Está en la página 1de 161

1

"
REFLEXIONES

SOBRE LA VERDADERA ARTE

DE ESCRIBIR:

POR EL ABATE

DON DOMINGO MARIA DE SERVIDORI,

ROMANO. /

• TOMO PRIMERO.

. . CON SUPERIOR PERMISO.

MADRID: EN LA IMPRENTA REAL.


ANO DE MDCCLXXXIX.
-.
..... ... - •• , ~-. ·-· -~' ow

(
,

• y

,. '
'j;tmll Úrtz ¡;{; ¿,.,
CARLOS DI.
;¡ ••••• Si quid novisti rectius istis, ConJ¡J~&V:f [/)~;-",;~ Ji:c:<:LnnU ,m ftado_.Y tk
[/N'IC1t7;_}1 • Yíai/Cta. &: .:.~: S·.

Candidus z'mperti; si non , his utere mecum.


Ct//1./.'('/t/¡z ¡{, ¡jp,N&;t/ f'Ú z;é. aJ?? q?/IVtJar
'" ,.,· -;gld~. I.Y6wt:r ..roÓ/i::·élc.4/Ye e-k e.rtn~~j/ la:' n : "'
letfí-rCtr.J 17l"t'li'f1 ¡-ft.:/;JIÚIItO ~le., '7tl& IÍt: CtWZ-
f/l'tU.I~ 111<: /;a C'ÓI:juc/o CO/t J!l Jl')lt!lt0r //lOlUla/o
~w,,M,··m.f<u. c!lt;.~~do j'l/t!.l Z! Et/t?uti"/1 deóclt/7/.Ú
j/;::&"'1''/'''j kt¡JI"Itr/11'1 f'!t: 110 ,. . .
\ hu~""'í'/1.1 há·, .rttpod.To..ra _,P7VIt:a:úm.. co~do
~/? fltr· le.r t1Új-7C.II..farrf V é. !tt mÚ/Jltz. dc-7'·" ;.•L ¡
p;·¡;-·,•¡¿,1¡• J(",fMním t'l? E.50aila la.J Cttilltota;¡;t(uj
h.r tVIttl.l /t't/(.17J f'k/ c-1'ttltJl:
~;r,,¡;;¡,y ..//tíni' .L."'tt: /7J'J'.

& , a_t..:g,,,..,,;w" Jt.,n.U


,k J;n·.•@n~

!
\
-.' --
\

PRÓLOGO

El pensamiento de los signos del alfabeto , por cuyo medio el hom-


bre declara sus ideas á las personas ausentes, es á la verdad una
de las cosas mas dignas de admiracion, y mas honorificas para el
.'
mismo hombre. Pero la forma determinada de los propios signos con
esta ó aquella figura, es una habilidad que no nos debe de arrebatar,
supuesto que su primera in·vencion fué de todo punto libre y arbitraria.
Nuestro alfabeto de la letra Romana Lapidaria ó Sepulcral, inven-
tada por los Griegos, admitida por los Romanos, y continuada por
los modernos, es una coleccion de signos que (á excepcion de la s)
todos están compuestos de pequeñas lineas 1·ectas, y curvas simpli-
cisimas de un mismo grueso, las quales en sus principios fuéron
muy toscas: y por lo mismo no debemos creer ·que tal invencion fuese
uno de los esfuerzos del entendimiento humano; pues en estos prin-
cipios tan sencillos y poco capaces de estudio, no se advierte par-
ticularidad á que no haya podido llegar qua/quiera.
Este alfabeto ( si se ha de hablar con lisura ) tuvo su primi-
tivo origen tan mecánico, que aunque suministra asunto al estudio
• de los curiosos, y á la erudicion de los Antiquarios, no puede traer
utilidad alguna á los que se dedican al exercicio de escribir bien.
En el siglo de Augusto fué quando se consiguió hermosear y ar-
reglar el alfabeto de estas letras Romanas , permaneciendo en
aquel estado algun tiempo; pero decayendo despues' se' mantuvo así
muchos siglos por el depravado gusto de los bárbaros, hasta que
finalmente ·con la restauracion. de la literatura y del buen gusto
recobró en la Roma moderna su antiguo explendor, del qua! no goza
hoy ni en España, Francia é Inglaterra, ni en la mayor parte
de la Italia.
Siendo tan poco ingeniosa la invencion de los signos de aquel
primer alfabeto, que no admitia proporcion, igualdad ni simetría, no
entró ciertamente en su formacion la Geometría que es la madre

de estas apreciables propiedades. Pero en el dia, por los adelanta-
mientos del entendimiento humano, empeñado en restablecer la buena
letra antigua, es absolutamente indispensable (diga lo contrario quien
quiera) el auxilio de la Geometria, como procuraré hacer ver en esta
obra; porque aunque sean muy hermosos los caracteres, pueden llevar-
se todavia al punto de perfeccion, que las reglas y el raciocinio Geo-
métrico inspiran á un hombre que en todo quiere proceder con fun-
ToM. 1. ~ da-
damentos en que ni la casualidad, ni el sistema tengan parte. han usado constantemente en las impresiones y documentos de plu-
Me he propuesto, pues, inquirir en esta obra el modo ma~ con- ma , en que han afianzado sus derechos y los secretos de sus ar~
'Veniente de adaptar estas letras á los propios órdenes de ArqUitectu- chivos. '
ra, que ofrece á la vista el edificio público en que ha de colocarse u~a Ac~so habrá quien repute por cosa de poco momento y estudio
inscripcion; porque siendo en este caso la letra una cosa acceson~, el ester.zl asunto de 24 signos, que pueden aprenderse excelente-
y la fábrica la principal, aquella debe de acomodarse á esta, sz- mente en pocos meses, en dictámen de muchos Maestros de los
guiéndola en sus proporciones con simetria. , _ tiempos pasados, y de algunos del presente: los qua/es sin duda han
Trato tambien de arreglar los caracteres a los palos de la mz~ pensado de este modo, por haberse limitado á cierta especie de le-
míscula Romanilla para correccion de la Imp1"enta, en que tanto se t~a, de la qua! no quieren se salga, porque le dan el nombre de na·
esmeran h{)y todas las Naciones; siguiendo el mismo pensamiento de c~onal; y por parecerles que con solo mudar los accidentes y arbitrios
que la mayúscula es accesoria á la lefra minúscula, y deb~ de con- pzerde el caracter esta propiedad exclusiva. Pero á mi me pm-ece
formarse con la quantidad y harmonza que en esta se req~zeren_. q~e no es muy fundado este juicio; pues aunque varien las jisono-
Finalmente procuro para conseguir ·los dos fines arrzba dzchos, mzas en la letra , no por eso se muda su esencia : como se conocerá
manifestar la derivacion que traen las mayúsculas Aldinas, Y trr mejor luego que se hayan leido en esta obra las distintas sendas
das las Cancillerescas y no Cancillerescas, de la letra Sepulcral: que ya en las regias, ya en las muestras han llevado los Maestros
y al paso que yo haga estas demostraciones , se encorJ!rará en ellas del Arte; y s_~ vea que esta misma diversidad de arbitrios y acci..,
una razon poderosa para persuadirse de que esto no se puede lograr de dentes en la enseñanza contribuye, no solo á la buena formacion de
una ojeada, y sin el auxilio de la Geometria, como dixe ántes. Esta l~s caract~res 1e todas las Naciones que usan de nuestro alfabeto,
es la principal intencion de toda mi obra ; de tal modo que probadas szno tambzen a una 'Variedad agradable en sus formas. La letra
las" proposiciones que en esta parte he de sentar, me parece es mas Romanilla y la Aldina tienen entre si tal semejanza ( si exceptua-
fácil y consiguiente llegar á entender lo demas. mos la a ), que aprendiendo qua/quiera á leer la primera, aprende
Si he hablado con algo ménos de aprecio de la letra Sepulcral en realidad, y le_e al mismo . tiempo la segunda; porque su figura, ó
desde su in'Vencion primera hastá su total arreglo, no haré lo mis· -su esqueleto ( dzgarnoslo asz ) es el mismo, y solo se diferencian en
mo con la Aldina minúscula , de la qua! ~n el dia se vale toda la el caido, en algun perfil, ú otra menudencia. Lo que digo de estas dos
Europa tanto en lo impreso como en lo manúscrito ; pues quando especies de letra, lo afirmo tambien de todas las cursivas de los
Aldo salió con su letra, ya e"staban in'Ventados los signos ( como Españoles,_ Franceses, Ingleses, Italianos, Portugueses &e, que
puede verse en las Paleografias de Rodríguez, Terreros, Merino, usan del mzsmo alfabeto, y solamente se distinguen entre sí al es-
y sobre todo en las obras del célebre Mabillon , á quien se refieren ); cribir en ciertos accidentes que no alteran la constitucion esencial
y bien se llame la que estos signos compusiesen, letra cursiva, Go~ de la letra, que siempre viene á ser la Aldina , y por consiguiente
tica, Saxona, Monacal, bien se llame Longobardica, 6 Bulatica, ó la Romanilla: en las qua/es no se halla mas diferencia que la de·
Eclesiástica &c. ( como en Italia ) , en sustancia es una sola especie alguna cosa accidental, como ya he sentado. Lueg·o con efecto sien-
de letra, madre de la detenida Romanilla, y de la cursiva Aldina. do una propia en sustancia la letra que usan la mayor parte de las
Mas debe de considerarse, que para formar con claridad las referidas Naciones Europeas y todas sus Colonias, puede en rigor llamarse
minúsculas antiguas se necesitaba muchisimo tiempo; pues si se que- nacional la misma que lo es en Inglaterra y en Italia; y solamen-
rían executar con alguna velocidad, salian casi incapaces de ser te habrá la diversidad del manejo orizontal ó ladeo de la pluma ó
· entendidas. la inclinacion y enlace de las mismas letras unas con otras, que 'te
Este inconveniente evitó Aldo con su restauracion de un modo hayan dado los Maestros de cada pais. En esto mismo se echa de
tan particular, que al mismo paso que facilitó la execucion de la le- 'Ver la 'Variedad, porque todos estos son .accidentes que , manejados·
tra con hermosura y presteza por razon de su forma, y del enla- por manos hábiles, no pueden perjudicar á la sustancia de la letra
ce que indicó, trajo la ventaja de hacerla mas legible: y este es el en tales términos que la desfiguren, y se necesiten mas Paleogra-
'VOto general de las Naciones de Europa, que desde el principio la fias que las que se han publicado , para entender' nuestros caracteres.
han Per-
Persuadido yo de estos principios ciertos, he concebido la idea cio~ f!Or algunos Profesor~s de buenas luces y desapasionados , y
de examinar los escritos de muchos Maestros que han dado la letra reststzd~ por muc~o~ .~ue szn duda. no han llegado aun á penetrar
Sepulcral, Romanilla, Redonda, Aldina ó sea Grifa, y Canciller~s­ el fin a que se dzngzo, y los medzos que .propuso. JUt?taré asimis-
ca ( llamada bastarda ) de Italia, España, Francia é Inglaterra, mo lo que r:'e parezca mas conveniente de quanto se bal/e esparci-
para notar sus diferencias en estas cosas accidentales, y conocer sus do en .varzos Autores ,Españoles y Extrangeros, ya raros ó no
métodos; que bablando en general tengo por apreciables:, pues todos traduczdo~. Me va~dre de fig~ras y ,terminas geométricos don-
conspiran á dar á la letra las formas que sus Autores han tenido de lo conszdere preczso: persuadzdo de que no se dexará de leer esta
por mejores y mas hermosas. Reconozco en los Españoles firineza de obra, porque contenga algunos "principios de una ciencia que natu-
pulso, y escrupulosa observancia en no excederse de lo que la pluma ralmente tenemos todos; y que. da luces al Carpintero para hacer
da de si naturalmente : en los Italianos agilidad en la mano, y . una mesa, al Pastor para levantar su choza, y á qua/quiera bom-
manejo caprichoso de la pluma: en los Franceses delicadeza, una bre para mucbas cosas del uso diario. No obstante procuraré 'Va-
finura imperceptible en los finales de las letras, y un extraordina- lerme de estas reglas geométricas con moderacion: y si con todo eso
rio movimiento de la mano; y en los Ingleses una suma elegancia, por sacar yo las letras minúsculas una de otra mediante estas me:
y una franqueza de pluma singularisirna. De tales y tan diver- di das, me reputase alg·uno por un Pseudo Maestro; no me detendrá
sas circunstancias de que ·se sirve cada una de estas Naciones, no este ~emor, con tal que yo logre demostrar los sólidos fundamentos
se puede inferir hayan faltado á lo que se debe tener por figura de mz modo de pensar: pues aunque me propuse bace 28 años es-
constitutiva de la letra; ántes bien todas la conservan, aunque al-· cribir esta obra, y no me resolvi á ello considerándome Extrangero
gunas de ellas hayan repetido una ú otra letra del alfabeto con ya n~ es capáz de ~c?bardarme esta circunstancia en un tiempo en qu;
otra figura extraña. s~ mzra mas al n_¡erzto de la. cosa, ,que al nacimiento del Autor; par·
En este examen hablaré con aquella libertad é imparcialidad, tzcularmente habzendome o~lzgado a tomar la pluma precepto de per-
que deben gobernar la pluma de un escritor honrado que ni quiere sona de la mas alta autorzdad. No tengo la vanidad de creerme in-
adular , ni calumniar á otros. Echo de ver, y confieso en los Au- superable en quanto aqui expreso y propongo : conozco que todavía
tores tanto difuntos como vivos una buena intencion, y prendas dig- podrán bacerse mil rd/exiones por personas sabias, capaces de ade-
nas de rni respeto: pero no me parece que todo esto me obliga á un 1 l~ntar mas .e~ la mater~a .. 'ro lo dese? así, como el, que mas; pues
silencio culpable, quando el fin- primario de esta obra es la utilidad sze~do la uttltdad del publzco la que szempre tengo a la vista, qual-
de aquellos Maestros de escribir , que quieran saber fundamen- quzera otra cosa me es indiferente.
talmente los principios de su profesion , y conocer la diferencia No son de mi puño todas las muestras que abraza esta obra.
que hay en la letra de Nacion á Nacion, y de tiempo á tiempo, Me hallo en edad de sesenta y quat1'0 años, con una catarata en
para que adopten ellos mismos, ó no impidan á sus Discípulos el un ojo., y con el otro tan sunzamen~e debil, que ya no he podido
adoptar la que sea mas propia de su gusto , ántes bien los estimu- es~rzbzr la, portada del volumen de laminas, que corresponde al de
len á ello; en el supuesto de que esta libertad racional no haya de mts rd/exzones. En este supuesto me era sumamente trabajoso ha-
•viciar la sustancia de la letra, como ya se ba dicho. No me detendrá, cerlo todo por mi, y me he valido de las manos de mis Discípulos en
pues, ningun miramiento; y quando llegue el caso, diré en lo que las muestras mas fáciles, /as quales van anotadas con su apellido·
ha faltado, ó en lo que ha lucido cada Autor de los que se llamen porque no quiero atribuirme lo que he debido á su aplicacion. Tambie~
al examen: bien entendido, que procedo en todo con tal sinceridad, se bailará algo de Don Diego de Mesa y Naxera, aficionado al
que ni quiero se me crea sobre mi palabra , ni que se me repute Arte de escribir, que babiendo comprebendido radicalmente las ideas
tan encaprichado que, si se me hace ver algun error ó despropó- de! citado Arte. que se publicó en el año de 8 1 , y de estas rdfexiones
.sito , no "lo retracte al instante acomodándome al prudente dictámen mzas, ha querzdo executar las quatro muestras nacionales correctas
en contrario. que incluiré entre las láminas del II tomo, y van firmadas de su nom-
Voy conforme con el Auto~ que dió á luz en el año de I 7 8 1 bre: habiendo yo tenido la mayor complacencia en ello, y en dar á cono- ·
el Arte de escribir por reglas y sin muestras, puesto en execu- cer á un Español de los mas bábiles que he 'Visto,en imitar con la pluma
czon ToM. ¡, " ~~ á

á fuerza de esmero y diligencia, qualquiera cosa que se le presente. INDICE ALF ABETICO
Todo lo demas es mio, y puedo asegurarlo asi á vista de todo el mun-
do: por lo qua! á mi se me ban de dar las cortas alabanzas, ó el DE LOS PROFESORES DEL ARTE :Í:>E ESCRIBIR, y AFICIONADOS
vituperifJ que merezcan por si las muestras y la explicacion de la obra, ESPAÑOLES, INGLESES , ITALIANOS Y FRANCESES
que ofrezco con el deseo de que sea útil á España y á Italia; escri- '
biéndola en Italiano por mí mismo ; traduciéndola en Castellano el DE CUY
,
AS OBRAS, HABILIDAD Ó EPOCA SE DA ESPECIAL NOTICIA '
Presbytero Don Manuel Zedilla, en cuyo obsequio be puesto la lámina . o cuyas muestras de la letra se copian 1 sjn incluir otros múchos que se dan
r 04; y confiando su cotejo é impresion al favor y amistad de Don ]o- · á conocer por sus nombres solamente.
sepb Moreno, Vice-Secretario de la Real Academia de las tres no- Adrien ( Pedro ) Pag. 170. Garcia ( H. Ambrosio) 1 53.
Aldo Pio Manucio j. Garc~a de Cortazar .(Agustín) 1) 1.
bles Artes, quien ba tomado sobre sí en la revision un trabajo, qua/ Akxandre Garm de Moya ( Joseph) 1 so.
presentan la calidad de la misma obra, el gran número de láminas, Allais de Beaulieu ( Juan Bautista ) 170- Garcia ( Joseph Manuel ) 1 )o.
Amphiareo (Fr. Vespasiano) Garcia (Juan Manuel) ')o. ·
y la particular exposicion de líneas y figuras, cuya formacion se de- Ancfuaga (Caballero D. Joseph de)
ll.
2]). Garcia (Manuel) • Ijo.
muestra. Angeles ( P. Miguel de los ) · 1 ) 2. Gomez ( Alonso ) ' 1 5o.
Arrighi ( Luigi degli): véase Henricis. Gougenot ( Nicolas ) 169.
No obstante el auxilio que estos sugetos me ban prestado ge- Austin (Manuel) Grarwick 193.,
mirosarnente, quiero pedir: al público que si (ademas de tener presente Ayres (Juan) Grifo ( Sebastian) 9·
la fé de erratas) todavía encontrare algo que reparar en el texto ó Badesio ( Fabricio ) 20. Gutierrez de Torices (Juan Antonio J.• ' .) o.
Bahamonde (Doña Maria Josefa) 24Io Guzman ( D . Francisco de), Presbítero 1 so.
en las láminas, use de indulgencia, é interpréte qualquiera equivocacion Barbédor ( Luis ) 169. Henricis (.Luis de) -).
ó pasage dudoso, segun la mente é in!encion que descubro en toda la Beauchene (Juan de ) r68. Hippax 192,
Beaugrand ( Juan de ) 168. Holden r 9.3;
obra. Porque si bien la niflexiona, hallará que por una parte la compo- Bedigis ( Mr. ) 170. Humbly' 19 3.
sicion del texto no ba podido ménos de costarme sumo trabajo por la di- Berferat.
Bic ham (Jorge)
170 .
191.
Hurtado (Juan)
!ciar (Juan de)
.149.
3I.
ficultad en la pe1fecta inteligencia de las voces y frases tecnicas de los Bland (Juan) 191. Larrayoz (Jorge de) 1 )o.
Maestros de varias naciones y diferentes tiempos; y que por otra par- Blegny ( Esteban de) 169. Lasgret ( Nicolas) I7o.
Bravo de Robles ( Felix Gaspar ) 1 5 1. Lebe 16 9 .
te ba sido un empeño no ménos digno que arriesg·ado, el de exigir que Broocks ( Gabriel) 192, Leekey (Guillermo) , 93 •
todas las muestras de tantos y tan diversos caracteres sean grabadas Bueno ( Diego )
Camarinese ó Camerino (el ) : véase Scalzini.
67. ' Limosin ( Felipe) 169.
Lopez ( Juan Baptista) 1 )o.
solo por Españoles, los quales me parece acreditan en una obra de Campion (Joscph) 192. Lúcas ( Francisco ) 37·
esta clase (en la que sudarían los de otra qualquiera nacion) su mérito Casanova ( Joseph de ) 66. Madariaga (Pedro de) 3 3·
Charles ( Adam J 169. Manjon (P. Teodoro) 153 •
y habilidad; y se bacen por lo mismo acreedores á que se les supla al-
gun descuido, si le hubiere. •
Clarck (Juan )
Clarck ( Wisigton
Cockcr (Eduardo
l 209.
192.
191.
Materot ( Lúcas)
Menchaca y Aguirre ( Nicolas de)
Merino (P. Andres)
r69.
1 5 1•
95·
Cortes Moreno (D. Antonio) • 146. Michel 170.
Cortes Moreno ( D. Fclipe)
Cresci (Juan Francisco )
1 p.
19.
Moran te (Pedro Diaz)
More ( Roberto ) ,
)o.
·I9o.
'
Cuesta (Juan de) · 45· Moreau J 6 9·
Curione (Luis) 29. Moreno ( Matias) 1 )o.
Deautrep~ ( Mr. ) 170~ Morris (Ricardo) 192.
Dawson '93· Muñoz ( J oseph Domingo ) 1 51.
Day 193· O!dfield '93·
De-Beaulieu ( Mr.) 169. Ortiz (H. Lorenzo) 68.
Delgado (P. Santiago) 1 )3. Pai!lasson ( Mr.) 162.
- Desperrois r 69. Palatino (Juan Bautista) 12.
Dove ( Nathaniel) 192. Palomares (D. Francisco Xavier, de San-
Dumas (Mr.) 162. tiago) 71.
Duval ( Nicolas) I 69. Patiño y Figueroa ( D. Luis) 1 16.
Fanti 6 Fanto ( Segismundo ) 9· Paz (Tomas Manucl de la J 1 )o.
Floranes (D. Rafael), Se~íor de Tabemeros 81. Paz ( Victoriano Manuel de ) 1 5o.
Fontaine ( Lorenzo ) 170. Pedraza ( Luis Maree lino de) 1 jo.
Fontana y Leon ( Gregorio) 1 )o. Perez ( IgnaCio ) 46,
Gangneur (Guillermo le) 168. Perling (Ambrosio ) ~89.'
IN- Pe-

I
Petity (Abate de) 1H- Seddon ( Juan ) 189·
Senault 169.
Petré
Piaggio ( P. Antonio )
Polanco ( J uan de ) .
Pucci di Urbino ( Ab. Domwgo)
1 69.
113.
68.
1)3.
Shelley ( Jorge )
Shoriland ( Juan )
Smith ( Duncan )
190·
193·
214·
REFLEXÍONES
6. Smith ( Juan ) 191.
Quintanilla ( Antonio)
168. Snell ( Cárlos) 190·
Quitrée ( Nicolas)
Rarate
Raveneau
1)0. Snow ( Rafael
169. Tallente 6 Tagliente ( Antonw
.
)
190.
9'
SOBRE LA VERD.A DERA ARTE
Thompson (Guillermo ) 1 93•
Redonda ( Joseph la ) 1 )O.
191. Toba \ P. Juan) 1 í 3.
Rickard ( Guillermo)
Rodríguez ( Juan ) 1 )O. Torio de la Riva ( D. Torquato ) 232·

Ro land ( Mr; )
Romano ( Jacobo ) .
170. Tory ( Gofredo)
29- Tread way ( Tomas )
169.
1 9 J. DE ESCRIBIR.
1 )O. Urbina ( P. J oachín Antonio) 1 í 3.
Ronderos de Hevia ( Igna.qo)
1 70 . Vandel-Velde ( J uan) 189 . •
Rosicrnol ( Luis )
Roz~ ( Agustín Ciprian de) 1)1. Vargas ( Francisco de ) 149·
216. Vaux ( Sanmel ) . . .193·
Rubio ( D. Juan )
Rue (Santiago de la) 16 9 . Vicentino ( el ) : "l!éase HenrtClS.
1 )0. Vida! ( Cárlos ) 1 í !,
Salazar ( Bernabe de )
1)0. Vignon ( Roberto ) 169.
Salcedo ( Martín de) •
19 1.
Salvador Martinez (Vicente) 1)0. Watson (Tomas )
Wilton 1 9 J. DIA PRIMERO .
Sanchez ( P. Joseph ) 1 53·
S. Juan (Gregario de) 1 )O. Zaspe ( Bernardo de ) 1 )0.


-. S. Miguel (P . Juan de) 1)2.
170.
Zavala ( Felipe de )
Zavala ( Tomas de )
149·
149·
Sauvage ( Olivcrio ) DoN ANsELMo.
JO. Zevallos (Bias Antonio de ) 1)1· DoN PLÁCIDo. DoN J uAN.
Scalzini ( Marcelo)
1)3.

Scio ( P. Fernando )

ANsELMO. Señor Don PláCido (pues qué aytes le traen á Vm. á mi


casa con este Señorito , que parece tiene impreso en su rostro el re-
trato de Vm.?
D. PLÁCIDO. Este J6ven, Señor D. Anselmo , es un servidor 'de Vm. e
hijo mio ·, que en los ratos que le dexan algunos estudios en que se
ocupa , se entretiene en juguetear con la pluma sobre el pape! , de don-
• de infiero el do!ninante genio que descubre para este exercicio ; y él
aunque tiene I 8 años , se halla en ánimo de llegar á ser Maestro de
es<;:ribir , como encuentre persona capaz de instruirle bien en el Arte.
Por lo qua! habiendome aco~dado de que Vm. aunque no es Maestro,
tiene la . facilidad de formar variedad de letras, me he tomado la liber-
tad de traerlo conmigo para suplicaf á Vm. que le aconseje y enseñe
esta Arte.
D. ANs. Es verdad que en ciertas horas ( sin faltar al cumplimiento de mi
obligacion ) me exercito solamente por gusto en el Arte de escribir ; y
que podría dar algunas reglas sobre el por la te6rica y práctica que
tengo, _y aun hacer juicio de la excelencia de cada _clase de letra , y no-
tar donde tiene esta Arte su may or 6 menor dificultad: como que me
han dado luz tantos y tan buenos libros que se han publicado en los
siglos pasados , y en el presente en las diversas naciones de Europa.
Entre los de este siglo han salido aquí en - nuestro continente de Espa-
ña : La arte nueva de escribir inventada poy el insigne Maestro Pedro
Diaz Morante &c., que public6 en el año de 1776 en Madrid con
muchas muestras , Y. disc ursos propios D. Francisco Xavier de Santiago
RE-
A Pa-

'


REFLEXIONES. REFLEXIO,NES. 3
• Palomares : y ademas ciertas muestras de letra cursiva bastarda de los que la letra es en el dia mas bien fanrástica que arreglada , 6 conforme
Padres de las Escuelas Pías ; dándonos el primero el manejo franco de a_I Arte ; )T 9ue los que han tomado los dichos resabios en la práética
la pluma , cuya práctica nos subministra por medio de sus gallardos , y sm conocmuent;> alguno, caus~n un notable perjuicio ; porque emplea-
muy cabeceados exemplares : y los segundos, imitando á este en par- dos, en Secr~tanas y ~tras Oficmas donde se escribe para la posteridad,
te , y aconsejando que se fixe en la Nacion un determinado caracter sera necesano en los ~Iempos vemderos ( como en el dia sucede. respec to
que allí presentan. Y últimamente se ha publicado el Arte de escribir d_e las letras de los siglos pasados ) ~ para descifrar sus bárbaros y ca-
por reglas y sin muestras, impreso en el año de 1781 , en que re- pn~hosos caracteres , hacer un estudio tan particular , como estamos ex-
suelve el Autor lo que, segun el !Arte, conviene verdaderamente para la penmentando., Por 1? ~icho inferirá V m. que habiéndose acostumbrado
buena formacion y jLJStas distancias de las letras. Con esta obra pueden lo: Maestros a la pracnca , ·de _su ~rte mas que á la ciencia , no pueden
aprovechar los principiantes y los adelantados en esta profesion : los pri- menos de ser conrranos a m1 metodo que se funda ame todas cosas en
meros tomando aquellos s6lidos principios; y los segundos corrigiendo la te6rica, 6 con_ocimiemo d~ las :eglas, lo qua! no les será agradable;
algunos defecros. Porque si los Maestros despues de haberse instruido en mucho mas no Siendo yo, 111 habiendo pensado jamas en ser indivíduo
la sana doctrina de nuestros predecesores se arregláran á las observa- de su Colegio. .
ciones que hace el Autor de dicha obra, con el buen mecodo ( que es D. PLÁc. ¿Pues qué dificultad cree V m. podrá haber en el eximenl
largo para dicho ahora de pronto ), y del que me valdré yo para en- D. ANs. La primera ; el que acaso no querrían algunos de los 2.4- Maes-
señar ( bien que ya se insinúa mucha parte de él en la referida Arte): tros, y 2.4- Pasantes que se me_ declare por igual á ellos , aunque fuese
no dudo que llegarían al grado de excelencia , y que no seria necesario solamente por honor y no por Jnteres; pues entre muchos es muy vario
para la utilidad del Reyno , reducirse á los accidentes y arbitrios de un el modo de pensar.
solo caracter. Con que si su hijo de V m. toma aquellas reglas , podrá La segunda _: porque aunque todos caminemos á un mismo término
ciertamente hacer progresos. • en la enseñanza, la mia tal vez por su distinto método en vez · de ser
D. PLÁc. No es esto, Señor D. Anselmo, lo que suplico á V m. Conozco el admitida , seria excluida sin remedio. '
valor , y verdad de quanto · acaba de decii'T pero quisiera que se toma- Vea V m. las razones por qué- prefiero el VIV!f pacíficamente en la
se la molestia de instruir á este J6ven en alguna hora desocupada del obscundad , al entrar á enseñar sin licencia expresa, solamente por .con-
dia, ya que ha logrado V m. entender la materia. Bien sabe V m. que descender con el ?eseo de un fi?o y buen amigo. Pero para dar á V m.
Dios no quiere se tenga escondido el talento que dá. una pru~ba de mi afecto , consiga p~ra mí , si puede , el correspondien-
D. ANs. Ya lo sé muy bien , pero no dexo con todo eso de considerar te permiso ; y en tal caso aseguro a V m. que no dexaré de enseñar á
que los Maestros se opondrían mucho al nuevo mérodo que tengo pen- su hijo lo poco q!le sé , respondiendo á qualquiera dificultad que ocur-
sado , establecido , y aun experimentado ; aunque se les hiciese presen- ra en las lecCiones, las qu~les él podrá ir escribiendo en un quaderno
te que solamente se dirige á 'la enseñanza de aquellos que quieran en para repasarlas en lo sucesivo. Esto es todo lo que puedo hacer para
lo sucesivo prestarla á otros, siendo ya los dichos tambien Maestros de e~plear mi tal qua! talento en obsequio de un amigo á quien tanto es-
escribir. Pues, bien considerado , en ningun tiempo vendría mejor el ?mo : y con ~sto consegui_r~ yo ta:n~ien manifestar á esta Nacion Espa-
.referido mi método que en el presente, en que se observan envejecidos nola en _un h:¡o s~1yo , mi agradecum~nto y respeto, en prueba de que
abusos no solo en los accidenq-:s y en lo arbitrario de la letra , sino no soy msensib!e a los muchos f.wores que me ha dispensado tiernamen-
tambien en todo lo demas que á ella corresponde.' Y si se reflexiona la te en la larga temporada que me ha mantenido en su seno.
.causa de que haya venido á parar la letra á tal estado, no puede atri- D. PLÁc. Habla V m. con sinceridad, y por tanto no ¿mi tiré diligencia pata
buirse á otra cosa que á los mismos Maestros ayudados de sus Discí- lograr el perm1so necesano. Y pues que Vm. tiene que atender á sus otras
pulos ; porque poseyendo aquellos en alto grado la práctica del elegan- ocupaciones de obligaéion, no quiero causarle mas larcra molestia. y tú
te manejo de pluma , han usado de rasgos mal considerados , y licen- hijo. mio , dá las gracias al Señor D. Anselmo por cl cariño que no~
cias arbitrarias tan poco convenientes, que al ser imitados despues en mamfiesta.
esro por sus Discípulos ignorantes de la re6rica del Arre, hemos visto. D. J UAN. Doy á V m. infinitas gracias por el favor que me ha prometido.
unas producciones monstruosas , por haber hecho degenerar los Iutura- D. ANs. Vaya V m. con Dios , Caballerito; siga con su buen prop6sito , y
les accidentes de la verdadera fortUa de la letra. ¿Y por que nos !ubre- esté seguro de mi afecto.
mas de admirar de esto? Es constante que donde falta el conocimiento, D. PLÁc, Quamo ántes nos veremos.
6 te6rica de un Arre , no se pueden esperar buenos efectos de sola la D. ANs. Á Dios, Señor D. Plácido.
práctica , corno que no ha sido precedida del estudio. Es indubitable
que IJIA

'

• •
4 REFLEXIONES. REFLEXIONES.
D 1A 11. AL DO.

DoN PLÁCIDo. -noN ANsELMO. La letra bastarda , pues , siendo su nombre verdadero letra Cancille-
tesca, ha sido desde principios del siglo XVI hasta ahora la letra mas her·
D. ANsELMO. Ha cumplido Vm. Señor D. Plácid? su palabra de venir á fa- mosa , y la norma de- todos los que han enseñado qualquier caracrer
vorecerme; y de la alegria de su semblante mfiero que trae alguna bue- llano y cursivo, bastardo y no bastardo. Por ella debemos mil obligacio-
na noticia. nes á Aldo Pío Manuzio que naci6 en Basiano, territorio situado en el
D. PLÁciDo. Es grande ciertamente el gusto que teng_:> e~ que_ s~ haya tKi- Lacio Romano, y muri6 en el año de r 51 5· Fue hombre muy docto,
lirado el permiso del Monarca para que Vm. ensene a ~scnb_u·. . . versado en las lenguas Orientales , Impresor en Venecia, y nos di6 en •
D. ANs. ¿Pues c6mo ha conseguido V m. can pronto esta licenc1a sm oposl- Julío de r 50 r las hermosísimas ediciones que tienen por cítulo Le cose
cion al gnna ? volgari de Misser Francesco Petrarcha con prefazione in fine. Le terze
D. PLÁc. Habiéndolo tratado con un amigo de la Corte , me cont6 que en Rirne di Dante: In Venezia nelle case d' A !do, r 502. Altro Fetrarcha:
otro tiempo había tenido S. M. la bondad de observar y alabar, una co- In Venezia nelle case d' Aldo Romano, r 5 r 4· Dante: In Venezia nelle case
leccion de muestras de V m. , y con estos antecedentes me aseguro que ?o d' Aldo, e di Andrea d' Asola sao Suocero, r 51 5· Il Corteggiano del
seria dificil el looro de mi pretension , como efecnvameme se ha venfi- '
Cante Baldasar Castiglione : In Venezia nelle case d' Aldo Romano, e di
cado con suma c~mplacencia mia. Andrea d' Asola suo Suocero, r ;;28. Desde este año hasta el de r 53 3 se
D. ANs. Supuesto que, segun Vm. me asegura, me hallo ya habilitado para deterioráron algo las impresiones hechas en casa de Aldo; pero Pablo
dar mis lecciones á su hijo sin recelo algu_no :, ;11e en~_argo gusco~amente Manuzio su hijo , hombre cambien muy docto y particular, las restaur6
de su enseiíanza. Envieme Vm., pues, manana a su hl) O , que Dws nos publicando en una famosa edicion Il Petrarcha con le annotazioni pro-
ayudará, á él para aprender , y á mí para enseñarle. messe prima da Aldo Padre di Paolo il quale ,dedica il Libro á Giovanni
D. PLÁc. Así lo haré puntualmente deseoso de que Vm. fomente su aplica-. Bonifacio Marchese D' Oria. In Venezia nelle case degli Ere di d' Aldo
cion. Mande Vm. Señor D. Anselmo. ~omano , e d· Andrea Asolano suo Suocero , r 53 3· in 8: .
D. ANs. Beso á V m_. la~ manos ! amigo mio. 1 Estas son entre todas las otras , las mas excelentes ediciones que sa-
liéron de la Oficina de Aldo , y las señalo para instruccion tuya, 6 de
D 1 A 1IL • los que quieran seouir la profesion' y tengan la curiosidad de examinar-
DoN ANsELMO, DoN JuaN. las. El mismo Aldo fué el inventor de este preciosísimo caracter , que se
"llam6 Aldino, y es en realidad el verdadero origen del bastardo llano
D. ANsELMo. ¡Oh qué solícita estás ! Es bellísima señal el que manifieste y cursivo. El tal caracter Aldino se us6 y usa en las Imprentas de toda
dilioencia un Discípulo , porque infunde en el Maestro gran confianza Europa, y en España con el nombre. de Grifo , creo que por_ haberse
de ~o perder sn trabajo. Y o te aseguro que ~en~ré muchísima compla- valido comunmente de él Sebastian Gnfo para sus famosas ediciOnes en
cencia en enseñarte , con tal que muestres aphcacion. Ahora, pnes , ne- Leon de Francia, como r 5 años despues de la muerte de Aldo, segun
cesito ver tu letra, la disposicion del pulso, y la casca de letra á que veras en las láminas r .' y 2.'
naturalmente te inclinas ; porque de aquí he de inferir lo que conviene
-
ensenarte.
D. JuAN. Vea Vm. lo que yo escril:ío.
Ámbos lo formáron con las mayúsculas del caracter Sepulcral (el qua!
no tiene ca ido alauno ) seo un lámina 13 .' y I 4.' ; cuyas ma ytlsculas son
mas pequeñas qu~ los palgs de las minúsculas , pues el_ caído de dichas
D. ANs. Ciertamente que tu inclinacion natural es á la letra bastarda, que mayúsculas igual al de las minúsculas Aldinas, como lámma 2.' figura 2.'
justamente es la mas hermosa de todos 1?~ ca~acreres ~m:sivos ; y por se debi6 alaunos años despues á la habilidad de otros Impresores Icahanos.
lo mismo qniero darte de ella algunas noncias anr~s de msmuarre las _re- Ocurrt aquí la duda de si con efecto habrá sido 6 n6 Aldo el inven-
olas para su formacion. Si te pareciere que me dilato en una cosa m- tor del referido caracrer. Ger6nimo Soncino que esrableci6 Imprenta en
~pormna , debes de considerar qne es necesaria , como en adelante verás, Fano, Rirnini, Pesara, y Orrona á mare public6 una obra. intitulada :Le
para adquirir el conocimiento ~e sus ~lteraCiones desde su ongen hasta cose volgari del Petrarcha : In Fano ne!l· anno r 503 ; dedicando la Jm-
el presente tiempo, y entrar as1 mas b1en fundado en el estudw que te presion al Duque Valenrin?. "Asegupa ser este el p_rimer li~ro que sali6
has propuesto. , de sus prensas , y que !uzo pasar a Fano compoSitores hab!les y sufi-
" cientes' principalmente á M. Francisco a: Bol~nia' excelentÍsimo Gra-
" bador de_ letras Latinas y Hebreas, y pnmer m ventor de una nueva
AL- ToM. r. B "for-

6 REFLEXIONES. REFLEXIONES. 7
"forma de letra, llamada .cursiva , de la qJJal , añade, no A !do Roma- "Quintanilla en mate~i~ de escribir y aritmética. Lo cierto es que la le-
" no , ni otros que han .inremado con asmcia adornarse con plumas " tra es Castellana legmma, y como escnra de buena mano puede servir
"agenas , sino d mismo M. Francisco ha sido el primer inventor y di· "de u~ verdadero :nodelo del buen gusto que Ileg6 á tener la letra m u-
"buxante, el qua! ha acuñado todas las formas de letras usadas por di- "eh~ ames que saliesen los Reformadores con su Cancilleresca, que solo
" eh o A /do , y hace la presente con tanta ,gracia y hermosura , como por "tema de grande el ser extrangera , y lo que hiciéron fué dexar lo bue-
"ella misma se conoce;" Verdaderamente esta seria una d·ificultad que po- " no por lo malo : como regularmente sucede en las mmaciones de las
dría oponerse contra lo que acabo de asegurar , esto es , el haber sido "cosas~ qu~ para llevarlas á su perfeccio~ no ha de ser destruyendo su
A!do el inventor de la letra cmsiva; pero Apostolo Zeno haciéndose "esenCia, s1no cercenando lo superfluo, ilustrando lo obscuro, y corri-
cargo de dicha objecion , responde á ella en el tomo 2 , pag. ) de la " g1endo lo mal fundado." Verás la muestra citada del dicho caracter que
Biblioteca Italia1ta . di Monsignor Fontani1ú con las palabras .siguientes: habla de Quintanilla, en la lámina 3·' fig. 1.' '
"Vease aquí tambien á nuestro Aldo colocado en el número de los pla- . No puedo ménos de detenerme aquí; y confesando las muchas obli-
" giarios , si creemos al So11cino , sin que haya con todo eso en contra- gaoones que debe el público al P. Merino, responder á lo que dexa
"do su acusacion quien la dé oídos y crédito ; de modo que para gloria semado , SI~ que parezca. impugnacion declarada ( pues respeto el ím-
"del nombre de Aldo fué ciertamente el primero en executar en sus probo traba¡o que ha temdo en Ilustrar un ramo de erudicion tan obs-
"impresiones -los caracteres cursivos que él mismo invenr6 y diseñ6. cura y necesaria ) , sino de modo que mis reflexiones se consideren como
"Puede ser no obstante que .el dicho M. Francisco los acuñase el prime- el dictamen de un aficionado que lo propone á la censura de los imeli-
" ro á sG!ici md de Aldo , pero no los invent6 ; y por lo mismo todos gente~: á lo. qua! m~ veo obligado , pues jamas podria dar por bien es-
"llaman á estos caracteres Aldinos, y ninguno les dá el nombre de Bo- tableCidas m1s proposiCiones, si no procurára ántes refutar estas objeciones
nloiíeses, 6 Soncinatos;" que se me han de hacer; y porque diriaiéndose mi traba¡·o á instruirte
a' '
n, para que en adj ~
e ante e~1senes a' otrosD , sena
.
una especie de traicion
Exáminemos al1ora si ~mes de. las Cosas vulgares del Petrarca, im-
presas en Venecia por Aldo en el año de I 501 , hay edicion de carac- el. no prevemrte contra los nros que puedan asestar contra esta doctrina.
ter cursivo .; y ·se verá que hasta enr6nces no se había usado otro que D1go , pues, que .la letra mencionada que en España llaman antigua Cas-
el Romanillo mezclado con ·el Teut6nico, llamado vulcrarmente G6tico: tellana , y en Italia antigua Cancilleresca , porque la usáron el si<>lo XV
de -los quales G6tico y Romanillo se ve una mezcla e~ las impresiones las Cancellerías y Mercaderes del Estado Romano , del Domini; Vene-
de Venecia ., de .Leon de Francia~ y de aquí de .E spaña, partícularmenre • ciano , y de la República de Sena ( aunque todos algo mas corpulenta, y
en la Biblia Complutense impre5a en Alcalá • por 6rden y á expensas ~e palos ma~ larg?s), es hija le.gítima de la letra formada, y algo mas
del Card~nal Cisneros. · hberal; y v1ene a ser de la m1sma casta que la de Bulas del P. Ves-
, Los Sufi1os Pontífices Alexandro VI, Julio II y Leon X, que no pasiano Amphiareo, q~e trae el P. Merino en su Paleografía, lámina )6,
obstante el gran .peso del Pontificado atendiél·on á la honra de las bellas num. 1 , y toma la 1gualdad de la letra francesa antigua, 6 sea fran-
letras, concediéron á 'Aldo muchos privile<>ios en atencion á sus <>randes cesca. La que presenta el P. Merino que trata de Antonio Quintanilla,
mérito~ .literarios, y al milísim.o de la Ü1~encion de la letra cur~iva , 6 como un milagro del arte, es de facilísima execucion , aun para las per-
sea Grifa, ad communem omuium litter;atorum utilitatem ( como dixo Ju- sonas de una disposicion vulgar : porque no es menester otra cosa mas
lw II Citado en la excelente Disertacion hist6rica de Andres Cheviller, que un poco de diligencia , respecto de que ademas de estar hecha á
cap. r , pag. 1 r 5 sobre el origen de la Im.prenta en la Ciudad de Paris ). pedazos, es incapaz de enlace por la poca distancia que hay de una á
Nosotros Ilama:nos caracte; cursivo al Aldino, .¡;>orque mas que qualquie- otra letra; y porque sus líneas magistrales no tienen caido alguno , ni
ra otro de los m ventados antes de Aldo, se arnrha al veloz y corriente: pueden ser hechas velozmente: por cuyas causas es imposible el conocer
~ causa de que todos los demas en comparacion del dicho son detenidos, por ella si uno es 6 n6 buen Pendolista. Dice el P. Merino, que !ciar
mcapaces de enlaces , y de formas ménos semejames. fué uno de los primeros que empezáron á introducir en España el gusto
El Padre Andres Merino de Jesu-Christo , Religioso Profeso de las Italiano en la letra , y con todo eso declara por mas hermosa á la an-
Escuelas P1as, en su Paleografía Española, y explicacion de la lámi"na 46, tigua Castellana ya referida. Pues pregunto yo ahora ¿por qué este mis-
mo !ciar, á quien se celebra y atribuye la muestra susodicha, no se
num.. 2 , pag. 36 7 dice así: "Se puso un exemplar de letra Castellana
"anngua sacada de un original manuscrito que conserva en su poder dex6 llevar del amor nacional , prefiriendo la del mismo gran hombre
"D. Pasqual N ebot &c. El Antonio Quintani./la de que habla el exem- que daba á·conocer, á la letra extrangera 6 Italiana~ Parece indubitable
" piar~ no sabemos quien fuese~ ni tampoco el Príncipe de Sanisana que que no crey6 hubiera exceso del primero al último, ni aun aquella igual.
"env10 su mensagero con mouvo de mformarse de la ciencia de dicho dad que inclina á valerse de lo propio ántes que de lo ageno. No obs.
"Quin· , tan-

REFLEXIONES. REFLEXIONES. 9
8
tante petmicamos que !ciar se dexase arrastrar de una extravagante pa- mas merecimi e~nto el pomposo título de Archicyp6grafo que concedió á
sion :á la lecra forastera , Y examiaemos si este VICIO fue COmun á los Plantmo el Senor Felipe JI, por b 1mpresion de la Biblia Poli alota m1e
demas Amores Españoles. Ciertamente no encuentro á ninguno de estos trabajó en _Amb~re~ por los años de / 5'72 ;, pues á_ mi Ii1e p~rece. ~ra
tan enamorado de la letra .Castellana referida ., que la ancepusiese á la ?e?Iclo ~e JLlSCJCia a Aldo q~e descen·o las barbaras unpreswnes GÓticas,
cursiva Icaliana ó Aldina; y es menester decir que si -este fué vicio , no e mvento un ~aracter mas ~aCJ I , mas veloz , mas capaz de concordancia,
lo evitár<m tampoco los demas Autores EspañG>les ~ en quien debriamos y de reglas sohdas y metodicas ; y que aunque con variaciones se ha
suponer mucha ignoranGia, 6 poco amor á las cosas de la párria. Pero perpetuado por sus conocidas ve majas, baxo el nombre al principio de
¡por que nos hemos de limitar á los solos Españoles l Demos una mira- earacter Aldmo, y despues de Gnfo, aqu[ en Espaiía: habiend(') mere-
da á las Imprentas establecidas entre las Naciones de Europa, que usan cido el mismo Alelo que los Escritores que hablan de los Impresores, le
nuestro alfabeto : y encontraremos en rodas una manifiesta y clara pre- den todos el lugar pnmero.
dileccion á la letra de Aldo. Vease ahora no solamente á !ciar, bienhe- Si he sido dem asiadamente prolixo en darce estas noticias de Aldo
chor -de -la citada .letra antigua Castellana por haber dado á conocer su Pio _Manuzio ~ merezco disculpa ; ~o:·que dirigiendo tu la aplicacion que
mérito , si no á .codos los Autores de Es_paña, y aun de casi .toda Euro- mamfi~st~s , a ser Maes.tro de escnb1r, -es preciso que empecemos con
pa, engañados por mucho tiempo en el aprecio de una letra extrangera conocimiemo de la buena lecra, y pongamos unos sólidos fundamencos
inferior. á la dicha antigua Castellana , á la que el P . .Me1'ino dá_ tanta para pnnC!piO de nuestras tareas : por tanto ten aun la paciencia de es·
celebridad. El estimar en mas una .cosa extrangera que una naciOnal, cucharme.
quando ésta lleva .algunas .ventajas á aquella, 6 por lo . mé~os escán cons- HENRICIS y T ALLENTE.

tituidas ámbas en cierro grado de igualdad , es xeprehens1ble con efecto,


como .insinua el .P. Merino; pero el insinuar , é introducir en una Na- . Se puede ' de~ir_ con verdad que Luis de Henricis ( ~ Luigi degli Ar- '
cion Jo bueno que se encuentra en otra, darlo á conocer • y procn1·ar rzghz ) y Antomo Talte:zte, f~eron los pnmeros que d1:ron regla para la
con codo esfuerzo .se reciba universalmente ., yo siernpre lo he mirado le~ra Canolleresca esqmnada o sea angular; porque cas1 no nene movi-
como prenda de un hombre i-lustrado que, ciudadano de .codo .el .mundo, nuento curs1vo, como limina 4· • El primero fue natural de Vicenza, en-
se , enamora de lo mejor sin mirar al terreno de donde trae su 0figen. señó á escribir en Venecia, y pasó á Roma ocho años despues de la muer-
Aldo era con efecto excrangero , pero no fué el ser Italiano lo que le te de Aldo, donde se ocupó en escribir Breves Apostólicos por los aiÍos
hizo famoso: cenia suficientes méritos para lucir en qualquiera parte; y de I)'l.3· ~n esce mismo año, que fué el primero del Pontificado de Cle-
á lo que pienso, la .invenóon admirable de .la lecra cursiva ., su vasta mente VII, di6 á luz una obr-ita, en cuya impresion se empleáron letras
erudicion·., su inteligencia en las .!euguas Orientales , .[e hubieran concilia- e:cecutadas y abiertas por su mano, que se dirigía á ens.eñar b forma-
do la .proteccion y cariño de qualquiera que .le mirase con desimerés. cwn de la letra cursiva, ó sea C;mcilleresca , mercancil , formada , ami-
Sea esto dicho en bonor .de'. la verdad, y en desagravio de .un Extran- g~a y moderna, la que usaban los Notarios, la de Breves, Bubs, sú.
gero que .hizo .gran figura en el teatro del mundo. No atribuyas acaso pliCas, la Ilam~da Imperial ra>gueada y sin rasgos (como él mismo dice),
al paisanage la Apología que hago de este hombre benemérito en la li- con muchas mayúsculas Italianas, ultramontanas, de diversas lenauas
teratura; pues se muy bien sacrificar mis pasiones y miramientos á la esto es Itálica, Hebrea , Caldea , Indi,u1a y Ara be , dando con ella~ (nil
razon .; y si me declaro .parcial de Aldo • sepase al mismo tiempo que regbs y secretos sobre el Arte de escribi,r. De esta obra se hizo des-
descubro muchos .lunares de o¡ros paisanos mios. El haberse, pues, cor- pues en el año de I 5'3 3 una reimpresion eH Venecia por Nicobs Aristó-
rompido la letra en España no fué porque vin@ de Icalia, sino porque teles, llamado el Zoppino. El mismo Luis de Henricis aseaura que ánt~s
en vez de elegir !ciar lo mejor de aquel pais, Ó { lo que es lo mis- de publicar su obra, la habia sujetado á la censura de hgmbres doccos
mo .) la Aldina en su pureza ., tomó la bastarda esquinada ( como verás y eruditoS, ene re ellos el célebre Segismupdo Fanci , Noble Ferr~rés, ( el
qua! yo he encontrado cambien que era excelente Historiador Poeta
en las Hminas 4.", 5." y 6.") de los Italianos Vicentino, Tal/ente, Pa-
Filósofo y Matemático de aquellos tiempos , que loaró la t::Cimacio~
latino y Fr~ Vespasiano .Amphiáreo ; de -aquel mismo Amphiareo , cuyo
mérito el P. Merino no se cansa de admirar, no obstante que es ex- general por sus obras , y princitdmeme por el Triu/ifo de la Fortuna
~u~ dió ~luz en Venecia e~ el año, de I)'l.Ó, por Aguscin da Portese,
crangero, y que tuvo tanta parte como ya he dicho en la corrupcion
a wstanoa de Jacobo Gmnn ). Logro , pues , Henrzczs , una censura fa-
de la letra ., cuya reforma se debi0 en Italia en el año de I 560 á la
vorable de su libro, y con esta segmidad lo hizo correr baxo el tículo
habilidad de .Cr:esc.i , Milanes, y en España á la de Francisco Lucas , Se-
de Tesauro degli Scrittori: In Ronn, per invenzione di Ludovico Vicen-
villano, ya olvidado. Pero volviendo á nuestro Aldo, si fuese nacido
baxo el 4ominio del Rey de España, hubiera ciercameme obtenido con tino, Scrictore., I 5'l-3· En dicha obra nos 1ubministra esca noticia: , Ten
mas ToM. r. e , en-

lO RE F LE X 10 N E S. R E FL EX IO NES. rr
, entendido , clianísimo lector, que las letras Cancillerescas son ele ·di ver· paño les , Ingleses é Italianos ; pues por ser este movimiento igual, tanto
1
, sas calidadesde cuerpos, palos , enlaces y encadenamientos ; torcidas, amba como abaxo '. es el mas veloz y l1beral, como lámina 3·' figura 2 .•,

, derechas , redondas y no redondas , rasgueadas y sin rasgos , y ele Y el segun~o m ov1m1ento de la ma?o para el enlace que abaxo hace su
, otras propiedades de diversas naturalezas J como has podido ver en las ~uelta en hnea, curva, y arnba va a encontrar la letra venidera, 6 con
, calidades de letras que van ya esCJ·iras arriba , las quales se usan en las angula agudo ,u ?cultamente; que es el que comunmenre usan los Fran-"
, Cancelerías de todas las Ciudades de Italia, pues en unas se acostum- ceses, c~mo Iamma 3.' figura 3.', el qua! ·es el menos veloz y ménos .Ji,
" bran de un modo, y en otras de otro. Pero para empezar bien nues- b~ral. V1centmo y Tal/ente nos presentan cambien, ademas de lo ya ex-
" era enseñanza de escribir , principiaremos por las que son universal- phcado , un~ clase de letra esquinada executada con pluma ladeada , para
" mente mas precisas y necesarias á cada uno , esto es , aquellas que lo qua! _mamfiesta aquel el modo de llevar la p1uma, y sigue así. , Ten
, actualmente se acostumbran mas en diversas Cancelerías , y en parti- "enrend1do que con la pluma se puede esc1'ibir de tres modos , y no mas:
" cular en las del Serenísimo Dominio Veneciano, en cuyo servicio m u- "el pnmero con el corte ; el segundo con el ladeo; :y el tercero con el
"chos años ha que fui, y estoy empleado por merecimiento de esta ha- "cuerpo. Saco por conseqüencia, pues, que debes tener la pluma en la
" bilidad : y así á estas calidades de letras Cancillerescas daremos bue~ "mano no por su corte, y m énos por todo el cuerpo , sino por el la-
·" principio" ; y allí nos da regla solamente para formar el caracter mi- " deo, esto es , que el cuerp? de la pluma mire siempre al costado" : y ·
núsculo Aldino ( 6 sea letra Grifa ) con el caído ele cinco á seis grados, aum¡ue en el texto desea la 1gualclad de los palos superiores é inferiores ·
dándole el nombre de Cancillerescci.. Este mismo H enricis fué fa moso ( llamo: texto á la exp licacio~ que dá para escribir la letra Aldina ) , en la
Impresor de su tiempo, y de él se vali6 el célebre Poeta Italiano Jorge execucwn . no observa lo m1smo que aconseja : ántes bien , ademas de ha-
Trissino para la impresion de su Ritratto del/e Donne d· Italza : In Roma, cerla esqmnada, forma los palos irregulares, cabeceados de líneas semicur-
p er Ludovico degli Arrighi , Scrittore, I 5'2.4: para la T ragedia del/a vas con la inclinaci~n de la le~ra á ocho grados, á la qua! llama Can-
Sophonisba , dedicata a Papa L ean X: In R oma , 1 )2. 4 : p:~ra la Epís- CJ!leresca, y es la m1sma que dJCe el P. Amphiareo fué inventada por él
tola di Giorgio Trissino intorno alle lettere nuovamente aggiunte . al/a !in- con _no~bre de bfstarda ; p~ro en realidad empez6 á usarse por el Vi-
gua Italiana : Roma, 1 52.4; y para otras o brillas, en cu ya impresio n se cer¡tmo ¡untand<:> a ella: Y. da?dola por may úsculas una especie de letra
empleáron las letras inY entadas por el mismo Trissino, "las qua! es (d ice Sepulcral con mnguna mchnacwn como puedes ver en toda la. lámina 4 .•,
, este mismo¡ se han puesto en uso aquí ( en Roma ) por Luis V icen- y este es el método que fué introducido por I ciar en España.
"tino quien, del mismo modo que en escribi r ha superado á todos los De Antonio Tallente , y de Pedro su . hijo no tengo que decir, pues
, demas de nuestros tiempos , así cambien hab iendo encontrado nueva- aunque_ asegura. el pnmero ~1abe~ obrem~o empleo p~r el s~renísimo
" mente este bellísimo modo de hacer en la Imprenta quasi todo lo que Domm1o Veneciano en atencwn a su hab1hclad de escnbir , da la mis-
, ántes se executaba con la pluma , ha excedido con sus bellas letras á ma doctrina y con la~ 1~1is mas expresiones que el Vicentino, como pue-
, todos los demas Impreso res. " Por esta causa atribuye el Trissino á gran de verse en su obra m mulada: La rara arte di scrivere diverse sorti
felicidad, que sus nuevas letras ha yan sido puestas en uso la primera vez di lettere : Stampata · in Venecia . per Giovan Antonio e Frate!li Nicoli-
en Roma, y por tan excelente Profeso r como Vícentino, á quien se le ni da Sabbio, 1539; que .reimprimi6 el mismo Jua n Antonio en el afio
deben mil alabanzas por haber sido el primero que di6 reglas por escri- de I 545·
to para la formacion del caracrer Aldino, 6 sea Grifo , llamado ent6nces A M P H,I AREO.
vulgarmente Cancilleresco. H ace el Vicentino el caracter de que nos da
regla, tanto en la vuelta de la letra, como en las de los enlaces , con El P. Fr. Vespasiano Arnphiareo , natural de Ferrara, di6 á luz su obra
el movimiento curvo que le concedi6 Aldo. Esto es lo que yo quisie- en el afio de I ) 54, de excelente edicion de Gabriel Giolito , intitulada
ra que ttl siauieses ; porque como verás en adelante , produce aquel Opere di Fra Vespasiano Arnphiareo da Ferrara, che insegna á scrivere
o . 1
movimiento curvo .• y aquellos dos elegantes encadenamientos de as le· 'llarie sorti di lettere , e rnassimamente una lettera bastarda da fui nova-
tras, el primero de los quales está indi cado con mucho juicio en los mente con sua. industria ritrovata, la quale serve al Cancellaresco·, Mer-
principios y finales por el mismo Aldo. P ero Sebastian Grifo, y otros c_antil~ & t;· Repiti6, la impresion en el año de 1 55 5; pero confiesa ( y no
Impresores encadenáron algunas !erras en sus ediciones (segun verás en sm m1steno ) que antes de pubhcarla la babia enseñado treinta años con-
la lámina 2..', y como te diré otro dia ) , y empezáron á insinuar el en- tinuos; _Y aunque dichas impresi<:>nes son' la segunda y tercera ( pues no
lace inventado por A !do, en benefi cio de la mayor agilidad de los que he pocl1d_o ver la fecha de la pnmera) , dice. en el frontispicio y en la . .
escribí an: en Italia Juan Francisco Cresci y sus sequaces, y en España ded1catona que hace al Dux de Venec1a Franctsco Donato , ser él mismo
Fmncisco L ucas , Ignacio Perez &c. y otros excelentes Pendolistas Es- el inventor del caracter bastardo, que es realmente el verdadero Canci-
pa- lle-

1
12 REF LE XIO NES. REFLEXIONES. r 3
lleresco, algo ménos inclimdo que el de Vicentí;;o y ,Tal/ente; levanta puesto en eloaio de su habilidad por Tomas Spica de li Spinteri. Su li-
los palos no uniformes ó wualcs ; hace el ca1do de rres a cmco grados no bro se imprir;;'i6 por Blado en Roma en el año de r 54-0, con privile-
mas; y se comp~·chend~ c~n evide.ncia que su caraccer Cancilleresco cur~ gio del Papa Paulo III, y del Senado Veneciano: lo corrigi6 el mismo
sivo bastardo es produc1do, segun el diCe, como un cuerpo mzstzco ( est? Palatino, y lo dedic6 al Cardenal Roberto de Lenoncourr, hablando de
es mi xto ) que participa de la naturaleza de muchos , porque toma el cm- sí mismo como indivíduo de la Academia degli Sdegnati. En el año de
do y alao de h forma de la impresion de A !do, la anchura de los cuer- r 54-5 hizo otra impresion dicho Blado, corregida cambien por Palatino,
pos de'L let·ra Francesa antigua 6 Frmzcesca, y lo angular de sus buel- y _con ·algun aumento , la qua! se dedic6 al Cardenal Roberto Pio da
tas, 6 sea esquinado del Vicentino y del Tall~nte. DICe el P. Amphzareo Carpi , y posteriormente otras reimpresiones por él mismo en los años
varias veces que él ha sido el inventor de dJC!10 cat~acter ; pero yo lo de r 5 4-7 , 4-8 , 50 y 53 ; á las quales siguiéron otras dos hechas en
dudo li1Licho, pues en su obra impresa por Gwhro ano de r 55 4-, cOJ:- Roma, la primera por AntoRio Maria Guidotto , y Duodecimo Viotto
fiesa que ánces, de dar su libro al público habia ens,eñado por espacw Parmesano en el año de ·r 556, y la segunda por Valerio D6rico en .el
de treinta años; y en la de Vicentino que fué dada a _luz n·emca y un de r 561 , todas en 4-·" con el retrato de Palatino.
años ántes , esto es , en el de r 52 3 , encuentro el m1smo caraccer · es- Admiti6 este el . método de la pluma ladeada para el caracter bastar-
quinado de palos largos , y las mismas mayúsculas del P. Ampbiarea do, 6 sea Cancilleresco esquinado, hasta el año de r 566 en que lo en-
(aunque las de aquel no tan bien exe:ura_das), b,axo el nombre · de letra mend6 Juan Francisco Cresci , como te diré mas adelante. Las reglas
Cancilleresca. En esto me fundo para mchnarme a que el dtCho Amphw- que da dicho Palatino ánces del citado año, fu éron ciegamente adopta-
reo, segun el uso de aquellos tiempos, lim6 y arregl6 el dicho caracter das por Juan de !ciar juntamente con las del Tallente 6 del Vicentino;
Cancilleresco, y le mud6 el nombre en el de bastardo'. de todo lo qual y por esta razon para que tengas todo el conocimiento necesario en esta
podrás informarre en la lámina 6.' de su l1br<;>: adv1mendo que este parte, voy . á leerte al pié de la letra el método de Palatino ; puesto que
Auror no da recriasb
ninounas
b
acerca de la formacwn de las letras. por haberse escrito en Italiano, y ser rara la dbra, acaso no tendrás otra
D. J UAN. Me ocurre la dificultad: :: ocasion de verla. Aprovechare; pues, de esta. Dice así.
D. ANs. Dexala para mañana , pues por hoy hemos hablado bastante ; y no
MkTODO DE PALATINQ
sé si lo podrás conservar en la memoria.
D. J uAN. Pues hasta mañana , Señor D. Anselmo, , Para haber de aprender regularmente 'esta excelente habilidad de es"
D. ANs. Á Dios , hijo mio. , cribir qualquiera clase de ·letras, es necesario_ prim_eramence saber c,ener
, la pluma en la mano , sin la_qua! advertencia es 1mpos1ble llegar a es-
DI A IV. ·, cribir con verdadera perfeccion. Por esto habeis de .saber que se debe
, tener la pluma con los dos primeros dedos , apoy_ándola sobre ~1 ter-
D. ANsELMo. D. JuAN.
" cero, porque en otra forma la línea seria trémula, y hecha sm fir-
D. JuAN. Ayer me ocurri6 una gran duda sobre lo que Vm. n:e explic6 " meza. Ademas de esto , se d~be tener la pl~ma fixa en la mano, des-
de haberse fingido Amp!Jiareo Autor del caracter b astardo, hab1endo s1do " cansando el brazo sobre la mesa, no dando vueltas á aquella miéntras
verdaderamente el Vicentino. A mi me cuesta d1ficulcad e.l creerlo.· , escribe, teniéndola algo ladeada; de lo qual nacen tres trazo~ naturales,
D. ANs. ¿Y qué quieres que ce responda yo á eso? El deseo de la gloria "seaun la verdadera disposicion de la misma pluma. Al pnmer trazo
arrebat6 sin duda á Amphiareo para venderse por mventor, quando era , q~e entre Matemáticos se llamaría proporcion quíntupla , porque consta
otro qu ien merecia esta alabanza : y acaso el mismo Ampbiareo no se , de cinco partes de· coree , lo llamarémos nosotros cabeza, y se forma
hubiera atrevido á canto , si hubiera previsro que babia de ser descubier- , con el cuerpo de la pluma de este modo, num. r. ( Comprebéndese ta-
ta la falsedad : pero dexemos esto y continuemos con la historia de los " da la enseñanza de Palatino e?J la ldmina 5 .' de esta obra). Al segundo
Autores. , llamarian los mismos sexquiqi1arta de la cabeza, porque contiene qua-
D. JUAN. Suplico á V m. no omita circunstancia alguna, pues lo oygo con , ero parees de esta, y nosotros lo llamarémos través , porque se tira
mucho gusto. , con el ladeo de _la pluma, num. 2. Por lo .que me marav1llo mucho
PAL A TINO. , de que codos los que hasta aquí han enseñado el modo y método de es-
" cribir, no hayan hecho mencion algun~ de este segundo trazo, el qua!
D. ANs. Á los Autores de que te hable ayer, se sigui6 Juan Bautista Pa- , no tiene duda que es i<rualmente necesano; porque s1 de la cabeza Y del
latino. Éste fu é natural de Rosano , y obtuvo privilegio de Ciudadano , corte se principian ( co1~1o ellos dicen) todas las letras, y de este segtmdo
Romano , segun da á encender un soneto qu e antecede á su obra, com- , trazo . vienen los cuerpos y perfecc10n de las m1smas letras, no hablen-
pues- T OM. l • o ,do

••
• RE F LE XI O N E S. REFLEXIONES . I)
, do duda en que una cosa acabada es tanto ó mas noble que la princi- "de una letra con otra , dándole su gracia : como vereis en los exem-
" piada: se ve claramente quan necesario es este segundo trazo, y que , plos, nwn. 8.
..
, no se puede sin d escribir una sola leer-a; y por consiguiente la poc¡; , Del mismo modo se principia la letra b.con el trazo cabeza r , y
, advertencia que ruviéron los que la han omitido, y la imperfeccion "baxando con el transversal 2, volviendo hácia arriba con un perfiliéo,
, de sus prece ptos. Si poneis cuidado encontrareis este segundo trazo en "y baxando de nuevo con el 2; y cerrada despL!es la b, saldrá formada
, todas las letras del alfabeto de un modo directo, qua! es el suyo na- "de este modo conforme al num. 9·
" rural ; pues solamente se encuentran quan·o letras que le tienen de · "~a e se empieza por el trazo cabeza r , . y baxa con el ladeo 2 ;
"modo obliquo , y son las del num. 3 , c?mo podeis ver experimentán- "dexandoles un poquno d_e perfil 4,, al levantar la pluma. N um. 9 -+-.
" dolo con la pluma en el modo que he explicado. Al tercer trazo lla- "La d nace · de Ia a ¡untando a ella el palo de la b, como se ve
" marian los Matemáticos proporcion quadrupla del trazo ladeado á causa "en el num. ro.
, de que es su guarra paree, y nosotros lo llamarémos corte; porque se 1 · "~a e viene de la e,. y su ojo no debe estar (como algunos dicen) en
, tira con el corte ó perfil de la pluma, segun num. 4 de esta manera. "medw de~ cu~rpo, smo algo ménos, como se ve, num. r r.
"Cabeza r. Través 2. Col'te 4· Y porque podri:m algunos oponernos j
·- ,"La. -pnnCJpia en el razo .cabe'Za -I, y se .tira abaxo con el ladeo 2,
"el reparo de que estas proporciones y medidas de los ya dichos eres '' dandole su_ vu~lrá al fin r , y -su .largo d,ebe ser el de dos cuerpos
"trazos son falsas ó imao-inarias , y no producidas geométricamente por "y dos tercws; y la línea' que, torta, escara sobre los dos cuerpos , de
, ser imposible medir efec~ivamente una cosa tan pec1ueña: he querido ex- "modo que desde ella hasta lo último dé arriba sobren los dos tercios.
" plicar el modo que para .ello he encontrado, por .el qua! claramente he ''Este es mi sentir: aünque algunos dicen que debe sobrar un cuerpo
"visto ser como he dicho. Y por Jo mismo quando querais venir á la "entero sobre la !mea que corra, num. r 2.
"pdccica, y ver mediante la experiencia las ya referidas medidas, podeis "Lag· nace de la a, y debe -ce~er de largo dos cLJerpos , dando
, tomar una pluma gruesa de aquellas con que se escriben las letras for- "mayor ~nch~ra al segundo que .al pnmero; y- no os maravilleis si el
" m adas, y escribir con ella las Cancillerescas ; y de este modo ( por el "cue;·p_o _mfe_n or yar~ce ~nas _ largo que el superior, porc1ue se le figu-
, o-rueso de la letra ) podeis medir con- facilidad , y hallar con efecto la " la a uno ·ser as¡ ., a -causa de ser mas ancho,, como podeis aquí ver,
, ~azon de las cales proporciones. Las letras Cancillerescas que tienen cuer- "numero r 3·
" po , deben tener de ancho la mitad de la alwra ; de modo que formen , La h se· forma como la b, sin mas diferencia que la de una aber-
, un quadro con dos veces mas iargo que ancho, porque fomándolas de , tura que debe tener, y de que al levantar la pluma se ha de detener
, quadrado perfecto , vendrían á ser ( segun la proporcion del cuerpo ) "un poco. para que quede gruesecica en su final, num. r 4·
"mercantiles, y no Cancillerescas : y esta medida se tendrá tirand.o una' "La l se principia con el perfil 4 de la pluma, se tira abaxo con
"paralela, 6 digamos, dos líneas rectas separada una de otra á juicio del , el ladeo 2 , y acaba cambien con el perfil 4 al levantar la pluma, de
"ojo (segun el tamaño que querais dar á la letra) en esta forma, num. 5'. "este modo, num. r).
, Despues las atravesareis otras dos líneas, de modo que estas crans- , La k sale cambien del palo de la b, y debe tener el cuerpo á Ia
" versales disten entre sí la mirad del espacio que hay entre ámbas lí- "mirad del palb, como num, r 6.
" neas , en esta manera , 11Ull1f 6. , La l sale igualmente del palo de la b, y termina con el perfil,
"Y así tendrá la letra su debida medida , num. 7. " como la i , n um. r 7.
, No por esco quiero decir que siempre que se escriba, sea necesa rio "La m y n se principian con el perfil 4, y se tiran abaxo con el
, observar esta medida , lo qua! seria dificil y fasti'dioso ; pero me ha "ladeo 2 , _dexándole su perfilito al final de cada una de c;iichas dos le-
, parecido poner esta , así como las otras medidas ya dichas , para sa- " tras; pero cuidareis de que el enlace de una pierna con otra principie
" tisfaccion de los que desean poseer perfectamente esta habilidad re6ri- "pasada la mirad del primer ladeo , y del mismo modo secruireis las otras
. .
"p1ernas, como aqu¡' vereJs,
' num. r 8• o
" ca y pracncamente.
"La o se hace como la e, y se cierra con un trazo alao o curvo , ·· ·
REGLAS PARTICULARES. "num. r 9·
, En la formacion de la a se debe principiar por el trazo cabeza, , "Lay se principia con el perfil 4, y se tira abaxo con el ladeo 2,
"num. r , y dando una ligera vuelta tirar hácia abaxo el trazo trans- "dandole su vuelta al fin , num. I ; y el _cuerpo se forma como el de
" ver sal , num. 2. Des pues subir con el corte á encontrar la cabeza , mi- "la b: con advertencia de que el principio del palo ha de ser un po-
" mer. 4, y baxar nuevamente con el transversal, num. 8 ; dexándole " quito m~s alto que el, cuerpo de la p, porque parece que así tiene
"al final un poquito de coree 6 perfil, que sirve para el enlace 6 union "mas grac1a, como aqlll vere¡s, num. 20.
"de "La

'
REFLEXIONES. REFLEXIONES.
r6
"La !J nace enteramente de 1~ a, aúadiéndole el palo de la Y , de "como son las del num. 3 5 , se enlazan con las siguientes inmediatas,
"segun vereis en el num. 3 6.
, esta tnanera , nutn. '2 1 •
, La r se saca como 1a n , Y acaba Co n el trazo cabeza I ,
d e esta
."LaJ y la t s_e enlazan en l.o manuscriw con todas las Ierra's que no

"La J
'·' forma , num. 22.
lar<>a se forma puntualmente como la
· f 1 ' 1
, sin cortar a a a
"t1ene1J. palo supenor , num. 37 ; aunque en la locucion no vienen ja-
" mas en compaúía de las sobredichas que tienen el punto abaxo.
, mirad con otra t> 1'mea , num. 2. 3• "La distancia que ha de quedar de una á orra !erra , debe ser el es-
, La s pequeúa en mi juicio se empieza con el trazo cabeza , ~um•. I • " pacio qu~ que_da entre las dos p!ernas de la m y n, como num. 38.
, y se le da la vuelta con la transve1"sal obliqua , y la vuelca mfenor "La d1stanc1a de una palabra a orra ha de ser la suficiente para que
, debe ser algo mas <>rande que la supenor , num. 2 4·. b l , quepa una o, de este modo, num. 39·
· · ~ 1 ji! 1 4- y se nra a axo con e "La distancia de un renglon á otro renglon, debe ser ( segun un ver-
~ d. d
, La t se prmCipla con e per , nun • ' 1 1'
"ladeo num. 2 ; dándole su vuelta abaxo como e , an~ ¡en o dab mlea " dadero c6mputo) el espacio de dos cuerpos, · como vereis num. 4-0.
, 1
" que cruza en la altura de las demas erras : Y. s
t u pnnCiplo e e e-
. d l "Adverciteis que la !erra Cancilleresca debe inclinarse un poco hácia
"vantar algo mas . que dicha línea que cruza a diferencia e a .e , co- "adelante, como num. 4-r ; porque si se formára con mas velocidad,
" y si se la inclinára del lado contrario , seria fea y detenida , como
"mo num. 25. d b
, La u se ha.ce como la n, .á excepcion de que e e cer.rarse por "num. 4-2.
, abaxo , como num. 2Q· · ·b " Todas las mayúsculas Cancillerescas salen de los mismos trazos que
· · ·
"La X se pnnCip!a con e trazo 1 cabeza , num I
• , y se ' nra a axofi "las minúsculas. No obstante, á causa de no haber una regla constante,
, con la transversal obliqua, dando una vuelta, c?mo _se. vera en .su - "si se ha de hablar con verdad , se forman á ojo : pero cuidad de que
~ d. d 1' transversal , que . se pnnCip!a 1gualmente con "los trazos sean gallardos y firmes, 6 nada trémulos , como vereis en
"<>ura . ana ¡en o su mea . 1'·
"'1 ' b
" e trazo ca eZJI , .
y se r1"ra a' la parte .c omrana de la pnmera mea trans- "el num. 4-3." ,
, vepsal que se form6 , nun_1. 27 • ~ A esto se reduce la explicacion que hace Palatino del modo de for-
mo la x, sin volverla al fin, ana- mar las letras , lámina 5 .•
" La y se .principia y ma ab axo Co
, diendo así el palo , num. 2 8. , l D. JuAN. Tengo ·algunos antecedentes de que Vm. no está satisfecho del
, La .z se forma con el trazo cabeza I , y perfil 4-, da~do es con método de Palatino, y me alegrára de saber qué motivos tiene V m.; á
, la trans:JJer sal obliqua la vuelta de abaxo ; y se hace .de vanos modos, no ser que se lo impida el amor á su patria Roma, de donde Palatino
fué ciudadano ; 6 que se acobarde, considerando que estas lecciones que
"num. 2 9· d ¡ d ¡ fi voy escribiendo en casa , puedan llegar á sus paisanos , y hacerle éstos
, La & aunque sirve peco , porque es mas usa a . a e a gura,
, num. 29 ,
· con codo eso por si quereis hacerla, tendre1s cu1dado
¡
de que
·
con tal motivo alguna sátira picante.
, , el cuerpo, que en su paree inferior es mas abul.rado que en a supenor, D. ANs. Si la palabra que he dado á tu Padre de enseñarte fundamentalmente,
, sea no obstante igual á las demas letras ; y de que aquella poc~ redon- no exigiera de mí la fidelidad en el cumplimiento, 6 si tÚ no aspiráras
" dez de arriba sea la mirad 6 menos que la de abaxo, y se nra todo á ser Maestro de escribir : hubiera omitido es re arrículo de Palatino, 6
, en un solo golpe de pluma, como vereis ~emostrado en el num. 3o. eh la necesidad de trarar de su método , moderára ahora mi parecer. N o
1
, Las del num. 3 1 aunque no se usan rodav1a, se hacen como num. 3 I • creo que es tener amor á la patria el callar esras imperfecciones de w1
hijo suyo, quando la noricia importa para provecho comun. El miedo
REGLAS GENERALE~
de la crÍtica no es capaz de detenerme: porque la de los inteligentes debe
, Todos los palos deben tener la al~ura de dos cuerpos de la !erra, desearse, como que de ella se originan adelantamientos en las Ciencias,
, y deben cambien ser iguales los de arnba con los de abaxo , como po- y nunca escriben con parcialidad; y la de los preocupados , 6 poco ins-
" deis ver num. 3 2. , .
truidos es mas digna de desprecio que no de respeto. Palatino di6 al
, Las letras que se forman de un solo golpe, o para dec1rlo de otro m o- público lo que juzg6 mas conforme á las reglas; ·y aunque haya pade-
"do, las !erras que se forman sin levantar la pluma, son las del num. 3 3• cido equivocaciones , no se le puede defraudar del mérito que hizo en
, Todas las que siguen en el num. 3 4- se forman de dos golpes. manifestar lo que le pareci6 mas proporcionado para la urilidad de los
, Por lo que roca á los ~nlaces de . una letra con orra, aunque los demas. Ni á mí tampoco se me imputaría con razon desafecto á mis
, demas se hayan explicado con muchas palabras y con bastante exren- paisanos , conocida la sinceridad de mi intencion ; aun quando mi jui-
sion · yo doy esta recria brevísima y general: que rodas las letras que cio no fuese apoyado en la verdad. Por esras razones voy á descubrirte
", terminan
' con perfil 6 t>con un desmayo, d"1gamos
' 1o as1,
' de 1a puma,
1 lo que pienso en es re particular.
"co- ToM. r. E El

'
1

r8 REFLEXIONES. REFLEXIONES. 19
El güadrado dos veces mas larcro
0
que and10 , en que se ha de for- D. ANs. Si te lo explicára todo de una vez , no podrias conservarlo todo
mar la letra, seaun dice Palatino ( y ántes que él lo practicáron Aldo, en la memoria para escribirlo en casa ; y así rengo por mas convenien-
Vicentino, Talle1~e y Amphiareo) , es una justa proporcion. Lo mismo te que re instruyas poco á poco, tomando el tiempo necesario para que
diao sobre hacer los palos superiores é inferiores de las letras de ig'ual 'se impriman las especies en la memoria. Por ahora no necesitas mas . lec-
m~dida que el cuerpo de ella, lo qua! cambien execut6 Aldo en la su- cion. Ten bien presente la que te he dado, y dexa para la inmediata lo
ya. Me parece bien la vuelta que hace Palatino en los palos de arriba demas que quieres saber de Palatino, y del otro Autor; advirtiendo so-
y abaxo; y en quanto al hacer el enlace de una magistral con otra so- lamente ahora, _que dicho Palatino fué de los primeros que usáron mues-
bre la mitad del cuerpo de la misma letra , es necesario distinguirlo, co- tras estampadas para enseñar á escribir. Fue de los primeros , repito , no
mo diré en el progreso de mi enseñanza en su lugar. . el primero absolutamente; porque ámes lo practicáron Segismundo Fanto,
Tengo por proporcionada la distancia que quiere haya de una á otra el Vicentino y el Tallente.
letra, esta es, el hueco de la n en rodas los casos en que se encuentran dos D. JuAN. Me resigno en la voluntad de V m. • y mañana estaré aquí rem-
líneas t:ectas , como son las de la n y u ; y la de una palabra á otra, en-
tre las quales dice que ha de caber una o bieri sentada. -
Apruebo lo que dice de los tiempos de la pluma ladeada, en lo que ·
prano.
D. ANs. Está muy bien: hasta manana.
D. JuAN. Servidor de Vm.
-
el Autor sigui6 á Vicentino y Tallente; pero no lo tengo por tan abso-
lutamente .necesario como ellos, porque no lo han observado los me- D 1A V.
jores pendolistas que hemos tenido despues , segun te diré en adelante.
La línea orizomal gue corra laj y la t, y es aquí mas gruesa que la D. ANsELMO. D. JuAN.
magistral, aunque por el ladeo .de la pluma queda natural á la mano , D; JuAN. Toda la noche he estado inquieto con el deseo de saber lo que
hace una malísima consonancia ; porque en el cuerpo de la letra no ha qued6 pendiente en la leccion pasada. Yo bien conozco que atropello las
de verse línea mas corpulenta que la dicha magistral , como observamos ·leyes de la cortesía con tan repetidas y molestas .preguntas ; pero me pro-
en los mejores pendolistas posteriores : pero este ~rbitrio puede conceder- meto que Vm. las disimulará en arencion al honrado fin que me he pro-
se quando, por parte de la letra, -sale -el palo de abaxo fuera de su cuer- puesto.
po con la -línea final , como en y 3yJ.
Te .aconsejo no hagas en las letras aquellos ángulos que fuéron del
D._ ANsELMO. Tan lejos están de serme fastidiosas tus preguntas, que ántes
, bien deseo que no las omitas; porque de ellas infiero la arencion que pres-
gusto de Palatino, y en los quales imir6 al Vicentino, Tallente 'y Am- tas á mis palabras, y la ~ehemencia de tu aficion al Arte de escribir.
phiareo. No puedo alcanzar la razon por; qué Vicentino, que tuvo en las D. JuAN. Agradezco á Vm. sus continuos favores; y si es que no se opone
manos el caracrer Aldino, del qua! usáron cambien en el texto de su Obra al 6rden que ·ha de seguir en sus lecciones, sírvase Vm. de decirme hoy
los Impresores Juan Amonio y Pedro, hermanos de Nicolini da Sabbio, _quien fué e~te Autor, en quien encontr6 tanto mérito Palatino.
no execut6 dicho caracter , y quiso producir otro con tantos ángulos
agudos, en cuya formacion se entorpece la mano en lugar de facilitarse. C RE S C l.
'
Lo mismo digo de Palatino, que da en -sus muestras una letra angular, D. A.Ns. ·Este fué Juan Francisco Cresci, Milanés, Escribiepte de la Biblio-
quando en la dedicatoria de su obra, y en el privilegio del Papa Pau- teca y Capilla Pontificias en tiempo del Papa Pio IV. Public6 en el año
lo III se ve el caracter de Aldo, empleado por el Impresor Amonio Blado. de I 56 o una obra que llama: Essemplare di pi u sorti di lettere, de-
Por último • me parece que los enlaces que ofrece Palatino num. 3 7 dicada á San Cárlos Borwmeo siendo Arzobispo de Milan. Da su caracter
son muy caprichosos y afectados, y que las mayúsculas num. 43 no Cancilleresco, 6 bastardo llano y cursivo : destierra enteramente lo es-
tienen cosa singular , y por esto te aconsejo que no las hagas. quinado en las letras, y las hace con una curvatura agradable , y con ·
Este es mi modo de pensar sobre el método de Palatino , que ántes te el encadenamiento de unas ccin otras del modo que indic6 Aldo en el
leí , y fué practicado por él mismo hasta el año de I 56 6 , en que lo re- principio y fin de las que él mismo resraur6 , como se demuestra en
form6 en vista de otro método que di6 un Autor famoso, cuyo mérito las láminas 7 .', 8.', 9·' , _ I o. •, r r .', 6 si n6 en la lámiria num. 90 que
conoci6 muy bien sin duda Palatino. he dispuesto se repita al fin de este tomo , grabada por mano mas di-
D. JUAN. Mucho he aprendido ciertamente en la larga leccion de hoy; ligente. Da á las letras el caido de r 4 á r 5 grados ; y con respecto . á
pero no obstante no quedo satisfecho hasta que Vm. me continúe las no- que quiere sean al doble mas altas que anchas, encierra el cuerpo dentro
ticias de esta reforma, y del Autor que así hizo variar á Palatino de die- de una figura romboide. Los palos superiores é inferiores de las letras lla-
'
tamen. nas y cursivas son cuerpo y medio mas altas, á excepcion de j y larga;J
D. y

,
1

REFLEXIONES. 21·
20 REFLEXION ES. tor, con el título de L' idea delle circostanze naturali che a quella si ri-
y las mayúsculas tambien son, quando ménos , iguales á dichos palos de cer~ano per valer legítimamente possedere l' arte maggiore, e minore del/o
las minúsculas. Fué Cresci el primero que mereci6 el tÍtulo de verdadero scrzvere.
Pendolista, com~ inventor de la curvamra de la letra Cancilleresca, 6 1), J uAN. He estado oy~ndo :i V m. con la mayor complacencia, pero aun
bastarda manuscnta; y de él han aprendido los Autores posteriores el me dexa que desear: a saber, el m~ todo que da Cresci, supuesto que Vm.
franco y elegante manejo de la pluma, indispensable en quien ha de ser tamo lo celebra, y qu~ me ha leido ya el de Palatino, que no es eme-
reputado por hombre de algun mérito. Me maravillo mucho de que los . ramente de su aprob;¡cwn.
que han hablado del Arte de escribir despues de aquellos tiempos, se ha- D. ANs. No tar~a.rás en te?er el g~sto de oir lo que dice Cresci sobre el
yan extend tdo en las alabanzas, unos de l lfadariaga, otros de Amphiareo· modo de escnb1r ; pero antes qu¡ero que tengas emendido lo que resulta
quien de Palatino, quien de Vicentino, y del Tallente, los quales no so~ de sus muestras, y de su método. Cresci siaue á Aldo en la formacion
comparables co n dicho Cr.e sci; y que hayan hecho á este la injusticia de de la letra Cancilleresca dentro de un .quad1~do de dos veces mas larao
dexarle en olvido, 6 decir quando mas, por incidencia, que dib el carac- que ancho, de figura romboide, pero abriéndola sobre el tercio de su ~1-
ter bastardo. Es verdad que lo di6; pero di6 tainbien el Aldino, esto <Ura; la da cerca de catorce grados de caído; y huye de todo ánaulo
es, el Grifo, muy conforme al del mismo Aldo ( como verás en la lá- agud? e'n los cuerpos y enlaces. Desaprob6 el ladeo de la pluma ; y t:> fué
mina r I: y en la última de este tomo ya citada), ménos en los palos su- el pnmero de los Pendolistas, que restituy6 al Cancilleresco su verdadero
peri?res é inferiores de la letra minúscula, á l0s quales quit6 mas de un nombre de tal , desterrando el de bastardo que le había dado el P. Am-
terCio de la altura que dicho Aldo les había dado, siauiendo en ellos mas phiareo. La doctrina de Cresci la tomáron los Ingleses, Franceses é Italia-
bien á Grifo. Nuestro Cresci no ha tenido hasta aho~a quien le haya dis- nos, como puedes ver en sus _láminas respectivas. Fue el primero que so!t6
putado la superioridad en la formacion de la letra antigua redonda, 6 la plu~a en el caracter CanC!lleresco, y por lo mismo no lleg6 á toda la
Romanilla, la qual podrás ver en la lámina 12." El excedi6 á sus antece- perfeccwn en los enlaces; pero senal6, como ya lo había indicado A !do,
s~res en la form~~ion de _la Sepulcral, láminas 13:, I 4-.'; y no ha te- el cammo P?; dond~ otros podrían adelantar., Merece mil elogios nuestros,
m do en esta hab1hdad qmen se le haya igualado entre los que han veni- ya que le. d1eron, mil pe~ares sus com_emporaneos, porque se oponía á sus
do despues; á excepcion de Fabricio Badesio , Romano, Beneficiado de . preocup~cwn~s; ,a excepc1~m de Palatmo, q~1en como legislador y hombre
Sanca Maria Mayor, como verás en las láminas 15:, r6:, 17:, r8: honrado sacnfico sus paswnes parnculares a la unhdad comun, segun ya
Este Badcsio , como dice Francisco Maria Torriggio, en las Grutas Vatica- te he manifestado. Con estos antecedentes oye ahora como habla Cresci.
nas pag. 3 56, fu~ tan excelente en las letras Romanas, que los Papas
Pauto V, Gregorzo XV, y Urbano VIII se valiéron de él para las ins- 'JUAN F R ANCISCO CRESCI Á LOS LECTORES.
cripciones que se ven en los edificios mas nobles de Roma (como se dirá . "Muchos han sido los aficionados al antiguo y noble Arte de escrl-
en otra ocasion en_ el 2.' tomo ). _Pudiera yo _extenderme en los justos " b1r, como se ve por las obras que han compuesto hasta nuestros tiem-
aplausos del Cresc1 para .desagraviarlo del olv1do en que hasta aqtú ha " pos'. en las quales han in~encado el ensenar por reglas y muestras el
estado; pero como sus m1smas muestras claman en su favor, me conten- "cammo para la letra Canc1Ileresca que en sus tiempos se · usaba comun-
taré con 9-ue in~eras. d~ , di~has láminas ~as alabanzas que merece. La obra " menee en todas las Cortes, y era estimada de todos, particularmente
del Cresc1_, se re_unpnm10 a los doce" an~s de. h_ab~rla d~~o á luz, y de "en Roma : por lo que es innegable que tales Autores mereciéron ala-
ella se vaho Ambal Guaseo para ensenar a escnb1r a su h1¡a Lavinia la le- " banzas y honras, y que por medio de sus obras fuéron de mucha mi-
tra Cancilleresca, 6 sea bastarda, como dice el mismo Anibal en el fo- ." lidad_ para el público. Pero como el ingenio del hombre exercitado de
lio 5 del discurso que la dirige. La misma obra fué causa de que se em- "concmuo discurre, y con el discurso puede añadir al Arte (segun de-
pezase á corregir !a letra angular usa~a ~nc6nces, y de que recobrase aque- " muestra la experiencia que es la maestra de todas las cosas) ; y como
lla curvatura curs1va con que la hab_¡a mvencado Aldo Pio Manucio mas "ademas de esto es tan poderosa nuestra costumbre, que puede decirse
de 58 anos ánres. Por lo qua! Palatino en vista del libro de Cresci re- "hace _en el mundo el papel de otra naturale_za guiada por el cielo, y por •
form6 el suyo con el auxllio del Romano Cesar Moreggio , dándole el ,el pnmer moto_r ~ue le da el ser_ y la g~b1erna: ?e
aquí es que no ten-
título de Compendio en el ano de r 566; por esta razon el mismo- Cresci " drets por cosa md1gna el que m1 corto mgemo ¡menee, por medio de
le z~hiri? llama~do á su libro figura de dos cabezas y' quatro manos, con "este exemplar mio, mostrar un verdadero modo de escribir la letra Can-
a!uston a que dKho Moreggio le había prestado las suyas para la execu- " cilleresca cursiva que he llegado á ~Icanzar despues de largo trabajo,
clon de los caracteres. La obra en que Cresci censura á Palatino, fué im- "con reglas modernas , bellas y mas b1en fundadas , y con muestras mas
presa en _Milan en _4-·' por Juan Angel Nava, año de 1622, y dedicada "cursivas y expeditas que las que nos diéron los Autores pasados ; aun-
al Arzobispo Fedenco Borromeo por Juan Francisco Cresci, hijo del Au- ToM. 1, F ,que
tor,
22 REFLEXIONES. REFLEXIONES.
, que no dudo que los que hayan ya tomado el gusto en parte á este "me~ te si (segun lo pide.n .sus principios) quereis exercitaros despacio
"moderno método mio de escribir (como son todos los nobles Secreta- "en el con vuestro entendimiento. Y si merecen aprecio estas mis mues-
" rios de Roma, los quales lo han puesto ya en uso), estimarán mis ta- " tras. C. de lo qua! t~ngo certeza ) á los que quieran entretenerse en
" reas; y que los inexpertos aunque hagan al principio resistencia, han "escnb1~ , pro~eto hbrement~ que para utilidad ptlblica daré dentro de
, de conocer al fin que este es el verdadero caracter Cancilleresco cursivo. "poco tiempo a luz. otro volumen que he compuesto, donde se decla-
''Porque á un Dependience de·Cancelería le es ·necesario ser veloz en ·enla- " ran exqms1tame~te unas. verda~~ras y nuevas reglas, nuevos modos, Y.
" zar una letra con otra, y formarla limpia, hermosa, y con el adorno •: nuevos secretos ¡~mas 01dos rt1 mvemad~s hasta ahora por ningun Pro-
"de algunos rasgos; como se ve en este exemplar, en el · qua! no solo ' fes~r. de dentro o f~era de es.ta ;"\~ma C1udad,, que sirvan para la com·
"he aumencado la Cancilleresca cursiva, sino cambien toda suerte de le- "posJCJOn ,de estos pr:meros pnnopws ~ y. tan faciles que qualquiera los -
" tras, como Cancilleresca formada ó llana, las mayúsculas ami guas, la " entendera , y podra aprender por s1 m1smo ; de tal manera que dé
"antigua redonda, y otras que aquí aparecen. He querido dar comple- "razon de todo rasgo ó punto, por pequeño que sea, que se halle en
" to conocimiento de ellas, porque la mayor parte de los que escriben, ;, cada letra de este nuestro Cancilleresco cursivo. Y si las letras no pa-
"gustan de esta letra moderna, y legítima Cancilleresca que es muy her- " re;en puntualmente perfectas en todas sus partes ( como yo deseaba ) ;
" mosa y cursiva ; y por el contrario aborrecen la bastarda antigua que "rn1rese pnmeramente como culpa de la prensa que , aunque es hermo-
"es muy detenida y pausada, y mas no presentando á la vista hermosura . "sa y buena , algunas veces por la demasiada tinta que escurre , pro-
"ni presteza alguna, á causa de ser muy esquinada y aguda; de modo " duce en la impresion muchos errores, que no se hallan en los ori-
"que por razon de sus ángulos es dificil poder enlazar una letra con otra, " ginales de dichas muestras. Secundariamente disculpéseme á mí-, consi-
"proviniendo la detencion en escribir del corte muy ancho y grueso que " derando que en el grabar á la larga una obra como esta ( no habien-
"usaban en la pluma, teniéndola en la mano muy de través, ó para de- " do yo podido presenciar continuamente el grabado de mis muestras
" cirlo mejor, muy ladeada; y dando finalmence poco caido á dicha su "por los negocios de l_a Biblioteca Apostólica de la qua! soy escribiente,
"letra Cancilleresca quando la formaban. Pero en esta muestra se observa "y por otras muchas madvertencias que ocurren al dia manejando dicho
"la facilidad con que se ligan y enlazan una letra con la otra; porque "grabado), hu.~iera sido- casi imposible no re~ultase algun error; y m u-
"esta es algo redonda con rasgos que causan gusto al que la mira, ade- "cho mas hal;nendose grabado todas estas laminas en madera ( segun
"podrán considerar los que tienen conocimiento y práctica de grabado /
"mas de hacerse con velocidad, ya por razon del justo caído que se le
"da, ya tambien porque el corte de nuestra pluma es mas estrecho y "y estampado ). Pero como no se puede representar enteramente lo que
, recogido que el que ántes se usaba. Ademas de todo esto tenernos la "forma mi mano con perfeccion en el primor y limpieza, me ofrezco
, costumbre de poner la pluma al escribir poco ladeada, para que la le- "á suplir con la misma mano tales falcas , y á escribir cambien perfec-
" tra llegue por fin á tener la línea con su justo grueso. No he querido " tamente. q~alquiera cosa est~mpada por buena y esmerada que sea, y
"tratar de la variedad de las letras, ni de las muestras que otros dan con "de cons1gmente por mas hab!l que sea la mano que la hizo ; en es-
"su ya dicha Cancilleresca esquinada que ha visto la luz pública, como " pecial siendo de las castas , y variedad de letras que se ven en mi
., son mayúsculas antiguas hechas á pedazos, con máscaras, y con hoja- "muestra. Y si en algun tiempo sucede que algun poderoso , y rico
" rascas , otras hechas en figura de cucuruchos , muestras de la letra ro- "Príncipe desea emprender la fábrica de una nueva y famosa Imprenta
" ñosa y cortada, ó de otra qualquiera especie semejante; porque no so- " ( de lo qua! hay en Roma grandfsima -necesidad), y quiere que yo le
" !~~me yo, sin? tambi.g¡. todos .los hombres de juicio, las tienen por "sirva con selectas letras Cancillerescas formadas, Romanillas y mayús-
" cubs antiguas, tanto grandes como pequeñas, me obligo á darselas, y
onnunles, y de nmguna 1mportane1a; y para aquellos que no tienen aun
"maduro el .entendirni~nto, corno mas enamorados ~e las cosas que les "hacerlas de mi propio puño con tal perfeccion , que si dichos caracce-
"son mas bJ.en de dano que de provecho, no he cmdado de manifestar " res mios se abren en punzones de acero , como es costumbre, por al-
"semejante variedad de letras, porque son un pasatiempo inútil, y un ex- " gun Maestro excelente , excederán á todas las impresiones de dentro y
" travío de lo que mas les conviene y necesitan. El saber, pues, delinear "fuera de Roma. Hasta aquí dice Cresci."
"y fo~mar con perf:ccion este nuestro cursivo Cancilleresco que se ha D. JuAN. Aunque yo no me hallo .con la inteligencia precisa para juzgar
"espee1ficado en el orden de esta muestra, es lo que mas importa (en en,tre el merito de Palatino y el de Cresci, confieso á V m. que por los
, nuestros tiempos señaladamente) á los que intentan acercarse .á la ser- antecedentes que tengo , me inclino mucho á este último. Pero aun
"vidumbre de las Cortes, y llegar á puestos elevados, como nos hace echo menos las letras mayúsculas de Cresci , de las quales no ha dicho
"hoy ver la experiencia haber subido muchos en esta honrada Corte Ro- Vm. tampoco una palabra. - -
, mana. El formar así el Cancilleresco cursivo lo podreis conseguir facil- D. ANs. Aunque no te hallas en estado de conocer_el merito de los Au-
to-
" men ..
REFLEXIONES. REFLEXIONES.
tares , y por consiguiente de Cresci , porque aun no has dado princi- bastardo) del mayúsculo Aldino, tomándose el arbitriÓ de acomodarle
pio á la execucion de las letras : no he querido ignores las noticias de algunas ~ttt;a~ accident.ales. para hacerle más cursivo é igual á los palos
estos Maestros , y de los que vendrán en adelante , reconociendo al mis- de )as mmus~ulas c~rs1vas ; y esto es lo que me parece mas conforme
-' mo tiempo sus muestras , para que veas á qua! clase de letra , 6 á que para que lo s1gas, s1 es que te inclinas á esta especie de· letra, como está
método re inclina la naturaleza 6 la necesidad. Qualquiera que sea tu en tu mano.
gusto en la clase de !erra que hayas de seguir, siempre re aconsejaré que D. JuAN. Quisiera salir de algunas otras dudas acerca de Cresci · pero como
observes las obras de Cresci para soltar la mano, mas bien que las de ya es t~r de, temo ~ncomo
. da~ a' V m. Mejor será dexarlo para
' otro di a.
Vicentino, Ampbiareo y Palatino., que la entorpecen. Á este fin te re- D. ANs., S1: es necesano no dec1rlo to~o de una vez, porque ni es natural
piro que aunque Cresci da el alfabeto minúsculo en la medida de _una que tu . puedas acordarte de todo, m yo gu"sto de hablar seauidamente
figura quadrilatera .romboide, segun prescribiéron los Amores que acabo tan~o, nempo: Continuarémos mañana en las cosas de Cresci: y de paso
de referir, no lo hace Cresci con codo eso con ángulo agudo, el qua! te 1ran ocurr~endo las dlficulcades. Á Dios, á Dios: Don Juan.
no dexa correr la pluma en la vuelta que dan la línea de enlace y las D. JuAN. Beso a V m. las manos: hasta mas v:er.
de union superior y posterior; ántes bien da á dicha línea aquella cur-
vatura con que la invenr6 Aldo ; 6 para que lo entiendas mejor, da á DI A VI.
todas las líneas curvas que concurren en sus letras ( como por exemplo
las de lámina 7:, 8.•, 9.• y 10.') tal igualdad entre SÍ, que pueden D. ANSELMO. D• JUAN,

servir no solamente para líneas de enlace, sino cambien para formar la D. ~UAN. Conve~imos ayer en que hpy se continuarían las noticias de Cres-
caxa de la letra, esto es, la de union : como se hará la demosrracion ~~; pero hab1endo V~. supuesto q~e ~ste f~é el primero que empez6
en el enlace que usan los Franceses , quando tratemos de esto. a usar el, caracter curs1vo que med10 s1glo antes babia inventado Aldo:
D. JuAN. Deseo que V m. me diga que es línea de union, y que es línea me. alegrara de tener alguna prueba; porque me conduciría para conocer
de encadenamiento 6 enlace. me¡or los progresos que hizo.
D. ANs. Línea de union es la curva que principia sutilmente á tomar su D. ANs. ¡;>ices bien ; pero siento tener que descubrir en el mismo gran
curvatura dentro de la forma de la misma !erra, 6 por la parte supe- hombre. que he c,elebrado, la d~bilidad de haber negado que tom6 para
rior 6 por la inferior , la qua! línea nos da el ancho del cuerpo de su Canc1ileresco o bastardo curs1vo el hermoso caracter Aldino. Fue el
aquella, y siempre es producida suavemente por la pluma desde arriba caso , segun se dexa entender por el mismo Cresci que habiendo v"1st
abaxo. La línea de encadenamiento 6 enlace es la que interviene entre la 1~ 1uz pu'bl"1.ca e1 metod?
' ' daba para formar
c¡.ue este ' ,su letra, experimen-o
distancia que resulta de una á otra letra, la qua! nada riene que hacer to una rernble contradlCCIOn; porque se miraba mas á su novedad
en la formacion de la misma letra , pero enlaza las dos, y siempre es ' ¡ · . , que
a a.s venta¡as que tra1a , como sucede en otras muchas cosas. Sus con-
suavemente producida por la pluma de abaxo arriba : seaun defino ám- cra~ws, que ~ra~ los sequaces 6 imitadores del Vicentino, Tallente, Am-
bas en m1"A rte. V l"d
o v1en o 'a nuestro proposlto
,. : b
pbzar~o y Palatzno en el caracter esquinado y pluma ladeada, no en-
De la letra llana de Cresci á la de Aldo hay la diferencia de que c.ontrandose co? fuerzas para dexar el rancio método que habian prác-
aquel la . dá 14 grados de caido, y este 5· El mismo Cresci fué entre ncado., y segm.~ el que causab~ .mas velocidad y hermosura dado por
los Escritores el primero que .pens6 en dar inclinacion á las mayúsculas Cresc: : acomener?n .al Autor d1e1endo que su letra no tenia cosa nue-
de Al~o, como lámin<¡ 2.' figura 2; y así dice: , Luego que se hayan va, smo q~e hab1a s1do tomada de 1a. que usáron en sus impresiones
"estud1ado los alfabetos de la letra formada ( esro es, Aldina ) con sus Aldo y Grifo. Esta nota que le poman, y que debia mirarla Cresci
, muestras y el tiempo conveniente á cada una, podrá si quiere llecrar como l?loriosa,. porque suponía . en el el discer?imiento necesario para ·
"á la prác~ica de escribir, estudiar esta casta de letra algo cursivá ( a~uf descu~nr lo me¡or, po~ ~as olv1dado que estuVIese, fué para el mismo
"da CresCI la regla para la letra Sepulcral inclinada que empezó á usar- Crescz una saeta que hmendole en el corazon le hizo neaarlo muchas
" se en su tiempo en las impresiones del caracter Aldino ) , p;¡ra comenzar vece.s, contra la e~idencia que hacia su misma letra para q~alquiera im-
, á dar á la letra mayor inclinacion y á tomar algunos rasgos (como parCla~ que la cote¡ase c?n la de <'!ido. Pero mejor, será que oygas lo
"en ella se ven ) , que convengan á la letra cursiva : y esrudiando de que d1ce sobre esto el m1smo Crescz, q~e tengo aqtu ya traducido, para
"este modo, poco á poco llegará la mano ~ adquirir disposicion y apri- que lo ~epases despues en tu casa, y lo mcluyas en las apuntaciones que
" n1d para venir á. la práctica de escribir veloz y seguramente." De esto vas hac1endo.
se conoce que la 1dea de Cresci es hacer derivar el caracter mayúsculo
Aidmo ( llamado aquí Grifo ) del Sepulcral; y el Cancilleresco ( llamado
bas- ToM. r. G DE
26 REFLEXIONES. REFLEXIONES. 27.
DE LA LETRA CANCILLERESCA ANTIGUA.., "desgraciado modo que tienen ellos , quienes por Ia mala disposicion
nuevamente hallada. "?acur_al de sus dedos t?man la pluma :an infelizmente, que manifiestan
"a qmen los ve escnbu· una letra ronosa, desigual , trémula , y . unos
, Al que quiera imitar la letra Cancilleresca antigua que he hallado ., renglones .can torcidos que· los Discípulos que aprenden de ellos, no
, nuevamente, le conviene no solo estar muy instruido en las mayús- , pue~en saca·r provecho alguno. Por manera que si los cales Maestros
" culas anciauas Rorrianas por la regla antigua ( que en el día enrien- , pud1eran tener ·el menor indicio de sus defectos, no solamente debe-
'' den poco~) , sino que cambie~ necesita una mano práctica y delicada ;, rían esconderse, y no dexar que persona ninauna los viese escribir·
. b '
, en el escribir la letra antigua redonda ( 6 Romanilla ). Por lo que yo , s~no que tampoc_o se alabarían de haber enseñado á ·otros el Arte que,
, la he puesro este nombre de Cancilleresca antigua, y la he querido ·"SI se ha de decir verdad , m aun han podido lleaar á entender para
, hacer en pequeño y en crrande, para que por la corpulencia se venga , sí mismos á causa de los dichos defect?~· Con lo qu~ me hacen acor-
, en conocimi~nco mas cla~o no solo del arce y magisterio que debe , dar de al¡;unos mero~ y malos GramatJCos y pedantes, que cambien
, emplearse en su formacion, sino cambien especialmente para desenga- , suelen neCiamente decir haber salido de sus aulas muchos Docrores en
, ñar á los que dicen que he imitado la impresion de Aldo 6 Grifo: "Jurisp;udencia; y· no deben causar admiracion estas y otras locuras
, pues si se formase la letra que aquel invem6 del tamaño que doy á "que diCen , porque la envidia desordenada que manifiestan, aconrpañada
, la mía, se llecraria ~ ver quanco se han engañado los que cal dixéron. "c?n la pena de verse pobres en · el Arce de escribir bien , son el mo-
, Con esto aqucllos que hacen va'nidad de escribir 200 6 3oo clases de " nvo de cacarear tanto lo que deberían callar para mayor honor suyo.
, letra ( se eiuiende de Palatino y sus aliados), quando se •exerciten en '"Y así las mas veces para mayor confusion suya sucede que las obras
, imitar esta casca de letra , tocarán con la mano la utilidad que trae á "de aquellos contra quienes se dirige la envidia , llegan al mismo paso
, uno que quiera. ser excelente en ésta profesion, y quanco se engañan ''á qu~dar mas lucidas , y á ser ocasion de que se mofen de los dichos
, aquellos que pierden el tiempo en aquellas otras cascas de len·as que "envidiOsos , e¡;¡ el supuesto de que las personas sábias no creen las pa-
, ( puede decirse con verdad ) son necias y vanas ; habiendo muchos in- " labras sino el juicio comparativo entre las obras.
" tentado imitarlas para lograr repucacion de grandes Maestros , ,panicü- . "P_odrán cambien conocer los que quieran llegar al grado de escri-
" larmence en aquellas suenes de letras que no tienen utilidad ni arce, " bir bien por las muestras y discursos que se hallan en este libro mio,
, como la roñosa, la mercantil, la bergamasca, la mercantil ancigua, la "en .qué casta de letra con preferencia á otras - se deben exercitar , y
'·' corc~da, la longobarda cursiva, la izquierda ( esto es al revl:s), y otras "aplicar todo el conato y paciencia al imitarlas ; porque si he de decir
, clases de letras vanas que hacen aquella buena figura aparente á los "verdad , son la ~uente de las letras que piden mas arce y juicio para
, que saben lo que hace (pongamos por exemplo) una partida de Sol- "su buena formacwn, que todas las demas letras de qualquiera nacion
" dados bien ordenados y armados para combatir con un pelaron de "del mundo: las quales merecen .un perpemo exercicio y estudio, debi"en-
, gañanes que acaban de segar el trigo, los quales para parecer viscosos " do · codo escribiente empeñarse diariamente en encenderlas lo mas que
, se echan una caña al hombro en lugar de armas. En otra parte dice , pudiese , como que son las mas importantes, y formarlas con coda la
, así: Aquellos, pues, que desean aprender á escribir bien , podrán con , perfeccion posible; pm;que habilitan cambien la mano para hacer qua!-
, estas advertencias entender los modos y consejos que un diligente Maes· " quiera suerte de letr<t , sea Griega , Hebrea , Caldea , 6 de qualquiera
, ero ha de dar en la leccion á un Discípulo, á fin de que logre la fir- , módo. Ames bien un escribiente por la habilidad que tenga de hacer
" meza de pulso para escribir una excelente letra cursiva: los qua! es con- -,, escas mis dichas letras , aprenderá por sí inismo las otras que digo , y
" sejos los he observado · yo siempre, y aun los observo con mis Discí- , las formará · mucho mejores y mas limpias ·( siempre que se ponga á
" pulas;· y podrán al mismo tiempo desengañarse de las calumnias con que , imitarlas) , que los misnws naturales de aquellas naciones: lo qua] no
, sobre este arce se explican algunos maldicientes, diciendo que quando , sucederá en esta forma á muchos que por sus diversos defectos no pue-
, enseño, jamas permiro que el Discípulo me vea escribir sino una sola " den llegar .en este exercicio á aquella habilidad y perfeccion de letras
, muestra cada dia sin mas explicacion, en la manera que ellos acos- , de que arriba he tratado ; y esfordndose á escribir sin arreglo siguen
" cumbran. Sobre lo qua! , supuesro que he dicho arriba lo poco que , su profesion en el mejor modo posible para comer- de ella; Pero el mal
."esto sirve á quien empieza á aprender desde los principios, si no le dá , está en que entre esros hay algunos, que arrastrados de la ambicion
, el Maestro las reglas y advertencias mas importantes que debe saber , de acreditarse mas que . otros que pqeden sec sus maestros , han pro-
"mostrar di ligentemente en este negocio el que enseña : no me queda , curado ascucamence ....llenar muchos libracos con caneas suertes de letras
· ,que decir otra cosa sino ·que podría tener esta proposicion suya alguna "inútiles y vanas> que con ellas han hecho ve1· ~ los ignorantes que . un
, apariencia de verdad, quando y. o tuviese los defecros en escribir, y el "Escriror que aparenta saber executar mas especies de len·as, es el que
"des- nn1a...
REFLEXIONES. '29
'28 REFLEXIONES. 1~ letra C~nc_illeresc~ 6 bastarda ; porque con las muestras de este llega-
"ma·nifiesta tanto mayor excelencia. Así es que (disimulando esta su ig- nan sus DISCipulós a la perfeccion.
" no rancia ) han llenado el vulgo de esta locura en tal grado , que quan- D. ANs. Debía de haber suc~did~ asÍ-, pero es la desgracia que no sucedi6;
" do hoy dia quiere dar á alguno las alabanzas de gran escribiente , pues aunque los lt~li.ano s SIgmeron ~Iega meme el manejo curvo y veloz
"suele decir que la persona de quien habla sabe escribir 500 6 6oo cascas de erescz, y adquméron en aquel nempo mediante el una velocidad en
"de letra. la mano ~uy superior á la de. las demas naciones : como no cuviéron
"Yo, pues , no he querido omitir en esta mi obra el descubrimien- la precaucwn de us~r moderadamente de los arbitrios (con lo que hubie-
" to de este gran abuso del vulgo, causado por la astucia de los que dan ran lo¡;rado p erfeccwn~rse ) , de~eneraron en una letra fastidiosa por Jo
"á entender que los Escritores de esta clase saben ménos que los otros demasiado seca ; y as1 ha_ s~gmdo hasta hoy el Cancilleresco Italiano.
"por las causas y razones sQbredichas. Y si bien respecto de cantas y "tan V \!rdaderameme yo llamana a esta casta de letra eaneilleresca bastarda·
"varias especies de letras como execucan , parece que 'muestran saber ha- porque en re_alidad bast_arde6 de la bellísima letra de A !do, y de eresci
" cer igualmente bien las que digo que son mas importantes , las quales en l_a sustanCia y esencia del cuerpo , y trastorna la igualdad de las dis-
"presento en este mi libro ; con todo eso no las hacen sino de la manera ta~CJas ; habiendo gustado tanto en la Corte de Roma que la admitiéron
" que suele un pintor quando hace algun buen país , en que queriendo •
umversalmente en ella. De esta letra Cancilleresca hablaremos despacio en
"fingir, que se halla á gran distancia una figura , suele pintarla á este .fin el ~rte ; y procuraré~os e~ cierto modo corregirla, de forma que se le
"tan grosera que el que la mira de cerca, no conoce ni narices, ni ojos, restituya alguna semepnza a su madre la letra Aldina.
"ni orejas, ni miembro proporcionado, sino solamente el ayre 6 sombra
"que tiene de la tal figura. De este mismo . modo en nuestro asunto, no JA eOB O R O M A N O.
"siendo mas hábiles estos Maestros de escribir que he mencionado , en D. JuAN. ¡Y quien fué el , primero que empez6 .á usar de esta nueva Can-
"mis especies de letras : las hacen con cama debilidad y trastorno que cilleresca moderna ?
"miradas de cerca no se ve en ellas ni regla , ni gracia , ni limpieza , ni D. ANs. El primero (segun lo que tenao visto en este particular) fué un tal
"razon alguna ; de modo que por tal desproporcion es menester mirarlas Jacobo Romano , Discípulo de eres~{', que en ,ed~d de 50 años, y · en el
"á distancia, como si fuesen sombras de mis sobredichas letras." de r 58 9 , en el Pontificado de S1xto V, dw a luz en Roma un libro
D. JuAN. He oido con gusto el modo que tiene de explicarse eresci; y co- imit~bdo: La vera maniera delle _eancelleresche cursive, e di tutte qnelle
mo V m. me lo celebra tamo, no se si llevará á mal que haga aquí una sortz dz let~ere che a un brton scrzttore s' appartengono di sapere & c. Fue
reflexion. Se conoce con efecto que tenia contrarios , pero me parece mas pendolista que su Maestro erescí, é hizo una letra sumamente cur-
que no los trataba con la debida moderacion. siva, como puedes ver en la ! ~mi na r 9: Se le conoce en el, ay re de la
D. ANs. Me gusta infinito encontrar en tÍ este honrado modo de. pensar , y letra _la escuela que tuvo ~ bien que la hace, muy seca , porque mas es
que no te pares en respetos humanos para hacer presente lo que en esta Ca~CJlleresca moderna Italiana : la _qual tomaron los ltali<~¿_1os que le si-
' materia re ocurra. Dices bien con efecto : eresci fué hombre de poco gmeron. -No obstante en su CanCilleresca pausada coma la manera del
sufrimiento , sus expresiones son demasiado acres contra sus contrarios , erescí , como se ve en la misma lámina 19.' La Cancilleresca formada,
y no le hacen mucho favor. Por otra parte celebra hueca y pesadamence como el la llama, es la letra Aldina 6 Grifa que executa eresci, confor-
su habilidad , de modo que extraño no te hayas fastidiado al oir ramos me verás cambien en sus respectivas láminas ; y la Sepulcral es la misma
primores y excelencias de sus letras, tan buenos efectos como de ellas se que hizo dicho eresci.
siguen , y las demas cosas que pueden servir de una prueba cierta de la
vanidad en sumo grado de que estaba lleno. Mas debes de conocer que L UI S e U R I O N E.
yo no te he propuesto á eresci por exemplo de la humildad christiana, El Italiano Luis eurione, Boloñés , en su enseñanza siaue la práctica
0
ni sus discursos como composiciones rer6ricas ; sino que solamence te he de eresci y de Jacobo Romano. Di6 á luz eres libros , el primero en el
hablado de él en el tiempo y lugar que le corresponde encre los demas año de r 5 90 , que trata de todas las letras en general ; el segundo imi-
Escritores, como hombre célebre en el Arte de escribir. Suponaámosle en ~ul~do Anotomia delle eancellaresche; y el tercero que di6 á luz en r 59 4
hora buena amigo de gloria y poco moderado; pero no l~ quitemos mmulado Il Teatro delle eancellaresche corsive per li Segretari, ed al-
por esto el mérito que tuvo en la letra. Él dice , y con razon, que no tre maniere di lettere. Este Escritor sigui6 á Jacobo R omano en la letra
se puede conocer al que escribe bien por la execucion de las letras es- Cancilleresca moderna, y en las otras sigui6 á eresci. A prendi6 en Lean
quinadas 6 angulares, como las de Palatino; porque siendo rodás dete- de Francia ; pero no tom6 de los Franceses ni el manejo , ni arra cosa de
nidas y nada cursivas, no puede u!) o ser por ellas buen pendolista. aquella escuela, sino algo en la letra Bulárica ; bien que no era menester
D. JuAN. Y digame Vm., despues de eresci adelantaría mucho la Italia en ToM. 1. H que
la
'
1

REFLEXIONES. REFLEXIONES.
'
que hubiese ido á Leon de Francia para esto , porque su Maestro _Cresci Maestros , si me fuese lícito dirigir mi voz desde fa obscuridad de este
la formaba aun mejor que él. Fue hombre algo vano por su hab1hdad ; estudio con la misma confianza que á tÍ te hablo , exhortaría una y mil
no obstante da algunas reglas muy excelentes , y encomienda mncho el veces , llevado del amor nacional , á que abandonasen esta letra que
estudio de la Geometría, que dice conduce en gran manera para la . forma constantemente usan , tan desnuda de hermosura y primor, y empren-
de las letras. Hace una beflísima advertencia sobre esto, que es la siguiente: diesen aquella bellísima y veloz que invem6 Aldo , y execut6 Cresci,
, La Jetr~ Cancilleresca cursiva sola no hace al hombre excelente ; porque y que ha producido tantos excelences pendolistas en Europa , y con es-
, qualquiera es apto para aprenderla en quatro meses , y escribirla bien pecialidad en el Reyno de Inglaterra , que es la que yo quiero inspi-
, como qualquiera Maestro de Italia, y no contiene en sí el arte como rarte a' n.'
, le contienen las otras dificiles. Los que quieren comparar á los que no D. JUAN. He parado la consideracion en que Vm. me ha hablado todos los
, escriben otra cosa sino las letras corrientes, · con los hombres excelentes dias de los Autores Italianos , y hasta ahora no me ha dado noticia de
"q~e poseen las otras letras dificiles , tienen p?ca pr~ctica ~e dicho arte ; los Españoles que á mi me importan mas; porque primero debo averi-
, m tampoco son aptos todos para saber ensenado bien , smo solamente guar lo que ha sucedido .en mi casa , que lo que ha pasado y pasa en
, aquellos que se fundan en la te6rica y r:1zones de Geometría." Esto dice la del vecino.
el Curione en el discurso á los Secretarios en el libro 3 : algunas muestras D. ANs. Tú. tienes razon : pero hoy estoy cansado , y no quisiera pasáramos
de este Autor verás en las láminas 20: 2 r: 2 2: mas adelante en las noticias de los Autores. Lo suspendo hasta mañana
en que nos veremos á la hora re9ular.
MARCELO SCALZINL
D. JuAN. En horabuena : me cendra Vm. puntualmente aquí para oír las
_ Maree/o Sca!zini (llamado el Camarinese), lámina 22.' y los demas de mas noticias. Mande V m.
Escritores del método Italiano , como son Tomas Castelleti ; Fr. Sixto de D. ANs. Hasta mañana,
Siena, D. Diego Español, Juan Bautista y Francisco Pisani, Antinozzi,
César Picchio , Tomas Ruinetti , Marco Antonio Gandolfi, el Ricchizio , DI A VII.
Sacchi, Fabio T esta y otros sequaces del dicho ']acabo Romano, i:tos darán
D. ANSELMO. D. JuAN.
tal vez materia de hablar de algunos de ellos , quando en mi Arte trate
exprofeso de dicha Cancilleresca moderna. D. ANSELMO. Me gusta verte pronto y contento á la hora acostumbrada ; y
D. JuAN. Segun las especies que todos los días va V m. apuntando, conozco hoy he de hablarte de los Españoles hasta donde alcance el tiempo. Tú
que el número de los Escritores de este Arte es mayor de lo que yo sin duda creíste que el amor á la Italia me babia dictado la historia de
pensaba , y que la profesion tiene cambien bastantes dificultades ; pero Jo aquellos Aucores ántes que la de tus paisanos. Te equivocaste , pues lo
que por ahora me da que discurrir, es la discordia que desvi6 al buen hice con mucho acuerdo, y sin las pasiones qUe desdicen de un hombre
Cresci de los Maestros sus contemporáneos. que ha prometido hablar con sinceridad , e inclinarse á un lado Ú á Otro,
D. ANs. Quando falta la union y buena harmonía entre los Profesores de seo-un se le presente la razon. Debi6 de ·e ntrar primero Iralia , porque
una arre , con dificultad puede llegar á su mayor lucimiento ; porque to~namos nuestra explicacion del Italiano Aldo, inventor del caracter Can-
(hablo de los Profesores) no se juntan , no conferencian , y no examinan \ cilleresco 6 bastardo ; y habiendo discurrido lo necesario sobre sus suce-
los puntos pertenecientes á la profesion , y así ni se descubren los primores sores , tenemos ya concluido lo que · de ellos babia que decir.
ocultos, ni se corrigen los defecws. Lo mismo sucedi6 en el Arte de es-
JUAN DE !CIAR.
cribir: la disension entre Cresci y los otros Maestros fué causa de que estos
no se reduxesen á aprobar la letra de Cresci con perjuicio del público ; Ahora debemos venir· á España, donde en el año de r 5'5' o se di6 á 1uz
pues no solamente .hubieran admitido el método , sino que hubieran pro- el método del Vicentino , Tallente y Palatino por Juan de I ciar , en un
curado adelantarlo, si hubiesen formado una Junta 6 Academia en que, libro impreso en Zaragoza en dicho año en la oficina de Pedro ' Bernuz.
depuesto el imerés particular , hubiera cada uno desahogado su zelo por el Por la tal obra se conoce que !ciar fué hon1bre de mucha sinceridad é
aumento del Arte. inocencia, y produxo el método que observ6 Palatino en, la ~ancilleresca
Esta misma causa, á que atribuyo en parte los lentos progresos que esquinada , hecha con pluma ladeada , á la ·qua-! ·llama. el P. Amphiareo
hizo el mérodo excelente de Cresci , fué la misma que los proporcion6 bastarda. Di6 cambien todas las variedades de caracteres qn~ ·execut6 Pa-
tan rápidos al de su Discípulo ']acabo Romano, á qLIÍen hubiera con ve- latino (y censur6 Cresci como in{uiles ), y di6 asirri.ismo ·el Aldino; .pero
.nido poner freno por la ridícula y seca letra que incroduxo, y que se no con la propiedad y hermosura que se dexa ver en el texto de dicha
ha perpemado, no sé por que desgracia , en mi patria Roma : á cuyos obra , para cuya impresion emple6 sus bellas matrices dicho Pedro Ber-
Maes- nqz,
'
32 RE F LE X 10 N E S. REFLEXIONES. 33
nuz , sino de la forma ~squinada que ~xecutaba Palat~no, y co_n pluma hecho todo el concepto que se mereciéron muchos Grabadores antiguos,
ladeada. Presem6 cambien la letra am1gua redonda o Romamlla muy como un Drevet , un Edelinck; y los Grabadores esrrangeros de letra
imperfecta , é inferior á la de las matrice~ del mismo !mpresor ; Y dos que se ocupáron en las obras de Smitb, Ciar k, Seddon, Vandel-Velde,
alfabetos de letras Sepulcrales, el uno coptad? de Pa!atmo , Y_ el otr? de Scbelley, con otros muchos que hay en el dia repartidos por toda Eu-
Alberto Durero , quien aunque fué excelente Pmt~r , no tuvo 1gu_al mem~ ropa : los quales creo firmemente c¡ue hubieran sabido y sabrían man-
en la letra caprichosa que invent6 , muy deseme¡ante en Jos_ accidentes_ a tener su buen credito > si hubiesen tenido que trabajar> no digo la obra
la ami gua , . como verás juntamente con las. reglas en la :amma 2. 3.'; ~len de !ciar, en que á Vingles se le supone tan diestro, sino aun las mis-
que si hubiera querido imitar totalment~ d1cha letra ann gua.' la hu~1era mas muestras del Sr. Palomares. Pero volvam0s á nuestro asunto: !ciar
sin duda dibuxado con tanto 6 mayor pmnor t¡ue otro qualqmera. El d1cl~o fué el primero ·de los Españoles que public6 Arte de escribir , y verás
.( ·..j;.- !ciar re¡úti6 la regla que dieron Palatino , Tal/ente y Vicentino , sm ,..
sus muestras en las láminas 2 3:, 24.' y 2 5' , que podrás cotejar con
•.-r'""
... ...
., . . ·
~
··1;:<' ..
añadir cosa alguna propia , á excepcion de algunos caracteres usados p_or
em6nces en España, dando á conocer por todos ellos que J.uan _d~ !czar
fué can poco pendolista como Palatino ; aunque atend1da la m~eltc1dad d:
aquellos tiempos le excedi6 en la mejor idea y mayor eleganoa co~ que
las que hemos examinado de Palatino ; porque de esta comparacion re-
sulta la verdad de quanto te he explicado en la leccion de ho y , en la
qua! no paso adelante por ahora.
D. JuAN. Pues quedese V m. con Dios: hasta mas ver.
• •.

execut6 sus muestras, lámina 24.' y 2 5 .' Notaré de paso lo que dtce el
Sr. Palomares en el folio 2 y 3 de su Imroduccion , esto es, que el Fran~ DIA VIII.
ces Juan de Vingles tuvo mas lubilidad en el grabado que Ugo de Caqn
, y Celebrino ; y que por esta razon sah6 _mas perfectD. en lo marenal la D. ANsELMO. D. JuAN.
obra de !ciar que la de Fanto y Vzcentmo. De Celebnno ·t;o rengo las , D. JuAN. Aquí me tiene V m. pronto con el deseo de que entre los Maestros
noticias necesarias para poder hablar ; pero por lo que toca a. U go , 1~1~ Españoles llegue quanto ámes el c~lebre fi!adariaga, c~yo solo nombre
permitirá el Sr. Palomares que lo dude mucho ; pues este fue excelennst- me infunde respeto , porque he bdo de el cosas prodtgwsas.
mo grabador y dibuxante, com~ puede verse e_n Juan Pablo Lom~zzo,
y en el Abecedario Pi;torico, re1m preso por ~JColas C~rnn_o en ,N apoles PEDRO MA DAR! AGA.
en el año de 173 3, a costa de NJColas y Vtceme Cnspoh. Alh se dJCe D. ANsELMO. Precisamente estamos en el tiempo de tratar de este Autor, y
que fué uno de los primeros invent~res de Lis. láminas de mad er~ hechas de que consigas este gusto •. P~dro Madariaga, nat:1ral ~e. Arrari~: en el
de tres pedazos, de los quales el pnmero servta de perfil y de _ !meas~ el Señorío de Vizcaya, fué Disctpulo de Juan de !czar,, e 1mpnmto en el
segundo de aguada y sombra~ .Y _el ter;ero de. luz; la qua! m~encwn año de 1 56 5 en Valencia por Juan Me y su Arte de escribir , ortografía
cay6 ramo_ en .gracia al_ Parmtgtanmo ~ a ..Amomo de Tremo Y. a Balta~ de la pluma Cjc. , que se reimprimi6 en Madrid por D. Antonio Sancha
sar Peruzz1 , celebres Pmtores , que s1gmeron muchos este emlo. Pmro en el año de 1777· Trae unos Diálogos que, segun dice este_Editor en ~1
el mismo Ucro al olio sin pincel, y con solos sus dedos, escribiendo de- pr6logo , son tan amenos é in~truc,tivos· qt:e p:·esenran suficiente ~n~tena
baxo de las ~bras: Ugo da Carpi ha [atto questa pittura senza pennello, para abertura de una Academta publica ; y s1 solamente se hubte_ra de
cbi non lo crede si becca il cerbello. De donde infiero que si en la obra hacer juicio del mérito del Amor por estas y otras. glonosas expreswnes,
de Segismundo Fanto no sali6 todo perfecto, no se debe imRurar al Gra- seria menester darle el primer lugar entre los at;nguos Maestros de es-
bador que ciertamente baria los mayores esfuerzos por cumplir b1en; smo cribir. Pero acercándose con. la piedra de toque a descubnr los qmlaces
al mismo Fanto que como hombre reputado por docto en otras mate- de una habilidad tan singular, se encuentra . á mi parecer que el dicho
rias, querría que en ésta todo se hiciese á su. gus~o, fuese bueno 6 malo; Madariaga pudo tener talento para ~tras cosas ; pero _no pa_ra ,el Arte
y que se copiase diligentemente lo q_ue habta dt~uxado. Esto es por lo de escnb1r, en cuyas alabanzas empleo mucho papel, sm vemr a las te-
que coca á Ugo; pues hablando de Vmgles. se advterre que gra~aba muy glas necesarias para la formacion de las letras ; y quando llega -á tratar
mal las figuras, como se prueba por la ~~~ma obra de 1czar a que ~e de estas, se encuentra que para todo lo que dice, bastaba uno s_olo de
remito; sin poder componerme con la opmwn del Sr. Palomares, qmen sus Diálogos. El mismo Autor, tan va1~o 6 mas que nuestro, Crescz, pero
encuentra en el grabado de Vingles tan buen gusto , exáctitud y seme- con infinita menos razon que aquel, d1ce haber recurndo a los mas m-
janza que no puede baber re . becbo en los tiempos pasados > ni bace; se en signes Profesores Italianos y Españoles , c~rriendo ámbos Rey nos, p~ra
el presente una cosa mas bzen acabada. Estoy remado por callar a esto, dar con el dichoso hallazgo de los ~res tiempos de la pluma nece~anos
porque no se crea en mí deseo de impugnar lo que solo es amor _á la para la formacion de la letra descnca dentro de una figura rnlarera.
verdad ; pero no puedo ménos de decir que el Sr. Palomares no nene En esto hace ver la injusticia con que trac6 á su inocente y honrado
he- ToM. 1• 1 Maes-


'
1

34 REFLEXIONES. REFLEXIONES. 3 5'.


Maestro Juan de !ciar, 'de .quien "sin duda lo aprendería; pues no puedo de buen. ingenio. Y ,el Editor dice que la .obr~ de Madariaga contiene
persuadirme á que emprendiese tales correrías Madariaga solamente para la ~s~nc1a , y el espmtu ~e su noble, mag1steno; y que habiendo sido
ver lo que ya le babia enseñado dicho su Maestro: quien por el contra- rec1b1da por las demostracwnes del pubhco con estimacion, se viene en
rio confes6 con el mayor candor haberlo aprendido de J>.alatino, como se conocimiento d~ que los prin~ipios de MadariatJq no solo son universa-
observa en la formacion de la a mintlscula. Pero en la misma confesion les y comunes a todas las Nacwnes que t~san de la pluma, sino cambien
que hace Madariaga, y que cree ha de ser motivo de alabanza, es· donde adaptables á la enseñanza m~derna, y á todos los caracteres nacionales
yo encuentro el mayor para reprehenderle ; pues pudo muy bien en sus ~ extrangeros. Esto asegura ·el A~tor del pr6logo puesto en la reimpre-
1
viages haber tomado el método , de Cresci , que public6 este en Roma Sion de I 777 : y me sena· sens1ble , que ~onn·a .el dictámen de estos
(como ya te he dicho en otra pared en el año de 1 5"60, tiempo en hablase V m. tan · mal de un Maestro Español. . ,
que se hallaba Madm·iaga en Milan , patria de Cresci, segun él mismo D. ANs. Bien sé que escribo en España, y de un Español ; pero para hacer
refiere en el Diálogo 4 de la primera parte. Ni es creíble que aquel ig- justicia .no se han de mirar cales circunstancias; y así ni las observo en
norase el método nuevo de Cresci; porque ademas de que fué una cosa Madariaga, ni las observaré en los demas Autores que merezcan censura,
pública, hubiera indagado lo que deseaba á poca diligéncia, y hubiera en iguales términos que lo he executado con los Italianos que han pasado
vuelto á España con mayor utilidad para sus compatriotas, que la que por nuestro examen. El que habla en favor del comun, no debe de tener
traxo en su enseñanza geométrica , 8_Ue podrás ver practicada en la lá- patria , parientes ni amigos ; y solo la razon ha de abrirle y cerrarle la
mina 26.', pues en ella está comprehendida toda la doctrina de sus Diá- ~oca. Esto ya te lo he dicho ántes, te lo repito ahora, y quiero que
logos. Sigue el Cancilleresco 6 bastardo ( en mi juicio ) no el mejor , Siempre lo tengas presente; pues ni me hallo con el vil caracter de adu-
sino el mas torpe y angosto , sobre lo qua! me resigno en el juicio de lador, ni baria mucha justicia á tÍ y á tus paisanos, si os · conceptua-
los inteligentes. Y aunque á instancia del Sr. Palomares, segun me ase- se tan ciegamente apasionados , que no atendieseis á la verdad. ¿Qué
guran , y se conoce en ciertas circunstancias de la obra, fué reimpresa quieres que responda á lo que me opones en favor de Madariaga 1 ¡Te
en Madrid pocos años ha con toda la gracia que el mismo Sr. Palo- parece que tales autoridades son capaces de hacerme variar de juicio,
mares pudo dar á las letras de Madariaga (de modo que toca en copia q.uando no e~cue.n~ro fu,ndamemo en la obra , de este Escritor 1 No por
infiel , como se conocerá cambien en la lámina 2 6: cotejada con la de c1erco; pues s1 anendes a M orante, reconoceras que en su enseñanza no
la primera impresion), no por eso debe tener mas aceptacion ; pues al admite ni en el cuerpo , ni en la forma de· la letra bastarda tal tri~n­
fin la letra es muy esquinada, seca y detenida. Que el Sr. Palomares, 6 gulo escaleno tan ponderado por Madariaga; y sí solo unos meros pre-
quien quiera que haya sido el reformador. de estas letras (pues no quiero ceptos sobre la pluma ladeada, no siempre observados, y el veloz y
meterme en disputas), hubiese permitido corregirlas para que las comase elegante manejo de Cresci ( como te diré mas circunstanciadamente quan-
el que tuviese este gusto (prescindiendo de que este fuese bueno 6 de- do tratemos de su obra ) : el qua! jamas podría aprenderse usando del
pravado ) , ya lo entendería qualquiera. Pero que se presenten al ptlblico torpísimo triángulo que propone dicho Madariaga, por lo qua!, sin per-
como parto de Madariaga , y solamente para encontrar en .él méritos juicio de las alabanzas que tributaMorante á su método, se abstuvo jui-
que alabar, unas letras hechas 'con toda la posible, aunque corta gracia de ciosamente de seguirle. Si te paras en el pr6logo citado del Editor de la
que carecen los originales: es cosa que merece alguna atencion; pues un última impresion, no sé como comprehenderás ·aquello de que ha sido
Autor, en quien se supone tanto magisterio y habilidad tan sublime, no recibida del público con tanta estimacion ; pues esta e~ una proposicion
necesita le preste mano agena la perfeccion. Se ve claramente:::: equivocada. Lo primero, porque ya te he demostrado que Madariaga no
D. JuAN. Perdone Vm. Sr. D. Anselmo que le interrumpa; porque le veo adelant6 el Arte de escribir en ninguna cosa; y que el método que por
ayrado por la copia infiel de las letras de Madariaga , por los injustos efecto de su ingratitud se atrib'uy6' á, sí mismo, lo aprendi6 de su Maestro
elogios ' que se le dan , y por la vanidad con que á todos hace saber Juan de !ciar, que lo tom6 de Palatino,' á quien deben dirigirse los el 0 •
sus viages para aprender el triángulo escaleno. Pero sepa V m. que ántes gios 6 virtudes principalmente, pues en él fué pensamiento original, y en
de tener yo la fortuna de conocerle, adquirí (movido de mi pasion al los otros püra imitacion. Lo segundo, porque yo no he encontrado que
Arte) la obra de Morante, y la del Editor de Madariaga, en la qua! he hagan los Autores 'canta memoria de Madariaga, como se necesita para
leido mil cosas buenas de este Maestro; porque Morante le da el segun- probar la escimacion que han tenido sus producciones. Esto podría acaso
do lugar entre los mas famosos Escritores de España , y le celebra como pender de mis cortas noticias de Autores Esp3ñoles, á no haber puesto cuí- ·
grande estudiante , hombre de ciencia, práctico é ingenioso en el Arte, dado en buscar las posibles para conocer tal estimacion. D. Vicente Xime·
que escribi6 una suma breve de mucha sustancia , donde declar6 muy no en el tÍt. I , siglo 17 , año de 16 I 9 , esto es en el fol. 2 8 3 de los Es-
bien que se podia enseñar á escribir en tres meses á qualquiera hombre critores del Rey no de Valencia, hace memoria del P. ·D. Juan de Madaria-
de ga_,


'
REFLEXIONES.
REFLEXIONES.
ga, Monge Cartujo, y añade: por la edad en que vivía puede congeturaru DIA IX.
haber sido hijo de Pedro Madariaga , Vizcaíno , célebre Maestro de escri-
bir, el qua! despues de haber empleado muchos años en el estudio de las D. ANsELMO. D. JuAN.
letras humanas, deseó in·ventar un Arte y principios para enseñar á es-
D .. JuAN. Mucho gusto tuv.e ,ay e~ en oir hablar á V m. de Madariaga: ·ahora
cribir en poco tiempo con letra bien formada , y buena ortografia. Refiere
deseo tener algunas not!Clas de los Autores Españoles que se le siauiéron.
despues los viages de Madariaga , su mérito , y que en el año de I 56 2
D. ANsEL~o. Ya que. ayer me ~egué á l,os elogios, de Madariaga , bme en-
empezó á introducir en Valencia un ingenioso Arte, y nuevo méto-
contraras hoy propenso y dispuesto a darlos a un Autor, á quien por
do de enseñar á escribir , que fué de suma utilidad no solo para este
Reyno , sino cambien para Castilla y todo Araaon , por los muchos
lo que adelanto en J.: enseñ~nza de 1~ letra deben mirar con respeto
no solamente los Espanoles, smo tamb1en las demas Naciones. Este es el
Discípulos que tuVO &c. Esto dice D. Viceme ximeno J pero imrodu-
célebre Maestro
ciendo violemameme en su obra esta noticia, sin hacer crítica (como '
que tampoco era de su instituto en la coleccion de las obras de los FRANCISCO LUCAS,
Valencianos); y sin adelamar nada á lo que dice Madariaga, de cuyo
que en el año de I 570 publicó una obra con el título de Arte de es-
l1bro confiesa con la sinceridad que rey na en toda su obra , haber ro-
cribir. A él es ciertamente á quien debe en España sus progresos el ca-
mado todo lo que allí expresa : por lo qua! no nos debe detener este
racter bastardo llano de pluma ladeada, porque forma la !erra bastarda
testimonio, como que no es favorable ni comrario. La autoridad de D.
e~ su justa. propo~cion. Repite la idea ajustada que de ella ruviéron A Ido
Ni colas Antonio ( que el Editor cita ) en ·su Biblioteca Hispana tampo-
Pzo Manuczo, Grifo, y los demas excelentes Impresores, como verás en
co importa para el asumo ; pues, como el mismo Editor del libro de
la lámina r .' y 2.t; esto es, demuestrá las justas medidas de los cuerpos
Madariaga conoce , es escasa por reducirse solameme á la seca y pura
de las le:ras , y manifiesta la fácil forma;ion de su,s naturales enlaces para
noticia de la porrada de dicho libro. Y estos dos solameme son los Au-
el man::¡o veloz. de la pluma, que veras en la lamina 3.' , fig. 2.' Por
t~res que han llegado á mi noticia haber tratado de este célebre Maestro;
haber s1do el pnmero ( que así puede decirse) que executó en España la
b1en que, si es cierto que los votos deben pesarse y no comarse , aun-
excelente forma del caracter bastardo, ó sea Cancilleresco ; aunque en el
que se me traygan muchos testimonios favorables ', me parece no lleaará
b texto de su enseñanza manifiesta el modo de enlazarlo , no tuvo ánimo
e1 caso de mudar yo de parecer, y de consennr en las aiabanzas de
en la execucion para hacer el enlace mas que en algunas letras, á imira-
Madariaga mién~as vivan sus muestras; las quales no ha querido imitar
cion de Grifo, como has visto en la lámina 2.' Y si tratamos de su for-
el Sr. Palomares, sino en la lámina 3 8.a de las suyas para llenar un !me-
ma y enlace natural, ciertamente no ha hecho otro alguno mas que Lu-
co, que yo incluyo en mi citada l~m~na 26.', y para m1nifestar que
cas; porque encierra el cuerpo de la letra en una figura quadrilátera rom- .
sabe hacerlas, aunque proteste segmr a Pedro Diaz M orante. M.1s ¡y
boide de dos veces mas largo que ancho, con el caído de 7 á 8 grados
diferenciándose en dos ele estos de la de Aldo, como puede verse en 1~
qué deberé yo decirte de aquella proposicion que se le cae al Editor:
que los principios de Madariaga, no solo son universales y comunes á
lámina r .a y 2.a
todas las Naciones que ¡;san de la pluma, sino tambien son adaptables
, La letra Al.dina Ó Grif: que usa Lucas, es algo mas ancha ; y .si. hu-
á la enseñanza moderna , y á la de todo género de caracteres nacionales
b!era proporcwnado las lmeas finales .que son mas agudas que las lmCJales,
y extrangerosl Á esto respondo yo ¡los principios de Madariaga uni-
qu:: deben ser igualmente dirigidas, y que tienen su natural movimiento,
~ersales y co~mnes á todas las Naciones l aPues acaso ladean la pluma,
senan perfectas ; porque la curvatura de las vueltas del cuerpo de la letta
o hacen esqumada la. letra? aLo executan los Franceses y los Ingleses?
es bellísima , y me parece que ninguno de los Autores Españoles que le
.¡Lo. hacen ya los Itahanos desde que Cresci desterró esta práctica, que
antecediéron ó siguiéron , la ha executado con mas acierto, como se
fué mventada por Palatino Ó por otro Autor anterior, como hemos dicho,
prueba con las láminas 28.' y 29.' La letra redondilla, segun el uso de
y se atribuye falsameme á Madariaga? ¡Son tampoco los principios de aquellos tiempos, tiene un bellísimo ·manejo y justa proporcion, como
éste adaptables á la enseñanza moderna, quando no se admiten hoy letras
verás en la lámina 3 o.'
llenas de ángulos, y se procura la velocidad del pulsol Basta, dexémoslo,
De ningun modo apruebo la regla que da Francisco Lucas en el
porque no se puede responder despacio á todo esto ; pero he dicho bas- cap. 8 de la 3.' parte de su obra para la formacion del caraccer Romanillo,
tante para que me enciendas. esto es, encerrar de modo que no exceda ni falce dentro de un quadra-
do perfecto el cuerpo de la letra , dexando al gusto del que escribe el
prinop1ar la línea accidental , bien sea con línea orizontal, bien con línea
ToM. 1. K obli.
DIA

'•
\

38 REFLEXIONES. RE FLEXIONE S. 39
obliqua, sin investigar ni señalar t¡ual es lo mas convenien.re ; . pues dexo "s!endo gr~ncl:_ sirue para l í.bro~ de Iglesias , y ocros carteles y letreros: y
para quando en mi Arte tratemos de esta letra , la cxpltcac10n. de las "Siendo peqLLCno para pre 1uleg10s y o eras escrituras de esca calidad , vnas
razones en que apoyo mi dictámen. La letra Sepulcral de Franczco Lu- "veces coreada (que lbman ), que es en coda su pureza, otras con vnas
cas me parece que no tiene mérito , ya · se considere su forma, ya sus , cabezuelas en los finales ele algnnas letras para escreuirla mas facilmeme.
dimensiones · y omito lo restante de su enseñanza, porque para nada "De estas seys suertes de le eras , las quatro nombré solameme en el
' .
nos conduce , respecco de que solamente hemos de hablar para tu lllS· , "r~atadill~. que los ~ias passados imprimí, que fuéron Bastarda, Redon-
cruccion de las letra· Sepulcral , bastarda y redonda, que son las qu e se '' dilla, Gnfo y Antigua , y de solas la Bastarda y Redondilla tracé en
derivan de la R01mnilla y Aldina. Pero ántes que c{t me lo ruegues (co mo "particular. Y no nomb~é en~Ónce~ todas estas seys diferencias de !erras,
infiero de cu apli acion), quiero prevenir tus deseos , leyendote la p~rte "porqu~ solo cuue cons1derac10n a las pequeñas , y que siempre siruen
que mas puede convenir de la obra de este Insigne Maestro Esplnol. "pequenas; pero agora las nombro y señalo rodas , porque he de tratar
"de todas generalmente. De suerte que conforme á lo que auemos dicho,
INSTRUCCION DE FRANCISCO LUCAS. "las letras que en . e:tos tiempos son necessarias, á lo ménos en la mayor
'
"parte de la Chnsuandad, son las seys arriba declaradas , y yo no hallo
Parte primera , que trata de las formas de letras que deuen vsarse.
"otra que sea de por sí diferente deseas, de que aya forzosa necessidad
r el órden que se ha de tener para tomar bien la pluma, con otra~ cosas "para ninguna cosa que importe, las quales siruen en general para las
cormenientes á este particular; y juntamente todo' lo necessarzo
~'cosas que auemos señalado, como claramente lo mnescra la experiencia...
para bien escreuir la letra bastarda.
CAPÍTULO SEGUNDO,
CAP!JULO PRIMERO,

, Aunque es cosa conueniente ( auiendo de tratar de qualquier .C:iencia "Pues auemos ya declarado que las seys castas de letras en el capículo
, ó Arte) que al principio ~e signifique.~ y de razon de . su d1~111C10n. y '·' passado referidas , son las necesarias y conuenientes para todas las cosas
, origen : en esta de;l escremr me pareCio no ser necessano , as~ P?r un- "que cerca del escreuir se pueden offrescer, será bien decir quales dellas
" portar poco á lo que se pretende, como por ser tan. nocono a codos "sean mas forzosas, y de que aya mayor necessidad, con lo que mas se
, el fin para que el escreuir se inuencó , y para lo que Sirue. Pero lo ~ue "significa en el capítulo primero, y juntamente yrán puestos algunos otros
"en esto parece que debe difinirse y declararse es , qué formas Ó dife- "auisos, que assimesmo son muy necessarios. Para cuyo encendimiento es
" rencias de letras deuen vsarse , y son mas conuenientes para l.a comun "de sauer , que de las diferencias de letras arriba señaladas, las mas forzo-
, necessidad que ay de escreuir; y en general para qué cosas· muen '.,Y " sas y necessarias son la ·Bastarda y Redondilla , por ser !erras de suerce,
, las que dellas son mas forzosas para aprenderse, y quáles se podran "que sin ellas, ó la u~a dellas ninguna persona que quiera sauer escreuir,
, aplicar á cada persona, segun el fin para que se sigu; este exerCIClO; "puede passar por escncor. Y la razon de esto es, por tener en sí facili-
, porque en codo esto ay grande confusion , de que a muchos les re- " dad y comodidad para poder escreuirse donde quiera y como quiera, y
" sulca notable daño. Esto , pues, y retratando y declarando wmo cosa "por esto ser las comunes, y en general por todos recebidas para escreuir
, importante y necessaria, que lo demas seria gastar el tiempo sin proue- "todas aquellas cosas que requieren presteza y liberalidad , que es el
" cho, poniendo cada cosa de por sí, y en particular para que ·mejor "punto y modo principal en que el escreuir se exercita. Y ser !erras que
, pueda entenderse. Pues quanto á lo primero es de sauer, que las formas "á necessidad faltando pluma se podrían escreuir con una caña ó palo, .
, de letras de que ay , ó puede aver necessidad para todas las cosas que "y que se pueden hacer de priessa Ó de espacio, como las quisieren, y
, en oeneral cerca del escreuir en estos tiempos se pueden offrescer, son "ouieren menester. No están necessitadas de otro aderezo que pluma, papel
"1JeY~: Bastarda , Redondilla, Grifo , Antigua , las letras Lati~as , .Y el "y cinca, y este malo Ó bueno como se hallare. Para codo lo qua! las
, Rmoodillo de libros. De estas seys la Bastarda , y Redondilla s1 ruen , demas no pueden seruir por ser !erras paniculares ., y para las cosas
, para casi rodas las mas escrituras que se offrescen ordinariamente. El , particulares que se han dicho. Y que tienen necessidad para poderse
, Grifo y Anóguo para las escrituras curiosas. Las letras Latinas para al- , aprouechar dellas de comodidad , espacio , y otros aderezos de grassa,
" gunos epitafios 6 letreros que se ponen en puercas de Ciudades , y otros , reglas , pergamino, Ó papel auemajado; porque no son !erras que se
, edificios , en losas , tÍtulos de libros, y otras cosas de esta suerte. Y , pueden escreuir ( para ser buenas ) con el descuido que la Bastarda ó
, assimesmo siruen de mayúsculas, 6 letras versales , en las !erras Bastarda, , Redondilla, sino muy de propósito, y con mucho assienco y reposo.
, Grifo, y Antigua, y cambien Redondilla, vnas veces en su misma for- , Pues conforme á estas dos lecras Bastarda ó Redo ndilla, son las que
,; ma, ocras diferenciándolas con algunas vizarrias de rasgos. El Redo1_1do , generalmente deuen aprender todos los que quisieren sauer escreuir. No
1
" swn.. "am. .
REFLEXIONES. REFLEXIONES. 41
"ámbas juntas forzosamente, pero á lo ménos la vna, la que fuere mas "Lo qua! es justo y conforme á _razon , pues demas desto es tan impor-
"acomodada al gusto y necessidad del que la aprende. Y puesto que es " t~nte cosa el t?marla bre,n para sauer escreuir. Algunos ·Maestros se han
"uerdad que estas dos letras t~ngan esta generalidad , la que dellas mas "urst~ mandar a sus Drscrpulos tomar la pluma diferememente para es- '
"cremr una letra que para otra, pero cambien es fuera de camino; por- •
"conueniememente puede serui.r á casi roda suerte de persona, es la letra
, Bastarda, por ser de forma que está bien á todo género de gente Ilus- " que para quantas suertes ay de letras, no es necessario mas que un tomar
" tre, Eclesiástica y Seglar, y á todos los que exercitan !erras y plumas, "de pj~ma ,sea como fuere. La_ razo~ desto remito á la experiencia ; por-
, excepto á Escrivanos, y algunos Mercaderes, con otros particulares que " que bren o mal_ que vno escnua, sr mu,da su modo de tomar la pluma
"gustan mas de la letra derecha que es la Redondilla , y aun deseos ay "que de ordmano acostumbra, -escreuira mas mal que suele, y con pe-
"ya muchos que vsan la letra Bastarda. Y por cierto con mucha razon " sadumbre notable , porque al fin (como dicen ) mudar costumbre es á
"deuria ser por todos exercitada, porque para la gente principal es la "par de muerte. Esto podrían bien decir algunos curiosos, que por al-
"mejor, y para la comun cambien. Por ser la letra mas puesta en 6rden ,, gunas causas han querido mudar sus tomos de pluma , lo qua! les ha
"pe quantas se vsan , y por esto la que se puede escreuir con mas prés- "sido tan graue de hacer que á muchos ha hecho perder buena parte de
" teza, siendo buena, y la de mejor parecer, y aun que se puede aprender "lo que sauian. Para que mas bien se entienda que tomar de pluma es
"con alguna mas facilidad , á lo ménos para escreuirla medianamente, "mejor, p_ondré las maneras mas comunes que ay de tomarla, y jvnta-
"que es el punto en que las letras mas siruen. Y esto no niega que las '' mente atusaré de algunas cosas de notable inconuenieme en este punto,
"demas no sean letras singulares, y de gentil inuencion, y que sií:uen "que uno y otro tengo para mí serán cosas de grandíssimo prouecho. ••
"marauillosamente en las cosas que auemos dicho. Las quales á mi pa-
" recer está bien . el aprenderlas á sofos tres generas de personas. Que son CAPITULO TERCERO,
"á Maestros, para cumplir con la obligacion del nombre que tienen, y
"por no quedar cortos si alguno se las pidiere : á los que toman por "Ántes que trate otra cosa cerca del ton1ar de la pluma, diré bre~
"officio estas letras, 6 qualquiera dellas , 6 por otro algun fin están ne- "uemenre en que consiste el tomarla bien , para desengaño de muchos
" cessirados de alguna; y á otras personas curiosas, y desocupadas que "que a_nda~ erra~os en esto , los quales piensan que está solo en el pare-
"muchas veces buscan en que poder gastar el tiempo. Á estos tales por " c_er bren a la ms~a, en tomarla alta 6 baxa, en que no ensuzie con la
"cierto -está bien el aprender, y apurar rodas estas ,diferencias, pero á los " tinta los dedos_, o en otras cosas de esta suerte. Lo qual es muy dife-
"demas solo lo que han menester ; porque no pierdan el tiempq. He " reme de lo que en ello ay, porque· el tomar bien la pluma en reso-
"tratado esto tan en particular porque he visto á muchos de los que " lucion consiste en traerla de tal manera en los dedos , y la mano en
"uienen á aprender, pedir, y á mí me las han pedido muchas veces, "el papel , y el brazo en la tabla , que se puedan aprouechar de los pun-
"tres , quatro, y mas formas de letras, auiendo algunos entre ellos que " tos della enteramente , sin impedimento ni embarazo , así para subir y
"apénas tenian necessidad de escreuir mal una carta ; porque para ualerse "baxar y formar las letras, como para todo lo demas qúe quisieren ha-
"auian de aprender otros officios. Pues conforme á esto, justa cosa es " cer •. y en esto está el _tomarla bien , y no en ninguna de las cosas arri-
"que cada vno pida lo que le conuiene, 6 que el Maestro auise dello ." ba drchas. Pues para que se tome como conuiene , y que no aya en el
"si él no lo supiere; porque de no hacerlo, suele resultar mucho daño. "tomarla alguna falta notable, porque ay algunas y tales que podrían ser
"Y cambien es necessario enseñar á cada uno al fin para que aprende; "parte para quitar é impedir el fruto á qualquier trabajo, auisare de qua-
"porque no es razon que al que solo quiere sauer escreuir una carta , " tro _cosas que notablemente pueden dañar á qua! quiera que alguna dellas
"y que luego se ha de. Y:r á tratar officio diferente'. se enseñe y detenga "tu mese en su tomar de pluma, las quales son estas. La primera, tener
, wmo el que ha de murr por la pluma. El qual nene necessidad de yr •>la mano escreviendo muy cayda házia la mano derecha, 6 muy leuan-
"enseñado con mucho fundamento y 6rden, como uno y otro tratare " cada házia la mano izquierda. La se<>unda, tener el brazo al escreuir muy
"largamente en la que en adelante yrá puesta, para aprender estas letras. "arrimado al cuerpo , 6 muy desufado. La tercera, traer la pluma arri-
"Y comenzaré por la Bastarda, assí por ser letra de tan gentil inuencion " macla á la mirad , 6 cerca de la mitad del espacio que ay entre el dedo
"y parecer, como por ser la que agora mas se vsa. Algunos ay que le "pulgar y el segundo , 6 arrimada en este segundo dedo de la segunda
"dan dos nombres á es.ta letra, que siendo llana la llaman Cancelleresca, "coyuntura dé! , házia los mismos dedos. La quarca, tener los dedos quan-
"y siendo· de priessa Bastarda; pero no ay que tratar desto que es dispa- " do se escriue demasiadamente extendidos y derechos , 6 por el contra-
" rate', porque una letra no muda forma por s.er escrita de espacio 6 de " rio muy encogidos. Y son estas cosas de suerte, que como he dicho,
"priessa. ·Y porque la primera cosa que es. necessaria para comenzar á es- "pueden ser de tanto inconuenienre que, aunque uno trabajasse toda su
" creuir, e~ el sauer tomar la pluma,. s.erá lo primero que yré tratando. "vida teniendo alguna dellas, nunca llegaría á. ser gran Escrirano. Qual-
ToM. ¡, L "quie-
• "Lo
42 REFLEXIONES. RE F LE XI O N E S. 43
, quiera otra cosa en el tomarla no podrá dañar mucho, ni ser parte para "mará algo ménos de .la mitad dé!; quiero decir, que considerando el
, que no se escriua bien, puesto que en esto .(como en las demas cosas) "~ncho que el dedo nene , aya ménos cantidad házia la parte que se
, aya bueno y mejor. Quanto á las suertes mas com~nes que ,ay de co- "¡vnta con el pulgar, que por la otra. Y ·que estos dos dedos al tomar
" mar la pluma, se ha de entender que el tomarla connene en SI eres par- "la pluma se jv~ten 6 ~o, poco impon~. Arrimarse ha la pluma en este
" tes. La primera, de los dedos con que se toma. La segunda , de los de- "segundo dedo a la mitad de las dos pnmeras coyunturas, considerándo-
" dos en que carga y se sustenta la mano escreuiendo. La tercera? de la " lo de 1~ ~ano á los dedos, aduiniendo que ántes su[¡a házia arriba , que
, parte donde la pluma se arrima. -Cada una · deseas dos pri1lleras partes "baxe haz1a abaxo, con que no llegue del todo á la primera coyuntura,
, tiene tres diferencias , y la tercera una sola , aunque alguna uariedad. "En el tercero dedo se assentará la pluma en la yema arrimada á la vña
, Quanto á las eres diferencias en que la primera paree se diuide, se_ha de "algo ménos de á la mitad de la distancia que ay . de los dos dedos pri-
"entender que son en esta forma. La vna tomando la pluma con los eres "meros a' 1os puntos , y esto menos
' sea de este tercero dedo a' ellos·
, dedos primeros, como mas comunmente se acostumbra. Otra to1nándola 1 1
"y en quanto a estos tres estar a b1en , y como conuiene. El dedo últi-
o '

, con los dos primeros , y cargándola sobre el tercero , que entre los que " mo se ha de traer solo por el papel , y en el solo se ha de sustentar
"escriuen llaman encima del dedo , vnas veces sobre las vñas , otras mas "la· mano escreuiendo ; y ha de andar assentada en él, desde la punta ó
"arriba ház"ia la coyuntura. Otra tomándola con los dos dedos solamente, "fin del dedo , hasta casi la primera coyuntura, 6 que sea hasta ella,
"como hacen los Italianos. Quanto á las otras tres que contiene la segun- "con que no pase adelante. Él qua! no ha de traerse tiesso , ni derecho,
" da parte, se han de entender de esta manera. La una era yendo solo el "sin0 encoruado y encogido , y que desde su cabeza 6 fin hasta la pri-
"último dedo por el papel, y que sobre él solo se sustente la mano es- " mera coyuntura (que es la parte que se ha dicho que ha de andar assen •
" creuiendo, y que el quarco dedo esté entre el quinto y tercero. Otra· ."cada por el papel) , ande opuesto á lo que se escriue ; quiero decir,
"trayendo el último dedo por el papel en que cargue la. mano , y que el "que aquella parte ande casi derecha á imitacion de vn renglon. El ter-
"quarto dedo esté arrimado al quinto, de suene que m llegue al papel, ': cero dedo se: ha de sentar sobre el quarto :.de forma que el quarto dedo
, ni tampoco esté entre los dos, como en la primera de estas eres partes "ande .enmedw del tercero y quinto , y que por las cabezas uengan todos
, se dixo , ó tener el quarco dedo arrimado al tercero sin que llegue ·al "tres casi iguales. Aunque en efecto el quarto dedo ha de quedar aloo
"quinto. Quamo á la tercera parte, que es donde la pluma se arrim'a ~ esta "rrias corto qué el quinto , y el quinto mas que el tercero ; y en v~o
"comunmente y de necessidad es en el segundo dedo , desde la segunda "y otro basta quanto se conozca claro. Y de esta suerte estará la pluma
, coyuntura considerando de los dedos házia la mano, hasta la primera "bien t?mada, con limpieza, y buen parecer, y para la operacion e_n
, que sube á ella. Y por esto dixe ser con uariedad , porque nunca se "singular puesto. Y la mano assimesmo estará en el que conuiene , por-
, cien e certidumbre en esto ; ' que en la distancia que he significado, " que trayendo por el papel la parte que se ha dicho del dedo último,
, vnos la arriman á una paúe, otros á otra , como á cada vno se le "ni está cayda ni leuantada, sino en el medio que es necessario para es-
, antoja, !o acostumbra 6 lo siente. Estas, pues, son las tres suertes " creuir con gusto, El brazo se tendrá cuenta, que ni esté del todo lle-
, mas comunes de tomar la pluma , aprouechándo_se dellas, vnos de ·vna " gado al cuerpo , ni tampoco muy desuiado , sino en el medio de estos
"manera , y otros de otra, como . mejor se hallan , 6 les parece : y yo "dos extremos. El qua! se ha de aduertir que no esté assentado en la -ca-
, creo que si algunas mas ay, deuen ser muy raras , y mas por neces- " bla desde el codo , sino que salga el codo della como quacro dedos,
" sidad que por otra cosa. Las quales teniendo auiso de guardarse de las "porque de esta suene está con mas comodidad y prouecho. Y en esta
, faltas que he señalado , son capaces para escreuir bien con ellas; pero "forma la pluma en los dedos, la mano y brazo estarán en el punto mas
"la forma de tomar la pluma, que yo tengo por mejor, es la que yrá "conueniente de todos los que yo he uisto y p~ohado. El .cuerpo ha de
"puesta en el capítulo siguiente." "estar. derecho y arrimado á la tabla házia la parte de la mano izquierda;
"porque de esta suerte da lugar para que el brazo ande libre , y pueda
CAPÍTULO QUARTO, "hacer lo que quisi-ere. Y la cabeza assimesmo ha de estar derecha , y no
o
"uuelca ni torcida á una parte ni á otra, porque si lo está con mucha
, Tomarse ha pues la pluma con los tres dedos primeros en esta ·for- "difficulcad tendrán los renglones . y la letra el derecho que conuiene. Y
" ma, con los dos, que son el pulgar, y . el que está jvnto á él , vn poco '' t~mpoco ha de estar abaxada, porque es fealdad, y da mucho trabajo.
, alta del corte; de modo que aya dellos á los puntos como tres dedós de ,E[ papel quando se escriue, se tendrá cuenta -que esté siempre de manera
, mediano gruesso , frontero el uno del otro, aunque tengo _por mejor que "que la letra que se fuere formando cayga enfrente de la vista , porque
"el pulgar baxe algo. Con el qua! se tomará no luego cerca de la vña, "con esto yrá el renglon mas derecho , y la letra mas bien puesta. Para
"sino vn poco adentro de la yema que llaman, y con el segundo se to· "esto se yrá sie~1pre tirando el papel con la mano izquierda, porque el
,ma. . cuer-


1 REFLEXIONES.
44- REFLEXIONES. 45
, cuerpo y brazo 'es mejor que estén siempre de una mis~a suerte. Si 1~ por otra parte llevaba cambien ventajas en el buen deseo de servir al
, letra que se escreu-iere , fuere derecha como la Redond!lla &c. , escara público , y en el poco amor propio.
, el papel del todo derecho al cuerpo y rostro: y si acost~da. ~omo, la D. JUAN. N o quisiera por poca inteligencia mia tildar sin razon la habilidad
, Bastarda &c. -se tendrá el papel algo acostado por su _pnnc1p10, a la de Lucas: pero (sin que se crea ser lo que voy á decir otra cosa que
, mano izquierda, y por su fin á la derecha, al contrano d~ como es una pregunta de un Discípulo á su Maestro) ¿no le parece á Vm. que
, la letra, y assí se tendrá en todo el buen órden que comuene. : Est~s Lucas; es algo pesado en su enseñanza?
, auisos deven mirar mucho los que dessean saber algo en este parncula1, D. ANs. Tienes razon: pues pudiera haber con ménos palabras explicado su
, ass.í porque ay pocos que los aduiertan y digan, como_ porque son tan pensamiento. Pero es muy digno de escusa ; porque hablando con mu-
, importantes, que muchos dexan de ser buenos Es;nvanos por f?!ta chachos era en algun modo mas conveniente ser prolixo que lacónico,
, dell.os. Para que qualquiera se acomode faCllmente a t?~ar la pluma puesto que no lo comprehenden sino se les explica , y repite con mu-
, como conuiene, es singular auiso arar los tres dedos ulnmb_os con un chas palabras; y sobre todo, porque dirigiendo sus conatos á enseñar á
, hilo , porque los otros dos se acomo?an presto es~ando, 1en pue~tos e~cribir, debe disimulárse_le lo que pueda faltar en el estilo ó reglas retó-
, estos eres. Y si assí no se hace, con d1f.ficu!tad se mene a tomar bien, ncas , con tal que consiga el fin de que se le entienda , y no queden
, mayormente Nilíos, que (como se ue) ponen en qualquier co_sa ~oca dudas que confundan. Por esta consideracion me parece diano de que
, cuidado. Junta mente con ~tar los dedos. se I:a de amsar que se mclmen se le imite; por lo ménos yo le celebro, y quedo edificad~.
, los puntos· de la pluma hazia la mano 1zqmer_da, que comunmente !la-
" man de canto , porque de esta manera se escnuen tod~s }as letras , mas DIA X
, ó ménos, conforme á la calidad de ellas, como se dm¡ en_ su !Ligar.
, Quánto aya de ser lo que ha de inclinarse, no se !u de amsar en,este D. ANsELMO. D. JuAN.
, punto; porque no ay dispos}cion en _vn~ que comienza para en~enarle D. JuAN. Tenga V m. buenos días, Sr. Maestro.
, esta cantidad: solo se le dira que la mclme, que des pues poco a poco D. ANsELMo. Me alegro de que hayas pasado bien la noche. Supongo que
"se le auisará lo demas." - habrás ya registrado todo lo que te dixe sobre la enselíanza de nuesuo
D. JuAN. Cada dia encuentro alguna cosa nueva en las I_ecciones que Vm. Francisco Lucas. Ahora es preciso que hablemos alguna cosa de
me da : <le modo que me siento ahora con mayor aficwn al Arte de, es-
cribir . que á los principios. Pero por lo mucho , que V m. me alabo la JUAN DE CUESTA.
habilidad de Lucas, me ha hechCY'dudar s1 habra llegado al grado que Este Autor imprimió en Alcala, en el año de r 589, una obra in-
la de Cresci. ~Qué me dice V m. en esta duda? . titulada Libro y tratado para enseñar á leer y escribir. No hay duda en
D. ANs. Hablaré sin pasion : Cresci fué hombre de grandes luces ~n ~~ Arte que Cuesta entendió en general maravillosamente los tiempos de la plu-
de escribir, segun has visto; restauró la letra en !taha, Y. consigmo, que ma, y distinguió los gruesos de las líneas que produce la misma para
en su formacion pudiese manifestar la pluma una veloc1dad que antes escribir el caracter con pluma ladeada y no ladeada, como por exemplo
no tenia, á causa de lo esquinado . Ó angular de la misma letra. Pero el Romanillo ; y da regla cambien para lo que produce la pluma tomada
en sus mismas muestras observo que le faltaban los fundamentos para orizomalmente. Pero en realidad queda su enseñanza muy confusa, y no
dar sus ~eglas , y por lo mismo no se halla en el texto de su _obra cosa inteligible á todos por querer investigar demasiado lo que natural¡p.ente
particular, bien qu!'!,;. 1~0 pu~de neg~rsele _un gusto muy d~hcado; de produce el pulso .en sus líneas, y en el tener la pluma de esta ú de
1
· modo que si hubiera 'etl:~~nd1do al m1smo nempo la Geometna, no hay otra manera. Su letra bastarda es verdaderamente bastarda, y mas pro-
duda hubiera sido superior aun á los ~utores posterior~s., Pero, como le porcionada para hacerse cursiva, que ninguna otra de los Amores Espa-
faltaban dichos fundamentos, se le figuro que era cosa nd1cula o de poco ñoles nombrados arriba. Esta letra de Cuesta, que verás en la lámina 3 r.'
momento el valerse de medidas aeométricas , por suponer él que estas ficrura r .' , no es tan perfecta como la de Francisco Lucas ; pero tiene
no sirven mas que para aquellos ~ignos Ó fig~ras que tie?en derivac~on ~as facilidad. Este Autor no hace en su obra el caracter bastardo sino en
de otras ; y que no podía emrar la Geometna en la exacta formacw~ las pocas líneas que verás ncrtadas en la misma lámina, figura r .'
de las ficruras irregulares. En este supuesto, pues, conceptuo que Cresn D. JuÁN. Dígame V m., Sr. Maestro, yo he leido que con la pluma ladeada
executab~ mas que Lucas, excediendole en ~a veloci~ad de la letra Cur- se puede hacer qualquier caracter: y he observado en [ciar , en Lucas
siva , y en las buenas formas de la Rornamlla, Aldma, Bast~rda y Se- y Palatino que hacen el Romanillo con pluma ladeada ; pero veo que
pulcral; lo qua! debió á su exquisito gústo. Pero al m1smo ne_m~o I:u- no queda bien.
cas raciocinaba mejor, y profund1zaba su asunto mas que Cresc¡, a qmen D. ANs. Dices la verdad, y es preciso que te explique de donde nace esta
por ToM. 1. M fa!.

'
46 REFLEXIONES. REFLEXIONES.
falta de hermosura. Que para escribir b letra cursiva , uno se sirva de 47
certe' aistingo. 6 se quiere aprender la práctica' 6 se quiere aprender
la pluma ladeada, es un arbitrio que qualquiera puede tomar ; porqu~ la verdadera re6rica del Are~ ele escribir. Si sobmenre se intenta adqumr
el caracter está inclinado, y en las vueltas curvas que b pluma. ha_c~, as1 la práctica para ganar la VIda por el exercicio de la pluma , como por
en el cuerpo como en los finales . de la letra, aunque en el pn~Cip!O de exemplo en una Secretaría, Banco mercantil &c., no se necesita la Geom~­
ellas produce el mayor grueso, sin embarg~ vwne la pluma a, enc?n- tría ; y ent6nces este Arte será solamenre un mecanismo. Pero á tí re es
trarse en perfil en el parage en donde debe 1r '. que es en la hnea del precisa b Geometría para explicarte, porqüe quieres saber la mas sana te6-
enlace , y en la de union situada dentro del m1s1~10 cuerpo de la letra; rica de dicho Arre para ~nseñarle (como Maestro emdíto y' fundado) á '
y de este modo no teniendo remates de líneas_ onzontales como la Ro- otros que ramb1en desearan hab1lrtarse para serlo. Así qne, para este efecto
manilla, se admite en las letras cursivas el método de la pluma }adeada. es tan necesaria, como Io es ~n 1~ música la medida del tiempo, y el estu-
Pero como la línea maaistral de la letra Romanilla es una línea a plomo dw del contrapunto, s1 cons1d~ramos que es lrberal este Ane, y que no
6 en equilibrio , no debiend_o hallarse en diclu Romanilla de su natura- consiste solamenr~ en aquella oega veloCJdad con que algunos pendolistas
leza línea mas gruesa que la c1rada magtsual, debe absolutamente pa1a forman la letra. A estos no les es necesaria la Geometría, sino el hábito y
formarse bien dicha letra estar la pluma en la mano de tal manera, que la soltura; pues ~unque lleguen á formar la letra con harmonía, igualdad
la Hnea á plomo sea la mas gruesa; y la perpendicular á ella que es el y buenas proporcwnes, es un efecto de la costumbre que han adquirido; y
remate, será naturalmente lo mas delgado que produce. Pero vamos aunque sea tambien efecto del buen guste> que tengan, no - son capaces de
adelante. comunicarle á otros por falca de principios : pudiéndose decir de ellos lo .
IGNAC lO PE REZ. que nos demuestra en su famosa estampa , en el Liceo de la Pintura, Pe-
dro Testa, que representa al hombre práctico en un persomge qLle únien·
Este Maestro public6 en Madrid en el año de r 599 su Arte de_ es- do vendados los ojos, no acierta á poner sus manos aladas en la cosa que
cribir con cierta industria é invencion & c. Su .letra bastarda es cas1 la desea. Pero como te he insinuado deberán ser Ge6metras los que con suje-
misma en la forma y hermosura que la de Fran~isco Lucas, como verás cion á las medidas y proporciones convenientes quieren aprender con codo
en la lámina 3 2.' Con poca variacion es la m1sma la Rom:tmlla; pero fundamento el Arte liberal de escribir , y no dar motivo ton unas letras
la Grifa que yo no pongo , es afectada por la demasiada abertura de la caprichosas á Paleografías, como nos le han dado nuestros mayores.
letra, y por sus ángulos que indican el encadenamiento de ella; la for- . Me podrás decir que los que invemáron las letras mayúsculas y mi-
ma de esta es mas corpulenta, y la letra Sepulcral es la misma que la núsculas no ruviéron otra mira mas que la de formar unos signos, por
de Lucas. ·Verdaderamente Ignacio . Perez fué excelente en la letra bas- cuyo medio se conviniéron los hombres en pasar de unos á otros mu-
tarda, aunque observaba con nimiedad y con exceso á Lucas los ef~cros tuamente sus pensamientos, sin atender á la Geometría (como se ve muy
precisos que causaba el ladeo de la pluma, como se ve en las dos !meas bien en nuestros Alfabetos nacionales). Yo, con otros muchos, lo con-
cortantes de la f y de la t; pero debo decirte que Lucas y. Perez han fieso así; pues en la formacion v. g. de laR del caracrer sepulcral Latino
sido los mas exactos en el arreglo del caracter Cancilleresco verdade'ro, no bastarán rodas las líneas y círculos geométricos, porque convendrá á
6 sea letra bastarda; pero formada c_on pluma ladeada. Para hoy basta, pulso disminUir 6 añadir oi:ras líneas ocultas Ú1era ele la regla : como ve-
y vuelve mañana. , remos al enseñarte la letra Sepulcral , y en otros lugares.
Pero u·arando de nuestro caracter bastardo , no dexo de considerar
DI A XI. que á fin de poner bien la pluma en mai1o del Discípulo, y enseñarle con
D. ANSELMo. D. JuAN. fundamento si la línea obliqua magistral está 6 no perfecramente, inclinada,
para que pueda por sí mismo situarla bien , necesita el Maestro explicarse
Digresion sobre alguna parte de la teórica del Arte de escribir. con razones seguras y convincentes, que no hallará sin el auxilio de la
·Geometría; pues han hecho que contribuyan muchas paralelas para la for-
D. JuAN. Permírame Vm., Sr. Maestro, que ánres de otra cosa le consulte macion harmoniosa y perfecta de las !erras, y para dar sus justas medidas
sobre una que me parece de importancia. He oído á Vm. explicarse con de distancias á bs que no son de líneas conformes, como expresa acerra-
tantos términos aeométricos, v. g. línea á plomo , línea orizontal , qua- dísima y lac6nicameme el Amor del Arte de escribir por reglas, y sin
drado perfecto, ~omboide &c., que (aunque por haber yo estudiado un
poco de Geometría práctica los entiendo) he llegado á dudar ¡si por ven- .muestras. '
D. JUAN. Snpnesto qne he de aprender te6rica y prácticamente el Arre de
tura es necesario que sepan Geometría todos los que aprenden á escribir? escribir, sírvase Vm. de decirme, qué cosa es Arre liberal, para ver si le
D. ANsELMO. Me alegro mucho de que la hayas esmdiado ; pero para satisfa- conviene este címlo.
cer-
D.
REFLEXIONES. 49
REFLEXIONES. caso significa una relacion entre cosas desiouales de la misma especie; por
D. ANs. Arte liberal (dicen los Eruditos) es aquel en que se emplea mas lo qua! sus diversas panes corresponden á bqualquiera de las otras con au-
el entendimiento que la mano , ó que consiste mas en especulativa que mento Ó diminucion igual. Así, para reducir á pequeño, ó para engran-
en práctica : viene del Latino Liberalis , que significaba entre los Romanos decer una letra, se debe tener la mira de observar ioual diminucion ó
el que no era, ni había sido siervo. César Ripa. engrandecimiento igual en todas sus partes. . . b
D. JuAN. ¡Y cómo se difine la Teórica? D. JuAN. ¿Qué cosa es buen Ayre.
D. ANs. Es una doctrina que se limita á la sola especulativa , 6 á la consi- D. ANs. Ayre significa en nuestro entender una semejanza de nuestras letras
deracion del objeto sin respeto ninguno á la pdctica. con aquellas del Autor que elegimos, ya sea excediendo, ya sea no lle-
D. JuAN. ¡Qué diferencia hay entre la práctica y la teórica? gando á la belleza que él las dió: v. g. un hijo, ó en lo hermoso ó en
D. ANs. La voz Práctica suena una cosa opuesta á la teórica; porque en lo feo tiene el ayre de su padre.
esta se ocupa el entendimiento con las razones . y fundamentos , y en la D. JuAN. ¿Qué cosa es Uniformidadr
práctica se emplean las operaciones y los sentidos. Por lo qua! con la D. ANs. Uniformidad denota la similitud de una cosa con otra, con respecto
práctica puede adquirirse el Arre , pero no las razones y fundamentos; á la figura, construccion y proporcion.
pues estos consisten en el conocimiento de los pri1~cipios. D. JuAN. ¿Qué cosa es Simetríar
D. JuAN. ¡Pues no se aprenderá jamas perfectamente un Arte si no se une la D. ANs. La Simetría, segun Vitrm<io , consiste en la uni'on . y conformidad
práctica con la teórica 1 . de los miembros de un edificio con el todo, y de la belleza de cada una
D. ANs. Así es ciertamente : porque para entenderlo basta la teórica ; pero de las partes separadas con la de la obra entera. •
para ser señor y dueño de él, es necesario la union de la teórica y la prác- D. JuAN. ¿Qué significa buena Costumbre?
.
u~ . D. ANs. Buena costumbre significa aquí, que el Discípulo esté acostumbrado
D. JuAN. ¿Y qué se requiere para tener este fundamento teórico, á fin de teÓricamente á una buena Y exacta forma de letra ; y que con Uh di-
~- Ilecrar al conocimiento del Arte? ligente uso continúo vaya adquiriendo prácticamente un giro igual y ve-
D. ANs.b
Ya he dicho poco hace que para conocer s1. es b ueno o' no un es- loz del pulso.
crito 6 caracter , es menester saber- su derivacion , principio , progreso, D. JuAN. ¡Qué significa Elegancia?
decadencia, restauracion, y en una palabra su historia ; tener buena idea., D. ANs. Significa un modo de hacer las cosas con limpieza , ornato y tal
buena harmonía, icrualdad,
b
proporcion, buen .
ay re Ó fisonomía, unifor- eleccion, que sobrepujen el modo ordinario, de suerte que se satisfaga
midad, simetría, buena costumbre y eleganCia. el delicado gusto de quien las ve; y con tal adorno y gracia, que sor-
D. JuAN. ;Ó quántas cosas son necesarias que uno sepa para aprender radi- prenda á las personas que verdaderamente saben el Arte : como se nota
calmente esta profesion! Suplico, pues, que V m. me las explique. en las pinturas de Coreggio , en las qua! es hay una elegancia inimitable.
D. ANs. Lo hare de muy buena gana , y ya voy diciéndote la historia lo D. JuAN. Estas son buenas y bellas cosas: ¡pero de qué me sirve saberlas,
mejor que la comprehendo. si aun no he empezado á formar las letras i Perdone Vm. Sr. Maestro :
D. JuAN. ¿Qué cosaes Idea? esto me parece levantar una casa sin c1m1enros.
D. ANs. La que denota el objeto inmediato de la mente acerca de la cosa D. ANs. Verdaderamente si yo no hubiese considerado tu talento y tu edad
que estamos empeñados en execurar ó explicar, quando verdaderamente la ya fuera de la niñez, hubiera sido un despropósito el querer instruirte
entendemos. · tan por menor en este Arte, sin haber ántes hecho exercitar tu mano en
D. JuAN. ¡Qué cosa es Harmonía? formar las letras. Pero conociendo yo tu capacidad, y tu edad propor-
D. ANs. Muchas son las harmonías; pero en nuestro caso es la suma ó el cionada para recibir las mejores impresiones, he querido empezar por el
resultado de muchas concordancias, y es. una union y conformidad entre verdadero conocimiento del Arre; y con esto moverte despues á empren-
sí de las partes de la cosa. der con la inteligencia necesaria la práctica , en que puedes con tales
D. JuAN. ¿Qué es Igualdad? fundamentos hacer dentro de poco tiempo unos progresos muy rápidos.
D. ANs. Igualdad es término de relacion entre dos Ó mas cosas que pueden D. JuAN. Perdone V m. mis réplicas; pues ahora conozco que lw, pensado mal.
sustituirse la una por la otra, sin ninguna alreracion en la cantidad de ellas. D. ANs. No, hijo mio: á un Maestro no se le debe callar nfguna duda; y
Es una axloma en Geometría, que dos cosas que so11 iguales á una tercera, esto me gusta, porque me dasJI!otÍvo para enseña1;te mejor. Vamos, pue~,
son iguales entre sí. al examen de los otros Maestros Españoles : pero esto será mañana.
D. JuAN. ¡Qué es Proporcion?
D. ANs. Este término Proporcion, tomado genericamen ce , tiene diversas re-
laciones , segun las Artes 6 las Ciencias de que se trata ; pero en nuestro ToM. r. N DIA
ca-

1
50 REFLEXIONES. RE F LE X 10 N E S. 5I
DIA XII. El tal Vandel-Velde di6 á luz sus bellísimas muestras en Roterdam en
el año de r 6o 5 , y en ellas se ven, ademas de los caracteres Italianos
D. ANSELMO. D. JuAN. (algunos de los quales pongo en la lámina 3 3.'), el caracter Aleman,
y muchas muestras, el Cancilleresco moderno , la Redondilla ·Española,
D. JUAN. Me aleo-ro , Maestro y Sr. mio , de ver á V m. bueno. y otras cascas de letras.
D. ANsELMO. Y ;o igualmente de que t6 lo es tes. ¡Has escrito la leccion
En las muestras que Morante nos da de su segunda especie de bas-
de ayer?
tardo~ _se observa :ma grande · soltura de mano; pero no ~se ve aquella
D. JUAN. Sí Señor, y ve.rdaderamente confieso á V m. que he tenido un su- grand1sJma eleganCia que en las de Vandel-Velde; y esco procede de la .
mo aozo , y la he leido var·ias veces en el conocimiento de que me será pluma cend1da mas de lado , y mas esquinada, 6 por mejor decir , del
de s~mo provecho para quando empiece á escribir. . 1
giro ménos curvo que él usaba. -
D. ANs. En efecto es así; pero vamos á leer ' y examinar los Profesores · Los accidentes del dicho Vandel-Velde son los mismos que los de los
Españoles que vinieron despues de Perez ( pues me parece que allí que- Ic~lianos, de quienes com6la elegancia y el giro de pulso, y que despucs
damos), y tendrás mucho gusto; po~u e hoy se nos presenca un Profe- (como veremos) moderáron los · Ingleses mas juiciosameme.
sor de no pequeño merito, de pluma· suelta, y el primero _que tuvo entre Esta es coda la· observacion que he podido hacer sobre las muestras
los ;Españoles mano liberal para hacer Buenos rasgos magistrales.
de Morante, algunas de las quales verás en las láminas 34.', 35.', 36.'
PEDRO DIAZ MORANTE. 37-', 38.'y 39-' . .
Vamos ahora á considerar la enseñanza que nos da el dicho Morante
Este fue Pedro Diaz M orante, que naci6 cerca de Toledo en el año de en el frontispicio de su obra , que dice así: Arte de escriuir compuesta
r 566, y di6 á luz su Arte de escribir, divi~ido en va1jas partes: la pri-
por el Maestro Pedro Diaz Morante, Exáminador de !os Maestros del
mera de las quale,s se public6, segun parece, en el año d¡;: r 6 r 5. Su se-
Arte de escriuir : la qua! se intitula enseñanza de Príncipes , por !a ga-
gunda paree que intitu16 Enseñanza de Príncipes , la q.i6 ~ luz á los .y3
llardía, facilidad y destreza que este admirable Arte en sí encierra , por
años de su edad en Madrid por Luis Sanchez , Impresor del Rey N. S. donde ya los Príncipes y S eñores aprenderán con brevedad y gusto; y si
año de 1724. Publicáronse despues la tercera paree en r62 7, la quar- hasta oy no se han preciado de saber escriuir , es por no hauer hauido
t:i en 16 3o &c. Pero entre todas , la segunda es la que comun y mas
Arte científica y verdadera , como ésta lo es : mas ya desde oy serán todos
principalmence se reputa por el Arte, respecto de que esta contiene la buenos Escriuanos : y assimismo sabrán escriuir los hombres que se quedáron
invencion y el nuevo método de enseñanza de Morante. En esce mismo sin saber, en tres meses; y aunque tengan mala forma , se les quitará,
concepto la reimprimi6 suelta el Maestro Bias Lopez, Discípulo del Au- y sabrán en el dicho tiempo ; y los niños 'Virtuosos, si trabajan con cui-
tor , en Madrid año de r 6 57 ; y por la misma razon me ceñiré espe- dado, siendo de edad de doce años, sabrán escriuir en seis meses ; y !os
cialmente al contenido de la segunda paree, así como lo ha executado su mas pequeños con notable breuedad y destreza. r los Maestros con esta
ilustrador D. Francisco Xavier de Santiago Palomares. Arte serán desde oy mas diestros y gallardos Escriuanos, y sabrán en-
M orante, en su primera manera, fué imitador de la bellísima de Fran- señar con la dicha breuedad, si con cuidado y buena imitacion !a apren- ·
cisco Lucas en el bastardo de pluma ladeada, pero cortada algo mas agu- den y enseñan;
da. Hace su caracter Aldino 6 Grifb mas inclinado, eón mayor anchura de ' . y asimismo va en este libro .lo que se les ha de pedir á
los li!Jaestros que s~ exámináren por esta nueva Arte.
cuerpo, mayor abertura, y ménos arreglo en las hastas que lo que debe
ser. La letra Redondilla es buena, pero no llega á la exaccimd de la de DEDICATORIA.
Lucas; y no nos debemos atener á la Sepulcral , 6 sean may6sculas Ro- De aquí pasa á la Dedicatoria al Serenísimo Cardenal Infame Fernando
manas de Morante , por ser defectuosas, como las de Durero , Tallente, de Austria , en la qua! se extiende con muchas ci'cas sobre la materia con
Palatino, Amphiarea, !ciar, Lucas y Perez. El Romanillo no es el me- ·que los antiguos imprimían las letras.
jor , y por tanto no aconsejo que se nnlte.
Ademas de esta primera especie de basqrdo sigui6 Morante otra imi- PRÓLOGO.
tando á los Italianos; y componiendo á su modo, como él dice, una letra Se reduce el Pr6logo <Í proponer que hasta el tiempo de Morante no
trabada que llama agfi[ada : 'como si toda lecra cursiva no procediese ha habido en España otros Maestros sino 1uan de !ciar, Pedro Madariaga,
de Aldo ó de Grifo. Si se ha de deci~ verdad , tom6 el manejo cursivo de Francisco Lucas, y el mismo Pedro Diaz M orante, que se cuenta po'r el
los Autores Italianos, y mucho mas de Vandel-Velde , Autor Holandes, de quareo , y qi:1e ha dado á luz (como él dice) la verdadera Arce de escri-
quien imic6 cambien idénticamente los rasgos y trazos liberales de la pluma. bir. Prosiaue dándose á sí mismo grandísimas alabanzas; de modo que
a .
El v1e.

,
52 REFLEXIONES. REFLEXIONES'. 53
viene á obscurecer la fama de los tres que alab6 ántes , é insinúa ot;·as reconocen sus muestras, se observará palpablemente lo contrario.
erudiciones que nada conducen á la enseñanza de la verdader'l Ar~e de Ó Moran~e no babia visw las obras de los Auwres extrangeros, 6 no
escribir. era hombre smcero; porque entre los Franceses, Barbedor, Materot y
Hay despues un cap!tu' 1o que dice as1': A ' se trata como sab
" qm '
e me- otros mucl~os~ han enseñado á ha:er la letra de . un solo golpe; como tam~
" nos el Maestro prático que aprendi6 lo que sab~ d~ otros, que el Maes- b1en Crescz ., Jacobo Romano, Curzone, y ouos entre los Italianos; y como
"tro prático inventor que aumenta el Arte 6_ C1enc1a ~c." . ~ Vandel-Velde, Holandés. Todos los dichos, anteriores á M orante veinte
- Este capítulo lo copiaré á la letra en las pnmeras ho¡as de m1 ensenanza años por lo ménos, han trabado elega~temente sus !erras, y han hecho las
re6rica, porque me hace al caso, y así lo verás en s~ lugar. (To~. 2.") facnbles de un solo gol pe. En este pnmer punto M orante no enseña te6-
Encarga despues que se lean dos Octavas traducidas de Hes10do , que rica ninguna con que puedan los niños juiciosamente entender el Arre
son las siguientes : para exercitarse en la práctica , á fin d~ que puedan terminarla bien los
Qua/quiera que por sí' mismo deprende, de nueve años en tres meses , y los de diez años en dos meses. ·
Es aguiJa veloz y penetrante,.
PUNTO JI.
Porque con el ingenio assí trasciende,
Que á todos sobrepuja, y va adelante: Hace una lista de l?s sugews de edad, j6venes y niños, á quienes ha
r el que con sujecion oye , y atiende enseñado en el breve uempo que promete en su Arre.
Á lo que se le enseña , y es constante,
Será sabio tambien; "porque atendiendo, REFLEXION.
Lafalta de su ingenio irá supliendo. Con todo eso no enseña las reglas y medios de que se vali6 para ha-
Jifas el que ni por sí mismo procura cer hábiles á esws sugeros.
Saber , ni deprender , ni ser curioso,
Ni quiere preguntar la. cosa obscura, PUNTO III.
Ni quiere que le enseñen lo dudoso: Aquí M orante da una primera enseñanza , sin expresar como se habili-
Este sin duda es hombre sin ventura, tan para escribir las letras que quisieren ; y presenta una letra Italiana aa ri-
Inútil, torpe, jloxo, perezoso, fada con trabazon , rogando que la imiten sobmente tres meses con al:un
Digno de ser de todos desechado, cuidado, y verán como al cabo de 'ellos se hallarán Escribanos, é imita~·án
r entre los infelices reputado. todas las letras trabadas y por trabar, qualesquiera que sean.
Divide su obra Morante en diez y nueve puntos 6 avisos , y doce
REFLEXION.
preguntas en este modo :
Acaba Morante este punto sin enseñar nada.
PUNTO I.
Explica como un hombre q~e no sepa e:cribü·., lo podrá ha~er en, tres PUNTO IV.
meses: que hasta él no ha hab1do en Espana qmen haya en~enado a es- "De lo que deben hacer los que quisieren api·endcr bien á escribir por
cribir con Arte científica y verdadera, como la suya, expenmentada ya "su Arte, así hombres, COI}}O mancebos y niños."
dentro y fuera de estos Reynos; sino á golpes, y á media letra : que Escribirá primero el que intente. aprender una mano de papel de eles
todos los Autores Españoles hasta su tiempo no han enseñado á trabar las trabadas de dos en dos, y de tres en tres , levantando á veces la pluma,
letras sino él : que ninguno de ellos lo ha ense1íado te6rica n_i práctica- y volviendo á trabar; pu~s quando lleguen á estar diestros harán veime
mente-, como lo ha hecho él en su obra; y por esta causa mnguno ha eles de un golpe sin levamar la pluma: 'en inteligencia de que habiendo
aprendido á escribir con destreza en tres meses, ni aprenderá en diez escrito así la dicha mano doe papel , las harán ya casi tan buenas como las
años : y que con este su método hizo que w1 niño de nueve años escri- .de la muestra, pues ·e.n los cabeceados se. conoce que hay mucho arce, y
biese bien en tres meses , y otro de diez años en menos de dos meses. toma mucha destreza la mano &c. Bien es verdad que es necesario mucho
curso, cuidado é imitacion , nQ perdiendo tiempo.
REFLEXION. •

·Aquí se desdice nuevamente de las alabanzas dadas á !ciar, Madariaga REFLEXION. ·


y Lucas , y censura á este último por haber enseña~o á hacer la letra á Morante no da aquí otra enseñanza que la de un puro trabajo mate-
pedazos ; y si se lée bien el texto de la. obra del dicho Lucas , y si se rial , y de una servil imitacion , sin enseñar fundamemo alguno teórico.
re- ToM. 1. o PUN-

••

t
REFLEXIONES. REFLEXIONES.
PUNTO V. PUNTO IX.
Aquí quiere que se hagan cincuenta planas de una segunda muestra de Dice aquí. en sm~ancia ro~ o lo expresado arriba; esto es, que hacien-
·dos renrrlones de sílabas, en un solo golpe si puede ser , Ó levantando la do tal exe:etclO sabran escr.tb:r t?do genero de caracteres trabados ó por
pluma dos veces ; porque haciendo esto escribirá uno bien en tres meses, trabar,
.
ast bastardo llano, ltmpto, por trabar > como bastardo trabado >
y podrá enseñar á otros, Despues imitará la muestra entera ocho · dias, sm rasgos, para esc~ibir cédulas :ea-les~ !.erra de libros de caxa, y rodas
haciendo en cad;¡ uno diez y seis planas; y si no se hace diestro en el las demas len·as cunosas que quiSieren 1m1tar, todo con destreza y aallar-
dicho tiempo , prosiga por espacio de otros ocho dias. día; y que esta su enseñanza de trabado á lo Italiano, mezclado co~ for-
ma Española, es un lazo ó trampa para coger, y hacer escribir á los re-
REFLEXION. laxados , rudos , cortos &c. ·
Aquí M orante trata el Arte de escribir muy infelizmente ; porque sin
enseñar teórica alguna, quiere con una sola práctica superficial formar un .REFLEXION.
Maestro capaz en el brevísimo tiempo de tres meses. Morante pretende aquí que los Italianos tengan una forma diversa de
letra que los Españoles : y yo digo que roda la diversidad de una á otra
PUNTO VI. consiste ·en los accidentes ; pues la una es mas delgada, y la otra mas cor-
En el presenta Morante una quarca muestra de letra á la Italiana , la pule.ma , esta es de pluma ladeada , y la primera no, pero la forma es la
qua! si, como él dice, se imita por .quince dias haciendo o'cl1G planas en misma. Y si hubiese liiorante considerado bien la verdadera letra Italiana,
cada uno, se hallará el que lo execme casi Escribano; y luego ruega ,·á los que es la que él llama agrifada, de Cresci, de Vandel~Velde , y algunas
Maestros incrédulos que lo cursen solamente dos meses, con el qua! exer- que se ven de Curione, y de ]acabo Romano, no se haria inventor de esta
cicio sabrán escribir , y enseña> bien todo bastardo , así trabado como letra (que el llama á lo Italiano con forma I!.spaiíola ) como él la hace.
por trabar. Para que mude la letra su ayre sin mudar su sustancia, no puede servir
la · enseñanza que M orante pretende dar hasta aquí ; porque para deseme-
REFLEXION.
jarse es preciso usar diversos accidentes , como diré en adelante. Final-
M orante s1gue enseñando puramente su práctica, y nada mas •. mente, hasta aquí M orante no nos presenta reglas ningunas de esta bella
Arte de escribir.
PUNTO VII. . Fuera yo muy prolixo si· quisiese censurar palabra por palabra to-
·Aquí quiere que se imite por quince Ó veinte dias otra muestra ; y dos estos diez y nueve puntos , en que trata Morante de la enseñanza;
advierte que se execute despacio, con cuidado, igualdad y forma, porque y · así bastará que yo la describa, para despues responder á ellos segui-
en ello consiste saber bien el Arte trabado, y escribir bien. damente.

REFLEXION. PUNTO X.
Con esta advertencia qualquiera, aunque no sepa escribir, pu~de hacer . Quiere que se escriba una mano de papel de f!les trabadas de dos en
·de Maestro. dos, y de tres en tres; y que al principio el que no supiere imitadas, ni
cabeceadas bien, levante la pluma algunas veces para que vayan iguales,
PUNTO VIII.
de buen corre y forma. Despues de esto , hará ocho planas de cada ren-
Aquí aconseja que imite otros quince dias 6 un mes una muestra de glon de la muestra; y luego si fuere hombre l1echo, procurará. imitar
letra á la Italiana algo agrifada; y advier.te á los hombres curiosos que por quince dias la muestra entera, y si muchacho por un mes; advinien-
con cuidado y mucho curso lo execmen, que con esto sabrán escribir li- do que de las eles del primer renglon ha de hacer veinte planas cada dia,
beral y diestramente al cahlo del mes , haciendo todas las planas que pu- ó á lo ménos doce.
dieren sin perder tiempo, con mucha imitacion y curiosidad &c.
PUNTO XI.
REFLEXION. Quiere que se 11111te por un mes la muestra que sigue despues del
Esto es lo mismo que dixo ántes : todo repeticiones. a b e arriba declarado, y que se escriban . d9ce planas cada dia,


PUN- PUN-

REFLEXWN ES. • 1 .
REFLEXIONES.• 57,
~o~n;nte o procesa~a , propi:_ pa;·a Secretarios y Escribanos ( á quienes
PUNTO XII. msuma que la exerclten un ano o mas, ántes de escribirla de priesa )
Quiere que se imite por espacio de otro mes una muestra' que ·incluye, ocu~a M_orante á sus_ Discípulos mas de trece meses, sin que en sus pun~
tos o_ avisos hable 111 una ,Pa!abra sobre la te6rica del Arte; y solamente
haciendo ocho planas cada dia muy despacio, y con mucha forma.
s~ esnende en una pura ~racnca,yor la qua! qualquiera puede ser Maestro,
PUNTO XIII. s:n IT_Iamfestar hasta aqm cosa mnguna particular en su nueva enseñanza.
Co_ns}cleremos , ahora las do_ce pregu?tas que sirven de reglas para edmi-
Dice que se imite por dos meses una muf<stra, escribiendo cada "clia
nar a los M~estros que qmeren abnr escuela; pues quizá encontraremos
ocho planas de veinte y quatro ·renglones cada una; y volviendola á imitar
algun;k doc~ma, que nos mva para, adelantamiento de esta bellísima Arte.
despues por otros dos meses con pauta de treinta renglones. '
Mas bueno sera que hagamos aqm punto.
PUNTO XIV. •
Que se imite una muestra por· un mes , y la trabazon , con lo que
DI A XIII.
saldrán diestros en breve tiempo. No señala el número de planas que se ,,
' '· D. ANsEL~o. D. JuAN.
deben hacer cada dia; pongamos el menor, esto es, ocho planas, que es
D. ·JuAN. Grandes h:n sido, por cierto, mis deseos de que llegára hoy para
lo ménos que pide. connnuar la ensenanza de Morante.
PUNTO XV. D. ANsELMO. Huélgom:: de . ver en_ tÍ ese honroso empeño. Hoy nos toca
·,
. .
Dice que se 1m1te por otro mes una . muestra trabada , haciendo seis
tratar ~e .algunos avzsos y conseyos que da Morante para los que han de
ser examznados por esta nueva arte y ensefianza de escribir trabado y ¡0
planas cada dia, y mas si se pudiere. que se les debe pedir. '
PUNTO XVI. D. JuAN. ¡A qué se reclucen1
D. ANs. A lo que te insinue ayer : á doce preguntas, á este tenor.
Quiere que se imite la muestra que se sigue por espacio de otro mes,
-escribiendo cada día seis planas de treinta y quatro renglones. PREGUNTA J.
PUNTO XVII. C6mo, en que forma, y con qué arte se han de trabar las letras del
primer abecedario que dan á sus _Discípulos : y asimismo las partes y síla-
Aconseja que se imite otra muestra de letra pequeña de quarenta ren-
bas que se deben trabar: que escnban un abe trabado, como de diez ren-
glones, á quatro planas 6 mas cada dia.
glones; y otro abe llano por trabar, como se encuentra en sus muestras.
PUNTO XVIII. Pedirles asimismo todos los tamaños de letras con su verdadera trabazon
Trátase en este punto , si se debe 6 no trabar la o anterior y pos- y encadenamien_to , con~ o se . verá en sus m~smos libros ; y en dando
buena ~uenra, sm demas_iado ngor se les podra ex/tminar. , Porque sabien-
teriomeme. Aviso muy pesado y de poca conseqüencia.
" do bien el trabado ( diCe M orante ) , cada dia serán mejores Escribanos
PUNTO XIX. "y formarán la letra por trabar con crran destreza y forma : como s;
Insinúa á los que escriben, que no hagan abreviaturas, y que siguién- "verá en mis ~iscíp~los, que para pod~les enseñar bien la !erra por tta-
" bar, les enseno pnmero lo trabado. Por esta enseñanza y arte trabadi'· ·
-do los niños: de doce años arriba el exercicio de su Arte , serán en seis
" se hacen todos grandes Escribanos en todas letras , y remítome á los
meses grandes Escribanos. , que lo probaren; por_q~e luego hallarán la verdad, y sabrán ya desde
Hemos visto en el frontispicio de la obra como promete Morante
, hoy los Maestros escn?ir una_ ~arta liberal y gallarda, pues, hasta hoy
enseñar á los ·hombres á escribir en t~es meses , y á los niños en seis.
"muchos no la han sabido escnbir ; y ya con esta Arte cendran la mano
Hecha la cuenta , y quitadas las fiestas principales del año , es preciso
"diestra, y con !a destreza_ sabrán imitar qualesquiera letras, así Roma-
que los hombres hagan cincuenta y cinco planas al dia, y los-niños vein-
" mllo , como annguo y Gnfo ; y asimismo sabiendo el trabado , y escri-
te y siete; trabajo que ninguno de los mOL-cales puede soportar sin echar
" bienclo siempre despacio , escribirán la letra sentada." Todos estos se-
la hiel por la boca. Vamos ahora á ver si conCLJerda: el tiempo ele los
cretos se han de_scubi~rto por esta verdadera Arre trabada , expresando
seis meses con lo que aconsej_a en estos ·diez y nueve puntos 6 avisos; y
M orante, par~ ammar a los Maestros, que los primeros dos meses, quando
se verá que sin contar los dias en que han ele escribir muchísimas manos
él comenz6 a aprender y comprehender esta Arte trabada , vi6 tal m u_
de papel, para las quales no limita riempo: para aprender bien la lecra
• cor- T oM. r. P dan •

REFLEXIONES. REFLEXIONES. •
59
danza en su mano , que se admir6 ; y experimentimdo cada dia tantas lugar de poder alarcrar los palos de las letras , y desentorpecer la mano
. ' b
cosas, fué Dios servido de que hubiese hallado esta Arte nueva &e; de 1D1Sc1pulo.

REFLEXION. REFLEXION.
Yo no encuentro que esta· que llama Morante primera _pregunta lo Ya se advierte desde luego lo miserable, y poco unponartte que es
' sea; y si lo es, no se sabe 'qné cosa responde el Examinado , y así se esta regla.
queda en b sola precruma sin respuesta. Es falso que con ,el solo traba-
PREGUNTA V.
do se pueden hacer t~das castas de letras ; y con especialidad que el tra-
bado sea un medio para hacer la Romanilla, que tiene diversos acciden- Despues que ]~aya ~s~rito con e~ta materia ¡qué ha de hacer? Res-
tes, y otras letras amiguas y modernas; y sí solo puede servir_ para el pond~ : que le hara escnba· otros qumce d1as de un borrador que está en
caracter cursivo trabado. Ya hemos dicho, que ámes de M orante (y él ~u pnmera parte , de rasgos largos descompasados, con calles muy anchas,
mismo lo confiesa) el Arte trabada estaba ya en su auge, canco en Italia, a razpn ?e doce planas cad~ d1a , y mas SI P,udiere; y con esto se desen-
quamo en Inglaterra, Holanda y Francia, como lo hemos visto en Cresei, tO!·pecera la mano del DISC!pulo, y le podra reducir la letra dándole la
y en Vandel-Velde, y como lo veremos en Barbedor y Materot, y en materia' que sigue al borrador de rasg'os largos.
otros muchísimos ameriores á Morante. ·
REF LEXION.
PREGUNTA II. Esta es una práctica sin acierto, sin conocimiento, y sin sustanc1a,
Debésele hacer al Maestro la pregunta· siguieÍ1re, esto es: ¿Á un hom- 1
. bre que se qued6 sin saber escribir de diez y ocho años hasta quarenta, PREGUNTA VI.
.
en qué tiempo, y en qué modo se le enseñará bien? Debe responder el Le hará escribir por u~ mes. otra plana de letra mas pequeña , y al
que se examina, si es hábil Y, s~be el Arte! 9ue en c:es meses le. enseña- cabo de d1cho nempo sabra escnbu· una muy luc1da forma ; y estará la
rá, si trabaja con cu1dado; haCiendo le escnb1r cada d1a d1ez y se1s planas mano mt;Y dispuesta para imitar qualesquiera letras pequeñas 6 grandes,
del primer abe trabado , y las primeras planas de eles trabadas. De estas trabadas o por trabar.
eles trabadas ha de escribir una mano de papel ; y las eles pnmeras las ha REFLEXION.
de hacer de dos en dos , y de tres en tres &c.
Este exerc!CIO le had tomar una práctica insustancial en aquel ca-
REF LEXJON. racter cursiv~, con aquellos propios accidentes y arbitrios, y nada mas.
Dice en esta precrunta, que se examine si sabe el Arte. Pero como se
b ! • ·'
ignora que Arte tiene que saber, a excepcwn de cop1ar tamas veces el PREGUNTA VII.
abe, mal podrá hacerse el examen. ¿Podrásele enseñar á este hombre, siendo hábil y deseoso de saber, en
ménos de tres meses l Responda : que en mes y . medio se le puede ense-
PREGUNTA JI!. ñar, exercitándose en las tareas arriba declaradas , y quedará ftmdado y
Se debe ptegumar, ¿qué ha de hacer despues de este mes en que ha bien instruido en el Arte trabado, sin que se le pueda olvidar; mas debe
escrito las dichas planas, y abe trabados? Responda: darle una materia, cursar siempre el escribir. ·
que es del Arte nueva trabada , la qua! tiene entre parte y parte algunas '
eles trabadas ; y hacerle escribir con ella ocho días , á razon de otras REFLEXION.
diez y seis planas en cada uno : advirtiendo que las calles que quedan Estas pregunta y respuesta serian apreciables, si se fundasen en princi-
entre renglon y renglon han de ser algo mas an~has que en lo antiguo. pios te6ricos; pero no estando fundadas en ellos, no sé que he de decir.

REFLEXION. PREGUNTA VIII.


Se ve en esto que el Arte está aun en copiar ciento veinte y ocho ¡Podrá enseñarle en ménos tiempo l Responda : el Maestro buen Escri-
planas. bano y diestro , bien fundado en este admir,able Arte , le podrá enseñar
en tres semanas ; porque com'o va por .arte esta enseñanza , el hombre
PREGUNTA IV.
de buen discurso comprehende el arte , y éste tal en quince días sabrá
¡Para qué han de ser Lis calles mas anchas? Responda : para que haya escribir bien, de manera -que wrsándolo no se le olvidará en su vida.
lu- RE,
\

6o REFLEXIONES.
REFLEXIONES. 6r
REF LEXIO N. Y aqm' se expresa que no es lícito á los Examinadores aprobar á los
A esto se dice que hasta ahora no tenemos de M orante los fundamen- Maestros ignorantes, y malos christianos &c.
tos te6ricos de este admirable Arte , y que solamente n~s da una p:·áctica REFLEXION.
muy superficial, por la qual no puede uno hacerse cargo , no digo en
quince dias, sino en un año; porque como su manejo es fancistico , y Esta es toda la doctrina que da Morante en los diez y nueve pun.tos,
no iaual, no puede por este un Discípulo aprender las panes que se ne- y doce pr~guntas, en las. quales extrae .la quinta esencia de su magisterio.
cesit~n para este Arte, que por ser liberal exige muchísimo raciocinio. En la pag. I 8 b. emp1eza una espec1e de capítulo, que dice así:

PREGUNTA IX. El modo como nuestro Señor fué servido de darme á entender
esta Arte.
¿Y a' un mno
·- de doce anos
- se po dra' ensenar
- en tres meses como a'
un hombre~ Responda: que sí, si es niño virtuoso y de entendimiento, . Aquí ha~e esta exclamacion : " ¡ Valgame Dios, que no aya sido pos-
" sible que n:ngun Maestro de los que hasta o y ha auido, aya inuentado
porque tiene seso de hombre, y rrabaja como hom~re; ~:_s d~ estos hay
pocos, aunque ya con esta Arte puede saber qualqwera nmo v1rmoso en "una Arre diestra, con verdadera trauazon &c. ! "
tres meses , si tiene doce años ; y los demas niños en . un año ; y otros REFLEXION.
en año y medio ; y otros en dos años, conforme á sus capacidades.
Morante no habla con sinceridad;; porque aunque no hubiese visto
REFLEXION. las obras de los Maestros Italianos e ilngleses, tema entre las manos la
del famoso Vandel-Valde , de quien sac6 idénticamente la mayor parte
Y otros nunca. ' de _sus rasgos ; y cuya letra es rasgueada , trabada aun con mas racio _
PREGUNTA X. Cimo que la del . dicho M orante , y solo diferente una de otra en que
Vandel~Valde haoa sus rrabazones namrales al giro de la mano, y no
¡Los rasgos largos descompasados los ha de usar siempre el Discípulo
en la escritura l Responda: los rasgos y eles se hacen en los principios serpentinas como Morante.
para soltarles la mano , y no para otro fin ; y despues que saben escri- En la pág. I 9 b. de su obra hay un capítulo, á este tenor:
bir se han de dexar, y no usarse mas en ninguna escritura, sino sola- Puntos necessarios para la mejor enseñanza de Dicípulos y Maestros.
mente la letra llana, lisa , apiñonada , y muy legible ; porque los rasgos,
y el escribir muy de priesa no sirven para otra cosa que para echar á " Un memorial d~ secretos notables pienso dexar en la tercera parte
perder la mano al Discípulo, haciendo letra engarabatada y trabada sin "con el fauor de Dws, para que sepan los Maestros como se han de
"auer c01: lo~ Dicípu~os para enseña.r~es con tanto gusto y breuedad, que
Arte. "sea admirac1on; y SI me culpan d1c1endo, ¿qué como no los ponao en
REFLEXION.
"este librp l á esto les respondo , qué sí van puestos, aunque repa~tidos
Aquí se contradice Morante ; porque en todas sus muestras ( á excep- ''por todo él;. mas es necessario, que estudien y trabajen para saberlos,
cion de las de la enseñanza que tuvo de su Maestro Español ) usa los "porque el vmuoso y curioso Maestro que trabajare imitando bien las
"materia~·, 6 prática que aquí va , · y leyendo á menudo la te6rica , as-
rasgos y eles tr<\badas ; y lo que me parece que se debe hacer, yo lo
" sistiendo y trabajando c'on sus Didpulos, vendrá á saber todos 1os se-
explicaré en el progreso de mi ·enseñanza.
" cretas que ay en esta Arre &c. "
PREGUNTA XI.
REF LE X ION.
¿En qué estado ha de estar el Discípulo quando el Maestro le quita
Aquí M orante dice que tiene un secreto admirable, y que esto lo
• las falsas reglas 6 paurilla ? Responda : quando ya esté suelto y diestro
declarar-á en otro libro ; y despues confiesa que va esparcido en todo
de todo punto. este, y que lo entenderán mejor si estudian bien la práctica y la te6-
REF LEXION.
rica. La práctica de M orante , no es bien raciocinada, ántes sí fantástica
En esto dice muy bien. y desarreglada; y no podrán COf1 ella mas que producir en lo venid~ro
mayores confusiones. Por lo que roq á la te6rica, es menester decir que '
PREGUNTA XII.
no la hay en Morante; y así este gran secreto es como una fábrica en
En esta pregunta confiesa Morante que su enseñanza es una práctica;
y el ayre.
ToM. r. Q En

'
REFLEXIONES. RE FLEXIONE S.
En la pág. 20 sigue otro capímlo que dice así: REFLEXIO N .
Aduertencia donde se da á entender qué cosa es materias impressas Si los Italianos tienen la pluma con dos dedos , y la apoyan .sobre
de lámina. el medio, patentemente se ve que la pluma queda metida dentro de: un
Di re en dos palabras lo que él dice en dos páginas, esto es: siempre triángulo, y me parece que no puede tener mayor firmeza , ni la mano
será mejor que el Discípulo aprenda por la muestra hecha de pluma, que del que escribe estar con mas asiento ; porque las coyunturas de los de-
no por b que á su imitacion ha hecho el Grabador en cobre. dos están en su verdadero descanso. Y así como los Italianos, mediante
Aconseja pag. 2 I b. que los Maestros hagan Academia entre sí: sobre esta posicion de pluma, hacen con libertad· el mayor movimiento, qua!
lo que me parece , que será bien corta la utilidad de la Academia, si ésta es el rasgueo -, con mucha mas comodidad harán el movimiento menor
no ha de tratar de otra cosa que de lo que Morante ha dicho hasta ahora. q ual es la forma de la letra. Luego no procede la falta del modo de
Continúa en la pág. 2 2 b. , tratando tomar la pluma de los Italianos , sino de que algunos de ellos no sabrán
formar bien las letras ; y así digo yo que con la pluma tomada á la Ita-
Del tomo de la pluma mas gala11o que se usa en Espmía. liana, mudados los accidentes de ladear 6 no ladear la pluma, y cortarla
, La declaracion de este punto , que es el tomo de la pluma de Es- de varios modos, harán qualquiera casta de letra,
" paña, el qua! es el mas galano ele todos: digo así , que po.r este modo El otro aviso que da Morante sobre el modo ele tomar la pluma le
"de tomar la pluma escriuirán gallarda y fa mosamente , particularmente_ verás en Francisco Lucas. Pero dexemos esto hasta mañana.
"los que tienen inclinacion, y fueren desde sus principios enseñados á D. JuAN. Si Señor: porque bastante llevo que decorar; y no es tampoco-ra-
"tomarla assi como aquí declarare' y en particular los que tienen larga zon que V m. se moleste.
"llaue de mano; y los que la tienen corta y cortos dedos , no serán
"diestros en rasgos , ni escriuirán con tanta gallardía, aunque tomen la DIA XIV.
"pluma al uso Español. Otro tomo de pluma ay para estos tales , que
D. ANSELMO. D. J uAN.
"adelante declararé , por donde escriuirán mejor y con mas soltura, y_
"mas firmeza y pulso, que por el arriba declarado : y este romo de plu- D. J uAN. Estoy á las ,6rdenes de V m., Maestro y Señor mio.
" ma al uso de España lo verán figurado en · la mano de mi retrato." D. AKs. ¡ C6mo lo has pasado desde ayer?
D. JuAN. Muy bien; pero cop impaciencia por acabar de oir sus reflexiones
REFLEXION. de Vm. sobre la obra de Morante.
Por la mano de su retrato no se ve otra cosa, sino que el dedo D. ANs. Tomarémos, pues , el hilo en donde lo clexamos.
medio de la mano sobrepuja á todos los demas; y yo digo que todos te- En la pag. 24 hay un capítulo:
niendo buen pulso , destreza, agilidad y conocimiento de la pluma, se-
rán diestros, no por - el modo de tomarla , sino por el de cortarla, si- De cómo ha de ser el cmion , y de sus diferencias, y uso
para diversas letras.
tuarla, y saberla manejar.
En la misma pág. 2 2 b. hay otro capímlo: Dice M orante en _resumen, que el cañon para los que escriben letra
bastarda pequeña, 6 grande formada, muy cortada y despacio, no ha de
Del uso de tomar la pluma de Italia, Francia y P'lándes. ser de los muy finos que se traen de Flándes; porque son muy gruesos
Empieza diciendo que en todas partes hay vicios por falta de la bue- de casco , y levantan pelos, y no se corta bien la letra con ellos , y
na enseñanza de los Maestros. "En Italia toman b pluma en los dos de- solo sirven para Escótores de letra procesada, para Mercaderes y Letra-
" dos primeros de la mano, cargando la pluma encima del tercero dedo dos, y para todos los que_ no escriben letra curiosa; aunque son bue-
"para tener mas firmeza para mej or escriuir. Es este tomo de pluma muy nos para el Grifo de privilegios. El cañon entrefino mediano debe bus-
"galano, pero no es de tanta fortaleza como el de España; aunque con car el curioso Escritor, del ala derecha, redondo , duro , claro y delga-
"este rom o de pluma ele .Italia se escriue mas suelta y li geramente, y se do de casco ; y hay algunos cañoncillos que vienen ' de Francia, muy
" rasguea con mucha gala rasgos lucidos , ingeniosos y gallardos : mas la redondos y claros ,, que son admirables para escribir letras de treinta ren-
"letra que escriben en Italia no tiene tanta fortaleza, ni tanta forma glones arriba, y mejores quanto mas chica es la letra. De esta segunda
"como la Española. Mas ha sido Dios se~uido darme gracia y inuemiva casta ele plumas debe tener el curioso Escritor.
' ' -
"para auer hecho una mezcla de letra Italiana con b Española &c."
'
.
'
RE- RE-

'
REFLEXIONES. REFLEXIONES.
"en ellos, se hallará diestro Escriuano para qualesquier'a negocios á que
REFLEXION. "se qmera acom?dar , porque sabrá escriuir diestra menee, y con gallarda
"forma qualesqmera letras; porque ya queda bien declarado como despues
Esta es buena nonoa.
"de auer sabido escriuir diestramente y bien, se ha de r ecoaer la mano
En la pág. 24 b. sigue un capítulo :
"pintando la letra sin ningun género de rasgos , porque los ~asaos laraos
.. , en 1os ab ece d anos
. y b orradores con otro fin mas
Del tajo y corte de la pluma para bastardo y redondo ; y dice así ~
b b
"no se lliCieron de para
, soltar, alargar y desentorpecer la rrlano del Dicípulo; y assimismo que-
Se cortará un poco del cañon por la parte del lomo , que es por
" da declarado, que aunque se hallen diestros y liberales Escriuanos, que
donde ha de estar el pico , y luego por la parte de la canal se le sacará
"no suelten la mano jamas disparatadamente, mas ántes la deuen retener,
un tajo. "Volverá-se por la parte del lomo, y henderle un poco del ca-
, haciendo la letra lucida, bien formada , y con gallmdo. y verdadero
" ñon por medio <ie donde se di6 el primero corte del cañon , y hendi-
"Arte trauado , como en las materias deste libro se verá; y si despues de
" do le irá quitando igualmente en proporcion por una parte y por otra
"bien sabido el Arte con la gallardía dicha , y con el cabeceado de las
"de la hendedura hasta ponerle delgado 6 gruesso del corte, conforme la
"eles,· bees> ques y pees, assí en las astas de arriba, como en las que van
"!erra que quisiere escriuir; y ántes que corte el punto de la pluma, des-
"por abaxo , quisieren 6 se ofreciere no hacerlas, por auer de trasladar es-
"carnarle un poquito por encima del pico á la parte de afuera , y no
" crituras curiosas , sin ningun género de rasgos ni de cabeceados, puede
"sea mucho , sino assi como la tercera parte del gruesso del cañon ; y
, cortar las cabezas haciéndolas á lo Grifo , tanto las astas de arriua , como
"hecho esto le cortará el gruesso 6 delgado, conforme la letra que hu"
•das de abaxo, y se admirará quan curiosa y lucidamente lo escriue......
"uieren de escriuir." Y cortarán el punto de la pluma sobre un cañon
"Mas digo que si al tal Escritor se le ofreciere auer de escriuir letra bas-
de pabo de Indias de los mas gruessos y duros de casco , y si se puede
haber de puercoespin, como sea negro, será mejor- Y para la letra re- " tarda por trauar, la qua! apér;as se usa des pues de auer salido de la Es-
donda debe ' tener la pluma los puntos iguales , y para el bastardo debe " cuela , y no gustaren de otra sino de dicha letra bastarda 6 redonda por
"trauar ; siendo diestro , fundado y liberal en esta Arte trauada 6 por
tener el punto derecho un poco mas corto , que apénas se eche de ver ;
'' trauar, la imitará tan lucidamente como si muchos años la huuiera cur-
y debe estar el cuchillo bien afilado.
" sado. Todos estos secretos tiene esta Arte, porque el que bien la supiere,
REFLEXION. "imitará todas las letras que quisiere y se pusiere á imitar &c."
Este modo de cortar las plumas para el caracter ladeado es muy REFLEXION.
bueno.
No está bien fundado este epílogo de Morante, dentro del qua! en-
Á concinuacion en la pag. 2 5, hay otro capítulo en que trata del
cierra los secretos de toda su Arte , en que manda á los Discípulos que
Corte y tajo de la letra Italiana. traben la letra , y que despues abandonen dicha trabazon, y se reduzcan
al uso antiguo que usáron los Maestros Españoles anteriores á él; para ·lo
La enseñanza que da Morante . en esta letra y modo de cortar la
qua! wda la razon en que se apoya, es que la trabazon no ha servido
pluma, es para el caracter Cancilleresco moderno ; pero para el bastardo
sino para adiestrarse en la pluma. En esto se contradice Morante; porque
se sirve del mismo corte de pluma, que usa para su len·a agrifada á la Ita-
si se mira su letra pelada, no es mejor ni mas bien formada que la del
liana , como dixe arriba. El modo como verdaderamente se ha de cor-
Maestro Lucas , y de Perez ; y si se mira la trabazon, no es mejor que
tar la pluma para la Cancilleresca moderna, lo verás despues en la ense-
la de Vandel-Velde, de Cresci, de Jacobo Romano, de Pisani, de Ruinetti,
ñanza de Ruinetti ; y para la bastarda en el tratado de los cortes de la
ni de--todos los mejores pendolistas Italianos : y por último, por confesion
pluma , que de uno y otro te daré á su tiempo.
del mismo Morante, quien es de opinion que la letra Italiana es cuerpo
Trata despues ( pag. 2 5, b. ) del tajo para la letra Grifa, que viene
sin alma, se comprueba que habiendo salido la verdadera forma de la
á ser el mismo corre que para la bastarda. letra bastarda de Italia , y formándola mal los Italianos, es preciso que la '
Repite finalmente ( pag. 2 7 ) quándo el Maestro debe quitar la re ala trabazon (por dicho de Morante) perjudique á la forma de la letra. Dice.
al Discípulo ; y acaba con un epílogo que resumiremos con sus palabra~. este Maestro, que si uno fonpa bien la letra . trabada, imitará qualquiera
Epilogo para traer á la me'moria de todos la sustancia casta de letra : lo mismo dice el Sr. Palomares en la pág. XXV del Pro-
de esta verdadera Arte. logo de su Arte para la Sociedad Baswngada, donde cita á su Discípula
la Sra. Babamonde, de quien hablaré á· su tiempo; y probaré quan falsa
Lo primero.,,, imitar todos los abecedarios, borradores y materias de es la asercion de Morante , y del mismo Sr. Palomares, pretendiendo
"letra trauada que se contienen en este libro, y despues de ya diestro
ToM. 1, R que
"en
'

66 REFLEXIONES. RE FLEXIONE S. 67
que de h trabazon procede la total diversidad de las letras·, en lo qual la quadrarura y de la poca inclinacion ; pero tiene mucha gracia , y
soy de dictámen contrario. Ya hemos sentado arriba l¡ue no ha sido Mo- no es tampoco muy pesada. Enseña á tomar la pluma de un modo ex-
rante el invencor (como él dice) del trabado: puesto que los Autores Ita- travagante, pues arando el dedo anular con los otros hace tomar la
lianos desde el Vicentino ,, hasta él lo han execmado; y cambien desde Van- pluma con el índice encorvado ~ y ~~- medio, que sale ~ fuera mas que
del-Ve/de todos los Amores Ingleses y Holanaeses hasta M orante, y con todos, descompone la natural disposlClon de la mano. El índice 6 seaun- '
'
mucho mas juicio que ét Pero (sea dicho á gloria de la Italia) sus hijos ·do dedo ' que descansa sobre la pluma> solamente sirve en el métod~ de
han sido los Maestros de todos, hasta de los Franceses·, cuya cabeza se :Casanova para. apoyar y comprimir la pJuma. Y el auricular debe exten-
puede juzgar que ha sido Materot. derse recto sobre el papel, solamente para sujetar la mano en términos
El Arte de Morante , como que no enseña te6rica ninguna , no se de no dexarla libertad- para correr, segun se ve en la mano de su retrato
puede llamar Arte , y así la llamarémos para tu inscruccion Práctica de que trae el frontispicio de su obra •. Las mayúsculas del Cancilleresco 6
escribir compuesta por el Maestro Pedro Diaz Morante. bastard~ de Casanova . son de forma semiquadrada 'como las minúsculas;
1
1 ' •
D, JuAÑ. ¡ Quanto tengo que agradecer a V m. por tantas not1c1as!

pero exec.utadas con bastante arrreglo y gracia. Tom6 dicho· Casanova
D. ANs. Muchas mas espero darte , ' si prosigues con aficion y paciencia. De· ·( ademas de la referida ) otra especie de manejo mas liberal , sin duda
xémoslo por hoy , y á Dios. porque vi6 la letra de M orante; bien que se conoce no podia lleaar al
'P1:inej;:> de el_la ~ ya por _el ~odo de tomar la pluma, y ya cambie~ por
DIA XV. :su. esnlo y nm1_dez. Qu1so ¡nsertar en su obra dos renglones del Canci-
\
Ileresco :eco _Italiano; pero no lo execut6 co~,o debía, por carecer de ayre
D. ANsELMo. D. JuAN. y .mane¡o d_1ferente ; y como no . lo conoc19, lo llama en su obra afe-
D. ANsELMo. Me aiegro de verte tan puntual. ¡Has repasado lo que te dixe mznado y ~zn sustancia. Mu~hos ado~ecen del mismo achaque, esto es,
áyer acerca de la enseñanza de Morante? de despr.eCiar lo que no entienden 111 saben execurar.
D. juAN. Sí, Señor; y he tenido mucho gusto en verme informado de- ella. En España es muy estimada la !erra Aldina 6 Grifa de Casanova. Sealo
Holgariame de continuar oyendo el mérito de los otros Maestros Españole>. enhora~u;na, pero _en realidad no se da algun ayre á la de su inventor
A~do m a la de Grifo; porque ademas de ser muy corpulenta, es muy
']O S E P H CA S A N O V A. abierta y de ángulos muy agudos en los principios y finales de las dos
D. ANs. Examinemos á Casanova, ~ quien respeto de un modo extraordina· líneas de enlac_e, y de mucho caído: como_ lámina, 43.', figuras 5.' y 6."
rio; porque le reputo por hombre de superior talento , especialmente en La Romamlla es bastante buena, y cas1 lleaa a la de Cresci: la Se-
el caracter bastardo llano y Romanillo ; y aunque no logr6 el manejo y pulcral es muy defectuosa. Todo lo reconoc~~s en las láminas 40.',
4 1 .. > 42.' y 43 ..
desembarazo de M orante, me parece entendía aun mas que éste el · Arte .
de escribir , pues se ven en su letra muchas buenas propiedades , de las DIEGO BUENO.
quales se infiere fué grande Maestro, aunque no excelente pendolista en
su bastardo. Si despues de aprender de Casanova, se hubieran aplicado , En el año de I 6 90 di6 á luz Diego Bueno su libro de .Arte nueviJ
sus Discípulos á estudiar las muestras de M orante, 6 hubiesen tomado de ensenar á leer , escribir .Y contar &c. , en que se desvia mas que nin-
el elegame manejo, y juiciosa libertad de los Italianos: no hay duda en guno, respecto de la letra bastarda, del buen gusto y forma del Maes-
que hub¡eran adelantado cambien mas la Escuela Española. Morante y tro Lucas. Su caracter es verdadero redondo llano, y parece que indica
· Casanova fuéron contrarios , segun las ·invectivas é indirectas picantes la forma que se introduxo despues, del de moda 6 pseudo redondo como
que se tiraban: lo qua! fué causa de no haberse hecho ent6nces mayo- dicen, por su excesiva corpulencia 6 anchura. Propone reglas acerca de
res progresos en la letra ; pues si hubieran tenido union , pudiera haber los tiempos de la pluma , segun las láminas 3 r .', fig." 2.' y 44.', como so-
resultado mucho lucimiento y provecho por la igualdad y diligencia en bre poco mas 6 ménos habian insinuado el Vicentino, Tal/ente, Palatino,
que sobresalía Casanova, y por el grande manejo y libertad que tenia !ciar, Madariaga y Cuesta. No hace de un solo golpe todas las letras
Morante. El Cancilleresco 6 bastardo llano de Casanova es muy igual á que pueden execurarse; f6rmalas demasiadamente anchas; sigue el cabe-
causa de h forma semiquadrada que observaba en los rasgos , y aun ceado de M orante; y tiene alguria semejanza con éste, y con el caracter
en las letras de líneas curvas, segun se ve en las láminas 40.', 41 .', 42." que se cree corriente de Casanova; enlaza muy poco las letras; y á mi
y 43."; y comprehendi6 algo de las distancias proporcionadas, como juicio form6 mejor que los ciernas Autores Españoles que le precediéron,
se infiere de un capítulo de su obra : Arte de escribir toda forma de le- las mayúsculas cursivas: las quales podriav servir para el bastardo de
tras, en Madrid, r 6 50. Su letra no es ni puede ser veloz á causa de Francisco Lucas, si fueran executadas con mas simplicidad , y con menos
la - re-
REFLEXIONES. RE FLEXIONE S.
6
8d · d z segun puedes ver en la lamma
' · 44·a En fa letra Roinanilla , Si e 1 Maestro sabe solamente escribir una casta de letra , ignorando
~ri~ ~:dondilla y Sepulcral de Diego Bueno n~ hay que reparar cosa sus reglas , el manejo y corte de pluma , y el enlace y ay re de la letra
' ' en 1a 1'amma
• 3 1 •a , fjao· 2• usada por los Españoles , Italianos, Ingleses y Franceses ; 6 por mejor
panicular, como veras
decir , si el Maestro se halla sin las disposiciones para serlo , porque no
JUAN DE POLANCO. c?noce, 6 despr~cia las utilidade~ que se siguen _de la yerdadera inteligen-
En el año de r 7 r 9 public6 Palanca su Nueva Arte de escribir por Cia de su profeswn , y porque pmas se ha aplrcado a entender las reglas
á · & . y entre tantos que deben gobernarle , si no en la casta de letra que da por muestra :
Preceptos Geométricos .y reglas1 Matern. 1tzcas to c.' 1 d d reparos
e
es en a ver a era ,orma ent6nces convengo con Ortiz en que será {uil este método , no obstante
como hace· no se denene en o esencra , es , , . .
' . . · das de una a otra 1erra , m que ha de esclavizar á los Discípulos á seguir é imitar una especie de
del bastardo ; ni en las drstanC1as prop~rcwna 1 mismo de formar caracter contrario á su genio ; pues ac6mo se ha de ex1gir de un Maestro
en el modo de hacerla mas presto , o lo que es 0 ' ro-
1 que enseñe lo que no sabe?
un verdadero pendolista ; Y en una palabra no adelanta v:~: ;:d: e~1 b
fesion que lo que se observa en Dzego Bueno ' como lo ~ . Pero si el Maestro se halla instruido en las reglas precisas para la. for-
· ( me enaano ) que mtr 0- macion de cada clase de letra que usan respectivamente las Naciones cita·
1.' · 4 5 a y advierto que es e1 pnmero sr no 0
amma · fi d 1 · pero es mas das ; y por consiguiente sabe quales son los enlaces, movimientos y li-
duxo en España la X minúscula que se con ~n e co_n 1a~landes Perling
cencias que pueden distinguir una letra de otra en una misma especie de
anriaua' porque la he visto puesta e~ execucwn por ; ánres coform·e
por "'los años de r695' esto es' vemte y quatro anos , bastarda ó no bastarda : me declaro de dicdmen contrario al de Ortiz;
lo observarás en la lámina 73-", fig. 2 -" porque esta irnitacion servil que pretende, ha de producir necesariamente
tal semejanza entre las letras del Maestro y del DisCípulo, que se han
LORENZO · ORTIZ. de confundir, y no se ha de poder discernir el amor de cada escriro.
. he dexado de seguir el 6rden cronol6gico ' y no he Pues aunque parece diverso el ayre que da á su letra cada Discípulo de
D e rntento b · Venecia en el los que aprenden por este método de sujecion : no obstante si las miras
colocado en su correspondiente lugar 1a o ra. r~pres~e en ublic6 el Her-
~ d é intitulada el Maestro de escrzbzr , q P con cuidado y con ojos libres de preocupacion, encontrarás la misma
ano e r 696 ' ~· d J especie en uno que en otro; y conocerás la escuela donde aprendiéron,
uno Lorenzo Ortiz ' Religioso de la Compama e esus. .
n La letra que ésre presenta .e n sus muestras , me ha gustado crerramfn- por la similitud de unas letras con otras, lo qua\ deseo se evite por las
starda esquinada al modo de la de Casanova ' y a go razones que se dirán mas adelante.
te porque es b a · ' 1 · erdadera Introduce Ortiz en la p ag. r 2 al Discípulo preguntando , ¿Qué me
'
aruesa en a mea m 01 1' aaistr-al .
'
pero conforme a a proporcwn
. , . . v
0
d b 1 letra bastarda. Y por lo demas e 1 es , a mr parece:, "dirás de algunos Maestros, y otros Escribanos que son hábiles de es-
q ue e e tener a l ' · ' · de escnbrr
. . . e 11a explicado acerca de a teonca y prawca , cribir variedad de formas y letras cursivas? Y al Maestro respondien-
quren meJOI S
" dale: os diré que es esa una prenda muy singular de un grande Es-
entre los Españoles.
Con efecto he advertido que en muchas c~sas son:os rt1Z ~
n mismo dictámen; y no obstante la distancra de nempos y u"'aresi
0
·
r. 0
de
, cribano, y que es la última gala 6 adorno á que se puede aspirar,
"como las tales diferencias de formas se escriban con perfeccion ,. y sean
u arece ue hemos conferenciado sobre algunos puntos de los que hasta "realmente diferentes en lo sustancial las unas de las otras."·
p , ql 1" do . de los que te explicaré en adelante ; y finalmente Véase aquí como Ortiz supone ser la última perfeccipn del .Maestro,
aqm te 1e exp rca ' b d d d
de quantos concibo provechoso_s ~ y me han go erna o es e que me lo mismo que yo considero preciso en él; esto es , que para merecer tal
conocí inclinado al Arre de escnbrr. , . d nombre , sea capáz de presentar Discípulos enteramente diversos en los
Pero como en otros puntos le encue?tro ?puesto a mr_ m,o~o e pen- accidentes de la letra, pues así es como debe entenderse. Véase como
el mismo Ortiz parece que apoya mi pensamiento, sin mas diferencia
sar y a' quan t o qu"rero inspirarte · en mi ensenanza ,: procmare · , dantes alla-
' 1 d"fi ltades que la citada obra opone a mr meto o ; y ce- que juzgar él que es sublime y señalada habilidad, la que yo juzgo ser
nar a aunas 1 cu l d" ¡ 1 lidad regular y precisa en un Maestro; y véase finalmente como él mismo lo
"'
nene prevem o e o ·d d t do esto ' por si acaso a ooun ta uce a casua '
. ue venga a' parar a' tus manos. . ' ' 1 . . supone en aquellas palabras sean realmente diferentes en lo sustancial las
q d dicho Ortiz que el Drscrpulo se esfuerce a a umta- unas de las otras. Respondo á esto, que la letra no debe diferenciarse en
Preten e , pues' , l 1 J"b d
cion de las muestras que le da el Maestro , _sin dexar a aque a 1 erra lo sustancial, porque Jo sustancial debe ser siempre lo mismo; pero debe
· · clr.nac"ron · y como esta doctnna es absolutamente contra- diferenciarse en lo accidental y arbitrario; y esta diferencia nunca se verá
d e seamr su 111 ' · 1 . · · d
· ,·"'¡
na a a rota, · debo decir la distincion con que admito a ptoposiCIOn e en aquellos Discípulos enseñados por un Maestro adicto á la imitacion.
Reparo tambien que en la pag. 20 dice : "La distancia de letra á le-
Ortiz. Si
TóM. r. s , tra
REFLEXIONES. REFLEXIONES. 7I
ducir á reo-la· y aunque al 0o-unos Autores la 'han que- los prinop1antes , 6 poco fundados en las sanas reglas de escribi.r ; por-
" tra no se pue d e re . t> ' . · fi ' . d 1
·d d ·
, n 0 ar , con sus m 1smos exemplos
. , . se convencen
, , l . s1
. ueran . . as . as,
to que no sabiendo estos distinguir lo que merece aplauso 6 censura , al
. a u 6 seme¡·antes sena faol ; pero. a a x v s , y otras . seme- mismo tiempo que aprenden un manejo veloz , conrraerán mil vicios, y
" l·en as m ' ' ·e · d ··
, ¡antes no se pued e dar reo-las
t>'
ciertas por la duerencra.
e concurrencias se harán pendolistas de puro capricho. Con estas restricciones admito el
, que suelen tener." - '1 b 1· dictámen de Ortiz, en cuya letra bastarda advierto un mixto de tres Au-
Puedo asegurarte que habiendo leido los Autores · mas . ce e res de tores. La forma es tomada de Francisco Lucas; algo de la quadratura de
1
Arre de escribir, no he hallado que to9-uen este p_umo , smo Casanova la !erra , de Casanova ; y el manejo liberal en los palos, de M orante ; bien
obra la Encyclo¡Jed1a ·Francesa, y Cárlos Snell; pe- que con mas cordura y mayor atencion á su justo tamaño : GSto se en-
en e1 cap. 6 de Su ' ·· , 1 .
ro muy confusamente, seguq verémos: m se que otr~s s~ 1ayan pw- tiende, en las letras minúsculas , pues en las mayúsculas de Orti;z no hallo
este punto de las distancias hasta la pubhc;¡cwn del Arte cosa panicular. Y aunque D. Francisco Palomares, manifestando el juicio
puesto tratar 1 • L d
de escribir por reglas , y sin rnuestr~s del ~utor anommo. os emas que forma de· las obras publicadas hasta estos tiempos por algunos Pro-
no lo han reflex1onado, segun se adv1erte; smo que. han _obr~do por ca- fesores del Arte de escribir , tacha á Ortiz de hombre novelero , capri-
sualidad. Dicen que seria fácil dar reglas para las d1stanc1as sr todas las choso y entregado á un gusto corrompido : verdaderamente no puedo
'
letras fiueran mau , 6 seme¡'antes
. '· y no obstante . solo
. , se han 1 •
contentado
. p acomodarme á su censura , porque conozco en la obra de Ortiz inteli-
con una prac 1• t'ca
1
que no podrian demostrar , s1 tuvieran teonca.1 1
or esto
b gencia sin afectacion ; y no peor fundada que la que se advierte en la
· · d qr e entre cantos como hasta ahora han dado a uz sus o
me ad m1ro e 1 . 1 • 1ras obra del que Jo censura. Parte de las muestras de Ortiz se ver~n en la
sobre él Arte de escribir, quenendo exceder a las _amenores (y mue 1as lámina 46."
veces no hac1en · do ocr·a cosa . que repetir su doctnna ., y venderla . por D. - JuAN. ¿Quándo quiere Vm. que pasemos al examen del mérito de los
· · ) no le haya ocurrido á alauno el fehz pensam1ento de Am01;es del día? Me parece preciso que V m. se explique con individualidad
•tra b a¡o propiO ' · ' 1 t> l d' · p
· 1 ·
s1nau anzarse e ompletamente , enseñando a los demas
, as JStancJas. ero. sobre sus obt:as , así como se ha explicado sobre las de los pasados.
t> ·era que sea lo que dice Ortiz, no hallandose en el abecedano D. · A:Ns. Entro con repugnancia á tratar de esta materia ; porque es fácil
como qm
ane de la k que consten de
1meas d'!Versas , no
1

mas 1erras qu e S Z , Y P . . que se interprete poco favorablemente mi diccámen , culpándolo quizá de


puedo cornprehender por qué no hemo s de observar l~s dJStancJas propor- apásionado. Mas no obstante por la utilidad que te resnlra de tener una com-
1
cionadas entre las unas ( siendo tan faciles segun Ortzz ) , y no ha ¡ramos pleta enseñanza , diré algo acerca de las obras del Sr. Palomares , cuyas
de estudiar para acomodar las otras tres letras , en las 9-u?les consiSte e~ muestras son las que mas se han celebrado_ en estos tiempos ; pero será
escollo que ha hecho naufragar· aquellos talentos que _qu1Sleron reducrr a en la Ieccion siguiente•
reglas esta materia, de la qua! trataré en me¡or ~casw_n. 1
• . D. JuAN. Me conformo con el gusto de Vm., y le beso las manos.
Por Jo que respecta á las alabanzas q,ue Ortzz cnbma . a FranCisco
Lucas, y á Ignacio Perez: cpnvengo con el gustosamente, s1 es. que solo DIA XVI
se habla de la bella fonnaóon de sus letras bastardas , y no _de su ve~
D. ANSELMO. D. JuAN.
1OCl'dad • Sobr·e los eloaios que da' á Pedro Diaz Morante , d1go que sr
b 1 d . L 1 D. ANsELMo. Bienvenido seas , hijo mio. Sin duda vuelves á reconvenirme
de la sola forma de letra que aprendio e Franczsco ucas , o
se trata , d · 1
concedo ; pero si se pone á la vista su segund? ~neto o , replt~ o que con lo que te prometí en mi leccion antecedente.
dixe tratando de él , á saber : que habiéndose lumtado Mor~nte a la sola D. JuAN. No, Señor ; porque en Vm. encuentro siempre la memoria tan
práctica , 6 al solo man~jo veloz de 1~ pluma, al rasgo y a los enlaces, pronta , como la voluntad de favorecerme. Pero no por eso negaré que
o mas gma que su capncho , puede no obstante dar al- reserv6 V m. para hoy el hablar de las obras de
aunque no tuv d' · ·. 1
guna luz á quien tenga buenos fundamentos, y sepa Jstmguu o que D. FRANCISCO XAVIER DE SANtiAGO PALOMARES.
es digno de aprecio de lo que no merece . esumacwn. Porque los enlaces
y trabados de las JI, y los de las s& de_ M orante, · son muy afectados, , D. ANs. Así es ; y no puedo faltar á tu gusto , ni á mi palabra.
\
é impiden el verdadero giro , y la ~eloodad de la mano_; los palos de D. Francisco Palomares dió al público en el año de r 776 una obra
abaxo son mas largos que lo que p1de la buena proporcwn observada impresa en Madrid con el título : Arte nueva de escribir , inventada por
por los antiguos y modernos ; y los remates de la p :J. g son al m~do _de el insigne Maestro· Pedro Diaz M orante, é ilustrada &c.-; y aunque preten-
los Italianos, sin la gracia con que los hacen estos. En tales observaciO- de imitar á M orante, se aparta mucho de él, no solamente en la dimension
nes me fundo para conceder que la ?bra de Morante puede ser de al; del cuerpo de b letra, sino cambien en su enlace, y en el movimiento de
guna ucilidad á los Maestros ; pero mego que pueda s.e r de provecho a la mano ( veanse las láminas 47." 48., 49.' y 50.'): advirtiéndose que so-
se Ja_

,.
72 REFLEXIONES. RE F LE X 10 N E S. 73
lamente siaue á aquel Autor en el enlace de los palos superiores, y en su ca-. debe execmarla qualquiera con la pu·reza que sus inventores , segun verás
beceado ; ~ que los palos inferiores son mas conos que aquellos, en lo qu~L en ]as láminas La y 2:. a
Morante cuvo la práctica contraria. El mismo Sr. Palomares hace las mi- Pero d Sr. Palomares dice que tomó la forma del Plantino: veamos
núsculas con un encadenamiento posterior afectado , á manera del Autor á como este la tomÓ, y de quien. Plantino quería ( segun infiero ) dar
quien quiere imitar; y en la forma de su letra no se. observan todas las re- gusro á· los Españoles alici01;ados· entónces á la letra esquinada, y á cu-
alas de los Amores .citados arriba, sino solamente el ststema de la pluma la- yas expensas imprimió en Amberes en el año de r 572 la Biblia Poly-
deada. La qualidad de la letra que propone es algo ~esada y demasia~o ancha; glota ·; y compuso Ó hizo componer las matrices de mayor tamaño dé
y así no es basrarda sino redonda _llana , y_ sena ma~ elegante s1 _la. plu- letra esquinada, á manera de pluma ladeada, como se observa en la ora-
ma cuviese·el corre un poco mas sunl ; pues s1endo entonces el movJmienro cion de Arias Montano al Sumo Ponrífice, que ci~ne por epígrafe B¡;-
mas circular, esro es, al modo. del movimiento c¡ue usan los Franceses nedicti Ariae Montani, Legati ad Summum Pontificem, oratio. Tenia el
(como verás en la lámina 3··, fig. III), que usó en su !erra Luis Bar- dicho Plantino las rnarrices de la letra Aldina en su poder, y las usaba;
hedor, Frances, en el año de 163 3 , y que el Sr. Palomares procura corno se prueba por sus impresiones anreriores á la Biblia, y por la ver-
imitar, quedaría mas disimulada su excesiva corpulencia. Digo excesiva, por- .sion del texto Griego de la misma, para lo que se valió de la cal letra
que son las caxas de la letra <¡ue u~a , mas anchas _que las de Aldo , Pa- Aldina , bien que no guarda una exacta iguáldad en su abertura. Por
latino , can celebrado por el docto Mab1llon, Crescz, Lucas , Perez, M o- ·esta razon si el Sr. Palomares se hubiera propuesro por modelo á Aldo,
rante , Casanova y Ortiz; y por lo ~ismo deberían ser en lo_ ~?chas la y no á Plantino ( bien que se desvía de el en realidad en esra letra Grifa,
mirad de lo aleas , para poderse apelhdar bastardas, como las luCieron los y en la Romanilla' y Sepulcral , segun verás en la lámina 53.", fig. 1. a) ,
que acabo _de nombrar. No _omitiré ,decirre que pa~·a lograr el
1
;;r.Pa- por cierto que no hubiera hecho su letra Aldina ó Grifa can -excesivamente
lomares su mtenro de que se stga el metodo de escnb1r que puohco , hu- corpulenta y abierta ; S en el principio y fin de ella no hubiera insi-
biera convenido que adoptase el mas perfecro, observado por los excelen- nuado un enlace de ángulo tan agudo, corno se observará en la lámina
tes Maestros y pendolisras de ~uropa referidos arriba , y que referiré en susodicha, fig. 1 .": manifesrándose cambien poco seguro en las muestras
adelanre. para las marrices; porque adernas de ser de rúucho ancho respecro del
Encuentro cambien en sus muesrras gran desigualdad en las disrancias; aleo , son sus líneas magistrales muy gruesas, por no haber refls:x!onado el
y esto lo conocerás luego que ha y as acabado de saber las reglas que e1~ efecto que produce una rnarriz puesta en uso.
esta materia he de inspirarte. No obstanre ad vierto que D. Francisco Pa- Se ha dicho lo que Plantino hizo con el caracter Aldino ó Grifo,
lomares, en una caraeta ó billete de los que ahora se usan para dexar y lo mismo sucedió con el Romanillo, el qua! imprimió Plantino, ya mas
en las casas de los a~igos m~moria de que Sé los ha visirado , ha_ escri_ro ancho y cargado, ya mas estrecho y conforme, corno se adviene entre
su nombre y apellido correccameme ; y con cal arreglo en las dJstanCJas otros muchos. en el librito que salió de su prensa año de r 57 I con el
y mejor forma , que se dexa conocer quanto . ha apreciado las prevenciones título Humanae salut>is monumenta. Benedicti Ariae Montani &c., y en
que hace el Auror anónimo del moderno Arte de escribir por reglas la prefacion al' Lector que anrecede en nombre de Plantino. El Sr. Palo-
y sin muestras : de lo qua! no queda dud¡¡ ; pues habiéndose hecho la mares ha tornado por modelo para las matrices de la Imprenta de la Bi-
impresion de éste en el año de 81 , el grabado de la rargeta se execmó blioteca Real el primero , resulrando las letras mas pesadas y anchas , y
en fines de 8 3 por Moreno Texada , segun este mismo ha informado. las líneas magistrales mas gruesas que las de Plantino : sin duda por no
Pruébase con cal hecho , lo primero de quanra utilidad es dicho Arte , su- haber considerado ( cop.10 se insinuó arriba) que para dar muestras de las
puesro que aun los Escrirores mas acredirados se valen de él; y lo segundo, matrices es preciso formarlas con líneas magisrrales mas delgadas; porque
la docilidad del Sr. Palomares en enmendar su propia letra en esta targeca, si uno quiere ser· muy diligente en imitar las muesrras, quando en la
que veras ' en 11 ' ' 53·• f
a amma g. iI.' prensa comprime la letra al papel humedo , aunque aquella sea de una
De la letra del Sr. Palomares ya he dicho lo que me parece, y que pue- superficie mediana, estendiéndose siempre la tinta, aumenta el ancho á la
den en · ella to!erarse algunos arbirrios , aunqu"e no bien reflexionados, línea. Por lo mismo debe quirarse á dicha línea magistral algo del grueso
como lo verás en adelante. Pero en la !erra Grifa no debe hacerse lo mis- que tiene en el original ; p'o rque en la Imprenta quando llega esta ope-
mo ; porque siendo muy sencilla , de palos muy cortos , y de cuerpos racion, se le resticuye precisamente la _parte ántes cercenada.- y sale con
muy exactos (pues no se puede apellidar Aldina ni Grifa , faltándole esras su justa ideada proporcion. La dicha lámina te informará de las matrices
calidades), sirve solarneme para ornamento y regla de los buenos pen- del Sr. Palomares.
dolistas que no se exerciran muy de conrinuo en !erra p n detenida~ que Del caracter Redondillo de este Atlcor nada digo , porque no lo he
solo se mira como basa fundamental de la bastarda ; y por lo rn1smo VISto : pero de las letras Romanas tengo el frontispicio de su obra, como
de- . T OM. I. T V~
'

74 REFLEXIONES. RE F LE XI O N E S. 75
veds en la lámina 5 r .'; y si he de decir verdad , no puedo aprobarlo. rijan aquellos defectos que puedan ser perjudiciales , y en que incurra por
Qualquiera ~e figurará qu e el Sr. Palomares imita~-¡~ á los demas Autores errar en los principios del Arte de escribir.
en dar á la primera hoja una muestra de su hab1hdad, para que se for- Pasemos ahora á lo que dice el Sr. Palomares en su obra, ya que
m e concepto favorable de lo que resta que ver despues. Así lo creí yo hemos visco lo que executa en sus muestras. En la pág. 9 de la intro-
cambien ; pero me hallé engañado quando examiné las letras Sepulcrales . duccion dice : , Que florecieron los insignes Maestros Joseph de Casanova,
con que principia : Nueva Arte de escribir &c. Creyendo por la regla "Toma• y Felipe Zabala, hermanos, Francisco de Bargas, Manuel Gar-
o-eneral que allí habría hecho el Autor rodós sus esfuerzos para el arreglo " cia, Moya, Gregario de S an Juan, Vicente Salvador, Juan Aguirre de
~ exktimd , me encontré con que la letr,a no tenia m edida, proporcion, "Mendiola , Pedro Mwíoz de Navarreal, Soto, Moreno , Juan Manuel
ni aquel ayre gracioso de los antiguos : quedando sorprendido de que "Garcia, Joseph Garcia de Moya, Juan Velez de Xerez , Gregario Foutana
persona de luces tan claras haya incurrido en tales defectos , quales de- "Y Lean, Masen Pedraza, 1orge de Larrayoz, Mazando , Bernardo de -
muestra la lámina citada. " Z azpe, Laredonda &c.: que tiene en su poder obras de la mayor parte de
D. J uAN. ¿Pues á mí me parece que las letras que V m. censura, no son tan , estos; y que codos ellos (excepto el famoso Jorge de Larrayoz, que fué
desgraciadas como dice ;· por lo menos quiSiera verlas corregidas para , Discípulo de M orante, y enseñ6 por el Arce trabada) siguiéron el m a-
conocer las razones en que V m. se funda 1 "gisterio de Francisco L ucas, J uan de la Cuesta, Ignacio Perez, Juan
D. ANs. ¿c6mo qui eres por la correccion conocer la fuerza de i:nis razo- , Hurtado, y Joseph de Casanova, formando las letras ·á golpes y pedaci-
nes , si aun no has empezado á hacer una línea 1 Con todo eso, porque " ros para (¡ue los Discípulos percibiesen bien los tres únicos ·trazos · de la
no creas en mí efecto de flaqueza el que es de consideracion, diré algo , pluma: magisterio torpe y pesado ( añade el Sr. Palomares), . qu e al cabo
que podrás comprehender á tiempo mas oportuno, quando te halles lleno , de algunos años solia sacar algunos buenos Escritores del caracter bas-
de otros conocimientos. Es menester para mi intento ocurrir á la Geo- " tardo llano &c." Dexando aparte los referidos Autores, hasta que á su
m etría, tan poco bien admitida de algunos en asunto de formacion de tiempo haga ver que no eran cales como los pinta el Sr. Palomares:
las letras ; y 'tomar las dimensiones de ellas , tanto en su altura, qu anto enhorabuena , replicaré yo ; pero si la enseñanza de los tres trazos
en el grueso de sus líneas magistrales. Y a sé que tienes noticia de la Geo- de la pluma es torpe- y pesada ¡á qué viene alabar tanto el triángu-
metría , y por lo mismo paso á echar las medidas por el grueso de la lo escaleno que da Madariaga por principio de su mérodo l ¿Y por
m ao-istral de la letra del Sr. Palomares. Veo, pues, que teniendo esta qué exalta tanto la fio-ura que señala el dicho Sr. P alomares para los tiem-
de ~hura cinco de las ocho partes que daban los antiguos al grueso pos de la pluma en ~1 quadrado perfecto, fundado sobre una línea ori-
de las magistrales en la letra Romana (aun la m as robusta) , queda sin zontal con las dos diagonales, que es método de los refendos Autores;
aquella hermosura que resulta de la exactitud con que se observan las aunque no compre hen dida dicha- fio-ura - 6 regla, ni seguida perfectamente
medidas; esto -es, de aquella punmalidad con que se da á cierra altura por el mismo Sr. Palomares en el modo que aquellos la propusieron l
el grueso proporcionado y correspondiente. Por esto es indispensable Mas sobre este punto yo hablaré en su lugar. . _
atender ante ro do á este principio, por medio de una figura geometrica En el fol. x1 del pr6logo sienta, " .que no puede subs1s;ll: esta Arte,
hecha en la quadrícula, como en las láminas 5 r .' y 52."; y lo que en , ni mantenerse con explendor, sin que haya un método faCJl y funda-
esta se ve enmendado, puede servir para las restantes let ras de dicho fron- " do en razon que la sostenaa, enseñando á un tiempo á fo rmar las le-
' b . - l b
tispicio , que adolecen dd mismo achaque, segun se nota mas expresamente , tras así sentadas como liberales, sin dexarlas al arbitrio y capnc 10 ue-
en las letras Sepulcrales y Aldinas may úsculas, hechas por el mismo para " no 6 malo de los que escriben." Y clexando así suspenso este particu-
uso de la Real Biblioteca, en el fin de la lámina 6 9.' lar, pasa á dar noticias hist6ricas de las letras mayúscu!as, y _del artificio
No pienses por esto que el Sr. Palomares se ofenderá, aunque sepa de las notas, al elogio de estas, y sus ,inventores , sm COntl~l)ar aquel
mi modo de pensar: lo supongo con la docilidad propia de un hombre asunto de tanto interés. Vuelve en la pag. xxr del m1smo prologo con

ilustrado , de que ha dado prueba en la correccion de su letra para la los auxilios que da el Camarinese 6 Camerino á q~alquiera para aprender
targeta 6 villete que cité ántes, y cambien en la protesta que hace al pronto el caracter Cancilleresco moderno (y lo m1sn?_o -otro qualqmera) ,
fin (fol. IX y x) de su dedicatoria á la Sociedad Bascongada. Pero si aun , teniendo en su guarro , en la parte donde mas frequememem~ se fi;a la
contra mi esperanza se resiente dicho Autor de que yo hay a puesto la , vista una muestra de la forma de letra q•1e le sea . mas agraCiada o ne-
mano en sus obras, responderé que no lo he hecho con el fin de en- " cesaria para que con la cominuacion de mirarla se le imprima en · la
mendarle , sino solamente con el de enseñarte á tÍ: lo qua! no puede , niente ~que! ay re -y forma, lo qua! cambien pens6 del mismo mod~
conseguirse sin tropezar en este inconveniente, que no debe mirarse con , Ignacio Perez." Con efecto no puede ~arse cosa mas favor_able para 1111
tamo miedo; pues ya he expresado qu~ yo mismo celebraré se me cor- idea de dexar en libertad al que se ded1ca al Arte de escnb1r (como d!-
. '
re-
n-
REFLEXIONES. 77
REFLEXIONES. algunas superficiales advertencias para execurarlas, todo muy de paso.
rémos mas adelante) ; pues quando desean estos Autores se use de este El VI: de las reglas generales que deben saber los Discípulos para es-
poderoso auxilio para qualquiera clase de letra, suponen sin puda que es cribir con perfeccion codo género de letra bastarda.
libre y arbitrario el uso de esta 6 aquella. Pero es muy notable. la con- Te confieso, que quando llegue, á este rrarado, apliqué ciertamente
clusion que el Sr. Palomares saca de estos antecede? tes, pues d1ce_ 1' re- roda mi arencion , creyendo encontrarlo doctrinal , instructivo , y qua! lo
" sulra de ellos , que para establecer un caracter nacwnal_ es neces~no que anuncia el epígrafe ; pero se engañáron mis esperanzas, porque solamente
, los Maestros enseñen en todas las Escuelas por unos m1smqs pnnCJpngs, habla de , ortografía , siguiendo hasta la pag. I 24, y concluye con un
, y que los Discípulos vean de continuo u~as. mismas muestras." Qqiere epílocro, Confura la letra que apellida pseudo redonda y pelada ; y ad~
decir el Sr. Palomares en dos p;~labras lo s1gmente: El Camerzno y Perez mire bias extrañas trabazones y rasgos de Morante, citando al Camerino,
aconsejan el examen ocular continuo de las muestras de que mas guste 6 Conreto de Monteregale , Luis Curione, Cresci , Manuel de Andrade de
m:cesire uno que aprende á escribir : luego debe establecerse un caracrer Figueiredo, Profesor Porrugues , . Vand~l-[7elde, Juan Seddon. y She!!ey;
nacional : luego este debe enseñarse por unas mismas reglas generalmeme que como dice el Sr. Palomares, usaron la rrabazon conrmuamente,
en el Reyno. Yo dicro de otro modo : El Camerino, Perez, y el m1smo siendo así que casi codos estos excelentes Autores usaban mucho mas
Sr. Palomares aconsejanb .
el uso de las muestras mas prec1sas, o' gratas a1que de los rascros que de las referidas trabazones; y por eso tienen sus obras
aprende para que las mire de continuo : luego ni el Camerino, ni Pe;ez, ranro ayr~, elegancia y gall~rdia &c.: queriendo el Sr. Palomares persua-
ni el Sr. Palomares se fixan en una sola casta de !erra : luego no obhgan dirnos que habiendo execurado los Discípulos los ·rasgos por algun nempo,.
á la formacion de una sola especie de letra : luego no quieren un caracter los dexen despues porque no son n~cesarios. Confieso, _que no son _ne-
nacional : luecro no son indispensables unos mismos principios en todas las cesarios; pero -son de mucho adorno , henhosura y graCJa en un esc~1to,
Escuelas para bque aprendan lo's Discípulos aquella letra que quieren; pues quando no obscurecen la esencia de· la letra , so~ hechos con magJSte,
tiene cada casta de letra sus accidentes particulares , y para cada una res- rio y liberalidad , y dexan la !erra en la. perfeccwn y buen e~tado que
pectivamente se usan arbit~ios diversos : luego se seguirá el consejo de los debe tener secrun las recrias ; y ademas son los rasgos un medw seguro
tres dichos Autores siempre que se fixen muestras de diversas e~pecies de para mamene~ la mano bagil y Iiberal, manifesrándos: en ellos el verda-
letras , para que cada uno elija la que mas le acomode , y haga á ella su dero magisterio y profesion de la pluma. Este es m1 modo ~e pensar,
vista, mediante su continua observacion; y los Maestros deberán ayudar q uando los rasaos son bien y arregladamente hechos, y no 1mp1den la
esta meditada eleccion de los Discípulos , proporcionando á cada uno la lectura y perfeccion de la letra; pero no. los aprobare' en qmen
b . ,no re?-
1
tmseñanza de los buenos accidentes y arbitrios admitidos por los Maestros ga la, facilidad, de execurarlos , . o los qmera hacer solamente a med1as
hábiles de la letra que se empeñ6 en elegir. ( diaamoslo as1 ) , qua! se adv1erte en el adorno de las muestras de
Pero prescindiendo ahora· de estas conseqüencias , que en tanto las D. Torquato Torio de la Riva que lo copi6 del Sr. Palomares, como verás
he deducido en quanro las considero conducentes para la idea que sigo en la lámina 87: Si éste se contenta con usarlos así, sea enhorabuena,
en tu enseñanza: veamos que medios sugiere el Sr. Palomares para formar yo no lo disputaré; per<D que quiera que los demas no los usen, quan?o
esta letra nacional que desea, y manifiesta en sus muestras. no traen impedimento ni perjuicio á la buena letra, no lo aprobaré ]3-
La introduccion que consiste en quarenra páginas, trata solamente de mas : particularmente habiéndome citado en su favor á Vandel-Velde,
los Autores Españoles, y algunos Exrrangeros hasta nuestros tiempos, con Seddon y She!!ey, los quales juntamente' con su alabado Morante, Pz-
expresion del consejo de M orante para escribir la !erra trabada ; esto es, sani, rod 9 s los Franceses é Ingleses, y orr~s v~rda?~ros pend?hsras los
el copiar sus muestras. La obra se divide en seis parágrafos. El I : trata usáron, y pueden servir de mayor apoyo ~ m1 opmwn que a la su y;.
de la calidad de las plumas , y verdadero modo de cortarlas ; en lo que Dicro
,,
pues , que el Sr. Palomares
.
no 1qmere que entre la .Geomernal
sicrue las reglas del Vicentino, Palatino é !ciar. en el Arre de escribir , y adm1re los fundamentos d~ Jl!adarzaga en e
b El II : del modo de tomar la pluma ladeada, su manejo , y efectos rriánaulo y realas de quanridad, que son reglas geomerncas : como se ve
que causa; en lo que adopta el método de Palatino, !ciar y Madariaga. en los" trazos
'
de b la plmna, y formacwn
·
de la 1erra que da el d.1c l10 Sr. P a-
El III: del nervio del Arre de Mormite, y de los trazos de la pluma. lomares para la pluma ladeada en un quadrado p_erfecto, fur~da,do sob_re una
El IV: del método de imiracion, copiando, recopiando y volviendo orizonral con dos diagonales, sobre cuya solidez hablare a su uempo.
mil veces á copiar las muestras de M orante; esto es, las suyas, hasta ad- Aconseja con el Camerino y Perez el u,so de unas. muestras ~e vanas
quirir la práctica. !erras fi¡¡as en la pared para acoscum~rar a ella~ la ;1sra , y elega· la q~e
El V: de las reglas generales para los que enseñan á escribir ,por aquel n1 as aarade · y al mismo tiempo_ qmere esclav1zar a todos en su prop1o
admirable Arre. Habla de los cisqueros 6 pautillas; y de algunas reglas gusro,bredu~iendolos á que (orme?i la ; ~9la letra, que llama nacional, en
de M orante para soltar la mano, mediante la rrabazon de las letras, con ToM. 1. · '· v per-
al-
REFLEXIONES. REFLEXIONES. 79
perjtucw del sobresaliente genio que tienen acreditado en todos tiempos persona que 110 ·sigue el camino de la pluma, que él indica &c. abándona
y lugares los Vizcaínos, para quienes escribe : los quales harían unos pro- el verdadero camino del Arte de escribir. Porque si esto fuese cierto,
gresos dignos de admiracion , si no se les obligase á copiar una y mil nmgun Ingles , Frances é Italiano posterior á Cresci qu e moder6 dicho
veces, ámes bien se les dexase á su arbitrio con la moderacion y reglas método, como hemos ya visto; ni los Autores que han escrito eón ex-
fundamentales. Quiere que los Discípulos tengan rasgos liberales; y sien- celencia te6rica y pdcticamente, sin atencion á tal Arte (esto es al la-
do así, que aspira á que todo se execute por imitacion, propone mues- deo bien propuesto), hubieran s~~ido las reglas para escribir bien ; y
tras que nada tienen Je liberales. Finalmente ha dado al público el Sr. como Yernos por el contrano bell!Slmas producciOnes , por esto ni es cier-
Palomares una obra llena de noticias de Autores , de sentenqas respeta- ta, ni segura, ni necesaria," ni convincente su proposicion.
bles &c. , pero escasa -de las precisas para enseñar á escribir. D. JuAN. Permítaseme que diga, que hablando Vm. con tanta generalidad
Ten esto presente , y dexemos lo demas para otras lecciones. no quedo totalmenre convencido de su doctrina. Tendría sumo gusto en.
D. JuAN. Si Señor; porque ya es razon que Vm. no se fatigue mas en que expusiese Vm. la razon con mas claridad, probándola.
ésca. D. ANs. Si las reglas que el Sr. Palomares da, recayesen sobre alauna de las
cosas arbitrarias del Arte , lo dexaria al silencio ; pero como dicha fiaura
DIA XVII. puesta de aquella manera en la definicion se establece por basa ftr~da­
mental , en la qua! debemos precisamente tener siempre la mira ( como
D. ANSELMO. D. J U.AN.
él dice), no solo para cada caracter llano y cursivo , sino ' cambien
D. JuAN. (Ha descansado Vm. ya, Sr. D. An se lmo~ para qitalquiera otro, sea de la suerte que fuese : sobre eL supuesto de
D. ANSELMO. N ada que sea contribuir á' tu beneficio y enseñanza, -en quanto que lo niegan tantos excelentes Escritores de Europa que pusiéron en
yo alcance, puede darme cansancio. Supongo yo que tÚ n0 habrás de- execucion con conocimiento sus escritos , y como lo observii"emos en ,
xado de apuntar y repasar la leccion última. adelante ; no conviniendo ellos, no convengo tampoco yo. Admitamos
D. J uAN. No Señor: porque me ha sido de mucha satisfaccion lo que Vm. no obstante el arbitrio del ladeo de la pluma, examinemos la reglá fun~
refiri6 sobre el Arte del Sr. Palomares. Pero habiendo cambien leido al- damental que da para ella el Sr. Pa[omares , y veamos el origen de mi
gunas cosas sobre el ladeo y tiempos de la pluma, que indican en SL!S dictámen en contrario.
escritos el Vicentino, Tallente, Palatino , Madariaga, Cuesta, ·Diego Bue- Vuelvo á decirte, qüe si el citado Sr. Palomares hubiese dado su re-
no , y otros : pregunto yo , (tienen 6 no razon en darnos esta regla 1 gla suelta y bien med icada , como lámina 54." , _fig. vm , rx y x ; no
D. ANs. Yo te satisfare. D. Francisco Xavier de Palomares nos da la suya en universal, sino solamente para todo caracter llano _y cursivo (esto es,
una figura quadrilátera perfecta, fundada sobre una línea orizontal, en cuyo indinado); y no _fundada sobre la orizontal AA, fig. v11, que es lí-
quadrado ha tirado de sus ángulos opuestos dos líneas diag011ales , descri- 'nea constante: hubiera podido ser Útil dicha regla, ent6nces movible,
biendo en la una el mayor grueso , y en la otra el mayor delgado que para formar wda casta de caracter cursivo, como él asegura. Pero ha-
da de sí la pluma, como -manifiesta la lámina 36.', fig. 3.' de su obra biendo el Sr. Palomares formado su regla dentro de una figura cons-
(que para nosotros es lámina 54." , flg. vn); diciendo ·en ella su Amor: tante, como es el quadrado perfecto fundado sobre una orizontal.A A;
La pluma del que escribe, ha de mirar siempre al camino ó viage que lleva .no puede servir (si· quiere hacer la letra con magisterio y limpieza), sino
este trazo mas grueso ; y el que se desvía de este norte en qualquier gé- para el -caracter inclinado 2 2 grados , que hace con pluma ladeada. _
nero de letra , abandona el verdadero camino del Arte de escribir. La razon es esta : Para encontrar el perfecto ladeo de la pluma adap-
Sobre este punto es de saber, que quando fixáron los primeros Maestros tada á la inclinacion propuesta de la letra, conforme al uso del dia en
el método de la pluma ladeada, siempre· firme entre los dedos, que forma España , es menester encontrar primeramente la línea de encadenamiento,
por ·su mismo accidente el claro f obscuro natural, mediante su corte, hi- en la qua! , 6 en la de union , que es lo mismo , debe encontrarse si-
ciéron rellexlon sobre los tiempos de ella, 6 en tres líneas suel tas , lámina tuada la pluma en perfecto perfil. Se repite en obsequio de la ¡:laridad: la
5 4;• , fig. vm, 6 en triángulo movible, fig. IX, 6 en ángulos unidos , que ' línea de encadenamiento , 6 la de union , puesta perfectamente de perfil,
ellos mismos dan, fig. x; pero de intento no los fixan sobre .una línea cons. no solo pertenece al imperceptible encadenamiento de una letra con otra,
tanre 6 figura no movible, como lo es el quadrado perfecto aabb, fun- sino cambien á las líneas que une el cuerpo de la letra en sus vueltas su-
dado sobr~ la orizontal A A, qu~l es el de la fig. va. Esta es la razon porque periores /; inferiores , la qua! línea en uha y otra operacion debe ser
es convemen-te para el diCho metodo la regla que nos dan los pnmeros, smilísima ; y en esta línea de perfil, de encadenamiento , 6 de union debe
pero no á mi parecer aquella que insinúa el citado Sr. Palomares ; ni consistir el verdadero norte para establecer la quantidad del ladeo , para
tampoco es bien medicada la proposicion que establece : esto es , que la uso de una pluma simada constantemente inmobil entre los dedos. Esta-
per- ble-


'

So REFLEXIONES. REFLEXIONES. 8r
blecida , pues , la línea de encadenamiento , de union 6 de perfil a a de su n~turaleza en línea orizontal, que aquí no sirve para línea de en-
fig. XI , y tirada en su extremo inferior otra de inclinacion contraria, cadenami e~1tC~ (porque esta letra no la tiene), sino para línea de union,
que Palatiuo llama trazo testa , y yo traduxe trazo de cabeza (cuyas y para pnnCipws y finales de las magistrales.
dos tangentes en sus extremos forman el ángulo recto a o b ) : siempre Por lo qu~ pertenece, pues,_ á la formacion y accidentes de nuestros
la naturaleza de la pluma cortada al modo de España hará que se en- caracteres cursivos; esto es, Aldmo, Redondo, Bastardo y Cancilleresco
cuentre en siruacion de dar la línea mas gruesa que puede dar de sí, co- hechos con pluma ladeada , me manten.go en lo dicho, medi 3 nre las ra-
mo bb, fig. XI. . zones que te he insinuado; esto es, que ninauno te lo enseñará mas
Doy la razon : Formando el extremo de la plumá , mediante su di- te6rica y practicamente, que la línea de encade~1amiemo de un ion 6 de
cho corte , la línea recta en perfil b ~ , que por ser paralela á la a a es f
perfil : la qua! formarás á parte sobre un papel , unida la línea maais-
una misma cosa: las dos líneas b e , a a, segun la definicion Geométrica, tr~l , que ~s la del caído de la letra. Y quando la línea de encade~a- ·
son una sola extension de puntos consecutivos ; y quando la pluma tira ~1Iento esta en p;rfecto perfil, lo est_ará tambien la ,de union, que es
alguna de estas a a , 6 be , viene á ser una línea imperceptible de lati- siempre paralela a esta de encadenamiento; y te clara el justo ladeo de
tud , 6 una sola extension de longitud sin latitud. la pluma, segun el grado de caído que te hayas propuesto.
Pero quando tira la pluma el trazo de cabeza b b c.ontrario á la lí- . , Tanto, p~es, por las reglas de las, líneas suel_tas, quanto por las del
nea de perfil b e, 6 sea a a, formando ámbas líneas tangentes en sus tnangulo rectangulo, por las de los angulas umdos, y finalmente por
extremos el ángulo recto a o b: la línea b o, no solamente produce la la regla del quadrado, hemos venido en conocimiento de que siempre
longitud, sino cambien toda la latitud del fin del corte de la pluma; y desde el traz~ de ca?eza á la línea de inclinacion y magistral de la letra,
ademas la abertura namral de sus puntos, que es la quantidad del ver- ~ebe ~oncurnr un angula de 67 grados·; y desde esta línea magistral,
· a la !mea de perfil , de encadenamiento y de union debe concurrir un
dadero trazo de cabeza b b. De esto se deduce que , conforme la regla ' ,
propuesta por el Sr. Palomares, se encuentra perfectamente la pluma en angula de 23 grados,' . que forman en todo el ánaulo
b
recto , seaun
b
de-
disposicio? de escribir solamente el caracter cursivo , cuya línea de enca- muestran en l a lamma 54.' las fig. vm, IX, x, XI, ~n y xm.
denamiento , de union y de perfil a a tiene de inclinacion desde la línea Pero se ha de considerar , que el quadrado no debe fundarse sobre
á plomo x x 45 grados; y cuyo mayor grueso 6 trazo de cabeza bb, una línea constante, como es siempre la línea orizomal AA, sino mas 6
que forma con la dicha línea de perfil un ánaulo recto, tiene otros 45 ménos inclinado , . 6 nada inclinado,- conforn:e las fig. X!V, xv y XVI; esto
grados, contando desde la línea á plomo x x. b En tal caso es la línea ma- es, conforme la mclmacwn de la letra cursiVa, para la qua! es necesario
&istra~ ce la inclin~ci?n de 22 grados, y se halla la pluma en la perfecta ladear la pluma mas 6 ménos.
Situacwn para escnbir la sola letra ' ladeada de los 2 2. grados, como en Vamos ahora á calcular · si la regla, aunque errada , que da el Sr.
la fig. XI de la misma lámina 54.' Palomares en el quadrado perfecto con sus diagonales en la lámina 3 6.•
Si el carac:er es d~ letra llana de la incl!nacion de 8 grados ( fig. xn) ae su obra, confronta con la regla dada en sus líneas sueltas en la lámi-
por cuyo monvo, y a fin de que queden Imperceptibles los finales 6 lí- na 3 8.' de aquella, que es para nosotros la lámina 27.'; y veremos que
neas de encadenamiento y de union, es necesario ladear mas la pluma: desde el trazo de cabeza hasta la' línea de inclinacion, 6 magistral, con-
em6nces la línea d~ perfil, de union y de encadenamiento a a, no queda curre un ángulo de 41 grados; y que desde la línea magistral á la de
ya desde la línea a plomo x x á los 4 5 grados como arriba , sino á los perfil, de encadenamiento y de linion concurre un ángulo de 2.7 grados,
3 r ; y la del mayor grueso 6 trazo de cabeza, con la qual forma es- que forman en todo, no el ángulo recto conforme da dicho Sr. Palo-
ta su ángulo recto, no queda ya inclinada con la línea á plomo x x mm'es en la pr.imera regla de su quadrado, sino un ángulo agudo de 6g
al lado opuesto los 45 grados, como la de la figura antecedente, sino grados: por lo que faltan 22 de estos para completar los 90. Con que
59 grados· bb; y la pluma se halla ent6nces en la mano bien situada es una asercion falsa ; y por la prueba, fig. xvn de la lámina 54·', com-
para escribir idénticamente la letra llana de la inclinacion 6 caido de 8 prehenderás la fuerza de la razon.
grados. D. JuAN. Dígame Vm. Sr. D. Anselmo ¿ha sido "el Sr. Palomares el ver-
, Pero si es e,l c~racter Romanillo, queriéndole hacer con perfeccion, en- dadero inventor de la regla del quadrado perfecto estable sobre la ori-
tonces no esta 111 puede estar la pluma ladeada; ni la nat maleza de este zontall
·caracter permite que tenga inclinacion 6 caido, sino qüe debe el corte D. ANs. No por cierto: lo tom6 de !ciar , que no contento con la sola y fá.
de la pluma estar situado orizontalmeme entre los dedos. La línea ma- cil regla dada por Palatino , enseñ6 cambien el quac\rado 6 dado, como
gistr~l e e, fig. xm, es una línea á plomo , y es la mas gruesa que da él dice', sin espec ular mas; sentando el mismo !ciar la proposicion y de-
de st la pluma; esto es, el trazo de cabeza; y la de perfil a a queda finicion : el que se desvía de aqui , ·sepa que va fuera del verdadero
ToM. 1. X ca-
de
REFLEXIONES. REFLEXIONES. 83
camino de esta loable Arte. El Sr. Palomares lo tom6 tota)rnente de-Iciar, de. dicha Socie~ad ; y tengo presen_tes las reflexiones que el · sabio Autór
sin considerar que en el tiempo de este Escritor es~aba la pr~fesion de ( dign? de el?i?JO por la mucha fanga que tuvo para unir tan diversas y
la pluma en su niñez 6 infancia: y el mismo Palatzno, de_ qwen -apren- exquiSitas noncias) hace con monvo de meditar una Pol ygrafía Española.
di6 [ciar el Arte de escribir y sus preceptos, refm6 el dicho ladeo de N o dudo que la SoCJedad, tan propensa al beneficio del Público dé al-
pluma en su última impresion, que di6 á la luz en el año de I 566, por gun dia á luz _est~ escrito, par~ desengaño de aquellos que no' tienen
la censura de Cresci ; esto es , 16 años despues que habia publJcado la fuerzas proporcwnadas y necesanas á efecto de producir una obra de esta
suya su Discípulo lciar , como hemos ob~_erv~do quando l;ablamos de .naturaleza ; y para _que sirva al mismo tiempo á ·quien se encuentre do-
Cresci. Y o con todo eso no entro en la quesnon de st es o no bueno ·tado, de las preroganvas que se buscan para el desempeño de un asunto
y loable e]. meroclo de b pluma ladeada ; porque soy de parecer que ro- ·tan ~rduo: E\ ~r. Palomar;es , que tendrá ocasion y facilidad de ver la
dos los métodos son buenos, quando son bien meditados_ y dem~srrados: .refenda Disen;cJon , podra sacar de ella muchas luces , que ayudadas de
Y así dicro , que la recria producida por [ciar no fue bien perobtda 111 las que reobw de l o~ limos. Sres. D. Fr~ncisco Bayer , y Obispo de As-
e.,plicada , y que tamp~co la ha entendido bien el Sr. Palomares. Con-
0
t~rga, y del P. Jesuita Terreros, podran proporcionarle mejor que á
cluyo finalmente con que la regla del quadrado propuesto sobre la ori- mngun otro la glona de hacer un servicio tan señalado al Estado. Dios
zontal , la línea suelta de la lámina 2 7 .' , y la defimoon de dJC!10 qua-
. '
q~iera, q~1e ast como se encuentra con los referidos medios para esto,
drado parecen falsas; y aunque · es la única regla qiJe da el Sr. Palomares ast pueda tlustrar la obscundad en que sobre esta materia se halla la Es-
en su Arte , es menester confesar que no es suya. ·paña (cm~ o para los Ita_li~nos la I~alia) por las muchas naciones que se
D. JuAN. Si Vm. gusta dexaremos aquí la leccion de hoy; pues por Io mis- .h~n sucedido en su dommw, causandoles entre otros estragos la imposi-
mo que es importante , 9uisiera no . se me borrase d.e la memona nada bhdad de dar una Polygrafía ., y Paleografía completas.
de lo que Vm. se ha servtdo de exphcarme. Con todo eso, no comprehendo .c omo puede el estudio abstruso de
D. ANs. Me parece muy bien. Dex~moslo , pues , y vete á casa á hacer la Po,lygrafía y Paleografía unirs~ con e_l Arce de eso:ibir, por la fundada
.
tus apuntacwnes. .reflexwn que hago de · que la pnmera mve para la formacion de las le-
D. JuAN. Lo executare con exactitud. tras antiguas , y la segunda para leerlas, prescindiendo de que estas estén
bien 6 mal hechas ; y por otro lado todo el Arte de escribir se diricre á la
DIA XVIII. exec'ucion de nuestras letras Italianas á que estamos acostumbrados~ para
las quales absolutamente no sirve el esmdio de las antiguas Polygrafías
D. ANSELMO. D. JuAN.
y Paleografías Españolas. Pero supongamos que sirviese para algo tal es-
D. JuAN. El deseo de saber me ha hecho madrugar hoy ; porque tengo tudio, deberíamos no obstante s<;guir otro camino, y tener presente otra
una duda sobre la explicacion que ayer hizo V m. , y es regular que hoy Polygrafía, si miramos su principio y_ progreso. Me explicare. Es preciso
. . admitir la regla de Luis ·de Henricis., l1amad9 vulgarmente el Vicentino,
se necesire mas nempo.
D. ANsELMo. Estoy desoeupado, y puedes proponer tus dudas. Pues qué y de Tal/ente, Esros dos Venecianos dieron regla para formar la letra (

¿no te convencieron mis razones ? cursiva que invent6 el Romano Aldo, anterior á ellos 26 años, y fLJé-
D. JuAN. No puedo negar haber quedado satisfecho con la explicacion que ron los primeros que nos prescribieron reglas por escrito. A estos se si-
he oido á V m. estos di as ;· pero se me ha venido á la memoria una Di- gui6 Juan Bautista Palatino, igualmente Romano, que di6 casi las mis-
sertacion que leí hace poco tiempo , presentada á la ilustre Junta de. la mas reglas del Vicentino y Tallente, y cuya letra se Ilam6 Cancilleresca.
Sociedad Bascongada por una persona elevada por su nacimiento y lite- Juan de [ciar, que fue el primer Amor Español, tom6 estas reglas, y
ratura , recomendando en ella el estudio de la Polygrafía Española ; é in- tras el todos los demas Amores de la misma nacion; y rambien todas
sinuando lo muy conveniente que será que en rodas las Escuelas se enseñe las demas naciones de Europa, como se ha insinuado en esta obra. Vea-
uniformemente una sola forma de letra ; y con efecto aprob6 la Socie- mos ahora que Maestros tuvieron estos Italianos. Sacaremos la noticia del
dad el pensamiento, pues que de su 6rden , y con arreglo al plan pro- sabio Mabillon. Este no hace mencion de · Aldo , ni de uno de los dos
puesto trabaj6 sus muestras el Sr. Palomares.. Encuentro , pues, que esta referidos Venecianos que precedieron á Palatino ; pero ya dixe bastante de
Sociedad, compuesta de personas de la mayor insrruccion, tuvo por bien ellos en el principio. En el tratado, pues, que dicho Mabillon escribi6 de
meditada la proposicion hecha por el Autor de la Diserracion ; y esta cir- variis Script. veter. lib. 1, c. 11, §. 2, que para que re instruyas, pon-
cunstancia me obliga á desear el juicio que Vm. forma sobre las razones go en lengua vulgar, dice de este modo. "Entre todos los géneros de
que en ella se alegan. , escritura antecedentes, tan solo son de nuestr? prop6sito los quan·o pri-
D. ANs. Yo cambien be leido esa Disertacion , cuyo original esta' en poder , meros; esto es, el Roma¡1c:>' amiguo, el G6tico, el Longobardo y el
de , Sa-

'

84- REFLEXIONES. REFLEXIONES.


, Saxon. El Romano floreci6 entre los Romanos en los siglos de .oro ; y grafla Española que tantas utilidades ha de traer á la Nacion, segun msi-
, se mantuvo en su vigor hasta el V, en que por haber los Godos sujeta- núa el Sr. Palomares, no solamente ha de servir de bien poco para el
" do la Italia á su dominacion, corrompieron algo las letras Romanas con Arre de escribir (supuesto que la Europa ha abrazado y establecido la
, las suyas G6ticas. Despues en el siglo VI , habiéndose derramado por la forma de la len·a Italiana , como se ve en las impresiones ; esto es ., la
, Italia los Lonaobardos, se hizo comun á todos el uso del caras ter Lon- antigua redonda , Aldina , Grifa 6 cursiva), sino que cambien seria sufi-
'' gobardo. El Romano, así corrompido, sirvi6 algun tiempo pa:·~ copiar ciente materia para una irremediable confusion , y para un mas prolixo
,libros, esto es, hasta el siglo VIII; pues postenormente se sirvieron tan y enredoso estudio de ulteriores Polygrafías y Paleografías. D igo cambien
, solo de aquel caracter para formar los frontispicios de libros, á ex- que lo mismo que de las Paleografías y Polygrafías Españolas, resultacia
"cepcion de algunos que se copiaban ad pompan~ por gusto -de_ los Se- de las Italianas , exceptuando la letra _Sepulcral, desde el siglo de Augusto
" ñores de baerarqqía. De este modo, pues, floreCI6 entre los Irahanos el hasta Adriano, la qua! debe ser la norma de todas las mayúsculas que
, caracter Longobardo hasta el siglo XII. Dd 1
es e entonces aca1 se f ue' poco usamos. Y por lo que toca á las minrtscúlas, es preciso recurrir al princi-
• , á poco reduciendo á la forma mas hermosa, en la que actualm~me se pio del siglo XVI; esto es, á Aldo, Vicentino , Tatlente y Palatino,
, halla la letra Romana mas moderna. Esto sucedi6 entre los Italianos." conforme explique al principio de mis reflexiones; una vez que no sa-
Y en el §. 1 de~ mismo libro y capítulo, dice así el mismo Mabi- bemos fixamente quales fuéron las minrtsculas antiguas , pues las que te-
Ilon : , Suelen contarse quatro especies de escrituras, la Roman~ antigua, nemos en el supuesto testamento de Julio. Cesar, fuéron reprobadas como
, la G6tica la Analo-Saxona y la Lonaobarda. Pero esta diVISion no es que no son de aquella era, sino del tiempo del Emperador J ustiniano.
d .
, adequada ,> no pudiendo
" b .
referirs~ todas las especies e e_scnturas a' 1as Es preciso recurrir cambien á las letd.s Longobarda y Saxona, las qua-
, que nos han quedado en los libros y monume_ntos antig~os. El Ro, les tres podrás observar en la coleccion de Beringio, en la segunda tabla
, mano Juan Bautista Palatino pr:ocur6 produ_cir en ·el siglo pasado alf.1berica; y una de ellas que es la Saxona la pongo yo en la lámina 8 8.'
, las varias formas de letras ; esto es , la Cancilleresca Romana, y del tabla 2, fig. I.', que casi es lo mismo que la Longobarda. Las referidas
, mismo modo la mercantil Romana, la Florentina y otras , la escritura letras como son toscas, no sirven mas que para ver la forma que tenia
, de las Bulas Apost6licas, la letra Napolitana, la roñosa • incisa ( que ent6nces la letra minúscula, y pueden ilustrar muy poco á un Maestro
;, llaman ) , la de Notarios , la Francesa , la Española , la Flamenca , la de escribir; y por lo mismo de poco 6 casi nada podrá tampoco servir-
, Teut6nica 6 Tudesca , y otras casi arbitrarias. Un Veneciano prócur6 nos la Paleografía; y Polygrafía Italiana para nuestro asunto .: solamente
, al mismo tiempo producir otras semejantes. Pero casi todos estos gé- podrá ser de instruccion á un hombre dedicado al estudio. de las bellas
" neros de escritura son de tiempos mas modernos , y no de los mas letras, y en la necesidad que tenemos de leer letras antiguas; pqes qual-
, amiauos , que son los que queremos indagar." Srruvio en la Disena- quiera mediano dibuxante es capáz de escribirlas y copiarlas, si se aplica
cion de Criteriis manuscriptorum , §. 8, confirma lo mismo que dice Ma~ á ello algun tiempo con paciencia.
billon. Pero volviendo al asunto, como se reduce á poco lo que trata el
Palatino, pues , di6 al prtblico las mismas letras que habían dado Sr. Floranes de la enseñanza c1ue es el objeto de tu aplicacion : te lo leeré
.\mes los dos referidos Venecianos el Vicentino y Tal/ente, las quales ha- ahora , pues tengo á mano una copia, e iré diciendo lo que me ocurra
biendo lleaado en España á manos de !ciar, tom6 éste las reglas que sobre sus mismas palabras; porque por lo mismo que se manifiesta tan•
:insinuáron "los sobredichos para la Cancilleresca , y particularmente las zeloso del bien comun , no desaprobará que yo proponga mi dictámen.
que di6 Palatino ; y estas son las que siguieron todos los demas Autores La parte de la Disertacion, que hace á nuestro asunto es esta.
Españoles sucesores de !ciar hasta el dia de hoy : habiéndose enmendado
aquí en España (en tiempo, y por la enseñanza de Francisco Lucas ) en Disertacion remitida á la ilustre Junta de la Real Sociedad Vascongada
los ángulos de las letras, con la graciosa redondez que las invent6 A !do. por D. Rafael Floranes, Robles y Encinas, Sr. de Taberneros,
Los Italianos con la enseñanza de Juan Francisco Cresci se moderáron residente en la Ciudad de Vitoria.
no solo en los ángulos de la letra , sino cambien en el ladeo de la plu-
ma. Los Franceses siguieron las mismas huellas de los Italianos, en la que ARTÍCULO PRIMERO,
ellos llaman bastarda Italiana. Los Ingleses tomáron de los Italiano6 los
fundamentos , y de los Franceses alguna cosa , como observaremos en Que todas las Escuelas se deben reducir á una sola forma de letra.
oportuno lugar. Por lo que es cosa clara que la Paleografía· y Poly-
gra- , Uno de los principales designios de nuestro Monarca, en la institu-
* Así llama Mabillon á la letra hecha con la pluma trémula. l' cion y ereccion de esta Real Sociedad, fue · lograr proreccion á las letras
· ToM. r. y nru
86 REFLEXIONES. REFLEXIONES.
, en el dimito de estas Provincias. Con sábia y zelosfsima fndole previó "con arreglo á ella escribiese mejor , serian premiados. "
, S. M. que una vez entregadas á la vigilancia de ,ramos p~mcros, quan- "Verdad .es, que hasta ahora no está decidido, si será mas Útil to-
" ros organizan este ilu~rre ·Cuerpo , no podran mea_os de rr en _aumento. " !erar la variedad de forrüas como hasta aquí, ó reducirlas todas á una.
, y es as( cierto, que a la sombra de tan largo. numero de ProtectOies, "Por una y otra parte se pueden ofrecer argumentos muy poderosos. Por
, animados todos de espfritu patriótico, no hab~a por donde desconfiar "la tolerancia de la diversidad se puede alegar lo primero , la imposibi-
, de unos grandes progresos en esta. Hnea. La mrsma Socredad parecevco- " hdad de que todos se. reduzca~ a un solo merado. Lo segundo_, que
" pió la importancia de este pensamrento _en los p:a~es de aqu;l augu~to " una vez admmda la drscrepancra ( como de hecho es preciso permitirla
, ánimo. Pues puesta de acuerdo con can rlusn·e maxnna, muy a los pnn- "en .los que aprenden fuera de las Escuelas), siempre conviene corra para
" cipios empezó á tirar sus Hneas hácia el p_ropio objeto. En _sus Estat~tos "con todos. Lo tercero, que de no ser asf, familiarizadas por mucho
, ofreció contribuir igualmente con sus oficros , qt:e con sus mfluxos, a la . "tiempo las gentes en una sola forma, únicamente se harán á leer las es-
, perfeccion de las pri~eras letras. Con .el beneficw por t~na ~arte de la " criruras dispuestas en ella? y con mucho perjuicio irán perdiendo la inte-
., insrruccion y el incentivo del prémro por otra , penso a.vrvar como , ligencia de todas las otras que estéh en letra diversa. Pero con la misma
, de un desr~ayo las Escuelas pár~ias, hasta e?tónces adormecidas en n? "facilidad puede responderse á favor de la reduccion de las escriruras á un
, sé qué inaccion. Y en efecto drficrlmente podnan bal~arse medws mas rdo- "solo modelo: lo primero, la mayor perfeccion de la letra, que sin duda
" neos de afianzar las ventajas que se anhelaban : . srendo consta? e~ que ·" se lograría por este medio; esto es, por la eleccion de la mejor forma,
, la buena enseñanza en los Maestros, y la aplrcacwn de los Drscrpulos "y la existencia de todos en ella, á que era consiguiente un ventajoso
, hacen prodiaios de naturaleza. Así venia bien la instruccion respecto á "adelantamiento; porque quando todos cooperan á un mismo empeño,
, la primera, y las caricias del interes para g_rangear e~ l?s ~iños la_;e-
0
, se unen las .ideas sutiles de muchos , y de resultas aparecen juntos rpdos
" gunda. La Sociedad anualmente ha drstnbmdo un, premro a los mnos "lbs primores : lo segundo , las palpables utilidades que se seauirian
0
de
, que presenráron las m~jores plan~s; y aun otro ~ sus Maese: os, para " que conviniesemos todos en un mismo gusto de escritura, ó á lo mé-
, que alentados de este rnteres cammen cmdadosos a la perfeccron y es- • " nos el mayor número; pues de ahi resultaría entendernos por escrito
" mero de la letra. Mas no se les ha dado insrruccion fixa á que arre- "con mas facilidad , y sin la molestia de andar interpretando como abo-
" olen la forma de escribir , siendo este oficio inseparable absolutamente " ra, no ya solo la algaravía, sino los pensamientos de las plumas desali-
, de la idea de la Sociedad , que en defecto va expuesta á contribuir per- " ñadas: lo tercero, el alivio de nuestros venideros, porque cortando no-
" pemamente con los premios, acaso sin justo mérito de estos pendolis- " sotros ahora el hilo de la variedad , tendrían ménos diversas formas en
" tas : los quales sin insrruccion fixa , que los reduzca á cierra y derermi- "que imponerse para entender nuestras escrituras, y las mas anriouas de
/1 . b
>J 1os antecesores: u nmamenre , en quanto estaba de nuestra parte, procu-
" nada forma de letra, llevarán adelante mala ó buena aquella en que es·
, tén educados, adoptada en sus principios, Ó por una mera casualidad " rabamos que la variedad fuese á ménos, y á ménos cambien las dificul-
, del pulso , ó á impulsos de la autoridad de sus propios Maestros; y so- , tades. D e lo contrario , unidas las varias ·formas de nuestro tiempo á
" bre esa irán haciendo los niños todos los progresos 1 sin .cuidar del pri- "las que ya concurren de atrás, armarán todas juntas la confusion mas
"horrible. La posteridad tendrá que sacarse los ojos para descifrar estos
" mor de la idea. "
, Así será verosímil, que aun con mala forma haya siempre motivos , laberintos, ó alquilar á mucha costa interlocutores que se los expongan.
, al prémio, en los términos en que le estima esta Real Sociedad; porque "La juventud se aterrará á la frente· de una carga casi insoportable á la
, siendo fácil aun por este camino, que algun niño se aventaje á los otros, "ternura de sus hombros y de sus pocos años; mirará como intermina-
, este sin reflexlon á otro mérito que al de la ventaja que logra sobre " ble la carrera de las primeras letras; y cayendo -esta en el concepto
, sus wmpañeros, acudirá por el prémio, y la Sociedad se le ·decretará; "de muy penosa, por fin los niños fastidiados de -su prolongacion la
, no obstante, que la forma en que insiste, no sea digna de él. En una "desampararán muy á los principios."
, palabra; entre muchos que escriban mal, es posible se enc uentre alguno , La mayor fuerza de estas razones desde luego nos hace preferible
, que, aun no escribiendo bien, escriba mejor que sus condisdpulos. Y en , la maxlma de la uniformidad de la escritura, á la que apoya su varie-
, este caso no puede negársele el prémio en el método que hasta ahora " dad. Pero en estas Provincias se admitiría mas oportunamente , y con
, Ileva la Sociedad. Mas no babia de ser así. La ,Sociedad debía apropiar , mayor fruto_; si ántes se hiciese general para España. Entón,ces prescripta
, á los Maestros una pauta fixa , 6 un modelo determinado de letra ex- , por el Gobierno una sola forma para todas las Escuelas del Reyno , no
" celente, encargándoles que hiciesen tomarla á sus Discípulos , baxo el , tendrían escusa para no admitirla los Maestros de este país. Bien que
, prometimiento de que así el Maestro que mas prontamente la arrayga- "la Sociedad cambien puede estender su proyecto , y presentándole al
, se en su Escuela, como el Discípulo que mas bien la imitase, ó que "Ministerio para la aprobacion, obtener su soberano rescripto para que
, con ,Je
8& REFLEXIONES. REFLEXIONES.
, le observen. De otro modo, siempre será temible que muchos de estos
, Maestros quieran mas bien seguir las impresiones de su propio capricho, DIA XIX.
, 6 los impulsos de un hábito ya envegecido (por mas que el espíritu de •
D. ANSELMO. D. JuAN.
, tenacidad en las ideas imperfectas sea poco ventajoso á Jos j6venes, y
"aun á la publica educacion ) , que los sanos dictámenes de los ze!osos." D. ANs~LMo. 0uy deseoso te. coge, sin duda, de o ir mi respuesta :á la parte
"Pero encretanco no puede negarse que aun en el método seguido de Diserraoon que ayer leimos, quando tanto has madrugado. '
"hasta ahora, ha contribuido la Sociedad con parte de sus incemos. Los D. JuAN. Así es verdad: no pbedo disimularlo.
"efectos son palpables en varias Escuelas del pais. El solo incencivo del
"premio unido á la gloria de los Maestros y Discípulos en verse dueños Respuesta á la Disertacion antecedente.
"de la preferencia, ha excitado en algunos cierro espírini de emubcion D. ANs. Admiro con el Autor , que á los niños se dé una pauta ó modelo
"virtuosa, que empeñándolos á la ·competencia y á la porfia, es de es- determinado de letra excelente, porque es preciso que aprendan á for-
" perar los ex~lce á la clase de una h;tbilidad primorosa." marla hasta tanto que la hagan bien; pero no de modo que se !es obli-
"Es verdad que para lograrse plenamente el' efecto , se requiere mas gue á seguir aquella casta de letra, á la qua! podrán muy bien no cener
"tiempo. Pero ni puede ser de otro modo: los que quisieran que en esta inclinacion; ántes bien, proporcionando el Maestro juicioso , que sigan
"paree resonase ya en las Provincias una coca! evolucion de rumbos, de- aquel!~ á que les lleve su gusto, 6 su disposicion natural, y corrigiendo
" ben pasar por mcinscruos de comprehension; porque representándose muy poco a poco lo que note en ella defectuoso. De este modo, haciendoles
"linces en la imaginativa, quando acaso cardos en sus execuciones, no mudar de accidentes; esto es, tomar una pluma cortada qua! conviene,
"dan muestras de que sepan pensar con mucha solidez. No es malo se seguir un.caído proporcionado, y observar todos los demas accidentes, que
"pongan ahora los medios, para que mas adelante se logren los fines. El ~on propiOs de aquel caraccer a que el propio gusto y la naturaleza les
"labrador no coge los frutos el dia que los siembra. Con · anticipacion · mclinan , quedará la letra hermosísima, y sin aherar !a forma que apren-
"pone el trabajo, y despues . de algun tiempo le viene la cosecha. Al rio dieron; pues que la forma de las quacro Naciones de Europa que pro-
"que hizo ya hábito de correr ·por un rumbo , no es posible c01·carle de pongo por exemplo, es una misma, y solamente varía en los accidentes.
. "un golpe la carrera. Para esco se necesita ciempo, y era bajar á dos Continúa el Autor diciendo, que hasta ahora no está decidido si será
"manos; con la una se atraviesa el escarbo en su antigua corrience, para mas tití/ tolerar la variedad de formas como hasta aquí, 6 reducirlas todas
"que poco á poco se vaya transverciendo; y con la otra se abre el canal á una; y que por una y otra parte se pueden ofrecer argumentos muy
"por donde se le piensa dar nuevo curso. Lo contrario es querer violen- poderosos. Por la tolerancia de la diversidad se puede alegar lo primero,
" carie, y aun exponerse á que embravecido en su misma rémora, atro- la imposibilidad de que todos se reduzcan á un solo método. Con efecto
" pelle los obstáculos y rompa por codo: no es ménos delicada qualquier esta es una de las causas por que es menester, no digo tolerar , sino in-
"tentativa que se idee sobre el corro sufrimiento de la puericia. Quinci- troducir la variedad de accidences , no como llama el Autor de formas;
" liana, Maestro celeberrimo de la juventud , sobre muchas experiencias pues no pudiendo, segun mi metodo , ser todos iguales en el gusto para
"nos dex6 el documento de que á los niños conviene no fatigarlos con hallarse en disposicion de hacer bien una determinada casta de le era, es in-
"una mulcicud de preceptos. Al principio, dice, se les ha de sobrellevar dispensable que resuhe mucha deformidad , y mucho perjuicio en su for-
''codo lo posible .(no :ea que e~gendren tedio al escudio): quando ya macion. Lo qua! se evitará, si el Maestro hábil en la te6rica y en la prác-
"sean de mas resistenCia entra b1en removerlos de aquella mansion, y tica de los merados que siguen las quacro referidas Naciones de Europa,
"transportarlos á ulceriores abances; pero siempre con prudencia, y gran diese á los Discípulos la inscruccion correspondiente á la casca de letra que
" reflex1on á su delicadeza. " quieren seguir, de lo qua! resultarian la ·variedad y la hermosu·ra. Supon-
Dexaremos aquí la Disercacion, pues lo restante de ella no es de nues- go yo que el Maestro debe saber estos métodos, porque de lo contrario
tra inspeccion: y supuesto que nos esperan lecciones largas , bueno será no es verdadero Maescro. ¿Seria buen Profesor de Arquitectura el que en-
que coreando aquí la de hoy>. reserve para o ero dia mi diccámen sobre señase 6 supiese solamente el 6rden Toscano?
esce escrito del Sr. Floranes. A Dios D. Juan : hasta mañana. Sigue el Autor: lo segundo, que una vez admitida la discrepancia ( como
D. JuAN. Está muy bien. Beso á Vm. las manos. de hecho es preciso permitirla en los que aprenden fuera de las Escuelas)
siempre conviene con•a para con todos ; y lo tercero , que de no ser así,
familiarizadas las gentes por mucho tiempo en una sola forma , única-
mente se harán á leer las escrituras dispuestas en ella , y con mucho
perjuicio irán perdiendo la inteligencia de todas las otras que estén en le-
ToM. 1. z tra
CA-


/

REFLEXIONES. REFLEXIONES. 91
tra diversa. Ya supone el Autor, que siendo precisa la discrepancia en la quiere el Autor, y ha publicado la Real Sociedad Bascongada ) , s'e destruirá
le era, respecco de los que aprenden á escribir fuera de las Escuelas en la buena letra, y el renombre de Arte liberal que damos á la profesion de
que se admira un solo y determinado método, es preciso permitir á codos 1~ pluma. ¡Que adelantamiemos hácia la perfeccion hemos de esperar de úna
la .discrepancia. Y yo afiado, que en el supuesto de que no puede evitar- persona á quien se le da por el mayor rasgo de primor una seiíalada muesc
se ésta , no es reprehensible (aun quando no sea loable ) una inscruccion .tra ~ ¡De una persona á quien no se permite que se desvíe de ella un punto~
completa, qua! me he .propuesto dar, de los accidences que .acompaiían á Lo mas que á fuerza de tiempo y de paciencia podrá conseguir, será d
cada casta de las que indispensablemente ha de seguir qualquier Espaiíol .acercarse al original que se le ha dado. Llega< á él siempre será muy dificil;
que se aplique á escribir. Repico, que indispensablemente; porque yo en- porque es menester que concurran mil circunstancias, qua! es entre otras,
tiendo que escribiendo la letra Italiana, Francesa 6 Inglesa no muda for- el gusto á aquella letra, que es dificilísimo de encontrarse en todos unifor-
ma el que haya aprendido la que ahora se llama en Espaiía letra nacio- memente. Si llegan todos á la excelencia del original (lo que quiero con-
nal; y por consiguiente no por mucho tiempo, sino perpetuamente estarán ceder por ahora) , tenemos los inconvenientes que ha apuntado arriba el
familiarizadas /¡¡s gentes en una sola forma. Ya he apuntado en otras par- Amor ; y ademas el de la semejanza entre todos en tales términos, que
tes la razon ; esto es , que la forma de las quatro naciones es la que in- llegue á ser una confusion , y de aquí un origen de perjuicios que qual-
vent6 Aldo , que despues .se ha variado mas 6 ménos segun los tiempos y quiera conocerá. Si no pueden pasar adelante, es porque no se dexa ar-
lugares, y que esta es la que yo' pretendo restablecer. Lo que hace, pues, bitrio para ello, haciendo creer que aquella muestra es la mas perfecta.
distinguir á las Naciones en la letm, no es la forma, sino los accidentes. Con esto se decreta el punto á que puede llegar un hombre aplicado, y
El llevar la pluma orjzontal, ladeada 6 volviéndola al escribir, es un acci- cesarán sus fatigas; y con ellas sus progresos, y la utilidad que logra el
deme : el cortarla mas 6 ménos gruesa, con puntos iguales 6 desiguales , público en tener abundancia de buenos Escribientes. Y de todos modos se
es un .accidente : el ligar las letras por arriba 6 por abaxo, es un accidente: acab6 el exercicio del entendimiento en un Arte en que la mente tiene.
y asi de lo demas; pero la letra siempre conserva en las quatro nacione's que hacer aun mas que la mano ; porque en el metodo fixo de que habla-
una sola forma. A PaL'ls, V:enus y Juno las pintaban los antiguos como mos, _es menester obligar á esta á que imite cerrando los ojos. No por
muueres, pero las distinguían en ciertas cosas accidentales: v.g. á Palas en zaherir, sino por decir la verdad y traerla á mi caso , veamos lo que digo,
los ~jos azules y ayre marcial; á Venus en la hennosura, en el cabello y en el método de la Sociedad Bascongada. Prescindo ahora de que sea bue-
en L'l gracia; y á Juno en los bellos brazos y la magestad. Lo mismo .que no 6 malo en sí, y trato solo de que proponga este únicamente para la
sucedi.a en las tres Diosas conservando la figura de muger cada una de ellas, imitacion. ¡ Qué provecho se ha saéado de él ~ ·Las gentes le han buscado
diao que sucede en las letras de las naciones referidas, En este supuesto, para que sus hijos imiten las muestras. ¡Las ha excedido alguno~ No lo he-
ad~mas de que por la variedad se logrará_el beneficio que insinúa el Autor, mos visto. Aluunos pocos han llegado á imitarlas exactamente. ¡Y qué re-
de que sepan leer estas castas de letras : se conseguirá cambien el que se sulta de aquí{' Á la vista están las muestras estampadas vendiéndose públi-
haga con facilidad, si estos accidentes se admiten con la moderacion y pru- camente , y ellas lo dirán. Yo cambien lo diré: una semejanza tal, que si
dencia debidas. se multiplican ~stos excelentes imitadores, se acab6 la segur~da?· Será n~e­
Dice el Autor mas adelante : Pero con la misma facilidad puede res- nester traer amllos como los Romanos , escudos de armas , o cifras esmdu-
ponder se á favor de la reduccion de las escrituras á un solo modelo: lo pri- das para acompaií~r á las firmas ; porque será facil á un copista ~e estos
mero la mayor perfeccion de la letra , que sin duda se lograría por este el robar su letra á la pers01~a. mas co?dec~rada , 9,ue haya aprendido por
medio ; esto es, por la eleccion de la mejor forma , y la exzstencia de todos el mismo método. Y o no distmgo en el , sm ver el nombre del Autor , al-
en ella , á que era consiguiente un ventajoso adelantamiento ; porque quan- guna; copias de sus originales. .. . , .
do todos cooperan á un mismo empeño, se unen las ideas sutiles de muchos, Lo segundo (dice el Autor ) , las palpables utzlzdades que se seguzrzan de
y de resultas aparecen juntos todos los primores, que convzmesemos todos en un mismo gusto de escritura , 6 á lo méno_s el
N o creo se responda con la misma facilidad á favor de un solo mode- mayor número ; pues de ahí resultaría entendernos por escrito con mas fa-
lo; pues siendo ciertas las ventajas que por ilacion del Amor resultan del mé- cilidad, y sin la molestia de andar interpretando , como abara , no ya solo
todo contrario , se encuentran inconvenientes reales y efectivos en la pre- la algara·vía > sino los pensamientos de las plumas desaliñadas. .
cision de seguir una sola casta de letra. Bastantes razones encontrarás re- Responderé á esto : tlue se pued~ seguir la misma utilidad en el método
partidas en mi enseiíanza, que prueban lo perjudicial del método de pre- de libertad que te doy, para que sigas la casta de , letra qu~ quieras de las
cision 6 esclavitud. Suponiendo, como ya he dicho, que la forma es una quatro naciones, La letra del Ingles Clark la leera 9ualqmera . sm deten-
misma, y que la letra varía segun los accidentes que en ella concurren: cion, y lo mismo la del Frances Roland , la_ del Italiano Crescz , y la del
poniendo por exemplo una casta de letra con tales accidentes fixos (como Espliíol Francisco Lucas. ¡Pues en qué consiste swndo estos de nacwnes
qu~e- di-

REFLEXIONES. 93
92 REFL EX IONE S. solo caracter. (Qué inconveniente trae una escritura pública en letra Ita-
diferentes? En que están execuradas con un os accidentes 6 arbitrio~ ~ue liana, si esta es clara? ( Ó un documento que haya de producir su efecto
110 las desfiguran; ámes bien dándoles cierta herr~os ura, pdrueb~n el JUIClO
1
y habilidad ele sus Autores. Si en España se ensena a mo eracton e1:_ estas
dentro de dos siglos, si está escrito en letra Inglesa primorosa ? Haya
inteligencia en los Maestros .para enseñar : haya aplicacion en los Discípu•
cosas arbi trarias, sucederá lo mismo en roelas las len·as de los Espanoles: los para aprender : haya un Arre completo que explique las reglas, y que
y esto se consi<>ue con Maestros bien instruidos, que sepan lo que es pro- sea capaz de hacer recobrar la buena letra al que la haya perdido, sin el
pio de cada cJ~ta de letra, lo que no la desfigura; lo q,ue la hac~ her- esteril y enfadoso trabajo de repetir y mas repetir planas; y se encontrarán
mosa &c. meditándolo una y· mil veces para ensenado _a sus Dtsctp~tlos. los buenos efectos de la variedad. Haya preferencia en las Oficinas , Ar-
Pero querer que sin Maestros hábiles en el grado que d1g~ , se. cons1gan chivos y casas ele los Grandes, para los que escriben bien respecto ele los
Discípulos que no echen á perder su letra, ~o tengo por unpostble. Sal- que escriben mal : haya premios para los Maestros que acredi ten mas ha-
drá uno ú otro ; pero no todos los que podnan esperarse. Quando se haga bilidad, y para los Discípulos que mas progresos hagan ( como persuade
un Arte que abrace las reglas para la formacion de las letras , con estos y el Amor á la Real Sociedad ) ; y se encontrará la excelencia en la letra.
con aquellos accidentes , aplicando ade~as ( en los _casos que permtta la D esde mediados del siglo XVI clecay6 la letra en términos, que en el
prudencia ) á cada casta de letra lo_s ,acct~entes prop~os ,de }a otra .' ;e en- XVII se viéron las mayores monstruosidades. Al principio de la clecaden-
contrará que los Maestros se inscnuran bien~ y ensena~·an a sus D1sC1pulos <;Ía babia muy buenos Maestros, tanto en España como fuera de ella, se-
con fundamento ; y estos á pesar de la vanedacl admtra ~le de sus let_ra,s, gun se observa por sus obras; y asi el atraso no se ha de atribuir á ellos,
conservarán respectivamente su hermosura, y no detendran m confm:dtran sino á los Discípulos, y á alguna otra causa dificil ahora de averiguar. Fué
al lector. Querer el Autor que la Real Sociedad_ logre ~ste be?eficw sm extendiéndose el mal gusto introducido , y del siglo pasado nos han que-
dar mas que unas muestras para imitar por J:'reClston, y sm _expliCa: reglas dado pruebas convincentes de la corrupcion por el capricho desbaratado
algunas, es empeño muy _árduo, 6 no se st raya en tmposJble; a_ no_ ser de los Escritores. Introdúzcase el buen gusto ahora que empieza la gente
que coque en los per¡ud1oales ~fec~os que he notado. ~n esta exph~aCJon, á conocer aquellos desbarros : ayúdese á la natural inclinacion de cada uno
en estas reglas , en estas combmacwnes prudentes consiSte .el Ar~e , _.Y no para preferir una especie de letra á otra : facilítese en beneficio del comer_
en el acopio de muestras desnudas , que con la compendwsa ~tstoua de cio con la formacion de la letra extrangera su inteligencia en la lectura:
algunos Aúrores ha dad? á luz la Sociedad con el nombre ~e Arte. . no se admitan á empleos , así en las Oficinas Reales como en las de los
El alivio de los vemderos, que cree el Autor se proporcwn_a reduCJen· Grandes, á otros que á los que sepan desempeñar esta parte de su oficio:
do la enseñanza á un solo caraccer , le encuentro yo del m1smo modo conozcan los malos Escribientes que no han de medra r jamas en este
enseñando varios; pues como he probado arriba, (si se escri~e bien ) can exercicio; y se consegui rá ent6nces el alivio de los venideros que desea
fácil es al Español el leer la letra Francesa como la I~glesa e lt~hana ; y el Autor : porque insensiblemente se corregirán los abusos en la escritu-
lo mismo sucede al Italiano é Inales cori la Francesa, st se exceptua alguna ra; y aunque haya la variedad en el uso de la letra , no será esta la
letra, que ni_ fué ~e la invencion° de A!do, ni es c~nocida _mas que en s~ causa que obligue á ulteriores Paleografías. Este pensamiento ele la varie-
respectivo pats, m yo qu1ero que admttan los demas. Reptto 9-ue no esta dad no solo es Útil á esta nacion : las mismas ventajas se seguirán á las
el daño en que sean varias las castas de letras q;1e se/ u~en , smo en que otras tres restantes si lo adoptan, porque gobiernan las mismas reglas;
estas se formen mal ; y aunque esto es comun a _la umca casta que pro- pero ciñéndonos á estos dominios , á nadie seria acaso tan útil como á
pone el Amor, hay ademas los notables inconvemenr~s que resultan de su las Provincias Bascongadas, manantial cle Oficinistas , Comerciantes y Es-
sinaularidad. Ciertamente nunca creo que con el mecodo de ltbertad se cribientes, naturalmente inclinados á este exercicio. En este concepto no
pu~dan evitar enteramente las Paleo_grafias, porque habrá en codos tiem- hay que creer cause la variedad ele caracteres tan horrible confusion, que
pos quien escriba excelentell}ente, bten , medtanam~m_e Y_ ~al; p~ro ya da la posteridad tenga que sacar se los ojos para descifrar estos laberintos,
á encender el Autor ,_ que esto m,ismo cree s~c~dera l1mttandose a. un solo 6 alquilar á mucha costa interlocutores que se los expongan: ni que la ju-
modelo. Si yo p~opusiera que cada un? es_cnbtese como le parectese me- ventud se aterre á la vista de la carga, porque la verá muy soportable
jor , sin atender a otra cosa , me acre_dttana de loco. Pretendo solamen te á la tern ura de sus hombros. Convendrá sí , que esta no se encuentre fa·
q ue codos ·teno-an la hbenad de eleo-tr para su uso la letra que mas les
o · , a' ¡as reg1as p~r~ su tgua
o atencion a' su sustanCia . Id ad,
tigada ,con la multitud de preceptos , como dice el Autor apoyado en
guste; pero con Q uimiliano; pero esta misma proposicion admite que se den algunos , y
á los accidentes naturales que la dan hermosura, que agtlttan la_ mano, este es el dictámen que yo sigo , sugiriendo pocos y bien cortos para
y que están admitidos por los mejores Autores.. Conozco (y lo dtgo otra cada casta de letra; porque supongo que solamente aprenderá una ú otra
vez) que no codos escribirán bien ; pero tamb1en es menester me co,nfie- el que no piense en ser Maestro, al qua! le son necesarias rodas para ins-
sen , que serán mas que ahora, 6 que quando codos se reduzcan a un , 1 •
1 OM, I. / AA pt-
so-

J
REFLEXIONES. REFLEXIONES.
94
piradas y ponerlas en práctica en sus casos. No encuentro otra cosa en .P. Andres Merino de la Escuela Pia, varon benemérito para · con el pú-
esta Diserracion que te pueda detener, pues lo dcmas no es de nuestro b1ico por su excelente obra de la Paleografía Española 6 Escuela de leer
ast¡nto; y si es que con efecto se han disipado tus dudas, lo dexarémos letras antiguas , quien lleno de erudicion conoci6 muchos defectos del
por hoy , celebrando no obstante el claro t alent?. del Autor ?e la Di- método del Sr. Palomares. En la mano tengo la prueba con un borrador
sertacion, y el zelo de la Real Sociedad en admmr sus reflexiOnes por de cierto escrito del mismo Padre , que voy á leérte ; pues aunque en
lo convenientes que aparecen al público. algunos puntos estoy discorde del P. Merino, me disimularía este, si vi-
D. JuAN. Si Señor: dexemoslo enhorabuena hasta mañana. viese, el haber yo puesto á vista del público unos pensamientos, que poc
no haber salido del borrador , estarán sin duda sin el primor y limpieza
DIA XX. con que supo adornar lo que destin6 para este fin. Supuesta esta verdad, y
no deteniéndote en pocas cosas en que ( como he dicho) me aparto de su
D. ANsELMO. D. JuAN. sentir , estáme atento, pues voy á empezar ; pero has de contar con no
D. JuAN. No puedo ménos de confesar lo bien hechas que me parecen las re- despachar hoy tan pronto como otros dias, porque hay bastante l¡ue leer.
flexiones de V m. ; pero se me ofrece, que siendo V m. el único que hasta
ahora ha hablado con tanta claridad sobre el método del Sr. Palomares,. lmpugnacion del P. Andres Merino, de las Escuelas Pías, á la obra
ha de hallar mucha contradiccion quando yo tenga ya escritas todas las de D. Francisco Palomares.
lecciones que V m. me ha dado, y piensa darme sobre este Arte. Neque enim refutanda tantum quae e contrario dicuntur, sed contemnenda~
D. ANs. No me detiene el número de los contrarios que me pueden salir elevanda , ridenda sunt, nec usquam plus loci reperit urbanitas. Quin- ·
al encuentro; lo que mas me detendría, serian las armas seguras y bien tiliano de lnstit. Orat., lib. 4, cap. 4- de altercat. D. Francisco Palo-
acondicionadas con que se pudiesen defender 6 hacerme dafio. Pero tam- mares en su nueva Arte de escribir, pag. 13 6.
poco creas que el número de apasionados al Arte escrito por D. Francisco No §olo se ha de refucar la opinion contraria, sino tambien despreciar,
Palomares , proyectado, costeado y puesto en execucion por la Sociedad . exagerar y burlar. Jamas tiene mas lugar la urbanidad que en tales casos.
Basconcrada , y estendido ya por muchas partes, es tan grande como
se pien~a. Es verdad que los Maestros de escribir han callado ; pero yo PALOMARES IMPUGNADO CON SUS MISlrfAS R:AZONEs;
creo que esto pende mas bien de conocimiento del poco apoyo que
Y VERDADERO .ARTE DE ESCRIBIR
crozan, que de falta de razon. Tambien es verdad que muchas personas
~cruen este método; pero hallándole sin contradiccion, y siendo la escri- S.AC.ADO DE FRANCISCO LUCAS J SEVILLANO.
t~a una materia de que todos creen tener gran conocimiemo ( aunque
en realidad son pocos los que lo logran bien fundado)> no entran al exa- , Pensará alguno, que por hallarme yo comprehendido entre los apa-
men de la cosa¡ y dexándose llevar del dictámen ageno , lo defienden sionados de la letra redonda, 6 pseudo-redonda, ofendido del desprecio
como suyo propio, lo hacen seguir á otros, y que se propague hasta no que hace de ella Palomares, he tomado la pluma contra él. El que esto
mas. Para prueba de esta verdad quisiera yo preguntar á muchos de los piense, se engaña; porque siempre he sido acerrimo defensor de la letra .
que lo siguen y defienden; y apostaré á que es muy raro el que tiene s6li- bastarda moderada d,e Francisco Lucas ; y lo seré mientras no se me ha-
dos princios del Arce de escribir. Los Maestros que los .tienen, y están ' ga demostracion de otra letra mejor, y mas apta para el manejo de la
obligados por el bien pttblico y honor propio á gritar contra algunas co- pluma, ahorro del papel y facilidad en la lectura. Estoy tambien persua-
sas de dicho método, callan acobardados (como he dicho) de un enemigo dido qur qualquier letra por bastarda que sea, siempre que se vaya ha-
amparado de tantas personas : y alguno acaso se habrá visto reducido, ciendo mas pequeña, degenera por naturaleza en redonda, y que esto
conociendo la inclinacion dominante á este método, á seguirlo y enseñar- nadie lo puede ni evitar ni negar. Como deseo disipar toda sospecha de
lo para tener que comer. Los Padres Escolapios que sin estos miramientos, 6dio 6 emulacion , digo que carezco de lo primero , tanto por lo que
y á fuerza de desinteresados é inteligentes pudieran oponerse al torrente de queda dicho, como porque aunque yo ·no conociera á D. Francisco Pa-
esta preocupacion, porque no se les tenga por perturbadores de la paz, se lomares, le estimára por su habilidad: siendo esta una inclinacion natural,
han dexado sojuzgar y atar las manos de modo , que se ha introducido que á qualquiera hombre de virtud y talento superior le estimo mas éle
en sus Escuelas (aunque con alguna moderaci<?n) un .método, que no ten- lo que se puede exagerar. Carezco cambien de emulacion, porque en el
drán libertad para desterrar quando quieran. A esto obliga el gusto bueno estado · en que me hallo á nadie puedo tener envidia; y seria' demasiada-
6 malo del público; pero no llega á tanto su poder, que ahogue dentro· mente necio, si cayese en tal torpeza, quando la pluma · no me puede
del mismo corazon de qualquiera su modo de pensar. En Madrid vivía el dar mas utilidad en este mundo que un trabajo necesario, acompañado de
P. IUO- •
REFLEXIONES. REFLEXIONES. 97
molestia. Fama> ni por esta ni por otra carrera la he querido por un seguir otro órden; lo segundo, porque ahora ya no se dan coronas cí-
gusto extravagame de vivir en la obscuridad. Luego el fin que me pro- vicas ni murales, ni yo me la pusiera aunque me la diesen. Por tanto
pongo solo es ver si podemos acabar de aclarar qua! sea esta Arte de le responderé segun me parezca mejor y mas claro, bien que luego le
escribir> y qua! su fin ; y vmd1car de algun modo la mala nota con _que cumpliré sus deseos brevemente.
pinta D. ~--~·ancisco Palomares. á toda.la nacion Esp~ñola > f~lt~n~o en esto De las dos sentencias que toma de Ciceron > y que pone en la buelta
no solo a las reglas de urbamdad , smo tamb1~n a los prmc1p10s de los de la primera hoja, la primera comprehende á todos los lnalos Maestros>
buenos Retóricos, que quando quieren persuad1r alguna cosa algo contra- sean de la ciencia que quieran; y no encuentro por qué en el Arte de
ria al humor del auditorio > se humillan y abaten para hacerlo docil > y M orante no los pueda haber malos, quando en otras ciencias mas exactas
atraerlo á su partido. y precisas que la de escribir, los hubo desde el principio del mundo,
Tambien puede suceder. que mi humor melancólico y obscuro haya los hay y los habrá. La segunda está bastante bien traida > aunque el mé-
admirado demasiado la suprema satisfaccion y alabanza con que hablan todo de Morante, nosotros y nuestros padres aun le hemos alcanzado;
M orante y D. Francisco de sus mismas personas: (qué sé yo si esto ahora pero en fin ya fuese que se hubiese despreciado> ó ya olvidado, es cierro
es moneda corriente en el mundo> con quien trato tan poco l Quizá por que á muchos parecerá cosa nueva> y no lo es: bien que no es muy
eso, ni los Autores escrupulizaron· en aloriarse infinitamente > ni los Lec- antigua, porque ella es del siglo pasado; y así /ciar> como Madariaga,
~ . 1
tores lo extrañan ; porque ya he oído algunas veces que es nec10 e que Saravia > Lucas.> y quantos le precedieron desde que hay mundo> ia-
espera que le alaben los demas : y en tal caso pada valga de lo que diga '
noraron "110 de M orante. Luego no esta' ageno de la verdad ~el
e1 capnc
sobre este punto> porque al cabo no es esta la qüestion, ni aquí se tra- que se le dé el tÍtulo de novedad á la imroduccion de Palomares.
ta de virtudes morales.• En la Dedicatoria pag. u dice : r no í12ventáron cosa alguna esencial
Dicen que el imptwnar > es cosa fácil; el inventar> dificil. Y me pa- para aumento del Arte > á excepcion de Juan Claudia Polanco > que
rece bien esta sentenciab > porque (qué cosa mas f ac1 ' "1 que contra dee1r
. l por haberse empeñado en reducir á reglas Geométricas los caracteres an-
¡qué cosa mas comun que blasfemar lo que se ignora ( (y qué Escritor tiguos y modernos, fué causa de que los demas Maestros abandonasen las
hay, de quien si se quiere escrupulizar sobre sus descuidos Ó inadverten- reglas del Arte , y la pusiesen en conjitsion. (Qué Arte era este , cuyas
cias, no se pueda decir muchol - Pero esto es ignorancia, es puerilidad; reglas abandonáron l Y o no lo sé , porque D. Francisco dice en la pag. r 4•
de semejantes impugnadores no se hace caso: son niños, se los desprecia. despues de reprobadas las reglas de los Geómerras, el buen gusto de los
Porque sabemos que los yerros y descuidos de los grandes ingenios> va- caracteres solo se consigue con el trabajo y diligencia de copiar muchas
len mas que las miniaturas y pulimentos de los comunes. Y o me indig- veces un excelente manuscrito ó muestra, hasta tinturar se intelectualmente
naría ó reyria, si viese á un principiante poner falcas á la lena y mé- de ellos ; al modo que un Pintor principiante puede adquirir el grande y
todo de D. Francisco Palomares; pero escucharía con gusto á /ciar> á magnífico modo 6 caracter pintoresco de Rafael de Urbino > de Murillo >
un Francisco Lucas ó á un Palatino hablar sobre ello. Y o, pues, im- de Guido Rheni , de Velazquez > ó de otros , para lo qua! no se usa de
ptwnaré el método > no la letra ; y esto de tal suerte que D. Francisco mas artificio que el simple de copiar atentamente aquel caracter que se
qu~de con el mérito y fama que con tantas fatigas adquirió, y otros propone por modelo. ¡Luego no hay mas Arte de escribir que el simple
conserven la estimacion mediana que se adquiriéron, y cada uno libremente copiar l ¡Luego los Maestros no pudieron desempeñar el Arte que no ha-
pueda elegir el partido que gustare. bia l ¡Y solo se necesitan buenos originales, y tener él trabajo y diligen-
Para evitar toda confusion > me babia propuesto seguir párrafo por cia de copiar muchas veces el modelol Pero este exercicio no es Arre, ni
párrafo á D. Francisco Palomares; pero habiendo encontrado su escrito aprovecha. ¡Quién dice estol el mismo D. Francisco, bmina 24.• El Arte
\
ran contradictorio> embarazado> sin conexlon ni órden en las cosas, co- enseña mas pronto que el uso ; y es buen asilo ó guarida para los ingenio-
nocí ser imposible mi empresa, si no hacia un vólumen quasi infinito: sos y pobres sin valimiento. La continuacion sola es el remedio de los ru-
por tanto se tocan solos los puntos principales, y se impugnan con otros dos , y desesperacion de los buenos ingenios> que caminan sin el preciso
lugares de D. Francisco que lo contradicen> y otros muchos del mismo auxllio y guia infalible del noble Arte. Luego el exercicio no es el Arte,
que se omiten por evitar molestias> y con razon evidentes. Creo que porque aquí bien claramente lo distingue ; y no solo eso > sino que el
D. Francisco no lleve á mal esta im pugnacion , aunque no se \lace por exercicio es pernicioso para los buenos ingenios> ó por mejor decir cosa
la regla que él da en la pag. 13 6, en donde pide que el que le im- ' desesperada ; esto es> que nunca lograrán el fin de escribir bien por el
pugne, lo haga respondiendo á las diez y seis conclusiones que da el> para uso ó exercicio. Puede ser que diga alguno que es absurdo y repugnan-
que se vea quien es digno de la corona cívica. Porque aunque á todas cia manifiesta ; porque decir que los rudos pueden sacar correccion ó re-
se le responde> ó por mejor decir él mismo las destruye> he querido medio con la cominuacion del exercicio > y los buenos ingenios no , es
se- BB . co-
RE F L E XI O N E S. REFLEXIONES. 99
cosa demasiado remota de lo que ensel'Ía la naturaleza y la experiencia. Pero volviendo á nuestro Polanco, ¿qué juicio hemos de hacer de él?
Y o no quiero responder á eso, porque no quiero ser mordaz, ni ridicu- ¿ Se ha de condenar como el Autor de la destruccion del Arte de escribir
lizar á un hombre de tamo mérito como D. Francisco Palomares (aun- que babia y no habia, porque quiso que lo hubiese de veras? ¿6 se le h¡¡
• que pudiera hacerlo con sana conciencia, siguiendo el dictámen del mismo
D. Francisco), que en la pag. r 36 pone dos autoridades en confirmacion
de absolver de este crímen? En eso dexo á cada tmo las facuhades qu·e Dios
le ha dado, 6 él se puede tomar, ya lo condene á muerte , ya lo cuente
de que puedo hacerlo : la primera de Seneca, que por estar viciada en el entre !_os corruptores: yo como tengo mil y quinientas razones para juz-
larin y en la cita , la dexamos : la segunda de Quintiliano , que se puso en g~rlo mocence, le absuelvo de toda culpa y pena; y el mismo D. Fran-
la pag. I , y dice · así : Ni solo se ha de refutar lo que se dice del contra- czsco~ le absuelve en la pag. 5, donde alaba infinito á Madariaga, que
rio > sino tambien despreciar > exagerar y bur.lar: y en ni11guna parte tie- ensenaba en tres meses, y eso por reglas y Geometría, que es el pecado
1/e mas lugar la urbanidad. Y o no lo tomaré" tan á la letra , que no ten- de Polanco. Y cambien !ciar di6 las letras compasadas y con su Geo-
ga presentes otras reglas , de que no me puedo dispensar ni . yo, ni metría, y D. Francisco dice de él, que jité el mayor y mejor escritor de
D. Francisco , ni Quintiliano. Europa: en suposicion de que los dos fueron muy ameriores á Polanco,
Él mismo responderá destruyendo todo esto en la pag. 6o, en donde c_omo que vivieron siglo y medio ántes. Bástele, pues, á Polanco por cas-
está tan léxos de creer que es Arte la ciencia de escribir , que siguiendo ngo, s1. es que e~r6, :I
Ímp~obo trabajo que se tom6 en _querer dar
el entusiasmo de M orante de que es un hechizo ó Arte mágica, asegura proporcwn y med1das c1ercas a las letras, quando ellas son h1Jas del en-
que los secretos de . este Arte no los dexó escritos M01·ame , aunque lqs tusJasmo_ y de la !Jbercad '.como afirma el insigne Morante, pag. 3 3,
prometió ; y que todos estos secretos se reducen á lo que dixo aquel La- donde d1ce, que hasta su nempo se habián desvelado en enseñar letras
brador á sus .hijos : que tenia escondido un tesoro en una de las tierras pintadas, tiesos, gruesos, delgados y cortes, como si la tal escritura y en.
de pan llevar , que les dexaba : y que la arasen y volteasen bien basta señanza fitera necesaria &c. : bien es que en. la buelta se contradice, por-
dar con él. Los hijos estimulados no tanto del consejo quanto de su codicia, que asegura ser mas necesario imitar el Abecé. Tambien comeci6 un pecado
todo trabajo se les hacia corto, como se emplease . en arar y cavar las grande ,en haber usado de una greguerí~, como dice p. Francisco, pag. 12.'
tierras. Con estas grandes labores tuviéron admirables cosechas, y prosi- . • ¿~o bastana haber encargado tuviesen los Maestros algo mas de pa-
guiendo así algunos años lográron enriquecer se con la abundancia y colmo CJencJa en hacer sus muestras, y haber dado algunos exemplares de Fran-
de frutos ; sin haber entendido basta mucho tiempo despues, el sabio y mis- cisco Lucas, Maestro algo mas inteligente que Morante , y de mas jui-
terioso consejo de su padre , que colocó los abundantes frutos (figurados en cio y modestia? ( N6 hubiera sido mejor haber dado una idea clara de
el tesoro ) en el continuo trabajo, que vence todas las cosas. Aquí vemos las causas de ser una letra viciosa 6 no? ¿En qué consiste su hermosura,
que M orante no dex6 escritos los secretos; pero que estos se reducen al , en qué su perfeccion? ¡Quién necesita guardar rodas las reglas de escribir
cominuo trabajo. En la pag. 29, y en otra qualquiera paree que hable Mo· exactamente> quién no las necesita? ¿Quál es el fin .por qué se invem6
rante, enseña esta Arte á los hombres 6 mancebos de edad en tres meses, la letra, quál su uso? Si hubiera considerado todo esto, que lo tenia en
y los niños salen diestros y gallardos Escribanos; y es tal esta Arce, que en Francisco Lucas, ¿no se hubiera él ahorrado del trabajo de las 26 lámi-
la pag. 3 3 , sin hacer distincion de personas, dice que e.l Discípulo de buw nas primeras , y á mis buenos Paisanos de gastar ·vanamente estos dine-
natural y hábil alcanza en tres meses , y en ménos , lo que no se alcanza- ros, con los que se podían haber socorrido algunas necesidades, que no
ba en seis años por el aplomado modo de enseñar antiguo; y en la pacr, 38, faltan en Vizcaya, y á codos el Arce de hacer y deshacer inútilmen-
~ d ~ b te? Pero esto se particularizará á su tiempo. Todo lo que dice en la .
y otras se contenta ya con ,ensenar en os anos, eso quando menos; por-
que dice que se aprende con la tercera parte ménos de tiempo; y siendo misma pag. m sobre la perfeccion que tom6 la Ien·a Cancilleresca en
seis 6 diez los años que gastan los Pseudo-redondos, la tercera parte, que manos del Vicentino, de Ii:iar, Cresci, Amphiareo &c.: basca que lo diga
son dos 6 tres años, y un tercio de otro, será el tiempo que necesite este D. Francisco , porque al cabo es cosa que nos hace muy poco al caso
caprichudo método de Morante. Con que por último hace en dos años lo que sea así 6 de ocra suerte ; pero es· notable el modo con que cierra
que no s~ alcanzaba en d~ez años por los demas Maestros ; pero ¿ para este pedazo de erudicion, y el lo señala con carácceres distintos, pag. v:
qué es fangar la pluma en tanta variedad de discurrir , en canea oposicion , que solo lo ha hecho para probar con claridad, que las Artes tratadas
de juicios? todo el .cracado está complicado de esta suene. Luego si que- , por per sanas inteligentes se aumentan y perfeccionan cada día." Pues es
remos agradar á D. Francisco , digamos que el escribir es Arce, y no es cosa ma.ravillosa, y si no la hubiera advertido creeríamos q11e los ignorantes
Arte, en quien se aprende por uso, y no se aprende por uso; que el exer- eran

cicio es úcil é inútil ; y como en rodas materias hablemos así , ni Barra- 1 El borrador que he tenido á la mano no contenia mas palabras ; por lo que iii se compreheode el
bás que nos alcance. pensamiento, ni queda consiguiente el ~sunto.
Pe-
• lOO REFLEXIONES. REFLEXIONES. IOI
eran los que adelantaban las Artes; pero algo mas quiere decir, y yo no lo que han· confesad·o de sí en semejantes asumas los mayores Filósofos
lo quiero explicar : cada ~~~o imerprerelo .como. pueda. En todo lo de- y Matemáticos; recurren como Morante á qne Dios ha querido revelar-
mas que dice en esta pagma de la Ded!Catona sobre 1~ letra ps.eudo- les ·á ellos que son lmmildes, lo que ha ocultado á los sábios y doctos
redonda ( que se engaña) sin método , sin fundamento , sm claro m obs- de este r:nundo; y llaman humildad lo que es terquedad, amor propio;
curo , sin correspondencia del todo con las partes, con entero abandono ·satisfaccion necia, y altanería insolente.
de las reglas del Arte &c. ¡ valgame Dios, ~ quanto vicia la imaginacion Sea como fuese , lo cierto es que qualquiera invento Útil y verdá-
humana el deseo de la fama ! Con todo rengase presente que M orante .dero nunca lo ha podido sepultar ni la envidia, ni la ignorancia. Lnegci
condena la letra hermosa, y con claros y obscuros, y solo quiere ga- que se ha!l6la imprenta, aünque los primeros libros que !leváron á Fran-
ranvaynas; y que D. Francisco pide lo mismo en trescientas partes, y cia, causáron á sus Autores la desazon de ser reputados por mágicos ; así
en otras ramas lo contradice. que descubriéron el secreto ¿qué aplauso no mereciéron de toda Europa~
En la pag. vr. habla con mucho elogio de mis paisanos: dice que fuéron quánto no los honráron los Príncipes? Los bnsdron , los rogáron; y si
los primeros en dar explendor al Arte de escribir, y ahora lo son en al princip"io no hubieran mentido vendiéndolos por manuscritos, qui zás no
reparar su abatimiento. Mis buenos paisanos los Vizcaynos habrán que- la hubieran padecido afrentoso. La uniformidad qne veían en todos ellos,
dado muy pagados : tan inocentes son ; y yo pierdo el juicio en ver su les hacia sospechar qne allí había artificio; y no alcanzándolo, lo arribu-
simpleza. Sucedi6les lo que al cuervo con la zorra; a!ab6le esta en todo, yéron á encanto , segun era la ignorancia de aquel siglo: y adviértase que
con tal que cantase bien, v él dex6 caer el queso, por probar que sabia. la imprenta no hizo mas que imitar las letras que encontráron en los es-
Pero de hombres es el en·;r, y mayormente en esta bulliciosa época de critos~ -qne era. la Romana, del gusto Frances Ó G6tico. Córregida, pue~,
ilustrados reformadores, y proyectistas de felicidades que se verán logra- la letra de bs 1mprentas, a la pluma no le queda otra cosa qne 1r Jmr-
das antes de dos mil años. Con todo merecen disculpa mis paisanos, por- tando el impreso , en donde no · hay ni trabados , ni rasguños de Mo-
que ellos encaraáron á D. Francisco se hiciese cargo de los Autores an- r ante. Por eso no se debe admirar D. Franrisco de que Morante haya sido
tiauos
0
y mode:nos, así Españoles como Extrangeros, que tratáron mejor despreciado , puesto que él promeri6 descubrir los arcan~s de su A,rte , y
la materia, y de ellos sacase lo mejor para poder corregir el magisterio no los ha descubierto : qnando descubra los secretos , entonces vera como
moderno. Pero de esto nada hizo D. Francisco, quien debiera haber puesto es admitido ; porque bien ll)Írado , es necedad que yo dé una invencion
esta y otras letras que traen nuestros Autores bnenos, para que de ellas propia al pueblo para hacerlo feliz, y que le niegue las reglas y artificios
cada uno eligiese la que gustase, segun su necesidad 6 voluntad; puesto con que la debe hacer. La p6lvora, la piedra iman, el ~apel &c. fuéron
que así la letra bastarda como la redonda y Grifa todas son usuales ; y invenciones que al instante conoci6 todo el mundo su unhdad y verdad,
en diferentes lances y asuntos unas hacen mejor que otras, y lo mismo sin que jamas la epvidia haya podido obscurecerlas; y así puede discu;r.irse
se observa en la imprenta: que no, porque se encontr6 la letra Grifa, de todo lo demas. Es cierto puede suceder que algunos mventos unles,
se dex6 la redonda Romanilla, ni la bastarda comun ; ni la República 6 por no entendidos , 6 por enemistades particulares padez.can. al princi-
desprecia las monedas de plata, porque hay las de oro; ni las de cobre,
porque hay las de plata. Si hnbiera hecho esto D. Francisco, hubiera
:e
pio oposicion y contradiccion; pero con el tiempo y la pacrencra .llega
á lograr el efecto; porqne primero se de!Je convence.r el entendumento
escusado muchos gastos á mis paisanos, él se hnbiera ahorrado mucho que violentar las voluntades; pe!·o es falta de prud~nCia querer forzar las
trabajo , hubiera dado un verdadero Arte de escribir; y nos hubiera qui- voluntades, y no hacer evidencia de la verdad y u~rhdad del mvento. Y o
tado el trabajo de volverlo á hacer con bastante molestia y dispendio. era uno de los que mas habían deseado se escnbrese un buen Arre de
Pero corno su intento fné el exagerar el entusiasmo de Morante , su pai- escribir; porque la letra , así como todas las cosas humanas , v~ acompa-
sano, con desprecio de todos los demas, di6 en vez de un Arle de es- ñando al austo moderno· y como este · suele adelantar algo, as1 tambren
cribir una sátira impertinente contra la Nacion, y contra los mayores b ' . d
va adelantando otras cosas. Por exemplo, en tiempo de Fray Lms e
Escritores que ha tenido; y queda satisfecho con decirnos, que habiendo Granada y el Maestro Lean, e~raba la lengt~a en su mayor ~uge, y ?ho-
hecho ex~men imparcial de todos los Autores , no ha encontrado otro ra ha padecido bastante alteracwn, en especral con las loc~cwnes extran-
modo, ni mas pronto , ni mas eficaz que el del insigne Maestro Pedro geras; con todo se han corre~ido muchas locuciones del. tiempo 'a nuguo,
Diaz M orante, 6 como él lo llama, método singular y raro que procuró y se han Sllbstituido otr~s me¡ores, y que no solo obrana mal, smo.q~e
ocultar la malicia ó ignorancia de sus contemporáneos, oficio comtm de se baria ·ridículo·. qualqme·ra que las qursrese usar, vahdo de la aut~udad
los preocupados de pasion. Los que buscan la piedra Filosofal , los de la 1
de Fray Luis y el Maestro .Lean. Lo que .~xlge, pues , la prudencra, es
Quadratura del círculo, y otras castas de gentes semejantes á estas, se que lo qne ha viciado el tiempo, se corn¡a; lo que ha me¡orado, se
valen de las mismas expresiones para defender sus caprichos, si se les opone ToM. r. ce de-
lo
102 REFLEXIONES. REFLEXIONES. 103
dexe así ; y aun aquello que esrá bien, aunque inferior. ~ lo ~ntiguo, no se conforman en que son necesarios dos ó tres años para dexar hábiles
se toque ; port¡ue es propio de la humanidad y buena. enanza acomodarse los Discíp ulos ? No tiene que responder sino lo mismo que dice Morante:
con el genio de los contemporáneos. Y o, pues , hub¡':!-·a desead~ tal ~or­ i Valgame D ios ! ¿quándo llegará el desengaño de la necesidad del verda-
reccion en el Arre de escribir; y ya hace algunos anos que s1 hub1era dero trabajo ; y conocerán los hombres, que de nada sirve toda la hermo,
tenido haberes, lo hubiera hecho : y quando supe que D. Francisco lo sura de su letra , y su delicadeza y perfi(es ? Que es lo mismo que decir:
hacia, me alegré, port1ue sé muy bien que tiene habilidad para ello, y ¿quándo los hombres dexarán de hacer letras , y se darán á hacer raso-u-
podía hacerlo; y estaba impacience por ver concluida esra obra. Pero ños y caracoles , llenando con seis ó siete líneas una cara de medio plie~o,
luego que la ví, me cubrí de rubor , y nada mas. como lo hago yo, que ya les he abierto el camino para escarabajear ?
En la Dedicatoria, pao-. vm, despues de haber dicho que este nuevo ¿No es mucho mej or hacer palos para maquinadas Vizcaí nas, y em parra-
establecimiento será , mediante Dios , una época notable y f eliz para el dos de lagartijas para tomar el fresco en verano, que no estas líneas de
Arte de escribir en las Provincias B:ascongadas , nombra l0s eres Discí- letras tan ordenadas_, tan curiosas , y en fin letras que explican los con-
pulos que le enviáron mis buenos Paisanos para aprender de él este in- ceptos? ¿ Quánto mejor .es ver como se admiran los bobos quando ven
signe método ; y pensando hacerles mucho. honor, dice que en ocho días una plana mia llena de rasguños heréticos que cogen desde la cruz á la
de práctica se tinturaron en el A rte. ¿Qu1én oyendo esto , y lo demas fecha, haciendo mil curbaturas y mogigangas, que parecen cosa de he- ·
que dice en este párrafo , ó no se. llena de indignacion Ó de risa? Dexé- chicería; que no el que luego que tomen nuestros escriros , se po11gan á
moslo corno está, por no echarlo todo á perder; y admirémonos de la leer lo que decís , y al cabo digan : Es una letra clara? Pero · dexando
santa simplicidad de mis tres Paisanos_; que necesi.cáron ocho ~ias de prác~ esto pasemos a' otra cosa.
tica p.ara timurarse de -un Ar\e que no hay ; y s1. hay alguno , es el -tra- Nos admiramos de que D. Francisco l1aya hecho tan mala pintura de .
bar tres eles ó quatro. ¿Y para esto gasear ocho d1as los buenos hombres, D. Christóbal Rodríguez, y de su Polygrafía. ¿Por qué habrá hecho estq?
y solo quedáron tinturados? . ¿Si será porque su buril no es muy limpio ? Pero como quiera es digho
En la misma pao-.
b
vm dice que todo lo que dice , no.
se dirige á e.r de alabanza ; porque él mismo se tomó por su mano un trabajo tan ím-
tancar el Arte de escribir : todo el Arte dice lo contrano ; pero esro no probo , y tan impertin ente. ¿Si será porque trae las malas letras de las
es maravilla. Y en la pag. IX da faculrad para que si alguno encuen_tra Ó escrituras antiguas, siendo esro un testimonio irrefragable, contra lo que
descubre mejor método que el de Morante, no se le ceda el lugar przmero. pretende D. Francisco , de la maldad de la letra presente , y bondad de
Y o supongo, que qualquiera mérodo que lo sea , será mejor que el de la antigua? ¿Si será porque por este medio quiera D. Francisco . abrirse
Morante ; porque qualquiera que enseñe lo que uno debe hacer y apren- camino para que reciban con mas aplauso su Polygrafía , que va inten-
der , y no olvidar, tendrá muchas venrajas al de Morante, porque no tando dar á luz? Pues que ¿no puedo ser yo fumoso sin la ruina del ve-
. hará lo que decia un Paisano mio, texeria abaxo , texeria arriba : cien cino? Y o no lo sé; pero si á unos hombres de tanto mérito como R o-
mil obras hechas y deshechas. Adviértase que en la pag. x dice, que por dríguez se le abate con tal ignominia ¿un mediano Escritor que debe es-
_esre método deben los Maestros enseñar uniformemente á sus Discípulos perar? Otros honores recibió Mabillon en Francia por semejante trabajo
una misma especie, y gusto de caracter gallardo nacional ; y quiere de- ·<\1 de Rodríguez, cuyas obras son de mucho mas valor , y diferente cien-
cir, que todos los que aprendan así, escribirán de un mismo modo ; y lo cia que la de un rasguñante , ó Maestro de escribir.
prueba con razones en la pag. 2 3 , cuya página y la siguiente son dignas Búrlase mucho D. Francisco Palomares de los que ponen cañiras á los
de admiracion. Esto queda ya refutado; pero abstengase de ramos elogios, niños para que levanten la muñeca; con todo Francisco Lucas dice, que
que aun á el mismo D. Francisco le causáron algun empacho , y lo incer- si para aprender. á llevar bien los dedos para coser, atan á los aprendices
prera á candidez de M orante. Yo no le quiero contradecir en esto, por- de sastre los dedos , ¿por qué no será mejor ó mas justo, que se los aten
que es mejor echarlo á buena parte , y cosa mas, segura. Per? en esto á los niños para que aprendan á escribir con bizarría y buena disposícion? '
solo se puede conocer el valor de cada Autor. ¿Quanra moderacwn y mo- En la pag. 46 (nora 3) dice : Algunos pseudo-Profesores del Magisterio
destia no se nota en [ciar? ¿Quánta en Francisco Lucas , y en otros an- de la letra , que ellos sin saber la razon llaman circular, redonda , ó de
tiguos? P ero creo que estas virtudes ya hace algunos años, que dexáron moda , entre otras opiniones ridículas defienden que el modo de tomar la
el mundo. pluma se ha de dexar al arbitrio · de los muchachos , y que no se les debe
Pero volviendo al asunto : si Madariaga enseñaba en tres meses por advertir cosa alguna sobre un punto de tÍmta importancia. De este des-
reglas y geometría ¿por qué no romó D. F;ancisco esre mérodo mas ex- a tino de primera clase se p;tede ·conocer el ma! estado dé! Magisterio de
pedíto que el de Mo:ante ; pues al cabo as¡ Morante como D. Franczsco primeras letras, y la necesidad que hay ae ' remedian su decadencia. ¿Con
se qué
104
REFLEXIONES. REFLEXIONES. !05
qué los pseudo-redondos, que son escrupulosos. e~ poner cañ_iras en l~s falsa por la razon antecedente ; y porque sabemos que hay quien escriba
muñecas de los niños para que no tomen mal · V!ClO , y de qL\Ienes se ne muy de priesa, y mas que Palomares.
el buen Palomar·es por tal escr{lpulo, ahora dexan el llevar la pluma al pr. , .Que ninguno puede escribir con liberalidad y destreza sin trabar,
arbitrio del niño ~ Él se forma los argumentos en pro' y contra a' su 1an-e:
''o encadenar las len·as unas con otras ; porque haciendolas disuelcas , 6
.rasía , y todos los resuelve por bárbara. "cada una de por_ sí, se pierde tiempo, y se aploma la mano, como puede
De este desatino que ati-ibuye á los. pseudo-P_rofesores, _que á lo mas "observar qua~qmer;t que s_epa escribir bien ó mal.'' Respuesta- Toda
puede ser que algun simple haya profendo tal dislate, colige ~1 mal es- falsa; porque antes que naciese M orante, hubo buenos Escricores como
tado del Macristerio de primeras letras; yo se lo concedo , y digo que en lo dice Palomares; y porque al cabo el trabado se ha de olvidar: y cada
Madrid así ~, y que este perverso Magisterio es el de M orante. <Cómo letra se ha de hacer por sí.
puede ser esto~ El mismo D. Francisco lo di~e pag. r 02. En esta Corte IV. "Que en las Escuelas de primeras letras .no se enseña otra cosa
tiene grande estimacion el Magisterio de M orante, y los Profesores ac- "sino la pinmra buena ó mala de las letras del abecedario cada una de
tuales D. Cdrlos Agrícola, D. Vicente Ruiz &c. y los. pone to~os. Lue· " por sí , y no la trabazon ó encadenamiento de ellas. Es así que á los
ao estando todo el Macrisrerio de primeras letras perdido , y siendo en "Discípulos, luego que salen de las Escuelas, se les ofrece en sus respec-
b b 1 . .
esta Corte el de M orante muy estimado: este es e Magisten? perverso.• " rivos destinos el escribir de prisa; luego será preciso que para hacer-
Un efugio le queda , y es el decir que en este luga~ ennende otros " lo, cada uno se invente á su modo uña trabazon arbitraria y ridícula,
Maestros pseudo-Pwfesores que no los nombra por ciertas causas ; y "y que de aquí provenga la variedad de tantos y tan malos crustos de
á esto solo digo que ni yo quiero nombrarlos, y que es _necedad que- "letras como vemos. " Respuesta. Á la primera pa~re decimos ;ue hacen
rer que desde el mas chico al mas grande rec1ban los capnchos de Mo- bien los Maestros: á la ·segunda, que hacen bien los Discípulos; porque
rante. lo mismo hace Palomares, que en letra formada y corrida hace trabados
Da despues ocho argument?s ó razo_n_es , p~r las que dice , que los arbitrarios y ridículos.
contrarios á su método no le qmeren admmr, y el los combare e Impug- V. "Que siendo cierto que ninguno puede escribir liberalmente sin
na hasta dexarlos convencidos ; y solo les falta para recibirlo la órden del "trabar las letras, resulta que no solo es Útil la invencion de Pedro Diaz
Consejo, como si se tratase· de contrabandos , con una razon que nunca , M orante, sino necesaria; porque ademas de enseñar una trabazoa gallar-
combatirá D. Francisco. Est~ rebatido y desterrado del mundo el mé- " da y magistral, que no confunde las letras, dispone la mano para es-
todo de Morante, y solo se admitirá quando éste descubra los arcanos y " cribir la !erra disuelta , y la trabada con admirable expedicion." Res-
misterios de su invento; porque lo que dice Palomares de escribir y mas puesta. Se niega el supuesto, y queda muy fresco el Sr. D. Francisco.
escribir manos y resrnas, es cosa dura y molesta, y á nadie gusta tra- VI. "Que la referida invencion establecida generalmente en las Es-
bajar ramo; y mas quando dice él mismo, que el trabajo sin el Arte " cuelas, observando sin alceracion las reglas que se prescriben en este
es desesperacion de los buenos ingenios : y queda ya satisfecho de que ._,,libro, produce en los Discípulos unos mismos efectos, y un mismo
nada admitimos de lo que nos propÓne como maravilloso, y nada le es- "género de letra que nunca se les olvidará, aunque dexen de exercitarla
rimamos el favor que nos hizo en publicar su obra de humo. "por algun tiempo." Respuesta. Toda falsa; y que diga qué reglas pres-
Ahora creo que el Lector podrá con algunas luces hacer JUICIO de cribe, si no trabar tres eles Italianas, y des pues no trabarcbs.
quien merece la corona cívica en esta Centauromacl~ia de las diez y seis VII. "Que el artificio de la letra trabada con el magisterio y ó.rden
famosas conclusiones de Palomares ( pag. 3 5 y siguientes ) , refutadas una , que se descubre en las materias ó muestras de este libro, desentorpece·
por una segun merecen, y en atencion á que ya quedan bastante re- "y alarga la mano del Discípulo; y le hace adquirir una gran f.Kilidad
batidas. , para imitar codo género de letras , así sentadas como cursivas." Res-
I. , Que nincrun Autor Español ni Extrangero hasta M orante ha in- puesta. Toda falsa como el alma de Judas ¿qué tiene que ver el don c;on
" ventado Arre p~ra aprender á escribir con brevedad y destreza." Res- el turuleque? ¿ni el trabar tres eles con imitar toda la letra~
puesta. El mismo Palomares dice, que Madariaga enseñaba en tres me- VIII. , Que en las eles trabadas, y en la encadenacion grac:iosa y
ses, y consta de Escrituras y Testimonios públicos: luego falsa. "expedita de las demas letras~ seguh están en dichas materias, se exer-
n. , Que el Magisterio antiguo y moderno del taracter pseudo-redon- " citan á un tiempo innumerables veces los tres {micos trazos, Ó efectos
• , do , ó de moda es torpísimo , diferente en cada Profesor, y sin funda- , de la. pluma, que son grueso , mer;liano y sutíl; y por consiguiente ·se
, memo sólido; y por consiguiente lo poco que se adquiere por ellos, es , adquiere un estupendo manejo , y expedicion en el simple acto de es-
., casual, y que con facilidad se olvida á los Discípulos." Respuesta. Toda " cribir." Réspuesta. Que con qualquie1· otro enlace se puede adquirir
"ob- ToM. 1. DD "es-

\
!06
REFLEXIONES. 107
este manejo; y negamos que . su manejo sea estupendo y gracioso •.. XV. "Que el método de M orante muestra lo estimable que es , y da
IX. , Que las ·etes trabadas son como msrnunentos para adqumr la "pruebas prontas de que es Arte verdader-a , y camirw real en los Dís-
, verdadera destreza y manejo de pluma; porque en cada tmo de aque- " cípulos mas r~1do~ de quien tengan los Maestros ménos esperanzas, si se
"llos cabeceados se emplean los tres tiempos Ó . efectos r~fendos, y por "hace _la expenenCJa en. ellos. " Respuesta. Es falsa , lo niega él mismo;
, consiguiente resulta:::::" Respuesta. Ya fasndta , y esta r¡pud1ada 1ml pues d1ce que el escnb1r no es Arte : luego ni el trabar tres eles, sino
veces.
gengonza.
X. , Que las rayas ·diacronales 6 quasi. perpendiculares, que vulgar- XVI. "Que la l~tra formada, disuelta, sin rasgos , ni trabazon alguna
" mente llaman palotes ( qu: es por donde empi~zan_ los Discíp ulos en !as "es todo el efecto o ¡;osecha del Arte trabada de P edro Diaz M orante.
, Escuelas), perjudican notablemente en el MagJSteno; porque los dene- "Es así que los Maestros modern~s enseñan en los principios su letra tor-
" nen en uno de los tres tiempos de la pluma, y no les hacen exercJtar _., pe Y, pesada ps~udo-redonda, sm_ haber a~ilitado ámes la mano á los
, lo:S dos restantes ; resultahdo de este notable descuido, que quando les "DJsc1pulos, y sm conocer estos smo el pnmer trazo de la.pluma y es-
, ponen á formar letras, cqmo no conocen otro trazo , que el pnmero, " te adquirido violentamente, y contra los preceptos elementares d~l ver-
"precisamente las sacan de él, sin el claro y obscuro a donde les cor- " dad ero Magisterio : luego y erran desde el principio, y empiezan por el
" responde." Respuesta. Es falsa: porque la letra tiene su mayor manejo "fin, que es lo m1smo_ q:1e pretender ~dificar un Palacio sin haber zanja-
de alto abaxo, y no de . lado á lado; porque ent6nces saldrá el redondo " ~o de antemano los c1m1entos ~ece:anos." R espuesta. Aquí destruye el
aborrecido de Palomares. m1smo Palomares rodas l~s hecluce_nas de M orante, con que nos alivia
XI. , Que el mét~do de Pedro Diaz Morante introduce. insensible- de este. trabaJO ; y ya esta respond1do. Despues dice que estas diez y seis .
" mente el manejo universal de la pluma, repitiendo y ex~rcitando innu- conclusiones son verdaderas; ya se demostr6 que él mismo las ha falsi-
" merables veces sus efectos. Es evidente que aquella no puede producir ficado. ~on lo que el inteligente dará la corona ·cívica al mismo Palo-
"mas de tres clases de trazos, que son gruesos, medianos y sutiles, de mares, que edific6 y destruy6 su obra.
"que se componen todos quant<;>s caracteres ha habido, hay 6 puede ha-
" ber: luego es Arte general de escribir , no solo para España, sino tam- ARTE DE ESCRIBIR
" bien para las demas nac'iones." Respuesta. Necedad.
XII. , Que ningun Autor Español ni Extrangero, sino M orante, ha Ántes que hubiese imprentas, la pluma suplia por ellas; luecro era
"inventado Arte para que los muchachos 6 adulros de árnbos sex6s des- necesario hubiese destreza, y no como quiera sino en hacer la let~a for-
" aprendan ú olviden los malos principios de escribir, y adquieran los del mada. Esta destreza solo se logra por la regla de los trazos de que cons-
"verdadero Magisterio. Es así que el de la letra pseudo· redonda, que ha ta la letra ; y si ent6nces sac6 Pendolistas tan hábiles en escribir los li-
"cundido por todas partes, no puede tenerlos peores, ni mas opuestos bros, ahora sucederá· lo mismo: y es bueno se entienda; que la Iicrere-
"á la simplicidad del Arte ~ luego el nuevo método de que se trata en za en escribir, ántes se ha de ir comprimiendo que impeliendo; po~que
"esta obra, será el único medio para desterrarlos, y poner el Arte 9e con el uso la mano se desenfrena y precipita, como se ve todos los dias
"escribir en su antiguo esplendo.r.« Respuesta. Es verdad que ninguno en los nwdernos que han aprendido sin el ridículo trabajo de Moran-
ántes que Morante enseñ6 á escarabajear, sirio á escribir. te. Para esto damos este tratado de Francisco Lttcas, al que solo hay que
x¡rr. "Que este nuevo método de escribir, practicado á la letra, háce añadir para mayor limpieza la inteligencia de los Maestros, y de los Dis-
"mudar la forma en quince 6 veinte dias á los adultos que escriben mal, cípulos en semejante greguería, como lo es la freqüencia de las voces
"y les dispone y agilita la mano para adquirir buena letra; porque el romboides , ángulos obtusos , curvilíneos , isosceles , hypotenusa , acta-
"continuo trabajo alarga y desentorpece los músculos y nervios del bra- gano; y ·si D. Francisco us6 cambien la voz de triángulo escaleno, fué
" zo, y de la mano." Respuesta. Para hacer mudar de forma, bastan tres • solo p01: necesidad. Pero el que haya usado de las voces Ortología y Ca-
dias ; luego in Útil codo lo de M orante. log1·ajía, se debe estimar mucho; porque esto es enriquecer la lencrua Cas-
XIV. . , Que el admirable artificio del trabado, establecido en todas las tellana. b ·

"Escuelas, producirá un caracter fixo 'y nacional de dos modos: uno for- Y o entendí la primera vez que leí el escrito de Palomares, que seria
" mado sin rasgos , y otro liberal con trabazones magistrales y gallardas, cosa fácil y breve el impugmrle por sus mismas razones; . porque em6n-
"empleándose en esto la tercera parte de tiem po ménos, que se gasta ces solo se me presentáron aquellas contradicciones mas visibles y diso-
"por el aplomado y torpe método moderno de la letra pseudo-redonda, nantes ; _pero despues que lo empecé á registr;¡¡r con cuidado, conod que
"6 de moda." Respuesta. Falsa y necia. mi empeño era desesperado, porque apénas se puede l~er una línea, que
"Que no

'
. REFLEXIONES. REFLEXIO N E.S. 109
lo&
no tencra veinte complicaciones é inconseqüencias. Yo soy enemigo de Quejase de que no tenemos caracter Nacional como le tienen las de-
copiar:Y gastar el tiempo vanamente; ·y así irérnos aco~tando lo posi.ble mas Naciones:::: que cada una tiene el suyo, que se distingue de los otros.
Luego los Españoles tienen caracter propio distinto del de los demas :
para evitar el tédio que causa semejante modo de esci:Jbu·. En la Dedica-
toria, pag. n, léase con reflex1on lo que dice de la gallardia , y tal qua! apues de qué se queja? Á mí no me toca adivinar, si lo dice por la va-
liberalidad de Francisco Lucas, Juan de Sarabia y otros insignes Maes· nedad de_ letras pse~do-redondas . en España. No tengo por tan negado á
tros, corrompida por los modernos. Léase despues en la pag. 2 I sobre las ~· Franczsco., que 1gnore la vanedad de letras que hay en Francia, Ita-
hechicerías de Morante todo lo que dice este Autor, hasta que acaba sus ha , Alemama &c. : sea como quiera , el caracter Español corriente es mas
'
alabanzas que se concluyen con el libro , pag. eterna; en donde así Ltt- claro , mas formado , y mejor que el de las demas Naciones. Pero . Don
cas como Sarabia, !ciar &c. fuéron torpes, ignorantes &c. Y si se quie- Francisco busca dos cosas : una que se admita su trabazon con juramen-
ren anublar los hechizos y encantos de Morante, léase lo que dice de to , otra que todos hagan una misma letra; porque como dice el discreto

Juan de !ciar, pag. 2, 3 y 51, y especialmente pag. 108 en que dice, Morante, no hay pulsos buenos y malos, todos son iguales. ¡Valiente ob-
que sobre todos el curiosísimo Iciar da idea completa de nuestms carac- servacion de la naturaleza! En todas las cosas procede esta desde lo mí-
teres Españoles, de los que sin duda se apartó M orante; porque no nie- nimo á lo máximo , de lo bueno á lo mejor , solo en los pulsos se ol-
ga D. Francis.co que la letra de Morante tiene resabios de Italiana : y el vidó de este buen órden. ¡ Pobre República , si esto fuera así! Enrónces
mismo M orante confiesa pag. 3o, que se hizo hábil imitando á los Ita- era necesario , por providencia de buen gobierno , prohibir la escrit ura;
lianos; y por eso D. Francisco ha corregido y mudado su letra. aY qué porque ¿quién había de distinguir las firmas y escritos verdaderos de los
sacarémos de esto, si en otras úesciemas partes dice lo contrario, y no falsos? Dexemos esto , que es cosa impertinente y descabellada , y quizá
encuentra uno donde fixar el pié? Semejante á la anguila, por donde quie- la mas estúpida de Morante ; porque da á entender claramente , que icr-
ra que se cog~, se desliza. Yo puedo asegurar que he visto escritos en nora el origen de la diferencia de letras , y que no había saludado l~s
estos tiempos, bastante complicados; pero como este, ninguno: por lo que principios de la Filosofía. La misma necedad es esta que la de los Gra-
irémos tocando los puntos mas esenciales, y t1ue pueden traernos alguna máticos en materia de estilos , que siendo la causa de la diferencia el
utilidad; dexando el laberinto de contradicciones para el que tenga buusto juicio y el gu~to , que en cada uno es original, lo pasan á las palabras.
. Brevemente ; la diferencia de las letras no viene del pulso , viene del gus-
en semepntes mo1estlas.
En la pag. n de la Dedicatoria, dice que no tenemos cara eter na- ' to , y muchas veces de la casualidad. De esto en .otra parte.
cional como las demas naciones, y que antiguamente lo teníamos; pero En la pag. 111 reprehende la bastarda que enseñáron Juan de [ciar y
este no le tuvo Morante, y solamente se le da á Juan de !ciar: véanse Pedro Madariaga por la demasiada agudeza de sus ángulos , y angostura
las pag. citadas en el párrafo antecedente. Luego el caracter Español ( sea de su construccion ; y en la misma página dice , que habiendo c¡uerido
el que fuere ). no se corrompió en_, este siglo : fué en el pasado , y si c~rregir este defecto algunos Italianos , nadie lo pudo lograr sino el in ge-
hem~s de dec1r verdad, le corromp10 Morante; pues como queda dicho, moso Maestro Juan de [ciar. Y no ha y que perturbarse, porque allí dé el
el m1smo Morante confiesa haberse exercitado en los escritos Italianos· nombre de Cancilleresca á la bastarda; porque lo cierto es , que va ha,
pero esto necesita de prueba para ser creído. Por ahora me basta po; blando de la bastarda, que es originada de la Cancilleresca; y porque allí
prueba el que D. Francisco asegure ( pag. 2 y 7) que en tiempo de !ciar, mismo, despues de haber dicho l[Ue Ludovico de Henricis , Ó el Vicen-
Madariaga, Cuesta, S arabía, Lucas y Perez se seguia la buena ense- tino, el Fanto, el Tal/ente, el Palatino quisieron corregir esta letra, y
1
ñanza, y se observaba el caracter Español: en esto ninguno hizo nove- no pudiéron , dice : y así parece que la perfeccion del caracter Cancella-
dad sino M orante; y el mismo D. Francisco confiesa que su letra tiene resco estaba reservada para nuestro insigne Maestro Juan de Iciar, á quien
resabios de Italiana: luego este fué el Autor de la corrupcion, él fué el ningun Autor Español Ó Extrangero pudo exceder &c. Véase despues en
que inventó el hechizo de la letra · trabada hasta entónces desconocida; todas las páginas lo contrario, quando habla del hechicero M orante. Allí
porque los antiguos seguían la formacion de los trazos, y de cada letra mismo léanse los elogios de Juan de la Cuesta , y Francisco Lucas &e;
de por sL y así lo confiesa el mismo Morante, que dice pag. 34: que el y despues véanse los discursos de M orante , que fué posterior á estos, y
curioso y virtuoso, que imitare bien el Abecé primero , imitará luego con compóngalo quien pueda. Solo pondré aquí uno de estos pasos de llllo-
mucha facilidad todas las demas materias ; y el A b e no son trabazones rante; porque seria espantar las gentes, si se pusieran todos. Dice, pues,
pag. 2 7 : Que el estilo y modo que los Maestros han tenido en enseñar á
ni garanvaynas, como que es el modo natural, y que no puede ser de
escribir hasta hoy , ha sido torpísimo, y .¡in arte verdadera":: No ha sido
otra suene , y no trabado : luego esta invencion no es el caracter Espa-
la enseñanza que hasta hoy se ha usado , mas que u,n modo de entreteni-
ñol, ni ninguno. Esto es claro, y no necesita de mas prueba.
ToM. 1. EE mzeu-
Qué-

REFLEXIONES. rrr
IIO
RE F L E XI O N E S.
quiera.' pero no creo Y? que pue.da persuadir á los que él tiene como
miento , haciendo letras hermosas y cortadas , cumpliendo con esto con los Getas , porque hay demas1a das escmuras del siglo pasado del d 5 d ¡
Padres y con los Discípulos con aquella hermosura y corte ~e letra he~~a de d. ¡ · ' e oo , e
á golpazos , que es contra toda buena arte diestra de ensenar á escnbzr d 4 oo , ¡ que ··Icen o· contrano: . . escrituras de culebras y s1.erpes em.osea-
as con .agam¡as, que 111 el mismo Apolo las podría leer · y esta era la
liberalmente. Aquí se debe notar que JY!orante condena Ia_leua hermosa letra cursiva , y de esta es la qüestion en este tratado· y 1~ 0 d ¡. 1
¡ · ' . e as erras
y coreada , que era la Española ; y que el modo de ensenar era contra q ue. pued · e 1
. e pmtar se~ o e otro. ' ¡A qué fin gasear Maestros ara Ja in-
toda arte; pero los que le habían precedido eran !ciar, Madariagw, Sa- teligenCia de, las escnturas antiguas ' si son tan bellas lecras )· 1· Epn cosa tan
rabia, Francisco Lucas ; luego á estos que tamo alaba Palomares , con- · ·
no tona , que necesidad hay de:::: l ' ·
dena M orante ; y la letra hermosa de ellos , que era la me¡or de Euro- el primer ¡ega¡o · que en-
pa, y que mucho alaba Palomares, la desprecia Morante. ~ero en otra e Merase 1
¡ qualquiera en¡ .un Archivo , y reaistre o
. uentre a. a mano , y a mstante quedará desenganado ; y con efecto era
paree los condena tambien Palomares lo mismo que su P~1sano , y en letra cursiva , que¡ llamaban procesada ' toda la encade11 ad a de ¡as escnru- ·
otras mil los vuelve á alabar; y así está compuesto su escnto.
· ·
ras . antiguas'
d y . a trae Juan de !ciar • y si alg uno a·1xere , como pudo
En la misma .Dedicatoria pag. v dice : Si la letra bastarda , que fué
maaistral en las Escuelas .del Reyno hasta bien entrado el szglo en que
su ce sober, que d temendoF Espana
1 . en el si oa lo r 6 á un !ciar , á un M adarzaga, ·
Y 1. re to os¡ a dun , ranczsco Lucas , las escrituras no obstant e son ¿·Ia-
b
'VÍ'V'imos , teniendo el origen demostrado , y unos fundamentos tan sólidos, 1
o Jeas: ·yo so o are una razon breve (lo demas véase ·en lo h
llegó á perderse enteramente solo por haber salido de sus preceptos fun- · 'd d F · que emos
extr~I. o e ranczsco Lucas), y es que se apodera generalmente de los
dados en razon &c. ¿Y estos preceptos de quien eran l ¡de M orante l no; Escnbi.entes el Caco-J?emon de ligereza, y hacer enlaces; y está tan Jé.os
porque todos los grandes Amores, que cita com? reformadores y Maes- de lena fomuda la hgereza y encadenamiento ' como el c1'elo de ¡a tierra. · J
tros perfectos de la bastarda , i<>noraban el amficw trabado de 111or-ante; H ·
ay. cosas CJ,ue de nm&un modo .admiten velocidad y ligereza , sino en
lueao éste debió ser el prime~o que se aparcó de ellos. Pero esto no detnmemo o encera ruma• suya : s¡ se habla de encaxes
puede ser, porque dice D. Francisco q~e esta corrupcion se introduxo fil' ' , de bordados, de
1granas , no 11ay que son.ar en velocidades. La letra formada es una fili-
ya bien entrado este siglo. Sea así , y 'en tal caso, Polanc? c¡u~da abs.uel~ grana .can delicada, ~ue 111.D.. Francisco Palomares· , ni Morante, ni Cues-
to , porque escribió en el siglo pasado , y muy a los pnnCJpws ~e este; ta, 111 Lucas, 111 !czar , m nmguno de este mundo (sino que sea 1
Con que. solo tenemos por reos de este delito \segun D. Franczsco) a ab or t o ) s~ atrevw . 1 d 1 'bl.
~ ar a pu JCO sus muestr.as sino hechas con cisque-
' a gun
Patino , y al P. Luis Olod. Sin duda que estos fueron pseudo-redondos de ros, seguidores, catdos, reglas y compases , sm otros trescientos requisi-
los que aborrece Palomares , y así es ; bien que !ciar· , Lucas, y todos tos, Puede ser que en esto hayan pecado alaunos Maestros moder
los arrtiauos cambien fuéron redondos ; pero les llamarémos aletbo-redon- ho b d . . h o nos'
m res e po,c ~ paCJenCJ a, que . an publicado sus muestras escritas sin
dos : y ~o hay que acusarme de inventor de voces, porqt~e no hago mas
que seguir las huellas ; pues aunque, en Castellano se pod1an llamar fal~o­
1
to. dos estos aux1 ws : f:'por . 1o que sm duda se habrá encolerizado D • F:'1 an-
czsco, como que es acil pecar en la union en la igualdad y en ¡ ·
redondos , tiene no se que de magmfico esto de usar de voces semJbar- t: ·d d ' ' a um-
10rm1 a , que son las verdaderas eausas de la buena letra · no el q
baras, que no las entienden todos. Por lo que toca al tiempo en que se .d d b . · 1 1 • 'ue sea

re on a, . asear da , gnfa, tu.desca o arab1ga. Y para concl 1ur este párra-
vició la letra , segun D. Francisco, á lo que yo entie~do, fué ·desde el fo solo qmero preguntar , ¡ s1 aborreciendo los modernos los enlaces
ano de 40 hasta el de 50 de este siglo ; pero como yo no gusto de re- gustando de dar formacion á la letra cada una de por sí, es consi<Yui:nr~ \

tóricas , aquí despacharé lo que había de hacer despues. Mas adelante que salga la letra obscura l "'
dice D. Francisco, que en ninaun siglo ha tenido Espana peor letra
1
que Ya oygo que m~ dice , que las trabazones si no se ensenan, los Dis-
b . b1 b d
ahora ; á el caraccer moderno le llama notonamence ar aro , y. a ro a Cipulos se las ~armaran , ,Y que estos enlaces caprichudos soq los que él
1

la Provincia de Espana le da el mismo título, pag. r ro, con el versiCtrlo de d1:_e que necesitan de Imerprete. ¿Y qué sacamos con eso, si M orante en-
Ovidio : Hoc est, quod possum Geticis tibi mittere ah ar'Vis. ¿Quién hay. sena trabazones que se ha~ de ol'l!idar? Luego los Discípulos si quierefl.
que se pueda quejar de injusticia l ¿No los dexa á tod?s iguales l Yo que hac~.r algunos: al cabo ser;n capnchudos. Y demos que hagan enlaces ó
estoy algo exercitado en recibir tales tÍtulos , los admito gustoso; porque capncl~udos , o contra la mdole de las letras: ¿no los hace cambien Don
la experiencia me ensenó, que en vez de descrédito me acarrean una es- Franczsco ,Palomares en las letras que quiere cambien que sirvan de regla
pecial tranquilidad,' si algun~ es quisquilloso ,' s.acúdase cm_no pueda. Lo a
1

que yo pregunto a D. Franczsco es , ¿por que ,die~, que nzngun szglo ha


1 V éas_e lo que dice Fra,zcisco L~tcas , C::: : ( Nota d~l P. Mcri~to ).
tenido peor letm que el presente l ¿Y por que d1ce, que se neceszta de 2 Aqur falr;m palabras en el escnto , y no se suplen por guardar fidelidad.
un A polo para Inté1-prete de la letra pseudo-redonda l Dará la razon que '
qu1e-


,.
II'l REFLEXIO NES. REFLEXIONES.. rq
á todo el mundo? ¿No traba las (jfj unas con otras? ¿No dice Francisco mero excedi6 á todos los Escritores . de Europa. Escos ancianos1:>
EscritOres
Lucas , que esta len·a nunca se traba? ~N o traba rr con rr? ¿ N o .dice nuescro·s traen 1os caracteres propws de nuestra mcion: lo dice cambien
Francisco Lucas , que esa letra no adm1te trabado? .i Y no hace lo m1smo D. Francisco algo mas adelante. Luego por ellos hemos ele saber qual fu~
con las JI , y con otras, todas de capricho ? Pues SI el de meduado hace este ,caraccer nacional, allí se ha de ver; y si el ele D. Francisco lo es , aun-
estas y otras muchas contra rúbricas, ¡por que no las podrá hacer un Pen· que en .esto se apart6 de M orante, cambien lo ·veremos : y si es confo;._
dolisca en el calor de la escritura·? Responderá, que el s~lo lo pro~one para me al de aquellos, será caracter nacional ; y si no lo es , será caracter
exercicio; pero que despues se ha de dexar todo eso. ~ eso ~ecimos que nuevo inventado por D. Francisco; pero la verdad es que la sustancia de
no queremos aprender tan mal oficio , que sea necesano olvidarlo. Pero la letra la tom6 del Grifo, y del bastardo de Francisco Lucas. En la lámi-
todo el mundo sabe , que desde el tiempo d~l Marques ~e la En;enada se na r." observare la letra antigua Española que trae ! ciar, y la que trae
empez6 a limpiar tanto la letra de toda especie de abreviatura o enlac~, de bastarda y redonda Española; despues veré la bastarda de Francisco Lu-
que rara trabazon 6 ligamento se, encuentra desde en~6nces en los ~sen­ cas , que es la Castellana que mas se usaba. Todas estas pruebas se omi-
tos que pueda causar confusion ; a no ser algun ca pncho de presumidos, ten , porque se pueden observar en la Escuela Paleográfica , lámina. :::
que aun con todo por el contexto y ciernas letras se puede sacar su sig- Despues vere el ~Grifo de este mismo , lámina ::: ; cotejaré con la letra de
nificado. Palomares formada, lámina:::, 6 con el pseudo-redondo; y ver e quien de-
Pero ni aun con eso hay razon para preferir las escrituras antiguas á genera mas al antiguo caracter tan olvidado y perdido, como llama D. Fran-
las modernas , quando aquella sarta de caracoles era un gusro general~ y cisco: como esto es una prueba real, podrá juzgar cada uno por sí mismo.
esto es' falta de este. Y mas se puede asegurar, que segun es el corndo Qualquiera , pues, que haga un cotejo exacto, encontrará que la le-
6 cursivo hoy dia, en tanto será legi.ble en toda Europa, en guanto tra formada de Palomares tiene mezcla de Alemana en el trazar; de Fran-
duren las imprentas de la letra Romamlla y bastarda, que son el verda- cesa en el perfil, y de Italiana en algunos reveses, y en donde se noca
dero exemplar; y no hay que temer se necesite interRrete, sino para los mas este gusto Italiano es en la cursiva del misrpo Palomares; y se ad-_
que en vez de escribir letras hacen escarbado de gallma. Pero estos se- vierte que como D. Francisco exagera, que el fruto de su·s eles trabadas
rán, 6 alaunos muy poderosos, que solo necesiten una firma tanto mas es la letra que presenta formada, qualquiera podrá conocer la falsedad de
conocida"'quanto mas extraña, y por lo mismo mas apreciable, pues se esta asercion: porque el fruto de qualquier rnetodo es la le era que nos
ignora el modo de imitársela.; 6 algun artesano, .que no 1~ de escri- queda cursiva 6 corriente, y que se escribe á la mano; pero no la que se.
bir las Cr6nicas del Reyno, smo hacer quatro eqms para senalar sobre forma para la muestra ' á los Discípulos con cisqueros y seguidores, como
una caña lo que debe en h tienda. Habiendose, pues, procurado dexar lo está la formada ·de D. Francisco , que dista un millon de leguas de su
la letra pelada y redonda , á imitacion de la Romanilla de imprenta de corriente > que es el verdadero fr uto de su trabazon. ~ Quámas letras suel-
donde tiene el origen : ¡que necesidad tenia D. Francisco de voh¡er á re- tas y corridas, pregunto yo ahora , que son fruto de la pseudo-redon<;la,
novar los trabados, que el mismo dice no deben usarse ? ¡Será para bus- se encuentran, no digo en España , sino <\quí en Madrid, que exceden en
car la lig~reza en el escribir , que cambien la condena ; para destruir la limpieza , en gusto, en libertad á la de D. Francisco? Como es cosa que
plomería, que despues encarga; y para trabar la letra que presenta, que á en qualquier Ofi~ina pueden dar mil exemplares , no gaseemos razones
Francisco Lucas se constituye uno del quadrumvirato de los Príncipes quando el hecho publica la verdad.
del Arte de escribir, que son !ciar, Madariaga, Lucas y M orante? Bien Pedimos con todo perdon á D. Francisco por esta pmeba públic-a de
que como se quite este último rasguñante, es cieno que el trium virato su letra corriente: la que de ningun modo se hubiera hecho, si hubiera
merece todo elogio ; ademas que quadrumviratos no ha habido jamas escrito con alguna moderacion , y no hubiese denigrado tanto todas bs
famosos, pero sí triumviratos. len·as modernas, así como ·á sus Autores , y á todas las Escuelas del Rey-
Supone, pues, D. Francisco que el caracter que el propone , es el no. Puesto que el agravio ha sido público e indecoroso á la Nacion , pa-
legítimo de España; pero el caracter que presenta en sus láminas, no es rece justo que tenga que padecer D. Francisco algun poco de rubor pú-
de M orante; porque ya el dice que lo da corregido: luego en primer blico, para que recobren su estimacion tamos como el vilipendia; y esto
lugar M orante no tuvo caracter nacional ; y esro es cierro, tanto que no lo llevará á mal, en atencion á que él nos aconseja hacerlo así , y_
· sino el que quiera cerrar los ojos , confesará que la letra de M orante es aun con mayor urbanidad , esto es, irrision. V i:ase la pag. r. Pero siem-
una mezcla de Italiana , Francesa, Portuguesa, y casi nada de Española. pre confesará, que la letra es suya , _y no se la ha alterado un ápice en
D. Francisco dice, y es la verdad, que el tiem po en que Bbreci6 la le- quanto es posible á los hombres , para que nunca nos pueda arguir de ca-
tra en España, fue el de !ciar, Madariaga y Lucas, tanto que el pri- lumnia, ni de falsedad, lo que Dios no quiera : y si D. Francisco , como
me- advierto , quisiere reflexionar en lo que se dice, cenia muchos modos de
T oM. 1. FF ad-


REFLEXIONES. REFLEXIONES. 115'
poderse justificar. Pero ¡ c6mo seria esto? Confesando ing";nuam~nte, que Que al princ1p10 se den las muestras hechas con plumas de dos pun-
la pasion á su paisano Morante le !uzo hablar con mas exageracwn y des- tos, que es lo m1smo que darlas d1buxadas á los niños para que escriban
6rden del que tiene por naturaleza, que me consta ser bastante modesta sobre ellas: que de este papel así escrito se puede tener mucho, si se abren
y hm:nana : que en 1~ que toca ~ !erras cursivas 6 corrientes, nunca Españ; ~n láminas Cle madera alg~mas muestras, y se imprimen en papel sin m~­
ha estado mas florecreme : que en las magistrales hay algun desnudo o pr: y d e~ n·o de pocos d1as ya pueden los Discípulos hacer por sí las le-
neo-liaencia ; y que él solo invent6 dar un método para escnb1r con ma- tras, rrazandolas con pluma~ de dos puntos; y en habiendo libertad , que
b b ¡· ¡· . . 1
las hagan negras , y lograran el no echar tantos borrones.
yor desembarazo. Y con efecto, de su 1bro en 1mp10 no vemmos a sacar
otra cosa; porque por último dice, que los trabados se han dexar así co- Que al principio se les enseñe siei\'do niños, y aunque sean grandes,
mo las cabecillas : que la !erra ha de quedar limpia y formada; y para esto el modo de empezar las letras; y se hagán á sicar bien cortados los o-or-
sigue la regla de Francisco Lucas, que encarga que la letra en que el Dis- dos y deJgados de la pluma , imitando los abecedarios de la lámina r!
cípulo encuentre dificultad, la repita muchas veces, y que no la dexe hasta . Que no empiecen· á escribir mayor caracter que el que lleva dicha lá- .
mma ;_ porque quanto mas gorda la lecra ·, mas trabajo para el niño, y •
que por último la hao-a bien. Tampoco repara en esto D. Francisco, pues
está claro que si el Discípulo encuentra mas dificultad en la formacion de mas nem po se de nene.
una letra que en la de otra, es necesario repetir aquella letra. Es cosa evi- Que en ·sabiendo imitar el abe con pluma abierta , escriba con letra
dente que cada letra se ha de saber formar por sí misma ; que las eles negra del mismo tamaiÍ.o; y lo hará mejor, si tiene muestra de letra abier-
trabadas no vencen dificultad alguna: y que los Maestros siguen el verda- ta , sobre la qua! escriba. ·
dero camino , enseñándolas á formar separadamente , como lo hiciéron Que el mayor cuidado se ha de poner en que la pluma siente per·
Francisco Lucas, Madariaga é !ciar ; y siendo cierto que D. Francisco fectamente en el papel ; y esto lo da á conocer mejor la pluma abierta,
pone á estos por Corifeos de la escritura , se colige que si estos enseñá- que quantas reglas se puedan imaginar.
ron con toda perfeccion , los modernos enseñan bien ; y si éstos enseñan Que si la perfeccion de la letra viene del verdadero asiento de la plu-
mal, aquellos enseñáron del mismo modo. " ma, á lo mén<is siempre sacará una letra muy limpia.
Como no es mi intento llevar esto á sangre y fuego, solo tocaré por Que las impresio~es de Leon de Francia del siglo pasado, y las de
encima al()'unas cosas mas notorias, para que se desengañe D. Francisco Holanda deben ser los verdaderos exemplares en que se debe exercitar el
b . d que quiera ser perfecto en la escritura: que en esto fué en lo que se exer-
si quiere, y el Lector tenga algunas luces para juzgar SI que an bien re-
futadas sus diez y seis conclusiones; porque quando menos se va á per- citáron nuestros grandes Maestros , y sobre todos Francisco Lucas. ·
der una corona cívica: y lo ciernas lo dexarémos en su estado; porque la Que las distancias de línea á línea , y de letra á letra en escritura for-
verdad pronto se manifiesta al que es docil, al paso que se obscurece al que mada son tan necesarias, como que en ellas consiste la hermosura de la
está apasionado. 'letra , como lo dice !ciar.
En la pag. 4, 5' y 6 da infinitos elogios á Madariaga ; pero sobre Que el . enseñar con mucho 6 corto tiempo á los Discípulos, consiste
todo porque enseñaba con tanta brevedad , que en dos meses concluía su en la diligencia 6 floxedad de los Maestros ; pues es cierto ·que si solo se
curso ; y es mas de notar, que enseñaba con reglas y geometría. Trae le dan al niño exemplares que imitar, y no se le dice lo que debe hacer,
sacadas las mismas expresiones de llfadariaga, que asegura haberse torHado hará desatinos I?Or muchos años, por inas castigos que se le den. Pero
de ello informaciones jurídicas en la Ciudad de Valencia , que era donde con la paciencia y aplicacion del Maestro en observar; así que ve l1na falra
residía : y en la pag. 7 dice , que se sigui6 esta buena enseñanza miémras en el niño, en corregirla; y ·en enseñarle el modo de sacar y sentar bien
hubo los excelentes Maestros Cuesta , Sarabia ,. Lucas y Perez. Es de la pluma (supuesto buen pulso): los niños en un año quedarán muy bien
suponer que M orante pudo haber conocido muy ~ien á estos Maestros, y enseñados, y los adultos en seis meses.
que vivi6 en su tiempo; y de repente sale el wsJgne Toledano M orante, Que el escribir de priesa y con gallardía es todo efecto del buen
quejándose de la mala enseñanza de los malos Maestros , y sobre todo del asiento ; pero el que guste de mucha destreza sin destruir la letra, efec-
maldito metodo de las Escuelas, que gastaba nueve 6 diez años en ensenar to necesario de la velocidad, dice · Francisco Lucas, que lo logrará es-
· á escribir: que él enseñaba en tres 6 quatro meses, y en quince dias hacia cribiendo .libremente dos planas de letra mayor que lo necesario, ha-
mudar de forma á los que escribían mal. Esto lo dice por el derecho, por ciendo poco caso de que no salga muy buena; y despues deberá volver
el revés, por activa, por pasiva, y siempre acompañado de elogios::::' ·á .escribir una del tamaño cursivo regular con alguna mas pausa; y así
Que alternando dos libres con, una moderada , se correrá mas de. lo nece-
1 Aquí tambien se ech;¡ de ménos en el borrador del P. Andr:s lJfcrb~o ~lguna traosicion para las sario. Pero vuelvo á decir, que esta torpeza en escribir solo . p1.1ede di-
· reglas que sigue prescribiendo.
m a-

1
'

'
II6 REFLEXIONES. REFLEXIONES.
l d 1 R 1 .. . II7
manar de llevar mal puesta 6 la mano 6 .Ja pluma , 6 quando mas por e e. os ea es Smos; m V. S. tendría mas luces que desear en el asun-
al aun vicio na rural, y en tal caso se pueden valer de este medw. to > m yo mas que apetecer para el cumplimiento del respetable precepto
0
Que en los aparejos de escribir, como plumas, tima y papel , ni de Y; _S. Pero> Señor, yo no soy mas que un mero Alici"onado á esta
se hagan los Escritores demasiado impertinentes, ni demasiado. negligen~ n~b~h~una Arce , sm aquellos principios y fundamentos tomados de las
ces. Tinta de agallas, como va en la receta de Palomares; b1en 9ue s1 C1enCJas y bellas Artes, 1 y solo con una práctica material de caracteres;
se hace con vino, evita el vicio de volver con el uempo amanllo el porque m1s fac~lcades, a pesar de 1~ grande alicion que le profeso, no
papel: plumas, ni muy gordas ni muy delgadas: papel, que no se cale: me han. per~ltl~o darle mas excenswn. Mas como el mandado de v. S.
lo demas es ignorancia." es supenor a m1s. recelos, procuraré decir á V. S. lo que alcanzo, por
D. ANs. Esto es quanto contiene el manuscrito del P. Andres Merino; en el c~eer. que la autondacl de su precepto cohonestará los errores de mi obe-
qua~, alternándose las sales de un estilo festiv~. con las sevendad~s . de un dJencJa.
cremo desenfadado, se encuentran mucha cnnca , y razones b1en fu n- Conli_eso _á V. S. que no · pu,do haber cosa que mas Iisongease mi na-
o
dadas. tural mclmacwn, que las ~nagmficas promesas de Pedro Diaz M orante y
D. JuAN. Mucho se nombra y elogia en él á Francisco Lucas. su Comenc:dor D. _Franczsco Palomares. , Luego que hallé esta verda-
D. ANs. El P. Merino escribi6 este borrador, segun se colige, con ánimo " dera -e?sena~za ( ~~~e M orante ) ', ~omencé á enseñar á hombres , que
, de ilustrar y publicar el Arte de Francisco Lucas, impugnando al mismo "no sab1an, o ~scnb1an muy mal, a los quales enseñé y enseño en tres
tiempo el de Morante. "meses y en menos tiempo. De manera, que los Maestros del Arte an-
D. JuAN. Ahora lo entiendo::::: per~, 6 mi relox est~ desarreglado, 6 ya , tigua dicen, que no puede ser, que can famosas letras como enseño se
es muy tarde. V~. me dé_ su. ~ern11So, que me ~-taran e;perando en casa. "aprendan con tanta brev~dad::: ' ' que solo Dios 6 los Angeles poclian
D. ANs. Ya te prevme al prmc1p10 que no conclumamos a la hora regular. "hacer lo_ q~e yo promeua, y que era caso de Inquisicion, y que debia
No te detengas mas, y vuelve quando · gustes. " ser hech1cena. "
D. JuAN, Servidor de Vm. ~"Los hombres adultos ( di~e. Palomares) 3, aunque sean de cincuenta
"anos, y hagan mala letra, s1 s1guen este método , á los veinte 6 trei~­
DIA XXL , ta d1as mudan absolutamente de caracter, adquieren expedicion , y pare-
" ce que se ~enuevan 6 transforman en nuevos hombres , en lo que toca al
D. ANSELMO. D. JuAN. , caracter o f!gu;a de la letra. Los Discípulos mas rudos y mas torpes,
D. JuAN. Me alegraré de que Vrrí. haya descansado del trabajo que por mí ·"que parecen~ a l~s Mae,stros co~a 4esesperada 6 imposible que apren-
tuvo ayer, leyendo el papel del P. Merino · contra la obra del Sr. Palo- , clan, en_traran qmeran o no qmeran en esta verdadera Arce •." Prosi-
mares. gue el m1smo M orante. 5 ~'Hago á todos la suplica, de t¡ue lucran la
D. ANsELMO. Para mí no es trabajo, sino gmto y satisfaccion el instruirte. "prueb~, en la ~1erra CJencJa, de qu.e i i· trabajasen diez 6 dote di~s por
Y para que te asegures de ello , hoy he de continuar leyéndote otro es- "este smgular me todo, ten~ran monvo para adm1rarse, y aun para aver-
criro sobre el mismo asunto. , gonzarse de haber desprepado esm invencion. Los primeros dos meses 6
D. JuAN. Será para mí mayor motivo de agradecimiento. ¡Y qué papel es "que yo comencé á aprender esta Arte, ví tanta mudanza en mi mano
d . 1 1 1 1 1 ,_J 1
" que me a tmre: y as1 uego comence a ensenar, y antes de cumplir los
J
el que Vm. me tiene prevenido~
D . .ANs. Es un informe que D. Luis Patiño y Figueroa, Maestro de primeras "dJChos. dos meses saqné muestras de mis Discípulos, enseñados en mes
, letras en la Ciudad de Santiago, di6 en una consulta que se le hizo. Oyelo "Y. medw; y me admiré con cosa tan nueva, que no sabia por donde tanto
con atencion, porque está concebido en términos modestos y juiciosos: , bzen me hubiese venido."
como convienen á quien expone su dictámen sinceramente, y sin espÍi'Ítu , No puedo ponderar. á V. S. el ahinco con que proseguí la lectura
de partido. de una obra , que hac1a unas ofertas can preciosas al género humano·
M. I. S. pero á pocos pasos me empe~é á desengañar/ y úlrimameme quedé con:
v~nc_Jclo , no s~Io de que el ~JStema e_ra fantastico .' si~o de que aun pres-
, Si mi capacidad fuera igual al reconocimiento con que miro el cJ?dJendo de el, no se deb1an segu1r las matenas o muestras que po-
distinguido honor que V. S. me ha .' dispensado en mandarme diga mi pa- tua.
recer á cerca de los eres métodos de escribir, que V. S. me ha remiti-
•y
1 Morante en Palomares, pag. 24 y 33· 4 Prol. XXVI.
do; á saber el de Pedro Diaz M orante, el de los Padres Esculapios, y ·• Id. pag. 22. 5 Moranre, pag. 2) y 3-f·
el 3 Pml. xxv, pag, 29 y 54· 6 Moraute, pag. 26.
ToM. '· GG
II8 REFLEXIONES. REFLE XIONES. II9
Y lo primero: la cuenta de los rres meses y aun ménos no sale , como Las láminas son rreima y guarro; y solas quince , que traen dias se-
se reconoce por la siguieme demosrracion. . ' ñalados, suman 91 dias, que son los rres meses y ménos promeridos: que-
dando diez· y nueve, que deben ocupar doble riempo; al que se debe aña-
LA~ONAS. DIAs.
-
PAG. PLANAS.
dir el que corresponde á estas expresiones: "Quanto necesite hasta la per-
}lASO r.
" feccion, no pase adelame hasta ,conseguirlo &c."
6s·· ... I ... ........ roo ......... Lo segundo : dicho mérodo lo juzgo impracticable; pues doce planas ·
67 .. I ... 5o .........
........ s o .........
á lo ménos al di a de una sola lerra sin variedad alguna , y escriras con ·
Id ... 2 ...
Id ... 2 ... ........ 24 .. ······· el cuidado, prolixidad y exácrirud que encarga, no solo es capaz de opri-
Id ... 2 ... ó mas ...
. .. 1 00 ...... 8 ........... A 12 planas por dia 1 hasta conseguir la imitacion. mir la rierna edad de un niño con- un trabajo ran rudo , y hacerle abor-
68 .. .... ... 3 .. · quantas pueda. ...... 8 Ó I O. recer las letras para siempre , sino al adulto que tenaa la mayor vocacion
6 8.. ... 4 ... ... quanras pueda.
68 .. 5... .... ........................ :::~.~·::::::::::: Hasta que la im.ite con p~rfeccion. á esra Arte: y- si es cierro que en el Pais Bascongadg salen D;scípulos á los
69 .. 6 ... .... quanras pueda. tres y ménos meses ( lo que debiera averiguarse ) , atribuiré esta brevedad,
Id ... 7 ... ......................., no á las palas y garavaros misteriosos , sino á-la marerialidad de un tra-
Id ... 8 ... .... .........................
bajo ran multiplicado. De manera, que en qua! quiera mérodo, si las pla-
]d ... 9"· .... ···················.·····
PASO II.
nas que · se acosrumbran escribir en tres años, se escriben en tres meses,
se concluirá en esre tiempo lo que se acosrumbra en el otro.
7'1. .. ... 1 o... .... quanras pueda. ...... 8 ó 9.... En estas tres se detendrá el tiempo necesario para imi-
Id .. . ... 1 I .............................. . ····················} rarlas con perfeccion; y hasta tanto que lo consiga, no~ . Lo rercero : porque todo el sisrema esrá fundado en u1¡1a exáctísima
Id .. . ... 1 2 ...
.
.......................... .. .................... · debe pasar adelante. 'imitacion, ramo que no solo se propone en las muesrras para aprender la
73 .. ... . . .. 1 g... .... quantas pueda. figura de las letras , sino que se manda copiar con la mayor escrupulosi-
Id .. . .... ... I 4-·· .... qnantas pueda.
Id .. . .... ... I S... .... qua.ntas pueda. dad , consriruyendo su forma por caracter nacional , y proponiendo para
Exá'mm general, 1 de las que u r esistatz 8 Ó 9 platÚts mar.
s_u· consecucion sin la menor discrepancia un seguidero, por encima del ·
qual se han de pintar las !erras con un lapicero por seis 6 ocho dias ' ; por
l'ASO ITl.
cuya razon se desprecia el llamado pseudo-redondo , por ser diferenre el
74 .. ... 16 ....... quantas pueda. ... ...4 ........... Si no bastare, otro d.ia .
... r6... .... quantas pueda. .... .. .... 8 ........... O mas , si fuere necesario. carácter en cada Profesor • . Los perjuicios que rraeria al Esrado esre sis-
Id ...
75 .. ... 17··· ......... 1 0 .. ....... . ...... 4 ........... Hasta que se corrija . tema, ya los ponder6 erudíramente el sábio Socio D. Alonso Quimela,
Id ... ... 18 ... .... ..... I oó mas ... .. .... 4 ........... Hasta imitarla no pase adelante. cuyas razones tuve presemes.
76 .. ... 19 ................ r o ...... .. ..
Lo guarro: porque debiendo toda Arte empezar por los elemenros 6
PASO IV.
primeros principios, en este mérodo se rrasrorna enterameme esre necesa-
77 .. ... 2 0 ............... 8 ó mas .. .
...... 4 ........... Hasta la imitacion no pase adelante . rio 6rden; pues se empieza por las eles de palas, bes y as, caracteres que
78 .. .. . 21 ... .... ......... 8 ........... . .. ....4 ........... , Hasta corregir los defectos .
...22 ... .... · quantas pueda. ...... 4 Ó 6 .... Hasta .imitarla con toda perfeccion.
suponen el conocimiento de las raíces de donde salen , como son la ir c.
78 ..
Id ... ... 2g ... ... .' quantas pueda. .... .. ...4 ........... Hasta imitada en todas sus partes, coroo las antecedentes.. Pero ~qué cosa mas absurda que lo· que dice: 3 , Que la letra formada
PAS·O V.
, y disuelra sin trabazon es el efecto , y la cosecha del Arte n·abada? " Y
no solo no queda satisfecho con invertir rodo el 6rden y principios del
79 ..
Id ...
::::::~.. ~ ..~:::}Todo el tiempo que necesitare. Arre, sino que positivamente los desprecia. ' ~De qué sirve (dice) 4 "enseñar.
PASO VT.
, los Maesrros esra letra ran corrada y limada con ramos peliros, medidas,
, gruesos, anchos y compases, si despues de salido de la Escuela el Discípulo
Sr .. .... ... 26 ... .... ........... 6........... .. .... 4.-· .. ·- ···· No pase adelante &c.
Id... ....... '1. 7 ... ........................ .... el necesario. Hasta la mayor perfeccion.
, no ha de usar mas de aquellas medidas, gruesos, ni delgados, y se han
Id... ... >8... .... ........................ .. ................ _ Idem. , de olvidar luego? " De manera , que segun esra regla será ocioso que el
82.. ··· 2 9··· ............................ ····. ................... . Dibuxanre aprenda las proporciones del cuerpo humano ; porque despues
FA S O VlT. no ha de tener el compás en la mano , y el pincel 6 escoplo en la orra;
S¡ .. .... ... 3o ... .... \ qu.antas necesite 1 quantas pueda. ni el soldado los movirniemos y . riempos_del_ arma y el cuerpo, porque
Id ... .... ... 3 1 ... .. .. hasta remedarlas enteramente. en la campaña no se ha de poner á"medirlos.
84 .. .... ... 3 2 ... ........................ .. .. algunos .. ..
Lo
8s .. .... ... 3 ¡... ........................ .. ................. . Repetidas vece!
Id ... .... ¡... 3_4 ... ...... muchas...... ...................... .. Hasta que la imite perfectamente.
1 Morante pag. 66 . 3 Pag. 39· Concl. xvr.
34· • Idem pag. 3 5. Cond. ll. 4 Pag. >J.

'
'

120 REFLEXIO NES.


REFLEXIONES. 121
Lo quinto : porque _los c.aracteres no solo no se deben seguir por su
mejor los principios, estableciendo rakes, y sicruiendo bs letras no por
poco gusto, smo que no puede absolutamente hacerlos la pluma, por te-
su 6rden alfabético, sino por su figura. Quantobá la naturaleza d; Jos ca-
ner gruesos donde ella no puede darlos. Y en esto padece el Autor del
racteres digo lo propio qu~ de los de M01·ante , por ser e.meramente idén-
sistema notable contradiccion ; porque fundando siempre todo su objeto
ticos , con sola la d1ferencJa de haberle cortado los cabeceados á las eles,
en la soltura y facilidad de la mano para formar y encadenar las letras,
"y para escribir con velocidad, como una cosa que ha sido , es , y será bes ~e; yor c~1yas mzones juzgo cambien, que no deben seguirse: debien-
do anadn· aq~1, que aun quando se aprobase este método 6 el de Mo-
"precisa en rodas las edades ' ; " y diciendo , • "que la letra hecha á gol-
rante , no debJan en~argarse planas par;¡ repartir en las Escuelas , por la ra-
" pazos es contra toda buena Arte diestra de enseñar á escribir liberal-
zo~ q~e dan los m1smos PP. que "por quamo se tiene una !aro-a ex pe-
" mente , " llamando enseñanza pesada 3 la que enseña la letra á pedazos;
"nenCJa de que no son tan del caso para escribir, ni para enseñar las mues-
es no obstante su práctica enteramente contraria <i. su especulativa. Lo que
" tras abiertas de bunl , como las hechas de mano por los Maestros cuí-
· se demuestra con los siguientes exemplos sacados de sus planas, a b g,
" darán éstos de tener un buen surtido de ellas." '
JI fE {f &e , y los rasguillos que con propiedad llama descompasados. ?~timamente, Señor , he reconocido el Arte de escribir establecido en
Los gruesos que da en los lugares señalados á estas y á las mas de las
' los Smo.s Reales , de que, si fuera capaz , mas bien formaría el elogio, que
letras , es imposible que los pueda dar la pluma, como se puede hacer la
decir mi parecer secamente. El mas foras tero en este exercicio reconocerá
experiencia , á no ser que despues de hechas se vuelvan á retocar y som-
aquí principios sencillos , y reglas admirables para hacer toda suerte de ca-
brear; y he aquí que esto es hacer la letra á pedazos contra la liberali-
dad que se propone. Los que llama piesecillos á la Italiana [ p &e, ram- racteres. Aquí s~ ens.eña á. obrar y demostrar por los principios del Arte,
poco los da la pluma, á no ser que esta se voltee entre los dedos; y esto Y no por una CJega mmac1~~,. que era hasta aquí la única regla, con gran- ,
es opuesto á lo que enseña 4 : "la pluma (dice) no se ha de voltear, ni de atr~so del Arte ~ y peqmcw del Estado. En fin, Señor, yo no hallo
"torcer entre los dedos quando se escribe ; ' y siempre ha de estar firme expreswn qt.Ie exphque f(lejor el alto aprecio que hago de ella, que ]a
"enrre los dedos , y que · mire siempre la canal hácia la palma de la mano, de que se d1gna de establec~rse á vista de nuestro Monarca , y es merece-
, y no la habeis de menear al rededor quando escribís : los dedos son los dora de la proteccwn del sabio Mecenas que .]a promueve.
, que han de menearse ; y finalmente 6 , qúe todo género de letras afecta- ~sto ~s lo c¡ue sobre el asunto sé decir á V. S. , quien teniendo en
cons1deracwn m1 fa lta de práctica y obliaacion se servirá disimular 1
" das , detenidas , 6 de pulso, sean 6 no buenas, impiden la consecucion
, del verdadero y expedito modo de escribir, " en lo que no ménos se desaliñ~do del es~ilo; pues me seria mas f~cil ex~curar lo que digo , qu~
opone á lo que dice 7 : "que se procure la mayor imiracion, sin disparar no decirlo : lo c¡ue haré en el lugar y hora en que V. S. señale, si lo
, la mano, a u~ que la >ienta muy. su~l~a, á.ntes bien conteniéndola quanto halla po7 convemenre•. Ya que su bondad me ha franqueado esra aprecia-
, pueda." Sena muy molesto el mdlVlduahzar rodas las contradicciones en ble ocaswn , me penmra que con este motivo le tribute mis mas rendi- 1
dos respetos. ·
que cae en cada paso ; todo lo que añadido á la desproporcionada macrni-
tud de las mayúsculas y minúsculas largas , que se tropiezan unas con ot~as, . Nuesrr.o Señor ~uarde á V. S. muchos años para gloria y beneficio
cuyo modelo nunca se debe poner á vista de los Discíp ulos que se acos- de 1~ Nacwn. Sannago, y Mayo 17 de 1784. ,Luis Joach2n Patiño
y Fzgueroa.
tumbran á rasguear y tener envidia ·del menor blanco que quede ; y junto
con la impropiedad de sus ligados : son motivos suficientes para qu e (en D. ANs. Este es el dicdm.en del Maestro de la Ciudad de Santiago. Pero
mi corto entender ) la Sociedad no adopte tal sistema. sobreseamos en esta leccwn , aunque sea corra, que la siguiente será mas
cumphda con la lectura de otro papel crítico que nos falca.
En el, de los RR. PP. Escolapio~ n~ hallo que decir, sjno ~or lo 9ue
respecta a las planas ; pues la exphcacwn mas pertenece a la msrruccwn
D. JuAN. Está muy bien, conforme Vm. mandase:
moral, que á· los preceptos del Arre. De manera , que este es tan defec-
DIA ~XII
moso como el de Morante : pues solo propone los caracteres sin explicar
el modo de hacerlos, lo que justamente critica Madariaga citado por Pa- D. ANsELMO. D. JuAN.
lomares 8 ; pues "una cosa es leer á los oyentes una oracion de Ciceron 6
D. JuAN. Aquí estoy , Señor y Ma~srro mio, á ofrecerle á V m. mis respetos.
" Dem6stenes , otra cosa es dar Arre para hacerlas : " no obstante observa
D. ANs~LMO. Te agra~ezco la urbamdad, y :::: Mas no perdamos tiempo : va-
me-
mos a leer kl que d1ce el Autor del Arte de escribir por reglas y sin mues-
Prol. 5 Pog. 49· Y 5I.
t~a.s ~ Ind,ivíduo. de la S~ciedad de Vizcaya , en un papel de observaciones
I XI.
~ Pag. :q. 6 Pag. 126.
3 P•g. 33· 7S P•g. 67. dmg1do a la m1sma Sociedad, acerca del Arre de M orante explicada por
4 P•g. 47· P,g. 5·
D. Francisco Palomares.
'
ToM. 1. HH

J
1
I'l.'l.
REFLEXIONES. REFLEXIONES.
, Distínguense más ó ménos los objetos segun la luz,~ que se miran, que deben encontrarse en toda casta de caracteres, varía en cada uno ~:es­
y esto sucede igualmente en el órden moral ~ue en el fisKo; yues segun pectivamente segun sus accidentes ; y así el esmdio, no solo de cada ca-
la ilustracion ó ignorancJa de los nempos, as1 se d1scLme Y. ¡uzga , se .vl- ractel> sino ele cada letra. de que consta su abecedario, es una parte muy
mpera ó elogia. De aquí nace (á mi parecer). el que hab1endo. deca1do e~enCJal,. y aun la p~mCJpal del Arre de escribir. Despues de la forma-
mucho en España la buena enseñanza de las prn~eras !~tras, y .s1endo Y.a cwn de cada letra mmúscula se sigue el apt:ender la distahcia que debe
muy corro el número de los Maestros que. escnb1esen ~1en, hu~1esen crel- observarse eiitre unas y otras; pues no basta saber formar cada letra se-
do algunos ver disipadas totalm_ente las mebb.s de la 1gnoranCJa , y aun parada, si al ti'empo de unirfas en dicciones se ignora el espacio que debe
mejorados los conocimientos de los annguos Maesn:os, con el Arte de. es- haber entre ellas. Sab1da ya la formacion ele las letras minúscula~ sueltas
cribir publicado en el año de 1776 por D. Franczco Xavzer de Santtago Y. unidas en vocablos, deben aprenderse las may{J.sculas; pues el buen jlli-
Palomares. cJo d1cta que conv1ene empezar por aquellas como mas fáciles, y luego •
Este libro debe considerarse en dos aspectos ; á saber , en el de la res- pasar al e~tudio d.e las segundas como .co~npuestas de ~as~os mayores, con
tauracion de la bella letra bastarda antigua Espa~ola, de que apénas qu.e- figuras menos umformes , y por cons1gmeme mas d1fiCJles de executarse.
daban ya vestigios ; y en el que promete su mulo de A1·te de escnbzr. ' Despues que se sabe escribir bien despacio, formando las letras se-
, Acerca del primero , comprehenderá desde luego qmen tenga algun ~ano­ gun arre , esto es, segun las proporciones que exige el caracter que se
cimiento de la Historia de nuestros Maes.rros .de Escuela, que la . SoCiedad aprende, colodndolas con 6rden y simetría ; viene el aprender á escri-
Bascongada ha hecho á España un singular .benefióo en jntroducir de nue- bir de prisa por medio del ligado, el qua! tiene tambien sus realas al
modo que las tienen la formacion de las letras , y su colocacion e~ pro-
' vo en ella por mano de Palomare.s un caracter hermoso. y regular: cuyas
muestras, repetidas por la estampa en el .número conven.Jente, s1r~an . P.ara porcionadas distancias; bien que como el ligado es mas necesario para
desterrar el mal gusto de otros caracteres , que ca~1 se hab1an d1fund1do · las letras minúsc.ulas, porque las mayúsculas no parece bien que se liguen
por todo el Rey no. Pero no contentos los parCiales. de est¡¡ obra con por detras, y muchas no se pueden ligar por delante , es mas cómodo y
apreciar el mérito justo de ella"' han entend1do ser el hbro de que se tra- prudente enseñar el ligado de las minúsculas, así que se ha aprendido á
' ta, un verdadero Arte de escribir, inventado por Pedro Dzaz M orante , é formarlas con separacion, y á guardar las distancias: todo lo qual execu-
ilustrado por el mismo Palomares. . . . tado en el órden referido , podrá decirse con razon que se ha aprendido
La palabra Arte , tomada en el senndo ~ropJO , d.enota un co.noo- á escribir ; y que el Arte, por cuyo medio se ha logrado , es propia-
miento de las reglas y principios ciertos , mediante los quales se demu.es- mente un Arte de escribir. Quando los Maestros que han tratado de
tran y aprenden fundame~talmente t~das las partes que comp?nen una este Arte, no siguiesen el mismo órclen en sus obras para hacer compre-
Profesion , una Facultad, o una CienCia. PGr lo m1smo no podra llamar~e hender las varias partes de que se compone; lo persuade la razon, y lo
A 1·te (sino abusivamente) , la que no conste de reglas , y cuyo exerc1'10 ex1ge el progreso gradual de las operaciones del entendimiento, y de la
dependa únicamente del acaso. . agilidad que va adquiriendo la mano de la persona que se dedica á esre
Son tales y tantas las .pruebas que en la ~bra men.cionada se encuen- estudio.·
tran, de que su Autor ha tomado en el senndo propw la voz >'!rte con Veamos ahora de qué par.tes se compone el Arte de escribir de Mo-
que la timla, que deber~J.os creer sea este , y no otro el que qmso darle rante, publicado por Palomares; y hallarémos que es solo de una, y
quando dice Arte de escribir &c. _ . , esta no la principal, sino la acesoria, es á saber, el ligado; pues la parte 1

Baxo este supuesto, he considerad~ ~omo Espanol , y como IndiVIduo de las d.istancias , que tambien toca, es tan superficial y equivoca que
de la Sociedad Basconaada
b
, no llevara a mal este 1lustre . Cuerpo
. . .
le haga
.
no merece nombrarse, ni M orante habla de ella. En efecto , en toda la
observar bs equivocaciones y contradicciones , que en m1 ¡mc1o ~onnene obra publicada por Palomares no se halla ni un~ sola regla para la forma- ·
el Arte de escribi1~ de Morrmte, repetidas y apoyadas por su Ed1tor Pa· cion de las letras minúsculas ni mayúsculas , excepro para la ele minúscula
lomares; y las razones poderosas, que manifiestan no ser Arte el que así del modo que diré 'luego; y así todas las alabanzas del Magisterio del
se timla, y que solo habrá podido el público .llegar ;\ persuadirse que lo Arte de escribir, todas recaen sobre el mhiro de ligar las letras , y de
es si ha dado crédito á los desmesurad<¡>s elog1os que a cada paso se ven la execucion de las eles con cabezas. Oygamos al mismo Palomares. Dice
re;etidos por toda la obra. Por canto paso á hacer análisis de ella , y á al folio. 20 de su introduccion , que generalmente · todos pueden escribir
formar los discursos á que da lugar cada punto de los que abraza. "bien , si 4esde luego se les instruye con fimdamentos sólidos, y fáciles
El Arte de escribir se compone (como todas) de varias partes, y <Oada , de observar en lo sucesivq. Redúcense estos á tomar bien la pluma, á
una de ellas tiene sus principios y reglas. Para escribir , debe saberse pri- "colocar el papel en su debido lugar, y el brazo sobre la mesa con tal
mero formar las letras con órden y simecría. Este órden y simetría, aun- "suavidad y manejo, que se desentorpecen los nervios, y se adquiere una '
que "ad-


REFLEXIONES. REFLEXION ES. 125'
, admirable acrilidad por el simple medio de trabar, 6 li gar las letras unas , "En las · eles á la lear1an~ y a' 1a E spano~ 1a, que invent6 nuestro f.1-
, con otras si1~ levantar b mano del papel , como no sea para tomar cima moso Amor, se exercnan a un nempo los eres trazos 6 efectos de la
, con la pluma, formando lll de dos en dos, de eres en eres , hasta ocho "pl~m~, que dexamos declarados; esto es, el grueso, el mediano y el sutil.
_, 6 mas de un golpe, con cierras cabecitas artificiosas, en que se exerci- "Asumsmo en la adm1rable y gallarda trabazon de ellas, señaladamente
~· tan innumerables veces los tres efectos de la pluma. Lo mas singular "en las · Icahanas,
d · segun
· se ve en las muestras de este ¡·b 1 ro, 11ay una
, de esta invencion es que c0n ella, luego que se desentorpecen los dedos, "connnua a repencwn de estos referidos trazos nacurales; y de este ·exer-
, puede el Discípulo escribir con poco trabajo diez 6 doce planas al día, " CJCJO resulta el qu e los músculos y nervios del brazo y d ¡
T · e os d e el os
"sobrándole mucho tiempo para otras cosas; y como codo lo que se "se a~¡ Itan maravillosam ente, porque_ p~ra formarlas se alargan y enco-
, previene en este nuevo método, es natural, y puede hacerlo sin violen- " gen mnu_mei;ab_I e~ veces, y p?r cons1gmence se dispone y agilica la mano
" cía ni dolor de la mano, de aquí proviene el aficionarse insensiblemente "para copiar o zmztar todo genero de caracteres.
, al trabado de cal conformidad, que en muy pocos meses adquiere un "Todas las letras mayúsculas y minúsculas asl nuestras como orienta-
"caracter aallardo , y se halla con principios seguros para aprender qua!- " les constan
, . de los mismos eres trazos que una ¡ de "'" · el o
""o' ran t e,. y Sien
" quier gé1~ero de letra, porque cada dia va creciendo mucho mas la agi- "esto ce~muno , como lo es , resulta que el que supiere hacer una ¡ con
" lidad y robustez en el pulso. " "perfecCJ,?n, y_ trab.at:la con otra Ú otras , sin desfigurarlas ni corromper-
En este pasage se notan dos cosas: la primera, que Palomares pide en " las.' esta en dzspos_z~zon de aprender magistralmente codos los géneros de
su obra fundamentos sólidos para escribir bien , y quiere que se den al "caraccere.s que quJSJere, porque el Arte vence la dificultad.
Discípulo. Se<>unda, que codos estos fundamentos se reducen á tomar bi~n · "Cop1and? las muestras magistrales de este )ibro (el Arce de Paloma-
la pluma, po~er el brazo y el papel, hacer eles con cierras cabezas arti- " res) con el orden que se prev1ene en el §. IV, se· multiplica la repecicion
ficiosas, y lioar las letras; sin entrar en los fimdamentos para la forma- "de los tres efectos de la .pluma , hasca_lo_i nfini.co · ".,... 0 las . - e¡1cadena¡:w~
·
cion de estas~ como si nada hubiese que enseñar en este punto. Lo cierto " nes d e ca el o e1 abecedano y s!labas de un golpe sm leva11tar la pluma,
es que ánces de M orante se sabían formar las !erras con primor, como "se aumenta de suen e , que no ha y auarismo que alcance á numerar las
lo acredicáron el Maestro Lucas, Ignacio Perez y oc~os , siendo ya cono- "v_ec_es qu~ el Discípulo exercica los r~feridos trazos; y as[ no puede .per-
cidas cierras reglas de formacion, aunque pocas y sin método; pues em- " c1bme 111 po?derarse , sino se_ experimenta, la grande utilidad que trae á
pezaban v. g. por la a, y decían que se componía de una ·e y una i, "los que estudian por esta ad1mrable y verdadera Arte."
sin haber explicado ánces c6mo se formaba cada una de esras letras. Estos c:es nuevos pasages n_os co~firman en la persuasion de que coda
Estas reglas, como que son los fundamentos de la formacion, eran esen- la excelenCia del ligado, y la mvencwn de las eles con las cabecitas en
. '
ciales; porque aun el mismo Palomares, hablando de las muestras del que _co~s1sce . todo el ,méric.o _de Morante ,_· es sola una disposicion para q.ue
Maestro Juan de [ciar, dice al folio 3 de su imroduccion: "A rodas el Disc1pulo aprenda a escnba·; pero no ciertamente un Arce de escribir.
,_,estas excelentes muestras acompañan sus pr~ceptos magistrales, que son Reflexionemos ahora sobre lo que repite Palomares de los eres trazos
, muy apreciables, porque se fundan en la razon y experiencia , siguíen- que dice forma, la pluma. Es cosa sabida que en las bellas Arces hay eres
"do en ellos la doctrina de los mayores hómbres de su tiempo." No se especies de cosas , que concurren á ~u práctica. Primera, la materia 6 ma-
comprehende , pues , por que no adopc6 M orante estos preceptos, los me- terias que han de producir los objetos 6 figuras : segunda, los instru-
jor6, y enseñ6 á sus Discípulos, dándoles el lugar que les correspondía mentos con que se trabajan y manejan las materias; y · tercera, la ciencia
en su Arce, y jimdándolos. Si es porque no quiso admitirlos, para que mediante la qua! se da á las materias la figura que se quiere. A este modo
codo se debiese á su ligado, no parece que hizo bien, como lo adver- es cambien la escriwra : concurren en ella la cinca ú otro color, el bron-
tirá codo hombre juicioso; y si es porque eran conocidos, hizo mal en ce:. piedra , Ú otro cuerpo de que se forman las len·as ; la pluma, cincel,
atribuirse el lauro de la invencion del verdadero Magisterio JI Arte de es· buril, ú otro instrumento, por cuyo medio se trabajan ; y el a¡-ce de sa-
cribir, faltando al suyo , para serlo, un requisito can esencial, qual es la car con perfeccion la fi gura de cada letra de qualquiera de dichas materias,
formacion mec6dica y por principios de rodas las letras. Pero finalmente trabajada con sus respectivos instrumentos. No creo yo haya quien sosten-
vemos ya poi: el pasage citado de Palomares, que los principios s6lidos ga que un Pintor , un Esculcar, 6 un Arquitecto sepa mucho con solo es-
de M orante para escribir bien ., están reducidos ( a:demas de la buena co- tar instruido de los dif~r~nces rasgos , corees 6 m ov imientos que pueden
locacion del brazo y el papel, y de tomar bien la pluma ) á desentorpe- hacer el pincel, el cince1 6 la plancheta? si no sabe las reglas con que ha
cer la mano del Discípulo por el simple medio de trabar las letras, y de de hacer uso de aquellos rasgos ; cortes 6 movimientos. Lo bien fabr icado
la formacion de las JI con cabezas, trabadas unas con otras. Veamos lo del instrumento , la buena prep<\racion que tenga la materia , y la agili-
que di~e en o era paree (fol. 62 y 6 3 ) de su obra. dad de la mano del artífice, son en efecto ( como dice Palomares ) una dis-
"En ToM. 1. 11
REFLEXIONES. R E F L E X I O N E S. n 7
I26
posicion para· la práctica del Arte ; pero nadie se persua~id de que bastan le empiecen á enseñar, las aprenderá y executar<Í sin duda mas facilmente
para saber el Arte mismo. Y así, aunque en la formacwn de las letras se que aquellas que sean mas dificiles de formar, bien sea por la extension
encuemran los tres trnos, 6 líneas gruesa, sutil y mediana, que forma la de las líneas , 6 por la figura complicada de las len·as mismas : y en
pluma tomada como quiere Palomares; np basta saber esto para saber for- que un niño hará en mimos tiempo, y con mucho ménos trabajo seis
mar una len·a con el cuerpo , altura, ay re y proporciones respectivas á la Ú ocho letras diferentes ( especialmente si son de las que yo ll amo regu-
clase del caracter á que pertenece : como se ve en muchos que escribiendo lares ) , que seis eles unidas, y cada una con su cabeza ; agregándose la
con una pluma bien cortada y bien tomada forman muy mala letra , no circunstancia de que con repetir el niño dichas seis letras en el tiempo
obstame que señalan los tres trazos ; y . en otros que tomando mal la plu- que se ocupa en aprender la formacion y ligado de las eles, habrá . ad-
ma , y estando mal cortada forman sin embargo las !erras con buena fi- quirido el uso y agilidad que necesita para que nunca ·se le olviden.
aura , aunque no señalen bien ninauno de los tres trazos. ¿C6mo podrá , segun esto , aprobarse el sistema de Morante de obligar
1:> 1:>
Lo que he. dicho de los tres trazos de l}'lor~nte,.d"1go tam b"1e_n de su al Discípulo, y mas si es un niño, á que empiece á escribir por lo mas
ligado; esto es, que no da reglas para su mtehgenCla y execucwn me- dificil, que es el ligado de las letras, el qua! solo debe aprenderse ' quando
t6dica , pues solo prescribe la práctica .ciega del ligado eiL la copia de se tiene ya bien sabida la formacion de estas1 Ya que Palomares quiere
un gr:m número de muestras : y que es fuera de razon el enseñar esta que el . Discípulo haga las eles encadenadas para agilitar el pulso, y que
práctica penosa, ántes de enseñar la formacion de las letras que han de quando sepa formar las letras, abandone los cabeceados; ¿no seria mu-
liaarse · faltando á lo que nos dicta un axioma, fundado en la experien- cho mejor exercitar al Discípulo en hacer las letras mismas ( que nunca
o
cia, de ' que en la enseñanza y en el estudi_o de tod~s las cosas debe e_m- debe olvidar, y cuya formacion es mas fácil), que no enseñarle unas fi.·
guras difisiles, _corno son los cabeceados> que debe qlvidar precisamente? •
pezarse por lo mas fácil, y pasarse progresivamente a lo mas d1ficd. N1 es
ad~vr~hl~e ; ¡_,__," eb2'ln de-J.tn_ njúo, la que Clta Palomares de un caba- Y siendo tan dificil el ligar las letras ántes de saber su formacion ·(así
llo. Aquel, aunque por su edad sea torpe, es capaz de algunas reflexio- como es fácil hacer las letras sueltas del abecedario, siguienao el 6rden de
nes, y mediante estas puede percibir muy bien las reglas que se le den, sus figuras desde la mas sencilla hasta la mas combinada ) , ¿no conocerá
como sean sencillas, ·pocas y fáciles de executarse. El caballo, por el con- qualquiera que es defectuosa la enseñanza de Palomares ; y que no solo
trario , no admite estas reglas, ni puede presentarse como el hombre á no tiene buen método, sino que falta á las primeras reglas universales de
hacer desde luego algunos de aquellos pasos de cultura 6 de escuela; toda enseñanza 1 ·
porque estando sin domar, y siendo naturalmente torpes sus movimien- Me parece tan sencillo y fundado lo que digo en 6rden á la faci-
tos, es preciso irselos suavizando poco á poco para reducirle al sosiego lidad con que puede y debe un niño aprender á escribir, empezando
y docilidad con que debe executar el manejo delicado· del picadero. Esto por los rasgos mas fáciles, y terminando por los mas complicados, que
mismo que se hace con un caballo, es por necesidad, y porque no hay hallo escusadas otras pruebas que lo acrediten mayormente. Sin embargo,
otro medio de conseguirlo; pues si desde luego quisiese el picador 6 examinemos la Declar.acion ( fol. 6 5 ) del modo con que prescribe Paloma-
ginete ,domar un caballo, enseñindole un paso sentado, ú otro que exi- res se han de imitar las materias 6 muestras de su libro para sabet· es-
ge que el caballo se reprima , 'apurará al animal , le llenar-á de resabios cribir con la mayor brevedad un caracter de letra gallarda y magistral,
y vicios, 6 acaso será el mismo picador víctima de los fuegos, pujanza que nunca se olvidará al Discípulo. "Lo primero ( dice ) que debe hacer
y enojo del caballo. En los niños es todo diferente. Sus manos son pe- , el Discípulo, que desea aprovecharse de esta admirable enseñanza, será
queñas, sus mt1sculos delicados, su entendimiento capáz de comprehen- ,, escribir- una mano de papel comun de eles trabadas de dos en dos , y
'
sion, pudiendo empl.earse para perficionarla muchos medios que no ·son 'J de tres en tres, del modo que se presentan en la lámina r .\ num. I,

posibles en un caballo : quales son el raciocinio acomodado á su edad, ,, con mucha pausa é imitacion, procurando que salgan bien cortadas y
los exemplos, el genio y otras prendas que se conocen en los niños, , limpias aquellas cabecitas; porque en su buena formacion, y en el modo
y que pueden manejarse con cuidado para infundir la aplicacion , la do- , de ligar estas eles y todas las demas letras, consiste todo el secretO de
1
cilidad , y otras calidades que ayudan al estudio. Lexos, pues, de hallar , esta enseñanza , y por eso se encarga particularmente que se formen
yo justa la comparacion q~¡~e hace Palomares entre un niño y un caba- , con mucho cuidado. El modo de . hacerlas es el siguiente : quando baya
llo para la e~1señ~~za, creo que qualquiera se hará cargo de que es muy , hecho la primera ele, y suba prontamente señalando con el canto iz-
d1st1nta la d!sposlClOn del uno y la del otro para aprender el primero á " quierdo de la plu;11a , :ue~o que esté arriba, no haga mas que /baxar un
escribir, _Y el segundo :el manejo de su cuerpo y brazos. Convengamos , poco, ,Y volver a sub1r _Clrcularment~ por ,enc1ma _de~ ~raz? mfenor, y
por lo m1smo en que s1endo corta la llave de la mano de un muchacho; , quedara hecha una cabewa muy gracwsa. A los ·pnnc1p1os 1mporra poco
quamo mas cortas y ménos combinadas sean las líneas y letras que se , que el Discípulo alce la pluma algunas veces, hasta que se haga cargo de
,Jo
le
RE F LE XI O N E S. 129
128 REFLEXIONES. '
que respondo ., que así imitan los Discípulo~ de Palomares la forma de su
, lo referido; pero 1uego volverá á trabar ., en la ciena ciencia de que á Maestro, como imitaban ántes los Discípulos de los PP. Esculapios la letra
, pocas planas que escriba, se le dispondrá y agilitará la mano de suerte, redonda, que éstos enseñaban en sus Escuelas, y como han imitado las
, que hará veinte eles de un 0rrolpe sin levantar. la pluma del papel ; y fi- de otros Maestros sus respectivos Discípulos ; esto es, copiando y volvien-
" nalmeme , despues de haber escrito ·ra primera mano referida, las hará do á copiar materialmen'te· sus muestras , como prescribe Palomares que
, ya can buenas como las de la muestra , y sentirá la mano aligerada . y dis- se copien .las suyas; sin que haya entre la enseñanza de aquellos Maestros,
" puesta para pasar adelame en la imitacion." : . _ . ~ y la de Palomares rilas diferencia ni mas secreto, sino el que la letra de
Obsérvese desde luego en este pasage : primero , que empezando a éste es mejor de lo que era la de los otros , y que por lo mismo es mas
dictar Palomares la formacion de sus eles, dice que quando haya hecho ef apetecida, y son preferidos los sugetos ·que la escriben ; pues si , como
Discipulo la primera &c.; de suerte que sin explicar el modo en que debe insinuamos ántes, en lúgar de las eles con cabezas hiciesen algunos Discí-
hacer el Discípulo, la primera ele, supone l1ue la sabe hacer, y así pasa ~ pulos de Palomares otras letras, y las l,igasen despues de· bien formadas,
la segunda , dexándole en la ignorancia de c6mo ha de formar la pómera: vendrían unos y otr.bs á saber escribir' ' al cabo de igual tiemp_o, ·y con
segundo, que afirma que á pocas planas que escriba el Discípulo, hará vein- la misma agilidad 6 .torpeza. D ~ ,esto 'pudieran hacerse algunas pruebas y
te eles de un golpe sin levantar la pluma del papel; cuy.a. proposicion me experiencias , y aun en el di a las .t enemos á la mano• Cuéntense por exem-
parece muy arriesgada, aun quando se hable de que las execute una man? plo las planas que Palomares pide hagan sus Discípulos·, y los días en que
regular de hombre , y casi imposible de verificarse por la mano pequeña dice han de imitar tal y tal muestra, haciendo doce planas 6 mas en cada
de ningun niño :porque no alcanzando esta desde el puma en que pone uno; y se verá que por lo ménqs deben escribir para . imitar las treinta y
la pluma para la formacion de la primera ele' hasta el en que ha de escri- quatro muestras, en los siete pasos que han de hacer, unas mil y doscien-
• bir la vigésima, debe irse moviendo precisamente al mismo tiempo que .la tas. No hay seguramente caracter conocido que no pueda hacerse con per-
pluma escribe ; y se me hace· dificil de creer, que pueda un ni·ño. haber feccion, escribiendo mil y doscientas planas; y si la Sociedad qniere asegu-
adquiddo con ~tanta brevedad la blandura y tino que se requieren en el rarse de esta verdad , no tiene mas que experimentarlo dando á varios mu-
pulso, para seguir con toda la mano el movimiento mismo que ha de lle- chachos muestras del caracter redondo nuestro • del Italiano, Ingles 6 Fran-
var la pluma para formar las veinte eles, y aun menos , con el ligado y si: ces, 6 de otro qualquiera ; y verá como sin mas arte ni mas estudio de
metría que pide Palomares. parte del Discípulo ni del Maestro, que el cuidado de imitar las muesnas
Quien lea sin embargo este primer párrafo del método con que se con la atencion que exige Palomares para las suyas , y el trabajo de es-
han de imitar las muestras del libro de Palomares, pudiera persuadirse á cribir aquellas cien docenas de planas ,_s~cará el Discípulo la misma forma,
que despues de explicada la manera en que el Discípulo ha de formar en el mismo tiempo, y con la misma facilidad: que es lo que se ha visto
las eles , que son las que se ponen en el num. I de la primera muestra; hasta ahora prácticamente en todas las Escuelas., en donde no se enseña por
explicaría Palomares la que ha de observar en la form~cion de las otras d metodo de Palomares. Los mismos Indiv íduos de b Sociedad Basconga-
letras, especialmente en las mayúsculas; pero no ha sido así. Examínese lq da tendrán muy presente, que de aquellas Escuelas del País en que habia
demas que previene Palomares en este que llama el primer pasq ~ y en los Maestros que teni,an una buena forma de letra, salían ciertamente Discí-
otros seis que tiene que dar el Discípulo para imitar las treinta y .quatro pulos que imitaban sus muestras , sin que á los Discípulos se les diese mas
muestras de su libro; y no se encontrará en las once hojas en folio, que que tres 6 quatro muestras de diferentes tamaños de letra. Resta ahora,
comprehenden dichos pasos, mas regla, mas precepto, mas fundamento que los Maestros decidan quáni:o tiempo necesitan los niños para hacer mil
que la pura indicacion de que, formadas las eles, haga media mano de y doscientas planas con el cuidado y pausa que pide Pa!oinares .; pero sea
papel de bbb trabadas, luego una a y tres eles, despues una e, dos efes,- qua! fuere, ·si· los ·niños gastan en hacerlas un año 6 medio en lugar de
y una eme &c.; sin dar al Discípulo mas luces ni principios que la repe- dos, á razon de doce, 6 de seis planas en lugar de quatro, 6 de dos al
cicion sucesiva de que imite tal muestra por tantos días; que escriba camas día; esto probará el mayor esmero del Maestro, y la aplicacion del Dis-
manos de papel; que se deceñga mas 6 menos en tal 6 tal muestra ; que cípulo, mas rjo la, mayor ·perfeccion en el método de la enseñanza: y por
\
haga doce planas al día , 6 mas; que si halla dificultad en la formacion de fin si estas pruebas no bastasen, me parece que bastará la que estamos vien-
tal 6 tal letra , haga tantas planas de ella hasta executarla bien ; y que des- do en las Escuelas-Pías. Los PP. Esculapios enseñan en sus Escuelas el ca-
pues de (1aber imitado bien tal y cal muestra, pase á imitar las siguientes racter de M orante , pero inv irriendo enteramente el 6rden de Palomares;
con igual cu,idado ; emrando así , y saliendo del mismo modo de todos eséo es, sin enseñar á los niños los cabeceados , y sin enseñarles tampoco
los pasos, á la verdad cansados y dificil es , en que pone al Discípulo. á· ligar las letras, hasta despues que han aprendido su formacion: y _sin et'n-
Á pesar de esto no faltará quien pregunte, c6mo es que Palomares logra bat:go .estos niños aprenden á escribir., y sacan la forma de las muestras
con este metodo el que sus Discípulos imiten perfectamente su letra : á : ToM, 1. KK de
que

I JO R E FL EX IO NE S. REFLEXIO N ES. I3f


de sus Maestros, así como imitan las de Palcmm'es sus Discípulos. (Pue- rimenta~ trazas , hacer mil in ventiv as , mudar de estilo con freqüencia á
de darse pru eba mas palpable de la inutili cla~ de los ca beceados , y del los D1sc1pulos , y mucha maña en el Maestro para saber dife renciar letras
]iaaclo intempestivo de M orant e ? (de qu e el lt ga r las !erras al ti empo miS· de muchos modos y fo rmas : (puede llamarse con razon ensefíanza metó-
r:o de aprender á for marlas , nada adel anta, át~tes a tr~sa su form~cwn? y dica, y mucho menos Arte de escribir? (y c6mo podrán exlo-irse ni lo-
por fin ¿de que todo quanto se ha dicho de _la smgulanclad del mewdo de grarse en los Maesrros estas trazas , esras inventivas , esta variedad de mo-
Morante, ha sido un aparente arcano , un mtstet;o , un emgma de aquellos dos y form~s ; y sobre todo el que_ hagan las noches dias , y rengan un .
que en tanto parecen sagrados, en quanto llega a descubnrse lo que son en trabaJO tan 1mprobo como el que p1de M orante? Finalmente ¡ha sacado
la realidad? P alomares ?1ismo u~ Discípulo de esto~ en tres meses ? ¿cabe que en ellos
Todavía , sin embargo, me replicará ~ al gun~s ,, ¿c6mo ~ ra p~sible que haga las 1111! y doscientas planas para 11111tar sus muestras ? N o tengo re-
Morante enseñase en can corw tiempo a sus DlsCJpulos , s1 no mcluyese paro en asegurar m e consta que se · darian por contentos los Maestros y
su mewdo w das las excelencias que dice ? A esta réplica_ can justa escuso Directores de las Escuelas en que se enseña por el método de P alomares,
yo satisfacer, por no atribuirme el mérito que en ello nenen Morante_ y de _que en tres años escribi esen los muchachos del modo, y con la libe-
P alomm'es. Las siguientes son sus palabras ( fol. 90 _Are. de P alo m; ). "Dtce ralidad y as1ento que pretende.
, el üwenioso M orante : Que los Maestros de su nempo se adm1raban de A vista , pues , de lo que dice de sí el Maestro M orante , no creo
, o ir d~cir t}ue en eres meses se puede enseñ~r á escribir á un D iscípulo pueda y a quedar duda en que todo quanto se ha escrito de la invencion
, de talento , y á esto responde : yo me adm1r? de como ellos no lo ha- de SLI ~re~ , de su m agisterio, del memorial de secretos que ofreci6, y
, gan, porque promete floxedad, y poco estudiO ~~ no saber hacerl o ; que no dexo a los Maestros , de los encantos que causaba su enseñanza , y
, si Dios es servido que y o lo haga con su graCia, es porqu e he traba- por fin ·que la revelacwn de aquellos secretos que ha hecho P alomares,
" jado mucho co n los Discípulos, experi~entando muchas trazas , y ha- es todo una pura ilusion. Pero veamos lo que el mismo Morante dice .de
" ciendo las noches dias escribiendo; hactendo mJl m ven u vas para poner- sus secretos ( fol. 59 ). , Un memorial de secretos notables pienso dexai·
" las en execucion el di a siauiente, y procurando que el trabajo co p los , en la tercera paree con el fa vor de Dios , para que sepan los Maestros
, J:? iscípulos sea continu?, "'rajándole~ la plum~ _sin m ohina rrei r:_ra veces "como se han de haber con los Discípulos , para enseñarles con tanto
, 51 es necesan o cada d1a, porque a los prmctpws de esta ensenanza es "gusto y brevedad que sea admi_racion i y si me cul pan diciendo , (que
, necesario que hagan veinte planas del A B C rrab~d ~ , y mas s1 m ~s "como no los pongo en este hbro? a esto les respondo , que sí van
, pudieren. Y siendo necesario, se ha de mudar al D,1sc1 pulo en un . dta " puestos , aunque reparndos por todo él; mas es necesario que estudien
, muchas veces de estilo, hasta que con esto venga a hallar el que un- ,., y rra~aj en ~ara sabe~ los, porque_ el ,virc~os_o y curioso, Maestro , que
" porta, y esro es saber : y el q~e no ha llegado á saber> no diga que "~raba¡are 1m1tan~o- b1en las_ maten as o p~acnca que aqm _va,' y leyendo
, no puede ser ; que si trabaja y sabe , él hará lo que contradiCe quando , a ~~nudo la teon ca , astsnendo y traba¡ando con sus DlsClp ulos , ven-
, no sabe. Consiste asimismo el enseñar á escribir con brevedad , en te- " dra a saber todos los secretos que hay en esta Arre: y porc1ue traba -
" ner mucha maña el Maestro para saber diferencial' letras de. muchos " jen como lo he trabajado yo , no los dexo escritos en breve suma , ni
, modos y formas ; porque si así no lo hace , no podrá con for~arse la "los quiero dar tan prontos, porque si los doy, no trabajarán tanto; aun-
, mano c0n los pensamientos in aeniosos, para ponerlos en execuCJon. Por " que harto claro se los doy á entender al buen entendedor y al buen
, canto digo , que con muchos ~ensamient~s , y continu? trab ajo con l~s "trabajador , porque gozamos de un ti empo que no qui eren trabajar al-
, Discípulos se alcanza el saber las Arres , stendo favoreCidos de la gracu " gunos Maestros en viéndose examinados." Segun lo que dice M orant e
, de Dios, y buen natural." en este 1ugar, es seguro que , o' conoc1.o' este Maestro no 11aber los secre-
Aquí cenemos y a descubierto ( me parece con ~ej or ac ierto que lo tos que dice en el método de su enseñanza , 6 que es mu y di ano de
ha hecho P alomares ) el punto céntric9 en que consiste el método de la censura; porque habiénd olos , y pudiendo darlos en m u y pocas hoJas , ali-
enseñanza de M orant e, 6 por mejor decir, la causa de los progresos que viando de mucho trabajo á los Maestros y á los Discíp ulos , no lo ha
·se dice hizo este Maestro en su Escuela; esto es , el experimentar mu- hecho. En efec w, explicado el modo de fo rmar los cabeceados , solo
chas trazas , hacer las noches dias escribiendo, hacer mil inventi vas , pro- qued6 al método de Morante el explicar los varios modos de liaar las
curar que el trabajo con los Discípulos f~ese con~inuo ; rajarles la plun:a ]~eras , y esto está reducido á distinguir fas leu·as que se ligan p~r de-
sin m ohina treinta veces , si era necesano , al d1a ; mudarles en un d1a lante y por de tras ; las que se ligan solo por delante , 6 solo por de-
mu chas veces de estilo; y por fin tener mucba maña para s¡tber diferenciar tras ; y las que no pueden ligarse por delante ni p01' deu·as, sin desfiau- ,
len·as de muchos modos y formas. Pido ahora á la Sociedad reflexione, rar considerablemente su formacion. Por lo demas las líneas que forn~an
si una enseñanza que es tan vaga, tan incierta , en que se necesita exp~- el ligado, son m uy sencillas , y las mas están convidadas por los finales
n- de

REFLEXIONES.
REFLEXIONES. r33
l los perfiles ó cortes con que empiezan otras. En estos
d~c~~~~oceut~~~~~t!s está comprehendido todo el ligado de JV!oran~e, clomo catacret consiste e·ri el uso, en la costumbre &c., elogiando éambien á los
Maestros que cree han hablado en este sentido; sin hacerse carg~ de que
p ualesquiera otros ]¡ga · d os respectivamente:
· -y así d lo h que no 1 qu1so 1acer esro·
q estos Maestros lo que repugnaban, era el que se reduxesen á figuras geo-
' .
JV!orante, 111 ha hee1o p
1 tampoco a ornare , 1 s pue e
.. acer d a 1ora con _
. . l . M . . e es reco nocer to as 1as muestras metricas, como algunos querían, las figura~ de las letras que no podían
ue yo digo qua qmer a~stro' qu , liaa é ir formarse así, sin perder las que les habían dado sus Autores; pues en el he-
de Palomares, observar letra por letra los modos en que lasd o ,
cho mismo de decir el Camerino, á quien cita Palomares, , que á los ca-
poniendo en un papel los preceptos de este hgado, expresan o quantas
" racteres Cancellarescos no se da otra Matemática que las reglas apropiad¡;¡s
lerr~s y quales se ligan de un modo, y quales de otro; codn c;¡yad~pel-
"que les diéron los inve1itores o autores de ellos", viene á confesJr el mismo
racion, red uc1da . a, muy pocas reg1as , so lo con leerlas apren l e1a 1a- 1ca -l
Camerino, que los Maestros del caracrer Cancilleresco apropiáron (como
, , . l bservar en roda o que mira e
mente el Discípulo quanto ¡aya qu~ o . , 11 isma o e- es verdad ) á este caracrer aquellas reglas que le convenían : y por esto
ligado sin la penosa fatiga de repenr cada Discipulo al qlbl~ a mh l f"o dixo cambien Madariaga (hablando de las letras mayúsculas) , les exhorto
. r:¡rion del Maestro : de suerte que Sl aun esto mism
, v - 0 m 1era ec l b. d -
10 ""'
"á que abandonen como inútiles y vanas sus razones ( las de los Geóme-
ra~te, todavía podría ,decirse c~n fundam~nto, q,ue aunqu~ _no d:a r::ar.e- " tras ) ; y á que se arengan á las verdaderas reglas de los antiguos."
xado un Arte de escribir , hab1a dexado a lo men~s u_n . 1_te 1?
La mayor parte de lo que dice Palomares del caracrer pseudo-redondo,
1b
D enoDerreuc1 d ·¿0 ""''
""ovante ni Palomares a pnnCipios . el. merodo
. - . -1 ' todo de escribir, ha resultado otro mconvemente muy de que no tiene otro principio que la transgresion y total abandono de las
d e l¡aat, 111 e me . ' 1 l ' d de Pa reglas del Arte, que es un caracrer notoriamente bárbaro, sin fundamento,
notable . y es que para poner en práctica el Disc¡pu? e n~eto o , -
sin trabazon, sin gallardía, sin claro ni obscuro, sin correspondencia del
lo=zares ' necesita · precisamente
· tener, quando no su hbro, a lo menos l ' d 1a
"1 · . , de sus muestras para Imitar · · · 1as en la , fo r·ma , y por e or en 'todo con las partes, que se enseña sin método, y por mero capricho de los
co ec~lwn -·b . orrio esta coleccion es tan numerosa , se dexa bien Profesores: la mayor parte, digo, de estas fulminantes sentencias son muy
que e prescu e - Y e . d ·- extrañas en boca de Palomares, y algunas del todo injustas. Que el carac-
com rehender que solo es buena para los neos, y que no pue e servir
el a:'erodo de ,Palomares generalmente para las Escuelas d~ ~ pnmeras le~ ter redondo no se parezca al de M orante, y que muchos le hayan escrito
· d o gente Pobre la mayor parte de l los- 111nos- que con poco órden, esto no quita que no sea un caracrer que no admira
tras. porque s¡en . d con- método, gallardía, trabazon, y en suma todas fas reglas del Arre. Algu-
curren ' a' e11 as , no podrán hacer ' el gasto de diCha co eccwn d 1; s1en o ram-
bien esta bastante gravosa para algunas personas aun e a gunas _con ve- nos Maestros le formaban y forman en el dia con muy buena simetría y
-· · N o e ra m 1·· a'nimo hablar en este papel del Arte de escrzbzr juicio; y no debe llamarse bárbaro á ménos de querer darle este tÍtuLo
menClas. _ . por
_
re las y sin muestras, que yo he compuesto, porque no trato Cleita- por juzgarle indigno del tÍtulo de bastardo : bien que el bastardo se llamó
g de recomen dar así, segun algunos, por haber bastardeado Ó degenerado del caracter re-
mente ' a' la Socieda·d , ,está obra . con hacer • una censura
h _ de . dondo. Digo, pues, que. el caracrer redondo tiene el mismo daro y obs-
la de Palomares; pero no puedo menos de Cifarla aq~1 _para acer ~e1,
ue reducido en ella á preceptos todo el Arte de escnb1r , Y_ ?o temen- curo respectivamente que el caracrer de Morante, 'sin mas diferencia que
do necesidad el Discípulo de imitar muestra alguna para escnb1r con_ ga- la de formar este el obscuro en una parte, y aquel en otra, lo que · de-
llardía, basta que el Maestro tenga un solo exemplar ~( y ,esto por s1 el pende puramente del modo de corear y tomar la pluma. La correspon-
· no es ra' bien instruido en las ,recrias ,dencia del todo con las panes es la misma respectivamente en el caracrer
Maestro o ) para ensenar - a centena¡ es" y.
redondo, que en el bastardo: y si aquel se enseñaba sin mérodo, y por
millares de Discípulos, sin que estos o la ~scue 1a n11Sn~a _rengan que 0 as-
~nero capricho de los Profesores, lo mismo pudiera decirse del cáracrer
tar un oc havo en la' Compra de muestras Impresas, 111 nempo alguno el
de JI-!orante; pues tenga esre ó no· mas excelencia que aquel, solo se enseña
Maestro en escribirlas de mano. , . . . -
. No son las que dexo apuntadas, las· umcas eqmvo~a_cwnes que enoer- (segun queda demostrado) escribiendo un Maestro una Ó mas muestras
1 Arte de escribir publicado por Palomares. La sene de toda la obra de dicho caracrer, 6 comprándolas· impresas, y dándolas al Disdpulo para
~~r:ce varios pasages, en los quales tan pronto ~1ace_ creer al Lector, que que las imite.
ara escribir bien ha de haber un Arre , un ~agisteno ~ una s reglas, unos Dice Palomares ( fol. vn. de la Dedic.), que el método de Morante
~undamenros s6lidos, por los quales el Disopulo se_ ,mstruya, y sea en puede llamarse original, y arte general verdadera, porque los elementos de
' -ninos que nunca se le olvide lo que aprend10, alabando mucho dla son para todas las N,¡ciones: esta es otra equivocacion, que indica no
unos ten . . ., . ¡ _ -'b' .. y tan pron- tener Palomares el mayor conocimiento de los caracteres de las otras na-
' ¿·e s Maestros ms1o-nes que d1eron reg as pata escr1 11,
a aerente ' o d . '
ro dice, que un caracrer no se puede re uqr a reg 'a s, que so o
l 1 se eón-
- ciones. Ni los Ingleses, ni los Franceses, ni los Italianos toman la pl~ma,
como debe tomarse para la letra de Morante, ni por consiguiente for--
s1gue e1 b uen gusto de los caracteres · con· cop1ar ' que la hennosura del ca-
man los tres trazos donde . el los forma. La pluma se corra cambien de
ToM. r~~: LL dis-
REFLEXIONES. 135,
REFLEXIONES.
ortol6gicas, se -expl~ca ya contra ellas en su carta á la misma Sociedad,
distinto modo por cada una de estas naciones , su caído es cambien 'dis-
pag. vt, que dJCe as1: "Adema~ ?e estos efect?s orrol6gicos,_qLte sin dis-
tinto ; y así ni los cabeceados son adaptables á sus caracteres , ni lo son
, pma se d~ben :al Arre d~ escr~bir, ha pr~duCldo otros buenos y loables,
tampoco los rasgos que produce la pluma tomada como Palomares. Por
"y m_al?s e, mdigt~os de lmitacwn. Los pnmeros rocan al citado Arte de
esto se ve tambien ser errada la proposicion de Palomares (fol. XXVI. del
"escrzbzr, o de pmtar las letras Españolas bastardas; y se reducen á ha-
Pr6logo), de que el que aprenda por su método "tiene disposicion prévia _~ e¡
, berse
b restablecido
d 11 generalmente, en todos los Dominios de Espana
"para imitar facilmenre todo género de letras sentadas 6 cursivas, porque
,_, uen gusto e e as , desterrand~se en el mismo acto de aprender su
"posee el manejo universal de la pluma." "hermoso talle y gallard~ proporcwn, el depravado caracter pseudo-re-
No me parece cansar mas la at_encion de la Sociedad Bascongada, aña-
" dondo, y otros de la misma clase que resultáron de las imposibilidades
diendo nuevas observaciones á las que dexo hechas sobre el Arte de es-
"geométrico-chy1~érico-analyticas del Profesor Juan Claudia Aznar de Po-
cribir de M orante y Palomares; pues la Sociedad misma las hará por sí,
, !anca , con el -gran golpe de claridad que esparci6 material y formal-
con solo pasar la vista por el Artt:. Restame únicamente pedir á la Socie-
" mente el método del nunca bastantemente elogiado. Pedro Diaz Moran-
dad, que pues mi ánimo no es otro que el de concurrir, como es justa,
" te. Los segundos se reducen á h~b~rse suscita_do ta einulacion, que uni-
á las miras plausibles y útiles · que tan dignamente la ocupan : reciba este " camente es buena qnando se dmge al ~ulnvo de las Ciencias , y al
papel como un efecto del zelo de uno de sus mas afectos Indivíduos, que
"hallazgo de la ve1~dad; y por el contrano es mala, fea y detestable,
lo pone en sus manos por si gusráre de comunicárselo al Socio D. Fran-
"quand~ se opone a. ella, ,6 pretende confundirla. Hijo de esta última
cisco Xavier de Santiago Palomares, y oir sus razones ; 6 hacer de él
"emul:cwn es e! escmo ano~J:m?, qu,e con fecha de 24- de Septiembre
algun otro uso Útil." ,del ano pasado de 1784 dmgieron a V. S. contra el Arte de ese 'b'
D. ANs. Hemos concluido los escritos qne ofrecí leerte. Pero no conviene ' bl' ' , n zr
"que a,d~pro y pu ICO a sus e_xpensas , y ~ue. recibido desde luego por
. seguir, porque hoy acaso nos hemos excedido. "los sabws Profesores, produCiendo cada d1a nuévos y admirables efec-
D. JuAN. He estado tan gustoso, que ciertamen te no he notado que se nos
" tos, con. los quales·¡¡se. ha gran<>eado
o general estiinacion. En el se prere n de
pasaba la hora. Siento no poder detenerme rius; pero rnañana estare aquí
"persuadIr con arn cwsa decla'tnacion: r. Que mi obra no es Arte d .
puntualmente. b' · · • e es
"en 1r, como ~e mtttu1a: 2. Qne no merece otra estimacion, que la que
D. ANs. Procurare desembarazarme hoy de algunas cosas ; y te esperaré , si
"puede darse .a una~ planas de buena letra acompañadas de un escrito
me asegnras que vendrás temprano. "lleno de eqmvocaClone~, contradiciones y san?eces: 3· Que el público
D. JuAN. Si Señor: no es menester que V m. me lo encargue. "solo. ha podido llegar a creer que es Arte, a v1sta de los desmedidos
"elogiOs y ponderaciones extremadas, que á cada paso están sembradas
DIA XXIII. ,; P.or toda la ob~a: 4· QL1e mi enseñanza es ·viciosa, y que no solo no
D. ANSELMO. D. JuAN. "nene método, smo que falta á las primeras reglas universales á roda
"la enseñanza: 5• QL!e Se admira COmO he podido persuadir á nadie .
D. JuAN. Ya dexo hechas mis apuntaciones de los escritos de ayer. Y aun- "a_un á mí mismo , ser el verdade1:o Magisterio un método , el qua], n~
que no hubiera dado palabra de venir, siempre me traerían mi aficion
"nene .regla alguna, 111 mas estudw que la ciega práctica de imitar trein-
al Arre , y el gusto que tengo en oir á Vm. " ta y quatro muestras, haciendo para esto mil y doscientas planas: 6. Que
D. ANs. Porque lo he notado hace dias, procuro decirte quanto alcanzo.

"los caq~ceados y _la trabazon de M orante es cosa inútil: 7. Que el ci-
¡Qué re parecieron aquellos papeles? " tado merodo ha s1do un fenomen~, un _misterio, un enigma de aquellos
D. JuAN. En mi juicio rodas las reflexiones ya insinuadas que ademas de Vn;¡,.
"qu~ en tamo parecen sag:ados o admirables, en q~1anto llega á descu-
han hecho el P. Merino, el Maestro Patiño Figueroa, y el Amor del " brzrse lo que son en reahdad: 8. Que no era su animo - hablar de un
A1'te de escribir, son convincentes y juiciosas ; pero no sé como las re- "Arte ~e escribir que ha compuesto, porque no trata de recomendarle á
cibirá el Sr. Palomares, que ciertamente responderá punto- por punto á
"la. SoCle~ad, censurando la ~ia; pero que fo hace , para que se vea la
las objeciones que se le han hecho , y se defenderá hasta mas no poder.
D. ANs. Me persuado de que el Sr. Palomares no tiene noticia de las refle-
"difere.ncza que !u y de una a_ otra -: 9· Y ulnmamente que es una equi-
" vocaczon el de.Clr. yo que mt obra es original, y Arte general ver da-
xiones críticas de los dichos Merino y Patiño Figueroa, ni de las mias;
"dera : lo ,que mdtca que 110 tengo conocimiento de los caracteres de la S
pero se de cierro que la tiene de las del Autor an6nymo del Arte, por-
"otras naczones.
oue habiéndolas presentado á la Sociedad Bascongada, esta las dirigi6 á
"He aquí la pintura que hace el Autor an6nimo Anti-Morante, ó
D. Francisco Palomares. Y con efecto, en b obra é]Ue en 1786 ha impre-
'!por mejor decir Anti-Palomares, de la obra del Rafael del Arte de Es-
so en Madrid, en la Oficina de S_a ncha, con el título de Conversaciones
or- "en-
RE F LE X ION E S.
J36 REFLEXIONES. "órgano que se publique ; y el ocultarla por respetos particulares en
, cribir, del famoso Pedro Diaz M orante, amplificada por mí, adornada "asuntos que interesa n al Público , es ofender á este , haciéndose poco
, con exemplares originales de mi mano, y reducida :i tales térm~nos, que "favor el que tuvo la di cha de conocerla; y mas si por haberla comu-
, no le fa lta la mas pequeña circunstancia para ser, como efecnvamente " ni cado á otros, se constimy6 en alguna obligacion de sostenerla, jun-
, es, 110 solo Arte verdadera de escribir el nuevo caracter bastardo Espa- " tamente con su propio crédito. Creo que estamos ya en un tiempo,
, ñol, que excede en perfeccion á todos los demas. bast_a:dos _q,ue se usan "que el defender la razon en tales materias con la urbanidad que corres-
, actualmente en Europa, sino Arte general, y disposicJOn previa y fun- " ponde, no parecerá mal á ninguna persona diO' na de ser respetada. Y
, damend para aprender á escribir todos quantos caracteres ha habido, "as1' espero que , ] ' do V m. alguna reflexwn
1acien , b
sobre el asunto, se re-
, hay, ó puede haber en el universo. . " suelva á disponer algun escrito que demuestre las excelencias de su Arte
, Es cosa digna de reflexlon, que careciendo el An6nymo de los. ver- "de escribir, y el poco fundamento con que se ha intentado deprimidas.
" daderos elementos del Arre de escribir, como lo mamfiesta su mismo "Persuadido últimamente de las sobredichas razones , á que añadió
, escrito, tenga la satisfaccion propia de suponer á V. S., y á ·codo el "el consejo del Eclesiástico ( cap. xm vers. xr. ) Nolli esse humilis in sa-
, Público poseídos de ceguedad , y tomándolos como por la mano les " pientia tua, ne humiliatus in stultitiam seducaris, templé mis plumas con
, diaa: No llevará á mal este ilustrado congreso, que yo le haga observar "los loables objetos de mantener la verdad á todo trance , de sostener
, la~ equivocaciones y contradiciones que contiene el Arte de escribir. de "mi crédito , y de hacer mucho mas patente y honorífico el buen gusto,
, Morante, repetidas y apoyadas por su Editor Palomares...... samfacc10n "madurez , acertada eleccion y sólidos fundamentos que tuvo V. S. para
, c1ue califica de muy verdadera aquella sentencia. de Plauto: "adoptar mi verdadera Arte de escri bir, desechando como inzítiles todos
, Homine imperito numquam quzcquam znzustzus, ,Jos systemas antiguos, y especialmente. los modernos, que proponen los
, f)ui nisi quod ipse fac.it, nihil 1"ectwn putat. "fines por principios, y los efectos por causas: prueba evidentísima del
, Aunqu e no_ me seria dificil deshacer una á un~, usando ,de la retor- "aturdimiento, y de la quasi general confusion que se padecía de los
" sion, todas las objeciones del observador , estaba mclmado a no darme , verdaderos elementos del Arte , no ~olo en España, sino en los países
, por entendido de ellas, fundándome en que todas_ las obras buenas_, y '' estrangeros, la qua! quiere que subsista todavía el Amagonista, y no
, con especialidad aquellas qu~ comb~t:n la vulgan~ad y Rreocu~acwn, "conspiran á otra cosa todos sus argumentos. Espero, mediante el favor
, han padecido y padecen mil contrad~ewnes ; y cre1a al_ m1smo nempo, "de Dios, que conseguiré los tres objetos , no tamo con el raciocinio,
, que era suficiente aunque tácita Apología contra los sophismas del Autor, "quanto con las demonstraciones originales, sensibles á la vista , y quasi
, el · singular aprecio que merece y debe al Público la obra de M orante "palpables á los demas sentidos , por aquella regla certísima que dice:
, con el nuevo aspecto que la he dado, llevando ya empleadas, y pa- "Segnius irritant animos demissa per aurem ,
" aadas á buen precio dos ediciones : el haber adoptado su método todos "f)uam quae sunt occulis subjecta jidelibus;
, los sábios Profesores, que experimentan cada día nuevos y admirables· "presentando á V. S. con la brevedad ·que permitan las obligaciones de
, efectos, como lo certifican las cartas originales que he presentado á· "mi empleo , una série al vivo de los caracteres Españoles desde el prin-
, V. S. y otras que existen en mi poder. Todas estas exp_eriencias ( decía " cipio de la Era Christiana, que comprehenderá XVIII siglos , inclusos
,, , yo) , re~e tidas en varias Cit~dades del Rey~o y sus Indias por :nas _de "los años que van corridos del presente , hasta la publicacion del nuevo
, nueve anos no pueden, 111 deben ceder a una mera declamacwn m- "Arte de escribir de Pedro Diaz M orante, que precisamente será en los
,,' fundada é i~tempestiva contra una obra que ya es de la pública acep- "venideros época notable ; porque con su método han adquirido nuestros
.
"taCion..... "caracteres n uevo y gallardo aspectO , como voluntariameme confiesa el
, Aquí llegaba con mis refl::xlones , quando ~1;biéndolas emendid~ un "Antagonista, cediéndome con liberalidad la vanagloria de haberlos levan-
,amiao Philosopho y buen patnota, me persuadw con razones no menos , tado, quando estaban en el mayor abatimiento.
, ené~aicas que ponderosas , que el asunto es importante y digno de que "Esta demonstracion chronológica sacada al vivo de documentos de
, se a~lare, por hallarse empeñado en él mi crédito , y el buen gusto "indubitable antigüedad, que existen en el Rey no , y formada de los
, de V. S. en haber adGptado el referido método con preferencia á todos , mismos elementos 6 principios de que se vali6 M orante ( porque no hay
, los demas , así nacionales como extrangeros; dando con la conveniente , otros , ni puede haberlos en el verdadero Arre de escribir ) , será obra
, extension una respuesta clara, s6lida y perceptible al contenido de la "nueva, que al paso que deley tará con la admirable variedad de sus fiau-
, sobredicha Apología , y á quantas especies se han divulgado contra mi " ras y accidentes, dará todo el complemento de claridad que puede caber
, Arte de escribir. Sean quales fueren ( decia ) las circunstancias_ del Anó- ;, en 'el asunto ; acabará de desterrar la preocupacion de los que, por ha-
" nymo, no conviene omitir la satisfaccion ; porque e~1 todo pais que no " berles cocado la mala suerte de un Pseudo-profesor Rhyparógrapho, jurant
, sea bárbaro, debe prevalecer la yerdad, y tener seqlllto por qualqmer ToM. r. MM , in
9r-
-

q8 REFLEXIONES. . REF LEX ION ES. I 39


, in verba Magistri; será el verdadero cimiento sobre que debe levomarse "dando asenso á ninguna de las conclusiones que resultan de las observa-
, el hermoso edificio de nuestra Polygraphía, que desean los sabios de la " cwnes del opositor; pues tengo la seguridad de que quando llerrue á sus
, Nacion, y prestará una idea clara para que leva~1ten las suyas las d,emas ., enconar a' to dos 1os que se oponen al verdadero sistema
"manos, 01ran b
de
., Naciones, cuyos caracteres provienen de los annguos Romanos; !~ara ver "Morante, y con especialidad al Antagonista, la sirruienre palinodia :
, que los Españoles en todos tiempos hemos culnvado el Arte d_e pmt~r los "Navem agere ignarus navis timet: abrota~um aegro
, caracteres con preferencia á las demas Naciones Europe,a s; mamf~stara por "Non audet, nisi qui didicit dare. Quod 1/lledicorurn est
, épocas 6 temporadas el estado del Arte de escribir , y las mmacwnes ~ue "Promittunt lfledici, tractant fabrilia fabri.
, de un siglo á otro han tenido las figuras de, los caracteres ; d~scu~nra el D. JuAN. Dígame Vm. , si no tiene inconveniente, que juicio hace d~ esta
, verdadero origen de las !erra~ bastardas ; hara presen.re~ los van_os sistemas defensa con que prepara los ánimos el Sr. Palomares para leer sus Conver-
, de los Profesores , sin omitir el de Maree/o Scalcmz, conoCido po~ el saciones orrol6gicas.
, Camerino, que corrompi6 el Arre de .escribir en _Italia, á fines del_sigio D. ANs. No quisiera_ ciertamente hablarte ~e un asunto, en que por razones
, XVI, corrupcion fatal que se comumc6 con rapide~ a otras ProvmCI~s que reservo , pudiera creerse me hallo mteresado. Pero protestando una
, que se dexáron verrronzosamente persuadir del fanansmo y charlatanena y mil veces, que no me mueve pasion alguna mas que la del bien rreneral,
, de aquel Escritor; by aunque a' Espana - toco' tam b'Ien a que 11 a peste 1Itera- de que debe estar poseído todo hombre, te diré mi dicrámen evi~ndo la
, ria, quando en todas sus Ciudades había excelentes Profesores q.ue ~ene­ prolixidad. ·
'! ral y particularmente observaban el buen gusto de Ju~n de Sarabza, Juan Es menester no hacer caso de cierta estocada que tira 6 me tira el Sr.
, de la Cuesta, Francisco Lucas , y de otros que sena muy molesto re- Palomares, la qua! me ha causado risa, y no enfado; porque us6 de ar~
" ferir las obras de Pedro Diaz M orante mviéron la felicidad de corear el mas tan poco afiladas, que si no reserva otras para casos apurados, he de
, conr;rrio á entradas del siglo XVII, verificándose con ellas la cerridum- caer en la tentacion de creerme invulnerable. No te quiero decir en · qué
" bre d~ aquel axioma philosophico corruptio unius generatio alterius, me- paree de la . carta me quiso dar el golpe, que suplico al Sr. Palomares re-
, diame que resulráron de aquella novedad otros n:Ievos gallardos ,carac- pira quant~s veces guste. Dexarémos cambien á un lad'o sus expresiones .
" teres. Se disertará cambien sobre el de Juan Claudto Polanco, que a prm- acres y corrosivas contra el Autor del Arte de escribir; porque como no
" cipios del presente pretendi6 estancar el Arre de escribir con precisione~ me he propuesto enseñarte civilidad , no .me considero oblirrado á ad-
, geomérrico-analyricas, incapaces de ser obs~rvada~ en un Arte que., . as¡ vertirte en quantas parees falca á ella el Sr. Palomares. Bást~me aseo-u- ··
, como el de la Pintura, ha sido , es , y sera preCisamente de pura zmzta- raree, que me precio de ser moderado y ateneo : y que siempre que"' se
" cion . desnuda de aquellos tan despreciables como ridículos artificios, los haya de tratar con palabras ofensivas, agenas de personas bien educadas, ,
, qual~s practicados por algunos, reduxéron el A~~e á tan deplorable esta- é intolerables á las juiciosas que oyen para aprender la verdad ; en tales
" do como demuestran las obras del Maestro Patmo, y del Padre Olod •.•• asuntos cederé gustosamente la palma, y dexaré el campo á qualquiera
, estado del mayor abatimiento y confusion, que oblig6 á V. S. á tomar contrario por despreciable que sea : porque . prefiero á la miserable saris-
, sérias y costosas providencias sobre la aplicacion de un remedio efica_z faccion de saetear á otro , el concepto de que defiendo mi opinion tal quai
, y oportuno , como en efecto lo consigui6 gloriosamente con la pubh- sea , como lo hace todo hombre que no se obstina en su dictámen , ni
" cacion del natural y verdadero systema. de Morante , que ahora pretende quiere osrigar á fuerza de baldones á los que se le oponen.
, destruir -el An6nymo, reproduciendo las imposibilidades analyticas y fa!- Por lo que toca á lo que dice el Sr. Palomares, que puede tener
, sos elementos ultramontanos , que ent6nces reprobáron , é igualmente relacion con el Arte de escribir por reglas y con su Autor: debo de-
, ·reprueban ahora los sabios Profesores y Pendolistas nacionales y esrran- circe la carcajada de risa que dí, quando el Sr. Palomares expres6 (con-
" rreros. últimamente resultará de esta tan clara como palpable demonstra- trayendo el exemplo á su asumo) que la Pintura ha sido , es y será pre-
" ~ion ; que V. S. procedi6 con pleno conocimiento Y. madurez_, _y que no cisamente de pura imitacion , desnuda de aquellos despreciables y ridículos
, se dex6 engañar de apariencias, ponderaciOnes , m de sopl11Sucos argu- artificios. No he extrañado la decision del Sr. Palomm"es , porque no le
" memos. tengo por oráculo ; y mas si le aplicamos aquello de t1"actant fabrilia fa-
, Concluyo suplicando á todos los amantes de la verdad , que Ínterin bri, con que a,caba su carta. Tambien me divirri6 el pomposo reno~bre­
, se verifica la publieacion de la obra prometida, para la qua! tengo reco- de Rafael del A1"te de escribir, que da á Pedro Diaz M orante; no obstan-
" gidos los materiales, y prevenidos los delicados buriles de D. Juan M o- te que aquel tiene la primacía en la Pintura por consentimiento de todas
, reno Texada, que es el único que ha sabido entallar mis caracteres, con- las naciones , y lflorante solo por especial favor del Sr. Palomares: el qua!
" servándoles el espíritu 6 vivacidad que dan bs plumas bien tem piadas>, se \sin hacerle agravio) no equivale á ' tanto, como el voto de la EuropJ.
, sirvan suspender su juicio • observando los preceptos de M orante, y no Me he admirado de que piense él mismo en la Polygrafía que dice ,dará
"dan- a'
REFLEXIONES.
á luz~ y re aseguro que si hace una cosa com pleca, he de ser yo el pri- REF LEXI ON ES. 141
mero que le ponga sobre las sienes una corona de laurel, en señal de la ct:itor nunca bastantemente elogiado (como dice el Sr. Palomares ) , escri-
bizarría y constancia con que ha triunfado de las chficulrades que yo con- bi6 de su propio puño en el original que conserva D. Antonio Cortés Mo-
cibo como insuperables ( segun ya rengo indicado sobre b Diserracion del reno, M;esrro de primeras letras e~ Madrid, (en cuyo poder podrá verse,
Sr. de Taberneros). Me mantengo en mi antigua opinion de que la obra por~ue. a qualqmera cu_noso le ~1ara el favor de manifestarlo ), en la pag. 7
de Morante, ilustrada por el Sr. Palomares, no es Arte, porque le faltan lo s1gmenre : El Camerzno , Ita!zano , Autor famoso que hizo un tratado de
preceptos pa ra escribir: á no ser que por todos los que pueden darse , supla escribir de grande arte, facilitando la enseñanza , y pzmiéndola en mejor
el de que se repitan, y mas repi tan b s muestras del Amor; pero me que- método Y mas gallardo modo, mas fácil y diestro, que hasta su t iempo se
do en la duda de si la re6rica es lo mismo que la práctica, si significan l¡abia usado &c. ·
una misma cosa, si lo son con efecto, y si se han engañado todos los que _De , lo que resulca que, ~ien~o el Sr. Pafomares en tm punro ran sus-
las han distinguido. tancial e Importante, conrrano a M orante; o este no es tan aran hom-
No puedo tampoco componer dos proposiciones del mismo Sr. Palo- bre, como se nos quiere · persuadir; 6 el Sr. Palomares es ran° E'llible en
mares, que embuelven contradiccion, por mas que las estudio y reflexio- sus juicios, como yo babia pensado. Pero cambien dexarémos esto á la
no : y recelo por lo mismo que no se funda en principios s6lidos, quan- ilustracion del Sr. Palomares , quando nos dé su obra.
do piensa con rama variedad , 6 que es de muy fragi l memoria; pues no Aun me queda otro escrúpulo, que expresaré al instante. Morante dice
se acord6 quando escribi6 esta carta , de lo que habia dicho en la Intro- sin ser preguntado, en seguimiento del sobtedicho manuscriw : ro ha!Ú
duccion de la obra de Morante, pag. 14, y luego en la ro7, en donde ad- en el dicho libro, despues de haber escrito esta teórica y todo el libro,
mite la amoridad de Maree/o Scalcini como la de un Santo Padre ; y des- de manera que no me aproveché yo de él ni de otro libro ninguno Italia-
pues en la pag. xvH de la carta que antecede á sus Conversaciones orto16- no par~ saber po; ellos puntos ningunos &c. Morante celebra (como he-
gicas dice: , que 111arcelo Scalcini, conocido por el Camerino, corrompi6 mos VJS(O) al Italiano Scalcini., por haber introducido con arande arre un
"el Arte de escribir en Italia á fines del siglo XVI, corrupcion fatal que se método que 6cilira la enseñanza, y que dice es mejor, •y m~s aallardo gpe
, comunic6 con· rapidez á otras Provincias, que se dexáron vergonzosamen- el que se habia usado hasta enr6nces. Morante al mismo tie~po siaue 0
en
" re persuadir del fanatismo y charlaraneríá de aquel Escritor ; y aunque á España el mismo método de Scalcini, que ran excelenre le pareci6 : como
"España toc6 cambien aquella peste literaria, quando en rodas sus Ciuda- podds verlo por el nuevo Magisterio de M orante en mis láminas o o a
a a ' dJ JJ'J
" des habia excelentes Profesores que general y particularmente observa- 3 6 • y 37· , comparan o o con Jacobo Romano que fue el primer cor-
, ban el buen gusto de Juan de Sarabia, Juan de la Cuesta_, Francisco ruptor, digámoslo así, y di6 á luz su obra diez años ántes que Scalcini la
"Lucas , y de otros que seria muy molesto referir, las obras de Pedro f
suya; saber, en el año_de r 589. Luis_ Curione, láminas 2o.•, '2I.' y 22 ,a,
, Diaz M orante mviéron la felicidad de cortar el contagio á entradas del publiCo dos libros : el pnmero en el ano de r 590, y el segundo en el de
, siglo XVII. " 1 594; el uno nueve ai'íos , y el otro cinco años ánres que el Camerino die-
Cotéjese con estos elogios del buen gusto de Lucas y Cuesta, lo que se á luz su obra en el de 1 599: esto es, Jacobo Romano veime y seis años
dice el Sr. Palomares en la Introduccion de su obra 6 Arte de M orante en Curione veinte y cinco años, y Scalcini diez y seis años ánres que Mo~
la pag. 9, donde nombrando mas de veinte Discípulos de L ucas , Cuesta, rante empezase á publicar sus obras ,en r6r 5· Luego no será juicio reme~
Perez, H urtado y Casanova , enrre los quales están dos de aquellos á rario, que yo crea, 6 me incline por lo ménos á que lo wm6, 6 deJa-
quienes -ahora hace el sermon de honras , conrinúa diciendo, que formáron cobo R omano , 6 de Curione, 6 de ..Scalcini, 6 de todos los demas Italia-
las letras sueltas á golpes y pedacitos : :::: magisterio torpe y pesado &c. nos posteriores á los di chos , 6 de los forasteros imitadores de los Italia-
Esta es la conrradiccion que advierto, la qua! me tendrá dudoso hasta nos, como Materot 6 Vandel-Velde que siguiéron la !erra Italiana corrom-
que el Sr. Palomares en la obra proyectada nos explique c6mo debe en- pida, y publicáron sus obras ( aquel en 1604, y este en 1605) cambien con
tenderse , y quáles son los Autores que reconoce por buenos; sin que nos amicipacion á Morante ; y mucho mas quandó confiesa en el citado manus-
expongamos al riesgo de atribuirles méritos reconocidos por el Sr. Palo- crito, que el hallar yo este camino tan breve, tan diestro y verdadero 110
mares en un escrito , y repugnados 6 negados en otro. jité otra cosa mas que trabajar mucho cuidadosamente de nocbe y de di a, y
Esto es por lo que respecta á los dichos Escritores. Por lo que hace á imitar algunas materias de Italianos, que á pocas veces que las imité, supe
Scalcini, cambien noto otra cosita. El Sr. Palomares abare hasta el abismo el modo y Arte trabado que ellos usan &c. Supuesto, pues; que Scalcini fué
á este Amor , y nos hace una fea pinrura de su modo de escribir, que el corruptor del Arre en Italia, un fanático, un charlaran, como dice el
se propagó por otras P rovincias que vergonzosamente se dexáron per sua- Sr. Palomares; y supuesto que Morante en España rom6 el mismo modo
dir de su charlataneria y fanatismo. Pero el mismo Morante, aquel Es- de escribir, que el que allá us6 Scalcini, 6 el de otro Escritor corrompido,
en- como se pue~e juzgar haciendo cotejo de las citadas láminas 3 3:, 3 6!
ToM. 1. NN y
REFLEXIONES. R E F LE XI O N E S.
y 37·' con las 19.', 'lo.', 21.', '2'2.', 32.' y 67.' de estas mias, que imperito no equivale allí á ignorante, sino á indiscreto , sin trato de gen-
vas reconociendo: Morante será el corruptor del Arce de escribir en estos tes, 6 como suele decirse , falto de mundo. Pero me contentaré con ci-
Rey nos: y estas consideraciones no me parecen sophismas, y así deberá tarte las dos traducciones mas acreditadas que hay en lenguas vulgares•

entenderse como yo digo, por mas que el Sr. Palomares lo niegue y diga En la una el Traductor vuelve el imperito por hombre necio; esto es,
lo contrario. Ello no tiene duda que el Sr. Palomares acrimina á Scal- imprudente, extraño, descomedido ( que es muy distinto de ignorante); y
cini por su metodo, y alaba á M orante que us6 el mismo casualmente, en la otra se traduce la misma voz con la frase de bombre sin experiencia
6 de intento. Luego resulta una comradiccion; pues 6 Scalcini fué buen del mundo. Y en realidad no puede ser otra la significacion ; porque los
Escriwr, como dice Morante, y niega el Sr. Palomares; 6 Morante fué dos versos están en la obra original en boca de un morador de la anriaua
malo , y se dex6 persuadir tan vergonzosamente como muchos de los Athenas, que se queja de las imprudencias y groserías de un herm~no
Italianos, del fanatismo y charlatanería de Scalcini, lo qua! no quiere suyo que se ha criado, y habita de continuo en el campo. Mira tÚ aho-
confesar el Sr. Palomares. Tambien queda estotro punto para ventilado, ra, D. Juan, con que razon se le puede aplicar el epíteto de necio al
quando se publique la obra que dice el Sr. Palomares tiene meditada; y Autor an6nymo , que procede en su carta con el mayor pulso y come-
desde ahora para ent6nces lo dexamos ·á su decision, suspendiendo entre- dimiento; ni con que propiedad se puede traer á cuento la falta de ex-
tamo nuestro juicio. periencia en el mundo, quando se habla de enseñar á escribir.
Y o soy de parecer que el Autor an6nymo solamente por un efecto de Probada ya la ·violencia del texto que el Sr. Palomares acota, no que-
urbanidad ha elogiado al Sr. Palomal'es. Y si reparamos bien en tal elogio, da para excusarla otro arbitrio~ que el de no ser en cierto modo ex- '
se limita únicamente á decir que ha restituido á la nacion el caracter traño que desconozca el sentido de la sentencia, quien igualmente desco-
bastardo antiguo, esto es, hermoso y regular ; pero no insinua que sea noce al Atitor de ella. Por decantado parece, que sin mucha familia-
mejor que Jos de Lucas y Casanova: porque em6nces dixera yo que es ridad con los Amores Latinos y sus estilos, se podía colegir que no son
~1y inferior por su torpeza; y no tengo motivo en esta parte mas que . ni pueden ser de Plauro aquellos versos. Y si el Sr. Palomares citára con
P:'J<t alabar en el Autor an6nymo la prudencia y cortesía que ha usado. exactitud, ya que cit6 con impropiedad, no hubiera despojado á Terencio
D. JuAN. Con esta ocasion no puedo ménos de decir una cosa que he re- de lo que legítimamente es suyo, por vestir á Planto. Con efecto, los
parado. En la carta á la Sociedad Bascongada, su Autor, comentándo- dos versos Homine imperito &c. son el I 9 y 'lo de la Scena II del pri-
se con poner reparos críticos y fundados al Arte de M orante, siempre mer acto de la Comedia los Adelphos de Terencio. Allí puedes verlos, y
dexa en salvo y bien puestos el mérito y el esmero del Sr. Palomares. .enterarte mejor de la verdad por los anteéedemes; previniéndote , para no
Y este en el pasage que acabamos de leer de sus Conversaciones orto- jncurrir yo cambien en el defecto de citar al ayre, que las dos traduccio-
l6gicas, le vuelve estas atenciones al Autor an6nymo aplicándole dos nes acr~diradas que insinué, son la Castellana del docto Pedro Simon Abril,
versos de Plauco, en que á cara descubierta lo trata de ignorante en el y la Francesa de la erudíta Madama Dacier : quien de intento añade una
asumo. Yo no conozco por cierto á ninguno de los dos suaetos; pero nota , explicando el verdadero sentido, para que no se tuerzan la interi-
si por sus escritos hubiera de juzgar, diría que en los repar~s del uno cion y las palabras de Terencio en este pasage. Baste de digresion , y si-
estaban las razones apoyadas con la moderacion ; y en las satisfacciones gamos nuestro. propomo.
' .
del otro se perdía parte de la razon con las invectivas. Tampoco entraré en la disputa de si la obra del Rafael del Arte de
D. ANs. Mucho me holgára de que no hubieses tocado ese punto ; porque escribir, el famoso Pedro Diaz Morañte, amplificada por el Sr. Palomares, ·
en realidad no sé como componerlo con las prendas de capacidad y cor- y adornada con exemplares originales de su mano, se halla "reducida á ca-
dura, que debemos suponer en el Sr. Palomares. ¿C6mo es dable que na- " les términos que no le falta la mas pequeña circunstancia para ser, como
die se figure que, solo por zaherir al Aucor an6nymo, había de violentar "efectivamente es (segun dice el mismo Sr. Palomares), no solo Arte ver-
la · sentencia, tomando el homine imperito en un sentido muy ageno del " dadera de escribir el nuevo caracter bastardo Español, que excede en
verdadero~ Dexo aparte, que si esta expresion hubiera de corresponder á , perfeccion á todos los demas bastardos que se usan actualmente en Eu-
la de ignorante, seria falsa en muchos casos la sentencia; porque así como , ropa; sino Arte general , y disposicion previa y . fLmdamental para apren-
hay ignorantes presuntuosos y pagados de sí, cambien los hay á veces mo- , der á escribir todos quamos caracteres ha habido., hay, 6 puede haber
destos que se conocen, y que no defienden que sea lo mejor solamente , en el universo." El Sr. Palomares que afirma todo esto sabrá por que lo
lo que ellos hacen, que es lo qua el Sr. Palomares quiere atribuir al Autor dice ; yo sé que tengo razon para negarlo, y lo haré: ver sien1pre que
de la carta. Volviendo á lo principal, pudiera alegarte las autoridades de se quiera. Ya en lo dicho arriba tienes ·suficiente .motivo para no creer
varios Escoliadores que convienen en que los dos versos citados no cul- proposiciones tan ruidosas y sonoras, si te. acuerdas de lo que he ex-
pan faltas de ingenio, sino de civilidad y de prudencia; esto es, que el plicado acerca de la obra de Morcmte; y no l}uiero ser ,prolixo con re-
.
nn· pe-

'
\
1 44 REFLEXIONES. REFLEXIONES.
pencwnes. Tatnpoco quiero detenerme en lisongear al Sr. Palomares con duce ni puede producir tal caracter; porque ya se ha esmdiado la causa
las aprobaciones que dice ha tenido de tantas personas, y particula'rmen- de aquel efecco.
te de la Sociedad Bascongada ; á quien aplaude el buen gusto que tiene, D. JuAN, ¡QL1é cosa es .Causa?
porque ha adoptado el método de l'dorante con preferencia á todos los D. ANs. ~on muchas las causas. Limitándonos á quatro, digo que hay: ,
demas así Nacionales como Extrangeros , segun dice al fol. xn de hs r. La znstrume~tal ,que exCita Y. produce u': efecto, v.g. la pluma ( que
Conversaciones. Soy muy amigo de la sinceridad, para que haga yo á un es la causa) , SI esta cortada, s¡tuada y gtrada segun el uso de los In-
Cuerpo tan respetable la traycion de celebrar este pensamiento como bue- gleses, efectuará la elegancia y _velocidad de ellos, que no puede producir
no; y para engaíiar al Sr. Palomares, asegurándole que aL¡uella obra pue, cortada, simada y manejada á la Española; ni tampoco la cortada, situa-
de ser ·empleo del buen gusto de dicha Sociedad. Aplaudo las buenas. in- da y girada á. la Inglesa, puede producir el caracter Español : 2. La total
tenciones y zelo de esta; y me admiro de la satisfaccion del Sr. Palomares ó universal, que es la causa que produce el entero efecto; esco es , el en-
en b comparacion de tan excelentes Profesores del universo. Sin embargo, señar metódicamente toda suerte de letras con todos sus propios acciden-
como el Sr. Palomares y yo somos amantes del bien público , y vamos tes: 3· La parci¡;¡l es la que concurre, juntamente con las demas causas, á
con el mismo fin de servirle · de provecho con nuestros mérodos, bien producir el efecto de una Arte correcta lo mas que sea posible: 4· La final es
que por vías totalmente diversas: no puedo dexar de celebrar todos sus la causa dei infatigable estudio que conduce al hombre á abrazar la ver-
esfuerzos para conseguir su deseo; pero por lo mismo no debe extrañar dad conocida, y disipar toda preocupacion; que es el efecto de esta causa.
los que yo pongo en execucion con el propio intento; y mas quando El principio de la enseñanza de todos los buenos Mae:tros presentes
por asercion del Sr. Palomares (Dedicar. p~g. vm ) ningun hombre puede y pasados ha sido la raíz y forma de la letra, la harmon(a &c. ; dando
quitar á los demas la facultad de discernir y jüzgar, porque ya se ex- la mas sana, y más esmdiada teórica, particularmente á aGpellos que han
tinguió la Monarquia de los Griegos. Nos conocemos veinte y cinco años de ser Maestros; y estableciendo principios teórico-práctico: para aquellos
hace; y aunque I¡to nos hemos tratado, disputarémos no obstante como que necesitan por su empleo aprenderla prácticamente, furdándose siem-
dos Aficionados, quando lo pida la ocasion, sobre el objeto de esta Arre; pre sobre buenas reglas. En esto se ve claramente, que nc anteponen ni
siempre que no me hagan desistir las satíricas e inconducentes expresio- han antepuesto el fin d los principios; porque el fin consise en poner en
nes del mismo Sr. Palomares, porque entónces será necesario dar lugar exercicio las primeras reglas aprendidas en los principios, lis que les pre-
á la modestia y prudencia con callar. He dicho , como dos Aficionados; senta su fantasía en el acto de la execucion ; y esto no es anteponer el
porque confesando yo de mí que lo soy , sin aspirar á otro título, y de- fin á los principios.
clarando igualmente el Sr. Palomares ( ibid. pag. IX ) que no es Profesor Los que invierten el buen órden de la enseñanza , y S:Js que antepo-
de este honroso Magisterio: no parece que nos hallamos tan desiguales. nen el fin á los principios, son aquellos Maestros que pnrducen los efec-
D. JuAN. Hasta ahora no ha hecho Vm. mencion de lo que dice el Sr. Pa- tos, sin haber explicado Ó exáminado ámes las causas; eso es, que for-
lomares sobre que los antiguos, y aun los modernos Escritores proponen man letras de tal clase ó casta, siú decir ó saber con anriúpacion que ha
los fines por principios, y los efectos por causas. Suplico á Vm. que me de ser esta y no la otra: consistiendo la causa en el ve:dadero conoci-
diga qua! es el fin, con que uno aprende á escribir. miet:to de lo q:1e puede dar de sí una pluma bien c01bda , si tu ada y
D. ANs. Entre otros muchos, es el de escribir con velocidad; que la letra mov1da con vanedad por una mano maestra. Si el Sr. Palomares hubiera
sea clara e igual; y que haga buena vista á todos > particularmente á los tenido esto presente, quando dirigió su carta á la Socieda.d , no era posi-
verdaderos inteligentes. ble que hubiese sentado aquella improbable proposicion de que su Arte
D. JuAN. Pues que ¿no han enseñado los Maestros antiguos y modernos al- es general, y disposicion prévia y fundamental para aprender á escribir
gun principio, ántes de enseñar todos los dichos fines? todos quantos caracteres ha habido, hay 6 puede haber en el universo.
D. ANs. Por cierto que enseñáron ánres á dar las raíces de las letras , la Y o que soy de dictámen diametralmente opuesto, procuraré hacer ver
forma de ellas, sus uniones , y todo lo demas que conduce á la buena mi razon demostrativamente despues que tratemos de la Geometría ( to-
harmonía ; y el modo de conocer las producciones de la pluma, y el giro mo 2 ) ; y no pienso verme en necesidad de retractarme por esto , ni
del pulso para poder efectuar aquella casta de letra que uno quiere de cantar con humillacion y vergüenza la palinodia que se fiaura el Sr. _
aprender. Palomares; porque ántes habrá mucho que tratar sobre este ~sunto.
D. JUAN. ¿Qué cosa es Efecto? D. JUAN. He reparado::::
D. ANs. Las resultas y conseqiiencias de la aplicacion ; esto es , la última D. ANs. Suspende ms reparos por hoy, que ya me los propondrás en la
significacion y fuerza en las Artes: como quando decirnos, v. a, en el Ieccion siguiente.
escrito ral corte de la pluma, tal situacion , tal giro de pulso ~10 pro- D. JuAN. En todo debo dar gusto á V m., y obedecerle.
du- ToM. 1. 00 DIA


q.6 REFLEXIONES.
REFLEXIONES. I47,
DIA XXIV. ma y harmonía de la letra , y no dice palabra en valde. Pero no dexaré de
' . decirte , que acerca de la pluma ladeada no son bien pensadas las inclinacio-
D. ANsELMo. D. JuAN. nes de los rrazos de la pluma ; porque el mas grueso , y el mas suril deben,
si se unen , producir ( segun mi calculo ) un ángulo recro. El dicho Sr.
D. ANsELMO. ¡Qu,é tienes, hijo mio;que vienes tan mesurado y peúsacivo?
D. E. JUAN. Estoy a la verdad receloso de ·que mi iinportunidad y la [ Cortés produce un ángulo de 56 grados: por lo que es errada la regla en
V 1 , moc1a 34 grados de diferencia ; y así es equivocada la primera d,emosrracion,
anga que m. se 1a tomado en las lecciones antecedentes, le causen al-
guna desazon 6 molestia. como lo verás en el principio de su lámina. Pero yo le disculpo, porque
se ha equivocado cambien el Sr. Palomares, segun demuestra la lámina 3 8.'
D. ANs. No lo temas, miéntras tú seas aplicado. Pero ¡qué fué lo que ay.er
· reparaste ? · de su obra , que podrás ver en esta lámina 54.', fig. VII : formando en
lugar de un ángulo recro uno agudo de 98 grados , esro es , 2 2 gra-
D. JuAN. A fines del año de 178:'-_sali6 á luz un librito intimlado Dialogo
dos ménos de lo que propone en la lámina 36.' de su obra misma; y la
ep extrac~o del Arte de escrzbtr , por el Maestro de primeras letras
figura expresa que allí da, puedes observarla en esta lámina 27.' de las
D. Arztomo .cortés fo!oreno. He reparado que nunca me ha dicho Vm.
nuestras. Te diré ademas que son muchas las definiciones de este vocablo
que lo ha vtsto ~ y st por venmra tiene noticias de el, me holgaría de
que Vm. me dtxese algo sobre su utilidad. Arte; pero como siempre significan lo mismo, sin perjuicio de la defini-
cion que dimos en una de las lecciones pasadas , romarémos ahora la del
D. ~Ns. Si, hijo lÍO, lo he visto; y sus muestras Íntecrras están en la Íá-
gran Bacon de Verulamio : segun este sábio, el Arte es una propia y acomo-
.m~na 5).' En Jé] he observado que pregunta el Discíp~lo al Maestro:
Dzsctpttlo. ¡Qué e; Arce de escribir? · dada disposicion de las cosas de la naturaleza, por medio del pensamiento
· Maestro. Arte de pintar las letras. del hombre , y de la experiencia , de tal manera que se hagan correspon-
D. ¿Qu<ÍI es el ca·acter mas comun de la escritura? der á los designios del Género humano. Esta es, hijo mio, una verdadera
l'rl. El caraccer btstardo. definicion del Arte en general, que bien edminada ,conviene al de escri-
D. ¿Quántas forn:as hay de letra bastarda? bir; para el qua! es necesario que esté uno bien instruido de su invencion
M. Cm~o: bastada Española, Italiana, Francesa, Inglesa y Alemana. y progresos , de los preceptos de codos aquellos sábios Autores que han
D. ~Qua! de~ las tormas de letra es la mejor? sobresalido en él , y de lo que puede perficionarse en . adelante mediante
M. La Espanola ¡or su trabazon y hermosura. el sano raciocinio del hombre.
D. ¿Por qué se ltma bastarda esta letra? Di~e bien el Sr. Cortés , que el caracter mas comun debria ser el bas-
tardo ; pero en las quatro muestras que da de su enseñanza , aunque es
M. Porq~1e declin:S de sus principios, echándola á la mano- izquierda- y
los annguos escribían perpendicularmente. ' · muy hermoso el que nos presenta , no le produce tal sino mas inclinado
al redondo llano , como lo execuca el Sr. Palomares. Doy la razon : los
Esta es to<ra la enseñanza que da el Sr. Cortés para la forma de
Ia letra ; porqu¡ lo restante trata de la postura del cuerpo , de la mano primeros Maestros de la verdadera Cancilleresca , 6 sea bastarda , fixáron la
cantidad del cuerpo de la letra ; esto es , que su anchura sea la mitad de
Y de, la pluma ladeada. Acerca de la distancia dice, que de letra á letra
habta el hueco de una r, llamada de martillo; que de palabra á palabra su altura , incluyendo las magistrales denrro de la señalada anchura ; y codo
caraccer que tenga mayor ancho no es bastardo , ántes bien es redondo
quede el bl~nco de una m; y que las eles y demas letras que constan de
palos, habran de tener un tanto mas que el cuerpo de la letra. Trata ( como diré en adelante). Despues dice , que la letra Española es mejor que
Igualmente de las ~la~ as de cabeceados, en que deben ser altos los ·palos
la de las otras naciones por su trabazon y hermosura. Aquí no es tiempo de
qüéstiones ; pero sí responderé que todas las naciones que cita , hacen la
;ara el dese.morpectmtent~ ?e la mano; de los trazos que origina la pi u-
misma forma de letra , variando en los accidentes ; y que quando estos
na ladead~, de que es opmwn de los prudentes, que el escribir es lo mis-
son bien y magistralmente tratados , no sé á qua! de las quacro naciones
mo que pmt~r &c. Finalmente, como es un breve extracto, en la paree
del escnbu· a esto se ciñe su Dialogo. he de dar la precedencia. Dice el mismo, que se llamó letra bastarda , por-
D. JUAN. ¿Y qué le parece á Vm. de esta enseñanza? que declinó de sus principios : ya lo he explicado quando hablé del Padre
Amphiareo , y hablaré de ello cambien en las reflexiones sobre la Ency-
D. ANs. ~e buen: gana te ~xplicaré 1? qu~ siento. Bien ves que este Autor
clopedia ; y por esto lo podrás ver_en uno y otro parage, sin. que yo ten-
ha queudo ensenar. l?s pnmeros pnnc1p10s , y componer una especie de
ga que repetirlo. Acerca de las verdaderas distancias de letra á letra , podría
Arte para los pnnctptantes. No obstante, por lo que respecta á su breve-
.haberlas observado este Profesor en el libro del Arte de escribir por re-
dad' me parece que enseña mucho mas que lo que han escrito liioraute,
glas y sin muestras , dado anteriormente á luz por el Amor An6nymo,
Y el St. Palomares; porque ya por fin el Sr. Cortés habla algo sobre la for-
que establece las verdaderas medidas. Por último digo, que es muy diverso
ma , el
.REFLEXIONES. 149
REFLEXIONES.
necia por Miauel Antonio Panza en el año de 1744, á la pag. 138; y si
el Arte de pintar del de escribir , sea quien quiera el Autor que diga lo quieres recon~cer dicho libro, lo hallarás en la Biblioteca del Rey en Ma-
contrario : y la razon es , porque en el Arte de escribir es preciso llevar drid, donde yo lo he visto. Y si Aldo, d anciano, que fué el inventor de
la mano sentada sobre la mesa , con una determinada precision y pos- la letra Grifa, mur-i6 en tiempo de Leon X, en el año de .I .5 I 5 (como se
tma de los dedos; llevar y reoir la pluma de una manera particubr, pa- anota en la Biblioteca de la Eloqüencia Italiana de Monseñor Justo Fon•
t> • •
ra hacer los claro-obscuros en su lugar; tener un movimiento muy arre- tanini, impresa en Venecia _en el de 1753 , pag. 3 52, tom. 2.); esto es,
glado, á causa de que son pocas las líneas radicales que forman el carac- doce años ánces que saliera de las prensas de los herederos de Felipe Giun-
ter y el encadenamiento, el qua! consist'e en solo giros iguales de pulso, ta en letra cursiva el Decameron, siendo p.osteriores é inferiores Grifo y
igualdad de los cuerpos de la letra &c. Pero en la Pintura no hay posi- Plantino en el tiempo y habilidad á d1cho Giunta: patenrerriente se echa
cion fixa de mano , no hay ajuste de dedos , no hay corte de pincel , no de ver que aprendiéron los Italianos de A!do, y no de otros ; y por esto
hay movimiento regular, no hay líneas radicales; porque es preciso que el parece que se ha engañado sin duda el Sr. PalomareS, á quien en este
Pintor con su pincel imite variamente las cosas creadas por la naturaleza , y punto 'no cenemos obligacion de creer ·solamente porque así lo dice, y sÍ
haoa aparecer lo que no es ; y así, si los prudentes que cita el Sr. Cortés, quando se funde en ?ocumentos y pruebas, de las quales nin~una da:
hubiesen considerado bien el Arce de la Pintura , no le hubieran en este , Po( lo que toca a que Escobedo, Ruano, y otros hayan sido Escnro-
caso icrualado con el de escribir, en los quales hay otros principios, otro res Pontíficios, como dice el Sr. Palo~nares, digo que acaso lo habrán sido
manej~, y otras consideraciones. No dexes con todo eso , hijo mio , de con efecto, pues él así lo afirma; pero que hayan sido famosos , esto es,
estimar como corresponde á este hábil Amor ; pues es muy modesto, 'lue luyan aumentado el Arre mas que Aldo , no lo creo entretanto qu¡;
desea con ansía perficionarse en el Arte , y se ha movido amorosamente no se pruebe ; porque no lo considera así Roma , que sabe hacer justicia
á escribir este pequeño tratado en beneficio del público. _. al mérito de los Profesores de qualquiera naclon. Buena prueba de esto es
D. JuAN. El Sr. Palomares en el principio de su obra hace mencion de mu- el que los de Italia no hacen mencion de ellos,. ni los ~onocen , aun ha~
chísimos Escritores que V m. no nombra. ¿Será acaso, porque V m. no ha h>iendo vivido en aquellos países; pues á ser tan señalada y célebre su· ha-
formado concepto de ellos 1 Deseo que V m. me diga si tienen alguna cosa bilidad , como dice el Sr. Palomares , . se hubiera eternizado su nombre, •
diana de aprecio , para que no se me oc ulte. viniendo de padres á hijos , especialmenté entre los amanees de es~ exce-
D. ANs. Dices muy bien : y bastante habrá qut hablar sobre esto. Primera- lentísimo A_rre , á los quales puedo asegurar po ha llegado absolutamente
mente dice el Sr. Palomares en la pag.....Iv. de la Dedicatoria de su Arte á la noticia de tales personas como insignes.
la Sociedad de Vizcaya , las ·siguientes palabras : , En las letras de que se Pocos son los Autores Españoles que yo he YÍsto anteriores á Lucas;
"sirvi6 el famoso Impresor de Flándes Christóbal Plantino , se ve el buen pero como en nuestro examen no nos pueden aprovechar para adelanta-
"ousco de nuestros Escritores , y por eso adquiriéron sus prensas tanta miento del Arte , ni puede series gloriosa nuestra comemoraóon : no he
, ~epucacion. La Librería Vaticana, y la Capilla Papal manruviéron á Jum¡ querido citarlos ' ' y me he ceñido á tratar solamente de los p~·incipal~s,
"de Escobedo, Fernando Ruano, y otros Escritores Españoles, que en va- que son Juan de !ciar, y Pedro Madariaga, de los quales por Ciertas cir-
" ríos tiempos pro.pagáron el Arre de escribir en Roma , y en otras partes cunstancias hemos debido hablar. Acaso notarás .que me. haya·. olvidad'o de
, de Italia , en donde se hiciéron matrices de letras al gusto Español , que Juan Hurtado, Escritor Español, Maestro del Colegio de las Doncellas Es-
"llamáron Itálicas." Quan falsa sea en parte la conseqüencia de estos an- pañolas de Santiago de Milan, que di6 á luz un libro impreso por Jaco-
tecedentes , ya lo conocerás por la instruccion que re he dado arriba , quan- bo Lantonio en el año de 161 8. Sigue el bastardo de Francisco Lucas;
' do hablé de Aldo, de Grifo, y de Plantino; donde hemos visco que Se· pero bascamemente i~fericir: la !~era Sepulcral_, l,a Romanilla, y la C~nci­
bastian Grifo imi{6 cocalmenre la letra cursiva de su verdadero inventor lleresca son por el esnlo de CresCI, y de sus J)Iscipulos; pero las dos pnme-
A !do , y no la avenraj6 en cosa alguna; y que son las ediciones de Grifo, ns muy inferiores á las de Cresci, y por esto no he estimado ~onvenien­
en la opinion de los Literatos , algo inferiores. á las de A Ido , el anciano. re producirlas. Pero no hay razon para que el Sr.' Palomares d1ga, come.
En prueba de tal verdad , esto es, de que ni los Italianos de aquel tiempo, verás en breve, que , el Magisterio de Hurtado fué torpe y pesado, y que
ni los del succesiv o tomáron la forma de la leer a bastarda 6 Aldina sino , hizo la letra á pedacitos; " porque si se observa bien su libro, se verá
de Aldo , y de que ninguno la aventaj6 ; puede verse la bellísima impre- codo lo contrario.
sion del Decameron de Juan Boccaccio , hecha en Florencia por los here- Pasemos ahora á otros Autores Españoles po~teriores á Francisco Lu-
deros de Felipe Giunta en el año de 1527, en 4·0 pequeño, cuyo precio es cas, con respecto á los quales dice el Sr. Palomares en la pag. 9 de la
de 8oo libras Venecianas que, reducidas á mon eda Española , son 90 pesos Introduccion á su Arte : , Floreciéron d¡:spues los insignes Maestros Jo-
fu erces , 6 90 escudos Romanos: lo que podrás leer en la Biblioteca Ita- "seph de Casanova, Tomas y Felipe Zav.a la, hermanos, Francisca de. Bar-
liana, ó sea Noticia de libros raros , en lengua Italiana, impreso en V e- . ToM, r. PP "gas,
ne-
I )O REFLEXIONES. REFLEXIONES. I)I
, gas, Manuel Garcia, Moya, Gregario de S. _Juan, y Vicente Salvador, Robles, ·en el de r699: Josepb Domingo Muñoz, Maestro en ·Sevilla, en
, que tuvi éron Escuelas en Madrid: Juan Agmrre de Mendwla en Aleo- el de 1713: Nicofas de Menchaca y Aguirre, en el de 1693: Juan
, hendas: Pedro Muñoz de Navareal, los Maestros Soto . y Moreno en Manuel Saez de la Gdndara, Maestro en Madrid: Bias Antonio de Ceba-
,Toledo: Juan Manuel Garcia, Joseph Garcia de Moya y Juan Velez /los, Soldado de la Guardia Española, Maestro en Madrid junto á la
, de Xerez en Valladolid: Gregario Fontana y Lean en Baeza: M osen Merced, en el aíío de 1668: Agustín Garcia de Cortazar, Maestro en
, Pedraza en Valencia : Jorge de Larrayoz , y el Maestro Mazando en Madrid en la calle Mayor, en el año de 1 67o: Pedro Antonio Fariña
, Este/la de Navarra: Bernardo .de Zazpe en Tafalla: los Maestros La- y Lamiña , Maestro en Madrid en el Colegio de Niños de la Doctri-
, redonda y Lonaa en Bilbao ...... que ' todos ellos (excepto el famoso na: Agustín Ciprian de Rozas, en el año de r 7 r 9: Martín Martinez:
b . _, l
, Jorge de Larrayoz, que fué Discípulo de M orante, y enseno por e Cdrlos Vida!: Quiroga: Francisco Sanchez: Feliz Robles: Mhio: Fran-
, Arte trabada ) siguiéron el Magisterio de Francisco Lucas, Juan de la cisco de Pinedo: Josepb de Goya: Mateo Calbo: Domingo Garcia Ricar-
, Cuesta, Ignacio Perez, Juan Hurtado y. Joseph de Casanova, _forman- te; y Jorge de Aragon: de los quales he visto bellísimas producciones de
" do las letras sueltas á 0aolpes y á pedacitos, para que los DisCÍpulos pluma, dignas de la atencion y estudio de qualquier buen Escritor. De
, percibiesen bien los rres Únicos trazos de la pluma: magisterio tor~e y mu~lws de estas pondré alguna muestra de sus letras, para señal de que
, pesado:::" Se advierte que la enseñanza del Sr. Palomares es el mismo testifico con la verdad, en las láminas )8.• y 59."; sin hablar de otros
magisterio torpe y pesado de los tres trazos de la plum~, como se ob- innumerables Escritores modernos que no nombro, por no defraudar el
serva en las láminas 36/ y 38.• de su obra; pero volv~end? al pasage, mérito de muchos que viven al presente. Conozco que en estos tales no ha
prosigue estableciendo por regla general , que aqu~l magtSteno "al cabo habido ni hay ral pesadez 6 torpeza, ni en la letra, ni en los rasgos; y
, de alaunos años salia sacar alcrunos buenos Escntores del caracter bas- que si han adquirido alguna pesadez de pulso, y afectado mapejo· de tra-
0
" tardo 1lano , que es el que re;utamos por inútil para la enseñanza;" bazon de letras 6 de rasgos, ha sido por querer imitar la supuesta Arte
' He visto y examinado todos los Autores citados p.o r el Sr. Palomares. de ·Morante, dada á lu·z por el Sr. Palomares: como se observa en los
Para tu instruccion te manifestaré algunos en las láminas 53.", )6." y rasgos de D. Torquato Torio de la Riva, lámina 87:, los quales son
57:; y si fuese necesario l?s, po?dria quasi tod?s ·á la vis~a. D~ sus m~Ies­ afectadísimos, no naturales; y los mismos 6 semejantes á los del Sr. · Pa-
tras , aunque cortas , argmras SI las letras es tan producidas a pedacttos lomares.
y con torpeza, 6 con franqueza como las del celebrado Jorge de Lar- D. JuAN. ¡Y que me dice Vm. de los demas Maestros que actualmente en-
rayoz. señan el Arte de escribir ¡
Y a que en parte te he dado á conocer estos habilísimos Au~ores Es~ D. ANs. Mucho pudiera decirte en elogio de estos Ciudadanos honrados, de
pañales, no quiero dexar de hablar de algunos ótros que han sido t_am- cuyas continuas tareas resultan al Estado tantos beneficios. No puedo neaar·
bien felices Profesores de pluma, y que han echado ya por un cammo, la particular diligencia con que procuran las mejoras de su facultad; y que
ya .por otro en materia de fisonomía de la letra bastarda y redonda en el método de sujecion que heredáron de sus mayores, y han comi-
cursiva · á saber, unos que fuéron sequaces de Francisco Lucas, otros de nuado hasta el di a, han procurado los mayores progresos: distinguiéndo-
M orante, ' y otros de Polar¡co : dando los de este u'l ~Imo
. una 1etra mas se entre los mismos> algunos que por una noble emulacion han procu-
abierta, y algo mas acutdngula; pero tod?s _las letr~s b1en formadas. en_ ~u rado, dentro de la misma esfera del método antiguo , acreditar su habili-
clase ·' y siempre executadas por pura practica, y en nada por racwcm1o dad. Pero esta no ha llegado, en mi juicio, al grado de perfeccion que
teórico. Estos tales Autores son Juan Antonio Gutierrez de Torices , Maes- puede recibir, no por culpa de los mismos Maestros, sino por la falta que
tro en Madrid en la calle del Mesan de Paños: Martín de Salcedo, Maes- han tenido hasta el presente de persona que les manifieste otros medios
tro en Valladolid en el año de r6)4: Antonio de Heredia: D .. Francisco de mas propios y conducentes: como pudiera ser, por exemplo, el Autor del
Guzman, Sacerdote , Maestro en Lima: Ignacio Fernandez de Ronderos Arte de escribir 'por reglas y sin muestras. No es necesario hacer una
y E vi a, que tuvo la Escuela en Sama Maria de la Almtidena en el año enumeracion de los Maestros que merecen ser citados ; porque el hacerlo
r682: Rarate, en el de r648: Alonso Gomez, en el de r638: Juan con todos te seria cosa pesada; y hác~do con algunos solamente, parece-
Rodríguez, en el de 1690: Juan Martinez, en Madrid en la Torre de ría agraviar á sus compañeros. Permíteme no . obstante, que omitiendo los
Santa Cruz: Tomas Manuel de la Paz, en el año de 1667 : Victoriano nombres de algunos que , á pesar de la antigüedad de su método, han
Manuel de la Paz, én el de r686: Juan Bautista Lopez, en el de r648: querido probar con experiencias felices los fundamentos de mis reflexio-
Bernabe de Salazar, de quien he visto una muestra excekmísima, hecha nes, cite el de D. Antonio Cortés Moreno , mi amigo. su· padre D. Feli-
miéntras estaba convaleciente de una grande enfermedad, en el año de pe, al presente Decano del Ilustre Colegio .de Maestros en esta Corte, que
r667: Joseph Manuel Garcia, en el de r6)6: Feliz Q,¡spar Brabo de ha desempeñado con lucimiento todos los ·empleos de aquel aplicado Cuer-
Ro- po,
!52 REFLEXIONES. REFLEXIONES. !53
po, y cuyas muestras verá~ en la !ámi?a 54.' , merecen. roda mi es,tima- ménos de citar , como de mérito distinguido, al R. P. Fernando Scio d~;
cion por su. nowria , h?nradez y habJl.Jdad ; hab1e~do SJ?o para mr una S. Antonio , Maesu·o acwal de las Serenísimas Señoras Infantas de España,
víctima del 1nteres publJco, por haber rmpugnado a su !11)0 quan~o lo he de cuyo puño reservo una muestra de !erra redonda cursiva, muy eleaan-
considerado conveniente •. 'Y si la fuerza de la veneracron y an11Stad no te, igual, y hecha con gran conocimiento : al P.Joseph Sane hez de Sa11
pudo entónces ser bastante para c¡ue yo gt~ardase un ,culpable s!ler~cio, sea Juan Bautista, de quien corre ya grabado el último curso completo de
la misma amistad la que me obligue ramb1en ahora a hacer publrcamente escribir: al P.Joachln Antonio Urbina de la Virgen del Carmen, muy suel,
justicia al merito de dicho su hijo. Animado este de los C0!1sejos .de aquel:. to en la pluma y rasgueo: al P. Theodoro Manjon de S. Benito : al P.Juan
ha querido desentenderse por algun tiempo de~ met?do ant¡guo;. y docrl a Toba de Sta. Teresa: y aunque pospongo en el órden de las citas al P.
las reglas que le he dado , en las quales te msrrmré con el nempo , ha Santiago Delgado de Jesus y Maria, he visto no obstame caracteres re-
hecho mil útiles esfuerzos por aprenderlas con el mayo: f~mdame?to , en dondos y bastardos formados de su mano con mucho acierto: y fiqalmente
prueba de lo qua! verás en adelante s.us tareas en una lamma : y sr de los al Hermano Ambrosio Garcia de la Concepcion, Religioso Leao. Permirá-
buenos principios se han de pronosticar unos fines felrces , me prometo seme aquí manifestar mi agradecimiento , y corresponder á lgs beneficios
que dentro de poco corresponderá plenamente el suceso á la; esperan~as recibidos del P. Antonio Piaggio , Genovés, Maestro en la Escuela de San
del interesado. ¡Feliz el padre, que sacrificando al benefico publrco el m- Pantaleon de Roma, y Escriror de la Biblioteca Vaticana, sugeto de. mucha
teres que· tenia en defender sus opiniones, ha sabido aconsejar tan acerta- habilidad , de grande erudicion , y mas que mediano dibuxante : el qua!
damente á su hijo! ¡Feliz el hijo, que tan flex\ble á los consejos de un fué llamado :i Nápoles por nuestro Rey, quando lo era de las dos Sicilias,
padre, y á la fuerza de la razon , no se ha avergonzado de baxar de la para desarrollar los Papiros encontrados en las antigüedades del Herco-
d ase de Maestro en la enseñanza antigua á la de Discípulo en la nueva! lano. Al mismo soy deudor de sólidos .y fundados principios en el Arre
¡Feliz la Patria, cuyos hijos saben ahogar dentro .de sí mismos el amor de escribir , y en el manejo de la pluma, que despues procuré poner en
propio , posponiéndole al proveclw comun! ¡Y felrz yo, que logro esta execucion con alguna mayor ex~ctirud' baxo la direccion de la pluma ex-
ocasion de rendir tal homenage á la amistad que profeso con ambos! celentísima del Sr. Abate Domingo Pucci di Urbino, que fué Escritor de
D. JuAN. No me ha di~ho V m. como pi~nsa de los PP. Escolapios: los Papas Clemente XI, é Inocencia XIII, y al mismo tiempo Secretario
D. 1;\Ns. No es tarde. A los Maestros pubhcos les esnmula su propiO honor del Eminentísimo Sr. Cardenal Alexandro Albani, sobrino del primero de
para la aplicacion continua con que procuran los adelamamiemos posibles estos dos Sumos Pomífices.
en el método que siauen, sin esperanza alguna de prémio; porque en Es- D. JuAN. Si á V m. le parece conveniente, podemos dexar aquí este asunto
paña no se les ha pr~porcionado hasta ahora : no es así en Francia, donde para continuarle mañana, ú otro dia; pues advierto que V m., á pesar de
los Maestros mejoran su fortuna, y llegan !~asta Secretarios R.eales , segun se todos sus buenos deseos, se halla fatigado.
expresa en la Encyclopedia Francesa. Pero a los PP. Escolapws, que no es- D. ANS. Lo dexar~mos con efecto , y pasaremos á tratar en la primera lec-
peran retribucion alguna terrena por sus incensantes fatigas, solamente l~s cion de los Autores Franceses , y de su método; pues por lo que toca á
mueve su piadoso instituto. Obligados por un voto tan generoso como únl los Españoles , ya se ha dicho lo preciso.
al Estado , se emplean en la . buena epseñanza de los niños pobres : y co- D. JuAN. Tendré mucho gusto en que sea quanto ántes ; pues por alguna
mo al mismo tiempo que les instruyen en los preciosos rudimentos de la razon que propondre, estoy deseoso de oir á V m. en el asunto.
fe, desean su mas fácil y ventajoso acomodo , procuran seguir en la letra D. ANs. Pues enhorabuena : ven quando quieras.
el austo dominante ; por ser el medio mas apropósito para el logro de esta
~d o por e1 meto' el o annguo
.
b
idea. Con efecto, hasta el presente han ensena DI.A XXV.
de sujecion; pero ¡quién sabe, si poniéndole en comparacion con el mo-
D. ANsELMo. D. JuAN.
derno de libertad, que te inspirare en adelante, conocerán sus ventajas, Y.
!e adoptarán á imitacion de· algunos Maesrros1 Como quiera que sea, - D. JuAN. Aquí es ro y pronto á la disposicion de V m. ; pero vengo no sin
no podre negar el sinaular mérito que han adquirido en los tiempos pa- mis temore.> acostumbrados.
sados tantos respetable~ Reliaiosos ; y el que en estos últimos han hecho D. ANsELMo. N o receles que me incomode tan freqüente asistencia: asique,
en la !erra cursiva redonda de pluma ladeada los PP. ya difuntos Miguel puedes proponer quanto quieras; pues tendré gusto en decirte lo que sepa;
de los Angeles, Juan de S. Miguel, y Andres Merino de Jesu-Christo, 6 en estudiar la dificultad, si no tengo pronta la solucion.
Io acreditan los dos primeros en la lámina que han dexado , y el último D. JUAN. Hemos hecho hasta ahora varias reflexiones sobre el método de
en el docto tratado de su Paleografía. Aunque por e:irar la nota de adu- los mejores Autores de España e Italia en la letra llana y cursiva, así re-
lador, quisiera no nombrar .á niHguno de los que vrven aun, .no puedo donda como bastarda; y hemos considerado las razones en que se apoyá-
'
me- ToM. r. 9Q ron.

-
154 RE F LE X 1 O N E S. R E F L E XI O N E S. I55
ron. Ahora que se va a' tratar de los Amores Franceses? sera' preCJso. que siempre el que cae de la parte del pulgar quando se escribe, mas ancho
examinemos, no solamente el fundamento que estos nenen para segütr y mas obliquo, á fin de que las letras redondas , bastardas 6 cursivas
su método en el Arte de escribir · sino cambien en vista de sus muestras salgan en todos los enlaces perfiladas de este lado; y quando el pico. está
mismas, si han llegado la forma ·y ' acCidentes
.
de su !erra a' aquella per- formado perfectamente, vuelvo la pluma de la parte del lomo; corto un
feccion,• que parece debe inferirse de la uniformidad con que codos estos poco ?e su espesor 6 grueso, inclinand? el ·cortaplumas; y llevándole des-
Maestros piensan y execucan. Este deseo nace en mí de que, habiendo pues a plomo , dexo el grueso necesano, fig. 5. Rosignol. _
visto así en los Españ,oles como en los Italianos diversidad de execucion •
y de pensamientos, me dicen se observa en los Franceses una consta~­ Postura deJ cuerpo quando se escribe.
cia, y una quietud entre los Autores, que da á entender la .excelenCia Para escribir con comodidad es menester que los dos codos estén
de sus fundamentos y método; y así quisiera que V m. exammase con fuera de la mesa, con la mira de que el cuerpo no caro-ue sobre ella,
al o-una individualidad los Autores Franceses, y me explicase sus opiniones•. inclinándolo un poco al 1ado siniestro. Para dar mas t;,c'i!idad al brazo
D. ANsELMo. Es muy justa y juiciosa la pregunra que me haces, y el dic- derecho, conviene que el pie derecho esté ma; adelante que el izquierdo,
dmen que deseas saber acerca de los Autores Franceses. Yo encuentro y que descansen con roda suavidad el brazo y el puño : á fin de que la
un Autor Frances, llamado Gofredo Tory (que en el rey nado de Fran- firmeza de la escritura no proceda sino de la flexibilidad del pulgar, y del
cisco I naci6 en Bouro-es, año de 1529), el qua! en su obra estampa- mov1m1ento de los dedos. Roland.
da en París no nos da ningun caracter corriente 6 cursivo, sino sola-
mente la letra Francesa anti¡;ua. No encontran;os citados. mas A;uores que Instruccion y avisos para escribir.
Santiago de la Rue, en tiempo . del Rey Carlos IX: nempo mfel1z por Todos saben de quanta utilidad es el saber escribir, pues es un punto
las revoluciones de Francia, en el ·qua! creo firmemente que no se pensase principal de la educacion de los niños; y todos conocen quan apreciable
en innovacion de caracrer. Se ve bien á las claras, que en la execucion es el escribir bien ' por lo qua! convendrán en que es necesario el acos-
de todo el corriente que hoy usan los Franceses, fuéron posteriores á los tumbrarse á ello lo mas pronto que sea posible. Pero no hay cosa ( dice
Españoles é Italianos; y que dicho caracter empei6 en, el año de 163 3, un célebre Autor) que haga mas perezoso á un niño, y que le sea mas
como lo confiesan ellos mismos en su Encyclopedia. A esta, pues , de- perjudicial, que el pedirle en edad endeble y tierna, que escriba como uu
bemos ahora recurrir ; pero, como es muy difusa ( aunque responderé Maestro ; pues bien se infiere la aversion que tendrá un niño al exerci-
bastantemente á ella ) , me valdré de la Biblioteca de los Artistas y los cio de los temas, segun el método vulgar •
.Aficionados, compuesta por el Abate de Petity, en el tom. 2 , donde tra- Por lo mismo daremos aquí los preceptos mas generales, para explicar
ta del Arte de escribir, y en compendio viene á decir lo mismo que la y enseñar una Arce tan necesaria.
Encyclopedia. Aquí lo tengo traducido al Castellano : puedes ir leyéndo- No debe uno empeñarse en que desde luego forme el niño un her-
lo, pues ya lo he hecho yo otros dias con algunos escritos. moso caracter; porque basta que el que quiere aplicarse á las humani-
D. JuAN. Está bien. No es razon se le repita á Vm. tantas veces esta fatiga. dades, tenga la mano ligera: y este es el dictámen de un grande Hu-
Dice, pues, el Abate de Petity de esta forma: manista , segun el qua!, si en tal edad se escribe con perfeccion, . no es
. -siempre la mejor señal de talento •
Modo fácil de cortar la pluma. La advertencia mas Útil que se puede dar para enseñar á escribir, es
Entre rodas las plumas yo doy la preferencia á la que es añeja, y que el Maestro no se canse en sujetar y guiar por mucho tiempo la
tiene el cañon duro, lámina 69.', fig. r; y para cortarla bién, me sir- mano del niño , y en hacerle observar exactamente todo lo que pertene-
vo de un cortaplumas, cuya hoja sea un poco curva, como el de la ce á la postura del cuerpo , del papel, de la niano y de la pluma. Hay
fig. 2. muchas excelentes lec<;.Íones sobre esta materia , y sobre las siguientes
Hago una pequeña abertura en el vientre de la pluma , y sobre el en los libros y muestras de los Sres. Poiret, Roilet, Rosignol y Sau-
lomo; pongo la hoja sobre el lomo para facilitar su abertura; introduz- vage : como puede verse en las dos manos figuradas al pie de la lá-
co en la pluma el mango de la navaja; lo levanto algo; y quando la mina 6o.•
pluma se abre con ruido, es señal de que queda abierta con roda limpie- Lo esencial es el exercirar mucho al niño para que se le haga la
za, fig. 3· mano ligera, pronta, y capaz de imitar todos los caracteres y trazos
Corto despues el vientre de la pluma (que se llama el tajo 6 gran que se le presenten ; saber practicar rodas las líneas rectas, circulares, es-
corte) ; le formo las piernas, fig. 4 ; corro poco á poco de una y otra pirales , mixtas, orizontales, perpendiculares, diagonales, transversales de
parte, para hacer en ellas un pico compuesto de dos ángulos ; dexando arriba abaxo, de abaxo arriba, de derecha á izquierda; y de. izquierda
.
sJem· a'
R E FLEXIONE S. RE F LE XI O N E S. I 57
á derecha; rodas las letras que no tienen ni cabeza ni cola , y se com- traordinairement, eommemoraison, philosophiquement &c. ( fig. I I): las qua-
prehenden entre dos paralelas; y las que tienen cabezas y colas, yendo les son unas palabras en qLJe podrá uno exercitarse despues de haberse ha-
por aeneracion, y por araduacion de una especie á otra; empezando por. bilitado bastante en la formacion de letras, sílabas, monosílabos, y corras
los elementos 6 partes d~ letras que sirven para la formacion de las otras: palabras elementales. Observad que la a es una o y Ul'la i, 6 una e y una
por exemplo, de las letras o if, fig. 6, lámina 69.', se pueden formar i arrimada ; que la d es una a , cuya cabeza es mas alta , como una l; 6
rodas las otras del a b e d &c. que es una o, cuyo final pasa por encima, y como un garabato () ; que la
Y o creo que desde lueo-o puede uno servirse del cisquero, del trans- f es una f con una rayita orizontal, que la corta en la altura de las le-
parente, de las recrias hecha~ con lapiz, para escribir derecho sobre una lí- tras minúsculas ; que la !J es como una a con su cola correspondiente;
nea 6 entre dos p~ralelas: y en particular si el niño es de aquellos á quien y que la j se forma como la cola de la f sin cabeza, 6 como la mitad de
casi es imposible hacer que fornien los renglones derechos por sí mismos; la f desde la ra yita abaxo. De las piernas de la m y de la n se forman
porque por lo que toca á los otros, se pueden escusar estos corros au- la mitad de las letras , y los trazos perpendiculares 6 inclinados de todas
xllios. Qualquiera puede inventar muchos de estos socorros á su modo las b d h l, las quales tienen cabeza; y de las minúsculas ir: n m u t: ma-
y gusto ; como el escribir con agua sobre el pergamino negro de una nifestándose que la r es una n no acabada; que la m es de la naturale-
carrera, sobre arena menudamente cernida encima de una mesa; sobre za de la n; que la u es como dos ii juntas sin puntos encima ; que la o
una pizarra con yeso; 6 sobre un encerado , teniendo un canon 6 una se puede empezar de derecha á izquierda, y de izquierda á derecha, co-
tablita movible por apoyo. Se puede exercitar uno sobre letras y carac- mo en las letras b de e .9 p q x , fig. I 2 ; pues se trata de combinar bien
teres transparentes, 6 sobre tablas grabadas, 6 dadas de color encarnado; todas estas letras con ligaduras iniciales 6 finales >, fingidas 6 verdaderas>
y cambien escribir con un lapicero, 6 sobre letras hechas con lapiz. tamo para let-ras minúsculas, como para mayúsculas.
- Pero es temible que la mayor parte de estos exercicios hagan la Ántes de pasar á las letras se podría uno ensayar en formar líneas
mano pesada : y mi parecer es que se comience á aprender desde la tier- espirales de quatro modos , empezando 6 acabando por el centro , de
na edad, mediante unas muestras manuscritas y de hermosa letra ; porque derecha á izquierda, 6 de izquierda á derecha, por afuera 6 por adentro;
sabiendo escribir y formar las letras, la imaginacion poco á poco guiará y variando las líneas rectas, y los puntos. en pequeños quadrados con
la mano novicia en el exercicio de la escritura. e olores encarnado, azul &c. como se ve en la lámina 6 I .', fig. 4, 5 y 6.
El merado de los Maestros que ocupan á los Discípulos en hacer pla- · Quando un ni1Í.o sepa formar bien las letras, y empiece á . escribir
nas llenas de o a i &c. , esto es, todas de una sola letra , no me parece las palabras, se le podrán dar por muestras los paradigmas de las decli-
que es el mejor ; pues un niño se cansa, toma aversion , y se hace ne- naciones en Frances ( ó Castellano) y en Latín; y enseñarle el método de
gligente, no teniendo que executar sino una misma letra en toda la llana; copiar con pausa y propiedad las declinaciones y las conjugaciones, que
no mira mas la muestra del Maestro ; y en vez de formar las letras cada haya podido leer en los rudimentos de la lengua Latina.
vez mejor, es todo al contrario. Esto se ve por la experiencia: y creo Para comodidad del niño es menester situar el papel atravesado , con-
que sea mejor empezar por la Í) que por la o, fig. 7, lámina 69.'; por- forme la figura oblonga de los libros de música; y dividir por medio
. que los niños hacen borrones al acabar esta letra, uniendo el final dé las planas, la mitad para el singular , y la otra. mitad para, el plural :_
su línea con el principio de la misma, que aun no está seco; y al con- \

trario, haciendo una íJ se pasa por encima de dicho principio franca- SINGULAR, PLURAL,
mente , y sin límite determinado.
Nominar. Luna. La Luna. Nominar. Lunae. Eas Lunas.
Por conseqüencia es menester variar lo mas que sea posible, y de la
• () pasar á la o , á la i , á la f, que es mas dificil ; hacer ver des pues, que Así aprendiendo á escribir, se instruye insensiblemente un niño en otras
la o y la i juntas forman la a, y así todos los reparos indicados en los cosas , y aprovecha en grande manera con poco trabajo.
libros de los buenos Maestros del Arte de escribir. No se debe, pues, Y o juzgo que será muy del caso usar dos castas de tintas, una negra
aspirar sino á que hagan los niños una línea 6 dos de una misma letra, y otra colorada, para distincion de las dos lenguas á primera vista, para
y podr~n despues volver á hacerlas pasado algun tiempo. complacencia de la imaginacion, y para alivio de la memoria. A falta de
Vl:anse los exemplares de las letras, ségun sus distinciones, en lapa- tinta colorada se pueden hacer dos caracteres, el uno de los quales sea
labra Cazusminortex de la fig. 8 , cuyas minúsculas están emre dos parale- mas grueso y perpendicular, y el otro mas delgado, y un poco. inclina?o·
las: y cambien en las quatro letras unidas dlhb (fig.9), que tienen cabeza Para imitar el metodo Italiano , y de éste modo dar una espec1e de dife-
y no cola: en las cinco letras g j py q ( fig. ro), que tienen cola y no cabeza; rencia. á las dos lenauas, se deben tener dos plumas cortadas, una para el
y en las palabras mixtas infaillibilite, reeouvrement, eonseientieusement, ex- Latín , y otra para ~1 Frances, y escribir todo el Frances con el Latín;
traor- T oM. 1. RR por-

1

"
'

'
RE FLEXIONE S. REFLEXIONES.
porque el Frances ocupa mas lugar , y da cambien mayor facilidad para I 3. Se ha de empezar por las letras, que tienen un solo cuerpo entre
poner con 6rden las palabras Latinas debaxo de las Francesas. Este exem- dos paralelas :
plo hace al niño mas atento , y le excita el gusto hácia el buen 6rden I 4· Y despues continuar , 6 con las letras que tienen cabeza , 6 con
y limpieza en. su tarea &c. . . . . . las que tienen cola;
. Procurareis que la mano adquiera hbercad, pronmud , disposJCJOn y I 5., Pues las !erras que tienen cabeza y cola, son las mas dificil es, y
seguridad para imitar. qualquiera caracter que querais; cuidando sobre todo se haran despues.
de que este sea legible , y de que ·vuestras ideas se pinten correctamente 6. · I 6. Se enseñada las iniciales, segun la proporcion 6 semejanza que
los ojos del alma por medio de los del cuerpo. Acoswmbraos á estar de- tengan con las ·orras !erras:
rechos , á no hacer gestos quando escribís , y 6. tener el papel bien lim- I 7. Y nunca se darán muestras enteras de una misma letra.
pio , y sin ninguna arruga. Tomareis la pluma un poco larga ; no os ca~­ I 8. Al principio se ha de formar la muestra al marg~n en columna,
"areis sobre ella , ni la apretareis en quamo sea posible ; y en suma escn- y despues en lo alto de la plana; para que se observen las líneas y las
bireis mucho, exerc)cándoos frec¡üememente : con lo qua! llegareis á ha- columnas que corresponden á las palabras de la tal muestra: . ·
cerlo sin dificultad , y tan apriesa como deseareis para vuestro uso en todo 1 9· Y se han de corregir las plana~ bien y con toda limpieza, sin
el curso de vuestra vida. Biblioteca de Niños. borrar jamás palabra ni letra ninguna; pues una señal 6 raya basta para
indicar y demostrar la correccion.
ADVERTENCIAS GENERALES PARA ESCRIBIR. 20. Conviene saber llevar la mano sobre el papel , y á este por debaxo
de la mano segun la ocasion , el lugar, la materia, la figura . &c.;
I. La salud,, la edad , y el talento del niño determinan la época en 21. Y no enlazar las letras, sílabas y palabras, hasta despues de ha-
que ha de aprender 6. dibuxar y escribir. ber aprendido bien á formar las letras. ·
2. Un niño de siete 6. diez años, que no conoce las letras, debe apren- · 2 2. Es mejor escribir sobre una mesa que esté algo en declivio, 6 in-
-der á escribir y 6. leer á un mismo tiempo. clinada, que no sobre un plano orizonral. ·
3· La accion de escribir es ménos repugnante· 6. un niño, que el exer- 2 3. Se han de preferir generalmente las letras que se hacen de un solo
cicio de la falsa denominacion, y de la 'falsa silabacion; pues un niño gusta golpe, á las que se hacen de muchos:
mas de obrar, que de oir. 24. Y las !erras simples y elegantes, 6. las extravagantes·, monstruosas
4· Conviene desde el principio ex~minar la pluma, el corte, los pun• y desfiguradas del uso vulgar , las quales nunca conviene enseñar á una
.
tos de ella , y el caracter de letra convenientes 6. el niiío ; é igualmente
~

seno nra.
la tinta, el papel, el modo de las planas, y los renglones. 25. La multitud de A B C hechos de diversos modos, no conviene
5· Se tirarán las líneas con lapiz para la mayor parte de los niños, sino 6. los Escritores de profesion. . .
nunca con la pluma, y tinta negra; y mucho ménos doblar y redoblar el 26. Lo esencial es que la letra sea legible, y mas agradable á los
papel pa:a señalar los renglones, que es el método, que inoportunamente ojos del espíritu, que á los del cuerpo.
usan vanas personas. 27. No se debe dexar 6. los niños, que escriban al principio por -sí
6. Puede uno determinar entre dos líneas paralelas la altura del ca- solos.
racter , y cuerpos de las letras: 28. Debe uno determinar proporcionadamente la alrura de la mesa
7· Empezar por los trazos mas f6.ciles de imitarse, y por los mas sen· y de la silla , la posrura del cuerpo , de la mano , de los dedos , y de I.a
cilios: · pluma. · .
8. Hacer ágiles los dedos executando letras capitales , y trazos ele- 29. Servirse al principio de plumas endebles, 6 de puntos largos, con•
mentales, escogidos expresamente á este fin: forme la mano 6 el caracrer.
9· Y exercicarse mucho en los trazos, que sirven para formar las otras 3o. , Tomar la pluma un poco larga , dexando bastante porcion debaxo
len·as que los suponen. . y fuera de los tres dedos que la tienen. ·
r.o. No se debe al principio ocupar á un niño en las uniones iniciales 3 1. Poner el quarto y quinto dedo, algo desviados de los otros tres
y finales , verdaderas 6 fingidas. que tienen la pluma.
r r. Conviene dar á conocer el fuerce, el delgado, el sutil, y el '3 2. Escribir al principio en secó, 6 -con agua sobre un pergamino ne-
grueso de las letras, mediante la pluma de dos puntos•. gro , 6 sobre el papel con pluma que teng~ dos puntos,
I 2. Parece que la letra perpendicular , separada y desunida de las de- 3 3. Exercitar la mano por 111edio del movimiento. e ipflexton de los
mas, debe al principio preferirse á la letra inclinada 6 encadenada. dedos , aun sin escribir , para 'tenerlos 6.giles.


1

160 REFLEXIONES. REFLEXIONES.


34· . Dar á los niiíos sentencias y exemplos útiles en una y otra len- 58. Se les debe inspirar el buen gusto y la limpieza en quanto ha-
uua, y no exemplos estériles. gan , y particularmente en el ecribir: '
" 3 5". Emplear el papel por uno y otro lado en la fonnacion de las le- 5'9· Obligándolos á escribir entre quadrados, sin que se salgan de las
tras, y en los movimientos. . '
margenes;
36. Continuar siempre el uso de·las letras, que no se hayan aprendido 6o. Y á que cada dia hagan algunos renglones enteros en verso, pro-
á formar bien. sa, Aritmética &c.
37· Poner en todas las planas la fecha con el dia de la semana, el 6 r. Se han de ordenar las columnas, para las reglas de Aritmética,
mes y el alío, haciendo bien los números y la .firma. _ con un instrumento de cinco dientes:
3 8. Agilitar el brazo haciendo letras dificil es, y rasgos de diversos mo- 6 2. Corregir los errores que se puedan, con tinta encarnada :
dos .; pero siempre dei1tro de los quadrados, y de los límites que para ello . 6 3. Y dar palabras y renglones, que comprehendan lo esencial de la
.
se fixen. esHitura.
3 9· Acostumbrarse á escribir sin reglas lis planas, y sobre todo á 64. Conviene poner en las muestras transparentes, letras y palabras
.
o¡o. ya corregidas;
40. Observar la igualdad y la proporcion en las distancias entre las le- 6 ). Pues sirve para formar juicio de los progr.esos que hacen los niiíos
tras, las palabras, y los renglones. en la escritura, el ponerlas entre el espacio de los renglones precedentes.
41. No hacer mal uso de las mayúsculas 6 minúsculas. 66. Sobre todo no haya encadenamientos, ni líneas inútiles en los
42. N o usar ordinariamente en la letra de cabezas 6 colas largas , que caracteres de un literato.
· sirven de embarazo , y son de mal gusto; 67. Es menester que uno sea siempre sumamente mirado en el uso
43. Ni en la escritura y ortografía, dé cosas superfluas y equívocas. · y eleccion de las letras ;
\
44· Tomar por muestra una hermosa letra manuscrita, impresa 6 gra- 68. Pues escriben muchos el caracter abultado, y pocos el pequeiío:
bada. 6 9· Siendo mas fácil pasar del pequeiío al grande, que del grande '
'
45'· F?r~arse uno el sistema de que su caracter se asemeje al dibuxo, al pequeiío.
6 á la mimatura. 70. Es necesario sujetarse exictamente en la -formacion de las líneas
46. Nunca copiar muestras ordinarias, extravagantes, y de mal gusto. á límites fixos , como en el dibuxo:
47· Escribir algl!l1a vez, dictándole otro. . 7 r. Y dexar el hábito de hacer letras grandes, reduciéndose á la con-
48. Encadenar, 6 no encadenar las letras segun la velocidad, la oca-
.
vemente proporcwn.
.
sion , y la materia. 72. A fuerza de confundir algunas letras como la e, e, a, ey, le,
49· Procurar alguna vez imitar los caracteres impresos de los libros, 1, t, f, se da motivo mas bien para adivinar , que para leer. ·
para se_rvirse de ellos .en las figuras de Geometría, y en algun otro caso 73· Pues ¿c6mo podrá llamarse hermosa una escritura, cuyas pala-
necesano. bras no se entienden sino por el sentido de las frases?
)o. Estudiar la relacion 6 semejanza que tienen las letras manuscritas 7 4· Se encuentran tantas letras hermosas, que ya no se usan ni sir-
con las impresas. ven, que conviene atenerse á las útiles; ,
5' r. Procurar que la letta tenga la belleza, redondez y elegancia de 7). Porque qualquier caracter legible, -aunque mal hecho, es de mas
la lecra Romana. utilidad, que uno hermoso que no se pueda leer.
)2. Aprender el uso y distincion del Romano, del Italiano &c. 76. El caracter, cuyas letras separadas 6 hechas sin enlace son cer-
5'3· Saber por principios y con conocimiento la práctica de los acen- radas, ocupa ménos espacio , es mas legible , y gusta mas.
tos y puntos. 77. El encadenamiento de las letras hace que uno sea mas veloz en
5' 4· Escribir a lo menos con bastante corieccion, para no parecer mal la escritura; pero resulta que esta sea ménos legible.
educado. 78. El caracter menudo conviene á un literato, que llena de notas
5' 5'. Preferir el caracter grueso , lleno- y mediano al menudo , en par- las márgenes de los libros.
ticular para las seiíoritas. 7 9· Y para poseer un caracter menudo , estrecho , de buena forma
56. Aprender á cortar bien la pluma para todos los c;racteres; pues y de gusto, conviene muchas veces abstenerse de unir las letras y las pa-
, es un punto esencial. · labras.
57· Los niiíos deben escribir poco y á menudo, porque el exceso es 8o. El Arte de copiar toda casta de obras de Ortografía, lenguas &c.,
nocivo á su salud. solo conviene á pocos Escritores.
ToM. r. ss 8r. •

.,
162 REFLEXIONES. RE F LE X lO N E S.
8 r. Leed , copiad, y aprended de memoria las lecciones elementales por el lado siniestro , como igualmente el mismo brazo ; á fin de que
de la Aritmetica. el derecho esté mas ·agil para la e:xecucion. Este debe apoyarse con li-
82. Y no eso·ibais mas que cosas útiles y convenientes á vuestra gereza , y no extenderse sino hasta dos terceras partes de lo que se llamá
edad, y á vuestro estado. el ame-brazo. El cuerpo debe doblarse un poq'-lito enfrente del papel ; la
83. Tened vuestros pliegos con arreglo, con aseo, y de modo que cabeza tener la misma -inclinacion , sin ladearse hácia ninauno de los
puedan enquadernarse. hombros; los ojos mantenerse continuamente fixos hácia la e~tremidad de
, 84. Hablad practicando, y practicad hablando &c. lós puntos de la pluma ; y las piernas estar en el suelo , la· siniesrrá en-
85. Aprended á discurrir ·sobre el abe;, sobre la Aritmetica, y sobre frente del cuerpo, y la otra distante hácia el lado derecho. El modo
la escritura. ( Mr. Dumas). de ponerse á escribir las mugeres se diferencia solamente · en que está el
D. JUAN. Este tratado del Abate de Petity está ya concluido. Aquí. signe cuerpo derecho , sin inclinarse á ningun lado ; los brazos están igual-
otro escn to::: : mente apartados; los codos quedan fuera de la mesa una tercera paree
D. ANs. Sí, ya sé qua! es; pero reservemos sn lectura , y la explicacion del ame-brazo; las piernas están derechas , arrimadas una á otra por la
de sus circunstancias para la leccion siguiente. decencia, y los pies fuera. El objeto de esta postura es el impedir , que
D. JuAN. Obedezco á Vm. muy gustoso. el hombro derecho esté mas alto que el siniestro ,. á causa de la cotilla
,que las señoritas suelen llevar.
DIA XXVI.
Modo de tomar la pluma.
D. ANsELMo. D. JuAN.
Se toma la pluma con tres dedos de la mano derecha, que son el
D. ANsELMo. Bien venido, D. Juan. pulgar, e.l índice, y el de enmedio; componiéndolos en una figura cir-
D. JuAN. Me tiene Vm. esperando sus 6rdenes. cular, y de modo que la extremidad del dedo mayor, po.r el lado de la
D. ANs. Puedes continuar leyendo la materia ae ayer; pues el escrito que uña, sostenga la pluma por debaxo , y en el medio del gran corte 6 tajo.
ahi sigue, traducido cambien al Castellano , es un extrac~o, .que ~n quatro ·El pulgar la guia siempre sosteniéndola, sin cubrirla, entre la primera
láminas <>rabadas inserta el Abate de Petity , de la explicac10n d1fusa que coyuntura del dedo índice, y la extremidad de este mismo dedo ; y por
hace Mr~ Paillasson en la Encyclopedia Francesa, en el tom. 'l.. de Artes arriba debe pasar entre la segunda y tercera co.yuntura del mismo ín-
y Oficios; y á mí me ha parecido que deben tenerse juntos, para saber dice, no dexando ver claro alguno entre la pluma , y los dedos índice
la doctrina de los Franceses sobre el Arte de escribir. y de enmedio. Los dedos no deben tampoco apretar demasiado la plu-
D. JuAN. Pues voy leyendo. ma, ni extenderse con violencia. Los dos de abaxo, que son el anular,
y el auricular, deben apartarse un poco del de enmedio para no moles-
PRINCIPIOS DEL ARTE DE ESCRIBIR, tar á los otros en sus inflexiones; pero el puño ha de situarse en la mis-
- ma línea obliqua dd brazo, apoyándose suavemente sobre el papel. Con-
Por Mr. Paillasson, Maestro habilitado, Revisor Jurado , y Profesor viene mucho observar que todos los dedos concurren á formar la letra;
que fué de la Real Academia del Arte de escribir. pues el pulgar es el principal, y el alma de las operaciones de la pluma:
el índice, aunque la cubre por encima , ayuda infinito á executar los
REGLAS PREPARATORIA~
trazos de concierto con el pulgar, el qua! los produce subiendo, así
La escritura es el Arte de pintar los pensamientos y las expresiones como aquel baxando : el de enmedio sostiene la pluma, y hace que la
de las palabras , segun los elementos convenidos entre las naciones. Este mano pueda escribir mucho tiempo sin cansarse : y los otros dos He-
Arte tiene principios, sobre los quales voy á hablar sucintamente con re- van la mano de la parte siniestra á la derecha , porque están libres; y
lacion á las láminas (para nosotros 6 I. a y 6 2.'), que presentan sus prin- esta libertad consiste en retirarlos de letra á letra en las partes angulares ·
cipales demostraciones. sin abandonar el papel , y caminando siempre el brazo hácia el lado de-
Tres cosas son necesarias para escribir bien ; á saber, bastante luz, recho, lámina óo:, fig. I o y II.
una mesa firme , y una · silla cómoda: debiendo la mesa y la siiia estar
De las diversas castas de letra.
proporcionadas de tal modo , que !JI persona que se siente, pueda con '
toda conveniencia poner los codos sobre la mesa sin baxarse. Se hacen en Francia tres castas de letra: la redonda 6 Francesa, que
Hay dos modos de ponerse á escribir: uno de los hombres, y otro se deriva de los caracteres que los Antiqnarios llaman Góticos , lámi-
de las mugeres. El de los hombres es inclinando el cuerpo hácia la mesa na 61:, fig •. 1 : la bastarda 6 Italiana, que proviene de las letras mi-
/

• por nus_
REFLEXIONES. REFLEXIONES. 165

núsculas Romanas, fio-, 2 ; y la eoulee 6 corriente ; esto es, la que par• para varias letras , así mayúsculas como minúsculas , y para situar los
b 1 1 •

ticipa de la una y de la otra, y . empezo a p_racncarse á principios de gruesos 6 ,llenos , tanto en las curvas , como en los quadrados, así arriba
este siglo , fig. 3. Vamos ahora á las demostracwnes. como abaxo.
Posturas de la pluma para los rasgos.
Situaciones de la pluma.
La pluma, que sirve para rasguear , se corea agudísima, como lámi-
Hay' tres situaciones principales de la pluma , de cara, obliqua y de na 6o.' , fig. •I 4, y debe conrinuamente tenerse ~n la tinca. Su uso es el
través. En la primera está la pluma derecha delante del cuerpo, y los de servir para los rasgos y letras capitales; su bondad consiste en no ser
áncrulos situados sobre la línea orizomal son iguales, y no mas eleva- ni demasiado dura , ni demasiado blanda en sus pumas: y se pone de tres
dobe! uno que el otro, así en la parte superior, como en la base del modos para rasguear.
rrazo o-rueso que hace la pluma en esta situacion. Cada extremo de este El primero es de cara ; potque debe estar casi enfrente del cuerpo , y
trazo ciene dos ánoulos; el de la derecha se llama ángulo de los dedos, de modo 'que baxando produzca en las líneas curvas 6 perpendiculares los
y el otro por la misma razon ángulo del pulgar.•. Si se observa la prime1:a gruesos, canto á la izquierda como á la derecha : segun se demuestra con
demoscracion, se comprehenderá que las líneas orizontales A B' , lám1-· las letras A B , lámina 61.' , fig. 4•
· na 61.', fig. r +, pasan por los extremos superior é inferior de dicho tra- El segundo es de lado ; porque la pluma se tiene de modo que sus
zo sin exceder nada; y se verán claramenre por los núm_eros r y 2 los puntos esFán en la direccion de la línea orizontal para producir los llenos
ángulos del pulgar, así arriba como abaxo ; y del mismo modo se 6 gruesos en esta misma línea, así arriba como abaxo , en las partes cur-
verán por los números 3 y 4 los ángulos de_ los d~dos en lo ~Ir? y vas: como se ve por las letras A B; lámin<~ 61.•, fig. 5· Esta postura es la
en la base. Esta simacion no es peculrar de escntura mnguna; pn(O!S s1rve mas usual.
únicamente para la terminacion de muchas letras finales , y otros efec- El tercero es inverso, 6 del revés; porque .la pluma en el modo que
tos de la pluma: y su principal mérito consiste en dar la intelige.ncia de .está situada, produce al subir los gruesos 6 llenos. Las líneas A B, lámi-
los ángulos. na 61.', fi<>, 6, explican esta postura, que es la m~nos usada. Conviene
En la segunda simacion fig. 2+ la pluma está colocada de forma, que tambien p~ra el caso saber , que los rasgos y las letras capitales se hacen
el áncrulo de los dedos excede al del pulgar la mitad del espesor 6 gme- al vuelo ; y que el brazo está mas cerca del cuerpo en la primera postura,
so d: la línea á plomo 6 perpendicular ; y en la base el ángulo del pul- mas desviado en la segunda, y aun mas en la tercera.
erar viene á caer mas baxo que el de los dedos, la mirad del grueso de la
~isma línea á plomo. La segunda demostracion hace visible esta situa- Figuras radicales.
cion. Las líneas A B , que son obliquamenre paralelas, encierran el aplo-
mo en la obliquidad que exige ; y las líneas e D orizontales dan á conocer Las firruras radicales ( lámina 6 I .• , fig. 7. ) , encerradas en las líneas
en !J. paree superior el ángulo de los dedos r , que sube una mitad , así erizo malesb A B , sean derec 11as u/ o bl' . 1ares, o' mixtas,
. 1quas, curvas o' c1rcu .
como en la base el ángulo del pulgar 2 , que igualmente baxa otra mitad. forman todas las letras engeneral.
Esta segunda situacion se usa en las letras redondas, que siendo rectas pi- , La primera e se hace baxando y doblando los dedos. La segunda D
den mas obliquidad. Sirve igualmente para las escrituras bastardas y cor- baxando , encogiendo y retirando los dedos sobre la derecha. La terce-
rientes; pero como es de necesidad el arrimar un poco los brazos al cuer- ra E , que es mixta , baxando , encorbando y dubla_ndo los dedos , y an-
po para dar á estas dos últimas escrituras el caído que deben tener , suce- dando á la siniestra hácia abaxo. La quarta F sub1endo , encorbando y
de que el ángulo de los dedos por arriba, y el del pulgar por abaxo son andando á la izquierda hácia arriba; y la quinta G, subiendo yalargando
ménos sensibles. los dedos. Lo que pertenece particularmente á la línea mixta , es el. estar
La tercera situacion fig. 3+ es de través, porque la pluma situada quasi compuesta de tres partes distintas: á saber, dos, curvas, que son la pnmera
de lado produce un aplomo de la siniestra á la derecha, baxando. Las lí- y la tercera ; y una recta , que_ es la segunda o de eninedw . .
neas A B obliquas paralelas, que encierran el trazo , dan á conocer quamo Esta úlcima figura es el or~<Ten de todas las letras que nenen cabezas
debe volverse la pluma del lado del pulgar : y las líneas orizoncales e D y colas; y se observará de pasg, que_ tod~s las figuras radi~ales se haceR
hacen ver, que el ángulo de los dedos 1 es considerablemente mas elevado con el grueso de la pluma segun la sltuacwn conv'emente a la letra que
que el del pulgar ; é igualmente que el del pulgar 2 desciende en la mis- se execuca.
ma proporcion mas que el de los dedos. •
Esta tercera situacion , que no conviene á ninguna escritura , es Útil
pa- ToM. r. TT Al-
#
166 REFLEXIONES. RE F LE XI O N E S.
Altura, anchura y caído de las letras. te se forma; empezando por un delgado curvo, primero al baxar , y des· •
• pues al subir, para acabarle al medio de su anchura. Esta letra .se hace sin
Qualquiera clase de letra usada entre los Franceses tiene sus medidas interrupcion ninguna, y sin dar vuelta á la pluma entre los dedos. La línea
particulares : ( lámin¡¡ ó r.' , fig. 8 y 9 ). obliqua 3 y 4, que la divide por medio, es para demostrar que se pide
La redonda es derecha, quiero decir, que no se inclina hácia ninguna tanta curvatura á la izquierda como á la derecha; y que desde el deloado r
parte. La demostracion A ( fig. 8_) hace ver la línea perpendicular desde empieza la parte curva que baxa, así como desde el delgado 2 empieza la
el 1 hasta el 2 , que atraviesa el aplomo, y lo divide en partes iguales. que sube.
Las líneas obliquas B A C prueban que el aplomo es exkto , y que no Exercicios _para la letra redonda.
se inclina ni á dt;recha ni á izquierda.
La redonda debe tener de elevacion quatro gruesos de pluma , como Estos exerocws (lámina 6o.' , fig. 3 y 4), que pueden servir para
se manifiesta en el trazo grueso, en el qua! está expresa dicha altura; y la bastarda , y la corriente 6 coulée , inclinándolos hácia la izquierda ,
estos quatro gruesos unidos hacen lo que los Escritores llanun un cuerpo son de una grar1de utilidad para dar flexibilidad á los dedos , y conducir
de altura en redondo. E! grueso de la pluma no es otra cosa en qualquie- á la configuracion de todas las letras : _y por esta razon el célebre Ro-
ra casta de escrito, sino lo que la extremidad de la pluma produce de qua- signo!, mi Maestro, empezaba· á enseñar á sus Discípulos por estos mis-
drado ; y se puede observar este punto, debaxo del trazo que demuestra mos exerclcJOs' .
la alwra precisa de la redonda, en los números I , 2 , 3 y 4, fig., 8, pues- La primeFa línea se executa con la sirriple accion de los .dedos , esto
tos perpendioularmente. es, con doblarlos y alargarlos. · ·
_ La redonda tiene una anchura igual á su altura, porque está en un qua- La segunda , incluida entre las líneas orizontales paralelas A e-, pide
drado: y este principio se manifiesta en los dos trazos 6 piernas puestas la mas inflexion , mas exrension de los dedos , y ménos apoyo del puño;
una al lado de la otra, donde se ve inmediatamente la anchura de los qua- porque todas las letras que la componen, tienen eres cuerpos de elevacion,
ero gruesos de la pluma por fuera; y ademas que la distancia entre las esto· es, tres veces la altura de la O.
dos piernas, 6 entre dos letras diferentes , es siempre de dos gruesos pues-
tos orizontalmente, como números I , 2 , 3 y 4 ( fig. 8 ). Altura de las cabezas.
El caído de la bastarda , y de la coulée , 6 corriente , es de tres orue- En qualquiera escritura, las cabezas 6 palos superiores de las letras b h lf
sos de pluma relativamente á la perpendicular 1 , 2 , lámina -6 r .' , fi~. 9 ; y otras , suben sobre la línea un cuerpo de la letra , y ademas un grueso
y mirando la demostraclon A, se entiende fácilmente esta regla. "' -de la pluma (lámina 6o.' , fig. 5 ) : y por lo mismo las líneas orizonta-
Por debaxo se ve de una parte, que la bastarda tiene siete gruesos de les A B explican esta altura, y hacen ver dos cuerpos, y un grueso en
pluma de elevacion puestos perpendicularmente, como fig. 9 , número I , rodo. Lo de abaxo indica la altura de las letras, que no tienen palos su-
'l. , 3 , 4 , ') , 6 y 7 ; y de la otra, que tiene cinco de anchura en el ex- periores , ni inferiores.
terior, número r , 2 , 3 , 4 y ') , puestos orizontalmente ; y solo tres
en el interior, número r .- 2 y 3 , puestos tambien orizonralmente. Tamaño de los palos de abaxo.
Igualmente, en qualquiera escritura que sea, los palos de abaxo en
Principios de la O. r
las letras !J p q y y otras (lámina 6o.', fig. 6)' exceden cuerpo y me-

La O redonda se pódria demostrar en el quadrado A, lámina 6 r .', dio á la línea inferior : y así, las líneas orizontales A B nos hacen co-
fig. ro , coreado en dos con la línea perpendicular 3 y 4; pero es mejor nocer claramente tal principio, para no dilatarnos en este punto.
atenerse á la demostracion B. La O, como que se hace en redondo , em-
Distancia entre una y otra letra.
pieza por un delgado curvo? doblando los dedos al baxar, y alargándolos
al s~bu·. Esta letra se I:ace seguidamente sin mudar la situacion de la pluma, Las distancias varían en muchas maneras; y para no multiplicarlas,
final1zando en el medw de su anchura con un grueso 6 lleno , y mani- observaré solamente las tres principales: (lámina 6o.', fig. 7 ).
festando en todo su cÍl·culo dos deloados. El primero r empieza el de - la La primera manifiesta , que generalmente entre dos letras se dexa el hue-
curva, baxando á la izquierda ; y et"' seoundo 2 el de la curva subiendo co que se encuentra en lo interior de la O; esto es , en la redonda dos
1 1 • b J
a la derecha. La !mea perpendicular 3 y 4 demuestra, que se necesita abso- · oruesos , y en la bastarda tres. •
lutamente la misma anchura de una parte que de otra. El quadrado oblon- "' La seounda , que quando se encuentran dos letl'as curvas consecutivas,
go 6 pa;·alel6gramo A, robando los ángulos, conduce á la formacíon de la regla ~1o pide entre ellas mas distancia que un medio cuerpo : que én ,
la O bastarda, fig. I I : y la figura B expone este caracter como ordinariamen- la redonda es de un grueso, y en la bastarda .grueso y medio de pluina.
te La


\

REFLEXIONES. REFLEXIONE& ~~
168
La tercera es , que de una letra con cabeza á otra que igualménte la De Beaulieu, del estado noble de Montpellier, ruvo mucha habilidad,
tiene, no se da mas que un cuerpo de distancia. y compuso un libro sobre el Arte de escribir, grabado por Mateo Gren-
ter , Aleman , en el año de 16 2.4. ·
Distancia entre las palabras. Desperrois di6 al público ima obra en el año de 1 )28 sobre el Arre
· Tanto en la escritura· pausada, como en la veloz, la distancia ordina- de escribir , que agrad6 muchísimo.
ria entre las palabras es solamente de dos cuerpos ; y este hueco estable- Gofredo Tory, natural de Bourges, que había sido Profesor de su
cido mucho tiempo há entre los mas celebres Maestros , es suficiente. Univers~ad, e Impresor en Paris, se distingui6 en la escritura, y public6
Si fuese mayor, seria excesivo; y si mas pequeño, fatigaría la vista: ( lá- en el ano de I) z 9 una obra, cuyo título, traducido al Castellano es
mina 6o.', fig. 8 ). el siguiente : Campo florido, en el qua! se contiene el Arte y la Cie;1cia
de la debida Y, ~erdadera proporcion de las letras antiguas, llamadas por
Distancia entre los renglones.
• otro nombre Ancas, y vulgarmente !erras Romanas, proporcionadas segun
Como en la escritura se debe pedir la simplicidad, y evitar la confusion, el cuerpo y rostro humano. ( He visto esta obra, que en realidad es muy
se ha decidido que no haya de distancia de un renglon á otro, sino 'Jua- caprichosa, y las letras no como deben ser ).
na cuerpos en la letra redonda, y tres en la bastarda y en la comen- Santiago de la Rue, Escritor de la Universidad de París, dedic6 en
te: (lámina 6o. a , fig. 9 y 9 + ). La razon de esta distancia es el impe- el año de I 56 5 al Sr. Duque de Anjou un libro sobre el Arte de es-
dir, que los palos inferiores de un renglon lleguep á los su penares de cribir, grabado por el mismo; y llama bastardo. el caracter que en ella
las letras que se encuentran en el siguiente. Se observará que en la bas- hizo, ·
tarda los renalones es~án ménos distantes; porque esta escritnra va roda Lucas Materot, natural de Borgoña, qu'e por su mérito consiaui6 el
unida, y no ~1fre adorno alguno: al contrario de la redonda, que es una ~ítulo de c.iudadano. de Aviñon, vivi6 á fines del siglo XVI, y p~sent6 ·
escritura rica, y que pide alguna vez efectos agradables y magestuosos. a 1~ ,Fr~nCla los pnmews. modelos de !a letra bastarda corriente, que
D. JuAN. Hasta aquí llega el extracto de la doctrina de Mr. Paillasson: pero ded1co a la Reyna Marganta. ( Se le czta entre los Profesores Ingleses •.
echo ménos algunas noticias, 6 por lo menos los nombres de los Amo- Véase la lámina 72: ).
res que mas hayan sobresalido en Francia. Ni colas Gougenot , de la Ciudad de Dijon, Escritor de raro mérito,
D • .ANs. Volviendo la hoja hallarás una lista de Maestros de escribir Fran- public6 una obra sobre el Arte de escribir con un gran número de ca-
ceses, antiguos y modernos, la qua! está sacada del mismo romo de la racteres. Su Dedicatoria es muy apreciable por una hermosa coulée 6 cur-
Encyclopedia : y por tanto podrás escusar el traba jo de recurrir á ella; siva que parece perficion6.
pues s~ han tomado las noticias que bastan , de las circunstancias de cada Adam Charles, que enseñ6 á escribir al Monarca Cárlos IX, y fué
Autor. _ SeCJ·erario del Rey, hombre hábil, y experimentado en dicha Arte: vivi6
D. JUAN, Lo leeré con gusto. - por los años de 1 56z.
-_Luis Barbedor escribi6 excelentemente la letra redonda Francesa, y
Lista de los Autores Franceses antiguos y modernos. la bastarda Italiana: fué hombre doctÍsimo en la formacion de cqracreres
'Juan de Beaucbene adquiri6 mucha repuracion por un método sobre para las lenguas orientales: vivi6 por los años de 163 3· ( Véanse las lá~
el Arte de escribir, que public6 en el año de r 5 So. minas 63.' y 70.')
'Juan de Beaugrand, que fué incorporado Profesor en el año de 1 )94, Lebé , famoso en las letras bastardas Italianas, y Maestro que fué de
hombre _hábil , Escritor del Rey y de sus Bibliotecas, Secretario ordina- Luis XIV : fué contemporaneo d!? Luis Barbedor,
rio de su Cámara, Maestro de Luis xm, quando era Delfin : hizo para Por este tiempo vivían Roberto Vignon, Moreau, Petre, Felipe Li-
el mismo Soberano un libro, en el qual se ven rasgos ingeniosamente mosin, Raveneau, Nicolas Duval, Esteban de Blegny , d ·Reman, Ler.oy
__ compuestos de un solo, trazo 6 línea. y Baillet. Todos , á excepcion de los tres últimos que no han dexado
1
Guillermo le Gangneur, natural de Angers, Secretario ordinario de mas que obras man~s~ritas , han dado á luz buenos libros grabados .so-
la Cámara del Rey , fué célebre en su tiempo. Sus obras saiiéron ert el bre el Arte de escnb1r ;· y hay otros que por su talento y repuracwn
año de r 599 abiertas en lámina por Frisius, Grabador de letras; y con- se han hecho mas celebres' quales son:
tienen la escritura Francesa, Italiana y Griega. ,: Senault, hábil en el escrito, y tambien en abrirlo en láminas, di6
Nicolas -f)uitrée, Di~cípulo de Gangneur _,fue incorporado Profesor en . al público muchas obras, en las quales se ve su profundidad y presteza:
el año de 1 58 9-, y hombre habilísimo como su Maestro; pero no man- fué Secretario ordinario de la Cámara del Rey , é incorporado Profesor en
d6 abrir 'lámina ·ninguna de su letra. el año de 1 )7 ). (Parte de sus producciones se verán en la lámina 64-.')
De ToM. t. vv Lo-

.
,

170 REFLEXIONES. REFLEXIONES. 171


Lorenzo Fontaine di6 á luz en el año de I 677 su Arte de escribir, su doctrina summ1stra materia para mis reflexiones sobre el método de
grabado p'or Senault en tres láminas. El ingenio particular de este Maes- l~s Profesores Franceses; porque van todos muy conformes, y respon-
tro se inclin6 á la simplicidad, á lo natural sin adornos, á la claridad, y diendo al Sr. Paillasson se responde á los demas.
á la instruccion. · D,. JuAN. Ya estoy experimentando de antemano la particular s.atisfacdon
Juan Baptista Allais de Beaulieu public6 en el año de I 68o un libro de informarme de los aciertos 6 defectos que tienen los Maestros Fran-
de escrito, grabado por Senault, que logr6 mucho aplauso: fué incor- ceses, siguiendo
' todos constantemente, como V m. dice , este método
D. ANs. No sera hoy quando yo te lo explique. Bastante caroada llevas la
.
_porado Profesor en el año de r 661 , y el mas célebre Escritor del si- 0
glo XVII. . memoria con lo que has leido.
Ni colas Lasgret, natural de Reims, fué incorporado Profesor en el D. JuAN. PermÍtame Vm. sacar copia de ello; porque sin leerlo repetidas
año de 1659; y di6 al' público en el de 1694 una obra grabada por veces , no podré acordarme.
B erry , de rica com posicion. • D. ANs. Muy enhorabuena: llevátelo, y dexarémos este asunto por hoy.
0/iverio Sauvage fué natural de _Rennes , sobrino y Discípulo de
Allais, é incorporado Profesor en el año de 169 3 : poseía las bellezas del DIA XXVII.
Arte : tenia espíritu en la execucioñ ; y muri6 en el ·año de I 7 37 á los · D. ANSELMO. D. }UAN.
7 2 de su edad.
Alexandre, h.ábil Profesor, sac6 buenos Discípulos; y muri6 en el D. JUAN.. He leido otra. vez en mi casa la instruccion que llevé del Abate
año de 1738. de Petzty; que me d1xo Vm. era 1~ misma que la de la Encyclopedia.
Luis Rosignol, natural de París, Discípulo de Sauvage, fué el Pin- Pero habiendo hojeado esta, he visto que el Sr. P.aillasson es mucho·
tor de la escritura execmada con perfeccion y simplicidad: Maestro de mas difuso que aquel, en su tratado. ¿Podrá por ventura quedarse en él
escribir del actual Duque de Orleans, y del Sr. Paillasson: incorporado alguna cosa que redunde en perjuicio de· mi enseñanza~· .
Profesor en I 7 I 9 ; y muri6 de edad de 4 5 años. ' D. ANs. Para no alargar mucho mis lecciones , tomé el extracto del Abate
Michel fué, un sábio Maestro , que conoci6 excelentemente el efecto de Petity con preferencia á todo el tratado de la Encyclopedia sobre este
de la pluma, y fué incorporado Profesor en el año de 1698. Arte, y con efecto en dicho extracto no falta cosa sustancial ; pero no
Bergerat fué incorporado Profesor en el año de 173 9: escribía de · obstante cftaré ,aun algunos pasos de aquella para m instruccion : y con
un modo muy panicular, y hacia trazos de pluma con muchísimo gusto esto reflexwnaremqs tamb1en algunas cosas que no ha considerado apro-
y delicadeza. No tenia gran presteza de mano; pero sí buen 6rden y ra- p6sito tocar el Abate de Petity , de las mismas que ha insertado en la
• • • • 1
cwcmw: m uno en 1755 anos.
'""
Encyclopedia el Sr. Paillasson. No tiene duda que se debe alabar á la
Pedro Adrien, natural de Rouen, fué un hombre de mucha pacien- nacion Francesa, porque procura con todas sus fuerzas sobresalir entre
cia en sus obras, y gran viveza en sus acciones: este M-aestro, hábil en todas las demas, tanto en las Ciencias divinas y humanas, quanto 'en
el Arte de escribir, no lo fué en la demostracion y en el Arte de ense- las bellas Artes: las quales ensalza con su natural eficacia , y cen ex-
ñar: fué incorporado Profesor en el año de 17 34, y muri6 pobre en el presiones. atractivas , animando á la juventud al exercióo de una~ y
de I 7 57 á los 48 de edad. arras.
Los Profesores actuales son Jon , Roland, Pourchasse, Liverloz, Ro- Acerca de los estudios de las Ciencias divinas y 61os6ficas, y "de las
hergr, Delile, Pollard, Valder de Manneville, Guillamne, Gomet, Di- bellas Artes, no es de mi inspeccion el tratar. Me reconozco incapáz de
nant, Collier, Lemaire, de Courcelles, Blin, Harger, Bedigis, Vallain, graduar el mérito que tienen los Autores Franceses de la Encydopedia;
Dautrepe; Henard y Paillasson. perteneciendo esto á aquellos habilísimos sugetos, que no solamente en
D. ANs. De estos Profesores del dia he visto á Roland, del qua! entre todos aquellos estudios, sino cambien en todo linage de literamra tiene ahora,
me he valido para las muestras de la letra bastarda y corriente France- así como en otros tiempos, el resto de la Europa: los quales han dado
sa , por haberme parecido bastante claro y buen práctico ; como ob- al público sus escritos llenos de erudicion y conocimientos Útiles , de
servads en las láminas de letra redonda cursiva 6 coulee 65, 66 y 67~ que son frutos tantas excelentes obras éomo han salido de sus manos.
á Bedigis, que me ha parecido mas corriente, fácil y desembarazado para Estos podrán juzgar de la celebrada Encydopedia en tales puntos, re-
el caracter velo.z : á Dautrepe, que varía · algo en la enseñanza que dan servándome yo para tratarlo, aunque ligeramente, el de la escritura. Ya
Rosignol y Paillasson, y le tengo por hombre de mucho ingenio y ra- que me lo pides, estoy en obligaciori de descubrirte todo lo que conci-
,
ciocinio; y finalmente he visto al Sr. Paillasson, cuyo talento y extre- bo en los tratados que trae. del caracter redondo , bastardo y cursivo
mado amor á su patri.a no pueden negarse. Este último es el que en Frances; exáminando al mis111o tientpo con brevedad todos los Autores
su Fran-

,

REFLEXIONES. REFLEXIONES.
Franceses de que tengo conocimiento. Y como que no ~1e tenid<;> mira: rodos los Autores Franceses convienen en unos mismos pensamientos, 6
miento con los Españoles é Italianos , favoreced¡¡res y pa1sanos m1os, as1 modo de formar la letra , con unos mismos accidentes y arbitrios? ¿He-
no lo tendre tampoco con aquellos: á los quales ( si acaso llegan á en- mos de juzgar al ver tantas muestras de distintas manos enteramente se-
tender mi opinion ) suplico me disimulen el que hable con franqueza; mejantes y conformes, que han llegado los Franceses á un punto de per-
porque, me' induce á esto el deseo grande que tengo de procurar los ma. feccion, de que los demas no pueden pasar? ¿qué aquella clase de letra no
yotes progresos de esta bellísima Arte. . puede admitir correccion ? ¿ó que es la única que debe executarse? Yo no
Digo, pues, que es tan sencilla la forma de nuestra letra mmúscu- lo pensaré así, ni aprobaré que el Autor de este artículo de la Encyclo-
la Europea, que á lo mas podemos hacerla derivar de· la letra usada en pedia haya gastado el tiempo , y se le haga gastar á los Lectores en la
el sigl9 V, si nos - lim~talnos á la redonda. Pero si hablamos de la- letra historia de los Autores Franceses: entre los quales no se manifiesta que hu-
bastarda que empezó en el principio del siglo XVI, y de la coulee, 6 'biese aquella controversia y oposicion de dictámenes , que obligando á
sea cursiva Francesa , inventada (segun ellos dicen ) á fines del siglo XVI cada uno á la defensa del suyo, le hace discurrir, proponer dificultades,
(pues que los Franceses ni una sola palabra insinuan de la letra Sepul- y vencer las del contrario ; lo qua! redunda en beneficio del que se de-
cral, que fue inventada por los Griegos, admitida y mejorada por los La- dica a:I Arte.
tinos ) ; me parece que no es menester instruir á los Lectores, como ellos D. JuAN. Conozco que me servirá de mucho provecho el eximen de las le-
hacen en la Encyclopedia, con una historia general: considerando que tras Francesas que, segun advierto, están reducidas á la redonda , bastarda,
toda letra redonda y cursiva tuvo su origen > la primera como hemos y la coulée, ó letra corriente, inventada (conforme ellos dicen) al princi-
dicho en el V si a lo, y la segunda á principios del siglo XVI. ¿Que se pio de este siglo; bien que yo creo que tiene mayor antigüedad, porque
nos da á nosotro~ de todo esto? Nos basta saber lo que nos conduce al la hizo Materot, que fné anterior á este tiempo, y se manifiesta en sns
término que necesitamos para la formacion de nuestros caracteres Euro- escritos. Pero rep:1ro en que de la letra Sepulcral, de la Romanilla , y de
peos ó Itálicos, que son los que nos importan. Por esto roda la histo- la Aldina, no se habla palabra , debiendo hacerse , en mi concepto, ex-
ria de las letras, y la discusion de quales hayan sido las primeras, si las plicacion de ellas : pues qne Vm. propone la primera por basa de toda
científicas , las sagradas , las gerogtíficas 6 las alfabéticas , de lo qua! tra- mayúscnla, y las otras dos de roda minúscnla; y no comprehendo como
ta la Encyclopedia, no nos hace al caso ; porque so~;t letras no confor- pueda ser perfecta una fábrica edificada en el ay re, ó en que no se
mes, ántes bien todas diversas de las Itálicas que hemos admitido. Era · echan prime-ro unos sólidos cimientos.
menester para esto, que hiciese el Autor de la Encyclopedia un tratado D. A.Ns. Mucho me alegro de que tú me prevengas lo que iba á decirte;
sobre este punto, como lo han hec!w Pedro Vetrori, Felipe Beroaldo, dándome con esto á entender , que ya estás algo instruido en la verdade-
Servio Caldano, Celio Rodigino, Ignacio Crinito, á quienes cita Tomas ra teórica de escribir, aun ántes que hayas empezado á exercitarte en la
Garzo ni en su Plaza Universal; de la qua! parece se ha copiado esta par- práctica de la mano. Digo, pues , .que (á excepcion de Gofredo Tory, el
te de la misma Encyclopedia. Pero para hablar solamente de los caracte- qua! produce una letra Sepulcral fantástica , como se ve en su teórica
res que se aprenden, 6 pueden ser mas Útiles en el dia, pudiera el En- dada á luz en el año 'de 1 52 9) el primer Autor que se cita en la Ency-
cyclopedista haber propuesto las formas peculiares Itálicas, usadas desde clopedia para el caracter redondo Frances, es Santiago de la Rue, que pu-
sus principios hasta el presente ; . porque no viene bien aquí el explicar blicó su obra en el año de r 56 5. Podía · el dicho la Rue haber dado á la
cosas que no pertenecen, ni por incidencia, á la enseñanza de que se Francia la letra bastarda, valiendose de la forma identica de la letra Aldina,
trata. la qua! se usaba ya en Leon de Francia en las imprentas de Sebastian Gri-
Es muy buen pensamiento, y como tal lo celebro, el de Mr. Pai- fo, anterior á dicho la Rue mas de treinta aií.os; pero esto quedó en parte
llasson , quando forma una lista de las personas eminentes, que se han reservado para Lebé, y Luis Barbedor, que en el año de I 6 3 3 la produ-
distinguido por su habilidad en el Arte de escribir, y quando pondera xeron (pero no con la dimension de cuerpos, ni con los encadenamien-
la estimacion que este se merece, y ha merecido por su milidad ; pues tos que la da Aldo) , por órden del Parlamento de París: el que cambien
de aquí puede resultar, que la juventud desee sobresalir en una profesioñ mandó se escribiese la redonda Francesa , que entónces se usaba , y se usa
tan importance, y que la Nobleza dispense su proteccion á aquellos que en el dia. No á principios de este siglo, como se supon·e en la Encyclope-
juiciosamente se apliquen á ella. · dia , sino á principios del antecedente , fue por Lucas Materot dada la le-
Pero la lista que de los Escritores Franceses nos da el mismo Mr. Pai- tra couleé ó sea cursiva, que es un· mixto de redonda Francesa, y bastar-
llasson en la Encyclopedia , ¡pe parece muy escusada ; pues la historia de da Italiana. En el romo 2 de Artes y Oficios, fol. 34-5 de la impresion he-
estos tiene ta~ poc? influxo en los progresos y aumentos del Arte , que cha en Paris en el año de I 7 8 3 , que es la que siempre citaré, se sienta
nada se perdena en 1gnorarla. ¡De qué provecho puede sernos el saber que por puro capricho, y sin fundamento, que el caracter bastardo trae sz1
tQ- ToM. 1. xx ori-·
.REFLEXIONES. REFLEXIONES. I7'f
origen a¿ los crwacteres antiguos Romanos : que tiene su nombre de bastar- Italianos y Españoles. Él mismo nos instruye de la letra minúscula usada
do, segun unos, por no ser en Francia escritura nacional; y segun otros, en _Jos siglos V y VI, que tiene una forma por donde se deduce, que do:
por su caído de derecba á izquierda : y que el caído no ba empezado á esta procede la Romanilla (véase aquella en la lám. 8 8.', tabla II, fig. 5 ) ;
verse en esta especie de letra, hasta despues de las devast¡¡ciones de los porque en quanto á la letra mayúscula, es innegable que desde aquellos si-
Godos, 6 de los Lombardos en Italia. glos siempre ha estado en uso entre los Romanos, como lo es ti ahora en
Seguramente no sabemos qual fué la forma de las letras minúsculas toda . Europa , ~unque adulterad~ ~or la barbarie de algunos tiempos , se-
Romanas antiguas , y si se diferencian 6 no de las mayúsculas Sepukra-1 gun ya se ha dtcho. La . letra mumscula
' usada desde los si<>los
b
V y VI , y.
les. Lo que puede decirse es, que Plauto en su Bacchides las llama litteras enmen dd a a en sus acctdentes, esta admitida en las imprentas de toda Eu-
minutas; y Seneca en la Epístola 95, scripturam minutissimam. Suetonio ropa , y de ella procede todo caracter redondo Eu•opeo. De esta letra
en la vida de Calígula, ·cap. 41 , dice : Proposuit quidem legem, sed minu- mayúscula 6 Sepulcral, y mintlSCula 6 Romanilla no dice palabr-a Mr. Pai·
tissimis litteris , et angustissimo loco : uti ne cuí scribere !iceret. llasson en su tratado, para que los Franceses puedan formar con acierto
Se di6, pues, por los antiguos el caracter minúsculo; pero de que for- y fundamento su letra redonda ; por lo que ( perdone mi ingenuidad)
ma f11ese, lo ignoramos; bien que podemos creer, que así como los Lati- no está su enseñanza fundada en razones s6lidas , sino fantásticas y capri-
nos tomáron la forma de la letra mayúscula de los Griegos , tomarían chosas. De esta falta de fnndamento en el Arte de escribir nace, que
tambien del mismo modo de ellos las minúsculas , las quales fuéron de no puedan los Franceses hacer juiciosamente estas dos especies de letras;
forma quadrada hasta el tiempo del Emperador C6mmodo. El P. Mabillorr porque no han procurado instruirse bien en ellas (siendo la basa de ro~
nos di6 en el supuesto testamento de Julio César (que dice escrito en el das): á excepcion de Ni colas Duval, que á lo mimos ha entendido al<>o
tiempo de ~sre) una forma minúscula Latina circular; y aunque tal doctt- de la forma de la letra Romanilla, como puedes observar al pie de =>la
mento de Mabillon es ap6crifo, como él mismo se vi6 precisado des- lámina 46."
pues á confesar, hago esta reflexion. Este Antiquario, hombre docrísimo; . Sigue la Encyclopedia diciendo: q~e el caracter . bastardo tiene el re-
no se hubiera movido á escribir un desprop6sito tan grande , si no hubie- nombre de tal, porque en Francia no es escritura nacional, segun unos;
se podido fundarse en alguna razon sobre la forma de la letra mintlscula, Y ·segun otros, por su caído de derecha á izquierda : y que el caído no ba
que usaban los antiguos Romanos en sus ese1·iros cursivos minúsculos. Y así empezado á verse en esta especie de letra , sino despues de las devas-
el mismo Mabillon dice , que la antigua forma de la letra Romana era de taciones que hiciéron en Italia los Godos , 6 los Lombardos. Respondo á
dos especies : la una de las mayúsculas uncia/es, cubitales, y grandes qua- esto, que el nombre de bastardo se le di6 á la letra cursiva el P. Ves-
dradas, que llamáron así los antiguos; y la otra de las !erras menores, de pasiano Amphiareo de Ferrara, ántes .que los demas Italianos y Españo-
la misma forma que las unciales , pero redondas ; porque los antiguos las les (como hemos dicho en su lugar), y no se sabe el por qué; pues su
llamaban letras minutíssimas y rotundas. Para formar estas no usaban de verdadero nombre es Cancilleresca, como la llaman el Vicentino, Tallen-
tanto arte como para las primeras, porque las bacian cursivas; y dur6 tal te, y Palatino, los ,quales proponen reglas para ella. Segun esto, no es
modo de e'scribirse. dicha letra en Italia hasta la irrLtpcion de los Bárbaros, cierto que la letra bastarda se llama así por razon de su caído 6 inclina-
sucedida en riempo de los Emperadores Honorio y Arcadio , y de Alarico cion; ni lo será tampoco que tiene este nombre por no ser en Francia
Rey de los Visigodos cerca del año del Señor 3 94, en el qual se corrom- nacional, si se observa que hay Franceses que dan este mismo nombre á
pi6 el alfabeto > y compusieron un mixto de mintlSCu!as Romanas y bár- caracteres propios : como puede verse en el fol. 7 'f de la obra public:rdá
bara~, como nos lo muestra el P. Mabillon en el siglo V y VI. por Gofredo Tory en el año de r 529, donde éste pone á la vista un al-
No obstante que tenemos todas estas noticias, carecemos de monumenJ fabeto de letra formada Francesa antigua, muy detenida, y sin caído nin-
tos seguros que prueben como era la forma del caracter cursivo de los guno , á la que llama letra bastarda; y es la misma que hace V andel-
Romanos antiguos, así como los tenemos de las mayúsculas unciales y cubi- Ve/de , como podrás ver en la lámina 3 3." , fig. 6, y en el principio de
tales, 6 por mejor explicarnos, de las mayúsculas Latinas 6 Romanas. Es la lámina 64." Pruebase con este pasage, que en el referido tiempo Y?-
menester, pues, convenir en que la letra minúscula se empez6 á alterar en habia en Francia letra llamada . bastarda'· y que dicha letra no tenia caí-
Italia en el tiempo de Alarico Visigodo; en España, en el del Rey Ataulfo; do ni.nguno.
y en Francia cerca del tiempo de 'Faramundo: puesto que esta irrupcion fue No es el Alltor de este •artículo de la Encyclopedia mas feliz, quando
general en aquella edad, en la qual se corrompieron los alfabetos del mis- asevera que la inclinacion 6 caído de derecha á izquierda no se em-
mo modo que las lenguas. Sobre esto nos vemos instruidos por el sábiq • pez6 á ver hasta despnes de bs . dev<1sraciones de los Godos 6 Lombar-
Mabillon, que en esta parte es digno de suma fe; porque hizo un estudio dos. Porque si hnbiera, considerado, que en las Paleografías no se encuen-
muy panicular, prolixo y reflexivo sobre los alfabetos antiguos Franceses; tran muestras en que se pueda fundar esta asercion , diría lo que yo : es
Ita- ~


'

REFLEXIONES. 1 77
176 REFLEXIONES.
de Europa, no se luy~ valido de un medio que pueda proporcionarle algo
á saber, q'ue' se empez6 á usar la ·inclinacion de la letra desde el prin-
mas. el. logro de sus 1deas. Hablo de la conformidad que en las letras
cipio del siglo XVI, 6 lo que es lo mismo, I roo años despues de lo que
ya msmuadas (que ellos figuran extrañamente), deberian tener con las
supone. den:as Naciones. Si s~ usa universa.lmente la I:tra Aldina y Romanilla en
En la" explicacion de la lámina 7 .• de la Encyclopedia , fot 370, ·se
la 1mprema, y conv1enen los Italianos, Espanoles, Ingleses , y los mis-
establece ' que el cuerpo de la letra . bastarda debe tener siete veces ei'
' mos Franceses . en su figura: ¡por qué no lo hacen cambien estos úhi"
grueso que tiene la pluma::::: que su caído es de tres gruesos del corte
mos en los esc.mos ; esco es, en su letra redonda, en la que llaman coulee,
de la pluma , relativamente á la perpendicular:::: y que es conveniente '
y e~ algunas J.ntroduCJdas en la bastarda, como que se derivan de las Ro-
demostrar que bay diferencia de cuerpos entre la redonda y la bastarda;
marülla y Ald~na l Esta s ing~laridad es muy inc6moda; porque quien no
pues en la red~nda la altura es igual á la ancbura: lo que· es 4iferente
tenga conocJmlepco del capncho con que se hacen en Francia las susodichas
en la bastarda, como que en esta la altura del cuerpo es mayor que la
desconocidas min{tsculas y mayúsculas, no podrá leer un manuscrito Fran-
anchura. Á estos preceptos responderé yo : que toda letra minúscula Eu-
ces, y sení menester que se ponga á estudiar este alfa beco particular.
ropea, sea redonda, sea inclinada 6 no inclinada, será siempre monstruosa,
Tratemos ahora de la letra bastarda que los Franceses llaman Italia-
enana y aplomada, y faltará en lo esencial de su verdadera forma, si
na, y veamos qué concepto tienen formado de ella. En la Encyclopedia,
excede en grueso de palo , y en anchura de cuerpo á la letra Romanilla,
h,ab~andosea de los alfabetos. de la letra bastarda, en la explicacion de su
que debe ser la norma verdadera de toda letra redonda, y imede variar·
solamente en sus accidentes. -La letra Romanilla , pues, tuvo su grosero· lamma I o. , fol. 37 4 se d1ce, que esta se distingue en mayor y menor.
origen 'en el V siglo, qua! se ve en la lám. 88.', tabla II, fig. 5: y quasi E.sta szrve para una obra consecutiva , y la mayor para los nombres pro-
se perficior:l6 en sus accidentes, segun hemos dicho, en Italia por Cresci;• pzos, y para las przmeras letras de las palabras con que empiezan las
en España por Casanova; y en Francia medianamente por Nicolas Du~,ái." frases. Todas las letras que componen los alfabetos de esta escritura tie-
Esros respetables Autores han concedido á la caxa del cuerpo de la letra nen. una simplicidad agradable, que bubiera debido obligar á toda; las
Romanilla (y es lo sumo que puede concederse á una letra redonda ) seis naczones al uso de esta sola letra. Es la mas legible, y esta es sin duda
partes y dos tercios de altura, y cinco partes de anchura ; suponiendo· la razon por qué es mejor admitida en la Corte, y puesta en uso en los
una parte el mayor grueso de la pluma : y por tanto ( repito ) todo cuer-
manuscritos que se quieren conservar.
po de esta letra, que exceda de dicha medida en la anchura , es defectuo- Ya tene~nos por confesion de los mismos Franceses, que el caracter
so, torpe, enano y aplomado; y saldrá siempre fuera de aquella bella bastardo Itahan? es el m ejor cursivo que se da actualmente en Europa.
apariencia y elegancia que es menester. De esto se debe deducir, que la E:te bastardo nene su basa fundamental. en la letra Aldina, como la Al-
letra redonda Francesa, lámina 6o. •, fig. r, totalmente discuerda en el d~na en la ~o manilla . . D examos dich? ámes, (¡u e la Aldina tuvo princi-
grueso de la magistral que forma la i ( diciendo de la i se entiende de pw e~ , el ano de I 501 por Aldo Pzo Manuzio. Los primeros Escritores
la u n m &c. ) ; porque en la Romanilla tiene la sexta parte, y- dos ter- que d1ero,n regla Rara ha~er este excelente caracter de mano ( pero que
cios de su altura, y en la redonda Francesa tiene la quarta parte: que lo executaron esqumado o angular, y no con la pureza de A !do, sino
discuerda en el grueso del cuerpo; porque el de la Romanilla es mas lar- segun. el abuso de aquellos tiempos ) , .fueron el, Vicentino, Tal/ente y,
go que ancho, y el de la redonda Francesa es tan largo como ancho! P_alatmo con el nombre de letra Canczlleresca , a la qua! el P. Vespa-
y que discuerda en la medida de las letras que tienen palos; porque los szano Ampbiareo, por cierta vanidad, apellid6 letra bastarda. Palatino
superiores de la Romanilla 1 h b son iguales á los inferiores p q &c. , y prescribi6 para esta leer~ esquinada 6 ~ngular una regla fundamemal , que
en la redonda Francesa los palos de abaxo son mas largos que los de ar- permanece en lo esenCial hasta el d1a de hoy. Lo esencial de ella es,
riba. Ademas de esto, todas las letras Romanillas son universalmente co- que la caxa_ de la letra sea en su altura el doble de su anchura ; y que los
nocidas de las naciones de Europa , que han fixado la fornp idémica palos supenores de las que los tienen, sean iauales á los inferiores. Cresci
de-. sus letras, y los Franceses han dado á la redonda, á la cursiva, y qui.t6 á ~icha letra lo angular, y . le sostitu.y6 el manejo curvo conforme
á algunas de las bastardas una forma extraña ; de 11JOdo que no pueden la 1Jlvencwn de Aldo (segun se ha dicho otras veces). Por lo que respec-
t~ a fixar , como se fixa en la Encyclopedia , el caído que ha de tener in-
leerse sino solamente en Francia, siendo fuera de ella totalmente desco-
d~spen sable¡neme la letra , y el grueso que se ha de dar á las líneas ma-
nocidas, como lo son algunas de sus mayúsculas y minúsculas registradas
gJStrales ~de l~s quales generalr_nente . ningun excelente Amor habla: parece
en la, lámina 68.', fig. 2 , 3 , 4 y 4 +.
A _la verdad es cosa muy extraña, que enmedio de los esfL1erzos • que hub1era s1do grande descu1do de los mejores Pendolistas Inaleses Es-
que hace la Nacion Francesa por sobresalir, y ser superior, tanto en¡:!. i
pañoles é Italianos , el no haber señalado, ni haberse acomodado tal ala:e
comercio, como en la extension de su idioma entre todas las Naciones como esenci!"l. Mejor diria yo, mirando por el notorio mérito de éstos, ~ue
de ToM. r. YY co-
REFLEXIONES. REFLEXIONES.
conocieron no poder darse reglas tan superficiales y poco meditadas, en tra) están descriptas en la lámina 68.', fig. 6. Para formar una i Ro-
este asunto en que los Franceses ' las establecen con generalidad. Sé que el manilla , á causa de la postura de cara que riene la pluma , es menester
caído de la ' .letra _. y el grueso de las líneas son arbitrarios ( aunque el qLie concurra el solo trazo cabeza a , fig. 8 ; pnes es una simple línea á
arueso de la línea está siempre sujeto al arbitrio del caído); y que m1i- .plomo, respecto de que camina el grueso de la pluma con roda libertad,
dos producen , como veremos en adelante ( t01no 2. ) , unos accidentes en y produce lo mas que puede dar de si, segun manifiesta la fig. 7· Vea-
la letra, que hacen distinguir , si la mano que la form6 es Española, Ita- mos ahora si cabe en este caraccer el trazo mediano (que es el que niega
liana &c. Acaso se dirá, l1Ue esta regla que dan los Franceses, es para la la Encyclopedia) , examinando la segunda línea radical , fig. 6 ; y veremos
letra Francesa , y nada mas ; pero si se considera que dicha regla exlcta que para producir esta, es preciso que la pluma señale la quantidad de
produce y debe producir caracter tan semejante en los precisos accidentes, los tres trazos en su mismo giro natural, bien que insensiblemente , como
que nunca son diferentes el uno del otro: ent6nces se pára la considera- en la fig. 8; y si dicha segunda radical se quisiese hacer esquinada 6
cion en este principio, el qua! nos Ilevará insensiblemente al método de ladeada ( lo que no compete á este caracter ) , produciría los mismos
sujecion y esclavitud, tan contrario al de libertad y raciocinio que te voy tres trazos , bien que en situaciones diferemes por causa del diverso modo
enseñando. de tener la pluma , conforme muestra la fig. 9· Dexemos las otras radi-
Acerca de la línea de encadenamiento , la ·verás en la lámina 3.' , figu- cales , en que sucede lo mismo por el · método de la pluma ladeada y no
ras li y III. Estos encadenamiemos son tambien arbitrarios; y segun esto ladeada, esquinada y no esquinada; pues en esto se manifiesta la eviden-
digo , que la letra que presenta la Encyclopedia por bastarda no es tal, . cia de la doctrina de Palatino, y el poco fundamento de la Encyclopedia.
sino redonda Ilana. Es redonda, porque el ancho de la caxa de la letra es Hemos u·atado hasta aquí de la pluma simada de frente (pues por
mas que la mitad de su altura : es llana , porque no excede su caído de ahora les concedo , y no admiro que en el caracter Romanillo haya la-
,. los r 8 grados. deo); porque con pluma ladeada y no ladeada se pueden escribir, á ex- ~
Dice el Autor de la Encyclopedia en .la explicacion de su Hmina 5.', cepcion de este Romanillo, todas las otras castas de nuestras letras llanas
fol. 368 , que el conocimiento de los efectos de la pluma pende de la dis- y corrientes, en las quales con pluma fixa é inmobil caben naturalmente
tincion de los gruesos, de los delgados, y de los enlaces. Se Ilama grue- los tres trazos referidos. Examinemos ahora si esros eres trazos se pueden
so 6 lleno todo lo que no proviene .del perfil de la pluma , y no es del ver tambien en la: bastarda , que con pluma mas que de cara , algo con-
caso en qué siruacion esté formado este Ileno : se Ilama delgado el trazo trapuesta á la de los Españoles, hacen los -Ingleses ; y con ella totalmente
6 línea mas sutil, que produce la pluma : y se llaman enlaces todos los de cara los mismos Franceses, aun en lo cursivo, por mas que lo nieguen.
trazos 6 líneas finas, que unen las letras unas con otras. Es fácil de com- • Conociendo los Ingleses, que en ningun caracter llano y cursivo, con
prehender, que el delgado y el enlace no son una misma cosa. Los Maes- pluma fixa y ladeada á la parte contraria (como lo hacen los Españoles),
tros del Arre los distinguen, considerando que el delgado es una parte de podria naturalmente producirse dentro del renglon en el giro de la letra,
la misma letra, y que el enlace no sirve mas que para empezarla, acabarla ni en su fin .6 encadenamiemo , el trazo sutil , por razon de la línea ma-
:y unirla. N o deben omitirse los enlaces de las letras ; pues en el Arre de gistral inclinada que ellos executan con el trazo cabeza; qu:_ tienen para cal
escribir hacen el mismo oficio que el alma en un cuerpo, respecto de que efecto algo ladeada la pluma al lado contrano que los Espanoles; y que no
sin dichos enlaces no hay movimiento, no ha y fuego, no hay aquella puede caber despues, ni quedar bien puesta para hacer dentro del renglon la
viveza, en que consiste el mérito de una letra veloz. línea sutil, absolutamente necesaria para la buena forma, y el encadena-
Dice la Encyclopedia, que , los efectos que produce la pluma son dos; miento de abaxo arriba de su letra cursiva, como se ve en la lám ina 68.',
á saber, el grueso, y el sutil": principio sin fundamento, porque eviden- fig. ro :corran la pluma á este efecto coja por el lado del pulgar, d~ tal
temente son tres a, b, e, lám. 68.', fig. 5: el grueso a, que Palatino lla- manera que , aunque con artificio ·, produce con l1berrad y elegancia el
ma cabeza , 6 proporcion quíntupla : el mediano b, que nombra trazo de dicho trazo mas sutil a a , y en la misma siruacion que los Españoles lo •

través, 6 sexquiquarta del trazo cabeza; y el tercero e, que llama cor- executan natural y rigurosamente con la pluma fixa y ladeada, coja' del bdo
te, 6 quadrupla. Esta regla se ha dado desde que empez6 á escribirse la de los dedos. Por lo qua! la diversidad consiste solamente en que la línea
letra Cancilleresca , 6 sea bastarda , como se ve en Tallente, Palatino, magistral de los Españoles es el trazo mediano , y la de los Ingleses el
/ciar, Madariaga &c. 6bservemos ahora, si es evideme la regla de los trazo primero , 6 cabeza ; y así corresponde el trazo cabeza en la letra
eres trazos referidos. de los Españoles, donde el trazo mediano en · la de los Ingleses: porque
Ninguno niega, que toda nuestra letra se compone de líneas radicales estos para tal efecto usan de pluma que tenga puntos ¡:nuy sutiles, corre
y accidentales; y no de figuras radicales, como los Franceses dicen. Las ra- largo , y mucha abertura; y el punto que cae á la paree de l~s. dedos, (al
dicales de la Romanilla (que dan la esencia, y la verdadera figura á la le- escribir) es un poco mas largo que el del pulgar. Para descnb1r la h_nea
tra) ma-
r8o R EF L EXI ON ES. REFLEXIONES. r8r
magistral inclinada con la justa cantidad del trazo cabeza, ladean alao b los mismos Franceses; y producidos por. los Ingleses con suma elegan-
pluma, como hemos dicho, á la paree A contraria de la de los Espa~oles cia :_asique, no puede ser de otro modo. Digo, pues, con el Italiano Pa7
en B, fig. 1 1 ; y con esw vemos cambien en la letra Inglesa los tres latino ., · y ~on todos los Espaiíoles, que los trazos de la pluma son tres;
trazos que segun el Arte producen los de esta nacion, mediante el dife~ y no dos, como quieren. los Franceses.
reme corte juicioso de su pluma. Dice el Sr. Paillasson en la Encyclopedia, que el delgado que se en-
Veamos ahora por las mismas radicales que nos dan de la letra bas- cuentra en la letra, y el sutil que se describe en el encadenamiemo, no
tarda y cursiva los Franceses, lámina 6r.,, fia. 7, e, y lámina 68.'; son una misma cosa. Yo no comprehendo por qué se dice, que quando se
'
fi g. 1 '2. , como t>
encuentra el sutil en el ' cuerpo de la letra, se llama delgado ·; y quando
se prueba que llevan la pluma de cara , y no ladeada, se•
gun ellos dicen; y esw se conoce por el principio y fin de la primera ra. se encuentra en el ligamento, se llama sutil: porque este tercer trazo que
dical , y por los pasos de habilitar los dedos en la lámina 61 .' , fig. 4 , y concurre tanto en las uniones de la letra , como en el encadenamiento,
Hmina 68.', fig. 1 3· La primera acaba el trazo puntual y orizontalmente ni Palatino, ni los Autores. Espaiíoles, Italianos é Ingleses lo diferencian.
wcando en las dos referidas líneas paralelas orizontales A B, A B ( lámi- Ninguno (que yo haya visto) nos ha dado _hasta ahora u?a. re.gla m~s
na 61.,, fig. 7, y lámina 68.', fig. 12 ) ; y esto no puede efectuarse sino aprop6sito para conocer la verdad de lo .que digo, y para resiSta· a la o pi·
con pluma puesta de cara ú orizomalmeme ; y así no llevan la pluma la- nion contraria, que el Pn;>fesor Ingles Snell en ~a hlmina 7 5:'
deada en sus caracteres cursivo y bastardo, como ellos afirman. Esta misma reala, sobre la qua! me reservo tratar mas difusamente,
Me querrán arguir con que la pluma puesta de cara en el caracteP. podd servir para 1~ letra del segundo ligamento , lámina 3.', fig. III, que
Romanillo produce su línea magistral del trazo cabeza; y que en el carac- usan los mismos Franceses, si se produce segun mi modo de entender; por-
ter bastardo y corriente, escrito con la misma pluma, postura y modera.; que escando sujeto el referido movimiento á de~cribir la lí?ea c~rva ~ue
cion , debería describirse el misn1o trazo cabeza ; pero no es así, porque con está abaxo en la caxa de la letra , (esto es, la hnea de umon ) Igual a la
mi misma regla produce el trazo mediano. Me dirán ( no parando mas la, línea curva que describe en la distancia .él encade~amiento, produce .m:ovi-
consideracion), que este mediano lo produce el solo ladeo de la pluma; miento igual; y se encuentra la pluma al descnbir el sunl en una nmma
Yo confesaré en parte con ellos, como cosa indubitable, que el ladeo de paralela, situacion, movimiento y arreglo, como se ve lám. 6 8.', fig. _15 ·No
la pluma minora el trazo magisu·al en la bastarda, y otra qualquiera cur- comprehendo, pues, la referida disrincion que h~ce la Encycloped1a ~ntre
siva en los Españoles, que ladean la pluma; pero que lo minora cambien el delgado y el sutil, supuesto que produce un m1~mo efecto y quanndad.
(aunque mucho ménos) la pluma puesta de cara. La razon es esta: los Aunque Jos Franceses distingan el modo de situar la pluma c~n dos
Es~añ~les _tienen dos diminuciones~ una del ladeo de la pluma , y otra de Ji versas voces, que son situacion para uso de la letra , en la exphcacwn
la mclmacwn ae la letra, como lamina 68., , fig. 14, OeDg; y en la de su Hmina 5 .', fol. 367 y 6 8; y postura para uso de los rasgos, co~1o
pluma puesta de cara minora solamente por la inclinacion de dicha letra. dicen en Espaiía, 6 de las cifras, como se llaman vulgarmente en Italia,
Esto se echa de ver por la fig. 14 + en e D f}, siendo la D la línea maais, (segun se expresa fol. 376 y 77_ de la Encyclop~dia, en la ~xplica~i_on
n:al de la una, y de la otra nacion. Concluyo , pties , que esta dimi~u­ de su lámina 1 '2..') : debes adverur que es una misma cosa, diStmguien-
cwn de grueso de la línea magistral, en la primera radical que nos dan los ¿ose solamente en el manejo diverso que concurre para lo uno y para lo
Franceses, procede no del ladeo de la pluma, que pretenden y no ob" otro. Dicen, pues, en los referidos lugares, aunque no con estas propias
servan , si no de la sola inclinacion de la letra : q uando se ve patentemente voces, que las situaciones de la pluma para uso de_ la leer~ ( sea redon-
que la de los Españoles procede, como confiesan ellos mismos , del ladeo da, bastarda 6 corriente ) son tres ; esto es, la pnmera Situada onzon-
de la pluma, y de la inclinacion de la letra. talmente, la segtlnda un poco ladeada , y la tercera mas l~d~ada por la
Esta es la razon por qué la línea magistral con el segundo trazo y el misma parte, como lámina 6 I .', fig. I +, '2. + y 3 -h DIStmguen des-
trazo cabeza, será siempre circunscripta en la letra, donde quiera que esté ' pues las tres posturas para uso de los . ra.s gos: q~e son pluma ~~locada
la pluma en tal situacion, que puledJ. abrir namral y libremente todos sus de cara ú orizontalmente, donde queda el ta¡o o gran corre hacia aba-
p_untos; y toda línea sutil será siempre, en '¡ualquiera bastardo y cor- xo: la seaunda de perfil 6 de lado, quedando el gran corte de la pane
ne~re_ Frances é Ingles, su línea de encadenamiento 6 un ion, descripta de los d~dos; y la tercera de cara orizontalmente al revés, de modo
amficwsamente en el primero, mediante el movimiento que da á la pluma que queda el gran corte hácia arriba, como lárnina 6 I .', fig. 4, 5 Y 6~
el pulgar; 'f en el segundo, mediante el artificioso coree de la pluma. Dan cambien realas para situar la mano en tres diVersas maneras , y haGen.
Estos tres diversos trazos los hemos visto practicados por los mejores Au-· al vuelo dichos ~asaos, y las letras iniciales : expresando que el brazo esté
rores Italianos; mas visibles, sin artificio, y con una suma constancia mas cerca del cuer~o en la primera, mas desviado en la segunda , y mas
por los Españoles ; patentemente executados ( aunque no admitidos ) por. desviado aun en la tercera, segun puede verse en los fol. 376 y 77• De
los ToM. r. zz to-

••
'
REFLEXIONES. REFLEXIONES.
todo esto se quiere inferir que so n seis las posturas ; esto es, tres para el sirven en la redonda, de la segunda situacion; y en la bastarda y cor-
uso te6rico y prácti co del esc rita , y tres para el uso arbitrario de lo~ riente , de la primera ; y que de la tercera situacion , ni te6rica ni
rasgos y de bs letras iniciales. Añádese en el fol. 367 y 68, que la prácti ca mente usan en modo alguno para la letra. Asique, por las refle-
primera situacion orizontal para ~1so de las letras. no es peculiar de nin- xiones hechas antecedentemente, y por las que irémos haciendo sobre los
guna de sus especies; y que tan solo sirve para acabar muchas letras fi- Amores Ingleses , vemos que Palatino entre los Italianos, ! ciar entre los
nales , y para otros objetos de la pluma. Digo yo, pues, que esta prime- Españoles, y des pues de él todos los de esta Nacion, se sirviéron de la
¡·a situacion, que en dicrámen del Sr. Paillasson solamente sirve para ter- pluma ladeada ; esto es, de la segunda siruacion que dan los Franceses:
minar muchas fináles, y para otros objetas de la pluma, es fantástica é <¡ue eresci, y todos los Italianos •posteriores se sirvieron y sirven de la
inúril para la buena forma de la letra; porque no conduce para otra cosa, primera situacion: que , como hemos . notado, los Franceses usan prácti-
segun su pone~ sino para dar ÍJ.Jteligencia de los ángulos. camente y á su arbitrio , tanto de la pr imera como de la segunda: y ve-
Dice tambien, que la segunda situacion para uso de las letras es la plu- remos por fin, que los Ingleses se sirven de otra tercera, no descripta
ma algo ladeada ; y que sirve para la escritura redonda no inclinada, y en la Encyclopedia; porque es opuesta á la segunda que allí se describe,
para la letra qastarda y corriente. y ladeada al contrario de Palatino é !ciar. Y así como aquellos en la ter-
Quiere ademas, que la tercera situacion sea mucho mas ladeada; y ex- cera siruacion exec utan con primor su propio caracter cursivo y bastar-
presa que no es propia de ninguna escritura; que no sirve sino en algunas do, pueden rambien los Franceses efectuar en ella con excelencia el ca-
circunstan cias , y en ciertas letras mayúsculas y minúsculas ; y para situar los racrer bastardo y corriente. Digo, pues, que so n tres las situaciones de
gruesos y llenos, así en las curvas co1no en los quadrados. Segun estas la pluma para el uso de la letra. La primera , puesta la pluma orizontal-
principios digo que la tercera situacion es inservible 6 afectada, y no meme : la segunda , de lado á la parte siniestra, como los Españoles ; y la ·
necesaria para el buen uso de la plumá , y mucho mas para las letras; tercera , de lado á la derecha , como los Ingleses.
pues puede y debe producir por sí misma en su giro 6 ángulo aquella Sienta rambien el Sr. Paillasson, que son tres las posturas de la plu-
quamidad que precisamente es necesaria en una situacion fixa; y añado ma para uso de los rasgos y letras iniciales : la. primera de cara, la segun-
que los Franceses (segun hemos observado) en las tres situaciones ame~ da de lado á la orizontal, y la tercera al revés. Yo respondo, que no
dichas, han tomado la segunda. La sola situacion, pues, que (como ellos como quiera tres, sino muchísimas pueden ser las posturas !?ara uso de los
quieren ) es necesaria á la pluma para el uso de las letras Francesas re- rasgos 6 iniciales , empezando por la pluma colocada de perfil, con tal que
donda, bastarda y corrieme , debe ser siempre la segunda ; esta es, de quede el gran corte de la parte de los dedos , y nunca de la parte del
lado, y en este caso produce y debe producir todos los efectos. Pero ob- pulgar ; porque serian ent6nces contrarias al giro 6 curso natural de la
servo por las reglas que dan en las radicales expresadas en la lámina 61. ', mano. Y tambien como estas posturas son arbitrarias, y están sujetas á
fig. 7, con las líneas rectas e; G, que· para el caracter redo ndo sicruen el reglas particulares, y no generales, y al entusiasmo tan solo de un exce-
u_so de la pluma ladeada ( segund~ situacion ) , y para el bastardo"' y cor- lente Escritor , sirviéndose naturalmente cada qua! de giros y modos, uno
n ente usan d~ la pluma puesta onzontalmente ( primera situacion ) : y se diverso del otro : pueden ser diversas y mas multiplicadas , y con espe¡:ia-
nota con clandad por las paralelas A B, A B de la dicha ficr. 7 , en los lidad en los rasaos de las figuras ; para cuya execucion tal qua! acertada,
exercicios preparatorios de la letra redonda, que los Frances~s se sirven es menester mir~r algo á la disposicion de la luz. Bien se ve en esro, que
tanto ,de la primera, quanto de la segunda siruacion de la pluma; sien- todos estos arbitrios pueden ser mas multiplicados que los del escriro, y
do as1 que se manda en el texto , y por las radicales , que se use so- de las letras por las razones ya indicadas.
lamente de la ·segunda siruacion. Advertirás la verdad de lo que dicro, en D. J uAN. ~Y qué· me dice V m. de las figuras radicales que dan los Franceses,
los exercicios preparatorios que usan en la lámina 6o' > fig. 3 y 4~ pero segun tengo entendido ?
con mas expresion en la lámina 62..', fig. 4· Digo yo, pues, que aun- D. ANs. Me parece que los Franceses, ántes de proponer l:is raíces de las le-
<¡ue los Franceses explican