Está en la página 1de 2

EL INCONSCIENTE ELIGE TU PAREJA.

Tomar decisiones es una responsabilidad que ejercemos diariamente y elegir pareja es


un momento crucial en la vida.

Es una de las elecciones que mas ilusión y dolor producen en las personas, a pesar de
ser reversible, en esto hombres y mujeres no se diferencian y deseamos tener pareja y
vivir una relación feliz y de amor, pero hay muchísimas memorias que se mueven
dentro de nosotros cada vez que tomamos una decisión, especialmente si es tan
importante.

¿Tienes dificultades para decidir sobre tu relación de pareja?

Una pareja ocupa muchas funciones y lugares en tu vida y en tu psique; es: El ser que te
da la posibilidad de dar vida y crear un nuevo clan. Un ego que se encuentra con tu ego;
el encargado de participar en la continuidad de tu sistema familiar, un compañero de
viaje para tu alma, en cada uno de estos niveles hay memorias y realidades
inconscientes distintas. ¿Tu ego escogería la misma persona que tu alma? ¿Tu elegirías
la misma persona que tu familia?.

Todas estas partes de ti intentan influir y encontrar una buena elección para ella, cuando
estás eligiendo a alguien, fijándote en alguien, se activan dentro de ti todos estos niveles
inconscientes:

Tu ser salvaje, instintivo, primario; el ego, tu conciencia individual, tu personaje. Tu ser


emocional, tu conciencia familiar, la memoria del clan. Tu alma.

Cada uno de ellos tiene una misión distinta, única y especial; cada uno de ellos tiene un
objetivo, interés y necesidades distintas. Estas son sus prioridades: tu ser mas instintivo
elige una persona reproductivamente eficaz, tu ego se fija en las características de
personalidad, en el “personaje” del otro; observa sus habilidades intelectuales o físicas,
las aficiones, el lugar donde vive, su profesión , su historia, nivel económico, etc. Tu ser
emocional se basa en tus necesidades y deseos individuales.

Está lleno de recuerdos y creencias, tu conciencia de clan activa todas las creencias
familiares, proyecciones del pasado, asuntos no resueltos entre parejas; toda la memoria
transgeneracional busca sanar sus heridas, completar el árbol etc; tu alma en ocasiones
está en la elección. Su información es sutil, conecta con el alma de la otra persona; en
muchas ocasiones esto no sucede, los factores inconscientes que eligen por ti. Las
proyecciones de tu historia individual amorosa:

Los asuntos no resueltos con tus anteriores parejas interferirán permanentemente en tu


nueva elección. Los fantasmas aparecen distorsionando la realidad.

¿Buscarás alguien completamente distinto? ¿Compararás sus acciones? Estará presente


la energía de la persona anterior en la relación actual. Tu inconsciente no conseguirá
distinguir quién es quién, reaccionarás delante de la nueva persona como lo hacías
antes, aunque lo que esté sucediendo no sea la misma situación. Escoger lo opuesto no
es ser libre en la elección.
Las proyecciones infantiles:

-El recuerdo de tu propia relación con tu padre y tu madre.

Si tuviste muy buena relación con ella buscarás una mujer que se parezca a tu madre, o
si la hechas de menos a alguien que la sustituya y te cuide como una madre, si tu padre
era un ídolo para ti tu pareja tendrá sus mismas características, o pondrás como
condición que eso que tu padre hacía y no soportabas tu pareja también lo odie
profundamente. Las proyecciones que hacemos de estas dos relaciones en la relación de
pareja es grandiosa, es importante ser consciente de ellos para no encadenar a nuestra
pareja a una realidad que no es ciertamente la suya, sino nuestra mirada inconsciente.

-El recuerdo de la relación de pareja que tus padres tuvieron entre ellos.

Los recuerdos de infancia sobre cómo se trataban: si en su relación hubo infidelidades


esto influirá en la tuya por ejemplo. Puede que escojas repetir el patrón del que fue
infiel, puede que escojas el de la víctima. Si se divorciaron cuando eras muy pequeño
sin volver a construir nuevas parejas, puede que para ti sea muy complicado mantener
una relación de larga duración.

Otros ejemplos: Personas que enviudaron y los hijos han establecido un rol de pareja de
sustitución con el progenitor que le cuidó, quedando atrapado sin poder tener una
relación de pareja real con otra persona. Repeticiones de elecciones de parejas
maltratadoras o alcohólicas pese al esfuerzo de elegir justamente lo contrario; o el hecho
de ser con tu pareja igual de frío como tu padre era con tu madre, etc.

Todo esto te llevará a elegir una persona que se parezca o sea opuesta a tus
progenitores. De un modo sano la semejanza o diferencia con ellos no es una cuestión
relevante en tu decisión, ni en tu experiencia diaria, no te molesta o agradan las
personas en función de si se parece o no a ellos.

-El lugar que tú ocupaste en su relación de pareja.

Si la relación de pareja de tus padres no era buena, si no se querían, no se deseaban, o


estaban juntos solo por inercia o por miedo a separarse etc, posiblemente ocupaste un
triángulo en su relación; en los triángulos con los padres los hijos crecen en un mal
lugar, establecen lealtades profundas con uno de ellos y se vuelven incapaces de valorar
al otro género o de respetarlo. ¿Cómo puedes saberlo?

Respóndete sinceramente a estas preguntas: ¿Eres la hija preferida de papá, o el niño


mimado de mamá?, ¿Eres la competidora de mamá? ¿Quieres desactivar los patrones de
repetición que te llevan siempre a la misma situación?
Terapia sándalo

Del Muro de : Laura Bazan