Conservación

Colaboradores 77
y Restauración del Patrimonio Arquitectónico y Urba- México. Se desempeñó durante ocho años como coor-
no- Fundación Carolina, España; emprendió prácticas de dinadora del Área de Formación Específica en el Progra-
especialización en el Departamento de Materiales Pé- ma de Conservación y Restauración de Bienes Culturales
treos del Instituto del Patrimonio Histórico Español (IPHE). Muebles de la Facultad de Estudios del Patrimonio, en la
Master en Restauración y Rehabilitación del Patrimonio, Universidad Externado de Colombia. En esta institución
Universidad de Alcalá de Henares, España. Profesora in- coordinó el trabajo académico de los talleres de restau-
vestigadora de la ENCRyM-INAH. Coordina los proyectos ración del programa, fue docente titular durante cinco
de investigación del Panteón Inglés de Real del Monte, años del Taller Diagnóstico y Documentación de los Bie-
Hidalgo y de Conservación del ex-convento de San Fran- nes Culturales Muebles, ocupó la dirección editorial de la
cisco de Asis en Tlahuelilpan, Hidalgo. Participa en los publicación Cuadernos de Taller, órgano de difusión de
proyectos de conservación y restauración de la Capilla los trabajos realizados en los talleres de restauración del
de San Isidro en Ixtla, Guanajuato y del Edificio B, Zona Programa y apoyó la construcción y desarrollo del área
Arqueológica de Templo Mayor. de investigación en el mismo. Como restauradora inde-
pendiente ha participado en proyectos nacionales e inter-
María Isabel Flores nacionales de conservación y restauración del patrimo-
ENCRyM-INAH, México nio cultural, entre los cuales se destacan la recuperación
mohirasnyx@yahoo.com de dos edificaciones mayas en el Museo de la Escultura
Maya en Copán, Honduras; la conservación y restaura-
Ingeniera en Cibernética y Sistemas Computacionales de ción de papeles de Colgadura y ornamentación mural en
formación por la Universidad La Salle. Desarrolló la pro- yeso, en la Casa D del Palacio Echeverri, actual sede del
puesta del Plan de Recuperación de Desastres para Coca- Ministerio de Cultura de Colombia; la recuperación de
Cola FEMSA; gótica y contestataria impartió diversos talleres los bienes culturales muebles del Templo Doctrinero de
literarios en torno a la literatura de géneros en la Universi- Oicatá (siglos XVII-XVIII) en Boyacá, Colombia, y el diag-
dad La Salle. Ha sido profesora de asignatura y tutora para nóstico y propuesta de conservación de la pintura mural
las vocacionales 1 y 11 del Instituto Politécnico Nacional, en el salón de acceso y taquilla en el Teatro Colón de
lo que le permitió recibir una beca de intercambio para Bogotá. Publicaciones: La techumbre mudéjar de la Ca-
fungir como asistente de idioma español en el norte de tedral de Tlaxcala, Universidad Externado de Colombia,
Irlanda. En el ámbito curatorial desarrolló la exposición Bogotá, 2000. “Aproximación al concepto de diagnósti-
“Eufórica Vesanía”, en el Claustro de Sor Juana. Estudiante co en la disciplina de la restauración” en Filigrana núm.
de la maestría en Museología, participó de la logística en 3, publicación de la Facultad de Restauración de Bienes
la exposición IN-Sonora en la Fonoteca Nacional. Muebles, Universidad Externado de Colombia, Bogotá,
noviembre 2002. “Mural Painting and religious colonial
Judith E. Bosnak architecture in Colombia: a problem of presentation”, en
Consultora privada ICOM 14th Triennial Meeting. The Hague, 12-16 Septiem-
judith@bosnak.nl bre 2005.

Doctora en estudios literarios y lingüísticos por la Uni- Siglas y acrónimos


versidad de Leiden (Países Bajos). Cuenta con una larga
trayectoria como profesora e investigadora de lenguas y ENCRyM Escuela Nacional de Conservación, Restauración
culturas de Asia Sureste y Oceanía. Trabajó varios años y Museografía
en la isla Java, Indonesia, realizando investigación sobre FFyL Facultad de Filosofía y Letras
performing arts para sus proyectos de doctorado y post- ICCROM International Centre for the Study for the Preserva-
doctorado. Residente en México, actualmente colabora tion and Restoration of Cultural Property
en la investigación de colecciones etnográficas del Museo INAH Instituto Nacional de Antropología e Historia
Pedro Coronel de Zacatecas, Zacatecas. UNAM Universidad Nacional Autónoma de México
CNCPC Coordinación Nacional de Conservación del
Olga Lucía González Correa Patrimonio Cultural
Restauradora independiente UADY Universidad Autónoma de Yucatán
olgc03@hotmail.com ENAH Escuela Nacional de Antropología e Historia
IIA Instituto de Investigaciones Antropológicas
Licenciada en Restauración de Bienes Muebles por la EN- MNH Museo Nacional de Historia
CRyM del Instituto Nacional de Antropología e Historia, en

78 Intervención Año 1. Núm. 2 Julio-diciembre 2010


Homenaje

Jaime Cama Villafranca y Sergio A. Montero Alarcón recibieron emotivo homenaje en reconocimiento a su destacada trayectoria en el campo de la
restauración y como fundadores de la ENCRyM; se develaron placas alusivas. Foto: Melitón Tapia 2010.

E
n este año, el INAH y la comunidad académica de Dos años después este centro se transformó en lo que ac-
la ENCRyM llevaron a cabo emotivas ceremonias en tualmente es la Escuela Nacional de Conservación, Res-
homenaje a la destacada trayectoria de dos funda- tauración y Museografía “Manuel del Castillo Negrete”,
dores de esta escuela: Sergio Arturo Montero Alarcón y institución formativa que ambos vieron crecer y desarro-
Jaime Cama Villafranca. Mexicano, artista plástico y titi- llarse dentro del propio Instituto.
ritero el primero; refugiado español, ingeniero civil, jo- Ambos personajes han participado en gran cantidad
yero y coleccionista el segundo, ambos han compartido de proyectos legendarios, muchos de ellos emblemáticos
una pasión durante media centuria: la restauración. y casos de estudio obligados para comprender el avance
En la década de los sesenta, Montero recibió una beca de la conservación y restauración en México, como los
para estudiar restauración en la Escuela Superior de Artes trabajos de rescate realizados en la Zona Arqueológica
Plásticas de Bratislava, entonces República de Checos- de Bonampak durante los años setenta.
lovaquia; mientras que Cama realizó una estadía en el Además ocuparon cargos de gestión administrativa,
laboratorio Manini del Museo de Louvre en París, donde en la jefatura de los talleres de restauración del Depar-
obtuvo el título de restaurador para los museos franceses. tamento de Catálogo y Restauración del INAH, y Jaime
Montero ingresó al Instituto Nacional de Antropología e Cama fue director de la Escuela de Restauración del
Historia en 1963 y Cama en 1965. Instituto.
Es importante mencionar que el trabajo de estos hom- No obstante lo anterior, la actividad preponderante
bres visionarios no sólo se limitó al ejercicio de la res- de estas personalidades ha sido la formación integral de
tauración, sino que abarcó la formación académica, de muchas generaciones de alumnos de la ENCRyM, en don-
modo que ambos lograron conformar, junto con otros de Sergio Montero impartió cátedra hasta su jubilación
especialistas, una escuela mexicana única en el mundo: en 2009. Jaime Cama, por su parte, continúa su labor
profesional, universitaria, pionera y de vanguardia en La- docente hasta la fecha.
tinoamérica. Es un orgullo para nuestra institución reconocer la
En 1966, Sergio Montero y Jaime Cama se integraron destacada labor de estos maestros, su carrera profesional
como docentes de materias especializadas para alumnos y docente de inigualable calidad académica, ética y de
de diversos países de América Latina y de México, en compromiso con México, y reafirmar la vocación que
el entonces recién creado Centro de Investigación de la escuela tiene con la sociedad en la salvaguarda del
Conservación del Patrimonio Artístico “Paul Coremans”. patrimonio cultural de nuestro país.

Homenaje 79
REVISTAS INAH
16
Memorias del 3er Foro Académico 2010
E s p e c i a l Comentarios en torno a la presentación
de la revista Intervención
Linda R. Manzanilla

E n s a y o El museo ante la comunidad. Nuevas rutas en lo museal:


ejemplos y referentes
Rosa Elba Camacho

Decoración de la decadencia. La balaustrada neobarroca


como síntoma crítico en la mega ciudad de México
Peter Krieger
Intervención
I n v e s t i g a c i ó n El fluoruro de sodio, una alternativa para la conservación
de roca caliza disgregada
Luisa Straulino

Los soportes de madera en esculturas policromadas mexicanas,


restauradas en la ENCRyM
Gabriela Cruz Chagoyán

E s c a p a r a t e La conservación de la lápida de Pakal


a seis décadas de su descubrimiento
Rogelio Rivero Chong

I n f o r m e Soluciones integrales a la problemática de conservación


de los acabados arquitectónicos de Mayapán, Yucatán
Claudia Araceli García Solís, Valeria García Vierna, Adela Vázquez Veiga

El Panteón Inglés de Real del Monte:


una aproximación para su conservación integral
Raquel Beato King, Martha Lameda-Díaz Osnaya

Reporte de campo Cada nube tiene un revestimiento plateado.


Entre la utopía y la realidad de la vida profesional
María Isabel Flores

R e s e ñ a Por las olas del Sur. Reseña sobre la exposición Moana.


Culturas de las islas del Pacífico
Judith Bosnak

Conservación de bienes culturales: acciones Memorias del 3er Foro Académico 2010
y reflexiones, una mirada a la conservación en México
Olga Lucía González Correa

17