Está en la página 1de 3

¿Cómo funciona el mercado bursátil?

Con el fin de incrementar su capital, las empresas se convierten en públicas


con una oferta para vender acciones en su compañía a un precio fijo. El precio
y el número de acciones se determinan previo a su Oferta Pública Inicial (IPO
por sus siglas en inglés) y la empresa que está vendiendo sus acciones recibe
el dinero recaudado en la oferta pública inicial (el número de acciones por el
precio por acción menos comisiones de colocación). Estas acciones se venden
y negocian en un mercado como la Bolsa de Nueva York (NYSE, por sus siglas
en inglés) o el NASDAQ. Después los inversores utilizan estos intercambios
para comprar y vender acciones de empresas que les interesan.

Cuando los inversores compran partes de una acción, les quitan acciones del
monto total disponible para otros inversionistas, por lo que el precio sube. Es
un concepto similar a la del modelo económico de la oferta y la demanda, en la
que el precio aumenta a medida que la oferta se hace más pequeño y el precio
baja si hay más oferta. Así que a medida que más y más personas venden sus
acciones en una empresa, el precio de las acciones cae. Si hay más
compradores que vendedores en una acción concreta, el precio de las acciones
de esa empresa subirá.

Mucho antes de la creación de la ciudad de Nueva York como una gran ciudad,
distrito financiero y puerto, los holandeses habían erigido una pared en lo que
hoy se conoce como el extremo inferior de Manhattan. El muro fue construido a
mediados del decenio de 1640 y servía como protección contra los ataques de
los ingleses. Muchos años más tarde, el muro fue finalmente derribado. El
camino que se ubica al lado de la pared larga sin embargo se mantiene, y es
aquí donde se deriva el nombre de Wall Street. Si bien la historia de Wall Street
hace que mucha gente piensa en el distrito financiero de la ciudad de Nueva
York, este no fue siempre el caso. Antes de la fama de Wall Street, Boston,
Massachusetts era el centro financiero de la nación. Aquí era donde muchas
empresas compraban y negociaban, pero en ese entonces no se había
establecido ningún distrito financiero oficial.

Muchas otras naciones tenían intercambios oficiales. El primer intercambio


oficial se estableció en Bélgica a principios del 1530. Más tarde, el intercambio
se estableció en Amsterdam, en Warmoesstraat Street. Paris realizó
transacciones comerciales financieras en los años 1600 en Rue de
Quincampoix. En Berlín, en la misma época, los mercaderes y comerciantes
hacían negocios y operaciones financieras en el Grotte en Schlossgarten.
Londres comenzó su intercambio de valores en un mercado al aire libre situado
en Exchange Alley. A mediados de la década de 1720, los intermediarios en
Londres realizaban sus intercambios en un café más tarde llamado The Stock
Exchange. El mercado de valores no se estableció en Estados Unidos hasta
principios de 1790. Desde que Wall Street resultó ser el centro de todo el
comercio en la ciudad de Manhattan, este parecía un lugar ideal para
establecer un mercado de intercambio de valores.

La historia de Wall Street revela que tras el gran incendio de la ciudad, la


ciudad de Manhattan tuvo nuevos edificios de ladrillo. Mientras que las calles
como Broadway estaban pavimentadas, Wall Street todavía estaba hecha de
viejos empedrados. La calle estaba llena de una variedad de negocios,
incluyendo las casas de té, cafeterías, almacenes de pieles, y otros negocios,
como los mataderos y curtiembres.

En esa época los bancos comenzaron a establecerse y los hombres de


negocios vendieron billetes de lotería, compraron y vendieron bonos, y
ofrecieron partes de acciones. Cuando el Banco EE.UU emitió bonos del tesoro
eran un producto de moda y muchos hombres de negocios estaban
especulando y comerciando con ellos. Hasta el año 1792, si una persona
quería vender, comprar o comerciar en cualquier tipo de inversión debía
difundir el conocimiento de sus deseos mediante la palabra.

Existieron algunos comerciantes que mantuvieron algunas acciones como


Sutton y Harry en el 20 de Wall Street y Leonard Bleeker en el 16 de Wall
Street. El intercambio organizado en los EE.UU. se estableció en 1792 en lo
que hoy se conoce como Battery Park. Veinte líderes financieros, junto con
Benjamin Jay y John Sutton describieron y designaron las tarifas, regulaciones
y normas en un acuerdo firmado. El intercambio se estableció en el 22 Wall
Street, donde, al mediodía de cada día, los títulos fueron subastados y
entregados al mejor postor. El intercambio obtuvo un acuerdo de comisión en
cada bono y acción que se vendió. Este intercambio fue inicialmente
identificado como la Oficina de Intercambio de Valores. Al principio, sólo la elite
EE.UU. se les permitió participar y no se permitió la participación de las
mujeres.

Más Historia de Wall Street e Información del Mercado Bursátil

En 1817 la oficina de la bolsa de valores fue renombrada como la Bolsa de


Nueva York y el Comité de Intercambio. Más tarde se trasladó a Wall y
Hanover, este fue el quinto lugar para el intercambio desde su creación. En
1850, sobre una base anual, el Comité pagó menos de cinco mil dólares por
salarios y gastos generales.

A principios de la década de 1860, el nombre del intercambio fue cambiado otra


vez, esta vez fue conocido como la Bolsa de Nueva York. Se trasladó de nuevo
a donde está hoy, en la esquina de Board y Wall Street. Hoy en día, compite
con otras bolsas. Uno de los competidores, los corredores Curbstone, que
atendía a los hombres de negocios que fueron excluidos de la élite del Comité
de la Bolsa de Nueva York. Además, estableció una posición en Wall Street.
Más tarde fue nombrado New York Curb Exchange, y más adelante, la Bolsa
de Valores de Estados Unidos.

La historia acerca del la caída de Wall Street

La historia de Wall Street no se puede explicada sin explorar la historia de su


caída en 1929. Muchas personas perdieron una cantidad considerable de
dinero cuando el mercado accionario se desplomó en octubre de ese año. El
mercado había comenzado a dar pistas importantes de la inestabilidad el mes
anterior, ya que los precios de las acciones subieron a un ritmo constante hasta
septiembre. Entonces, de repente, los precios cayeron, se levantaron y
volvieron a caer. El día 29 de ese año, el Dow Jones Industrial Average cayó
en picada lo cual condujo al desplome: se perdieron miles de millones de
dólares. El resultado fue un declive de la economía durante más de una
década. Miles de personas se quedaron sin empleo ya que la base de los
negocios cayó y las empresas se declararon en quiebra. Muchas personas se
suicidaron después de perder todo lo que habían invertido.

La historia de la caída de Wall Street es una lección importante para todos los
inversionistas, de antes y ahora. Los estadounidenses han aprendido cuán
riesgoso puede ser el mercado y ha hecho que los inversionistas de hoy en día
sean mucho más cautelosos. Cabe señalar sin embargo, que este no fue el
peor día del mercado. En cambio, en 1932, en agosto, el Dow Jones Industrial
Average cayó por debajo de 63, su nivel más bajo. Se había caído por debajo
de lo que inició a finales de la década de 1890.