Está en la página 1de 203
ENTRENAMIENTO PU a ely TRATAMIENTO DE LAS DIFICULTADES DE LA INICIACION LECTORA I LAS VARIABLES DE LA LECTURA INICIAL Sorprende al hombre de la calle el constatar las profundas deformacio- nes que introduce el nifio pequefio en la copia de una sencilla figura geométrica. Una observacién somera nos hace ver que el nifio deforma las distancias, los angulos, las proporciones, desintegra lo que esta unido, magnifica los detalles, las figuras se distorsionan, se invierten, se desco- yuntan. A primera vista se diria que el nifio no sabe ver. Y efectiva- mente, es necesario, en gran medida, aprender a manejar adecuadamente nuestros sentidos. «No tenemos ninguna precisiOn en la ojeada para consi- derar las alturas, las longitudes, las profundidades, las distancias, y la demostracién de que no consiste esto tanto en la falta de sentido como en la de su uso, esté en que los ingenieros, los agrimensores, los arquitectos, os albaiiiles, los pintores, tienen, en general, el golpe de ojo mucho mas seguro que nosotros y aprecian con mas justeza las medidas de exten- sién» (1). Son los sentidos lo primero que hay que cultivar y, sin embargo, su educacién se abandona a los avatares de la maduracién espontanea. los sentidos —continia Rosseau— no es solamente hacer uso de ellos, es “@ manejar! 1, es aprender, por decirlo asi, a sentir, pues no sabemos ni tocar, ni ver, ni oir sino en la medida que hemos aprendido» (2). No pocas veces cuando un profesor abre ante el nifio la primera carti- lla, da por supuesto, aun en nuestros dias, que el nifio ve las figuras de las letras y oye los «ruidos» de los fonemas como él mismo los oye 0 los ve. Da por supuesto, a menudo, que para percibir las letras y sus fonemas basta'con tener unos ojos y unos oidos normalmente constituidos. El no conseguir realizar estas operaciones «sencillas» se atribuye con frecuencia a falta de memoria, de inteligencia, etc. Y muy pronto comienzan a emi- tirse negros pronésticos sobre el futuro escolar y sobre las mismas faculta- des mentales del nifio. El encargado de los primeros aprendizajes escolares